Está en la página 1de 84

Programa de seguimiento y planificación de especies amenazadas de Canarias “CENTINELA”

CARACTERIZACIÓN Y USO DE HÁBITAT DE AVES ESTEPÁRICAS EN LAS ISLAS ORIENTALES DEL ARCHIPIÉLAGO CANARIO
David Palomino Nantón RESUMEN: En este trabajo se identifican los principales descriptores ambientales que determinan las preferencias de hábitat de aves estepáricas en tres de las Islas Canarias orientales (Fuerteventura, Lanzarote y La Graciosa) durante el periodo reproductor. Para ello, se realizaron 1451 transectos lineales de censo de 0,5 km entre los meses de Febrero y Marzo de 2005: 780 en Fuerteventura, 594 en Lanzarote y 77 en La Graciosa. Para la caracterización ambiental de cada transecto se estimaron 16 variables relacionadas con la cobertura vegetal, compactación y pedregosidad del suelo, uso agrícola, topografía y cercanía a fuentes potenciales de impacto humano. Se identificaron 8 componentes principales de covariación entre estos descriptores, que ilustraron gradientes ambientales de sencilla interpretación ecológica. Comparando las preferencias medias de cada especie en estos gradientes con la disponibilidad ambiental disponible en las islas se identificaron sus patrones básicos de selección de hábitat estepárico. Además, se realizó una exploración de la importancia de estos gradientes ambientales sobre la densidad de aves (agrupando los transectos originales en 58 grandes estratos estepáricos). Finalmente, mediante árboles de clasificación, también se estudió el efecto de cada uno de los 16 descriptores de hábitat considerados separadamente sobre las probabilidades de presencia/ausencia de las especies. Resumidamente, las cinco especies principales estudiadas muestran las siguientes preferencias de hábitat de entre la disponibilidad estepárica existente en las islas: Alcaraván (Burhinus oedicnemus): selecciona ambientes periurbanos con elevada cobertura de vegetación no arbustiva (terófitos y otras plantas vivaces anuales), predominantemente en localidades de suelos terrosos; una vez controladas las diferencias ambientales interinsulares, las densidades encontradas en Lanzarote son mayores que las de Fuerteventura o La Graciosa.

Corredor Sahariano (Cursorius cursor): en términos de vegetación selecciona los hábitats estepáricos más austeros de entre todos los disponibles en la isla que, además, han de ser preferentemente arenosos y poco pedregosos; tiende a ser más abundante en Fuerteventura que en Lanzarote o La Graciosa, una vez controladas las diferencias ambientales existentes entre las tres islas. Ganga Ortega (Pterocles orientalis): se muestra muy sensible a las perturbaciones de origen humano, especialmente a las derivadas de una densa red de caminos y pistas rurales; sus preferencias en términos de estructura de la vegetación y tipología del suelo son muy estrictas, y evita valores extremos de entre la variabilidad majorera disponible (no fue encontrada ni en Lanzarote ni en La Graciosa). Avutarda Hubara (Chlamydotis undulata): selecciona preferentemente aquellos lugares de relieve suave, suelo más arenoso y con piedras más pequeñas, lo que posiblemente provoca el elevado solapamiento entre zonas óptimas para la especie y áreas con alto desarrollo urbano; además, prefiere localidades donde la superficie vegetal sea moderadamente alta, pero sin que predominen las plantas de elevado porte; una vez controladas las diferencias ambientales entre las tres islas estudiadas, Lanzarote alberga mayores densidades que Fuerteventura o La Graciosa. Terrera Marismeña (Calandrella rufescens): en términos de estructura de la vegetación, esta especie selecciona lugares con altas coberturas vegetales no leñosas (es decir, herbáceas y terófitos); además, prefiere localidades de escasa pendiente y altitud s.n.m., y cuyo suelo tienda a ser poco compacto y con reducida cobertura de rocas; a igualdad de condiciones ambientales entre las islas estudiadas, alcanza mayores densidades en Fuerteventura que en Lanzarote (no fue encontrada en La Graciosa).

OBJETIVOS Se pretende identificar los atributos ambientales de las islas de Fuerteventura, Lanzarote y La Graciosa con mayor influencia en la distribución durante el periodo reproductor de las aves propias de hábitats estepáricos (en sentido amplio: hábitats extensos y de escaso relieve, sometidos a un intenso estrés hídrico y cuya escasa vegetación no suele exceder del estrato arbustivo). Las siguientes cinco especies principales fueron consideradas en el estudio: Alcaraván (Burhinus oedicnemus), Corredor Sahariano (Cursorius cursor), Ganga Ortega (Pterocles orientalis), Avutarda Hubara (Chlamydotis undulata) y Terrera Marismeña (Calandrella rufescens). No obstante, también se proporciona información relevante para la Abubilla (Upupa epops), Alcaudón Real (Lanius meridionalis), Bisbita Caminero (Anthus berthelotii), Camachuelo Trompetero (Bucanetes githagineus), Curruca tomillera (Sylvia

conspicillata) y Pardillo Común (Carduelis cannabina). Los resultados obtenidos, además de incrementar la reducida información existente sobre la historia natural de estas especies canarias (especialmente escasa con respecto a sus preferencias y selección de hábitat), son potencialmente útiles de cara a su aplicabilidad en planes de conservación. No obstante, este trabajo únicamente se limita a ofrecer un esquema descriptivo de los principales vínculos observados entre la distribución de las aves y las características ambientales que más les pudieran influir, y se ha renunciado en lo posible a enunciar posibles relaciones de causa-efecto cuyo sustento requiera de trabajos más profundos (p.ej., sobre los efectos del grado de desarrollo urbano o agrícola sobre varias especies).

METODOLOGÍA Muestreos. Considerando tanto los recursos y plazos de realización de este trabajo, como los distintos ciclos reproductores de las especies objeto de estudio, los muestreos de campo fueron realizados entre los días 11 de Febrero y 14 de Marzo de 2005. El método de censo seguido fue el del transecto lineal, en el que se contabilizan todas las aves vistas u oídas a izquierda y derecha de la línea de progresión, caminando a una velocidad media de 2 km/h. Puesto que sólo se censó en días sin viento fuerte ni precipitaciones que pudiesen alterar el comportamiento y detetabilidad de las aves, el número de jornadas de campo inicialmente previsto (30 días excluyendo los dedicados a desplazamientos) se vio reducido a 22 días. Cada jornada de censo se planificó mediante la inspección de mapas 1:25.000 y visitas previas a las áreas que fuesen representativas de todo el gradiente estepárico existente en las islas. Las horas de muestreo, 7:30-11:30 y 16:0018:30, se eligieron buscando el ajuste a los periodos de mayor actividad para la mayoría de las aves estudiadas. Gracias a la coordinación metodológica con otros grupos de estudio de aves estepáricas en estas islas (Luis Mª Carrascal y César Luis Alonso del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, y Javier Seoane de la Universidad Autónoma de Madrid), en total se obtuvieron 1451 transectos de 500 m (77 en La Graciosa, 594 en Lanzarote y 780 en Fuerteventura). Todos los ambientes típicamente estepáricos presentes en las tres islas fueron muestreados. Adicionalmente, en el caso de Lanzarote también se pudieron considerar medios no estrictamente estepáricos (malpaíses, barrancos y lomas), pero útiles como elemento de comparación a la hora de evaluar las preferencias de hábitat de las especies. El mal tiempo padecido durante la estancia en Fuerteventura impidió que los muestreos en esta isla también se ampliasen con hábitats no estepáricos.

Con el fin de vincular los patrones de distribución de las especie con características ambientales concretas. básicamente constituido por hierbas de la familia de las Poáceas y Juncáceas. las siguientes variables (cuyo valor final fue el promedio de tres mediciones por transecto. tratando de que cada uno de estos transectos discurriese por hábitats tan uniformes como fuese posible en términos de tipología del suelo. Rumex y Ononis). Fabáceas y Lamiáceas. • Puesto que los ambientes estepáricos muestreados no incluyeron zonas con un estrato arbóreo que mereciese ser considerado. Launaea. Salsola. Euphorbia. 250 y 425 m. que incluyó principalmente especies de las familias de las Asteráceas. También se consideró la altura media de estas especies (cm). Lycium. • Tipología básica del suelo. tomadas aprox. codificando el grado de compactación y degradación de la roca madre en cuatro grandes categorías: 0) malpaíses recientes muy . cada recorrido de muestreo fue dividido en unidades de 500 m. previo entrenamiento. Para la caracterización ambiental de cada transecto se estimaron. a los 75. se estimó la cobertura del estrato arbustivo (%) considerando todas las matas de especies de tallo grueso y/o leñoso y porte elevado en plenitud de desarrollo (principalmente de los géneros Suaeda. • El resto de vegetación no incluida en ninguna de las categorías anteriores se agrupó bajo la categoría de terófitos (%). Así. en un radio de 25 m alrededor del observador): • Cobertura (%) del estrato herbáceo. el estrato arbustivo constituye el tipo de cobertura vegetal más desarrollado en este estudio. Kleinia. y estructura de la vegetación. También se consideraron las alturas media y máxima de estas especies (cm).Variables descriptoras de cada transecto.

Tamaño medio de las piedras sueltas de acuerdo con un índice que considera los siguientes diámetros aproximados: 1) 2-5 cm. • Cobertura de suelo bajo uso agrícola en activo durante los muestreos (%. . no considerando en esta variable la hojas de cultivo y gavias en barbecho o abandonadas).rocosos. • Distancia media (km) de los tres núcleos urbanos más cercanos. y la altitud media de cada transecto se consiguió también como promedio de tres medidas por muestra. 2) suelos de tierra compacta. 1) campos de picón. y 4) campos de dunas. • • Cobertura de roca (%). • • Distancia mínima a la carretera más cercana (km). ponderada por el tamaño en km2 de cada uno de ellos.000 se obtuvieron los siguientes datos: • • Pendiente máxima (%) en un radio de 250 m alrededor del centro del transecto. 3) suelos de tierra suelta. 3) 10-20 cm. Distancia (km) desde el centro del transecto al pueblo o ciudad más cercano (de al menos 1 km2 de superficie urbanizada). y 4) más de 20 cm. 2) 5-10 cm. El centro de cada uno de los transectos fue geo-referenciado mediante un GPS Garmin 12 (latitud y longitud con precisión de ± 4 m). Tras localizar cada uno de los transectos en mapas de escala 1:25. Cantidad de caminos y pistas rurales no asfaltadas (m) en un radio de 250 m alrededor del punto medio de cada transecto.

7% de la la variabilidad existente en las variables originales.61 .90 0.87 0.76 -0.mín a CARRETERA PENDIENTE ALTITUD Cobertura de HERBÁCEAS Altura media de HERBÁCEAS Cobertura de TERÓFITOS Cobertura de MATORRALES Altura media de MATORRALES Altura máxima de MATORRALES Tipología del SUELO Cobertura de ROCAS Tamaño de ROCAS Cobertura AGRÍCOLA % varianza explicado 11.0 0.9 6.8 0.56 0.4 8.6 10.79 -0.Identificación de gradientes ambientales independientes.69 0. Estos factores multivariantes explicaron un 78. URBANA F1 -0.mín. se realizó un análisis de las componentes principales. describieron gradientes ambientales perfectamente independientes entre sí. y el porcentaje de varianza original retenido por cada factor (para facilitar su lectura. pero al ser matemáticamente ortogonales.91 Cantidad de CAMINOS Dist.94 F2 F3 F4 F5 F6 F7 F8 3dist.4 -0.94 0.medias URBANAS(pond.95 -0.) -0. que sintetizó los 16 descriptores originales en 8 gradientes ambientales básicos.92 0. sólo se muestran las correlaciones más intensas entre variables originales y factores): Dist.84 0. Como entre este elevado número de variables descriptoras de los transectos existen elevadas correlaciones que dificultan su análisis estadístico.91 7.9 14.80 0.75 11. La siguiente tabla muestra las correlaciones existentes entre variables y factores.7 7.

los transectos en el extremo positivo de este gradiente tuvieron mayor pendiente y altitud s.El significado ambiental de estos factores multivariantes puede ser verbalizado de manera sencilla: Factor1: describe un gradiente de cercanía a pueblos y ciudades. en las inmediaciones de los transectos del extremo positivo de este gradiente se midió mayor longitud de caminos. Factor6: define un gradiente de carácter topográfico.m. los transectos en el extremo positivo de este gradiente tuvieron menor cobertura de cultivos. Factor3: describe un gradiente de pedregosidad y compactación del suelo. Factor7: describe un gradiente de extensión del terreno agrícola. Factor2: describe un gradiente de desarrollo del estrato arbustivo. mientras que en el extremo negativo se situaron los pedregales y malpaíses más rocosos.n. los transectos en el extremo positivo del gradiente se localizaron más cercanos a núcleos urbanos (en este factor se puede comprobar que la distancia al núcleo urbano más cercano y la distancia media de los tres núcleos urbanos más cercanos ponderada por el tamaño de cada uno de ellos son medidas altamente correlacionadas). los transectos en el extremo positivo de este gradiente presentaron mayor cobertura y altura media de las herbáceas. Factor5: describe un gradiente de desarrollo del estrato herbáceo. los transectos en el extremo positivo de este gradiente se correspondieron con suelos terrosos poco compactos (arenales y dunas) con muy baja cobertura y tamaño medio de rocas. Factor4: describe un gradiente de densidad de pistas y caminos rurales no asfaltados. los transectos en el extremo positivo de este gradiente presentaron mayor cobertura y alturas media y máxima de los matorrales. .

se realizó un análisis de las componentes pricipales considerando únicamente los transectos realizados en esta isla. no se especifican nuevamente. que únicamente fue encontrada en la isla de Fuerteventura. se calculó su ‘factor score’ medio de los transectos con presencia constatada de la especie y se comparó con el ‘factor score’ medio de todos los transectos realizados. En primer lugar. Puesto que los nuevos factores de covariación obtenidos describieron 8 gradientes ambientales virtualmente iguales a los ya descritos. Que este promedio para los transectos con presencia de la especie no difiera estadísticamente . Para el caso de la Ganga ortega.Factor8: con el extremo positivo de este gradiente se identificaron aquellos transectos con mayor cobertura de terófitos. más usados por la especie) influyesen más que los transectos con pocos individuos a la hora de definir las preferencias medias de cada especie. pues estos transectos (del extremo positivo) también se localizaron a menores distancias de carreteras asfaltadas. Esto sirvió para evaluar los patrones de uso de estos gradientes por parte de cada especie. no obstante. Exploración del uso frente a disponibilidad de cada gradiente ambiental. estos ‘factor scores’ tienen en conjunto una distribución estadística normal con media=0 y desviación stándar=1. el significado ecológico de este factor es algo más complejo que en los anteriores. para cada gradiente. frente a su disponibilidad en las islas. Para lograr que los transectos con muchos individuos (por tanto. su ‘factor score’ medio se ponderó por el número de individuos observados en cada transecto. A cada uno de los 1451 transectos realizados le corresponde un ‘factor score’ (valores matemáticos que ubican el transecto a lo largo de los gradientes) para cada gradiente ambiental descrito.

02 0. más diferirán las preferencias de la especie y su disponibilidad total.78 1.08 DESV. A modo de ejemplo.10 -0. la siguiente tabla muestra las distintas posibilidades consideradas y su interpretación ecológica. la significación estadística se realizó mediante un test de la t. En cambio.n.08 Factor2: mayor desarrollo arbustivo Factor3: suelo arenoso y carente de rocas Factor4: mayor densidad de caminos rurales Factor5: mayor desarrollo de las herbáceas Factor6: mayor pendiente y altitud s. cuanto más se alejen las medias de la especie de las medias muestreadas. y es muy poco plástica para ese gradiente. nos indican cuán estrecho es el margen de tolerancia de la especie con respecto a sus preferencias medias.10 0. equivale a decir que los preferidos por la especie no tienen atributos significativamente distintos de la disponibilidad media muestreada.03 0.86 0.03 0. las desviaciones estándar de estos ‘factor scores’ medios.25 1.m. Factor7: menor cobertura agrícola Factor8: mayor cobertura de terófitos 0.02 -0.del correspondiente para todos los transectos. bajo la siguiente hipótesis nula: desviación estándar de transectos con la especie = desviación estándar de todos los transectos < 1 .16 1. Puesto que en este informe sólo se comentan los efectos que implican una alta especialización ambiental. bajo la siguiente hipótesis nula: media de transectos con la especie = media de todos los transectos = 0. una desviación para los transectos con presencia de la especie significativamente menor que la desviación medida para todos los transectos.96 .08 0.97 1. Por el contrario desviaciones para la especie mayores que los correspondientes a todos muestreos indican un uso generalista de ese gradiente. pues conllevan mayores riesgos conservacionistas que el generalismo.75 0. No obstante. ESTÁNDAR 0. implica que la especie se restringe mucho a los valores medios identificados como sus preferidos. PREF. MEDIA de la SPP Factor1: más cercanía a pueblos y ciudades -0. Es decir. La significación de esta comparación se realizó mediante un test de la t.

Es decir.86) que lo promediado para todos los realizados (media=0). • El factor 3 (en verde) indicaría que los transectos preferidos por la especie no difieren con respecto al promedio muestreado en términos de compactación y pedregosidad del suelo (0. que en torno a esta preferencia media haya una elevada variabilidad (desv. No obstante. que esta especie es muy estricta con respecto a estas preferencias medias y no tolera otro tipo de localidades. Esto se puede interpretar como que a pesar de su estrecha amplitud de hábitat.02 aprox.=1. Pero. esta especie probablemente dispondría de suficiente hábitat apropiado en los medios estudiados como para satisfacer sus requerimientos.=0). además. . • El resto de factores no indicarían limitantes importantes para la especie relacionables con la gestión de su hábitat.25<1).Suponiendo que los parámetros estadísticamente significativos fuesen los marcados en negrita: • El factor 2 (en azul) indicaría que los transectos preferidos por la especie estudiada tienen un mayor desarrollo arbustivo (media=0. y la especie se mostraría muy eurioica respecto a ellos.est. pues serían usados en proporción equivalente a su disponibilidad insular. con la posibilidad de ocupar hábitats de características relativamente alejadas de su óptimo ecológico. se observaría una baja variabilidad en torno a esta preferencia media (0. lo que significaría que la especie en cuestión es altamente selectiva respecto de este gradiente y elude valores extremos.10>1) indicaría una alta plasticidad respecto a este gradiente arbustivo. se trataría de una especie generalista. • El factor 6 (en rojo) indicaría que los transectos preferidos por la especie tienen menor desarrollo del estrato herbáceo que lo promediado en todos los muestreos y.

se cruzaron los ‘factor scores’ de los gradientes más determinantes en los patrones de selección de cada especie. y 2) la media para los transectos con presencia de la especie se corresponde con el centro de la elipse dibujada (representativa de un intervalo de confianza del 95%). el grado de especialización ecológica de la especie en cada gradiente ambiental será proporcional a la estrechez de la elipse en ese eje. Por tanto. además. à) 8 7 6 5 4 3 2 1 0 -1 -2 -3 -2 -1 0 1 2 3 4 5 6 Gradiente ambiental " X" (sentido del incremento de sus valores Elipse: intervalo de confianza al 95% para las preferencias medias de la especie respecto a los gradientes representados Puntos: pares de valores ('factor scores' ' en cada gradiente) para cada uno de los 1451 transectos realizados Ejes: media (=0) de los 'factor scores' para los 1451 transectos realizados Nº de aves por transecto de 500 m 0 1 2-3 4-5 5-10 Gradiente ambiental " Y" (sentido del incremento de sus valores à) . La interpretación de estas figuras (de las que se muestra un ejemplo en la parte inferior) sólo requiere tener en cuenta que: 1) los valores ambientales medios correspondientes a todos los transectos muestrados se situan en el origen de coordenadas de la gráfica. las preferencias de hábitat de la especie y su disponibilidad insular diferirán tanto como alejado esté el centro de la elipse del origen de coordenadas (flecha azul en el ejemplo inferior). por ser iguales a 0.Para ilustrar gráficamente estas comparaciones.

Esta agrupación se basó en primer lugar en criterios de proximidad geográfica entre los transectos. es interesante poder ‘visualizar’ con claridad los atributos ambientales que distinguen localidades aptas para la especie de otras inapropiadas. Para este tipo de análisis la variable dependiente bajo examen (densidad de la especie) se transformó logarítmicamente con el fin de maximizar su ajuste a una distribución normal. y para cada uno de los cuales se calculó la media de aves encontradas por kilómetro. Por ello. se calcularon los valores medios que cada variable particular tomó en los transectos ocupados por la especie (ponderados por la frecuencia . Por tanto. especificando la existencia de diferencias entre las tres islas estudiadas (ver Apéndice 1). los gradientes ambientales no permiten identificar fácilmente en cada transecto los valores concretos que toman las variables particulares reunidas en ellos. Mediante modelos de regresión múltiple se identificaron los gradientes ambientales que mejor explicaban la densidad de aves. como complemento adicional a los análisis comentados a escala de gradientes multivariantes. A pesar de sus ventajas analíticas. No obstante. persistieron las diferencias entre ellas en la abundancia de cada especie. Un importante resultado de estos análisis fue el identificar si. la variabilidad en el número de aves detectadas por muestra fue muy escasa. para poder identificar los determinantes ambientales de la variabilidad estepárica en la densidad de aves. Las variables de hábitat consideradas individualmente. los 1451 transectos originales se agruparon en 58 subconjuntos (que incluyeron. Considerando transectos de sólo 500 m de longitud. una vez controladas las particularidades ambientales propias de cada una de las islas.Variación en abundancia. como media 25 transectos). y en segundo lugar en base a su semejanza ambiental considerando los 8 factores multivariantes identificados.

o las interacciones entre predictores. Puesto que estas comparaciones no tienen en cuenta las fuertes relaciones de covariación existentes entre todas las variables independientes. también se realizaron análisis de clasificación en árbol (‘classificationtree analyses’). para los que se maximizan las probabilidades de encontrar a la especie (presencia vs. y a la luz de su grado de consistencia con el resto de análisis.de aparición de la especie en ellos). consideradas individualmente. ausencia. comparándolos con los valores medios correspondientes a los 1451 transectos muestreados mediante un test no paramétrico de Mann-Whitney. Estos valores se presentan en forma de tablas. sólo han de ser tenidas en cuenta a modo orientativo. como son las relaciones no lineares entre las variables respuesta y los predictores. que permiten identificar umbrales de las variables de hábitat. sin considerar grados de abundancia por transecto). Un ejemplo de la representación gráfica habitual de este tipo de análisis sería el siguiente: Predictor1 < 'valor' | >'valor' Predictor2 < 'valor' >'valor' Predictor3 < 'valor' >'valor' probabilidad de aparición si Predictor1<'valor' y Predictor2<'valor' probabilidad de aparición si Predictor1<'valor' probabilidad y Predictor2>'valor' de aparición si Predictor1>'valor' y Predictor3<'valor' probabilidad de aparición si Predictor1>'valor' y Predictor3>'valor' . por lo que son muy adecuados para explorar los patrones básicos de presencia/ausencia de aves. Por ultimo. Además. los árboles de clasificación permiten afrontar problemas analíticos.

Los resultados principales obtenidos para cada una de las once especies analizadas se presentan mediante: • MAPA DE DISTRIBUCIÓN de los transectos realizados. Estos criterios son el valor que toma una variable predictora para dividir las observaciones en dos subconjuntos tan diferentes entre sí como sea posible (de forma similar a los pasos de una clave de identificación de especies). sin más consideraciones. aun cuando en ocasiones también se mencionan en los textos los correspondientes a dicotomías no terminales. mostrando a) una tabla con las diferencias más significativas. entre las preferencias medias de la especie y la disponibilidad ambiental muestreada . • DIFERENCIAS INTERINSULARES en el número de aves por transecto. distinguen pares de posibilidades de presencia para la especie.Las dicotomías. que inspecciona la magnitud de la reducción en la variabilidad entre transectos tras la división. mostrando el número de aves encontrado en cada uno. Las probabilidades de presencia de la especie tras cada dicotomía sólo se muestran en las ramas terminales del modelo. • PREFERENCIAS DE HÁBITAT Y PROBABILIDAD DE PRESENCIA de la especie en los transectos realizados. a escala de variables particulares de hábitat. a escala de gradientes ecológicos multivariantes. entre las preferencias medias y desviación estándar de la especie y la disponibilidad ambiental muestreada b) una tabla con las diferencias más significativas. y evaluando su significación estadística mediante un test no paramétrico de Kruskal-Wallis. que le confieren su apariencia ramificada y que en cada caso se rigen por un criterio o condición de naturaleza discreta. La significación de cada dicotomía se evalua mediante un test de la chi.

una vez controladas las diferencias ambientales entre islas. Alcaudón Real. y a continuación las seis restantes (Abubilla. . Bisbita Caminero.c) un árbol de regresión ilustrando los criterios dicotómicos que determinan las variables particulares de hábitat con mayor influencia en las probabilidades de presencia/ausencia de la especie. Curruca tomillera y Pardillo Común). Corredor. • FIGURAS ilustrativas de los gradientes ambientales más determinantes en los patrones de selección de cada especie. • VARIACIÓN EN ABUNDANCIA de cada especie entre 58 grandes estratos de muestreo en base a los gradientes ambientales extraídos. Ganga Ortega. Camachuelo Trompetero. En primer lugar se presentan las cinco especies principales del trabajo (Alcaraván. • COMENTARIOS PRINCIPALES que se derivan de los resultados obtenidos sobre los patrones básicos de preferencias de uso y probabilidades de ocupación de los 1451 transectos estudiados. y significación estadística de las diferencias interinsulares en la densidad de aves por kilómetro. Hubara y Terrera Marismeña).

Localización de las aves detectadas en los 1451 transectos realizados.ALCARAVÁN (Burhinus oedicnemus) El Alcaraván fue detectado en 124 transectos (8. Sin considerar otros factores (ver más adelante). que sumaron un total de 208 individuos (Figura 1).5% de todos los realizados). . en Lanzarote se encontró un mayor número de aves por transecto que en Fuerteventura o La Graciosa (Figura 2). Nº de Alcaravanes por transecto de 500 m 0 1 2-5 6-10 11-20 FIGURA 1.

81 TABLA 1.18 0.28 Test de Kruskal-Wallis=10. Media y desviación estándar de las preferencias del Alcaraván en cada gradiente ambiental (que se describen con respecto a sus valores en el extremo positivo). Diferencias entre islas en el número medio (± error estándar) de aves por transecto.24 0. La Tabla 2 se ofrece como comparación de los valores medios disponibles y preferidos por esta especie para cada una de las variables individuales reunidas en los gradientes ambientales.001).20 0.26 0.01) y en negrita (p<0.00 Fuerteventura (n=780) Lanzarote (n=594) La Graciosa (n=77) FIGURA 2. MEDIA 0.08 -0.04 0.14 0.12 0.n.estándar<1.05 1. ESTÁNDAR 0.09 0.00 0.09 0.81 1.media=0.20 DESV. La Figura 3 ilustra los principales determinantes.69 1. ver Métodos) se destacan en rojo (p<0. entre las preferencias de hábitat del Alcaraván y la disponibilidad ambiental muestreada en el estudio: Factor1: más cercanía a pueblos y ciudades Factor2: mayor desarrollo arbustivo Factor3: suelo arenoso y carente de rocas Factor4: mayor densidad de caminos rurales Factor5: mayor desarrollo de las herbáceas Factor6: mayor pendiente y altitud s. Factor7: menor cobertura agrícola Factor8: mayor cobertura de terófitos PREF.06 0. desv.01 0.46 0.15 0.10 0.24 0.22 -0.18 1. también a .27 1.22 Nº de Alcaravanes por transecto 0.16 0. Las diferencias más significativas y con mayor relevancia ecológica (pref.14.01 0.m. p<0.0.08 0. a escala de gradientes ecológicos multivariantes.02 0. PREFERENCIAS DE HÁBITAT Y PROBABILIDAD DE PRESENCIA La Tabla 1 muestra las diferencias más significativas.

1 19.2) 265 1.6% de varianza original explicada). ***p<0. HERBÁCEAS (%) Alt.01* 14.2 8.máx.40 2. **p<0.1** 6. CAMINOS (m) Dist.escala de variables particulares de hábitat.9 >2.26 0.1 0. mín. AGRÍCOLA (%) Media muestreada 2.3 6. .25 0. URBANA (km) Dist.5 ±0. La longitud relativa de cada rama es directamente proporcional a su importancia explicativa.1*** 3. MATORRALES (m) Cód. 3URBponderada (km) Dens. a un núcleo urbano<600 m 8% 1% >600 m 3% 29% 12% 26% FIGURA 3. a un núcleo urbano<3 km | >3 km Cobertura de terófitos<13% >13% Código de tipo de suelo<2.2 ±0.4 (0.53) (0-100) (0-48) (0-1.6 ±0.06 ±0.6) (0-42) (0-481) (0-75) (0-0.05.5 131 3.01.001) Dist.3 0.02 ±0.8) 4. y para los 124 transectos con presencia de Alcaraván (± su intervalo de confianza al 90%) ponderados por el número de aves detectado en cada muestra.9 ±2.04 11.tam.7 144 ±10 5.3*** 8. MATORRALES (m) Alt.3 ±1.7 0. TERÓFITOS (%) Cob.4 (0-14.9 Cobertura de rocas<34% >34% Dist.5 ±1.5 23. HERBÁCEAS (m) Cob.1 ±0.9 ±0. ROCAS (%) Cód.3 ±2. que modelizan las probabilidades de presencia/ausencia de la especie (7. CARRETERAS (km) PENDIENTE (%) ALTITUD (m) Cob. Dist.8-20.9 (0-1850) (0-8.8 3. Todos los criterios mostrados son significativos a p<0.2* 0.3 2.40 ±0. ROCAS Cob.05.8) (0-4) (0-100) (0-5) (0-100) Media del Alcaraván 1. Se indican las diferencias significativas según un test de Mann-Whitney (*p<0. mín.6 2.0 TABLA 2. Modelo dicotómico que determina las probabilidades de presencia del Alcaraván (expresadas como porcentajes en las puntas terminales del árbol).2*** 344 ±41 0. tipo de SUELO Cob.0 ±0.7 ±0. Valores medios de los descriptores del hábitat para los 1451 transectos muestreados (mostrando sus valores mínimo y máximo).2) (0-1.2 6. MATORRALES (%) Alt.03 2.

o la contaminación sonora que dificulta el establecimiento de territorios (Reijnen et al. y con una .Considerando estos resultados se pueden identificar los siguientes patrones básicos: • Aunque el Alcaraván no manifiesta patrones altamente selectivos con respecto a los estratos arbustivo o herbáceo. este último valor no se ilustra en la figura). • Como síntesis de estos dos resultados. mientras que se verían perjudicados por la cercanía de carreteras ante el riesgo de colisión con vehículos (apuntado por Lorenzo et al. sí selecciona muy positivamente lugares con elevados valores para el gradiente relacionado con cobertura de terófitos (Tablas 1 y 2). el estrecho margen de variación respecto a esta medida es indicativo de la marcada afinidad del Alcaraván por los ambientes periurbanos (observado especialmente para Fuerteventura según Martín y Lorenzo 2001). Puesto que este gradiente ambiental también se relaciona con la distancia a carreteras. 2004). se puede reseñar que las mayores probabilidades (29%) de encontrar al menos un Alcaraván se dan en transectos a menos de 600 m de distancia del núcleo urbano más cercano. los alcaravanes se beneficiarían de la presencia de cobertura vegetal en la búsqueda de alimento. es razonable postular influencias opuestas sobre esta especie para las dos variables reunidas en este factor. Así. 1997). este resultado plantea un conflicto pues. teóricamente. El árbol de clasificación obtenido (Figura 3) muestra que la distancia a una carretera no es uno de los principales determinantes de la presencia/ausencia de la especie. cobijo y camuflaje. mientras la cobertura de terófitos sí influye positivamente (las probabilidades de presencia ascienden del 8 al 15%. o material para el nido. • Las localidades preferidas por el Alcaraván se caracterizan por guardar una menor distancia a pueblos y ciudades que la promediada para todos los transectos acumulados (Tablas 1 y 2).

