Está en la página 1de 20

Entre resistencias y realidades: agenda étnica y funcionarios indígenas en el ayuntamiento de San Cristóbal de Las Casas, Chiapas (1994-2008

) Emmanuel Nájera de León emmanuelnaj@hotmail.com Facultad de Ciencias sociales- Universidad Autónoma de Chiapas (FCS-Unach)

Ponencia presentada en el II Congreso Nacional de Antropología Social y Etnología, realizado en la ciudad de Morelia del 19 al 21 de septiembre de 2012

1

Introducción En las últimas dos décadas del siglo XX se produjo un fortalecimiento de la conciencia indígena en varios Estados-Nacionales (Assies 1999:21). Particularmente a lo largo de los años noventa y después de asumir constitucionalmente la multiculturalidad dentro de la vida interna de una decena de naciones, la llamada «cuestión indígena» Bengoa (2000) se situó con diferentes intensidades y matices en las agendas políticas y de gobierno. Esta renovación –que dicho sea de paso, implicó el ideal de un programa político, con líneas de acción puntuales y no el «descubrimiento» de sociedades diversas, toda vez que ésta es una característica inherente en las agrupaciones sociales (Gutiérrez, 2006)obligó el replanteamiento discursivo y la propia acción del Estado hacia los pueblos indígenas. Conjuntamente a los nuevos instrumentos legales de reconocimiento se produjeron modificaciones en el ámbito de las instituciones gubernamentales, dichos cambios se expresaron en la creación o reforma de las secretarías -fuesen federales o estatales- especializadas en el tema indígena y en la propia definición e implementación de políticas públicas hacia dicha población. En la escena retórica, el «multiculturalismo planificado» impulsado desde el Estado –y de las propias entidades supraestatales: Organización de Naciones Unidas (ONU) y el Banco Mundial- reorientó las propuestas de intervención institucional, aunque muchas veces dicho «cambio» se mostró con todas las buenas intenciones, hay que señalar que en la mayoría de los casos tuvo como objetivo inmediato «apaciguar» descontentos y los posibles
«focos» de movilización extendidos en varias regiones. Efectivamente, dentro del lenguaje

gerencial, quedaban atrás las intervenciones desde la propuesta del «neoindigenismo de participación» (Severine, 2011) ubicada dentro de los marcos de ejecución del etnodesarrollo y se situaba el piso mínimo de intervención desde las políticas de reconocimiento, ubicadas dentro del llamado enfoque en derechos, es decir desde el desarrollo con identidad o buen vivir (Oliva, 2009: 235). De la misma manera y como parte integral, a decir de los implementadores, el multiculturalismo institucional trajo consigo «cambios» en el propio ámbito político. De manera visible y como parte de lo que Bengoa (2009) llama la emergencia indígena en su segundo ciclo, varios líderes indios llegaron a las instituciones del Estado o a los órdenes de gobierno (federal, estatal o municipal), «sin embargo, en algunos casos dicho arribo 2

resulta importante comprender las experiencias de participación de líderes indígenas en gobiernos locales con la finalidad de indagar los alcances y limitaciones de esta presencia. Freidenberg 2004:102) e incluso en el propio ámbito municipal. entre ellos sus derechos políticos. Sin embargo. pese a las modificaciones constitucionales implementadas en los últimos años. a mediados de 2001 se realizaron una serie de reformas con el objetivo de garantizar la vigencia de los derechos indígenas. la presencia de funcionarios continuó partiendo de marcos referenciales que aterrizaron en la «integración» y no en posibilitar la participación al interior de la propia lógica de gestión gubernamental. asegurando la posibilidad de ejercer libremente su participación en las formas de gobierno: su derecho a acceder en el proceso de toma de decisiones gubernamentales fuese éste en el ámbito tradicional o en los tres órdenes de gobierno –para este trabajo me centraré en el proceso de toma de decisiones en el ámbito municipal-. así como para los líderes una vez situados en el ámbito de los gobiernos municipales. a pesar de que en los últimos años el multiculturalismo institucional ha posibilitado la presencia de líderes indígenas dentro del abanico amplio de la escena política: ganando experiencia en su relación con los partidos políticos (Assies y Gundermann 2007. dicho «reconocimiento» ha manifestado fuertes contrastes entre su carácter formal y jurídico con las propias realidades vividas. haciendo efectivo su derecho a la participación. en la mayoría de los casos se han dirigido al orden cuantitativo. Valenzuela 2003) ocupando cargos directivos de más alto nivel en la institucionalidad del Estado (Cepal.continuó ofreciendo espacios reducidos en la propia institucionalidad gubernamental» (Nájera. Obregón 2003. En otros contextos. se ofrece un marco 3 . El trabajo se divide en tres secciones.ha dejado de lado las múltiples estrategias construidas por la población indígena para incorporarse a los gobiernos locales y lo más importante el rol efectivo para gestionar la agenda política una vez situados en los ayuntamientos. Considerando lo anterior. 2012). 2006. Ciertamente. En un primer momento. En México. desatendiendo la reflexión cualitativa. la documentación de estas «nuevas prácticas» -que dicho sea de paso. representación y toma de decisiones gubernamentales. así como los desafíos tanto para la propia mecánica institucional político-local.

espacios dentro del ayuntamiento coleto. En el ámbito de las colonias indígenas. introducción de servicios públicos –agua. energía eléctrica. Esta lógica de organización se complementó con la conformación de los llamados comités seccionales. al iniciar los años noventa. Esta mecánica organizativa les permitió a los líderes indígenas «negociar» el voto indio a cambio de la regularización de predios. fuesen regulares o irregulares. se construyó una multiplicidad de escenarios que atestiguaron la presencia indígena al interior de la escena política local. A pesar de que el discurso de las administraciones circundó en torno al «reconocimiento» de la población india como ciudadanos sancristobalenses. las estrategias y las formas de negociación— posteriormente se da cuenta de la construcción sociohistórica de la participación política indígena dentro de la lógica gerencial municipal. en la práctica la población indígena construyó estrategias que le permitieron mantenerse dentro de la dinámica urbana coleta y poco a poco involucrarse en la arena político-electoral local. Aunque este proceso de incorporación no fue de la noche a la mañana. drenaje. Pese a la «ausencia» en los espacios de representación. Los vuelcos discursivos de la «emergencia indígena»: lucha y «construcción» de la agenda pública india en el centro coleto Al inicio de los años noventa la representación indígena en el ayuntamiento coleto era un tema impensable. los representantes de los concejos vecinales. impulsados por el PRI –y posteriormente por los demás partidos políticos.sociohistórico de la trayectoria reivindicativa étnico-indígena en el contexto urbano sancristobalense —transición en las demandas. la cuestión de la presencia indígena en los espacios de decisión local no figuró ni en los partidos políticos ni en la configuración de planillas municipales. que pretendió ser un espacio de representación y gestión de las 4 .y.dicha figura.y los propios procesos organizativos de gestión indígena se convirtieron en los principales «promotores» del voto priista. tiempo después. -órgano de intermediación entre el ayuntamiento y la ciudadanía en los procesos de gestión. gestión de obras de infraestructura. Finalmente se ofrecen algunas reflexiones.

durante los ejercicios administrativos coletos. dicho escenario contribuyó a un «nuevo» momento en la propia organización india urbana toda vez que se retomaron las demandas añejas que buscaban – desde finales de los años ochenta.necesidades vecinales –barrios.para esos años dicho organismo integró a su reivindicación. -que desde los años ochenta se mostró como la principal interlocutora entre los indígenas expulsados y el gobierno del estado tratando de poner fin al escenario conflictivo alteño. el suministro de servicios públicos: agua potable. En la praxis política. las opiniones construidas por la propia población indígena se mostró dividida –toda vez que a decir de los indígenas avecindados en el centro coleto. la ampliación de la agenda reivindicativa incluyó la construcción de un presupuesto «bajo el signo de cuestiones culturales y étnicas» (Le Bot. la lógica de los primeros días apuntó al fortalecimiento potencial tanto de acción como de movilización de los indígenas urbanos que se encontraban para esos años en los diversos sectores de la economía coleta. la impronta de nuevos habitantes que en paralelo al movimiento ubicaron a la ciudad como nuevo lugar de destino. Asimismo. la presencia de organizaciones indígenas históricas como el Consejo de Representantes Indígenas de los Altos de Chiapas (CRIACH) y la Organización Regional de Indígenas de los Altos de Chiapas (ORIACH). en algunos casos la estrategia incluyó el discurso en pro de la reivindicación ciudadana como sentido de pertenencia a la ciudad coleta. conducido en la mayoría de los casos bajo los lineamientos del CRIACH y ORIACH se sumó la súbita aparición del movimiento armado zapatista en 1994. 2008:83) que fungieron como de motor de acción en el proceso de gestión. drenaje y energía eléctrica y la propia integración a la dinámica coleta. la situación por la que atravesaban las «nuevas» colonias indígenas. en el fondo. obstaculizaba el proceso 5 .la regularización de una decena de predios. terminó por situarse como un espacio de representación y «gestión» del voto en cada uno de los barrios y colonias de San Cristóbal durante los procesos electorales. en otros contextos. la lógica organizativa enfocó su estrategia en el cabildeo con las autoridades municipales buscando la provisión de servicios públicos. colonias y fraccionamientos. A este proceso organizativo. Aunque en los primeros meses de la irrupción zapatista.

voceadores. otros reivindicaron la creación de empleos y espacios para actividades.mostrar alternativamente actitudes de desafío y subordinación ante el gobierno estatal. a los monopolios que ya habían adquirido en la ciudad –venta y trabajo de la madera. estamos peleando con los caciques de San Juan Chamula de donde nos corrieron. Otro escenario que poco a poco permitió una redefinición y presencia indígena en la escena política local coleta fue la disputa y el control étnicamente diferenciado de los mercados y plazas públicas para la oferta de toda variedad de productos. 6 . lo que les posibilitaba -según estos dirigentes. A partir de los años ochenta. manifestó lo siguiente: no estamos en contra de los coletos auténticos porque también nosotros. Esta lógica muchas veces se acompañó con el énfasis de la ciudadanía instrumentalizando tácticamente la condición de indígenas en el centro urbano coleto. después de veinte años somos sancristobalenses. Esta estrategia. se integró la bandera del reconocimiento. Por lo que fue común en los líderes indígenas -como el caso de López Ángel . pronto el discurso de los líderes indígenas que circundó en torno a la demanda por la residencia coleta. lo que en última instancia había ofrecido buenos dividendos en las reivindicaciones históricas de la población india. muchas veces se acompañó por un entendimiento perfecto de la mecánica de la política local. Que quede claro. nosotros no peleamos con ellos. boleadores. venta de legumbres. que tengamos tierra donde trabajar.tener mejores condiciones en el municipio.hay que subrayar que poco a poco la irrupción del EZLN significó un bandera importante en el escena reivindicativa. fuesen agrícolas o dentro de la ciudad. porque nosotros no invadimos terrenos.reivindicativo hacia el derecho a la ciudad. flores.la población india agregó una competencia fuerte en otro tipo de negocios: las artesanías y el transporte público. En una visita histórica del líder indígena Domingo López Ángel al ayuntamiento de Lescieur Talavera en noviembre de 1994. a decir de Hvostoff (2004) el comercio se indianizó. Buscamos justicia y su aplicación por parte de las autoridades. Queremos creación de trabajo. Esta presencia indígena estuvo respaldada por una estructura corporativa dividida.

a mediados de los años noventa.poco a poco se presentaron aspiraciones indias en la dirección de esas corporaciones. logró penetrar el tozudo control mestizo de los sindicatos de comerciantes. No obstante. 2008:21). aunque los discursos políticos tanto de las administraciones municipales como de los partidos políticos enfatizaron la cualidad multicultural del centro urbano coleto. en gran medida la politización de la identidad. el desplazamiento y la conquista de nuevos espacios dentro del mercado municipal Castillo Tielmans y el mercadito II. uno de ellos.pero muy eficaz. el abanico amplio de movilización erigido por la población indígena en la escena política local poco a poco generaría costes positivos. legitimada en el discurso construido por los colonos indígenas desde finales de los años ochenta.fue hasta 1998 cuando la demanda por 7 . si bien dicho ejercicio se consolidó en la medida que el tema indio se posicionó en Chiapas –en gran medida por la irrupción armada de 1994 y los propios trabajos de 1996 en San Andrés Larrainzar. la presencia indígena en la arena política tuvo diversos matices.«atestiguó el proceso por el cual el estatuto ciudadano de los indígenas adquirió relevancia pública como algo que estaría en juego en las interacciones políticas» (Zamosc. la representación indígena en la lógica política caminó en paralelo de impedimentos de parte de la clase política mestiza por incluirlos en las planillas municipales. Con todo ello. esta reorganización sistemática. por lo que al control exclusivamente ladino de los sindicatos – adscritos a la Confederación Nacional Campesina (CNC). -enarbolando la bandera de la justicia para los pueblos indígenas expulsados y el derecho a la ciudad como común denominador. Confederación Revolucionaria de Obreros de México (CROM). Entre estrategias y discursos: la inclusión indígena en el ayuntamiento coleto A finales de los años noventa la inclusión de líderes indígenas dentro de las planillas locales fueron una realidad. so pretexto de la no vecindad de muchos indígenas en San Cristóbal. después de la irrupción armada de 1994. aglutinando alrededor de ella una fuerte presencia india que ofreció resultados inmediatos. Confederación de Trabajadores de México (CTM). la Unión Sindical de Locatarios (USLO).

o en su caso se incluyeran a líderes indígenas –fundamentalmente del área rural.invitó a los partidos políticos a la integración preferentemente de candidatos «ciudadanos» indígenas -en municipios donde la población fuese mayoritariamente india. en la praxis política y en el propio ejercicio de toma de decisiones.de un discurso que caminó por una frontera muy delgada entre el reconocimiento y la ausencia de las reivindicaciones indias. las primeras medidas empleadas por los partidos políticos se orientaron hacia el reconocimiento de la población india como ciudadanos de la otrora ciudad mestiza -es decir. PT y PVEM. PRD. desde el multiculturalismo institucional una mayor presencia india dentro de la dinámica electoral chiapaneca. Ciertamente. durante la administración del Ing. En el caso sancristobalense.augurando. Mariano Díaz Ochoa (1999-2001) se incorporó dentro de la plana municipal el regidor Manuel Pérez López. si bien dicha designación constituyó un nuevo escenario dentro de la administración municipal coleta. a pesar de la continuidad -en la lógica política mestiza. fue común.aunque esta escena retórica había sido empleado por la administración de Villafuerte Aguilar (1996-1998). fue común que durante los procesos electorales dicha bandera fuera compartida por las diversas fórmulas políticas. tal como alude Taylor pronto el discurso político cedió terreno a la bandera del reconocimiento en su nivel público (2009:53).en puestos de representación –congreso local y planillas municipales. la reforma electoral de abril de ese año –que dicho sea de paso retomó una de las reivindicaciones de los acuerdos de San Andrés. no significó necesariamente una mayor presencia del tema indígena al interior de la administración sancristobalense. Por ejemplo.con la finalidad de reproducir. al viejo estilo priista prácticas poco ciudadanas como la cooptación y el clientelismo político. so pretexto de la no vecindad de esta población. los funcionarios indígenas continuaron con un espacio muy reducido. a pesar de que varias instituciones políticas –PRI. No obstante dicho escenario.la incorporación dentro de la arena político-electoral y la propia participación en el proceso de toma de decisiones se incluyeron en la reforma electoral chiapaneca. por el contrario ésta se redujo a la 8 . representante de la zona rural.enfatizaron la urgente necesidad de integrar a los diversos «sectores» de la población sancristobalense en la toma de decisiones. que los espacios «ganados» durante las elecciones locales continuaran ocupándose por la plana mestiza.

la lógica de la incorporación y representación política de la población india pareció.diversificación de la mecánica política priista y presencia del priismo coleto en el área rural sancristobalense e incluso en la población indígena del área urbana. si bien algunas estratégicas dentro de la dinámica municipal coleta como la de salubridad y asistencia social. además. hay que subrayar que la participación del regidor Manuel Pérez López se complementó con la incorporación a un par de comisiones municipales. Hernández Cruz (2002-2004) hizo énfasis en la necesidad de construir una «nueva» relación con la población indígena. En el caso particular de la representación indígena. basada en el respeto hacia la diversidad cultural. Por ese mismo camino transitó la inclusión de funcionarios indígenas durante la gestión del primer gobierno municipal salido de una fuerza política distinta del PRI. Con una presencia indígena tanto en la plana municipal coleta como en la arena político-local. la estrategia abanderada por la administración de Hernández Cruz consistió en incorporar a indígenas de diversas áreas del municipio coleto. además de la denominada Industria. el reconocimiento de la vecindad indígena en el centro urbano coleto y la integración de éstos dentro de los espacios de representación y toma de decisiones. representante del ejido La Albarrada. ello no significó una mayor presencia en el proceso de toma de decisiones en el ayuntamiento sancristobalense. comercio. A ello. si bien la administración del Lic. se incorporó el indígena Sebastián López López. toda vez que según las sesiones de cabildo consultadas dan cuenta de una invisibilidad del regidor Manuel en los debates en torno a dichos encargos municipales y por el contrario una mayor presencia de la plana mestiza sancristobalense en las resoluciones finales. además de los discursos nacional y estatal que ponderaron la nueva escena multicultural chiapaneca. A la integración del indígena Catarino Ruíz Jiménez. reconocido comunicador de la otrora radio comunidad indígena y quien se distinguió por su capacidad de gestión y acompañamiento de las demandas indígenas a nivel regional y local. la experiencia de la incorporación indígena al ayuntamiento coleto continuó con un espacio muy reducido. reconocido abarrotero quien tenía tiempo de radicar en la urbe coleta como empresario indígena. turismo y artesanías.se integró el indígena Mateo Hernández López. por lo menos en el escenario sancristobalense situarse en la misma 9 . a esta representación política –PAS.

arrendamientos y servicios. durante la administración de Hernández Cruz la representación indígena ocupó la presidencia de un par de comisiones municipales.dinámica de las administraciones priistas.a la función pública. a diferencia de las gestiones priistas. la comisión de seguridad pública y la de ambulantaje. Si bien la presencia indígena dentro de la fracción del PAS dio cuenta de una mayor participación en la administración local sancristobalense. donde la presencia india se redujo a la integración de un par de comisiones municipales. en el caso de Catarino Ruiz. Sin embargo. a la que se integró la comisión de obras públicas. toda vez que hubo una mayor «integración» –en número. la 10 . limpia municipal y asistencia social. comercio. Como en el caso de las gestiones priistas la integración a los encargos municipales circundaron en torno a la comisión de turismo y artesanías. organismo que se erigió como el principal puente de comunicación entre el ayuntamiento y el área rural e indígena en el municipio sancristobalense. por su parte el regidor Sebastián López. presidió la comisión de mercados y centros de abasto. en el caso de Catarino Ruíz formó parte de la comisión de industria. los conflictos entre locatarios y los costos que muchas veces significó para las administraciones coletas. la de salubridad y asistencia social y la comisión de obras. Por su parte el indígena Sebastián López López. representante del ejido La Albarrada y principal interlocutor de la zona rural coleta presidió la comisión de participación comunitaria. aunque con un tono que pretendió ser diferente. turismo y artesanías. integró la comisión de limpia. A ello hay que subrayar que durante la gestión de Hernández. dicho encargo que durante las administraciones priistas se convirtió en uno de los espacios que mantuvo el voto corporativo de los sindicatos locales y que permitió a los dirigentes la legitimidad de sus agremiados en la medida que éstos pudieron ubicar a sus «representados» en los mercados municipales. en definitiva esto no significó que los regidores indígenas realmente formaran parte del proceso de toma de decisiones en el ayuntamiento coleto. reconociendo ahora la cualidad ciudadana y el derecho hacia los procesos de representación indígena en la toma de decisiones. a pesar de la «ilegalidad». plazas públicas e incluso en las aceras cercanas a los espacios comerciales. por el contrario igual que durante las gestiones priistas. adquisiciones. la representación indígena continuó integrando algunas comisiones municipales como en las administraciones priistas.

toda vez que durante la conformación de las planillas locales había sido común la inclusión de la representación rural. -espacio de gestión que había buscado ser interlocutora de las demandas vecinales frente a las administraciones coletas y que hasta mediados de los años noventa había ofrecido algunos resultados. suplentes y plurinominales.reconocido por la población india 11 . lo interesante fue que dicha gestión se convirtió en la primera administración sancristobalense integrada por cinco regidores indígenas. entre propietarios.administración de Hernández Cruz ofreció pocos espacios en los procesos de debate y gestión de la agenda gubernamental. los regidores indígenas pocas veces presentaron iniciativas tanto en el tema turístico y del ambulantaje así como en la cuestión de la participación comunitaria. Antonio García González. la presencia india en el ayuntamiento dio cuenta de una nula participación dentro de la agenda gubernamental coleta. todos ellos. discursos y posibilidades de gestión en San Cristóbal de Las Casas (2005-2008) Durante la administración tricolor del Lic. aunque al principio esta propuesta no resultó novedosa. Funcionarios indígenas y municipio: realidades. pertenecientes a la llamada Coordinación de Colonias de la Zona Norte (CCZN). cuestión que fue compartida muchas veces por las diversas fracciones políticas. a ello se sumó la nula participación en los debates. a pesar de presidir comisiones estratégicas dentro de la dinámica político-local. García se conviritó en uno de los fundadores de la iniciativa gestora de la CCZN. Filiberto Fermín Gómez Rodríguez –octavo regidor.en ese tenor se incluyó como tercer regidor al Profr. En el caso del PRI los tres espacios otorgados fueron ocupados por representantes indios. militante priista originario del municipio de Huixtán pero avecindado en el valle coleto desde hacía más de cuatro décadas y que había hecho carrera dentro del magisterio rural. Conforme la gestión de Hernández Cruz avanzó. según dan cuenta las sesiones de cabildo y los procesos de toma de decisiones dentro del ayuntamiento coleto. Otro de los representantes indígenas ubicado dentro de la plana tricolor fue el Ing. tras su instalación en la llamada zona norte en 1979 el Profr. Sergio Lobato García (2005-2007) los dirigentes indios volvieron a situarse dentro de la administración local coleta.

de pedir nuestras cosas y de participar en la 12 . estaba también Rubisel Guillén y a otro partido. se formó una comisión negociadora que entraron en pláticas con los candidatos para incluir a los candidatos de la zona norte. además de los trabajos de gestión encabezando la CCZN al momento de su designación. Esta incorporación a todas luces reconfiguró la trayectoria india en la dinámica política coleta. entonces creo que vamos cambiando la forma de pensar. esta dinámica política muchas veces otorgó visibilidad a los representantes indios frente al entramado político-local. a ellos se integró el cuarto regidor suplente. La Albarrada». la conclusión a la que se llegó fue de que se juntara a todo la gente (refiriéndose a los militantes indios del PRD.dentro del PRI coleto el Ing. Gómez Rodríguez era identificado por la labor partidaria en los comités seccionales –gestión del voto. PRI. cuestión que a decir del propio Filiberto Fermín Gómez Rodríguez ha sido común en la cercanía de los comicios municipales. hay que enfatizar que detrás de la «presencia» india se han construido en paralelo escenarios de negociación y transacción del voto. nuestra propuesta se presentó a todos los candidatos municipales tanto al Licenciado Sergio a Salvador Camacho. Ciertamente. sin embargo esta «presencia» no constituyó necesariamente mayores espacios dentro de los partidos políticos y mucho menos en el proceso de toma de decisiones del ayuntamiento coleto. aceptando las tres personas que propuso la zona norte. Andrés Gómez Hernández. se reconoció la presencia vecinal del norte de la ciudad. quienes después de 1994 fungieron como los principales intermediarios de las demandas vecinales frente al ayuntamiento sancristobalense. así se eligieron a dos o tres candidatos que pudieran ocupar la regiduría. PAN) y que no nos fijáramos en el partido. digamos que el que tuvo mayor visión fue el Licenciado Sergio.dentro de las colonias del norte de la ciudad. vía representantes de colonias.debido a su labor a nivel local y regional dentro del Centro de Desarrollo Comunitario «La Albarrada» –hoy denominado Comunidades de Aprendizaje para el Desarrollo «Porfirio Encino Hernández. además de las divergencias entre los propios líderes indígenas que teniendo en cuenta los «privilegios» otorgados en la función pública han generado encono y división al interior de las iniciativas de gestión indígena en la ciudad. en lo fundamental.

pero al analizar todas estas invitaciones no me convencían por sus estatutos. fuimos con Salvador y hablamos. el PAN incluso. quien había obtenido cuatro espacios dentro de la administración coleta se integró el comunicador indígena Mateo Hernández López. lo que en última instancia ha producido buenos dividendos a las dirigencias indias y en menor medida a la población que representan. que aunque no lo señalé explícitamente dicho proceso ha incluido una flexibilización de la identidad como moneda de cambio. ya no del golpe. a decir del también conocido «amigo Mateo».política por lo menos de otra manera. ex regidor de la administración (2005-2007) 10 de febrero de 2010 13 . pero al ver al Partido Verde vi que era para proteger el medio ambiente y analizándolo bien me gustó ese partido ya fue que ahora si yo fui a hablar. a ello habrá que agregar que mientras más visibilidad de las dirigencias indias y mayor capacidad para aglutinar a sus «representados» ésta se ha resumido en una mayor presencia de los líderes vecinales dentro del ambiente político-local pero con pocas evidencias tanto en la propia lógica de gestión como en la posibilidad de participación dentro de la mecánica gubernamental. PRD. En palabras del Ing. decidió vincularse a las filas del partido verde. apoyando la candidatura del locutor mestizo Salvador Camacho Corzo. si vi que muchos partidos empezaron a buscarme. tal vez porque si me conoce mucha gente. sino a través del diálogo y de mayor presencia en la presidencia municipal1. el único que no me buscó sinceramente fue el PRI. En el caso de la fracción del PVEM. Filiberto Fermín Gómez Rodríguez. antiguo militante del PAS y que debido a la pérdida de registro de dicha opción. -dado su acompañamiento en los procesos de gestión de varias iniciativas indígenas en la región y en la localidad coleta. Gómez este «logro» político se encuentra relacionado con los caminos construidos por la población india en el valle Coleto.su militancia al partido ecologista tenía como principal motivo la continuidad en las tareas de gestión a favor de la población india y fundamentalmente el discurso en torno al cuidado del ambiente impulsado por dicha opción política. ya después me buscó el PT. que la estructura del partido pues como que era conveniente y ellos también sabían más o menos quiénes éramos ya fue que nos aceptaron con buena voluntad y con buena intención y hasta ahorita seguimos 1 Entrevista al Ing.

Si bien el planteamiento de Mateo Hernández López parece referirse a un verdadero proceso de integración indígena dentro de la arena político-electoral y en los espacios de representación política. Finalmente el otro espacio ocupado perteneció al indígena Agustín Gómez Patishtán quien a pesar de haberse formado en los cuadros del perredismo local y tras diferencias «político-ideológicas» que terminaron por reducirse a una pelea de egos y fuertes disputas entre los militantes mestizos y los dirigentes indios -en medio de una multiplicidad de prácticas poco inspiradas en el fervor democrático e incluso en el propio proceso de integración de la población india. a diferencia de las anteriores administraciones. ello tampoco significó mayor presencia en la función pública y mucho menos mayor actividad dentro de la toma de decisiones del ayuntamiento coleto.participando ya en este partido y creo que de ahí pues no nos cambiaremos mientras no se pierda el registro como pasó en el PAS. La trayectoria del dirigente incluyó la participación en el ámbito de las organizaciones indígenas a nivel regional. además de su activismos posterior al movimiento armado chiapaneco de 1994. la incorporación de éstos. sin embargo la 14 . problemas ejidales y mejores condiciones productivas. reivindicando la cuestión de límites territoriales. impulsando experiencias de organización entre los comerciantes indios asentados en el valle de Jovel. se redujo al aparente cumplimiento de dichos cambios jurídicos y no a la verdadera construcción de una ciudadanía indígena visibilizada tanto en la «competencia» dentro de los partidos políticos así como en el proceso de toma decisiones de las administraciones coletas.durante el proceso electoral local de 2004 se convirtió en el primer candidato indígena que contendió para la presidencia municipal coleta bajo las siglas del Partido Convergencia. hay que subrayar que hasta finales de los años noventa y pese a la serie de reformas constitucionales y electorales en materia de representación indígena. compuesta por un número mayor. a ello se integró su activismo en el centro urbano coleto. enfatizando la cuestión de la identidad indígena. echando bajo tierra las intenciones de líderes indios que demandaban la incorporación en los espacios de representación. No obstante la integración de representantes indígenas de diversos «sectores» y partidos y.

cultura y recreación. arrendamiento y recursos materiales. según fue referido por algunos regidores indios. rastro y ambulantaje y al regidor de la fracción de convergencia Agustín Gómez como presidente de la comisión de la juventud y el deporte. en ese sentido se ubicó al indígena Mateo Hernández como presidente de la comisión de panteones. a su vez el regidor Filiberto Fermín Gómez integró la comisión de agua potable y alcantarillado. ex regidor de la administración (2008-2010) 28 de enero de 2010 15 . ésta da cuenta de que el proceso de construcción de la ciudadanía indígena y los escenarios de inclusión dentro de los espacios de representación. Al igual que las administraciones de finales de los años noventa. Antonio García como presidente de la comisión de mercados.no quieren.2 aunque dicha dinámica no es nueva. toda vez que estos encargos poco pudieron contribuir a la elaboración de una agenda indígena en el municipio. parques y jardines. al Profr. finalmente Agustín Gómez conformó la comisión de hacienda. la comisión de la juventud y el deporte y la comisión de educación. Esta presencia se complementó con la integración de los funcionarios indígenas a algunas comisiones. la gestión de Lobato García continuó incorporando a los funcionarios indios como presidentes de comisiones municipales. aunque ello no significó mayores potestades dentro de la administración coleta. 2 Entrevista con el regidor Andrés Gómez López. el regidor Antonio García únicamente formó parte de la comisión de panteones. el regidor Mateo Hernández conformó la comisión de contratación de obras. por su parte. por lo menos en el caso sancristobalense actualmente se encuentren aterrizados en el plano ideológico-discursivo y atravesados por procesos de «negociación» que poco han contribuido a la construcción de una agenda india. dejando a los regidores indios las que ellos –mestizos. se ha reducido a la repartición de las mejores comisiones a la plana mestiza. parques y jardines. la comisión de protección al «medio ambiente» y la comisión de alumbrado público y electrificación. Ciertamente. la incorporación a las comisiones municipales tampoco contribuyó a una presencia real en la gestión coleta y mucho menos en la construcción de una agenda india dentro de la administración coleta. centros de abasto. fuese como presidentes o como integrantes de dichos encargos. por el contrario. adquisiciones. esta «actividad».distribución de comisiones municipales siguió atestiguando la presencia india.

