Está en la página 1de 1

DIA NORMAL

Da normal, deja que tome conciencia del tesoro inestimable que tu eres, djame aprender de ti, amarte, saborearte, bendecirte antes de que te vayas, No permitas que te deje pasar mientras busco un maana perfecto e inexistente, djame retenerte mientras pueda, pues no siempre ser posible. Llegara un da en que hunda mis dedos en la tierra, o sepulte mi rostro en la almohada, o adquiera la rigidez de la muerte, o alce mis manos hacia el cielo, sin desear nada en el mundo como tu retorno

DIA NORMAL
Da normal, deja que tome conciencia del tesoro inestimable que tu eres, djame aprender de ti, amarte, saborearte, bendecirte antes de que te vayas, No permitas que te deje pasar mientras busco un maana perfecto e inexistente, djame retenerte mientras pueda, pues no siempre ser posible. Llegara un da en que hunda mis dedos en la tierra, o sepulte mi rostro en la almohada, o adquiera la rigidez de la muerte, o alce mis manos hacia el cielo, sin desear nada en el mundo como tu retorno

DIA NORMAL
Da normal, deja que tome conciencia del tesoro inestimable que tu eres, djame aprender de ti, amarte, saborearte, bendecirte antes de que te vayas, No permitas que te deje pasar mientras busco un maana perfecto e inexistente, djame retenerte mientras pueda, pues no siempre ser posible. Llegara un da en que hunda mis dedos en la tierra, o sepulte mi rostro en la almohada, o adquiera la rigidez de la muerte, o alce mis manos hacia el cielo, sin desear nada en el mundo como tu retorno

DIA NORMAL
Da normal, deja que tome conciencia del tesoro inestimable que tu eres, djame aprender de ti, amarte, saborearte, bendecirte antes de que te vayas, No permitas que te deje pasar mientras busco un maana perfecto e inexistente, djame retenerte mientras pueda, pues no siempre ser posible. Llegara un da en que hunda mis dedos en la tierra, o sepulte mi rostro en la almohada, o adquiera la rigidez de la muerte, o alce mis manos hacia el cielo, sin desear nada en el mundo como tu retorno