P. 1
Aire Acondicionado

Aire Acondicionado

|Views: 79|Likes:
Publicado pornikoll1953

More info:

Published by: nikoll1953 on Feb 12, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/08/2013

pdf

text

original

1

1. FASE DE INVESTIGACIÓN



Almacenes Carrión es una empresa hondureña fundada en 1970 por el sr.
Vicente Carrión y su esposa Francisca Carrión para luego ampliarse hacia otros
países y entre ellos Guatemala. Tiendas Carrión dedicada a ventas clasificadas
por departamentos para caballeros, damas, niños, deportes, hogar, zapatería,
perfumería.

Este proyecto esta enfocado al diseño del sistema de ductería de aire
acondicionado en almacenes Carrión ubicada en el centro comercial plaza
zona 4. con un área aproximadamente de 5322 m², básicamente es el área a
acondicionar tomando en cuenta que el local se distribuirá generalmente en
planta baja, planta alta y un sector de bodega en la parte de atrás. Como se
menciono esta es una tienda de ventas de varios productos como ropa,
muebles, equipos, accesorios en donde tiene un movimiento de muchas
personas lo cual requiere un ambiente agradable para las personas que estén
trabajando en el lugar y para los clientes.

Almacenes Carrión adquirió este lugar en donde se encontraba ya instalado un
sistema de aire acondicionado enfriado por agua conocido como Chiller que
utiliza manejadoras para la distribución del aire. Carrión rediseño el área
comercial en donde incluye la reinstalación del sistema de ductería adecuada
para la distribución del aire dentro del recinto.

Tomando en cuenta que ya existe un equipo acondicionador este proyecto trata
entonces del diseño e instalación del sistema de ductería para la distribución de
aire acondicionado dado por cuatro manejadoras en Almacenes Carrión.
2
Antes de describir estos procesos, es necesario conocer algunos conceptos y
detalles importantes con relación a este proyecto y generalidades sobre el aire
acondicionado.


1.1 Generalidades

El Acondicionamiento del aire viene desde miles de años atrás. El hombre
descubrió el fuego como una fuente de calor, utilizaba pieles para mantener el
calor corporal y dependía del área en donde viviera, en otros lugares se usaba
abanicos para mantener la comodidad cuando hubiera calor. Un ventilador
impulsado por el agua, calderas, radiadores, hornos de aire caliente,
ventiladores mecánicos, calentadores, plantas de vapor y más, son parte de la
evolución del acondicionamiento del aire y la habilidad de lograr el confort
humano.

En el año 1894 varios ingenieros relacionados con la ventilación y calefacción
empezaron la sociedad americana de ingenieros sobre la calefacción y
ventilación con el propósito de progresar en el negocio y aumentar el trabajo de
los ingenieros en esta área. Muchos proyectos importantes fueron realizados lo
que formo parte del desarrollo de la industria del aire acondicionado. En 1904
el termino “aire acondicionado” fue designado para abarcar los tratamientos de
ventilación, calefacción y humidificación del aire.

A principios de los años 20 el aire acondicionado conquista el campo de los
cines y teatros, los cuales eran sistemas de diseño y fabricación especial
también se desarrolló el primer aire acondicionado para habitación. A finales de
los 20 se empezó a introducir en campo de la industria. El desarrollo de un
refrigerante seguro fue otro paso muy importante, Refrigerante fluoro carbono,
3
el Freón. El Freón 12 fue introducido como un refrigerante comercial, este
ayudo en el mejoramiento del diseño de muchos sistemas y a la creación de
una familia de refrigerantes según sus requerimientos de operación. En 1956 la
industria creó un sistema de numeración para clasificar e identificar los tipos de
refrigerantes utilizados por las empresas, como R-22, R-12, etc.

Los compresores también fueron parte de este desarrollo, mejorando las
revoluciones del motor, el sistema de trabajo interno, la carcasa exterior
atornillada o soldada y la capacidad en toneladas.

Acondicionadores para tienda ocupó el confort comercial como restaurantes,
tiendas de abarrotes, farmacias así también como: los de tipo ventana que
abarcaron a pequeñas oficinas, tiendas, residencias, apartamentos y sistemas
para aplicaciones en maquinarias; fueron productos introducidos después de la
Segunda Guerra Mundial.

En 1953 la industria creció en ventas pues nuevas tecnologías en el diseño de
sistemas permitieron una nueva modalidad en las instalaciones, las primeras
unidades en paquete principalmente de tipo horizontal, para montaje en
terrazas, techos o sobre una losa de concreto a nivel del piso. La desventaja
encontrada en estas unidades era la poca flexibilidad para la adaptarse
generalmente en donde se combinaba el enfriamiento y la calefacción. Para
mejorar esta adaptación se introdujo un sistema dividido el cual se formaba por
dos partes: componente de enfriamiento interior y uno de condensación
exterior. Ambas partes se conectaban mediante tuberías para refrigerante. En
este mismo periodo se introdujeron las bombas de calor que trabajaban con un
ciclo inverso en donde el calor podía ser bombeado hacia adentro o hacia fuera
del área. Estas eran utilizadas para lugares sumamente fríos pero fue
disminuyendo su popularidad por la falta de atención técnica.
4
Las unidades de calefacción por gas y de enfriamiento eléctrico para techo fué
un paso importante para la innovación, ocurrido entre los años cincuentas y
sesentas, empezando con sistemas de 2 hasta 5 toneladas colocados en
techos de bajo nivel de las estructuras comerciales y también de edificios
comerciales. Las capacidades manejadas hasta hoy son de más de 100
toneladas de enfriamiento.

Dos asociaciones de fabricantes relacionados se unieron para formar el instituto
de aire acondicionado y refrigerante (ARI) para solución de problemas comunes
creando servicios educativos y de investigación para el apoyo de la industria.
Para finales de los cincuentas varios institutos formaron una estación de
experimentos en donde llevaron a cabo muchos estudios importantes
relacionados con el flujo del calor, los efectos del aislamiento, diseño y su
eficiencia en la distribución de aire, etc., ahora tienen el nombre de Aire
acondicionado Contratistas de América (ACCA).

La sociedad americana de ingenieros sobre la calefacción, refrigeración y aire
acondicionado (ASHRAE), es otra asociación de grupos profesionales que le
ayudan al desarrollo de habilidades y a obtener oportunidades encaminadas a
temas educativos y tendencias de la industria.

El ser humano necesita mantener una sensación física cómoda en el entorno en
donde se encuentra tomando en cuenta que el cuerpo humano reacciona al
clima. Este confort se logra gracias al acondicionamiento del aire en donde su
propósito es mantener un ambiente agradable. El acondicionamiento de un
local tiene por objeto crear unas determinadas condiciones de temperatura,
humedad, movimiento del aire, control del calor y la eliminación de partículas y
gases mezclados en el aire a fin de que las personas que lo habitan tengan una
sensación de bienestar. La mencionada sensación es, principalmente, el
5
resultado del intercambio de energía entre el cuerpo humano y su entorno. Este
intercambio se produce por evaporación, convección y radiación. Podemos ver
que, únicamente en los espacios habitados, es necesario mantener las
condiciones ambientales necesarias para el confort. De hecho las normativas
sobre el acondicionamiento ya definen estos espacios, en que deben
garantizarse los criterios de bienestar, como zonas ocupadas.

La Psicometría es una parte de la física que estudia las propiedades térmicas
del aire húmedo, su regulación, medición y el efecto que la humedad produce
en los materiales y confort de las personas. La humedad contenida en el aire
modifica en gran manera las propiedades físicas del mismo e influye
enormemente en las sensaciones físicas de las personas. Se utiliza una gráfica
psicrométrica para mostrar las interrelaciones de estas propiedades. El aire
atmosférico que nos rodea es una mezcla de aire seco y vapor de agua, la que
se le llama aire húmedo. Debido a que esta mezcla de gases es la que se
acondiciona en los sistemas de control ambiental ha sido necesario comprender
como es su comportamiento.

Todo aire tiene un peso y ocupa un espacio. El aire es esencial para la
existencia de los seres vivos. Los humanos exigen, además, unas condiciones
que le garanticen la higiene del mismo. Otro factor que afecta el confort y la
salud de las personas es la calidad del aire el cual es el grado de pureza del
mismo. Esta se empeora cuando aparecen contaminantes tales como olores,
humo y partículas de polvo, o gases. Las partículas se pueden eliminar filtrando
el aire, y los gases mediante el uso de sustancias químicas absorbentes.
Contaminantes como olores o humo también pueden diluirse utilizando
ventilación exterior en el lugar. Todo aire contiene algo de humedad. Esta
cantidad está directamente relacionada con la temperatura; mientras más
elevada sea la temperatura, mayor será la cantidad de agua que se evaporará.
6
El aire se llama saturado cuando se mantiene en equilibrio en presencia de
agua líquida sin que haya traspase de uno al otro. La presión parcial del vapor
de agua contenido en este aire se llama presión de saturación y a cada
temperatura le corresponde una diferente.

La humedad absoluta es el peso de vapor contenido por unidad de volumen de
aire ó también el peso de vapor por unidad de peso de aire seco. Ambas
magnitudes tienen un escaso interés técnico. La humedad relativa es el
cociente entre el peso del vapor de agua contenido en un volumen de aire y el
peso del vapor saturado del mismo volumen. Esta expresión es la usada en
ciencia y corresponde al concepto de humedad en acondicionamiento.


1.1.1 Acondicionamiento de aire

El acondicionamiento de aire es simplemente el enfriamiento o calefacción
del aire, es el tratamiento dado al mismo en un ambiente interior con el fin de
mantener las condiciones de temperatura, humedad, limpieza y movimiento. La
temperatura del aire podemos controlarla calentándola o enfriándola. La
humedad es el contenido de vapor de agua en el aire, se relaciona como la
humidificación o deshumidificación el cual se agrega o elimina vapor de agua al
aire respectivamente. La limpieza es la calidad del aire que se controla
filtrándola para la eliminación de contaminantes no deseables por medio de
filtros y otros dispositivos o simplemente mediante la ventilación donde se
introduce aire exterior al área interior el cual dispersa la concentración de
contaminantes. Es común usar la filtración o la ventilación en una instalación. El
movimiento del aire es controlado mediante un equipo adecuado para su
distribución. El cuerpo humano genera calor el cual pasa al medio ambiente
continuamente. Cuando la persona siente calor o frió se dice que es la
7
velocidad de pérdida de calor corporal. Cuando la velocidad de pérdida de calor
es demasiado alta, se siente frió. Si es demasiado baja, se siente calor. Si esta
velocidad queda dentro de ciertos límites, se tiene una sensación confortable. El
cuerpo humano puede recibir calor por medio de la evaporación. El agua de la
piel, la transpiración, que ha absorbido calor corporal, se evapora en el aire,
llevándose el calor con ella. A la velocidad de pérdida de calor corporal la
afectan cinco factores: Temperatura del aire, humedad del aire, movimiento del
aire, temperatura de los objetos circundantes, prendas de vestir.


1.1.2 Diseño de sistemas de aire acondicionado

Se puede decir que aire acondicionado es el control simultáneo de las
condiciones de aire las cuales son la temperatura, humedad, movimiento de
aire y filtración del aire. Para el estudio de estos sistemas no hay un método
único en la aplicación del acondicionamiento del aire pues en cada instalación
requiere de cierta atención. Básicamente los pasos técnicos para realización
del estudio son:

• Estudio de planos o evaluación física.
• Cálculo de carga térmica.
• Selección del equipo adecuado.
• Diseño del sistema de conductos
• Selección de los ramales auxiliares, de las rejillas y difusores.
• Construcción.
• Instalación.
• Arranque y prueba.

8
Estudio de planos o evaluación física procede directamente de los planos y de
la información que lo facilita el arquitecto, constructor o el propietario respecto al
local, o edificio a acondicionar. En muchos casos puede que el lugar ya exista o
esta en plan de construcción. La información del cálculo de carga térmica se
obtiene de la inspección física del lugar, la observación detallada del mismo y
obtención de las dimensiones de la estructura. Acá es de interés saber como se
gana ese calor al aire dentro del local que se va acondicionar y la carga de
enfriamiento necesaria para la extracción de calor del aire. Para eso se
necesitan realizarse cálculos para conocer las cargas térmicas.

Al conocer la carga térmica que se genera en el área, se procede a seleccionar
el equipo adecuado en donde comúnmente encontramos varios tipos de
equipos de acondicionamiento como los portátiles, tipo ventana, de consola,
split, minisplit, tipo paquete, etc.

Para el diseño del sistema de ductería se encuentran usualmente casos en
donde el área a acondicionar es grande y el equipo seleccionado utilice una red
de conductos, es necesario realizar el estudio para el diseño del sistema de aire
acondicionado, selección de los ramales auxiliares, rejillas y difusores. Estos
son complementos del sistema para la distribución del aire al lugar. En la etapa
de la construcción se realiza el cálculo de materiales, elementos para soporte
del equipo, ductería y la construcción de los sistemas de conductos y piezas
para la su fijación. La instalación es la parte en donde se instala el equipo de
acondicionamiento de aire, el sistema de conductos y la soportería. Y teniendo
instalado todo el sistema completo, se procede al arranque del equipo y un
tiempo de prueba para chequear el funcionamiento general y para luego se
entregado al cliente el equipo y trabajo final.


9
1.1.2.1 Diseño de sistemas de ductería

En esta etapa se diseña el sistema de ductería adecuado y se discute la
selección y ubicación de las rejillas de suministro de aire. Los criterios de
confort humano, movimiento y circulación del aire pueden proporcionar
información importante para su planteamiento. Sin embargo, el diseño
estructural y requerimientos funcionales de los edificios normalmente afectan al
diseño en general. Comúnmente, las estructuras comerciales están construidas
de tal forma que no permiten instalar los conductos del sistema de distribución
de aire de una manera apropiada. En estos lugares el espacio es de gran
importancia, tanto el techo como el piso, cualquier obstáculo puede afectar al
efecto de distribución dentro del área. En dada situación se debe utilizar un
sistema de descarga simétrico. La remodelación de las estructuras de los
locales puede requerir una gran cantidad de trabajo para el diseñador del
sistema de acondicionamiento de aire pues debe adaptarse al nuevo diseño del
comercial. Si no es posible utilizar el sistema ideal, debe tenerse cuidado en
seleccionar y ubicar con cierto cuidado el equipo de difusión del aire. Los
fabricantes proporcionan información técnica sobre el desempeño de sus
productos, aun así no es suficiente para estos casos. La experiencia en el
diseño de los sistemas de distribución de aire es un apoyo muy importante.

Para ventilar un espacio, un recinto o una máquina, ya sea impulsando aire o
bien extrayéndole, es muy normal tener que conectar el ventilador ó extractor
por medio de un conducto, una tubería, de mayor o menor longitud y de una u
otra forma. El fluir del aire por tal conducto absorbe energía del ventilador que lo
extrae ó impulsa debido al roce con las paredes, los cambios de dirección o los
obstáculos que se hallan a su paso. La optimización de una instalación exige
que se minimice esta parte de energía consumida.
10
En la Figura 1 se representa una canalización en la que un ventilador V trabaja
haciendo circular un caudal Q de aire. Esta conducción tiene la entrada cortada
a ras, los cambios de sección cuadrados y un obstáculo O atravesado con su
forma natural. Debajo se ha representado una gráfica de las presiones totales P
que van produciéndose a lo largo como pérdidas de carga y que debe vencer el
ventilador. Las zonas sin sombrear indican los espacios vacíos de aire y la
aparición de torbellinos en el flujo. El consumo de un ventilador es
directamente proporcional a la presión total P a la que trabaja, por esa razón se
debe de cuidar el diseño de la canalización, de no ser así, puede darse el caso
de gastar un porcentaje más de energía del necesario.

Figura 1. Representación de una canalización


Fuente: Manual práctico Solery Palau
El flujo del aire se llama laminar cuando su trayectoria es uniforme, las líneas de
aire son paralelas y bien definidas. El flujo es turbulento cuando la trayectoria
de las partículas del fluido es irregular, constantemente cambiante con la
aparición y desaparición de innumerables torbellinos. Calculando un número,
llamado de Reynolds, que comprende la densidad del fluido, el diámetro del
11
conducto, la velocidad y la viscosidad, puede conocerse qué régimen
tendremos dentro de un conducto. Por debajo de 2.100 será laminar y, por
encima de 4.000, manifiestamente turbulento. En ingeniería de ventilación, por
razones de economía en la sección de las instalaciones, los regímenes de los
flujos de aire siempre son turbulentos.

Se deben calcular las pérdidas de presión en sistemas de conductos para
determinar la capacidad de los ventiladores, verificar el funcionamiento del
sistema y balancear las cantidades de aire. La presión del aire necesaria para
vencer la fricción en un conducto es la que determina el gasto de energía del
ventilador. Se define a la pérdida total de presión del sistema como la pérdida
de presión total a través del trayecto del ducto que tiene las mayores pérdidas
de presión. Este trayecto es con frecuencia el más largo, pero puede ser uno
más corto que contenga un número considerado de conexiones con grandes
pérdidas de presión. Es más sencillo trabajar con la pérdida total de presión en
lugar de pérdidas de presión estática, cuando se analizan las pérdidas de
presión en conductos. Esto proporciona una mejor comprensión de la misma
presión total disponible en cada punto del sistema, en caso de surgir problemas.
Para calcular la pérdida total de presión en el sistema, se suman las pérdidas
para cada sección de tubo recto y cada conexión en el trayecto que se haya
elegido. Se deben incluir las pérdidas de presión a través de cualquier equipo.
El fabricante proporciona los datos serpentines, filtros y difusores.

La pérdida de presión en tramos rectos se puede calcular por la fórmula de
Darcy que contempla la longitud de la conducción, el llamado diámetro
hidráulico, la velocidad y densidad del aire y el coeficiente de frotamiento que,
éste, a su vez, depende del número de Reynolds, de rugosidad de las paredes,
de las dimensiones y la disposición del mismo. Calcular la pérdida de carga con
estas fórmulas resulta difícil y con todo, solo lleva a resultados aproximados ya
12
que tanto la viscosidad, como la densidad y la rugosidad pueden variar entre
márgenes muy amplios. De ahí que la forma práctica de hacerlo es recurriendo
a tablas obtenidas de experimentos y normalizadas a base de todo el equipo
técnico y son válidos para conducciones con la rugosidad corriente en
materiales normalmente usados, como lámina galvanizada, fibra de vidrio
rígida, etc. Los sistemas de ductería dejan escapar aire en las uniones, a esto
se le conoce como fugas de aire. Desafortunadamente, muchos sistemas tienen
pérdidas demasiado grandes debidas a instalaciones defectuosas. Sin
embargo, con un trabajo cuidadoso se deben limitar las fugas de aire al 5% de
los CFM totales. Si los conductos están fuera del espacio acondicionado, el
efecto de las fugas se debe sumar a la ganancia de calor. Si el aire escapa
hacia el recinto acondicionado, entonces efectúa un trabajo útil de enfriamiento,
pero se debe tener cuidado para que no se difunda hacia lugares equivocados.
Se les llama conexiones de conductos a los cambios de dirección como codos,
transiciones, nudos, que forman parte de estos sistemas. Las pérdidas de
presión para estas conexiones se pueden expresar por el procedimiento
llamado método de coeficiente de pérdidas el cual es el que se usara para este
diseño respectivo. En un sistema de conductos en donde se encuentra una
transición y ramal combinados, la pérdida de presión en el ducto recto principal
y en el ramal son separadas, y el valor de cada una depende de la forma. Si es
importante mantener al mínimo las pérdidas.

Figura 2. Conexión de dos ramales


Fuente: Elaboración propia
13
En este caso, en general, se puede omitir la pérdida de presión por el tramo
recto, y se calcula la pérdida de presión en el ramal, como si fuera un codo. Si
la sección del conducto no es circular, caso frecuente en instalaciones de
ventilación en donde se presentan formas rectangulares o cuadradas, es
necesario determinar antes la sección circular equivalente, esto es, aquella que
presenta la misma pérdida de carga que la rectangular considerada. El diseño
rectangular es usualmente aplicado a los sistemas de ductería por tener la
facilidad de ajustarse a la estructura del establecimiento variando sus
dimensiones laterales manteniendo la capacidad del conducto. A primera vista
parecería que el ducto redondo equivalente tendría la misma área de sección
transversal que uno cuadrado, para tener la misma pérdida por fricción. Esto no
es exacto. Un ducto rectangular con la misma pérdida por fricción tendrá una
mayor área que un ducto redondo. Esto se debe a su forma rectangular, que
tiene una mayor relación de superficie de ducto con área transversal, por lo que
causa mayor fricción. Este problema empeora a medida que aumenta la
relación de aspecto. Esta es la relación de las dimensiones de los dos lados
adyacentes de un ducto rectangular. Como regla general, las relaciones de
aspecto de los conductos rectangulares deben ser tan bajas como sea posible
para mantener razonablemente bajas las pérdidas por fricción, evitando así un
exceso de consumo de energía. Una relación de aspecto ascendente quiere
decir también que se usa más lámina metálica y por lo tanto que el sistema será
más costoso. El espacio disponible para los conductos horizontales esta
limitado con frecuencia debido a la profundidad de los cielos rasos suspendidos,
que a veces obliga a usar altas relaciones de aspecto.

Las canalizaciones de aire no siempre se componen de ramales rectilíneos sino
que a menudo se presentan cambios en su trayectoria que obligan al uso de
codos, desviaciones, entradas, salidas, obstáculos, nudos, etc. Todos los
cuales ofrecen resistencia al paso del aire provocando pérdidas de carga. Para
14
conocer la resistencia total de un sistema de conductos será necesario calcular
las pérdidas de cada uno de tales conexiones y sumarlas a las de los tramos
rectos.

Figura 3. Conexiones


Fuente: Elaboración propia

1.1.2.2 Dimensionamiento de conductos

Para cada área se debe considerar una cantidad de aire, en ello va incluida
la capacidad equivalente y caudal necesaria. Encontramos varios métodos por
el cual se puede dimensionar los conductos como el método de igual fricción el
cual se utiliza en este proyecto, el método de recuperación estática y por medio
de ductulador.

1.1.2.2.1 El método de igual fricción

La base de este método de dimensionamiento de conductos es que se
selecciona un valor para la pérdida de presión por fricción por longitud de ducto,
y se mantiene constante para todas las secciones de ducto del sistema. El
15
valor que se selecciona se basa en general en la velocidad máxima permisible
en el conducto cabezal que sale del ventilador, para evitar demasiado ruido.

Este método consiste en:
• Selección de un valor de pérdida de presión por fricción por longitud de
ducto. Para este diseño se utiliza el valor de Hf/100pies = 0.1 pulgadas.
• Selección de valor de caudal máximo permisible.
• Diseño de ductería usando graficas, tablas y formulas.

Las pérdidas de presión en conductos largos se expresa de la siguiente forma:
Hf = (Hf/100) x L (pulgadas de agua), en donde L es la longitud del ducto en
pies, Hf/100p son las pérdidas por fricción en pulgadas de agua por 100 pies de
largo.
Las pérdidas de presión en conexiones de conductos se expresa de la siguiente
forma: Hf = C x (V/4000)² (pulgadas), en donde C es el coeficiente de fricción,
V es la velocidad de aire en pies/minuto, Hf es la pérdida de presión en
pulgadas.
Las pérdidas de presión en transiciones se expresa de la siguiente forma:
Hf = 1.1 [(Vo/4000)² - (Vf/4000)²](pulgadas) en donde Vo es la velocidad de
entrada a la trancisión y Vf es la velocidad de salida en la transición.

Figura 4. Transición


Fuente: Elaboración propia
16
La grafica de la Figura 5 representa las pérdidas por fricción para flujo de aire
en conductos redondos de lámina galvanizada. También se usa la grafica de la
Figura 6 para encontrar la equivalencia del diámetro de ducto redondo para
obtener un conducto rectangular. Estas graficas son adecuadas para conductos
de acero galvanizado con flujo de aire normal y un promedio de 40 uniones por
cada 100 pies.

Figura 5. Pérdidas por fricción de flujo de aire a través de ductos
redondos de lámina galvanizada



Fuente: Pita Edgard G. Acondicionamiento de aire principios y sistemas. Pág. 234
17
Figura 6. Diámetros de ductos redondos equivalentes



Fuente: Pita Edgard G. Acondicionamiento de aire principios y sistemas. Pág. 236






18
Figura 7. Pérdidas de presión en conexiones de ductos



Fuente: Pita Edgard G. Acondicionamiento de aire principios y sistemas. Pág. 239














19


1.2 Datos del equipo de aire acondicionado

El sistema de acondicionamiento de aire esta comprendido por un chiller
Carrier modelo 30GX-136---630CA enfriado por agua, utiliza dos bombas marca
Bell&Gossett de 10 Hp y un sistema de tubería para el circuito del agua
distribuido a cuatro manejadoras Carrier de modelo 39THWQAA. El chiller
trabaja con refrigerante HFC-134a y dos compresores de tornillo semi-hemético
lo cuales son elementos principales que comprenden al sistema.

Figura 8. Chiller Carrier






20
Figura 9. Dimensiones del Chiller Carrier



Fuente: Manual técnico Chiller Carrier, series 30GX-6SB
21
Figura 10. Diagrama general del sistema de la unidad Chiller


Fuente: Elaboración propia




22
El funcionamiento de este sistema contiene los mismos principios de
refrigeración. La unida exterior llamada Chiller contiene los elementos para
formar el circuito frigorífico común, por medio de dos intercambiadores de calor,
se enfría el agua succionada de un tanque de abastecimiento. El agua es
transportada hacia las cuatro manejadoras en donde en cada una contiene
ventiladores centrífugos que hacen transportar el aire a través de serpentines e
impulsarlos hacia el sistema de ductería. Las manejadoras utilizan un
ventilador centrífugo, es de mayor uso, por tener una gran eficiencia para mover
grandes o pequeñas cantidades de aire. Estos tipos de ventiladores contienen
un impulsor giratorio montado en una carcasa con forma de caracol, dándole
energía al aire. Las aletas del impulsor pueden ser rectas o curvas hacia
delante o hacia atrás. Su diseño es dependiente de las aletas del impulsor y de
más características.

Figura 11. Ventiladores centrífugos


Fuente: Elaboración propia

Estas unidades están preparadas para presiones diferenciales de 8 pulgadas
columna de agua de caída de presión estática, con fugas de aire menores
permisible de 1% del flujo de aire nominal de pérdida.
23
Poseen amplias puertas de acceso a la sección de ventilación permite darle
servicio al motor o incluso removerlo de manera fácil. El arreglo del ventilador
provee amplio espacio para brindar mantenimiento a los cojinetes opuestos a
lado de la transmisión. Las secciones de filtros planos también tienen puertas
de acceso en ambos lados de la unidad para ingresar a limpiar o reemplazar los
filtros. Tienen dos paneles de acceso que permiten acceder al pleno anterior y
posterior del serpentín de enfriamiento. Todos los paneles son construidos con
un espesor de 2 pulgadas de doble pared con aislamiento interno de fibra de
vidrio.

Figura 12. Manejadoras del sistema Chiller






24
1.3 Evaluación Física del Área

Almacenes Carrión tiene su tienda de ventas en el primer y segundo nivel
del local dejando en la parte trasera un área específica de bodega. En medio
de la tienda esta un área cuadrada con un diseño decorativo y es donde están
instaladas las gradas eléctricas que comunican la planta baja y alta. En la
construcción exterior las paredes son de block, el techo es de lámina
prefabricada, dentro del local las paredes y columnas están cubiertas por tabla-
yeso, el techo es de cielo falso en los dos niveles, esta iluminado por reflectores
y candiles. El almacén tiene dos entradas, una por enfrente y otra por el lado
derecho del comercial.

El mayor porcentaje de aire esta distribuido a las tiendas y el resto hacia la
bodega. En la siguiente Figura 13 se observa la vista frontal del almacén en
donde se observa los dos niveles a acondicionar.

Figura 13. Corte frontal del local


Fuente: Elaboración propia

El aire acondicionado para la planta baja estará distribuida por las manejadoras
1 y 2 que tienen una capacidad de 15,000 CFM cada una, mientras que la
planta alta estará distribuida por las manejadoras 3 y 4 con capacidad de
20,000 CFM cada una, como se muestra en la Figura 14 al igual que los cortes
25
longitudinales A-A’, B-B’ y transversales C-C’, D-D’, para la ubicación de los
planos de los cuatro sistemas.

Figura 14. Posición de las manejadoras en el local, cortes longitudinales y
transversales del área


Fuente: Elaboración propia

El diseño de remodelación en el local será construido con base de tabla-yeso y
cielo falso. En el primer nivel se tendrá una holgura de 22 pulgadas entre el
cielo falso y techo del segundo nivel, esto quiere decir que la altura de los
sistemas de ductería utilizados para esta área no debe propasar el espacio
planteado. Y para el espacio entre el cielo falso y techo en el segundo nivel se
tendrá más de 2 metros, permitiendo así un mejor dimensionamiento de la
ductería.


26
Figura 15. Dimensiones del área en primer nivel


Fuente: Elaboración propia

Figura 16. Dimensiones del área en segundo nivel


Fuente: Elaboración propia
27
1.4 Diseño del sistema de ductería para la manejadora # 1

El caudal que esta manejadora suministra es de 15,000 CFM que equivale a
37.5 toneladas de aire. El sistema de ductería que se diseña en esta parte, ha
sido elegido para suministrar a parte del área del primer nivel del local, el cual
se supone un área de 34.2m x 59m. Pero antes de proceder con este diseño se
trata un tema importante que se refiere a la calidad del aire, las partículas
encontradas en el y de los elementos para poder purificarlo.

El aire exterior se compone principalmente de dos elementos, Oxígeno y
Nitrógeno, y otros gases cuyas proporciones se presentan en la Tabla I. Si
estos gases no sobrepasan los valores de la Tabla II, puede considerársele aire
limpio. Desgraciadamente los valores se disparan, sobre todo en las grandes
ciudades, derivando a aire contaminado, como aparece en la segunda columna
de la misma tabla.

Tabla I. Componentes del aire seco

Componentes del aire seco
(1’2928 Kg/m³, a 0 °C 760 mm)
Símbolo En volumen % Contenido en el aire g/m³
Nitrógeno N2 78,02 976,30
Oxígeno O2 20,94 299,00
Argón Ar 0,934 16,65
Anh. Carbónico CO2 0,0315 0,62
Otros 0,145 0,23
100,00 1292,80

Fuente: Manual práctico Solery Palau




28
Tabla II. Aire contaminado

Aire limpio g/m³ Aire contaminado g/m³
Medida anual en una gran ciudad
Óxido de carbono CO máx. 1000 6.000 a 225.000
Dióxido de Carbono CO2 máx. 65.10x4 65 a 125.10x4
Anhídrido Sulfuroso SO2 máx. 25 50 a 5.000
Compuesto. de Nitrógeno NOx máx. 12 15 a 600
Metano CH4 máx. 650 650 a13.000
Partículas máx. 20 70 a 700

Fuente: Manual práctico Solery Palau

Como es conocido, ventilar es sustituir una porción de aire interior que se
considera indeseable por su pureza, temperatura, humedad, olor, etc., por otro
exterior de mejores condiciones. Pero si el aire exterior está contaminado será
necesario recurrir a depurarlo para retener los elementos contaminantes. Con la
crisis del petróleo en 1.973, todos los países industrializados establecieron
normas para contener el consumo energético, especialmente el de calefacción y
refrigeración. Se aumentó el poder aislante de muros y cubiertas y se mejoraron
los cierres de puertas y ventanas para evitar las pérdidas por convección.
Aparecieron, en suma, los edificios herméticos, dotados de sistemas mecánicos
de ventilación. Pero, para contribuir al ahorro de energía, se recicló parte del
caudal de aire extraído en porcentajes crecientes hasta llegar a límites
exagerados. Además, si las instalaciones no se limpian y desinfectan de forma
regular, como es habitual, ayudaran a la difusión de contaminantes y
microorganismos por todo el recinto.

Una persona satisfecha por haberse aislado del exterior con una ventana
hermética, evitando la entrada de contaminantes, polvo y ruido, al poco tiempo
empieza a sufrir alergias, irritaciones, escozores de ojos y jaquecas.
29
El hombre moderno pasa más del 80% de su tiempo dentro de locales cerrados
y los factores enumerados tienen consecuencias inmediatas: aumentan las
enfermedades alérgicas y pulmonares y crecen enormemente la rapidez de
difusión de las infecciosas entre los usuarios de un mismo lugar, sobre todo si
disponen de instalación de aire acondicionado. Diversas causas concurren a
ello pero se ha señalado como la principal e indiscutible una ventilación
insuficiente, inadecuada. Pero aparte de los problemas de salud que puede
acarrear un sistema de aire acondicionado con mala conservación, poca
limpieza y escasez de buena calidad de aire, múltiples causas contribuyen a
contaminar el aire interior del edificio.

Antiguamente se consideraba que sólo el ser humano con la expulsión de
anhídrido carbónico de la respiración y el desprendimiento del olor corporal era
el causante del deterioro de la calidad del aire. Hoy en día se sabe que los
componentes orgánicos volátiles que se desprenden de muebles, pinturas,
adhesivos, barnices, combustibles, materiales higiene personal y de limpieza
del hogar, contaminan de forma importante el aire interior: Insecticidas,
raticidas, combustión directa dentro de la habitación, aerosoles, detergentes,
ropa de la tintorería que se airea en casa, el humo de tabaco y, también, los
ambientadores con los que se quiere disimular el ambiente cargado.

Un grupo muy importante de contaminadores son los materiales de
construcción entre los que destacan el formaldehído de los aglomerados de
madera unidos con resinas y algunos aislantes. Diversas normativas han venido
en establecer que la ventilación necesaria para proporcionar un ambiente
higiénico a los ocupantes de un espacio cerrado es del orden de los 7,5 litros
por segundo por persona como mínimo. Según sea la función del local
considerado salón para fumadores, salas de hospitales, bares, etc. este valor va
en aumento hasta alcanzar más del doble o el triple. Pero como tales caudales
30
entran en conflicto con el ahorro de energía, sobre todo calefacción, se ven
reducidos cayendo al extremo opuesto.

En la Tabla III se reproduce de una investigación sobre 350 edificios y las
causas de las quejas por la calidad de aire interior.

Tabla III. Causas de insatisfacción por la calidad de aire interior

Causas de insatisfacción por la calidad de aire interior Numero de
edificios
estudiados
% Causas Origen
50 Ventilación deficiente * Poca renovación del aire
* Mala distribución del aire
* Temperatura y Humedad
inadecuadas
Aire puro
350 28 Contaminantes interiores * Humo de tabaco
* Partículas desprendidas
* Dióxido de carbono
* Humedad
* Otros

11 Contaminantes aire exterior * Polvo
* Tubos de escape vehículos
* Polen

11 Desconocida

Fuente: Manual práctico Solery Palau

El diseño de los sistemas de ventilación y aire acondicionado debería tener en
cuenta la facilidad de limpieza y desinfección regular de equipos y conductos.
El aire que respiramos contiene partículas en suspensión, se le conoce como
polvo en general, que pueden aumentar considerablemente debido a los
procesos industriales. Mantener la cantidad de estas partículas dentro de unos
límites razonables es una de las operaciones a que debe someterse el aire,
tanto para prevenir posibles enfermedades como evitar inconvenientes en tales
procesos e imperfecciones en útiles o máquinas.
31
En la tabla IV se muestra distintos tipos de polvo y el tamaño de las partículas
que pueden encontrarse en suspensión. El aire es expresado en µm (micras).

Tabla IV. Tamaño de partículas

Tipo de Polvo µm
Polvo de la calle 0.5
Polvo de explosiones 1.4
Polvo de fundición 1/200
Corte de granito 1.4
Neblina 1/40
Cenizas volantes 3/70
Carbón pulverizado 10/400

Fuente: Manual práctico Solery Palau

En la tabla V se presenta el tamaño de partículas para las de tipo polvo de la
calle según sea el ambiente considerando la concentración del mismo.

Tabla V. Polvo de la calle

Tamaño partículas µm Porcentaje %
0-5 39
5-10 18
10-20 16
20-40 18
40-80 9

Fuente: Manual práctico Solery Palau

Entre los dispositivos utilizados para depurar el aire encontramos dos grupos
principales: Filtros de aire y Separadores de polvo.


32
1.4.1 Distribución de caudal de aire

Esta manejadora tiene una capacidad de flujo de aire de 15,000 CFM el
cual el aire es distribuido en su totalidad hacia la planta baja cubriendo a un
50% de la zona. Tomando en cuenta que el equipo esta en una parte alta del
local y que es seleccionado para suministrar parte del área en el primer nivel, el
diseño de este sistema se ha establecido de tal forma que se lleve a través del
techo del segundo nivel y entre al área del primer nivel para colocar sus
ramificaciones. Para la distribución de este caudal se a elegido 30 salidas con
500 CFM de capacidad cada uno, transportados por ducto flexible de 10
pulgadas de diámetro. La altura máxima que tendrá este sistema es de 18
pulgadas y con variabilidad en el ancho de los ductos. Se ha escogido
difusores de 24”x24”. La distribución de caudal de aire ha sido seleccionada
según el diseño del local.

Figura 17. Distribución de aire para el sistema # 1


Fuente: Elaboración propia


33
1.4.2 Dimensionamiento de conductos y conexiones

Tabla VI. Dimensionamiento de conductos y conexiones para el sistema #1








34
Figura 18. Plano del sistema de ductería para la manejadora # 1


Fuente: Elaboración propia
35
1.4.3 Cálculo de caída de presión

Tabla VII. Cálculo de pérdida de presión para el sistema # 1








36
1.5 Diseño del sistema de ductería para la manejadora # 2

Esta manejadora suministra un caudal de 15,000 CFM que equivale a 37.5
toneladas de aire. Esta manejadora esta ubicado al lado opuesto de la
manejadora # 1 y el sistema de ductería diseñado, suministra la otra parte del
área del primer nivel del local que corresponde a un área de 34.2mx59m y de
esa forma se completa los dos sistemas para acondicionar el primer nivel del
almacén. Antes de continuar con el diseño, se presenta información referida a
los elementos que filtran el aire para evitar que entre al ambiente acondicionado
las partículas y el polvo.

Los filtros de aire son dispositivos diseñados para reducir la concentración de
las partículas que se encuentran suspendidos en el aire. El tipo de filtro a
emplear dependerá del tamaño de las partículas a separar tal como se muestra
en la figura 1, así:

- Para la separación de virus y partículas de tamaño molecular se utilizan filtros
de Carbón Activo.
- Para separar hollín y el humo de tabaco deben utilizarse filtros Electrostáticos.
- Para separar polen y polvo deben utilizarse filtros Húmedos o Secos.

Otra característica a tener en cuenta cuando quieran emplearse filtros es que la
concentración de partículas en el aire no debe ser demasiado elevada, pues de
otro modo el filtro quedará colapsado rápidamente con lo que el mantenimiento
de la instalación sería muy molesto.
El límite superior de concentración de polvo en el aire para poder emplear filtros
es de 35 mg/m³, utilizando los filtros húmedos o secos.


37
Figura 19. Tipos de filtros y diámetros de las partículas



Fuente: Manual práctico Solery Palau

Los Filtros húmedos son llamados también viscosos, consisten en un montura
filtrante de material metálico o fibra que está impregnado de una materia
viscosa como aceite o grasa, ver Figura 20. Si se observa un filtro de este tipo
veremos que en el lado de entrada del aire el material es mucho menos tupido
que en el lado de salida, con esta disposición se consigue aumentar la vida del
38
filtro ya que las partículas que quedan primeramente retenidas son las de mayor
granulometría y el aire que llega a las sucesivas capas es cada vez más puro.

Figura 20. Filtro Húmedo


Fuente: Manual práctico Solery Palau

Tabla VIII. Características de un filtro húmedo



Fuente: Manual práctico Solery Palau
39
Los Filtros secos están formados por un material fibroso o por un lecho de fibras
finas a través del cual se hace pasar el aire, ver Figura 3. El rendimiento
aumenta a medida que la porosidad del material es menor. Permiten una
velocidad de paso del aire más reducida que los filtros húmedos al mismo
tiempo que su duración es menor. Por el contrario el precio unitario es más
económico. A fin de aumentar la superficie de paso del aire suelen colocarse en
forma de V. En la tabla IX pueden verse las principales características de este
tipo de filtros. El material de las fibras que forman el filtro deberá escogerse
según sea el ambiente que debe purificarse, la temperatura del mismo y las
solicitaciones físicas a que estará sometido. En esta tabla se resumen las
características que podemos esperar de distintos materiales utilizados para la
construcción de filtros. Otras características a tener en cuenta al seleccionar un
filtro serán: la pérdida de carga del mismo, el rendimiento así como el
incremento que experimenta la pérdida a medida que aumenta el contenido de
polvo del mismo.

Figura 21. Filtro seco



Fuente: Manual práctico Solery Palau


40
Tabla IX. Comportamiento de un filtro seco



Fuente: Manual práctico Solery Palau

Si regresamos a Figura 19 se podrá observar cuando las partículas tienen un
diámetro de grano superior a 1mm pueden emplearse medios mecánicos para
su separación. Para este caso se le denominara como proceso de separación
de polvo.

Los separadores de polvo pueden clasificarse de la siguiente manera:

- Separadores por gravedad: Se utilizan cuando las partículas son de gran
tamaño. Los más típicos son las cámaras de sedimentación.

- Separadores por fuerza de inercia: En este tipo de colector se utiliza el
principio que la masa efectiva de las partículas puede incrementarse mediante
la aplicación de la fuerza centrífuga. El tipo más característico es el ciclón.
41
- Separadores húmedos: Utiliza el agua para evitar que las partículas vuelvan a
la corriente de aire.

En la Tabla XI se han presentado los principales parámetros que pueden ser
de utilidad al escoger un separador de polvo, pudiéndose comparar, en la
misma tabla, con los que definen los filtros de aire.

El filtro opone una resistencia al paso del aire originado una pérdida de presión,
expresada en Pascales o mm c.d.a., que deberá vencer la presión del ventilador
que impulse aire a través del mismo. Esta pérdida de presión es inicial, con el
filtro limpio, o bien final recomendada, que es cuando el filtro debe limpiarse o
reponerse por otro nuevo. Para mantener el caudal de aire uniforme debe
preverse el aumento de pérdida de presión a medida que se satura el filtro, a
través de una regulación de la velocidad del ventilador o bien por compuertas
graduables.

Un sistema u otro de filtraje supone una mayor o menor pérdida de presión y
por consiguiente un mayor o menor costo de mantenimiento. Los filtros de alta
eficiencia lógicamente son los que mayor pérdida de presión provocan, por lo
que debe escogerse en el proyecto la eficiencia justa y no más.









42
Tabla X. Selección de separadores y filtros



Fuente: Manual práctico Solery Palau


1.5.1 Distribución de caudal de aire

Esta manejadora tiene una capacidad de flujo de aire de 15,000 CFM el cual
distribuye el aire en su totalidad hacia la planta baja cubriendo a un 50% de la
zona, complementando el área total del primer nivel. Esta manejadora esta
ubicada al lado opuesto de la manejadora #1 a una gran altura en el área de
bodega. Su sistema de ductería será transportado hacia el local para la
43
distribución del aire. Se han elegido 20 salidas de 500 CFM cada una,
transportados por ducto flexible de 10 pulgadas de diámetro ubicados en
difusores de suministro con dimensiones de 24”x24”, también 2 salidas de 1,000
CFM cada una con rejillas de suministro de 16”x12” y 2 salidas de 1,500 CFM
cada una con rejillas de suministro de 24”x12”. Al igual que el sistema anterior,
la altura máxima de los ductos es de 18 pulgadas, el cual no permite mantener
de forma cuadrada los ductos por motivo de la estructura y diseño de las
instalaciones.

Figura 22. Distribución de aire para el sistema # 2



Fuente: Elaboración propia





44
1.5.2 Dimensionamiento de conductos y conexiones

Tabla XI. Dimensionamiento de conductos y conexiones para el
sistema # 2











45
Figura 23. Plano del sistema de ductería para la manejadora # 2



Fuente: Elaboración propia


46
1.5.3 Cálculo de caída de presión

Tabla XII. Cálculo de pérdida de presión para el sistema # 2










47
1.6 Diseño del sistema de ductería para la manejadora # 3

Esta manejadora esta ubicada al lado de la manejadora #1, tiene una
capacidad de 20,000 CFM que equivale a 50 toneladas de aire. El aire
acondicionado impulsado por esta unidad es para el 2do nivel en su mayoría de
área el cual corresponde a 60mx60m. Para el diseño de un sistema de aire
acondicionado implica muchas cosas y entre ellas aparecen ciertas
designaciones para encontrar algunos valores y conceptos para encontrar
resultados, además es de gran importancia conocer el comportamiento del aire
dentro de un local y su movimiento natural.

El aire se manifiesta como envoltura gaseosa de la tierra no es una masa de
gases en reposo sino que constituye una delgada capa fluida y turbulenta
removiéndose variablemente debida a grandes cambios de térmicos. Al
desplazamiento masivo de grandes porciones de aire con una cierta velocidad y
dirección común se le llama Viento. A las desordenadas y continuas
alteraciones en la velocidad de masas del aire que se desplaza se le llama
Turbulencia.

La velocidad del aire influye en el confort de las personas principalmente por
dos causas: la continuidad del chorro sobre las mismas y el ruido que produce.
Existen ciertas designaciones que son las más comúnmente aceptadas en
ventilación, distribución y difusión de aire. Entre ellas están: Alcance, chorro
axial, coeficiente de descarga, difusión, difusor, caída, elevación, área efectiva,
arrastre, coeficiente de arrastre, envolvente, flujo radial, radio de difusión, aire
total, alabes, relación de alabes, aspiración.

El aire propulsado de la unidad enfriadora tiende a bajar, por esta razón los
equipos se colocan en un lugar alto. El aire cercano al chorro se mezcla por lo
48
que se debe suministrar más aire frió al recinto. A medida de que el aire frió se
mezcla con el aire del local, va cambiando su velocidad y temperatura.

En la Figura 24 se observa el comportamiento del aire impulsado por a lado de
un local. De una boca de impulsión se encuentra una velocidad de aire que
depende de la forma del área y espacio entre la succión e impulso. Así pues
hay que tener muy en cuenta que al soplar en un local, con velocidades
elevadas para que el chorro alcance distancias convenientes, las personas o
animales que ocupan el mismo toleren la corriente de aire.

La impulsión debe arrastrar aire del ambiente y mezclarse con el mismo fuera
de la zona de ocupación para llegar a una velocidad terminal que luego no
moleste a los habitantes.

Hay que tener en cuenta también que los movimientos de aire en un local en el
cual se introduce depende, no solamente de la velocidad de proyección del aire
soplado, sino también de las diferencias de la temperatura más elevada del aire
introducido como del enfriamiento del aire a lo largo de las paredes.

Si hay algo de ventilación natural, en invierno el aire exterior penetra por la
parte baja del local y empuja hacia arriba el aire interior.








49
Figura 24. Comportamiento del aire impulsado a un costado de un local



Fuente: Manual práctico Solery Palau

La posición relativa de las bocas de impulsión y la de aspiración pueden ser
muy diversas y es importante disponerlas adecuadamente para obtener una
buena difusión de aire. En la Figura 25 muestra cuatro de las más usuales para
locales de dimensiones discretas.








50
Figura 25. Comportamiento del aire en un local con diferentes posiciones
de impulsión y aspiración



Fuente: Elaboración Propia

Los chorros de impulsión tienden a pegarse a las paredes y recorrer distancias
largas antes de desprenderse y caer. Para ello las bocas deben estar muy
próximas al techo. También las unidades pegadas a las paredes, pueden
aprovechar este efecto de repartimiento, descargando verticalmente y siguiendo
luego el chorro adherido al techo. Pero el efecto queda anulado cuando lo
intercepta un obstáculo, una viga atravesada o una luz que sobresale, o una
columna lo suficiente ancha que se oponga, ver Figura 26. Hay que elegir el
lugar de impulsión colocándolo, cuando sea posible, con el chorro paralelo al
obstáculo o soplar pasado el mismo.



51
Figura 26. Comportamiento del aire en un local con obstáculos


Fuente: Elaboración propia

1.6.1 Distribución de caudal de aire

Esta manejadora tiene una capacidad de flujo de aire de 20,000 CFM el cual
distribuye el aire en su totalidad hacia el segundo nivel cubriendo a un 80% de
la zona. La distribución del aire será aplicado por medio de 40 salidas de 500
CFM cada una, llevados con ducto flexible de 10 pulgadas de diámetro y
colocado en difusores de 24”x24”. Entre el cielo falso y el techo del local se
encuentra un espacio amplio el cual permite llevar un tamaño adecuado en los
ductos, preferiblemente de tamaño cuadrado. En la Figura 27 se muestra la
forma general de la distribución del aire a esta parte del local.

Figura 27. Distribución de aire para el sistema # 3


Fuente: Elaboración propia
52
1.6.2 Dimensionamiento de conductos y conexiones

Tabla XIII. Dimensionamiento de conductos y conexiones para el
sistema # 3






53
Figura 28. Plano del sistema de ductería para la manejadora # 3



Fuente: Elaboración propia





54
1.6.3 Cálculo de caída de presión

Tabla XIV. Cálculo de pérdida de presión para el sistema # 3







55
1.7 Diseño del sistema de ductería para la manejadora # 4

El caudal suministrado por esta manejadora es de 20,000 CFM equivalente a
50 toneladas de aire. El sistema de ductería de esta unidad esta diseñado para
distribuir el aire acondicionado a la parte restante del segundo nivel del local y
en la mayor cantidad para el acondicionamiento en el área de bodega. Los
elementos de difusión son muy elementales por ser parte del sistema de
ductería ya que ellos dan la dirección de flujo y se acoplan al diseño interior del
local. Los difusores de salida son parte de los sistemas de conductos en donde
su función es darle una mejor distribución al aire y evitar que el aire que sale a
alta velocidad entre directamente al lugar ocupado.

Estos difusores se clasifican según la posición de instalación como los difusores
cerca o en el techo que descargan el aire horizontalmente, los difusores cerca o
en el piso que descargan el aire verticalmente en forma dispersante o directa,
los difusores cerca o en el piso que descargan el aire horizontalmente y los
difusores cerca o en el techo que se proyectan el aire hacia abajo
verticalmente.

Los difusores rectilíneos tienen su principal aplicación de forma mural y para
aire acondicionado. Suelen ser rectangulares desde proporciones próximas al
cuadrado hasta llegar a ser totalmente lineales de varios metros, estrechas.
Todas disponen de aletas paralelas, horizontales o inclinadas, y mayormente
fijas. Las hay regulables en inclinación y también de dos hileras superpuestas,
verticales y horizontales, que permiten regulaciones más finas.

El alcance del chorro y la dispersión del cono que forman sus filetes vienen
influidos también de forma notable por la rejilla o persiana con que se haya
equipado la boca de soplo.
56
Los difusores de suelo deben colocarse en la periferia de los locales, junto a
las paredes en lugares en los que los ocupantes no se coloquen encima de
ellas y no se vean obstaculizadas por muebles o enseres. Suelen estar
empotradas en el piso y llevan aletas regulables que permitan orientar el chorro
o hacerlo divergir rápidamente y también compuertas de regulación de caudal.

La difusión del aire por medio de rejillas colocadas en el techo son muy
populares en aplicaciones comerciales y por esa razón se encuentran en varios
estilos. También son especiales por su distribución radial en todas las
direcciones y su rápida difusión permitiendo manejar grandes cantidades de
aire y mayores velocidades que la mayor parte de otros difusores.

La difusión por el techo es la mejor forma de hacerse porque está fuera de la
zona ocupada. Los difusores generalmente adoptan la forma circular o
cuadrada. Los difusores circulares están construidos por varios conos centrados
que proyectan el aire paralelamente al techo y en todas direcciones.

Los difusores cuadrados se comportan prácticamente igual que los circulares.
También los hay que descargan en sólo tres, dos o una sola dirección. Estos
difusores, cuando son de dos o una dirección se usan también en la pared.









57
Figura 29. Tipos de difusores



Fuente: Elaboración propia

Aparte de los descritos que son los principales, existen difusores de inducción,
que favorecen la mezcla del aire impulsado con el del ambiente, difusores de
techo orientales que aparte de permitir escoger la orientación de la descarga
pueden llegar a cerrar el paso del aire, de rejilla plana constituidos por una
simple malla, sistema muy primitivo, que no permite ningún tipo de regulación
ni de orientación y difusores de zócalo que revisten la forma de una rendija de
descarga a lo largo de las paredes.





58
1.7.1 Distribución de caudal de aire

Esta manejadora tiene una capacidad de flujo de aire de 20,000 CFM el cual
distribuye el aire hacia el segundo nivel cubriendo a un 20% de la zona con
5,000 CFM y hacia la bodega cubriendo el 100% del área con un caudal de
15,000 CFM. La ubicación de esta manejadora es al lado de la manejadora #2,
a la misma altura. Su sistema de ductería es adaptable para suministrar hacia
el local comercial y hacia la bodega del mismo. Hacia el área comercial se ha
elegido 10 salidas de 500 CFM cada una para completar con 5,000 CFM
utilizando ducto flexible de 10” y difusores de suministro de 24”x24”. Y para el
área de bodega se distribuye 15,000 CFM de aire por medio de 10 salidas de
1,500 CFM cada una y rejillas con dimensiones de 24”x12”. En la siguiente
figura se hace notar la forma de distribución para el sistema de esta unidad.

Figura 30. Distribución del aire para el sistema # 4



Fuente: Elaboración propia

59
1.7.2 Dimensionamiento de conductos y conexiones

Tabla XV. Dimensionamiento de conductos y conexiones para el
sistema # 4
















60
Figura 31. Plano del sistema de ductería para la manejadora # 4


Fuente: Elaboración propia

61
1.7.3 Cálculo de caída de presión

Tabla XVI. Cálculo de Pérdida de presión para el sistema # 4

















62
1.8 Resultados

Para el sistema # 1 se tiene la cantidad de 30 salidas de aire con caudal de
500 CFM cada una, un caudal máximo de 15,000 CFM en ducto de 30”x42” y
un caudal mínimo de 1,000 CFM en ducto de 12”x12” y una caída de presión de
1.018 pulgadas.

Para el sistema # 2 se tiene la cantidad de 20 salidas de aire con caudal de 500
CFM cada una, 2 salidas de 1,000 CFM, 2 salidas de 1,500 CFM, un caudal
máximo de 15,000 CFM en ducto de 36”x40” y un caudal mínimo de 1,000 CFM
en ducto de 13”x13” y una caída de presión de 1.035 pulgadas.

Para el sistema # 3 se tiene la cantidad de 40 salidas de aire con caudal de 500
CFM cada una, un caudal máximo de 20,000 CFM en ducto de 30”x55” y un
caudal mínimo de 1,000 CFM en ducto de 12”x12” y una caída de presión de
1.34 pulgadas.

Para el sistema # 4 se tiene la cantidad de 10 salidas de aire con caudal de 500
CFM cada una, 10 salidas de 1,500 CFM, un caudal máximo de 20,000 CFM en
ducto de 41”x41” y un caudal mínimo de 2,000 CFM en ducto de 16”x16” y una
caída de presión de 0.739 pulgadas.








63
2. FASE TÉCNICO PROFESIONAL



Muchos problemas que enfrentan los diseñadores, instaladores y operadores
de sistemas de acondicionamiento de aire se relacionan con problemas de la
construcción. El desarrollo de un sistema de acondicionamiento de aire para un
edificio pasa por varias etapas, que son: Diseño, instalación, operación y
mantenimiento constante, servicio.

El diseño del proyecto para un edificio de grandes dimensiones es una tarea
extremadamente complicada. Puede requerir meses o años, e involucrar a
varios grupos de personas. El diseño para una residencia privada es mucho
más simple y puede requerir tan solo de una o dos personas. El diseño para
grandes proyectos es responsabilidad de los ingenieros mecánicos. Los
sistemas eléctricos, estructurales y de tubería son diseñados por ingenieros
consultores que se especializan en sus campos respectivos. Los ingenieros
consultores también pueden llevar a cabo otras tareas como la estimación de
costos, y la supervisión en campo de la construcción. Cada una de esas tareas
se lleva a cabo con la cooperación de los arquitectos, que realizan el diseño y la
planificación general del edificio.

La coordinación del trabajo entre los arquitectos y los ingenieros es una tarea
importante y difícil. Incluye la verificación de que el equipo y los materiales que
van a instalarse no interfieran físicamente entre si. Un error en la coordinación
puede tener malos resultados.

El diseño de un sistema de acondicionamiento de aire implica determinar el tipo
de sistema que debe emplearse, calcular las cargas de calentamiento y de
64
enfriamiento, estimar los tamaños de tubería y de conductos, seleccionar el tipo
y tamaño del equipo, y planear la localización de cada pieza del equipo en la
construcción. Esta información se muestra en los planos y en las
especificaciones de acondicionamiento de aire, que sirven como instructivo para
instalar el sistema. Los planos son diseños del sistema. Las especificaciones
son descripciones por escrito de los materiales, el equipo, etc.

La construcción general de un edificio es responsabilidad del contratista
principal o general el cual obtiene un contrato concedido por el propietario, o
contratante, que puede ser una compañía de bienes raíces, dependencia
publica, escuela, etc. También puede contratar a subcontratistas como
mecánicos, electricistas para instalar cada uno de los sistemas en la
construcción.

Los subcontratistas deben coordinar sus trabajos para evitar cualquier
interferencia física. El contratista mecánico es el responsable de la instalación
del sistema, toma los planos del ingeniero consultor y prepara planos de taller a
partir de aquellos. Estos planos son dibujos a mayor escala y mas detallados
del sistema de acondicionamiento de aire, los cuales serán necesarios para los
instaladores. Este contratista contrata al personal, trabajadores de la
construcción, especialistas en tuberías, láminas metálicas y aislamientos,
también compra todo el equipo y materiales necesarios para el sistema de
acondicionamiento de aire. Para esto, sus empleados llevan a cabo una
estimación; esto es, hacen una lista de todo el equipo y materiales que indican
los planos y las especificaciones, siendo esta una tarea muy complicada. Se
deben determinar también los costos de mano de obra y gastos generales.
Cuando esta terminada la instalación, el contratista mecánico prueba, ajusta y
balancea el sistema de acondicionamiento de aire.

65
En contraste con los procedimientos descritos, hay empresas que manejan
todas las tareas de diseño y construcción como un paquete: arquitectura,
ingeniería de consulta y contratación. El diseñar y construir es un método rápido
y práctico. Los partidarios de este sistema afirman que la construcción puede
iniciarse y continuar a medida que se elaboran los planos para cada etapa. No
es necesario esperar los planos de ingeniería ni los del contratista; no hay
retrasos por licitación en que compiten contratistas, se logra una mejor
coordinación y es más fácil determinar la responsabilidad, ya que una
organización es la responsable de todo.

El ingeniero mecánico consultor es parte de una compañía que diseña los
sistemas de aire acondicionado, estima los costos, lleva a cabo cálculos
técnicos, prepara planos, especificaciones, supervisa las instalaciones y
verificación de la instalación, el trabajo de prueba, ajustes y balanceo.

El constructor mecánico forma parte de una compañía que instala los sistemas,
comprende el cálculo o estimación de costos, preparación de planos y
supervisión de la instalación.

La compañía de servicio es la encargada de reparar y dar mantenimiento a los
sistemas de acondicionamiento de aire.

El fabricante es una compañía que produce equipos para acondicionamiento de
aire, comprende la producción, investigación y desarrollo, mercadotecnia y
ventas.

El representante de ventas, propietario de la construcción, personal de
operación, entre otros, son partes elementales que conforman a esta industria
66
obteniendo un equipo para la ejecución de trabajos sobre sistemas de aire
acondicionado.


2.1 Construcción de los sistemas de ductería

La etapa de la construcción es una parte muy importante, en donde se
realiza la selección y cálculo de materiales a utilizar en la construcción de los
elementos del sistema completo. Es elemental poder evaluar desde un inicio la
cantidad de materiales y la herramienta que se va a utilizar para la elaboración
de un proyecto. También es recomendable considerar un porcentaje más de la
cantidad de material al momento de adquirirlos ya que durante la elaboración de
un sistema en general aparecen otros detalles que originan al final más costo
de lo previsto. Esto aplica de igual forma al momento de realizar una cotización.
Entre los materiales utilizados son lámina galvanizada por su durabilidad y
resistente de la corrosión, fibra de vidrio rígida y flexible, cinta de aluminio, cinta
blanca, pegamento, grapas, remaches, tornillos para lámina, material para
fijación, alambre de amarre, angulares, etc. Para acoplar los conductos, codos
y transiciones se utilizan uniones y cañuelas hechos de lámina galvanizada.

Figura 32. Piezas para el acople de elementos de ductería


Fuente: Elaboración propia

67
El ducto flexible circular con aislamiento térmico son elementos que se acoplan
en sus extremos a los ramales del sistema y a los difusores o rejillas. Están
construidos con aislamiento de fibra de vidrio y con forro exterior de doble
película metalizada para evitar la condensación y un ducto interior de doble
película metalizada y reforzada, lleva en su interior un resorte de acero al alto
carbón galvanizado que permite la flexibilidad. Se encuentra ducto flexible de
4” a 20” de diámetro y de 25 pies de largo.

Figura 33. Ducto redondo flexible


Fuente: www.aerolica.com/productos/

Para la construcción de conductos con lámina galvanizada se utiliza de
diferentes grosores dependiendo de las dimensiones de los elementos
conductores de aire, así mismo se relaciona para clasificarse por un número de
calibre. Una lámina tiene las dimensiones de 4’ de ancho y 8’ de largo.

Tabla XVII. Clasificación de lámina por número de calibre

Lado de ducto (pulg.) Número de calibre
Hasta 12" #26
13" a 30" #24
31" a 50" #22
50" a 80" #20

68
La fibra de vidrio flexible se utiliza para el aislamiento exterior o interior de los
conductos metálicos en sistemas para transporte de aire acondicionado y de
ventilación. Su principal uso es controlar la transferencia de calor del aire
interior al ducto y el medio ambiente, y la condensación de la humedad relativa
del medio; evitando así la corrosión del ducto metálico.

Figura 34. Fibra de vidrio flexible


Fuente: www.vermont.com.mx/htm/aislamientos.htm

La fibra de vidrio flexible viene en rollo representando las siguientes
características.

Dimensiones:
- 15.24 m (600 '' largo) x 1.22 m (48'' ancho) x 38 mm (1 ½'' espesor).
- 30.48 m (1200 '' largo) x 1.22 m (48'' ancho) x 38 mm (1 ½'' espesor).
Resistencia térmica:
- R= 4.2 a 5.2 ( hr. °F ft2/BTU) Nominal

Beneficios:
- Garantiza la no condensación de la humedad relativa del aire sobre el ducto,
evitando el proceso corrosivo de la lámina metálica, cuando el fluido del aire
transportado tiene una temperatura inferior a la del medio ambiente.
Eliminándose la posibilidad de llegar a la temperatura del punto de rocio.
69
Para reforzar la envoltura aplicada a los ductos se utiliza cemento de contacto
para pegar los extremos del pliego de fibra de vidrio y se coloca cinta para
conductos para fortalecerlo, también la cinta es aplicada en casos de que el
forro tenga áreas dañadas. Esta cinta para conductos esta compuesta por un
refuerzo tridimensional de fibra de vidrio, laminada con papel kraft y recubierta
con un sistema adhesivo fuerte a base de caucho. Es usado principalmente en
la fabricación de conductos proporcionando cerrado hermético y resistente.
También se utiliza para la unión y sello del aislamiento de fibra de vidrio. Sus
dimensiones pueden son de 150 pies de largo por 3'' ó 2” de ancho.

La herramienta del técnico debe ser aplicable para facilitar la construcción de
los sistemas de ductería, entre la herramienta más utilizada esta: Alicate,
martillo, barreno, brocas para metal, pulidora, juego de desarmadores,
extensión eléctrica, escalera, secciones de andamios, Dobladora, tijera grande
y pequeña para cortar lámina, escuadra, alicate doblador, sierra de metal,
equipo de soldadura.

La lámina viene de diferentes grosores y no es censillo doblarla. La Dobladora
es una herramienta especial para doblar la lámina que se utiliza para la
construcción de las piezas de los conductos.

Figura 35. Dobladora


70
2.2 Soportería

Es conveniente saber la razón por la cual se soporta la ductería.
Principalmente, para sujetarla y mantenerla en un solo lugar, pero no solo eso.
El soportar la ductería conlleva a garantizar que el sistema será confiable a
pesar del tiempo transcurrido, de movimientos estructurales, de la ocurrencia de
terremotos o temblores, del caso que alguien se posicione sobre los ductos, que
el mismo peso la dañe. En conclusión, el soporte debe asegurar que el sistema
siempre estará como cuando se instaló por vez primera. La soportería son
aplicados también para soportar maquinas, tubería eléctrica, tubería de agua,
elementos pesados y livianos, etc. Esta fase es tan importante tanto para el
diseño como para la instalación tomando las consideraciones necesarias para
cada uno.

Teóricamente, el soporte es cualquier arreglo que permita fijar la ductería a la
estructura. Así, un alambre o un lazo podrían servir para colgar un ducto por
mencionar un ejemplo. La soportería debe cumplir con ciertas condiciones que
permitan acoplarse al diseño, a los mecanismos si existiesen y calificado por un
ingeniero.

Entre los materiales más comunes para la fijación de los sistemas de ductería
están: las varillas roscadas, varillas lisas, uniones roscadas para las varillas,
tensores, argollas, abrazaderas, resortes, tuercas hexagonales, roldanas
alambre galvanizado, angulares de hierro, tornillos para lámina, tarugos hilti,
etc. Lo que se pretende de los soportes es que sean hechos de metal, fácil
acceso y económico. Los soportes pueden construirse de otros materiales no
metálicos siempre y cuando sean resistentes al peso y al fuego.

71
Para poder sujetar la soportería es necesario perforar la estructura, ya que esta
considerado para tales esfuerzos con algunas excepciones en donde es
obligado a usar otros recursos.

Las varillas roscadas son hechas de acero, con terminado galvanizado,
normalmente de un metro de largo y diferentes tamaños de diámetro. Es
utilizado para colgar equipo, tubería de agua y vapor, ductos, lámparas, tubería
eléctrica, transformadores, tornillos especiales, motores, juntas de tuberías,
fijación de cajas eléctricas, abrazaderas y tensores.

Figura 36. Varilla roscada con roldadas y tuercas



Fuente: Elaboración propia

Cada ducto debe estar soportado con alambre, en posición central y fijado al
techo. El alambre galvanizado da la facilidad de poder mover el ducto para
facilitar el acople con las demás piezas del sistema. En caso de tener un ducto
de gran dimensión se soporta con varillas roscadas y angulares.




72
Figura 37. Soportería utilizando alambre



Fuente: Elaboración propia

Figura 38. Soportería utilizando varillas roscadas y angulares




Para la instalación de la fijación para la ductería en los sistemas de almacenes
Carrión, se sujetaron a las vigas de la estructura del local.

73
En algunos casos se encuentra losa como techo en donde se utilizan tarugos
con rosca para introducir las varillas.

Figura 39. Soportería colocada a techo de losa


Fuente: Elaboración propia









74
2.3 Sistema de ductería para la manejadora # 1

Inicialmente este sistema había sido diseñado de modo que al salir de la
manejadora subía cerca del techo, se dividía en dos ramales, uno de ellos
bajaba para cubrir parte de la planta baja y el otro seguía por la parte de arriba
y luego bajaba de igual forma para completar el sistema como se muestra en la
figura longitudinal siguiente.

Figura 40. Corte longitudinal del primer diseño del sistema #1



Fuente: Elaboración propia

Se realizo un cambio a este sistema por motivos del diseño del local y por la
comodidad de la instalación, buscando la forma de evitar menos desvíos al
sistema en donde el ducto que sale de la manejadora se desvía hacia una
columna de la estructura atravesando el piso del segundo nivel y
distribuyéndose los ramales para suministrar al primer nivel.





75
Figura 41. Corte longitudinal del diseño final del sistema #1



Fuente: Elaboración propia

2.3.1 Cálculo de materiales

Tabla XVIII. Cálculo de materiales para el sistema # 1

MATERIALES PARA SISTEMA DE MANEJADORA # 1
MATERIAL CANTIDAD
Lámina galvanizada calibre 22 89
Lámina galvanizada calibre 24 61
Lámina galvanizada calibre 26 8
Rollo de Fibra de vidrio 1-1/2"* 40´*100´ Ductwrap 13
Caja ducto redondo flexible 10"x25´ 15
Difusor perforado de 24"x24" 30
Yardas de lona para fuelle 1






76
2.3.2 Construcción e instalación

Figura 42. Fotografías de la instalación del sistema # 1



Figura 43. Fotografías del acople de ductería a la unidad # 1


77
2.4 Sistema de ductería para la manejadora # 2

A la salida de la manejadora se colocó el ramal principal con ductos de
36”x40” dirigido hacia el techo del primer nivel. Para su construcción se utilizó
más material y una mejor soportería por ser elementos pesados. Para la parte
de ductería que baja se ha reforzado la fijación de modo que soporte el peso en
ese punto. La altura de la unidad es más de 7m con lo que se utilizaron varias
secciones de andamios y protección para los técnicos para poder acoplar y fijar
los elementos.

Figura 44. Corte longitudinal de una parte del sistema #2



Fuente: Elaboración propia







78
2.4.1 Cálculo de materiales

Tabla XIX. Cálculo de materiales para el sistema # 2

MATERIALES PARA SISTEMA DE MANEJADORA # 2
MATERIAL CANTIDAD
Lámina galvanizada calibre 22 61
Lámina galvanizada calibre 24 67
Rollo de Fibra de vidrio 1-1/2"* 40´*100´
Ductwrap 11
Caja ducto redondo flexible 10"x25´ 10
Difusor perforado de 24"x24" 20
Rejillas de suministro Lv 16"x12" 2
Rejillas de suministro Lv 24"x12" 2
Yardas de lona para fuelle 1













79
2.4.2 Construcción e instalación

Figura 45. Fotografías del avance de la instalación del sistema # 2



Figura 46. Fotografías de la parte final de la instalación del sistema # 2


80
2.5 Sistema de ductería para la manejadora # 3

Este sistema es el que más lámina galvanizada se ha utilizado, el espacio
utilizado para la instalación ocupa casi el área del 2do nivel ya que suministra
en gran porcentaje. El ramal principal se ha llevado cerca del techo superior
para tener cierta declinación siguiendo la forma del techo. La dificultad de esta
instalación se encontró en el acople de los ductos de gran tamaño y en los
colocados en las partes más altas. La altura máxima que se colocaron los
ramales de este sistema es de 4 metros y a la salida de la manejadora es de 3
metros.

Figura 47. Fotografía de un ramal del sistema # 3









81
Figura 48. Corte longitudinal de una parte del sistema # 3



Fuente: Elaboración propia

2.5.1 Cálculo de materiales

Tabla XX. Cálculo de materiales para el sistema # 3

MATERIALES PARA SISTEMA DE MANEJADORA # 3
MATERIAL CANTIDAD
Lámina galvanizada calibre 22 75
Lámina galvanizada calibre 24 88
Lámina galvanizada calibre 26 12
Rollo de Fibra de vidrio 1-1/2"* 40´*100´
Ductwrap 14
Caja ducto redondo flexible 10"x25´ 20
Difusor perforado de 24´x24´ (500cfm) 40
Yardas de lona para fuelle 1


82
2.5.2 Construcción e instalación

Figura 49. Fotografías del avance de la instalación del sistema # 3



Figura 50. Fotografías de la parte final de la instalación del sistema # 3


83
2.6 Sistema de ductería para la manejadora # 4

Al igual que la manejadora # 2, este sistema utiliza ductos de gran dimensión
y la manejadora esta a gran altura. Para este sistema, principalmente en el
ramal principal, ha sido fijado con varillas de mayor diámetro y angulares de
mayor grosor para lograr soportar el peso.

Figura 51. Corte longitudinal de una parte del sistema # 4



Fuente: Elaboración propia










84
2.6.1 Cálculo de materiales

Tabla XXI. Cálculo de materiales para el sistema # 4

MATERIALES PARA SISTEMA DE MANEJADORA # 4
MATERIAL CANTIDAD
Lámina galvanizada calibre 22 63
Lámina galvanizada calibre 24 23
Rollo de Fibra de vidrio 1-1/2"* 40´*100´
Ductwrap 7
Caja ducto redondo flexible 10"x25´ 5
Difusor perforado de 24´x24´ (500cfm) 10
Rejillas de suministro Lv 24"x12"
(1500cfm) 10
Yardas de lona para fuelle 1













85
2.6.2 Construcción e instalación

Figura 52. Fotografías del avance de la instalación del sistema # 4



Figura 53. Fotografías de la parte final de la instalación del sistema # 4


86
2.7 Costo total del proyecto

Tabla XXII. Costo total del proyecto







87
2.8 Plan de mantenimiento preventivo

La principal razón de la mayoría de las fallas en los equipos de
acondicionamiento de aire es por no tener un buen mantenimiento preventivo o
simplemente por no realizar un mantenimiento. Este mantenimiento es aplicado
a los sistemas de acondicionamiento de aire con el fin de alargar la vida útil del
equipo y mantener su eficiencia. Prevenir que el deterioro y falla del equipo, es
el objetivo principal para poder lograr un servicio confiable e ininterrumpido lo
cual se espera de la unidad de aire acondicionado. Los sistemas de aire
acondicionado provocan altos costos de operación, cuando se encuentra
funcionando por debajo de su eficiencia.

La lubricación y alineación de motores, verificación y ajuste de las correas, el
lavado del serpentín, reemplazo de filtros, cambio de elementos dañados y
limpieza general son actividades que pueden ser realizadas dentro de un
programa de mantenimiento preventivo, por el propio personal encargado del
equipo, dependiendo también de los diferentes sistemas. Cuando se trata de
pruebas de presión, recargar los niveles de refrigerante, probar los sensores y
termostatos, reparar e instalar accesorios eléctricos y mecánicos, se
recomienda solicitar los servicios de una empresa de mantenimiento o contactar
al propio fabricante.

La limpieza se debe programar dependiendo de la ubicación y modo de uso, si
está en una zona con mucha suciedad se debe realizar limpiezas más
frecuentes. Como mínimo una vez al año deben de limpiarse las partes
importantes de los equipos, como los condensadores. Un condensador limpio
previene las altas presiones que pueden acortar la eficiencia de la unidad. Las
partes de los sistemas eléctricos deben ser inspeccionados antes del
encendido. Los contactos de deterioran como resultado de los ciclos del
88
compresor, las terminales de conexión deben ser apretados y revisados, deben
cambiarse todos los elementos que presenten desperfecto.

Tanto las partes mecánicas y eléctricas utilizan controles de operación y de
seguridad que son parte principal de las unidades, estas deben ser revisados
para asegurar que están bien calibrados y funcionando correctamente. Como
todo equipo mecánico y eléctrico, estos controles se desgastan y deben ser
reemplazados.


2.8.1 Mantenimiento al Chiller y las unidades manejadoras

Para asegurar la correcta operación del este sistema, y así poder predecir o
detectar alguna anomalía, antes de que pueda ocurrir alguna falla;
independientemente del tipo y su capacidad, se recomienda contar con un
programa de mantenimiento, realizar inspecciones generales, así como tomar
periódicamente lecturas de corriente, voltaje, temperatura, presión, flujo y
niveles de fluidos del equipo.

Inicialmente se realizo una visita para inspección de las cuatro manejadoras y el
Chiller. Se encontraron las manejadoras sucias, serpentines atascados de tierra
con partes de aislamiento deteriorado. Estas manejadoras se operaron durante
la remodelación del lugar habiendo mucho polvo en el ambiente, además no se
encontraron partes del sistema como ciertos filtros, por lo que la tierra no se
quedo en los filtros sino penetro a toda la estructura.



89
Adicionalmente no se encontraron los controles de temperatura, una de las
tarjetas electrónicas estaba quemada por lo que se arrancó la maquina sin esta
tarjeta y cotizarla posteriormente así como cualquier otro dispositivo que no
funcione y necesite ser reemplazado.

Los siguientes pasos son aplicados para al mantenimiento mayor:

a) Desmontaje de motores, secado de bobinas, lubricación de cojinetes
lubricación de bushines, desmontaje de accesorios monitores eléctricos y
electrónicos, desmontaje de contactores, relees térmicos, capacitores,
retardadores de tiempo, para la limpieza de bornes, terminales, platinos de
enclave, etc.

b) Cambio de terminales, cables recalentados del sistema eléctrico interno.

c) Chequeo de presiones manométricas para determinar carga de refrigerante.

d) Chequeo de compresor, línea de succión y descarga.

e) Chequeo de balance de hélices y turbinas.

I) Calibración de termostato, presostato, relee térmico, retardador de arranque,
humidostatos, válvulas solenoides, válvulas de expansión, flujo de aire.

g) Lavado de serpentín del Chiller y serpentín de las manejadoras con químico
especial para quitar grasa en aluminio y cobre, aplicado con bomba a
presión, neutralización del químico con agua, chasis del aparato interno y
externo, filtros para aire, ventiladores axiales y tipo turbina.
90
h) Mediciones de voltaje, amperaje, temperaturas de condensación,
temperaturas ambiente exterior, temperatura de retorno descarga del
evaporador, temperatura ambiente de diseño, chequeo general.

Las tareas realizadas para el mantenimiento menor son los incisos g) y h) del
mantenimiento mayor, además incluye limpieza de difusores.

En el plan de mantenimiento se realiza una combinación repetitiva de estos dos
tipos de mantenimiento en donde el de tipo menor es más constante que el de
tipo mayor. El tiempo de mano de obra depende de las tareas realizadas, de
esta forma se programa el trabajo con el tiempo. Por ser un lugar comercial en
donde los equipos esta funcionando por más de 8 horas, se le aplica
mantenimiento menor por mes y cada tres meses mantenimiento mayor. En la
tabla XXI se presenta una lista técnica de mantenimiento aplicado al Chiller.















91
Tabla XXIII. Mantenimiento del Chiller Carrier


92

























93
CONCLUSIONES



1. El estudio físico del local y el cálculo de carga térmica son los principales
pasos en el diseño de aire acondicionado para poder seleccionar el equipo
adecuado a utilizar.

2. En este sistema de ductería se ha seleccionado adecuadamente la
distribución y suministros de aire en cada ambiente del local para controlar
la temperatura, humedad y movimiento del aire de manera más práctica.

3. La construcción e instalación de los sistemas de ductería fueron etapas que
se trabajaron paralelamente debido a cambios que surgieron durante el
proceso de la instalación; de esta forma se pudo evitar la elevación del costo
del proyecto.

4. El dimensionamiento de los ductos y conexiones fueron realizadas por el
método de igual fricción, el cual es un método práctico en donde relaciona
un valor constante para todas las secciones de ducto del sistema y se basa
en la velocidad máxima permisible en el ducto principal que sale del
ventilador para evitar demasiado ruido.

5. La presión del aire necesaria para vencer la fricción en un sistema de ductos
es la que determina la pérdida de presión del ventilador, de esta forma el
equipo que se selecciona se especificaría para la caída de presión total
calculada.

6. Los sistemas de ductos para las manejadoras # 1 y # 2 con capacidad de
15,000 CFM cada una, fueron seleccionados para suministrar hacia el
94
primer nivel del local, mientras que las manejadoras # 3 y # 4 de 20,000
CFM cada una, quedaron suministrando hacia el segundo nivel del local y la
sección de bodega por tener mayor capacidad.

7. El total de lámina galvanizada y rollos de fibra de vidrio utilizada en la
construcción han contribuido a la elevación del costo de materiales debido a
que son los materiales de mayor precio.






















95
RECOMENDACIONES



1. Antes de entrar a la realización del diseño de un sistema de aire
acondicionado, se sugiere compartir la información necesaria entre el
propietario, arquitectos, ingenieros y personas relacionadas en el proyecto,
con el fin de prevenir datos erróneos e intervenciones al diseño
arquitectónico del local.

2. Para el cálculo de materiales especialmente con la lámina galvanizada,
rollos de fibra de vidrio, ductos flexibles y rollos de cinta de aluminio, estimar
una cantidad mayor al calculado para evitar la elevación del costo al adquirir
el material faltante durante el proceso de construcción e instalación.

3. Para evitar una caída de presión alta y lograr una mayor eficiencia del
sistema, es recomendado hacer una buena distribución de aire
considerando distancias cortas y pocas conexiones.

4. Colocar el equipo de aire acondicionado en un lugar adecuado del edificio
para facilitar el mantenimiento.

5. Evitar la instalación de ductería sobre equipos eléctricos o en lugares que
puedan ser peligrosos para los operarios al efectuar los trabajos de
mantenimiento.

6. Recomendar al departamento técnico trabajar con equipo de seguridad
industrial para evitar daños físicos.

96
7. Controlar las pérdidas de aire por fugas con un engrape resistente en los
ductos y un buen aislamiento.

8. Considerar para los ductos de mayor dimensión la flexibilidad y resistencia
en la soportería para resistir golpes, temblores y su propio peso.

9. Estirar los ductos flexibles y colocarlas en sentido del flujo de aire evitando
demasiadas curvaturas para lograr una salida de aire efectiva en el difusor.






















97
BIBLIOGRAFÍA



1. Budzik Richard. Today 40 most frequently used fittings including
supplemental sections of other fittings and items. 5
th
Edition,
volumen 1. Chicago, Illinois.

2. Catalog Carrier No. 533-052, Air-Cooled Liquid Chillers, series
30GSX-6SB. U.S.A. 1998.

3. Cuevas Lorea, Eduardo. Manual de Refrigeración y Aire
Acondicionado. 3ra.edición. México; editorial Prentice Hall, 1999.

4. John Wiley & Sons. Calefacción, ventilación y aire acondicionado.
1ra.edición. México; editorial Limusa, 2003.

5. Manual de Refrigeración COPELAND.

6. Manual Práctico Soler & Palau.

7. Pita, Edward G. Acondicionamiento de aire principios y sistemas.
México; editorial Continental, 1994.

8. W. H. Servens, H. E. Degler, J. C. Miles. Energía mediante vapor, aire
o gas. Editorial Reverté, S. A.

1











CAPÍTULO 4

VENTILADORES



4.1. Introducción 2

4.1.1. Ventiladores axiales 2
4.1.2. Ventiladores centrífugos 2

4.2. Selección de ventiladores 3

4.3. Curva característica del sistema de conductos 3

4.4. Curva característica del ventilador 3

4.5. Tablas con las características de los ventiladores 4

4.6. Selección de un ventilador para densidades diferentes
de la estándar 10

4.7. Efectos del sistema 12













2
CAPÍTULO 4

VENTILADORES

4.1. Introducción

Para mover el aire a través de una extracción localizada o un sistema de
ventilación general de un local es necesario aportar energía para vencer las
pérdidas de carga del sistema. En la gran mayoría de los casos el aporte de
energía proviene de máquinas denominadas ventiladores aunque, en algunos
casos, la ventilación se puede realizar por convección natural sin el uso de los
ventiladores (ver Capítulo 5).

Los ventiladores son las máquinas más usadas para producir el
movimiento del aire en la industria. Su funcionamiento se basa en la entrega de
energía mecánica al aire a través de un rotor que gira a alta velocidad y que
incrementa la energía cinética del fluido, que luego se transforma parcialmente
en presión estática. Se dividen en dos grandes grupos: los ventiladores axiales
y los ventiladores centrífugos.

4.1.1. Ventiladores axiales

En los ventiladores axiales, el movimiento del flujo a través del rotor, con
álabes o palas de distintas formas, se realiza conservando la dirección del eje
de éste (ver Figura 4.1).

Se usan para mover grandes cantidades de aire en espacios abiertos;
como la resistencia al flujo es muy baja, se requiere generar una presión
estática pequeña, del orden de los 5 a 25 milímetros de columna de agua
(mmcda). Debido a esto, la principal aplicación de los ventiladores axiales se
encuentra en el campo de la ventilación general y se los conoce con el nombre
de extractores o inyectores de aire. Sin embargo, este tipo de ventiladores,
cuando se los construye con álabes en forma de perfil de ala y de paso
variable, llegan a generar alturas de presión estáticas del orden de los 300
milímetros de columna de agua (mmcda) y se los usa en aplicaciones diversas.

4.1.2. Ventiladores centrífugos

En estos ventiladores el aire ingresa en dirección paralela al eje del
rotor, por la boca de aspiración, y la descarga se realiza tangencialmente al
rotor, es decir que el aire cambia de dirección noventa grados (90 °) (ver Figura
4.2).

Este tipo de ventiladores desarrolla presiones mucho mayores que los
ventiladores axiales, alcanzando presiones de hasta 1500 milímetros de
columna de agua (mmcda) y son los empleados, mayormente, en los sistemas
de ventilación localizada.

El principio de funcionamiento de los ventiladores centrífugos es el
mismo del las bombas centrífugas. Están constituidos por un rotor que posee
3
una serie de paletas o álabes, de diversas formas y curvaturas, que giran
aproximadamente entre 200 y 5000 rpm dentro de una caja o envoltura.

Para obtener información más detallada sobre la descripción de los
ventiladores ver el “Manual Práctico de Ventilación” de Salvador ESCODA S.A.
2° Edición (Conceptos de ventilación – Ventiladores – páginas 2 a 20) en
INTERNET:

http://www.salvadorescoda.com/tecnico

MANUAL PRÁCTICO DE VENTILACIÓN - 2ª EDICIÓN

4.2. Selección de ventiladores

La selección de un ventilador consiste en elegir aquel que satisfaga los
requisitos de caudal y presión con que debe circular el aire, para la temperatura
de la operación y la altitud de la instalación y además se debe determinar su
tamaño, el número de revoluciones a las que debe girar el rotor, la potencia
que debe ser entregada a su eje, el rendimiento con el que funciona, la
disposición de la transmisión, el ruido generado, etc. Los fabricantes de los
ventiladores proporcionan la información necesaria para realizar una correcta
selección. Todos los ventiladores que entre si poseen medidas proporcionales,
o sea que son semejantes, pertenecen a una misma “SERIE”.

4.3. Curva característica del sistema de conductos

Como resultado final del cálculo de un sistema de conductos, se obtiene
el caudal total de aspiración (Q) que circula por el mismo y la presión requerida
por el sistema. La presión se puede indicar como la presión total del ventilador,
expresada en altura de columna de agua (h
T V
) o como la presión estática del
ventilador, también expresada en altura de columna de agua (h
E V
) y las
expresiones de cálculo son (ver Capítulo 3 - 3.5.4 - Cálculo de la potencia del
ventilador):

h
T V
= (h
E s
+ h
D s
) - (h
E e
+ h
D e
) (mmcda) (4.1), y

h
E V
= h
T V
- h
D s
= h
E s
- h
E e
- h
D e
(mmcda) (4.2)

La curva característica del sistema de conductos es la representación
gráfica de la presión requerida en función del caudal que circula por dicho
sistema. En el Capítulo 3 se ha visto que la pérdida de presión es proporcional
al cuadrado del caudal (ver página 23), o sea que:

h
T V
= k . Q
2
(mmcda) (4.3), y

h
E V
= k . Q
2
(mmcda) (4.4).

La representación gráfica es la dibujada en la Figura 4.1, donde “A” está
indicando el punto de funcionamiento correspondiente al caudal Q
1
y a la
presión h
1
(total o estática).
4
4.4. Curva característica del ventilador

En la gráfica anterior también pueden representarse las curvas
características de todos los ventiladores que pertenecen a una misma Serie.
Para un ventilador de tamaño dado (D), la presión (Δh) desarrollada por el
ventilador, expresada como presión total o como presión estática, se
representa en función del caudal (Q). Pero en este caso se indican distintas
curvas h – Q, cada una correspondiente, a su vez, a un número de
revoluciones por minuto (rpm) del rotor. De las distintas curvas posibles, una
sola intercepta a la curva característica del sistema en el punto de
funcionamiento “A”. Por lo tanto, el ventilador de tamaño “D” solo puede
funcionar a un número de revoluciones por minuto (rpm) tal que la curva pase
por el punto de funcionamiento “A” requerido por el sistema.














Esquema 4.1

Para otros tamaños de los ventiladores, las curvas pasarán por el mismo
punto “A” , cuando los rotores giren a distintos números de revoluciones por
minuto (rpm). Al respecto se comenta que las distintas velocidades de giro se
logran transmitiendo el movimiento del motor eléctrico al eje del ventilador por
medio de correas montadas sobre poleas que está colocadas en el eje del
motor eléctrico y en el eje del ventilador; según sea la relación entre los
diámetros de estas poleas se obtendrán distintas velocidades de giro del eje
del ventilador. También se puede realizar un acople directo entre el motor
eléctrico y el ventilador, pero en este caso la velocidad depende del número de
polos del primero y no se obtiene la misma gama amplia de velocidades.

En el mismo gráfico se puede además representar las curvas
correspondientes al consumo de potencia y al rendimiento, siempre en función
del caudal.

Algunos fabricantes dan a conocer el funcionamiento de los ventiladores
mediante sus curvas características.

4.5. Tablas con las características de los ventiladores

Q
1

Δh
1

A
rpm
rpm’
rpm’’
Q
Δh
Curva del sistema
Curva del ventilador
5
También los fabricantes suelen presentar la información referida a los
ventiladores, mediante una serie de tablas en las que se indican el tamaño de
éstos, el caudal y la presión requeridos por el sistema y a partir de estos datos
de obtienen la velocidad de giro y la potencia consumida. En las tablas se
indican, como ya se ha dicho, la caída de presión total o la caída de presión
estática del ventilador, expresadas en milímetros o pulgadas de columna de
agua o también se suelen expresar las presiones en pascales (N/m
2
).

Las tablas están definidas para el aire en condiciones estándares (21 °C
y 1 atm) que presenta una densidad de 1,2 kg/m
3
. Si las condiciones reales son
diferentes a las estándares, se debe realizar una corrección como se indica
más adelante (ver 4.6.).

Es habitual que las tablas se presenten como tablas de múltiple entrada
y en cada una de ellas se indican las características de un ventilador de un
tamaño determinado.

Para obtener una mayor información referirse a catálogos de fabricantes
que se encuentran en páginas de INTERNET (ver, por ejemplo, CHICAGO
BLOWERS -Product Bulletins – Industrial Centrifugal Fans: ICF – 104).
http://www.chiblo.com

En las Tablas 4.1 al 4.3, colocadas al final de este capítulo, se muestran
los datos correspondiente a un mismo ventilador, y han sido obtenidas del
catálogo ICF – 104, de la empresa CHICAGO BLOWERS. En esta tabla se
utilizan unidades inglesas, por lo tanto si se desea seleccionar un ventilador
con este catálogo, se deben primero transformar las unidades del sistema
SIMELA al sistema inglés. Esto no ocurre si se usa un catálogo en medidas
métricas.

El ventilador está identificado como “N°29 LS”; el número representa al
diámetro interno de la boca de entrada expresada en pulgadas (INLET
DIAMETER – 29 “ O.D.). El área de la boca de salida, de forma rectangular y
cuyas medidas están incluidas en el catálogo, tiene la misma dimensión que la
del área de la sección de entrada.

En la columna de la izquierda se indica el caudal entregado por el
ventilador en pies cúbicos por minuto (CFM) y en la segunda columna se indica
la velocidad en la boca de salida del ventilador expresada en pies por minuto
(OV), que se obtiene del cociente entre caudal y la sección de salida.

Las columnas siguientes, hacia la derecha, están encabezadas por las
presiones estáticas (SP) indicadas en pulgadas de agua. Cada valor de la
presión estática abarca dos columnas: la primera indica el número de revolucio-
nes por minuto (rpm) del giro del rotor del ventilador y la segunda indica la
potencia entregada al eje del ventilador, también conocida como potencia al
freno, (BHP). Las zonas sombreadas señalan los puntos de operación con
mayores eficiencias. Cuando los valores del caudal y/o de la presión no se
encuentran en la tabla, se realizan interpolaciones lineales para obtener los
valores correspondientes a las revoluciones por minuto (rpm) de giro del rotor y
6
la potencia entregada al eje del ventilador (BHP). La interpolación lineal
realizada entre los valores indicados en las tablas solo introduce errores muy
pequeños.

Una vez obtenidas las características básicas del ventilador, se debe
calcular el rendimiento con el que trabaja. El rendimiento (η) se define, según lo
visto en el Capítulo 3, como el cociente entre la potencia que entrega el
ventilador al aire (Pot
a
) dividida por la potencia que el ventilador recibe en su
eje (Pot
V
), ambas expresadas en las mismas unidades:

η
V
= Pot
a
/ Pot
V
(4.5)

La potencia entregada al aire por el ventilador depende del caudal que
circula y la presión necesaria para vencer las pérdidas que ofrece el sistema de
conductos y resulta igual a (ver ecuación 3.57):

Pot
a
= Q . h
T V
. g (W) (4.6)

donde:
Q (m
3
/ s): caudal de aire,
h
T V
(mmcda): altura de presión total a entregar por el ventilador,
y g (m / s
2
): aceleración de la gravedad.

La potencia que recibe el ventilador en su eje se obtiene de los datos de
funcionamiento provistos por los fabricantes y depende del tamaño de ventila-
dor seleccionado, para una situación determinada.

Reemplazando la expresión (4.6) en la expresión (4.5) resulta:

η
V
= Q . h
T V
. g / Pot
V
(4.7)

Ejemplo:

Continuando con el ejercicio desarrollado al final del Capítulo 3 (PASO
10), se seleccionará un ventilador que impulse un caudal (Q) de 8,63 m
3
/s
venciendo una altura de presión total (h
T V
) de 230,2 mmdca o una altura de
presión estática (h
E V
) de 205,5 mmdca, en condiciones estándares.

Se selecciona un ventilador del tipo centrífugo, por la magnitud de la
presión que debe manejar. En este caso se utilizan las Tabla 4.1 a 4.3, ya
mencionadas, porque el ventilador de tamaño N°29 LS posee el diámetro de la
boca de entrada del ventilador coincidente prácticamente con el diámetro del
conducto elegido para el tramo D – E:

φ
D – E
= 740 mm = 29,13 “

Para poder entrar en la tabla debemos primero transformar las unidades
métricas en inglesas, en cambio cuando se disponen de tablas en unidades
métricas no es necesario realizar el cambio de unidades.

7
Sabiendo que 1 m
3
/ s = 2118,9 CFM, el caudal resulta igual a:

Q = ≅ 18286 CFM

y la altura de presión estática, siendo 25,4 mm = 1 “, resulta ser:

h
E V
= 8,09 “ SP

Entonces se debe entrar con el caudal de 18286 CFM y la altura de
presión estática de 8,09 “ SP en la tabla 4.1.

Como no se encuentra el la tabla el valor del caudal de 18286 CFM, se
debe realizar una interpolación lineal (se debe comentar que cuando la
diferencia es muy pequeña, menor del 1 % como es este caso, de elige el valor
más próximo que figura en la tabla). Igual se realiza la interpolación para
indicar los pasos a seguir.

1°) Se determina la diferencia que existe entre los dos valores de caudales, el
inmediato superior (18360) y el inmediato inferior (17442), entre los cuales se
ubica el valor del caudal dato requerido (18286):

Δ
Q
= 18360 – 17442 = 918 CFM

2°) Se determina la diferencia que existe entre el caudal dato y el valor
inmediato inferior:

Δ’
Q
= 18286 – 17442 = 844 CFM

Como no se encuentra en la tabla el valor de la altura de presión estática
de 8,09 “ SP, se debe realizar una interpolación lineal (se debe comentar que
cuando la diferencia es muy pequeña, menor del 1 % como lo es prácticamente
en este caso, de elige el valor más próximo que figura en la tabla). Al igual que
en el caso anterior, se realiza la interpolación para indicar los pasos a seguir.

3°) Se determinan las alturas de presión estática, la inmediata inferior (8 “ SP) y
la inmediata superior (9 “ SP) a la altura de presión estática (8,09 “ SP) que
debe entregar el ventilador.

4°) Se determina la diferencia que existe entre los números de revoluciones por
minuto (rpm) correspondientes a los caudales inmediato superior e inmediato
inferior, que se encuentran en la columna de la altura de presión estática
inferior (8 “ SP):

Δ
rpm
= 797 – 787 = 10 rpm

5°) Se determina la diferencia que existe entre los números de revoluciones por
minuto (rpm) correspondientes al caudal dato y al caudal inmediato inferior,
utilizando la interpolación lineal:

Δ’
rpm
= Δ
rpm
. Δ’
Q
/ Δ
Q
= 10 . 844 / 918 = 9,2 rpm
8

6°) Se obtiene el número de revoluciones por minuto (rpm) correspondiente al
caudal de 18286 para una altura de presión estática de 8 “ SP:


rpm
= 787 + Δ’
rpm
= 787 + 9,2 = 796,2 rpm

7°) Se determina la diferencia que existe entre las potencias entregadas al eje
del ventilador (BHP) correspondientes a los caudales inmediato superior e
inmediato inferior, que se encuentran en la columna de la altura de presión
estática inferior (8“SP):

Δ
BHP
= 40,3 – 37,6 = 2,7 BHP

8°) Se determina la diferencia que existe entre las potencias entregadas al eje
(BHP) correspondientes al caudal dato y al caudal inmediato inferior, utilizando
la interpolación lineal:

Δ’
BHP
= Δ
BHP
. Δ’
Q
/ Δ
Q
= 2,7 . 844 / 918 = 2,48 BHP

9°) Se obtiene la potencia entregada al eje del ventilador (BHP) correspondien-
te al caudal de 18286 para una altura de presión estática de 8 “ SP:

BHP = 37,6 + Δ’
BHP
= 37,6 + 2,48 = 40,08 HP

10°) Se procede igual para la altura de presión estática de 9 “ SP, resultando
que:

- el número de revoluciones por minuto (rpm) correspondiente al caudal
de 18286 para una altura de presión estática de 9 “ SP es:


rpm
= 824 + Δ’
rpm
= 824+ 8,3 = 832,3 rpm

- la potencia entregada al eje del ventilador (BHP) correspondiente al
caudal de 18286 para una altura de presión estática de 9 “ SP es:

BHP = 41,4 + Δ’
BHP
= 41,4 + 2,76 = 44,16 HP

Una vez que se han obtenido los valores de las rpm y los BHP
correspondientes al caudal de 18286 CFM para los SP de 8 “ y 9“, se debe
interpolar nuevamente para obtener los valores de rpm y BHP correspondientes
al valor de 8,09 “ de SP.

