P. 1
Bases Metodológicas para Evaluar la Viabilidad y el Impacto de Proyectos de Telemedicina

Bases Metodológicas para Evaluar la Viabilidad y el Impacto de Proyectos de Telemedicina

4.57

|Views: 5.108|Likes:
Publicado porrodrigur8036
Methodological basis for the assessment of telemedicine projects by the Universidad Politécnica de Madrid and Pan American Health Organization (in Spanish).
Methodological basis for the assessment of telemedicine projects by the Universidad Politécnica de Madrid and Pan American Health Organization (in Spanish).

More info:

Published by: rodrigur8036 on Feb 22, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF or read online from Scribd
See more
See less

07/14/2013

El primer paso de cualquier evaluación de proyectos o
tecnologías consiste en la formulación precisa de los objetivos que
persigue dicha evaluación. Habitualmente, se definen dos grandes
objetivos: el general y el específico.

El objetivo general describe el propósito principal, genérico o
más amplio de la evaluación – por ejemplo, conocer el impacto
resultante de la implantación de un proyecto de telemedicina – y el
específico, los fines concretos que se pretenden alcanzar con la
evaluación – por ejemplo, evaluar las potenciales mejoras de la
relación entre costo y efectividad de un determinado sistema de
telemedicina frente a los sistemas convencionales en un determinado
periodo de tiempo. Dependiendo de la naturaleza y del alcance de la
evaluación, se pueden formular uno o más objetivos de cada tipo.

1.4. Restricciones y aspectos críticos en la evaluación
de proyectos de telemedicina

La telemedicina se encuentra en una fase de aplicación
relativamente reciente. No se dispone de suficiente número de estudios
para determinar con rigurosidad su efectividad, utilidad y eficiencia en
cada escenario de aplicación.

Introducción

7

El número de proyectos existentes, sobre todo en países en
desarrollo, es tan pequeño, el número de casos tratados en cada uno
de ellos tan limitado, y las aplicaciones tan diferentes que a menudo
cada proyecto constituye un estudio aislado que no puede compararse
con otros similares ni extrapolarse a otras situaciones, ámbitos,
circunstancias o lugares. Además, a ello suele añadirse el agravante de
que se carece de información suficiente sobre la situación que precede
a la implantación del proyecto, lo cual dificulta aún más la realización
de estudios comparativos rigurosos de efectividad y eficiencia.

Es difícil medir la seguridad y la eficacia de un sistema fuera
del laboratorio, y las mediciones que se obtienen escapan del alcance
de buena parte de los proyectos piloto de telemedicina. A fin de paliar
esta limitación, se debe exigir la documentación necesaria, para
comprobar que el sistema se ha probado y certificado con anterioridad
(Gómez, 1994). Es habitual que los países menos desarrollados
reciban equipamiento que había sido rechazado en otros países o
antes de que se certifique su calidad y apruebe su uso en medicina.
Como se consigna en el informe sobre telemedicina y telesalud de la
Agencia de evaluación de tecnologías de la salud de Quebec, “durante
la adopción de tecnologías de telemedicina es frecuente encontrar
fallos técnicos y operativos” (CETS, 1999), situación imperdonable en
otro tipo de aplicaciones.

Una de las principales dificultades para llevar a cabo evaluaciones de

proyectos de telemedicina estriba en que éstas no se contemplan como

parte integral del proyecto. La evaluación debe entenderse como una

herramienta de medición de resultados parciales y finales, que vayan

realimentando continuamente el proceso de implantación. Esta forma de

actuar permite introducir ajustes hasta alcanzar las mejores relaciones

costo-beneficio, costo-efectividad o costo-utilidad. El costo del proceso de

evaluación debe incluirse en el presupuesto total y considerarse siempre

como una de las partes principales del proyecto.

Introducción

8

La comparación de proyectos de telemedicina es compleja. A
veces, las evaluaciones se sustentan en estudios económicos cuyos
resultados no pueden extrapolarse a otras situaciones o replicarse (p.
ej., se subvencionan importantes componentes técnicos, se ofrecen
donaciones extras, líneas de telecomunicación en proceso de prueba
con precios favorables, o existe presión por parte de participantes),
surgen conflictos en la definición y delimitación de funciones, faltan
estándares de medida, o las pruebas de aceptabilidad se obtienen con
muestras de conveniencia de usuarios (chunk samples) poco
representativas o no aleatorias (Perednia, 1996; Grisby FR, 1995).

Otra dificultad para medir la eficiencia de los proyectos es que
las consecuencias de la introducción de un sistema de telemedicina no
suelen vincularse directamente con resultados de salud en personas y
comunidades (utilidad), sino que se circunscriben claramente a la
estructura y al proceso de atención (reducción de listas de espera,
aumento del acceso, uso más eficiente de recursos) omitiendo los
resultados en salud.

Por último, debe subrayarse el hecho de que tradicionalmente
el único método de evaluación empleado en los estudios de
telemedicina, a pesar de sus numerosas limitaciones, ha sido el de tipo
retrospectivo. Sin embargo, existen métodos prospectivos de
evaluación (Bonder, 1997) con los cuales es posible modificar, por
medio de modelos teóricos de simulación, variables y condiciones para
predecir, a un costo razonable, las mejores estrategias para alcanzar
los objetivos del proyecto.

Como forma útil de obtener resultados estadísticamente
correctos en el campo de la evaluación de proyectos de telemedicina,
Perednia (Perednia, 1996) recomienda aumentar en la medida de lo
posible el tamaño muestral mediante proyectos de investigación
compartidos o multicéntricos. La unificación de estándares y de
criterios de evaluación, la coordinación en los métodos y en el registro
de datos, así como la homologación en la presentación de resultados,
conforman una de las estrategias más eficientes para obtener, a medio

Introducción

9

plazo, resultados útiles para diseñar adecuadamente proyectos de
aplicación de las nuevas tecnologías de la comunicación en el sector
salud.

Introducción

10

Métodos generales y específicos de evaluación de tecnologías
médicas y proyectos de telemedicina

11

2. Métodos generales y específicos de
evaluación de tecnologías médicas y
proyectos de telemedicina

Cuando se pretende evaluar la introducción de determinada
tecnología en un sistema complejo como el de atención de salud, la
elección y aplicación de un solo método de estudio puede ser una
opción inadecuada. Por ello, para responder cabalmente a los objetivos
de una evaluación, suele ser necesario emplear varios métodos, tanto
cualitativos como cuantitativos, incluidos los de tipo empírico, que
dependerán lógicamente de la naturaleza de la investigación. En este
capítulo se describen sucintamente los métodos utilizados con mayor
frecuencia en este campo.

Entre los distintos tipos de estudios y técnicas de evaluación de
tecnologías en salud disponibles, a continuación se revisan aquellas
que suelen ser más útiles y se emplean con mayor frecuencia para el
análisis y la evaluación de aplicaciones de telemedicina.

En evaluación de tecnologías en salud, desde la clásica evaluación de

medicamentos hasta la aplicación de un determinado método

diagnóstico o la introducción de un equipo médico o de un sistema de

telemedicina, se deben considerar estudios que, entre otras finalidades,

permitan estimar la eficacia o la efectividad, valorar los costos, incluidos

los de oportunidad y decidir y juzgar su aplicación clínica y

epidemiológica (AETS, 1995; McIntosh, 1997).

Métodos generales y específicos de evaluación de tecnologías
médicas y proyectos de telemedicina

12

2.1. Diferencias entre las técnicas de investigación
cuantitativas y cualitativas

La investigación de tipo cuantitativo se caracteriza por el uso
de datos numéricos extraídos de observaciones en las cuales se
aplican diseños de tipo experimental, cuasi-experimental, observacional
o descriptivo, y técnicas estadísticas, algunas de las cuales incluyen la
construcción de modelos matemáticos específicos y complejos como
los multivariantes (Armitage, 1986; Fleiss, 1981; Kleinbaum, 1988;
Kahn, 1989).

Por su parte, el tratamiento de los datos abarca tres tareas
básicas: el análisis de consistencia (esto es la revisión de la calidad y
validez de los datos obtenidos antes de introducirlos para tabularlos y
analizarlos), la introducción de los datos en el sistema automatizado de
procesamiento, y la explotación y el análisis de los resultados.

Cuando el sistema sobre el cual se formulan las hipótesis es
complejo, como, por ejemplo, los sistemas sociales, la aplicación
directa de herramientas cuantitativas o experimentales puede ser
inadecuada. Esto se debe a que las interdependencias de los factores
que se estudian son múltiples, las relaciones de causalidad entre ellos,
inciertas, y las variables que caracterizan el fenómeno no siempre son
claras. La investigación cualitativa se caracteriza por el uso de datos en
forma de palabras, en vez de números, que se extraen de

Para realizar una investigación correcta, es preciso definir

adecuadamente el universo (conjunto poblacional sobre el que trata el

estudio), el marco muestral (representación del universo o población en

que se realizará el estudio) y el diseño muestral (forma de obtención de la

muestra). En las investigaciones de impacto corresponde utilizar diseños

de muestreo aleatorio, ya sea simple, sistemático, estratificado o por

conglomerados.

Métodos generales y específicos de evaluación de tecnologías
médicas y proyectos de telemedicina

13

observaciones, entrevistas, reuniones y análisis exhaustivos de
documentos, notas o informes Goodman, 1999). Esta información es
particularmente útil para detectar por qué y cómo se producen
determinados efectos (Ander, 1994). También se usa para recolectar y
analizar datos necesarios para el diseño del sistema que se va a
implantar, así como para construir teorías que posteriormente sean
verificables mediante métodos cuantitativos.

Algunos ejemplos de investigaciones en que se emplean
evaluaciones cualitativas en telemedicina son la medición de la
aceptabilidad por parte de los usuarios, el grado de integración de la
aplicación dentro de las estructuras del sistema de salud, el estudio de
causas que determinan resultados o procesos específicos, y el diseño
o la evaluación de un proceso de formación de usuarios.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->