P. 1
juegos para resolución de conflictos

juegos para resolución de conflictos

|Views: 131|Likes:
juegos para resolución de conflictos
juegos para resolución de conflictos

More info:

Published by: Cristopher Abraham Figueroa Wall on Dec 05, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/03/2013

pdf

text

original

JUEGOS COOPERATIVOS: UNA ALTERNATIVA PARA LA RESOLUCIÓN PACÍFICA DE CONFLICTOS

Ponencia presentada en el II Congreso Internacional de Investigación Educativa 2011 en la Universidad de Costa Rica Evelyn Cerdas Agüero*

Introducción
Los conflictos son parte del ser humano, de las relaciones sociales y de la humanidad en general. El conflicto es difícil de evitar, lo fundamental es el abordaje que se le dé a este y la forma en la cual se trata de resolver, la propuesta es una resolución de conflictos no violenta a través de la acción no violenta. Sin embargo, los conflictos no basta con tratarlos sino con reducirlos y evitar que sean una constante, por lo tanto en los juegos cooperativos se trata de abordar áreas que se relacionan con los conflictos, su gestación y no necesariamente el conflicto como un hecho. La resolución de conflictos a través de los juegos cooperativos permite un aprendizaje divertido, lúdico, creativo, vivencial y reflexivo por medio del cual se desarrollan habilidades y actitudes esenciales para la resolución pacífica de los conflictos. Los juegos cooperativos permiten desarrollar espacios vivenciales para el análisis, el manejo y la transformación pacífica y de los conflictos. Es un proceso donde se estimula la imaginación, la participación, la vivencia para generar una solución creativa, no violenta y constructiva del conflicto. Permite desarrollar habilidades, estrategias y actitudes para enfrentar los conflictos que se generan en la vida cotidiana y generar un proceso de aprendizaje vivencial.
*

Máster en Derechos Humanos y Educación para la Paz. Académica en el IDELA, Universidad Nacional, Costa Rica. Coordinadora del proyecto “Aula Activa: Talleres Lúdicos para la Paz”. Facilitadora de cursos y talleres con la metodología de los juegos cooperativos. E-mail: evelyncer@yahoo.com.

El punto central es transformar actitudes que promueven la violencia como forma de solución o manejo de los conflictos y enfatizar la importancia del espacio de participación de la persona, sus vivencias, el diálogo, la comunicación efectiva, la cooperación, la confianza, el respeto mutuo y la búsqueda de soluciones creativas, democráticas y en consenso.

¿Qué son los juegos cooperativos? Los juegos cooperativos son aquellos juegos en los que los participantes tienen una meta común que lograr, para lo cual se deben ayudar unos a otros, el hecho que tengan una meta común, necesariamente implica intereses comunes y se trata que no haya competencia, individualismo ni exclusión entre los participantes, sino, más bien, cooperación y participación. Los juegos cooperativos son un espacio vivencial, lúdico y de aprendizaje que “ofrecen un espacio para experimentar –y fracasar sin riesgo real- y adquirir todo tipo de habilidades, sobre todo cuando se trata de herramientas sociales (la comunicación efectiva, la toma colectiva y consensuada de decisiones, etc.)” (Limpens,s.f.: 3). Por privilegiar las vivencias generan un proceso de aprendizaje en el cual se promueve que las personas compartan, se relacionen, aprendan de los errores, se conozcan, resuelvan y manejen conflictos, se genere un clima de confianza, practiquen técnicas de comunicación asertiva, se enfoquen en ganar-ganar, fortalezcan la toma de decisiones, se generen espacios de organización y planteamiento de estrategias. Lo cual facilita un proceso de reflexión ante lo que significa mejorar las relaciones afectivas en el grupo, las fortalezas que tienen y las áreas de mejora, de forma que los miembros del grupo puedan desarrollar una relación en la cual “Evitan el estereotipo del "buen" o "mal" jugador, en cuanto que, todo el grupo funciona como un conjunto en el que cada persona puede aportar diferentes habilidades y/o capacidades” (Lagares, 2009: 1). Los juegos conforman un modelo de sociedad en la cual se dan diversas relaciones que tienen sentido al ser trasladadas a la realidad y a las interacciones humanas en diversos contextos, a esto Miranda (2008) lo cataloga como una minisociedad en la cual se genera “un proceso de formación de valores y principios, formación que puede afirmar tanto el
2

