LA EDUCACIÓN ÉTICA EN LA FAMILIA .

.

Rafaela García López Cruz Pérez Pérez Juan Escámez Sánchez LA EDUCACIÓN ÉTICA EN LA FAMILIA Desclée De Brouwer .

com info@edesclee.48009 BILBAO www.Urduliz . si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra. salvo excepción prevista por la ley.© Rafaela García López Cruz Pérez Pérez Juan Escámez Sánchez © EDITORIAL DESCLÉE DE BROUWER. distribución.org–)..Impreso en España ISBN: 978-84-330-2297-4 Depósito Legal: BI-143/09 Impresión: RGM. . comunicación pública y transformación de esta obra sólo puede ser realizada con la autorización de sus titulares. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos –www. S.com Cualquier forma de reproducción. S. Printed in Spain .A. cedro.edesclee. 2009 Henao. 6 .A.

. . . . . . . . . .3. . . . . . . . .5. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .5. . . .4. . . . . . . . . . . . . 1.2. . 2. . . . . . . . . . . . . . . LA FAMILIA Y LA CONSTRUCCIÓN DE LA IDENTIDAD PERSONAL 1. . . . . . . . . . . . . . 2. . 1. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .1. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .2. . . . . . . Orientaciones a los padres para desarrollar el sentido de ciudadanía en sus hijos e hijas . . 1. . . . 1. . La iniciativa personal . 2. . . . . . . . 1. .3. .5. . .1.4. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2. . . .4. . .4. . .1. . . . . . . . . . . . . . . . . . . Presentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Democratizar las relaciones familiares . . .1. . . . . . Dimensiones de la identidad personal . . . . . . . . .3. La dimensión ética de la identidad personal . . . . 2. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La identidad personal . . . . . . . . . . . Presentación . . . 1. . . . . . . 1.3. . . . . . .3. . . . . . . . . . . . .3. . . La actividad mental . . . . . .índice PRESENTACIÓN DEL LIBRO. . . . . 1. . . . Las emociones. . . . . . . . . . . 11 15 15 16 25 26 28 29 33 34 34 37 41 41 42 47 56 59 59 . . . . . . 2. . . . . . . . . . . . .3. La educación en la familia como proyecto de relación con la sociedad. . . . . . . . . . . . . . La familia como principal agente educador . . . . . . . . . . . . . .3. LA FAMILIA COMO AGENTE DE EDUCACIÓN ÉTICA . . . . Modelos de familia y sus implicaciones éticas . 2.1. . . . . . Orientaciones para la formación de la dimensión ética de la identidad personal de los hijos . El afrontamiento y el bienestar subjetivo . 1. La creatividad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .2. . . . . . 1. . . . . . . . . . . . .

. . . ¿La familia. .2.3. . . El aprendizaje de las normas de disciplina . . . .1. . Estrategias educativas para la promoción de la autonomía ética de los hijos . 61 62 70 72 8 3. . . 73 3. . . . . . . . . . . . . . . .2. . . . . . . . . El clima ético del contexto familiar y la formación de la autonomía . . 84 3. . . . . . . .4. . . . . . . . . . . . . . 82 3. . . . . . . . . . 98 3. .4. . .6. .5. . . . . responsabilidad ética y educación . . . . . . . .5. . . . . . . . El fomento del aprendizaje del pensamiento crítico 96 3. . . . . 76 3. .7. . . . . . . . . A modo de conclusión . 95 3. . . . . . . . Presentación . Las relaciones basadas en el diálogo y en una convivencia democrática . . . . . . . . . .2. . . . . . . . . . . . . . . . .1. . . . . . . . . . . . . .1. . . . .4. . . 85 3. . 81 3. . .7. . . . .4. . . . . . . 4.7. . 2. 73 3. Dedicar tiempo a los hijos . .2.4. . . . ¿En qué consiste la responsabilidad ética?. .2. . . . La vida familiar como fuente de reconocimiento ético y como riesgo para la autonomía . . . . . . . . . . . . . . .5. . . . . . . . . . . . LA FAMILIA Y EL DESARROLLO DE LA AUTONOMÍA ÉTICA . . . . . . Mejorar los estilos comunicativos. Enseñar valores éticos. . . . . . . . 93 3. . . . El aprendizaje del autocontrol emocional por las hijas e hijos . . . . . . . . . . . 91 3. espacio de capacitación personal? . . espacio de identidad e identificación? .4. . . . . . . LA FAMILIA Y EL DESARROLLO DE LA RESPONSABILIDAD ÉTICA 4. .3. . . . . . .4. . . .4.7. . . . . . . . . . . Presentación . . . . . . . . . . . . . . .3. . . . . 83 3. . . . ¿La familia. . . La familia y la dimensión ética de la persona. espacio de diferenciación? . . . . . . . . . . . .La educación ética en la familia 2. . . . . . . . . El ejercicio de la autoridad por los padres . . . . .5. . . . . . . . . . 101 4. . . . . . . . . Los valores éticos que los padres tienen que atender con especial cuidado. 88 3. . 2. . 4. . Autonomía. . . . . . . . . . . . . . . . . .7. . . . . . . . . . .1. . . . . . . . . .4. . . . .6. . . .3. . . . . . . . . . espacio de reciprocidad? . . . . . . . . La enseñanza de los valores éticos .3. ¿Por qué el desarrollo de la autonomía ética?. . . . . . . . . . . . . 4. . . . .7. . . . . . . .5. . . . . . . . . . . . . . . . . . . ¿La familia. . . ¿Por qué la educación en la responsabilidad ética?. 79 3. . . . .5. . ¿La familia. . . . . . . . . . . .5. . . . . . . .7. . . . 103 103 103 105 108 . 2. . . 100 3. 73 3. . . . . . . . .

. . . . . . . . .2. . . . . . . Los valores éticos como fundamento de las normas democráticas . . . . .7. . . . . . . . . . . . . .1.3. . . . . .4. . . . 5.3. .3. . . . . . . . La organización de la convivencia y la disciplina . . . . . . . .4. . . . . La participación en la sociedad civil . . . . .7. . . . El respeto a la naturaleza y el desarrollo sostenible. . . .7. . . . . . . . . . . . . .4. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . El servicio voluntario.4. . .4. . . . . . . . . . . 4. . . . . . Elaboración de normas con la participación de todos los miembros de la familia. . . . . . . . . 4. . . .5. . . . . . 5. La cooperación internacional . 110 113 115 116 117 119 121 122 124 127 127 128 132 136 139 140 142 143 145 145 148 150 153 155 9 Referencias bibliográficas . . . . . . . . . . .4. . . . . . . .4. . . . A modo de conclusión. . . . . . . . .7. . . . . . . . . . . . . . . . . . 4. . . . . . . . . . . . . . .7. . . . . Control del contexto de aplicación de las normas. . . 5. La familia como fuente de participación . 4. . . . . . . . . . . . . 5. . . 4. . . . . La disciplina en el contexto familiar . . . . .4. . . . . . . .5. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Disciplina democrática. . . . . . . . . . 5. . . 5. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . El consumo justo . LA FAMILIA Y EL APRENDIZAJE DE LA CONVIVENCIA . . . . . . . . . . . . . . . . . .2. . . . . . . . . . Estrategias que facilitan la comunicación . . 5. . . . . .1. . . . . . .2. . . . . . 5. . . . . . . . . . . .6. . . . . . . . . . . . . . . . 5.4. . Puesta en práctica de las normas y consecuencias . . . . . . .4. .1. . Pautas para establecer normas democráticas en el contexto familiar .6. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5.4. . . .4. . . . . . . . . . . . . . . . . Presentación . . . .4. . .3.4. . . . . La comunicación deliberativa . . . . . . . . Estrategias educativas para la educación en la responsabilidad ética.5. . . . . . Elaboración de consecuencias para el incumplimiento de las normas. . . 4. .4. . . . . . .7. . . . 5. . . . . . . . . . 5. . . . .7. . .1. La comunicación en la familia . 5. . .4. . . 4. .Índice 4. . . 5. . . . . 157 . . . . 4. . . . . . . . . . . . . . . . . . .2. . . . . . . . . . La responsabilidad ética por la comunidad política y por la comunidad humana.1. . . . . . . . . La responsabilidad ética en la familia. . . . . . . . 5. .3.

.

en qué consiste la dimensión ética de la identidad personal y qué pueden hacer 11 . aprenden inicialmente a resolver los problemas de su vida. desarrollan el núcleo básico de sus convicciones.Presentación del libro El libro que el amable lector tiene en sus manos. Es como un eje de coordenadas sin el que es difícil situar el resto de experiencias o vivencias del sujeto. o dicho de otra manera. no tiene el mismo valor que otras porque es la primera y más básica desde la que se han ido construyendo las otras. o modo de ser. El capítulo primero trata tres aspectos fundamentales: la influencia de la familia en la construcción de la identidad personal. Aunque la familia pueda plantearse como una referencia educativa más entre otras. La familia es la realidad privilegiada y originaria en la que las personas nacen. con las que se relacionan con las otras personas y con las que interpretan los diversos elementos que constituyen el medio cultural y social al que pertenecen. o ética. el núcleo básico de su carácter. La educación ética en la familia. responde a la convicción de los autores sobre que el mundo de la vida familiar tiene un carácter originario porque establece las coordenadas desde las que cobran sentido y valor gran parte de los asuntos con los que la persona se tiene que ver en la vida. y aprenden las modalidades originarias con las que se perciben a sí mismas. de sus emociones y de sus conductas.

su estilo de adaptación a los diferentes ambientes en los que vivirá. que satisfacen sus necesidades y establecen relaciones emocionales que caracterizarán. mantener sobre los mismos una coherencia básica. en sentido estricto. también se aducen las razones para la educación en los valo- 12 . fomentar la capacidad de producir relatos y escucharlos. actitudes. valores y costumbres. al hilo de cómo va elaborando las influencias recibidas del contexto familiar. el niño no es sólo perceptor pasivo de influencias familiares sino también sujeto agente. Las identidades personales son construcciones logradas mediante los procesos de socialización e individualización. Y. en tal socialización. consiste en lo que el niño o joven asume como suyo de todo aquello que se le ofrece desde el contexto familiar o social. El capítulo segundo trata del papel educador de la familia. Varias son las líneas de acción que se ofrecen a la familia para fomentar el desarrollo ético de sus hijos. mostrar afecto con el uso adecuado del tacto. de los diversos tipos actuales de familia y de las consecuencias para la formación ética de los hijos que se derivan de cada uno de ellos. cuestionar y combatir los estereotipos sociales que transmiten contravalores de género o racistas o consumistas. y. Para construir una identidad es necesario que el niño elija y redefina su personalidad: lo que verdaderamente es importante para él. favorecer las relaciones con la comunidad de vecinos o del barrio y con la comunidad humana. que se individualiza y construye la propia identidad como “persona diferenciada”. siempre.La educación ética en la familia los miembros adultos de la familia para la promoción de la misma. procesos en los que la familia juega un papel importante y decisivo. El proceso de socialización consiste en el aprendizaje que viene de la interacción constante entre el niño y los miembros de la familia que le son significativos o importantes. de la mirada y de la palabra. que le ofrecen conocimientos. probablemente durante mucho tiempo de la vida. entre ellas: mostrarles el rico mundo de los valores para que decidan por sí mismos. Se argumenta la necesidad de democratizar las relaciones familiares y de dedicar tiempo a los hijos. lo que le atañe y lo que no. tener y manifestar expectativas positivas sobre los hijos. La dimensión moral de la identidad personal.

el aprendizaje del control emocional. El capítulo tercero trata del papel que juega la familia en la construcción de la identidad ética de los hijos e hijas y argumenta las razones por las que está dedicado a la autonomía. la veracidad. el servicio voluntario a la sociedad. Por último. el fomento del pensamiento crítico de los hijos. dicen y hacen y. se proponen la enseñanza de los valores morales. la cooperación con los excluidos. al significado de responsabilidad ética. a las razones por las que hoy la educación en la responsabilidad merece una atención especial. la presencia de unas relaciones familiares flexibles y democráticas. y último. El primer principio que tienen que asumir los padres es que nadie aprende valores éticos por la fuerza. En cuanto a las estrategias a seguir. del libro se ha dedicado a analizar los aspectos más importantes relacionados con la convivencia en la fami- 13 . la justicia. el consumo. la deliberación y la participación en la sociedad civil. El capítulo cuarto está dedicado al papel de la familia en la formación de la responsabilidad ética. Los contenidos que trata están referidos a las relaciones entre autonomía y responsabilidad. La última parte del capítulo presenta estrategias pedagógicas que orientan las prácticas familiares para la educación en la responsabilidad ética hacia la naturaleza. como tercer principio. la solidaridad. la existencia de unas normas de disciplina y unas relaciones familiares basadas en el diálogo y en la convivencia democrática. a la responsabilidad ética por la familia. un segundo principio que los padres tienen que asumir es la veracidad o coherencia entre lo que piensan. El capítulo quinto. la honestidad. se dan pautas para la mejora de los estilos educativos de la familia. por la comunidad a la que se pertenece y por la comunidad humana. el ejercicio de la autoridad paterna y materna. Se defiende que el contexto familiar puede ser o bien un ámbito propicio para el desarrollo de la autonomía ética o bien un riesgo para la misma. el respeto a los demás y a la naturaleza. por lo que se propone a los padres. en el caso de que opten por la autonomía ética de los hijos. la aceptación de unos principios y de unas estrategias educativas.Presentación del libro res éticos de la tolerancia.

entendida desde planteamientos democráticos. . Finalmente. dos advertencias. puesto que se trata de que todos sientan las normas como propias y asuman los valores que las sustentan. Por ello. se analizan brevemente los problemas más evidentes de la comunicación y se proponen un conjunto de estrategias educativas que la facilitan. en la toma de decisiones. La primera. comprendidos y asumidos por todos sus miembros. probablemente con razón. Se hace una propuesta educativa en base al establecimiento de normas democráticas en cuya elaboración participen todos los miembros de la unidad familiar. licencia que nos hemos permitido atendiendo a la etimología de ambos términos. se proponen los procedimientos más adecuados para tal elaboración de normas. la autoestima y la adquisición de competencias por parte de los hijos. aborda el complejo tema de la disciplina. y valora los efectos positivos que ello tiene para la autonomía. se usan con igual significado los términos ética y moral. así mismo. con frecuencia se usa el masculino como comprensivo del género masculino y femenino. Para finalizar esta presentación. en la elaboración de las normas. La segunda. considerando que ésta es necesaria para la formación de los hijos como personas autónomas y responsables. Analiza la importancia de la participación de todos los miembros de la unidad familiar en la organización de las tareas y actividades. aunque tal licencia es actualmente muy discutida. Se estudia el tema de la comunicación en la familia al considerarlo básico para que los valores éticos sean conocidos.La educación ética en la familia 14 lia y a proponer algunas estrategias educativas que se consideran especialmente adecuadas.

ha acompañado todo el pensamiento occidental desde “el conócete a ti mismo” de Sócrates. La familia y la construcción de la identidad personal 1. con diferentes estilos educativos. El aprendizaje más importante en la educación. Sin embargo. Como veremos en el siguiente capítulo. y recordar las vivencias que ha tenido en los diversos contextos en los que ha vivido. hoy día. Por otra parte. la pregunta por la identidad personal no es fácil de responder al tratarse de un concepto complejo. al que se tiene que prestar especial atención. se puede hablar de plurales modelos de familia. a su pasado. A lo largo de su vida. que influyen de un modo diferenciado en el modo como los hijos construyen su identidad. la pregunta por la identidad personal. y la reflexión sobre ella. porque “la familia” no es una realidad homogénea. también remitirse al presente que está experimentando y al futuro que proyecta y sueña.1. necesariamente. Presentación No es fácil conocer y hablar con exactitud del papel de la familia en el proceso de construcción de la identidad personal de los hijos.1. toda persona se pregunta alguna vez ¿quién soy? y ¿cómo he llegado a ser lo que soy? Para poder responder a esas preguntas tiene que remitirse. es el aprendizaje que mejora los niveles de la 15 . Por una parte. La búsqueda de conferir sentido a la propia vida es una necesidad radical humana difícilmente evitable.

Actualmente. así como para la antropología de la comunicación y la clínica psico- 16 .2. Para los representantes del interaccionismo simbólico. La cuestión o pregunta por la identidad remite a la alteridad y a la diferencia. se profundiza especialmente en la dimensión moral de la identidad y se ofertan algunas pautas a las familias para ayudar a los hijos a construir su propio proyecto de ser persona. 1. no pudiendo entenderse uno a sí mismo sin el otro y sin lo que le diferencia de él. se está gestionando una nueva modalidad de construir el sentido de sí mismo. Ante tamaña riqueza de significados del término “identidad”. Esta definición proporciona dos acepciones importantes: la primera. que la identidad personal implica y presupone la presencia del “otro” y el establecimiento de un vínculo relacional de confrontación que permite establecer las diferencias entre uno mismo y ese otro. La identidad personal La pluralidad de sentidos con los que se usa el término “identidad” sugiere el esfuerzo histórico de los seres humanos por entenderse a sí mismos y al mundo que les rodea. es oportuno acudir a la definición que nos ofrece el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española: “conjunto de rasgos propios de un individuo o de una colectividad que lo caracterizan frente a los demás. la conciencia que una persona tiene de ser ella misma y distinta a los demás”. el aspecto central de la tarea educativa de los padres consiste en ayudar a los hijos a plantear y dar respuesta a las preguntas claves de la identidad personal: ¿Quién soy? ¿Quién quiero ser? ¿En qué creo? ¿Cuáles son mis puntos fuertes y mis debilidades? ¿Por qué soy como soy? En este capítulo se plantea en qué consiste la identidad personal y las dimensiones clave que la constituyen.La educación ética en la familia conciencia personal o autoconocimiento. Por tanto. La segunda acepción. que hay dos dimensiones de la identidad: la individual y la colectiva. con la tecnología de la información.

Smilg. por lo menos. que la identidad de cada uno se construye en la relación tensa con la presión social. a modo de código no genético. el niño está presionado por lo que le rodea.La familia y la construcción de la identidad personal patológica. eso no se hace. desde la familia: “esto no se dice. Luckmann (1995) se plantea la siguiente problemática: en la formación de la identidad personal ¿dónde están los límites entre lo social y lo individual? Concluye que la identidad es un fenómeno que surge de la dialéctica entre la naturaleza del individuo y el mundo socialmente construido. Berger. 2003). junto con P. Es la familia quien le proporciona un hogar donde habitar. Cada individuo construye su real identidad en el seno de una cultura concreta. en definitiva. susceptible de guiar y dar sentido a su vida. que la cultura y la sociedad sean constitutivas de la identidad personal y que los seres humanos se construyen en un contexto de interacciones articuladas simbólicamente (Mead. En su libro más famoso. conforma su primera personalidad. desde sus primeros mo- 17 . vive en sociedad y participa de una determinada cultura. También la familia le presta ayuda. 1985. El niño. siente y hace. El niño aprende a captarse desde afuera. se debe. De ahí. En pocas palabras. moldea. estímulos y silencios. en una parte muy significativa. aquello no se toca…”. en el seno de una cultura concreta la persona construye su identidad como sujeto. Y eso significa que lo que cada persona es. no podría llevar lo que se entiende por vida humana. es decir. alimentos y ropa. incorporando un repertorio de patrones simbólicoculturales. un ambiente que rodea al niño desde el principio y sin el cual no podría vivir o. es decir. se incrustan en la vida del niño. son los demás quienes con su solicitud y cuidados. piensa. la cultura es la que permite tener identidad personal. y esa incrustación es tal que configura. La construcción social de la realidad. La cultura es la que permite a los sujetos ir más allá de sus disposiciones naturales biológicas. a su cultura. Desde el momento en el que nace. la identidad de uno mismo se reconoce en la mirada del otro. sonrisas y gestos. Pero “el otro” tampoco es un ser aislado. Como se ha dicho. los procesos de identidad personal siempre se dan en contextos culturales determinados.

La cultura familiar ofrece un “escenario que constituyen los miembros de una familia al manifestar comportamientos paralelos. Aunque la familia trate de ofrecer a sus hijos una identidad en la que florezca lo peculiar. lenguaje. su condición concretamente humana. En este sentido. como para todo ser humano. de tal manera que se facilita el desarrollo de una atmósfera … que ejerce una influencia decisiva en la configuración de la personalidad de sus miembros” (Zeledón. Así. se encuentra con los demás que se introducen en su vida otorgándole unos modos humanos: gestos. La familia es la que media o filtra la presión cultural y social en la construcción de la identidad personal del niño. Debe ayudar a sus hijos a buscar la identidad.. el reconocimiento de su identidad es una necesidad básica. la identidad es una necesidad a la vez afectiva. costumbres. la influencia familiar es fundamental. porque ella misma está dentro del contexto social y también está condicionada por el mismo. lo original y más irreductiblemente personal. que deben insertar a sus hijos en el mercado moderno de las identidades (Berger y Luckmann.. o señorío sobre sí mismos. El reconocimiento de la identidad es un organizador de la dinámica básica de la 18 . la necesidad del sentimiento de identidad es tan vital e imperativa que el ser humano no está sano si no encuentra algún modo de satisfacerla. Para los hijos. formas comunes de explicar su universo particular que favorece su cohesión y convivencia. mediada por la familia. El desarrollo de la autonomía del sujeto debe ser un objetivo de los padres de hoy. la tarea no es fácil. y la presión social. según Ch. tiene que armonizarse con el desarrollo de la autonomía o libertad individual. 2004: 24). arraigo y trascendencia. Taylor (1994). cognitiva y activa en complejas relaciones entre sí. 1995). su forma biográfica. de la que trata el capítulo tercero.La educación ética en la familia mentos. modelos de lenguaje similares. pero siendo conscientes de que la buscan entre dos elementos enfrentados: el esfuerzo por la autonomía. valores. La configuración o moldeamiento social de los niños por la presión social. Como ocurre con las necesidades de relación. puramente natural. que confieren a la vida biológica. e inherente a la condición humana.

favorece el desarrollo de la propia identidad. Sarramona y Vera (2004: 32). imágenes. consistente. “El yo hay que considerarlo como un diálogo entre el individuo y sus otros de referencia. la adquisición de nuevos aprendizajes y. Organizar en secuencias los eventos. más o menos. como decíamos antes. una manera de sentirse en él. Esto es algo no meramente intelectual. No sólo necesitamos el reconocimiento de lo que somos. Es decir. sino también emocional. para acabar siendo producto de una fabricación narrativa de nuestro propio contar. en un ambiente de derechos y deberes. hay que hacer referencia a lo que es un sistema que se autoorganiza. significa interpretarlos. 2005:108). con los otros. de la autoestima. sentimientos que las personas reconocen como propios. Sin nuestra capacidad narrativa. significa darles nue- 19 . De manera que la identidad hace referencia a un conjunto de rasgos. Como afirma Vázquez. el crecimiento personal y social”. Cada acto de identidad. influenciados por el entorno y organizados de manera. Para entender mejor lo que es la identidad personal. a través de ella. desde el inicio del desarrollo humano. se puede ver el mundo y sentirse en él. cada acto de individualización respecto a lo otro implica siempre la elaboración y la construcción de un significado personal. nuestra capacidad de construir historias sobre nosotros mismos.La familia y la construcción de la identidad personal persona y está a la base de la formación del concepto de sí misma. sino que construimos nuestra identidad como individuos diferenciándonos de otros individuos. corresponde a un proceso de secuencias de eventos significativos que dan lugar a desarrollar una configuración unitaria que. formando parte de ellas mismas. pero también. se construye en la relación dialéctica con el otro. imágenes. en contextos culturales determinados. “el reconocimiento recíproco entre las personas. en definitiva. Tal construcción es una actividad que. un sistema que organiza sus experiencias de realidad. escenas. ni siquiera nos plantearíamos la cuestión del ‘sentido del yo’” (Bernal. La construcción de la identidad personal significa la tarea de individualizarse y de diferenciarse respecto al mundo y. la identidad se construye mediante los procesos de diferenciación personal. lo que es más importante.

al menos. La relación entre ambas es dialéctica. a partir de las relaciones con los otros. a pesar de las diferencias entre unos hombres y otros por razón 20 . McIntyre (1987) usa la expresión “unidad narrativa de la vida” cuando se refiere a esta trama narrativa que es la continuidad unitaria del sentido de uno mismo. El proceso de socialización consiste en el aprendizaje que viene de la interacción constante entre el niño y los miembros de la familia que le son significativos o importantes para él. Y. tres niveles de identidad: la identidad humana. que la identidad personal es temporal. sujeta a cambios y desarrollo. Por tanto. la identidad de cada sujeto es elaborada y reelaborada desde las interacciones que establece con los demás. Gimeno plantea la tensión entre los procesos de socialización e individualización cuando afirma que la persona (1999:47) “es capaz de un funcionamiento óptimo entre otros individuos significativos. parece claro que no se puede establecer una separación entre la identidad personal y la identidad colectiva. darles una trama narrativa. costumbres. de modo que “el nosotros” no se puede entender como una circunstancia accidental. procesos en los que la familia juega un papel muy importante. necesidades. de ahí. Al hilo de la exposición que se viene desarrollando. sentimientos y otros patrones culturales que caracterizarán. De manera que el proceso de configuración de la identidad personal dura toda la vida. al hilo de cómo él elabora las influencias recibidas del contexto familiar.La educación ética en la familia vos términos. actitudes. el niño no es sólo perceptor pasivo de influencias familiares sino también sujeto agente. en tal socialización. y sin sentirse controlada o perjudicada por ellos”. asumiendo su propia responsabilidad ante ellos. su estilo de adaptación al ambiente. transitoria. como si fuera su contraria. que le ofrecen conocimientos. valores. probablemente durante mucho tiempo de la vida. que se individualiza y construye la propia identidad como “persona diferenciada”. por la que es miembro de la comunidad humana. su polo opuesto. Toda persona tiene simultáneamente. Las identidades son construcciones logradas mediante los procesos de socialización e individualización. sino constitutiva de quien soy yo. pues la persona redefine y reevalúa constantemente su propia identidad.

ninguna religión permite la matanza de inocentes. Y no importa cuán diferentes sean. en todas partes. nada más. nada menos. Las personas se expresan de manera diferente y asimismo su música. Las personas viven de diferentes formas y por igual difieren las civilizaciones. premio Nobel de la Paz (2003). Sin embargo. Estos derechos son atesorados y cuidados por todos. Dicho más escuetamente. la tortura es aborrecible para la conciencia humana. Aquí hablamos principalmente de la identidad personal y su relación con la identidad colectiva. estos principios compartidos por todas las civilizaciones reflejan nuestros derechos humanos básicos. también conviene hacer una breve referencia a la identidad humana y a los valores que tienen que presidirla. su literatura y su arte reflejan modos diferentes de vida. Las personas se visten de maneras diferentes y se adaptan a su entorno de diversas formas. la brutalidad es detestable en cualquier tradición cultural. sistema político o nivel económico. etnia. puesto que estos derechos simbolizan los valores más fundamentales de las civilizaciones humanas. la relatividad cultural no se debería utilizar nunca como pretexto para violar los derechos humanos. Las personas llegan al mundo de diferentes colores y son muchas las tradiciones que matizan sus vidas con diversos tintes y tonalidades. Las personas se rigen por diferentes religiones. Las personas se comunican en una variedad de lenguas. en este libro dedicado a la ética de la vida familiar. todas las culturas comparten algunos principios: ninguna cultura tolera la explotación de los seres humanos. y la identidad personal.La familia y la construcción de la identidad personal de cultura. Para ello. la identidad colectiva por la que un sujeto es miembro de una comunidad familiar o política o religiosa. mujer iraní. todas las personas tienen un único atributo en común: todas ellas son seres humanos. Así. ninguna civilización acepta el terror. nada mejor que usar las palabras de Shirin Ebadi. es aplicable a Oriente tanto como a Occidente. La Declaración Universal de los Derechos Humanos es necesaria universalmente. Es compatible con cualquier fe y 21 . Pero a pesar de estas diferencias. cuando nos dice: “las personas son diferentes al igual que sus culturas.

Tal circunstancia hace necesario el desarrollo de una cultura crítica y de una estructura con suficientes mecanismos de análisis y control. actualiza el debate no sólo sobre lo que es la identidad. juicios y preferencias. algunos estereotipos que minusvaloran las culturas de los demás y los estereotipos de clase social. impuestos en forma de estereotipos. hay contravalores colectivos. 2004: 23). y crean otros códigos personales. con frecuencia. se limita la libertad de elección de valores personales que permite al individuo responsabilizarse de su propia existencia. al señalar lo deseable y lo indeseable. personal o colectiva. actuando como limitadores de las mismas. crean códigos de comportamiento estándar e identidades colectivas homogéneas. 22 Las personas que no se adaptan a los códigos generales de comportamiento de las identidades colectivas. 1997). El no respetar nuestros derechos humanos pone en riesgo nuestra humanidad” (PNUD. lo bueno y lo malo. en concreto INTERNET. Entre los más importantes. que afectan al desarrollo de las capacidades individuales. Como puede observarse. Así mismo. actualmente se atribuye una importancia notable a la influencia de las nuevas tecnologías de la información y al poder de los medios de comunicación social. De esa manera. en la actualidad. hay valores y contravalores que se transmiten de manera colectiva. La incorporación de las nuevas tecnologías de la comunicación a la vida cotidiana. destacan los estereotipos de género. generan conflictos y provocan respuestas desfavorables de reproche. como la familia o la escuela o la vecindad del barrio o del entorno social en su conjunto. que facilite a las personas el desarrollo de su identidad personal y la libre construcción de su propia escala de valores. así como sanciones o penalizaciones por parte de las unidades sociales más próximas. En la construcción de la identidad.La educación ética en la familia con cualquier religión. . que se imponen a las personas mediante las normas y las pautas de conducta propias de los sistemas sociales complejos que. sino sobre el propio concepto de hombre (Turkle. lo cierto y lo equivocado.

Por “colonización del yo” se entiende la interiorización de múltiples opciones.La familia y la construcción de la identidad personal Una de las consecuencias del desarrollo de las nuevas tecnologías y medios de comunicación es que la identidad. Se ha perdido el emplazamiento físico. que realizan los individuos por estar expuestos a tecnologías de alto nivel que aumentan sus posibilidades de relación. “el yo” se proyecta en las simulaciones que tienen lugar en la pantalla. presenta problemas de estabilidad e integración. son los procesos que explican esta situación. El interesante estudio de Turkle (1997) explica cómo las personas experimentan su identidad en el contexto de las nuevas tecnologías. sólo preservado en el contexto familiar y escolar. el emplazamiento físico. Lo cierto es que las personas. sin tiempos muertos de por medio. sin necesidad de alcanzar el conocimiento profundo de las leyes de funcionamiento internas. o lo que es lo mismo. la frontera entre uno mismo y el otro. Se pasa de una visión de la vida. Todo ocurre en ningún lugar porque la red lo dispone instantáneamente para todos. En esto consiste el proceso de “saturación social” que no hubiera sido posible sin la supresión del espacio y el tiempo. frente al pasado. según K. ya no tenemos una sola identidad. Así las cosas. en contacto con las nuevas tecnologías. En tal contexto. Las nuevas formas de telepresencia. de muy diversos tipos y de variada intensidad. la construcción intelectual de la identidad y la alteridad pierden su base más sólida. pues difuminan los límites espacio-temporales y. sino identidades múltiples. han desarrollado una nueva modalidad de construcción del sentido de sí mismas y. por tanto. como afirma Bernal (2005: 100). las técnicas del simulacro y de la virtualidad hacen más complejo el fenómeno identitario. hoy. son más proclives a una redefinición de sí mismas. en la 23 . y se produce una pérdida de referencias que dificulta que los procesos y acontecimientos estén ubicados en un contexto espacio-temporal. Hay un efecto multiplicador del sí mismo. Gergen (1992).J. “las identidades cambian con el dominio de relación”. Así es imposible gestionar el sentido de esos acontecimientos. La “saturación social” y la “colonización del yo”. Cada vez se tienen más relaciones.

sino que tiene que ver también con la forma de estructurar la experiencia. Así. aparece el peligro de vivir un mundo carente de referencias con la realidad. se debe al tiempo. En ese contexto. se ha analizado la influencia de las nuevas tecnologías de la información sobre la construcción hodierna de la identidad. Es interesante la tesis que defiende Castells (1998) cuando habla de la contraposición entre la red y el yo. a una visión en la que es más útil analizar la superficie de la realidad para apreciar los cambios. La mediación tecnológica es un factor importante a tener en cuenta en la construcción identitaria. 24 . de las familias. en este apartado. A través de la simulación.La educación ética en la familia que era necesario descubrir los mecanismos profundos que hacían funcionar las cosas. situada en el espacio y el tiempo. a veces excesivo. La vida en pantalla es ciertamente una posibilidad de autoexpresión. la acción sobre la materia. en la construcción de la identidad de los jóvenes actuales. sino desde la simulación y el juego. las referencias culturales provienen. La disposición en red no es sólo característica de la organización de la producción y el consumo. en mayor medida que antes. La identidad es un proceso por el que los actores sociales se reconocen a sí mismos y construyen significados tomando como referencia determinados atributos culturales o excluyendo otros atributos culturales. quizás. y con las maneras de institucionalizar el poder o la relación de imposición de unos sobre otros. Si. la acción de cada sujeto sobre sí mismo. con los fenómenos reales. de los medios de comunicación social y de las nuevas tecnologías de la información y. pero ¿es auténtica? “Algunos jugadores sostienen que no juegan sino que se limitan a pretender ser lo que les gustaría ser en la vida real”. las coordenadas en las que inscribir todo proceso identitario. se desarrollan facetas de la personalidad a las que la vida real impone barreras sociales. En la Red se diluyen tanto el espacio como el tiempo. que los hijos dedican a ellas. Ciertamente. en menor medida que antes. De manera que se accede a fenómenos complejos no desde su base. se entra en un contexto en el que se trata de descubrir quiénes somos y quiénes deseamos ser.

a partir de las diversas fuentes de información que le irán influyendo. en la familia. Tal autoconcepto. es una condición necesaria para reconocerse como autores de la propia vida. El conocimiento de uno mismo consiste en saber y ser consciente no sólo de las ideas. implica el logro del autoconocimiento (Vázquez. de sus expectativas hacia él y. de las comparaciones con los otros. El autoconcepto se forma a partir de dos fuentes principales: las relaciones sociales que el niño mantiene con las demás personas de su entorno y las consecuencias que su conducta tiene sobre tal medio. la familia es tan importante en el proceso de construcción de la identidad del niño. Aunque bien es cierto que el autoconcepto del niño es evolutivo y se reformulará a lo largo de toda su vida. la valoración que el niño hace de su propia valía personal. concebido como un progresivo proceso de autonomía y autorrealización. el niño lo forma observando su conducta. Las dimensiones de la identidad personal El desarrollo personal. por supuesto. en primer lugar. Por ello.La familia y la construcción de la identidad personal 1. la concepción de sí mismo. está claramente ligada al estilo educativo de los padres. también conociendo las reacciones de los demás. Para orientar la acción de los padres en la construcción de un autoconcepto adecuado 25 . sus pensamientos y sus sentimientos. emociones y sentimientos. El niño que interactúa saludablemente en un clima familiar adecuado adquiere valores de sociabilidad y ve favorecido su desarrollo cognitivo y emocional. Es sabido que la autoestima.3. Todo ello condiciona la formación del autoconcepto y la autoestima. Sarramona y Vera. la valoración positiva de sus posibilidades personales y la conformación de su propio proyecto de vida. La familia juega un papel primordial en la formación del autoconcepto según su estilo educativo y la coherencia entre todos los miembros adultos de la familia. sino de la forma cómo se organizan. se inicia. 2004). La formación de la competencia personal del niño está muy ligada al tipo de comunicación que se establece dentro de la familia y a la capacidad de ésta de crear relaciones con la comunidad social y con un entorno cada vez más amplio. puesto que es el primer contexto de relación en el que empieza a desarrollar su identidad.

incluye la capacidad de descubrimiento. La forma que tenemos de conocer el mundo está determinada por encontrarnos siempre dentro de un marco histórico y social que condiciona toda comprensión de la realidad. Esta capacidad.3. 1. la curiosidad intelectual.1. Ser capaz de elaborar un proyecto representa un aspecto central en el proceso de construcción de la identidad. poseer y dar una imagen de sí mismo aceptable. La actividad mental permite la búsqueda del sentido personal en varias dimensiones: llevar un estilo de vida satisfactorio. a su vez. representa un elemento fundamental para ir tomando conciencia de sí mismo.La educación ética en la familia de sus hijos. Mediante la construcción narrativa se reconfigura la experiencia y se conforma la identidad. 1995). 2003). sus sentimientos y sus interacciones con el medio se reestructuran. en un cúmulo de significados (Berger y Luckman. La posibilidad de articular en un relato las imágenes y representaciones vinculadas a una situación. La perspectiva narrativa viene a decirnos que toda la significación de la experiencia del niño está moldeada por los significados estructurados en el lenguaje que se usa en su familia. Bernal (2005). puesto que la sociedad está estructurada lingüísticamente. La actividad mental Es la capacidad del ser humano que permite desarrollar una inteligencia activa. 26 . En un mundo que cambia aceleradamente. el pensamiento crítico y la capacidad para resolver problemas. Tal capacidad permite tanto la posibilidad de formular proyectos como de elaborar narraciones acerca de la situación (Tedesco. la cual condiciona la construcción autónoma y libre de la persona. ya que. no existe más punto de apoyo que el esfuerzo del individuo para transformar las experiencias vividas en la construcción de sí mismo como actor. tener una visión adecuada del mundo. desde el momento en que un niño relata lo que le ha sucedido. es útil atender la clasificación de las dimensiones o dominios del autoconcepto que propone A. El lenguaje hace al mundo y al sujeto.

a comprender el mundo y. las costumbres y los valores de su entorno. 2000). En definitiva. que le brinden confianza. valores. “El valor de la identidad es directamente proporcional a la calidad de los recursos disponibles que posea el sujeto. particularmente los de la familia. Por lo tanto.La familia y la construcción de la identidad personal El niño nace dentro de la institución familiar: la familia es la primera estructura de acogida. Precisamente aquí está el papel crucial de la educación familiar. ya sea a través del afecto. puede aprender a actuar sin dogmatismos ni fanatismos y con flexibilidad mental. que pasa básicamente por la capacidad de definir un proyecto de vida. la cual permite organizar y dar sentido a su mundo (Bárcena y Melich. es decir. a la calidad de aquellos criterios humanizadores con los que el sujeto elabora sus procesos identitarios” (Bernal. pero no hay duda de que la riqueza de posibilidades que tenga dependerá de los recursos con los que cuente. El proceso de construcción de la identidad del niño. el niño aparece como alguien absolutamente frágil e inofensivo. Esta capacidad permite aprender a relacionar fenómenos. la estimulación o el reconocimiento de su existencia como sujeto. llegar a un pensamiento propio. según las informaciones que reciba del medio. 2005: 115). 27 . percibidos como importantes por el niño. Debe aprender los signos que le envuelven. en definitiva. ella es la que puede proporcionar recursos al sujeto para aumentar su arco de posibilidades de realización humana. requiere apoyos. Al nacer. Este universo le es proporcionado sobre todo a través de la lengua materna. También es muy importante la presencia de un adulto o adultos significativos. que tiene que aprender todo lo necesario para convivir con sus semejantes. El desarrollo de esta capacidad dependerá de la calidad de las interacciones que el niño mantiene con el medio cultural. El ser humano tiene capacidad de realizar proyectos. de aspirar a ciertos ideales. la protección. un universo simbólico que le es transmitido a través de las historias que le cuentan y en las que se educa y forma su identidad. incluso puede cambiar sus representaciones mentales. los ritos propios de su comunidad.

una invención de sí mismo. a la hora de orientar el proceso de construcción personal. el llamado “Estado de los individuos”. No hay incertidumbre ante la construcción de la identidad moral porque el ideal de vida buena es el mismo para el individuo y para el Estado. Los teóricos del “Estado-familia” niegan la legitimidad de los padres para transmitir valores a sus hijos. el destino y la identidad del ser humano se encuentran completamente subordinados a la organización social. será posible una sociedad pacífica. La creatividad Se trata de que el hijo descubra las posibilidades de la realidad.3. Cada sujeto puede y debe reclamar su condición de autor. y parece que todos ellos coartan la creatividad del sujeto. En el dominio del autoconocimiento definirse es tanto como decidirse (Bernal.La educación ética en la familia 1. el tercer modelo. hay tres modelos en los que recae la autoridad educativa. La identidad personal es. El mayor peligro de esta concepción educativa es la formación de un Estado totalitario que ahogue la libertad personal y el pluralismo moral y político. Ignoramos quienes somos hasta que nos construimos gracias a las decisiones que tomamos. en gran medida. justa y próspera. 2005). La decisión es el centro de la conducta orientada a la meta. En tal modelo. Por último. De esta manera. la que proporciona sentido a la acción y. se corre el peligro de que los padres transmitan a los hijos actitudes intolerantes hacia quienes no comparten su misma forma de ver y valorar la vida. se habla del “Estado-familia” cuando se cree que se debe depositar la autoridad educativa exclusivamente en manos de un Estado centralizado. la creatividad es uno de los elementos más ignorados ya que. finalmente. Frente al modelo anterior. a la vida. se basa en una autoridad educativa justa que no debería imponer a los 28 .2. Se considera que los padres son los mejores educadores. surge un segundo modelo que atribuye la autoridad educativa exclusivamente a los padres. Normalmente. pensando que sólo si los niños aprenden a asociar su propio bienestar con el bienestar común. Siguiendo a Guttman (2001). el “Estado de las familias”.

