Está en la página 1de 1

La secrecin de insulina, fomentar el transporte de glucosa a las clulas del hgado, musculo y otros tejidos, reduciendo y normalizando la concentracin

sangunea de glucosa, fomenta la utilizacin de los hidratos de carbono con fines energticos y reduce el uso de los lpidos. A la inversa, la falta de insulina favorece la utilizacin de los lpidos y la exclusin de la glucosa, salvo en el tejido enceflico. La seal que controla este mecanismo es en esencia la concentracin sangunea de glucosa. Si la glucemia desciende se suprimir la secrecin de insulina y los tejidos utilizaran las grasas con fines energticos, con excepcin del encfalo. Si la glucemia asciende se estimula la secrecin de insulina y se utilizaran los hidratos de carbono en lugar de los lpidos, el exceso de glucosa sangunea se depositara de forma de glucgeno heptico, grasa heptica y glucgeno muscular. Por tanto una de las funciones mas importantes del de la insulina corporal consiste en controlar cual de estos dos alimentos ser ms utilizado en uno u otro momento con fines energticos. Se conocen como mnimo tras cuatro hormonas que intervienen n este mecanismo de cambio: la hormona del crecimiento de la adenohipfisis, el cortisol de la corteza suprarrenal, la adrenalina de la medula suprarrenal y el glucagn de las clulas alfa de los islotes de Langerhans. La insulina favorece a su vez el transporte de los aminocidos a las clulas de los tejidos y la sntesis de protenas en su interior. La insulina es imprescindible para una utilizacin apropiada del exceso de aminocidos igual que lo es para la utilizacin adecuada de los hidratos de carbono.