Está en la página 1de 771

Prefacio de la Primera Edición Francesa

En el transcurso de los 20 años que hemos trabajado en la fabricación del azúcar de caña siempre nos ha sorprendido la pobreza de la docu- mentación que a este respecto encuentra el ingeniero francés. Los libros que pueden procurarse sólo tratan de la fabricación de azúcar de remo- lacha o son incompletos, o muy antiguos, o están escritos en inglés o en holandés. Las personas cuyo escaso conocimiento del idioma inglés les im- pide utilizar los trabajos de NOEH Deerr, de Maxwell y de Tromp y las traducciones que a esta lengua se han hecho de Prinsen Geerligs, tienen que trabajar con manuales elementales u obras que datan de más de 30 años. Creemos que la tecnología francesa del azúcar de caña, sufre con esta situación y es por eso que hemos tratado de llenar esta laguna. De esta manera hemos tratado de poner al alcance del ingeniero azucarero, del director, del jefe de fabricación, o del técnico encargado de la maquinaria de la fábrica, los datos necesarios para el cálculo de los proyectos o la verificación del equipo existente. Hemos querido también hacer de su conocimiento, los resultados de experiencias extranjeras muy largamente difundidos en los países de len- gua inglesa, pero poco conocidos en el mundo francés. Cada vez que hemos citado a un autor o a un artículo, hemos tenido cuidado de hacer referencia al pasaje al que hacemos alusión, aunque

sólo fuera accesorio, para que el lector interesado pueda consultar, con~ fror¡.tar tesis, y, si 10 desea, profundizar en el problema. En el caso de los articulos de revistas y como todo el mundo no puede disponer de las publicaciones mundiales especializadas, nos hemos visto obl1g«dos a re- ferirnos a una de las dos más importantes, que son al mismo tiempo

las más conocidas: el lnternational Sugar ]ournal (IS])

y Sugar (ante-

riormente llamada Facts About Sugar, FAS). Las fábricas de azúcar, bastante numerosas, que poseen la colección completa de estas dos re- vistas podrán consultarlas. Tienen la ventaja de publicar regularmente los extractos de los artículos más interesantes que aparecen en otras re-

vistas y en consecuencia de sumarizarlas en cualquier forma. En 10 que se refiere a los autores, hemos tenido cuidado de citar con la mayor frecuencia posible, las autoridades más notables como Noe] Deerr y sobre todo Tromp, cuya opinión .en los problemas de orden me- cánico debe siempre conocerse. Cuando esta opinión nos ha parecido particularmente interesante y bien fundada, se le ha citado enteramente. En el campo de la evaporación y de la condensación se ha citado frecuen- temente a Hausbrand. Las ediciones a las que se refieren las páginas indicadas se enumeran después del Contenido. Para facilitar la búsqueda y para permitir el hallazgo rápido de la información necesaria, se elaboró una Tabla de Materias detalladas y un Indice tan completo como fue posible. Nos hemos esforzado en poner ciertas cuestiones simples que se han

interpretado siempre de manera confusa,

en una forma clara· y conver-

tirIas en fórmulas prácticas. Tal es el caso del poder calorífico del bagazo

y de la ca~tidad de calor producida por el bagazo que puede recuperarse en el vapor de las calderas. La utilización de tres fórmulas simples y la ele.cci?n de algunos coe~icie?tes, evitarán a los ingenieros cálculos largos y fastIdiosos y harán mas facil su tarea.

Hemos introducido en esta obra la solución de ciertos problemas ane- xos a la Industria Azucarera que pertenecen a la Física Industrial pero que se presentan constantemente en la elaboración: sobrecalentadores economizadores, calentadores, etc. Nos pareció que sería práctico tene~

a la mano y en el mismo manual todos los problemas interesantes de la

fabricación de azúcar ya sean propios o generales. De esta manera se evita trabajar con formularios poco familiares cuyas anotaciones son di- ferentes y donde los problemas se estudian bajo un punto de vista general y para condiciones diversas que las existentes en azucarería. ~s con este mismo espíritu que hemos desarrollado el capítulo de las turbmas de vapor que en algunas páginas parece salirse de nuestros fines pero cuyo fin es familiarizar al técnico de las fábricas de azúcar con un~ má9uina q~~ conoce. ~al en general y que más tarde o más temprano le s~ra muy util. TambIen nos parece que la importancia del problema ori- gmado por los ciclones en las principales islas azucareras francesas, es suficiente para justificar un párrafo especial sobre la presión del viento y su influencia en las construcciones.

Igualmente hemos resuelto ciertos pequeños problemas que parecen caer ~n.el dominio del sentido común y que deberían poder resolverse en benefICIO personal de los interesados, pero de cuyas soluciones no se encuentra traza en ninguna parte, ni en las obras extranjeras ni en las revistas especializadas y que parecen, a pesar de su simplicidad, ignora- ~os por la. mayor parte de los técnicos. Este es el caso, por ejemplo, del mtercambIO de los cilindros de ranurado múltiple.

, Hemos tenido .cuidado en dar ciertas fórmulas deducibles por un ca~cul~.0 razonamIento muy simple, pero aparentemente poco conocidas

o ll~utIhzadas y frecuentemente reemplazadas por fórmulas simplistas o erroneas. Tal es el caso de la presión específica en los molinos o de la fórmula de la capacidad de las turbinas.

Además, una experiencia de 20 años en la administración simultánea

el

contact~ f~ecuente co? otras fábricas de la misma isla y la visita a nu~e­ rosas fabrIcas extranJeras, nos ha permitido sugerir algunas ideas perso-

nales que creemos buenas y que esperamos sean útiles a los constructores. Este es, por ejemplo, el caso de nuestro párrafo sobre la circulación de

la construcción

de aparatos de circulación natural.

En .fin, .hemos consagra,do una parte importante de nuestro tiempo a estudIar CIertos aspectos aun poco conocidos de la fabricación de azúcar ~n ciertos casos hemos llegado a conclusiones precisas y a fórmulas prác~ tlcas que la experiencia ha confirmado y que utilizamos comúnmente en nuestras fábricas. Estas permiten la solución de problemas hasta aquí oscuros o resueltos en forma puramente empírica.

a la vez general y técnica, de tres fábricas en la Isla de la Reunión

la masa cocida en los

tachos y sus consecuencias en

.

No tenemos la pretensión de haber dicho la última palabra en estos problemas pero tenemos la esperanza de que los cálculos presentes y las fórmulas dadas porporcionen algún servicio. Por ejemplo, nuestro estudio de la Presión de los Molinos nos ha con· ducido a fórmulas que recomendamos a los interesados. Desde luego pue- den perfeccionarse pero, sin embargo, inmediatamente y en la forma qUE las hemos dado, son prácticamente útiles y ciertamente fecundas:

Tal es el caso de la fórmula que sumariza las experiencias de Noe Deerr y las fórmulas que dan la presión total y la presión máxima de un molino. Recomendamos también, para la capacidad y para la potencia dE los molinos, fórmulas que hemos hecho tan prácticas y manuales com( la precisión necesaria lo permite. Hemos introducido la noción "carga fi brosa", que simplifica la generalización de soluciones y, si se adopta facilita la comparación entre las coqdiciones de trabajo de molinos dI diferentes dimensiones. Finalmente nos permitimos recomendar: el cálculo de las abertura! de los molinos, consecuencia de la fórmula de presión en el molino de l~ que acabamos de hablar; nuestro estudio matemático de la imbibiciór compuesta, cuya demostración creemos que es inédita; nuestro cálcul( de la superficie mínima de los cuerpos en un múltiple efecto; nuestr~ fórmula del coeficiente de transmisión del calor en los calentadores, qw es más simple y más precisa que las fórmulas clásicas en uso; en fin nuestras fórmulas que dan los factores limitantes en el gasto de los termo compresores y que hasta la fecha parecían haber estado ignoradas por lo:

constructores y que son sin embargo ineludibles. Es en gran parte, con la ayuda de esta documentación acumulad:

en la literatura técnica u obtenida por nues,tro trabajo personal, que he mos podido responder a las demandas de información o de consejo COI las que nuestros amigos de las Islas de la Reunión y Mauricio, nos honra! frecuentemente. Editando metódicamente esta información y situándolo en este libro, a su disposición constante, esperamos ponerlos en condi ci~nes de resolver por sí mismos sus problemas. La fabricación del azúcar es demasiado apasionante para permiti investigaciones enteramente desinteresadas, pero, si nuestros estudios daJ a nuestros amigos y colegas los mismos servicios que nos han dado a nos otros y que nos dan cada día, sentiremos que estamos doblemente pagado por el tiempo y por el trabajo que nos l¡a costado. Queremos además señalar que el capítulo sobre el estudio teórico di las turbinas de vapor y el pasaje sobre el tiro natural se ha'n inspirado el gran parte por los cursos de la Ecole Centrale, el primero por M. Monteil el segundo por Roszak. Debemos también agradecer muy particularmen te, a nuestros amigos de la Compagnie de Fives-Lille y de los Ancien Etablissements Cail, que han tenido a bien autorizar la publicación d las tablas concernientes a los aparatos que construyen y de proporciona la mayor parte de las fotografías y de los dibujos que ilustran esta obra También expresamos nuestro reconocimiento a M. L. Lagarde, que s encargó de la ejecución de los diagramas.

E.

II

Prólogo del Traductor

El traductor conoció la edición francesa de este libro desde su prime- ra aparición en 1950, y la edición inglesa, inmediatamente después de que salió a su venta, en 1960. Tuvo además la fortuna de trabar conoci- miento con el autor en las dos visitas llevadas a cabo a la Isla de la Reu- nión, en 1957 y 1962. A través de los años pasados en trabajos que se relacionan con la fa- bricación del azúcar de caña, el traductor encuentra que en ninguno de los libros existentes, y en cualquiera de los idiomas por él conocidos, se reúne el acervo tan valioso de datos, razonamientos y fórmulas, como el que pudo reunir en su libro el Sr. Hugot. El traductor coincide con él, en que- los libros existentes, o son muy antiguos, o incompletos, o están escritos en inglés o en holandés. Como él lo dice, refiriéndose a su lengua, los libros existentes en español son meros formularios para maestros azucareros. Es por esto que el traductor pensó en la utilidad que podría tener, tanto para los técnicos mexicanos como para los de habla española, un libro de la calidad del presente, en su propio idioma. Esta no es sólo la opinión del traductor, y es oportuno hacer notar en este momento, que la delega- ción mexicana al 110. Congreso de la I.S.S.C.T., propuso y obtuvo de Ja Asamblea General un voto de reconocimiento para el Sr. Hugot, por la invaluable aportación que con su libro hizo a la Tecnología de la Indus- tria Azucarera mundial. Esta traducción, como cualquier otra, está sujeta a errores; es con- veniente, sin embargo, aclarar que se hizo con todá buena fe, y con los mayores alcances y el mejor esfuerzo riel traductor. Trató, principalmente, de obtener un texto en español claro y preciso, en un lenguaje simple y objetivo. La mayor parte de las fórmulas se conservaron de la·edición francesa, en el sistema métrico decimal, y las de la edición inglesa se convirtieron al mismo sistema con excepción ,de algunas del capítulo correspondiente a Cocimiento; sin embargo se transformó en cada caso la fórmula final del razonamiento y se anexó junto con la del sistema inglés. En lo posible se procuró poner en español los términos comúnmente empleados en la tecnología azucarera y qtle, por muchos años, han sido anglicismos o barbarismos. Solamente cuando se encontró que la palabra española no tendría ningún significado entre los trabajadores de nuestra industria, se le conservó la terminología común. Tal es el caso de la pa- labra "chevron", que en español debe decirse cheurrón. El traductor piensa que no es posible dejar de hacer referencia a los conceptos vertidos por el señor Hugot en su prólogo y los del señor Jenkins en el suyo a la traducción inglesa, y que se refieren al dominio de dos pueblos y dos técnicas en la producción del azúcar. Ambos olvidan que en los países de habla española se produce aproximadamente el 60% de la producción mundial.

Esta aclaración se hace porque en México, y seguramente en otros países de habla española, se han desar.rollado tecnologías interesantes aun cuando no siempre semejantes a las inglesas o francesas. Con esta idea debe tenerse en mente que este libro no es más que la traducción de l.as técnicas que se aplican en otros paises, con problemas semejantes y con otras ideologías. El traductor espera que en un futuro próximo se reúnan y se editen los conocimientos existentes, para produ- cir una obra original en nuestro idioma y con nuestra mentalidad. Finalmente debe aclararse que la traducción de este libro fue posible por el auxilio prestado por el Ing. Enrique Espinosa Vicente cuando fue Director de la Escuela Nacional de Agricultura de Chapingo, México, por la Unión Nacional de Productores de Azúcar, S. A. y por la Financiera Nacional Azucarera del mismo país. También debe agradecerse la colaboración desinteresada que presta- ron en el trabajo de mecanografía, largo y difícil, la Sra. G. Garza y las señoritas E. Dong y S. Maqueo.

Chapingo, México, marzo de 1963.

C.

R.

C.

"

'"

1

,

\-1,

~

!

,

,1

CONTENIDO

CAP.

1.

Prefacio de la primera edición francesa Prólogo del traductor Lista de libros y revistas citadas en referencias Abreviaciones empleadas

o

o

o

o

o

o

o

o

•••

o

o

o

•••••

o

o

o

•••••

o

o

••

o

o

o

o

o

o

o

o

o

••••

o

•••••

o

••

o

o

•••••

••

o

o

o

o

o

•••

•••

•••••

o

•••••••••

o

7

11

19

20

Recepción, descarga y alimentación de las cañas

o

o

o

••

o

••

o

•••••••

Organización del aprovisionamiento de la fábrica en el curso de un día de trabajo Descarga de caña Máquinas para el manejo de la caña Mesas alimentadoras laterales

o

•••••••••

o

o

•••

o

o

"':

o

o

••••••••••

o

•••••••

o

o

••

o

•••• , ••••••

o

••••••••

o

•••••

••••••

o

•••••••••••••••••

21

21

24

29

2. El conductor de caña

PÁG.

21

33

3. Cuchillas cañeras

 

o ••••••

o

••••••

o

•••••••••••••••••

41

4. Separadores magnéticos

o

••••

o

•••

o

••••••••••

o

•••••••

o

••••••••

53

5. Desmenuzadora

 

o

••••••••••••••••••

o

••

o

••••••••••••••••

o

o

57

Trabajo

que

desempeña

 

o

••••••••••••••••••••

o

••

57

Tipos

57

Inclinación de la virgen

 

64

Diámetro

65

Velocidad

66

Presión

o ••••••••••••••••••••••••• o.

 

67

   

67

Potencia media consumida y potencia por instalar

o •• o ••• o ••••••••••••••••

 

67

Desmenuzadora doble Desmenuzadora de 3 cilindros

o ••••••••••••

71

6. Desfibradora

 

.

o

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

o

•••

o

o

75

Empleo

o

o

•••••••

o

••••••

o.

',0'

o

••••

o"

•••••••••••

o

••••••••••

75

Tipos

o' o.'

•• , ••••••

'"

•••••••••••••••••••••••••••••••••

75

7. La combinación de los diversos aparatos empleados en la prepara- ción de la caña

8. Alimentación de los molinos y circulación del bagazo

~

o

••••

o

••••••••••

85

87

9. Ranurado de cilindros

 

o

•••••••••••••••

o

••••

o

•••••••••••••••••

99

Objeto

o

•••••••

o'

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

99

Tipos de ranurado

Desgaste

. de los cilindros

o

•••

o

•••••••••••••

o

•••••••••••

o

••••••••••

o

•••••••••••••••••••••••••••••••••••

99

109

10. La presión en los molinos

 

o

••••••••••••••

o

••••••

o

•••••

o

••••

113

1.

Presión

hidráulica

o

o

•••••••••••••••••••••••••••••

o

••

o

114

Acumulador

 

o •••••••••• o ••••••••••

114

1

\.

 

Tuberías de presión hidráulica

:

.

122

Bomba de presión hidráulica

123

Cabezales y pistones hidráulicos

123

Valores máximos de la presión hidráulica

124

Valores máximos de la presión total

124

U. La presión considerada desde el punto de vista de la fabrícación

125

La presión medida en el bagazo

125

Presión específica

126

Descomposición de la presión en un molino en marcha

126

Definiciones

128

Relación entre la compresión del bagazo y la presión necesaria para obtenerla

128

Curva de la presión en el molino

132

Cálculo de la reacción resultante

135

Cálculo de la compresión máxima C

137

Cálculo de aberturas

139

Presión hidráulica y presión máxima

140

Relación entre las presiones de entrada y de salida

140

Fricción entre los cojinetes y las vírgenes

142

Reacción de los piñones

142

Valores medios de la P.H.T

146

Variaciones de la extracción en función de la presión

146

Escala de presiones en una batería

147

Variaciones de la presión hidráulica en función del largo de la batería

149

Descubrimientos e investigaciones recientes

149

11. Velocidad de los molinos

 

151

 

Velocidad lineal y velocidad de rotación

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

151

Velocidades máximas

 

154

Escala

de

velocidades.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

155

12. Capacidad de los molinos·

 

157

 

Definición

 

157

Factores que determinan la capacidad

 

,

157

Fórmulas de capacidad propuestas

 

158

Fórmula de la capacidad

 

,

159

La carga fibrosa

 

162

Tonelajes máximos

164

13.

Ajuste de los molinos

 

,

165

Finalidad

 

165

1,

Ajuste de las aberturas de entrada y salida

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

166

 

Método de Java

 

166

M¿todo para el cálculo de las aberturas de trabajo

169

 

n.

Ajuste

de la cuchilla central

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

178

14. Potencia de los molinos

 

185

15. Máquinas de vapor de los molinos

 

197

16.

Mando eléctrico y de turbina de los molinos

 

201

Mando eléctrico

 

201

Mando directo de los molinos por medio de turbinas de vapor

206

17. Eflgranes

18. Construcción de los molinos

19. Imbibición

Extracción

20.

21. Control de los molinos

22. Separador de bagacillo

23. Purificación de jugo

Tratamiento

del

jugo

24. Defecación

25. Sulfiltación

26. Clarificación con ácido fosfórico

27.

Carbcnatación

28.

Decantación

,

264

.

209

215

225

243

249

259

263

265

271

279

281

289

A. Defecadores

Decantadores

 

289

290

 

293

 

307

319

 

319

326

329

 

339

 

B. •••••••••••••••••

o

Clarificadores

C. ••••••••••••••

o

••••••••••••••••••••••••

•••••••••••••••••••••••••••

29.

Calentamiento

30.

Filtración

A. Filtros

de

prensa

B. Filtros

mecánicos

Filtros rotativos continuos al vacío

o

31. Evaporación

••••••••••••••••••••

••••••••••••••••••••••••••••

Generalidades El múltiple efecto Temperatura Construcción de un múltiple efecto Circulación del vapor CQndensados Los gases incondensables Circulación del jugo Arrastres Pérdidas por inversión Incrustaciones Prevención de las incrustaciones Funcionamiento en paralelo Tomas de vapor Circuladores Turbocompresor Termocompresor Funcionamiento del múltiple efecto Superficie de calentamiento Cálculos y proyectos de un múltiple efecto

:

:

Proyecto de un múltiple efecto Funcion,amiento del evaporador Mútiple efecto especial Evaporación a presión

,

339

346

347

348

354

356

365

367

372

375

377

381

382

383

384

385

386

389

395

402

408

426

428

431

Lista de Libros y Revistas Citados en Referencias

REVISTAS

FAS:

Facts About Sugar, ahora Sugar

ISJ:

International Sugar Journal

TSJ:

The Sugar Journal

RAM:

Revue agricole de l'ile Maurice

ISSCT:

Proceedings, International Society of Sugar Cane Technologists.

QSSCT:

Proceedings, Queensland Society of Sugar Cane Technologists.

LIBROS

G. BROLA, Générateurs de vapeur a tres haute pression, París, 1941.

NOEL DEERR, Cane Sugar. Nonnan Rodger, Inglaterra, 1921.

DE LAHARPE, Notes et farmules de fingénieur, 22a. edición, París, 1927.

N. HABIF, Combustion de la bagasse, 1933.

E. HAUSBRAND, Evaporating, Condensing and Cooling Apparatus, tradu-

cido del alemán por A. C. Wright, revisado por B. Heastie, 5a. edición inglesa, E. Benn Ltd, Inglaterra, 1933.

HAUSBRAND y

Refroidis-

E.

M.

HIRSCH,

Evaporation,

Condensation

et

sement, 7a. edición, traducida por Konig, París, 1932.

J. IZART, Aide-Mémoire de rIngénieur-Mécanicien, 5a. edición, París, 1928.

F.

MAXWELL, Modern Milling of Sugar Cane, Nonnan Rodger, Inglaterra,

1932.

P.

MONNIER, L'électri.cité dans rusine,

1934.

H.

C. PRINSEN GEERLIGS, Cane Sugar and Its Manufacture, Nonnan Rord- ger, Inglaterra, 1924.

H.

C. 'PRINSEN GEERLIGS, Practical White Sugar Manufacture, 1915.

1932;

Regles N. V., París, 1946, 1947. A. L. WEBRE y C. S. ROBINSON, Evaporation, The Chemieal Catalog Co., Nueva York, 1926.

CH. QUILLARD, La sucrerie de betteraves, J. B. Bailliere, París,

L. A. TROMP, Machinery

and

Equipment of the

Cane

Norman Rodger, Inglaterra, 1936.

Sugar

Factory,

LIBROS RECOMENDADOS

Los libros anteriores y también:

ED. ROTH, Alternateurs et moteurs synchrones, París, 1924. LoUls LAGRON, Les moteurs a courants alternatifs, Paris, 1932.

RÉNÉ LAURENT, Le moteur électrique moderne, 4a, edición, Lyon, 1947.

G. L. SPENCER AND G. P. MEADE, Cane Sugar Handbook, 8a. edición, John Wiley & Sons, Ine., Nueva York.

Abreviaciones Empleadas

A.P. Alta presión. B.P. Baja presión.

P.M Presión media. H.P. Caballo de fuerza; H.P.!. Caballo de fuerza indicado.

V.C.

Valor calorífica; V.C.T. Valor calorífico total; V.C. N.

Valer calorífi-

co neto. P.H.R. Presión hidráulica resultante; P.H.T. Presión hidráulica total.

P.H.E. Presión hidráulica específica.

T.C.

nelada de fibra por hora. La nomenclatura de la Sociedad Internacional de Tecnólogos Azuca reros se aplica en los casos necesarios.

Tonelada de caña; T.C.H. Tonelada de caña por hora; T. F . H.

T

1

Recepción, Descarga y Alimentación de las Cañas

,

La recepción de las cañas para la fábrica. se hace, directamente en la báscula del ba- tey o en básculas anexas que sirven ciertos puntos importantes o alejados de la zona de aprovisionamiento del Ingenio. El transporte se asegura en este caso por vías férreas o más comúnmente por camio- nes o por tractores con remolques. El peso del metro cúbico de caña trans- portada depende de la manera como se aco- moda. Si se toma en el campo por medio de una grúa móvil de oruga, provista de una araña que la deja caer simplemente dentro de un remolque, pueden contarse alrede- dor ,'." 200 kg por metro cúbico. Si se aco- moda con más cuidado: 300 kg por metro cúbico. Si se acomoda a mano con los tallos colocados paralelamente a sí mismos y en paquetes, pueden calcularse 400 kg por metro cúbico. La densidad aparente depende del porte

de la caña. Las cañas rectas darán una car- ga más compacta que las curvas.

ORGANIZACION DEL APROVISIONA- MIENTO DE LA FABRICA EN EL CUR- SO DE UN OlA DE TRABAJO

Una fábrica de azúcar de caña funciona, generalmente y de manera continua del lu- nes en la mañana al sábado en la noche. Se detiene durante 36 horas, comprendiendo el domingo, para la limpieza del múltiple efec- to y las reparaciones menores. La fábrica marcha, entonces, durante 132 horas por

semana.

En el curso del día, el transporte de cañas, se efectúa generalmente durante 12 horas,

Para que el molinc

de las

no quede desprovisto de cañas en la nochE es necesario que la fábrica reciba en 12 ha ras, el tonelaje que manipula en 24.

Hacia las 18 horas, habrá acumulado en tonces, una provisión por lo menos igual ; la mitad del tonelaje cotidiano:

Provisión de la noche = 12C + a (1:

6

a las

18 horas.

e = cantidad de cañas manipuladas por h fábrica en 1 hora. a = margen de seguridad. que debe siem·

paradas

pre

mantenerse

para

evitar

del molino por falta de cañas.

Este margen a es necesario para hacer frente a las variaciones accidentales de aprovisionamiento: lluvias que disminuyer el corte y obstaculizan el transporte, irregu· laridades en las entregas de los cañeros. etc El margen no debe ser ni muy pequeño ro muy grande. En este último caso, se llenaria inútilmente el patio y se aumentaria el tiem· po entre el corte de la caña y su paso por los molinos. Un buen valor es aquel que corres- ponde a 3 horas de marcha de los molinos.

a= 3C

(2)

Si se adopta este valor. la plataform a debe tener en el principio de la noche:

P =

¡2C + 3C =

¡SC

(3)

DESCARGA DE CA~AS

Desde el punto de vista de la manuten- ción, las cañas que llegan a la fábrica se pueden dividir en 2 clases:

22

1. Las cañas que se transportan por me- dios mecánicos: remolques, camiones y vagones de ferrocarril. 2. Las cañas que se transportan por ca- rretas.

1) CARAS QUE LLEGAN POR CAMIONES

generalmente en pa-

quetes, amarrados con 3 cadenas (Fig. 1). Las cadenas corren dentro de un gancho (gato) que se fija en uno de sus extremos. En el otro extremo la cadena lleva un anillo.

Estas cañas

llegan

FIG.

1.

Cadena con "Gato" automático

La máquina que alimenta a la fábrica, generalmente una grúa, toma el paquete por medio de una barra con 3 ganchos; los macheteros del camión fijan a cada uno de los ganchos los 3 anillos libres de las cade- nas. La grúa levanta el paquete y lo acomo- . da sobre el "batey". En seguida se desengan- chan las cadenas destrabando los gatos y la grúa levanta la barra con las cadenas col- gando (Fig. 2). Para las grúas de 3 ton, cada paquete es de alrededor de 1 500 a 2 500kg de cañas, generalmente de 2 a 2.5 ton. Un camión de 4 o 5 ton lleva 2 paquetes sobrepuestos. Si las grúas son de 6 ton, el tamaño co- mún, o de 10 ton, deben trabajarse al límite de su capacidad y los bultos deben ser de 5 a 8 ton respectivamente. La descarga se hace algunas veces con camiones provistos de cajas que basculan por medio de 2 pistones hidráulicos y pivotan sobre una charnela que está colocada en la parte trasera o en uno de los lados del

.

MANUAL

PARA

INGENIEROS

AZUL.

camlOn. Este sistema permite descargar caña directamente al conductor principal " a uno auxiliar; el conductor hace este traba- jo solo o con la ayuda de un operador. El sistema evita el uso de cadenas.

2) CA:RAS QUE LLEGAN POR CARRETAS

Se reserva generalmente a las carretas la descarga directa en el conductor de cañas. El carretero hace llegar su carreta al con- ductor. Para este efecto, la porción horizon- tal del conductor debe estar provista de pro- tectores de madera que evitan que las carretas choquen contra las láminas del con- ductor. El carretero vacía entonces la carre- ta, a mano, sobre él. Sólo cuando llega al patio un gran núme- ro de carretas, debe permitirse a éstas el descargar sobre el piso. Estas cañas exigen una manutención suplementaria. Deben, en efecto, tomarse con la araña de la grúa para depositarse sobre el conductor.

Si el 50%

de cañas llega por carreta y el

50% de cañas llega por camión, las carre- tas pueden utilizarse para el aprovisiona- miento del conductor, durante el día y los camiones que en este tiempo se descargan con la grúa pueden constituir la provisión de la noche. En la noche, la grúa deja la barra con ganchos y toma la araña con la ayuda de la cual levanta las cañas del patio para de- positarlas en el conductor. Este trabajo noc- turno es el más difícil porque, lo. un pu- ñado de cañas tomado por la araña contiene mucho menos que un paquete; 20. la grúa se encuentra sola para asegurar el aprovisiona- miento del conductor y debe mantener un tonelaje igual al trabajo de los malinos.

Tiempo de descarga de una carreta. Una carreta lleva alrededor de 1 250 kg de caña. Uno o dos hombres la descargan sobre el conductor de cañas en 10 o 15 minutos.

Número de lugares para descarga de ca- rretas. El lugar para la descarga de una carreta corresponde a un aprovisionamiento de 6 ton de caña por hora.

,

l~

"

('iON,

DESCARGA

y

ALIMENTACION

DE

LAS

CAÑAS

23

F1G.

2.

Levantamiento de un bulto de caña

Para que el aprovisionamiento se asegure completamente por medio de carretas debe preverse un número de lugares:

e

11 =-

6

e = trabajo de la fábrica en T.e.H. ladas de caña por hora).

Tramo del conductor que debe dejarse a las carretas. Contando 3 metros por carre-

ta, incluidos los intervalos, debe ponerse a

la disposición de las carretas, una longitud

en la porción horizontal del conductor de cañas igual a:

(tone-

(4)

e

e

L=-x3=-

6

2

(5)

L

= longitud del conductor reservado a las carretas, en m

e

=

trabajo de la fábrica en T.C.H.

Longitud de la porción horizontal del con- ductor. Para determinar en estas condicio- nes la longitud de la parte horizontal del conductor de cañas, será prudente aumen- tar el cálculo anterior en un 20% a fin de hacer frente a las faltas en el servicio de las carretas. La longitud de la parte horizontal del con- ductor de cañas será entonces:

e

LH= 1.2 x -= 0.6 e

2

(6)

(Servicio de un solo lado del conductor)

24

 

e

LH ~ 1.2

x

-

0.3 e

(7)

4

(Servicio de los 2 lados del conductor)

sea, por ejemplo, para este último caso, 15

m

para 50 T.e.H.

 

L"

~ longitud

de

la

parte horizontal del

conductor, en m. e = trabajo de la fábrica en T.e.H. (en- teramente asegurado por carretas a ciertas horas).

Deberá haber también un lugar suplemen- tario en la extremidad del conductor y sobre

su prolongación, si la extremidad se encuen- tra libre. Estas fórmulas suponen que no existe nin- gún obstáculo que impida el movimiento de las carretas cerca del conductor de cañas.

MAQUINAS PARA EL MANEJO DE LA CAlilA

Las principales máquinas que se emplean

en

el patio de la fábrica para la descarga de

la

caña, son las siguientes:

l. La grúa cañera.

2.

La grúa de puente.

MANUAL

PARA

INGENIEROS

AZU<-.',

f'

'.~.

3. La plataforma basculante o el bascu-

lador de camiones.

4. El rastrillo de cañas.

1. LA GRUA CAÑERA

Siendo el medio más empleado, se estu- diará de preferencia. Está constituida (Fig. 3) por un mástil metálico, montado sobre un pivote y que puede girar sobre toda la Este mástil vertical lleva a una cierta al- tura un brazo horizontal con rodamientos sobre los cuales puede ir y venir un carro que lleva 2 poleas. Un cable pasa por estas poleas y pende entre ellas formando así una honda que lleva una placa en la cual se en- gancha, indistintamente la barra o la araña. El operador se mantiene dentro de una ca- bina, fija en la base del masti!, que contiene el motor del movimiento pivotante y los ma- lacates de los diversos cables del carro. Estas grúas son, bien de vapor, con escape al aire libre, o bien eléctricas. Se dividen también, de acuerdo con su modo de susten- tarse en:

(a)

(b)

Grúas de cables. Grúas autoestables.

--------- ?{--
--------- ?{--

FIG. 3.

Grúa de cables

(Fives·Lille)

J

n

'1:

(roN,

DESCARGA

y

ALIMENTACION

DE

LAS

CAÑAS

25

a) Grúas de cables (vientos).

Es

el

mo-

delo más ligero, estando, la estabilidad de la grúa asegurada por cabIes tensores fijos a una corona situada en la extremidad supe-

rior del mástil (Fig. 3). Estos cables, para permitir la rotación del brazo horizontal, deben fijarse al suelo a una gran distancia del eje de la grúa.

Número de cables. En rigor, podrían ser únicamente 3 cables separados' entre ellos por un ángulo de 120". Pero generalmente se ponen tantos cables o los cables suficientes para que la rotura de uno de ellos no oca- sione la caída del aparato. Esta situación conduce a un mínimo de 5 cables, a 72 o. Si es posible se instalarán de preferencia 6

u

8.

Es necesario entonces, alojar 5, 6, 7, u 8 muertos, simétricamente sobre una circunfe- rencia de 60 a 80 m de diámetro alrededor del eje de la grúa para mantener los cables. Este es un problema que se hace difícil de resolver por la presencia de los edificios de la fábrica. Si es necesario modificar la separa-

clOn de 2 cables deberá estarse seguro de que la ruptura de uno de ellos no aumentará el ángulo de un sector en más de 150 0 , lí- mite máximo admisible de resistencia de 2 cables vecinos. Evidentemente, en caso de ruptura, será necesario parar inmediatamente la grúa has- ta que haya sido reemplazado el cable roto, estando los restantes imposibilitados par·a

resistir las tensiones result'antes del trabajo.

obtener la

mejor estabilidad hace falta que los cables de sostén sean tensados de tal manera que el mástil no describa más que un pequeño cono cuando la grúa gira, sin aumentar exa- geradamente el trabajo de los mismos cables.

Esta tensión deberá verificarse frecuente- mente, pintándose los cables cada 2 o 3 años, para prevenir la corrosión.

Tensión

de

los

cables.

Para

Sección de los cables.

Para una grúa de

ca-

3 ton de capacidad,

bles de 25 mm de diámetro.

se emplean de 5

a

8

b). Grúas autoestables.

Son notablemen-

te más pesadas y más macizas (Fig. 4), pero

FIG.

4.

Grúa autoestable pivotante (Fives-Lille)

!

26

evitan las molestias y los peligros de los ca- bles que obstaculizan la circulación en el patio y que son difíciles de disponer conve- nientemente. En los países sujetos a ciclones, estas grúas deben calcularse para una presión del viento de por lo menos de 300 kg/m' (pre- sión dinámica).

Capacidad de las grúas cañeras_

Las ca-

racterísticas interesantes de una grúa cañera

son:

( 1)

(2) El radio de acción. (3) La altura máxima de toma de la ara-

La fuerza de levantamiento.

ña.

( 1) Fuerza de levantamiento. Es el peso

máximo que puede levantar la grúa en el ex- tremo del brazo. Este es el elemento más importante que sirve para fijar la capacidad. Se dirá: una grúa de 3 ton, o de 5 ton, por ejemplo.

(2) Radio de accián. Es la distancia ho- rizontal entre el pivote de la grúa y el eje de la polea de la placa del carro (correspon- diente al centro de la araña) cuando éste se encuentra al extremo del brazo. Los valores más frecuentes son de 18 a 25 m.

(3) Altura máxima de toma. Es la altura de los extremos de los ganchos de la araña, sobre el piso del patio cuando se levanta a la altura mayor posible.

mismo

tiempo dar al operador una visión completa del movimiento y el trabajo en el patio, se sobreeleva la base de la grúa colocándo- la sobre un pequeño tronco de cono de con- creto de 2 m de altura.

toma es en

Para

aumentar

esta

altura, y al

La altura de

general de ti

a

8 m.

Como regla general, para una fábrica que posee una sola grúa en el patio, pueden adaptarse las características siguientes:

( 1) Fuerza de levantamiento:

F~

O.le

(8)

MANUAL

PARA

INGENIEROS

AZUC. •.

F = fuerza de levantamiento en toneladas

e =

(2)

trabajo de la fábrica en T.C.H. Radio de acción:

R ~ 3 VC""

(9)

R = radio de acción en metros

( 3)

Altura

máxima

H~8m

de

toma:

(lO)

Cuando se emplean 2 grúas (o dos apara- tos de descarga) el tonelaje se divide entre' ellos, en e, y C, respectivamente, de la si- guiente manera:

e, + e. ~ e

¿A qué distancia

del conductor de caña conviene colocar el eje de la grúa?

Esta distancia es evidentemente función del radio de acción de la grúa. Si se coloca al eje demasiado lejos del conductor (Fig. 5), se aumenta al mismo tiempo el ángulo me- dio de rotación de la grúa y el recorrido del carro. Es fácil de ver, al considerar por ejem- plo el punto A, "centro del trayecto" que debe recorrer el paquete de caña, que éste se encuentra a una distancia del eje de la grúa igual a aproximadamente el 80% del radio de acción. Si, por el contrario, se coloca al eje muy cerca del conductor, se gana sobre el ángulo

y no es necesario mover el carro, o moverlo

muy poco. Pero se disminuye sensiblemente la superficie útil servida por la grúa. La mejor solución consiste en colocar el eje de la grúa a una distancia del eje del conductor de cañas igual a la mitad del radio de acción. El ángulo w es entonces de 120'. La araña puede bajarse entonces sobre un plano inclinado del cual la caña cae poco

a poco en el conductor, siendo así bien dis- tribuida, evitando encañamientos en las cu- chillas. El plano inclinado es muy útil y debe ins- talarse siempre cuando no exista un conduc- tor auxiliar o una mesa alimentadora.

Densidad de la caña al caer al conductor. Esta densidad es similar a la de la caña car-

Situación de la grúa.

~

"

.

,

'.

.J

.)N,

DESCARGA

Y

ALIMENTACION

DE

LAS

CAÑAS

p

27

, '. .J .)N, DESCARGA Y ALIMENTACION DE LAS CAÑAS p 2 7 FIG. 5. Localización

FIG.

5.

Localización de la grúa

gada mecánicamente, o sea 200 kg/m' cuan- do se trata de cañas descargadas a mano o con la araña. Llega a 300 kg/m', si se trata de bultos de cañas de tallos paralelos deposi- tados por la barra.

Se ha

visto (Fórmula 3) que la cantidad de caña

necesaria para la noche es igual a:

Volumen de la provisión nocturna.

p

=

15C ton

A razón de 300 kg/m", esto representa un volumen:

FIG. 6.

15C

V = --

0.300

= 50C m'

un volumen: FIG. 6. 15C V = -- 0.300 = 50C m' Conductor de (11) caña

Conductor

de

(11)

caña

Superficie para el abastecimiento nocturno

La grúa cubre un área igual a aquella de un círculo con radio igual al radio de ope- ración menos el área del pequeño círculo in- terior que debe dejarse libre para el tráfico alrededor de la base de la grúa. Para este fin debe dejarse un radio de 5

m

o más propiamente, para tomar en cuen-

ta

las dimensiones de la grúa y de la ins-

talación:

 
 

R= ve

(12 )

Consideremos en qué fracción '" del total 'e la circunferencia será necesario almace-

nar la caña para acumular la cantidad ne- cesaria. Tenemos:

V =

,,(R' -

a

r')H 360 = 50C

(13)

Reemplazando R Y r por sus valores nor- males, como función del paso de la molienda y asumiendo un valor de H en 6 m, tendre- mos:

,,(9C -

De donde

a

=

C).6 ~

375

= 50C

360

"" 120 0

(14)

Tomando en cuenta la írregularidad de la

pila de caña, así como el resbalamiento de ella en los lados, que hace que la figura que forma esté lejos de ser geométrica, es nece-

sario dejar un ángulo de alrededor de 150 0

2. GRUA DE PUENTE

Este sistema es bastante análogo al descri- to anteriormente. En lugar de un círculo, se trata de un rectángulo, la longitud y anchu- ra del cual, se fijan a voluntad. Por esta ra- zón, el sistema es adecuado para patios largos y angostos que no tienen espacio su- ficiente para permitir el giro de la grúa. El movimiento del puente debe, obviamente, igualar el largo del conductor al cual sirve, y sus columnas quedar a uno y otro lado

de él.

En ocasiones es suficiente contar con un simple arco, con sólo 2 movimientos, de ele· vación y transversal, en un solo plano vertical que desde luego sirve únicamente para des- cargar camiones sobre el conductor sin ser capaz de almacenar (Fig. 7).

28

MANUA1_

PARA

INGENIEROS

AZU'

FIG. 7.

Grúa viajera para descarga de caña (Fives-Lille)

3. PLATAFORMA BASCULANTE

Cuando la caña llega por carros de ferro- carril es más práctico vaciar éstos de un solo golpe, en lugar de hacerlo poco a poco con una grúa. El hacerlo así presenta algunas ventajas:

( 1) Ahorra tiempo,

(2) Ahorra cadenas (lo que es importan- te ).

e3)

Ahorra mano de obra, ya que la ca-

( 4)

na se vacía directamente en el con- ductor. Al no usarse cadenas se evita el ries- go de pasar por los molinos pedazos de ella o de sus ganchos.,

Cuando se trabaja con grúa y cadenas es frecuente que en el curso de una zafra se

retiren 2 o 3 piezas que dañan seriamente a los molinos en sus ranuras.

Existen 2 tipos de basculadores:

( 1 ), El tipo lateral, para vagones largos (Fig. 8). (2) El tipo de extremo, para vagones pe- queños.

En este último caso, los vagones (Fig. 9) están provistos de armaduras en U que for- man un canasto en el cual se coloca la caña paralelamente a los rieles. Los extremos es- tán abiertos y la caña, que se ha apretado en el trayecto del campo a la fábrica, cae cuan- do el carro \lega a la inclinación deseada. Algunas ve<;es se emplean basculadores para camiones. Este basculador es general- men te del tipo terminal y recibe al camióJl

,

_')N.

DESCARGA

Y

ALIMENTACIQN

DE

LAS

CANAS

29

_')N. DESCARGA Y ALIMENTACIQN DE LAS CANAS 29 FIG. 8. Volteador lateral para carros (Fives·Lille) en

FIG.

8.

Volteador lateral para carros (Fives·Lille)

en su parte trasera. Ciertos tipos de ellos no pueden emplearse en esta operación porque

el aceite

transmisión escurre cuando

alcanzan cierta inclinación.

de SU

4. RASTRILLOS

Este es un auxiliar de descarga que se usa generalmente en Java o en algunas posesio· nes inglesas. La Fig. 10 hace superflua cualquier explicación.

Debe notarse que el rastrillo tiene 110 sólo el movimiento de arrastre en un solo plano sino que puede hacer el mismo movimiento

en un gran número de planos forrnando un

un lado y otro

del plano central. Otro tipo de rastrillo es el Davis muy co- mún en Queensland. El rastrillo está monta- do en una cadena sinfín, que pivotea sobre el eje motor para subir o bajar de acuerdo con la altura de la caña en el carro. El an- cho del rastrillo se fija de tal manera que 'pueda cubrir todo el largo de un vagón pe- queño (2 m).

ángulo diedro de 30 a 40' a

pe- queño (2 m). ángulo diedro de 30 a 40' a MESAS FrG. 9. Carro para

MESAS

FrG.

9.

Carro

para

volteador

terminal

ALIMENTADORAS

LATERALES

Cuando el número de carretas es insufi- ciente (lo que puede ocurrir en ciertos mo- mentos determinados del día o por accidente en cualquier momento), la grúa provee al conductor con la ayuda de la araña.

S:in embargo, ocurren ciertas variaciones

en la cantidad de caña que se deposita. por

unidad de longitud del conductor, dando co-

mo consecuencia espacios vaCÍos de caña

que no pueden llenarse a tiempo. Por otro lado, un paquete de caña proveniente de un

camión, que se deposita intacto en el con- ductor, puede causar una sobrecarga en las cuchillas que puede desbocar al motor de

vapor o desarticular al motor eléctrico. En estas circunstancias, es necesario dis-

minuir la velocidad del conductor hasta casi pararlo, pues, de lo contrario, podrían rom- perse algunas hojas. Estos accidentes ocu- rren aun bajo una vigilancia cuidadosa.

No existiendo cuchillas, las fluctuaciones en la cantidad de caña que lleva el conduc- tor perjudican la alimentación de la desme-

32. Cocimientos

433

Tachos al vacío

:

:

438

Efectos de la presión hidrostática

446

Circulación de la masa cocida

447

Coeficiente de evaporación

464

Vapor por calentamiento

465

Consumo de vapor en el cocimiento

466

La superficie de calentamiento y la relación superficie de calenta- miento a volumen

467

Altura de la masa cocida, circulación, superficie de calentamiento y volumen del grano

468

Capacidad de los tachos

469

Sistema de templas

471

Distribución de los tachos entre las diversas masas cocidas

475

Mieles

476

Marcha del cocimiento del azúcar

478

Disposición del azúcar C

485

Azúcares A y B

486

Alimentación del tacho

486

Tanques para mieles y meladuras

486

Proporciones de mieles

y meladuras

487

Tachos con circulación mecánica

 

488

Recuperación de la casa de cocimientos

 

490

33. Cristalización

493

Tipos de cristalizadores

498

34. Centrifugación

509

A. Centrífugas hidráulicas

524

B. Centrífugas de banda

527

C. Centrífugas de mando eléctrico

 

530

Operación de las centrífugas

541

35. Almacenamiento y secado del azúcar

 

549

36. El azúcar

557

37. Mieles

559

38. Equipo de vacío

561

El condensador

 

562

Bomba de vacío

573

La columna barométrica

590

Bombas de agua

591

Enfriaderos

592

Condensadores de chorro

597

Condensadores de eyectores de vapor

600

39. Producción de vapor

603

El vapor

603

El bagazo

617

Combustión de bagazo

624

Otros combustibles

636

Hornos

637

La parrilla

644

Horno de herradura

648

Horno Ward

Superficie de calentamiento

Sobrecalentamiento y sobrecalentadores

Economizadores

Calentadores de aire

o

••••••••

•••••••••••••••••••••••••••••••••••••

Instalación

de

calderas

Tiro Ventiladores

Agua de alimentación a las calderas Acumuladores de vapor

Válvulas reductoras de vapor

Desobrecalentamiento

Tipos de calderas

Construcción de las calderas

Conservación de las calderas

Balance de vapor

o

•••••••••

•••••••••••••••••••••••••••••••••

40. Máquinas de vapor

41. Turbinas de vapor

Breve teoría de la turbina de vapor

42. Electricidad

Alternadores

Motores

eléctricos

Conductores

Electrificación

o

••••••••••••••

•••••••••••••••••••••••••••••

648

648

650

654

659

667

668

672

673

676

679

680

681

684

684

685

707

728

728

741

742

43. Bombas

•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

w

•••

 

••••••••••

A. Bombas

recíprocas

 

745

B. Bombas

centrífugas

 

748

C. rotativas

Bombas

 

752

44. Flujo de los fluidos en las

tuberías

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

A.

Flujo

del

agua

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

757

B.

Flújo del vapor

 

758

45. Lubricantes

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

46. Edificios y construcciones

 

47. Disposición de

una

fábrica.

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

48. Contabilidad de la fábrica

 

de azúcar

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Tabla

de

conversión-unidades

métricas a inglesas

 

.

.

.

.

.

.

.

.

785

Tabla de conversión-unidades inglesas a métricas

 

787

Equivalentes entre unidades diversas y unidades métricas

790

Indice de autores

 

791

Indice analítico

793

695

707

723

745

757

763

767

777

781

30

MANUAL

PARA

INGENIEROS

AZUC

3 0 MANUAL PARA INGENIEROS AZUC FIG. 10. Rastrillos para descarga (Mirrlees-Watson) nuzadora y, consecuentemente,
3 0 MANUAL PARA INGENIEROS AZUC FIG. 10. Rastrillos para descarga (Mirrlees-Watson) nuzadora y, consecuentemente,

FIG.

10.

Rastrillos para descarga

(Mirrlees-Watson)

nuzadora y, consecuentemente, disminuyen la molienda. Estos problemas pueden solucionarse con la instalación de un conductor transversal, que puede tener 2 dlferentes formas:

1. La de una plataforma ancha y relati- vamente corta. Mesa de alimentación (Fig. 11).

2. La de un conductor idéntico al princi- pal colocado en ángulo recto con rela- ción a éste. Conductor auxiliar.

1. MESA DE ALIMENTACION

Consiste, esencialmente en un conductor muy ancho y muy corto, movido por un motor independiente.

".ION,

DESCARGA

Y

ALIMENTACION

DE

LAS

CAÑAS

31

".ION, DESCARGA Y ALIMENTACION DE LAS CAÑAS 31 Reductor de velocidad -~, --- ------.- I I
Reductor de velocidad -~, --- ------.- I I
Reductor
de
velocidad
-~,
---
------.-
I
I

I,~~~I ~=,_==_--===~_==.~

'~o~I,

1

~I

1,

I

(1------'

+'1.- ==1=

~~L

'-_-

---- ----

:811~~~~~~

I

I

FIG.

11.

Mesa

alimentadora

lateral

(Fives-Lille)

Su planta es rectangular o aproximada- mente cuadrada. La plataforma superior es- tá a un nivel ligeramente superior al de las guardas laterales del conductor general. La grúa deposita la caña en esta platafor- ma y la mantiene alimentada a medida que se va descargando. Un operador se encarga del manejo del motor que la mueve y la pone en marcha en el momento en que el con- ductor no lleva la carga completa. La caña cae sobre el conductor más o menos mezcla- da facilitando así el trabajo de las cuchillas. Tan luego como ha caído sobre el conductor la cantidad de caña deseada, se detiene el movimiento de la mesa de tal manera que su marcha es en cierto modo de sacudidas e interrumpida. Frecuentemente permanece por 'largos lapsos sin uso y en corisecuencia inmóvil. La mesa de alimentación es particular-

mente útil en los países en que el pago de la caña, se hace de acuerdo con su contenido de azúcar. La caña de un proveedor parti- cular por analizarse, se coloca en una mesa especial, sin interferir la alimentación de los molinos. Cuando la mesa está llena, su carga se alimenta a ellos sin ipterrumpir el movi- miento del conductor principal; el principio y el fin de esta caña se marca con cal, de manera que el muestreador de jugo note claramente el principio y el fin de ella. La mesa de alimentación es más efectiva si está provista de un eje horizontal coloca- do sobre el eje del tambor delantero de la mesa y que gira lentamente en dirección in- versa a ésta. Este eje está provisto de brazos que hacen caer la caña en pequeñas canti- dades sobre el conductor, evitando paquetes compactos que pueden provocar atascamien- tos en las cuchillas.

L

32

Superficie de la mesa de alimentación. Las dimensiones de la mesa varían conside· rablemente de acuerdo con los casos de que se trate. Una dimensión conveniente, calcu· lada para una capacidad amplia, es:

s =

0.6C

(15)

s ~. superficie de la mesa

en m'.

C =

será

suficiente para una molienda de 50 T.C.H.

Velocidad de la mesa. Por razón de su anchura, la velocidad de la mesa de alimen- tación, tiene que ser mucho menor que la del conductor principal. Un valor razonable es de 3 a 6 m/min. Con una mayor veloci- dad se corre el riesgo de permitir la caída de cantidades de caña mayores que las necesa-

rias.

La poten-

cia necesaria para el motor, puede estimarse aproximadamente en:

trabajo de la fábrica en T.C.H.

5

X

6

Por ejemplo, una mesa de

m

Potencia del motor de la mesa.

T

=

0.5S

(16)

T

=

H.P. del motor

S

= superficie de la mesa en m'.

Este valor representa aproximadamente el

doble de la potencia media absorbida por

el motor en operación.

MANUAL

PARA

INGENIEROS

AZLlC,

2) CONDUCTOR AUXILIAR

un mensiones que el conductor principal, pero con su eje colocado en ángulo recto con re-

lación al eje de aquél, de tal manera que descargue en él. Alimenta al conductor prin- cipal en la misma forma en que lo hace un

afluente

Deberá man~jarse a una ve-

locidad de la mitad aproximadamente de la

del conductor principal.

Potencia. Debido a qlle se encuentra sujeto a una fricción mayor, debe proveerse, si es horizontal:

Este es

conductor de las mismas dI

a la corriente más importante

Velocidad.

T

=

0.6S

(17)

T

=

H.P.

absorbidos por el conductor auxi-

 

liar.

s ~ área cargada con caña en el conductor auxiliar

en m~.

CONSTRUCCION DE LOS CONDUCTORES TRANSVERSALES

Estos conductores deben moverse entre 2 láminas de acero, construidas de manera que la caña no caiga a sus lados. Estas láminas pueden tener un desplome de 10'.

2

El Conductor de Caña

El conductor de caña, a menudo descrito como la banda de caña, es el tablero move- dizo que lleva la caña a la fábrica y que

asegura la alimentación de los molinos trans- portándola del patio a la desmenuzadora, Como una alimentación efectiva de la des- menuzadora exige una tolva elevada y ya que

la caña debe pasar del nivel del patio a aquél

de la tolva. el conductor lleva siempre una

parte ascendente (Fig. tonces:

en-

12). Se

tiene

(a)

(b)

(e)

la parte horizontal. la parte inclinada. la cabeza, a la llegada de las cañas sobre la desmenuzadora.

FIG.

12.

Conductor de caña

(Fives-Lille)

INCLINACION

La pendiente de la parte inclinada varía

del 27% (15

Generalmente no se adopta un valor menor

de 27% . Con una pendiente tan pequeña se

aumenta el costo de la instalación y la can-

tidad de espacio ocupado. Tampoco se exce-

de de un valor del 40% , porque en esas cir-

cunstancias la caña puede resbalar y el conductor subiría vacío. Los valores mejores

y

38% (21')

Si se cuenta con una instalación de cu- chillas, pueden adoptarse de 38% (21') has-

ta 40% (22'), de ser necesario. Si no se

cuenta con cuchillas es mejor mantener un

valor entre 33 y 36* .

) a un máximo del 40% (22')

más

comunes

son

entre

30% (1 T)

Y

LONGITUD DE,LA PARTE INCLINADA

La longitud será la necesaria para obtener, con la pendiente adoptada, la altura nece- saria sobre la desmenuzadora. Generalmen- te, la diferencia de niveles entre el piso de los molinos y la parte más alta del conductor debe ser:

7 m en el caso de una desmenu-

zadora ordinaria (2 mazas) De 4 a 5 m en el caso de una desmenuza- dora de 3 mazas. Suponiendo que el nivel de la parte hori- zontal del conductor, en el patio, esté 1 m abajo del nivel del piso en los molinos, y su- poniendo que la pendiente de la parte in- clinada sea del 33% , esta parte tendrá una longitud de:

De

6

a

34

(a)

(b)

Con una desmenuzadora ordinaria:

L=3(7a8)=2Ia24m

(18)

Con una desmenuzadora de 3 mazas:

L

=

3

(5

a 6)

=

15 a

18 m

(19)

LONGITUD DE LA PARTE HORIZONTAL

Se vio anteriormente (Pág. 22) la longitud necesaria de la parte horizontal del conduc- tor cuando se descargan carretas a mano. Cuando no se descargan carretas y no existe ninguna otra consideración especial que tomar en cuenta, la fórmula siguiente puede resolver el problema:

en cuenta, la fórmula siguiente puede resolver el problema: L" = longitud de horizontal conductor en

L" = longitud de

horizontal

conductor en m. e = molienda de la fábrica en T.C.H.

la

parte

(20)

del

ANCHO DEL CONDUCTOR

El ancho del conductor es siempre igual al largo de las mazas de los molinos. Un conductor más ancho ocasiona dificultades en la alimentación de la desmenuzadora al provocar un angostamiento del colchón de caña; un conductor más angosto debe mar- char a una velocidad innecesariamente alta; en este caso los trozos de caña situados en los bordes del conductor son mal comprimi- dos por la desmenuzadora.

VELOCIDAD DEL CONDUCTOR

La velocidad del conductor no puede fijar- se de manera absoluta. Sin embargo, debe procurarse que esté relacionada con la velo- cidad de los molinos, siendo por ejemplo, la mitad de ésta:

v=

v

- 2

(21)

v = velocidad media del conductor V = velocidad periférica media de los moli- nos. La capacidad del conductor tendrá enton- ces el siguiente valor:

I OOOC = 60vLhd

(22)

MANUAL

PARA

INGENIEROS

AZ\.¡

e = capacidad en T.C.H. (en la que I 00("'::= kg de caña por hora)

v = velocidad del conductor en m/min L = ancho del conductor en m h = altura media del colchón de caña en el conductor en m d = densidad aparente de la caña en el con- ductor

{

En

d =

kg/m" (caña mezclada)

d = 150 kg/m< (cañas paralelas)

125

,

d = 300 kg/m" (cañas preparadas por las cuchillas)

asu-

miendo que las cañas han sido preparadas por las cuchillas; d = 300 kg/m". Tenemos entonces:

(23)

Como se verá después (Pág. I60) e, capa- cidad normal de los molinos, tiene un valor

de:

seguida se

pondrá un

ejemplo,

e =

18Lvh

e =

0.63nLD'v'N

f

(24)

e = capacidad de los molinos, con cuchi1las, en T.C.H.

n

= velocidad de rotación de los molinos en

=

L

rpm largo de las mazas en m

D

= diámetro de las mazas en m

N

= número de mazas en la batería

f = fibra por unidad de peso de la caña

Como:

v= nDn

Dn= -

V (25)

n

V = velocidad periférica de los molinos en m/min Entonces:

= velocidad periférica de los molinos en m/min Entonces: LDVv'N f Sustituyendo este valor en (23):

LDVv'N

f

Sustituyendo este valor en (23):

0.63

--x

LDVv'N

f

= 18Lvh

".'

,

NDUCTOR

DE

CAÑA

~i se adopta una velocidad v del conduc- or, igual a la mitad de la velocidad periféri- ca media de los cilindros de los molinos V:

0.63 LDVVN

--x

f

media de los cilindros de los molinos V: 0.63 LDVVN --x f de donde: j h

de donde:

j

h

=

DVN

0.0223 -f-

m

(26)

Observación l. Vemos que si se adopta una velocidad para el conductor igualo pro- porcional a la velocidad periférica de los molinos, el grueso del colchón de caña va- riará como:

DVN

-f-

es decir, será proporcional al diámetro de las mazas, a la raíz cuadrada del número de mazas en la batería e inversamente pro- porcional a la fibra de la caña. Observación 2. Sin embargo, si se ha

35

elegido una velocidad constante, supuesta óptima, en el conductor, por ejemplo, v = 6 m/min, encontraremos:

h

=

0.006

nD"

/

I N

(27)

Vemos entonces que el grueso del colchón de caña variará como el cuadrado del diá- metro de las mazas, llegándose en conse-

cuencia

a

espesores del

colchón

de

caña

desproporcionados en baterías largas y de al- tas velocidades. Es por esta razón que es conveniente re- lacionar la velocidad v del conductor con la velocidad media V de los molinos. El grueso del colchón de caña se vuelve entonces pro-

mazas, lo

porcional

a D, diámetro de

las

que es' lógico, ya que entonces varía propor- cionalmente a la dimensión lineal del molino.

Los valores que se adoptan generalmente

son:

Con cuchillas: v =

0.3

-

0.5 V

(28)

Sin cuchillas:

v

=

0.4

-

0.6 V

(29)

Sin cuchillas: v = 0.4 - 0.6 V (29) FIG. 13. Conductor de cana. Eslabones de

FIG.

13.

Conductor de

cana.

Eslabones

de

acero

(Fives~Lille)

TABLILLAS

Las tablillas que forman la cama del con-

ser de madera o de metal

ductor

pueden

(Fig. 13).

POTENCIA

La potencia media absorbida por el con- ductor comprende 2 partes:

( a) La potencia media necesa~ia para vencer la fricción. Esta tiene un va- lor de:

. p

I

~

(Q + K)f + Kf' vi.

60

X 75

(30)

P, = palencia necesaria para vencer la fric- ción, en H.P.

Q = peso de la caña sobre el conductor, en kg K = peso de la parte superior del conductor, kg ~ peso de la parte inferior

Ce mitad

del

conductor

peso de la

parte

móvil del

f =

coeficien te de fricción de la parte supe- rior, 0.6 f' = coeficiente de fricción de rodamiento de

36

la parte inferior. 0.1 l' = velocidad del conductor. en m/min ,\ = coeficiente que toma en cuenta la efi- ciencia del engranaje que transmite el movimiento, del orden de 1.4 -- 1.5 Los valores dados a f y a f' toman en cuenta todas las fuentes de fricción. inclu- yendo cierto número de rodillos que no gi- ran, o que no lo hacen libremente. El término:

(Q + K)fv

60 X 75

representa la fricción de la parte superior del conductor cuando está cargado. El término:

Kf'v

60 X 75'

representa la parte inferior vacía. Por otro lado tenemos:

representa la parte inferior vacía. Por otro lado tenemos: (31 ) Z, = parte cargada del

(31 )

Z, = parte cargada del conductor en m (para mayor seguridad se toma la mitad de la longitud total desarrollada de la ca- dena) L = ancho del conductor en m = grueso del colchón de caña en el con- ductor en m d -~ densidad aparente de la caña en el con- ductor (Fórmula 22) está dada por la Ec. (22) Se tendría entonces más simplemente:

Q

= -1 oooez, 60 v

Por otro lado:

Z,

K·- -

2

12p

I

p')

( 32)

(33)

Z, = longitud total desarrollada del conduc-

tor en

m

p = peso por unidad de longitud de la cade- na en kg/m p' = peso de las tablillas por unidad de lon- gitud del conductor, f'I1 kg;m Tomaremos:

P' 18 a 30 kg/m de acuerdo con el tipo de cadena.

MANUAL

PARA

INGENIEROS

AZL'{;,~

P '

--

--

(b)

20· 25 kg/m por m de ancho par' tablillas de madera

para

tablillas de acero La potencia P,. necesaria para levan- tar la caña:

40 a 50 kg/m

por m de

ancho

P,

=

1 000 eH 3600 X 75

,\

(34)

P, = potencia necesaria para levantar la ca- ña, en H.P. e = capacidad de molienda de los molinos en T.e.H. H = diferencia de niveles entre la parte más alta del conductor, sobre la des- menuzadora, y la parte horizontal del conductor en el patio, en metros. ,\. = coeficiente debido al rozamiento de los engranes, y que varia de 1.4 a 1.5 Finalmente:

p= p. +P,

(35)

P = potencia media total absorbida por el conductor, en el patio, en m Aproximadamente, puede considerarse co- mo una primera aproximación:

puede considerarse co- mo una primera aproximación: (36) e = capacidad de molienda, en T.e.H. La

(36)

e = capacidad de molienda, en T.e.H. La potencia a instalar debe ser alrededor- del doble de este número, es decir:

PI =

e

2' H,P.

SISTEMA DE MANDO

(37)

En las instalaciones antiguas, se acostum- braba hacer que la desmenuzadora diera mo- vimiento al conductor, con la ayuda de un

embrague. Actualmente. se emplea un movi- miento independiente; de esta manera se obtiene mayor flexibilidad y libertad en la

operación:

Pueden usarse dos tipos de mando:

( a)

(b)

Por medio de un motor de vapor Por medio de un motor eléctrico.

El motor de vapor posee una gran flexi- bilidad y permite una mayor variación de velocidad sobre el motor eléctrico. Este úl·

í

NOUCTOR

DE

CAÑA

no se prefiere sólo cuando toda la fábrica ''8tá electrificada y debe seleccionarse e ins- talarse de tal manera que dé la mayor va· riación de velocidad posible.

co-

pIe ajustable Heenan y Fraude, de manufac·

tura inglesa pravee un mando eléctrico muy

Acoplamiento

Heenan

y

Froude.

El

satisfactorio.

Un

motor eléctrico mueve un

volante que gira libremente dentro de un manguito. Este, por medio de engranes o correas, manda al eje de la parte superior del conductor. Un control induce corrien- tes al volante. de intensidad variable a volun- tad. Cuando las corrientes aumentan, la tracción entre el volante y el manguito au- menta. De esta manera puede obtenerse cualquier grado de resbalamiento entre los dos miembros y consecuentemente. la veloci- dad deseada. El método es limpio y flexible; su costo no es excesivo y puede emplearse no sólo para manejar al conductor de caña, sino pa-

ra mesas alimentadoras y conductores auxi-

liares. Este copIe puede también controlarse

con un motor eléctrico, por ejemplo, con una de las fases del motor de las cuchillas. De esta manera la velocidad del conductor se reduce cuando las cuchillas se sobrecargan

y aumenta en el caso opuesto, evitándose

atascamientos y asegurando una alimenta-

ción uniforme a los molinos.

~.-t61f ¡

FIG.

~\

~

Efecto de la forma de la cabeza del conductor. Cabeza recta

14.

37

La Cía. Elco de París. fabrica. con el nom- bre de "'Elcotrón". un copIe enteramente si- milar al Heenan y Fraude.

TENSION

El extremo libre del conductor está pro- visto de un dispositivo que permite ajustar la tensión de la cadena. Estando el mando del conductor localizado en su cabeza. y dado que la resistencia al movimiento se produce por la parte superior del conductor al estar cargada. será la parte inferior la que quedará floja. Es necesario tener cuidado para ase- gurarse de que la onda que forma no sea ni muy grande ni muy pequeña. Tampoco la tensión debe ser muy grande; puede dejarse que la parte inferior del conductor forme

curvas más o menos pronunciadas entre sus

soportes.

FORMA DE LA CABEZA DEL CONDUCTOR

Si el conductor termina en su parte supe-

rior bruscamente, por una simple interrup- ción del plano inclinado, la caña que llega a la parte superior del conductor sobresale primero fuera de la cabeza y luego cae en la tolva de la desmenuzadora en paquetes. La alimentación de ésta es entonces irregular y defectuosa (Fig. 14).

FIG.

w-·----

\

15.

Efecto de la forma de la cabeza

del conductor. Cabeza curva

38

Para evitar este inconveniente, se calcula la cabeza del conductor con una curva am- plia y gradual, de manera que la dirección de la superficie en que descansa la caña sea paralela al fondo de la tolva de alimentación, La caña continuará cayendo en paquetes pe- ro éstos serán pequeños y numerosos y pue- de ser posible formar un colchón de caña continuo del conductor a la desmenuzadora (Fig. 15). Cuando se instala un juego de cuchillas éstas dejan siempre una cierta proporción de cañas sin cortar, en el fondo del colchón. Estas forman una trama en el conductor, que sostiene los pedazos de caña cortada; en este caso, cuando la cabeza está mal co-

MANUAL

PARA

INGENIEROS

AZ{;C'

-

locada, las cañas continuarán cayendo en paquetes sobre la desmenuzadora, cada vez que los tallos completos, proyectados en el espacio sobre la desmenuzadora caigan ven- cidos por el peso de la caña. Es entonces ne- cesario calcular cuidadosamente la forma de la cabeza del conductor.

ELEVADORES DE CARA

La parte inclinada del conductor dc caña, puede ser reemplazada por un elevador de caña. Este es un aparato construido con el mismo principio del conductor, pero que ele- va la caña en una pendiente más pronun- ciada (Fig. 16).

FIG. 16.

Elevador de caña

Esta puede aumentarse hasta 60°. La pen- diente se mantiene generalmente entre 35° y 400. Sin embargo, arriba de 22°, el con- ductor ya no es del tipo ordinario y deben tomarse las providencias necesarias para evi- tar el resbalamiento de la caña. Estos elevadores, inevitablemente, termi- nan bruscamente, dejando caer la caña en paquetes sobre la desmenuzadora y es difícil dar a la cabeza la curva necesaria para evitar este inconveniente. Velocidad, Los elevadores marchan a una velocidad entre 6 a 10 m/min. Preferen- temente debe escogerse un valor igual a:

v

=

V =

v ~

O.3V

a

O.5V

(38)

velocidad del elevador. velocidad periférica media de los moli- nos.

Potencia. La potencia necesaria se calcu- la igualmente para los conductores como pa- ra los elevadores.

Como la inclinación es en este caso, im- portante, el término P, de la Ec. (30), debe multiplicarse por el coseno del ángulo de ele- vación y consecuentemente disminuirá pro- porcionalmente.

Ganchos,

Las tablillas de los elevadores

deben de estar provistas de superficies ás- peras, proyecciones, ángulos de fierro o gan- chos, colocados para dar asideros a la caña.

NIVELADORES

El término nivelador se usa para describir un aparato calculado para igualar la distri- bución de la caña en el conductor y para nivelar el colchón de caña en cierta forma (Fig. 17). No debe confundirse con el pri-

.J