Las concepciones de E. P.

Thompson acerca de las clases sociales y la conciencia de clase en la historia
.0000Hernán Camarero
Doctor en Historia, FFyL, UBA. Prof. Adj. Sem. “Movimiento obrero e izquierdas en la Argentina, 1890-1945”. JTP de Historia Argentina III “A”, carrera de Historia, FFyL, UBA

El objetivo que nos trazamos en este artículo es el de explorar los aportes que el historiador socialista Edward P. Thompson (1924-1993) realizó en torno a las nociones de clase social, conciencia de clase y lucha de clases. Estas cuestiones han suscitado polémicas y reelaboraciones permanentes. En primer lugar, dentro de la cultura y la teoría marxista, en buena medida porque el propio Marx había dejado una serie de reflexiones dispersas, disímiles o ambiguas, y casi siempre aplicadas a casos históricos concretos. El concepto mismo de clase social fue expuesto por él, a veces como fruto de la moderna sociedad burguesa, otras veces como un fenómeno presente en toda la historia postribal; asimismo, desde algunos de sus textos, se la puede entender como una construcción analítica para comprender fenómenos que sin ella serían inexplicables (en términos puramente “estructurales”), mientras que desde otros se la puede descubrir como un conjunto humano que lo es a partir de que demuestra

tener conciencia de sus intereses, actúa en tanto tal y es visto de ese modo por los otros. Pero, en verdad, estos debates acerca de las definiciones de clase y conciencia de clase abarcaron el amplio campo de las ciencias sociales. Por ello, volver a examinar estos tópicos resulta una tarea útil y productiva para el desarrollo de la historiografía. En el recorrido detallado que hacemos de las obras en las que Thompson trató el problema de las clases, encontramos una condena a los planteos economicistas y estructuralistas que afectaron al marxismo, un rescate del olvido de facetas como las de la voluntad, la cultura y la autoconstrucción en el momento de definir las clases, una crítica de la concepción de “falsa conciencia” y del sustituismo vanguardista, en suma, una revalorización plena del papel de la subjetividad en el proceso de conformación o reconstitución de las clases. Pero esas apuestas, como veremos, no estuvieron exentas de ciertos riesgos y dificultades. Las concepciones

