Está en la página 1de 1

Capacidad de gestión del Concejo Municipal

Por Manuel Gross Osses

Aunque nadie lo reconozca, los agente políticos están preparando sus herramientas electorales
para el próximo proceso de selección de los representantes que conformarán el Concejo
Municipal: alcalde o alcaldesa y concejales. Como ciudadanos responsables, debemos estar
conscientes de la capacidad de gestión de los candidatos, porque esto es un indicador clave de
la calidad de la gestión municipal si resultan elegidos. Es decir, un buen gestor probablemente
será un buen representante, pero un mal gestor nunca será buen representante. Todas las
actividades comunitarias y empresariales destinadas a alcanzar un objetivo dado, utilizan una
variedad de recursos tales como personas, financiamiento, materiales, tiempo y conocimiento.
Nosotros, como simples ciudadanos o consumidores, siempre estamos conscientes de la
estrategia y procedimientos que siguen los directivos para administrar eficientemente los
recursos y acercarse al cumplimiento de los objetivos. Pero… en el caso de alcaldes y
concejales ¿Quién es un buen candidato?

Respuesta: Deberemos estar atentos a identificar a los candidatos que poseen los siguientes
atributos:

1. Una visión global de la comuna y conocimiento de los mecanismos legales y


reglamentarios de solución de sus problemas, además de creatividad para aprovechar las
oportunidades de desarrollo que se presenten. 2. Cercanía con la gente y capacidad de
comunicarse afectivamente, demostrable con una limpia trayectoria de servicio público y con
la leal adhesión de un equipo de trabajo. 3. Capacidad para obtener y administrar recursos
eficientemente durante su campaña; en particular, de obtener fondos y respaldo desinteresado
de muchos colaboradores. 4. Una definición precisa de sus electores meta, porque ningún
candidato puede pretender darle el gusto a todos. 5. Capacidad legal y técnica para
redistribuir recursos y focalizarlos en los problemas más graves de la comuna: desigualdad
social, desempleo, delincuencia, violencia intrafamiliar, marginalidad rural, estacionalidad de
la economía, etc. 6. Propuestas programáticas viables y con financiamiento responsable y
sustentable en el tiempo.

En conclusión: No deberíamos desperdiciar nuestro interés en candidatos que no puedan


demostrar ninguna capacidad de gestión edilicia. Quienes basen su campaña sólo en dádivas y
tandas publicitarias tratando de parecer “buenas personas” nunca serán capaces de resolver los
problemas globales de la comuna ni las necesidades particulares de los ciudadanos.