Metodología SMART: cómo fijar los objetivos y metas de su empresa Ahora que llega el final del año debe

evaluar si los objetivos que se propuso para este 2010 que acaba se han cumplido o no. Asimismo, también ha de marcar nuevas metas empresariales para 2011. Existen un sin fin de metodologías para fijarse unos objetivos, pero la que ha cobrado mayor credibilidad y popularidad por sus resultados es la metodología SMART (específica, medible, alcanzable, realista y con un plazo definido) 1. Objetivos específicos. Al fijarse una meta debe hacerlo de forma clara y precisa preguntándose qué resultados quiere conseguir en concreto. Como regla general, también ha de determinar con exactitud dónde, cuándo, cuánto y cómo piensa alcanzar su objetivo. 2. Objetivos medibles. Puede recurrir a estadísticas y otros instrumentos de control que necesariamente implican el manejo de cifras y números. Los objetivos deben ser atractivos y conllevar retos y desafíos. Debe asegurarse de establecer la meta y el indicador que se va a utilizar para medirlo. Además debe concretar la fuente de la que se obtendrán los datos con los que tendrá que realizar un tablero de control que le permitirá medir la evolución con respecto a sus objetivos. 3. Objetivos alcanzables. O lo que es lo mismo, que sean realizables. Debe realizar un análisis de sus fortalezas y debilidades, identificando los recursos disponibles tanto a nivel humano como técnico y financiero. 4. Objetivos realistas. Para que los empleados asuman las metas, éstas deben ser realistas. Ha de tener en cuenta los recursos que dispone: carga de trabajo, tiempo, presupuesto… Dicho de otra manera, las metas realistas son un reto, pero no tan difícil como para que la probabilidad de éxito sea pequeña. Se han de poder lograr con las herramientas que los empleados tienen a su disposición. 5. Objetivos en un plazo determinado. Es importante fijarse una fecha para valorar si se han cumplido o nos los objetivos.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful