La Iglesia que Dios Quiere (Mateo 16

)
Cristo le dio a Su iglesia el nombre de novia y esposa dejándonos así ver la estrecha relación que existía entre Su persona y la iglesia. Es sumamente importante para el cristiano entender lo que implica esta relación. Hoy día hay una gran confusión entre los creyentes acerca de cómo debe lucir una iglesia firmemente establecida sobre principios bíblicos. Pero no son solo los creyentes están confundidos sobre lo que debe ser una iglesia, sino los mismos pastores del rebaño. Muchos sucumben ante el temor de perder miembros de su congregación y han optado por negociar la verdad que por siglos ha sostenido a la iglesia. Pero esta problemática no es nueva. En el libro de Apocalipsis vemos como Cristo le pasa revista a siete iglesias y solo encuentra una a la cual no tiene que llamarle la atención. Las demás se habían desviado del camino y es exactamente lo que tristemente ha ocurrido en la iglesia de hoy día. A través del tiempo la iglesia ha sido el blanco de múltiples ataques. Estos han venido tanto de fuera como de dentro de ella misma; esto último es más triste aun, siendo los mismos cristianos que han distorsionado el evangelio y lo han convertido en algo divorciado de la verdad que Cristo predicó. Satanás, en su intento por dañar la iglesia, ha aprovechado esta coyuntura para tratar de hacer tambalear la iglesia de Cristo. Si en verdad queremos conocer la iglesia que Dios quiere debemos revisar algunos fundamentos necesarios sobre la cual ha de levantarse:
1.

El fundamento o la zapata de la iglesia; la roca sobre la cual ha de construirse. Sin lugar a dudas el fundamento de la iglesia es Cristo, el hijo del Dios viviente. Efesios 2:19 nos habla de que nosotros estamos edificando sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo Cristo Jesús la piedra angular. La ilustración de la piedra angular ofrece una idea de la solidez de aquello que Él se proponía construir. Todo movimiento religioso que no tenga a Cristo como fundamento sucumbirá ante los vientos y tempestades. En Lucas 20:18 Cristo mismo dice que “todo el que caiga sobre esta roca será hecho pedazos; y aquel sobre quien ella caiga lo esparcirá como polvo”. 2. La relación entre esa piedra angular y el resto del edificio (la iglesia). Si la iglesia habría de construirse sobre Él la iglesia no puede separarse de Él. En este sentido es incongruente ver que hoy en día hay personas que alegan mantener una relación con Cristo sin relacionarse con la iglesia. En la iglesia primitiva era inconcebible que alguien no quisiera comprometerse con la iglesia donde Dios le había colocado.

Esto ha provocado tantos escándalos que muchos han hasta llegado a dudar del futuro de la iglesia. Su primer ataque fue cuando la iglesia se unió al poder político con la conversión de Constantino en el 312 d. llegando inclusive a relegar la enseñanza doctrinal a un segundo plano. Sin embargo. En Tito 2:10 se nos manda a ser fieles en todo tiempo para adornar la doctrina de nuestro salvador Jesucristo. El Hades es la representación del reino de las tinieblas. pero Dios la preservó y la levanto con más fuerza. En estos tiempos en los que vivimos la iglesia por momentos ha olvidado que Satanás es su adversario. de lo contrario se rendirán a mitad del camino. pasando incluso mas tiempo conociendo de este que del Señor de la iglesia. 4. Para que los obreros del Reino tengan la capacidad de vivir y sufrir por Su causa es necesario que fluya el poder de Dios sobre el liderazgo de una iglesia y sobre sus miembros. La Palabra dice que las puertas del Hades no prevalecerán contra la iglesia de Cristo. Desde la eternidad pasada ya Dios conocía la clase de iglesia que quería construir. La procedencia de los ataques contra esa iglesia. Cristo levantó Su iglesia para que sacudiera las puertas del Hades y sin embargo en los últimos años ha ocurrido lo contrario y el Hades ha intentado sacudir a la iglesia. El poder de Dios solo fluye a través de vidas santificadas. Esta aseveración de Cristo nos muestra que Cristo ya sabía que Satanás intentaría detener el crecimiento de la iglesia con sus ataques. Es una iglesia en la que Él elige a sus miembros. Satanás fue cambiando sus tácticas y decide atacar a la iglesia desde adentro. el poder de la iglesia prevalecerá por que con Su muerte en la cruz Cristo desarmó todo el reino de las tinieblas demostrando que el momento más débil de Dios fue superior que todo el poderío desplegado por el reino de las tinieblas. Pero desde el comienzo de la iglesia hasta hoy no lo ha logrado. El deseo de escuchar nuevas cosas traídas por los apóstoles y profetas que surgen a diario es otro de los ingredientes que ha hecho a la iglesia desviarse. pero en otros le ha dado a Satanás una importancia tal que ha olvidado a Cristo. Más recientemente la iglesia se ha ido tras el evangelio de la prosperidad con sus señales y prodigios. Cristo es el constructor de Su iglesia. Satanás ha entretenido a la iglesia atrayéndola por medio del hambre por el poder. Esto llevo a la iglesia a una gran corrupción hasta los tiempos de Lutero. mientras más fueron perseguidos los primeros creyentes y mas sangre se derramó más crecía la iglesia. olvidando que el mismo . diluyendo el mensaje para que el inconverso no se escandalice o se ofenda. tratando de entretener a los asistentes.3. los compra con Su sangre y luego les pide que vivan una vida de santidad.C. La promesa del constructor. el dinero y la sexualidad. Sin santidad en medio de una congregación no habrá iglesia.

. la palabra comercializada. Estamos viviendo tiempos de definición. que comprado por dinero. Cristo quiere una iglesia donde los santos que la conforman estén dispuestos a decir. antes que contaminado. primero pobre.Pedro en su primera carta llama a Jesús piedra de escándalo. aislado del pecado. que escondido y retraído por temor. y primero muerto antes que negar Su nombre. ¿cómo podemos estar seguros de que la iglesia de Cristo triunfará? ¿Que garantía tenemos? La Palabra de Dios ha garantizado el triunfo de Su iglesia. Todas estas estrategias solo han logrado llenar la iglesia de gente pero no de verdaderos discípulos. antes que ser popular. la verdad cambiada. el honor vendido y la amistad traicionada. rechazado por vivir su verdad. no son para cobardes. No son tiempos para que los verdaderos discípulos se duerman en sus laureles. No! Cristo quiere una iglesia con discípulos dispuestos a enfrentar con valor los desafíos que se presenten con una entrega genuina. Los tiempos que vivimos son difíciles. Tenemos que continuar aunque la santidad de Dios sea trivializada. 5. La garantía de la Iglesia Viendo todos estos acontecimientos. primero herido por su causa.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful