P. 1
Uso de Ceramicas

Uso de Ceramicas

4.5

|Views: 13.597|Likes:
Publicado porvictor_p_m2477
Uso de ceramicas modernas
Uso de ceramicas modernas

More info:

Published by: victor_p_m2477 on Feb 15, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF or read online from Scribd
See more
See less

05/27/2014

CERÁMICAS AVANZADAS

Mª Belén Jurado López
Las cerámicas son materiales sólidos que no son ni metales ni polímeros aunque pueden tener elementos metálicos y orgánicos como constituyentes o aditivos. Las cerámicas se pueden presentar en forma amorfa, vítrea, monocristalina, policristalina o combinaciones de algunas de ellas. Estos materiales tienen dos características importantes: por un lado, su capacidad de resistir al calor y por otro, su resistencia al ataque químico, que son debidas sustancialmente a la fortaleza del enlace entre sus átomos. “Estos materiales no metálicos ni poliméricos son duros, resisten el calor y el ataque químico y adquieren propiedades eléctricas especiales. La investigación busca ahora la solución de su principal defecto: la tendencia que muestran a romperse.” H. Kent Bowen En todas sus aplicaciones, los materiales cerámicos se valoran principalmente por su capacidad de resistir el calor y el ataque químico. Estas virtudes se deben a los fuertes enlaces que mantienen a los átomos constituyentes en sus posiciones de equilibrio. La naturaleza de esos enlaces añade también un inconveniente crítico: la fragilidad. Un material frágil no se deforma bajo carga y, sin embargo, como puede atestiguar cualquiera que haya dejado caer una pieza de loza, la cerámica propende a romperse en añicos. Esta desafortunada propiedad hace que la cerámica sea particularmente sensible a mínimas imperfecciones en su microestructura, las cuales sirven de puntos de iniciación de grietas. Por consiguiente, se han dedicado muchos esfuerzos de la investigación cerámica a desarrollar nuevos procesos que minimicen estos defectos microscópicos; y se ha insistido en el diseño de nuevas composiciones y microestructuras que eviten el crecimiento de grietas. Los recientes avances en el dominio de las cerámicas no sólo han permitido mitigar el problema de la fragilidad, sino que han proporcionado también un mayor control sobre aspectos de la composición y la microestructura que gobiernan otras propiedades físicas. Tal control facilita el diseño de materiales cerámicos que satisfagan exigencias químicas, térmicas, mecánicas y eléctricas específicas, de las que ningún otro material pueden dar cuenta. De hecho, los nuevos materiales cerámicos han desempeñado un papel decisivo 52 en el desarrollo de nuevas tecnologías, tales como los ordenadores y las telecomunicaciones, y continuarán protagonizando las tecnologías del futuro. Las propiedades características de una cerámica derivan de su estructura, tanto en un nivel atómico como a una escala cuyo rango está comprendido desde unos pocos micrómetros hasta unos cuantos milímetros. En el nivel atómico hallamos, por lo que a las cerámicas se refiere, dos tipos de enlace: iónico y covalente. En el enlace iónico, los electrones se transfieren de un átomo a otro vecino. El átomo que cede los electrones adquiere carga positiva, mientras que el átomo que los recibe se carga negativamente. Las cargas iónicas opuestas así creadas mantienen unidos los átomos del material. En el enlace covalente, los átomos vecinos comparten electrones de manera más o menos igual. Aunque la fuerza electrostática de atracción entre átomos adyacentes es menor que en el enlace iónico, los enlaces covalentes tienden a mostrar una fuerte componente direccional, lo que significa que resisten el movimiento de los átomos. La fuerza de los enlaces en los materiales cerámicos les confiere también un alto punto de fusión, dureza y rigidez. Ahora bien, la fuerza de los enlaces en las cerámicas impide, al propio tiempo, el fácil desplazamiento de planos atómicos entre sí; el material no puede deformarse para aliviar las tensiones impuestas por una carga. En razón de ello, los materiales cerámicos mantienen admirablemente su forma bajo una tensión, hasta que ésta excede cierto límite (límite de fractura); entonces, los enlaces ceden de repente y el material se rompe catastróficamente. La composición química y la microestructura de una cerámica determinan, en última instancia, todas sus propiedades macroscópicas. Y están, a su vez, determinadas por los métodos de procesamiento. Las especies químicas que forman los materiales cerámicos están entre las más abundantes de la Tierra. Por consiguiente, las materias primas para la cerámica serán probablemente durante mucho tiempo más baratas que las materias primas para los materiales sustitutivos más próximos, que son generalmente aleaciones metálicas especiales que contienen elementos caros y relativamente raros tales como cobalto, niobio, wolframio y cromo.

Aunque la susceptibilidad de la cerámica a pequeñas imperfecciones durante el procesado significa que no es fácil hacer y conformar cerámicas de calidad suficientemente elevada a bajo coste, el valor potencial de los materiales cerámicos crece con cada aumento de pureza y homogeneidad, lo que hace que merezca la pena continuar explorando nuevas vías para lograr virtualmente la perfección en el procesado. Sin embargo, no basta alcanzar la perfección en el laboratorio. Los procesos de laboratorio óptimos deben trasladarse después a procesos a escala industrial sin abandonar el control exquisito de la composición y la microestructura. La investigación de técnicas de procesamiento delicadas que puedan aumentarse hasta proporciones comerciales hace del procesado de la cerámica avanzada uno de los grandes desafíos de la ingeniería para el resto del siglo. Si bien las cerámicas tradicionales representan la mayor parte de la producción de materiales cerámicos, ocurre que se han desarrollado nuevos materiales cerámicos, denominados “ cerámicas avanzadas”, que han encontrado un lugar prominente en nuestra tecnología avanzada. En particular, las propiedades eléctricas, magnéticas y ópticas, así como la combinación de estas propiedades únicas de las cerámicas han sido explotadas en muchas aplicaciones; pueden ser utilizadas en motores de combustión interna y en turbinas, como placas para blindajes, en el empaquetamiento electrónico, como herramientas de corte, así como en la conversión, almacenamiento y generación de energía. Aplicaciones Tecnológicas: Son las nacientes aplicaciones potenciales de la cerámica avanzada las que los científicos e ingenieros buscan en muchos campos, mirando hacia el futuro. En esta línea, las cerámicas se están incorporando ahora a los motores de combustión interna. Los principales beneficios que pueden derivarse de su incorporación son altas temperaturas de funcionamiento y un menor peso total del motor, lo cual se traduce en un mayor rendimiento. Además, y debido a su excelente resistencia al desgaste, los componentes cerámicos no requieren una lubricación exhaustiva. La empresa Nissan de motores, industria japonesa del sector automovilístico, ha introducido ya un vehículo con un rotor turbo de nitruro 53

de silicio en su motor. La empresa Cummins ha estado probando un motor diesel para camiones con cabezas de pistón, cojinetes y camisas de cilindros cerámicos que permiten el funcionamiento sin un sistema de refrigeración. Varias firmas estadounidense están desarrollando motores con turbina de gas cerámica para automóviles, y la Rolls Royce está experimentando con motores similares para helicópteros. Los avances en la ciencia e ingeniería de materiales estimulan el crecimiento de muchos sectores de la economía. Los nuevos materiales y procesos, amén de satisfacer las necesidades de las industrias existentes, crean nuevas tecnologías. En aviones y cohetes, la reducción de peso en la estructura significa poder aumentar la carga útil (ya sean pasajeros, instrumentos científicos u ojivas nucleares), así como ahorro de combustible. A fin de conseguir las velocidades previstas para el Orient Express, un avión de Mach 8 que volará de Nueva York a Tokyo en tres horas, habrá de crearse materiales que resistan temperaturas de hasta 1800 grados centígrados. Puesto que los motores aprovechan mejor el combustible cuanto más alta es su temperatura de trabajo, la obtención de paletas de turbina y otros componentes que resistan esas condiciones exigirá el desarrollo de materiales híbridos y de nuevas aleaciones.

La temperatura de trabajo de un motor de reacción constituye un factor decisivo en su eficacia. Esa temperatura se ha aumentado drásticamente en las tres últimas décadas, sobre todo gracias al desarrollo de los materiales adecuados. Las paletas de turbina eran antes de forja. Hoy se obtienen por fundición, y en muchos casos con una estructura “solidificada direccionalmente”, lo que prolonga la vida de la paleta y le confiere una mayor resistencia a altas temperaturas.

sustitución de materiales escasos o estratégicos. Los investigadores empeñados en este campo se afanan por superar dos graves defectos de las cerámicas: la fragilidad de las mismas y los altos costes de su tratamiento. Importantes ventajas técnicas y económicas justifican ese esfuerzo. De lograrse la aplicación satisfactoria de las cerámicas en los motores de reacción, la temperatura máxima de trabajo pasaría de 1000 a 1500 grados Celcius; supondría ello un ahorro notable de

Gracias a desarrollos como éste, las temperaturas de trabajo se han elevado a razón de unos siete grados Celcius por año, una cifra considerable si se tiene en cuenta que por cada 80 grados de incremento de temperatura se logra un aumento del 20 por ciento en el empuje del motor y un importante ahorro de combustible. Aspectos Económicos: Los incentivos económicos y la necesidad de progreso tecnológico obligan a concentrarnos en tres áreas: las cerámicas, los materiales híbridos y los semiconductores. Las nuevas cerámicas estructurales son livianas y capaces de resistir el uso prolongado y el calor, cualidades que permiten su utilización en componentes que saquen un mayor rendimiento al combustible, incrementen la productividad de los procesos y faciliten la 54

energía, pudiéndose utilizar incluso combustibles de menor calidad. Tales expectativas crearán, entre los cinco y 20 próximos años, un marco propicio para el rápido crecimiento del mercado de las cerámicas, rentabilizando las inversiones. Se prevén aplicaciones generalizadas en herramientas de corte, rotores de turbocompresores, juntas mecánicas y guías de válvulas de automóviles. La producción mundial de polvo de nitruro de silicio se cifra hoy en torno a los 115.000 kg. Alcanzar el crecimiento previsto exigirá en las aplicaciones citadas una reducción de los costes. Y así por ejemplo, exigiendo a los usuarios de herramientas de corte un importe ligeramente superior por la cuchilla de nitruro de silicio (de hasta 6 dólares por pieza frente

a los 5 de las cuchillas de carburo de tungsteno), habrá de efectuarse importantes reducciones de coste para poder ofrecer ese precio. Habrá que llegar a logros similares en cuanto a los ritmos de producción y al coste de material en polvo para que los precios de los rotores de turbocompresores de nitruro de silicio bajen. Objetivo este irrenunciable si se quiere que esos rotores compitan con éxito ante los fabricados con superaleaciones metálicas. El análisis de los costes conduce a las siguientes conclusiones: los rendimientos de los procesos deben situarse en torno al 70 por ciento, o quizá superar ese valor. Los precios del material en polvo deben descender. Otro grave obstáculo que se opone al uso de las cerámicas en toda clase de aplicaciones estructurales es su poca fiabilidad. Las cerámicas tienden a romperse en añicos al avanzar las grietas abiertas. En ese sentido, el tamaño crítico de grieta para la mayoría de las cerámicas es de menos de 100 micrómetros de diámetro, mientras que para la mayoría de aleaciones metálicas el valor es de algunos milímetros. Se están investigando varios métodos que mejoren la seguridad y fiabilidad de los componentes cerámicos. Motores de Combustión: Las cerámicas avanzadas están empezándose a utilizar en motores de combustión interna de automóviles. Las principales ventajas de estos nuevos materiales sobre los metales y aleaciones metálicas convencionales son: capacidad de resistir temperaturas más altas de operación del motor, aumentando así el rendimiento del combustible utilizado; excelentes resistencias al desgaste y a la corrosión; menores pérdidas por fricción; capacidad de operar sin sistema de refrigeración; menores densidades, que resultan en una disminución del peso del motor. Tales motores están todavía en la fase de desarrollo experimental; sin embargo, ya se han ensayado bloques de motor cerámicos, así como válvulas, camisas cilíndricas, pistones, cojinetes y otros componentes. Además, la investigación también se lleva a cabo en turbinas de gas que emplean rotores cerámicos, estátores, regeneradores y cámaras de combustión. Considerando sus características físicas y químicas tan deseables antes mencionadas, los materiales cerámicos avanzados llegarán, en el futuro, a utilizarse también en motores de reacción de aviones. De particular significado son las densidades relativamente bajas de estos materiales, los cuales se utilizarán en álabes de turbina que serán más ligeros que los fabricados con superaleaciones y que también conducirán a la fabricación de otros componentes más ligeros. Blindajes: Algunas de las nuevas cerámicas avanzadas son utilizadas en sistemas de blindaje para proteger al personal militar y a los vehículos de los proyec55

tiles balísticos. La principal consideración en éstas aplicaciones es el peso del material protector necesario para obstruir el impacto del proyectil. Desde el punto de vista del peso, algunas cerámicas son altamente eficaces para blindajes. La mayoría de los blindajes de cerámicas están formados por una o más placas cerámicas juntas que se combinan con una placa dúctil y más blanda de soporte. Cuando se produce el impacto, las placas deben ser suficientemente duras para fracturar el proyectil de alta velocidad, el cual, al impactar también produce la fractura de la placa cerámica. Material cerámico de blindajes es el carburo de silicio entre otros. La estructura del blindaje debe absorber el resto de la energía cinética por deformación y, además, frenar la penetración del proyectil y los fragmentos dinámicos.

BIBLIOGRAFÍA
COCA. REBOLLERO P. y ROSIQUE JIMENEZ J. “Ciencia de MaterialesTeoría-ensayos-tratamientos”. 1993. Ediciones Pirámide. GARCÍA RUANO, J. L. “Cuadernos del I.C.E. curso de actuación en química. Aspectos relevantes de la química actual”. 1993. Ediciones de la Universidad Autónoma de Madrid. GLEN E. RODGERS. “Química Inorgánica, introducción a la química de coordinación, del estado sólido y descriptiva”. 1995. Ed. McGraw Hill. Investigación y Ciencia. Diciembre 1986. WILLIAM D. CALLISTER Jr. “Introducción a la ciencia e ingeniería de los materiales”. 1995. Ed. Reverté S.A. WILLIAM F. SMITH. “Fundamentos de la Ciencia e Ingeniería de Materiales”. 1993. Ed. McGraw Hill.

Mª Belén Jurado López Lda. en Ciencias Químicas

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->