Está en la página 1de 155
PON : 5) A. Pérez de Laborda oh ciencia y fe marova INDICE ADVERTENCIA AL LECTOR ... 62. oe. ces ee eee eee os Pag. 1D I. ALGUNAS FORMAS DE UNA CONFRONTACION HrsTORICA, 19 1. En el comienzo eran los griegos 21 2. Nacimiento de la nueva ciencia ... 28 3. En biologia: de Darwin a Monod . 41 4. En fisica: la mecdnica cudntica ... 58 5. «Explicando» a la religién ... 80 TI. Caracrerfsticas DE La(S) CIENCIA(S) ... 2. 0. v.99 1. Los dominantes: la demarcacién y el método ... 101 2. Despotismo epistemoldgico de la (filosofia de 1a) lence seo. n Foes eee OS) 3. EI mito de la ciencia . 115 4. Ciencia ¢ ideologia . 124 5, Mas gqué son las cienciaa?t 136 SUGERENCIAS DEL AUTOR: ¢QUE DECIR? . 145 APENDICE: LA CIENCIA Y LA TECNICA EN EL DOCUMENTO DE PUBBLA 225 Gay ae ees aie ars 161 BIBCLOGRARIA Ree ese... 173 PEREZ LABORDA.—7 Este libro, avisadisimo lector, setd un libro imposible. Por dos razones. La primera, porque es un tema que se me escapa de las manos, que se nos escapa de las manos. La segunda, porque es un libro apasionado, dado a la caricatura. De ahi sus virtudes, si las tiene, de ahi sus defectos, que los tiene. Habria que saberlo todo y saber de todo pata que este libro fuera posible. El lector imaginar4, sin embargo, que el autor no es un mirlo blanco. Deberia ser, para colmo, un libro plagado de notas eruditas, de infinitas disquisiciones, réplicas y contrarrépli- cas. Nada o casi nada de eso encontrata el lector, empero. Tiene ante sf, simplemente, un «texto», casi un relato, fruto de algunas lecturas y de unos pocos conocimientos. El planteamiento del libro asi lo demanda, su brevedad también. Al final, sin més, podré el lector encontrar unna bibliografia extensa—compuesta por libros a los que, en un momento o en otro de éste, se hace referencia, citados en Ia edicién manejada, aunque sin esa especial ayuda que son Ios breves comentarios a cada titulo, tan de agradacer a su autor—, en donde él, si asi lo quiere, podré encontrar el camino pata rehacerse para si mismo éste o el otro punto, como no sea que quiera, con sus propias fuerzas, construirse «su texto». Me parece esta eleccién una de las maneras posibles de las que dis- pone el autor para relativizarse, de relativizar su interpretacién, su apasionamiento, dejando Ia puerta abierta—jqué menos! —para que cada quien construya las cosas a su manera, se goce en su propia interpretacién, desfogue su ptopio apasionamiento. cEs que el autor se aparta de su texto, se desmarca de él? No; en absoluto. Deja abierta, simplemente, la posibilidad de pensar que es fruto de intimos condicionamientos, de profundas 15}

También podría gustarte