Está en la página 1de 2

El laboratorio en la inmunología diagnóstica Paulatinamente la inmunología se ha convertido en una ciencia individual y como todas las ciencias modernas, tomó

conceptos de otras ciencias Biológicas y químicas a las cuales también ha enriquecido; incluyendo a la microbiología, la bioquímica, la genética, la medicina, la patología y la biología molecular, entre otras. De una manera un poco simplista, podemos hablar de subdivisiones de la inmunología, como inmunidad, serología, inmunoquímica e inmunobiología. Durante los primeros años de esta ciencia, inmunología e inmunidad eran prácticamente sinónimos y se enfocaba en forma casi exclusiva a la prevención de las enfermedades infecciosas mediante vacunación, y aunque actualmente se destina gran parte de los esfuerzos de investigación a la mejora de vacunas y de las técnicas de inmunización, las diferencias entre ambas son tangibles. La serología como tal se convirtió en un elemento con fines meramente diagnósticos, actualmente no sólo se busca descubrir nuevas pruebas en serología especificas para cada enfermedad, sino también mejorar y sobre todo, automatizar las técnicas existentes. Por otro lado, la inmunoquímica y la inmunobiología se han dedicado al estudio del conocimiento de la estructura de los antígenos, inmunoglobulinas, la química del complemento y otros componentes del sistema inmune, así como al estudio de las bases biológicas, genéticas y moleculares de la respuesta inmune. Dado que las líneas divisorias entre estas áreas de la inmunología son poco claras, un laboratorio de inmunología diagnóstica moderno, deberá involucrar técnicas que permitan evaluar la respuesta inmune. Actualmente podemos clasificar las técnicas diagnósticas en: a) cuantificación y detección de anticuerpos o antígenos específicos mediante interacciones antígenoanticuerpo, b) detección, enumeración y fraccionamiento de celulas inmunocompetentes, c) ensayos de inmunidad celular, d) evaluación de los componentes del complemento y su función y e) inmunología de transplantes. La cuantificación y detección de anticuerpos o antígenos específicos mediante interacciones antígeno-anticuerpo, es definitivamente el área más importante dentro de un laboratorio de inmunología, ya que la mayoría de los análisis son IgG e IgM específicos contra agentes infecciosos, determinación de inmunoglobulinas totales (IgA, IgG e IgM) y las subclases de IgG, determinación de autoanticuerpos, e IgE alergenos específicos, determinación de marcadores de infección como la Proteína C Reactiva, marcadores tumorales y la cuantificación de linfoquinas. La detección, enumeración y fraccionamiento de celulas inmunocompetentes prácticamente se realizan en forma exclusiva mediente citometría de flujo, lo que hace imprescindible una relación estrecha entre el laboratorio de inmunología y el laboratorio de citometría de flujo. La evaluación de la respuesta celular en un paciente involucra desde pruebas muy sencillas y prácticamente rutinarias como son las intradermoreacciones, hasta pruebas sumamente especificas como la evaluación de la función fagocítica y de la capacidad microbicida de los fagocitos (NBT) así, como pruebas de estimulación linfocítica a mitógenos y a antígenos específicos. Evaluar los componentes del complemento y su

la incorporación de algunas de estas novedosas técnicas resulta costoso. C1q. la determinación de los antígenos de HLA. pero hay que reconocer que nuestro país cuenta con el equipo humano capaz de trabajar cualquiera de estas técnicas modernas. sino también promoviendo la investigación para el desarrollo de las diferentes áreas de la inmunología diagnóstica. así como con la experiencia y capacitación para el análisis inmunofenotípico y funcional de células en muy diversas enfermedades hematológicas. que el personal profesional y técnico debe estar actualizado constantemente. han recibido adiestramiento en la inmunofenotipificación de leucemias y linfomas en este laboratorio http://www.scielo. públicas y privadas. En aquellos transplantes de órganos sólidos.htm . y el conocimiento del HLA (clase I y II) le ayudaría al médico a estimar el grado de rechazo y la sobrevida del órgano transplantado. Las autoridades en Salud deben impulsar el uso rutinario de estas técnicas no solamente con fines diagnósticos. tanto clase I como clase II. http://www. Profesionales del laboratorio clínico de diversas instituciones. y determinar su capacidad funcional. Las técnicas utilizadas en el laboratorio de inmunología diagnóstica varían a gran velocidad. en los cuales Ia compatibilidad de HLA entre receptor y donador no sea tan relevante.clinicaruiz. se recomienda realizar las pruebas cruzadas. Esta sección cuenta con tres citómetros de flujo. cada día son más las técnicas moleculares y genéticas que están a disposición y es por ello. inmunofluorescentes. (CH50 o CHl00). con especial experiencia en la detección de una gran variedad de autoanticuerpos. se deberá aplicarse al menos en los transplantes de médula ósea.sa. por métodos inmunoenzimáticos. no sólo desde el punto de vista de adquisición de los reactivos.com/laboratorios/inmunologia. inhibidor de Cl). pero si no es posible. C4.cr/scielo.función. Ia determinación de HLA clase I por técnicas serológicas de micro-citotoxicidad y Ia determinación de HLA clase H por PCR. quimiolumniscentes y de fluoroinmunoanálisis. inmunológicas y neoplásicas.php?pid=S0253-29482000000100001&script=sci_arttext En nuestros laboratorios de inmunología se realizan un número muy amplio de inmunoanálisis de todo tipo. pretende determinar la concentración de los componentes individuales del complemento (C3. y del extranjero. La inmunología de transplantes ha tomado mucha importancia en los últimos años dentro de los laboratorios de inmunología. del país. sino también en cuanto a infraestructura necesaria. sin embargo. así como las pruebas cruzadas son casi imprescindibles tanto en los transplantes de órganos sólidos como en los de medula ósea Lo ideal seria poder identificar los antígenos de HLA por técnicas moleculares aplicando Ia tecnología de la reacción en cadena de Ia polimerasa (PCR).