Está en la página 1de 3

La hormiga

Dice una leyenda que la hormiga actual era en otros tiempos un hombre que, consagrado a los trabajos de la agricultura, no se contentaba con el producto de su propio esfuerzo, sino que miraba con envidia el producto ajeno y robaba los frutos a sus vecinos. Indignado Zeus por la avaricia de este hombre, le transform en hormiga. Pero aunque cambi de forma, no le cambi el carcter, pues an hoy da recorre los campos, recoge el trigo y la cebada ajena y la guarda para su uso.

Aunque a los malvados se les castigue severamente, difcilmente cambian su naturaleza desviada.

La tortuga y el guila
Una tortuga que se recreaba al sol, se quejaba a las aves marinas de su triste destino, y de que nadie le haba querido ensear a volar. Un guila que paseaba a la deriva por ah, oy su lamento y le pregunt con qu le pagaba si ella la alzaba y la llevaba por los aires. - Te dar dijo todas las riquezas del Mar Rojo. - Entonces te ensear al volar replic el guila. Y tomndola por los pies la llev casi hasta las nubes, y soltndola de pronto, la dej ir, cayendo la pobre tortuga en una soberbia montaa, hacindose aicos su coraza. Al verse moribunda, la tortuga exclam: - Renegu de mi suerte natural. Qu tengo yo que ver con vientos y nubes, cuando con dificultad apenas me muevo sobre la tierra?

Si fcilmente adquiriramos todo lo que deseamos, fcilmente llegaramos a la desgracia

El adivino
Instalado en la plaza pblica, un adivino se entregaba a su oficio. De repente se le acerc un qudam, anuncindole que las puertas de su casa estaban abiertas y que haban robado todo lo que haba en su interior. Se levanto de un salto y corri, desencajado y suspirando, para ver lo que haba sucedido. Uno de los que all se encontraban, vindole correr, le dijo: -Oye, amigo: t que te picas de prever lo que ocurrir a los otros, por qu no has previsto lo que te sucedera a ti?

Siempre hay personas que pretenden dirigir lo que no les corresponde, pero no pueden manejar sus propios asuntos.