136

ESPACIOS

en última instancia.”4 Acerca de realidades históricas de la clase obrera. E. no abandona la perspectiva materialista. en tanto la existencia de la clase pasa a depender de la presencia de una “expresión colectiva (sentimiento/articulación) de intereses comunes en oposición a los de una (o varias) clases antagónicas”. para Thompson la conciencia de clase es la verdadera dadora de sentido y clave de entrada al propio concepto de clase social. 4.3 Efectivamente. De lo contrario. Clase como producto de la conciencia de clase El primer elemento fundamental que observamos en el planteo thompsoniano. versión mimeo. expresado con claridad en el prefacio de su reconocida obra La formación de la clase obrera en Inglaterra.. como a la conciencia. a realizar una intensa experiencia en talleres de enseñanza e investigación sobre y para las clases populares y a practicar una militancia independiente en el movimiento socialista y antinuclear.. Barcelona. en inglés: 1980). P. Thompson dice: “la clase cobra existencia cuando algunos hombres. sienten y articulan la identidad de sus intereses a la vez comunes a ellos mismos y frente a otros hombres cuyos intereses son distintos (y habitualmente opuestos a) los suyos. La interpretación. ha caracterizado el planteo de Thompson como portador de un “criterio de conciencia”. Madrid. P. es decir. no es todavía ‘algo’. Esto fue remarcado por el intelectual marxista inglés en textos muy posteriores a La formación. Thompson.. 3. tanto por lo que se refiere a la materia prima de la experiencia. XIII-XIV.de Thompson se desarrollaron tras su ruptura con el estalinismo en 1956. sistemas de valores. p. donde llegó a sostener: “Una clase no puede existir sin una especie cualquiera de conciencia de sí... Anderson. E. ha llegado a afirmar: “si el proletariado está verdaderamente privado de la 1. Íbid. Historia 137 . Crítica. deteniéndose en la primera oración de este último párrafo.. en este punto. Siglo XXI. Thompson. fundamentalmente la de Gran Bretaña. p. o en las que entran de manera involuntaria. 1989 (1ª ed. pues concibe a dicha experiencia como algo determinado por las relaciones sociales de producción. es su concepción de que una clase social se define no previa o exclusivamente a partir de sus determinaciones “objetivas”. Perry. en inglés: 1963). en un plano analítico móvil dado por la temporalidad histórica: “Por clase. Un debate con E. invalida al segundo si no se halla presente el primero. 1ª ed. 2. 1985 (1ª ed. Thompson. política e historia. la conciencia de clase no lo está. Si bien la experiencia aparece como algo determinado. Teoría. cuando comenzó a orientar todos sus esfuerzos al examen histórico de la clase obrera. Podemos ver una cierta lógica en las respuestas de grupos laborales similares que tienen experiencias similares. en inglés: 1977. El autor introduce en el momento de la construcción del concepto de clase las dimensiones de acción y subjetividad. XIII. no es o no es todavía una clase.”1 En la definición thompsoniana de clase. cursivas en el original. 43. “Algunas observaciones sobre clase y ‘falsa conciencia’”. La experiencia de clase está ampliamente determinada por las relaciones de producción en las que los hombres nacen. p. 11. La formación de la clase obrera en Inglaterra (2 vols. las verdaderas portadoras del concepto de clase. En la que quizás sea su definición más conocida y explícita de clase y conciencia de clase. La conciencia de clase surge del mismo modo en distintos momentos y lugares. p. P. de resultas de sus experiencias comunes (heredadas o compartidas).). De hecho. no tiene todavía ninguna especie de identidad histórica. pero nunca surge exactamente de la misma forma. ideas y formas institucionales. Veamos a continuación cómo se desplegaron estas posiciones. entiendo un fenómeno histórico que unifica una serie de sucesos dispares y aparentemente desconectados. la experiencia y la conciencia de clase se hallan inextricablemente unidas y son. pero no podemos formular ninguna ley. La conciencia de clase es la forma en que se expresan estas experiencias en términos culturales: encarnadas en tradiciones.”2 Perry Anderson.

Barcelona. se ha prestado una atención teórica excesiva (gran parte de la misma claramente ahistórica) a ‘clase’ y demasiado poca a ‘lucha de clases’. que miran en derredor.. 138 ESPACIOS .Las concepciones de E. pero no exclusivamente. De este modo. La formación. E. En realidad. y espero decir que vale sobre todo para un historiador marxista. p. Para un historiador. Thompson acerca de las clases sociales. y clase y conciencia de clase. Thompson llegó a la definición y a la existencia misma de la clase no a partir de una realidad objetiva independiente de la voluntad. identifican puntos de interés antagónico.”.. Thompson.6 Uno de los aportes centrales de Thompson es la relevancia que le concede a la voluntad de la clase. por un lado.5 Como veremos luego. “Algunas observaciones. pero que. al asegurar que estas surgen “porque los hombres y las mujeres. Miseria de la Teoría. la consecuencia de esta concepción thompsoniana es el postulado que quita legitimidad teórica y política a los que sostienen que tal o cual clase en su conjunto tiene una conciencia “verdadera” o “falsa”.. Thompson. conciencia de sí mismo como proletariado. E. a pensar y a valorar en términos clasistas”. lucha de clases es un concepto previo así como mucho más universal.. La “libre volición” aparece como el atributo decisivo en el proceso de constitución de una clase. 1981 (1ª ed. encuentran una clase enemiga y empiezan luego a luchar. Crítica. desde la experiencia. Por el contrario. Thompson. P. atribuir el término de ‘clase’ a un grupo sin conciencia de clase o de cultura de clase y que no responde a una dirección de clase. p. Thompson intentó un replanteo de la teoría marxista. identifican sus intereses antagónicos y son llevados a luchar. al fin y al cabo. 7.. en definitiva. podemos afirmar la existencia de la clase.. y llegan a conocer este descubrimiento 5. XV. 8.”7 La experiencia de la lucha de clases como determinante Entonces. 6. o lo que es lo mismo. conciencia y lucha de clases. entre lo objetivo y lo subjetivo.. sino una dudosa existencia como clase. es una afirmación sin significado”. experimentan la explotación (o la necesidad de mantener el poder sobre los explotados). De allí que lucha de clases. Creía que solo desde ella. en relaciones de producción). es. esta es su única definición. bajo determinadas relaciones de producción. En su obra de polémica con el intelectual marxista francés Louis Althusser. Y la experiencia no es otra cosa que la lucha de clases. en inglés: 1978). el primero tenga primacía causal sobre los segundos. lo que es. no solo evidenciaba una conciencia de clase débil. pues toda conciencia de una colectividad tan amplia como una clase. 167. P. Thompson arribó a esta revalorización del concepto de lucha de clases a partir de sus estudios sobre la sociedad inglesa del siglo XVIII. Principio que se extiende hasta la propia definición de clase: “La clase la definen los hombres mientras viven su propia historia y. Para expresarlo claramente: las clases no existen como entidades separadas. E. junto a los elementos materiales objetivos. simplemente. Thompson sobredimensionó aún más el papel de la conciencia como verdadero arquitecto de la conformación de las clases. en donde encontró factible usar el concepto de lucha de clases a pesar de percibir que uno de los polos de esta (el de los productores primarios).. al reordenar jerárquicamente y recombinar el lugar y la relación de los conceptos de clase. Con precisión. sino a través de la evidencia de la acción histórica. comienzan a luchar por estas cuestiones y en el proceso de lucha se descubren como clase.. P. P. entonces no se puede definir como tal. por el otro. p.. resulten conceptos inescindibles en el enfoque thompsoniano.. cuestionando toda interpretación estructuralista o economicista: “En mi opinión. las gentes se encuentran en una sociedad estructurada en modos determinados (crucial. Anderson lo denominó “principio de codeterminación”.

