Está en la página 1de 3

PRINCIPIOS PARA UNAS BUENAS RELACIONES HUMANAS.

PRINCIPIOS PARA UNAS BUENAS RELACIONES HUMANAS. <a href=Las Relaciones humanas es el nombre dad o al conjunto de interacciones que se da en los individuos de una sociedad, la cual tie ne grados de órdenes jerárquicos. Las relaciones humanas se basan principalmente en los vínculos existentes entre los miembros de la sociedad, gracias a la comunic ación, que puede ser de diversos tipos: Visual o Comunicación no verbal, lenguaje icónico o lenguaje de las imágenes, que incluye no sólo la Apariencia física, imagen corporal sin o también los movimientos, las señales, lingüística, chat, Com Las relaciones humanas so n básicas para el desarrollo intelectual e individual de los seres humanos, pues gracias a ella se constituyen las sociedades tanto pequeñas (simples, como las aldeas) como grande s (complejas, como las megalópolis). Jesús el Líder por excelencia nos enseña como el segundo mandamiento amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos, es decir que si amamos a los demás es imposible hacer algo que vaya en contra de nuestros semejantes. El problema consiste en que evaluamos a los demás de una manera diferente a como nos evaluamos nosotros mismos, los medimos con una vara diferente a la que nos medimos, vemos la paja en el ojo ajeno y no miramos la viga que esta en nuestros ojos. Debemos ser pacientes y misericordiosos con nuestros semejantes y entender que cada persona fue creada con talentos diferentes, tenemos debilidades diferentes, pero todos podemos cambiar las cosas que están mal en nosotros si encontramos la ayuda adecuada. Dale Carnegie maestro de las relaciones humanas escribió 7 principios fundamentales para unas buenas relaciones con los demás, a continuación los detallamos : 1. Mire las cosas desde el punto de vista de la otra persona. 2. Brinde auténticos elogios y verdadera valoración. 3. Domine el poder del entusiasmo. 4. Respete la dignidad de los demás. 5. No sea demasiado crítico. " id="pdf-obj-0-4" src="pdf-obj-0-4.jpg">

Las Relaciones humanas es el nombre dado al conjunto de interacciones que se da en los individuos de una sociedad, la cual tiene grados de órdenes jerárquicos. Las relaciones humanas se basan principalmente en los vínculos existentes entre los miembros de la sociedad, gracias a la comunicación, que puede ser de diversos tipos:

Visual o Comunicación no verbal, lenguaje icónico o lenguaje de las imágenes, que incluye no sólo la Apariencia física, imagen corporal sino también los movimientos, las señales, lingüística, chat, Com Las relaciones humanas son básicas para el desarrollo intelectual e individual de los seres humanos, pues gracias a ella se constituyen las sociedades tanto pequeñas (simples, como las aldeas) como grandes (complejas, como las megalópolis).

Jesús el Líder por excelencia nos enseña como el segundo mandamiento amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos, es decir que si amamos a los demás es imposible hacer algo que vaya en contra de nuestros semejantes. El problema consiste en que evaluamos a los demás de una manera diferente a como nos evaluamos nosotros mismos, los medimos con una vara diferente a la que nos medimos, vemos la paja en el ojo ajeno y no miramos la viga que esta en nuestros ojos. Debemos ser pacientes y misericordiosos con nuestros semejantes y entender que cada persona fue creada con talentos diferentes, tenemos debilidades diferentes, pero todos podemos cambiar las cosas que están mal en nosotros si encontramos la ayuda adecuada.

Dale Carnegie maestro de las relaciones humanas escribió 7 principios fundamentales para unas buenas relaciones con los demás, a continuación los detallamos :

  • 1. Mire las cosas desde el punto de vista de la otra persona.

  • 2. Brinde auténticos elogios y verdadera valoración.

  • 3. Domine el poder del entusiasmo.

  • 4. Respete la dignidad de los demás.

  • 5. No sea demasiado crítico.

  • 6. Ofrézcales a los demás una buena reputación a la que apuntar.

  • 7. Conserve el sentido del equilibrio y del humor en su vida.

LAS RELACIONE SHUMANAS Y EL PASTOR

El pastor, por virtud de su rango o posición, tiene el privilegio y responsabilidad de llevar en oración e intercesión a toda su congregación. Para que esta labor se pueda llevar a cabo, el Pastor debe enfocarse en el contacto personal con su congregación. Los valores pastorales son bien evaluados y examinados en esta área. Una grey no puede ser apacentada correctamente solo desde el púlpito. Generalmente en las praderas donde las ovejas son apacentadas, los pastores son los que dirigen o siempre están cerca del rebaño para cuidarlas y guiarlas en pastos verdes y aguas frescas. El verdadero pastor sacerdote es aquel que duele con los que duelen, sufre con los que sufren y es empático con las necesidades de su gente. No puedo comprender cómo un pastor puede preparar un buen banquete para su pueblo sin conocer a fondo sus necesidades tanto físicas, como emocionales y espirituales. Puedo entender que muchos pastores trabajan en labores seculares y que su tiempo está muy limitado. Si un pastor comienza el ministerio con una meta y filosofía Bíblica, en dos o cuatro años se le facilitará tener una congregación que lo sostenga económicamente. Las ovejas bien cuidadas producen lana y corderos. El pastor que apacienta, cuida y ama su rebaño, justamente debe cobijarse y comer del fruto de sus labores. Existen iglesias bendecidas con un buen grupo de varones idóneos y fieles que pueden ser muy bien equipados para hacer la obra pastoral con el pastor pero esto nunca exime al pastor de su obra sacerdotal.

Si un pastor no conoce a su gente no podrá orar sabiamente por ellos, ni tampoco podrá guiarlos a realizar hazañas grandes en las iglesias, sino. Es por esto que el tema de las relaciones humanas es de suma importancia. La gente obedece, ama y sigue a aquel pastor que se preocupa por el rebaño. La gente es atraída e inspirada cuando el pastor profeta se pone la toga sacerdotal durante la semana y anda con el pueblo. ¿Cómo es que un pastor, profeta sacerdote, puede tomar Hebreos 13:17 en serio y no estar al tanto y conocer personalmente aquellos que Dios le ha dado para apacentar?

“Obedeced a vuestros pastores y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas,

como quienes han de dar cuenta. Permitidles que lo hagan con alegría y no quejándose,

porque eso no es provechoso para vosotros” (Heb. 13:17)