11°) Se determina la diferencia que existe entre los dos valores de las alturas
de presión estática, la inmediata superior (9 “ SP) y la inmediata inferior (8 “
SP), entre los cuales se ubica el valor de la altura de presión estática requerida
(8,09 “ SP):

Δ
1 SP
= 9 – 8 = 1 “ SP

9
12°) Se determina la diferencia que existe entre el valor de la altura de presión
estática requerida y el valor inmediato inferior:

Δ’
1 SP
= 8,09 – 8 = 0,09 “ SP

13°) Se determina la diferencia que existe entre los números de revoluciones
por minuto (rpm) para el caudal de 18286 y correspondientes a las alturas de
presión estática de 9 “ SP y de 8 “ SP:

Δ
1 rpm
= 823,3 – 796,2 = 27,1 rpm

14°) Se determina la diferencia que existe entre los números de revoluciones
por minuto (rpm) para el caudal de 18286 y correspondientes a las alturas de
presión estática de 8,09 “ SP y de 8 “ SP, utilizando la interpolación lineal:

Δ’
1 rpm
= Δ
1 rpm
. Δ’
1 SP
/ Δ
1 SP
= 27,1 . 0,09 / 1 = 2,4 rpm

15°) Se obtiene el número de revoluciones por minuto (rpm) correspondiente al
caudal de 18286 para una altura de presión estática de 8,09 “ SP:


rpm
= 796,2 + Δ’
1 rpm
= 796,2 + 2,4 = 798,6 rpm ≅ 799 rpm

16°) Se determina la diferencia que existe entre las potencias entregadas al eje
(BHP) para el caudal de 18286 y correspondientes a las alturas de presión
estática de 9 “ SP y de 8 “ SP:

Δ
1 BHP
= 44,16 – 40,08 = 4,08 BHP

17°) Se determina la diferencia que existe entre las potencias entregadas al eje
(BHP) para el caudal de 18286 y correspondientes a las alturas de presión
estática de 8,09 “ SP y de 8 “ SP, utilizando la interpolación lineal:

Δ’
1 BHP
= Δ
1 BHP
. Δ’
SP
/ Δ
SP
= 4,08 . 0,09 / 1 = 0,37 BHP

18°) Se obtiene la potencia entregada al eje (BHP) para el caudal de 18286 y
correspondientes a la altura de presión estática de 8,09 “ SP:

BHP = 40,01+ Δ’
1 BHP
= 40,08 + 0,37= 40,45 ≅ 40,5 BHP= 40,5 hp


Cuadro resumen

Q (CFM) 8 “ 8,09 “ 9 “
rpm BHP rpm BHP rpm BHP
17442 787 37,6 824 41,4
18286 796,2 40,08 799 40,5 823,3 44,16
18360 797 40,3 833 44,4

10
Ahora se debe calcular la eficiencia con la que trabaja el ventilador sobre
el sistema de conductos. Reemplazando en la expresión (4.6), resulta:

Pot
a
= 8,63 . 230,2 . 9,81 = 19488,8 W = 19,49 kW

Pot
a
= 19,49 kW = 19,49 / 0,745 = 26,16 hp

Y reemplazando en (4.5):

η
V
= Pot
a
/ Pot
V
= 26,16 / 40,5 = 0,646 ≅ 0,65

η
V
= 0,65

En resumen, se requiere un ventilador de tamaño N°29 LSR girando a
799 rpm y recibiendo en su eje una potencia de 40,5 hp; el rendimiento es de
0,65.

Si se elige un ventilador de tamaño distinto, cambiarán las condiciones
de funcionamiento. Si el nuevo ventilador es de mayor tamaño o sea de mayor
volumen, deberá girar a menos revoluciones para mover el mismo caudal. Por
lo tanto se generan menores turbulencias del aire y menores rozamientos de
los cojinetes y la eficiencia resultará mayor; los costos de inversión serán
mayores y los costos de funcionamiento serán menores. La situación opuesta
se da cuando se elige un ventilador de menor tamaño. Se aconseja que se
seleccionen distintos tamaños de ventiladores y luego se realice un análisis de
las inversiones versus las explotaciones para determinar cual es el ventilador
más conveniente para ser adquirido.

4.6. Selección de un ventilador para densidades diferentes de la estándar

Como ya se ha expresado anteriormente, las tablas o curvas
características publicadas por los fabricantes están basadas en el aire estándar
y las magnitudes de los parámetros a seleccionar están referidas a las
condiciones imperantes en la entrada del ventilador, que pueden o no ser
coincidentes con las condiciones estándares.

El caudal (Q) es constante si el ventilador opera a una velocidad de giro
constante (rpm = cte) y sobre un sistema que no implique cambios de
resistencia (sin modificación de conductos, campanas, etc.), o sea que no es
afectado por los cambios en la densidad. Funcionado el ventilador con
densidades diferentes, ρ
1
y ρ
2
resulta entonces que:

Q
1
= Q
2
(m3 / s) (4.8)

Pero tanto la presión (Δh) desarrollada como la potencia (Pot)
consumida son proporcionales a la densidad, y para dos densidades diferentes,
ρ
1
y ρ
2
resulta:

Δh
2
/ Δh
1
= ρ
2
/ ρ
1
(4.9), y

11
Pot
2
/ Pot
1
= ρ
2
/ ρ
1
(4.10).

Las variaciones de la densidad, debidas a cambios normales de
temperatura, presión atmosférica y humedad, son pequeñas y no se las
considera. Cuando la variación de la densidad es mayor que un 5 % del valor
estándar (1,2 kg / m
3
) se deben considerar las correcciones indicadas para la
presión y la potencia.

Para realizar la selección es necesario tomar como datos para entrar en
las tablas características, el caudal real en las condiciones existentes en la
entrada del ventilador con la presión corregida o presión equivalente debido a
las diferentes densidades.

La llamada presión equivalente es la presión que corresponde a la
densidad estándar y se la determina, de acuerdo a la expresión (4.9) utilizando
la siguiente ecuación:

Δh
e
= Δh
r
. (1,2 / ρ
r
) (mmcda) (4.11)

donde: Δh
e
( N / m3): presión equivalente,
Δh
r
( N / m3): presión real, y
ρ
r
(kg / m3): densidad real.

Las presiones (Δh
e
y Δh
r
) pueden representar tanto a la presión total
del ventilador como la presión estática del ventilador, según sea la variable
usada por el fabricante del ventilador.

El ventilador seleccionado se esta forma, es decir con el caudal
constante y la presión equivalente, debe operar a una velocidad de giro (rpm)
que es indicada en la tabla. Sin embargo, la presión desarrollada por el
ventilador no será la indicada por la tabla (la presión equivalente) sino que es el
valor real (Δh
r
) desarrollado en las condiciones de operación.

De la misma forma, la potencia requerida no es la indicada por la tabla,
sino que varía con la densidad según la expresión (4.10):

Pot
r
= Pot
tabla
. (ρ
r
/ 1,2 ) (W) (4.12)

donde:

Pot
r
(W): potencia real consumida,

Pot
tabla
(W): potencia entregada al eje según la tabla, y
ρ
r
(kg / m3): densidad real.

Ejemplo:

Se desea seleccionar un ventilador para manejar un caudal de 6,5 m
3
/s
a una presión estática de 254 mm de columna de agua, a 200 ºC de
temperatura y a una altitud de 500 metros.
12

Primero se pasa del sistema métrico al inglés:

Q = 6,5 (m
3
/ s). 2118,9 = 13773 ≅ 13770 CFM

Δh
r
= 254 / 25,4 = 10 “SP

Luego se procede de la siguiente forma:

1) De la Tabla 4.4 se obtiene la densidad para la condición real del
funcionamiento del ventilador; para una temperatura 200 °C y una altitud de
500 m resulta:
ρ
r
= 0,59 . 1,2 = 0,708 kg / m
3

2) Utilizando la expresión (4.11) se obtiene la presión equivalente:
Δh
e
= Δh
r
. (1,2 / ρ
r
) = 10 . (1,2 / 0,708) =16,95 ≅ 17 “ SP
3) Usando la Tabla 4.2 y entrando con Q = 13770 CFM y Δh
e
= 17 “ SP, se
obtiene:

rpm
= 1057 rpm y Pot
tabla
= 56,0 BHP
4) Utilizando la expresión (4.12) se calcula la potencia real (Pot
r
)
entregada al eje del ventilador:

Pot
r
= Pot
tabla
. (ρ
r
/ 1,2 ) = 56,0. (0,708 / 1,2) = 33,04 BHP

En resumen, se requiere un ventilador de tamaño N° 29 LS girando a
1057 rpm y recibiendo en su eje una potencia de 33,04 HP.

4.7. Efectos del sistema

Los efectos del sistema se definen como la estimación de las pérdidas
de rendimiento del ventilador debidas al flujo no uniforme del aire. Los datos
que figuran en las curvas o tablas características de los ventiladores se
obtienen a partir de ensayos normalizados que realiza el fabricante, y por lo
tanto estas curvas o tablas no tienen en cuenta las pérdidas por el efecto de la
conexión del ventilador al sistema.

En las Figuras 4.3 y siguientes se indican distintas formas de
instalación del ventilador con los correspondientes accesorios. La magnitudes
de las correcciones que hay que realizar, para incrementar la presión estática
del sistema y compensar las pérdidas producidas por codos u otras
obstrucciones situados muy cerca de la entrada o salida del ventilador, se
pueden calcular utilizando la ecuación:

Δ h
E S
= F
E S
. h d (mmcda) (4.13)

13
donde: Δ h
E S
(mmcda): incremento de la altura de presión estática del
sistema,
F
E S
: factor de efecto del sistema, y
h d (mmcda): altura de presión dinámica correspondiente a la
velocidad en el accesorio considerado.

Cuando se dan condiciones como las indicadas en la Figura 4.6, debidas
a la formación de torbellinos en la corriente de entrada al ventilador, y que se
deben a un mal diseño de la caja del ventilador, codos o conductos múltiples
cerca de la entrada, etc., no existen tablas que proporcionen los factores de
entrada al sistema. En estos casos, donde no se pueden evitar estos vórtices
en la entrada, se aconseja el uso de aletas guías, o enderezadores de flujo
para reducir su efecto.

Ejemplo:

Sea la instalación del ventilador 29 LS en el sistema calculado en el
Capítulo 3 como la indicada en el Esquema 4.2, donde ahora se ven en detalle
la longitud del tramo recto del conducto, entre la última curva y la entrada al
ventilador y la longitud del tramo recto del conducto que sale del ventilador
hasta la curva siguiente:





















Esquema 4.2

donde: L
1
= 1,5 m , L
2
= 3 m y L
3
= 7 m.

Este tramo L
2
incluye a la transición entre el conducto rectangular de
salida del ventilador y la sección circular del conducto de diámetro φ igual a
740 mm. El diámetro del conducto de entrada es igual al diámetro de la
descarga después del ventilador y el caudal es de 8,63 m
3
/ s.
G G
F’ ≡ G
Ventilador
D’ ≡ E
F
F’
E
F’
F
E
F
Curva 90 °
R/D = 2
L
1
L
2
L
3
Curva 45 °
R/D = 2
D’
14
a) Conducto de entrada. Se analiza en primer lugar el conducto de
entrada al ventilador. Suponiendo que la última curva antes de la entrada al
ventilador está proyectada como un codo de 90° de cuatro o más piezas, se
entra en el último esquema de la figura 4.4, que corresponde a un codo de
esas características. Siendo el diámetro del conducto de 0,74 metros, la
longitud L
1
de 1,5 metros equivale a una longitud efectiva, en diámetros, de dos
D:

L
efectiva
= L
1
/ D =1,5 / 0,74 = 2,03 ≅ 2,0 D

Es decir que la longitud efectiva del tramo de 1,5 metros es igual a 2 D.

En el cuadro de la derecha, encabezado por “Factores de efecto del
sistema”, se entra con la relación R / D igual a 2,0, según el dato del Esquema
4.2, y para una longitud efectiva de 2 D se obtiene que el F
ES
es igual a 0,53.

F
ES
= 0,53

Con este valor y sabiendo que la altura de presión dinámica (h
D
)

para el
tramo D - E es de 24,7 mmcda (ver Planilla Cálculo de Conductos del Capítulo
3), utilizando la expresión (4.13) resulta:

Δ h
E S
= F
E S
. h d = 0,53 . 24,7 = 13,1 mmcda

b) Conducto de descarga. Se analiza el conducto de descarga del
ventilador. A partir de lo expresado en texto de la Figura 4.3, y siendo la
velocidad en la conducto de descarga de 20,1 m / s, resulta que:

- Para una velocidad en el conducto inferior a 12,5 m/s, la longitud
efectiva mínima del conducto es de 2,5 diámetros (D)

- Por cada 5 m/s de velocidad adicional respecto a la velocidad mínima
de 12,5 m/s se debe añadir un diámetro de longitud efectiva, por lo tanto:

Δ
V
= 20,1 – 12,5 = 7,6 m/s,

y a esta diferencia le corresponde:

D
long efect
= 7,6 / 5 = 1,52 D

La longitud efectiva de total es:
L
efectiva
= 2,5 + 1,52 = 4,02 D = 4,02. 0,74 = 2,97 ≅ 3,0 m.
Como esta longitud coincide con la longitud real del tramo no se debe
tener en cuenta el Factor de Efecto del Sistema.

El valor resultante es entonces igual a

Δ h
E S
= 13,1 mmcda
15
Esta magnitud debe ser sumada al valor, obtenido en el Capítulo 3, de la
altura de presión estática (h
E V
) de 205,5 mmcda, resultando:

h’
E V
= h
E V
+ Δ h
E S
.= 205,5 + 13,1 = 218,6 mmcda

Con este nuevo valor se deben recalcular las revoluciones por minuto
(rpm) y la potencia (BHP) del ventilador a seleccionar.

Otra manera de manejar la ubicación del ventilador es respetar la
siguiente regla en cuanto a la longitud de los conductos de entrada y salida del
ventilador, que se deben considerar como longitudes mínimas para que no sea
necesario el uso de los factores de efecto del sistema:

Use la regla de “seis y tres” para asegurar el mejor diseño que produce
la mínima pérdida con seis diámetros de longitud recta antes de la conexión a
la boca de entrada del ventilador y la mínima pérdida con tres diámetros de
longitud recta a la salida del mismo (ver Figura 4.2).

Esquema 4.3

Además se aconseja que el conducto de emisión sea, como mínimo, tres
(3) metros más alto que el punto más alto del techo o que el centro de cualquier
entrada de aire, ubicados dentro de una circunferencia de 15 metros de
diámetro con centro en el conducto de descarga.









16










h > 3 m


Esquema 4.4




































h h
Conducto de
descarga
Toma de
aire
17
NOTA: Las figuras 4.1 a 4.6 y la Tabla 4.4 han sido obtenidas del libro
VENTILACION INDUSTRIAL Generalitat Valenciana. Conselleria de Treball i
Afers Socials. Direcció General de Treball. Paseo de la Alameda, 16 - 46010
Valencia. ESPAÑA.


BIBLIOGRAFÍA


VENTILACIÓN INDUSTRIAL
Generalitat Valenciana. Conselleria de Treball i Afers Socials. Direcció General
de Treball. Paseo de la Alameda, 16.
46010 Valencia. ESPAÑA.

INDUSTRIAL VENTILATION - A Manual of Recommended Practice.
Committee on Industrial Ventilation. P. O. Box 16153. Lansing. Michigan 48901
USA.
American Conference of Governmental Industrial Hygienist. 6500 Glenway
Avenue, Bldg. D - 7. Cincinnati, Ohio 45211 USA.

FUNDAMENTOS DE VENTILACIÓN INDUSTRIAL
V. V. BATURIN. Editorial LABOR S.A. Calabria, 235 - 239. Barcelona - 15.
ESPAÑA.

VENTILACIÓN INDUSTRIAL - Descripción y diseño de los sistemas de
ventilación industrial. Rubens E. POCOVÍ – Universidad Nacional de SALTA.
Ediciones MAGNA PUBLICACIONES. Catamarca 285. San Miguel de
Tucumán. República ARGENTINA




















18

Ventiladores axiales






FIGURA 4.1





19

VENTILADORES CENTRÍFUGOS






FIGURA 4.2
20

TABLA 4.1
21


TABLA 4.2

22


TABLA 4.3
23




TABLA 4.4
24
FACTORES DE EFECTO DEL SISTEMA

PARA CONDUCTOS DE SALIDA




FIGURA 4.3




25


FACTORES DE EFECTO DEL SISTEMA PARA CODOS

DE VARIAS SECCIONES SIN GUÍAS INTERIORES





FIGURA 4.4

26



FACTORES DE EFECTO DEL

SISTEMA PARA CODOS







FIGURA 4.5


27



CORRECCIÓN DEL FLUJO NO

UNIFORME EN LA ENTRADA




FIGURA 4.6

Sistemas
de Ventilación
Queda prohibida la reproducción total o parcial de este documento sin autorización expresa de Soler & Palau.
2
3
La nueva edición del Manual Práctico de Ventilación de Soler & Palau le
proporcionará una guía útil para acceder al conocimiento básico de esta tec-
nología, así como al cálculo de ventilaciones corrientes en diferentes tipos de
instalaciones.
En definitiva, una herramienta de consulta para todos los profesionales cuyo
objetivo es el de ayudarle en su labor profesional y en la realización de sus
proyectos de ventilación: identificación del problema, cálculo de los valores y
selección del equipo adecuado a cada necesidad.
Le recordamos que puede contactar con nuestro equipo de Servício de
Asesoría Técnica, a través de:
Tel. 901 11 62 25
Fax 901 11 62 29
e-mail: consultas@solerpalau.com
www.solerpalau.es - Servicios al Cliente
donde nuestros profesionales están a su disposición para ayudarle a resolver
cualquier consulta técnica de ventilación y calefacción.
Una vez más, muchas gracias por su confianza en nuestra marca.
Soler & Palau
Sistemas de Ventilación, S.L.U.
FACTORIES
SUBSIDIARIES
DISTRIBUTORS
ASSEMBLY FACILITIES
R+D+I CENTRES
Dubai
Canada USA - Florida
Mexico
Colombia
Spain - Ripoll
Spain - Logistic Centre
Spain - Parets
Spain - Sils
Spain - Madrid
France - Thuir
France - Paris
France - Lyon
United Kingdom - Harrogate
Portugal - Porto
Portugal - Lisbon
United Kingdom - Ipswich
Belgium
Holland Italy
Germany
Austria
Latvia
Australia - Kingsgrove
Malaysia India
Australia - Wetherill Park
Indonesia Vietnam
Singapore
USA - Wisconsin
France - Soudan
Switzerland
Brazil - Porto Alegre
Romania
Lithuania
Norway
China Shanghai
China Beijing China Guangzhou
China Wuhan
China Hong Kong
Taiwan
Korea
Philippines
Thailand
Chile
4
sumario
4
Capítulo 1. EL AIRE 5
Capítulo 2. LA VENTILACIÓN 6

2.1 Funciones de la Ventilación 6
2.2 Conceptos y Magnitudes: Caudal y Presión 6
2.3 Unidades 7
2.4 Aparatos de Medida 8
2.5 Tipos de Ventilación 9
2.6 Ventilación Ambiental 9
2.6.1. Ventilación de Viviendas 9
2.6.2. Ventilación de Locales Terciarios 11
2.6.2. Demanda Controlada de Ventilación - DCV 12
2.6.2. Filtración 15
2.6.2. Recuperación de Calor 15
2.6.3. Ventilación Industrial 17
2.6.4. Ventilación de Aparcamientos 19
2.7 Ventilación Localizada 24
2.7.1. Captación Localizada 24
2.7.2. Elementos de una Captación localizada 24
2.7.3. Principios de diseño de la captación 26
2.7.4. Casos de Ventilación Industrial Localizada 28
2.7.5. Cocinas Domésticas 29
2.7.6. Cocinas Industriales 30
Capítulo 3. CIRCULACIÓN DE AIRE POR CONDUCTOS 33

3.1 Pérdida de carga 33
3.2 Cálculo de la pérdida de carga. Método del coeficiente «n» 34
3.3 Ejemplo de aplicación 38
Capítulo 4. VENTILADORES 39

4.1 Generalidades 39
4.2 Definiciones 39
4.3 Clasificación 39
4.3.1. Según su función 39
4.3.2. Según la trayectoria del aire del ventilador 40
4.3.3. Según la presión del ventilador 40
4.3.4. Según las condiciones del funcionamiento 41
4.3.5. Según el sistema de accionamiento de la hélice 41
4.3.6. Según el método de control de
las prestaciones del ventilador 41
4.4 Curva característica 42
4.5 Punto de Trabajo 44
4.6 Leyes de los Ventiladores 45
Capítulo 5. RUIDO 46

5.1 Nivel Sonoro 46
5.2 Silenciadores 48
5.3 Ruidos mecánicos 49
Capítulo 6. PROCESO PARA DECIDIR
UN SISTEMA DE VENTILACIÓN 50
5
1. EL AIRE
El aire es un gas que envuelve la Tierra
y que resulta absolutamente impres-
cindible para la respiración de todos
los seres vivos. Está compuesto de
una mezcla mecánica de varios gases,
prácticamente siempre en la misma
proporción y en la que destaca el
Nitrógeno que es neutro para la vida
animal y el Oxígeno, que es esencial
para la vida en todas sus fomas.
En la tabla 1.2 puede verse su compo-
sición media, que de forma sinóptica
representamos en la Fig. 1.1
Nótese que se cita «aire seco» y no
simplemente «aire». Esto se debe a
que el aire que nos rodea es «aire
húmedo», que contiene una cantidad
variable de vapor de agua que reviste
gran importancia para las condiciones
de confort del ser humano.
Además del aire seco y vapor de agua
mencionados, el aire que respiramos
contiene otros elementos de gran
incidencia sobre la salud. Éstos son
gases, humos, polvo, bacterias...
La tabla 1.1 muestra la composición
de aires reales, el que puede consi-
derarse «limpio» y un ejemplo de «aire
contaminado».
Oxígeno 20,94%
Nitrógeno 78,08%
Argón 0,93%
Anhidrido Carbónico 0,03%
Otros 0,014%
Fig. 1.1

AIRE LIMPIO, g/m
3

AIRE CONTAMINADO, g/m
3
Medida anual en una gran ciudad
Óxido de Carbono CO máx. 1000 6.000 a 225.000
Dióxido de Carbono CO
2
máx. 65.10
4
65 a 125.10
4

Anhídrido Sulfuroso SO
2
máx. 25 50 a 5.000
Comp. de Nitrógeno NOx máx. 12 15 a 600
Metano CH
4
máx. 650 650 a 13.000
Partículas máx. 20 70 a 700
(Datos de IEAL, John Shenfield, Madrid 1978) Tabla 1.1
COMPONENTES DEL AIRE SECO
(1’2928 kg/m
3
, a 0 ºC 760 mm)

Símbolo En volumen En peso Contenido en el Peso específico
% % aire, g/m
3
kg/m
3
Nitrógeno N
2

Oxígeno O
2

Argón Ar
Anh. Carbónico CO
2


Otros


Tabla 1.2
78’08
20’94
0’934
0’0315
0’145
75’518
23’128
1’287
0’4.10
-6
0’0178
976’30
299’00
16’65
0’62
0’23
1’2504
1’428
1’7826
1’964
-
Se entiende por ventilación la susti-
tución de una porción de aire, que se
considera indeseable, por otra que
aporta una mejora en pureza, tempe-
ratura, humedad, etc.
2.1 FUNCIONES
DE LA VENTILACIÓN
La ventilación de los seres vivos, las
personas entre ellos, les resuelve fun-
ciones vitales como el suministro de
oxígeno para su respiración y a la vez
les controla el calor que producen y
les proporciona condiciones de con-
fort, afectando a la temperatura, la
humedad y la velocidad del aire.
La ventilación de máquinas o de pro-
cesos industriales permite controlar
el calor, la toxicidad de los ambien-
tes o la explosividad potencial de
los mismos, garantizando en muchos
casos la salud de los operarios que
se encuentran en dichos ambientes
de trabajo.
Para efectuar una ventilación adecua-
da hay que atender a:
a) Determinar la función a realizar
(el calor a disipar, los tóxicos a diluir,
los sólidos a transportar, etc.)
b) Calcular la cantidad de aire nece-
saria.
c) Establecer el trayecto de circula-
ción del aire.
2.2 CONCEPTOS
Y MAGNITUDES
En el movimiento del aire a través de
un conducto distinguiremos, Fig. 2.1:
Caudal
- La cantidad o Caudal Q (m
3
/h) de
aire que circula.
- La sección S (m
2
) del conducto.
- La Velocidad v (m/s) del aire.
Vienen ligados por la fórmula:
Q = 3600 v S
Presión
El aire, para circular, necesita de una
determinada fuerza que le empuje.
Esta fuerza, por unidad de superficie,
es lo que se llama Presión. Existen
tres clases de presión:
PRESIÓN ESTÁTICA, P
e
Es la que ejerce en todas las direccio-
nes dentro del conducto, en la misma
dirección del aire, en dirección contra-
ria y en dirección perpendicular, sobre
las paredes del mismo.
Si el conducto fuese cerrado, como
un recipiente con el aire en reposo,
también se manifestaría este tipo de
Presión.
La Presión Estática puede ser positiva,
si es superior a la atmosférica o bien
negativa, si está por debajo de élla.
PRESIÓN DINÁMICA, P
d
Es la presión que acelera el aire desde
cero a la velocidad de régimen. Se
manifiesta sólo en la dirección del aire
y viene relacionada con la dirección
del mismo, aproximadamente por las
fórmulas:

P
d
=

v
2

(mm c.d.a.)

16

v = 4 P
d
(m/s)
La gráfica de la fig. 2.2 relaciona
ambas magnitudes, la Velocidad del
aire v y su correspondiente Presión
Dinámica P
d
.
La Presión Dinámica es siempre posi-
tiva.
PRESIÓN TOTAL, P
t
Es la presión que ejerce el aire sobre
un cuerpo que se opone a su movi-
miento. En la fig. 2.1 sería la presión
sobre una lámina L opuesta a la direc-
ción del aire. Esta presión es suma de
las dos anteriores.

P
t
= P
e
+ P
d
En hidráulica esta expresión recibe el
nombre de Ecuación de Bernouïlli.
V
Q
Q
P
e
P
e
P
e
P
e
P
t
P
d
P
d
S
L
Fig. 2.1
2. LA VENTILACIÓN
6
2.3 LAS UNIDADES
Las unidades de presión usadas en
ventilación son:
1 mm c.d.a. (milímetro columna de
agua)
1 Pascal, Pa
Ambas, y la unidad industrial de
presión, la atmósfera o Kp/cm
2
, se
equivalen de la siguiente forma:
1 atmósfera = 1 Kp/cm
2
= 10.000 mm c.d.a.
= 98 x 1.000 Pa
1 mm c.d.a. = 9´81 Pascal
= 0’0001 atmósferas
En la práctica, aproximadamente:
1 mm c.d.a. = 10 Pa
En la tabla 2.1 se establece la corres-
pondencia entre distintas unidades de
presión. Obsérvese la diferencia entre
la Atmósfera y la Presión atmosférica.
El milibar es la unidad usada por los
meteorólogos.
7
CONVERSIÓN ENTRE DISTINTAS UNIDADES DE PRESIÓN

kp/m
2

mm Presión


mm c.d.a.
c.d.m.
kp/cm
2
atmosférica
bar milibar dinas/cm
2
1 mm c.d.a.
1 0,07355 10
-4
10.337 ∙ 10
-4
98 ∙ 10
-6
98 ∙ 10
-3
98,1

kp/m
2
1 mm c.d.m. 13,6 1 13,6 ∙ 10
-4
13,15 ∙ 10
-4
1,33 ∙ 10
-3
1,334 1.334
1 kp/cm
2
10.000 735,5 1 0,966 0,981 9,81 ∙ 10
2
9,81 ∙ 10
5
1 presión atm. 10.334 760 1,0334 1 1,013 1.013 1,01334 ∙ 10
6
1 bar 10.200 750 1,02 0,985 1 1.000 10
6
1 milibar 10,2 0,75 1,02 ∙ 10
-3
0,985 ∙ 10
-3
10
-3
1 10
3
Tabla 2.1
Se considera aire a
20
o
C. 760 mm c.d.a.
densidad 1,2 kp/m
3
y
humedad del 40%
Fig. 2.2
PRESIÓN DINÁMICA DE AIRE EN FUNCIÓN DE SU VELOCIDAD
V
=

4
,
0
4




P
d
mm c.d.a.
m/s
V
E
L
O
C
I
D
A
D
30
25
20
15
10
9
8
7
6
5
4
3
2
4.75
3.75
0.25 0.5 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 20 30 40 50 60 70
PRESIÓN DINÁMICA
Pd
8
2.4 APARATOS DE MEDIDA
Las presiones ABSOLUTAS se miden
a partir de la presión cero. Los apa-
ratos usados son los barómetros, uti-
lizados por los meteorólogos, y los
manómetros de laboratorio.
Las presiones EFECTIVAS se miden a
partir de la presión atmosférica. Los
aparatos usados son los manómetros
industriales.
Las presiones Total, Estática y Dinámica
son de este tipo. Los aparatos en este
caso son los micromanómetros. En los
laboratorios de mecánica de fluidos se
utilizan los siguientes:
Tubo de Pitot
Mide directamente la Presión Total P
t

por medio de un tubo abierto que reci-
be la presión del aire contra su direc-
ción y que conecta su otro extremo a
un manómetro. Éste se representa en
la Fig. 2.3 por medio de un tubo en U,
lleno de agua, abierto en su otro extre-
mo a la presión atmosférica, y cuyo
desnivel del líquido en las dos ramas,
señala la Presión Total en mm c.d.a.
Sonda de Presión Estática
Mide la Presión Estática P
e
por medio
de un tubo ciego dirigido contra la
corriente de aire y abierto, por unas
rendijas, en el sentido de la misma. En
el esquema de la fig. 2.4 puede verse
conectado, por su otro extremo, a un
manómetro de columna de agua, que
está abierto a la presión atmosférica.
Tubo de Prandtl
Es una combinación de un Pitot y una
Sonda de Presión Estática. El Pitot
constituye el tubo central que está
abierto a la corriente de aire y está
envuelto por una sonda que capta la
presión estática. Como los extremos
de ambos acaban en un mismo manó-
metro, se cumple la fórmula,
P
t
– P
e
= P
d
con lo que indica la Presión Dinámica
P
d
.
La Fig. 2.5 representa esquemática-
mente este instrumento de medida.
MEDIDA DEL CAUDAL
Una vez determinada la Presión
Dinámica del aire en un conducto,
puede calcularse el caudal que circu-
la, por la fórmula indicada antes
Q(m
3
/h) = 3600 v S
La velocidad del aire v = 4 P
d
y la
Sección S de la conducción, son tam-
bién muy fáciles de determinar.
Gráfica de la Fig. 2.2.
Presión
atmosférica
Fig. 2.3 Fig. 2.4 Fig. 2.5
Fig. 2.6
P
t
P
e
P
d
TUBO DE PITO SONDA DE PRESIÓN ESTÁTICA TUBO DE PRANDTL
35 mm 10 mm 25 mm
PRESIÓN
TOTAL
PRESIÓN
ESTÁTICA
PRESIÓN
DINÁMICA
Velocidad del aire v = 20 m/s
Conducto en sobrepresión respecto a la atmósfera
Presión TOTAL = Presión ESTÁTICA + Presión DINÁMICA
35 mm = 10 mm + 25 mm
2.5 TIPOS DE VENTILACIÓN
Se pueden distinguir dos tipos de Ventilación:
- General
- Localizada
Ventilación general, o denominada también
dilución o renovación ambiental es la que
se practica en un recinto, renovando todo
el volumen de aire del mismo con otro de
procedencia exterior.
Ventilación localizada, pretende captar el
aire contaminado en el mismo lugar de su
producción, evitando que se extienda por el
local. Las variables a tener en cuenta son la
cantidad de polución que se genera, la velo-
cidad de captación, la boca o campana de
captación y el conducto a través del que se
llevará el aire contaminado hasta el elemento
limpiador o su descarga.
2.6 VENTILACIÓN
AMBIENTAL
A la hora de ventilar cualquier recinto hay que
seguir los criterios normativos que afectan
al local que se pretende ventilar, si es que
existen. Las normativas que afectan a la
ventilación de los recintos son los siguientes:
2.6.1 Ventilación de viviendas
En el DB HS sobre Salubridad, y en con-
creto en la Parte I. capítulo 3 Exigencias
básicas art. 13.3 Exigencia básica HS 3:
Calidad del aire interior se indica que:
1 Los edificios dispondrán de medios para que
sus recintos se puedan ventilar adecuadamen-
te, eliminando los contaminantes que se pro-
duzcan de forma habitual durante el uso normal
de los edificios, de forma que se aporte un
caudal suficiente de aire exterior y se garantice
la extracción y expulsión del aire viciado por los
contaminantes.
Y el ámbito de aplicación, según el apartado
del DB HS 3 calidad del aire interior. 1
Generalidades1.1 Ámbito de aplicación
1 Esta sección se aplica en los edificios de
viviendas, al interior de las mismas, los almace-
nes de residuos, los trasteros, los aparcamien-
tos y garajes; y, en los edificios de cualquier
otro uso a los aparcamientos y garajes.
Los aparcamientos y garajes, por su impor-
tancia constituyen un capítulo específico en
este manual.
El caudal de ventilación mínimo de los loca-
les se obtiene de la tabla 2.2 del DB HS 3,
teniendo en cuenta que
2 El número de ocupantes se considera igual,
a) en cada dormitorio individual, a uno y, en
cada dormitorio doble, a dos;
b) en cada comedor y en cada sala de estar,
a la suma de los contabilizados para todos los
dormitorios de la vivienda correspondiente
3 En los locales de las viviendas destinados a
varios usos se considera el caudal correspon-
diente al uso para el que resulte un caudal
mayor.
Las opciones de ventilación de las viviendas
son:
3 Diseño. 3.1. Condiciones generales de
los sistemas de ventilación.3.1.1. Viviendas
1 Las viviendas deben disponer de un sistema
general de ventilación que puede ser híbrida
(Ventilación en la que, cuando las condiciones
de presión y temperatura ambientales son favo-
rables, la renovación del aire se produce como
en la ventilación natural y, cuando son desfa-
vorables, como en la ventilación con extracción
mecánica) o mecánica (Ventilación en la que
la renovación del aire se produce por el fun-
cionamiento de aparatos electro-mecánicos
dispuestos al efecto. Puede ser con admisión
mecánica, con extracción mecánica o equilibra-
da) con las siguientes características :
a) El aire debe circular desde los locales secos
a los húmedos, para ello los comedores, los
dormitorios y las salas de estar deben disponer
de aberturas de admisión (abertura de ventila-
ción que sirve para la admisión, comunicando
el local con el exterior, directamente o a través
de un conducto de admisión); los aseos, las
cocinas y los cuartos de baño deben disponer
de aberturas de extracción (abertura de ventila-
ción que sirve para la extracción, comunicando
el local con el exterior, directamente o a través
de un conducto de extracción); las particiones
situadas entre los locales con admisión y los
locales con extracción deben disponer de aber-
turas de paso (abertura de ventilación que sirve
para permitir el paso de aire de un local a otro
contiguo);
Los caudales solicitados en la tabla 2.2
sirven para ventilar todos los locales, tanto
secos como húmedos, pero en ningún caso
han de sumarse, sino que ha de determi-
narse cual es el mayor de los valores (si el
caudal necesario para los locales secos o
bien para los locales húmedos por separado)
y posteriormente realizar la instalación para
conseguir la circulación del caudal mayor
resultante, ya que, obviamente, el aire usado
para ventilar locales con baja carga conta-
minante (locales secos) puede usarse pos-
teriormente para ventilar locales cuya carga
contaminante es mayor (locales húmedos).
c) Como aberturas de admisión, se dispondrán
aberturas dotadas de aireadores o aperturas
fijas de la carpintería, como son los dispositivos
de microventilación con una permeabilidad al
aire según UNE EN 12207:2000 en la posición
de apertura de clase 1; no obstante, cuando
las carpinterías exteriores sean de clase 1 de
permeabilidad al aire según UNE EN 12207:2000
pueden considerarse como aberturas de admi-
sión las juntas de apertura;
d) Cuando la ventilación sea híbrida las abertu-
ras de admisión deben comunicar directamente
con el exterior
e) Los aireadores deben disponerse a una dis-
tancia del suelo mayor que 1,80 m.
g) Las aberturas de extracción deben conectar-
se a conductos de extracción y deben disponer-
se a una distancia del techo menor que 200 mm
y a una distancia de cualquier rincón o esquina
vertical mayor que 100 mm.
9
Tabla 2.2 Caudales de ventilación mínimos exigidos
Dormitorios
Salas de estar y
comedores
Aseos y cuartos de baño
Cocinas
Trasteros y sus zonas
comunes
Aparcamientos y garajes
Almacenes de residuos
L
o
c
a
l
e
s
Caudal de ventilación mínimo exigido q
v
en l/s
Por ocupante
5
3
Por m
2
útil
2
0,7
10
En función de otros
parámetros
15 por local
50 por local
(1)
120 por plaza
(1)
Este es el caudal correspondiente a la ventilación adicional específica de la cocina (véase el párrafo 3
del apartado 3.1.1)
h) Un mismo conducto de extracción puede
ser compartido por aseos, baños, cocinas y
traseros.
Descartada la opción de la ventilación híbri-
da por los inconvenientes referidos, se venti-
larán las viviendas con ventilación mecánica.
3 Diseño. 3.2. Condiciones particulares
de los elementos 3.2.4 Conductos de
extracción para la ventilación mecánica
1 Cada conducto de extracción debe disponer
de un aspirador mecánico situado, salvo en el
caso de la ventilación específica de la cocina,
después de la última abertura de extracción
en el sentido del flujo del aire, pudiendo varios
conductos compartir un mismo aspirador
(véanse los ejemplos de la figura 3.4), excepto
en el caso de los conductos de los garajes,
cuando se exija más de una red.
Hay que contemplar las alternativas para ven-
tilación de viviendas unifamiliares y colectivas.
Para unifamiliares puede usarse el modelo
OZEO-E, con 4 tomas de 125 cm, para baños
y aseos, y coci na.
Para la viviendas colectivas, se dimensiona-
rá el conducto en el punto más desfavorable
conforme a:
• 4.2.2 Conductos de extracción para venti-
lación mecánica
1. Cuando los conductos se dispongan conti-
guos a un local habitable, salvo que estén en
cubierta o en locales de instalaciones o en
patinillos que cumplan las condiciones que
establece el DB HR, la sección nominal de
cada tramo del conducto de extracción debe
ser como mínimo igual a la obtenida median-
te la fórmula 4.1;
S ≤ 2,5 • q
vt
siendo q
vt
el caudal del aire en el tramo del
conducto [l/s]
En los conductos verticales se tendrán en
cuenta, además, las siguientes condiciones:
• 3.2.4. Conductos de extracción para ventila-
ción mecánica.
2. La sección de cada tramo del conducto
comprendido entre dos puntos consecutivos
con aporte o salida de aire debe ser uniforme.
3. Los conductos deben tener un acabado que
dificulte su ensuciamiento y ser practicables
para su registro y limpieza en la coronación.
4. Cuando se prevea que en las paredes de los
conductos pueda alcanzarse la temperatura
de rocío, éstos deben aislarse térmicamente
de tal forma que se evite que se produzcan
condensaciones.
5. Los conductos que atraviesen elementos
separadores de sectores de incendio deben
cumplir las condiciones de resistencia a fuego
del apartado 3 de la sección SI 1.
6. Los conductos deben ser estancos al aire
para su presión de dimensionado.
10
Conductos de
extracción con una
sola boca de
expulsión y un solo
aspirador mecánico
Boca de
expulsión
Aspirador
mecánico
Conducto de
extracción
Conductos de
extracción
independientes
con un aspirador
mecánico cada uno
Boca de
expulsión
Aspirador
mecánico
Conducto de
extracción
Fig. 2.7. Ejemplos de disposición de aspiradores mecánicos
Ejemplo para viviendas unifamiliares
BARJ /BARP
GPX/GP CT
OZEO-E
ECA EC-N
LA
Determinada la sección del conducto, ésta
se mantendrá constante en todo su reco-
rrido vertical. En cada punto de extracción,
ya sea baño o cocina, se instalará una
boca autoregulable calibrada para el caudal
requerido en cada recinto. En la cubierta se
puede instalar un extractor sobre cada ver-
tical, o bien unirlos a un conducto general y
conectarlo a un único extractor que aspire
de los diferentes ramales. Sin embargo, el
CTE Parte 1 permite optar también por :
Capítulo 2. Condiciones técnicas y adminis-
trativas
Artículo 5. Condiciones generales para el cum-
plimiento del CTE
5.1. Generalidades
3. Para justificar que un edificio cumple las exi-
gencias básicas que se establecen en el CTE
podrá optarse por:
a) adoptar soluciones técnicas basadas en
los DB, cuya aplicación en el proyecto, en la
ejecución de la obra o en el mantenimiento y
conservación del edificio, es suficiente para
acreditar el cumplimiento de las exigencias
básicas relacionadas con dichos DB; o

b) soluciones alternativas, entendidas como
aquéllas que se aparten total o parcialmente
de los DB. El proyectista o el director de obra
pueden, bajo su responsabilidad y previa con-
formidad del promotor, adoptar soluciones
alternativas, siempre que justifiquen docu-
mentalmente que el edificio proyectado cum-
ple las exigencias básicas del CTE porque sus
prestaciones son, al menos, equivalentes a los
que se obtendrían por la aplicación de los DB.
Como solución alternativa y siempre y cuan-
do se haya previsto la instalación de con-
ductos individuales desde cada recinto a la
cubierta es posible instalar también extrac-
tores de tipo baño , adecuándolos a los
caudales de cada recinto, como los modelos
de la serie SILENT; o también montar un
extractor de la serie TD-SILENT por vivien-
da, aspirando de los recintos húmedos y
descargando a través de un conducto inde-
pendiente de salida hasta cubierta.
El conducto de la cubiertase puede dimen-
sionar conforme a:
2. Cuando los conductos se dispongan en la
cubierta, la sección debe ser como mínimo
igual a la obtenida mediante la fórmula
S ≥ 1,5 • Q
vt

Con este sistema se mantiene la extracción
constante de los caudales en cada local
independientemente de la altura del propio
edificio.
También deberá preveerse un sistema de
ventilación específico para la extracción de
los humos y vahos de la cocción :
• 3.1.1. Viviendas
3. Las cocinas deben disponer de un sistema
adicional específico de ventilación con extrac-
ción mecánica para los vapores y los contami-
nantes de la cocción. Para ello debe disponerse
de un extractor conectado a un conducto de
extracción independiente de los de la venti-
lación general de la vivienda que no puede
utilizarse para la extracción de los locales de
otro uso.
Además de la ventilación de las viviendas, el
CTE contempla también la de almacenes de
residuos y trasteros.

Para almacenes de residuos se requiere
un caudal de 10 l/s∙m
2
y es posible cual-
quier forma de ventilación (natural, hibrida
o mecánica), si bien se aconseja practicar
un sistema de extracción forzada para man-
tener en depresión el recinto y evitar que
los posibles olores se escapen al exterior,
teniendo en cuenta que los conductos de
extracción no pueden compartirse con loca-
les de otro uso. Para trasteros se requiere un
caudal de 0.7 l/s∙m
2
, con extracción de aire
que se puede conectar directamente al exte-
rior o bien al sistema general de ventilación
de las viviendas.
2.6.2 Ventilación de locales tercia-
rios
Se seguirán los criterios especificados por el
Reglamento de Instalaciones Térmicas de los
Edificios (RITE), cuyo redactado en este ámbi-
to es el siguiente:
Dicho nuevo reglamento se desarrolla con un
enfoque basado en prestaciones u objetivos,
es decir, expresando los requisitos que deben
satisfacer las instalaciones térmicas sin obligar
al uso de una determinada técnica o mate-
rial, ni impidiendo la introducción de nuevas
tecnologías y conceptos en cuanto al diseño,
frente al enfoque tradicional de reglamentos
prescriptivos que consisten en un conjunto
de especificaciones técnicas detalladas que
presentan el inconveniente de limitar la gama
de soluciones aceptables e impiden el uso de
nuevos productos y de técnicas innovadoras.
Por otra parte, el reglamento que se aprueba
constituye el marco normativo básico en el
que se regulan las exigencias de eficiencia
energética y de seguridad que deben cumplir
las instalaciones térmicas en los edificios para
atender la demanda de bienestar e higiene de
las personas.
Parte II. INSTRUCCIONES TÉCNICAS
INSTRUCCIÓN TÉCNICA IT1. DISEÑO Y
DIMENSIONADO
IT 1.1 EXIGENCIA DE BIENESTAR E
HIGIENE
IT1.1.4. Exigencia de calidad del aire interior
IT1.1.4.2.1 Generalidades
1 En los edificios de viviendas se consideran
válidos los requisitos establecidos en la sec-
ción HS 3 del CTE.
2 El resto de edificios dispondrá de un sis-
tema de ventilación para el aporte de aire del
suficiente caudal de aire exterior que evite, en
los distintos locales en los que se realice algu-
na actividad humana, la formación de elevadas
concentraciones de contaminantes.
A los efectos de cumplimiento de este apar-
tado se considera válido lo establecido en el
procedimiento de la UNE-EN 13779.
11
CACT-N
ECOWATT
CACB/T-N
CACB/T-N ISO
CACT-N
ECA EC-N
Ejemplo para viviendas colectivas
BARJ /BARP
12
IT1.1.4.2.2 Categorías de calidad del aire inte-
rior en función del uso de los edificios.
En función del uso del edificio o local, la
categoría de calidad de aire interior (IDA) que
se deberá alcanzar será, como mínimo, la
siguiente :
IDA 1 (aire de óptima calidad) : hospitales,
clínicas, laboratorios y guarderías.
IDA2 (aire de buena calidad): oficinas, resi-
dencias (locales comunes de hoteles y similares
residencias de ancianos y estudiantes), salas de
lectura, museos, aulas de enseñanza y asimila-
bles, y piscinas.
IDA3 (aire de calidad media) : edificios
comerciales, cines, teatros, salones de actos,
habitaciones de hoteles, restaurantes, cafe-
terías, bares, salas de fiestas, gimnasios,
locales para el deporte (salvo piscinas) y
salas de ordenadores.
IDA4 (aire de baja calidad)
IT1.1.4.2.3 Caudal mínimo del aire exterior
de ventilación
1 El caudal mínimo de aire exterior de ventila-
ción se calculará con alguno de los cinco métodos
que se indican a continuación:
A. Método indirecto de caudal de aire exte-
rior por persona
B. Método directo por calidad del aire per-
cibido
C. Método directo por concentración de CO
2
D. Método directo de caudal de aire por uni-
dad de superficie
E. Método de dilución
A) Método indirecto de caudal de aire exterior
por persona
A) se emplearán los valores de la tabla 2.3
cuando las personas tengan una actividad
metabólica de 1,2 met, cuando sea baja la
producción de sustancias contaminantes por
fuentes diferentes del ser humano y cuando no
está permitido fumar
B) Para locales donde esté permitido fumar,
los caudales de aire exterior serán, como míni-
mo, el doble de los indicados en la tabla 2.3.
Este método de cálculo implica tener un
conocimiento de los posibles ocupantes del
recinto, mientras que el resto de métodos
de cálculos se basan en elementos, por lo
general, posteriores a la propia instalación,
por lo que se aconseja, a nivel de cálculo
inicial, usar el método A.
En caso de que no se conozca el número
de personas, se pueden seguir los valores
sobre densidad de ocupación de la tabla del
CTE - DB SI 1.
Demanda Controlada de Ventilación DCV
Es evidente que mantener los sistemas de
ventilación a su máximo caudal de manera
constante supone un importante despilfarro
energético, tanto por el consumo de los
propios ventiladores como por el consumo
necesario para calentar o enfriar el aire inte-
rior. Por ello es aconsejable que los sistemas
de ventilación se ajusten a la ocupación o
al nivel de contaminantes interiores (CO
2
,
Temperatura, H.R.). Experiencias de campo
nos demuestran que la mayoría de locales
(oficinas, comercios, restaurantes, salas de
juntas, gimnasios…), a lo largo del día, en
promedio, no llegan a una ocupación de más
del 60%. S&P, como líder mundial en el sec-
tor de la ventilación, propone el concepto de
Demanda Controlada de Ventilación, DCV,
consistente en la instalación de Sistemas
de Ventilación Inteligentes compuestos por
ventiladores de bajo consumo y elementos
electrónicos y mecánicos (elementos de
control, reguladores de velocidad, conver-
tidores de frecuencia, detectores de pre-
sencia, sensores de CO
2
, temperatura y
humedad, sensores de presión, compuertas
motorizadas, y bocas de aspiración bicau-
dal) que en todo momento estarán contro-
lando que sólo se utilice la energía necesaria
para garantizar una correcta ventilación en
función de la contaminación de los locales.
Esto representará un importantísimo ahorro
energético a lo largo del ciclo de vida de la
instalación. A continuación vamos a mostrar
de manera gráfica algunos de los Sistemas
Inteligentes de Ventilación. Cualquiera
de las estas soluciones puede llevarse a
cabo a través de sistemas de Extracción
Simple, Doble (Extracción e Impulsión) o de
Recuperación de Calor.
La DCV puede aplicarse a espacios mono-
zona y multizona:
Monozona: el espacio a ventilar está com-
puesto por una sola área abierta, sin divi-
siones, que requiera un tratamiento de
ventilación homogéneo (oficinas abiertas,
comercios, ..)
Multizona: el espacio a ventilar está com-
puesto por varias áreas, compartimentadas,
que requieren tratamientos de ventilación
individualizados(oficinas con despachos
individuales, servicios colectivos,..)
Uso del Local Ocupación
(m
2
/persona)
Vestíbulos generales y zonas generales de uso público 2
Garaje vinculado a actividad sujeta a horarios 15
Garaje (el resto) 40
Plantas o zonas de oficinas 10
Edificios docentes (planta) 10
Edificios docentes (laboratorios, talleres, gimnasios, salas de dibujo) 5
Aulas (excepto de escuelas infantiles) 1,5
Aulas de escuelas infantiles y bibliotecas 2
Hospitalario (salas de espera) 2
Hospitalario (zonas de hospitalización) 15
Establecimientos comerciales (áreas de venta) 2 - 3
Zonas de público en discotecas 0,5
Zonas de público de pie en bares, cafeterías, etc. 1
Salones de uso múltiple en edificios para congresos, hoteles, etc. 1
Zonas de público sentado en bares, cafeterías, restaurantes, etc. 1,5
Zonas de servicio en bares, restaurantes, cafeterías, etc. 20
Zonas de público en terminales de transporte 10
Densidades de ocupación
Tabla 2.3
Categoría dm
3
/s por persona
IDA 1
IDA 2
IDA 3
IDA 4
20
12,5
8
5
13
Sistemas inteligentes de ventilación para espacios monozona:
Funcionamiento del sistema
La presencia de una o más personas en una sala, activará
un sistema de ventilación. Cuando la sala quede vacía el
sistema volverá a la situación anterior.
Ventajas del sistema
Solamente ventilaremos cuando la sala esté ocupada.
Funcionamiento del sistema
Mediante un Timer o de forma manual se pondrá en
funcionamiento la instalación a su régimen mínimo para
proporcionar la ventilación de mantenimiento. La presen-
cia de una o más personas en una sala será identificada
por el Detector de Presencia que a través del Elemento
de Regulación hará funcionar al Ventilador a la velocidad
máxima. Cuando la sala quede vacía el sistema volverá a
la situación de mantenimiento.
Ventajas del sistema
Solamente utilizaremos la potencia máxima cuando la sala
esté ocupada
Funcionamiento del sistema
Mediante un Timer o de forma manual se pone en marcha el
sistema que funcionará a régimen mínimo de ventilación en
la sala a ventilar. El Sensor de CO
2
detectará el incremento
de contaminación en función de la ocupación de la sala y
enviará este dato al Elemento de Regulación que, a su vez,
ordenará incrementar o reducir la velocidad del Ventilador
de forma proporcional para adecuar el caudal a las necesi-
dades de cada momento.
Ventajas del sistema
A partir de una renovación ambiental mínima, solamente
incrementaremos la ventilación en función del nivel de ocu-
pación (determinada por el nivel de CO
2
). Ésto generará un
importante ahorro energético sobre un sistema de ventila-
ción total.
Tipo ON / OFF
Tipo Mínimo / Máximo
Tipo Proporcional
14
Funcionamiento del sistema
Mediante un Timer o de forma manual se pone en marcha el sis-
tema que funcionará a régimen mínimo de ventilación en la sala
a ventilar. El Sensor de H.R. detectará el incremento de hume-
dad en función del uso de las instalaciones y enviará este dato
al Elemento de Regulación que, a su vez, ordenará incrementar
o reducir la velocidad del Ventilador de forma proporcional, para
adecuar el caudal a las necesidades de cada momento.
Ventajas del sistema
A partir de una renovación ambiental mínima, solamente incre-
mentaremos la ventilación en función de la HR del ambiente.
Ésto generará un importante ahorro energético sobre un sistema
de ventilación total.
Funcionamiento del sistema
Mediante cualquiera de los parámetros ambientales a con-
trolar, CO2, Temperatura o Humedad relativa, ya sea de
forma conjunta o individual, se envía una señal al Control
Ecowatt AC/4A , que puede gobernar la velocidad de los
ventiladores tanto de corriente continua , como los TD
Ecowatt, o alterna ya sea en alimentación monofásica (hasta
4 A) como trifásica, a través del variador de frecuencia, y en
función del valor de contaminante más elevado acumulado
en la sala.
Ventajas del sistema
Con un solo sensor se controlan 3 parámetros ambientales y
se obtiene el máximo nivel de confort con el mínimo consumo.


Funcionamiento del sistema
El sistema se dimensiona en función de la demanda máxima
posible que se puede requerir en caso de que todos los des-
pachos estén ocupados. Se determina la presión que se gene-
ra en el sistema con éste funcionando a régimen de ventilación
máxima. Cada uno de los despachos mantendría un mínimo
de ventilación para garantizar las condiciones ambientales. El
sistema se pondría en funcionamiento mediante un Timer o
de forma manual. Cuando el Detector de Presencia identifi-
case la entrada de una persona en un despacho, éste emitiría
una orden a la Boca de Aspiración Bicaudal que se abriría
totalmente. Ésto generaría un desequilibrio en la presión con-
signada para el sistema, que sería detectado por el Sensor de
Presión, que transmitiría una orden al Elemento de Regulación
que a su vez actuaría sobre el Ventilador, adecuando la velo-
cidad para restaurar la presión en el sistema. Cada entrada
o salida de las diversas estancias sería identificada por los
Detectores de Presencia que interactuarían en el sistema.
Ventajas del sistema
Discriminaremos la ventilación en cada despacho y solamen-
te utilizaremos la potencia máxima en cada uno en el caso
de que esté ocupado. Ésto generará un importante ahorro
energético sobre un sistema de ventilación sin control de
demanda.
Sistemas inteligentes de ventilación para espacios multizona:
Tipo Proporcional
Tipo Mínimo / Máximo
15
Ventajas del sistema
En cada sala, a partir de una renovación
ambiental mínima, solamente incre-
mentaremos la ventilación en función
del nivel de ocupación (determinada
por el nivel de CO
2
). Ésto generará un
importante ahorro energético sobre un
sistema de ventilación total.
Filtración
Según el RITE hay que tener en cuen-
ta también las distintas calidades de
aire exterior y éste se debe filtrar para
garantizar la adecuada calidad del aire
interior:
IT 1.1 EXIGENCIA DE BIENESTAR E
HIGIENE
IT1.1.4. Exigencia de calidad del aire interior
IT1.1.4.2.4 Filtración del aire exterior míni-
mo de ventilación
1 El aire exterior de ventilación se intro-
ducirá debidamente filtrado en el edificio.
2 Las clases de filtración mínimas a
emplear, en función de la calidad de aire
exterior (ODA) y de la calidad del aire
interior requerida (IDA), serán las que se
indican en la tabla 2.4.
3 La calidad del aire exterior (ODA) se
clasificará de acuerdo con los siguientes
niveles:
ODA 1: aire puro que puede contener
partículas sólida (p.e. polen) de forma
temporal
ODA 2: aire con altas concentraciones de
partículas
ODA 3: aire con altas concentraciones de
contaminantes gaseosos
ODA 4: aire con altas concentraciones de
contaminantes gaseosos y partículas
ODA 5: aire con muy altas concentraciones
de contaminantes gaseosos y partículas
Se clasifica también el de extracción
IT1.1.4.2.5 Aire de extracción
1 En función del uso del edificio o local,
el aire de extracción se clasifica en las
siguientes categorías:
A) AE 1 (bajo nivel de contaminación): aire
que procede de los locales en los que las
emisiones más importantes proceden de
los materiales de la construcción y deco-
ración, además de las personas. Está
excluido el aire que procede de locales
donde se puede fumar (oficinas, aulas,
salas de reuniones, locales comerciales).
B) AE2 (moderado nivel de contamina-
ción): aire de locales ocupados con más
contaminantes que la categoría anterior,
en los que además, no esté prohibido
fumar (restaurantes, bares, habitaciones
de hoteles)
AE 3 (alto nivel de contaminación): aire
que procede de locales con producción
de productos químicos, humedad, etc.
AE 4 (muy alto nivel de contaminación):
aire que contiene sustancias olorosas y
contaminantes (extracción de campanas
de humos, aparcamientos, locales para
manejo de pinturas, locales de fumadores
de uso continuo, laboratorios químicos
2 El caudal de aire de extracción de
locales de servicio será como mínimo de
2 dm
3
/s por m
2
de superficie en planta.
3 Sólo el are de categoría AE1, exento
de humo de tabaco, puede ser retornado
a los locales.
4 El aire de categoría AE2 puede ser
empleado solamente como aire de trans-
ferencia de un local hacia locales de ser-
vicio, aseos y garajes.
5 El aire de las categorías AE3 y AE 4 no
puede ser empleado como aire de recircu-
lación o transferencia. Además, la expul-
sión hacia el exterior del aire de estas cate-
gorías no puede ser común a la expulsión
del aire de las categorías AE1 y AE2, para
evitar la posibilidad de contaminación
cruzada.
Recuperación de Calor
Para obtener un mayor ahorro ener-
gético se debe prever la recuperación
de calor
IT 1.2 EXIGENCIA DE EFICIENCIA
ENERGÉTICA
IT1.2.4.5 Recuperación de energía
IT1.2.4.5.2 Recuperación de calor del aire
de extracción
1 En los sistemas de climatización de
los edificios en los que el caudal de aire
expulsado al exterior, por medios mecáni-
cos, sea superior a 0,5 m
3
/s, se recupera-
rá la energía del aire expulsado.
2 Sobre el lado del aire de extracción
se instalará un aparato de enfriamiento
adiabático.
3 Las eficiencias mínimas en calor
sensible sobre el aire exterior (%) y las
pérdidas de presión máximas (Pa) en
función del caudal de aire exterior (m
3
/s)
y de las horas anuales de funcionamiento
del sistema deben ser como mínimo las
indicadas en la tabla 2.5.
Debemos, según la época, evitar o
favorecer la estratificación.
Funcionamiento del sistema
Mediante un Timer o de forma manual se pone en marcha el
sistema que funcionará a régimen mínimo de ventilación en
cada uno de las salas a ventilar. Dado que se trata de salas
de ocupación variable, el Sensor de CO2 constatará el grado
de contaminación en función de la cantidad de personas y
enviará la lectura a la Compuerta Motorizada que se abrirá
más o menos, permitiendo el paso de aire necesario en cada
momento. Ésto hará variar la presión en la instalación, que
será identificada por el Sensor de Presión que actuará sobre
el Elemento de Regulación y éste, a su vez, sobre el Ventilador
para equilibrar el sistema. Este sistema, se puede combinar
con una instalación mínimo/máximo como sería el caso
de unas oficinas en las que además hubiese despachos
individuales.
Tipo Proporcional
Tabla 2.4 Clases de filtración
Filtración de partículas
Ida 1
F7
F7
F7
F7
F6/GF/F9
F9
F9
F9
F9
F9
Ida 2
F6
F6
F6
F6
F6/GF/F9
F9
F9
F9
F9
F9
Ida 3
F6
F6
F6
F6
F6
F7
F7
F7
F7
F7
Ida 4
G4
G4
G4
G4
G4
F6
F6
F6
F6
F6
ODA 1
ODA 2
ODA 3
ODA 4
ODA 5
ODA 1
ODA 2
ODA 3
ODA 4
ODA 5
16
Horas anuales de
funcionamiento
Caudal de aire exterior (m
3
/s)
> 0,5... 1,5 > 1,5... 3,0 > 3,0... 6,0 > 6,0... 12 > 12
% Pa % Pa % Pa % Pa % Pa
< 2.000 40 100 44 120 47 140 55 160 60 180
> 2.000... 4.000 44 140 47 160 52 180 58 200 64 220
> 4.000... 6.000 47 160 50 180 55 200 64 220 70 240
> 6.000 50 180 55 200 60 220 70 240 75 260
Tabla 2.5 Eficiencia de la recuperación
Para evitar el efecto de la estratificación, la solución es instalar Ventiladores de Techo HTB-150N que impulsarán el aire
caliente hacia el suelo y lo mezclarán con el de las capas bajas, uniformando la temperatura en el local.
Tabla orientativa de la superficie abarcada por un HTB-150N en función de la altura
17
IT 1.2 EXIGENCIA DE EFICIENCIA
ENERGÉTICA
IT1.2.4.5 Recuperación de energía
IT1.2.4.5.3 Estratificación
En los locales de gran altura la estra-
tificación se debe estudiar y favorecer
durante los períodos de demanda térmica
positiva y combatir durante los períodos
de demanda térmica negativa.
2.6.3. Ventilación industrial
En consecuencia, si el tipo de local al
cual se quiere efectuar una ventilación
ambiental no está contemplado en el
criterio anterior, debemos seguir nues-
tra “peregrinación” en busca de la nor-
mativa, si es que existe, que nos oriente
sobre los caudales adecuados.
Una fuente de información la encon-
tramos en la Ley de Prevención de
Riesgos Laborales y en concreto en el
Real Decreto 486/1997 de 14 de abril,
publicado en el BOE 23-IV-1997, que
fija las “Disposiciones Mínimas de
Seguridad y Salud en los Lugares de
Trabajo” y que por tanto forzosamente
ha de tener incidencia en todo tipo de
ambientes laborales. Dentro de esta
disposición, se especifica lo siguiente
en su “Capítulo II, Art.7:
1. La exposición a las condiciones ambien-
tales de los lugares de trabajo no deberá
suponer un riesgo para la seguridad y
salud de los trabajadores. A tal fin, dichas
condiciones ambientales y en particular
las condiciones termohigrométricas de
los lugares de trabajo deberán ajustarse
a lo establecido en anexo III.
2. La exposición a los agentes físicos,
químicos y biológicos del ambiente de
trabajo se regirá por lo dispuesto en su
normativa específica”.
Dentro del Anexo III mencionado por el
anterior capítulo, los apartados en los
cuales la ventilación puede tener una
incidencia concreta son los siguientes:
Anexo III: Condiciones ambientales de los
lugares de trabajo
3. En los lugares de trabajo cerrados
deberán cumplirse, en particular, las
siguientes condiciones:
a) La temperatura de los locales donde
se realicen trabajos sedentarios propios
de oficinas o similares estará comprendi-
da entre 17 y 27°C.
La temperatura de los locales donde se
realicen trabajos ligeros estará compren-
dida entre 14 y 25°C.
b) La humedad relativa estará compren-
dida entre el 30 y el 70 por ciento, excepto
en los locales donde existan riesgos por
electricidad estática en los que el límite
inferior será el 50 por ciento.
c) Los trabajadores no deberán estar
expuestos de forma frecuente o conti-
nuada a corrientes de aire cuya velocidad
exceda los siguientes límites:
1°. Trabajos en ambientes no calurosos:
0.25 m/s.
2°. Trabajos sedentarios en ambientes
calurosos: 0.5 m/s.
3°. Trabajos no sedentarios en ambien-
tes no calurosos: 0.75 m/s.
Estos límites no se aplicarán a las
corrientes de aire expresamente utiliza-
das para evitar el estrés en exposiciones
intensas al calor, ni las corrientes de aire
acondicionado, para las que el límite será
de 0.25 m/s en el caso de trabajos seden-
tarios y 0.35 m/s en los demás casos.
d) La renovación mínima del aire en
los locales de trabajo será de 30 metros
cúbicos de aire limpio por hora y trabaja-
dor en el caso de trabajos sedentarios en
ambientes no calurosos ni contaminados
por humo de tabaco y de 50 metros cúbi-
cos en los casos restantes, a fin de evitar
el ambiente viciado y los olores desagra-
dables.
El sistema de ventilación empleado
y, en particular, la distribución de las
entradas de aire limpio y salidas del aire
viciado, deberán asegurar una efectiva
renovación del aire del local de trabajo.
4. A efectos de la aplicación de lo esta-
blecido en el apartado anterior, deberán
tenerse en cuenta las limitaciones o con-
dicionantes que puedan imponer, en cada
caso, las características particulares del
lugar de trabajo, de los procesos u opera-
ciones que se desarrollen en él y del clima
de la zona en la que está ubicado. En
cualquier caso, el aislamiento térmico de
los locales cerrados debe adecuarse a las
condiciones climáticas propias del lugar.
Tenemos, pues, ya una nueva orien-
tación, obligatoria, en lo que respecta
a la ventilación de ambientes labora-
bles, fijada en 30 o 50 m
3
/h por perso-
na en función del ambiente.
Además hemos subrayado el último
párrafo del apartado 3 por su impor-
tancia para el objetivo de una adecua-
da ventilación ambiental de un recinto
y sobre la cual volveremos en hojas
posteriores.
No se nos puede escapar que el cau-
dal “obligatorio” anterior puede ser
suficiente para ambientes laborables
relativamente normales pero, por con-
tra, ser totalmente insuficiente cuando
el ambiente en el cual se encuentren
los operarios tenga otras fuentes con-
taminantes no derivadas del humo de
tabaco, que son las más habituales en
ambientes laborables.
Por consiguiente, si debemos venti-
lar un ambiente industrial en el cual
el proceso de fabricación genera un
determinado tipo de contaminante
(humo, calor, humedad, disolventes,
etc.) en cantidades molestas o perju-
diciales y no es posible pensar en la
utilización de sistemas de captación
localizada para captar el contami-
nante en la fuente de producción,
deberemos recurrir al empleo de la
ventilación ambiental para lograr unos
índices de confort adecuados.
No existirán ya unos estándares obli-
gatorios pero sí unos criterios común-
mente aceptados, basados en aplicar
un determinado número de renovacio-
nes/hora al volumen considerado, que
se usarán para la solución de este tipo
de problemáticas.
En efecto, en función del grado de
contaminación del local se deberá
aplicar un mayor o menor número de
renovaciones/hora de todo el volumen
del mismo, según se observa en la
tabla 2.6.
Esta tabla se basa en criterios de
Seguridad e Higiene en el trabajo y
pretende evitar que los ambientes
lleguen a un grado de contaminación
ambiental que pueda ser perjudicial
para los operarios, pero sin partir ni
del número de los mismos ni de crite-
rios más científicos.
Obsérvese que, a medida que el grado
de posible contaminación del recinto
es mayor, aumenta la cantidad de
renovaciones a aplicar, siendo más
dificil determinar con precisión cual
es el número exacto de renovaciones
para conseguir un ambiente limpio
con plenas garantías, por lo que será
la propia experiencia la que nos orien-
te en casos como éstos, especialmen-
te si se alcanzan niveles de contami-
nación importantes.
18
Renovación del aire en Renovaciones/hora
locales habitados N
Catedrales 0,5
Iglesias modernas (techos bajos) 1 - 2
Escuelas, aulas 2 - 3
Oficinas de Bancos 3 - 4
Cantinas (de fábricas o militares) 4 - 6
Hospitales 5 - 6
Oficinas generales 5 - 6
Bar del hotel 5 - 8
Restaurantes lujosos (espaciosos) 5 - 6
Laboratorios (con campanas localizadas) 6 - 8
Talleres de mecanizado 5 - 10
Tabernas (con cubas presentes) 10 - 12
Fábricas en general 5 - 10
Salas de juntas 5 - 8
Aparcamientos 6 - 8
Salas de baile clásico 6 - 8
Discotecas 10 - 12
Restaurante medio (un tercio de fumadores) 8 - 10
Gallineros 6 - 10
Clubs privados (con fumadores) 8 - 10
Café 10 - 12
Cocinas domésticas (mejor instalar campana) 10 - 15
Teatros 10 - 12
Lavabos 13 - 15
Sala de juego (con fumadores) 15 - 18
Cines 10 - 15
Cafeterías y Comidas rápidas 15 - 18
Cocinas industriales (indispensable usar campana) 15 - 20
Lavanderías 20 - 30
Fundiciones (sin extracciones localizadas) 20 - 30
Tintorerías 20 - 30
Obradores de panaderías 25 - 35
Naves industriales con hornos y baños (sin campanas) 30 - 60
Talleres de pintura (mejor instalar campana) 40 - 60
Tabla 2.6
19
La tabla anterior puede simplificarse
aún más, en base al volumen del recin-
to a considerar (tabla 2.7) que da bue-
nos resultados con carácter general.
En cualquier caso hay que tener en
cuenta que los valores de la tabla ante-
rior son orientativos, y que en caso de
instalaciones con elevado grado de
contaminación, los caudales resultan-
tes de la aplicación de la tabla anterior
pueden ser muy insuficientes.
Situación del extractor
La gran variedad de construcciones y
de necesidades existentes disminuye
la posibilidad de dar normas fijas en
lo que se refiere a la disposición del
sistema de ventilación.
Sin embargo pueden darse una serie
de indicaciones generales, que fijan
la pauta a seguir en la mayoría de los
casos:
a) Las entradas de aire deben estar
diametralmente opuestas a la situación
de los ventiladores, de forma que todo
el aire utilizado cruce el área contami-
nada.
b) Es conveniente situar los extracto-
res cerca del posible foco de contami-
nación, de manera que el aire nocivo
se elimine sin atravesar el local.
c) Debe procurarse que el extractor no
se halle cerca de una ventana abierta,
o de otra posible entrada de aire, a fin
de evitar que el aire expulsado vuelva
a introducirse o que se formen bolsas
de aire estancado en el local a ventilar.
2.6.4. Ventilación de
aparcamientos
Objetivo
El sistema de ventilación de un aparca-
miento tiene como objetivo, en primer
lugar, garantizar que no se acumulará
monóxido de carbono en concentra-
ciones peligrosas en ningún punto del
aparcamiento.
19
En segundo lugar, y en cumplimiento
del CTE y en concreto del docu-
mento DB SI 3 Evacuación de
ocupantes, garantizar la evacua-
ción de humos que puedan gene-
rarse en caso de incendio.
Características del CO
Sin ninguna duda el CO –monóxi-
do de carbono– es el gas más
peligroso de los emitidos por un
vehículo automóvil y el que requiere
de mayor dilución para que no sea
perjudicial para las personas. El CO
es un gas imperceptible, sin olor ni
sabor, cuyo efecto sobre las perso-
nas, aspirado en cantidades impor-
tantes, es la reducción progresiva
de la capacidad de transporte de
oxígeno por la sangre, pudiendo,
en casos extremos, llegar a pro-
vocar la muerte. Sin embargo, los
efectos por intoxicación son total-
mente reversibles y sin secuelas,
y la exposición breve a concentra-
ciones elevadas de CO no presenta
riesgo alguno y puede tolerarse.
Se admite que para estancias infe-
riores a una hora, la concentración
de CO pueda alcanzar 100 ppm
(114,4 mg/m
3
), mientras que para
una estancia igual a una jornada
laboral de ocho horas, el nivel máxi-
mo admisible es de 50 ppm (57 mg/
m
3
).
La densidad del CO es de 0.968,
por lo que se acumulará normal-
mente en las partes altas del apar-
camiento.
Consideraciones sobre la
evacuación de humo en caso de
incendio
La extracción de humo en caso de
incendio de alguno de los vehículos
automóviles en el interior de un
aparcamiento pretende evitar que
los usuarios que se encuentren en
el interior del aparcamiento respi-
ren los humos tóxicos generados y
pierdan la visibilidad necesaria para
alcanzar las vías de escape.
Debido a su temperatura, los
humos se acumulan en la parte alta
del recinto y deberían poderse eva-
cuar antes de que se encuentren
en cantidades importantes, lo que
impediría el trabajo de los servi-
cios de extinción, o bien se enfríen
excesivamente y alcancen capas
inferiores.
Normativa
Para la ventilación de aparcamien-
tos hay que cumplir el Código
Técnico de Edificación (CTE) y en
concreto con los documentos DB
SI Seguridad en caso de incen-
dio (SI 3 Evacuación de ocupan-
tes) que pretende la evacuación de
humo en caso de incendio, y el DB
SH Salubridad (HS 3 Calidad del
aire interior) que persigue la elimi-
nación del monóxido de carbono
CO; así como el REBT (ITC-BT 28
Instalaciones en locales de públi-
ca concurrencia, y ITC-BT 29
Prescripciones particulares para
las instalaciones eléctricas de los
locales con riesgo de incendio o
explosión).
Evacuación de humo en caso de
incendio
Conforme al DB SI, y en concre-
to según el SI 3 Evacuación de
ocupantes, es necesario prever la
evacuación de humo en caso de
incendio en un aparcamiento. Dicha
evacuación puede ser natural o for-
zada , y según el capítulo 8 Control
de humo de incendio, de dicho
documento:
1 “…se debe instalar un sistema de
control de humo en caso de incendio
capaz de garantizar dicho control
durante la evacuación de los ocupan-
tes, de forma que ésta se pueda llevar
a cabo en condiciones de seguridad :
a) Zonas de uso Aparcamiento que no
tengan la consideración de aparca-
miento abierto.
En este sentido, el anexo del propio
documento indica que
Aparcamiento abierto:
Es aquel que cumple las siguientes
condiciones:
a) sus fachadas presentan en cada
planta un área total permanentemen-
te abierta al exterior no inferior a
1/20 (5%) de su superficie construida,
de la cual al menos 1/40 (2.5%) está
distribuida de manera uniforme entre
las dos paredes opuestas que se
encuentren a menor distancia;
b)la distancia desde el borde superior
de las aberturas hasta el techo no
excede de 0.5 m.
Teniendo en cuenta que
Uso aparcamiento
Edificio, establecimiento o zona inde-
pendiente o accesoria de otro de uso
principal, destinado a estacionamien-
Volumen
Nº renovaciones
/ hora
V ≤ 1000 m
3
1000 m
3
≤ V
≤ 5000 m
3

5000 m
3
≤ V
≤ 10000 m
3
V ≥10000 m
3
20
15
10
6
Tabla 2.7
20
to de vehículos y cuya superficie cons-
truida exceda de 100 m
2
, incluyendo
las dedicadas a revisiones….
Dentro de este uso se denominan
aparcamientos robotizados aquellos en
los que el movimiento de los vehícu-
los, desde acceso hasta las plazas de
aparcamiento, únicamente se realiza
mediante sistemas mecánicos y sin
presencia ni intervención directa de
personas.
Si no se dispone de aberturas sufi-
cientes para cumplir las condiciones
anteriores, se seguirán las indicacio-
nes del capítulo:
8 Control del humo de incendio
2 El diseño, cálculo, instalación y man-
tenimiento del sistema pueden reali-
zarse de acuerdo con las normas UNE
23585:2004 (SCEH) Esta norma, sin
embargo implicaría disponer de una
altura del aparcamiento considerable
y superior a 3 m de altura, lo que difi-
culta su aplicación y EN 12101-6:2006
En zonas de uso Aparcamiento se
consideran válidos los sistemas de
ventilación conforme a lo establecido
en el DB HS-3, los cuales, cuando sean
mecánicos, cumplirán las siguientes
condiciones adicionales a las allí esta-
blecidas:
a) El sistema debe ser capaz de extraer
un caudal de aire de 150 l/plaza·s con
una aportación máxima de 120 l/plaza·s
y debe activarse automáticamente en
caso de incendio mediante una insta-
lación de detección. En las planas cuya
altura exceda de 4 m deben cerrar-
se mediante compuertas automáticas
E
300
60 las aberturas de extracción de
aire más cercanas al suelo, cuando el
sistema disponga de ellas.
b) Los ventiladores incluidos los de
impulsión para vencer pérdidas de
carga y/o regular el flujo deben tener
una clasificación F
300
60.
c) Los conductos que transcurran por
un único sector de incendio deben tener
una clasificación E
300
60.Ñ Los que
atraviesen elementos separadores de
sectores de incendio deben tener una
clasificación EI 60.
Para aparcamientos robotizados, se
seguirá el criterio del DB SI 5:
Los aparcamientos robotizados dis-
pondrán, en cada sector de incendios
en que estén compartimentados, de
una vía compartimentada con elemen-
tos EI 120 y puertas EI2 60-C5 que
permita el acceso de los bomberos
hasta cada nivel existente, así como de
un sistema mecánico de extracción de
humo capaz de realizar 3 renovaciones
/hora
Tabla 2.8 Caudales de ventilación mímimos exigidos
Aparcamientos y garajes
Caudal de ventilación mínimo exigido q
v
en l/s
120 por plaza
Eliminación del CO
Se ha de cumplir el DB HS 3, que en
su ámbito de aplicación indica:
Esta sección se aplica en,…, los apar-
camientos y garajes; y, en los edificios
de cualquier otro uso, a los aparca-
mientos y los garajes. Se considera
que forman parte de los aparcamien-
tos y garajes las zonas de circulación
de los vehículos.
Este documento pretende garantizar
la salubridad de los ambientes, y en
este sentido eliminar el CO, en base
al caudal de la tabla 2.8.
Y en cuanto a las instalaciones, se
especifica en el apartado
3.1.4 Aparcamientos y garajes de cual-
quier tipo de edificio
1 En los aparcamientos y garajes debe
disponerse un sistema de ventilación
que puede ser natural o mecánica.
3.1.4.1 Medios de ventilación natural
1 Deben disponerse aberturas mix-
tas (según el Apéndice A Terminología,
una abertura mixta es una: Abertura
de ventilación que comunica el local
directamente con el exterior y que en
ciertas circunstancias funciona como
abertura de admisión y en otras como
abertura de extracción), al menos en
dos zonas opuestas de la fachada de
tal forma que su reparto sea uniforme
y que la distancia a lo largo del reco-
rrido mínimo libre de obstáculos entre
cualquier punto del local y la abertura
más próxima a él sea como máximo
igual a 25 m. Si la distancia entre las
aberturas opuestas más próximas es
mayor que 30 m debe disponerse otra
equidistante de ambas, permitiéndose
una tolerancia del 5%.
2 En el caso de garajes de menos de
cinco plazas, en vez de aberturas mix-
tas, pueden disponerse una o varias
aberturas de admisión que comuni-
quen directamente con el exterior en
la parte inferior de un cerramiento y
una o varias aberturas de extracción
que comuniquen directamente con el
exterior en la parte superior del mismo
cerramiento, separadas verticalmente
como mínimo 1.5 m.
3.1.4.2 Medios de ventilación mecá-
nica
1 La ventilación debe ser para uso
exclusivo del aparcamiento salvo
cuando los trasteros estén situados
en el propio recinto del aparcamiento,
en cuyo caso la ventilación puede ser
conjunta respetando en todo caso
la posible compartimentación de los
trasteros como zona de riesgo espe-
cial, conforme al SI 1-2.
2 La ventilación debe realizarse por
depresión y puede utilizarse una de las
siguientes opciones:
a) con extracción mecánica:
b) con admisión y extracción mecánica:
Si bien según el apartado ante-
rior sería posible ventilar cualquier
tipo de aparcamiento simplemente
mediante extracción, se aconseja
garantizar la entrada de aire limpio
procedente del exterior a todas las
plantas, siendo aceptable que para
las plantas primera y segunda, la
entrada de aire se realice a través
de una abertura independiente de
la propia puerta, con sección de
reja para entrada de aire a 2,5 m/s
(preferiblemente mediante aberturas
directas al exterior, o en su defecto
a través de una rejilla a situar por
encima de la puerta, o bien calar
la puerta) y a través de las rampas,
mientras que a partir de la tercera
planta se dispondrán de conductos
de aportación de aire, con velocida-
des máximas de entrada de aire de
4 m/s, para entrada de aire natural y
de 10 m/s en el caso de aportación
forzada.
Igualmente se aconseja que para los
aparcamientos públicos, en los que
generalmente se producirá un mayor
movimiento de vehículos, se usen
sistemas conjuntos de extracción e
impulsión con el objeto de garanti-
zar una adecuada eliminación de los
posibles contaminantes.
2 Debe evitarse que se produzcan
estancamientos de los gases conta-
minantes y para ello, las aberturas de
ventilación deben disponerse de la
forma indicada a continuación o de
cualquier otra que produzca el mismo
efecto :
a) haya una abertura de admisión y
otra de extracción por cada 100 m
2
de
superficie útil;
b) la separación entre aberturas de
extracción más próximas sea menor
que 10 m.
Es muy importante remarcar el obje-
tivo fundamental del sistema de
ventilación: evitar que que se pro-
duzcan estancamientos de los gases
contaminantes, de manera que se ha
de garantizar un adecuado barrido
de aire desde los puntos de entrada
de aire exterior hasta los puntos
de extracción y por delante de la
necesidad de disponer de aberturas
de admisión cada 100 m
2
está el
objetivo solicitado, siendo admisi-
bles soluciones diferentes a las pro-
puestas por el CTE (o de cualquier
otra que produzca el mismo efecto)
para conseguir el objetivo deseado.
3 Como mínimo deben emplazarse dos
terceras partes de las aberturas de
extracción a una distancia del techo
menor o igual a 0.5 m.
Hay que tener en cuenta que el
uso de aberturas de extracción (reji-
llas) a nivel del suelo implicará la
condición de que en los conduc-
tos descendentes se deban instalar
compuertas E600 90 que se cierren
automáticamente en caso de incen-
dio, conforme se solicita en el DB SI
3 Evacuación de ocupantes, (ya que
por lo general se usa el mismo siste-
ma de extracción de humos para la
eliminación del CO), con el objetivo
de evitar que los humos genera-
dos en un supuesto incendio fuesen
aspirados por las rejillas inferiores,
provocando lo contrario de lo pre-
tendido en un sistema de extracción
de este tipo, de manera que los ocu-
pantes inhalasen el humo mientras
se dirigiesen a la salida al exterior.
4 En los aparcamientos compartimen-
tados en los que la ventilación sea
conjunta deben disponerse las aber-
turas de admisión en los en los com-
partimentos y las de extracción en las
zonas de circulación comunes de tal
forma que en cada compartimento se
disponga al menos de una abertura de
admisión.
5 En aparcamientos con 15 o más
plazas se dispondrán en cada planta
al menos dos redes de conductos de
extracción dotadas del correspondien-
te aspirador mecánico.
6 En los aparcamientos que excedan
de cinco plazas o de 100 m
2
útiles
debe disponerse un sistema de detec-
ción de monóxido de carbono en cada
planta que active automáticamente
el o los aspiradores mecánicos cuan-
do se alcance una concentración de
50 p.p.m en aparcamientos donde se
prevea que existan empleados y una
concentración de 100 p.p.m en caso
contrario.
Desclasificación de los aparcamien-
tos
La i nst r ucci ón I TC-BT 029
Prescripciones particulares para
las instalaciones eléctricas de
los locales con riesgo de incen-
dio o explosión del Reglamento
Electrotécnico de Baja Tensión
(REBT) dice en su apartado
4 Clasificación de emplazamientos.
Para establecer los requisitos que ha
de satisfacer los distintos elementos
constitutivos de la instalación eléctri-
ca en emplazamientos con atmósfe-
ras potencialmente explosivas , estos
emplazamientos se agrupan en dos
clases según la naturaleza de la sus-
tancia inflamable, denominadas como
Clase I y Clase II.
La clasificación de emplazamientos
se llevará a cabo por un técnico com-
petente que justificarán los criterios y
procedimientos aplicados. Esta deci-
sión tendrá preferencia sobre las inter-
pretaciones literales o ejemplos que
figuran en los textos.
4.1. Clases de emplazamientos
Los emplazamientos se agrupan como
sigue:
Clase I: Comprende los emplazamien-
tos en los que hay o puede haber
gases, vapores o nieblas en cantidad
suficiente para producir atmósferas
explosivas o inflamables; se incluyen
en esta clase los lugares en los que
hay o puede haber líquidos inflama-
bles.
En la norma UNE-EN 600079-10 se
recogen reglas precisas para esta-
blecer zonas en emplazamientos de
Clase I.
4.2 Ejemplos de emplazamientos peli-
grosos
De Clase I
- garajes y talleres de reparación de
vehículos. Se excluyen los garajes de
uso privado para estacinamiento de 5
vehículos o menos.
La instrucción clasifica los aparca-
mientos como locales con riesgo de
incendio y explosión y en su aparta-
do 4 establece que la clasificación
de emplazamientos para atmósferas
potencialmente explosivas se llevará
a cabo por un técnico competente.
La citada ITC-BT-29 remite a la
norma UNE-EN 60079-10 a fin de
establecer el procedimiento para la
clasificación de emplazamientos.
Para desclasificar el recinto se
propone seguir los criterios de la
Resolución 27 abril 2006 (BOPV nº
105) del País Vasco, que indica que
en lo que se refiere al grado de la
fuente de escape, se puede tratar
de un escape, el procedente de ven-
teos, deterioro de juntas y materiales
de los depósitos o emisiones de los
tubos de escape de los vehículos,
que se puede considerar infrecuente
y en períodos de corta duración, por
lo que, acorde con la norma UNE-
EN 60079, se puede clasificar como
fuente de escape secundario.
Los criterios de cálculo y diseño de
los sistemas de ventilación de apar-
camientos expuestos anteriormente,
bien sea para evacuación de humos
en caso de incendio o para dilución
del CO a niveles aceptables para la
salud de las personas, son en todo
caso muy superiores a los que se
necesita para diluir o dispersar los
vapores inflamables hasta que su
concentración sea más baja que
el límite inferior de explosión (LIE),
lo que implica que asegurada la
misma y teniendo en cuenta el grado
secundario de la fuente de escape
se puede considerar, a los efectos
de la norma UNE-60079-10, que la
zona clasificada como peligrosa
sea en general despreciable, siem-
pre y cuando la ventilación cumpla
los requisitos indicados de la venti-
lación para evacuación de humos y
eliminación del CO, se considerará
conseguido un alto grado de ventila-
ción a los efectos de lo previsto en la
norma UNE EN 60079-10 cuando se
asegure una renovación de 120 l/s
(garantizando una adecuada distri-
bución de aire por el interior), con lo
que el garaje queda desclasificado
a los efectos de lo previsto en la
ITC-BT-29 del REBT, y no será nece-
sario tomar medidas de protección
adicional respecto a las solicitadas
por el CTE.
Locales de pública concurrencia
La ITC-BT 28 considera los apar-
camientos como locales de pública
concurrencia, obligándoles a cumplir
las siguientes condiciones:
1 Campo de aplicación
La presente instrucción se aplica a
locales de pública concurrencia como:
…, estacionamientos cerrados y
cubiertos para más de 5 vehículos,..
2.3 Suministros complementarios o de
seguridad
todos los locales de pública concu-
rrencia deberán disponer de alumbra-
do de emergencia
Deberán disponer de suministro de
reserva:
Estacionamientos subterráneos
para más de 100 vehículos.
21
22
Entradas de aire
Las bocas de captación del aire
exterior deben alejarse del suelo de
jardines o forestas para no captar
hojas o polen; separadas de letreros
luminosos por su atracción de insec-
tos; lejos de descargas de aire para
no recircular emisiones viciadas, y
nunca en el suelo porque puede
obturarse por objetos o desechos.
De forma habitual se vienen instalan-
do rejillas por encima de las propias
puertas de acceso, lo que permite, al
sistema de ventilación parado, una
"cierta" ventilación natural del pro-
pio aparcamiento, y garantiza una
correcta entrada de aire cuando el
sistema de ventilación está en fun-
cionamiento, independientemente
de la abertura o no de la puerta de
acceso al recinto.
Descargas de aire
En el DB HS 3, y en el apartado 3.2.1.
Aberturas y bocas de ventilación se
indica:
4 Las bocas de expulsión deben situar-
se en la cubierta del edificio separadas
3 m como mínimo, de cualquier ele-
mento de entrada de ventilación (boca
de toma, abertura de admisión, puerta
exterior y ventana) y de los espacios
donde pueda haber personas de forma
habitual, tales como terrazas, galerías,
miradores, balcones, etc.
Otros conceptos a tener en cuenta
El CTE no especifica velocidad de
diseño alguno para la redes de con-
ductos por el interior del aparcamien-
to, mientras que tampoco queda
clara la sección de los conductos
procedentes desde dicho recinto,
que puedan circular por el interior de
espacios habitables, hasta la cubier-
ta, ya que si bien en el documento
HS Salubridad 3 Calidad del aire
interior, en su capítulo 3 Diseño se
menciona que la sección de los con-
ductos circulantes a través de dichos
espacios se calculará con la formula
S > 2,50 • q
vt
, lo que corresponde a
una velocidad de 4 m/s, se entiende
que esta velocidad se refiera al dise-
ño de los conductos de ventilación
general de la vivienda, ya que si se
aplican para garajes y aparcamien-
tos podría darse la paradoja de que
en un aparcamiento de dimensiones
importantes o de más de una planta ,
con un único montante vertical hasta
la cubierta, dicho conducto tuviese
unas dimensiones tan considera-
bles que provocase una reducción
significativa de la superficie de cada
una de las plantas de las viviendas
superiores. En este sentido, pues, se
aconseja dimensionar los conductos
verticales, procedentes del interior
de los aparcamientos a través de los
locales habitables hasta la cubierta,
a una velocidad máxima de 8 m/s
(ya que a él no se conectará ningún
tipo de instalación de las propias
viviendas), con un grosor de chapa
mínimo de 1 mm para evitar la trans-
misión de ruidos.
Para los conductos a ubicar propia-
mente en el interior del aparcamien-
to, se pueden dimensionar conforme
a la norma UNE -100 166 04, para
una velocidad de hasta 10 m/s.
Se aconseja también que, en la
medida de lo posible, el conducto
sea circular, si bien con frecuencia
la altura de los garajes impide este
tipo de conductos, por lo que segui-
damente se aconseja el uso de con-
ductos ovalados, al presentar menor
pérdida de carga que los rectangu-
lares. Y si no hay otra opción que
el uso de estos conductos, deberán
ser lo más cuadrados posibles, y
no se deberá sobrepasar, en ningún
caso, relaciones de lados superiores
de lado mayor ≤ 5 lado menor para
evitar provocar pérdidas de carga
excesivas.
Ubicación de los extractores
La actual normativa obliga a
que los extractores sean capa-
ces de evacuar humo en caso de
incendio, y se utiliza, con carác-
ter general, el mismo sistema de
evacuación de humos en caso de
incendio que para la eliminación
del CO.
Para la evacuación de humos en
caso de incendio ha de tenerse en
cuenta que existen dos tipos de
aparatos capaces de realizar dicha
función:
Aparatos para trabajar inmersos.
Se trata de apara-
tos cuyo motor se
encuentra en el inte-
rior del flujo de aire
extraído, por lo que ha
de ser capaz de soportar la tempe-
ratura de 400
˚
C. Si bien la normativa
exige que soporten dicha tempera-
tura durante 90 minutos, el tiempo
mínimo es de 2h. al no existir fabri-
cantes de motores que cumplan la
condición solicitada, y se homologan
íntegramente los ventiladores para
soportar condiciones de 400
˚
C/2h.
Hay que tener en cuenta que los
motores usados reúnen unas carac-
terísticas especiales y solamente
existen con alimentación trifásica.
Aparatos para trasiego.
Se trata de aparatos
cuyo motor no está
en contacto con el
flujo de aire extraído,
y su motor es nor-
mal, siendo posible
encontrar aparatos de alimentación
monofásica siempre y cuando su
potencia no supere los 2.2 KW.
Este tipo de aparatos no puede
montarse directamente en el interior
del aparcamiento, y deben situarse
o bien en una sala de máquinas,
siempre con los conductos conec-
tados a la aspiración y descarga de
los aparatos, o bien directamente
en la cubierta, o en el espacio com-
prendido entre el aparcamiento y la
cubierta.
También ha de tenerse en cuenta
que es importante que cada planta
tenga el conjunto de extractores
independientes para cada planta,
lo que ha de asegurar un control
adecuado del humo en la planta que
pudiese verse afectada en caso de
incendio.
Por último se verificará que no exis-
ten normativas, ya sea autonómi-
cas o municipales, cuyas exigen-
cias sean distintas a las indicadas
anteriormente, que prevean otras
soluciones distintas a las indicadas.
400ºC/2h
400ºC/2h
23
Series de producto
Desenfumage para trabajar inmersos a 400
˚
C/2h
Series de producto
Desenfumage para vehicular aire a 400
˚
C/2h
CHGT THGT
CHMT CHAT CHMTC
CRMTC
IFHT TJHT
CRMT
ILHT
CTHT CTVT
CVHT
CXRT
BSP CHVT
400ºC/2h
400ºC/2h
HGHT
CHXT
CVST
24 24
2.7 VENTILACIÓN
LOCALIZADA
2.7.1. Captación localizada
Cuando en un local se originan
gases, olores y polvo, aplicar al
mismo los principios de la ventila-
ción general expuestos en las hojas
anteriores, puede originar algunas
problemáticas concretas como una
instalación poco económica y en
algunos casos poco efectiva debido
a los grandes volúmenes de aire a
vehicular, la importante repercusión
energética en locales con calefac-
ción e incluso la extensión a todo el
recinto de un problema que inicial-
mente estaba localizado. (Fig. 2.7).
En consecuencia, siempre que ello
sea posible, lo mejor es solucionar
el problema de contaminación en
el mismo punto donde se produce
mediante la captación de los conta-
minantes lo más cerca posible de su
fuente de emisión, antes de que se
dispersen por la atmósfera del recin-
to y sea respirado por los operarios.
Las aspiraciones localizadas preten-
den mantener las sustancias moles-
tas o nocivas en el nivel más bajo
posible, evacuando directamente los
contaminantes antes de que éstos
sean diluidos.
Una de las principales ventajas de
estos sistemas es el uso de menores
caudales que los sistemas de venti-
lación general, lo que repercute en
unos menores costes de inversión,
funcionamiento y calefacción.
Por último la ventilación por capta-
ción localizada debe ser prioritaria
ante cualquier otra alternativa y en
especial cuando se emitan productos
tóxicos en cantidades importantes.
2.7.2. Elementos de una captación
localizada
En una captación localizada serán
necesarios los elementos siguientes:
- Sistema de captación.
- Canalización de transporte del
contaminante.
- (En determinadas instalaciones)
Sistema separador.
Sistema de captación
El dispositivo de captación, que en
muchos casos suele denominarse
campana, tiene por objeto evitar que
el contaminante se esparza por el
resto del local, siendo este elemen-
to la parte más importante de la
instalación ya que una mala con-
Fig. 2.7: Los dos grandes tipos de ventilación.
Fig. 2.8: Tipos de campanas
a) Ventilación localizada:
captado de los contaminantes.
b) Ventilación general: dilu-
ción de los contaminantes.
cepción de este dispositivo puede
impedir al sistema captar correcta-
mente los contaminantes o llevar,
para compensar esta mala elección
inicial, a la utilización de caudales,
coste de funcionamiento y de insta-
lación excesivos.
Este dispositivo puede adoptar diver-
sas formas, tal como se observa en
la Fig. 2.8.
Tipo de campana Descripción Caudal
Campana simple Q = V(10x2+A)
Campana simple Q = 0,75V(10x2+A)
con pestaña
Rendija múltiple. Q = V(10x2+A)
2 ó más rendijas.
Q = 1,4 PVH
Campana P = perímetro
elevada H = altura sobre
la operación
Cabina Q = VA = VWH

25 25
Tabla 2.10: Velocidades de captación.
Únicamente gases y vapores Características de la fuente Ejemplos Velocidad de
de contaminación captación
m/s
Desprendimiento con velocidades Cocinas. Evaporación en tanques. 0,25 - 0,5
casi nulas y aire quieto. Desengrasado.

Desprendimientos a baja velocidad Soldadura. Decapado. 0,5 - 1
en aire tranquilo. Talleres galvanotecnia.
Generación activa en zonas de Cabinas de pintura. 1 - 2,5
movimiento rápido del aire.
Con partículas sólidas
en suspensión Generación activa en zonas de Trituradoras. 1 - 2,5
movimiento rápido del aire.

Desprendimiento a alta velocidad Esmerilado. Rectificado. 2,5 - 10
en zonas de muy rápido
movimiento del aire.
Se adoptarán valores en la zona inferior o superior de cada intervalo según los siguientes criterios:
Inferior Superior
1. Pocas corrientes de aire en el local. 1. Corrientes turbulentas en el local.
2. Contaminantes de baja toxicidad. 2. Contaminantes de alta toxicidad.
3. Intermitencia de las operaciones. 3. Operaciones continuas.
4. Campanas grandes y caudales elevados. 4. Campanas de pequeño tamaño.
Tabla 2.11: Gama de los valores mínimos de las velocidades de transporte de aire contaminado en las conducciones.
Gases, vapores 5 a 6(*)
Humos Humos de óxido de zinc y de aluminio. 7 a 10(*)
Polvos muy finos y ligeros Felpas muy finas de algodón. 10 a 13
Polvos secos y pólvoras Polvos finos de caucho, de baquelita; felpas de yute;
polvos de algodón, de jabón. 13 a 18
Polvos industriales medios Abrasivo de lijado en seco; polvos de amolar; polvos de yute, de grafito;
corte de briquetas, polvos de arcilla, de calcáreo; embalaje o
pesada de amianto en las industrias textiles. 18 a 20
Polvos pesados Polvo de toneles de enarenado y desmoldeo, de chorreado, de escariado. 20 a 23
Polvos pesados o húmedos Polvos de cemento húmedo, de corte de tubos de amianto-cemento,
de cal viva. >23
o transporte
neumático húmedo
Para que el dispositivo de captación
sea efectivo, deberán asegurarse
unas velocidades mínimas de capta-
ción. Esta velocidad se define como:
“La velocidad que debe tener el
aire para arrastrar los vapores,
gases, humos y polvo en el punto
más distante de la campana”.
Estas velocidades se observan en la
tabla 2.10.
Canalización de transporte
Una vez efectuada la captación y
para asegurar el transporte del aire
contaminado, es necesario que la
velocidad de éste dentro de la cana-
lización impida la sedimentación de
las partículas sólidas que se encuen-
tran en suspensión.
Así el dimensionado del conducto se
efectuará según sea el tipo de mate-
riales que se encuentren en suspen-
sión en el aire, tal como puede verse
en la tabla 2.11.
(*)Generalmente se adoptan velocidades de 10 m/s
26 26
Fig. 2.9
Fig. 2.10
Fig. 2.11
Fig. 2.12
2.7.3. Principios de diseño de la
captación
El rendimiento de una extracción
localizada depende, en gran parte,
del diseño del elemento de captación
o campana. Se indican a continua-
ción un conjunto de reglas para el
diseño de los mismos:
Colocar los dispositivos de
captado lo más cerca posible
de la zona de emisión de los
contaminantes
La eficacia de los dispositivos de
aspiración disminuye muy rápida-
mente con la distancia. Así, por
ejemplo si para captar un determi-
nado contaminante a una distancia L
se necesita un caudal de 100 m
3
/h, si
la distancia de captación es el doble
(2L) se requiere un caudal cuatro
veces superior al inicial para lograr el
mismo efecto de aspiración de dicho
contaminante (Fig. 2.9).
Según lo anterior, la mejor situa-
ción de una campana extractora será
la que consiga la mínima distancia
entre aquélla y el borde más aleja-
do que emita gases o vapores (Fig.
2.10).
Encerrar la operación tanto como
sea posible
Cuanto más encerrado esté el foco
contaminante, menor será la canti-
dad de aire necesario para evacuar
los gases (Fig. 2.11).
Instalar el sistema de aspiración
para que el operario no quede
entre éste y la fuente de contami-
nación
Las vías respiratorias del trabaja-
dor jamás deben encontrarse en el
trayecto del contaminante hacia el
punto de aspiración (Fig. 2.12).
27 27
Fig. 2.13
Fig. 2.14
Fig. 2.15
Situar los sistemas de captado uti-
lizando los movimientos naturales
de las partículas
Se efectuará la extracción de manera
que se utilicen las mismas fuerzas de
inercia para ayudarnos en la capta-
ción de las partículas (Fig. 2.13).
Enmarcar las boquillas de extracción
Siempre que sea posible, enmarcar
las boquillas de extracción reduce
considerablemente el caudal de aire
necesario (Fig. 2.14).
Si no se coloca el enmarcado, la
boquilla o campana, además de
extraer el aire que está frente a ella y
que se supone que está contamina-
do, se aspira también aire de encima
y de los lados con lo que se pierde
eficacia. En una boquilla enmarcada
la zona de influencia de la misma
es mayor que si no se coloca este
elemento, tal como se observa en la
(Fig. 2.15.)
Repartir uniformemente la aspira-
ción a nivel de la zona de captado
El caudal aspirado debe repartirse
lo más uniformemente posible, de
manera que se eviten las fugas de
aire contaminado en aquellas zonas
donde la velocidad de aspiración
pudiese ser más débil. Fig.2.16.
Fig. 2.16
28 28
CABINA DE LABORATORIO
CABINA CON PUERTA DE GUILLOTINA
Y MARCO DE PERFIL AERODINÁMICO
- Q = 0,3 – 0,76 m
3
/s/m
2
de superficie total abierta en función de la eficacia
de la distribución del aire aportado al local
- Pérdida en la entrada = 0,5 PD
- Velocidad en conducto = 5 – 10 m/s según uso

CAPTACIÓN DE POLVOS
Para CAMPANA PARA MUELA
velocidades DE DISCO
mayores, Caperuza bien cerrada = Máx. 25%
prolongan la disco descubierto.
caperuza y se Vel. mín. vc = 23 m/s raml
debe colocar v = 18 m/s cond. pral.
una plataforma Pérdida de entrada:
de apoyo n = 0,65 conex. recta
para piezas. n = 0,40 conex. cónica


EXTRACCIÓN LOCALIZADA PORTÁTIL PARA SOLDADURA
VENTILACIÓN PARA SOLDADURA SOBRE BANCO FIJO
Q = 2.000 m
3
/h por m de Pérdidas entrada:
campana. = 1,8 P
d
(ranura) = 0,25 P
d
Longitud campana: La que (conducto)
requiera el trabajo a realizar. Velocidad máxima de la cámara
Ancho banco: 0,6 m máximo. V igual a la mitad de la velocidad
Velocidad conducto: v
c
= 12 m/s en las ranuras.
Vel. en las ranuras: v
r
= 5 m/s
DESENGRASADO CON DISOLVENTES
Q(m
3
/h) = 920 LM L, M (m)
Velocidad máx. ranura v
r
= 5 m/s
Vel. máx. plenum: v
p
= 2,5 m/s
Vel. conducto v
c
= 12 a 15 m/s
Pérdidas entrada:
1,8 P
d
ranura = 0,25 P
d



2.7.4. Casos de ventilación industrial localizada
TANQUES PARA RECUBRIMIENTOS ELECTROLÍTICOS
El caudal necesario: La velocidad de aire en la
Q(m
3
/h) = KLM ranura:
K = de 1.000 a 10.000, v
r
> 10 m/s
usualmente de 3.000 a 5.000 Con esta captación se mantiene
L, M en metros (m) alejado el contaminante de la
zona de respiración del operario.
Velocidad amolado m/s
Menos 35 Más 35
Diám. Ancho Bien Poco Espe- Bien
disco disco cerra- cerra- cial cerra-
mm mm da da da
hasta 125 25 375 375 375 650
125 a 250 38 375 500 650 1050
250 a 350 50 500 850 850 1250
350 a 400 50 650 1050 1050 1500
400 a 500 75 850 1250 1250 1750
500 a 600 100 1050 1500 1500 2050
600 a 750 125 1500 2000 2000 2650
750 a 900 150 2000 2650 2650 3350
CAMPANA MÓVIL
Con pestaña
Conducto simple o pieza cónica
X, mm m
3
/s m
3
/s
Hasta 150 0,16 0,12
150-225 0,35 0,26
225-300 0,63 0,47
- Velocidad en la cara abierta =
7,5 m/s
- Velocidad en conducto = 15 m/s
- Pérdida en la entrada conducto
simple = 0,93 PDconducto
- Pérdida en la entrada con
pantalla o cono = 0,25
PDconducto
X
La tapa T debe cerrarse cuan-
do no se usa. Debe preverse
un conductor separado para la
evacuación de los productos de
la combustión, si los hubiere.
Para el trabajo es necesario un
suministro directo de aire para la
respiración.
ranura
ranura
sin
ranura
29 29
Longitud Caudal Modelo de extractor SP
área de cocción aconsejado según longitud del conducto de salida
(cota L) (m
3
/h)

0 a 5 m 5 a 15 m más de 15 m
CK-35N CK-40 y CK-40F

Hasta

CK-25N
CK-40 y CK-40F CK-50 y ECO-500

60 cm
200-300
TD-250
TD-350 TD-500

Campana de 60 cm
Campana de 60 cm con Campana de 60 cm

con 1 motor
2 motores o motor tangencial con motor tangencial
CK-35N CK-40 y CK-40F
CK-40 y CK-40F CK-50 y ECO-500
CK-50 y ECO-500
Hasta
300-600
CK-50 y ECO-500 CK-60F
CK-60F
90 cm TD-350, TD-500 TD-500
TD-800
Campana de 90 cm con Campana de 90 cm con
Campana de 90 cm

2 motores o motor tangencial 2 motores o motor tangencial
con motor tangencial

TABLA ORIENTATIVA PARA LA ELECCIÓN DEL EXTRACTOR O CAMPANA DE
COCINA MÁS ADECUADOS. COCINAS CON CAMPANAS ADOSADAS A LA PARED.
Tabla 2.12
Fig. 2.17
Longitud Caudal Modelo de extractor S&P
área de cocción aconsejado según longitud del conducto de salida
(cota L) (m
3
/h)

0 a 5 m 5 a 15 m más de 15 m



CK-40 y CK-40F
CK-60F
CKB-800

Hasta

CK-50 y ECO-500
CKB-600
TD-800

60 cm
300-450
CK-50
TD-500
Campanas tipo Isla

TD-500
Campanas tipo Isla
de 90 cm

Campanas tipo Isla
de 90 cm

de 90 cm

CK-50 y ECO-500 CK-60F
CK-60F CKB-800
CKB-1200

Hasta
450-900 TD-500 TD-800
TD-1000

90 cm
Campanas tipo Isla Campanas tipo Isla
Campanas tipo Isla

de 120 cm de 120 cm
de 120 cm
TABLA ORIENTATIVA PARA LA ELECCIÓN DEL EXTRACTOR O CAMPANA DE
COCINA MÁS ADECUADOS. COCINAS CON CAMPANAS TIPO ISLA.
Tabla 2.13
2.7.5. Cocinas domésticas
Normativa
El CTE, es su apartado 3 Diseño. 3.1.1
Condiciones generales de los siste-
mas de ventilación. 3.1.1 Viviendas
se indica
3 Las cocinas deben disponer de un
sistema adicional específico de venti-
lación con extracción mecánica para
los vapores y los contaminantes de la
cocción. Para ello debe disponerse de
un extractor conectado a un conducto
de extracción independiente de los de
la ventilación general de la vivienda que
no puede utilizarse para la extracción
de los locales de otro uso. Cuando este
conducto sea compartido por varios
extractores, cada uno de éstos debe
estar dotado de una válvula automáti-
ca que mantenga abierta su conexión
con el conducto sólo cuando esté fun-
cionando o de cualquier otro sistema
antirevoco.
Las cocinas son un caso típico de
aplicación de la ventilación localiza-
da: captar el aire cargado de gases,
humos, grasas y calor, encima mismo
de los fogones donde se produce, fil-
trarlo y conducirlo hasta la descarga.
Diseño
El caudal de aire necesario que debe
extraer la campana es el capaz de
arrastrar y diluir los polucionantes
desprendidos. Este caudal debe ser el
mínimo posible por razones de econo-
mía de energía.
Es importante también conseguir un
equilibrio entre el aire extraído de la
cocina con el impulsado a élla a través
de los locales adyacentes o directa-
mente del exterior, de modo que la
cocina quede en una ligera depresión.
Se trata de evitar que el aire conta-
minado que no capte la campana
se difunda por el piso, invadiendo
con sus olores indeseables las otras
estancias de la casa.
El aire necesario será tanto menor
cuanto mejor la campana abrace,
cubra de cerca, los focos de la pro-
ducción contaminante. Una campana
baja, es mucho mejor que una campa-
na a una altura suficiente para permitir
pasar la cabeza del cocinero/a.
Campanas compactas
Son campanas que llevan filtro, luz
grupo de extracción y mandos, for-
mando un conjunto listo para instalar.
Pueden conectarse de manera que
descarguen el aire viciado al exterior
mediante el conducto correspondien-
te, o bien para que recirculen el aire
captado, y previa instalación de un
filtro de carbono, en aquellas instala-
ciones que no dispongan de salida al
exterior. Fig. 2.17.
Campanas vacías
Son las que tienen, propiamente
dicho, la forma de campana y que
pueden alojar en su interior una masa
de aire contaminado. Permiten instalar
un extractor de aire de libre elección
del usuario. Así pueden elegir entre
diversos modelos de alta o baja pre-
sión, de caudal mayor o menor y de
forma de sujección a voluntad. En los
catálogos de S&P existen modelos
que pueden escogerse según el grado
de aspiración que se desee.
Para instalar dentro de la campa-
30
na pueden usarse extractores de las
Series CK o CKB; para instalar en el
conducto de descarga, fuera de la
campana y antes del final, aparatos
de la Serie TD-MIXVENT y, por último,
para colocar al extremo del conducto,
en el tejado, las Series TH-MIXVENT o
MAX-TEMP.
Para las campanas adosadas a las pare-
des utilizadas en las cocinas domésti-
cas, el caudal necesario para la extrac-
ción correcta de los humos viene dado
en la tabla 2.12 dependiendo del valor
de la anchura de la campana L.
Para el caso de campanas tipo «isla»,
es decir con acceso a los fogones
por los cuatro costados, el caudal de
extracción debe escogerse según la
tabla 2.13.
El caudal necesario depende de la
anchura de la campana y la distancia
entre la campana y la fuente.
En esta sección así definida, llamada
sección de referencia, la velocidad de
captación debe ser:
– cocina doméstica: 0,15 a 0,20 m/s
Cuando la campana es de tipo “isla”, es
decir, no adosada a ninguna pared, hay
que doblar este caudal.
2.7.6. Ventilación de cocinas
industriales
Normativa
El CTE contempla en su documento DB
SI 1 Propagación interior algunas de
las condiciones que han de reunir este
tipo de instalaciones.
Si bien no se define con claridad, se
estima que una cocina se considera
como industrial cuando su potencia
calorífica instalada supera los 20 Kw, ya
que a partir de esta potencia, conforme
a la tabla 2.14 Clasificación de los
locales y zonas de riesgo especial
integrados en edificios, se considera
ya como de Riesgo bajo
Además;
Los sistemas de extracción de los
humos de las cocinas deben cumplir las
siguientes condiciones especiales:
- Las campanas deben estar separadas
al menos 50 cm de cualquier material que
no sea A1.
- Los conductos deben ser independien-
tes de toda extracción o ventilación y
exclusivos para cada cocina. Deben dis-
ponerse de registros para inspección y
limpieza en los cambios de dirección
con ángulos mayores de 30
˚
y cada 3m
como máximo de tramo horizontal. Los
conductos que discurran por el interior
del edificio, así como los que discurran
por fachadas a menos de 1,50 m de dis-
tancia de zonas de la misma que no sean
al menos EI30 o de balcones, terrazas o
huecos practicables tendrán una clasifi-
cación EI30.
- No deben existir compuertas corta-
fuegos en el interior de este tipo de
conductos, por lo que su paso a través
de elementos de compartimentación de
sectores de incendio se debe resolver de
la forma que se indica en el apartado 3 de
esta sección.
- Los filtros deben estar separados de los
focos de calor más de 1,20 m si son de tipo
parrilla o a gas, y más de 0,50 m si son de
otros tipos. Deben ser fácilmente accesi-
bles y desmontables para su limpieza, tener
una inclinación mayor que 45
˚
y poseer una
bandeja de recogida de grasas que conduz-
ca éstas hasta un recipiente cerrado cuya
capacidad debe ser menor que 3 l.
- Los ventiladores cumplirán las especi-
ficaciones de la norma UNE-EN 12101-
3 2002 “Especificaciones para aireadores
extractores de humos y calor mecánicos” y
tendrán una clasificación F400 90.
Por otro lado, en España existe la norma
UNE 100-165-92, de aplicación a cocinas
de tipo comercial, que establece una
serie de puntos de los que entresacamos
los siguientes:
30
caudal = 3600 x V x SR
Sección de
referencia
Sr = h x l
(m
2
)
Vc = velocidad de
captación (m/s)
Tabla 2.14 Clasificación de los locales y zonas de
riesgo especial integrados en edificios
Uso previsto del edificio
o establecimiento
Cocinas según potencia
instalada P
(1)(2)
Tamaño del local o zona
S = superficie construida
V = volumen construido
Riesgo bajo
20<P 30kW
Riesgo medio
30<P≤50kW
Riesgo alto
P>50kW
Fig. 2.18
a) CAMPANA ADOSADA b) CAMPANA ISLA
Q Q/2 Q/2 Q
V V V V v = 10 a 15 m/s
M (m) M (m)
ß ß
L (m)
0,15 0,15 0,15 0,15
H
0,15
ß = 45 a 60º
Caudal
Q mín = 900 H (L+2M)
Caudal
Q mín = 900 H (2L+2M)
31 31
Fig. 2.20
El borde de la campana estará a 2 m
sobre el nivel del suelo (salvando justo
la cabeza del cocinero) y sobresaldrá
0.15 m por sus lados accesibles de la
planta de cocción.
Los filtros metálicos de retención de
grasas y aceites tendrán una eficacia
mínima del 90%. Estarán inclinados de
45° a 60° sobre la horizontal y la veloci-
dad de paso del aire será de 0,8 a 1,2
m/s con pérdidas de carga de 10/40 Pa
a filtro limpio/sucio.
La ventilación general de la cocina debe
ser de 10 l/s∙m
2
.
La depresión de la cocina respecto a
locales adyacentes no debe ser superior
a 5 Pa.
La temperatura del aire exterior a intro-
ducir en las cocinas no debe ser inferior
a 14°C en invierno y superior a 28°C
en verano.
Otros aspectos de la norma contemplan
materiales y el diseño de conductos de
descarga y la necesaria facilidad de ins-
pección y mantenimiento.
Cálculo práctico del caudal
La norma UNE citada anteriormente
da unas fórmulas para proceder al
cálculo del caudal necesario para una
correcta evacuación de los humos y
vapores generados. Sin embargo, de
forma genérica se vienen utilizando las
fórmulas indicadas en la fig. 2.18.a para
campanas adosadas a la pared con tres
lados abiertos; y en la fig. 2.18.b para
campanas tipo isla, de cuatro costados
abiertos.
En todo caso el caudal no será inferior
a una velocidad de paso de 0.25 m/s en
la superficie tendida entre el borde de la
campana y el plano de cocción en todo
su perímetro abierto.
Filtros
Los filtros, que actúan además como
paneles de condensación de vapores,
deberán ser preferiblemente metálicos,
compuestos de varias capas de mallas
con densidades crecientes para retener
mejor las grasas en suspensión.
La superficie total debe calcularse:
S [m
2
] =
Q
4.000
(resultando velocidad de aire de aprox.
1 m/s) siendo conveniente repartirla
entre dos o más paneles, fácilmente
extraíbles y de dimensiones aptas para
ser colocados en lavavajillas y some-
terlos a un lavado cómodo con agua
caliente y detergentes.
El borde inferior de los filtros debe
evacuar a un canalón recogedor de
condensaciones y líquidos grasos, que
pueda ser fácilmente vaciable o ser
conducido a un depósito a propósito.
La norma dice que este depósito no
debe ser superior a 3 litros de capa-
cidad.
Campanas
Las cocinas industriales de restauran-
tes, hoteles, hospitales, fábricas, etc…
mueven grandes masas de aire para
poder controlar los contaminantes y por
ello tiene mucha mayor importancia su
diseño y cálculo.
Si las consideramos simples, o sea,
que su caudal sea tomado del interior
de la cocina y expulsado al exterior,
prescindiendo del ahorro de energía de
calefacción, uso frecuente en países
de clima benigno con operaciones a
ventanas abiertas, el cálculo, según las
dimensiones indicadas en los dibujos,
se contiene en cada tipo de la fig. 2.18.
Se desaconsejan totalmente las cam-
panas de recirculación, para aplicacio-
nes industriales.
En zonas con épocas invernales frías,
las campanas de cocina industriales
deben diseñarse siempre con aporta-
ción de aire primario exterior para evitar
perder gran cantidad de aire ya calen-
tado. Por otra parte resultan también
intolerables las corrientes de aire frío
que inciden por la espalda a los coci-
neros ocupados en su labor debajo de
las campanas.
Un esquema muy corriente de campana
con aportación de aire primario exterior
es el de la fig. 2.19.
El caudal de aire primario Qp puede
ser regulado por medio de compuertas
accionables a mano, permitiendo en
todo momento decidir la proporción
idónea de la mezcla a extraer. Existen
muchas variantes de campanas en el
mercado que resuelven el problema de
forma original, muchas veces protegida
por patentes.
En grandes cocinas todo el techo del
local está tratado como si fuera una
campana de extracción contínua.
Combinan las entradas de aire primario
con los caudales de extracción, el con-
trol de las condensaciones y líquidos
grasos y los puntos de iluminación. Son
sistemas de extracción que permiten
cocinar en cualquier punto del local y
repartir los fogones, las freidoras, los
hornos, etc… sin tener en cuenta su
ubicación más que por la logística del
trabajo y no por situar los cocinados
debajo de las áreas de extracción, ya
que todo el techo es aspiración.
El dibujo de la fig. 2.20 ilustra un siste-
ma de este tipo.
Fig. 2.19
32 32
Conductos rígidos
Conductos exibles
Fig. 3.1
CONDUCTOS CIRCULARES RECTILÍNEOS
PéRDIDA DE CARGA POR ROZAMIENTO DEL AIRE
33 33
3. CIRCULACIÓN DE AIRE POR CONDUCTOS
Fig. 3.2
Para ventilar un espacio, un recinto o
una máquina, ya sea impulsando aire
o bien extrayéndolo, es muy corrien-
te tener que conectar el ventilador/
extractor por medio de un conducto,
una tubería, de mayor o menor longi-
tud y de una u otra forma o sección.
El fluir del aire por tal conducto absor-
ve energía del ventilador que lo impul-
sa/extrae debido al roce con las pare-
des, los cambios de dirección o los
obstáculos que se hallan a su paso.
La rentabilidad de una instalación
exige que se minimice esta parte de
energía consumida.
Como el consumo de un ventilador es
directamente proporcional a la pre-
sión total P
t
a que trabaja, podemos
constatar que, de no cuidar el diseño
de una canalización, puede darse el
caso de gastar mucha más energía de
la necesaria.
3.1 PéRDIDA DE CARGA
A la presión del aire necesaria para
vencer la fricción en un conducto,
que es la que determina el gasto de
energía del ventilador, se le llama pér-
dida de carga. Se calcula a base de la
longitud de la conducción, el llamado
diámetro hidráulico, la velocidad y
densidad del aire y el coeficiente de
frotamiento, de la rugosidad de las
paredes, de las dimensiones y la dis-
posición del mismo.
Tramos Rectos
La forma práctica de hacerlo es recu-
rriendo a nomogramas confecciona-
dos en base a todo el bagaje técnico
necesario y son válidos para conduc-
ciones con la rugosidad corriente en
materiales habitualmente usados.
El nomograma de la Fig. 3.1 muestra
uno de éllos para secciones circulares
y un coeficiente de fricción
λ = 0’02 (plancha de hierro galvani-
zada).
Conductos rectangulares
Si la sección del conducto no es cir-
cular, caso frecuente en instalaciones
de ventilación en donde se presentan
formas rectangulares o cuadradas, es
necesario determinar antes la sección
circular equivalente, ésto es, aquélla
que presenta la misma pérdida de
carga que la rectangular considerada.
El diámetro equivalente puede deter-
minarse de forma práctica por medio
de la gráfica de la Fig. 3.2.
DIÁMETRO EQUIVALENTE DE UN CONDUCTO RECTANGULAR
CON IGUAL PéRDIDA DE CARGA
34 34
Accidentes en la conducción
Las canalizaciones de aire no siempre
se componen de tramos rectilíneos
sino que a menudo se presentan acci-
dentes en su trayectoria que obligan al
uso de codos, desviaciones, entradas,
salidas, obstáculos, etc., los cuales
provocan una pérdida de carga adi-
cional. En consecuencia, será necesa-
rio calcular las pérdidas de cada uno
de tales accidentes y sumarlas a las
de los tramos rectos.
Existen diversos métodos para cal-
cular la pérdida de carga debida a
los accidentes de una canalización,
siendo el más usado en los manua-
les especializados (con muchos datos
experimentales que permiten, con
unas sencillas operaciones, determi-
nar su valor), el siguiente:
3.2 CÁLCULO DE LA
PéRDIDA DE CARGA
Método del coeficiente «n»
Se basa este método en calcular la
pérdida de carga de un elemento de
la conducción en función de la pre-
sión dinámica P
d
del aire que circula
y de unos coeficientes «n» de pro-
porcionalidad, determinados experi-
mentalmente, para cada uno según
su forma y dimensiones. La fórmula
usada es:

Pérdida de carga
∆P = n x P
d
(mm c.d.a.)
De esta forma calcularemos uno a
uno los accidentes de la conducción
que, sumados a los de los tramos rec-
tos, nos proporcionarán la pérdida de
carga total del sistema de conducción.
La presión dinámica P
d
que aparece
en la fórmula puede hallarse fácil-
mente del siguiente modo. A partir del
caudal de aire que circula Q (m
3
/h) y
el diámetro del conducto d (m), en la
gráfica de la figura 3.1 determinare-
mos la velocidad v (m/s) del aire. Con
este dato, y por la gráfica de la fig. 3.3
encontraremos la presión dinámica
pd (mm c.d.a.) que necesitamos para
aplicar la fórmula de la pérdida de
carga.
En las figuras siguientes se proporcio-
nan los coeficientes «n» de pérdida de
carga de diversos accidentes en la cir-
culación de aire por conductos, desde
su captación hasta la descarga.
Fig. 3.3
PRESIÓN DINÁMICA, CAUDAL Y DIÁMETRO
Conducciones
circulares
D

m
e
tro
2
.0
0
0
m
m
Ø
1
.0
0
0
9
0
0
8
0
0
7
0
0
6
0
0
5
0
0
4
0
0
3
0
0
2
0
0
1
0
0
9
0
8
0
7
0
6
0
5
0
4
0
mm c.d.a.
100.000
50.000
40.000
30.000
20.000
10.000
5.000
4.000
3.000
2.000
1.000
500
400
300
200
100
50
0.1 0.2 0.3 0.4 0.5 1 2 3 4 5 10 20 30 40 50 100
P
d
Fig. 3.4
ENTRADAS VARIAS
Figura D D D
60º
D/6 Orificio
Conducto Coeficiente n
Circular 0,87 0,49 0,2 1,8
Rectangular 1,25 0,7
V
V
V
V
1
D
D
D
R = D/2
n = 1,6
n = 0,6 a 0,1
V
2
Conducto:
Cicular n = 0,5
Rectangular n = 0,7
n = 0,65 D
D
30
Coeficiente n
Circular Rectangular
15°
30°
45°
60°
90°
120°
150°
0,15
0,08
0,06
0,08
0,15
0,26
0,40
0,25
0,16
0,15
0,17
0,25
0,35
0,48
n = 1,78 Pd1 + 0,5 Pd2
Pd1 y Pd2 corresponden a V1 y V2
35 35
Deben evitarse los obstáculos que
atraviesen una conducción de aire y
en especial en los codos y bifurcacio-
nes del flujo. Nos referimos a cuerpos
extraños a la canalización y no cuando
se trate de ventilar los mismos, como
es el caso de baterías intercambia-
doras de calor en las que, por otra
parte, se diseñan ya con las aletas
orientadas de forma que obstruyan lo
menos posible.
Si no hay forma de evitarlos deben
cubrirse con protecciones de silueta
aerodinámica para no provocar pérdi-
das elevadas de carga. Los obstácu-
los con frentes superiores a cinco cen-
tímetros deben carenarse con perfiles
redondeados o, mejor, con siluetas
de ala de avión, procurando que los
soportes o apoyos sean paralelos a
la vena de aire. Si la obstrucción es
superior al 20% de la sección debe
bifurcarse la canalización y hacerla
confluir una vez superado el obstá-
culo.
Todas las velocidades consideradas
en este capítulo para el cálculo del
coeficiente n están referidas a veloci-
dades en el conducto V
c
, la del diá-
metro D indicado, aunque se trate de
calcular pérdida de carga a la entrada.
En las campanas de captación, sean
verticales u horizontales, la sección
de la boca debe ser como mínimo el
doble de la del conducto.
En campanas rectangulares, « α » se
refiere al ángulo mayor.
ENTRADAS A CONDUCTOS
BOCA ACAMPANADA
D
BOCA CON REJILLA
V
R
D V
C
o
e
f
i
c
i
e
n
t
e

n
Área libre rejilla
Área total conducto
0,3 0,4 0,5 0,6 0,7 0,8 0,9 1 0,3 0,4 0,5 0,6 0,7 0,8 0,9 1 1,1 1,2 1,3
R/D
6
5
4
3
2
1
0
CUERPOS ATRAVESADOS EN EL CONDUCTO
C
o
e
f
i
c
i
e
n
t
e

n
0,1 0,2 0,3 0,4 0,5 0,6
5
4
3
2
1
0,1
0,05
0,04
D
L
III
II
I
I II III
0,2
0,3
0,4
0,5
Fig. 3.5
C
o
e
f
i
c
i
e
n
t
e

n
0° 20° 40° 60° 80° 100° 120° 140° 160° 180°
0,9
0,8
0,7
0,6
0,5
0,4
0,3
0,2
0,1
0,0
CAMPANAS DE CAPTACIÓN
V
Boca rectangular o cuadrada
Boca redonda
Ángulo
36 36
Fig. 3.6
COEFICIENTES <<n>> DE PÉRDIDAS DE
CARGA CODOS
C
o
e
f
i
c
i
e
n
t
e

n
1
0,9
0,8
0,7
0,6
0,5
0,4
0,3
0,2
0,1
Sección circular
D D D
R R R
0,1 0,2 0,3 0,4 0,5 0,6 0,7 0,8 0,9
C
o
d
o
e
n
t
r
e
s
p
ie
z
a
s
C
o
d
o
e
n
c
u
a
tro
p
ie
z
a
s
C
o
d
o
c
o
n
tin
u
o
1,3
1,2
1,1
1
0,9
0,8
0,7
0,6
0,5
0,4
0,3
0,2
0,1
Sección rectangular
0 0,5 1 1,5
A A
B B
R
R
D
R
A
CODOS EN ÁNGULO RECTO CON DIRECTRICES
C
o
e
f
i
c
i
e
n
t
e

n
0,1 0,2 0,3 0,4 0,5 0,6 0,7 0,8 0,9
1
0,5
0,4
0,3
0,2
0,1
0,08
0,06
L
R
Directrices
Sin Directriz
Una Directriz
Dos Directrices
Tres Directrices
R/L
n = 0,28 n = 0,4
n = 0,35 n = 0,1
Detalle álabes de grosor aerodinámico
C/3
C/2
C/5
C
37 37
Fig. 3.7
DESCARGA
PREFERIBLE
Mejor protección
de la lluvia
Menor pérdida
de cargas
38 38
3.3 EJEMPLO DE
APLICACIÓN
Imaginemos que debamos proceder
a la evacuación de los vapores no
tóxicos que se desprenden de un
tanque por medio de una campana
suspendida encima del mismo y que
está cerrada por tres costados. La
descarga debe efectuarse a nivel del
tejado y el conducto debe recorrer un
tramo horizontal y otro vertical, con
codos en ángulo recto, hasta alcanzar
el sombrerete de salida. La Fig. 3.8
ilustra el conjunto de la instalación:
La campana en cuestión deberá
absorber un caudal de:
Q (m
3
/h) = 3.600 LHV = 3.600 x 2 x
0’85 x 1 m/s = 6.100
considerando que la velocidad de
captación de los vapores es suficiente
con 1 m/s.
La velocidad de aire en el conducto la
decidiremos de V
c
= 10 m/s con lo que
podemos determinar por medio de la
gráfica de la Fig. 2.2 que la presión
dinámica en el mismo será:
P
d
= 6 mm c.d.a.
El diámetro del conducto circular
deberá ser, de acuerdo con los 6.100
m
3
/h y la velocidad de 10 m/s, leído
en la gráfica de la Fig. 3.1, d = 0’45 m,
redondeando su valor a una medida
comercial. A estos valores correspon-
de una pérdida de carga de 0´2 mm
c.d.a., también sacada de la misma
gráfica, para los tramos rectos del
conducto.
Los coeficientes «n» de pérdida de
carga son:
Campana: 0’25, según Fig. 3.5.
Codos: n = 0´2, si el radio interior es
igual al diámetro. Fig. 3.6.
Sombrerete: n = 1’08 para H = D,
según Fig. 3.7.
La pérdida de carga para los tramos
rectos es:
∆P
t1
= Long. conducto x Perd. por m =
(1 + 10 + 20) 0’2 = 6’2 mm c.d.a.
y la pérdida por la campana, codos y
sombrerete:
P
t2
= (0’25 + 0’2 + 1’08) 6 =
10’4 mm c.d.a.
La pérdida de carga total de la instala-
ción resulta ser:
∆P
t
= P
t1
+ P
t2
= 6’2 + 10’4 =
16’6 mm c.d.a.
Así pues, el extractor de aire a
escoger debe ser capaz de vehicular
6.100 m
3
/h a través de un sistema
que presenta unas pérdidas de 16’6
mm c.d.a.
Un tipo axial, tubular, del mismo diá-
metro que el de la campana resultaría
ser el más idóneo.
Al hablar de la curva característica
señalaremos el llamado punto de tra-
bajo que nos remitirá de nuevo a este
ejemplo.
Fig. 3.8
2
0

