1

2

“Luna en mi lectura”, de Amancio de Lier © 2013 Francisco Javier De León Figueroa (Amancio de Lier) Prólogo de Adriana Bañares Camacho Todos los derechos reservados. Editado digitalmente por Groenlandia con permiso de su autor. Directora: Ana Patricia Moya Rodríguez Corrección: Ana Patricia Moya Rodríguez Maquetación: Ana Patricia Moya Rodríguez Diseño: Felipe Solano (Portada y contraportada) \ Ana Patricia Moya

Depósito legal: CO 108 - 2013
Córdoba (España) \ Sonora (México) 2013

3

Desde la habitación de P. siempre se veía la Luna. P. no dormía por las noches. Se las pasaba escribiendo poemas y dibujando. Reposaba la vista en la ventana, mirando la Luna. P. se mudó a un primero. P. me dijo, una de las primeras veces que fui a visitarla, desde mi balcón no se ve la Luna. P. estaba triste. Necesitamos una luz para crear pero el Sol me ciega. Quiero una luz de bajo consumo, una Luna. Escribo con luz de Luna, pinto con luz de Luna y tengo a la Luna en mi lectura como un foco que me guía entre palabras. El mejor momento para trabajar es la noche, dice P. No hay llamadas. Hay silencio. La noche es una sala de aislamiento, dice P. Pero no bajes las persianas, P. No bajes las persianas. Desde mi balcón no se ve la Luna, repite lacónica P. y baja la persiana. Porque entra el frío, dice. El frío es mayor si no hay una luz que nos caliente. Tras el balcón hay cuatro farolas. Es un callejón sin salida, y esto no es un tópico, es una

4

realidad. Bajo este balcón no hay salida. Hay cuatro farolas y no se alcanza a ver la Luna. Por eso P. no escribe ni pinta ni lee igual aquí. Falta alguien. Escribe: me faltas. Habla P. de distancias y se queda corta. Tengo más de cuatrocientos amigos en Facebook y nadie con quien tomar un café. P. abre el chat y habla a tiempo real con gente que está mucho más lejos que las personas a quienes echa de menos en sus poemas. Porque “ la poesía destruye”, se dicen, y comparten sus versos en mundos distintos. “ El camino

que vengo recorriendo / cruza la luna, la vía”, dice él.
Ahora mi grito está allí y el tuyo aquí. Y para todos. En esta distancia imaginada, en este mundo imaginado, en este espacio que no es, que nos suspende, la Luna puede ser sólo un dibujo de P. bajo una luz de bajo consumo enchufada a la red. La toma de tierra echa chispas y un fogonazo instantáneo

5

cierra la sesión. Desaparecen. Fuera sólo hay cuatro farolas y un muro con firmas de nadie. Pero no se ve nada porque la persiana se ha bajado al frío y a la calle. Si no hay Luna aquí no entrará nadie. Sólo la melancolía aparece en lento feed back bajo la cama. La inspiración se torna tristeza y un estoy aquí como podría estar en ningún sitio: “ en ella sólo un no

muerto, / curable sólo con la idea / de los que han muerto”. Estamos en una nube de nadies, dice P.
Nuestros poemas vuelan en la nada, en un cielo sin Luna pero lleno de luces de LED. Él aterriza aquí, sin llegar a estar nunca, y ella se acuesta soñando con una mudanza. Cuando despierte, habremos llegado a Groenlandia.

6

Adriana Bañares Logroño, Febrero de 2013
7

8

9

Tu paseo y tu silencio en otro margen... arraigados árboles rodean la ciudad; la sombra mía sienes mías conmovidas. Mi cuerpo siente una languidez, un desvelo; a solas palabras te forman. Metálica mano, hoz voz; papel espejo me estoy mirando.

10 10

Quiero darte un definitivo diamante, una vaga astronomía queme mis trenzas. Poesía poseo… camino otras voces. Azar siempre blanco, jardín sin azulejos, pájaro de humo, caja de rosas; espíritu manual ella de tinta me queda. Este mar marea... me jala – embarco -, floto páginas: voz ahogada entonces. Entonces rehago el poema y esta noche “se me quema la cabeza”.

11 11

Mi mano sentencia el polvo, donde mis ojos / enterraré. El ojo observa: <<nosotros seremos el / transparente; transparentarse – expirar -, aquí estoy, tragándonos el color, aquí estoy, todos los extremos>>. Las cosas, esta transformación. Cuando lo único es la supervivencia. Mecánica pureza el peligro que vivimos. Vivir es marcar el cuerpo, desplegado vasto la muerte. Crece sobre mi cuerpo el plumaje.

12

Muerto aquí tras las ventanas novelistas mis manos; estrujo para lastimarme. Mi historia, estos versos y estar junto al mundo, el camino un humo... Escucho una voz de mi cráneo. Conflagración en letras; diamantes pesados ascienden, el sol, el polvo y las alas son tan vagas y esfumadas. Flores blancas el paisaje; mis pasos el polvo todo lo que recorro y miro las nubes: ascender.

13

Porque la poesía destruye. Trato de levantar lo que seré... Vaivén en las manos, una peligrosa visión y aquí domina toda su gala, vestido. Un telescopio cumbre domina todos los edificios. Fuerza del mercurio del brazo de los fatigados. La poesía sumada a la hora de mí matará mis huesos, huesos cautivos, si la muerte. Porque la muerte algún día... desde hace años… sin vida.

14 14

Calles laberínticas cada día en ellas. La torre en Arizona, la luna en poesía yo: la perfección de sus cuerdas. Esqueleto de altares las extremidades, un libro desconcertante.

15 15

Noche en reflejo de Luna. Esta mano forma absoluta. Peonía brota en laberintos, hundido en el fondo de la devastación; lugar en que los autos en avance natural la noche jardines que formamos estamos desapareciendo.

16

Así es la vida de la vida y nuestras almas, y te nombré esta noche: "el Goethe favorecido"; me escribiste tus viajes de Cartago, mar donde perdías tu mirada... Y asombraba ese aislamiento que para ti, tan de – escalofrío la vieja estación. Soñé el incendio. El firmamento nos eleva. Sube la noche y yo... un juglar sobre los muertos. Horrible es el mundo, cortos los instantes. Tragos de vino a enmohecer. Noche oscurece... aquí el lugar del infierno.

17

Respirando bajo las arcas: respiración anhelante. Voces la sangre, las torres relieves oscureciéndose... lenguaje. Nosotros seguiremos mi vida el vientre a la muerte cántaro inevitable. Putas con sus ideas. Hablar vivir viviendo... Sobre la línea corregible, respirando mi vida. Anclado espacio de letras.

18 18

Decir una poética... una significación esto. Yo mismo el lenguaje: intento ser, abandonarme... en la quietud de mi cuerpo el poema asiste, estructura en algo.

19

En mi cuarto un sitio vacío. Caen de los años los techos podridos, la lluvia salta sobre mi cráneo; mi voz, mi garganta se vacía. No sabes dónde voy... hermosa prostitución.

20

Dejo estas líneas... antes de consumirme. Estoy cayendo por paredes en una sombra sombra que gotea la noche. El poema habla es la noche en la cama. Ángel mío: ¿me estas hablando? Me haces ver bien, de vicios, de máscaras... en la casa del poeta estoy y se despliega el presente, tus bellos ojos.

21

Es el lugar iluminado para nosotros el silencio; ojos extraños despiertan en mis adentros... Volverán las flores como la última vez... Entre la luz y el vértigo y la noche se llena de estrellas. Si vieras se desbordan... rendido estoy ante la eternidad, la ciencia, en humo desvanecida.

22 22

Conoce mi mentalidad en el sentido de las palabras. Al lado de la noche el abismo unos versos, la noche invadió un muerto frente a los cristales. Las hojas llovían a un seductor que merodeaba, escribía un laberinto entre los árboles. el silencio significaba el todo... sonó en palabras. Llevaba nuestros pensamientos, llevaba en el cuello una pincelada. El camino que vengo recorriendo cruza la Luna, la vía. Sus miradas se buscan cosas imprecisas.

23 23

Sin saber nada de sueños, ni de equidad de cenizas. Dijiste ver lo que fuera, si supieras quién esta aquí… Ella, la de las quemadas rosas. Me alegra nadie la oiga... Soy el melancólico bajo tu cama sin labios, sin sonrisa en lento feed back. En ella sólo un no muerto, curable sólo con la idea de los que han muerto. En el jardín – hablar con el guardián de las rosas que ya no son rosas: las miro y ahora marchitas.

24

Místicos pájaros en la víspera. Agatha Christie parte de este paisaje, de esta sala: ella violada por apóstoles del lenguaje. De literatura penetrada, de inexistencia misma.

25

Inspirador un jardín - brote - de rosas palabras. La inercia domina los lugares más descendientes de la vida. Cuando la existencia nos cubra de ceniza, de mil círculos; en cuyo centro, la mirada, es la presencia discreta de pronunciados eclipses.

26 26

27

28

Amancio de Lier 2013
29

30

Francisco Javier de León Figueroa (Amancio de Lier)
(Magdalena de Kino, Sonora, México). Poeta mexicano, heredero de la dinastía de poetas De León Torres y De León Iturbe. Inicia su formación en la biblioteca pública municipal “Eusebio Kino”. Discípulo literario del poeta Sergio Valenzuela Calderón (1941 – 2012). Es miembro del grupo Cultura Alternativa de su ciudad natal, dirigida por el Profesor Martín Cruz Alonso. Ha participado en distintas actividades literarias, ha obtenido menciones por sus textos poéticos e incluido en antologías literarias; también ha colaborado en multitud de publicaciones (“Letra Digital”, “Letras Under”, “Groenlandia”, etc). Autor de los libros “Danzas en lo oscuro” (2010) y “AutoUmbría” (2012).

31 31

32

Prólogo (por Adriana Bañares) Nuestros cuerpos Arte poética Sodio Hotel Ginebra La poesía Nocturnas personas Brujería: qué ofrecemos por Poema Impresionista Lluvia enigmática Niño de la noche Óptica el fuego Estoy en la puerta Arminta sirve cafeína Escribir una noche Anocheceres Alta noche Sobre el autor

4 10 11 12 13 14 15 16 17 18 20 21 22 23 24 25 26 31

33

34

OTROS TÍTULOS DE POESÍA
Poemas fundidos, Marchena & Amézaga El ruido de los cuerpos al caer, José Pastor González Poesía de Guerrilla, Eric Luna Herrumbre, Ana Vega La carretera roja, David González No frenes la lengua de los pájaros, Begoña Leonardo Bocaditos de realidad, Ana Patricia Moya (reedición)

(Próximamente)
Para qué sirve Jorge Barco, Jorge Barco Eso que revienta, Juan Andrés Herrera Diario de un adolescente de pelo raro, Jorge Heras García Recopilatorio de lo absurdo, Antonio Fernández Sánchez El forro, Gsús Bonilla (segunda edición) Desde momentos encapsulados, Francisco Priegue

35

36

Editorial Groenlandia www.revistagroenlandia.com http://elblogderevistagroenlandia.com.es http://www.scribd.com/RevistaGroenlandia http://issuu.com/revistagroenlandia http://es.calameo.com/accounts/1891265 También estamos en:

37

38

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful