EXPERIENCIAS Y RETOS

ÍNDICE
Periodismo y en tiempo real ESTHER VARGAS 10 cosas que pasarán en 2013: #2013Trends JOSÉ LUIS ORIHUELA Cosas que un Community Manager debe saber KAREN DE LA HOZ Entre streamings y tuits: luces y sombras del periodismo en tiempo real ALEJANDRO ROST Instagram y la fotografía para todos HUGO PASSARELLO Periodismo con smartphone CARLOS E. GARCÍA Un blog literario en tiempos de la civilización del espectáculo JAIME CABRERA El lenguaje digital y el corrector 2.0 ÚRSULA VELEZMORO ¿Qué proyectos editoriales tienen los extraterrestres? MARCO AVILÉS Cambio de chip en El Salvador BLANCA ABARCA El reto periodístico de las redes sociales: Social Media Press Challenge 2012 KYRA HAMANN Dar la cara: ¿La evolución de la petición online? CRISTIAN CAMBRONERO 7 10 12 15

19 25 28

32 35 40 43

47

4

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS

Nuevos medios y el proceso electoral ERNESTO AROCHE Periodismo en tiempo real: periodismo real ÉLMER MENJÍVAR Redacciones: Cuando el capo toca la puerta DARÍO DÁVILA De la Mac 95 al Mapeo, los datos y visualizaciones CLAUDIA MÉNDEZ Lo que aprendimos en un año de Social Media en El Tiempo RENATA CABRALES Esto es para ya. El periodismo ante el reto del tiempo real LUIS CARLOS DÍAZ Periodismo para sobrevivir en España MARIO TASCÓN No le tengas miedo al “mostrito” MILAGROS SALAZAR Nunca es tarde para reciclarnos como periodistas ELENA MIRANDA “Creamos Storify pensando en el futuro del periodismo” SOFÍA PICHIHUA

51 54 59

66

69

73

78

81 88

92

5

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS

Directora del Proyecto: Esther Vargas @EstherVargasc Ilustraciones y diseño: Kevin Morán @Kevac11 Apoyo en edición: Sofía Pichihua @zophiap Diagramación: Esteban M. Marchand @EstebanMarchand Correctora de Estilo: Úrsula Velezmoro @UitaVelezmoro

6

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS

Periodismo y en tiempo real
Esther Vargas, Perú

Cuando en las viejas redacciones se apuraba a los reporteros, el jefe decía: “Lo quiero para hoy”. Y hoy era posiblemente la hora del cierre. Internet mató la hora de cierre, porque aunque el diario se imprima y el noticiero –de la radio o de la televisión– termine, la historia sigue dando vueltas en la red, específicamente en sitios como Twitter, Facebook o en el mediático Instagram, donde el huracán Sandy impulsó que se compartieran 10 fotos por segundo solo en este espacio, donde hay más de 100 millones de usuarios. El tiempo real ha irrumpido en las redacciones para bien del periodista y para bien del periodismo que ya muchos condenan a muerte. A menudo se dice que por culpa de la inmediatez se disparan portadas con errores ortográficos, se mata gente, se cambian mapas, se aumenta

la magnitud de los daños, se inventan cartas y hasta se pintan nubes del fin del mundo. No es culpa de la inmediatez. Es culpa de nosotros mismos que olvidamos, en el camino y en la rutina, la regla #1 de este oficio: Confirmar la información. Hacerlo puede tardar un día o dos minutos. Podemos estar en un espacio físico que huele a periódico (una redacción), en un Starbucks o frente al mar. Podemos hacer llamadas telefónicas a las fuentes, bucear en expedientes (papel, sí, papeles), salir a la calle y ensuciarnos los zapatos o ‘curar’ información en la red. Cualquiera de estas opciones es parte del oficio, del periodismo. Para cualquiera de estas opciones hay que estar preparados. Hablamos de tiempo real cuando nos toca cruzar fuentes no tradicionales, como las que abun-

7

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
dan en Twitter y Facebook. Esta tarea puede ser tan compleja como leer un expediente judicial, pero los redactores/reporteros (del papel y no de papel) menosprecian aún la curaduría, primero porque no saben qué diablos es y segundo porque la atribuyen a los chicos, a los más chicos de la organización, esos que ganan menos, que no conocen al director, que llevan el cabello pintado de verde, que tienen diez ventanas abiertas en su laptop, que hacen check in por todas partes y que se entienden mejor con emoticones que con palabras cliché. Encontrar periodistas con el olfato y la habilidad para ‘curar’ información es más complicado que hallar un redactor para el papel. El papel, aún con el cierre encima, te da pausas. Internet no te da esa opción. Me refiero al buen periodismo en la red. Por ello, la selección de personal puede llegar a ser más tediosa, aunque a la vez divertida. Tu currículo puede estar en Twitter, entre WTF y WIN, fotos curiosas, GIF y noticias verificadas. Hay que cruzar fuentes contra el tiempo, corroborar datos en chats, en Google (saber googlear), Wikipedia (desconfiar también de la enciclopedia online), y a base de datos en línea. Hay que saber construir historias a seis manos si es necesario (amamos Dropbox y también Google Drive) o en línea, gracias a Storify. Y además de todo esto, quizá –sin movernos– debemos conversar con la audiencia y buscar ‘viralizar’ determinadas historias. “Además de periodista soy porrista”, me decía una periodista-community manager-curadora, como finalmente se define. Su trabajo lo resumiré así: Confirma datos, elabora la historia, la lanza a la red y la mueve en las redes sociales de su medio y entre sus propios contactos. Busca que la gente debata, que comparta, que discuta. Y ella lo mira todo desde su computadora. Y cada vez que alguien le pone un Me gusta y que confirma en tiempo real que el enlace ha sido abierto por muchas muchas personas sonríe. Porque un periodista busca –y ha buscado siempre– que lo lean. Antes pedíamos que compraran el diario, hoy esperamos un like, y hacemos ojitos virtuales para que nuestra historia se expanda y llegue a públicos diversos. Este ebook que llamamos Periodismo en #TiempoReal* nos ofrece una serie de experiencias sobre cómo el periodismo está cambiando, desde las redacciones que hoy piensan en usuarios y comunidades, hasta las aulas, pasando por escenarios de guerra y ola de despidos que ya no quedan en la esquina del diario o en el bar, sino que se tuitean. Imposible olvidar el hashtag de 2012 #ELPAÍSTEDESPIDE. En esta ocasión hemos reunido a profesionales que desde diversas trincheras vienen haciendo periodismo en tiempo real, con ética, adrenalina, curiosidad y dedicación. La urgencia no es solo para reportear. Muchas veces han aparecido para esclarecer en medio del ruido de Twitter, para enseñarnos –en medio de una catástrofe– cómo leer los datos o qué fuentes seguir. Este ebook ofrece además una entrevista exclusiva con el cofundador de Storify, la herramienta de curaduría de contenidos más reconocida del momento, una herramienta que –como dice Burt Herman– se hizo pensando en el futuro del periodismo y en ese

8

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
mar de información que a veces nos rebasa. Periodismo en #TiempoReal o simplemente Periodismo. Eso hacemos y queremos seguir haciendo, en redacciones tradicionales, cafés, bares o videoconferencias. * Este libro se llama Periodismo en #TiempoReal. Nos hemos tomado la licencia de emplear este hashtag tan usado, aunque la Real Academia podría jalarnos las orejas y sugerir un #Tiemporreal, inexistente en la red, fantasmal. Confiamos que 2013 acabe con la inclusión del lenguaje digital.

Esther Vargas Es periodista, jefa de redes sociales de Editora Perú (Agencia Andina- Diario El Peruano), directora de Clases de Periodismo, docente de periodismo digital en la UARM y el Centro de Formación en Periodismo Digital de Guadalajara, México. Instructora de Centro Knight para el Periodismo en las Américas.

9

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS

1. 10 cosas que pasarán en 2013: #2013Trends
José Luis Orihuela, España

1) Apple realizará una gran adquisición La firma de la manzana tiene que crecer por innovaciones o adquisiciones y si a lo más que llegamos es a un iPad mini, llega el tiempo de comprar algo. 2) Google lanzará un nuevo servicio de visualización de noticias Ya está bien de defenderse de pleitos, ahora toca plantear un nuevo escenario para la visualización de noticias que contente a los editores y deslumbre a los usuarios. 3) Twitter saldrá a bolsa Los inversores comenzarán a preguntarse “qué hay de lo mío” y presionarán por la salida a bolsa de la compañía, que se verá obligada a apostar por un modelo de negocio que la haga sostenible.

4) Yahoo! se desprenderá de Flickr Al tiempo que reforzará sus acciones para convertirse en un proveedor de contenidos, Yahoo! hará caja con uno de los mayores repositorios de imágenes de la red. 5) Facebook comprará Tuenti Una vez que se estanque el crecimiento orgánico de la base de usuarios, Facebook apostará por alianzas estratégicas o adquisiciones en mercados en los que no sea la plataforma social dominante. 6) Amazon se hará con grandes catas se librará en torno a los contenidos, no a las interfaces, y Kindle apostará por diferenciarse por el valor de su catálogo.
tálogos editoriales y cinematográficos La segunda ronda de la batalla de las table-

10

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
7) Kiosko y Más y Orbyt se fusionarán Los quioscos digitales españoles apostarán por una ventanilla única para la venta de suscripciones a contenidos que cada vez tendrán mayor valor añadido. 8) Iberia ofrecerá conectividad WiFi en todos sus vuelos En una buena jugada para recuperar a los clientes que han migrado al tren, la aerolínea nacional ofrecerá acceso WiFi en todos sus vuelos.
con fuerza nuevos players no mediáticos en la industria de contenidos El branded content más sofisti-

9) Surgirán

cado acabará convirtiéndose en canales de nicho para audiencias ultrasegmentadas. 10) Llegará el boom de las smarts TV Las televisiones conectadas a internet se convertirán en estándar y, tras las apuestas por la alta definición, llegarán las apuestas por la conectividad y lo social.

José Luis Orihuela Profesor universitario, conferencista y escritor. Comparte pistas, noticias y enlaces sobre cibercultura, medios, periodismo y comunicación digital. Autor de los libros La revolución de los blogs, Mundo Twitter y 80 claves sobre el futuro del periodismo. En Twitter: @jlori.

11

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS

2. Cosas que un Community Manager debe saber
Karen De La Hoz, Colombia

Siempre se referirán a ti como el Community Manager, por alguna razón que desconozco nadie se plantea la posibilidad de que detrás del manejo de redes sociales de un medio haya una mujer. Cuando cometas un error recibirás críticas y descalificativos, pero debes saber que los mismos usuarios que ponen en duda tu coeficiente intelectual pueden, a tuit seguido, exaltar la marca que gestionas, siempre que reconozcas el error, lo corrijas rápidamente y des las gracias a quienes te ayudaron a notarlo. Tienes derecho a dormir, salir a almorzar o tomar unas vacaciones, pero no esperes benevolencia si ocurre un hecho de última hora y ni tú ni nadie de tu equipo están ahí para informarlo en redes sociales. Que ¿cómo lo sé? Lo he comprobado en mi trabajo diario al frente de la es-

trategia de Redes Sociales de El Espectador, uno de los medios más influyentes de Colombia. Los usuarios también me han enseñado que la fidelidad está sobrevalorada. Ellos siguen los contenidos relevantes y no a los medios que los producen y, algo más, no están dispuestos a esperar. En redes sociales, ‘veraz y oportunamente’ forman un matrimonio perfecto y las audiencias consumirán información donde encuentren ambas cosas. Por lo tanto, debes procurar que tus canales sociales sean la primera y mejor alternativa para el público. Algunas veces otros lo harán mejor que tú, cuando eso pase te recomiendo aprender tanto de sus aciertos como de tus errores. Además de estudiar experiencias, el proceso de aprendizaje en el que estarás inmerso como

12

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
Community Manager incluye devorar tutoriales, conocer las funcionalidades de las redes sociales que utilizas y probar nuevas herramientas. La mala noticia es que cuando te aprendas todas las respuestas te cambiarán todas las preguntas. Las herramientas sociales evolucionan todos los días y usarlas efectivamente requiere aprender constantemente sobre ellas. Excel, Numbers o cualquier equivalente también deben convertirse en grandes aliados. Eso de que nos dedicamos a las letras porque no pudimos con los números no es tan cierto. Con seguridad deberás presentar informes sobre tu gestión y nada mejor para lograrlo que una hoja de cálculo. Organizar tus datos en celdas y columnas te ayudará a encontrar patrones sobre hábitos de consumo de información, crecimientos, frecuencia de actualizaciones y te permitirá seguirle la pista a la competencia. Números y más números. Al final del día, y después de todo el esfuerzo, la gestión se resume en si somos efectivos y en qué tantos lectores, seguidores o fans hemos logrado. Para representarlo usamos barras, líneas o un pastel de participación. Pero no pierdas la perspectiva, aquí como en la vida lo importante no es el número de besos sino el amor con el que te los dan. No todo son herramientas, tu habilidad más importante será encontrar formas creativas para conectarte con tu audiencia. En El Espectador pensamos todos los días en cómo lograrlo. En respuesta creamos nuestra primera aplicación en Facebook para que nuestros fans puedan consumir información de acuerdo con recomendaciones de sus amigos y sin salir de la red social. También pusimos a disposición del público un widget con nuestra información sobre el Proceso de Paz en Colombia. Este ha tenido gran acogida entre los blogueros que nos leen. A través de Twitter, y usando diferentes hashtags, encontramos la forma de recibir denuncias ciudadanas y asignarlas a los periodistas para que las conviertan en temas de la agenda informativa de El Espectador (#TwitterDenuncia). “Los usuarios también me han enseñado que la fidelidad está sobrevalorada. Ellos siguen los contenidos relevantes y no a los medios que los producen y, algo más, no están dispuestos a esperar” Invitamos a los lectores a hacer preguntas a nuestro director sobre cómo trabaja la redacción (#RedacciónAlDesnudo). Impulsamos la lectura y acompañamos a los seguidores noctámbulos recomendando buen contenido para las noches de insomnio (#MesaDeNoche y #LosQueLeemosDeMadrugada). Recibimos alertas y regaños cuando cometemos errores en nuestras publicaciones (#JalónDeOrejas). También involucramos a nuestros lectores en el extranjero a través de convocatorias para recibir fotografías sobre temas específicos (#FotosDelMundo).     Hay algo más que todos los gestores de comunidades debemos asumir con humildad: los usuarios saben más que nosotros. Es matemática simple. Un equipo de redes sociales en el mejor de los casos tiene 6 personas, que deben gestionar páginas de Facebook de más de 50 mil fans y perfiles en Twitter de más de 500 mil seguidores. Con seguridad hay gente especializada en cada tema

13

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
que debemos abordar. Es conocimiento colectivo y muchas veces especializado contra ti y tu equipo, por un lado, y Google, por otro. Esta clara desventaja debe llevarnos a encender todas las alarmas para evitar errores. La fórmula es simple: hay que preguntar y confirmar antes de escribir. No está de más, y a mi juicio debería ser un imperativo, ampliar nuestra cultura general. En la gestión de cuentas de medios, y sobre todo cuando se debe reaccionar a noticias de última hora, marca la diferencia tener el mundo en la cabeza. Hay que saber de cine, música, literatura, historia, derecho, costumbres, tradiciones, geografía y, por supuesto, de deportes. Hay una habilidad más que debes desarrollar: la de envolver regalos. Puede sonar gracioso, pero a mí me ha costado. Una vez superada la  planeación y ejecución de un concurso hay que premiar a los ganadores y eso, muchas veces, implica envolver el premio. Si tú tampoco superaste las clases de manualidades y eres de los que prefieres dar un regalo en una caja armable en vez de envolverlo, bienvenido a mi mundo. Ni les cuento lo que pasa si lo que hay que empacar es un balón de fútbol. También hay que googlear cómo marcar sobres, una práctica extinta para los de la generación del correo electrónico.   Por último, no hay que olvidar que el trabajo de redes requiere vocación de servicio y mucha paciencia. Hay que ser genuinos, escuchar a la audiencia, ofrecer contenido de valor y hacer curaduría de la información disponible en internet. Agregaría a este coctel una sobredosis de pasión y mucha responsabilidad. Nuestro centro son los usuarios y no las marcas. Con sus contribuciones y nuestros conocimientos es posible hacer un mejor periodismo.

Karen De La Hoz Rodríguez Máster en Periodismo Multimedia y profesional en Relaciones Internacionales. Encargada de Comunidad y redes sociales en El Espectador. Antigua editora de elheraldo.co. Bloguera de Noches de media. En Twitter: @kpdelahoz.

14

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS

3. Entre streamings y tuits: luces y sombras del periodismo en tiempo real
Alejandro Rost, Argentina

La cobertura de hechos en tiempo real talla cada vez más fuerte en el periodismo que se realiza en internet. Así como a fines de los 90, las noticias de último momento comenzaron a compartir espacios e incluso desplazar a las de actualización diaria, en los últimos años empezaron a ganar terreno también los contenidos en directo. Por un lado, debido al uso extendido de las redes sociales y, en particular, Twitter. Por otro lado, porque poco a poco algunos medios digitales están probando transmisiones en vivo desde el lugar de los acontecimientos. La cobertura en directo –tan usual en el periodismo radiofónico y televisivo– es una práctica en crecimiento en el periodismo digital, pero que aún tiene mucho para mejorar. También entraña importantes riesgos y no debe ocultar el valor de otras

actualidades menos urgentes y efectistas; sin embargo, a veces, más sustanciales para poder ayudar a comprender lo que sucede a nuestro alrededor. Veamos todo esto con un poco más de detalle.
Las noticias viajan más rápido por las redes sociales

El uso de Twitter ha acelerado la velocidad de circulación de la noticia. Todo se publica antes allí: porque es un sistema descentralizado de publicación que tiene millones de inputs posibles; porque es rápido y sencillo de actualizar; y porque permite introducir textos breves e imágenes desde cualquier lugar con un dispositivo móvil conectado. Los resultados deportivos, las catástrofes naturales, la muerte de un artista famoso, las últimas declaraciones de un dirigente, las resoluciones

15

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
judiciales, los resultados de una elección y las revueltas políticas encuentran en Twitter un terreno sumamente fértil para germinar y propagarse con rapidez. Las redes son además una caja de resonancia inmediata de los temas de actualidad, por lo que muchas veces ese eco múltiple se constituye en noticia por sí mismo: la novedad no es solamente lo que pasó sino además qué y cuánto se habló sobre el tema en las redes. Twitter es a la vez plataforma de difusión, de interacción, de recepción, de acción, de construcción y de repercusión de hechos de actualidad. Por eso resulta necesario que los medios no solo tengan un oído puesto allí, sino que además presenten una voz propia que se adecúe a las características lingüísticas e interactivas de ese espacio. Cada red social tiene su lenguaje y es necesario componer el mensaje en relación a ese entorno particular. La utilización que hacen los medios de las redes está a menudo demasiado subordinada a sus propios sitios web. Es decir, no se visualizan como plataformas autónomas de publicación, sino como meros canales de tráfico para captar a los usuarios hacia el sitio web de la marca. Como si sus perfiles en las redes no formaran parte de la construcción de su marca. Incluso los manuales de uso de redes sociales de algunos medios ordenan a sus periodistas que den las noticias primero en el sitio web y, recién después, en las redes sociales; pierden de vista así toda la riqueza que pueden aportar para la cobertura en vivo, para el adelanto de ciertos temas o para alentar la construcción interactiva de noticias. Es interesante en este sentido pensar el mensaje periodístico en forma transmedia. Es decir, y de acuerdo con las definiciones de Henry Jenkins, que cada plataforma sea considerada en forma autónoma y en donde cada elemento presente una contribución única y específica al desarrollo de la historia. La participación de usuarios/as también es crucial en ese esquema. Concebir el mensaje en modo transmedia permite así poner en valor cada vía de expresión de la historia y aprovechar el potencial interactivo del medio.
Imágenes, ¡ya!

Otro modo de cobertura en vivo que crece es a través del streaming de video (en menor medida, de audio). Las alternativas aquí son variadas. En ocasiones, únicamente ofrecen la señal de un canal de televisión (o estación de radio) en vivo de un medio del mismo grupo o asociado; esto no es nuevo, algunos sitios de noticias lo vienen haciendo desde sus inicios. Otras veces, “levantan” la transmisión oficial de los organizadores de un evento que ya se emite en directo por internet. Y, por último, también pueden verse algunas coberturas experimentales realizadas especialmente por los propios periodistas del medio mediante servicios de streaming de video. Está claro que esta última opción es la que comporta el desafío mayor para los periodistas que publican para la web, muchos de e-llos provenientes además de la gráfica. Im-

16

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
plica además producir video en vivo para un medio que no es televisión. La web admite –en principio– un trabajo de imagen y una estructura menos sofisticada que la TV en directo, pero no hay todavía una práctica de uso extendida del formato. A su vez, el video se inserta en un entorno textual, multimedia e interactivo que lo hace diferente a la televisión, aun cuando ambos medios se están entrelazando y contaminando mutuamente. Lo cierto es que hay todavía mucho para explorar con relación a las coberturas con video en vivo para la web y, dicho sea de paso, para distintas plataformas móviles.
¿Qué aporta el periodismo en tiempo real?

las redes sociales, instalando hashtags y mensajes en Facebook. Aunque siempre la conversación desborda los límites de una página web. Sin embargo, también entraña sus inconvenientes. Una cobertura de este tipo gana en sensaciones, pero pierde muchas veces en precisiones. Subraya lo anecdótico y posterga el análisis. Cuando se extiende en el tiempo, disminuye tanto la densidad como la calidad informativa por minuto de exposición. Se va en el detalle y no visualiza la totalidad. Una crónica posterior, hecha con más tiempo y distancia, puede condensar mejor esa información, e incluso agregarle elementos interpretativos y análisis. No obstante, ambos formatos pueden actuar complementándose: uno puede aportar inmediatez; el otro, profundidad.
El vivo también comporta sus riesgos:

La cobertura en vivo aporta para todo un conjunto de usuarios la sensación de estar latiendo al unísono alrededor de un acontecimiento. Pasa con la radio y la televisión, pero pasa mucho más cuando de una u otra forma interviene internet, donde hay interactividad y los mensajes son multidireccionales. Esa conversación pública en tiempo real es una experiencia única de inmersión en la noticia. Basta seguir un hashtag que tenga cierto dinamismo en Twitter mientras se visualiza una transmisión en directo para comprobarlo, sea de un espectáculo musical, una sentencia judicial, un partido de fútbol o un discurso presidencial. El acontecimiento se vive colectivamente. ¿Pueden los medios llevar a sus páginas esa conversación pública? En parte, sí: haciendo video en vivo, cubriendo con

• Es más permeable a los errores • No permite chequear información • Da como resultado un discurso más espontáneo pero también más desordenado • La velocidad ahoga la reflexión, las conexiones, los contextos Lo cierto es que, con todo esto, la circulación de contenidos se ha acelerado notablemente. Tanto que el valor de la “primicia” –la primera noticia sobre un tema– tiende a desvanecerse. Porque se reduce el tiempo que pasa desde que alguien la difunde por primera vez hasta que otro periodista la puede ofrecer con igual o mejor información. Solamente las “exclusivas” mantienen valor, es decir aquellas noticias a las que únicamente

17

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
logró tener acceso un medio o periodista por una investigación propia o por haber obtenido una declaración única; el resto de las “primicias” tiene un periodo de vigencia cada vez más breve. “La cobertura en vivo aporta para todo un conjunto de usuarios la sensación de estar latiendo al unísono alrededor de un acontecimiento”
De la actualidad permanente a la actualidad múltiple

lidad prolongada y la actualidad permanente, hasta incluso los contenidos que no son actualidad, disponibles en las hemerotecas digitales. Cada una de estas actualidades tiene un ritmo de difusión particular, suele ocupar un espacio diferenciado en el diseño del cibermedio y requiere un enfoque periodístico específico. De hecho, muchas redacciones han reorganizado sus rutinas laborales en función de las distintas velocidades de publicación, lo que no siempre coincide con el soporte: un grupo para las noticias en vivo y urgentes, otro para las noticias de actualización diaria y otro para especiales de mayor elaboración. Pensar al medio no solo para la actualidad reciente, que es lo más usual, sino para cubrir ese amplio repertorio de distintas periodicidades –a uno y otro lado de esa franja– permite aprovechar mejor sus posibilidades narrativas. Y, sobre todo, darle al usuario un menú más sustancioso de contenidos en todas sus plataformas.