m
10 m
D
Ventilador
axial
tubular
R = D
1 m
2 m
Tanque
0,85
70º
39 39
4. VENTILADORES
Fig. 4.1
EMBOCADURA VOLUTA
Fig. 4.2 Fig. 4.3
4.2 DEFINICIONES
Un ventilador, en la aceptación más
amplia del vocablo, es una turbomá-
quina que recibe energía mecánica
para mantener un flujo contínuo de
aire, u otro gas, con una presión de
hasta 3.000 mm c.d.a.
4.3 CLASIFICACIÓN DE LOS
VENTILADORES
Los ventiladores, denominados así
de una forma amplia para todas sus
concepciones, pueden clasificarse de
formas muy diferentes, siendo la más
común la siguiente:
4.3.1. SEGÚN SU FUNCIÓN
1. VENTILADORES CON
ENVOLVENTE
Suele ser tubular, por lo que también
se les denomina Tubulares y tienen
por objeto desplazar aire dentro de un
conducto.
1.1 IMPULSORES
Son los ventiladores en los que la
boca de aspiración está conec-
tada directamente a un espacio
libre, estando la boca de descarga
conectada a un conducto. Fig. 4.2.
1.2 EXTRACTORES
Son los ventiladores en los que la
boca de aspiración está conectada
a un conducto y la boca de des-
carga está conectada a un espacio
libre. Fig. 4.3.
4.1. GENERALIDADES
Qué son y para qué sirven
Los ventiladores son máquinas rotato-
rias capaces de mover una determina-
da masa de aire, a la que comunican
una cierta presión, suficiente para que
pueda vencer las pérdidas de carga
que se producirán en la circulación
por los conductos.
Se componen de:
- Elemento rotativo
- Soporte
- Motor
El elemento rotativo es la pieza del
ventilador que gira en torno al eje del
mismo. Puede ser una Hélice o un
Rodete.
Lo llamaremos Hélice si la dirección
de salida del aire impulsado es parale-
la el eje del ventilador (dirección axial).
Generalmente la hélice puede mover
gran cantidad de aire comunicando al
mismo una discreta presión.
Lo llamaremos Rodete si la direc-
ción de salida del aire impulsado es
perpendicular al eje del ventilador.
Generalmente los rodetes mueven un
volumen de aire menor que las héli-
ces, pero con una presión mucho
mayor.
En los ventiladores de hélice, general-
mente, el conjunto se compone tam-
bién de una embocadura acampanada
que mejora el rendimiento, Fig. 4.1.a.
Los ventiladores de rodete se montan
en una voluta en espiral, Fig. 4.1.b.
Cuando se desea conseguir ventila-
dores con rendimiento por encima
de los usuales, puede recurrirse a las
directrices, que son unos álabes fijos,
colocados a la entrada o salida del
ventilador, cuya función principal es
enderezar la vena de aire haciéndola
aproximadamente axial.
El motor es el componente que accio-
na la hélice o rodete.
A B
Impulsor Extractor
40
1.3 IMPULSORES-EXTRACTORES
Son los ventiladores en los que tanto la
boca de aspiración como la de descarga
están conectadas a un conducto. Fig.
4.4.
2. VENTILADORES MURALES
Conocidos también como, simplemen-
te, Extractores, sirven para el traslado
de aire entre dos espacios distintos, de
una cara de pared a otra. Fig. 4.5.
3. VENTILADORES DE CHORRO
Son aparatos que se utilizan cuando
se necesita una determinada velocidad
de aire incidiendo sobre una persona o
cosa. Fig. 4.6.
4.3.2. SEGÚN LA TRAYECTORIA
DEL AIRE EN EL VENTILADOR
1. VENTILADORES CENTRÍFUGOS
En los que el aire entra en el rodete con
una trayectoria esencialmente axial y
sale en dirección perpendicular.
Fig. 4.7.
Los rodetes de los ventiladores centrífu-
gos pueden ser de tres tipos:
Álabes radiales, Fig. 4.8
Álabes hacia adelante, Fig. 4.9
Álabes hacia atrás, Fig. 4.10
2. VENTILADORES AXIALES
En los cuales el aire entra y sale de la
hélice con trayectorias a lo largo de
superficies cilíndricas coaxiales al ven-
tilador.
Las hélices de los ventiladores axiales
pueden ser de dos tipos:
Perfil delgado, Fig. 4.11
Perfil sustentador, Fig. 4.12
(o de ala de avión, portante).
3. VENTILADORES
HELICOCENTRÍFUGOS
En los cuales la trayectoria del aire en el
rodete es intermedia entre las del venti-
lador centrífugo y axial. Fig. 4.13.
4. VENTILADORES TENGENCIALES
En los cuales la trayectoria del aire en el
rodete es sensiblemente normal al eje,
tanto a la entrada como a la salida del
mismo, en la zona periférica.
Fig. 4.14.
4.3.3 SEGÚN LA PRESIÓN DEL
VENTILADOR
1. BAJA PRESIÓN
Cuando la presión del ventilador es infe-
rior a 72 mm c.d.a. Fig. 4.15.
Fig. 4.4
Fig. 4.6 Fig. 4.7
Fig. 4.8 Fig. 4.9
Fig. 4.10 Fig. 4.11
Fig. 4.12
Fig. 4.13
Fig. 4.14
Fig. 4.15
Fig. 4.5
40
Impulsor-Extractor Axial Mural
De chorro Centrífugo
Rodete
Centrífugo álabes radiales
Rodete
Centrífugo álabes adelante
Rodete
Centrífugo álabes hacia atrás
Hélice axial.
De perfil delgado
Hélice axial.
Perfil sustentador
Rodete
Helicocentrífugo
Tangencial Centrífugo. Baja presión
41 41
2. MEDIANA PRESIÓN
Cuando la presión del ventilador está
comprendida entre 72 y 360 mm c.d.a.
Fig. 4.16.
3 ALTA PRESIÓN
Cuando la presión del ventilador es
superior a 360 mm c.d.a. Fig. 4.17.
4.3.4 SEGÚN LAS CONDICIONES
DE FUNCIONAMIENTO
1. VENTILADORES CORRIENTES
Son los que efectúan el movimiento
de aire no tóxico, no saturado, no
inflamable, no corrosivo, no cargado
de partículas abrasivas y que la tem-
peratura no sobrepasa 80 °C (ó 40 °C,
si el motor se encuentra en la corriente
de aire).
2. VENTILADORES ESPECIALES
Son los diseñados para vehicular
gases calientes, húmedos, corrosivos,
para el transporte neumático, antiex-
plosivo, etc.
4.3.5. SEGÚN EL SISTEMA DE
ACCIONAMIENTO DE LA
HéLICE
Atendiendo al sistema empleado para
el accionamiento de la hélice, es decir,
si está accionada directamente por el
motor, mediante correas, con motor
de rotor exterior, etc.
4.3.6 SEGÚN MéTODO DE
CONTROL DE LAS
PRESTACIONES DEL
VENTILADOR
Atendiendo al sistema empleado para
variar las prestaciones del ventilador,
que puede conseguirse variando la
velocidad del motor, mediante com-
puertas, variando la inclinación de los
álabes, tanto los de la hélice como los
de la directriz de entrada, etc.
1. CON REGULADOR DE
VELOCIDAD
Los reguladores varían las condicio-
nes de la corriente de alimentación y
con éllo la velocidad del motor y, a la
postre, la característica del ventilador.
Pueden ser de transformador, que
varían la tensión de alimentación man-
teniendo su forma senoidal y variado-
res de frecuencia que aumentan o dis-
minuyen ésta y por tanto la velocidad
del motor.
2. CON COMPUERTAS
Las compuertas, siempre a la admi-
sión del ventilador y mejor para cen-
trífugos (los axiales las soportan mal)
abren y cierran el paso al aire de
entrada al aparato con lo que regula la
característica del mismo.
3. CON ÁLABES DE INCLINACIÓN
VARIABLE
Se usa generalmente este método en
ventiladores axiales, lográndose cau-
dales muy ajustados a los objetivos
fijados, pero exige una alta comple-
jidad constructiva para la hélice de
los mismos. Variando el ángulo de los
álabes se logran regímenes distintos
del ventilador pero hay que ir con cui-
dado con la capacidad del motor de
accionamiento para no sobrepasarla y
comprometer su seguridad. Los apa-
ratos más sofisticados, y caros, de
este tipo pueden variar la inclinación
de sus álabes estando el aparato en
funcionamiento, sin interrumpir su tra-
bajo. Sólo es aplicable este método en
grandes ventiladores.
Fig. 4.16
Fig. 4.17
Centrífugo. Media presión
Centrífugo. Alta presión
Compuerta
de aletas radiales a la admisión
Hélice axial
de álabes con inclinación variable
Regulador
electrónico de velocidad
O
10
9
8
7
6
5 4
3
2
1
42 42
4.4 CURVA CARACTERÍSTICA
El ensayo de ventiladores tiene por
objeto determinar la capacidad del
aparato para transferir la potencia al
aire que mueve.
El ventilador se hace funcionar a un
régimen de giro constante, tomando
valores de diferentes caudales movi-
dos, según sea la pérdida de carga
que debe vencerse.
La curva característica de un ventila-
dor se obtiene dibujando en unos ejes
de coordenadas los distintos valores
caudal-presión, obtenidos mediante
ensayo en un laboratorio.
Para entender mejor el concepto de
curva característica pondremos el
siguiente ejemplo
Supongamos un ventilador tubular tra-
bajando según indica la posición a) de
la fig. 4.18. Al medir el caudal de aire
que proporciona, encontramos Q1 =
10.000 m
3
/hora.
Si repetimos el ensayo empalmando
un conducto de 10 m por el lado de
admisión (posición b) y medimos de
nuevo el caudal, nos encontramos con
que ha bajado a Q
2
= 8.000 m
3
/hora.
En otro ensayo, acoplamos un tubo
de 50 m de longitud (posición c), y
comprobamos que el caudal ha des-
cendido a Q
3
= 5.000 m
3
/hora.
Las experiencias anteriores nos
demuestran que no es suficiente
conocer el caudal que es capaz de
suministrar un ventilador a descarga
libre (posición a), esto es, sin obs-
trucciones, para poder catalogarlo.
Es necesario conocer qué caudales
irá proporcionando según sean las
distintas pérdidas de carga que deba
vencer.
En la fig. 4.19 tenemos representada
una curva característica de un venti-
lador.
Observemos en primer lugar en la
figura curvas diferentes. Cada una
de éllas representa un valor distinto
y su lectura se hace en las diferentes
escalas que están a la izquierda de la
figura.
10 m
b
50 m
c
a
Q
1
= 10.000 m
3
/h
Q
1
= 8.000 m
3
/h
Q
1
= 5.000 m
3
/h
Fig. 4.18
PéRDIDA DE CAUDAL CON LA LONGITUD
Fig. 4.19
CURVA CARACTERÍSTICA DE UN VENTILADOR
14
13
12
11
10
9
8
7
6
5
4
3
2
1
0
0 500 1000 1500 2000 2500 3000 3500 4000 4500
60%
50
40
30
20
10
0
180
170
160
150
140
130
120
110
100
90
80
P
o
t
e
n
c
i
a
a
b
s
o
r
b
i
d
a

v
a
t
i
o
s
PRESIONES P
mm c.d.a.
R
e
n
d
i
m
i
e
n
t
o

h
P
e
= P
t
R
P
t
P
e
h máx.
h
W
P
d
P
d
= P
d
Punto de
descarga
libre
W
P
u
n
t
o

d
e

t
r
a
b
a
j
o

c
o
n

r
e
n
d
i
m
i
e
n
t
o

m
á
x
i
m
o
Caudal Q m
3
/h
43 43
Tres están relacionadas con la presión
que da el ventilador para distintos
caudales (son las denominadas P
t
,
P
e
, P
d
).
P
e
: es la Presión Estática
P
d
: es la Presión Dinámica (debido a
la velocidad)
P
t
: es la Presión Total
Cumpliéndose en todo momento
P
t
= P
e
+ P
d
Obsérvese que a descarga libre, es
decir cuando la Presión Estática (P
e
)
es nula, el ventilador da el máximo
caudal que puede mover; en este
punto la Presión Total es igual a la
Dinámica (P
t
= P
d
).
Asimismo, cuando el ventilador está
obturado, es decir que da el mínimo
caudal, la Presión Dinámica (P
d
) es
nula; en este punto, la Presión Total es
igual a la Estática (P
t
= P
e
).
Otra curva que podemos ver en el grá-
fico es: la curva de potencia absorbida
(W), que leeremos en la escala vertical
situada más a la izquierda (en watios).
Esta curva nos da la potencia que
consume el motor que acciona el ven-
tilador, y podemos ver que presenta
un máximo (en la figura corresponde
al punto de caudal 3.000 m
3
/h).
También tenemos representada la
curva de rendimiento (h), que se lee
en % en la escala vertical intermedia,
se puede ver que el rendimiento del
ventilador depende del caudal que
está moviendo.
El conjunto de estas curvas recibe
el nombre de característica de un
ventilador.
La característica de un ventilador es la
mejor referencia del mismo, ya que siem-
pre nos indicará su comportamiento según
sea el caudal y la presión que esté dando.
En los catálogos comerciales, suele
darse solamente una curva, que es la
de mayor importancia la de Presión
Estática (P
e
). Los servicios técnicos
suministran más información si se les
solicita.
El punto ideal de funcionamiento del
ventilador, aquél para el que ha sido
diseñado, es el correspondiente al
máximo rendimiento. Cuanto más
cerca de este punto trabaje el venti-
lador, más económico será su funcio-
namiento.
El punto R de la fig. 4.18 se conoce
como punto de desprendimientos, y
la zona a la izquierda de éste es
de funcionamiento inestable. Debe,
por tanto, escogerse el ventilador de
manera que el punto de trabajo esté
a la derecha de R; de esta manera
se evita la inestabilidad de funciona-
miento.
Fig. 4.20
Observemos la fig. 4.20 en que se han
representado las curvas caracterís-
ticas de los tipos fundamentales de
ventilación, para poder comprender
mejor su comportamiento.
Los tres ventiladores que se comparan
tienen el mismo diámetro de rodete.
Podemos ver que, a igualdad de cau-
dal impulsado (Q), los ventiladores
centrífugos dan más presión que los
helicentrífugos, y éstos a su vez más
que los helicoidales.
También se observa que, los centrí-
fugos mueven caudales menores que
los helicocentrífugos, y éstos menos
que los helicoidales.
Por tanto, puede aceptarse que los
ventiladores más adecuados cuando
los caudales sean grandes y las
presiones que deban vencer sean
pequeñas son los helicoidales. Este
tipo de ventilador tiene además la
ventaja de la facilidad de instalación.
Los ventiladores indicados para mover
caudales pequeños pero a elevada
presión son los centrífugos; finalmen-
te, un caso intermedio es el de los
ventiladores helicocentrífugos.
P
Q
Centrífugo
Helicocentrífugo
Helicoidal
44
4.5 PUNTO DE TRABAJO
La curva característica del ventilador
depende únicamente del ventilador, y
solamente puede variar si el ventilador
funciona a una velocidad de rotación
distinta.
Puede aceptarse en principio que la
curva característica es totalmente
independiente del sistema de conduc-
tos al que se acople.
Sin embargo, hay que considerar que
un ventilador puede funcionar movien-
do distintos caudales y comunicándo-
les distintas presiones, de tal forma
que todos los puntos posibles de fun-
cionamiento se hallen representados
sobre la curva (P
e
), Fig. 4.19.
Para saber exactamente en qué con-
diciones funcionará el ventilador,
debemos conocer la curva resistente
de la instalación, es decir, la curva
que relaciona la pérdida de carga de
la instalación con el caudal que pasa
por ella.
Podemos encontrar de forma fácil el
punto de trabajo de un ventilador sim-
plemente superponiendo las curvas
características del ventilador y resis-
tente del conducto según se indica en
la fig. 4.21.
Se puede comprobar que la pérdida
de carga de una conducción varía
proporcionalmente con el cuadrado
del caudal según la fórmula


∆P
2
= ∆P
1

Q
2


Q
1

por lo que, para encontrar la carac-
terística resistente y una vez hallada
la pérdida de carga inicial (∆P
1
) a
un determinado caudal (Q
1
), bastará
con suponer un segundo caudal (Q
2
),
para hallar un segundo punto de la
característica resistente (∆P
2
). Si fuese
necesario se podrían suponer más
caudales con los que se hallarían,
siempre para la misma instalación,
nuevos puntos de pérdida de carga.
Uniendo todos los puntos encontra-
dos se representará la característica
resistente de la instalación estudiada.
La intersección entre la curva del
ventilador y la característica resistente
de la instalación nos dará el punto de
trabajo.
EJEMPLO
Supongamos que en una conducción
circula un caudal de aire de
6.000 m
3
/h, originando una pérdida de
carga de 3,5 mm c.d.a.
La pérdida de carga que provocará un
caudal de 8.000 m
3
/h la encontrare-
mos mediante la siguiente expresión:

∆P
2
= 3,5 ∙
8000
2
6000
P = 1,342 x 3,5 = 6,2 mm c.d.a.
Si el caudal lo suponemos de 4.000
m
3
/h la pérdida de carga será:

∆P
2
= 3,5 ∙
4000
2
6000
P = 0,6692 x 3,5 = 1,55 mm c.d.a.
Llevando todo este conjunto de valo-
res sobre unos ejes de coordena-
das obtendremos la característica del
sistema tal como se muestra en la
fig. 4.21.
De todo lo dicho hasta ahora
pueden sacarse dos conclusiones
importantes:
1° Para cualquier proyectista, instala-
dor o diseñador es indispensable que
en el catálogo de ventiladores que
esté consultando estén reflejadas las
curvas características correspondien-
tes a los ventiladores.
2° Estas curvas características deben
estar garantizadas por el fabricante
y dar referencia expresa de la nor-
malización que se ha utilizado para
lograrlas.
Para determinar la curva característica
de los ventiladores es necesario dis-
poner de un laboratorio conveniente
debidamente equipado, contar con
unos técnicos analistas muy prepa-
rados y dedicar la atención y tiempo
preciso para determinarlas, cuestión
ésta delicada y muy laboriosa.
Es preciso también verificar los ensa-
yos según una normalización determi-
nada y tenerla en cuenta para com-
parar dos aparatos entre sí ya que
es de esperar una discrepancia de
resultados, a veces notable, si no se
ha utilizado la misma normalización
para efectuarlos e incluso la misma
disposición de ensayo dentro de la
misma norma.
[ ]
[ ]
2
[ ]
44
P
C
0 Q
Q
1
Q
1
C = Característica del ventilador
P
N
0 Q
Q
2
Q
2
N = Punto del trabajo
P
2
P
R
0 Q
Q
1
Q
R = Característica del sistema
P
0 Q
Q
2
R
2
Q
1
Q
3
1
2
3
R
3
R
1
Fig. 4.21
45
4.6 LEYES DE LOS
VENTILADORES
Las curvas características de los venti-
ladores siguen ciertas leyes, llamadas
«leyes de los ventiladores», que per-
miten determinar cómo varían caudal,
presión y potencia absorbida por el
ventilador al variar las condiciones de
funcionamiento. Nosotros aplicamos
estas leyes en el caso de la variación
de velocidad de giro del ventilador:
El caudal es proporcional a la relación
de velocidades:
Q
2
= Q
1

La presión es proporcional al cuadra-
do de la relación de velocidades:
P
2
= P
1

La potencia absorbida es proporcional
al cubo de la relación de velocidades:
N
2
= N
1

La tabla 4.1 reúne las leyes agrupadas
en función de tres variaciones.
Mediante las relaciones anteriores
podemos conocer los valores que
toman las diferentes variables para
diferentes regímenes de giro del ven-
tilador. Variando la velocidad de éste
podemos conseguir que el caudal y la
presión se ajusten a las necesidades
de cada momento.
Debemos tener muy en cuenta de
las curvas características de los ven-
tiladores están siempre realizadas a
las máximas revoluciones posibles.
La regulación sólo se puede realizar
disminuyendo la velocidad de giro del
ventilador.

Como ejemplo, hacemos el siguiente
supuesto:
Tenemos instalado en una cabina un
aparato que mueve 1.800 m
3
/hora a
una presión de 12 mm c.d.a. girando
a 2.700 r.p.m. Queremos determinar el
caudal y la presión que moverá este
aparato girando a 2.000 r.p.m. obteni-
das mediante un regulador.
Aplicaremos la ecuación
Q
2
= Q
1

Tenemos que n
1
= 2700 r.p.m.;
Q
1
= 1800 m
3
/hora y n
2
= 2000 r.p.m.
Por tanto, Q
2
= 1800 ∙
2000
=
1330 m
3
/hora

2700
Para hallar la nueva presión P
2
P
2
= P
1

P
2
= 12 ∙ = 6,58 mm
c.d.a.
n
2
n
1
2000
2700
2
n
2
n
1
2
45
La presión es proporcional a la relación de
Densidad • Caudal densidades.
del aire, ρ • Velocidad
La potencia es proporcional a la relación de
absorbida densidades.
El caudal es proporcional a la relación de
velocidades.
Velocidad • Diámetro
de de la hélice La presión es proporcional al cuadrado de
rotación, n • Densidad la relación de velocidades.
La potencia es proporcional al cubo de la
absorbida relación de velocidades.
El caudal es proporcional al cubo de la
relación de diámetros
• Velocidad
Diámetro • Densidad La presión es proporcional al cuadrado de
hélice, d • Punto de la relación de diámetros
funcionamiento
La potencia es proporcional a la quinta potencia
absorbida de la relación de diámetros.
Si varía... y permanecen constantes Se cumple
Leyes de los ventiladores
Tabla 4.1
n
2
n
1
[ ]
n
2
n
1
2
[ ]
[ ]
n
2
n
1
3
[ ]
[ ]
46
5.1 NIVEL SONORO
Con toda seguridad, una cuestión que
preocupa a cualquier técnico ante
el proyecto de una instalación en la
que intervienen ventiladores, es la del
ruido que hace un ventilador.
Dado que el ruido existe siempre
a nuestro alrededor, quizás lo más
importante sea determinar, no el ruido
de un aparato en sí, sino el aumento
de molestia que se produce sobre el
ruido ya existente al poner en marcha
un ventilador.
Definamos previamente algunas de
las características de los sonidos. El
ruido no es más que un sonido des-
agradable.
Un sonido determinado viene caracte-
rizado por tres cualidades: intensidad,
tono y timbre.
La intensidad se refiere a la potencia
sonora; hablamos así de un sonido
más o menos intenso.
El tono es la cualidad que nos permi-
te distinguir entre sonidos agudos y
graves.
El timbre se refiere a la composición
del sonido; es la cualidad que nos per-
mite distinguir la voz de las personas.
La molestia producida por un ruido
depende de estas tres cualidades y
de la naturaleza de las personas. La
sensibilidad auditiva depende, fun-
damentalmente, de la frecuencia del
sonido que se percibe y es diferente
para cada persona.
En el capítulo dedicado a la circula-
ción de aire por conductos veíamos
que la velocidad con que éste circula-
ba estaba relacionada con el ruido de
la instalación.
La velocidad máxima de circulación
condiciona el valor del diámetro de la
canalización, que deberá ser lo sufi-
cientemente grande para no exceder
la máxima velocidad permitida.
Además del ruido a la circulación del
aire por conductos, debemos tener en
cuenta el producido por el funciona-
miento del ventilador.
Cada ventilador conlleva asociado un
cierto ruido, nivel de presión sonora
NPS, que se mide en decibelios (dB).
El decibelio es un número en una
escala logarítmica en la que está rela-
cionada la presión sonora a medir con
otra de referencia. Se usa de esta treta
para poder manejar unidades cómo-
das de cálculo.
Para determinar el nivel de dB se
realizan ensayos en laboratorios espe-
cializados, bajo unas condiciones y
según normas internacionales. Como
es lógico la presión sonora sobre el
oido estará relacionada con la dis-
tancia a la fuente de ruido, por lo que
siempre tendrá que hacerse referencia
a este dato. Para que los valores fue-
ran representativos de la sensibilidad
del oido humano, el funcionamiento
de los aparatos utilizados en los ensa-
yos debería ser parecido al que tiene
en realidad el órgano auditivo humano;
esto resulta extremadamente difícil y
aún no se ha conseguido.
Para resolver esta dificultad se utili-
zan en el ensayo diferentes equipos,
con sensibilidades variables según la
frecuencia:
A.- Gran atenuación de las bajas
frecuencias (poca sensibilidad para
éstas).
B.- La atenuación es menor.
C.- Apenas hay atenuación (la misma
sensibilidad para todas las frecuen-
cias).
Según el montaje que se utilice en
la determinación del nivel de presión
sonora, hablaremos de dB A, dB B o
dB C.
Para un ventilador en funcionamien-
to, el número de dB A es menor que
el número de dB B, y éste último es
menor que el número de dB C. Ello es
debido a la diferente atenuación de los
sonidos de baja frecuencia para cada
uno de los montajes.
El número de dB asociado al funciona-
miento de un determinado ventilador
limita su utilización a locales que per-
mitan ese nivel de ruido.
En la tabla 5.1 tenemos relacionado
el Nivel de Presión Sonora NPS (dB),
con una descripción de tipo de ruido y
unos ejemplos para poder imaginar a
qué equivalen 40, 60 ó 100 dB.
En los ventiladores domésticos, es
fundamental escoger el de menor nivel
sonoro.
Con las características de cada venti-
lador se da también el número de dB
que produce su funcionamiento, que
deberemos comprobar que esté por
debajo de los límites establecidos.
Para calcular el ruido a través de
canalizaciones, como es el caso de
instalaciones de aire acondicionado,
debe partirse de la potencia sonora del
ventilador y de la atenuaciones que se
producen a lo largo de la conducción.
46
NPS NPS
Ruido dB Ejemplos Ruido dB Ejemplos
ENSORDE- 120 Trueno MODE- 60 Gran tienda
CEDOR Disparo de un cañón RADO Oficina tipo medio
110 Estallido de un neumático 50 Automóvil silencioso
Silbido de vapor Oficina tranquila
Gran nave industrial Vivienda de tipo medio
100 40
MUY Tren en un túnel SUAVE Biblioteca pública
FUERTE Calle con tráfico denso Carretera rural
90 Factoría muy ruidosa 30 Conversación tranquila
Cabina mando de un avión Crujir de papel
Altavoces al aire Silbido humano
80 20
FUERTE Oficina ruidosa MUY Iglesia tranquila
Ferrocarril suburbano SUAVE Noche silenciosa en el campo
70 Máquina de escribir 10 Habitación a prueba de ruidos
Aparato radio a pleno volumen
60 Taller de tipo medio 0 Límite sensitivo del oído
Tabla 5.1
5. RUIDO
47 47
El cálculo no es sencillo y no es usual
facilitar datos, de potencia sonora. En
los catálogos de S&P sí que figuran.
La potencia sonora representa la can-
tidad de energía por segundo que se
emite en forma de ondas sonoras. La
unidad de medida es el watio pero por
la misma razón expuesta al tratar de
la presión sonora, se usa una escala
logarítmica calculada sobre la poten-
cia de la fuente relacionada con una
de referencia. La unidad, esta vez de
nivel de potencia sonora SWL, tam-
bién es el decibelio. La fig. 5.1 refleja
la correspondencia entre los niveles
de presión y potencia sonora.
Una relación indicativa de los niveles
de presión sonora y potencia sonora
se dan en la tabla 5.2.
El número de dB de un ventilador es
una expresión del nivel de ruido, y
por tanto de molestia, que produce el
funcionamiento del mismo.
La diferente sensibilidad auditiva de
cada persona y para cada frecuencia
hace que, en ocasiones, un ventila-
dor caracterizado por un nivel de dB
mayor que otro no resulte, en realidad,
más molesto que este último. Ello se
debe, como hemos dicho anterior-
mente, a la diferente sensibilidad del
oido humano según sean las frecuen-
cias de los sonidos que percibe.
Nivel de Nivel de
Presión Potencia

Ruido
sonora NPS sonora
percibido SWL
a 3 m
en campo
libre
Avión proximo 135 dB 154dB
Automóvil 80 dB 100 dB
Sala de estar 40 dB 60 dB
Piar de pájaro 20 dB 40 dB
Tabla. 5.2
Fig. 5.1
Nivel de presión sonora NPS, en μ PA y dB para varios sonidos comunes
Potencia
Sonora
percibida
Nivel de presión
sonora NPS
Percibida a 3 m
en campo libre
Potencia
Sonora
de la fuente
Nivel Potencia
Sonora SWL
emitida
140
130
120
110
100
90
80
70
60
50
40
30
20
10
0
dB μPa
100000000
10000000
1000000
100000
10000
1000
100
20
Avión próximo
Martillo neumático
Automóvil
Máquina mecánica
de escribir
Sala de estar
confortable
Piar de un
pájaro
Umbral de la
audición
10 Pa = 1 mm c.d.a.
100 Pa = milibar
100.000 Pa = 1 bar -Presión atmosférica
dB W
2800
100
1
10
2
10
4
10
6
10
8
10
10
154
140
120
100
80
60
40
20,5
48 48
ATENUACIÓN DEL RUIDO POR LA DISTANCIA AL VENTILADOR EN CAMPO LIBRE
Distancia a la
m 1 1,5 2 3 4 5 6 7 8 9 10 15 20 25 30
fuente de ruido
Atenuación dB (A) 11 14,5 17 20 23 25 26 28 29 30 31 34 37 39 40
Tabla. 5.3

Fig. 5.2
El valor de la autenuación en cualquiera de ellos se puede calcular mediante la fórmula siguiente:
dB = 1,05 α
1,4 PL

S
α = Coeficiente de absorción que podemos deducir de la fig. 4.21 para cada frecuencia.
P = Perímetro del conducto forrado de material absorbente.
S = Superficie libre.
L = Longitud del silendiador.
5.2 SILENCIADORES
Muchas veces la potencia sonora que
procedente de una fuente de ruido
llega a un determinado local, tiene
unos valores excesivamente elevados
que hacen necesario disponer, en la
conducción, de elementos atenuado-
res. Los más usados son los llamados
silenciadores.
Los que suelen emplearse en instala-
ciones con aire se fundan, en general,
en el poder absorbente que tienen
algunos materiales como la fibra de
vidrio, la lana de roca, etc.
El silenciador más simple consiste en
forrar interiormente, de material absor-
bente, parte o toda la conducción por
la que se propaga el ruido.
Otros más eficaces, como los de la
fig. 5.2, se diferencian del anterior en
que para una misma superficie libre
transversal, tienen mayor perímetro y
por tanto mayor superficie de material
absorbente.
En los catálogos de los silenciadores
se proporcionan datos de la atenua-
ción que producen en cada banda de
frecuencia, valor que debe sustraerse
del nivel sonoro a tratar.
También dan la pérdida de carga que
provocan en función del caudal de aire
que pasa por éllos.
Los silenciadores colocados a la aspi-
ración y a la descarga de los ventila-
dores, reducen el nivel sonoro trans-
mitido a través de los conductos a los
que están acoplados. De esta forma
se reduce sensiblemente el ruido en
las bocas de impulsión o de aspira-
ción del aire abiertas en las dependen-
cias a ventilar. Otro aspecto es el ruido
radiado por el cuerpo del ventilador
al ambiente en el que está instalado.
Para atenuar este ruido deben usarse
envolventes y cajas insonorizadas que
encierren al mismo.
L
L
L
Material absorbente
e
r i
A
e
r i
A
Fig. 5.3
COEFICIENTES DE ABSORCIÓN
1,4
2
1,5
1
0,5
0
100 300 1.100 3.000 5.000
2 4 5 6 7 8 9 2 4
(a) Celotex C-4 (espesor 32 mm)
(superfcie perforada)
(b) Vidrio fbroso P.F., panel de
106 kg/m
3
(espesor 25 mm)
(c) Lana mineral 300 kg/m
3
(espesor 25 mmm)
(d) Permacoustic J.M. 320 kg/m
3
(espesor 25 mm)
(b)
(a)
(c)
(d)
Frecuencia en Hz
49 49
5.3 RUIDOS MECÁNICOS
Las vibraciones de las piezas en movi-
miento generan ruidos que se trans-
miten a través de los soportes de los
ventiladores y de los conductos a la
estructura del edificio. Es evidente que
cuanto más ligera sea la estructura,
mayor ruido se transmitirá.
Para limitar la trasmisión de los ruidos
mecánicos, lo mejor es amortiguar
las vibraciones intercalando entre las
piezas en movimiento y las piezas fijas
unas juntas o piezas elásticas:
- Los «silent-blocks» o soportes anti-
vibratorios, Fig. 5.4, de caucho o de
muelle, que pueden trabajar a compre-
sión o a tracción, se escogen en fun-
ción de la carga que deben soportar y
la velocidad del ventilador.
La selección de soportes antivibra-
torios no es fácil y en caso de error
puede llegarse a magnificar el proble-
ma en vez de solventarlo.
- Acoplamientos elásticos entre el ven-
tilador y los conductos, Fig. 5.5.
- Soportes antivibratorios para sus-
pender o apoyar los conductos. Figs.
5.6 y 5.7.
Los ruidos mecánicos producidos por
las vibraciones de un ventilador pue-
den aminorarse mediante los meca-
nismos descritos, introducidos en el
momento de la instalación, pero siem-
pre debe partirse de un nivel conside-
rado aceptable, dentro de los límites
establecidos para el mismo. El valor
aceptable va asociado a una clasifica-
ción de las máquinas que depende de
las dimensiones, de las características
del montaje y del empleo de la máqui-
na. En el caso de ventiladores de
tamaño medio y pequeño, la calidad
del equilibrado debe ser como máximo
G6,3 según ISO. Ésto significa que el
centro de gravedad de la masa gira
entorno al eje a una velocidad lineal
de 6,3 mm/s.
Fig. 5.4
Fig. 5.5
Fig. 5.6
150 mm
Fig. 5.7
1 2 3 1 1 3 1 4 1 2 1
A
A
1
2
3
4
- Ventilador DIRECT AIR
- Soportes antivibratorios
- Bridas
- Acoplamientos elásticos
- Silenciadores
50 50
Vamos a indicar paso a paso el cami-
no a seguir para culminar una venti-
lación:
1° Decidir el sistema más idóneo:
Ventilación Ambiental o bien
Ventilación Localizada. Recordemos
que la Ambiental es adecuada para
recintos ocupados por seres huma-
nos con la contaminación producida
por éllos mismos en sus ocupaciones
y también en naves de granjas de
animales que ocupan toda la superfi-
cie y en aparcamientos subterráneos
de vehículos donde la contamina-
ción puede producirse en todos los
lugares. La Ventilación Localizada es
para controlar la contaminación en los
lugares donde se genera.
2° Calcular la cantidad de aire, el
caudal del mismo necesario.
3° Estudiar si es posible la descarga
libre, ésto es, lanzar fuera el aire con-
taminado a través de un cerramiento,
pared o muro.
4° En el caso de tener que descargar
en un punto lejano, calcular la pérdida
de carga de la canalización necesaria,
con todos sus accidentes: captación,
tramos rectos, codos, expansiones,
reducciones, obstáculos, etc., hasta
alcanzar la salida.
5° Consultar un catálogo de ventila-
dores para identificar cuáles de éllos
contienen en su curva característica
el punto de trabajo necesario: Caudal-
Presión.
6° Escoger el ventilador adecuado
atendiendo, además del punto de tra-
bajo, al ruido permitido, a la tensión
de alimentación, a la regulación de
velocidad (si es necesaria) a la pro-
tección (intemperie), posibilidades de
instalación y, naturalmente, al coste.
PROCESO
Pasos a seguir:
1º Ventilación, ¿Ambiental?
¿Localizada?
2º Caudal necesario, Q
3º ¿Descarga libre?
4º Si descarga canalizada,
Cálculo Pérdida de Carga, ∆P
5º Punto de trabajo
6º Selección del Ventilador
capaz del Q-P
Atención al · Ruido,
· Regulación,
· Instalación,
· Coste
6. PROCESO PARA DECIDIR UN SISTEMA DE VENTILACIÓN
Edición 04/2012
R406101428
www.solerpalau.es
Sistemas
de Ventilación

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->