• Es reseñable que aunque se ha concluido que el Alcaraván muestra una clara preferencia por las zonas de vegetación natural frente a las cultivadas en la Península Ibérica (De Juana et al. probablemente disponga en las islas de una elevada cantidad de hábitat para satisfacer estas preferencias. . No obstante este análisis no identifica que las preferencias a este respecto sean distintas entre islas (pero ver Suárez 1983). • Los censos con presencia constatada de Alcaraván no difieren con respecto a la disponibilidad media muestreada en términos de pedregosidad y compactación del suelo (Tablas 1 y 2). Las Figuras 4 y 5 ilustran gráficamente las principales diferencias comentadas entre la disponibilidad ambiental muestreada en las islas y las características de las localidades preferidas por el Alcaraván. para descartar posibles efectos ‘sumidero’. nuestro trabajo no identifica este efecto en las aves insulares. El análisis de clasificación realizado (Figura 3) identifica que le son muy favorables las localidades que combinen un suelo predominantemente arenoso (códigos de tipo de suelo 3 y 4) pero también con coberturas de rocas mayores del 34%. y referencias allí dadas). Esta vinculación entre sus patrones de distribución y el grado de desarrollo urbano sugiere la necesidad de evaluar apropiadamente su efecto sobre el éxito reproductor y las tendencias poblacionales de la especie. pero sí se aprecia una marcada estenoicidad en torno a estos valores preferidos. Esto puede indicar que aunque esta especie es relativamente estricta con respecto a las tipologías de sustrato preferidas. 2004.cobertura vegetal de terófitos mayor del 13% (Figura 3).

3 Factor3: suelo progresivamente más arenoso y menos rocoso à 2 1 0 -1 -2 Nº de Alcaravanes por transecto de 500 m 0 2 3-5 6-10 11-20 -3 -4 -5 -8 -7 -6 -5 -4 -3 -2 -1 0 1 2 3 Factor1: mayor cercanía a núcleos urbanosà Figura 4. Ver Métodos para detalles sobre su interpretación. . Ver Métodos para detalles sobre su interpretación. 6 Factor4: mayor densidad de pistas y caminos rurales à Nº de Alcaravanes por transecto de 500 m 0 2 3-5 6-10 11-20 5 4 3 2 1 0 -1 -2 -4 -3 -2 -1 0 1 2 3 4 5 6 Factor8: Mayor cobertura de terófitos (y cercanía a carreteras) à Figura 5.

51=4. el Alcaraván alcanza densidades medias considerablemente mayores en Lanzarote que en Fuerteventura o La Graciosa (F2. menor cobertura y tamaño de las rocas. pues la densidad de Alcaraván se correlaciona muy positivamente con localidades de suelo predominantemente arenoso.14. Por otra parte. . en este análisis se constata que una vez controladas las diferencias ambientales entre los muestreos de las tres islas estudiadas.VARIACIÓN EN ABUNDANCIA En el análisis de los rasgos ambientales que mejor determinan la abundancia de alcaravanes entre 58 grandes estratos de muestreo. p<0.05). disponibilidad de hábitat y de probabilidad de presencia de la especie. se obtuvo un modelo de regresión múltiple capaz de explicar el 43% de la variabilidad observada en la densidad de aves (Apéndice 1). Este modelo es muy consistente con los principales patrones de uso vs. y con las inmediaciones de núcleos urbanos.

CORREDOR SAHARIANO (Cursorius cursor) El Corredor Sahariano fue detectado únicamente en 38 transectos (2. Al margen de otros factores. Nº de Corredores por transecto de 500 m 0 1 2 3-5 6-10 FIGURA 1. Localización de las aves detectadas en los 1451 transectos realizados. pero que sumaron un total de 107 individuos dado que se contactó ocasionalmente con bandos de hasta 10 aves (Figura 1). en Fuerteventura se encontró un mayor número de aves por transecto que en Lanzarote o La Graciosa (Figura 2).6% de todos los realizados). .

p<0.n. PREFERENCIAS DE HÁBITAT Y PROBABILIDAD DE PRESENCIA La Tabla 1 muestra las diferencias más significativas.m.58 TABLA 1. a escala de gradientes ecológicos multivariantes.66 1. ver Métodos) se destacan en rojo (p<0.02 0.27 -0.14 Nº de Corredores saharianos por transecto 0.001).0.01) y en negrita (p<0. Comparación entre islas en el número medio (± error estándar) de aves por transecto.95 0.03 0.10 0.28 -0.24 -0. ESTÁNDAR 1. Factor7: menor cobertura agrícola Factor8: mayor cobertura de terófitos PREF.01 0. entre las preferencias de hábitat del Corredor Sahariano y la disponibilidad ambiental muestreada en el estudio: Factor1: más cercanía a pueblos y ciudades Factor2: mayor desarrollo arbustivo Factor3: suelo arenoso y carente de rocas Factor4: mayor densidad de caminos rurales Factor5: mayor desarrollo de las herbáceas Factor6: mayor pendiente y altitud s. desv.31. La Tabla 2 se ofrece como comparación de los valores medios disponibles y preferidos por esta especie para cada una de las variables individuales reunidas en los gradientes ambientales.media=0.31 0.12 0. también a . Las diferencias más significativas y con mayor relevancia ecológica (pref.24 0.08 0.00 Fuerteventura (n=780) Lanzarote (n=594) La Graciosa (n=77) FIGURA 2. MEDIA -0.04 0.16 Test de Kruskal-Wallis=10.06 0.55 -0.00 0.44 0.estándar<1. Media y desviación estándar de las preferencias del Corredor Sahariano en cada gradiente ambiental (que se describen con respecto a sus valores en el extremo positivo).16 DESV.11 -0.29 0. y la Figura 3 ilustra los principales determinantes.70 0.

2* 10.2 5. CAMINOS (m) Dist. Dist.8 3.3 2.9 (0.2 8.2 ±0.2 ±0. URBANA (km) Dist. **p<0.2) (0-1.3 0. AGRÍCOLA (%) Media muestreada 2.4 0% Pendiente<5% >5% Cobertura de rocas=0% >0% 12% 4% 1% 3% FIGURA 3.3 6.1 4.04 11.4 265 1.8) 4. y para los 38 transectos con presencia de Corredor Sahariano (± su intervalo de confianza al 90%) ponderados por el número de aves detectado en cada muestra . ROCAS Cob.4 TABLA 2.4% de la varianza original explicada).01 10.4 (0-14. HERBÁCEAS (m) Cob.5 23.6) (0-42) (0-481) (0-75) (0-0.4 0.1 0. CARRETERAS (km) PENDIENTE (%) ALTITUD (m) Cob.38 ±0. MATORRALES (m) Cód.6 ±2.05. MATORRALES (m) Alt. Valores medios de los descriptores del hábitat para los 1451 transectos muestreados (mostrando sus valores mínimo y máximo).máx.2 ±0.3 0.5** 116 ±9 0. .40 2.escala de variables particulares de hábitat.02 ±0. Se indican las diferencias significativas según un test de Mann-Whitney (*p<0.6 ±0.5 131 3.0 ±0.tam.8) (0-4) (0-100) (0-5) (0-100) Media del Corredor 2.21 0.05.6* 2.2) (0-1850) (0-8. ROCAS (%) Cód. HERBÁCEAS (%) Alt.4 >3.53) (0-100) (0-48) (0-1. MATORRALES (%) Alt.25 0. tipo de SUELO Cob.8-20.3 ±1. La longitud relativa de cada rama es directamente proporcional a su importancia explicativa.02* ±0.6 ±0. 3URBponderada (km) Dens.03 3. Modelo dicotómico que determina las probabilidades de presencia del Corredor Sahariano (expresadas como porcentajes en las puntas terminales del árbol).01) Cobertura de matorrales<12% | >12% Código de tipo de suelo<3.5 ±0.3 5.6* 0. TERÓFITOS (%) Cob. que modelizan sus probabilidades de presencia/ausencia (13.7 ±0.6 ±0.5 239 ±43 1. Todos los criterios mostrados son significativos a p<0.

• Para los gradientes ambientales relacionados con las coberturas agrícola y de terófitos (Tabla 1). • Ni distancia a núcleos urbanos. a continuación se sintetizan los patrones básicos que determinan las preferencias de hábitat de la especie en las islas estudiadas: • En términos de estructura de la vegetación. De acuerdo con esto. y mostrando muy escaso margen de tolerancia en estos gradientes (Tablas 1 y 2).A partir de estos resultados. ocupando preferentemente los ambientes más arenosos y menos pedregosos de entre la variabilidad estepárica existente (Tablas 1 y 2). las localidades con presencia constatada de Corredor no difirieron significativamente respecto de la media disponible en las islas. el Corredor Sahariano muestra estrechos márgenes de tolerancia con respecto a los valores preferidos para estos rasgos. pero probablemente no sean atributos ambientales muy restrictivos pues la especie dispondría de espacio insular suficiente para satisfacer sus requerimientos. el Corredor Sahariano se muestra altamente selectivo. No obstante. requiriendo los hábitats estepáricos más austeros de entre los disponibles en las islas. el análisis de clasificación realizado (Figura 3) ilustra que el primer determinante de las probabilidades de presencia/ausencia por transecto de esta especie es la cobertura de matorral existente. No obstante. • La tipología del suelo y su cobertura de rocas también son determinantes muy importantes de sus preferencias. de tal modo que en las localidades con más del 12% de superficie arbustiva no fue detectado ningún ave. puesto que estas variables se relacionan con dos amenazas potenciales para la . ni densidad de caminos rurales son identificados como descriptores significativos de las preferencias de esta especie. dada su escasez general) se alcanzan en hábitats totalmente desprovistos de rocas de suelo arenoso como jables y campos de dunas (códigos de tipo suelo 3 y 4). En la Figura 3 se muestra que las máximas probabilidades de presencia del Corredor Sahariano (aunque sólo del 12%.

• Por último. Así. donde la cobertura y tamaño de las rocas es menor. A pesar de estos limitantes. se obtuvo un modelo capaz de explicar sólo el 19. aunque las diferencias interinsulares en el número medio de Corredores Saharianos por estrato de muestreo también están en el límite de la significación estándar.83.53=2. una vez controladas las diferencias ambientales existentes entre las tres islas (F2.2% de la variabilidad observada en la densidad de Corredor Sahariano (Apéndice 1). . sería recomendable profundizar en su estudio. las variables predictoras señaladas por este modelo siempre mostraron valores de significación estadística algo por debajo del considerado habitualmente (p<0.especie (según Emmerson y Lorenzo 2004) y muestran tendencias estadísticas de acuerdo a un posible efecto negativo (Tablas 1 y 2). este análisis permite asumir unas tendencias muy semejantes a las descritas en el apartado anterior: la densidad de Corredor Sahariano aumenta 1) en ambientes de suelo predominantemente arenoso. serían los principales responsables de las dificultades encontradas para modelizar sus patrones de densidad (al reducir la variabilidad existente entre los estratos con presencia de la especie).067). p=0.05). Figura 3). este análisis parece indicar que esta especie tiende a ser más abundante en Fuerteventura que en Lanzarote o La Graciosa. VARIACIÓN EN ABUNDANCIA Trabajando con 58 grandes estratos de muestreo. Las Figuras 4 y 5 ilustran gráficamente las diferencias comentadas entre la disponibilidad ambiental muestreada en las islas y los rasgos de hábitat de las localidades preferidas por el Corredor Sahariano. de entre de la variabilidad muestreada en las áreas esteparias canarias. La escasez general de esta especie y su tendencia a aparecer en grupos numerosos. Además. las zonas de menor pendiente acogen más corredores saharianos (Tabla 2. y 2) en localidades caracterizadas por una baja cobertura arbustiva.

7 6 Factor6: mayor pendiente y altitud s. 8 Factor5: mayor cobertura y altura del estrato herbáceo à 7 6 5 4 3 2 1 0 -1 -2 -3 -2 -1 0 1 2 3 4 5 6 Factor2: mayor cobertura y altura del estrato arbustivoà Nº de Corredores por transecto de 500 m 0 1 2-5 6-10 Figura 5. Ver Métodos para detalles sobre su interpretación. .m. à 5 4 3 2 1 0 -1 -2 -3 -5 -4 -3 -2 -1 0 1 2 3 Factor3: suelo progresivamente más arenoso y menos rocosoà Nº de Corredores por transecto de 500 m 0 1 2-5 6-10 Figura 4.n. Ver Métodos para detalles sobre su interpretación.

Nº de Ortegas por transecto de 500 m 0 1 2 3-5 6-10 11-15 FIGURA 1.GANGA ORTEGA (Pterocles orientalis) La Ganga Ortega sólamente fue detectada en 90 transectos (6. a escala de gradientes ecológicos multivariantes.2% de todos los realizados) y todos ellos de la isla de Fuerteventura. Localización de las aves detectadas en los 1451 transectos realizados PREFERENCIAS DE HÁBITAT Y PROBABILIDAD DE PRESENCIA La Tabla 1 muestra las diferencias ecológicas más significativas. entre las localidades preferidas por la Ganga Ortega y la disponibilidad de hábitats estepáricos (nótese que los factores considerados para esta especie no se corresponden exactamente con los utilizados para el resto de . aunque dado su gran gregarismo este bajo número de contactos sumó 379 individuos.

3 0.04 -0.04 11.70 0.4 (0-14.8) 4.00 11. ***p<0.1 5. única isla en la que se detectaron Ortegas): Factor1: mayor cercanía a pueblos y ciudades Factor2: mayor desarrollo arbustivo Factor3: suelo arenoso y carente de rocas Factor4: mayor pendiente.4 3. MATORRALES (m) Alt. MEDIA -0.07 DESV.01 ±0.tam.95 TABLA 1.9 ±0. AGRÍCOLA (%) Media muestreada 2.05.94 0. HERBÁCEAS (m) Cob.3 163 ±9* 1.01.8) (0-4) (0-100) (0-5) (0-100) Media de la Ortega 2.13 0.2 4. 3URBponderada (km) Dens. Se indican las diferencias significativas según un test de Mann-Whitney (*p<0.40 2.32 -0.63 1.6) (0-42) (0-481) (0-75) (0-0.4 0. .2 ±0.9 ±1.001).39 ±0.5 131 3.06 -0.1 ±0.2) (0-1.21 0. desv.001).3 2.2) 265 1.estándar<1.3 ±0.máx. Media y desviación estándar de las preferencias de la Ganga Ortega en cada gradiente ambiental (que se describen con respecto a sus valores en el extremo positivo).0 ±0. y para los 90 transectos con presencia de Ganga Ortega (± su intervalo de confianza al 90%) ponderados por el número de aves detectado en cada muestra .4 (0.08 -0.25 0.media=0. ESTÁNDAR 0. CARRETERAS (km) PENDIENTE (%) ALTITUD (m) Cob. Valores medios de los descriptores del hábitat para los 1451 transectos muestreados (mostrando sus valores mínimo y máximo).1 0. Dist.2 136 ±19** 1. La Tabla 2 se ofrece como comparación de los valores medios disponibles y preferidos por esta especie para cada una de las variables individuales reunidas en los gradientes ambientales.53) (0-100) (0-48) (0-1.01) y en negrita (p<0. Las diferencias más significativas y con mayor relevancia ecológica (pref.03 ±0.5 ±0.2 ±0.05 0. ROCAS (%) Cód. TERÓFITOS (%) Cob.1** 19.0 ±0. de terófitos Factor5: mayor desarrollo de las herbáceas Factor6: mayor densidad de caminos rurales Factor7: mayor cobertura agrícola Factor8: mayor cercanía a carreteras PREF.76 0.2 8. HERBÁCEAS (%) Alt.01 2. ROCAS Cob.7 ±0. CAMINOS (m) Dist.9 (0-1850) (0-8. ver Métodos) se destacan en rojo (p<0.00 0.4 ±0.23 0.3 6. MATORRALES (%) Alt. tipo de SUELO Cob.1 0.9 8.75 0.5 23.4 0. MATORRALES (m) Cód.30 -0. **p<0.0*** TABLA 2. altitud y cob.8-20. URBANA (km) Dist.especies del informe –aunque en conjunto representan gradientes esencialmente idénticos– pues se construyeron considerando sólo los datos para Fuerteventura.8 3.

La longitud relativa de cada rama es directamente proporcional a su importancia explicativa. Todos los criterios mostrados son significativos a p<0. la claridad con que se manifiesta en este estudio sugiere la necesidad de una mayor consideración. Aunque este factor no sea identificado como una potencial amenaza por Suárez y Herranz (2004). que modelizan las probabilidades de presencia/ausencia de la especie en los muestreos realizados (7% de la varianza original explicada): Cobertura de rocas=0% | >0% Cobertura de rocas<44% 3% >44% Densidad de caminos rurales<800 m >800 m 5% Cobertura agrícola<4% >4% 0% 17% 0% FIGURA 2. más de 800 m de caminos medidos en un radio de 250 m alrededor del centro de cada transecto implica que no haya ninguna probabilidad de encontrar a esta especie.En la Figura 2 se ilustran los principales determinantes. En el análisis de clasificación realizado (Figura 3). Los principales comentarios que se derivan de estos resultados serían los siguientes: • La Ganga Ortega parece ser muy sensible a las perturbaciones de origen humano relacionadas con una densa red de caminos y pistas rurales (Tablas 1 y 2). a escala de variables particulares de hábitat. Modelo dicotómico que determina las probabilidades de presencia de la Ganga Ortega (expresadas como porcentajes en las puntas terminales del árbol). mientras que por debajo de esa densidad de pistas rurales se alcanza un 16% de probabilidades (no ilustrado en la figura).05. .

y aunque sus preferencias coindiden con la disponibilidad promediada para los muestreos estepáricos realizados en Fuerteventura. En apoyo de la idea de que la especie evita valores extremos de este gradiente. como si excede el 44%. se muestra muy restrictiva en torno a estas preferencias medias (Tabla 1). Figura 3). • La Ganga Ortega se muestra significativamente restrictiva con respecto al gradiente descriptor de la tipología del suelo (Tabla 1 y 2). • Con respecto a sus preferencias en términos de estructura de la vegetación. la Ganga Ortega se muestra significativamente restrictiva respecto a matorral y herbáceas. si bien este resultado no es tan claro como lo comentado para caminos y cultivos. . Además. La Figura 3 ilustra gráficamente las diferencias comentadas entre la disponibilidad ambiental muestreada en las islas y los rasgos de hábitat de las localidades preferidas por la Ganga Ortega. aunque sus preferencias medias no difieren de la media disponible en las islas. y la Ganga Ortega muestra un amplio rango de tolerancia con respecto a la cercanía mínima de pueblos y ciudades (Tabla 1). los criterios dicotómicos que modelizan la máxima probabilidad de aparición de la Ganga Ortega (17%). • Otro dato relativo a la elevada susceptibilidad de esta especie frente a perturbaciones de origen antrópico es la mayor distancia a núcleos urbanos de los transectos preferidos por la especie. ver Suárez et al. 1997 con respecto de sus poblaciones Ibéricas).• A esta especie también le afectan las actividades humanas agrícolas (Tablas 1 y 2. culminan con la necesidad de coberturas agrícolas practicamente nulas (por debajo del 4%. la Figura 3 muestra que las probabilidades de aparición de la especie son equivalentemente bajas tanto si la cobertura de rocas es cero. si bien sus preferencias medias no difieren de la media disponible en las islas (Tablas 1 y 2).

6 Nº de Ortegas por transecto de 500 m 0 1 2-5 6-10 11-15 à 5 Factor6: mayor densidad de pistas y caminos rurales 4 3 2 1 0 -1 -2 -2 -1 0 1 2 3 4 5 6 7 Factor1: mayor cercanía a núcleos urbanosà Figura 3. no fue posible encontrar un modelo de regresión multiple capaz de explicar significativamente la variabilidad observada en la densidad de aves. Ver Métodos para detalles sobre su interpretación. VARIACIÓN EN ABUNDANCIA En el análisis de los rasgos ambientales que mejor determinan la abundancia de Gangas entre 58 grandes estratos de muestreo. .

Nº de Hubaras por transecto de 500 m 0 1 2 3-5 FIGURA 1. Localización de las aves detectadas en los 1451 transectos realizados.AVUTARDA HUBARA (Chlamydotis undulata) La Hubara fue encontrada únicamente en 53 transectos (3.7% de todos los realizados). en Lanzarote se encontró un mayor número de aves por transecto que en Fuerteventura o La Graciosa (Figura 2). que sumaron 81 individuos (Figura 1). Sin considerar otros factores. .

a escala de gradientes ecológicos multivariantes. MEDIA 0.media=0. Diferencias entre islas en el número medio (± error estándar) de aves por transecto.48 0.00 -0. ESTÁNDAR 0.estándar<1. p <0.30 -0. Factor7: menor cobertura agrícola Factor8: mayor cobertura de terófitos TABLA 1.42 0.21 0. Para solventar este problema.02 0. PREFERENCIAS DE HÁBITAT Y PROBABILIDAD DE PRESENCIA Considerando la escasez general de esta especie y el previsible gran tamaño de sus áreas de campeo. desv.85 0.n.04 0.00 0. la precisión de las estimas realizadas considerando unidades muestrales de tan sólo 500 m es muy reducida.23 0. ver Métodos) se destacan en rojo (p<0.08 0.06 0.64 0.19 0. La Tabla 1 muestra las diferencias más significativas. entre las preferencias de hábitat de la Hubara y la disponibilidad ambiental muestreada en los 175 subconjuntos considerados.12 0.08 0. Media y desviación estándar de las preferencias de la Hubara en cada gradiente ambiental (que se describen con respecto a sus valores en el extremo positivo).m.47 0.10 Nº de Hubaras por transecto 0.01 0.14 Test de Kruskal-Wallis=13.01). con esta especie se optó por agrupar los 1451 transectos originales en 175 subconjuntos.47 0.0.60.88 Factor1: más cercanía a pueblos y ciudades Factor2: mayor desarrollo arbustivo Factor3: suelo arenoso y carente de rocas Factor4: mayor densidad de caminos rurales Factor5: mayor desarrollo de las herbáceas Factor6: mayor pendiente y altitud s.04 -0. que como media incluyeron 8 transectos de localización geográfica y características ambientales afines.05) y en negrita (p<0. Las diferencias más significativas y con mayor relevancia ecológica (pref.43 DESV.61 0. . PREF.02 Fuerteventura (n=780) Lanzarote (n=594) La Graciosa (n=77) FIGURA 2.

8 ±0.4 ±3.0) 4. ROCAS Cob.1 16.2 0. HERBÁCEAS (m) Cob.4 268 1.06 ±0.0 ±0.2-19.7 ±0.7 ±0.0 ±0. que modelizan las probabilidades de presencia/ausencia de la especie en las 175 agrupaciones de muestreos (23.5 137 ±13 3. CAMINOS (m) Dist.Dist.36 ±0.3 0.05.05) En la Figura 3 se ilustran los principales determinantes. MATORRALES (%) Alt.4 (0.0 0. ROCAS (%) Cód.0 ±0.0 2.máx. TERÓFITOS (%) Cob. Valores medios de los descriptores del hábitat para las 175 agrupaciones de transectos muestreados (mostrando sus valores mínimo y máximo). 3URBponderada (km) Dens. Todos los criterios mostrados son significativos a p<0. MATORRALES (m) Alt.0) (0-767) (0-6. a escala de variables particulares de hábitat.6 131 3.3 ±1.3 6.40 2. Modelo dicotómico que determina las probabilidades de presencia de la Hubara (expresadas como porcentajes en las puntas terminales del árbol).2) (2-28) (8-450) (0-34) (0-0. URBANA (km) Dist. .0 ±2.9 0.1 8. y para los 39 subconjuntos de transectos con presencia de Hubara (± su intervalo de confianza al 90%) ponderados por el número de aves detectado en cada muestra .5-14.23 0.2 3.30) (0-54) (0-36) (0-0.8 4. HERBÁCEAS (%) Alt.tam.25 0.2 6.5 24.4 ±1.8 | >1.4 (1.5% de la varianza original explicada): Codigo de tipo de suelo<1. tipo de SUELO Cob. AGRÍCOLA (%) Media muestreada 2.8 Cobertura agrícola=0% 0% >0% Pendiente<9% >9% Tamaño medio de las rocas<15 cm ∅ >15 cm ∅ 21% 0% 72% 23% FIGURA 3. CARRETERAS (km) PENDIENTE (%) ALTITUD (m) Cob.01 16.1 2. MATORRALES (m) Cód.02* 2.7) (0-0.2* TABLA 2.1 4.05 11.1 5.01 ±0.3 ±0. La longitud relativa de cada rama es directamente proporcional a su importancia explicativa.3 282 ±24 1. Se indican las diferencias significativas según un test de Mann-Whitney (*p<0.9) (0-4) (0-100) (0-5) (0-100) Media de la Hubara 2.

• La Hubara seleccionó preferentemente aquellos lugares con menor compactación del suelo y con piedras más pequeñas (Tabla 1). Lorenzo 2004). compactos o no (códigos de suelo 2. 3 y 4). las máximas probabilidades de encontrar a esta especie (72%) requieren como condición final que el tamaño medio de las rocas no exceda de 15 cm de diámetro.m. • Las zonas con presencia de Hubara guardan una menor distancia a pueblos y ciudades que la media para todos los transectos acumulados (Tabla 1). permiten un 25% de probabilidades (no ilustrado en la figura) de encontrar Hubara. y de relieve suave y suelo poco abrupto aptos para ser urbanizados.En base a estos resultados se pueden identificar algunos patrones básicos que determinan las preferencias y probabilidades de ocupación de los hábitat estepáricos estudiados.n. lo que se relaciona con el comentario . Antes que asumir que la Hubara seleccione activamente las inmediaciones urbanas. hipótesis para la que no hay un sustento teórico evidente (de hecho cabría postular lo contrario). frente a la casi nula probabilidad correspondiente a malpaíses y campos de picón (códigos de suelo 0 y 1). Localidades de suelos terrosos. En la Figura 3. Además. se observa que el primer determinante de la probabilidad de presencia de aparición de la especie es el grado de arenosidad del terreno. el estrecho margen de variación respecto a esta medida es indicativo de una fuerte asociación entre zonas apropiadas para esta especie y densidad de núcleos urbanos. aunque las variables que definen este gradiente ambiental consideradas individualmente no difieran entre áreas ocupadas y disponibles (Tabla 2). llanos y jables extensos. son seleccionadas preferentemente por la Hubara (Tabla 1). este resultado indicaría que muchas de las zonas óptimas para Hubaras coinciden con áreas de interés para usos humanos (p.e. • Las zonas estepáricas de menor pendiente y altitud s.

un estrecho margen de variación respecto a esta medida (Tabla 1). además. Por otra parte. Yang et al. al encontrado por Martín et al. No obstante. y las localidades ocupadas no superan un 6% de superficie cultivada (Tablas 1 y 2). 1997. aunque es significativamente estricta en torno a esos valores preferidos. las Hubaras sólo distinguen aquellas con menores alturas máximas (Tabla 2). de las tres variables independientes relacionadas con la estructura del matorral. . Este resultado se opone. Launay et al. Como síntesis de preferencias topográficas y agrícolas. porcentajes no ilustrados en la figura).del punto anterior. Por tanto. aunque se ha de tener en cuenta que cada trabajo estudia distintos periodos fenológicos (van Heezik y Seddon 1999). Tablas 1 y 2). En cambio. Medina 1999) apenas difiere con respecto a la disponibilidad promedio muestreada. la extensión de la superficie agrícola en las zonas preferidas por la Hubara (que en primavera son menos utilizadas que durante el resto del año. en términos de estructura de la vegetación se puede concluir que la Hubara selecciona preferentemente áreas donde la superficie vegetal sea moderadamente alta. pero en donde no predominen las plantas de elevado porte (para comparar estos resultados con los hallados en otras regiones de la distribución mundial del género: Combreau y Smith 1997. plantas no leñosas como los terófitos sí tuvieron mayor cobertura en zonas con presencia de la especie (ya que no cabe suponer que la importancia de este factor se deba a una predilección por carreteras más cercanas. 2002 o Mian 2003). • Las localidades ocupadas por esta especie presentan valores para el gradiente arbustivo menor que la media para todos los transectos acumulados y. en parte. (1996). según el análisis de clasificación realizado (Figura 3): a) una pequeña cantidad de cultivos puede incrementar sensiblemente la probabilidad de encontrar a esta especie (del 18% al 52%. pero b) zonas poco favorables por carecer totalmente de cobertura agrícola pueden acoger Hubara si tienen pendientes inferiores al 9%.

VARIACIÓN EN ABUNDANCIA En el análisis de los rasgos ambientales que mejor determinan la abundancia de Hubaras entre 58 grandes estratos de muestreo.01).n.5% de la variabilidad observada en la densidad de aves (Apéndice 1). .51=5.m. se obtuvo un modelo de regresión múltiple capaz de explicar el 32. sólo se pudo identificar que la densidad de Hubaras se correlaciona positivamente con la cobertura de terófitos. A esta escala. se confirmó que una vez controladas las diferencias ambientales entre las tres islas estudiadas. p<0.16. Lanzarote alberga mayores densidades de Hubaras que Fuerteventura o La Graciosa (F2. Por último. aunque en consonancia con lo encontrado en el apartado anterior. y negativamente con la pendiente y altitud s.Las Figuras 4 y 5 ilustran gráficamente las diferencias comentadas entre la disponibilidad ambiental muestreada en las islas y los rasgos de hábitat de los 175 subconjuntos de transectos preferidos por la Hubara.

Ver Métodos para detalles sobre su interpretación.0 -0. à 3 2 1 0 -1 -2 -4 -3 -2 -1 0 1 2 3 Factor3: suelo progresivamente más arenoso y menos rocosoà Figura 4. 2.5 Factor2: mayor cobertura y altura del estrato arbustivo à 2. .5 Nº de Hubaras por subconjunto de transectos 0 1 2 3-5 -3 -2 -1 0 1 2 3 -1.5 -2.0 -1.0 0.n.0 Factor8: Mayor cobertura de terófitos (y cercanía a carreteras)à Figura 5. Ver Métodos para detalles sobre su interpretación.5 1.0 1.5 0.m.4 Nº de Hubaras por subconjunto de transectos 0 1 2 3-5 Factor6: mayor pendiente y altitud s.

