Está en la página 1de 2

INSTITUTO POLITÉCNICO NACIONAL

CENTRO DE ESTUDIOS CIENTÍFICOS Y TECNOLÓGICOS N°3


“ESTANISLAO RAMÍREZ RUIZ”

CINESCOPIO
Tubo de rayos catódicos utilizado en los monitores de televisión. Basado en el hecho
de que la incidencia de electrones sobre un material excita sus átomos y provoca la
emisión de su luz propia (luminiscencia inducida).

El Tubo de Rayos Catódicos (CRT del inglés Cathode Ray Tube) es un dispositivo de
visualización inventado por Carl Ferdinand Braun y en su desarrollo contribuyeron los
trabajos de Philo Farnsworth. Es empleado principalmente en monitores, televisiones y
osciloscopios, aunque en la actualidad se tiende a ir sustituyéndolo paulatinamente
por tecnologías como plasma, LCD, DLP; debido a que estos últimos consumen menos
energía.

Funcionamiento

El monitor es el encargado de traducir y mostrar las imágenes en forma de señales que


provienen de la tarjeta gráfica. Su interior es similar al de un televisor convencional. La
mayoría del espacio está ocupado por un tubo de rayos catódicos en el que se sitúa
un cañón de electrones. Este cañón dispara constantemente un haz de electrones
contra la pantalla, que está recubierta de fósforo (material que se ilumina al entrar en
contacto con los electrones). En los monitores a color, cada punto o píxel de la
pantalla está compuesto por tres pequeños puntos de fósforo: rojo, azul y verde.
Iluminando estos puntos con diferentes intensidades, puede obtenerse cualquier color.
INSTITUTO POLITÉCNICO NACIONAL
CENTRO DE ESTUDIOS CIENTÍFICOS Y TECNOLÓGICOS N°3
“ESTANISLAO RAMÍREZ RUIZ”
Sección esquemática de un tubo a rayos catódicos monocromos.

Ésta es la forma de mostrar un punto en la pantalla, pero ¿cómo se consigue rellenar


toda la pantalla de puntos? La respuesta es fácil: el cañón de electrones activa el
primer punto de la esquina superior izquierda y, rápidamente, activa los siguientes
puntos de la primera línea horizontal. Después sigue pintando y rellenando las demás
líneas de la pantalla hasta llegar a la última y vuelve a comenzar el proceso. Esta
acción es tan rápida que el ojo humano no es capaz de distinguir cómo se activan los
puntos por separado, percibiendo la ilusión de que todos los píxeles se activan al
mismo tiempo.

El tubo de rayos catódicos es un tubo por el cual salen luminosos puntos que logran
hacer la imagen.

Los imanes no deberían ser puestos nunca cerca de un monitor CRT, ya que ellos
pueden provocar la magnetización que causará colores equivocados en el área
magnetizada. Éste es un problema de "pureza", porque golpea la pureza de uno de los
colores primarios. El magnetismo provoca indeseadas deflexiones de electrones. Éste
puede ser muy caro a corregir, aunque pudiera corregirse en manera solo después de
algunos días o semanas. La mayor parte de los televisores modernos y casi todos los
monitores de ordenador han incorporado un aparado llamado degausador que
reduce o elimina los campos magnéticos indeseados.
Es posible comprar o construir un dispositivo exterior degausador, que puede ayudar a
desmagnetizar los más viejos monitores o en casos donde es ineficaz el aparato
incorporado. Un transformador, que produce un gran campo magnético alternado,
puede ser también usado como degausador de un monitor teniéndolo al centro del
monitor, activándolo, y moviéndolo lentamente en círculos concéntricos nunca más
anchos del bordo del monitor, hasta que los colores brillantes no pueden ser más
visualizados. Claramente durante la operación es necesario ver los colores, por lo tanto
hace falta tener el monitor encendido. Este proceso puede necesitar ser repetido
muchas veces para remover algunas magnetización. En casos extremos, dónde hayan
sido utilizados imanes demasiado potentes, es probable que la deformación sea
permanente.

Otras tecnologías
Los tubos catódicos se están quedando anticuados, ya que poco a poco las pantallas
de plasma y LCD sustituyen a las pantallas de tubo catódico. Estos nuevos tipos de
pantallas presentan algunas ventajas, como un tamaño reducido y un menor consumo
de energía, aunque también tienen desventajas, como el color negro es mostrado
muy claro (por la luz trasera), el tiempo de respuesta es elevado comparado con los
CRT, y no muestra los colores de manera uniforme (si se hace que la pantalla muestre
un único color, no es uniforme y se ve más oscuro por los bordes del monitor y más
claro por el centro). Aunque el tiempo de respuesta es cada vez menor, lo que
permite que algunos modelos (por debajo de 12 ms) se puedan utilizar para fines
como videojuegos de acción, sin que haya que sufrir estelas en la visualización de
movimientos rápidos, lo que hasta el presente era un freno importante para el uso de
estas pantallas en ordenadores, aunque en la actualidad tienen un precio bastante
elevado comparado con los CRT, especialmente en televisores.