Está en la página 1de 2

SEMIOTICA: INTRODUCCION AL DISCURSO

Segn algunos autores Fidel Castro ha pronunciado ms de veinte mil discursos a lo largo de su agitada y controvertida vida poltica. Es uno de los personajes que mas escenario internacional ha tenido dentro de los pases latinoamericanos; no solo por ser cuba el nico pas comunista de la regin sino tambin por sus continuos roces con Estados Unidos de Amrica sino por la independencia poltica y econmica que tienen frente al vecino poderoso.

Los discursos de Fidel Castro tienen en su mayora como tesis central la inequidad social, el abuso de los poderosos y como planteamiento de liberacin el discurso revolucionario. Es considerado as mismo uno de los grandes oradores de mediados del siglo XX. Todava tiene el rcord del discurso ms largo jams pronunciado en las Naciones Unidas, el mismo fue iniciado con una incumplida promesa: "Aunque tenemos fama de hablar largo, no se preocupen. Haremos todo lo posible para ser breves"

Fidel ha sido un personaje que ha dicho ms palabras en pblico que cualquier lder poltico de cualquier poca y sus discursos estn llenos de vehemencia y conciencia social, brindando ms de veinte mil discursos a diferentes receptores en mltiples escenarios alrededor del mundo.

Es evidente que la mayora de los discursos de Fidel Castro siempre han sido previamente preparados y eso se evidencia en lo elocuente de sus palabras y lo contundente de su retrica, sin contar la fuerza de ellos reside en su gran capacidad de persuasin evidenciada en gobernar un pas entero por mas de medio siglo y con enemigos tan poderosos y tan cercanos.

Es indudable que una de las armas mas poderosas con las que ha contado Fidel castro son las Palabras y la Semitica utilizada en su discurso. Su imagen personal le da fuerza a su discurso (es habitual ataviarse con uniforme militar en

sus discursos mas importantes) haciendo referencia a su pie de lucha en contra de las oligarquas en defensa de las clases sociales mas pobres y la referencia al uso de las armas como mtodo de coaccin para acceder a los derechos inalienables del ser humano.

EPIGRAFE:

Basta ya de la ilusin de que los problemas del mundo se pueden resolver con armas nucleares. Las bombas podrn matar a los hambrientos, a los enfermos, a los ignorantes; pero no pueden matar el hambre, las enfermedades, la ignorancia; no pueden tampoco matar la justa rebelda de los pueblos