Está en la página 1de 8

José Santos Chávez:

UN ESPERADO HOMENAJE

A cinco años de la muerte del connotado artista mapuche José Santos Chávez, más de un
centenar de artistas indígenas de todo Chile recordarán el valor de su obra en un homenaje que
se realizará en el marco de la Primera Bienal de Arte y Cultura Indígena (17-22 de enero de
2006).

El Premio Grace en 1968 en Chicago, la Mención de Honor en la Casa de las Américas de


Cuba el mismo año y el Altazor en Chile el 2001, son algunos de los reconocimientos al haber
de este artista; es por ello, que los organizadores y seleccionados oficiales de la Primera
Bienal de Arte y Cultura Indígena, una instancia inédita en su género, no podían obviar un
homenaje para quien, con su obra, logró trascender internacionalmente.

Para Lorena Lemungier, artista visual mapuche, “los artistas indígenas contemporáneos se
han visto siempre en un nivel folclórico, Chávez fue un artista que logró trascender las
fronteras y el concepto de lo indígena como folclor”. Elicura Chihuailaf, agrega que “sus
trabajos se han exhibido en los museos más importantes del mundo y es considerado uno de
los grabadores más importantes del siglo XX en Chile. Creo que para todos nosotros y para
mí personalmente es de justicia que se haga este homenaje”.

José Santos Chávez, oriundo de Arauco, alcanzó reconocimiento internacional con sus
grabados en madera nativa y utilizando esa técnica poco tradicional, logró plasmar toda una
simbología onírica, propia del los mapuche, que sumado a la nobleza propia de la madera,
naturalmente unida al poder de la tierra y el bosque, entregó a su obra un sello muy particular.

“Todas sus temáticas daban cuenta de su identidad, desde un óptica muy especial, como es la
de sus sueños, un sello totalmente mapuche, que se ha visto en muchas expresiones del arte
como en los relatos, la poesía, el canto, en los textiles y en él desde la gráfica” comenta
Lorena Lemungier.

Para la artista, quien presidiera la Comisión Curatorial de esta Bienal de Arte y Cultura
Indígena, “ya es hora de comenzar a reconocer a nuestra gente y que nos sintamos orgullosos
de ellos, ojalá más artistas pudieran salir y ser reconocidos, aunque lamentablemente es
mucho más fácil ser reconocidos afuera que dentro de Chile y ya todos saben que nadie es
profeta en su propia tierra. Eso fue lo que le pasó a él”.

La Primera Bienal de Arte y Cultura Indígena, reunirá a más de un centenar de artistas de


diversas áreas de creación en todo Chile transformándose en un evento sin precedentes a nivel
nacional e internacional, muestras artísticas y foros temáticos abren además el espacio para el
reconocimiento y valoración de un artista al que todos recuerdan de manera especial “este
homenaje a mí me emociona, porque fuimos muy grandes amigos, compartimos muchas
grandes jornadas, por eso para mí es tremendamente significativo y creo que Santos es, sin
duda, uno de los creadores indígenas más importantes, porque su arte fue reconocido en todo
el mundo”, enfatiza Chihuailaf, “al realizar un evento inédito en Chile y Latinoamérica, no se
podía obviar la figura de quien tanto entregó al arte” culmina Lorena Lemungier “Siempre lo
admiré mucho”
Grito Geográfico
1/5 Xilografía
50x68 cm.
2000

Homenaje a
Delia del Carril
14/60 Xilografía
60x47 cm.
1985

Grito Geográfico: Homenaje a Santos Chávez


En el contexto de la Primera Bienal de Arte y Cultura Indígena
Arauco no domado
11/60 Linografía
50x37 cm.
1993
Eliseo Huencho
(Director Bienal de Arte Indígena)

Eliseo Huencho, Cristina Chávez, Elicura Chihuailaf,


Myriam Parra y Marta Chávez.
Grito Geográfico: Homenaje a Santos
Chávez
Eliseo Huencho, Myriam Parra, José Ancán.

Myriam Parra, Directora Fondo de


Arte Uplaced, Cristina, Marta y
Griselda Chávez (hermanas del artista
homenajeado).

Inauguración exposición, Arturo Navarro


(Director Centro Cultural Estación Mapocho)
Myriam Parra, Juan Rojas (Coordinador Educacional Myriam Parra (Directora Fondo de Arte), Carolina
Secretaría Ministerial V Región) Santelices (Documentalista Fondo de Arte), Tierry
Defert (Grabador)

Ursula Tejos, Myriam Parra, Carolina Santelices


María Gracia Valdés en la muestra Grito Geográfico:
(Equipo Fondo de Arte Universidad de Playa Ancha)
Homenaje a Santos Chávez
Myriam Parra Vásquez
Directora Fondo de Arte Uplaced.
Coordinación, Curatoría Exposición y Editora Catálogo.

fondodearte@upa.cl
- Biografía
- Su palabra y su obra

Por Paula Fiamma

Santos Chávez

Grabador de la tierra (continuación)

Al hacer una revisión de su trayectoria y de


sus orígenes es inevitable pensar en su a y Quidico en plena provincia
destino y en su fuerza de voluntad. Este
niño pastor que no sab ía dibujar logró ser Biografía
uno de los maestros del grabado chileno y
Este hombre bajo, moreno, de manos, pelo y piel gruesas nació el 7 de
cautivó al mundo a trav és de imágenes de febrero de 1934 en Canihual, un poblado entre Tirúa y Quidico en plena
su entorno natal. Estas quedaron provincia de Arauco, al lado de la Cordillera de Nahuelbuta.
plasmadas con líneas precisas que sus
Su padre era un huinca y su madre fue la hija de una mujer mapuche y
hábiles manos grabaron sobre la madera, de un náufrago escocés, pequeños propietarios. Santos, el menor de
siete hermanos, figura en el Registro Civil como Santos Chávez Mac
su técnica preferida, y que fueron
Alister Curinao. Su padre falleció cuando tenía 7 año s y su madre cuando
traspasadas al papel a través de una el apenas había cumplido los 12 años. Su vida continuó dedicada al
herramienta tan sencilla y cotidiana como pastoreo de cabras y sólo podía ir a la escuela los días de lluvia, por
orden del patrón. De niño nunca dibujó, jamás hubo estímulos.
su iconografía: la cuchara.

Su palabra y su obra
En la ciudad penquista se vivía el auge del grabado. Julio Escámez,
Gregorio de la Fuente eran artistas consagrados en Concepción. En
Chillán Alfaro Siqueiros y Xavier Guerrero pintaron los murales pa ra la
Escuela de México. Este ambiente fue el que estimuló al joven Santos
Chávez.

Entró a los 24 años a la Sociedad de Bellas Artes de Concepción, donde


estuvo sólo dos años. En 1960 pasó al Taller 99, que fundó Nemesio
Antúnez en Santiago. El '67 trabajó en el Taller Fray Cervando de
México, el '68 en el Taller Graphic Center de Nueva York y luego en
Chicago. Después del golpe militar viajó al extranjero, luego de rechazar
una invitación del Gobierno para participar en una exposición fuera del
país. El '78 trabajó en el Graphic Work Shop de Estocolmo y ese mismo
año se radicó en Berlín. En 1994 regresó a Chile para luego participar en
la taller de grabado del Museo de la Solidaridad, donde se rodeó de
jóvenes grabadores que se dirigían a él como "El maestro". El 2000
recibió el Premio Altazor y fue nombrado hijo ilustre de Tirúa.

Santos Chávez murió el 2 de enero de 2001 y se caracterizó por su


sentido del humor, su humildad y su espíritu autocrítico que siempre lo
motivó trabajar y a mejorar su obra incansablemente.

Sus grabados están en prestigiosas colecciones como las del Museo de


Arte Moderno y el Museo Metropolitano de Nueva York, la Institución
Smithsonian y los museos estatales de Berlín y Nicaragua.