Siempre se ha dicho que una de las características que definen al periodismo digital es la “actualización permanente”. Sin embargo, creo que es más rico pensar en una “actualidad múltiple”. Es decir, el medio puede ofrecer un menú amplio que va desde la actualidad en vivo, la actualidad reciente (entre la noticia de último minuto y la que se renueva con frecuencia diaria), la actua-

Alejandro Rost Docente de periodismo digital en la Universidad Nacional del Comahue. Doctor en Periodismo y Comunicación por la Universidad Autónoma de Barcelona. En Twitter: @alerost

18

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS

4. Instagram y la fotografía para todos
Hugo Passarello, Francia

Foto: Huggo Passarello

Instagram ya era un éxito entre la gente que recorre las entrañas de internet cuando la aplicación saltó a la fama mundial al ser adquirida por Facebook por la módica suma de 1 billón de dólares en abril de 2012. Con más de 100 millones de usuarios, Instagram es uno de los principales acontecimientos del año en el mundo de la tecnología. Lo que Instagram dejó claro es que la imagen ocupa cada vez un lugar más importante en internet. De acuerdo con un estudio de la Comisión Nacional francesa sobre la Informática y las Libertades, más de 300 millones de fotos son compartidas cada día en las redes sociales. Instagram es una de las caras visibles de una tendencia que llegó para quedarse.
¿Qué es Instagram?

Para quienes todavía no se asomaron, Instagram

es una aplicación que permite tomar fotos desde su teléfono celular, superponer filtros para darle un aspecto vintage o retro, y compartirla inmediatamente en internet. El éxito de Instagram se puede resumir en tres palabras: comunidad, simplicidad y diversión. Instagram es a la vez una aplicación de fotografía y una red social, a través de la cual se formó una comunidad: los Instagramers oIgers, dado la abreviación de Instagram en IG. Este sentido de pertenencia que desarrollaron los usuarios la diferenció rápidamente de otras aplicaciones similares. Instagram es además muy simple de utilizar, lo que ayuda que la experiencia del usuario sea placentera. Con solo 19 filtros disponibles, el Instagramer puede lograr en segundos que cualquier foto tome el aspecto de una Polaroid. Se puede también aumentar el contraste, recortar una foto y agregar marcos, logrando que el proceso de tomar y com-

19

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
partir fotos se vuelva divertido. Y, por ahora, gratis.
Usar Instagram

Como todas las aplicaciones sociales, sus usos son múltiples. La utilizan políticos, como Barack Obama durante su campaña electoral; la usan organizaciones y empresas para promocionar sus productos; los periodistas la han rápidamente adoptado para cubrir o seguir noticias; y, por supuesto, la emplea el ciudadano de a pie. El marketing corporativo y políticos son dos áreas amplias y que dejaremos para otra oportunidad. Para los periodistas Instagram es otra herramienta a agregar a la bolsa de aplicaciones esenciales para nuestra profesión. Ahí está la audiencia y la información, o por lo menos esa es la situación hoy. Ya es conocido el caso de la revista Time que contrató cinco fotógrafos para cubrir el paso del huracán Sandy usando Instagram. Una de las fotos fue luego usada en la portada de la publicación. Los periodistas podían además seguir el paso de Sandy a través de las imágenes publicadas por los vecinos de Nueva York. En mi caso utilicé Instagram para cubrir toda la campaña presidencial francesa a principios de 2012. Simultáneamente publicaba mis fotos y seguía la actualidad de los políticos a través de sus perfiles en la red. Para el usuario personal, los usos pueden también ser varios. Voy a rescatar dos, que no son excluyentes y pueden combinarse: un uso social y otro profesional. La gran mayoría de los Instagramers prefiere compartir fotos sociales que narran su día a día. Lo que muchas veces quiere decir imá-

genes de la vista de su casa, de su oficina, lo que almuerzan, su nuevo color de pelo, el esmalte de sus uñas, las salidas nocturnas, vacaciones y tantas otras cosas más. La gente de College Humor hizo un divertido video evocando justamente este tipo de fotos. Más allá de los chistes, estas imágenes son tan válidas como las de un fotógrafo profesional porque su intención es puramente social, para compartir y disfrutar. Es como una cena entre amigos, se valora el momento y las emociones más que la calidad y originalidad de la comida. Otros Instagramers prefieren mostrar sus habilidades como fotógrafos amateurs. Comparten instantáneas espléndidas de paisajes, monumentos, ciudades, retratos, etc. En Instagram se pueden encontrar fotógrafos profesionales que aprovechan el enorme flujo de usuarios para aumentar sus clientes y sus trabajos. “En 18 meses logré una mayor notoriedad, gané más dinero y tuve más contratos que en veinte años de carrera”, dijo el fotógrafo estadounidense Richard Koci Hernández en una reciente nota sobre Instagram en la revista de fotoperiodismo francesa Polka. Instagram es un canal excelente para los fotógrafos y fotoperiodistas para hacer conocer sus trabajos.
La fotografía para todos: dejar atrás los prejuicios

Si el éxito de Instagram fue rápido, también lo fue la aparición de detractores. Muchos fotógrafos, aficionados de la fotografía y agoreros de la imagen, critican Instagram por la simplificación del arte de la fotografía y la homogeneización de la estética reduciéndola a filtros y bordes. Hay una objeción contra el uso de filtros porque alteran la realidad. Aumentan el contraste, agregan tintes azules o sepia. Para algunos, los filtros

20

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
arruinan la pureza de la foto en su estado bruto. El hashtag #nofilter es casi una muestra de orgullo del Instagramer para decir que no han necesitado de filtros para tomar una bella foto. Incluso hay aplicaciones, como Normalize, que intentan retirar los filtros de las fotos en IG y revelar su estado original, o como dice su nombre, “normalizarlas”. Como en todo debate, hay algo de razón en estas observaciones. Sin embargo, estos prejuicios sobre la fotografía readymade están mal canalizados. Instagram no convierte mágicamente a millones de usuarios en fotógrafos profesionales. La mayoría de los Instagramers ni siquiera tienen está intención. Instagram y sus filtros es otra herramienta digital que posibilita divertirse entre amigos tomando fotos. Permite que la fotografía sea accesible a todos y abre el camino a la apreciación de la imagen a la gran masa. No hay una alteración de la realidad. O mejor dicho no la hay como tampoco la había en los comienzos de la fotografía cuando todo era blanco y negro. No hay un estado puro o normal de la foto, que está de por sí afectada por infinitos factores, incluyendo la tecnología dentro de cada cámara. Desde el momento mismo que se toma una foto, la realidad ya está alterada. El ángulo, la composición, la luz, todo forma parte de la visión del fotógrafo, adrede o no. Tomamos una parte de la realidad en un momento específico y la inmortalizamos. Instagram con sus filtros no cambia esto.
Qué publicar y qué no publicar

carácter privado, lo mejor es seleccionar esta opción en el perfil y las imágenes serán solo accesibles a las personas que obtienen nuestro permiso. Si el perfil es abierto, se puede elegir tener una línea editorial. No es obligatorio, pero ayuda a crear una sólida comunidad de seguidores que comparten ideas y gustos similares. Conozco Instagramers que han elegido enfocarse casi exclusivamente en grafitis que encuentran en los muros de la ciudad y los publican bajo el hashtag de #streetart, uno de los más populares. El perfil de Hernán Campaniello es un buen ejemplo de esta tendencia. Otros prefieren especializarse en #paisajes quizá la categoría más buscada, con su equivalente en inglés#landscape. Es el caso del francés Jerome Fenoglio. Hay quienes se especializan en comidas, nubes, moda, o lugares. En mi caso, porque vivo y trabajo en París, una gran parte de mi galería está dedicada a la ciudad y la cultura francesa e intento buscar un ángulo diferente a una urbe que ha sido sobrefotografiada. También es posible elegir un tema que sucede durante un determinado espacio de tiempo. Como lo mencioné, utilicé Instagram para mostrar cada etapa de la campaña presidencial francesa. Publiqué fotos de los afiches, los actos y los candidatos. El fotorreportaje funcionó muy bien entre mis seguidores y una vez terminada la elección seguí con mis fotos habituales.
¿Cómo lograr que me siga más gente?

Depende de cada usuario, pero en Instagram se debe utilizar la misma prudencia y sentido común que en cualquier otra red social. Si las fotos son de

La pregunta de oro para muchos aspirantes fotógrafos. Todo está en pañales en el mundo de internet y no hay una única estrate-

21

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
gia, solo ideas y experiencias personales para poder aumentar el caudal de seguidores y lograr que nuestro trabajo sea conocido. Instagram es una comunidad, y como toda comunidad lo mejor es participar. Richard Koci Hernández explica que por cada foto que publica “ama” dos y comenta otras tres, una práctica que le permitió llegar a tener cientos de miles de seguidores. Hay que explorar los perfiles de otros Instagramers, comentar sus fotos, participar en concursos que se organizan, y poner hashtags adecuados a nuestras imágenes para que lleguen más allá de nuestro círculo de amigos. Se debe considerar usar hashtags en inglés, ya que abre la puerta a una audiencia muy superior en números. Hay que publicar regularmente. No existe una frecuencia precisa, puede ser dos veces por día como una vez por semana, pero se debe hacer con regularidad. Hay que evitar estresarse y tratar de subir una foto todo el tiempo. Es mejor publicar una foto que nos gusta que todas las fotos que tomamos. He dejado pasar a veces más de una semana hasta que tomé la foto que me parecía interesante compartir. Otra posible estrategia es crear una comunidad alrededor de un nicho específico con gente que comparta gustos similares. Por ejemplo, si te gustan los paisajes puedes buscar las fotos que han sido publicadas bajo ese hashtag y comentar aquellas que te gusten. Mi estrategia ha sido compartir mis fotos con una comunidad hispanohablante deseosa de conocer Francia. Camino las calles de París con ojo de turista pensando en una audiencia iberoamericana que pueda estar inte-

Foto: Huggo Passarello

22

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
resada en conocer la ciudad a través de mis fotos. Luego las comparto usando hashtags en castellano, como #paisaje o #Francia (en vez de #France). Muchos de los comentarios que me han escrito dicen que gracias a mi galería pueden viajar por París. Algunos recurren también a InstaMessage, una aplicación complementaria y gratuita que permite entablar una comunicación entre Instagramers. No duden en compartir sus fotos y agregar el perfil web de Instagram en sus otras redes como Facebook y Tumblr, para atraer a sus amigos. A veces se tarda mucho en construir una buena base de seguidores. Lo importante no es orientar los esfuerzos exclusivamente hacia este objetivo, sino la experiencia podrá ser frustrante. La clave es tomar las fotos que nos gustan y participar. De esa forma, la gente nos conoce, visita nuestro perfil y si les gustan nuestras fotos nos seguirán. “Para algunos, los filtros arruinan la pureza de la foto en su estado bruto. El hashtag #nofilter es casi una muestra de orgullo del Instagramer para decir que no han necesitado de filtros para tomar una bella foto” Algunos consejos Instagram no es la única forma que existe para sacar fotos. Se puede y se deben explorar otras aplicaciones para combinar con IG. Hay miles pero entre las mejores están Snapseed, una verdadera herramienta de edición de fotos en el teléfono. Con esta aplicación podrán retocar con mucha precisión las imágenes, además de cambiar su composición, y agregar marcos o filtros. Hipstamatic y Camera + son otras excelentes aplicaciones que no han recibido tanta atención como Instagram y ofrecen un amplio abanico de estilos para tomar fotos. También pueden probar Adobe Photoshop Express, PicPlz, PEStudio, Pixlromatic, Diptic (para hacer collages), Squareready (para evitar tener los bordes negros cuando se publican fotos rectangulares), PhotoMarkr (para dejar una marca de agua) y muchas otras aplicaciones. Jorge Gobbi es un ejemplo de un Instagramer que combina un gran espectro de herramientas. Conviene explorar, descargar y luego elegir aquellas aplicaciones que se adecúen mejor a nuestros gustos y necesidades. Algunos Instagramers prefieren usar solo la cámara que viene con su teléfono. Otros (es mi caso) también subimos fotos que tomamos con otras cámaras. No hay regla escrita. Hay momentos que merecen ser inmortalizados con una cámara diferente. La etiqueta implícita de la comunidad IG indica que es de buena fe ser transparente y dejar claro en el perfil que algunas fotos son tomadas con el teléfono y otras con cámaras de foto. Si les preocupa el uso que Instagram pueda hacer de sus instantáneas conviene leer los términos y condiciones de utilización del servicio. IG no reclama la propiedad de las imágenes, pero una vez publicadas el usuario le otorga automáticamente una amplia licencia a Instagram para reproducir la foto. Pueden considerar vender algunas de sus fotos. Si bien no harán fortunas pueden usar sistemas como Instacanvas o Instaprints que actúan como

23

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
intermediarios entre el vendedor y el comprador. Antes de crear una cuenta conviene leer bien las condiciones para entender el sistema.
Clic

Estamos todavía en los albores de la fotografía en internet, masiva, social y móvil. Los gurús, entusiastas y críticos cambian tan rápido como

la moda por una aplicación. Quizá en un par de años, o meses, otra red reemplazará el furor que acapara hoy Instagram. En el mundo de la tecnología, todo se escribe y reescribe a una velocidad impresionante. Mientras tanto vale la pena sumergirse, aunque sea por un poco tiempo, en el mundo Instagram. Y la mejor manera de hacerlo es con la intención de divertirse, compartir y descubrir el fotógrafo que cada uno tiene adentro.

Hugo Passarello Luna Periodista y fotógrafo freelance argentino radicado en París. Escribe sobre tecnología, Social Media, elecciones y política para medios de América Latina y Europa. Más información en http://about.me/hpassarello.

24

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS

5. Periodismo con Smartphone
Carlos E. García, Perú

Foto: Carlos García

“Yo no podría hacer todo lo que haces”, me dijo una colega saliendo de una comisión. No le presté mucha atención porque estaba enfocado en editar las fotos que acababa de tomar para mandarlas a mi redacción. Por mi trabajo, como videorreportero, siempre he cargado una cámara de video en comisiones. Actualmente también llevo conmigo un smartphone para cuestiones más inmediatas, primero por iniciativa propia y posteriormente como iniciativa del medio para el que he trabajado los últimos dos años. Es muy distinto usar un smartphone para coberturas periodísticas que para fines caseros. Hay que tomar en cuenta que se necesita que este teléfono inteligente pueda tomar fotografías y videos en buena resolución, así como también un sistema operativo que permita el manejo de una amplia gama de aplicaciones.

Mi experiencia como periodista/usuario recae en dos modelos de la empresa Samsung. El primero es un Galaxy Ace, con sistema operativo Android. A la hora de elegir este teléfono pensé en dos funciones que si bien son simples resultan importantes a la hora de cubrir un evento. Una era la capacidad del sistema operativo de utilizar aplicaciones para transmisiones en vivo como Ustream o Qik. Lo otro era poder compartir información en redes sociales con rapidez. Con este equipo tuve la oportunidad de realizar transmisiones en vivo en diversas situaciones. Una de las primeras experiencias haciendo streaming fue en una protesta al aire libre, para la revista digital Número Zero . Los trabajadores de una conocida tienda de departamento reclamaban por mejores condiciones laborales en las afueras de las oficinas de esta empresa. El

25

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
Galaxy Ace es cumplidor. Su cámara de cinco megapíxeles, sumada a un buen paquete de datos permite una transmisión fluida y sin contratiempos. Hay que resaltar que no debemos olvidarnos del periodismo a la hora de hacer este tipo de transmisiones con smartphones. A veces por la inexperiencia o por el rush del momento solamente lanzamos la señal en vivo y nos quedamos con la imagen. Esto no está mal, pero lo ideal es que el periodista se dedique a narrar lo que va viendo mientras dirige su equipo hacia la acción. Además hay que estar atentos a los personajes que participan de los hechos para poder acercarnos y entrevistarlos en vivo. En una comisión, una marcha en las afueras de la Universidad Católica del Perú, los estudiantes realizaron una cadena humana para demostrar el apoyo a su casa de estudios frente al juicio que esta tenía con el Arzobispado de Lima. Aquí era interesante ver cómo los alumnos se unían, gritaban, alzaban carteles y banderolas. Pero también tuve la oportunidad de acercarme a algunos profesores destacados, quienes se sumaron a la manifestación, para conversar sobre el tema. Esto sumó a la transmisión tener los hechos en tiempo real y tener voces que se manifiesten sobre el tema. Algo importante a la hora de querer hacer este tipo de trabajo es la colaboración desde la redacción del medio. Se necesita siempre de una persona, digamos un editor, que monitoree y pueda estar al tanto en caso el streaming se corte. Además esta persona debe estar encargada de recibir toda la información que el reportero con smartphone pueda enviar desde la comisión para armar la nota que presente el vivo. Aplicaciones como Dropbox, Google Drive o Whatsapp son buenas para compartir fotos en tiempo real. Esto se comenzó a aplicar en el área de Plataforma Digital del Grupo El Comercio para coberturas periodísticas desde julio pasado. Esta vez, el smartphone con el que trabajamos fue el Samsung Galaxy S3, con sistema operativo Android de última generación y un potente procesador interno. Su cámara de ocho megapíxeles permite tomar fotos en alta resolución que pueden ser apreciadas sin problemas en cualquier web. Este equipo fue utilizado en la cobertura del Grupo El Comercio de las fiestas patrias en Perú. Los videorreporteros compartimos desde nuestros smartphones un aproximado de cuatrocientas fotos, compartidas para todos los medios web del grupo. Además aprovechamos la facilidad de subir videos desde el S3 para grabar clips pequeños y mandarlos a base para su edición. Una de las ventajas de este equipo es su capacidad de tomar fotografías mientras se graba un video, además de poder tomar hasta ocho fotos por segundo. “Hacer periodismo con smartphone debería ser una apuesta personal de todo periodista para demostrar que puede adaptarse a nuevas formas de ejercer la profesión”
No basta con un smartphone

Una de las grandes dificultades a la hora de hacer coberturas periodísticas con smartphones es la fragilidad de estos equipos. Tanto el Galaxy Ace como el Galaxy S3 son, por su diseño, fáciles de

26

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
escaparse de las manos. Otro detalle a la hora de cubrir comisiones es el sonido ambiental que las cámaras de los teléfonos inteligentes captan. Felizmente hay solución para todo esto. En webs especializadas en gadgets tecnológicos como Dealextreme ofrecen aditamentos especiales para todo tipo de smartphone, útiles para configurar nuestro teléfono a nuestro tipo de uso. Aquí podemos encontrar soportes que permiten sujetar nuestros smartphones a trípodes y monopiés para lograr mayor estabilidad a la hora de registrar videos. Para solucionar el tema de la cercanía o lejanía podemos añadir un lente zoom que se sujeta a la cámara sin ningún problema. Finalmente para solucionar los problemas de audio hay cables que permiten adaptar micrófonos con entrada miniplug para teléfonos Samsung. En el caso de un iPhone esto es más sencillo de conseguir pues cuenta con micrófonos especiales para este dispositivo. Finalmente, hacer periodismo con smartphone debería ser una apuesta personal de todo periodista para demostrar que puede adaptarse a nuevas formas de ejercer la profesión. No basta con tener un equipo destinado a cubrir comisiones con este sistema, sino que se debe impulsar a que los redactores que están día a día en comisiones apuesten por los smartphones para compartir información con las redacciones web de sus medios. Este panorama es posible y aplicable.

Carlos García Lazo Egresado de periodismo de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Tiene 23 años. Ha sido videorreportero del Grupo El Comercio, realizando coberturas en video para Elcomercio.pe y otras webs del grupo. Miembro de la revista digital Número Zero. No puede separarse de su smartphone, menos cuando está de comisión. @xaxo6v en Twitter.

27

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS

6. Un blog literario en tiempos de la civilización del espectáculo
Jaime Cabrera, Perú

Foto: Jaime Cabrera

Al escribir estas líneas se me venían algunas metáforas a la mente. Una de ellas era la del entrenador de fútbol que debe analizar cómo va el partido y evaluar si es conveniente hacer algunos cambios. Aunque este match –para seguir con el símil futbolero– aún no ha terminado, es necesario que los periodistas reflexionemos sobre nuestro trabajo y ver por dónde vamos, qué podemos hacer desde nuestros modestísimos puestos para ayudar a dignificar este oficio, lastimosamente tan venido a menos desde hace un tiempo. Antes de ir de lleno a la experiencia que quiero compartirles, haré algunas aproximaciones a la definición del llamado “periodismo cultural”. Veamos. Si el periodismo tiene por misión informar, entonces el periodismo cultural se centra en informar sobre actividades o acontecimientos vinculados a la cultura. Ahora, entonces,

surge la pregunta más compleja de todas: ¿qué es cultura? Sobre ella tenemos una definición clásica referida a las manifestaciones artísticas, literarias, y de otros campos del saber. En su ensayo La civilización del espectáculo, Mario Vargas Llosa recuerda el vínculo directo que estas artes tenían con las élites dominantes. Sin embargo, a ello se le contrapone la visión antropológica de cultura como sinónimo de manifestación de un grupo humano en particular, sea a través del arte, de las costumbres, tradiciones y creencias religiosas. Así, digamos, que la Capilla Sixtina entra en la definición clásica de cultura, mientras que el rito de la ayahuasca –ceremonia mágica de la Amazonía peruana– en la segunda. Ya que acabo de mencionar este ensayo del Nobel de Literatura, noto en él cierto sobresalto con esta última definición de cultura, la cual afirma

28

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
ha incorporado “a la incultura, disfrazada con el nombre de cultura popular, una forma de cultura menos refinada, artificiosa y pretenciosa que la otra, pero más libre, genuina, crítica, representativa y audaz” (p. 67). Por todo esto, entonces nos damos cuenta de que en cuanto a la prensa se refiere, prima la definición clásica de cultura, aunque con apertura al arte popular, sobre todo en sus manifestaciones artísticas, especialmente cerámica, música y ciertas tradiciones populares.
Periodismo cultural en internet

Ya con esta aproximación puedo centrarme en el terreno que pretendo abordar, es decir, el periodismo cultural en Internet. En primer lugar, confieso –no sin mucho rubor– que no me considero un periodista cultural, pues estrictamente hablando no lo soy. Trabajo en el diario Perú21, medio al que ingresé como practicante de la página web en el año 2004, y actualmente me desempeño como redactor de la página de internacionales. Es decir, dedico la mayor parte de mi tiempo a buscar y escribir noticias sobre lo que acontece en otros países, sobre todo aquellos hechos considerados relevantes para el diario donde trabajo. Además, me encargo de elaborar la agenda cultural de Perú21, único y minúsculo rincón cultural que nos queda, pues a fines del año 2010 la página de Cultura desapareció aprovechando uno de esos rediseños, que en realidad –los que trabajamos en esto lo sabemos– son la excusa perfecta para reacomodos presupuestales. Coincidiendo con la salida de la página cultural, en noviembre de 2010 decidí abrir un blog en la página web de Perú21. El nombre lo tuve a flor de

piel porque siempre he tenido una fijación en la manera de hablar que tenemos particularmente los limeños. Así, por ejemplo, solemos decir que hacemos algo por gusto como sinónimo de “en vano”, “sin ningún resultado favorable”. Y como a este blog le iba a dedicar mis días libres sin recibir pago económico alguno, decidí llamarlo “Lee por gusto”, porque esta iniciativa la iba a hacer, como se dice, por amor al arte. Así surgió esta página a la que dedico prácticamente todos mis jueves y viernes –los días que no voy a trabajar al diario–, y que veo que ha ido ganando no solo visibilidad sino también variedad y presencia gracias a la generosa colaboración de mis amigos, algunos de ellos escritores, quienes comparten sus artículos sobre grandes autores, sobre libros y recomiendan cuentos de narradores peruanos contemporáneos. No podía dejar de mencionar esto, pues cuando la desazón ha motivado que quiera abandonar el barco, el entusiasmo de ellos llegaba en el momento preciso para decirme que el trabajo no era “por gusto”, en el sentido negativo de la palabra. “En los medios tradicionales, los contenidos culturales tienen poca o escasa cabida. Salvo algunas honrosas excepciones –que son un oasis en medio de nuestro páramo informativo–, los contenidos culturales han ido perdiendo espacio” Lo que me propuse desde un inicio con la página fue aprovechar al máximo las posibilidades que nos ofrece internet. Es decir, el uso de herramientas audiovisuales, el uso de enlaces de hipertexto y el increíble alcance que se puede

29

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
tener a través de las redes sociales. Debido a mi experiencia como profesor de periodismo digital reflexioné que tenía que poner en práctica lo que solía impartir a mis estudiantes. Es decir, si iba a tener un blog debía preocuparme ante todo por la calidad de los textos y luego, a través del video, las fotografías, hacer que las entrevistas, los artículos y reportajes se enriquezcan mucho más. Además noté, y perdonen si hay un atisbo de soberbia en esto, que en el campo de los blogs literarios este era un terreno aún por explorar.
Literatura 2.0

son testigos de esta suerte de realities show en que se han convertido las redes sociales. No creo, sin embargo, que Lee por gusto tenga el poder de motivar a la lectura a un grupo que no tenga interés en hacerlo, pero intuyo que el público joven interesado se siente más incentivado a leer. En realidad, me permito hacer otra confesión: quien más ha aprendido de esta experiencia con el blog soy yo. Siempre he tenido interés en conocer a los escritores, en conversar sobre sus obras, sobre el proceso de escritura y descubrir cuáles son sus motivaciones, sus fobias, su relación con los lectores. Entiendo que este es uno de los pequeños privilegios que puede tener un periodista y qué mejor que procurar hacerlo siempre bien.
Algunas conclusiones

Con estas consideraciones, quiero compartirles algo que siempre tuve presente desde que abrí Lee por gusto. Me refiero a que existe un prejuicio –generalmente bien fundado– en que los contenidos en internet son banales, poco rigurosos y, a veces, ilegibles. Yo, que he trabajado por más de cinco años en la página web de Perú21, conozco muy bien el vértigo que implica tener que redactar casi en simultáneo una noticia que se desarrolla en el momento. Eso que llaman inmediatez ha significado que los textos periodísticos pierdan calidad y, sobre todo, profundidad. Por eso cuando creé Lee por gusto sabía que la responsabilidad era aun mayor porque muchos lectores de la página son escritores, estudiantes de Literatura o lectores con cierta formación académica. Pero aunque pensaba mucho en este público mi cometido era llegar a un segmento amplio, como son los jóvenes de entre 18 y 25 años. Este grupo, según he revisado las estadísticas de la página web y del Facebook, es curiosamente el que más sigue la página. Quise por eso llegar a ellos, quienes en muchos casos solo

Como no quiero caer en el lugar común de hablarles solo de mí y de lo que hago, presento algunas razones por las que el periodismo cultural en internet es una opción en estos días en los que La civilización del espectáculo se impone. 1. En los medios tradicionales los contenidos culturales tienen poca o escasa cabida. Salvo algunas honrosas excepciones –que son un oasis en medio de nuestro páramo informativo–, los contenidos culturales han ido perdiendo espacio. Vivimos días en el que la vida amorosa y las miserias de actores, futbolistas y demás personajes mediáticos importan mucho más. El mercado se impone, e importa vender no importa qué, solo cuánto. 2. El periodismo en internet tiene libertad de espacio y acción aunque no tenga el mismo alcance –todavía– que el medio de comunicación

30

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
de masas por excelencia, que es la televisión. Nosotros en internet tenemos –felizmente– la autonomía de dar cobertura a aquello que en los periódicos encuentra poco espacio, en la radio, menos –salvo algunos programas específicos–, y en la televisión privada, ninguna. 3. Los contenidos periodísticos en internet pueden y deben tener similar calidad a la de los medios impresos. Ese es un punto importante a tener en cuenta, pues no todo lo que hay en la red es banal, aun cuando la mayoría de información que encontramos sobre todo en las redes sociales nos den la contra. 4. Las redes sociales son herramientas importantes para dar a conocer nuestros contenidos. Aquí debo decir que no se trata de ser diestros en el uso de Facebook y Twitter sino de emplearlos para nuestro cometido principal, en nuestro caso, motivar el gusto por la lectura. Y claro, también el lograr que visiten nuestra página. 5. La rentabilidad en internet para contenidos culturales es aún un desafío. No manejo cifras que lo sustenten, pero no conozco una experiencia similar a Lee por gusto que genere ingresos económicos. Digo que es un desafío porque en algún momento me gustaría lograr que sea así, pero ello implicaría a mudar la esencia de blog a un portal que quizá deba ampliar sus contenidos a otras áreas para llegar a más público. El juego publicitario es un juego peligroso y ha distorsionado grandes proyectos en el campo cultural. Dicho esto, solo quiero terminar mi participación recordando aquella antigua frase de “el papel lo aguanta todo”. Sin embargo, ahora nos toca decir que “la web lo aguanta todo”. Unas veces para bien, otras veces para mal. Evidentemente, mi apuesta es por la calidad. ¿Hacia dónde iremos? ¿Nuestros proyectos se sostendrán en el tiempo? ¿Nos desanimaremos en el camino? Son preguntas que quizá queden flotando, pero que dependerán principalmente de nuestras motivaciones personales. Porque, como les he contado, yo con Lee por gusto no obtengo ningún centavo, pero he ganado mucho conocimiento y mi amor por la lectura se ha incrementado muchísimo. Y con eso me doy por bien servido. Si pudiera hacerlo sostenible y rentable, sería doblemente feliz.

Jaime Cabrera Junco Periodista peruano. Trabaja en la sección Mundo del diario Perú21 y es director del blog literario Lee por gusto, alojado en la página web de dicho medio, y realiza entrevistas a escritores e intelectuales, y publica reseñas sobre obras así como crónicas en torno al libro.

31

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS

7. El lenguaje digital y el corrector 2.0
Úrsula Velezmoro, Perú

Gracias a internet y la globalización hemos conseguido la inmediatez para estar enterados de los últimos acontecimientos nacionales e internacionales; tenemos acceso a la capacitación a pesar de la distancia; gozamos de fuentes inmediatas para realizar nuestras notas. Esta revolución tecnológica no ha sido ajena a nuestra lengua, y muestra de ello es la aparición de nuevas entradas vinculadas a este mundo digital. “Cuando nos referimos a las palabras que surgen como producto del trabajo periodístico en las redes (players, link, hashtag, streaming, smartphone, comunity manager, postear, googlear, etc.), tendremos que tener cuidado”

Debemos recordar que, en sus inicios, esta incursión se hacía con temor, ya que cuando recién aparecieron términos como módem, chip, correo electrónico, computadora, ordenador, clic, servidor, reiniciar, e-mail, mouse, navegar, hardware, software, zoom y hacker pensábamos mil veces si era correcto ponerlos en nuestra nota, pues alguien nos podía decir “esa palabra no existe porque no está en el diccionario”. En castellano, tenemos varias palabras que provienen de este mundo y que –debido a su uso ya extendido en toda la región– han tenido que ser incluidas en las últimas modificaciones introducidas en junio de 2012 en la versión del Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) en la red. Es así que términos como blog, bloguero, chat, chatear, espanglish, friki, página web y USB ya se en-

32

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
cuentran en el DRAE. Sin embargo, es el lenguaje de las redes sociales –al que recurrimos diariamente para realizar el trabajo periodístico– en donde se generan más términos. Y, muchas veces, dudamos en cómo graficarlos en nuestro textos. Con entradas como Twitter, Facebook, Instagram, Google, Numbers, Flickr y Tuenti no debemos dudar, estos no van a variar porque son nombres propios y, por lo tanto, mantendrán su escritura. Tampoco debemos tener vacilaciones al escribir tuitear, retuitear, tuit, tuitero, blog, bloguero, pues estos términos ya han sido aprobados y se incluirán en la XXIII edición del DRAE que se presentará en 2014. Sin embargo, el dilema viene cuando formamos otros términos de estas entradas. No está mal que se creen palabras, lo que está mal es que no haya un cuidado al graficarlas, que no exista una uniformidad en todo el texto. Pues para algunos basta con escribirlas como se hace en inglés (extranjerismos puros); otros, en cambio, prefieren adaptarlas a nuestra lengua (neologismos). Respetemos el uso, si se prefiere que sea un extranjerismo debemos cerciorarnos de que este sea necesario y no pura moda. En cambio, si optamos por adaptar el término a nuestra lengua evitemos que este sea una grafía forzada. Cuando nos referimos a las palabras que surgen como producto del trabajo periodístico en las redes (players, link, hashtag, streaming, smartphone, instagramers, comunity manager, postear, googlear, etc.), tendremos que tener cuidado. Seamos conscientes de que no debemos forzar su escritura y, con el perdón de los puristas, a veces es mejor el empleo de un extranjerismo puro. Un ejemplo de ello son las grafías güisqui y whisky; al final, se impuso la extranjera. No lo dudemos, este surgimiento va a continuar. La lengua está en constante cambio; por ello, algunos términos aparecerán, otros se irán olvidando y caerán en desuso o simplemente los destronarán, así es el castellano y como cualquier otro idioma evoluciona. Debemos prepararnos, no sentirnos indignados y estar ahí para aprobar o desaprobar los términos nuevos, sean o no extranjerismos, porque nosotros como castellanohablantes somos los mejores jueces.
Urgente… un corrector 2.0

¿Es necesario que una web tenga un corrector? ¿Nuestra web debe tener un estilo? ¿La inmediatez justifica las erratas? Sin duda, nadie publica algo con erratas o errores adrede. También es cierto que la inmediatez juega en contra de la pulcritud gramatical de nuestras notas. Sin embargo, el ojo del corrector puede ayudarnos a entregar un trabajo prolijo. No basta con tener un buen contenido, la presentación debe ser óptima. Pues no es cuestión de –como dicen algunos– “una coma más o una coma menos”, el trabajo de un corrector contribuye para que nuestros lectores no tengan problemas al informarse. Sabemos que ellos no dudarán en elogiar nuestro trabajo, pero tampoco vacilarán para ser nuestros más duros críticos. También es cierto que muchas webs no cuentan con suficiente presupuesto; sin embargo, hay

33

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
herramientas en la red que nos pueden ayudar a disipar dudas, sean páginas web de instituciones o blogs sobre redacción de conocedores del idioma. Señores, recordemos que antes teníamos que recurrir al diccionario voluminoso, deshojado, probablemente desactualizado y empolvado de la casa, ahora todo está al alcance de un clic. No desaprovechemos esta era y estemos acorde al lenguaje digital.

Úrsula Velezmoro Estudió Lingüística en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Desde hace más de una década, se dedica a la Corrección de Estilo. Actualmente, labora para el Grupo El Comercio.

34

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS

8. ¿Qué proyectos editoriales tienen los extraterrestres?
Marco Avilés, Perú

Foto: Escuela Cometa

Isabel Huilcapuma es una agricultora que siembra papas nativas a cuatro mil metros de altura, en los Andes peruanos. Tiene 55 años y no conocía Lima ni el mar hasta setiembre de 2012, cuando la invitaron a participar en la feria gastronómica Mistura. Huilcapuma llegó a la ciudad en un camión de carga, después de 48 horas de viaje, pero antes de bajar pidió que la llevaran a mirar el océano. Al ver el mar desde los acantilados, le pareció que se trataba de un lago inmenso. Luego bajó hacia la playa y caminó largo rato sobre la arena. Allí me contó que sus hijas le habían pedido tres regalos de la ciudad: panetón, caramelos y arroz. El Perú es un país adicto al arroz y, por ese y otros motivos, también es un mercado hostil para los

productores de papas nativas. Más de dos mil variedades desconocidas en el resto del mundo se producen en los Andes. Son deliciosas, previenen enfermedades, no contienen químicos (como las omnipresentes papas blancas). Pero a pocos comensales les importa esas características. Amamos el arroz. Al no existir gran demanda para sus productos, muchos agricultores que viven en el pueblo de Huilcapuma abandonan sus cultivos de papas para incursionar en la muy rentable minería informal. Después de un tiempo en los socavones, se compran camionetas, edifican casas de ladrillo y nunca más vuelven a sembrar lo que sembraban. Las papas nativas, como corresponde, están en vías de extinción.

35

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
En aquella playa de Lima, Huilcapuma lucía contrariada por el pedido de sus hijas. Mientras recorría la orilla, recogía conchitas y las guardaba en una bolsa. Sería el único regalo que llevaría a sus familiares. –Esto es mejor que el arroz –me dijo. Lo mismo les explicaría a sus hijas. 2. El fotógrafo Daniel Silva y yo pasamos una semana con Isabel Huilcapuma y la acompañamos en su odisea, La odisea de la papa. Desde hacía un año, nos intrigaba conocer cuál era la historia de los productores que llegan todos los años, desde lugares remotos, a la feria gastronómica más grande de América Latina. Y así, diseñamos un plan de acción para hacer realidad este reportaje. El plan comprendía la búsqueda de financiamiento y la producción de lo que fuera posible: un libro, un folleto, un fanzine. Los fondos de la Cooperación Técnica Belga, que solventó la idea, alcanzaron para el sueño completo. Reportamos, editamos, imprimimos y distribuimos la crónica en tiempo récord dentro de la feria Mistura. De esta manera, miles de personas pudieron conocer la historia de Isabel Huilcapuma, de sus vecinos y de las papas que –contra toda lógica– ellos quieren seguir produciendo. Porque eso es lo que saben hacer, lo que aprendieron de sus mayores y lo que desean seguir haciendo. Y, además, están seguros de que su trabajo puede ser rentable. Son románticos pero no están locos. 3. El mercado de las papas nativas no es muy distinto al mercado de las historias. Muchos reporteros jóvenes e independientes quieren escribir crónicas de largo aliento pero luego se enfrentan a un mercado que, en apariencia, no las necesita. ¿Dónde publicar una historia de 6 mil palabras y 23 fotografías cuando los periódicos y la mayoría de revistas le temen, por principio, a las grandes extensiones? ¿Dónde publicar una historia que te ha tomado un mes de trabajo y en la que has invertido mucho tiempo y dinero? Se sabe que los medios locales pagan poco y mal a los colaboradores (salvo contadas excepciones). Y, claro, están aquellos medios «nuevos» que simplemente no pagan porque en sus modelos de negocios las historias deben ser gratuitas como el aire. Si eres un periodista independiente sabes bien que tratar de publicar una historia en el medio local, con las mínimas condiciones aceptables, es una odisea adicional a la odisea propia del reporteo. 4.
Cometa es una empresa, una revista de for-

mato mutante y también una incubadora de sueños. La fundamos Daniel Silva y yo a inicios del año 2012 para enfrentarnos de una manera

36

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
distinta y divertida a los paradigmas de siempre. “¿Dónde publicar una historia de 6 mil palabras y 23 fotografías cuando los periódicos y la mayoría de revistas le temen, por principio, a las grandes extensiones?” En Cometa, creamos nuevos espacios para las grandes historias. Queremos recuperar la dignidad y la belleza de los formatos extensos. Es la promesa. Lo que estamos haciendo poco a poco y lo que haremos de manera más agresiva en el futuro. Nos cuesta mucho dialogar con el sistema porque nos aburre. Si nos dicen: «La gente no lee». Nosotros responderemos: «La gente no lee lo que no necesita». La crisis de los medios impresos –si es que la hay o la hubo– no es la crisis de los lectores. Es la crisis de los directivos inactivos y de sus editores sin soluciones. Afuera de esa burbuja de pesimismo e ineficiencia, el mundo está preparado para que lo creemos todo de nuevo. En Cometa creemos que si tienes una gran historia, ya no tienes que agotarte intentando publicarla donde no la publicarán. Busca financiamiento. Inventa tu propio medio. Usa tus redes sociales. Crea tu comunidad. Y al demonio lo demás. 5. La naturaleza propia de nuestro trabajo nos ha llevado a plantearnos algunas preguntas: -¿Qué proyectos editoriales sueñan los extraterrestres? -¿Qué proyectos tienen entre manos otros terrícolas como nosotros? Por obvias limitaciones técnicas, es imposible que nos ocupemos del primer punto. Así que en mayo de 2012 decidimos concentrarnos en el segundo. Para eso abrimos una escuela, Escuela Cometa. Se trata de un espacio donde invitamos a creadores de todo tipo para que compartan su historia con nosotros y con un pequeño auditorio formado por escritores, fotógrafos, diseñadores y otras personas interesadas en el mundo editorial. La mayoría de los participantes son jóvenes estudiantes y profesionales que quieren desarrollar sus propios proyectos, y que aterrizan en la Escuela en busca de inspiración. Los expositores invitados son, ante todo, personas a las que admiramos porque emprenden trabajos y aventuras estimulantes. Y queremos aprender de ellos. Nos han visitado durante el 2012:
Daniel Titinger «Cómo hacer un libro, un diario, varias revistas, y además tener tiempo para ver TV» Amadeo Gonzales «Cómo hacer una revista con tu hermano sin golpearlo ni estafarlo»

37

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
Jeremías Gamboa «¿Por qué escribir una novela de 600 páginas cuando todos te dicen que la gente no lee?» Antonio Escalante «¿Cómo fotografiar en un prostíbulo de manera caballerosa, y otros proyectos documentales?» Shila Alvarado y Susana Torres «¿Cómo podar un bosque con tijeritas y otras técnicas para editar la obra de una artista?» Juan Manuel Robles «Convierta objetos pequeños en grandes escenas y otros consejos para escribir crónicas y perfiles» Lizzy Cantú «Sobre el correcto uso de la minifalda en el trabajo o cómo ser una editora convincente en una revista controlada por caballeros» Josué Méndez «¿Qué hace un cineasta para no enloquecer mientras no dirige una película y otras técnicas de supervivencia vocacional?» Annie Murphy «Crónicas ambulantes para escuchar en cualquier lugar del universo donde haya internet» Sebastián Rubio «¿Cómo contar una historia real, con personajes reales, en el teatro?» Renato Peralta «Historia personal de un panadero. La creación de un restaurante y sus similitudes con la ejecución de un proyecto periodístico»

que luego expliquen los detalles de los proyectos en que se encuentran inmersos. El formato es libre. No hay ronda de preguntas. Los participantes tienen licencia para interrumpir cuando lo consideren necesario. 6. La escuela, como todo proyecto de Cometa, va mutando y adopta nuevos formatos con el tiempo. Durante las primeras sesiones, entre mayo y junio de 2012, descubrimos que hay un universo de jóvenes que aún están en la universidad (o que están a punto de egresar) y que tienen muchas ideas y, a la vez, energía contenida. Pensando en ellos, decidimos lanzar nuestra aventura más reciente a mitad de noviembre. La escuela es ahora un taller permanente destinado solo a jóvenes de entre 19 y 23 años, que tienen un proyecto en mente. En Cometa les apoyamos con mentoría y, pronto, también con financiamiento. Los participantes podrán asistir a la escuela durante el tiempo que les tome concluir sus trabajos. A partir de entonces, la permanencia será opcional. Podrán continuar o ceder el paso a nuevos postulantes. Queremos concentrarnos en esa edad porque, precisamente, es cuando surgen grandes ideas pero también cuando el mundo de los adultos –que es cruel– las deshace con mayor facilidad. El objetivo es que los participantes conozcan técnicas y herramientas para poder desarrollar sus proyectos, ya sean crónicas, fotorreporta-

Les pedimos a los expositores que partan siempre de la experiencia personal y

38

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
jes, documentales, campañas y otras aventuras. En diciembre concluyó el primer ciclo y hay doce proyectos encaminados. Un perfil. Cuatro reportajes. Una web. Un libro autobiográfico. Un documental. Dos campañas en Facebook. Dos fotorreportajes. 7. Parte del método es que los participantes aprendan de los expositores. Pero también que se inspiren y estimulen unos a otros, que establezcan relaciones de trabajo, que colaboren entre ellos. Es más fácil enfrentarse al mercado cuando estás acompañado. Es más fácil mantenerte inspirado cuando te rodeas de gente inspiradora. Es más difícil que te gane el pesimismo cuando te concentras en hacer realidad un proyecto. 8. No cae mal en estas fechas de reflexión y evaluación hacer un ejercicio de futurología en nuestro favor. Para el año 2013, si los astros nos bendicen, Cometa –la empresa– contará con un espacio propio y más grande. Allí desarrollaremos todos nuestros proyectos: -La editorial -La revista -La escuela -La plataforma virtual que ahora desarrollamos dentro de la Academia Wayra, con auspicio de la Fundación Telefónica. -Y toda nuestra gama de proyectos ultrasecretos. Las nuevas condiciones permitirán que la Escuela Cometa abra un taller permanente paralelo, que estará dedicado a profesionales sobre los treinta años. Pensamos en aquellas personas que ya desarrollan un proyecto –una empresa, un medio, un libro– y que buscan inspiración, capital y también una red de contactos. Todos tenemos libertad para soñar.

Marco Avilés Periodista y editor. Es cofundador de Cometa. Ha publicado el libro de crónicas Día de visita (Ed. Libros del KO. Madrid, 2012) y el ebook Un meteorito en el fin del mundo (eCícero, 2012). Ha colaborado con revistas de América Latina y Europa.

39

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS

9. Cambio de chip en El Salvador
Blanca Abarca, El Salvador

Foto: Renzo Salazar

La introducción de smartphones al mercado local junto al creciente ingreso de ciudadanos, políticos, oficinas gubernamentales y los mismos periodistas ha provocado un cambio en los métodos y hábitos de los reporteros en El Salvador, desde las pasadas elecciones municipales. El arribo de los teléfonos inteligentes junto al apogeo global de las redes sociales ha significado para el periodismo salvadoreño un nuevo escenario para comunicar, hacer competencia editorial y plantear nuevos retos y dilemas profesionales. Sintonizar las primeras emisiones de noticieros de radio, los informativos de televisión (alrededor de las 6 a. m.) y hojear las ediciones impresas de los periódico matutinos era –hasta hace años– el método tradicional para ponerse al día con los temas claves de la esfera local e internacional.

Dar un repaso al dial, hacer zapping con el control remoto y pasar las páginas de los principales matutinos era práctica obligada para todo aquel periodista que se preciaba de rastrear las apuestas informativas de su competencia y las agendas informativas de las oficinas públicas y privadas. Con la penetración de la telefonía móvil al mercado salvadoreño y la puesta en marcha de una amplísima oferta de dispositivos y planes de datos “a la medida del consumidor”, los reporteros salvadoreños comenzamos a ver un ejército de prosumidores (se estima que más de 1 millón de usuarios en Facebook y una creciente comunidad en Twitter), a quien debíamos ofrecer contenido informativo, ya sea desde la trinchera de la marca digital personal o de la empresa periodística. La entrada de estos nuevos personajes en la

40

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
vida digital ha implicado, en muchos casos, que los periodistas incorporen a su haber nuevas plataformas y formas para comunicar, ampliar nuestros horarios de rastreo y difusión, cambiar las prioridades editoriales y evangelizar tanto a jefaturas y colegas de que las redes sociales han llegado para quedarse en el periodismo. Este escenario se evidenció durante la campaña proselitista para elegir los 262 gobiernos locales y de las 84 diputaciones para la Asamblea Legislativa. En los tres meses de campaña legal (inclusive antes) ocurrió un boom de candidatos en redes sociales y saltó a la palestra laboral la figura de los gestores de comunidad. Así, aparecieron páginas de fanáticos y perfiles de muchos aspirantes, aunque no de todos los candidatos (y no todos han perdurado). Los partidos políticos, independiente de sus recursos financieros, vieron en las redes sociales un nicho para conquistar votos. Dependiendo de la solvencia económica, unos se dieron el lujo de contratar compañías para gestar esta nueva e inusitada batalla electoral en El Salvador, otros buscaron gestores de comunidad particulares y unos cuantos candidatos fueron aprendiendo en el camino cómo comunicarse con sus electores. “El arribo de los teléfonos inteligentes junto al apogeo global de las redes sociales ha significado para el periodismo salvadoreño un nuevo escenario para comunicar” Los periodistas, ya sea como colectivos empresariales o a título personal, tomaron nota del fenómeno y emprendieron sus propias apuestas. Empresas informativas con más recursos buscaron asesoría para diseñar una estrategia de cobertura, como ocurrió con La Prensa Gráfica, empresa multiplataforma para la cual trabajo. Para la elección de marzo 2012, la compañía editorial, con 86 años de circulación como edición impresa, dotó a toda su planilla de redactores de teléfonos inteligentes con navegación ilimitada y puso en la calle a decenas de periodistas en un amplísimo y escalonado horario de trabajo. La euforia con la cual se trabajó las primeras horas de cobertura periodística de la jornada electoral llevó, incluso, al equipo de redes sociales a copar el límite máximo permitido por Twitter de envío de tuis por hora. Así, la experiencia de cobertura del proceso electoral introdujo a muchos periodistas y jefes de mesas de redacción al mercado informativo de redes sociales, que ahora abarca a empresas del rubro televisivo, radial, oficinas públicas, organizaciones civiles, institutos políticos y, por supuesto, a los prosumidores. Estos personajes y escenarios virtuales han generado nuevos hábitos de lectura digital entre los periodistas, de tal manera que la rutina de las primeras horas del día se ha traducido en abrir los ojos, buscar el teléfono e informarse desde la red social predilecta. Las pequeñas pausas entre asignaciones periodísticas sirven para saber qué está pasando en el mundo exterior (local y global), actividad que puede prolongarse hasta bien entrada la noche. La histeria por la primicia ahora se libra sin horario e incluye un agregado al esperado re-

41

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
clamo de la jefatura inmediata –por no tener “ese” dato en línea en tiempo prudencial y con el mínimo de calidad periodística esperada para discriminar lo real y lo objetivo de lo impostado con malicia por simple placer o intención política–. Ahora, los gestores de comunidad deben esperar la presión, la exigencia y la dura (y muchas veces cruel) crítica de la comunidad por no informar “a tiempo”, una figura que cada vez se hace más efímera y cíclica. Esto está obligando a muchos reporteros a conservar hábitos de consulta en redes sociales muy constantes, por periodos más prolongados y obliga a sistematizar la red social personal de tal manera que se puedan organizar la recepción de contenidos de interés profesional con los de carácter lúdico. Todo ese nuevo contingente de comunicadores institucionales y de medios de comunicación que han migrado hacia las redes sociales también está sacando a flote prácticas anticompetitivas y de rastreo de opiniones personales de periodistas. Al momento los casos no han sido graves. Cito dos casos. El primero es sobre una información que había generado la casa editorial para la cual trabajo. Este dato había sido compartido por un lector y un medio de comunicación lo retomó y se la atribuyó (citando al seguidor en común). En otro caso, con dolo y alevosía, un canal de televisión colocó en su muro en Facebook una imagen de nuestra publicación impresa, a la cual quitaron nuestra marca de agua y nunca aclararon que era de nuestra propiedad. Las oficinas públicas también se han dado la tarea de rastrear las opiniones de periodistas sobre temas controvertidos de la política nacional y a partir de ahí han estructurado opiniones sesgadas sobre los colegas. Así, las redes sociales en El Salvador están empezando a dejarnos nuevos hábitos y nuevas lecciones sobre las fronteras deontológicas de la práctica periodística.

Blanca Abarca Es periodista salvadoreña y migrante digital. Forma parte del equipo de redes sociales del periódico multiplataforma La Prensa Gráfica. Le interesan temas de Periodismo Electrónico, Gobiernos locales, Medio Ambiente, tradiciones, Antropología, modelos alternativos de crianza infantil. La puedes seguir como @blancabarca en Twitter.

42

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS

10. El reto periodístico de las redes sociales: Social Media Press Challenge 2012
Kyra Hamann, Perú

Foto: Kyra Hamann

20 jóvenes universitarios vivieron a principios de noviembre una experiencia que no olvidarán nunca en sus vidas. Acaban de tener la oportunidad de entrevistar a congresistas de la República, ministros, directores de medios de comunicación, especialistas, y a la embajadora de los Estados Unidos. Todo esto en el marco de una experiencia de cobertura periodística desde el campo y con la utilización de medios digitales. Esto es lo que fue el Social Media Press Challenge (#SMPCH), una iniciativa de la Embajada de los Estados Unidos con la colaboración de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas-UPC y el medio digital lamula.pe. El Social Media Press Challenge es un verdadero reto y una competencia por equipos. Los participantes son seleccionados luego de una entrevista con las autoridades de la univer-

sidad en la que estudian, y deben conformarse en grupos de cuatro personas. Cada quien tiene una tarea específica, debiendo cubrir los puestos de fotógrafo, ‘videógrafo’, entrevistador, redactor, editor y community manager (algunos hacen más de una tarea a la vez). Tras una capacitación, los equipos realizaron una cobertura en vivo del Election Night, programa organizado por la Embajada de los Estados Unidos para recibir las noticias sobre el ganador de las elecciones en dicho país. La propia embajadora de los Estados Unidos, Rose M. Likins, invitó a sus huéspedes a apoyar a los jóvenes estudiantes y otorgarles entrevistas para que ellos aprendan en la competencia periodística digital. El resultado fueron cientos de fotografías, videos, artículos y hasta infografías acerca de las

43

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
elecciones estadounidenses y cómo estas fueron seguidas desde el Perú, en particular desde la Embajada de los Estados Unidos en Lima. Los estudiantes tuvieron que investigar sobre la naturaleza del proceso electoral de los Estados Unidos y la relación del Perú con este acontecimiento, tuvieron que crear su propia marca en internet, definir su estilo de video, de artículo, la forma cómo promover estos mismos videos en internet y cómo distribuirlos, entre otras cosas. “Fui feliz, corrí, grité, me frustré, me puse ansiosa, me molesté, me aloqué, me estresé; esta ha sido una noche de locos, una increíble experiencia que me dejó conocer lo que sentiré el resto de mi vida. El Social Media Press Challenge #SMPCH ha sido una de las mejores cosas que me ocurrieron este año. Lo voy a decir mil veces: AMO MI CARRERA”, manifestó Samanta Alva, una de las participantes, en su Facebook tras la experiencia. José Luis Membrillo Martínez, otro participante, destacó “la oportunidad de ser partícipes de un evento tan importante y que todos los grupos hayan hecho su trabajo y funciones de manera tan profesional, considerando las distintas especialidades y años de estudio de los participantes”. Christian Silva, por su parte, resaltó la importancia de “ejercer la carrera que nos gusta no como alumnos, sino como profesionales”. Para Daniel Chang lo mejor fue “poder crear contenido con libertad” y “compartir con personas que no hubiese conocido nunca”. El equipo ganador fue “Animal Electoral”, con más de 2.500 visitas a su blog y un alcance de más de 10.000 cuentas de Twitter. Conformado por los alumnos Daniel Chang, Samanta Alva, Alonso Cerna, José Luis Membrillo, logró destacar por la calidad de sus videos, las iniciativas para generar viralidad y los artículos informativos que produjeron. Los blogs participantes fueron: • Animal Electoral • Desde la Embajada • El Momento Decisivo • USVOTE12 • Voto a Voto
Estructura de Social Media Press Challenge

El #SMPCH tuvo dos partes: una de capacitación durante tres mañanas de charlas prácticas con reconocidos periodistas y comunicadores digitales, como Esther Vargas, Paola Ugaz, Jorge Bossio, Pedro Rivas, Gisella Salmón, Sofía Pichihua y quien escribe, Kyra Hamann. En estos espacios de aprendizaje teórico y práctico, los estudiantes complementaron sus conocimientos de periodismo y medios digitales con prácticas y casos de éxito de periodismo digital, desentrañando plataformas como Facebook, Pinterest, Twitter, Storify y lamula.pe. En estas sesiones, los alumnos aprendieron de estrategias de cobertura periodística, de tips para cobertura con smartphones y medios móviles, de flujo y gestión de información online y de construcción de la marca digital, entre otros temas. Luego de los talleres se enfrentaron por equipos. El reto fue lograr la mejor cobertura de las elecciones de los Estados Unidos, particularmente desde el Election Night, evento organizado por la

44

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
Embajada estadounidense que congregó justamente a diversos líderes de opinión para ver en vivo los resultados de las elecciones en Estados Unidos. Cada equipo publicaba en sus blogs toda la información de la cobertura desde el primer día de los talleres de capacitación una semana previa al evento y creaban también otras plataformas para distribuir y producir información, como páginas de Facebook, Twitter, y Storify, entre otras. El medio digital La Mula jugó en esta aventura un rol fundamental, ellos revisaban todo lo que se producía y seleccionaban los artículos más relevantes para darles visibilidad desde el especial de cobertura de dicho medio sobre el tema. Para ello contaron con una editora, quien asesoraba y corregía cada detalle de lo que se publicaba antes de darle prioridad en la página de lamula.pe. Los estudiantes aprendieron, en medio de la adrenalina de enviar tuits, subir los videos y fotos casi al mismo tiempo que fueron creados y organizar la información para reportar en vivo, que por más impresionados que estuvieran de haber entrevistado a Beatriz Merino, a Fernando Tuesta o a Pilar Nores, la noticia no era “entrevistamos a Beatriz Merino”, sino lo que Beatriz Merino dijo. Este es solo uno de los miles de ejemplos de aprendizajes sobre la marcha que se produjeron en este proceso.
Nuevos retos por venir

de la prensa independiente, la tecnología y la prensa, incluyendo la próxima generación de periodistas peruanos. “Desde la Embajada, hemos obtenido una interesante cobertura con medios digitales sobre las Elecciones de los Estados Unidos, pero esencialmente hemos tenido la oportunidad de contribuir con la formación de futuros periodistas”, resaltó James Fennell, agregado de Prensa de la Embajada de los Estados Unidos. En lo personal, además de desempeñarme como directora de Tecnología y Nuevos Medios en la Embajada de los Estados Unidos, soy docente universitaria, y tenía mucho interés en generar un espacio de aprendizaje que fuera beneficioso para todos. Poco a poco y gracias al generoso apoyo de James Fennell, Úrsula Freundt, Alberto Mejía, Rolando Toledo y Jorge Bossio; esta iniciativa se concretó en una experiencia de construcción de conocimiento beneficiando a todos los involucrados. Los resultados han rebasado nuestras expectativas y estoy orgullosa de haber contribuido con este proyecto a la formación de futuros profesionales en medios digitales. Los estudiantes han tenido la oportunidad de hacer una cobertura conjuntamente con periodistas profesionales de distintos medios de comunicación, especialmente de televisión que estaban transmitiendo el evento. También han podido conocer y trabajar en equipo con chicos de su misma universidad, pero de diferentes especialidades (Comunicación y Digital y Medios Interactivos con Periodismo) y de diferentes ciclos y personalidades. Han vivido el sentido de urgencia de la cobertura periodística en el campo, han realizado entrevistas a líderes de opinión y hasta se han atrevido a hacerles preguntas incómodas.

El Social Media Press Challenge se desarrolló en el marco de los programas de capacitación para periodistas que realiza la Oficina de Prensa de la Embajada de los Estados Unidos. El objetivo de los mismos es apoyar al desarrollo

45

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
El resultado de este reto no es otro que la certeza que quedan muchos retos tecnológicos por hacer y muchos espacios de aprendizaje conjunto por construir.
El Jurado

El jurado estuvo conformado por James Fennell, agregado de Prensa de la Embajada de los Estados Unidos; Úrsula Freundt, decana de Co-

municaciones de la UPC; Rolando Toledo, director de La Mula; Gisella Salmón, jefa de Proyectos y Multimedia del Grupo el Comercio; Pedro Rivas, encargado de Reportuit en Perú21; Edwin Chávez, diseñador Web de La Mula; Alberto Mejía, director de la carrera de Comunicación Audiovisual y Medios Interactivos de la UPC, y quien escribe. Se evaluaron la calidad de los artículos, la fotografía, el video, la viralidad, la estrategia, las iniciativas e innovaciones y el diseño y construcción de marca de cada uno de los equipos.

Kyra Hamann Es estratega en comunicación digital, docente universitaria, e investigadora y expositora en temas de comunicación, tecnología y política. Ha capacitado en el uso estratégico de TIC, tanto a periodistas en todo el Perú, como a empresarios, docentes, y congresistas de la República. En Twitter: @polleraparlante.

46

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS

11. Dar la cara: ¿La evolución de la petición online?
Cristian Cambronero, Costa Rica

Todos conocemos la herramienta: plataformas online que nos permiten adherir nuestro apoyo a una causa concreta al “firmarla” digitalmente. Desde su surgimiento a finales de los 90, hasta su clímax a mediados de los 00 impulsadas por el auge de la web interactiva, las peticiones online han servido a todo tipo de causas: desde pequeñas luchas comunales hasta enormes gestas políticas. De pedir –y conseguir– la libertad para mujeres al borde de la lapidación, a exigir que se garantice la libertad y la neutralidad en la gobernanza de internet a nivel global. “Una herramienta de ciberactivismo desarrollada en Costa Rica y premiada por Facebook, potencia el poder movilizador de las peticiones online a partir de la integración con redes sociales”

Las peticiones online, como las que se hicieron durante años en el mundo preconectado, producen un resultado puntual: presión de opinión pública. Evidencian, visibilizan y cuantifican las opiniones y posiciones de los ciudadanos sobre temas de su interés. No necesariamente las opiniones de las mayorías, de por sí evidentes o establecidas, sino especialmente las de quienes, por medio de los canales usuales, experimentan mayor dificultad para hacer patente su inconformidad o impulsar las luchas que consideran justas. Esa fue nuestra experiencia.
Fuerajustoorozco.com

En el centro de América, Costa Rica, con poco más de 4 millones de habitantes, es una de las democracias más antiguas y sólidas del continente. También es un país reconocido en cualquier

47

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
rincón del mundo por su defensa y respeto de los Derechos Humanos. Sin embargo, en lo que respecta a legislar para garantizar los derechos civiles y patrimoniales de parejas de personas del mismo sexo, Costa Rica está rezagada con respecto a otras naciones como Argentina, Uruguay, algunos estados mexicanos y otros países latinos en los que el tema avanza seguro en los Congresos. Una poderosa influencia de la Iglesia Católica (Costa Rica sigue siendo un estado confesional, con la Católica como religión oficial) y el brazo político de las iglesias evangélicas han sido clave para entorpecer el avance en esta materia. A mediados de 2012, y tras una maniobra política que buscó hacerse con el control del Directorio del Congreso, el partido oficialista colocó en la presidencia de la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Legislativa al diputado evangélico Justo Orozco. La Comisión es la encargada de valorar las iniciativas de Ley relacionadas con la temática de DD. HH., y Orozco es, por mucho, el más abiertamente homófobo de los legisladores costarricenses. En los días que precedieron al nombramiento, más de 5.000 personas firmaron una petición online por medio de change. org, que fue ignorada por los diputados. El escandaloso nombramiento de Orozco provocó indignación instantánea. El mismo día en que se oficializó al diputado en el puesto, el hashtag #fuerajustoorozco alcanzó la segunda posición entre los trending topics en español. La red ardió. El equipo de programación de BigWebNoise, nuestra agencia de publicidad digital que opera desde Costa Rica, vio la necesidad de “canalizar” el descontento espontáneo por un medio que permitiera visibilizar la masividad de la protesta, y manifestar la contundencia del reclamo. Tras una maratónica jornada de 24 horas, el 1 de junio lanzamos la iniciativa fuerajustoorozco. com, con una consigna simple: “Si no bastó con la firma, ¡pongamos la cara!”. Eso es justamente lo que hace la herramienta: por medio de una integración con el API de Facebook, los usuarios pudieron sumar su apoyo, agregando su cara (avatar de Facebook) a un gran wall que acumulaba y contabilizaba cada nueva adhesión. El sitio alcanzó las primeras 5.000 caras en solo 48 horas, y sumó 14.000 usuarios en los primeros 10 días en línea. Durante ese periodo, contabilizó 165.000 visitantes únicos, de los cuales un 20 % ingresó desde dispositivos móviles. El eco en medios de comunicación locales e internacionales no se hizo esperar. La iniciativa captó de inmediato la atención y curiosidad de la prensa. La herramienta también probó tener un poderoso músculo de difusión viral por medio de redes sociales. La adhesión de cada nuevo usuario producía una publicación en el newsfeed de sus contactos, multiplicando la participación. La colaboración de los propios usuarios en el esfuerzo de difusión permitió llevar #fuerajustoorozcoarepetircomo trendingtopic en español en dos ocasiones más en una misma semana. FueraJustoOrozco.com se convirtió en un elemento clave para la movilización de los sectores que

48

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
impulsan los derechos igualitarios en el país. El 16 de junio (2 semanas después del nombramiento de Orozco) se realizó en San José la marcha pro derechos civiles de la población GLBT más grande hasta hoy en la historia de Costa Rica. El 21 de junio, el diario La Nación (el más influyente del país) tituló su editorial “Despertar a la realidad del activismo”, y señaló cómo los movimientos civiles aprovecharon la coyuntura para “labrarse espacios” en la discusión nacional, y poner en agenda sus temas de interés. Ese mismo día, la presidenta Laura Chinchilla recibió a representantes de los grupos GLBT; y el 6 de agosto hizo manifiesta su intención de convocar a discusión el Proyecto de Ley que regula la unión civil. “Fuerajustoorozco.com se convertirá en un app open-source para que pueda ser usada en cualquier lugar del mundo”
Activismo con rostro digital

al entregar el premio Mathew Perault, gerente de Políticas Públicas de Facebook. “Nos sorprende ver acciones tan bien ejecutadas, provenientes de tan variados lugares del mundo”, agregó. El jurado estuvo integrado por 13 expertos en áreas como comunicación, innovación, derecho, emprendimiento, etc. Entre otros, formaron parte de los jueces Alex MacGillivray, consejero general de Twitter; John Lilly, ex-CEO de Mozilla; Elliot Schrage, vicepresidente de Comunicación y Políticas Públicas de Facebook; y Jay Ridgeway, cofundador de sharethis.com. Los jurados, y varios expertos en el área de comunicación online, han coincidido en que la dinámica planteada por la herramienta utilizada en fuerajustooprozco.com lleva el ejercicio de las peticiones online a un nuevo nivel, acercándola a la marcha virtual con todas sus implicaciones: una plataforma que garantiza canalización y visibilización, y que puede impulsar movilización; todo con la mira en la capacidad para incidir, como fin último y efectivo. “El sitio alcanzó las primeras 5.000 caras en solo 48 horas, y sumó 14.000 usuarios en los primeros 10 días en línea. Durante ese periodo, contabilizó 165.000 visitantes únicos, de los cuales un 20 % ingresó desde dispositivos móviles” La adición de la cara, el rostro, representado por el avatar, es una conexión esencial con el ADN de la web interactiva; con la forma que los usuarios elegimos para representarnos en el entorno virtual.

El 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, BigWebNoise resultó ganadora del Access Innovation Prize 2012, en la categoría Access/ Facebook por el proyecto fuerajustoorozco.com. El premio otorgado por la ONG Access, con sede en Nueva York, y auspiciado por la red social Facebook, reconoce “las mejores ideas y acciones que usen las nuevas tecnologías de información para promover los derechos humanos”. “En un país conocido por el respeto a los Derechos Humanos, esta iniciativa movilizó a los ciudadanos para dar la cara contra quien los amenaza”, dijo

49

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
Las herramientas de participación, especialmente cuando su efectividad ha sido probada, evidencian que esas representaciones y acciones online pueden incidir en lo que ocurre en el mundo offline. La conexión con las redes sociales y el uso del avatar como diferenciador clave potencian la viralidad, la amplificación por medio de los medios de comunicación tradicionales, y el valor simbólico de la acción: a fin de cuentas somos todos ciudadanos, gente con cara. Personas que deben ser iguales ante la ley, y gente conectada o desconectada, diferenciaciones –ambas– que deben tener sus días contados.

Cristian Cambronero Periodista y emprendedor costarricense. Por su blog Fusildechispas.com recibió en 2010 el Premio Nacional de Periodismo en Costa Rica. Es socio fundador y Director de estrategia online de la agencia digital BigWebNoise con la que ganó el Access Facebook Innovation Prize en 2012.