”9 En la conformación de las clases también hay un papel para los procesos de “socialización” y educación en términos de “cultura de clase”. según mi uso del término. modelo teórico obtenido de él) que pueda ofrecer una clase o conciencia de clase en una ecuación simple. La formación. es una categoría histórica. ni siquiera como una ‘categoría’.. Las clases acaecen al vivir los hombres y las mujeres sus relaciones de producción y al experimentar sus situaciones determinantes.. XIII. 7. p. se puede utilizar el concepto de clase referido a un contenido histórico real. Es decir.”. los jóvenes pueden ser ‘socializados’ en sentido clasista y las instituciones de clase pueden prolongar las condiciones para su formación. 37. está derivada de la observación del proceso social a lo largo del tiempo.”.. es decir. p. el concepto de clase no solo permitiría organizar y analizar la evidencia. Thompson.). aclara: “No veo a la clase como una ‘estructura’. su noción de clase. En este caso. entra en relación o en oposición con otros grupos bajo forma de clase o modifica las relaciones de clase heredadas que ya existían.. Todavía más. en inglés: 1979). 1984 (1ª ed. sino que estaría “presente” en la evidencia misma (como instituciones. este término puede resultar una herramienta útil para organizar la evidencia histórica de 8. revuelta y consciencia de clase. que admiten comparaciones transnacionales”. la noción de clase entraña la noción de relación histórica.. empleando el concepto de categoría histórica: “Clase. no las primeras fases del proceso real histórico. 12. las concibe como productos necesariamente historizables.. en Tradición. “La sociedad inglesa del siglo XVIII: ¿Lucha de clases sin clases?”. cursiva en el original. p. P.. dentro ‘del conjunto de relaciones sociales’. E. tiempo después. P. Thompson. P.“ Algunas observaciones. p. Historia 139 . sino como algo que tiene lugar de hecho (y se puede demostrar que ha ocurrido) en las relaciones humanas. Como cualquiera otra relación es un proceso fluido que elude el análisis si intentamos detenerlo en seco en un determinado momento y analizar su estructura. aunque proclives a generar confusión. a través de un proceso de lucha (que comprende una lucha a nivel cultural). que pueden (y deben) acompañar la dinámica de la autoconstitución: “Una vez que una madura conciencia de clase ha crecido. Thompson. E.. en este sentido. partidos o culturas “de clase”). E.. además. Sabemos que hay clases porque las gentes se han comportado repetidamente de modo clasista.”10 Clase como categoría histórica En Thompson percibimos la convicción de que las clases pueden ser definidas solo como fenómenos concretos. 9... ambos pertinentes. 39. 10. Barcelona. En un segundo sentido. cursiva en el original. generarse tradiciones o costumbres de antagonismo de clase que no corresponden más a un antagonismo de intereses”. Este sería el uso moderno de clase que surge a partir de la sociedad industrial capitalista del siglo XIX. Pero el autor nunca pierde de vista el rol de la experiencia: “La cuestión es que no podemos hablar de clase hasta que la población. el historiador inglés recusaba todo principio determinista: “no hay examen de determinantes objetivos (y desde luego. E.. La clase y la conciencia de clase son siempre las últimas. no son más que casos especiales de las formaciones históricas que surgen de la lucha de clases. Thompson. “La sociedad inglesa. 11. Las clases. según Thompson. p.”11 El intelectual inglés precisó aún más. esta puede ser empleada por los marxistas en dos sentidos distintos. y al modelar estas experiencias en formas culturales (. y en un momento dado (la formación ‘madura’ de la clase) observamos la creación de instituciones y de una cultura con notaciones de clase. 34.. con una cultura y unas expectativas heredadas. P. estos sucesos históricos descubren regularidades en las respuestas a situaciones similares. empíricamente observable. Ibid.12 Comprendida la clase como categoría histórica. Crítica.. Cuando las define como “un fenómeno histórico”.Hernán Camarero como conciencia de clase. En un primer sentido.”8 Como parte de esta operación argumentativa. Estudios sobre la crisis de la sociedad preindustrial.

conceptos o muestras de clase predeterminados y estáticos. 15. E. Esas categorías. son siempre dinámicas e históricas. sino que ambas se interpelaban y enriquecían dialécticamente).. plenamente histórico (en donde la teoría no aplastaba a la Historia. p.”.. “La sociedad inglesa. “Algunas observaciones. una de las mayores distorsiones que el historiador marxista 13. cursiva en el original. Eric J. c) se desarrolla la lucha de clases. y que estos se consideraban a sí mismos y libraban sus batallas en términos de “estados”. pp. P. que él denomina idealismo marxista-estructuralista. Thompson. era la que se inspiraba en los textos histórico-políticos escritos por Marx hasta mediados del siglo XIX (como El dieciocho brumario de Luis Bonaparte).. E. en función del número de personas en determinada relación con los medios de producción. Cristopher Hill. también “marxista”). se hace necesario extremar el cuidado para no leer retrospectivamente nociones posteriores de clase y tener siempre presente que si utilizamos el concepto de clase con tanta amplitud histórica es por falta de otras categorías que permitan analizar el proceso histórico. sociedades anteriores a la revolución industrial. P. En esta concepción.. la que había alcanzado su sofisticación en el pensamiento althusseriano. listos para “operar” sobre realidades humanas que.Las concepciones de E. ya que nunca dejan de encontrar obreros que no se comportarían de acuerdo con su condición proletaria o que al ser interrogados dicen pertenecer a la clase media o no saben definirse.. en lugar de surgir su existencia de la lucha.13 Thompson ejerció una crítica implacable contra todos las interpretaciones que construyeron categorías. en los que la clase emerge como un concepto dinámico. que desestima el verdadero proceso experimental histórico de la formación de las clases”. podían ser usadas. Thompson. la clase era reducida a una pura y simple medida cuantitativa. En este caso. “órdenes” o “estamentos”. XIII. Recordemos que clase y lucha de clases no eran conceptos asequibles dentro del propio sistema cognoscitivo de la gente de la época preindustrial. p. pero no real. Thompson... La relación debe estar siempre encarnada en gente real y en un contexto real. Hobsbawm. Una. “La sociedad inglesa. y que luchan porque existen. 36.. “que solo halla su definición dentro de una totalidad estructural altamente teorizada. Raphael Samuel). P. En definitiva. E. del mismo modo que no nos puede dar una de la deferencia o del amor. la clase es definida como aquello a lo que la gente cree pertenecer en su respuesta a un formulario.”. La otra. 140 ESPACIOS . 4. Thompson. según Thompson.. La formación. independientemente de relaciones y luchas históricas. 36-37.14 Lo que permanecía ausente en estas visiones era la observación del comportamiento del grupo humano a través del tiempo y en su contexto real. se hallan las clases.”15 La operación teórica de Thompson impugna la ecuación lineal: a) existen determinadas relaciones de producción. Ibid.... Thompson acerca de las clases sociales. que nos remitirían a una situación de estasis ideal. 16. cursiva en el original 17. 14. 38. p. desde una perspectiva generalmente positivista (y. empero. b) instantáneamente derivadas de ellas. P. encuentra una concepción completamente errónea y antidialéctica: “que las clases existen.”16 En Thompson podemos encontrar el análisis de una puja dentro de la tradición marxista entre dos concepciones en torno a las clases. En el primer caso.. esta es la tendencia frecuentemente usada por los investigadores funcionalistas yanquis para criticar la noción marxista de clase. en la que clase se revela como una categoría estática. la que reivindicaba como propia y de una generación de historiadores socialistas británicos (Rodney Hilton. En el segundo caso. dialéctico.. pero siempre teniendo en cuenta que aquí la categoría tiene una correspondencia mucho menos directa con la evidencia..17 Precisamente. p. a veces. en dos sentidos: sociológico y heurístico. para Thompson: “Ni el entramado sociológico mejor engarzado puede darnos una muestra pura de la clase.. E.. P.”.