colectivismo, la solidaridad y la cooperación…” (traducción de la autora). Esto deja más claro que los juegos son un proceso de aprendizaje, este proceso se enmarca entre acciones y reacciones, actitudes, habilidades, vivencias, experiencias, conocimientos y afectos, entre otros. Es importante mencionar que los juegos cooperativos no son neutrales, sino que tienen propósitos y valores para mejorar las relaciones humanas y sociales, transformando actitudes y buscando el cambio. Una fortaleza de los juegos cooperativos es que permite ejercer “varias libertades que ayudan al desarrollo de la cooperación, de los buenos sentimientos y del apoyo mutuo” (Orlick, 1982). Esto es lo que diferencia a los juegos cooperativos de los juegos tradicionales, es su estructura interna lo que promueve y genera el cambio. Por ejemplo, el juego de las sillas donde tradicionalmente los participantes son excluidos hasta quedar un ganador, genera un sentido de exclusión, rechazo y de competitividad, por el contrario en el juego cooperativo no hay perdedores ni exclusión, todos son ganadores y hay participación. Esto de acuerdo con Orlick (1982:16) significa que “es mejor jugar con otros que contra otros”, el juego cooperativo es “con” todos, con respeto, con solidaridad, con aprecio, con afecto, con cooperación, y no para promover el individualismo y el egoísmo “contra” los otros. Una de las características de los juegos cooperativos es que buscan desestructurar las actitudes que bloquean los elementos positivos, que son los que permiten una mejor convivencia en la sociedad, un desarrollo más pleno de la personalidad humana y las capacidades para abordar los conflictos con mayores y mejores capacidades y de forma positiva.

Elementos de los juegos cooperativos para la resolución pacífica de conflictos En la resolución de conflictos es importante tomar en cuenta, además de los elementos ya mencionados, el respeto y aprecio a las diferencias, el respeto hacia las demás personas, la búsqueda creativa de soluciones, la negociación, entre otros elementos, pero nos circunscribiremos a mencionar algunos que se pueden trabajar con la metodología de los juegos cooperativos.

3

 La persona es el eje central: En los juegos cooperativos la persona, es el centro, es decir es el actor o la actriz principal que tiene emociones, sentimientos, sueños y deseos, una historia y un contexto que ha permeado su “quién soy”, merece respeto, aprecio y aceptación. Es necesario tomar en cuenta que las personas del grupo tienen una “memoria del pasado”, la cual está basada en creencias,

esperanzas y los compromisos del pasado que influyen en la conducta, a esto también se le agrega el conocimiento y las experiencias que se han tenido a lo largo de la vida. También se debe considerar la “memoria del futuro” la cual implica que la conducta actual se ve influida en determinada forma por las creencias sobre lo que sucederá en el futuro. Es decir, el ser humano actúa en el tiempo, ante lo cual es necesario reconocer que ese tiempo va formando sus actitudes, valores, conocimientos, habilidades y formas de pensar. Pero también funciona en el espacio, es decir en un contexto inmediato en el cual existe una trama de relaciones que lo van influenciando y en la que manifiesta sus actitudes, esperanzas, conocimientos y acciones.  Un espacio vivencial: Las experiencias que se dan en el juego son enriquecedoras porque permiten un acercamiento humano y afectivo entre los/as participantes. La finalidad en los juegos cooperativos es vivenciar un proceso en el cual la persona pueda reflexionar e interiorizar que el propósito no es superar a los otros sino que quienes participan tratan de superar los elementos no humanos del juego, implicando que los miembros del grupo aportan de forma individual para el beneficio de todos (Ruiz, 2008). Es una experiencia, en esencia, vivencial por medio de la cual se promueve una forma de trabajo horizontal, lúdica, participativa, divertida, respetuosa, cooperativa, inclusiva, democrática y personal en los grupos que a la vez permite que la persona tenga conciencia de su valor en el grupo, que puede ser negativo o positivo, pero no solo porque se lo dicen sino porque lo va experimentando en el proceso, por lo tanto, “La vivencia en el grupo ofrece una oportunidad única para la reflexión compartida, la valoración subjetiva y la experimentación dirigida de los temas propuestos. La educación a través de juegos y técnicas de grupo provoca un desarrollo creativo de la persona. Los
4

juegos vivenciales hacen vivir, sentir y experimentar situaciones reales en un grupo donde la equivocación no es ningún tabú, sino una oportunidad para crecer”. (Limpens,s.f.: 3) El proceso permite desarrollar habilidades y actitudes para enfrentar los conflictos que se generan en la vida cotidiana y en el grupo o la organización y tener una visión positiva del conflicto. Se trata de transformar actitudes que promueven la violencia en como forma de solución, para demostrar poder, dominio, temor o ¨calmar¨ la situación.  La comunicación efectiva: La comunicación es un elemento esencial en la resolución y manejo de los conflictos, de hecho muchos problemas de comunicación generan conflictos. La comunicación efectiva es una herramienta y una actitud trascendental. Los juegos cooperativos buscan generar un proceso vivencial en el cual las y los participantes logren experimentar, reconocer y vivenciar la comunicación sea efectiva o no en el grupo, esto les permite reflexionar acerca de las áreas débiles o fuertes en la comunicación y así visualizar cuáles son los elementos en los que se puede trabajar para lograr una mejor comunicación y resolver de una mejor manera los conflictos. Los juegos de comunicación se enfocan en el logro de una comunicación efectiva, promoviendo la escucha asertiva, mejorando y utilizando diversos canales de comunicación, el consenso, la toma de decisiones democráticas y la participación; se analiza, además, la comunicación verbal y no verbal, la escucha activa, el rol de los prejuicios y estereotipos, los malentendidos, la ambigüedad de los mensajes, los mensajes en yo, entre otros aspectos. Ejemplo: en el juego dictar dibujos, se trata de dibujar lo que un miembro del grupo va comunicando verbalmente, con un dibujo que tiene de antemano. El dibujo se trata de figuras que no tienen coherencia pero que no se puede mostrar. El meollo del asunto es que el grupo no puede hablar. En el momento de la reflexión los/las participantes ven como una limitación el no poder comunicarse verbalmente y manifiestan la frustración de no lograr realizar el dibujo de la manera correcta, además, para algunos el problema está en el momento de dar las instrucciones para dibujar por parte
5

del guía que desde el principio ya muchos/as se sienten perdidos. La situación se presenta porque quien está dictando no tiene la percepción de lo que sienten quienes están dibujando y no pueden hablar, en ocasiones hay quienes lo hacen muy rápido, no repiten las instrucciones o se les dificulta explicar de una forma clara. En este caso es importante analizar algunos elementos del proceso de comunicación del emisor como lo son: la claridad al transmitir el mensaje, el ritmo, el conocimiento, el lenguaje y el código utilizado. Existen algunos guías que establecen un lenguaje muy técnico como por ejemplo, hablar de figuras geométricas, tipos de ángulos, dando por un hecho que todos/as los/as participantes saben de que se está hablando, lo cual podría, en teoría ser así, pues se cursó matemática en el escuela y en el colegio. En otras experiencias quienes dictan hablan con términos más comunes como “colochitos”, “caracol”, “pegado a un ganchito”, “a la izquierda del palito” “pico”, “puntas”, etc. Con respecto a los receptores se pueden observar varios comportamientos, hay quienes se sienten perdidos y empiezan a reírse y tomarlo en broma, otros se frustran y empiezan a hacer sus propios dibujos, no hacen nada o se van, algunas personas hacen gestos de enojo, aburrimiento y frustración, otras empiezan a quejarse y pedir terminar la actividad o solo empiezan a utilizar el celular. Algunos elementos importantes es que existen otras formas de comunicación que no son exploradas o manejadas por los participantes, dándole mayor importancia a la comunicación verbal, situación que da a conocer que es muy poca la relevancia que se le da a la expresión corporal o gestual, clave en la comunicación y especialmente cuando se resuelven o manejan conflictos, pues la expresión no verbal debe ser coherente con la verbal. Es muy evidente que en el juego se genera estrés y frustración, por lo que es importante hablar de la forma de manejar el estrés en momentos que sentimos que la comunicación no es buena, no está dando resultado o no sabemos cómo manejar las situaciones. Otro elemento importante a considerar es la importancia de las percepciones y la necesidad de aclaración de estas, en el ejemplo mencionado, quien dicta, puede percibir que todos le están entendiendo si habla de figuras geométricas, de tipos de ángulos, de puntos cardinales o de distancias, lo cual le limita para cambiar de estrategia. Es
6

también importante reconocer la importancia de la retroalimentación en la comunicación, situación que no se da en la dinámica.  El diálogo: En los juegos cooperativos se busca privilegiar el diálogo como una de las alternativas para resolver conflictos, para lo cual se trata de realizar actividades para desarrollar habilidades y actitudes de escucha asertiva, y de expresión. La idea principal es no lograr los objetivos por imposición o por otros métodos violentos. El diálogo permite a los/as participantes tener un panorama más claro y amplio, compartir experiencias, opiniones e ideas, sentimientos, información y salir del aislacionismo. El privilegio del diálogo es que cada persona tiene algo que aportar, puede participar, sentirse escuchado y con oportunidades para expresarse. El acto de que alguien nos preste atención mientras hablamos o contamos una historia, es no solo relajante, sino que nos hace sentir escuchados, importantes y valorados. El ser humano no es una isla, por lo tanto sus proceso de socialización muestran una necesidad de comunicarse, de expresarse, de manifestar sus sentimientos. El hablar es un mecanismo muchas veces utilizado para canalizar la frustración, el enojo, la tristeza, la alegría, la amabilidad, lo cual implica que compartir experiencias a través de procesos de comunicación efectivos permite reconocer lo que tenemos en común y las diferencias, practicar habilidades de escucha y de expresión. Ejemplo: Se practica un juego el cual consiste en contar una anécdota o sueño en parejas, por turno, mientras uno habla el otro solo escucha, la idea es lograr un espacio para expresar algo que es importante para mí. Las opiniones al respecto se centran en la importancia de ser escuchados y en el hecho de que estar en silencio no significa que le estamos prestando atención al interlocutor atención, es decir es necesario saber escuchar, ejercer una escucha asertiva. En la resolución de conflictos es importante el poder compartir información durante el proceso, compartir sentimientos, percepciones para lograr tener un panorama más amplio con los diversos puntos de vista, además, “Las ideas de una persona pueden hacer pensar a otras, dando lugar
7

a varias alternativas para un mismo problema” (Judson, 2000:42). El compartir sentimientos entre los actores de un conflicto, puede contribuir eficazmente a bajar las tensiones entre estos y mejorar las relaciones. En este aspecto es necesario reconocer la libertad de expresarse que tiene cada persona, de expresar sus opiniones y pensamientos sin temores de represión pero de la forma más asertiva, sin invisibilizar opiniones a pesar de las diferencias. En este espacio también se promueve la expresión de sentimientos con respecto a la pertenencia al grupo y las situaciones que se generan, es además, el espacio en que se establecen propuestas y cuestionamientos para trabajar y resolver los conflictos. Cascón y Beristain (1995:13) reiteran lo trascendental de considerar las necesidades de los demás, así como la expresión de sentimientos, “Escuchar no solo significa entender sino, estar abiertos a las necesidades de los demás y al compromiso”. Entre los/as participantes se llega a un mayor número de alternativas para la solución de problemas, porque se ve la situación de diversos ángulos e interpretaciones personales. Más que observar un problema desde fuera, el grupo se mete a dentro y experimenta que algunas salidas no funcionan, el aprendizaje se debe más a la práctica y al compromiso. Lo más importante en este tipo de aprendizaje es la vivencia, la reflexión y la escucha de varias alternativas creativas.  La cooperación: La cooperación es el elemento que despierta en los individuos una forma de ver a los demás y así buscar vivir con y no contra el otro, las actuaciones de los jugadores están orientadas al grupo “cada participante colabora con los demás para la consecución de un fin común” (Omeñaca y Ruiz, 2004:47). La cooperación es un proceso de interacción personal y social, que no se lleva a cabo de la noche a la mañana, y busca lograr metas y acciones comunes de forma que los beneficios también lo sean. Al decir que es un proceso de

interacción social, necesariamente implica a otros, y significa asumir un compromiso y una responsabilidad. Si la persona asume esta responsabilidad abre una oportunidad para el desarrollo de habilidades y aptitudes en un proceso de transformación personal; esto lo une con un papel más activo en el

8

grupo, este compromiso y responsabilidad lo mueve a trabajar por las metas comunes y por la resolución de conflictos donde todos ganen y se beneficien. Los juegos cooperativos promueven la cooperación en la aceptación, respeto y aprecio de las diferencias y evitar las actitudes de prejuicios y estereotipos, promover la no discriminación, rechazar actitudes violentas y competitivas, respetar los derechos y asumir responsabilidades. Pero es también importante vincular esta cooperación con la participación debido a que se entiende que esta no se da en la relaciones de dominación o sometimiento, sino en aquellas relaciones de compromiso y respeto entre los/as participantes, pero estas relaciones se asumen y se construyen. Para esto es necesario pensar en los demás, no pensar en los demás, hace que las personas que son parte del conflicto solo piensen en sus propio beneficio, la idea no es competir, ni promover el individualismo, según Mujica (IIDH, 2006) la relación constituyente de la socialización es aquella entre “yo” y el “otro”, central para el desarrollo de la personalidad humana que toma mayor impacto cuando se transforma en “nosotros”. Esto, sin duda, sugiere un proceso por el cual se genera el reconocimiento y la aceptación del “otro” como igual. Cuando en el conflicto hay competencia entre los actores se da una visión individualista hacia una meta propia, aislada y no colectiva, lo cual implica un juego de ganar-perder, donde la persona gana haciendo perder al otro o a los otros. Este juego de ganar perder puede ser intimidante, tiene una visión limitada, desvaloriza y deshumaniza, anula e invisibiliza a los otros con el afán de ganar, en un conflicto la aceptación del éxito competitivo hace a las personas más capaces de destruir a las otras y también de destruirse a sí mismas (Orlick). Pero en los juegos cooperativos se busca un ganar-ganar, todos los miembros del equipo juegan, los participantes son apoyo en vez de obstáculo. Las diferencias que tienen los miembros representan una fortaleza para enriquecerlo pues hay diversidad de habilidades, destrezas,

competencias, conocimientos, pensamientos en vez de ser una debilidad para aprovecharse y vencer o otros para ganar alguno o algunos. Ejemplo: En una de las actividades, saltar la suiza, todo el grupo debe organizarse para saltar la suiza en la menor cantidad de vueltas que la suiza dé, cada persona debe saltar al menos una vez y el grupo establece su meta
9

de acuerdo a la cantidad de vueltas que creen poder hacerlo. Pero cada vez que alguien se enrede todo el grupo debe volver a iniciar.

Es interesante observar que cuando el grupo se divide en dos y se les da una cuerda a cada grupo se percibe un cierto nivel de competencia entre ambos por lograr la meta más rápido y ganar, aunque la facilitadora nunca dijo que era competencia. Otro de los puntos importantes que se pueden tratar es que les es muy difícil ponerse de acuerdo acerca de la meta que quieren lograr, es decir la cantidad de veces que desean que de vueltas la suiza, algunas veces solo lo dicen sin pensar. Se supone que en grupos grandes la variedad de opciones enriquecen, pero se da la situación que no evalúan el panorama antes de decidir como la cantidad de participantes, el largo de la cuerda, las habilidades para saltar antes de tomar la decisión, no hay un ejercicio de observación del contexto (elemento importante para la resolución de conflictos). Otro factor es que en la mayoría de los casos todos/as hablan al mismo tiempo por lo que no se escuchan la opiniones de los demás y en los casos que se escuchan no son tomadas en cuenta. Lo anterior genera que lancen cualquier meta, muchas veces inalcanzable, pues el grupo no ha visto opciones, ni creado estrategias para fijar y lograr la meta. No hay cooperación pues cada uno se fija en sus propios intereses centrados en lograr saltar su única vez sin pensar en aquellos que no lo pueden hacer porque no tienen la habilidad o conocimiento. Lo anterior refleja que para que se de un proceso de cooperación es necesario que se de una buena comunicación, el respeto por la opiniones y habilidades de los demás, el conocimiento del contexto, la evaluación de estrategias y opiniones. La mayoría de las veces inician el juego, pero se dan cuenta que hay personas que no saben meterse o salirse al saltar la suiza o que definitivamente nunca lo han hecho. De este modo surge el momento de replantearse e iniciar un proceso de cooperación para que todos puedan pasar y el grupo empieza a verse como uno solo y a cooperar. En algunos casos lo hacen en parejas, los que más habilidad tienen con los que menos tienen, en ocasiones lo hacen de la mano, en otras experiencias hay una persona que hala a los que no saben salir para ayudarlos.
10

La cooperación empieza a darse cuando se apropian de la realidad que el juego requiere cooperación e inclusión de todos/as los/as participantes porque no termina si todo el grupo no ha saltado la suiza, por ende hay que pensar en los demás, para lograr la meta que es colectiva.  La confianza: La confianza es un elemento importante en los grupos, en las personas y en la resolución de conflictos. Los juegos cooperativos de confianza generan un proceso de valoración personal y grupal, considerando que la confianza no viene dada sino que se construye a través de las relaciones y los hechos. La confianza tiene relación con la responsabilidad y el compromiso grupal e individual, es importante recalcar que al formar parte de un grupo hay una responsabilidad compartida o responsabilidad cooperativa, que no es menor que la individual. De igual forma, los juegos de confianza estimulan la seguridad que se tiene al formar parte de un grupo y sentir respaldo en este, si se estimula o se logra un ambiente de seguridad, respeto y confianza. Es importante hacer notar que para que haya confianza en el grupo, debe haber una confianza individual entre sus miembros, la cual se debe construir y ganar de forma constante, ganar la confianza significa: no traicionar, la manifestación de la honestidad, la responsabilidad, el compromiso y el respeto hacia mí mismo/a y hacia los demás, situación que se logra cada día y que es un proceso largo y complejo. Judson (2000) plantea que al sentir confianza en uno mismo es más fácil poder observar lo positivo en las demás persona y lograr visualizar más opciones para la resolución del conflicto. La confianza y el sentirse apreciado por otros, generan un efecto en la persona de poder dar más, generar un mayor esfuerzo para logra más alternativas. Ejemplo: Apagaincendios es un juego en el cual la mitad de los miembros del grupo hacen el papel de incendios y la otra mitad son los bomberos, estarán en lugares separados, pero los incendios no saben cómo serán apagados por los bomberos. En las experiencias los incendios al ver venir a los bomberos con las manos atrás empiezan a correr y esconderse pues creen que los van a mojar con agua, muchos/as de los/as participantes revelan temor porque no saben a
11

lo que se enfrentan, pero, además, porque tienen la predisposición a pensar que lo negativo. La sorpresa se da cuando la forma que tienen los bomberos de apagar los incendios es con abrazos y demostraciones de afecto, los/as participantes ven esto como algo inesperado y bueno. Este juego es un espacio para lograr mayor confianza en el contacto físico, dar afecto a los compañeros y establecer un ambiente de confianza nivel grupal. Es importante mencionar que algunas veces nuestras percepciones no son correctas y esto puede limitar las posibles soluciones de un conflicto o empeorarlo, además, hay que considerar que una perspectiva positiva acerca de las demás personas ayuda más que una negativa en un conflicto, algunas veces tendemos a esperar lo peor de las demás personas, sin pensar que son capaces de dar alternativas positivas, enriquecedoras o afectivas. Otro elemento a considerar es el hecho de que los conflictos se pueden resolver de forma creativa, con propuestas innovadoras y no solo de la forma tradicional, el agua representaría lo tradicional, pero la opción fue cambiada. Lamentablemente, la sociedad tan competitiva trata de resolver conflictos de forma que haya ganadores y perdedores, pero la idea de los juegos cooperativos es promover un aprendizaje en el cual todos pueden ganar y no hay porque dejar de lado el componente socio-afectivo y construir la confianza en lo bueno y positivo que pueden dar las demás personas.

Conclusión Es evidente que el abordaje anterior solo presenta algunos elementos para la resolución de conflictos, pero es un esbozo general de cómo se puede utilizar la metodología de los juegos cooperativos para resolver conflicto de formas noviolentas y para reconocer elementos fundamentales en este proceso. El proceso permite desarrollar habilidades y actitudes para enfrentar los conflictos que se generan en la vida cotidiana y los grupos así como tener una visión positiva del conflicto. Se trata de transformar actitudes que promueven la violencia en los conflictos como forma de solución, para demostrar poder, dominio, temor y ¨calmar¨ la situación. Más que observar un problema desde fuera, el grupo forma parte de este y experimenta las alternativas, el aprendizaje se debe más a la práctica y al compromiso frente a las soluciones dadas que a la información o
12

antecedentes teóricas. Lo más importante en este tipo de aprendizaje es la vivencia, el disfrute y los aportes que se generan.

Es importante mencionar que al utilizar los juegos cooperativos como herramienta para el aprendizaje, se le está brindando al los/las participantes un espacio vivencial donde existe una mayor participación, se les da la responsabilidad de las reflexiones y la retroalimentación, tienen la posibilidad de expresar sus puntos de vista, alternativas creativas, se vincula el aprendizaje con el disfrute, la afectividad, el respeto, la afirmación, la responsabilidad y la solidaridad.

El proceso de resolución de conflictos a través de los juegos cooperativos permite prácticas comunicativas en las cuales se da intercambio de ideas e información, la toma de decisiones, el consenso, la escucha de alternativas, la apertura hacia otros, la escucha, la expresión, la concentración y la observación, la formulación de propuestas y soluciones.

Asimismo, los juegos de cooperación son un espacio de vinculación entre los miembros del grupo para reflexionar acerca de la modificación de actitudes y acciones que promueven la competitividad entre los/las participantes y no las relaciones solidarias, de apoyo mutuo y comprensión, de libertad y participativas que contribuyan al desarrollo integral y la búsqueda de soluciones no violentas. Los juegos cooperativos generan un proceso incluyente, de solidaridad y cooperación en el cual lo importante no es la conquista individual sino la responsabilidad, la organización y el compromiso por una meta común, sin obviar que la experiencia deja un aprendizaje y una experiencia individual que se logra en el proceso grupal. En lo referente a los juegos de confianza, en los juegos cooperativos se pretende lograr un proceso de autoafirmación en el cual se visualicen, en primer lugar, lo positivo, enfocándose en el hecho de que aprendemos de los errores y el juego es un espacio para el ensayo-error-aprendizaje. El proceso en los juegos cooperativos genera una conciencia del cambio que se requiere, en el comportamiento y en las actitudes, reconociendo y reflexionando acerca de los modelos mentales instaurados y la libertad para
13

tomar decisiones y escoger el camino a seguir, este proceso se genera porque las personas que participan enriquecen y comparten sus criterios,

conocimientos, experiencias y formas de actuar.

Bibliografía Cascón, P. y Beristain, C. (1995). La alternativa del juego I: juegos y dinámicas de educación para la paz. Madrid: Plaza edición. Judson, S. ed. (2000). Aprendiendo a resolver conflictos en la infancia: manual de educación para la paz y la noviolencia. Madrid: Los libros de la catarata. Limpens, F. (sf). “Más que hablar bonito.” (doc.). Em Limpens, F. (2009). CD de Juegos Cooperativos. Querétaro, México: EDHUCA. Limpens, F. (Ed). (2009). CD de Juegos Cooperativos. México: EDHUCA. Querétaro,

Miranda, M. (2008). Trabalhando com jogos cooperativos: em busca de novos paradigmas na educação física. Sao Paulo: Papirus Editora. 2 edic. Orlick, T. (1982). “Valores de la cooperación” (doc.). En Limpens, F. (2009). CD de Juegos Cooperativos. Querétaro, México: EDHUCA. Omeñaca, R. y Ruiz, J. (2004). Juegos Cooperativos y Educación Física. Barcelona: Ed. Paidotribo. 3 edic. Ruiz, J. (2008). “Los juegos cooperativos: una alternativa en la práctica lúdica dentro de la Educación Física”. Revista digital efdeportes. 13,126 - Noviembre de 2008. Buenos Aires. Consultado el 20 de octubre del 2010 en: http://www.efdeportes.com/efd126/los-juegos-cooperativos-dentro-de-la-educacionfisica.htm.

14

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->