P. 1
1 Manual de Moral y Etica Militar

1 Manual de Moral y Etica Militar

|Views: 450|Likes:
Publicado porAda Ortiz

More info:

Published by: Ada Ortiz on Jan 30, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/01/2015

pdf

text

original

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA MINISTERIO DE LA DEFENSA EJERCITO

ETICA
MORAL MILITAR

2

3

INDICE
CAPITULO Y TEMA CAPITULO I. Adoctrinamiento profesional. educación moral. los cuadros de oficiales y clase CAPITULO II. El Jefe. CAPITULO III. La guerra en sus relaciones con la psicología y la moral. CAPITULO IV. Factores de deterioro y mejoramiento de la moral. CAPITULO V. Detención de los cuadros. CAPITUILO VI. Las perturbaciones de la guerra. CAPITULO VII. Las fuerzas morales en la guerra. CAPITULO VIII. Estudio psicológico del combate moderno. CAPITULO IX. Las multitudes y la tropa. CAPITULO X. La moral – el Ejército moderno. CAPITULO XI. La educación moral. CAPITULO XII. Educación e Instrucción militares. PAGINAS 1 – 18 19 – 32 33 – 41 42 – 45 46 – 49 50 – 57 58 – 69 70 – 90 90 – 100 101 – 108 109 – 114 115 - 121

CAPITULO I

en sus subordinados y en sus iguales. jamás. el Honor. para satisfacer sus intereses. y no deberá usarlo. única forma de cumplir a conciencia su pesado deber militar. ProfesionaI del deber militar y Jefe de unidades en el conjunto de la nación en armas. En consecuencia. le impide reunir a su Unidad ejercer el gobierno de esta. sin incurrir en traición. sus facultades de mando también se extinguen. su efecto para la unidad y continuidad de la acción. ni restricción de ninguna especie. Los mismos inconvenientes se producen cuando el Oficial no hace uso de la Iniciativa Inteligente en el cumplimiento de las ordenes. Toda facultad que permanece inactiva. el día en que de nuevo se te dé el mando de tropas. está obligado a demostrar Capacidad y Seguridad en el mando que se le ha confiado con relación a los demás Integrantes del Ejercito tiene que desarrollar el Sentimiento del Deber. la Valentía y el Espíritu Militar. La manera de conducirse en el ejercicio del mando depende del carácter y del . su deber es dedicar su persona. La desorganización se produce cuando el poco efectivo disponible. trata entonces de encontrar en los papeles o en los reglamentos. es indispensable que el Oficial Ejerza íntegramente el Mando que le confiere su grado sin disminución. esto trae como resultado que los subalternos no tomen con ahínco el deseo de alcanzar sí fin perseguido y crean que nada puede reprochárseles desde el momento que han ejecutado estrictamente las órdenes recibidas o tomando los dispositivos tácticos marcados por el reglamento. la cual constituye el verdadero mando en tiempo de paz. según las nuevas ocupaciones que lo embarguen. la Disciplina. Deberá ver en sus jefes. la Abnegación. Por otra parte cuando el oficial conserva el carácter del mando. adoptando el aire de un apaciguador. que no de idea de una unidad real de guerra. los medios de su orientación pierde el sentimiento de la fuerza especial que debe animarlo en tiempo de guerra. El Oficial ejerce la función de mandar: de modo que pierde tal condición si deja de emplear su autoridad. abandonarlos ni desconocerlos. Voluntariamente y en Absoluto. a las tareas que corresponden la misión del Ejercito El mando que ejerce es Impersonal. se debilita al dejar de mandar el Oficial se transforma progresivamente. con quienes esta obligado a prestar ayuda leal y apoyo constante no pudiendo engañarlos. colaboradores suyos en el cumplimiento del deber. pero sólo ejerce una acción limitada a una unidad muy pequeña o insuficientemente organizada. Lo cual produce. El oficial esta consagrado a la función militar. carecerá de condiciones para el mando militar.4 ADOCTRINAMIENTO PROFESIONAL EDUCACION MORAL LOS CUADROS DE OFICIALES Y CLASES 1 -El Ejercicio del Mando por el Oficial. el oficial. y.

con lealtad. Si se encuentra frente a una grave falta a la subordinación. Si esta es injusta y el se ha hecho digno del mando. tranquilamente.5 temperamento del Oficial. Si en circunstancias críticas el Oficial llega a verse dominado por la cólera. y cuando el respeto y el amor a la disciplina le hacen intolerable ver como se rebaja públicamente la autoridad que inviste. Pero si el Oficial sabe tener dominio sobre sí mismo. que lo presenta anta su superior como sujeto a la función que lo cubre y respalda. Por consiguiente. . no pudiéndose dar en este aspecto sino consejos generales. El Oficial tiene que cuidarse da no aprovechar ninguna situación para hacer resaltar los errores del jefe. carece de toda razón para demostrar hostilidad o apariencia de hostilidad hacia el superior. Una de las más duras pruebas a que puede estar sometido un Oficial. puede suceder que algunos de los clases o soldados puedan tener superioridad intelectual o social a la suya. lo primero es que el Oficial no debe imaginar que su prestigio aumenta manteniendo sus subordinados a distancia. el temor o el resentimiento. consiste en soportar correctamente un reproche en presencia de la tropa. el choque de la reprimenda. tanto respecto a sus superiores como de sus subordinados. si está en el derecho y en el deber de proteger la dignidad de su grado. que se irrita a cada paso y que es presa. como sino sucediera nada más. de emociones violentas. si se comprueba que sus órdenes son desobedecidas y que un inferior suyo hace fallar sus disposiciones. Principalmente. es seguro que a pesar de todo. El Oficial no debe caer en el extremo opuesto. conservará el respeto y la simpatía de su trepa. con claridad. reflexión y aplomo. EL Oficial tiene que tratar a sus soldados con benevolencia y cordialidad pero no incurrir jamás en familiaridad. para ejercitar actos represivos. esta obligado a observar una actitud impasible a expresarse mesuradamente y a hacer y decir lo que su función le determine. a la disciplina o a los elementos de fuerza de su unidad. sin humillación ni indignidad. como en la conducción de la tropa en la guerra. sus facultades represivas. el Oficial no debe demostrar humillación sino mirarlo de frente. Si el Oficial llega a encontrarse a la orden de un Jefe que hace del mando una cuestión personal. rehusando absolutamente salirse de su función con la actitud de un hombre que solo espera órdenes y a quien nada importa lo demás. es necesario tener una serenidad plena. porque así cometería una falta mayor. el Oficial necesita poseer serenidad y dominio sobre sí mismo. tranquila y metódicamente. tratándolos no como seres inferiores: todos son iguales ante el deber común. debe pensar que sus palabras y sus actos pueden escapar a su control. Cuando un Jefe hable con dureza. poro con la mayor imparcialidad. Es entonces cuando sufre intensamente y se revelan su amor propio y su dignidad personal. El dominio de Sí mismo. 2. es mas. Además procediendo en tal forma no Despierta confianza y simpatía en el personal. Tanto en sus funciones educativas en tiempo de paz. debe tomar inmediatamente la actitud de servicio en la forma más natural. el Oficial debe poner su acción. pueda llegar a soportar.

Por ultimo. es indispensable que practique personalmente todas las virtudes que trata de inculcar al soldado. capaz de cumplir con la seguridad que confiere una elevada situación moral. es la misma que la de los clases y soldados frente a él. interrogándolos acerca de su manera de ver las cosas. que imprimen a la vida militar el sello de dignidad que la ennoblece. consciente de su dignidad. dándoles autoridad y responsabilidad. por el respeto que se debe a sí mismo. está obligado a dar ejemplo a su tropa en la forma más ostensible Para que su autoridad se imponga en circunstancias criticas. Nada puede ser más inmoral que predicar virtudes que no se practican. Es así como funciona normalmente la organización militar. con certidumbre de su deber. El Oficial. desde el punto de vista educativo. Esas manifestaciones y procedimientos. El oficial debe imprimir a su labor el carácter de una acción metódica. la carencia de iniciativa la indecisión. el Oficial debe estar convencido del valor que desempeña en la sociedad. el Jefe. los camaradas y las inferiores. las ideas y sentimientos que la palabra no basta para inculcar. Por consiguiente. obediente y leal al Jefe. El ejemplo dado por el Oficial en las manifestaciones exteriores de respeto y en la expresión de sus sentimientos para con la bandera. enseñará a sus inferiores a cumplirlas de manera más segura. el Oficial debe saberse a sí mismo como colaborador. este sistema le pondrá en evidencia que muy poco ha quedado de sus ordenes. sin pompa y sin ruido significativas. comprender que es un deber y consagrarse completamente a ella. si por excepción carece de alguna. con demostraciones prácticas externas. por consiguiente. pero entonces. por lo tanto que estas se aniden previamente en su corazón: y. energía y lealmente mostrar su actitud y sus palabras sin afectación de ninguna clase. siendo forzoso. la situación del Oficial respecto a su Jefe. puesto que caracterizan así. por el decoro del uniforme que viste. para estar a la altura de un educador. sostenida e incansable. el Oficial debe invocar en toda forma su colaboración. verificando su ejecución.6 3. Al principio. cuando da una orden no debe repetirla con frecuencia. en forma clara e inequívoca. pasiones y apetitos personales. Entonces será un jefe seguro y digno. pero ésta a su vez a las ordenes de un Jefe. no le resta sino actuar con el ejemplo. Adquirido este resultado. El Oficial es el espejo de su tropa. por la majestad del Ejercito. 4. La Lealtad hacia el Jefe y la Veracidad La Unidad confiada al Oficial y que este debe saber educar. haciendo uso de energía. explicándoles el objeto perseguido y mostrándoles las consecuencias que pueden acarrear la inercia. está llamada a actuar. a quien debe obedecer y a quien lo unen lazos de obligación común que abarcan a todo el conjunto del Ejército. Para que sus inferiores se interesen en conseguir los resultados que se propone. y no interviniendo personalmente a cada instante. el Oficial debe estudiar su función. sino hacerlo una vez solamente.La Educación por el Ejemplo y la Acción. en la mayor parte de tos casos formando parte de otra Unidad orgánica de mayor importancia es decir: el Oficial manda su Unidad. debiendo contribuir con todas sus fuerzas a que su . que las conferencias más elocuentes. deben ser mesuradas. dando ejemplo de ponderación en toda circunstancia. la debilidad de carácter y la falta de conciencia. haciendo tabla rasa de los intereses. En nombre de ese deber común. son más eficaces. debe abrigar la firme voluntad de adquirirla por su autoeducación.

no ha quedado suspendida ni un instante la solidaridad entre uno y otro Con frecuencia se observa que la moderación delicada de un Jefe y la obediencia leal de un subordinado. La subordinación exige que el Oficial no haga nada contra su superior inmediato. La sujeción a la subordinación ha de ser indestructible. resistente a cualquier embate. En primer lugar. el Oficial continúa siendo un colaborador honrado y reconoce de nuevo la autoridad de Jefe. De la misma manera. debe ser severamente castigado. Y si éste le ha hecho una reprimenda justa y discreta. Hay que evitar hasta las pequeñas disculpas que acostumbran algunos Oficiales para ocultar deficiencias o disimular omisiones cuando un superior inspecciona las unidades. Es necesario prestar sincera obediencia al Jefe directo. Por supuesto. y si este trata de escapar a la subordinación leal. Todo parte o informe falso dirigido a un superior con el propósito do ocultar la verdad. cuando el Oficial en un momento de ofuscación se excede en actos o palabras hostiles para reprimir a un inferior. Mucho más grave es influenciar la autoridad del Jefe con la intervención de terceros más o menos poderosos. basándose en el aprecio que. sino en pro del Ejercito. constante y firme a pesar de las deficiencias y errores del Jefe. sirven ante todo para aumentar la estimación recíproca. haciendo prevalecer fuerzas extrañas al organismo militar. el Jefe tiene el derecho de contar con el concurso leal y completo del Oficial. se coloca fuera de su deber y. le profese un Jefe de mayor rango. cuando cometa una falta o un error debe reconocerlo honestamente. que. porque así demuestra poseer lucidez y calidad moral. A pesar de lo que pudiera suceder. es también humano. Procediendo con franqueza. pero es más importante que sea leal consigo mismo y con sus subalternos. sin argucias destinadas a presionarlo en determinado sentido o a menguar su autoridad oponiéndole otra de mayor rango. que ha sido aceptada francamente. ya que un paso en falso no es una caída. Tal proceder no está desprovisto de traición. La lealtad obliga a ser absolutamente veraz. porque quien lo emplea. parece renegar de la disciplina. pies sin ¡a veracidad no se concibe colaboración de ninguna especie. que es absolutamente correcto que el Oficial haga toda clase de esfuerzos para presentar su tropa en las mejores condiciones posibles durante las inspecciones y revistas que practique su Jefe. la lealtad a éste lo obliga a colocarse de nuevo en el deber común que no tolera ninguna hostilidad y debe hacerlo por medio de una declaración en alta voz que borre todo lo hecho fuera del marco de sus legitimas atribuciones de mando.7 autoridad se realice. Tal acto es una especie de traición al Ejército. Grave falta comete el Oficial que niega a su Jefe la colaboración a qué tiene derecho. sin humillación. al fin y al Cabo. Todo lo anterior que se refiere a la lealtad que se debe a! Jefe. ya que el Jefe cuenta con esa colaboración no para su bienestar personal. puesto que no se trata entonces de engañar a este sino de recibirlo dignamente. Pero se comete una deslealtad y se falta a la verdad . por consiguiente de la Institución.

la Intriga y la Murmuración. por otra parte. Una de las más graves faltas que puede cometer un Oficial. cuando el inferior se siente herido. pues renegando de él se le deshonra. para afianzar la organización con ejemplo y consagración. este proceder del Jefe es al mismo tiempo la mayor regla práctica de conducta en el servicio militar. el Jefe a quien traiciona lo observa sinceramente. El Oficial que en determinadas ocasiones haya dejado escapar apreciaciones malévolas sobre sus Jefes tiene que sentirse desacreditado si. es susceptible de producirse de diversas maneras. cree vengarse así de algo que considera como daño personal de un ejercicio largo y pesado. éste no ha dejado de ser el mas seguro apoyo de sus subordinados La maledicencia del inferior con respecto al Jefe. que considere violado por su Jefe. 5La Denigración. es la denigración y hostilidad con respecto a sus superiores. un acto de benevolencia afectuosa o una prueba de firme solidaridad del Jefe vienen a demostrarle que. Otras veces proviene da una reacción personal e inconsciente contra los deberes diarios a que está sometido el Oficial El deber tiene sus exigencias duras pero su autoridad es soberana. y que. por algún procedimiento erróneo en la consideración debida a su grado o en su dignidad personal viéndose entonces en la necesidad de defenderse porque no tiene le fuerza moral suficiente para continuar observando el deber de solidaridad. la Hostilidad. depender el sentido de las órdenes y aún el éxito de las operaciones Una falta a la verdad en tales circunstancias. En la mayor parte de los casos se trata de un chiste o humorada que no se propone disminuir la consideración debida al Jefe. que tiende a no . El Oficial que cumple sus obligaciones a cabalidad. La denigración es más odiosa cuando se piensa que. A menudo es originada. da una prueba de su franqueza y confianza. El subordinado que no acepta el deber común a que debe someterse. Pero tratándose de nuestro carácter. al comprobar el Jefe ciertos hechos. se presentan cuentas falsas o se pretende demostrarlas con excusas desprovistas de fundamento. porque nadie es perfecto. Si el superior le señala ciertos defectos. pues de sus aseveraciones puede. puede mostrar a su Jefe. todos los aspectos de la unidad que manda. en muchos casos. siendo un atentado directo contra el deber militar. con el correr del tiempo. todo Oficial está obligado a emplear su autoridad precisamente en sentido contrario. hasta en los menores detalles. debiendo el Oficial suponer que aquel tiene el valor moral necesario pera llenar su función y la dignidad de su grado. Esta falta se eleva en proporción incalculable cuando se hace con un Jefe en servicio y en presencia de inferiores. El amor a la veracidad cobra mayor importancia en la guerra. quizás si en el mismo momento en que el Oficial viola deslealmente el pacto de solidaridad. este trata de buscar faltas o errores. Antes bien. expresándose mal de su superior.8 cuando. entonces es cuando el Jefe debe hacer notar el incumplimiento del Oficial. de una marcha fatigosa o de una llamada al orden. asume las características de un crimen contra la Patria. a pesar de agravios más o menos ciertos.

valerse de la intriga para conquistar posiciones o para malquistar a su Jefe. el Oficial que la emplea mina la autoridad de este. son el premio del esfuerzo. y. Y si se trata de la intriga contra el Jefe. pero tal proceder es incorrecto. Cuando un militar que se estima cree violado su derecho. aún. El oficial es todo en la institución armada. Por supuesto que no ruede impedirse que Oficiales del mismo grado se comuniquen libremente lo que piensan. aprovechándose siempre de la mentira y la calumnia. al deber cumplido lealmente y a la abnegación desplegada. El Oficial intrigante falsea los principios en que descansa la vida militar. Hay Oficiales jóvenes que se imaginan que no proceden mal cuando nombran a un Jefe con apodo puesto bajo impresión de algún defecto o debilidad que éste haya demostrado. no pudiendo la víctima defenderse en modo alguno. tratando de disminuir el ascendiente del Jefe o de enfrentarse a su autoridad comete una falta excesivamente grave. debe hacer ante su superior el reclamo respectivo. La murmuración es una falta moral indigna de un Oficial.9 tomar en serio. Falta mucho más grave es. empleos y recompensas que la nación otorga a sus servidores. hay que alejar de la conducta toda tendencia a caer en la malsana costumbre de expresarse mal del Superior.El valor. El empleo de apodos para designar a un Jefe militar es una falta de respeto muy vituperable que denota una falta de solidaridad e inconsciencia para con la dignidad del uniforme. bueno o malo. demuestra falta de valor y de inteligencia porque toda inquina baja y persistente. el carácter y el deber cívico del oficial. la exalta o deprime según como aplique su acción. con toda la firmeza que le da su condición de ofendido o postergado. ni medir las consecuencias de determinadas actitudes. pero en estas expansiones de carácter intimo. decidiendo acerca de la calidad de éstas. para que no se forme un estado espiritual impropio de la solidaridad y disciplina militares. auxiliar indispensable de la intriga quite al verdadero merecedor el premio de sus virtudes. con su deplorable tendencia. La murmuración es más oprobiosa si se considera que los ataques son hechos a la sombra. arrastrando en el delito no sólo su propia conciencia. 5. así como de nuestro temperamento siempre dispuesto a rechazar todo lo que signifique hábitos de trabajo y seriedad. sino la de los superiores jerárquicos a quienes sorprende con imputaciones falsas. El Oficial que así proceda está a punto de traicionar el deber de su cargo. pues si un Oficial sobrepasa el límite de lo permitido en tales circunstancias. Para que la patria esté segura reclama. aunque sea fuera de los actos de servicio. propio sólo de colegiales irresponsables sin solidaridad moral. puestos al servicio de un valor personal . la crítica no debe llegar al extremo de la denigración hostil. La personalidad del oficial domina por completo el cuadro de las fuerzas militares de un país. Los ascensos. de ninguna manera es licito que otro. es propia de almas envilecidas e ignorantes. del oficial aceradas energías y acendrado patriotismo. pero no recurrir a la murmuración que aniquila la autoridad del Jefe y arrastra la de quien la emplea. sobre la actuación de sus Jefes.

adaptadas a la práctica y expresadas en reglas de conducta positivas. . Así. penetrarse da los asuntos que le incumben. no pasa lo mismo tratándose de hallar oficiales de carácter. pero si carece de carácter. sino presentarse al juicio de su tropa y de la opinión pública con una pureza moral intachable. o desvía. Cuando estos factores predominan los hombres confiados a su mando. gobernar sus facultades. Constituye una fuerza de acción benéfica u orientada al mal. Un Oficial puede tener una inteligencia despierta. remontarse a las causas de los hechos y corregirse a sí mismo par mandato imperativo de su fuero interno. El oficial de verdadero carácter debe dar a cada paso pruebas de su convicción. no puede gobernarse a sí mismo. El oficial es el profesional de este deber y necesita conocerlo. cede por igual a un impulso bondadoso como a uno de irritación. las fuerzas sanas del organismo militar. y quebranta. Si es frecuente encontrar oficiales valerosos e inteligentes. El mando flaquea en sus manos. Cuando un oficial descuida el cultivo de su voluntad y de su carácter. y su tropa no da la impresión de poder irresistible. pero apegado al interés. modificarlas e incrementarlas. como para conducir su Unidad durante le guerra. que hacen anular el amor propio. La tropa que manda tendrá buena apariencia pero no estará caracterizada por el sentimiento del deber que el no puede inculcarle. De ese conjunto de virtudes hay algunas que sobresalen porque definen los rasgos predominantes de la carrera militar. encontrará que su propia inercia los ha utilizado. y que perdido todo poder volitivo. por muchas que sean sus virtudes se convierten muy pronto en un conjunto desprovisto de valor militar porque se ha abusado de la función para satisfacer conveniencias personales. El carácter es un elemento esencial de aptitud para el mando. El organismo militar está hecho con el fin de poner en acción las fuerzas nacionales durante la guerra. es necesario que su dirección moral sea una línea recta. ser dueño de sí. el vigor y la persistencia de su voluntad quedan al servicio de sus designios.10 desprovisto de impaciencias y esperanzas. pero corno ese dominio de sí mismo es tan poderoso para el mal como para el bien. Un oficial ambicioso e indiferente al deber. enmohece su espíritu. su valor es dudoso cuando no está basado en la consagración al bien del servicio. pudiendo en muchos casos no escucharlo ni seguirlo. es un terrible agente de destrucción en el Ejercito. se ve impotente para imponerse reglas. quien no sólo debe satisfacer los dictados de su conciencia. por medio de la colaboración organizada de las energías individuales y colectivas. tanto en su esencia moral como en sus formas derivadas. porque no presiente en el oficial al representante del deber estricto. según la dirección en que se aplicare. tener la atención siempre despierta. La voluntad y el carácter son elementos valorizadores de la personalidad del oficial. es decir. encauzadas hacia el deber común. Una síntesis de las virtudes militares necesarias para cumplir con ambos aspectos de su función es lo que constituye el valor moral del oficial. para adoptar y seguir principios definidos de conducta. El oficial necesita poseer una calidad especial de valor tanto para desarrollar su acción educadora en tiempo de paz. reflexionar en caso de duda. Para esto necesita estar animado por un incesante e inquebrantable afán de conocerse y superarse en su propio valor intelectual y moral. Sin embargo. Y si necesita emplear una y otra. todo lo falsea en su Unidad. abandonándose al acaso. la vanidad y la ambición. será presa de la indolencia. La abnegación proviene de su consagración a sus deberes públicos. se siente moralmente débil. amor por su carrera y valor en el peligro.

su vida debe desarrrollarse en la forma más pulcra. forma a su rededor una atmósfera de confianza y respeto que aumenta su prestigio. El pueblo observa atentamente al Oficial sus palabras. El oficial no es sólo el Comandante de tal o cual unidad. sino un atentado. es decir. lo cierto es que el Oficial precisa encarar esa situación dando en todo momento. en la calle y en todo lugar. abnegación para aprovecharlos en beneficio del deber patriótico. principalmente en nuestro medio. Por eso necesita estar penetrado de tal deber. examina su conducta en todo tiempo y. El rumbo de la institución armada está confiada a su patriotismo. en ciertos momentos tiene derecho de vida y de muerte. evitando toda causa de errores o de equivocaciones. sino el profesional que siempre esta de servicio en todos los aspectos de la vida militar. a causa de la falta de confianza que predomine en el ambiente frío.Precauciones para conservar dignamente el rango de oficial. de manera rigurosa. Por su parte. especialmente en público muestras de su consagración exclusiva al deber y al servicio de la patria. esta en obligación de prestarlas realmente. y le sigue los pasos porque está en el derecho de esperar que sea lo más perfecto e irreprochable que se pueda. en la seguridad de que tiene inteligencia y conocimientos para emplearlos útilmente. que ve en el Servicio Militar un factor de opresión. 7. alguna desviación.11 El oficial tiene en sus manos parte del poder soberano que le ha delegado la nación. que levantar la mano sobre él no es sólo un delito. quien. tiene el deber de intervenir y restituir el orden. tiene fijas sus miradas en él. Donde quiera que observa alguna falta. tratando a sus inferiores del modo mas . Este es uno de los aspectos más delicados de la vida del Oficial. El oficial es el elemento permanentemente del Ejército. la obtiene empeñando en su tarea cl honor y la vida. porque la confianza y el afecto del pueblo constituye uno de los elementos de fuerza en el Jefe militar. y su investidura es de tal modo sagrada. única manera como puede conquistar el brillo de sus galones. la utilidad. hostil o negativo que abriga algún sector del pueblo acerca de la moralidad. la presta dando sus mejores hijos al Ejército en la edad en que son más robustos y viriles Los pone en manos de sus Jefes con sumisión. y hacerlo practicar por sus subordinados. física. resignadamente. intelectual y moralmente. Su calidad de Oficial no la adquiere como un titulo de profesión literal o lucrativa. es preciso que se convierta en un jefe nacional que sirva a todos de guía y ejemplo en cumplimiento del deber. El oficial responsable de la existencia del Ejército y de los principios de fuerza que regulan su marcha. Ese poder se manifiesta por el derecho a la obediencia absoluta y el castigo. y humanidad para velar por ellos y prestarles sus cuidados. el pueblo. en la creencia de que el oficial no despilfarra los tesoros humanos puestos en sus manos. ya sea en su Unidad o en cualquier otra. Al pueblo se le pide entera consagración al servicio de la patria. tiene que consagrarse absolutamente al servicio de la nación. a veces. con su habitual perspicacia. sus actos su vida privada y cuando se convence de que es un fiel guardián del más sublime deber patriótico. Ya por la propagación de Doctrinas antimilitaristas. alguna debilidad. Tales son las garantías que el pueblo espera del Oficial. y no caben en él vacilaciones si tiene calidad para sentir la intensidad de sus deberes. No le basta batirse técnica y valerosamente para mandar en las filas de la nación en armas. Bajo este aspecto y como representante y maestro del deber nacional. porque es el guardián juramentado de la disciplina y del honor milita. Otra misión del oficial es el cumplimiento del deber cívico que todo ciudadano tiene con la patria. o por la desconfianza del elemento popular. la eficiencia y el valor del Oficial.

gusta. El Oficial debe saber que. la mayor parte de los ciudadanos que le observan no comprenden la vida militar. a causa de la pequeñez de los contingentes militares que pasan bajo banderas. morales justos. pues no es posible ordenar . También debe abstenerse el Oficial de presentarse como exponente de una categoría social elevada o aristocrática. El pueblo no es indulgente con el oficial. poco o nada importaba al pueblo las condiciones morales del Oficial: bastaba saber que era aguerrido y valeroso. está en un profundo error. sentirá amargada su vida y no tendrá jamás la satisfacción que da el triunfo de su propio esfuerzo. ni los ambiciosos. El cuerpo de oficiales está. Este es uno de los defectos más acremente juzgados por la opinión pública. que les hable con convicción.12 humano compatible con las exigencias de la vida militar. mata el estímulo. el Oficial no debe fincar su porvenir en el apoyo que puedan prestarle los poderosos. a la que miran con desconfianza y que si llega el momento de la movilización. en cambio. aunque éste demore en la sazón. para introducir la desconfianza el favoritismo y el desgano por el trabajo. y no ir a caza de festejos pagados siempre por otros. porque todo sometimiento se cobra generalmente al precio de una abdicación moral. No sucede hoy lo mismo. constituido por tipos selectos. si. EI carácter nacional de su función impone al Oficial diversas obligaciones. Para que la noción del deber penetre en el corazón de los soldados y despierte en ellos la voluntad de cumplirlo hasta el sacrificio. apartándose de estas normas. por Otro lado tiene la obligación de relacionarse en la mejor forma posible. los gestos y las actitudes que dice y adopta. sobre todo tratándose de oficiales sin medios de fortuna. El pueblo quiere encontrar en sus jefes todas las cualidades que inspiran la más segura confianza. nunca debe desear nada del favor ajeno sino lo que pueda realizar con sus propios merecimientos. es conveniente anotar que sus relaciones tiene que buscarlas entre gentes honorables y digna. Cuando el Oficial. son precisamente esos extremos débiles. la política destruye las fuerzas morales. ni los que se imponen únicamente por sus galones y su espada. sociales. Para seguir el camino de la dignidad. trabaja y quiere honrar su carrera. es necesario que el Oficial esté en comunicación moral con sus inferiores. Cuando el Ejercito no era profesional. en cambio siente mayor simpatía por el soldado. El mayor bien consiste en no obtener por otros lo que se puede alcanzar por si. que abre sus filas a todos los que son aptos para cruzar el sendero del deber común. honestos y humanos. pero esta selección sólo se hace con el fin de dignificar el Servicio. corrompe la justicia distributiva. en cambio. no le agradan los vanidosos. Dedicándose al servicio de la patria con todas sus energías físicas y morales. cree que forma parte de una casta aristocrática. Al efecto. los únicos lazos morales que los unen al mayor número de los incorporados. recogerá siempre el fruto de sus desvelos. debilita la cohesión. religiosos o de cualquiera otra tendencia. está impedido de afiliarse a partidos políticos. siéndole más grato a medida que le cueste mayor trabajo. cosa nada encomiable por cierto. si sus éxitos los logra por medio del favor. y en seguir el destino elaborado con las propias manos. por el estudie y por la consagración abnegada al cumplimiento del deber. formados en los instantes en que el Oficial se exhibe ante el pueblo. puesto que su autoridad tiene que ser indiscutible a base de ser absolutamente imparcial y sus subordinados no deben tener desconfianza ni repugnancia para servir a sus órdenes. Por lo pronto. El oficial que piensa. aunque. de los seres dignos. las palabras. con calor. ni los seres brutales ni arrogantes. interpreta casi siempre en forma desfavorable el rigor de la disciplina. con su vida pública y privada.

Tal conjunto de cualidades no sea innato jamás de modo que es necesario adquirirlas por medio de una valiosa educación que permita formar la contextura moral del Oficial hasta hacerlo de una sola pieza e infundirle la dignidad y la virilidad que dan la energía necesaria para alcanzar la victoria. Por consiguiente. en la colectividad de los Oficiales. La Profesión Militar reclama cualidades de primer orden que obligan a inclinarse respetuosamente delante de los hombres que por abnegación deponen todo anhelo de lucro o bienestar. para estar siempre a la altura de su misión. tacto.13 actos de abnegación. Estas no son. diariamente. Ese culto despierta en él la noble ambición moral de poner sus fuerzas al servicio de su ideal. así como su inteligencia. subordinando las pasiones vulgares que sólo ofrecen satisfacción de orden inferior. por su carrera. hasta llegar a lo imperturbable. en la carrera de las armas no puede faltar ninguna. no son tan indispensables. extremadamente raras en un solo hombre. Otro aspecto del problema que supone conservar dignamente el rango de Oficial. Así podrá adquirir una dignidad moral que le hará rechazar todo acto injusto. y asumir las más grandes responsabilidades. su deber es apasionar su voluntad y remontarse a una gran altura moral para adquirir la elevación. en cualquier otra profesión. inspirado por el amor a la patria y el respeto a su enseñanza que le dan fuerza para hacer el sacrificio de su vida. Al afán de elevar su personalidad moral. pero esta ambición requiere ante todo una completa abnegación de la personalidad movida al calor de los más elevados . el Oficial debe agregar el culto al ideal nacional constituido por la patria. no cabe el predominio de armas. El Oficial debe considerar que al país le entrega la flor de su juventud con todas sus fuerzas morales y materiales para asegurar su defensa. con pasión. y que requiere un temple moral elevadisimo para cumplir el deber nacional sin esperar otra recompensa que la satisfacción del deber cumplido. patrimonio exclusivo de los militares pero. Esas cualidades de primer orden. por su puesto. sentido justo y recto para apropiar los medios al efecto deseado. las virtudes mencionadas. dentro de la organización social es un escogido porque sólo él está obligado a poseer. hace nacer las fuerzas que permiten llevarlo a cabo y gobernar el alma vigorosamente. raciocinio elevado para reprimir los arranques personales. La pasión inspirada por un ideal noble. El Espíritu de Cuerpo es la solidaridad moral que resulta de la identidad de atribuciones y de funciones en la obra común. para consagrar su cuerpo y alma a una tarea tan elevada que desgasta sus fuerzas físicas a toda hora. haciendo por sí mismo su educación. 8Como se Concibe el Tipo de Oficial ideal. El Oficial digno de este nombre está movido por el idealismo más puro. con perseverancia. En este concepto. toda mentira y toda humillación. debe estar identificado con el sentir de sus compañeros. con ahínco. constancia y tenacidad para proseguir sin desmayo la obra emprendida. es el que ofrece su vida en relación con los camaradas del mismo cuerpo. fuerza superior que lo impulsa a cumplir su deber profesional con la seguridad de llegar a la meta de sus aspiraciones. perspicacia. ni ninguna restricción que reste amplitud a la elevación de miras que debe animar a todo oficial. pero no olvidando que. calma y serenidad. espíritu de observación y otras más cuya enumeración seria larga. por consiguiente. son: amor profundo por el ideal de servir eficazmente a la patria. la nobleza y la fuerza indispensables para salir airoso en su tarea. sin contentarse con resultados insuficientes.

inspirada por el sentimiento del deber y atender al desarrollo de las facultades personales necesarias. haciendo todo esfuerzo para consagrarse a esa colaboración de modo definitivo. pero son leales. pues ella no puede crear esas condiciones naturales que evitan el fracaso en la Carrera. gracias a una autoeducación destinada. valientes y buenos. por todo aquello que excita al hombre y lo lleva a actos sobre naturales. tanto en sus relaciones con su jefe como con sus subordinados.14 sentimientos. dándole entusiasmo para triunfar. tener el sentido de su responsabilidad y no desear otra cosa. Es una fuerza propulsora que. Pero generalmente estas espléndidas cualidades no bastan para lograr el éxito ante un adversario dueño de sí mismo y más apto para el gobierno de tropas. pero el Oficial. abandonándose enteramente al culto de su yo. sintiéndose agobiado por el esfuerzo que exige el servicio de un ideal no puede llegar a ser sino un jefe mediocre. debe desnudarse de toda tendencia ambiciosa. Tampoco basta tener natural inclinación para servir en el Ejército. Hay Oficiales que sin poseer condiciones perfectas para el mando. Pueden faltarles constancia en el esfuerzo y dotes organizadoras. antes que todo. El Oficial que sin estar desmoralizado por tendencias egoístas. que el triunfo de ideales y aspiraciones de su patria. optimismo para vencer el desaliento y fe para abrirse paso hasta el cumplimiento de sus obligaciones. actuando como reserva de energía ayuda al Oficial a ir adelante. carácter generoso y caballeresco que se entrega espontáneamente a la realización de nobles acciones. por las privaciones que soportan con energía. más que por una ilustración erudita. y carecen de previsión y de reflexión. Aman la guerra por los peligros que entraña. Pero esa autoeducación debe ser voluntaria. ni desear la guerra para salir de ella con brillo. es necesario que el Oficial este adornado con cualidades naturales que lo identifiquen con los elevados fines de su misión. Todo Oficial que quiera dar a su autoridad la mayor eficacia. tiene que ser guía de su tropa a la que debe conducir con el mayor tacto. Parece difícil caracterizar al tipo ideal de Oficial. debe comenzar por penetrarse de que la mejor forma de mandar consiste en la colaboración de todas las clases de la jerarquía. con el desarrollo de la vida en el Ejército.La Fuerzo de la vocación Militar. Estos Oficiales no tienen concepto racional del deber sino instintivo. teniendo dotes naturales no muy brillantes puede adquirir las condiciones de mando más sobresalientes por medio de la reflexión y de la voluntad. tienen cualidades poderosas y relevantes. es preciso conocer a fondo las peculiaridades de la profesión. Lo que sí debe tener en cuenta todo Oficial es que. Este tipo de Oficial sería ideal si tuviera que pensar en sí mismo. Al Oficial no debe bastarle la virtuosidad guerrera. por la afinidad que tiene con su carácter. dando ejemplo de completa abnegación. 9. No basta la voluntad para legitimar la vocación. en primer término la facultad de apersonarse por un ideal y el hábito de gobernarse a si mismo. porque entre las condiciones exigidas por la aptitud para el mando figuran. y están animados del sentido del honor y de la solidaridad militar. persistente. La vocación militar es la que arrastra a un individuo a abrazar la carrera de las Armas. se habitúa a una moral muelle y conciliadora. Las restantes cualidades militares que deben adornar al Oficial se derivan de su misma preocupación moral y del ejercicio de la voluntad. pero no lo es tanto cuando se tiene el fuego sagrado de un ideal. Para que la vocación militar sea legitima. al contrario. .

y a estar a la altura de las responsabilidades contraídas consigo mismo con la sociedad y con la patria. a entregarse por entero en la obra patriótica que le impone su misión. sino por la imposición de su personalidad. Esa vocación es la que le infundirá conciencia de su alto deber. sin que nadie pueda negarle su condición de verdadero patriota. Lo que sí es completamente inadmisible. La Alegría le hace olvidar las rudezas de la vida militar y le comunica nuevos alientos en pos de la victoria. los sacrificios que exige. las penurias que en ella se sufren y la entereza de carácter que impone para mostrarse superior en los momentos de adversidad.15 La juventud acostumbra juzgar la carrera militar por lo que es precisamente. el redoble de los tambores. El Entusiasmo le da alas para emprender las acciones más brillantes. El Optimismo le comunica fuerza para luchar y fe para vence. Solo entonces es cuando mide las responsabilidades que entraña esta Carrera. su deseo de actuar y su responsabilidad. es ya un motivo de realce de las condiciones morales del Oficial. El Privilegio de dar órdenes es una manifestación de la autoridad del jefe. el ondear de las banderas. se limita a vestir el uniforme y a afianzar su autoridad ante la tropa no por procedimientos educativos morales. hay un medio de que el Oficial pueda suplir. dejando al subordinado la elección de los medios y . l0La interpretación y el Espíritu de las Ordenes. es que un Oficial sin vocación y sin aptitudes para desempeñarse decorosamente. y para cumplir el más esencial de sus deberes profesionales. al entusiasmo y la alegría en que se basa la obra moral del Oficial. se aferre por simple acomodo o por conveniencia material. Y es que la fuerza de la vocación militar es lo único que da nacimiento al optimismo. El joven inflama su espíritu con la arrogancia marcial de los batallones. el trabajo y la dedicación al desempeño de sus funciones. quien con ellas indica su decisión. Quien imparte una orden debe fijar claramente el objeto que persigue y las intensiones que trata de llevar a la práctica. sintiendo algo que traduce equivocadamente por vocación hacia la carrera de las Armas. la vibración de los clarines. y por lo tanto vituperable. Es de advertir que tan honesta intensión de colocarse a la altura de su tarea. el deber no constituye para él un ideal en la vida. Así vive en estado engañoso hasta que las circunstancias del servicio o de la guerra le ponen ante la realidad insospechada. Esa vocación es la que lo animará a proceder sincera y tenazmente. Sólo cuando el Oficial abraza su carrera con vocación verdadera puede estar preparado para los dos aspectos de su función. esto es perfeccionar su propia contextura moral y labrar el corazón de su tropa. Si por el Oficial no lleva en su alma amor y decisión por su Carrera. tal como la pompa de los desfiles y el atractivo que presta el uniforme. obedecer al jefe y mandar a sus hombres. Sin embargo. el lado más superficial y menos trascendente. ya sea por medio de la educación del carácter y de la voluntad. o por el estudio. la propia insuficiencia. Consiste en poner en acción una sinceridad tesonera para desempeñarse decorosamente. aunque sólo sea en pequeña proporción. y que a pesar de todo este haga gala de no emprender esfuerzo alguno por suplir con voluntad y constancia la falta de condiciones naturales para una Carrera tan difícil y abnegada. caminar enhiesto y dar la cara al sol. Las actividades sanas que definen la condición del buen Oficial lo encontraran siempre remiso o indolente hasta para el cumplimiento del horario de trabajo. cristalizando su poca actividad en una rutina que anula totalmente su individualidad. a la situación que le ha deparado el azar.

La historia registra numerosos casos en que jefes eminentes han tenido que tropezar con la escasez de subordinados capaces y bien intencionados. no puede ejecutar actos de iniciativa en circunstancias graves o difíciles. Así como un resorte comprimido durante largo tiempo pierde su elasticidad primitiva. así como la Cohesión Moral producida por una fuerte educación militar. esto es: la concentración de los esfuerzos. Si se viola la letra y el espíritu de las órdenes. aunque su letra sea deficiente o incompleta. Como un músculo inactivo. ya no seria fácil entenderlas. 11 . facilitan grandemente el cumplimiento de las órdenes. El Ejercito. A primera vista puede parecer que la iniciativa inteligente se opone a la cohesión intelectual y moral. pero en realidad no hace sino intensificarla. cuestiones de orden más elevado. y de parte de los subordinados.La iniciativa y la Responsabilidad. el Oficial que tiene un jefe a quien gusta reglar el movimiento de su tropa hasta en los menores detalles. por insignificante que parezca. se persigue la armonía necesaria para alcanzar el fin propuesto. se destruye la cohesión intelectual. Por consiguiente. sin comprometer grandes . Ambas cosas deben ser tan nítidas y expresivas que no den lugar a confusión. teniendo en cuenta la capacidad de éste y la confianza que haya sabido inspirarle. En toda orden. Esa solidaridad se manifiesta recordando que los subordinados están en la guerra casi abandonados a su propia suerte. para asegurar eficientemente la ejecución de las órdenes. Por consiguiente. que está compuesto por un conjunto de Jefes. tanto en época de paz como en tiempos de guerra. Sólo manteniéndose dentro del espíritu y la letra de las órdenes. La expedición y el cumplimiento de las órdenes deben estar inspirados en un estrecho sentido de solidaridad. Un jefe que espera órdenes para actuar no cumple con su deber.16 procedimientos para el fin propuesto. La iniciativa no adquiere su completo desarrollo sino progresivamente. hay que distinguir entre la letra de su texto y el espíritu que la anima. eficientes y oportunas. La aptitud del Jefe necesita completarse con la obediencia activa de los escalones inferiores. Oficiales y Tropa que deben reflexionar y colaborar en la obra común. Ambas tienden a llevar al subordinado a una interpretación justa. la voluntad se atrofia y se paraliza cuando no se practica con frecuencia y sólo puede recobrar su actividad después de un tiempo mas o menos largo. Los detalles de la vida militar en tiempo de paz ofrecen vasto campo de experiencia para lograr la preparación del Oficial en el empleo de la iniciativa. el Oficial encausa su iniciativa por la única vía fructífera. formada por la instrucción y el desarrollo de una doctrina de guerra. y es necesario ejercitarla sobre asuntos de importancia para abordar enseguida con mayor confianza y seguridad en el éxito. poniendo toda su voluntad para que las disposiciones dictadas no se esterilicen con malas interpretaciones. un organismo viviente que posee su actividad propia. el superior deja al subordinado una iniciativa en relación con su jerarquía. es seguro que se obtiene la victoria. es de sumo interés que los jefes presten especial cuidado al desarrollo y empleo de la iniciativa. porque con el pensamiento en contribuir a la misión. oportuna y atinada. es una fuerza en potencia. y que por lo tanto necesitan órdenes claras. Cuando el Oficial piensa y quiere vivir dentro del espíritu y la letra de las órdenes y cuando además de su ardor personal lo animan la cohesión intelectual y moral. fomentando la capacidad y celo de sus subordinados. La Cohesión lntelectual. flojera o cobardía.

Tal iniciativa debe ser disciplinada en el sentido dalas órdenes superiores. en forma inteligente. Todas las disposiciones complementarias. el Oficial queda liberado a sí mismo y debe sustituir a su jefe. basándose en el espíritu de las ordenes y en las intenciones de su jefe. es relativamente fácil tomar decisiones cuando no se tiene un superior que pueda criticarlas. sin entrar en detalles de ejecución y que se convenzan de que sus inferiores. en defecto de esta rara virtud. En el primer caso la iniciativa permite a cada escalón jerárquico introducir en la orden recibida todos las disposiciones complementarias indispensables para que su ejecución sea irreprochable. porque si se acostumbra a conducirlos de la mano en cuestiones sin importancia. La benevolencia del jefe se adquiere con el celo. que este confíe a su vez en sus subordinados. Es acto de coraje porque se atreve a proceder sin órdenes y bajo su responsabilidad. a veces el Oficial peca por falta de carácter. pero si se está obligado a proceder dentro de los limites más o menos estrechos marcados por el jefe. todas las medidas de ejecución prescritas por un Oficial subordinado. de juicio y de espíritu de decisión. entregándose a la tarea de abrumarlos con prescripciones minuciosas que lo absorberán por completo y lo desviarán de su papel. Otras veces es un gran deseo de mantener la tranquilidad personal o la pereza intelectual lo que convida a permanecer en la inercia. al hacer actos de iniciativa. cuando suene la hora en que sólo deba o pueda hacerles conocer su intención y el fin por alcanzar. paralizan a menudo la buena voluntad del Oficial para actuar con iniciativa. confíen en si mismos y en la benevolencia de su jefe. Por su parte. y esta certidumbre se adquiere más por una serie de ensayos felices que por grandes conocimientos teóricos. a realizar las intenciones del Jefe. y. En efecto. en caso contrario. se verá presa de la duda y de le incertidumbre respecto al cumplimiento atinado de sus órdenes. la iniciativa es un acto de coraje. multiplicando las ocasiones en que pueda aplicarse útilmente. En cuanto al subordinado. según que el jefe esté presente o que. La iniciativa puede ejercitarse de dos modos. se inspiren únicamente en el bien del servicio. El coraje necesario para emplear siempre la iniciativa sólo puede darlo el carácter. tratando de que los subordinados se familiaricen con ella y pierdan el temor a las responsabilidades. aligerando así la tarea del jefe. el asunto cambia enteramente de aspecto. En el segundo caso. actuar como si este estuviera presente y juzgando las circunstancias con criterio similar. es necesario desarrrollarla desde el tiempo de paz. sin reserva alguna. la confianza en sí y en la benevolencia del Jefe. Para hacer posible el empleo de la iniciativa en tiempo de guerra. El Oficial está en la obligación de evitar escrupulosamente buscar el triunfo de sus . se impone la educación previa de la iniciativa si se quiere evitar errores que no pueden ser corregidos por la intervención oportuna del jefe.17 intereses. lo que trae como consecuencia el temor a la responsabilidad y el apartamiento de todo acto de iniciativa. la falta de confianza en sí mismo y la idea de que el jefe no le es benevolente. En tal situación. la inteligencia y el entusiasmo que el Oficial preste en el cumplimiento de sus deberes. Todo superior esta obligado a desarrollar en sus subordinados hábitos de iniciativa racional. En fin. no pueda hacer llegar oportunamente sus órdenes apropiadas a las circunstancias. La confianza en si nace de la certidumbre de encontrar sin dificultad disposiciones apropiadas a las circunstancias. indicándoles el fin por alcanzar. probado en toda circunstancia. dándoles variadas ocasiones de acostumbrarse a actuar par si mismos de manera racional. dándose cuenta de sus capacidades y acostumbrándose a mandarlos. El juicio y el espíritu de decisión se adquieren y se forman también por la práctica diaria del mando. sin apartarse de su impulsión. deben concurrir.

pero no debe vacilar en modificar o en cambiar completamente las órdenes recibidas. El jefe debe señalar con benevolencia los errores y los medios de evitar su repetición. En la actualidad. principalmente antes de la crítica de maniobras o trabajos. tiene. las órdenes llegan muchas veces fuera de oportunidad o no llegan. ello sería caer en la inacción. La iniciativa debe ser racional. y por una generosa emulación que impulse a todos a destacarse en el buen desempeño de sus deberes. Con los numerosos efectivos de hoy. dejando lugar. resignadamente. rectificando los errores que entraban la ejecución de las órdenes. su desarrollo es una de las partes más importantes de la educación militar. el jefe no puede abarcar ni prever todos los detalles: necesitan contar con la colaboración activa e inteligente de oficiales. que ponerse en el lugar del jefe y preguntarse que haría este si estuviera presente. La reflexión es una cualidad más rara de lo que se supone. La única solución consiste en el empleo de una enérgica y juiciosa iniciativa. el jefe no debe tratar de restringir su empleo por temor al uso inconveniente que se le dé.18 ideas personales con detrimento de su jefe. sino corregir todas las extralimitaciones por los medios reglamentarios y educativos de que dispone principalmente estimulando el celo de sus subordinados. porque no producirá sino graves inconvenientes si tuviera abandonada al azar de la inspiración. todo superior debe pedir a sus subordinados que expongan los motivos o razones en que han basado sus actos. ni aún sobre los métodos de instrucción de la tropa. Esto sólo puede evitarse por una sólida educación moral. pero debe notarse e que es urgente estar imbuido de las ideas anteriores para que esa cualidad se desarrolle . La iniciativa debe ser activa. la iniciativa de los subordinados. cualesquiera que sean las circunstancias. Si el subordinado está librado a sí mismo. constituye la más poderosa ayuda que puede tener un comando. es la convergencia de las inteligencias y voluntades en el fin común. La iniciativa no es la independencia respecto al jefe. para que puedan hacer actos de iniciativa. Este principio es de capital importancia. secundar la acción del superior y no sustituir sus intensiones. En tales casos. los subordinados no deben esperar. Para despertarla. a pesar de la variedad y perfección de los órganos de transmisión. lo que hace más necesaria la iniciativa. Para prevenir estas faltas y evitar las desviaciones que puede sufrir la iniciativa. puede secundar a este aplicando reflexiva e inteligentemente los principios de la doctrina común. la necesidad de disimularse lo más posible. guiada por la reflexión y el juicio y no por la fantasía. en tiempo de guerra. para adoptar enseguida las disposiciones que le parezcan más apropiadas. cuando se da cuenta de que las circunstancias difieren de las previstas por el jefe al dictar sus órdenes. haciendo siempre más de lo mandado. órdenes para actuar. nunca terminada. pero nunca menos. porque a veces el Oficial se aprovecha de la iniciativa conque deben actuar sus inferiores para no hacer nada o para disminuir la tarea que le incumba. Además. En efecto. La rectitud de juicio del Oficial ea la más segura garantía que tiene el jefe de que sus intenciones van a ser comprometidas y sus órdenes ejecutadas con inteligencia. El juicio es obra de la reflexión. La iniciativa inteligente es el resultado de la educación intelectual del Ejercito y de la unidad de doctrina. saber es la primera condición para actuar correctamente. Todo jefe está obligado a multiplicar las ocasiones para que los subordinados reflexionen. pues aunque el Oficial no tenga cabal conocimiento de las intenciones del jefe. bajo su propia responsabilidad. Trantándose de un Oficial de la más baja escala jerárquica la iniciativa que puede desarrollar no es muy amplia. basado en los fines perseguidos por el comando. Al principio hay que proceder tratando cuestiones de escasa importancia. la enorme extensión de los frentes de combate. en sus órdenes.

sino también concederlos a los Clases y soldados bajo sus ordenes. Para evitar un reproche. ciñéndose a la ejecución literal de las órdenes recibidas. Hay que tener amor a la responsabilidad. porque en el hogar y en la escuela no se inicia esa educación durante la infancia de la juventud. El Oficial no sólo debe hacer actos le iniciativa. puesto que contribuye a impedir la realización del pensamiento del jefe. pero nos descender hasta los más mínimos detalles. que ven su permanencia en fila como un accidente de su vida. es más fructífera cuando se hace bajo la forma de critica impersonal y no de reproche. pues los hombree no están unidos por los lazos da la tradición y disciplina que tienen los soldados profesionales. da un aspecto de aparente incoherencia. teniendo en consideración que estas características lo diferencian tanto del antiguo. el oficial no debe olvidar que un exceso de pasividad es también un acto de insubordinación. El Oficial tiene generalmente temor de hacer actos de iniciativa. muy permeables a los desfallecimientos y al contagio mental. en especial durante el servicio en campaña y los ejercicios de combate. el Ejército moderno se compone de adolescentes sin experiencia. el Oficie no debe caer en la inercia intelectual. El Oficial tiene que asegurarse de la competencia de aquellos y vigilarlos. hay que recurrir a procedimientos distintos para su instrucción y educación. y no conocen a sus superiores . deje entera libertad a sus clases para él gozar de amplio descanso físico. Esta es la misión que la patria asigna al Oficial respecto a la educación de la tropa. 12. lleno de prosperidad. restando autoridad a los clases y disminuyendo su espíritu de responsabilidad. de modo que. y. la labor educativa del Oficial se complica al considerar las condiciones sociales y la falta de educación cívica del resto de los contingentes. tan necesario entre nosotros.El Oficial. progresista y feliz por la unión de todos sus conciudadanos. esta labor. el Oficial no debe ir hasta que cada uno haga lo que quiera. La vigilancia y control del Oficial sobre los clases. La naturaleza por demás heterogénea de los contingentes que integran el Ejército moderno. confiada en que la desarrollará de todo corazón. Su obligación es conservar la dirección y el freno de la máquina que ha de conducir tanto en la paz como en la guerra. además de su condición tradicional de jefe e instructor de su unidad la misión de educador. En efecto. Aunque parezca enorme. por puro patriotismo.19 progresivamente. Sin embargo. no limitándose a darle un Ejército fuerte. porque si comete errores se expone a las criticas do su jefe. Además. los Oficiales jóvenes tienen le tendencia contraria. Pero en su afán por despertar el espíritu de iniciativa. por muy caro que pueda costarle. sino a formar un país rico. porque el Ejercito es un organismo viviente cuya actividad es la concurrencia de muchas actividades individuales hacia un fin común: la victoria. no esta por encima de las fuerzas del cuerpo de Oficiales cuyos conocimientos de todo orden puede sumarse a los profesionales civiles de las guarniciones en sus distintas especialidades. sobre todo si tiene un concepto claro del limite que separa la iniciativa de la subordinación. El Oficial debe considerar que en tiempo de guerra. principalmente. instructor y Educador La estructura psicológica del Ejército moderno ha transformado el papel del Oficial asignándole. tampoco le es permitido que por flojera o por falta de aptitud para el mando. es cuando va a obtener los frutos de la educación que ha dado a sus hombres y que es necesario inspirarles el deseo de ayudar a sus superiores con toda su voluntad y toda su inteligencia. pero no debe desanimarse por tal circunstancia.

persuasión y paciencia. mes sin llegar a convencerlo. Al soldado se le convence firmemente.El papel de los Clases. El Oficial no tiene solamente ja misión exclusiva de dar a los reclutas la instrucción conveniente para cumplir los programas señalados. no debe confundirse la severidad con la rudeza ni la indulgencia con la debilidad Lo mejor es juntar la bondad a la firmeza. de inteligencia clara y corazón generoso. capaz de impresionar a un observador poco perspicaz. atemperando la una con la otra. Para que la educación logre sus frutos y los buenos sentimientos se desarrollen. Si las masas que forman el Ejército moderno no estuvieran animadas do la voluntad de defender sus libertades. Para dar al soldado la noción el gusto por el cumplimiento de sus deberes. El educador debe despenar [a simpatía del adunando y no el temor.20 hasta el día de su incorporación a filas. por ultimo. desarrollándole su sensibilidad. puesto que debe preparar hombres de voluntad firme. pero en su fuero interno se revele: con él las lecciones más elocuentes y los mejores consejos son absolutamente estériles. El Oficial consigue formar el espíritu y el corazón de los reclutas que se le confían penetrando en su fuero interno con bondad. pues sólo la primera da erectos duraderos y sólidos13. es preciso que tenga confianza en su Oficial para abrirle su corazón y comunicarla sus impresiones. se siente afectado en su dignidad. hasta sentir aversión por el Oficial si este recurre a la violencia como medio educativo. Este. pero con hechos. muy distinta flor cierto de la brutal y tiránica do antes El educador no puede ser muy severo ni muy indulgente. para que tenga no sólo el deseo de aprender sino el de satisfacer a este ultimo. pero insuficiente para edueñarse de la voluntad del hombre. ni de las grandes ilusiones. Puesto que en la conducción de la tropa toda depende en última instancia de las . Esto no puede conseguirlo un educador de carácter violento. fortaleciendo el carácter y elevando el espíritu de los contingentes. formándolo. Formar la voluntad es quizás la parte más delicada del trabajo del Oficial. y para ello hay que tratar de que los reclutas sepan la razón y el fundamento de lo que se les manda Por otra parte la educación para ser eficiente. al verse constreñido. Cuando la enseñanza no llena este requisito y se produce en el soldado la violencia de sus sentimientos y una lucha continua en su alma que rechaza repulsivamente lo que no ha llegado a comprender amar y Sentir. El Oficial debe moldear la sicología de ese soldado con ahínco y fe. El soldado es un niño grande y hay que tratarlo como tal: máxime si se trata del soldado campesino. su inteligencia y voluntad. pues sólo el método basado en la buena voluntad reciproca hace fructífera la labor de instructor y educador de la tropa. Con la fuerza y En brutalidad sólo se obtiene una disciplina superficial. la voluntad que ínsurge en su interior llega. sus hogares y el sagrado suelo de la patria. cuyo corazón no he sentido aún la huella de los grandes amores. requiere que el recluta ame a su superior. y. el Oficial tiene a su disposición el tesoro histórico del país y su palabra. es decir. pero nada hay tan eficaz como el ejemplo. hay que buscar en la educación en moral del soldado El freno pera los instintos materialistas y desordenados del hombre. se producirían grandes confusiones e inmensas catástrofes sociales y políticas. su tarea es mucho más elevada. ni de las grandes pasiones. Por consiguiente. poderosos factores de una disciplina consciente y voluntaria. contentándose con recibirlos. oponiendo a la voluntad que se le impone. aparenta sumisión.

21 condiciones del superior, se deduce lógicamente que es de la mayor importancia dar una tuerto educación moral a los Clases, que están en contacto inmediato con ja tropa y cuya elevada misión en el Ejercito moderno tiene el triple aspecto de instructores, educadores y conductores. En efecto, a causa de su constante relación con el soldado el Clase esta en condición de ejercer una marcada influencia sobre la disciplina y la moral y de ser un poderoso auxiliar del Oficial en la tarea educativa. El Clase da en forma permanente el ejemplo de abnegación y de espíritu de sacrificio; vigila el cumplimiento de las órdenes; ejercita su influencia para mantener la más severa disciplina y emplea todos los medios para mantener a los hombres en la senda del deber. Los Clases constituyen el esqueleto del Ejército porque viven constantemente con los hombres, los vigilan los acomodan, los animan en su proceder de todos los instantes. El contacto casi continuo con el soldado le da oportunidad de conocer una serie de detalles y de hechos menudos que escapan al Oficial, peno que en muchos casos pueden tener gran importancia. Una de las obligaciones que el Oficial debe imponer a los Clases es que estos lo tengan al tanto de la mentalidad y del estado de espirita de la tropa. Hay Ejércitos que disponen de Clases profesionales que ocupan una situación intermedia entre el Oficial y el individuo de tropa y en los cuales el Oficial tiene confianza limitada; pero tal no es el caso de nuestro Ejército, en cuyo seno el Oficial si bien puede ser secundado con relativa eficacia por los Clases no puede dar a estos entera amplitud, sino que debe controlarlos muy de cerca, porque, a pesar de todas sus buenas cualidades y deseos, son elementos por demás transitorios que no tienen una personalidad militar bien definida y que no dejan huella profunda de su actividad en las fallas.

22

C AP IT U LO II EL JEFE
1Cualidades que debe reunir.

El Jefe está llamado en tiempo de paz, a ser educador e instructor de. su tropa: en tiempo de guerra, su conductor. Tiene coma atribuciones: dar órdenes sobre ciertos asuntos, enseñar el oficio a sus subordinados: administrar y gobernar su unidad en todo lo relativo a derechos, deberes, servicio, orden conducta, y mandar su unidad en el combate. Se esforzara por mantener y desarrollar el organismo de guerra puesto bajo sus órdenes y por comunicarle la fuerza que debe tener. El Jefe debe tener concepto claro y exacto dala función que desempeña y del objeto que persigue. Para llenar la primera y alcanzar el segundo debe reunir cualidades morales intelectuales y físicas diversas, tales como ser valeroso, hambre da fe, organizador enérgico, sereno, previsor, de capacidad profesional comprobada y físicamente apto Valeroso, para servir de ejemplo a su tropa: de fe, en el sentido patriótico de la palabra, para que pueda inflamar el alma de su tropa y esta se bata con decisión; Organizador, para que haga prevalecer el orden, que es la base del éxito, pues el desorden en la característica de la derrota; Enérgico, para que sepa defender sus ideas y, al tornar una decisión, haga ejecutar sus órdenes cueste lo que costare; Sereno, para no dejarse arrastrar ni por el arrebato ni por la desesperación; Previsor, para que no se vea sorprendido por los acontecimientos ni a merced del adversario: de capacidad profesional, para que tenga imaginación creadora que lo lleve a adoptar soluciones propias: y apto físicamente, para que pueda entregarse de lleno a las duras tareas de la guerra. Este conjunto de cualidades no se requiere por igual en todos los grados de la jerarquía, Tratándose de subalternos, el valor priva en mucho sobre el espíritu de organización o de previsión. Al contrario, subiendo en la escala jerarquica, adquiere mayor importancia la imaginación y el espíritu de organización, pasando el valor a segundo piano. Pero en todos, de modo absoluto y en cualquier circunstancia, son siempre imprescindibles las cualidades de juicio certero, de carácter inflexible y de fe patriótica intensa. Los elementos de que se vale el jefe para sentar su autoridad son: la inteligencia, para ver; el carácter, para poder; y la consagración al deber, para querer. Por medio del desarrollo de la inteligencia llega a conocer la vía que debe seguir; con el carácter, traducido en fuerza moral y física, puede marchar hacia su objetivo allanando todos los obstáculos que se le presenten y por ultimo, con el más poderoso elemento de mando que tiene el Jefe, o sea la consagración al deber basado en el patriotismo mes ardiente, pone una gran tuerza pasional al servicio de un ideal elevado que lo impulsa y reconforta hacia la conquista del objetivo, cualquiera que sea su precio. La característica principal de todo el que manda en la preponderancia que cobra en su espíritu la abnegación personar, cuya existencia no, puede comprender muchos que ven con cierto menosprecio una carrera, basada únicamente en la profunda consagración al deber, virtud militar que es, precisamente, la salvaguarda mas segura de la patria. El jefe u Oficial que se consagra sin reservas al cumplimiento de ese deber, pone al servicio de su labor diaria un ideal que lo coloca por encima de las pasiones humanas, pues así trabaja para la Patria con la plenitud de sus facultades y va hasta ofrendarle el sacrificio de su vida. Así practicado, el deber

23 militar da a la carrera de las armas una grandeza una belleza y una nobleza que no tienen igual. El Jefe que se encuentra verdaderamente a la altura de su misión, no puede dudar que alcanzara a penetrar en el alma de su tropa, lo que para el debe constituir. tanto en la paz como en la guerra, la más alta de sus satisfacciones morales y la más cierta de sus recompensas2.El Ascendiente del Jefe.

El ascendiente del jefe se basa en la confianza, el respeto y el afecto: que debe inspirar para imponerse a todos en el momento necesario. Si el Jefe no despierta esos sentimientos, no está capacitado para educar y conducir hombres. Podrá imponer una disciplina pasiva basada en el hábito y el temor, pero no les es posible alcanzar que sus hombres desenvuelvan las virtudes militares individuales, que constituyen el secreto de la victoria. Toda superioridad moral, intelectual y física contribuye al prestigio del superior e inclina a la obediencia. En la confianza entre los jefes y sus subordinados estriba la verdadera fuerza del Ejército: sin alía no se obtiene ningún resultado positivo por muy grandes que sean el valor del Jefe y la intrepidez da los ejecutantes. La confianza no flaca repitiendo al soldado que debe tenerla; tampoco se inculca como una consigna pues el corazón no obedece voces de mando La confianza nace de la admiración y del cariño que profesan los subordinados. Para inspirar confianza, el Jefe tiene que demostrar conocimiento y audacia en la ejecución de su tarea: mostrarse solícito con los soldados; estar siempre a la altura de su misión; reflexionar de antemano todo lo que debe hacer para no incurrir en titubeos no contradicciones: estar dotado de valor a toda prueba Para inspirar respeto y estimación el Jefe debe observar siempre una conducta digna; no violar jamás los principios que predica, ser dueño de sí en toda circunstancia y correcto en su actitud y su uniforme: cumplir todas las obligaciones que le impone el buen servicio: revelar escrupulosa honradez en el manejo da fondos y personal: y por sobre todo manifestarse como hombre de carácter enérgico y de voluntad firme. Todo hombre sabe que El Jefe es para mandar; y como esta acción implica imponer la voluntad es preciso que el que manda desarrolle la suya al más aire grado- El Jefe que carece de voluntad, o es voluble no mantiene sus Órdenes y sigue siempre la opinión del ultimo que le habla. Antes que un Jefe es un esclavo. En vez de dirigir es presa de la imposición de otros, fatigando y enervando a sus inferiores con órdenes y contraórdenes. El Jefe, debe hacer sentir su voluntad con energía y dar a comprender que no titubeará en censurar acremente o reprimir con severidad toda falta contraria al deber o toda falta de atención para con su autoridad y su persona. Al efecto, tiene que exigir ineludiblemente todos los signos de respeto y los honores a que tiene derecho: reprimir toda desobediencia y toda falta contra la disciplina, De no hacerlo así los inferiores se acostumbraran a menospreciar su persona y su autoridad. Por supuesto, el Jefe no debe ser brutal y castigador empedernido, pues la firmeza y la voluntad enérgica no excluye la benevolencia, la afabilidad y la bondad de los procedimientos. Por otra parte, el inferior no estima, ni aprecia aun Jefe sino lo respeta; y no lo respeta si no se muestra enérgico en el cumplimiento de sus órdenes, El afecto hacia el Jefe nace de la simpatía que despierta. El Jefe se hace querer comunicando sus sentimientos y dando confianza pare que se proceda con reciprocidad. Para ello es indispensable que conozca a cada uno en particular.

de guiar: en una palabra. El Jefe debe ser rigurosamente imparcial en materia de sanciones. pues hay actos de favoritismo que son crímenes contra la patria. en sí. el equipo. el valor moral y el vigor físico de sus subalternos. de adquirir confianza pero no basta interesarse por cada uno en particular sino que debe atender. Primero hay que prevenir las faltas: pero una vez que éstas se producen. es fácil a éstos soportar las exigencias y privaciones del servicio con alegría y voluntad. no quedan sino tres actitudes: cerrar los ojos. Esta preocupación por las necesidades domesticas de la Unidad. que reconforta a los débiles y facilita a los fuertes. que vela porque todos los hombres coman y descansen bien. la vigilancia del sinnúmero da detalles de esta especie es una de las obligaciones primordiales del jefe puesto que esa previsión asegura el orden y la disciplina y da al inferior la de que alguien vela por sus necesidades. 3. que no da resultado alguno o castigar. pues su deber en pensar en sus subordinados antes de pensar. del Valor de SUS Subalternos y de la Colaboración que le Prestan Todos sus Subordinados. confirme su autoridad por: el lazo fraternal del afecto. preocupándose de la alimentación. pronunciar un discurso de protesta. con solicitud las necesidades generales da la colectividad a sus órdenes. pues el tono imparcial de mando predispone a aceptar con alegria las fatigas y sufrimientos. En todo caso el Jefe no olvidara que si vacila en reprimir una falta flagrante. El espíritu de justicia es otro de los fundamentos en el ascendiente del Jefe quien debe ser obstinado y rigurosamente justo. pierdo el ascendente de sus subalternos. y se coloca en condiciones de aconsejar. sobre todo en materia de disciplina. de darle valor. si no les mueve el corazón no podrá obtener nada sino a fuerza de vigilancia y de represiones sin lograr que el inferior cumpla sus deberes con entusiasmo. provocando así la adhesión personal hacia el superior que de tal modo procede. estimulando su propio honor e invocando su patriotismo. La primera condición y la más difícil de lograr es resistir aros asaltos del favoritismo. la estimación despierta la confianza. El Jefe que se preocupe de la instalación de su tropa antes de la suya propia. y la compasi6n por las desgracias personales de los inferiores compromete la gratitud. el Jefe adquiere la posibilidad de mandar a cada cual como mejor conviene.El poder del Jefe depende de su Valor Personal. Nada hay que pueda anular más el ascendiente del Jefe que el egoísmo. sino para endurecerlos en la vida de campaña. y prohibir en absoluto a los comandantes intermediarios que se injuria a los soldados o que se les demuestre orgullo de posición social o racial. Al contrario. única solución moral y eficaz. que vigila sin afectación que sean curados los heridos o estropeados. en cuyo caso es más responsable que el culpable. vengan de donde viniere esto requiere una verdadera fortaleza do carácter El Jefe está obligado a oponer a todas las solicitudes de favor una valía infranqueable. El Jefe debe abstenerse de por sí.24 Al estudiar el carácter. Si no se castiga al culpable sus camaradas pierden la noción de que el Jefe tiene como atributo la justicia pero si se le castiga apropiadamente la vida militar continúa su curso normal. que no excluye la disciplina y constituye una de las más poderosas fuerzas del Ejército. Establecida la simpatía entre el Jefe y sus subordinados. . como el conceder ascensos a los que no lo merecen posponiendo a los mejores. el vestuario y de todo lo que signifique bienestar de la Unidad. Las necesidades de la educación militar imponen trabajos y sufrimientos: el Jefe debe tratar de que sus subordinados comprendan que esas penalidades no las corren por desidia ni por indiferencia.

que no permite a quien la pone en juego. que a su tropa. valerosos y resueltos. es la resultante de su valor personal. porque es preferible la altivez a la deslealtad o a la claudicación. pues lo inclina e la excesiva humildad y a la bajeza de espíritu. un jefe tiene que proscribir todo mal tratamiento al subalterno en presencia de la tropa. Particularmente es necesario es el uso de la cortesía en el saludo y las expresiones de dignidad que exaltan la personalidad humana. Principalmente en combate. El buen jefe prefiere subalternos ardientes resueltos y emprendedores y debe excitar sus cualidades y saber conducirlos. LS cortesía en las relaciones personales de unos y otros afirma la autoridad del que manda y facilita el cumplimiento por parte del que obedece. A menudo se deprime al subalterno bajo la influencia de sentimientos innobles. depende de la colaboración organizada de todos El Jefe debe ser valeroso y resistente. El buen jefe debe anhelar siempre que sus inmediatos subordinados sean activos. del valor y número de sus hombres. Todo Jefe debe tener interés en aumentar las fuerzas morales de sus subordinados dándoles pruebas de estimación y aprecio. el mediocre trata de alejarse de individuos de esta especie y no busca tener a sus órdenes sino inferiores timoratos pues estos le hacen fácil el comando mientras que los primeros lo obligan a saber mandar. A un Jefe valerosa se le disculpa el rigor con que manda porque todos saben que se gobierna a sí mismo con tanto o mayor rigor. Tampoco se debe esgrimir la crítica acerba. Él tiene la obligación de poner de manifiesto que tiene un concepto claro del valor de la vida y de que no debe sacrificar sin provecho existencias reclamadas por un ideal superior. ni la ironía. A los subordinados se les habla como colaboradores indispensables. porque ello seria un abuse de autoridad. el error a la debilidad. pues se llega a creer falsamente que la humillación del inferior es una prueba de disciplina y que así se afirma la autoridad por un temor saludable. ya que el interior esta incapacitado para proceder en igual forma. En cambio sí un Jefe pusilánime emplea el rigor todos ven en su actitud una especie de venganza que torna por no poder afirmar su autoridad de otra manera. En otros es el fruto de un error intelectual. el jefe debe dar muestras da serenidad y aprecio al subalterno. Para tener mayor autoridad. En algunos es un instinto da torpe arrogancia que da por resultado la pérdida de le dignidad personal por parte del inferior. Este sentimiento de dignidad personal es un elemento de energía que aumenta la fuerza moral y debe ser estimulado por todos los medios al alcance del Jefe. tales como la vanidad y la fatuidad personal. Gracias a estas dualidades impone respeto. La detestable idea de apocar al inferior está más extendida de lo que parece.25 El poder pon que al Jefe deberá actuar en el combate. A la hora del peligro se convierte en el más valeroso con el derecho del mas fuerte. conquista estimación inspira confianza y quita rudeza al carácter impositivo do las órdenes. porque la autoridad de éste es uno de los +actores de la suya. Une de los más crasos errores que puede cometer un jefe es tratar a sus inmediatos como factores sin importancia. Sin embargo la valentía del Jefe no excluye la prudencia pues un sacrificio inútil y que no sirva de ejemplo es un crimen ya que la vida del hombre no se gasta en vano. a fin de intensificar el espíritu de subordinación. invocando los nobles sentimientos de este y reconociendo sus buenas aptitudes al confiarle una misión delicada o que importe sacrificio. eficaces y decididos a obedecer. del valor y adhesión de los cuadros subalternos. El valor aumenta su autoridad moral: manda mas con la acción que con la palabra y más con esta que con los galones. .

en la que se enseña por la acción. honra en ese instante a los muertos. 4. El ejemplo. y solo la disciplina moral lo mantiene en el cumplimiento del deber. el soldada no llega a perdonar nunca a quienes lo hayan engañado. sin exagerar lo menor. hará uso de ella en forma simple.La Palabra y El Ejemplo del Jefe son Necesarios a la Tropa. La palabra se honra practicando lo que se enseña así. distribuye recompensas en los merecedores. Producido el combate. sin vacilar pedirle y obtener de olla un nuevo y prolongado esfuerzo. Un Jefe puede alucinar a una tropa una vez pero no dos veces. al lujo de sus hombres. los resultados que espera alcanzar. una vez mas esta el puesto del Jefe en el campo de acción. Un Jefe debe preparar a su tropa antes de emprender una operación importante. pero no es menor importante que sobre todo en las horas graves. Si este conoce su papel no va allí para examinar el emplazamiento de una ametralladora o el trazado da una trinchera. explicando a sus inferiores las condiciones en que van a luchar. pues. siempre más convincente que la palabra. las probables dificultades que hay que vencer. para que así se arriesgue el soldado a perder su vida. esto es hablando claro. casi siempre duro. después de largas jornadas de sacrificios y heroísmos. corno la presencia del Jefe en las primeras líneas. sin aparatos. Como la palabra. y da todo el resplandor posible a estas ceremonias. El Jefe reúne su Unidad para que todos vean aun es numerosa y potente. La enseñanza oral puede indicar el buen camino: pero la fuerza que a todos se comunica y a todos arrastra. que son detalles nimios para el sino para mostrarse y hacer conquista de los corazones. nada hay más peligroso que una buena enseñanza teórica acompañada por un mal ejemplo. es el más eficiente instructor que existe Su escuela es la vida practica. sabiendo que no se le olvidara si muere: reconforta a los heridos. si sabe enseñar sus deberes a la tropa. De todos los resortes de mando y educación de que dispone el Jefe. el Jefe ejercerá sobre esta una influencia inmensa y podrá. El Jefe que afirma y prueba su autoridad por el ejemplo consigue que la tropa se le entregue por completo y sin reservas mentales. impresionable y desconfiado tiene mayor ascendiente que una orden escrita. comienza entonces de nuevo porque es preciso que cada uno olvide las visiones trágicas pasadas y solo lo conserve en su memoria el recuerdo de la gloria conquistada. el más eficaz es el ejemplo que está basado en el instinto de imitación pues al presentarse como modelo demuestra que es factible para todos alcanzar el ideal o el objetivo perseguido o designado. sobre todo en un medio como el nuestro. el soldado escapa frecuentemente a la vigilancia de los cuadros: no tiene poder él la disciplina material.26 contemplar que otros hombres puedan obedecer sin arrastrarse movidos sólo por ja conciencia del deber común. aunque sea mudo. penoso y fatigante. el Jefe sepa presentarse y hacerse visible en el campo de batalla. En el combate moderno. La tarea moral del Jefe no concluye al retirar su Unidad de la línea le combate. Es claro que el ejemplo cobra mayor eficiencia tratándose de los comandantes de las más pequeñas unidades. pues. Al contrario. esto le escucharán con mayor interés que nunca porque le ven compartir sus mismos peligros. Si llega dispuesto a otorgar condecoraciones o recompensas con su alma vibrando con la misma emoción patriótica de los hombres a sus ordenes. particularmente durante una defensiva prolongada. sin ocultar nada. Batalla de . es la fuerza persistente y silenciosa del ejemplo. La Palabra y el Ejemplo son necesarios para inflamar el corazón en el campo de batalla. Nada eleva tanto la moral de las tropas.

pues tal vez sería conducido a verse perplejo en el momento de decidirse y le falte resolución para obrar. 5. No es dable a todos reunir esto conjunto de cualidades en la medida necesaria pero la educación y el hábito del mando puede desarrollarlas en grado suficiente en la mayor parte de los casos. decisiones que comprometen su responsabilidad personal.El Carácter.27 Carabobo. Por eso dicha virtud es el eje principal de la disciplina. Además. da casi siempre la expresión de la fuerza moral del que manda. puede obtenerse el éxito deseado. la severidad para corregir las faltas que lo merezcan: la energía para imponer la autoridad en los trances difíciles. El Carácter es el principal factor en que se basa el ascendiente del Jefe. la brutalidad es una desviación de la fuerza de carácter y consiste en actos de violencia de individuos que no tienen la voluntad suficiente para reprimirse e si mismos y que. Es lo que da al Jefe sello y distinción moral. Tampoco debe creer el Jefe que la firmeza de carácter es igual a la terquedad porque esta no es sino la manifestación de la voluntad sin inteligencia y un simulacro de la voluntad consciente. segur principios determinados a pesar de los obstáculos. Las maniobras. en circunstancias a veces críticas. El Jefe no debe engolfarse en analizar profundamente las ventajas y desventajas de cada solución. sobre todo si se tiene un concepto elevada de la misión y del deber que el Jefe está llamada a desempeñar Del Carácter de quien manda depende casi siempre la manera de obedecer en los escalones inferiores. sin aspirar a una perfección generalmente inalcanzable. La manifestación estación más clara del carácter del Jefe se traduce en su espíritu de decisión y su voluntad de vencer El Espíritu de decisión crece cuando el Jefe es colocado desde el tiempo de paz en condiciones que le impongan un ejercicio constante de loa hábitos de mando. arrastrando las consecuencias con ánimo sereno. tiene que aprovechar cualquier oportunidad para . en la guerra no es fácil acertar siempre con la respuesta más conveniente. viniendo a ser lo que la fisonomía en lo corporal es el carácter mezcla indefinible de cualidades entre las que sobresalen la firmeza en el mando. Tampoco debe esperar que las circunstancias le sean absolutas y totalmente favorables. El Espíritu de Decisión y La Voluntad de Vencer.siendo de naturaleza débil y tímida. por el contrario. pero si se tiene fe y aliento para aro proseguir el camino elegido. fortaleza para no dejarse abatir por contrariedades y reveses: y la entereza para no doblegarse ante imposiciones arbitrarias. y consiste en la impulsión activa que tiene por objeto darle la energía necesaria para tomar. es confundir el carácter con el genio altanero adusto impulsivo o arrebatado. creen que así llegan a imponerse. La Facultad de Decisión es necesaria para elegir sin vacilaciones la solución más juiciosa en cada caso. El carácter del Jefe regla el empleo de los medios de acción para actuar sin tibiezas ni desfallecimientos. la constancia en exigir a los inferiores el cumplimiento exacto de sus deberes. Se facilita mucho cuando el Jefe sabe conformarse con una solución aceptable. con tal de que sea viable. Pero uno de los más graves errores en que puede incurrir un Jefe. la nobleza y la justicia. y así lo exigen los reglamentos cuando la señalan como una de las cualidades indispensables para el ascenso a categorías superiores. peligros y solicitaciones de toda índole que tienden a desviar su aplicación el cumplimiento del deber militar. las operaciones y la guerra son el medio más apropiado para el incremento de esta valiosa cualidad moral.

hasta lo que no parece muy conforme a las ideas generales todo es preferible a vacilar a cada paso par no encontrar ocasión bastante favorable para decidirse a actuar. Todo militar. es necesario. desarrollando su iniciativa y acrecentando su espíritu ofensivo y su confianza en la victoria. Sólo así se puede impresionar al adversario e imponerle miedo Aunque la inteligencia del Jefe es necesaria. la que inspira y reconforta en el martirio. a dejarlo todo al azar y a mirar superficialmente los problemas pendientes. de valor para afrontar la responsabilidad de lo que acontezca después. En resumen. del suche. en el apego al cumplimiento del deber y en un profundo dominio de si mismo. dicha cualidad es rara entre nosotros. y manifestarse en toda ocasión lleno de la más fervorosa fuerza moral. a los que hacen cuanto se lea exige para conseguirla aun en las circunstancias mas criticas.La decisión es el reflejo de una voluntad firme que sabe lo que quiere y por qué lo quiere: obra en el Ejercito como una fuerza positiva que se transmite a los inferiores. 6. hacer todo la posible para alcanzar el fin propuesto. para moverlos y manejarlos con acierto revelador de sus aptitudes: pero la suma de su saber a este respecto no es para impulsarlo a perderse en los detalles. actuar siempre con espíritu metódico. cuya importancia crece a medida que los efectivos y elementos puestos bajo su mando son mayores Innata en individuos de temperamento flemático. el renunciamiento. dadas las circunstancias del momento. en la guerra cobra mayor valor el deseo obstinado. dar un bello ejemplo.El Espíritu de Organización. la que conduce siempre ala victoria que corresponde siempre a los que van hacia adelante. La voluntad debe ser impecable. del hambre. Particularmente en un ejercito moderno. de una invencible voluntad de resistir a los golpes del destino. debe poseer en alto grado esta fuerza moral que constituye la voluntad de vencer. a la vez. con valentía y sin aspavientos. El Jefe date dar pruebas de una energía racional que nada puede disminuir. sobre todo en las horas tristes de la guerra. complete y sin desfallecimiento. sino de viril optimismo. no de filosofía y resignación. el Jefe debe conocer al detalle la composición y funcionamiento de todos sus elementos.Lo mejor que puede decidir el Jefe en cualquier oportunidad es hacer siempre lo que. a los que tienen la firme resolución de tornar ja ofensiva. Par el contrario. sino para que no deje de contemplar ninguno de los aspectos que debe examinar antes do tomar una decisión cualquiera para no verse expuesto a orearen sus subordinados conflictos .28 actuar conforme a sus planes a fin de no caer en la inacción. hay que llevaría hasta el limite a pesar del sufrimiento físico. la indecisión de un Jefe es una confesión de incapacidad para actuar falta de visión clara. El Espíritu de organización es una de las cualidades mas apreciadas de un Jefe. No basta desear algo vivamente. y particularmente el jefe. Sin embargo. la voluntad de vencer ha despertado el espíritu de sacrificio. basada en un alto concepto del honor profesional. Sus consecuencias son funestas porque siembran la desconfianza y ahogan toda iniciativa. la abnegación. que es la muerte de los Ejércitos. el olvido del interés personal: ella es la que permite a los pueblos ser fieles a su palabra. y en la guerra hay que llegar basta el sacrificio supremo. pueda contrariar más los planes del adversario Todo es factible en la guerra. casi siempre dispuestos a ser espiritualmente inquietos. sosteniendo su energía. de la sed. pues de la voluntad nacen la temeridad y la audacia. que a su vez son las que procuran la victoria. llega a adquirir por el hábito de manejar asuntos complicados y de estudios generales que desarrollen el espíritu de síntesis. En todos los tiempos y en todos los países.

que consisten en hacer que cada uno haga su parte para que asuma también la consiguiente responsabilidad. la que ilumina sí Jefe ti derrotero de le victoria. puesto que la inteligencia no hace sino aplicar y combinar los conocimientos para llegar al fin que se persigue.La Cultura Intelectual. debe ser completo. Corolario del espíritu de organización del Jefe es la previsión que debe caracterizarlo. Esta cultura. a fin de que todos los Inferiores se vean librados de toda preocupación respecto a asuntos que no esta en su mano alcanzar ni disponer. para no dejar nada al azar. El saber requerido flor el Jefe para solucionar las cuestiones que se presenten. sino en asegurar el funcionamiento armónico del conjunto con la mayor precisión posible. a medida da que sean más indispensables para poner en acción medios técnicos Así mismo. Dicha capacidad es función do la inteligencia individual pero esta facultad no basta para suplir la falta da conocimientos adquiridos. por los viajes y la observación Pero no debe olvidarse que el saber superficial no es útil. Aunque en la actualidad tiene gran importancia la cultura deportiva. pues en la guerra las consecuencias de un retardo se traducen en múltiples derramamientos de sangre y a menudo por pérdidas irreparables. y por ultimo una cultura militar propiamente dicha. siendo lo mejor que ambas se complementen. de Matemáticas. sin embargo. ni a la responsabilidad de sus subordinados. bien clasificado y siempre presente en el espíritu. sino una amplia cultura general que cubra las posibles criticas de sus inferiores. iniciada en la Escuela y seguida durante toda la Carrera darán el Jefe el adiestramiento intelectual necesario pera la resolución. la intelectual no ha perdido en modo alguno su valor. sino que necesita ser flexible y estar orientada hacia la aplicación certera a todos los asuntos relacionados con la guerra por medio de un adiestramiento práctico que la haga penetrar en su subconsciente y la transforme en reflejos intelectuales. . de modo rápido y cabal. La capacidad intelectual del Jefe se pone a prueba frente a la dificultad de los problemas que tiene que resolver y por la corrección y rapidez con que debe resolverlos. el deber del Jefe Consiste. Geografía.29 de deberesPor otra parte. especialmente los de Sicología Individual. que muchas veces se encontrarán perplejos cuando aquel ha omitido uno de sus más esenciales deberes. el Juicio recto es el resultado de una cultura general desarrollada. verdadero. Los conocimientos profesionales deben ser más profundos y la ilustración general más extensa. no debe ser puramente especulativa. es decir. preciso. esto es. 7. que le dará siempre una autoridad indiscutible sobre sus subordinados. generalmente se adquiere emprendiendo estudios completes sobra determinadas actividades que ensanchen el espíritu. una buena instrucción militar y técnica. Biología. rápida y acertada de todos los problemas de orden táctico que se le presenten. Colectiva y del Combate. claro. pues todos los medios puestos en juego deben tender a conservar el valor ofensivo y la cohesión de las tropas y e destruir el del adversario. Idiomas y Sociología. Física. Primordial es en el Jefe estar preparado para la resolución de casos concretos en el combate. Principalmente el estudio sicológico del combate es y será la parte fundamental de la ciencia militar. El Jefe debe poseer una cultura intelectual completa. Legislación. de saber. Al Jefe no le basta el saber profesional. no en el manejo directo de las distintas partes de que se compone su Unidad. Los estudios de la Historia General y Militar.

Además. y ayuda a pasar de la teoría a la práctica. 9Los Procedimientos de comando. Un Jefe debe poseer el suficiente poder de imaginación para tener conceptos e ideas propias. los conocimientos relativos a cualquier asunto acuden a la imaginación y se presentan en un orden lógico. consiste en tener siempre presente la situación en que se encuentran todos sus elementos en toda oportunidad. La forma más eficiente del poder de imaginación. ilusiones y errores de observación que imponen verificaciones siempre que sea posible. evitando errores de interpretación por parte de los subordinados. aunque teniendo en cuenta la complejidad de la guerra moderna. Para Obtener el mayor rendimiento el Jefe debe tener presente que la mejor manera de proceder consiste en aprovechar el progreso. La Rapidez para concebir y actuar que debe caracterizar al Jefe.El Poder de Imaginación. es necesario que le permita concebir y exponer su pensamiento con absoluta nitidez. lo que a su vez sólo se logra al ejercitarse continuamente en los temas que el deberá resolver en la guerra. A medida que sube la jerarquía. por el juego automático de la asociación de ideas. Para que el saber del Jefe sea claro y preciso. la capacidad y virtudes individuales de sus subordinados creadas y desarrolladas por una educación militar completa y orientada hacia la cooperación por medio de la iniciativa racional. y en perseguir su aplicación cueste lo que costare. en tener anticipadamente la visión clara de los resultados que puede esperar de ellas. expresando sin oscuridad de conceptos y el objeto que persigue. contribuye a la orientación en el terreno. 8. no se alcanza sino cuando se le presentan espontáneamente ideas útiles para el fin que se propone. Una imaginación desordenada hace suponer peligros donde no existen. el Jefe debe prever los hechos con anticipación suficiente. El saber es verdadero cuando se adquiere comes resultado de estudios exactos y mantenidos al día. teniendo en cuenta la importancia de los efectivos y materiales que componen la unidad. omisiones. siendo recomendable roe en caso de experiencias personales hay que desconfiar de olvidos. no debe llevarlo a hacer apreciaciones exageradas que lo conduzcan a formular conclusiones erróneas. ella puede suplir la falta de tiempo para hacer los cálculos que algunas situaciones requieren.30 sino más bien peligroso. Cuando esto y los hábitos de orden han dado sus frutos y desde que los cuadros . Su arte consiste en saber elegir entre sus propias ideas y las que le presentan sus colaboradores. Así. El poder de imaginación facilita la comprensión de las ordenes y disposiciones. porque constituye una especie de enmascaramiento intelectual que solo produce soluciones falsas e incompletas. pero solo con el fin de imponer o perfeccionar la educación. iluminando al Jefe el cuadro que le servirá de base para sus actos ulteriores. no puede sacar de su cerebro todas las ideas que le son necesarias. Todas las nociones relativas a una misma materia debe el Jefe adquirirlas y completarlas metódicamente y clasificarlas en orden en la memoria. ordenándose inútiles medidas de seguridad y las consiguientes fatigas a la tropa con dispersión de las fuerzas. Unicamente cuando en un organismo reinan la ignorancia y la inmoralidad es preciso usar de la mayor autoridad y sujeción. Pero el poder de imaginación del Jefe.

los resultados no adquiridos acerca de la preparación para la guerra y no los medios sino los resultados. que es la única virtud que debe quedar intacta en las circunstancias críticas de la guerra. puesto que ambos representan una misma fuerza aplicada a una misma obra y a un mismo deber. el Jefe debe dar sus órdenes por la vía jerárquica tanto como sea posible. Lejos de ser amenazadora. El procedimiento de mando por el temor. que la obediencia tiene que ser espontanea y que obedecer y mandar es siempre hacer la tarea común bajo la inspiración del deber también común. se prestaran una colaboración más activa. Todo Jefe debe dar la acción del mando ya la obediencia el carácter de un deber común.La Apelación al Deber. cargando cada cual con su parte de responsabilidad. Particularmente en el combate los inferiores desean sentir la acción alentadora del Jefe. seda prueba de cohesión y orden en el mando. pues estos no constituyen sino apariencias vanas y engañadoras de la disciplina. Es entonces cuando se pone en evidencia la colaboración mutua entre el Jefe y el subalterno. este necesita comprender y hacer comprender a sus inferiores que el deber militar es una colaboración. se afirma la confianza de los soldados en sus cuadros y no se ve anulada ninguna autoridad intermediaria. intima y precisa porque. el objetivo que se va a alcanzar y su misión en el conjunto para que el inferior elija los medios de ejecución. no como una sumisión. Las amenazas del castigo quebranten el resorte moral de la subordinación. sino come una orgullo so obediencia. La disciplina debe ejercitarse. el Jefe debe recordar siempre que siendo la solidaridad uno de los elementos esenciales del valor militar de las tropas. porque ellos so sienten pequeños y débiles cuando no pueden contar sino con sus propias fuerzas. principalmente. desde el punto de vista de la mayor eficiencia moral hay que dejar siempre a las unidades en manos de los Jefes jerárquicos que las conocen y saben conducirlos mejor. puede obtener los mejores resultados respetando la solidaridad de las unidades orgánicas. y no ordenando sino lo que sus subordinados no puedan ordenar de por si. o sean la adversidad y la derrota. siempre acarrea inconvenientes. que lo obliga tanto a él como a sus inferiores. De este modo se evitan las órdenes contradictorias. no fijando a cada uno sino el objetivo. la autoridad del jefe debe convertirse en un poder bienhechor. Por otra parte. bajo la impulsión directora del Jefe.31 inferiores son capaces de proceder en la forma arriba indicada. hacer un llamamiento a la inteligencia. a la buena voluntad ya la iniciativa abnegada de todos. siendo a veces necesario. es necesario emancipar. porque conociéndose entre sí todos sus elementos integrantes. para que sean capaces da cumplir sus deberes flor sí mismos. absolutamente necesario a los subalternos sobre quienes la ejerce y cuyas fuerzas multiplica agrupándolos en un solo haz. Tiene también que evitar pérdidas de tiempo en obtener uniformidades y sincronismos de puro efecto exterior e inútiles en la guerra. Y si se trata del Jefe. Así mismo. El Jefe debe inspeccionar. 10. . inspirado por el Jefe al subordinado es ilógico y solo es aceptable por individuos absolutamente ignorantes. Sin hacer llamamientos al temor ya los castigos cuyo empleo. El Jefe debe educar a sus subordinados lo más posible y mandar imperativamente lo menos que pueda para crear la iniciativa inteligente y abnegada. Así eliminara toda idea de temor al castigo y creará un ambiente de subordinación digna y voluntaria.

32 El Jefe que quiere preparar e su tropa para que llegue basta el asalto bajo el fuego enemigo, no necesita domesticar a sus hombres sino educarlos en la noble y digna disciplina del deber. Para que el soldado moderno acepte libremente la necesidad de hacer los más penosos sacrificios, es necesario que el derecho que tiene el Jefa pera exigir obediencia se apoye sobre una fuerza reconocida y consentida por todos: y esa fuerza no es otra que el sentimiento del deber. La sumisión por el temor no da sino la apariencia exterior de la verdadera disciplina. Es conveniente que todos los subordinados sepan que el Jefe tiene en sus manos los medios de imponer la obediencia, pero esto no quiere decir que esa sea su manera normal de proceder: al contrario, la experiencia enseña que la intimidación perenne no da sino unidades indisciplinadas. La subordinación es un deber de hombre libre y no una esclavitud; hay que practicarla dignamente corno obligación lealmente aceptada, sin humillación, sin dudas, sin temor. Bajo este aspecto debe ser exigida por el Jefe y no como una imposición personal pues los inferiores no están a su servicio sino en el servicio de la patria. El mando y la obediencia son impersonales y dura lo que la funcion o el cargo desempeñados, sino que continúan a través de la autoridad ejercida por los nuevamente designados a ejercer el comando. La autoridad del Jefe y la obediencia del subalterno son, dos aspectos del deber común, que como su nombre la indica, obliga tanto al Jefe corno al último soldado. 11.El Amor y el Temor a Las Responsabilidades.

El amor a las responsabilidades es una cualidad de las más Interesantes de que puede estar adornado un Jefe; pero desgraciadamente es rara, muy fácil, otra parte, lanzarse a los mas graves peligros cuando la responsabilidad incumbe a otro. El valor de asumir las responsabilidades da al Jefe que la posea, la posibilidad de encontrar colaboradores hábiles y activos, que se dedicaran por entero a sus funciones porque saben que, en caso de ser aceptadas sus ideas, el Jefe asumirá la responsabilidad consiguiente y no la descargara sobre ninguno de sus subordinados. Uno da los más claros exponentes de nobleza en un Jefe es su amor a las responsabilidades, que le da un sentido de altivez y lo coloca por encima de la colectividad, sin llegar a la arrogancia. Gracias a ella no dará importancia a las desgracias que puedan acaecerle; Al contrario, el temor a las responsabilidades es una de las mayores y más funestas debilidades que puede tener un Jefe. Abstenerse de dar una orden formal bajo la impresión del miedo a asumir la responsabilidad consiguiente, sólo es propio de un militar descalificado para el mando; y si es triste para un Jefe esquivar su responsabilidad con pretextos y excusas, hay algo mucho peor. que es echar sobre un subordinado la carga que le corresponde, De manera general toca al Jefe de una Unidad asumir la representación de ésta, así como también le corresponde pedir directamente a sus subordinados que le rindan cuenta de las faltas que hayan cometido. Ea una equidad que, por consideraciones al rango, se haga recaer sobre los grados inferiores todos los reproches, la responsabilidad y la represión. Al proceder un Jefe de éste modo mina la autoridad de sus inferiores cerca de la tropa; y como estos son a la vez los más actives gestores de la función de mando, socava así su propia autoridad. Por otra parte, los subordinados que se vean en tal situación pueden llegar a pensar que constituyen una categoría de desheredados, no considerando ya la disciplina como un deber común, sino como una carga que los grandes echan sobre sus hombros.

33 l2.La Arrogancia y Falta de Aprecio hacia los inferiores.

Como el mando y la obediencia son actas de igual dignidad, es claro que eh tono arrogante en el Jefe y la actitud servil en el subordinado están igualmente fuera de lugar, y no vienen a ser otra cosa que vanidad, simulación y apariencia. Cuando las relaciones entre los diversos escalones de la jerarquía asumen esa forma, todos se colocan fuera del deber común, pues se olvida que el superior de otro es a la vez inferior de alguien colocado más arriba. Si la arrogancia es odiosa, tratar de adquirir popularidad es detestable, puesto que es una manifestación de egoísmo. El ejercicio del mando no puede quedar subordinado al deseo de conquistar el afecto de los subordinados, Es natural que en el curso de las relaciones que impone el servicio, se establezca una simpatía mutua entre el Jefe y sus colaboradores así esto lazo de simpatía debe ser más fuerte que el afecto que pueda conquistar un Jefe por medio de demostraciones exteriores o complacencias lesivas al buen servicio. A todo Jefe debe repugnar el empleo de artificios pera engañar a sus inferiores con demostraciones de un cariño simulado, porque ese no es un recurso honorable. El afecto recíproco que nace del deber cumplido es común, no tiene nada de análogo con los procedimientos de mando fáciles y agradables que puedan ser empleados con el afán de aparecer bonachón, le disciplina familiar y arrulladora, que se traduce en niñadas, complacencias y debilidad no es sino un entrenamiento frágil y gracioso; en nada se parece a la disciplina militar. El Jefe que tiende a adquirir popularidad le falta abnegación; emplea la autoridad para satisfacer sus sentimientos personales. El Jefe manda solo para asegurar la práctica de un deber determinado. Pero la más perniciosa de las actitudes que equivocadamente puede adoptar un Jefe, es la de hacerse popular entre la tropa menguando la autoridad de sus inmediatos subordinados. Esta actitud es inconsciente. El Jefe debe tener por los soldados toda la solicitud que éstos merecen, pero sin aparecer como el único preocupado por ellos, menospreciando así a sus subalternos. Además, tal proceder atenta contra el principio de la subordinación jerárquica, es una excitación a la indisciplina y una traición al deber común, que destruye autoridad de los colaboradores de rango inferior. l3.La Represión no Sirve de Base a la Autoridad.

Los procedimientos de disciplina persuasiva, cuando se le aplica juiciosamente, bastan casi siempre para mantener en el deber a la mayor parte de los soldados; pero hay circunstancias en que puedan ser suficientes y es preciso recurrir al uso resuelto de las sanciones de la disciplina represiva. En rigor, la represión es un recurso extremo, una acción da importancia para la autoridad del Jefe sobre ciertos temperamentos refractarios. No constituye, pues, un medio de educación ni de comando. Se impone si, ante una falta grave que implica una resistencia directa y voluntaria a las órdenes superiores. En estos casos graves, la represión es un acto obligatorio para el Jefe. Este debe inculcar a sus subordinados que tiene el deber de castigar con el rigor indiscutible de una obligación moral, a pesar del cariño que les profesa. La represión tiene el carácter de deber impersonal que impide al superior usar del apasionamiento y al subalterno guardar rencor al que la impone. Cuando un Jefe tiene que apelar al empleo de procedimientos represivos, es porque su

34 autoridad es insuficiente, porque choca contra resistencias que debe quebrantar violentamente. Y si esa situación se le presenta en plena paz, cuando no es necesario imponer ningún esfuerzo extraordinario, esta claro que en campaña no podrá obtener los duros sacrificios que impone la disciplina de guerra. Puede suceder que la tropa luche con valor pero ese no es el resultado de la educación dada por el Jefe, sino un reflejo de las fuerzas morales que lleva a los individuos a cumplir el deber común. Hasta el presente no se ha logrado idear un sistema que formo que soldados valientes por temor al castigo, ni gentes virtuosas por miedo a los gendarmes. Si la disciplina no educa, carece por completo de valor, pues los subalternos aprovechan los descuidos del Jefe para hacer lo que les place. Además, quien sufre un castigo no mejora por eso sus sentimientos; antes por el contrario, si tiene carácter, se revela contra las violencias autoritarias y lleva su indisciplina hasta encapricharse en desobedecer y hacer gala de una actitud, que le parece digna. La base inconmovible de la autoridad del Jefe es su superioridad moral, no consiste en manifestarse violento ni amenazador, sino firmemente apoyado en principios morales indiscutibles. Si consigue que sus subordinados estén penetrados del deber militar, que no es sino una parte del deber cívico, se impondrá siempre a estos de manera indiscutible cuando les llame la atención sobre el deber desconocido, pero con lenguaje calmado y sereno. Al culpable hay que convencerlo de su falta al deber para que, humilde y vencido acepte la autoridad soberana del Jefe y los castigos que éste le imponga, con la convicción de que ello es la consecuencia inmediata y moralmente inevitable de su falta. De este modo la represión no es un acto de mando sino un mero accidente que tiene lugar para colocar de nueva en el sendero recto a los que pudieran haberse extraviado. Hay que notar también que la represión es un deber y no una prerrogativa, y de ninguna manera es un motivo para darse importancia y afirmar con ella el poder personal del Jefe. Tampoco es plausible que éste se dedique a aumentar los castigos impuestos por buenos subordinados suyos bajo el pretexto de que le parecen faltas débiles. En principio, sólo se debe aumentar un castigo cuando el inferior ha aplicado el máximo de sus atribuciones. Proceder de otro modo equivale tachar al subalterno de debilidad reprensible. Mucho peor aún es levantar un castigo impuesto por Un subordinado; y cuando ello es absolutamente necesario por razón de justicia, el Jefe está obligado a hacer sentir a su subalterno el error que ha cometido. El procedimiento mas ajustado a las normas disciplinarias morales, consiste en hacer suspender el castigo por quien lo impuso invocando la justicia que asiste al castigado sólo en el caso muy extraordinario de un empecinamiento ciego que impida al que castigo ver su abuso de autoridad y percibir la injusticia, puede un Jefe suspender de por sí una sanción, pero no por acto de autoridad, sino en resguardo de la justicia y la disciplina de la Unidad, Uso de los Procedimientos de Represión. El uso de los procedimientos de represión debe estar caracterizado por la más absoluta ecuanimidad y por el más ferviente espíritu de justicia. Antes de castigar una falta, el jefe debe reflexionar con calma para dar al inferior la impresión de que, al proceder así, sólo está animado por el bien del servicio y por el sentimiento del deber. Así pues, El castigo no puede ser aplicado en un momento de cólera o de violencia, porque generalmente se comete una equivocación. Es mejor advertir en tal caso al culpable que va a ser castigado y no imponer de inmediato la sanción requerida. La elevación de miras de un Jefe digno de tal nombre aleja toda suposición de

los culpables por falta de voluntad y los culpables por exceso de voluntad. daría prueba de debilidad. El Jefe tiene en sus manos una de las más poderosas palancas para mover el alma humana: el amor propio individual. al carácter. Pero antes de imponer al culpable el castigo material que merece. hay que tener un tacto particular. sometiendo su voluntad a estimulantes más vigorosos. por lo tanto. La disciplina voluntaria y la represiva no se excluyen. desconoce en absoluto el arte de mandar. generalmente comprenden la justicia de los consejos y reproches que se les hace pero no tienen la energía necesaria para enmendarse. hay que aplicarle una sanción moral. esto constituye un buen entrenamiento para preparar soldados de primer orden para las maniobras y la guerra. sino que se complementan. sino también a la conducta habitual. o recíprocamente. . pues lo importante no es castigar sino corregir. o de órdenes contradictorias impartidas por los diversos superiores jerárquicos del culpable. es conducir a hombres reacios. Sin embargo. sin embargo. tienen que recurrir inexorablemente a los medios que le proporcionan la disciplina. al tiempo de servicio y al grado de inteligencia de cada uno. En cuanto a los que tienen exceso de voluntad. Los castigos deben estar proporcionados no sólo a las faltas. Con este objeto no se debe imponer ninguna sanción basándose únicamente en el parte de un inferior antes de oír las explicaciones del culpable. En tal caso. Uno de los problemas más delicados que pueden presentarse a un Jefe. El Jefe que tratara en toda circunstancia de aplicar la primera sin la segunda. cada vez que ejercite el derecho de castigar debe buscar y considerar todas las circunstancias atenuantes. pero hay ciertas injusticias involuntarias de las que conviene prevenirse. que colocan a éste en la imposibilidad material de ejecutarlas simultáneamente. Todo su arte y ciencia de mandar consiste sólo en elegir los medios más apropiados para lograr tal fin y obtener de su tropa la voluntad de obedecer. Los que carecen de carácter. y por otra parte el Jefe está obligado a prevenir las faltas antes que sancionarlas. es necesario ayudarlos. que. ya que la defensa es un principio que no se puede transgredir jamás. Hay dos categorías de individuos con los que es preciso recurrir a los medios de represión. la represión debe tender a educar. manejado con talento. no tolerando la voluntad de desobedecer. pero enérgicos. El Jefe es el Guardián celoso e intransigente de la disciplina que. A veces resulta que un acto de desobediencia se produce a causa de una orden mal dada. si no logra con este medio imponerse a ciertos temperamentos rebeldes o viciosos. porque si en tal caso procede con indulgencia.35 malquerencia. a pesar de la evolución actual de las ideas. debe permanecer rigurosamente intacta. inspira gran confianza a los hombres y los subyuga poderosamente haciendo que le obedezcan con devoción particular.

inflamar los corazones. no sólo que las diferencias se solucionen por la vía del derecho. más que el cuerpo. a faltas o confusiones del comando. las tentativas hechas para suprimir la guerra sólo han servido para probar que es inevitable. es una manifestación divina en su concepción y en sus resultados.36 CAPITULO III LA CUERRA EN SUS RELACIONES CON LA PSICOLOCIA Y LA MORAL 1. por muy honorables que sean los sentimientos con que espíritus cultivados contemplan la violencia. Para unos. hasta el presente. se acostumbres sufrir privaciones de todo género. y a vencer las humillaciones que otros pueblos quisieran imponerles. Los grandes guerreros estuvieron siempre dotados de un profundo sentimiento sicológico. sobre todo en una época en que el egoísmo particular y colectivo tiende a prevalecer. el honor de la humanidad requiere. Pero lo cierto del caso es que. Para no sucumbir en ella se necesita cierta fuerza corporal y de alma que por instinto y educación insensible al hombre contra esos esfuerzos y sentimientos. inspirar actos de abnegación y consagración. sino que los pueblos que defienden una causa justa. Y es necesario prevenirse de este equivocado concepto. puedan emplear la energía necesaria para resistir con fuerza. también es un estado para despertar el espíritu patriótico. es decir. El vigor físico se requiere para que la razón humana. desechar las debilidades inherentes a la vida animal. La guerra es un estado transitorio de lucha intensa. el conocimiento de la naturaleza humana y. . Tales ventajas no deben despreciarse. Además. presiones morales y extingue la fe que todo soldado debe tener en la victoria. la guerra es la única base del derecho. débese reconocer que si la guerra trae calamidades. destructora de la civilización y opuesta a los más elementales principios de solidaridad humana. suscitar el entusiasmo y el espíritu de sacrificio en todas los clases de la nación y el desarrollo de ciertas virtudes que tienen el mérito de elevar al hombre y a su país. La guerra tiene su filosofía. porque eleva al hombre en la cumbre de la sensibilidad sentimental. dejando a la tuerza la decisión del conflicto. por consiguiente. es una situación que sólo crea daños. que casi siempre da origen a profundas de. La guerra exige el máximo de esfuerzos morales y de sufrimientos físicos. y.Concepto Social y Moral de la Guerra. Sucede en muchos casos que en la guerra el soldado considera que sus fatigas se deben a errores. de los medios que deben actuar sobre esta en las graves circunstancias que suscita la guerra. que no es otra que la sicología. caracterizado por el empleo loo de las armas cuando dos entidades políticas no han podido llegar a un acuerdo respecto de sus diferencias. Para otros. esta es una de sus cualidades predominantes.

el conocimiento a fondo de su carrera por parte del Oficial. En la guerra hay que aprovechar todas sus energías espirituales. no se resuelve por medio da teorías. La moral en la nación y en el Ejército se afirman cuando los poderes públicos y el comando se ocupan del bienestar de habitantes y soldados. Los elementos que caracterizan el valor militar de un ejército son: el sentimiento nacional. no debe haber exclusivismo de ninguna especie para que todas las actitudes des tengan campo propicio a su desenvolvimiento. la confianza del soldado en sí mismo. medios de persuasión y estimulo diversos. de formar mar el espíritu militar y de lograr la paz social. tan indispensable a la prosperidad nacional. comerciantes. Esta tarea. porque el material necesario se compra con dinero y a los hombres es sencillo enseñarles el manejo de las armas. surge el conocido principio de que en la actualidad sólo se lleva a cabo por la Nación en Armas. que dar la instrucción militar conveniente a los que estén capacitados pare recibirla. inteligente y sereno a toda prueba. valiéndose de leyes. por parte. es más bien de resistencia física y de grandeza moral. es una cuestión de vigor moral y físico. industriales. El Estado debe.37 La guerra no es un problema mental. la destreza en el manejo de las ametralladoras y del cañón. utilizando las aptitudes de mando y de organización que tienen sus profesores. por su puesto. conservándole su papel habitual dentro de las filas del ejército puesto que ya ellos están habituados a ser jefe. 2. a fin de que lleguen a los puestos a que los llama su inteligencia. La confianza del soldado en los cuadros en función del valor que les atribuye. el valor de los cuadros. El buen soldado debe saber que antes de vencer al enemigo se ha de vencer así mismo. Cuando se trata de la preparación para la guerra. .Preparación Moral para la Guerra. hacer comprender sus deberes a los cuadros nacionales. El buen Jefe debe proporcionar a su subordinado la alegría de acostumbrarlo a la victoria diaria sobre sí mismo. El sentimiento nacional es indispensable para dar cohesión a un ejército cuya base es el servicio de corta duración. Teóricamente. es fácil realizar la transformación de esta en un Ejército. Esta es también Fa mejor manera de evitar la lucha de clases. La práctica de los deportes. han adquirido de sus cualidades de mando en el curso de la lucha por la vida en las lides de la paz y seguramente se convertirán en buenos conductores de hombres en la guerra. la confianza recíproca entre los cuadros y los soldados. todos estos son factores que inducen a los hombres a considerarse invencibles mientras los hechos no prueben lo contrario. para que una vez logrado este fin este en camino de vencer a su adversario. El soldado es el más severo juez de su Jefe y lo seguirá con mayor decisión a medida que lo crea más capaz. La confianza del hombre se basa en el sentimiento de su superioridad física y de sus conocimientos técnicos. enérgico. porque esto es cuestión de tiempo y no basta el corto período del servicio militar. Hay por tanto. Pero las dificultades comienzan cuando se quiere dar valor militar a dicho Ejército.. es indispensable comenzar esa tarea en el hogar y en la escuela. para que se preparen debidamente en el cumplimiento de sus funciones en el ejército. etc. Tratándose de la formación de los cuadros es conveniente saber que la nación tiene sus Jefes desde los tiempos de paz y que el pase al pie de guerra debe hacerlo sin bruscos sobresaltos. tanto física como moralmente.

Autoridades. Tal organismo debe tener poder sobre todas las actividades públicas y actuar en perfecta comunidad de ideas con el comando en Jefe del Ejército. porque no había estrechas relaciones entre este y el Ejército de operaciones a causa de sus pequeños efectivos y de la falta de transporte y comunicaciones. la facilidad de comunicaciones y transporte. los grandes efectivos. De esta manera. única entidad capaz. la acción de los poderes públicos y de la prensa. porque en la actualidad al menor síntoma de revés. . de la artillería. esa a apreciación se desfigura por un raciocinio exagerado que impide a la inteligencia darse cuenta de los móviles que predominan en el alma del pueblo. ni puede percibir con claridad y correctamente las proyecciones de estos en un futuro lejano. Es cierto que no es necesario mentir ni al pueblo ni al Ejército. para tener una idea clara de la influencia reciproca entre la masa civil y las Fuerzas Armadas.38 Es imprescindible desarrollar en tiempo de paz. los cuadros civiles de la nación deben poner en juego toda su influencia para avivar la cruzada patriótica emprendida. místicas y colectivas que impulsan a los pueblos. por medio de un cabal conocimiento de las influencias efectivas. gracias al concurso decidido de todas las energías. la intervención de la aviación. los sentimientos militares. siendo generalmente más fructífero el empleo de un claro sentido de previsión. la moral de la nación se prepara desde el tiempo de paz y se conserva a la hora de la crisis. crean lazos estrechos entre el Ejército y la población civil. Pero es necesario que esa tarea sea dirigida y controlada por un organismo superior destinado a informar al país y a cristalizar la opinión pública respecto de los problemas de la guerra. pero debe cuidarse el fondo y la forma de las noticias que se difunden y de las apreciaciones que emite. publicistas y en general todos aquellos que por su papel en la vida social tengan ascendientes sobre la masa popular. deben consagrar la parte de su actividad a solidificar. Pero hoy es muy diferente. pero.Influencia que Tienen en la Guerra les Fenómenos de Sicología Política. a veces. El Ejercito encontrará en la moral de la nación el más poderoso estímulo y retaguardia contribuirá a dar la parte que le corresponde para alcanzar la victoria. pero es mucho más imperativo conservar la moral de la nación en tiempo de guerra. desde el punto de vista militar. maestros. La inteligencia humana no ha descubierto aún las leyes que rigen los fenómenos sociales. que así se convierte en director moral de la nación y en un agente de propaganda interna y externa que crea simpatías para la causa del país. Un pueblo patriota sopada los mayores sacrificios cuando so prepara su opinión por medio ce una prensa comprensiva y se le convence de la necesidad de su sacrificio. pero todo hay que saberlo decir con mesura y sin truculencia. 3. teniendo especial cuidado de escoger acertadamente al ciudadano que ha de gobernar ese organismo. Además de la prensa. para que aliente al pueblo y no dé lugar a depresiones y pánico que hay que evitar a toda costa. Otro factor de singular importancia en la preparación moral de la guerra es la prensa. A esto hay que agregar la difusión de las teorías antinacionalistas. clero. de juzgar los hechos y la forma de expresarlos. Los hombres de Estado tienen la imperiosa obligación de apreciar certeramente los hechos y sus consecuencias. por la práctica y el ejemplo. la desorganización comienza por la retaguardia. En los tiempos pasados podía desdeñarse lo que pasaba en el interior del país. la moral de la nación.

en lo que respecta a las posibilidades y preparación para la guerra. que son las más numerosas. Luego vienen los errores cometidos a causa de una mala apreciación sobro los planes del enemigo. para impresionar objetivamente a la población enemiga y darle una sensación de superioridad propia. para desconcertar al enemigo.. la exageración en apreciar los defectos del enemigo. la creencia de que el terror es una fuerza eficaz para abatir la moral del adversario. son: llevar la guerra a territorio enemigo. que conduce a pesar en que las bajas serán pocas. 5. imponer el terror.39 Los gobiernos disponen de poderosos y múltiples medios de información. puede prestar ayuda inestimable o acarrear enemistades que agraven la situación. para agotar las energías físicas y morales del enemigo. entre nosotros. la idea de que las guerras son de corta duración. que conduce a aminorar la cohesión nacional. per dejarse llevar de ideas y sentimientos suyos no conformes con la realidad. Existe un fenómeno sociológico en virtud del cual las ideas fijas en el espiritu impiden aceptar lo que es contrario. que debiliten su energía moral. Otra falta típica consiste en calificar a priori las cualidades favorables o desfavorables de una posición. Para dominar espiritualmente al enemigo hay que valerse no sólo de factores materiales. otras. que conduce a excitar la resistencia que este opone. en favor o en contra de éstas. lo que puede dar origen a perdidas cuantiosas de vidas o a abandonar al enemigo zonas de gran valor militar. que conduce a una vana confianza en la efectividad de una ayuda casi siempre problemática.La Transformación de los Métodos de Guerra y sus Repercusiones sobre la Moral de . los errores estratégicos pueden tener múltiples causas: unas de orden material y otras son provenientes de factores sociológicos. El manejo de los factores sicólogos es mucho más difícil que el de los cañones y demás elementos materiales. la tendencia a perseguir ideas religiosas. buscar la sorpresa. Una de las principales causas puede consistir en estar persuadida de la superioridad de las propias convicciones. Como es natural. que conduce a la falta de preparación del pueblo para hacer esfuerzos prolongados. causada por prejuicios o falta de conocimiento de su mentalidad. pero casi nunca llegan a penetrar en la verdadera intención de los pueblos vecinos. para crear ambientes de inseguridad en la población enemiga. Estos son más cierto tratándose de apreciar las relaciones con los vecinos y neutrales. tales procedimientos. la creencia de que en la guerra habrá pocas batallas de importancia. Las faltas de sicología más comunes son: la ilusión pacifista.. algunos de los cuales tienen estrecha relación con la táctica. Todos los grandes capitanes tuvieron la convicción de que la guerra es un asunto de sicología y de estrategia. que conduce a descuidar la preparación militar. ejecutar ataques nocturnos. pues cualquier acto a veces insignificante. que conduce a disminuir la exaltación de las propias facultades morales. etc. El especialista casi nunca admite sino sus propios concepciones. sino de procedimientos diversos. desarrollar intensamente una lucha aérea o una campaña submarina. unas veces por la mediocridad de los hombres encargados de apreciar los hechos. casi siempre contraproducente cuando ello tiene lugar contra un pueblo consciente y de bien afirmado patriotismo. 4. la excesiva fe en los vecinos y aliados.Los Factores Sociológicos en Estrategia. Estos factores negativos dan lugar a graves faltas en el gobierno de las naciones.

desde el punto de vista moral. a la guerra al nivel del mar y submarina. puesto que los adelantos en el armamento. La Batalla antigua era una lucha espectacular donde se veía a las tropas de uno y otro bando presenciar las maniobras de sus contrarios y a sus generales sobre una elevación del terreno disponiendo sus medios de acción en un frente reducido. a la guerra terrestre. que se traduce por una superestimación de las fuerzas que este pone en acción y por una desconfianza del propio valor. durante breves instantes y en forma desparramada. los Jefes ya no abarcan de una mirada su campo de acción y se encuentran generalmente bien distanciados. las nociones del derecho. En lo que respecta. En lo que atañe a la guerra aérea. y a la guerra en el aire. En la guerra naval se ha revelado el poder del arma submarina. han introducido profundos cambios en la vida humana. tanto en el ataque corno en la defensa. Estos cambios profundos se refieren a la guerra al ras y bajo la superficie terrestre. etc. los aviones pueden llevar su poder destructor más allá de los continentes y de los mares. Las condiciones actuales de la guerra hacen de ésta un poderoso elemento de evolución individual. hay que estudiar únicamente la repercusión que sobre las fuerzas morales de las tropas han tenido o tienen esas condiciones técnicas. La gran extensión de los frentes no permite la concentración de tropas en un solo punto y hacer un esfuerzo decisivo en determinada dirección. que no dejan percibir sus movimientos sino al saltar sobre las líneas sucesivas del terreno. dando lugar a temores de insuficiencia que disminuyen la capacidad combativa. las concepciones humanitarias. el gran alcance do la artillería. es una serie de luchas . la estrategia. dirigiendo un ejército invisible por medio de órdenes generalmente telefónicas y recibiendo datos del frente que le permiten orientar sus reservas hacia las necesidades de la lucha. El empleo intensivo de la fortificación y organización del terreno. La guerra de trincheras. siempre bajo su vista. no dando por tanto el máximo rendimiento. sino que ese papel está asignado a otra fracción. que no ven llegar rápidamente el fruto de sus esfuerzos y piensan que cada unidad no desempeña el papel principal en la lucha. Dejando de lodo el aspecto técnico de las condiciones de ha guerra moderna. la utilización del terreno (fortificación y arreglos) llevada al máximo. que no corresponde a este curso. el terrible poder destructor de los explosivos y el gran desarrollo de los medios de transmisión para noticiar al comando y permitir dar oportunamente ordenes en tan vastos medios. parece dar a las tropas una sensación de inferioridad respecto si enemigo. las batallas se hacen indecisas en la mayor parte de los casos. crean en el espíritu de las tropas cierta inseguridad sobre la forma en que serán atendidas sus necesidades de vida. política y social.40 las Tropas. Así se ve que las dificultades de abastecimiento a enormes masas humanas en grandes extensiones. arrastrándose los hombres para no ser blanco de los fuegos concentrados desde lejanas distancias. El campo de batalla actual se caracteriza por una sensación de vacío dada por el enmascaramiento y ocultación de las tropas adversas. las costumbres. de municiones y material do diversa índole. se tienen los enormes efectivos a que alcanzan proporcionalmente los ejércitos modernos: la gran extensión de los frentes de batalla. tanto para la lucha contra las naves de guerra cuanto para dificultar el comercio y los transportes marítimos ordinarios. sembrando el pánico y la destrucción en las poblaciones alejadas del frente de batalla y haciendo sentir la guerra a la totalidad de la población de un país.. particularmente en el primero. Tal indecisión produce una disminución de la capacidad combativa de las tropas.

a consecuencia de las nuevas formas del combate. pues la guerra transforma las naciones y es el crisol en que se funde el alma nacional a las temperaturas síquicas más elevadas. o dando rienda suelta a sentimientos adormecidos por el decurso de la vida civilizada. adquiriendo así el terreno una significación militar muy particular. Durante mucho tiempo se creyó que la personalidad humana tenía características sicólogas fijas y permanentes. pero si la actividad y la insuficiencia son tales que la guerra asume el carácter de un contacto permanente con la muerte. pusieron en evidencia que la invariabilidad de la personalidad es sólo aparente y resulta únicamente de la fijeza de condiciones habituales del medio. por una especie da embrutecimiento animal que. la naturaleza humana reacciona por un fatalismo resignado. Esta es la aplicación que tienen los fenómenos sociológicos producidos en ciertos pueblos al estallar la guerra. el hombre adquiere la costumbre de medir la importancia de los éxitos o reveses por la extensión del terreno conquistado o perdido. siempre en constante equilibrio. están sujetos a graves perturbaciones. factor principal de la victoria. aparece una nueva personalidad. Pero las ultimas guerras. por que la inutilidad de la maniobra lleva al hombre a pensar que el comando es inútil y esta de más. Pues bien. esto es. Cuando los efectivos lo permiten. al fin acarrea una disminución en la capacidad combativa del individuo. La vida económica. que todo lo han transformado. esta debilidad ha disminuido la invulnerabilidad de ciertas regiones de los efectos de la guerra. Tampoco acepta sin resistencia las decisiones de un mando que vive lejos de él una vida diferente y.41 sicologías en las cuales la moral del combatiente. la producción agrícola e industrial. puesto que al romperse el equilibrio de la quietud anterior. y de origen a que las poblaciones y las tropas tengan la impresión de inseguridad que da la posibilidad de que el enemigo no pueda ser contenido en parte alguna por las moles de concreto y acero que representan las grandes fortificaciones. y de otro lado. Pero lo más imprevisible y grave. o sumiendo a las naciones en un caos presuroso de la derrota.Nuevos Sentimientos Creados por la Guerra y Cambios en la Personalidad Individual y Colectiva. La última guerra europea puso en evidencia el poco valor de las fortificaciones permanentes. En el curso de la guerra de estabilización. Cada hombre encierra posibilidades variadas de carácter que sólo las circunstancias de la guerra puedan revelar . En tiempo de guerra. el soldado adquiere la impresión de que todo el peso de la lucha recae sobre él. Otra consecuencia funesta de la guerra de trincheras. sufre pruebas. es la oposición que crea entre las tropas y el mando. En cuanto éste experimenta una gran sacudida. la personalidad humana se transforma y cambia rápidamente. las condiciones de vida interna y externa de un país sufren profundas modificaciones. el sistema de relevos de los elementos avanzados logra aminorar los efectos de la vida en las primeras líneas. ni comprender la realidad de los sacrificios que pide. 6. se disgregan los diversos elementos de la vida mental y se establece un nuevo equilibrio al combinarse los elementos previamente disgregados en nuevas formas. a pesar de ser un verdadero antídoto contra el peligro. que no puede por lo tanto captar las consecuencias de sus órdenes. es el cambio en la estructura moral y espiritual. dando a la aparición de energías insospechadas o que se consideraban aletargadas. los intercambios comerciales. para adaptarse a las nuevas condiciones de existencia. así como también la colectividad.

compartiendo con ellos hasta los regalos más mínimos eximiéndose muchas veces de lo suyo para darlo a quienes le necesitaban. Tal es la causa por la cual se ha visto a individuos que aparentemente servían para poco en la vida ordinaria. de delicadeza y de amor por sus compañeros. Esta Facultad debe ser aprovechada inteligentemente por los que mandan. Casi siempre las previsiones hechas al respecto fracasan ante la realidad. tener papel descollante en las acciones de armas. Solo las circunstancias permiten la evolución de las capacidades humanas. a fin de que durante la guerra. Esa actividad mental . el sacrificio completo del egoísmo personal al interés general y la perseverancia en el esfuerzo. Las necesidades de la guerra moderna obligan a perfeccionar incesantemente el material de defensa. han trabajado con denuedo para adoptar los medios que llevaron sus ejércitos a la victoria.La Guerra Aguza y Transforma las Cualidades Intelectuales. que se adapta muy pronto a las necesidades da una nueva situación. los hombres se clasifican por su cuna y los títulos que adquieren en las diversas profesiones. Las principales cualidades de carácter desarrolladas por la guerra son: la valentía heroica. la calma. los campesinos en sus tierras y las mujeres en sus hogares.42 7. mantenga una constante inquietud espiritual orientada hacia la exaltación de las virtudes morales y hacia el vencimiento del carácter conformista que pueda desarrollarse en momentos de adversidad. la paciencia. Esto ofrece generalmente grandes dificultades en tiempo normal. Todo el país tiene que entregarse a la faena de aportar elementos a la guerra. En la vida civil no es posible concebir que un individuo pueda ser capaz de hacer ni una pequeñísima parte de los sacrificios que ese mismo individuo hace en la guerra cuando está sometido a las influencias colectivas. 9. EL hombre generalmente ignora que puede más de lo que cree. para que Sur camaradas no se impresionen ni se vieran presa del desmayo moral. la energía. Los obreros en las fabricas y talleres. hasta el más alto grado. la resignación. Para adaptarse a un nuevo medio es preciso cambiar de personalidad. así como a desarrollar la facultad de inventar. Es imposible predecir como actuaran las diversas personas en la guarra. descubriendo energías insospechadas y una personalidad que sólo necesitaba un medio oportuno para revelarse. Se ha visto a los soldados hacer gala de altruismo. y esa faena origina esfuerzos intelectuales incesantes para superarse cada día.La Guerra Desarrollo y Fortifica el Carácter. Hay pueblos y razas de temperamento flexible tales como el nuestro. Pero esta clasificación responde muy rara vez al valor real de los individuos. absolutamente todos. 8. pero en la guerra se facilita dicha adaptación porque ella rompe bruscamente el equilibrio mental y permite una rápida transformación. Se ha visto a los heridos no proferir ni una queja ni un lamento. principalmente en lo que se relaciona con las necesidades de la guerra. todos. En tiempos normales.El Poder de Adaptación y las Facúltales Desconocidas. Se ha visto que no sólo en el frente de batalla ha dado el hombre pruebas de su carácter y de su voluntad de vencer.

rivalidades partidistas. por el predominio de las fuerzas atávicas que representan el interés del pueblo.43 creciente re no la origina la guerra de la nada. destinado a perpetuar o perfeccionar sus formas. Es así como los obreros socialistas durante la última guerra europea. que se pone en evidencia en . religiosos. 10. anula el alma individual. El patriotismo. etc. Este cambio no se produce por causas de orden racional: esa transformación se debe a que despierta el alma de la nacionalidad. Es entonces cuando el egoísmo colectivo puede en cierta hora sustituir completamente al individual. construido por la vida de los pueblos. herencia legada por los antecesores que sucumbieron. de clase. surge la unificación general de sentimientos o ideas. exige el sacrificio completo de los intereses personales e los intereses generales. En la paz el hombree tiene una existencia individualista. con antelación. es la razón por la cual el instinto de conservación colectiva prevalece sobre el de conservación individual. ciencia. en le guerra emprende una vida colectivista. de la existencia de un pueblo. odios racionales. Y no puede considerarse como un error de cálculo ser parte del individuo. se convencieron del que la guerra no hubiera podido continuar con éxito sin la ayuda del capital. Esa transformación no se produce sino en momentos. como pretenden afirmarlo pensadores materialistas. El patriotismo es una cualidad hereditaria de orden místico en la que no interviene la razón. es una función de la vida afectiva para la existencia en común. Durante la guerra es el alma de la raza la que lucha y se defiende con mayor vigor a medida que se ve más amenazada. El amor a la Patria. literatura. Así concebido. De igual modo se puso en evidencia que la necesidad de trabajar más rápido y mejor. al desencadenarse el conflicto armado.Fusión del Alma Individual en el Alma Colectiva. hizo desaparecer los procedimientos rutinarios y estimuló la iniciativa. industria. El hombre es egoísta por naturaleza y orienta su vida hacia el mayor bienestar personal. Es un instinto. pero susceptible de un brusco despertar. el patriotismo es lógico. política. Su fuerza emotiva es de tal poder que induce al sacrificio. es una de las fuerzas superiores creadas por acumulaciones ancestrales. Los progresos que trae la guerra en el orden intelectual se refieren a todas las actividades humanas. pero breves. Su objeto esencial es la conservación del tipo nacional. Y no se limitan a motivos nuevos. 11. Tal patriotismo crea a medida que el alma de la raza se estabiliza a través de siglos de convivencia y de comunidad de intereses. Y ello es así porque la existencia humana no se limita al individuo. sino por el rápido incremento de lo que existe en germen. artes. pero durante las grandes conmociones sociales se producen fenómenos que el individuo renuncia bruscamente a su individualismo y se sacrifica por el bienestar de otros. sino que vive de su grupo y para su grupo y cuya misión principal en el mundo es más del dominio social que del individual. un sistema hereditario de ideas y sentimientos. que es lo que constituye el patriotismo. que no tiene valor de por sí. es el amor a la vida comunitaria latente en tiempo ordinario.Exaltación del Patriotismo e Influencia del Alma de la Raza. sino que también se dirigen a la rectificación de errores subsistentes. y aceleran el proceso de las ciencias.

Para ello le es preciso tener una clara noción del peligro y dirigir su mentalidad hacia la conservación de sus destinos. se habitúa a la idea de que sus sacrificios no son estériles y trata en toda ocasión de mostrarse firme en el éxito y en la adversidad. en sus sentimientos y hasta en su estructura. durante el cual el menor hecho da armas repercute intensamente en el alma popular. Pero toda la población sufre un cambio en el desarrollo de su vida normal. principalmente en lo relativo a su continuación y la forma en que debe terminar. encontrándose afectada en su economía. Una nación en guerra es vencida cuando el sentimiento popular no cree en la victoria. etc.lnfluencia de la Guerra en la Mentalidad de la Población Civil. fabricas. se reduce al mínimo estrictamente indispensable los que se necesitan para el funcionamiento del estado y de las industrias de guerra. 12. luego viene una sensación de apatía que gana todos los espíritus. El mundo esté gobernado hoy por conceptos colectivos que van cristalizando poco a poco. pero que luego adquieren una gran fuerza expansiva. Pero en las guerras modernas. en las que participaban las fuerzas de todo orden. que se encuentra presa da un fenómeno casi morboso. materiales y espirituales suficiente. pues todos los individuos aptos son llamados bajo las armas y se les extiende sobre inmensos teatros de operaciones. que. sobreviene un estado de excesiva nerviosidad pública a manera de reacción contra la apatía anterior. Pero un pueblo consciente se muestra siempre optimista y seguro de la victoria. Casi siempre al principio de la guerra un entusiasmo desbordante arrebata las almas.44 determinados momentos y a cuyo influjo todos los corazones se ponen de pie. De ahí la razón por la que es necesario seguir la evolución de los sentimientos populares durante la guerra. puede ser la causa de su fin como nación. Y si ese pueble tiene en su debe un fracaso que haya pasado lustros sobre su existencia es necesario que oponga a los acontecimientos una voluntad decidida a no dejarse arrastrar nuevamente al fracaso. y por último. la sicología nacional se modifica completamente a causa de la intervención de toda la población. los que no pueden ir al frente tienen su destino en los depósitos. . Las guerras del pasado sólo interesaban directamente al elemento militar. repetido. cuando ese sentimiento se muestra desconfiado en alcanzara o se considera vencido: pero cuando un pueblo se siente con fuerzas morales. concluye casi siempre por imponer su voluntad al enemigo. permaneciendo casi indiferente el resto de la nación. con el correr del tiempo. cabe advertir que la realidad de las cosas vale en el sentimiento popular menos que la idea que el pueblo se haya forjado de la situación. servicios auxiliares. Al respecto. El sentimiento público es susceptible de pasar por varias fases según la duración y el desarrollo de la lucha. Esa unanimidad es imposible de alcanzar si el patriotismo no constituyera una fuerza inconsciente cuya impulsión se sobrepusiera a cualquier raciocinio. principalmente cuando no se logra pronto una victoria notable sobre el enemigo. para agrupar unánimemente a todos los individuos de una misma nacionalidad alrededor de su bandera. No hay familia que no tenga uno o dos deudos en el frente.

C. convenciones y prácticas militares a menudo parecen ser ridículas e inútiles. abstinencia sexual. Moral. B. verdadero fenómeno de ruptura social. Cualquiera sea su flexibilidad constituyen una coacción capaz da originar la hostilidad..Restricciones. tomadas aisladamente o en conjunto. de manera que es posible clasificar en la siguiente forma los factores principales de deterioro de la moral: A. crean un estado de tensión que deprime la moral. El paso del estado civil al estado militar. En algunos casos puede conducir a la objeción por razones de conciencia. La Obligación de Matar.). Los resultados obtenidos por medio de esas diferentes técnicas. Si bien estas dificultades de adaptación individual y colectiva son menores para el soldado profesional cuyo entrenamiento es más progresivo y cuyos gustos están más de acuerdo con las exigencias de la profesión militar. La obligación de dar muerte (y a menudo de comprobarla) provoca en la mayor parte de los combatientes un sentimiento de culpa perjudicial para la moral. Las reglas.45 CAPITULO IV FACTORES DE DETERIORO Y MEJORAMIENTO DE LA MORAL 1. Restringen la libertad individual y por ello se las considera artificial. etc. sino su inserción dentro de un nuevo marco colectivo que obedece e leyes especiales.. 2. Los Factores de Mejoramiento de la Moral. Numerosas encuestas realizadas por medio de cuestionarios han comprobado los datos de la experiencia al respecto. no solamente una adaptación individual a finalidades precisas. separación familiar. permiten precisar la existencia y la influencia de los factores que actúan negativamente sobre la moral militar y más especialmente sobre la del combatiente. desaparición de las ganancias.-Los Factores de Deterioro de la. Las numerosas restricciones impuestas al ciudadano movilizado (falta de comodidades físicas.Convenciones y Servidumbre Militares. La naturaleza misma de la condición militar implica la acción de estos agentes destructivos. El complejo de culpabilidad . en cambio asechan inevitablemente a la inmensa masa de los reclutas. Un primer grupo de reformas consiste en reducir por medios apropiados los agentes destructores de la moral inherentes a la vida militar y al combate. exige al individuo.

periódicos de unidades. por ejemplo).942). prensa). pero su acción debe ejercitarse a partir de una base sólida de información y según un plan coherente. Pero estos paleativos tienen poco valor y son discutibles en muchos casos. La ansiedad latente y el temor se combatirán por medio de la exposición de los riesgos restringidos en que se incurre. A raíz de este estudio aislaron (análisis factorial de una serie de dieciséis preguntas diferentes) los tres factores siguientes. Esta resolución implica el acuerdo con el programa de guerra del gobierno (especialmente.Confianza en los Jefes. etc. recurriéndose a procedimientos menos artificiales y más constructivos. Implica además que ningún individuo ni ninguna minoría debe obtener ventajas de las hostilidades (aprovechándose da la guerra) suponiendo por lo tanto la existencia de la unidad . Por lo tanto sólo deben utilizarse en esa inteligencia. En este sentido. Esta dispone de numerosas instrumentos: prensa.. un grupo de sociólogos americanos (Allport.). Numerosas encuestas realizadas han revelado la necesidad urgente de una propaganda adecuada. permisos. cada vez que sea posible sin comprometer el éxito de las operaciones. Además. Harding. apoyadas con estadísticas. Gaulluo..La importancia que se atribuye cada personal depende en gran parte de la eficiencia del sistema de repetición del personal. cada vez que sea posible. etc. Es decir que el esfuerzo del psicólogo militar debe recaer esencialmente sobre la explicación adecuada de los fines de la guerra. etc. B. Se refiere al Jefe del Gobierno. Centril. conferencias. confianza en el éxito final (victoria de los aliados). bombardeo.Resolución razonada de perseguir las finalidades de guerra fijadas. odio al enemigo (a su ideología y a sus procedimientos).). La moral de todo ciudadano de una nación en conflicto es función directa de su adhesión a las finalidades de la guerra y del valor que atribuye a su contribución personal. conciencia de la finalidad profunda que se persigue (ideal democrático). lucha hasta el aplastamiento total del nazismo). a sus colaboradores y a las noticias (radio. una encuesta destinada a medir la condición moral de una muestra representativa de toda la población americana. y el comando deberá esforzarse.Exaltación de la Motivación. y la dificultad de la tarea (movilización larga y total de todas las energías). Deportes.. Las restricciones deberán ser atenuadas por toda clase de distracciones (correos. representativos del estado moral de la nación (combatientes y civiles): A. radio. y de los métodos de formación y entrenamiento adoptados (que no dejan de insistir acerca del reparto múltiple de las responsabilidades y de la necesidad de la iniciativa individual en todos los niveles). se explicará a la tropa el desarrollo de los acontecimientos y los objetivos buscados. etc. la voluntad de adoptar los medios apropiados (fin del aislamiento y envío de tropas a Europa.) realizaron durante la época inmediatamente anterior y posterior a la agresión nipona de Pearl Harbour (1.46 originado por la obligación de matar será objeto de conversaciones explicativas. La disciplina y las convenciones militares se reducirán a lo estrictamente necesario y serán objeto ce comentarios justificativos. 3. por disimular los afectos destructores producidos (tiro. De manera que es necesario realizar encuestas preliminares para determinar las lagunas o los puntos débiles de la motivación militar (o civil).

la estructura jerárquica en que se encuentra incluido todo militar. Podrá recurrir a los sentimientos de orgullo individuales y colectivos. se ocupan de su ejecución.Esta preocupación por la información basada en la realidad inmediata de los hechos y por la influencia personal. 4. Este ultimo factor de elevación de la moral se relaciona con la justicia social. Finalmente. Frecuentes sondeos de la propaganda enemiga (análisis estadísticos de los argumentos y examen sicológico de los rumores propagado): C.Acuerdo con los Valores Básicos Tradicionales.) y externa terna (Aliados). una acción represiva contra las infracciones contrarias a la moral. etc. Es evidente. Sin limitarse a asegurar la necesaria semejanza de motivación entre civiles y militares. sobre esas bases.47 interna (U. aseguran su control y explotación e interviniendo personalmente (explicación de las finalidades de la guerra. ha originado la creación en numerosos ejércitos de una función especial titulada "comisario político" en el ejército soviético. Medición de los resultados obtenidos.A. por ejemplo) llenan las lagunas de detalle. que la tarea del Psicólogo Militar en lo que se refiere al problema de exaltar la motivación podría reducirse al siguiente esquema de actividades: A. Estos diversos dispositivos de estímulo pueden sobrepasar la etapa de utilización empírica y prestarse a una medición precisa. De manera que es conveniente hacer presente a todos la universalidad de la dependencia militar (insistiendo por ejemplo. A su vez deben ser analizados sistemáticamente. en general el sentimiento de la unidad nacional. en el hecho de que los más . un programa de conjunto. La creación de este dispositivo de medición y de control no exime al psicólogo de la acción directa. Estos factores y sus componentes están sujetos a variaciones en el tiempo y sometidos a los ataques de la propaganda enemiga. B. y establecimiento de un sistema de contrapropaganda.S.. de las condecoraciones. mediante sus constantes observaciones. ejerce lo mismo que la reprobación social. Factores Auxiliares. la participación sin restricciones de todas las energías del país y. "psicólogo de unidad" en el ejercito alemán y "officer of human relations" en las fuerzas norteamericanas. cualquiera sea su grado. C.) terna sea estableciendo sistemas de competencia entre grupos de la misma naturaleza (en condiciones análogas a las que rigen en ciertos colegios). estos especialistas preparan. de un programa adecuado de instrucción y de formación. Elaboración. sea por medio de recompensas (problema de las promociones. Encuestas repetidas en el tiempo y por categorías de combatientes (civiles y militares) referentes a los motivos necesarios y suficientes para la prosecución óptima de las hostilidades (cuestionarios). El sicólogo militar debe prestar atención a otros factores para mejoramiento de la moral. la confianza mutua.

orgullo. la cohesión y la organización jerárquica y funcional desempeñan una función determinante que es confirmada de une manera estadísticamente significativa por los porcentajes de aprobación recogidos. Al respecto sería interesante analizar minuciosamente los rendimientos de grupos semejantes en función de ciertas variables: número de castigos aplicados. que a su vez materializa las aspiraciones nacionales). ascensos.48 altos Jefes militares obedecen al Gobierno civil. número de infracciones comprobadas. desempeñan un papel menor. patriotismo. Del mismo modo. solidaridad. condiciones de comando. La confianza en el material: La tripulación. etc. sino aportar al comando indicaciones precisas acerca de la elaboración racional de tablas de castigos. la medida de reprobación del grupo con respecto a una falta individual (cuestionario) podría proporcionar no solamente una indicación suplementaria acerca del estado moral del grupo. . La exaltación del valor: Las consideraciones de orden ético constituyen la base principal en la exaltación del valor. los Jefes. sentido del deber. Las razones egoístas: paga elevada. la necesidad de la disciplina y las posibles sanciones.

Sin entrar a considerar detalladamente las cualidades requeridas para un Oficial. Implica la adhesión voluntaria a los reglamentos y su observación. Capacidad energética o 'tomus vital''Esta característica puede estar reforzada por un alto grado de motivación (interés. . Sin embargo. E. Estado Mental. el banco de ensayo de la Segunda Guerra Mundial ha permitido no solamente reducir esas divergencias generales en provecho de un esquema esencial de exigencias adecuadas a la condición de Oficial. Los sistemas políticos en vigor. vocación). Exige un alto grado de inteligencia general (rapidez mental y adaptabilidad ante nuevas circunstancias). solo ha suscitado recientemente la atención sistemática que merecía y las diferentes soluciones propuestas reflejan todavía cierta incertidumbre ideológica y metodológica. sino también establecer un juicio de valor acerca de las diferentes tentativas internacionales afectadas al respecto. (Equilibrio emocional). la experiencia y las observaciones recientes parecen estar de acuerdo para circunscribir su inventario a las siguientes características: A. Estado Físico y Fisiológico. C. B. Estado Caracterologico. D. Ejército de Conscripción) han ejercido en cada país una influencia indiscutible sobre la determinación de los medios adecuados para la selección racional de los cuadros. ni indicar la importancia relativa que los militares de cada país consideran se debe atribuir a cada una de ellas. reanudar las discusiones particulares suscitadas al respecto.49 CAPITULO V DETENCION DE LOS CUADROS El problema de la detención de los cuadros. y más especialmente de los Oficiales. Estado Disciplinario. los diferentes modos de reclutamiento (Ejército Profesional.

Reserva. entrenamiento). F. D. aspecto físico. es uno de los factores esenciales del prestigio. E. Flexibilidad. por el contrario el temor es un criterio de normalidad. función de las diferentes competencias requeridas y del equilibrio del carácter. El valor y el miedo no se excluyen. etc. técnica (especialidad). De manera que el problema del valor se reduce al del control del temor.50 Condiciones Especificas del Jefe. Tolerancia. el Oficial (y en menor grado el suboficial) debe satisfacer también las siguientes exigencias: A. abolición del snobismo intelectual. Cualidades Secundarias. Rapidez de juicio y Espíritu de Decisión. Adaptabilidad. que es a su vez función de las disposiciones constitucionales y la de eficacia de los factores coadyuvantes utilizados. allanamiento de las barreras sociales. Se divide en competencia militar (reglamento). G. A su vez rige en parte a la rapidez de decisión que implica además firmeza y resolución. y pedagogía (formación. La Flexible adaptación del Oficial a las circunstancias propias de la vida militar contribuye a acrecentar su autoridad y su prestigio (condiciones especiales de exigencia colectiva. B. Cierta reserva que evita las familiaridades excesivas y. Confianza en Sí Mismo. . Además de esas condiciones básicas pero no suficientes. La confianza en sí mismo. etc. Esta cualidad es indudablemente la más importante de las que debe tener un Jefe. Competencia General. Valor Físico. administración (organización). la exhibición de conocimientos contribuye poderosamente a inspirar confianza. Discreción y Tacto. tolerancia racial y religiosa. Pero todos estos matices de la presentación son mucho menos determinantes de lo que muchos han . Estas dos cualidades son indispensables para mantener relaciones armoniosas en todos los escalones dala jerarquía. C. Hay ciertos factores de menor importancia que pueden acrecentar la autoridad del Jefe. claridad de la expresión verbal: calma y precisión de los ademanes. La Rapidez del juicio es función directa del nivel mental y de la competencia general.). Moral y Control del Miedo.

Cortesía. sino también el mantenimiento del justo equilibrio entre el distanciamiento afectado o la ridícula austeridad y la familiaridad de mala ley. Reconocimiento de Los Errores. cualesquiera puedan ser las circunstancias. Sin embargo la experiencia ha demostrado que la autoridad y la critica. Aunque todo Oficial tendría que poseer ese conjunto de condiciones en diverso grado que debe ser determinado por el comando en función de las diferentes utilizaciones funcionales de los cuadros. Y menos aun para reconocerlos ante sus iguales y subordinados. C. Inteligencia Social. Buen Humor. exige del Oficial una personalidad estable y especialmente bien ajustada.51 creído. la enseñanza de la historia y la experiencia acumulada no bastan para diferenciar a un Oficial de Estado Mayor de un Oficial de Tropa. lejos de dañar el prestigio acrecienta a menudo el potencial de confianza recíproca entre los diferentes escalones jerárquicos. Estas pertenecen más especialmente al factor humano A. tan sólo. Estas cualidades desempeñan un papel importante en el mantenimiento de la disciplina y de la moral. origina una corriente de confianza recíproca entre Jefe y Subordinado. El Alto . Esta forma de inteligencia no implica. La lealtad del Oficial con respecto a la finalidad buscada. Los conocimientos militares y técnicos. Serenidad. Aunque el dogma de la infalibilidad del Jefe ha cedido bastante terreno. Lealtad. al Oficial de "elite" se le exigen otras características. B. Condiciones Especiales para El Alto Comando. D. (Alemania). la inclinación a interesarse por los problemas humanos planteados por la realidad militar cotidiana. Finalmente a ciertos escalones jerárquicos elevados y a ciertos puestos de gran importancia funcional (Estado Mayor) les corresponden exigencias complementarias. La conformidad a estas normas. a las tareas a realizar y a los reglamentos que deben ser observados. lmparcialidad y Objetividad. Condiciones Electivas dar Jefe. hay pocos Oficiales poseedores de la penetración intelectual y la rectitud de juicio necesarias para descubrir el fundamento real de sus eventuales errores. E.

y la iniciativa mental en percibir el momento más oportuno para pasar a la ejecución. coordinación entre las armas. Implica la visión simultánea de las diferentes variables y del juego de sus interferencias. Un Jefe militar de un estado democrático no puedo considerar al Ejército como una entidad separada del conjunto nacional. transporte.) exigen espíritus ingeniosos y metódicos.). E. Originalidad e Iniciativa Mentales. Designa la capacidad de abarcar "totalmente" una situación compleja determinada y desentrañar sus elementos más importantes. La organización de las operaciones armadas (desarrollo estratégico. B. y las diferencias de opinión y establece un equilibrio entre las necesidades estratégicas y el consenso colectivo. . Bien informado. tanto de la inteligencia general como de la imaginación táctica. etc.52 Comando exige características mentales especiales: A. Inteligencia Organizadora. prevé las críticas. Esta forma de inteligencia se diferencia. De manera que sus planes y decisiones se verán influidas por la consideración de las aspiraciones y las opiniones públicas. Inteligencia Totalitaria. lmaginación Táctica. así como la de los servicios de retaguardia (aprovisionamientos. ya sea que las tenga en cuenta íntegramente o que considere útil influir en ellas. D. C. La originalidad mental del Oficial de Estado Mayor consista en proveer las variaciones y las posibles adaptaciones de las armas y tácticas en nuevas situaciones particulares. etc. Sentido de las realidades nacionales. La imaginación táctica es la característica mental que consiste en prever las diferentes posibilidades derivadas de determinada situación compleja. Requiere finalmente la coordinación sintética de su conjunto y de su proyección en el tiempo.

En esos momentos de crisis desaparece toda observación. si por desgracia hay que recurrir a tales medidas. se convierten entonces en virtudes. Las muertes. pero como éstos constituyen uno de los principales fundamentos de la vida social. sin analizar la posibilidad de los sucesos. La guerra siempre da lugar a la expedición de leyes y decretos que implican la moratoria de pagos y la suspensión de los contratos. que el comercio y la industria lleven una existencia que debe ser próspera. lo que era respetable deja de ser respetado. se desvanece. Esa falta de espíritu critico da lugar a la propagación de los mayores absurdos.Perturbaciones Causadas par la Guerra en La vida Civil. principalmente de noticias de hechos que no resisten el menor examen a causa de la imposibilidad material de su realización. • 3. es necesario que. La guerra significa la detención completa del engranaje social para todo lo que no se es útil a la guerra. estas duren el menor tiempo posible para que no traigan la ruina del país. El respeto a la propiedad y a la vida.Perturbaciones Creadas por la Guerra en la Vida Militar. fundamento de la civilización. Todos aceptan de buena fe lo que dicen haber visto u oído de testigos presenciales. los incendios y las destrucciones. . que trae aparejada una mengua de la moral del soldado. crimenes abominables en tiempo de paz. Pero esas leyes de excepción se generalizan y desnaturalizan bien pronto por la inmoralidad. porque sus sostenedores no pueden hacerlo y están rindiendo su existencia por la patria. Por consiguiente. se hace imposible. la influencia o la venalidad de los encargados de velar por su pureza. a causa de la profunda conmoción que experimenta el alma nacional. en tal situación. el Estado debe velar porque las familias de los hombres que combaten tengan facilidades para salvar sus propiedades y asegurar su vida.Extinción del Espíritu Critico. sino aun en las ilustradas. Naturalmente. la guerra trae consigo una transposición general de toda clase de valores. contribuyen a sembrar la desconfianza en las fuerzas vivas de la nación y a aumentar la inmoralidad publica. que se bate creyendo en la fortaleza de su causa y de su país. Por otra parte. no sólo en las clases populares. juicio y reflexión. La guerra o las profundas conmociones revolucionarias provocan un desvanecimiento del espíritu critico. las leyes restrictivas del crédito y los que suspenden la ejecución de los contratos. En efecto.53 CAPITULO VI ¡ LAS PERTURBACIONES DE LA GUERRA! 1. El estado de guerra aparta la mentalidad nacional del cumplimiento de las leyes elaboradas por la convivencia social durante largos períodos de paz. pues se pierde el respeto a la palabra empeñada. 2.

Así. El conocimiento absoluto do los resentimientos en la guerra da al caudillo militar una enorme flexibilidad espiritual para adaptar sus decisiones a las circunstancias. dificultades de todo orden presentan a cada paso. pero en la guerra moderna asumen proporciones increíbles. Solo esa gran flexibilidad espiritual puede abarcar y corregir la suma de resentimientos que la casualidad o las condiciones del momento imponen en la guerra. ni los cerebros impermeables. Estas perturbaciones eran menores anteriormente. tal como acontece en el juego de los naipes. no teniendo otra preocupación que batirse. produciéndose entonces desviaciones incalculables. pues en el arte de la guerra desde el principio intervienen un juego de posibilidades. modificando. Estos factores desbaratan a veces las más sabías combinaciones y se hacen sentir en todas las operaciones estratégicas y tácticas. y ello se hace sentir de manera más acentuada por la dificultad que habrá después. hay que recordar siempre las prescripciones relativas al empleo de las diversas armas. 5. La guerra causa de por sí infinitos contratiempos. que se ponen siempre en movimiento antes que aquellas. Por eso su espíritu se revela aceptar después las disposiciones que no sean estrictamente militares. pero no debe lanzarlos a ciegas. esta serenidad de juicio llega en la guerra . El comando lanza hombres al combate. La guerra es el elemento donde campea lo imprevisto. tanto en el orden físico como en el moral. y éste hay que saberlo graduar en todas las distancias. ni los conceptos rígidos. sometidos a impulsos de una alma movediza. donde más. El soldado. Todo Oficial necesita saber ponderar su propia moral en toda ocasión y conocer cuanto puede dar de sí. que no está formada de una pieza sino de factores individuales que conservan en particular sus razonamientos propios. el único código del soldado es la simple voluntad del Jefe. calculado de antemano. 4. A éste cúmulo de resentimientos se agrega el contacto con la casualidad. produciendo entorpecimiento en la maquinaria militar. que deben considerarse en todo problema militar y asignársele un coeficiente de resistencia. para no ir derecho al fracaso.54 Iguales anormalidades perturban también la vida civil. para saber a donde pueden llegar sus hombres. hay que saber también las que señalan cómo. suerte y desgracia. en la época en que no tomaba parte en la guerra sino una ínfima parte de la nación. las leyes civiles valen poco para él. aun en instantes. pierde el hábito del trabajo personal diario y se acostumbra a conseguir su alimento sin el esfuerzo da su brazo o de su cerebro.Resentimientos causados por La Guerra. Durante la guerra. probabilidades. Si en la vida general hay que estar preparado para reconocer y enmendar los errores. El resorte moral es el elemento impulsor del mando. Todo Jefe debe estar preparado por su dedicación militar para tenerlos en cuenta y no ser tornado de sorpresa. en la que no se mueven peones de ajedrez ni banderitas o fichas sobre planos. Sino hombres de carne y hueso. El caudillo militar ha de tener sentimientos e ideas con flexibilidad de acero. poderosamente rigen las ocasiones. En la guerra no rigen las ideas preconcebidas. para llevar los hombres al terreno de la vida jurídica y que caracteriza el respeto a las leyes por todos los ciudadanos. al período de paz.En La Guerra Campea lo Imprevisto. cuando y hasta donde se emplean las armas. puesto que cesan los derechos políticos de los ciudadanos y el poder militar asume por entero la tarea de imponerse a todas las voluntades. planes elaborados parsimoniosamente durante meses y años.

La incertidumbre de la guerra realza el valor del espíritu resuelto. además es necesario que el corazón esté habituado a estar en perenne conexión con el cerebro. La inteligencia y el valor deben marchar estrechamente unidos para que den una solución decidida y eficaz. sino con serenidad y firmeza de intenciones. ya que en ella tienen las razones del corazón un valor más poderoso que el de todas las ideas teóricas adquiridas.. sin ofuscarse ni dar señas de debilidad. casi siempre la regla general porque es difícil conocer. Antes de comenzar la guerra. se tendrá una visión bastante clara y real de que la incertidumbre juega un papel preponderante en las decisiones. para que este la sostenga. todo superior esta obligado a prever las medidas que atenúen los inconvenientes que pudieran presentarse por causas de tensiones imprevistas. Por lo que toca al orden moral. son indispensables dos cualidades. factores que se estudian en otros cursos. Etc. además el enemigo puede ocultar sus verdaderas intenciones ejecutando operaciones que induzcan a su adversario a caer en el vacío y en la desorientación. Para obtener esa rapidez. el valor y la inteligencia. modificaciones violentas de la temperatura. lo imprevisto es.55 a tener caracteres de una virtud. es menester que sus subordinados estén bien penetrados de sus intensiones para conformar sus ordenes y movimientos. hay que estudiar la guerra. Y como el Jefe que dirige una acción no puede encontraras en todas partes pare resolver todas las eventualidades. y que hagan uso de un fuerte espíritu de iniciativa para oponerse a los planes enemigos aunque se presente en la forma más sorpresiva. fuerza y dispositivo adverso: es poca lo que al respecto puede hacer. La simple inteligencia no puede resolverse las situaciones que presentan la guerra. y la llave por el camino del éxito. Para que el militar de toda jerarquía salga triunfante en la lucha contra lo inesperado. el Jefe más perspicaz y sólo a medida que van desarrollándose los acontecimientos. para ser fructífera debe despertar en primer termino el sentimiento del valor. hay que formular los planes de operaciones basándose en las informaciones que se tenga de las reuniones y movimientos que puede intentar el enemigo. La batalla es el choque de dos voluntades contrarias. El hombre resuelto e inteligente obra sin variaciones y con disciplina. En el orden físico. del acierto. Las batallas y combates casi siempre comienzan sin que se haya fijado anticipadamente las intenciones. y. Si a esto se agrega que cualquier momento es susceptible de producir un hecho imprevisto que modifique a veces profundamente la fisionomía de la batalla. pues en los momentos críticos los sentimientos dominan al hombre con mayor fuerza que las ideas. El primero se manifiesta por el espíritu de resolución. Es en este caso. pues cuando se presentan las ocasiones críticas más vale resolverlas con rapidez que perder tiempo en buscar soluciones perfectas. tiene que introducir rápida y oportunamente en su dispositivo los cambios accesorios para hacer frente a la nueva situación. pero con criterio realista. de allí que sea preciso prever anticipadamente y hasta donde se pueda las manifestaciones más diversas del pensamiento enemigo. pues sin abandonar la misión que reciba. concretamente las disposiciones del enemigo. pero dichas informaciones son generalmente erróneas. cuando se manifiesta todo el valor intelectual y moral del comando. la segunda por la iniciativa perspicaz o golpe de vista. Ambos alejan el temor y educan el ánimo para decisiones vigorosas. va aclarándose la situación. Pero es sobre todo desde el puma de lista táctico cuando lo imprevisto se convierte en un factor determinante. En ningún arte como en el de la guerra puede decirse que lo mejor es enemigo de lo bueno. . máxime si se tiene en cuenta que ella se produce por tanteos y conjeturas.

Tales ideas. como ha sucedido a través de la historia.Solo el ánimo Fuerte Resiste las Impresiones de la Guerra. para que suba a su garganta un adelante repetido hasta enronquecer acompañado por gesto y el ademán imperativo que cambie la perspectiva de los suyos.. debe golpear su pecho. Que el valor del infante no impresiona a la artillería que lo bate desde varios . abrir bien sus ojos y sentir el impulso de atropellar. aprovecharse de esas congojas y crisis colectivas para enardecer su propio ánimo. y particularmente la ultima gran guerra europea en la que entraron en acción medie tan poderosos que revolucionaron con rapidez Suma ha llevado a algunos espíritus exagerados a pensar que el número. podrían acarrear consecuencias desastrosas para la nación.. carros de combate. de avasallar cuanto se le ponga a su frente. no hay ocasión para probar fuerza de voluntad. Sí se pusieran en el platillo de una balanza las fuerzas morales. Sólo un ánimo fuerte resiste las impresiones de la guerra. sentimiento del deber. el valor y la moral de los combatientes han pasado a un segundo plano. pero ese ánimo no es el que simplemente puede recibir fuertes impresiones. y que la fuerza de un ejército reside casi únicamente en las maquinas de guerra de que dispone. cuando vea a los suyos con los rostros densamente pálidos. esas mismas personas han llegado a persuadirse de que en un porvenir cercano. honor. entonces se necesita la voluntad del Jefe para vencer las desobediencias. henchir sus pulmones. se ha llegado a propalar la idea de que en tales condiciones. si fueran aceptadas por la generalidad de la opinión publica.. etc. el problema en la guerra consiste para el. patriotismo. en matar sin riesgo de propia vida. etc. El Jefe debe poder resistir a las sobreexcitaciones deprimentes de que sea presa su tropa en las circunstancias adversas o en los impensados desastres. que los empuje cual torrente hacía el enemigo con los rostros de ira y con las manos empuñando vigorosamente su Fusil. y. El estudio de las guerras de todos los tiempos. de allí que la moral del soldado necesita la superioridad que atribuye el materíal con que cuenta. y en el otro las fuerzas materiales: cañones. aviones. Poniendo en juego recursos imaginativos. no es necesario sostener un Ejército. que siempre es un organismo costoso. la inercia de las masas.Preponderancia de los Factores Morales en La Guerra. su propio animo no es bastante fuerte. el Oficial necesita tener ideas definidas y racionales acerca de la importancia del factor moral. pero cuando las circunstancias se hacen desfavorables. el Jefe se deja arrastrar por el peligro y llega a hasta perder la vergüenza. gases. Tratándose del combatiente. ametralladoras. 7.56 6. sino que en medio de ellas permanece en equilibrio. se tendría incontestablemente. Para resguardar contra tales teorías y hacerles frente a conciencia. Pero por muy valeroso que sea un hombre siempre dudara en atacar a otro que crea mejor armado. aniquilen sin propio riesgo ejércitos y poblaciones enemigas. Tal es la fuerza de ánimo y la energía moral que el Jefe tiene que evidenciar en el combate y que deben crecer a medida que sube la jerarquía. Aún más. Echando mano de tales opiniones. De lo contrario. para reunir en sí todos los atributos que le permitan ser el amo absoluto. el espectáculo terrorífico de los sacrificios sangrientos y los temores de responsabilidad que puedan embargarlo. con las manos lívidas y crispadas sosteniendo el fusil como un leño. Mientras una tropa combata con animo. los recursos de la química y de la electricidad permitirán que unos cuantos técnicos bien adiestrados. 1. de modo que a pesar de las tormentas interiores le sea permitido el discernimiento. en supremo anhelo de vencer al adversario con la punta de su bayoneta.

técnica. de su resolución de vencer. Que el espíritu de sacrificio de una tropa. y que el error consistiría en creer que hasta para todo y por si solo. ha enfrentado elementos no comparables entre sí porque no están sujetos a las mismas leyes. ya sea que se trate la lucha entre naciones. expresaba que las fuerzas morales daban las tres cuartas partes del éxito final y que las numéricas y materiales sólo significaban una cuarta parte. Y como el factor moral es esencialmente sicológico. En una palabra. La ultima guerra ha puesto una vez más en evidencia que a cada invento del beligerante oponía el contrario la respuesta correspondiente. puesto que es mayor la intervención de la colectividad. En resumen. como todas las anteriores. de su espíritu de sacrificio. 2. 3. no cambia. que puede enorgullecerse de una obra en que han participado íntegramente todos sus componentes. Que el patriotismo y el sentimiento del deber se quiebra ante una alambrada batida por fuegos de ametralladoras en flanqueamientos. Si los medios materiales evolucionan en la guerra cada vez con mayor rapidez el elemento moral por el contrario. y que conserva a la guerra con sus características de arte en el que tienen la mayor parte el lado moral y el sociológico. el peligro y la muerte. que dan a la guerra un carácter más científico cada día: y los Morales. pero las causas que lo generan y lo desarrollan no son todas de ese orden. no han sabido emancipar su espíritu de la rutina del pasado. La preponderancia del factor moral es indudable. Napoleón. que ambos equilibraron prontamente su material y que los perfeccionamientos continuos de las armas aumentan los peligros en igual proporción para todos los contendores. pero su ejecución es un arte. en la que el factor moral ocupa el lugar más importante en la mayor parte de los casos. al buscar la decisión de la guerra en el aniquilamiento del enemigo y no únicamente en la maniobra. También demostró esa contienda que el material más perfecto no tiene valor cuando los Oficiales que lo ponen en acción. por muy valiente que esta sea.57 kilómetros. no tienen la resolución de luchar hasta morir. la victoria alcanzarla pertenece a la nación entera. entre ejércitos o entre combatientes. en el dominio moral. de los ejércitos y del combatiente. Tales elementos son: los Materiales: armamento. La voluntad general y la organización de un pueblo se demuestran cuando produce y utiliza las inmensas cantidades de medios materiales que requiere la guerra. La guerra moderna cobra un carácter sociológico y moral que no habían tenido precedentes. no existe para el carro que la aplasta bajo su armazón. ni penetrar los secretos de su correcto empleo. La solución del conflicto es de orden militar. hay que estudiar la sicología de los pueblos. la última guerra. Una nación puede contar . Así. que ha permanecido idéntico a sí mismo ante la emoción. que no se lucha con hombres contra material. función del hombre. que se modifican con rapidez sorprendente gracias a los progresos industriales. La Preparación para la guerra es una ciencia. etc.. y cuando los soldados que lo manejan. Un Ejército no se considera vencido sino cuando el pueblo que lo respalda se siente desfallecer. Aún es cierta la antigua concepción de la guerra como una lucha entre dos voluntades. procedimiento. la magnitud de las fuerzas que ponen en acción de la medida exacta de su capacidad de trabajo. que la importancia de este último factor no se discute actualmente.

Con evidencia incontrastable. En el segundo caso. ni las del enemigo.Preponderancia del Factor Moral en la Batalla. y otras. pero puede ser batida en una guerra por falta de sicología de sus dirigentes o por menospreciar las fuerzas morales de su adversario y de los neutrales. etc. ya no tiene la resolución de vencer y abandona a su enemigo el fruto dé sus esfuerzos y la victoria que tuvo en sus manos. sintiéndose desmoralizado y en el límite de su resistencia. al adversario mejor templado. y que el éxito depende principalmente de la formación moral del soldado. pierde la batalla porque él la cree perdida y nada más. fortaleza. determinándolo a abandonar la lucha. porque se siente incapaz de obtenerla. Armamento. Lo que realmente pasa es que el Jefe que tiene menos confianza en su tropa. mejor dicho. etc. pues en el campo enemigo podría sentirse otro tanto o mucho peor. 2. En el primer caso. instrucción. habilidad. ni anuncia el final del combate dando a uno la victoria y a otro la derrota. es porque existen otros elementos más importantes para alcanzar la victoria. pero el conjunto de ambos es casi nada sino está animada por la fuerza moral que quebranta la resistencia del egoísmo humano y decide al combatiente a sacrificar su vida por la patria. efectivos. al más tenaz. Sus Fuerzas Intelectuales. La victoria consiste menos en destruir materialmente al adversario que en destruirlo moralmente. Preparación. La ruptura del equilibrio entre dos ejércitos enemigos se produce unas veces porque las tropas se acobardan a pesar de la voluntad de sus Jefes. al que conserva hasta el fin la moral más elevada. Por consiguiente. porque no tiene confianza en sí. esencialmente moral. El Oficial nunca debe perder de vista que la guerra se hace con el material apropiado. Así. cuando se retiran no conocen sus pérdidas. puesto que en el campo de batalla se tienen nociones muy vagas al respecto. pues casi siempre las del vencedor son mayores que las del vencido. terreno. al que sabe sufrir un cuarto de hora más. consiste en llevar al espíritu del adversario la idea de que no puede vencer. 8. la preponderancia de los elementos sicólogos y morales afirmase cada vez más a medida que la guerra adquiere un carácter más nacional. el Jefe. organización. pues no es cuestión de mayor o . La batalla. Por lo tanto. la historia demuestra que la victoria no se mide por las pérdidas materiales. El conjunto de las fuerzas organizadas de un ejército consta de: 1. ordenando la retirada cuando sus tropas aún son capaces de vencer. que es un fenómeno que se produce casi siempre por la reflexión en el Jefe y generalmente por instinto del soldado. al abandonar la lucha. es decir. porque su decisión de retirarse no traduce sino su estado de alma. La fuerza material representa muy poca cosa si no está animada por la intelectual. Sus Fuerzas Materiales. si el debilitamiento material del enemigo no es un factor suficiente de éxito. sin desear ya la victoria. y ese elemento. porque pesa sobre él la sensación de una derrota que muchas veces no corresponde a la situación del momento. Lo que en realidad sucede es que el adversario que abandona la lucha reconoce en su enemigo una fuerza superior y se cree ya vencido. maniobra. pues.58 con poderosisimos medios materiales. las tropas. ni en sus tropas. servido por hombres. corresponde a quien la desea. porque éstos abandonan su resolución de luchar. nadie declara vencedor a uno de sus adversarios. en hacerlo perder su voluntad de vencer. comando. es la ruptura de dos equilibrios morales.

el hombre no tenía más lazo social que el de la familia. Si la agrupación vencedora era inteligente y rica anexándose el vencido. Pero el universo no está tan cerca del fin. la autoridad paterna se debilitaba y así se generaban los odios de familia y las luchas que contribuyeron las primeras guerras del pasado. o si no. Se formó la sociedad para hacer la guerra. Terminada la guerra. una organización sólida que le define con precisión. A pesar de las aspiraciones de los pacifistas y de la organización de entidades internacionales destinadas a promover y asegurar la paz1 ésta es una vana ilusión en la historia del mundo.El Oficial debe Abrigar la Convicción de la Guerra. En la especie humana. esta dificultad y la envidia de los débiles contra los fuertes que pudieron dar a los suyos más comodidades. Así se tiene las primeras agrupaciones sociales formadas para la guerra. No sucedía lo mismo en el interior de la familia. Las tres etapas características de la familia eran su constitución. Además eran pocas las causas de desención y dé lucha entre las distintas familias. Al principio del mundo. Si eran derrotadas. desde el principio. la existencia de la familia fue fácil al principio porque no le costaba gran cosa asegurar su subsistencia por la poca densidad de población y porque le bastaban los medios a su alcance. tiene el deseo y el poder de vivir mucho tiempo. pues la muerte es el único estado de paz definitiva. la familia ha tenido. A medida que aumentaron el número de familias y la densidad de la población. 9. si estas alianzas alcanzaban la victoria y no se producían rivalidades internas. reconocían su importancia y buscaban nuevas alianzas para recomenzar la lucha en mejores condiciones. pues el hombre comenzó a explotar el suelo para asegurar su subsistencia. éste trataba . La necesidad de hacer la guerra con éxito indujo a los débiles a constituir alianzas. su desarrollo al nacer los hijos. La convicción de la fatalidad de la guerra es esencial para que el Oficial pueda llenar cumplidamente su misión de educador militar y para que sus esfuerzos en este sentido no sean estériles. Las agrupaciones formadas posteriormente trataron de apoderarse de las ventajas de los otros sobrevino así una nueva especie de lucha: la guerra de conquista. y sicólogas. por sus características fisiológicas. fueron creando conflictos y nuevas causas de guerra. La constitución de agrupaciones más numerosas y el aumento de la densidad de población. recomenzando su historia una y otra vez. puede decirse que la formación original de las sociedades se hizo para la guerra en su forma más simple destinada a asegurar las necesidades de la vida: la guerra de formación social. su respectiva agrupación. Las primeras agrupaciones se procuraron rápidamente ventajas de existencia que les dieron superioridad sobre sus vecinos. los grupos vencidos se fundían con el vencedor. que tuvo su origen en una necesidad instintiva: la reproducción. Estas guerras de conquista no produjeron siempre los resultados que se propuso el iniciador. cuya envidia dio lugar a conflictos por la posesión de las riquezas. En resumen. trajeron modificaciones profundas en las condiciones de la vida humana. Y esta historia es lo único que acelera el porvenir. pero al crecer los hijos. que sólo tenía su quietud asegurada cuando el padre era capaz de imponer su voluntad.59 menor carnicería es una lucha esencialmente moral. las condiciones de existencia fueron haciéndose más difíciles. permanecían agrupadas para conservar las ventajas que les reportaba su reunión. Constituida bajo la soberanía del padre. como la familia para los fines de reproducción.

Tal es la razón por la cual el militar ha de asumir la misión capital de preparar los contingentes y los cuadros de guerra de la nación. En el mundo moderno no es posible que la guerra desaparezca. y hacer cuanto esfuerzo sea preciso para conservar la independencia. Ese instinto particular que lleva a las agrupaciones sociales primitivas a agruparse cuando las circunstancias son propicias. ya se trate de las guerras coloniales de pequeña importancia. la preparación para la guerra es condición sine que non del derecho que tienen las naciones a vivir. No hay en el mundo actual ninguna entidad internacional cuya fuerza material y moral sea comparable a la del Imperio Romano. Además. resultando así que el vencido hacía una guerra de conquista. que le impusieron su fuerza brutal de disolución. que mentalidades escasas han atribuido casi siempre a la voluntad individual de los soberanos. Aunque iniciadas con fines de conquistas estas grandes guerras del pasado. seguro de que la guerra llegará. es el mismo que guía posteriormente a las agrupaciones más fuertes para absorber a los débiles poniendo en acción sus fuerzas. que no reconocen otro limite que el que opone otra fuerza análoga. La más elocuente prueba de esa tendencia está constituida por las empresas coloniales que.60 muchas veces de aprovechar su derrota y de asimilarse al vencedor para obtener mejores condiciones de existencia. como las del porvenir. o como resultado. las causas de conflicto se multiplican a medida que aumentan los intereses de las naciones. no es deseable una paz que sólo puede durar mientras se le puede imponer por la fuerza. tienen siempre la guerra como medio de lograr sus fines. en ocasiones. pues al contrario. pero aún cuando esta poderosa nación había impuesto su ley al mundo por medio de las armas y de una organización social superior. que la existencia de las naciones está ligada a la posibilidad de hacer la guerra con éxito. por consiguiente. mejor dicho. la humanidad no se encuentra sociológicamente preparada para resolver sus diferencias por el arbitraje pues este medio pacifista ha dado más bien. De modo. sucumbió a su vez al empuje de los bárbaros. la integridad y el decoro. no merece la independencia de que goza y es más seguro que la perderá tarde o temprano. . origen a guerras que pudieron no producirse. Estas guerras. Este género de guerras llena la historia del mundo. Además. o de las grandes guerras que han procedido a la formación e independencia de los estados. es la paz que Roma ideó en su delirio de grandeza. quizá la más poderosa de las nos animan al cumplimiento de nuestros deberes diarios. Es la tea de Belone transformada irónicamente en antorcha de la civilización. son más bien fenómenos sociales difíciles de determinar y dependen de fuerzas desconocidas. pues. Pero lo cierto es que. El único arbitraje posible es el que imponga una potencia o un grupo de potencias que amparen por la fuerza sus resoluciones. estas guerras de expansión constituyen uno de los más poderosos factores de civilización y puede decirse que es lo que más ha hecho progresar al universo. Tanto en el porvenir como en el pasado. Las tendencias expansionistas de las naciones son comunes a las que llevan numerosos siglos de existencia y también a las más jóvenes. con pretexto de civilizar razas humanas inferiores. hay que poner en acción todas las fuerzas vivas del país con tal objeto. y esa convicción es una de las fuerzas morales más poderosas. que casi siempre no hacen otra cosa que seguir la corriente y aparentar que las conduce. con prescindencia de los gobiernos. El Pueblo que no cree en este deber y que no hace uso de él. son empresas inconscientes en que se lanzan los pueblos sin saber por qué.

Cuando las fuerzas morales decaen. sin conocer las imposiciones del más fuerte. en fin. Este acrecentamiento se alcanza por sanas y enérgicas campañas en pro de los ideales nacionales.. se basan en una justa adaptación de todas ellas al corazón humano en el momento supremo de la batalla. los medios de acción más inesperados y los artificios más variados. sus glorias y exaltaciones. pues todas las modificaciones que se introduzcan en el Ejército respecto a organización. sin embargo está siempre de actualidad. disminuyendo en gran proporción las energías físicas de pueblo. y velar por la integridad de la patria con todo su .61 CAPITULO VII LAS FUERZAS MORALES EN LA GUERRA 1. consagrado a través de la historia militar en todas las épocas y en los reglamentos militares dé todas las armas y todos los países. ni con lamentaciones colectivas: su único remedio consiste en el estímulo de una fuerte educación moral de los individuos y de una vida pulquerrima de las instituciones públicas y privadas. El valor moral de los pueblos se desarrolla en luchas armadas. ese decaimiento no se subsana con leyes. por manifestaciones de desinterés en todas las actividades de la ciudadanía y por el ejemplo y la práctica de las virtudes patrióticas que dan los gobernantes y las personas o entidades que encauzan o dirigen la vida del país. un producto de las condiciones morales del conjunto de los ciudadanos y de cada uno en particular. Las fuerzas Morales en la Vida Nacional. El refinamiento contemporáneo y las riquezas naturales de una nación tienden a hacer más fácil y amable la vida corporal. etc. Las Fuerzas Morales comunican un poder invulnerable a los medios materiales de que dispone el Ejército para realizar su misión. fomentan las fuerzas morales suficientes para la realización de sus ideas. sobre todo en los momentos difíciles. antes que atender al buen manejo de las armas. Cuando los pueblos tienen clara comprensión de sus destinos. Constituyen un valor tan antiguo como el mundo. pues crean al instante. cuando tienen que luchar para conservar su patrimonio.-Las fuerzas Morales en El Ejército Las Fuerzas Morales son en el Ejército un factor de primera importancia. aplicándolos con admirable precisión a las circunstancias y haciendo posible los esfuerzos que parezcan más extraordinarios. son por el contrario. cuando aman su pasado. hay que vigorizar los espíritus y templarlos para la guerra. disciplina. 2. táctica. Su fuerza es más temible que la del cañón y el fusil. cuando deseen vivir su propia vida. Las fuerzas morales no constituyen una manifestación abstracta que mueve a las colectividades para alcanzar fines más o menos elevados. Esta disminución hay que compensaría acrecentando las energías morales si no se quiere rebajar la dignidad humana. y para ello.

y la segunda. Hoy existen dos razones para que el valor de las instituciones militares dependa en gran parte de la moral de la nación. es menester que el entusiasmo y un gran ideal se apoderen del alma del pueblo y del Ejército. junto con el contingente. y aún así.62 patriotismo físico y espiritual. por fuerza de los acontecimientos. que el Servicio Militar Obligatorio. en cualquier momento y sin rodeos. para afrontar sin temor los peligros del combate moderno. el soldado debe en toda circunstancia obedecer a los sentimientos de disciplina y de abnegación. puesto que Oficiales y Soldados estaban casi siempre en campaña y adquirían. la educación moral de la tropa se hacía por sí sola. que sólo puede darle una sólida y fuerte educación moral integral. las guerras se alejan cada vez más. Los deberes para con la patria no se cumplen enteramente desempañando un servicio regular. es decir. Las Fuerzas Morales en el Ejército constituyen los más poderosos factores de la victoria. así como resistir a las múltiples influencias que tienden a desvirtuarlo del cumplimiento de sus deberes. Las Fuerzas Morales del Ejército constituyen la base en que se afirma el poder de las naciones independientes. se ve que estos recursos son insuficientes para dar a la tropa una sólida disciplina de guerra. hasta el límite de sus fuerzas. unidos al tacto y corrección del Jefe. es la nación misma la que en definitiva establece su organización militar. envejecidos en las campañas anteriores. la cohesión necesaria. Precisamente. no debe esperarse nada grande. Por supuesto. en su energía y en su instrucción militar. Confiando en ellas. Pero esas fuerzas morales tan necesarias. los soldados se formaban al calor de las batallas y eran valientes y disciplinados. inspiran todas las decisiones de los Jefes y presiden todos los actos de la tropa. las cualidades del corazón y las fuerzas morales del alma son tan necesarias como la habilidad mañiobrera y la destreza en el empleo de las armas. deben ser elevados a la categoría de una convicción militar profundamente arraigada en la mente y en el corazón de los Oficiales. sólo ellas le permiten mandar. porque es únicamente gracias a ellas que alcanzan el influjo necesario para hacerse obedecer y seguir por la tropa en toda circunstancia. Es necesario que el soldado sea presa del entusiasmo. por más voluntad que se ponga. y así se impone la necesidad de aprovechar al máximum y hacer más estricto el cumplimiento del servicio militar. para lograrlo se requiere que el hombre se sienta impulsado por muy poderosos móviles que hagan germinar en su espíritu la idea del sacrificio y le permitan soportar sin debilidades. Cuando las guerras eran frecuentes. Para soportar las fatigas y privaciones de una campaña. alcanzada por el concurso de las fuerzas morales de las tropas. que influye . vivifican el empleo de los medios materiales. las fuerzas morales deben servir para resistir a esas tendencias cuando se oponen al cumplimiento del deber. los jóvenes Oficiales se formaban al lado de otros. trae al Ejército la moral de la nación. las miserias y peligros inherentes al estado de guerra.-La Moral del Ejército en Relación con la del Pueblo. pues mientras no se reúnan todas estas condiciones. práctica o desarrollo. que por el contrario lleva al hombre a evitar el peligro y a buscar su comodidad y la satisfacción de sus necesidades. de la pasión que le es indispensable para cumplir aquellos deberes con serenidad. Dichas fuerzas nacen y crecen en el alma del soldado por medio del contagio mental y del ejemplo personal. 3. aguerridos y diestros en el oficio. Su conocimiento. Es así como todos los grandes capitanes del pasado han conducido sus hombres a la victoria. La primera es que todo país democrático. son opuestas al instinto de conservación. Pero hoy no sucede tal cosa.

La movilización de masas de todo un pueblo. El despertar de un sueño de tal naturaleza. lleno de riquezas potenciales. Por otra parte.63 poderosamente en el valor militar. Pero no es durante la fase victoriosa de una guerra. El Materialismo. así como también bajo la influencia de las ideas con que retornan a las filas los que salen con permiso. Por razones de todos conocidas. . puede estar expuesto a muy duras realidades. sino en los duros trances de la derrota. Puede afirmarse que la moral del ejército mide la moral de la Nación. duerme a menudo en una confianza engañosa y corre el riesgo de que se atrofien los sentimientos viriles. La derrota de un Ejército Moderno no es sino la expresión de descomposición de un conjunto sicológico más elevado. De manera que muchas unidades del Ejército. La Unidad Sicóloga Nacional. pues la retaguardia es más impresionable y se encuentra siempre espiritualmente más apta para asimilar la propaganda disolvente. un país como el nuestro. estos son los momentos en que la propaganda enemiga se muestra activa. Entre nosotros hay que prestar mucha atención a este aspecto de la moral del pueblo sobre la de las tropas. en una guerra de larga duración. es inútil esperar que la victoria corone los esfuerzos de sus soldados. las cartas y los periódicos del interior. es casi siempre amargo. Cuando un país goza de un largo período de paz. Es durante esta crisis cuando los sentimientos egoístas suben rápidamente al primer plano. y este es difícil de prolongar por mucho tiempo. a pesar de sus elementos culturales y racionales. debiéndose encontrar siempre en guardia contra las posibles amenazas. que se exteriorizan primero por un disgusto colectivo y luego por un sentimiento de horror y de odio. cuando se aprecia mejor la relación que existe entre las fuerzas morales del pueblo y del Ejército. es susceptible de tener profunda repercusión en la moral de un pueblo que carece de los elementos necesarios para la vida y para continuar la lucha. sin la que una tropa está vencida antes de comenzar el combate. sin camaradería. Por consiguiente. los contingentes anuales que pasan bajo las banderas no constituyen sino una pequeñísima parte del número de individuos aptos para cumplir el Servicio Militar Obligatorio. pues se ve de pronto un peligro en el que no creía. A la diferencia general sigue muy pronto al poder de otras influencias de orden económico. este es el motivo más poderoso para suplir la cantidad numérica con la calidad moral de los hombres incorporados al Ejército. consiste en su brusco pasaje de la vida civil a la militar. si no se contrabalancea tan peligrosa influencia por medio de una fuerte educación moral. es nefasta al espíritu de cuerpo y por consiguiente a la moral del conjunto. marca el aniquilamiento de la unidad colectiva nacional y la reanimación del individualismo. Principalmente. pero el mayor peligro que hay respecto a estas tropas de reserva. En primer término. la formación de un gran número de nuevas unidades sin tradición. al movilizarse. Y los peligros que acarrea tal doctrina se aumentan cuando. pues cada uno de éstos tendrá que servir de modelo a muchos que sólo conocerán la vida militar cuando se presente bruscamente la guerra. Si esta no abriga seguridad y confianza en su forma física y moral. ofrece peligrosos in convenientes para la moral de su Ejército. al presentar el bienestar del individuo como el único objetivo razonable de la vida y el sacrificio en áreas de la patria como una funesta tontería. tendrán un encuadramiento muy pequeño de hombres física y moralmente preparados para la dura realidad de la guerra y muchos cuerpos de reserva quizá serán formados por individuos sin educación moral alguna. se forja a base de entusiasmo. hay que llamar nuevos clases a las armas. sicológico y social.

siendo éstas las que tienen particular importancia para los Oficiales. variable según su mentalidad general y sus costumbres. supremo ideal del hombre sobre la tierra Ambas categorías de fuerzas se relacionan con el papel de educador que corresponde al Oficial en la sociedad y en el ejército moderno. La primera categoría está formada por las fuerzas particulares de la raza. que a su vez comprenden por un lado las que pueden desarrollarse entre el nacimiento y la edad adulta. puede afirmarse que todos los pueblos que tengan organización social análoga. Pero en los pueblos todavía en formación. En cuanto a las adquiridas. 5. Sin fuerzas morales los pueblos se degradan. Las fuerzas morales son numerosas y varían con los caracteres étnicos de los pueblos. propugnan una civilización basada únicamente en el bienestar material y en el predominio de unas ciases sobre otras. y no tienen armonía ni fuerza de conjunto. pues. las fuerzas morales en la elevación de los corazones y en la fiel observancia de la sicología humana. y para orientarlo hacia la realización de hechos que materialicen el arraigo profundo que en el soldado debe tener el amor a la patria. y fuerzas adquiridas.-Fuerzas Naturales y Atávicas. Es claro que algunas razas poseen cualidades naturales que otras no tienen. y. Hay que buscar.64 estando encaminada a fomentar por todos los medios las disensiones políticas. La segunda categoría está constituida por las fuerzas que se adquieren por la educación durante los primeros años del hombre y en el curso del servicio militar. 4. que se hace más difícil y complejo a medida que el refinamiento material de los pueblos crece y que fuerzas antagónicas en apariencia. son inconscientes y están profundamente arraigadas en la especie humana por tendencias atávicas. y en el soldado. exagerar la miseria económica que sufre el pueblo y a alentar la corrupción general y los antagonismos regionales. Estas cualidades pueden fundirse con el tiempo y así son susceptibles de convertirse a la . y por otro lado. el ciudadano convertido en soldado rendirá a la patria una mayor consagración y cumplirá con mayor fidelidad el intransigente deber militar. y recíprocamente. porque su desarrollo es de su exclusiva competencia. a medida que éstas son más poderosas. Esto es absoluto para las agrupaciones sociales que tienen una larga existencia común y condiciones de vida análogas para construir un estado homogéneo. las cualidades naturales son diferentes según los grupos étnicos que los componen. Estas son las fuerzas que es preciso cultivar e incrementar en el individuo. con mengua de la elevación moral y de la unidad nacional que fortalece a los pueblos. pero pueden ser agrupadas en dos categorías definidas. por el contrario. las que se inculcan al hombre ya formado durante la vida militar. Las Fuerzas naturales y atávicas son las únicas que caracterizan a una raza. en particular.-Clasificación de las Fuerzas Morales. las poseen en cierto grado. en general. para lograr de este el máximo rendimiento dentro de un medio organizado como lo es el ejército. pero en realidad afín. Su conocimiento exige el estudio de la sicología y de la historia para darse cuenta de las reacciones de los pueblos en los períodos de crisis que han atravesado y para conocer las características individuales y de conjunto del primer elemento que constituye los ejércitos: el hombre. fuerzas naturales y atávicas.

el más preciado de los objetivos conductores de los pueblos. no pueden ser uniforme. es una fuerza moral de primer orden. Pero es necesario notar que un pueblo no puede adquirir estas fuerzas morales comunes sino cuando las condiciones de existencia de las fracciones que lo componen difieren poco entre sí y cuando éstas forman parte de la nacionalidad por su propio y libre consentimiento. Sus huestes las paseó por todos los campos de batalla del viejo mundo con gallardía no superada hasta hoy. cualquiera que sea. que constituye la base del poderío nacional y que permite desafiar todo ataque. Esa cohesión va obteniéndose particularmente por el desarrollo de la personalidad. sobre todo si se tienen presentes las diferencias de vida que separan las distintas regiones del país. con tan buenos y honrosos antecedentes nacionales. del deseo de distinguirse y del amor a la gloria. llevó sus armas victoriosas hasta remotas fronteras. sólo requiere cohesionarse por medio de la combinación de todas las actividades y energías hoy dispersas para dar una fisonomía a la conciencia nacional. Es por esta causa que nuestro pueblo no presenta aún en su conjunto cualidades comunes definidas. . En esta tarea evolutiva el alma nacional. La fe en el porvenir le dará una energía capaz de todas las audacias y de todas las reacciones viriles que impongan los sucesos del devenir histórico. El culto por las glorias del pasado dará a la nacionalidad venezolana una vitalidad que resistirá cualquier embate de los acontecimientos históricos del continente. en el apogeo de su grandeza. de la alegría y ardor comunicativos. De manera que. quebrándolo por completo. que ha pasado casi bruscamente de la tribu a la conquista y de ésta a la república. cuya potencia da al país que las posee una cohesión real y crea facultades guerreras susceptibles de asegurar su existencia y su superioridad. lo que trae como resultado cierta falta de cohesión nacional que es necesario salvar por el progreso general. hacen que el espíritu nacional no se haya cristalizado completamente. Igual tradición de virtudes racionales trajo el conquistador tenaz y valiente en el peligro. sin ninguna intervención de la voluntad del medio en que se vive. la escuela y principalmente por la labor encomendada al Oficial en la educación moral de la tropa. así como las pronunciadas diferencias étnicas de sus pobladores. que durante la conquista y el coloniaje opuso en ocasiones denotada resistencia al invasor y provocó levantamientos en pro de su libertad política. de extensión territorial considerable. toca al Oficial un papel singularisimo. tras penalidades sin cuento. La Cohesión Nacional. Las cualidades nativas de una raza están en relación estrecha con las particulares del clima y del suelo que habita. En un país como Venezuela. que luego se mostró digno de sus ancestrales en las épicas jornadas de la independencia y que su afán guerrero supo conquistar. laudos inmortales de victoria combatiendo por la libertad. aunque de espíritu inquieto y egoísta. Las mismas notables transformaciones políticas registradas por Venezuela. tenemos un material de primera calidad para echar las bases de un espíritu nacional robusto que.65 postre en fuerzas morales comunes. principalmente porque el 800/o de los hombres que pasan bajo banderas proviene de las masas campesinas y es una materia prima moldeable a voluntad. Las fuerzas morales nativas se manifiestan. que. que puede intensificarse al máximum para lograr frutos apreciables en corto tiempo. hasta hacer tradicionales estos sentimientos. sobre todo en esta última etapa de la vida nacional. recorriendo las páginas de la historia nacional se confirman las cualidades morales innatas de nuestra tropa. son el producto del sedimento histórico acumulado a través de la acción del tiempo que va enriqueciéndose con la práctica y desarrollo de virtudes de toda especie. hay que repetirlo. Sin embargo. del amor propio. para manifestarse.

propicio siempre a exagerar el balance de las ideas nuevas. como ha sucedido algunas veces. a aaber: El espíritu de cuerpo la camaradería. el valor combativo y colectivo de los cuerpos que forman el Ejército. Pero se requiere especial tino para mantener este espíritu en un nivel que no comprometa la solidaridad del conjunto y evitar. pero hay que procurar celosamente que la educación en él seno de la familia y en la escuela no esté en contradicción con la tradición y las cualidades nativas de la raza. se inculca y desarrolla sin constituir un particularismo peligroso poniendo de manifiesto que los hechos . si actúan en el mismo sentido de éste pueden reforzarlo de manera apreciable. en los países nuevos adquiere mayor relieve la inculcación de fuerzas morales en el hogar y en la escuela. 7 Fuerzas Adquiridas en el Seno del Ejército. que comprenden otras virtudes que se tratarán extensamente en su oportunidad. Las primeras constituyen lo que se llama espíritu de cuerpo. y que. irá cristalizando. A este respecto debe analizarse profundamente. y. Un Jefe hábil debe hacer comprender a los individuos de alguna Unidad que se haya distinguido singularmente. El verdadero Espíritu de Cuerpo fuerza moral poderosa y fecunda. No pasa lo mismo con las fuerzas morales adquiridas en el curso de la existencia familiar y en la vida escolar. Padres y maestros pueden contribuir a desarrollar esa fuerza moral indispensable al ciudadano de una nación que quiere vivir sus propias desunos. basado en un intenso patriotismo y en el orgullo por lo que es propio del país. Sin embargo. Así se conseguirá que la exageración del Espíritu de Cuerpo no sea un agente de disociación sino un fuerte moral. que los laureles alcanzados no les corresponden exclusivamente por haberle tocado en suerte realizar un hecho notable. Toca ahora ocuparse de las fuerzas morales cuyo despertar y desarrollo son especiales de la vida militar y constituyen la parte más importante en la preparación para la guerra. a causa de la impresionabilidad de determinado sector étnico nacional. la labor desarrollada en la familia y la escuela japonesas para desarrollar y reforzar las cantidades nativas de la raza. amor propio colectivo del soldado en todos los tiempos y de todas partes. no lo debilitan sino momentáneamente y en proporción ínfima. y cuya influencia no puede compararse con la fuerza de la tradición y el atavismo histórico. aunque sea paulatinamente. un espíritu nacional fuerte y decidido. la disciplina y la subordinación. y es indispensable para mantener un elevado nivel moral.66 6. sino que dichos laureles son patrimonio común del cuerpo respectivo y del Ejército todo. para tratar de imitarla. rivalidad entre los cuerpos. produce saludable emulación. que tiene orgullo de su país conciencia de la fuerza material y moral que le corresponde y debe corresponderle en el concierto de los pueblos y convicción profunda para hacer por su patria otro tanto de lo que hicieron sus héroes ancestrales. que cifra su orgullo en formar parte del arma o cuerpo a que pertenece. Esta fuerza mantenida en sus justos límites por Jefes de tacto. si obran en sentido inverso. que duran poco tiempo. Algunas de estas fuerzas son propias y exclusivas del Arma o Cuerpo a que pertenece el soldado: otras son comunes a todas las armas y deben tener gran desarrollo y bastante poder para asegurar la convergencia de los esfuerzos y alcanzar el éxito esperado.-Fuerzas Adquiridas en el Hogar en la Escuela. y una práctica continuada en sentido conveniente a los ideales nacionalistas.

El Espíritu da cuerpo conduce al aumento del sentimiento de camaradería. cualquiera que sea su grado. sino por el sentimiento de continuidad que esos hechos imponen. de modo que no es fácil que penetre en su espíritu y en su corazón ese instinto de la ayuda recíproca y de la camaradería. La enseñanza de la historia facilita enormemente la tarea del educador en este aspecto de la vida militar. hace resaltar por un lado la grandeza de los ejemplos de ayuda recíproca que han permitido obtener en los combates grandes provechos materiales y morales. Esta obediencia activa se obtiene cuando se posee el instinto de ayuda recíproca. que implican gran abnegación y un sacrificio. La obediencia debe ser completa. no impresiona al individuo por el conocimiento de los hechos históricos en si. La disciplina debe interpretarse como una orgullosa obediencia en el cumplimiento del deber. a una unidad de tropa. también designando como camaradería de combate. para provocar el estímulo y la emulación noble. desde el General en Jefe hasta el último soldado. Sólo la convergencia inteligente de los esfuerzos puede reducir al máximo las pérdidas de fuerza viva y asegurar el funcionamiento armonioso del organismo militar resultante de la disciplina y de la subordinación. de los subordinados a quienes se debe dar el ejemplo. Este . por otro. Aunque son principalmente los Oficiales y los clases los que toman las medidas necesarias para dar ese apoyo reciproco. las desastrosas consecuencias que han acarreado en algunos ejércitos el no haber cultivado esta importante fuerza moral. se debe tener en cuenta que. El hombre es egoísta por naturaleza y aún por educación. debe ser tan poderosa y natural que llegue a dominar los caracteres para convertirse en el instinto de la ayuda recíproca único sentimiento capaz de hacer desaparecer el particularismo. como corresponde al soldado que tiene confianza en sí y en sus jefes y que debe desear de todo corazón poner su parte de energía y de inteligencia en la ejecución de las órdenes recibidas. que constituye el sentido que todo militar debe poseer. de los iguales a quienes se ofrenda la camaradería. que indica claramente que la victoria se obtiene por la convergencia de los esfuerzos y según las facultades de cada uno y que es una fuerza moral que debe inculcarse a todos los elementos militares. aunque juega un papel esencial en la formación moral de un ejército. es necesario que el sentimiento de camaradería esté completamente anclado en el espíritu de todos. no son sino el resultado y el fin del esfuerzo común y que el honor del acto glorioso pertenece al conjunto. pero esto no quiere decir que sea pasiva. Pero la tradición histórica.67 gloriosos realizados en el pasado y los que reserva el porvenir. sin las cuales no se concibe que pueda haber fuerza de conjunto. que es la fuerza más simple del instinto social y moral indispensable que en el militar. la envidia y todas las pasiones vergonzosas que en muchas ocasiones han comprometido el éxito de la guerra cuando los han conducido a verdaderos desastres El desarrollo de esta fuerza moral constituye el principal objeto de la disciplina y de la subordinación que en si resume toda la educación militar La disciplina es un elemento indispensable a toda colectividad organizada y en lo que toca al Ejército es el conjunto cío los deberes que en todos los grados de jerarquía deban cumplir los militares respecto de los superiores a quienes se rinde obediencia. Debe notarse que no se trata solamente de obtener el enlace moral dentro de un cuerpo de tropa sino entre las unidades de distintas armas que combaten lado a lado y que es menester que cada una tenga el espíritu dispuesto a prestar ayuda al vecino si este lo necesita en la seguridad de que éste hará lo propio en circunstancies análogas. y. palabra nefasta que debería desaparecer del vocabulario militar sino esencialmente activa. Tratándose de una Gran Unidad el Espíritu de Cuerpo que expresa su estado inicial se crea haciendo conocer de todas las armas la historia de cada una.

por más que sea superior en fuerza material. desfiles y otras manifestaciones militares. superiores. aún con riesgo de gran peligro. la necesidad de coordinar los esfuerzos. en el rigor implacable para castigar las faltas en campaña. Si bien es verdad que el número ha perdido mucha de su importancia táctica. Así es como se obtiene una disciplina férrea indispensable para la guerra. que no consiste como creen algunos espíritus miopes. En el complejo organismo de los estados modernos. La necesidad de enlazar los esfuerzos materiales es conveniente hacerla tangible en las maniobras. llegado el caso. toca al Oficial la tarea más vasta. Una de las fuerzas que es indispensable de la disciplina es la subordinación. Es fácil mostrar entonces a la tropa. la obediencia indiscutida y la consagración absoluta a sus deberes. Todo ciudadano de un gran país debe tener la convicción de la guerra. por otra parte de éstos. principalmente cuando actúan diferentes armas que deben apoyarse. sabrá conservar con energía el patrimonio de la nación. Así. unidas a una buena instrucción militar de la masa y a la íntima convicción de la guerra en el Oficial. para tener la certidumbre de que. es lo que asegura la vida del organismo militar. hay otros de orden afectivo. es menester además. Al efecto debe ser establecida con el método y la unidad de doctrina indispensables al buen funcionamiento del conjunto. 8. Sus propias fuerzas parecen multiplicarse por las del conjunto. tales como el sentimiento de superioridad material o moral que abriga el soldado sobre sus enemigos. y. y da al sacrificio individual un sentido noble que une el pasado con el porvenir. así como la transmisión del resultado de dichas órdenes. puesto que su inevitabilidad hace su misión indispensable y útil para el país.68 sentimiento crea entidades morales. pero es principalmente el Oficial quien necesita sentirla de modo más imperativo. así como exaltar y recompensar al que no ha dudado en cumplir su deber. que son como la vivificación del número. es necesario prevería para soportarla en las mejores condiciones posibles. sobre todo en el avance contra el enemigo.Importancia del valor Moral y Profesional del Oficial. que une los diferentes escalones de la jerarquía militar. el soldado tiene una sensación de poder que sobrepasa el marco de sus temores personales. Estas fuerzas morales. La superioridad numérica da al individuo un sentimiento de poder irresistible. El goce de las victorias alcanzadas en el pasado tra3 en convencimiento de la invencibilidad y da al individuo la medida de su importancia por la del esfuerzo que se le exige. similar a la sanguínea en el cuerpo humano. La guerra forma parte de los acontecimientos que el hombre no puede evitar. y asegura la comunicación y la ejecución de las órdenes del Jefe. en las paradas. Al lado de los factores morales educativos. que las posea en grado superior al adversario. sino que constituye el conjunto de las fuerzas morales adquiridas en la paz para templar los caracteres y poder hacer grandes cosas a pesar de la adversidad. teniendo por base el respeto que el superior debe profesar a la jerarquía y a la iniciativa de sus subordinados. la . Todo superior debe tener cuidado de sancionar las faltas de actividad en las oportunidades en que se debe actuar. Pero no basta que nuestro soldado adquiera todas y cada una de las fuerzas morales indispensables. Esta corriente ininterrumpida. capaz de enfrentarse con éxito con cualquier adversario. ha conservado toda su significación sicóloga. deben dar al país un Ejército de valor excepcional.

Como el trabajo debe formar su espíritu abarca casi todos los conocimientos humanos. Al Oficial le es indispensable una gran cultura científica. Es de admirar la inmensidad de conocimientos materiales y sobre todo morales que han debido adquirir los genios militares para alcanzar la ciencia del éxito. nociones claras sobre los principios generales. El objeto de formar la conciencia militar del Oficial. cuando llegue a los cuerpos. completada en las escuelas militares por una instrucción casi exclusivamente profesional. sino que les ha sido necesario trabajar incesantemente para aplicar con éxito las enormes facultades mentales con que han nacido. los profesores y alumnos deben cuidarse de pensar que los cursos seguidos en éstas escuelas son la quinta esencia del arte de la guerra. lo pone en condiciones de trabajar con provecho. Más tarde. técnica y humanística que. el infante debía ocultarse y maniobrar y con este pretexto se trataba de evitar . FI que la reduce a esta simplicidad no concibe la Carrera Militar sino como un oficio. el Oficial necesita una elevada cultura intelectual. o sea darles la educación moral. consiste en analizar la historia y sacar consecuencias personales. basta para formar Oficiales dignos de tal nombre. por medio del trabajo personal diario. en formar los cuadros inferiores.69 que requiere mayor trabajo personal para llegar al éxito. y. En este trabajo. Pero no hay que exagerar la importancia de los perfeccionamientos. pero tampoco debe creerse que los genios han entrado a la vida militar ya completos. Pero no hay que caer en el error de que lo que se estudie en las escuelas. necesitan toda una vida para lograr tanto. es acumular toda clase de energías para poder gastarlas a manos llenas cuando la suerte de la patria dependa de sus decisiones. La parte personal de la misión del Oficial y la convicción de la guerra. Eso fue lo que sucedió con el fusil Chassepot en Francia. mostrarle cuan extenso es el campo en que se le hace penetrar. para que aprenda a ser modesto. La enseñanza debe orientarse en el sentido de hacer conocer al alumno las relaciones del arte de la guerra con todas las ciencias humanas. tan difícil en los tiempos actuales. y llegará a la conclusión de que la mejor manera de apreciar la influencia de estos factores. Gracias a esas extraordinarias facultades pudieron asimilar toda clase de conocimientos los grandes capitanes. porque consiste en formar su propio espíritu para la guerra. que resume en si todo el arte de la guerra. constituyen las bases en que se apoya la fuerza moral del Jefe. que a su vez sirve de base al resto de los factores morales. por último. principalmente con relación a la influencia que han aportado a la conducción de la guerra los perfeccionamientos del material moderno. con mayor razón para los que no tienen ni su excepcionalidad ni su deslumbradora facultad de asimilación. que consiste en enseñar la técnica de la profesión a los subordinados. distinguiéndose de los que. se dará cuenta de que nuevos factores intervienen en el arte de la guerra. Su misión no se reduce al servicio rutinario. el Oficial podrá complementar la preparación escolar. Este procedimiento es el único aplicable a todos los casos y el que puede dar resultados de cierto valor. Pero esos grandes hombres han necesitado trabajar mucho. De modo que si para esos hombres incesantes fue indispensable el trabajo. La leyenda de los generales espontáneos o intuitivos es una mentira peligrosa. Se preconizó que para liberarse de los poderosos efectos de su fuego. el genio de los grandes caudillos militaras se ha formado por el trabajó incesante y profundo. luego de preparar el espíritu de los contingentes anuales. Por supuesto. son pocos los que tienen la capacidad suficiente para adquirir tal cúmulo de conocimientos en la primera mitad de su vida. darles afición por el trabajo y deseo de penetrar en el inmenso dominio del arte de la guerra. que en realidad es un apostolado. El objeto de la instrucción en los planteles militares es despertar la atención de los alumnos. el Oficial comprobará muchas veces que algunas de las enseñanzas recibidas son ilusorias. aún bien dotados por la naturaleza.

velar hasta en sus menores detalles por la vida del soldado. de energía física y moral. para que éstas tengan la impresión de que todo marcha correctamente y se aumenta así la confianza recíproca entre las diferentes armas. la guerra no ha sido nunca una situación propicia al bienestar y a la satisfacción material. en todas las dificultades con que se tropieza en las marchas y maniobras en tiempos de paz. todas las comodidades posibles que permitan los recursos. porque ellos dan al Oficial oportunidad para dar a su tropa ejemplo de resistencia a la fatiga. mostrándose indiferentes a las solicitudes del confort. y esto no es posible al Oficial cuando él mismo posee tales cualidades como si fueran naturales. Y como el campo de sus estudios es inmenso. sino que sus subordinados aprovechen el fruto de su trabajo. administrador y jefe de su Unidad. de ánimo frente a las privaciones o pequeñas contrariedades. el Oficial debe hacer investigaciones personales. no es sino un pálido reflejo de la vida en campaña. que es y será siempre el único medio efectivo de vencer al enemigo. Y hay que tratar de que esos períodos sean lo más frecuentes. . las privaciones son raras. el Oficial no entrenado gastará una parte de su energía en vencer esa tendencia y siempre se encontrará en inferioridad delante del Oficial que tenga entrenamiento. Si este tipo de Oficial no puede subordinar su servicio a ciertos hábitos de comodidad debe revestirse de una energía particular. no hay causas de depresión ni se sienten los efectos del fuego. el estudio de la historia y la reflexión. es el resultado de la experiencia. En los tiempos actuales se esparcen teorías que señalan el bienestar y la satisfacción de los apetitos como el único objeto de los humanos esfuerzos. porque su misma organización le procura ciertas facilidades de vida que no conocen las tropas a pie. Al Oficial entrenado le es fácil dar ejemplos de resistencia pero no pasa lo mismo con el que no ha adquirido las costumbres de la vida en campaña desde el comienzo de su Carrera y no las ha conservado en circunstancias de entrenamiento. es capaz de hacerlas sentir e imponerse. Tales ideas hay que inculcarlas a los clases y soldados desde tiempos de paz. pero que cualquiera que sea el resultado de sus esfuerzos. La ciencia se adquiere por el estudio. pero el arte hay que practicarlo.70 el choque. es de notar que no le basta aumentar la extensión de su saber. profesor de sus subordinados. los ejemplos del pasado y las consecuencias que se deducen. Tal es la razón por la cual se exige a todos la estricta observación de los reglamentos en los breves períodos de la vida militar semejantes a la vida de campaña. El trabajo y la reflexión no bastan para cumplir esa larga y penosa tarea. estrechando los lazos morales indispensables en todo organismo militar. todo esto sin consideraciones personales ni de familia. que son la plaga de los cuerpos de tropa en operaciones o en maniobras. para obtener derecho a exigirle sacrificios en maniobras o en campaña. Hoy más que nunca es indispensable el conocimiento perfecto del hombre. La enseñanza hecha con convicción. Hay que dar a la tropa en guarnición. en una palabra. muy interesantes pero arduas. Ahora bien. Por muy dura que sea la vida en maniobras. El Oficial tiene que ser maestro de sí mismo. pues no hay casi dificultades de abastecimiento. Principalmente en los cuerpos montados es donde el Oficial debe ejercer mayor vigilancia en el cumplimiento de las disposiciones reglamentarias. preparan los espíritus para la asimilación de tales virtudes. El éxito sólo puede coronarlo cuando se le conduce con el mayor espíritu de sacrificio y con el más profundo menosprecio del peligro y de la comodidad. pero sólo el ejemplo dado en las más variadas circunstancias. para que el oficial tenga bases sólidas en que apoyar sus ideas y sacar provecho de sus trabajos. Acostumbrándose a condiciones penosas de la vida. Así puede el Oficial entrenar su energía y resistencia con fatigas y privaciones.

no sólo en lo . de las longitudes de etapas. debe trabajar incesantemente para adquirir los conocimientos indispensables al Jefe. Esto es especialmente cierto entre nosotros. marchar correctamente y ejecutar los movimientos que se le ordena. y de la falta de recursos al llegar al estacionamiento. Un individuo no se convierte en soldado porque sepa manejar su arma. el Oficial no debe agotar sus fuerzas porque puede presentarse una situación que requiera un gran esfuerzo o una gran energía para el bien de todos y entonces es cuando necesita la integridad de sus facultades. que junto con la convicción de la guerra. La instrucción sólo da al hombre fuerzas físicas y destreza. En lo que respecta a la instrucción propiamente dicha y sus relaciones con las fuerzas morales. Como las instituciones militares de una nación dependen estrechamente en su organización política y social.71 Pero la exageración en todas estas cuestiones es tan perjudicial como el descuido. suscitadas y coordinadas con igual pericia que los medios material es. El soldado sólo tiene que ocuparse de sus caballos. Las fuerzas morales son indispensables solamente para llevar el combate hasta el fin.Influencia de las Fuerzas Morales sobre la Instrucción Militar. desarrollar la mayor energía. 9. como el perfeccionamiento del material.Las Fuerzas Morales de los Vecinos en Relación con las Propias. 10. por tanto. que imponen fatigas y resignación iguales. Falta a su deber el Oficial que exagera su fatiga aunque sea con el fin laudable de dar buen ejemplo. de aceptar todas las decisiones del Jefe y de triunfar sobre las mayores dificultades. Sólo así alcanzará a tener esa poderosa fuerza moral que se llama valor personal del Jefe. sino en todas las circunstancias de la guerra y de instrucción en tiempo de paz. no bastan para conducir el combate. débese tener presente que estas forman su más sólido cimiento para conseguir que el soldado esté siempre en condiciones de cumplir las más arduas tareas. tan grande por su saber como por su consagración. si no superiores a las que exige el combate. únicamente una sólida educación le da fuerzas morales que lo impulsan al sacrificio y a la gloria. Un exagerado celo en este sentido puede tener graves consecuencias para el éxito de una operación. es necesario estudiarlas también con detenimiento. El Oficial debe usar su energía en todas las circunstancias de la vida militar. Se ha visto que tanto las aptitudes para la maniobra y las combinaciones tácticas. siempre largas. El honor y el patriotismo impulsan a la más noble devoción por el cumplimiento del deber. no tiene ninguna que le sea superior en el organismo social. Sólo la experiencia puede hacerlo conocer sus fuerzas y su temperamento. porque en el momento en que tenga que ejecutar un trabajo propio de su categoría. estar convencido de que su misión.. podrá no tener la energía y libertad de espíritu indispensables. forman la base de todas las fuerzas morales para la guerra. particularmente para las marchas. el espíritu al sacrificio y a la voluntad de vencer asegura el éxito en el combate. a causa de las dificultades que ofrecen los caminos en terreno montañoso o selvático. mientras que el Oficial tiene una misión más compleja que reclama mayor esfuerzo intelectual y cierta presencia de espíritu que únicamente se alcanza reduciendo su fatiga física conforme a los procedimientos que señala el reglamento al tratar sobre sus prerrogativas. De ahí que el Oficial conozca bien su resistencia a la fatiga. lo que puede hacer sin comprometer su fuerza moral y su poder de decisión. Es necesario agregar el arte de manejar las fuerzas sicológicas que deben ser conocidas. la disciplina y la solidaridad garantizan la acción del comando y la convergencia de los esfuerzos.

inculcarles que la superioridad numérica no es sino un pequeño factor del éxito. . a la hora de la realidad puede sufrir la sorpresa de una profunda equivocación. Y cuando por virtud de sus esfuerzos el Ejército nacional obtenga la victoria que le corresponde por las armas.72 que corresponde al propio país. y que para cumplirla suficientemente. tratándose de los probables adversarios. Este estudio es más útil al Oficial. probables aliados o adversarios. puede decir con orgullo que ha cumplido el deber militar y social que le señala su profundo amor a la patria. necesita estudiar. con todas las probabilidades de éxito. sino en relación con los países vecinos. De este estudio concienzudo debe deducir también el Oficial todo lo que es necesario trabajar en tiempo de paz para desarrollar la pontencia militar de la nación y ponerla en juego cuando sea menester. que las fuerzas morales tienen una importancia capital y que contando con ella nada hay que temer. Hay que dar a los clases y soldados la convicción de la guerra. tener convicciones militares y serenas reflexiones. El estudio de la historia militar permite determinar el valor relativo de las fuerzas atávicas de los pueblos y de las fuerzas adquiridas. pero lo que nunca debe hacerse es menospreciarlo. porque ello envuelve peligros para el Ejército que así lo haga. Pero en este estudio comparativo no es conveniente sobrestimar el valor del adversario puesto que ello no estaría de acuerdo con la realidad. De allí puede ver el Oficial la importancia del papel social que desempeña en la nación. así como la influencia que estas han cobrado a través del tiempo sobre el desarrollo de las primeras.

a la constante amenaza de la muerte o la mutilación. Por consiguiente. el hombre es quien muere. Después hay que aplicar las nociones de sicología de las multitudes (que se tratará especialmente) estudiando sus dos aspectos fundamentales: Mejoramiento de los individuos en la colectividad (espíritu de sacrificio. heroísmo) o desmoralización colectiva (pánico. el estudio sicológico del combate tiene importancia para el Oficial. debe saber como.73 CAPITULO VIII ESTUDIO SICOLOGICO DEL COMBATE MODERNO El primer elemento del combate es el hombre. a la necesidad imperiosa de cumplirlo a cualquier precio. Pero debe tenerse presente que el problema del individuo aislado se plantea con caracteres singularmente distintos. por el número de abversarios en acción. gracias a él saca a la luz los elementos de exaltación y de depresión a que está sometida la moral del soldado en el campo de batalla. resumiéndose en el del instinto de conservación y de una de sus manifestaciones esenciales. así como del valor. debiendo hacerse paralelamente el estudio del sentimiento de la responsabilidad. Por tales motivos. superiores a lo que puede concebir la imaginación más viva. ya sea que se trate del soldado o del Oficial. son fundamentales para el Oficial. de la seguridad. alteraciones físicas y espirituales más o menos profundas. este estudio es de gran amplitud. del cerebro que manda o del brazo que ejecuta. de la conciencia oscura del deber. del deber y del sacrificio personal. causa profundos trastornos en la mentalidad de los individuos. instintos destructores). La primera lucha que sostiene el combatiente es entre la voluntad de vivir que proviene del instinto. lealtad. Manifestaciones de ese instinto de conservación son la idea de la muerte y el temor que se despierta en el individuo al ser dominado por las emociones desencadenadas en su subconsciente. Por consiguiente. Cualquiera que sea el adversario que tenga el hombre lleva en lo más profundo de su ser el más terrible de sus enemigos. que modificación de emotividad o de sentimentalidad será necesario provocar para lograrla provechosamente. el miedo. No luchan entre sí 05 cañones ni las ametralladoras. y de los medios de combatirlo o de mitigar sus efectos. El Oficial debe conocer las reacciones espirituales del hombre aislado al pasar bruscamente de su sistema de vida relativamente individual a la vida en común. del que nunca hable: su propio instinto de conservación. al arrastrar pueblos enteros. traducidas en los diversos grados de miedo. por la ferocidad y potencia de los medios. La guerra moderna. A su influjo se producen alteraciones síquicas que aumentan o disminuyen el valor de los combatientes. y en qué tiempo se hará la referida adaptación y. ni las granadas ni los fusiles: El hombre es quien mata. y su voluntad de vencer. principal mente en sus . permitiéndole enfocar acertadamente el problema de las fuerzas morales en un ejército moderno. el estudio del miedo.

manifestándose bajo la forma de necesidades de todo orden que se presentan a los hombres. algunos flaquean porque comienzan a desconfiar de su valor. 2. pues debe desconfiarse de la matemática y de dinámica cuando se les quiere aplicar a las circunstancias del combate. principalmente cuando abandonan las formaciones compactas. no es por el placer de matarlos. que siguen combatiendo aunque los ciegue la metralla. La victoria consiste en poder y querer batirse aún cuando el enemigo no pueda o no quiera hacerlo. como si fueran indiferentes al peligro y como si hubieran hecho de antemano el sacrificio de su vida. sacrificio y heroísmo. pues la victoria no la da el número de muertos sino el de los que quedan desmoralizados. porque desea uno batirse a pesar del adversario. etc. también es muy difícil explicar porqué se avanza. en aguzar el sentido crítico. convicción y contagio que animen al Jefe. principalmente el miedo. que debe arrastrar al sacrificio. La fría divinidad del miedo se cierne sobre todos los campos de batalla. el miedo comienza a dominarlo antes del combate. factores de importancia en la victoria pero que no bastan d~ por sí. no se puede uno explicar por qué en un momento impensado. la influencia de la táctica y la estrategia. se tiene un concepto cabal de la mecánica del combate.Condiciones del Combate Moderno. Pero el miedo se apodera más fácilmente del soldado que del Oficial. porqué se le impone la voluntad al enemigo. Retroceden y huyen porque tienen miedo. emoción del combate. La victoria es algo que no se puede definir. dan vuelta y emprenden la fuga. En la práctica esto consiste en dominar y vencer las emociones. No es porque la metralla los haya diezmado. dejan de avanzar o abandonan su posición. Si se trata de poner fuera de combate al mayor número posible de enemigos. o que defienden una posición con encarnizamiento. especialmente en lo relativo a los medios más apropiados para desmoralizar al adversario e impedir la desmoralización de sus propias tropas. absorbido por el mando que ejerce y por el objetivo que debe alcanzar. bajo la expresión de instintos de conservación. sino para acobardar a los que quedan. no son medios puestos al servicio de las fuerzas morales. Al ver soldados que marchan al combate bajo un fuego violento. pues esta es una de las formas de cumplir su deber profesional.. Así lo declaran todos los que dicen con franqueza sus impresiones del combate. sugiriendo a los hombres con la palabra y el ejemplo. no es porque se hallen presa de un peligro nuevo. Ni los tácticos ni los historiadores aciertan a explicar cómo y porqué abandona el campo una tropa brava y aguerrida. las virtudes del valor. en conservar la calma y lucidez del juicio. y se aprovechan de cualquier pretexto para huir o esconderse . vencer y dominar los efectos del miedo o del instinto de conservación en sí mismo y en los hombres bajo su mando. no tiene conciencia del peligro. En el soldado. que en último caso son las que preponderan. aunque trate de disfrazarse y se le designe con eufemismos. el valor de la fortificación. Pero dichos elementos. adaptando sus procedimientos a la sicología individual de sus subordinados. Durante el combate. pues éste. Conocidos los efectos del armamento. Ya de antemano tiene que haberse decidido a sacrificar su vida. pues su Jefe está atento para hacer frente a cualquier parte con sus reservas. Así llegará el Oficial a obtener enseñanzas concernientes a la sicología del combate. Todo el estudio sicológico del combate se resume en dos conclusiones: desmoralizar y no dejarse desmoralizar.74 relaciones con la disciplina y con las facultades de persecución. nerviosidad. esos hombres que desafían impunemente a la muerte. pues el enemigo puede estar quizá en peores condiciones.

esta no dura mucho. Es preciso que el Oficial lo haga actuar para que la resultante de ambas fuerzas sea positiva. Hay Jefes y soldados que no sienten miedo. es preciso que el ascendiente moral conquistado por el Oficial se confirme. se observa que no llegan siempre al combate cuerpo a cuerpo. instruido. A los ojos del soldado. Si los ejércitos aguerridos de las épocas pasadas pagaron tan fuerte tributo al miedo. Para eso está precisamente el Oficial. Pero no basta todo lo anterior. con los reservistas y con los movilizabíes sin instrucción ni cohesión. llegará al combate con una espada sin temple. que tienden a mantenerlo en su puesto. porque uno de los adversarios no tardará en abandonar la lucha. ni la prisión. El Oficial debe educar a su tropa en el sentido de fortalecer la voluntad de vencer. de que sólo con el esfuerzo continuo se alcanza la victoria. Particularmente se observó en la guerra ruso-japonesa que el fuego de fusilaría. no van a inculcarse en el combate. Pero estos sentimientos tan nobles. pues ello sería demasiado tarde y en esa hora no podrían tampoco escuchar a sus Jefes. En la mayoría de los casos uno cede el terreno. no es por cierto la sala de castigo. la ofensiva es precursora de . Tampoco debe olvidarse que el éxito o el fracaso depende en gran parte de las ideas preconcebidas al emprender una operación. El móvil que impulsa al soldado. ni comprenderían ese lenguaje. el ejemplo y las exhortaciones del momento. tan necesarios. valeroso. que se quebrará al menor esfuerzo. Una circunstancia perfectamente comprobada es que los soldados no observan la disciplina del fuego a las pequeñas distancias. porque ha sido dominada por el miedo. disminuía en eficacia al acercarse los adversarios a menos de 500 metros. persuadiéndole de que si avanza siempre el enemigo huirá. Es en el campo de batalla donde el Oficial cosecha lo que ha sembrado en la paz. el sentimiento del deber y la voluntad de vencer. firme. el más ligero soplo puede empujarlo en un sentido o en otro. llegue hasta el paroxismo con la actitud. que es la suya. hay que pensar en lo que pasará con los soldados de servicio de corta duración. como lo supieron dominar sus antecesores. atento con sus hombres. la fuerza superior al temor a la muerte. ya sea por las pérdidas sufridas o por diversas causas. El hombre en el combate está en equilibrio sicológico inestable. hacer ruido y olvidar el peligro. por ambas partes.75 si es que no los anima su Oficial para seguir sus puestos. haciendo que esta penetre en el alma del soldado. podrá reunir en el combate todas las voluntades para convertirlas en una sola. se incremente. Si se examinan dos tropas valerosas que van al abordaje. El Oficial que no habituara a su tropa en tiempos de paz a cumplir con sus deberes militares. que disparan sin apuntar sólo para aturdirse. ambas con voluntad de vencer. porque no hay peor peligro que el de huir. No es tratando de convencer a los soldados en la víspera del combate como el Oficial va a hacerse seguir. cuando los preparaba para la guerra. esto sólo lo consigue el que ha sabido captarse la confianza de sus subordinados por la firmeza y rectitud de sus actos y el interés demostrado por todo lo más intimo que a ellos corresponda. es claro y profundo sentimiento de los grandes deberes y del espíritu de sacrificio que imponen el amor a la patria. hay una fuerza moral superior que pone en juego los nobles resortes del corazón humano y que mantienen al hombre en su puesto como ha mantenido a sus antepasados. El hombre en el combate está solicitado por dos fuerzas antagónicas: una negativa. y de que es la mejor y más cierta manera de estar seguro. quizá en el mismo momento en que el otro pensaba proceder de igual manera. pero estos son seres de muy raro temple. para hacer que la tropa domine el miedo. el miedo. no. Y si la energía de los combatientes produce la refriega. que lo impulsa a huir y otra positiva. A medida que haya tenido más reputación de justo.

sino que. de temperamento impresionable y con poca propensión a la . En el combate moderno no ha disminuido la importancia de este factor como algunos lo han pensado. impele a batirse y aplastar al enemigo sin contemplación alguna. y 4. 2.. y repercuten gravemente sobre la moral de éstos aunque sólo se ejecuten con efectivos restringidos. se obtiene la confianza de esas tropas en su propio valor y se les convence de que el enemigo no es temible. 3. está dotado de iniciativa e inteligencia. antes bien. ha conservado toda su importancia. 3.Los Factores Morales del Combate. el combatiente se transforma en un ser sobrenatural que no mide el peligro ni concibe la fatiga. el campesino es incansable. pues.-Camaradería de Combate. aunque no se logren éxitos apreciables. es importante actuar siempre ofensivamente cuando otras consideraciones no se oponen a ello de manera absoluta. principalmente en el hombre urbano.76 la victoria. flemático y sereno en el peligro. desarrollar y fortificar en las tropas.-Ascendiente del Jefe. precaver a las propias tropas contra los efectos de tales movimientos. es preciso agregar las cualidades raciales propias de nuestros soldados y las virtudes que es necesario conservar y desarrollar: ardor guerrero. Bajo la influencia de este ardor. De aquí que sea necesario. la defensiva da la idea de que se renuncia al avance porque deja al adversario la iniciativa del ataque y parece que sólo se combate para evitar la derrota. varían según la época y el carácter particular de los individuos. pues así. amor propio. exigiendo de aquellos un perfeccionamiento constante y una reserva inagotable de fuerzas morales para la guerra. Por consiguiente. y bien conducido es capaz de hechos heroicos señalados. al contrario. necesitando también ser conducido por cuadros valerosos y animados del profundo sentimiento de la victoria. que la acción de los oficiales es de todo punto necesaria para la conducción de sus hombres. Los factores morales que crean la fuerza combativa capaz de dar a las tropas la voluntad de vencer y contrabalancear la fuerza deprimente del miedo. Cuando se actúa con tropas que ya han sido batidas o tengan poca consistencia moral por su reciente formación una de las más eficaces maneras de levantar sus fuerzas morales consiste en empeñar pequeñas acciones parciales para cada vez se presentan ocasiones favorables.-Espíritu de Disciplina.-Amor a la Patria. El soldado nacional de centros urbanos es impresionable. A estos factores morales de orden general y que los militares tienen la obligación de despertar. adhesión a la persona del Jefe. El ardor guerrero es una cualidad que. Rara vez fallan los movimientos ofensivos sobre los flancos y la retaguardia de los asaltantes. El amor propio es una cualidad muy explotable en un medio como el nuestro. haciendo las previsiones del caso por el estudio de las posibilidades del enemigo y de las formas en que se burlarán sus planes. pudiéndose agrupar de la manera siguiente: 1. En ambos casos se ve.

Estado Espiritual del Combatiente antes de la Acción. el movimiento crea la embriaguez de la acción. Uniformado y equipado con rapidez. sus intereses casi siempre vitales para la existencia y el porvenir de su familia. táctica y disciplina del Ejército. los impulsos de su deber. con las debilidades o desfallecimientos. se le presenta como una verdadera crisis pasional caracterizada por un impulso violentísimo y por un desgaste profundo y rápida extinción de sus reservas sicológicas. sus afectos. no puede llegarse a ninguna conclusión respecto a la constitución. así como los cantos marciales y el sonido del clarín. se ve presa de un profundo silencio. pues así se duplica el valor del soldado y. se produce una fase de gran depresión. El hombre es el principal instrumento del combate. la influencia del Jefe. se ve dominado por una angustia física y una ansiedad moral. opacándolo con restricciones necesarias o con palabras injuriosas. repara en su vida y cobra nuevo amor a la existencia. Después del asalto. en turbadora confusión con los peligros que tiene por delante. Los individuos. 5. y no la voluntad serena y reflexiva de ayudar a sus camaradas. Al soldado que debe recibir su bautismo de fuego. produciéndose el englobamiento de las personalidades individuales en la masa. 4. comienza el momento sicológico más difícil. pudiendo llegar al heroísmo de un impulso incontenible o bien dejándose vencer por el miedo y arrastrarse hacia la fuga. El Jefe debe lograr la adhesión de su tropa brindando a éste su confianza integral. que es la finalidad suprema de los Ejércitos. repentinamente. el primer combate.El Primer Combate. se consigue que ponga su voluntad y su vida al servicio de la voluntad del que manda. todas las energías cerebrales se ponen en tensión. pues la acción muscular modifica y atenúa el efecto de la emoción. la tensión sicológica llega al máximo.77 solidaridad.. Este es el momento en que comienza a manifestarse en las filas el pensamiento colectivo contenido hasta ahí. es ilógico no aprovecharse de este sentimiento. Al acercarse más el enemigo. Terminado el combate. la atmósfera mental del grupo. así como un brusco agitamiento de las reservas morales. el recuerdo de los actos heroicos de sus antepasados y un sinnúmero de ideas que turban su mente y lo predisponen a actuar por automatism6. el ruido y la música aumentan la exaltación. Ha trastornado por completo sus costumbres y se halla inquieto por los seres queridos que se ha visto obligado a abandonar. ha recorrido en penosas condiciones materiales los largos trayectos impuestos por una concentración. En cuanto entra en la zona mortífera de los fuegos de artillería. pues ésta es la hora en que el hombre. pues lo caracteriza el deseo de distinguirse o el temor de que se le tenga de menos. es el de un hombre arrancado violentamente de su vida. Por consiguiente. fatigándose en extremo a causa de su falta de entrenamiento. Sin conocerlo exactamente. . pasando por su imaginación con rapidez increíble una serie de cuadros impresionantes en que figuran los diversos pasajes de su vida y de los suyos. El estado espiritual del combatiente al comenzar la guerra y antes de los primeros encuentros. sin saber cual es su estado moral en ese instante definitivo.. los sentidos cobran una sensibilidad muy pronunciada. cuando llega el período de la organización en las líneas conquistadas. Durante el combate con la Infantería enemiga se observa primero una sensación de alivio. o maltratos en la fila o el combate.

Además el Jefe de la unidad y su compañero de armas ejercen sobre el artillero un constante control sobre sus actos y esto lo hace conducirse de mejor manera. en la artillería hay que desarrollar particularmente el sentimiento de la solidaridad. sin un apuntador.sino por piezas. En todas las guerras modernas se ha comprobado. exasperados por la fatiga y la angustia. por el contrario. sedientos. tiene que batirse en una posición que apenas le es conocida. que los artilleros han dado alrededor de sus piezas ejemplos no comunes de serenidad. sino que expone la vida de los camaradas del arma de infantería que tienen adelante. El artillero no concibe al soldado aislado. apoyar a éstos. su imaginación ha estado ocupada durante algún tiempo. completamente desorientado y presa de una emoción violenta. En lo que respecta al asalto.. el soldado que lo define es probable que se encuentre fatigado al producirse un ataque. No pasa lo mismo con los infantes. En la guerra moderna. compromete no sólo a toda la batería. de allí que ocupan la atención del combatiente y los distraen del peligro. hasta el menor. Por consiguiente. es llevado a toda velocidad desde las líneas de retaguardia hacia las de fuego y allí es bruscamente lanzado a batirse. Muchas veces se ha dado el caso que individuos sometidos por varias horas a la avalancha de la metralla en una trinchera inundada. contra un enemigo del que siempre ha tratado de desenfilarse. Lo mismo sucede con los artilleros. es la . antes de la hora precisa. calma y de solidez en el fuego. un graduador o cualquiera otro sirviente de la pieza cumple mal su trabajo. y si está recién llegado a la organización defensiva. 8.Condiciones en que Combaten las distintas Armas. constituyen en los momentos de crisis un elemento de cohesión.La Lucha de Posiciones. El bombardeo intenso y de larga duración es una de las pruebas más terribles de la guerra.. explicando con minuciosidad a los soldados que. otras. En efecto. Cuando permanece mucho tiempo en un sector. muertos de hambre. en calcular las ocasiones y los lugares en que puede encontrar la muerte al reconocer la zona de ataque que lo separa del enemigo. han salido bruscamente al exterior de la obra en busca de una granada que pusiera fin a tanto sufrimiento. debiendo conservar en el campo de batalla la sangre fría. En los períodos de estabilización el hombre tendrá que franquear el parapeto que lo cubre y lanzarse descubierto. cada cañón constituye un verdadero taller que no funciona sino gracias a la coordinación de esfuerzos de los sirvientes. En artillería no se cuentan los elementos combatientes por hombres como en las otras armas. el avión y el carro de combate. 7. que aventajan en esto a los infantes. Cada uno de sus actos. para llegar a batirse cuerpo a cuerpo con éste. A menudo sucede que los movimientos y esfuerzos que hace el hombre para manejarlos son independientes de su voluntad. porque no le es dado aturdirse moviéndose en el terreno ni disparando su arma individual. Hay que notar especialmente que las condiciones de la lucha no son idénticas para las distintas armas. pero cuyos elementos de defensa y órganos de fuego le son ya conocidos.El Bombardeo y El Asalto. el artillero necesita en el combate de un valor especial.78 6. El caballo. el combatiente tiene que sufrir dos grandes crisis: El bombardeo y el asalto. aún perteneciendo a unidades recién formadas con reclutas. Esta propiedad moral se ha aprovechado para dar singularidad a la naturaleza del arma. en pleno día. a su organización y a su manera de combatir.. cuando su deber es. cosa que estos saben. La artillería se compone de máquinas manejadas por hombres. felizmente. A veces es trasladado de un sector en calma a un lugar crítico donde se lucha intensamente.

4. de por sí impresionantes. particularmente de la artillería. 2. el combate se hizo más penoso aún que las anteriores. Sólo queda entonces en pie. El infante es la multitud que vive. Tiene que ejecutar bajo el fuego enemigo sin responderlo. en la guerra de minas tiene que exponerse a ser aplastado en las galerías subterráneas.El Combate Moderno es más penoso que el de épocas anteriores Durante la última guerra europea. puesto que. movimientos de tierra y puentes. es el corazón del hombre.-Aumento y desarrollo de los medios de investigación. desfallece. sino útil. hay que agregar otras que se reflejan sobre la moral del combatiente. . dependiendo su valor del hombre que. Respecto de los ingenieros. se rehace. pues el medio de acción que no ha cambiado en la infantería y que es el más poderoso. 3.-Duración y continuidad del peligro. 3. pero muy luego estas se desintegran y entremezclan. con el fin de mantener la resistencia o impulsar el avance. lo que permite situar y abatir con precisión todo elemento que no esté bien disimulado.-Invisibilidad habitual del enemigo. hacer saltar puentes y cortar alambradas. vías de comunicación. puesto que las detenciones que tienen lugar durante el avance no constituyen descanso sino que provocan mayor tensión espiritual del combatiente.-Mayor potencia del armamento. Al comienzo del combate. combate y muere en la forma más gloriosa. Todo esto requiere alma templada. adquirido por la disimulación y hábil aprovechamiento del terreno. de la iniciativa y del corazón de los cuadros subalternos. que se sumerge entonces en un recogimiento precursor del sacrificio de su vida. enloquece. 9. A estas circunstancias de orden material. El infante es por excelencia el combatiente de la proeza individual. 2. sufre.-Ferocidad del combate cuerpo a cuerpo y empleo de la guerra de minas. Los progresos de la infantería dependen del vigor. Los Oficiales y la tropa no ven más que a sus vecinos más inmediatos. la infantería está compuesta por unidades normalmente constituidas. haya sabido hacerse seguir y obedecer. a saber: 1.-Instantaneidad de las pérdidas de vidas producidas por la rapidez del tiro y el poder de los explosivos. el trabajo del ingeniero no sólo es glorioso.-Empleo intensivo de la aviación de bombardeo y de gases de combate. a cada instante renovada y perdida siempre en el anónimo.79 resultante de un triunfo de la voluntad sobre el instinto. de una lucha entre el espíritu y la materia.. puede decirse que ningún soldado de otra arma tiene que desplegar mayor valentía en el campo de batalla. a causa de: 1. con grado o sin el. Los grupos de combate pierden su regularidad. no quedando sino elementos confusos y dislocados. tiene que aisladamente ejecutar destrucciones. la voluntad personal de cada combatiente para cumplir por entero su deber e ir en pos de la victoria. espíritu de sacrificio y heroísmo nunca bien apreciado por el comando ni por las otras armas. pero anónima e ingrata. terraplenes.

desde el simple temblor hasta el terror que paraliza el organismo. no es tanto el miedo a la muerte lo que embarga. se ejerce sobre el una especie de reciprocidad.. matan o hieren a amigos o enemigos: a veces no pueden moverse de su sitio tienen los miembros temblorosos y se dejan matar sin defenderse siquiera. 10. La emoción del miedo en el campo de batalla hace que los individuos se vuelvan moralmente inertes. ella es la de estar siempre aptos para recibir la emoción del miedo. introduciéndose el desorden en su tropa. En el campo de batalla. Se manifiesta bajo diversas formas.El Contagio mental. diarreas. incontinencia de orina. y cuando el hombre llega a dominarlo. Está de más señalar que esta confusión llegará a proporciones incalculables si tal situación se trasplanta al campo de batalla: por tanto. los hace correr en todo sentido. no comprenden ni las órdenes más simples. y perturba. va paulatinamente fatigándose y deprimiéndose física y moralmente. El Oficial debe prepararse en la paz para ser dueño de sus nervios y resolver pronta y acertadamente las diversas situaciones tácticas que s~ le presenten. como ya se ha visto. sino más bien el temor a la sorpresa. que actúa por . El miedo constituye el peor de los enemigos. que se irradia de uno hacia otro ser y que. durante las maniobras o inspecciones. es por un reflejo del subconsciente. cada individuo reacciona conforme a su manera propia de ser. Puede decirse que hay una actitud moral que identifica a casi todos los seres humanos en el combate. alucinados: no ven al enemigo donde realmente se encuentra sino donde ellos lo suponen: fusilan o cañonean a sus mismas tropas.Las Emociones del Campo de Batalla. De modo que el hombre se ve solicitado por dos clases de fuerza: una interna. Este temor de los oficiales se manifiesta en tiempo de paz.80 La repetición y prolongación de estas impresiones surten terribles efectos hasta en los caracteres mejor templados: y el organismo humano1 incapaz de soportar durante largo tiempo un peligro tan intenso y continuo. abre las puertas del triunfo sobre su adversario. y. refuerza o atenúa las emociones de cada uno. desde el temor hasta la locura. ya no reconocen a sus Jefes ni a sus compañeros. pero a su vez se cierne sobre el otra fuerza misteriosa. las facultades físicas. En el combate. Estos fenómenos síquicos van acompañados con frecuencia de vómitos. la emoción que embarga a la mayor parte de los individuos de tropa es el miedo a la muerte Pero. 11. pero cuando sube de punto. se dejan sugestionar por las más perniciosas apariencias. a ser flanqueado o envuelto: en fin. a la responsabilidad y a la falta de confianza en sus tropas. los hombres obedecen pasivamente a sus superiores. etc. de resolución y de tenacidad: bajo su influencia quedan como embrutecidos. El miedo vuelve a los hombres como locos. brote de espuma por la boca. aumentando la fatiga y poniendo en exhibición la incoherencia del pensamiento del hombre que la dirige. la Sugestión y la Imitación Impulsiva. según el caso. tratándose del oficial. dando lugar a una notable confusión de sus ideas que no les permiten reaccionar con lucidez para dar las órdenes apropiadas a la situación que se les presenta. porque como no actúa solo sino sumergido en el seno de sus compañeros de armas. de lo que con cierta propiedad podría llamarse el miedo moral. Mientras el miedo no llega al paroxismo. incapaces de iniciativa. completamente personal. que lo empuja al valor o al desaliento y otra externa. mentales y morales del hombre. si obedecen. pero sin poner nada de su voluntad.. huyen hasta delante de una sombra acogen y esparcen las noticias más inverosímiles. de sugestión.

Ese contagio es más rápido a medida que la tropa esté abatida por la fatiga. un suceso emocional cualquiera puede dar lugar a impulsiones colectivas violentas. ineludibles. de equilibrio mental y rol inestable. Es claro que para dar estos ejemplos de calma. Tal es el momento en que la tropa se encuentra propicia a sufrir los efectos de tal pánico. deben ser sin precipitación. con órdenes claras. que no hagan pensar a sus subordinados que son presas del ofuscamiento. La moral de una tropa es función de la de su Jefe. o sea la invasión de la conciencia por la voluntad de otro. nítidas.. y si ésta se ve levantada o quebrantada.81 medio de sus Jefes y compañeros y que se manifiesta por excitaciones de la voz y del gesto. que al contagio. por un fracaso anterior o por la tensión de un peligro común. el contagio mental. pero al hacerlo es necesario tener en cuenta que para hacerse seguir es preciso hacerse querer primero. señala las faltas cometidas y les pone remedio sin alaracas ni desalientos. El contagio mental es casi siempre favorable para la transmisión de la audacia y de la sangre fría. la multitud difiere de la tropa en que ésta es disciplinada y jerarquizada: pero ambas tienen una característica común. ser colectivo impresionable. entre dichas voces y señales y los movimientos correspondientes. Estas fuerzas externas constituyen el contagio mental. Los movimientos de los Oficiales. y que. voces de mando y reflejos de obediencia automáticos. la tropa adquiere todas las características de la multitud.3 en tal estado. que hace propagar las emociones con asombrosa rapidez. Como se verá después. dichas con voz reposada. el contagio mental no tarda en propagarse. Los fenómenos sugestivos en el combate se encuentran unidos a los reflejos de obediencia que despiertan las voces de mando. pero cuyas manifestaciones son bien conocidas. La tropa se siente deprimida cuando sus superiores dan muestras de desaliento o de miedo. los sentimientos de honor y emulación. tratan de interpretar su ánimo por sus actitudes o palabras. Tal cualidad debe ser aprovechada por los Oficiales para guiar a sus hombres de la manera más efectiva. arranques de heroísmo o de cólera irresistible. Al encontrars.Importancia de la Actividad de los Oficiales. a los cuales es enormemente sensible el hombre educado en el culto a la Patria. se encuentra bajo la influencia de una causa exterior inferiorizante. los movimientos provocados automáticamente por los grupos de adelante y por los toques de clarines y redobles de tambores. febril e impaciente. El Contagio metal es la principal fuerza sicológica que debe ser utilizada por los Oficiales para influir sobre la moral de sus soldados. en cualquier sentido. 12. para el cual la imitación es un gesto tan natural como para toda persona cuya facultad de raciocinio es habitualmente escasa. a pánicos locos o a explosiones de dolor o alegría. y el Deber. firmeza y sangre fría. que el contagio mental alcanza su máximum de intensidad cuando el sujeto es presa de estados afectivos semejantes. en cambio se ve reconfortada cuando los Oficiales revelan calma. por el hambre. a pesar del . se oponen la personalidad del sujeto. signos usuales que provocan una asociación directa gracias al hábito. pues estos vuelven sus ojos continuamente hacia ellos. de explicación sicológica bastante oscura. sin agitación. cuando el superior vela por la correcta ejecución de los movimientos de sus hombres. serenidad y audacia. imitan lo que les dicen y hacen. sus sentimientos personales y las emociones presentes. amenazas de represión o promesas de recompensas. a su influencia se excitan la conciencia individual. cuando una colectividad espera. Estos sentimientos se ponen de manifiesto. para deducir si la situación se presenta buena o mala. porque se les encuentra en los actos más sublimes de heroísmo y en los pánicos más vergonzosos.

82 peligro, es preciso que los Oficiales tengan gran dominio de sí y una enorme fuerza de voluntad. La prudencia y los hábitos adquiridos por la autoeducación ayudan a dominar las impulsiones, a contener las emociones y a aclarar el juicio: pero no se puede improvisar sí arte de galvanizar los corazones1 lo que es fruto de un adiestramiento más o menos prolongado y de constantes esfuerzos para obtener un juicio sereno en medio del peligro y cumplir así la tarea fundamental que tiene el Oficial en la guerra. Pero no basta que el Oficial ofrezca buen ejemplo sino que le es preciso evitar que ninguno de sus subordinados lo de malo, impidiendo cualquier manifestación de desaliento o de miedo; estorbando la difusión de noticias alarmantes; evitando aún por la fuerza los ejemplos de fuga. Al efecto, el Oficial debe aprovechar todas las ocasiones que le ofrece diariamente su profesión; en el ejercicio, en el frío, en el calor, los arenales, las subidas, las bajadas, las selvas, etc., haciendo ejecutar las órdenes que impongan a él y a sus hombres aunque sea por breve tiempo, una fatiga o un esfuerzo superiores a los ordinarios, provocando sobre todo entusiasmo, silencio y calma en estos momentos. El Oficial debe tener siempre presente que no basta su valentía personal para guiar el combate, sino que también precisa tener calma y sangre fría para sí para comunicarle a todos y cada uno de sus subordinados, cuyos ojos estarán fijos en él atisbando sus menores movimientos para levantarse a la gloria o hundirse en la vergüenza. 13.- Elementos que deprimen la moral sobre el campo de batalla. El miedo. El peligro de la muerte, siempre igual en el combate, se manifiesta en cada época bajo una fisonomía especial y en relación con las armas empleadas; pero la moral de los combatientes está afectada por dichos peligros bajo una forma única, que es la del miedo, el primer enemigo del soldado en el combate. Los grandes capitanes de la historia están acordes en manifestar que han sentido miedo en muchas ocasiones y que no creen a los que aseguran no haberlo sentido nunca. De modo que no puede decirse que no hay hombre a quien no afecte el miedo y es necesario que esta verdad sea comprendida por todos, porque si se persuade al soldado que puede combatir sin aprehensión, si se le deja creer que la primera vez sólo sentirá una débil emoción, pero que ésta desaparecerá con el estrépito del cañón y del olor de la pólvora, ese hombre experimentará frente a la realidad una desilusión terrible y peligrosa. Por supuesto, la mayor gravedad que se puede presentar sobre el campo de batalla es la sorpresa, que es vecina muy próxima del pánico. Como la moral de una tropa no aguerrida se puede quebrantar en los primeros combates, no debe vacilarse en señalar de antemano a los soldados los peligros que corren en el campo de batalla; y como el miedo es y será siempre un elemento de capital importancia en el combate, hay que estudiarlo precisamente para evitarlo y para atenuar sus efectos en los combatientes. El miedo es un sentimiento natural que presenta la forma más simple del instinto de conservación, que hace apartar al soldado del combate, que detiene al hombre al borde de un precipicio. Así como el hambre denota una necesidad, el miedo advierte un peligro; pero por muy saludable que sea este sentimiento instintivo. Debe combatírsele, porque es una emoción que inferioriza y que hay que dominar, pues cuando llega a apoderarse de la conciencia humana hace cometer actos que es necesario impedir a toda precio. Hay el derecho de tener miedo, pero no el de dejarse dominar por éste. Desde que el miedo ha dado al hombre la señal de peligro, el espíritu pasa en revista fugaz los medios de oponerse a ese peligro y toma luego una resolución: Capitula o resiste. El hombre que, por muy turbado que se encuentre ante el temor del peligro, sacrifica a su deber el interés de su conservación personal, es un valiente; el que se

83 deja dominar por el temor hasta el punto de que éste lo priva de la facultad de actuar, no es más que un desecho humano, con el que no puede contarse; un cobarde que tiene idea exacta del peligro e imagina los medios de evitarlo, tendiéndose en el suelo cuando sus camaradas se lanzan adelante: ocultándose en un foso u otro obstáculo esperando no ser visto; llevando socorros a algún herido para permanecer en la retaguardia; perdiendo voluntariamente sus municiones para ir en pos de un muerto y quitarle las que este lleva, abaldonando la línea de fuego con las esperanzas de no regresar a ella, provocándose una ampolla en el pie para que no se le obligue a marchar; hiriendo a su caballo para que este quede indisponible, produciéndose una herida a sí mismo para que lo envíen a la ambulancia. El miedo y la cobardía son diferentes; se puede tener miedo y ser valiente. La educación moral del combatiente, en tiempo de paz, debe tender a crear y desarrollar en el soldado costumbres y sentimientos que le faciliten la resistencia al miedo. Esta tarea es difícil y delicada, en la que los Oficiales reflexionan poco, teniendo muchos la creencia equivocada de que no debe hablarse del miedo porque es un sentimiento vergonzoso. La exaltación y la depresión de la moral en el campo de batalla son susceptibles de afectar a todos los escalones de la jerarquía, y tiene sus momentos culminantes. La depresión se produce cuando ha sido vencida o neutralizada la voluntad, síntesis de las dificultades intelectuales humanas, que se afirman poderosamente cuando el individuo tiene salud, reposa, buena alimentación y excita moderadamente sus sentimientos 14.- Hay Causas Físicas y Sicológicas de Depresión. Entre las físicas existen: las enfermedades, los sentimientos, la fatiga, el hambre, la sed y las intoxicaciones. La historia está llena de ejemplos relativos a los efectos producidos en la moral de muchos ejércitos por estas causas; analizando particularmente las sicológicas, se tiene el temor a lo desconocido, temor al aislamiento y la sorpresa. El temor a lo desconocido actúa en el hombre por medio de tendencias a exagerar el peligro, dando vuelo a su imaginación y perdiendo el sentido de la medida. La atmósfera de misterio creado por la posibilidad de una sorpresa, sobre todo durante la oscuridad o por la niebla, predispone a la depresión moral. El temor al aislamiento se hace sentir en el combate no sólo en el sentido del frente, sino también en el de la profundidad; la mayor parte de las veces los hombres se lamentan de que no hay nadie detrás de ellos, y miran ansiosamente hacia atrás pasándose la voz unos a otros. El Soldado que se lanza al combate necesita sentir a su retaguardia una tropa que lo siga, lo sostenga y lo recoja. La sorpresa juega un papel primordial en la propagación del miedo. Se la alcanza por la maniobra, atacando los flancos o la retaguardia enemiga o haciendo entrar en acción en grandes cantidades, y sobre todo la primera vez, materiales o máquinas de guerra nuevas que desmoralizan a las tropas enemigas. 15.- Efectos de la Depresión Física y Moral en el Combate. Las causas de depresión anotadas originan perturbaciones físicas y morales que se traducen en un deseo de descansar que muchas veces llega hasta el sueño invisible; en un estado de agotamiento y de dolor físico acompañado de inquietud y de angustia; o bien en la conciencia de un estado de debilidad que predispone al desaliento. Si se exacerba el estado depresivo, el individuo acaba por no poder ejecutar siquiera ciertos actos automáticos; titubea al marchar: toma mal la línea de mira; dispara sin darse cuenta, escribe temblorosamente, tartamudea, usa mal las palabras. En muchos casos llega a no poderse mover, a quedarse como paralizado o a

84 caer en una agitación convulsiva. Se ve a soldados deprimidos presos de una inercia tal, que la llegada del enemigo no les causa ninguna impresión de temor, dejándose matar en su sitio sin hacer movimiento alguno para defenderse. Desde el punto de vista fisiológico, los efectos depresivos se manifiestan por perturbaciones circulatorias, debilidad cardíaca, aumento de las pulsaciones, baja de la presión sanguínea, enrojecimiento de la faz, y luego palidez intensa; fuertes contracciones de las fibras musculares con opresión de la garganta, incontinencia de orina y evacuación estomacal; las secreciones glandulares se intensifican con sudores copiosos, aumento de la orina y disminución de la saliva, sed insaciable los músculos de acción voluntaria se perturbarán produciendo temblores que a veces son imperceptibles y otras, agitan pies y manos; la piel se pone carne de gallina; la pupila se dilata; los nervios motores se paralizan produciendo actitud estática o, por el contrario, se agitan en un deseo incontrolable de huir; y como la irrigación de las células cerebrales se modifica por todos estos fenómenos, el hombre pierde sus facultades intelectuales, ya no asocia las ideas y disminuye la capacidad de juzgar los hechos y prestar atención a sus obligaciones. Desde el punto de vista sicológico, en el combate se producen perturbaciones importantes en las facultades espirituales del individuo, comenzando por lo referente a la iniciativa y la invención, extendiéndose después a la voluntad. Las facultades más resistentes al miedo son los hábitos automáticos. Estas perturbaciones se manifiestan por: disminución o desaparición del poder inhibitorio de la voluntad del individuo; la pérdida del control de sus actos; alteración del sentido critico; de la facultad de juzgar los hechos y las ideas; nerviosidad, excitación de la imaginación, con tendencia a exagerar el peligro. El miedo ofrece una escala de intensidades crecientes: Inquietud, aprensión, ansiedad, desazón, miedo, espanto, terror, etc. La persona de temperamento nervioso e impresionable es habitualmente predispuesta a sufrir los estímulos más diversos. Hay tendencia a centralizar el miedo por ciertos lugares, ciertas personas o ciertos métodos de combate, y muchas veces el hombre se ve influenciado por el miedo que lo agitó durante sus primeros años, principalmente en los casos de neurastenia. Nadie puede estar libre de sentir los efectos del miedo, siendo lo más particular que los seres de cierta educación y con grandes responsabilidades llegan hasta tener miedo al miedo. Por consiguiente, a fin de hacer frente con ventajas a los efectos sicológicos producidos por el miedo, es necesario que la educación e instrucción militar del soldado hagan automático el movimiento que ha de servirle en el campo de batalla para que los ejercite maquinalmente; y que por medio de un entrenamiento incesante de la inteligencia y de la voluntad, se habitúe a los Oficiales a tomar decisiones acertadas. Desde el punto de vista exclusivamente militar, los efectos del miedo se dejan traslucir de manera más manifiesta en el tiro y en el avance hacia el enemigo. En el tiro, por causa de la dilatación de la pupila, la puntería no puede hacerse correctamente, se actúa mal sobre el disparador, se tira por hacer ruido, por aturdirse, casi siempre muy alto. Esto no quiere decir, por supuesto, que deba desecharse por inútil la instrucción de un tirador en el tiempo de paz; por el contrario, hay que llevarla al máximo del automatismo, para que actúe reflejamente en el combate, con la misma regularidad que en el campo de tiro, comunicándole mayor confianza en su eficacia. En lo relativo al avance hacia el enemigo, el soldado va cobrando temor al ver caer a sus compañeros, heridos o muertos. De allí que la vigilancia de los Oficiales se oriente a hacer la disciplina más firme, sobre todo con tropas que no tengan la debida preparación moral.

Cuando llega al extremo. bajo la impresión de que sus tropas ya no se encuentran aptas para luchar. la falta de confianza ~n sí originada por el poco adiestramiento . adormeciendo los sentimientos morales inculcados por la educación y despertando los instintos egoístas y sensuales.Los Temores y la Desesperación en el Combate. al exigirle los esfuerzos que demanda la situación.. A medida que se intensifica. una tropa vencida cuando ha sido presa de los sufrimientos. o el instinto de la defensa personal. las intoxicaciones. No sucede lo mismo cuando el Jefe se encuentra bajo la acción del desaliento y renuncia a emplear sus elementos. Por consiguiente. la pereza. del desaliento. Su débil voluntad les hace ver siempre mayores dificultades que las realmente existentes. pero la derrota en tal caso puede ser temporal o local y casi nunca llega a proporciones catastróficas. de la voluntad y del automatismo. La fatiga se manifiesta por un sufrimiento físico vago. comida a los hambrientos y soñar a los insomnes. que hace que muchos hombres de intelecto superior no sean capaces de tomar una actitud firme o una decisión pronta. o sea la tendencia al predominio de la ambición personal sobre el bien del servicio. haciendo ver agua a los sedientos. etc. debilitando su personalidad y haciendo perder su capacidad de resistencia a las emociones. hace perder hasta los hábitos de automatismo en la marcha o el tiro. y suprime el poder de distinción. o se entrega a la desesperación por reveses anteriores que hayan menguado su prestigio y sus medios de combate. la palabra. el calor. viene la abulia. acompañado de tedio o de angustia: un estado de debilidad que predispone al miedo. del poder de decisión y de la facultad de obediencia. El peor enemigo de tropa resolución en la guerra es el temor a la responsabilidad.85 16. todo esto mezclado a súbitas apariciones del enemigo. se dejan impresionar por los sufrimientos ajenos y vacilan en imponer a sus subordinados la ejecución estricta de las órdenes por temor a que se descontenten o fatiguen. Este temor tiene por fuente: El arribismo. del miedo o del pánico. Comienza pervirtiendo la voluntad.. restringe la claridad del juicio y acarrea perturbaciones de la inteligencia. la sed. como Jefes. un Jefe previsor debe hacer lo posible porque sus tropas lleguen al campo de batalla bien descansados y alimentados: y si no está en sus manos hacer que esto suceda. por miedo a perder su reputación o su posición. exigiéndoles la ejecución estricta de los deberes más penosos y exitándoles a mejorar sus condiciones por medio de una decidida autoeducación. etc. la fatiga produce olvido en las ideas y en las expresiones. Estos Oficiales no son aptos para darles un mando aislado y deben ser puestos a órdenes de Jefes muy enérgicos. La fatiga tiende a desarrollar la docilidad. el hambre. quienes a su vez tienen la obligación de desarrollar en aquellos la firmeza de carácter por medio de un adiestramiento sistemático. al temor y a todas las formas de desaliento: produce necesidad de dormir. el frío. 17. o piensa que la superioridad moral y material del enemigo hace demás la lucha. Generalmente. Entre los elementos que producen la fatiga hay que citar el sufrimiento. con pérdida de la iniciativa. tener en cuenta esas circunstancias que disminuyen la capacidad moral de los hombres. A veces hace a los hombres presa de alucinaciones. necesita. la escritura. pues el Jefe y los Oficiales pueden hacer sin esfuerzos mantener el orden y el mando. Una de las circunstancias que debe tenerse en cuenta es que hay ciertos Oficiales que pueden ser muy valientes en la acción pero cobardes y timoratos en el mando que ejercen. o siente el temor de imponer sufrimientos o de asumir responsabilidades. dificulta la comprensión de las órdenes.Efectos Síquicos de la Fatiga. En lo que respecta a las facultades intelectuales. la credulidad y la sugestionabilidad de los hombres.

Una tropa cualquiera puede ser presa del pánico. un espíritu optimista predispone a la audacia. puesto que el ser humano no es capaz sino de una cantidad determinada de miedo. ataques inesperados. pero llega el momento en que no puede contenerse. Cuando el Oficial no ha alcanzado por medio de su educación moral eliminar sus temores y su pesimismo. o estamos perdidos. anula la pusilanimidad. Una imaginación pesimista hace ver negro el cuadro de la más halagadora realidad. y no deja a los subordinados ocasión de tomar iniciativas o asumir responsabilidades. peligros casi siempre imaginarios que han corrido algunos individuos y que se propagan rápidamente al conjunto. un grito a las armas. para provocar una brusca explosión de terror que se propaga instantáneamente. basta cualquier pequeño detalle. noticias inquietantes. disminuye el efecto de los reveses. El pesimismo y la desesperación son factores deprimentes que mengüen el valor combativo de las tropas y hacen estériles los sacrificios.. Cuando una tropa llega al punto limite de la resistencia al miedo. desbandándose y transformándose en una manada de fugitivos imposibles de contener. El pánico se diferencia de las fugas colectivas en que puede ser causada por un peligro casi siempre imaginario. La energía en la desgracia es una de las formas más eficaces del valor moral. por una ilusión o alucinación. que aturde a individuos y a unidades al propagarse por el contagio mental y los arrastra en fuga alocada a la manera de un rebaño. como un disparo en la noche. si sus fuerzas morales se encuentran enervadas por la espera de una lucha o por el constante peligro en que se hallan. una fuga colectiva. días y aún semanas enteras. la tropa obra sin conducción. así como un hombre puede tener miedo y cumplir valientemente su deber. y debe anidarse siempre en el corazón de todo el que manda hombres que tengan que sufrir los crueles padecimientos a que obliga la guerra moderna. cuando se encuentran en estado de emoción latente producido por la acumulación de fuerza nerviosa. El pánico se produce entre las tropas compuestas en su mayor parte de reclutas y reservistas y . o sálvese quien pueda. tales como ráfagas mortíferas. La esperanza en lograr el éxito perseguido es una fuerza anímica de primer orden que no debe perder jamás el Oficial. a causa de la mayor irritabilidad de las fuerzas actuantes. pero reales.Las Fugas Colectivas y los Pánicos. Las Fugas colectivas en el campo de batalla se producen porque una serie de individuos se hallan al mismo tiempo bajo la influencia de un temor particular. La mejor forma de remediar esta situación en los Oficiales es inculcarles que la falta de iniciativa abnegada es un crimen contra la Patria y el honor militar. y.86 intelectual. Estas fallas se originan cuando el mando es excesivamente centralizador o absorbente. Una tropa puede tener miedo y no desbandarse. y en las que interviene el contagio mental. por el contrario. es más bien la explosión de un miedo colectivo durante largo tiempo reprimido y que sólo necesitaba una ocasión para manifestarse. predispuesto a sentir miedo hasta de los peligros más insignificantes. El hombre puede luchar contra su miedo instintivo durante horas. que convierte a la tropa en un rebaño que no obedece sino a sus instintos. pierde la confianza en el mando y rebaja su moral a limites inconcebibles. como se dice. de la multiplicación de los incidentes susceptibles de provocar el desequilibrio sicológico. y la carencia de hábitos de mando. El pánico no es. 18. es decir. Pero la explosión es mucho más de meter en una colectividad que en el individuo. Esa' explosión de terror es lo que constituye el pánico. aún encontrándose lejos del enemigo.

Los hombres que forman las escoltas de convoyes se encuentran generalmente enervados por largas horas de espera y de tedio. no abandonar jamás al ganado. Respecto a este último elemento. sin obedecer a los Oficiales. Estos Individuos. Ni las tropas victoriosas se libran de sus efectos. En cuanto el pánico se presente en una tropa vecina. Las tropas colocadas en segundo escalón o en reserva están en contacto con los grupos de cobardes que van formándose con los hombres que se desprenden a propósito de sus unidades para no combatir. se ha observado que favorece la propagación del pánico. . los Oficiales deben redoblar sus esfuerzos para evitar el contagio. a la menor emoción. Las consecuencias del pánico son muy graves. ni discernir sobre el verdadero peligro que lo amenaza. el excesivo calor. emprenden la fuga con vivos gritos de dolor. Casi siempre estos pánicos nocturnos se traducen en matanzas entre amigos. los heridos se hallan agotados por sus sufrimientos físicos y por el recuerdo de los peligros corridos. así como entre los heridos de las ambulancias y hospitales. pues se aturden mucho y basta que uno o dos emprendan la fuga a todo galope. para que el resto haga un tropel que arrolla cuanto encuentra. el hambre la sed. Principalmente en la noche se produce un desorden terrible. Se ha visto ya que el pánico es originado por peligros imaginarios y es más fácil de cundir a medida que la imaginación de los hombres es menos vigilada por la observación. Las operaciones nocturnas son medio favorable para el desarrollo del pánico. presas del delirio. cuando se piensa estar libre de todo peligro. sólo pueden ser gobernables por la sugestión. Lo primero que debe hacerse es tratar de reunir a los hombres por unidades. A fin de prevenir y limitar los efectos del pánico. Es el momento de emplear los medios persuasivos. Asimismo. en la tarde o al día siguiente del combate.87 es más fácil de prender en tropas inactivas que han sufrido fuertes emociones en los acantonamientos o vivaques. creyéndose en inminente peligro de muerte. no debe dudarse en emplear las amenazas aún la violencia los primeros que intenten huir. procurando distraer su atención por medio de gran actividad física. porque no comprenden las órdenes que se les da. el pánico es moneda corriente en el combate. y luego enviarlos a sus cuerpos de origen. arrojando sus armas y equipo. es conveniente hacerla echar cuerpo a tierra. Para que una tropa emplazada en segunda línea no se vea arrastrada por elementos que vienen presas del pánico. compañías o batallones. esperar que pase la avalancha incontenible de fugitivos y luego emprender el movimiento por los medios regulares. no dejar inactivas a las tropas. evitar las manifestaciones de cobardía. Desatado el pánico. está menos expuestos al pánico que las fracciones sometidas al fuego y que no pueden responderlo. Y tratándose de pequeñas unidades. a causa de que la oscuridad no permite observar al enemigo. es necesario dar a la tropa un entrenamiento físico y moral superior. los llamados al patriotismo y al deber. haciendo esfuerzos de todo orden para aumentar la moral y la cohesión. a unos disparos de fusil suceden otros y así se propaga el fuego y aún se matan entre sí las tropas amigas en la oscuridad. en caso de ser insuficientes estas medidas. la fiebre. No hay ejército que no haya sufrido pánicos. a fin de evitar su dispersión. encuadrarlos. lo que sucede frecuentemente cuando están bajo la influencia de la fatiga ocasionada por el sufrimiento. impedir la circulación de noticias alarmantes. como tienen mayor actividad. ordenarles algunos movimientos de orden cerrado para despertar sus hábitos automáticos. los hombres huyen inconteniblemente y no obedecen ni por sus reflejos. Las tropas empeñadas más adelante. ni aún lejos del enemigo. los caballos y mulas juegan con frecuencia un papel importante en los pánicos. Es también frecuente en las escoltas de convoyes. e imponer disciplina estricta en todos los actos de la tropa.

pues casi siempre los soldados tienen inclinación a creer que éstos son superiores a la realidad. el descontento. de que su artillería es eficiente para presentarle el apoyo requerido. y de que la del enemigo puede ser fácilmente destruida o neutralizada.Para obtenerla es preciso hacer converger todos los esfuerzos morales.88 19. mine sus fuerzas vivas. obligar al enemigo a abandonar la lucha. la victoria consiste en conservar su valentía personal. Hay que distinguir claramente entre el estupor y el miedo. no es un don natural al alcance de todos los hombres.Manera de dominar y vencer los efectos del miedo. Al Oficial le es generalmente fácil dominar el miedo por la noción que tiene del deber.Factores de la Victoria .El Valor y sus Elementos. Esta forma de valor. por ser sumamente contagiosas. El estupor consiste en la repentina emoción que se apodera de un individuo ante un hecho súbito. la esperanza de una recompensa honorífica. la otra da origen al miedo. el deseo de no mostrarse inferior a sus camaradas. pero que sólo dura breves momentos. También lo aleja del miedo el convencimiento de que la superioridad ha hecho todo lo posible para alcanzar la victoria. Al miedo le hace dominar el miedo el avezamiento al peligro. El problema es mucho más grave tratándose de vencer el miedo en presencia de peligros reales. la victoria consiste pues. llegan a pensar que han perdido esa invulnerabilidad. La victoria es el ideal supremo y la principal razón de los ejércitos. y a la victoria. la confianza. sólo se adquiere a fuerza de avezamiento y de entrenamiento. antes de que funcionen sus órganos para infundirle miedo. racional y constante que exige la guerra moderna. que a su vez provoca la cobardía. la una engendra el valor y el espíritu de sacrificio. intelectuales y materiales. en conservar el propio valor y en destruir al adversario. el amor propio. el temor a que lo menosprecien. pueden sembrar la desmoralización. la otra provoca la derrota. la una asegura la victoria. El valor habitual. Hay que contemplar sus efectos para atenuarlos y evitar todas sus manifestaciones externas. viéndose embargados por el miedo. 20. éste se ve solicitado por dos tendencias: una optimista. A medida que es mayor el contraste sicológico crece el estupor que va siempre acompañado de todas las manifestaciones esenciales del miedo. por su sentido de responsabilidad por el ejemplo que tiene que dar. La prevención y disminución del estupor y el miedo se alcanzan por un entrenamiento bien comprendido. mantener y . y por el hábito de dominarse a sí mismo y tomar sobre el yo un imperio absoluto. hace nacer la desconfianza. el sentido de las responsabilidades ante sus compañeros. Otra causa de disminución del valor combativo de las tropas es la larga duración de la guerra moderna. que. Cualesquiera que sean las cualidades étnicas o individuales del soldado. y otra que por el contrario. Es fácil dominar el estupor con un buen entrenamiento de las tropas. Pero el miedo tiene raíces muy profundas y naturales para pensar en que puede ser reprimido. muy distinta de la valentía impulsiva e irracional. Para el Oficial. el desaliento y finalmente el pánico. que lo lleve a la acción. el menosprecio que echaría sobre si se dejara dominar por su instinto de conservación. El miedo desaparece casi siempre en el Oficial al llegar el momento en que su deber lo obliga a tomar parte en la acción. instruyéndolas principalmente acerca de los verdaderos efectos de los fuegos. principalmente cuando se trata de individuos que habiéndose creído invulnerables. por el conocimiento cabal de las sugestiones poderosas que borran en el espíritu humano las reivindicaciones del instinto de conservación.

que impulsa al hombre a marchar hacia adelante y lanzarse sobre el enemigo. A este respecto la confianza de los hombres en sus Jefes es un factor de capital importancia. a pesar de la influencia depresiva del miedo. El valor y la resistencia física no guardan entre sí estrecha relación. El valor activo proviene de una fuerte tendencia a actuar en el sentido deseado u ordenado. animado únicamente por un sentimiento de patriotismo intenso. aunque hay casos en que es necesario dar ejemplo para arrastrar a los vacilantes. pueden lograr un éxito o sufrir un revés. Los fornidos matones del tiempo de paz son a menudo los más cobardes en el combate. Los elementos que intervienen en las demostraciones de valor forman un todo complejo que ofrece los aspectos más variados y que dan origen a las diversas clasificaciones del valor en activo. que traduciéndose en la sangre fría. También hay perezosos que son valientes en cualquier clase de peligro. va derecho a la muerte sin importarle nada el bienestar de la civilización ni sus intereses materiales. y el entrenamiento en el menosprecio a la muerte. intelectual y física. La condición fundamental para tener éxito en la guerra. En cambio. pero hay circunstancias en que obedeciendo a impulsiones ancestrales superiores al instinto de conservación. relativamente. El sentimiento que da más valor al corazón del soldado es el patriotismo. El hombre considera la vida como un bien precioso. preserva del deseo de la fuga y del atolondramiento. esto es. Con el correr de las semanas. El valor continuo es más difícil de tener. El hombre se perfecciona moralmente a medida que abandona sus sentimientos egoístas y comprende que se debe a su familia. las sacrifica voluntariamente. las tropas se hacen más cautelosas. del sufrimiento y la fatiga. Se ha notado en el primer período de las guerras que el valor de los hombres es brusco e impulsivo. el valor es por el contrario una fuerza moral que puede adquirirse con el entrenamiento. sobre todo con individuos de temperamento tan influenciable como el nuestro. El desarrollo de este ideal condensado en un sublime amor a la Patria. pues su acción sólo se extiende a determinado período de tiempo. La misma tropa. La valentía verdadera es prudente y se limita a lo preciso. accidental y continuo. El valor en un mismo grupo de hombres varía notablemente según los circunstancias. al sufrir en propia carne los efectos del fuego enemigo.89 exaltar la de sus subordinados. a su pueblo. a su patria. es la que el soldado esté animado de esta cualidad fundamental que es el valor. lanzarse a la lucha con una voluntad fríamente calculada. y batir la del enemigo. El valor accidental es más fácil tenerlo. despreciando la muerte en pos de un ideal. La más bella expresión de valentía es la que permite al hombre que está en seguridad y sin excitación previa. hombres de temperamento emotivo se conducen casi siempre admirablemente frente al enemigo. de duración limitada. y sólo es posible' cuando el hábito hace su práctica casi inconsciente. de honor inmaculado o de profundo sentimiento del deber. . en un peligro conocido y avaluado. siendo propiamente una manifestación del instinto de conservación social. sin fanfarronadas inútiles. Mientras que el miedo es un fenómeno natural y una manifestación del instinto de conservación individual. que puede definirse diciendo que es la facultad de actuar con energía moral. neutro. manifestándose bajo la forma de la voluntad de vencer. según la mainera como está mandada. Y cuando llega a adquirir la convicción de que su sacrificio es necesario para que ésta superviva. en circunstancias semejantes. El neutro consiste en el dominio o ausencia de toda emoción depresiva. constituyen la base de la educación militar en los ejércitos. impasibilidad e intrepidez. el campo donde lo desarrolla es el de batalla. La expresión "estuvo valiente tal día" aclare suficientemente este concepto. lanzándose aún a descubierto contra los infantes y las baterías enemigas y sufriendo grandes perdidas en consecuencia.

no obstante los peligros y la fatiga. más oscura. La parte neutra del valor está constituida por la resistencia a la fatiga. han flaqueado en cuanta han visto desaparecer a sus Jefes o cuando estos han dejado de hacer sentir su autoridad. agresivo o tímido. los estímulos mutuos. La sangre fría natural o hereditaria. las creencias y los hábitos individuales. que son características de la raza. de impasibilidad y no son propensos a arranques bruscos y a furia ofensiva. son de sangre fría. necesidad de la defensa nacional. combatiendo con valentía denodada. en la fase final del combate por lo menos. siendo cuestión de temperamento. es la simple negación del miedo y se conoce con el nombre de sangre tría. el libre funcionamiento de su cerebro y de su voluntad. que llega a embotar las sensaciones y hace que los hombres se vuelvan indiferentes al familiarizarse con el peligro y con las incomodidades de la guerra. flemáticos. Su acción es limitada. Las manifestaciones de valor provienen del temperamento y del carácter de la raza. su amor propio. su . una importancia capital. En su forma antigua el valor era más espectacular. tienen pocos arranques. La sangre fría. la esperanza o la desesperación. Los hombres del campo. honor individual y colectivo. Los estados afectivos favorecen la cólera y la agresividad. otras fuerzas síquicas activas como la cólera. En una trinchera o en un repliegue del terreno. de la subordinación. de la iniciativa y del espíritu de empresa. o sea la manifestación ofensiva del instinto de conservación. No son raros los ejemplos de unidades empeñadas que. El valor puramente físico. El valor de una tropa está en razón directa de su encuadramiento. y arrebatos. abrigando el convencimiento de que para vencer. todo es necesario menos la temeridad. y a hacer el sacrificio de su vida en pos de ideales superiores. Pero cuando el hombre actúa como parte de una tropa se ve solicitado por influencias exteriores que ejercen sobre él sus superiores y compañeros. la sangre fría y la impasibilidad. Estos factores del valor adquieren en nuestro medio. se refuerza por la confianza en la propia superioridad y por el optimismo. Su temperamento excitable. poco irritables y lentos en sus reflejos. El valor se funda en los sentimientos.90 desarrollándose en los hombres un valor más sereno y útil. las amenazas y los reflejos de obediencia automática. y por la confianza en el porvenir. A estos factores hay que añadir. principalmente con los hombres de las ciudades. y el instinto de agresividad. el amor a las recompensas. puede ser desarrollada por la costumbre. su único mérito consiste en conservar siempre su sangre fría. pero mucha voluntad y desprecio al peligro. Son capaces de un valor calmado. o de otros estados de conciencia como la confianza o la inquietud. Su parte activa está constituida por sentimientos iluminados por creencias: Patriotismo. que hace interpretar cualquier hecho como un éxito y que no cesa de reanimar el valor. que hace ver todo como un fracaso o una improvisación introduciendo la desmoralización. se ve deprimida por el fatalismo o por el pesimismo. El valor así considerado tiene una forma más humilde. por el adiestramiento que hace al hombre avezado al peligro. En cambio. en el que no toma parte la voluntad. natural o adquirida. su exaltación debe ser uno de los principales fines de la educación militar. Estos elementos activos y neutros del valor son individuales o internos y actúan sobre el individuo aislado o formando parte de una tropa. el hombre valeroso no tiene hoy más testigos de sus hazañas que sus vecinos de derecha e izquierda. más interna. El ejemplo dado por los Jefes o por los más valientes. pero no por eso deja de ser menos grande ni moral. lo impulsan a cumplir sus deberes con mayor abnegación. fuera de control. Estos factores determinan al soldado a cumplir espontáneamente sus deberes. afecto por los Jefes y compañeros. del espíritu y hábitos de ofensiva más o menos inculcados a las tropas. que constituyen el núcleo más importante de nuestras tropas. más arrogante.

El hábito y la experiencia en sus relaciones con el valor. a no temerlos. por cuya circunstancia la acción vigilante del Jefe cobra una importancia nunca desmedida. aplastados física y moralmente los soldados de un ejército moderno. 21. tienen que luchar para vencer. pero sin producir iguales consecuencias en las propias tropas. Pero los efectos del hábito sobre el valor sólo intervienen en manifestaciones de peligro de la misma especie. sedientos. su deseo de alcanzar recompensas. Puede ser intermitente o eventual. dan siempre los mejores soldados. debe tenerse en cuenta que él no tiene acción sobre los peligros imprevistos o de diversa naturaleza. El conocimiento del ideal que se defiende. pues los pueblos que comprenden la causa por la cual luchan. llenos de barro. oculta dentro de los matorrales o detrás de los padrones de las serranías. Por consiguiente. provocar el pánico en sus filas por medio de la sorpresa. fatigarlo. difundir en su seno noticias alarmantes. que acostumbre a los soldados. lleva al supremo sacrificio libremente consentido con muy poca o ninguna esperanza de éxito. A la gallardía de las cargas de otros tiempos. por medio de un sentimiento de confianza y control. el heroísmo no es patrimonio de ninguna raza ni categoría social. o por lo menos. los grandes capitanes de la historia han puesto siempre especial cuidado en sus problemas. extenuarlo por una agresividad y hostigamiento constantes. Particularmente los hombres jóvenes tratan de variar la monotonía de la vida de campaña prestándose voluntarios para desempeñar comisiones peligrosas. La experiencia cambia la forma y la noción del valor.El Heroísmo.- 23.- . consiste en avanzar siempre 22. infunde al militar una acentuación de su valor. enérgico y comprensivos a la vez desarrollado desde la paz que dé al hombre la sensación de que en cualquier momento están sobre él los ojos de su superior. El heroísmo es una forma de valor que implica la certidumbre de la muerte.91 ambición de gloria. con casi ninguna posibilidad de salir con vida. Como el valor. a no medir los peligros. sobre todo en el servicio de patrullas. con la convicción de la justicia de su causa. se tiene hoy la vida oscura dentro de las trincheras. amenazar y actuar contra los flancos y retaguardias. tiene forzosamente que ser valiente y tenaz. su emulación. ni a hablar de estos. Hay que arrojar sobre el enemigo un alud de proyectiles para ponerle grandes efectivos fuera de combate. Pero el miedo más eficaz de abatirlo. deben ser aprovechados por los superiores al máximum. un ejército que actúa movido por un ideal elevado. Para abatir el valor del enemigo es preciso desalentarlo por todos los medios posibles. El valor colectivo. que conoce todas las debilidades para reprimirlas y está dispuesto a la vez a premiar sus esfuerzos. en cuyo caso hay que buscar en otra fuente la valentía necesaria para afrontarlos. pero las condiciones de la guerra moderna exigen al hombre manifestaciones continuas de heroísmo. es el que demuestran las tropas en la batalla. Estos dos factores juegan un papel preponderante respecto del valor. Y esta fuente no es otra que una decidida voluntad que no se puede exigir a todos en todo momento. a pie o a caballo. El hábito se obtiene como resultado del entrenamiento y de la educación. Comprendiéndolo así. al cabo de algún tiempo. con las que van adquiriendo cierto avezamiento que hace su valor continuo. Presas del cañón. tiene sus orígenes en el alma nacional. Como se abate la moral del adversario.

sordos a la voz de sus Jefes. introducir el pánico en las filas enemigas por medio de un movimiento de avance lleno de audacia. cambiando su desaliento en desesperación. y mucho mayor aún para abandonar su miedo y combatir de manera eficaz. pues. El gesto ofensivo. éste necesitará un tiempo más o menos largo para rehacerse.92 contra él. Cuando se obtiene la retirada del enemigo se ha logrado un éxito. Una tropa inmóvil en una posición no puede abatir con sus fuegos una cierta extensión de terreno. forzándolo hacia la retirada. no ha alcanzado un resultado decisivo. el abandono de la defensiva. Quedar inmovilizado en una trinchera o en una línea alcanzada es declararse impotente para el ataque. hay otro factor de orden material que afirme la idea de que el valor enemigo sólo puede ser doblegado con el movimiento hacia adelante. . el defensor saliera de su posición y avanzará sobre aquél. pues no lo destruye ni lo desmoraliza. pues no hay victoria sin ofensiva. el defensor sólo puede. lo que permite al asaltante colocarse a voluntad dentro o fuera de esa zona batida. Urge. Al lado de estas consideraciones de orden sicológico. en el mejor de los casos. Así también se habrá adquirido el poder necesario para imponer al adversario el ascendiente moral que facilitará el resto de la campaña y llevará el ánimo del vencido el convencimiento de su derrota. Después de una acción en la que el enemigo haya sido duramente tratado. Si el asaltante avanza. obligando a los débiles a romper la cohesión moral y física e introduciendo el desorden en sus filas y el desaliento en los corazones enemigos. capaces de una acción nueva colectiva coherente. si aquel queda en condiciones de rehacerse un poco más atrás y con las tropas obedeciendo a su comando. rindiéndose a discreción o disparando por todas partes. hasta que no se tenga por delante sino una masa informe de fugitivos embrutecidos por la fatiga y el temor. En todas las guerras se han visto puñados de hombres aún mal armados. lejos de toda influencia desmoralizadora. emprender la persecución encarnizada y violenta. debilitarlo y detenerlo. es el elemento absoluto e invariable del combate victorioso. Para intimidar al enemigo hay que demostrar que no se le teme. los seres más débiles pueden hacer retroceder a otros más fuertes cuando están animados por la resolución de avanzar. El resultado decisivo sólo se logrará haciendo que la retirada enemiga se convierta en fuga. Por tanto. la agresión. Para lograr este resultado decisivo será preciso que al ser detenido el atacante. y tener siempre a sus hombres sujetos a los lazos del comando. su miedo en pánico. es decir. pero incompleto.

una banda de agitadores fanáticos. o peor. Menos egoísta que el individuo. Desde el punto de vista militar. la de las Colectividades y las multitudes. esto es. en muchos casos. una mentalidad y una sensibilidad que le son particulares. la multitud es siempre inferior al hombre aislado pero desde el punto de vista sentimental y por consecuencia de los actos que puedan provocar sentimientos. paciencia y abnegación que no poseen jamás. a la consagración al sacrificio y al heroísmo. Hay una gran variedad de multitudes. Todo depende de la orientación que se le dé y de la sugestión y conducción que le imprima el caudillo. Una multitud amorfa y sin dirección es siempre inferior a los diversos individuos que la componen. la multitud está predispuesta a los sentimientos generosos. al contrario. Los caracteres generales que diferencian la sicología de las colectividades de la del individuo son las siguientes: Intelectualmente. cada uno de los hombres que la constituyen. .93 CAPITULO IX LAS MULTITUDES Y LA TROPA 1 -Diferencias entre la Sicología individual. para que se convierta en colectividad sicológica. porque es indispensable conocer las leyes sicológicas que rigen las tropas. pero esta multitud está mandada e instruida por una colectividad infinitamente más homogénea como son sus cuadros profesionales. una parte de su individualidad. según sus reclutas o sus reservistas estén más o menos recientemente incorporados. están en contradicción con las que se refieren a la sicología individual. La sicología de una colectividad no está formada por la simple yuxtaposición o reunión de las sicologías individuales que la integran. El estudio del individuo aislado y en colectividades es necesario al Oficial. Una multitud sicológica es el resultado de la reunión de individuos a quienes el azar reúne. Una colectividad organizada y bien dirigida. en el mismo grado. puede alcanzar un nivel superior al de los elementos que la forman. Para que un conglomerado de individuos adquiera alma colectiva. De modo. poro que no se encuentran impresionados por una idea. pues. según el caso. si no que difieren del mismo modo que la combinación química de los cuerpos se diferencia esencialmente de la mezcla de los mismos. es necesario que existan ideas comunes en sus componentes. tales como la formada por los asistentes aun espectáculo teatral. Pero no basta que un número más o menos grande de individuos se reúna accidentalmente para pensar que constituyen una colectividad en el sentido sicológico de la palabra. la multitud puede ser mejor que los individuos. Dichas leyes. Tal es el fenómeno que se observa en los ejércitos disciplinados. por un lado. a la tropa hay que considerarla como una colectividad de homogeneidad variable. un espectáculo cualquiera o un peligro. que toda colectividad tiene una personalidad. etc. mientras que por otra adquiere cierto número de caracteres particulares al organismo a que pertenece. Cuando un hombre forma parte de una colectividad pierde. en los que prevalecen cualidades de valentía.

la tropa no presenta sino los caracteres colectivos de una multitud.-El Contagio Mental y la Sugestión en las Multitudes. dar origen a un ejército animado de excelente espíritu. en momentos críticos. En su grado inferior. Cuando los organismos directores de una nación no están preparados para dar al conjunto del ejército una fuerte impulsión. pero es a la vez capaz de todo el heroísmo y sacrificios.-Sentimientos. si este ejército no vislumbrara la guerra como razón de su existencia. El valor moral de una tropa es la resultante de diversos factores. En las colectividades. Tal es el motivo por el cual hay que desarrollar las cualidades morales de la juventud antes de su edad militar. tales como el espíritu nacional. si oye el grito angustioso de "allá viene" lanzado por algún timorato. unos ejercen sobre otros cierta influencia que tiende a unificar su manera de pensar. pues su rendimiento es siempre aleatorio. de actuar. sus sobresaltos. para luchar contra la corriente. Un pueblo rico. cuando más estos pueden intentar una diversión para llevar el pensamiento de los otros hacia una preocupación distinta. sugestionable. de heroísmo y de pánicos. han podido afirmar de manera más eficaz su personalidad en el campo de batalla. una colectividad de ésta naturaleza. irritable. La multitud. adormecido por el bienestar. a los fenómenos de contagio hay que sumar los fenómenos sugestivos. crédula. es prácticamente inservible para los fines de la guerra. que no creo ni ama la guerra porque esta viene a turbar su quietud. con su inestabilidad. Una tropa que teme ver aparecer al enemigo por sus flancos o su retaguardia. es impulsiva. versátil. aunque esté animada de los más elevados sentimientos y de las bellas cualidades guerreras. casi siempre en muy corto número.94 2. rápida y general. casi siempre injustificadamente. puede ser presa de súbito pánico. la . sus bruscas alternativas de sentimientos elevados y depresivos. recibiendo el soplo del medio ambiente. exagerada. el valor de un ejército depende también. la educación preliminar y la educación militar. que sólo pueden ser resistidos por ciertos individuos de personalidad acusada. y. intolerante. como sucede en todo organismo que tiene vida. a igualdad de otros factores. con respecto a su sentimiento. tratando de inculcarles desde su infancia un amor sin límites por la Patria. Al contrario. Ideas y Moralidad de las Multitudes. para librarse de la influencia de los agentes exteriores que tendieran a disminuir su valor moral. En algunas ocasiones ha bastado una palabra o un gesto feliz y oportuno para impedir desgracias irreparables. de las instituciones civiles y políticas del país. autoritaria e irresponsable. y muchos Oficiales. Mirando en conjunto. en gran parte. simplista. Los pueblos pobres tienen menor apego a la vida y casi siempre dan soldados con valor militar más acentuado. Por lo tanto. El espíritu nacional influye sobre el valor del ejército porque éste emana de la nación y vive dentro de ella. Desde que los hombres están reunidos. La educación premilitar se impone por la gran dificultad y casi imposibilidad que existe de llenar la tarea de desarrollar convenientemente el valor moral de los hombres que forman un ejército en el sistema de la nación en armas y en servicio de corta duración. Una vez que se forma este estado de espíritu una colectividad basta la menor causa para que esta se emocione' de manera brusca. es cuando se hace más necesaria una fuerte organización que contrapese o corrija las condiciones naturales desfavorables en que se mueve el ejército. no podría. el sentimiento del deber. los fenómenos sugestivos explican la desorientación completa de algunas tropas en el combate 3.

lleva rumbo fatal a la anarquía. porque. la disciplina inflexible y penosa. aún cuando ese espíritu exista en estado latente en el corazón popular. es necesario cultivarlo para que no degenere y se empobrezca como suelo abandonado. Los educadores de la nación no sólo deben desarrollar su valor moral sino también su espíritu militar. El espíritu militar basa su fuerza en los recuerdos gloriosos y en una educación viril. El valor de los cuadros y su elección es una de las preocupaciones más urgentes y serias del comando. y en nombre de este sofisma preconizan la supresión de los ejércitos. El espíritu militar. No basta que la masa armada tenga un elevado espíritu militar y un claro concepto del honor y de las armas. Algunos literatos y filósofos han pretendido ver un antagonismo entre el espíritu militar y el espíritu democrático. hace frente al peligro sin arredrarse. Las tropas que además de tener confianza en sí mismas y en sus armas la tienen también en sus Jefes. Los Oficiales de toda jerarquía deben. la muerte prematura. el instinto de la solidaridad. a pesar del instinto de conservación. Si la nación que goza de instituciones democráticas no posee en alto grado respeto por la Ley. Desde luego. El Ejército es un recurso fundamental de las leyes. cierto enervamiento que. Inaudito despropósito. Un gran pueblo. no perece sino cuando se abandona a si mismo. Ya no se trata de los grandes hechos heroicos. y no observa una fuerte disciplina. como en el tiempo en que el ascendiente del Jefe dependía únicamente de su valentía. Las mejores tropas no podrían alcanzar éxitos si no estuvieran animadas de un ardiente patriotismo. pues el Ejército. Sólo la educación moral permite mantener al hombre frente al peligro.95 noción del sacrificio y de la abnegación. el afecto y la confianza de las masas armadas que le están encomendadas. por el olvido completo de sí mismo. puede acarrear una derrota de proporciones insospechadas. a los que hay que infundirles la convicción de que uno está con ellos en cuerpo y alma para que así juntos sirvan ambos únicamente a la patria. son precisamente. y desarrolla fuerzas morales superiores a las del adversario hasta imponerle su voluntad. . estimación. la confianza se inspira por la dignidad de los que mandan. oficio y amparo de la Ley. amenazado en su dignidad. Hay circunstancias adversas que ponen a dura prueba la solidez moral de los soldados no profesionales. en las cuales se renueva sin cesar la acción deprimente de peligros y privaciones cuya duración imprevista causa en el hombre de mediana contextura moral. en su libertad o en su patrimonio. que es un contrato libremente consentido. por el ejemplo. que hace aceptar sin debilidades al dolor. por un espíritu cultivado con elevación. y de la exaltación de sus valores indiscutibles. juzgando que constituyen supervivencias de un pasado del que no debe quedar huella. tras un pequeño revés. las privaciones. Para mantener en alto los corazones a pesar de las vicisitudes de la fortuna. tal como debe concebírsele. alcanzan un valor moral considerable. esforzarse por inspirar '1nS confianza absoluta a los hombres que tienen a sus órdenes. el comandante de una tropa ganará el respeto. hoy sólo gracias a su alto valor moral e intelectual. así como en la estimación de que goce la profesión militar y del lugar que ocupe el ejército en las ceremonias públicas. depende de una serie de factores pero principalmente. por todos los medios a su alcance. las Fuerzas Armadas. es necesario cultivar y desarrollar al máximum grandes virtudes que tienen su origen en el patriotismo ardiente que debe animar el heroísmo de los soldados. de la educación dada al pueblo. El espíritu militar jamás está en oposición con el espíritu democrático. por la consagración absoluta a sus hombres. una indispensable garantía para el sostenimiento. el que no debe perder ocasión de darse cuenta de las aptitudes de sus auxiliares subalternos.

Al contrario. el abandono de su caudillo. El estado moral no es fijo. la colectividad que ha podido cultivarlo retorna a la calma. y el Jefe está obligado a evaluarlo escrupulosamente al apreciar cualquier situación que se le presente. siéndole imposible tener en cuenta los intereses particulares. que el comando necesita proceder con mucha precaución y tino en lo que respecta a los ascensos del personal subalterno. Dicho estado es lo que diferencia verdaderamente a una tropa de otra. Esta es la razón por la cual la . móviles justos y verdadera unidad que le permiten sobrevivir a los sobresaltos pasionales. el predominio de elementos sensibles que de modo excepcional puede suministrar un valor práctico que todo Jefe hábil debe saber aprovechar. demuestra que su organización es debida al azar. principalmente en la actualidad. es el estado fisiológico de ruptura del equilibrio mental. otras hay plétora. Sin embargo. 9. Hay una expresión bastante justa que dice: Tanto valen los cuadros tanto vale la Tropa. tal como una máquina bien construida resiste las más fuertes presiones. no puede renacer cuando ha desaparecido. El papel de los Jefes es más importante a medida que la colectividad funciona con mejor articulación de conjunto. De modo. su dislocación. El fanatismo que cae es la muerte de la multitud. de su instrucción. cuando la anima el entusiasmo. es porque posee bases sólidas y tradicionales. pueden tener un valor militar superior al de unidades mejor formadas pero con cuadros débiles. sobre todo cuando regresan a las filas los heridos y se encuentran con que han sido reemplazados ~ sus puestos. El valor militar de una tropa es un factor que no puede apreciarse teóricamente en los problemas militares durante la paz.96 No es un problema de resolver la reconstrucción de los cuadros durante una guerra larga. A lo más. en que la guerra es un conflicto de fuerzas morales y el combate tiene por objeto quebrantar la voluntad del adversario. Tropas mediocres pero fuertemente encuadradas. La locura de las multitudes. El estado moral de una tropa está caracterizado por su grado de resistencia a las durezas de la vida en campaña. el valor militar de la tropa asume en la guerra una importancia capital. a la vida normal y fecunda. 10. varía constantemente y es susceptible de alcanzar grados muy diversos.-Influencia de los Cuadros' sobre el Valor Moral de una Tropa. Cuando una colectividad es presa del fanatismo. de su estado moral y de la importancia de sus medios materiales.El Estado Moral de la Tropa. El valor moral de la tropa depende del valor moral de los individuos que la integran. mejor organizada y comandada. El valor militar de la tropa depende de la calidad de sus cuadros y efectivos. pasado el entusiasmo. Al contrario. y más esencialmente del estado moral colectivo que se crea en toda Unidad. el entusiasmo cobra nuevo valor en la acción. 8. pues. Unas veces hay pronunciada falta de cuadros. inestable y pasiva. se podría suponerlo en forma de coeficiente de los medios de acción que se cuentan. El ascendiente moral que tienen los cuadros sobre las tropas les permite exigir a éstos esfuerzos extraordinarios. La influencia del Jefe sobre la tropa es preponderante.-Condiciones de que depende y Factores que intervienen en el valor Militar de una Tropa. pues el espíritu de las masas organizados jerárquicamente se forma con las elecciones y los ejemplos de los hombres que las mandan. principalmente después de los combates o batallas importantes.

que es la victoria colectiva. bajo la sugestión de un sofisma. El entusiasmo es luminoso. tiene raíces profundas en el seno del pasado y se extiende a desconocidas alturas. en cambio. abandonar a un caudillo en desgracia. Entre ambos términos hay un abismo igual al que existe entre los hechos patológicos y los normales. encontrará en las esferas superiores de su sicología individual. pero es siempre permeable al entusiasmo. El fanatismo y el entusiasmo. 10. normal e invariable en los casos de la multitud. posee además la herencia forjada. Este fenómeno sicológico. dejando el espíritu en su primitiva quietud. la multitud no tiene tradición. pero es también una virtud que. Abandonar a su Jefe vencido. porque el verdadero soldado da. por 31 contrario. El Ejército no pertenece al instante fugaz. es el desarrollo de las actividades pasionales. El Ejército. desaparecen frecuentemente de un manera brusca. El Fanatismo se apodera del alma con una tendencia morbosa. Pero hay una diferencia capital que queda establecida al analizar la sicología de la falta de éxito en las empresas acometidas. Otra diferencia que crea absoluta separación desde el punto de vista sicológico y moral entre la multitud y el ejército. transfor1iiado y perfeccionado. es la naturaleza de los sentimientos que se traduce en el éxito o en la esperanza de alcanzarlo. El fanatismo trae la inefabilidad del espíritu. susceptible de romperse en las manos de un caudillo infortunado. la multitud es presa del espanto y del pánico y el caudillo se ve abandonado. por el esfuerzo nacional. es excesivamente raro y sólo se presenta con caracteres anormales en el seno de un ejército. poco a poco. ambos contagiosos. desarrolla momentáneamente los límites y las capacidades de la naturaleza sensible. bajo la presión de un acontecimiento. la inspiración fecunda necesaria para la cooperación de los esfuerzos comunes. Una multitud se constituye bruscamente.El Fanatismo Multitudinario y el Entusiasmo de las Tropas. Un Ejército bien conducido es refractario al fanatismo. sin atrofiar la inteligencia. sacándolo de esa locura pasajera que caracteriza al fanatismo o haciendo perder la racha de ánimo a una sensibilidad vigorosa. el entusiasmo es quizá pasión del espíritu que impone como toda pasión su exclusivismo y determina la ruptura de un equilibrio mental. El primero no puede tener ninguna iniciativa. . tal es la regla general en la plaza pública. se ha mantenido. es como el grano de arena que el viento agita. En este caso. por el contrario. perfectamente animalizado. pertenece a la hora que pasa. La del Jefe de tropa se aprecia por su preparación consciente y la colaboración que pide a sus subordinados. trasmitida indefinidamente por el soldado de ayer y al de hoy y bien pronto al de mañana. nacido para los fines de la defensa de la Patria. esto es. es lo excepcional. cada uno de sus elementos constitutivos no es sino un instrumento inconsistente.97 tropa vale lo que su Jefe. muere sin legar patrimonio. el segundo. ejemplo de fidelidad en la derrota. La buena fortuna de un caudillo se mide por el grado de fanatismo que inspira a la masa que arrastra. a la hora en que la iniciativa es permisible o necesaria. Hay otra consideración que profundiza más aún la diferencia entre el individuo de una muchedumbre y el soldado de un ejército. para el objeto final. El soldado de hoy ha conservado la valentía de sus mayores y de los hombres de armas que le precedieron. A primera vista parece que no hay diferencia perceptible entre el fundamento del prestigio del caudillo de una multitud y el Jefe de una agrupación militar. las ramas portadoras de frutos que garantizan el porvenir. ni la voluntad. que no han sido disminuidas sino conservadas y desarrolladas por la educación moral militar. tiene causas y móviles que no se pueden determinar: es una forma pasiva del sentimiento.

generalmente falsas. que no se forma el soldado por tendencias regresivas. bajo una forma simple y sin que sea necesario explicarle su origen. Como la multitud no razona. sus grandes medios de acción son la afirmación. le causen admiración. de sugestión inconsciente. dejándose impresionar por las ideas más disparatadas con tal que la seduzcan. La multitud está caracterizada por la incoherencia sicológica. sino cuando ha producido daños irreparables. Una multitud comete excesos de que serían incapaces sus componentes individualmente considerados. conscientemente o no.El Caudillo de una Multitud y el Jefe de una Tropa. lejos de ser producto del azar y de las pasiones. la utilidad de su misión y la significación de su sacrificio. Este debe llevar al Ejército lo mejor de su espíritu y no puede considerársele en el seno de este como un sometido. ya que los individuos no conservarían así. el se somete voluntariamente. que exige las actividades más sensibles del espíritu humano. El error no se descubre casi nunca. Hay quienes sostienen la necesidad de crear para la colectividad militar una sicología adecuada al papel que está llamada a desempeñar. olvidando que su abandono puede acarrearle graves peligros. natural o adquirido. haciendo que sus componentes pierdan sus sentidos sicológicos superiores. en el que están cinceladas en miniatura las cualidades básicas de dicha función. y no a los espíritus refinados. Por consiguiente. El caudillo de una colectividad es un individuo que tiene una personalidad vigorosa y un enorme prestigio. en quienes se resume la gran tarea de la conducción de la guerra. no puede ser influenciada por una discusión lógica y seguida. la inteligencia y la voluntad. El individuo que forma parte de una muchedumbre se entrega por entero y sin resistencia a la violencia de pasiones colectivas. deben prestar interés al estudio de los movimientos de la Opinión pública y de los factores que la crean. en la retaguardia o en el interior. y la repetición. es una garantía para alcanzar la unidad mental necesaria y puede ser un factor de la victoria. el individuo no se somete a las exigencias del servicio militar o del combate. ni a los idealistas que dispersan su atención sobre diversos temas. sino funciones cerebrales reducidas. En la muchedumbre. Al contrario. es una afirmación lenta. tales como la idea directriz que los conduce y el papel individual que juega en su seno cada soldado y que no es otro un diminutivo de la función global del grupo. cada cual pierde su personalidad bajo la influencia del caudillo. fenómeno pasivo. pues el alma de las multitudes es de naturaleza afectiva y nace espontáneamente de poderosas corrientes pasionales simples. es decir. Para que la multitud acepte las ideas que se le exponen. su imaginación está siempre trabajando. tal como la disciplina. al análisis profundo de la prensa en tiempo de guerra que. Al contrario. que sigue exactamente el desenvolvimiento sicológico de la nación ya que tiene componentes propios que son principalmente de origen intelectual. hay que establecer una clara distinción entre ella y la unidad sicológica de las muchedumbres. que se pone de manifiesto por su moral.98 11. sino cuando reconoce. como en la moral del ejército interviene la inteligencia individual. bien orientada. De allí que escuche las mismas cosas. en la colectividad militar cada uno subordina su voluntad a la del Jefe por medio de un acto de conciencia voluntaria. dirigida. reflexiva. puede convertirse en un poderoso elemento . cuya esencia reside en las fuerzas afectivas. Es por ello que tanto los poderes públicos como los Jefes de mayor jerarquía del Ejército. Por el contrario. ya sea en el frente de batalla. que ésta tarea no es el fruto de la involución. se le debe presentar en bloque. y que no es castrando al hombre como se forma al soldado. desviada. a tal punto que la mayor falsedad se convierte para él en un dogma que afirma y repite con energía. y. mientras que los elementos que constituyen el ejército están unidos entre sí por estrechos lazos. Pero esta teoría se refuta diciendo que la disciplina no es una manifestación de pasividad sino de actividad. el alma de un ejército.

tomando esta palabra en el sentido de la abnegación. etc. que al fin se transforma en sentimiento. Asimismo. la orientación dada a las multitudes conclusiones emanadas del análisis de tan numerosos factores debe condensarse en fórmulas simples e impresionantes que hagan efecto en el seno de todas las capas sociales. en caso de revés no es posible ocultar la verdad por mucho tiempo. a la minuciosa y exquisita redacción de los comunicados a la prensa referentes a las operaciones militares. Las multitudes se dejan llevar por ilusiones. 12. si en caso de éxito hay que solidificar y satisfacer el espíritu del público. en la comisión de delitos colectivos. es necesario estudiar las características sicológicas que debe reunir el Comandante en Jefe de las Tropas. hay que establecer las diferencias que existen entre ellas. Por supuesto. investigando especialmente las causas o elementos que aumentan o disminuyen su prestigio y el arraigo que tienen en las masas populares Asimismo. y sólo abandonan dichas ilusiones cuando la realidad se encarga de desvanecerías. Las ideas adquiridas por las multitudes se generalizan con rapidez increíble. y en fin. acatan ciegamente las creencias y sentimientos propagados en su seno. de organización social. Pero es de advertir que la moral de las multitudes es inconsciente. pues si en las distintas épocas de la historia ellas hubieran razonado alguna vez.Diferencias sicológicas entre las multitudes y las tropas. que en muchos casos moralizan a personas que individualmente no movían su espíritu bajo tales virtudes. sin que nadie raciocine en lo que contienen. generalmente se les presenta bajo la forma de imágenes expresivas que impresionan sus sentidos. cuando son homogéneas y están bien mandadas. Para convencer a las multitudes es necesario conocer sus sentimientos. de educación. amor propio y temor. en los grandes movimientos revolucionarios. fruto de la instrucción y educación militares. poseen disciplina. Actúan poderosamente bajo la influencia de los sentimientos de gloria y honor. la humanidad no se habría perfeccionado movida . consagración. Las multitudes son susceptibles de una alta moralidad. así como aprovechar los conocimientos relativos a la sicología de las multitudes para establecer y mantener la disciplina popular en los duros trances de la guerra. Analizadas las características sicológicas de las multitudes. en las rebeliones. sacrificio e imperio de la equidad. Todos estos conocimientos se complementan con los antecedentes históricos de algunos caudillos típicos y la forma como estos han actuado en las huelgas. los Oficiales Superiores y los Oficiales que están en contacto con la tropa. generalmente elevadas a la categoría de hechos ciertos por una propaganda bien hecha. teniendo en cuenta el principio de que. Las tropas se distinguen de aquellas en que están organizadas. instruidas y encuadradas en que. han pasado casi siempre inadvertidos. aunque excitándolos a confiar siempre en el triunfo final y a estudiar las inconveniencias que pudieran desarrollarse detrás de las líneas enemigas.99 derrotista. hay que seguir atentamente el proceso histórico de la sicología de las multitudes durante los grandes movimientos revolucionarios que han agitado la humanidad. Las multitudes tienen las ideas más contradictorias y carecen d~ espíritu crítico. patria y religión. Sólo se apodera de ellas una idea cuando por su simplicidad se convierte en un estado inconsciente. Las multitudes no tienen convicciones. siendo en la mayor parte de las veces preferible que las autoridades hagan conocer a la opinión los contratiempos sufridos. ya sea por cuestiones de raza. Los grandes genios que han querido imponerse a las multitudes sólo por la razón de sus ideas. En cuanto a la personalidad de los grandes jefes políticos o militares es preciso estudiarla aún en tiempo de paz. el raciocinio y la lógica no las impresionan jamás. de tradiciones.

porque este es el período en que se manifiestan con mayor intensidad las características fundamentales de la sicología de las multitudes. Las multitudes desean una cosa con frenesí. sin someter nada a la crítica. Es de gran importancia conocer el movimiento de la multitud. tales como el fanatismo. el desaliento irracional. tienen la impresión de que la fuerza moral de cada uno se multiplicaba en proporciones colosales. sino de una disciplina activa. son presa de la sugestión y el contacto mental. las multitudes orientan con gran rapidez sus sentimientos en una dirección determinada y creen cuanto se les expresa. considerando la bondad como signo de debilidad. La simplicidad y la exageración anulan la duda y la incertidumbre. sin llegar a la demostración. voluntariamente consentida . por ello son capaces de todos los excesos y de traducir en actos los deseos más absurdos. Al contrario. el espíritu militar que debe animar a un pueblo libre. Las leyendas y relatos más extravagantes se propagan en su seno con vertiginosidad. por eso. en los pueblos de temperamento nervioso o irreflexivo.100 por las corrientes de la civilización. En los sentimientos de las multitudes no entra en juego la premeditación. es vivaz y momentánea. principalmente al comienzo de la guerra. que todo les es permitido y que nada les es imposible. trata de imponer sus tendencias. La más leve suposición de antipatía se transforma inmediatamente en odio feroz. 13. poco permeable en los temperamentos flemáticos. consciente de su fuerza. no permite dejarse llevar por los instintos. Por iguales motivos no ama ni respeta sino actos de violencia. Por la sugestionabilidad y la credulidad de que están animadas. aceptan la primera deformación de los hechos o de las ideas. Las impulsiones cobran un valor tan imperioso. su tendencia a exagerar está apoyada en la aprobación que encuentra por todas partes por sugestión mutua. la tendencia a creer noticias falsas. Para analizar esta cuestión y sacar las enseñanzas correspondientes hay que considerarlas en los dos aspectos siguientes: . Cuando los hombres actúan como multitud. la responsabilidad individual del hombre que forma parte de una sociedad civilizada. Para las multitudes no existe el sentimiento de la responsabilidad. la multitud estima que las verdades o errores son absolutos. las multitudes son muy sensibles a las excitaciones exteriores.Los movimientos de la multitud (militar o civil). porque son incapaces de reflexionar y de voluntad duradera. que son capaces de anular el interés personal. el amor por lo inverosímil. Por la exageración y simplismo de sus sentimientos la multitud es inaccesible a las medias tintas. La multitud sube muy alto en sus sentimientos o desciende muy bajo. En cambio. Por su intolerancia y fanatismo. creen que todas las maneras les asiste también el derecho. los oradores populares siempre afirman. y. repiten y exageran sus ideas. que les hace aceptar los milagros y las alucinaciones que uno cualquiera les infunda. Conociendo estas tendencias. pero ese deseo no les dura mucho. Su impresionabilidad varía considerablemente según las razas. no se funda en la observancia de una fuerte disciplina pasiva que hace del hombre un instrumento sin corazón y sin alma. En cuanto sus sentimientos. La personalidad de los jefes y de los conductores o caudillos. A causa de su impulsibilidad. cuando las multitudes se sienten fuertes.Aplicación de los conocimientos deducidos del estudio de las multitudes a la conducción de la guerra. pero no sucede lo mismo en el campo de la intelectualidad. aunque estas cambien continuamente. de su versatilidad y de su irritabilidad.

aparte de las variaciones diarias que también experimentan. tienen un origen común. Es imprescindible que en el espíritu de los hombres penetren los principios de cohesión. El hombre habituado a las situaciones de guerra conserva su sangre fría en el peligro y tiene un valor moral mucho más grande. de solidaridad. "Quien no espera vencer ya está vencido". en el peligro. porque el secreto de la victoria reside hoy. creando lazos de camaradería y de amistad que se incrementarán después en el campo de batalla. no en la perfección de los medios de destrucción. . aunque se crea que esta será desfavorable. y desarrollar en ellos el sentimiento de la excelencia de las armas. El espíritu de cuerpo provoca entre las unidades una emulación tan elevada que durante todas las guerras.101 y soportada por la generalidad. empleando todas sus fuerzas. por penosa que sea cumplirla. se ha observado que se produce una evolución fundamental de la moral de las tropas. La fuerza moral por excelencia que debe desarrollarse en el ejército es la voluntad de vencer. es más necesario que nunca desarrollar en la nación el espíritu militar por medio de una fuerte educación. Al respecto hay que precaverse contra la exageración y no confundir la educación cívica con la educación moral militar. Con el servicio militar de corta duración. puesto que casi toda ella consiste en desarrollar los sentimientos que deben anidarse en el alma de los jóvenes que concurren al servicio de las armas. al tiempo en que las familias se constituían y adoptaban para reconocerse. signos y símbolos particulares. de sumisión y de obediencia. 14. si puede durar. Su origen se remonta a la infancia de la humanidad. Así va extendiéndose paulatinamente a las diferentes unidades formándose el espíritu de cuerpo. pudiendo afirmarse que una tropa sólo está vencida cuando cree estarlo. una de las fuerzas morales de mayor importancia. Esta confianza da origen a la cohesión. voluntad que se afirma por la tenacidad. Cuando la guerra se prolonga cierto tiempo. el encarnizamiento y la renovación incesante de la lucha. precisamente. puesto que sentirá dentro de sí el sentimiento de su fuerza y de su confianza. al mismo tiempo que se formaba su unidad. es susceptible de desvanecerse rápidamente y de convertirse en un sentimiento contrario que ve por donde quiera traición. su energía y su inteligencia para alcanzar con la mayor perfección el objeto que se le ha asignado. Jamás puede decirse que un ejército está vencido cuando conserva esta voluntad de vencer. En campaña y en combate. dada desde la infancia. han permitido una gran cantidad de actos de heroísmo colectivo. Las tropas jóvenes son generalmente ardientes y llenas de sentimientos generosos. El grito de guerra de la tribu y del regimiento. hay un perfecto acuerdo en reconocer que hay muy poco de nuevo por introducir al respecto. despierta virtudes y cualidades que son tan necesarias al buen ciudadano como al buen trabajador y al buen soldado. y se desarrolla poco a poco en los diferentes contactos de la vida en común que llevan los soldados y en los favores que se prestan mutuamente.La Evolución y la Crisis de la Moral de las Tropas. sino en el temple de los combatientes. Respecto a la educación militar. la verdadera confianza en si es un sentimiento íntimo basado en ~l conocimiento exacto de su fuerza y que no se extingue en el momento de la prueba. La fuerza moral tiene una gran influencia sobre la actitud de las tropas en el combate. el pabellón y las insignias que servían a las legiones para reconocerse. gracias a la cual el soldado digno de este nombre acepta sin murmurar la orden que recibe. es el espíritu de cuerpo una palanca poderosa en manos de los Jefes que saben crearlo y sostenerlo. que sólo puede ser infundida en las filas del ejército y que sin lugar a dudas. La confianza en sí no debe ser el sentimiento de entusiasmo y de irreflexión de los ejércitos improvisados que. a veces.

en la medida en que no es incompatible con las necesidades de las operaciones y del servicio y que las circunstancias lo permitan. Las operaciones sólo se hacen posibles gracias al apoyo de medios materiales cada vez más numerosos. Después viene el desarrollo de la camaradería. estas no pueden ser evitadas por completo y es necesario. Para lograr este resultado. sino toda la verdad. como violentas y súbitas. pues las realidades del campo de batalla imponen una reacción inevitable. pero no engañarlo pues el hombre que se ve engañado pierde la fe en su superior. y al abordarla el Jefe debe desarrollar la instrucción militar de la tropa y mejorarla constantemente. Esta tarea no es fácil. Durante una guerra. hay que vigilar en primer término el estado moral de la tropa. Estas últimas asumen la forma de pánicos y se deben principalmente a sorpresas o a amenazas súbitas de peligro. Pasando el primer período. El ejército se empobrece poco a poco y sobre su moral pesa el recuerdo de su pasado desastre. para rehacerse más atrás y hacer frente de nuevo al enemigo. pero sin que esto sirva al Jefe de obstáculo para sus propósitos. sino también entre las distintas Armas. seguida de la disolución de las fuerzas. Son también muy valientes. y a pesar de todos los resultados son escasos.102 pero no tienen experiencia del campo de batalla. Oficiales de Estado Mayor y las tropas. lo que autoriza al comando para ser audaz con tropas de buenas condiciones morales. paralelamente. el espíritu de justicia para distribuir las recompensas y las sanciones. a razonar fríamente y a juzgar a sus superiores. la confianza del Jefe y el soldado. Pero debe tenerse en cuenta que la guerra moderna no es eficaz esa sustitución y que. siente que no puede alcanzar el éxito sino por medio de una combinación de esfuerzos y comienza a preocuparse. pues cada vez se vuelven más atentos y desconfiados. si no es detenido. el contacto personal del Jefe y la tropa. se impone que el comando de esa clase de tropas. Es entonces también cuando el resorte moral es potente. fijándose en todo los indicios y siguiendo todas las variaciones que puedan afectarlo. puede comprometer los resultados de la guerra. llegando en algunos casos hasta recomenzarla desde 5u base. el estado moral de una tropa experimenta crisis tan pronto lentas y profundas. ni noción del cúmulo de fatigas materiales y morales que trae la vida de campaña. en los que deben ser empeñadas las tropas en las mejores condiciones. Esta es también época en que se revelan los talentos y los caracteres. sea a la vez firme. Enseguida hay que proporcionar a la tropa la mayor suma posible de comodidad en su alimentación. o el abandono repentino de una posición. por lo menos parte de ella. Aunque el Jefe tiene la obligación de ponerse a cubierto de las sorpresas. El primer período de una campaña es generalmente corto. estando sujetas a grandes entusiasmos o a grandes desfallecimientos y tratan de sufrir la inexperiencia con el valor. al correr del tiempo. pero muy impresionables. alojamiento. los mejores cementos superiores y subalternos acaban por sucumbir. tales como la fuga. no sólo en el interior de cada Arma. el soldado aprende. y a la vez se desarrolla y confirma el sentido de la realidad. . debiendo vigilar muy de cerca las reacciones morales producidas por los primeros combates. cosa que no es casi nunca del agrado de los soldados. prudente y frío. No se niega a arriesgar su vida. el desgaste se acentúa. por tal causa. De allí que sea necesaria toda la experiencia y toda la energía de los Jefes para poder luchar contra el desaliento que cunde y que. pero le es necesario para ello tener probabilidades de triunfar o estar colocado en presencia de un superior. que es más o menos violenta según sea el valor de los cuadros y de la tropa. Pero. distracciones y permisos. vestuario. a quien siempre debe decir. correo. Pero una misma causa puede producir efectos diferentes. La reacción ofrecida por una tropa a la sorpresa depende de su grado de entrenamiento y de su experiencia en el campo de batalla. fortificar la moral de la tropa y ponerla en condicionas de reaccionar favorablemente a las causas del pánico.

que el material tiene un valor que no debe despreciarse jamás. hay que agregar. cuando una tropa dispone de el en la cantidad necesaria. estimula su valor moral. . establecer transmisiones seguras.el del material de que dispone. Este es un factor que aumenta la confianza del soldado en sí mismo y en su Jefe. pues sólo cuando se tienen medios materiales en abundancia pueden las distintas armas desarrollar la integridad de sus medios de fuego.El Valor del Material. A los elementos puramente morales que caracterizan el valor de una tropa. numerosas y cubiertas de importancia. De modo pues.. ya que no se lucha sólo con hombres. pues la insuficiencia de medios materiales en el campo de batalla no puede compensarse ni con la valentía de los soldados no con la habilidad del Jefe.103 15.

para resucitar en forma más precisa durante la Revolución Francesa. a un partido. Es posible vencer a un ejército.Instituciones Militares. se entrega sin restricciones cuando se le invoca el nombre sagrado de la patria y no pide al término de su servicio más recompensa que un certificado de buena conducta. con el feudalismo.104 CAPITULO X LA MORAL. Las Instituciones Militares pueden ser consideradas como la piedra de toque del patriotismo de un país y de los esfuerzos que está es capaz para sostener su rango en el concierto de las naciones. al licenciarse. El valor de la Nación en Armas reside en el número de hombres educados militarmente. adoptado hoy por la generalidad de los países.EL EJERCITO MODERNO 1Concepto de la Nación en Armas. el sistema de la Nación en Armas tiene detractores que claman por el Ejército profesional. La idea de nación en armas data desde tiempos remotos. se perfeccionan constantemente y alcanzan su apogeo durante los períodos que preceden o siguen inmediatamente a las grandes crisis y los conflictos que sólo pueden ser resueltos por la guerra. sus creencias y sus ilusiones. cuando así lo dispongan las autoridades militares. primero. El profesional. Eminentemente transformables. pero a una Nación en Armas sólo se vence cuando ésta no quiere luchar. 2. . que proporcionan una reserva de valor militar inapreciable. para generalizar en el seno de la ciudadanía esas ideas capitales en la concepción de la defensa nacional. luego con los levantamientos en masa y por último con el sistema legal de conscripción. es escéptico e incapaz de sentir fuertes emociones patrióticas. La colaboración que al respecto pueden prestar los licenciados. que establece las obligaciones militares para todos los ciudadanos válidos. él sirve a su vez de propagandista de las ideas de patriotismo. Fueron los prusianos los que aplicaron con mayor éxito el método de la Nación en Armas desde principios del siglo pasado. varían según las épocas y las circunstancias. bajo la forma de llamamientos voluntarios. habiendo sido aplicada con rara perfección por los romanos. Tal consideración lleva a pensar en la obligación que se presenta al Oficial de educar al soldado en forma que. Desapareció en la Edad Media. pues los ejércitos nacionales siempre han vencido a los profesionales. en cambio. Pero la historia les da el más profundo matiz. a una dinastía. se obtiene enseñándoles que deben contribuir por todos los medios a la instrucción militar de los ciudadanos. El criterio moderno de la Nación en Armas está consagrado entre nosotros por la Ley de Servicio Militar. todo lo hace a base de cálculo. deber. El soldado ciudadano aporta al ejército. desde el punto de vista moral y físico. combate cuando y como quiere. A pesar de todo. todo el esplendor de la juventud. disciplina y cohesión que han adquirido en el Ejército.

En el estado actual de la civilización. es el único juez de su conducta y se inspira. pues hay un principio militar eternamente verdadero. le entrega su bandera para que la haga flamear frente al enemigo y darle convicción de que la patria siempre está presente en los combates y en el esfuerzo de sus hijos. La nación confiere al Ejército el carácter mandatario para representarla en la lucha. cuand6 se ha cerrado toda discusión y está comprometida la vida nacional.105 Por supuesto. únicamente. que consiste en que nada se puede improvisar en la guerra. Cada uno en su esfera debe trabajar en su perfeccionamiento. Durante la lucha. éste sólo puede cosechar el fruto de lo que ha sembrado durante la paz. En estas condiciones. destreza y coraje. y su honor y su Ley moral consisten en hacer hasta lo imposible. Pero en cualquiera de los casos. al ejército sólo le toca encargarse del acto de fuerza. Corresponde a los órganos directivos de la Nación usar de la victoria alcanzada con justicia y moderación. y todas las autoridades deben prestarles su apoyo y su concurso.La Función del Ejército. que. por otra parte. como para lograr un objetivo digno y moral. el Ejército no tiene obligación para con el adversario. no actúa sino durante la lucha y para luchar. ni de los móviles d3 la lucha. Las consideraciones que guarda a . para destruir al adversario. FI Ejército no tiene más que cumplir su función de organismo de fuerza los más perfectamente posible. cuando llegan las horas críticas para un país. en su honor propio. ni de la justicia y humanidad de las condiciones que el vencedor impone al vencido. Cruzados los aceros. Sólo cuando estas condiciones se cumplen. en el placer de demostrar su vigor anexándose porciones territoriales. Si el ejército rinde o abate su Bandera. El Ejército no es responsable de la honorabilidad. es decir. La historia no ha desmentido jamás este aforismo. no pueden hacer uso sino de la fuerza o de la astucia. pueden dichas instituciones producir resultados que se esperan de ellas el día del peligro. arrancándolas a Otros pueblos. con espíritu de completa abnegación hacia la Patria. es decir su ejército tanto para alcanzar un fin injusto e inhumano. es el mejor argumento que se puede invocar en favor de la utilidad de las instituciones militares. cuya función es la de preservar la existencia de la nación y de poner la fuerza al servicio de sus ideales y objetivos. Una nación puede emplear sus fuerzas. y que. Así saldría de su papel y se sustituiría al organismo de dirección causando los más graves desórdenes si pretendiera convertirse en juez de las intenciones de país y de la lucha. Una Nación es una colectividad humana dotada de personalidad. Los objetivos de las naciones morales son también morales y buscan la justicia y la humanidad. no abusar de ella para satisfacer los apetitos brutales que inspiraron la guerra. reconoce que entre sus débiles brazos se ha quebrantado la voluntad nacional y está a merced del adversario. el Ejército debe servirse de la fuerza con vigor. para defender su vida o sus intereses. las naciones. El órgano de la fuerza nacional de un país es el ejército. Sus deberes y responsabilidades. se recrean en el abuso de la fuerza y creen encontrar la gloria en el desmembramiento o humillación de las naciones vecinas. El ejército entra en acción cuando se ha declarado la lucha. Los pueblos inferiores no conocen más satisfacción que la de sus apetitos. no pueden tener vida sino cuando son compatibles con el carácter nacional y cuando todos las aceptan como una necesidad ineluctable. Es al organismo directivo a quien corresponde desenvainar la espada y dar por iniciado el combate. que tiene una vida colectiva propia que es susceptible de pensar y d3 actuar como colectividad. su honor queda a salvo aunque la lucha sea injusta o aunque la nación haga mal uso de la victoria alcanzada. 3. sin entrar a analizar si los organismos directivos se exceden en sus funciones y embarcan a la nación en empresas injustas. En este momento termina el papel del Ejército.

pero como su cumplimiento está confiado a una gran colectividad. la función del Ejército consiste en un deber absoluto para la nación en todos los casos. es por medio de la disciplina. su única Ley moral durante la lucha. es que debe emplear en caso necesario con la máxima energía. su papel consiste en habérselas con el adversario. En cada rama funciona un organismo jerárquico que debe transmitir sus propias impulsiones a las ramas subordinadas. El Ejército es una colectividad orgánica. El Ejército funciona por la cooperación activa de todos sus elementos colectivos e individuales. sino porque lo imponen su honor y el respeto de sí mismo. y la segunda denota el principio que asegura el cumplimiento de la transmisión. única Ley moral que admite el empleo de la fuerza. porque en el estado de masa inorgánica no podría llenar su papel. Los sentimientos que dan esta seguridad son: Consagración absoluta a la nación. movidos por la fuerza moral que se llama deber profesional. La Ley moral del Ejército en la guerra es el honor militar colectivo que constituye el secreto de sus fuerzas y le da confianza para hacer los esfuerzos necesarios al cumplimiento de su función nacional. y que el deber pueda expresarse bajo una forma positiva.El Ejército y su Estructura Orgánica. es necesario que tenga una estructura orgánica. La subordinación se traduce en autoridad del superior para mandar y en sumisión del inferior para obedecer. puesto que la primera organización formal del Ejército que permite la transmisión de las impulsiones desde el Comando hasta sus más pequeñas ramificaciones. La razón de ser del Ejército. la disciplina no es sino el deber militar hecho práctico en el Ejército bajo la forma jerárquica necesaria y expresado en reglas positivas cuyo cumplimiento esta garantizado con las respectivas sanciones. cualesquiera que sean los móviles que guían a la nación al entrar a la guerra. y no de los móviles o consecuencias de la guerra. vaga. coraje y respeto de sí mismo. difusa y absolutamente ineficaz. Estos sentimientos forman el Honor Nacional. La misión del Ejército puede expresarse del modo siguiente: La nación es un ser orgánico colectivo con personalidad propia y no una suma de individuos. La organización que permite a la masa pasar del deber a la acción consiste en la Jerarquía. que no quede en estado de una fuerza lenta. la frase subordinación jerárquica expresa el concepto definido de la organización militar. es decir El Honor Nacional. ya sea por . cuyo funcionamiento descansa en el principio de la subordinación. que se preste a la transmisión de las ideas e impulsiones necesarias. su única obligación. siendo el Ejército el encargado de la lucha armada. la condición esencial de su existencia. El deber militar tiene su origen en el deber ideal y en los más nobles sentimientos del alma humana. Por consiguiente. es menester dar a esta una organización y presentarle la idea del deber en forma práctica y accesible. apropiada al espíritu y a la constitución material del Ejército. el ejército no es responsable sino del acto de fuerza propiamente dicho. Su organización es una estructura jerárquica en el cual la autoridad y la función se subdividen en ramas subordinadas cada vez más pequeñas. Es decir. Pero a fin de que el cumplimiento de ese deber tenga utilidad. Por con siguiente. El concepto ideal del deber nacional tiene una gran importancia de por sí. En esta organización vertebrada toca a la masa ejecutar el acto de fuerza. es su propio honor. Jerarquía y Subordinación son dos términos solidarios. su papel natural. su Ley. y como esta es esencial para la nación. 4.106 los seres indefensos no las tiene para congraciarse con el enemigo. Todo acto jerárquico es un acto de subordinación que a su vez comprende una acción de mando y otra de obediencia. En el cuerpo nacional existen varios órganos para llenar distintas funciones. tiene para el ejército y para cada uno de sus componentes el carácter de un deber absoluto. La forma en que el Ejército cumple su deber.

cuando los elementos individuales conocen su función a cabalidad. por su continua intervención. o bien por la impulsión que recibe de su superior. su misión se perturba y falsea. el mando. desde el punto de vista moral. la sumisión y la autoridad. precisa la acción continua y persistente del superior. Estos factores son desiguales en alcance y en consecuencia. son indispensables en todos los escalones de la jerarquía. el Ejército tiene el deber absoluto de estar listo para la guerra y no puede negarse a cumplirlo sin traicionar a la nación. A la inversa. proporcionadas al grado de cada uno.El Ejército y el Servicio Militar Obligatorio. si los elementos subordinados son de escaso valor. que cada uno obedece al mandar y manda al obedecer. Si el comando actúa bajo la inspiración del deber común. esta degenera y se vuelve importante cuando los superiores. La subordinación no sólo implica obediencia. son una misma función bajo aspectos ligeramente distintos. Sin embargo. . El cumplimiento de la misión individual es una obligación moral que se manifiesta bajo dos aspectos: La obligación de mandar y la obligación de obedecer. es necesario no olvidar que los inferiores jerárquicos no son seres inferiores. interpretados por la voz del Jefe. Es claro que. EI Servicio Militar Obligatorio no debe ser considerado como una carga pesada. y sin embargo son idénticos en su origen. inmediata y espontánea de los elementos subordinados. porque coloca a todos en igualdad de derechos y deberes para con la patria. en que el Jefe tiene el justificado derecho y el obligado deber de velar porque prevalezca una interpretación personal de los principios que norman la conducta de todos. comandar es proceder bajo la inspiración directa de los principios. que la obediencia en muchos casos es mayor al mando. Dicho servicio es la cristalización más pura de los principios democráticos. tanto de arriba hacia abajo como inversamente. Pero en ambos casos está caracterizado por la acción personal. cada uno de los elementos que lo integran tiene el deber de asegurar sus funciones en el límite de sus atribuciones. La principal finalidad del servicio militar obligatorio. Saber obedecer y saber mandar. sino por la manera de cumplirla. El cumplimiento del deber según el grado de la jerarquía puede asumir la forma de un comando o de una obediencia. La realización del concepto de la Nación en Armas ha sido posible adoptando el Servicio Militar Obligatorio para todos los ciudadanos válidos. los reduce a meros instrumentos de transmisión. naturaleza y dignidad. Para que el organismo militar funcione es indispensable cumplir la obligación de obedecer y de mandar. la coordinación jerarquizada de los deberes particulares en que se divide el deber común. Ambas son manifestaciones casi idénticas del deber militar. Pero como la fatuidad personal es uno de los mayores enemigos del deber militar. sino que establece la c9laboración entre el superior y el inferior. tiene que mantenerse dentro de los límites de su función orgánica y no usurpar la de su inferior. Retroceder delante de un acto de mando por cuestiones de orden personal. llena cumplidamente su función. y que la obediencia. sino como el cumplimiento del deber cívico que obliga al venezolano a rendir su vida y sus intereses en aras de la defensa nacional.107 acción propia y espontánea motivada por el conocimiento que tiene de su función. Por consiguiente. pero si procede movido por otra idea. que el valor profesional de un militar no se mide por la función que desempeña. y sólo se acentúa en la aplicación a casos concretos. Al Jefe y al subordinado se les llama superior o inferior porque la jerarquía es una escala que asciende de grado en grado. La diferencia entre los dos conceptos es apenas sensible si se considera cada uno de los actos en si. La función general del Ejército se cumple repartiéndola en misiones colectivas o individuales. En efecto. en resumen. esto es. es tan denigrante como esquivar un acto de obediencia. 6.

Pero en cumplimiento de tal sacrificio. en cumplimiento del mayor de los deberes cívicos. todos los hombres válidos. De aquí nace la Obligación que estos tienen de desarrollar su propia instrucción técnica y de alcanzar una gran autoridad moral. un cambio rápido y prematuro en su fisiología general La vida en el Ejército. aportando al seno de la masa popular una vivificación de las energías morales ciudadanas. y al marchar a la frontera para defender los intereses de la colectividad. Para constituir el armonioso conjunto de la colectividad militar que forma el ejército. se convierten en soldados y abandonan su familia. el servicio militar obligatorio pone a su disposición al joven recluta cuando apenas ha salido de la adolescencia y está calificado por la maleabilidad de su carácter. la existencia del ejército sino como una necesidad nacional. Su cuerpo y su espíritu. los reclutas de las diversas capas sociales. por la naturaleza de sus doctrinas y por la sugestión de los ejemplos. movilizables. de manera que. que a su vez se traduce en un afianzamiento de la democracia. formado sobre la base del servicio militar obligatorio. van acercándose y fusionándose en un conjunto armónico. mancomunadamente. si cuenta con la eficiencia moral e intelectual del cuerpo de Oficiales. representa verdaderamente el espíritu del país. el adolescente regresa humanizado y susceptible de poner en luego todas las aptitudes que antes sólo poseía en potencia. habiéndose convertido de golpe en soldado y en hombre. la homogeneidad y la mayor solidez de las reservas alcanzan su máxima expresión cuando pasa bajo banderas la totalidad la población masculina.108 consiste en dar mayor homogeneidad al Ejército y mayor solidez a las reservas. Al dejar el Ejército. Los reclutas experimentan al salir de esa crisis y al iniciarse en la vida militar. No se concibe. entrando todavía joven en la madurez de la vida. que se afirma entonces con más énfasis porque lo aprendió por los reclutas durante su vida militar tiene caracteres perdurables. Tal cosa no sucede entre nosotros. pone mayor empeño y abriga mayor fe en si. Por supuesto. Al ser decretada la movilización. a los otros no les falta sino un campo propicio para desarrollarlo. el ciudadano convertido en soldado. la higiene y la economía. se impone así la intensificación de la educación militar de los contingentes llamados a las filas. Al terminar la pubertad existe un momento crítico fatal para las inteligencias precoces y los espíritus muy sensibles. igualándolos de tal manera que sería difícil encontrarle paralelo en otras profesiones o manifestaciones de carácter social. Sometidos a un mismo plan. 7. crea hábitos plausibles como l~ puntualidad.Las Fuerzas Vivas que animan al Ejército. De éste saca todos los recursos que le son necesarios para mantener sus efectivos. mientras que el cambio es favorable para ciertos temperamentos juzgados mediocres. pues. dignidad y energía. profesiones e intereses. dará forma a la dúctil arcilla que tiene a su disposición y la someterá a formas determinadas en el molde rígido que a todos sirve de patrón. Al pasar por el servicio militar los jóvenes reciben una educación basada en el más riguroso concepto de patriotismo. sobre todo cuando a sus filas llega el mayor número posible de jóvenes. . se harán vigorosos al adaptarse a la vida militar y por la virtud m6ralizadora de una disciplina/determinada y bien conducida que. como se le ha visto. reservistas y territoriales. tienen que pensar forzosamente en todo lo que dejan atrás de sí. desarrollar su instrucción y asegurar la preparación moral y material de la guerra. a la vez que difunde sentimientos nobles como el cumplimiento del deber hasta el sacrificio. prestando el servicio activo por el tiempo fijado por la Ley y asistiendo a los períodos de llamamientos extraordinarios las reservas. haciendo más preponderante la acción de los Oficiales. El ejército.

Pero no es ésta la única condición que caracteriza al ejército como un organismo viviente. En un ejército así. pero no para crear fuerzas morales y de acción. Cada Oficial tiene la misión de penetrar en la masa y hacerla actuar en el sentido del deber general. el egoísmo y los apetitos individuales. no siéndoles posible hacer frente a todos los enemigos. de las disposiciones superiores y de las otras expresiones o formas de comando. animados por la conciencia del deber común. En un ejército desmoralizado. iniciativa y consagración que deben animar la acción militar. Lo que hace de este un organismo viviente. a todos los peligros. ello no quiere decir que el Jefe puede suponer que la obediencia y la subordinación se le prestan los inferiores por temor a los medios coercitivos o de presión. el orgullo profesional y del grado. Dichas energías son: La iniciativa. la actividad intelectual y moral. Esta fuerza vital no la crea la transmisión jerárquica de las ordenes superiores. Sólo por medio de las energías locales repartidas dentro del Ejército. puesto que así sólo podría funcionar como una máquina en tiempo de paz. todo se desvía. por la misma acción de los proyectiles enemigos. dando órdenes en toda dirección. no siendo apto para los fines de la guerra. esto es. la conciencia del deber común. en todos los grados de la jerarquía. Y es principalmente el cuerpo de Oficiales. Para esto necesita también estar animado en todo tiempo y poseer en cada parte del organismo energías propias diferentes de las transmisiones jerárquicas. La solidez y la energía del comando sólo se concibe y asegura por el desarrollo de la actividad intelectual y moral de los Oficiales. que no sirve para asegurar el buen funcionamiento del organismo militar. En todos los escalones de la jerarquía. sino para restablecer el orden interrumpido y para eliminar los elementos que perturban el regular desenvolvimiento del Ejército. el comando es una maquinaria que se disloca al primer choque. pues así le faltarían la necesaria inteligencia. la tropa se disgrega y se excita en escenas tumultuosas y los superiores caen. cuando. puede el Jefe actuar sobre unidades y hombres empeñados en el combate. de su cohesión y de su conciencia cabal del deber. Y es justamente en el campo de batalla donde esas actividades se desenvuelven por excelencia. está siempre latente en todos los puntos del organismo militar. la estrategia y la técnica nada pueden hacer porque sólo las energías morales son capaces de acción potente. La organización material y la dirección técnica o estratégica sirven para poner en acción las fuerzas del Ejército. que son inherentes a las masas. cuando se da a estos la ocasión y los medios de ejercitar la actividad que les corresponde. el honor individual y colectivo. Si bien hay casos en que es necesario una voluntad que desde lo alto obligue la realización de un acto determinado. el elemento constitutivo que a manera de reservorio de fuerzas vitales o de foco de vida del Ejército. es la colaboración que se prestan entre si sus distintos componentes. y sobre todo. es la conciencia que tiene cada uno de los deberes y atribuciones que le conciernen en la obra común. Es en estos momentos críticos cuando el Oficial es el único hombre que sabe siempre donde está el deber común y el que está . Tampoco se deben confundir estas energías con la represión. Del valor del cuerpo de oficiales. Tampoco el subalterno puede pensar que su deber se reduce a esperar y obedecer la impulsión autoritaria del Jefe. cuyo núcleo central puede transmitir al conjunto sus impulsiones determinantes en forma de órdenes directivas y expresiones de mando que hace entrar en acción las fuerzas materiales que están en potencia en los distintos elementos del cuerpo militar. se falsea y se pierde en la inercia. pudiendo afirmarse que ellas constituyen la esencia misma del comando. sano y robusto. depende la fuerza vital del Ejército.109 El Ejército es un organismo viviente. la organización no es sino una estructura frágil. lo que mueve las voluntades y las inteligencias individuales a actuar en el sentido indicado. de los Oficiales y clases.

convirtiéndose así en buen soldado. la nación se ve así defendida por sí misma.Las Criticas de que es objeto el Ejército. o en caso de movilización. clara y activa del deber militar. 8. por medio de la energía que hay en potencia en el momento y lugar afectados. los efectivos son siempre crecidos y no se estima jamás exagerados. el soldado. en la que sólo toma parte el Ejército activo y no se contaba para nada con las reservas. para la defensa nacional se cuenta ante todo con las reservas. En efecto. grosero. 9. en el Ejército profesional. estimando que había saldado la deuda con la nación al terminar su servicio. poniendo a estos en ridículo o fomentando en el país la odiosa leyenda del Oficial abusivo. vicioso e inepto para toda concepción de orden intelectual o moral. Estableciendo un paralelo entre el Ejército de antes o profesional y el de hoy o nacional. La nación no se defendía por sí misma. es preciso que las acciones y reacciones del ejército se produzcan inmediatamente. En toda época. sin dejar de ser ciudadano. el soldado al licenciarse se convertía en un civil con ideas de casta no compartidos por los suyos. anhelaba la guerra para salir de esa atmósfera deprimente. En todas las circunstancias de la guerra. haciéndosele la vida de guarnición insoportable por la rutina de los ejercicios y la disciplina rigurosa a que estaba sometido. se nota la superioridad que este alcanza desde el punto de vista moral. depravado. se le consideraba más militar a medida que era menos ciudadano. escritores de tendencias avanzadas han tratado y tratan de aminorar por toda clase de propaganda el prestigio del Ejército.110 en todas partes para mostrarlo a sus subordinados. al ser licenciado del servicio activo vuelve a asumir su papel en la sociedad civil. lejos de ser hombre de armas exclusivamente. y principalmente en la actualidad. que es menester ejercitar en todo tiempo para estar seguro de contar con ella en el campo de batalla. el soldado consideraba la vida militar no como un deber sino corno un oficio. considerándose antes bien. pasa la mayor parte de su vida dedicada a actividades profesionales civiles. En el Ejército nacional. los efectivos sólo alcanzaban el número indispensable para la defensa del país. calumnian de manera especial al cuerpo de Oficiales. pues al pasar el soldado largos años bajo banderas. pero estando aún durante largos años a la disposición de la nación para los períodos de instrucción. pues todos los ciudadanos válidos se convierten en soldados. sino que se hacia defender. en la guerra demostraba indiscutible valentía y desprecio del peligro. el soldado es tenido como un ser que forma parte de la sociedad nacional.Comparación entre el soldado profesional y el soldado ciudadano. Dicha energía es la conciencia perfecta. pues durante su permanencia en filas. Otra clase de escritores. pues permanece siendo soldado en receso hasta el limite de edad fijado por la Ley. pues ya no había disposición legal alguna para que se le llamara de nuevo a filas. en contacto con el enemigo. tratan con seriedad ciertos asuntos relacionados con el Ejército. puesto que así ve defendida la familia y sus intereses. en la guerra defiende a su país por convicción. más o menos bien informados pero sinceros. que dura el tiempo indispensable no se le exige el olvido de los 5uyos. el soldado era tenido por un ser que no formaba parte del conglomerado social. que estos factores contribuyen a afianzarlo en el cumplimiento de sus deberes militares. se creía que su calidad moral mejoraba a medida que olvidaba los nexos que lo unían a su familia y a su profesión en la vida civil. ni de su profesión e intereses. estudian detalladamente la vida militar señalan los defectos de las leyes y reglamentos e indican los progresos que deben alcanzar las Instituciones .

derrotistas se refugian en las clases adineradas y aristocráticas. haciendo perder a los ciudadanos la noción de patria y alejándose del cumplimiento de los deberes que imponen su defensa. pueden acudir a su cerebro. y. si algunas ideas extrañas al buen servicio. hasta su misma fatiga física producida por el trabajo pesado a que está sometido el ejército moderno. faltan al deber no procediendo en tal sentido. aún con ser perniciosas. Si bien es cierto que el mayor enemigo de la humanidad y de su propio país es el demagogo de la guerra. que son la esencia del buen servicio en provecho de la patria. muchos escritores y propagandistas van hasta el extremo de negar la moralidad y el trabajo que reinan en los cuarteles. expresando que el recluta entra a las filas ignorante. pero no sucede hoy lo mismo. lo que se hace mucho más peligroso. Pero esas críticas. y que. que el Ejército llegue a adquirir las cualidades morales necesarias para alcanzar la victoria.111 Militares del país. Los pacifistas ultraavanzados ven la paz en la supresión de la patria. de elevación de sentimientos y practicando las virtudes militares. como los activos. no tienen el carácter demoledor de la prédica antimilitarista propiamente dicha. recuerdo de sus seres queridos. En su encono contra todo lo que sea militar. Existen otros elementos antimilitaristas que. en cambio. pero se le ha corrompido en la ociosidad y los placeres. tienen en sus críticas un fondo de verdad que todo Oficial debe reconocer para sacar provecho de sus observaciones y tratar de que desaparezca tal motivo de crítica o de maledicencia contra el Ejército. A unos y a otros. en nombre de un ideal de paz que no está de acuerdo con las realidades nacionales de cada país y llevan otras veces a propagar la falta de obediencias a los superiores. permanece ignorante. en la renuncia al ideal nacional y en repudio al servicio militar. ciudadanos de un país digno. es necesario estar prevenidos para el futuro. que él ha sabido abandonar en la casa. que tiende unas veces a impulsar al soldado hacia la deserción de las filas. FI soldado actual permanece muy corto tiempo en el servicio y ese tiempo lo tiene casi todo empleado en su instrucción militar y civil y su educación adquiriendo hábitos de higiene. Cuando una nación o un individuo pueden trabajar por la paz. para acudir al llamado de la patria. hace que el soldado aproveche sus horas libres sólo en el descanso. sino hasta en los círculos intelectuales. Más aún. Tales condiciones de inmoralidad pudieron haber prevalecido quizá en los antiguos Ejércitos profesionales. Sin embargo. Otros. el hombre y la nación que vacilen en recurrir a ella. sin embargo. de orden. La propaganda contra estos y contra la disciplina se hace antes de la entrada de los reclutas al ejercicio y aún dentro de los mismos cuarteles. Las ideas antimilitares no sólo se extienden en el seno de las clases proletarias. que ven en el Ejército la cristalización de la más pura democracia. pero si la guerra es necesaria y justa. tales elementos pasivos. muchos cometen el error de generalizar los ejemplos que exponen. quitándoles el carácter particular que estos tienen y exagerando sus consecuencias. se hacen culpables de traición a sus propios derechos. y el Oficial. . la ciudadanía debe oponer la valía inatacable de su patriotismo intenso. también lo es que otro tanto puede decirse de los demagogos de la paz. en particular. perdiendo sus hábitos laboriosos y sus virtudes. Hay pensadores que predican la paz a toda costa y que es inútil que las naciones se preparen para la guerra. Pero. aún de naturaleza pasiva. su espíritu de sacrificio en aras del deber. pues estos son generalmente hábiles propagandistas que explotan la ignorancia de las masas. en la aldea o en la ciudad. principalmente su sobriedad. proclaman con orgullo que el patriotismo es un sentimiento tan natural y necesario como el amor a la familia. y aunque entre nosotros no ha producido gran efecto. pero honesto. que por ningún motivo puede calificarse de ociosidad. al ser licenciado. tratan de impedir. seguramente. ellas sólo se refieren.

está seguramente bien empleado.112 CAPITULO XI LA EDUCACION MORAL 1. pero que no basta para convertirlo en soldado. en cuyo seno los sucesivos contingentes adquieren sentimientos de patriotismo. el servicio interior. el respeto a sus superiores. creyendo que le será más fácil cumplir estos deberes cuando conozca las razones de su necesidad. que este se forma por el sentimiento de la disciplina. la fortificación. pues el ciudadano de hoy quiere saber por qué debe arriesgar su vida y obedecer a sus jefes. el Oficial tiene que enseñar al soldado la razón del deber militar y el porqué de la pesada obligación del deber militar en la paz. de la necesidad de obediencia la disciplina y elevación de sentimientos de patriotismo y solidaridad La importancia de esta labor crece a medida que disminuye la duración del servicio y que el adelanto del país lleva al Ejército elemento más leídos o imbuidos de ideas más o menos disolventes. que obligan . En todo tiempo se ha dicho que la fuerza moral está sobre la fuerza física. la confianza en sí mismo y en sus camaradas y la emulación de las nobles acciones. tiene una importancia que se mide por minutos pues la principal misión del Oficial es el desarrollo de las fuerzas morales Ante todo. Otra causa que hace necesaria la educación moral es la diversidad de procedimientos de combate. el de guarnición y otras materias. elevando así el nivel moral de los hombres y de la sociedad. es incompleta si no marcha paralelamente o está basada en la educación moral.Necesidad de la Educación Moral. La instrucción más perfecta en cualquier rama de la actividad humana. pero el tiempo consagrado a la educación moral. de los sacrificios que se le exigen en campaña. el patriotismo y la confianza en los jefes y que la disciplina es eficaz en medio de los peligros de la guerra. que las evoluciones y el manejo de armas que se enseñan al recluta son muy necesarias. La historia militar prueba que los factores más importantes del éxito son los factores morales. basados en el desarrollo de las fuerzas morales. tales como el sentimiento del deber. y principalmente en el Ejército. de disciplina y de honor. El Ejército es la gran escuela del país. que la instrucción técnica del soldado no es la más difícil de las tareas del Oficial. Esta necesidad de la educación moral del soldado está contemplada en todos los reglamentos vigentes y es tan vieja como la existencia de los ejércitos. El ciudadano recibe en él una educación viril que ejerce a la postré una gran influencia sobre sus destinos. En el tiempo que el Oficial emplea en enseñar a los soldados el manejo de las armas. individuales y colectivas. que hace nacer en el espíritu la idea del sacrificio y de la abnegación.

Deberes del Hombre para consigo mismo. Ejemplos: la inmortalidad. El sentimiento del deber es una cuestión de orden social. la ciencia. se convierte en un sentimiento y en una inclinación. con sinceridad. a los maestros y a los oficiales El deber que tiene el Oficial es más imperioso si se considera que las virtudes en que descansa la fuerza moral del Ejército y de la nación. formada y desarrolla por la educación individual y colectiva. desarrollada por la educación y la civilización. Cada vez que el hombre considera el bien. pone en peligro a la nación entera. sin dejarse arrastrar por el sentimiento ni por el interés. aislado y lejos de sus jefes a combatir forzando su propio instinto de conservación. son combatidas por teorizantes ilusos que sueñan con la paz perpetua y predican que el cumplimiento del Servicio Militar es una carga para el pueblo 2. que las coloca por encima de la legalidad. constituida por las formaciones densas. Una de las mejores maneras de cultivarla es el estudio hecho con criterio de libre comprensión. se pone primero al servicio del instinto y sucesivamente al de la razón y la inclinación al bien. más amplia y más variada.Fundamento Moral dé la Educación en el sentimiento del Deber en General. Esta labor. es decir. El deber de conservar la vida obliga al hombre a conservar la higiene y preservar la salud. La idea del deber implica a la vez cierta concepción del bien y la conciencia de que este bien es obligatorio. el amor infinito. esto es reemplazando la cohesión física. y que si falta a s& deber. la ciencia absoluta. Los deberes para consigo mismo tienden a la conservación y desarrollo físico. intelectual y moral. en sociedad. corresponde por igual a los padres de familia. como las costumbres morales. que lo eleva por encima de los que carecen de ella. a hacer su legítima defensa cuando la ve amenazada. piensa simultáneamente en la necesidad y el deber de cumplirlo. pero que no son menos obligatorios. de su yo difícil. de antes. porque no es posible concebir al hombre aislado sino en relación con los demás seres de su misma especie. vive. viene luego el imperio de la razón. para cuya infracción no existe pena Y esta falta de sanción es la que justamente da a tales costumbres un carácter más elevado. con tolerancia para las ideas . El hombre tiene el deber de desarrollar su razón. el espíritu de solidaridad. En Particular. Esta evolución del sentimiento del bien se transmite al individuo por medio de la educación y a los pueblos por medio de la civilización. si no también la valentía y la voluntad para afrontar el peligro. con la cohesión moral.113 al soldado. siente y piensa. pero sin espíritu presuntuoso. a adquirir por el trabajo lo necesario para la subsistencia. El bien es real cuando lo perciben realmente las facultades. El ser humano. Hay preceptos de moral que no figuran en leyes escritas. en el soldado proveniente de los contingentes campesinos. Ejemplos: La salud. la educación y civilización que transforman en hábito el cumplimiento del deber. la amistad. para asegurarse las mejores condiciones de vida en común. el sentimiento de ayuda sus conciudadanos como si se tratara de sí mismo. La primera etapa en el individuo y en la colectividad a gobierna el instinto. y esta. aún con riesgo de su vida. El bien es ideal cuando sólo se le concibe por analogía o generalización del bien real. La educación moral permite que el soldado encuentre en su patriotismo no sólo la inteligencia y la iniciativa que reclama 1< guerra moderna. La idea del deber. esto es. En cuanto a la voluntad. hay que desarrollar la conciencia del sacrificio y del heroísmo. considera un bien todo lo que hace la vida más intensa. ha establecido sanciones para los que desconocen sus deberes o se resisten a cumplirlos. que permite orientar las energías dispersas hacia el fin común.

si la justicia obliga a no engañar al prójimo. El valor moral consiste en sostener una opinión sincera a pesar de la opinión general. porque sólo consiste en el respeto de los derechos. porque regula la vida social en todos los casos no previstos por la Ley. que deja así un ancho campo para el ejercicio de la moralidad. si la justicia obliga a respetar los bienes de otro. así como por la modestia. el alcoholismo (falta de temperancia) es un peligro social porque degenera la raza. El ser humano tiene el deber de desarrollar constantemente su voluntad y ponerla al servicio del bien. Así. 4. o. disminuye las energías físicas y morales. el trabajo propende al engrandecimiento económico del país. o lo que es lo mismo. Esos mismos deberes guardan entre sí estrechas relaciones de reciprocidad. es decir. Así. es decir. El respeto a la propiedad tiene un papel social irreemplazable. hay que defenderla como si se tratara de uno mismo. Dichos deberes pueden clasificarse en dos grupos: los de Justicia y los de Fraternidad. por ejemplo. deben tener un móvil digno y elevado. y el esfuerzo que pone en juego toda actividad hasta el sacrificio. tan nocivo uno como el otro. de la razón y de las inclinaciones generosas. la fraternidad impone ayudarlo en caso necesario.Deberes del Hombre para con sus semejantes. La solidaridad humana se exterioriza económica. El respeto a la vida ajena es tan sagrado como el de la propia. hay que hacer a los otros lo que se quiere que hagan con uno. Desde el punto de vista económico. lo que es más raro.114 ajenas. todos los hombres son tributarios unos de otros al producirse . Si aquella está amenazada. Su primera manifestación consiste en la dependencia recíproca de todos los elementos constituyentes de un organismo moral. La voluntad tiene una forma de abstención. es decir. física e intelectualmente. mientras que la Fraternidad resume el amor al prójimo. La voluntad y el valor en todas sus formas sólo valen por el objeto que inspiran. que es la paciencia. animaliza al hombre. El hombre tiene Deberes que cumplir respecto de sus semejantes por el sólo hecho de que estos son hombres. Los de justicia son más bien deberes de abstención y se basan en los sentimientos que obligan a no hacer a otro lo que uno quiere que hagan consigo. El valor cívico es quizá más difícil porque procede de pr9pia inspiración y se pone de manifiesto aisladamente. Mientras que los deberes de justicia son de abstención. El valor militar tiene dos aspectos: paciencia para soportar las fatigas y privaciones. El respeto a la libertad moral se manifiesta por la tolerancia respecto al pensamiento y la conciencia de los demás. El cumplimiento o incumplimiento de los deberes personales trae consigo respectivamente. la temperancia implica el juego de la razón para apreciar el buen camino y de la voluntad para resistir a las pasiones. sin restricciones mentales que deforman la verdad. Si la justicia obliga a respetar la vida ajena. el desarrollo de las virtudes o los vicios sociales. pues el primero es la negación de la naturaleza humana y el segundo. hay que respetar en los otros lo que desea que le respeten. La importancia de todos estos deberes de abstención es muy grande. la fraternidad impone salvarla aún a riesgo de la propia. El deber de solidaridad es una combinación de justicia y fraternidad. los de Fraternidad tienen un concepto imperativo. El respeto a la libertad condena la esclavitud y permite la intervención del Estado para reglar la prestación de servicios. pues en el se basa la actividad humana. La justicia no es la virtud más meritoria. en reconocer el propio error. Entre los deberes de sensibilidad se tiene la temperancia caracterizada por ser equidistante entre el ascetismo y el abuso de los placeres. la fraternidad impone enseñarle la verdad.

se perfeccionan luego por el raciocinio penetrando en ellas el concepto del deber. Las colectividades tienen por objeto mejorar las condiciones de existencia de sus componentes. Los deberes para con la colectividad considerada como persona moral consisten. Por consiguiente. Estos conceptos dan una idea clara sobre el deber de ayuda mutua que tiene para con su coheredero en la unidad material. no es una persona moral puesto que su constitución no esta ajustada a ninguna regla. Intelectualmente. estando listos para cumplirlos en todo momento. fraternidad y solidaridad. por tanto. de la patria o de otras colectividades de que forma parte. 5. ni cultivarlos exquisitamente en particular: todo hombre que ha comprendido sus deberes de fraternidad. persona moral: sólo tiene deberes para con todo ser humano. y siempre los mismos. Podría decirse que. y las generaciones actuales se benefician con los capitales acumulados por las anteriores. es necesario. el sentimiento cohesión a los miembros y forman con ellos un verdadero cuerpo social. no tiene necesidades propias y especificas. el hombre no tiene deberes para con la humanidad considerada como. son siempre los mismos individuos los que cumplen sus deberes. A cada paso se le presentan ocasiones para hacerlo. de manera general. lo que es la dependencia en el espacio.115 el intercambio de productos. de las tareas. asegura el crecimiento de la raza y la educación de los hijos. según la constitución de dicha colectividad en salvaguardar la existencia de esta. es indispensable que haga lo posible para llevarlos a la práctica. son los mismos de que ya he hablado. y por último. hay intercambio de ideas. también. ni lo estará nunca. el buen hijo será buen ciudadano y lo será en la forma más amplia de la palabra. No es necesario establecer una escala jerárquica para cumplir los deberes con las colectividades. reconozca sus deberes de asociado. civilización y comodidades que disfruta. transmisión hereditaria de los rasgos fisionómicos. intelectual y moral que es la patria. quienes no los cumplen. Entre todas las colectividades que constituyen persona moral. El hombre moral comprende teóricamente que sus iguales necesitan gozar de la mayor suma de bienestar y reconoce que debe a sus antecesores gran parte de la libertad. Respecto de los deberes para con los demás miembros de la colectividad. ya sea que se trate de los miembros de la familia. Pero no basta al hombre tener noción clara de los deberes para con la colectividad.Deberes para con las Colectividades. acumulación de conquistas científicas a través del tiempo y transmisión hereditaria de las tendencias intelectuales. de la piel. Los deberes que el hombre tiene para con las colectividades son de dos clases: las que se refieren a los individuos miembros de la misma colectividad. hay contagio de enfermedades. La familia desempeña un papel social civilizador. pero en este caso son más precisos e imperiosos. . los de justicia. y permite la civilización y el progreso de la humanidad por medio del adelanto individual. Formadas al principio por tendencias instintivas. justicia y solidaridad. la familia y la patria tienen un carácter más personal y vital. por medio de la cual transmite a estos la riqueza intelectual y moral de las generaciones precedentes. los llenará en toda constancia y bajo cualquier forma que se le presenten. esto es. es la base de la solidaridad hereditaria. y no se puede concebir una personalidad moral sin relaciones externas. La humanidad. o sea la dependencia en el tiempo. etc. con buena voluntad. El hombre es solidario de sus semejantes y de la sociedad en que vive por las ventajas de que goza por las leyes que lo protegen. Físicamente. y los que se relacionan con las condiciones de existencia y conservación de la colectividad considerada como personalidad moral. que cada uno. considerada totalmente.

gracias a la cual las generaciones venideras se enlazan con las que pasaron. es necesario. Para cumplir esos deberes y ejercer esos derechos.116 La organización civil de la familia la protege contra aquellos cuya educación moral es insuficiente. por el sólo hecho de su nacimiento. en una democracia. de idioma. busca el progreso en el sentido que se adapta a su propio carácter y aprovecha él progreso alcanzado por otras naciones. Así. . esa obligación asume mayores proporciones por la fusión absoluta que en todos produce el sentimiento de la dignidad de la patria es la dignidad del ciudadano. la defensa nacional. tales como el respeto a las ~<~yes. Las naciones son indispensables al progreso. pero que está conforme con el progreso de la humanidad y que es susceptible de aumentar por la educación moral. Esto es lo que dicta la razón. en suma. por lo tanto. En fin. la nación constituida tiene una influencia capital sobre el progreso y sobre la continuidad en la elección de lo mejor. La historia enseña como se constituyen las naciones y la multiplicidad y diversidad de circunstancias en que se ejecuta la aproximación y agrupación de los individuos y de las familias. El respeto y obediencia a las leyes es un deber esencial cuyo abandono conduce a la anarquía y la destrucción nacional. siquiera. y además. no se puede considerar. porque por perfecta que sea. valiéndose de la razón. con la emulación que impulsa todos los esfuerzos. Todo esto forma la tradición nacional. independientes de la constitución política. pues hacen de la familia un organismo educador por excelencia. son respetables las leyes que establecen la monogamia y el matrimonio. Esta es una carga táctica que asume cada ciudadano sin compromiso previo. en la que cada ciudadano goza de los derechos esenciales del hombre. Así. tales como condiciones geográficas. Pero lo que constituye la verdadera cohesión de todos estos elementos es la comunidad de sentimientos y de voluntades que da a la patria la organización del Estado. desarrollando los sentimientos que constituyen la verdadera célula social. es indispensable en la educación de la humanidad. cada una aporta su contribución al adelanto general de la humanidad. sin distinción de ninguna especie. es necesario admitir la legalidad en conjunto. que hace de la patria una personalidad original que se desarrolla y se afirma en toda circunstancia. dando origen a efectos más puros e imperecederos. Cada nación así constituida comprende la vida a su manera. no tienen más objeto que consagrar una evolución que quizás es contraria al instinto físico. lazo consistente entre los ciudadanos.Deberes para con la Patria. cada una tiene su carácter propio. que se beneficia con la diversidad de actividades. que es el lenguaje del sentimiento. aprovechan de sus trabajos. que crean una solidaridad más definida y más imperiosa. puesto que las leyes son la expresión de la voluntad nacional. sufren sus errores. respetar las leyes que la rigen que. Como la familia. justicia y fraternidad. deberes y derechos con relación a las demás tales como son los de conservación. en consecuencia. continúan sus proyectos y terminan las reformas proyectadas. pero se hace mucho más comprensible y más profundo cuando en su consideración interviene también el patriotismo. etc. 6. el sufragio. de costumbres y de intereses. pues este le confiere una personalidad. la contribución a los gastos públicos. siempre es susceptible de ser considerada mala por un individuo o grupo de individuos. Pero la patria exige numerosos deberes. si la Ley es justa o injusta. de religión. La existencia nacional impone que este contrato no esté sujeto a la voluntad explícita de los contratantes. comunidad de raza. es natural que toda nación exija el concurso de todos los ciudadanos que aprovechan sus instituciones. principalmente en los países democráticos.

aún a los que pretenden que no es necesario para llevar la vida con dignidad. El verdadero patriotismo no consiste en la suma de odios. impone el sacrificio de la vida misma. cada hombre ama instintivamente a su patria. Este amor es la finalidad suprema de la educación moral y exige grandes sacrificios. en todas las verdades. Pero no todos ponen en el patriotismo la misma fuerza de actividad y de sacrificio. puesto que durante la paz obliga a sacrificar intereses con la prestación del servicio militar. . durante la guerra. de prejuicios y de antipatías por otros pueblos. las facultades y derechos que cada pueblo mantiene como su patrimonio espiritual o material. simplemente porque es suya. El amor a la patria no se traduce forzosamente por el odio hacia las otras naciones. que anima a todos. y. en el orgullo de tener una tradición y una historia que denotan la grandeza de alma de los antepasados. en el ansia constante de superación en todos los órdenes de la vida. su intensidad según las características de la época. En efecto.117 El patriotismo es un hecho que nadie puede negar. como algunos pretenden. en la firme voluntad de hacer todo esfuerzo por conservar el patrimonio nacional y por impulsar todas las fuerzas que tienden al engrandecimiento del país que nos da la vida. intenso e inextinguible amor por la patria. variando. en muchos casos. Consiste. la cultura y los pliegues protectores de su bandera. al contrario. La defensa nacional se apoya en el raciocinio y en el sentimiento. que se funden en un profundo.

capaces hasta de reemplazar a sus superiores en caso de que estos caigan en el campo de Batalla. producir en el organismo esfuerzos violentos y continuos. adquirir el dominio del cuerpo por medio de la voluntad. para desarrollar al mismo tiempo el vigor moral y la resistencia física. La instrucción técnica tiene un objetivo material inmediato que debe ser verificado por la animación que incita al soldado a afrontar las pruebas y peligros de la guerra. se adquieren gracias al entrenamiento físico al desafiar la intemperie. La educación. la consagración al deber y el sacrificio. el resultado del trabajo diario y están ligados entre sí. en cualquier academia. En casi todos los programas de instrucción se ve que estas cuestiones se separan y se les consagra horas diferentes. pues. Precisamente. la educación de la tropa es más fructífera cuando se hace objetivamente que cuando se realiza en forma de teorías sujetas a un horario fijo.La educación. cuando en realidad se compenetran y reaccionan constantemente unas sobre otras. Sólo los espíritus superficiales no conciben que todo acto rutinario o de servicio puede ser aprovechado para educar mejor al soldado. se trabaja en el vacío. hacer largos recorridos. del esfuerzo y de la disciplina. en cualquier acto. pues hasta en los más simples ejercicios se presentan ocasiones de señalar al soldado la necesidad del coraje. se ponen en práctica principalmente en la instrucción de combate. La educación militar es una cuestión integral y no es lógico dividirla en partes que parecen no tener relación entre sí. dormir sobre el suelo duro. La buena instrucción de las tropas es el mejor medio de inculcarles la voluntad de vencer. la instrucción y el entrenamiento son. El entrenamiento del soldado debe dirigirse a la voluntad y a los músculos. la Instrucción y el Entrenamiento Militares son inseparables. La camaradería. porque si así no acontece. . olvidando que. siempre con la idea fija de formar soldados inteligentes y enérgicos. las formas particulares de la voluntad que se llaman la resistencia a la fatiga y el desprecio al peligro. El Oficial debe poner en juego todos sus recursos profesionales para que en cualquier ejercicio. la educación moral es de necesidad permanente y por tanto inseparable de cualquier actividad militar. Hay quienes consideran la educación física desligada por completo de la educación intelectual y se imaginan que ésta nada tiene que ver con la educación moral. Así. ya sea en el cuartel o fuera de éste. El hombre debe comprender que todas las enseñanzas y procedimientos de instrucción son necesarios para la guerra y forman un conjunto del cual no puede separarse ninguna de las partes.118 CAPITULO XII EDUCACION E INSTRUCCION MILITARES 1. principalmente. relacione los problemas exclusivamente técnicos con los esencialmente morales.

tampoco se puede adquirir la educación militar con recitaciones orales. siendo propiamente una manifestación del instinto de conservación social. . El ejército es un maravilloso agente de mejoramiento nacional que permite. del sufrimiento y de la fatiga. A esta regla no escapa siquiera la formación intelectual del individuo. pues.119 2. todo hombre que quiere ser útil a la patria. Es necesario entender por carácter no sólo las condiciones propias o innatas del hombre. la perseverancia y la iniciativa no surgen del raciocinio abstracto. vagas y faltas de vida. la iniciativa. constituyen la base de la educación militar en los ejércitos. mientras que la educación debe llegar al corazón. es decir. necesita instrucción complementada con educación. Los principales elementos que definen el carácter son: La atención. La condición fundamental para tener éxito en la guerra. Sólo se adquiere y se desarrolla a fuerza de hábito. el juicio. obligar al enemigo a abandonar la lucha. la perseverancia y la voluntad. El hombre considera la vida como un bien precioso pero hay circunstancias en que obedeciendo a impulsos ancestrales superiores al instinto de conservación la sacrifica voluntariamente. el principio fundamental consiste en aprender y repetir correctamente la respectiva materia hasta ejecutarla con perfección. El desarrollo de este ideal condensado en un sublime amor a la patria. La educación tiene muchos puntos de contacto con la instrucción. la energía y otras facultades que perfeccionan el espíritu. así como se ejercitan los músculos para tener o adquirir agilidad corporal. La repetición crea reflejos y sólo cuando el trabajo se hace consciente. despreciando la muerte en pos de un ideal. simultáneamente. El esfuerzo y sobre todo el esfuerzo perseverante.Principios Fundamentales de la Educación Militar. el valor es por el contrario una fuerza moral que puede adquirirse con el entrenamiento. La voluntad. Así como un individuo no podría volverse músico o pintor con sólo aprender de memoria el curso de la armonía y el color. se hace también labor educativa al instruir. Como las guerras han probado que los Jefes y la tropa valen únicamente por su carácter. intelectual y física. Para toda educación. El sentimiento que da más valor al corazón del soldado es el patriotismo. 3. la reflexión. se puede confiar en que se poseen los conocimientos necesarios.El valor y sus elementos. el campo donde lo desarrolla es el de batalla. la disciplina. Sin embargo. Para obtenerla es preciso hacer converger todos los esfuerzos morales. porque pone en juego la voluntad. desarrollar el gusto por la fuerza física y por la higiene. es que esté animado el soldado de esa cualidad fundamental que es el valor. es necesario tener facultades para ello y ejercitarías constantemente. que el carácter pone de manifiesto el espíritu tal como es. Mientras que el miedo es un fenómeno natural y una manifestación del instinto de conservación individual. en conservar el propio valor y en destruir el del adversario. ni se aprenden en los libros. para despertarla y moverla por ideas nobles y elevadas. al alma. pero no llegan a confundirse. la educación militar debe tener por norte el desarrollo del carácter. sino también el conjunto de hábitos que las han desarrollado o modificado. que puede definirse diciendo que es la facultad de actuar con energía moral. Para el Oficial. constituye la base de toda educación. y el entrenamiento con el menosprecio a la muerte. Ninguna de estas cualidades se adquiere por el estudio ni por consideraciones especulativas. a pesar de la influencia depresiva del miedo. La instrucción esta dirigida al cerebro.Factores morales de la victoria . la victoria consiste. mantener y exaltar la de sus subordinados y abatir la del enemigo. escapando por completo a la influencia del raciocinio. La victoria es el ideal supremo y la principal razón de ser de los ejércitos. la victoria consiste en conservar su valentía personal. Por otra parte. intelectuales y materiales.

Si se estableciera cierta intimidad permisible y cierta comunidad de sentimientos entre el Oficial y los hombres que están bajo sus órdenes. se rebelan a someterse al rigor de la disciplina militar y gozan al demostrar que ya no son como los buenos muchachos de antes. Jóvenes no controlados por sus padres en sus tendencias y costumbres. juzgados a veces por las apariencias y con precipitación. Al efecto. El segundo aspecto es una consecuencia del primero. En estos términos. y por otra parte. Quizá conociéndolos mejor. mientras que los métodos educativos permanecen inalterables. de estar contento de sí mismo. Por consiguiente. La autoridad proviene del desarrollo de la facultad analítica del hombre que ha comenzado por sacudir el polvo a los viejos dioses protectores de la disciplina. Ante hechos tan fehacientes. en los hombres que tiene a su cargo. de tener fe en sus fuerzas morales o en sus aptitudes. el Oficial puede encontrar muy pronto el remedio a los males de que son víctimas. En algunas partes se ha perdido mucho el respeto y se ha introducido la costumbre de decir No. En vez de lamentarse inútilmente ante la disminución de autoridad que hoy sufre. Hay que conciliar. tratan de quebrantar la autoridad de los superiores. Las condiciones de vida. se podría obtener de estos la lealtad en todas sus acciones. que han tenido malos ejemplos.120 la sangre fría. que muchas veces a muy corta edad han asumido las obligaciones de Jefes de familia. es necesario que éste se encuentre animado por el deseo de desechar toda debilidad. es de advertir que muchas veces el recluta estima que no se confía en él. la energía moral y las convicciones del Oficial que los guía. la voluntad y el juicio. todo educador debe buscar las causas naturales y combatirlas con todas sus fuerzas. Los soldados adquieren siempre la rectitud. la solidaridad y la disciplina a condición de que el Oficial no olvide jamás que la educación que tiene que dar a su tropa debe ser absolutamente práctica. estos aspectos tan divergentes y darles en conjunto una orientación que marque rumbos al verdadero educador. El problema de la educación de la tropa impone al Oficial convertirse en buen instructor y educador. Así seria fructífera la educación. que no han conocido la mano firme para corregir sus primeros desvíos. a saber: Individualismo y aversión a la autoridad. se siente herido al ver que se le quiere conducir sin conocerlo y comienza a rebelarse interiormente: este es el primer aspecto de la crisis de la autoridad. por el ansia de superarse. como el Oficial puede elegir a voluntad las virtudes que debe transmitir a sus subordinados. si se tiene en cuenta la evolución social de los últimos años. de oponer diques ante las nuevas corrientes y de consolidar barreras del pasado para detener la ola de individualismo que arrasa al mundo. Y. Hay ahora una crisis de autoridad que presenta un doble aspecto. es necesaria la confianza y el Oficial debe inspirarla. el Oficial educador siempre deja impresa la huella de su personalidad. porque los individualismos tratan . tratando de conocer a los jóvenes reclutas.El problema actual de la educación moral del soldado. pero también adquiere los defectos o malas costumbres de su superior. bien o mal. que se manifiestan por horror a los reglamentos y desconfianza en los Jefes. han cambiado. porque el soldado comprendería que el Oficial y los clases no actúan sin razones y quieren realmente su bienestar y la gloria y progreso de la nación. siendo esto último lo más difícil. tanto en la familia como en la nación. es mejor que el Oficial haga un serio examen de conciencia y se apreste a cambiar sus métodos de educación. que están animados de ciertos sentimientos de superioridad sobre la generación precedente. por lo tanto. en una palabra. profundo apego al orden y a la imposición de autoridad. 4. principalmente. de suyo.

pero las inteligencias capaces de resolver rápida. lo ampare y lo conduzca al éxito. sus energías. Esta da conocimientos. El campesino es humilde y desconfiado. y por el mayor número de los que resuelve en el menor tiempo. que es la reacción obligada e inmediata producida por aquellos excesos. Analizando 1os dos tipos de soldados nacionales. es decir.La educación intelectual. fuerza. Es necesario distinguir entre la educación intelectual y la instrucción. es cada vez más individualista. Este debe tener presente que el valor de la educación no depende únicamente de los principios. ganar el corazón de cada uno de sus hombres por medio de la instrucción y la educación. pero también le agrada sentirse bajo la autoridad de un superior enérgico y sagaz. Nadie conquista sino lo que merece conquistar. a medida que avanza la desanalfabetización.121 de agruparse rápidamente y concluyen por establecer la lucha de clases. su personalidad entera. sus ideales. De manera que ambos. exacta y atinadamente tales problemas. e interesa tanto al Oficial en persona cuanto a la formación de los cuadros. sin agotamiento y sin pérdida de energías o de lucidez. La obra de la educación intelectual se enfoca hacia la inteligencia. Las combinaciones de los grandes políticos y de los grandes capitanes parecen simples cuando se les estudia en frío. pero siente la necesidad de ser comprendido por sus superiores y le gusta ver que estos son enérgicos y firmes. coinciden en la facilidad con que aceptan la disciplina y la autoridad del Oficial. de los sentimientos y de la voluntad. sino por la influencia indirecta de las nuevas ideas que agitan al mundo. Uno quiere la autoridad libremente aceptada. Otro desea verse protegido por una fuerza que lo guíe. sino muy principalmente de las condiciones del educador. pues. de los conocimientos clasificados en la memoria y sobre todo por la oportunidad y la facilidad con que se aplica el saber a los casos particulares. aunque de características diferentes. físico o intelectual. El de las poblaciones importantes es espiritualmente inquieto y llega en muchos casos a extralimitarse en la confianza que se le otorga. impulsándolo a su perfeccionamiento. para ir hasta donde este lo empuje y capacidad para escoger el mejor camino que lo lleve al éxito. la lógica impone que la educación sea también una obra individual y personal. ni por aplicación de sanciones. le gusta entregarse por su voluntad y le desagrada que lo obliguen a someterse. Puede también producirse por la falta de comprensión de la tarea que tiene el Oficial como educador. Al Oficial se le entrega en cada recluta un ser moldeable. la sensibilidad y la voluntad. poniendo de manifiesto sus buenas cualidades personales. en una palabra. Esta última es obra de la imaginación creadora. La verdadera cultura intelectual no consiste en acumular saber sino en adquirir una fuerza de atención y de voluntad que pueda concentrarse sobre cualquier tema que deba resolverse. para que ponga voluntad en el cumplimiento de su deber. de la inteligencia. Depende del saber. EI Oficial debe. sino comunicándole animación. La nueva generación. se ve que ninguno de ellos es indisciplinado. La crisis de autoridad entre nosotros no se produciría casi nunca por la tendencia individual del hombre. Así obtendrá por el entusiasmo provocado lo que antes alcanzaban con la imposición ciega. 5. moral. La capacidad intelectual de un hombre se mide por la facilidad con que puede res9lver los problemas de todo orden. Saber algo es cosa muy distinta a poder aplicar instantáneamente el saber para resolver el problema. son . al que debe transformar no ya por los medios caducos. aquella forma el espíritu y desarrolla el carácter. que se apoya con tal objeto en un juicio seguro y en una razón fría. necesita ser tratado con cariño y rectitud. por la corrección y rapidez con que los resuelve. por consiguiente.

ya sea por sensación directa. y.122 infinitamente raras y requieren la capacidad del genio. La acción de los sentimientos se hace sentir sobre la percepción. pero en tiempo de guerra lo aprende aún en horas. Particularmente para el militar. para provocar en el soldado sentimientos patrióticos y guerreros. con toda franqueza e imparcialidad. pero en tiempo de guerra. Los oficiales se encuentran a cada paso frente a casos concretos que deben resolver instantáneamente. para lo cual es necesario provocar emociones diversas. La base de la educación de la voluntad es el conocimiento de sí mismo. el cine y otros. su estado espiritual puede cambiar de un momento a otro según que reciba buenas o malas noticias de su hogar o del frente de batalla. En tiempo de paz. La primera condición para que la inteligencia funcione en buenas condiciones es que el saber sea claro. para dedicarse con valentía y constancia a combatir y vencer sus defectos. casi siempre el hombre está predispuesto en forma permanente al optimismo o al permiso. el soldado necesita hasta meses para aprender el manejo y empleo de una arma. a pesar del sufrimiento físico y de las torturas morales. la memoria. el clima. principalmente si debe servirse de ella al día siguiente. Es necesario desafiar las impulsiones del espíritu. hay que entrenarse cuidadosamente en la acción para llegar a adquirirla. la raza. En efecto. Su memoria tiene que aportar rápidamente sus conocimientos para referirlos al caso particular. no basta tener grandes concepciones si falta la voluntad para ejecutar lo proyectado sin desfallecimientos ni tibiezas. porque sus sentimientos estarán sobreexcitados. particularmente desde el punto de vista militar. Este se modifica según ciertos factores inconscientes. El conjunto de los sentimientos de un hombre y de su fuerza de voluntad constituye su carácter. La inteligencia influye menos en el éxito que la voluntad obstinada. la voluntad es una cualidad superior. a fin de que acuda a la primera llamada. tiene que valerse de ciertos medios como: la lectura. un centinela pasará desapercibido muchos puntos de su campo de observación. Un Oficial es ante todo un hombre de acción. Su inteligencia los combina enseguida y se establece la situación. FI hombre debe examinar su conciencia frecuentemente. la recitación. por representación estética o por la práctica de ritos. Pero como el Oficial no tiene siempre la posibilidad de materializar la realidad. preciso. presiden todas las situaciones de la guerra. la imaginación y el juicio. el sentimiento se desarrolla con el ejercicio. En tiempo de paz. confiando además en que la inteligencia ayuda a tomar decisiones acertadas por medio de maduras reflexiones. completo y bien clasificado. pero en tiempo de guerra nada escapará a ella. el resumen de los hábitos de un individuo. como los instintos. y la rapidez de ejecución debe ser cualidad primordial. puede decirse. Los sentimientos ejercen sobre los actos humanos una influencia considerable. Nada es tan elocuente como el espectáculo de la realidad. Pero la fuerza de voluntad no se adquiere de golpe. El hombre tiene poca acción sobre los factores . El militar debe tener confianza en sí sin llegar a la presunción. Orgánicos como la edad. Pero las ideas y los sentimientos no constituyen sino tendencias actuar. Por último. siendo necesario el concurso de la voluntad para llevarlas a 1£ práctica. En tiempo de paz. El plan más genial sería completamente inútil si el Jefe que lo ha elaborado no lo aplica sino después de la batalla. de allí que sea necesario provocaría a cada paso para que el soldado reciba impresiones duraderas. Como todas las facultades humanas. La rapidez de ejecución es fruto del entrenamiento intelectual que se persigue en todo el curso de la vida. La educación de la voluntad debe proseguir toda la vida. las enfermedades. las condiciones de vida. desde el momento en que esta la hacen todos los hombres. ejecutará su decisión por medio de su voluntad. El empleo del rito como procedimiento educativo se justifica por la ley sicológica que tiende a relacionar el estado de conciencia con las actitudes corporales. El carácter es.

a causa de la dispersión de las tropas. principalmente en la educación de la voluntad. Esa fuerza regla el empleo de medios de acción más o menos considerables para actuar sin debilidades. los ojos y los pensamientos de la tropa se vuelven hacia él para ver lo que hace. El valor profesional del superior tiene. Los ejercicios de destreza y de vigor aguzan la facultad de atención. en circunstancias criticas. Por otra parte. los peligros y las solicitaciones de todo orden que tienden a desviar al hombre de su recto proceder. inspirándose en principios determinados a pesar de los obstáculos. El prestigio del Oficial proviene de su conducta bajo el fuego. el trabajo intelectual requiere un buen estado de salud general. que en todas las circunstancias difíciles. hacer que no oigan otra voz.La educación Física y Moral.La Acción Personal del Superior. que. su saber y su bondad. Para vencer los sufrimientos que causan al comienzo los ejercicios físicos violentos. El carácter de un superior no es otra cosa que una especie de adaptación de la fuerza moral. los hábitos adquiridos por la vida social y su primera educación. ante todo. y por encima de todo. una gran influencia sobre la educación moral y la intelectual. recíprocamente. tiene por efecto dar al hombre la energía necesaria para tomar. Por eso la educación más firme es la que cada hombre se da a sí mismo. La acción personal del superior. La práctica de los deportes da sangre fría. un Oficial que no tiene confianza en su tropa. pero también es necesario que desarrolle y mantenga su propio carácter. haciéndose más activa. el afecto hacia su persona los impulsará a ejecutar actos gloriosos que contribuirán al éxito de la causa sagrada de la patria. el Oficial y su tropa no deben formar sino una sola persona. La educación física tiene. de los órganos y de los sentidos. El habito juega un papel muy importante en la educación. La educación física que conviene en el Ejército debe orientarse bajo un doble aspecto: El desarrollo físico del hombre y la higiene. en tiempo de paz y en tiempo de . El Oficial de fe. El carácter debe tener temple más firme en los Oficiales de baja jerarquía. El Oficial se siente feliz al ser amado por sus hombres porque sabe que el día en que se halle con ellos en el campo de batalla. 6. escapa cada vez más a la autoridad superior. tener a sus hombres en la mano. para que asiente de modo indiscutible autoridad sobre sus subordinados. que se traduce por un aumento de intensidad vital y por un mejoramiento de los músculos. hay que hacer esfuerzo de voluntad. y porque tiene la seguridad de que ninguno retrocederá cuando conduzca su tropa hacia el enemigo. 7. asimismo. ni otra voluntad que la suya. los instintos. una gran importancia. pero puede modificar su carácter adquiriendo hábitos nuevos. En ningún momento es más obediente y resignado el soldado que en el combate. Tiene sus ojos fijos constantemente en el superior. En una palabra. El trabajo físico disipa el tedio. no se atreve a pedirle los esfuerzos de que es capaz. porque todo lo que fortifica el cuerpo mejora el carácter. porque la dirección inmediata del combate.123 hereditarios. cuya valentía y serenidad le dan el más sugestivo ejemplo para hacerlo capaz de todas las energías y de todos los sacrificios. decisiones que comprometen su responsabilidad personal. Es necesario que el soldado comprenda la importancia que tiene para él y para la raza el entrenamiento físico. porque constituye el elemento esencial de la confianza que aquél inspira a su tropa. y al mismo tiempo su firmeza. adquiriendo buenos hábitos. además. La mejor escuela de la voluntad la forman los hechos menudos que la vida ofrece a diario al individuo para que éste se perfeccione.

La instrucción militar es esencialmente individual. hay que proceder a una nueva reagrupación de los hombres conforme a la especialidad correspondiente. Es necesario querer sólo lo posible. es de naturaleza tímida y requieren ser confianzudos. no desgastar la energía en detalles sino en asuntos graves. buscando clases apropiados para tal o cual instrucción. sus debilidades. Los grupos así formados no corresponden seguramente a la organización de la unidad. tanto desde el punto de vista físico como del intelectual y moral. La confianza de esta puesta en aquel constituye el elemento esencial de su cohesión y es. su carácter y su amor propio. principalmente poniendo en juego la noble emulación de los individuos. Por consiguiente. los esfuerzos que pueden hacer. porque unos comprenden más rapidamente que otros y no todos son igualmente fuertes ni instruidos. su inteligencia. tiene la mayor influencia sobre el valor moral de la tropa. por consiguiente. Hay que tener en cada acción buenos tiradores. su voluntad. buenos ametralladores. buenos corredores. todo nstructor. pero con energía. el desarrollo de la instrucción civil. el comandante de esta debe Utilizar sus cuadros aprovechando sus aptitudes de la mejor manera.Los principios Generales de la Instrucción Militar. pudiendo producirse retrasos o adelantos según el tiempo. Después. Y para esto es necesario observarlos atentamente. Todo instructor queda obligado a obtener de sus subordinados los mejores resultados en calidad y cantidad. la temperatura. etc. 8. o cuyo carácter se preste más a la primera aclimatación física y moral. . El instructor debe saber lo que quiere. sino por similitud de carácter y aptitudes. Todo Oficial debe saber como están constituidos sus soldados. Conocidos los hombres individualmente.124 guerra. sus sentimientos. La progresión es una guía para el trabajo y no una cadena que esclaviza. para conseguir éxito. lo que es obra esencialmente individual. hay que agruparlos. debe conocer al hombre en general y a cada uno de sus hombres en particular. La progresión del trabajo no es tangible. junto con el sentimiento del deber el mejor fundamento de la disciplina. no por orden de talla ni con números intercambiables. La mayor parte de los hombres que forman nuestros contingentes. método y según una progresión racional. hombres de confianza para determinadas circunstancias. su saber.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->