Está en la página 1de 1

Un Teatro Municipal para Villarrica

Por Manuel Gross Osses

Continúa la inédita situación consistente en que el Gobierno está “obligado” a destinar nuevos
fondos a las regiones para equiparar los mayores gastos extraordinarios que está generando el
Plan Transantiago. El respectivo proyecto de ley ya está aprobado en la Cámara de Diputados
y falta que sea discutido en el Senado, donde todavía es incierta su aprobación en la forma
que desea el Ejecutivo. Ayer viernes se reunieron en La Moneda todos los Intendentes
Regionales para fijar algunas pautas comunes para la utilización eficientes de los recursos
adicionales que recibirán, porque es sabido que el sistema de transporte público de Santiago
seguirá necesitando de aportes fiscales y, consiguientemente, también los seguirán recibiendo
las regiones y sus respectivas comunas.

Hoy Villarrica es un importante centro geográfico que concentra los principales servicios
gubernamentales, de comunicación, culturales, deportivos, comerciales y financieros de toda
la Araucanía Lacustre. En pocas palabras, un real Centro de Servicios. Si además se
concretara una necesaria creación o fortalecimiento de Corporaciones Público-Privadas de
Desarrollo, junto con una exitosa culminación del Plan de Desarrollo Social que está
impulsando la Alcaldesa Ingrid Prambs con el apoyo de la Universidad de Trento, esta
condición de centro de servicios sería su verdadera identidad, que alcanzaría su mejor
expresión si llegara a ser la capital provincial cuando se concrete el proyecto de Provincia de
Villarrica.

Esta condición de ciudad emergente es lo que justificaría que los nuevos recursos estatales
sean invertidos en grandes obras de infraestructura que marquen un hito en la historia
comunal, como por ejemplo, las propuestas por los Concejales Juan Bustamante y Eleodoro
Yáñez, acerca de construir un Terminal Rodoviario y un nuevo Cementerio Municipal,
respectivamente. Sin embargo, las últimas cifras estadísticas publicadas por el Instituto
Nacional de Estadísticas sobre los medios de transporte utilizados y sobre las motivaciones de
los turistas para preferir a Villarrica (que podremos analizar en una próxima columna)
indicarían que una inversión más rentable en el mediano y largo plazo, sería la construcción
de un Teatro Municipal, obra trascendental que mejoraría cualitativamente la condición de
destino turístico de Villarrica y que satisfaría a la mayoría de los visitantes, que declaran que
en sus vacaciones buscan descanso y diversión, además de posibilitar la ruptura de la
estacionalidad mediante la realización de atrayentes actividades artísticas y culturales durante
todo el año.

Intereses relacionados