Está en la página 1de 1

RECIENTE DESCUBRIMIENTO DE UN HOYO NEGRO

El conocido cúmulo de estrellas Omega Centauri, visible a simple vista, podría


albergar a un elusivo agujero negro de masa intermedia. Observaciones realizadas
con el Observatorio Gémini y el Telescopio Espacial Hubble ofrecen pruebas
convincentes de que los agujeros negros existen realmente y permitirán una mejor
comprensión de cómo evolucionan los pequeños agujeros negros estelares a agujeros
negros supermasivos como los encontrados en el núcleo de muchas galaxias.

Para deducir la existencia del agujero negro de Omega Centauri, los astrónomos Eva
Noyola, del Instituto de física extraterrestre Max-Planck (quien obtuvo su licenciatura
en fìsica en la Facultad de Ciencias de la UNAM con una tesis sobre la galaxia activa
3C 120 dirigida por la Dra. Déborah Dultzin), y Karl Gebhardt, de la Universidad de
Texas, en Austin, confiaron en el poder combinado de instrumentos instalados en tierra
y en órbita. Usando espectros obtenidos con el Espectrógrafo Multiobjetivo de Géminis
(GMOS) en Gémini Sur, Chile; e imágenes de archivo producidas por la Cámara
Avanzada para Sondeos del Telescopio Espacial Hubble, los científicos midieron los
movimientos y el resplandor de estrellas en el núcleo de este cúmulo masivo en dos
acercamientos que indicaron la presencia de un objeto muy masivo oculto entre las
estrellas del cúmulo.