Está en la página 1de 27

METODOLOGÍAS ACTIVAS Y APRENDIZAJE POR

DESCUBRIMIENTO. LAS TIC Y LA EDUCACIÓN.


 
 
 
ÍNDICE
 
INTRODUCCIÓN............................................................................................2 
APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO Y CONSTRUCTIVISMO.............................4 
Introducción.................................................................................................4 
El Aprendizaje Significativo. Ausubel..........................................................4 
Teoría del Constructivismo. Piaget.............................................................7 
BASES DEL APRENDIZAJE POR ACCIÓN Y DESCUBRIMIENTO............12 
Formas de descubrimiento........................................................................12 
Condiciones de aprendizaje por descubrimiento.......................................13 
Principios del aprendizaje por descubrimiento:.........................................14 
Ejemplo 1..................................................................................................16 
Ejemplo 2..................................................................................................17 
METODOLOGÍAS ACTIVAS Y MEDIOS DE EXPOSICIÓN.........................18 
¿Qué son las metodologías activas?........................................................18 
¿Qué son los medios de exposición?.......................................................20 
LAS TIC Y LA EDUCACIÓN.........................................................................21 
Bibliografía y enlaces....................................................................................24 
 
 
 
 
 
 
INTRODUCCIÓN.
 
Una de las viejas aspiraciones de la enseñanza en todos los sistemas – más o 
menos ortodoxos – ha sido desde siempre proporcionar un acceso al 
conocimiento que pudiera cumplir simultáneamente los siguientes requisitos: 
 
 Material de aprendizaje práctico y ameno que incitara en los alumnos un 
modo de implicación y motivación intrínseco. 
 
 Material riguroso, científicamente contrastado y profesionalmente 
utilizado, siendo imprescindible el concurso del docente para acercarlo al 
alumno. 
 
 Clases amenas y entretenidas que alternaran el trabajo individual, con la 
explicación del profesor y el trabajo en pequeños grupos. 
 
 Material didáctico presentado con oportunidades y alternativas de 
elección para los alumnos, con un grado de interactividad que permita a 
los alumnos profundizar en los aspectos más significativos, entendiendo 
esa significación como significado atribuido personalmente por el 
alumno. 
 
 Oportunidades en el aula para el trabajo autónomo orientado 
mínimamente por el docente, que actúa como mediador entre el alumno 
ávido de conocimientos y el conocimiento propiamente dicho presentado 
en forma de material didáctico, licitando los procesos conducentes a la 
adquisición del aprendizaje. 
 
 Material didáctico y pruebas de evaluación presentadas en múltiples 
formatos con información redundante para que sean respetados todos 
los estilos de aprendizaje (texto, audio, vídeo, imágenes, gráficos, 
etc....), integrando en un todo global todos estos recursos. 
 
 Material didáctico, orientaciones docentes, pruebas de evaluación y 
actividades de elaboración en sintonía con el nivel madurativo de cada 
alumno, adaptando todo a éste nivel. 
 
 Material didáctico adecuadamente concebido para trabajar en las ZDP o 
Zonas de Desarrollo Próximo según el concepto de Vygotsky – es decir, 
el espacio comprendido entre lo que el niño sabe hacer por sí mismo y lo 
que sabe realizar con apoyos o ayudas –  
 
 
Así que durante muchos siglos, la consecución de estas aspiraciones ha ido 
unida indefectiblemente al desarrollo de sistemas pedagógicos de contrastada 
eficacia, al avance del conocimiento de la forma en que los seres humanos 
adquieren conocimiento y al desarrollo tecnológico de los medios de exposición 
del material didáctico. 
  
Durante años, los docentes tuvieron que elegir entre dos opciones: 
 
a) Sistemas formales de educación que aseguraban la fiabilidad en 
la transmisión de un conocimiento riguroso y normalizado (todos 
aprenden un mínimo de lo mismo), como el que elegimos en éste 
país en las últimas décadas. 
 
b) Sistemas de educación más informales, donde primaba la 
espontaneidad del aprendizaje, las experiencias didácticas más 
azarosas pero sin duda mucho más divertidas y motivantes. 
(Escuela de la libertad de Summerhil, A.S.Neill) 
 
En fin, había que elegir entre la institución escolar más “aburrida” y poco 
motivante para muchos alumnos, pero fiable y normalizadora, por un lado; y la 
institución escolar creativa, renovadora, motivadora, pero para algunos caótica 
y poco fiable en la transmisión de un mínimo de conocimientos normalizados (si 
a los alumnos les das a elegir, pocos aprenden las mismas cosas que el resto, 
ya que cada uno de ellos atribuye significado especial a diferentes partes del 
mismo material, asimilando distintos aspectos de la misma realidad). 
 
Los sistemas más conservadores (y el nuestro 
lo es, independientemente del signo político 
que ocupe la Administración) optan por una 
Escuela más formal y garantizadora de que un 
mínimo es aprendido y de que todos aprenden 
lo mismo, eliminando la riqueza de la 
diversidad en el aprendizaje (todas las 
chimeneas rectas) en el proceso, pero 
asegurando (al menos así lo pretenden) un 
mínimo de competencia académica. 
 
Sin embargo, en los últimos años hemos 
presenciado una revolución en la tecnología que 
ha afectado irreversiblemente al desarrollo de 
las técnicas de exposición. Ahora es posible 
incorporar a nuestro sistema tradicional y 
conservador técnicas y recursos que hacen 
posible recuperar los criterios antes 
mencionados e incorporarlos al ejercicio de la 
docencia de un modo que divierta y motive a los 
alumnos sin necesidad de perder ni un ápice de 
rigor formal. 
 
La presente Unidad Didáctica – que inaugura el curso “Nuevas Tecnologías de 
la Información y la Comunicación (TIC) aplicadas a la educación” – trata de la 
importancia de la revolución técnica a la que estamos asistiendo en los últimos 
años en los medios de exposición, la implicación en el proceso de enseñanza y 
aprendizaje, en la elaboración de Material Didáctico y en la forma en que puede 
ayudarnos a desarrollar una intervención educativa a través del aprendizaje por 
descubrimiento y basada realmente en metodologías activas y motivantes. 
APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO Y CONSTRUCTIVISMO.

Introducción.
 
El aprendizaje es el proceso de adquirir conocimiento, 
habilidades, actitudes o valores, a través del estudio, la 
experiencia o la enseñanza; dicho proceso origina un cambio 
persistente, cuantificable y específico en el comportamiento de un 
individuo y, según algunas teorías, hace que el mismo formule un 
concepto mental nuevo o que revise uno previo (conocimientos 
conceptuales como actitudes o valores). 
 
El aprendizaje significativo surge cuando el alumno, como 
constructor de su propio conocimiento, relaciona los conceptos a 
aprender y les da un sentido a partir de la estructura conceptual 
que ya posee. Dicho de otro modo, construye nuevos 
conocimientos a partir de los conocimientos que ha adquirido 
anteriormente. Este puede ser por descubrimiento (especialmente 
cuando trabajamos con las TICs), o receptivo. Pero además 
construye su propio conocimiento porque quiere y está interesado 
en ello. El aprendizaje significativo a veces se construye al 
relacionar los conceptos nuevos con los conceptos que ya posee 
y otras al relacionar los conceptos nuevos con la experiencia que 
ya se tiene. 
 
El aprendizaje significativo se da cuando las tareas están 
relacionadas de manera congruente y el sujeto decide 
aprenderlas.

El Aprendizaje Significativo. Ausubel.


 
El concepto de aprendizaje significativo fue propuesto 
originalmente por David Ausubel (1963 a 1968). David P. 
Ausubel1, psicólogo estadounidense fue influenciado por los 
aspectos cognitivos de la teoría de Piaget, y planteó su Teoría del 
Aprendizaje Significativo por Recepción, en la que afirma que el 

1
David Paul Ausubel. Psicólogo estadounidense. Nació en Nueva York en el seno
de una familia de inmigrantes judios de Europa Central. Cursó estudios en la
Universidad de Nueva York. Ausubel, es el creador de la teoría del aprendizaje
significativo. En el año 1963 publicó Psicología del aprendizaje significativo verbal y
en 1968 Psicología educativa: un punto de vista cognoscitivo (México: Trillas,
1976). Entre otras publicaciones destacadas aparecen los artículos en el Journal of
Educational Psychology (1960, sobre los "organizadores previos"); en la revista
Psychology in the Schools (1969, sobre la psicología de la educación); y en la
Review of Educational Research (1978, en defensa de los "organizadores previos").
Autor, junto con Edmund V. Sullivan, de El desarrollo infantil (traducción de José
Penhos, Paidós Ibérica: Barcelona, 1983).
aprendizaje ocurre cuando el material se presenta en su forma final y se 
relaciona con los conocimientos anteriores de los alumnos.  

El aprendizaje significativo, se refiere a que el proceso de construcción de 
significados es el elemento central del proceso de enseñanza­aprendizaje. El 
alumno aprende un contenido cualquiera cuando es capaz de atribuirle un 
significado. Por eso lo que procede es intentar que los aprendizajes que lleven 
a cabo sean, en cada momento de la escolaridad, lo más significativo posible, 
para lo cual la enseñanza debe actuar de forma que los alumnos profundicen y 
amplíen los significados que construyen mediante su participación en las 
actividades de aprendizaje. En este sentido, las nuevas tecnologías que han 
ido desarrollándose en los últimos tiempos y siendo aplicadas a la educación 
juegan un papel vital. 
 
Pero, ¿qué quiere decir, exactamente, que los alumnos
construyen
significados?
 
Construimos significados cada vez que somos capaces de establecer 
relaciones “sustantivas” y no arbitrarias entre lo que aprendemos y lo que ya 
conocemos.  
 
Podríamos decir que construimos 
significados integrando o asimilando 
el nuevo material de aprendizaje a 
los esquemas que ya poseemos de 
comprensión de la realidad. Lo que 
hace que un contenido sea más o 
menos significativo es, 
precisamente, su mayor o menos 
inserción en otros esquemas 
previos.  
 
El aprendizaje significativo se desarrolla a partir de dos ejes elementales: la 
actividad constructiva y la interacción con los otros. El proceso mediante el cual 
se produce el aprendizaje significativo requiere una intensa actividad por parte 
del alumno. Esta actividad consiste en establecer relaciones entre el nuevo 
contenido y sus esquemas de conocimiento.  
 
Conviene distinguir lo que el alumno es capaz de aprender por sí solo y lo que 
es capaz de aprender y hacer en contacto con otras personas, observándolas, 
imitándolas, atendiendo a sus explicaciones, siguiendo sus instrucciones o 
colaborando con ellas.  
 
Dado que no siempre el aprendizaje es significativo, cabe preguntarse por las 
exigencias que éste plantea para serlo. Para ello debe cumplir tres condiciones:  
 
1. Por un lado, el alumno debe poseer los conocimientos previos 
adecuados para poder acceder a los conocimientos nuevos y por 
otro, el contenido ha de poseer una significatividad psicológica, es 
decir, es necesario que el alumno pueda poner el contenido a 
aprender en relación con lo que ya conoce de forma no arbitraria 
para que pueda insertarlo en las redes de significados ya construidos 
con anterioridad. En este sentido, se precisa estrategias 
metodológicas que activen los conceptos previos, en especial los 
denominados Organizadores Previos, (bloques de conocimiento 
estructurados: proporcionan la base para que el contenido a 
aprender tenga un marco con el que poder relacionarse).  
 
2. El contenido ha de poseer una cierta estructura interna, una cierta 
lógica intrínseca, un significado en sí mismo. Difícilmente el alumno 
podrá construir significados si el contenido es vago, está poco 
estructurado o es arbitrario, es decir, si no es potencialmente 
significativo desde el punto de vista lógico.  
 
3. El alumno ha de tener una actitud favorable para aprender 
significativamente. Ha de tener intención de relacionar el nuevo 
material de aprendizaje con lo que ya conoce. Todo ello va a 
depender, en definitiva, de su motivación para aprender y de la 
habilidad del profesor para despertar e incrementar esta motivación.  
 
Interacción con los conocimientos previos. 
 
El aprendizaje no va a depender tanto de la competencia intelectual del 
alumno cuanto de la existencia de conocimientos previos relacionados 
con el contenido a aprender. 
 
Otros factores de influencia.
Ahora bien, junto al 
conocimiento previo existen 
otros procesos psicológicos que 
actúan como mediadores entre 
la enseñanza y los resultados 
del aprendizaje: la percepción 
que tiene el alumno de la 
escuela, del profesor y de sus 
actuaciones; sus expectativas 
ante la enseñanza; sus 
motivaciones y actitudes; las 
estrategias de aprendizaje que 
es capaz de utilizar, etc. En 
definitiva, los significados que 
finalmente construye a partir de 
lo que se le enseña no dependen sólo de los conocimientos previos que 
posea y de su puesta en relación con el nuevo material de aprendizaje, 
sino también del sentido que atribuye a éste y a la propia actividad de 
aprendizaje. 
 
Los significados que finalmente construye el alumno son, pues, el 
resultado de una compleja serie de interacciones en las que intervienen 
como mínimo tres elementos: el propio alumno, los contenidos de 
aprendizaje y el profesor, que guía el proceso de construcción de 
conocimiento, haciéndole participar en tareas y actividades que le 
permiten construir significados cada vez más próximos a los que poseen 
los contenidos del currículum escolar. El profesor, es pues, al mismo 
tiempo, una guía y un mediador. 
 
Como resumen de lo expuesto hasta aquí, se puede afirmar que todo 
aprendizaje deberá cumplir tres requisitos: 
 
 El contenido debe ser potencialmente significativo, es decir, no lejano 
al interés o experiencia del alumno.  
 El alumno debe estar motivado a aprender. Aquí entra en toda su 
dimensión el papel fundamental del profesor como elemento clave 
para estimular el aprendizaje significativo, para orientarlo en una 
determinada dirección.  
 El aprendizaje debe ser funcional, es decir, todos los conceptos, 
conocimientos, normas, etc., que el alumno aprende, deben serle 
útiles, de forma que pueda aplicarlos en cualquier circunstancia que 
se requieran. 

Teoría del Constructivismo. Piaget.

"Había que meterse todo aquello en la cabeza del modo que fuera,
disfrutándole o
aborreciéndole. Tamaña coerción produjo en mí un desaliento tan grande
que, tras mi
examen final pasé un año entero sin encontrar el más mínimo placer en la
consideración de ningún problema científico"
Albert Einstein.
  
La formalización de la teoría del Constructivismo, que articuló los mecanismos 
por los cuales el conocimiento es interiorizado por el que aprende,  se atribuye 
generalmente a Jean Piaget2, aunque otros pedagogos como Lev Vygotsky3 
destacan en este enfoque del aprendizaje. Piaget, psicólogo suizo de principios 
del siglo XX,  sugirió que a través de procesos de acomodación y asimilación, 
los individuos construyen nuevos conocimientos a partir de las experiencias. La 
asimilación ocurre cuando las experiencias de los individuos se alinean con su 

2
Jean Piaget. Psicólogo y lógico suizo. Nació el 9 de agosto de 1896, en Neuchâtel
(Suiza). Hijo mayor de Arthur Piaget, profesor de literatura medieval y de Rebecca
Jackson. Escribió y publicó su primer trabajo científico cuando tenía sólo diez años.
Entre sus muchos escritos destacan: El pensamiento y lenguaje del niño (1926),
Juicio y razonamiento en el niño (1928), El nacimiento de la inteligencia en el niño
(1954), Seis estudios de psicología (1964) y Psicología y pedagogía (1970). Falleció
el 16 de septiembre de 1980 en Ginebra. Fuente:www.buscabiografias.com

3
Lev Semiónovich Vygotsky. Psicólogo ruso. Nació el 17 de noviembre de 1896
en Orsha (Bielorrusia). Su trabajo más conocido fue "Pensamiento y Lenguaje",
publicado al poco tiempo de su muerte, pero igual notoriedad alcanzó "La crisis de
la Psicología", en la que hizo una crítica sistemática de toda tendencia y corriente
en la psicología europea del momento. Fuente:www.buscabiografias.com

representación interna del mundo. Asimilan la nueva experiencia en un marco 
ya existente.  
El constructivismo es un término usual en la literatura de uso común para el 
psicólogo y para los educadores. Este término se refiere a la idea de que las 
personas construyen ideas sobre el funcionamiento del mundo y, 
pedagógicamente construyen sus aprendizajes. 
 
Desde la concepción constructivista se asume que en la escuela los alumnos 
aprenden y se desarrollan en la medida en que pueden construir significados 
adecuados en torno a los contenidos que configuran el currículum escolar. Esta 
construcción incluye la aportación activa y global del alumno, su disponibilidad 
y los conocimientos previos en el marco de una situación interactiva, en la que 
el profesor actúa de guía y de mediador entre el niño y la cultura, y de esa 
mediación depende en gran parte el aprendizaje que se realiza. Este 
aprendizaje no limita su incidencia a las capacidades cognitivas sino que afecta 
a todas las capacidades y repercute en el desarrollo global del alumno. 
 
El constructivismo es un término que se refiere a la idea de que las personas 
construyen ideas sobre el funcionamiento del mundo y, pedagógicamente 
construyen sus aprendizajes activamente, creando nuevas ideas o conceptos 
basados en conocimientos presentes y pasados. 
 
A nivel educativo, el constructivismo constituye el marco de referencia 
psicopedagógico de la reforma del sistema educativo según la L.O.G.S.E. 
(1990). Sin duda la razón es, que desde la concepción constructivista se asume 
que en la escuela los alumnos aprenden y se desarrollan en la medida en que 
pueden construir significados adecuados en torno a los contenidos que 
configuran el currículum escolar. Esta construcción incluye la aportación activa 
y global del alumno, su disponibilidad y los conocimientos previos en el marco 
de una situación interactiva, en la que el profesor actúa de guía y de mediador 
entre el niño y la cultura, y de esa mediación depende en gran parte el 
aprendizaje que se realiza. Este aprendizaje no limita su incidencia a las 
capacidades cognitivas sino que afecta a todas las capacidades y repercute en 
el desarrollo global del alumno. 
 
El Constructivismo en sí mismo tiene muchas variaciones, tales como 
Aprendizaje Generativo, Aprendizaje Cognoscitivo, Aprendizaje basado en 
Problemas, Aprendizaje por Descubrimiento, Aprendizaje 
Contextualizado y 
Construcción del Conocimiento. Independientemente de estas variaciones, el 
Constructivismo promueve la exploración libre de un estudiante dentro de un 
marco o de una estructura dada. 
 
Para los constructivistas el aprendizaje surge 
cuando el alumno procesa la información y 
construye sus propios conocimientos. El 
constructivismo coincide con la base de 
todos los movimientos de renovación 
educativa de los últimos años, en tanto en 
cuanto se considera al alumno como centro 
de la enseñanza y como sujeto mentalmente activo en la adquisición del 
conocimiento, al tiempo que se toma como objetivo prioritario el potenciar sus 
capacidades de pensamiento y aprendizaje.  
 
Principales características de la visión constructivista del
aprendizaje.
 
CARRETERO (1994) destaca los principios generales de la Escuela de 
Ginebra sobre este tema: 
 
 El aprendizaje es un proceso constructivo interno.  
 El aprendizaje depende del nivel de desarrollo del sujeto.  
 El aprendizaje es un proceso de reorganización cognitiva.  
 El aprendizaje se ve favorecido por la interacción social.  
 El aprendizaje se fundamenta en la toma de conciencia de la 
realidad.  
 El niño es la causa principal de su propio desarrollo.  
 
Características esenciales del aprendizaje constructivista:

  Lo que hay en el cerebro del 
que va aprender tiene 
importancia. Los resultados 
del aprendizaje no sólo 
dependen de la situación de 
aprendizaje y de las 
experiencias que 
proporcionamos a nuestros 
alumnos sino también de los 
conocimientos previos de los 
mismos, de sus concepciones 
y motivaciones.  
 
 Encontrar sentido supone establecer relaciones. Los conocimientos 
que pueden conservarse largo tiempo en la memoria no son hechos 
aislados, sino muy estructurados e interrelacionados de múltiples 
formas.  
 
 El sujeto que aprende construye activamente el significado. Estudios 
sobre las formas en que comprendemos, sugieren que interpretamos 
activamente nuevas experiencias, mediante analogías, a partir de 
estructuras de conocimientos que ya poseemos. La perspectiva 
constructivista sugiere que más que extraer conocimiento de la 
realidad, la realidad sólo existe en la medida en que la construimos. 
 
De esta concepción activa de construcción de significado se derivan 
dos puntos. El primero es que la comprensión implica la existencia de 
expectativas y no ser simplemente receptores de la información. El 
segundo concierne a la problemática cuestión de lo que se acepta 
como aprendizaje significativo. Desde el punto de vista 
constructivista, aceptamos algo como significativo cuando hay 
acuerdo entre nuestras experiencias y nuestras concepciones.  
 
 Los alumnos son responsables de sus propios aprendizajes. Desde 
la perspectiva constructivista constituye el reconocimiento de una 
condición necesaria del aprendizaje: el que los alumnos hagan 
continuamente sus propias síntesis ordenadas de los conocimientos.  
 
 El aprendizaje constructivo se lleva a cabo a partir de la experiencia.  
 
 
Implicaciones Pedagógicas del aprendizaje constructivista.
 
La escuela es el prototipo de entorno en que se construyen 
conocimientos; el aprendizaje escolar es un proceso constructivo.  
 
MERRILL (1993), por ejemplo, señala cuáles son los supuestos del 
constructivismo:  
 
 El aprendizaje es un proceso constructivo en el que el alumno 
construye una representación interna del conocimiento.  
 El aprendizaje es una interpretación personal del mundo, de la 
experiencia.  
 El aprendizaje es un proceso activo de construcción de significados 
sobre la base de una experiencia personal.  
 El significado se ve desde múltiples perspectivas. 
 El aprendizaje debe producirse en contextos realistas.  
 La evaluación debe ser una actividad articulada con la tarea, y no 
separada de ella.  
 La planificación de la enseñanza deberá tener en cuenta el nivel de 
desarrollo del sujeto tanto desde la perspectiva cognitiva, como 
socio­cultural y emotiva.  
 Desde el punto de vista del educador, este habrá de partir de las 
características del sujeto y adaptar a ella la selección y 
secuenciación de contenidos tanto conceptuales como de valores, 
actitudes, destrezas y estrategias de conocimiento.  
 El papel del profesor además de un trasmisor de los tipos de 
contenidos escolares señalados habrá de crear las condiciones más 
favorables.  
 El alumno es quien construye, enriquece, modifica, diversifica y 
coordina sus esquemas; es el verdadero artífice del proceso de 
aprendizaje; de él depende, en definitiva, la construcción del 
conocimiento. Sin embargo en el caso del aprendizaje escolar, la 
actividad constructivista del alumno no aparece como actividad 
individual sino también como parte de la actividad interpersonal que 
la incluye. La actividad interpersonal se refiere tanto a la interacción 
profesor­alumno, como a la interacción alumno­alumno.  
 

BASES DEL APRENDIZAJE POR ACCIÓN Y


DESCUBRIMIENTO.

El máximo exponente en este campo, Jerome S. Bruner4, nacido en Nueva 
York  en 1915, plantea su “Teoría de la Categorización”, en la que coincide con 
Vigotsky en resaltar el papel de la actividad como parte esencial de todo 
proceso de aprendizaje. Sin embargo Bruner añade, a la actividad guiada o 
mediada en Vigotsky, que la condición indispensable para aprender una 
información de manera significativa, es tener la experiencia personal de 
descubrirla: “el descubrimiento fomenta el aprendizaje
significativo”. 
 
Jerome Bruner atribuye una gran importancia a la actividad directa de los 
individuos sobre la realidad. Por otro lado plantea que los profesores deberían 
variar sus estrategias metodológicas de acuerdo al estado de evolución y 
desarrollo de los alumnos. Así, decir que un concepto no se puede enseñar 
porque los alumnos no lo entenderían, es decir que no lo entienden como 
quieren explicarlo los profesores. 
 
En este tipo de aprendizaje el alumno tiene una gran participación. El docente 
no expone los contenidos de un modo acabado; su actividad se dirige a darles 
a conocer una meta que ha de ser alcanzada y además de servir como 
mediador y guía para que los alumnos sean los que recorran el camino y 
alcancen los objetivos propuestos.  
 
En otras palabras, el aprendizaje por descubrimiento se produce cuando el 
docente le presenta todas las herramientas necesarias al alumno para que este 
descubra por si mismo lo que se desea aprender. 
 
Constituye un aprendizaje muy efectivo, pues cuando se lleva a cabo de modo 
idóneo, asegura un conocimiento significativo y fomenta hábitos de 
investigación y rigor en los individuos. 
Formas de descubrimiento.
Según Bruner, podemos hablar de tres tipos de descubrimiento: 
 
 Descubrimiento inductivo: implica la colección y reordenación de 
datos para llegar a una nueva categoría, concepto o generalización.  
 

4
Jerome Bruner, (Nueva York, 1 de octubre de 1915). Psicólogo estadounidense.
Graduado en la Universidad de Duke en 1937. Después se marchó a la Universidad
de Harvard, donde consiguió en 1941 su doctorado en Psicología.En 1960 fundó el
Centro de Estudios Cognitivos de la Universidad de Harvard y, aunque no el
inventor , fue quien impulsó la psicología cognitiva. Su teoría cognitiva del
descubrimiento, desarrolla, entre otras, la idea de Andamiaje, la cual retoma de la
Teoría Socio-historica de Lev Vygotski. Fuente: http://es.wikipedia.org

 Descubrimiento deductivo: El descubrimiento deductivo implicaría la 
combinación o puesta en relación de ideas generales, con el fin de llegar 
a enunciados específicos, como en la construcción de un silogismo5.  
 
 Descubrimiento transductivo: En el pensamiento transductivo el 
individuo relaciona o compara dos elementos particulares y advierte que 
son similares en uno o dos aspectos. 
 
Condiciones de aprendizaje por descubrimiento.
 
Las condiciones que se deben presentar para que se produzca un aprendizaje 
por descubrimiento son: 
 
 El ámbito de búsqueda debe ser restringido, ya que así el individuo se 
dirige directamente al objetivo que se planteo en un principio (ejemplo 
claro de esta condición son las propuestas metodológicas de actividades 
como las Webquest y Cazas de Tesoros, como veremos a lo largo del 
curso). 
 
 Los objetivos y los medios estarán bastante especificados y serán 
atrayentes, ya que así el individuo se incentivara a realizar este tipo de 
aprendizaje. 
 
 Se debe contar con los conocimientos previos de los individuos para 
poder así guiarlos adecuadamente, ya que si se le presenta  un objetivo 
a un individuo del cual éste no tiene la 
base, no va a poder llegar a su fin. 
 
 Los individuos deben estar familiarizados 
con los procedimientos de observación, 
búsqueda, control y medición de 
variables, o sea, tiene el individuo que 
tener conocimiento  de las herramientas 
que se utilizan en el proceso de 
descubrimiento para así poder realizarlo.   
 
 Por ultimo, los individuos deben percibir que la tarea tiene sentido y 
merece la pena, esto lo incentivara a realizar el descubrimiento, que 
llevara  a que se produzca el aprendizaje.  
 

El silogismo es una forma de razonamiento lógico que consta de dos
proposiciones y una conclusión, la última de las cuales se deduce necesariamente
de las otras dos. El silogismo fue formulado por primera vez por Aristóteles, en su
obra lógica El Organon, en los libros conocidos como primeros analíticos.
Ejemplo: “Todos los hombres son mortales”, “Todos los investigadores son
hombres”, por lo tanto se deduce que “Todos los investigadores son mortales”.

Principios del aprendizaje por descubrimiento:


 
Los principales principios que rigen este tipo de aprendizaje son los siguientes: 
 
 Todo el conocimiento real es aprendido por uno mismo, es decir, que el 
individuo adquiere conocimiento cuando lo descubre por el mismo o por 
su propio discernimiento.  
 
 El significado es producto exclusivo del descubrimiento creativo y no 
verbal, es decir, que el significado que es la relación e incorporación de 
forma inmediata de la información a su estructura cognitiva tiene que ser 
a través del descubrimiento directo y no verbal, ya que los verbalismos 
son vacíos. 
 
 El método del descubrimiento es el principal para transmitir el contenido 
de la materia, es decir, que las técnicas de aprendizaje por 
descubrimiento pueden utilizarse en la primera etapa escolar (para 
mayor comprensión verbal) para entender mejor lo que se explica pero 
en las etapas posteriores no es factible por el tiempo que este lleva. En 
forma contraria se ha dicho que el aprendizaje por recepción verbal es el 
método más eficaz para transmitir la materia.  
 
 
 
 La capacidad para resolver problemas es la meta principal de la 
educación, es decir, la capacidad de resolver problemas es la finalidad 
educativa legítima, para esto es muy razonable utilizar métodos 
científicos de investigación. En un sentido contradictorio, se encuentra 
lejos que la capacidad de resolver problemas sea una función primaria 
en la educación. 
 
 El entrenamiento en la Heurística del descubrimiento es más importante 
que la enseñanza de la materia  de estudio, es decir, la enseñanza de 
materia no produce un mejoramiento en la educación, por lo cual el 
descubrimiento seria más importante, aunque en forma contraria, se ha 
dicho que el aprendizaje por descubrimiento tampoco es importante en 
la educación.  
 
 Cada niño debiera ser un pensador creativo y critico, es decir, se puede 
mejorar y obtener niños pensadores, creativos y críticos mejorando el 
sistema de educación  y así obtendríamos alumnos capaces de dominar 
el ámbito intelectual así como un incremento del entendimiento de las 
materias de sus estudios.  
 
 El descubrimiento organiza de manera eficaz lo aprendido para 
emplearlo ulteriormente, es decir, ejecuta una acción basada en los 
conocimientos  cuando esta estructurada, simplificada y programada 
para luego incluir varios ejemplares del mismo principio en un orden de 
dificultad. 
 
 El descubrimiento es el generador único de motivación y confianza en si 
mismo, es decir, que la exposición diestra de ideas puede ser también la 
estimulación intelectual y la motivación hacia la investigación genuina 
aunque no en el mismo grado que el descubrimiento. 
 
 El descubrimiento es una fuente primaria de motivación intrínseca, es 
decir, que el individuo sin estimulación intrínseca adquiere la necesidad 
de ganar símbolos (elevadas calificaciones y la aprobación del profesor) 
como también la gloria y el prestigio asociados con el descubrimiento 
independiente de nuestra cultura. 
 
 El descubrimiento asegura la conservación del recuerdo, es decir, que a 
través de este tipo de aprendizaje es más probable de que el individuo 
conserve la información. 
 
Ejemplo 1.

Como veremos a lo largo del curso, una Webquest es la aplicación de una 
estrategia de aprendizaje por descubrimiento guiado a un proceso de trabajo 
desarrollado por los alumnos utilizando los recursos de la WWW (World Wide 
Web en Internet). Webquest significa indagación, investigación y 
descubrimiento a través de la Web. Originariamente fue formulado a mediados 
de los años noventa por Bernie Dodge (Universidad de San Diego)  y  
desarrollado por Tom March. (1998; 2000).   
 
Una Webquest consiste, básicamente, en presentarle al alumnado un 
problema, una guía del proceso de trabajo y un conjunto de recursos 
preestablecidos (para conseguir un aprendizaje semi­guiado) accesibles a 
través de la WWW. Dicho trabajo se aborda en pequeño grupo y deben 
elaborar un trabajo (bien en papel o en formato digital)  utilizando los recursos 
ofrecidos de Internet.  
 
 
 
Como indica J. Adell (2002) una WebQuest es una actividad didáctica atractiva 
para los estudiantes y que les permite desarrollar un proceso de pensamiento 
de alto nivel. “Se trata de hacer algo con información: analizar, sintetizar,
comprender, transformar, crear, juzgar, valorar, etc. La tarea debe ser
algo más
que simplemente contestar preguntas concretas sobre hechos o
conceptos o
copiar lo que aparece en la pantalla del ordenador en una ficha.
Idealmente, la
tarea central de una WebQuest es una versión reducida de lo que las
personas
adultas hace en el trabajo, fuera de los muros de la escuela”  
 
Ejemplo 2.
 
Otra de las actividades de ejemplo del 
aprendizaje por descubrimiento basado en 
metodologías activas, donde el docente 
adquiere un papel de mediador limitándose casi 
exclusivamente a guiar al alumno son las Cazas
de Tesoros (del inglés Treasure Hunt).  
 
Aunque las estudiaremos más adelante, diremos 
que ésta es más sencilla de realizar que una 
Webquest, con el objetivo de trabajar un 
determinado contenido de una forma más 
guiada, a través de una búsqueda de respuestas 
concretas y los recursos necesarios para 
encontrarlas. Así mismo, permiten introducir al 
alumno las nuevas tecnologías y el manejo de 
navegadores y buscadores en Internet.  
 
 
 

METODOLOGÍAS ACTIVAS Y MEDIOS DE EXPOSICIÓN


 
¿Qué son las metodologías activas?
 
Enseñar es un proceso bidireccional de transmisión del conocimiento. Es la 
definición más concreta, pero al mismo tiempo rica y demoledora que podemos 
dar sobre la enseñanza.  Las implicaciones y factores concurrentes son 
enormes: 
 
 Enseñar es un proceso bidireccional. El profesor aprende de su alumno 
a ajustar su intervención educativa por la respuesta que éste muestra 
ante intervenciones anteriores. El alumno enseña a su maestro a 
enseñarle. A su vez, el alumno observa los resultados obtenidos y ajusta 
su nuevo nivel de expectativas. La enseñanza es un proceso de dos 
direcciones y a éste efecto le llamamos estilo de enseñanza. 
 
 Se transmite conocimiento y éste debe ser presentado de forma 
conveniente. La forma de presentar el conocimiento es trascendental y 
para ello debemos seleccionar el que,  ́ cómo, cuándo y dónde 
presentar ese conocimiento al alumno para que pueda ser asimilado. 
Todas esas opciones de presentación se engloban en un concepto 
global llamado metodología. 
 
 El objetivo de toda enseñanza es transmitir conocimiento, así que para 
considerar exitosa la enseñanza, debemos sondear el nivel de 
conocimientos del alumno y esto ha recibido el nombre de evaluación. 
 
 Toda enseñanza necesita un sujeto paciente o receptor de los 
conocimientos, así que el alumno es la figura clave del proceso, debido 
a que es quién dota de sentido al término. Cada alumno aprende de una 
forma distinta, ya que es un individuo único y diferente del resto y a esta 
forma particular de aprender se le denomina estilo de aprendizaje. 
 
De esta forma, tenemos las claves para entender el concepto de enseñanza, ya 
que ésta depende de:  
 
 El estilo de enseñanza­aprendizaje del docente. 
 
 La forma de presentar el conocimiento o metodología. 
 
 La forma en que evaluamos la adquisición del conocimiento. 
 
 El estilo de aprendizaje del alumno. 
 
Cualquier sistema de enseñanza debe tener en cuenta estos factores. Las 
metodologías activas constituyen una forma interesante de presentación del 
conocimiento y una respuesta a las preguntas de qué, cómo, cuándo y dónde 
enseñar. 
 
 
Una metodología activa es la que da las siguientes respuestas a las preguntas 
antes formuladas: 
 
 ¿Qué enseñar?
 
Basan los contenidos de los que el niño aprende en el aprendizaje
significativo. Es decir, teniendo en cuenta que los niños adquieren primero 
los 
aprendizajes que consideran interesantes (significativos), se trata de 
seleccionar una gama amplia de contenidos, con el fin de que los niños puedan 
tener una amplia variedad de contenidos a elegir. Presentando el material 
didáctico de una forma variada se consigue que el niño preste una atención 
diferencial a distintas partes del mismo, y de esa forma, paradójicamente 
aprender lo que el resto a partir de la diferencia. 
 
 ¿Cómo enseñar?
 
La forma más adecuada de enseñar es, desde este punto de vista, facilitar la 
manipulación del material objeto de conocimiento, de forma que el niño pueda 
descubrir (aprendizaje por descubrimiento) a través de la elaboración y 
transformación de ese material. Hablamos de educación por la acción y el 
descubrimiento, siempre guiado por el docente. De nuevo, la forma en que se 
presenta el material es trascendental para conseguir ese objetivo. 
 
 ¿Cuándo enseñar?
 
Las metodologías activas abogan por una flexibilización en los tiempos de 
aprendizaje de los alumnos. Tienen muy en cuenta que los ritmos de 
aprendizaje son diferentes para cada alumno, pero al mismo tiempo, se atienen 
a los condicionantes clásicos de espacio, tiempo y agrupamientos de las aulas 
tradicionales en nuestro sistema. El problema de la individualización de ritmos 
de aprendizaje se soluciona desde las metodologías activas con una serie de 
actividades de refuerzo y apoyo que se superponen a las actividades 
programadas apoyándose en la elaboración de un material específico adaptado 
a las necesidades de los alumnos con más necesidades de atención especial, 
ya sea por abajo o por arriba. 
 
 ¿Dónde enseñar?
 
Las metodologías activas consideran cualquier espacio como educativo 
siempre que contenga los estímulos para el aprendizaje necesarios para 
conseguir los objetivos propuestos. Dado que los alumnos aprenden gracias a 
la manipulación de su entorno, cualquier entorno es válido si es lo 
suficientemente rico. Podemos utilizar los espacios comunes de los centros, 
modificar el espacio del aula para trabajar en pequeños grupos, etc.... Es 
importante ajustar los medios de exposición al espacio que se está utilizando. 
En ese sentido, las metodologías activas tienen ventaja (por su flexibilidad) 
sobre los sistemas más tradicionales. 
 
 
¿Qué son los medios de exposición?
 
Los medios de exposición son todos los recursos que utiliza el docente para 
presentar el material didáctico a sus alumnos, un material que va a ser básico 
para la adquisición del aprendizaje, y unas formas de exposición que resultan 
críticas para despertar el interés de los alumnos en el material propuesto, y de 
esa forma desencadenar un aprendizaje realmente significativo. 
 
Los medios de exposición en las metodologías activas, trascienden la mera 
explicación oral del profesor sobre los contenidos del libro de texto y van 
mucho más allá, incorporando recursos multimedia en la medida en que se 
concibe como esencial desde esta perspectiva que los alumnos tengan acceso 
a un material didáctico redundante en su presentación en diferentes formatos: 
texto, locuciones, imagen, videos, sonidos, animaciones, gráficos, etc.... 
 
Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación han revolucionado 
las formas de presentar material didáctico y, en la actualidad asistimos a una 
revolución comparable a la de la incorporación del reproductor de video VHS a 
la docencia. El desarrollo que han tenido los periféricos conectables al 
ordenador y el abaratamiento de las tecnologías de reproducción y proyección 
multimedia han permitido que la posibilidad de introducirlas en las aulas sea 
ahora cada vez más real. Un equipo multimedia con sólo una parte de las 
prestaciones que tiene un equipo actual, costaba diez veces más hace tres 
años. 
 
Un equipo multimedia para asistir al docente en el aula puede costar unos 
2.000 euros (ordenador portátil, conexión GPRS/UMTS a Internet y 
videoproyector), precio bastante asequible para la dotación de cualquier aula. 
 
LAS TIC Y LA EDUCACIÓN.

El sistema educativo no puede 
quedar al margen de los nuevos 
cambios sociales, económicos y 
tecnológicos. Debe atender a la 
formación de los nuevos 
ciudadanos y la incorporación de 
las nuevas tecnologías ha de 
hacerse con la perspectiva de 
favorecer los aprendizajes y 
facilitar los medios que sustenten 
el desarrollo de los conocimientos 
y de las competencias necesarias 
para la inserción social y 
profesional. Debe también evitar 
que la brecha digital6 genere capas 
de marginación como resultado de la analfabetización digital. 
 
Las nuevas tecnologías dan acceso a una gran cantidad de información, que 
no ha de confundirse con el saber. Para que la información cuaje en 
conocimientos el individuo debe apropiársela y construir sus propios 
conocimientos (constructivismo). En este sentido juega un papel 
importantísimo el tipo de aprendizaje, basado en metodologías activas y por 
descubrimiento para lograr este aprendizaje significativo.  
 
Las tecnologías constituyen un medio como jamás haya existido, que ofrece un 
acceso instantáneo a la información. A cada uno le toca enriquecer y construir 
su saber a partir de esa información y a la educación proporcionar las bases 
para que esto se produzca. Para que estas tecnologías estén verdaderamente 
al servicio de la enseñanza y del aprendizaje y contribuyan a la formación de 
los ciudadanos y los trabajadores que necesita esta sociedad, tal penetración 
tecnológica debe estar acompañada de una evolución pedagógica. Las nuevas 
tecnologías exigen un cambio de rol en el profesor y en el alumno. El profesor 
no puede seguir ejerciendo sus funciones tradicionales basadas en el discurso 
a la hora de instruir al alumno.  
 
Las tecnologías de la información y de la comunicación han sido incorporadas 
al proceso educativo desde hace unos años. Aún no existen estudios 
concluyentes que permitan afirmar que la utilización de los medios informáticos 
en la educación ha servido para mejorar los resultados académicos, sin 
embargo a menudo se refieren a las transformaciones obtenidas en el modo de 
enseñar y aprender. Se ha observado que las tecnologías de la información 

6
La Brecha Digital es una expresión que hace referencia a la diferencia
socioeconómica entre aquellas comunidades que tienen Internet y aquellas que no.
Se trata de una cuestión de alcance político y social. Este término también hace
referencia a las diferencias que hay entre grupos según su capacidad para utilizar
las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) de forma eficaz, debido a
los distintos niveles de alfabetización y capacidad tecnológica.
suscitan la colaboración en los alumnos, les ayuda a centrarse en los 
aprendizajes, mejoran la motivación y el interés, favorecen el espíritu de 
búsqueda, promueven la integración y estimulan el desarrollo de ciertas 
habilidades intelectuales tales como el razonamiento, la resolución de 
problemas, la creatividad y la capacidad de aprender a aprender. Para los 
profesores las TIC han servido hasta ahora para facilitar la búsqueda de 
material didáctico, contribuir a la colaboración con otros docentes e incitar a la 
planificación de las actividades de aprendizaje de acuerdo con las 
características de la tecnología utilizada.  
 
Estas transformaciones observadas 
en los procesos de enseñanza y 
aprendizaje se sitúan en la línea de 
las teorías constructivistas que 
preconizan estrategias de 
aprendizaje que hagan de los 
alumnos elementos activos y 
dinámicos en la construcción del 
saber. 

Es normal considerar las nuevas 
tecnologías como objeto de 
aprendizaje en si mismo. Permite 
que los alumnos se familiaricen con 
los medios (el ordenador, la pizarra 
digital, videocámara, el DVD, etc.) y adquieran las competencias necesarias 
para hacer de los mismos instrumentos útiles a lo largo de los estudios, en el 
mundo del trabajo o en la formación continua cuando sean adultos.  
 
Pero donde las nuevas tecnologías encuentran su verdadero sitio en la 
enseñanza es como apoyo y guía del proceso de enseñanza y aprendizaje. Las 
tecnologías así entendidas se hayan pedagógicamente integradas en el 
proceso de aprendizaje, tienen su sitio en el aula, responden a unas 
necesidades de formación más proactivas7 y son empleadas de forma 
cotidiana. La integración pedagógica de las tecnologías difiere de la formación 
en las tecnologías y se enmarca en una perspectiva de formación continua y de 
evolución personal y profesional como un saber aprender. 
 
Entre los instrumentos más utilizados en el contexto escolar, que serán 
estudiados a lo largo de este curso, destacamos: tratamiento de textos, hojas 
de calculo, bases de datos, programas didácticos, de simulación y de 
ejercicios, CDs, presentaciones electrónicas, editores de páginas Web, correo 
electrónico,  chats, foros de debate, la pizarra digital, la videoconferencia, etc.  
 
7

Decimos persona proactiva a aquella que estudia, se prepara, lee, se informa, y


busca siempre nuevas formas para hacer las cosas, sean éstas sencillas o
complejas. El ser proactivo o proactiva es una actitud más que aptitud, es la forma
como se enfrenta la vida, como se relaciona con compañeros, colegas y familiares.
Por lo general es algo que se trae. Para cambiar esa actitud, es necesario trabajar
en comportamientos específicos, los cuáles al practicarse repetidamente se
convierten en hábitos y esos hábitos en actitudes.
 
Entre las actividades a desarrollar estudiaremos: actividades de 
autoevaluación, creación de páginas Web, foros y chats privados, búsqueda de 
documentación, producción de presentaciones, videos, realización de 
proyectos como Webquest y cazas de tesoros, trabajos colaborativos y de 
intercambios con clases de otras ciudades o países, elaboración de mapas 
conceptuales, etc. 
 
Podrán utilizarse las nuevas tecnologías, pero se seguirá inmerso en la 
pedagogía tradicional si no se ha variado la postura de que el profesor tiene la 
respuesta y se pide al alumno que la reproduzca. En una sociedad en la que la 
información ocupa un lugar tan importante es preciso cambiar de pedagogía y 
considerar que el alumno inteligente es el que sabe hacer preguntas y es  
capaz de decir cómo se responde a esas cuestiones. La integración de las 
tecnologías así entendidas sabe pasar de estrategias de enseñanza a 
estrategias de aprendizaje. 

Bibliografía y enlaces.
 
 Ausubel D., Novak J. y Hanesian H.(1997). “Psicología educativa. Un 
punto de vista cognitivo”. Trillas. 
 Woolfolk, Anita E. (2006) (9aEd.). “Psicología educativa”. Prentice Hall. 
México. 
 Bruner J. (1988). “Desarrollo cognitivo y educación”. Morata. Madrid. 
 Novak J. y Gowin D. B. (1988): “Aprendiendo a aprender”. Barcelona. 
Martínez Roca. 
 Marquès, Pere: (1998): “La evaluación de programas didácticos”. 
Comunicación y Pedagogía, no 149, p. 53­58. Barcelona. 
 http://contexto­educativo.com.ar/ 
 http://tec­quest.com/ 
 http://www.tecnoedu.com/ 
 http://www.eduteka.org/ 
 http://www.comunicacionypedagogia.com/ 
 http://www.cnice.mecd.es/profesores/ 
 http://es.wikipedia.org/wiki/Portada 
 http://www.pedagogia.com/ 
 http://www.buscabiografias.com/