Está en la página 1de 3

Kalenda

Adaptacin al castellano: Daro Recalde

-ta--vo de las Ka- len-das de- e-ne- o

Lu-na

oc-ta- va.-

Transcu-rri- dos

innu-me- ra-bles

si-glos

des-de

la

cre- a-cin

del

mundo

cuando

en

el

prin-ci- pi- o

Dios cre-

el cie- lo

la tie-

rra

form- al hombre

i-ma-

gen su-

ya;

despus de muchos si-glos

des-de

en-ton-ces despus del di- lu- vi- o-

en

que

el

Al-ti- si-mo pu-sie- ra

su

ar-co

en las nu-bes-

co-mo

signo de

a- li- anza

de

paz;- veinti- un si-glos despu- s de la e-mi-gra-cin de Abra hn nuestro pa-dre- en la fe-

de Ur de-Cal-de- a;

tre- ce si-glos despus de la sa- li- da del pue-blo de

Is-ra- el de E- gip-to

ba- jo- la-gu- a de Moi- ss;

cer

ca de mil- a-os-despus-

de la uncin de Da- vid co-mo rey;

en la se-ma-na sex- a-g- si-ma quin-ta

se-gn la pro- fe- c- a de Da-niel;

en la O- limp- a-da

ci-

en-to no

ven-ta

y cua- tro;

el

a-o

se- te-cien-tos cincuen-ta

y dos

de

la

funda-cin de

la- Ur- be,

el

a-o cua- ren-ta

dos del

im-pe- ri- o

de

Ce- sar

Oc-ta-vio

Augus-to;

es-tando

to-do

el

or-be

en

paz- Je- su-cri- to,

e- ter-no Dios-

e Hi- jo e- ter-no del Pa-dre que-riendo con-sa-grar el mundo con su pia-do- si- si-ma ve- ni- da,

Se arrodillan todos los

del Es-p- ri- tu San-to con ce- bi- do- nue-ve me- ses despus de su- con-cepcin,

en Be- ln de Ju-de- a

circunstantes, y prosigue el cantor elevando al voz.

De pi.

na-

ce

de Ma- ri- a

Vir- gen

he-cho hombre:

La-Na- ti- vi- dad de nuestro

Se

or

Je- su-cris-to

se-gn

la car

ne

Octavo de la Kalenda de enero. Pasados innumerables siglos desde de la creacin del mundo, cuando en el principio Dios cre el cielo y la tierra y form al hombre a su imagen; despus tambin de muchos siglos, desde que el Altsimo pusiera su arco en las nubes tras el diluvio como signo de alianza y de paz; veintin siglos despus de la emigracin de Abrahn, nuestro padre en la fe, de Ur de Caldea; trece siglos despus de la salida del pueblo de Israel de Egipto bajo la gua de Moiss; cerca de mil aos despus de que David fuera ungido como rey; en la semana sesenta y cinco segn la profeca de Daniel; en la Olimpada ciento noventa y cuatro, el ao setecientos cincuenta y dos de la fundacin de la Urbe, el ao cuarenta y dos del imperio de Csar Octavio Augusto; estando todo el orbe en paz, Jesucristo, Dios eterno e Hijo del eterno Padre, queriendo consagrar el mundo con su piadossima venida, concebido del Espritu Santo, nueve meses despus de su concepcin, nace en Beln de Judea, hecho hombre, de Mara Virgen: la Natividad de nuestro Seor Jesucristo segn la carne.