Autobiografía

Mi nombre es Gilda Gómez soy Licenciada en Matemáticas, me gradué en la “Universidad Central de Venezuela” en Diciembre del 2001. Trabajo en el “Instituto Universitario de Tecnología Industrial Rodolfo Loero Arismendi” (IUTIRLA) donde imparto clases de: Matemáticas I y II, Lógica y Simulación de Sistemas (para la carrera de Informática). Esto desde el 2002. Igualmente dicto clases de Matemáticas Básicas (para las carreras de: Administración, Contaduría, Ingeniería, Educación mención Ingles, Comercio Internacional) en la “Universidad Alejandro de Humboltd”, desde el 2004. Aunque no he hechos otros cursos sobre las matemáticas (he querido), esta es una ciencia aplicable en todas las especialidades, es un factor determinante en la del futuro, Mi interés en realizar este postgrado en la Especialización Docente en Educación Superior y sus muy significativas materias, es alcanzar una formación profesional en la enseñanza y aprendizaje donde los niveles de conocimiento, comprensión, así como su manejo, sean los puntos importantes a lograr. Mi primera experiencia como docente fue cuando yo estudiaba tercer semestre de la licenciatura de Matemáticas, Cuando una vecina me pidió que le diera clases a su hija (matemáticas de primer año de bachillerato). Y logre que le gustara la materia y aprobó sin ninguna dificultad (hoy en día es politólogo). Esto me amino a concursar para un cargo de preparadora en la escuela de economía, el cual gane, di clase por un semestre. Luego seguí dando clases particulares hasta mi graduación. Lo que me motivo a escoger la profesión docente fue el éxito que tuve dando clases particulares, para mi era sencillo y a mis estudiantes le iba tan bien que no me volvían a llamar, entendían lo elemental, y así ya no me necesitaban. La dificultad con la que me he encontrado en el ejercicio de la profesión docente en estos dos institutos (privados) a diferencia con las clases particulares, es que las clases particulares son más personalizadas, los estudiantes realizaban todos los ejercicios que se le asignaban y estaban más relajados recibiendo clases en sus casas y sentían la necesidad de aprender para aprobar, en los salones es distintos, no todos están dispuestos a realizar los ejercicios, las distracciones son múltiples, y las matemáticas no son necesarias para sus carreras, ella constituye un obstáculo. Aunque las matemáticas es una ciencia aplicable en todas las carreras, esta considerada como una materia que solo la comprende personas especiales (privilegiadas), las personas y las instituciones no le dan la importancia que tiene como ciencia básica. Las instituciones de educación superior deben proporcionar una formación integral de excelencia. Para lograr este objetivo resulta indispensable que el estudiante de las distintas áreas tenga una formación profunda en las ciencias básicas. Esta solidez le permitirá estar vigente y ser creador o generador de nuevas tecnologías.

En este sentido, las matemáticas son un factor determinante en la formación del futuro profesional, donde los niveles de conocimiento, comprensión, así como su manejo, son objetivos de aprendizaje indispensables. Parece natural que la mayoría de la población desconozca casi todo sobre las matemáticas y que su relación con ellas se limite a las cuatro reglas. Este distanciamiento contrasta con la importancia que las matemáticas tienen hoy en la sociedad. Todas las asignaturas educativas deben contribuir al cultivo y desarrollo de la inteligencia, los sentimientos y la personalidad, pero a las matemáticas corresponde un lugar destacado en la formación de la inteligencia ya que, como señaló Aristóteles, los jóvenes pueden hacerse matemáticos muy hábiles, pero no pueden ser sabios en otras ciencias. Mi opinión personal sobre la docencia se centra en la formación de valores que comienzan sobre la base del ejemplo, que no se pueden reducir a los buenos ejemplos y el modelo del profesor, por lo que la formación de valores es un proceso gradual, donde es necesario buscar e indagar cuáles valores y por qué vías se deben formar, desarrollar, afianzar y potenciar en diferentes momentos de la vida, según las necesidades que se van presentando en la formación de un profesional. Sobre un aporte personal, no tengo (claramente definido), pero me gustaría realizar un proyecto educativo en docencia de educación superior en el área de ciencias básicas para construir tecnologías acorde al desarrollo de los futuros profesionales. Mis expectativas con respecto a la Especialización Docente en Educación Superior, es conocer los cambios que han influido en una nueva forma de percibir la realidad que afecta a los niños, niñas y adolescentes que vienen al sistema educativo con expectativas sobre el aprendizaje que, posiblemente, no tienen mucho que ver con las que han diseñado en los programas educativos o para definir estrategias didácticas. Reflexionar sobre estos temas puede resultar útil para facilitar la innovación educativa y para dar sentido a las aportaciones de la psicología cognitiva y su visión de los procesos de aprendizaje a través de la tecnología. Gilda Gómez

Master your semester with Scribd & The New York Times

Special offer for students: Only $4.99/month.

Master your semester with Scribd & The New York Times

Cancel anytime.