P. 1
Boletin Colaboradores de Figueira

Boletin Colaboradores de Figueira

|Views: 11|Likes:
Publicado portao2012

More info:

Published by: tao2012 on Dec 28, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/18/2014

pdf

text

original

FIGUEIRA

COLABORADORES

EDICIÓN 2004

La presión de los días de hoy prepara las etapas que vendrán. Hay que donarse al máximo para que en el éter planetario queden impresas las mejores posibilidades.

2

Los profetas anuncian: “Antes que la luz más brillante envíe su rayo al amanecer, mucho aún sucederá”.

Sería más simple huir, pero al servicio no son llamados los que buscan facilidades. La necesidad es la brújula de los fuertes. Nunca, nunca se puede dejar de decir: “Sí, acepto proseguir. Sí, voy sin condiciones. Sí, haré lo que no puedo. Sí, no me entregaré al miedo. Sí, no me rendiré a los límites. Sí, Señor, haré todo por Ti”. La inercia no debe apoderarse del corazón del colaborador del Plan Evolutivo. La sangre fluye con fuerza por las venas de los decididos, reaviva sus cuerpos. La meta tiene un poder inmenso. El ojo la ve, la consciencia la conoce, confía y va en su dirección. Pero se necesita disponibilidad para ir más allá, mucho más allá de lo que se puede. Lo posible es obra de manos cansadas. Es necesario cultivar raíces como los árboles sagrados, que parten las rocas en busca del agua que les da vida. Hay que descubrir de nuevo la soledad. Su palabra contiene verdad, su camino requiere decisión. Esta es la energía necesaria para el nuevo tiempo. Esto debe estar claro. Habrá periodos turbios. Todo colaborador debe encontrar la luz de las estrellas y guiarse por ella. En las cumbres solitarias aún viven los guardines de la antorcha. La Tierra sufre. El Universo ve su dolor y no es insensible. Se ha dicho: “Urge que la socorras. Un Sol resplandeciente debe instalar su morada en el seno agonizante”. Los que subsistieron no miran hacia atrás. Sin alarde, la luz ya pulsa en las venas invisibles. Los tumores serán extirpados para que la savia nutra todo el cuerpo.

3

Y, junto con lo que restaba de la noche, la raíz del sufrimiento se desvaneció.

Silencio. Las tinieblas pueden tener fuerza, pero no suplantan al poder de la Ley. El fuego desciende poco a poco. Hasta penetrarlo todo, habrá quien guarde en sus bolsillos las dádivas recibidas. Pero a medida que aumenta la presión de su luz, la honradez se intensifica en los salvables. La dignidad ha sido traicionada, pero sin ella el ojo no se abre. Las tinieblas se perpetúan debido a la opción por lo incorrecto. Para disiparlas, bastaría que los hombres dijeran no al cultivo del error. Un viento abre la puerta. Muestra el río. En la otra orilla se ven el verdor y el sendero hacia la cumbre. Solamente ese hilo de agua separa a los hombres de la vida libre. No obstante, hay que atravesar la corriente. Inescrutables son los designios internos. No se sabe qué rumbo indicarán, pues el cielo es más que una esfera. Los sembradores fueron señalados. Subieron a la cumbre, no temieron. La fuerza del impulso sustituyó a la inercia. Así, la nueva Tierra rompe costras endurecidas. La nueva Tierra está ahí. Ya no se esconde. Y todos los que se dirigen hacia la cumbre pueden verla. Sin embargo, sólo la alcanzan los que vuelan hacia las alturas. La espera es cómplice de la dejadez. Los que miran hacia atrás tiran del hilo que los retendrá. Es necesario actuar. Una vez recibida una señal, consumar la acción.

4

Una voluntad sabia puede crear los peldaños del camino. Su poder se revela por estar orientada hacia la Luz.

La Ley se aproxima velozmente. Las puertas se abren. El manto de la noche es espeso. Sólo la fuerza de corazones inmaculados puede rasgarlo. Los inocentes están señalados. La radiación mortífera se esparce. Penetra el interior de las células, todo lo degenera y degrada. La Voz clama en los cielos y en la tierra. Nada puede esconder la señal. Las tierras y las aguas se mueven. Hay quienes verán en su movimiento la radiante vida que pulsa en el interior del planeta. Dinamos de energía cósmica producen el cambio. En la destrucción, emerge la transparencia y los límites desaparecen, al menos por instantes. La aproximación de la Hermandad es un himno de gloria, eslabón construido con la suprema sublimidad de los seres, y también es como manos extendidas que mantienen el equilibrio de las esferas. Y, al final, el Señor de los Días cobrará forma. A los que deben reconocerlo, su faz les indicará que ha llegado el momento del regreso. Un ciclo se cierra. De los mundos vecinos acuden corrientes de ayuda. El poder de su polarización viene para reconstruir. Dispersa las brumas que ocultan la luz. Un cántico se deja oír. Es el júbilo de la vida que, antes prisionera, por fin fue liberada. Pero la obra aún no está concluida. La fiera fue expulsada, pero la puerta permanece abierta. Hay que reconstruir la protección.

5

Cuando el silencio emerge, hay que consagrarse a él. Cuando el silencio se aleja, en silencio hay que esperar su regreso.

Colaborador, consolida tu fortaleza. Yérguete del pozo a las proximidades del Sol. No temas. No temas. No temas. La sombra trae la hoz, pero en los puros no encuentra qué segar. En la quietud de los valles se deslizan luces silenciosas. Trabajan por el porvenir. Construyen lo que no puedes ver, pero que allí está. Con un chasquido de dedos todo puede nacer. No temas. La salinidad de las lágrimas limpia heridas. El amor las cauteriza. La cura vuelve a ser simple; la minuciosidad la había tornado inaccesible. Tú, actúa por medio del corazón. Mira el océano. Contempla sus olas. Deja que el agua bañe tus pies. Espera la hora de sumergirte en las profundidades, espera el silencio de la unión que te arrebatará. Por la noche, un llamado despierta a los que duermen. No pueden llevar sandalias. Los pies desnudos deben pisar las piedras. El fuego ha de quitarles las capas de impurezas incrustadas. Un niño nace en una casa sin puertas. Conoce la unión, el amor y la libertad. Su risa es como alas que se mueven brindando frescor. Viene a anunciar el nuevo tiempo. El silencio es una necesidad. La vida tranquila aún existe en parajes solitarios. No acalla el ansia del espíritu por la luz. Es necesario penetrar la noche. El claro de luna permite divisar la montaña. Sin palabras, muchos inician la escalada. El llamado penetra silenciosamente tu consciencia. Es hora de partir para el servicio.

6

La limitación de la consciencia se desvanece ante la claridad de la eternidad.

Mientras tus pies toquen el suelo, habrá lucha y peligro. Déjate elevar por los aires. Todo pasará. Después de todo el movimiento, ya no se encontrarán ni el norte ni el sur ni el este ni el oeste. La consciencia de unidad dictará nuevos patrones. El velo de lágrimas que cubre la faz de la Madre se rasgará y sus perlas azuladas se revelarán ante todos. Donde hay odio, Ella verá unión. Donde hay malicia, hallará candor. Donde hay avaricia, encontrará donación. ¡Es la nueva Tierra! Dichosos los que se permiten ser como niños. Los niños saben del camino. En jardines invisibles recogen las más bellas flores. Con su pureza, buscan ayudar a los aturdidos. Van al encuentro de la luz. No temen decir sí. Se encuentran en la eternidad. Permanecen por encima del suelo, aunque las cadenas intenten sujetarlos. Reconocen su origen. Siempre brota fortaleza en la consciencia que confirma la Ley. Al atardecer, algunos salen en busca del silencio de la noche. Sobre ellos se cierne el Ángel de la Paz. No dejan de tener el encuentro, pero se les pide silencio. En momentos de dolor, cierta mano siempre viene en auxilio. La

desesperación se vuelve escuela del olvido. Las hojas más frágiles se secan y caen. Y, como ya sabes, los frutos no son suficientes para todos los que los necesitan.

7

La búsqueda de gozo estimula la inconstancia. No querer nada para sí edifica la paz de los sentidos.

El trabajo se encuentra en cualquier lugar y puede cumplirse de cualquier modo; en cambio, el servicio exige disposición para estar con los brazos extendidos, el cuerpo desnudo, sin oponerle resistencia a la Ley. En el vacío está la disponibilidad para la plenitud. En la entrega a las energías sublimas, la aproximación al encuentro. Ora y sirve. Para la mente el tiempo se vuelve más complejo. Pero la eternidad es simple. La luz que te arrebatará jamás se deja confundir con los rayos de la destrucción. Permanece sereno. Suceda lo que suceda, nada alcanzará tu esencia, que es intocable. El sufrimiento une a los puros por el corazón. Se trascienden rostros, ideas, hábitos y vicios. La disposición para servir impulsa a los compasivos. Los dolores del parto despiertan una faz sublime del amor. La curiosidad promete más recompensas que la obediencia; los que buscan facilidades se ahogan en sus mares engañosos. Aunque se los pode, nadie consigue derribar los árboles cuyas raíces llegan hasta vetas profundas. ¡Sí, las simientes! En ellas está la indicación para ti. Vuelan con el viento. No planifican su destino. Saben que existe, y confían. Dejaron su origen, pero de éste traen la esencia, en su interior. Su único equipaje es la promesa. Por esta promesa parten, por ella viven, por ella mueren y por ella hacen surgir nuevos árboles.

8

Las multitudes no ven las señales. Estas existen para los que en verdad las quieren.

Un péndulo regula la incursión en los mundos sublimes hasta que se rompa el hilo; entonces, ya no habrá oscilaciones. Persistencia. Es el mástil que sustenta las velas del barco a través del océano. La obra no está concluida, aún falta una parte. Es la tarea de los colaboradores. Es su medio de liberación. Los falsos profetas se multiplican, cumplen el papel de guardianes de las tinieblas. Intentan alejar a los puros de la realidad. Pero el poder de la necesidad es inmenso y construye un eslabón con la luz. Cuando el ojo del discípulo permanece en la luz, un soplo le limpia los oídos y, como un cántico, se le revela la palabra. Entonces, da sus pasos con plena aceptación de la meta. Recuerda que el verdadero vencedor no es el que toma posesión. Son blancas las almas de todos los que fueron doblegados por la dominación. El que se dice señor es esclavo de fuerzas peligrosas. La materia que se entregó al mal no conoció la fidelidad. Los que vigilaban también se descuidaron. Vieron hombres colocando peso para hundir el barco, y nada dijeron. En la omisión y en la complacencia cimentaron la traición. Pero ahora retornan. Sirven y ascienden. Por un desliz, se descubre el secreto de la pequeña isla. Ya no es posible detener las aguas. Pequeñas causas no pueden cambiar grandes destinos. El silencio de los valles lo sabe y tú puedes aprender de él. Pero la plenitud del Sur sólo se revelará en los últimos instantes No son sus hombres quienes la harán majestuosa. La realeza está en sus bases ocultas.

9

El viento es hermano de los colaboradores y refuerza las marcas que ellos dejan.

Los abnegados nunca antes pudieron superar tantos peldaños. Las estrellas reirán con alegría y paz. Una obra termina. Una obra comienza. Cuando la consciencia busca trascender el nivel en que se encuentra, un estado de conflicto puede ser presagio de paz. Los lobos que cada uno lleva consigo afloran por escrúpulos. Mientras tanto, las bases de la vida se desmoronan. Benditos los que recogen la basura sin ensuciarse las manos. Ven, callan y oran. Los hermanos se miran a los ojos y ya no perciben la distancia que los separaba. Ángeles y dioses extienden las manos, y los puros consiguen tocarlas. Los colaboradores que aman, trascendieron las divisiones. Sus voces resuenan más alto que el retumbar de tambores llamando a los hombres para la lucha. Pero es una voz silenciosa, la misma que habla por intermedio de los simples. Varios mundos conviven en el mundo. Su selección transforma el pantano en un lago cristalino, donde la luz del día diseña las formas del futuro. Lo nuevo llega a través de las suaves manos de la Guardiana. No tiene padres. Nació del Designio, así como nacerán todos los que están por llegar. Un corcel brillante viene a anunciar. Recorre toda la Tierra. La firmeza de su trote se siente como furia. Y existe temor donde existe pecado. Los colaboradores se ofrecerán para ayudar. Recibirán las llagas para limpiar la podredumbre con gotas de sangre. No discuten. La tolerancia y el silencio son sus virtudes. El ejemplo es su palabra. No se detienen. Saben adónde llegar.

10

Las palabras no deben ser muchas. Las gotas del cáliz están contadas. Ninguna puede desperdiciarse.

11

Durante los días en que se escribió el libro “Profecías a los que no temen decir que sí”, nuestros cuerpos estaban tan sensibles que podría comparárselos con finísimas copas de cristal, capaces de vibrar con la más suave brisa.

Una gran carga psíquica colectiva se absorbía durante la captación de esos mensajes, y debía transmutarse. Incitaba ciertos estados que nos exigían decisión y firmeza para trascenderlos.

Todos los colaboradores del Plan Evolutivo necesitan de la sintonía que estaba disponible, y para estimularlos a encontrarla, basamos este opúsculo en algunos de los fragmentos publicados en aquella oportunidad.

12

Opúsculos disponibles:

Monasterio

Espejos

Abrigo

Instrucción

Medieros

Reinos

Red de Servicio

Vigilia

Colaboradores

Jerarquía

Para recibirlos, comuníquese con: Figueira Caixa Postal 29 – Carmo da Cachoeira / MG CEP 37225-000 – Brasil Teléfono (+55-35) 3225-1293 – Fax: (+55-35) 3225-1428 Figueira desarrolla sus actividades grupales sin constituir sociedad, secta ni institución de ningún tipo.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->