P. 1
Factores que influyen en los miembros recién convertidos de la Asociación Venezolana Sur Oriental, para que apostaten o permanezcan en la fe durante su primer año de vida cristiana

Factores que influyen en los miembros recién convertidos de la Asociación Venezolana Sur Oriental, para que apostaten o permanezcan en la fe durante su primer año de vida cristiana

|Views: 819|Likes:
Tesis doctoral por Luis Morales
Tesis doctoral por Luis Morales

More info:

Published by: Universidad de Montemorelos on Dec 04, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/12/2015

pdf

text

original

SÍNTESIS

FACTORES QUE INFLUYEN EN LOS MIEMBROS RECIÉN CONVERTIDOS, DE LA ASOCIACIÓN VENEZOLANA SUR ORIENTAL, PARA QUE APOSTATEN O PERMANEZCAN EN LA FE DURANTE SU PRIMER AÑO DE VIDA CRISTIANA

Por Luis Alfredo Morales Pérez

Asesor: José M. Espinosa Almazán

SÍNTESIS DE TESIS DOCTORAL Disertación Seminario Teológico Adventista Interamericano Recinto Universidad de Montemorelos

Título: FACTORES QUE INFLUYEN EN LOS MIEMBROS RECIÉN CONVERTIDOS, DE LA ASOCIACIÓN VENEZOLANA SUR ORIENTAL, PARA QUE APOSTATEN O PERMANEZCAN EN LA FE DURANTE SU PRIMER AÑO DE VIDA CRISTIANA. Investigador: Luis Alfredo Morales Pérez Asesor: José M. Espinosa Almazán, D.Min. Fecha de terminación: Julio de 2012 Problema La apostasía y retención de los nuevos miembros en la Iglesia Adventista del Séptimo Día ha sido un asunto preocupante durante décadas. Por muchos años se ha visto cómo grandes cantidades de nuevos conversos ingresan a iglesia y al poco tiempo, en menos de un año en algunos casos, se retiran de la misma. Este problema produce desaliento misionero en las iglesias locales, el cual se manifiesta en la disminución del evangelismo. Es necesario encontrar formas de fortalecer la retención de los nuevos conversos para reducir los altos índices de apostasía que hasta ahora se registran en la iglesia adventista. La Asociación Venezolana Sur Oriental, en el estado Bolívar, Venezuela, muestra en sus registros estadísticos un importante crecimiento de su feligresía en los últimos cuatro años, llegando a alcanzar aproximadamente unos 43,000 miembros.

Sin embargo, al examinar cuidadosamente la feligresía activa, se percibe que un poco más del 80 por ciento del total de la feligresía ya no asiste a la iglesia. Lo notable de este fenómeno impone la urgente necesidad de explorar las causas que traen como resultado esa ausencia de miembros. Metodología Para recolectar la información requerida, primeramente se le solicitó permiso al presidente de la Asociación Venezolana Sur Oriental, quien mostró interés en el estudio y lo aprobó. Segundo, se citó a una reunión especial a los pastores de las 25 iglesias urbanas que fueron seleccionadas para este estudio, a quienes se encargó encuestar a tres miembros adventistas y dos ex adventistas bautizados durante los años 2010 – 2011. Allí se les entregó el material y se les explicó el procedimiento para la recolección de los datos. El procedimiento a seguir consistió en lo siguiente: Acudir a los registros de feligresía de la iglesia para conformar una lista de por lo menos 10 miembros adventistas y cinco 5 ex adventistas que hayan sido bautizados durante los años 2010 – 2011 para poder visitarlos en sus hogares, especialmente a aquellos que ya habían sido dados de baja de la feligresía. Para el grupo de adventistas, el instrumento se aplicaría al término de la escuela sabática y antes del culto divino en uno de los salones de la iglesia. Todos los encuestados fueron escogidos al azar. Las encuestas fueron repartidas a los pastores y a medida que eran terminadas las devolvían. El total de encuestas recabadas fue de 73 adventistas y 50 ex adventistas.

Resultados A través de la investigación realizada, se determinó que sí existen ciertos factores que influyen para que los miembros apostaten. Ya que de las respuestas obtenidas de los ex adventistas que se marcharon de la iglesia, se obtuvieron las siguientes razones: En primer lugar los problemas personales, con un 70 por ciento. La segunda causa encontrada fue problemas con los miembros más antiguos de la iglesia, con 44 por ciento; esto nos indica un asunto de suma importancia para la permanencia de los feligreses, el trato de los miembros de la iglesia a los nuevos conversos. La tercera causa es, la falta de compañerismo entre los miembros, con 42 por ciento. Según se puede apreciar, cuando no existe verdadero amor cristiano en la comunidad de creyentes, expresado al establecer amistad con los nuevos miembros, los recién convertidos no se identifican y abandonan la iglesia. Es posible tener un buen fundamento doctrinal, pero el trato amable y establecer relaciones de amistad cristiana resultan necesarios para que los nuevos miembros puedan permanecer. La siguiente causa fue el desánimo y el abatimiento, con un 38 por ciento. Finalmente, la quinta causa fue dificultades adaptación, con un 36 por ciento; esto indica que cuando el nuevo miembro no logra adaptarse al nuevo estilo de vida adventista, el resultado muy probablemente es frustración y termina en deserción. En cuanto a los factores o razones por las cuales los adventistas permanecieron en la iglesia durante su primer año de vida cristiana, se encontraron las siguientes: Primero participación en la iglesia, con 70 por ciento. La segunda causa encontrada fue compañerismo entre los miembros, con 67 por ciento; lo que indica la importancia que tiene para la permanencia de los nuevos miembros el amor cristiano en la comunidad de feligreses. La tercera causa es, el conocimiento de las doctrinas, con un 62 por ciento; es también importante tener un buen fundamento doctrinal. La siguiente causa fue la participación en los grupos

pequeños, con 59 por ciento. La unidad, el compañerismo y el trato amable resultan necesarios para que los nuevos miembros puedan permanecer. Finalmente, la quinta causa fue la participación misionera, con un 56 por ciento. Esto indica que cuando el nuevo miembro se convierte en un agente transmisor de la Palabra de Dios, el resultado será su permanencia en la iglesia.

ABSTRACT

FACTORS THAT INFLUENCE THE NEWLY CONVERTED MEMBERS THE SOUTHEAST VENEZUELA CONFERENCE, SO APOSTASY OR TO REMAIN IN THE FAITH DURING HIS FIRST YEAR OF CHRISTIAN LIFE

by Luis Alfredo Morales Pérez

Adviser: José M. Espinosa Almazán

ABSTRACT OF GRADUATE STUDENT RESEARCH Dissertation Inter-American Adventist Theological Seminary Montemorelos Extension

Title: FACTORS THAT INFLUENCE THE NEWLY CONVERTED MEMBERS THE SOUTHEAST VENEZUELA CONFERENCE, SO APOSTASY OR TO REMAIN IN THE FAITH DURING HIS FIRST YEAR OF CHRISTIAN LIFE.

Researcher: Luis Alfredo Morales Pérez Adviser: José M. Espinosa Almazán, D.Min. Date completed: July 2012. Problem Apostasy and retention of new members in the Seventh-Day Adventist Church has been a matter of concern for decades. For many years has been how large amounts of new converts entering through the front door of the Church and soon, in less than a year in some cases, taken out by the back door of the same. This problem caused dismay missionary in the local churches, which manifests itself in the decrease of evangelism. It is necessary to find ways of strengthening the retention of new converts and to reduce the high rates of apostasy so far recorded in the Adventist Church.

Southeast Venezuela Conference, in the State of Bolívar, Venezuela, shows significant growth of its membership in the last 4 years, reaching approximately 43,000 members in their statistical records. However, to carefully examine the active membership is perceived a little over 80 per cent of the total number of members already does not attend church. The remarkable thing about this phenomenon imposes the urgent need to explore the causes that bring as a result that absence of members. Methodology To collect the required information, first asked permission to the President of the Venezuelan South Eastern partnership, who showed interest in the study and adopted it. Second, cited to a special meeting to the pastors of urban twenty-five churches that were selected for this study who would be responsible for surveying 3 Adventist members and 2 Ex-Adventists who were baptized during the years 2010-2011. There were given the material and explained the procedure to be followed for the collection of data. The procedure consisted of the following: go to the records of membership of the Church to form a list of at least 10 Seventh-Day Adventist members and 5 Ex-Adventists who have been baptized during the years 2010-2011 in order to visit them in their homes, especially to those who had already been decommissioned from the membership of the Church. For the Group of Seventh-Day Adventists, the instrument would apply at the end of the Sabbath school and before divine worship in one of the halls of the Church. All respondents were chosen at random. The surveys were distributed to the shepherds and as they were finishing the task handed over the polls. The total number of surveys obtained from the hands of the shepherds was 73 Adventists and 50 Ex-Adventists.

Results Through the research, found that there are certain factors that influence that the Member apostasy. Since the replies obtained from part of the Ex-Adventists who left the Church, was obtained the following reasons: firstly, the personal problems, with 70 per cent. The second found reason was problems with the older members of the Church, with 44 per cent. This indicates a matter of utmost importance for the permanence of the parishioners, the treatment of the members of the Church to the new converts. The third cause was lack of fellowship among members, with 42 percent. As you can see, when there is no true Christian love in the community of believers, expressed to establish friendship with the new members, the newly converted are not identified and leave the Church. It is possible to have a good doctrinal base, but the friendly and establish relations of friendship Christian are needed to enable new members to remain. The following cause was the discouraged and despondency, with 38 percent. Finally, the fifth leading cause was difficult to adapt to the Adventist lifestyle, with 36 percent. This indicates that when the new Member failed to adapt to the new Adventist lifestyle, the resulting frustration is very likely to be and will end up in attrition. In terms of the factors or reasons why Adventists remained in the Church during their first year of life Christian found the following: first participation in the Church, with 70 per cent. The second found cause was fellowship among members, with 67 percent. This indicates the importance that has Christian love to the permanency of the new members in the community of parishioners. The third cause was the knowledge of the doctrines, with 62 percent. It is also important to have a good doctrinal basis. The following cause was participation in small groups, with 59 percent. Unity, camaraderie and friendly treatment are needed to enable new members to remain. Finally, the fifth leading cause was missionary

involvement, with 56 per cent. This indicates that when the new member becomes a transmitter agent of the word of God, the resulting will be stationed at the Church.

SEMINARIO TEOLÓGICO ADVENTISTA INTERAMERICANO Recinto Universidad de Montemorelos

FACTORES QUE INFLUYEN EN LOS MIEMBROS RECIÉN CONVERTIDOS, DE LA ASOCIACIÓN VENEZOLANA SUR ORIENTAL, PARA QUE APOSTATEN O PERMANEZCAN EN LA FE DURANTE SU PRIMER AÑO DE VIDA CRISTIANA

Tesis Presentada en cumplimiento parcial de los requisitos para el grado de Doctor en Ministerio

Por Luis Alfredo Morales Pérez Julio de 2012

DEDICATORIA

A Dios, quien me sostiene y me capacita cada día. A mi padre Demetrio, porque me enseñó a amar los estudios. A mi madre, Yolanda, porque me dio la vida. A mis hermanos Edgar y Gleni, por compartir conmigo la verdad del evangelio. A mi bella esposa Karina, que ha sido más que una ayuda idónea, una compañera incondicional. A mis dos preciosas hijas, Karin y Karen, porque han sido la fuente de mi inspiración, a ustedes dedico esta victoria. A todos los pastores de la Asociación Venezolana Sur Oriental, por ser mis compañeros y grupo de apoyo.

AGRADECIMIENTOS

Primeramente quiero agradecer a Dios el haberme dado la oportunidad de conocerle, amarle y servirle en este santo ministerio. En segundo lugar, quiero agradecer a mi querida y amada esposa Karina y a mis dos preciosas hijas Karin y Karen, quienes han sido un apoyo incondicional para este servidor durante todos estos años de estudio quedándose solas en casa; las amo! Agradezco a mis organizaciones superiores, la Unión Venezolana Oriental y la Asociación Venezolana Sur Oriental, el haberme brindado la oportunidad de seguir con mis estudios académicos, tanto de maestría como de doctorado. Agradezco a mis compañeros, colegas, pastores y ministros de la Asociación Venezolana Sur Oriental, por la colaboración prestada en la realización de las encuestas y por sus constantes palabras de ánimo y apoyo. Agradezco a mis tutores, al Dr. José Espinosa, Dr. J. Omar Velásquez y Dr. Félix Cortez, porque han sido fuente de inspiración y me han dado valiosos consejos, sin ustedes no habría podido llegar a la meta. Agradezco a mis hermanos Edgar y Gleni Morales, porque a través de ellos conocí un día la mayor y mejor verdad de todas: Jesucristo. Y finalmente, agradezco al Seminario Teológico Adventista Interamericano, en particular a cada uno de los maestros por la instrucción y formación académica que he recibido y que ahora tengo el privilegio de compartir con la iglesia.

TABLA DE CONTENIDO

LISTA DE TABLAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . LISTA DE FIGURAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Capítulo I. INTRODUCCIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Problema . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Tema . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Definición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Delimitación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Definición del problema . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Propósito . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Objetivos específicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Justificación del estudio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Limitaciones del estudio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Definición de términos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Presuposiciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . II. MARCO TEÓRICO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La apostasía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La apostasía en las Sagradas Escrituras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La apostasía en el Antiguo Testamento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La apostasía en el Nuevo Testamento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La apostasía y los escritos de Elena G. de White . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Poco estudio de la Biblia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Poca consideración y actos precipitados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Poca labor diligente por parte de la iglesia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Poco trabajo en la obra misionera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La apostasía en la iglesia adventista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Por qué la gente apostata de la iglesia adventista . . . . . . . . . . . . . . . La apostasía en otros autores contemporáneos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La retención . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La retención en las Sagradas Escrituras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La retención y los escritos de Elena G. de White . . . . . . . . . . . . . . . . . . . El deber general de los miembros de la iglesia . . . . . . . . . . . . . . . . . El deber del pastor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . v

viii ix

1 1 2 2 2 2 3 3 3 4 4 5 6 6 7 8 15 17 18 18 19 20 21 24 32 33 33 34 35 37

El deber del nuevo converso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La retención en la iglesia adventista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La retención en años pasados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La retención en investigaciones recientes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La retención en autores contemporáneos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . III. METODOLOGÍA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Tipo de investigación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Población y muestra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Población . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La Asociación Venezolana Sur Oriental . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Organización de la Asociación Venezolana Sur Oriental . . . . . . . . . Muestra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Tipos de muestra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Técnicas e instrumentos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Instrumento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Operacionalización de variables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Procedimiento en la recepción de datos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . IV. RESULTADOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Análisis de datos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Resultados de los datos demográficos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Género . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Estado civil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Edad de bautismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Permanencia en la iglesia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Familiares adventistas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Medio de entrada a la iglesia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Estudios bíblicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Atención postbautismal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Cargos en la iglesia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Participación en la iglesia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Razones por las que los nuevos conversos apostatan . . . . . . . . . . . . . . . . . Razones por las que los nuevos conversos permanecen . . . . . . . . . . . . . . . Evaluación interna de la iglesia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Otros análisis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . V.

39 43 43 47 50 55 55 56 57 57 62 64 64 65 67 68 75 77 77 78 78 79 80 82 83 84 86 87 88 89 90 91 93 97

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101 Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Conclusiones en cuanto a la pregunta de investigación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Conclusiones sobre otros análisis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Recomendaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . vi 101 104 105 106

A los administradores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . A los pastores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . A los miembros de la iglesia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Recomendaciones para futuras investigaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Apéndice A. B. C. D. E. F. G. H. I.

106 106 107 107

ESTADÍSTICAS AG . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108 ESTADÍSTICAS AVSO 1 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109 INFORME ANUAL AVSO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111 ESTADÍSTICAS DIVISIÓN INTERAMERICANA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112 ESTADÍSTICAS UNIÓN VENEZOLANA ANTILLANA . . . . . . . . . . . . . . . . 113 ESTADÍSTICAS AVSO 2 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114 ENCUESTA ADVENTISTAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115 ENCUESTAS EX ADVENTISTAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 118 RESULTADOS DE LAS ENCUESTAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121

LISTA DE REFERENCIAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131 CURRICULUM VITAE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 136

vii

LISTA DE TABLAS

1. Los jueces de Israel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2. Estadísticas AVSO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3. Listado de iglesias para muestreo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4. Operacionalización de variables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5. Género . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6. Estado civil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7. Edad de bautismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8. Permanencia en la iglesia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9. Familiares adventistas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10. Medio de entrada a la iglesia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11. Estudios bíblicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12. Atención postbautismal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13. Cargos en la iglesia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14. Participación en la iglesia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15. Causas de apostasía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16. Factores de retención . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17. Situación interna de la iglesia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

12 23 66 68 78 79 81 82 83 85 86 87 88 89 90 92 94

viii

LISTA DE FIGURAS

1. Género . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2. Estado civil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3. Edad de bautismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4. Permanencia en la iglesia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5. Familiares adventistas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6. Medio de entrada a la iglesia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7. Estudios bíblicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8. Atención postbautismal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9. Cargos en la iglesia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10. Participación en la iglesia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11. Causas de apostasía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12. Factores de retención . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

79 80 81 83 84 85 86 87 88 89 91 92

ix

CAPÍTULO I INTRODUCCIÓN La apostasía y retención de los nuevos miembros en la Iglesia Adventista del Séptimo Día ha sido un asunto preocupante durante décadas en esta organización. Por muchos años se ha visto cómo grandes cantidades de nuevos conversos ingresan y al poco tiempo, en menos de un año en algunos casos, se retiran de la misma. Este problema produce desaliento misionero en las iglesias locales, el cual se manifiesta en la disminución del evangelismo. Es necesario encontrar formas de fortalecer la retención de los nuevos conversos para reducir los altos índices de apostasía que hasta ahora se registran en la iglesia adventista. Problema Actualmente se pierde por apostasía y paradero desconocido aproximadamente un 36 por ciento de los miembros anualmente.1 La Asociación Venezolana Sur Oriental (AVSO), en el estado Bolívar, Venezuela, muestra en sus registros estadísticos un importante crecimiento de su feligresía en los últimos cuatro años, llegando a alcanzar aproximadamente unos 43,000 miembros.2 Sin embargo, al examinar cuidadosamente la feligresía activa, se percibe que un

Según las estadísticas de la iglesia mundial en General Conference - Office of Archives, Statistics, and Research, http://www.adventiststatistics.org/view_Summary.asp?FieldAbr=GC#AnnualStats (ver apéndice A). Según informe estadístico a ser presentado en la 2da. Sesión Cuadrienal de la Asociación Venezolana Sur Oriental, el 23 de julio del 2012. (ver apéndice B).
2

1

1

poco más del 80 por ciento del total de los miembros1 ya no asisten a la iglesia.2 Lo notable de este fenómeno impone la urgente necesidad de explorar las causas que traen como resultado esa ausencia de miembros. Tema La apostasía y la retención de los nuevos miembros en la AVSO. Definición Esta investigación intentará determinar los factores que influyen en los miembros recién convertidos, de la AVSO, para que apostaten o permanezcan en la fe durante su primer año de vida cristiana. Delimitación Aunque el tema de la apostasía y la retención de los nuevos miembros es un tópico que atañe a toda la iglesia mundial, este trabajo se limita a analizar dicho problema solo en el campo de la AVSO con el fin de poner las bases para un programa de consolidación que sirva de modelo a otros campos de la unión. Definición del problema Qué factores influyen sobre los miembros recién convertidos a la fe para que apostaten o permanezcan durante su primer año de vida cristiana, según lo observado en las iglesias pertenecientes a la AVSO durante los años 2010 – 2011.

Este 80 por ciento hace referencia a la feligresía en su totalidad, es decir tanto a los nuevos como a los antiguos miembros. Al comparar la feligresía registrada en los libros con la feligresía activa que asiste cada sábado se observa esta considerable reducción. (ver apéndice B).
2

1

2

Propósito El propósito de esta investigación es determinar cuáles son los factores que influyen de manera positiva o negativa sobre los miembros recién convertidos a la fe para que apostaten o permanezcan en la iglesia durante su primer año de vida cristiana. Objetivos específicos Determinar las causas de la apostasía de los nuevos conversos en su primer año de vida cristiana. Determinar qué elementos ayudan a que los nuevos conversos permanezcan en la fe en su primer año de vida cristiana Ofrecer las bases para el diseño de estrategias de corto plazo que ayuden a disminuir los índices de apostasía de los nuevos conversos y aumentar la retención o consolidación de los mismos en su primer año de vida cristiana. Justificación del estudio A continuación se presentarán tres razones por las cuales llevar a cabo este estudio 1. Necesidad: En la AVSO se realizan grandes campañas evangelísticas entre los meses de febrero y mayo de cada año (a lo que se le ha denominado: la etapa de cosecha) en las que se bautizan alrededor de unas 3,000 personas. La apostasía se ha estimado entre un 30 a 35 por ciento en la asociación, mientras que el índice de retención o consolidación de nuevos conversos se estima alrededor de un 65 por ciento durante el primer año de vida cristiana de los nuevos prosélitos. 1

Según los informes presentados por los pastores de los distritos al final de cada año en la AVSO. (ver apéndice C).

1

3

2. Importancia: Algunas de las iglesias de la asociación se resisten a seguir haciendo evangelismo público porque no todas las personas que se bautizan durante las campañas permanecen en la iglesia en su primer año de vida cristiana. Con este estudio se espera que contribuya a cambiar esa actitud. 3. Contribuciones: Revaluación de la manera en que se está tratando a los nuevos conversos y colocar las bases firmes para un programa de retención y consolidación en la iglesia. Limitaciones del estudio Este estudio se limita a presentar los factores de apostasía y retención de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en la AVSO. En este estudio no se pretende haber agotado todos los recursos bibliográficos existentes, se ha consultado cierta cantidad, de acuerdo a lo que el tiempo ha permitido. Puede ser un obstáculo la localización de ex miembros de la iglesia, especialmente si ya no residen en la zona, para recabar datos de ellos. Definición de términos En esta sección se definirán algunos términos que son necesarios para una mejor comprensión de la lectura de esta investigación. Nuevos conversos: Se define como nuevo converso una persona recientemente agregada a la fe, quien está dentro de sus primeros meses de comunión en la iglesia. 1 Vida cristiana: Se entiende por vida cristiana el resultado del proceso de estabilización del miembro, donde el nuevo creyente es fijado dentro de la experiencia social de la iglesia
James A. Cress, Los conservas si los cuidas (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2005), 10.
1

4

tanto en la participación pública como en el estilo de vida adventista característico.1 Misión: Nivel organizativo de la iglesia adventista cuyo territorio está constituido por distritos, variando en cantidad, y que aún no ha llegado al punto del autosostenimiento.2 Asociación: Nivel organizativo de la iglesia adventista cuyo territorio esté constituido por distritos, variando en cantidad, y que ha llegado al punto del autosostenimiento.3 Unión: Nivel organizativo de la iglesia adventista cuyo territorio lo ocupan varios campos locales, entre asociaciones y misiones.4 Presuposiciones Se presupone que las personas que se bautizan son sinceras al hacerse miembros de la Iglesia Adventista del Séptimo Día y que su permanencia dependerá en gran medida del trato que reciban en sus primeros meses o años de vida cristiana.

1 2

Ibíd., 11.

Iglesia Adventista del Séptimo Día, Yearbook 2012. Seventh-Day Adventist Church (Hagerstown: Review and Herald, 2011), 160.
3 4

Ibíd., 158. Ibíd.

5

CAPÍTULO II MARCO TEÓRICO Este capítulo contiene un estudio sobre los conceptos de apostasía y retención a la luz de las Sagradas Escrituras y los escritos de Elena G. de White. También se incluyen definiciones de diccionarios consultados y de autores contemporáneos en general. Se agrega una información sobre datos de apostasía según los registros oficiales de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. La apostasía El Diccionario de la Real Academia Española define la palabra apostasía como la “acción y efecto de apostatar”1 y define apostatar como la acción de “negar la fe en Jesucristo recibida mediante el bautismo; abandonar irregularmente la orden o el instituto al que se pertenece; abandonar un partido para entrar en otro, o cambiar de opinión o doctrina”.2 A simple vista se puede inferir que apostatar tiene que ver con abandonar algo. A continuación se explorará el significado del uso de dicho término en la Biblia, los escritos de Elena G. de White y otros autores.

Diccionario de la Real Academia Española (DRAE), ver “Apostasía”, http://buscon.rae.es/drae/? type=3&val=apostas%C3%ADa&val_aux=&origen=REDRAE (01 julio 2012).
2

1

DRAE, ver “Apostatar”, http://buscon.rae.es/drae/?type=3&val=apostatar&val_aux=&origen

=REDRAE (01 julio 2012).

6

La apostasía en las Sagradas Escrituras El término “apostasía” es muy raro en las Sagradas Escrituras, pero el pecado de apostasía era muy común.1 Apostasía es una palabra compuesta que viene de dos raíces griegas que son apó (caer, alejarse de) y stasis (rebelión) y se utilizaba para señalar una revuelta política o militar.2 Como verbo viene del griego afistemi (afivsthmi), que significa: “mantenerse apartado” o “apartarse de”.3 Literalmente significa “pararse lejos de”. Es decir, la persona que comete apostasía se “para lejos de” su pacto de relación con Dios.4 Como nombre viene del griego apostasía (apostasiva), que significa “apartamiento, revuelta”. 5 Por otra parte, en los papiros antiguos se usaba esta palabra políticamente y se aplica a los rebeldes. La transcripción exacta de la palabra apostasía en el griego clásico era un término técnico usado para la política. Por ejemplo: La rebelión contra el poder gubernamental, sea el rey o la patria. Este significado secular se conserva en la Septuaginta o versión de los LXX en las siguientes citas: Gn. 14:4; 2Cr. 13:6; Ez. 17:15; Neh. 2:19 y 6:6, como traducción de la raíz hebrea mrd (mrd), “rebelarse”.6 No obstante, en las escrituras griegas cristianas se usa sobre todo con relación a la defección religiosa, es decir, a la renuncia o abandono de la verdadera causa, la adoración y

1 2 3

Nuevo comentario bíblico: siglo veintiuno (NCBSV), 1999, ver “Apostasía”. Nuevo diccionario de la Biblia (NDB), 2003, ver “Apostasía”.

Vine diccionario expositivo de palabras del Antiguo y del Nuevo Testamento exhaustivo, (VDEPANTE), 2000, ver “Apostasía”.
4 5 6

NCBSV, ver “Apostasía”. VDEPANTE, ver “Apostasía”. Nuevo diccionario ilustrado de la Biblia (NDIB), 2003, ver “Apostasía”.

7

servicio a Dios; una renuncia a lo que antes se profesaba y un abandono total de esos principios o de la fe.1 Apostasía en el Antiguo Testamento En el Antiguo Testamento, la apostasía señala en sentido más amplio la rebelión contra Dios. Es decir, no obedecerlo ya sea por seguir falsos dioses o idolatría o desviación de la ley moral de los Diez Mandamientos.2 Se puede decir con toda propiedad que Lucifer fue el primer apóstata cuando adoptó el nombre de Satanás. “¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones. Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo”.3 (Is. 14:1214). Él hizo que la primera pareja humana apostatara (Gn. 3:1-15; Jn 8:44). Después del diluvio, los hombres se desviaron de las palabras del Dios de Noé (Gn. 11:1-9). Más tarde, se le hizo necesario a Job defenderse de la acusación de apostasía que le lanzaron sus tres supuestos consoladores (Job 8:13; 15:34; 20:5). En estos casos se usa el sustantivo hebreo ja·néf (ja·néf) que significa “apartado de Dios”, es decir, apóstata. El verbo relacionado, ja·néf, significa “estar apartado de la debida relación con Dios” o “contaminar, llevar a la apostasía”.4

1 2 3

Perspicacia para comprender las Escrituras (PPCLE), 1991, ver “Apostasía”. Nuevo diccionario bíblico certeza (NDBC), 1982, ver “Apostasía”.

La Santa Biblia. Versión 1960. Todos los textos bíblicos usados se citarán de esta versión. El uso de otras versiones se indicará. Louis Koehler, Lexicon in Veteris Testamenti Libros (Barcelona: Editorial Leiden, 1958), 317, citado por Moisés Chávez, Diccionario de hebreo bíblico (El Paso, Tx.: Editorial Mundo Hispano, 1992), 283
4

8

Apostasía después del Sinaí En el Sinaí, a Moisés se le entregó las dos tablas de piedra que contenían los diez mandamientos de la Ley de Dios. Los dos primeros mandamientos de dicha ley condenaban toda apostasía (Éx. 20:3-6). Sin embargo, tan pronto Moisés bajó de la montaña, el pueblo estaba desenfrenado adorando un becerro de oro, apostatando de esta manera contra Dios (Éx. 32:1-4). En relación a esto, en el Comentario bíblico mundo hispano se lee: “La adoración del becerro de oro era un asunto muy grave. Recientemente habían aceptado el pacto ofrecido por Dios y le habían prometido obedecer su ley. Consecuentemente, la rebelión en Sinaí era más que una murmuración: Era apostasía.”1 Durante su peregrinación por el desierto, el pueblo de Israel experimentó muchos episodios de rebelión y apostasía, entre ellos tenemos la rebelión de Coré (Nm. 16:1-50), la serpiente de bronce (Nm. 21:4-9) y la apostasía en Baal-peor (Nm. 25:1-18). En relación a esto, se dice: “En cada ciclo de la peregrinación del pueblo de Israel (Sinaí, Cades y Moab), se incluían leyes y reglas. Además, en cada ciclo estaban presentes las promesas divinas (Éx. 19:5, 6; 23:23–33 en Sinaí; Nm. 13:2, 25–27, 30; 14:6–9 en Cades; y Nm. 23, 24 en Moab). Lamentablemente, en cada ciclo también había apostasía y falta de fe de parte del pueblo (el becerro de oro en el Sinaí; el fracaso del pueblo en tomar posesión de la tierra en Cades; y la apostasía en Baal de Peor en tierras de Moab). Así mismo, el pecado del pueblo trajo como resultado el juicio divino en cada uno de los ciclos (Éx. 32:34, 35; Nm. 14:20–38; 25:4, 5, 8, 9)”.2
Daniel Carro, et al. Comentario bíblico mundo hispano (CBMH) ver “Éxodo” (El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano, 1997), 228.
2 1

Carro et al. CBMH, ver “Números” 138.

9

Finalmente, antes de la entrada de los israelitas en la tierra prometida, se les advirtió del grave peligro de caer en la apostasía en que se encontrarían si se casaban con los habitantes del país (Dt. 7:3, 4). Aun si fuese un pariente próximo o el cónyuge la persona que incitaba a otros a apostatar, habría de ser ejecutado por “cuanto trató de rebelión contra Jehová vuestro Dios” (Dt. 13:1-15).1

Apostasía durante la época de los jueces Las Sagradas Escrituras registran que el accionar del pueblo de Israel durante la época de los jueces fue un continuo vaivén de caídas y levantadas. En relación a esto, en el Comentario bíblico adventista, se lee: “En el libro de los Jueces se relatan las vicisitudes del pueblo hebreo en el período que siguió a la muerte de Josué y hasta el tiempo de Samuel”.2 Y de esta manera se introduce en las Sagradas Escrituras el relato de los jueces: “Después los hijos de Israel hicieron lo malo ante los ojos de Jehová, y sirvieron a los baales. Dejaron a Jehová el Dios de sus padres, que los había sacado de la tierra de Egipto, y se fueron tras otros dioses, los dioses de los pueblos que estaban en sus alrededores, a los cuales adoraron; y provocaron a ira a Jehová. Y dejaron a Jehová, y adoraron a Baal y a Astarot. Y se encendió contra Israel el furor de Jehová, el cual los entregó en manos de robadores que los despojaron, y los vendió en mano de sus enemigos de alrededor; y no pudieron ya hacer frente a sus enemigos. Por dondequiera que salían, la mano de Jehová estaba contra ellos para mal, como Jehová había dicho, y como Jehová se lo había jurado; y tuvieron gran aflicción. Y Jehová levantó jueces que los librasen de mano de los que les despojaban; pero tampoco oyeron a sus jueces, sino que fueron tras dioses ajenos, a los cuales adoraron; se apartaron pronto del camino en que anduvieron sus padres obedeciendo a los mandamientos de Jehová; ellos no hicieron así. Y cuando Jehová les levantaba jueces, Jehová estaba con el juez, y los libraba de mano de los enemigos todo el tiempo de aquel juez; porque Jehová era movido a misericordia por sus gemidos a causa de los que los oprimían y afligían. Mas acontecía que al morir el juez, ellos volvían atrás, y se corrompían más que sus padres, siguiendo a dioses ajenos para servirles, e inclinándose delante de ellos; y no se apartaban de sus obras, ni de su obstinado camino” (Jue. 2:11-19).

1 2

PPCLE, ver “Apostasía” Comentario bíblico adventista, (T2:135)

10

Se puede inferir a través de esta lectura que el pecado de la apostasía atrae sobre el pueblo el desagrado de Dios. Y a fin de lograr que su pueblo se aparte del pecado, Dios permite el sufrimiento y el desastre, que sólo pueden ser evitados mediante un arrepentimiento y un retorno genuino. En relación a esto, el Nuevo Diccionario de Teología Bíblica RAVASI clasifica la época del pueblo de Israel en el tiempo de los jueces en cuatro fases. Estas son: Apostasía. Esta es la primera fase, aquí se presenta a un pueblo alejado en abierta rebelión contra Dios y su pacto. “Y los hijos de Israel hicieron lo malo ante los ojos de Jehová” (Jue. 2:11; 3:7,12); “Y sirvieron a los baales y dejaron a Jehová su Dios” (Jue. 2:1112; 3:7; 10:6). Finalmente el pecado de Israel es visto como prostitución y adulterio (Jue. 2:17; 8:27,33).1 El castigo. Es la reacción divina contra el mal comportamiento del pueblo. El castigo se presenta bajo un doble aspecto: “Se encendió la ira de Jehová contra Israel” (Jue. 2:14, 20; 3:8; 10:7); “Y Jehová los entregó en manos de…” (Jue. 2:14; 3:8.14).2 El arrepentimiento. Bajo el castigo divino, los israelitas se arrepienten y vuelven a su Dios “Y los israelitas clamaron a Jehová” (Jue. 3:9; 4:3; 6:6); “Y Jehová se compadecía de ellos al oírles gemir bajo sus opresores” (Jue. 2:18; 10:16).3 La liberación. Es la fase final. Dios demuestra su bondad compasiva enviando un “salvador”, un “liberador”, un juez (Jue. 3:9, 15). Pero el retorno del pueblo a su Dios era efímero. Tan pronto como moría aquel juez, el pueblo volvía a apostatar y a corromperse.

1 2 3

Nuevo diccionario de teología bíblica RAVASI (Barcelona: Ediciones Paulinas, 1998), 1657. Ibíd. Ibíd.

11

Y el ciclo volvía a repetirse.1 (Ver Tabla 1).

Tabla 1 Jueces de Israel

Apostasía durante los años de la monarquía Muchos de los reyes de Israel y de Judá siguieron un proceder apóstata. Entre los más destacados tenemos: Saúl (1 S. 15:11; 28:6, 7) Fue el primer rey de Israel (1029–1005 a.C.). Era hijo de Cis, de la tribu de Benjamín (1 S. 9:1). Durante todo su reinado guerreó contra los filisteos y otros pueblos, como los moabitas, amonitas, edomitas y los amalecitas (1 S. 14:47, 48, 52). En la
1

Ibíd.

12

guerra contra los amalecitas, Saúl desobedeció el mandato de Jehová al no destruir lo mejor de su rebaño y de su ganado ni a su rey Agag. En consecuencia fue rechazado por Dios como rey de Israel (1 S. 15:1-35). 1 Poco antes de su muerte Saúl cayó en lo más bajo de la apostasía consultando a una pitonisa. Finalmente, murió junto a sus hijos a manos de los filisteos en la batalla del monte Gilboa, donde se suicidó echándose sobre su espada (1 S. 31:1–5).2 Jeroboam I (1 R. 12:28-32). Fue hijo de Nabat, de la tribu de Efraín y primer rey del reino del norte. Temiendo que sus súbditos le fueran desleales si iban a adorar a Jerusalén, levantó dos becerros de oro, uno en Dan, al extremo norte y el otro en Bet-el, el extremo sur, propiciando de esta manera una apostasía generalizada a Jehová en medio del pueblo de Israel (1 R. 12:25-33). Además, expulsó a los levitas del sacerdocio (2 Cr.11:13-15).3 Pero su pretendido culto nacional a Jehová, bajo la forma de idolatría y cisma con respecto al templo de Jerusalén, fue considerado por Dios como un culto a los demonios y a los ídolos (2 Cr. 11:16). Finalmente, “el pecado de Jeroboam hijo de Nabat” vino a ser proverbio en boca de todos los israelitas (1R. 16:31; 2 R. 3:3; 10:29, 31; 13:11; 14:24; 15:9, 18, 24, 28; 13:2, 6; 17:22). 4 Acab (1 R. 16:30-33). Fue el séptimo rey de Israel, hijo y sucesor de Omri. Reinó en Samaria durante 22 años (870–850 a.C.). De él se dice que “hizo lo malo ante los ojos de Jehová más que todos los que reinaron antes de él” (1 R. 16: 29–33). Se casó con Jezabel, quien lo indujo a la idolatría y edificó en Samaria un altar a Baal (1 R. 16:32). Esto fue un
1 2

Alfonso Lockward, Nuevo diccionario de la Biblia (Miami: Editorial Unilit, 2003), 941. Ibíd. Douglas, J. D, Nuevo diccionario bíblico, (Miami: Sociedades Bíblicas Unidas, 2000), 607.

3
4

Lockward, 560.

13

reconocimiento oficial de la religión de Baal en todo Israel.1 Debido a esta postura, encontró en el profeta Elías un duro opositor de parte de Jehová, siendo duramente amonestado antes de la prueba del monte Carmelo (1 R. 18: 17, 18). Finalmente el reinado de Acab, señalado por su apostasía y por la influencia nefasta de su mujer Jezabel, afectó a las generaciones posteriores del pueblo de Israel para el mal, que también fueron condenadas por Oseas (Os. 1:4) y Miqueas (Mi. 6:16).2 Ocozías (1 R. 22:51-53). Rey de Israel. Hijo de Acab y Jezabel. Reinó solo dos años (853–852 a.C.) y murió sin dejar descendencia, le sucedió su hermano Joram (2 R. 1:17). Durante su reinado siguió la influencia negativa de su madre Jezabel, por lo cual se recuerda a Ocozías como un rey que “hizo lo malo ante los ojos de Jehová [...] porque sirvió a los baales” (1 R. 22:42–53). El registro bíblico afirma que Ocozías “cayó por la ventana de una sala de la casa que tenía en Samaria” y estando enfermo mandó a consultar a “Baal-zebub, dios de Ecrón”, por lo cual fue duramente reprendido por el profeta Elías quién le anunció su muerte (2 R. 1:2–17).3 Manasés (2 Cr. 33:1-19). Fue el hijo de Ezequías y Hefsiba, ascendió al trono a la edad de 12 años y reinó por 55; tuvo el reino más largo de la monarquía davídica. Volvió atrás la gran reforma que su padre Ezequías había realizado, para implementar su orgía de apostasía.4 El libro de los Reyes lo clasifica como el peor de todos los reyes de Judá, sus pecados causaron la caída del reino (2 R. 23:12, 26; 24:3). Como rey fue el “Jeroboam” de su país. Su maldad fue más evidente debido a que reinó entre los dos grandes reformadores de Judá,
1 2 3 4

Nelson et al. Nuevo diccionario ilustrado de la Biblia, (Nashville: Editorial Caribe, 2000), 205. Douglas, 176. Lockward, 764. Carro et al. CBMH, ver Éxodo. 302.

14

Ezequías y Josías. La Biblia no señala ni un solo acto positivo durante el reinado de Manasés; pero sí habla de un resurgimiento de las prácticas de las religiones cananeas y filisteas, y posiblemente la introducción de creencias asirias.1 En conclusión, con el tiempo, los israelitas llegaron a ser una nación de apóstatas, porque el pueblo veía y escuchaba a reyes, sacerdotes y profetas apóstatas (Jer. 23:11, 15). Que según Isaías 24:1-5, hasta la misma tierra llegó a estar “contaminada” ja·nefáh (ja·nefáh) bajo sus habitantes, porque habían pasado por alto las leyes, habían cambiado la disposición reglamentaria, habían quebrantado el pacto eterno.2 Apostasía en el Nuevo Testamento En el Nuevo Testamento el término griego apostasía solo aparece en dos pasajes, en Hechos 21:21 y 2 Tesalonicenses 2:3 y en ambos casos se usa para describir la apostasía religiosa. 3 En Hechos 21:21 se traduce como “apostatar” y en 2 Tesalonicenses 2:3 la palabra apostasía significa el abandono y el rechazo de la fe. En Hechos se acusa a Pablo de enseñar a los judíos a apostatar contra Moisés. “Pero se les ha informado en cuanto a ti, que enseñas a todos los judíos que están entre los gentiles a apostatar de Moisés, diciéndoles que no circunciden a sus hijos, ni observen las costumbres” (Hch. 21:21). Es decir que el abandonar la ley, la circuncisión y las costumbres tradicionalmente judías, eran sinónimos de apostatar. En 2 Tesalonicenses se lee: “Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición” (2 Ts. 2:3). Aquí se usa la palabra apostasía en un contexto escatológico, es decir, en los últimos

1 2 3

Ibíd. PPCLE, ver “Apostasía” VDEPANTE, ver “Apostasía”.

15

días, antes de la venida del Señor Jesucristo habrá una rebelión contra Dios o abandono de la fe.1 En relación a este pasaje, Caldwell comenta: “La apostasía existe en el presente, y también existirá en el futuro, cuando al llegar a su clímax conducirá al reinado religioso del hombre de pecado durante el período de la Tribulación. Podemos esperar que la apostasía se difunda cada vez más a medida que nos acerquemos a los días de la Tribulación”. 2 La apostasía era uno de los problemas más graves que tenía que enfrentar la iglesia cristiana del primer siglo. Ciertos pasajes la describen como: (a) volverse a atrás y no seguir a Jesús: “desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él” (Jn. 6:66); (b) abandonar la fe: “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios” (1 Ti. 4:1); (c) ser arrastrado por el error: “Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza” (2 P. 3:17); d) apartarse del Dios vivo: “Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo” (Heb. 3:12). Algunas de las posibles causas de la apostasía según el Nuevo Testamento podrían ser: 1. La enseñanza de falsos maestros: “Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos” (Mt. 24:11); 2. La adopción de una vida de pecado: “Pues hablando palabras infladas y vanas, seducen con concupiscencias de la carne y disoluciones a los que verdaderamente habían huido de los que viven en error. Les prometen libertad, y son ellos mismos esclavos de

1 2

NDIB, ver “Apostasía”. Ryrie Caldwell, Teología básica (Miami: Editorial Unilit, 2003), 527.

16

corrupción. Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció. Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero” (2 P. 2:18–20); 3. La persecución: “Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán” (Mt. 24:9, 10); 4. La tentación satánica: “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar” (1 P. 5:8).1 Por último, vale la pena señalar que durante el período de persecución que sufriera la iglesia cristiana del primer siglo, por parte de los romanos, a los que profesaban ser cristianos a veces se les inducía a negar ser discípulos. A aquellos que accedían a sus peticiones, se les exigía que dieran prueba de su apostasía haciendo una ofrenda de incienso ante algún dios pagano o blasfemando públicamente contra el nombre de Cristo.2 La apostasía en los escritos de Elena G. de White White declara en sus escritos algunas de las posibles causas por las cuales los recién bautizados apostatan de la fe. Ella no es concluyente en las causas que hacen que un miembro abandone la iglesia, tampoco presenta una lista organizada con los motivos de apostasías. Al explorar sus mensajes se pueden extraer algunos de los factores que pueden tomarse como posibles causas para la deserción, estos son:

1 2

VDEPANTE, ver “Apostasía”. PPCLE, ver “Apostasía”

17

Poco estudio de la Biblia Los nuevos conversos no tienen el hábito del estudio diligente de las Escrituras. Han aceptado la verdad pero no comprenden sus principios fundamentales. La instrucción sobre el conocimiento de Cristo no ha sido plena, y si esto no cambia, corren el peligro nuevamente de apartarse. En relación a esto White dice. “Debe grabarse en la mente de todos los nuevos conversos la verdad de que el conocimiento permanente puede adquirirse únicamente por labor ferviente y estudio perseverante”.1 Y añade en otra cita: “Muchos aceptan la verdad sin cavar hondo para comprender sus principios fundamentales; y cuando ella encuentra oposición, se olvidan de los argumentos y pruebas que la sostienen. Han sido inducidos a creer la verdad, pero no han sido plenamente instruidos acerca de lo que es, ni han sido llevados de un punto a otro en el conocimiento de Cristo. Demasiado a menudo su piedad se vuelve formal, y cuando dejan de oír los llamamientos que los despertaron, se quedan espiritualmente muertos”. 2 Poca consideración y actos precipitados Otra de las causas que White da para que los recién conversos abandonen la fe es la falta de consideración y los actos precipitados que los hermanos con más experiencia cometen contra ellos. Ella afirma que a los nuevos conversos “hay que tratarlos bondadosamente, conducirlos, visitarlos y orar con ellos”.3 En la iglesia, a menudo, se observan actos precipitados y desconsiderados. “Los jóvenes conversos serán perjudicados por esta influencia, y su confianza en la causa de Dios se
1

Elena G. de White, El evangelismo (Mountain View, CA: Publicaciones Interamericanas, 1972), 269White, Obreros evangélicos (Mountain View, CA: Publicaciones Interamericanas, 1975), 381. White, Joyas de los testimonios (Mountain View, CA: Publicaciones Interamericanas, 1971), 1:455.

270.
2 3

18

verá conmovida”.1 Las iglesias necesitan “la gracia transformadora de Dios”. Debe haber humildad y mansedumbre al tratar a los nuevos creyentes. La iglesia tiene una responsabilidad especial de atender adecuadamente a estas almas.2 Poca labor diligente por parte de la iglesia Las iglesias locales deben ayudar y tratar con paciencia y ternura a los recién llegados a la fe. Es responsabilidad de la iglesia asistir a quienes están comenzando a asimilar los conocimientos recibidos. Los miembros de iglesia al descuidar esta obra serán hallados “infieles al cometido que Dios les ha dado”.3 Es obvio, afirma White, que “los recién convertidos necesitan cuidados, atención vigilante, ayuda y estímulo. No se les debe dejar solos”.4 La predicación es sólo una pequeña parte de la obra que debe hacerse. Los predicadores realizan su parte, pero la iglesia debe cumplir la suya. White afirma que Dios requiere que su iglesia cuide de aquellos que son jóvenes en la fe y experiencia y que les visiten para orar y animarles.5 En otra cita añade: “Cuando los hombres y mujeres aceptan la verdad, no hemos de alejarnos y abandonarlos, para no sentir ninguna preocupación futura por ellos. Han de ser atendidos. Han de ser llevados como una carga sobre el alma; debemos velar sobre ellos como mayordomos que deben rendir cuenta. Además, cuando habláis a la gente, dad a cada uno su porción de alimento a su debido tiempo, pero necesitáis estar en la posición que os permita
1 2 3 4 5

White, El evangelismo, 269. White, Joyas de los testimonios, 2:116. White, El evangelismo, 258. Ibíd. White, Joyas de los testimonios, 1:456.

19

darle alimento”.1 Y finalmente dice: “No es extraño que algunos se desanimen, se demoren en el camino y sean devorados por los lobos. Satanás persigue a todos. Envía a sus agentes para reintegrar a sus filas a las almas que perdió. Debe haber más padres y madres que reciban en su corazón a estos niños en la verdad, y los estimulen y oren por ellos, para que su fe no se confunda”.2 Poco trabajo en la obra misionera White recomienda que cuando las personas se incorporan a la iglesia debe ponérselas a trabajar enseguida, pues a medida que trabajen se irán haciendo más fuertes. Al hacerle frente a las influencias opositoras “llegan a confirmarse en la fe”. 3 Ella recomienda el trabajo misionero como la mejor medicina y afirma que “el desalentado pronto olvidará su desaliento, el débil se hará fuerte, el ignorante inteligente, y todos estarán preparados para presentar la verdad como es en Jesús”.4 El trabajo misionero desarrolla la espiritualidad. White afirma que las personas que se ocupan en la tarea de ganar discípulos para Cristo “son las que más se desarrollan en espiritualidad y devoción”.5 Para que el primer interés no muera es necesario darle algo que hacer al nuevo creyente. Debe dedicarse tiempo a educar a los recién llegados a la fe. Ellos necesitan trabajar y no convertirse en una carga para la iglesia haciendo esto “echarán raíces”.6 Y finalmente añade: “Las almas humildes, sinceras y confiadas, pueden hacer una obra

1 2 3 4 5 6

White, El evangelismo, 254. Ibíd., 258 Ibíd., 261. Ibíd. Ibíd. Ibíd., 262.

20

que causará regocijo en los cielos entre los ángeles de Dios. Su obra en casa, en su vecindario y en la iglesia, tendrá resultados tan abarcante como la eternidad. Debido a que esta obra no se hace, la experiencia de los nuevos conversos nunca alcanza más allá del abecé en las cosas divinas. Son siempre infantes, siempre necesitan ser alimentados con leche, y nunca son capaces de participar del verdadero manjar evangélico”.1 La apostasía en la iglesia adventista Uno de los problemas más graves que preocupa a la iglesia adventista mundial es el de la apostasía. Casi siempre, tiene la tendencia de ir en aumento.2 De hecho, no solo se pierden los nuevos conversos, sino que la mayoría de los que apostatan abandonan la iglesia después de haber permanecido en ella entre cinco o diez años. 3 De acuerdo a Kleuser, se considera un apóstata a “aquel que una vez se identificó como miembro regular de la iglesia, pero que ahora ya no adora más con nosotros, pues ha perdido el interés en nuestras doctrinas y se ha enfriado con respecto a nuestra compañía”.4 La apostasía no es un hecho nuevo, ni tampoco aislado. Como se observó en los párrafos anteriores, hubo apostasía en el pueblo de Israel, en los días de Cristo y en la iglesia cristiana del primer siglo. Siempre existen los “Demas”, los “Judas” y la “Cizaña”.5 Por tanto, dice Burnside, “no debemos permitir que estas circunstancias nos desanimen en nuestro trabajo en favor de las personas que aún no conocen de Cristo”.6

1 2

Ibíd., 261. G. Burnside, “¿Podemos reducir las apostasías?”, Ministerio Adventista (septiembre - octubre 1967): J.R. Spangler, “Cómo evitar las apostasías”, Ministerio Adventista (marzo – abril 1954): 31. Luisa C. Kleuser, “Qué es ser apóstata”, Ministerio Adventista (marzo – abril 1954): 27. Burnside, 10. Ibíd.

10-13.
3 4 5 6

21

Las estadísticas de la iglesia adventista mundial revelan cómo están los índices de apostasía a nivel de otros continentes y países. (Ver apéndice A). Al dar una mirada a las estadísticas mundiales se observa que al segundo trimestre del año 2011, la iglesia había perdido por apostasía 68,137 miembros, que representa un 22 por ciento de la cantidad de bautismos registrados en ese mismo período, sin tomar en cuenta aquellos que fueron reportados como de paradero desconocido, que fueron unos 45,507 (14 por ciento). Que si se suman ambas cantidades da un nivel de pérdidas de miembros de un 36 por ciento. Al mirar las estadísticas de la División Interamericana (DIA) en estos últimos 10 años, el cuadro no es muy alentador. (Ver apéndice D). El cuadro estadístico demuestra que en la DIA se ha perdido por apostasía 330,873 miembros en estos últimos 10 años, que representa un 18 por ciento en comparación con la cantidad de bautismos registrada en ese mismo período, y por paradero desconocido, unos 132,157 (7 por ciento). Al sumar ambas cantidades da un nivel de pérdidas de miembros de un 25 porciento. Las estadísticas de la Unión Venezolana Antillana (UVA) en estos últimos 10 años también revelan ciertos datos de suma importancia. (Ver apéndice E). Se observa estadísticamente que en la UVA ha perdido por apostasía 8,036 miembros en estos últimos 10 años, que representa un 6 por ciento en comparación con la cantidad de bautismos registrada en ese mismo período, y por paradero desconocido, unos 1,118 (1 por ciento). Al sumar ambas cantidades da un nivel de pérdidas de miembros de un 7 por ciento. Las estadísticas también muestran parte de la realidad de la AVSO. (Ver apéndice F).

22

Como se pudo apreciar, esta estadística no es muy reveladora, ya que falta la información de los últimos tres años. También se observa que en la AVSO se habían perdido por apostasía 1,025 miembros hasta el año 2007, lo que representa un 10 por ciento en comparación con la cantidad de bautismos registrados hasta ese mismo año, y por paradero desconocido, unos 136 miembros (1 por ciento), lo que al sumar ambas cantidades da un nivel de pérdidas de miembros, hasta el año 2007, de un 11 por ciento. Se realizaron otros sondeos locales, recientemente por la oficina de secretaría ejecutiva de la AVSO, para determinar la feligresía activa,1 a fin de compararla con la feligresía registrada en los libros de la iglesia. Se les pidió a los pastores y ancianos de cada iglesia que hicieran un conteo de su feligresía en dos servicios de sábado por la mañana durante el segundo trimestre del 2012, y arrojó los siguientes datos (Tabla 2).

Tabla 2 Estadísticas AVSO2

2009 Iglesias Grupos Bautismos Feligresía en libros Feligresía activa 93 66 3,243 34,447

2010 106 58 2,688 37,042

2011 117 82 3,384 40,464

2012 140 67 2,908 43,372 9,755

1 2

Se entiende por feligresía activa, los miembros que asisten regularmente a la iglesia cada sábado. Según informe estadístico AVSO a ser presentado en la segunda sesión cuadrienal, el 23 de julio del

2012.

23

Como se puede observar a través de la tabla anterior, en la AVSO de toda la feligresía registrada en libros (43,372) solo 9,755 permanecen como miembros activos, lo cual representa un 22 por ciento de feligresía activa. La pregunta por responder es, ¿qué pasó con el otro 78 por ciento del resto de la feligresía? ¿Será que apostataron, se fueron o tienen paradero desconocido? En cualquiera de los casos, esto es una realidad que no solo se vive en Venezuela, en la AVSO, sino también en otros lugares. Por ejemplo, Oviedo en su estudio de retención de miembros de la iglesia de Díaz Aragón, México, dice: “Siguiendo los datos estadísticos de los últimos diez años de la iglesia de Díaz Aragón en Veracruz, México, se puede notar que ingresaron a la iglesia 432 miembros, algunos por medio del bautismo, otros provenientes de otras iglesias y algunos más por traslado o profesión de fe. Por otra parte, el número de miembros dados de baja por apostasía fue 77, más aquellos que dejaron de congregarse y fueron dados de baja por paradero desconocido suman 276 y si a estos se suman quienes apostataron abiertamente son 353 miembros. Esto representa una pérdida total de miembros del 81,71 por ciento en comparación con el número de miembros nuevos”.1 A este tipo de situaciones Cress le llama el “trauma de las estadísticas”. Él dice que en 20 años en los Estados Unidos, más de un cuarto de millón de miembros (253,938) fueron oficialmente removidos de la feligresía de la iglesia, lo equivalente a 253 iglesias de mil miembros.2 ¿Por qué la gente apostata de la iglesia adventista? Existen muchas posibles razones por las cuales la gente apostata de la iglesia

Max Oviedo Calles, “Programa de retención de miembros para la iglesia de Díaz Aragón aplicable como modelo a otras iglesias” (tesis doctoral, Seminario Teológico Adventista Interamericano, 2007), 126.
2

1

Cress, Los conservas si los cuidas, 40.

24

adventista, en esta sección se presentan algunas consideraciones encontradas en años pasados y lo que han encontrado actualmente otros investigadores contemporáneos. Consideraciones sobre apostasía en años pasados Según Sand la apostasía, fundamentalmente, se produce por falta de asimilación social y no solo por cuestiones teológicas o doctrinales, de hecho solo el 2 por ciento de las personas que abandonan la iglesia dejan de creer en las enseñanzas bíblicas, mientras que un 98 por ciento lo hace por problemas de relaciones humanas. La gente generalmente se expresa de este modo: En esta iglesia falta el amor, cuando tuve problemas nadie se preocupó por mí, me sentí muy solo al hacerme adventista porque perdí a mis amigos, en la iglesia hay grupos muy cerrados que no dan lugar a los nuevos.1 Por otro lado, Sanderfur señala que los que abandonan la iglesia siguen creyendo que la iglesia adventista es la iglesia verdadera, que no se unirían a otras iglesias por razones religiosas sino por razones sociales, que la mayor parte de los apóstatas defienden las doctrinas adventistas cuando discuten con otras personas y que muchos de ellos están sinceramente confundidos en cuanto a las verdaderas razones por las cuales se fueron de la iglesia.2 De manera que, concluye Sanderfur, “podemos decir que el alejamiento de la iglesia no se debió a la incredulidad, ni a la falta de conocimiento, sino a otros factores”.3 Entre esos otros factores, según Burnside, se encuentran los siguientes: 1. Falta de conversión, “salieron de nosotros porque no eran de nosotros” (1 Jn. 2:19). A la iglesia han entrado personas que nunca debieron haberlo hecho. No todos los conversos son traídos a la verdad por el Espíritu Santo, algunos son traídos por el diablo. Él siembra
1 2 3

Rene Sand, “Vacuna para la apostasía”, Revista Adventista (enero, 1998): 10. Cree Sanderfur, “Cómo reducir las apostasías”, Ministerio Adventista (marzo - abril 1965): 17. Ibíd.

25

cizaña en medio del trigo y “el enemigo que la sembró es el diablo” (Mt. 13:39).1 En relación a esto White escribió: “Mientras el Señor trae dentro de su iglesia a los que están verdaderamente convertidos, al mismo tiempo Satanás trae a personas que no están convertidas. Mientras Cristo siembra la buena semilla, Satanás siembra la cizaña. Hay dos influencias opuestas que obran continuamente en los miembros de la iglesia. Una influencia obra la purificación de la iglesia, y la otra, la corrupción del pueblo de Dios”.2 2. Otro factor son las persecuciones. “Al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra de Dios muchos tropiezan” (Mt. 13:21). 3. También las herejías y la confusión doctrinal. 4. La falta de predicación de las grandes verdades de la Biblia también influye en que algunos abandonen la iglesia. 5. Además la falta de atención pastoral es otro factor que causa apostasía. “Pastorea mis ovejas” fue la orden dada por Cristo (Jn. 21:16). Dice Burnside: “El fallar en esto es una de las mayores causas de apostasía. Cuando una persona no halla la satisfacción espiritual que esperaba encontrar en la iglesia, se irá a otra parte o volverá al mundo para gozar nuevamente de los placeres temporales del pecado. Nada cerrará más la puerta a la apostasía de forma más efectiva que la buena atención pastoral”.3 6. Finalmente, la falta de atención de parte de los miembros de la iglesia hacia los nuevos conversos es también un factor que contribuye a la apostasía. Dice la Biblia: “los miembros todos se preocupen los unos por los otros” (1 Co. 12:25) y White añade: “Hay que tratar con paciencia y ternura a los recién llegados a la fe, y los miembros más antiguos de la
1 2 3

Burnside, 10. White, Dios nos cuida, (Mountain View, CA: Publicaciones Interamericanas, 1981), 94. Burnside, 12.

26

iglesia, tienen el deber de encontrar la forma de proporcionar ayuda, simpatía e instrucción para los que han salido de otras iglesias por amor a la verdad, y que en esta forma se han separado de la obra pastoral a la que habían estado acostumbrados”.1 Burnside concluye su artículo con la siguiente historia: “Un día un no adventista le dijo a un presidente de asociación: Ustedes los adventistas son una gente extraña, son capaces de mover cielo y tierra para hacer nuevos conversos. Los amarán, orarán por ellos, celebrarán estudios en sus hogares, los llevarán a las reuniones, los invitarán a almorzar, harán cualquier cosa para que entren a la iglesia y cuando los tienen adentro los tratarán como al mismo diablo”.2 Aunque esto no es del todo inexacto, dice Burnside, “muchas personas han dejado la iglesia por causa del trato que han recibido de parte de los dirigentes y miembros de la iglesia. Así que todos, inevitablemente, somos corresponsables de las apostasías.”3 Al examinar las causas de la apostasía, dice Fowler, “nos damos cuenta que este problema está dirigido en varias y diferentes direcciones y que muy poco se está haciendo dentro de la Iglesia Adventista del Séptimo Día para enfrentar esta situación que debería exigir la atención de toda la iglesia. Cuando la apostasía de los nuevos conversos es explicada por los pastores o los miembros de la iglesia, por lo general estos culpan al evangelista. Si son los evangelistas los que están discutiendo el problema, a menudo culpan al pastor y a la iglesia”.4 Por otra parte, Murray cree que los motivos que inducen a una persona a alejarse de la iglesia son: (a) el descuido del estudio de la Biblia y la oración; (b) la falta de un conocimiento profundo de las doctrinas y creencias adventistas; (c) el desánimo por causa de las críticas de
1 2 3 4

White, El evangelismo, 258. Burnside, 13. Ibíd. John W. Fowler, “El cuidado de los nuevos conversos”, Ministerio Adventista (abril 1979): 12.

27

algunos hermanos y (d) el amor al dinero, al mundo y a los placeres mundanos.1 Kleuser presenta otra serie de argumentos para tratar de explicar el porqué muchas personas apostatan de la iglesia. Estos son: 1. Problemas relativos a la observancia del sábado: Muchas personas han experimentado severas pruebas por causa de la observancia del sábado como verdadero día de reposo. 2. Confusión con respecto a las doctrinas: A algunos nuevos creyentes les gusta buscar nuevas doctrinas, les gusta probar el pasto de prados distantes, de esta manera son confundidos y engañados por Satanás y salen a emprender nuevas aventuras. 3. Malos entendidos: Resulta difícil concebir que en la iglesia de Dios haya malos entendidos entre sus miembros, no obstante, aunque es la iglesia de Dios, no se debe olvidar que aún no es perfecta y que los elementos humanos que la componen producirán quebrantamientos de corazón y desilusión a otros miembros. 2 Y por último, Ferris dice que las apostasías no siempre se pueden explicar a través de acontecimientos claramente definidos, estos pueden variar de acuerdo a las categorías con que se presentan en sí mismos y que pueden ser: (a) desacuerdos doctrinales, (b) personalidades inestables, (c) conflictos de personalidad, (d) falta de atención pastoral, (e) faltas a la moralidad y (f) apatía generalizada.3

Consideraciones sobre apostasía por investigadores contemporáneos En estudios realizados recientemente en materia de apostasía y retención de miembros,

1 2 3

Walter Murray, “Cómo evitar las apostasías”, Ministerio Adventista (julio - agosto 1957): 16. Kleuser, “Qué es”, 27-28. Roger Ferris, “Evangelización y conservación”, Ministerio Adventista (agosto 1970): 21.

28

llevados a cabo por el departamento de Ministerios Personales y Escuela Sabática de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día, en los meses de junio y agosto del 2008 en tres lugares de los Estados Unidos, encontraron: 1. El mayor desafío que enfrentan los nuevos miembros son los miembros más antiguos, o lo que se ha llamado los hermanos “difíciles”. 2. Otro problema son los chascos o decepciones que tienden a sufrir los nuevos miembros. Durante las reuniones de evangelización ellos eran el centro de atención, pero una vez que se unen a la iglesia, tienden a sentirse "abandonados". 3. El siguiente problema es con el estilo de vida adventista, ya que este presenta muchas nuevas conductas; por ejemplo la observancia del sábado, los diezmos y las ofrendas, el régimen prosalud, etc. 4. Muchas veces se presenta un conflicto entre lo que se les ha enseñado a los nuevos conversos acerca del estilo de vida y el régimen prosalud, y la manera como ven ellos que viven desde hace tiempo los antiguos miembros de la iglesia. 5. Retos y desafíos personales en el hogar, especialmente si es el único adventista en su casa. 6. Por último, la subcultura adventista. Como al entrar en una cultura nueva hay que aprender el idioma, el que entra a la iglesia adventista de inmediato se enfrenta con la barrera del idioma.1 ¿Qué es el lavamiento de los pies? ¿ADRA? ¿Reuniones Campestres? ¿Don de Profecía? ¿Educación cristiana? ¿22 de octubre? ¿Loma Linda? ¿Battle Creek? etcétera.2 Otros estudios realizados en materia de apostasía y retención de nuevos miembros
El autor señala el “idioma adventista” al referirse a esa cantidad de palabras que se usan para señalar ciertas cosas propias de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.
2 1

Jane Thayer, “Pastor’ perspectives on assimilating new member”, Ministry (febrero 2010): 6-9.

29

llevados a cabo en Argentina, República Dominicana, México y Cuba, llegaron a ciertas conclusiones muy interesantes. Estas son: Argentina: En un estudio realizado por Rene Otto, alude a la obstinación humana como causa que conduce al alejamiento de Cristo, incluyendo la rebelión contra Dios, que conlleva a huir de la fe, despreciar la gracia debido a la seducción del pecado y carecer de una relación vital con Cristo y su doctrina.1 República Dominicana: Filiberto Martínez dice en su estudio que entre los factores que provocan la falta de retención de los creyentes están una débil relación con Cristo, falta de cuidado de los recién bautizados, poca preparación para el bautismo, ociosidad espiritual, falta de instrucción y entrenamiento y, por último, fanatismo.2 México: Moisés Espinoza señaló en su estudio realizado en Pueblo Nuevo Solistahuacán, Chiapas, lo siguiente: Que los altos índices de apostasía son debidos a falta de programas de retención o consolidación. Encontró estas razones por las cuales los miembros abandonan la iglesia: Falta de vida devocional, compañerismo y visitación pastoral; conflictos existentes entre los miembros, pecados personales y falta de adecuación al estilo de vida adventista.3 El otro estudio fue realizado por Oviedo en la iglesia de Díaz Aragón, Veracruz. Él, encontró como primera causa de apostasía el abandono de la vida devocional de parte del
Rubén René Otto, “Una aproximación al estudio de factores percibidos como asociados al abandono de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, por parte de algunos de sus miembros en Argentina, Paraguay y Uruguay” (tesis doctoral, Universidad Adventista de Plata, 2000) citado por Fernando Aranda Fraga “¿Qué puede aportar la investigación científica a la misión y contextualización de la iglesia?”, en Klingbeil, Gerald, ed., Misión y contextualización. Llevar el mensaje bíblico a un mundo multicultural (Libertador San Martín: Universidad Adventista del Plata, 2005), 37-68. Filiberto Martínez Páez. “La retención de miembros en la iglesia adventista en la República Dominicana” (tesis doctoral, Andrews University, 2002), 15. Moisés Espinoza Almazán. “Un programa de retención de miembros en la iglesia adventista de Pueblo Nuevo Solistahuacán, Chiapas, México” (tesis doctoral, Andrews University, 2002), 25.
3 2 1

30

miembro, en segundo lugar dificultades para guardar el sábado. La tercera causa encontrada fue la falta de visitación pastoral. La siguiente causa fue la falta de amor cristiano y finalmente, la quinta causa fue dificultades para guardar los mandamientos.1 Y por último un proyecto de investigación acerca de cómo integrar a los nuevos conversos a la Iglesia Adventista del Séptimo Día y reducir el correspondiente nivel de apostasía realizado en la Universidad de Montemorelos por Conrad Duncan. Él se dedicó a examinar las posibles razones por las cuales los nuevos conversos apostatan, encontrando las siguientes 10 razones: (a) una iglesia no preparada, (b) una inadecuada preparación de los candidatos para el bautismo, (c) la falta de un departamento de evangelismo, (d) la inactividad, (e) la ausencia de un programa postbautismal después de las campañas, (f) la falta de visitación, (g) los cambios repentinos en la situación económica, (h) lazos familiares rotos, (i) discontinuidad del fervor de la campaña y por último, (j) no definir programas para los nuevos conversos.2 Cuba: Un estudio realizado por Hernández para la Unión Cubana, encontró las siguientes causales de apostasía entre los ex miembros: Descuido del estudio de la Biblia y la oración, pecados personales, desánimo y abatimiento, descuido del trabajo misionero, problemas para adaptarse al estilo adventista, poca participación en la iglesia y finalmente falta de compañerismo.3 Finalmente, en un estudio realizado por Dudley y Cummins, en donde entrevistaron a

1 2

Oviedo, 86, 87.

Conrad G, Duncan. “A research project on how to integrate new converts into the Seventh-day Adventist Church and reduce the corresponding apostasy rate” (tesis de maestría, Universidad de Montemorelos, 1994), 21. Francisco Hernández Velázquez, “Un programa de retención de miembros para la Unión Cubana de los Adventistas del Séptimo Día” (tesis doctoral, Seminario Teológico Adventista Interamericano, 2007), 104, 105.
3

31

120 ex miembros de iglesia, se encontraron las siguientes particularidades. En cuanto a la instrucción prebautismal, el 67 por ciento contestó que había sido exhaustiva; en cuanto a la longitud del proceso prebautismal, el 31 por ciento dijo haber estudiado la Biblia durante tres a 11 meses; en cuanto a la participación en la iglesia, el 63 por ciento dijo estar involucrado parcialmente; en cuanto a las razones por las cuales se fueron, la falta de compañerismo fue la que más influyó seguida por la insatisfacción con los cultos de adoración y por último, la influencia de amigos y familiares no miembros de la iglesia.1 La apostasía en otros autores contemporáneos En la literatura contemporánea se encuentran diferentes escritores tratando de definir conceptos relacionados con la apostasía. Uno de ellos es Padilla, quien define la apostasía como “el abandono del primer amor, el haber dejado de poner a Dios en primer lugar en la vida. Al fin y al cabo, la apostasía es idolatría. Cuando no se adora al Absoluto, se termina absolutizando al dinero, el poder, la fama o alguna otra cosa”.2 Otro es Deiros, él define la apostasía como: El renunciamiento voluntario a la fe en Cristo hecha por alguien que previamente había manifestado creer en él. Antiguamente apostasía, significaba volverse al judaísmo, quemar incienso al emperador romano o adorar a los dioses paganos tradicionales, pero ahora es diferente, significa el alejamiento de la fe por una o más personas, que alguna vez profesaron el cristianismo [...] La apostasía es diferente de la herejía. El apóstata abandona su fe, mientras que el hereje continúa profesando su fe, pero adopta una interpretación contraria a la enseñanza de la iglesia. La apostasía moderna se produce cuando la persona renuncia a su fe cristiana en favor de una adhesión a una ideología política, un escepticismo naturalista, un hedonismo desenfrenado, un materialismo descarnado o una búsqueda obsesiva de poder.3

Roger Dugley y Des Cumming, Adventures in church growth, citado por Cress, Los conservas si los cuidas, 46. René Padilla, Bases bíblicas de la misión (Buenos Aires: Perspectivas Latinoamericanas Nueva Creación, 1998), 160. Pablo Deiros, Diccionario hispano-americano de la misión, (Casilla, Argentina: Comibam Internacional, 1997), 71.
3 2

1

32

Algunas de las características doctrinales de la apostasía moderna, según Caldwell, son tres: (a) una negación de la doctrina de la Trinidad (1 Juan 2:22–23), (b) una negación de la doctrina de la encarnación de Cristo (1 Juan 2:22; 4:3) y por último, (c) una negación de la doctrina del regreso de Cristo (2 Pedro 3:4).1 Dugley y Cumming dicen: “La apostasía como variable es difícil de interpretar. Los pasos que da una persona que la lleva a rechazar su relación con Cristo y la iglesia son generalmente graduales y ocurren a lo largo de un período extenso de tiempo. Existe un intervalo entre el momento en que el miembro se aleja de la iglesia en el corazón y el momento cuando la congragación borra en realidad su nombre”.2 La retención El Diccionario de la Real Academia Española define la palabra retención como la “acción y efecto de retener”3 y define retener, entre otros conceptos, como la acción de “impedir que algo salga, se mueva, se elimine o desaparezca”.4 A continuación se explora el significado del uso de dicho término a la luz de las Sagradas Escrituras, los escritos de White, otros autores adventistas y contemporáneos. La retención en la Sagradas Escrituras El verbo apostatar (del griego: afistemi) tiene como antónimo otro verbo que es permanecer el cual viene del griego meno (mevnw) que se utiliza para describir a aquellos que

1 2 3

Caldwell, 527. Dugley y Cumming, citado por Cress, Los conservas si los cuidas, 46. DRAE, ver “Retención”, http://buscon.rae.es/drae/?type=3&val=retenci%C3%B3n&val_aux DRAE, ver “Retener”, http://buscon.rae.es/drae/?type=3&val=retener&val_aux=&origen

=&origen=REDRAE (01 julio 2012).
4

=REDRAE (01 julio 2012).

33

permanecen: En Dios (1 Jn. 4:15), en Cristo (Jn. 6:56), en El Espíritu Santo (Jn. 1:32, 33), en la Palabra de Dios (1 Jn. 2:14), en la verdad (2 Jn. 2).1 En el Nuevo Testamento es presentado 118 veces, 65 de las cuales es utilizado por el apóstol Juan en sus escritos, en el capítulo 15 de su evangelio aparece 11 veces recordando la importancia de “permanecer en la Vid verdadera”.2 Pero existen otras connotaciones o derivados de verbo “meno” que ayudan a ampliar el significado de esta palabra en todas sus dimensiones y estas son: epimeno (epimevnw) que significa continuar en, permanecer. Indicando algunas veces perseverancia en el continuar, ejemplo: (1 Ti 4:16); “persiste”; diameno (diamevnw), continuar sin interrupción. Ejemplo: la permanencia de los discípulos con Cristo (Lc. 22:8) y la permanencia de la verdad del evangelio en las iglesias (Gl. 2:5); emmeno (emmevnw) se utiliza para describir a aquellos que permanecen: En la fe (Hch. 14:22), en la ley (Gl. 3:10), en el Pacto de Dios (Heb. 8:9); parameno (paramevnw) significa continuar o perseverar en cualquier cosa. Ejemplo: Perseverar en la ley de la libertad (Stg. 1:25); prosmeno (prosmevnw) se utiliza para describir a aquellos que permanecen fieles al Señor (Hch. 11.23); sumparameno (sumparamevnw) aparece en (Fil. 1.25): “permaneceré con”.3 La retención y los escritos de Elena G. de White White presenta una serie de consejos muy significativos en relación con la retención de los nuevos conversos. En este trabajo se clasifican en tres grandes áreas: El deber general de los miembros de la iglesia, el deber del pastor, el deber del nuevo creyente. A continuación se

1 2 3

NDBC, ver “Permanecer”. Marco Orellana, “La apostasía”, Revista Adventista (mayo 2001): 10-13. VDEPANTE, ver “Permanecer”.

34

presentan algunas recomendaciones de ella en el orden establecido. El deber general de los miembros de la iglesia Aquí se destacan algunas responsabilidades que tienen los miembros más antiguos de iglesia de manera general hacia los nuevos creyentes. Estas son:

Fijar la verdad a través de una segunda serie de reuniones Una vez concluidas las reuniones evangelísticas se recomienda a los miembros de la iglesia celebrar una segunda serie de reuniones para fijar la verdad en la mente de los nuevos creyentes, según lo indica la siguiente cita: “Después de haber realizado en un lugar los primeros esfuerzos en favor de la verdad por medio de una serie de conferencias, una segunda serie en realidad sería más necesaria que la primera. La verdad resulta algo nuevo y asombroso, de manera que la gente necesita que se la vuelva a presentar con el fin de captar los conceptos con claridad y de fijar las ideas en la mente”.1

Instruir cabalmente a los nuevos conversos Los nuevos conversos que lleguen a la iglesia necesitan ser bien instruidos por maestros experimentados, a fin de que sean cimentados en la fe, White afirma: “Los nuevos conversos necesitarán ser instruidos por fieles maestros de la Palabra de Dios, para que aumenten en conocimiento y en amor a la verdad, y crezcan hasta la plena estatura de hombres y mujeres en Cristo Jesús”.2

1 2

White, El evangelismo, 246. Ibíd., 248.

35

Visitar a los nuevos miembros Es deber de los antiguos miembros de la iglesia visitar a los nuevos creyentes como lo dice la siguiente cita: “La obra no debe dejarse prematuramente. Tratad de que todos comprendan la verdad, sean establecidos en la fe, e interesados en todo ramo de la obra, antes de dejarlos para ir a otro campo. Y entonces, a semejanza del apóstol Pablo, visitadlos a menudo para ver cómo siguen”.1

Ayudarlos a comenzar una nueva vida White enfatiza la importancia que debe dársele a la instrucción de los nuevos miembros. Ella declara: “Dondequiera que se despierte un interés hay que elegir a hombres que posean una capacidad óptima para que colaboren en la tarea. Estos deben emprender con todo entusiasmo el trabajo de visitar a la gente y de dar estudios bíblicos a los que acaban de aceptar la fe y a los que manifiestan interés, esforzándose por establecerlos en la fe. Los nuevos creyentes deben ser instruidos cuidadosamente para que posean un conocimiento bien fundado acerca de los distintos aspectos de la obra encomendada a la iglesia de Cristo.” 2

Enseñar a los nuevos creyentes cómo hacer frente al enemigo White aconseja instruir a los nuevos creyentes para llegar a ser fuertes y que puedan protegerse contra las fuerzas adversas [negativas]. Ella dice: “Es un procedimiento pobre el dejar a unos pocos conversos aquí y allá sin alimento y sin cuidado, como presa para los lobos rapaces, o para que sean el blanco sobre el cual el enemigo abra fuego […] deben tomarse las medidas apropiadas para confirmarlas y establecerlas en la fe, educándolas como soldados
1 2

White, Testimonios para la iglesia (Miami: Asociación Publicadora Interamericana, 1998), 5:256. White, El evangelismo, 249.

36

bien adiestrados que sepan hacer frente a los ataques del enemigo y vencerlo”.1

Tratarlos con paciencia y ternura La conducta que deben manifestar los antiguos miembros de la iglesia hacia los nuevos creyentes debe ser una actitud de paciencia y ternura, White afirma: “Hay que tratar con paciencia y ternura a los recién llegados a la fe, y los miembros más antiguos de la iglesia tienen el deber de encontrar la forma de proporcionar ayuda, simpatía e instrucción para los que han salido de otras iglesias por amor a la verdad, y que en esta forma se han separado de la obra pastoral a la que habían estado acostumbrados. La iglesia tiene la responsabilidad de asistir a esas almas que han ido en pos de los primeros rayos de luz recibidos; y si los miembros de la iglesia descuidan este deber serán infieles al cometido que Dios les ha dado”.2 El deber del pastor Entre las responsabilidades que tiene el pastor hacia los nuevos conversos, según White, se encuentran las siguientes:

Enseñar las ramas de la obra White exhorta a los pastores a que deben instruir cabalmente a los nuevos creyentes en temas esenciales como la reforma pro salud, los dones espirituales, la dadivosidad personal y la obra misionera. Ella dice: “Los pastores deben enseñar a los nuevos creyentes los importantes ramas de la obra: la reforma pro salud, los dones espirituales, la dadivosidad sistemática y las grandes divisiones de la actividad misionera.” 3 Y continua diciendo: “Los

1 2 3

Ibíd., 250. Ibíd., 258. Ibíd., 252.

37

ministros deben enseñar a las personas por quienes trabajan la importancia de llevar cargas en relación con la obra de Dios. Estas deberían aprender que cada departamento de la obra de Dios debería contar con su apoyo y despertar su interés.”1

Apacentar a los corderos Las palabras de Jesús dirigidas a Pedro, según White, son un ejemplo de la obra que hoy debe ser efectuada por cada pastor de iglesia. Ella dice: “La comisión dada a Pedro debería ser tomada a pecho por cada pastor. Una vez tras otra la voz de Cristo se oye repitiendo la comisión dada a los sub-pastores: ‘Apacienta mis corderos’ y ‘Apacienta mis ovejas’. En las palabras que fueron dirigidas a Pedro se expresan las responsabilidades que atañen al ministro del Evangelio que tiene a su cargo la grey de Dios”.2

Visitar a cada familia White afirma que cada pastor debe tener un programa de visitación y debe ser un visitador incansable de las iglesias y de los nuevos miembros. Ella declara: “Como pastor del rebaño [el ministro] debe cuidar las ovejas y los corderos, buscando a los perdidos y descarriados, y trayéndolos de vuelta al redil. Debe visitar todas las familias, no meramente como un huésped para gozar de su hospitalidad, sino para inquirir acerca de la condición espiritual de cada miembro de la casa”.3

Reprobar y exhortar Muchos de los recién convertidos necesitan cuidado, atención y exhortación, para que

1 2 3

Ibíd., 253. Ibíd., 254. Ibíd., 255.

38

puedan continuar adelante. Es deber del pastor hacer esta tarea. White aconseja: “Hay una obra pastoral que hacer, y ésta significa reprobar y exhortar con toda longanimidad y doctrina; esto implica que él debe presentar la Palabra de Dios, para mostrar dónde hay deficiencias. Si hay algo en el carácter de los profesos seguidores de Cristo, el pastor debe sentir ciertamente la preocupación por ello, y no mandar despóticamente sobre la herencia de Dios”.1

Educarlos en la tarea de ganar almas White aconseja que a todos los recién llegados a la fe hay que educarlos en lo que atañe a sus responsabilidades personales de atraer personas para Cristo. Ella dice: “Tan pronto como se organice una iglesia, ponga el ministro a los nuevos miembros a trabajar. Necesitarán que se les enseñe cómo trabajar con éxito”.2 Y añade: “El poder del Evangelio reposará sobre los grupos suscitados y los hará idóneos para servir. Algunos de los nuevos conversos quedarán de tal manera henchidos del poder de Dios, que entrarán en seguida en la obra. Trabajarán con tanta diligencia que no tendrán tiempo ni disposición para debilitar las manos de sus hermanos por críticas severas. Su único deseo será proclamar la verdad en las regiones lejanas”.3 El deber del nuevo converso Según White, el nuevo converso también tiene responsabilidades personales para permanecer en la congregación. A continuación se describen algunas de ellas. Comprender el propósito abarcante de Dios White afirma que la persona recién bautizada tiene la responsabilidad de estudiar la
1 2 3

Ibíd. Ibíd., 260. White, Joyas de los testimonios, 3:82, 83.

39

Biblia y aprender el plan que Dios tiene para su vida. Así lo afirma en esta cita: El estudiante debería aprender a mirar la Biblia como un todo y a ver la relación de sus partes. Debería adquirir el conocimiento de su gran tema central, del propósito original de Dios para con el mundo, el comienzo de la gran controversia, y de la obra de la redención. Debería comprender la naturaleza de los dos principios que luchan por la supremacía y aprender a rastrear su obra a través de los sucesos de la historia y la profecía, hasta la gran consumación. Debería observar cómo interviene esta controversia en todos los aspectos de la vida humana; cómo revela él mismo en cada acto de la vida uno u otro de ambos motivos antagónicos; y cómo, lo quiera o no, ahora mismo está decidiendo en qué lado de la controversia ha de ser hallado.1

Aprender diariamente en la escuela de Cristo Una vida de entrega a Dios es parte importante para permanecer firmes en la fe. El ponerse diariamente en las manos de Cristo y dejar que él conduzca la vida es un paso importante que ayuda al miembro a permanecer firme. En relación a esto White exhorta: “Os escribo a los que habéis conocido la verdad. Sois jóvenes en la fe y tenéis la gran necesidad de andar humildemente con Dios, y de aprender diariamente en la escuela de Cristo espaciándoos especialmente en la meditación y la conversación acerca de las lecciones que él dio a sus discípulos. Andad con toda humildad de mente desconfiando de vuestro yo, buscando la sabiduría del Dios de sabiduría, para que todas vuestras acciones y vuestros métodos tengan una firme y estrecha conexión con los métodos y la voluntad de Dios, a fin de que no haya confusión”.2

Tener raíces en sí mismo El compañerismo con Dios y con su enseñanza [instrucción] es necesario para la permanencia en la fe cristiana. El nuevo creyente debe alimentarse diariamente de la Palabra

1 2

White, La educación (Mountain View. CA.: Publicaciones Interamericanas, 1971), 185. White, El evangelismo, 251.

40

de Dios y no depender solo del ministro. White afirma: “No es el propósito de Dios que la iglesia sea sustentada por la vida extraída del ministro. Sus miembros deben tener raíces en sí mismos. Las nuevas evangélicas, los mensajes de advertencia, el mensaje del tercer ángel, deben ser voceados por los miembros de la iglesia”.1 Y continúa diciendo: “Cada uno que pretende ser cristiano debe cumplir la responsabilidad de mantenerse en armonía con la dirección que proporciona la Palabra de Dios. Dios considera responsable a cada alma de seguir, ella misma, la norma dada en la vida de Cristo y de tener un carácter que haya sido purificado y santificado”.2

No poner a los ministros en lugar de Dios Debe enseñárseles a los nuevos creyentes que es su deber depender únicamente de Cristo y no poner su mirada solo en el pastor. White aconseja: “Aunque se debe enseñar a los nuevos conversos a pedir consejos a aquellos que tienen más experiencia en la obra, también se les debe enseñar a no poner al ministro en el lugar de Dios. Los ministros no son sino seres humanos aquejados de flaquezas. Cristo es el único en quien se debe buscar dirección”.3

Trabajar por el prójimo Una forma de integrar al nuevo creyente es a través del trabajo por el prójimo. White declara: “La gracia divina en el alma recién convertida es progresiva. Proporciona cada vez más gracia, la que se recibe, no para ser ocultada debajo de un almud, sino para ser compartida a fin de beneficiar a otros. La persona que se ha convertido genuinamente trabajará para salvar a otros que están en tinieblas. Un alma verdaderamente convertida avanzará por fe para salvar
1 2 3

Ibíd., 252. Ibíd. White, Joyas de los testimonios, 3:83.

41

a otra y luego a otra más. Los que hacen esto son instrumentos de Dios, son sus hijos y sus hijas. Forman parte de su gran empresa, y su trabajo consiste en reparar la brecha que Satanás y sus agentes han hecho en la ley de Dios al pisotear el día de reposo verdadero y al poner en su lugar un día de reposo espurio”.1

Retener la verdad bíblica El desarrollo de hábitos de lectura de la Biblia y la oración traen fortaleza y poder espiritual al nuevo creyente. White dice: “El cristiano ha de estar ‘arraigado y fundado’ en la verdad, para que pueda permanecer firme contra las tentaciones del enemigo. Debe experimentar una constante renovación de sus fuerzas, y debe retener firmemente la verdad bíblica”.2 Continuar escudriñando las Escrituras La preparación espiritual continua del recién convertido es muy importante, pues de ella depende su crecimiento y bienestar espiritual. White afirma: “No es suficiente leer tan solo, sino que la Palabra de Dios debe entrar en nuestros corazones y en nuestra comprensión, a fin de que nos establezcamos en la bendita verdad. Si descuidamos el escudriñamiento de las Escrituras por nosotros mismos, para saber qué es la verdad, y somos entonces desviados, nosotros somos responsables de ello. Debemos investigar las Escrituras cuidadosamente, de manera que conozcamos toda condición que el Señor nos ha dado; y si tenemos mentes de capacidad limitada, investigando con diligencia la Palabra Dios podemos llegar a ser poderosos en las Escrituras, y explicarlas a los demás”.3

1 2 3

White, El evangelismo, 260. Ibíd., 265. Ibíd., 268.

42

La retención en la iglesia adventista En la literatura consultada se encuentran muchas posibles razones por las cuales la gente permanece en la iglesia adventista. En esta sección se presentarán algunas consideraciones que otros investigadores han encontrado en años pasados, en relación a esto, y después lo que se ha encontrado recientemente. La retención en años pasados Al mirar los registros de feligresía de la Iglesia Adventista del Séptimo Día y al compararlo con la feligresía activa que asiste cada sábado a la iglesia se puede concluir, que aunque la iglesia está evangelizando, no está creciendo. En relación a esto, Fernández, dice: “Por muchos años la retención de miembros en la iglesia adventista ha sido el punto débil en todo proyecto de evangelización. Debido a la falta de discernimiento y de una buena planificación, por consiguiente, la puerta trasera de la iglesia sigue abierta”.1 Al consultarle a la feligresía el porqué muchos miembros se marchan de la iglesia, la respuesta muy común entre ellos es echarle la culpa al pastor o al evangelista. A este tipo de declaraciones, Kleuser, responde: “Podemos ocupar horas enteras buscando culpables por las debilidades de este aspecto de la obra evangélica, pero haríamos mejor si dedicáramos nuestro tiempo a hacer algo constructivo. La responsabilidad de nuestros nuevos conversos recae sobre cada adventista, y no sobre el evangelista solamente. Tampoco es una obra exclusiva del pastor o del instructor bíblico. Tampoco es una responsabilidad de los departamentales de la organización, porque la naturaleza misma del problema nos indica que involucra a toda la

1

Jetro Fernández, “El secreto para conservar”, Revista Adventista (febrero 1983): 3.

43

iglesia. La responsabilidad es de todos”.1 Por lo tanto, el pastor, como los demás miembros de iglesia deben buscar alternativas, elaborar planes, crear estrategias, diseñar un sistema eficaz, un plan de seguimiento, que ayuden a los nuevos conversos a permanecer dentro de la iglesia. Es vital que cada iglesia entienda que este trabajo es en gran parte responsabilidad de cada miembro individualmente y que no es solo el trabajo del pastor o del evangelista. Al respecto Flattun afirma: “Después de terminada una serie de conferencias, las personas que han sido bautizadas ahora son miembros y propiedad de la iglesia, por lo tanto, es deber de toda la iglesia cuidarlos para que permanezcan”.2 Y Aeschlimann, añade, “Todos tienen algo de culpa por los miembros que se pierden, todos deben hacer su parte para mantener fieles a los nuevos conversos y antiguos miembros”.3 Algunas recomendaciones mínimas que los pastores y evangelistas deben tomar en cuenta, según Aeschlimann, al momento de llevar una persona al bautismo son: 1. Una entrega y conversión total a Cristo: No es suficiente una conversión intelectual, es necesario que las personas experimenten una conversión espiritual, un nuevo nacimiento. 2. Un adoctrinamiento completo: Los candidatos al bautismo deben ser bien instruidos en todas las doctrinas bíblicas básicas. 3. Conformidad con las normas de la iglesia: Es necesario enseñarles a los candidatos al bautismo las normas cristianas, esta enseñanza debe incluir los principios de la reforma

1

Kleuser, “Fortalezcamos a los nuevos creyentes”, Ministerio Adventista (noviembre - diciembre 1953):

22. Thelma Flattum, “Qué hacer con los nuevos conversos”, Ministerio Adventista (noviembre – diciembre 1953): 13. Alfredo Aeschlimann, “La responsabilidad del pastor hacia los nuevos conversos”, Ministerio Adventista (enero – febrero 1976): 11.
3 2

44

prosalud, la indumentaria, las recreaciones y los asuntos sociales. 4. Que sean hacedores de la Palabra y no solamente oidores: Es decir, antes de bautizar a una persona, los pastores y los evangelistas deben asegurarse que los candidatos están guardando los principios de la Ley de Dios, como por ejemplo: El sábado, la alimentación correcta, etc. 5. Comunión con Dios y la iglesia: Es necesario enseñarles a los nuevos conversos que una vez bautizados deben aprender diariamente de la Palabra de Dios, practicar la oración y que deben integrarse a la comunidad de la iglesia y participar regularmente de los diversos cultos y servicios.1 En esa misma línea, Banfield presenta ocho puntos esenciales para retener a los nuevos conversos dentro de la iglesia. Estos son: 1. Para el nuevo converso la iglesia y el lugar adyacente deben ser atractivos. 2. Una buena atmosfera de adoración contribuye a la retención de los nuevos miembros, los servicios deben ser bien planeados y organizados. 3. El pastor debe visitar a los nuevos miembros. 4. El pastor debe continuar en cierto modo con el programa de evangelismo. 5. Los nuevos miembros y los antiguos deben conocerse entre sí. 6. Permitir a los nuevos miembros prestar sus servicios a la iglesia. La iglesia debe emplear los nuevos talentos tanto como sea posible, si no están preparados hay que capacitarlos. 7. El pastor debe ser discreto en la recolección de fondos. 8. El pastor debe ampliar el panorama de la obra adventista en los nuevos conversos.
1

Ibíd.

45

Deben invitarlos a los campamentos de jóvenes, animarlos a utilizar los servicios de hospitales y escuelas adventistas de tal modo que el nuevo miembro pueda comprobar que no pertenece a un grupo pequeño aislado e insignificante, sino a un movimiento mundial bien organizado y administrado.1 Por último, Ferris ve denominadores comunes en el asunto de la apostasía y plantea tres sugerencias a través de las cuales se pueden conservar a los nuevos creyentes y de este modo reducir los altos índices de apostasía. Estas son: 1. Atención pastoral: El contacto pastoral a intervalos regulares es un elemento esencial en la conservación de las almas. 2. La necesidad de promover la aplicación del evangelio a la vida cotidiana para la resolución de conflictos. 3. La necesidad de identificar los síntomas en el diagnóstico precoz de la apostasía. Estos síntomas pueden ser tan evidentes como por ejemplo: La ausencia a los servicios religiosos, críticas hacia los hermanos, posibles susceptibilidades a los pecados morales, etc. 2 Cualesquiera que sean las causas de una evidente o posible apostasía, es imprescindible, dice Ferris, que “seamos sensibles a los problemas de los miembros ejerciendo un esfuerzo creativo para evitarlos, la prevención excede a la cura en las tasas de la supervivencia, debemos practicar la prevención creativa”.3

W. S. Banfield, “Para retener en la iglesia a los nuevos conversos”, Ministerio Adventista (marzo – abril 1957): 15-16.
2 3

1

Ferris, “Evangelización”, 23-24. Ibíd.

46

Consideraciones sobre retención según investigaciones recientes. Actualmente existen muchos programas que se han puesto en marcha por investigadores adventistas relacionados con la retención de los nuevos miembros. Entre ellos está Halversen, quien presenta siete elementos claves para lograr un programa exitoso de retención. Estos son: 1. Después de terminadas las reuniones evangelísticas, se debe colocar a todos los nuevos convertidos en un grupo pequeño. 2. Elaborar y presentar a los miembros de la iglesia una corta serie de sermones sobre cómo relacionarse con los nuevos conversos. 3. Llevar a cabo una clase especial para los nuevos conversos. 4. Llevar a cabo una clase o seminario especial sobre Daniel y Apocalipsis para nuevos conversos. 5. Celebrar un banquete de “Bienvenido a la familia” 6. Enviar a los nuevos conversos una carta de bienvenida. 7. Visitar pastoralmente a los nuevos conversos en sus hogares a fin de fortalecerlos en la fe.1 Por otro lado, Cress presenta una serie de elementos a seguir en el proceso de discipular a los nuevos creyentes. Él los compara con los recién nacidos que dependen totalmente de sus padres para sobrevivir, así mismo, los nuevos creyentes son totalmente dependientes del papel que, como padres espirituales, los miembros de la iglesia deben desempeñar para su supervivencia. Estos son:

Richard Halversen, “Cuidado y preservación de los nuevos conversos”, Ministerio Adventista (abril 2000): 11.

1

47

1. Atención total: La crianza amorosa, el tierno cuidado, la aceptación, la afirmación, el compañerismo y la atención constante son tan vitales para la supervivencia de cualquier bebé como para un nuevo creyente. 2. Disciplina: Enseñarles a hacer lo correcto así estén solos. 3. Instrucción: De la leche de la Palabra de Dios. 4. Educación: los nuevos creyentes deben ser enseñados a pensar por sí mismos y no solo reflejar los pensamientos de otros. 5. Discernimiento: Todo creyente debe aprender a distinguir entre la verdad auténtica y la falsificación inteligente. 6. Delegación: Todo nuevo creyente necesita recibir una asignación a un ministerio. 7. Supervisión: Toda delegación necesita supervisión de cerca para asegurar el éxito y corregir los malos hábitos. 8. Responsabilidad: Los nuevos conversos necesitan compartir la misión con otros. Ellos orarán y trabajarán para construir una iglesia que apresure su segunda venida. 9. Reproducción: Solo cuando el discípulo está reproduciendo otros nuevos creyentes y ayudándolos a convertirse en nuevos discípulos, está perfectamente maduro y el proceso de evangelización de la iglesia está completo.1 En una investigación realizada en la Republica de Argentina a un grupo de pastores con más de 15 años de experiencia, se les preguntó, ¿qué factores influyen en la permanencia de los nuevos miembros? Se obtuvo el siguiente resultado. Los que permanecen en la iglesia son aquellos que: (a) reciben mayor grado de instrucción eclesiástica posterior al bautismo, (b) participan más frecuentemente en actividades devocionales y misioneras, (c) son asiduamente
1

James Cress, “Qué necesitan los nuevos creyentes”, Ministerio Adventista (mayo 2005): 13-14.

48

visitados, (d) asisten más regularmente a los cultos y reuniones de iglesia, (e) son apoyados por un tutor espiritual cuando ingresan a la iglesia, (f) desempeñan cargos eclesiásticos, (g) provienen de hogares adventistas y, finalmente, (h) reciben o recibieron educación en instituciones adventistas.1 Otra investigación realizada en República Dominicana, menciona como elementos o factores que contribuyen a la retención la participación misionera, el uso de los dones espirituales y la participación en las células o grupos pequeños. 2 Espinoza, quien investigó el tema de la retención en México, sugiere en su estudio las siguientes estrategias de retención para mantener a los recién convertidos en la iglesia: (a) instrucción a los nuevos conversos para mantener una vida devocional saludable, (b) el estudio de la Biblia como un factor determinante, (c) la realización del culto familiar, (d) la evaluación sistemática del recién bautizado, y por último, (e) un programa de visitación pastoral efectivo llevado a cabo por los ministros y los laicos.3 Por otro lado, Conrad, al final de su estudio realizado en Montemorelos, concluye diciendo que para elevar los niveles de retención de los nuevos conversos se deben implementar los siguientes métodos o estrategias: (a) recibir a los nuevos conversos en la iglesia local, (b) adoptarlos, (c) integrarlos a los grupos pequeños y (d) darles consejería pastoral.4 Otro estudio realizado en la iglesia de Díaz Aragón, México, reportó que los porcentajes más altos en quienes permanecieron en la iglesia son: Primero, quienes asistieron a
1 2 3 4

Otto, “Una aproximación…”, 37-68. Martínez, 15. Espinoza, 25. Duncan, 21.

49

la iglesia antes de su bautismo. Segundo, quienes lograron desarrollar una amistad con un miembro de la iglesia. Tercero, los que recibieron la doctrina del sábado. Cuarto, quienes estudiaron el tema del bautismo. Quinto, quienes entendieron claramente las implicaciones de unirse a la iglesia. Sexto, los que se involucraron en actividades misioneras y de servicio. Y finalmente, los que recibieron apoyo espiritual de parte de la comunidad de creyentes.1 Por último, un estudio realizado en la Unión Cubana determinó los siguientes factores como agentes retenedores de los nuevos miembros: (a) estudio de la Biblia y la oración, (b) compañerismo entre los miembros, (c) preparación suficiente para el bautismo, (d) trabajo misionero y (e) atención postbautismal.2 El concepto de retención en autores contemporáneos. Actualmente ciertos autores han definido la retención como “la implementación de diversas estrategias orientadas a la conservación, discipulado e integración a la comunidad de fe de personas que recientemente han expresado su fe en Cristo como Señor y Salvador de sus vidas”.3 Otros escritores han cambiado la palabra retención por asimilación, ya que la tarea no solo consiste en retenerlos de manera estática dentro de la iglesia, sino también buscar la manera de que se les asimile y se conviertan en una parte activa del grupo. En relación a esto, Hucks dice: “Al hablar de asimilación, me refiero a la perfección del proceso de convertirse en una parte de algo que ya existe, teniendo vida y enriqueciendo la vida del organismo que ya existe. La relación es simbiótica, es decir, todos los elementos contribuyen cada uno al otro,

1 2 3

Oviedo, 86, 87. Hernández, 104, 105. Deiros, ver “Retención”.

50

alimentándose entre sí”.1 Este proceso de asimilación trae consigo beneficios para todos los miembros de la iglesia, tanto para aquellos recién llegados a la fe, así como para aquellos que han estado en la iglesia desde hace mucho tiempo. Algunos de los beneficios de la asimilación para la iglesia, según Hucks, son: 1. La asimilación conduce al fortalecimiento espiritual. No sólo los nuevos creyentes se alimentan de la espiritualidad existente en la congregación local, sino también la iglesia se enriquece y se nutre al cuidar a estos nuevos creyentes. 2. La asimilación permite a las personas fortalecerse unos a los otros a través del uso de los dones espirituales. Los nuevos conversos no sólo son alimentados y nutridos espiritualmente a través de los distintos ministerios dentro de la iglesia, sino también empiezan a hacer ellos mismos sus propias contribuciones. Los nuevos conversos están buscando oportunidades para servir y la iglesia debe dárselas. 3. La asimilación reduce las cargas sobre los demás. Al darle oportunidades de participación a los nuevos conversos se ayuda a disminuir la carga de los demás miembros y les permite tomar un descanso de llevar tantas responsabilidades dentro de la congregación.2 Ante el desafío de asimilar a los nuevos miembros, Thayer da una serie de recomendaciones que los nuevos miembros deben seguir. Estas son: 1. Relación con Jesús. Los nuevos miembros necesitan desarrollar una relación con Jesús, esto debe ser lo prioritario y más importante, a través del estudio de la Biblia y la oración.

1 2

Willie E. Hucks, “The benefits of assimilation”, Ministry (febrero 2010): 5. Ibíd.

51

2. Relación con los miembros de la iglesia. Los nuevos miembros deben encontrar dos o tres amigos en las primeras semanas de unirse a la iglesia, o tiene que encontrar seis o siete amigos dentro de los primeros seis meses, de lo contrario apostatarán. Esto es posible lograrlo involucrando al nuevo converso, inmediatamente después de su bautismo, a un grupo pequeño. 3. Relación con la iglesia como una organización. Las personas que vienen a la iglesia a través de una serie de reuniones de evangelización, una vez que concluyen estas, encuentran una gran diferencia entre las relaciones personales de los miembros, así como, en estilos de adoración, lugar de reunión, música y otros asuntos. 4. Las relaciones con familiares y amigos. Los nuevos conversos deben recibir dos tipos de instrucción bien intencional. En primer lugar, necesitan saber cómo explicar su nuevo estilo de vida y todas las cuestiones en torno a cómo guardar el sábado, y luego están los cambios en cuanto a la dieta y el no beber alcohol. Estas cuestiones del estilo de vida afectan directamente sus relaciones familiares y sociales. En segundo lugar, tienen que ser enseñados a cómo conquistar para la iglesia a sus amigos y demás familiares.1 En otro artículo publicado por Thayer, ella presenta otras recomendaciones necesarias a seguir en el proceso de la asimilación de nuevos miembros. Estas son: Hacer la transición para la membresía. Cuando una persona es bautizada, su relación con la iglesia cambia de ser un no miembro a miembro. Para que esto sea lo menos traumático, los pastores y ancianos deben buscar la conexión entre los nuevos conversos y la iglesia local, a través de los guardianes espirituales, involucrándolos en el ministerio, y llevándolos a través

1

Jane Thayer, “Pastor’ perspectives on assimilating new member, part 1”, Ministry (febrero 2010): 6-9.

52

de un proceso de orientación.1 Algunos otros nombres que recibe este programa de guardianes espirituales puede ser el de mentor, entrenador espiritual, hermano mayor, líder del grupo, etc. La intención sigue siendo básicamente la misma: Asegurarse de que al menos un miembro antiguo de la iglesia se responsabilice de cuidar y enseñar al nuevo creyente.2 El mantenimiento y fortalecimiento de las relaciones. La construcción de las relaciones debe continuar aun después de que los nuevos miembros son llevados a la iglesia. Esto puede ser llevado a cabo a través de la enseñanza de una clase o la participación en un grupo pequeño.3 El uso de los grupos pequeños. En cada congregación, cada nuevo creyente que entra a la iglesia debe ser colocado en un grupo pequeño con un anciano de experiencia que sirva como el líder.4 La enseñanza a los nuevos miembros. Los nuevos miembros llegan a la iglesia con mucha hambre de Jesús. El pastor y los ancianos deben estar dispuestos a satisfacer esta necesidad a través de una clase especial para ellos. La hora, ubicación y tipo de clase varían entre una iglesia y otra. El horario más común para dar esta clase parece ser la hora de la clase de visitas de la escuela sabática, una de las razones para elegir este intervalo de tiempo es que desarrolla en los nuevos miembros el hábito de acudir. 5 Por último, Cress subraya tres ingredientes esenciales que son necesarios para que los

1 2 3 4 5

Jane Thayer, “Pastor’ part 2”, Ministry (abril 2010): 11-13. Ibíd. Ibíd. Ibíd. Ibíd.

53

nuevos miembros permanezcan y prosperen dentro de la familia de la iglesia. Estos son: (a) él/ella debe ser capaz de articular las doctrinas de la fe (oración y estudio de la Biblia), (b) él/ella debe tener de seis a ocho amigos dentro de la congregación (grupo pequeño) y (c) él/ella debe involucrarse en una actividad o ministerio dentro de la iglesia (trabajo misionero).1

1

James Cress, Los conservas si los cuidas, 40.

54

CAPÍTULO III METODOLOGÍA Este capítulo contiene una descripción del tipo de investigación y dónde se hizo, es decir, de la población y la muestra del universo, así como de las encuestas y del procedimiento a seguir para aplicarlas. Tipo de investigación Según la Universidad Pedagógica Experimental Libertador, se define una investigación como: “Un estudio o análisis sistemático de un problema, con el propósito bien sea de describirlos, interpretarlos, entender su naturaleza y factores constituyentes, explicar sus causas y efectos, o predecir su ocurrencia, haciendo uso de métodos característicos de cualquiera de los paradigmas o enfoques conocidos en el desarrollo”.1 Según Cerda, la investigación puede ser clasificada en base a ciertos criterios y estas pueden ser: (a) básica, (b) aplicada, (c) documental, (d) de campo, (e) experimental, (f) exploratoria, (g) descriptiva y (h) explicativa.2 Por otro lado, Grajales dice que toda investigación supone la existencia de una realidad objetiva externa e independiente al investigador, la cual puede ser alcanzada mediante el uso de los sentidos humanos como son el olfato, la vista, el gusto, el oído y el tacto.

Universidad Pedagógica Experimental Libertador, Métodos de investigación (Caracas: Editorial Universitaria, 2005), 75.
2

1

Héctor Cerda, Los elementos de la investigación (Bogotá: Editorial El Buhó, 1991), 45-52.

55

Además, agrega que este tipo de investigación está subdividida en dos grandes ramas: Cualitativas y cuantitativas.1 Investigación cualitativa. Es cuando el investigador al adoptar su metodología evita manipular o alterar la realidad, se complace en observar y comprender los fenómenos, sin compromiso de explicarlos, a menos que la explicación no requiera una manipulación del fenómeno.2 Investigación cuantitativa. La investigación cuantitativa se caracteriza por el esfuerzo que hace el investigador por medir, contar, de manera objetiva, las variables en el fenómeno que estudia. Una vez logrado el objetivo el investigador toma los datos recogidos y los explica.3 El tipo de estudio que se utilizó en esta ocasión es una investigación empírica con las siguientes características: De corte cuantitativa, ya que los datos recabados son analizados estadísticamente. Nominal: Se formaron grupos de individuos sin orden lógico. Explicativa: Se explica cómo los diferentes factores influyen sobres las variables. No experimental: Es una investigación expost-facto, pues no se manipularán las variables. Tiempo, transversal: Se aplica el instrumento en una sola oportunidad. Lugar: En 25 iglesias del área urbana de la AVSO. Población y muestra En esta sección se hace una descripción del lugar donde se hizo la investigación, es decir, de la población y la muestra del universo.
Tevni Grajales Guerra, Cómo planear una investigación empírica (Montemorelos, México: Publicaciones Universidad de Montemorelos, 2008), 91.
2 3 1

Ibíd., 94. Ibíd., 95.

56

Población Se define como población a “todos los objetos o personas que comparten las características distintivas de la unidad de observación en cuestión” 1. En lo que se refiere a la población, en esta investigación está conformada por las personas que apostataron o permanecieron en la iglesia durante su primer año de bautizados. La información se tomó de los registros de feligresía de las iglesias principales de los distritos en áreas urbanas de la AVSO que fueron bautizados durante el ciclo 2010 - 2011. El número a examinar es de 25 iglesias principales en áreas urbanas, constituyéndose así en la población de este estudio. La Asociación Venezolana Sur Oriental La AVSO abarca casi todo el estado Bolívar. El estado Bolívar es el más grande de la República Bolivariana de Venezuela y tiene una superficie de 242,801 km², lo que representa el 26.49 por ciento del total de la nación. 2

Situación geográfica El estado Bolívar limita al norte con el río Orinoco, que es el límite natural entre esta entidad y los estados Delta Amacuro, Monagas, Anzoátegui y Guárico; al sur con la República Federativa del Brasil; al suroeste con el estado Amazonas; al este con el territorio en reclamación de la Guayana Esequiba y al oeste el estado Apure. 3

Cultura En el estado Bolívar convergen varios grupos étnicos originarios del país. Entre los grupos principales se encuentran los pemones, los yekuana, los sanemá, los panares, los hotis
1 2 3

Grajales, 102. Gobernación del Estado Bolívar, http://www.e-bolivar.gov.ve (21 junio 2012). Ibíd.

57

y los piaroas. Todos estos grupos hablan sus propios idiomas, aunque la mayoría también habla español.1

Población En el estado Bolívar hay 1,620,359 habitantes aproximadamente, esparcidos en varias poblaciones urbanas e indígenas. Algunas de estas grandes poblaciones son: Ciudad Bolívar, Puerto Ordaz, San Félix, Caicara del Orinoco, Ciudad Piar, El Callao, El Dorado, Santa Elena de Uairén, Tumeremo, Upata, Guasipati, las Claritas y la Gran Sabana.2

Presencia adventista La historia de la iglesia adventista en la AVSO comenzó de una manera muy singular: En algún momento de la década de 1880, el cacique de una de esas tribus indígenas de la Gran Sabana, llamado Auká, recibió mediante un sueño o visión, el evangelio de Jesucristo, incluyendo la creación, el sábado, la caída del hombre, la salvación a través de Cristo y su regreso en gloria. Además, se le dijo que vendría un hombre blanco con un libro negro para ampliar las explicaciones y enseñar a su pueblo.3 El cacique, obediente a la visión, reformó su vida y la de su gente, de modo tal que cesaron los sacrificios humanos, abolió la poligamia y empezaron a guardar el sábado como día de reposo. Pero el viejo cacique murió y no pudo ver realizada la parte final de su sueño, pues el hombre del libro no llegó.4

1 2 3 4

Ibíd. Ibíd. Nathaniel García Robayna, Sin temor al futuro (Caracas, Venezuela: Publicaciones Smart, 1990), 11.

Carlos Rafael Shupnik Fleitas, Aquí obró Dios (Nirgua, Venezuela: Editorial Adventista de Venezuela, 2011), 15.

58

Con el paso del tiempo, muchos de los indígenas se desanimaron y volvieron a sus antiguas prácticas. Sin embargo, algunos de ellos mantuvieron su fe y empezaron a solicitar de los exploradores y aventureros que se adentraban en la zona, que enviaran a alguien para enseñarlos. Esta petición llegó a las oficinas de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en Georgetown, Guayana Inglesa a principios del siglo pasado, pero no había personal ni presupuesto disponible para tal empresa.1 Pero en 1910, O. E. Davis, presidente de la Misión de la Guayana Inglesa, decidió abrirse paso en la selva para llevarles el mensaje. Partió acompañado por un minero, pero la fiebre lo hizo regresar. Al año siguiente organizó otra expedición con un intérprete nativo y varios cargadores indios y, aunque nuevamente contrajo la fiebre, esta vez logró su objetivo, había llegado el hombre blanco con el libro negro que tanto habían esperado.2 Los indios estaban gozosos y se reunieron alrededor de Davis, quien les enseñó toda la historia del cristianismo y el mensaje adventista. Además los enseñó a cantar himnos en inglés, porque el guía no podía traducirlos a la lengua indígena. La salud de Davis siguió empeorando y pronto se vio obligado a predicarles acostado en una hamaca, mientras los indios lo transportaban de un lugar a otro para ayudarlo a conservar sus fuerzas.3 Pero una mañana, Davis llamo al cacique Jeremías para que reuniera a su pueblo y luego de orar y cantar juntos, el pastor les pidió que se conservaran fieles a las enseñanzas que habían recibido, y entonces murió. Los afligidos indios envolvieron su cuerpo con una frazada y lo enterraron al pie del Monte Roraima, en los límites de Venezuela y la Guayana Inglesa. 4
1 2 3 4

Ibíd. García, 12. Ibíd. Ibíd.

59

Pasaron los años y nadie vino a continuar la labor de O.E. Davis, pero, a través de viajeros casuales, llegaban informaciones a las oficinas de la misión. Cada cierto tiempo, los exploradores que pasaban junto al Roraima comentaban acerca de un grupo de indios que cantaban himnos en inglés alrededor de una tumba.1 Trece años transcurrieron antes de que otros misioneros adventistas visitaran la región. En esta ocasión fueron W. E. Baxter y C. B. Sutten, quienes venían de la Misión de Curazao y, en su travesía, llegaron hasta una aldea india. Cuando se disponían a descansar, entró un jovencito quien les dijo en inglés: “Quiero ser un hombre bueno” y comenzó a cantar un himno. Poco después llegó un hijo del cacique Jeremías con un paquete de papeles, entre los cuales estaba la última carta escrita por Davis antes de su muerte y una lista de más de cien indígenas que habían prometido obedecer a Dios.2 Al regresar a la civilización informaron sobre su hallazgo, con lo cual se despertó un nuevo interés entre los dirigentes adventistas para enviar un equipo misionero; pero no había fondos para ello. Como no había solución posible, la junta directiva de la misión se reunió en una sesión especial de oración, pidiéndole a Dios la provisión de un camino para atender a los Indios Davis. La respuesta divina vino en forma de una carta de la Asociación General donde se les informaba que una donación anónima de $ 4,000 USD, era destinada a la misión de los Indios Davis. Así, dos parejas de misioneros norteamericanos fueron seleccionados y equipados para esa labor, ellos eran A. W. Cott y R. J. Christian con sus esposas, quienes tenían experiencia como enfermeros y maestros.3

1 2 3

Shupnik, 16. Ibíd. Ibíd.

60

En marzo de 1927, los misioneros salieron de Georgetown hacia el Roraima, pero la señora Christian se enfermó y debió regresar sin llegar a la mitad del viaje. El señor Christian continuó con los Cott y realizó un valioso servicio durante varios meses, hasta que fue transferido a la Asociación del Sur del Caribe. Por su parte, los Cott con su hija Elizabeth, estuvieron ocho años enseñando no solo las verdades de la Palabra de Dios, sino también elementos de agricultura y de economía doméstica. Durante ese tiempo, fueron muchas las aldeas convertidas al cristianismo y varias las escuelas abiertas por los Cott para enseñar a los indios. Los misioneros adventistas fundaron las misiones de Luepa, Kamoirán, Akurimá y Apoipo.1 Lamentablemente la persecución religiosa se dejó sentir en la Gran Sabana haciéndose insoportable para los indios adventistas, por lo que muchos de ellos emigraron al Brasil y otros a la Guayana Inglesa, para poder seguir viviendo de acuerdo con su fe.2 Durante varios años no se tuvo ninguna información acerca de indios adventistas en territorio venezolano, hasta que en 1957, el gerente de la Compañía Diamantífera de Apoipó, en una visita al dispensario adventista de Caracas, informó que en la zona de acción de su compañía había varias aldeas de indios que habían regresado a su región original y quienes tenían creencias y prácticas adventistas, por lo cual él invitaba a la organización para enviar algunos misioneros a entrevistarse con esos indios.3 En agosto de ese mismo año viajó una comisión conformada por Fernon Retzer, presidente de la Unión Colombo-Venezolana, Arthur Ray Norcliffe, presidente de la Misión Venezolana Oriental y Nathaniel García, director del dispensario adventista de Caracas, para
1 2 3

Ibíd. García, 13. Ibíd.

61

establecer el primer contacto de misioneros adventistas de Venezuela con los indígenas adventistas de la Gran Sabana. A ese primer viaje siguieron otros más con cierta regularidad hasta que fueron integrados todos esos territorios a los distritos regulares de la Misión Venezolana Oriental.1 Organización de la Asociación Venezolana Sur Oriental La AVSO nace originalmente con el nombre de Misión Venezolana Sur Oriental el 13 de noviembre del año 2000, por voto del congreso cuadrienal de la Misión Venezolana Oriental, en Maturín, estado Monagas. La visión original consistió en crear un nuevo campo experimental, para dar mejor atención a la hermandad indígena adventista en la región de la Gran Sabana. En dicho congreso presidido por Hernán Zúñiga como presidente de la Misión y Julio Palacio como presidente de la Unión Venezolana Antillana, se nombró a Humberto Orjuela Roso como presidente y Carlos Andrés Pérez como secretario – tesorero.2 La unión escogió como sede para la nueva misión la ciudad de Santa Elena de Uairen, en la Gran Sabana. Allí, en un cuarto de la casa ocupada en ese momento por Roger Lezama, se comenzó a atender los asuntos de la naciente misión. Al no tener escritorios, ni sillas, ni dinero para comprar, se toman prestados algunos de los muebles de la familia Lezama. De esta forma trascurrieron varios meses usando como único escritorio una mesa prestada y como sillas para sentarse solo unas gaveras de refrescos, esperando que alguien donara algún mobiliario.3

1 2

Ibíd.

Según cuenta Areli Huérfano Castro, en reseña histórica preparada para la celebración de los 100 años de la llegada del mensaje adventista a Venezuela.
3

Ibíd.

62

Dado que con el territorio inicial la misión no era un proyecto autosustentable ni a mediano ni a largo plazo, la unión decidió empezar un programa de reajuste territorial progresivo hasta incluir casi todo el estado Bolívar. En ese contexto, en enero del año 2002 se le anexó la ciudad de Upata, posteriormente, el 15 de mayo de ese mismo año, la sede de la misión fue mudada a esa ciudad. En enero del año 2003 también se anexó Ciudad Bolívar, lo cual significaba mayor hermandad para atender, pero también mayores recursos financieros para poder hacer las operaciones diversas de atención y evangelización.1 A comienzos del 2005, al territorio de la misión se le anexaron dos grandes territorios más, las ciudades de Puerto Ordaz y San Félix, logrando así que 35 iglesias más formasen parte del conjunto de iglesias ya existentes en todo el territorio del estado Bolívar. Ese mismo año, se cambió nuevamente la sede de la misión, de Upata a Puerto Ordaz, donde permanecen hasta el día de hoy.2 EL 22 de agosto del 2008, con motivo del segundo congreso cuadrienal de la misión, cumpliendo con todas las evaluaciones previas hechas por la unión y logrando un margen progresivo positivo de crecimiento financiero, fue votado cambiar el estatus de misión a asociación.3 En la actualidad, la AVSO cuenta con 24 pastores y ministros, cuatro colegios que imparten educación primaria y bachillerato completo donde se atienden a más de 1,800 alumnos, una agencia de publicaciones donde trabajan más de 135 colportores en diferentes categorías. Territorialmente, la asociación está dividida en nueve zonas, 22 distritos, 117
1 2 3

Ibíd. Ibíd. Ibíd.

63

iglesias y 82 grupos esparcidos por casi todo el estado Bolívar, entre ciudades urbanas y comunidades indígenas.1 Muestra Según Sabino, la muestra es “un conjunto de unidades, una porción del total, que representa la conducta del universo en su conjunto. Una muestra, en un sentido amplio, no es más que eso, una parte del todo que llamamos universo y que sirve para representarlo”.2 Tipos de muestra Según Grajales, la muestra debe seleccionarse siguiendo procedimientos que permitan a cualquiera de todas las posibles muestras del mismo tamaño contenidas en la población, el tener igual oportunidad de ser seleccionada y tienen alto grado de homogeneidad. Este procedimiento se conoce como muestreo aleatorio.3 Pero si la población es heterogénea y se requiere hacer un estudio en el que se puedan analizar los diferentes segmentos de la población, entonces es un muestreo aleatorio estratificado. En otras ocasiones las unidades de observación se agrupan de manera natural, dando lugar a las muestras por conglomerado o racimos. 4 En esta investigación se hará un muestreo aleatorio estratificado. De los 22 distritos que componen la asociación, solo se tomaron para este estudio los que se encuentran en las zonas urbanas; las zonas indígenas no serán tomaron en cuenta ya que están en un contexto cultural diferente al resto del grupo. De cada distrito se seleccionaron una o dos iglesias principales y de cada iglesia se seleccionaron cinco personas entre los que apostataron y
1 2 3 4

Ibíd. Carlos Sabino, El proceso de la investigación (Caracas, Venezuela: Editorial Panapo, 2007), 91. Grajales, 104. Ibíd.

64

permanecieron durante su primer año de vida cristiana. De este modo, se encuestaron tres adventistas y dos ex adventistas por cada una de las 25 iglesias que fueron seleccionadas para este estudio. (Ver tabla 6) Técnicas e instrumentos Ander-Egg dice que “la encuesta comprende preguntas cerradas las cuales se responden dentro de una conversación, la persona interrogada emite una respuesta con sus propios términos, de un cuadro de referencia a la cuestión que se le ha formulado”.1 En esta investigación los datos fueron recabados mediante la técnica de encuesta con preguntas cerradas, con la finalidad de obtener la información de manera directa de los sujetos en estudio. La selección de esta técnica se debe a que la misma es de fácil aplicación y análisis.

1

Ander-Egg, Técnicas de investigación social (Buenos Aires: Editorial Lumen, 2001), 227.

65

Tabla 3 Listado de iglesias seleccionadas

Nombre del Pastor 1. José Mota 2. Jonathan Pacheco 3. Esteban Piña 4. Roylans López 5. Ptr. Daniel García 6. Ptr. Bladimir Gómez 7. Min. Gabriel Arteaga 8. Min. Dany Peraza 9. Min. Jair Boschetti 10. Min. Alexander Martínez 11. Min. Alexander Maurera 12. Min. Luis Ferrer 13. Min. José Gregorio Hernández 14. Min. Marcial Cuenca 15. Min. Nicolás Brito 16. Min. Emilio Sucre

Distrito o Territorio Bolívar 2 Pto. Ordaz 1 San Félix 2 Guayana 1 Gran Sabana I Gran Sabana II Bolívar 1 Orinoco 1, 3 Orinoco 2 Pto. Ordaz 2 Pto. Ordaz 3 San Félix 1 Guayana 2 Guayana 3 Caroní 1, 3 Caroní 2

Iglesia Seleccionada La Sabanita y Los Próceres Castillito y Alta Vista Luis Hurtado y Vista Alegre La Esperanza Santa Elena de Uairen Brisas del Uairen Central y Maipure Metropolitana y Angosturita Democracia Colinas de Unare y Unare II Core 8 y Amazonas El Roble y la 45 Vista al Sol y La Victoria Chirica Vieja Upata Central Guasipati

Ciudad Cd. Bolívar Pto. Ordaz San Félix San Félix Gran Sabana Gran Sabana Cd. Bolívar Cd. Bolívar Cd. Bolívar Pto. Ordaz Pto. Ordaz San Félix San Félix San Félix Upata Guasipati

66

Instrumento El instrumento de evaluación se consiguió mediante una revisión exhaustiva de la literatura disponible de las tesis previamente realizadas en materia de apostasía y retención y bajo asesoría se escogió un instrumento elaborado y utilizado por Filiberto Martínez en su tesis doctoral. El instrumento consiste en una lista de las razones por las cuales los miembros apostatan o permanecen en la iglesia, con 19 preguntas agrupadas en tres áreas: Un área correspondiente a los factores demográficos, una segunda área donde se explora su experiencia como miembro de la iglesia y por último un área donde se intenta descubrir las causas de su alejamiento o permanencia dentro de la iglesia. El instrumento tiene dos versiones: Uno para ser aplicado a los miembros de la iglesia y otro para los ex adventistas (ver apéndices G y H). Cada instrumento comienza con una introducción general, que ubica al participante en los aspectos que se han de encuestar. También presenta el propósito y el valor que tendrá el estudio. Concluye con un agradecimiento anticipado a los participantes. El instrumento está divido en tres secciones. La primera recoge la información general de los encuestados. La segunda parte permite al encuestado compartir cuál fue o cómo es su experiencia como miembro de iglesia y por último se consideran los factores que son las causas principales por las que abandonó o permaneció en la iglesia. En esta última sección se enlistan 19 indicadores como posibles causas de apostasía o retención. Además, se les pidió a los encuestados que son miembros de la iglesia, que marquen con una X las razones que creen que le ayudaron a permanecer en la iglesia. Mientras que a los ex adventistas se les solicitó que señalasen los factores que les hicieron abandonar la iglesia. 67

Tabla 4 Operacionalización de variables

Variable I. Sección Datos demográficos

Definición conceptual Esta es la información que nos servirá para categorizar y ubicar a la población según sus características

Definición Definición instrumental operacional Los datos serán Cada indicador será recogidos a través de medido por una dos encuestas que escala numérica serán comunes en sus dos primeras secciones y una variación en la tercera sección. Los datos demográficos son: 1.- Género -Masculino -Femenino 2.- Estado civil -Soltero -Casado -Divorciado -Viudo 3.- Edad actual Menos de 20 Entre 21 – 30 Entre 31 – 40 Entre 41 – 50 Entre 51 – 60 Mas de 60 4.- ¿Cuánto tiempo hace que fue bautizado en la Iglesia Adventista del Séptimo Día? 0 – 3 meses 4 – 6 meses 68

Masculino = 1 Femenino = 2

Soltero = 1 Casado = 2 Divorciado = 3 Viudo = 4

Menos de 20 = 1 Entre 21 – 30 = 2 Entre 31 – 40 = 3 Entre 41 – 50 = 4 Entre 51 – 60 = 5 Mas de 60 = 6

0 – 3 meses = 1 4 – 6 meses = 2

7 – 11 meses 1 año 2 años 5.- Edad cuando fue bautizado en la iglesia Adventista del Séptimo Día Menos de 20 Entre 21 – 30 Entre 31 – 40 Entre 41 – 50 Entre 51 – 60 Mas de 60 6.- ¿Cuántos miembros de su familia son o fueron adventistas? 0 1–3 4–6 7–9 10 Mas de 10 7.- ¿Fue miembro activo de otra denominación (iglesia) antes de ser adventista? -Sí -No 8.- ¿Cómo conoció usted la Iglesia Adventista del Séptimo Día? -Amigos -Familiares -Escuela -Literatura -Campañas -Radio -Grupos pequeños 69

7 – 11 meses = 3 1 año = 4 2 años = 5

Menos de 20 = 1 Entre 21 – 30 = 2 Entre 31 – 40 = 3 Entre 41 – 50 = 4 Entre 51 – 60 = 5 Mas de 60 = 6

0=0 1–3=1 4–6=2 7–9=3 10 = 4 Mas de 10 = 5

SÍ = 1 NO = 0

Amigos = 1 Familiares = 2 Escuela = 3 Literatura = 4 Campañas = 5 Radio = 6 Grupos p. = 7

9.- ¿Recibió usted estudios bíblicos o alguna clase preparatoria antes de ser bautizado? -Ninguno -Poco -Suficiente -Completo 10.- ¿Recibió usted atención o ayuda después del bautismo? (clases post-bautismales, visitas pastorales, apoyo en sus problemas, etc.) -Ninguna -Poca -Suficiente -Mucha 11.- ¿Ha desempeñado o desempeña alguna responsabilidad de dirigencia en la iglesia después de ser bautizado? -Sí -No 12.-¿Cómo evalúa usted los siguientes aspectos de su iglesia? -Unidad -Compañerismo -Atención a los Visitantes -Clases Postbautismales -Apoyo de los antiguos miembros -Adoración 70

Ninguno = 0 Poco = 1 Suficiente = 2 Completo = 3

Ninguno = 0 Poca = 1 Suficiente = 2 Mucha = 3

II Sección Experiencia en la iglesia

Esta es la información que nos servirá para categorizar cual ha sido o fue la experiencia de la persona dentro de la iglesia

SÍ = 1 NO = 0

-Música -Predicación -Grupos Pequeños -Obra Misionera -Escuela Sabática -Sociedad de Jóvenes -Pobre -Regular -Bueno -Excelente 13.- ¿Cómo considera usted que es o fue su participación en la iglesia? -Ninguna -Ocasional -Activa -Muy Activa Esto implica los 14.- ¿Cuáles fueron factores que inciden las razones que le para que las llevaron a separarse personas se alejen de de la iglesia la iglesia adventista? (Por favor marque con una (X) las que crea más conveniente de acuerdo a su experiencia) -Desacuerdo con las doctrinas -Poco conocimiento de las doctrinas -Poca participación misionera -Falta de compañerismo entre los miembros -Indiferencia hacia los nuevos conversos 71 Pobre = 1 Regular = 2 Bueno = 3 Excelente = 4

III Sección a.- Causas del alejamiento

Ninguna = 0 Ocasional = 2 Activa = 3 Muy Activa = 4 Cada indicador será medido por una escala NO = 0 SÍ = 1

-Problemas con los miembros antiguos -Problemas con los dirigentes -Injusticias dentro de la iglesia -Preparación deficiente para el bautismo -Deficiente atención Post-bautismal -Problemas Personales -Oposición de familiares no adventistas -La observancia del sábado -Problemas para adaptarse al Estilo de Vida Adventista -Desánimo y abatimiento -Pocas oportunidades de participación en la iglesia -Cultos y adoración deficiente -Ausencia o no participación de los Grupos Pequeños -Caer en Pecado 15.- Asiste frecuentemente a alguna iglesia de otra denominación -Sí -No 16.- ¿Se siente bien asistiendo a esa Iglesia de otra denominación? 72

-Sí -No 17.- La Iglesia Adventista o algún miembro de ella ¿se han interesado en que se reintegre nuevamente a la congregación? -Sí -No 18.- Después de su alejamiento, ¿ha visitado alguna vez la iglesia adventista? -Sí -No 19.- ¿Le gustaría retornar de nuevo a la Iglesia Adventista algún día? -Sí -No 14.- ¿Tiene la iglesia algún programa de instrucción para los nuevos bautizados? -Sí -No 15.- ¿Existe una clase especial preparatoria para los candidatos al bautismo? -Sí -No 16.- ¿Reciben los nuevos bautizados atención y ayuda de los miembros 73

III Sección b.- Causales de permanencia

Esto implica los factores que inciden para que las personas permanezcan dentro de la iglesia

Cada indicador será medido por una escala NO = 0 SÍ = 1

antiguos de la iglesia? -Ninguna -Poca -Suficiente -Mucha 17.- ¿Cuándo falta un miembro al culto muestra la iglesia preocupación por ellos? Nada Poco Suficiente Mucho 18.- Cuando un miembro deja de asistir a la iglesia ¿se hacen esfuerzos para que regrese a la congregación? Nada Poco Suficiente Mucho 19.- Marque con una (X) algunos de los factores que usted cree que incidieron en que usted permaneciera en la iglesia -Conocimiento de las doctrinas -Participación misionera -Compañerismo entre los miembros -Apoyo de los dirigentes -Buena preparación para el bautismo 74

Ninguna = 0 Poca = 1 Suficiente = 2 Mucha = 3

Nada = 0 Poco = 1 Suficiente = 2 Mucho = 3

Nada = 0 Poco = 1 Suficiente = 2 Mucho = 3

-Clase Postbautismal -Apoyo de familiares no adventistas -La observancia del sábado -Adaptación al Estilo de Vida Adventista -Participación en la iglesia -Cultos y adoración inspiradores

Procedimiento en la recepción de datos Según Tamayo, “la recolección de datos se refiere al llenado de la matriz de datos.”1 Esto significa que en la medida que se obtiene la información y se tabula se está realizando la recolección de datos. Para recolectar la información requerida primeramente se le solicitó permiso al presidente de la Asociación Venezolana Sur Oriental, quien mostró interés en el estudio y lo aprobó. Segundo, se citó a una reunión especial a los pastores de las 25 iglesias urbanas que fueron seleccionadas para este estudio, quienes se encargaron de encuestar a 3 miembros adventistas y 2 ex adventistas que fueron bautizados durante los años 2010 – 2011. Allí se les entregó el material y se les explicó el procedimiento a seguir para la recolección de los datos. El procedimiento a seguir consistió en lo siguiente: Se acudió a los registros de feligresía de la iglesia para conformar una lista de por lo menos diez miembros adventistas y
José Tamayo, Estrategias para diseñar y desarrollar proyectos de investigación (Lima, Perú: Editorial San Marcos, 2007), 155.
1

75

cinco ex adventistas que hayan sido bautizados durante los años 2010 – 2011 para poder visitarlos en sus hogares, especialmente a aquellos que ya habían sido dados de baja de la feligresía. Para el grupo de adventistas, el instrumento se aplicó al término de la escuela sabática y antes del culto divino en uno de los salones de la iglesia. Todos los encuestados fueron escogidos al azar. Las encuestas fueron repartidas a los pastores y a medida que estos iban terminando la tarea entregaban las encuestas. El total de encuestas recabadas de esta manera fue de 73 adventistas y 50 ex adventistas.

76

CAPÍTULO IV RESULTADOS Este capítulo contiene una descripción detallada de los resultados arrojados al aplicar cada una de las encuestas. Análisis de datos La información fue capturada de la siguiente manera: Los instrumentos recolectados fueron 123 encuestas entre adventistas y ex adventistas. El total de adventistas participantes en este estudio fue de 73 miembros de iglesia (59 por ciento) y 50 ex adventistas (41 por ciento). Ambas encuestas fueron numeradas y sus datos agrupados por áreas de exploración, colocando un valor de 1 cuando contestaban sí y un valor de 0 cuando contestaban no. Esto con el propósito de hacer una suma de casos por cada pregunta y obtener un porcentaje. Las preguntas de opinión se colocaron por grupos de respuestas similares. En los casos en que había que marcar una opción de respuesta sugerida a cada grupo se le asignaba un número 1 cuando se marcaba cualquiera de las opciones. Para los datos que consistían en fechas, años o números se hicieron grupos para colocarlos según se consideró oportuno. Luego se capturaron los datos en una pagina de Excel, para su análisis. El análisis consistió en determinar el número de frecuencia de respuestas del cuestionario, para posteriormente realizar las gráficas necesarias. Con toda la información capturada y organizada se procedió a entrar en el análisis de la información y a presentar los resultados.

77

Resultados de los datos demográficos A continuación se presentan los resultados más sobresalientes para el propósito del presente estudio. Estos datos aportan información valiosa que permitirá conocer los datos demográficos, las principales causas de apostasía o permanencia entre los nuevos conversos y qué tipo de preparación recibieron, tanto los que se fueron como los que se quedaron. Además se conoció si recibieron cargos de responsabilidad o participación dentro de la iglesia en ambos grupos. También se obtuvo información muy valiosa en relación al papel de la iglesia y la intención que tienen los que apostataron de unirse nuevamente a esta o a algún otro grupo religioso. Género Del total de los casos el 40 por ciento eran representantes del género masculino y el 60 por ciento del femenino. Del total de adventistas el 36 por ciento eran hombres y el 64 por ciento eran mujeres. Entre los ex adventistas el 46 por ciento fueron de género masculino y el 54 por ciento del género femenino (ver Tabla 5).

Tabla 5 Género Adventistas # Casos Porcentaje 26 36 47 64 73 Ex adventistas # Casos Porcentaje 23 46 27 54 50

Masculino Femenino Total

78

Género
Masculino 73 Femenino Total

47

50

26

23

27

Adventistas

Ex adventistas

Estado civil El estado civil entre los adventistas fue de 34 por ciento solteros, 55 por ciento casados, 5 por ciento divorciados y 5 por ciento viudos. Mientras que el estado civil entre los ex adventistas fue de 48 por ciento solteros, 36 por ciento casados, 14 por ciento divorciados y 2 por ciento viudos (ver Tabla 6). Tabla 6 Estado civil Adventistas # Casos Porcentaje 25 34 40 55 4 5 4 5 73 Ex adventistas # Casos Porcentaje 24 48 18 36 7 14 1 2 50 79

Soltero Casado Divorciado Viudo Total

Estado civil
Soltero Casado 73 Divorciado Viudo Total

50
40 25 24 18 4 Adventistas 4

7
1 Ex adventistas

Edad de bautismo La edad de bautismo en los adventistas oscilaba: Entre menos de 20, 19 por ciento; entre 21 y 30, 33 por ciento; entre 31 y 40, 23 por ciento; entre 41 y 50, 11 por ciento; entre 51 y 60, 8 por ciento y más de 60, 5 por ciento; siendo la media de 32 años. Mientras que la edad de bautismo entre los ex adventistas oscilaba, fue: Menos de 20, 36 por ciento; entre 21 y 30, 20 por ciento; entre 31 y 40, 26 por ciento; entre 41 y 50, 16 por ciento; entre 51 y 60, 2 por ciento y más de 60, 0 por ciento; siendo la media de 28 años (ver Tabla 7).

80

Tabla 7 Edad de bautismo

menos de 20 entre 21 y 30 entre 31 y 40 entre 41 y 50 entre 51 y 60 más de 60 Total

Adventistas # Casos Porcentaje 14 19 24 33 17 23 8 11 6 8 4 5 73

Ex adventistas # Casos Porcentaje 18 36 10 20 13 26 8 16 1 2 0 0 50

Edad de bautismo
Menos de 20 Entre 51 y 60 Entre 21 y 30 Más de 60 73 Entre 31 y 40 Total Entre 41 y 50

50

24 14 17 8 18

6

10 4

13

8 1 0

Adventistas

Ex adventistas

81

Permanencia en la iglesia El 49 por ciento de los encuestados adventistas manifestaron haber permanecido en la iglesia como miembros por dos años siendo la media nueve meses. Mientras que el 44 por ciento de los ex adventistas encuestados permanecieron en la iglesia entre cuatro y seis meses, siendo la media 4 meses (ver Tabla 8).

Tabla 8 Permanencia en la iglesia Adventistas # Casos Porcentaje 1 1 5 7 14 19 17 23 36 49 73 Ex adventistas # Casos Porcentaje 19 38 22 44 8 16 1 2 0 0 50

0 y 3 meses 4 y 6 meses 7 y 11 meses 1 año 2 años Total

82

Permanencia en la iglesia
0 y 3 meses 4 y 6 meses 73 7 y 11 meses 1 año 2 años Total

50
36 19

22
8 1 0

14 1 5

17

Adventistas

Ex adventistas

Familiares adventistas El 49 por ciento de los adventistas afirmó tener de uno a tres familiares dentro de la iglesia, mientras que el 78 por ciento de los ex adventistas no tenían ninguno (ver Tabla 9).

Tabla 9 Familiares adventistas Adventistas # Casos Porcentaje 11 15 36 49 12 16 0 0 14 19 73 Ex adventistas # Casos Porcentaje 39 78 4 8 1 2 2 4 4 8 50 83

0 1-3 4-6 7-9 +10 Total

Familiares adventistas
0 1_3 4_6 73 7_9 10+ Total

50 36 39

11

12 0 Adventistas

14 4 1 2 4

Ex adventistas

Medio de entrada a la iglesia El 52 por ciento de los adventistas llegaron a la iglesia a través de un familiar, mientras que el 46 por ciento de los ex adventistas afirmó llegar a la iglesia a través de un amigo (ver Tabla 10).

84

Tabla 10 Medio de entrada a la iglesia

Familiares Amigos Escuela Literatura Campañas Radio Grupo pequeño Otro Total

Adventistas # Casos Porcentaje 38 52 13 18 2 3 1 1 12 16 3 4 4 5 0 0 73

Ex adventistas # Casos Porcentaje 12 24 23 46 2 4 3 6 9 18 0 0 1 2 0 0 50

Medio de entrada a la iglesia
Familiares Literatura Grupos Pequeños Amigos Campañas Otro 73 Escuela Radio Total

50 38 23

13
2 1

12 3 4 0

12 2 3

9 0 1 0

Adventistas

Ex adventistas

85

Estudios bíblicos El 30 por ciento de los adventistas afirmaron recibir suficientes estudios bíblicos, mientras que el 34 por ciento de los ex adventistas dijeron lo mismo (ver Tabla 11).

Tabla 11 Estudios bíblicos Adventistas # Casos Porcentaje 13 18 20 27 22 30 18 25 73 Ex adventistas # Casos Porcentaje 8 16 15 30 17 34 10 20 50

Ninguno Poco Suficiente Completo Total

Estudios bíblicos
Ninguno Poco Suficiente Completo Total

73

50

20 13

22

18 8

15

17 10

Adventistas

Ex adventistas

86

Atención postbautismal El 34 por ciento de los adventistas afirmaron recibir suficiente atención después del bautismo, mientras que el 40 por ciento de los ex adventistas dijeron recibir ninguna atención (ver Tabla 12).

Tabla 12 Atención postbautismal

Ninguna Poca Suficiente Mucha Total

Adventistas # Casos Porcentaje 11 15 23 32 25 34 14 19 73

Ex adventistas # Casos Porcentaje 20 40 15 30 10 20 5 10 50

Atención postbautismal
Ninguna Poca 73 Suficiente Mucha Total

50

23 11

25 20 14

15
10 5

Adventistas

Ex adventistas

87

Cargos en la iglesia El 77 por ciento de los adventistas afirmaron ocupar cargos de dirigencia en la iglesia después de su bautismo, mientras que el 62 por ciento de los ex adventistas dijeron no ocupar ningún cargo (ver Tabla 13).

Tabla 13 Cargos en la iglesia Adventistas # Casos Porcentaje 56 77 17 23 73 Ex adventistas # Casos Porcentaje 19 38 31 62 50

Si No Total

Cargos en la iglesia
SI 73 56 50 No Total

31 17 19

Adventistas

Ex adventistas

88

Participación en la iglesia El 71 por ciento de los adventistas consideraron su participación en la iglesia como activa, mientras que el 56 por ciento de los ex adventistas dijeron que era ocasional (ver Tabla 14).

Tabla 14 Participación en la iglesia Adventistas # Casos Porcentaje 0 0 11 15 52 71 10 14 73 Ex adventistas # Casos Porcentaje 4 8 28 56 16 32 2 4 50

Ninguna Ocasional Activa Muy Activa Total

Participación en la Iglesia
Ninguna Ocasional 73 Activa Muy Activa Total

52

50

28
16 11 10 4 Adventistas Ex adventistas 2

0

89

Razones por las que los nuevos conversos apostatan de la iglesia Según el estudio realizado, las razones por las cuales los ex adventistas apostataron de la iglesia durante su primer año de vida cristiana fueron las siguientes: Primero problemas personales, con 70 por ciento. La segunda causa encontrada fue problemas con los miembros más antiguos de la iglesia, con 44 por ciento. La tercera causa fue la falta de compañerismo entre los miembros, con 42 por ciento. La siguiente causa fue el desánimo y el abatimiento, con un 38 por ciento. Y finalmente, la quinta causa fue dificultades para adaptarse al estilo de vida adventista, con un 36 por ciento (ver Tabla 15).

Tabla 15 Causas de apostasía Variable Problemas Personales Problemas con los miembros más antiguos Falta de compañerismo entre los miembros Desánimo y abatimiento Problemas para adaptarse al estilo de vida adventista Poca participación misionera La observancia del sábado Preparación deficiente para el bautismo Deficiente atención Post-bautismal Poca oportunidades de participación en la iglesia Poco conocimiento de las doctrinas Oposición de familiares no adventistas Indiferencia hacia los nuevos conversos Ausencia o no participación de los Grupos Pequeños Caer en pecado Injusticias dentro de la iglesia Problemas con los dirigentes Cultos y adoración deficiente Desacuerdo con las doctrinas Total de participantes 90 # Casos 35 22 21 19 18 17 12 11 11 11 10 10 8 8 7 6 5 2 1 50 Porcentaje 70 44 42 38 36 34 24 22 22 22 20 20 16 16 14 12 10 4 2

Causas de apostasía

Factores de apostasía

35 22 21

19 18 17 12 11 11 11 10 10 8 8 7

6 5 70 44 42 38 36 34 24 22 22 22 20 20 16 16 14 12 10 2 4

1 2

Razones por las que los nuevos conversos permanecen en la iglesia Entre las razones por las cuales los adventistas permanecieron en la iglesia durante sus primeros años de vida cristiana, tenemos las siguientes: Primero participación en la iglesia, con 70 por ciento. La segunda causa encontrada fue compañerismo entre los miembros, con 67 por ciento. La tercera causa fue el conocimiento de las doctrinas, con un 62 por ciento. La siguiente causa fue la participación en los grupos pequeños, con 59 por ciento. Y finalmente, la quinta causa fue la participación misionera, con un 56 por ciento (ver Tabla 16).

91

Tabla 16 Factores de retención Variable Participación en la iglesia Compañerismo entre los miembros Conocimiento de las doctrinas Participación en los Grupos Pequeños Participación misionera Apoyo de los dirigentes Adaptación al estilo de vida adventista La observancia del sábado Cultos y adoración inspiradores Visitación pastoral Apoyo de familiares no adventistas Buena preparación para el bautismo Clases Post-bautismal Total de participantes # Casos 51 49 45 43 41 36 36 34 29 24 21 19 10 73 Porcentaje 70 67 62 59 56 49 49 47 40 33 29 26 14

Factores de retención Factores de retención 51

49

45

43

41

36

36

34

29

24 33

21 29

19 10 26 14

70

67

62

59

56

49

49

47

40

92

Evaluación interna de la iglesia Se les consultó tanto a los adventistas como a los ex adventistas, cómo evaluaban la situación interna de la iglesia en 12 áreas específicamente, como son: La unidad, el compañerismo, la atención a los visitantes, las clases postbautismales, el apoyo de los antiguos miembros, la adoración, la música, la predicación, los grupos pequeños, la obra misionera, la escuela sabática y la sociedad de jóvenes. La escala de valores fue pobre, regular, bueno, excelente. (Ver Tabla 17). Estos son los resultados: En cuanto a la unidad, un 39 por ciento dijo que era regular; en el compañerismo, 41 por ciento dijo que era bueno; en cuanto la atención a los visitantes, 37 por ciento dijo que era regular; las clases bautismales 38 por ciento dijo que eran regulares; en cuanto al apoyo de los antiguos miembros a los nuevos creyentes, 41 por ciento dijo que era regular; en cuanto a la adoración, el 51 por ciento dijo que era buena; en cuanto a la música, el 44 por ciento dijo que era buena; en cuanto a la predicación el 46 por ciento dijo que era excelente; los grupos pequeños fueron catalogados como buenos con un 42 por ciento; la actividad misionera fue considerada buena con un 45 por ciento; la escuela sabática, buena con un 55 por ciento; la sociedad de jóvenes fue considerada buena con un 44 por ciento.

93

Tabla 17 Situación interna de la iglesia

Unidad Adventistas # Casos Porcentaje 10 14 28 38 27 37 8 11 73 Compañerismo Adventistas # Casos Porcentaje 6 8 27 37 31 42 9 12 73 Ex adventistas # Casos Porcentaje 6 12 20 40 19 38 5 10 50

Pobre Regular Bueno Excelente Total

Pobre Regular Bueno Excelente Total

Ex adventistas # Casos Porcentaje 5 10 17 34 20 40 8 16 50

Pobre Regular Bueno Excelente Total

Atención a los Visitantes Adventistas Ex adventistas # Casos Porcentaje # Casos Porcentaje 8 11 9 18 31 42 16 32 21 29 15 30 13 18 10 20 73 50 Clases Post-bautismales Adventistas Ex adventistas # Casos Porcentaje # Casos Porcentaje 28 38 9 18 25 34 19 38 11 15 18 36 9 12 4 8 73 50

Pobre Regular Bueno Excelente Total

94

Pobre Regular Bueno Excelente Total

Apoyo de los antiguos miembros Adventistas Ex adventistas # Casos Porcentaje # Casos Porcentaje 14 19 9 18 33 45 18 36 22 30 18 36 4 5 5 10 73 50 Adoración Adventistas # Casos Porcentaje 3 4 13 18 36 49 21 29 73 Música Adventistas # Casos Porcentaje 4 5 21 29 35 48 13 18 73 Predicación Adventistas # Casos Porcentaje 2 3 11 15 30 41 30 41 73 Ex adventistas # Casos Porcentaje 1 2 9 18 20 40 20 40 50

Pobre Regular Bueno Excelente Total

Ex adventistas # Casos Porcentaje 0 0 8 16 26 52 16 32 50

Pobre Regular Bueno Excelente Total

Pobre Regular Bueno Excelente Total

Ex adventistas # Casos Porcentaje 0 0 3 6 22 44 25 50 50

95

Pobre Regular Bueno Excelente Total

Grupos Pequeños Adventistas # Casos Porcentaje 10 14 23 32 26 36 14 19 73 Obra Misionera Adventistas # Casos Porcentaje 10 14 33 45 21 29 9 12 73 Escuela Sabática Adventistas # Casos Porcentaje 1 1 11 15 46 63 15 21 73 Sociedad de Jóvenes Adventistas # Casos Porcentaje 5 7 19 26 40 55 9 12 73

Ex adventistas # Casos Porcentaje 3 6 20 40 24 48 3 6 50

Pobre Regular Bueno Excelente Total

Ex adventistas # Casos Porcentaje 7 14 14 28 22 44 7 14 50

Pobre Regular Bueno Excelente Total

Ex adventistas # Casos Porcentaje 3 6 7 14 23 46 17 34 50

Pobre Regular Bueno Excelente Total

Ex adventistas # Casos Porcentaje 5 10 16 32 17 34 12 24 50

96

Otras consideraciones de los encuestados Se les hizo a los adventistas una serie de preguntas relacionadas con la retención de nuevos miembros en sus iglesias. Estas son las preguntas con sus resultados. 1. ¿Tiene la iglesia algún programa de instrucción para los nuevos bautizados? Respuestas 39 34 73 Porcentaje 53.42 46.58

Sí No Total

Como se puede observar el 53.42 por ciento dijo que la iglesia tenía un programa de instrucción para los nuevos bautizados, pero este no ha sido muy eficaz o no se le ha dado continuidad. 2. ¿Existe una clase especial preparatoria para los candidatos al bautismo? Respuestas 34 39 73 Porcentaje 46.58 53.42

Sí No Total

El 53.42 por ciento dijo que no había ninguna clase preparatoria para los candidatos al bautismo. 3. ¿Reciben los nuevos bautizados atención y ayuda de los miembros antiguos de la iglesia? Respuestas 5 37 27 4 73 97 Porcentaje 6.85 50.68 36.99 5.48

Ninguna Poca Suficiente Mucha Total

El 50.68 por ciento de los encuestados, dijo que los recién bautizados reciben poca atención y ayuda de parte de los antiguos miembros de la iglesia. 4. Cuándo falta un miembro al culto ¿muestra la iglesia preocupación por ellos? Respuestas 5 42 23 3 73 Porcentaje 6.85 57.53 31.51 4.11

Nada Poco Suficiente Mucho Total

El 57.53 por ciento de los encuestados dijo que cuando falta un miembro al culto, la iglesia muestra poca preocupación por ellos. 5. Cuando un miembro deja de asistir a la iglesia ¿se hacen esfuerzos para que regrese a la congregación? Respuestas 3 42 22 6 73 Porcentaje 4.11 57.53 30.14 8.22

Nada Poco Suficiente Mucho Total

El 57.53 por ciento de los encuestados, dijo que cuando un miembro deja de asistir a la iglesia, se hacen pocos esfuerzos para que regrese a la congregación.

También se les hizo a los ex adventistas una serie de preguntas relacionadas con su alejamiento de la iglesia y su futura incorporación nuevamente a la congregación, estas son las preguntas con sus resultados. 98

1. ¿Asiste frecuentemente a alguna iglesia de otra denominación? Respuestas 2 48 50 Porcentaje 4 96

Sí No Total

El 96 por ciento de los encuestados manifestaron no asistir a ninguna otra denominación. 2. ¿Se sentiría bien asistiendo a una iglesia de otra denominación? Respuestas 3 47 50 Porcentaje 6 94

Sí No Total

El 94 por ciento de los encuestados, manifestaron no sentirse bien asistiendo a otra iglesia de otra denominación. 3. La iglesia adventista o algún miembro de ella, ¿se han interesado en que se reintegre nuevamente a la congregación? Respuestas 43 7 50 Porcentaje 86 14

Sí No Total

El 86 por ciento de los encuestados manifestó que algún miembro de la iglesia se ha interesado en que vuelva a la congregación.

99

4. Después de su alejamiento, ¿ha visitado alguna vez la iglesia adventista? Respuestas 30 20 50 Porcentaje 60 40

Sí No Total

El 60 por ciento de los encuestados manifestaron asistir alguna vez a la iglesia adventista después de su alejamiento. 5. ¿Le gustaría retornar de nuevo a la iglesia adventista algún día? Respuestas 43 7 50 Porcentaje 86 14

Sí No Total

El 86 por ciento de los encuestados manifestaron su deseo de volver algún día a la iglesia adventista.

100

CAPÍTULO V RESUMEN, CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES Este último capítulo contiene un resumen de la investigación bibliográfica o marco teórico, así como de los resultados de la investigación de campo realizada. Incluye también la presentación de las conclusiones del estudio, en base a los resultados obtenidos. Por último presenta una serie de recomendaciones, las cuales se espera que sean útiles para quienes consulten la presente investigación. Resumen Uno de los problemas más graves que preocupa a la iglesia adventista mundial es el de las apostasías, las cuales casi siempre tienen la tendencia de ir en aumento. De hecho, no solo se pierden los nuevos conversos, sino que la mayoría de los que apostatan abandonan la iglesia después de haber permanecido en ella entre cinco o diez años. La apostasía no es un hecho nuevo, ni tampoco aislado. Como se observó en el capítulo II, hubo apostasía en el pueblo de Israel, en los días de Cristo y en la iglesia cristiana del primer siglo. Siempre existirán los “Demas”, los “Judas” y la “Cizaña”. Por tanto, como dice Burnside, “no debemos permitir que estas circunstancias nos desanimen en nuestro trabajo en favor de las personas que aún no conocen de Cristo”.1 Por otra parte, al mirar los registros de feligresía de la iglesia y al compararlo con la feligresía activa que asiste cada sábado a la iglesia se puede concluir, que aunque la iglesia
1

Burnside, 10. 101

está evangelizando, no está creciendo al ritmo que debería hacerlo, si no se contrarrestan las apostasías. En relación a esto, Fernández, dice: “Por muchos años la retención de miembros en la Iglesia Adventista ha sido el punto débil en todo proyecto de evangelización. Debido a la falta de discernimiento y de una buena planificación, por consiguiente, la puerta trasera de la iglesia sigue abierta”.1 Por lo tanto, es deber del pastor, como de la iglesia, primeramente identificar los factores que influyen sobre los nuevos creyentes para que permanezcan o apostaten de la iglesia y segundo, buscar alternativas, elaborar planes, crear estrategias, diseñar un sistema eficaz, un plan de seguimiento, que ayuden a los nuevos conversos a permanecer dentro de la fe. Sobre esta plataforma de estudio se basó esta investigación. En la presente investigación se estudiaron algunos factores demográficos y cómo inciden estos en las variables y se obtuvo lo siguiente: El estado civil. Entre los que permanecieron el 55 por ciento de ellos eran casados, mientras que de los que apostataron, el 48 por ciento eran solteros, de modo que el estado civil es un factor influyente para la permanencia. Edad de bautismo. La edad de bautismo en los que permanecieron oscilaba entre 21 y 30 años, con un 33 por ciento, mientras que la edad de bautismo de los que apostataron oscilaba entre 15 y 20 años, con un 36 por ciento; lo que indica que a la edad de la adolescencia se puede apostatar con mayor facilidad y que a mayor edad de bautismo, suele permanecer.
1

Fernández, 3. 102

Familiares adventistas. Un 49 por ciento de los que permanecieron manifestaron tener de uno a tres familiares dentro de la iglesia, mientras que el 78 por ciento de los que se fueron no tenían ninguno. Esto nos indica que mientras más familiares compartan la misma fe hay más posibilidad de permanecer. Medio de entrada a la iglesia. El 52 por ciento de los adventistas llegaron a la iglesia a través de un familiar, mientras que el 46 por ciento de los ex adventistas afirmó llegar a la iglesia a través de un amigo. Lo que indica que hay más posibilidades de permanecer si se llega a la iglesia por un familiar que por un amigo. Estudios bíblicos. Ambos grupos afirmaron recibir suficiente cantidad de estudios bíblicos, por lo tanto en esta investigación este factor no es determinante a la hora de apostatar o permanecer en la iglesia. Atención postbautismal. El 34 por ciento de los que permanecieron afirmaron recibir suficiente atención después del bautismo, mientras que el 40 por ciento de los que se fueron dijeron no recibir ningún tipo de atención. Lo cual indica que la atención postbautismal sí es un factor determinante para apostatar o permanecer. Nivel de participación y cargos en la iglesia. El 77 por ciento de los permanecieron afirmaron tener participación activa y ocupar cargos de responsabilidad dentro de la iglesia después de su bautismo, mientras que el 62 por ciento de los que se fueron dijeron tener poca participación y no ocupar ningún tipo de cargo. Esto indica que a mayor nivel de responsabilidad y participación tengan los nuevos creyentes después de su bautismo, más posibilidades tienen de permanecer que apostatar.

103

Conclusiones en cuanto a la pregunta de investigación En cuanto a la pregunta de investigación, qué factores influyen sobre los miembros recién convertidos a la fe para que apostaten o permanezcan durante su primer año de vida cristiana, según lo observado en las iglesias pertenecientes a la Asociación Venezolana Sur Oriental durante los años 2010 – 2011. Se puede inferir a través de la investigación realizada que sí existen ciertos factores que influyen para que los miembros apostaten, ya que de las respuestas por parte de los ex adventistas que se marcharon de la iglesia, se obtuvo las siguientes razones: En primer lugar los problemas personales, con un 70 por ciento. La segunda causa encontrada fue problemas con los miembros más antiguos de la iglesia, con 44 por ciento; esto indica un asunto de suma importancia para la permanencia de los feligreses, el trato que los miembros de la iglesia dan a los nuevos conversos. La tercera causa fue la falta de compañerismo entre los miembros, con 42 por ciento. Según se puede apreciar, cuando no existe verdadero amor cristiano en la comunidad de creyentes los miembros no se identifican y abandonan la iglesia. Es posible tener un buen fundamento doctrinal, pero el trato amable y el establecer relaciones de amistad cristianas resultan necesarios para que los nuevos miembros puedan permanecer. La siguiente causa fue el desánimo y el abatimiento, con un 38 por ciento. Y finalmente, la quinta causa fue dificultades para adaptarse al estilo de vida adventista, con un 36 por ciento, lo cual indica que cuando el nuevo miembro no logra adaptarse al nuevo estilo de vida el resultado muy probablemente será frustración y terminará en apostasía. En cuanto a los factores o razones por las cuales los adventistas permanecieron en la iglesia durante su primer año de vida cristiana, tenemos las siguientes: Primero, participación en la iglesia, con 70 por ciento. La segunda causa encontrada fue compañerismo entre los
104

miembros, con 67 por ciento, esto revela la importancia que tiene para la permanencia de los nuevos miembros el amor cristiano en la comunidad de feligreses. La tercera causa fue el conocimiento de las doctrinas, con un 62 por ciento; es también importante tener un buen fundamento doctrinal. La siguiente causa fue la participación en los grupos pequeños, con 59 por ciento. La unidad, el compañerismo y el trato amable resultan necesarios para que los nuevos miembros puedan permanecer. Finalmente, la quinta causa fue la participación misionera, con un 56 por ciento, demostrando que cuando el nuevo miembro se convierte en un agente transmisor de la Palabra de Dios, el resultado será la permanencia. Conclusiones sobre otros análisis En el estudio se encontró que la mayoría de las iglesias, aunque tienen programas de instrucción para los nuevos bautizados, no ofrecen continuidad o son poco efectivos, ya que el 50.68 por ciento de los encuestados manifestaron que existe poca atención de parte de los miembros antiguos de la iglesia a los nuevos bautizados. En la investigación también se halló que el 53.42 por ciento, de los encuestados dijo que en la iglesia no existe una clase especial preparatoria para los candidatos al bautismo. También se observó que la iglesia manifiesta poca preocupación y poco interés por aquellos que faltan al culto o dejan de asistir a la iglesia. En cuanto a los ex adventistas, este estudio reveló que la mayoría de ellos no asiste a ninguna iglesia de otra denominación y que les gustaría en un futuro unirse nuevamente a la iglesia adventista, lo cual proporciona una oportunidad para seguir trabajando por ellos.

105

Recomendaciones Los resultados de este estudio han conducido a señalar las siguientes recomendaciones para los administradores, pastores y miembros de la Iglesia Adventista del Séptimo Día de la Asociación Venezolana Sur Oriental. A los administradores 1. Capacitar al cuerpo ministerial en cuanto a la asimilación de los nuevos miembros. 2. Desarrollar y promover materiales que ayuden al desarrollo de la retención de los nuevos miembros. 3. Velar no solo porque se alcancen los blancos de bautismos cada año, sino también porque se consolide y se retenga lo alcanzado. 4. Proveer a cada iglesia de Biblias, himnarios y folletos de escuela sabática que ayuden a enriquecer la vida espiritual de los nuevos conversos. A los pastores 1. Instruir a los antiguos miembros de la iglesia acerca de cómo tratar y recibir a los nuevos miembros. 2. Propiciar en los nuevos miembros la participación activa en los programas y actividades de la iglesia. 3. Velar que se implemente en la iglesia un programa constante de retención de miembros, o una clase postbautismal. 4. Implementar y llevar a cabo el programa del Ministerio de Conservación cada sábado. 5. Ayudar a los nuevos conversos a superar sus problemas personales.
106

6. Realizar una semana de instrucción posterior a las campañas evangelísticas, donde se comparta la doctrina con los nuevos bautizados. 7. Visitar regularmente a sus miembros, especialmente a los nuevos conversos. 8. Involucrar a los nuevos miembros en el trabajo misionero. A los miembros de iglesia 1. Tratar a los nuevos miembros con paciencia y ternura. 2. Brindar la oportunidad a los nuevos miembros de participar de los cultos y actividades de la iglesia. 3. Desarrollar más actividades de amor y compañerismo para los nuevos miembros. 4. Incluir a los nuevos miembros inmediatamente después de su bautismo en un grupo pequeño y clases de escuela sabática. 5. Realizar almuerzos de confraternidad o banquetes de bienvenida para los nuevos conversos, una vez finalizado un ciclo de conferencias evangelísticas. 6. Nombrar a cada nuevo creyente un hermano mayor que lo ayude y lo oriente en sus primeros pasos en la vida cristiana. 7. Ayudar a los nuevos conversos a adaptarse al estilo de vida adventista. 8. Involucrar a los nuevos conversos en el trabajo misionero.

Recomendaciones para futuras investigaciones 1. Investigar los factores de apostasía y retención entre los miembros antiguos de 5 a 10 años de bautismo. 2. Investigar los factores de apostasía y retención entre niños y adolescentes de 8 a 15 años de edad.
107

APÉNDICE A

ESTADÍSTICAS ASOCIACIÓN GENERAL

INFORME ESTADÍSTICO DEL SEGUNDO TRIMESTRE 2011 SECRETARIA — RESUMEN MUNDIAL Nota: Este es un informe preliminar. Las cifras no deben considerarse como definitivas. ______________________________________________________________________________Actualizado: septiembre 20, 2011
Informe estadístico del Secretario — trimestral

Informes de la organización: Las divisiones del mundo Enviado por: Oficina General de la Conferencia de investigación, estadísticas y archivos 1 2a 2b 3 MIEMBROS DE LA IGLESIA DIVISIÓN IGLESIAS GRUPOS AL COMIENZO DEL TRIMESTRE África Centro-Oriental Euro-Africana Euro-Asiática Interamericana América del Norte Norte de Asia y el Pacífico América del sur Pacífico Sur Océano Índico Sur de África Asia del sur Sur de Asia y el Pacífico Transeuropea África Centro-Occidental TOTALES MUNDIALES 11,680 2,539 1,961 10,945 5,306 2,035 10,610 1,920 8,600 4,028 6,700 1,385 3,339 71,048 10,584 695 1,008 7,680 778 3,945 11,633 3,536 12,252 5,470 3,454 514 4,004 65,553 2,665,074 177,205 138,913 3,470,483 1,126,040 643,487 2,065,295 427,033 2,699,138 1,547,877 1,095,997 115,881 877,960 17,050,383 47,705 1,297 852 55,612 8,151 2,135 61,891 3,182 70,866 28,772 21,654 861 8,138 311,116 992 145 74 986 1,182 29 1,490 935 513 162 444 59 152 7,163 Bautismos Profesiones de fe Cartas de Traslado 5,678 1,098 1,008 1,613 6,842 225 19,977 955 4,751 1 453 231 743 43,575 Ajuste de Miembros 147,674 84 10 1,322 386 4 1,242 1 213 0 206 17 1,117 152,276 Cartas concedida 7,025 1,082 1,111 2,090 6,415 201 19,894 897 5,632 0 460 184 847 45,838 Muertes Apostasía 4ª 4b 4c 4D 5A 5b 5c 5D

Para el segundo trimestre 2011 5e DE LA IGLESIA Paradero Ajuste de desconocido Miembros 3,048 161,485 40 0 5,807 1,999 3 20,670 5,581 3,611 682 1,089 14 2,963 22 53 924 813 0 2,417 12 2,560 3,750 1,683 1 3,578 AL FINAL DEL TRIMESTRE 1,443 521 489 1,858 1,676 48 3,472 657 1,428 203 403 201 651 13,050 4,613 328 1,677 15,116 1,114 2 38,928 1,068 3,197 823 539 95 637 68,137 2,689,509 177,836 137,527 3,504,221 1,130,584 645,626 2,064,514 423,891 2,759,053 1,571,354 1,114,580 116,554 879,434 17,214,683 6 MIEMBROS MIEMBROS RESTADOS DURANTE EL TRIMESTRE

MIEMBROS AGREGADOS DURANTE EL TRIMESTRE

45,507 177,298

108

APÉNDICE B

ESTADÍSTICAS ASOCIACIÓN VENEZOLANA SUR ORIENTAL 1

INFORME ESTADÍSTICO ASOCIACIÓN VENEZOLANA SUR ORIENTAL 2009 IGLESIAS GRUPOS BAUTISMOS FELIGRESIA EN LIBROS FELIGRESÍA ACTIVA MINISTROS ORDENADOS MISIONEROS CREDENCIAL MINISTROS LICENCIA MISIONEROS CON LICENCIA COLPORTORES CON CREDENCIAL OTROS EMPLEADOS REGULARES COLEGIOS 93 66 3243 34447 ----10 5 12 2 0 62 4 2010 106 58 2688 37042 ----9 6 13 4 0 120 4 2011 117 82 3384 40464 ----10 6 14 4 0 121 4 2012 140 67 2915 43372 9755 10 6 15 4 0 127 4

GRÁFICAS CRECIMIENTO DE IGLESIA
140

140
106 120

117

93

100
80

60
40

20
0 2009 2010 2011 109 2012

GRÁFICAS CRECIMIENTO DE BAUTISMOS

3500 3000 2500 2000 1500 1000 500 0

3243 2688

3384 2915

2009

2010

2011

2012

GRÁFICAS CRECIMIENTO DE FELIGRESÍA

43372 45000 40000 35000 30000 25000 20000 15000 10000 5000 0 2009 2010 2011 2012 37042 34447 40464

110

APÉNDICE C

ESTADÍSTICAS ASOCIACIÓN VENEZOLANA SUR ORIENTAL 2

ASOCIACIÓN VENEZOLANA SUR ORIENTAL
INFORME DE CRECIMIENTO AVSO JULIO 2012

ZONA BOLIVAR I ORINOCO II PUERTO ORDAZ III SAN FELIX 1 SAN FELIX 2 CARONI VI CUYUNI VII GRAN SABANA VIII RORAIMA IX TOTAL

VISION UN MILLON 1009 469 499 421 505 348 853 422 150 4676

ESTUDIOS BIBLICOS 690 444 605 572 418 589 640 340 219 4517

PAREJAS MISIONERAS 264 83 157 117 114 173 289 126 80 1403

GRUPOS PEQUEÑOS 127 127 91 67 107 106 159 116 92 992

FELIGRESIA ACTIVA 1420 820 930 725 840 610 1990 1400 1020 9755

BAUTISMOS 322 323 242 149 255 227 804 278 315 2915

CONSOLIDACIÓN 67% 65% 68% 67% 69% 66% 64% 63% 61% 65%

111

APÉNDICE D

ESTADÍSTICAS DIA

APÉNDICE D ESTADÍSTICAS DIA1

Ingresos Año 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 Iglesias 6,985 7,439 7,889 8,334 8,789 9,218 9,593 9,981 10,346 10,709 Grupos 7,897 7,765 7,890 8,202 8,733 7,800 7,566 7,626 7,691 7,691 Totales Feligresía Inicial 2,078,226 2,164,570 2,291,583 2,422,050 2,525,557 2,647,711 2,807,176 2,958,485 3,127,602 3,271,224 Bautismos 158,755 175,672 178,545 153,555 183,308 207,052 194,815 219,730 182,451 191,146 1,845,029 Profesión de fe 2,501 2,839 3,562 4,080 3,713 5,097 4,190 4,048 3,662 2,987 36,679 Por Carta 248,597 56,803 145,504 23,098 131,834 118,652 50,113 243,354 79,053 78,237 1,175,245 Por Carta 250,909 58,470 147,850 25,880 134,811 121,964 52,314 244,907 75,315 79,455 1,191,875 Muerte 5,060 4,535 5,734 4,796 4,786 4,866 4,774 6,054 6,562 7,733 54,900

Egresos Apostasía 46,704 35,763 29,864 31,679 31,874 31,115 26,612 29,816 31,021 36,425 330,873 Paradero Desconocido 17,158 11,090 13,523 14,192 13,806 11,383 11,536 13,953 9,502 16,014 132,157

Tomado de: General Conference - Office of Archives, Statistics, and Research, http://www.adventiststatistics.org/view_Summary.asp?FieldInstID=1907685#AnnualStats (05/07/2012) 112

1

APÉNDICE E

ESTADÍSTICAS UVA

APÉNDICE E ESTADÍSTICAS UVA1

Ingresos Año 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 Iglesias Grupos 476 502 549 607 650 707 742 811 849 496 305 298 336 352 388 385 421 487 503 252

Egresos

Feligresía Profesión Paradero Bautismos Por Carta Por Carta Muerte Apostasía Inicial de fe Desconocido 106,206 114,063 120,674 127,989 139,111 151,821 166,996 183,658 203,767 11,997 9,297 7,815 10,906 12,725 15,282 15,014 17,027 20,937 21,131 7,892 138,026 199 97 97 139 151 221 251 258 258 105 1,776 5,111 78 43,736 113 5,857 82 637 69 17,689 75 73,447 5,215 186 43,771 103 5,792 114 693 85 17,808 92 73,859 127 256 108 108 103 71 96 145 81 71 1166 1,410 1,314 1,097 846 824 224 538 568 448 767 8,036 98 16 141 374 99 5 188 10 128 59 1,118

Tomado de: General Conference - Office of Archives, Statistics, and Research, http://www.adventiststatistics.org/view_Summary.asp?FieldInstID=1907778 113

1

APÉNDICE F

ESTADÍSTICAS AVSO

APÉNDICE F ESTADÍSTICAS AVSO1
Ingresos Profesión de fe 67 0 8 0 1 0 1 0 0 0 77 Egresos Muerte Apostasía 5 139 13 7 8 1 2 0 0 0 175 139 293 177 142 108 56 110 0 0 0 1025

Año 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010

Iglesias 18 27 40 53 76 82 86 106 106 106

Grupos Feligresía Bautismos Inicial 22 0 671 24 5,563 737 32 6,273 1233 26 14,291 1243 51 15,352 2188 47 23,075 2209 67 25,227 2390 66 27,509 3695 66 31,204 3243 66 34,447 2645 Totales 20254

Carta 4978 0 9513 0 5705 0 11 0 0 0 20207

Carta 8 4 2 0 5 0 1 0 0 0 20

Paradero Desconocido 1 0 44 33 51 0 7 0 0 0 136

Tomado de: General Conference - Office of Archives, Statistics, and Research, http://www.adventiststatistics.org/view_Summary.asp?FieldInstID=1904449 (05/07/2012) 114

1

APÉNDICE G

ENCUESTA ADVENTISTAS

ENCUESTA SOBRE RETENCIÓN DE MIEMBROS EN LA IGLESIA ADVENTISTA DEL SÉPTIMO DÍA DE LA ASOCIACIÓN VENEZOLANA SUR ORIENTAL (Para miembros de iglesia) Apreciado hermano (a), la presente encuesta tiene como propósito descubrir las razones más comunes por las que los miembros permanecen o abandonan la iglesia. Suplicamos sea tan amable de contestar todas las preguntas según su criterio, ya que esto nos permitirá mejorar en algunas áreas. La información que usted nos proporcione será de valor en la elaboración de un proyecto de tesis doctoral. Le agradecemos de antemano su cooperación.

I INFORMACIÓN GENERAL 1.- Género: Masculino 2.- Estado Civil: Soltero 3.- Edad Actual menos de 20 entre 51 y 60 entre 21 y 30 más de 60 entre 31 y 40 entre 41 y 50 Casado Divorciado Viudo Femenino

4.- ¿Cuánto tiempo hace que fue bautizado en la Iglesia Adventista del Séptimo Día? 0 y 3 meses 4 y 6 meses 7 y 11 meses 1 año 2 años

5.- Edad cuando fue bautizado en la iglesia Adventista del Séptimo Día Menos de 20 entre 51 y 60 entre 21 y 30 más de 60 entre 31 y 40 entre 41 y 50

6.- ¿Cuántos miembros de su familia son o fueron adventistas? 1-3 4-6 5-9 10 más d 10

7.- ¿Fue miembro activo de otra denominación (iglesia) antes de ser adventista? Sí No ¿Cuál de ellas? (por favor, especifique)_________________________

8.- ¿Cómo conoció usted la Iglesia Adventista del Séptimo Día? Familiares Amigos Escuela Grupo pequeño Literatura Otro (por favor,

Campañas Radio especifique) _________________

9.- ¿Recibió usted estudios bíblicos o alguna clase preparatoria antes de ser bautizado? Ninguno Poco Suficiente 115 Completo

10.- ¿Recibió usted atención o ayuda después del bautismo? (clases post-bautismales, visitas pastorales, apoyo en sus problemas, etc.) Ninguna Poca Suficiente Mucha

II EXPERIENCIA EN LA IGLESIA 11.- ¿Ha desempeñado o desempeña alguna responsabilidad de dirigencia en la iglesia después de ser bautizado? Sí No ¿Cuál de ellas? (por favor, especifique)_______________________________

12.- ¿Cómo evalúa usted los siguientes aspectos de su iglesia? Pobre Unidad Compañerismo Atención a los Visitantes Clases Post-bautismales Apoyo de los antiguos miembros Adoración Música Predicación Grupos Pequeños Obra Misionera Escuela Sabática Sociedad de Jóvenes 13.- ¿Cómo considera usted que es su participación en la iglesia? Ninguna Ocasional Activa Muy Activa Regular Bueno Excelente

II RETENCIÓN EN LA IGLESIA 14.- ¿Tiene la iglesia algún programa de instrucción para los nuevos bautizados? Sí No

15.- ¿Existe una clase especial preparatoria para los candidatos al bautismo? Sí No

16.- ¿Reciben los nuevos bautizados atención y ayuda de los miembros antiguos de la iglesia? Ninguna Poca Suficiente 116 Mucha

17.- ¿Cuándo falta un miembro al culto muestra la iglesia preocupación por ellos? Nada Poco Suficiente Mucho

18.- Cuando un miembro deja de asistir a la iglesia ¿se hacen esfuerzos para que regrese a la congregación? Nada Poco Suficiente Mucho

19.- Marque con una (X) algunos de los factores que usted cree que incidieron en que usted permaneciera en la iglesia Conocimiento de las doctrinas Participación misionera Compañerismo entre los miembros Apoyo de los dirigentes Buena preparación para el bautismo Clase Post-bautismal Apoyo de familiares no adventistas La observancia del sábado Adaptación al Estilo de Vida Adventista (Normas cristianas) Participación en la iglesia Cultos y adoración inspiradores Participación en los Grupos Pequeños Visitación pastora

¡Muchas gracias por su participación!

117

APÉNDICE H

ENCUESTAS EX ADVENTISTAS

ENCUESTA SOBRE RETENCIÓN DE MIEMBROS EN LA IGLESIA ADVENTISTA DEL SÉPTIMO DÍA DE LA ASOCIACIÓN VENEZOLANA SUR ORIENTAL (Para ex-miembros de iglesia) Apreciado amigo (a), la presente encuesta tiene como propósito descubrir las razones más comunes por las que los miembros permanecen o abandonan la iglesia. Suplicamos sea tan amable de contestar todas las preguntas según sea su criterio, ya que esto nos permitirá mejorar en algunas áreas. La información que usted nos proporcione será de valor en la elaboración de un proyecto de tesis doctoral. Le agradecemos de antemano su cooperación. No es necesario colocar su nombre.

I INFORMACIÓN GENERAL 1.- Género: Masculino 2.- Estado Civil: Soltero 3.- Edad Actual menos de 20 entre 51 y 60 entre 21 y 30 más de 60 entre 31 y 40 entre 41 y 50 Casado Divorciado Viudo Femenino

4.- ¿Cuánto tiempo hace que fue bautizado en la Iglesia Adventista del Séptimo Día? 0 y 3 meses 4 y 6 meses 7 y 11 meses 1 año 2 años

5.- Edad cuando fue bautizado en la iglesia Adventista del Séptimo Día Menos de 20 entre 51 y 60 entre 21 y 30 más de 60 entre 31 y 40 entre 41 y 50

6.- ¿Cuántos miembros de su familia son o fueron adventistas? 1-3 4-6 5-9 10 más d 10

7.- ¿Fue miembro activo de otra denominación (iglesia) antes de ser adventista? Sí No ¿Cuál de ellas? (por favor, especifique)_________________________

8.- ¿Cómo conoció usted la Iglesia Adventista del Séptimo Día? Familiares Amigos Escuela Grupo pequeño Literatura Otro (por favor,

Campañas Radio especifique)_________________

9.- ¿Recibió usted estudios bíblicos o alguna clase preparatoria antes de ser bautizado? Ninguno Poco Suficiente Completo

118

10.- ¿Recibió usted atención o ayuda después del bautismo? (clases post-bautismales, visitas pastorales, apoyo en sus problemas, etc.) Ninguna Poca II EXPERIENCIA EN LA IGLESIA Suficiente Mucha

11.- ¿Desempeñó alguna responsabilidad de dirigencia en la iglesia después de ser bautizado? Sí No ¿Cuál de ellas? (por favor, especifique)_________________________

12.- ¿Cómo evalúa usted los siguientes aspectos de su iglesia? Pobre Unidad Compañerismo Atención a los Visitantes Clases Post-bautismales Apoyo de los antiguos miembros Adoración Música Predicación Grupos Pequeños Obra Misionera Escuela Sabática Sociedad de Jóvenes 13.- ¿Cómo considera usted que fue su participación en la iglesia? Ninguna Ocasional Activa Muy Activa Regular Bueno Excelente

III CAUSAS DEL ALEJAMIENTO 14.- ¿Cuáles fueron las razones que le llevaron a separarse de la iglesia adventista? (Por favor marque con una (X) las que crea más conveniente de acuerdo a su experiencia) Desacuerdo con las doctrinas Poco conocimiento de las doctrinas Poca participación misionera Falta de compañerismo entre los miembros Indiferencia hacia los nuevos conversos 119 Problemas con los miembros antiguos Problemas con los dirigentes Injusticias dentro de la iglesia Preparación deficiente para el bautismo Deficiente atención Post-bautismal Problemas Personales

Oposición de familiares no adventistas La observancia del sábado Problemas para adaptarse al Estilo de Vida Adventista (normas cristianas) Desánimo y abatimiento

Pocas oportunidades de participación en la iglesia Cultos y adoración deficiente Ausencia o no participación de los Grupos Pequeños Caí en Pecado

15.- Asiste frecuentemente a alguna iglesia de otra denominación Sí No ¿Cuál de ellas? (por favor, especifique) ________________________

16.- ¿Se siente bien asistiendo a esa Iglesia de otra denominación? Sí No ¿Por qué? (por favor, especifique) ____________________________

17.- La Iglesia Adventista o algún miembro de ella ¿se han interesado en que se reintegre nuevamente a la congregación? Sí No 18.- Después de su alejamiento, ¿ha visitado alguna vez la iglesia adventista? Sí No ¿Por qué? (por favor, especifique) ____________________________

19.- ¿Le gustaría retornar de nuevo a la Iglesia Adventista algún día? Sí No ¿Por qué? (por favor, especifique) ____________________________

¡Agradecemos su colaboración y sus respuestas!

120

APÉNDICE I

RESULTADOS DE LAS ENCUESTAS

1- Género Adventistas # Respuestas Porcentaje 26 36 47 64 73 Ex adventistas # Respuestas Porcentaje 23 46 27 54 50

Masculino Femenino Total

Masculino Femenino Total

Adventistas

Ex adventistas

36% 64%

Masculino

46%

Masculino

Femenino

54%

Femenino

2 - Estado civil Adventistas # Respuestas Porcentaje 25 34 40 55 4 5 4 5 73 Ex adventistas # Respuestas Porcentaje 24 48 18 36 7 14 1 2 50

Soltero Casado Divorciado Viudo Total

Soltero Casado Divorciado Viudo Total

Adventistas
6% 5% Soltero 34% Casado Divorciado 55% Viudo

Ex adventistas
2%

14%
48% 36%

Soltero Casado Divorciado Viudo

121

3 - Edad actual Adventistas # Respuestas Porcentaje 11 15 21 29 18 25 12 16 7 10 4 5 73 Ex adventistas # Respuestas Porcentaje 13 26 12 24 13 26 10 20 2 4 0 0 50

menos de 20 entre 21 y 30 entre 31 y 40 entre 41 y 50 entre 51 y 60 más de 60 Total

menos de 20 entre 21 y 30 entre 31 y 40 entre 41 y 50 entre 51 y 60 más de 60 Total

Adventistas
10%

Ex adventistas
menos de 20 4% 0% 26% menos de 20 entre 21 y 30 entre 31 y 40 entre 41 y 50 26% 24% entre 51 y 60 más de 60 entre 21 y 30 entre 31 y 40 20%

5%
15%

16% 29% 25%

entre 41 y 50 entre 51 y 60 más de 60

4 - ¿Cuánto tiempo hace que fue bautizado en la Iglesia Adventista del Séptimo Día? Adventistas Ex adventistas # Respuestas Porcentaje # Respuestas Porcentaje 0 y 3 meses 1 1 0 y 3 meses 19 0 4 y 6 meses 5 7 4 y 6 meses 22 2 7 y 11 meses 14 19 7 y 11 meses 8 16 1 año 17 23 1 año 1 38 2 años 36 49 2 años 0 44 Total 73 Total 50

Adventistas
2% 7% 0 y 3 meses 49% 19% 4 y 6 meses 7 y 11 meses 23% 1 año 2 años 44%

Ex adventistas
0% 2% 0 y 3 meses 16% 4 y 6 meses 7 y 11 meses 38% 1 año 2 años

122

5 - Edad cuando fue bautizado en la Iglesia Adventista del Séptimo Día Adventistas Ex adventistas # Respuestas Porcentaje # Respuestas Porcentaje menos de 20 14 19 menos de 20 18 36 entre 21 y 30 24 33 entre 21 y 30 10 20 entre 31 y 40 17 23 entre 31 y 40 13 26 entre 41 y 50 8 11 entre 41 y 50 8 16 entre 51 y 60 6 8 entre 51 y 60 1 2 más de 60 4 5 más de 60 0 0 Total 73 Total 50

Adventistas
6% 8% 11% 23% 33% 19% menos de 20 entre 21 y 30 entre 31 y 40 entre 41 y 50 entre 51 y 60 más de 60 26%

Ex adventistas
2% 0% 16% 36% menos de 20 entre 21 y 30 entre 31 y 40 entre 41 y 50 20% entre 51 y 60 más de 60

6 - ¿Cuántos miembros de su familia son adventistas? Adventistas # Respuestas Porcentaje 0 36 49 1-3 11 15 4-6 12 16 7-9 0 0 10+ 14 19 Total 73

0 1-3 4-6 7-9 10+ Total

Ex adventistas # Respuestas Porcentaje 39 78 4 8 1 2 2 4 4 8 50

Adventistas
0 0% 19% 49% 17% 15% 1_3 4_6 7_9 10+ 2%

Ex adventistas
4% 8% 8% 0 1_3 4_6

78%

7_9 10+

123

7 - ¿Fue miembro activo de otra denominación (iglesia) antes de ser adventista? Adventistas Ex adventistas # Respuestas Porcentaje # Respuestas Porcentaje Si 14 19 Sí 11 22 No 59 81 No 38 76 Total 73 Total 49

Adventistas
19% Si No 81%

Ex adventistas
22% Sí No 78%

8 - ¿Cómo conoció usted la Iglesia Adventista del Séptimo Día? Adventistas # Respuestas Porcentaje Familiares 38 52 Familiares Amigos 13 18 Amigos Escuela 2 3 Escuela Literatura 1 1 Literatura Campañas 12 16 Campaña Radio 3 4 Radio Grupo pequeño 4 6 Grupo pequeño Otro 0 0 Otro Total 73 Total

Ex adventistas # Respuestas Porcentaje 12 24 23 46 2 4 3 6 9 18 0 0 1 2 0 0 50

Adventistas
4% 6% 0% Familiares Amigos 52% Escuela Literatura

Ex adventistas
0% 2% 0% 18% 6% 4% 24% Familiares Amigos Escuela

16% 1%

3%

18%

46%
Literatura

124

9 - ¿Recibió usted estudios bíblicos o alguna clase preparatoria antes de ser bautizado? Adventistas Ex adventistas # Respuestas Porcentaje # Respuestas Porcentaje Ninguno 13 18 Ninguno 8 16 Poco 20 27 Poco 15 30 Suficiente 22 30 Suficiente 17 34 Completo 18 25 Completo 10 20 Total Total

Adventistas
24%

Ex adventistas
Ninguno Poco 20%

18%

16%

Ninguno Poco

29%

29%

Suficiente Completo 34%

30%

Suficiente Completo

10 - ¿Recibió usted atención o ayuda después del bautismo? Adventistas # Respuestas Porcentaje Ninguna 11 15 Ninguna Poca 23 32 Poca Suficiente 25 34 Suficiente Mucha 14 19 Mucha Total 73 Total

Ex adventistas # Respuestas Porcentaje 20 40 15 30 10 20 5 10 50

Adventistas
19% 15% Ninguna Poca 34% 32% Suficiente Mucha 20%

Ex adventistas
10% 40% Ninguna Poca Suficiente

30%

Mucha

125

11 - ¿Desempeñó alguna responsabilidad dirigencial en la iglesia después de ser bautizado? Adventistas Ex adventistas # Respuestas Porcentaje # Respuestas Porcentaje Si 56 77 Sí 19 38 No 17 23 No 31 62 Total 73 Total 50

Adventistas
23% Si No 77%

Ex adventistas

38%

Sí No

62%

12 - ¿Cómo evalúa usted los siguientes aspectos en su iglesia? Adventistas # Respuestas Porcentaje Unidad 10 28 27 8 73 Compañerismo 6 27 31 9 73 Atención a los Visitantes 8 31 21 13 73 Ex adventistas # Respuestas Porcentaje Unidad 6 20 19 5 50 Compañerismo 5 17 20 8 50 Atención a los Visitantes 9 16 15 10 50

Pobre Regular Bueno Excelente Total

14 38 37 11

Pobre Regular Bueno Excelente Total

12 40 38 10

Pobre Regular Bueno Excelente Total

8 37 42 12

Pobre Regular Bueno Excelente Total

10 34 40 16

Pobre Regular Bueno Excelente Total

11 42 29 18

Pobre Regular Bueno Excelente Total
126

18 32 30 20

Pobre Regular Bueno Excelente Total

Clases Post-bautismales 28 25 11 9 73

38 34 15 12

Pobre Regular Bueno Excelente Total

Clases Post-bautismales 9 19 18 4 50

18 38 36 8

Apoyo de los antiguos miembros Pobre 14 19 Regular 33 45 Bueno 22 30 Excelente 4 4 Total 73 Adoración 3 13 36 21 73 Música 4 21 35 13 73 Predicación 2 11 30 30 73 Grupos Pequeños 10 23 26 14 73

Apoyo a los nuevos miembros Pobre 9 Regular 18 Bueno 18 Excelente 5 Total 50 Adoración 0 8 26 16 50 Música 1 9 20 20 50 Predicación 0 3 22 25 50 Grupos Pequeños 3 20 24 3 50

18 36 36 10

Pobre Regular Bueno Excelente Total

4 18 49 29

Pobre Regular Bueno Excelente Total

0 16 52 32

Pobre Regular Bueno Excelente Total

5 29 48 18

Pobre Regular Bueno Excelente Total

2 18 40 40

Pobre Regular Bueno Excelente Total

3 15 41 41

Pobre Regular Bueno Excelente Total

0 6 44 50

Pobre Regular Bueno Excelente Total

12 32 36 19

Pobre Regular Bueno Excelente Total

6 40 48 6

127

Pobre Regular Bueno Excelente Total

Obra Misionera 10 33 21 9 73 Escuela Sabática 1 11 46 15 73 Sociedad de Jóvenes 5 19 40 9 73

14 45 29 11

Pobre Regular Bueno Excelente Total

Obra Misionera 7 14 22 7 50 Escuela Sabática 3 7 23 17 50 Sociedad de Jóvenes 5 16 17 12 50

14 28 44 14

Pobre Regular Bueno Excelente Total

1 15 63 21

Pobre Regular Bueno Excelente Total

6 14 46 34

Pobre Regular Bueno Excelente Total

7 26 55 11

Pobre Regular Bueno Excelente Total

10 32 34 24

13 - ¿Cómo considera usted que es su participación en la iglesia? Adventistas # Respuestas Porcentaje Ninguna 0 0 Ninguna Ocasional 11 15 Ocasional Activa 52 71 Activa Muy Activa 10 14 Muy Activa Total 73 Total

Ex adventistas # Respuestas Porcentaje 4 8 28 56 16 32 2 4 50

Adventistas
0% 14% 15% Ninguna Ocasional Activa 71% Muy Activa 32%

Ex adventistas
4% 8% Ninguna Ocasional Activa 56% Muy Activa

128

14 - ¿Qué factores cree usted fueron los que incidieron en su desinterés y separación de la iglesia? Ex adventistas # Respuestas Porcentaje Problemas personales 35 70 Problemas con los miembros más antiguos 22 44 Falta de compañerismo entre los miembros 21 42 Desánimo y abatimiento 19 38 Problemas para adaptarme al estilo de vida adventista 18 36 Poca participación misionera 17 34 La observancia del sábado 12 24 Preparación deficiente para el bautismo 11 22 Deficiente atención postbautismal 11 22 Poca oportunidades de participación en la iglesia 11 22 Poco conocimiento de las doctrinas 10 20 Oposición de familiares no adventistas 10 20 Indiferencia hacia los nuevos conversos 8 16 Ausencia o no participación de los Grupos Pequeños 8 16 Caí en pecado 7 14 Injusticias dentro de la iglesia 6 12 Problemas con los dirigentes 5 10 Cultos y adoración deficiente 2 4 Desacuerdo con las doctrinas 1 2 Total de participantes 50

Factores de Apostasía
35 22 21

18 18 17 12 11 11 11 10 10 8 8 7 6 5 2

1

129

15.- Qué factores cree usted fueron los que incidieron en su interés y permanencia en la iglesia Adventistas # Respuestas Porcentaje Participación en la iglesia 51 70 Compañerismo entre los miembros 49 67 Conocimiento de las doctrinas 45 62 Participación en los Grupos Pequeños 43 59 Participación misionera 41 56 Apoyo de los dirigentes 36 49 Adaptación al estilo de vida adventista 36 49 La observancia del sábado 34 47 Cultos y adoración inspiradores 29 40 Visitación pastoral 24 33 Apoyo de familiares no adventistas 21 29 Buena preparación para el bautismo 19 26 Clases Post-bautismal 10 14 Total de participantes 73

Factores de Retención
51 49 45 43 41 36 36

34

29

24

21

19 10

130

LISTA DE REFERENCIAS Araque, Abel. “Visitación y apostasía en la iglesia adventista”. Proyecto de grado. Universidad Adventista de Colombia, Medellín, 2000. Aeschlimann, Alfredo. “La responsabilidad del pastor hacia los nuevos conversos”. El Ministerio Adventista (marzo-abril 1979): 9-15. Banfield, W. S. “Para retener en la iglesia a los nuevos conversos”. El Ministerio Adventista, (marzo - abril 1957): 15-16. Burnside, G. “¿Podemos reducir las apostasías?”. El Ministerio Adventista (septiembreoctubre 1967): 10-13. Caldwell, Ryrie. Teología básica, Miami: Editorial Unilit, 2003. Carro, Daniel, José Tomás Poe y Rubén O. Zorzoli. Comentario bíblico mundo hispano Éxodo. El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano, 1997. ____________. Comentario bíblico mundo hispano Levítico, Números, y Deuteronomio. El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano, 1997. Carson, D.A., R.T France, J.A. Motyer y G.J. Wenham, Nuevo comentario bíblico siglo veintiuno, Miami: Sociedades Bíblicas Unidas, 2000. Carvalho, Jetro Fernández. “El plan de una congregación brasileña que ayuda a reducir las apostasías”. Revista Adventista (febrero 1983): 3. Castellanos, José. “La consolidación del nuevo miembro y su permanencia en la iglesia”. Proyecto de grado, Universidad Adventista de Colombia, Medellín, 2001. Cerda, Héctor. Los elementos de la investigación. Bogotá: Colombia, Editorial El Buhó, 1991. Chávez, Moisés. Diccionario de hebreo bíblico. El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano, 1992. Cress, James. “Qué necesitan los nuevos creyentes”. Ministerio Adventista (mayo 2005): 1314. ____________. Los conservas si los cuidas, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2000. Deiros, Pablo. Diccionario hispano-americano de la misión. Casilla, Argentina: Comibam Internacional, 1997.
131

Diccionario de la Real Academia Española, ver “Apostatar”, http://buscon.rae.es/drae/?type=3&val=apostatar&val_aux=&origen=REDRAE ____________. ver “Apostasía”, http://buscon.rae.es/drae/?type=3&val=apostas%C3%ADa&val_aux=&origen=REDRA E ____________. ver “Retención”, http://buscon.rae.es/drae/?type=3&val=retenci%C3%B3n&val_aux=&origen=REDRAE ____________. ver “Retener”, http://buscon.rae.es/drae/?type=3&val=retener&val_aux=&origen=REDRAE Douglas, J. D. Nuevo diccionario bíblico. Miami: Sociedades Bíblicas Unidas, 2000. Dugley, Roger y Cumming, Des. Adventures in church growth, citado por: James Cress, Los conservas si los cuidas. Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2000. Duncan, Conrad G. “A research project on how to integrate new converts into the Seven-Day Adventist Church and reduce the corresponding apostasy rate”. Tesis de maestría. Universidad de Montemorelos, Montemorelos, 1994. Earl D. Radmacher, Ronald B. Allen y H. Wayne House. Nuevo diccionario ilustrado de la Biblia. Nashville: Editorial Caribe, 2003. Espinoza Almazán, Moisés. “Un programa de retención de miembros en la iglesia Adventista de Pueblo Nuevo Solistahuacán, Chiapas - México”. Tesis doctoral, Andrews University, Montemorelos, 2002. Fernández, Jetro. “El secreto para conservar”. Revista Adventista (febrero 1983): 3. Ferris, Roger. “Evangelización y conservación”. Ministerio Adventista (agosto 1970): 21. Flattum, Thelma. “¿Qué hacer con los nuevos conversos?”. El Ministerio Adventista (nov-dic 1953): 13-15. Fowler, John W. “El cuidado de los nuevos conversos”. Ministerio Adventista (abril 1979): 12. García Robayna, Nathaniel. Sin temor al futuro. Caracas, Venezuela: Publicaciones Smart, 1990. General Conference - Office of Archives, Statistics, and Research, http://www.adventiststatistics.org/view_Summary.asp?FieldInstID=1907685 ____________. Office of Archives, Statistics, and Research, http://www.adventiststatistics.org/view_Summary.asp?FieldInstID=1907778 _____________. Office of Archives, Statistics, and Research, http://www.adventiststatistics.org/view_Summary.asp?FieldInstID=1904449
132

Gobernación del Estado Bolívar, http://www.e-bolivar.gov.ve Grajales Guerra, Tevni. Cómo planear una investigación empírica. Montemorelos, NL: México, Publicaciones Universidad de Montemorelos, 2008. Halversen, Richard. “Cuidado y preservación de los nuevos conversos”. Ministerio Adventista (abril 2000): 11. Hernández Velázquez, Francisco. “Un programa de retención de miembros para la Unión Cubana de los Adventistas del Séptimo Día”. Tesis doctoral, Seminario Teológico Adventista Interamericano, Montemorelos, 2007. Hucks, Willie E. “The benefits of assimilation”. Ministry (febrero 2010): 5. Huérfano Castro, Areli. “Una breve reseña histórica de la Asociación Venezolana Sur Oriental”. Preparada para la celebración de los 100 años de la llegada del mensaje adventista a Venezuela. Iglesia Adventista del Séptimo Día. Yearbook 2012. Seventh-Day Adventist Church Hagerstown: Review and Herald, 2011. Kleuser, Luisa. “¿Qué es ser apóstata?” El Ministerio Adventista (marzo-abril 1954): 27-28. _____________. “Fortalezcamos a los nuevos creyentes”. El Ministerio Adventista (nov-dic 1953): 22-23. Koehle, Louis. Léxico del Antiguo Testamento. Barcelona: Editorial Leiden, 1958. Lockward, Alfonso: Nuevo diccionario de la Biblia. Miami: Editorial Unilit, 2003. Lucas, Teodoro. “Ganemos y mantengamos a nuestros jóvenes”. El Ministerio Adventista (marzo-abril 1954): 28-32. Martínez Páez, Filiberto. “La retención de miembros en la Iglesia Adventista de la Republica Dominicana”. Tesis doctoral, Andrews University, Montemorelos, 2002. Murray, Walter. “¿Cómo evitar la apostasía?” El Ministerio Adventista (jul-ago. 1957): 15-16. Nelson, Wilton, M. Mayo y Juan Rojas. Nuevo diccionario ilustrado de la Biblia. Nashville: Editorial Caribe, 2000. Nichol, Francis D. Comentario bíblico adventista. Boise, Idaho: Publicaciones Interamericanas, 1978-1990. Nuevo diccionario de teología bíblica ravasi. Barcelona: Ediciones Paulinas, 1998. Olsen, Norskov. “Elena G. de White: Defensa contra el error y la apostasía”. Revista Adventista (enero 1982): 12-14.
133

Orellana, Marco. “La apostasía”. Revista Adventista (mayo 2001): 10-13. Otto, Rubén René. “Una aproximación al estudio de factores percibidos como asociados al abandono de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, por parte de algunos de sus miembros en Argentina, Paraguay y Uruguay”. Tesis doctoral, Universidad Adventista de Plata, 2000 citado por Fernando Aranda Fraga “¿Qué puede aportar la investigación científica a la misión y contextualización de la iglesia?”, en Klingbeil, Gerald, ed., Misión y contextualización. Llevar el mensaje bíblico a un mundo multicultural (Libertador San Martín: Universidad Adventista del Plata, 2005), 37-68. Oviedo Calles Max. “Programa de retención de miembros para la iglesia de Díaz Aragón aplicable como modelo a otras iglesias”. Tesis doctoral, Seminario Teológico Adventista Interamericano, Montemorelos, 2007. Padilla, René. Bases bíblicas de la misión. Buenos Aires: Perspectivas Latinoamericanas Nueva Creación, 1998. Perspicacia para comprender las Escrituras. Pennsylvania: Watch Tower Bible and Tract Society, 1991. Rene, Sand. “Vacuna para la apostasía”. Revista Adventista (enero 1998): 10. Sabino, Carlos. El proceso de la investigación. Caracas: Venezuela, Editorial Panapo, 2007. Sanderfur, Cree. “¿Cómo reducir las apostasías?” El Ministerio Adventista (marzo-abril 1965): 16-18. Shupnik Fleitas, Carlos Rafael. Aquí obró Dios. Nirgua, Venezuela: Editorial Adventista de Venezuela, 2011. Spangler, J.R. “Como evitar las apostasías”. El Ministerio Adventista (marzo-abril 1954): 2427. Tamayo, José. Estrategias para diseñar y desarrollar proyectos de investigación. Lima, Perú: Editorial San Marcos, 2007. Thayer, Jane. “Pastor’ perspectives on assimilating new member, part 1”. Ministry (febrero 2010): 6-9. ___________. “Pastor’ perspectives on assimilating new member, part 2”. Ministry, (abril 2010): 11-13. Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UPEL). Métodos de investigación. Caracas: Editorial Universitaria, 2005. Vine, W.E. Vine diccionario expositivo de palabras del Antiguo y del Nuevo Testamento exhaustivo. Nashville: Editorial Caribe, 2000.
134

White, Elena G. Dios nos cuida. Mountain View: Publicaciones Interamericanas, 1981. ___________. El evangelismo. Mountain View: Publicaciones Interamericanas, 1972. ___________. Joyas de los testimonios. 1t, Mountain View: Publicaciones Interamericanas, 1971. ___________. Joyas de los testimonios. 2t, Mountain View: Publicaciones Interamericanas, 1972. ___________. Joyas de los testimonios. 3t, Mountain View: Publicaciones Interamericanas, 1973. ___________. La educación. Mountain View: Publicaciones Interamericanas, 1971. ___________. Obreros evangélicos. Mountain View: Publicaciones Interamericanas, 1975. ___________. Testimonios para la iglesia. 5t, Miami: Asociación Publicadora Interamericana, 1998.

135

CURRICULUM VITAE

CURRICULUM VITAE

1.- Datos generales Nombre completo: Originario de: Nombre esposa: Hijos: E-mail: Ordenación al ministerio: 2.- Preparación académica Licenciatura: Licenciado en Teología, Seminario Teológico Adventista de Venezuela, junio 1998. Maestría en Teología Pastoral, Seminario Teológico Adventista Interamericano, noviembre 2008. Doctor en Ministerio, Seminario Teológico Adventista Interamericano, agosto 2012. Ingreso al Ministerio Pastoral desde 01 de octubre de 1998, y desde entonces se ha desempeñado como pastor de distrito, vicepresidente de zona y departamental de jóvenes, secretario ministerial y director de mayordomía en la Asociación Venezolana Sur Oriental con sede en Puerto Ordaz, Bolívar – Venezuela. Luis Alfredo Morales Pérez (1975 - ) Valencia, estado Carabobo, Venezuela. Karina Giannina Alvarado Sánchez. Karin (13 años) y Karen (07 años). moralvar_2723@hotmail.com 05 de noviembre del 2005.

Maestría:

Doctorado:

3.- Experiencia laboral:

136

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->