La familia y la construcción de la identidad personal

niños una determinada concepción de vida buena ni limitar sus propias opciones personales, sino que debe darles la oportunidad de elegir, libre y racionalmente, entre un abanico lo más amplio posible de formas de vida. El modelo supone que esta labor debe estar a cargo de profesionales de la educación imparciales. El problema está en que no se cuenta con ese tipo de profesionales. Cada uno de estos modelos atribuye la autoridad educativa, de forma exclusiva, al Estado, o a las familias o a los profesionales de la educación (Poza, 2003), pero, en este contexto ¿dónde queda la creatividad del propio sujeto? Ciertamente no se puede negar el derecho que el Estado puede tener en la formación de sus ciudadanos, especialmente cuando la familia no se ocupa de ellos. Menos se puede negar el derecho de los padres, como primeros agentes responsables de la educación de los hijos, a transmitir aquellos valores que prefieren. Tampoco se puede negar la competencia técnica de los profesionales de la educación y los derechos que, tal competencia, les confiere como colaboradores de los padres y del Estado en la educación de los ciudadanos. Pero, sin olvidar ninguno de esos derechos, hablando de la identidad personal, hay que afirmar que los niños han de ser dueños de sus propias vidas y que algo también tienen que decir, desde su creatividad y originalidad, para hacerse más responsablemente cargo de ellas. Asunto que se tratará ampliamente en los capítulos tercero y cuarto de este libro.

29

1.3.3. Las emociones El afecto es imprescindible para la supervivencia de los seres humanos y una necesidad básica. En los primeros momentos de la vida, el niño es muy dependiente afectivamente de su familia y, precisamente, será en ella donde encuentre un gran campo de identificación e interacción. La dimensión emocional está en función de su equipamiento biológico, de la estructura social y de la cultura, así como de las experiencias afectivas que experimente. La educación emocional contribuye a la configuración positiva de la identidad. La familia ofrece a sus miembros la

La educación ética en la familia

oportunidad de observar y ensayar conductas sin las condiciones restrictivas que imperan en otros contextos sociales. Las relaciones y conductas dentro de la familia tienen un marcado carácter afectivo. En la familia no sólo se aprende sobre las relaciones y sobre sus significados socioculturales, sino también se aprende a manifestar cultural y familiarmente los afectos. Se aprende a confiar en otras personas (López Larrosa, 2001). Aunque se focaliza la atención sobre el aprendizaje de los hijos, especialmente los más jóvenes, el proceso de aprendizaje en la familia no es unidireccional: tanto los padres como los hijos y los otros miembros, que forman parte del grupo familiar, se influyen mutua y permanentemente. Las distintas formas en que los adultos interactúan les conducirán a una relación afectiva de suma importancia para el posterior desarrollo emocional y social del hijo. Las relaciones afectivas vividas en los primeros momentos de vida influirán, de forma importante, en el modo de orientar la vida afectiva del sujeto (Cánovas y Sahuquillo, 2004). La psicología ha demostrado el carácter esencial del vínculo de apego en la primera infancia. El apego hace referencia a la vinculación emocional a las miembros de la misma especie; relación que les lleva a estar juntos en el espacio y en el tiempo y que determinará, en buena medida, el desarrollo emocional de los más pequeños. Como se ha dicho antes, quizá sea la familia uno de los pocos contextos en los que todavía hay referencias espacio-temporales. El vínculo del apego responde a una de las necesidades humanas más importantes: la necesidad de sentirse seguro, protegido por una o varias personas que sabemos incondicionales, disponibles y eficaces. Además, el apego, como vínculo afectivo, implica sentimientos referidos tanto a la figura del adulto como al propio niño. Aunque los tiempos están cambiando, generalmente la figura de apego suele ser la madre, lo cual no quiere decir que no pueda ser otra persona, por ejemplo, el padre. Sea quién sea, esta figura desarrolla una sensibilidad especial, entendida como sistema de comunicación, para responder de forma adecuada a las conductas o requerimientos del niño. La figura de apego tie-

30

La familia y la construcción de la identidad personal

ne importancia en el niño para sus posteriores conductas de contacto corporal, como las caricias y abrazos, los modos de mirar y para el desarrollo del lenguaje. Hay distintas formas de apego que, a su vez, influyen de modo diferenciado en la formación del concepto de uno mismo (Cánovas y Sauquillo, 2004). Así podemos hablar de apego seguro. Se dice de los niños que exploran activamente el entorno pero, cuando la madre o figura de apego está ausente, la exploración se reduce y se hace evidente la angustia del niño producida por la separación. Estos niños son fácilmente consolados y reconfortados por la figura de apego, por lo que recuperan pronto la calma y, sobre todo, adquieren confianza para volver a la exploración del medio. El apego ansioso ambivalente, se caracteriza porque los niños tienen un nivel de exploración bajo o nulo cuando la madre o figura de apego está presente, ya que no se alejan de ella. Cuando esta figura desaparece, la ansiedad por la separación es muy fuerte. Cuando se produce el encuentro con la figura de apego, estos niños se muestran ambivalentes: buscan y procuran el contacto con ella pero, al mismo tiempo, se muestran reacios a los intentos de aproximación de la madre o figura de apego. Son difíciles de consolar y manifiestan una clara inseguridad en la relación de apego y, en general, en toda la dimensión afectiva. El apego evitativo se produce cuando los niños se manifiestan pasivos o indiferentes; experimentan escasa o nula ansiedad ante la separación y, habitualmente, evitan el contacto con la figura de apego cuando aparece. Se trata de niños que inhiben las respuestas afectivas. Son niños que muestran inseguridad en las relaciones de apego, pero, además, han aprendido a no protestar por ello, a ocultar sus sentimientos porque no esperan la ayuda que necesitan de la figura de apego. El apego ansiosodesorganizado aparece en los niños en los que se mezclan el apego ambivalente y el evitativo. Los niños se muestran desorientados, se acercan a la figura de apego evitando la mirada, incluso se alejan de ella cuando se asustan. Cuando se produce el reencuentro pueden buscar contacto y, rápidamente, huir o evitar la interacción.

31

Las emociones básicas. puesto que afecta a las expectativas de los niños sobre los otros. a las relaciones con ellos y a los propios sentimientos. atribuir la responsabilidad a sí mismo ante el éxito o fracaso por ajustarse o no a dichas normas y valores (Castilla del Pino. Zeledón. se presentan en el primer año de vida del niño. capaz de satisfacer las necesidades básicas afectivas. la expresión y la comunicación de sentimientos y emociones. Una emoción importante. Bisquerra. la capacidad de autorregulación emocional. González y Gutiérrez (2006: 16) “como un proceso educativo. la ira. aparecen. los padres pueden atender las siguientes parcelas: el autoconocimiento emocional. el malestar. Todo ello tiene como finalidad aumentar el bienestar personal y social”. Surgen cuando se establece la conciencia del yo en cuanto diferente de los otros. evaluar la propia conducta en relación con esas normas y valores. con objeto de capacitarles para la vida. como el miedo. 2005). El clima emocional que se produce en el contexto familiar es básico en la experiencia de estar juntos y un clima positivo. Las más importantes de estas emociones son la vergüenza. 2000.La educación ética en la familia 32 La relación de apego. Para que un niño o niña pueda sentir vergüenza u orgullo necesita ser consciente de la existencia de los otros. además de las mencionadas emociones básicas. el orgullo y la culpa. es imprescindible. la alegría y la tristeza. que los padres deben atender de un modo especial. influirá en el desarrollo afectivo posterior. continuo y permanente. el reconocimiento de los sentimientos y emociones de los otros. en el segundo y tercer año. un conjunto de emociones más complejas relacionadas con el descubrimiento de uno mismo y las que se manifiestan en relación con los demás como las emociones sociomorales. el desarrollo de la autoestima y la práctica de la empatía en las relaciones interpersonales. que pretende potenciar el desarrollo de las competencias emocionales como elemento esencial del desarrollo integral de la persona. En tal educación. aunque no lo determine totalmente. La educación afectiva o emocional ha sido descrita por Núñez. conocer las normas y valores de la familia. es la empatía que motiva comportamientos solidarios y proso- . que se establezca en los primeros años de la vida del niño.

situaciones y personas que son motivo de satisfacción. El afrontamiento y el bienestar subjetivo La conducta reactiva y adaptativa ante la adversidad constituye la dimensión o el dominio del afrontamiento (Bernal. 33 . Afrontar es establecer una negociación con la realidad adversa. El papel del adulto es decisivo en este proceso para que el niño genere actitudes de postergación de la satisfacción de sus requerimientos y la adecuación al principio de realidad. 2005). El niño debe sentirse obligado a respetar un intervalo de tiempo entre el deseo del objeto y sus posibilidades de logro. estrategias inteligentes y sobre todo la consideración de que toda interacción es una relación de intercambio.La familia y la construcción de la identidad personal ciales e inhibe actos de agresión. a pesar de no obtener todo lo que quiere. es decir. es importante que el niño experimente el bienestar subjetivo.4. Cuando el niño no obtiene inmediatamente lo que desea. 1. que el niño no obtenga siempre e inmediatamente todo aquello que desea. es decir. Para evitarle tales aspectos negativos. En palabras de Castilla del Pino (2000:154): “Esto hará posible la transformación de las respuestas urgentes en proyectos de comportamiento. El cómo las familias enseñan a afrontar la insatisfacción es esencial para el desarrollo adecuado de la identidad personal.3. es importante la pedagogía del esfuerzo. es. la situación puede generarle frustración e incluso puede destapar conductas agresivas. sea física o social. Los procesos identitarios de las personas se ven afectados frecuentemente por múltiples experiencias insatisfactorias. un elemento esencial del desarrollo y el crecimiento afectivos. emociones agradables. que es conveniente iniciar en las primeras contrariedades que el niño sufre en el contexto familiar. por tanto. Los especialistas en educación familiar hablan de educar en la contrariedad. Con la socialización el niño aprende a dar para obtener”. El afrontamiento supone sacar fuerzas de donde no las hay. Para ello. con aquellas cosas que hace cotidianamente en diferentes parcelas de la vida familiar así como el reconocimiento de que. hay objetos.

La iniciativa personal se relaciona con la sensación de poder hacer cosas por sí mismo. de responsabilidad y de compromiso. La dimensión ética de la identidad personal Hablar de la dimensión moral de la identidad personal significa adentrarse en la cuestión central de la identidad. la asertividad. 2005). 34 1. y que necesita el reconocimiento de esa familia como sujeto. según Taylor (1996).4. Ciertamente que el niño recibe los productos simbólicos de su cultura. cuando comienzan a tomar conciencia de sus potencialidades. evitar cualquier tipo de exclusión. Éste es un aspecto importante para intentar ser uno mismo ante los demás. la capacidad de emprender hace referencia al pensamiento sistemático para planificar y liderar proyectos en entornos sometidos a cambios incesantes (Bernal. de sus gustos y de sus capacidades. La iniciativa personal Se refiere a la capacidad de las personas de controlar el cambio y se halla vinculada al crecimiento de las posibilidades de desarrollo personal. consiste en la definición de sí mismo que el niño o joven debe poder elaborar en el curso de su conversión en adulto y seguir redefiniendo a lo largo de su vida.5.La educación ética en la familia 1.3. La dimensión moral de la identidad. Hay que fomentar una cultura para alentar la capacidad de iniciativa de los jóvenes. El dinamismo de la sociedad actual exige no sólo elevados grados de autogestión. Emprender es crear nueva riqueza social. Vinculada a la autoconfianza. En estos tiempos es necesario preparar a las personas para aprender permanentemente e innovar y. aparece la capacidad de autoafirmar los propios derechos. verdadero antídoto contra el peligro de la conformidad. A su vez. sino también capacidad de innovación y de emprender. a través de la familia. así. de tener confianza en las propias posibilidades. de su personalidad. asuntos de . y esto se puede fomentar en los niños desde edades muy tempranas.

puedo yo definir una identidad para mí mismo que no sea trivial. o marco referencial. en la educación ética de los hijos. 1994: 76). tendrá una autentica identidad moral. opiniones y creencias de una persona tienen siempre un trasfondo. lo que le atañe y lo que no. o las exigencias de la naturaleza. la solidaridad con la familia. o las necesidades de mi prójimo. “Sólo si existo en un mundo en el que la historia. Esto quiere decir. precisamente. pero la dimensión moral de la identidad personal. Ciertamente que es el niño o el joven quien elige de un modo original y peculiar y. que tienen importancia. En este planteamiento de la dimensión moral de la identidad es donde se vislumbra el papel central de la familia. Poner entre paréntesis a la historia. entender qué cosas son verdaderamente importantes para mí”. que valen la pena. Para construir una identidad es necesario que el niño elija y redefina lo que verdaderamente es importante para él. situaciones o acontecimientos que tienen valor. facilitadora de relaciones de afecto y cuidado. o alguna cosa de este tenor tiene alguna importancia que es crucial. como escaparate de valores éticos. significan eliminar a todos los candidatos que pugnan por lo que tiene importancia. la sociedad. todo salvo lo que encuentro en mí. Tenemos identidad porque nos movemos respecto a una orientación al bien que requiere unos marcos referenciales para definir lo que cada uno considera bueno y mejor. o es fruto del puro capricho. presupone esas exigencias” (Taylor. sólo puedo definir mi identidad contra el trasfondo de aquellas cosas que tienen importancia. o los deberes con la familia o con la sociedad. La autenticidad no es enemiga de las exigencias que emanan más allá del yo. y que entender quien soy yo es. en palabras de Smilg (2003:181) que “las acciones. la naturaleza. Pero también es cierto que la elección del niño o del joven no se produce en el vacío. sino que el niño o el joven elige en el horizonte de cosas. respetuosa con la dignidad y la autonomía de cada uno 35 . en sentido estricto. o la llamada de Dios. en ese sentido. consiste en lo que el niño o joven asume como suyo de todo lo que se le ofrece desde el contexto social o familiar.La familia y la construcción de la identidad personal los que se ha hablado con detenimiento en las páginas anteriores. Dicho de otro modo.

abierta y comprometida con el bien de la sociedad civil. La familia es reconocida. “Aprender a ser” hace referencia a desarrollarse personalmente como personas de vida buena. 2003) y en los que se llevan a cabo sus experiencias más vitales. como una red básica de relaciones interpersonales que ofrece un poderoso contexto social para el proceso de desarrollo moral. actuar de manera responsable y comprometida. a trabajar por construir un mundo más humano. Así se produce un clima ético familiar donde se desarrollan las competencias de las que se hablará detenidamente en los capítulos siguientes. proceden de familias en las que los padres utilizan sobre todo estrategias educativas basadas en el amor. Los hijos e hijas de padres cariñosos y preocupados modelan e imitan con mayor facilidad los valores éticos de sus padres que los hijos cuyos padres no manifiestan afecto. La formación de la dimensión moral de la identidad de los hijos depende. Los niños con fuerte conciencia del bien y del mal. de modo creciente. a estar abiertas a los demás. a conocerse a sí mismas con sus potencialidades y limitaciones. en primer lugar. de los contextos sociomorales a los que el niño se ha de enfrentar.La educación ética en la familia de los miembros de la familia. Así. Los procesos de aprendizaje están favorecidos por el cariño. variables en función del medio de experiencia en el que se encuentra inmerso y que ejercen influencia sobre él. solidaria con la comunidad humana y diligente en la conservación de la naturaleza. Las teorías del aprendizaje moral han tenido en cuenta la influencia decisiva de la familia en el desarrollo moral de los niños. el psicoanálisis ve a la familia como la gran transmisora de normas morales y so- 36 . la preocupación afectuosa y la aceptación. que expresan sentimientos de culpa y tienen sentido de responsabilidad. La dimensión moral de la identidad personal se relaciona con los pilares de “aprender a convivir juntos” y “aprender a ser” del Informe Delors (1996). justo y solidario. No es posible entender la formación de la identidad moral de los hijos sin tener en cuenta los contextos en los que viven (Puig.

Puede afirmarse que la mayoría de los autores. La dimensión moral de la identidad personal. pero asegurándose siempre de que lo hagan desde la libertad. para el conductismo. la familia es la dispensadora de un sistema de alabanzas. A la orientación de los padres en la educación moral de los hijos. 0rientaciones para la formación de la dimensión ética de la identidad personal de los hijos 37 Los padres ¿qué pueden hacer para que sus hijos e hijas tengan un comportamiento ético? La mayoría de los padres quieren que sus hijos e hijas sean personas buenas.4. coinciden en señalar a los padres y al contexto familiar como los principales agentes de este proceso. unos ideales u otros. las teorías cognitivas consideran que los padres proporcionan a los hijos los esquemas cognitivos básicos para interiorizar las normas. valores y experiencias que dirigen su vida futura (Mestre. para las teorías del aprendizaje social. mostrar a los hijos el rico mundo de los valores para que decidan por sí mismos. que se respeten a sí mismas. y éste dependerá del potencial de recursos con los que cuente el hijo o la hija.1. Los padres han de orientar. el valor de esa elección estará en función del criterio que se emplee. de esta manera. La di- . frecuente. que han estudiado el proceso de construcción ética de la identidad. solidarias. Los padres han de procurar ayudar a sus hijos a seleccionar y elegir valores e ideales. a los demás y a la naturaleza. honestas. incluso las conductas morales.La familia y la construcción de la identidad personal ciales que contribuyen a la formación del “superego”. por último. con sus limitaciones y posibilidades individuales y situacionales. sean justas. recompensas y castigos que determinan las conductas aprendidas. precoz y potente que tienen los niños en su proceso de aprendizaje y. es escogida en tanto que van eligiendo unos valores u otros. 1994). unas conductas u otras. los padres son el modelo más próximo. responsables. se dedica este último apartado. Una exposición detallada puede encontrarse en Zeledón (2004). acompañar. La identidad. les permitirá elegir y preferir. por ellos mismos. 1.

a veces. desde su experiencia. en el que todos los miembros coincidan o se pongan de acuerdo en lo que es valioso o no. La familia tiene que ofrecer recursos de calidad para facilitar a sus hijos el proceso de decisión personal sin impedir el proceso de libertad de los mismos. es muy importante que ésta sea consciente de los mensajes y conductas que aprueba o desaprueba y que mantenga coherencia. pero protegerlos del dolor y de las equivocaciones no los hace crecer. así como en los significados que confieren. pensamientos y sentimientos. puesto que. poner las condiciones pero no decidir por ellos y ellas. los procesos narrativos tienen mucha importancia. esa personalidad dinámica y fluida que les va definiendo paulatinamente a través de sus acciones. 38 En la familia. ni responsabilizarse de sus actos. . que no dejan tomar decisiones libres a sus hijos. Sólo de ese modo los hijos e hijas aprenderán a ser responsables de sus decisiones y de sus acciones. No es un proceso fácil para los padres. porque las toman por ellos. En otras palabras. Padres excesivamente autoritarios y exigentes. sentimientos y conductas. los niños no saben a qué atenerse. Si se dan respuestas ambivalentes o la propia conducta de los adultos son inconsistentes ante una misma situación. Los niños necesitan ser escuchados y los padres y madres han de aprender a escucharlos. en la construcción de la identidad. pero también pueden enseñar a los hijos para que estos aprendan a ejercitar la narrativa. fortaleciendo en ellos la capacidad de producir relatos a través de los códigos del lenguaje. Como se ha visto. Los padres y los abuelos narran sus propias historias. influyen en que sus hijos sean poco responsables. ofreciendo un marco de comportamientos estables y consistentes. Padres y madres excesivamente protectores influyen en que sus hijos sean poco autónomos e independientes.La educación ética en la familia mensión moral de la identidad personal es esa personalidad escogida. no saben qué deben aprender y acaban siendo también ambivalentes en sus pensamientos. además les van a hacer daño. tendrán la certeza de que sus hijos toman decisiones equivocadas que.

que trabajen en la intimidad familiar aquellos rasgos que les parezcan menos positivos y procuren mejorarlos. Una constante desaprobación familiar genera una imagen pesimista de uno mismo. por su origen social o por cualquier otra circunstancia. sin duda. que resalten las cualidades positivas de sus hijos y que las hagan públicas. la identidad personal se construye. en el reparto de las tareas domésticas. contribuyendo a acrecentar la inseguridad emocional en el primer contexto de referencia. en este sentido. empleando estereotipos. El niño necesita sentirse único e irrepetible. podrán enseñar un uso razonable de las mismas. Esto no es fácil. además. con los demás significativos o que son considerados importantes por los hijos. Además. puesto que es un problema de alfabetización y. la familia tiene la obligación de cuestionar críticamente los estereotipos de género. También. sin asignar papeles diferenciados. En la actual sociedad de la información y el conocimiento. en la elaboración de normas relativas a horarios.La familia y la construcción de la identidad personal Aunque la familia no está aislada de la sociedad. que eviten comparaciones públicas o privadas que puedan descalificar. el poder de influencia que ejercen en sus hijos las nuevas tecnologías y la red. que confíen en ellos y en sus posibilidades. es importante que los padres conozcan y. No todos los padres lo conseguirán. que es la familia. sobre todo. Como decíamos antes. 39 . en parte. las familias requieren ayuda y apoyo de otras instituciones para poseer un conocimiento básico de las nuevas tecnologías. Más bien lo contrario. Es de vital importancia que los padres tengan expectativas positivas respecto a sus hijos. manifestando abiertamente la repulsa ante cualquier forma de racismo o descalificación de cualquier grupo cultural y desarrollando el valor de la igualdad y el respeto hacia personas y culturas diferentes. en la selección de juguetes o juegos. pero aquellos que lo consigan estarán. más cerca de comprender a sus hijos y. se ha de ser beligerante con los estereotipos culturales. Enseñar a los hijos a valorar y respetar las diferentes creencias religiosas. en algún sentido vigilen. tratando igual a sus miembros femeninos y masculinos. desarrollar en sus hijos la solidaridad con aquellos que han tenido y tienen menos oportunidades. no tiene por qué transmitir los contravalores vigentes en la misma.

las relaciones que se producen fuera de la familia. Deben promover la participación de los hijos en la sociedad civil con el objetivo del bien común y del bien de la humanidad. para favorecer en el hijo la exploración del entorno y la separación del adulto sin traumas. tienen que aprender a reconocer y atender a las emociones y sentimientos de su prole. 40 . Así. Tienen que cultivar las emociones y orientar sus actuaciones hacia la adquisición de competencias en este ámbito por los hijos y por ellos mismos. Han de intentar establecer lo que antes llamamos “apego seguro”. los padres han de ocuparse de favorecer las relaciones con los demás. de la mirada y la escucha para expresar afecto y mostrar a los hijos cómo hacerlo.La educación ética en la familia Además de las relaciones que se establecen en el seno de la familia. Además. con la comunidad de vecinos y con el entorno social. Al mismo tiempo. conviene que los padres muestren las propias emociones. también tienen importancia. las expresen y controlen para ser modelo de sus hijos. en la construcción de la identidad personal. Estas ideas se desarrollarán en el siguiente capítulo. Es necesaria la adquisición de habilidades como el uso adecuado del tacto. Respecto a la educación de las emociones y sentimientos. es necesario que los padres tomen conciencia de la importancia de la figura de apego.

y la familia. sustraerse a esta realidad y. la comunicación virtual. a pesar de que es más estable en comparación con otras instituciones de la sociedad. Sociedad civil. ni la escuela tiene que suplantar o sustituir la función de la familia”. por tanto. La familia como agente de educación ética 2. el nuevo papel de la mujer… requieren el desarrollo de estrategias que favorezcan la integración de valores en los jóvenes. Hablar sólo del papel de la familia como agente de educación ética es. Presentación Indudablemente la familia está inserta en un mundo social y no puede. marcadas por la globalización. afrontan la tarea de la educación en valores como responsabilidad compartida en la que cada agencia tiene su papel. ya que el nuevo marco del desarrollo humano implica hacer frente a la responsabilidad compartida individual y corporativamente.2. junto a la escuela y la sociedad civil. sin renunciar a las competencias de cada una de las instituciones implicadas. la revolución tecnológica. en realidad. un sesgo. la sociedad del conocimiento.1. es dinámica y sus cambios reflejan y reproducen los cambios que tienen lugar a nivel social. Como afirma Touriñan (2006: 228) “ni los padres son profesionales de la educación. Las condiciones de la sociedad actual. la transnacionalidad. escuela y familia tienen la 41 .

La familia como principal agente educador La familia actual. sino con los subsistemas formados por cada uno de los componentes de la unidad familiar (relación externa e interna). y otra. ¿qué se aprende en la familia? Se 42 . como célula comunitaria. donde todos los miembros se influyen mutuamente. mantiene una doble relación. una hacia fuera que. proyectados en procesos formativos a los diferentes modelos de familias. es decir.La educación ética en la familia responsabilidad de afrontar el reto de la formación para el desarrollo personal y la convivencia pacífica en nuestra sociedad abierta y plural. sino dinámica que se ve afectada por los cambios sociales. por eso se habla de comunicación transaccional. En términos generales.. responsables y participativos más allá de la propia comunidad familiar. la incorporación de estos cambios. hacia dentro. sin duda. nuestros modos de comunicación asertiva. Precisamente. nuestros patrones de juicio estético…nuestra imagen de nosotros mismos y de la realidad en la que estamos” (Vázquez. “.. se traducirá en una mejor transmisión a los hijos para adaptarse a la sociedad que les ha tocado vivir. 2. nuestras capacidades intelectuales. La familia tiene la responsabilidad de preocuparse y promover en sus miembros el desarrollo de ciudadanos críticos. es el primer grupo de referencia para cualquier ser humano. no sólo con otros sistemas. Sin duda. le influye. Entendemos la familia como sistema que interacciona. Sarramona y Vera. 2004:30). culturales y tecnológicos. es el más inmediato y primario medio de socialización donde se sientan las claves y pautas del desarrollo personal y de las relaciones sociales. En ella se inicia el desarrollo afectivo. la familia no es una realidad estática.2. nuestros sistemas de preferencias. Los primeros aprendizajes. sin embargo. que nos hacen entendernos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea se adquieren en su seno. en ella construimos y reconstruimos nuestro modo de ser persona. la familia se constituye como el espacio relacional básico para la persona y la comunidad. cognitivo y social. los aprendizajes básicos.

ciertos valores que regulan las relaciones intrafamiliares y también proyectan unas determinadas actitudes hacia el mundo extra-familiar. “la institucionalización de valores no es un proceso que se de sólo al nivel global de la sociedad. se va formando nuestra personalidad. aprendemos a relacionarnos con los demás. o inculcan desesperanza y pérdida de credibilidad sobre la posibilidad de una sociedad mejor y más justa? En otras palabras. un mundo más justo. convierte en normas. Todos sabemos que la familia. sino también al nivel de grupos. ¿desarrollan inquietudes en sus hijos para construir. de hecho. A partir de ellos. por el contrario. las familias pueden fomentar el egoísmo. personas. el desencanto por la participación o. ¿qué actitudes transmiten a sus hijos hacia él?. desde los valores que aprendemos y que vamos adquiriendo. la familia instituye. ¿cómo ven el mundo exterior las familias?. la individualidad. Al mismo tiempo están a la base de nuestro autoconcepto. en lo que seguro discreparemos es en las orientaciones que han de recibir los padres para educar a sus hijos en aspectos relacionados con la conducta moral. hacia objetos. se aprenden normas. Así. nos interpretamos a nosotros mismos y nos sirven para juzgar a los demás. pueden preocuparse por desarrollar la autonomía o li- 43 . situaciones. la forma de percibirlos y la manera de expresarlos y. a través de la observación de la conducta de sus miembros y de las acciones que se proponen realizar mediante el aprendizaje experiencial.La familia como agente de educación ética aprenden conductas. a través de la imitación de modelos. también aprendemos en la familia los afectos. e incluso una comunidad humana tan pequeña como la familia” (González Tornaría. ya sea por la vía de la autoridad de los padres o por cierto consenso democrático entre sus integrantes. sobre todo. Pero. se aprenden valores. con la participación. se aprenden prejuicios. Creemos que en estas afirmaciones estaríamos todos de acuerdo. se aprenden actitudes. logra instituir en su seno ciertas normas y valores. positivas o negativas. como puede ser una escuela. normas y pautas de convivencia. De hecho. a través de los refuerzos positivos y negativos que se aplican. a reconocer a los otros y respetarlos en su diferencia. la universidad. Por eso se afirma que la familia es el ámbito propio de socialización primaria. 2000).

mantener equilibrio emocional…). la responsabilidad social y moral. sueño. de exploración y comprensión de la realidad física y social). la participación en la mejora de la sociedad. c) necesidades emocionales y sociales (seguridad emocional. la tolerancia. normas y roles) y bienestar 44 . valores. higiénicas. enfrentarse a los problemas. explican nuestra conducta. red de relaciones. actividad corporal). la búsqueda y el trabajo por el bien común. Es un hecho que el ser humano nace inacabado. sin duda. en parte. acudir a revisiones médicas periódicas…). el modo de expresar y reaccionar emocionalmente y. temperatura. esenciales para el futuro de sus hijos e hijas y su desarrollo físico. en parte. En efecto. renovación y movilidad social). Para entender mejor estos planteamientos es interesante realizar algún comentario sobre las funciones que habitualmente desempeñan las familias. hacer ejercicio. nuestra personalidad. Si las familias adoptan esta segunda perspectiva podremos afirmar que son. López (1999) clasifica las necesidades en: a) necesidades de carácter físico-biológicas (alimentación. pero estos no han sido tan radicales ni tan críticos para que las familias no sigan siendo un referente importante en cualquier etapa de nuestras vidas que. participación y autonomía progresiva) y d) necesidades relacionadas con la escolarización (nuevas habilidades. socialización. indefenso y con una serie de necesidades cuya satisfacción es fundamental para construirnos como personas. mantener una higiene adecuada. contacto con el grupo de iguales). psíquico. educadoras del sentido de ciudadanía. bienestar social (integración social. b) necesidades cognitivas (de estimulación. el respeto a las reglas. se ha de ocupar del bienestar físico (estar bien alimentado.La educación ética en la familia bertad. La función fundamental de las familias es responder a estas necesidades y relaciones. bienestar cultural (transmisión y ampliación de la herencia cultural e integración en pautas de conducta. nuevas oportunidades de aprendizaje. bienestar psíquico (comportarse de forma autónoma. nuestras actitudes y valores. acceso al conocimiento cultural curricularmente organizado. social. cultural y moral. la aceptación de la diversidad. ser independiente. Ciertamente se han producido cambios en su estructura y funciones.

Por esta razón. la madurez psicológica y su desarrollo social. también. capaces de establecer vínculos afectivos satisfactorios y. 2003): la participación de un proyecto vital de existencia en común. Los padres y madres han de tener conciencia de que tienen la obligación. el primer contexto de aprendizaje para las personas. Las familias deben abrirse más a la sociedad. Las familias. un contexto determinado de desarrollo para todos sus miembros. de cubrir las necesidades básicas de los hijos e hijas. la familia ha de estar preparada e informada para saber cuidar físicamente a sus hijos. 1996. no encerrarse en sí mismas. donde se de un proyecto educativo compartido y desarrollado democráticamente. hay que vigilar el cuidado físico. la familia sigue siendo el nudo esencial de la constitución de la personalidad de los niños. donde priman los lazos de apego y de comunicación personal. claramente. con un fuerte compromiso emocional. se contribuye a la socialización en relación a los valores socialmente aceptados y se acompaña la evolución de los niños y niñas en ámbitos sociales diferentes. A pesar de las críticas. Por tanto. Ruiz. por lo tanto. donde todos y cada uno asuma su responsabilidad y compromiso personal al servicio del sentido de pertenencia.La familia como agente de educación ética moral ( respetar el medio ambiente. de manera que el mundo exterior interese y preocupe a todos sus miembros y que no sea percibido ni con temor ni con desencanto. inicialmente. participar en la comunidad. la función esencial de las familias deberá ser educar a sus hijos e hijas para que sean autónomos. siguen siendo el mejor contexto para iniciar la preparación de los hijos e hijas para afrontar la vida en una sociedad compleja y plural. porque pueden suponer (Puig. donde aprenden no sólo los hijos sino también los adultos. Es. para desarrollar en ellos y ellas una 45 . ser solidario. cuidar la relación con los amigos. un escenario de encuentro intergeneracional y una red de apoyo para afrontar los conflictos y las crisis. ya que nacemos totalmente indefensos y dependientes. Por todo ello. ciudadanos responsables. emocionalmente equilibrados. Se da una dependencia más o menos estable entre todos los miembros. donde se ofrece cuidado y protección. ser responsable…).

el marco de referencia será la elaboración conjunta de los adultos que viven en el seno de cada familia. Lo deseable es que el niño vaya aprendiendo. tanto verbal. si los hijos son pequeños. Este gran marco de referencia supone un acuerdo consensuado entre todos los miembros de la comunidad familiar. para percibir y sentir su estado afectivo. Los padres y las madres tienen la obligación de promover la autonomía de sus hijos. Obviamente. tienen efectos muy importantes en la educación de los hijos. ser conscientes que la relación padres e hijos es asimétrica y que hay que saber buscar un equilibrio entre el control y el afecto. También influyen los recursos que se emplean para comunicarse. Hay que cuidar las respuestas. no son la continuidad del proyecto personal de vida que han elegido sus progenitores. Este marco ha de ser consistente. a los demás. Este marco de referencia está relacionado con los significados y sentidos que le otorgan a ciertas acciones. claro y coherente. basada en el cariño y en la valoración de lo positivo. a comunicar sus deseos y sentimientos. Sólo hay verdadera educación cuando se han desarrollado factores y recursos para tomar decisiones ante la vida. normas. a expresar sentimientos y a captar las emociones de los demás. sus intereses y motivaciones. tienen que ofrecer a sus hijos un marco de referencia estable y coherente.La educación ética en la familia autoestima positiva. a comprenderse a sí mismo. como se comentó en el capítulo anterior. a desarrollar habilidades para adoptar la perspectiva del otro. Además. conductas. decisiones. a través de estos modelos. Los hijos no son propiedad de los padres. La transmisión oral y los procesos narrativos. etc. a desarrollar la simpatía con los otros. acciones tanto informativas como emocionales. También los padres han de ser conscientes de que son modelos de sus hijos. Por ello es fundamental entrenar a los padres en estos aspectos. Tienen que ejercer autoridad. sentimientos. Parece claro que la seguridad y confianza en los modelos familiares pasa por su estabilidad y coherencia. estable. La familia es la encargada de poner todos los medios a su alcance para lograr el crecimiento equilibrado de sus miembros. de forma autónoma. como no verbal. y tiene que asegurar la interacción social. explícito. valores. Porque 46 .

a lo egoísta y no a lo social. en bastante menor medida el cuidado social y moral. común. sino de los estilos educativos que desarrollan. probablemente porque se requiere mucho tiempo de dedicación y no siempre. pero se prepara poco a los padres. 47 . que. Si la sociedad está dictando un modo de vivir y un modo de hacer no basado en la solidaridad. No perciben las familias.3. no dirigido a la construcción de un futuro social. sin perder de vista la libertad personal. ni a lo colectivamente construido. Para clarificar esta afirmación veamos a continuación las implicaciones éticas y morales que se derivan no sólo de los distintos tipos o modelos de familia. una serie de síntomas sociales que justifican afrontar el tema de la educación ética desde la perspectiva del bien común. colaborar y transmitir a sus hijos el sentido de colaboración con la sociedad para mejorarla. en menor medida. de alguna manera. Parece que nuestra sociedad se caracteriza por la instauración de unos valores en los que se prima la búsqueda del bienestar desde el paradigma del individualismo (Elzo. a juicio de Jordán (1995). ¿cómo puede la familia desarrollar el sentido ético? Existen en nuestra sociedad. también tienen que padecer destete o desapego. se tiene. si los estudios sociológicos constatan que existe un predominio del individualismo. Esto repercute en las relaciones intra-familiares. Así pues. Este fenómeno de individualismo caracteriza nuestro sistema de valores y determina a la nueva sociedad y también a las nuevas familias. el cuidado psicológico. 2002). Mucho se habla del trauma del destete de los hijos. porque tienen su propio proyecto de vida y se hacen cargo de él.La familia como agente de educación ética sólo así podrán ser responsables de sus actos. y menos en nuestra sociedad actual. entre sus prioridades. 2. Parece ser que la mayoría de las familias españolas ejercitan el cuidado físico y. significa que cada cual debe atender a lo propio. comunitario. a lo personal. Modelos de familia y sus implicaciones éticas Los cambios en la familia se enmarcan dentro de determinados cambios globales de la sociedad. sino enfilado a la búsqueda de salidas individualistas.

La dejadez o apatía comunitaria se manifiesta como erosión del funcionamiento democrático. Como afirma Puig (2000:59): “los seres humanos pierden los vínculos con cualquier idea o fuerza que pueda dar sentido a su vida. donde valoran el individualismo en el sentido de un incremento de libertad individual que no desean perder. Hay falta de coherencia entre los principios que fundamentan el funcionamiento social democrático y la preparación y disposición de los ciudadanos que deben hacer realidad la práctica diaria de tales princi- 48 .La educación ética en la familia Entre estos síntomas sociales destacan la dejadez o apatía comunitaria. respecto a los procesos políticos en la mayoría de las sociedades occidentales. las personas acaban con una visión peligrosamente solipsista de la vida. el individualismo y la falta de coherencia entre principios y prácticas de la democracia. La sociedad de consumo y sus valores asociados distancian al ciudadano del compromiso con la participación social. sobre todo. un yo débil y solitario queda a merced de sí mismo y de la búsqueda casi desesperada de bienestar y de todos los pequeños placeres que las sociedades de consumo puedan proporcionar. Existe una gran incredulidad en la participación social como búsqueda del bien común. Una sociedad exageradamente individualista verá como se debilitan las fuerzas de integración social y los elementos motivacionales que sustentan la ciudadanía”. han servido para caracterizar las sociedades modernas y. Cuando todo eso desaparece. los sujetos pierden interés por la colectividad. Esta es una de las razones que se aducen para incluir en la enseñanza obligatoria la asignatura de educación para la ciudadanía. abandonan la cooperación solidaria y resulta casi imposible pedirles cualquier compromiso público. que pueda motivar la acción o que justifique los esfuerzos que a menudo requiere la vida colectiva. creciente anomia. aunque ello puede suponer perder los vínculos sociales que justifican el sentido de la vida. Instalados en esta ausencia de horizontes y recluidos en un frágil yo. ausencia o déficit de reglas o leyes de actuación. para explicar la creciente desintegración y pérdida de civilidad entre sus miembros (Taylor. 1994). con más frecuencia. El individualismo es otro de los rasgos que.

más educación democrática y más práctica de la vida democrática. como hemos dicho. que mantiene unas normas y hábitos tradicionales. Nos encontramos en un momento que los jóvenes necesitan alfabetización política. Los padres muestran poco interés en la educación de los hijos puesto que han delegado esta función a la escuela o a los abuelos o a los servicios de cuidados. Además también aparecen síntomas como la carencia de sentido grupal. Habla de cuatro tipos de familia nuclear en la sociedad española y. ¿Han contaminado. es pacífica pero más por indiferencia que por afrontar dialógicamente los conflictos. Se dedica poco tiempo a los hijos. la resistencia a la cooperación y el enfrentamiento intergrupos. por lo que la comunicación es escasa dentro del ambiente familiar. entre sus prioridades. de manera que las metas educativas son difíciles de reconocer. tanto en las familias como en las escuelas. La familia nominal no tiene. La convivencia. estos síntomas las relaciones intra-familiares? Para responder a esta pregunta vamos a referirnos brevemente a un estudio realizado por J. nos indica la proporción de cada una de ellas: Familia familista endogámica Familia conflictiva Familia nominal Familia adaptativa 23.9% 18. es un tipo de familia de coexistencia pacífica.La familia como agente de educación ética pios.0% 42. Por último.7% 15. No educamos a los jóvenes para asumir responsabilidades y vivimos en la cultura de la satisfacción. pero se preocu- . abrirse a lo social. es decir. además. de alguna manera. con la madre en casa y baja tasa de divorcios. hay una escasa predisposición para asumir responsabilidades. Elzo (2003) sobre tipologías de familias españolas en razón de las relaciones internas entre padres e hijos y de los valores que los padres pretenden transmitir a sus hijos.4% 49 La familia nominal es la mayoritaria hoy día.

de ahí su calificación de endogámica. ni a afrontar conflictos. cada persona no es un ser pasivo sometido a dictados valorativos externos. La familia familista hace referencia al modelo de siempre. Este tipo de familia que. aunque en cierto sentido promueve la heteronomía moral. no provoca el interés y la preocupación de la familia. Pero. vive una democracia light. en algunos casos incluso es percibido con temor. cuando se manifiestan contradicciones y conflictos generacionales dentro de la familia. recordemos. los valores que pretende transmitir a sus hijos son: que sean responsables. Con todo. parece que manifiesta indiferencia ante los asuntos públicos. es un tipo de familia relativamente flexible y representa el 42. Familias en las que las relaciones de los padres e hijos son buenas. buenas personas. cuando se asumen patrones valorativos diferentes. aunque eliminando la prepotencia del hombre sobre la mujer. representan el 23. Aunque en esta familia se transmiten valores no prepara de forma explícita a los hijos para enfrentarse a la sociedad plural en la que vivimos. además.9% de las familias españolas. según Elzo. Es justo en este último caso.7% no prepa- 50 . se trata de una familia donde las responsabilidades de unos y otros están claras y son asumidas sin dificultad. sino que es capaz de asumir actitudes personales propias y creativas en relación con los valores. no construye un proyecto común y predomina el individualismo. ¿Cómo afronta la familia nominal los rasgos que caracterizan a nuestra sociedad? En general. Por eso. las mejores de los cuatro grupos de su tipología. Los modelos paterno y materno están muy definidos al modo tradicional. no es de extrañar que en algún momento los hijos se cuestionen los valores arraigados en el seno de la familia. El problema de este tipo de familia es encerrarse excesivamente en sí misma hasta el punto que el mundo exterior sólo se tolera. y este cuestionamiento puede llevarlos o bien a asumirlos más profundamente o a renunciar parcial o totalmente a ellos. donde los padres tienen fuertes identidades.La educación ética en la familia pa de que sus miembros sean más responsables. La propia realidad social a la que pertenece cambia y evoluciona y ello también condiciona variaciones en el mundo de valores de los hijos. Manifiesta cierta indiferencia moral. Aunque se dan pocas orientaciones.

y que también pretenden libertad en el uso y disfrute del tiempo libre a la par que acompañamiento (discreto pero efectivo) de los padres en su inexorable autonomización. Más que un modelo. La familia conflictiva representa. se dan más conflictos y más enfrentamientos entre sus miembros. según Elzo (2003:73). el 15. pero sobre todo porque no hay un clima de diálogo: no tienen en cuenta la opinión de los hijos. Puede deberse a falta de interés. e incluso nula. La comunicación con los hijos es muy escasa y de mala calidad. en los estudios. a la hora de discutir temas políticos o religiosos. cuando se decidirán. se trata de una familia en la que se establecen buenas relaciones entre padres e hijos. a crear su propio espacio”. las amistades y las relaciones con los hermanos. entendiendo que su hogar familiar de origen. en el trabajo pero. se define “por la búsqueda de acomodo. buena formación y dinero. siempre. al creciente protagonismo de los hijos que vienen pidiendo autonomía nómica (quieren crear “su” universo de valores). de adaptación a las nuevas condiciones. sobre todo. La capacidad educadora de este modelo es nula. los problemas sexuales de los hijos. En este tipo de familia. Unos hijos que están dispuestos a llevar esa autonomía a la práctica en el modo de vivir con sus pares. no antes. el de sus padres. como su nombre indica. sin llegar a calificarlas de conflictivas. en palabras de Elzo (2004:23). más discuten y peor comunicación tienen. a los nuevos papeles del hombre y de la mujer de hoy en el microcosmos familiar. 51 .0% de las familias españolas. Quizá el que mejor refleja la realidad y las tensiones de las nuevas familias. es un mosaico de modelos que. En conclusión.La familia como agente de educación ética ra a sus hijos para hacerlos libres y autónomos ni desarrolla el sentido de ciudadanía crítica. Son padres poco flexibles. Los principales valores que los padres intentan transmitir son: moralidad. Las causas más frecuentes de los conflictos son: el consumo de drogas. ya que de alguna forma actúa como filtro de protección de la realidad social en la que existen valores que pueden ser controvertidos respecto a los asumidos por los padres. seguirá siendo el suyo hasta bien entrada la veintena (si no es la treintena ya cumplida). En definitiva. La familia adaptativa es el modelo más moderno. son los que peor se llevan.

a pesar de los conflictos. sino la naturaleza de las relaciones interpersonales que se dan dentro de ella. La familia debe ir transformándose de una unidad que protege y cuida a los hijos. normas. La familia adaptativa tendrá más posibilidades de fomentar y preparar individuos distintos. fundamentalmente se refleja en el tipo de necesidades y la jerarquía de ellas que se establezcan en el seno de la familia. la justicia. Favorecen la vivencia de actitudes. rompe con lo anterior y crea nuevos modos de relación desde una mayor libertad de sus miembros. Ahora bien. la reciprocidad. es una familia capaz de enfrentarse a las tensiones de las nuevas realidades que rodean el ambiente familiar. De hecho presenta la mayor tasa de parejas separadas. Esto. a otra que los prepara para entrar . sus relaciones serán más democráticas. a pesar de no estar ajena a conflictos y contrariedades. Sin embargo. las familias se diferencian no sólo en los contenidos que transmiten sino también en los estilos con que se transmiten esos contenidos. creencias. en una real igualdad de géneros. El afecto y la confianza compensan los conflictos que se suscitan.La educación ética en la familia 52 Esta familia se caracteriza por el intento de negociación de responsabilidades en su seno. Se preocupan mucho por el diálogo y probablemente promuevan más pensamiento crítico en sus hijos y más autonomía para adaptarse mejor a la nueva sociedad. Hay comunicación eficaz entre los miembros de la familia. al apoyo mutuo. valores. no tiene modelos de referencia. en asuntos que suceden más allá de los muros familiares. no es sólo la estructura familiar la que determina el desarrollo de los niños y niñas. en donde se comparten metas y proyectos comunes. Al colocar al ser humano como fin en sí mismo se desarrollarán valores asociados a la solidaridad. el respeto al otro. más preparados para la construcción de una sociedad mejor. Así. más solidarios. En conclusión. El mayor riesgo que presenta es el enfrentamiento entre padres e hijos y entre la propia pareja. estas familias se preocupan más y se implican más en asuntos sociales. El mayor enemigo para hacer hijos más responsables y más implicados con la realidad social es la influencia de la cultura mercantilista sobre la propia familia y los valores que ésta sostiene e intenta transmitir. aún cuando se enfrenten a un mundo axiológicamente controvertido.

La interacción familiar. Las dos dimensiones. puede ser facilitadora o perturbadora para el desarrollo de la identidad. la coerción/imposición. c) Permisivo-indulgente. 1993:48). la aceptación/implicación. pero no todos los tipos de familia socializan igual. La permisividad no está acompañada de implicación afectiva y se parece mucho al abandono. y la otra. Normalmente se habla de dos grandes dimensiones de los estilos de relación paterno-filial: una. La mayoría de los estudios considera que un estilo orientado a la implicación es más eficaz que un esti- 53 . que se manifiestan en las estrategias y modos que emplea en la educación de sus hijos (Rodríguez y Sauquillo. 2001). como vimos en el capítulo anterior. No existe control por parte de los padres. Una de sus principales funciones es la socialización de los hijos (Musitu y Cava. La familia presenta rasgos importantes de la sociedad en la que se encuentra integrada. González (2000) habla de cuatro estilos de relación paterno-filial en función del afecto y del control en las relaciones padres e hijos: a) Autoritativo recíproco. y la flexibilidad de éstos. afecto y control. 2002). se vuelve rígido. que cruzadas entre sí en diferentes combinaciones. no dejando espacio para el ejercicio de la libertad del hijo/a. 2001). al no haber reciprocidad. Aunque el control y la autoridad existente es tan fuerte como en el anterior. no establecen normas. dan lugar a diversos tipos habituales de educación familiar” (Coloma.La familia como agente de educación ética en el mundo de las responsabilidades y de los compromisos. están equilibradas. Entendemos por estilo educativo “esquemas prácticos que reducen las múltiples y minuciosas pautas educativas paternas a unas pocas dimensiones básicas. b) Autoritario-represivo. se diferencian por la persistencia de ciertos patrones de actuación y las consecuencias que estos patrones tienen para la relación paterno-filial (Musitu y García. Se ejerce la autoridad de forma razonada y se parte de la aceptación de los derechos y deberes de los hijos y se pide a éstos la aceptación de los derechos y deberes de los padres. En la familia es necesario que padres e hijos establezcan significados compartidos que permitan delimitar y definir los límites de la relación. no ejercen su autoridad. aunque estos padres son muy afectivos y están atentos a las necesidades de sus hijos y d) Permisivo-negligente.

Cuando el comportamiento de los hijos es incorrecto. En el modelo autoritativo se da una alta implicación y aceptación y una alta supervisión. a los que consideran personas maduras y autorregulables. y fomentan el diálogo y la negociación para resolver los conflictos. pero se da baja autoconfianza y autocontrol. pero cuando los hijos se comportan de manera incorrecta no suelen utilizar la coerción ni la imposición. y son consistentes a lo largo del tiempo. muy poco atentos y 54 . El modelo autoritario está caracterizado por la baja implicación. También los padres son comunicativos. autoritario y negligente. es decir. es que aceptan e interiorizan las normas y son respetuosos con los valores humanos y de la naturaleza. los padres no tienen inconveniente en emplear una combinación de diálogo y de razonamiento con la coerción física y verbal. También aceptan las normas y respetan los valores. Son padres muy exigentes con sus hijos y. Los padres autoritativos son buenos comunicadores. suelen emplear reglas y usan el razonamiento como táctica disciplinaria. los padres están dispuestos a modificar las normas familiares cuando los hijos presentan sólidos argumentos. La utilización del razonamiento conduce a una mayor interiorización que la imposición. indulgente. hay consistencia entre sus declaraciones y sus acciones. coerción e imposición. En el mismo los padres ofrecen a sus hijos escasas muestras de aceptación y también muestran un alto nivel de supervisión. Las relaciones entre padres e hijos suelen ser satisfactorias. El modelo indulgente se caracteriza por una alta implicación y aceptación del hijo y baja supervisión o imposición. Estas dos dimensiones permiten establecer una tipología más completa de modelos de socialización parental. Así el modelo bidimensional de socialización presentado por Musitu y García (2001) queda del siguiente modo: autoritativo. el castigo no punitivo. desde la perspectiva moral. El efecto en la conducta de los hijos. Prefieren el diálogo y el razonamiento como instrumentos para fijar los límites a las conductas de los hijos. a su vez. les trasmiten el sentimiento de que son aceptados y respetados.La educación ética en la familia lo orientado hacia la coerción para conseguir que se interiorice un sentimiento de responsabilidad hacia sus propios actos. muestran a sus hijos su agrado cuando se comportan adecuadamente.

Otorgan demasiada independencia y responsabilidad. ya que los padres tienden a ignorar la conducta de sus hijos y no les ofrecen apoyos en situaciones estresantes. Es obvio que el estilo que más favorece el desarrollo del niño es. Los hijos se someten a las normas. a veces. desconocen las necesidades básicas de sus hijos. las expectativas son inapropiadas. el orden y la estructura tradicional de la sociedad. Se caracterizan por poseer valores hedonistas. según González. la permisividad y la pasividad. la comunicación es mínima y unidireccional y los mensajes son. El modelo negligente se caracteriza por baja aceptación del hijo.La familia como agente de educación ética sensibles a sus necesidades y deseos. 55 . la autoridad y el orden. el valor del trabajo. No ofrecen razonamientos cuando emiten órdenes. básicamente. Normalmente. el autoritativo recíproco y. Puede provocar en los hijos el sentimiento de no ser amados. son poco afectivos y le prestan escasa atención a sus necesidades. no estimulan el diálogo y no modifican sus posiciones ante los argumentos de sus hijos. reprimiendo en los niños la capacidad de iniciativa y creación. tanto en lo material como en lo afectivo: no supervisan la conducta de los hijos. Cada uno de estos estilos provoca efectos diferentes en la conducta de los hijos. demandas. la comunicación deficitaria y hay confusión en el desempeño de los roles familiares. según Musitu y García. baja implicación y baja supervisión. Las relaciones están mediatizadas por muchas discusiones. En este tipo de familia los hábitos de crianza son inadecuados: los padres. Los niños son testarudos. Este estilo puede desembocar en abandono físico o en maltrato. controlar y evaluar las conductas y actitudes de los hijos de acuerdo a unas rígidas y absolutas normas de conducta. el autoritativo. aunque los padres intentan inculcar valores instrumentales como el respeto a la autoridad. valoran la obediencia ciega. impulsivos y pueden presentar problemas emocionales. pero no las interiorizan. Suelen ser absorbentes y trasmiten acatamiento incondicional ante la ley. Se trata de padres que pretenden modelar. ya que se caracteriza por la indiferencia. Se da una interacción carente de sistematización y de coherencia. al no atender las necesidades básicas.

las nuevas realidades de la globalización requieren que la familia. 2002). Por esta razón. La integración de derechos y deberes no puede lograrse sin establecer un doble vínculo: el de la comunidad hacia sus miembros. es decir. ciudadanos capacitados para participar en la democracia. La educación en la familia como proyecto de relación con la sociedad La educación cívica es un proceso a través del cual se promueve el conocimiento y la comprensión del conjunto de normas que regulan la vida social y la formación de valores y actitudes que permiten al individuo integrarse en la sociedad y participar en su mejora. en una sociedad tan mercantilista e individualista. se despreocupa por comprometerlos en cuestiones éticas y políticas y sigue defendiendo sus derechos individuales frente a las necesidades de la sociedad. 56 La ciudadanía integra los derechos de las personas y los deberes que tienen con la comunidad. No es fácil actualmente. 2002). protegiendo realmente sus derechos. La familia tiene la responsabilidad de educar a sus miembros procurando el desarrollo de actitudes y valores que los doten para ser ciudadanos conocedores de sus derechos y los de los demás. que conoce la comunidad o comunidades en las que vive y que actúa para mejorarlas. En principio. Pero “es necesario implicarse porque la tarea es volver a tejer el tejido social que el neoliberalismo está desgarrando” (Escámez y Gil. ciudadano es aquél que tiene conciencia de pertenencia a una comunidad. que se concreta en el cumplimiento de las leyes y en el ejercicio de los papeles sociales que a cada uno le corresponde desempeñar (Escámez y Gil. De hecho. .La educación ética en la familia 2. cooperativos y tolerantes. ejercitando sus competencias para el bien común. responsables en el cumplimiento de sus obligaciones. la familia tiende a proteger a sus miembros y. libres. vivir el sentido de la ciudadanía: participar en las instituciones y asociaciones sociales para la búsqueda del bien común y el sentimiento de pertenencia a una comunidad política. de alguna manera.4. y el de los miembros hacia la comunidad.

sino el diálogo. desde una sana visión crítica hasta una auténtica implicación personal. Se trata. En otras palabras. 1998). puede ponerse en lugar de quien no manifiesta sus mismas convicciones. de los procesos por 57 . es capaz de argumentar y pactar los desacuerdos. en todo un conjunto de habilidades y actitudes para participar receptiva y activamente en su dinámica. creemos que las familias y las escuelas se constituyen en espacios idóneos para la participación y el diálogo. ser responsables. practicar la tolerancia. la relación humana se expresa a través de vínculos afectivos. Por lo tanto. a juicio de Puig (2003). respetar las reglas. el diálogo y las prácticas cooperativas. de regular nuestras relaciones familiares y éstas. aunque sea crítico cuando corresponda. cuida el medio ambiente tanto como se preocupa de los demás y trabaja para el bien común. Consideramos. No puede existir educación cívica eficaz sin la participación de la familia. se pueden ajustar a tres modalidades: basadas en el afecto. La educación para la ciudadanía no puede ignorar el desarrollo de la capacidad de participación que se requiere en el ciudadano. razonar y negociar. que la educación cívica hace referencia a la formación de los miembros de una comunidad humana en una conciencia viva de pertenencia a la misma. valora y acepta la autoridad. Hay que valorar muy positivamente el renovado interés por el estudio de los niños como ciudadanos participantes (Holden y Clough. comunicativos y cooperativos. no utiliza la violencia para la solución de los conflictos. valorar el medio ambiente. El buen ciudadano es aquél que sabe hacer uso de su libertad. mejorar la sociedad. trabajar para el bien común y participar en actividades cívicas. como fuente privilegiada de experiencias morales significativas. así como en un compromiso profundo para mejorarla. Los pilares de la ciudadanía son: actuar en libertad. asume las consecuencias de sus acciones. con Jordán (1995). se conduce de acuerdo con las reglas vigentes.La familia como agente de educación ética educadores y legisladores reconsideren cómo preparar a la gente para su participación activa en la sociedad democrática del siglo XXI. pues. reconocer la autoridad. Defiende este autor que en la relación tenemos el principio explicativo de la integración social y la práctica de la ciudadanía.

Por último. alfabetización política: conocimiento de las instituciones. bienestar. la formación en valores. favoreciendo el encuentro con los otros y valorando los aspectos diferenciales como elementos enriquecedores de este encuentro. la honestidad y el apego a la verdad. ¿Qué objetivos han de perseguir aquellos padres que quieran transmitir a sus hijos la posibilidad de lograr una convivencia en libertad e igualdad? Para empezar. tomando decisiones negociadas para solucionarlos de forma creativa. ¿qué contenidos ha de contemplar la educación cívica para que se comiencen a trabajar en las familias? En primer lugar. favoreciendo una actitud crítica. y las condiciones bajo las cuales se producen estos procesos. en segundo lugar. la ternura y la sensibilidad hacia quienes nos rodean. la justicia. Los padres han de concienciarse de su función como modelos. También estos contenidos están relacionados con el conocimiento de las normas que regulan la vi- 58 . rechazando el uso de la fuerza. cuestionar. Sería recomendable que los padres conocieran y potenciaran los derechos humanos reconocidos internacionalmente. también deberían reconocer y afrontar las situaciones de conflicto desde la reflexión seria sobre sus causas. asumir como principios de sus acciones y de sus relaciones con los demás valores como: el respeto y el aprecio por la dignidad humana. tolerante y no violenta. la solidaridad. como algunos denominan. la tolerancia. entendimiento y comprensión. los problemas sociales y las prácticas democráticas. la libertad. debatir y participar activamente. la igualdad. solidaria y comprometida frente a situaciones conocidas que atentan contra ellos. conocimiento y comprensión de los derechos y deberes y capacitación o.La educación ética en la familia los cuales demuestran sus habilidades para discutir. la violencia o la imposición frente al débil y apreciando los mecanismos del diálogo. facilitando situaciones cotidianas que permitan concienciarse de cada una de ellos y no sería desaconsejable que los padres y madres valoraran la convivencia pacífica con los otros y entre los pueblos como un bien común de la humanidad que favorece el progreso. del acuerdo y de la negociación en igualdad y libertad. podrían desarrollar la afectividad.

reconociendo la dualidad derecho-deber como la base de las relaciones sociales y de la permanencia de la sociedad. El reto del futuro de las familias en España está en conciliar la educación de los hijos con la inserción social de la mujer y la corresponsabilidad familiar del padre (Elzo. El viejo modelo sigue persistiendo y perviviendo con el nuevo. es muy importante también atender a otras variables básicas que. se deberían trabajar contenidos relacionados con la participación e implicación con las comunidades cercanas para que aprendan la importancia de involucrarse en cuestiones que afectan a su entorno cercano. enseñarles valores. dedicarles tiempo. lo dijimos antes. por lo tanto no vamos a exigirles que enfoquen la educación de sus hijos e hijas como un proceso tecnificado. 2.5. nos hemos atrevido a resumir en las siguientes: democratizar las relaciones familiares.La familia como agente de educación ética da social. 2005). Por último.1. 59 2. en la práctica se sigue dando una duplicación de la . los derechos y las obligaciones: a) conocer sus derechos como miembros de la familia.5. b) hacerles comprender que al ejercer sus derechos adquieren compromisos y obligaciones con los demás. c) conocer al menos los derechos individuales y sociales y el conocimiento de las instituciones. Democratizar las relaciones familiares La tarea de la educación de los hijos no es exclusiva de la madre. Lo que sí se les puede pedir es que se comprometan y asuman la parte de responsabilidad que les compete en la formación integral de sus hijos y no en el mero cuidado. como mínimo. No es suficiente ofrecerles amor y los recursos materiales que necesitan. mejorar los estilos comunicativos y desarrollar la autoestima. Orientaciones a los padres para desarrollar el sentido de ciudadanía en sus hijos e hijas Quisiéramos aclarar un presupuesto de partida: para nosotros. los padres y madres no son profesionales de la educación.

la mujer. aumentan el tiempo de su condición de estudiantes y exigen más autonomía. obediencia y colaboración en las tareas del bienestar común. reprender. tienen su propio ám- 60 . Así. que comprende el entramado de relaciones entre las familias y otras instituciones sociales (escuela. tradicionalmente realizadas por los hombres. traducido también en cierta desatención de la educación de los hijos e hijas por el padre. hoy también las mujeres. Hoy. Los hijos. y una cierta contradicción en el hombre entre el discurso teórico y la práctica. sigue cumpliendo con la gestión doméstica. en los últimos treinta años. etc. además de trabajar fuera del hogar. Por lo tanto. en casa y en el trabajo. Los principios básicos de la organización interna de la familia siguen los criterios de diferenciar tareas teniendo en cuenta la edad. el hombre el proveedor de recursos y los niños están al cuidado de la madre. de hecho. la provisión de recursos económicos del hogar ya no es tarea exclusiva del hombre.La educación ética en la familia jornada laboral de la mujer. ayudar. asociación de vecinos. o las vinculaciones que la familia mantiene con el entorno social. la mujer sigue teniendo a su cargo la gestión del hogar: limpieza. que no más colaboración. dedicada fundamentalmente a las tareas reproductivas. por otra parte. se ha experimentado un proceso de democratización de las familias. y ello provoca un aumento en los niveles de conflictos en las parejas. comida. Esto provoca que la mujer no alcance un status de igualdad plena. e incluso los hijos. de cuidado. se ha lanzado a desempeñar también tareas productivas. aceptemos que ha habido una transición de la familia patriarcal a la familia de responsabilidad individual. aunque en general. influenciados por una cultura que los demanda como consumidores. orientar en la realización de las tareas escolares. pero si antes monopolizaba el hombre las relaciones con el entorno. iglesia. el sexo y el parentesco. los hijos estaban subordinados a los padres a los que deben respeto. considerando a la mujer “la reina de su casa”. vigilar a los niños. La gestión social. De todos modos. En el modelo anterior.) se ha diversificado mucho. Las madres son las encargadas de la gestión de la cotidianeidad. se asume teóricamente un deber ser que no se ve reflejado del todo en la vida real.

Sin tiempo de dedicación a los hijos no hay educación. el conflicto y las negociaciones por la paz del hogar. Con todo. Pero. enseñarles a pensar críticamente en torno a los problemas sociales y ver el futuro con optimismo. sobre todo en el ámbito social y afectivo. en el que se asuma la corresponsabilidad de la atención educativa de los hijos. no deben perder la oportunidad de funcionar como modelos de austeridad. en especial la televisión y las redes . de enseñar a cumplir deberes a los hijos a la vez que defender con libertad sus derechos. 61 2. social y afectiva. la democratización de los vínculos familiares se relaciona con la facilitación de la comunicación y la comprensión entre los miembros de la familia. muy al contrario. ha de ser alto. Los padres no deben perder la oportunidad de sembrar las semillas para establecer relaciones con otras instituciones. compaginando y distribuyendo las tareas derivadas de los tres tipos de gestión: económica. siendo objetivos hemos de reconocer que con la modernización social se produce una disminución significativa del tiempo real que los adultos pasan con sus hijos (Touriñan. 2006). de participación en asuntos cívicos. Este aspecto se desarrollará más en el capítulo 5º.La familia como agente de educación ética bito de relación. en definitiva. Ahora bien.5. la gestión afectiva sigue fundamentalmente siendo responsabilidad de la mujer: se ocupa de gestionar la armonía. En síntesis. precisamente. para educar se necesita tiempo y. con el ejemplo de su comportamiento. sigue siendo insuficiente en cuanto a la participación social y política. enseñar. de negociación de normas. los valores morales básicos en una sociedad democrática. sugerir que han de dedicarles tiempo no significa que culpabilicemos a los padres por su falta de dedicación. Democratizar las relaciones familiares significa construir un proyecto compartido. Por último. Dedicar tiempo a los hijos Lo que hemos dicho en el apartado anterior no es ni más ni menos que asumir la responsabilidad de la educación. y ese tiempo es ocupado por otras instituciones como las guarderías o los medios de comunicación. esto es lo que menos se tiene.2. El nivel de exigencia con los hijos.

Enseñar valores éticos Expondremos aquí algunas de las estrategias más efectivas para educar en los valores de la tolerancia. A la familia se le exige compartir el tiempo con los hijos. Habitualmente usamos la palabra tolerancia cuando nos referimos a las diferencias raciales. el de la responsabilidad. imitarán la conducta de los adultos. esto volverá a incidir negativamente en la igualdad de derechos laborales de la madre. aunque no exclusivo. nuestra tolerancia o intolerancia se manifiesta en la manera como tratamos a las personas diferentes a nosotros. mientras la responsabilidad de cuidar y educar a los hijos corresponda básicamente a las madres. tanto por la forma de relacionarnos con ellas como por los comentarios que suscitan cuando no están presentes. Mínguez y Gil.La educación ética en la familia informáticas.3. en el cuarto y el de la convivencia en el quinto. Aunque el concepto tolerancia tiene diferentes acepciones. los hijos perciben esta actitud y. pero. la honestidad. la justicia y el respeto. 2006). sin la cual se hacen imposibles dichas relaciones (Ortega. 2. Educación en la tolerancia. Por sutiles que sean las insinuaciones o comentarios que se realicen sobre los demás. si no se proponen políticas sociales y familiares de apoyo. La familia constituye un contexto educativo especialmente apropiado. religiosas o culturales. la solidaridad. 1996). Todos estos valores son fundamentales para la formación del carácter de los hijos y para su futura vida en sociedad como personas independientes. aunque todavía no comprendan su implicación. será casi imposible compaginar el cuidado de los hijos con la promoción social de la mujer (Elzo. El valor de la autonomía se abordará de modo exclusivo en el capítulo tercero. 62 . Pero en el seno de la familia o el grupo social más próximo en el que nos desenvolvemos. tomaremos aquella que tiene un sentido social y se caracteriza por una actitud de comprensión frente a las opiniones contrarias en las relaciones interpersonales.5. para la educación en estos valores. En la sociedad española actual.

En estos casos es necesario escucharlos. Educación en la solidaridad. cultura. al margen de las diferencias. creará un modelo a seguir por los hijos cuando ellos mismos formen su propia familia. Por ello es un contexto adecuado para desarrollar el valor de la tolerancia entre los miembros del grupo familiar. lo que es más importante. Un elemento básico para educar en la tolerancia es la paciencia. creencias o capacidades. sino también a valorar y disfrutar de las diferencias que caracterizan y hacen especiales a todos los seres humanos. Pero dentro de la propia familia también se producen confrontaciones y diferencias de criterio. Aunque no siempre resulta fácil. tanto en la vida cotidiana como en los momentos difíciles. La manera más eficaz de aprender el valor de la solidaridad es que los hijos vean que toda la familia coopera y se ayuda. al margen de su raza. se les está preparando para afrontar una vida social en un mundo plural y complejo en el que han de ser respetuosos con los demás. la tolerancia hará disfrutar de la vida familiar y. no sólo a respetar a los demás. Los niños.La familia como agente de educación ética Hay que tener en cuenta que la familia es el primer grupo humano donde los hijos comparten la experiencia de vivir y trabajar. mostrarles que comprendemos lo difícil que les resulta esperar. se contribuirá a crear un ambiente familiar donde los conflictos diarios serán abordados con tranquilidad y ecuanimidad. a diferencia de los adultos. La mayoría de los adultos ha aprendido a tolerar ciertas situaciones adversas sin perder la compostura. Al educarlos en la tolerancia y la aceptación. acostumbran a manifestar abierta y espontáneamente su impaciencia. es importante saber afrontar estas situaciones diarias con educación para que nuestros hijos aprendan con nuestro ejemplo. Si en un mundo tan acelerado y estresante como el que vivimos. explicarles que muchas cosas en la vida requieren su tiempo. un ambiente donde. aprendiendo a aceptar las diferencias existentes y a trabajar en equipo. se consigue la serenidad necesaria para ser pacientes con los hijos durante su largo periodo de aprendizaje. se les enseña. Cuando los hijos viven el valor de la tolerancia en el ámbito familiar. No se 63 .

de la iglesia. es cuando van asumiendo este valor. en las primeras edades. son profundamente egocéntricos. Es necesario enseñar a los hijos que los demás tienen necesidades a las que todos podemos contribuir compartiendo parte de nuestras cosas. van comprendiendo las diferencias entre poseer.. constituyen una magnífica oportunidad para educar en este valor. Por ello.La educación ética en la familia trata de inculcar este valor para que los niños actúen como si fuese una obligación. es conveniente apoyarla y reforzarla. aunque suponga algún trastorno a nivel familiar. Cuando los niños toman conciencia de las necesidades de los demás. Participar en este tipo de actividades les enseña a valorar lo mucho que poseen y a comprender las necesidades y penurias de los menos afortunados. cuando los niños viven en el día a día nuestra solidaridad desinteresada hacia los demás. Por ello. y el proceso de llegar a ser conscientes de sus sentimientos y de las necesidades de los demás requiere un desarrollo cognitivo mínimo.. en general tienen una tendencia a reaccionar de forma espontánea y generosa. Las campañas organizadas por la escuela. etc. del colegio. ropa. La capacidad de ponerse en el lugar del otro es un largo proceso que no finaliza hasta la edad adulta. El auténtico valor de la solidaridad sólo puede enseñarse a través del ejemplo. Los niños que viven en una familia en la que compartir y ayudar es un estilo de vida. para que los niños se solidaricen con los más necesitados a través de la recogida de alimentos. poco a poco. Es una forma de vida que seguramente reproducirán cuando formen sus propias familias. O.N. la asociación de vecinos. Hay que tener en cuenta que los niños. aprenden la importancia de solidarizarse con los demás de un modo natural. etc. van desarrollando un deseo espontáneo por compartir sus cosas con los demás y. A medida que los niños crecen.Gs. usar y prestar. Pero existe otra esfera como es la comunitaria que sale 64 . cuando nuestros hijos planteen alguna iniciativa solidaria con personas necesitadas del barrio. la iglesia. juguetes. pero sobre todo les hace disfrutar del sentimiento de buena voluntad que se genera al ayudar a los demás sin esperar nada a cambio. También acaban comprendiendo lo que sus padres y demás familiares están haciendo por ellos y se muestran agradecidos.

cuando el niño no haya actuado correctamente y se lo cuente 65 . lo que es más importante. tienden a considerarla como absolutamente correcta. tanto si son los correctos como si no lo son. Educar en la honestidad. contribuye de una forma activa y responsable al bienestar social y a la igualdad.La familia como agente de educación ética beneficiada de la educación en el valor de la solidaridad. es necesario enseñar a los niños habilidades para discernir situaciones en las que es mejor ejercitar la prudencia o la cortesía. y la mayoría de los padres coinciden en que son valores indispensables para el desarrollo integral de los hijos. y tienen la cualidad de mimetizar nuestra conducta y. sus atenciones o sus posesiones en beneficio de otras personas más necesitadas. su energía. Que existan ciudadanos capaces de emplear parte de su tiempo. Se trata de ayudarles a ser responsables y a aceptar las consecuencias de sus decisiones y comportamientos. Es importante crear un ambiente familiar en el que. a pesar de los problemas que se puedan derivar de esta situación. se debe trabajar en una dirección concreta: enseñarles a reconocer la verdad y a enfrentarse a ella. Para ello hay que enseñarles a explicar los acontecimientos en los que han participado o lo que han hecho en un momento concreto. En el valor de la honestidad es especialmente relevante el ejemplo que proporcionan los padres a sus hijos. Para educar en el valor de la honestidad. Sin embargo. ahorran tiempo y evitan herir los sentimientos de los demás. Los niños aprenden a ser honestos siguiendo las pautas de sus padres. desde que los niños son muy pequeños. teniendo en cuenta que el ejemplo es básico para la educación. La honestidad y decir la verdad son dos aspectos distintos de un único valor. en especial cuando son más pequeños. Es frecuente que los padres digan “mentiras piadosas” que simplifican la vida. diferenciándolas claramente de lo que supone decir mentiras deliberadas o realizar engaños intencionados. no siempre los padres actúan de un modo coherente. Los niños son testigos de nuestros actos ante las situaciones más variadas que nos presenta la vida. pues todo cuanto hacen o dicen les proporciona un ejemplo vivo de lo que realmente significa ser una persona honesta. Por ello.

Poco a poco van descubriendo y aprendiendo que la vida no siempre es justa. De cualquier forma. sin duda estaremos potenciando el valor de la honestidad. Las reglas definen lo que es correcto o incorrecto y ellos hacen extensibles este tipo de reglas a cualquier acción. pero deben tener la suficiente seguridad como para no temer por nuestra reacción. Si somos capaces de hacerles reflexionar sobre la importancia que otorgamos a la sinceridad. Se les debe reprender pero haciéndoles ver que. estamos de su parte. 66 . la estrategia más adecuada por parte de los padres es concentrar la atención en el hecho o acontecimiento narrado por el niño. evitando cargar las culpas directas en su persona. Los niños suelen ser bastante prácticos cuando tienen que definir la idea de justicia y suelen identificar este concepto con “ser correcto”. a ser responsables de sus decisiones y a valorar cualquier situación con equidad. Se puede decir que educar a los hijos en el valor de la honestidad y la sinceridad es básico para su formación como personas y para que aprendan a confiar en los demás. Poseer este valor les ayudará en sus relaciones con otras personas. y en el contexto familiar puede que cada persona tenga una idea de justicia dependiente de las circunstancias.La educación ética en la familia a sus padres. intereses o motivaciones del momento. el concepto de justicia es muy complejo. Los niños tienen que comprender que decir la verdad no les exime de su comportamiento y deben asumir las consecuencias del mismo. los niños van adquiriendo el concepto de justicia a través de los juegos en los que participan. se repruebe esta conducta. pero se alabe la sinceridad de haberlo contado. 1998). Por ello. Pero sobre todo les ayudará a valorarse a sí mismos y a disfrutar de la paz interior que las personas alcanzan cuando son honestos y sinceros consigo mismos (Law Nolte y Harris. porque en ese caso los empujaríamos hacia la mentira. situación o circunstancia. Según las investigaciones de Piaget (1932). a pesar de todo. Los padres deben evitar acosar y amenazar a los hijos ante una conducta inapropiada. Educar en la justicia. pues entonces propiciarán la mentira para evitar el posible castigo.

fuera del contexto familiar. Este planteamiento. Lo que nunca deben pretender los padres es creer que la justicia consiste en tratar a todos los hijos por igual. Inevitablemente los hijos. Cada hijo o hija necesita una atención proporcional a sus necesidades. pero los padres deben asegurarse de que no alientan un clima de rivalidad en la familia. cada situación. Es inevitable que los hermanos compitan entre ellos y se comparen constantemente. que están abiertos al diálogo. tendrán más recursos y posibilidades de defenderse y defender a los demás ante estos problemas (García López y Llopis.La familia como agente de educación ética En todo caso. sin duda. Cada edad. Cuando los hijos perciban que una acción o situación no es justa. pero también deben comprender que erradicar la injusticia a gran escala es una tarea compleja. deben tener abierta una vía de comunicación con los padres que les permita expresar sus ideas y sentimientos. capacidades o debilidades. Debemos enseñar a los hijos que vivimos en un mundo radicalmente injusto y que es necesario trabajar para hacerlo más habitable. 1998). Aprender a expresar las protestas en la familia respecto a algo que creen que es injusto. es inadecuado. La justicia es uno de los valores éticos más importantes de la humanidad. contribuirá a mejorar el mundo en el que vivimos. les prepara para actuar de la misma forma en la vida social y ello. pero el sentido de ecuanimidad de nuestros hijos debe 67 . y cada personalidad necesita distintos tipos de intervención. se van a tener que enfrentar a situaciones en las que serán victimas o testigos de injusticias. siempre habrá alguno que percibirá cierto favoritismo en su hermano. ideas y proyectos. Los padres les pueden ayudar a juzgar correctamente el asunto y a tomar decisiones responsables. lo más importante es que los niños comprendan que la intención de los padres es siempre la de ser justos. Lo que puede ser justo para uno no necesariamente ha de serlo para otro. El diálogo es un elemento fundamental para trabajar el valor de la justicia. y desde una perspectiva educativa. cada necesidad. escuchando sus problemas. Si están acostumbrados a enfrentarse a esas situaciones y a combatir la injusticia en sus hogares. Por mucho que intentemos tratar a los hijos con equidad.

“te importa”.. sobre todo porque los propios padres cometen errores que hieren los sentimientos de los demás. y de esta forma. Los niños creen que el mundo gira en torno a ellos y que los demás existen sólo para satisfacer sus necesidades. es algo más que fórmulas de urbanidad. Utilizar el “por favor”. Uno de los elementos clave para mostrar respeto es el lenguaje. “gracias”. con amabilidad y consideración. etc. van comprendiendo que los demás también tienen sus propias necesidades. a veces. ser conscientes de que sus necesidades son tan importantes como las nuestras y que. y en la que todos estamos implicados. tanto por la forma que usamos como por el contenido que encierra. Es importante aprovechar estas ocasiones para trabajar el valor del respeto.La educación ética en la familia comenzar por tratar de solucionar las pequeñas injusticias cotidianas. “de nada”. El respeto a los demás. pues indica amabilidad y hace más llevaderas las 68 . conforme van creciendo y madurando. lo cual sienta las bases para otro valor fundamental como es el respeto. pondremos las bases para un comportamiento respetuoso con los demás. Conseguir que adquieran la capacidad de equilibrar las necesidades propias con las de los demás. hemos de anteponer las suyas a las nuestras. Conforme vayan creciendo y desarrollándose comprenderán que sus propios derechos también les corresponden a los demás. Por ello es importante ayudar a paliar el dolor que se haya causado en los demás pidiendo disculpas cuando se ha herido a alguien y tratar de ser más conscientes de ello en el futuro. Pero lenta y gradualmente. Con esta actitud se muestra a los hijos que respetar a los demás es una tarea del día a día que no tiene fin. El respeto implica aceptar a los demás tal como son. Afortunadamente la vida brinda muchas ocasiones y acontecimientos en los que los padres tienen la oportunidad de enseñar a sus hijos a ser amables con los demás. Pero consolidar estas cualidades es complejo y lleva bastante tiempo. Debemos dar la importancia que merece a la preocupación de nuestros hijos por ser tratados con justicia en la familia y en la escuela. es un proceso lento y difícil. Los niños aprenden a respetar a los demás cuando observan que sus padres tratan a los miembros de la familia y a ellos mismos.

La familia como agente de educación ética

“órdenes” que constantemente se dan a los hijos. De la misma forma es más adecuado explicar por qué se pide una cosa que mandarla imperativamente. Otros elementos en los que tiene gran incidencia el valor del respeto, son las posesiones personales de cada miembro de la familia. El valor y cuidado que los padres den a sus pertenencias contribuirá en gran manera a que los hijos sean o no cuidadosos. Los niños observan y perciben la actitud de los padres hacia las cosas, el orden que muestran, el modo de tratarlas, de cuidarlas, y los imitan. En la medida que observen que los padres son celosos de sus posesiones personales, y que es necesario pedir permiso para usarlas, reproducirán esta conducta. Ellos exigirán el mismo trato para el uso de sus cosas personales. También es importante el derecho a la privacidad y la intimidad. Conforme los niños se hacen mayores reclaman con mayor insistencia un ámbito privado, como es el de tener su propia habitación y que los demás llamen a la puerta antes de entrar. En la medida que los padres ejerzan este derecho, lo transmitirán a sus hijos, y se verá acentuado cuando lleguen a la adolescencia. El derecho a la intimidad debe ser especialmente respetado, apoyado y comprendido por toda la familia. El elemento que más influye en la adquisición del valor del respeto por parte de los hijos, es la relación que mantienen los padres entre sí. El respeto que ambos cónyuges se profesen será el mejor ejemplo práctico del verdadero significado que entraña dicho valor. En este caso, la eficacia del modelo que, consciente o inconscientemente y, día a día, se ofrece a los hijos, tiene más potencial educativo que todo lo que les podamos explicar sobre el valor del respeto. Los niños observan como se comportan sus padres, el modo de dirigirse uno al otro, el tono de voz, la actitud, las emociones, etc. La existencia de discusiones esporádicas o confrontaciones dentro de la pareja, incluso si se producen delante de los niños, tiene una importancia relativa. Lo fundamental es el modo como se resuelven los desacuerdos, el nivel de comunicación existente entre la pareja para aclarar los malentendidos, el trato educado hasta en las situaciones más conflictivas, la respuesta ante las necesidades del otro. Los niños lo cap-

69

La educación ética en la familia

tan casi todo. Hasta los pequeños gestos que denotan ternura, consideración y amabilidad hacia la pareja son captados y aprendidos por ellos, y luego tenderán a reproducir este modelo de comportamiento. Finalmente, es necesario educar a los hijos en el respeto a la diferencia, pues deben convivir con personas de diferentes razas, capacidades, costumbres o religiones. En la medida que a nivel familiar exista un clima de amabilidad, consideración y tolerancia por las diferencias individuales, los hijos estarán preparados para respetar los derechos y las necesidades de los demás. Conforme van creciendo, hemos de enseñar a los hijos que los seres humanos tenemos muchas más cosas que nos unen de las que nos diferencian. Por lo tanto, las necesidades físicas, emocionales y espirituales son muy similares en todas las personas. Cuando se integren plenamente en la sociedad, deben ser capaces de honrar, respetar y valorar a las demás personas que, como tales, tienen dignidad. Crecer en una atmósfera donde la consideración y la preocupación por los demás forman parte activa de la vida cotidiana, favorece el respeto y la tolerancia.

70

2.5.4. Mejorar los estilos comunicativos La base de la educación es la comunicación. Una buena comunicación facilita la madurez, la seguridad y la salud en los hijos. Pero existen dos formas de relacionarse con los otros cuando dialogamos: (1) relación de igual a igual y (2) relación desigual (uno se cree en posesión de la verdad). En la familia, tradicionalmente suele predominar una relación desigual, y es normal que el que se cree en posición de la verdad sea el miembro más adulto. ¿Significa esto que con los hijos hay que comunicarse siempre de igual a igual? En absoluto. Hay momentos y ocasiones en los que se ha de imponer la autoridad de los padres; sin embargo, un hogar educativo favorecedor del desarrollo y de la comunicación es aquél que permite y procura que todos sus miembros, cada uno con sus peculiaridades y responsabilidades, sean considerados sujetos activos y

La familia como agente de educación ética

sientan la pertenencia a la unidad familiar como rasgo de identificación. En otras palabras, que todos sepan que se les va a escuchar y atender sus peticiones y a dialogar con ellos para aceptarlas cuando sean razonables o rechazarlas cuando no sean adecuadas o perjudiquen a algún otro miembro de la familia o al funcionamiento del conjunto familiar. Por ello es importante que los padres se esfuercen por adquirir habilidades de comunicación positivas; que aprendan las bases del diálogo. El diálogo significa el compromiso responsable de dar razones y solicitar razones al otro de las acciones que ejercemos en relación con el otro y de los sentimientos que expresamos uno al otro; el diálogo es fundamental para la convivencia (Escámez, García y Sales, 2002). El fundamento de la relación humana es la comunicación: que consiste en la transmisión de mensajes entre las personas. Una persona que tiene habilidades de comunicación es aquella capaz de entender a las demás y hace que las otras le entiendan a ella. El diálogo persigue la búsqueda de la comprensión del otro, del entendimiento con el otro y la elaboración y ejecución de proyectos en común. Los supuestos del diálogo son: el respeto a la dignidad del otro; la competencia para la comunicación; la veracidad y la buena voluntad de entenderse. Los padres que son buenos comunicadores resuelven mejor las situaciones problemáticas. Para que las familias sean más felices han de aprender a comunicarse mejor. Y ¿cómo podemos aprender a comunicarnos mejor? Quizá lo más sencillo sea eliminando los aspectos negativos de la comunicación. Si sabemos comunicarnos tenemos más probabilidades de solucionar los conflictos. Los mensajes no verbales son muy poderosos para comunicar sentimientos, preferencias o deseos y pueden confirmar o contradecir el mensaje verbal. Se entiende mucho mejor un mensaje cuando coinciden la comunicación no verbal y la verbal. Pensemos en la contradicción que podemos provocar en los hijos si les decimos, por ejemplo: “Yo te quiero” en un tono frío de voz, o “Yo siempre me preocupo por ti” y cogemos el teléfono inmediatamente para llamar a un amigo. Lógicamente se está enviando un doble mensaje y se puede provocar el recelo o la desconfian-

71

2. enfado.5.. Si continuamente la decimos: “Eres tonto”. desarrollar actitudes prosociales y cooperativas dentro y fuera del hogar. ejercer control y autoridad a través de las normas y dirigir su educación. participar en la comunidad. dedicar parte del tiempo libre a los hijos y educar la autoestima. . hay que confiar siempre en que pueden hacer bien aquello que se propongan.5. alegría. tristeza. los mecanismos de resolución de conflictos y utilizar la negociación para ello. o al revés. tanto positivos (felicidad. cariño. enseñándoles a valorar sus cualidades. desde pequeños... también hay que valorar lo positivo de los hijos de forma explícita.La educación ética en la familia za en las relaciones familiares. trabajar conjuntamente. con cara de desaprobación o “No.. con expresión de cariño. Son muchos los sentimientos que se pueden expresar sin palabras. pero dicen cosas negativas. educar en la responsabilidad..acabará creyéndose que es verdaderamente tonto. Algunas personas emplean expresiones no verbales positivas.). favorecer la independencia y autonomía de los hijos. procurar un clima de comunicación: instaurar el diálogo como dinámica de participación dentro del hogar. colaborar en el proceso de escolarización y seguir su rendimiento escolar. A modo de conclusión Al igual que hay que sancionar aquello que hacen mal. ¿qué pueden hacer los padres?: ser modelo de sus hijos.. 72 Concluyendo. evitando mensajes negativos o descalificadores. no te quiero nada”.) como negativos (disgusto. Esto provoca que la comunicación sea inconsistente y pueda crear confusión en el que escucha: “Llevas una camisa muy bonita”.

3. desarrollan el núcleo básico de sus convicciones. La familia y el desarrollo de la autonomía ética 3. por lo que se propone a los padres. La familia y la dimensión ética de la persona.2. 73 3. En él se defiende que el contexto familiar puede ser o bien un ámbito propicio para el desarrollo de la autonomía ética o bien un riesgo para la misma. al ejercicio de la autoridad paterna y materna. al aprendizaje del control emocional. la aceptación de unos principios y de unas estrategias educativas que están referidos a la enseñanza de los valores morales.1. a la existencia de unas normas de disciplina y a unas relaciones familiares basadas en el diálogo y en una convivencia democrática. de sus emociones y de . el fomento del pensamiento crítico de los hijos. La familia es la realidad privilegiada y originaria en la que las personas nacen. en el caso de que opten por la autonomía. Presentación El presente capítulo trata del papel que juega la familia en la construcción del desarrollo autónomo de los hijos e hijas y argumenta las razones por las que está dedicado a la autonomía. aprenden inicialmente a resolver los problemas de su vida.

Afirmar que la familia es un espacio de construcción personal significa que todo aprendizaje básico tiene lugar en su seno. las capacidades intelectuales. o dicho de otra manera. entre sus miembros. como realidad viva. unos modos de sentir o unas pautas de conducta. sobre todo en la vida conyugal. pese a las diferencias que hay entre unas y otras. primario y natural. Hoy se habla de crisis en la vida familiar. los modos de comunicación afectiva. No puede mantenerse una imagen idílica de la familia como el ámbito donde las relaciones entre sus . como un espacio educativo en sí mismo y presupuesto de todo otro espacio educativo. el núcleo básico de su personalidad. por razones culturales o de otro tipo. que son centrales para su vida presente o por venir. afectivo y social. y aprenden las modalidades originarias con las que se perciben a sí mismas. a veces conflictivas. con las que se relacionan con las otras personas y con las que interpretan los diversos elementos que constituyen el medio cultural al que pertenecen. La familia. Puede considerarse a la familia. no le viene simplemente porque el sujeto haya aprendido en ella unas convicciones. en ella se construye y reconstruye el modo de ser persona. la imagen que se tiene de uno mismo y la imagen que se tiene del mundo en el que se vive. Como ya se comentó en el capítulo anterior. en fin. sino principalmente por ser el espacio de socialización más básico. los patrones de juicio estético y. o modo de ser. como espacio educativo. Es como un eje de coordenadas sin el que es difícil situar el resto de experiencias o vivencias del sujeto.La educación ética en la familia sus conductas. 74 El carácter de realidad originaria de la familia. los sistemas de preferencias. es un sistema complejo de relaciones. no tiene el mismo valor que otras porque es la primera y más básica desde la que se han ido construyendo las otras. El mundo de la vida familiar tiene un carácter originario porque establece las coordenadas desde las que cobra sentido y valor gran parte de los asuntos con los que la persona se tiene que ver en la vida cotidiana. la familia es el primer contexto en el que se inicia el desarrollo cognitivo. Aunque la familia pueda plantearse como una referencia educativa más entre otras.

en la vida conyugal y en las relaciones paterno-filiales. Así mismo. el autoconcepto y la autoestima personal y del otro. como experiencia personal. con edades muy diferentes a veces. los estereotipos y prejuicios de género. Como lúcidamente se ha señalado (Vázquez. puesto que la prole progresivamente inicia y profundiza el despegue de la seguridad referencial que le dan los padres. La realidad de la vida familiar no siempre es así. 2004) pueden generar tensiones. la diversidad de experiencias tenidas por cada cual y los proyectos de vida soñados por uno u otros hacen que las relaciones personales sean muchas veces conflictivas. el lugar de control (o poder) ejercido por cada uno de los padres. abuelos y abuelas. por la tenencia de proyectos comunes de vida y por el amor. la distorsión en la percepción del valor propio y del otro. sobre todo en la adolescencia y la juventud. En uno y otro caso. en la vida conyugal de los adultos. 2007). A pesar del carácter nuclear de la familia actual. en la profesión o en otros asuntos. los estilos de educación que tengan respecto a los hijos. en las relaciones de los padres y las madres con los hijos e hijas. la interpretación acerca de la causalidad del éxito y del fracaso en las relaciones familiares.. 75 . Sarramona y Vera.) con una problemática propia para cada una de ellas y para la relación intergeneracional. de forma autoapropiada. También la ignorancia del otro y de sí mismo. sus miembros pertenecen a diversas generaciones (padres y/o madres. a veces difícilmente compatibles con los proyectos propios (Halstead. la desigualdad de los papeles que se ejercen en el seno familiar por cada uno de los miembros. en la crianza. a la vez que empieza y desarrolla su propio vuelo vital. La realización de este proyecto presupone el crecimiento en libertad de los hijos e hijas. probablemente necesarias. la percepción que se tenga de la competencia personal y del otro para afrontar los problemas familiares endógenos u originados por el entorno.. Las necesidades sentidas por la pertenencia a generaciones distintas. y el reconocimiento de los padres como “otros” que tienen sus propios proyectos. por el respeto de unos hacia los otros. comenzando a realizar. la vida como proyecto personal. hijos e hijas. aparecen tensiones.La familia y el desarrollo de la autonomía ética miembros siempre están presididas por la comprensión de unos hacia los otros.

más aún. en un sentido u otro. el yo que cada uno es.La educación ética en la familia las situaciones de conflicto no son necesariamente negativas. se va configurando con lo que cada uno va decidiendo hacer. además de lo recibido de la herencia genética de sus antepasados. más o menos condicionadas y arriesgadas. 76 3. 2004). La libertad ejercida por cada uno está a la base de su moralidad. La autonomía personal no significa otra cosa que regirse por el propio pensamiento y por las propias decisiones en los asuntos que a uno le conciernen o le importan. se derivan consecuencias y se le pueden pedir cuentas. Por esta característica de la acción humana se ha dicho que la persona es estructuralmente moral. cada miembro de la misma tiene que ir desarrollando su autonomía. en las circunstancias y en las condiciones con las que se enfrenta en su vivir. Las decisiones propias. consiste la dimensión ética de la identidad personal. en hacerlo así. de acuerdo a sus convicciones y a sus proyectos de . es decir. a ocuparse del mundo para hacerlo un lugar habitable y a acoger al otro (Bárcena. mediado por la interpretación que de los elementos de esa cultura hace la familia. si se gestionan bien. La autonomía personal consiste en conducir uno su propia vida. tiene que justificarlas ante sí mismo y ante los demás. Y. o escribiendo su vida (la biografía personal). La identidad de cada persona. a aprender a cuidar de uno mismo. con las que cada uno ha ido esculpiendo su figura. y con frecuencia difícil. su proyecto de vida personal. quiéralo o no. el tipo de vida que quiere vivir porque le merece la pena. dan la dimensión ética de su personalidad. puesto que de las decisiones que toma.3. pueden ser una vía para el crecimiento en la madurez personal y para el robustecimiento de los vínculos familiares. y de lo recibido de la cultura a la que pertenece. de relaciones interpersonales dentro de la familia. ¿Por qué el desarrollo de la autonomía ética? El desarrollo de la autonomía ética hay que entenderlo como lo que empuja a autogobernarse. En ese mundo complejo.

desde fuera. en la capacidad de encontrar la verdad por sí misma y en la capacidad de dirigir su vida según principios morales. que el sujeto decide y actúa de acuerdo a su conciencia. Tal autogobierno se consigue sólo si el sujeto tiene pensamientos propios. Ese potencial. La dignidad de la persona consiste en su condición de agente capaz de dirigir su vida. La dignidad. la encuentra en la norma o criterio que otras personas establecen. de acuerdo a la conocida expresión Kantiana. La primera de ellas está en que así se reconoce y se respeta la dignidad de cada uno como persona. y no lo que cada persona haya hecho de él. en cualquier persona. El reconocimiento de la dignidad humana. Hay varias razones para tomarse en serio el desarrollo de la autonomía ética de cada uno de los miembros de la familia. es lo que merece respeto aun para aquellas personas que. porque no puede dominarlas. de ciertas personas con minusvalías mentales o personas enfermas en estado de coma. La autonomía moral significa. implica el respeto a su conciencia. al menos potencialmente. es el autogobierno o señorío sobre uno mismo. de las niñas y niños con pocos años. así como el rechazo a toda forma de violencia sobre ella y 77 . debido a circunstancias diversas. de los que puede dar cuenta o justificar. son incapaces de actualizar tal potencial como es el caso de los bebés. consiste en esas capacidades que comparten todos los seres humanos. La persona inmadura es aquella que la razón de lo que debe hacer.La familia y el desarrollo de la autonomía ética vida. y. es decir. La autonomía se ha constituido en la clave para diferenciar a una persona madura éticamente de aquella que no lo es. a su intimidad y a sus características diferenciales. y sus pensamientos no son impuestos por otros. De ahí que cada persona tenga dignidad y no precio. por lo tanto. La autonomía. superando las presiones o dificultades que le impongan desde fuera o superando las dificultades y obstáculos que puede encontrar en la fuerza de sus pasiones o en la debilidad de su voluntad. de su deber. también. por tanto. pues. la autonomía requiere que el sujeto tome sus propias decisiones sobre los asuntos que le afectan y no tome sus decisiones al dictado de las presiones de otros o al dictado de las pasiones propias.

La apelación a la conciencia personal no es apelar a una interioridad desconectada del medio ambiente y de las relaciones interpersonales y sociales. puesto que el sujeto humano sin el otro. puesto que con ellos convive y a ellos afectan las consecuencias de sus actos u omisiones. Es esta dependencia que le ata al otro u otros.La educación ética en la familia a toda clase de instrumentación de la misma. además de con uno mismo. El crecimiento de un sujeto como persona se orienta fundamentalmente en tres direcciones: en el pensamiento. de cualquier persona. El compromiso. La tercera razón se puede formular así: el desarrollo de la autonomía va directamente centrado al proceso de hacerse a sí mismo. no se entiende como sujeto moral. Touriñán. El descubrimiento de la humanidad en cada una de las personas significa reconocer su dignidad como una cualidad valiosa que le pertenece. hace de cada sujeto humano un ser único e irrepetible. 2007). la necesidad de responder a los demás y de los demás la que le libera de su ensimismamiento y le otorga la dimensión moral (Ortega. La implicación y el compromiso personal con los demás y con el medio ambiente es central en la ética. Por ello educar. El reconocimiento y el respeto a la dignidad humana de toda persona. como alguien insustituible. en los sentimientos y en la autonomía de las decisiones y de las acciones. le vincula con los demás. educarse. La segunda razón para el desarrollo de la autonomía está en que así se genera una ética del compromiso personal. La dignidad de cada una de las personas. que es el proceso central de la educación. sin las relaciones éticas que le vinculan al otro. la educación consiste en la adquisición por el 78 . es algo más que provocar y acumular experiencias de aprendizaje. El sujeto promete a sí mismo el ajuste de los actos que vaya realizando a las exigencias de lo que ha elegido en conciencia como norma o criterio de su deber. el acercamiento individual que hace a la verdad y la dirección que imprime a su vida y a la construcción de su personalidad. Escámez. necesariamente tiene que conducir al cuidado por ella así como al cuidado propio como tarea y desvelo.

Al nacer. El niño nace dentro de la institución familiar: la familia es la primera estructura de acogida. necesidades y razonamientos. La vida familiar como fuente de reconocimiento ético y como riesgo para la autonomía La unidad narrativa de la vida de cada uno se inicia en la familia. los ritos propios de su comu- . 79 3. toda la realidad en la que vive: sólo aquellas experiencias que se abren al campo de lo real y que se aprenden crítica y direccionalmente tienen ese potencial antropogénico y educativo (Vázquez. una referencia permanente en los procesos de identificación personal y de reconocimiento como ciudadano. Martín y Puig (2007) han señalado algunos de los aspectos más importantes que intervienen a la hora de hacerse a sí mismo: a) la toma de conciencia de sí mismo o el desarrollo de capacidades para obtener información de la propia persona. y no ceder ante la presión externa o la presión interna. y d) la autonomía personal o la capacidad de mantener conductas orientadas por los propios pensamientos y valores. al que tenemos que prestar atención. asumir y dar sentido al pasado es condición fundamental de una personalidad ética madura. b) la clarificación personal o la adquisición de una mayor transparencia respecto a los propios sentimientos. así como construir horizontes de futuro que permitan integrar las nuevas experiencias. 1983).La familia y el desarrollo de la autonomía ética individuo de nuevos modos de ver e interpretar la realidad. motivos. c) la integración de las experiencias biográficas y proyección hacia el futuro o el reconocimiento. Debe aprender los signos que le envuelven.4. que tiene que aprender todo lo necesario para convivir con sus semejantes. deseos. 2003). d) la capacidad de autorregulación o el mantenimiento de un comportamiento coherente con lo que se piensa. el ser humano aparece como alguien absolutamente frágil e inofensivo. es el aprendizaje que mejora los niveles de la conciencia y de la autonomía (Sanvisens. El aprendizaje más importante en la educación.

80 La importancia de la familia es tal que cuando se quieren precisar los niveles más básicos y originarios de la identidad ética se acude necesariamente al papel que el sujeto ha desempeñado en ella. 2000). la cual permite organizar y dar sentido a su mundo. al mal. Domingo 2006). 2003). en espacios de intervención y quizás en lo que debe transformar la educación. esto es. El medio familiar es ambivalente. puesto que puede ser tanto fuente de moralización como un peligro para la autonomía moral. un lenguaje proposicional (conceptual) ni las historias y relatos tejidos por ella. Cuando la referencia familiar no ha funcionado o ha funcionado mal. como agente de participación y como miembro integrado en la comunidad familiar y ciudadana. se han producido deficiencias en la identidad personal y en la integración familiar y ciudadana. es decir si en ella se ha sido alguien y cómo se ha sido. si en ella ha desarrollado una u otra identidad y cómo se ha generado (Ricoeur. En la medida que el medio está tan pegado al sujeto que en cierto modo es ya sujeto. . 2004. Esta lengua materna no es siempre. al sentido de la vida. al sufrimiento. el sujeto ha construido una identidad personal adecuada y unas experiencias positivas como sujeto de derechos. Este universo le es proporcionado sobre todo a través de la lengua materna. cabe educar al medio para educar al sujeto.La educación ética en la familia nidad. Los sujetos están tan inmersos en sus medios familiares que poco se puede hacer para educarlos sin convertir tales medios en objeto de estudio. En definitiva. y en todo momento. cuando la referencia familiar ha funcionado bien. El clima ético de la familia es fundamental para la interpretación de la moralidad de sus miembros y para la educación moral de los mismos. La lengua materna abre al niño el universo de la ficción que le permitirá enfrentarse a la contingencia. las costumbres y los valores de su entorno. relatos históricos. a la muerte (Bárcena y Melich. un universo simbólico que le es transmitido a través de las historias que le cuentan y en las que se educa y forma su identidad. Por ello. La educación moral es construcción de la personalidad moral y construcción del medio en el que se forma tal personalidad (Puig.

La familia y el desarrollo de la autonomía ética

3.4.1.¿La familia, espacio de identidad e identificación? Como se comentó en el capítulo anterior, la familia es el espacio en el que se empieza a descubrir y construir la propia identidad desde las narraciones que se reciben. En la vida familiar se empieza a distinguir, a clarificar y a diferenciar todo lo que rodea al sujeto. No es sólo un espacio lógico desde el que se conoce, sino también, y prioritariamente, un espacio existencial desde el que se afronta el mundo. No viene mal recordar en este apartado que cuando hablamos de identidad personal se hace referencia a la consideración que el sujeto tiene de él mismo como único y diferente. La identidad implica, por tanto, tener un concepto global de uno mismo (autoconcepto), quién soy yo, y una valoración positiva o negativa de sí mismo. El concepto que el sujeto se forma de sí mismo y la valoración que se otorga depende de la aceptación, tal y como es por la familia, de la riqueza afectiva que haya en las relaciones familiares y de la existencia de unos esquemas de normas y valores que le ofrezcan seguridad. Si los miembros de la familia se sienten aceptados, queridos y apoyados y, además, tienen unos esquemas estables de normas y valores, probablemente adquirirán una identidad personal rica y equilibrada. Si faltan la aceptación, la afectividad positiva y los esquemas normativos y valorales de referencia, entonces probablemente tendrán una baja autoestima (Altarejos, Martínez, Buxarrais y Bernal, 2004). Según la tipología de familias españolas, elaborada por el sociólogo Javier Elzo, en el seno del modelo de familia “familista” se reconoce su capacidad para tener en cuenta las opiniones de los hijos para la toma de decisiones y, aunque esta familia tiene capacidad también para transmitir los valores de los padres, existe la duda de si tales valores son verdaderamente apropiados por los hijos, puesto que no han pasado por la duda y la discusión que es cuando la socialización en valores adquiera consistencia y la autonomía ética se hace más fuerte. Frente al tipo anterior, J. Elzo (2002, 2003) presenta el tipo familiar, al que llama familia “conflictiva”. Elzo se inclina a pensar que si bien los

81

La educación ética en la familia

conflictos pueden estar inmediatamente ocasionados por el comportamiento de los hijos, su raíz, en no pocos casos, está en los propios padres, pues presentan un universo de valores muy distante al mayoritario en los hijos, además de una rigidez en sus propias concepciones de la familia, con una delimitación de estatus y de papeles paternos y filiales excesivamente envarados. En tal clima de relaciones, los hijos tienden a adoptar valores y comportamientos y a construir su identidad por oposición a los valores dominantes en sus padres.

3.4.2.¿La familia, espacio de reciprocidad? También se dice que la familia es el espacio más adecuado en el que el sujeto se reconoce a la misma vez que descubre al otro, se descubre ante el otro y junto al otro. El reconocimiento familiar parece lo más apropiado para las relaciones mutuas y la reciprocidad; y el hogar familiar el lugar más adecuado. Habitar en el hogar es mucho más que disponer de un espacio físico que hace posible la convivencia, es disponer de un tiempo significativo que se comparte, un tiempo trenzado por relatos, narraciones e historias compartidas. El hogar familiar no es sólo un lugar en el que se está, sino un lugar al que se pertenece y en el que se siente uno a gusto, puesto que es un lugar para la intimidad a la misma vez que para la interacción con los más próximos. La reciprocidad, tan importante para la vida moral (Levinas, 2004), es el descubrimiento de uno mismo, como único y diferente, a la vez que el reconocimiento y el respeto del otro, también como único y diferente. Sólo así es posible el reconocimiento de las otras personas con su propia dignidad, con sus propios fines e intereses, y no como medios. Pero ese reconocimiento, respeto y compromiso con el otro en lo que consiste la reciprocidad es un bien escaso. En la tipología familiar, antes mencionada, Javier Elzo (2002, 2003) habla de un tipo de familia predominante en España, la familia “nominal” en la que las relaciones de padres e hijos pueden ser calificadas, con toda propiedad, como de coexistencia pacífica más que de convivencia participativa. Cada miembro de

82

La familia y el desarrollo de la autonomía ética

la pareja espera del otro el compromiso por resolver los problemas o ambos lo esperan de la escuela o de los amigos de los hijos o de cualquier otra instancia. En ese tipo de familia, falta consistencia o una mínima estructura referencial de valores y normas en las que educar. Es en este modelo en el que se piensa, y con toda razón, cuando se habla de la incapacidad de la familia actual de educar en valores. Basándose en este modelo resulta difícil la construcción de la identidad, ya que no hay referencias claras, no tiene orientación acerca de la forma de afrontar los conflictos que, sin duda, se les presentarán en su proceso de construcción personal.

3.4.3. ¿La familia, espacio de diferenciación? La familia es fuente de reconocimiento porque en ella el sujeto se singulariza, se diferencia, empieza a descubrir lo que es más propio de cada uno de lo que es propio del padre, de la madre, del hermano o de la hermana, de los abuelos o de cualquier otro miembro de la familia. La familia parece el espacio más adecuado para aprender que el proceso de diferenciación personal de papeles y opciones no es un proceso de separación o ruptura con una relación de mutualidad e igualdad en derechos. Sin embargo, nacer y vivir en un ambiente familiar determinado de ninguna manera implica un ejercicio de diferenciación de opciones, un ejercicio de libertad. Se trata de una situación que sólo se puede asociar con la libertad si se dispone de oportunidades de optar por unas alternativas u otras. La libertad no se puede disociar de la oportunidad de elegir, al menos de poder considerar la forma de ejercer una opción u otra. El aspecto medular de la libertad es la capacidad de las personas de vivir como desearían hacerlo y de contar con oportunidades aceptables para evaluar entre opciones. También J. Elzo (2002, 2003) habla de otro tipo de familia, la adaptativa, en el que sitúa a los nuevos e incipientes modelos familiares de los

83

Unos hijos que están pidiendo llevar esa autonomía en sus relaciones con los demás. según sea hijo o hija. la distribución desproporcionada o no equitativa o de falta de expectativas y recursos dentro de las familias. el de sus padres. con capacidad de transmitir valores y opiniones. Como ha señalado A.4. Se trata de una familia con buena comunicación entre padres e hijos. . no lo podrán hacer sin contar con el protagonismo de las familias. puesto que la singularización y la personalización son procesos de capacitación. Como ya vimos.4. y que también pretenden libertad en el uso y disfrute del tiempo libre al par que acompañamiento (discreto y efectivo) de los padres. cuando las cosas vayan bien. En este sentido. procesos de selección y apropiación de posibilidades que modulan la capacidad de obrar. se trata de un tipo de familia que busca la adaptación a los nuevos papeles del hombre y de la mujer. una probabilidad alta de que los hijos tengan una autonomía moral y una madurez como ciudadanos. genera una desigualdad en capacidades reales. pero sin ser totalmente independientes del hogar familiar de origen. Si las éticas del desarrollo van a desempeñar un papel central en la futura sociedad civil. los intentos de diálogo. al protagonismo de los hijos que vienen pidiendo autonomía para crear su universo de valores. Sen (2000). también la familia puede generar una desigualdad en los ingresos de los hijos. abierta al exterior y en la que las opiniones de los hijos son particularmente tenidas en cuenta.¿La familia. 84 3. espacio de capacitación personal? La familia es fuente de reconocimiento. La preocupación por los hijos. la implicación en todo lo que sucede más allá de los muros familiares hace pensar que hay una transmisión estructurada de valores y. Y como un aumento de las capacidades de una persona para vivir tiende normalmente a aumentar su capacidad para generar ingresos. la vida familiar puede desempeñar un papel importante en las nuevas éticas del desarrollo que ponen el acento en las capacidades de las personas.La educación ética en la familia que hablan los sociólogos de la familia.

hasta ahora. Aunque parezca trivial. en su mayoría. sacan provecho de las mismas de modo similar a como lo hacen los varones. de reconocimiento como sujetos morales de unos miembros por otros.5. y de riesgos para el desarrollo de personas autónomas. 2003: 86). serán veletas conducidas por unos u otros. y no están bien entrenados en caminar por sí mismos. la familia española. por las convenciones existentes y los sistemas de valores de la familia que. Hasta el punto es así que “La consecución de los objetivos de Desarrollo del Milenio pasa por la mejora de las capacidades de la mujer y el aumento de la igualdad entre los géneros” (PNUD. apropiados.La familia y el desarrollo de la autonomía ética Los mecanismos de reparto dentro de la familia vienen dados. el contexto familiar es un espacio privilegiado de educación. suficientemente estructurados. la primera cosa práctica que han de saber los padres sobre los hijos e hijas es que los años transcurren también para ellos o ellas y saldrán fuera. han sido favorables a los varones. 85 . a la intemperie. defendidos y legitimados. tendremos hijos e hijas dependientes de la influencia de los amigos y de otras instancias. Existen abundantes pruebas de que cuando las mujeres consiguen las oportunidades que se reservan normalmente a los varones. Los padres que quieran que sus hijos alcancen la madurez como personas y como ciudadanos conviene que se apliquen con interés a desentrañar los caminos que llevan a esa meta (Gervilla. Si en el hogar familiar se ha cultivado el infantilismo. 2003) y también que se apliquen a conocer las estrategias educativas más oportunas para que las oportunidades de crecimiento no se conviertan en riesgos de un infantilismo ético prolongado en los años de su juventud y de su vida como adultos. en gran medida. siguiendo a Elzo. Como hemos advertido. no tiene gran capacidad de socialización a la hora de configurar en los hijos esquemas referenciales sólidos de valores. El clima ético del contexto familiar y la formación de la autonomía Como se ha tratado de mostrar en los párrafos anteriores. a la calle. Si ello es así. 3.

Aunque pueda parecer una expresión dura. Pues el verdadero adulto.?.. que los padres defienden. lo que equivale a afirmar que se ignora lo que pensará. La tarea importante en la educación del niño y del joven es aprender a aprender. Ese es el meollo y el enigma de la educación. ¿cómo compaginar las convicciones éticas de los padres sobre lo que es correcto. para que siga unos cauces. querer fabricar adultos de los que sepan con seguridad lo que pensarán y querrán. En unos pocos años. prescritos por una cultura y mediados por la familia.. una 86 . lo que quiere decir que se ignora cuál será su elección. la niñez y la juventud son por definición unas categorías destinadas a no seguir siéndolo.. ¿Apto.La educación ética en la familia Seamos realistas. 1999). los hijos e hijas se habrán hecho mayores. más o menos rígidos. cuando es realmente capaz de hacerlo es adulto. con la autonomía ética de los hijos?. Capaz de ser responsable. A pesar de la exaltación actual. lo que ellos o ellas deben de hacer en una situación semejante?. y quizás sobre todo de los mejores.?. con dejar que los hijos e hijas descubran por ellos mismos.? Desde que el niño o la niña nace. ¿hasta qué hora dejar... ¿qué hacer cuando. pero para qué. se le pretende configurar de una cierta manera. no física por supuesto. ante una determinada situación. La acción educativa de los padres. una persona apta para la autoeducación. el proceso de la educación puede decirse que es un proceso de cierta violencia sobre el hijo o la hija. serios y responsables. fabricar no adultos (Reboul. etc. normas. es decir. antes que se tenga conciencia de ello. si alguna vez lo consiguen. es negar esa incertidumbre. La formación de la autonomía de los hijos es un problema para todos los padres que son conscientes y responsables: ¿hasta dónde permitir. siempre se escapa alguna vez.. La tentación de los padres. exactamente? No se sabe. objetivo de la educación. se produce para que los hijos se socialicen y adquieran todo el patrimonio cultural con el que van a constituir su propia identidad personal. ¿no tienen el peligro de promover una dependencia moral del hijo o de la hija. ¿Cómo compaginar la educación en unos valores. costumbres o creencias. El adulto es capaz de pensar por sí mismo..

La clave está en entrenar al 87 . Así. sino que la educación en ciertos valores. desde su infancia. es una preparación necesaria para la autonomía. sino que les prepare para su autonomía. de los padres. dice que los primeros esfuerzos educativos de los educadores. a veces angustiosos. y a lo que es fundamental que se preste atención por los padres. difícilmente será respetuoso con esas normas y. ni dejan de ocupar los pensamientos. la educación en unos valores morales concretos no está reñida con la autonomía moral de los hijos e hijas. los niños estarán preparados para respetar las normas morales que. que ciertas normas o mandatos para convivir deben ser satisfechos. es que la enseñanza o inculcación de tales valores esté avalada por explicaciones razonables que pueda entender el niño. de los padres. Si no se le forma así. La formación del carácter o modo de ser. Lo que hay que cuidar. en sus escritos pedagógicos. Kant. No solamente que no están reñidos. por tanto. a lo largo de su maduración psicológica. se le manifestarán en su conciencia. el ejercicio de la autoridad y una cierta disciplina promocionan la autonomía de los hijos e hijas. tienen que dirigirse a la formación del niño o niña de acuerdo con las normas de la sociedad.La familia y el desarrollo de la autonomía ética dependencia de la autoridad que pueden tener o una dependencia de las costumbres sociales que los padres han aceptado? Ciertamente este tipo de cuestiones ni son fáciles de responder. los morales. de acuerdo a unos valores éticos. tiene deberes como niño que han de ser inculcados como tales deberes. Pedagogía (1983). Si realizan ese aprendizaje. Para los autores que escribimos este libro. a actuar según el deber. el niño aprenderá a respetar el deber. Esto es de la mayor importancia para que la formación moral del carácter no haga niños sumisos. Hay que formar a los niños en el sentido del deber: que hay ciertas normas que deben ser respetadas. para el trabajo. que hay tiempos para la diversión. el mayor impulsor filosófico de la autonomía ética. no alcanzará la autonomía ética. como se expondrá más adelante. la disposición de actuar por respeto a su propia conciencia. El niño o la niña. para el sueño que deben ser cumplidos.

cuando hablamos de valores tendemos a pensar en valores como la libertad. La educación moral. políticos como el debate público sobre lo que conviene a los ciudadanos. Los valores éticos que los padres tienen que atender con especial cuidado El universo de los valores es muy rico y hay muchos tipos de valores y. en sus primeros años. no como adultos. puede ser bien o mal conducida. en todo el proceso de su educación.La educación ética en la familia niño en pedir y dar explicaciones. hay valores biológicos como la salud. como las primeras formulaciones de Kohlberg (1981). 88 3. que se expondrán más adelante. Hasta las posiciones teóricas más inflexibles sobre la no enseñanza o no inculcación de valores éticos concretos.6. es decir. en potenciar. sin embargo. económicos como la posesión de una vivienda digna. como la educación en cualquier otra dimensión de la persona. intelectuales como la adquisición de conocimientos. la igualdad o la solidaridad. en los valores éticos. sus capacidades para expresar y recibir ciertas explicaciones. pero tal autonomía no es posible alcanzarla si el niño. Si en lugar de la autonomía moral son dependientes moralmente. dicha clave radica en que progrese en racionalidad. Además de los valores éticos. 2003). Pero necesitan ser entrenados en el respeto y en la promoción de unos valores morales para que posteriormente sean capaces de alcanzar la autonomía moral. En definitiva. la creatividad o el pensamiento crítico. se desenvuelve o respira un clima inmoral en la familia o si no se va entrenando en analizar las cuestiones o problemas de la vida ordinaria desde la perspectiva moral (Ortega y Mínguez. también hay valores estéticos como . La autonomía o madurez ética se puede ir adquiriendo con la maduración psicológica y unas adecuadas estrategias. sociales como la cortesía. le dan una gran importancia al clima que se respira en la familia A los niños hay que educarlos como tales. probablemente es que los padres se hayan equivocado de estrategia educativa.

2007). a la adquisición de conocimientos o a la religión. junto a todo ello. García. lo único. Es cierto que los padres estiman la salud de los hijos e hijas. por ejemplo. igualmente sucede con las familias. que tampoco son éticos. el padre y la madre tienen que velar para que los hijos e hijas adquieran el mayor desarrollo posible como seres humanos y. Entre las cualidades dignas de estima las hay muy importantes. comportamiento. sentimientos). Tampoco se puede exigir a un hijo o hija que sea creyente. por tanto. toda clase de valores. la felicidad. Y que tengan conocimientos científicos. que quizá sea incluso. Ciertamente al cuidado de los padres está el niño o la niña como totalidad y en todas sus posibilidades de desarrollo humano. Hay otros valores. Así hay familias en las que los valores económicos son los prioritarios mientras que.La familia y el desarrollo de la autonomía ética la elegancia o la belleza (Escámez. no sólo en sus necesidades inmediatas. pero no puede exigirse su presencia en los hijos e hijas para que estén a la altura de la dignidad humana. primero está el cuidado de lo corporal. y a una familia de otra. no pueden obligarles a tener esos conocimientos. al comienzo. para que adquieran toda clase de cualidades valiosas. y para diferenciar a una cultura de otra. son fundamentales para las personas. puesto que son cualidades dignas de ser estimadas. Una cultura se diferencia de otra por la presencia de unos valores u otros. y que. ¿pueden exigirlo? Ciertamente les gustaría que los tuvieran pero. como los valores referidos al sentido de la vida y los valores religiosos. relaciones sociales. Naturalmente. si se esfuerzan y no los alcanzan. pero fundamentalmente por el orden de preferencia que sus miembros dan a un tipo de valores sobre otro tipo de valores. pero no pueden exigirles que tengan salud. si es posible. pero después van añadiéndose más y más cosas. sin embargo. Pérez y LLopis. aunque la fe en Dios sea el supremo valor del pa- 89 . en otras familias. En una palabra. cosas por las que hay que velar en la formación y que han de ser promovidas en las hijas e hijos. sus miembros conceden más importancia al cuidado de la naturaleza. todas aquellas que en cualquier sentido caen bajo el concepto de educación (capacidades. conocimientos. Y.

y son manifestaciones de la dignidad de la persona. que probablemente haga también infelices a los padres. la igualdad en derechos como ciudadano. Podemos exigir al gobierno que nos reconozca los mismos derechos que tienen los otros ciudadanos de este país. tan importante para la vida de las personas. La característica fundamental que tienen los valores morales es que se pueden exigir en las relaciones de una persona con otra. La felicidad. tampoco se puede exigir a los hijos ni a nadie. Son los valores de la ética civil. como ellos pueden exigir a los padres que no impidan por la fuerza la decisión sobre lo que quieren que sea su vida. la paz y la responsabilidad. la tolerancia o respeto activo al otro. pero exigirles. la participación. o la persona que miente siempre impiden la calidad de vida y de relaciones sociales a la altura de la dignidad humana. y deben presidir las relaciones de las instituciones sociales con las personas. para algunos. que. A cualquier persona. El respeto a las ideas y convicciones propias. si no se da tal presencia. podemos exigir su presencia también en las instituciones sociales y. Los valores éticos más importantes son la libertad. esas relaciones entre personas o entre instituciones y personas no están a la altura de la dignidad humana. pueden exigirles que respeten las ideas de un hermano o del abuelo. A esos valores los padres tienen que prestar un cuidado especial. Tales valores deben estar presentes en las relaciones entre los miembros de la familia y entre las demás personas.La educación ética en la familia dre y de la madre. En cuanto exigibles. además. o un gobierno que administra arbitrariamente el poder. la igualdad. la solidaridad. es el principio moral por excelencia. Una comunidad política que no respeta la libertad de opinión y creencias de sus ciudadanos. el respeto a la vida sí son exigibles a las personas e instituciones con las que nos relacionamos. la libertad para decidir uno sobre sus propios asuntos. la infelicidad de ellos es una situación lamentable. 90 . Sin embargo. que sean felices es una crueldad. los valores éticos están ubicados en la categoría de la justicia. podemos exigirle que no nos quite la vida. las relaciones de unas comunidades humanas con otras y las relaciones de las personas con las instituciones.

Con frecuencia se confunde el poder con la autoridad. de acuerdo a la propia conciencia. pero nunca ejercer la imposición. también obliga a los hijos a buscar por ellos mismos la verdad. que desean que su prole vaya conformándose progresivamente como personas adultas.La familia y el desarrollo de la autonomía ética 3. no dejándose avasallar o asustar por las presiones externas. tienen la obligación de ser excelentes en aquello que consideran que los hijos deben alcanzar. los padres tienen que fomentar en sus hijos el pensamiento crítico. la persuasión y la comprensión. Estrategias educativas para la promoción de la autonomía ética de los hijos Los padres que desean la autonomía o madurez moral de sus hijos. El primer principio que tienen que asumir los padres es que las relaciones con los hijos no pueden estar basadas en el ejercicio del poder sobre ellos. la capacidad de analizar por ellos mismos la verdad de lo que otros les dicen y la rectitud moral de las propuestas que se les hacen. Los padres que quieran promover la autonomía de los hijos tienen la obligación de ejercer la autoridad. además de seguir ciertas pautas educativas. puesto que ellos reconocen en los padres ciertas cualidades. Si también se admite esto. tienen que asumir ciertos principios de actuación. Si esto es así. La autonomía ética o gobierno de uno mismo. cuando sean irracionales o inadecuadas. sino más bien en una relación afectuosa basada en el diálogo. y son dos cosas bien distintas. La autoridad es el prestigio que se tiene ante los hijos. se corre el riesgo de que los hijos descubran convicciones poco fundamentadas o comportamientos que no responden a las convicciones que dicen tener.7. un segundo principio que los padres tienen que asumir es la veracidad o coherencia entre lo que piensan. El poder es la capacidad de mandar o imponer algo a los hijos. los fundamentos racionales de lo que es bueno y correcto. El señorío o gobierno de uno mismo también requiere que los hijos vayan adquiriendo competencias para actuar en público según sus convicciones. Hay que tener presente que nadie aprende valores por la fuerza y que los padres son escaparates de exposición para los hijos e hijas. De lo contrario. dicen y hacen. los 91 . Por tanto.

por la dificultad de dominar las propias pasiones cuando son irracionales o inadecuadas. Si esto es así. son principios educativos que hay que aceptar y defender. individual. Tiene que verse el diálogo y el debate con los hijos. en los proyectos y en las realizaciones de la sociedad a la que se pertenece. Las acciones humanas tienen una dimensión ética porque de ellas se generan consecuencias que repercuten de un modo favorable o de un modo desfavorable en el propio sujeto. sino que los comportamientos humanos tienen una dimensión moral en tanto en cuanto afectan a la vida de los otros y de la naturaleza. Quizás la característica que más llama la atención de nuestro tiempo es el excesivo individualismo.La educación ética en la familia padres tienen que fomentar en sus hijos la capacidad para el debate y para gestionar los conflictos. Como se ha dicho tantas veces: “hago lo que no quiero” y “no hago lo que quiero”. los padres que quieren hijos adultos tienen que fomentar en los hijos e hijas la participación en los asuntos comunes de la familia y de la sociedad. para actuar de acuerdo a lo que uno ha concluido que es su deber. La vida moral no es un asunto privado. la autonomía o madurez ética siempre dice referencia a los demás. El fomento del autocontrol y el cultivo de la disciplina en el medio familiar no están de moda hoy y. Nada pasa si hay situaciones de conflicto en la familia. La autonomía moral requiere la adquisición de una voluntad fuerte. que un tercer principio a asumir sea la presencia de unas relaciones flexibles y democráticas en la familia. aunque a veces sea conflictivo. De ahí. La autonomía moral tiene el enemigo más peligroso en el propio sujeto. hoy se dice una capacidad de autocontrol notable. Hay una preocupación generalizada y excesiva por uno mismo. en las demás personas y en el mundo que habitamos. como una oportunidad para su crecimiento ético y para su participación posterior en la vida de la sociedad. Los padres tienen que aceptar también el principio de participación: que sus hijos e 92 . de tanto querer ser uno mismo se está perdiendo una rica identidad personal. esa identidad personal que se adquiere con la participación en los valores. hay un verdadero problema cuando nadie se atreve a aflorar el conflicto que roe las entrañas de la vida familiar. sin embargo. Por último.

el aprendizaje de normas de disciplina. de la tolerancia o respeto activo. debe poseer para que no se manifieste en ella o él una deficiencia de humanidad. Si los hijos no tienen oportunidades de ejercer papeles activos en los asuntos públicos. Son los valores que están en la base de los derechos humanos: el valor de la dignidad humana es el gran tronco que sustenta todos los derechos humanos. oportunidades de ser actores y no simples receptores pasivos de las decisiones de otros. todo hijo e hija. de la participación. el aprendizaje del autocontrol. de la solidaridad. el ejercicio de la autoridad. el valor de la igualdad se concreta y desglosa en los derechos humanos sociales. el valor de la solidaridad se concreta y desglosa en los derechos humanos a un medio ambiente sano. Son los valores que tienen que estar presentes en las relaciones de los miembros de la familia para que pueda decirse que hay un clima ético en la misma.1. 1998) que pueden seguir los padres para la formación de sus hijos e hijas como personas con autonomía ética: La enseñanza de los valores éticos. de la libertad. las relaciones basadas en el diálogo y en una convivencia democrática.La familia y el desarrollo de la autonomía ética hijas se comprometan con lo público. no alcanzarán la autonomía ética. con los asuntos comunes. el fomento del pensamiento crítico. a la paz y al desarrollo de las capacidades personales y de las capacidades de los pueblos. Los padres no deben tener problema en enseñar estos valores a sus hijos. La enseñanza de los valores éticos La primera estrategia a seguir por los padres es la enseñanza a los hijos e hijas de los valores éticos de la dignidad de la persona. en adoptar una posición fuerte en su defensa y legitimación.7. de la igualdad. Quedan así anunciadas las principales estrategias (Escámez. de la justicia. Son los valores básicos que toda persona. el valor de la libertad se desglosa y concreta en los derechos humanos civiles y políticos. así como no deben tener problema en adoptar una postura clara en la desligitimación de toda idea o conducta que ataque a la dignidad de la perso- 93 . 3. de la paz y de la responsabilidad.

sólo por razones. de la guerra. tienen que comprender que sus hijos e hijas están en proceso de formación y reconocer que serán capaces de encontrar la verdad por ellos mismos. En tercer lugar. ¿Cómo enseñarlos? En primer lugar. los padres tienen que mostrar estima y aprecio por los valores e impulsar a los hijos a que tengan esos mismos sentimientos. hay que enseñar a los hijos que los valores éticos o la falta de valores éticos se hacen presentes en muchas situaciones de la vida familiar o de la vida de la gente próxima a la familia. aunque por fortuna cada vez hay mejores libros al alcance de todos los padres. pacientes y dialogadas (Buxarrais y Zeledón. a los estudios. a las tareas de la casa. los valores éticos se aprenden practicándolos y los padres harán bien en organizar situaciones y momentos en la familia para que los hijos vayan ejercitando aquello que se dice estimar y 94 . un día y otro. sus creencias o sus conductas. de la intolerancia y falta de respeto. de las desigualdades y exclusiones en derechos. es conveniente que si hablamos de igualdad en derechos pongamos ejemplos de los derechos de los hermanos o de los padres o de los abuelos referidos al dinero. mientras los valores éticos sí son exigibles y necesarios para alcanzar la madurez ética. hay que dar a conocer a los hijos el significado de cada uno de esos valores. de la esclavitud. el estudio. En segundo lugar. el trabajo. Probablemente muchos padres considerarán más importantes otros valores como la felicidad. de la injusticia.La educación ética en la familia na. la religión. nadie presta un servicio de ayuda a un enfermo grave. Bien es cierto que las posiciones tienen que ser argumentadas de acuerdo al desarrollo cognitivo de los hijos. en la vida ética tienen que darse la mano los sentimientos con las razones. pero han de tener presente que no pueden exigírselos a sus hijos. 2004). En cuarto y último lugar. También a esos valores conviene que dediquen sus esfuerzos. no es lo mismo ser tolerante con un compañero que pasar de él porque no importan sus ideas. Sobre el significado de los valores éticos hay un gran desconocimiento. si no hay un compromiso de afectos o sentimientos. de la insolidaridad. etc. por ejemplo. de los obstáculos a la participación en los asuntos comunes y de la irresponsabilidad. el desarrollo de los conocimientos.

den referencias claras y consistentes sobre los valores que son dignos de estima (Rodríguez y Megías. asumen lo contrario de lo que los padres consideran como correcto o bueno. en todo momento y bajo cualquier circunstancia. a ser libre. 2005).La familia y el desarrollo de la autonomía ética que vale la pena. Jonas (1995). 3. Sin embargo. ejercitando el piano. Se usa la palabra “autoridad” con significado parecido a cuando se dice que “un 95 . la responsabilidad de los padres por los hijos no permite tomar vacaciones. haciendo actos de justicia. los padres no pueden quedarse al margen. en las que se llevan bien los padres y los hijos. mostrarse como un ejemplo de los valores éticos. esas investigaciones también dicen que los hijos necesitan que el entorno familiar. las relaciones en algunas familias están basadas en el poder o en el control de los padres.7. La autoridad no tiene que ver con el poder. en la mayoría de las familias españolas. Ciertamente en una cosa tan importante como la formación de los hijos como personas buenas y ciudadanos competentes. Esos son los datos que parecen obtenerse en las investigaciones sociológicas sobre los valores familiares. o porque no se quieren problemas o porque se espera que lo haga la escuela o las iglesias o los amigos de los hijos. El ejercicio de la autoridad por los padres Como se ha dicho anteriormente. es decir. Cuando esto es así. los hijos e hijas suelen rechazar los valores éticos de los padres y. por reacción. Como dice H. en sus argumentaciones y en sus prácticas esos valores como los ideales de vida buena que ellos estiman. los padres preferentemente. a ser justo. sino con la excelencia que alguien tiene en la manera de ser o en la manera de comportarse.2. es una responsabilidad por la totalidad del hijo. no es razonable la imposición coactiva a los hijos de los valores o. Tales referencias consistentes de valores tampoco se dan. dicho en otros términos. no es razonable la enseñanza de valores desde relaciones de poder entre padres e hijos. Por tanto. ejercitando la libertad. Los padres tienen que ejercer la autoridad. Se aprende a ser pianista. “Mostrarse” significa presentar u ofrecer en sus convicciones.

se puede decir que una persona es autónoma en la medida en que lo que piensa y hace. No se pretende tener autoridad en todo.La educación ética en la familia médico es una autoridad en enfermedades de corazón” o “Nelson Mandela o la madre Teresa de Calcuta son una autoridad moral”. estimulan las preguntas e interrogantes de los hijos y la búsqueda de sus respuestas. sino en lo que verdaderamente se tiene. es decir. tienen que mostrarlos a los hijos e hijas. Con el crecimiento de los hijos. La autoridad está basada en la competencia que esas personan tienen y que están ejercidas desde la veracidad de sus conocimientos. o al cuidado de los más pobres entre los pobres. es reconocida por los hijos. La formación ética de los hijos es. o en la veracidad de la entrega a la causa de la igualdad de las razas. Lo que legitima la función educativa de los padres es el ejercicio de la autoridad con los hijos. no pueden permitirse no serlo. Los padres probablemente no son una autoridad en los estudios o en el deporte o en los negocios o en la mayoría de los aspectos de la vida pero. asumen la función de acompañantes en su caminar. son adultos éticamente.7. en parte notable. en las cosas importantes de su vida. Cuando los padres saben ser buenos educadores. en el caso de Teresa. en el caso de Mandela. con toda la fuerza de los sentimientos y de las razones que puedan. de estimuladores del diálogo sobre lo que es digno de estima. y que viven. en el caso del médico. Los valores en los que creen. La autoridad no se impone a los hijos. una formación por impregnación del clima ético que se vive en la familia. El fomento del aprendizaje del pensamiento crítico Aunque la autonomía humana siempre es limitada.3. no puede ser explicado sin referencia a su actividad mental. finalmente. 96 3. vigilan y protegen a los hijos en los primeros años de acuerdo a sus valores y convicciones. justo y bueno en los asuntos complicados de la vida. en cuanto personas éticas. en cuanto personas de vida buena. tener la convicción esperanzada de que los hijos e hijas tienen sus valores éticos apropiados. Para. es decir. en la medida en que puede dar razón .

Consiste en la capacidad de tomar distancia de sí mismo. aunque no sean las propias. para concebir alternativas. Por tanto. ¿Cómo desarrollar el pensamiento crítico en casa? Con procedimientos simples. también la función crítica del pensamiento consiste en poner en cuestión la información que el sujeto recibe de los demás y analizar su significado y fundamento racional. con la capacidad que adquiere el sujeto para comprender lo que hace que un razonamiento sea bueno. El desarrollo del pensamiento crítico es una condición necesaria para ser autónomo. Es importante insistir en la función del pensamiento crítico respecto a las propias convicciones y prácticas. y el respeto al punto de vista de los otros. para detectar problemas y para percatarse de la acción apropiada a cada situación. puesto que usualmente se entiende solamente como el análisis sobre la legitimación racional de lo que el sujeto recibe de los otros. Pero esforzarse en la formación del pensamiento crítico de las hijas e hijos merece la pena puesto que desarrolla en ellas o ellos habilidades para observar. Fundamentalmente consiste en un distanciarse de uno mismo y de los demás para hacer un análisis racional y objetivo de uno mismo y de los demás. y con ra- 97 . para generalizar. que dan resultados excelentes: contestar siempre. el interés por alcanzar la objetividad. para evaluar opciones. Ciertamente que conseguir un pensamiento crítico no es fácil en un mundo transido por la publicidad. así como también tomar distancia de la información recibida. la honestidad de aceptar sólo las mejores razones. para deducir. por unos medios de comunicación de masas con un potencial enorme de persuasión y por toda clase de dogmatismos políticos y religiosos. ¿En qué consiste el pensamiento crítico? Tiene que ver con el desarrollo de la racionalidad. para formular hipótesis.La familia y el desarrollo de la autonomía ética o justificar lo que piensa y lo que hace. Obviamente fomentar el pensamiento crítico en los hijos requiere despertar en ellos la curiosidad intelectual. aunque no se comparta. y todo ello someterlo a prueba racional. la función crítica del pensamiento consiste en que el sujeto se distancie de sus propias convicciones y prácticas para preguntarse por el sentido y la justificación de las mismas. del propio sentir y captar la realidad.

estimularles a que escriban sobre lo que quieran. agentes. La autonomía o gobierno de uno mismo exige el aprendizaje del autocontrol que supone la adquisición y el dominio de la capacidad de tomar decisiones propias así como de llevar a la práctica tales decisiones. La reflexión. . quieren ser actores. describirles ampliamente las profesiones de los padres y de modo que les produzca interés. sus afirmaciones y aspiraciones. el dar y pedir razones que sustenten las convicciones y prácticas propias y de los demás. Otros procedimientos tienen que ir dirigidos a ampliar el conocimiento del lenguaje familiar. tal ejercicio es un procedimiento importante para la autoconciencia de su dignidad personal y de su derecho a ser respetado por los demás. estimular sus preguntas y valorar positivamente las respuestas que puedan dar. a toda pregunta que formulen. permite la autodeterminación y la autorientación. con algún tipo de explicación. leer en voz alta algún libro adecuado a su edad.La educación ética en la familia zones adecuadas a la edad de los niños. en vez de simples ejecutores de la voluntad de los otros. la autonomía ética consiste en actuar por respeto a la norma que hay en la conciencia. 98 3. a pesar de los obstáculos interiores o de las resistencias y presiones exteriores.4. pedirles que justifiquen de alguna manera. Incluso a los niños más pequeños les gusta hacer cosas por ellos mismos y les molesta que se les mande. La autonomía moral implica conocerse como autor de la norma que regula los comportamientos hacia los demás y hacia la naturaleza. colegios e intereses. El ejercicio del pensamiento crítico aumenta considerablemente el aprecio de un niño sobre sí mismo. El autocontrol se ha definido como la capacidad de un sujeto para comportarse de forma coherente con las convicciones y propósitos elegidos por uno mismo. El aprendizaje del autocontrol emocional por las hijas e hijos Como se ha venido diciendo. escucharles sin prisas las cosas que quieren decirnos sobre amigos. ampliar el conocimiento de las palabras y su significado: narrarles cuentos e historias de la familia.7. hacerles partícipes de las conversaciones que se mantienen por las personas mayores de la familia.

La familia y el desarrollo de la autonomía ética El sujeto autónomo. La fórmula puede ser: “si quieres conseguir X. triste. hay algunas que son básicas. Un procedimiento muy usado por los padres con hijos que están en la preadolescencia. catalización del cambio. tienes que realizar la conducta Z. o mayores. con las indicaciones precisas”. maduro éticamente. con las siguientes especificaciones. fiabilidad. resolución de conflictos. Se trata de un contrato explícito entre padres e hijos. en la relación con los demás miembros de la familia. En tercer lugar. integridad.. Así aprenderán a comprender qué ha generado su conducta con los demás y a conocerse a sí mismos. enfadado. adaptabilidad. innovación y motivación) o para las relaciones sociales (empatía. que los hijos reconozcan la existencia de las propias emociones (estoy alegre. el desarrollo del autocontrol tiene que manifestarse tanto en el dominio personal como en las habilidades sociales para relacionarse con los demás. No es el momento de analizar los aspectos para el dominio personal (conciencia de sí mismo. colaboración y destreza para la cooperación). etc. ¿Cómo educar en casa? Entre las muchas cosas que se pueden hacer. asustado. y analizar la posibilidad de plantear una conducta alternativa de la que se derivan consecuencias probablemente más deseables. es conveniente que los padres retrasen las gratificaciones inmediatas y. valoración adecuada de sí mismo y confianza) o para la autorregulación (autocontrol. Por tanto. conciencia emocional. son los llamados contratos de contingencia. abriendo un campo de educación ética de gran interés. de los que se ha tratado en otro libro (Escámez. en sus puntos fuertes y en sus puntos débiles. liderazgo.) y que las expresen de la manera más detallada posible. García y Sales. si tal demora se acepta por los hijos. 2002).. En segundo lugar. necesita tanto dominarse emocionalmente como mantener con los demás una relación cálida e independiente. comunicación. en las salidas por la noche. darles una gratificación mayor en un plazo de tiempo razonable. en el arreglo de la habitación. En primer lugar.. necesita planificar sus acciones e intenciones más allá de los deseos y recompensas inmediatos. es conveniente dar oportunidad a los hijos para que valoren las consecuencias de las propias acciones en el estudio. Tiene que ser 99 .

es necesario que se fortalezca el carácter de las hijas e hijos en aspectos tales como la integridad. motivación interior y potenciación del esfuerzo. es la cuestión sobre la necesidad o no necesidad de educar a los niños y a las niñas de acuerdo a unas normas de disciplina. impulsar autopropuestas de metas. Los primeros defienden la necesidad de unas reglas de disciplina según las cuales realizar tal proceso de moldeamiento. b) se responsabilicen de la consecución de tales intereses. El aprendizaje del autocontrol tiene que evitar rutinas. por otro lado. y a todos los educadores.La educación ética en la familia un contrato que interese a las dos partes. que adquieran fuerza de voluntad. la determinación y la realización de la tarea autopropuesta. o bien se impone a sí misma. La manera de ver la educación casi siempre ha oscilado entre dos posturas: la de aquellos que la consideran como un proceso en el que hay que moldear a los niños y a los jóvenes para que alcancen conocimientos. ayudar y fomentar el desarrollo natural de los niños y jóvenes. De esta forma se puede conseguir que: a) los hijos formulen explícitamente sus deseos o intereses. c) los padres manifiesten de modo explícito las conductas que consideran deseables y los términos en los que se desea que se lleven a cabo. simplificaciones y conductas impulsivas y. valores. constancia en las conductas. bajo algún criterio. El objetivo del aprendizaje del autocontrol es que los hijos sean dueños de sí mismos.7. en otras palabras. Para ello. actitudes. sin ningún juicio de valor. habilidades y destrezas cuyo aprendizaje es deseable. El aprendizaje de las normas de disciplina Uno de los temas que tiene más perplejos a los padres. la disciplina externa. o la de aquellos que consideran que el educador tiene que respetar. los segundos se oponen a la aplicación de tales reglas. Ciertamente la educación para la autonomía ética pretende que el sujeto actúe por respeto a la norma o ley .5. La disciplina consiste en la sujeción de la persona a una norma que o bien alguien le impone desde fuera. 100 3. d) unos y otros adquieran habilidades de negociación y de verbalización de sus compromisos. la disciplina interna. rigideces.

la escuela y los hospitales. que necesitan ser regulados. como se verá en el capítulo quinto. de manera inevitable. También son necesarias las normas de disciplina para solucionar los conflictos entre los miembros de la familia.6. En estas instituciones sociales están implicados actores sociales que tienen status e intereses bien diferentes. Y lo que es muy importante. en los proyectos comunes que se pueden tener. Estas instituciones están pensadas para satisfacer unas necesidades que.7. Esas normas de disciplina. también hay papeles diferenciados entre sus miembros e intereses individuales. 101 3. La adquisición de tal disciplina siempre es el propósito de la educación. En el asunto de la autonomía ética. adquirida mediante el aprendizaje. pero que resulta inadecuado para caracterizar a instituciones sociales como la familia. y para articular la colaboración de los esfuerzos. En la familia. dialogadas. entre unos y otros. para vivir con unos mínimos de previsión de lo que uno u otro hará y que puede afectar al resto de los miembros. si es posible. además de los compartidos. ¿Pero es necesaria la disciplina externa? Ciertamente sí. que tenga disciplina interna.La familia y el desarrollo de la autonomía ética de su conciencia. razonables. que aquí se trata. En las sociedades complejas en las que vivimos se necesitan normas que regulen la convivencia de gentes diversas. probablemente no respetará la norma ética de su conciencia. cumplir los proyectos y superar con éxito las dificultades. consensuadas. tienen que ser pocas. ese es el sentido de las leyes. im- . es razonable pensar que aquel que no aprende a respetar las normas y costumbres de su familia. Las relaciones basadas en el diálogo y en una convivencia democrática Se ha dicho que la democracia es un concepto útil para definir la organización política de la sociedad. con intereses muy diferenciados. para respetar las normas aceptadas. considerada como la capacidad. es decir. y flexibles para que puedan ser interiorizadas por todos. La disciplina externa pedagógicamente es importante como instrumento o medio para alcanzar la disciplina interna.

están lejos de la idea de participación igualitaria. y el cumplimiento de los principios democráticos que requieren fórmulas de simetría con respecto a la igualdad entre todos los miembros de la institución. Los actores de estas instituciones sociales no son iguales en relación con aquello que regula la institución.La educación ética en la familia plican la acción de sujetos con capacidades. tampoco queda borrada su ubicación en una sociedad democrática. ni desaparece la obligación de expresar de alguna manera los valores y las prácticas democráticas. Desde una estructura de relaciones sin rigideces de estatus y papeles. que implica una relación asimétrica. pero en cambio tienen los mismos derechos como ciudadanos y ciudadanas. No obstante lo dicho. 2003) que hagan posible una buena combinación entre el cumplimiento de su función específica. Por lo tanto. papeles y responsabilidades muy diferentes. No todos los miembros de la institución tienen el mismo status y funciones. es razonable defender que la familia ha de idear fórmulas de convivencia (BeckGernsheim. Los padres y las madres tienen un rol asimétrico respecto a sus hijos e hijas. se puede desarrollar la autonomía ética de los hijos puesto que hay unas relaciones más igualitarias. pero eso no significa que pierdan su cualidad de ciudadanos y ciudadanas de una sociedad democrática. 102 . Es en este sentido que se dice que la institución familiar no puede calificarse de democrática: no es una institución horizontal ni igualitaria. Si se pretende que los hijos adquieran madurez ética y competencias como ciudadanos de una sociedad democrática hay que darles en casa la oportunidad de practicar los valores y los procedimientos democráticos. se estimula a los hijos e hijas a pensar por ellos mismos y a depender menos de imposiciones externas. Por lo que hace a la misma institución. la situación parece más compleja. La pertenencia a una institución social como la familia no borra la condición deseable de miembro de una sociedad democrática.

también los jóvenes. responsabilidad ética y educación. por la comunidad a la que se pertenece y por la comunidad humana. a la responsabilidad ética por la familia. a argumentar las razones por las que hoy la educación en la responsabilidad merece una atención especial. Tal afirmación kantiana significa que toda persona es capaz de autonomía o gobierno de sí misma y. al significado de la responsabilidad ética. Autonomía.1. 103 4.4. Como se ha afirmado en el capítulo tercero.2. La última parte del capítulo presenta estrategias pedagógicas que orientan las prácticas familiares para la educación en la responsabilidad ética hacia la naturaleza. el servicio voluntario. cuando se la trata como a una cosa que tiene precio o se la usa para conseguir . el consumo. Los contenidos que trata están referidos a las relaciones entre autonomía y responsabilidad. toda persona. la cooperación con los excluidos. Presentación El capítulo está dedicado al papel de la familia en la formación de la responsabilidad ética. la comunicación deliberativa y la participación en la sociedad civil. tiene dignidad y no precio. La familia y el desarrollo de la responsabilidad ética 4.

política y cultural. se comete una inmoralidad.La educación ética en la familia un fin distinto a ella. en una primera aproximación. aquellos de los que se puede dar cuenta. Parece como si las leyes del mercado o de la política o de la cultura marcaran al futuro un sentido o dirección desconocido. en la aceptación de que se es capaz de alcanzar pensamientos. La autonomía o señorío sobre uno mismo se consigue cuando se tienen pensamientos propios. Algunas veces. no es fácil tanto por las dificultades que están dentro de cada persona como por las dificultades que se le imponen en los diversos ambientes en los que vive. La responsabilidad consiste. buenas y malas. De las acciones personales se derivan efectos o consecuencias positivas o negativas para uno mismo y para los demás. porque considera que son las mejores para él. que puede justificar. Las personas son. y tales decisiones no son tomadas por otras personas. 1995). sin embargo. en la asunción de la propia autonomía. es decir. en este capítulo se defiende que el futuro de la vida de cada persona y el de la sociedad está abierto y hay miles de millones de posibilidades. también cuando se toman personalmente las decisiones que le afectan a uno según los proyectos de su vida. La dignidad de cualquier persona clama por el reconocimiento de sus derechos y por la sa- 104 . la responsabilidad consiste también en echarse la vida a la espalda y decidir qué camino se toma y a dónde uno se dirige. mediante sus acciones. y tomar decisiones de las que puede dar cuenta a los demás y a uno mismo. Tal percepción se ha ido extendiendo entre los ciudadanos en estos tiempos de globalización económica. pero inevitable. quienes tienen la posibilidad de conferirle a tal futuro un sentido y significado concreto ¡Esa es su responsabilidad! Por ello. La consecución de tal autonomía. El futuro es incierto y el que tome una dirección u otra depende de lo que las personas vayan haciendo. Los beneficios o perjuicios que se derivan de nuestras acciones hacia las otras personas confieren a la responsabilidad una dimensión ética. parece que la vida personal y el futuro de la sociedad está diseñado por fuerzas que escapan a todo control. Frente a ello. que pueden hacerse efectivas unas u otras (Popper.

105 4. en el infantilismo. formando colectivos o participando en instituciones. confunde sus deseos con la realidad. hacia la consideración .3. y se ha exaltado lo infantil degenerando. y sobre todo lejanas. Y. hacia la mayoría de edad o edad adulta. Es obvio que el descubrimiento de la dignidad de cada una de las personas y del señorío deseable sobre sí misma ha ido deslizándose. es incapaz de abstraerse del presente y de asumir las consecuencias próximas. que hace posible la vida humana. con frecuencia. si queremos que los hijos actúen de un modo responsable. La responsabilidad ética pone el acento en el compromiso vital con los otros. La educación es un elemento básico para formar personas responsables y. Durante demasiado tiempo no se ha tenido claro que la infancia y la juventud son periodos transitorios. para que sus decisiones tengan posibilidades de éxito. Tal compromiso ético exige la transformación de los escenarios sociales en los que se producen las relaciones reales de las personas y las condiciones políticas y económicas que provocan la injusta marginación y exclusión de muchas personas y de comunidades enteras. para las sociedades y para la pervivencia de la humanidad. aunque hermosos y valiosos. es egocéntrica y dependiente de los demás. la persona aquejada de infantilismo se niega a ver las cosas como son y a distinguir lo que sabe de lo que cree. como todos sabemos. de los propios actos. La responsabilidad ética obliga a la acción. que es la única facultad que tienen las personas para producir los cambios sociales necesarios. y con la naturaleza. ¿Por qué la educación en la responsabilidad ética? Porque hoy el aprendizaje de la responsabilidad es necesario e imprescindible para los individuos. 2001). especialmente en los últimos años.La familia y el desarrollo de la responsabilidad ética tisfacción de sus necesidades hasta donde alcance nuestro poder de hacerlo. especialmente con los más débiles y excluidos. por lo tanto. debemos educarlos en función de dicho valor (Escámez y Gil.

No se es suficientemente consciente de que el ejercicio efectivo de los derechos requiere el cumplimiento de los deberes. de los derechos civiles y políticos. y es necesario. Es cierto que el individualismo contemporáneo no excluye la ayuda a los otros. Las consecuencias del individualismo se producen en una triple dirección: la inflación de los derechos individuales sin referencia alguna a los deberes.La educación ética en la familia de la libertad individual como “el vivir independiente de los demás” y como el valor supremo. La cultura de la obligación ha dado paso a la cultura de la ocupación en la gestión de los propios intereses (Lipovetsky. cuando no único. como tendencia general. Se ayuda a los otros pero sin comprometerse demasiado. del esfuerzo por cumplir los deberes individuales con la perfección de sí mismos. la responsabilidad ha adquirido una importancia tal que es considerada por H. la influencia o alcance de 106 . Jonas (1995) como “la nueva ética”. 2000). En unas pocas décadas. de la obligación a la participación para defender la democracia. de la obligación al cuidado de las personas más próximas y de la obligación a un menor consumo para hacer posible la conservación de la naturaleza. de la obligación al pago de impuestos y del trabajo bien hecho. Este pensador afirma que. pero no se habla. sin dar demasiado de uno mismo. El amor a uno mismo y el bienestar personal son los principales motivos que impregnan la vida cotidiana de los hombres y mujeres. el predominio de los intereses placenteros sobre cualquier otro interés y la pérdida del sentido de pertenencia a la comunidad. de los derechos sociales y económicos. Está de moda ser voluntario social por horas. Las mujeres y los hombres de nuestra época se han apartado. con la misma intensidad. hasta mediados el siglo XX. Sin embargo. de la organización social y política. Se habla. y de los derechos a la calidad de vida. hemos pasado de la exaltación del deber a la búsqueda de la felicidad subjetiva. Eso es lo que se entiende por individualismo: el sistema de pensamiento que considera al individuo como fundamento y fin de todas las leyes y relaciones morales y políticas. siempre que no signifique la entrega total a los demás. con el cuidado de los otros y con el respeto a la naturaleza.

no está referido sólo a personas individuales sino también a comunidades políticas y sociales puesto que la mayoría de los grandes problemas éticos. Se tiene responsabilidad por lo que se hace. En las úl- 107 . La naturaleza. que la responsabilidad ética estimula a descubrir. Frente a esa situación. El inmenso poder que ha conferido a los humanos el desarrollo científico y tecnológico actual. Si la acción humana tiene poder “nada menos que sobre la entera biosfera del planeta”. que plantea la moderna civilización tecnológica. La responsabilidad ética no reemplaza los principios morales que han venido planteándose en las tradiciones éticas. se dedica a regular las acciones humanas. es una novedad para la reflexión ética de nuestro tiempo. se han vuelto asunto de política colectiva. confiere a algunos el poder inmenso de modificar el patrimonio genético de la humanidad y aún de aniquilar la vida en nuestro planeta. exigen nuevos planteamientos de la ética. no tiene que responsabilizarse de nada. y sus aplicaciones tecnológicas. El tipo de obligaciones.La familia y el desarrollo de la responsabilidad ética los efectos de la acción humana sobre la naturaleza y la humanidad era limitado. en cuanto responsabilidad humana. ¡Ese es el cambio de paradigma! ¿En qué sentido la responsabilidad es el valor ético que responde a esos desafíos? Las nuevas formas de poder. Conocimiento. información y tecnología son fuentes directas de poder. de tal acción se ha de responder. Con conocimiento y tecnología se pueden hacer bombardeos de precisión y destruir un país en dos horas. La tecnología produce no sólo los instrumentos de intervención en la naturaleza y en las sociedades. a fin de cuentas. sino también los objetos que proporcionan poder. puesto que. que están en función de aquello que se puede hacer. quien no tiene poder de hacer no tiene responsabilidad. Quien no puede hacer nada. que nos ha proporcionado el desarrollo de las ciencias y las tecnologías. estamos comprobando que el actual desarrollo de los conocimientos científicos. sino que añade nuevas obligaciones que nunca habían sido tomadas en consideración. constituye el rasgo más distintivo de nuestra actual civilización. y nos aboca a la necesidad de una nueva ética. puesto que no había habido ocasión para ello. Tiene responsabilidad quien tiene poder de hacer.

los hombres y las mujeres tienen la necesidad de tomar decisiones y. De ahí que deben justificar su elección. si son razonables. los ciudadanos empiezan a tomar conciencia de la necesidad de asumir responsabilidades colectivas por lo que está sucediendo a otras gentes y pueblos: la cooperación para el desarrollo del tercer mundo. la defensa de los derechos del individuo frente al Estado. Puesto que los hombres y mujeres son responsables . aumenta las injustas desigualdades entre los países del Norte y del Sur. La justificación de que tal elección se hace de forma éticamente correcta no es un asunto privado de cada individuo.La educación ética en la familia timas décadas. sino que ha de ser contrastada mediante el diálogo con quienes puedan estar afectados por ella. la búsqueda de soluciones colectivas al futuro del planeta y de la especie humana ante el deterioro del medio ambiente. en el ámbito de lo penal. El esfuerzo de este emergente planteamiento ético se centra en la vigilancia del inmenso poder de la acción humana y en la dinamización moral de las comunidades para que todos sus miembros se sientan comprometidos con normas justas. La responsabilidad es aquella cualidad de la acción humana que hace posible que a las personas se les pueda demandar que actúen moralmente.4. que salvaguarden tales derechos y juzguen a quienes los pisotean. dar razón de ella. tecnológicas y sociales que viven. la promoción de la cultura de la sostenibilidad como alternativa a un desarrollo económico depredador de la naturaleza que. elegir lo que consideran mejor. ante viejos y nuevos problemas sociales y ecológicos. a su vez. la creación de tribunales internacionales. ¿¿ En qué consiste la responsabilidad ética? Obligados a elegir entre diferentes cursos de acción. el derecho de injerencia en las políticas de otros países ante la vulneración de los derechos humanos de las minorías culturales o étnicas. 108 4. La responsabilidad ética no promueve actitudes condenatorias del progreso científico y tecnológico. que orienten sus conductas en la relación con las nuevas circunstancias históricas.

de tal manera que la responsabilidad de cada uno está en proporción al poder que tiene. que necesitan de nuestras acciones para garantizar su existencia. entonces la conciencia de mi poder tendría que generar el sentimiento vivo del deber de mi acción para garantizar tal existencia y dignidad. se les puede pedir cuentas de por qué los hacen y también de los efectos que de esas acciones se derivan para las otras personas o para la naturaleza. o para defender a la naturaleza. la responsabilidad toma. Cuando el mundo de “lo otro”. tenemos el peligro de reducir las personas a números o a masa. y más radical. la dignidad humana en cada persona 109 . con ciudades enormes y un crecimiento neto de la población muy acusado. puesto que tenemos la comunidad de lo humano con ellas. El niño o la niña recién nacidos son los seres más indefensos entre los vivos y necesitan ser cuidados durante un período de tiempo más largo. dada su vulnerabilidad. que nos demanda el cuidado. se convierte en preocupación comprometida”. que es discutido por los demás. o para una existencia digna. y una existencia digna. se hace petición clamorosa en las personas. o para defender a una persona. entonces. La persona es responsable de aquello que está en el campo de acción de su poder. es la que tenemos por las personas debido a su vulnerabilidad. y del sentimiento que la acompaña. La responsabilidad ética tiene su origen en la presencia de la humanidad entera en cada persona. reconocido como deber. es a lo que se llama responsabilidad ética: “el cuidado. que no es suficientemente escuchada o respetada. En un planeta de más de seis mil quinientos millones de habitantes. A esa especie de responsabilidad viva por “lo otro”. La vulnerabilidad de todo lo vivo. La responsabilidad primaria. amenazada de destrucción. Cuando alguien actúa para defender un valor. depende de mi acción para su existencia. las personas o la naturaleza. Frente a ello. por otro ser que. La responsabilidad ética es el deber comprometido para actuar hasta donde alcanza nuestro poder de hacerlo.La familia y el desarrollo de la responsabilidad ética de sus actos. la forma de un responder de ese valor o de esa persona o de la naturaleza.

5. de la sanidad. La responsabilidad mía por el otro es la responsabilidad de una persona única por otra persona única. una forma comunicativa que facilita diálogos y prácticas donde los sujetos rinden cuentas. no permutable por ninguna otra. 2004). el mundo de las relaciones personales. de historias de vida compartidas y de una identidad familiar construida diariamente.La educación ética en la familia muestra su carácter de única. 4. del reconocimiento recíproco. Me vea o no. En segundo lugar. estudiarla o analizarla como el espacio institucional mediador de normas y convicciones entre los sujetos y su medio social. establecer la forma comunicativa. tengo que responder de ella. tiene que ver conmigo. La responsabilidad ética por la familia Si la eclosión actual de las éticas aplicadas se ha producido es porque el problema filosófico y moral más importante de nuestro tiempo es la responsabilidad (Cortina y García Marzá. esto es. Domingo (2006). sea pariente o no. que nos demanda el cuidado responsable por ella. Como ha señalado A. deliberan responsablemente sobre su vida familiar. Unas relaciones basadas en responsabilidades que nacen del cuidado mutuo. Si se exige públicamente rendir cuentas en ámbitos de la ecología. Se trata de plantear el mundo de 110 . en estos tiempos se necesita repensar las relaciones familiares de manera radical. En torno a la vida familiar hay que realizar dos tareas importantes. donde poder construir identidades en torno a un conjunto de valores que son fuentes de significados. 2003). ¿cómo no se va hacer en ámbitos más próximos o inmediatos como la convivencia familiar o la educación de los hijos? La responsabilidad desempeña un papel central en la vida familiar no sólo porque en ella pedimos cuentas unos a otros de lo que hacemos o dejamos de hacer. de la economía o de la política. sino porque en ella damos cuentas y rendimos cuentas de lo que hacemos o dejamos de hacer. Esa es la actitud moral de respeto a la persona que ha sido denominada “compasión” (Levinas. sea de mi país o no. En primer lugar.

todo lo que los estudiosos llaman socialización primaria del neófito. de memoria social y de esperanzas compartidas. distinguir lo que está bien de lo que está mal. proteger a los más pequeños. La crianza del niño incluye su introducción en el mundo. educativa o socializadora. La vida familiar identifica a personas que comparten confianza recíproca total como generadores y generados. vestirse. el niño aprende. aptitudes tan básicas como hablar. rezar (si la familia es religiosa). asearse. En otras palabras. participar en juegos colectivos respetando reglas. En la ejecución de tal proyecto se manifiesta la responsabilidad ética de todos los miembros de la familia. sino mediante relaciones de confianza.La familia y el desarrollo de la responsabilidad ética la vida familiar como un ámbito generativo de vida. La responsabilidad ética tiene un especial significado en la responsabilidad que tienen los padres en la educación de los hijos. Es necesario plantear la vida familiar como trayectoria vital compartida. obedecer a los mayores. en la familia. Ciertamente. el “ciudadano”. como horizonte común que resulta de la conjunción de horizontes personales. la familia es una institución generativa en un sentido biográfico que supera lo simplemente biológico. Una generación que es matriz y germen de identidades personales sin fragmentación de los núcleos convivenciales. de cuidado. no sólo en sus necesidades inmediatas. el objeto de la responsabilidad de los padres es el niño como totalidad y en todas sus posibilidades. empezando por el lenguaje y continuando por la transmisión de todo código social de convicciones y normas. convivir con gentes de diferentes edades.. o debería aprender. Por eso es importante reconstruir las relaciones de parentesco no sólo mediante vínculos de sangre o afinidad biológica. Como se ha dicho en el capítulo anterior. en un sentido que hace de la generación algo que no puede reducirse a la transmisión biológica o al alimento material. con cuya apropiación el niño va convirtiéndose en miembro de la comunidad social. Lo privado se abre a lo público y lo incluye. Más que un grupo o institución social reproductiva. la formación co- 111 ..

como ya afirmaban Tedesco (1995) y Savater (1997). Pero. por ello. sino que es objeto constante de nuevas demandas. mostrando luego tanta mayor irritación ante los fallos de éstos cuanto que no deja de sentirse culpable por la obligación que rehuyen. más auge ofrece la educación televisiva (Carrillo. y aplazar o templar la satisfacción de algunos placeres inmediatos en vistas al cumplimiento de objetivos recomendables a largo plazo. la escuela no sólo no puede efectuar su tarea específica de enseñar. que comprende el desarrollo individual del niño. e inseparable de ello. más paternalista se exige que sea el Estado. Este principio implica la capacidad de restringir las propias apetencias en vistas de las de los demás. cuanto se eclipse más la función educativa de la autoridad de los padres. cuando la familia socializaba. forma parte también de la responsabilidad paterna (Jonas. configurando en ellos. está la trasmisión de la tradición colectiva y la preparación para la vida en la sociedad. la responsabilidad educativa de los padres no puede evitar ser “política”. Lo que está sucediendo. de este modo. es una meta importante de la educación y. además. 1995).La educación ética en la familia mo ciudadano. que se dirige tan destacadamente al individuo concreto. como segundo horizonte. ni siquiera en lo más privado. Para que una familia funcione educativamente es imprescindible que los padres ejerzan la autoridad para ayudar a crecer a los hijos. por parte de los padres y de la sociedad. del modo más afectuoso posible. la escuela podía ocuparse de enseñar. Cuanto menos ejerzan la autoridad los padres. Para decirlo con pocas palabras. hay un primer horizonte. Ahora que la familia no cubre plenamente su papel socializador. que posee su propia historia personal y adquiere históricamente su identidad. 112 . el llamado “principio de realidad”. 2007). la familia siente desánimo o desconcierto ante la tarea de formar las pautas mínimas de la conciencia de los hijos y las abandona a los maestros. En ella. para las cuales no está preparada. es que la familia ha declinado su responsabilidad educadora y demanda tal función a la escuela. Cada vez más. De un horizonte se pasa al otro y.

Por ello. Cuanto mayor sea la cobertura de la educación básica y de la asistencia sanitaria. la mirada ética sobre la pobreza conduce a considerarla como un problema de justicia: entregar a los excluidos de las riquezas de la tierra aquello que les pertenece. impiden la adquisición de las capacidades por esas personas para ganar una renta y librarse. Si la pobreza y las víctimas son tan normales en nuestro mundo. La mejora de las capacidades humanas tiende a ir acompañada de un aumento de las productividades y del poder para obtener ingresos. La responsabilidad ética por la comunidad política y por la comunidad humana El desconocimiento y ocultamiento de la realidad de la pobreza. Tal hecho. 1999).5% a los ciudadanos europeos que viven en hogares en los que ningún miembro tiene un trabajo remunerado. Una consecuencia fundamental de la consideración de la pobreza. La pobreza de ingresos está inevitablemente unida a la falta de capacidades. se puede cuestionar la desmesurada ambición de la riqueza que provoca esas situaciones. El informe de Eurostat de la Comisión Europea. no puede refugiarse en situaciones o problemas artificiales e imaginarios. se le ha negado la posibilidad de adquirir las capacidades para salir de su situación. de la pobreza de renta (Sen. merece también una 113 . corta de raíz la posibilidad de la crítica y del cambio de las situaciones políticas y sociales en las que se muestra (Cardenal.6. también se puede denunciar la exhibición del consumismo que se hace en el Primer Mundo. más probable es que las personas pobres tengan oportunidades de vencer a la miseria.La familia y el desarrollo de la responsabilidad ética 4. 2002. si se pretende ética. a su vez. Así se produce un círculo infernal: la pobreza de renta va asociada a educación y salud precarias que. no culpable. como privación de capacidades. La educación. es una nueva mirada sobre el pobre: es víctima. asimismo. 2000). a veces por quienes le culpan. y de las injusticias que la provocan. hasta ser considerado motor de desarrollo económico y motivo de prestigio social de las personas y las familias. no son lo mismo pero la pobreza de ingresos va unida a graves deficiencias en la educación y la salud. situaba en el 4.

Escámez. otras veces produciendo enfermedades evitables. La participación en la vida pública es el ámbito privilegiado de la vida moral o. La ayuda internacional. y la cooperación es un asunto de justicia. la perturbación de las relaciones familiares. La educación moral tiene que recuperar la orientación que siempre tuvo en las grandes tradiciones educativas: la formación de los niños y jóvenes para que ejerzan como ciudadanos competentes. está muy bien. pero compromete a poco. El papel que compete a los ciudadanos. además de la pérdida de renta. Lo verdaderamente difícil es cooperar constantemente con un volumen de ayuda suficiente para solucionar la pobreza extrema o al menos mitigarla sustancialmente. el aumento de la exclusión social y de las asimetrías entre sexos. Existen abundantes pruebas de que el paro produce otras consecuencias perversas. 1996). tanto de los países en vías de desarrollo como de los países desarrollados. Los valores que rigen la Declaración del Milenio y los Objetivos de Desarrollo del Milenio para luchar contra la pobreza en el mundo son éticos. cumplan con su parte del Pacto contra la pobreza. la pérdida de motivación para trabajar. de cualificación profesional y de confianza en uno mismo. La pobreza es un hecho social que afecta a las personas: unas veces privando del derecho a la vida. ante una emergencia producida por la guerra o por una catástrofe de la Naturaleza. la responsabilidad en común y el respeto a la naturaleza “como esenciales para las relaciones internacionales en el siglo XXI” (PNUD. consiste fundamentalmente en la participación en la vida pública para que los dirigentes. Entre tales valores. el aumento de las enfermedades.La educación ética en la familia consideración ética. se encuentran los daños psicológicos. entre ellas. la solidaridad. de unos y otros Estados. la participación en la vida pública es un ingrediente indispensable de la vida moral. Pérez-Delgado. la tolerancia. 28). la igualdad. siempre obstaculizando el desarrollo de las capacidades hu- 114 . por lo que la defensa y la presión para su cumplimiento se convierte en un asunto moral. se hace una referencia especial a la libertad. dicho de otra manera. analizando y actuando para la solución de los problemas que afectan a su comunidad política y a la comunidad humana (Cortina. 2003.

si se combaten los intentos del poder político de recortar las libertades civiles y políticas como atentados a la dignidad 115 .7. si se discuten públicamente las políticas gubernamentales en torno a la equidad en la salud y en la educación de los ciudadanos. La ética es una responsabilidad de los individuos. ¿Cómo puede la familia participar en tal proyecto ético? Esa es la cuestión que tiene que enfrentar la educación para la responsabilidad ética. puesto que aquello que debe ser hecho remite a su conciencia. el interés por construir unas condiciones y unas prácticas familiares que ayuden a llevar conductas éticas. a la vez que político.7 en ayuda internacional. si se participa en redes sociales para presionar a los gobiernos a cumplir las promesas de alcanzar el 0. pero es una responsabilidad que. 4. La lucha contra la pobreza es un proyecto moral. por lo que la situación de pobreza extrema vulnera la dignidad de las personas. Si se debaten o deliberan cuestiones o problemas relativos al perjuicio que la pobreza causa a la dignidad humana. de primer orden. si se delibera sobre el modo de orientar las acciones personales o familiares para combatir la pobreza de los países en vías de desarrollo o las bolsas de pobreza de los países desarrollados. si se participa en la creación o desarrollo de agencias de cooperación internacional. se aprende y se ejerce creando las condiciones ambientales que invitan al juicio.La familia y el desarrollo de la responsabilidad ética manas. en última instancia. en gran medida. Estrategias educativas para la educación en la responsabilidad ética De ahí. bien en las relaciones interpersonales o bien en las relaciones con la comunidad política o con la naturaleza. al sentimiento y a la conducta. de la supresión o minimización de la misma depende la solución o mitigación de muchos de los problemas que afectan a las sociedades de nuestro tiempo como ciertas situaciones de violencia. las migraciones masivas y las guerras. Las prácticas éticas son un tipo de prácticas sociales cuando en ellas se manifiestan uno o varios de los valores morales.

Y al fomento de esas nuevas actitudes y valores tendrán que atender las prácticas familiares. como la misma palabra indica. entonces esas prácticas sociales. son aquellas prácticas orientadas a la educación para el desarrollo sostenible. la producción económica y la distribución social justa de la renta responde bien a lo que se entiende hoy por desarrollo sostenible (Colom. a la vez que la moralización de la institución familiar y de la vida pública (Puig. al igual que el concepto de desarrollo. social y económico lo que incide.1. tanto a nivel planetario como dentro de los Estados.La educación ética en la familia personal de los individuos. están produciendo la educación ética de las personas que participan en ellas. El respeto a la naturaleza y el desarrollo sostenible La primera de ellas. 2003). significa capaz de sostenerse y desarrollo sostenible es aquel que renuncia tanto a las aplicaciones científicas y tecnológicas incompatibles con el funcionamiento indefinido del sistema biosférico como también el que renuncia al regreso encubierto a la falta de desarrollo. 2000). etc. 1998). en la diferenciación respecto a las políticas que buscan sólo el crecimiento económico. la cuestión del cambio de las actitudes personales y la modificación de las escalas de valores para instaurar el nuevo orden sostenible son determinantes. Por supuesto.7. que 116 . El desarrollo sostenible es un nuevo concepto por el que se expresa la convicción de que el modelo actual de desarrollo está agotado. como siempre lo han sido en cada ocasión histórica en que se han subvertido los patrones económicos o sociales (Folch. caracterizadas como éticas puesto que encarnan valores morales. La sostenibilidad. Encontrar equidad y equilibrio de costes y beneficios entre la situación de la naturaleza. Es necesaria la construcción de una nueva cultura del medio ambiente y unas nuevas relaciones socioeconómicas.. en el marco de una concertación civil. desde la perspectiva del bien de la humanidad y el deseo razonable de progreso de los países más pobres. La sostenibilidad implica equilibrio ecológico. 4.

.La familia y el desarrollo de la responsabilidad ética apuesten por el desarrollo sostenible. La cultura de la sostenibilidad comporta la adopción fuerte de los valores morales de la justicia y la solidaridad. Las prácticas familiares para la cooperación al desarrollo de los pueblos tienen que centrarse en cuatro líneas de acción: la deliberación sobre que la cooperación se legitima desde razones de justicia. 2000: 111-112). La cooperación para el desarrollo de los pueblos es una expresión de ese movimiento por la vida. 2003). Amar la vida es luchar por las condiciones de su posibilidad. El cambio de enfoque y. “se debe propiciar una ética diferente en relación con lo económico. acumulación y equidad” (Colom. como una variable moral de primera magnitud que deberá equilibrar producción y necesidad. La dignidad de toda persona y el valor de la vida exigen el compromiso ético de olvidar egoísmos e insolidaridades y de enfrentarse a la violencia de la muerte. una decisión de sensatez para garantizar la paz y el futuro de la humanidad. lo económico. pues. La cooperación internacional La segunda línea de prácticas tendría que centrarse en la generación de actitudes positivas hacia la cooperación internacional para el desarrollo de los pueblos.7. la inconsciencia económica o el consumo innecesario. con el tiempo. en el seno de la sociedad misma. el fomento del cosmopolitismo.2. la persuasión de que los bienes de la tierra son bienes sociales y la visión internacionalista de los problemas. Si tenemos en cuenta la pobreza y las diferencias en cuanto a calidad de vida. En las prácticas de la familia que llevan a respetar la naturaleza. sino un reajuste de los desajustes en los que vivimos. su aplicación práctica. cuando se ven afectadas o se quiebran en algún lugar del mundo. lo económico se convierte en un problema moral serio y grave que debe solucionarse en el ámbito escolar y familiar y. no son un ajuste de cuentas con el pasado ni con el presente. Por lo que el desarrollo sostenible es fundamentalmente un proyecto moral (Ortega y Mínguez. 117 4. puesto que la miseria y el hambre producen millones de muertos. especialmente.

de una comunidad étnica. lleva al descubrimiento de las trampas que. y esa es una situación de violencia estructural que los países ricos ejercen sobre los países pobres. La democracia del futuro debe permitir a los ciudadanos cosmopolitas ganar importancia como mediadores entre tradiciones culturales y discursos diferentes. la educación. cuando el hambre y esas enfermedades son evitables. desde la perspectiva de la justicia. los cargos y puestos 118 . la seguridad y el bienestar. 2001. Se abre paso la postura de quienes defienden como necesaria la formación de identidades morales individuales. local o nacional. al menos indirectamente. La ética tiene que estar en el centro de la cooperación para el desarrollo (Goulet. Y no sólo en una familia y en un país.La educación ética en la familia La deliberación sobre la cooperación internacional. a veces. doce bienes. 1999). Los bienes de la tierra son bienes sociales que tienen que ser socialmente distribuidos. aunque personas. en Las esferas de la justicia. Walzer (1993) enumera. pero también como seres humanos con responsabilidades sobre todos los demás. 1999). familias y países sigan aferrados a la falsa ideología del individualismo posesivo. sigan convencidos de que los productos son suyos. que tendrían que ser compartidos por todos los habitantes de nuestro planeta: la pertenencia a una comunidad política. El proyecto de forjar personas cosmopolitas puede convertir al conjunto de los seres humanos en una comunidad. que respondan a un ideal de ciudadanía múltiple: personas que se vean como miembros de una familia. la interdependencia es la clave de la producción. se encuentran detrás de tan hermosa declaración: los intereses de política exterior y de seguridad o simplemente los intereses económicos de los países donantes (Zamora. buscando significados compartidos que posibiliten el entendimiento de las gentes y de los pueblos. El hecho incontrovertible e importante es que la gente muere de hambre y de enfermedades. sino en el conjunto de la humanidad. 2003). Ello invita a fortalecer en los hijos e hijas las capacidades de la deliberación ética para no caer en la trampa de las grandes palabras. el dinero y los productos del mercado. nuevas y complejas. que afín de cuentas es la que los produce (Cortina.

En una aldea global. no cabe sino la respuesta de una actitud ética universalista que tenga por horizonte. La responsabilidad ética exige la austeridad de quienes vivimos en los países desarrollados. habitada por unos seres con igualdad de derechos y deberes: la humanidad. en la economía. respeta la capacidad del planeta y estimula el surgimiento de comunidades productivas y creativas. el tiempo libre. los nuestros. sin ningún tipo de exclusiones. en la política. El consumo justo La tercera línea de prácticas familiares tiene que relacionarse con la característica más definitoria de la sociedad de nuestro tiempo: el consumo. 4. el egoísmo es una actitud pasada de moda como lo son las pequeñas endogamias. aunque sea preciso construirlo desde el bien familiar y local. La ética kantiana estableció la Regla de Oro con la célebre formulación del imperativo categórico: “obra de tal manera que la máxima de tu actuación pueda convertirse por tu voluntad en ley universal de la naturaleza”. el poder político. según tal ética. Si los ciudadanos de todos los 119 . es justo para las generaciones futuras. para la toma de decisiones. Lo verdaderamente inmoral es el consumo superfluo y exhibicionista. cualquier norma que pretenda tener valor moral debe ser formalmente universalizable. en la universidad o en el hospital. sea en la familia. el trabajo. No pretendemos decir que no se consuma. que genera la exclusión y la humillación de quienes no satisfacen sus necesidades básicas. la autoestima. Es necesaria una educación de talante mundialista: para ser integrante de una sola nación. la defensa de los míos.La familia y el desarrollo de la responsabilidad ética de responsabilidad. el bien universal. los vulgares nepotismos. los beneficios de la tecnología. Ante retos universales. personas e instituciones.3. el consumo puede entenderse como un medio de desarrollo humano cuando no afecta negativamente al bienestar de los otros. el planeta.7. el reconocimiento social y la igualdad. Todos esos bienes podrían articularse en lo que se puede llamar las condiciones de la libertad que permiten el desarrollo de las capacidades de las personas para llevar adelante una vida feliz.

siempre al mismo tiempo” (Cortina. del disfrute de la naturaleza. del sosiego y el disfrute del tiempo. los estilos de vida que fomentan las capacidades personales y son respetuosos con el medio ambiente. Dos son las competencias a formar en los hijos e hijas: la lucidez y la prudencia. Para ello. y. referidas a unas familias o a unos países. la vida feliz. conviene proceder en una doble dirección: averiguar los estilos de vida que producen daño social y exclusión a personas y a pueblos y que deberían estar prohibidos en una sociedad que se pretenda justa. En el caso del consumo no cabe hacer excepciones. la norma moral del consumidor puede formularse así: “consume de tal modo que tu norma sea universalizable sin poner en peligro el mantenimiento de la naturaleza” y una segunda formulación diría: “consume de tal modo que respetes y promuevas la libertad de todo ser humano. la lucidez para buscar otras formas de autorrealización personal y de desarrollo de capacidades personales es una buena meta educativa. Por ello. por su parte. el consumo esquilmaría los recursos de la tierra y haría la vida inviable para las generaciones futuras. La prudencia. tanto en tu persona como en la de cualquier otra. porque si la universalización de una norma de consumo destruye los recursos naturales entonces es inmoral. 2002).La educación ética en la familia países tuvieran estilos de vida semejantes a los ciudadanos de los países desarrollados. Para un consumo justo y responsable. la convicción generalizada de que lo natural es consumir de forma creciente y que moderar el consumo es una forma de retroceso. no depende tanto del consumo ilimitado de productos del mercado como de unas relaciones humanas satisfactorias. Tiene importancia ética que los hijos e hijas descubran que la vida buena. Es difícil combatir la creencia por la que se identifica la autorrealización con el éxito expresado en la posesión de objetos costosos. es necesario fomentar en los hijos estilos de vida sostenibles. La lucidez para desentrañar los motivos por los que consumen y los mecanismos sociales que les avivan el deseo de consumir diferentes productos. asumibles y universalizables. por otro lado. muestra que la calidad de vida debería prevalecer sobre la cantidad de bienes. 120 . Si aceptamos la Regla de Oro y se aplica al consumo.

quienes teniendo derecho al disfrute de los bienes. como no comprar productos o no depositar los ahorros en empresas que invierten en armas o emplean niños o se dedican a la pornografía (Sanz. Los criterios pueden ser también negativos. 2003). Una forma de educación para el Comercio Justo consiste en proporcionar información y debate sobre todas las alternativas posibles que se presentan en la sociedad para que los hijos e hijas puedan ir decidiendo cada vez más responsablemente.4. El servicio voluntario La cuarta línea de prácticas familiares se refiere a la participación de los hijos e hijas en movimientos de servicio voluntario a la sociedad. se les niega por quienes despilfarran los bienes comunes. La responsabilidad por los pobres y los excluidos adquiere la fuerza de un imperativo moral incondicionado. Un rasgo distintivo de los nuevos movimientos sociales es . que se abre paso con vigor. en tomar el control de los ahorros para depositarlos en aquellas entidades financieras que se comprometen con programas de desarrollo humano. como competencias a desarrollar en las hijas e hijos. la lucidez y la prudencia que se han mencionado. 121 4. para su permanencia en la vida y para el desarrollo de sus capacidades. a aquellas empresas que cumplen con determinados valores éticos y.La familia y el desarrollo de la responsabilidad ética Pero la austeridad. sobre todo.7. Una de tales prácticas. que se necesitan. tienen que estar al servicio del principio moral de la justicia: no vivimos solos sino en compañía de quienes mueren de hambre y de enfermedades evitables. impedidos en su potencial desarrollo de capacidades humanas. Consiste en comprar los productos. Esa responsabilidad tiene que ser ejercida desde prácticas sociales que presentan alternativas u operan dentro del sistema económico. es el llamado Comercio Justo. Lo que caracteriza a los nuevos movimientos sociales es la conquista de nuevas oportunidades para participar en las decisiones que afectan a los ciudadanos mediante la democracia directa o dando un mayor protagonismo a los grupos de autoayuda y a formas cooperativas de organización social. siempre que produzcan cambios en las situaciones injustas.

ya existente. los interlocutores no sólo se reconocen como tales. la familia.7. Esa acción y reacción entre las personas nunca se mueve en un círculo cerrado y nunca se limita a unos pocos participantes. Como nos ha recordado Hannah Arend (1996). sino que se difunde al resto de miembros de la sociedad y a las personas que puedan constituir la sociedad del futuro. tanto mercantiles como gubernamentales. a pesar de los posibles problemas. frente a la estructura centralizada y jerárquica de los viejos movimientos sociales. sobre todo el sentido de pertenencia. abierta y democrática.La educación ética en la familia que no defienden los intereses específicos de un grupo social ni se nutren de las capas sociales desfavorecidas. en el interior de la sociedad civil. sino que también reconocen al otro como alguien que en cierto modo le pertenece y al que pertenece conformando un “nosotros”. La comunicación deliberativa Las relaciones familiares han de ser capaces de producir significados personales. tiene ámbitos comunes. . estrategias cooperativas para abordar parcelas de la vida e intereses coincidentes. Esos movimientos sociales reivindican la esfera de la acción política. cada agente introduce su acción que afecta a los demás como la acción de los demás le afecta a él. Reivindican para sí una intencionada acción social y política al margen del marco institucional de las administraciones públicas. En la comunicación familiar. La responsabilidad ética exige el compromiso con la transformación de los escenarios sociales. En esa trama. 122 4. no los exclusivos de los miembros del grupo. Sus motivaciones son la defensa de los bienes colectivos. la identidad y el reconocimiento. Prefieren una estructura descentralizada. La primera norma que se ha de tener en cuenta es que la comunicación se produce en el seno de una comunidad familiar que. la esfera de los asuntos humanos está formada por la trama de relaciones que existe donde quiera que los hombres viven juntos. que son valores que han de estar presentes en el mundo familiar. como su espacio propio desde el que cuestionar las prácticas e instituciones. la confianza.5.

La deliberación en común es un experimento para averiguar cómo son en realidad las líneas de acción posibles. también para hacer diversas combinaciones entre ellas. sino implicarse con ellos. en la solución de los problemas. En la comunicación tan importante es saber escuchar como saber hablar. Cuando la comunicación sólo es un intercambio de opiniones inamovibles y un vehículo para manifestar los juicios sobre las posturas de los otros pero nunca se alteran las propias. En las éticas aplicadas. La escucha consiste no sólo en atender sin más a aquello que los otros expresan. Sin deliberación se empobrece la relación. ya que da la capacidad de replantear las opiniones o convicciones anteriores y cambiar las posturas si fuera necesario. siendo capaces de situarse en su punto de vista. la deliberación es un procedimiento fundamental (Conill. estén abiertos a la posibilidad de cambiar de opiniones y posturas si se aportan razones que lo aconsejen. como es el caso de la ética familiar. para buscar posturas comunes basadas en razones aceptables por las partes. de captar sus intereses y sus sentimientos. El proceso de deliberación concreta la posibilidad de interrogarse unos a otros. para ello. basadas en el poder y la fuerza La relación comunicativa tiene que ser inclusiva de todos los miembros de la familia. sino que se busca comprender. 2003) por el que no sólo se exponen las propias posiciones. prevaleciendo unas relaciones humanas deficientes. y si no se consigue el acuerdo. entonces no es verdaderamente una comunicación que busca acuerdos. Los intereses comunes sólo se pueden identificar y articular cuando los miembros de la familia se escuchan unos a otros. A esto se 123 . cuando poseen perspectivas y opiniones diferentes o encontradas. por lo menos se busca una relación que mantenga el respeto mutuo. con la pretensión de encontrar espacios comunes de entendimiento. porque se reduce la capacidad crítica hacia uno mismo y la cooperación con los otros.La familia y el desarrollo de la responsabilidad ética Una segunda norma que es necesario tener en cuenta en la comunicación es que los distintos miembros de la familia tengan la buena voluntad de entenderse y. El aprendizaje es el fruto más importante de la comunicación. penetrar en profundidad el fondo de los problemas.

consideren las razones ajenas y estén dispuestos a modificar las propias razones si las del otro familiar son más adecuadas. establezcan una relación que evite la prepotencia. La participación responsable en la sociedad civil exige que adquieran las competencias necesarias para pedir razones de las propuestas que se les hacen. como un hecho colectivo que afecte a la ciudadanía en general. de manera que expresen las razones propias. escuchando y sintiendo a los otros. no es suficiente. Una persona sólo es responsable de algo cuando es consciente de sí misma y de los pro y contra que se derivan de su acción como portadora de valor.7. que se traduce en hablar sinceramente con ánimo de encontrar la solución de los problemas. 2003). nuevas perspectivas de un mismo problema. la coacción y la agresión. sin precondiciones inaceptables para la otra parte y estén dispuestos a buscar alternativas aceptables para todos los miembros de la familia.6. se debe propiciar un clima de diálogo (Martín y Puig. respeten la verdad y se respeten mutuamente. 124 4. estén dispuestos a iniciar el diálogo desde una posición cero. La participación en la sociedad civil La educación para la deliberación con ser tan importante. En el capítulo quinto se ofrecen un conjunto de estrategias que facilitan la comunicación en el ámbito familiar. El despertar de la responsabilidad pública de los ciudadanos. quieran entenderse y hagan todo lo posible para conseguirlo. el autoritarismo. deliberar sobre las consecuencias que de unas . 2007) con las siguientes condiciones: es necesario que todos los miembros de la familia tengan una actitud constructiva. la cual abre a ver y comprender. Para una comunicación familiar con calidad ética. sólo será posible en la medida en que haya un proceso de socialización política desde la infancia. La sexta línea de prácticas familiares está centrada en la formación de competencias de las hijas e hijos para su intervención como agentes en la vida pública (Escámez. se impliquen en el intercambio de opiniones. La responsabilidad exige la lucidez que la deliberación proporciona. dar razones de las propias propuestas.La educación ética en la familia llama empatía.

a pesar de las dificultades u obstáculos que puedan presentarse. Las capacidades para participar en la vida de la comunidad política son tan importantes como la capacidad de leer y escribir o de disfrutar de buena salud. 2000: 53). y las normas que promulgan. Los padres no pueden dejar la preparación de sus hijos para la vida pública en manos del Estado. Ser capaz de participar en la vida pública. es fundamental para el desarrollo personal y del país. El primer Informe sobre Desarrollo Humano. También la participación responsable en la sociedad civil exige la preparación para que pidan a los gobiernos las razones o justificación de sus políticas públicas. la necesidad de invertir en educación y salud y fomentar un crecimiento económico equitativo. decidir los proyectos de acción y tener la fuerza y perseverancia de llevar a cabo tales proyectos de acción. 125 . como estrategias fundamentales. Pero en el Informe se destaca un tercer pilar para el desarrollo humano del siglo XXI: promover la participación mediante la gestión democrática de los asuntos públicos. en las instituciones y en las normas que afectan la vida de las personas. con el fin de asegurar resultados económicos y sociales más equitativos. La participación fomenta la acción colectiva e individual y es un motor de progreso para los temas esenciales de desarrollo humano como la erradicación de la pobreza: “las personas que están mejor educadas y son también libres tienen más posibilidades de exigir políticas que se ajusten a sus necesidades y respondan a las prioridades del desarrollo humano” (PNUD. lo más amplia posible. son justas y si todos los ciudadanos tienen voz en determinar cómo funcionan. Por ello. es importante la educación de sus hijas e hijos para la participación. Deben también ocuparse de la formación de competencias en sus hijos para que sean capaces de analizar si los poderes públicos. subrayaba. obteniendo respeto y teniendo voz en las decisiones comunitarias. en 1990.La familia y el desarrollo de la responsabilidad ética y otras se derivan para el bien común.

.

la autoestima y la adquisición de competencias por parte de los hijos. en la elaboración de las normas. buscando el bien común. Entendemos que las dificultades de comunicación entre los miembros de la familia que se dan en la sociedad actual. en la toma de decisiones. comprendidos y asumidos por todos sus miembros. Por ello se analizan brevemente los problemas más evidentes de la comunicación y se proponen un conjunto de estrategias educativas que la facilitan. entendida 127 . Presentación Este último capítulo del libro lo hemos dedicado a analizar los aspectos más importantes relacionados con la convivencia en el seno de la familia y a proponer algunas estrategias educativas que consideramos especialmente adecuadas. Continuamos estudiando el tema de la comunicación en la familia al considerarlo básico para que los valores éticos sean conocidos. y valorando los efectos positivos que ello tiene para la autonomía. constituyen una deficiencia para la educación.1. Finalmente se aborda el complejo tema de la disciplina. pero también analizamos las repercusiones positivas que tiene este estilo educativo familiar para formar personas que participen en la comunidad política de modo responsable. La familia y el aprendizaje de la convivencia 5.5. Comenzamos estudiando la importancia de la participación de todos los miembros de la unidad familiar en la organización de las tareas y actividades.

Se trata de que todos sientan las normas como propias y necesarias y asuman los valores que las sustentan. Hacemos una propuesta educativa en base al establecimiento de normas democráticas en cuya elaboración participen todos los miembros de la unidad familiar. la segunda con el modelo de disciplina y normas de comportamiento. diálogo y participación que contribuyen al desarrollo cognitivo y moral de los hijos. reflexión. Conforme el modelo democrático se va instaurando en la familia. Para ello. se valora el afecto y la comunicación.La educación ética en la familia desde planteamientos democráticos. se respetan las opiniones de los hijos. se proponen procedimientos de análisis. La familia como fuente de participación El estilo de relación que mantienen los padres con los hijos y el nivel de participación que promueven. La combinación de estos elementos da lugar a los estilos de disciplina mencionados en el capítulo segundo. la sensibilidad y la aceptación. la flexibilización de las situaciones. considerando que ésta es necesaria para la formación de los hijos como personas autónomas y responsables. juegan un papel fundamental en la configuración de la vida cotidiana y en la asimilación de valores. La mayor parte de los estudios sobre estilos educativos señalan dos dimensiones básicas: la primera tiene que ver con el afecto. Como señalan Palacios. es decir. La participación se convierte en un factor clave de las relaciones padres-hijos y en el desarrollo de la autonomía de los mis- 128 . etc. Hidalgo y Moreno (1998) en su revisión de los estudios sobre estilos educativos. la autoridad rígida de los padres va cediendo a un estilo más emancipador en el que éstos se convierten con frecuencia en negociadores de las situaciones conflictivas a las que se tienen que enfrentar con sus hijos. En estas situaciones se hace obligado el intercambio de puntos de vista sobre las cuestiones planteadas. las normas no se imponen. 5. y el padre se implica cada vez más en la educación de los mismos. el consenso sobre las normas.2. en nuestro país la relación entre padres e hijos se ha democratizado.

sus valores. Es un dato significativo puesto que la participación de los miembros de la familia en la toma de decisiones constituye una de las variables más importantes que sirve para medir el grado de democratización de la misma.La familia y el aprendizaje de la convivencia mos. El estilo democrático se está convirtiendo en una característica esencial de nuestra sociedad posmoderna. la aceptación y el diálogo. A este respecto. Los padres participativos valoran la autonomía progresiva de sus hijos. ha cambiado radicalmente la situación de la familia como contexto de aprendizaje respecto a épocas pasadas (Buxarrais y Zeledón. Los hijos se sienten queridos y consideran razonables a sus padres en sus exigencias sobre la conducta. lo que denota la existencia de un clima democrático en la vida de las familias de nuestro contexto. la conducta disciplinada y ordenada y la refuerzan. el respeto. Este estilo. en la que prima el derecho de la persona a escoger libremente sus creencias. trasladado al ámbito familiar. la cortesía. en la relación entre sus miembros. su modo de vida. La familia democrática. Las sociedades democráticas necesitan de familias democráticas en las que imperen valores como la igualdad y la responsa- 129 . caracterizada por los altos niveles de igualdad entre sus miembros. lo cual tiene unos efectos positivos en la autoestima. lo cual implica que. Existen indicadores suficientes para considerar que el establecimiento de un modelo de relaciones más democrático. se constituye como un medio óptimo para la implantación y proyección exterior de prácticas participativas y tolerantes de las personas. 2007). la independencia y las competencias de los hijos. priman valores como la consideración. sus relaciones. Este estilo educativo permite que los niños participen libremente en la discusión de los asuntos que tienen que ver con su conducta y en la toma de algunas de las decisiones que les afectan. da lugar a un tipo de relaciones basadas en el reconocimiento de la dignidad personal de todos los miembros de la unidad familiar. la investigación realizada por Alberdi (1995) en nuestro país señala que los hijos participan de manera frecuente en la toma de decisiones que les afectan (88%). igualitario y participativo en el que prima la comunicación y valores como la tolerancia y la autonomía.

de separar los medios de los fines. habiendo dejado la adolescencia atrás. En los últimos años. sobre todo. dotada de derechos individuales. es incapaz de relacionarse con los demás y de asumir la sor- . puesto que a la propia condición de la persona humana le corresponde su carácter de ciudadano. y este hacerse tiene unas fases de desarrollo. y un objetivo final: la adquisición de la madurez por el hijo. que posee su propia historia personal por la que va adquiriendo su identidad. egocéntrico en sus amores y odios. 1999): el joven o persona que. preocupados por sus semejantes y que dedican una parte de su tiempo y su esfuerzo al bien de la comunidad. aun dándose en un ámbito privado. 130 La responsabilidad paterna tiene que ver con los hijos como personas que están haciéndose. Por ello. de asumir las consecuencias próximas y. sigue en todo momento siendo una persona privada. algunos padres. no se sostiene. lejanas de los propios actos. La práctica de estos valores en el contexto familiar es la mejor estrategia educativa para formar ciudadanos responsables. con lo que termina tanto la condición infantil del hijo como la responsabilidad de los padres. Pero esta educación no se puede separar de la preparación de los hijos para la vida en la sociedad a la que pertenecen y al mundo en el que habitan.La educación ética en la familia bilidad compartida. es incapaz de abstraerse del presente. El concepto de adulto se opone a un personaje muy real que existe en las familias (Reboul. miembro de una comunidad política. sólo está interesado por él. La separación de lo público y lo privado en la educación. adopta algunos comportamientos infantiles como los siguientes: negarse a ver las cosas como son y tomar los deseos por la realidad. y el ciudadano. la responsabilidad de los padres por educar a sus hijos en la participación. la educación de los hijos se centra en la individualidad del niño. En un primer horizonte. tiene también un carácter político. La buena educación tiene una meta: la independencia del hijo con la capacidad de hacerse responsable de él mismo y de la comunidad política a la que pertenece. a su vez. quizás muchos. han perdido el horizonte o meta de la educación y han cultivado el infantilismo de los hijos. que hay que ir recorriendo.

La mayor dificultad para la participación en los asuntos públicos se genera cuando nos dejamos invadir por los prejuicios y temores de que nuestras vidas y el futuro de nuestras comunidades está diseñado por fuerzas que escapan a nuestro control y nos arrastran no sabemos bien a donde. con sentido. Parece como si las leyes del mercado o de la política o de la cultura marcaran al futuro un sentido o dirección desconocido para nosotros. no sabe decidirse y sus expresiones favoritas son “no me corresponde. más humana. la necesita para adorarla o para execrarla. la relación que un sujeto así mantiene con toda clase de autoridad o poder es patológica. 131 . en la que todas las personas sin exclusión vean reconocida su dignidad y salvaguardados sus derechos. aquel que conviene a todos y a cada uno de los miembros de la comunidad porque responde al proyecto compartido de hacer la sociedad más habitable. la educación tiene que dirigirse a la formación de competencias para que los hijos participen responsablemente en la comunidad buscando el bien común.. El bien común no es la suma de los bienes particulares. para que esos hijos no los necesiten. de los padres. No se puede hablar. por eso mismo. de libertad personal si no se vive en comunidades políticas libres. del otro miembro de la pareja. los padres tienen que educar a los hijos para que sean adultos. Dicho de otra forma.La familia y el aprendizaje de la convivencia presa y el riesgo que implica todo encuentro personal. depende de los demás. Los padres son quienes tienen el derecho primero a la educación de sus hijos. no se tienen derechos como ciudadanos sino en comunidades en las que se respetan los derechos ciudadanos. El objetivo de la educación de los padres es promover que sus hijos alcancen las capacidades para hacerse cargo de sus vidas participando en sus comunidades. Por lo tanto. pero no mantiene una independencia crítica con respecto a ella. es un valor de más alto voltaje. es irresponsable de él y de la comunidad política. es decir. pero han de ser valientes y generosos educando para que ellos sean los agentes de sus propias vidas y los protagonistas de sus comunidades políticas.”. de los maestros. “no es culpa mía”.. de los amigos. pero inevitable. a veces de los niños.

fabricar personas infantiles. mutuamente. quizás los hijos serán los ciudadanos competentes que actualmente se necesitan. pero es necesario distinguir entre el contenido informativo y la intención persuasiva que acompaña a dicho . cuando es realmente capaz de hacerlo es adulto. es querer fabricar adultos de los que sepamos con seguridad lo que pensarán y querrán. interacción y educación. En otras palabras. en esencia. es decir. capaz de ser responsable de su propia vida. Desde una perspectiva sistémica.3. capaz de participar e influir en la comunidad desde sus intereses y proyectos. un conjunto de acciones en las cuales están comprometidas dos o más personas. ¿Apto para qué exactamente? El adulto es capaz de pensar por sí mismo. una persona apta para la autoeducación. no adultas. lo que equivale a afirmar que ignoramos qué pensará. se entiende que la comunicación no es una acción. La tentación de la mayoría de los padres. por lo que desconocemos los papeles sociales que decidirá desempeñar. sino un proceso. podemos entender la comunicación como un proceso constitutivo de la propia existencia y realidad del hombre. producen modificaciones que son producto de interacciones. no es otra cosa que un proceso de comunicación (Pérez. y de casi todos los educadores. 1999). que se lleva a cabo entre un “yo” y un “tu”. La comunicación en la familia Partimos de la base de que existe una íntima relación entre los términos comunicación. pues la relación educativa se caracteriza fundamentalmente por ser un proceso de interacción personal y éste. En toda comunicación se transmite información. lo cual quiere decir que ignoramos cuál será su elección. 132 5. entre un ego” y un “alter”. De este modo. y desde una dimensión exclusivamente biológica y sociocultural. Si los padres se atreven con el riesgo.La educación ética en la familia La tarea del niño es aprender su independencia y responsabilidad. los cuales se relacionan y. El verdadero adulto siempre se escapa a las expectativas de los educadores.

Es decir. En este punto es en el que se produce la confluencia entre comunicación y educación. se promocionan valores de conformidad y autoconservación (García. uno de los indicadores más importantes para determinar el nivel y la calidad de la comunicación familiar. es la participación de sus miembros en la toma de decisiones. 2000). Ramírez y Lima. puesto que es la principal herramienta de influencia entre sus miembros. puede esperarse que diferentes estilos de comunicación familiar conformen diferentes estructuras de valores. En la finalidad de toda comunicación está implícito el deseo de influir para conseguir un cambio en el receptor. la comunicación entre los miembros de la familia es un elemento esencial para que los mismos sean conocidos. que se trata de un medio útil. Aquellas familias en las que impera el dialogo y permiten que los hijos expresen sus 133 . cuando se pone más énfasis en el resultado de la comunicación que en las razones subyacentes. Sin embargo. Por ello. incongruentes y rígidos. lo cual supone un paso más que la mera transmisión de la información. 2004). de confianza en uno mismo y de pertenencia al grupo. están promocionando valores de autodirección. En este sentido. cuando los mensajes son poco elaborados. Las familias que utilizan mensajes legibles. estimular el sentimiento de competencia. establecer y negociar los roles. elaborados y razonados. En el contexto familiar. La comunicación nos permite recibir y manifestar apoyo afectivo. descalificadores o amenazadores. claros. controlar el comportamiento de los hijos.La familia y el aprendizaje de la convivencia contenido. con doble intención. participación y comunicación están estrechamente entrelazadas. empáticos y prosociales. y a su vez complejo. las necesidades y las responsabilidades de cada miembro de la familia. En el ámbito de la educación en valores. El proceso de interacción es especialmente relevante en el contexto de las relaciones familiares. se escuchan entre ellos. son respetuosos los unos con las necesidades de los otros. comprendidos y asumidos. del que disponen las madres y los padres para educar a sus hijos (Maganto y Batau. transmitir creencias y valores. son capaces de ponerse en el lugar del otro.

Evidentemente que todas las situaciones no son adecuadas para hacer participes a los hijos de la toma de decisiones. etc. están contribuyendo de una manera decisiva al aprendizaje e interiorización de los valores.La educación ética en la familia opiniones y participen en el devenir familiar. les están privando de la oportunidad de ensayar conductas de autonomía. En estas condiciones la escucha activa se resiente y no se puede hablar de calidad en la relación cuando no se dedica una cantidad de tiempo razonable a estar con los hijos. Estas oportunidades de educar en valores no se deben desaprovechar. Sobre todo porque los valores se asumen cuando se da la oportunidad de ponerlos en acción. y los padres suelen estar muy ocupados y preocupados por multitud de asuntos y problemas relacionados con sus ocupaciones laborales. actividades sociales. lo mejor de sí mismos. Aquellos padres que no comparten con sus hijos la toma de algunas decisiones que les afectan. Otro aspecto nuclear en la comunicación familiar es el factor tiempo. a través de la re- 134 . los deberes. conflictos personales. lo dedican al mundo laboral o social. debemos cambiar estas actitudes y dedicar a los hijos la cantidad y calidad de tiempo suficiente para construir. La cantidad y calidad de tiempo real que pasan juntos los miembros de una familia interaccionado entre ellos es fundamental para la educación en valores. cuando están más frescos y con mayor energía. en las sociedades actuales es un bien escaso. Los términos disponibilidad percibida describen la percepción que tienen los miembros de la familia respecto a la posibilidad de comunicarse entre ellos. lo que desean es que éstos les molesten lo menos posible. cansados y con poco tiempo y energía para dedicar a los hijos.. cuando se ven sometidos a un interrogatorio al final del día sobre el colegio. perciben la prisa de los padres por terminar cuanto antes. los amigos. Los niños. De esta forma. pero la vida familiar ofrece muchas ocasiones que son idóneas para que éstos decidan por sí mismos y asuman las consecuencias de sus decisiones. etc. responsabilidad y seguridad personal. Si queremos garantizar un buen nivel de comunicación. y cuando llegan a casa al final de la jornada laboral. y apenas contestan con monosílabos a las preguntas. El tiempo.

sino que suponen un esfuerzo y se realizan por sentido del deber. el fútbol. A pesar de ello. la amistad. limpiar y ordenar la habitación. Por ello es muy importante realizar actividades conjuntas entre padres e hijos como son las de tiempo libre: deportes. como contextos de aprendizaje y comunicación. Como alternativa a la falta de tiempo. tales como ir a comprar. y en especial las de tiempo libre. ir al cine. Incluso cuando el tiempo disponible es escaso. el suceso de actualidad. no siempre resultan gratificantes para los progenitores. las preocupaciones. la generosidad o la responsabilidad. aquellos valores que les deseamos transmitir. Un factor a tener en cuenta. Pero también buen momento para hablar sobre otros temas más transcendentes como las dudas.La familia y el aprendizaje de la convivencia flexión y el diálogo. tal como señalan Shaw y Dawson (2001). propone recuperar esas sobremesas largas de fines de semana en las que se habla un poco de todo y que contribuyen a crear y mantener el buen clima de familia. por ello. 135 . donde los más jóvenes puedan aprender valores como la lealtad. la intervención educativa debe ir dirigida a crear unos espacios de calidad para que surja una verdadera comunicación. etc. las anécdotas. los problemas escolares. A este respecto es pertinente la propuesta de Javier Elzo (2006) sobre la necesidad de mantener comunicaciones prolongadas en la familia con cierta profundidad y sosiego. la razón de ser de nuestra existencia. etc. incertidumbres e incluso angustias que sienten nuestros hijos ante el futuro. preparar la comida. un encuentro sexual fracasado. comentar la película de moda. o simplemente para estar juntos realizando alguna actividad donde pueda darse un clima de verdadera comunicación. los conflictos con los amigos. los conflictos sociales. es que las actividades que llevan a cabo los padres con los hijos. Los hijos necesitan percibir la disponibilidad de los padres para contarles los avatares de su vida cotidiana. Es el momento idóneo para hablar de lo que sucede en el círculo de amigos. en las experiencias de Internet. los beneficios que aportan a las relaciones padreshijos son más que evidentes y. excursiones. se pueden aprovechar las tareas de la casa. la forma de afrontar una relación amorosa. a un restaurante.

la cual implica.1. sí que podemos señalar algunas líneas de intervención educativa: Educar la afectividad. La familia constituye un espacio especialmente adecuado para educar la afectividad. sino dar señales al emisor de que se está recibiendo. el medio familiar se considera el más adecuado para el desarrollo de una inteligencia emocional madura que intente vincular racionalidad y sentimientos en una justa proporción (Cardús. posturas o movimientos de cabeza o contacto visual. Quizás la habilidad más importante es la de saber escuchar. Aquí es muy importante tanto la conducta verbal. re- 136 .3. las emociones. tal y como señalan Chalon y Curtet (2001). Estrategias que facilitan la comunicación Aunque es difícil establecer cuáles son las estrategias más adecuadas para una buena comunicación. preguntas o exclamaciones. La poca habilidad de los padres en el manejo de los sentimientos. Los padres también deben ser capaces de expresar críticas y sentimientos negativos de un modo respetuoso y eficaz para conseguir cambios en la conducta de sus hijos. En la relación interpersonal que se da entre los miembros de la familia. genera múltiples conflictos y tensiones familiares. no sólo recibir pasivamente la conversación. realizar peticiones a la otra persona que contribuyan a mejorar la situación y los sentimientos. que dan pistas al emisor sobre nuestro grado de implicación en lo que nos cuenta. Se recurre de un modo abusivo a los sentimientos como medio de coacción y chantaje. 2001). la información que se transmite. Promover habilidades de expresión. Toda conversación tiene una serie de elementos básicos como son las preguntas que se formulan. saber escuchar o saber cerrar la conversación. Para esto último. expresar y admitir como propios los sentimientos negativos. como la no verbal. Fomentar habilidades conversacionales. es fundamental que todos sepan expresar emociones que sean del agrado del otro y reconocer los aspectos positivos de su conducta. A pesar de ello. es conveniente seguir las siguientes estrategias: especificar de modo claro la conducta de la otra persona que ha motivado los sentimientos negativos.La educación ética en la familia 5. debido a la variedad y amplitud de situaciones que se pueden presentar en el ámbito familiar.

Debe responder a las exigencias de un código común descifrable. los gestos. con lo cual se prestan a una interpretación errónea. generamos desconcierto e inseguridad por unas demandas cambiantes. Describir conductas concretas. y que todos puedan expresar sus opiniones. etc. Sobre todo cuando se está hablando de cosas importantes como los horarios. Las características de este lenguaje son las siguientes: se basa en descripciones observables y cuantificables. Ser firmes y consistentes. Las malinterpretaciones a que suele dar lugar el uso de un lenguaje ambiguo e inespecífico generan múltiples molestias y conflictos. Elegir el contexto adecuado. pues no suponen un compromiso delimitado en el tiempo. debe ser adecuado y oportuno a la situación y al contexto en el que se produce. Si queremos que los hijos capten de un modo inequívoco el mensaje sobre la conducta que esperamos de ellos. las tareas a realizar. Las peticiones del tipo “arréglate la habitación cuando puedas” son vagas e imprecisas. siempre que sea posible debe ser positivo. Es decir. etc. las posturas son tan importantes como lo que se dice a nivel oral). Si encomendamos determinadas tareas cotidianas a los hijos. que cuando se 137 . debe cuidar tanto la expresión verbal como la no verbal (el tono de voz. debemos describirla de un modo preciso y concreto. Es importante que los padres mantengan criterios estables sobre las peticiones que realizan a los hijos. se necesita el tiempo y la tranquilidad necesaria para hablar con calma sobre todas las cuestiones que puedan surgir. las normas. cuando todos están tranquilos.. y que lo hagan en un tono que transmita exactamente lo que se tiene en mente. Utilizar un lenguaje claro y concreto. pero sólo exigimos su cumplimiento en ocasiones concretas. Para que la comunicación sea eficaz se deben elegir las circunstancias adecuadas para la misma: sin ruidos o interferencias que dificulten la recepción del mensaje.La familia y el aprendizaje de la convivencia forzar a las personas que nos escuchan por haber atendido nuestra petición y comprometerse a realizar o plantear un compromiso alternativo. especificando el comportamiento correcto. al objeto de evitar las interpretaciones subjetivas de cada miembro del grupo familiar.

Algunos ejemplos son “me molesta que tires los papeles en el suelo”. amenazan. Usar un tono de voz adecuado. Para transmitir firmeza no es necesario manifestar enfado ni recurrir a las amenazas. Estos últimos mensajes critican. Si se comienza hablando fuerte a los niños pequeños para que cumplan sus obligaciones. No es necesario gritar para transmitir el pensamiento. sólo nos referimos a una prenda concreta. conforme van creciendo se aumenta el volumen y se acaba gritando para cualquier cosa. en la medida que expresan con más claridad la conducta que esperamos de nuestros hijos. Los niños aprenden pronto que éstas rara vez se cumplen. mientras que si decimos “espero que te mantengas limpio” abarcamos al conjunto de la persona. es más adecuado decirle “espero que recojas la mesa antes de irte” que usar un tono amenazante “no se te ocurra irte sin recoger la mesa”. Los niños se acostumbran a este tono de voz como habitual y se acaba convirtiendo en algo ineficaz y molesto. culpabilizan a los hijos y sólo sirven para bajar la autoestima y para que se pongan a 138 . “no tienes vergüenza por comportarte de esta manera”. “si sigues así vas a fracasar”. si queremos que nuestro hijo quite la mesa.. Por ejemplo. Son mensajes mucho más adecuados que aquellos que se lanzan en segunda persona del tipo “eres un guarro por tirar las cosas al suelo”. “me siento decepcionado cuando no haces tus tareas”. se puede decir que las frases en negativo sólo señalan una de las múltiples opciones de la conducta incorrecta. Es mucho más eficaz decir la conducta que se espera de otra persona en positivo que en negativo. Las frases afirmativas transmiten mayor firmeza que las negativas. “me gustaría que acordásemos los horarios”. y pierden toda su eficacia. Por ejemplo si decimos “no te ensucies los pantalones en el parque”. opiniones y deseos del que habla sin evaluar. En general. Hablar en positivo y señalar la conducta correcta.La educación ética en la familia dice algo a un hijo es conveniente hacerlo de manera que sienta que creemos que puede hacerlo y que lo hará. somos más respetuosos y reforzamos el comportamiento que esperamos.. Estos mensajes permiten expresar los sentimientos. Expresar los mensajes en primera persona. reprochar o atacar la conducta de los demás.

aceptar las emociones y sentimientos del otro. 139 5. Avergonzar a los niños para inculcarles nuevos hábitos sólo les enseña a sentirse mal con ellos mismos y no potencia el cambio de su conducta a largo plazo (Law y Harris. Si queremos potenciar en nuestros hijos la empatía. 1999). Por disciplina familiar entendemos las estrategias y mecanismos de socialización que se emplean para regular la conducta e inculcar valores. actitudes y normas. Algunas estrategias que facilitan la escucha activa son las siguientes: evitar las ideas preconcebidas. Organización de la convivencia y la disciplina La eficacia de los padres en la transmisión de valores a los hijos tiene una relación directa con el modelo de disciplina utilizado. somos capaces de captar las emociones y los sentimientos del interlocutor. el democrático y el permisivo. Al percibir que tratamos de comprender sus sentimientos.4. Baumrind (1991) describe tres estilos educativos: el autoritario. lo cual no quiere decir que le tengamos que “dar la razón”. los niños aprenden a desarrollar el mismo interés por los sentimientos de los demás. El uso de un determinado estilo influye.La familia y el aprendizaje de la convivencia la defensiva. Pero hay que tener en cuenta que escuchar activa y empáticamente es una de las habilidades de comunicación más complejas. La escucha activa consiste en estar atentos al mensaje que nos tratan de transmitir los demás. cuestionamos o interpretamos lo que están manifestando nuestros hijos. además de escuchar. no sólo en . La empatía es la habilidad para ponerse en el lugar del otro. entonces se dice que tenemos empatía. pues en muchas ocasiones estamos más atentos a lo que ya sabemos de nuestros hijos e hijas que a lo que realmente nos están tratando de decir. Escuchar activamente a nuestros hijos. para comprender cómo se siente y reconocérselo. ya que cuando valoramos. que requieren aprendizaje y práctica continua. sino transmitirle que hemos captado los motivos o sentimientos que le mueven a actuar de una manera concreta. escuchar los hechos sin emitir juicios de valor. estamos interfiriendo en la comunicación con los mismos. Cuando. el primer paso es ser capaces de ponernos en su lugar.

140 5. 2006) señalan que en la familia actual cobra cada vez más relevancia la función afectiva. Así. parece ser que son los valores de los padres los que guían la elección del estilo disciplinar. los padres permisivos fomentan valores de autodirección como la autonomía y la independencia. promocionan valores prosociales y de autodirección. 2000). que se hace entre todos y en el que impera el valor de la justicia a través del trabajo compartido. en cuanto a la satisfacción de las necesidades emocionales y a la protección frente al mundo exterior. De hecho. tan necesarias para la vida diaria.La educación ética en la familia la eficacia de la transmisión del mensaje. negociación.4. los padres autoritarios favorecen valores deterministas y de conformidad. que utilizan el razonamiento y enseñan a sus hijos a tener en cuenta las consecuencias de sus acciones. mientras que los que mantienen valores hedonistas y de autobeneficio tienden a usar el estilo permisivo (García. en la medida que permiten a los niños adquirir una experiencia real de elaboración. sino también en el tipo de valores que van a asumir los hijos. que se percibe como competitivo y agresivo. Estos procesos de participación encierran en sí mismos un gran valor educativo. los que mantienen valores de autonomía y tolerancia tienden a utilizar el estilo democrático. el modelo democrático es el más efectivo.1. Meil. Ramírez y Lima. Los padres que mantienen valores de conformidad y obediencia tienden a usar el estilo autoritario. La autoridad se basa en una jerarquía democrática donde todos los miembros de la familia participan en la toma de decisiones. aunque son los adultos los que lideran el proceso. Desde el punto de vista de la educación ética. e inhiben valores prosociales como la solidaridad y la justicia. resolución de conflictos y búsqueda de soluciones. los padres de estilo democrático. 1998. Existe un equilibrio entre el ejercicio firme de la autoridad y el afecto que se profesa a los hijos e hijas. La disciplina en el contexto familiar Algunos estudios sociológicos de la familia (Flaquer. e inhiben valores de autodirección y estimulación. Se podría especular si la permisividad actual de muchos . pues se parte de la idea de que el hogar es un lugar de todos y para todos.

. en función de las circunstancias y condiciones cambiantes que se dan en la vida familiar. de cuál es la conducta adecuada al grupo social de referencia. se trata de conseguir personas que sean responsables y cumplan las normas por propio convencimiento de que son justas y necesarias para la convivencia. que frente al modelo de acatamiento externo. facilita la 141 . Es decir. es demostrarles que se les quiere. Teniendo en cuenta esta realidad. nuestro planteamiento educativo parte de la base de que la disciplina es necesaria para la seguridad emocional de los hijos e hijas y para su formación como personas autónomas y responsables. de cuáles son sus responsabilidades. en contra de lo que se suele pensar. e incluso castigarlos cuando no las cumplen. es una condición básica para el desarrollo personal y social de los hijos. y que se hagan responsables de sus actos. 2007). Su importancia radica en que sirve de marco para las relaciones entre los miembros de la familia y constituye el punto de referencia sobre el comportamiento adecuado y esperado. qué hay que hacer y cómo se ha de hacer. al transmitirles el mensaje subyacente de que nos importan y que nos preocupamos por ellos. constituye un marco de referencia que da seguridad a los hijos e hijas. El ejercicio equilibrado de la autoridad dentro de la familia. hacer cumplir las normas a los hijos. Entendemos que la disciplina es algo más que la aplicación de sanciones para que los hijos obedezcan a los padres y acaten las reglas impuestas por éstos. Algunas razones por las que la disciplina es fundamental en la familia son las siguientes (Magato y Bartau. interés y amor pues. es una forma de mostrar preocupación. proporcionando las claves fundamentales para saber qué es lo más importante. Es importante que éstos tengan claros los puntos de referencia de lo que pueden o no pueden hacer. Su objetivo es conseguir personas responsables que autocontrolen su comportamiento en función de las normas y reglas establecidas en la familia. 2004): en primer lugar.La familia y el aprendizaje de la convivencia padres en el control disciplinario de la conducta de sus hijos está generado por esa incondicionalidad del afecto y del deseo de que los hijos sean felices y no sufran (Ortiz. et al. en el que se combina la firmeza con la flexibilidad.

puesto que los niños necesitan que sus padres les guíen y apoyen en un proceso que tiene su edad crítica hacia los seis años y que se ve claramente favorecido por la escolarización. las normas . Para muchos padres. aprenden a reconocer lo que hacen bien o mal.La educación ética en la familia independencia progresiva de los hijos e hijas. en definitiva. A este respecto. porque les facilita llegar a la autodisciplina a través de un proceso en el que toman conciencia del propio comportamiento. Es un modelo caracterizado por los siguientes aspectos: utiliza el razonamiento y la explicación comprensiva sobre los hechos. a veces. proceso que no se produce automáticamente o de repente. ayuda a los niños a desarrollar el dominio sobre sí mismos o autocontrol. lo cual es básico a nivel educativo ya que evitar que el comportamiento indeseado comience es más fácil que tratar de acabar con el mismo cuando ya está consolidado. es necesario ponerlas en práctica en un clima de comunicación positivo. Disciplina democrática El concepto disciplina se puede estudiar desde diferentes enfoques o perspectivas. En el mismo se tiene en cuenta la vida emocional del niño o adolescente y las tareas de desarrollo a las que se enfrentan en sus diferentes etapas de crecimiento. da lugar a que éstos se muestren imprecisos o inconsistentes a la hora de educar a sus hijos por miedo a parecer anticuados o reaccionarios. lo que. 142 5. trabaja en base al uso del elogio. previene la aparición y consolidación de comportamientos indeseados o inadecuados. debido a que aprenden con sentido crítico lo que es justo o injusto.4. tal y como se señalaba en el apartado anterior. este concepto se equipara incómodamente a las palabras “castigo” y “represión”. a ver que nuestras acciones tienen unas consecuencias que repercuten en la vida de los demás miembros de la familia y. la estimulación y el reconocimiento como procedimientos educativos. Hay que tener en cuenta que para que funcionen las estrategias educativas y la disciplina.2. el modelo de disciplina democrática constituye una alternativa a los extremos contraproducentes de la imposición autoritaria y la permisividad del “dejar hacer”.

que los caramelos de la tienda hay que pagarlos o que hacer trampas en un juego no es correcto. el control autónomo del comportamiento. se refuerza y alienta de una forma efectiva la cooperación entre iguales. se ven obligados a elegir en aquellas situaciones que no implican riesgo y.3. aprenden las consecuencias de sus decisiones. Hay que comenzar enseñándoles las normas éticas más elementales. 143 5. Las consecuencias derivadas de este modelo educativo están en el desarrollo equilibrado de los hijos a nivel personal y social.4. estimula a los hijos a participar progresivamente en el establecimiento de metas. describe las ventajas del modelo de disciplina democrática del siguiente modo: los niños aprenden a resolver por sí mismos muchos de los problemas que se les presentan en la vida diaria. la cooperación y la ayuda.La familia y el aprendizaje de la convivencia son negociadas y consensuadas con los hijos. enseña a ver las cosas desde la perspectiva del otro. Robert MacKenzie (2001). el desarrollo de la sensibilidad social. mantiene la congruencia entre lo que se dice y lo que se hace. como que no se pueden apropiar del juguete de un amigo. en diferente grado según la edad de los mismos. . busca la autonomía y el desarrollo moral de los hijos. y para ello pueden contar con una estrategia educativa muy eficaz. el respeto constituye un valor básico en las relaciones de los miembros de la familia y del grupo social de pertenencia. Los valores éticos como fundamento de las normas democráticas Conseguir que los hijos aprendan a distinguir entre lo que está bien y lo que está mal. A medida que van creciendo tenemos que enseñarles a comprender cuestiones éticas más complejas. la interiorización de las normas y valores que guían la conducta. por lo tanto. es un proceso largo y complejo. como es el establecimiento de un conjunto de normas de comportamiento y convivencia acordadas con la participación de todos los miembros de la familia. Los padres deben ayudar a sus hijos a iniciar el largo camino que supone el desarrollo de la moralidad. el reconocimiento legítimo de las necesidades de los demás. como si es aceptable mentir alguna vez o si deben delatar al amigo que ha cometido un hurto.

reflexión. estamos contribuyendo al desarrollo cognitivo y moral de los hijos. pues la situación más habitual es que exista una coherencia entre las normas de un grupo social y los valores que las sustentan. Existe una estrecha relación entre las normas así elaboradas y los valores éticos. se basan en valores como la libertad. empleando procedimientos de análisis. la costumbre o la ley de 1. Así ocurre a nivel social por ejemplo con las constituciones de los países democráticos que. dialogo y participación. Permiten a los niños y niñas entrar en contacto con principios o valores universales básicos para su formación. Las normas. todas las normas se fundamentan en los valores imperantes a nivel social. Conjunto de prescripciones obligatorias que regulan la vida cotidiana de la familia especificando lo que se debe hacer o no. como normas supremas de un país. De una u otra forma. los cuales les proporcionan legitimidad y significación. 2. Son prescripciones generales de carácter transcultural que transcienden las situaciones específicas. toman su significatividad por el modo como interpretan el respeto a ciertos valores. la igualdad. las normas se convierten en imposiciones arbitrarias y caprichosas que se aplican de modo autoritario. con lo cual deja de existir la obligación moral para su cumplimiento. Estas normas concretas responden a acuerdos entre los miembros de la familia y su significado solamente es relevante dentro del contexto específico en el que se formulan.La educación ética en la familia El aprendizaje de normas constituye un elemento clave para formar el carácter de los hijos y facilitar la convivencia entre los miembros del grupo familiar. podemos ir descendiendo hacia normas legales más básicas basadas en los usos y costumbres sociales del grupo de referencia. en cuanto que prescripciones que regulan la actuación de personas o grupos. pero requieren estrategias diferentes de aprendizaje. Las normas se fundamentan en los valores. y de no ser así. 144 . en la medida que es condición necesaria su comprensión a nivel cognitivo. Cuando una norma es aceptada por la tradición. Tanto las normas concretas1 como las abstractas2 constituyen una forma de expresión operativa de los valores. Pero lo esencial de esta relación es que valores y normas se complementan. la justicia o la democracia. Cuando enseñamos normas sin imponerlas. que son los que dan sentido a la norma. y hacen referencia a valores éticos universales. A partir de aquí.

otras a la higiene y limpieza. por lo que es conveniente tener en cuenta los siguientes aspectos sobre la forma de elaborar las normas y consecuencias. y en normas que la pautan. en predisposiciones que orientan su conducta.La familia y el aprendizaje de la convivencia una sociedad.4. Por ello. adquiere una fuerza y una obligatoriedad que la hacen difícil de transgredir.4. que facilitan la vida cotidiana. ya sean implícitas o explícitas. Unas hacen referencia al protocolo de las comidas o cenas. 145 5. podemos decir que los valores se convierten para cada sujeto en los criterios que le permiten analizar y enjuiciar la realidad.4.4. Elaboración de normas con la participación de todos los miembros de la familia Es necesario tener en cuenta que algunas normas familiares no son negociables. Pautas para establecer normas democráticas en el contexto familiar En todas las familias existen un conjunto de normas. adquieren un valor positivo o negativo. Las normas regulan la conducta y hacen previsibles los comportamientos de los hijos. 5.1. Es un hecho comprobado que establecer normas de comportamiento explícitas en la familia disminuye las conductas inapropiadas de los hijos de un modo significativo. en la medida que se ajustan o desajustan a una norma. ponerse el abrigo cuando ha- . otras al ritual de acostarse. como pueden ser las que afectan a la seguridad de los hijos (llevar el cinturón de seguridad en el coche. Las acciones humanas. así como sobre los criterios de aplicación de las mismas y el control contextual. en la medida que les sirven de punto de referencia sobre cuál debe ser la conducta adecuada. Pero su puesta en práctica no es nada sencilla. siendo los valores el criterio último para la aceptación o rechazo de las mismas. Este tipo de acuerdos armonizan y cohesionan la vida familiar y ayudan tanto a los niños como a los padres a respetarse mutuamente. etc.

conforme se vayan asimilando. sencillas y claras. que se correspondan con las actitudes básicas que queremos generar. Es recomendable comenzar por unas pocas normas. así como las ventajas que se derivan de su cumplimiento. Se trata de lograr la implicación de los hijos e hijas haciéndoles partícipes del modelo de convivencia. Ello otorga a las normas una fuerza moral que facilita su aceptación y cumplimiento. ayudar en las tareas de la casa. Sí que lo sería la norma “Después de utilizar los juguetes. de TV. y los padres tienen que saber cuando se ha cumplido o transgredido. sin imponerlas de modo autoritario. El grado de implicación de los hijos en este proceso dependerá de la edad y de la madurez que tengan. para ir ampliándolas progresivamente. debemos dejarlos recogidos y ordenados”. además del valor educativo del proceso y su contribución a la formación de personalidades autónomas. pero siempre es conveniente elaborar las normas entre todos. Las características más importantes que han de cumplir las normas establecidas son las siguientes: 146 Las normas elaboradas deben ser concretas. por demasiado general y ambigua.) pero siempre se deben explicar las razones que existen para establecer una norma. encorseta y restringe la libertad de acción y la espontaneidad de los niños. es conveniente establecerlas mediante procedimientos de dialogo y participación de todos los miembros de la familia. Un exceso normativo. Otras normas más genéricas como el horario de acostarse. etc. Partiendo de estas normas básicas se podría llegar a un número de normas más . porque especifica de un modo inequívoco el comportamiento que esperamos de las personas en una situación concreta. El número de normas no debe ser muy elevado. que los hijos tienen que saber claramente lo que deben hacer para cumplir la norma. es decir. Por ejemplo: no sería válida la norma “hay que portarse bien”. Así se facilita su puesta en práctica y evita conflictos debidos a malas interpretaciones.La educación ética en la familia ce frío. etc. Una norma debe especificar comportamentalmente lo que ha de hacerse para cada exigencia. y generando sentimientos de autoría y responsabilidad..

aunque no excesivo. suele ser transgredida por los hijos. en el sentido de que se puedan cumplir sin un gran esfuerzo. después de descansar. controlen los momentos concretos y espacios de aplicación de las normas. Cuando una norma resulta difícil de cumplir. Por ejemplo: El padre o la madre que tenga libres las tardes se ocupará de controlar el cumplimiento de la norma sobre los deberes escolares. explicándoles las razones por las que esa norma “no funciona” y porqué es necesario cambiarla o suprimirla. Mas apropiada y razonable sería la norma “todos las tardes. En este caso los padres deben razonar el proceso con los hijos. Sería más adecuada esta formulación: “Al llegar del colegio. El modelo pedagógico ofrecido debe ser lo más coherente posible con las normas establecidas. Solamente cuando se comprueba la inutilidad o inadecuación de una norma. sería difícil de cumplir. que regulasen aspectos más concretos y específicos de la convivencia familiar. Por lo tanto es necesario que cada uno de los padres u otras personas adultas que puedan asumir estas responsabilidades. Sería una norma menos rígida y nos permitiría iniciar el hábito de la lectura los días que no traigan deberes del colegio. aparte de inapropiada. Por ejemplo: no sería correcta la norma “prohibido dejar la mochila del colegio tirada en el pasillo”.La familia y el aprendizaje de la convivencia amplio. Cuando no existen procedimientos que las hagan cumplir y que verifiquen su grado de cumplimiento. la norma “cuando lleguemos del colegio debemos estar dos horas trabajando y haciendo los deberes sin molestar”. las normas se vuelven ineficaces. Así. por ejemplo. Deben existir mecanismos eficaces de control de las normas. Las normas deben ser razonables. debemos colocar la mochila en su percha”. Las normas elaboradas deben mantener cierta estabilidad en el tiempo para lograr su consolidación. Formular las normas en sentido positivo especificando el comportamiento correcto. debemos hacer los deberes y trabajos que nos mandan en el colegio”. es necesario proceder a cambiarla. evitando la aparición de contradicciones o contra- 147 .

5. tenemos la tarea ineludible de enseñar a los hijos que. tarde o temprano. Cuando una norma. Como padres. la cual se aplicará a las personas que no la cumplen. es necesario aplicar las consecuencias establecidas.4. son inseguros y tienen una baja autoestima. Es decir. Éstas no deben ser fruto de la improvisación. bajo ningún concepto. tarde o tem- 148 .La educación ética en la familia normas. Las pautas o directrices para la elaboración de las mismas serían las siguientes: Debe establecerse al menos una consecuencia para cada norma. 1999). cuando la situación se repite o se vuelve persistente. es fundamental para que los hijos asuman e interioricen las normas establecidas. el impulso o enfado momentáneo. que debemos motivar el aprendizaje más que fomentar la culpabilidad.4. por muy beneficiosa que sea. Sin embargo. y que cuando no se cumplen las normas es necesario sufrir las consecuencias. Elaboración de consecuencias para el incumplimiento de las normas Las normas. El ejemplo es mucho más eficaz que todo aquello que se enseña con el discurso oral (Damon. La manera de comportarse de los padres y la coherencia entre lo que dicen que hay que hacer y lo que hacen.2. Pero es necesario tener mucho cuidado de no avergonzar a los hijos para manipularlos o controlarlos. tienden a ser transgredidas por los hijos y se hace necesario establecer unas consecuencias o sanciones para abordar estas situaciones. sino que deben estar perfectamente regladas y consensuadas entre los miembros de la familia. mostrarles las consecuencias que se derivan de su acción y señalarles cuál habría sido el comportamiento adecuado en la circunstancia dada. no está asociada a una sanción. El deber de los padres es ayudar a sus hijos a comprender que su comportamiento no ha sido correcto. se les va a permitir que les causen daño a los demás o a ellos mismos. Los niños que sienten vergüenza o llevan sobre sus hombros un sentimiento de culpa.

Por ejemplo. un día. si no se ha hecho la cama. en la sanción anterior. Por otra parte. Es fundamental mantener siempre una actitud de respeto entre los miembros de la familia. dormirá en ella tal y come esté. Las consecuencias por el incumplimiento de una norma deben ser proporcionadas a la gravedad de la infracción cometida. por propio convencimiento. Las consecuencias deben ser lo más naturales y lógicas posibles. Más apropiada sería la sanción de acostarse una hora antes durante uno o varios días. En la sociedad en que vivimos ocurre lo mismo. unas horas. a causarle ningún daño corporal. etc. Así por ejemplo la consecuencia “si no nos levantamos a la hora establecida nos quedaremos sin ver la TV” no sería concreta por su indefinición. Es decir.La familia y el aprendizaje de la convivencia prano es transgredida por algún miembro del grupo. Una consecuencia natural es aquella que repercute en el niño como fruto de su acción sin la presencia de los padres. por supuesto. Se trata de que los padres no sustituyan sus acciones para que los niños experimenten las consecuencias de las mismas. que se trata de hacer a los niños responsables de sus acciones y aprender a compensarlas cuando perjudican a los demás. una consecuencia lógica es aquella que compensa el daño causado a los demás. Por ejemplo. por fortuna. el niño que rompe intencionadamente el juguete de su hermano deberá darle uno suyo similar o comprarle otro juguete con su dinero. Las consecuencias deben ser muy concretas de forma que todos puedan determinar cuándo se cumplen y cuándo no. Por ejemplo. Las consecuencias establecidas no deben tender nunca a humillar a la persona ni. pero ello no implica que deban existir unas sanciones para las minorías que no respetan dicha norma. no sería válido establecer que por levantarse tarde un día se queda todo el mes sin ver la TV. Habría que establecer si la sanción de no ver la TV es de un programa. cada vez están más alejados de nuestros usos y costumbres culturales los castigos de tipo físico o humillantes 149 . la mayor parte de las personas cumplen. Por ejemplo. la norma de que no se debe robar. Aunque.

si persiste en su comportamiento aplicaríamos otras sanciones complementarias como retirarle los juguetes. si tenemos la posibilidad. inútil. si es posible. En principio. ordenadas en función de su dureza. etc. “eres torpe. para resaltar lo positivo y no lo punitivo de las mismas. Cuando los niños son pequeños se debe colocar un dibujo representativo de la norma junto al texto para que la identifiquen.” Este tipo de frases afectan a la autoestima de los niños y no contribuyen a solucionar el problema origen del conflicto. Puesta en práctica de las normas y consecuencias Establecer un conjunto de normas y consecuencias en el contexto familiar es algo muy importante para la convivencia. siempre que sea posible. un hijo que ha rayado la pared con un rotulador. Por ejemplo. No se debe sancionar del mismo modo la infracción ocasional de una norma que su reiterado incumplimiento. Se deben establecer varias consecuencias. Es importante para que se recuerden y se tengan presentes en todo momento.4. guarro. .. 150 5. no es recomendable escribir las consecuencias al lado de las normas. todavía es frecuente el uso de frases como “eres tonto”. debemos obligarle a pintar lo manchado con un pincel. Para ello es conveniente seguir las siguientes estrategias educativas: Colocar las normas fundamentales escritas en un panel o lugar visible de la casa. para el incumplimiento de cada norma. Este dibujo. más que a penalizar su comportamiento.La educación ética en la familia para los niños. deben estar orientadas a corregir la situación creada por el infractor de la norma. pero no deja de ser un primer paso que es necesario completar con unas estrategias de actuación.4. privarle del horario de TV.3. salvo circunstancias concretas.. En el ejemplo anterior. para conseguir que se consoliden y lleguen a ser asumidas como algo necesario para la vida y la convivencia familiar. Las sanciones. lo debe realizar el propio niño o niña durante el proceso de establecimiento de las normas. desastrado.

La familia y el aprendizaje de la convivencia Explicar el funcionamiento de cada norma. Mantener cierta flexibilidad en la aplicación de las sanciones. puede ser ineficaz con su hermano. sino para hacer que se cumplan unas normas que hemos elaborado entre todos porque las consideramos necesarias para la convivencia familiar. los niños se acostumbran a las mismas y no reaccionan porque no las asocian con la aplicación inmediata de la sanción. 151 . En el caso de ser un problema de “comprensión de la norma” no se aplicará ninguna consecuencia. no debemos precipitarnos a la hora de deducir conclusiones y debemos dejar que los hijos nos expliquen la razón de su comportamiento. Nosotros les explicaremos las razones por las que su conducta no fue correcta y señalaremos el comportamiento adecuado. cuya trasgresión puede ser fruto de la falta de comprensión de las mismas. Por ello los padres deben aplicar las normas con la oportunidad que consideren necesaria. utilizando un lenguaje claro y comprensible para todos los miembros de la familia. Las normas deben ser válidas para todos los miembros de la familia. haciendo hincapié en que éstas no están puestas para “fastidiar” a nadie. Realizar una única advertencia antes de aplicar la sanción. La inmediatez y contingencia de la respuesta es fundamental para que ésta se asocie a la norma. especialmente en aquellas normas éticas más complejas. Otorgar a los hijos el beneficio de la duda. poner ejemplos. Explicar cada una de las sanciones o consecuencias establecidas. las dificultades que pueden surgir para su cumplimiento y todos los detalles que se consideren esenciales. los niños no comprenden las razones de la sanción y no se refuerza el comportamiento correcto. concretar los casos donde se aplica y las posibles excepciones a la regla. Cuando se deja pasar un tiempo excesivo. atendiendo a las circunstancias del tiempo. pero cada niño es un mundo y lo que funciona bien con uno. Por ello. las personas y las situaciones implicadas. Si realizamos continuas advertencias. Aplicar las consecuencias de la manera más inmediata posible a la trasgresión de la norma. Es importante detallar las cuestiones más importantes.

evitar las prácticas que de manera inconsciente realizan muchos padres. porque cada día se hace mejor la cama. esta tarde le compraré el helado de chocolate que tanto le gusta”. realizar un sarcasmo o comentario hiriente que contrarresta el refuerzo positivo anterior. Por ejemplo: El padre dice en voz alta. en sentido positivo. Evaluar periódicamente el funcionamiento de las normas. Del mismo modo. Ya no le tenemos que ayudar en esta tarea”. al objeto de que sirva de ejemplo para otros miembros del grupo. Por ejemplo cuando un padre dice “Luis está muy mayor. Cuando se comprueba que una norma no es eficaz o adecuada para los objetivos que se pretenden. pero el refuerzo positivo es un elemento básico para que se consolide la conducta deseada. del mismo modo.La educación ética en la familia Utilizar mecanismos de amplificación. 152 Motivar para que se cumplan las normas alabando y reconociendo continuamente su cumplimiento y especificando los efectos beneficiosos de este comportamiento para la vida y la convivencia familiar. es necesario modificarla o eliminarla. especialmente cuando tratemos con ni- . tal como le prometí. ya sea adecuado o inadecuado y las consecuencias que se derivan del mismo para su autor. A este respecto es necesario tener en cuenta que las normas necesitan un periodo de tiempo razonable para consolidarse y demostrar su valía. podría señalar “Laura me ha ayudado a hacer la comida y. ya que el refuerzo dejaría de ser efectivo. Muchos padres no se dan cuenta de los efectos positivos que tiene alabar la conducta de sus hijos. para elogiar públicamente su conducta y. pues no podemos estar constantemente alabando a los niños. Se trata de resaltar un comportamiento concreto. con la intención de que lo oiga el hermano del sancionado: “Luis no ha recogido los juguetes de la habitación y por lo tanto le corresponde la sanción establecida de quedarse sin juguetes durante dos días”. A este respecto es necesario tener en cuanta las siguientes consideraciones: se deben alabar los comportamientos cotidianos más significativos. utilizar estrategias que permitan sorprender al niño o niña justo cuando ha realizado algo muy bien. de elogiar una conducta del hijo y. a continuación. hacer “la vista gorda” ante algunas conductas inapropiadas que no sean muy relevantes.

Los hijos normalmente tratarán de buscar a la persona menos 153 . con su comportamiento. tienden a transgredirlas. aplicando las sanciones y motivando el cumplimiento de las mismas. Control del contexto de aplicación de las normas No basta con tener un conjunto organizado de normas y consecuencias que regulen los aspectos más importantes de la convivencia familiar. es muy eficaz abrazarlos. aumentar la eficacia educativa del refuerzo verbal acompañándolo de otros elementos comunicativos como las sonrisas. el uso de recompensas materiales para reforzar el buen comportamiento.4. pero llegado el momento de cumplirlas. Es frecuente que los hijos. evitando. lo cual requiere de un control contextual.4. Los niños son expertos en poner a prueba las normas de comportamiento. llamar continuamente nuestra atención. Emplear recompensas sociales como dar privilegios. los padres deben estar muy atentos a su cumplimiento en los primeros días de implantación. pues. etc. si las empleamos con frecuencia.4. recordándolas constantemente. Es necesario lograr su consolidación e interiorización. Una vez que las normas se hacen cumplir con persistencia durante algún tiempo. dependiendo de la edad y la receptividad de los hijos. 5. las tentativas de transgredirlas disminuyen de un modo significativo. besarlos. Algunos de los aspectos a tener en cuenta para llevar a cabo un control efectivo del contexto conductual son los siguientes: a) Que los padres coordinen sus intervenciones y. aún con la necesaria flexibilidad. especialmente en los primeros días de aplicación de las normas. y teniendo en cuenta que. Por ello. acariciarlos. utilicen criterios similares en la aplicación de las sanciones. atención. elogios. a la vez que mostramos entusiasmo por la acción realizada. generamos en el niño unas expectativas cada vez más elevadas que acaban derivando en un consumismo desbordado. acepten las normas cuando se les explican y razonan. contacto visual o entusiasmo. en un primer momento.. en la medida de lo posible.La familia y el aprendizaje de la convivencia ños retadores que buscan.

Si los padres y madres cumplen las normas establecidas y actúan de un modo coherente a las mismas. En este sentido. Este es un factor básico para que el niño desarrolle la capacidad de autocontrol del comportamiento. Hay que tener en cuenta que gran parte del aprendizaje que realizan los hijos lo hacen por imitación de los adultos. separándolo durante un tiempo de todas las fuentes que refuerzan su conducta. los desafíos. Es una técnica muy eficaz ante estos comportamientos porque permite ignorar al niño. etc. d) Utilizar técnicas de “tiempo fuera” ante los comportamientos destructivos o de “alta intensidad” como las peleas. Para llevar a cabo esta técnica es necesario tener en cuenta los siguientes aspectos (Herbert. No hay nada más negativo para la consolidación de una norma que observar como el precursor de la misma no la cumple. es más probable que los hijos e hijas las cumplan también y acepten las dificultades que conllevan. los golpes. al constituir modelos potentes de referencia. especialmente las que proporcionan los adultos. c) Utilizar técnicas de coste de respuesta en los casos de conductas más problemáticas. Consiste en anotar una “falta” en el cuadro de la norma correspondiente cuando no se ha cumplido. que podría ser la perdida de un privilegio. 2004): no amenazar a los hijos con el “tiempo fuera” a menos que se esté dispuesto a llevarlo hasta el final. la observación continua de la conducta de los padres y madres es una fuente de aprendizaje. Es una técnica conductista muy usada en diversos contextos escolares y sociales por su contrastada eficacia. el niño o la niña debe cumplir la sanción establecida. 154 . así como predecir con antelación las consecuencias de la misma. Debe combinarse con otras técnicas cognitivas. Cuando acumula un determinado número de faltas. Este sistema permite al niño tener un conocimiento exacto de cómo es su conducta en relación al cumplimiento de las normas establecidas. b) Dar ejemplo a los hijos en el cumplimiento de las normas. hacer periodos de tiempos fuera de tres a cinco minutos.La educación ética en la familia rígida en la aplicación de las normas para que le levante el castigo impuesto por el otro progenitor.

. Pero es evidente que implicar a los hijos en la elaboración de las normas. etc. y la crianza y educación de los hijos. las expresiones de desaprobación.La familia y el aprendizaje de la convivencia con repeticiones si el niño rehúsa obedecer una orden razonable. requiere mucho esfuerzo y tiempo de dedicación. con agotadoras y estresantes jornadas de trabajo que afectan tanto a los padres como a las madres. a la educación ética de los hijos. más específicamente. principal vehículo de la internalización moral y de la conducta prosocial (Ortiz et al. cuidar el lenguaje verbal y ser siempre respetuoso con el niño. En este ambiente democrático y participativo se deben enseñar normas claras y establecer consecuencias razonables para las mismas. las críticas impulsivas. combinarlo con otras técnicas como la perdida de privilegios. “los sermones”. proporcionarles una comunicación continua y regular. 2007). la relevancia que.. tiene enseñar a los hijos modelos de participación democrática. apoyar en todo momento a la pareja durante el conflicto. A modo de conclusión Ya señalábamos en el apartado anterior. expresarles cariño. etc. desde el punto de vista de la educación ética. 5. normalmente son poco efectivos e inadecuados desde el planteamiento de la educación en valores. se están produciendo transformaciones que afectan a la función educativa de la familia en general y. limitar con cuidado el número de conductas con las que se usa el “tiempo fuera”. los tiempos actuales se caracterizan por la adopción de estilos educativos cada vez más permisivos en estos aspectos. apoyo y comprensión. Sin embargo.5. Los castigos físicos. intervenir en las situaciones en las que son transgredidas. ignorar al niño mientras está en el tiempo fuera. se hace cada vez más difícil. En nuestra sociedad. enseñarles las consecuencias de su conducta.. hacer responsable al niño de los actos que realice durante el “tiempo fuera”. La cuestión que se plantea a nivel social es si esta situación puede limitar la implicación de ambos progenitores en la educación moral y en el afecto que se puede dedicar a los niños. La compatibilidad entre la vida laboral.. 155 .

pensamos que es necesario adoptar medidas que permitan conciliar la vida laboral y la familiar. al preparar a los hijos para integrarse con éxito en las comunidades de pertenencia a lo largo de su vida: escuela. los niños aprenden a considerar la leyes que rigen la sociedad como acuerdos básicos establecidos entre las personas que les proporcionan seguridad. A través de la experiencia familiar. etc. por lo tanto. algo digno de ser respetado y cumplido.La educación ética en la familia A este respecto. aunque también susceptible de ser modificado cuando dejan de cumplir la misión para la que fueron creadas y consensuadas. instituto. en línea con las ya iniciadas en la administración pública. 156 . facilitando a los padres la tarea de enseñar a los niños a convivir y a cumplir las normas democráticas establecidas en la familia. previsión y protección y. Los efectos educativos de esta formación integral como personas transcienden al ámbito familiar. trabajo.

Vol. (2003): Sobre el porvenir de la educación moral.. (2003): La reinvención de la familia: en busca de nuevas fórmulas de convivencia. BECK-GERNSHEIM. M. (1991): The Influence of Parenting Style on Adolescent Competence and Substance Use. M. (1995): Evolución del papel de los niños y las niñas en la vida familiar: participación y negociación. 11. J. (2004): Familia. En RUIZ. E. MARTÍNEZ. Natalidad. P. Barcelona: Paidós. (2005): Reconceptualización de la identidad personal y educación para la autodeterminación posible. (1995): La construcción social de la realidad. Educación moral: aprender a ser. BÁRCENA. BERGUER.) Familia. 1. y LUCKMANN. Barcelona: Ariel. (2000): La educación como acontecimiento ético. BAUMRIND. En TOURIÑÁN. F. educación y sociedad civil. M. 17. R. A. y MELICH. A. TH. C. BÁRCENA. Buenos Aires: Amorrortu Editores. M. Vol. BERNAL. aprender a convivir. C. F. y BERNAL. F. y SANTOS. No. ALTAREJOS. M.. narración y hospitalidad. valores y educación. Infancia y sociedad. BUXARRAIS. A. The Journal of Early Adolescence.Referencias bibliográficas ALBERDI. Santiago de Compostela: Universidade de Santiago de Compostela. D. 157 . J. L. 31-32. (eds. en Revista Interuniversitaria de Teoría de la Educación. Barcelona: Paidós.

(1998): Educar en la justicia. Los caminos de la razón práctica en una sociedad pluralista. 3 vols. CARDÚS. A. En QUINTANA J. A. Y ZELEDÓN. LLOPIS. (2007): ¿Por qué y para qué educar en valores democráticos desde el ámbito familiar? En BUXARRAIS. (2002): Por una ética del consumo. (coords) Educación. M. A. y CURTET. D. (2001): El desconcierto en la educación. (eds. P. R. Bilbao: Desclée. (eds. CARRILLO. P. M. Pedagogía familiar. M. R. . GARCÍA. R. CORTINA. CASTILLA DEL PINO. (Coor. En Seminario Interuniversitario de Teoría de la Educación. Madrid: Taurus. (2000): Desarrollo sostenible y educación para el desarrollo. M. (2000): Teoría de los sentimientos. A. CÁNOVAS. Economía. (2001): El oficio de ser padres. Murcia: Caja Murcia. P. Valencia: Generalitat Valenciana. R.) (2003): Razón pública y éticas aplicadas. M.. C. Barcelona: Círculo de Lectores. Tradiciones y educación en valores democráticos. CHALON. P. (2007): ¿Es posible educar en valores en familia? Barcelona: Graó. R. Política. y ZELEDÓN. sociedad y cultura. cooperación y desarrollo.M. (Ed. y SAUQUILLO. BUXARRAIS. Barcelona: Edicions La campana S. CARDENAL. COLOM.. ética y religión.) (2004): La familia. C. A. CASTTELS. M.l. J. J. y GARCÍA-MARZÁ. (1993): La familia como ámbito de socialización de los hijos. un valor cultural. Madrid: Trotta. y ZELEDÓN. CORTINA. Barcelona: Octaedro. J. SURIANA J. R. S. COLOMA. I. (2004): El desarrollo de la vinculación afectiva en el contexto familiar. Madrid: Tecnos. (1998): La era de la información. En ORTEGA.): Las familias y la educación en valores democráticos.). Barcelona: Claret. Mª. (1999): La cooperación con las víctimas y los pobres. P. ESCÁMEZ.. P. J. Madrid: Alianza. — (2001): Alianza y contrato. P. y MINGUEZ. M. F. Madrid: Narcea.La educación ética en la familia 158 BUXARRAIS. CORTINA. Bilbao: Mensajero..

DOMINGO.. J. Valencia: Generalitat. (2006): Los padres ante los valores a transmitir en la familia. — (2003): Los valores de educación para la ciudadanía en el contexto familiar. En Revista de Educación. II converxas pedagóxicas.) Hijos y padres: comunicación y conflictos. E. Madrid: CIS. ESCRIVÁ. A. Libro homenaje a José Jiménez Blanco. En Varios autores. 159 . J. DOMINGO. 277. Obra Social La Caixa. C.Referencias bibliográficas CORTINA.atm#actividades_academicas — (2002): Para una sociología del estudio de los valores. Varios: La sociedad: teoría e investigación empírica. PÉREZ-DELGADO. E. — (2003): La familia como agente de socialización en la sociedad del siglo XXI.. número extraordinario. juventud y nuestros mayores. A. Jóvenes y valores. J.. (2003): La educación para la participación en la sociedad civil. — (2004): La familia. Familia. (1996): Un mundo de valores. En Investigación y ciencia. Barcelona. J. actitudes y responsabilidad. Educar en la autonomía moral. — (2001): Jóvenes. V. En ESCÁMEZ. Conferencia publicada en http://webs. ESCÁMEZ. (coor. Libro de Ponencias del II Congreso La Familia en la Sociedad del Siglo XXI. Universidad de Vigo. ELZO. — (1998): Estrategias educativas para la construcción de la autonomía moral. E. ESCÁMEZ. A. FAD. — (2002): Tipologías y modelos de relación familiar. En VARIOS. DELORS.es/consumoetico/carmenpereirappersonal. Madrid: Santillana/ UNESCO. J. Valencia: Generalitat Valenciana. (2006): Ética de la vida familiar. Megías. W. (1999): El desarrollo moral de los niños. y PÉREZ.uvigo. (1996): La educación encierra un tesoro. Madrid: Fundación Santa MaríaSM. entre la añoranza estéril y las incertidumbres del futuro. Bilbao: Desclée. Claves para una ciudadanía comunitaria. DAMON. — (1999): (dir. Madrid: FAD. 6 de Mayo de 2003. Fundación Caixa Galicia. Madrid. y PÉREZ-DELGADO.): Jóvenes españoles 99.

(1999): La familia: el desafío de la diversidad. . Valencia. FOLCH. (1994): Familia y educación. y LLOPIS. D. http://www. Barcelona: Paidós.. RAMÍREZ. Barcelona: Ariel. Dilemas de identidad en el mundo contemporáneo. GERGEN. y GIL. (1998): Procedimientos pedagógicos para la búsqueda de la justicia. Barcelona: Paidós. Conselleria de Treball i Afers Socials.. K. A. Universitat de Valencia.es/valores2/tornaria. ESTEBAN PÉREZ-DELGADO Y COLS. ESCÁMEZ. Valencia: Generalitat Valenciana. A. (2001): La educación en la responsabilidad. — (2002): La educación de la ciudadanía. (1998): Ambiente. (2000): La construcción de valores en la familia. Actitudes ante la cultura de la sostenibilidad.oei. R. Una teoría política de la educación. M. ESTEVE RODRIGO.). L. J. J. J. GARCÍA. R. En RODRIGO. FLAQUER. Barcelona: Ariel. R. Barcelona: Ariel. Servei de Publicaciones. J. GARCÍA. Barcelona: Paidós. J. En PÉREZ-DELGADO. GARCÍA LÓPEZ. GONZÁLEZ TORNARÍA. clima familiar y autoestima física en adolescentes. PÉREZ. Familia y desarrollo humano. Barcelona: Idea Books. GARCÍA LÓPEZ. Generalitat Valenciana. G. Bruxelles. Educar en la justicia.La educación ética en la familia 160 ESCÁMEZ. (2002): La situation social dans l`Union Européenne. emoción y ética.V. (2002): Claves educativas para escuelas no conflictivas. y LLOPIS A. OEI. ESCÁMEZ. (2001): La educación democrática. (2007): El aprendizaje de valores y actitudes. Tesis Doctoral. A. EUROESTAT-COMISION EUROPÉENNE.htm GUTTMAN. (1998): El destino de la familia. Relaciones familiares y desarrollo personal de los hijos. Madrid: Alianza Editorial. C. y LIMA. Teoría y práctica. (2005): Estilos parentales.. En Autores varios. J.. Familia y educación. Mª DEL LUJÁN (2000): Familia y educación en valores. (1992): El yo saturado. A. A. Y SALES. R. Madrid: CCS-ICCE. J. (Cood. E. Barcelona: Octaedro-OEA. GIMENO. R. y PALACIOS.

y LACASA. Madrid: Pirámide. (1995): Concepto y objeto de la educación cívica. Barcelona: Graó. Nº 1. J. — (2001): Entre nosotros. HOLDEN. I. Ensayo de una ética para una civilización tecnológica. Nº 10. F. E. MAYORDOMO. estructura y condiciones individuales. (2002): Padres e hijos: Problemas cotidianos en la infancia. R. Nueva York.M. (1999): El apego. Londres: Roseville. D. and respectful boundarie. C. (1995): El principio de responsabilidad. (1981): The Philosophy of Moral Development. J. S. (2007): Moral Education in Family Life: the effects of diversity. (eds. J. Pedagogía Social. La ética indolora de los nuevos tiempos. Madrid: Caparrós. Journal of Moral Education. I. Ensayos para pensar en otro. (1998): Children and Citizens: Education for Participation. MARTÍN. (1983): Pedagogía. en MADRUGA. Madrid: Universidad Nacional de Educación a Distancia. y HARRIS. (2001): Setting limits with your strong-willed child: eliminating conflict by establishing clear. 161 . Vol. JORDÁN. (2007): Las siete competencias básicas para educar en valores. 53.A. Barcelona: Ariel. Vol. Workman Publishing Company. (2004): Difícil libertad. M. A. 28:3. Valencia: Pretextos.) Psicología Evolutiva. Barcelona: Plaza y Janes). HERBERT. (2001): La familia como contexto de aprendizaje de padres e hijos: límites. LIPOVETSKY.Referencias bibliográficas HALSTEAD. LÓPEZ. G. P. Londres: Jessica Kingsley Publishers. MACKENZIE. N. H. KOLHBERG. L. (Traducido al castellano por Elvira Heredia con el título: Cómo inculcar valores a sus hijos [1999]. J. y PUIG. LÓPEZ LARROSA. X. (2000): El crepúsculo del deber. Barcelona: Herder. LAW NOLTE. (1997): El aprendizaje cívico. Barcelona: Anagrama. JONAS. LEVINAS. (1998): Children Learn What Live. KANT. R. A. en Bordón. Madrid: Akal. y CLOUGH. R. San Francisco: Harper and Row. Revista Interuniversitaria. firm.

La educación ética en la familia

162

MEAD, G.H. (1985): Sociedad, espíritu y persona. Barcelona. Paidós. MEGÍAS, E. (Coord.), ELZO, J.; MEGÍAS, I.; MÉNDEZ, S.; NAVARRO, F. J. y RODRÍGUEZ, E. (2002): Hijos y padres: comunicación y conflictos. Madrid: FAD. MEIL, G. (2006): Padres e hijos en la España actual. Barcelona: Fundación La Caixa. MESTRE, M.V. y PÉREZ-DELGADO, E. (1994): Desarrollo del autoconcepto en el ámbito familiar, en ESTEBAN PÉREZ-DELGADO (coord.) Familia y educación. Relaciones familiares y desarrollo personal de los hijos. Valencia: Generalitat Valenciana. Conselleria de Treball y Afers Socials. MUSITU, G. y GARCÍA, F. (2001): Escala de socialización parental en la adolescencia. Madrid: TEA. MUSITU, G. Y CAVA, Mª. J. (2001): La familia y la educación. Barcelona: Octaedro. NÚÑEZ CUBERO, L.; BISQUERRA, R.; GONZÁLEZ MONTEAGUDO, J. y GUTIÉRREZ MOAR. M.C. (2006): Emociones y educación: una perspectiva pedagógica. Ponencia, XXV SITE. Salamanca. ORTEGA, P.; TOURIÑÁN, J. M. y ESCÁMEZ, J. (2007): La educación ciudadana en una sociedad multicultural y compleja. En BOAVIDA, J. y GARCÍA DEL DUJO, A. Teoría da educaçao. Contributos Ibéricos. Coimbra: Universidade de Coimbra. ORTEGA, P. y MÍNGUEZ, R. (2003): Educar para una cultura medioambiental. En Revista de Educación, número extraordinario. — (2003): Familia y transmisión de valores. En Teoría de la Educación. Revista Interuniversitaria, vol. 15. ORTEGA, P; MINGUEZ, R. y GIL, R. (1996): Valores y educación. Barcelona: Ariel Educación. ORTIZ, M. J.; APODACA, P.; ETXEBARRIA, I.; FUENTES, M. J.; LÓPEZ, F. (2007): Predictores de la educación moral en las familias actuales. En Infancia y Aprendizaje 30 (2). PALACIOS, J., HIDALGO, M. V. y MORENO, M. C. (1998): Familia y vida cotidiana. En M. J. RODRIGO y J. PALACIOS (Eds.): Familia y desarrollo humano. Madrid: Alianza.

Referencias bibliográficas

PÉREZ, C. (1999): Comunicación e interacción educativa, en AZNAR, P. (Coord.): Teoría de la educación: un enfoque constructivista. Valencia: Tirant lo Blanch. PNUD (2003): Los Objetivos de Desarrollo del Milenio: un pacto entre las naciones para eliminar la pobreza. Madrid: Mundi-Prensa. — (2002): Informe sobre Desarrollo Humano. Profundizar la democracia en un mundo fragmentado. Madrid: Mundi-Prensa. POPPER, K (1995): La responsabilidad de vivir. Barcelona: Paidós. POZA, A. (2003): La educación como formación de la identidad o la cría del animal humano, en Diálogo Filosófico, 56. PUIG, J. M. (2003): Prácticas morales. Una aproximación a la educación moral. Barcelona: Paidós. — (2000): La escuela como comunidad democrática. Encuentros sobre educación. Vol. 1. — (1996): La construcción de la personalidad moral. Barcelona: Paidós. REBOUL, O. (1999): Los valores de la educación. Barcelona: Idea Books. RICOEUR, P. (2004): Parcours de la reconaissance. París: Stock. RODRÍGUEZ, E. y MEGÍAS, I. (2005): La brecha generacional en la educación de los hijos. Madrid: FAD. RODRÍGUEZ, M. A. y SAUQUILLO, M. P. (2002). Violencia en la socialización primaria y secundaria de la infancia. Revista Electrónica Interuniversitaria de Formación del Profesorado, 5 (2). Disponible e Internet en http://www.autofp.org/publica/reifp/articulo.asp?pid=209& docid=934. RUIZ CORBELLA, M. (2003): Los agentes de la educación moral, en RUIZ, CORBELLA, M., Educación Moral: aprender a ser, aprender a convivir. Barcelona: Ariel Educación. SANVISENS, A. (1983): Concepción sistémico-cibernética de la educación. En VARIOS. Teoría de la educación I (El problema de la educación). Murcia: Límites. SANZ, F. (2003): Educar para el desarrollo sostenible y el comercio justo. En Revista de Educación, número extraordinario. SAVATER, F. (1997): El valor de educar. Barcelona: Ariel. SEN, A. (2000): Desarrollo y libertad. Barcelona: Paidós.

163

La educación ética en la familia

164

SHAW, S.M. y D. DAWSON (2001): Purposive Leisure: Examining Parental Discourses on Family Activities. Leisure Sciences, 23. SMILG VIDAL, N. (2003): La identidad personal: Estado de la cuestión, en Diálogo Filosófico, nº. 56. TAYLOR, CH. (1996): Fuentes del yo. Barcelona: Paidós. — (1994): La ética de la autenticidad. Barcelona: Paidós. TEDESCO, J. C. (2003): Investigación educativa: de la ciencia social a la filosofía social, en Revista Electrónica de Investigación Educativa, Vol. 5, No. 2. — (1995): El nuevo pacto educativo. Madrid: Anaya. TOURIÑAN, J. M. (2006): Educación en valores y experiencia axiológica. Revista Española de Pedagogía, 234, año LXIV. TURKE, S. (1997): La vida en pantalla. La construcción de la identidad en la era de Internet. Barcelona: Paidós. VÁZQUEZ, G. (2003): Aprender y pensar. Visión in(re)trospectiva del componente tecnológico-cognitivo del SITE. En VARIOS. Teoría de la Educación, ayer y hoy. Murcia: SITE. VÁZQUEZ, G.; SARRAMONA, J. y VERA, J. (2004): Familia, educación y desarrollo cognitivo. En TOURIÑÁN, J. M. y SANTOS, M. A. (Eds.) Familia, educación y sociedad civil. Santiago de Compostela: Universidade de Santiago de Compostela. WALZER, M. (1993): Las esferas de la justicia. México: F.C.E. ZAMORA, J. A. (1999): Dimensión ética de la cooperación al desarrollo. En ORTEGA, P. y MÍNGUEZ, R. (Coords.) Educación, cooperación y desarrollo. Murcia: Caja Murcia. ZELEDÓN, M. P. (2004): La cultura familiar en los procesos de configuración de la personalidad moral de los niños y niñas de 5-6 años: hacia la construcción de una ciudadanía democrática. Tesis Doctoral. Barcelona.

.

por Santiago Sánchez Torrado El contrato moral del profesorado.) La herencia de Aristóteles y Kant en la educación moral. por Begoña Gros (Coord. por Miquel Martínez Crecimiento moral y filosofía para niños. Propuesta y materiales.) . por José Tuvilla Rayo Educación para la construcción personal. Volumen I. Tomo I. por Roberto Méndez Stingl y Àlbar Álvarez Revilla La escuela de la ciudadanía. Tomo II. (Análisis comparado de las propuestas administrativas y formación del profesorado). por Ester Casals y Otília Defis (Coord. por Conrad Vilanou. por Montserrat Payá Sánchez Programas de educación intercultural. Una educación holística para el siglo XXI. Una educación holística para el siglo XXI. ética y política. por Fernando Gil Cantero Aprender a ser personas y a convivir: un programa para secundaria. por Conrad Vilanou. Procedimiento para la educación en valores. cultura y crisis.) Educación en derechos humanos: Hacia una perspectiva global. Fernando Gil y Gonzalo Jover El diálogo. por Fernando Bárcena. Volumen II.Apren d er a ser Directora de la colección: Mª Rosa Buxarrais La formación del profesorado en educación en valores. Un enfoque de autorregulación en la formación de profesores y alumnos. por Vicent Gozálvez Historia de la educación en valores. por Félix García Moriyón (Ed. tecnología y sociedad”. por Héctor Salinas Ciudadanía sin fronteras. por Ginés Navarro Inteligencia moral. Eulàlia Collelldemont (Coords. Eulàlia Collelldemont (Coords. Propuestas educativas en educación en valores. por Mª Rosa Buxarrais Educación en valores para una sociedad abierta y plural: Aproximación conceptual. por John Wilson y Barbara Cowell Modelos y medios de comunicación de masas. por Enric Prats Historia de la educación en valores. por José Palos Rodríguez Individuo. por Jesús de la Fuente Diálogos sobre educación moral. Educación. Condiciones para una nueva escuela.) El educador como gestor de conflictos. por Mª Victoria Trianes Torres y Carmen Fernández-Figarés Morales Educación integral. por Mª Auxiliadora Sales Ciges y Rafaela García López Jugando con videojuegos: Educación y entretenimiento. por Ana María Salmerón Castro La educación cívico-social en el segundo ciclo de la educación infantil. por Rafael Yus Ramos Educación integral. por Marta Burguet Arfelis Educando en valores a través de “ciencia. por Agustí Corominas i Casals Educación infantil y valores. por Rafael Yus Ramos Racismo en tiempos de globalización: una propuesta desde la educación moral.) Educar para el futuro: Temas Transversales del currículum.

maestros y educadores.) Educarción para la tolerancia. Cartas entre docentes e investigadores. por Marta Sabariego Puig La mediación: un reto para el futuro. por Isabel Agüera EspejoSaavedra La dimensión moral en la educación. por Mª Pilar Vinuesa Formación ética básica para docentes de secundaria. por Isaac Amigo y José Errasti Convivir en Paz: La metodología apreciativa. Aproximación a una herramienta para la transformación creativa de la convivencia en Centros Educativos. por Gustavo Schujman La educación intercultural ante los retos del siglo XXI. por Francisco Esteban Bara (Coord. Relatos breves para la reflexión. Propuestas didácticas. por José Tuvilla Rayo Pantallas. Cruz Pérez Pérez y Juan Escámez Sánchez . por Juan José Sarrado Soldevila y Marta Ferrer Ventura La convivencia en los centros de secundaria. por Salvador Auberbi La educación ética en la familia. por María Luisa Rodríguez Moreno Jóvenes entre culturas. Fundamentos y claves educativas. Un cambio de mirada desde la universidad.) Mi querida educación en valores. juegos y educación. por José María Toro ¡Quiero chuches! Los 9 hábitos que causan la obesidad infantil. por Miquel Martínez Martín y Amèlia Tey Teijón (Coords. por Larry P. La alfabetización digital en la escuela. un valor cultural. Los hijos como valor. Actualización y prospectiva. Ética para profesores. Currículum con aprendizaje cooperativo. por Rafaela García López. por Carme Travé i Ferrer El libro de las virtudes de siempre. sistema de valores e identidad laboral de los jóvenes. por Ramiro Marques Construir los valores. por Manuel Area Moreira (Coord.) Conflictos. por María del Pilar Zeledón Ruiz y María Rosa Buxarrais Estrada (Coords. Inés Massot Lafon Estrategias para filosofar en el aula. Programa de prevención de conductas agresivas y violentas en el aula. Estrategias para abordar el conflicto. por Ángel Latorre Latorre y Encarnación Muñoz Grau El niño y sus valores. por Begoña Gros (Coord. por Isabel Agüera Educar con “co-razón”. por Mª Luz Lorenzo Mensajes a padres. tutoría y construcción democrática de las normas.) Cultura de paz. Nucci Excelentes profesionales y comprometidos ciudadanos.Educar en la sociedad de la información.) Cómo orientar hacia la costrucción del proyecto profesional. Algunas orientaciones para padres. por Mª. por Francisco Esteban Bara La familia. La construcción de la identidad en contextos multiculturales. Autonomía individual. Tradiciones y educación en valores democráticos.

.

S.. .Este libro se terminó de imprimir en los talleres de RGM.A. el 6 de febrero de 2009. en Urduliz.