Está en la página 1de 5

5.2.1.

EL PROCESO COMO CONTRATO


Mara Alicia Corts Morales Seccin 10, 2 ao

viernes, 23 de marzo del 2012

La doctrina contractualita del proceso tuvo su base histrica en el fenmeno conocido como litis contestatio, tal como se manifest en el proceso per formulas o formulario del derecho romano. En la primera fase (in iure) de este proceso el magistrado expeda la frmula en la que fijaba los elementos para la decisin del litigio y designaba al iudex que deba conocer del mismo en la segunda fase (in iuducio). Al acuerdo que las partes expresaban respecto de la frmula , sin el cual no se podia pasar a la segunda etapa, se denominaba listis contestatio.

En la extraordinaria cognitio del derecho Justiniano se conserv el nombre de listis contestatio para la primera audiencia, pero su contenido y su funcin fueron totalmente diferentes de los que tuvo el procedimiento formulario. En esta nueva listis contestatio ya no hay ningn acuerdo entre las partes: la actora se limita a hacer una narracin (narratio) de sus pretensiones y la demandada a darles respuesta (contradictio), ante el magistrado. Si bien la Teora que entendi el proceso como un contrato originado en el acuerdo de voluntades de la partes pudo tener alguna justificacin en la listis contestatio, a partir del establecimiento de la extraordinaria cognitio dicha teora careci de
toda sustentacin.

Es evidente que nada resulta ms contrario a la Naturaleza del Proceso que la Figura del Contrato. El proceso jurisdiccional no requiere un acurdo previo entre las partes, para que pueda iniciarse y desarrollarse ante el juzgador. La obligacin de las partes de sujetarse al proceso y a la Sentencia que dicte el juzgador deriva del imperio mismo de la Ley.

La crtica ms contundente a esta teora ha sido la expresada par COUTURE: slo subvirtiendo la Naturaleza de las cosas es posible ver en el proceso situacin coactiva, en la cual un litigante, el actor, conmina a su adversario, aun en contra de sus naturales deseos, a contestar sus reclamaciones, el fruto de un acuerdo de voluntades.