fundamentalmente su presencia como funcionarios públicos coletos.su presencia dentro del proceso de toma de decisiones pareció estar atravesado por escenarios que distaron mucho de una presencia real en la función pública. el discurso externado por los funcionarios. porque como es un grupo colegiado. fundamentalmente los de las fracciones de oposición –PVEM y PC. parece que no somos nada en este mundo. apelen a la buena voluntad. entonces todas las decisiones se toman en conjunto4. toda vez que se incorporaron a un número mayor de encargos dentro del ayuntamiento. en lo que si estoy luchando es en la parte de la gestoría en diferentes instancias. y como vuelvo a decir. ha sido común que los funcionarios indios priistas. aunque no está todo en nuestras manos. de alguna u otra manera ha dejado entrever la dinámica construida dentro de la administración coleta. a la responsabilidad como funcionarios y al trabajo de gestión dentro del ayuntamiento coleto. A este testimonio. pese a los espacios reducidos que en el fondo se han establecido en las 3 4 Entrevista a Agustín Gómez Patishtán. ex regidor de la administración (2005-2007) 26 de febrero de 2010 Entrevista con el regidor Pascual López Gómez. pues aquí estoy para eso3. bueno nosotros nos sentimos. gran cosa aquí como regidor no puedo hacer nada. ex regidor de la administración (2008-2010) 23 de abril de 2010 16 . los representantes priistas se han ubicado en un terreno más institucional. es lo que puedo hacer aquí. pero en lo que puedo. A pesar de que su presencia tampoco ha otorgado mayores potestades en el proceso de toma de decisiones.Si bien la presencia de los funcionarios indígenas pareció diversificarse dentro de la administración sancristobalense. esto no significó una mayor integración dentro de la dinámica de gestión. porque tenemos la oportunidad de hacer algo. por el contrario y a decir de los propios regidores indios. observar esta administración. he platicado con diferentes agentes. A diferencia del discurso indio venido de la oposición. aquí mi obligación es cubrir las reuniones. reuniones de cabildo. estoy triste porque no puedo responder a las necesidades de la sociedad. representantes que si ellos quieren algo yo puedo ayudar a gestionar y a caminar junto con ellos. pero sabemos que no podemos alcanzar a ver todo. pues contentos.

administraciones sancristobalenses y que en gran medida han aterrizado en el mero nombramiento de éstos. toda vez que da cuenta de la mecánica construida alrededor del propio ejercicio de gestión. digamos esa es parte de nuestro trabajo y también estar al tanto de algunas obras que tienen que ver con el agua y con el drenaje. Mención aparte merecen las experiencias de los funcionarios indígenas dentro de la dinámica administrativa. en donde se aprueban todas los acuerdos que presenta el director. Filiberto Fermín apunta hacia una evidente participación dentro de la dinámica administrativa coleta. también nosotros podemos presentar propuestas. -algunas clave dentro de la dinámica coleta. en general. si bien esta presencia poco a poco ha sido avalada con la incorporación a las diversas comisiones municipales. con todo y que su incorporación a los encargos municipales -fuese como presidentes o integrantes– ha sido pregonado por parte de la misma representación india como un «logro» histórico y de justicia a sus reivindicaciones.esto no ha significado que los representantes indios tengan más injerencia en la toma de decisiones del cuerpo colegiado. o sea para mejorar el servicio. sin que por ello signifique una mayor presencia dentro de la dinámica que supone el ejercicio administrativo y de toma de decisiones del municipio coleto. el mismo cauce.se ha resumido a un proceso evidentemente discursivo que poco a contribuido a un ejercicio real de la función pública por parte de los regidores indios. con pocos efectos evidentes. pertenezco a la comisión de agua potable y alcantarillado. hay que señalar que durante la revisión realizada a los libros de acuerdos del cabildo coleto. según así observado en el libro de actas de cabildo del ayuntamiento coleto. la incorporación a las tareas municipales –comisiones municipales. bueno nosotros participamos como vocal en la junta de gobierno. entonces estar al tanto de haber si se realizan bien y hacer las recomendaciones pertinentes al organismo en caso de que se presenten algunas irregularidades. ha sido común 17 . en general la lógica administrativa se ha reducido a la mera designación institucional. hay que señalar que la función de los regidores indígenas no ha tomado. sí. Aunque el planteamiento del Ing. conseguir recursos. Efectivamente. implementar algunos recursos a las tarifas. por el contrario. bueno.

las transformaciones en el ámbito jurídico nacional y estatal. Si bien en los últimos catorce años se han cimentado en San Cristóbal de Las Casas otras dinámicas de participación política indígena —miembros del cabildo. Algunas reflexiones finales En los últimos catorce años. Dicho escenario ha involucrado un conjunto de procesos a primera vista diversos: las condiciones de vida. Es decir.de los funcionarios indios dentro de los espacios de gestión y del propio debate administrativo. lejos de edificarse desde verdaderos procesos de incorporación a la lógica administrativa ha dado cuenta de una «vulnerabilidad» en la dinámica de inclusión y participación dentro de la mecánica gerencial local.encontrar poca participación –por no decir nula. en sí mismos.y la continuidad en las prácticas corporadas al más viejo estilo priista que poco han contribuido en la visibilización de lo indígena al interior de la institucionalidad coleta. integrantes de comisiones municipales. además de los discursos y los símbolos desplegados. De ahí que resulte importante rastrear su presencia en términos de gestión y de participación en la administración local. influenciado desde los marcos de la llamada política de reconocimiento. las demandas étnico-indígenas. el proceso de incorporación de la población indígena a la lógica administrativa coleta ha caminado en paralelo a un complejo entramado sociohistórico con efectos evidentes en lo local. no ofrecen una lectura sobre los alcances y limitaciones de los representantes indígenas una vez situados en los gobiernos locales. sus estrategias y formas de negociación étnica. estos nuevos roles no implican forzosamente que estemos hablando de un «empoderamiento» de la población indígena en la administración local. La representación indígena dentro del cabildo coleto. toda vez que en la mayoría de los casos la «aparición» de éstos ha evidenciado la distancia entre un discurso formalmente democrático e institucional – muchas veces enalteciendo la presencia india en las arenas políticas. miembros de partidos políticos— estos nuevos roles. Estos caminos desiguales de participación. además de las estrategias complejas y novedosas construidas en función de las realidades 18 . en su nivel público. sino más bien de una etapa de representación producto de caminos contradictorios dirigidos a la búsqueda de una ciudadanía que en muchas ocasiones se ha visto influenciada por formas corporativas de participación dentro de la política local.

Fondo de Cultura Económica. 29. Bibliografía Assies.vividas en la cabecera municipal. La emergencia indígena en América Latina. 11-25 Bengoa. 7-22 CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) (2006). Ediciones Universidad de Salamanca. pp. Severine (2010). Ciesas. «Fracturas sociales y sistema de partidos en Ecuador». Escuela de Administración Pública y Política Pública del Tecnológico de Monterrey. Sanahuja (eds.) El reto de la diversidad. FFyL – UBA. Willem (1999). Movimientos indígenas y gobiernos locales en América Latina. 21-55 Assies.).). «Políticas neoindigenistas y multiculturalistas en el medio urbano. Instituto de Investigaciones Arquelógicas y Museo IIAM. Etnicidades urbanas en las Américas. pp. Procesos de inserción. Buenos Aires.) Etnicidad. Santiago de Chile. Salvador y Josep Ma. España. en Assies Willem y Hans Gundermann (eds. El Colegio de Michoacán. en Assies Willem. Santiago de Chile _________ (2009). Durín. El Estado y los indígenas en el Área Metropolitana de Monterrey». Gemma Van der Haar y André Hoekema (eds. n. autonomía y gobernabilidad en América Latina. en Martí Puig. pp. México. José (2000). pp. « ¿Una segunda etapa de la emergencia indígena en América Latina? ». «Pueblos indígenas y reforma del Estado en América Latina». Cuadernos de Antropología social.101-138 19 . Pueblos indígenas y afrodescendientes de América Latina y el Caribe: información sociodemográfica para políticas y programas. en Durín Severine (coord. «Introducción». El Colegio de Michoacán. Pueblos indígenas y reforma del Estado en América Latina. Universidad Católica del Norte. Flavia (2004). discriminación y políticas multiculturalistas. Willem y Han Gundermann (2007). 313-337 Freidenberg. pp. nos indican que el debate sobre la gestión de la agenda política y el rol efectivo de los funcionarios dentro de la lógica política administrativa local tienen que seguir en la mesa de discusión.

al.).). ProimmseUnam. México. Maya Lorena (coord. Revista Pueblos y Fronteras digital. Tzotziles. México. México. en Pérez Ruiz. INAH. Inequidad. en Álvarez Molinero. COLMEX. «Gestión política y etnicidad en el ayuntamiento de San Cristóbal de Las Casas (1994-2008)». (2009). Madrid. pp. Revisitar la etnicidad: miradas cruzadas en torno a la diversidad. Daniel J. Siglo XXI editores. pp. Catarata. «Indios y coletos: por una relectura de las relaciones interétnicas en San Cristóbal de Las Casas. Fondo de Cultura Económica. México Valenzuela Fernández.). El espíritu del tiempo: del mundo diverso al mestizaje» en Gutiérrez Martínez Daniel (coord. pp. «El derecho al desarrollo de los pueblos indígenas: la evolución conceptual y su inclusión en la declaración de Naciones Unidas». Chiapas». Sophie (2004). El multiculturalismo y «la política del reconocimiento. pp. El Colegio de Sonora. 9-22 Hvostoff. Multiculturalismo desafíos y perspectivas. Yvon (2008). ciudadanía y pueblos indígenas en Chile. El Colegio Mexiquense. Daniel (2006). México: Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas. UNAM. 233-265 Taylor. 61-91 Obregón Rodríguez. 13. (eds. 7. Santiago de Chile 20 . pp. Charles (2009). Emmanuel (2012). «Prólogo. núm. Tierra. Natalia et. Rodrigo (2003). Daniel y Helene Balslev Clausen (coords. Hacia un mundo intercultural y sostenible. junio-noviembre. Siglo XXI editores. «La guerra en el seno de las culturas» en Gutiérrez Martínez. México Oliva Martínez. 83-108 Nájera de León. Declaración sobre los derechos de los pueblos indígenas. V.). México. María Concepción (2003). 297-320 Le Bot. género y poder en Chiapas. CEPAL. Tejiendo historias. Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo.Gutiérrez Martínez.