50

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS

12. Nuevos medios y el proceso electoral
Ernesto Aroche, México

Foto: Celina Salvatierra

El sábado 3 de diciembre de 2011, el entonces precandidato del PRI a la presidencia de la República, Enrique Peña Nieto, se enfrentaba al que sería uno de sus momentos más difíciles de campaña. Frente a él un puñado de reporteros lanzaba preguntas más o menos inocuas al hombre que tenía sobre los hombros –apuntalado por la maquinaria mediática del emporio televisivo mexicano— la misión de abrir nuevamente la puerta de Los Pinos al partido que durante 7 décadas gobernó el país. Peña Nieto acababa de presentarse en la Feria Internacional de Guadalajara y ofrecía una conferencia de prensa. En la ronda de preguntas llegó el turno para Jacobo García, el corresponsal del diario El Mundo, quien lanzó tres preguntas: Qué opinaba de la despenalización de las drogas, de la militarización del país –temas de agenda—

y cuáles habían sido los tres libros que marcaron su vida. La última, aseguró el corresponsal, no traía jiribilla, pero puso a cantinflear al priista. “Las redes también potenciaron la irrupción de movimientos políticos estudiantiles como el #yosoy132, movimiento que en su momento más alto logró sentar a tres de los cuatro candidatos en pugna –solamente Peña Nieto rechazaría la invitación– a un debate público transmitido por, no podría ser de otra manera, las redes sociales” “Pues, he leído varios, desde novelas, que me gustaron en lo particular. Difícilmente me acuerdo del título de los libros. La Biblia es uno. La

51

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
Biblia en algún momento de mi vida y algunos pasajes bíblicos. No me leí toda la Biblia, pero sí algunas partes. Sin duda, en alguna etapa de (mi) vida, fue importante, sobre todo en la adolescencia (…) Leería algo que seguramente mi vocación por la política alentaba este espíritu. La silla del águila, de Krauze [en realidad de Carlos Fuentes] (...) Y hay otro libro de él mismo que quiero recordar el nombre sobre caudillos, (pero) no recuerdo el título exacto”. La mesa estaba puesta, el reportero había generado la nota y las redes sociales se encargaron del resto. El tema, con varios hashtags –entre ellos el de #libreríapeñanieto–, se mantuvo como Treding Topic durante tres días. La campaña había llegado oficialmente a las redes, y aunque Peña Nieto se convirtió en el presidente del país, las campañas cambiaron su lógica al entrar al terreno digital. Y aunque las redes sociales no van a impedir que el PRI busque recuperar ese control hegemónico que mantuvo por varios años, sí pueden ser un contrapeso o una válvula de escape. Entrevistado, Jacinto Rodríguez Munguía, uno de los hombres que documentó la relación prensapoder en el sexenio priista especialmente entre los 70 y 80, en su libro, La otra guerra secreta: los archivos prohibidos de la prensa y el poder, me dice: “Estamos mirando el regreso de una supersecretaría, la Secretaría de Gobernación. Yo he estado mirando desde hace algo de tiempo cómo funcionaba esa secretaría y ahí había un gran control del quehacer de las personas, aparatos de espionaje, un control político de las ideas, un control fuerte sobre los ciudadanos. Ese es el poder, pero la naturaleza de las redes sociales y el mundo digital es justamente evadir ese control. Tú puedes intentar poner las leyes que quieras, pero creo que ahí no hay manera de controlar, van a aparecer nuevos formatos, nuevas plataformas de expresión. Esto no se detiene en Facebook o Twitter. Vendrán otras. Siempre que el poder intente cerrar puertas van a abrirse otras y creo que en el mundo digital son infinitas posibilidades. Esa es una de las nuevas fronteras que va a enfrentar el PRI: puedes acordar con Televisa, con El Universal, con grandes medios, pero cómo acuerdas con miles de ciudadanos que tienen la posibilidad de tuitear información, no hay manera, técnicamente es imposible. Una de las ventajas de las redes es que conecta con el pensamiento y las ideas, donde las leyes no tienen razón de ser y ahí es donde los ciudadanos nos hacemos responsables con lo que estamos compartiendo”. Y aunque las redes no cambiaron el resultado de la votación que llevó de regreso a la presidencia al PRI, sí metieron en una dinámica distinta a todos los partidos políticos, en especial al tricolor que se vio obligado a recurrir a equipos de tuiteros para tratar de contrarrestar la avalancha de críticas y cuestionamientos, producto de la animadversión hacia su partido pero también de las pifias que cometió su candidato durante la contienda política. Las redes también potenciaron la irrupción de movimientos político estudiantiles como el #yosoy132, movimiento que en su momento más alto logró sentar a tres de los cuatro candidatos en pugna –solamente Peña Nieto rechazaría la invitación– a un debate público transmitido por, no podría ser de otra manera, las redes sociales; aunque todavía tienen en pendiente lo que fue

52

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
una de sus principales demandas durante el proceso electoral: “la democratización de los medios”. Me dice Gerardo Albarrán, director del sitio saladeprensa.org y defensor de las Audiencias en Noticias MVS: “Pasaron 70 años de PRI, vivimos 12 años de PAN, regresa el PRI, algún día tal vez llegue la izquierda, es decir los gobiernos cambian, pero la prensa y su función social permanece, es lo que nos debería quedar como lección, recordar que los periodistas no estamos escribiendo para el poder sino para la sociedad”. Y las redes sociales deben estar ahí para recordárnoslo.

Ernesto Aroche Aguilar Egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México, comenzó su trabajo periodístico como editor, cansado de trabajar los textos y notas de otros pasó del otro lado del camino y comenzó a reportear. Fue becario de la fundación Prensa y Democracia. Es reportero freelance y comanda el portal de noticias Lado B.

53

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS

13. Periodismo en tiempo real: periodismo real
Élmer Menjívar, El Salvador

De la moda lo que te acomoda

Contar los hechos noticiosos en tiempo real en internet fue, al principio, una moda. Para mí, tienen más de bueno que de malo. Las modas en todos los ámbitos son golpes de innovación y crestas de consumo, es el tiempo lo que depura y normaliza: baja la necesidad por fiebre y queda la necesidad por oficio: queda lo que te acomoda. Nadie discute que fue internet el que trajo el tiempo real como una moda al periodismo escrito, se convirtió casi en sinónimo de hacer periodismo digital. En la televisión y en la radio ha sido desde siempre algo muy propio. Muchos de los grandes medios impresos interpretaron que su aporte en internet debía ser el tiempo real, es decir, narrar los hechos de una noticia según iban pasando, eso provocaba eternas “noticias en desarrollo” lo

que provocaba un vuelco de información imprecisa, sin contrastes, sin cualificación de fuentes y sobre todo sin mucha reflexión. También afectaba la narrativa de la nota final cuando el periodista tenía que hacer la depuración y la curaduría de información, es decir hacer de los hechos una noticia. Solía pasar que al comparar la cobertura en tiempo real con la noticia había importantes matices que empañaban la labor informativa. También había otros factores que por supuesto no pueden generalizarse, pero hay suficientes casos para mencionarlos: se asignaba a novatos, a los “jóvenes” que estaban más familiarizados con las herramientas de la red, generalmente pasantes o aprendices que carecían de un “olfato” periodístico desarrollado, que apenas conocían o sabían ponderar a las fuentes. En el peor de los casos, se delegó al ciudadano la tarea.

54

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
Poco a poco la moda se fue acomodando. Empezó a entenderse mejor, a dosificarse y a profesionalizarse. Nacieron muchas herramientas webs que facilitaron narrativas más controladas y editables, lo que permitió incluir a un editor en el proceso. También se logró identificar las coberturas susceptibles al tiempo real y a descartar las que salían perdiendo periodísticamente. Hoy en día, en la mayoría de los medios serios, el tiempo real está ligado a eventos, es decir, a esos hechos que transcurren bajo un esquema, con un objetivo y agenda previamente expuesta y resultados inmediatos citables: sesiones parlamentarias, algunas conferencias de prensa, ciertas partes de las cumbres, elecciones, emergencias, conciertos, juegos deportivos, por mencionar algunos de esos eventos que son una sucesión de hechos concretos y que no necesitan interpretación ni filtro especializado, solo un mínimo criterio y capacidad de síntesis.
El tiempo real es posible por las herramientas webs

El tiempo real no tiene que considerarse un producto menor ni complementario. Quizá los mejores ejemplos están en el periodismo deportivo. Hay una enorme diferencia en tuitear quién tiene el balón o quién hizo el último punto y cómo va el marcador que cuando el periodista agrega contenido a los hechos: valorar la estrategia, contextualizar al jugador, comparar e interpretar estadísticas. Es importante también usar un lenguaje apropiado e imprimir personalidad a la narrativa. “La web cada día ofrece herramientas nuevas, más complejas y más especializadas, y si a estas herramientas les agregamos un buen criterio periodístico, las coberturas en tiempo real pueden llegar a producir piezas que no tengan nada que envidiar a las piezas realizadas con el periodismo tradicional” También es cuestión de la estrategia digital que el medio tenga. Cuando se utiliza la cuenta de la marca del medio para la cobertura en tiempo real se tiende a estandarizar y eso es limitante para la calidad expresiva. En el tiempo real es conveniente aprovechar lo emocionante, transmitir el ambiente y las percepciones, y eso se logra más consecuentemente desde la cuenta del periodista, o bien, desde una cuenta satélite de la marca que tenga una personalidad afín a su área de cobertura y al tiempo real. Hay también coberturas colectivas y colaborativas con tuiteros que no son periodistas pero que tienen el criterio y el conocimiento, ya sean personalidades conocidas o esos “anónimos” en los que luego de un

Twitter se instaló como la herramienta por excelencia para el tiempo real, aunque algunos medios desarrollaron sus propias herramientas y sus propios mecanismos. El valor agregado es contar antes que otros lo importante, o por lo menos al mismo tiempo. La audiencia por su lado ya exige ese valor agregado del medio de su preferencia y por lo tanto es un producto que ofrecen ya casi todos los medios. Entonces entramos en un dilema de mercadeo periodístico: ¿Cómo diferencio mi producto en tiempo real de los demás para que la audiencia me prefiera? Como en la mayoría de casos en estos dilemas, la respuesta es contundente: con mejor y más periodismo.

55

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
monitoreo prudente se puede confiar. Esta última opción es delicada, pero si se le pone la atención debida puede resultar muy enriquecedora.
Varios productos con el mismo esfuerzo Ya existen ejemplos que podrán considerarse clásicos

Con estas características se logran dos objetivos fundamentales para el periodismo en general: información de calidad y narrativa. También se logran ofrecer dos productos: el tiempo real “en vivo” y un producto posterior permanente a través de una curaduría mediante, por ejemplo, Storify, una línea de tiempo o una crónica con tratamiento tradicional que tenga como insumo la cobertura en tiempo real. Funcionan también las combinaciones. No se olvide que también podemos contar con imágenes, video y audio que si se utilizan con prudencia y táctica pueden aportar sin saturar. La web cada día ofrece herramientas nuevas, más complejas y más especializadas, y si a estas herramientas les agregamos un buen criterio periodístico, las coberturas en tiempo real pueden llegar a producir piezas que no tengan nada que envidiar a las piezas realizadas con el periodismo tradicional. Es recomendable también hacer una selección de herramientas que puedan funcionar a mediano plazo, que no se tema aburrir con el uso de alguna, que la audiencia lo que necesita es recibir información y si la recibe de forma clara y amena no se aburrirá. No hay que olvidar que, estratégicamente, innovación es generar herramientas nuevas que sirvan por un buen tiempo y para varias cosas, no es generar cosas nuevas para cada ocasión.

Hay ya un premio Ortega y Gasset por la cobertura del movimiento ciudadano 15M. En mi periódico, elfaro.net, apostamos por una cobertura electoral que en una línea de tiempo en tiempo real que significó casi un mil por ciento de visitas. Las olimpiadas de este año significaron un fuerte empujón para el tiempo real, a mi juicio The Guardian es el mejor ejemplo por la manera en que integró su sistema, aunque vale mencionar que trabajan con herramientas propias. Las emergencias como los huracanes, los terremotos o similares también representan un reto para la creatividad en tiempo real, sobre todo porque suceden sin dar tiempo para la planificación específica, y aquí entra de nuevo el tema de la estrategia del medio, que debiera tener un plan para cuando se den estas emergencias. “Muchos de los grandes medios impresos interpretaron que su aporte en internet debía ser el tiempo real, es decir, narrar los hechos de una noticia según iban pasando, eso provocaba eternas “noticias en desarrollo” lo que provocaba un vuelco de información imprecisa, sin contrastes, sin cualificación de fuentes y sobre todo sin mucha reflexión”
Hay un caso que merece un acercamiento:

The Huffington Post. Es una apuesta por un modelo nuevo de periodismo en el que se re-

56

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
duce la dosis de periodistas y se aumenta la de bloguero-ciudadano, bloguero-político, bloguero-celebridad, bloguero-científico; se agregan los rastreadores social media, los curadores de información, los ‘marketineros’ webs, y todo aderezado con la premisa del tiempo real llevado al máximo y en doble vía. El ejército de blogueros ad honórem (texto, video, audio o multimedia) facilitan información inmediata de todo tipo, versiones directas y voluntarias de diversas fuentes y sus contrapartes. El bloguero, sabemos, es el responsable directo de lo que publica, y nadie le exige ni puede exigirle método periodístico. The Huffington Post y El Huffington, su versión española, apuestan decididamente por la tecnología y el mercadeo en tiempo real para generar su contenido. El grueso de su contenido son notas sobre las notas de otros periódicos, cuidando el copyright, solo citan un párrafo, lo comentan de manera audaz y amena, y luego remiten a la nota original. A su favor insisten en que generan tráfico en las publicaciones originales, sin embargo, también generan y mantienen nuevos hábitos de consumo de información ante la sobreabundancia en el ciberespacio: el usuario puede quedar satisfecho con el “flash” informativo confiando en la fuente original sin ir a ella, y consumir así más en menos tiempo: quedará más informado, pero no mejor informado. Ofrecen todo en el mismo lugar y en tiempo real. “Internet ha traído al periodismo infinitas posibilidades y desafiantes retos. Ha traído la velocidad a una profesión ya por naturaleza veloz” Otro de los “secretos” conocidos de The Huffington Post es el uso mercadológico de los titulares y aquí aplican uno de sus ingredientes especiales: el análisis multivariante, publican simultáneamente dos titulares y se muestran aleatoriamente a la misma cantidad de usuarios durante los primeros 5 minutos de la publicación, y se queda fijo el titular que obtiene más clics, es decir, en tiempo real miden y obtienen lo que el usuario quiere y eso es lo que le dan, garantizando más atracción, la mejor interacción, más tráfico y mejores cifras para vender publicidad. Para muchos el modelo Huffington está marcando el horizonte y el sentido del periodismo en internet en tiempo real, yo creo que es un modelo peculiar que cuenta con una inversión millonaria que obtiene réditos y que le permite desarrollos tecnológicos, fichar pocos pero buenos periodistas, editores y curadores que ejercen el control de calidad, como en una maquila de productos de lujo. ¿Útil? Sí. ¿Necesario? Sí. ¿Periodismo? (…).
Servicios ciudadanos y periodismo

Es importante que se tenga clara la diferencia entre las coberturas periodísticas en tiempo real y los servicios ciudadanos en tiempo real. Sobre las primeras he desarrollado las ideas en este artículo. Los servicios ciudadanos en tiempo real son esos que tienen una pretensión informativa; pero no periodística, por ejemplo, los reportes de tráfico, asistencia en emergencias, orientación de consumo y similares. En un servicio nunca, o casi nunca, interviene un periodista, a menos que lo haga en su calidad de ciudadano. Su éxito se basa en la credibilidad de

57

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
la información. Generalmente son servicios espontáneos y sin “casa matriz”, aunque van en aumentos los casos que apuestas a la rentabilidad.
Conclusión en tiempo real

Internet ha traído al periodismo infinitas posi-

bilidades y desafiantes retos. Ha traído la velocidad a una profesión ya por naturaleza veloz, y ha traído metapreguntas que hay que estar atentos a escuchar. Soy de los que cree que hoy en día es precisamente internet el que garantizará que el periodismo real nunca pase de moda, en cualquier tiempo.

Élmer Menjívar Periodista con experiencia como creativo publicitario y estratega de comunicación. Curioso y entusiasta de las narrativas digitales aplicadas al periodismo. Actualmente es el gerente de Innovación Creativa del periódico digital El Faro.

58

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS

14. Redacciones: Cuando el capo toca la puerta
Darío Dávila, México

Foto: Darío Dávila

Las señales siempre estuvieron ahí. Salían de una radiofrecuencia. -Mueran, zetas; mueran, zetas… El escáner de un editor local asignado a temas judiciales en la ciudad de Nuevo Laredo (en la frontera de Tamaulipas con Texas) recibía los mensajes de una guerra que, desde la capital mexicana –el DF– y otras ciudades, se veía lejana y en silencio. Las balas –producto de la pelea entre organizaciones criminales por los territorios y el control de las rutas– empezaron a llenar las secciones judiciales o de sucesos. -Decapitan, acribillan, cuelgan, levantan, plagian, amenazan…, titulaban los diarios mexicanos.

Con los dedos en la puerta, decenas de redacciones mexicanas empezamos a contar historias de narcos, de santos adorados por los malosos, de generales del ejército enjuiciados por ayudar a traficantes, de policías al servicio de un cártel, de políticos comprados o corrompidos por un capo. “¿En qué momento las redacciones mexicanas quedaron en medio del fuego cruzado de las organizaciones criminales? ¿Cuándo las agresiones contra reporteros empezaron a ser portada? ¿Por qué las historias de los daños colaterales del narcotráfico en las comunidades no eran noticia?” En ciudades como Culiacán, Sinaloa, al noroeste de México, algunos reporteros de periódicos

59

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
capitalinos eran enviados a un “Narco-Tour”. Un paseo por las casas donde hubo masacres o detenciones de traficantes con cierta importancia. Otros periodistas eran transportados en aviones oficiales de fiscalías mexicanas para conocer las ciudades donde en teoría el gobierno mexicano les ganaba –a punta de disparos– a los criminales. Pero en una redacción de Nuevo Laredo, Tamaulipas, el radio del reportero seguía enviando señales: -¡Puritito Sinaloa, ahora sí se los va a llevar la chingada!, decía una voz retando al grupo de pistoleros locales conocidos como Los Zetas. El 6 de febrero de 2006, las señales cobraron forma: “A las 7:45 de esta noche el periódico El Mañana de Nuevo Laredo fue atacado con ráfagas de armas AK 47 conocidas como “cuerno de chivo” y una granada de impacto que explotó en el área de recepción del medio de comunicación, hiriendo de cinco impactos de bala al periodista Jaime Orozco Tey. Los atacantes se introdujeron a las oficinas ubicadas en la calle Perú y avenida Juárez. El reportero Jaime Orozco Tey, de 35 años de edad y con 15 de estar laborando en El Mañana en la sección policiaca, fue herido en cinco ocasiones con cuerno de chivo. Orozco Tey fue trasladado de urgencia en una ambulancia al Hospital San José, donde los médicos reportaban su estado como grave”. ¿En qué momento las redacciones mexicanas quedaron en medio del fuego cruzado de las organizaciones criminales? ¿Cuándo las agresiones contra reporteros empezaron a ser portada? ¿Por qué las historias de los daños colaterales del narcotráfico en las comunidades no eran noticia? Para conocer un poco, Clases de Pena de Saltillo, en el estado de Coahuila.
riodismo viaja a la ciudad mexica-

Ha sido un día complicado para los editores de los diarios locales. La mañana arrancó helada con una pequeña neblina que muchos comparan con la londinense. Rumbo a la Catedral, un conductor de noticias de la estación RCG dice que han encontrado 6 cuerpos en una fosa clandestina. -Dos de ellos son funcionarios electorales... El periodista con el que será la reunión no tendrá nombre ni apellido ni lugar. La cadena de espionaje de Los Zetas en esta ciudad –que hasta hace unos 5 años era considerada solo el dormitorio de grupos criminales– se ha perfeccionado con el paso de los años. -Ya tienen especialistas en redes sociales, ingenieros en comunicaciones, detalla el periodista. Tantos balazos en Saltillo tienen una explicación: El cártel de Los Zetas está defendiendo un territorio que hace más de 6 años tenían bajo su resguardo y que ahora desea tomar otro grupo llamado el Golfo. Aunque hace más de 10 años Los Zetas y el cártel del Golfo formaban un solo brazo, las peleas internas y la pugna por los lideratos quebró esa alianza. Ahora viven entre guerras homicidas que en Saltillo y otras ciudades del país como Zacatecas, San Luis Potosí, Durango, Torreón y Monterrey han provocado la muerte de personas de ambos grupos. La pugna entre los cárteles ha provocado que las redacciones cambien sus formas de coberturas de hechos violentos.

60

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
-El tema de la seguridad es un tema que va cambiando. Nadie de los que estamos en esta cobertura podemos ufanarnos de lo que sabemos, cuenta el periodista mientras contesta el radio de uno de sus reporteros que le ha informado que en la ciudad de Torreón (a unos 300 kilómetros de Saltillo) han secuestrado a un trabajador de un diario local. La charla continúa. Ya habrá tiempo de obtener más detalles de qué pasa en Torreón. -¿Cómo afecta el cambio de conducta de los grupos criminales a las redacciones? -Así como la sociedad cambia, los grupos criminales cambian. Algunos tienen formación judicial, otros de pandillas, otros de sicarios. Para el periodista, las redacciones que tienen periódicos policiacos no deberían considerar a estos el patio trasero. -Ahora son el pilar de la redacción porque se necesita gente honesta, capacitada. En nuestra redacción tenemos un grupo fuerte, con prestaciones y herramientas necesarias para salir a la calle. Esta semana –cuenta– en Coahuila, tuvimos colgados, decapitados, personas muertas con el tiro de gracia. -Tanto reporteros como editores hemos aprendido a trabajar y a lidiar con la violencia. Es un tema de aprendizaje. Nosotros somos un periódico de sucesos pero nuestro periódico tradi-

Foto: Darío Dávila

61

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
cional ya no publica la violencia en portada, sino en interiores. -¿Y cómo es esa evolución de los cárteles a la que se refiere? En distintas ciudades de Coahuila y México me he encontrado diferentes perfiles de gente: Desde el mercenario que aprendió a matar en la calle, hasta el que se capacitó en redes sociales. En Torreón –dice al colgar el móvil– están obligando a la prensa a publicar mantas. Dar mensajes, entre grupos criminales. Ya no son llamadas. Ya son ataques directos. -Ya no toman el teléfono, ya tocan la puerta de la redacción. A nosotros nos reportan un decapitado o una fosa clandestina y no tenemos opciones. Nosotros sí vamos. Estamos conscientes de que es nuestro trabajo. Antes de marcharse suelta: El narcotráfico es producto de muchas cosas, pero en las colonias marginadas donde crece el odio, a la gente solo le queda eso, odiar. La charla no puede continuar, le han informado que han sido identificados cadáveres hallados en una fosa. Debe irse pero me ha abierto la puerta con otro periodista que hace un par de días vivió de cerca la tensión en Torreón. -Hay un chingo de temor –cuenta el colega– no solo entre reporteros. Se ha extendido a otras áreas de los medios: ventas, administrativos, circulación. En esta ciudad, de más de 600 mil habitantes, dos grupos de la delincuencia están buscando utilizar a los periodistas y sus medios como pizarra para lanzar acusaciones, incriminar a otras corporaciones o desprestigiar a fiscalías. El pasado 13 de diciembre, de acuerdo con información del grupo de Facebook “Contra la Inseguridad en Torreón basta”, fueron colgadas mantas en contra de un jefe de la Policía Federal. Lo acusaban de pedir dinero a secuestradores y extorsionar a transportistas. -Algunos medios fueron obligados a publicar una nota de esa manta. Les dijeron que si no lo hacían iban a ‘levantar’ (secuestrar) a reporteros o trabajadores. Que así lo harían de uno por uno. - ¿Cuál es la diferencia entre el nivel de violencia que en otros momentos ha vivido la ciudad?, insisto al reportero. - Esencialmente que esta es contra medios, es más constante e intimidatorio. Antes era un terror ante la sociedad (y lo sigue habiendo), pero ahora es directo contra los periodistas y sus medios. - ¿Qué otro tipo de amenaza reciben? -Están presionando para que publiquen videos, fotos, mantas… De acuerdo con la experiencia del reportero, el cártel de El Chapo Guzmán ha ido ganando terreno sobre Los Zetas que, a su vez, han corrompido a autoridades y algunos periodis-

62

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
tas de esa región conocida como La Laguna. Mientras transcurría esta historia, Clases de Periodismo pudo confirmar que en Torreón los diarios Milenio y El Siglo han tenido que ser resguardados por militares. Incluso, algunos reporteros y directivos han sido escoltados a sus casas.
¡Prensa, prensa!

El reportero pudo marcharse después de unos 20 minutos de estar retenido. A unos 50 kilómetros de esa zona, en la ciudad de Fresnillo, los periodistas locales han tenido que sortear otra de las batallas entre cárteles. -A algunos de ellos los han sacado de sus casas porque estaban comprados o amenazados por Los Zetas, me relata un reportero en el centro de Fresnillo. Las redacciones han incorporado a su forma de trabajo la tensión con fuerzas de seguridad federal. En un dad cha Fresnillo, los marinos han instalado campamento improvisado en la UniDeportiva Solidaridad, donde una cande fútbol funciona como helipuerto.

Le rodearon 3 militares de la Marina Armada de México. Su error había sido no traer identificación que pudiera confirmarle a los uniformados que era parte del diario local zacatecano 7 Días. -Revisa su cajuela, pedía un marino con apariencia de jefe y pasamontañas. El reportero hablaba desesperado por radio pidiendo a su compañero que regresara para traerle su identificación. -¿Dónde está tu compañero?, preguntaba el militar. La tensión aumentaba. Para entonces, otro soldado abría la guantera del automóvil. El equipo de periodistas había llegado hasta ese sitio en el centro de Guadalupe, Zacatecas (a unos 650 kilómetros de la ciudad de México), para reportear la escena de una balacera donde horas antes se habían enfrentado con supuestos pistoleros. Los marinos habían colocado un cordón para evitar que las personas se acercaran a la escena. Los pocos periodistas que se aproximaban debían sortear el retén y buscar algunas gráficas bajo el riesgo de que si los marinos se daban cuenta, les podían quitar las cámaras.

-Los reporteros estamos condicionados a no tener información de la Marina. Solo los boletines que desde la Cuidad de México se emitan, aclara el informante. El 27 de febrero de 2012, el grupo de reporteros policiacos de Fresnillo, que como protocolo de seguridad salían en caravana a cubrir los enfrentamientos entre pistoleros y corporaciones federales, se trasladó al rancho de El Nopalito, ubicado a 29 kilómetros sobre la carretera federal Fresnillo-Valparaíso. - Continuaban aún los disparos, gritos de uniformados y delincuentes apenas se podían escuchar por los helicópteros que sobrevolaban el área, recuerda uno de los testigos de la balacera identificado por el reportero.

63

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
“De acuerdo con la experiencia del reportero, el cártel de El Chapo Guzmán ha ido ganando terreno sobre Los Zetas que, a su vez, han corrompido a autoridades y algunos periodistas de esa región conocida como La Laguna” De pronto –recuerda la fuente– la indicación fue contundente ¡Alto!, gritó uno de los federales. Previo a esto, los reporteros que se movían entre los nopales y huizaches alcanzaron a ver algo de lo que nadie informó. Hincados, algunos hombres y mujeres eran interrogados por los policías quienes les apuntaban a la cabeza. Ninguno dio respuesta sobre dónde se escondían los demás o quiénes eran sus jefes. - ¡Prensa, prensa!, gritó uno de los federales. Otro bajó el arma que apuntaba la cabeza de los detenidos. Los reporteros se marcharon pronto de ahí.
Veracruz, el miedo constante

-¿En qué sentido es la gravedad? - Por sí misma, la actividad periodística no es peligrosa; en mi opinión, lo peligroso es la manipulación que algunos compañeros han hecho de esto. -¿Manipulación? -Me refiero a que algunos compañeros, antes hombres y ahora también mujeres, se han vuelto “espías” de bandas delictivas. -¿De qué forma es esa vigilancia? - Ellos no solo están al pendiente de lo que publicas en tu medio, sino también en tus redes sociales como Facebook o Twitter, de ahí que yo opté por no publicar en mis redes sociales nada que tenga que ver con drogas, ejecuciones, militares, marinos. Es impresionante comparar como, hace unos tres años, esos mismos compañeros andaban reporteando a pie o en un modesto automóvil, y ahora tienen las mejores cámaras fotográficas, camionetas de lujo o motocicletas deportivas muy ostentosas. -¿De quiénes se debe cuidar un reportero en Veracruz? - Bueno, ahora no solo hay que cuidarse de esos compañeros que “sirven a dos amos” sino del mismo Gobierno, tras la tipificación del delito de perturbación del orden público, si se publica algo, incluso en redes sociales, que alerte a la población. En esta zona, los reporteros en nadie podemos confiar, ni en las autoridades locales, ni en las estatales, ni en los compañeros del

28 de abril de 2012. Un medio veracruzano reporta: “El cuerpo sin vida de la periodista Regina Martínez, corresponsal de la revista Proceso en Veracruz, fue hallado en su domicilio en la colonia Reforma, en Xalapa, Veracruz, al filo de las 18:00 horas de este sábado. Según la Procuraduría General de Justicia del Estado, fue estrangulada”. Desde el puerto, una periodista accede a contar por teléfono: Desde la muerte de Regina, la situación se ha vuelto más grave.

64

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
mismo gremio. - Sé que ha habido problemas con algunos compañeros, a quienes les han “llamado la atención” tanto la Marina como los “malosos”... - A raíz de la muerte de Regina, la situación se complicó, se habló mucho de una famosa lista de periodistas amenazados, no sé si sea cierto, lo que sí es que muchos compañeros han salido de vacaciones inesperadas tras sentirse amenazados por esa lista.

Darío Dávila Periodista y consultor independiente en nuevos medios, redes sociales y coberturas online. Ha trabajado con AM de León, Diario de Juárez, Noroeste, Vanguardia, El Mañana, Emeequis, Publimetro, El Mundo y Crónica. Colaborador de Clases de Periodismo y autor del blog Periodismo Indeleble.

65

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS

15. De la Mac 95 al Mapeo, los datos y visualizaciones
Claudia Méndez, Guatemala

Hay un fenómeno a lo largo y ancho en las redacciones de América Latina apenas perceptible en ciertos diarios o demasiado evidente ya en otros. El de las ple encuentro entre las dos generaciones periodistas que suelen converger en salas de noticias no es más el simencuentro entre veteranos y novatos.

latinoamericano repetían la premisa: la computadora no es solamente un procesador de texto. La sola frase sirve para ilustrar el salto de un momento a otro: la computadora salió a reportear. Hoy existen reporteros que le ordenan a estos aparatos buscar la noticia, crean robots internos dentro de las computadoras para que estas alerten sobre hechos noticiosos en el mar de información dispersa: la sección de datos de L. A. Times ha publicado exclusivas gracias a códigos –creados por reporteros– para buscar datos prominentes en los informes policíacos. En los encuentros internacionales de periodismo online una pregunta recurrente entre reporteros es ¿quién puede codificar? Hace años ese diálogo parecería extraído de una historia de ciencia ficción, pero la realidad es que las universidades

Supongo que la llegada de las computadoras y la conexión en red fue un evento. Una nueva camada llegó con habilidades desarrolladísimas en esos menesteres, pero al cabo de los meses la vieja guardia descubrió que tanta destreza había en las manos de unos como en las de otros para comandar los nuevos aparatos. Internet requirió nuevas capacidades. Ya a principios de este siglo varios maestros del periodismo

66

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
estadounidenses ahora adaptan y modifican los programas de estudios para combinar la especialización entre ciencias de computación y periodismo. El periodista más y mejor cotizado es quien ahora reúne y combina la mente de un programador con las de un reportero, aquel capaz de hacer periodismo y hablarlo en los distintos lenguajes que ofrecen las nuevas tecnologías.
Una vida…

a partir de los hechos puestos a su disposición. •Los datos: Cuando uno cree que cuenta con capacidades básicas o necesarias en el manejo de datos, una nota o una simple operación matemática o estadística puede enseñarnos nuevas lecciones. No solo de aritmética, sino de periodismo. Una vida es una vida depende esencialmente de levantamiento de datos y el ejercicio me ha aleccionado no solamente en diseño de bases sino además mi mente periodística ha aprendido a crear campos de análisis incluso en espacios donde no necesariamente contienen números: examinar en una entrevista, por ejemplo, o en un discurso ¿cuántas veces repite un funcionario determinada palabra y qué nuevo significado cobra? “El periodista más y mejor cotizado es quien ahora reúne y combina la mente de un programador con las de un reportero, aquel capaz de hacer periodismo y hablarlo en los distintos lenguajes que ofrecen las nuevas tecnologías” •El libre acceso a la información: A lo largo de América Latina se han aprobado nuevas normas que garantizan mayor libertad en el manejo de datos. La herramienta es esencial, pero en muchas ocasiones subutilizada. En elperiódico la meta es que esa petición se convierta en una rutina para sortear los obstáculos que aún se imponen en la circulación de datos. También existe un mito que la experiencia ha roto: cierta información ha estado todo el tiempo libre, en nuestras manos para que dispongamos de ella, pero simplemente modelos de trabajo obsoletos no nos permitían ver ese potencial.

Este año lancé el sitio www.unavidaesunavida. org, un mapa interactivo de los homicidios en la Ciudad de Guatemala. Empecé 2012 con inquietudes para entender el análisis geográfico de fenómenos y durante años de estudios académicos en la Universidad de Harvard como Becaria Nieman empecé a adquirir capacidades que me hicieron una reportera distinta. En breve estas son las grandes lecciones aprendidas en mi experiencia: •Independiente de las habilidades que puedo adquirir para el uso de programas útiles de análisis y visualización de datos –los cuales cambiarán cada año– es más importante adquirir los conceptos que permiten a mi mente, de alguna manera, pensar en diferentes idiomas. Es aprender a canalizar las ideas periodísticas en diferentes y nuevos lenguajes. Entender, por ejemplo, que la transmisión de una noticia puede realizarse a través de visualización de datos que permiten al lector en un vistazo no solo apreciar una situación, sino interactuar con estas para extraer sus propias conclusiones

67

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
•Hablar “en código”: No puedo programar, pero empiezo a acercarme al mundo de tal forma que laborar en equipo con programadores deberá resultar en el futuro una tarea menos tortuosa. Muchos reporteros se quejan de que la brecha entre unos y otros es imposible de acortar. Es falso, pero esto tampoco significa que no sea un reto. Las lecciones son por supuesto más, pero mi historia favorita a lo largo de este nuevo ejercicio es también la interacción que he sostenido, sobre todo, con familiares de víctimas registradas en el sitio de homicidios. Un caso en especial en el cual tanto amigos como familiares de una joven que murió de manera violenta a causa de una bala perdida revela completaron y corrigieron la historia. Era una nueva dinámica de la noticia para mí.

Claudia Méndez Arriaza Periodista de elPeriódico de Guatemala, becaria Knight 2012 de la Fundación Nieman y creadora del blog Una vida es una vida, una web de datos sobre los homicidios en la Ciudad de Guatemala.

68

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS

16. Lo que aprendimos en un año de Social Media en El Tiempo
Renata Cabrales, Colombia

Foto: El Tiempo

Crear y operar una estrategia de redes sociales para una de las casas editoriales con mayor trayectoria en Colombia ha sido como escalar una montaña, con sus peñas, riscos, fracturas, descensos y ascensos; pero sobre todo con una gran vista que muestra las oportunidades que cada día nacen si miramos y valoramos de manera diferente a las audiencias. Lo cierto es que mientras la prensa y algunos portales están llegando a un techo de aumento de audiencias (o caídas, en algunos casos), las redes y seguidores siguen creciendo en diversos aspectos. Y es el crecimiento entendido más allá del tráfico, de los números, el repetido aprendizaje de este año. Las siguientes enseñanzas bien podrían constituirse en una lista de deseos para el 2013. ¿De qué depende que se convierta en reali-

dad? Para empezar, de comprender que las estrategias y acciones en Social Media deben ser transversales a todo medio u organización mediática. Por ende, el resultado de esas acciones responde a un ‘mix’ de fórmula editorial, gestión de producto, desarrollo tecnológico, acciones de marketing y comerciales, entre otras. 1. Entrenamiento: Que los periodistas sepan usar los medios sociales para sus labores ya no tiene discusión. Sin embargo, a quienes inicialmente hay que “venderles” las ventajas que ofrecen las redes es al equipo gerencial o directivo de una organización periodística. Es posible que a ustedes, community managers, los hayan contratado sin saber a ciencia cierta para qué. Son los directivos los que frenan, impulsan o priorizan las acciones de fondo (estratégicas) en

69

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
un equipo de Social Media. Claro, para lograr esa conexión con ellos, lo cual se dificulta o facilita dependiendo del tamaño de la organización, pueden valerse de influenciadores internos (periodistas o miembros de otras áreas) que tengan un vínculo fuerte con el equipo directivo. 2. Cultura Digital: Es común escuchar lo importante y definitivo que son los medios digitales (muchas veces sin incluir las redes sociales, escenarios naturales de interacción), en el presente y futuro de una organización mediática. Sin embargo, ¿hasta qué punto ha elaborado el medio para el que trabajan un diagnóstico de la cultura digital de la organización? Parece básico, pero sentarse a conversar con un periodista sobre qué opina del uso de las redes sociales, cómo obtiene la información en estas o a través de sitios web, cómo redacta un tuit o utiliza un hashtag, así sea en su cuenta personal, podría ser parte de la solución para conocer los diversos niveles de cultura que hay frente al uso de redes sociales en un medio de comunicación. Si esto no se sabe con claridad y se intuye que la sala de redacción es una masa homogénea, estaremos cayendo en un error. Urgen diagnósticos, no solo de cómo perciben los usuarios una marca en redes, sino de cómo las asumimos desde las entrañas del medio. 3. Monetización: Todos quieren dinero, pero no saben cómo obtenerlo. Ahora lo exigen de las redes sociales, que si hablamos de etapas, están en pañales. Como editora de medios sociales a veces siento que las redes sociales son vistas como los sitios web informativos en sus inicios. “No sé para qué sirven ni cómo nos van a generar ganancias, pero hay que tenerlos”. Por ello, otro de los aprendizajes del año es que la monetización en términos de ingresos (uno de los componentes del ROI o Retorno de la Inversión en redes) debería ser el resultado de un plan en el que tengan mayor peso valores intangibles como la credibilidad, la precisión en la información, la calidad de las relaciones, el engagement. Bien dijo John Paton, referente del mundo digital estadounidense: “Contenido compartido es igual a influencia, y la influencia en el ecosistema de noticias es igual al engagement (compromiso), y el engagementiguala el valor que los anunciantes le dan a una audiencia comprometida. Si lo anterior se logra seguramente tendremos un nutrido grupo de clientes interesados en realizar acuerdos de marketing o publicitarios con el medio. Eso, sin contar que seguramente el tráfico de redes a portales también iría en aumento. En promedio, las redes generan un 9% de tráfico a sitios noticiosos estadounidenses, un porcentaje que se prevé crezca hasta el 57% en los próximos dos años, si se tiene una estrategia y acciones activas en medios sociales, según el reputado Pew Research Center. 4. Verificación y transparencia: Las fotografías falsas del huracán Sandy, la deshonra a Ryan Lanza, a quien algunos medios presentaron como el autor del tiroteo en Sandy Hook, y, en el caso local, un bus de Transmilenio presuntamente atacado por hinchas del equipo de fútbol Millonarios, nos muestran la urgencia que tienen los medios de tener procesos de curaduría y verificación adecuados a partir del contenido generado por el usuario. La maleabilidad de

70

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
los medios digitales, incluyendo las redes sociales, no puede ser excusa para cometer errores que, además, deberían ser esclarecidos con la misma velocidad que se produjo el desacierto. 5. Los nuevos cargos en Social Media: SMO, SEO, NEO… esa cantidad de siglas que parecen sacadas de una ‘tecnopelícula’ se refieren, de manera general, a la optimización del contenido para redes y al buen posicionamiento en los buscadores de estas. Y una vez más ser aliado de Google, algo que le está costando mucho a los medios tradicionales de comunicación, responde a una decisión inteligente. En ese sentido, es lamentable la poca importancia que algunos medios le siguen dando a Google Plus, tiquete seguro para tener mayores entradas a nuestros portales. Aun así, mientras el tráfico desde redes crece, el que generan los buscadores ha caído en los últimos años, situación que viven directamente medios de comunicación lanzados recientemente o más pequeños, cuyas visitas dependen fuertemente de sus acciones en Social Media, tal y como lo demuestra este estudio referenciado por el Poynter Institute. De igual forma, cada día se intensifica más la necesidad de contar con un profesional concentrado en desarrollo de software y aplicaciones sociales para todo tipo de necesidades, las que surgen desde el campo editorial hasta en áreas como marketing o comercial. Un profesional que, además, trabaje codo a codo con periodistas, ‘marketeros’, entre otros perfiles, para sacarle el máximo provecho, por ejemplo, a estrategias de ‘gamification’ (pensamiento y mecánicas de juego en contextos de ‘no-juego’). 6. Sitios verdaderamente sociales: Responde a un aprendizaje repetido, no necesariamente de 2012. Hace algunos años tenemos la prueba latente de lo que significa ser un sitio social: El Huffington Post. Arianna y su equipo, emblema de la evolución mediática, ha entendido perfectamente que ser social va más allá de enviar tuits como una máquina, tener botones para compartir contenidos o subir un post en cualquiera de sus más de 20 páginas temáticas en Facebook. “Es lo editorial, tal vez, el campo en el que más se ha aprovechado el uso de las redes sociales en una organización periodística, materializado en generación de contenidos con la participación de la audiencia, cubrimientos en vivo, uso de recursos multimedia, estrategias dinámicas en Facebook, etc.” Tan van más allá del tráfico que no temen ‘linkear’ de manera permanente contenidos de otros sitios noticiosos o ser un agregador de estos, pues saben que su valor precisamente está en curar la información de terceros como el New York Times, para mostrar lo verdaderamente relevante y novedoso a su audiencia, la que en un solo lugar puede encontrar lo mejor de la propia apuesta informativa del medio, enlazando el resto, y viéndose reconocida a sí misma, tal y como lo recomendó hace ya varios años el reconocido profesor y consultor Jeff Jarvis. Como pocos medios –aún no teniendo la experiencia que tienen cabeceras tradicionales

71

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
en el manejo de espacios participativos, foros y comentarios– Huffington Post integró características propias de las redes sociales para crear una comunidad en torno a la marca, la que desde el simple registro se puede conectar a través de alguna de las redes sociales existentes. Acudiendo al respeto como valor básico de interacción, en sus espacios de comentarios son destacables las acciones de ‘gamification’, que categorizan, destacan y premian a los usuarios según la calidad de sus participaciones, algo que envidiamos y que realmente hemos abandonado a la mejor de las suertes decenas de medios tradicionales. Da vergüenza lo que hemos permitido en que se conviertan los foros de nuestros diarios, como si no estuvieran bajo la sombrilla de la organización periodística. 7. Verdadera convergencia y trabajo en equipo: Es lo editorial, tal vez, el campo en el que más se ha aprovechado el uso de las redes sociales en una organización periodística, materializado en generación de contenidos con la participación de la audiencia, cubrimientos en vivo, uso de recursos multimedia, estrategias dinámicas en Facebook, etc. Sin embargo, todavía falta lograr una verdadera convergencia a la hora de trabajar con otras áreas y en diversos formatos. Por ejemplo, ¿unidades investigativas son conscientes de que en redes podrían encontrar documentos o fotografías valiosas para un trabajo periodístico? ¿Están usando datos o cifras concluyentes en tuits para titular en el impreso? ¿O hasta qué punto usan las áreas de marketing, servicio al cliente o inteligencia de mercado los insights que arrojan las redes sociales? Ese trabajo en equipo también incluye el que valoremos no solo las áreas internas de un medio, sino los talentos que viven afuera, en la audiencia. Creadores de iniciativas ciudadanas y de emprendimiento digital como www.mejorando.la o www.hubbog.com, bien podrían aliarse con la organización periodística para apoyar el desarrollo de áreas de innovación, tecnología, redes sociales, entre otras.

Renata Cabrales. Máster en Periodismo Digital. Editora de redes sociales de El Tiempo Casa Editorial. Autora de los contenidos de la cátedra Community Management en la Universidad Externado de Colombia. Consultora y profesora invitada en varias organizaciones latinoamericanas, para compartir sobre periodismo y redes sociales. Cofundadora de Hacks & Hackers en Colombia.

72

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS

17. Esto es para ya. El periodismo ante el reto del tiempo real
Luis Carlos Díaz, Venezuela

La incorporación de Twitter al ecosistema de medios desde hace unos 5 años ha sentado las bases de un nuevo modelo comunicacional que trasciende modas y tendencias: el tiempo real. El hecho de que una plataforma colaborativa se active de manera inmediata y espontánea con cada suceso que transforme la actualidad les da a los periodistas una gran oportunidad de hacer seguimiento de lo que ocurre a muchos niveles, con pequeños insumos que comparten los infociudadanos. En ocasiones colaboradores, en ocasiones fuentes y en otras, cómplices de una conversación constante que es inédita en la cobertura de medios. En estos momentos, en los que ya buena parte de la audiencia más activa mantiene cuentas en Twitter y ha madurado su uso en distin-

tos procesos electorales, desastres naturales y otros sucesos de gran participación pública, la plataforma se convierte en un aliado para que el periodista distribuya información, pero también para recibirla, procesarla y validarla. “En ocasiones, la información no es cierta ni falsa porque no se ha comprobado, pero parece coherente, entonces se presta para su redifusión” Twitter es un sismógrafo social, capaz de registrar movimientos telúricos en la opinión pública. Es también un termómetro que permite calibrar reacciones y posicionamientos de líderes de opinión o las audiencias activas, si la escucha del periodista sabe desentrañar melodías entre el ruido de la pajarera. Su uso es poderoso

73

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
si se cuenta con masa crítica formada entre la audiencia, por eso tomaremos algunos apuntes y advertencias para periodistas que quieren entrar al canal rápido y caótico de la información:
Twitter es información orgánica

El punto donde la mayoría de los conservadores se enreda al tender la dinámica de Twitter es que la información está en constante gestación. Es la mejor simulación a una investigación en proceso o la sala de redacción de un diario. Allí la información se expone, se discute, se va confirmando por partes, se busca quien corrobore, desmienta o ponga contexto. La diferencia es que ese proceso ocurre en un espacio público, bastante disperso y en el que se suman opiniones y ruido. Como no hay un canal central que muestre una única narración de lo que va ocurriendo, el contenido fragmentado puede desencadenar grandes malentendidos y también grandes coberturas sociales. Buena parte del desarrollo del guion dependerá de los tuiteros más influyentes, los más cercanos al lugar de los hechos y los que tengan mayor confiabilidad. Por lo tanto, se debe entender que la pesca en el mar revuelto de tuits en casi todas las ocasiones necesita ser procesado periodísticamente para ganar legitimidad.
Periodismo es método

informaciones (en contexto y con confirmación de fuentes). Bajo ese paradigma la competencia de velocidad entre ciudadanos y medios cuando un hecho noticioso salta a las conversaciones en tiempo real es conflictiva. Las audiencias van a la velocidad de sus ojos y dedos, mientras que el periodista debería sopesar los elementos con los que cuenta, evaluarlos, validarlos y luego sí construir su propia pieza informativa. Al menos es lo que teóricamente podría diferenciar a profesionales de la información de infociudadanos en la red. También tenemos casos en los que los periodistas son estupendos opinadores, que se hacen parte del coro ciudadano de quejas y exigencias, pero no es el foco de estas líneas. En ocasiones, la rapidez y el hambre de las audiencias digitales hace que los periodistas sucumban al riesgo de publicar sin revisar, y ahí vienen los lamentos. Un periodista sin método es la víctima perfecta para marcarle un gol a un medio con información falsa o interesada que gane difusión inmediata. Podemos diferenciar en este nuevo perfil digital tres roles en el trabajo en tiempo real: Rol legitimador: En momentos de tensiones políticas, ambientales, de conflictividad de calle y otros episodios similares, las audiencias no solo acuden a las redes para decir lo que piensan y juntarse con sus pares: también esperan validación de las informaciones. El trabajo del periodista en estos momentos es el de “encapsulador” de la realidad. Sobre todo en las coberturas en vivo, en sucesos que siguen en desarrollo y sobre los cuales hay muchas tensiones y versiones paralelas. Allí es necesario que la voz del medio o la del

En las interacciones digitales, a pesar de la ilusión de horizontalidad y libertad, lo que sigue diferenciando a un periodista de un infociudadano es que el periodista tiene un método de trabajo. No un título, no una colegiación: un método. Un proceso de selección y validación de

74

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
periodista digan “hasta los momentos ha ocurrido esto”, basado en su trabajo de investigación y dejando por fuera los rumores. Mientras la nota de prensa puede esperar hasta el final del día para evaluar lo ocurrido y convertirlo en unos cuantos párrafos, las coberturas en tiempo real exigen mayor capacidad de procesamiento de realidades a cuentagotas y transmisión rápida en mensajes breves. Es la mejor manera de construir comunidades y confianza en momentos donde incluso la gente puede descreer de lo que ve en pantalla. Rol intérprete: Cuando un periodista está especializado en alguna fuente, tiene la ventaja de que la mayoría de los escenarios en juego son previsibles y puede interpretar mejor los hechos. De esa manera está un paso por delante de las audiencias para compartir maneras de entender lo que ocurre y guiar algunas conversaciones. Los mejores ejemplos son los periodistas que se han posicionado como expertos electorales, los especialistas en la fuente judicial que pueden narrar el desarrollo de un juicio público, o los que conocen al dedillo la discusión de leyes en un Parlamento. Sus tuits tendrán más valor si los acompañan de esos datos que han ido recopilando en su trabajo diario. Cifras de contexto, artículos escritos previamente y que pueden poner a disposición a golpe de clic, explicaciones inmediatas de palabras técnicas. Este es el rol en el que la experiencia y el conocimiento de área son los mejores acompañantes. Además, multiplican las visitas a los portales de los medios cuando se refieren todos los trabajos contextuales. Rol acompañante: Raras veces el periodista es el protagonista de un hecho. La norma indica que son las fuentes, los individuos, las comunidades y las organizaciones las que tienen cosas que contar, mientras el periodista sirve de intermediador. En redes ese papel a veces queda relegado porque todos los actores implicados en un hecho dan su versión en su propio espacio digital a la comunidad que han ido formando. Sin embargo, el reto del periodista en estos casos es el de la escucha activa, el seguimiento de esos procesos que narran las fuentes y la republicación de sus contenidos, previa curaduría. De esa manera, los tuits pasan a ser historias corales, más largas e intrincadas, en las que el profesional de la información acompaña la narración. Así no cae en el mal vicio de ser el foco de la información, sino que sirve de director de cámaras para indicarle a la audiencia digital qué cosas ver. Sin embargo, el mayor ruido mientras se trabaja en plataformas en tiempo real son los rumores. Mientras la TV y la radio funcionan en vivo y en directo, los equipos de producción pueden preparar materiales para el presentador ante el micrófono. En el modelo digital, el paradigma es distinto: todos hablan, todos escuchan y nadie tiene un control hegemónico de la señal. De esa manera, los cotilleos de pasillos, los murmullos en gestación y los trozos de realidad aliñados con comentarios tienen el mismo rango que otras informaciones. Por eso se teme que las redes sean caldo de cultivo para rumores. Lo que indica la realidad es que ocurre al contrario: las redes son los mejores espacios para fumigar rumores desde su nacimiento, el problema es que no todos se enteran con la misma velocidad. Resulta más difícil detener un rumor en cadenas telefónicas porque los receptores no son tan ac-

75

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
tivos que los ciudadanos que hacen vida en redes. Sin embargo, basta con tener cuidado sobre los siguientes aspectos: - Los radicales suelen estar sobrerrepresentados Internet no solamente tiene un sesgo económico y educativo entre sus participantes más activos en redes, también presenta el problema de la capacidad de ruido y movilización que tienen los radicales, de cualquier tema. En internet se encuentran y refuerzan argumentos personas activistas de muchas tendencias y puntos de vista. Justamente la red es el espacio ideal para encontrarse y compartir. Sin embargo, en ocasiones pueden empañar el foco del periodista al hacerle creer que son mayoría o que son la postura dominante respecto a un acontecimiento. Luego, será muy fácil para el periodista caer en el sesgo de indicar en una nota que “en redes sociales se dice que...”, definiendo por algunas particularidades a todo un colectivo heterogéneo y complejo. Obviamente, las personas más formadas con una ideología particular no necesariamente son mayoría ni tienen razón, apenas son una parte del espectro de opiniones, pero por su capacidad de sensibilizar opinión pública o movilizar solidaridades pueden hacer sombra sobre otros colectivos menos visibles. Es la advertencia de entrada al sumergirse en redes.
- Sesgo de deseo

en los que la salud del presidente ha mejorado o empeorado en cuestión de minutos solo por el capricho de quienes difunden información sin confirmar en plataformas digitales. El deseo de que algo sea cierto en ocasiones es en más fuerte que la racionalidad para pensar dos veces antes de hacer retuit o hacerse eco de información que no ha sido validada. Esto ocurre constantemente con los infociudadanos, pero también caen muchos periodistas y medios por la “presión de las mayorías” que aparecen en su línea de actualizaciones. - Verosimilitud Otro punto que genera ruidos porque potencia la difusión de rumores es la verosimilitud. En ocasiones, la información no es cierta ni falsa porque no se ha comprobado, pero parece coherente, entonces se presta para su redifusión. Es lo que ocurre la mayoría de las veces con las muertes falsas de personajes famosos que estaban aquejados de salud, o las denuncias de robo en sitios donde tradicionalmente ocurre. En estas ocasiones siempre estará la red para advertir si algo es cierto o no, pero exige tiempo y trabajo; mientras tanto, es mejor dudar metódicamente de todo lo que se recibe y tener cautela para publicar. La información verosímil es una trampa cotidiana en redes, y en muchos casos enturbia la credibilidad de un periodista, porque le hace ver como otra víctima más de un engaño masivo. Cuando no se aplican los métodos tradicionales de verificación, este fantasma hace estragos. - Violar los manuales de los medios Finalmente, otro de los puntos que más problemas causa en el trabajo en tiempo real es

Una de las razones más evidentes que facilitan la difusión de rumores es el deseo de que sean realidad. En Venezuela se han vivido episodios tensos

76

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
no seguir los procedimientos estipulados en las empresas de medios. La mayoría carece de ellos, pero por lo general tienen acuerdos tácitos que se pudiesen respetar de antemano o exigir en discusiones de gremio que se formalicen. En esta lista se encuentran: -Periodistas que dan primicias en redes personales sin dar prioridad al medio para el que trabajan. -Periodistas que revelan opiniones directas sobre temas que cubren. -Medios que tuitean sin aún tener una pequeña nota al respecto en su web. -Periodistas que insultan en espacios personales a sus fuentes. -Los que airean problemas laborales. -Los que muestran en público sus deficiencias de ortografía. -los que revelan su falta de redes de contacto, porque preguntan abiertamente si alguien les puede proveer de fuentes para su trabajo de fin de semana. Todas estas prácticas están aún en un terreno gris para muchos medios que apenas están entendiendo de qué va el tiempo real y el contacto con sus nuevas audiencias más críticas y ávidas de información. Por lo general, nos enteramos de ellas cuando causan crisis comunicacionales y sirven de mal ejemplo, pero sería genial que los medios se sentaran a discutir para llegar a acuerdos y saber qué cosas están permitidas y qué cosas no se pueden evitar. Al final, todo esto es un borrador continuo y debemos pensar el próximo tuit que nos conecte mejor con la audiencia y multiplique nuestro impacto social.

Luis Carlos Díaz Periodista. Coordinador del área de Comunicación y Redes del Centro Gumilla en Caracas. Miembro de los consejos de redacción de sus revistas SIC y Comunicación. Dicta charlas y cursos sobre Web 2.0, redes sociales, ciberacti-vismo, Política 2.0, TIC para periodistas y ONG. Escribe cada fin de semana en el diario Tal Cual.

77

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS

18. Periodismo para sobrevivir en España
Mario Tascón, España

¿Dónde estamos? ¿Quiénes somos? ¿A dónde vamos?

Para no andar con rodeos les diré que en España desde el año 2008 hasta ahora hay más de 8.000 periodistas que han perdido su puesto de trabajo. Y esto lo dice la Asociación de la Prensa de Madrid que reconoce que puede haber muchos más “camuflados” bajo otras denominaciones profesionales. Los lectores internacionales pensarán que puede ser un asunto específico de España, de su crisis y, en parte, esto es así; pero no es la única causa. Los periodistas españoles y las empresas de medios están todavía como ese accidentado que acaba de chocar contra un árbol y no sabe muy bien dónde está.

Es un contexto difícil con caídas de las difusiones de los diarios superiores al 15 % interanual, con rumores de que se puede conseguir una página publicitaria en un diario de tirada nacional por… ¡¡1.000 euros!!, y marcado por el llamativo expediente de regulación de empleo en el buque insignia de la prensa en castellano, El País, donde desde hace un mes 139 trabajadores forman parte de los 8.000 citados en el arranque del artículo. Es más complejo de entender para los habitantes de un país que llevaba casi 30 años de crecimiento ininterrumpido. Por el camino hemos visto como las flamantes operaciones de integración redaccional, anunciadas a bombo y platillo, no han servido para parar la sangría de periodistas, publicidad y difusión, pero ni siquiera han conseguido elevar

78

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
las cifras de ingresos en las plataformas digitales, como tampoco han logrado que los índices de lectura de las cabeceras convencionales en sus versiones digitales aumenten por encima de lo que se incrementa el propio mercado de la red. ¿Qué está fallando más allá de la crisis? Por una parte hay una crisis de credibilidad en los medios. La gente no se fía de lo que han sido en los últimos años emporios multimedia con un complejo entramado de intereses empresariales que ahora, en un momento de purga social, no son creíbles. Una mala gestión. Varias de las compañías de medios de bandera españolas no fueron capaces de prever que podían llegar tiempos difíciles. Además el foco se cambió de los lectores a los inversores de la bolsa. Las decisiones se tomaban en una alocada carrera en la que era mejor quien daba cada vez más beneficios y no quien hacía el mejor producto. En esa tesitura se dañó la estructura básica de calidad. “Los periodistas españoles y las empresas de medios están todavía como ese accidentado que acaba de chocar contra un árbol y no sabe muy bien dónde está” Miedo al futuro. Nadie quería ver lo que venía porque implicaba cambiar y las personas tenemos miedo a los cambios por lo que pueden suponer de pérdida. Las decisiones importantes se retrasaban. Se le daban patadas adelante al balón. Algunos directivos de las empresas y las redacciones establecieron una importante resistencia al cambio que también se ha traducido ahora en este desolador panorama en el que los diarios no saben dónde están. Connivencia con el Estado y los políticos. El cuarto poder ha demostrado que era un poder y, por tanto, estaba relacionado (demasiado) con los otros. Concesiones administrativas de licencias de radio y/o TV a los grupos de medios han hecho que su nivel crítico con los gobiernos que les autorizaban esté por los suelos. Nadie se fía de quien saben que necesita de un gobierno para seguir emitiendo una señal. Formación nula en nuevas tecnologías, redes sociales, periodismo de datos. La innovación en las redacciones es inexistente. Los propios periodistas tienen muchas veces mejores equipamientos en sus casas que en las empresas para las que trabajan. “Los lectores internacionales pensarán que puede ser un asunto específico de España, de su crisis y, en parte, esto es así; pero no es la única causa” Inmovilismo de los periodistas. Muchos se han quedado anclados a un discurso victimista y nostálgico en el que “cualquier tiempo pasado fue mejor”. Ha sido una actitud que no ha hecho más que empeorar la situación. En España, además, el manirroto sistema de las televisiones públicas autonómicas (las pertenecientes a las diferentes comunidades territoriales que integran el país) ha reventado. Incluso el número de licencias que se han concedido para la explotación de la TDT se ha mostrado

79

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
exagerado. Quien hace unos años recibía licencias como un regalo ha visto como se ha convertido en un arma de doble filo, ya que ahora no saben cómo llenarlas de programación. Hay evidencias de un cambio, ya no son solo expectativas, pero también de que el sector al completo está todavía en estado de shock. Empresarios y periodistas tienen un pequeño espacio temporal para transformarse si quieren sobrevivir. Los lectores, en cambio, ya lo han hecho.

Mario Tascón Periodista, exdirector de lainformacion.com. consultor en nuevos medios y creador del blog 233 grados. Este año, la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA) lo incorporó a su nuevo consejo asesor. Le debemos el extraordinario libro Escribir en internet. Guía para los nuevos medios y redes sociales (Galaxia Gutenberg, 2012).

80

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS

19. No le tengas miedo al “mostrito”
Milagros Salazar, Perú

Apuntes para investigar a una corporación privada con un análisis masivo de base de datos y un reporteo persistente

Hay algunos que le tienen fobia a las arañas, a viajar en avión, a los lugares cerrados, a los espacios abiertos; yo le tenía fobia al Excel. Ni siquiera podía usarlo para hacer una simple rendición de gastos con sumas y restas. Me alteraba ese conjunto de celdas y fórmulas que parecían atacarme cada vez que intentaba anotar algo en una hoja de cálculo. Lo odiaba. La cura solo llegó con un interés superior a este rechazo: descubrir lo que estaba oculto entre centenares de miles de desembarques de anchoveta en el Perú, la segunda nación pesquera más importante del mundo. Un interés que me llevó a realizar un análisis masivo de bases de datos en Excel que fue fundamental para publicar durante más de un año una serie de reportajes que pusieron al descubierto que los grupos más poderosos de la industria pesquera en el Perú perpetraban la pesca negra a gran escala y que el Estado no

ejercía una fiscalización eficiente para frenarla. La investigación fue publicada en IDL-Reporteros, un medio digital pequeño pero con un enorme compromiso para investigar temas cruciales para el país bajo la dirección del valeroso y experimentado periodista Gustavo Gorriti. Poco tiempo después, esta serie de reportajes obtuvo uno de los tres primeros premios del concurso de periodismo de investigación organizado por el Instituto Prensa y Sociedad y Transparencia Internacional, el más importante en América Latina. Viendo el proceso de este trabajo en retrospectiva, hay algunas cosas que decir sobre el ejercicio periodístico, sus métodos y sus nuevos desafíos. Para empezar, no fue fácil decidir qué aspecto de la industria pesquera ameritaba una investigación a fondo. Cuando empecé mis indagaciones, a

81

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
fines de 2010, rápidamente me di cuenta de que el terreno estaba plagado de varios hechos pantanosos que no se conocían en la prensa, o se conocían mal. Existía una convivencia llena de conflicto de intereses entre el sector privado y el gobierno. La Sociedad Nacional de Pesquería, el gremio empresarial más poderoso de la industria, podía pagar consultores y destacarlos al Ministerio de la Producción para que se hicieran cargo de la redacción, modificación o defensa de algunas normas. O conseguir que se prioricen ciertos temas en beneficio de la industria y se dejen dormir otros más espinosos. ¿Qué tema elegir en un sector donde la irregularidad y la ilegalidad parecía lo común y no la excepción?, ¿cómo investigar una industria poderosa sin que las fuentes te lleven de las narices, o como diría la periodista costarricense Giannina Segnini, sin que te conviertas en un conejo persiguiendo la zanahoria?
¿A dónde lanzar la red?

de las trampas, después que en 2008 se aprobara la norma más importante del sector en los últimos años: la ley de cuotas de anchoveta por embarcación. La revisión de los desembarques iba a permitir comprobar si esto era verdad, sobre todo porque había indicios para sospechar lo contrario. Las compañías más influyentes financiaron esta norma que les aseguró más del 60% de las cuotas de pesca en el país y congelar por diez años el porcentaje de los derechos de pesca que debían pagar al Estado por cada tonelada capturada. Lograron un negocio millonario. Para darnos una idea: cada punto porcentual de la cuota llegó a valorizarse en 100 millones de dólares después de la aprobación de esta ley. Pero conocer lo que pasaba en los puertos significaba acceder y procesar abundante información, por ser el Perú una nación pesquera que captura en términos de volumen casi el 10 % de lo que se pesca en el mundo y el 85 % de lo que se pesca en el país es anchoveta. La única manera de analizar tanta información era con la ayuda de la computadora a partir de las bases de datos oficiales que contenían los registros de las descargas. Y a la vez, parecía el mejor camino para escapar de la información parcializada, y muchas veces falaz, que circulaba en la opinión pública. El reto era acceder y procesar toda la torta, no solo una tajada. Así ingresé al mundo de la “minería de datos”, al “periodismo de datos” o “periodismo asistido por computadora”. Y así tuve que vencer mi fobia al Excel. Mi médico de cabecera para vencer este temor fue la talentosa Giannina Segnini, jefa de la Unidad de Investigación del diario La Nación de Costa Rica y una de las periodistas que más sabe sobre el análisis masivo de bases de datos para la

Decidí investigar un tema central en la pesca con un método que me permitiera indagar lo que hacían todas las empresas y no solo una, lo que sucedía en todos los puertos del país, y no en uno, en todos los desembarques y no en unos cuantos. Me propuse investigar si las naves registraban la cantidad de anchoveta (el principal recurso pesquero del mar peruano) que realmente pescaban o estaban subreportando al Estado como denunciaban los pescadores, quienes son los que más saben de lo que sucede mar adentro y mar afuera. La investigación se ubicaba en un contexto mayor y de gran importancia. Se suponía, según los empresarios, que la industria pesquera se desarrollaba en un ambiente limpio, desodorizado, lejos

82

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
investigación periodística. Con ella, comprobé lo que asegura con total conocimiento: “El periodismo basado en datos aumenta la credibilidad y la independencia. Por primera vez en la historia, el periodismo de investigación cuenta con herramientas poderosas para descubrir historias completas, no solo las piezas que alguna fuente quiere revelar”. Las ventajas del trabajo con base de datos son muchas y potencia la investigación periodística. Permite descubrir fenómenos, tendencias, que después hay que verificar con el reportero tradicional, en la calle, ese que nunca podrá ser reemplazado por ninguna computadora ni el programa más sofisticado. En la combinación del ejercicio fundamental de la verificación y las nuevas herramientas tecnológicas radica el actual desafío de un periodismo de investigación que dependa cada vez menos de las filtraciones de información de las fuentes.
¿Cómo fue el proceso?

