Está en la página 1de 1

CAMPOS DE LA EDUCACION FISICA A partir de los trabajos de estrategias que los docentes de la educacin fsica realizan ante la difcil

tarea de la enseanza del alumno con necesidades educativas especiales, es que se empieza a comprender la dimensin que nuestra rea tiene desde la intervencin didctica en el proceso de construccin de la identidad del nio y el adolescente. El trabajo con esta especfica poblacin nos empuja y nos obliga a ser crticos sobre nuestro campo (tambin hay posturas de desidia en muchos docentes) y a proponer cambios que suponen una consecuente transformacin. Aspectos como la diversidad de cuerpos y de movimientos en un mismo grupo de tarea, la falacia del paralelismo entre la edad cronolgica y el aprendizaje motriz, la intervencin docente como intervencin social son problemticas que surgen en toda la educacin fsica, pero que se observan con ms nitidez en la Educacin Fsica Especial. A partir de una profunda lectura sobre este sub-campo pienso que se puede avanzar con mayor profundidad sobre el potencial objeto de estudio de la educacin fsica. La diversidad del cuerpo y los movimientos Si bien el alumno manifiesta su presencia corporal en todas las actividades pedaggicas de la escuela, en la generalidad de las mismas el sujeto se desprende del cuerpo (obligado por las disposiciones institucionales y curriculares) logrando que este ltimo (aunque siempre est) pase a ser desplazado y muchas veces desapercibido. Segn palabras de Le Bretn (1999) "...El cuerpo sera aquel presente-ausente". Todas las reas de la escuela desde las matemticas hasta la plstica encuentran en el cuerpo algn grado de participacin. Pero es en nuestro mbito donde el alumno percibe, vivencia, disfruta y representa su corporalidad; es en la clase de educacin fsica donde el cuerpo presente manifiesta a gritos su presencia. La educacin fsica cuenta con la posibilidad de crear el mbito donde el alumno, tanto para jugar como para aprender, no deba desprenderse de su psiquis, ni de su atravesamiento histrico-cultural, ni de su afectividad. Podemos lograr que nuestra rea sea aquel mbito en donde el nio y el adolescente pasen a ser el sujeto-alumno que tanto pregonamos En relacin a lo antes dicho y como primer paso, deberamos establecer que concepcin de hombre queremos "despertar" en el alumno. BIBLIOGRAFIA http://www.efdeportes.com/efd69/efe.htm