P. 1
Reflexión 3, Salmos de Acción de Gracias

Reflexión 3, Salmos de Acción de Gracias

|Views: 1.078|Likes:
Publicado porFrancisco Martinez

More info:

Published by: Francisco Martinez on Feb 07, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PPT, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/24/2013

pdf

text

original

Reflexión con los Salmos 3

Salmos de Acción de Gracias

Lleguemos ante Él con acción de gracias,
aclamémoslo con cánticos.
Acción de Gracias es una actitud del
corazón que refuerza una relación íntima
con Dios.
Señor, ayúdanos a permanecer firmes en
la Fe, alegres en la Esperanza y efectivos
en la Caridad.

Francisco Martínez A.
Febrero 2013
Fuente: Sagradas Escrituras, Catholic.net, franciscanos.com y otros
Porque el Señor es el gran Dios, el
gran Rey sobre todos los dioses.
Salmo 95:1-3
¡Vengan, cantemos con júbilo al Señor,
aclamemos a la Roca que nos salva!
¡Lleguemos hasta Él dándole gracias,
aclamemos con música al Señor!
Porque el Señor es un Dios grande,
el soberano de todos los dioses:
No dejo de dar gracias a Dios por ustedes,
por la gracia que Él les ha concedido en
Cristo Jesús.
1 Corintios, 1-4
Nehemías reunió a dos grandes coros para
dar gracias por la fidelidad de Dios en la
reconstrucción del muro.
“Cuando llegó el momento de dedicar la muralla,
buscaron a los levitas en todos los lugares donde
vivían, y los llevaron a Jerusalén para celebrar la
dedicación con cánticos de acción de gracias, al
son de címbalos, arpas y liras.”
Nehemías 12:27
La acción de gracias da inicio con el
reconocimiento de la fidelidad de Dios seguida
por acción de gracias por sus bendiciones
abundantes.
“Den gracias a Dios en toda situación, porque
ésta es su voluntad para ustedes en Cristo
Jesús”
1 Tesalonicenses, 5:18
El verdadero significado de la acción de
gracias se centra en la relación entre Dios y
el hombre.
“Todo esto es por ustedes: para que al abundar la
gracia, abunde también el número de los que
participan en la acción de gracias para gloria de
Dios.”
2 Corintios, 4:15
La Sagrada Biblia está llena de escrituras que
dan gracias a nuestro Señor, aquí están algunos
de ellos:
¡Alabaré al Señor por su justicia! ¡Al nombre
del Señor altísimo cantaré salmos!
Salmo 7:18
Bendeciré al Señor en todo tiempo; mis labios
siempre lo alabarán.
Salmo 34:2
Con cánticos alabaré el nombre de Dios; con
acción de gracias lo exaltaré.
Salmo 69:31
Entren por sus puertas con acción de gracias;
vengan a sus atrios con himnos de alabanza;
denle gracias, alaben su nombre.
Salmo 100:4
¡Aleluya! ¡Alabado sea el Señor! Den
gracias al Señor, porque él es bueno; su
gran amor perdura para siempre.
Salmo 106:1
En aquel día se dirá:

“ Alaben al Señor, invoquen su nombre; den
a conocer entre los pueblos sus obras;
proclamen la grandeza de su nombre.”
Isaías 12:4
¡Gracias a Dios por su don inefable!
2 Corintios 9:15

Así, serán colmados de riquezas y podrán dar
con toda generosidad; y esa generosidad, por
intermedio nuestro, se transformará en
acciones de gracias a Dios.
Porque este servicio sagrado, no sólo
satisface las necesidades de los santos,
sino que también es una fuente abundante
de acciones de gracias a Dios.
2 Corintios, 9: 11-12

Y todo lo que hagan, de palabra o de obra,
háganlo en el nombre del Señor Jesús,
dando gracias a Dios el Padre por medio de
Él.
Colosenses 3:17
SALMO 138 (137)
Acción de gracias

Te doy gracias, Señor, de todo corazón;
delante de los ángeles tañeré para Ti,
me postraré hacia tu santuario,
daré gracias a tu nombre:
por tu misericordia y tu lealtad,
porque tu promesa supera a tu fama;
cuando te invoqué, me escuchaste,
acreciste el valor en mi alma.
Que te den gracias, Señor, los reyes de la tierra,
al escuchar el oráculo de tu boca;
canten los caminos del Señor,
porque la gloria del Señor es grande.
El Señor es sublime, se fija en el humilde,
y de lejos conoce al soberbio.
Cuando camino entre peligros,
me conservas la vida;
extiendes tu brazo contra la ira de mi enemigo,
y tu derecha me salva.
El Señor completará sus favores conmigo:
Señor, tu misericordia es eterna,
no abandones la obra de tus manos.
Este es un precioso
himno de acción de gracias.
Un sentimiento cálido y hondo
le brota a David desde el fondo de sus entrañas
emocionadas por el recuerdo de tantos
beneficios dados por obra y gracia de la
misericordia.
Se dice que es
«Acción de gracias por los dones recibidos, y
actitud de confianza esperando la protección de
Dios en los nuevos peligros que nos acechan»
Salmo 90
14"Por la mañana sácianos de tu misericordia y
toda nuestra vida será alegría y júbilo".

El P. Ignacio Larrañaga, recomienda aprender
este versículo de memoria y repetirlo muchas
veces como una jaculatoria.
Veamos el por qué de su petición:

El versículo es de una hermosura
incomparable.
Cuando el hombre despierta por la mañana
y abre los ojos, y deja entrar por la ventana
de la fe el sol de la misericordia, y todos los
espacios interiores quedan inundados de
esa luz hasta la saciedad, entonces no hay
idioma humano que sea capaz
de describimos semejante inundación.
Como por arte de magia el viento se lo llevó
todo: las culpas, el polvo, la muerte, el miedo, la
decadencia, el humo, las sombras, y la vida y la
tierra entera se entregaron frenéticamente a una
danza general en que todo es alegría y júbilo.
El problema es uno sólo: saciarse de
misericordia.
SALMO 136 (135)
Himno pascual

Dad gracias al Señor porque es bueno:
porque es eterna su misericordia.
Dad gracias al Dios de los dioses:
porque es eterna su misericordia.
Dad gracias al Señor de los señores:
porque es eterna su misericordia.
Sólo Él hizo grandes maravillas:
porque es eterna su misericordia.
Él hizo sabiamente los cielos:
porque es eterna su misericordia.
Él afianzó sobre las aguas la tierra: porque es
eterna su misericordia.
Él hizo lumbreras gigantes:
porque es eterna su misericordia.
El sol que gobierna el día:
porque es eterna su misericordia.
La luna que gobierna la noche:
porque es eterna su misericordia.
Él hirió a Egipto en sus primogénitos:
porque es eterna su misericordia.
Y sacó a Israel de aquel país:
porque es eterna su misericordia.
Con mano poderosa, con brazo extendido:
porque es eterna su misericordia.
Él dividió en dos partes el mar Rojo:
porque es eterna su misericordia.
Y condujo por en medio a Israel:
porque es eterna su misericordia.
Arrojó en el mar Rojo al Faraón:
porque es eterna su misericordia.
Guió por el desierto a su pueblo:
porque es eterna su misericordia.
Él hirió a reyes famosos:
porque es eterna su misericordia.
Dio muerte a reyes poderosos:
porque es eterna su misericordia.
A Sijón, rey de los amorreos:
porque es eterna su misericordia.
Y a Hog, rey de Basán:
porque es eterna su misericordia.
Les dio su tierra en heredad:
porque es eterna su misericordia.
En heredad a Israel su siervo:
porque es eterna su misericordia.
En nuestra humillación, se acordó de nosotros:
porque es eterna su misericordia.
Y nos libró de nuestros opresores:
porque es eterna su misericordia.
Él da alimento a todo viviente:
porque es eterna su misericordia.
Dad gracias al Dios del cielo:
porque es eterna su misericordia.
Así, la alabanza orante brota de la
contemplación de las «maravillas» de Dios,
Salmo, (136)135:4, expuestas en la creación, y
se transforma en gozoso himno de alabanza y
acción de gracias al Señor.
«En este salmo, con ritmo responsorial, con
alternancia de coros, se cantan las grandezas
de Dios en el cosmos y en la historia.
Es una verdadera letanía. En ella, un coro
cantaba la primera parte del versículo, y el
pueblo respondía:
«Porque es eterna su misericordia»,
frase que hallamos muchas veces en la Sagrada
Escritura, puesta en boca de los que alaban al
Señor en el templo.
Alentados por esta presencia activa de Dios
Amor en nuestra vida, comenzamos una nueva
etapa en nuestro caminar, convencidos de que, a
cada paso, encontraremos manifestaciones de la
misericordia de Dios.
Es una contemplación del amor, que mira
siempre hacia un "más allá" y hacia un "aleluya"
eterno».
(J. Esquerda Bifet).
Sabemos por Esdras que en la organización del
culto cantaban alternativamente los coros,
declarando la bondad y longanimidad de Yahvé.
Algunas veces intervenía todo el pueblo con la
contestación Amén, Aleluya.
Entonaron este canto para alabar y celebrar a
Yahvé:
«¡Porque es bueno, porque eterno es su amor
para con Israel!»
Todo el pueblo lanzaba grandes aclamaciones, y
daba gracias a Yahvé porque se habían puesto
los cimientos del Templo de Yahvé.
Esdras, 3:11
Ciertamente, el Señor es trascendente como
creador y dueño absoluto del ser; pero también
está cerca de sus criaturas, entrando en el
espacio y en el tiempo. No se queda fuera, en el
cielo lejano.

En esta lista de acciones prodigiosas de Dios en
favor de su pueblo hay tres momentos
privilegiados:
la creación del mundo, la liberación de Egipto,
la solicitud de Dios por el pan de cada día de
sus criaturas: Él hizo sabiamente los cielos y
afianzó sobre las aguas la tierra; él hirió a
Egipto y sacó a Israel de aquel país; Él da
alimento a todo viviente.
Que la enumeración de estas maravillas,
completadas, sobre todo en lo que se refiere
a la liberación pascual, por Jesucristo, no
deje frío o indiferente al nuevo Israel de Dios.
Los Padres de la Iglesia testimonian, que ven la
cumbre de la historia de la salvación y el signo
supremo del amor misericordioso del Padre en
el don del Hijo, como salvador y redentor de la
humanidad (cf. Jn. 3,16).

Sí, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su
Hijo único para que todo el que cree en Él no
muera, sino que tenga Vida eterna.
Juan, 3:16
Nuestra redención se iba realizando ya
entonces, cuando nuestros padres salían de
Egipto; y más allá aún, cuando Dios creaba el
cielo. Porque todo era manifestación de una
única misericordia eterna, que tiene su cumbre
de manifestación en Cristo (Tit 3,5; 1 Pe 1,3)..
Pues no fue asunto de las obras buenas que
hubiéramos hecho, sino de la misericordia que
nos tuvo. Él nos salvó por el bautismo que nos
hacía renacer
Tito, 3:15

Bendito sea Dios, Padre de Cristo Jesús,
nuestro Señor, por su gran misericordia. Al
resucitar a Cristo Jesús de entre los muertos,
nos dio una vida nueva y una esperanza viva.
1Pedro,1:3
Cerramos el salmo 136(135)invocando a la
Trinidad, al Padre de las misericordias
(1 Co 1,3)
Ya que siguen siendo carnales. Los celos y
discordias que hay entre ustedes, ¿no prueban
acaso, que todavía son carnales y se comportan
de una manera puramente humana?
1 Corintios, 1:3
Al Hijo que fue misericordioso (Hb 2,17), y al Espíritu
consolador; pero el salmo queda abierto para nuevas
manifestaciones de misericordia, porque es eterna
Su misericordia
Por eso tuvo que hacerse semejante en todo a
sus hermanos, y llegó a ser el sumo sacerdote
lleno de comprensión, pero también fiel en el
servicio de Dios, que les consigue el perdón.
Hebreos. 2:17
L. Alonso Schökel
Oración :
Dios creador, que todo lo creaste en Cristo y
para Cristo, proclamamos que así manifestaste
tu amor y que en cada cosa de nuestro universo
están plasmadas las huellas de tu benevolencia;
concédenos la gracia de alabarte siempre a
través de lo creado. Te lo pedimos, Padre, por
Jesucristo nuestro Señor. Amén.
SALMO 135 (134)
Tu recuerdo, Señor, dura por siempre
¡Aleluya!
Invitación a la alabanza
Alaben el nombre del Señor,
alábenlo, servidores del Señor,
los que están en la Casa del Señor,
en los atrios del Templo de nuestro Dios.
Alaben al Señor, porque es bueno,
canten a su Nombre, porque es amable;
porque el Señor eligió a Jacob,
a Israel, para que fuera su posesión
Pueblo de Israel, bendice al Señor;
familia de Aarón, bendice al Señor;
familia de Leví, bendice al Señor; fieles del
Señor, bendigan al Señor.
¡Bendito sea el Señor desde Sión, el que habita
en Jerusalén!
¡Aleluya!
Salmo,134:1-4, 19-21
SALMO 19 (18)
Los cielos proclaman la gloria de Dios
Alabanza de la Creación
El cielo proclama la gloria de Dios
y el firmamento anuncia la obra de sus
manos;
un día transmite al otro este mensaje
y las noches se van dando la noticia.
Sin hablar, sin pronunciar palabras,
sin que se escuche su voz,
Salmo, 19(18):2-3
En los versículos dos y tres del salmo 18, se
interpreta:
«el cielo proclama la gloria de Dios, el firmamento
pregona la obra de sus manos: el día al día le pasa
el mensaje, la noche a la noche se lo susurra»
Hay una revelación cósmica, al alcance de todos,
ofrecida a toda la humanidad por el único Creador,
«Dios de los dioses» y «Señor de los señores»
El libro de la Sabiduría y Romanos dicen:
«De la grandeza y hermosura de las criaturas
se llega, por analogía, a contemplar a su
Autor»
Sabiduría, 13:5
Ya que sus atributos invisibles ¿su poder eterno
y su divinidad? se hacen visibles a los ojos de la
inteligencia, desde la creación del mundo, por
medio de sus obras. Por lo tanto, aquellos no
tienen ninguna excusa.
Romanos, 1:20
SALMO 29
Acción de gracias por la curación
de un enfermo en peligro de muerte

Te ensalzaré, Señor, porque me has
librado y no has dejado que mis
enemigos se rían de mí.
Señor, Dios mío, a ti grité,
y tú me sanaste.
Señor, sacaste mi vida del abismo,
me hiciste revivir cuando bajaba a la
fosa.
Canten para el Señor, fieles suyos, dad gracias
a su nombre santo;
su cólera dura un instante;
su bondad, de por vida;
al atardecer nos visita el llanto; por la mañana,
el júbilo.
Yo pensaba muy seguro:
«No vacilaré jamás».

Tu bondad, Señor, me aseguraba
el honor y la fuerza;
pero escondiste tu rostro,
y quedé desconcertado.
A ti, Señor, llamé,
supliqué a mi Dios:
«¿Qué ganas con mi muerte,
con que yo baje a la fosa?
¿Te va a dar gracias el polvo,
o va a proclamar tu lealtad?
Escucha, Señor, y ten piedad de mí;
Señor, socórreme».
Cambiaste mi luto en danzas, me desataste el
sayal y me has vestido de fiesta;
te cantará mi alma sin callarse, Señor, Dios
mío, te daré gracias por siempre.
Este salmo es un Himno Eucarístico, de Acción
de Gracias, de un justo que, después de hallarse
postrado en el lecho del dolor, fue liberado,
gracias a la intervención divina, de una muerte
segura.
Después de invitar a los piadosos, a los fieles
del Señor, a gozarse con Él por el favor
conseguido, ensalzando la bondad de Yahvé,
relata cómo, a causa de un acto de
presunción,
el Señor apartó su rostro de él, privándole de
su protección y dejándolo en un estado de
postración física y de peligro de muerte.
Angustiado, clamó a Él, quien le salvó de
aquella situación comprometida.
Por ello, su duelo se cambió en alegría, pues
se veía ya a las puertas del sepulcro.
Agradecido, cantará eternamente las
alabanzas de su Dios.
El salmista prorrumpe en un himno de acción de
gracias al sentirse libre de un peligro inminente
de muerte. Con ello se habrían alegrado sus
enemigos, pues hubieran deducido de su
desaparición que Yahvé no era ya su protector.
Radiante de alegría por la recuperación de la
salud, el salmista invita a los piadosos, a los fieles
del Señor, que saben apreciar los secretos
caminos de la Providencia en la vida de los
justos, a entonar un himno de acción de gracias
en honor del santo recuerdo o nombre de Yahvé,
es decir, sus proezas y favores extraordinarios.
En ellos se manifiesta su «nombre» o gloria; por
eso en los salmos la expresión «celebrad su
santo recuerdo» equivale a «alabar su nombre
sagrado»; el nombre de Yahvé, su acción
gloriosa, ha dejado un santo recuerdo en la
historia en favor de Israel y de sus fieles. Su
«nombre» sintetiza su naturaleza y sus acciones
gloriosas.
Y el salmista concreta en qué consiste el santo
recuerdo o la huella del Dios santísimo en la vida:
su providencia se guía por las exigencias de su
justicia y de su misericordia; pero en su proceder
prevalece siempre la benevolencia, pues
mientras su cólera dura un instante para castigar
justamente las transgresiones, su bondad tiene
un efecto permanente durante toda la vida
La protección de Yahvé hacia los justos es
permanente, y sólo es interrumpida
momentáneamente por alguna falta cometida. Las
pruebas a que son sometidos los justos son
transitorias, mientras que la amistad benevolente
de Yahvé permanece por toda la vida. Para
probar su afirmación, el salmista trae a colación
un proverbio:
Al atardecer nos visita el llanto; por la mañana, el
júbilo.
La muerte significaba en realidad, para los justos
del A. T., la interrupción de una vida de amistad con
Dios; por eso, al morir, no se podían continuar las
alabanzas de Yahvé. Por ello, el salmista
ansiosamente pide a su Dios que le escuche y le
salve de la situación de peligro en que se halla de
descender a la fosa o sepulcro.
El orante eleva a Dios, desde lo más profundo de
su corazón, una intensa y ferviente acción de
gracias porque lo ha librado del abismo de la
muerte. Ese sentimiento resalta con fuerza en el
salmo 29, que acaba de resonar no sólo en
nuestros oídos, sino también, sin duda, en
nuestro corazón.
En la acción de gracias durante todos los días y
el año, debemos contar nuestras bendiciones, y
dar gracias a nuestro Dios misericordioso.
Que el Señor los bendiga y los guarde; el Señor
los mire con agrado y les extienda su amor; el
Señor les muestre su favor y les conceda
discernimiento al leer los salmos.
Continuará el estudio de los salmos 4
Salmos de Alabanza.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->