Dulce Patria

Eres como el anuncio de una nueva marca de calamidades oh mañana de noviembre la Esmeralda navega bajo una lluvia de meteoritos y el teniente emprende el vuelo tras una bandada de aviones desapresurados las montañas se alzan arrogantes y vomitan los gritos de los mares las olas se afanan en su tarea de minería pero cuales kamikazes pierden la vida en las costas de un país indolente que no escucha Nieva No conozco la nieve y no tengo abrigo pero sé el desierto oh mañana de noviembre apresurada soy el enemigo del sol nieva, pero no desde el cielo aquí no hay nubes es el frío de los corazones el que acecha quiero desterrarme de la noche que aterra y congela las palabras que cuelgan de nuestra historia no hay nada más horrible que esta historia que difunde una nueva línea de calamidades Creo que es este un país indolente campo de refugiados en las fronteras del Edén lamento de ángeles caídos tarima de hienas devotas teatro trágico de Odiseos pesimistas centro comercial de los sanguinarios obscenos ludópatas bañados en oro Oh dulce patria dulce, demasiado dulce portadora de caries del alma eres la vitrina de las rameras de la opresión y tu campo de fosas comunes hace juego con las banderas foráneas clavadas entre tus piernas ya han muerto los valientes soldados nuestros pechos llevan grabados sus nombres pero en sangre De pie los pobres del mundo vengan todos a mirar este es el último bastión de los tiranos un museo tan horrible tan horrible que la entrada se paga en felicidad.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful