Está en la página 1de 23

República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para la Educación


Universidad Yacambú
Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas

Sociología General

Cabudare, Mayo 2008


República Bolivariana de Venezuela
Ministerio del Poder Popular para la Educación
Universidad Yacambú
Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas

Sociología General

Profesora:
Claudimar Díaz

Sección:
MB08NOP

Participantes:
----------------------- C.I.: xx.xxx.xxx
-------------------------------- C.I.: xx.xxx.xxx
----------------------- C.I.: xx.xxx.xxx
---------------- C.I.: x.xxx.xxx
------------- C.I.: xx.xxx.xxx

Cabudare, Mayo 2008


Introducción

La afirmación de que el hombre es un ser social ha ido cobrando un sentido de


más profunda dimensión de lo que generalmente se entendía al escuchar esa frase. No
sólo el hombre es un ser social en cuanto a que tiende a agruparse con los demás de
su especie por negocio o por la profesión, etc. Sino que el mismo desde el principio
hasta el final viene a ser en medida creciente un producto social.

Se puede afirmar sin temor a exagerar que el desarrollo de las características


mentales que distinguen al hombre de los demás animales es que este es un fenómeno
cultural, producto de la vida social del único animal que habla. Se puede observar
cómo se han desarrollado tales características por sí solas, como el fruto de la relación
de los individuos de la sociedad, se podría decir que estas son el producto destilado a
través de múltiples procesos, de una larga convivencia y un continuado trato con los
demás de la especie, durante los cuales se han formado o desarrollado, fijado y
trasmitido por medio del lenguaje, ya que este es el vehículo de la cultura y el agente
por excelencia del desarrollo de la inteligencia humana.

La Sociología es una disciplina que, no obstante a su corta existencia en el


terreno de las ciencias sociales, ha alcanzado una enorme riqueza analítica gracias a
la variedad de posibilidades teóricas que se han formulado en torno a su
planteamiento y a la diversidad de temas que se han acogido como objeto de estudio,
y a su valiosa interrelación con el resto de las ciencias.

La Sociología se ha concentrado en el análisis y compresión del conjunto de la


realidad y esta opera como una ciencia particular teniendo esta sus propias
interpretaciones teóricas y metodológicas. Los pensadores sociales que han
contribuido a la formación de la Sociología como una disciplina social la dotaron de
una dinámica constante que la mantiene en contacto frecuente con las otras ciencias
sociales, permitiéndole elaborar conceptos, hipótesis y métodos que dan origen a las
diferentes formulaciones teóricas que utiliza actualmente.

Para reunir y aclarar un poco nuestras ideas podemos partir diciendo que la
sociología no es una ciencia que pueda dar respuestas finales y únicas a cada
problema que afecte a nuestra sociedad, sino que por el contrario, es una disciplina
que goza de flexibilidad y pluralidad en la cual convergen variadas perspectivas
teóricas y metodológicas, esto no podría ser de otra manera ya que los mismos son
actores sociales que operan desde el interior de la sociedad, esta pluralidad también se
debe a que los seres humanos no piensan de la misma manera y mucho menos
responden de la misma forma a los múltiples desafíos que a diario se le presentan en
su vida dentro de la sociedad. De esto podemos deducir que la riqueza del
pensamiento sociológico radica en la variedad de sus interpretaciones y las respuestas
que se generara a partir del estudio de la sociedad, entendidas como una realidad
dinámica y cambiable que demanda constantemente la creación y aplicación de
nuevos conceptos e interpretaciones
La Sociología General

Antes de comenzar con este tema creemos necesario exponer algunas


definiciones que se tienen sobre Sociología, al investigar en los diferentes textos,
podemos observar que cada autor le da un significado propio a la misma por eso
mencionaremos tres definiciones:

1.- Ciencia que trata de la constitución y desarrollo de las sociedades


humanas.

2.- Junto a la logia de la psique o psicología esta la logia de la vida, o sea la


sociología. Es una logia es decir es una ciencia que tiene como finalidad
estudiar la realidad de las entidades sociales tal cual son y no como
deberían ser, así pues, al estudio de las sociedades debe considerarse
análogo el de los objetos del mundo animado. Es la historia natural de las
sociedades humanas.

3.- La sociología puede definirse como el estudio científico de la vida grupal


de los seres humanos, debido a que con frecuencia se da un uso incorrecto
a los términos sociología y sociólogo, valdría la pena mencionar aquí algo
de lo que no es sociología, como campo de conocimiento, la sociología no
es una filosofía social.

Al estudiar el sentido etimológico de la palabra sociología vemos que esta


proviene del latín “socius” que significa socio o compañero y del sufijo griego
“ologia” estudio de, ésta es la ciencia social que se dedica al estudio de la sociedad y
los fenómenos que en ella ocurren. Se encarga de estudiar, como son creadas,
mantenidas o cambiadas las organizaciones, e instituciones que conforman la
estructura social.
En el desarrollo de la sociología como disciplina resaltan los siguientes
nombres: Henri de Sain-Simon, Auguste Comte, Karl Marx, Herbert Spencer, Emile
Durkhein, George Simmel, Feedinand Tonnies, Wilfredo Pareto y Max Weber.

Debemos tener en cuenta que la sociología general es una de las ramas de la


sociología, la cual se diferencia de la sociología jurídica, por estar esta ultima
relacionada con los lineamientos que rigen a la sociedad que al no ser cumplidos,
conllevan a una sanción judicial.

Podemos observar claramente que la sociología general abarca un terreno


bastante amplio, donde se puede investigar desde los motivos por los cuales las
personas escogen a sus parejas hasta las razones de la desigualdad en una sociedad,
esta estudia los conceptos y fenómenos importantes como son las normas sociales, la
socialización, la interacción social, la relación social, el poder, la ideología, las clases
sociales, y el trabajo, en general estudia los grupos sociales, Instituciones sociales
(Estado y Familia), la estratificación social (clases sociales y desigualdades), cambio
en el orden social (urbanismo y población). Las perspectivas generalmente usadas en
esta ciencia son el Interaccionismo Simbólico, la Teoría del Conflicto, la Teoría
Funcionalista, la Estructura Social y la Teoría del Sistema.

Inicios de la Sociología General

Podemos decir que los inicios de la Sociología moderna como disciplina o


conocimiento sistematizado es relativamente reciente. La Sociología nace en Francia,
en la primera mitad del siglo XIX. La palabra Sociología fue inventada por Augusto
Comte y fue utilizada por primera vez en 1.838, la aparición de ella en este año hace
pensar que es una ciencia relativamente joven comparada con otras ciencias. Las
primeras reflexiones sociológicas o pre-sociológicas son sustituidas por explicaciones
más sistemáticas alrededor del siglo XIX, cuando en Europa se reúnen un conjunto de
factores económicos, científicos y políticos que crearon condiciones para la
realización de una reflexión más profunda de la sociedad. Podemos destacar entre
estas condiciones las revoluciones políticas del siglo XVIII, la revolución Industrial,
el nacimiento del Socialismo, el desarrollo de la urbanización, el cambio religioso, el
crecimiento de la ciencia y el desarrollo de la ilustración.

Objetivo de la Sociología General

La sociología es empírica, porque su metodología se basa en la acumulación


de conocimientos sobre fenómenos concretos, cuantificables y comprobables. Los
métodos utilizados varían según el tipo de investigación (desde las encuestas
rigurosamente realizadas, hasta el manejo de los datos estadísticos, desde el estudio
histórico que conforman un determinado fenómeno hasta el análisis de sus causas,
etc.) pero todos ellos llegan a tenerse a los postulados fundamentalmente que
condicionan cualquier ciencia social.

Al mismo tiempo la sociología es una disciplina que elabora teorías generales


sobre el funcionamiento de la realidad social y de cómo se integra la misma. Los
conocimientos que a través de los estudios empíricos parciales o leyes de
comportamiento de las sociedades y de los grupos sociales generan leyes, proposición
o hipótesis que sólo la experimentación posterior dirá si son total o parcialmente
válidas. Desde esta perspectiva la sociología, al igual que la historia y otras ciencias
sociales, debe permanecer abierta a las nuevas experiencias y teorías que surjan en el
curso progresivo de la ciencia. Es decir nada está más lejos de la sociología que la
pretensión de lograr conocimientos o proposiciones cerradas "universal" y
permanente "validas".
Reseña histórica de la Sociología General

La sociología nació en Francia, en la primera mitad del siglo XIX y el primero


en utilizar el término Sociología fue el pensador francés Augusto Comte (1.798-
1.857), después de que él mismo empleara durante cierto tiempo la expresión de
Física Social para referirse a la nueva ciencia.

Comte entendía la Sociología como una rama del conocimiento en la que


estaba implícita, de una manera más o menos conscientemente reconocida, una clara
vocación de transformación del orden social o como el mismo Comte prefería decir,
de "reorganización de la sociedad".

Comte, en este sentido, no sólo participaba de una fe en el progreso muy típica


de su época, sino que veía este proceso inserto en una lógica de cambio según la cual,
el desarrollo de la humanidad se produjo conforme a una lógica que él conceptualizó
como la "ley de las tres etapas, o estados": la teológica o ficticia, la metafísica o
abstracta y la científica o positiva, caracterizadas por tres formas distintas de dar
cuenta de los fenómenos. En la primera se explicaban de manera mágico-religiosa; en
la segunda, de forma filosófico-especulativa; y en la tercera, de acuerdo con
procedimientos científico-positivos.

Comte creía que, a medida que la humanidad se acercaba al tercer estado de su


evolución se evidenciaba más notoriamente el doble proceso de la civilización, la
física social, como ciencia positiva, vendría a cumplir una importante tarea: la "de
evitar o al menos mitigar lo más posible las crisis que determina un desarrollo
espontáneo cuando no se ha previsto: En una palabra, en este orden de fenómenos,
como en todo otro, la ciencia nos lleva a la previsión, y la previsión permite
regularizar la acción".
La Sociología apareció claramente prefigurada en Comte no sólo como
"ciencia de las ciencias" y culminación de todo el edificio científico, sino que
también fue planteada -al igual que en otros padres fundadores-, de manera más o
menos latente o explícita, como una especie de "ciencia de los remedios" y fuente
inspiradora de soluciones científicas a los problemas sociales.

Antes de que se pusiera nombre a la nueva ciencia, bastantes autores prestaron


atención a las diferentes formas de organización social, a las distintas costumbres
sociales, a los conflictos sociales, a los grupos... Reflexiones y consideraciones sobre
estas cuestiones pueden encontrarse en los escritos sobre la política de Aristóteles, en
los relatos de viajes de Heródoto, en los planteamientos socio-históricos de Ib Jaldun
ya en el siglo XV, y en general en Hobbes, en Spinoza, en Lebniz, en Fischte, en
Montesquieu, en los fisiócratas y en economistas como Adam Ferguson y Adam
Smith. Pero en todas estas aproximaciones faltaba una sistemática propia, una
definición clara de un objeto de estudio específico y, en la mayor parte de los casos,
los enfoques que caracterizan el método científico.

Varios grandes teóricos del siglo XIX pusieron las bases para el desarrollo de
la nueva ciencia: Saint-Simon fue el precursor, y a Augusto Comte es a quien
debemos la acuñación de este término; Emilio Durkheim desarrolló enfoques de
estudio e investigación que dieron un verdadero estatuto científico a la nueva
disciplina; y finalmente Carlos Marx y Max Weber contribuyeron, con su gran
capacidad analítica, al desarrollo de las bases teóricas de la nueva ciencia de lo social.
Este reducido grupo de personas conforman el núcleo básico de lo que generalmente
se conoce como padres o pioneros de la Sociología.

Actualmente existe tal pluralidad en el pensamiento sociológico que resultaría


sencillamente imposible inventariarlo y mucho menos clasificarlo. Algunas de las
siguientes escuelas agrupan a buena parte de las teorías que más se han difundido
durante la segunda mitad del siglo XX en el mundo del pensamiento social; los
nombre adjuntos pertenecen a algunos representantes destacados de las mismas.

· Funcionalismo estructural (Talcott Parsons, Robert Merton)


· Teoría del conflicto (Ralf Dahrendorf)
· Teoría crítica (Jurgen Habermas)
· Teoría de sistemas (Niklas Luhmann)
· Interaccionismo simbólico (Geroge Herbert Mead)
· Sociología fenomenológica (Alfred Schutz)
· Posestructuralistas (Michel Foucault)

Importancia de la sociología general dentro de la sociedad

La Sociología es importante para la sociedad ya que esta estudia la estructura


y la función de la sociedad, esta analiza las formas en que las estructuras sociales, las
instituciones y los problemas de índole social influyen en la sociedad y nos permite
conocer las normas o reglas sociales.

Podemos decir que la sociología se basa en la idea en que los seres humanos
no actúan de acuerdo a sus propias decisiones individuales, sino bajo influencias
culturales e históricas y según los deseos y expectativas de la comunidad en las que
viven.

Esta es importante ya que permite a las personas pasar de las explicaciones


sensoriales inmediatas propias de la vida cotidiana a cuestionamientos más profundos
sobre varios fenómenos sociales tales como: la pobreza, la delincuencia, el desarrollo,
subdesarrollo, huelgas y guerras, entre otros. Fenómenos sobre los cuales las personas
casi siempre tienen una opinión muy personal e intuitiva.
A través de la Sociología podemos conocer y comprender ideas, actitudes y
enfoques distintos a los nuestros, de igual forma nos permite reconocer la naturaleza
de las fuerzas sociales que influyen en nuestro comportamiento y en el de los demás.

Estudiar la Sociología es usar la imaginación sociológica, o sea la capacidad


de pensar, distanciándonos de las rutinas familiares propias de la vida cotidiana, para
poder verlas como si fueran algo nuevo.

La Sociología como ciencia, se encuentra en relación directa con la actividad


práctica, al intervenir en la solución de los problemas inmediatos y en la formulación
de planes que busquen mejorar las condiciones de vida de los habitantes del mundo
entero.

Investigaciones de personal, de mercados, agencias especializadas en salud y


bienestar, requieren conocimientos que los Sociólogos pueden aportar. Cualquier
proyecto urbanístico gubernamental, no sólo al planear las obras sino también en su
realización práctica, interviene la Sociología, igualmente sucede con los programas
de seguridad social, planes agrarios, educativos, mejoramiento de las relaciones
obrero patronales, etc. y sobre todo al planear el desarrollo socioeconómico del país,
es donde esta ciencia interviene en forma decisiva.

En el presente siglo la Sociología es de importancia vital para todas aquellas


personas, que por la naturaleza de su profesión, necesitan manejar o al menos poseer
conocimientos de esta ciencia; así tenemos que resulta de mucha ayuda para el
maestro, para el jurista, el médico, al estadista, al trabajador social y al hombre de
negocios

La función de la sociología no solo consiste en descubrir las causas y los


hechos sociales, como señala Comte sino también mostrar la función de tales hechos
en la vida social esta correspondencia entre lo hecho estudiado y las necesidades del
hombre.

De allí, parte su importancia, ya que, el entorno de un ser humano,


básicamente está definido por sus relaciones interpersonales, de igual manera para la
formación de grupos y comunidades se rige por pautas de interacción, por lo tanto la
sociología al dedicarse al estudio de todas esas normativas presenta una visión clara
de las características y evolución que puede tener todo grupo social llegando hasta
obtener una perspectiva del desarrollo y comportamiento de dicho grupo social.

Función de la sociología dentro de la sociedad

El fenómeno social en la especie humana es, en sí mismo un hecho natural y


universal que ha existido siempre, pero sus formas, modos de constitución y
funcionamiento varían en distintos lugares y a través del tiempo, presentando
características distintas determinadas por motivos de índole cultural e histórica. Esta
diversidad de modalidades del fenómeno social en realidad impide el tratamiento
genérico del mismo e impone la necesidad de considerarlo en sus manifestaciones
plurales; es decir, la sociedad en singular ha venido a ser término unívoco de
universalidad puramente conceptual, que ha de ser sustituido por la expresión más
cierta y real de "Las sociedades", que aluden a las muy diferentes características que
muestran las asociaciones humanas en distintos medios físicos y culturales, cuya
influencia obra sobre su modo de ser y actuar y su desenvolvimiento histórico de mil
diversos modos, necesarios y, por tanto previsibles en sus resultados muchos de ellos,
pero contingentes por obra de factores, que hacen ilusoria cualquier explicación
general y exacta de los fenómenos sociales. A pesar de esto, cediendo a la tendencia
tan proyectante como poco científica de buscar soluciones sencillas a las cuestiones
complejas, se ha pretendido en reiteradas ocasiones explicar por una única causa los
múltiples aspectos del fenómeno social. Unas veces religiosas y más frecuentemente
en estos últimos tiempos atribuía a factores económicos.

En las sociedades humanas la diferenciación de posiciones de poder, de


riqueza y prestigio no forma parte de una lógica natural primaria, sino que están
asociadas a la manera en que se han desarrollado distintas formas de organización,
por ello la desigualdad debe ser entendida como un fenómeno de carácter histórico y
cultural.

Así como en otras culturas existen distintos modelos de estratificación (desde


el sistema hindú de castas hasta el sistema despótico-oriental en la India) en la cultura
occidental el sistema de desigualdad social ha sido protagonizado por la existencia de
las clases sociales.

El concepto de clase se ha convertido en un término referido específicamente


al mundo occidental en unos momentos históricos determinados, no obstante ha
habido otro referente sociológico de los sistemas de desigualdad y dependencia que
ha sido conceptualizado con el término estratificación social. La idea que connota
este concepto es la de una disposición de diversas capas diferentes en posiciones de
infra-ordenación y de supra-ordenación.

Sorokin definió la estratificación como la diferenciación de una determinada


población en clases jerárquicas superpuestas, cuyo criterio de distribución está
relacionado con los derechos, privilegios, deberes, valores, responsabilidades,
privaciones e influencia de los miembros de una sociedad. En este sentido, el
concepto de clase social está referido principalmente a la distribución de los grupos
sociales respecto a la producción económica mientras que el estrato social posee un
sentido más amplio que el meramente económico.
Kinsgley Davis y Wilbert Moore afirman que no existe ninguna sociedad sin
alguna forma de estratificación, lo que en términos funcionales significa que toda
sociedad necesita colocar y motivar a los individuos en la estructura social. Esta
motivación se ejerce en dos diferentes niveles: inculcando en los propios individuos
el deseo de ocupar ciertas posiciones, y una vez en ellas el deseo de cumplir con las
obligaciones que llevan consigo.

Concepto de sociedad

Sistema o conjunto de relaciones que se establecen entre los individuos y


grupos con la finalidad de constituir cierto tipo de colectividad, estructurada en
campos definidos de actuación en los que se regulan los procesos de pertenencia,
adaptación, participación, comportamiento, autoridad, burocracia, conflicto y otros.

El concepto de sociedad se ha empleado en las ciencias sociales de todas las


épocas con significado y fundamentación diferente: en Roma se utilizaba para definir
un grupo constituido por decisión voluntaria con finalidad compartida. El filósofo
griego Aristóteles consideró a la sociedad como organismo vivo, concepción que el
teólogo italiano Tomás de Aquino completó y desarrolló como totalidad orgánica
propia, base del pensamiento social cristiano: los individuos que la componen son
partes de un todo, regulado por fuerzas trascendentes.

A partir del siglo XVI se formuló una concepción contractualista que ve en la


sociedad la construcción de un orden artificial fundado en una asociación de
individuos que ceden su derecho a un ente social capaz de garantizar el orden y la
seguridad en sus relaciones. Con el inicio de la industrialización, la sociedad, desde el
punto de vista económico, se entendía como conjunto de los productores frente a los
no productores. El teórico social inglés Herbert Spencer vio en la sociedad una forma
superior de organismo, cuyas partes aparecen integradas y coordinadas mediante
leyes naturales, oponiéndose a sus compatriotas Thomas Hobbes y John Locke,
quienes cuestionaban la sociedad como un hecho natural.

Diferencia con el hecho social

El de hecho social es un concepto básico en la sociología y la antropología.


Fue acuñado por el francés Émile Durkheim en su libro Las reglas del método
sociológico (1.895). Refiere a todo comportamiento o idea presente en un grupo
social (sea respetado o no, sea subjetivamente compartido o no) que es transmitido de
generación en generación a cada individuo por la sociedad, considerada como un todo
mayor que la suma de las personas que la componen. A su vez, es recreado en mayor
o menor medida por estos, de manera que la mayoría lo comparte y todos lo conocen,
entrando en la conformación de sus prácticas y sus juicios morales sin que deba ser
previamente discutido.
El ejemplo clásico es el momento del aplauso luego de una representación
teatral: cada espectador presente sabe cuándo empezar a aplaudir (y en qué caso debe
hacerlo, y las consecuencias de no hacerlo) sin necesidad de preguntar a los demás,
de manera que el fenómeno se produce con notoria sincronicidad a partir de la
uniformación de cientos de fuentes particulares previamente aculturadas sobre ese
hecho social. Desde este punto de vista, todas las facetas mayores de un grupo
humano: su lengua, su religión, su moral y sus costumbres, son hechos sociales.

El resultado del no acatamiento a un hecho social es, en el fuero interno, un


índice de la fortaleza y vigencia de ese elemento dentro del acervo de hechos sociales
que forman el conjunto cultural (que si es fuerte, acarrea vergüenza y en algunos
casos hasta el suicidio), y, en las prácticas externas, una causal de sanción social, que
dependiendo de la gravedad de la transgresión para ese grupo humano (la cual está en
relación directamente proporcional con la importancia relativa del hecho social
violado y de su vigencia —estado de decaimiento, estabilidad o ascensión—) puede ir
desde una simple reprobación moral hasta la aplicación de castigos y sanciones
penales.

Requisitos para perpetuar la sociedad

Para perpetuar la sociedad podemos decir que los requisitos indispensables


son: la permanencia, la organización y la conciencia de unidad espiritual e histórica

El primero y fundamental elemento para perpetuar la sociedad es la


permanencia: sin ella, no puede darse forma alguna de sociedad. Po tal razón las
personas que llenan una sala de espectáculos, las multitudes que se reúnen en el
estadio para presenciar un juego o los que se congregan para celebrar una fiesta o
para escuchar un discurso, no constituyen sociedades. La razón es que su presencia
en el lugar de reunión dura lo que dura el motivo accidental que las mantiene allí: es
transitorio y luego se dispersan. Los sentimientos o propósitos que mantuvieron
unidos a todos los concurrentes fueron los mismos, pero efímeros, carecieron de
permanencia y, por tanto, privados de lo necesario para que germinaran y se
desarrollaran las instituciones sociales.

La permanencia a que nos referimos ha de ser tanto del tiempo como del
espacio a fin de que pueda catalogarse como factor de sociedad cabalmente
constituido. Ello quiere decir que ha de ser capaz de establecerse sin solución de
continuidad, en un lugar determinado y de obtener de él o en él los medios de
subsistencia necesarios y además ha de poder perdurar organizadamente durante un
curso de tiempo relativamente largo.
La organización de las instituciones económicas ha de ser la resultante de su
capacidad, para asegurar la subsistencia física de la sociedad en el lugar. Por lo que
atañe a su perduración en el tiempo, es decir, a la perpetuación biológica, han de ser
organizadas aquellas instituciones que aseguren la supervivencia y adaptación social
de las nuevas generaciones y especialmente, las de la familia, lo que es de
importancia primordial. De acuerdo con lo anterior, el elemento permanecía supone
la capacidad de subsistencia física en un medio determinado y la posibilidad de
perpetuarse biológicamente y ambos supuestos llevan implícita la necesidad de
organización, como condición indispensable: así una gran sociedad tendrá tanto más
asegurada su permanencia cuanto mejor organizadas se hallen sus instituciones.

Clases de sociedad

Es un término flexible que podría explicarse para clasificar a determinados


individuos o grupos. Actualmente tiene un marcado carácter político y mientras que el
estrato es casi rígido, el de clase presenta oportunidad de cambio y movilidad. La
plena utilización del concepto clase social comienza en el XVIII llegando a ser
definido en el siglo XIX por la nueva sociedad industrial y estos postulados referidos
al orden económico son:

• Producción como actividad social básica.


• Los sistemas de producción suponen la división del trabajo.
• La división del trabajo supone la existencia de diferentes papeles sociales.
• Estos papeles significan diferentes interrelaciones.
• Los niveles de los diferente grupos sociales implican la división de la
sociedad de clases.
Así las clases sociales se encuentran formadas por grandes grupos sociales los
cuales se encuentran a diferentes niveles en los sistemas de producción dando lugar a
diferentes niveles de vida y generando conflictos y tensiones. Algunos ejemplos de
sociedades son Estados, Provincias, Municipalidades, Empresas Industriales, Partidos
Políticos, Organizaciones Religiosas y Clubes.

De aquí parte lo que se denomina Estratificación Social lo cual, hace


referencia a los sistemas generales de desigualdad social donde el concepto clase
social no expresaba sino una de sus variantes. Es más su disposición de capas
diferentes en infra-ordenación y supra-ordenación. Sorokin la define como la
diferenciación de una determinada población de clases jerárquicas superpuestas con
una distribución desigual de derechos y privilegios, de deberes, de poder, resumiendo
en tres clases: económica, política y ocupacional.

Para Weber los fenómenos de distribución del poder están representados por:
• Clases: posesión y no posesión.
• Estamento: como realidad del orden social que tiene que ver
con los modos de vida social.
• Partidos: en la esfera política.

Es así que las clases sociales vienen sobrevenidas de acuerdo a su distribución


en el espacio y las condiciones políticas-económicas que se deriven en su
momento de una determinada situación.
Carácter social activo y pasivo de la sociedad

El carácter social del derecho dentro de la sociedad, su vinculación con la


realidad social dentro de la sociedad en la cual actúa, explica la movilidad de las
instituciones jurídicas, puesto que, estas se transforman según los diferentes países
dentro de los cuales les toca vivir. Este movimiento sociológico corresponde a lo que
se ha denominado relatividad de las instituciones jurídicas dentro de la sociedad; es
decir, que son relativas al tiempo y lugar (India-Venezuela, la época colonial-la
actualidad).

Las leyes van evolucionando conforme evoluciona la sociedad, o sea, es como


un traje que los grupos sociales usan para defenderse de la intemperie y para tener
una buena apariencia. Con el tiempo el traje se hace viejo y se deteriora y quien lo
usa va creciendo, por lo tanto, surge la necesidad de modificarlo o sencillamente
cambiarlo por otro, que se adapte a las necesidades cambiantes de la sociedad.

Igualmente se reconoce un marcado paralelismo, refiriéndose a que las


diversas legislaciones a menudo se reproducen unas de las otra, a través de las
enormes distancias, lugar y tiempo, lo que lleva a concluir que los pueblos tienen un
mismo origen y por consiguiente una tradición común o que las mismas causas han
producido los mismos efectos.

Sin embargo esta idea es rechazada por los relativistas que no quieren
encontrar ningún dato uniforme en el campo de la vida jurídico-social, este doble
aspecto de relatividad y paralelismo sirve para estudiar hasta donde la vida social
influye en la formación del derecho y la sociedad.

Se supone que, cuando mejor adaptado se halle el individuo, tanto mas activo
será socialmente, sin embargo no siempre es así; debido a que las actividad que
despliegue el individuo dependerá de muchos factores tales como: El interés en las
actividades sociales que le son accesibles, el tiempo en que dispone para participar en
ella y muchos otros similares.

Carácter social pasivo: se refiere al poco interés demostrado en las


actividades, pero esto no significa que no se encuentren bien adaptados socialmente.

Nota: “la madurez social” es un índice de la buena adaptación al grupo,


tomando una adecuada participación en el intercambio social.
Conclusión

La teoría sociológica moderna opera, en buena medida, a partir de un


principio capital de la teoría de Durkheim la cual establece que por su naturaleza, la
sociedad es una realidad específica, distinta de las realidades individuales, y todo
hecho social tiene como causa otro hecho social y nunca un hecho individual.

La Sociología general no busca causas o principios, sino la descripción de


fenómeno social en sus líneas generales, con exclusión de rasgos particulares
diferenciales, esta por ser una de las ciencias más recientes, aún no ha logrado
establecer sobre bases sólidas una metodología universalmente aceptada por todos los
investigadores en el campo de las ciencias sociales. La dificultad principal estriba en
que el objeto de la investigación es el hombre en sociedad, cuya naturaleza y
reacciones son en extremo difíciles de conocer y estudiar, por la variedad casi infinita
de las características personales y la complejidad inmensa de las relaciones sociales.

A pesar de esto, la Sociología procura establecer procedimientos propios de


investigación del fenómeno social, para el conocimiento de sus causas y
consecuencias y de las leyes que lo rigen. Las leyes sociológicas que tratan de
explicar las secuencias causales entre los fenómenos sociales, no pueden aspirar a la
misma validez de las leyes físicas, las cuales expresan siempre una relación
cuantitativa fija entre la causa y el efecto.

La sociedad nos influencia hasta lo más profundo de nuestro ser social. En


muchas formas, la esencia misma de la sociología y gran parte de sus explicaciones se
interpretan despectivamente como un producto de sentido común más que científico.

Después de analizar todo lo expuesto, podemos decir que la sociología se


propone cuestionar constantemente a la sociedad y a sus miembros respecto a la
forma de vivir e interrelacionarse, y sea cual fuese la variedad de respuestas,
permitirían por lo menos, en el transcurso de la formulación, un ejercicio sano de la
razón y del ser que enaltezca la dignidad humana y la convivencia social.
Bibliografía

Ceballos, Jorge Gilbert. (1.997), 616 páginas, Introducción a la Sociología.


Editorial: Lom Ediciones.

Durkheim, Emile. Las reglas del método sociológico.


Editorial: Fondo de Cultura Económica.

Nodarse, José J. (1.989), 354 páginas, Elementos de Sociología.


Editorial: Selector.

Sánchez Froiland, María del Cielo. (2.003), Sociología Jurídica.


Editado por la Universidad Central de Venezuela, Facultad de Ciencias
jurídicas y políticas

También podría gustarte