Está en la página 1de 20

MIGRACIÓN, TRABAJO Y GLOBALIZACIÓN EN MÉXICO

1
INDICE

INTRODUCCION………………………………………………………………………..4

1. Antecedentes y características de la migración mexicana…………………7


2. Factores de impulso de la migración a los Estados Unidos………………..8
3. Remesas………………………………………………………………………..11

CONCLUSIONES……………………………………………………………………...13

BIBLIOGRAFIA………………………………………………………………………...15

ANEXOS………………………………………………………………………………..16

2
INTRODUCCION

El presente ensayo pretende realizar un acercamiento a las relaciones entre


migración y trabajo en México en el contexto de la globalización, que nos
permita analizar y comprender la dinámica (adaptabilidad) del fenómeno
migratorio, las causas del desplazamiento de miles de mexicanos al exterior y
las nuevas condiciones laborales de estos. Resulta conveniente señalar que nos
delimitaremos al caso de la migración a los Estados Unidos, así mismo durante
el desarrollo del trabajo utilizaremos el término migración refiriéndonos
únicamente a la “emigración” como movimiento de salida de las personas,
dejando de lado el movimiento de inmigración.

Si bien es cierto la migración siempre ha existido de manera inherente a los


conglomerados humanos como una necesidad de desarrollo, ha sido la
globalización un parteaguas en las migraciones internacionales, de igual forma
para México que en un contexto de apertura y liberalización económica
establece relaciones comerciales con potencias como Estados Unidos y Canadá
(TLCAN o NAFTA), generando grandes ventajas, pero también deprimiendo a
las medianas y pequeñas empresas que les fue imposible modernizarse y
competir con empresas trasnacionales, provocando un alto desempleo pero
sobre todo la precarizacion del empleo. La instalación de las industrias
maquiladoras (principalmente de ensamblaje) en la zona norte ha dinamizado
poca a la economía nacional debido a que los efecto son solo de empleo directo
en las regiones del norte que aunque ha generado la movilización interna en el
país a estas zonas, las condiciones laborales son de bajos sueldos e
inseguridad laboral.

3
Como factores determinantes del fenómeno migratorio consideramos los
siguientes: crisis económicas, la diferencia y la caída de los salarios mínimos en
México, el desempleo y las redes sociales/ familiares.

A partir de los 80t’s al igual que el resto de los países de América Latina (a
excepción de Chile) tras la fuerte crisis económica, México inicio el proceso de
reformas estructurales seguidas del cambio de modelo económico de
“sustitución de importaciones” al llamado “neoliberalismo”. Las consecuencias de
estos cambios vitales en el país, influyen de sobremanera en el mercado laboral
y en el aumento del fluyo migratorio hacia los Estados Unidos en las ultimas tres
décadas, reflejado en la disminución neta de la población en México por motivo
de la migración a los Estados Unidos, de 137 mil personas a finales de los 80t’s
a 394 mil al 2003 (Ver grafica 1).

Es importante también analizar cuales han sido las políticas emprendidas por
ambos gobiernos ante tal fenómeno que los involucra y el cual va en
crecimiento. Aunque pudiéramos entender la migración como un fenómeno
natural al hombre y como un derecho universal que ensalza la libertad, existen
medidas que se han llevado a cabo para fomentarla como fue el “Programa
Bracero” entre 1942 y 1964 que estableció un convenio binacional para la
contratación de trabajadores mexicanos para labores agrícolas y de
mantenimiento de ferrocarriles debido a la escasez de la mano de obra en
Estados Unidos por la segunda guerra mundial; movilizando a millones de
mexicanos principalmente en los Estados de California, Texas y Oregon.

En contraste con esta política, actualmente el gobierno de Estados Unidos


ejerce un mayor control del flujo de migrantes mexicanos, con un despliegue de
refinadas tecnologías en su frontera sur y un alto numero de agentes para su
resguardo (border patrol), y la recién aprobada propuesta por el congreso para la
construcción de un muro fronterizo con tecnologías de punta para la detección
de migrantes indocumentados.

4
El desarrollo del trabajo se estructura en tres partes, la primera hace referencia a
antecedentes previos a la globalización y las características de la migración
mexicana; la segunda parte se centra en los factores que impulsan la migración
a los Estados Unidos, como la crisis económica, el desempleo en México, la
disminución de salarios y precariedad del empleo. La tercera parte es sobre el
impacto económico que generan las remesas en el país, y finalmente las
conclusiones y los anexos de las graficas señaladas durante el ensayo.

5
MIGRACION, TRABAJO Y GLOBALIZACION EN MEXICO

1. Antecedentes y características de la migración mexicana.


La migración de mexicanos a los Estados Unidos ha sido siempre un flujo
histórico de continuidad debido a la vecindad geográfica, que ha variado según
los procesos económicos, políticos y sociales que se viven, a excepción de la
ciudadanizacion estadounidense de mexicanos con la anexión de los territorios
de Texas, Nuevo México y Alta California en la guerra de 1846-1848. Este
incremento del flujo va desde la revolución mexicana (1910), las mas actuales
crisis económicas de 1982 y 1994, el cambio de modelo económico mexicano,
hasta los levantamientos armados en el sur del país en 1994 que incitaron junto
con la enorme pobreza que se vive, a la emigración de personas originarias de
estados no tradicionales en la migración, dejando con esta movilización a los
llamados “pueblos fantasmas”. Esto quiere decir que la dinámica del fenómeno
migratorio ha sido más bien adaptativo según las condiciones nacionales, lo que
ha provocado cambios importantes en su caracterización.

Los perfiles y la dinámica de la migración mexicana empieza a modificarse sobre


todo en las ultimas dos décadas, lo que se ha llamado “La nueva era de las
migraciones”.1

• La población migrante deja de ser predominantemente de los sectores


rurales, y cada vez más de los urbanos. En el periodo 1993-2000
ascendió al 57.4% de los migrantes (Ver grafica 2).

1
CONAPO (Comisión Nacional de la población) Nueva publicación de la. “La nueva era de las
migraciones”.

6
• Cambio de los Estados expulsores de la Republica Mexicana,
tradicionalmente eran de los estados de occidente (Jalisco, Guanajuato,
Michoacán), actualmente se anexan estados del sur (Chiapas, Oaxaca,
Tabasco) y centro del país (sobre todo del Distrito Federal, Puebla y
Zacatecas).
• La integración de mujeres y niños ha ido en aumento. Sobre todo la
participación de las mujeres en el trabajo temporal.
• Modificación de flujo migratorio circular, por la estancia permanente en los
Estados Unidos. Van en aumento el número de migrantes mexicanos que
se quedan a vivir definitivamente, de acuerdo a varios cálculos se estima
aproximadamente en 8 millones de mexicanos residentes permanentes.
• Una mayor diversificación de la inserción laboral de mexicanos en
Estados unidos ha ocurrido en la última década, abarcando un poco
actividades del sector secundario y terciario, aunque sigue siendo el
sector primario el que concentra la mayor cantidad de migrantes
mexicanos. Según datos la participación de los trabajadores mexicanos
en el sector agrícola ha disminuido de 11.9% en 1994 a 4.5% en 2003,
aumentando sobre todo en el sector de servicios de 52% a 60% en ese
lapso.2 ( ver grafica 3)

2. Factores de impulso de la migración a los Estados Unidos.


Las desigualdades de las economías de ambos países, la vecindad, la
demanda de los Estados Unidos por mano de obra barata, el desempleo en
México, los bajos salarios y la precariedad del empleo mexicano, convierten a la
migración en la mejor alternativa para mejorar su calidad de vida y condición
laboral. Lo que podemos entonces entender, es que las migraciones
internacionales son un barómetro de las condiciones económicas, sociales y
políticas de los países.3

2
CONAPO., op.citp., p.48.
3
Andrés Solimano y Víctor Tokman, “Migraciones internacionales en un contexto de crecimiento
económico. El caso de Chile”. CEPAL., p. 9.

7
Los factores que consideramos influyen en la migración mexicana a los Estados
Unidos actualmente (globalización) son: crisis económicas, diferencia y caída de
los salarios mínimos en México, el desempleo y las redes familiares.

I. Crisis económicas. Las crisis económicas de 1982 y 1994, así como el


cambio de modelo económico provocaron agudos estragos en los trabajadores
mexicanos, muchos de ellos fueron despedidos, otros fueron reorientados a
otras actividades, y la mayoría vieron reducidos sus salarios. Al implementar un
nuevo modelo económico completamente antagónico al que se vivió por mas de
50 años, con un Estado dueño de múltiples empresas y sumamente subsidiario
al sector privado nacional, el cual se encontraba en una suerte de letargo frente
a la competencia, con bajas inversiones en tecnología, capacitación y
modernización de sus equipos; al abrirse de manera casi abrupta la economía a
nuevos mercados internacionales los descalabros fueron grandes, siendo
afectados evidentemente las medianas y pequeñas empresas que no pudieron
modernizarse y muchas ni reorientar sus actividades.

El empleo público fue otro de los más afectados con la orientación del
achicamiento del Estado. En cuanto a las relaciones laborales el sector
empresarial reaccionó ante el nuevo escenario globalizado y altamente
competitivo, emprendiendo estrategias enfocadas a la desregulación laboral y
flexibilidad en los horarios, lo que trajo consigo un aumento de empleos
eventuales e informales. La perdida de la producción industrial coadyuvo
fuertemente al desempleo, que si bien en la Frontera Norte del país pudo ser
mas o menos amortiguado por las industrias maquiladoras, no provoca grandes
incidencias en la economía nacional. Aun mas, si consideramos la volatilidad de
estos capitales, conocidos como “capitales golondrinas” susceptibles a factores
tanto internos como externos.

Las maquiladoras incitaron un fuerte flujo interno en el país, procedente desde


estados del sur y centro, en condiciones de bajos salarios, inestabilidad laboral e

8
inseguridad y riegos del trabajo. Todo este ambiente de crisis, reorientaciones y
ajustes socavó el mercado laboral en México incidiendo en la movilización de
mexicanos pero ahora de otros estados y de regiones urbanas.

II. Diferencias y caída de los salarios reales. A partir de la crisis de los


ochentas se empieza a observar una importante caída de los salarios mínimos y
remuneraciones promedio que no se ha podido levantar. Del periodo de 1980 a
1998, el salario mínimo (valores mensuales a precios constantes de 1998)
descendió de 3000 a menos de 1000 y las remuneraciones promedio de mas de
4000 en 1980 a 3 200 (ver grafica 4).

Otro indicador interesante es el de la reducción de población que vivía con uno o


dos salarios mínimos en el periodo 1990-1997, de 38.3 a 30.5% , esta
disminución significo que ahora percibían menos de un salario mínimo.4
Actualmente el salario mínimo por día y de acuerdo a las tres zonas en que se
divide el país es: A= 48.67, B= 47.16 y zona C= 45.81. Lo que en promedio es
47.213 (4.38 dólares). En contraste con el salario mínimo de Estados Unidos de
5.15 dólares por hora, aproximadamente 41.5 dólares por una jornada de 8
horas. Esta comparación que puede sesgar varios casos, nos permite entender
por que resulta tan atractivo el desplazamiento de mexicanos al país vecino del
norte.

III. Desempleo en México. El problema del desempleo siempre representa un


reto y un peligro para los países. En el caso mexicano este sufrió uno de sus
más altos aumentos tras la crisis financiera de 1994 “efecto Tequila”, al siguiente
año registro según la INEGI (Instituto nacional de estadística, geografía e
informática) un 6.2% de la población económicamente activa, aunque esta ha
disminuido paulatinamente desde entonces hasta llegar actualmente a un
aproximado (ya que todavía no se dan las cifras oficiales del cierre del 2006) de

4
Alejandro I. Canales. Papeles de población “Migración y trabajo en la era de la globalización”.
Universidad Autónoma del Estado de México., p. 54.

9
3.4% pero con un empleo informal que alcanzó 11,4 millones de personas, el
26,8% de la población ocupada (ver cuadro 1).

Sin embargo, pese a estos datos positivos, la pobreza en México y el


desplazamiento cada vez mayor de mexicanos a Estados Unidos por una
mejor calidad de vida y el abandono casi por completo de varios pueblos del
centro y sur, evidencian dicen lo contrario. El encargado de elaborar las
encuestas sobre empleo y de dar las cifras oficiales es el INEGI, quien en el
2005 tras una serie de recomendaciones modificó la metodología antes
utilizada para igualarla con los sistemas de la Organización para la
Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Empero siguen existiendo
observaciones a dicha institución sobre la falta de contabilidad de los
migrantes.

IV. Redes sociales y Familiares. Otro de los factores a considerar es el


establecimiento de relaciones sociales y de las propias familias que se
construyen tanto en los Estados unidos como México, fomentando la
migración de familiares y amigos. Estas redes al igual que en otros países
cumplen las mismas funciones: 1. Proveer información y apoyo a los que
llegan promoviendo sobre todo oportunidades de trabajo), 2. Contactos para
inmigrar y conseguir trabajo, 3. Redes de apoyo para los recién llegados.5

Estas mismas redes se establecen en torno a una misma actividad


económica o nicho laboral y a una determinada localidad, conformando
barrios, retroalimentándose de los recién llegados. El mayor impacto de las
redes se presenta en los migrantes de origen rural y sobre todo en los
indocumentados siendo los grupos mas vulnerables y desprotegidos.

3. Remesas.

5
Andrés Solimano y Víctor Tokman, op. Cit., p. 48.

10
El impacto económico derivado de las remesas de los emigrantes mexicanos,
resulta ser para México una fuente de divisas y un componente de suma
importancia en el bienestar de las familias, siendo la segunda fuente de ingresos
después de los derivados del petróleo, por lo cual podemos entender su
magnitud.

En niveles internacionales según el Fondo Monetario Internacional (FMI) México


ocupa los primeros lugares (junto con la India) en la recepción de remesas Y
Estados Unidos el principal emisor. Hasta septiembre de 2006 éstas se
incrementaron a 17.443 millones de dólares, terminando el año en más de 20
millones de dólares, casi superando la inversión extranjera directa.

Debemos de entender a las remesas como una consecuencia o producto de la


migración pero también como un factor que la induce por medio de las redes que
antes mencionamos. La importancia de las remesas se centra principalmente en
tres puntos:

• Se convierte en un factor terminante del ingreso familiar. Para uno de


cada cinco hogares receptores las remas conforman la única fuente de
ingresos.
• Reactivan las economías regionales y locales.
• Refuerzan las redes sociales y familiares.

Ante estos beneficios, el fenómeno migratorio sigue en ascenso y la postura del


gobierno mexicano ha sido mas bien imprecisa e inestable, ya que la migración
juega un papel decisivo como “válvula de escape” del desempleo y como fuente
de divisas, por lo cual no establece claramente una política seria en cuanto a la
violación de los derechos humanos y pobreza, empero en tiempos electorales es
la bandera política y el discurso enfocado en la generación de más y mejores
empleos que retendrán a los mexicanos que por falta de oportunidades y
pobreza deciden emigrar. Más aun, el tema se vuelve de mayor envergadura

11
ante la aprobación del congreso del voto de los mexicanos residentes en el
extranjero en los comicios electorales federales.

CONCLUSIONES

La migración de mexicanos a los Estados Unidos se vuelve cada mas en una


alternativa laboral, quizás en una de las principales ante la situación de creciente
pobreza sobre todo en los estados del sur del país con una importante población
indígena. Así mismo señalamos cuatro factores que fomentan más el
desplazamiento: a) crisis económicas, b) diferencia (México- Estados Unidos) y
caída de los salarios mínimos en México, c) el desempleo, y d) las redes
sociales y familiares.

Aunque dicho fenómeno ha sido histórico en la relación bilateral, éste se ha ido


adaptando a las diversas circunstancias, momentos y aspectos económicos,
sociales y políticos que atraviesan los países, por lo cual el flujo migratorio
tradicional y circular se ha ido modificando en las ultimas tres décadas en cuanto
a su dinámica y perfiles de los mismos emigrantes. Cada vez son de sectores
más urbanos del país, proveniente de estados no tradicionales como centro-sur,
se integran mujeres y niños, y se rompe un poco la circularidad de su estancia
(ida y regreso a su país de origen) por la estancia permanente. Estos cambios
nos hablan de una “nueva era de las migraciones” la cual tiene un carácter más
bien adaptativo.

La economía mexicana ha ido recuperándose pausadamente desde su ultima


crisis, con tasa de crecimiento actualmente de casi el 4%, dependiente de las
exportaciones y precios del petróleo, empero, la inequidad y distribución del
ingreso, el rezago de los pueblos indígenas concentrados al sur del país, el alto
porcentaje de empleo informal y comercio ambulante, el aumento del trabajo
infantil, los bajísimos salarios mínimos, la violación de los derechos humanos a
grupos vulnerables como los emigrantes, todo esto sigue siendo para México
una asignatura pendiente.

12
La política migratoria es otro de los asuntos más delicados en la relación
bilateral, mientras en un contexto de globalización México ha implementado
estrategias de desregulación laboral y establecido tratados y acuerdos
comerciales que estrechan su relación (TLCAN), esta política se endurece por
parte de los Estados Unidos ante la molestia del gobierno mexicano pero sin
tomar ninguna medida. Debido a las factores y la vecindad geográfica que
hemos mencionado, las consecuencias de esta política restrictiva y la posible
construcción del muro fronterizo, evidentemente no detendrán la migración de
mexicanos, pero si vulnerara su cruce (sobre todo de los indocumentados) y
reforzará las mafias de traficantes de indocumentados conocidos como
“polleros” o “coyotes”.

Finalmente los cambios económicos y tecnológicos en el mundo han dinamizado


y mejorado el mercado laboral lo que tiene dos aristas:

1. La globalización favorece más la movilidad de mano de obra calificada.6


2. La mano de obra no calificada también se beneficia (aunque no de la
misma forma) con el aumento de su demanda, pero en un ambiente de
precariedad e inestabilidad.

Mientras siga existiendo estas grandes asimetrías entre las económicas de


México y Estados Unidos, la migración como un fenómeno propio a la naturaleza
humana seguirá adaptándose a las diversas condiciones. Por su parte el
gobierno mexicano continuará recibiendo los altos ingresos producto de las
remesas, siendo la migración una de las grandes oportunidades para reducir el
desempleo en México, volviéndose un circulo vicioso que lo provoca y lo reduce.

6
J.O. Ocampo. “Reconstruir el futuro. Globalización, desarrollo y democracia en América Latina”.
Haciendo referencia a la hipótesis de Rodrick. Capitulo 1.

13
BIBLIOGRAFÍA

CANALES I. Alberto, “Papeles de población “Migración y trabajo en la era de la


globalización”. Universidad Autónoma del Estado de México. Centro de
investigación y estudios avanzados de la población. Publicación trimestral num.
33 julio/septiembre. México, 2002.

CANALES I. Alberto, “Factores demográficos del asentamiento y circularidad en


la migración México-Estados unidos”, en papeles de Población. Publicación
trimestral num. 27. enero/marzo. México 2001.

CONAPO, Comisión Nacional de Población. “La nueva era de las migraciones


internacionales”. México D.F., 2004.
www.conapo.gob.mx/publicaciones/nueva/era.htm

CONAPO, Comisión Nacional de Población. “La migración de mexicanos a los


Estados Unidos”. Publicaciones, 2004.

INEGI, Instituto Nacional de estadística, geografía e informática. Cuadros


estadísticos. www. inegi.gob.mx

OCAMPO J.O, “Reconstruir el futuro. Globalización, desarrollo y democracia en


América Latina”. CEPAL-Grupo editorial norma, Bogota, 2004.

SOLIMANO Andrés y TOKMAN Víctor. “Migraciones internacionales en un


contexto de crecimiento económico. El caso de Chile”. CEPAL. Serie
macroeconomía del desarrollo. Santiago, Chile, 2006.

14
ANEXOS

15
GRAFICA 1

“Perdida neta anual de la población mexicana por la migración México-


Estados Unidos. 1961-2003.”

Miles de personas

450,000
400,000
350,000
300,000
250,000
200,000
Numero
150,000 de
100,000 personas

50,000
0
Periodos 1961- 1971- 1981- 1991- 1996- 2001-
1970 1980 1990 1995 2000 2003

Fuente: Estimaciones de CONAPO “La migración de mexicanos a Estados


Unidos”, con base en STyPS, CONAPO, INM y ELCOLEF, encuesta sobre
Migración en la Frontera Norte de México (EMIF), 1993 - 1994,1995 - 1996,
1997 - 1998, 1998 - 1999, 1998 - 2000 y 2000.

16
GRAFICA 2

“Distribución porcentual de los migrantes temporales que se dirigen hacia


Estados Unidos por tipo de localidad de residencia, según periodo”

Periodo de 1993-1997

46%
Urbano

54% No Urbano

Periodo de 1998-2000.

42.6% 57.4%

Urbano
No Urbano

Fuente: CONAPO “La migración de mexicanos a Estados Unidos”, 1994-2000

17
GRAFICA 3

“Distribución de la población ocupada de 15 años o más nacida en México


residente en E.U. por sector de actividad, 1994 y 2003”.

1994

36% Primario
52% 52% Secundario
Terciario

12%

2003

Primario
36%
60% 60% Secundario
Terciario

4%

Fuente: CONAPO, “La migración mexicana hacia los Estados Unidos”,


publicaciones 2004.

18
GRAFICA 4

5,000

4,000

3,000 Salarios minimos

2,000 Remuneraciones
promedio
1,000

0
1980 1982 1984 1986 1988 1990 1992 1994 1996 1998

Fuente: Canales I. Alberto. “Papeles de población “Migración y trabajo en la era


de la globalización”. 2002.

19
CUADRO 1

Tasas de desempleo abierto de la PEA por sexo. México 1994-2004.

AÑOS TOTAL HOMBRES MUJERES


2004 3.78 3.54 4.26
2003 3.27 3.14 3.47
2002 2.7 2.62 2.84
2001 2.4 2.4 2.5
2000 2.2 2.1 2.4
1999 2.5 2.4 2.7
1998 3.2 2.9 3.6
1997 3.7 3.4 4.2
1996 5.5 5.3 5.9
1995 6.2 6.1 6.4
1994 3.7 3.6 3.9

Fuente: Centro de Estudios Sociales y de opinión pública. “Empleo y desempleo


en México”. Datos obtenidos de INEGI y Secretaria del Trabajo y Previsión
Social.

20