Nº de Terreras por transecto de 500 m 0 1-5 6-10 11-25 26-50 FIGURA 1. Sin considerar otros factores. Localización de las aves detectadas en los 1451 transectos realizados. .TERRERA MARISMEÑA (Calandrella rufescens) La Terrera Marismeña fue la especie más abundantemente observada.2% de todos los realizados) sumaron un total de 3697 individuos (Figura 1). en La Graciosa no fue observada ningún ave (Figura 2). y los 786 transectos en que apareció (54. en Fuerteventura se encontró un mayor número de aves por transecto que en Lanzarote.

MEDIA 0.47 DESV.0 Fuerteventura (n=780) Lanzarote (n=594) La Graciosa (n=77) FIGURA 2.76 0.20 0.30 -0. Factor7: menor cobertura agrícola Factor8: mayor cobertura de terófitos PREF.media=. entre las preferencias de hábitat de la Terrera Marismeña y la disponibilidad ambiental muestreada en el estudio: Factor1: más cercanía a pueblos y ciudades Factor2: mayor desarrollo arbustivo Factor3: suelo arenoso y carente de rocas Factor4: mayor densidad e caminos rurales Factor5: mayor desarrollo de las herbáceas Factor6: mayor pendiente y altitud s.01 0. a escala de gradientes ecológicos multivariantes.0 Nº de Terreras marismeñas por transecto 2.46.n. La Tabla 2 se ofrece como comparación de los valores medios disponibles y preferidos por esta especie para cada una de las variables individuales reunidas en los gradientes ambientales. ver Métodos) se destacan en rojo (p<0.5 Test de Kruskal-Wallis=183.64 0.001).0 0.17 -0.01) y en negrita (p<0.3.07 0.75 1.m. Diferencias entre islas en el número medio (± error estándar) de aves por transecto.5 0.85 0.03 1.5 2.89 TABLA 1. Las diferencias más significativas y con mayor relevancia ecológica (pref.001 3.estándar<1.90 0.22 0. desv.05 0. .12 0.0 1. p<0.5 1. ESTÁNDAR 0. Media y desviación estándar de las preferencias de la Terrera Marismeña en cada gradiente ambiental (que se describen con respecto a sus valores en el extremo positivo). PREFERENCIAS DE HÁBITAT Y PROBABILIDAD DE PRESENCIA La Tabla 1 muestra las diferencias más significativas.

2) 265 1. ROCAS (%) Cód. La longitud relativa de cada rama es directamente proporcional a su importancia explicativa.26 0. .01* 2.4 TABLA 2.0 ±0. CARRETERAS (km) PENDIENTE (%) ALTITUD (m) Cob. tipo de SUELO Cob. y para los 786 transectos con presencia de Terrera Marismeña (± su intervalo de confianza al 90%) ponderados por el número de aves detectado en cada muestra . HERBÁCEAS (%) Alt.53) (0-100) (0-48) (0-1.5 ±0. 3URBponderada (km) Dens. a escala de variables particulares de hábitat.0** 4.05.8 ±0.8-20.0*** 16.7 ±0. URBANA (km) Dist.1 ±0. Se indican las diferencias significativas según un test de Mann-Whitney (*p<0.001).4 (0.9 ±0.6 ±0. ***p<0. MATORRALES (%) Alt. MATORRALES (m) Alt.2** 0.00 ±0. MATORRALES (m) Cód.40 2. Todos los criterios mostrados son significativos a p<0.0*** 15.5 23. HERBÁCEAS (m) Cob.2 8.01.3 2.25 0.0** 276 ±8 1.8 3.8) (0-4) (0-100) (0-5) (0-100) Media de la Terrera 2.1 ±0. Valores medios de los descriptores del hábitat para los 1451 transectos muestreados (mostrando sus valores mínimo y máximo).0** 4.4 (0-14. En la Figura 3 se ilustran los principales determinantes.2) (0-1.04 11.5*** 2.7 ±0.8 ±0. AGRÍCOLA (%) Media muestreada 2.3 6.1*** 157 ±2*** 5.4*** 8.9 (0-1850) (0-8.tam.05. ROCAS Cob.8) 4. que modelizan las probabilidades de presencia/ausencia de la especie en los muestreos realizados (13% de la varianza original explicada): Cobertura de terófitos<6% | >6% Cobertura de herbáceas=0% >0% Pendiente<13 >13% 31% 60% Cobertura de rocas<56% >56% 32% 75% 36% FIGURA 3. **p<0. Modelo dicotómico que determina las probabilidades de presencia de la Terrera Marismeña (expresadas como porcentajes en las puntas terminales del árbol).máx.8 ±0.0** 3. CAMINOS (m) Dist.3 0.Dist.43 ±0.2*** 0.6) (0-42) (0-481) (0-75) (0-0. TERÓFITOS (%) Cob.5 131 3.1 0.07 ±0.

2004. Así. Como ejemplo. y el estrecho margen . pues su mera presencia en los censos.n. del 38 al 67% –no ilustrado en la figura– en el caso de los terófitos). • Los gradientes relacionados con la tipología y topografía del suelo también son muy intensamente seleccionados (Tablas 1 y 2). pero comparar con los resultados peninsulares de Yanes et al. la máxima probabilidad (75%) de encontrar a esta especie en un transecto según el análisis de clasificación de la Figura 3. incluso en muy escasa proporción. la Terrera Marismeña muestra algún tipo de diferencia significativa entre el uso que hace de ellos y su disponibilidad en las islas (sólo el gradiente referido a la densidad de caminos y pistas rurales por transecto no ejerce ningún efecto en sus patrones de selección de hábitat. 1996. Suárez et al. • Con respecto a sus preferencias en términos de estructura de la vegetación. herbáceas y terófitos) por encima de la disponibilidad media en la isla (Tablas 1 y 2.m. y cuyo suelo tienda a ser poco compacto y con reducida cobertura de rocas. de entre los ambientes insulares muestreados. 2002). incrementa notablemente las probabilidades de aparición de la Terrera Marismeña (del 31 al 60% en el caso de las herbáceas.Considerando ambos análisis se pueden destacar las siguientes cuestiones principales: • Para la mayoría de los gradientes ambientales considerados. esta especie selecciona lugares con coberturas vegetales no leñosas (es decir.. La importancia de este tipo de vegetación es muy evidente en el análisis de clasificación realizado (Figura 3). implica una pendiente media menor del 13% y suelos con una cobertura de roca menor del 56%. • La menor distancia a pueblos y ciudades para transectos con presencia de la especie que para el conjunto de los transectos acumulados. la Terrera Marismeña prefiere localidades de escasa pendiente y altitud s. aunque esto contrasta con el efecto negativo postulado por Lorenzo et al. Tabla 1).

• Los transectos con presencia de Terrera Marismeña no difieren marcadamente en sus valores de cobertura agrícola o arbustiva de los promediados para todos los transectos realizados. En cambio. los márgenes de tolerancia para estos valores son significativamente estrechos (Tabla 1). En parte.de variación de esta medida (Tablas 1 y 2) indican la afinidad de la Terrera Marismeña por áreas en las inmediaciones de núcleos urbanos insulares. Esto significa que la Terrera Marismeña evita las localidades con valores más extremos en estos gradientes ambientales. a esta escala de análisis no se detectan efectos relacionados con la pendiente . y con cercanía a núcleos urbanos.2% de la variabilidad observada en la densidad de Terreras Marismeñas (Apéndice 1). este modelo concuerda con los resultados comentados a escala de transectos individuales: la densidad de la especie se correlaciona positivamente con herbáceas (y en el margen de la significación habitual también con terófitos). Para confirmar esto convendría evaluar con mayor precisión el vínculo entre urbanismo insular e idoneidad de hábitat para la Terrera. se obtuvo un modelo de regresión múltiple capaz de explicar el 75. En cambio. (2004) no cabe duda de que la expansión urbanística representa el principal factor de amenaza para la especie. con suelos poco rocosos. no obstante. para Lorenzo et al. VARIACIÓN EN ABUNDANCIA Tras agrupar los 1451 transectos en 58 grandes estratos. Las Figuras 4 y 5 ilustran gráficamente las diferencias comentadas entre la disponibilidad ambiental muestreada en las islas y los rasgos de hábitat de las localidades preferidas por la Terrera Marismeña. si bien probablemente dispone en las islas de mucho hábitat intermedio y acorde a sus necesidades. Una explicación puede ser que las áreas más apropiadas para la especie coincidan con las de mayor interés urbanístico actual.

media de los censos, mientras que sí se observa que la red de caminos y pistas rurales se correlaciona positivamente con la densidad de aves. Finalmente, se constata que a igualdad de condiciones ambientales entre las islas estudiadas, se dan diferencias significativas entre ellas, siendo más abundante en Fuerteventura que en Lanzarote (F2,49=18,79; p<0,001).

7 6 Factor6: mayor pendiente y altitud s.n.m. à 5 4 3 2 1 0 -1 -2 -3 -5 -4 -3 -2 -1 0 1 2 3 Factor3: suelo progresivamente más arenoso y menos rocoso à Nº de Terreras por transecto de 500 m 0 1-5 6-10 11-25 26-50

Figura 4. Ver Métodos para detalles sobre su interpretación.

6 Factor8: Mayor cobertura de terófitos (y cercanía a carreteras)à 5 4 3 2 1 0 -1 -2 -3 -4 -2 -1 0 1 2 3 4 5 6 7 8 Factor5: mayor cobertura y altura del estrato herbáceo à Nº de Terreras por transecto de 500 m 0 1-5 6-10 11-25 26-50

Figura 5. Ver Métodos para detalles sobre su interpretación.

ABUBILLA (Upupa epops)
La Abubilla fue encontrada en 148 transectos (10,2% de todos los realizados), que sumaron un total de 192 individuos (Figura 1).

Nº de Abubillas por transecto de 500 m 0 1 2 3-5

FIGURA 1. Localización de las aves detectadas en los 1451 transectos realizados.

Sin considerar otros factores, las diferencias interinsulares en el número de Abubillas detectadas por transecto fueron marginalmente significativas, dado que Fuerteventura y Lanzarote acogieron un número similar de aves, pero superior al encontrado en La Graciosa (Figura 2).

0,18 Test de Kruskal-Wallis=7,55; p<0,05

0,16

0,14

Nº de Abubillas por transecto

0,12

0,10

0,08

0,06

0,04

0,02

0,00 Fuerteventura (n=780) Lanzarote (n=594) La Graciosa (n=77)

FIGURA 2. Diferencias entre islas en el número medio (± error estándar) de aves por transecto.

PREFERENCIAS DE HÁBITAT Y PROBABILIDAD DE PRESENCIA La Tabla 1 muestra las diferencias más significativas, a escala de gradientes ecológicos multivariantes, entre las preferencias de hábitat de la Abubilla y la disponibilidad ambiental muestreada en el estudio:
Factor1: más cercanía a pueblos y ciudades Factor2: mayor desarrollo arbustivo Factor3: suelo arenoso y carente de rocas Factor4: mayor densidad de caminos rurales Factor5: mayor desarrollo de las herbáceas Factor6: mayor pendiente y altitud s.n.m. Factor7: menor cobertura agrícola Factor8: mayor cobertura de terófitos PREF. MEDIA 0,30 0,57 -0,24 0,14 0,21 -0,07 -0,24 0,39 DESV. ESTÁNDAR 0,65 1,14 0,85 1,14 1,29 0,85 1,49 0,91

TABLA 1. Media y desviación estándar de las preferencias de la Abubilla en cada gradiente ambiental (que se describen con respecto a sus valores en el extremo positivo; ver métodos para más detalles). Las diferencias más significativas y con mayor relevancia ecológica (pref.media=0, desv.estándar<1; ver Métodos) se destacan en rojo (p<0,01) y en negrita (p<0,001).

La Tabla 2 se ofrece como comparación de los valores medios disponibles y preferidos por esta especie para cada una de las variables individuales reunidas en los gradientes ambientales. En la Figura 3 se ilustran los principales determinantes, también

3 0. HERBÁCEAS (m) Cob.6 TABLA 2.tam. HERBÁCEAS (%) Alt.4 (0-14. MATORRALES (m) Alt.3 2.01).07 ±0. Altura media de los matorrales<25 cm | >25 cm Cobertura de terófitos<7% >7% Dist.1 23.34 0.05.5 23.9 ±1. La longitud relativa de cada rama es directamente proporcional a su importancia explicativa.3 6.4 ±2. Valores medios de los descriptores del hábitat para los 1451 transectos muestreados (mostrando sus valores mínimo y máximo).53 ±0. tipo de SUELO Cob. Se indican las diferencias significativas según un test de Mann-Whitney (*p<0.1 0.7 ±0.5** 9.03* Dist.1 0.7 ±2.6) (0-42) (0-481) (0-75) (0-0.máx.0 0.2) (0-1.02* ±0.a escala de variables particulares de hábitat.5 131 3. ROCAS Cob.3 ±0. CAMINOS (m) Dist.04 11.2 ±0.8-20.2) 265 1.5 ±0. 3URBponderada (km) Dens.9 (0-1850) (0-8.40 2.7 ±1. ROCAS (%) Cód.8 ±0. y para los 148 transectos con presencia de Abubilla (± su intervalo de confianza al 90%) ponderados por el número de aves detectado en cada muestra.2* 320 ±40 0.1 8. mín. AGRÍCOLA (%) 2.53) (0-100) (0-48) (0-1.8) 4. Modelo dicotómico que determina las probabilidades de presencia de la Abubilla (expresadas como porcentajes en las puntas terminales del árbol). **p<0.7 3. CARRETERAS (km) PENDIENTE (%) ALTITUD (m) Cob.5 km >2.5 km 3% 10% Altura media de los matorrales<50 cm Cobertura de rocas<25% >25% 52% 14% 30% >50 cm 5% FIGURA 3.01 16.25 0. que modelizan las probabilidades de presencia/ausencia de la especie en los muestreos realizados (13% de la varianza original explicada).1 6.7 ±1. TERÓFITOS (%) Cob.8) (0-4) (0-100) (0-5) (0-100) Media de la Abubilla 1. .6 152 ±10 4.4 (0. MATORRALES (m) Cód.05.8 3. Media muestreada 2. URBANA (km) Dist. Todos los criterios mostrados son significativos a p<0.6 ±0.2 8. a un núcleo urbano<2. MATORRALES (%) Alt.1* 3.

siendo la altura media del matorral el principal determinante de las probabilidades de presencia de la especie (que para ser máximas –52%– requieren matorrales de al menos medio metro. aunque considerando individualmente las principales variables reunidas en este gradiente no se aprecien diferencias significativas entre los valores medios preferidos y los muestreados (Tabla 2). • La distribución de la Abubilla también se vincula a los hábitats estepáricos de suelo moderadamente compactado y pedregoso (Tabla1). en términos de probabilidades de presencia/ausencia de la especie. Figura 3). . esta especie selecciona claramente las inmediaciones de los núcleos urbanos insulares de entre los hábitats estepáricos disponibles (Tablas 1 y 2).5 km sería del 22%. No obstante. Otro resultado a favor de esta conclusión se puede encontrar en el análisis de clasificación de la Figura 3: transectos alejados de pueblos y ciudades más de 2.5 km tienen una probabilidad sensiblemente menor de ser ocupadas por esta especie (sólo un 5%. mientras que la probabilidad a menos de 2.En base a estos resultados se pueden identificar los siguientes patrones básicos de preferencias de uso y probabilidades de ocupación de los hábitat estepáricos estudiados: • La Abubilla prefirió lugares más cercanos a pueblos y ciudades que la distancia promediada para todos los transectos acumulados. Las Figuras 4 y 5 ilustran gráficamente las principales diferencias comentadas entre la disponibilidad ambiental muestreada en las islas y los rasgos de hábitat de las localidades preferidas por la Abubilla. • La Abubilla prefirió mayor desarrollo vegetal que la disponibilidad media muestreada. por encima de un umbral del 25% de cobertura de rocas la Abubilla tiene el doble de probabilidades de aparecer (Figura 3). tanto respecto del estrato arbustivo como de los terófitos (Tablas 1 y 2). dado el estrecho margen de variación mostrado en torno a esta medida. valor no ilustrado en la figura).

Ver Métodos para detalles sobre su interpretación. à 6 à Factor8: Mayor cobertura de terófitos (y cercanía a carreteras) 5 4 3 2 1 0 -1 -2 -3 -4 -3 -2 -1 0 1 2 Nº de Abubillas por transecto de 500 m 0 1 2 3-5 3 4 5 6 Factor2: mayor cobertura y altura del estrato arbustivo à Figura 5.Factor3: suelo progresivamente más arenoso y menos rocoso à 3 2 1 0 -1 -2 Nº de Abubillas por transecto de 500 m 0 1 2 3-5 -3 -4 -5 -8 -7 -6 -5 -4 -3 -2 -1 0 1 2 3 Factor1: mayor cercanía a núcleos urbanos Figura 4. Ver Métodos para detalles sobre su interpretación. .

Por ultimo. Los resultados a esta escala de análisis son consistentes con los obtenidos en el apartado anterior. a esta escala los estratos con mayor cobertura agrícola acogen mayor densidad de Abubillas. Además.1% de la variabilidad observada en la densidad de aves (Apéndice 1). identificando que la densidad de abubillas se correlaciona positivamente tanto con el desarrollo de los matorrales como con la cercanía de núcleos urbanos. una vez considerada la variabilidad ambiental entre las tres islas estudiadas. .VARIACIÓN EN ABUNDANCIA En el análisis de los rasgos ambientales que mejor determinan la abundancia de Abubillas entre 58 grandes estratos de muestreo. no se apreciaron diferencias estadísticamente significativas en la densidad de aves observadas en cada una de ellas. se obtuvo un modelo de regresión multiple capaz de explicar el 53.

. apareciendo en 314 transectos (21.ALCAUDÓN REAL (Lanius meridionalis) El Alcaudón Real fue una de las especies más frecuentemente detectadas.6% de todos los realizados). en La Graciosa se encontró el mayor número de aves por transecto de las tres islas. que sumaron un total de 391 individuos (Figura 1). Localización de las aves detectadas en los 1451 transectos realizados. mientras que en Fuerteventura se encontró el número menor (Figura 2). Sin considerar otros factores. Nº de Alcaudones por transecto de 500 m 0 1 2 3-5 FIGURA 1.

99 1. MEDIA 0.08 -0.01 DESV.001 0.06 0.29 1.n. La Tabla 2 se ofrece como comparación de los valores medios disponibles y preferidos por esta especie para cada una de las variables individuales reunidas en los .6 0.41.8 Test de Kruskal-Wallis=33.7 Nº de Alcaudones Reales por transecto 0.estándar<1.81 1. PREFERENCIAS DE HÁBITAT Y PROBABILIDAD DE PRESENCIA La Tabla 1 muestra las diferencias más significativas.07 0.m.10 0.3 0. entre las preferencias de hábitat del Alcaudón Real y la disponibilidad ambiental muestreada en el estudio: PREF. a escala de gradientes ecológicos multivariantes.18 Factor1: más cercanía a pueblos y ciudades Factor2: mayor desarrollo arbustivo Factor3: suelo arenoso y carente de rocas Factor4: mayor densidad de caminos rurales Factor5: mayor desarrollo de las herbáceas Factor6: mayor pendiente y altitud s.06 -0.4 0.94 1.96 0.1 Fuerteventura (n=780) Lanzarote (n=594) La Graciosa (n=77) FIGURA 2.16 0.001). Media y desviación estándar de las preferencias del Alcaudón Real en cada gradiente ambiental (que se describen con respecto a sus valores en el extremo positivo).01) y en negrita (p<0.media=0.08 0. ESTÁNDAR 0.54 0. ver Métodos) se destacan en rojo (p<0.0.2 0. Factor7: menor cobertura agrícola Factor8: mayor cobertura de terófitos TABLA 1. Las diferencias más significativas y con mayor relevancia ecológica (pref.5 0. desv.11 0. Diferencias entre islas en el número medio (± error estándar) de aves por transecto. p=0.

La longitud relativa de cada rama es directamente proporcional a su importancia explicativa.06 ±0. HERBÁCEAS (%) Alt.3 2.04 11.05. ROCAS Cob. y para los 314 transectos con presencia de Alcaudón Real (± su intervalo de confianza al 90%) ponderados por el número de aves detectado en cada muestra.tam. ROCAS (%) Cód.2 ±0.01*** ±0.2 257 ±24 1.1 6.3% de la varianza original): Dist.8) 4.53) (0-100) (0-48) (0-1. que modelizan sus probabilidades de presencia/ausencia (explicando el 9.1 0.01* 14. TERÓFITOS (%) Cob.3 ±0. MATORRALES (%) Alt.25 0.8 3.6* 0. CARRETERAS (km) PENDIENTE (%) ALTITUD (m) Cob. Modelo dicotómico que determina las probabilidades de presencia del Alcaudón Real (expresadas como porcentajes en las puntas terminales del árbol).2 ±0. Altura media de los matorrales<35 cm | >35 cm Dist. **p<0. tipo de SUELO Cob. Se indican las diferencias significativas según un test de Mann-Whitney (*p<0.8-20. mín.4 (0.8 ±1.1 6.7 km Cobertura de rocas<75% >2.6 ±0. a escala de variables particulares de hábitat. HERBÁCEAS (m) Cob.7 km Cobertura de matorral<16% >16% >75% 9% 5% 41% 21% 0% FIGURA 3.2 ±0.2) (0-1. Todos los criterios mostrados son significativos a p<0.3 6.5 131 3.31 0. Valores medios de los descriptores del hábitat para los 1451 transectos muestreados (mostrando sus valores mínimo y máximo). y la Figura 3 ilustra los principales determinantes.5 121 ±7 3.1 19. MATORRALES (m) Alt.8*** 0.9 (0-1850) (0-8.05. .8*** 2.2 8.5 ±0.1 ±1.1*** 11.1** 4.40 2.01. CAMINOS (m) Dist. ***p<0. 3URBponderada (km) Dens.2) 265 1.6*** TABLA 2.4 (0-14.gradientes ambientales.001).8 ±0. URBANA (km) Dist.0 ±1.02*** 2. AGRÍCOLA (%) Media muestreada 2.5 23.3 0. MATORRALES (m) Cód.6 ±0.máx.8) (0-4) (0-100) (0-5) (0-100) Media del Alcaudón 2.6) (0-42) (0-481) (0-75) (0-0.52 ±0. a un núcleo urbano<2.

7 km incrementa las probabilidades de encontrar a esta especie (un 9% frente a un 20% –este último valor no ilustrado en la figura). Considerando el modelo de presencia/ausencia de la Figura 3. En relación con esto. sus máximas probabilidades de presencia (41%) implican un estrato arbustivo que a) supere los 35 cm de altura media (posiblemente relacionado con su necesidad de oteaderos elevados). pero sí se apreció una marcada estenoicidad respecto de estos valores medios (Tabla 1). el Alcaudón Real fue más frecuentemente observado en lugares de suelo algo menos compacto y pedregoso que la media insular muestreada. y consideradas individualmente ninguna de las tres variables descriptoras del matorral difiere marcadamente entre localidades ocupadas y la media muestreada (Tablas 1 y 2). Tabla 2) frente a lugares muy alejados de ellas. una distancia a un pueblo o ciudad menor de 2. teniendo en cuenta el punto anterior).5 km de distancia. pero sí se ve más favorecido por ocupar zonas a una distancia intermedia de un pueblo o ciudad (2-2. si bien tolera un amplio rango de posibilidades en este gradiente. y b) cubra al menos el 16% del terreno. Esto se puede interpretar como que el Alcaudón Real no tolera las inmediaciones de zonas urbanizadas.Los principales comentarios que se derivan de estos resultados serían los siguientes: • El Alcaudón Real ocupa preferentemente localidades de cobertura arbustiva muy desarrollada. • Los transectos con presencia constatada de esta especie no difirieron con respecto a la disponibilidad media muestreada en términos del gradiente de cercanía a núcleos urbanos. aunque se pueden dan probabilidades de ocupación relativamente altas en localidades menos condicionadas por los matorrales. • Además. el árbol de regresión realizado (Figura 3) identifica que en localidades con vegetación de escaso porte (y por tanto subóptimas. pero sin mostrar márgenes muy estrictos en torno a esta característica del hábitat .

6 à 5 4 3 2 1 0 -1 -2 -3 -8 Factor2: mayor cobertura y altura del estrato arbustivo Nº de Alcaudones por transecto de 500 m 0 1 2 3-5 -7 -6 -5 -4 -3 -2 -1 0 1 2 3 Factor1: mayor cercanía a núcleos urbanos à Figura 4. La Figura 4 ilustra gráficamente las principales diferencias comentadas entre la disponibilidad ambiental muestreada en las islas y el hábitat de las localidades preferidas por el Alcaudón Real. los suelos terrosos y poco pedregosos. Ver Métodos para detalles sobre su interpretación. VARIACIÓN EN ABUNDANCIA En el análisis de los rasgos ambientales que mejor determinan la abundancia de Alcaudones entre 58 grandes estratos de muestreo. se obtuvo un modelo de regresión múltiple capaz de explicar el 62% de la variabilidad observada en la densidad de aves (Apéndice 1). la cantidad de suelo agrícola y la cercanía de núcleos urbanos se correlacionaron positivamente con la densidad de aves. de tal modo que el desarrollo arbustivo y de herbáceas. en muchas localidades de suelo excesivamente rocoso sus probabilidades de aparición pueden ser nulas (Figura 3). Todos los gradientes ambientales influyeron significativamente en el modelo.(Tabla 1). mientras . No obstante. la densidad de caminos rurales.

n. y la cobertura de terófitos se correlacionaron negativamente.que la pendiente y altitud s. la abundancia del Alcaudón Real no presenta diferencias interinsulares significativas.. .m. una vez controladas las diferencias ambientales existentes entre las tres islas estudiadas. Finalmente. en este análisis se pone de manifiesto que.

y sumar un total de 2391 individuos (Figura 1).BISBITA CAMINERO (Anthus berthelotii) El Bisbita Caminero es una de las especies más frecuente y abundantemente encontrada en las islas. Nº de Bisbitas por transecto de 500 m 0 1 2 3-5 6-10 FIGURA 1. . el número de bisbitas camineros detectados por transecto fue máximo en La Graciosa y mínimo en Fuerteventura (Figura 2).2% de todos los realizados). Sin considerar otros factores. Localización de las aves detectadas en los 1451 transectos realizados. al aparecer en 1019 transectos (70.

estándar<1. ver Métodos) se destacan en rojo (p<0. Diferencias entre islas en el número medio (± error estándar) de aves por transecto. y la Figura 3 ilustra los principales determinantes. p<0.81.4 Nº de Bisbitas Camineros por transecto 2. Factor7: menor cobertura agrícola Factor8: mayor cobertura de terófitos TABLA 1.00 0.2 Fuerteventura (n=780) Lanzarote (n=594) La Graciosa (n=77) FIGURA 2.media=0.13 1. entre las preferencias de hábitat del Bisbita Caminero y la disponibilidad ambiental muestreada en el estudio: PREF.97 1.8 1. Las diferencias más significativas y con mayor relevancia ecológica (pref.m.2 2.00 -0.11 Factor1: más cercanía a pueblos y ciudades Factor2: mayor desarrollo arbustivo Factor3: suelo arenoso y carente de rocas Factor4: mayor densidad de caminos rurales Factor5: mayor desarrollo de las herbáceas Factor6: mayor pendiente y altitud s.4 1.06 1. a escala de .91 1.03 0.2.12 0.001). La Tabla 2 se ofrece como comparación de los valores medios disponibles y preferidos por esta especie para cada una de las variables individuales reunidas en los gradientes ambientales.6 Test de Kruskal-Wallis=53. a escala de gradientes ecológicos multivariantes.12 0.001 2.01) y en negrita (p<0.6 1.17 1.11 0.0 1.00 0. ESTÁNDAR 0.03 1.08 DESV. MEDIA 0. Media y desviación estándar de las preferencias del Bisbita Caminero en cada gradiente ambiental (que se describen con respecto a sus valores en el extremo positivo).25 0. desv.n. PREFERENCIAS DE HÁBITAT Y PROBABILIDAD DE PRESENCIA La Tabla 1 muestra las diferencias más significativas.

00*** 13.04 11.9 (0-1850) (0-8. a un núcleo urbano<2 km >2 km >1. y para los 1019 transectos con presencia de Bisbita Caminero (± su intervalo de confianza al 90%) ponderados por el número de aves detectado en cada muestra. MATORRALES (%) Alt.1*** 4. AGRÍCOLA (%) Media muestreada 2. min. que modelizan sus probabilidades de presencia/ausencia (7% de varianza original explicada): Dist.01*** 2. MATORRALES (m) Alt. HERBÁCEAS (m) Cob. Se indican las diferencias significativas según un test de Mann-Whitney (*p<0.2) 265 1.4 ±0.8 2.tam.45 ±0.2 8.7 ±0. HERBÁCEAS (%) Alt. . CAMINOS (m) Dist.001) Altura media de los matorrales<20 cm | >20 cm Cobertura de rocas<83% Código de tipo de suelo<1.5 23.05.4 (0.25 0.6*** TABLA 2. CARRETERAS (km) PENDIENTE (%) ALTITUD (m) Cob. ROCAS (%) Cód.8 3.06 ±0.máx.3 ±0.3*** 0.40 2.3 0. 3URBponderada (km) Dens. Todos los criterios mostrados son significativos a p<0.28 ±0.1 0. URBANA (km) Dist.2 ±0.1*** 290 ±11** 1.01.3*** 0.3 6.5 ±0.6) (0-42) (0-481) (0-75) (0-0.0 6. ROCAS Cob.8-20.00*** 0. ***p<0.8) (0-4) (0-100) (0-5) (0-100) Media del Bisbita 2.4 (0-14.0* 21.7 ±0.2 ±0.4 ±0.9 ±0.0 5.53) (0-100) (0-48) (0-1.6 ±0.4*** 9.variables particulares de hábitat. MATORRALES (m) Cód. **p<0.2 130 ±3 4. Valores medios de los descriptores del hábitat para los 1451 transectos muestreados (mostrando sus valores mínimo y máximo). TERÓFITOS (%) Cob.2) (0-1. tipo de SUELO Cob.9% 28% 82% Cobertura de matorrales<2% >2% 82% 56% 38% 74% FIGURA 3.9 >83% Dist.3 2.5 131 3. Modelo dicotómico que determina las probabilidades de presencia del Bisbita Caminero (expresadas como porcentajes en las puntas terminales del árbol).8) 4. La longitud relativa de cada rama es directamente proporcional a su importancia explicativa.05.0 ±0.

prefirió localidades con mayor desarrollo vegetal que la promediada en todos los transectos realizados (Tablas 1 y 2). dos de las fuentes de perturbación humana consideradas en este estudio. • No obstante. Por tanto. Este hecho también es identificado en el árbol de regresión analizado (Figura 3). el Bisbita Caminero dispondría de suficiente hábitat apropiado para satisfacer sus preferencias. parecen favorecer la presencia de esta especie (Tablas 1 y 2). el valor medio preferido para este gradiente. a pesar de no ser una especie propiamente estepárica. es interesante señalar que para cuatro gradientes ambientales las preferencias medias del Bisbita Caminero difieren significativamente de las características medias muestreadas. aunque restrictivo. Aún así el árbol de clasificación obtenido (Figura 3) permite identificar valores umbral para la cobertura de rocas y el grado de compactación del suelo que aumentan las probabilidades de aparición de la especie.Considerando conjuntamente la información contenida en ambos análisis se pueden identificar los siguientes patrones básicos: • La ubicuidad y abundancia de la especie en los transectos realizados tiene mucha relación con su elevado generalismo respecto a los hábitats insulares estudiados. No obstante. pues uno de los criterios que conducen la máxima probabilidad de encontrar Bisbita . cercanía de pueblos o ciudades y densidad de pistas o caminos rurales. no difiere de la disponibilidad media muestreada en las islas. Así. • Por otra parte. Esta plasticidad ecológica se manifiesta en que de todos los gradientes ambientales considerados sólo muestra rangos estrechos de selección con respecto a la compactación y pedregosidad del terreno (Tabla 1). En el árbol de clasificación obtenido (Figura 3) se explicita claramente la importancia del estrato arbustivo en las probabilidades de encontrar o no a esta especie.

en Fuerteventura se hallaron densidades significativamente menores de Bisbita Caminero que en Lanzarote o La Graciosa (F2. De manera equivalente a lo visto en el apartado anterior. En cambio. ni la cercanía a núcleos urbanos son buenos predictores de la densidad de Bisbita Caminero por estrato de muestreo. una vez controladas las diferencias ambientales existentes en cada isla estudiada. a esta escala de análisis el desarrollo de la vegetación.m. Además. Por último. VARIACIÓN EN ABUNDANCIA En el análisis de los rasgos ambientales que mejor determinan la abundancia de bisbitas entre 58 grandes estratos de muestreo. este análisis pone de manifiesto que.n. la densidad de aves también aumenta si disminuyen la pendiente y altitud media s.01).Caminero en un transecto (82%) implica distar menos de 2 km de un núcleo urbano. Las Figuras 4 y 5 ilustran gráficamente las diferencias comentadas entre la disponibilidad ambiental muestreada en las islas y los rasgos de hábitat de las localidades preferidas por el Bisbita Caminero.1% de la variabilidad observada en la densidad de aves (Apéndice 1). tanto del estrato arbustivo como del herbáceo. ni el grado de compactación y pedregosidad del suelo. p<0.3. se obtuvo un modelo de regresión múltiple capaz de explicar el 33. se correlaciona positivamente con la abundancia de la especie. .52=5.

6 Nº de Bisbitas por transecto de 500 m 0 1-2 3-5 6-10 à 5 Factor4: mayor densidad de pistas y caminos rurales 4 3 2 1 0 -1 -2 -8 -7 -6 -5 -4 -3 -2 -1 0 1 2 3 Factor1: mayor cercanía a núcleos urbanos à Figura 5. Ver Métodos para detalles sobre su interpretación. . Ver Métodos para detalles sobre su interpretación.8 7 6 5 4 3 2 1 0 -1 -2 -3 -2 -1 0 1 2 3 4 5 6 Factor2: mayor cobertura y altura del estrato arbustivo Nº de Bisbitas por transecto de 500 m 0 1-2 3-5 6-10 Factor5: mayor cobertura y altura del estrato herbáceo à à Figura 4.

las diferencias encontradas entre islas en el número de aves por transecto no fueron estadísticamente significativas (Figura 2). .CAMACHUELO TROMPETERO (Bucanetes githagineus) El Camachuelo Trompetero fue detectado en 251 transectos (17. Sin considerar otros factores. Nº de Camachuelos por transecto de 500 m 0 1 2-5 6-10 11-25 FIGURA 1.3% de todos los realizados). que sumaron un total de 608 individuos (Figura 1). Localización de las aves detectadas en los 1451 transectos realizados.

0 Fuerteventura (n=780) Lanzarote (n=594) La Graciosa (n=77) FIGURA 2.31 0. Las diferencias más significativas y con mayor relevancia ecológica (pref. a escala de gradientes ecológicos multivariantes.09 0. desv. PREFERENCIAS DE HÁBITAT Y PROBABILIDAD DE PRESENCIA La Tabla 1 muestra las diferencias más marcadas.32 0. Media y desviación estándar de las preferencias del Camachuelo Trompetero en cada gradiente ambiental (que se describen con respecto a sus valores en el extremo positivo).n.93 0. En la Figura 3 se ilustran los principales determinantes.2 0.04 0. p=0.87 1. Diferencias entre islas en el número medio (± error estándar) de aves por transecto.m.33 0.5 Nº de Camachuelos Trompeteros por transecto 0.15 0.1 0. MEDIA 0.90 0.52 1.29.10 -0. entre las preferencias de hábitat del Camachuelo Trompetero y la disponibilidad ambiental muestreada en el estudio: PREF.11 0. ESTÁNDAR 0.001).07 Factor1: más cercanía a pueblos y ciudades Factor2: mayor desarrollo arbustivo Factor3: suelo arenoso y carente de rocas Factor4: mayor densidad de caminos rurales Factor5: mayor desarrollo de las herbáceas Factor6: mayor pendiente y altitud s.media=0. ver Métodos) se destacan en rojo (p<0.3 0.01) y en negrita (p<0.27 -0. La Tabla 2 se ofrece como comparación de los valores medios disponibles y preferidos por esta especie para cada una de las variables individuales reunidas en los gradientes ambientales.estándar<1.4 0. a escala .16 DESV.79 0. Factor7: menor cobertura agrícola Factor8: mayor cobertura de terófitos TABLA 1.Test de Kruskal-Wallis=2.00 1.

Modelo dicotómico que determina las probabilidades de presencia del Camachuelo Trompetero (expresadas como porcentajes en las puntas terminales del árbol). HERBÁCEAS (m) Cob.7 ±0.8) (0-4) (0-100) (0-5) (0-100) Media del Camachuelo 2. min a un núcleo urbano<6 km Tamaño medio de las rocas<15 cm∅ >6 km >6% 10% >15 cm∅ 0% 18% 26% 5% 31% FIGURA 3. URBANA (km) Dist.05.001) Cobertura de rocas<24% | >24% Dist. Todos los criterios mostrados son significativos a p<0.28 0. mín.8-20.1* 4. CARRETERAS (km) PENDIENTE (%) ALTITUD (m) Cob. La longitud relativa de cada rama es directamente proporcional a su importancia explicativa.0* 9. . Media muestreada 2.8*** 3.4 (0-14. ROCAS Cob.01*** 13. HERBÁCEAS (%) Alt.4** TABLA 2.1*** 29. y para los 251 transectos con presencia de Camachuelo Trompetero (± su intervalo de confianza al 90%) ponderados por el número de aves detectado en cada muestra.1 ±0.3 0.40 2.4 (0.3 ±0.45 ±0.1 0.1* 284 ±21 1. MATORRALES (m) Cód.de variables particulares de hábitat.máx.25 0.01* Dist. Se indican las diferencias significativas en tests de Mann-Whitney (*p<0.01.1 ±0.6) (0-42) (0-481) (0-75) (0-0. 3URBponderada (km) Dens.7 ±0.05.tam.3 6.2 8. MATORRALES (%) Alt.04 11.2) (0-1.8) 4. Valores medios de los descriptores del hábitat para los 1451 transectos muestreados (mostrando sus valores mínimo y máximo).5 131 3.2) 265 1.06 ±0. tipo de SUELO Cob.5 23.3 ±0.2 ±0.5*** 0. CAMINOS (m) Dist. **p<0. MATORRALES (m) Alt.0 ±0.01* ±0.4 ±1.9 ±1.1 6.4 119 ±5 3.5 0.9 (0-1850) (0-8.8 3.5% de varianza explicada). que modelizan las probabilidades de presencia/ausencia de la especie en los muestreos realizados (6. ROCAS (%) Cód. a un núcleo urbano<900 m Cobertura agrícola<6% >900 m Dist. TERÓFITOS (%) Cob. AGRÍCOLA (%) 2.***p<0.53) (0-100) (0-48) (0-1.1*** 1.3 2.5 ±0.

• Finalmente.Los principales comentarios que se derivan de estos resultados serían los siguientes: • El Camachuelo Trompetero seleccionó estrechamente localidades de suelo más compacto y pedregoso que la media muestreada en todos los transectos (Tablas 1 y 2). indican su vinculación con ambientes periurbanos (Tablas 1 y 2). y con sólo superar un 6% de superficie cultivada es posible observar muy marcadas reducciones en su frecuencia de aparición (del 26 al 5%. VARIACIÓN EN ABUNDANCIA En el análisis de los rasgos ambientales que mejor determinan la abundancia de Camachuelos entre 58 grandes estratos de muestreo. se obtuvo un modelo de regresión múltiple capaz de explicar el 37% de la variabilidad observada en la densidad de aves (Apéndice 1). Los determinantes de la abundancia de esta especie coinciden perfectamente con los patrones de uso vs. y el estrecho margen de variación en torno a estas preferencias. Figura 3). para maximizar la probabilidad de presencia del Camachuelo Trompetero (31%) se requiere que más del 24% del terreno esté cubierto de piedras. la cercanía a pueblos y ciudades de las localidades preferidas por esta especie. • Esta especie evita fuertemente los ambientes agrícolas de las islas (Tablas 1 y 2). Así. donde el primer y más importante determinante de la probabilidad de aparición de la especie es la cobertura de rocas existente. y que el tamaño medio de las mismas sea superior a 15 cm de diámetro. Este hecho también es evidente en el análisis de clasificación realizado (Figura 3). disponibilidad de hábitat y de probabilidad de presencia examinados en el apartado anterior: la densidad de Camachuelos se . La Figura 4 ilustra gráficamente las principales diferencias estre disponibilidad ambiental muestreada en las islas y rasgos de hábitat de las localidades preferidas por el Camachuelo Trompetero.

Por último. Factor3: suelo progresivamente más arenoso y menos rocoso à 3 2 1 0 -1 Nº de Camachuelos por transecto de 500 m 0 1 2-5 6-10 11-20 21-30 -2 -3 -4 -5 3 2 1 0 -1 -2 -3 -4 -5 -6 -7 -8 Factor7: mayor cobertura agrícola à Figura 4. y negativamente con el terreno agrícola. . el Camachuelo Trompetero no mostró diferencias significativas de abundancia interinsular.correlaciona positivamente con suelos de tipología rocosa y con la cercanía a núcleos urbanos. una vez controladas las diferencias ambientales existentes entre las tres islas estudiadas. Ver Métodos para detalles sobre su interpretación.

Localización de las aves detectadas en los 1451 transectos realizados. Nº de Currucas por transecto de 500 m 0 1 2 3-5 6-10 FIGURA 1. . Sin considerar otros factores.CURRUCA TOMILLERA (Sylvia conspicillata) La Curruca Tomillera fue detectada en 281 transectos (19.4% de todos los realizados). que sumaron un total de 467 individuos (Figura 1). en Lanzarote se encontró un menor número de aves por transecto que en Fuerteventura o La Graciosa (Figura 2).

a escala de .0 Fuerteventura (n=780) Lanzarote (n=594) La Graciosa (n=77) FIGURA 2.31 0. entre las preferencias de hábitat de la Curruca Tomillera y la disponibilidad ambiental muestreada en el estudio: Factor1: más cercanía a pueblos y ciudades Factor2: mayor desarrollo arbustivo Factor3: suelo arenoso y carente de rocas Factor4: mayor densidad de caminos rurales Factor5: mayor desarrollo de las herbáceas Factor6: mayor pendiente y altitud s.media=0.29 1.2 0.Test de Kruskal-Wallis=30. ver Métodos) se destacan en rojo (p<0. Factor7: menor cobertura agrícola Factor8: mayor cobertura de terófitos PREF.12 0.01) y en negrita (p<0. La Figura 3 ilustra los principales determinantes.5 0.95 1. Diferencias entre islas en el número medio (± error estándar) de aves por transecto. desv. MEDIA 0.n.80 1.3 0.18 DESV.6 Nº de Currucas Tomilleras por transecto 0.23 0. PREFERENCIAS DE HÁBITAT Y PROBABILIDAD DE PRESENCIA La Tabla 1 muestra las diferencias más significativas. a escala de gradientes ecológicos multivariantes.09 0.1 0.08 1.12 0.09 0.95.14 0.4 0.001).06 0.m.90 -0.001 0.estándar<1.84 1. ESTÁNDAR 0. p<0. La Tabla 2 se ofrece como comparación de los valores medios disponibles y preferidos por esta especie para cada una de las variables individuales reunidas en los gradientes ambientales. Las diferencias más significativas y con mayor relevancia ecológica (pref.16 TABLA 1. Media y desviación estándar de las preferencias de la Curruca Tomillera en cada gradiente ambiental (que se describen con respecto a sus valores en el extremo positivo).

tipo de SUELO Cob.58 ±0.53) (0-100) (0-48) (0-1.2 ±0. .6 ±0.3 0. TERÓFITOS (%) Cob.1*** 21. ROCAS Cob. URBANA (km) Dist.0 ±1.6) (0-42) (0-481) (0-75) (0-0.1 3.2) 265 1.5 131 3.6 2.2 8.3 6.1 0. HERBÁCEAS (%) Alt.3 2. La longitud relativa de cada rama es directamente proporcional a su importancia explicativa.2 312 ±24* 1.4 FIGURA 3. Todos los criterios mostrados son significativos a p<0.07 ±0.40 2. 3URBponderada (km) Dens.1 4.1*** 14.8) (0-4) (0-100) (0-5) (0-100) Media de la Curruca 2.01*** ±0.8 3.tam.máx.0 ±1.05.02*** Dist.3 ±0.35 0.001) Cobertura de matorrales<6% | >6% Cobertura de matorrales=0% >0% Altura media de los matorrales<25 cm >25 cm 0% 10% Código de tipo de suelo<3.5* 157 ±7*** 5.04 11.9 ±0. HERBÁCEAS (m) Cob. Valores medios de los descriptores del hábitat para los 1451 transectos muestreados (mostrando sus valores mínimo y máximo).4 (0-14. MATORRALES (m) Alt. Se indican las diferencias significativas según un test de Mann-Whitney (*p<0.7*** 0.0 TABLA 2. MATORRALES (%) Alt. ***p<0.01*** 16.4 16% Altura media de los matorrales<35 cm 39% >35 cm 19% 64% >3. CAMINOS (m) Dist. MATORRALES (m) Cód.variables particulares de hábitat. AGRÍCOLA (%) 2.2) (0-1.7*** 0.8 ±0.8-20. Modelo dicotómico que determina las probabilidades de presencia de la Curruca Tomillera (expresadas como porcentajes en las puntas terminales del árbol).7 ±1. CARRETERAS (km) PENDIENTE (%) ALTITUD (m) Cob. que modelizan las probabilidades de presencia/ausencia de la especie en los muestreos realizados (17% de la varianza original explicada): Media muestreada 2.25 0.9 (0-1850) (0-8.1 ±0.3 ±0.3 ±0.8) 4.05.1 6.4 (0.5 23. y para los 281 transectos con presencia de Curruca Tomillera (± su intervalo de confianza al 90%) ponderados por el número de aves detectado en cada muestra . ROCAS (%) Cód.

la compactación del suelo es la más determinante. La Figura 4 ilustra gráficamente las diferencias comentadas entre la disponibilidad ambiental muestreada en las islas y los rasgos de hábitat de las localidades preferidas por la Curruca Tomillera. No obstante. mostró un margen amplio de tolerancia con respecto a este gradiente. aunque incluso con muy escasa cobertura arbustiva (0-6%) existen probabilidades de encontrarla.A continuación comentan los efectos más reseñables: • La principal observación a destacar sobre los patrones de uso frente a disponibilidad de hábitats estepáricos de la Curruca Tomillera es su clara preferencia por localidades con mayor desarrollo vegetal. se obtuvo un modelo de regresión múltiple capaz de explicar un elevado porcentaje de la variabilidad observada en la densidad de aves: 63. las máximas probabilidades de encontrar a esta especie según el análisis de clasificación (65%. El análisis a esta escala de grandes estratos muestrales ofrece unos resultados muy consistentes con los obtenidos a escala de transecto en el apartado anterior. El efecto más intenso es la relación positiva entre la abundancia de Currucas Tomilleras y el desarrollo del estrato arbustivo. Figura 3) requerirían matorrales de más de 35 cm de altura media. y también se . muy especialmente del estrato arbustivo (Tablas 1 y 2). en el análisis de clasificación realizado (Figura 3) sus probabilidades de aparición disminuyen sensiblemente en localidades de suelo excesivamente arenoso y dunas (códigos de tipo de suelo 3 y 4). • El gradiente ambiental con respecto al que esta especie presenta más estrecho margen de variación es el que describe la tipología del suelo y su cobertura de rocas (Tabla 1). La Tabla 2 indica que de entre las variables independientes que definen este gradiente. De acuerdo con esto.2% (Apéndice 1). Así. VARIACIÓN EN ABUNDANCIA En el análisis de los gradientes ambientales que mejor determinan la abundancia de Currucas Tomilleras entre 58 categorías de muestreos.

51=10.confirma que esta especie es más abundante con suelos relativamente compactos y pedregosos. 3 à Factor3: suelo progresivamente más arenoso y menos rocoso 2 1 0 -1 -2 Nº de Currucas por transecto de 500 m 0 1-2 3-5 6-10 -3 -4 -5 -3 -2 -1 0 1 2 3 4 5 6 Factor2: mayor cobertura y altura del estrato arbustivo à Figura 4. Independientemente de las diferencias ambientales existentes entre las tres islas estudiadas. Ver Métodos para detalles sobre su interpretación.62. . la Curruca Tomillera presenta densidades significativamente menores en Lanzarote que en Fuerteventura o La Graciosa (F2. p<0.001).

el mayor número de Pardillos por transecto de las tres islas se dio en Lanzarote. Nº de Pardillos por transecto de 500 m 0 1 2-5 6-10 11-25 26-50 FIGURA 1. que sumaron un total de 380 individuos (Figura 1). mientras que el menor se dio en La Graciosa. Sin considerar otros factores. .4% de todos los realizados). (Figura 2).PARDILLO COMÚN (Carduelis cannabina) El Pardillo Común fue detectado en 107 transectos (7. Localización de las aves detectadas en los 1451 transectos realizados.

Media y desviación estándar de las preferencias del Pardillo Común en cada gradiente ambiental (que se describen con respecto a sus valores en el extremo positivo).01) y en negrita (p<0. Diferencias entre islas en el número medio (± error estándar) de aves por transecto.31 DESV. a escala de gradientes ecológicos multivariantes.44 0. Las diferencias más significativas y con mayor relevancia ecológica (pref. a escala de .0 -0. p=0.57 1.07 1.media=0.39 -0. entre las preferencias de hábitat del Pardillo Común y la disponibilidad ambiental muestreada en el estudio: PREF. ver Métodos) se destacan en rojo (p<0.17 1.5 0.50 0.1 0.80 1.08 -0.1 Fuerteventura (n=780) Lanzarote (n=594) La Graciosa (n=77) FIGURA 2.45 0. Factor7: menor cobertura agrícola Factor8: mayor cobertura de terófitos 0. PREFERENCIAS DE HÁBITAT Y PROBABILIDAD DE PRESENCIA La Tabla 1 muestra las diferencias más significativas.m.6 Test de Kruskal-Wallis=48. desv.001). La Tabla 2 se ofrece como comparación de los valores medios disponibles y preferidos por esta especie para cada una de las variables individuales reunidas en los gradientes ambientales.3 0.11 TABLA 1.13 0.001 0. La Figura 3 ilustra los principales determinantes.2 0.53 0.4 Nº de Pardillos por transecto 0.01 1.29 1. ESTÁNDAR 0. MEDIA Factor1: más cercanía a pueblos y ciudades Factor2: mayor desarrollo arbustivo Factor3: suelo arenoso y carente de rocas Factor4: mayor densidad de caminos rurales Factor5: mayor desarrollo de las herbáceas Factor6: mayor pendiente y altitud s.n.90.0.55 1.estándar<1.

3URBponderada (km) Dens.0 ±1. y para los 107 transectos con presencia de Pardillo Común (± su intervalo de confianza al 90%) ponderados por el número de aves detectado en cada muestra.5 23.0 ±0.2) 265 1.01*** ±0.1 12. que modelizan sus probabilidades de presencia/ausencia (14% de la varianza original explicada): Dist.3*** TABLA 2. URBANA (km) Dist.0 ±0.7 ±0.25 0. HERBÁCEAS (%) Alt.1*** 0. Cobertura agrícola<10% | >10% Cobertura de herbáceas=0% >0% Altura media de los matorrales<50 cm Cobertura agrícola<78% >78% >50% 56% Altura media de los matorrales<28 cm >28 cm 11% 12% 56% 2% 8% FIGURA 3.49 ±0.1*** 425 ±28*** 0.8) 4. CARRETERAS (km) PENDIENTE (%) ALTITUD (m) Cob. ROCAS Cob.2 8.05.2) (0-1.5 ±2.04 11. Se indican las diferencias significativas según un test de Mann-Whitney (*p<0. TERÓFITOS (%) Cob. Modelo dicotómico que determina las probabilidades de presencia del Pardillo Común (expresadas como porcentajes en las puntas terminales del árbol).tam.02*** 2.8 3. **p<0. MATORRALES (m) Alt. HERBÁCEAS (m) Cob. ROCAS (%) Cód.6 168 ±9*** 7. Todos los criterios mostrados son significativos a p<0.8) (0-4) (0-100) (0-5) (0-100) Media del Pardillo 1.4 ±0.5 131 3.8 0.8-20.7 ±0.40 2. tipo de SUELO Cob.01. CAMINOS (m) Dist.3 6.1*** 7.máx. MATORRALES (m) Cód.3 0. .2*** 8.3 2.4 (0-14.1 0. La longitud relativa de cada rama es directamente proporcional a su importancia explicativa.09 ±0.05.32 0.9 (0-1850) (0-8.6 ±0.1*** 2.3 ±2.1*** 15.4 (0. MATORRALES (%) Alt.variables particulares de hábitat. AGRÍCOLA (%) Media muestreada 2.53) (0-100) (0-48) (0-1. ***p<0.1** 3.8 ±0.01*** 16.001).6) (0-42) (0-481) (0-75) (0-0.9 ±1. Valores medios de los descriptores del hábitat para los 1451 transectos muestreados (mostrando sus valores mínimo y máximo).

Este modelo confirma el carácter antropófilo de la especie. se obtuvo un modelo de regresión múltiple capaz de explicar el 42. La Figura 4 ilustra gráficamente las diferencias comentadas entre la disponibilidad ambiental muestreada en las islas y los rasgos de hábitat de las localidades preferidas por el Pardillo Común. cobertura de terreno agrícola. un estrecho margen de variación respecto a esta medida. y cercanía a pueblos y ciudades. VARIACIÓN EN ABUNDANCIA En el análisis de los rasgos ambientales que mejor determinan la abundancia de Pardillos entre 58 grandes estratos de muestreo. al mostrar. • Prefiere localidades con buenos desarrollos de cualquiera de los estratos de vegetación considerados (Tablas 1 y 2. en términos de . en la Figura 3 podemos ver que las máximas probabilidades de aparición de esta especie (56%) se dan a) con coberturas agrícolas por encima del 10% y matorrales que superen medio metro de altura como media.En base a estos resultados se pueden identificar los siguientes patrones básicos de preferencias de uso y probabilidades de ocupación de los hábitat estepáricos estudiados: • El Pardillo Común prefiere lugares más cercanos a pueblos y ciudades que lo promediado en todos los transectos para esta variable. además. Considerando conjuntamente su predilección por medios agrícolas y matorrales bien desarrollados. Figura 3). se puede afirmar que esta especie selecciona muy intensamente las inmediaciones de los núcleos urbanos insulares (Tablas 1 y 2). o bien b) en lugares con menor desarrollo arbustivo pero netamente agrícolas. dadas las altas correlaciones positivas entre densidad de aves y densidad de pistas rurales. • Sus elevadas preferencias por áreas bajo fuerte manejo agrícola confirman el marcado carácter antropófilo de esta especie (Tablas 1 y 2). No obstante.4% de la variabilidad observada en la densidad de aves (Apéndice 1).

no se apreciaron diferencias estadísticamente significativas en la densidad de aves observadas en cada una de ellas. Ver Métodos para detalles sobre su interpretación. Una vez consideradas las diferencias ambientales entre las tres islas estudiadas. .vegetación el único predictor significativo es el desarrollo de las herbáceas (correlación positiva). 3 2 Factor1: mayor cercanía a núcleos urbanos à 1 0 -1 -2 -3 -4 -5 -6 -7 -8 3 2 1 0 -1 -2 -3 -4 -5 -6 -7 -8 Factor7: mayor cobertura agrícola à Nº de Pardillos por transecto de 500 m 0 1 2-5 6-10 11-20 21-30 Figura 4. mientras que el desarrollo del estrato arbustivo no es un buen predictor de la densidad de aves.

Parámetros de los mejores modelos de regresión obtenidos para cada especie identificando los principales determinantes de la variabilidad en densidad entre 58 grandes estratos de muestreo.37 0.28 -0.14 0.24 0.15 0.39 -0.24 -0. De entre todos los predictores (es decir.19 -0.19 0.89 Bisbita caminero Alcaraván % varianza original explicada Factor1: más cercanía a pueblos y ciudades Factor2: mayor desarrollo arbustivo Factor3: suelo arenoso y carente de rocas Factor5: mayor desarrollo de las herbáceas Factor6: mayor pendiente y altitud s.18 0.07 0. Camachuelo trompetero Corredor sahariano Terrera marismeña Curruca tomillera 0.42 0.35 0.0 19.34 -0.1 33.5 75.36 0.m.Apéndice 1.37 -0.4 0.52 0. se señalan aquellos estadísticamente significativos en rojo (p<0.16 -0.11 -0.22 -0.36 0.15 0. Factor7: menor cobertura agrícola Factor8: mayor cobertura de terófitos 43.29 0.20 -0.1 62.14 0.2 32.2 53.0 63.25 0.n.20 -0.19 0.01).38 0.61 0. gradientes ambientales.69 0.16 0.40 0.18 0.23 0.27 Pardillo común Alcaudón real Abubilla Hubara .45 Factor4: mayor densidad de caminos rurales 0.16 0.16 0.13 0.1 37.05) y negrita (p<0.10 0.26 -0.53 0.2 42. ver Métodos) incluidos en el mejor modelo posible.

R. Madrid. J. Habitat use by houbara bustard (Chlamydotis undulata macqueenii) in arid shrubland in the United Arab Emirates. Loughland.. Tenerife. Lorenzo. C.. González. Calandrella rufescens polatzeki. K. En: Libro rojo de las aves de España. La Laguna. A. Martín. J. Aves del archipiélago canario. Lorenzo. A. y Atienza. Madroño.). Martín. 2004.. J. y Atienza. y Atienza. y Hortas.. Dirección General para la Biodiversidad-SEO/Birdlife. J. (Eds. R. Avutarda Hubara (Canaria). 1997. S. En: Libro rojo de las aves de España. van Heezik. conservation and habitat selection of the houbara bustard . Lorenzo. C. F. Alcaraván Común. (Eds. A. Launay. J. Summer habitat selection by houbara bustards introduced in central Saudi Arabia. J. Hernández. González. Barone. A. C. F. J. M. 2004. y Atienza. R. y Atienza. y Aspinall. Lorenzo. Ibis 141: 208-215. y Atienza. 1999. Medina. A. C. J. J. J. A.REFERENCIAS Bibliografía más relevante y accesible relacionada con las preferencias de hábitat de las especies principales de aves esteparias de este estudio y citada en los comentarios de las especies.. Madrid. 2004. J. (Eds. (Eds.). A. 2004. R.. Madroño.). Combreau.. A. y Seddon. Journal of Arid Environments 36: 149-160. y Lorenzo. y Smith. Seasonal changes in habitat use by Houbara Bustards Chlamydotis [undulata] macqueenii in northern Saudi Arabia.. y Rando. Madroño. Madrid.). y Lorenzo.. Madroño. Emmerson. (Eds. Nogales.C. J. T.C... J. y Atienza. F.C. C. D. M. M. Dirección General para la Biodiversidad-SEO/Birdlife. De Juana. E. Cursorius cursor. Dirección General para la BiodiversidadSEO/Birdlife. Status. C. En: Libro rojo de las aves de España. González.C. Chlamydotis undulata fuertaventurae. A. J. A. Madrid. Dirección General para la Biodiversidad-SEO/Birdlife. 1997. A. Barone. Alcaraván Común (Canarias) Burhinus oedicnemus insularum. En: Libro rojo de las aves de España. P.. O.C. C. Journal of Arid Environments 35: 111-121. C. En: Libro rojo de las aves de España. González.. Roshier. Barros. 1996. Madrid.. C. Terrera Marismeña. Corredor Sahariano. J. González. Burhinus oedicnemus. Madroño. J. 2004.). A. 2001. A. A. Dirección General para la Biodiversidad-SEO/Birdlife. Francisco Lemus Editor.

la Terrera Común Calandrella brachydactyla y la Terrera Marismeña C. R. Dirección General para la Biodiversidad-SEO/Birdlife. Suárez.). M. A. M. y Morales. F. F. Yanes.C. Uso del hábitat en dos especies gemelas de aláudidos. Martínez.. Pterocles orientalis. On biology of Houbara bustard (Chlamydotis undulata macqueenii) in Balochistan.. y Veenbaas. J. Reijnen. González. C.Chlamydotis undulata fuertaventurae on Lanzarote (Canary Islands). En: Libro rojo de las aves de España. Ardeola 49: 259-272. Combreau. Bird Conservation International 9: 373-386. y Suárez. . J. O. 2003. Mian. Suárez. Journal of Arid Environments 51: 625-631. F. J. 1999. Bird Conservation International 6: 229-239. 1996. A. W. Foppen. y Yanes. B. Suárez.. Foraging use of cultivated fields by the Houbara Bustard Chlamydotis undulata fuertaventurae Rothschild & Hartert. Qiao. 1997. Herranz. rufescens. F.. Madrid. G. 1894 on Fuerteventura (Canary Islands). 2002. y Herranz. 2004. Yang. Suárez. Medina. Ardeola 30: 83-91. y Atienza. Display-sites selection by houbara bustard (Chlamydotis [undulata] macqueenii) in Mori.. Journal of Biological Sciences 3: 484-495. Journal of Arid Environments 32: 469-478. Xinjiang. V.. pakistan: influence of vegetative characters on distribution. M.. 1983. F. en la España peninsular. C. y Zhong.. Nest microhabitat selection in larks from a European semi-arid shrub-steppe: the role of sunlight and predation. R. F. Biodiversity and Conservation 6: 567-581. W. Garza. Madroño. Conservation status and farmland requirements of pin-tailed sandgrouse Pterocles alchata and black-bellied sandgrouse Pterocles orientalis in Spain. Gao. Estructura y composición de las comunidades de aves invernantes en las zonas semiáridas de Lanzarote y Fuerteventura (islas Canarias). J. (Eds. J. M. 2002. Herranz. Disturbance by traffic of breeding birds: Evaluation of the effect and considerations in planning and managing road corridors. X. Ganga Ortega.. 1997. Biological Conservation 82: 73-79.