“Semillar” el monte es muy fácil

Os lanzamos algunos consejos y técnicas sencillas y caseras, pero muy efectivas, para “semillar” los montes sin que nos cueste un gran esfuerzo. Lo primero de todo es recoger las semillas. Éste es un trabajo algo pesado y entretenido, por lo que aconsejamos que se haga en compañía. La mejor época es en otoño (octubre-noviembre). Ésta se puede hacer mientras damos una vuelta por el campo con amigos o familiares, durante un paseo matinal, en una excursión, u organizando las recogidas con antelación. Las semillas se pueden poner en el acto, según se recogen, o conservarlas unos días o semanas en casa. Es importante que las semillas recogidas se siembren en la misma zona o adyacentes. (Ver mapa)
(Ante cualquier duda nos dudéis en escribirnos. Os facilitaremos toda la información que deseéis simon@arba-s.org )

¿Cómo sabemos que las semillas están para recoger?. Primero hay que dejarse llevar por la intuición, y segundo porque en esos meses éstas lo están pidiendo, es decir que todos hemos visto bellotas, semillas de fresnos etc. Es preferible recolectarlas del árbol, las caídas en el suelo pueden que tenga gorgojo o no estén viables. Ya sabéis las bellotas, fresno gorditas y colgantes. pardas y no verdes. Las de

La técnica de plantación es sencilla. Con un plantador, palo con punta en el extremo, bastón de montañero con hierro en la punta, etc., se hace un pequeño agujero clavándolo en el suelo, entre matojos, cerca de una piedra, o cualquier otro lugar protegido, para que a su vez proteja a la pequeña plántula que salga y se mete una o dos bellotas. También se puede usar el dedo pulgar, con presionar a la bellota en el culo y meterla un poco en la tierra es más que suficiente para que esta germine.

Como veis semillar no es difícil, pero sí laborioso

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful