P. 1
Libro Bolivar Ultima Doc 20 Julio 2005

Libro Bolivar Ultima Doc 20 Julio 2005

5.0

|Views: 4.519|Likes:
Publicado porANNCOL

More info:

Published by: ANNCOL on Dec 05, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/23/2015

pdf

text

original

1

SIMÓN BOLÍVAR CONDUCTOR POLÍTICO Y MILITAR DE LA GUERRA
ANTI COLONIAL.

ALBERTO PINZÓN SANCHEZ

PRESENTACIÓN

APRECIADO LECTOR:
El libro critico sobre la vida y obra de Simón Bolívar, que Ud tiene en sus manos es una
excepción que también tiene su pequeña historia:

Como es sabido en el año 2000, el gobierno colombiano de Andrés Pastrana abre una pausa
política con la Insurgencia guerrillera para discutir y llegar a acuerdos que permitan la
pacificación del país y la conclusión del histórico y secular conflicto social armado, y se originó
a la muerte de Simón Bolívar. Para tal efecto ambas partes establecen de común acuerdo una
mesa de negociación en San Vicente del Caguán.

El proceso por diversas circunstancias, una de ellas, la condición aceptada por las dos partes

de “negociar en medio de la guerra” precipita diversas crisis; una de ellas a mediados del

año 2001, que se intenta resolver de común acuerdo, creando una comisión de alto nivel que
represente con credibilidad una amplia opinión nacional, para que le haga propuestas

sensatas a la mesa de negociación del Caguán sobre “La disminución del conflicto armado y el
desmonte del fenómeno Paramilitar”. Dicha comisión llamada sarcásticamente por los medios
de comunicación “de los Notables” estuvo conformada por 4 personas, yo una de ellas.

La comisión cumple su objetivo y presenta las recomendaciones escritas, a pesar de los
atentados y las amenazas directas contra ella, ampliamente proferidas por el líder y jefe de
los paramilitares Carlos Castaño por los medios de comunicación, especialmente en su libro-

testimonio “Mi Confesión” editorial oveja negra 2001 (paginas 312 y ss). Que en mi caso se

llevan a cabo en el intento de asesinato que se realiza en mi apartamento en noviembre
2001, también ampliamente publicitado, y me obliga a salir al exilio desde esa fecha,
posiblemente sin regreso.

Durante el breve tiempo de trabajo de la comisión, pude discutir ampliamente con los
principales dirigentes de la insurgencia y con múltiples trabajadores en las más diversas
actividades de la vida social que asistieron a las audiencias públicas convocadas; la
concepción sobre la vida y obra del Libertador Simón Bolívar que nos inspira a quienes
creemos que otra Colombia será posible:

El hoy mirando al ayer para proyectarlo al mañana.

Pude así mismo, detectar que era una necesidad imperiosa la escritura de un pequeño libro
fácil de leer y cargar; que compendiara y arrogara luz de manera crítica y amplia sobre los
vacíos detectados. Están descritos en el texto.

El aceitoso tiempo de exilio, me permitió concluir para mediados del año 2003 el texto básico
del libro “Bolívar conductor político y militar de la lucha anticolonial”, que salió editado
“muy discretamente” en una pequeña imprenta artesanal de Bogotá, llamada simbólicamente el

2

paso de los Andes (hacia Venezuela en1813 y hacia Colombia 1820 es decir de doble vía),
como un homenaje a la fecha: El 17 de diciembre del 2003. Obviamente con la intención de
que 15 días después, es decir en el 2004, llegara a sus lectores como efectivamente sucedió.

Mil ejemplares salieron a la luz y pronto su gran mayoría logró ser distribuida en campos,
barriadas, fábricas y liceos. Sin embargo las agencias de inteligencia del gobierno de Álvaro
Uribe Vélez, lograron confiscar y hacer desaparecer de la circulación cerca de 200 ejemplares,
por lo que la edición hoy es prácticamente imposible conseguir.

Solo logré conservar este único ejemplar de la prueba final, que ha sido depurado de algunos
errores de impresión y la portada de la edición, en cuyo envés hay una pequeña sinopsis
biográfica del autor.

Con la esperanza de que su lectura y discusión aporte algunas luces a la praxis de los
procesos Bolivarianos que viven nuestros “Pueblos Hermanos”, los cuales precisamente por
ser diversos y múltiples son únicos, como lo establece la concepción dialéctica basada en la
vida, queda a su disposición, apreciado lector.

Alberto Pinzón Sánchez. 24 de Julio 2009 (Un cumpleaños más)

AGRADECIMIENTOS

A Simón Bolívar por su palabra y obra.

Al Doctor Vicente Lecuna por su irrestricto apego a la verdad histórica de Bolívar y dedicación
de toda su vida por lograr establecerla.

Al general patriota argentino José de San Martín, por escribir en sus cartas personales, diez
años después de muerto Bolívar el siguiente juicio: “En cuanto a los hechos militares del
general Bolívar, ellos le han granjeado con razón la fama de ser considerado el hombre mas
asombroso de la América del sur. Lo que lo caracteriza por sobre todo, formando en cierto
sentido un rasgo especial, es su constancia a prueba, que se fortalecía en las dificultades, sin
dejarse abatir por ellas, por mas grandes que fuesen los peligros a los cuales se hubiera

arrojado su alma ardiente”

Al Patriota Cubano José Martí por indicarnos con su ejemplo que “lo que Bolívar no hizo, está
todavía por hacer en América”.

Al paradigma de la clase dirigente de Colombia, Francisco de Paula Santander, “abogado
virtuoso aficionado a presenciar ejecuciones” según el profesor Waldo Frank; por llevar un
diario de sus mezquindades.

Al ex presidente de Colombia Tomás Cipriano de Mosquera, edecán de Bolívar y al ex
presidente de Venezuela José Antonio Páez; por escribir memorias acomodadas para darse
realce.

A los ex militares colombianos, Alberto Lozano Cleves por su honestidad al graficar las batallas
libradas por el ejército bolivariano, y Álvaro Valencia Tovar por su verbosa cascada de
equívocos maquillados con retórica grandilocuencia.

Al ex presidente de Venezuela General Eleazar López Contreras, por su escueto resumen
militar de la obra de Bolívar en su país.

Al historiador C. Parra-Pérez, por mostrar que Miranda y Bolívar fueron parte de la ilustración
francesa.

Al ex presidente dominicano Juan Boch, por destacar la dimensión clasista de la “guerra de
exterminio” que desató Boves inducido por el poder colonial, contra la clase mantuana de los
ricos esclavistas criollos por atreverse a disputarle el poder político.

3

Al historiador Miguel Acosta Signes, por develarnos la oculta base social de la guerra
anticolonial venezolana.

Al historiador Francisco Pividal Padrón, por su insistencia en resaltar el anticolonialismo de
Bolívar.

Al hispanófilo venezolano Rufino Blanco Bombona, por comparar a Bolívar con Hernán Cortés,
Francisco Pizarro y demás asesinos depredadores y saqueadores españoles llamados
conquistadores, a quienes Bolívar siempre detestó.

Al escritor español Miguel de Unamuno, por equiparar a Bolívar con el Quijote y al abnegado
ejército bolivariano con Sancho Panza.

A los escritores; español Salvador de Madarriaga y pastuso José Rafael Sañudo; por su
manera de engrandecer a Bolívar, odiándolo.

Al publicista colombiano Juan Lozano y Lozano, por atreverse a comparar en 1937 en un
pequeño articulo, a Bolívar con Maquiavelo y mostrarnos que esa idea era posible.

A los escritores Waldo Frank, Gerhard Mansur, Indalecio Lievano Aguirre, Agusto Mijares,
William Sherwell, Jules Manzini, por sus biografías sobre Bolívar.

Al historiador Jaime Jaramillo Uribe, por compilar la llamada nueva historia de Colombia

A Nicolás Maquiavelo, por enseñarnos a ver la dimensión política de la historia, mirando hoy
al ayer, para resolver los problemas del mañana

A Carlos Marx, por dejar fundado que la historia de las sociedades es la historia de la lucha de
las clases sociales: explotados contra explotadores.

Al estratega chino Sun Tzú, por haber establecido hace 25 siglos el fundamento político de
toda guerra, en esta simple sentencia: “Lo que es pues de gran importancia en la guerra es
combatir la estrategia del enemigo” (El Arte de la Guerra, Cap III, Nº 4).

Al dialéctico General Prusiano Carl von Klausewitz, por demostrar que lo político y lo militar
son idénticos y contrarios.

Al colega francés Próspero Reverand, por abrir en la calurosa hacienda de San Pedro
Alejandrino de Santa Marta, el enjuto y vaporoso cuerpo muerto de Simón Bolívar para
realizarle la necroscopia y describir las cavernas que le produjeron en sus pulmones, la
ingratitud y traición de Francisco de Paula Santander y José Antonio Páez, asociados con el
Mycobacterium Tuberculosis.

Al trovador cubano Pablo Milanés, por alentar mis escritos con sus cantos poéticos.

INTRODUCCIÓN

El presente escrito no es fruto de una especulación teórica. Es el resultado de una serie de
apasionadas discusiones problemáticas sostenidas en Colombia durante la pausa del año
2000, sobre las enseñanzas de la vida y obra de Bolívar útiles en el actual momento histórico,
proyectado al futuro.

El primer problema que tuvimos, consistió en pilar la imagen del Libertador para quitarle la paja
de 200 años de ritualismo y quedarnos con el grano fértil y veraz de su experiencia político
militar. El “mito” de Bolívar forjado por verdaderos exegetas de la clase dominante, terminó por
convertirlo en una estatua petrificada de mármol lívido cubierta con un sombrío manto, con la
que se adornan las innumerables plazas de todos los poblados de los países de la otrora gran
república de Colombia. Mas de mil textos oficiales -y este no aspira a ser uno de ellos- en
donde a partir de una frase o una anécdota sin ningún “contexto” se demuestra, no lo que
Bolívar quiso decir, sino lo que el régimen quiere que se diga, son una verdadera dificultad.

4

Múltiples facetas talladas con dedicación y esmero, ocultando al hombre en su totalidad
compleja, han terminado por enajenarlo de la memoria de las gentes del común: El don Juan
“infatigable” de las tres etcéteras, el delirante y utópico alfarero de naciones, el inhumano de la
guerra a muerte, el aventurero romántico, el epopéyico guerrero de la Grecia homérica, el
coloso cósmico continuador de la sangre de Pelayo, el Cid, Pizarro, Cortés y demás asesinos
y depredadores españoles (a quienes detestó), el pomposo y chispeante diplomático, “el tirano
militarista” como solía llamarlo en secreto F.P.Santander, el frustrado estadista, el
grandilocuente orador y redundante escribidor. El descontextualizado, melancólico y desolado
tuberculoso garciamarquiano, abandonado por la ingratitud de quienes creyó fueran sus
amigos, que flota moribundo por el río Magdalena llevado por la corriente, mascullando
solitario en delirante agonía, su soledad.

Todo, para eludir mostrar lo que realmente fue: Un exitoso conductor político y militar de la
lucha anticolonial en la América andina. No el militar a secas, ni el político retórico, sino ambos
en simultánea integridad vital.

El segundo problema, lo constituyó la múltiple y polémica “caracterización” existente del
periodo histórico y de las realidades tanto americanas como europeas que vivió Bolívar: ¿Era
el imperio español simplemente “capitalista” . O se encontraba en un complicado proceso de
TRANSICION; incorporado e integrado desde sus inicios mediante el capital comercial, al
“sistema colonial del capitalismo mundial”, que en ese momento jalonaba y hegemonizaba el
capital industrial ingles?

¿De qué manera se vinculaban los esclavistas criollos y mantuanos a los cuales pertenecía
Bolívar, a este circuito comercial colonial, y cual papel jugaron en el desenlace de la guerra de
liberación nacional, tanto el problema de la libertad para los esclavos, el de la liberación de las
trabas coloniales de los indígenas, mestizos y demás trabajadores?

El tercer problema que discutimos, fue el análisis del desarrollo político militar inédito y sin
ninguna experiencia universal de referencia, acerca del complejo proceso de lucha de las
clases sociales durante la guerra anti colonial en esta parte de América: Primero, la lucha de
los mantuanos en las ciudades contra las trabas monopólicos de la Corona española. Luego
en los campos, la utilización por parte del poder colonial de los esclavos y demás trabajadores
de color contra sus propietarios. Después, la estrategia de Bolívar para incluir a estos
“coloreados” en las reivindicaciones de su clase, dentro del concepto amplio de libertad en la
nueva república. Y finalmente, una vez incorporados en el ejercito patriota, que derrota el
poderío colonial español en los paramos peruanos de Ayacucho; el proceso de regresión y
marcha atrás, dado por los esclavistas exportadores y hacendados criollos coaligados, para
evitar la liberación de sus esclavos y de los indígenas que les tributan. Proceso que concluye
con las conspiraciones e intentos de muerte realizados por sus antiguos compañeros de
armas y la desmembración del proyecto bolivariano de la gran república de Colombia.

Estos problemas generaron algunas reflexiones, que de ninguna manera son respuestas
finales, las cuales hoy presento en este texto fechado y por lo tanto sujeto a ser superado,
con el ánimo de aportar al debate que apenas se inicia, algunas ideas útiles para el presente
y talvez para el futuro, sobre la vida del forjador de nuestra nacionalidad. (Dresden,
Festspielhaus- Hellerau. 17, Diciembre 2003)

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->