2. EL REFORZAMIENTO POSITIVO.

Definimos el reforzamiento positivo como el incremento de la probabilidad de que en el futuro vuelva a repetirse en un contexto determinado una conducta seleccionada a la que ha seguido un hecho o acción contingente con su emisión en ese contexto. Hay que distinguir en esta definición tres términos: 1) El contexto o ambiente en que se produce el reforzamiento y al que por tanto sólo irá unido, en principio, el incremento de la probabilidad. 2) El incremento de la probabilidad de que el organismo que ha visto su conducta seguida por una determinada consecuencia vuelva a repetir esa conducta si se encuentra de nuevo en el mismo contexto. A este efecto le llamamos reforzamiento. 3) La consecuencia que sigue a la conducta y que produce un incremento de la probabilidad. A la consecuencia le llamamos reforzador positivo. El incremento de la probabilidad de ocurrencia o manifestación de una conducta puede verificarse atendiendo a cualquiera de las características más representativas de la conducta en cuestión. En unos casos esta característica puede ser la frecuencia con que se emite la conducta como en el caso de una persona que tuviera un tic. En otros casos puede ser la duración o permanencia de la conducta como puede ser en los casos en que se estuviera actuando sobre la conducta de estudiar. En otro puede ser la intensidad como en los casos en que estuviéramos actuando sobre los grados de fiebre. Siempre hay en las conductas una característica sobre la que valorar el incremento de la probabilidad. Es importante notar que el reforzador se define por su consecuencia sobre la conducta, por lo que no puede decirse a priori qué estímulos apetitivos son realmente reforzadores. Puede suponerse con antelación, pero únicamente podrían identificarse tras un análisis funcional en un contexto determinado para el organismo o grupo de organismos para los que se planea una intervención. Una importante implicación clínica y educativa de esta definición y de todo el paradigma del condicionamiento operante es que la acción de reforzar no lleva aparejada necesariamente una petición de igualitarismo para todas las personas. La estrategia a seguir en cada caso va a depender, en gran medida, del condicionamiento biológico y de la historia individual de reforzamiento de cada uno de ellos. Una diferencia que conviene tener clara es la existente entre los términos reforzador positivo y recompensa. Un reforzador positivo se define por sus efectos sobre la conducta a que sigue y se corresponde con la teoría de Skinner. La recompensa hay que situarla como un concepto próximo a la ley del efecto de Thonrdike y ejercería su efecto fortaleciendo las conexiones entre el estímulo y la respuesta que se emite ante él. Skinner (1938, pg. 7) se decanta por el término reforzador positivo. 2.1 DIVISIÓN Y CLASIFICACIÓN DE LOS REFORZADORES. Reforzadores positivos pueden ser cualesquiera de los hechos o acciones que aumenten la probabilidad de ocurrencia de la conducta a la que siguen. Sin ánimo de ser exhaustivos procedemos a distinguir y clasificar los reforzadores atendiendo a distintos criterios. Atendiendo al dispensador de los reforzadores: En función de la persona que facilite los reforzadores estos pueden clasificarse como Autorreforzadores y Heterorreforzadores. Los autorreforzadores tienen su origen y dependen en su puesta en práctica del organismo reforzado. Por ejemplo, tras dos horas estudiando el alumno se refuerza tomando una merienda especial. Los heterorreforzadores provienen de otras personas como es el caso de la felicitación recibida por haber aprobado un examen. Atendiendo a la naturaleza de las necesidades que satisfacen los reforzadores pueden clasificarse como Reforzadores primarios y Reforzadores secundarios. Los reforzadores primarios satisfacen necesidades biológicas o contribuyen al bienestar físico. El agua, la comida, el sexo son reforzadores de este tipo. A estos reforzadores se les llama también reforzadores incondicionados. El concepto de reforzador primario o incondicionado hace referencia a que el valor del reforzador no requiere ni depende de un aprendizaje previo. No se refiere, sin embargo, a que siempre sea efectivo ni más efectivo que otros. Su valor va a depender del estado físico del organismo a que se aplique. El agua no tendrá valor reforzante para una persona sin sed, pero se puede estimar como muy reforzante para una persona sedienta. Los reforzadores secundarios son aquellos estímulos o sucesos que han adquirido su valor reforzante por condicionamiento o aprendizaje, por ello se les denomina también reforzadores condicionados. En teoría los estímulos o sucesos que adquieren su valor reforzante por condicionamiento o aprendizaje son originalmente neutros, pero dada la cantidad de aprendizaje de cualquier persona tras su nacimiento no somos conscientes de los procesos de condicionamiento que han precedido al valor adquirido por ciertos reforzadores como el dinero. Atendiendo a la consistencia de los reforzadores éstos pueden clasificarse como reforzadores físicos o tangibles y reforzadores sociales. Reciben el nombre de reforzadores físicos o tangibles si poseen una entidad física que permite olerlos, manipularlos, comerlos, etc,. Son los más utilizados con niños

Cada ficha o moneda. 1985. Según el principio que lleva su nombre ‘en cualquier par de respuestas o actividades que emprenda un individuo. competir con valores de incentivo mayor como serían los reforzadores primarios a causa de su asociación con un número de reforzadores de apoyo muy diferentes. etc. un balón. En algunos casos. Tanto las fichas como las monedas son reforzadores condicionados. calcular. dinero. el reforzador se desplaza del estímulo a la repuesta. Los reforzadores generalizados reciben este nombre por estar unidos a una serie de sucesos o lugares en vez de sólo a uno. una clase. El uso de este principio hace de la conducta del propio sujeto la principal fuente de reforzadores para lograr nuevas actividades. la aportación de Premack se considera un reforzador de actividad. que hasta su aportación contaba para reforzar sólo con estímulos (elogios. Paul y Baker (1981) comprobaron que los . En la dinámica expositiva en que se iban clasificando los reforzadores. b) pueden ser administrados flexible y continuamente a lo largo del día. pero el ámbito y posibilidades de intercambio no es el mismo si hablamos de una ficha en la clase de un colegio público escasamente dotado. Un reforzador concreto en función de una necesidad puede ser la ropa de abrigo cuando se tiene frío. Para hacerse una idea de la gradación existente en los reforzadores condicionados específicos o concretos y generalizados ayuda el descender al uso que se hace de las fichas y de las monedas concretas. Por ejemplo. La teoría de la probabilidad diferencial de Premack (1959. beber. una ficha no se intercambia sino por un reforzador de apoyo único. una respuesta de baja probabilidad. que para un chico era una actividad de escasa duración. Entre las ventajas de los reforzadores condicionados generalizados pueden señalarse las siguientes: a) sirven como un medio para mantener cierta espera entre una ejecución determinada y la entrega de un reforzador de apoyo. Luthans. Un reforzador específico ligado a una situación pueden ser las fichas o puntos en el contexto de una economía de fichas. esto es. Este sería un correcto uso del principio de Premack para incrementar conductas de baja tasa. colorear. actividad frecuente y de duración considerable. alimento. España y todo el mundo.pequeños o con retraso mental y con adultos que presenten limitaciones cognitivas o tengan restringida su libertad. También se ha aplicado el principio de Premack al mundo de los negocios. Los reforzadores condicionados atendiendo al ámbito de aplicación pueden considerarse reforzadores específicos o concretos y reforzadores generalizados. que en estas circunstancias se convertía en una conducta de alta probabilidad. correr. Este tipo de reforzadores resulta especialmente poderoso si sus dispensadores son personas que gozan de gran prestigio para las personas que los reciben. etc. acercamiento. Las fichas o puntos que se utilizan en un programa de economía de fichas no tienen valor sino en el ámbito en que está vigente la economía de fichas y mientras está vigente la economía de fichas. 1974).2. 1965) amplió enormemente el campo de aplicación de los reforzadores. escribir. Las alabanzas y el dinero suelen citarse como ejemplos de reforzadores generalizados. los juguetes. Konarski y otros. podían elegirse como objetivos-meta o como reforzadores en función de la frecuencia con que aparecieran. Es frecuente su uso en situaciones educativas (Konarski. sirviendo como ejemplo de reforzador condicionado. que en estas circunstancias se convertía en una conducta de alta probabilidad. como los chicles. a los cigarrillos en el caso de los presos. la más probable reforzará a la menos probable’. Cuando se privaba a las ratas de actividad. incluso. Van desde golosinas. la peseta española y el dólar americano. Premack demostró que cuando privaba de agua a unas ratas con las que realizaba sus experimentos. podía incrementarse si la actividad de colorear. EL PRINCIPIO DE PREMACK. c) pueden. Gracias al principio de Premack la nómina de reforzadores. reforzaba la conducta de beber. Se habla de reforzadores específicos o concretos si tienen un ámbito de aplicación reducido a una necesidad o situación concreta. se condicionaba a la ejecución previa de la actividad de leer. la actividad de leer. tiene un ámbito de utilización diferente. se incrementa con respuestas que tengan una elevada probabilidad de incidencia. Importa aquí condicionar el ejercicio de las acciones realizadas con más frecuencia por un organismo a la ejecución previa de las acciones menos frecuentes. En los trabajos de referencia realizados con estudiantes con retraso mental se observó que conductas académicas como leer. Los reforzadores sociales consisten en conductas de atención. Como reforzadores generalizados que son resultan aplicables a muchos acontecimientos y situaciones. aceptación o aprobación por parte de los dispensadores de los reforzadores. reforzaba el correr. 2. un colegio privado bien dotado. Con el principio de Premack conocido en alguna literatura didáctica americana como 'Ley de la Abuela" (Kozloff. 1980). El principio de Premack se utiliza en ámbitos variados. las actividades que son ejercidas más frecuentemente por un organismo pueden actuar como reforzadores de otras actividades que el organismo realiza con menor frecuencia en caso de que se desee incrementar éstas. sobre todo cuando se está iniciando el proceso de condicionar el valor de una ficha en el caso de un niño retrasado.). (Para una exposición más detallada del valor de los reforzadores generalizados puede verse Kazdin y Bootzin. 1972).

Cómo identificar los reforzadores. tendremos que buscar diferentes tipos de reforzadores según estas variables. El principio de Premack puede considerarse un intento de determinar las condiciones bajo las que un acontecimiento ambiental es reforzante. asume que la tarea de identificar y seleccionar un reforzador es fácil. A continuación anotar dónde se dirigió en primer lugar y cuanto tiempo dedicó a cada una de las actividades. Anotar también sus reacciones. Puesto que el tratamiento de la mayor parte de déficits de conducta en el modelo operante implica la administración de reforzadores. En caso de que hayamos seleccionado una conducta de alta tasa de aparición. actividad de baja probabilidad. Para identificar los reforzadores contamos con dos procedimientos principales: la observación y las entrevistas.3. se habrá descubierto también que algunos son más útiles que otros.1. pueden usarse. el animal estará motivado para volver a su nivel de actividad anterior. Holland (1970) y Pelechano y otros (1976) presentaron guías y pautas para entrevistar a padres y educadores para detectar pautas e historias de reforzamiento que pueden ser útiles para identificar posibles reforzadores. nadie puede identificar de forma definitiva un reforzador para una persona determinada sin proceder a una observación. ESTABLECIMIENTO Y APLICACIÓN DE REFORZADORES. la actividad en cuestión puede ser usada con mucha probabilidad como un acontecimiento reforzante. juguetes y golosinas y dejar que el chico actúe libremente. La observación. el establecimiento de reforzadores condicionados y el uso correcto de los reforzadores. para Timberlake y Allison una actividad determinada se hace reforzante porque el establecimiento de una contingencia conducta-reforzador limita la posibilidad de realizar esa actividad. IDENTIFICACIÓN. La teoría de la privación de la respuesta dice que cuando se restringe el acceso de un animal a un objeto y. 2. Si logra aumentar su tasa de aparición podemos estar seguros de que nuestra estimación inicial fue acertada. ¿Ignoró las posibilidades de dedicarse a otras conductas?. Exclamó: ¡Esto me gusta!. posiblemente. cuando hayamos considerado que conocemos los acontecimientos reforzadores de esa conducta podemos poner a prueba la sagacidad de nuestra observación haciendo contingentes los reforzadores con la aparición de una conducta de baja tasa de aparición.vendedores incrementaban sus ventas cuando la venta. Sin embargo. ¿Se sonrió?. Esto es. en consecuencia. A continuación prestamos atención a esta cuestión. Por ello. La gente poco familiarizada con la modificación de conducta. Características de un reforzador útil.3. se reduce su nivel habitual de actividad. se hacía seguir de un periodo de vacaciones pagadas. Frente a la explicación de Premack basada en la distinta frecuencia de las actividades está la teoría de la privación de la respuesta de Timberlake y Allison (1974). Las entrevistas. la unión de las preferencias de cada persona para la que se buscan reforzadores con las variables que están en juego en cada situación hacen muy compleja la tarea de identificar reforzadores. Otro modo de poner en práctica la observación consiste en situar al niño ante una serie de juegos. vamos a describir con algún detalle el proceso de identificación y selección de reforzadores. Dando por sentado que con las orientaciones precedentes se hubiera descubierto un número de diferentes acontecimientos de estímulo o actividad que pudieran usarse como reforzadores. 2. Otras teorías que descansan en el análisis experimental de conducta y que pueden resultar sugerentes para elaborar hipótesis sobre situaciones educativas y de terapia son la ley de la distribución conductual que supone que un animal emitirá el número de respuestas contingentes necesario para aproximarse tanto como sea posible al punto de elección libre y la ley de la igualación que establece que cuando se dispone de dos o más respuestas para acceder al reforzador.3. Este procedimiento consiste en observar la conducta problemática que hayamos seleccionado para modificar y descubrir cuáles son los reforzadores que la mantienen. por consiguiente. actividad de alta probabilidad. Vamos a ver algunas características que deben reunir los reforzadores más fácilmente usados en los programas de tratamiento siguiendo a Gelfand y Hartmann (1975): . 2. Si el chico desarrolla una o más de estas conductas.2. ¿Trató de quedarse con algo y guardarlo celosamente?. Las entrevistas con los responsables o educadores de un chico o con el chico mismo pueden ser de mucha utilidad porque ofrece pistas referentes a reforzadores que. a menudo. la tasa de respuesta es directamente proporcional a la cantidad de reforzador disponible en cada una de esas respuestas. Esta observación nos mostrará incluso que un reforzador no vale siempre sino que va a depender de la hora y las circunstancias y. ¿Permitió jugar con él como un favor especial?. puesto que por definición hemos identificado los acontecimientos de reforzamiento gracias a sus efectos sobre la conducta y no racionalmente.

que sean fácilmente transportables y que estén disponibles rápidamente en grandes cantidades. éste ha sido usado con mucha frecuencia en los programas de modificación de conducta. por ejemplo. Como esto. Debe ser posible aplicar el reforzador un número de veces considerable sin que pierda su valor para reforzar. puntos. Hay que tener siempre muy presente que durante las sesiones de entrenamiento son los padres o terapeutas y no el chico quienes controlan la administración de los reforzadores. En los casos en que se establece un intervalo de tiempo entre la ocurrencia de la conducta a reforzar y la aplicación del reforzador hay que informar al chico por qué se le refuerza para que no asocie la entrega del reforzador a una conducta que no deseamos ver incrementada. ofrecer una variedad. existen varios procedimientos: 1. sacie muy pronto a la persona u organismo cuya conducta queremos ver incrementada. Es muy importante pensar no sólo en los padres. La razón de esta exigencia para que un reforzador sea útil es que la administración de los reforzadores debe hacerse frecuentemente y sólo administrándolos en pequeñas unidades es posible hacerlo sin producir saciación. en primer lugar. 3. esto es. dependiendo del tipo de reforzador condicionado que se use. tíos y familiares cercanos. juguetes. Una vez elegidos se llega a un acuerdo con el chico respecto a cuanto y qué tipo de trabajo debe completar para ganar el reforzador elegido. con los más pequeños de 10 a 15 minutos y con los mayores nunca más de 30 minutos. de lo contrario las conductas o ensayos de aprendizaje que podemos reforzar en una sesión se ven considerablemente disminuidos. en algunos casos. Este principio es más necesario que se tenga presente y cumpla en las primeras sesiones de tratamiento. en segundo. 2. que no tengan efectos indeseables. pueden alargarse los espacios entre la ocurrencia de la conducta y la aplicación del reforzador. podría llegar a ser una situación insostenible (piénsese en los casos en que empleamos como reforzadores estímulos que el chico apreciaba mucho y que antes del programa tomaba con gran frecuencia. De hecho este tipo de sesiones breves y diarias permiten obtener mejores resultados y además permiten cambiar fácilmente de táctica si uno se da cuenta de que el programa necesita cambios. Algunos terapeutas para suministrar bebidas en pequeñas dosis han elaborado sus propios dispensadores de cantidades limitadas de bebida. Este método es muy efectivo para evitar la saciación.3. La administración de los reforzadores tiene que quedar exclusivamente bajo el control del agente de tratamiento. Cuando los chicos son mayores y tienen buena capacidad de comprensión el menú puede presentarse por escrito o verbalmente como cuando en el restaurante nos recitan el menú. porque. porque su aparición suele ser de tarde en tarde. Es mejor reforzar frecuentemente con pequeños sorbos de una bebida suave que ofrecer una lata de bebida gaseosa pero solamente a largos intervalos. El reforzador debe poderse administrar inmediatamente después de que ocurra la conducta deseada. sino también en los abuelos. Por ejemplo. golosinas. En vez de usar un solo tipo de estímulos o actividades para reforzar. tanto por lo que se refiere al tiempo como a la cantidad que se va a dar. A causa del valor que hemos señalado como propio del reforzador condicionado. se pueden acordar con los padres las condiciones en que pueden ofrecérselos. pasear en bicicleta. Posteriormente. ir al cine. mientras que ahora tiene un acceso muy restringido). Para conseguir el cumplimiento de esta característica hay que advertir a quienes rodean a los clientes de los programas para que no les entreguen estímulos o permitan acceder a actividades reforzantes que se están utilizando en el programa. Emplear reforzadores condicionados generalizados tales cono fichas. dinero o aprobación verbal. Para salvar las situaciones en que el reforzador disponible no sea resistente a la saciación. 2. a medida que se va consiguiendo establecer la conducta deseada. Los reforzadores deben ser prácticos. si se quiere controlar la obesidad no utilizar bombones como reforzadores. El reforzador debe ser compatible con el programa de tratamiento. Sin embargo.3. El reforzador debe poderse administrar en pequeñas unidades. El establecimiento de reforzadores condicionados. No se debe usar un reforzador que esté en competencia con el programa que se desea desarrollar. no lo podemos ofrecer cuando queramos y. Con relación a esta condición del reforzador útil hay que hacer notar que puede estar contraindicado utilizar como reforzador el permitir que se vea un determinado programa de TV. A este respecto ayuda mucho el menú de acontecimientos reforzantes de Addison y Home (1976). Escoja reforzadores que no sean demasiado costosos. Este problema práctico puede resolverse grabando los programas en vídeo.El reforzador debe ser resistente a la saciación. Consiste en ofrecer al chico una carta similar a la de un restaurante y presentar dibujados los reforzadores que se le ofrecen. por ejemplo. hay que tener la precaución de que adquieran valor mediante un proceso . Al disponer de la grabación su utilización queda totalmente bajo nuestro control. Desarrollar las sesiones de entrenamiento durante periodos muy cortos.

no se puede dejar al educando en un programa de fichas permanente. El objetivo es llevar al educando a un punto en que la conducta apropiada sea mantenida de acuerdo con un programa y tipo de reforzador similar al que ocurre usualmente en su ambiente. sugerencias más bien. pues. En algunas ocasiones el ambiente natural no provee a la persona de suficientes reforzadores para mantener la conducta deseable. 2. Dar valor a la ficha. Un retraso en la aplicación del reforzador puede paliarse con la promesa de entregar un reforzador en un futuro no lejano. Con la entrega de la ficha debe comenzar a establecerse la alabanza como un reforzador condicionado adicional. Se puede utilizar para ello la información verbal. aunque realmente no supone la implicación de ningún nuevo principio. Lo más importante en la aplicación de un reforzador es hacerlo contingente a la realización de la acción deseada. Paulatinamente se van reduciendo y finalmente se eliminan los reforzadores de fichas y se mantiene la conducta-objetivo de nuestro programa sólo con unas alabanzas proferidas con una frecuencia similar a la de otros educandos en esa misma situación. recibirás una ficha. 2. Reglas en la aplicación de reforzadores. si previamente no tenía valor. Para lograr este conocimiento con más detalle remitimos al capítulo 8. 3. su riqueza de vocabulario y sus habilidades sociales. Esta instrucción. se le da una ficha y a continuación se le cambia por el reforzador de apoyo establecido. Se trata de que en función de cada programa de modificación de conducta se especifiquen las conductas y modos de ejecución que permiten obtener una ficha. Existen una serie de reglas. qué va a ser y qué no va a ser reforzado. que maximizan la acción de las consecuencias positivas. como en los procesos de condicionamiento de otro tipo. Omitir este importante primer paso puede hacer que su alabanza. hay que pasar de los reforzadores artificiales a los naturales y la eliminación de los reforzadores artificiales hay que hacerla gradualmente. No recompensar antes sino después. Vamos a dedicarle. De este modo la alabanza adquiere las propiedades del reforzador condicionado.3. El proceso a seguir es el siguiente: 1. Para lograr este objetivo es fundamental que desde el primer momento se haga preceder la entrega de la ficha de una gran sonrisa y de algún comentario positivo sobre lo listo que es el educando. Se le da al educando una ficha e inmediatamente después se permite que pueda cambiarla por un reforzador que sepamos tiene gran fuerza para él. resulte neutra e incluso aversiva. Conviene acompañarlo de explicaciones verbales diciendo que puede recibir un chupete. De dos reforzadores con el mismo valor es más eficaz aquel que se proporciona con más proximidad a la ejecución de la conducta que se desea reforzar. Esto. Como ejemplo puede decirse: "Ahora. Supongamos que a la vista de que la alabanza no funciona como un reforzador se deba establecer como estímulo condicionado una ficha de plástico que sirva de puente entre la conducta que se realiza en un momento determinado y la entrega del reforzador efectivo. Decir cuándo puede ganarse una ficha. La cuestión de los precios de los reforzadores y su tasa de entrega son complejas y requiere cierto conocimiento de la economía de fichas. y no pagar en exceso. Darle un ensayo para que gane la ficha y después permitir que la cambie por el reforzador de apoyo. Resumiendo.4. es una tarea que debe ser llevada a cabo por terapeutas o instructores expertos. hay que repetirlo varias veces. porque el educando ha aprendido que una ficha le asegura el cambio por uno o unos reforzadores determinados. atención a la implantación de un reforzador condicionado dentro de la actividad educativa o terapéutica. Tan pronto como diga: ‘rojo’. Puesto que el objeto de usar un sistema de fichas es iniciar la ejecución deseada. Al principio pueden exagerar un poco las sonrisas y alabanzas. 3. Presentarle una cartulina con un círculo rojo y preguntarle: ¿de qué color es esta figura?. porque entonces no se necesitaría trabajar mucho para ganar los reforzadores deseados. Como es natural las palabras a utilizar en cada caso y en cada uno de estos pasos van a depender mucho de la edad de los educandos. . El reforzador más eficaz es aquel que se da inmediatamente después de haber realizado una acción. el reforzador de apoyo. 2. Este proceso se repite hasta que la ficha sola actúe como reforzador. En tales casos será necesario entrenar a los responsables y compañeros y/o familiares en cómo y cuándo administrar los reforzadores. lo bien que lo está haciendo o algo parecido. para que se trabaje con diligencia. Al planificar un programa de reforzamiento se debe dejar muy claro lo que la persona debe hacer.de condicionamiento previo. Entre ellas hay que destacar las siguientes: 1. cada vez que me digas el nombre del color de la figura que hay dibujada en la cartulina. por ejemplo. cada vez que tenga una ficha en su poder. De esta manera la alabanza viene a ser una contingencia natural. su clase y su hogar. Como principio general puede decirse que en cada caso hay que reforzar lo suficiente.

Lo que se hace tiene connotaciones existenciales. 7. Cuando el grupo permanecía en silencio más de un minuto. transitorias. etc. el tomar una medicina para aliviar un dolor de cabeza puede estar negativamente reforzado por la terminación del dolor tras la ingesta de la medicina. como en el caso del reforzador positivo. La respuesta aversiva a los mismos no es aprendida. medio social. El grupo de pacientes tendía a permanecer en silencio durante largo tiempo. Tener cuidado en no reforzar acciones no deseables involuntariamente. un ruido o un aislamiento. El ruido provino de un altavoz oculto en el aparato de aire acondicionado de la sala de terapia. 8. Los sucesos que parecen aburridos. EL REFORZAMIENTO NEGATIVO. Schaeffer y . Por ejemplo. 5. Para demostrar el efecto del reforzamiento negativo. 3. Un reforzador negativo. Es importante volver a insistir que el reforzamiento. una condición aversiva.1. Tener presente que la omisión de un reforzador habitual o debido supone iniciar un proceso de extinción de la conducta. El ruido continuaba hasta que un paciente rompía el silencio. La importancia de un reforzador se establece en función del valor del mismo dentro del sistema social de referencia (escuela. La persona de la que se dice que es mala parece estar condenada a ser sólo y siempre mala. También hay que saber que el efecto de un reforzador puede depender más del programa según el cual se administra. se dice que el reforzamiento negativo ha tenido lugar. no por lo que se es. sonaba el ruido. expresiones faciales de desaprobación o decir la palabra "no" pueden servir como sucesos aversivos después de unirse a sucesos que ya son aversivos (Lovaas. exponerse directamente a los rayos solares (reforzador negativo). sólo se define por su efecto sobre la conducta que evita o de la que escapa. como conductas de escape o evitación. De forma semejante. Como con los reforzadores positivos. Conocer la dimensión autoapropiativa del reforzador. siempre incrementa una conducta.). Estímulos intensos como un ruido fuerte. El reforzamiento negativo se refiere a un aumento en la probabilidad de la frecuencia de una respuesta o conducta mediante la que se logra la supresión de un suceso o estímulo aversivo (reforzador negativo). a esta respuesta se le conoce. Un ejemplo corriente de reforzamiento negativo es ponerse un protector solar al ir a bañarse a la playa. Wiggins y Salzberg 1962) proporcionó un interesante ejemplo de reforzamiento negativo. sea positivo o negativo. El procedimiento resultó efectivo para aumentar la conversación de los pacientes. indeseables o desagradables no necesariamente son reforzadores negativos. familia. 3. 6. si la probabilidad de seguir poniéndose el protector solar o tomar medicinas. El suceso aversivo se suprime o del suceso aversivo se escapa emitiendo inmediatamente después de su presentación una respuesta. En los ejemplos expuestos las personas evitan la exposición directa a los rayos solares poniéndose un protector solar o escapan del dolor de cabeza tomando una medicación y del ruido hablando. en los ejemplos procedentes. existen dos tipos de reforzadores negativos: primarios y secundarios o condicionados. La probabilidad de usar crema protectora aumenta en verano en que la probabilidad de exponerse al sol suele ser mayor. aumenta. que afectan a los receptores sensoriales de un organismo. Un suceso o estímulo es un reforzador negativo sólo si la evitación o escape del mismo mediante la ejecución de una respuesta o conducta aumenta en el futuro la probabilidad de ejecución de esa respuesta o conducta. Un estudio sobre pacientes psicóticos (Heckel. Esta regla es muy importante. Esta no es la filosofía subyacente al enfoque operante. DEFINICIÓN DEL REFORZAMIENTO NEGATIVO. Por supuesto. El carácter reforzante de algo ha de ser aceptado como tal por el organismo reforzado. sirven de reforzadores negativos primarios porque orgánicamente molestan. los investigadores utilizaron un fuerte ruido como suceso aversivo. el índice de reforzamiento. El reforzamiento negativo requiere algún suceso aversivo como un susto. Ponerse un protector solar (conducta que se incrementa siempre que se vaya uno a exponer al sol) evita. permanentes. Hay que tener una concepción clara de la relatividad tanto de la importancia como de la cantidad de los reforzadores que se utilizan. que de la cantidad absoluta de reforzador entregado. dependiendo de las situaciones. En un momento se hace algo que está bien y en otro se puede hacer algo que está mal. una respuesta (hablar) eliminaba y evitaba mientras estuviera vigente el suceso aversivo (ruido fuerte). que se presenta al individuo antes de que responda. conductas que terminan con la condición indeseable de sufrir los efectos de los rayos solares o del dolor de cabeza. El objetivo del estudio era aumentar la conversación en las sesiones de terapia de grupo.4. Lo que se es tiene connotaciones esenciales. Los reforzadores negativos secundarios o sucesos aversivos condicionados resultan aversivos porque se unen a sucesos que ya de por sí son aversivos. Lo específico del reforzamiento negativo es que contempla en la contingencia de reforzamiento la presencia de un suceso o estímulo aversivo que puede suprimirse o terminar cuando la persona emita una respuesta específica. normalmente. Así. Finalmente insistir en que se refuerza por lo que se hace.

La demora en la recompensa. para evitar que Pedrito le pegue. Tales estímulos indican al individuo que se va a presentar o producir un estímulo aversivo (reforzador negativo) y que si en esas condiciones se emite una determinada respuesta. La conducta de evitación. 3. hay tres factores que juegan un papel importante: 1. tanto en hombres como en animales. La investigación demuestra que cuanto mayor es la demora en la terminación del acontecimiento aversivo más lenta es la adquisición de la respuesta de escape. o un cartero que lee en un letrero cuidado con el perro puede no dejar la correspondencia en el buzón situado en la parte interior de la reja. El no haber logrado reducir la estimulación aversiva en ocasiones anteriores explica la no emisión de nuevas respuestas de evitación. que rechaza ir al cine con un chico que no le gusta.2. Un tipo de reforzamiento negativo se produce cuando un individuo escapa de una situación aversiva. En el futuro es probable que Juan grite (conducta de evitación) al ver que se acerca Pedro. 3. Una chica. Este caso puede comprenderse mejor si nos preguntamos por qué una persona no escapa de las relaciones sociales insatisfactorias que mantiene. Cuanto mayor es la reducción en la intensidad del acontecimiento aversivo. los antecedentes o estímulos discriminativos influyen en la emisión de la conducta de evitación o escape. En la eficacia y en el aprendizaje de las conductas de escape. La cantidad de reforzamiento negativo.Simmons 1965). La intensidad de la estimulación aversiva. Otros ejemplos de la experiencia cotidiana muestran que la conducta de evitación está bajo el control de estímulos antecedentes como cuando tomamos precauciones ante el ruido de unos neumáticos chirriantes que anuncian un frenazo in extremis. Así. . más rápidamente se adquiere la respuesta de escape y mayor es el nivel final de respuesta. en un campamento. la respuesta terminará con el reforzador negativo.3. pues en el caso del procedimiento de evitación la persona no experimenta la estimulación aversiva. 2. Juan grita con fuerza. Una explicación posible puede ser que las respuestas de escape a otras situaciones desagradables anteriores no tuvieron consecuencias positivas. Como con el reforzamiento positivo. Cuanto mayor es la intensidad de un estímulo aversivo. Incrementar las conductas por un procedimiento de evitación es preferible a hacerlo por un procedimiento de escape. tiene lugar cuando la persona no llega a exponerse al estímulo o situación aversiva. La respuesta de evitación se mantiene si el individuo permanece fuera de la situación aversiva siempre que la siga emitiendo. En el aprendizaje de las conductas de evitación éstas se emiten cada vez con más rapidez si el individuo logra evitar consistentemente la situación aversiva. La dificultad radica en que en muchos casos la disposición de un reforzamiento negativo o la vida misma plantea situaciones en que primero se utiliza o sucede el aprendizaje de una conducta mediante un procedimiento de escape con el que se aprende la conducta de evitación. más rápidamente se produce el condicionamiento de escape. LA CONDUCTA DE EVITACIÓN. CONDICIONES QUE MAXIMIZAN LA CONDUCTA DE ESCAPE. que es otra modalidad del reforzamiento negativo. o cuando en los países en guerra las personas se ocultan en los refugios al oír las sirenas que advierten de ataques aéreos. Un ejemplo de un aprendizaje de evitación tras uno de escape puede ser el siguiente: Pedro pega a Juan. ha emitido una conducta de evitación. una persona que oye el ruido de una rata puede emitir una respuesta de evitación. El profesor separa a Juan de Pedro (conducta de escape) con lo que la posibilidad de que Pedro pegue a Juan cesa. 3.