Está en la página 1de 1

Coordinación de Activismo

PÚBLICO Índice AI: AFR 54/045/2008


28 de noviembre de 2008

Más información sobre AU 325/08 (AFR 54/044/2008, 26 de noviembre de


2008) – Detención en incomunicación/ riesgo de tortura

SUDÁN Osman Hummaida (h),


45 años, defensor de derechos humanos
Abdel Monim Elgak (h), 34 años, defensor de
derechos humanos

A las 12:30 hrs del 28 de noviembre, Osman Hummaida fue liberado tras haber
sido detenido en incomunicación durante tres días por los Servicios de
Seguridad Nacional e Inteligencia (NISS, por sus siglas en inglés) en Khartoum.
Aunque no se cree que haya sido acusado, es posible que lo sea en un futuro
cercano.

En la tarde del 26 de noviembre, Abdel Monim Elgak fue liberado tras haber
sido detenido por el NISS la misma mañana. A pesar de que se le solicitó
presentarse a las oficinas del NISS para una nueva interrogación el 27 de
noviembre, no se reportó porque se encontraba en mala salud y se cree que
recibió tratamiento hospitalizado ese día.

Tanto Osman Hummaida como Abdel Monim Elgak fueron torturados y


maltratados durante su detención por el NISS. La información disponible a
Amnistía Internacional indica que fueron golpeados durante los interrogatorios.
Se reporta que también fueron sujetos a la técnica de “waterboarding”,
mediante la cual se les inmovilizó boca arriba con sus cabezas inclinadas hacia
abajo y se les lanzó agua a la cara, obstaculizándoles la respiración.

Osman Hummaida, quien sufre de hipertensión y asma, no tuvo acceso a un


médico durante su tiempo en detención. Ambos hombres fueron detenidos sin
acceso al mundo exterior. Se negó una visita de un familiar de Osman. Los
reportes indican que representantes de la embajada del Reino Unido tampoco
pudieron visitar a Osman Hummaida, quien tiene pasaporte británico, a pesar
de proveerle a él y a su familia asistencia consular.

Amnistía Internacional cree que tanto Osman Hummaida como Abdel Monim
Elgak fueron detenidos únicamente por el ejercicio pacífico de sus derechos a
la libertad de expresión y asociación, y más específicamente por su
participación y comunicación sobre temas de derechos humanos en Sudán.
Fueron prisioneros de conciencia.

Gracias por sus peticiones. No se requiere ninguna nueva acción.