.. pero ahora condenando explícitamente ciertas 18. Esta es una característica ilusión.”20 Para Thompson. Thompson. En 1963. la clase obrera. P. “The peculiarities of the english”. las fuerzas productivas y las relaciones de producción supondrían la “base real y objetiva”. p. Miliband y J.. Saville (comps. de modo que es fácil pasar desde esta a alguna teoría de la sustitución: el partido.Hernán Camarero inglés encontraba para examinar la cuestión de las clases y su conciencia estaba originada en la utilización de la relación “base/superestructura”. E. es posible deducir qué conciencia de clase debería tener ‘ella’ (pero raras veces tiene) si fuese debidamente conciente de su propia posición y de sus intereses reales. XIV.”22 En 1977.. y de allí la conciencia de clase surgiría como una sobreestructura “derivada”.”. tiene una existencia real.”19 Estas observaciones nos sirven para introducirnos en el último tópico a tratar.. Especialmente. 10. es la ‘falsa conciencia’ de la burguesía intelectual. 351. la dialéctica de un proceso social cambiante. que se puede definir de una forma casi matemática: tantos hombres que se encuentran en una determinada relación con los medios de producción. pues ‘Ella’ no existe. Para decirlo en forma más elaborada. Thompson. La formación.. que luego se traduce en conciencia de clase –o ‘clase para sí’– si es que desemboca a nivel de sobreestructura. la más nociva de las cuales era la de la “falsa conciencia”. Historia 141 . ni para tener un interés o una conciencia ideal. E. P. verdadero pilar teórico del análisis althusseriano. y que a esta idea se arribaba a partir de una equivocada concepción de la clase como una “cosa”. condenaba toda práctica “sustituista” que conspirara contra la autoactividad libre y democrática de la clase obrera. Según esta analogía de la realidad. o se quita la parte válida o se introduce la falsa conciencia. entonces debemos introducir el concepto de ‘falsa conciencia’: la clase está allí.). p. “Algunas observaciones. caracterizó irónicamente como “leninismo platónico”. p. Thompson. ella no se conoce a sí misma ni a sus propios intereses. Ibid. “Algunas observaciones. el de la “falsa conciencia”. E. y si la evidencia es contraria.”21 Thompson realizó frecuentes críticas a las concepciones sustituistas y vanguardistas. no es sino una “relación histórica”: “Se supone que ‘ella’..”23 Un año después expresó la misma idea de otro modo. Si ella no desemboca en una dirección suya propia. pero está mistificada.. 22.”18 A Thompson la relación “base/superestructura” le resultaba desafortunada al poseer una intrínseca tendencia reduccionista y llevar a lo que. a la cual ellos suben y guían porque poseen la verdadera teoría. P. 19. la secta o el teórico que desvela la conciencia de clase. sostuvo: “Estos ‘atrasos’ culturales y esas distorsiones son un fastidio. 12. p. P.. E. 20. pues la consideraba “inadecuada para describir el flujo del conflicto. The Socialist Register: 1965. p. 23. sino como debería ser. Ibid.. esto puede dar lugar a una teoría de las clases que recuerda a Platón: ofrece un modelo de desarrollo por grados de la formación de clase con la cual la historia debiera conformarse. XIV. 21. ni para yacer como paciente en la mesa de operaciones del ajustador. Londres. p. sino sobre todo para la acción política presente de los trabajadores.. Thompson atacó desde siempre “esta metáfora procedente del campo de la construcción”. no solo para el análisis historiográfico. no tal y como es. preexistente y observable analíticamente cuando. XV. En sus palabras: “Esta analogía nos presenta una clase –o una ‘clase en sí’– a nivel de ‘base’.. las consecuencias de esta operación analítica eran devastadoras. afirmó: “los intelectuales a menudo sueñan una clase que sea como una motocicleta con el asiento vacío. en su afán polémico.. Una vez asumido esto.”. Acerca de la “falsa conciencia” y el “sustituismo” Thompson creía que a partir de conceptualizaciones marxistas ahistóricas y estáticas de clase se llegaba a violentas distorsiones acerca de la conciencia de clase. en verdad. 1965. en R. Thompson.

25. Lo que hay allí es. que clase puede definirse simplemente como una formación cultural. Ibid.. pp. Edward Palmer Thompson.. una evaporación de los factores estructurales: la explotación aparece en escena en términos subjetivos. Hay una amenaza general que afecta a todo el proyecto historiográfico thompsoniano. poniendo en peligro el principio mismo de la causalidad y deslizando su visión hacia el terreno del subjetivismo. “La sociedad inglesa. es posible argumentar que si no se reconoce la base material última de la explotación económica de donde surge la lucha de clases. llamado sugestivamente “Explotación”. afirma que la lucha de clases tiene primacía analítica. formación de clases es independiente de determinantes objetivos.”. existencial y teórica sobre las clases. hasta la negación de cualquier determinación. conciencia y lucha de clases? Solo apuntamos algunos elementos. es una ‘falsa conciencia’. se disuelven los criterios sobre los que elaborar la historia social. podría decirse que el exceso de celo antieconomicista y antiestructuralista le dificulta a Thompson reconocer el fundamento económico de las clases –y de las sociedades clasistas– que se halla en la base de la interpretación de Marx y que constituye un fundamento sólido para abordar la historia desde una posición materialista. el número seis. para oponerse a una imagen antropomórfica de la clase con una voluntad y una conciencia definidas.. P. 38. 35-36. Thompson acerca de las clases sociales. concepciones leninistas: “es decir. sea lo que fuere lo que tenga. El propio historiador inglés se refirió a esta impugnación: “Espero que nada de lo escrito anteriormente haya dado pábulo a la noción de que yo creo que la 24. lo que disuelve en última instancia tanto a las clases como a la lucha de clases. que podrá ensayarse en otro artículo.Las concepciones de E... el empirismo y el culturalismo. P. Thompson. Algunas de estas críticas y de ciertos planteos alternativos a los de Thompson merecen un estudio detenido... p. precisamente. Se corre el riesgo de identificar una voluntad humana libre de determinación. Si ocurriera que ‘esta’ no tuviera conciencia alguna. E. Veamos un ejemplo de ello: consideremos el capítulo más “estructuralista” de La formación de la clase obrera en Inglaterra. sobre todo.”24 Una reapropiación crítica del enfoque thompsoniano ¿Cuáles son las críticas que pueden formularse a estos planteos acerca de los conceptos de clase. tal como fue formulado en sus últimos años: transitar desde la consideración de la complejidad de la vida con sus múltiples determinaciones. entendida más como la percepción de la misma por los obreros que como la extracción de plusvalía (concepto clave del universo teórico marxista que ni siquiera aparece mencionado en la obra).”25 Sin embargo. Entonces. la ‘vanguardia’ que sabe mejor que la clase misma cuáles deben ser los verdaderos intereses (y conciencia) de esta. 142 ESPACIOS . son muchos los señalamientos que permiten discutir esta última afirmación. Frente a la postura thompsoniana que.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful