Está en la página 1de 1

Experiencia de Dios en lo cotidiano Karl Rahner, en Angustia y Salvacin, se hallan unas pginas preciosas sobre el "cada da", porque

"no escogeremos en verdad un maestro mejor que este cada da". El cada da es el lugar del trabajo del corazn: "las pesadas horas iguales, la monotona del deber, el trabajo diario que todo el mundo acepta como la cosa ms natural, el continuado y rudo esfuerzo que a nadie se le ocurre agradecernos, el desgaste y los sacrificios de la edad, las decepciones y los fracasos, las tergiversaciones e incomprensiones, los deseos incumplidos, las pequeas humillaciones, la inevitable susceptibilidad quisquillosa de los viejos para con los jvenes, y la no menos inevitable dureza de corazn de los jvenes para con los viejos, las pequeas dolencias del cuerpo, las inclemencias del tiempo, los roces de una vida en comn... Estas y mil otras cosas ms que llenan el cada da, cmo hacen, cmo haran al hombre sosegado y desinteresado si entrara l de gana en esta humana y divina pedagoga?".