P. 1
Clases Sociales en Roma

Clases Sociales en Roma

4.67

|Views: 23.812|Likes:
Publicado porjccaledonia7296

More info:

Published by: jccaledonia7296 on Feb 16, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF or read online from Scribd
See more
See less

09/10/2013

Clases sociales en Roma

Departamento de Latín IES Marqués de Santillana
Agustín Prieto Espuñes.

1|P ági na

Clases sociales en Roma
Departamento de Latín IES Marqués de Santillana
Agustín Prieto Espuñes.

CIUDADANOS ROMANOS En un principio, la sociedad romana estaba dividida en patricios, o ciudadanos con privilegios, y plebeyos, o ciudadanos sin privilegios. Los patricios se consideraban descendientes de los primeros habitantes de Roma y fundadores de las gentes, formadas por diversas familias. Con el paso del tiempo y debido a las continuas reivindicaciones de los plebeyos, los patricios se vieron obligados a compartir sus antiguos privilegios con ellos. Sin embargo, los nombres patricios siguieron conservando un gran prestigio hasta el final del Imperio.

Esta conquista de los plebeyos significó su diversificación en distintos grupos: - la nobilitas, o nobleza plebeya, es decir, plebeyos que se podían equiparar con los patricios en cuanto a riquezas, educación y autoridad. Junto con los patricios formaban el ordo senatorius, ocupaban las altas magistraturas republicanas y podían llegar a ser senadores. - los equites, o caballeros, que originariamente eran plebeyos con suficientes recursos para formar parte de la caballería. Su fortuna se debía a la agricultura, al comercio y a todas las profesiones despreciadas por el orden senatorial. Con el paso del tiempo también ocuparon cargos de responsabilidad, pero inferiores a los del orden senatorial. - los clientes, o ciudadanos de origen extranjero que buscaban la protección de un patricio. Los clientes acompañaban a su patronus a la guerra, le votaban y le presentaban sus respetos diariamente. A su vez, el patronus les defendía ante la justicia y les ayudaba en sus necesidades vitales dándoles la sportula, cesto con alimentos para que se sustentaran durante todo el día, que más tarde fue sustituida por una pensión. Los clientes degeneraron hasta convertirse en una masa de desocupados y en una multitud famélica fácil de utilizar políticamente. Clientes "Ahora una humilde espórtula junto a la puerta espera ser raptada por una turba hambrienta vestida con toga. El patrono inspecciona tus facciones, no sea que vengas en lugar de otro y pidas su ayuda con nombre falso. Sólo si te reconoce recibirás lo que te corresponde. Al llamarles el criado por orden del amo, los clientes, ciudadanos descendientes de Eneas, asedian el vestíbulo juntamente con nosotros." Juvenal, Sátiras, 1,95-101 Los ciudadanos romanos hacían gala de su condición dentro y fuera de Roma, ya que entre los extranjeros eran considerados superiores por pertenecer al Estado más poderoso de la Antigüedad. Las clases de ciudadanos según Servio Tulio Según el mismo censo, distribuyó las clases y las centurias, es decir, este ordenamiento apropiado tanto para la paz como para la guerra. De los que poseían una fortuna igual o superior a cien mil ases formó ochenta centurias, cuarenta de hombres más viejos y cuarenta de jóvenes; el conjunto constituyó la primera clase; a los más viejos se les
2|P ági na

Clases sociales en Roma
Departamento de Latín IES Marqués de Santillana
Agustín Prieto Espuñes.

asignó la defensa puntual de la ciudad, a los jóvenes las campañas exteriores. A esta primera clase se le señaló como armas defensivas el casco, el escudo redondo, las grebas y la coraza, todo de bronce, para proteger al cuerpo... La segunda clase comprendía a aquellos cuya fortuna estaba entre cien mil y setenta y cinco mil ases, y de ellos se formaron veinte centurias entre jóvenes y viejos; sus armas eran el escudo alargado (scutum) en lugar del redondo (clipeus); y todo lo demás era igual que en la clase anterior, excepto la coraza. Para la tercera clase se asignó una fortuna mínima de cincuenta mil ases; el mismo número de centurias que para la anterior y en las mismas condiciones de edad; las mismas armas también, pero sin las gretas. Para la cuarta clase, la fortuna exigida eran veinticinco mil ases; la misma cantidad de centurias, pero diferentes armas: se les señaló únicamente una lanza y una jabalina. La quinta clase, más numerosa, se componía de treinta centurias y sus armas eran hondas y piedras arrojadizas. En esta clase se integraron además los cornetas y los trompetas, formando dos centurias, ¿afortuna de esta clase era no inferior a once mil ases. El resto de la multitud, cuya fortuna era inferior a la indicada, formaba una sola centuria, exenta del servicio militar."

LOS NO CIUDADANOS Los esclavos y los libertos formaban la inmensa mayoría de los no ciudadanos. 1- Esclavos.
3|P ági na

Clases sociales en Roma
Departamento de Latín IES Marqués de Santillana
Agustín Prieto Espuñes.

El esclavo es una cosa. Hasta su nombre primitivo, mancipium, tiene género neutro, el propio de los seres inanimados. Como cosa, no es sujeto de ningún derecho. El dueño tiene todos los derechos sobre él: puede castigarlo o darle muerte sin que nadie le pida cuentas.

La condición de esclavo se adquiere en Roma, principalmente: - por nacimiento, por ser hijo de una esclava; - por derecho de conquista, los prisioneros de guerra. El número de esclavos fue creciendo en Roma sin cesar, a medida que crecía su expansión militar. De todas las partes del mundo afluían esclavos prisioneros de guerra, que se vendían en público, al aire libre o en tiendas, con un cartel colgado al cuello en el que figuraban sus aptitudes. Los precios resultaban muy variados. Los esclavos, según su dueño, podían ser públicos o privados. Los que pertenecían al estado se ocupaban de las obras públicas, de custodiar y cuidar los templos, de asistir a magistrados y sacerdotes, etc. Los privados, por su parte, podían ocuparse de tareas duras en las minas, campos, galeras, canteras, etc., o bien en trabajos considerados privilegiados, como pedagogos, escribas, copistas, trabajos domésticos... Se consideraba un castigo ser trasladado de la ciudad al campo. En la época del Imperio cualquier familia, por humilde que fuera, consideraba deshonroso no tener unos cuantos esclavos. Los muy ricos tenían cientos de ellos, y hasta miles. Una rebelión de esclavos "A pesar de que los esclavos son, por la fortuna, unos seres inferiores en todos los aspectos, no obstante son unos hombres asociados a las ventajas de nuestra libertad. No sé qué nombre hay que dar a la guerra dirigida por Espartaco, porque en ella los soldados fueron esclavos y los gladiadores fueron oficiales... Espartaco, Crixo y Enomao, después de reventar las puertas de la escuela de gladiadores de Léntulo, huyeron de Capua con treinta o más compañeros de infortunio. Después de incitar a los esclavos a unirse a su bandera, pronto acudieron más de diez mil... Animado por algunas victorias, decidió ocupar la ciudad de Roma para que nosotros, ciudadanos romanos, nos sintiéramos avergonzados... Finalmente Espartaco luchó en primera línea con bravura y fue muerto como si se tratara de un general" Floro, Epítome, 2, 8, 1-14

La situación de los esclavos fue mejorando sobre todo por influencia del estoicismo, primero, y del cristianismo, después. En el s. II d.C. el emperador Adriano
4|P ági na

Clases sociales en Roma
Departamento de Latín IES Marqués de Santillana
Agustín Prieto Espuñes.

suprimió el derecho de vida o muerte sobre el esclavo. El dueño puede concederles la libertad, emanciparlos, con lo que se convierten en libertos. 2- Libertos. La emancipación de un esclavo, llamada manumissio, podía hacerse: -per uindictam: ante dos magistrados y un testigo. Se tocaba al esclavo en la cabeza con una varita iuindictd) y se le declaraba libre; censu: por la simple inscripción en el censo de los ciudadanos, que se realizaba cada cinco años; testamento', por testamento, cuando el dueño especificaba así su última voluntad. Luego se introducen formas más sencillas, menos solemnes, tales como una simple declaración en presencia de amigos, una carta notificando la intención de manumitirlo... El dueño permanece toda la vida como patronus de sus libertos. Estos toman el praenomen y el nomen de sus dueños y suelen tener como cognomen su nombre de esclavo. Relación de los libertos con los ciudadanos libres "Yo tengo presente siempre aquella frase de Hornero 'porque el padre era benevolente' y nuestra expresión 'padre de familia'. Aunque yo fuera una persona de carácter duro y poco afable, me conmovería la enfermedad de mi liberto Zósimo, al que hay que demostrar la máxima amabilidad ahora que la necesitamos que nunca. Es un hombre íntegro, servicial e instruido... Últimamente, al forzar su voz, una tosecilla le ha reaparecido recordando su antigua enfermedad y ha vuelto a escupir sangre. Por esto he decidido enviártelo a tus propiedades que posees en Foro Julio. Pues recuerdo que te oí decir que allí el aire es sano y la leche excelente para esta clase de curaciones." Plinio el Joven, Epístola 5, 19,2-7

El liberto no es un ciudadano como los demás, con plenos derechos (sus hijos son ya hombres totalmente libres), pero trabaja ya por su cuenta. Como las clases pudientes menospreciaban el comercio, la industria y el trabajo manual, los libertos se dedicaron a estos quehaceres, llegando a acumular considerables fortunas: en la época imperial hay libertos que logran ser hombres muy ricos, caballeros, senadores; algunos llegan a ser la mano derecha del emperador. LOS DERECHOS DE LOS CIUDADANOS El derecho de ciudadanía romana comprendía una serie de derechos menores agrupados en dos apartados, derechos privados y públicos: - derechos privados (iura priuatá): .ius commercit derecho a poseer bienes, comprar, vender... .ius cormubii: derecho a contraer matrimonio legal. - derechos públicos (iura publica): ius suffragii: derecho a votar. .ius honorum: derecho a desempeñar cargos públicos.
5|P ági na

Clases sociales en Roma
Departamento de Latín IES Marqués de Santillana
Agustín Prieto Espuñes.

.ius militiae: derecho a servir en las legiones romanas. .ius prouocationis: derecho a apelar al pueblo contra la sentencia de un magistrado. .ius census: derecho a figurar en el censo. .ius rogationis: derecho a no sufrir suplicios infames, como la cruz o una paliza. IV - EXTENSIÓN DE LOS DERECHOS DE CIUDADANÍA En Italia los habitantes eran clasificados en tres categorías, según los derechos de ciudadanía que se les hubieran concedido: . Ciudadanos de los municipios, que poco a poco consiguieron el derecho romano completo. . Habitantes con el iusLatinum, que les permitía votar cuando estaban en Roma. En cambio no tenían el ius honorum y no podían ejercer plenamente el ius connubii. . Aliados, o extranjeros, unidos a Roma por tratados particulares. El derecho de ciudadanía fue extendiéndose con el tiempo, de acuerdo con las siguientes etapas: - Antes de Servio Tulio sólo lo tenían los patricios. - Desde Servio Tulio lo tienen también los plebeyos de Roma. - Luego se extiende a las ciudades vecinas del Lacio y se concede individualmente a algunos ciudadanos de Italia o de las provincias. - En el año 89 a.C. se extiende a toda la Italia del sur del Po, y el año 49, también al otro lado del Po. - Finalmente, el año 212 d.C, el emperador Caracalla lo concede a todos los habitantes del Imperio. Desde entonces, prácticamente, todo el mundo es ciudadano romano, con lo que deja de ser un privilegio.

6|P ági na

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->