Antes de elegir este método para investigar a la industria pesquera, había que hacer algo elemental: comprobar si el Estado tenía bases de datos en Excel de los desembarques de anchoveta de cada nave y conocer al detalle qué tipo de información contenían. Si no existía esa data organizada, la investigación no era viable. Como señala Mar Cabra, periodista española del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), la clave no está necesariamente en las herramientas sino en tener una “mentalidad de datos” (data state of mind). “Es decir, pensar dónde puede haber datos y saber cómo hacer ese análisis sistemático”. El trabajo con base de datos tiene diversas eta-

pas (cada una con distinto grado de dificultad) que puede resumirse en lo siguiente: acceso, procesamiento, análisis y visualización de los resultados. En este caso, los registros de desembarque no eran públicos, a ellos solo tenían acceso privilegiado las autoridades y las empresas fiscalizadas. Por este motivo, solicitamos las bases de datos al Ministerio de la Producción vía la Ley de Transparencia y Acceso a la Información. No tuvimos éxito. Las autoridades negaron la información por considerar que los registros de desembarque por empresa estaban protegidos por el secreto estadístico a pesar de que se trataba de la explotación del principal recurso del mar peruano. De pronto, la información de la pesca de anchoveta pasó a ser absurdamente un secreto de Estado que nos obligó a buscar a otras fuentes que tenían acceso legal a la data, mientras llevábamos al Poder Judicial el reclamo legítimo de obtener esta información de interés público. Conseguir aquellos archivos fue lo más difícil de todo porque el ministerio nunca los entregó: primero solo accedí a un grupo de actas de inspección de los desembarques de algunas empresas, lo que me llevó a intentar, ilusamente, a construir parte de la base de datos. Después accedí a algunos archivos en Excel y al final, como sucede cuando uno chanca el fierro una y otra vez hasta que se dobla, a la base de datos completa y a las miles de actas de inspección impresas y digitalizadas en donde aparecían las cifras originales de las descargas. Lo que vino fue un procesamiento tedioso que me permitió entender después de varios desvelos que las bases de datos vienen sucias y hay que detectar el patrón del error. Para descifrarlo, no solo hay que darle vuelta una y otra vez a la data, sino que hay que tener suficiente conocimiento

83

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
de cómo funciona el sector que se está investigando y cómo fue construida la base de datos. Por ejemplo, en el proceso pude ver que había uno que otro desembarque con registro de pesca de más de mil toneladas cuando la nave anchovetera más grande del país tiene una capacidad de bodega de 900 toneladas. Más de esa cantidad, era imposible que un barco pudiera descargar. Saber eso, me permitió identificar errores de tipeo que se lograron corregir buceando en las actas de inspección originales. Después de comprobar la utilidad de esta “mina de datos”, todo empezó a despejarse. Dejé de abrumarme con tantas cifras y fórmulas. Dejé también de llamarme Milagros. Ahora me dicen Excel.
No se trata de cualquier método

La metodología para analizar cualquier base de datos debe tener un sustento técnico sólido y

anclarse en la realidad. En esta investigación, se decidió comparar la cantidad de anchoveta que declaraban los patrones a los inspectores cuando llegaban a los muelles y la pesca pesada registrada en las balanzas que se ubican dentro de las fábricas, donde se quema toda la anchoveta que después será exportada como harina principalmente a Asia. Lo que descubrimos fue que más de la mitad de los desembarques en los puertos del norte y centro, donde se descarga el 90% de la anchoveta en el país, tenían diferencias entre la pesca declarada y pesada que superaban el 10 % y podían llegar al 20, 30 y hasta 50% en algunos casos. La balanza siempre regis-traba menos peso en cantidades sospechosas. Las diferencias evidenciaban un subregistro y en consecuencia una ilegal sobrepesca, debido a que la máxima discrepancia posible era del 10%, según las autoridades, expertos, empresarios, inspectores y pescadores consultados. Las empresas que encabezaban las discre-

84

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
pancias eran las más poderosas. El análisis de bases de datos permitió saber quién era quién en la pesca industrial, desde la compañía más grande hasta la más pequeña. En una primera etapa, analicé 45 mil desembarques que me permitieron detectar un subreporte de 300 mil toneladas de anchoveta entre la primera temporada de pesca de 2009 y todo el 2010. Este volumen estaba valorizado en 100 millones de dólares si se transformaba en harina, sin contar lo que se dejaba de pagar al Estado en derechos de pesca y a los pescadores que ganan por tonelada pesada. Estas pérdidas también fueron calculadas y para ello se tuvo que desarrollar una metodología específica. Después de la publicación de los primeros reportajes, se amplió el periodo de análisis de la data con el Consorcio Internacional de Periodistas de investigación (ICIJ). Se incluyó dos temporadas de pesca adicionales, una de ellas incluso tuvo que reconstruirse utilizando las cifras de las actas de inspección con la ayuda de jóvenes ingenieros de sistemas. Con ellos, también se desarrolló una forma de vincular las actas escaneadas con las cifras que eran incorporadas en la base de datos con el propósito de verificar cada dato nuevo. Para hacer periodismo de datos no se necesita grandes equipos ni un software sofisticado. Basta con un periodista y un programa básico como Excel como sucedió en esta primera parte de este proyecto. Sin embargo, si se requiere construir y cruzar bases de datos cada vez más voluminosas, se necesita pensar en un equipo de investigación integrado no solo por periodistas sino por ingenieros de sistemas como sucede en La Nación de Costa Rica. Con la participación del ICIJ, se ratificaron los hallazgos iniciales de la investigación llegando a analizar más de 100 mil desembarques entre 2009 y parte de 2011, que permitieron concluir que después de la implementación de la ley de cuotas, se esfumaron entre las bodegas de los barcos y las balanzas, 630 mil toneladas de anchoveta, una cantidad que superaba toda la pesca que las flotas británicas llevaban a puerto en un año. “Así ingresé al mundo de la “minería de datos”, al “periodismo de datos” o periodismo asistido por computadora”. Y así tuve que vencer mi fobia al Excel” La metodología usada fue confiable por tres razones, a pesar que los empresarios involucrados intentaron desacreditarla: 1) El registro de la pesca declarada y pesada es oficial, y cada una tiene una ficha de inspección precisamente para poder comparar estas dos cifras como parte de la fiscalización de los desembarques que debe realizar el Estado. 2) Los empresarios pesqueros, los pescadores, los funcionarios del Estado, los expertos y los actores más importantes del sector fueron entrevistados antes de procesar las bases de datos para determinar a partir de qué porcentaje la diferencia entre pesca declarada y pesada era sospechosa. Todos ellos señalaron que como máximo podía haber 10 % de discrepancia. Sin embargo, cuando luego volvimos a consultar a los empresarios con los resultados en la mano, estos empezaron a sufrir de una repentina amnesia. No imaginaron que podíamos acceder a la data y mucho menos descifrarla. Ningún medio de comunicación había realizado alguna investigación parecida en el Perú. 3) El Ministerio de la Producción mandó a elaborar en 2009 a una de las empresas

85

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
inspectoras, Cerper, un análisis de la pesca declarada y pesada debido a las denuncias reiteradas de los pescadores de “robo en la balanza”. Su conclusión era que las discrepancias detectadas en estos dos registros revelaban indicios razonables de manipulación en el software de las balanzas. Esto fue determinante para realizar una auditoría que concluyó que el 31 % de las balanzas inspeccionadas tenían indicios graves de adulteración.
El reporteo de cada día

nipulación y el Estado ha decidido encargarse de las inspecciones de los desembarques de manera directa y ya no delegar esta tarea a las dos empresas inspectoras que eran financiadas por las compañías fiscalizadas y que además certificaban la harina de pescado que exportaban las pesqueras. Ahora que reviso el proceso, la clave fue la perseverancia y vencer el temor a lo desconocido, al “mostrito” como le llama Giannina Segnini al servidor que alimenta día a día con bases de datos para producir información nueva que lleve a su equipo a investigar nuevas historias a profundidad sin depender de una fuente interesada. La investigación de la pesca peruana responde a las nuevas tendencias del periodismo de investigación que se están desarrollando con grandes resultados en algunos medios internacionales en tiempos en que hay una apertura cada vez mayor de datos en el ciberespacio. Entre las experiencias de las que hay que aprender, figuran las de Seattle Times (que descubrió cómo a algunos pacientes de bajos recursos en Washington se les cambiaban los medicamentos usados para controlar el dolor, por metadona, para abaratar costos a pesar de que esto hacía peligrar sus vidas), Propublica (con investigaciones potentes que le han permitido ganar el codiciado premio Pulitzer), The Herald Tribune (que examinó el sistema de seguros de propiedad en Florida y creó una base de datos única que le permitió descubrir un mercado especulativo que afectaba a los asegurados), The Washington Post (que procesó y publicó las declaraciones financieras de los congresistas de Estados Unidos), The Guardian (que durante los disturbios en Inglaterra mapeó las direcciones de los protagonistas de las protestas y las cruzó con los indicadores de la pobreza

Para corroborar el fenómeno del subreporte que evidenciaba la data, fue necesario entrevistar a inspectores, auditores, exsuperintendentes de plantas, calibradores de balanzas, programadores de sistemas y al creador del primer programa informático que fue instalado en los tableros de control de las balanzas de las principales fábricas. Él contó cómo podía alterarse el peso en un puerto del norte del país, incluso desde la oficina de un gerente en Lima. Después de más de seis meses de investigación, quedaba claro que no se trataban de hechos aislados y que no solo incurrían en la pesca negra los pescadores artesanales y las empresas que tenían fábrica de harina residual como se acostumbraba asegurar. La responsabilidad del subregistro a gran escala recaía sobre todo en la gran industria. Y aunque la investigación fue encapsulada al inicio, desde que se empezó a publicar en setiembre de 2011, se logró de manera paulatina conseguir algunos cambios en la inspección de las descargas y que la industria pesquera empezara a ser vigilada. Hoy, se realizan auditorías a las balanzas en cada temporada de pesca, se evalúa la compra de un nuevo software de pesaje para evitar la ma-

86

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
para ver si esto fue un papel determinante en los reclamos sociales que se extendieron a lo largo del país). Este tipo de investigaciones siguen creciendo, cada vez hay más ejemplos a seguir. En América Latina, el trabajo de “minería de datos” de La Nación de Costa Rica es sobresaliente con una serie de destapes que han remecido al gobierno. El blog La Nación Data de Argentina también es destacable. Hoy en día existe un concurso global para premiar este tipo de esfuerzos (Data Journalism Awards auspiciado por Google) que cada vez sorprenden por el gran despliegue de equipos investigativos y programas informáticos. Pero para ingresar a este universo de datos, no es una condición pertenecer a un gran medio de comunicación ni tener el software de la CIA o el FBI. Es posible comenzar con nociones básicas del Excel y una computadora. Por eso, si Giannina Segnini y el ingeniero de sistemas principal de su equipo, Rigoberto Carvajal, tuvieron la generosidad de mostrarme los beneficios de estas herramientas a pesar de mi rechazo a la informática, me tocaba reproducir este gesto con mis alumnos de periodismo en la Universidad Ruiz de Montoya en Lima. Más de la mitad de los estudiantes de mi clase, quienes oscilan entre los 18 y 21 años de edad, trabajó con bases de datos en Excel con apenas una computadora portátil, pero con resultados interesantes. La mejor arma siempre será querer saber y brindarle lo mejor a nuestras audiencias. Richard Gingras, jefe de noticias de Google, asegura que en estos tiempos en que los medios “ya no pueden decir: créannos porque somos quienes somos (…), el reportaje de investigación del mañana será el resultado de un persistente trabajo con minería de datos y cruce de información”. Y esto no solo implica un cambio tecnológico, sino cultural. El desafío está en dar cuenta al público de cómo llegamos a tal o cual conclusión y responder con la misma transparencia que exigimos los periodistas a las autoridades y a las grandes corporaciones privadas. Al respecto, Giannina logra dar una vez más en el clavo: “Cada vez que los periodistas ponemos en manos de la audiencia un conjunto completo de datos, esta puede ver la costura de nuestras historias, las decisiones que tomamos y la jerarquía de los conceptos que aplicamos”. Eso permitirá conseguir lo que está en el fondo de todo lo antes dicho: cultivar un periodismo de alta calidad y comprometido con la sociedad.

Milagros Salazar

Periodista, investigadora de IDL-Reporteros y corresponsal de la agencia Inter Press Service. Miembro del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y profesora de periodismo de investigación. Ganó en 2012 uno de los tres principales galardones del Premio Latinoamericano de Periodismo de Investigación que entrega anualmente IPYS y Transparencia Internacional.

87

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS

20. Nunca es tarde para reciclarnos como periodistas
Elena Miranda, Perú

Aún existen muchos periodistas que se resisten a reciclarse e insertar su trabajo en esta era digital o que lo hacen a medias, pues no saben cómo aprovechar los recursos y herramientas de la red. Ellos no saben de lo que se están perdiendo al mantenerse al margen de esta revolución; pero, sobre todo, no saben lo que están haciendo que se pierdan los lectores. Las excusas casi siempre son similares: “No tengo tiempo”, “lo haré después, no lo necesito”, “eso es para un élite”, “pero, si yo reviso las noticias por internet”, “Facebook y Twitter son una pérdida de tiempo”, “siempre he hecho lo mismo y ha funcionado”, “me basta con un teléfono que reciba llamadas”, “esas cosas de la tecnología no son para mí”, “eso no quita que sea un buen periodista”, “yo escribo bien”, entre otras frases.

Uno de los argumentos de los periodistas del pasado que sobreviven en el presente es que no todos sus lectores tienen acceso a internet y que, para este grupo, el papel aún es una fuente principal de noticias, junto con la radio y la televisión, por supuesto. Y, por último, en sus redacciones, nadie les ha pedido que se modernicen de esa manera y que, para eso, están los que trabajan en la página web, entre los que figuran aquellos bichos raros que ¿cómo dicen que los llaman? ¡Ah! Nativos digitales. Podría escribir páginas y páginas describiendo a estos periodistas, pues yo fui una de ellas, hasta hace algún tiempo, pero el asunto es ¿qué hacer?, ¿esperar a que se den cuenta solos de que necesitan integrarse al mundo digital y que sean autodidactas?, ¿obligar a toda la sala de redacción a modernizarse?, ¿traer a gente de

88

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
afuera para que los capacite?, ¿pedirles a los expertos de las salas de redacción que les den una mano?, ¿obligarlos, por lo menos, a que todos tengan un smartphone y lo aprovechen para algo más que ver su correo electrónico o revisar una que otra página web o ver si sus amigos escribieron algo interesante en Facebook? Lo primero es revalorar al periodista. La experiencia de ese periodista que se resiste al cambio es muy valiosa: los años de trabajo en la calle y en la sala de redacción le han dado armas muy poderosas: un buen olfato para reconocer la “pepa” de la noticia, valorar la información, encontrar la carnecita entre montañas de datos, armar y editar los textos en su mente antes que en la computadora, escribir rápido, claro y preciso, bajo presión, y, sobre todo, esa pasión por la noticia, algo de lo que carecen muchos jóvenes y modernos periodistas. La idea es aprovechar estas cualidades para construir sobre ellas. Hay que recordar que el periodismo digital no solo se fija en el uso de las herramientas, sino también en el contenido. Aquí no basta con redactar de manera distinta para la página web, sino que hay que compartir una experiencia para el lector. Hay que interactuar con las audiencias digitales y no perder de vista que, a diferencia de antaño, hoy nuestros errores son vistos y criticados por muchos al instante. Por ello, debemos cultivar buenos reflejos para asumirlos y corregirlos inmediatamente, pues aquí no hay mañana, sino ahorita, tiempo real, como le dicen. Ponerse al día no es fácil, no solo hay que leer sobre todo lo nuevo sino probarlo, equivocarse y aprender. Y cuando hemos aprendido algo, no quedarnos allí, pues las herramientas cambian todo el tiempo, así como cambia el periodismo y nuestra audiencia. El cambio nos acompaña a diario, pues cada día hay algo nuevo por aprender: recursos, herramientas, metidas de pata periodísticas, experiencias desastrosas, casos de éxito. No hay un camino a seguir, cada periodista hace su sendero digital. “Y descubres que tienes que ser una especie de periodista pulpo y ya no solo conformarte con escribir buenos textos, sino aprender a manejar diversos enfoques y herramientas sobre fotografía, infografía, gráficos interactivos, audio y video” El aprendizaje constante cuesta y no me refiero solo a dinero para invertir en cursos de capacitación o en un máster en periodismo digital, si hay las posibilidades de hacerlo, sino a que demanda levantarse antes que el sol, muchas horas de trabajo extra, esfuerzo, dedicación, voluntad, ganas, creatividad. Aquí es cuando se necesita sacar a relucir de la mejor manera nuestra capacidad de ser autodidactas. Nadie puede aprender por ti, pueden hacer las cosas por ti, pero no hay mayor placer que hacerlas tú mismo, aunque en un comienzo te tropieces con la misma piedra una y otra vez. Y si el medio de comunicación en que estás no te exige que te recicles, igual tienes que hacerlo, para tener mayores oportunidades laborales cuando te vayas a otro lado o cuando te inviten a partir. Son pocos los medios que invierten en capacitar a su personal. Pueden invertir cantidad de dinero en relanzamientos, reestructuraciones o en

89

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
repotenciar maquinaria y equipos, menos en los periodistas, pues pocos empresarios creen que para que haya un mejor periodismo se requieren mejores periodistas en todo el sentido de la palabra. Y apenas entras a este nuevo mundo, te maravillas con la avalancha de información, pero también te angustias pues es imposible manejarla y quieres empaparte de todo, leer, leer y leer. Pues ahí es cuando puedes sacar a relucir tu olfato periodístico y tu capacidad de valorar la información, de elegir entre lo que sirve y lo que no sirve, de gestionar la información o de hacer curaduría, como le llaman ahora. Es en ese momento que te puede servir la experiencia de otros, ya que no tienes que empezar de cero. En esta etapa es cuando te ves obligado a dejar a un lado tu privacidad y abrir tu Facebook al mundo, volviéndolo más una herramienta de trabajo que un espacio de encuentro con tu familia y amigos de toda la vida. Es aquí cuando tienes que crear tu marca digital para dejar de ser invisible en la red y que otros sepan que existen. Y tiras al tacho tu currículo tradicional cuando te das cuenta de que hay nuevas formas de hacer un CV en la red y de que puedes crearte un portafolio online. Es aquí cuando aprendes a consumir y compartir información valiosa, cuando tienes que desenterrar tus conocimientos de inglés y aplicarlos a cada momento, pues los traductores de la web te pueden ayudar, pero muchas veces le sacan la vuelta a la coherencia y a la claridad. Y descubres que el idioma puede dejar de ser visto como una barrera que hace que nos perdamos tanta información valiosa, tantas experiencias valiosas. Y te acuerdas de la famosa aula sin muros que planteaba Marshall McLujan y te das cuenta de que puedes tener una oficina sin muros, que puedes ser amigo de periodistas del otro lado del mundo, que puedes indignarte con el despido de muchos, con el asesinato de otros, con el encarcelamiento de unos; pero que también puedes saborear pequeños éxitos de quienes han logrado lo que tú aún no. Es aquí cuando puedes compartir lo que sabes y aprender de otros, si tienes la humildad para hacerlo. Este es el momento en que te sientes tan ignorante de tantas cosas del medio periodístico online, pero tan ávido de aprender. Es aquí cuando descubres que esas fórmulas o recetas que te brindan algunos gurús del periodismo en la red, como cinco pasos para esto o para el otro o tips para ser lo máximo en algo, son pura charlatanería y aprendes a identificar a los “vendedores de humo” o a los “chamanes” de la red. Y te deslumbra la posibilidad de tuitear con los líderes más poderosos del mundo y hasta con el Papa o con la empresa o institución pública o privada que te negaría una entrevista por teléfono o personalmente, pero que se ve obligada a responderte ante miles de seguidores, aunque no eres tan ingenuo para creer que son ellos los que escriben en su cuenta de Twitter. Y descubres que tienes que ser una especie de periodista pulpo y ya no solo conformarte con escribir buenos textos, sino aprender a manejar diversos enfoques y herramientas sobre fotografía, infografía, gráficos interactivos, audio y video. Y sueñas con ser un periodista multimedia para sacarle el mayor provecho a la infor-

90

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
mación y presentarla de la mejor manera para atraer a tus lectores. Y estás pendiente del último smartphone, de los últimos recursos y herramientas, de las novedades que te ofrece tu red social favorita, de los tutoriales para aprender cosas nuevas. Y cuando te duele la espalda y el cuello de tanto estar sentado frente a la computadora, cuando tus dedos ya casi se mueven solos de tanto tocar la pantalla de tu smartphone, cuando sientes que no te alcanza el tiempo para todo lo que te falta aprender, te das cuenta de que está amaneciendo y que comienza otro día. Y es aquí cuando ves que el nuevo camino que estás recorriendo empieza a verse reflejado en tu trabajo, en tus lectores, en tus seguidores, en la gente que no conoces, pero que te conoce por tu identidad digital. Y es aquí cuando te acuerdas de por qué elegiste ser periodista y te propones darles un empujoncito a tus colegas que aún se resisten al cambio y compartir con ellos tu experiencia en el mundo digital.

Elena Miranda Periodista. Trabajó en los diarios Perú.21, La República, Correo y Liberación, en Perú. El año pasado dio el salto al periodismo digital y hoy apuesta por un nuevo periodismo, “pero con la misma pasión de siempre”. Es editora en
Clases de Periodismo.

91

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS

21. “Creamos Storify pensando en el futuro del periodismo”
Sofía Pichihua, Perú

Foto: Storify

Los periodistas deben navegar en el ruido informativo de internet para hallar datos relevantes que puedan compartir. Storify te permite filtrar las mejores voces de las redes sociales para convertirlas en historias. Esta herramienta, lanzada en una versión beta privada en 2010, fue creada por Xavier Damman y Burt Herman para destacar el contenido valioso de sitios de Social Media. Desde abril de 2011 ya no se requiere invitación para crear una cuenta. Debido a su gran utilidad para la curaduría de contenidos, la Fundación Gannet premió el año pasado a Storify en la categoría de innovación técnica al servicio del periodismo digital. Debido a su popularidad, el sitio web tendrá

una versión en español. Antes de cerrar el 2012, Storify rediseñó su plataforma con un algoritmo que determina qué elementos tienen mayor resonancia para facilitar las búsquedas. En una entrevista exclusiva con Clases de Periodismo, el cofundador de Storify, Burt Herman, explicó la importancia del uso periodístico de esa interesante herramienta online para presentar historias de forma innovadora con información de redes sociales. Herman, quien tiene una amplia experiencia periodística, destacó que Storify es realmente útil debido a que los sitios de Social Media se han convertido en una clave importante de las coberturas periodísticas. “Las organizaciones de noticias no pueden estar

92

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
en todos lados, pero pueden conseguir nuevos ángulos de una historia de personas que han participado de eventos y que comparten sus experiencias en redes sociales”, indicó.
-¿Crearon Storify para los medios?

Creamos Storify pensando en el futuro del periodismo, pero hemos sido placenteramente sorprendidos de ver muchos usos diferentes. Por ejemplo, los usuarios utilizan Storify en campañas políticas, negocios e incluso en bodas y viajes festivos.
-¿Cuál es la gran ventaja de Storify para periodistas?

“Creamos Storify pensando en el futuro del periodismo, pero hemos sido placenteramente sorprendidos de ver muchos usos diferentes. Por ejemplo, los usuarios utilizan Storify en campañas políticas, negocios e incluso en bodas y viajes festivos”
-¿Tienen contacto con medios de comunicación?

Al usar Storify, los periodistas pueden buscar y encontrar fácilmente información de historias que están cubriendo, y emplearla para su trabajo. Les permite seleccionar y filtrar lo mejor de lo que las personas publican en la red, así como añadir contexto sobre lo que escriben.
-En la página inicial de storify.com hay historias destacadas, ¿cómo son elegidas?

Sí. Hablamos con los editores de Social Media de las organizaciones de noticias sobre Storify para promover su uso debido a que nuestras historias son insertadas en sus sitios y otras personas las ven. Es por ello que cada vez más editores quieren probarla. No recuerdo la cantidad exacta, pero he participado en muchas conferencias y acudido a redacciones, universidades, etc. Trabajos de la mano con medios como ABC, CNN, Washington Post, The Guardian y otros sitios web. A veces entrenamos a los periodistas, pero la mayoría de veces se trata de convenios con compañías grandes para trabajar juntos.
-¿Cuántos medios de comunicación tienen una cuenta en Storify?

Tenemos un algoritmo. Y solemos seleccionar historias destacadas en la página de inicio. Ahora los storify que se muestran están basados en las búsquedas en el sitio web. Además, debido a que se publican muchas noticias, varios de nuestros usuarios son organizaciones de noticias. Por eso es que hay un sesgo hacia el contenido noticioso.

-¿Las redes sociales y Storify son compañeros inseparables?

Storify trata de que las redes sociales tengan sentido. Ayudamos a nuestros usuarios a encontrar lo mejor que hay afuera.

El sitio tiene cientos de miles de usuarios y no conozco la cifra de medios de comunicación. Sin embargo, sabemos que 22 de los 25 principales medios digitales de EE. UU. ya usa Storify. Y hay muchos más medios de otras partes del mundo. La mayoría de nuestros usuarios es periodista, marcas o profesionales en marketing, así como grupos políticos y ONG.

93

Periodismo en #Tiemporeal

EXPERIENCIAS Y RETOS
-Como periodista, ¿qué sugerencia daría a sus colegas que usan Storify? Coberturas destacadas:

No debemos olvidar el periodismo que aprendimos y aplicarlo en las redes sociales. Solo porque se mueve más rápido no debemos olvidar que debemos verificar la información, y brindar el contexto al contar una historia. Con tanto ruido y rumores en sitios de Social Media, este rol es cada vez más importante. Para ser más que ruido, nos esforzamos para agregar contexto.

Elecciones en EE. UU. NBC realizó un storify sobre la celebración del día de las votaciones en Estados Unidos. Burt Herman también destaca las coberturas con Storify de la masacre en una escuela

Sofía Pichihua Licenciada en Periodismo. Periodista en el diario Perú21 y profesora de periodismo digital en el ISIL. Asesora de contenidos en Clases de periodismo. Alumna del máster online en periodismo digital del Ipec y la Universidad de Alcalá.

94

Periodismo en #Tiemporeal

Periodismo en #Tiemporeal

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful