P. 1
Tesis de maestría en Desarrollo Social

Tesis de maestría en Desarrollo Social

|Views: 858|Likes:
Caracterización socioeconómica de un proyecto de atención de violencia intrafamiliar ejecutado por 5 años, Costa Rica
Caracterización socioeconómica de un proyecto de atención de violencia intrafamiliar ejecutado por 5 años, Costa Rica

More info:

Categories:Types, Research
Published by: Tattiana Joselyn Mejía Chacón on Nov 29, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/29/2014

pdf

text

original

Universidad Libre de Costa Rica

Facultad de Ciencias Sociales
Escuela de Desarrollo Social
Carrera de Desarrollo Social

Tesis Para optar por el grado de Magister Scientiae en Desarrollo Social

“Caracterización socio económica, de la población atendida como caso, por la Oficina de la Mujer de la Municipalidad de Tibás, en cuanto a la gestión y producción de Servicios Sociales de noviembre del 2003 a febrero del 2009”

Tatiana Mejía Chacón

San José, Costa Rica octubre, 2009

Tribunal Examinador

______________________________________________

Presidente del Tribunal.

________________________________________

Dr. Ramiro Arguedas Vincenzi Director de Tesis

___________________________________________

Lector

ii

Declaración Jurada

Yo Tatiana Mejía Chacón, cédula de identidad Nº 1-0886-0380, alumna de la Universidad Libre de Costa Rica, declaro bajo fe de juramento y consciente de las responsabilidades penales de este acto, que este trabajo de investigación es de mi autoría para presentar como tesis de grado, y se titula “Caracterización socio económica, de la población atendida como caso, por la Oficina de la Mujer de la Municipalidad de Tibás, en cuanto a la gestión y producción de Servicios Sociales de noviembre del 2003 a febrero del 2009”, en él no he reproducido como si fuera mío, total o parcialmente, libros o documentos escritos por otras personas, impresos o no. Por el contrario he destacado entre comillas los textos transcritos y consignado los datos del autor y su obra. Por lo que libero a la Universidad de cualquier responsabilidad en caso de que mi declaración sea falsa. Dado en San José, a los 20 días del mes de octubre del año dos mil nueve.

_____________________

Tatiana Mejía Chacón
Cédula Nº 1-0886-0380

iii

Dedicatoria

A mi hijo Fausto, quien ha sido fuente de toda inspiración.

A mi abuelita Ángela; In memoria de Carmen María Chacón Cubillo, mi mamá († 2000). ¡Ambas grandes mujeres!

iv

Agradecimientos

Al Licenciado Ricardo Ulloa, sin quien este esfuerzo jamás se habría dado.

A mi compañera y hermana Licda. Jeannette Lanza por su apoyo incondicional.

A Mauricio Bolaños, por siempre estar ahí en los momentos que más lo he necesitado.

v

TABLA DE CONTENIDO
Presentación .........................................................................................................................................x CAPÍTULO I ASPECTOS ESTRUCTURALES DEL ESTUDIO .................................................... 1 1.1 Introducción ................................................................................................................................. 2 1.2 Justificación.................................................................................................................................. 3 1.3 Problema de investigación ........................................................................................................... 5 1.4 Objetivos ...................................................................................................................................... 5 1.4.1 Objetivo General ....................................................................................................................... 5 1.4.2 Objetivos Específicos ................................................................................................................ 5 CAPÍTULO II MARCO TEÓRICO DEL ESTUDIO ........................................................................ 6 2.1 Marco conceptual de referencia ................................................................................................... 7 2.1.1 Trayectoria del régimen municipal en Costa Rica .................................................................... 7 2.1.2 Características del proceso de Descentralización en América Latina ..................................... 27 2.1.3 Deficiencias del proceso de Descentralización en América Latina......................................... 28 2.1.4 La Descentralización en Costa Rica ........................................................................................ 29 2.1.5 La experiencia de la Reforma Estatal y la Descentralización en Costa Rica: Administraciones 1982-2002 ......................................................................................................................................... 33 2.1.6 Situación general de la mujer en Costa Rica ........................................................................... 57 2.1.7 Participación en política, en agrupaciones y organizaciones .................................................. 68 2.1.8 Marco Jurídico ........................................................................................................................ 75 2.2 Creación del ente rector, INAMU .............................................................................................. 81 2.2.1 Áreas Estratégicas ................................................................................................................... 86 2.3 Marco Institucional .................................................................................................................... 92 2.3.1 Municipalidad de Tibás ........................................................................................................... 92 vi

2.3.2 Programa: Oficinas Municipales de la Mujer.......................................................................... 99 2.3.3 Comisión Permanente de la Condición de la Mujer .............................................................. 103 2.4 Estado de la Cuestión ............................................................................................................... 106 CAPÍTULO III ASPECTOS METODOLÓGICOS DEL ESTUDIO ............................................ 114 3.1 Justificación del tipo de estudio ............................................................................................... 115 3.2 Sujetos de estudio y fuentes de información ............................................................................ 116 3.3 Variables e indicadores ............................................................................................................ 118 3.4 Técnicas e instrumentos de recolección de la información. ..................................................... 122 3.4.1 Tratamiento de la información. ............................................................................................. 123 3.5 Alcances y limitaciones ............................................................................................................ 124 CAPÍTULO IV ANÁLISIS Y PRESENTACIÓN DE RESULTADOS ........................................ 125 4.1 Presentación de resultados ....................................................................................................... 126 4.2 Análisis de resultados. .............................................................................................................. 147 CAPÍTULO V CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES .................................................... 149 5.1 Conclusiones: ........................................................................................................................... 150 5.2 Recomendaciones ..................................................................................................................... 155 BIBLIOGRAFÍA............................................................................................................................. 158 Anexos............................................................................................................................................. 182

vii

Índice de tablas
Tabla 1: Legislación existente en materia de protección de los derechos de las Mujeres ................ 76 Tabla 2: Vivienda, área, población, densidad de población por distritos del Cantón de Tibás ......... 95 Tabla 3: Población por sexo según distrito del Cantón de Tibás ...................................................... 96 Tabla 4: Fuerza de trabajo según sectores de actividad del Cantón de Tibás ................................... 96 Tabla 5: Estadísticas poblacionales del Cantón de Tibás .................................................................. 97 Tabla 6: Datos generales del cantón .................................................................................................. 98 Tabla 7: Actividades para la realización de la tesis......................................................................... 117 Tabla 8: Operacionalización de variables del estudio ..................................................................... 119 Tabla 9: Población total según distrito ............................................................................................ 136

viii

Índice de gráficos
Gráfico Nº 1: Representación de consultas al año de acuerdo al Sexo ........................................... 131 Gráfico Nº 2 : Total de consultas por sexo, de Noviembre 2003 a Febrero 2009. .......................... 132 Gráfico Nº 3: Edad Promedio de todos los casos atendidos y el total por cada sexo. ..................... 133 Gráfico Nº 4: Consultas según nacionalidad periodo noviembre 2003 a marzo 2009. ................... 134 Gráfico Nº 5: Casos atendidos de acuerdo a los diferentes distritos, periodo Noviembre 2003 al febrero 2009. ................................................................................................................................... 135 Gráfico Nº 6: Casos atendidos de acuerdo al estado conyugal........................................................ 136 Gráfico Nº 7: Casos atendidos relacionados al tipo de Seguro Social. ........................................... 138 Gráfico Nº 8: Casos atendidos correspondientes a la profesión de ................................................. 139 Gráfico Nº 9: Casos atendidos en relación a la conformación familiar........................................... 140 Gráfico Nº 10: Casos atendidos en relación al tipo de problemática consultada. .......................... 142 Gráfico Nº 11: Acciones realizada por la OFIM ............................................................................. 143 Gráfico Nº 12: Porcentajes respecto a los estados del caso............................................................. 144 Gráfico Nº 13: Promedio de hijos por consultante según año de atención...................................... 145 Gráfico Nº 14: Límite de edades mayor y menor de acuerdo al total de casos atendidos. .............. 146

ix

Presentación
La Oficina Municipal de la Condición de la Mujer, es una instancia para la divulgación y defensa de los derechos de las mujeres; estas oficinas se han convertido en agentes claves para el accionar en busca de la equidad de género y la transversalización del mismo dentro del quehacer municipal. Cada vez con mayor frecuencia se tiene la razón, de que para que exista desarrollo integral en una comunidad, debe de tomarse en cuenta el desarrollo social, incluidas todas las acciones a favor de las mujeres y todo cuanto implique implementar un enfoque de respeto a la diversidad. Para brindar la atención más adecuadas a las poblaciones, se vuelve apremiante tomar en cuenta las necesidades planteadas por las personas usuarias de los diversos servicios, en este caso concreto, las personas usuarias como caso en la Oficina de la Mujer de la Municipalidad de Tibás.

Con la realización del sondeo exploratorio de casos atendidos por OFIM, se ha podido hacer una pequeña caracterización sin el afán de extrapolarla, sino, únicamente tomando una población específica en un momento y lugar igualmente específico, ello para darle delimitación al estudio.

Algunos de los datos encontrados en el presente estudio se pueden resumir de la siguiente forma: Los datos que se muestran que en general, indican que la mayoría de consultas que se asumieron como caso fueron realizadas por mujeres, amas de casa o desempleadas, de nacionalidad costarricense, que se encuentran en edad promedio de 38 años, con estado
x

civil soltera o casada, donde un gran porcentaje no tiene seguro social; además, la mayoría de las denuncias hechas corresponde a agresión y problemas económicos. Igual, la mayoría de casos fueron expuestos por el distrito de León XIII y San Juan. La minoritaria fue la masculina con un total de 49 casos por 443 atendidos y de estos casos la mayoría consultó por capacitación o asuntos laborales.

Se obtiene también que existe un gran porcentaje de casos cerrados, donde las causas que más figuran son abandonos por las mismas consultantes, o por el contrario son cerrados pues la OFIM, no cuenta con los recursos para poder solventar las demandas de dichos casos; esto porque no se cuenta con las vías necesarias para afrontar las grandes problemáticas que en esta instancia se denuncian. Esta falta de recursos de la OFIM, es lo que ocasiona que la mayoría de casos tengan un porcentaje alto en referencia, pues referir el caso a otra institución de ayuda es lo único que se puede hacer cuando no se cuenta con los recursos necesarios.

xi

CAPÍTULO I
ASPECTOS ESTRUCTURALES DEL ESTUDIO

1

1.1 Introducción

El presente documento constituye el Trabajo Final de Graduación para optar por el grado de Maestría Académica en Desarrollo Social, de la Universidad Libre de Costa Rica.

Aquí se muestra el proceso investigativo sobre la caracterización de la población atendida como caso, por la Oficina de la Mujer de la Municipalidad de Tibás, desde su creación con personal profesional a cargo, hasta febrero del 2009, por una cuestión de conveniencia en la delimitación del estudio.

Los temas referentes a la igualdad y equidad de género, así como los esfuerzos por lograr cambios importantes en poblaciones vulnerables, son novedosos y han estado actualmente en boga.

Contiene el documento los aspectos introductorios: la justificación, el planteamiento del problema y los objetivos de investigación.

Posteriormente se realiza una valoración del estado de la cuestión, en donde se analizan investigaciones relacionadas a la que aquí se presenta.

Se elabora un marco teórico contextual que pretende ubicar a la persona lectora en el contexto en el cual está inmersa la Oficina de la Mujer dentro del régimen municipal y las teorías que sustentan la investigación.

Se hace alusión a la metodología empleada para la realización de la investigación. Aquí se determina que la misma es de orden cuantitativo, exploratoria y descriptiva.
2

Se exponen los principales resultados logrados de la investigación ilustrados con gráficos.

Como parte final se realizan las conclusiones y recomendaciones y se hace mención de la bibliografía consultada y otras fuentes.

En el último acápite se muestra como anexo, el instrumento de recolección utilizado, la tabla de tabulación del mismo y el sondeo confeccionado en Excel para registrar las variables y los indicadores.

La información obtenida luego de realizada la investigación provee información sumamente importante, real y científica para la toma de decisiones en cuanto a poblaciones prioritarias, temas y proyectos que se deben desarrollar.

1.2 Justificación

Actualmente en la Oficina de la Mujer de la Municipalidad de Tibás, no se cuenta con un diagnóstico reciente donde se especifique detalladamente las necesidades sociales y económicas, demandadas por las mujeres que ahí solicitan los servicios, siendo este un dato bastante necesario para desarrollar estrategias o soluciones en pro de una intervención que mejore esta situación.

Es por esta razón que se busca, con la realización de este diagnóstico, beneficiar a la Oficina de la Mujer de la Municipalidad de Tibás, con información que servirá para la creación de programas, estrategias y proyectos que trabajen en beneficio de suplir estas

3

necesidades y limitantes, para el cumplimiento del objetivo perseguido por esta instancia, la cual es: “Impulsar políticas, programas, proyectos y acciones estratégicas para avanzar en el ejercicio de los derechos de las mujeres, la igualdad y equidad de género, en el ámbito local” (INAMU, 1997).

Las mujeres que se atienden en esta oficina, en su mayoría enfrentan problemáticas sociales, por lo tanto se cree que la identificación de éstas ayudará y facilitará la forma de abordaje en beneficio de la población meta y por ende, dar una mayor agilidad al proceso de apoyo y orientación en la gestión de servicios sociales.

La elaboración de proyectos para abordar problemáticas sociales siempre requiere de una revisión de la población meta. La elaboración de este diagnóstico tiene como finalidad la identificación de las principales problemáticas vividas por estas mujeres, es por esta razón que el proceso de intervención se podrá servir de la información que se recopiló para la ligereza de soluciones.

Aún cuando existen algunos estudios realizados con anterioridad en temas atinentes tanto a la igualdad de género, la municipalización, etc., no se cuenta con un estudio específico sobre la población meta de la Oficina especializada de la Municipalidad de Tibás.

4

1.3 Problema de investigación
¿Cuáles son las principales características socioeconómicas de la población atendida como caso por la Oficina de la Mujer de la Municipalidad de Tibás, desde noviembre del 2003 a febrero del 2009?

1.4 Objetivos
1.4.1 Objetivo General Diagnosticar las principales necesidades sociales de las mujeres que solicitan los servicios como caso, de la Oficina de la Mujer de Tibás, con el fin aportar información reciente, específica, concreta y útil para la toma de decisiones, en la intervención y los proyectos prioritarios, para satisfacer la demanda de su población.

1.4.2 Objetivos Específicos Identificar las características socioeconómicas más relevantes de las personas consultantes como caso, de la Oficina de la Mujer de la Municipalidad de Tibás de noviembre del 2003 a febrero del 2009 Determinar las principales necesidades planteadas por las personas usuarias al solicitar servicios a la Oficina de la Mujer de la Municipalidad de Tibás. Analizar el tipo de intervención realizada por la Oficina de la Mujer de la Municipalidad de Tibás, ante las consultas planteadas por las personas usuarias bajo la modalidad de caso. Brindar recomendaciones específicas en cuanto a las intervenciones y proyectos prioritarios, de acuerdo con las necesidades de la población atendida.

5

CAPÍTULO II
MARCO TEÓRICO DEL ESTUDIO

6

2.1 Marco conceptual de referencia
2.1.1 Trayectoria del régimen municipal en Costa Rica

Anterior a la creación de las Municipalidades existían los Cabildos o Ayuntamientos, los que eran de origen romano. Éstas eran instituciones democráticas, con un territorio

determinado, y un pueblo que se manifestaba en Asamblea General.

Esta modalidad de gobierno local, llega a América durante la colonización, período en que los españoles trajeron instituciones para la administración y control de las colonias. (Castillo; 1995:595)

Los Municipios en América se llamaban Cabildos, Regimientos o Ayuntamientos. Eran formas de autogobierno que dieron la base al actual régimen municipal; en nuestro país solamente en Cartago existía un ayuntamiento.

Durante el período de 1492 a 1591, el Concejo Municipal de los municipios hispanoamericanos (incluyendo Centroamérica), se convirtió en un instrumento utilizado por la mayoría de los colonizadores para alcanzar sus aspiraciones, para frenar los privilegios de los grandes descubridores y el abuso de las autoridades de la Corona.

En el período comprendido entre 1591 y 1810, se produce un debilitamiento de la autonomía municipal, el cual se da sobre todo porque en 1591, Felipe II vende en una subasta pública las funciones concejiles. Esto hizo que quien estuviera al mando de los municipios, eran quienes tenían más poder económico, lo que convirtió al Cabildo en una institución de carácter puramente elitista.
7

Durante los años de 1810 a 1824, con las guerras de independencia de Hispanoamérica, los cabildos vuelven a desempeñar un papel importante, ya que se les consideró como la única institución que representaba al pueblo ante la crisis de la monarquía española, crisis provocada por la invasión napoleónica a España en 1807.

Para luchar en contra de esa invasión, en España se creó un movimiento de resistencia popular y en Hispanoamérica esa lucha se llevó a cabo con la creación de Juntas Populares, lo cual originó las guerras de independencia. Ese espíritu liberal tuvo sus mejores

resultados en la Constitución de Cádiz establecida en 1812, la cual se preocupó por los gobiernos locales

La Constitución de Cádiz dio un gran aporte al fortalecimiento del régimen municipal, ya que establecía que los alcaldes, regidores y síndicos debían ser electos popularmente, lo cual impulsó la sustitución de la oligarquía municipal por un sistema democrático y representativo. Dicha constitución estableció además un sistema político-descentralizado al autorizar la fundación de Municipalidades en aquellas ciudades con más de mil habitantes.

En 1814 Fernando VII hizo abolir esa Constitución, sin embargo, la experiencia que ello brindó a los municipios hispanoamericanos permitió el establecimiento de una serie de normas que los favorecían, especialmente a la élite criolla, la cual, después de esta experiencia no estaba dispuesta a renunciar a sus derechos tan fácilmente, por tanto, se impulsó la lucha de estos municipios contra la hegemonía española, desembocando en la independencia de las colonias de España.

8

Después de lograda la independencia, las colonias con sus municipios fueron finalmente autónomas y cada una decidió tomar su propio camino y regirse por sí mismas.

En nuestro país, a partir de la independencia, se inicia la etapa del Estado Patriarcal comprendido de 1821 a 1838, en esta etapa los municipios o ayuntamientos comenzaron a desempeñar un papel importante en la toma de decisiones.

Lo anterior se explica con la iniciativa tomada por el ayuntamiento de Cartago de pronunciarse sobre el contenido del Acta de Guatemala, defendiendo la autonomía de los municipios costarricenses en la toma de decisiones; de este modo, los cabildos tuvieron un importante liderazgo político. Además los municipios jugaron un papel fundamental en la estructuración y definición del nuevo orden político municipal de carácter democrático, ya que tanto las ideas conservadoras como las liberales, participaron en el ejercicio de la vida municipal; lo cual contribuyó en el proceso de formación del Estado Nacional. (Bustamante, Calderón y otras; 2000:5)

En 1825, el Congreso Constituyente decretó la Ley Fundamental del Estado, en la cual se incluyó un capítulo específico del Gobierno Local de los pueblos, dándole categoría constitucional al régimen municipal. Ello debilitó el poder Central del Estado dando mayor autonomía a las municipalidades costarricenses; sin embargo, durante la primera administración de Braulio Carrillo (1835-1837), se iniciaron los esfuerzos por la centralización y la estructuración del Estado Nacional, lo que propició la limitación del poder municipal.

9

Según Bustamante, Calderón y otras (2000:5) las funciones atribuidas a las municipalidades en Costa Rica durante ese período fueron:

Financieras: relativas a la administración e inversión de los fondos municipales.

Económicas: lo referente a la promoción y fomento de la agricultura, industria y comercio. Por ejemplo la construcción de caminos.

Sociales: relacionados con la salud pública en cuanto a salubridad, registros demográficos, control de enfermedades y otros.

Educativas: Promover la educación mediante la creación de escuelas públicas.

En la etapa de transición del Estado Patriarcal al Estado Oligárquico que va de 1838 a 1847, los municipios estuvieron aún más subordinados al Poder Central, ya que en la segunda Administración Carrillo (1838-1842) se suprimió la Ley de Garantías de 1841 de las municipalidades y se sustituyen sus atribuciones. Pero esa supresión no fue por mucho tiempo, pues Francisco Morazán derrocó a Carrillo y el nuevo presidente usó otros mecanismos para ampliar las facultades de las municipalidades. Según lo anterior en esa etapa de transición se pueden reconocer elementos de la tendencia centralizadora y descentralizadora del poder central.

Las funciones atribuidas a las Municipalidades durante ese período de transición presentaron tendencias centralizadoras y descentralizadoras, lo cual produjo un ambiente de contradicción con respecto al papel de las municipalidades y por tanto, no se establecieron

10

funciones determinadas para estas instituciones durante este período, más bien las municipalidades continuaron con las funciones que realizaban en el período anterior.

Durante el período de 1848 a 1871, con la Constitución de 1848 se establece la actual división territorial administrativa que dividió el territorio en provincias, cantones y distritos y estableció una Municipalidad por cada cantón. No obstante, durante todo el período se presenta la tendencia de un Estado Oligárquico Patrimonial, el cual procura restringir el poder político de los municipios por medio de procesos de concentración geográfica.

Las funciones delegadas en este período, en materia financiera, eran las mismas atribuciones del período 1821-1838. En cuanto a lo económico sus funciones fueron relativas a la promoción de la agricultura, industria y comercio; el cuidado de la apertura, composición y reparación de calles y caminos y de la formación de puentes y calzadas (Araya, 1986:56, citado por Bustamante, Calderón y otras; 2000:6).

Sus funciones sociales hacían énfasis en el campo de la salud, con la responsabilidad de velar por la higiene pública; en materia de seguridad social debían de prever lo necesario para evitar incendios, inundaciones y cualquier otro desastre. También se ocupaba, en el campo de bienestar social, ya que debían de responsabilizarse por mantener hospitales, cárceles, cementerios y casas para la población indígena. En cuanto a educación, las municipalidades debían impulsar la enseñanza media. (Ídem)

Durante el período liberal comprendido de 1871 a 1948, la situación de las municipalidades no cambió mucho, ya que con la Constitución de 1871 el Régimen Municipal perdió autonomía y poder político, pues permitía la reglamentación de la centralización del valor
11

en el Poder Ejecutivo. A pesar de los esfuerzos realizados por Ricardo Jiménez Oreamuno, para generar una apertura política del proceso de participación de los gobiernos locales, y lo establecido en la Constitución de 1917 con respecto a la autonomía municipal frente al gobierno, no se logró hacer mucho para descentralizar el poder.

En el anterior período también se crearon una serie de leyes referidas a la organización y financiamiento de las Municipalidades, pero éstas en lugar de darles más autonomía, las subordinaron aún más al poder central.

Las funciones de las municipalidades se basaron en tres áreas de servicios y obras públicas:

Saneamiento y acueductos: las municipalidades se encargaban de la construcción de cañerías.

Alumbrado y electrificado: las municipalidades financiaban el pago de estos servicios por medio de un impuesto anual que las mismas cobraban a los propietarios. Además, las municipalidades podían otorgar concesiones para la explotación eléctrica en sus distintas fases, autorizar tarifas y reglamentar a las empresas eléctricas en relación con el público consumidor en cuanto al manejo de sus empresas. (Araya; 1986:86, citado por Bustamante y Calderón; 2000:7).

Vías de comunicación: los municipios continuaban teniendo a su cargo la construcción y mantenimiento de caminos vecinales y puentes.

Educación: las Municipalidades continuaron dirigiendo la educación.

12

En este período, las características políticas, económicas, sociales y culturales que presenta América Latina, se vieron reflejadas en nuestro país a través de su historia. Estas características se evidencian con la crisis vivida en la década de los cuarenta, en la cual se presentó una gran inestabilidad política que culmina con la Guerra Civil de 1948. A partir de esto llega al poder un grupo gubernamental que implantó un nuevo modelo económico, político y social, en el se dio el desarrollo del Estado Benefactor que se extendió hasta finales de la década de los setenta.

Es en la década de los 40 el Estado costarricense inicia un proceso de modernización reorientando sus condiciones políticas, económicas y sociales; las Municipalidades no son reajustadas a este cambio. (IFAM; 1979, citado por Rivera; 1995: 20)

Se impulsa un nuevo proyecto nacional estatal, generándose un proceso de desconcentración institucional, que aún cuando representó la democratización del Estado, menoscabó las atribuciones de los Gobiernos Locales. De ese modo, se sientan las bases para que los municipios pierdan su referencialidad institucional con respecto a la sociedad local, su productividad política y queden así únicamente encargados de algunos servicios (salud, educación e infraestructura) que son, progresivamente absorbidos por otros entes especializados del mismo aparato del Estado. (Rivera; 1995: 20)

Se produjo la centralización de una serie de funciones, cada una llevada acabo por una red de instituciones, que se encargaban de procesar y satisfacer las necesidades y demandas sociales de la población, es decir, se da una “desautonomización de los poderes municipales”.
13

En este período el Estado crea una relación de clientelismo y paternalismo entre este y las personas, lo que fue inhibiendo poco a poco la participación de la población en las Municipalidades con respecto a los procesos de toma de decisión, ya que no tenían razones para presionar para que sus necesidades fueran satisfechas porque el Estado estaba asumiendo ese rol.

Con el paso del tiempo, el Estado se volvió cada vez menos eficiente para satisfacer las necesidades que presentaba la población, las instituciones se fueron burocratizando, y por ende fue necesario adquirir grandes deudas, debido a la falta de presupuesto para crear medios con los cuales se diera un mayor desarrollo, la falta de preparación de los funcionarios públicos para ejercer eficazmente el trabajo, y la no concreción de una relación clara entre el poder central y el pueblo.

En el período comprendido entre 1948-1980, este cambio del Estado hacia nuevas vías de desarrollo pone en evidencia que las leyes y normas que regulaban el régimen municipal se vuelven obsoletas. Debido a esto, con la llegada al poder de José María Figueres Ferrer, después de la guerra civil de 1948, se crea la Constitución Política de 1949, que introdujo reformas al Régimen Municipal que lo fortalecieron. Una de las reformas más importantes fue otorgarle autonomía a los municipios.

Durante este período, las municipalidades fueron adquiriendo más relevancia debido al desarrollo del Régimen Municipal, el cual ubica a éstas como órganos importantes en la producción de la política local.

14

Es en la década de los 70, cuando por iniciativa del partido Liberación Nacional, se pretende “modernizar” el aparato administrativo mediante una tímida reforma municipal, que cambia de alguna manera, la relación entre el Estado y la localidad. Ella se expresa en una reorientación de la mayor parte de los fondos del impuesto territorial hacia las Municipalidades, la elaboración y aprobación del Código Municipal en 1971 y la creación del Instituto de Fomento y Asesoría Municipal (IFAM), órgano que tendría por encargo, la construcción de un nuevo sentido de lo local. (Rivera; 1995: 24)

Dichas reformas pretendieron evitar el descalabro absoluto de las Municipalidades, sin poner en entredicho la preeminencia del modelo centralista. En otros términos, se buscó configurar un modelo municipal basado en la combinación de una mayor “efectividad” administrativa con un alto control político desde el centro.

Es a finales de los años 70 y principios de los 80, que comenzó a delinearse una ineficiencia estatal que evidenció el final del modelo vigente. Se habló de los primeros cambios necesarios para enfrentar el proceso de globalización, en el cual Costa Rica y el resto de los países se encontraban inmersos.

Este proceso buscaba desintegrar las economías nacionales para incorporarlas a un mercado mundial, con el fin de crear una sola economía dirigida por los intereses de los países más avanzados.

El contexto de crisis y cambio mundial vigente en los años 80, llevó a los diferentes países a transformar la manera de desarrollar sus políticas. La llamada Reforma del Estado vino a ser la estrategia utilizada para asumir la tarea de gobernar en tiempos difíciles, y que
15

empezó a ser ejecutada ante los cuestionamientos hechos al Estado Benefactor por parte de los neoliberales y también por la evidente crisis de un Estado centralista.

Como se ha venido mencionando, el modelo nacional desarrollado en las últimas décadas no permitió que las localidades preservaran niveles adecuados de autonomía, ni garantizó la participación de la ciudadanía en la gestión pública; lo que incidió en un aumento en la pérdida de poder de las comunidades y por ende de los Gobiernos Locales para tomar sus propias decisiones. (Arrieta y otros; 1999)

El Estado desarrolló diversas funciones con el fin de velar por las condiciones mínimas de subsistencia de la población y amplió su estructura administrativa. Esto dio como resultado la conformación de sectores políticos y burocráticos altamente centralizados, privatorios del poder político de las clases populares, que impidió la conformación de un Estado democrático participativo, pues todas las acciones se habían pensado, elaborado e implementado desde arriba.

Pese a lo anterior, conviene acotar que la expansión del sistema centralista obedeció a una coyuntura determinada que requería la intervención estatal para impulsar un nuevo modelo de desarrollo que respondiera a las crecientes demandas sociales, económicas y políticas existentes.

Luego de este período, la instauración del Estado Centralista en América Latina se relaciona directamente con cambios históricos-estructurales concernientes al crecimiento industrial, la creación de infraestructura y la activación del desarrollo económico nacional.

16

Igualmente, se vincula con la agudización de problemas en diversas áreas, haciéndose necesaria una mayor intervención estatal. (Arrieta y otras; 1999)

En el caso costarricense, el modelo impulsado desde la mitad del presente siglo, propició un Estado Social con características centralistas. En consecuencia, durante los años siguientes, el Estado se apropia de atribuciones que regulan la sociedad civil, en contraposición de uno que no tenía una participación social y económica importante.

La creación de instituciones posibilitó la centralización de los servicios en el plano político, en el ámbito administrativo y en el territorial, lo que convirtió al Estado en un ente empresario, centralizador, con un aparato público controlado por las burocracias. Paralelamente, contribuyó a disminuir los costos de reproducción de la fuerza de trabajo y permitió conciliar conflictos de clases, además de conquistar la lealtad de las masas y la armonía social, esto con el fin de construir su legitimidad. (Ídem)

Pese a lo anterior, el modelo de Estado Social centralizado colapsa al no poder reproducirse debido a la crisis fiscal, la deuda externa, la pérdida de operatividad-funcionalidad, la hiperburocratización, la erosión de la legitimidad, la crisis de la forma hegemónica, la sobrecarga de expectativas, y la alta centralización de lo político, lo que hace que esta situación sea reconocida por casi todos los sectores políticos y sociales como una crisis real. (Rivera; 1995:145)

En virtud de ello, el Estado se mostró incapaz de procesar las demandas sociales, se dio un abandono de las políticas redistributivas y/o de integración social que convertían al Estado en proveedor de servicios satisfactorios, a pesar de la cobertura limitada. El papel del
17

Estado con respecto a los efectos excluyentes provocados por el mercado, mostraron la irreversibilidad menor para satisfacer las necesidades populares. (Ibíd.: 87-88)

Los sectores medios vivenciaron un desmejoramiento en sus condiciones de vida y ello amplió la insatisfacción a sus expectativas. Lo anterior provocó que estos sectores hayan pasado a constituir junto con los sectores más empobrecidos, una masa social que clamaba porque el Estado le garantizara condiciones de bienestar para asegurar su sobrevivencia.

Las políticas sociales impulsadas en los años 60 y 70 se vieron afectadas por restricciones externas, lo que deterioró fuertemente los servicios sociales estatales. A raíz de estas situaciones la pobreza se reflejó en el desempleo, subempleo, bajos ingresos, precariedad de la salud, bajos niveles de educación, incremento de la desnutrición, carencia de seguridad social, entre otras. (Herzer y Pérez, citado por Rivera; 1996:89)

Las debilidades mostradas en el Estado de Bienestar se agravaron dentro de un contexto de inestabilidad en el campo financiero internacional a finales de los años 70; se produjo por tanto, una crisis que se explica en torno a factores externos como internos. (Ídem). Según Rivera y Gwendell (1989), citado por Arrieta y otras (1999) esta crisis producto de la incapacidad para dar respuesta a las exigencias tanto del mercado capitalista como de la población, abarcó varios ámbitos:

El económico, en donde su interacción ya no es percibida como necesaria, sino como una causante de las debilidades de este sector.

18

El social en tanto se produce un significativo deterioro de los sectores de la población, como consecuencia de la incapacidad para responder a sus necesidades, el área social se deteriora pues se tiene el mito de lo social como un gasto considerado improductivo.

El político, pues las condiciones democráticas de la población en torno a la toma de decisiones es captado por el excesivo centralismo e injerencia estatal.

El Estado debió hacer frente a las exigencias de sectores económicos y políticos importantes que abogaban por un proceso de privatización y desburocratización del Estado. De esta forma, se promovió el desarrollo político y la disminución del aparato estatal, justificados por medio de la crisis que éste enfrentaba. (Arrieta y otros; 1999)

El Estado se mostró impotente ante la intensificación de las demandas sociales que lo convertían en proveedor fundamental de un conjunto de servicios básicos; su papel con respecto a los efectos excluyentes provocados por el mercado, mostraron una tendencia irreversible a satisfacer cada vez menos las necesidades populares. (Rivera; 1996:88)

En esta línea, la Reforma del Estado no es más que la nueva forma de denominar ciertas iniciativas de reestructuración del aparato estatal. Las políticas vienen dictadas “desde arriba" y rara vez recogen los impulsos reestructuradores provenientes de la sociedad. (Rivera; 1995:129)

Dentro de estas reformas es importante tomar en cuenta el Ajuste Estructural, el cual inicialmente consistió en una reorientación de recursos financieros, públicos y extranjeros, para estimular el crecimiento en el corto plazo de las exportaciones, la disminución de la
19

brecha fiscal por medio del recorte del gasto público y la apertura general de la economía al mercado internacional. (Sojo; 1999:3), ello sin hacer mención aún de las repercusiones negativas que podría tener a posteriori el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, aprobado en 2008.

En sí, el proceso de transformación del Estado presentó dos objetivos fundamentales:  La reestructuración del aparato estatal en función de la modernización de la economía.  La modernización institucional del dicho aparato, el cual tiene como propósito optimizar las políticas públicas y mantener (si es posible mejorar) la integración social.

Según Rivera (1995), la reforma del Estado, se ha centrado en la modificación de la cultura política-administrativa centralista, mediante un cambio en la relación del Estado con la sociedad civil. (Arrieta y otros; 1999)

El enfoque neoliberal entiende la reforma como la reducción del Estado en su rol de empresario público y protector social. Se concibe al Estado como un obstáculo al

desarrollo/crecimiento de la economía como resultado de su estilo centralista y universalista; así, Estado vs. Mercado es la polaridad irreductible de la ideología neoliberal. El Estado es ineficiente porque no discrimina y obliga a los sectores a competir en igualdad de condiciones (Gaete; 1997: 2-3)

20

Por otro lado, se recurre a la modernización de la economía para asegurar una inserción dinámica en la globalización mundial, descentralizar competencias sociales hacia los gobiernos locales, y fomentar la participación en la autogestión de sus necesidades.

Este enfoque trae consigo un retroceso en la distribución de los ingresos y en algunos casos, la implantación de espacios para la participación de la sociedad civil, especialmente en la administración de proyectos de compensación limitada. (ALFORJA; 1996:5)

El modelo neoliberal no tiene una visión del desarrollo desde los ámbitos locales o sociales, más bien plantea la desestatización de la sociedad que procede de los procesos de traspaso de funciones públicas a entes privados mercantiles, o bien de descentralización. (Gaete; 1997:4-5)

Las reformas económicas en la práctica, han producido marcados costos sociales que han disminuido la legitimidad de los gobiernos. La ejecución de éstas, congeló el proceso democrático de los países, y con el retorno autoritario en la aplicación de las mismas se anuló los avances del proceso democrático.

Por el contrario, se supone en teoría, que con el avance de las reformas económicas, se establecerían las condiciones para un mejoramiento de la situación social y el régimen democrático (efecto derrame). (Sojo; 1999:41)

La nueva política social se presentó con un carácter de complementariedad, manteniendo una función compensatoria y una duración de corto plazo. Los programas de compensación social son vistos como un medio para alcanzar la integración social de los sectores más
21

pobres. Estos programas se impulsan en Centroamérica y a la vez se impulsó la reestructuración política administrativa del sistema institucional de la política social.

En esta línea, los Fondos de Inversión Social, constituyeron la nueva forma que el Estado utilizó para resolver los problemas sociales, principalmente los producidos por la crisis y las políticas de ajuste estructural, ya que se presentaron como instrumentos de política que permitió canalizar el gasto de manera focalizada a los grupos que así lo han requerido; además se promueve la participación social. Estos fondos no se crearon a posteriori de los programas de ajuste estructural, sino paralelamente, lo que hace evidente que son una respuesta anticipada a los conflictos que se esperaban a la hora de aplicar la reforma del Estado.

Dados los procesos de cambio político, económico y social desarrollados en esos últimos años (globalización, avance tecnológico, transnacionalización del capital, desintegración social y reivindicación de subjetividades e identidades), la crisis del Estado, su incapacidad para responder a las demandas crecientes de la población, el clientelismo y la corrupción que invadieron las esferas de la administración pública y el centralismo que le restó agilidad, generó una serie de protestas contra este sistema que fueron creciendo con rapidez. Se elaboraron propuestas a nivel mundial y regional para enfrentar esta situación desde una perspectiva de reestructuración del aparato estatal y en ocasiones de búsqueda de procesos más democráticos que permitieran a los diferentes sectores de la población tomar decisiones sobre los problemas que les afectan.

22

Una de estas propuestas es la descentralización, que en la mayoría de los países del continente se ha colocado como una estrategia de desarrollo. (Velázquez; 1997) En general, el término alude a un proceso de reestructuración del Estado, con el que se pretende afectar fundamentalmente, la armazón político institucional del Estado centralista. (Rivera; 1995)

Varios autores la conceptualizan y en su mayoría coinciden en que la descentralización supone una modificación en el ordenamiento político, administrativo y financiero del Estado; se propone una transferencia de competencias, funciones, poder, recursos y autoridad desde el nivel central del Estado hacia las organizaciones de éste y de la sociedad en niveles territoriales menores, supuestamente, más adecuados para una mayor y más democrática participación de la población en la toma de decisiones, activando los actores locales e institucionalizando sus demandas y sus iniciativas para satisfacerlas y responder de esta forma a las necesidades de la localidad.

Esta apareció en nuestros países como una salida a la crisis del Estado Desarrollista a mediados de la década del setenta. (Velásquez; 1997)

Se generaron algunos procesos de descentralización y reforma local en América Latina, como parte de una respuesta Estatal al deterioro de los servicios y a las reacciones de distintos sectores contra esa centralización del aparato estatal. (Rivera; 1996: 102-103).

Lo anterior, como una alternativa de: “modernización institucional, el reequilibrio de los recursos técnicos de gobierno y algún nivel de satisfacción de las demandas de gobierno”. (Ibíd.: 104)
23

Según Fabio Velásquez (1997) las propuestas se enmarcaron bajo dos modelos:

a) Modelo Mercadocéntrico El Estado reduce su protagonismo en el proceso de desarrollo y deja que las fuerzas del mercado y la iniciativa autogestionaria de los agentes sociales aseguren una óptima asignación de recursos y un funcionamiento eficiente de la economía.

El mercado asume un papel rector del cambio político y social, a través de la reducción del poder de intervención del Estado en la economía y la despolitización de la gestión pública.

b) Modelo Policéntrico Este modelo parte del supuesto de que la búsqueda del desarrollo exige una acción complementaria entre el Estado, el mercado y los agentes sociales. El Estado no puede reducir su acción al mínimo, sino que debe proveer bienes públicos, infraestructura y equipamientos sociales, regular la acción de los agentes económicos y sociales y ser el canal de expresión de las demandas de la población.

Los agentes privados son interlocutores del Estado y la sociedad civil en la generación de consenso y como prestadores de servicios en el marco de la regulación estatal.

La relación entre Estado y sociedad opera en términos de la construcción de una ciudadanía política y social, la representación y participación constituyen los ejes del sistema democrático; se trata de hacer compatible la democracia sustantiva, con la democracia formal y la representativa con la participativa. (Ibíd.: 7)

Este modelo propone la descentralización como:
24

“el fortalecimiento de los entes territoriales, para que sean capaces de cumplir en el ámbito local las funciones a ellos asignadas: promoción del crecimiento económico, estimulo de políticas de equidad, estrategias concertadoras de desarrollo local, entre otras”. (Velázquez; 1997:8)

Afirma el autor que difícilmente estos modelos operan en toda su pureza, la tendencia es a desarrollar formas híbridas que combinan elementos de uno o de otro, los cuales responden a las circunstancias económicas y sociopolíticas de cada nación. Con la descentralización surge una “apuesta social” en relación con un nuevo pacto social entre el Estado y la sociedad civil para que esta última pueda aprender sistemáticamente a asumir de nuevo las responsabilidades, que en diferentes momentos ejerció y perdió a manos del Estado. (Boisier; 1992:118) La comunidad debe encargarse de autoproveerse de buena parte de los servicios sociales, dejando en el Estado, únicamente la función de inspección y control; de esta forma se posibilita la desburocratización, la disminución del gasto público y la refuncionalización del Estado.

Según Roy Rivera la principal finalidad de las propuestas de descentralización se enfoca hacia la política, concuerda con Boisier en que: “el centralismo y la descentralización forman parte de un fenómeno y un proceso esencialmente político” (Rivera; 1996:107).

Ya que como afirma Virgilio Barco: “sin un cambio político no se podía obtener un cambio social y económico”. (Ídem)
25

La descentralización no supone de manera generalizada un desplazamiento integral de los principales núcleos del Estado, representa una reestructuración del aparato institucional y de los espacios de resolución y ejecución de la política estatal, no en todos los casos va acompañada de una verdadera distribución horizontal del poder. (Ibíd.: 112).

Por otra parte: “las propuestas de descentralización que se realizan teniendo como marco o como fuerza impulsadora del ajuste estructural, si bien tienen un propósito político explícito, enfatizan en la reducción del gasto estatal y en la promoción de procesos de privatización”. (Ídem)

Stradi (1993) considera que: “desde el planteamiento de la Reforma del Estado, la descentralización tiene como fin redistribuir el poder político entre las localidades de la Nación, en aras de profundizar el régimen democrático (...) y con el propósito de lograr la distribución de responsabilidades y competencias del Estado y así evitar la concentración que ha tenido el gobierno central y los entes descentralizados funcionalmente.” (Citado por Arrieta y otras; 1999:17)

En algunos países se estimularon políticas públicas tendientes a descentralizar o desconcentrar servicios y de esta forma adecuarlos a las características y condiciones del territorio local, de tal forma que las autoridades estén en mejores condiciones de conocer la

26

heterogeneidad local y decidir de forma equitativa, aplicando un tratamiento específico a realidades diversas. (Palma; 1995:46)

2.1.2 Características del proceso de Descentralización en América Latina Algunos autores identifican una serie de características o rasgos del proceso de descentralización en América Latina, entre ellas destacan:

Ha sido generalmente el producto de una iniciativa estatal, en busca de mayores niveles de eficiencia en la gestión o de recuperación de niveles de legitimidad perdidos a lo cual también se le conoce como ingobernabilidad.

Se trata de un proceso predominantemente municipalista, donde se entrega autonomía, competencias y recursos a los municipios; sin embargo, dadas la histórica debilidad de estos entes, las nuevas relaciones definidas se han desenvuelto en medio de tensiones que han afectado la gobernabilidad también en el plano local.

Se entrega a los municipios un paquete voluminoso de competencias en campos muy diversos como: la planificación, la prestación de servicios sociales, la administración de la educación, la salud, recreación, entre otras; lo que se ha convertido en un factor de confusión por cuanto se han asumido responsabilidades que habían sido ajenas a la gestión local.

Las normas de devolución de competencias obligan a todos los municipios, independientemente de su capacidad económica, de gestión y tamaño a ejercer en los mismos términos; lo que se convierte en un peso demasiado grande para algunas
27

municipalidades que no cuentan con los recursos técnicos, financieros o humanos que permitan afrontar esa responsabilidad.

En materia de finanzas el proceso descentralista ha incrementado sustancialmente los ingresos de los municipios y ha aumentado su capacidad de gasto e inversión; sin embargo, a pesar del incremento de las finanzas, no hay una correspondencia entre competencias y recursos.

Se ha observado una multiplicación de formas institucionales y no institucionales de participación ciudadana; elección de autoridades, consultas a la población sobre temas de interés, instancias de representación territorial, entre otras. (Velázquez; 1997)

Este proceso en los países centroamericanos ha sido planteado por diversos actores sociales como una estrategia de gobernabilidad y de democratización en la sociedad y el Estado, aunque no necesariamente esta propuesta ha sido concretada. (Rivera; 1995:204).

2.1.3 Deficiencias del proceso de Descentralización en América Latina

La poca capacidad de gestión y de administración de competencias y recursos de los entes territoriales ha generado algunas dificultades en los procesos de descentralización como los siguientes:

28

Despilfarro de recursos financieros, al no existir una programación del gasto que atienda prioridades, lo que genera una fragmentación de los recursos y un manejo inadecuado de los mismos. Predominio de intereses políticos y económicos en las decisiones locales por encima de criterios relacionados con la satisfacción de necesidades sociales. El aumento de los niveles de inequidad: el gran aumento de responsabilidades puede generar dos efectos en los entes territoriales, de un lado los municipios pueden dejar de ejercer algunas competencias, porque no saben cómo proceder, o de otro se genera una desatención de las demandas sociales relacionadas con las competencias no ejercidas, aumenta las inequidades sociales. (Velásquez: 1997)

En algunos países se ha dado un proceso de concentración del poder local, limitándose una verdadera democratización.

Concentración de los recursos fiscales lo que limita la capacidad de gestión de los entes locales, genera dependencia financiera del Estado y una menor autonomía política y administrativa.

2.1.4 La Descentralización en Costa Rica

Dos tesis fundamentales argumentan los alcances que han tenido los procesos de descentralización en nuestro país:

Para que la descentralización tenga viabilidad debe convertirse en una política pública.
29

En nuestro país la descentralización no ha alcanzado el rango de política pública, ya que como afirma Rivera esto implicaría al menos su tematización en las instancias gubernamentales y el diseño de una estrategia que la accione como política, situación que hasta el momento no ha ocurrido, lo que ha determinado su alcance limitado en todo el territorio.

El referente global o representación que tienen los distintos sectores sobre el tema está relacionado con las estrategias de reforma del Estado y la modernización del aparato institucional, enfatizando en dos concepciones que en ocasiones pueden ser contradictorias: la gestión local desde las municipalidades y la visión desestatista de la reestructuración institucional (desburocratización/ privatización). (Rivera; 1997)

Para Roy Rivera (1997:20) la descentralización en nuestro país: “no puede ser analizada como en otros países de América Latina, ya que no se ha llevado a cabo una transformación en el esquema institucional (...) lo que cabe es plantearse el estudio de la descentralización (las condiciones efectivas que ofrece el contexto socio-político para que el discurso de la descentralidad pueda materializarse en acciones concretas)”. En ese sentido, plantea que la “descentralidad”, debe ser ponderada a partir de varios aspectos como: el tipo de obstáculos con que topa, la viabilidad política, la receptividad de los entes subnacionales de gobierno a los cuales se plantea pasar funciones y atribuciones, los niveles de demanda de la descentralización por parte de la sociedad nacional y local, la presencia o no de actores con capacidad de introducir el tema de la descentralización tanto
30

en la agenda gubernamental y legislativa como en el sentido común de los ciudadanos, entre otros aspectos. (Ídem: 21)

Es decir, que para poder llegar a una verdadera descentralización es necesario primero que se den condiciones contextuales, legales, políticas, sociales, económicas, locales y

estructurales suficientes; para que los diversos actores sociales asuman el compromiso de promover este proceso y de ejecutar los acuerdos que de él surjan.

La idea de la descentralización topa con serias dificultades que tienen que ver no sólo con la visión centralista de los actores gubernamentales, sino también con el predominio de prácticas operativas centralistas en la gestión de lo público.

Uno de los principales obstáculos es la centralización de la información sobre las iniciativas de reestructuración generadas en el Poder Central. Es necesario tener claro que la inclusión de la cuestión municipal y la descentralización en la agenda legislativa, obedece, al modo como algunos diputados interpretan las directrices generales de su partido y a su experiencia en la gestión municipal.

Los diputados no elaboran sus propuestas recogiendo las demandas de los actores locales, lo que se pretende entonces es que luego de haber iniciado la tramitación de un proyecto que involucra a las municipalidades, se le hace una consulta con el propósito de legitimar el proyecto.

Los políticos locales sufren un proceso de socialización político- institucional que tarda cierto tiempo, consumiendo la mayor parte del período en el aprendizaje de la política
31

institucional. Este proceso se da en tres niveles: el político general, el político- partidista y el administrativo.

Rivera (1997) plantea que se deben de ponderar algunos obstáculos con los que se ha encontrado la descentralización en nuestro país, entre ellos:  Obstáculos globales como la ausencia de tematización en las agendas gubernamentales y el modelo centralista; y obstáculos locales como la oposición de gremios, los intereses partidistas, entre otros.  La viabilidad política: es necesario que el discurso sea aceptado por los cuerpos burocráticos y los actores gubernamentales; una disposición para trasladar funciones competencias y recursos hacia las instancias locales.  La receptividad del gobierno y la sociedad local respecto a las propuestas y medidas de descentralización  La magnitud real de la demanda nacional y local de la descentralización que en la mayoría de los casos no forma parte de la agenda ciudadana costarricense.  El alcance de las acciones realizadas por los actores descentralizadores, lo cual se ha encontrado con obstáculos como los siguientes: una historia municipal pobre, una tematización gubernamental insuficiente, la falta de una estrategia pedagógica que visibilice el problema ante los ciudadanos.  Responsabilidad en la operacionalización de la descentralización, que permita un manejo técnico del proceso de negociación y la transferencia de actividades del poder central a las municipalidades.

32

 Capacidad infraestructural de los órganos subnacionales de gobierno y de la sociedad local para poner en marcha una estrategia de descentralización. (Ibíd.)

Es decir, que primero se deben superar estas limitaciones y lo más importante aún, convencer a la clase política de la importancia de facilitar estos procesos, no sólo para generar la gobernabilidad que el país necesita, sino también, porque las personas tienen el derecho de participar y decidir sobre la forma de desarrollo que se quiera implementar, ya que en última instancia es la ciudadanía la que se ve afectada o no por las decisiones que se tomen.

2.1.5 La experiencia de la Reforma Estatal y la Descentralización en Costa Rica: Administraciones 1982-2002 a) Administración Monge Álvarez (1982-1986)

En esta administración, la coyuntura política cambia (entran en juego los organismos financieros internacionales con sus políticas de reducción del déficit fiscal, disminución del gasto, etc.) y el pueblo presiona para mantener el modelo de Estado vigente; se firmó el PAE I, basado en una política de exportación.

Ante esto, el modelo de Estado pierde veracidad y esta veracidad la gana el modelo liberal, debida a la crisis del Estado, al auge del liberalismo, así, el Partido Liberación Nacional debe replantearse el modelo que defendían de Estado. De esta forma, se empieza a delinear una estrategia de reestructuración del Estado llamada racionalizadora, la cual intenta disminuir el aparato institucional del mismo, pero sin sacrificar su función social. (Rivera; 1995:148)
33

En esta administración se aprueba la ley de Equilibrio Financiero para un reordenamiento hacendario y reducción del gasto público; se promueven algunas privatizaciones. La preocupación se centra en la disminución del gasto público, pero no se habla de descentralización ni de reforma política. (Ídem)

La Asociación Nacional de Fomento Económico (ANFE) cobra fuerza apoyándose en las políticas que impulsan los organismos financieros internacionales para la disminución del gasto en las políticas extranjeras que promueven las privatizaciones que sustituyen al Estado. En este contexto se crea la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (CINDE), el cual debe promover actividades productivas pero también la integración social, para lo cual se plantearon crear un aparato extrainstitucional de la política social. (Ibíd.: 149)

b) Administración Arias Sánchez (1986-1990)

En esta administración las tensiones aumentan, hay una presión externa muy fuerte para la reestructuración del Estado, se aprueba el PAE II, lo que llevó a que dentro del Partido Liberación Nacional se dieran divisiones internas entre estatistas y desestatistas. (Rivera; 1995:150)

En el discurso de Arias se visualiza una tendencia hacia la descentralización, que al final se realiza a pesar de las protestas.

La tematización de la descentralización va a estar dada por tres situaciones: el movimiento de reforma al artículo 170, la especificidad del tratamiento de “lo regional" dentro de las
34

políticas de planificación y la creación de la Comisión Consultiva para la Reforma del Estado Costarricense (COREC). (Ibíd.: 151)

Al constituirse la COREC en medio de una coyuntura que exigía la descentralización, se tematiza sobre este aspecto. Esta comisión surge con el objetivo de proponer líneas de acción para la transformación del Estado (redistribución del poder a nivel central del Estado, hacia instancias regionales y locales, introducción del control ciudadano sobre la gestión pública, reestructurar las normas actuales de la administración pública, entre otras). La COREC elaboró un amplio diagnóstico que sentó las bases para una propuesta integral de Reforma del Estado, en la cual se le concede un lugar preponderante a la reforma política y social. (Ibíd.: 157)

Esta administración dio gran importancia a la participación ciudadana. El Plan Nacional de Desarrollo de ésta administración pretendió "fortalecer los mecanismos de participación ciudadana por medio de una desconcentración para la toma de decisiones en la Región Central hacia las regiones periféricas, tomando en cuenta los Gobiernos Locales" (Chinchilla, 1998:69, citado por Bustamante, Calderón y otras: 2000:14)

Para el logro de este objetivo se estableció una "Democratización Geográfica" que perseguía incentivar la participación popular por medio de las Municipalidades con el fin distribuir el poder político, lo cual produciría las capacidades de las regiones periféricas y del sector público, las desigualdades regionales existentes y fortalecimiento municipal.

El tema de la descentralización fue de suma importancia en esta administración, esto se evidencia en el intento de asignar una subvención del 10% a las Municipalidades y trasladar
35

funciones del Poder Central a éstas últimas, lo cual no llegó a concretarse en esta administración. (Bustamante y Calderón; 2000:15)

c) Administración Calderón Fournier (1990-1994)

En este período, la reforma del Estado toma mucha fuerza debido a su carácter neoliberal y a las exigencias de los organismos internacionales. El tema de la descentralización es desplazado, ya que la reforma del Estado, se centró en mayor grado en el plano económico. No obstante, se mantuvo la iniciativa del fortalecimiento del régimen municipal, al querérsele destinar más recursos a las municipalidades y otorgarles mayor autonomía.

Se combinan tres elementos:  Predominio de gobernantes con visión desestatista.  Posibilidad de negociar el Programa de Ajuste Estructural III.  Necesidad de racionalizar el gasto estatal.

A raíz del proceso de reforma es que en los países de América Latina se empiezan a establecer las políticas de descentralización como respuesta a la crisis del modelo de Estado centralizado.

Con relación a esto, Roy Rivera (1995) establece que la descentralización posee dos etapas en esta administración:

Una donde se le da un lugar importante en la reforma del estado tomando en cuenta lo político y lo social.
36

Otra donde lo anterior es relegado a un segundo plano para dar primacía a asuntos meramente económicos.

d) Administración Figueres Olsen (1994-1998)

Durante este período se aprobó el PAE III impulsado como una tercera fase del ajuste estructural, y que se fundamentó en cinco ejes:  Apertura comercial basada en una mayor integración al mercado mundial.  Construcción de una economía interna libre de distorciones adecuadamente regulada por el Estado, en un marco regulatorio de la competencia servicios públicos.  Modernización del sistema financiero.  Establecimiento de un Estado Social concertador y participativo.  Políticas agresivas en inversión de capital humano y puesta en práctica de programas focalizados de ayuda temporal a sectores excluidos. (Alfaro y otras; 1997:89-90) y de los

Por otra parte, mediante el Plan Nacional de Desarrollo, se procuró incorporar a los diferentes sectores de la "sociedad civil" en la toma de decisiones, dentro de un proceso de "descentralización del Estado". (Bustamante y Calderón; 2000:16)

El Plan establece la necesidad de ampliar la participación de la comunidad en los programas estatales y de las instituciones públicas mediante la descentralización del poder Central y la democratización del poder local. El Estado debería brindar mayor apoyo
37

técnico, político y financiero a las comunidades y asegurar una mayor distribución entre regiones.

Además se planteó que los gobiernos locales deberían dividir obligaciones entre éstos y la comunidad, por medio de una buena distribución de presupuestos y partidas específicas, lo cual facilitaría su autonomía y evitaría que se llevara a cabo la manipulación política.

Se plantearon importantes políticas, tendientes a la superación de la pobreza, principalmente, como fue el Plan Nacional de Combate a la Pobreza, el cual pretendía la integración de toda la población, a través del fortalecimiento y la promoción de cinco áreas: Infancia, Mujeres, Trabajo, Solidaridad y Desarrollo Local.

Con respecto a participación ciudadana, en el año 1994 se introdujeron elementos para promover la participación comunal, sin embargo no se logró, lo que provocó, más bien la crítica de los(as) comunitarios(as), ya que su participación no iba dirigida a gestionar, ejecutar y evaluar los programas y proyectos, sino más bien, consistía en ser simples espectadores, lo cual causó una impresión no muy buena. (Ídem)

Durante esta administración se logró un avance con respecto a la reforma del régimen municipal, la descentralización y el fortalecimiento municipal, por medio de la última reforma que se realizó al Código Municipal en julio de 1998, la cual será retomará más adelante.

Según la exposición de motivos del proyecto de ley del Código Municipal, un elemento que impulsó dicha reforma, fue el VII Congreso de Municipalidades, en donde José María
38

Figueres Olsen y Miguel Ángel Rodríguez, en condición de candidatos a la presidencia de la República en ese momento, se comprometieron a conformar una Comisión para transformar en proyectos de Ley, los diferentes aportes presentados en esta celebración.

A esta comisión se le denominó Comisión de Reforma Integral del Régimen Municipal, de la que eran miembros representantes de todos los partidos políticos de la Asamblea Legislativa. Se elaboró una propuesta que incluye proyectos de Ley con respecto a la Constitución Política, hasta llegar a la realización de un nuevo Código Municipal.

e) Administración Rodríguez Echeverría (1998-2002)

Según Bustamante y Calderón (2000:22-28) durante esta administración se han realizado también políticas y programas destinados a la reducción de la pobreza y consecuentemente al mejoramiento de la calidad de vida, planteándose para lograr esta meta, el denominado: Plan de Solidaridad.

El Plan de Solidaridad es el sustituto del plan anterior (Combate Contra la Pobreza) en el cual se fijan como principios de atención los siguientes aspectos:  Descentralización y desconcentración: se otorgará ayuda a las familias más pobres, mediante el Triángulo de Solidaridad.  Especialización y complementariedad: las instituciones deben robustecerse según sus fortalezas.  Evaluación de procesos e impacto: todos los programas deberán contar con indicadores de éxito y cumplimiento.
39

 Asimismo el Plan de Solidaridad planteo retomar las siguientes áreas:  Derechos sociales: educación, salud, alimentación y vivienda.  Integración social de grupos especiales: menores en riesgo, adultos madres adolescentes, personas farmacodependientes.  Transferencia directa: incentivos especiales (apoyo temporal).  Oportunidades productivas: ingresos (microempresas, formación para el trabajo, asentamientos rurales).

Como propuestas fundamentales, para alcanzar lo anteriormente citado, están: el Foro de Concertación y el Triángulo de Solidaridad.

El Foro de Concertación, fue un programa utilizado por el gobierno, para tratar de acercarse a las diferentes organizaciones y sectores de la sociedad. Su fin fue obtener datos, perspectivas, acuerdos y compromisos de los programas y proyectos que se estaban ejecutando y de los que se querían ejecutar, sin embargo debido a discrepancias políticas el foro fue derogado.

Este es el otro programa estipulado en el Plan de Solidaridad para fomentar la integración y participación de lo distintos actores sociales.

El proyecto del Triángulo de Solidaridad se plantea, como un mecanismo para reconceptualizar el papel del Estado, superando una visión basada en el paternalismo y el centralismo, para promover una "nueva perspectiva" que busca devolver la credibilidad de las personas en la función pública, mejorando la capacidad de respuesta de las instituciones a las demandas reales de las personas, las familias y las comunidades, lo cual requiere
40

trabajar tanto en la modernización institucional como en la promoción de mecanismos efectivos de participación ciudadana en la toma de decisiones (Fischel, 1999 en Estado de la Nación, 1999.108, citado por Bustamante y Calderón; 2000:24).

La visión de este programa plantea una cultura participativa consolidada, donde la Ciudadanía, las Municipalidades y el Gobierno, se integrarán fraternalmente y solidariamente en las decisiones que afectan su propio destino, como vía de mejoramiento constante en la calidad de vida de toda la sociedad. Esto ubica a los Gobiernos Locales en una posición de mucha importancia, pues implica no sólo la participación de las comunidades y las diversas instituciones, sino también la participación activa de las Municipalidades.

Al respecto, según lo expone la Secretaría del Triángulo:

"este busca incentivar la participación ciudadana en el ámbito local, a fin de establecer un diagnóstico de los principales problemas de las comunidades y sus posibles soluciones, dentro de una acción concertada entre éstas, las Municipalidades y las instituciones gubernamentales". (Ídem)

f) Administración Pacheco de la Espriella (2002- 2006)

Este Gobierno realizó durante su campaña política (2001-2002) una serie de planteamientos con respecto a la Reforma del Estado, participación popular y desarrollo del Régimen Municipal costarricense. En el Programa de Gobierno “Todo por Costa Rica” (2001) se exponen lo siguiente:
41

 Realizar una desconcentración y descentralización de las entidades públicas y lograr la participación de la ciudadanía en los distintos programas gubernamentales.  Incluir mecanismos parlamentarios que den oportunidad al pueblo de decidir en temas trascendentes, para lo que se apoyará la creación de plebiscitos y la elección de diputados por distritos electorales.  Promover la participación comunal mediante cabildos abiertos, consulta comunal y referéndum.  Impulsar la eficiencia, profesionalización e idoneidad de los servidores del Régimen Municipal junto a mecanismos gerenciales, transparencia en el uso de los recursos, rendición de cuentas y sanciones.  Apoyar todas las reformas legales dirigidas a fortalecer el Régimen Municipal.

Basándose en estos planes de gobierno, es claro que en los últimos años se ha buscado la descentralización del Estado, la cual demanda una reestructuración política-administrativa del mismo, en la que los (as) ciudadanos (as) tengan una mayor participación en cuanto a la toma de decisiones, poder y recursos. Además, busca una desburocratización, una reconfiguración institucional, un ordenamiento y reordenamiento del territorio, así como una constitución/reconstitución de la nación.

Según Roy Rivera (1995:175), respecto a la descentralización: “en algunos casos se presentan posibilidades reales de iniciar estrategias de descentralización, en otras, lo que se propone es, simplemente que las municipalidades colaboren con las tareas de las instituciones centralizadas.”
42

Esto es de suma importancia, ya que es claro que este proceso de descentralización encuentra su mejor aliado en los Gobiernos Locales. Sin embargo, se debe ser consciente de que la labor de las Municipalidades, actualmente se encuentra limitada por diversos factores.

Según varios autores, entre ellos Monge y Pereira (1995) y Roy Rivera (1997), el debilitamiento municipal se debe fundamentalmente a la crisis que sufre el Régimen Municipal, en los últimos veinte años en cuatro ámbitos principalmente: económico, político, administrativo y de gestión.

A pesar de que como se ha venido mencionado, se han realizado esfuerzos políticos para transformar el modelo centralista costarricense, las Municipalidades continúan enfrentando serias dificultades.

Monge y Pereira (1995: 106-113) refieren en este sentido, que la problemática del Régimen Municipal se puede agrupar en cinco áreas críticas:

a.

Finanzas Municipales: aunque en el artículo 170 de la Constitución Política se

detalla que las Municipalidades son autónomas, se puede decir que los gobiernos locales no gozan de dicha autonomía, pues lo que prevalece es un principio de compensación, es decir, de transferencia de recursos insuficientes entre los niveles nacional y local. Las finanzas municipales son muy deficitarias y las tranferencias provenientes del Gobierno, no se otorgan en proporciones adecuadas, que permitan al régimen brindar los servicios que le competen, ni hacerlo eficientemente.

43

b.

Pérdida de funciones del Régimen Municipal: el modelo de Estado, caracterizado

por una gran centralización y un régimen de instituciones especializadas fueron despojando al régimen de sus funciones, es decir, las Municipalidades prestan un mínimo de servicios caracterizados por altos costos, baja rentabilidad y un carácter marginal (mantenimiento de caminos y puentes, aseo de vías, administración de cementerios, de mercados, etc.)

c.

Falta de capacitación del recurso humano:

el Régimen Municipal se ha

caracterizado por tener un sistema de administración de personal menos desarrollado; los funcionarios son reclutados políticamente, sumándose a esto la falta de estabilidad, bajos salarios, ausencia de una carrera administrativa, bajo nivel de profesionalismo y alta fuga de personal capacitado a otras instituciones. Los problemas se agravan por la poca

capacitación que reciben estos funcionarios y la incapacidad de la mayoría de las Municipalidades para señalar los requerimientos del mejoramiento del personal y de la gestión. Por otro lado, no se brinda formación en el campo de las finanzas, los servicios y la legislación municipal.

d.

Injerencia política en el Concejo Municipal y el alcalde municipal, el régimen se ha

caracterizado por presentar problemas en los mecanismos de reclutamiento y selección de los altos jerarcas municipales (regidores, regidoras, alcaldes y alcaldesas), por cuanto existe una total injerencia política por parte del partido en turno por presentar a estos funcionarios ante los electores para su ratificación; además de la injerencia en la toma de decisiones por parte de los diputados y autoridades políticas locales.

44

e.

Desface de los sistemas administrativos:

la mayoría de las Municipalidades

presenta una estructura formal, divorciada de los requerimientos funcionales de su quehacer; la tradición, el formalismo y la rigidez presupuestaria son elementos que justifican esa falta de adecuación. Puede afirmarse además, que tanto los sistemas como los procedimientos de las administraciones locales, están poco desarrolladas.

Al respecto, Roy Rivera (1997: 76 - 86) desarrolla una investigación en la segunda mitad de la década de los noventa dentro del Régimen Municipal costarricense, y logra identificar una serie de problemáticas como las principales de este sector.

Un primer aspecto que se debe señalar es que el sistema municipal está estructurado de tal forma que las Municipalidades que están con el gobierno de turno, y además cuentan con la protección del diputado de la zona, pueden intentar desarrollar algunas de las pocas actividades que su capacidad logística y financiera les permite; las que no se encuentran en esa condición, se ven, prácticamente, condenadas a la inactividad.

Esto provoca una situación de ingobernabilidad en la administración que, sumado a la frecuente inexperiencia de los políticos locales y al proceso de adaptación que deben sufrir para poderse acomodar en su nuevo rol, produce una manifiesta inercia en la gestión municipal. El ambiente mismo que existe en los edificios en los cuales funciona la mayor parte de los gobiernos locales, delata su disfuncionalidad e inoperancia.

Las Municipalidades, (sobre todo las de zonas rurales) con pocos ingresos, desarrollan muy pocas actividades limitándose, la mayoría, a la recolección de basura y, en algunos casos, al arreglo de caminos; no obstante, también juegan el papel de intermediación de la demanda
45

social local ante los entes nacionales de Gobierno, lo cual reafirma el esquema centralista de relación Estado-sociedad local predominante en el país.

La "agenda municipal" de estas instancias es muy limitada, lo cual hace que las posibilidades de conversión de asuntos sociales demandados en políticas públicas sean mínimas. No existe una política social municipal, lo que se ha encontrado, son impulsos desarticulados de intervención en ciertas problemáticas sociales.

La poca actividad de las Municipalidades se concentra en la prestación de servicios en el campo de los equipamientos colectivos. Recolección de basura, arreglo y mantenimiento de caminos y, en menor medida, la administración de agua, son algunos de los servicios prestados. La precariedad de la situación de los servicios es tal que, en muchos casos, o no se presta el servicio o se presta deficiente o insuficientemente. Lo anterior en parte por la falta tan marcada del recurso financiero ya que las municipalidades incumplen con las presentaciones de los Planes anuales operativos y al ser estos improbados crean caos en los administrados.

A pesar del raquitismo financiero, de la inercia operativa que padecen las Municipalidades, se pueden identificar unas limitadas actividades en el campo social que normalmente tienen que ver con iniciativas generadas en instituciones del Poder Central.

Respecto a los serios problemas socioeconómicos que presentan las comunidades, las Municipalidades se muestran impotentes, ya que no pueden desarrollar una política de asistencia a los sectores más excluidos. Aun así, hay algunas Municipalidades que llevan a

46

cabo actividades, en coordinación con instituciones del Poder Central, y algunos pocos casos, se destinan limitados fondos para tal concepto.

En el campo de la salud, se tiene que algunas Municipalidades están desplegando algunas acciones, pero no como parte de una política local de salud, sino como resultado de políticas del Ministerio de Salud, de la Caja Costarricense del Seguro Social, o de cualquier otra institución del sector que se haya planteado incorporar a las Municipalidades en el proceso de ejecución de sus medidas. En este sentido, las campañas de ataque a problemas específicos han llevado a que el Ministerio de Salud busque colaboración en las Municipalidades.

En el campo de la educación, la actividad de las Municipalidades se limita a ofrecer un conjunto de becas muy bajas y, a veces, a brindar apoyo en infraestructura a las instituciones de enseñanza, pero no existe una política municipal en educación.

Por otro lado se puede decir, que si en el campo de los equipamientos colectivos y de "lo social", en general, la actividad es exigua, en el campo de la producción, la intervención de la Municipalidad es casi inexistente.

La nula actividad productiva con respecto a la producción y venta de servicios) generada por las Municipalidades tiene que ver ciertamente con sus limitaciones financieras, pero, también, con la visión restringida de la gestión de "lo público" que posee la gran mayoría de los funcionarios y políticos locales. No es por tanto extraño que no se considere una responsabilidad de la Municipalidad.

47

De lo anterior, se puede afirmar que las Municipalidades costarricenses desarrollan una gestión muy limitada y, en algunos casos, prácticamente imperceptible. Esto tiene dos tipos de consecuencia: por un lado, la poca acumulación de conocimiento y experiencia en el tratamiento de algunas problemáticas que atañen a la ciudadanía local, y por el otro, la reafirmación de una imagen devaluada de la Municipalidad ante los ojos de los miembros de la sociedad local.

Vale la pena acotar, desde otro ángulo, que la agenda ciudadana local se encuentra, de alguna manera, segmentada, de acuerdo con los puntos que se incluyen para ser planteados al Poder Central y los que se proponen a las Municipalidades. Obviamente, las posibilidades que ofrece la Municipalidad de tematizar asuntos de importancia de la sociedad local son mínimas; no obstante, se pueden identificar un conjunto de asuntos que hacen parte de la agenda ciudadana local y que pueden o no tener resonancia, dependiendo del caso, en la conformación de la agenda municipal.

Es importante señalar que no siempre hay coincidencia ni un tránsito fluido de la agenda ciudadana local a la agenda municipal. Diríamos que la baja oferta de servicios que hace la Municipalidad a la comunidad, determina que las expectativas que los ciudadanos hacen sobre su gestión, sean restringidas.

En lo que respecta a los problemas de clientelismo y dependencia del Poder Central, se tiene que estos órganos han tendido a estar en función de las necesidades de autoreproducción de la unidad técnico-burocrática, dejando de lado la razón misma de su existencia.
48

Evidencia de lo anterior es el hecho de que la mayor parte de las Municipalidades destinan al pago de planillas y gastos de funcionamiento un 75% o más de su presupuesto, lo cual significa reducir al mínimo las posibilidades de materializar una verdadera política local.

Por la baja capacidad de gestión que tienen las Municipalidades, el nexo existente entre el Gobierno Municipal y la sociedad local ha tendido a dislocarse. Esto ha llevado a que ambos funcionen, en la práctica, ignorando cada uno al otro e instituyendo una suerte de práctica "autista".

No obstante, se encuentran visiones distintas en los actores municipales respecto al modo como se da este vínculo.

Con respecto a la participación ciudadana se afirma que existe mucha apatía de la gente, y hay poca interacción de la comunidad con su órgano de gobierno; el problema según Rivera es que: “todo el mundo está en la casa esperando que los problemas sean resueltos”.

Es importante señalar que esa separación existente entre el Gobierno Municipal y la sociedad local lleva a que no haya prácticamente contacto con las organizaciones comunales.

El mismo autor, (1997:88) señala que, en ausencia de una tradición de comunicación fluida con las distintas expresiones organizacionales de la localidad, y como consecuencia de una yuxtaposición de niveles político-institucionales y político-partidistas, los gobiernos locales no han estilado ni la coordinación con organizaciones locales ni la consulta con la
49

comunidad. Lejos de existir la convicción de la necesidad de apoyar la gestión local en la misma comunidad y de hacer de la concertación de la sociedad local un principio, los gobiernos locales han encontrado la posibilidad de articulación por la vía político-partidista, es decir, mediante el clientelismo y las lealtades a los correligionarios.

En vista de esta crisis en el municipalismo, y dadas los cambios planteados en la reforma al Código Municipal (2008) mencionada anteriormente, se buscó que las Municipalidades y las comunidades ejerzan un nuevo papel en el fortalecimiento del espacio y el poder local.

De manera general, dicha reforma busca fortalecer la autonomía municipal, para darle oportunidad a cada gobierno de fijar las áreas en las que se involucrará cada cantón. Se otorga más fuerza a los Convenios intermunicipales y empresas municipales, introduciendo operaciones usadas en la administración privada.

Estas normas legales se orientaron a agilizar la toma de decisiones de cada gobierno municipal, y se eliminaron una serie de artículos que pasaban por encima de la Constitución Política, pues se dependía de órganos externos para la toma de decisiones. (Bustamante y Calderón; 2000: 21-22)

Entre las principales reformas realizadas al Código Municipal destacan las siguientes: (Arrieta y otras, 1999 citado por Araya y otras; 2000)  Se traslada la administración del Impuesto de Bienes Inmuebles a las Municipalidades.

50

 No explicita cuales son los cometidos que las municipalidades deberían cumplir, sino que se busca que cada gobierno establezca según sus propias posibilidades financieras las áreas en las que se involucrará.  Define que el Gobierno Municipal estará compuesto por un cuerpo deliberativo denominado Concejo, integrado por regidores de elección popular, también por un Alcalde (antes denominado Ejecutivo Municipal) y su suplente, ambos también de elección popular.  Se redactan con respecto al Alcalde Municipal los requisitos, atribuciones y obligaciones, causas de pérdida del puesto, salario, etc., que asumen con este puesto. Cabe resaltar que para optar por la Alcaldía de un Municipio se debe presentar en la campaña un Programa de Gobierno, basado en un diagnóstico de la realidad del cantón, y que este haya sido difundido.  Se procura que los regidores se especialicen más en áreas de interés de la comunidad y no solamente se concentren en la visión integral del cantón, sino que las particularidades económicas, políticas o sociales de un cantón, puedan ser atendidas con mayor atención por el Gobierno Municipal.  Se establecen 7 comisiones permanentes dentro del Gobierno Municipal: Hacienda y Presupuesto, Obras Públicas, Asuntos Sociales, Gobierno y Administración, Asuntos Jurídicos, Asuntos Ambientales, Asuntos Culturales y Condición de la Mujer.  Se destaca la importancia de las Auditorias Internas como medio de control.  Los Concejos de Distrito encargados de vigilar la actividad municipal serán elegidos popularmente por período de 4 años y desempeñarán sus cargos
51

gratuitamente, se establecen sus funciones y facultades mismas que son aumentadas en relación con el código anterior, serán ellos/as quienes recomendarán los proyectos de desarrollo de sus comunidades ante el Concejo Municipal.  En cuanto al presupuesto se le da un papel importante de supervisión a la Contraloría de la República en el funcionamiento y directrices de las municipalidades.  En materia de selección de personal se establece que el mismo se realizará por medio de pruebas de idoneidad para lo cual las municipalidades podrán solicitar la colaboración de la Dirección General de Servicio Civil.  En cada Municipalidad existe un Comité Cantonal de Deportes y recreación mismo que debe recibir como mínimo un 3% del presupuesto municipal.  Se promueve una participación activa, consciente y democrática de la sociedad en la toma de decisiones del Gobierno local.  Se establece como deber de los Concejos Municipales la realización de plebiscitos, referéndum y cabildos, donde se permite la apertura al pueblo para la toma de decisiones.  El desarrollo de contenidos relacionados con la ley 8679 de reforma del código municipal, en el cual entre otras cosas se incluye nuevo articulado y se modifica otro para dar garantía al apoyo de la equidad de género en la gestión local.

"Las municipalidades quienes habían estado en un segundo plano durante muchos años, han adquirido relevancia en nuestros días, solicitando se les aborde con amplitud y seriedad y ofreciendo claras alternativas de democratización y eficiencia. Su

52

renacimiento no ha estado libre de obstáculos y se presentan como desafíos que las municipalidades se conviertan en acreedores de esos reconocimientos producto del mejoramiento constante de su actividad y de su gestión." (DEMUCA, citado por Araya y otras; 2000)

En este sentido, las reformas estatales y los procesos de descentralización que ha sufrido nuestro país en los últimos años, se han constituido en el punto de partida para que las Municipalidades inicien una gestión democrática que permita atender las demandas de la población y la atención de lo social desde el espacio local, dado que se le han delegado una serie de competencias en éste ámbito.

Se han asignado funciones en lo referente a la atención de la Niñez y Adolescencia, la protección del Medio Ambiente, la promoción de la Participación Ciudadana en la elaboración y desarrollo de políticas locales, y la atención de la Mujer.

En este sentido, se han identificado algunas experiencias de Municipalidades que han iniciado acciones en la atención de estas nuevas competencias. Por ejemplo, sobre Niñez y Adolescencia se han registrado las experiencias de los cantones de Puriscal, Pérez Zeledón, Upala, Los Chiles y actualmente la del cantón de San José, los cuales han orientado su trabajo a la conformación de los Adolescencia. Sistemas Locales de Protección a la Niñez y la

En el área ambiental, como parte de los procesos de Reforma de la Administración Figueres Olsen (1994-1998), el Ministro del Ambiente y Energía…

53

"…inició un proceso de redefinición de la gestión ambiental en Costa Rica; en la que se propone redimensionar el rol de los gobiernos y de las comunidades locales en la tarea de conservación y manejo de los recursos naturales". (AMBIETICO No. 38; 1996)

Para octubre de 1996, treinta Municipalidades habían firmado un convenio con el MINAE con el propósito de trasladar a los municipios la gestión ambiental.

Propiamente en lo que respecta a la gestión de Servicios Sociales en el ámbito Municipal, se conoció para el año 2000-2001 la experiencia desarrollada por la Municipalidad de San José, en la que se refiere un mayor desarrollo en la prestación de dichos servicios.

Se trabaja con las siguientes áreas o programas:  Ayudas en materiales de construcción a vecinos del cantón.  Asignación de becas a estudiantes hijos de funcionarios de la institución.  Capacitación a funcionarios que atienden público para brindar servicios preferenciales a los adultos mayores, esto se trabaja en coordinación con el Programa Ciudadano de Oro de la CCSS.  Atención a personas indigentes con dos acciones básicas, que son el fortalecimiento de la Comisión Rescate del Área Noroeste de San José (zona roja) y la creación de un centro de interacción para tener mayor contacto con el indigente en la calle y ofrecer servicios de hogar temporal.  Educación: se trabaja en un Programa con veinte Escuelas Urbano Marginales del cantón, que desarrolla básicamente dos componentes, el infraestructural (arreglo y
54

construcción de aulas, dotación de pupitres y equipo, etc), y el componente psicosocial, en el que se está iniciando la lucha contra la deserción escolar, la repitencia y el uso indebido de fármacos.  Atención a la población "travesti", en este programa se está realizando un estudio diagnóstico de la población que trabaja en los alrededores de la Clínica Bíblica, los vecinos del lugar y la Policía Municipal, el mismo surge como una demanda de dichos vecinos.  En el área de medio ambiente, se desarrollan un programa denominado "Súper héroes ambientales", el cual se desarrolla en escuelas del cantón; las acciones se orientan al ornato de los jardines, el manejo de desechos sólidos y la capacitación en las Escuelas y comunidades. Además se refirieron otras acciones de saneamiento ambiental.  Coordinación con la Comisión Nacional de Emergencias en una red con el Ministerio de Salud, existe una Comisión de Emergencias dentro de la institución que trabaja a nivel preventivo dentro del edificio y el desarrollo de planes de emergencia con las comunidades, principalmente aquellas con mayor riesgo de desastre. (Rosiris Herrera: entrevista 2/6/2000).

 La creación y fortalecimiento de la Oficina de la Mujer y la creación del Instituto Euro latinoamericano de formación en liderazgo político para las mujeres.

Por otra parte, la Municipalidad de Desamparados a partir de 1997 implementó un proceso de desarrollo local con participación ciudadana que ha culminado con la creación de una

55

Oficina de Asuntos Ciudadanos encargada de ofrecer apoyo técnico, atención y orientación a las organizaciones del cantón sobre inquietudes y los problemas que les aquejan.

Además, se aprobó un Reglamento de Participación Ciudadana en el que se establecen directrices sobre el “involucramiento de los vecinos y vecinas en las decisiones del gobierno local”; se establecen entre otros aspectos, los niveles y principios de la participación ciudadana dentro del cantón, y las instancias a través de las cuales los y las ciudadanas pueden participar, entre ellas destacan: Foros y Juntas Cantonales, Comisiones y Comités, Asamblea de Distritos, Concejos de Distrito; y el Referendo y Plebiscito como únicas instancias de participación ciudadana vinculantes para el municipio.

Dicha Municipalidad, a través de la Oficina de Asuntos Ciudadanos desarrolló durante el año 2000 Foros de opinión a nivel distrital, sectorial y cantonal sobre doce temas de interés (Género, Salud, Juventud, Ambiente, entre otros). En estos Foros participaron los distintos sectores, organizaciones y ciudadanos en general y su propósito principal fue realizar un diagnóstico cantonal que permita establecer un Plan de Desarrollo Cantonal; que a su vez facilite la discusión del Presupuesto Municipal en un Plebiscito donde priven las prioridades establecidas por la ciudadanía. (Entrevista: Roberto Lemaitre: Coordinador Oficina de Asuntos Ciudadanos, Municipalidad de Desamparados, 31/08/2000).

En cuanto a servicios hacia la Mujer, se conocen experiencias de algunas Municipalidades que en coordinación con el Instituto de la Mujer (INAMU), han creado las llamadas Oficinas Municipales de la Mujer. Inicialmente éstas se crearon para atender la problemática de la violencia intrafamiliar, para trascender posteriormente a la promoción y
56

defensa de los derechos de las mujeres. De ahí que en la Ley de creación del INAMU (Ley 7801), se establecen éstas como espacios locales de participación, en miras de constituirse en una importante alternativa de descentralización en materia de políticas públicas y desarrollo de lo local involucrando la perspectiva de género.

Sobre este último punto interesa hacer énfasis en el presente documento, dado que la investigación que se presenta, pretende fortalecer un programa de atención a esta población, específicamente la Oficina Municipal de la Mujer del Cantón de Tibás.

Por otra parte, es importante antes de conocer el programa de las Oficinas de la Mujer, que se destaquen los principales aspectos en torno a la situación general y política actual de la mujer en Costa Rica, para contextualizar brevemente el origen del mismo para atender las necesidades y demandas de esta población y la protección de sus derechos.

2.1.6 Situación general de la mujer en Costa Rica

Costa Rica cuenta actualmente con 3.3 millones de habitantes, de los cuales, el 50,1% de la población son mujeres. El ritmo de crecimiento de la población es cada vez más lento. Según la clasificación de la CEPAL, el país se encuentra en la etapa de transición demográfica avanzada, en la que la mitad de la población está constituida por mujeres. Un poco más de la mitad de estas mujeres vive en zonas urbanas (52%).

A principios de los noventa, el 56% de las mujeres eran menores de 25 años y el 36% eran menores de 15 años.

57

Las mujeres costarricenses viven más que los hombres, tendencia similar en otras partes del mundo. A partir de los 45 años, el número de mujeres es mayor (51%) que el de los hombres. Para 1997, la esperanza de vida para las mujeres era en promedio de 79,2 años en comparación con el de los hombres que es de 74,5.

Según la Encuesta de Hogares de Propósitos múltiples (1994), la población de 5 a 17 años constituía un tercio de la población total del país. Las niñas y las mujeres adolescentes representaban un 48,6% de este total.

La tasa Global de Fecundidad era de 2,7 (MIDEPLAN, 1996), la tasa de natalidad había decrecido continuamente entre 1960 y 1996 (de 50,2 a 23,3 por mil). Sin embargo, esta disminución no ha ocurrido de la misma manera en todas las regiones del país, ni en todos los grupos etáreos. Si bien es cierto que a partir de los 20 años y fundamentalmente entre las mayores de 35 años, la tasa de fecundidad ha disminuido, entre las menores de 20 años ha aumentado (madres adolescentes). A finales de los años ochenta, un 16% de los nacimientos procedían de madres entre los 15 y los 19 años; para 1996, este porcentaje alcanzaba el 18,2%.

El número promedio de hijos(as) es de 1,3 (1996), cifra que representa una de las más bajas en América Latina; sin embargo, entre las mujeres pobres el promedio de hijos(as) es de 5,1%. (PNUD; 2000:11-12)

Por otra parte, según el VI Informe del Estado de la Nación, el tema de la igualdad de género ha recibido especial atención de parte del Estado costarricense en los últimos años,

58

mediante la ejecución de un conjunto de planes y programas dirigidos a enfrentar los principales problemas identificados, como son:  La baja participación femenina en la PEA,  Las desventajosas condiciones para la incorporación productiva de la mujer,  Los problemas de acceso efectivo a programas y servicios de vivienda, educación, crédito, y  Agresión y violencia intrafamiliar

Es así como se han impulsado acciones estratégicas en el marco del Plan para la Igualdad de Oportunidades de Mujeres y Hombres (PIOMH), el Plan Nacional de Atención y Prevención de la Violencia Intrafamiliar (PLANOVI), el Programa de Promoción de la Ciudadanía Activa de las Mujeres (PROCAM), y el Eje Promujer del Plan Nacional de Combate a la Pobreza. Además existen acciones específicas como la operación de las Oficinas ministeriales y sectoriales de la mujer dirigida a abordar el tema de género desde una perspectiva integral y el Programa de Mujeres adolescentes, enfocado a abordar los aspectos vinculados con el creciente embarazo de jóvenes.

En un esfuerzo por garantizar la coherencia en la ejecución de estas iniciativas es que se dan dos hechos fundamentales:  La creación del Instituto Nacional de las Mujeres, y  La designación de la Ministra de la Condición de la Mujer como rectora en el campo.

59

Por áreas la situación de la mujer costarricense es la siguiente:

En cuanto a los niveles socioeconómicos, la clase media representa un amplio sector de la población, pero los índices de pobreza han aumentado producto de la agudización de la crisis económica que está enfrentado el país.

Durante los años noventa, a pesar de la dureza de la crisis económica, los programas sociales siguieron ocupando un lugar prioritario en la asignación del gasto público. El empobrecimiento se ha concentrado en las zonas rurales y en los cantones de baja densidad de población.

En sus más diversas manifestaciones, las consecuencias nefastas de la pobreza y de la exclusión social perjudican e influyen más significativamente en las mujeres que en los hombres. Esto tiene su origen en las arraigadas contradicciones sociales, económicas y culturales en que se encuentra sumida la población marginada y desposeída. Ciertamente, la mujer enfrenta una situación de pobreza mayor que el hombre, tanto en intensidad como desde el punto de vista de su desarrollo integral. De esta forma se afirma que de cada siete personas en situación de pobreza, cuatro son mujeres. (Ruiz y otras; 1998:19)

Esta realidad adquiere una dimensión crítica, principalmente por el crecimiento sostenido de los hogares con características y condiciones de exclusión a cargo de mujeres, donde se recrea el ciclo vicioso de la pobreza en la interacción familiar. Como parte de las

condiciones propias de este ciclo, se origina una fácil transmisión de la madre a los(as) hijos(as) y a las futuras generaciones familiares de la situación de marginalidad, del fenómeno de la acumulación de pobreza y de la desventaja en el aprovechamiento de las
60

oportunidades. Por lo tanto, el ciclo se concibe como un medio que perpetúa la situación de pobreza familiar generacional y que adquiere niveles insospechados con el aumento de la población.

Así, por su condición de género subordinado y discriminado en el núcleo familiar y en la sociedad, la mujer está más expuesta al impacto directo de las causas de la pobreza, independientemente del contexto geográfico, rural o urbano, en que se encuentre situada. Más claramente, la realidad de la mujer se inserta y redimensiona, precisamente, en el contexto de fenómeno conocido como feminización de la pobreza. (Ibíd.: 20)

Dicho fenómeno explica especialmente, de qué manera las causas estructurales de la pobreza afectan de diferente forma a las mujeres y a los hombres, al impactar con sesgo de género. Básicamente, tal y como se indicó anteriormente, este fenómeno reconoce el predominio de las mujeres entre los pobres, en comparación con los hombres. Así, a partir de la posición y de los roles que cumplen las mujeres y los hombres en la familia y en la sociedad, el nivel de exposición a la pobreza difiere, esencialmente, según el género.

En este sentido, la vulnerabilidad de la mujer a los efectos de la pobreza se observa en su participación en el mercado laboral, en el acceso a los activos sociales y culturales, en la situación de su familia y en la cobertura y efectividad de las políticas públicas en la solución de su problemática. (Anderson; 1994, citado por Ruiz y otras; 1998:20).

Entre otros, lo anterior se refleja en algunos factores como las barreras para la inserción de la mujer en el mercado de trabajo, la doble o triple jornada laboral por sus roles de producción, la reproducción y la organización; el bajo nivel de escolaridad y de calificación
61

técnica, el patrón de sexualidad asociado a la reproducción, la cantidad de dependientes sujetos a su manutención y su responsabilidad en la jefatura del hogar.

De acuerdo al VI Informe del Estado de la Nación en el cual se especializó la investigación de la situación de las mujeres en Costa Rica, la tasa de mujeres jefes de hogar en condición de extrema pobreza representaba un 54,5% en el área urbana; y como jefa de hogar, la mujer asumía la manutención económica de la familia y, por tanto, se convierte en la principal proveedora del ingreso familiar. En general, este factor se asocia a la ausencia de pareja.

Una de las multidimensiones de la pobreza se encuentra en la madre adolescente o la adolescente embarazada, puesto que la fecundidad precoz está especialmente asociada a la mujer pobre. Esto lo muestra explícitamente la Encuesta Nacional de Salud Reproductiva del año 1993, al afirmar que las adolescentes de estratos económicos bajos tienen casi el doble de los hijos de las adolescentes de estratos medios. (Ibíd.: 22)

En términos generales, el sector de la madre joven adolescente adquiere una condición de vulnerabilidad dentro del universo nacional de la mujer en situación de pobreza. Por una parte, la más alta incidencia de embarazo entre las jóvenes se observa en aquellas comprendidas entre los 15 y los 19 años de edad; y, por otra parte, enfrentan condiciones extremadamente desventajosas que inciden en la madre joven, tanto durante el proceso del embarazo como durante el ejercicio de la maternidad. (Ídem)

62

Por su alto riesgo, el embarazo y la maternidad precoz aumentan la vulnerabilidad a la pobreza de estas jóvenes, con lo cual se incrementan, a la vez, el ciclo vicioso del a pobreza.

La cobertura de los servicios de salud es alta en el país. El Sector salud ha experimentado una reforma importante a partir de 1994. Los avances más importantes se observan en el fortalecimiento del primer nivel de atención. Para 1997 un 90,4% de la población estaba cubierta por el Régimen de Enfermedad y Maternidad de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) y un 48% por el nuevo modelo de atención primaria, los Equipos Básicos de Atención Integral en Salud (EBAIS). En la actualidad existen 622 EBAIS (CCSS, 1999) que cubren de 3.500 a 4.000 personas cada uno.

Es importante destacar que el sistema costarricense de seguridad social permite que las personas no cubiertas directamente tengan acceso a la atención en caso de necesitarla. Para 1996, el 98% de los nacimientos fueron asistidos por personal médico. Sin embargo, en algunos grupos poblacionales la cobertura no es tan elevada. Por ejemplo, un análisis del historial de mujeres inmigrantes atendidas en el Hospital de San Carlos se determinó que el 52,7% de las que solicitaron atención para el parto no había asistido al control prenatal y el 15,3% asistió de manera irregular a este control. Este grupo de mujeres migrantes representó el 13,8% de las mujeres que acudieron a consulta de obstetricia en un año (Estado de la Nación, 1998).

La mortalidad en Costa Rica se ha ido reduciendo sistemáticamente desde !os años cincuenta, especialmente en la población de menor edad y entre las mujeres. La tasa de
63

mortalidad es una de las más bajas del mundo (4 por mil habitantes) y la mortalidad infantil es de 10 por mil. Las principales causas de mortalidad en mujeres son: tumores malignos, enfermedades del corazón y enfermedades cerebrovasculares. En lo referente a mortalidad infantil, la tasa para las niñas menores de 5 años era de 4 por mil a inicios de los noventa y constituían el 15% de las muertes femeninas. Las principales causas de muerte entre las niñas eran: anomalías congénitas, enfermedades respiratorias, accidentes, tumores malignos y enfermedades del corazón.

En la población de mujeres entre 15 y 49 años, las principales causas de muerte eran los traumatismos y envenenamientos, los tumores malignos (principalmente de mama, de cuello uterino, estomacales y de piel), las enfermedades del aparato circulatorio, digestivo y respiratorio, las complicaciones del embarazo y el puerperio, las enfermedades de los nervios y de los sentidos, los trastornos endocrinos y de la nutrición. Además, datos preliminares de un estudio realizado por CEFEMINA en 1998, que abarca el período entre 1990 y 1998, revelaron que un promedio de 2,8 mujeres al mes son asesinadas por sus esposos, ex esposos, compañeros o novios. Además, el INAMU ha registrado el asesinato de 19 mujeres en 1997, 21 en 1998, 25 en 1999 y 17 en el año 2000 y las cifras han ido en aumento desde el 2000 a la actualidad.

Las principales causas de consultas médicas hechas por las mujeres (consulta externa de la CCSS) fueron: hipertensión (6%), infecciones agudas de las vías respiratorias superiores (5,8%) y amigdalitis agudas (5,4%). Las causas más frecuentes de incapacidad de las mujeres son: infecciones respiratorias (11,9%), complicaciones del embarazo (11%),

64

trastornos neuróticos (9,1%) y dorsopatías (6,9%). El promedio más alto de días de incapacidad en las mujeres corresponde a los denominados trastornos neuróticos (17 días).

Llama la atención que tanto en lo referente a mortalidad como a morbilidad, las causas no hagan alusión a las razones por las que las mujeres llegan a algunos de estos trastornos de salud, hecho que podría encubrir problemas de violencia en las vidas de estas mujeres.

Con respecto a las enfermedades transmisibles, parece importante destacar un repunte de la epidemia del dengue, que ha afectado mayoritariamente a las mujeres (60% del total de los casos reportados). La ocupación más frecuente de las mujeres afectadas son los oficios domésticos. En cuanto a la epidemia del SIDA, ha habido un aumento en los casos correspondientes a mujeres, que para 1997 constituyeron el 12,5% del total. (Ministerio de Salud, 1998)

La tasa de analfabetismo general es baja en el país con respecto al resto de los países centroamericanos (5,3% a nivel nacional en 1997, según el Informe del Estado de la Nación). La tasa de analfabetismo para mujeres en zonas urbanas es de 3,5 (mientras que la tasa para los hombres es de 2,7). Según la Encuesta de Hogares de 1995, el 76,7% de la población de 5 a 17 años estaba cubierta por el sistema educativo regular. No existen grandes diferencias de cobertura por sexo; sin embargo, las estadísticas del Ministerio de Educación Pública (MEP) señalan que un porcentaje más alto de niñas que de niños (85% versus 81% en zonas urbanas y 83% versus 78% en rurales) aprueba la primaria.

Además, un estudio reveló que a partir de los 12 años las niñas comienzan a abandonar la escuela en mayor número que los niños (Torrico; 1996). De acuerdo a la Encuesta de
65

Hogares de 1995, el 19,2% de niñas y adolescentes entre 5 y 17 años no asistió a ningún centro educativo.

En lo que respecta a educación especial, el MEP informó que de las 28.529 personas con discapacidad entre 5 y 17 años que acudieron a algún centro educativo, el 38,8% fueron mujeres.

Entre las mujeres pobres de zonas urbanas el 60% tiene baja escolaridad (primaria incompleta), porcentaje que se eleva al 80% entre mujeres pobres de zonas rurales.

La participación de las mujeres en el mercado laboral ha aumentado desde los últimos treinta años. La población económicamente activa (PEA) asciende a un 38% (32,4% son mujeres). A principios de los noventa, un 30% de las mujeres trabajaba fuera de la casa, constituyéndose en el 28% de la población económicamente activa. Hay que tomar en cuenta dos factores que inciden en el bajo registro de la población de mujeres económicamente activas: el alto porcentaje de mujeres que se dedica a las labores domésticas no remuneradas (y que no generan ingresos en los términos registrables para las estadísticas tradicionales de ingresos) y el subregistro del trabajo de las mujeres que sí produce ingresos económicos, principalmente en las zonas rurales.

En cuanto al tipo de ocupación, las mujeres se desempeñaban principalmente en el sector servicios (69%), como personal de servicios, vendedoras, trabajadoras no agrícolas y profesionales y técnicas.

66

La Tasa de Desempleo Abierto (IDA) disminuyó en todas las regiones del país de 1996 a 1997 (de 6,2% a 5,7%). Sin embargo, persiste un patrón de desventaja para las mujeres. Según el sexto Informe de la Nación, la fuerza de trabajo de las mujeres continúa aumentado, representando para 1999 el 33% de la PEA total, para un estimado de 458.000 mujeres que están trabajando o desean hacerlo. En las regiones Pacífico Central y Chorotega es donde más ha aumentado la población ocupada femenina.

Para 1999, el desempleo femenino alcanzó un 8.2% (el más alto de la década), frente a un 6% del promedio nacional y el 4.9% del desempleo masculino. De igual forma, la

subutilización de la fuerza de trabajo femenina aumentó para 1999; para las mujeres, el subempleo visible fue de 6.6% (57.200 mujeres trabajan turnos menores de a los deseados), frente a un 3.9% en el caso de los hombres. La situación se revierte cuando se analiza el subempleo invisible 2% (34.000 mujeres que ganan menos del salario mínimo, a pesar de que trabajan 48 horas semanales o más), comparado con el 3.1% de los hombres.

En general, las mujeres tienen retribuciones monetarias a los trabajos, inferiores a los hombres en todas las categorías ocupacionales, siendo el comercio la rama que presentaba la brecha mayor. De acuerdo a una Encuesta de FLACSO de 1990, en Costa Rica el salario de las mujeres era alrededor de un 20% menor por igual trabajo que el de los hombres. La mayor calificación promedio de la mano de obra de las mujeres no les aseguraba una mejor retribución por su trabajo. Para 1997, la situación ha variado aunque se mantenía el ingreso inferior para las mujeres a igual jornada de trabajo, calificación y responsabilidad (Informe del Estado de la Nación, 1997). Para 1999 esta situación no había variado, pues el ingreso

67

de los hombres que trabajan fue un 29% más alto que el de las mujeres. (Informe de la Nación 1999)

En cuanto a la participación de las mujeres en el sector informal de la economía se tiene mayor porcentaje de mujeres como empleadas domésticas. Las ocupaciones principales entre las jóvenes de 12 a 17 años son el trabajo doméstico, la confección de ropa y manualidades y la venta de comidas u otros artículos. (Torrico; 1996).

El trabajo reproductivo, que recae principalmente sobre las mujeres, tradicionalmente se ha considerado que tiene un aporte nulo a la economía de un país. En un intento por visibilizar en términos monetarios este trabajo, el Proyecto Estado de la Nación (1997) estimó que el valor del trabajo doméstico podría representar un 13% del PIB.

2.1.7 Participación en política, en agrupaciones y organizaciones

En 1923 se creó la Liga Feminista Costarricense la cual se constituyó en la primera agrupación de mujeres que favoreció el trascender las necesidades y acciones individuales a un plano superior de lucha colectiva; esta Liga mantuvo vigente hasta la lucha por el sufragio femenino hasta que en 1949 la Asamblea Constituyente en 1949 aprobó el derecho de las mujeres a elegir y ser electas, reconociendo así los derechos políticos de las mujeres costarricenses.

En ese sentido, la participación política de las mujeres costarricenses enfrenta al igual que otras mujeres en el mundo, un sin número de situaciones de discriminación. A pesar de que representan aproximadamente la mitad de las personas en edad de votar y de las inscritas en
68

el padrón electoral, a las mujeres no se les ha permitido acceder a los puestos de decisión en los partidos políticos ni en los poderes del Estado en una proporción semejante a la de los hombres.

Prueba de lo anterior es que hasta 1953 fueron electas las primeras tres mujeres diputadas y hasta 1994 esta cifra se mantenía apenas en 9 representando el 16% del total de puestos.

No fue hasta 1998 cuando la primera mujer ocupa la Primera Vicepresidencia de la República y en las posiciones ministeriales la tendencia ha sido nombrar mujeres en carteras que tienen una limitada injerencia en la definición de las políticas económicas del país (Ministerio de Justicia, Educación, Cultura, Juventud y Deportes, entre otros).

En los 50 años que han transcurrido desde que las mujeres lograron el reconocimiento de su derecho al voto, solamente 17 mujeres han ocupado puestos de ministras o con rango de ministra. Con respecto a los viceministerios, las primeras mujeres en ocuparlos lo hicieron en 1978 (29 años después del reconocimiento del voto femenino) (Camacho, Lara y Serrano, 1996, citado por PNUD; 2000: 16). Con respecto a la Asamblea Legislativa, desde 1953 cuando se eligieron las primeras diputadas, hasta la actualidad se han nombrado 60 parlamentarias. Actualmente las mujeres son el 19,3% de la Asamblea.

Por su parte, en el Poder Judicial las mujeres representan aproximadamente un 41% de los jueces, sin embargo, en sus mayoría se encuentran ubicadas en las instancias judiciales de menor rango (56% de los jueces de Alcaldía son mujeres en comparación con un 5% de los Magistrados de la Corte).

69

La mayor participación de las mujeres en la vida pública y política del país es significativa, sin embargo, ha pasado por el tamiz de la discriminación; ya que su presencia es más notable en la acción social y en la base del sistema que en la institucionalidad política y representativa del país.

La historia demuestra que aún cuando mejoran las condiciones de vida de las mujeres (nivel educativo, capacitación, acceso a fuentes de ingreso o servicios) no mejora sustancialmente su ubicación política (relaciones de poder) con respecto a los hombres. (CMF: 1997; 7-8)

En cuanto a agrupaciones y organizaciones de mujeres, se observa un aumento y una diversificación importante en los últimos años. FLACSO registraba 34 en 1993, la Fundación GESO contaba cerca de 100 en 1996 y el Centro Nacional para el Desarrollo de la Mujer y la Familia (hoy Instituto Nacional de las Mujeres) registraba más de 250 grupos y asociaciones de mujeres rurales y urbanas que estaban trabajando en torno a proyectos productivos/ generación de ingresos (1996).

Existen factores ideológicos y estructurales que limitan la participación de las mujeres en la toma de decisiones políticas, entre ellos destacan:  La división sexual del trabajo: los hombres se ocupan de las actividades de la esfera pública, la política, el trabajo remunerado, etc. y las mujeres de las actividades de la esfera doméstica, trabajo no remunerado, cuidado de los hijos.  Los mitos que refuerzan la división sexual del trabajo y que plantean que la función esencial de la mujer es “ser madre y esposa, o que la política es sucia y no es para mujeres”.
70

 La doble o múltiple jornada de trabajo de las mujeres: las mujeres que trabajan fuera del hogar tienen además la responsabilidad del trabajo doméstico y de la educación de los hijos, lo que no ocurre con los hombres. (Badilla citada por el CMF: 1997; 9)

De manera General, el Sexto Informe del Estado de la Nación para el año 1999 señalaba en cuanto a la condición de las mujeres en el país, lo siguiente:

Desde 1994 crece más rápidamente la PEA femenina que la masculina (28,3% versus un 11,5% y lo mismo ocurre en el caso de la población ocupada (25% versus 9,8%). La fuerza de trabajo femenina se caracterizó por una creciente incorporación al mercado de trabajo, pero en condiciones inequitativas, situación que se refleja en los datos de 1997 donde las mujeres tenían una tasa de desempleo abierto de 7,5 % y los hombres un 4,9%, comportamiento similar mostró la tasa de subutilización total (12,3% y 15,2% respectivamente). También el ingreso promedio de los hombres es aproximadamente un 20% superior que el percibido por las mujeres.

En las regiones Pacífico Central y Chorotega es donde más ha aumentado la población ocupada femenina. Entre 1987 y 1999 las mujeres en el Pacífico Central pasaron de representar el 20,9% al 31%, y en la Chorotega de 21,6% a 30,2%.

Según la Encuesta de Hogares de 1999, un 23,1% del total de hogares fue jefeado por mujeres. Esto representa un aumento significativo respecto a los años previos, en que ese indicador no había superado el 21%.

71

En cuanto al ingreso per cápita, la jefatura femenina es significativamente mayor en los hogares del quintil más pobre, 31%, frente a un 21,5% en el quintil más rico.

En 1999 fueron asesinadas veinticinco mujeres. Los agresores, en su mayoría, tenían un vínculo conyugal con la víctima: esposos (48%), compañeros de hecho (22,5%) y ex esposos (2,8%).

En 1999 se recibieron 11.346 llamadas en la línea de atención gratuita "Rompamos el silencio", del Instituto Nacional de las Mujeres. En el 57% de los casos la persona agredida tenía entre 20 y 39 años y la persona agresora era el esposo.

En el transcurso del año, la Delegación de la Mujer atendió 5.188 casos, motivados en su mayoría por situaciones de violencia doméstica.

Durante 1999 se presentaron ante el Poder Judicial 26.437 denuncias por violencia doméstica, para un incremento del 25,9% respecto al año anterior (más de 5.000 casos). Puntarenas tenía 366 casos por resolver a finales de año, el circulante más alto registrado en el país.

En la mitad de casos por violencia doméstica terminados en 1999, el juez levantó la medida provisional contra el agresor. El principal motivo para ello fue la no comparecencia de la víctima (8.553 casos, el 70%). Sólo en una de cada cuatro denuncias de violencia doméstica se mantiene la medida impuesta originalmente por el juez. Los juzgados en los que más se mantiene la medida son los de Paraíso y Aserrí; los que menos, son el Juzgado de Familia

72

del Segundo Circuito de San José, el Civil y de Trabajo de Santa Cruz y el de Familia de Pérez Zeledón.

Según el Informe de la Defensoría de los Habitantes para 1999, el 85% de la población infantil y adolescente que es sometida a explotación sexual corresponde a mujeres.

En mayo de 1999 se aprobó la reforma de los artículos 20 y 33 de la Constitución Política, para cambiar el término "hombre" por "persona" (Ley 7880).

Mediante el Decreto Presidencial 27913-5, publicado en La Gaceta 111, del 9 de junio de 1999, se constituyó la Comisión Interinstitucional sobre Salud y Derechos Reproductivos y Sexuales, coordinada por el Ministerio de Salud.

El 25 de noviembre, el Poder Ejecutivo presentó al Congreso el proyecto de Ley de Penalización de la Violencia contra las Mujeres Mayores de Edad.

El proyecto de ley de reformas electorales presentado en 1999 a la Asamblea Legislativa incluyó una propuesta para incorporar el 50% de participación femenina en todas las listas electorales.

En 1999 el Consejo de Gobierno tomó un acuerdo sobre la elaboración y ejecución de planes de acción para la igualdad y equidad de género. El acuerdo establece la incorporación de compromisos institucionales en materia de equidad de género al SINE; que los presupuestos institucionales incluyan los costos de los planes de acción y que las instituciones rindan ante el Consejo de Gobierno un informe anual de cumplimiento de los mismos.
73

Un proceso de diálogo y consulta impulsado por el INAMU en 1999 contó con amplia participación de los diversos sectores de mujeres organizadas y permitió la evaluación y seguimiento de los acuerdos de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer Beijing.

En 1999, 4 de 16 ministerios fueron ocupados por mujeres; las Viceministras representaron un 29% del total. En el Poder Judicial sólo el 9% de los puestos de magistrados está a cargo de mujeres.

El 23 de noviembre de 1999 se instaló la Comisión de la Mujer, en la Asamblea Legislativa.

En la década de los noventa, los nacimientos de madres adolescentes crecieron casi un 25%. En las mujeres menores de 15 años el crecimiento fue del 65%.

Para analizar la situación de las mujeres dentro de la perspectiva del desarrollo humano sostenible, en términos de la equidad y la igualdad de oportunidades para mejorar su calidad de vida y aumentar el acceso al espacio de toma de decisiones, es importante considerar el nivel de avance alcanzado en cuanto a la eliminación de la discriminación por razones de género, clase, zona, etnia, idioma, religión y orientación sexual (esta última categoría no ha sido incluida para el cálculo de los índices descritos a continuación). Este nivel de avance ha sido medido a través del Índice de Desarrollo relativo al Género (IDG)4 y el Índice de Potenciación de Género (IPG)5 desarrollados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para referirse a la disparidad de género en las diferentes dimensiones de la vida social.

74

Costa Rica tuvo un IDG de 0,825 para 1994 y ocupó el lugar 36 entre un total de 146 países estudiados. Por su parte, el IPG se estimó para 94 países, entre los cuales Costa Rica ocupó la posición 26, lo que asociado a un valor en el Índice de Pobreza Humana (IPH) del 7%, evidencia una asociación fuerte entre el grado de pobreza humana y las oportunidades de las mujeres. (MIDEPLAN; 1997, citado por PNUD; 2000:18)

2.1.8 Marco Jurídico

En nuestro país la legislación en materia de protección de los derechos de la mujer y acceso a una igualdad de oportunidades ha tenido un auge significativo en los últimos años.

Las políticas van dirigidas a alcanzar un mayor equilibrio en condiciones de igualdad y reconocimiento de derechos de las mujeres.

Se han venido desarrollando acciones en esta materia principalmente referidas a la ratificación de Convenciones, Leyes y creación de instituciones, con el fin de proteger los derechos de las mujeres.

Lo anterior se puede destacar en el siguiente cuadro:

75

Tabla 1: Legislación existente en materia de protección de los derechos de las Mujeres Año Acciones Derechos

1951 Ratificación de la Convención Interamericana sobre Concesión de los Derechos Civiles a la Mujer 1984 Ratificación de la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer 1990 Ley de Promoción de la Igualdad Social de la Mujer, Ley #7142 1997 Ley General de Protección a la Madre Adolescente, Ley # 7735 1998 Código de la Niñez y la Adolescencia, Ley #7739. 1999 Ley integral para la persona Adulta mayor, Ley #7935. 1999 Ley de Atención a la mujer en condición de pobreza #7769 2001 Aprobación del protocolo Facultativo de la CEDAW, #8089. 1984 Ratificación de la Convención sobre la Eliminación de toda forma de Violencia contra la Mujer 1995 Ratificación de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia Contra la Mujer, Ley #7499 1996 Ley Contra la Violencia Doméstica, #7586 Vida 1999 Proyecto de Ley de Penalización de la Violencia contra las Violencia Mujeres mayores de edad Libre de Generales

76

Año

Acciones

Derechos

1960 Convenio #100, Relativo a la Remuneración entre la Mano de Obra Masculina y la Femenina, por un trabajo de igual valor. No Discriminación Ley #2561. en el Empleo 1960 Convenio #89, Relativo al Trabajo Nocturno de las Mujeres Empleadas en la Industria. Ley #2561 1960 Ley sobre la Prohibición de la Discriminación en el Trabajo, Ley #2694 1995 Ley Contra el Hostigamiento Sexual en el Empleo y la Docencia, Ley #7446 1995 Reforma al art. 95 del Código de Trabajo sobre derechos en período de maternidad, #7991. 1996 Derecho a la Licencia Remunerada por maternidad o adopción de un menor, Ley #7621. 1996 Reforma al art. 95 del Código de Trabajo, #7621 1974 Código de Familia, Ley # 5476, art 1-174 y 242-246 1976 Reforma al Código de Familia sobre sucesiones, matrimonios y otros, Ley #5895. 1995 Reforma al Código de Familia sobre el reconocimiento de hijas Familia e hijos, suspensión y recuperación de la patria potestad; Ley # 7538. 1995 Ley de Regulación de la Unión de Hecho, Ley #7532.

77

Año

Acciones

Derechos

1996 Ley sobre Pensiones Alimenticias, Ley #7654. 1999 Decreto sobre la creación de la Comisión Interinstitucional Familia sobre salud y derechos reproductivos y sexuales, #27913-S. 2001 Ley de Paternidad Responsable, Ley #8101 1973 Ley General de Salud, art 12 1988 Reglamento de Esterilizaciones Salud y Seguridad 1994 Ley para el fomento de la Lactancia Materna, Ley #7430 Social 1996 Ley de Igualdad de Oportunidades para las personas con discapacidad, Ley #7600. 1967 Convención sobre los Derechos Políticos de la Mujer, Ley #3877 Participación 1996 Reforma al Código Electoral, Ley #7653, donde se establece la Política obligación de los partidos políticos de incluir un 40% de mujeres en la estructura partidaria 1975 Ley Control de Propaganda, #5811

Imagen 1979 Reglamento a la Ley #5811 estereotipos sexuales

sin

78

Año

Acciones

Derechos

1986 Creación del Centro Nacional para el Desarrollo de la Mujer y la Familia, Ley 7026 1989 Apertura de la Defensoría de la Mujer en el Ministerio de Justicia y Gracia, la cual en 1993 pasa a formar parte de la Instituciones Defensoría de los Habitantes. 1998 Ley de Creación del Instituto Nacional de las Mujeres INAMU; Ley #7801 1998 Ley de atención a las mujeres en condición de pobreza, Ley No.7769. Protección de

Fuente: Elaboración propia con base en los informes de Rojas Carolina (1999), Corrales Isela (2000) y Código de la Mujer 1996.

79

Por lo anterior, se presenta a continuación una síntesis de las principales políticas y leyes que se han dictado en materia de mujer y los lineamientos que éstas establecen referentes a la creación de espacios de participación ciudadana para las mujeres, los vínculos y competencias que se asignan a los poderes o gobiernos locales y las formas en que se pretende articular la ejecución de planes y programas en los diversos sectores del Estado y la sociedad civil.

A partir de la firma de la Declaratoria de la Plataforma de Acción, por parte de los países convocados por las Naciones Unidas a la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer realizada en Beijing China, se da un paso importante en la concepción de las mujeres como protagonistas de los procesos que se generan y emanan de los diferentes ámbitos de la sociedad.

Como anteriormente se mencionó, dentro de este orden, se han establecido en los Planes Nacionales de lo últimos gobiernos estrategias como: El Plan Nacional de Combate a la Pobreza, Eje Promujeres, Plan Nacional para la Atención y Prevención de la Violencia Intrafamiliar y el Programa de Promoción de la Ciudadanía Activa de las Mujeres.

De esta forma, las políticas actuales en materia de mujer se enmarcan hasta el momento dentro de las directrices macro - políticas que el gobierno saliente estableció dentro del denominado Plan Nacional de Desarrollo 1998- 2002. (Corrales; 2000:3)

80

2.2 Creación del ente rector, INAMU

Bajo el rango de reforma institucional se crea en 1998 el Instituto Nacional de las Mujeres el cual absorbe el Centro Nacional para el Desarrollo de la Mujer y la Familia, y se constituye en el ente rector de las políticas estatales en materia de mujer.

De este modo, el Plan Nacional de Desarrollo en su eje MUJERES, bajo competencia y custodia directa del INAMU y de acuerdo a sus objetivos político- económicos, establece cinco áreas de acción prioritarias:  Economía y Empleo  Desarrollo Político Institucional  Derechos Humanos  Participación y Capacitación  Salud

Establece competencias para distintas instituciones entre las que desatacan: Instituto Mixto de Ayuda Social; Instituto Nacional de Aprendizaje, Ministerio de Trabajo, Caja Costarricense de Seguro Social, Municipalidades, entre otras. (Idem)

Específicamente a los Gobiernos Locales atribuye acciones relacionadas con:  La implementación de políticas públicas en materia de género a través del diseño de Planes para la Igualdad de Oportunidades entre hombres y mujeres, la coordinación de acciones entre las Oficinas de Municipales de la Mujer, las Oficinas

81

Ministeriales de la Mujer (OMM) y las Sectoriales (OSM) para la aplicación y seguimiento de las políticas de género.  Conformar y consolidar redes intersectoriales y locales para enfrentar la VIF.  Promover y coordinar la creación y fortalecimiento de las OFIM  Impulsar y articular la gestión local desde una perspectiva género sensitiva.  Impulsar y fortalecer la organización de la mujer en el nivel local.  Impulsar, divulgar y ejecutar en el nivel local las políticas públicas para la equidad de género a través de las OFIM.  Impulsar y organizar el proceso de redes de apoyo para el mejoramiento de las condiciones de vida de las mujeres en las comunidades.  Generar condiciones para que las mujeres tengan acceso a los procesos de formación y capacitación ocupacional profesional.  Desarrollar un modelo de gestión de la salud en el nivel local con enfoque de género.

Además, establece competencias a las organizaciones sociales como:  Participar en el diseño de Planes para la Igualdad de Oportunidades entre hombres y mujeres.  Fortalecer el Foro de las Mujeres como instancia de consulta para la implementación de políticas de género.  Fortalecer programas de educación y divulgación de derechos.

82

Dicho Plan propugna por el protagonismo de las mujeres en los diferentes ámbitos de la vida cotidiana.

En cuanto a las acciones en materia de participación social destacan la creación y la promoción de las Oficinas Municipales de la Mujer (OFIM), así como la articulación de la gestión local con perspectiva de género y la búsqueda de políticas públicas que apunten al mejoramiento de las condiciones de vida de las mujeres en sus comunidades.

En cuanto a participación política, se encuentra un marcado interés por fortalecer los procesos internos de los grupos de mujeres organizados, para fortalecer el liderazgo y propiciar el acceso a la toma de decisiones y al poder público.

Además de estas políticas, en los últimos años se han dictado una serie de leyes que establecen lineamientos para la protección de los derechos de las mujeres tal como se presentó en el cuadro #1, las cuales han facilitado la creación de espacios de participación y acciones directas a nivel local.

En 1974 se crea la primera Oficina de Programas para la Mujer y la Familia adscrita al Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes, dados los compromisos asumidos por el Estado de promoción y protección de los derechos de las mujeres, en el marco de la Primera Conferencia Mundial de las Mujeres celebrada en 1975 en México. (INAMU; 2: 2000).

En 1986 se crea el Centro Nacional para el Desarrollo de la Mujer y la Familia, adscrito al Ministerio de Cultura Juventud y Deportes, mediante la Ley #7026 y se le otorga la potestad de ser el ente rector de las políticas nacionales a favor de las mujeres. Con la
83

aprobación de la Ley 7142 de Promoción de la Igualdad Social de la mujer en 1990, se amplían sus atribuciones al otorgársele la facultad de proteger los derechos de las mujeres y promover la igualdad de género. (Ley 7801: 1998, 10).

No obstante, el Centro tuvo muchas limitaciones de índole jurídico-administrativo para cumplir con su misión pues la legislación le atribuía un carácter meramente oficioso y facultativo y no obligatorio, de ahí que en 1998 se modifica el estatuto del Centro, mediante la Ley N° 7801, convirtiéndose en el Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU), ente rector de las políticas nacionales para la promoción y protección de los derechos de las mujeres. (INAMU: 2000; 4).

Entre las potestades que le asigna la ley al INAMU se encuentran:

Formular e impulsar la Política Nacional para la Igualdad y Equidad de Género, en coordinación con las instituciones públicas, las instancias estatales que desarrollan programas para las mujeres y las organizaciones sociales Proteger los derechos de las mujeres, promover la igualdad entre los géneros y propiciar acciones tendientes a mejorar la situación de la mujer. Coordinar y vigilar que las instituciones públicas ejecuten las políticas nacionales para la igualdad y equidad de género. Propiciar la participación social, política, cultural y económica de las mujeres y el pleno goce de sus derechos humanos, en condiciones de igualdad y equidad con los hombres. (Ley # 7801,Art 3 ).

Para cumplir con su labor la Ley le asigna entre sus atribuciones las siguientes:
84

 Elaborar, promover, coordinar la ejecución y dar seguimiento a las políticas públicas dirigidas ala promoción de las mujeres y la igualdad de derechos.  Brindar asesoramiento y orientación jurídica a las instituciones del Estado para que desempeñen su actividad sin discriminación entre mujeres y hombres.  Emitir criterio acerca de los proyectos de ley en trámite legislativo relacionados con la condición de género y la situación de las mujeres y la familia.  Promover y realizar investigaciones que permitan conocer la condición de las mujeres.  Mantener relaciones de intercambio y cooperación con los organismos internacionales que se ocupen de la promoción de las mujeres.  Promover la actividad asociativa de las mujeres.  Promover la creación de las Oficinas Ministeriales, Sectoriales y Municipales de la Mujer, además, garantizar y coordinar su funcionamiento. (Ley # 7801, Art 4).  Además la Ley #7801 de creación del INAMU, establece el Foro de las Mujeres como un espacio de carácter consultivo para propiciar la participación ciudadana, a través de las organizaciones comunales que trabajan con mujeres. (Ley # 7801, Art 21).  Prevenir y atender la Violencia Intrafamiliar desde el espacio local con la conformación de Redes interinstitucionales en las que tanto las personas víctimas de la violencia como el gobierno local a través de las Comisiones de la Mujer y la Oficina Municipal de la Mujer tienen grandes retos por asumir.

85

En ese sentido, cabe resaltar el hecho de que dicho Foro sea de carácter consultivo implica que la participación de las personas miembros será básicamente de consulta y discusión sobre los temas que surjan de su iniciativa, o bien, los que sean propuestos por la Directiva o la Presidencia Ejecutiva del Instituto; por lo que la incidencia de las mujeres (organizadas) en el planteamiento de políticas públicas que tomen en cuenta sus intereses es limitado, dado que este espacio de “participación” esta regulado por el accionar de la institución y no tiene un carácter de obligatoriedad.

El texto se perfila dentro de una corriente actual que promulga la articulación de diversos sectores de la sociedad en la gestación y la planificación de políticas sociales, no obstante, en materia de desarrollo y fortalecimiento de lo local, los esfuerzos son tímidos y no trascienden el espacio de delegación de responsabilidades y la asignación de áreas de acción, aún más, en materia de género se visualizan importantes intentos de abrir espacios de participación y toma de decisiones, ejemplo de ello son las Oficinas de la Mujer. (Araya y otras: 2000)

2.2.1 Áreas Estratégicas Según el Plan Anual Operativo 2000 del INAMU para cumplir con los mandatos emitidos en la Ley la institución debe desarrollar su gestión a partir de seis áreas estratégicas:

Violencia de Género: Tiene como misión estimular y favorecer el desarrollo de una política pública estatal orientada a la prevención y erradicación de la violencia de género a través de la coordinación interinstitucional e intersectorial.

86

Además, ejecuta algunas acciones a través del Sistema Nacional para la Atención y Prevención de la Violencia Intrafamiliar.

La Delegación de la Mujer, cuyo objetivo es brindar atención integral y especializada a las mujeres víctimas de violencia y sus hijos/as.

Los Albergues Temporales para la Mujer Agredida y sus hijos/as que es un lugar de protección y apoyo para trabajar por el derecho a vivir sin violencia; se brinda atención psicosocial a las mujeres y sus niños/as, orientación legal y cuidado de la población infantil residente en el albergue para mitigar el impacto de la violencia.

La Línea de Emergencias o atención en crisis (800-300-3000) que es un servicio de información y atención telefónica a personas afectadas por la VIF.

También, se pretende la descentralización de las políticas de atención y prevención de la violencia, mediante el Modelo de Redes Locales de Atención y Prevención de la Violencia, con la participación de la sociedad civil.

Gestión de Políticas Públicas para la Equidad de Género: Busca permear e incidir con el enfoque de género en la formulación, ejecución y evaluación de las políticas sectoriales de manera tal que se establezcan mecanismos de tansversalidad en el conjunto de políticas de Estado, propiciando la participación social, política, económica y cultural de las mujeres y el pleno goce de los derechos humanos en condiciones de igualdad y equidad.

Construcción de Identidades y Proyectos de Vida: La misión es garantizar a las mujeres jóvenes y a las los adolescentes proyectos de vida con oportunidades reales para el goce
87

pleno de sus derechos humanos, a fin de promover el ejercicio de su ciudadanía, el acceso a la toma de decisiones, la formación para el trabajo y el conocimiento de sus derechos sexuales y reproductivos. El área prioriza acciones en dos grupos: las niñas y las adolescentes, con el fin de impulsar cambios en los patrones socioculturales desde edades tempranas, especialmente en los procesos socialización genérica; además, se promueve el impulso de políticas y acciones para la igualdad de oportunidades y derechos de las niñas y las adolescentes.

Condición Jurídica y Protección de los Derechos de las Mujeres: La misión de esta área es contribuir al desarrollo de la perspectiva de género en la teoría y la práctica jurídica, así como propiciar cambios en el sistema legal a través del apoyo de iniciativas y reformas de sensibilización y divulgación de derechos, con el fin de garantizar el mejoramiento de la condición jurídica y el pleno respeto y vigencia de los derechos humanos de las mujeres. El área brindará asesoría jurídica en materia de derechos civiles, familia y laboral y facilitara el conocimiento de las mujeres de la existencia de la legislación y los mecanismos de protección.

Información: Su misión es dar apoyo y soporte a todas las áreas estratégicas del instituto dando insumos de información que permitan la producción de conocimientos y difusión de los mismos para la toma de decisiones.

El área tiene como funciones principales la realización de un registro actualizado de información en diferentes dominios del conocimiento (la producción de investigación, la construcción de indicadores, temática de género) y paralelamente brindar asesoría a las
88

instituciones públicas en cuanto a la forma de realizar registros, mediciones, datos estadísticos y otras formas de instrumentos que integren la variable de género.

Ciudadanía, Liderazgo y Gestión Local: La misión de esta área consiste en apoyar el acceso de las mujeres a los procesos de toma de decisiones, a las estructuras de poder en el nivel local y comunal, promoviendo el liderazgo de las mujeres, su organización y empoderamiento. Se promueve un trabajo en dos niveles: el apoyo a funcionarios/as en la sensibilización, capacitación e instrumentalización del enfoque de género y el fortalecimiento y promoción de la participación activa y protagónica de las mujeres en todos los procesos y espacios de toma de decisiones. Seis comunidades han sido

seleccionadas de prioridad: Limón y Puntarenas Centro, Buenos Aires, San Carlos, Desamparados y Acosta.

Entre los objetivos de esta área destacan:  Impulsar la participación de las mujeres en los mecanismos nacionales de participación política para garantizar el cumplimiento de los derechos políticos de las mujeres.  Promover y fortalecer liderazgos género-sensitivos en las mujeres que permita la conducción de procesos colectivos de participación ciudadana y de construcción de agendas en función de las necesidades e intereses de las mujeres.  Promover los derechos de las mujeres y velar por su aplicabilidad.  Promover y fortalecer la organización de las mujeres a nivel nacional, regional y local.
89

 Apoyar los procesos de producción de conocimientos para la igualdad y equidad de género.  Promover un abordaje de la feminización de la pobreza en sus dimensiones materiales, productivas y socioculturales para desarrollar estrategias de

mejoramiento de la calidad de vida de las mujeres  Promover mecanismos de participación y control ciudadano, por parte de las mujeres para asegurar la aplicación efectiva de las políticas públicas dirigidas a mejorar su condición y posición de género.

Estos objetivos se pretenden cumplir a través de estrategias como:  El fortalecimiento de la participación de las mujeres y aumento de su representatividad en las Comisiones del mecanismo del Triángulo de la Solidaridad.  El diseño de estrategias para que las mujeres en condición de pobreza se involucren y apropien de los programas sociales y participen de se evaluación y rediseño.  El establecimiento de instancias de dialogo social con los Gobiernos Locales para que las mujeres evalúen la política y acciones municipales y presenten propuestas propias.  Promover la igualdad y la equidad en la apropiación, control y distribución de la diversidad de recursos a nivel regional y local por medio del empoderamiento de las mujeres. Se pretende cumplir a través de:  El fortalecimiento de la participación de las mujeres en los espacios regionales, locales y gobiernos locales como tomadoras de decisiones, planificadoras y gestoras

90

de políticas, estrategias, programas y acciones municipales, para tener un mayor acceso a los recursos económicos, sociales, culturales y políticos.  Favorecer el acceso de las mujeres a recursos como: el crédito, la tierra, la capacitación técnica, etc.  Impulsar una concepción y gestión municipal que considere las necesidades e intereses de las mujeres y defina mecanismos para garantizar la igualdad y equidad entre los géneros en el nivel local. Lo anterior se pretende desarrollar a través de:  El impulso y la sostenibilidad de una concepción y gestión municipal con perspectiva de género. Para esto se pretende desarrollar un convenio entre INAMUIFAM que permita la promoción de la equidad de género en el Régimen Municipal, el desarrollo de un Plan de Capacitación para regidoras y sindicas municipales en esta área, la coordinación de un Congreso Nacional de Regidoras y Sindicas municipales, el desarrollo de una propuesta de capacitación municipal con perspectiva de género, entre otros.  Brindar asesoría técnica sistemática a Concejos Municipales, alcaldes y sindicas.  Promover reformas legislativas y jurídicas que incorporen los intereses y necesidades de las mujeres en la normativa municipal.  Impulsar Planes de Acción para la igualdad y equidad entre los géneros, como instrumentos que articulan a nivel local las políticas públicas nacionales y locales.  Promover la creación y el fortalecimiento de las Oficinas Municipales de la Mujer (OFIM) y de las Comisiones de la Condición de la Mujer como mecanismo estratégico para el avance de las mujeres en el nivel local.

91

 Consolidación y ampliación del quehacer de las OFIM existentes para que puedan cumplir con su papel en al ámbito local de información, referencia, promoción de derechos, empoderamiento de las mujeres y verificación del cumplimiento de las políticas públicas y municipales. Entre las actividades a desarrollar se encuentran: apertura de al menos 57 OFIM, sistematización de experiencias, elaboración de diagnósticos y mapeos locales sobre la condición de la mujer, conformación de redes interinstitucionales y locales para la igualdad de género, ampliación de la Red Nacional de coordinación de las OFIM, desarrollo de dos encuentros formativos con las responsables de las OFIM y presidentas de las Comisiones de la Mujer, etc.

2.3 Marco Institucional
Para lograr una verdadera comprensión de los esfuerzos por crear unidades descentralizadas para la atención de los principales problemas sociales que atañen a las comunidades, se ha creado toda una estrategia de implementación de departamentos especializados que den, en alguna medida, respuestas a las necesidades de orden social prioritarias de las poblaciones más vulnerables a nivel local. 2.3.1 Municipalidad de Tibás

Tibás significa “Rio de agua clara”, en el momento de la fundación del Cantón en la administración de Alfredo González Flores, mediante ley 42, del 27 de julio de 1914 se tomó en cuenta ese nombre que les pareció bien a los encargados de emitir la ley de la creación y por lo tanto le acreditaron al nuevo cantón que se llamara Cantón de Tibás. En la
92

época precolombina el territorio que actualmente corresponde al Cantón de Tibás estuvo habitado por indígenas del llamado Reino Huetar occidente que en los inicios de la conquista fue dominio del cacique Garabito. Con los primeros españoles llegados a nuestro territorio nacional, al inicio de la segunda mitad del siglo XVI vino don Cristóbal de Chaves quien aparece como primer propietario de la porción de tierras que hoy constituye el Cantón de Tibás. La región norte del río Torres fue conocida con el nombre de Valle del Murciélago primero, luego El Murciélago, la cual estuvo comprendida por el territorio que ocupa actualmente Tibás. En el año 1835 mediante ley 134 del 2 de setiembre, durante el primer gobierno de Don Braulio Carrillo, se dispuso que la capital del Estado sería San Juan del Murciélago. En la división territorial escolar de 1888 San Juan se conformó distrito escolar cuarto del Cantón de San José mediante decreto número 50 del 15 de noviembre de 1919, la escuela se nombró con el nombre de Miguel Obregón Lizano, el Liceo Mauro Fernández inició sus actividades docentes en marzo de 1958 durante la primera administración de Don José Figueres Ferrer. El Cantón de Tibás es actualmente una gran población situada a pocos Kilómetros del norte de la capital. Hoy en día se tiene una población aproximada de 73.216 habitantes, lo que implica aproximadamente 10 habitantes por kilómetro cuadrado. Nuevas urbanizaciones alrededor

93

del centro del Cantón, hicieron de la noche a la mañana de este lugar una gran ciudad, donde se está llevando al tope en cuanto a espacio para nuevas edificaciones. En las últimas dos administraciones se han suscitado problemas principalmente relacionado con la disposición de basura. En las últimas estadísticas publicadas recientemente en el periódico La Nación colocan a la municipalidad de Tibás en penúltimo lugar, o sea está catalogada como una de las peores municipalidades existentes. A continuación se presentan algunos datos demográficos y poblacionales del Cantón:

94

Tabla 2: Vivienda, área, población, densidad de población por distritos del Cantón de Tibás Distrito Vivienda Área K2 Población Densidad de población San Juan Cinco Esquinas Anselmo Llorente León XIII Colima 3.476 3.831 16.250 14.477 2.763 1.39 10.263 7.383 6.813 1.584 3.38 25.644 6.582 7.586

Fuente: Municipalidad de Tibás (2008)

95

Tabla 3: Población por sexo según distrito del Cantón de Tibás Distrito San Juan Cinco Esquinas Anselmo Llorente León XIII Colima Hombres 11.864 3.286 4.795 8.023 6.881 Mujeres 13.208 3.296 5.468 8.227 7.596 Total 25.644 6.582 10.263 16.250 14.477

Fuente: Municipalidad de Tibás. (2008)

Tabla 4: Fuerza de trabajo según sectores de actividad del Cantón de Tibás Sector primario Sector secundario Sector terciario Actividades no especificadas Fuente: Municipalidad de Tibás (2008) 1.0% 29.0% 58.0% 12.2%

96

Tabla 5: Estadísticas poblacionales del Cantón de Tibás Población por sexo 27.348 hombres (47.4%) 30.345 mujeres (52.6%) Analfabetismo Desocupación Población económicamente activa Tasa de natalidad por mil habitantes Tasa de mortalidad general por mil habitantes Tasa de mortalidad infantil Fuente: Municipalidad de Tibás (2008) 12.4 2.7% 7.4% 48.2% 35.4 4.3

97

Tabla 6: Datos generales del cantón País Provincia Población Longitud Altitud Número de cantón Fundado Fiesta Patronal Gobierno Local Costa Rica San José 72.644 habitantes 8,15 Km2 1150 msnm 13 27 de julio de 1914, decreto 42 San Juan Bautista, 24 de julio La Municipalidad de Tibás es el gobierno Local, este gobierno está dividido en dos partes, la parte política que la ejerce el Concejo Municipal y la parte administrativa que la dirige el Alcalde Municipal, el Lic. Jorge Salas Bonilla.

Fuente: Municipalidad de Tibás (2008)

98

Visión y Misión Institucional:

Visión Una Municipalidad inserta en la vida económica, social y cultural, con una estructura administrativa, financiera y tecnológica competitiva, que facilite y promueva un desarrollo integral del cantón.

Misión “Promover el desarrollo integral, mediante la definición de políticas, planes y programas institucionales en el corto, mediano y largo plazo, que permitan crear un municipio capaz de responder en forma transparente, eficiente y oportuno a las expectativas de los ciudadanos.

2.3.2 Programa: Oficinas Municipales de la Mujer

Las Oficinas Municipales de la Mujer (OFIM) se conciben como un mecanismo local para la promoción de los derechos de las mujeres. Como se ha venido mencionando, es una de las estrategias elaboradas por el Instituto Nacional de la Mujer (INAMU), ente rector en materia de políticas públicas para la igualdad y la equidad de género; para lograr el avance y desarrollo de las mujeres a nivel local. Estas surgen en el año de 1996 como parte de la puesta en marcha del Plan Nacional para la Prevención de la Violencia Intrafamiliar (PLANOVI).

99

Retomando la valiosa experiencia de PLANOVI y acorde con el mandato legal del INAMU, se valora la importancia de constituir Oficinas Municipales de la Mujer en todas las Municipalidades del país, ampliando sus ámbitos de intervención hasta entonces más centrados en la atención de las problemáticas de infraestructura social de sus cantones.

Estas oficinas parten del hecho de que se deben crear condiciones y otorgar oportunidades específicas, por medio de políticas públicas locales, sectoriales y nacionales, para que las mujeres se encuentren en situaciones de equidad e igualdad. Esta visión del desarrollo local considera también que la participación y decisión de las mujeres en torno a la construcción de su hábitat, es vital para la gestión democrática del municipio, el ejercicio de su ciudadanía y el avance de una cultura basada en la equidad y la igualdad entre géneros.

Con las Oficinas de la Mujer se trata de empoderar a las mujeres en el sentido de propiciar el ejercicio de su liderazgo y la vigencia de sus derechos, así como avanzar en que sus necesidades e intereses sean priorizados en la agenda pública. Para ello, una de sus tareas principales es divulgar, informar y monitorear el cumplimiento de las políticas en el nivel local, así como promover el diseño de éstas y velar por su cumplimento. (INAMU; sf)

El Programa OFIM, durante su primera fase de desarrollo (junio 1998 - marzo 1999) se caracterizó por la apertura de un importante número de Oficinas Municipales (13), sumadas a las seis existentes desde 1996, para un total de 19; sin embargo, éstas no contaban con las condiciones básicas que garantizaran su institucionalidad, es decir, la existencia del acuerdo municipal, los recursos humanos, económicos básicos, así como un perfil de oficina que
100

aportara al impulso del desarrollo local desde la perspectiva de los intereses y necesidades de las mujeres. (Ídem)

A partir de abril de 1999, las estrategias del programa se orientaron hacia la institucionalización de las Oficinas Municipales de la Mujer lo que reorientó el quehacer de las oficinas hacia la promoción de planes y acciones para la igualdad y la equidad entre hombres y mujeres en al ámbito local- municipal.

Desde su surgimiento hasta septiembre del 2000 sólo se había logrado abrir 33 Oficinas Municipales de la Mujer en todo el país, de las cuales 25 contaban con el recurso profesional para operar y 8 trabajan con personal voluntario o una secretaria. (INAMU; 2000: 1)

Las OFIM deben brindar información sobre derechos humanos y ciudadanos, legislacióntrámites, existencia de políticas, planes y programas favorables a los intereses y necesidades de las mujeres; cumplen un papel importante de referencia a otras instituciones, vigilan en cumplimiento de políticas públicas en el ámbito local, facilitan la coordinación interinstitucional y profesional, así como el de las organizaciones de mujeres. (Ídem)

Los objetivos de las OFIM son los siguientes:

Objetivo General: Impulsar y promover planes, programas y acciones para la igualdad y la equidad entre hombres y mujeres en el ámbito local-municipal.
101

Objetivos Específicos:  Brindar información a las mujeres sobre sus derechos, los servicios que desarrollan otras instituciones y las políticas y programas del INAMU.  Monitorear el cumplimiento de las políticas públicas a favor de las mujeres  Incidir en los planes Municipales Conjuntamente con la Comisión Municipal de la Mujer para que se incorporen los intereses de las mujeres.  Referir a las mujeres a distintos servicios y programas estatales y gubernamentales.  Brindar servicios en aquellas áreas que se defina como prioritarias según las necesidades locales.  Brindar atención especializada en Violencia Intrafamiliar en los casos que así se haya definido o apoyar la creación de grupos de autoayuda como una forma más de enfrentar la VIF.

Para lograr los objetivos se pretende: crear redes de apoyo de las organizaciones de mujeres a las oficinas, establecer relaciones de coordinación interinstitucional a nivel local y promover la coordinación entre la OFIM y la Comisión Municipal de la Mujer.

Entre las acciones que debe realizar la OFIM destacan:  Realizar diagnósticos sobre la situación de la mujer  Organizar servicios y recursos a nivel local  Implementar un sistema de información ágil sobre los servicios municipales y locales.  Promover campañas a favor de los derechos de las mujeres.
102

 Las áreas temáticas priorizadas para ser atendidas por dichas Oficinas son:  Derechos de las mujeres  No violencia hacia las mujeres  Empleo y acceso a recursos económicos  Salud y calidad de la atención de los servicios  Participación ciudadana

Con la nueva estrategia de institucionalización, el INAMU estableció acciones específicas para que las OFIM fueran abiertas en las Municipalidades, entre las que destacan:  Acuerdo de creación de la OFIM por parte del Concejo Municipal.  Incorporar en el presupuesto municipal el contenido económico para el funcionamiento de la OFIM (una secretaria, una profesional, papelería, materiales, viáticos, etc).  Aprobación del presupuesto municipal por parte del Concejo Municipal.  Aprobación del presupuesto municipal por parte de la Contraloría General de la República.  Dotación de espacio físico adecuado.  Firma de Convenio de cooperación con el INAMU  Inauguración de la OFIM.

2.3.3 Comisión Permanente de la Condición de la Mujer Con la creación de las Oficinas Municipales de la Mujer se establece también de forma estratégica en el artículo 49 del actual Código Municipal, la creación de las Comisiones
103

Municipales de la Condición de la Mujer para promover acciones, planes y políticas municipales con perspectiva de género.

La Comisión de la Mujer es parte del Concejo Municipal y está integrada por regidoras, sindicas y líderes femeninas de la comunidad. Tienen por objetivo “promover los derechos de las mujeres, la igualdad y la equidad entre los géneros en las políticas y el quehacer municipal”, constituyen mecanismos estratégicos junto con las OFIM, para el adelanto de las mujeres en el nivel local. (Ídem)

Le corresponde a la Comisión Municipal de la Mujer las siguientes acciones:  Proponer al Concejo Municipal los dictámenes necesarios que garanticen los recursos financieros, humanos y materiales para el funcionamiento de la OFIM.  Elaborar un Plan Anual de Trabajo de la Comisión  Impulsar Proyectos Específicos para la atención de las necesidades de las mujeres del Cantón.  Coordinar con otras instancias el desarrollo de proyectos que involucren a la mujer.

La información antes descrita se constituye en el referente contextual que permitió la ubicación del tema con una secuencia temporal y conceptual en torno a las características que ha tenido el Régimen Municipal en nuestro país, las nuevas tendencias que orientan la atención de las demandas y necesidades de la población, y la búsqueda de un desarrollo local con equidad.

104

En este sentido, el estudio del tema se constituye en un aporte de vital importancia dada la coyuntura actual, por cuanto por muchos años las Municipalidades han tenido un papel pasivo en lo referente a la gestión y producción de servicios sociales a la población y la atención de sus necesidades. De ahí que las propuestas que se elaboren para fortalecer estas funciones, son un recurso de gran valor para estas instancias, a las cuales se les ha encomendado como parte de sus competencias la atención social de distintas poblaciones.

En la misma línea, además de una contextualización coyuntural, la construcción propuesta de este tipo, requiere bases teóricas que la orienten; de ahí que se presenta en el siguiente capítulo, el marco teórico que respalda la propuesta de fortalecimiento de la OFIM de Tibás

La Oficina de la Mujer de la Municipalidad de Tibás se gestiona por primera vez durante la Administración Rodríguez Echeverría, se inaugura como tal el 23 de septiembre de 1998 a la 9:00 a.m.; siendo Ministra de la Condición de la Mujer la Dra. Yolanda Ingianna Mainieri y la Presidenta de la Comisión de la Mujer doña Flor de Mª Gómez, regidora quien asumió a su vez el puesto de encargada de la Oficina en este entonces.

En este entonces Doña Brígida Cordero, Directora Programa OFIM junto con Thais Salazar, como coordinadora de las Oficinas Municipales, definieron como funciones de la Oficina Municipal de la Mujer: Brindar información y capacitación a las mujeres de la comunidad para que ellas mismas puedan resolver sus problemas; crear mayor

participación comunal, social política y acceso a puestos de dirección y poder.

105

Actualmente la oficina de la mujer de Tibás funciona a cargo de una profesional en el área de Trabajo Social desde el 17 de noviembre del 2003 y se encuentra localizada contiguo a la municipalidad de Tibás, antes del Banco Popular (portón negro).

2.4 Estado de la Cuestión

En relación con los trabajos elaborados en otros gobiernos locales, en lo que respecta a diagnósticos situacionales en torno a la gestión de servicios municipales y la participación ciudadana, se encontraron cuatro investigaciones resultado de prácticas académicas correspondientes al V nivel de la carrera de Trabajo Social y una tesis construida por estudiantes de esta profesión. Estos documentos se fundamentan en un análisis sistémico de las Municipalidades, en donde se contempla: un ambiente general, el cual enmarca el contexto en el que se circunscriben los gobiernos locales, un ambiente específico que comprende características generales del cantón, así como las relaciones que los ayuntamientos establecen con otras organizaciones, y un microambiente construido por la organización interna de las Municipalidades.

También en las investigaciones se plantea un análisis FODA (Fortalezas y Debilidades, Oportunidades y Amenazas), en el cual las autoras hacen alusión a los elementos positivos y negativos en los diferentes ambientes desarrollados. De esta forma, se plantean a continuación algunas de las principales conclusiones de los documentos consultados.

En el caso de Méndez y Galera (1998) quienes realizaron su diagnóstico en la Municipalidad de Santa Ana exponen:
106

Existen propuestas por parte de algunas administraciones para fortalecer el Régimen Municipal, sin embargo estas no constituyen un paso importante en materia de reforma política.

La cultura de no-participación limita el avance de diversos programas y proyectos nacionales para el desarrollo local

La iniciativa de Ley de traspaso del control de las partidas específicas constituye una oportunidad para el sistema municipal costarricense pues esto permite solventar parte de las demandas de las comunidades.

Todavía se cree que la función primordial de las Municipalidades es la de brindar servicios públicos tradicionales, sin obedecer a los nuevos retos que se le plantean a los gobiernos locales.

No se fomenta la participación ciudadana en donde se tomen decisiones desde el ámbito comunal.

La municipalidad no escapa al modelo tradicional piramidal de organización y estructuración de sus relaciones jerárquicas y desarrollo de las funciones.

El diagnóstico elaborado por Blandón y Vargas (1998) apunta lo siguiente:

Las reformas propuestas en el Código Municipal producen una transformación en la administración de las Municipalidades y permiten involucrar una nueva visión de gerencias en el gobierno local.
107

La creación y consolidación de los Concejos de Distrito es un mecanismo para lograr mayor participación en la definición de prioridades y establecimiento de soluciones.

Castro y Quesada (1998) en su diagnóstico situacional de la Municipalidad de Moravia, titulado “Gestión Local-Desarrollo en las Municipalidades y Redes Sociales”, analizan la gerencia de la institución con el fin de identificar posibles ejes de intervención que permitan procesos de cambio en el ámbito local, por lo que expresan las siguientes conclusiones:

La razón de ser de la institución parte de una planificación, ejecución y gerencia del desarrollo con el fin de fiscalizar y administrar los recursos municipales.

Sus objetivos limitan el accionar institucional en la comunidad pues se enfocan sólo a la atención de las necesidades infraestructurales de los y las ciudadanas, la promoción del capital, el incremento de los ingresos municipales y la racionalización de los gastos municipales.

No se desarrolla una planificación estratégica y participativa aunque se evidencia un esfuerzo por crear un nivel de planificación dentro de la Municipalidad que se adecue a las necesidades de la comunidad

Se visualiza un vínculo cercano entre los Concejos de Distrito, los Funcionarios de la Municipalidad y los y las ciudadanas aunque se evidencia la toma de decisiones centralizada y la ausencia de acciones para fortalecer ese vínculo.

108

Existe conocimiento de leyes y reformas con respecto al ámbito municipal, sin embargo hay timidez de asumir las nuevas responsabilidades asignadas

La institución busca responder a las necesidades y demandas propuestas por la ciudadanía, no obstante se centra en la labor tradicionalmente desempeñada por los Gobiernos Locales (recolección de basura, reparación de vías, ornato, entre otros).

La estructura organizacional se encuentra definida formalmente, lo que permite claridad y definición de las tareas a realizar, así como sus responsables. No obstante, las autoras detectaron la deslegitimación que tiene dentro de la Institución la Oficina de la Mujer (definida en el Organigrama), pues los funcionarios no la conciben como parte de la Municipalidad por ser parte de un lineamiento político – coyuntural y estar ubicada como dependencia de Recursos Humanos. Según las autoras esta iniciativa demuestra el interés por involucrar áreas sociales y responder a las necesidades del municipio.

Aún cuando la Municipalidad tenga iniciativas para promover la participación ciudadana, no se evidencia mecanismos para la potencializarla mediante procesos de información y formación a las personas en la toma de decisiones. Tampoco existe una competencia que se encargue de esta materia.

Se vislumbra una construcción de vínculos cooperativos entre las instituciones mediante la conformación de una red interinstitucional, aun que se ha visto limitada por la falta de recurso humano y financiero.

109

Se evidencia una conciencia por parte de los miembros del Concejo Municipal, del Concejo de Distrito y los y las funcionarias de las necesidades del cantón por lo que existen iniciativas por fortalecer el ámbito local en lo que respecta a la toma de decisiones conjunta y la participación ciudadana.

No obstante, las autoras destacan la confusión que existe en conceptos como descentralización y participación ciudadana, lo cual dificulta crear un consenso tanto en la toma de decisiones como en la acción de los actores locales, así como se percibe una falta de información sobre leyes y reformas en el ámbito local, en especial en la Ciudadanía Organizada y el Concejo Municipal. En el “Diagnóstico situacional del Área de Proyección Social desde el ámbito de la Municipalidad de San José” (1999), Astúa y Solano concluyen que:

En cuanto a las oportunidades y desafíos contextuales, las municipalidades se encuentran inmersas en un proceso de fortalecimiento que, aunado a la reforma estatal y la descentralización, pretende la revaloración del papel protagónico del gobierno local por medio de la redistribución del poder político entre los diferentes actores de la sociedad.

Por otra parte, se hace referencia al nuevo marco legal que sustenta las acciones municipales en materia de ambiente, violencia doméstica, niñez y adolescencia y personas con discapacidad, aunque estos instrumentos jurídicos no facilitan los recursos necesarios para llevar a cabo eficazmente las competencias asignadas.

110

Las autoras argumentan que la Municipalidad de San José se ha convertido en un referente fundamental para los demás ayuntamientos del país, pues en ella se ha asumido el reto que significa la reorientación del quehacer municipal tradicional al crear una estructura especializada en la atención de “lo social” desde el gobierno local mediante la coordinación interinstitucional. En la tesis “La Municipalidad de Liberia y la gestión participativa del desarrollo local” (1997), Abarca y otras destacan que:

Dentro del análisis FODA que llevan a cabo, desde el punto de vista macro contextual, las reformas propuestas para el Régimen Municipal se vislumbran como una oportunidad de subrayar el carácter autónomo de los gobiernos locales en tres ámbitos básicos: reformas políticas, financieras y administrativas.

No obstante, también retoman que la disminuida capacidad de participación municipal en los asuntos de interés local coloca a la institución como prestadora de servicios marginales.

Tal condición resulta en una marcada pérdida de legitimidad frente a la sociedad civil y una escasa coordinación con las comunidades.

Asimismo, las propuestas para el fortalecimiento del Régimen Municipal no se desarrollan de forma paralela con procesos de reestructuración institucional, pues no están respaldadas por un marco jurídico que las sustente.

En el nivel regional, las autoras indican que la escasa rectoría asumida por las municipalidades de la provincia de Guanacaste, obstaculiza la generación de condiciones
111

políticas y financieras necesarias para la realización de un trabajo conjunto con las instituciones públicas en beneficio de la población. Desde la perspectiva local, se señala que la magnitud de las demandas planteadas por los y las ciudadanas trasciende la capacidad de respuesta del gobierno local.

De igual forma, las autoras consideran que una de las fortalezas de la Municipalidad de Liberia es la participación de los y las habitantes del cantón en las comisiones del Concejo Municipal, por cuanto se constituye en un apoyo importante debido al aprovechamiento de la experiencia comunal y al conocimiento más certero de las necesidades ciudadanas.

Sin embargo, tal intervención se efectúa mayormente por medio de vías tradicionales como correspondencia, audiencias, reuniones de los regidores en las comunidades. De ahí que, la posibilidad de que las organizaciones comunales tengan una injerencia más activa en la solución de sus problemas, es limitada por el predominio de una relación de simple colaboración entre el gobierno local y la comunidad.

Por lo anterior, se puede decir que los estudios en mención proporcionan un acercamiento a la situación actual que se desarrolla entre los Gobiernos Locales y los y las ciudadanas y la forma en que se atienden las demandas de la población.

En cuanto a la presente investigación se utilizó como referencia para la realización de este estudio, los casos atendidos desde la apertura de la Oficina de la mujer de la Municipalidad de Tibás y hasta la actualidad. Esto por cuanto las consultas comunes no se catalogan como caso, por lo que los registros de consulta no poseen información suficiente e incluso podrían duplicarse atenciones poco importantes, estas consultas cotidianas no requieren
112

seguimiento, en cambio son considerados como casos las personas usuarias, poli consultantes, debido a la complejidad de los problemas planteados.

En este tema específico no existe investigación alguna, por lo que la presente es la primera en caracterizar poblaciones usuarias de servicios sociales, como nuevo tópico asumido por los gobiernos locales, en un momento coyuntural que propulsa cada vez mas la descentralización y el empoderamiento de los gobiernos locales, así como la participación ciudadana de manera activa.

113

CAPÍTULO III
ASPECTOS METODOLÓGICOS DEL ESTUDIO

114

3.1 Justificación del tipo de estudio

Definir el tipo de estudio bajo un enfoque particular resulta una tarea de gran complejidad, dado que el proceso de conocimiento no se puede encasillar bajo un solo paradigma epistemológico-metodológico, por cuanto el análisis de la realidad estudiada resultaría parcializada, no obstante, es importante realizar un acercamiento al tipo de estudio en el que se enmarcara la propuesta por cuanto éste define la estrategia de investigación a seguir.

Por lo anterior, se considera que el tipo de estudio que se pretende desarrollar es de tipo exploratorio, ya que según los aportes de Sampieri y otros estos estudios se efectúan cuando la investigación tiene por objetivo: “examinar un tema o problema poco estudiado o que no ha sido abordado antes; es decir, cuando la revisión de la literatura reveló que únicamente hay guías no investigadas e ideas vagamente relacionadas con el problema de estudio”. (1995:66)

En este caso particular la exploración en torno al tema en cuestión, reveló que tanto éste como el problema de intervención de nuestro interés, han sido poco explorados en nuestro país. En la actual coyuntura, donde se busca trasladar competencias a las instancias municipales resulta importantísimo los aportes teórico - prácticos que permitan a los gobiernos locales la construcción de alternativas viables para ejecutar estas nuevas funciones.

115

3.2 Sujetos de estudio y fuentes de información

Las personas sujetas de estudio han sido definidas como aquellas personas que solicitaron los servicios como atención de caso, en la Oficina de la mujer en Tibás de noviembre del 2003 a febrero del 2009.

Las estrategias de intervención se realizaron en base a la información que se brindó con el diagnóstico de las principales necesidades atendidas. Así de esta forma indirectamente el plan de diagnóstico beneficia a la población de Tibás en ámbitos sociales.

Esta investigación ha sido definida como cuantitativa, es decir se tomará la información de un cuestionario previamente elaborado de preguntas con respuesta tanto abierta como cerrada, las mismas tienen su génesis en variables e indicadores que pretenden dar una caracterización que cumpla con los objetivos específicos planteados. La investigación es entonces también descriptiva ya que no se pretende extrapolar a otra población, sino que describe una situación dada en un periodo de tiempo controlado y es exploratoria dado que en la Oficina de la Mujer de la Municipalidad de Tibás no se han realizado estudios de este tipo con anterioridad.

116

Tabla 7: Actividades para la realización de la tesis Etapa 1 Descripción del trabajo realizado Revisión de expedientes de las mujeres con el fin elaborar la base de datos, donde se anote los informes respectivos de cada uno de los expedientes. 2 3 Identificar las características sociodemográficas más relevantes. Determinar las principales necesidades planteadas por las mujeres al solicitar servicios. 4 Realizar el análisis de los resultados obtenidos con la revisión de expedientes y creación de la base de datos, respecto al tipo de intervención realizada por la Oficina de la Mujer de la Municipalidad de Tibás, ante las consultas planteadas por los nuevos casos que llegan. 5 Elaborar recomendaciones específicas en cuanto a las respectivas intervenciones o proyectos de acorde a las necesidades encontradas en el diagnóstico. Fuente: Elaboración Propia (2009)

117

3.3 Variables e indicadores
Según Sierra Bravo, las variables son: “características observables de algo que son susceptibles de adoptar distintos valores o de ser expresadas en varias categorías”. (1985:98) Para cada objetivo específico, se emplean distintos términos en cada variable, por lo que se deben definir y para ello, se toma lo que expresa Barrantes Echeverría: “Las definiciones que se deben brindar son de tres tipos: conceptual, operacional e instrumental”. (2008:93) Para la definición conceptual, el autor señala: “es aquella que nos dice qué se entenderá por esa frase; es un tipo de definición de diccionario o técnica”. (2008:93) Para la definición operacional expresa: “Esta definición busca un ahorro de tiempo, esfuerzo y darle claridad para la confección de los instrumentos para recolectar la información y su posterior análisis” (2008:94) Y por último, para la definición instrumental indica: “Se trata de aclarar, para cada variable, el medio o instrumento por el cual se recogerá la información”. (2008:94)

118

Las siguientes tablas, tomada del modelo de Barrantes Echavarría (2008:95), visualizan lo anterior: Tabla 8: Operacionalización de variables del estudio
Objetivo específico Variable Definición Conceptual Conjunto de características de un animal o una planta por las que se distingue entre individuos machos y hembras que producen células sexuales (o gametos) masculinas o femeninas. Estado o situación propios de las personas que pertenecen a una nación y poseen el derecho de ciudadanía Definición Operacional Instrumentación

Identificar las Sexo características socioeconómicas más relevantes de las personas consultantes como caso, de la Oficina de la Mujer de la Municipalidad de Tibás de noviembre del 2003 a febrero del 2009 Nacionalidad

Qué porcentaje de Observación casos son: Femenino Masculino

El porcentaje de: Costarricenses Nicaragüenses Colombianos Otro:

Consulta expediente

en

Domicilio

Lugar en que San Juan uno habita o se hospeda de Cinco Esquinas forma fija. Llorente León XIII Colima Fuera del Cantón.

Consulta expediente

en

119

Objetivo específico

Variable

Definición Conceptual Es la calidad de un individuo en orden a sus relaciones de familia en cuanto le confiere o le impone determinados derechos y obligaciones.

Definición Operacional

Instrumentación

Estado Conyugal

Conocer la En cuestionario situación conyugal ítem 2 estado de cada uno de los conyugal casos: Soltera Casada Divorciada Viuda Unión Libre Separada

Profesión u oficio

Es una acción o función que se desempeña para ganar el sustento

Conocer cuál es la En cuestionario labor u oficio que ítem 6 Profesión u desempeñan las oficio mujeres que solicitan ayuda a la oficina de la mujer. Conocer el tipo de En Cuestionario afiliación al ítem7. Tipo de seguro social que seguro tienen las mujeres: familiar, directo, Estado o no posee.

Seguro Social

Es la protección que la Sociedad brinda a todos sus integrantes, a través de distintas medidas públicas. Es el núcleo o el epicentro donde se forma la sociedad o el país. Señala claramente la forma en que se estructuran los miembros del núcleo familiar.

Conformación familiar

Conocer el tipo de familia que conforma el núcleo de la mujer solicitante de atención: uniparental, biparental, extensa, reunificada, otros.

En cuestionario ítem 8 conformación familiar

120

Objetivo específico

Variable

Definición Conceptual del Es una operación mediante la cual se especifica claramente y de un modo concreto sobre qué se va a realizar la investigación. Es el punto inicial de la cadena: ProblemaInvestigaciónSolución; por tanto, determinará toda la posterior proyección de la investigación. Abordaje realizado a partir de la problemática planteada de acuerdo a las posibilidades del servicio brindado.

Definición Operacional

Instrumentación

Determinar las Tipificación principales problema necesidades planteadas por las personas usuarias al solicitar servicios a la Oficina de la Mujer de la Municipalidad de Tibás.

Determinar el tipo En cuestionario de acción que ítem 1. Tipo de genera el servicio solicitado problema para que lleguen a solicitar atención: Violencia Información Empleo Problemas económicos Vivienda Capacitación Paternidad Pensiones Otros

Analizar el tipo Tipificación de la de intervención acción realizada realizada por la Oficina de la Mujer de la Municipalidad de Tibás, ante las consultas planteadas por las personas usuarias bajo la modalidad de caso.

Referencia Atención interna Otros

En cuestionario ítem 10. Tipificación acción realizada

121

Objetivo específico

Variable

Definición Conceptual

Definición Operacional Ver recomendaciones en el capítulo de Conclusiones y Recomendaciones.

Instrumentación

Brindar Recomendaciones Observaciones recomendaciones realizadas a específicas en partir del cuanto a las análisis de la intervenciones y investigación proyectos que se enfoquen prioritarios, de al mejoramiento acuerdo con las de los servicios necesidades de la brindados y población ofrecidos. atendida.

Evaluación comparativa entre el tipo de servicio solicitado (Cuestionario ítem 1) y la tipificación de la acción realizada (Cuestionario ítem 10).

Fuente: Elaboración Propia (2009)

El sondeo realizado en la Oficina de la mujer de la Municipalidad de Tibás tiene como objetivo, mostrar un análisis de los casos atendidos por este departamento de acuerdo a las variable sociodemográficas, en el periodo de Noviembre del 2003 a Febrero del 2009. Para lo cual se desglosan gráficos con los resultados obtenidos y una descripción de los mismos.

3.4 Técnicas e instrumentos de recolección de la información.

Para la realización de la tesis la metodología que se emplea consiste en la inserción diaria y atención de casos en un periodo de 6 años, en la Oficina de la mujer.

Las técnicas que se utilizaron fueron:  La entrevista semiestructurada de respuesta tanto abierta como cerrada.  La construcción de un sondeo en la hoja de cálculo conocida como Excel.  El análisis documental de libros, revistas, artículos, Internet.

122

Se realizó la elaboración de una base de datos que agrupaba las necesidades principales con el fin de aportar al departamento de la Oficina de la mujer la confección de proyectos e intervenciones que faciliten el abordaje de las principales necesidades encontradas.

Inicialmente se realizó la aplicación de un instrumento que se considera para la apertura de expedientes, posteriormente se realizó la revisión de expedientes con el fin de ir elaborando toda una base de datos donde se ingresaron 14 variables principales tomadas del ya descrito instrumento.

3.4.1 Tratamiento de la información. Se determinaron las principales problemática y las menos relevantes, éstas de acuerdo a algunas variables demográficas como edad, estado civil, nacionalidad, tipo de seguro social, entre otras.

Posteriormente se elaboró toda una base de datos en Excel con la información recolectada de los expedientes que ya esta respectivamente separada y planteaba las necesidades principales de la población

Subsiguientemente se elaboraron gráficos a partir del análisis del sondeo de las 14 variables contempladas en el instrumento.

A partir de ello se ha realizado un pequeño análisis de los resultados, las conclusiones, recomendaciones y anexos.

123

3.5 Alcances y limitaciones

Algunos de los alcances más importantes es que se cuenta con un registro de los casos atendidos, esta información es precisamente la que ha contribuido a la realización de la presente investigación. Otro alcance importante es que cada uno de los casos ha sido tratado personalmente por la encargada de la oficina, quien aquí funge como investigadora, conociendo por lo tanto los pormenores de las situaciones atendidas. El tener acceso a la información primaria, así como el sustento teórico ha sido una clave fundamental para comprender el fenómeno de la equidad de género y su tratamiento desde la Municipalidad de Tibás. Las principales limitaciones como es de comprender tienen su génesis en las dificultades de tiempo para analizar de manera pormenorizada las situaciones que aquí se plantea considerar. Otra limitación importante es que en algunos casos no se registro el total de información, por lo que en algunos casos el indicador “no hay dato” le resta credibilidad científica a algunas variables.

124

CAPÍTULO IV
ANÁLISIS Y PRESENTACIÓN DE RESULTADOS

125

4.1 Presentación de resultados

Como ya se ha analizado, la población femenina, las poblaciones vulnerables, son históricamente excluidas y los proyectos direccionados a ello no se consideran prioritarios. Aún cuando hoy en día existe legislación que pretende y compromete a las instituciones a dar atención prioritaria a estos grupos, las acciones son escuálidas cuando se intenta rescatar una realidad cotidiana para el planteamiento de soluciones y aportes. Las oficinas municipales de la mujer (OFIM) son mecanismos institucionales que forman parte de la Municipalidad y que contribuyen junto con el Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU) al impulso y concreción de políticas públicas locales favorables a los derechos de las mujeres y su ciudadanía. La OFIM Tibás trabaja con personal profesional, a partir del 17 de noviembre del 2003. Como parte de las acciones estratégicas hacia el apoyo a las mujeres, familia y poblaciones vulnerables y por lo tanto prioritarias, del Cantón. Todo esto forma parte de la propuesta ideada por el Plan de Gobierno 2003- 2007, realizado por el MSc. Percy Rodríguez, junto con las comunidades, a través de los Concejos de Distrito y otros actores sociales. Sus principales gestiones sociales realizadas durante 6 años incluyen: Informar y educar sobre legislación, derechos y servicios gubernamentales y no gubernamentales que favorecen los derechos de las mujeres (en seis años se han atendido un aproximado de 15.000 consultas personales y telefónicas

126

Se han canalizado más de 3.000 referencias a instituciones, igualmente se han asumido aproximadamente 500 casos, de personas a las cuales se les brinda el más comprometido seguimiento Se han verificado y vigilado el cumplimiento de las políticas públicas y planes nacionales, locales y sectoriales para la igualdad y la equidad entre hombres y mujeres, logrando con ello un cambio cultural para brindar especial apoyo a más de la mitad de la población Tibaseña que son precisamente mujeres. Se han realizado referencias a las mujeres a los diferentes servicios que brindan instituciones tanto públicas como privadas (algunas de ellas como el IMAS, INA, Concejo de la Persona Joven, Clínicas públicas y privadas, Club de Leones, Caja Costarricense de Seguro Social, Ministerio de Vivienda, Ministerio de Educación Pública, Fundaciones, Proyectos como el Tecnobus (del cual fue agente gestor y facilitador para que Tibás fuera incluido como población meta) y la Fundación SAMUELS con el programa de becas para estudios y subsidios de estudio, así como el Fondo Nacional de becas, el programa Creciendo Juntas, entre otros) Ha atendido de forma especializada la violencia hacia las mujeres en el ámbito familiar (tanto de manera individual como familiar y grupal, contando con el apoyo de psicólogas voluntarias de gran experiencia y trayectoria como la Licda Amalia Vargas Piedra y con estudiantes de Trabajo Social de la Universidad Libre de Costa Rica y la Universidad de Costa Rica y la Universidad Hispanoamericana. También
127

hemos contado con alianzas como la Pastoral Metropolitana de Mujeres y grupos y organizaciones de Iglesias Cristianas de diversas denominaciones; así como con estudiantes de psicología de la Universidad Hispanoamericana y con la referencia, coordinación y atención de interés social por parte del Departamento de Psicología de la Clínica UNIBE; quienes siempre han atendido de manera gratuita y profesional a mujeres, niños y niñas sobrevivientes de violencia. Igualmente se cuenta con las redes y asesoría por parte de la Delegación de la Mujer y los Tribunales de Familia de la Corte Suprema de Justicia del Segundo Circuito Judicial, así como con el apoyo del Centro de Información y Orientación del INAMU Además se cuenta con un grupo de apoyo para mujeres referidas por diversas instancias y aquellas que espontáneamente han buscado de nuestra ayuda. También se ha propulsado, como parte del Concejo Social, del Primer Centro de Atención especializado en el tratamiento emergente de la violencia doméstica que funciona a nivel Cantonal. La Oficina de la Mujer ha asumido la responsabilidad de trabajar junto con el Comité interinstitucional de accesibilidad, la Junta de Protección a la Niñez, la erradicación del trabajo infantil, entre otros. La OFIM TIBAS ofrece: Atención individual y confidencial a consultas, orientación, contención y apoyo, todos los días de lunes a viernes de 8 am a 3 pm.
128

Charlas, talleres, sobre diversos temas relacionados con temas de interés de las mujeres y familias del Cantón, entre ellas: sexualidad, violencia intrafamiliar, autoestima, derechos de las mujeres, derechos de los niños y las niñas, comunicación asertiva, resolución alternativa de conflictos, creatividad, microempresariedad, liderazgo comunal, entre otras. Asesoría para la formación de pequeña, microempresa e ideas productivas, permanente. Coordinación con otras instituciones para facilitar proyectos de desarrollo y formativos en las comunidades, como: Consejo Social, Actores sociales, tecnobus, fundación Samuels, Comité para la prevención de la violencia del Cantón de Tibás, Programa de la Mano, , Red de Oficinas de la Mujer provincial y nacional Se ha creado material informativo y divulgativo sobre la Oficina, el derecho a una vida sin violencia, la importancia que tienen las mujeres en el mejoramiento del medio ambiente, paternidad responsable, liderazgo, salud sexual y reproductiva, detección de violencia intrafamiliar en personas de la tercera edad. Desde la OFIM se contribuye con la incorporación de los intereses y necesidades de las mujeres en los planes y políticas municipales y en los diversos planes de desarrollo local, como el PRUGAM, entre otros. Se promueve y alienta el ejercicio de la ciudadanía de las mujeres por medio de la capacitación técnica, política y organizativa (actualmente varias mujeres de diversos distritos del Cantón se encuentran siendo capacitadas por la Unión Europea en el proyecto Yo política de la red URBAL, de la cual pocos y muy destacados municipios son aliados y

129

se ven beneficiados de capacitación de la más alta calidad y con la más moderna tecnología a nivel mundial) Igualmente se han capacidatado con la CEDAU. Se encarga de informar y educar sobre legislación, derechos y servicios gubernamentales y no gubernamentales que favorecen los derechos de las mujeres. En tres años se han atendido un aproximado de 15.000 consultas personales y telefónicas. Con respecto a la atención específica de casos y el tratamiento de los mismos, al analizar los datos contenidos en el sondeo realizado durante 6 años se pueden rescatar fundamentos importantes. A continuación se realiza la exposición de los principales datos de interés obtenidos mediante el análisis de la tabla de Excel que contiene el sondeo de las atenciones de los casos:

130

Gráfico Nº 1: Representación de consultas al año de acuerdo al Sexo

250
86%

200 150
mujeres

100 50 0 2003 2004
14% 78% 22%

hombres 96% 93% 92% 4% 8% 7% 0% 100% 0% 100%

2005

2006

2007

2008

2009

Fuente: Elaboración propia

En el gráfico #1 se detallan las consultas atendidas por cada año de acuerdo al sexo. En el 2003 se atendieron porcentualmente un 78% mujeres y un 22% de hombres, para el 2004 se atendieron un 86% mujeres 14% hombres, Para el 2005 se atendieron un 96% mujeres y un 4% hombres, en el 2006 se atendió un 92% de mujeres y un 8% de hombres, en el 2007 se atendió un 93% de mujeres y un 7% de hombres, en el 2008 se atendió un 100% mujeres y un 0% de hombres, en lo que va del 2009 se ha atendido un 100% mujeres y un 0% de hombres.

Se nota un incremento en la consulta durante el año 2004, probablemente debido a que fue el segundo año de funcionamiento y muchas de las personas consultantes pretendieron que la OFIM diera subsidios económicos.

131

Durante el 2006 se observa una baja en la atención de casos debido a que la encargada se encontraba incapacitada y el jerarca de la municipalidad no contrató a otra profesional para que siguiera con la atención de la Oficina.

En los años 2007 y 2008 se mantuvo una atención de casos uniformes y para el 2009 por conveniencia se tomó en cuenta solo los 3 casos atendidos hasta febrero, por un asunto de delimitación y conveniencia.

Gráfico Nº 2 : Total de consultas por sexo, de Noviembre 2003 a Febrero 2009.

500 400 300

89%

total mujeres 200 11% 100 0 mujeres 405 hombres 49 total hombres

Fuente: Elaboración propia

Se detallan en el gráfico los totales de todos los casos atendidos de noviembre 2003 a marzo 2009, de acuerdo al sexo. Mujeres con 89% y hombres un 11%.

Ello implica que de alguna manera existe claridad en cuanto a la población específica hacia quienes va dirigida la atención de la OFIM, sin embargo nunca se ha discriminado la atención a poblaciones masculinas, aunque como se nota estas consultas son mucho menores en cantidad.

132

Las Oficinas de la Mujer, como ya se ha estipulado anteriormente trabaja con poblaciones femeninas, siendo ello una acción afirmativa para hacer valer los derechos no reconocidos de las mujeres. Históricamente también se ha acotado que las mujeres son un grupo social vulnerado debido a los estereotipos machistas tanto sociales como culturales; ello también puede reflejar el hecho de que los hombres necesitan instancias de consultas, pero que probablemente desconocen la existencia del Instituto WEN para la masculinidad, que es el ente especializado en la atención de problemáticas masculinas y la creación de conciencia sobre masculinidad.

Gráfico Nº 3: Edad Promedio de todos los casos atendidos y el total por cada sexo.

46%

54%

mujeres edad promedio 38 hombres edad promedio 32

Fuente: Elaboración propia

En edad promedio de las personas consultantes, se obtuvo una media de 38 años de edad correspondiente tanto a mujeres como a hombres en el periodo de noviembre del 2003 a febrero de 2009. El dato de acuerdo al sexo, para mujeres es de 38 años y hombres 32 años en este mismo periodo. A pesar de que se trata de un dato de media estadística ello también

133

puede estar reflejando que las personas adultas de más de 30 años de edad son quienes requieren especialmente de atención especializada con seguimiento.

Gráfico Nº 4: Consultas según nacionalidad periodo noviembre 2003 a marzo 2009.

9%

0%

0% 4%
Costarricenses Nicaraüense

87%

Colombianas(os) Otras Nacionalidad Sin Dato

Fuente: Elaboración propia

Se detallan en el gráfico los porcentajes provenientes de los casos atendidos por la Oficina de la Mujer de Tibás de acuerdo a Nacionalidad, muestran un total de 382 casos de consultas de personas costarricenses, en segundo término se registran 42 casos de nicaragüenses, 1 colombiana, 2 casos de otras nacionalidades y de 16 casos no se encontraron datos.

Ello es muy interesante ya que estereotipadamente siempre se ha creído que son las personas de origen nicaragüense quienes más consultan a las instancias públicas, sin embargo se evidencia con los datos graficados que existe cada vez más conciencia por parte

134

de las mujeres costarricenses en cuanto a los servicios existentes de orientación y defensa de derechos y que cada vez los utilizan en mayor cantidad.

Gráfico Nº 5: Casos atendidos de acuerdo a los diferentes distritos, periodo Noviembre 2003 al febrero 2009.

Fuente: Elaboración propia

El gráfico representa los casos atendidos por la Oficina de la Mujer de la Municipalidad de Tibás, de acuerdo a los diferentes distritos. El distrito de San Juan con un total de 125 casos, el distrito de Cinco Esquinas aparece con 45 casos, Llorente con 20 casos, León XIII muestra 166 casos, Colima 51 casos, fuera del cantón se recibieron 30 casos y sin datos se encontraron 6 casos.

De acuerdo con el INEC (en su página electrónica), la cantidad de población del cantón de Tibás es la siguiente:

135

Tabla 9: Población total según distrito TIBÁS San Juan Cinco Esquinas Anselmo Llorente León XIII Colima Fuente: INEC, 2008 73.216 25.644 6.582 10.263 16.250 14.477

Ello denota que la consulta de casos no tiene una relación directa con la cantidad de habitantes de cada distrito.

Gráfico Nº 6: Casos atendidos de acuerdo al estado conyugal.
19% 7%

27%
Soltera Casada Divorciada Viuda

8% 5% 9% 25%

Unión Libre Separada No dato

Fuente: Elaboración propia

El gráfico representa los porcentajes de casos atendidos de acuerdo al estado conyugal, de los casos así se identifican con estado, solteras 122 casos, casadas un total de 109 casos,
136

divorciadas para un total de 39 casos, viudas un total de 22 casos, unión libre total 36 casos, separadas total 33 casos, no hay dato total de 82 casos.

Como se puede notar la mayor cantidad de consultantes son jefas de hogar; ello se verifica si sumamos las mujeres de estado conyugal solteras, divorciadas, viudas y separadas. Tomando en cuenta las teorías y datos estadísticos generales conocidos a nivel nacional, esto no difiere mucho con las condiciones generales de la población total a nivel nacional he incluso centroamericano, pues como se ha expuesto en el capítulo contextual es claro que en los últimos años se da una mayor detección de la incidencia de mujeres jefas de hogar.

Llama mucho la atención que 82 casos no hayan querido aportar información sobre su estado conyugal, esto de alguna manera podría producir un sesgo en la información presentada. Sin embargo tomando en cuenta las ya mencionadas estadísticas nacionales e internacionales consultadas, los datos obtenidos aún con el sesgo de no dato confirman esta tendencia.

137

Gráfico Nº 7: Casos atendidos relacionados al tipo de Seguro Social.

0 5 4 3 2 1
3%

24%

0 No dato 5 Voluntario 4 No posee 3 Directo 2Estado 1 Familiar

25% 14% 14% 20%

Fuente: Elaboración propia

En relación al gráfico No. 7, en cuanto a la tenencia de seguro social, los datos reflejan 87 casos que corresponden a seguro familiar, 62 casos corresponden a seguro por el estado, 61 casos se relacionan a seguro directo, 113 de los casos no poseen seguro, un 3% a seguro voluntario y de 107 de los casos atendidos no se encontró dato al respecto, de ello no se puede tener una hipótesis de por que estas personas no aportaron este dato, aunque podría ser por no evidenciar que su situación económica no fuera tan grave como lo planteaban verbalmente.

Sin embargo si se toma en cuenta que 62 casos poseen seguro por el Estado y 113 no poseen seguro social, se puede desprender que la condición económica de estos casos es baja.

138

Gráfico Nº 8: Casos atendidos correspondientes a la profesión de los y las consultantes.

36 %

18%

10% 5% 2% 2% 4% 4% 2% 0% 1% 3% 2% 2% 1%

4%

4%

1

2

3

4

5

6

7

8

9 10 11 12 13 14 15 20 0
3 Domésticas 6 secretaria/oficinista/tecnicos 9 saloneras(os) 12 Operarias (os) 15 Profesionales

1 Ama de casa 4 Micelaneas 7Maestras/ profesoras 10 Estudiantes 13 Costureras/peluqueras/manualidades 20 Otros

2 Dependiente/ demostradoras 5 Pencionada (o) 8 Taxistas/ Choferes 11 comerciantes 14 Desempleadas(as) 0 No dato

Fuente: Elaboración propia

El gráfico anterior muestra los datos referentes a las consultas de acuerdo a la profesión de los casos, los resultados corresponden 83 casos para amas de casa, 9 para dependientes, 24 para las domésticas, 8 para las misceláneas (os), 18 para las pensionadas, 16 casos corresponden a secretarias-oficinistas o técnicas (os), 7 para maestras y profesores, 0 casos incumben a taxistas o choferes, 5 casos para saloneras (os), 16 casos para estudiantes, 16 casos para comerciantes, 7 casos relacionados a operarios, 45 de los casos pertenecen a las desempleadas (os), 6 casos a los y las profesionales, 15 casos son para otros tipos de
139

profesiones no incluidas dentro de las categorías mencionadas y 83 de los casos no se encontraron datos de profesión.

Tomando en cuenta las teorías existentes se torna clara la situación de que muchas amas de casa no consideran que ello sea un trabajo por no ser remunerado, ya que como se sabe, las labores de mantenimiento del hogar, cuido de infantes y personas mayores son consideradas cultural y socialmente como propios de las mujeres y no se consideran estrictamente trabajo, aún cuando es claro el aporte a la economía familiar y del Estado en general.

Gráfico Nº 9: Casos atendidos en relación a la conformación familiar.

1 Uniparental 2 Biparental 3 Extensa 4 Reunificada 5 Otros 0 No Dato

21%

32%

7%

2% 15% 23%

Fuente: Elaboración propia.

Se representó en el gráfico, las conformaciones familiares donde 139 casos fueron para las familias Uniparentales, 101 casos a familias Biparentales, 67 casos corresponden a familias extensas, 9 casos a familias reunificadas, 32 casos a otros tipos de conformaciones

140

familiares que no corresponden a las categorías presentadas, y un total de 95 casos corresponde a datos no encontrados al respecto.

Aquí nuevamente se verifica que la mayoría de casos atendidos tienen conformación uniparental, probablemente mujeres jefas de hogar.

El promedio de no dato en este caso se puede hipotéticamente relacionar a que las mujeres no quisieran evidenciar su estado conyugal de unión libre o casadas por suponer que si se encontraban en esta circunstancia le es más difícil acceder a subsidios por parte de las instituciones de bienestar social.

Otra hipótesis que sería interesante de investigar es que si la misma situación de discriminación hacia las mujeres las hace preferir omitir el dato de su estado conyugal, que aceptar legalmente en una instancia pública el hecho de que se considere socialmente reprochable que se encuentren divorciadas, en unión libre o separada. O bien que formen una relación de hecho con una persona que tiene obligaciones parentales con otra familia de manera mas formal.

141

Gráfico Nº 10: Casos atendidos en relación al tipo de problemática consultada.
29% 27%
1 agresión 2 Económico 3 Salud / Psicológico 4 Orientación legal

10% 4% 6% 1% 3 4 5 6

11% 8% 4%

5 Capacitación 6 Laboral 7 vivienda 8 Otros

1

2

7

8

0

0 No Dato

Fuente: Elaboración propia

Para los casos atendidos a problemas de agresión o violencia de cualquier tipo se tiene un total de 128 casos, en cuanto a situaciones de desventaja económica se observan 119 casos, por salud o psicológicos 17 casos, requiriendo orientación legal 28 casos, solicitando capacitación 6 casos, en cuanto a consultas de índole laboral se presentaron 43 casos totales, sobre problemáticas de vivienda en total de 49 casos, 37 casos para otros problemas no incluidos en estas categorías y 16 casos para los que no se encontraron datos.

Una vez más se verifica y concuerda con las teorías y estadísticas, el hecho de que la mayor consulta para caso corresponde a situaciones de violencia. Ello también se explica en el hecho de que inicialmente las oficinas de la mujer fueron creadas para la atención de la violencia conyugal e intrafamiliar y existe poca información de las otras áreas formativas y de construcción de atributos de capacitación que recientemente se han asumido por las oficinas. De hecho es muy común que las personas se refieran a las OFIM como oficinas de la mujer agredida.

142

Gráfico Nº 11: Acciones realizada por la OFIM
55% 37%

0%
1
1 Referencia 4 Otros

4%
3 4

4%
0
3 Opción Trabajo

2

2 Atención Interna 0 No dato

Fuente Elaboración propia

Se muestran los datos porcentuales de las acciones realizadas por la OFIM, 246 casos corresponden a referencias, 163 son de atención interna, 0 a opción de trabajo, 17 de los casos van a otros que no se encuentran en las categorías gráficadas y un total de 17 casos a datos que no se encontraron.

Desde la creación de la Oficina se ha insistido, planificado, realizado coordinaciones para crear una bolsa de empleo con equidad de género, es por ello que en cuanto a abordaje de opciones laborales se han planteado propuestas al respecto, sin embargo para los dos alcaldes que han ejercido este puesto en el periodo de tiempo laborado desde la creación de la OFIM, no han destinado presupuesto para este proyecto que cada vez se visualiza más apremiante y que apoya la descentralización de la bolsa nacional de empleo, por bolsas municipales que presenten opciones laborales.

143

Gráfico Nº 12: Porcentajes respecto a los estados del caso.
18% 0% 33%
1 Abiertos 2 Con Seguimiento

0%

3 Abandonado por la consultante 4 Sin seguimiento por la OFIM 5 Cerrado

19%

2%

28%

6 Cerrado por agotadas las Vias 0 No dato

Fuente Elaboración propia

De acuerdo a los porcentajes se cuenta con 86 casos abiertos, algunos de ellos por su complejidad están abiertos desde el inicio del funcionamiento de la OFIM, 2 casos en seguimientos, 78 casos abandonados por los o las consultantes, ello probablemente porque los vínculos, sobre todo los que incluyen la violencia conyugal, son sumamente difíciles de romper y se observan 2 casos sin seguimientos por OFIM, ello por no contar con el contacto para dar dicho seguimiento, hay 141 casos cerrados, de ellos 124 fueron cerrados por vías agotadas y un total de 1 caso que no tenía datos.

La Oficina de la mujer durante los últimos 6 años no ha contado con presupuesto para hacer frente a las demandas de las personas usuarias, es por ello que la referencia a instituciones estatales especializadas se ha convertido en la única estrategia para satisfacer las necesidades socio psico económicas que se presentan a la OFIM. Ello es serio de observar pues la tendencia actual del gobierno de turno es la descentralización, sin embargo las Municipalidades aún no logran asumir esa descentralización sobre todo en áreas sociales,
144

debido a que históricamente se han avocado a tareas básicas de recolección de basura y bacheo de calles municipales, dándole una importancia accesoria al área social.

Gráfico Nº 13: Promedio de hijos por consultante según año de atención
5

3 2 2 2

3 2

2003

2004

2005

2006

2007

2008

2009

Fuente: Elaboración propia

En cuanto al promedio de hijos de las usuarias en total por año atendido, tenemos que: Referente al año 2003 se encuentra un total numérico de 2 hijos promedio. Al 2004 un total numérico de 2 hijos promedio. En el 2005 se encuentra un total numérico de 5 hijos promedio. En el 2006 un total numérico de 3 hijos promedio. Respecto al 2007 un total numérico de 2 hijos promedio. Al 2008 un total numérico de 3 hijos promedio. Y para el 2009 un total numérico de 2 hijos promedio.

145

Referente a los datos revisados y graficados, se encuentra que al total de casos atendidos desde noviembre del 2003 a la actualidad se presenta un promedio de 2 hijos por caso atendido.

Con respecto a los datos estadísticos de América Latina donde se expone que la mayoría de mujeres en situación de pobreza presentan en promedio un número de 5 hijos, sin embargo al observar la tabla de recolección primaria se debe de tomar en cuenta que hay mujeres que no tienen hijos o tienen 2 hijos o hijas, pero que una buena cantidad de los casos

consultantes tienen 3 hijos o más. Ello también podría generar la hipótesis de que las campañas de prevención de embarazos no deseados mediante la utilización de métodos anticonceptivos genere un menor número de hijos por familia.

Gráfico Nº 14: Límite de edades mayor y menor de acuerdo al total de casos atendidos.

83 años límite de menor edad límite de mayor edad 9 años

Fuente: Elaboración propia

146

Para el límite de edades mayor en todos los casos atendidos se encontró un total de valor numérico de 83 años. Para el límite de edad menor de los casos atendidos se encontró un total numérico de 9 años de edad. Con ello se puede notar que la consulta de la OFIM para casos no se limita ni por género ni por edad, sino que se realiza un verdadero esfuerzo por defender los derechos de las personas sin distingo ni discriminación alguna, además de que tanto problemas de violencia intrafamiliar como de pobreza se presentan sin distingo de grupo etáreo.

4.2 Análisis de resultados.

Con la realización del sondeo exploratorio, de casos atendidos por OFIM, se resumen que los datos muestran en general, que la mayoría de consultas realizadas desde el 2003 a la fecha son realizadas por mujeres amas de casa o desempleadas, de nacionalidad costarricense, que se encuentran en edad promedio de 38 años, con estado civil soltera o casadas donde un gran porcentaje no tiene seguro social, lo que verifica su situación de pobreza; además, la mayoría de las denuncias hechas corresponde a agresión y problemas económicos. Igual, la mayoría de casos fueron expuestos por el distrito de León XII y San Juan, ello sin relación a la cantidad de población habitante de cada distrito. La minoritaria de casos atendidos fue la masculina con un total de 49 casos por 443 atendidos y de estos casos la mayoría fue a consultar por capacitación o problemas u opciones laborales.

Durante estos 6 años la persona atendida con mayor edad en la OFIM muestra 83 años de edad y la persona atendida como caso de menor edad en este mismo periodo de tiempo es

147

de 9 años de edad. Lo que refiere que este servicio es requerido por personas sin distingo de grupo etáreo.

Se obtiene también que existe un gran porcentaje de casos cerrados, donde las causas que más figuran son abandonos por las mismas consultantes, o por el contrario, son cerrados pues la OFIM no cuenta con los recursos para poder solventar las demandas de dichos casos, ello porque no se cuenta con las vías necesarias para afrontar las grandes problemáticas que en ésta oficina se demandan y por que durante 6 años se ha trabajado sin presupuesto, pues aún hoy en día el desarrollo social no es considerado realmente prioritario por los municipios, a pesar de los esfuerzos de descentralización. Esta falta de recursos de la OFIM, es lo que ocasiona que la mayoría de casos tengan un porcentaje alto en referencia, pues referir el caso a otra institución de ayuda es lo único que se puede hacer cuando no se cuenta con los medios necesarios. Por lo tanto, si la OFIM no realiza las acciones necesarias para suplir las necesidades demandadas es por falta de apoyo político que se traduce en la existencia o no de presupuesto.

148

CAPÍTULO V
CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

149

5.1 Conclusiones:
De acuerdo con el sondeo realizado con los expedientes de casos de la Oficina de la Mujer de la Municipalidad de Tibás, se obtienen como resultado, de acuerdo a las variables socio demográficas, y los motivos por los cuales estas personas solicitan los servicios de la OFIM, los siguientes datos:

Durante este periodo del 17 Noviembre del 2003 al 16 de Febrero del 2009, en el Departamento de la Oficina de la Mujer de la Municipalidad de Tibás se han atendido un total de 443 casos, para los cuales 27 casos pertenecen al año 2003, 248 casos al 2004, 69 casos al 2005, 24 casos al 2006, 41 casos al 2007, 31 casos al 2008 y 3 casos a febrero del 2009 (en el 2009 se registra un número bajo de casos debido a que se decidió por conveniencia analizar los datos incluidos hasta febrero del 2009).

Los datos muestran que se ha atendido un total de 394 mujeres que están en un rango de edad promedio de 38 años y un total de 49 hombres con un rango de edad promedio 32 años. Esto lo que además, nos indica es que el 89% de la población atendida es femenina y el restante 11% corresponde a masculinos, estos datos nos recalcan la importante demanda de apoyo por parte de las mujeres del cantón de Tibás, sin dejar de lado que aspectos culturales hacen que los varones no expongan sus necesidades de apoyo y la necesidad de que existan instancias que trabajen con ellos temas importantes como masculinidad, pues en Costa Rica solo el instituto WEN ofrece estos servicios.

Así mismo los resultados indicaron que la población masculina hace consultas referentes a capacitaciones y de orden laboral, a diferencia de las mujeres que sus principales consultas
150

corresponden a agresión, económicos y vivienda respectivamente. Esto nos señala que las más grandes problemáticas están ubicadas en el género femenino, situación por la cual las posibles soluciones deberán estar enfocadas en proporcionar ayuda a esta población específica y en tres temas centrales: violencia, mejora de la economía y soluciones de vivienda.

Sin embargo no se puede invisibilizar la necesidad expresa de la población masculina que consulta mayormente por opciones de trabajo, de las cuales no solo beneficiarían a la población masculina, ya que también los problemas más importantes que reflejan las mujeres atendidas tendrían un significativo soporte para toma de decisiones y mayor independencia, lo que en cierta medida evidencia la importancia de mejorar los atributos de empleabilidad tanto en hombres como en mujeres y encontrar soluciones para dicho problema como la creación de una bolsa de empleo con equidad de género y la capacitación en emprendimientos , pequeña y microempresa.

La mayoría de éstas personas que solicitan los servicios de la OFIM, en relación a su profesión se ubicaron en un 36% para amas de casa, seguido por un 18% que no mostró dato; 14% de desempleadas, 5% domésticas, 4% para las y los pensionados, secretarias, comerciantes o estudiantes (para cada una), igualmente un 3% corresponde a otras profesiones, seguida por un 2% que pertenece a dependientes, misceláneas,

maestras/profesoras (os), operarias (os) y costureras (para cada uno respectivamente) ; por último un 1% de la población se ubica en saloneras (os) y profesionales (correspondiente a cada una). Lo anterior nos muestra que el mayor porcentaje de mujeres consultantes lo

representa la población ama de casa, la cual es seguida por desempleadas, en los casos estas
151

cifras pertenecen a mujeres. Aún cuando se ha defendido que los oficios domésticos y labores de cuido son realmente importantes dentro de la economía familiar e incluso nacional, no existe una conciencia clara por parte de las mujeres de que ello es un oficio importante, es por esto que en algunos de los datos encontramos mujeres que se consideran sin ocupación, por que no consideran las labores domésticas dentro de su hogar como un trabajo, ello por no ser remunerado.

El hecho de que exista una buena cantidad de población femenina desempleada reitera la necesidad de ofrecer una respuesta a esta problemática social, máxime en el actual entorno de crisis.

Las conformaciones familiares en relación a los casos atendidos, están ubicadas en un porcentaje de 32% que corresponde a Familias Uniparentales (vivir con un solo padre), 23% para Biparental (vivir con dos padres), 21% para datos no encontrados, 15% para familia Extensa(conformada por madre, padre, abuelo (a), tías, primos (as), entre otros), 7% para otras conformaciones familiares que no están dentro de las categorías mencionadas y un 2% para familias reunificadas (familias que se separaron y después se unieron a otra pareja o familia). La mayoría de los casos atendidos se ubicaron dentro de la conformación familiar Uniparental (un solo padre), lo que indica que estamos atendiendo un porcentaje importante de mujeres jefas de hogar.

Referente a los datos revisados y graficados, se encuentra que al total de casos atendidos desde noviembre del 2003 a febrero del 2009 se presenta un promedio de 2 hijos por caso atendido, que de acuerdo a la teoría se encuentra dentro de los datos demográficos normales
152

para América Latina, con la salvedad de que el número promedio de hijos para las latinoamericanas en condiciones de pobreza es de aproximadamente 5 hijos, lo que en el estudio realizado no ocurre, ello podría de alguna manera reflejar un mayor conocimiento de la población costarricense y especialmente tibaseña en cuanto a cuestiones demográficas, sin embargo también se puede apreciar en los datos contenidos en la tabla sondeo, que se da el fenómeno de que algunas de las personas usuarias tienen más de 3 hijos(as).

Así mismo, el estado conyugal que más casos atendidos presentó, corresponde al de solteras con un 27%, estos seguidas por casadas con un 25%, divorciadas 9%, unión libre un 8%, separadas 7% y por último un 5% viudas, además un 1% corresponde a datos no encontrados. Si tomamos en cuenta la sumatoria de mujeres solteras, divorciadas,

separadas y viudas, nos damos cuenta que la mayoría de la población atendida son mujeres jefas de hogar.

En relación a la nacionalidad se encontró que el mayor índice de población atendida corresponde a Costarricenses con un 87%, seguido por nicaragüenses con un 9%, un 4% a datos no encontrados, un 2% para otras nacionalidades que no estén dentro de las categorías mencionadas, y por último el 1% de la población pertenece a Colombianas.

En relación a los distritos de Tibás, el que presentó mayores casos atendidos fue el de León XIII con un 37%, seguido por San Juan con un 28%, Colima con un 12%, Cinco Esquinas con un 10%, Llorente con un 5%. También se atendieron casos que estaban fuera del

153

cantón para los cuales se obtiene un 7% de la población atendida por OFIM, y un 1% corresponde a datos no encontrados.

Dados los datos aquí obtenidos se realizó una comparación para saber si los datos tenían relación a la cantidad de población habitante de cada distrito, lo cual demostró no ser así. León XIII es un distrito de atención prioritaria que presenta múltiples problemáticas sociales que aquejan de manera muy definida a las mujeres que habitan el distrito.

Referente a los casos atendidos por el tipo de seguro social, los datos reflejan que la mayoría de los casos atendidos no poseen seguro social con un 25%, seguidos por 24% que no se encontraron datos, los de seguro familiar con un 20%, los correspondientes a seguro por el Estado y seguro Directo se ubican en un 14% cada uno y por último un 3% para los y las de seguro voluntario, ello es un indicador de la baja condición económica de estas mujeres que no poseen seguro social o bien lo obtienen subsidiado por el Estado.

Los resultados encontrados en relación a tipificación del caso atendido manifiestan que el mayor porcentaje corresponde a agresión o violencia intrafamiliar con un 29% de los casos, seguido por los correspondientes a necesidades de tipo económicos con un 27%, los referentes a vivienda muestran un 11%, los que corresponden a problemas de tipo laboral representan un 10%, los otros con un 8%, los que se refieren en la tabla de tabulación a consultas de orientación legal aparecen con un 6%, los de tipo salud/psicológicos con un 4%, igual, para los que no se encontró dato corresponde a un 4%, y por último se obtiene un 1% al de tipo tabulado como capacitación.

154

Referente a la tipificación de los casos la OFIM, realiza acciones para resolver las problemáticas denunciadas, dentro de las cuales, las que mayormente se realizan son las de referencia con un 55% de los casos atendidos, seguidas por las de atención interna con 375 de los casos, y un total de 4% para las de otros casos fuera de las categorías mencionadas, igual un 4% corresponde a datos no encontrados, finalmente para lo que comprende las necesidades de opción de trabajo no se encontró ningún porcentaje. Ello muestra que la mayor cantidad de consultantes son atendidas directamente por la OFIM, seguida de un porcentaje importante de referencia debido a que muchas veces la OFIM no cuenta con los requerimientos para hacerle frente a las demandas de las personas consultantes.

De los casos antes mencionados, el estado de los mismos corresponde a un 33% de los casos se encuentran cerrados, 28% cerrados por agotadas las vías, 19% se encuentran abiertos, 18% fueron abandonados por los y las consultantes, 2% corresponden a datos no encontrados, y para casos con seguimientos no existe un porcentaje; al igual seguimiento por OFIM no se encontró porcentaje. sin

Por último es importante rescatar que a esta oficina consultan personas de diversos grupos etáreos que van desde los 9 años de edad hasta 83 años de edad.

5.2 Recomendaciones

 Para iniciar con las recomendaciones, se debe acotar que la Oficina de la Mujer de la Municipalidad de Tibás, en sus 6 años de operación, no ha contado con presupuesto, es por ello que la primera y más importante recomendación es proveer
155

de presupuesto a la OFIM, de tal forma que pueda realizar proyectos y darle sostenibilidad a los mismos. Vale recordar que parte del diagnóstico sobre la institucionalidad del enfoque de género en el quehacer municipal se ve reflejado en la distribución de los dineros para cada departamento, ello apunta a que es necesaria una mayor conciencia en cuanto a las problemáticas que atiende la OFIM y las necesidades económicas redistributivas para la población.  Es apremiante realizar un proceso de trasversalización en el tema de género y equidad social en la Municipalidad de Tibás, a fin de que exista una verdadera conciencia de la necesidad de inversión social para el mejoramiento de la calidad de vida de las personas habitantes del cantón, ya que debido a asuntos estructurales e históricos es muy reciente que en los gobiernos locales se reconozca la parte social y el desarrollo social como coyuntural para el desarrollo integral de las comunidades.  Se debe sensibilizar y hacer mayor campaña divulgativa sobre los derechos de las mujeres, principalmente a los que se refieren a vivir una vida sin violencia y realizar acciones estratégicas para el trabajo con personas sobrevivientes de violencia intrafamiliar.  Una acción importante para minimizar las necesidades planteadas y dar mayores oportunidades a la población tibaseña tanto femenina como masculina, es el

implementar una bolsa de empleo con perspectiva de género y diversidad, pues como muestra los porcentajes la población mayoritaria se encuentra desempleada y por ende su situación no puede mejorarse sin los medios económicos que requiere.

156

 Es importante implementar talleres o proyectos de superación académica y psicológica a la población mayoritaria.  Proporcionar recursos a la OFIM, que le permitan abordar los casos de forma interna para ir eliminando las referencias a instituciones del Estado central, máxime el proceso de descentralización que se alienta, para que los gobiernos locales sean verdaderamente quienes redistribuyan en acciones para palear los problemas sociales.  Es importante considerar la contratación de un equipo interdisciplinario (abogada (o) y psicóloga (o)), pues la OFIM tiene al cargo a una sola persona, la cual presenta una sobrecarga de funciones.

157

BIBLIOGRAFÍA

158

Alayón, Norberto. (2003). Pobreza, Derechos Humanos y Política Social. Universidad de Buenos Aires, Argentina.

Alfaro A y otras; (1997). La Reforma del estado Social en Costa Rica: El caso de las políticas de asistencia social. Seminario de Graduación para optar por el grado de Licenciatura en Trabajo Social. Universidad de Costa Rica.

ALFORJA; (1996). Actores sociopolíticas y construcción democrática. Repensando el Estado, los actores políticos y la sociedad civil desde las perspectivas ético-políticas de la Educación popular. Documento de Trabajo # 2. Costa Rica.

ALFORJA; (1996). La construcción de poder y la valorización del espacio local en las prácticas de educación popular. Documento de trabajo N 3, San José, Costa Rica.

Alvarado Ajún Nancy y otros; (1999) Estudio de Clima Organizacional en la Municipalidad de Heredia. Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología, Facultad de Ciencias Empresariales. San José, Costa Rica.

Alvarado, Yander y otros. (1998). Análisis administrativo de la Municipalidad de Curridabat. Seminario de Graduación para optar por el grado de Licenciatura en Administración Pública. Universidad de Costa Rica.

Amador Mónica y otros; (1998). Condicionantes y potencializadores de la participación femenina en la política local del cantón de Acosta, un estudio cualitativo. Tesis para optar por el grado de Licenciatura en Trabajo Social. Universidad de Costa Rica, Facultad de Ciencias Sociales.
159

Antología de Lecturas Trabajo Social II; (1995). Compendio de Lecturas. Curso: Trabajo Social II. Escuela de Trabajo Social, Universidad de Costa Rica.

Araya Magda, Arias Cristina y Cerdas Laura; (2000). Hacia la Gestión del Riesgo de los Desastres en el Cantón de Paraíso. Programa de Intervención. Curso Taller VI:

Intervención en Programas de Trabajo Social, “Gestión Local del Desarrollo”. II Semestre, Escuela de Trabajo Social. Universidad de Costa Rica.

Araya Magda, Arias Cristina y otras; (2000). Informe Final de Taller VI: Gestión y Desarrollo Local. Escuela de Trabajo Social, I Semestre. Universidad de Costa Rica.

Arrieta, Mariela y otras; (1999). Perspectivas de la descentralización y la participación ciudadana en el ámbito local. Informe Teórico. Grupo 01. I Semestre, Escuela de Trabajo Social. Universidad de Costa Rica.

Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica. (1971). Ley 4755: Código de Normas y Procedimientos Tributarios. San José, Costa Rica.

Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica. (1998). Ley 7794: Código Municipal. San José, Costa Rica.

Asamblea Legislativa; (1997) Ley contra la Violencia Doméstica; Ley #7586. Primera Edición, Editec-Editores, San José, Costa Rica.

Asamblea Legislativa; (1999) Ley de Creación del INAMU; Ley # 7801. 1 ed, San José San José, Costa Rica.
160

Asamblea Legislativa; (1999). Código Municipal. Primera Edición, Editec-Editores, San José Costa Rica.

Asamblea Legislativa; (1999). Ley de Atención a las mujeres en condición de pobreza, Ley # 7769. San José Costa Rica.

Asamblea Legislativa; (2001). Ley de Penalización de la Violencia Doméstica contra las mujeres mayores de edad. San José, Costa Rica.

Asamblea Legislativa; (2008). Ley de Penalización de la VIF, Primera Edición, San José Costa Rica.

Astúa Gómez Ivonne y Solano Silva Priscilla. (2000). Indigencia: Referentes Generales en torno a este Fenómeno Social. Tesis para optar por el grado de Licenciatura. Escuela de Trabajo Social, Universidad de Costa Rica. Diciembre 2000.

Astúa Gómez Ivonne, Solano Silva Priscilla; (1999). Diagnóstico Situacional del Área de Proyección Social desde el contexto de la Municipalidad de San José. Taller VII:

Baráibar, Ximena. (2000). Algunos aportes para la discusión sobre exclusión social. Instituto Nacional del Menor- División Social. En: Boletín Electrónico Surá N°53. Escuela de Trabajo Social. Universidad de Costa Rica.

Barrantes E. Rodrigo; (2008). Investigación, un camino al conocimiento: un enfoque cuantitativo y cualitativo. Decimocuarta reimpresión de la primera edición, EUNED. San José, Costa Rica.
161

Barrio Maruja; s.f. “Mujer, Género y Desarrollo Local Urbano”. Mujer y Gobiernos Locales. Centro de Promoción de la Mujer, Gregoria Apaga. Boisier, Sergio; (1992). “Las relaciones entre descentralización y equidad”. En: Revista de la CEPAL #46. ONU, Santiago de Chile.

Bustamante Calderón y otras; (2000). Participación Ciudadana vista desde los Gobiernos Locales: El caso de Desamparados y Aserrí. Curso Taller I: Problemas Macro y Microsociales de Costa Rica, “Participación y Construcción de Ciudadanía. Escuela de Trabajo Social, Universidad de Costa Rica.

Bustelo, Eduardo y Minujin, Alberto. (1997). La política social esquiva. Debate Contemporáneo. Trabajo presentado a al Conferencia Internacional sobre pobreza y exclusión social. San José, Costa Rica.

Cabezas, Ramiro (1970). Elementos de Administración y Política Tributaria para Gobiernos Municipales. Fondo Editorial Común. Caracas, Venezuela.

Caja Costarricense de Seguro Social; (2000). Diagnóstico Situacional de Salud. Área de Salud Heredia Virrilla, Plan Anual Operativo. Heredia, Costa Rica.

Calvo Alegría Rebeca y Delgado Hernández Wendy; (2000). Diagnóstico Situacional Municipalidad de Heredia: Oficina Municipal de la Mujer. Taller VII: Intervención en Programas de Trabajo Social, “Gestión Local del Desarrollo”. II Semestre, Escuela de Trabajo Social. Universidad de Costa Rica.

162

Calvo Alegría Rebeca y Delgado Hernández Wendy; (2000). Propuesta de Fortalecimiento Institucional de la Oficina Municipal de la Mujer del Cantón Central de Heredia. Taller VII: Intervención en Programas de Trabajo Social, “Gestión Local del Desarrollo”. II Semestre, Escuela de Trabajo Social. Universidad de Costa Rica.

Calvo Alegría Rebeca; (2000). Perfil Profesional del Trabajador(a) Social en la Oficina Municipal de la Mujer. Informe de Taller Calvo Alegría Rebeca VI: Intervención en Programas de Trabajo Social, “Gestión Local del Desarrollo”. II Semestre, Escuela de Trabajo Social. Universidad de Costa Rica.

Cambronero, Juven. (1998). La gestión municipal y la descentralización. Ponencia del diputado costarricense. Carazo, Carolina; (1995). “Municipalidades: Algo más que Cenicientas. En: Revista Hombres de Maíz. #34, San José, Costa Rica, Junio.

Carcedo Ana y Zamora Alicia; (1999). Ruta Crítica de las Mujeres afectadas por la Violencia Intrafamiliar. Organización Panamericana de la Salud, Organización Mundial de la Salud. Programa Mujer, Salud y Desarrollo. 1 ed. San José, Costa Rica. Castillo, Carmen María; (1995). “El papel del trabajador social en la Municipalidad de San José”. En: Revista de Trabajo Social de la Caja Costarricense de Seguro Social. No. 44, año 21. San José, Costa Rica.

Castro Ch. Haydee y Quesada M. Ana Cristina; (1998). Red Comunal e Interinstitucional del Cantón de Moravia. Curso Taller VII: Gestión Local, Desarrollo en
163

Municipalidades y Redes Sociales. II ciclo, Escuela de Trabajo Social. Universidad de Costa Rica.

Castro René; (1996). "Descentralización y Municipalización de la Gestión Ambiental". En : Ambientico No. 38. San José , Costa Rica Marzo.

Centro Nacional para el desarrollo de la Mujer y la Familia; (1997): Elegir y no ser elegidas: el significado político del voto femenino. Colección temática N° 2, Participación Política N°1; Primera Edición, San José. Costa Rica.

Chinchilla Felix y Rodríguez Jorge; (1998). Gestión Local y Poder Central en Costa Rica: un estudio de casos en el contexto de los planteamientos de Reforma del Estado de 1986-1998. Práctica Dirigida para optar por el grado del Licenciatura en Sociología

Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Costa Rica.

Colegio de Trabajadores Sociales de Costa Rica. (2003). III Congreso Internacional y VI Congreso Nacional de Trabajo Social: ”Derechos Humanos y Participación Ciudadana”. San José, Costa Rica.

Colegio de Trabajadores Sociales de Costa Rica; (1995). Perfil Ocupacional del quehacer del (a) Trabajador (a) Social. San José, Costa Rica.

Consejo Nacional de Trabajo Social (1994): Diseño de Proyectos de Bienestar Social: Un enfoque Estratégico. Editorial Facultad de Humanidades Universidad del Valle, Calí Colombia.

164

Contraloría General de la República. División de Fiscalización Operativa y Evaluativa. Área de Ingresos Públicos. (2002). El Sistema Tributario Costarricense: Contribuciones al debate nacional. Primera edición. San José, Costa Rica.

Cook y Reichardt. (1997). Métodos cualitativos y cuantitativos en investigación evaluativa. Ediciones Morata, S.L. Madrid, España.

Cordero Vega Carolina; (1998). Planificación Estratégica para la gestión de Servicios Sociales en torno a la pobreza (El caso IMAS). Proyecto Final de Graduación para optar por el grado de Licenciatura en Trabajo Social Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Costa Rica.

Córdoba Macías Ricardo y otros; (1996). Participación Ciudadana en Costa Rica. Sociales, Programa el Salvador.

Centroamérica: Gobierno Local y

1 ed. Facultad Latinoamericana de Ciencias

Corrales; Isela; (2000) Informe sobre Políticas Actuales en materia de Mujer. UCR, Escuela de Trabajo Social, Taller VI; I semestre del 2000, San José, Costa Rica.

Costa Rica; (1996). Constitución Política de la República de Costa Rica y Convención Americana de Derechos Humanos. Edictec Editores. San José, Costa Rica.

De Souza Silva, José; (1998). Hacia la Construcción y Apropiación Colectiva del enfoque de la Gestión Social para organizaciones públicas y sin fines de lucro en el siglo XXI. Versión ampliada del trabajo preparado para el Curso-Taller “Construcción y apropiación colectiva de un marco de referencia para la gestión social. Posgrado en Gestión Social de
165

la Escuela de Trabajo Social de la Pontificia, Universidad Católica del Ecuador. Quito, Ecuador.

Dillinger, William. (1991). La gestión urbana y las finanzas municipales. Reforma del Régimen Tributario sobre la Propiedad Urbana. Directrices y recomendaciones. Banco Mundial, Habitat, PNUD.

Espinosa, M. (1977) Manual de programación para promotores y trabajadores sociales. I Edición. Costa Rica. ASMAR Editores.

Fernández, José y Morales, Alejandro. (2002). Centro Estatal de Desarrollo Municipal. Secretaría de Gobernación. Hacia una mejor administración pública municipal. Primer Encuentro Internacional de Estudios Municipales. Universidad de Puebla, México.

Fred R David; (1997).

Conceptos de Administración Estratégica. Francis Marion

University. Quinta Edición. EEUU.

Fundación DEMUCA; (2001). Inclusión de la Perspectiva de género en la gestión municipal; la experiencia de la Fundación DEMUCA/ACI en las Municipalidades de Centroamérica y República Dominicana. 1 edición, San José, Costa Rica.

Gacitúa, Estanislao y Sojo, Carlos. (2000). Exclusión social y reducción de la pobreza en América Latina y el Caribe. Primera edición. FLACSO. Banco Mundial. San José, Costa Rica.

166

Gaete, Marcelo; (1997). Acerca del Desarrollo Local. Lectura del Curso: Planificación y Programación I. Escuela de Trabajo Social, I semestre 2000, Universidad de Costa Rica.

Gómez, M. Elementos de estadística descriptiva. (1993).2 Edición. Costa Rica. EUNED.

Gómez, Miguel. (1972). Algunos tipos de muestreo. Notas.

Gonzáles R, Esperanza; (1995). Manual sobre Participación y Organización para la Gestión Local, Programa de Gestión Pública y participación Ciudadana, Ediciones Foro Nacional por Colombia.

González, Maureen. (2003). Datos e información de la entrevista semiestructurada: Población en situación de exclusión social y morosidad tributaria en los servicios municipales. Octubre 2003. San José, Costa Rica.

Guendel, Ludwig. (1998). La política pública y la ciudadanía desde el enfoque de los derechos humanos: La búsqueda de una nueva utopía. UNICEF. San José, Costa Rica.

Guendel, Ludwig. (2002). Por una gerencia social con enfoque de derechos. Oficial de Política Social de UNICEF en Costa Rica. Universidad de Costa Rica. Guzmán Stein Laura; (1996). “Participación Social de las Mujeres y Desarrollo Local con Equidad de Género en Centroamérica”. En: Memorias del Taller: Mujeres, Participación Política y Ciudadana. Diseño Alternativo S.A. Maestría Regional de Estudios de la Mujer. San José, Costa Rica.

167

Guzmán Virginia; s.f. “Los Problemas de las Mujeres en la Agenda de los Gobiernos Municipales: del discurso de las necesidades a la construcción de problemas sociales”. Mujer y Agendas Municipales. Centro de Promoción de la Mujer, Gregoria Apaga.

Hall, Richard; (1986). Organizaciones estructura y Proceso. Editorial Prentice/Hall Internacional Colombia.

Hasenfeld Yeheskel; (1990). Organizaciones al Servicios del Hombre. Fondo de Cultura Económica. México. Herrera Lorena; (1998). “Las Mujeres a-saltan y transforman la política en el municipio”. En: Las Mujeres transforman la política. PET. Abril, No.2.

Hodge, Billy; 1975. Administración y Organización. Argentina. Lectura Curso Planificación y Programación Social I. Escuela de Trabajo Social, I semestre 2000. Universidad de Costa Rica.

INAMU, (2003) Programa de Oficinas Municipales de la Mujer. Manual en fotocopias. Costa Rica, INAMU.

Instituto de Fomento y Asesoría Municipal (1976). Conceptos fundamentales sobre Tributación Municipal. División de Asistencia Técnica. San José, Costa Rica.

Instituto de Fomento y Asesoría Municipal (IFAM); (2000). Edición Provincial. San José, Costa Rica, 1985. Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS). “Conceptos Básicos de Pobreza”. En: Folleto Informativo. Heredia, Costa Rica.
168

Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC); (1985). Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples: Regiones de Costa Rica (según decreto de planificación 1985). San José, Costa Rica.

Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC); (1998). Viviendas. San José, Costa Rica.

Marco Muestral de

Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC); (2000). Costa Rica: Cálculo de Población por provincia, cantón y distrito al 1 de julio de 1999. San José, Costa Rica. Enero 2000.

Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC); (2000). Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples: Módulo de Empleo. San José, Costa Rica. Julio 1999 a febrero 2000.

Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC); (2001). IX Censo Nacional de Población y V de Vivienda: Resultados Generales. San José, Costa Rica, Agosto 2001.

Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU), Instituto de Fomento y Asesoría Municipal (IFAM); (1999). Reglamento Municipal: Comisión Permanente de la Condición de la Mujer. San José, Costa Rica.

Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU); (1999). Perfil Oficinas Municipales de la Mujer (OFIM). Programa Oficinas Municipales de la Mujer. Área Ciudadanía Activa, Liderazgo y Gestión Local. San José, Costa Rica.

169

Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU); (1999). Programa Oficinas Municipales de la Mujer. Área Ciudadanía Activa, Liderazgo y Gestión Local. San José, Costa Rica.

Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU); (2000). Plan Anual Operativo Año 2000. San José, Costa Rica.

Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU); (sf): Perfil Profesional para la Oficina Municipal de la Mujer; San José, Costa Rica

Kast Fremont E. y Rosenzwerg James E; (1986). Administración en las Organizaciones: “Un enfoque de Sistemas”. Editorial Mc Graw Hill, México DF.

La Nación; (2000). Más Control a la Violencia. Página 16 A, viernes 29 de setiembre 2000. San José, Costa Rica. Ladislau Dowbor; (1992). “Autonomía Local y Relaciones Intermunicipales”. En: Revista Nueva Sociedad No.121. Editorial Texto Caracas Venezuela. Setiembre-Octubre. Lostalo Casares, Alberto; (1998). “El Gobierno Local de Puntarenas y la producción social de la salud: Caracterización para reformular la política local” Trabajo Final de Graduación de la Maestría en Salud Pública con Mención en Políticas de Salud.

Universidad de Costa Rica, Escuela de Salud Pública, San José, Costa Rica.

Maestría Regional de Estudios de la Mujer; (1996) Memorias del Taller: Mujeres, Participación Política y Ciudadana. Diseño Alternativo S.A. Maestría Regional de Estudios de la Mujer. San José, Costa Rica.
170

Marín, Oscar. La Municipalidad y la democracia. Segunda edición. EUNED. San José, Costa Rica. 1989.

Menjívar, Rafael y otros. (1997). Pobreza, exclusión y política social. Primera edición. FLACSO. San José, Costa Rica.

Meoño Molina Rita; (1997). Comprendiendo como operan en la actualidad las organizaciones productoras de servicios sociales: Elementos a considerar para gerenciarlas. Curso Gerencia Social I. Maestría en Trabajo Social. Escuela de Trabajo Social de la Universidad de Costa Rica.

Meoño Molina Rita; (1997; Diseño de un análisis organizacional de los procesos de formación socioeducativos- promocionales del nivel III del plan de estudios de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad de Costa Rica. Curso Gerencia Social II. Maestría en Trabajo Social. Escuela de Trabajo Social de la Universidad de Costa Rica Michelli F. Beatriz; (1990). “El Desarrollo Local frente a los desafíos de la democratización”. En: Revista de Trabajo Social. No.57. Pontificia Universidad Católica de Chile.

Ministerio de Economía Industria y Comercio, Dirección General de estadísticas y Censos. Departamento de Estadísticas Continuas; (1999). División Territorial

Administrativa. Sección Estadísticas Vitales. San José, Costa Rica.

Molina María Lorena y Morera Nidia Ester; (1999). La Gerencia de Servicios Sociales. Editorial LUMEN/HVMANITAS. Primera edición. Argentina.
171

Molina Molina María Lorena y Romero Saint Bonnet María Cristina; (2001). Modelos de intervención asistencial, socioeducativo y terapéutico en Trabajo Social. edición. Editorial de la Universidad de Costa Rica. San José, Costa Rica. Primera

Molina, María Lorena. (2001). La participación ciudadana y el marco legal costarricense 1995-2000. Universidad de Costa Rica, Facultad de Ciencias Sociales, Escuela de Trabajo Social, Documento inédito. Monge Walter y Pereira Manfreth; (1995). “Análisis de la problemática actual del Régimen Municipal Costarricense”. En: Revista de Ciencias Sociales. # 67. Editorial de la Universidad de Costa Rica, San José.

Morales, Miguel. (2001). Poder local, descentralización y municipalidades en Costa Rica. 1ª. Ed. San José, Costa Rica.

Moreno, Elsa; (1995). Mujeres y política en Costa Rica. FLACSO-Programa Costa Rica; San José. Morera Guillén Nidia; (1996). “El análisis de los servicios sociales un modelo alternativo”. En: Revista de Ciencias Sociales; pag 197-207; UCR, setiembre- diciembre 1996.

Municipalidad de Curridabat. (2001). Documento Integral Planeamiento estratégico y operativo Cantón de Curridabat. San José, Costa Rica.

172

Muñoz María Victoria. Gerencia Social; (1995). Gestión del Desarrollo 1. Primera Edición. Universidad de Antioquia, Medellín Colombia.

Naranjo L. Guisella; (1999). Análisis de la Situación de Salud del Sector Salud Nísperos III, La Milpa. Caja Costarricense de Seguro Social, CENDEISSS, Universidad de Costa Rica. Posgrado Gestión Local. Heredia, Costa Rica.

Organización de las Naciones Unidas. Declaración Universal de los Derechos Humanos. 10 de diciembre de 1948.

Organización de las Naciones Unidas. Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos. (2003). Los Desalojos Forzosos y los Derechos Humanos. Folleto Informativo #25.

Organización Panamericana de la Salud (1999): Planificación Local Participativa: Metodologías para la promoción de la salud en América Latina. Washington, DC.

Padilla, Mauricio y Artavia, Xinia. (2001).

Fortalezas y restricciones del régimen

municipal costarricense según FLACSO y las potencialidades para crear estructuras organizacionales especializadas en la atención de lo social desde la Municipalidad. Escuela de Trabajo Social. Universidad de Costa Rica.

Palma Carvajal, Eduardo; (1995). Descentralización y Democracia: El Nuevo Municipio Latinoamericano. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

173

Palomo Asch Rogelio; (1999). Diagnóstico Socioespacial del Asentamiento Urbano Gran Guararí. Ministerio de Planificación (MIDEPLAN). Heredia, Costa Rica.

Pardinas (1996). Metodología y técnicas de investigación social. 34 Edición México, Siglo XXI Editores. Partido Unidad Social Cristiana (2001): Programa de Gobierno: “Todo por Costa Rica 2002-2006”. Candidatura Dr. Abel Pacheco

Pichardo Muñiz, Arlette (1985). Planificación y Programación Social: Bases para el diagnóstico y la formulación de programas y proyectos sociales. Editorial de la

Universidad de Costa Rica. San José, Costa Rica.

Pineda, de Alvarado y de Canales. (1994). Metodología de la Investigación. Manual para el desarrollo de personal de salud. Segunda edición. Organización Panamericana de la Salud.

Pineda, E. de Alvarado, E. de canales, F. (1994) Metodología de la investigación. II Edición, Washington D. C. OPS.

PNUD; (2000). Situación de la Violencia de Género contra las Mujeres en Costa Rica. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Primera Edición. San José, Costa Rica.

Programa Regional La Corriente (1997): Centroamérica: Las mujeres en el espacio local, un diagnóstico preliminar. Centro Editorial de la Mujer
174

Pronunciamiento Municipalista Centroamericano. (1998). La Antigua Guatemala, Guatemala.

Proyecto Estado de la Nación en Desarrollo Humano Sostenible. (2002). Estado de la Nación en Desarrollo Humano Sostenible: Octavo Informe 2001. San José, Costa Rica.

Proyecto Estado de la Nación. (2003). Noveno Informe del Estado de la Nación en Desarrollo Humano Sostenible. Ier edición Costa Rica. Estado de la Nación

Quesada Monge Ana Cristina; (1998). Capacitación a Líderes Comunales en el Cantón de Moravia para la formulación, financiamiento y evaluación de Proyectos de Desarrollo Local. Curso Planificación y Programación Social. II semestre. Universidad de Costa Rica.

Red de Estudios Municipales. (2004). II Encuentro Internacional de Estudios Municipales: “Gestión Local Participativa”, “Desafíos de las Finanzas Municipales para el Desarrollo Democrático”. San José, Costa Rica.

Red de Estudios Municipales. I Encuentro Internacional de Estudios Municipales. Benemérita Universidad de Puebla. Puebla, México.

República de Costa Rica; (1996). Código de la Mujer. Compilación por Ana Elena Badilla y Lara Blanco. 1 ed. Porvenir: Fundación Arias para la Paz y el Progreso Humano, CECADE. San José, Costa Rica.

175

Rivera, Roy; (1995). Descentralización y la metáfora de la Reforma del Estado. FLACSO, Costa Rica.

Rivera, Roy; (1995). La descentralización y la realización de la ciudadanía local en América Central. 1 edición. Costa Rica.

Rivera, Roy; (1996.) Descentralización y Gestión Local en América Latina. 1 edición. FLACSO. Programa Costa Rica, Costa Rica.

Rivera, Roy; (1997). La descentralización real en Costa Rica. FLACSO. I Edición, Costa Rica.

Roberts, Bryan; (1998). Ciudadanía y Política Social. FLACSO, Costa Rica.

Rodríguez, Arguello Percy. (1998). Historia del Cantón de Tibás. Editorial Mirambell. S.A. San José, Costa Rica.

Rodríguez, Laura y Gutiérrez, Misraí. (2002). Importancia de la difusión de la obra pública municipal. Centro Estatal de Desarrollo Municipal. Primer Encuentro Internacional de Estudios y Experiencias Municipales. Puebla, México.

Rodríguez, Nelda y Zapata, Sonia. (1998). Políticas sociales y exclusión social: un análisis necesario. En: XVI Seminario Latinoamericano de Escuelas de Trabajo Social. Santiago, Chile.

Rojas, Carolina; (1999). Diagnóstico Situacional de la Municipalidad de Montes de Oca, Curso Taller VII, II Ciclo. Escuela de Trabajo Social, Universidad de Costa Rica.
176

Romero, Alexis. (1997). Reciprocidad y Convergencia de los Enfoques Cuantitativo y Cualitativo: Una experiencia de investigación en salud. Revista Costarricense de Salud Pública. Diciembre de 1997.

Rosales Posas, Ramón (1999): Formulación y evaluación de proyectos, Instituto Centroamericano de Administración Pública (ICAP), Primera edición, San José, Costa Rica.

Rosales, Milton y Asociados. (2004). Perspectivas sobre la Pobreza. San José, Costa Rica.

Ruiz Bravo Rosmeri, Vargas a Marianela y Trejos Trejos Ana María; (1998): Un Modelo Alternativo para la superación de la Pobreza en Costa Rica: Área Mujer y familia. Instituto Mixto de Ayuda Social, San José Costa Rica.

Sampieri Hernández Roberto y otros; (1995). Metodología de la Investigación. Segunda Edición, Editorial Mc Graw Hill Interamericana. México.

Sojo, Carlos. (1999). Dinámica sociopolítica y cultural de la exclusión social. En: Exclusión social y reducción de la pobreza en América Latina y el Caribe. Primera edición. FLACSO. Banco Mundial. San José, Costa Rica.

Sojo, Carlos; (1999). Democracia con fracturas, gobernabilidad, reforma económica y transición en Centroámerica. FLACSO, Costa Rica.

177

Tohá, Carolina. (2000). Jóvenes y exclusión social en Chile. En: Exclusión social y reducción de la pobreza en América Latina y el Caribe. Primera edición. FLACSO. Banco Mundial. San José, Costa Rica.

UNICEF; (2000): Estado de las derechos de la Niñez y Adolescencia en Costa Rica. UNICEF, UCR; FLACSO. Primera Edición, San José, Costa Rica.

Valverde. L. (1997) Documentación sobre Trabajos finales de Graduación. Fotocopias. Costa Rica. ULICORI. Varas Carlos; (1990). “Papel del Municipio en el desarrollo local”. En: Revista de Trabajo Social. No.57. Pontificia Universidad Católica de Chile.

Vargas Marianella; (2001). Diagnóstico de las Oficinas Municipales de las Mujeres. INAMU, Área Ciudadanía Activa, Liderazgo y Gestión Local. Programa Oficinas Municipales de la Mujer. San José, Costa Rica.

Vargas S. Paula; (1998). Gestión y Producción de Servicios Sociales desde la Municipalidad de Vázquez de Coronado. Curso Planificación y Programación Social, II semestre. Escuela de Trabajo Social, Universidad de Costa Rica.

Vega, l. (2003). Indicaciones Generales para la preparación del Manuscrito: Manual de estilo de publicaciones de la American Psicological Asocciation. Fotocopias. Costa Rica. Centro Nacional de didáctica. Ministerio de Educación.

178

Velásquez Carrillo, Fabio; (1997). Descentralización y Gestión Local en América Latina. Taller de Experiencias en apoyo a procesos de Democratización en A. L, Colombia.

Venegas J. Pedro; (1999). Algunos Elementos de Investigación. Sexta reimpresión de la primera edición. EUNED. San José, Costa Rica.

Zumbado, Gonzalo y Salas, Lorena. (2002). Sociedad civil, gobierno y desarrollo económico. Municipalidad de Belén. Ponencia del Primer Encuentro Internacional: “Estudios y Experiencias Municipales. Puebla, México.

Otras direcciones en INTERNET Adame, Francisco. (2000). Ponencia: Fortalecimiento de las finanzas municipales. En: http://www.e-local.gob.mx/pnd/pue28.htm

Banco Interamericano de Desarrollo. Departamento de Desarrollo Sostenible. (2002). Sobre la exclusión social. En: http://www.iadb.org/sds/SOC/site_3096_s.htm

Banco Interamericano de Desarrollo. Departamento de Desarrollo Sostenible. (2002). El BID y la inclusión social. En: http://www.iadb.org/sds/SOC/site_3096_s.htm

Camarillo, David. (2000). Ponencia: Autonomía financiera de los municipios y mayor participación ciudadana. Director de asuntos indígenas y delegaciones regionales de la procuraduría del ciudadano. En: http://www.e-local.gob.mx/pnd/pue28.htm

Comisión

Europea.

(2000).

Cuadernos

de

Desarrollo

Humano.

AEIDL.

En:

http://www.rural-europe.aeidl.be/rural-es/biblio/exclusion/sub16.htm
179

Congreso de la República. (1998). Proyecto de Ley N° 1191: Ley que declara la condonación de las deudas tributarias de los gobiernos locales a la superintendencia. nacional de administración tributaria.

En: http://www.asesor.com.pe/teleley/Proyectot/proyecto1191.htm

Financiamiento de los gobiernos locales. (1997). En: http://www.iapoyo.org.pe/Agenda/Gobierno%20Locales/financiamiento.htm Instituto de Fomento y Asesoría Municipal. (IFAM). (1996). Funciones del IFAM.

En:http://www.cesdepu.com/org/Instituto%20de%20Fomento%20y%20Asesor%C3%ADa %20Municipal.htm

Malavassi, Federico. (1997). Ingresos municipales. Revista Acta Académica, Universidad Autónoma de Centro América. Número 20. Páginas [113-119]. Universidad Autónoma de Centroamérica. En: http://www.uaca.ac.cr/acta/1997may/federi01.htm.

Ministerio de Hacienda. Dirección General de Tributación Directa. (1998). Generalidades sobre el Sistema de Tributación. En: http://www.hacienda.go.cr-tributacion.

Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe. (1996). Informe del Taller de Estadística con Enfoque de Género, Bogotá, Colombia.

1995.En:http://www.fao.org/documents/show_cdr.asp?url_file=/docrep/X5247S/X5247s06. htm

180

Organización Internacional del Trabajo. (1998). Exclusión social y estrategias de lucha contra la pobreza. Instituto Internacional de Estudios

Laborales.En:http://www.ilo.org/public/spanish/bureau/inst/papers/synth/socex/ch2.htm

Pita Fernández, S. y Pértegas Díaz, S. (2002). Metodología de la Investigación: Investigación cuantitativa y cualitativa. En:

http://www.fisterra.com/material/investiga/cuanti_cuali/cuanti_cuali.htm

Presidencia de la República de Colombia. (1999). Red de Solidaridad Social. Inequidad y exclusión social. En: http://64.225.69.44/GuiaPD/msms/enfoque/inequidad.asp

Santiago, Esteban. (2000). Analista especializado del Centro Estatal de Desarrollo Municipal. Ponencia: Federalismo Hacendario. En: http://www.e-

local.gob.mx/pnd/pue28.htm

Tamayo,

Eduardo.

(2001).

Un

grito

contra

la

exclusión

social.

En:

mailto:etamayo@sudnordnews.org

181

Anexos

182

OFICINA MUNICIPAL DE LA MUJER MUNICIPALIDAD DE TIBAS CARACTERIZACIÓN DE LAS MUJERES QUE CONSULTAN Nombre: ___________________________________________________________ Número de caso: _________________________ 1. Tipo de servicio solicitado  Violencia Intrafamiliar  Información  Empleo  Problemas económicos 2. Estado conyugal  Soltera  Casada  Unión Libre

 Vivienda  Capacitación  Paternidad  Pensiones

 Viuda  Divorciada  Separada

3. Edad consultante_____________________________ 4. Cantidad de Hijos/as: ___________________ Edades y sexo: _______________________________________________________

5. Escolaridad Primaria

Secundaria Académica

Técnica

 Completa  Incompleta
Universitaria, carrera:_______________

 Completa  Incompleta
Diplomados:______________________

 Completa  Incompleta
183

 Completa  Incompleta

6. Profesión u Oficio:_________________________________ 7. Tipo de Seguro  Familiar  Directo  No posee 8. Conformación Familiar  Uniparental

 Estado  Voluntario  Solo hijos poseen seguro  

Biparental

Otros :__________________

9. Tenencia habitacional: _________________________________________________

10. Tipificación acción realizada

Referencia

Atención Interna

Otros:__________________

184

OFICINA MUNICIPAL DE LA MUJER

2003-2009 SEGÚN REGISTROS DE ATENCIÓN DE CASOS
AÑO DE CONSULTA NOMBRE DE LA PERSONA CONSULTANTE CASO NUMERO SEXO EDAD NACIONALI DAD DOMICILIO ESTADO CONYUGAL NÚMERO DE HIJOS PROFESION U OFICIO SEGURO SOCIAL CONFORMAC TIPIFICACI ION ÓN FAMILIAR PROBLEMÁ TICA TIPIFICACIÓN ACCIÓN REALIZADA NÚMERO TELEFONO ESTADO DEL CASO

2003 2003 2003 2003 2003 2003 2003 2003 2003 2003 2003 2003 2003 2003 2003 2003 2003 2003 2003 2003 2003 2003 2003 2003 2003 2003 2003 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004

Alvarado Ceciliano Evelyn Alvarez Mora Yorleny Araya Bermudez Ma. Antonieta Arce Vega Heidy Azofeifa Picado Katherine Calvo Umaña José Benito Carrillo Sánchez Agustín Castillo Padilla Marvin Fernandez Zamora Ma. Melida Gamboa Durán Ma. Cecilia Gutierrez Gomez Fausto Herrera Quiros Ma. Mayela Jimenez Cascante Bianca Jimenez Sibaja Vilma Jimenez Villalobos Benilda Montero Castro Isabel Montero Miranda Guiselle Ramírez Calvo Ma. Estrella Rodríguez Salas Virginia Rojas Palma Lisbeth Salazar A. Blanca Elena Sánchez Campos Hazel Sánchez Campos Hazel Thomas Winter Philipe Tolson Castro Ma. Luisa Villalobos S Lorena Vivas Garcia Candelario Acosta Len Wendy Acuña Jimenez Teresa Acuña Montero Vicky Aguilar González Jorge Aguirre Alvarado Mileidy Alcazar Chavarria Ilse Alexander Sanchez Luz M. Altamirano Matamoros Yadira Alvarado Cortés Angela Alvarado Julia Alvarado Loaiza Anabelle Alvarado Zúñiga Silvia Alvarez José Alonso Alvarez López Gabriela Alvarez Montes Xinia Graciela Alvarez Vargas Jenny Aragón Sánchez Tiara Arbizu Ramirez Siria Arce Loaiza Virian Arce Mata Luis Diego Arce Vargas Ericka Arias Alvarez Josue Arias Hidalgo Ma. Rosa (c.c. Veracruz) Arias Ortega Gioconda Arias Sibaja Flor Arzon Miranda Sussana Avendaño Araya Ligia Aymerich Lopez Ma. De los Angeles Azofeifa Chaves Ligia Azofeifa Chaves Wendy Badilla Villalobos Ana Isabel Barrantes Mora Etelvina Benavides Arroyo Vera Violeta Blanco Morales Jeannette Bolaños Brown Vilma Bonills Angélica Brenes Rojas Marielos Bustos O. Ma. Isabel Cabezas Espinoza Kennia Calvo Corrales Stephanie Calvo Meneses María Luisa Campos Anchía Ma. Virginia Campos Navarro Johnny

03-2003 01-2003 05-2003 46-2004 12-2003 09-2003 17-2003 15-2003 07-2003 18-2003 13-2003 04-2003 10-2003 21-2003 08-2003 22-2003 19-2003 20-2003 16-2003 06-2003 14-2003 14-2003 11-2003

F F F F F M M M F F M F F F F F F F F F F F F M F F M F F F M F F F F F F F F F F F F F F F M F M F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F M

24 0 47 37 19 69 46 32 33 69 73 45 18 61 53 40 36 49 0 44 83 22 22 52 40 0 56 37 21 48 24 55 59 40 50 78 24 55 32 20 19 32 45 9 39 63 19 26 18 51 42 34 36 49 41 0 23 40 70 50 26 51 32 48 53 27 13 27 59 24

1 0 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 0 1 1 1 1 1 1 2 1 1 1 1 1 2 1 1 1 0 1 1 1 1 2 1 1 1 2 1 1 1 1 4 1 1 1 1 0 1 1 1 1 1 1 1

4 4 5 4 4 1 1 2 4 4 4 1 1 2 4 5 5 4 4 5 6 2 5 4 4 1 0 5 4 1 4 4 1 1 5 3 6 6 4 4 4 1 5 6 4 1 4 5 4 1 1 5 1 4 4 1 1 1 1 2 4 4 4 5 5 2 1 5 4 4

5 6 6 1 1 2 2 3 3 0 2 1 1 0 1 3 2 3 2 6 0 2 2 2 0 0 0 1 2 0 2 1 0 0 2 1 0 1 1 1 1 5 0 1 2 2 1 1 1 3 3 5 2 2 3 0 1 1 2 1 1 4 0 2 0 6 1 0 3 1

2 2 3 0 1 4 2 2 4 0 4 1 1 0 3 1 2 1 2 4 0 2 2 3 0 0 0 1 0 0 1 3 0 0 5 0 0 0 4 0 0 4 0 0 2 2 0 2 0 3 2 2 7 3 4 0 0 4 4 0 1 6 0 0 0 2 0 0 3 0

1 0 9 1 14 5 5 20 1 0 5 1 2 0 1 1 1 1 1 1 0 1 1 5 0 1 0 1 1 0 20 5 0 0 1 1 0 7 3 20 14 1 0 10 10 1 14 1 14 15 6 1 1 4 1 1 10 9 1 1 14 11 0 11 0 1 10 10 1 11

1 0 1 1 2 3 2 3 4 0 3 2 4 0 2 5 1 2 0 1 0 2 2 3 0 0 0 5 4 0 3 2 0 0 1 2 0 5 0 4 4 1 0 0 2 1 4 2 4 3 3 4 4 3 4 0 0 4 5 2 4 2 0 0 0 4 1 0 2 4

4 1 2 5 3 2 4 1 1 0 2 3 1 0 3 1 2 3 2 1 0 2 2 2 0 0 0 3 3 0 2 1 0 0 2 1 0 5 1 1 3 2 0 0 2 2 1 1 2 1 1 2 2 1 1 0 0 2 2 5 5 1 0 2 0 1 1 0 1 3

7 7 1 2 2 2 1 4 7 2 2 2 4 7 2 3 2 2 2 4 2 2 2 2 2 8 0 8 6 8 7 4 3 3 1 7 5 4 2 7 6 1 2 1 7 1 6 1 6 8 6 8 2 2 8 8 8 1 4 2 3 7 7 2 6 1 1 8 4 7

1 1 2 1 1 2 1 1 2 2 1 1 1 2 1 1 1 1 1 2 1 1 1 1 2 2 6 4 1 2 1 1 1 2 2 1 2 4 1 1 1 1 0 1 2 2 1 2 1 2 1 1 1 1 2 2 2 1 2 1 1 2 0 1 2 1 2 2 2 1

02-2003 173-04

50-2004 113-04 37-2004 144-04 153-04 141-04 62-2004 55-2004 140-04 178-04 122-04 146-04 116-04 66-2004 75-2004 163-04 85-2004 109-04 67-2004

136-04 120-04 73-2004 76-2004 45-2004

80-2004 158-04 125-04 58-2004

257-0455 0 355-7920 248-0017 263-6462 297-0673 393-0554 306-0173 838-7838 297-0090 258-4593 297-3581 236-9021 0 256-6692 241-1164 244-68-04 255-3943 222-9847 236-4682 0 240-1756 22401756 258-0359 221-7034 2480017 372-1314 234-7053 241-4649 248-0218 241-1094 233-4971 257-1525 241-1508 0 297-6121 236-2162 221-2678 225-044 248-0017 832-6603 255-1027 241-2714 236-0356 241-0775 257-3187 235-8848 258-8749 241-6375 256-6527 240-6575 240-2553 297-1813 236-0554 278-1401 223-6570 236-0173 354-2760 297-2016 235-4523 223-5661 233-9814 223-8496 252-2150 240-19-73 236-9194 350-8400 241-2119 241-32-08 233-7598 818-9506

6 6 5 1 6 6 6 5 3 3 6 6 5 3 6 5 6 5 6 1 6 6 6 6 3 6 1 3 5 5 6 6 6 3 3 6 6 3 5 6 5 5 3 1 6 5 5 5 5 5 6 3 6 6 6 6 3 6 6 6 3 5 6 6 5 3 3 6 3 6

185

2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004

Cano Perez Judith Caravaca Caravaca Dominga Caravaca Hernández Jennifer Carcamo Castro Carmen Cárdenas Días Mónica Cardona Moreno Ma. Cristina Carmona Brenes Vilma Carranza Solís Alberto Carranza Solís Geovanny Castillo Solis Erikson Castro Jimenez Yahaira Cerdas Sánchez Teresita Chacón Elizondo Irene Chavarría Torres Damaris Chaves Bojorge Ma. Lourdes Chinchilla Azofeifa Ligia M° Chinchilla Bastos Karen Chinchilla Tenorio Emilce Chinchilla Torres Guillermo Collado Medrano Keren Ma. Córdoba Orozco Joseph Corrales Rodríguez Guiselle Cortéz Alcazar Melissa Cuadra Baca Imara Cuadra Hernandez Herenia Cubero Calvo Luis Cubero M. Natalia Delgado Amores Vivian Delgado Orozco Yeremy Diaz Perez Oscar Duran Aragon Jennifer Duran Garro Ma. Auxiliadora Esquivel Retana Widia Esquivel Villalobos Angie Fallas Quesada Delio Fallas S. Lindsay Fernandez Hernandez Kattia Fernandez Ramirez Francini Fernandez Vargas Angela García Cruz Cándida Garita Ribera Ana Cecilia Gonzalez Baq Betty Gonzalez Chacón Teresa Gonzalez Gomez Lidiette Gonzalez Ramirez Grettel González Ulate Irina Granados Castro Daniela Granados Madrigal Lisbeth Grillo Q. Andrea Grillo Q. Stephanie Guadamuz Herrera Priscilla Guido Turcio Brenda Gutierrez Granados Clara Luz Gutierrez R. Stephanie Gutierrez Rivas Stephanie Guzman Arias M. De los Angeles Guzman Chacón Alia Guzman Silva Rosibel Guzman Solano Ana M. Hernández A. Ana Lorena Hernández Aragón María Lorena Hernández González Mireya Hernandez Hernandez Elizabeth Hernández Oviedo Lorena Hernández Sequeira Paula Herrera Cantón Adela Herrera Siles Angela Hidalgo Sevilla Ana Cecilia Hidalgo Sevilla Norma Hidalgo Sevilla Roxana Jara Villalobos Elsa Jarquin Angulo Julio Jimenez Cascante Rebeca Jiménez Quesada Allan Jimenez Romero Olman Jiménez Sánchez Eleide Jimenez Solorzano Ana Jonathan Durán Lara Villalobos Elsa Lau Siu Sueying Leitón González Betty Loaiza Bolandi Dinorah Loaiza Brenes Carmen Lopez Gonzalez Allan Lopez Gonzalez Cristian Lorío Zamora Nubia

24-2004 77-2004 135-04 32-2004 165-04 36-2004

168-04 152-04 149-04 93-2004 171-04 41-2004 38-2004 157-04 166-04 151-04 117-04 91-2004 119-04

F F F F F F F M M M F F F F F F F F M F M F F F F M F F M M F F F F M F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F M F M M F F M F F F F F M M F

24 56 20 21 25 51 56 0 0 18 23 50 45 37 62 52 26 63 53 10 13 38 23 25 51 60 0 40 19 42 18 37 32 20 51 21 18 23 59 37 50 58 65 41 24 24 59 18 22 18 30 19 55 20 20 28 58 64 71 39 47 33 64 49 31 71 43 40 24 36 37 32 33 12 34 24 39 28 37 30 57 57 48 23 21 59

2 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 2 2 1 1 1 1 2 1 1 1 1 1 1 1 0 0 2 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 2 1 1 1 1 1 1 1 1 2 1 1 1 1 2 1 1 1 1 1 2 1 1 1 1 1 1 1 2 1 1 1 1 1 2

1 4 4 4 1 1 2 2 2 4 1 4 5 1 4 1 2 4 6 4 5 1 1 4 2 4 1 1 2 4 4 3 4 4 6 4 4 4 1 2 2 4 1 1 4 1 1 4 4 4 2 1 4 4 4 6 4 4 1 4 4 4 4 2 5 4 2 4 1 4 1 4 6 4 4 4 4 6 1 6 4 1 1 4 4 1

5 1 1 2 5 1 0 0 0 1 6 3 0 2 2 2 2 0 2 1 1 3 1 1 4 4 0 0 0 5 1 4 6 1 2 0 1 0 0 5 3 0 0 6 1 1 3 0 0 0 6 5 4 1 1 6 6 0 0 0 0 1 4 0 2 4 5 2 5 6 0 2 2 1 5 1 3 0 2 2 1 1 2 1 1 4

3 5 1 2 1 1 0 0 0 0 1 4 0 2 3 4 3 0 2 0 0 2 1 0 0 0 0 0 0 4 0 5 4 2 4 0 1 0 0 2 4 0 0 1 0 2 5 0 0 0 4 1 7 0 0 1 3 0 0 0 0 0 7 0 2 1 2 6 1 7 0 3 0 0 4 1 4 0 2 1 3 0 3 0 0 4

1 1 14 12 1 13 0 0 0 14 1 1 0 13 1 1 4 0 20 10 10 2 14 14 1 14 10 0 14 20 14 1 1 1 20 0 1 0 0 4 1 0 0 15 14 1 3 14 0 0 3 1 20 14 14 1 1 0 0 0 0 1 11 0 15 1 9 1 1 1 0 20 0 11 20 0 3 0 13 6 1 1 1 14 14 14

2 4 2 3 1 2 0 0 0 1 4 1 0 4 4 1 3 0 3 1 1 3 4 4 4 4 0 0 0 4 4 4 4 4 3 0 4 0 0 3 0 0 0 3 4 4 5 0 0 0 2 4 2 2 2 1 1 0 0 0 0 0 2 0 4 3 4 1 4 2 0 4 0 1 3 0 4 0 4 3 2 0 4 4 4 4

1 1 3 2 2 1 0 0 0 3 1 1 0 2 5 2 2 0 2 1 2 1 5 2 5 1 0 0 0 3 3 1 1 1 2 0 5 0 0 2 1 0 0 1 1 5 1 0 0 0 2 5 1 1 1 1 3 0 0 0 0 1 1 0 1 1 2 2 2 1 0 2 0 1 2 0 1 0 3 2 1 1 2 1 1 1

1 7 6 2 1 2 8 6 6 6 7 2 8 1 2 7 2 2 7 8 8 1 2 6 4 2 8 8 6 7 6 2 4 7 7 7 4 6 0 1 2 2 8 3 6 2 7 6 7 7 8 4 2 6 6 2 7 7 2 8 7 7 2 2 1 7 3 5 3 2 4 7 8 1 7 2 2 8 4 6 2 3 0 6 6 6

1 1 1 1 1 1 2 1 1 1 2 1 2 2 2 1 1 2 1 1 2 2 1 1 4 1 2 2 1 1 1 2 1 1 1 1 2 1 1 2 4 2 2 2 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 2 2 2 2 2 2 1 2 1 4 1 2 1 1 0 1 2 2 1 1 1 2 1 2 1 1 8 1 1 0

275-6101 256-4754 221-013 228-1913 236-7939 241-0124 233-9798 822-9518 222-1104 221-0012 240-5552 248-2093 236-6181 823-1160 221-0290 235-8698 223-1418 817-6673 556-5547 260-0655 0 241-2119 236-8804 255-0871 222-8730 N.S 236-8928 256-4039 221-5842 810-1051 257-2913 236-7915 258-5105 222-3310 219-0502 257-0946 222-6433 256-0038 236-2585 221-1289 352-4892 0 240-1390 297-6132 223-6567 236-7511 236-1458 255-4298 233-2198 233-2198 233-5146 0 0 222-1920 222-1920 236-8135 221-2450 0 0 256-6697 0 222-1082 256-8461 236-7135 223-8962 256-9037 222-7538 241-4686 222-7538 240-3409 0 398-3183 222-9175 373-4925 0 263-0251 818-8185 240-3409 240-6070 235-2220 240-2268 256-3886 256-3886 236-8379

3 5 3 6 3 6 5 5 6 5 5 5 6 3 3 6 6 3 6 3 6 3 6 5 6 6 5 5 5 6 5 3 6 6 6 5 1 5 3 3 6 3 6 3 5 6 6 6 5 5 6 3 6 5 5 5 3 3 5 6 3 3 6 3 6 1 5 1 5 5 0 6 6 1 6 6 5 6 1 3 3 3 3 5 5 3

57-2004 88-2004 83-2004 49-2004 147-04 107-04 87-2004 167-04 154-04

70-2004 118-04 42-2004

127-04 102-2004 130-04

48-2004 104-04 34-2004

25-2004 96-2004 35-2004 131-04 43-2004 161-04 162-04 72-2004 56-2004

52-2004 61-2004 84-2004 124-04 29-2004 180-04 86-2004 114-04

142-04

186

2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004

Martínez Arroyo Raquel Martínez Jarquín Marta Martínez María de los Angeles Martinez V. Luis Gerardo Mayorga Calvo Xiomara Medina Ruiz Xinia Medrano Kort Blanca Melendez Mendez Yesenia Mena Salazar Grettel Mendez Barquero Mirna Mendez Fernández Hilda Mercado Aguilar Albertina Miranda Serrano Miguel Molero Rivera Celia Molina Gutierrez Ariana Molina Hernandez Carmen Monge Acuña Hazel Montoya Fernández M° de los A Montoya Granados Ma.Alejandra Mora Cordero Ana María Mora Gonzalez Cintia Mora S Jazmin Moraga Alvarado Lilliana Morales Aguilar Misael Morales Figueroa Purday Morales Marín Elieth Morera Rodríguez Alba Murillo Mora Vera Murillo Soto Vilma Navarrete Navarrete Manuela Núñez Arias Flora Nuñez Sanchez Bernardita Obando Flor de María Olga Serrano Obando Ordoñez Gutierrez Ma. Casilda Ordoñez Ordoñez Piedad Pérez Molina Adriana Perez Padilla María Picado Chinchilla Miriam Picado Ramírez Emerita Pizarro Salazar Carlo Polanco Pulido Francisca Porras Ramirez Mayra Poveda Fernández María Teresa Quesada Fernandez Sandra Quesada Guerero Marlen Quesada Guerrero Marlen Quesada Loria Sinay Quesada Melendez Angie Quesada Mora María Quintana Hernandez Omer Ramírez Altamirano Wilson Ramiréz Altarimano Wilson Ramírez Ramírez Ma. Consuelo Ramírez Vargas Dinorah Retana Melendez William Riffert Betancourt Vilma Rios Alvarez Catalina Rios Padilla Luz Marina Rivas Rosales Maydolle Roblero Roblero Alexander Rocha Gonzalez Angelina Rodríguez Agüero René Rodríguez Amador Yorleny Rodríguez Artavia Ligia Rodríguez Cruz Ma. Cecilia Rodriguez Oviedo Lorena Rodriguez R. Rosibel Rojas B. Julio Cesar Rojas Obando Gloria Rojas Rojas Victor Rojas S. Victor Hugo Rojas Salazar Beatriz Rojas Zuñiga Grettel Saborio Ledezma Freddy Salablanco Alvarado Karla Salas Araya Ericka Salas Araya Jacqueline Salas Martínez Jackeline Salas Mata Rafaela Salazar Hartley Esmeralda Sanchez Yanneth Sanchez Adina Sánchez Ana Sebastiana Sanchez Barquero Patricia Sánchez Cascante Guiselle

175-04

68-2004 160-04 156-04 40-2004 145-04

89-2004 60-2004 111-04 105-04 134-04

123-04 76-2004 121-04 112-04 30-2004 26-2004 33-2004 78-2004

92-2004 39-05 138-04 108-04 129-04

101-2004 103-04 148-04 148-2004

164-04 53-2004 133-2004 133-04 98-2004 28-2004

54-2004 143-04 70-2004 93-2004

179-04 44-2004 74-2004 126-04

65-2004 51-2004 51-2004 82-2004 71-2004 94-2004 170-04 172-04 0 69-2004 97-2004 0 0 178-04 23-2004 95-2004

F F F M F F F F F F F F M F F F F F F F F F F M F F F F F F F F F F F F F F F F M F F F F F F F F F M M M F F M F F F F M F F F F F F F M F M M F F M F F F F F F F F F F F

24 30 0 34 41 34 36 21 40 52 35 16 19 67 19 50 27 49 38 52 24 19 53 70 24 45 45 44 58 26 64 45 61 45 63 76 30 40 56 62 18 29 44 0 45 39 38 47 18 42 34 27 27 0 61 19 46 54 43 40 28 52 80 29 36 34 49 33 23 36 55 55 44 28 0 18 22 32 26 57 32 38 0 28 38 28

1 2 1 1 0 1 1 1 1 1 1 2 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 2 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 2 1 0 1 1 1 1 1 1 2 1 1 0 1 1 1 2 1 1 2 0 1 1 1 1 1 1 4 2 1 1 1 1 0 2 1 1 1 1 1 1 0 2 1 1

4 4 1 6 1 1 4 4 4 1 3 4 4 4 4 1 4 4 5 5 4 2 2 4 4 3 5 1 4 4 1 4 2 4 2 2 5 5 4 4 4 5 5 5 4 3 3 4 4 5 4 4 4 4 4 4 1 4 3 4 4 4 1 1 4 5 2 1 4 1 4 2 4 2 4 4 1 1 3 1 4 4 3 6 6 6

2 0 0 0 2 3 3 1 2 0 1 0 1 0 1 3 1 0 6 3 5 0 3 5 1 2 0 6 0 1 1 2 0 0 1 4 0 3 1 3 1 0 1 0 3 2 0 0 1 4 5 5 5 0 0 1 0 6 6 6 1 0 0 1 2 6 3 0 5 2 0 4 6 1 0 1 2 2 0 2 1 0 0 2 1 2

1 0 0 0 1 3 3 1 6 0 2 1 0 0 0 2 1 0 3 1 3 0 4 4 0 2 0 2 0 3 2 5 0 0 9 4 0 3 3 6 0 0 1 0 2 4 0 0 2 6 1 3 3 0 0 0 0 11 5 5 0 0 0 4 3 1 4 0 0 2 0 1 5 2 0 0 3 2 0 3 3 0 0 2 1 2

6 0 0 0 14 1 1 14 20 7 1 1 14 0 1 3 6 0 3 1 1 0 13 14 14 1 0 5 0 1 5 1 0 0 1 5 0 6 1 1 14 0 1 0 13 7 0 0 14 1 20 14 14 0 0 14 0 1 1 1 0 0 0 1 1 1 1 0 0 3 0 11 1 12 0 14 1 1 0 1 3 0 0 1 20 10

3 0 0 0 1 4 2 4 4 0 1 1 4 0 0 0 3 0 4 2 4 0 4 4 4 1 0 2 0 0 2 1 0 0 2 3 0 3 1 1 1 0 2 0 1 3 0 0 4 4 4 4 4 0 0 4 0 2 4 2 0 0 0 4 0 4 5 0 0 0 0 0 1 3 0 1 1 1 0 4 4 0 0 1 3 1

3 0 0 0 3 1 1 3 2 0 2 4 2 0 1 1 1 0 3 3 2 0 1 5 1 1 0 1 0 1 1 1 0 0 3 3 0 1 0 3 3 0 3 0 1 2 0 0 3 1 2 3 0 0 0 2 0 1 1 1 0 0 0 1 3 1 1 0 2 2 0 1 1 3 5 2 2 2 0 2 1 0 0 2 2 2

6 7 1 5 6 6 2 6 2 5 1 1 6 1 2 2 1 2 1 0 6 2 1 2 6 1 4 1 2 2 2 8 2 8 2 2 1 2 7 4 6 1 6 8 1 1 1 8 6 2 7 2 2 7 2 6 8 7 2 4 3 8 2 2 2 1 6 7 8 2 2 2 2 4 0 6 7 7 0 8 2 2 8 1 6 1

1 2 4 2 2 2 1 1 4 2 1 1 1 1 1 1 1 4 1 1 1 2 2 1 1 1 1 2 2 1 1 2 4 2 2 1 4 1 1 2 1 2 2 2 2 0 2 2 1 1 1 2 1 2 2 1 2 1 2 2 2 1 2 1 2 1 2 1 2 1 1 2 1 1 2 1 1 1 0 2 0 2 2 4 2 1

236-5714 0 812-0833 240-6752 236-5981 294-5974 260-0655 233-2918 257-8835 235-2682 241-4611 306-3617 221-5508 0 835-1820 236-9244 258-1013 221-54-37 231-6633 240-7796 222-1920 22-8730 248-1159 233-9814 257-7935 364-0407 240-3967 241-5867 0 212-12-84 235-5827 222-9539 0 221-5508 241-2430 22237149 240-5450 236-7367 256-9100 256-4563 256-6329 0 236-1425 235-5705 222-9175 236-78-05 233-2198 256-9014 297-6891 373-4925 235-2780 237-2580 0 219-1387 256-9014 236-6515 0 257-1641 222-1920 221-0290 0 235-4421 235-32-68 257-7859 241-5542 256-8461 297-3541 255-2418 236-3843 0 0 258-7684 257-3563 0 842-2457 384-3189 352-4778 0 240-8883 223-3343 233-7689 297-0032 241-0775 245-8502 824-8073

5 3 1 5 5 6 3 5 3 5 5 3 5 6 3 6 5 3 3 3 5 6 5 5 5 3 6 5 3 5 5 5 1 6 3 6 4 3 6 6 5 3 5 6 1 0 3 5 5 5 6 5 6 3 3 5 6 6 6 3 5 6 3 3 3 0 6 5 5 1 6 6 6 3 3 5 6 6 0 6 6 3 6 3 3 5

187

2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2004 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005

Sanchez Fernandez Ma. Cecilia Sánchez Rodríguez Veronica Sánchez Rojas Ma. Elena Segura Alfaro Heilin Segura Alfaro Heilin Sibaja Solano Rosa Soto Alfaro Nuria Soto Alvarado Marlene Soto Campos Ana C. Talavera Centeno Carolina Torres López Marielos Trejos Cruz Amalia del Carmen Ugalde Calvo Luz Ulloa Porras Sandra Ulloa Sánchez Felicia Ureña R. Paul Gregory Ureña Roman Douglas Valladares Campos Helena Valverde Bonilla Ana Valverde Rumoroso Krissia Valverde Valerio Jeannnette Valverde Víquez Ginette Varela Fonseca Lorena Vargas AlfaroMa. Elba (c.c. Melba) Vargas Cordero Jaqueline Vargas Guilchrist Leila Vargas Rocha Angela Vega Chinchilla Lisbeth Villegas V. Mireya Vizcaino Calderón Elizabeth Zamora Portilla Lisbeth Zarate Solano Isaias Zeledón López Alexia Agüero Arronis Rosibel Alfaro Solís Sandra Alpízar Castillo Rosa María Alpizar Zúñiga Ana Lucía Alvarado Segura Maribel Angulo Angulo Leidy Angulo Vargas Gladis Arce Arce María Elía Arguedas Méndez María Senia Arrieta Arias Ana Marcela Aymerich Monge Flor Berger Castro Francini Bermúdez Vega Ana Lorena Calderón Peréz Inés Cardenas Jiménez Eida Castrillo Chavarría Estela Castro Gonzalez Randall Chavarría Chaves Zoraida Cordoba Obando Julia Corrales Sánchez Maritza Elena Cortes Cortes Maritza Cortéz Pulgui Ligia Dinarte Aguilar Martina Durán Corea Damaris Espinoza Loría Evelin Gamboa Quiroz Jesenia Garita Salas Vilma Gómez Jiménez Hazel Gonzales Calvo Yorleny Herrera Jiménez Jeannette Hutchinson Umaña Lilian Jiménez Chacón Sandra Jiménez Hernández Xiomara Jiménez Ramírez Flora López Calvo María del Pilar Martínez Martínez María de los Angeles Mendoza Mendoza Paulina Miranda Rodríguez Cristina Monge Solano Sandra Muños Miranda Walter Obando Lacayo Rosa Ortega Pérez Ericka Peralta Mora Randall Francisco Perez Leiton Mireya Pérez Mairena Nubia Picado Serrano Jacqueline Porras Garita Ana Felicia Ramírez Araya Gloria Ramírez Martínez Yamileth Retana Mendoza Xinia Retana Peréz Cinthya Patricia Reyes Chavarría Margarita Riascos Riascos Clara

63-2004 27-2004 100-2004 47-2004 177-04 128-04 110-04 139-04 115-04 132-04 150-04 64-2004 0-2004 0 0 0 0 81-2004 0 137-04 159-04 90-2004 79-2004 0 0 169-04 0 176-04 155-04 59-2004 174-04 241-05 195-05 215-05 189-05 234-05 196-05 197-05 182-05 243-05 202-05 232-05 187-05 236-05 238-05 218-05 214-05 212-05 184-05 221-05 186-05 10-may 225-05 245-05 220-05 240-05 209-05 203-05 181-05 183-05 226-05 211-05 198-05 247-05 244-05 207-05 201-05 223-05 229-05 246-06 204-05 185-05 206-05 216-05 219-05 0 233-05 228-05 239-05 208-05 193-05 190-05 230-05 250-05

F F F F F F F F F F F F F F F M M F F F F F F F F F F F F F F M F F F F F F F F F F F F F F F F F M F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F M F F M F o F F F F F F F F

42 75 63 24 24 29 31 50 45 19 56 25 52 39 40 25 21 0 47 31 36 39 34 54 36 69 32 29 62 53 26 41 25 43 36 37 25 0 33 56 35 30 32 65 35 51 58 59 83 29 57 51 45 43 45 25 17 33 31 55 20 31 38 41 34 31 68 44 49 73 24 51 19 20 29 32 49 0 38 61 50 23 47 30 37 31

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 2 1 1 1 1 1 0 1 1 1 1 1 1 1 1 2 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 0 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 2 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 0 1 1 1 2 1 1 1 3

4 1 4 4 4 4 1 5 1 4 4 3 1 3 5 6 6 3 5 2 1 1 1 4 5 2 4 1 2 4 1 4 3 2 3 4 1 0 1 4 2 5 3 4 1 5 4 6 5 1 1 1 1 1 2 4 1 5 4 4 6 2 4 3 5 4 1 1 3 4 6 4 1 2 4 4 4 0 1 4 4 6 4 4 2 1

6 1 1 1 2 6 2 2 2 1 2 5 3 2 0 1 1 0 1 0 2 1 0 1 2 0 0 2 0 2 5 5 1 3 6 1 1 0 2 5 2 5 3 3 2 3 2 6 4 2 1 5 5 2 2 1 1 2 6 3 2 3 2 2 6 2 6 2 5 1 1 2 1 1 6 2 3 0 1 3 2 5 1 2 2 1

1 0 0 1 1 3 3 3 2 1 4 1 3 2 0 0 0 0 3 0 3 0 0 1 4 0 0 2 0 4 4 2 1 2 3 5 1 0 3 8 1 2 1 2 1 4 5 3 5 2 1 7 4 4 2 1 1 2 1 4 0 1 3 7 2 2 2 4 4 6 2 6 0 9 2 4 2 0 1 5 2 4 6 3 3 1

1 1 1 1 1 10 4 7 6 14 1 1 7 1 0 14 14 0 3 0 6 7 0 3 9 0 0 1 0 1 1 12 6 3 7 1 1 0 1 1 1 1 11 3 15 14 1 14 5 12 1 1 1 1 6 3 3 6 1 1 12 11 1 1 11 11 3 1 1 1 1 1 10 1 12 11 1 0 15 5 1 1 1 1 0 1

1 0 2 2 4 4 3 3 3 1 2 4 3 1 0 4 4 0 4 0 3 4 0 5 3 0 0 1 0 1 4 4 3 1 1 4 4 0 4 2 1 1 5 2 3 1 2 2 3 4 3 1 2 1 1 4 2 1 1 4 3 4 1 2 4 2 3 2 0 2 4 4 4 4 3 4 1 0 1 2 1 4 1 1 4 2

1 1 5 1 5 2 4 2 2 3 5 2 1 2 0 2 2 0 1 0 2 3 0 1 1 0 0 2 0 2 2 2 3 4 1 1 5 0 2 1 2 4 1 5 1 1 4 3 1 1 1 4 2 1 2 1 3 2 2 1 5 1 1 2 1 3 1 2 0 1 2 1 0 1 3 2 3 0 2 1 2 2 3 2 5 3

3 2 2 7 1 7 1 1 4 6 8 1 6 5 6 6 6 1 0 1 1 1 6 8 4 8 8 7 1 1 2 7 1 1 1 2 1 0 1 2 1 1 4 2 4 2 1 1 2 3 2 1 1 1 3 3 4 1 1 2 1 1 1 5 6 1 2 1 1 2 1 2 8 2 7 2 2 0 1 2 1 1 2 2 2 3

1 1 1 1 2 1 2 2 2 1 4 1 1 2 4 1 1 2 1 2 1 2 4 2 1 2 1 1 2 2 4 1 1 1 2 1 2 0 1 1 2 2 1 1 1 1 2 2 1 2 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 2 2 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 0 2 2 2 1 1 1 1 1

258-7091 0 258-7862 221-1920 827-4641 224-9713 236-8078 240-7733 377-8774 816-4964 233-5091 245-7416 241-3372 241-0606 297-6880 233-8302 233-8302 241-0967 240-1272 302-7446 359-7963 0 240-76-92 223-3538 236-5068 248-0643 0 235-8698 0 222-5425 219-2951 843-6345 240-6070 241-25-55 240-3764 223-53-36 241-3744 0 2401100 222-801 221-3365 222-28-19 357-1318 258-3106 241-0443 235-9150 223-8784 236-5351 235-31-73 310-84-97 241-1947 241-5821 241-5207 223-3569 223-25-95 240-14-00 257-46-47 255-0931 828-9212 396-32-17 257-3210 297-67-02 297-2846 NT 241-33-75 241-73-26 812-0833 233-4052 231-1395 241-00-56 255-4732 240-5682 233-20-14 237-1743 222-1459 0 240-1041 257-8762 248-0468 848-49-06 0 0 258-5721 369-26-54

6 6 6 6 6 6 1 3 3 5 3 3 6 5 0 5 5 6 6 1 1 1 1 3 5 6 6 6 3 1 0 6 1 5 5 5 3 5 1 5 3 5 3 5 1 5 5 5 4 3 5 5 5 6 5 3 6 5 3 5 5 1 6 1 5 5 1 5 6 5 1 6 5 5 1 5 5 5 5 5 5 6 5 6 6 1

188

2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2005 2006 2006 2006 2006 2006

Rodríguez Porras Joseph Salazar Delgado Leidi Paola Sánchez Arias Grettel Sánchez Briceño Hazel Sandi Chavarría Kattya Segura Salas María Elena Segura Alfaro Marjorie Sequeira Conejo Maribel Sequeira Soto Lilliam Ulate Quesada Luz Marina Valle Pérez Noelia Varela Hernández Yamileth Villalobos Chavarría Teresa Villareal Bustos María Genoveva Villegas Umaña Mireya Vindas Paniagua Ericka Artavia Vargas Flor Boza Núñez Juan Cárdenas Matarrita María Helena Carmona Madrigal Juana Emilia Coto Mena Shirley

210-05 248-05 242-05 231-05 205-05 188-05 235-05 192-05 227-05 224-05 200-05 222-05 194-05 213-05 191-05 217-05 270-06 274-06 253-06 255-06 272-06

F F F F F F F F F F F F F F F F F M F F F

29 19 29 32 37 44 23 49 51 67 33 45 69 52 65 20 51 50 61 42 25

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 2 1 1 1 1 1 1 1

1 0 1 4 2 4 5 2 3 5 4 4 1 2 5 5 1 4 1 4 4

2 1 1 6 2 2 5 3 6 4 5 4 2 1 4 1 3 2 1 5 5

3 1 0 5 4 5 2 3 0 9 3 6 2 2 5 1 0 3 0 5 5

1 0 14 3 1 1 1 3 5 13 20 1 11 1 1 14 14 20 13 1 11

4 4 4 2 1 4 1 1 1 1 0 1 5 2 2 4 2 3 2 5 4

3 0 2 3 2 2 3 1 1 1 1 3 2 1 5 3 5 2 5 3 3

3 2 8 2 1 7 1 7 1 2 1 2 1 2 1 4 2 2 1 2 1

2 1 1 1 4 1 2 1 1 1 1 1 2 1 2 1 1 1 2 1 2

2006 2006 2006 2006 2006 2006 2006 2006 2006 2006 2006 2006 2006 2006 2006 2006 2006 2006 2006 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2007 2008 2008 2008

Estrada Vega Miriam Gómez Saénz Maria Ángelus León Vega Estefany López Granados Ana Raquel Mathieu Rojas Vanessa Miranda Ramirez Karen Montero Gonzalés Elsy Naranjo Méndez Berta Obando Loría Guiselle Obando Ruiz Santos Gloria Orozco Mondragón Nara Gabriela Porras Umaña Fidelina Quiroz Quiroz Glenda Quiróz Ramírez Dora Ríos Calderón María Luisa Thomas Cornejo Leuyariam Ugarte Nicaragua Xiomara Vega Alvarado Laura Natalia Zamora Vargas Luis Agüero Guadamúz Roxana Aguilar Chaves Rosa Jessenia Aguilar Vargas Urania Alvarado Angulo Zoila Avendaño Chinchilla Francisca Baez Pérez Nubia Karina Barrantes Barboza Margarita Benavides Cascante Wendy Carballo Sánchez María Elena Cerdas Sánchez Sara Chaves Mora Yendry Collado Calvo Shirley Rocio Corrales Guido Isabelina Díaz Araya Cintya Fernández Acuña Graciela Gaitán Obregón María García Fernández María Dolores González Salas Walter Guadamuz Herrera Priscila Huertas Barrantes Kattya Jímenez López Dania Juarez Juarez Paulina Morales Carmona Jensy Mariela Morales Carmona Yensy Núñez Varela Elba Obregón Aburto Marta Otero Alvarado Marta Pérez Pérez Mónica Ramírez Ramírez María Consuelo Rodríguez Sandí Emmanuel Rodríguez Sandí Gustavo Rojas Corrales María Elena Rojas González Sandra Roldán Valenciano Roxana Salazar Hernandez Roxana Umaña Avendaño Dunnnia Valerio Ramírez Xinia Valverde Ballestero Lilliam Vargas Villegas Lorena Patricia Zamora Bolaños Ivannia Zamora Jiménez Luz Marina Acevedo Latino Johana Brenes Parra Jenifer Castro Cortés Noyllin

258-06 257-06 268-06 251-06 265-06 271-06 254-06 264-06 256-06 260-06 269-06 267-06 261-06 252-06 262-06 259-06 263-06 273-06 266-06 001-07 036-07 041-07 007-07 021-07 037-07 028-07 009-07 014-07 026-07 011-07 029-07 025-07 017-07 022-07 035-07 040-07 016-07 033-07 027-07 023-07 008-07 030-07 006-07 032-07 039-07 024-07 015-07 038-07 003-07 002-07 018-07 010-07 012-07 004-07 005-07 031-07 020-07 013-07 019-07 034-07 018-08 019-08 009-08

F F F F F F F F F F F F F F F F F F M F F F F F F F F F F F F F F F F F M F F F F F F F F F F F M M F F F F F F F F F F F F F

38 48 21 24 26 25 57 35 Na 68 30 63 30 83 44 22 37 19 40 37 34 74 33 0 33 53 23 60 0 27 26 54 0 0 41 31 35 34 33 25 53 28 27 47 37 36 27 64 18 17 46 29 42 36 31 47 0 37 0 34 19 21 29

1 1 1 1 1 1 1 1 1 2 1 1 1 1 1 1 2 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 2 1 0 1 1 2 1 1 1 1 1 1 1 1 2 2 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 2 1 1

4 6 1 2 2 1 1 4 1 1 4 5 6 1 2 1 1 5 6 5 1 1 4 5 3 4 1 1 6 5 4 6 0 4 5 1 5 2 4 6 4 1 1 1 6 4 1 4 2 2 1 1 1 2 5 1 1 4 6 2 1 1 1

3 1 2 2 1 6 2 6 1 2 1 4 2 4 2 2 5 1 2 1 3 4 1 0 1 4 2 1 0 1 2 1 0 0 2 1 6 5 2 3 2 1 1 2 2 2 1 3 1 1 2 1 2 1 1 2 0 2 0 2 4 2 2

5 5 2 1 0 2 1 3 3 6 3 2 2 4 4 1 4 0 2 4 4 4 5 0 5 2 4 0 0 2 6 3 0 0 1 3 1 4 5 1 2 2 2 2 2 2 2 5 0 0 2 0 3 5 1 2 0 2 2 5 1 0 1

3 1 14 13 2 1 1 1 11 1 14 14 5 5 1 9 1 10 4 14 1 1 14 0 1 3 1 5 0 3 1 6 0 0 6 1 12 1 2 1 4 0 1 1 2 3 3 5 10 10 6 20 1 2 6 1 0 1 0 1 1 14 13

1 4 1 1 4 2 3 1 2 1 4 2 1 3 1 1 1 4 1 4 1 1 1 0 5 3 4 3 0 3 4 3 0 0 3 3 3 2 3 4 4 0 4 2 1 1 4 3 1 1 1 3 1 3 3 1 0 1 0 4 4 4 1

1 1 3 1 5 3 1 3 1 3 3 3 2 1 2 3 2 3 2 5 5 1 1 0 1 1 1 3 0 1 2 2 0 0 2 1 5 2 1 5 3 1 1 1 2 2 1 5 1 1 2 2 2 3 3 5 0 2 0 1 5 3 5

2 2 1 4 2 2 1 1 2 1 7 2 1 1 1 1 1 3 2 4 1 1 2 4 1 7 3 1 1 2 2 1 0 7 1 2 2 1 7 1 1 2 1 1 1 1 2 2 1 1 1 1 1 1 4 4 7 1 1 1 8 1 1

1 2 2 1 1 1 2 2 2 2 1 2 2 2 2 2 2 1 1 2 2 2 1 1 1 1 1 2 1 1 1 4 0 1 2 2 1 1 1 2 1 1 1 1 1 2 1 1 2 2 1 2 2 2 1 1 1 2 1 1 2 2 2

83283868 0 371-20-90 0 256-1971 257-0946 845-3777 814-1559 241-3439 240-1235 377-7785 233-9008 235-7374 0 0 297-1841 no tiene 258-32-51 236-78-09 235-86-94 844-2468(recado Zenen) 221-93-51 268-12-93 345-17-64 240-12-35 257-42-94 241-40-17 235-17-94 257-30-65 235-01-96 236-38-43 257-96-49 235-15-81 258-01-94 253-13-21 256-83-08 235-44-32 850-46-75 395-20-15 252-61-58 0 389-85-69 236-60-76 812-96-05 258-48-40 391-50-61 368-19-17 241-48-46 297-04-89 864-19-60 297-65-72 222-98-47 231-31-48 0 no posee 297-02-01 297-16-65 240-37-74 233-51-46 368-19-17 820-69-13 223-37-98 344-42-73 235-42-65 240-38-93 872-4115 241-34-31 233-04-12 837-07-69 894-17-51 240-65-60 297-25-01 297-19-18 832-97-20 392-91-96 236-74-84 821-80-38 257-83-47 398-25-75 647-11-01 8070449 88966767 88752642

1 6 6 5 1 5 5 5 5 5 5 5 5 5 5 1 5 6 5 5 5

5 5 6 5 5 5 5 1 5 5 1 5 1 5 1 1 5 1 5 3 1 6 6 6 1 6 1 1 5 5 5 1 0 0 1 1 5 6 5 1 1 1 6 3 1 6 6 5 6 6 1 1 1 1 1 1 1 1 5 1 1 1 1

189

2008 2008 2008 2008 2008 2008 2008 2008 2008 2008 2008 2008 2008 2008 2008 2008 2008 2008 2008 2008 2008 2008 2008 2008 2008 2008 2008 2008 2009 2009 2009

Esquivel Mejía Ariel Gamboa Rojas María Elena García Zúñiga Génesis Guadamuz Herrera Jennifer Hodgson Fernandez Karen Jenkis Ruíz Lilibet Jimenez Mora María Elena Jimenez Ureña Celia Jiménez Vargas Carmen Leiva Guzmán Iris Lizano Solano Paula Lobo Solano Sandra Mairena Rocha Gloria Martínez Arias Dixia Mena Pérez Amelia Navarrete Tellez Mª de los Angeles Picado Serrano Jacqueline Ramírez Hernández Denicia Rodríguez Rojas Zulema Salas López Adriana Sandí Vallejo Mónica Solano Campos Olga Urrutia Ruiz Leonor Valverde Viquez Yolanda Vargas Delgado Kattia Villalobos Quesada Cecilia Zamora Jimenez Luz Marina Zuñiga Baltodano Teodora Mendoza Pinzón Jackelines Castillo Silva Gema Marte Hernández Cesarina

029-08 005-08 008-08 003-08 020-08 030-08 002-08 016-08 026-08 035-08 010-08 012-08 031-08 034-08 028-08 032-08 033-08 013-08 027-08 021-08 007-08 001-08 015-08 011-08 017-08 006-08 014-08 004-08 001-09 002-09 003-09

F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F F

16 42 11 33 23 23 76 53 0 56 21 54 40 32 21 65 41 53 0 28 32 54 38 46 30 66 34 37 40 21 36

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 2 1 2 1 1 1 1 1 1 1 2 1 1 1 1 1 1 2 2

1 1 6 1 1 5 4 1 1 1 4 5 1 1 4 5 1 4 1 1 5 1 1 1 1 5 0 6 3 2 2

1 2 1 3 5 2 4 2 2 2 1 1 2 6 5 4 5 3 2 1 5 2 1 1 1 1 0 6 2 1 1

0 3 0 4 1 1 1 (nieto) 1 0 2 1 3 3 3 2 2 1 1 0 1 2 2 2 0 3 12 4 2 3 3 5

10 1 0 4 1 11 5 1 2 5 2 1 2 6 1 1 6 1 11 1 15 5 4 1 10 1 0 3 1 3 14

4 4 0 3 2 1 3 1 0 3 3 2 3 3 2 4 1 4 0 5 3 3 5 4 4 2 0 4 1 4 2

3 2 0 3 0 3 1 1 0 5 1 1 2 3 0 3 3 1 0 1 1 2 3 3 1 3 0 1 4 1 1

8 1 0 1 1 1 2 1 0 0 2 2 2 1 1 1 1 1 0 1 1 1 1 1 0 1 0 1 1 2 2

2 2 0 2 0 1 1 2 0 2 1 1 1 0 2 1 1 2 2 1 0 2 2 1 2 2 2 0 0 2 2 1 1

2241-3904 22357020 83668272 83577541 22575196 2236-3735 22483110 22352221 0 8380-4884 22211022 22576535 8980-1568 8831-3180 2221-3462 2240-2764 2240-1041 22236043 0 83330057 83650548 235-18-89 22356240 88931583 88120081 22334971 0 83668272 88676201 83194363 (vecina) 22235893(vecin a)

1 1 5 1 1 2 1 1 0 1 1 1 2 1 1 1 1 1 0 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

Desglose Codificación No señala/no indica N.S.

Sexo

Femenino Masculino

1 2

Nacionalidad

Costarricense Nicaraguense Colombianos Otros

1 2 3 4

Domicilio

San Juan Cinco Esquinas Llorente León XIII Colima Fuera del Cantón

1 2 3 4 5 6

Estado Conyugal

Soltera Casada Divorciada Viuda Union Libre Separada

1 2 3 4 5 6

Profesión/ oficio

Ama de casa Dependiente /demostradoras Domesticos miscelanea pensionada secretaria / oficinista/diplomados/tecnicos

1 2 3 4 5 6

190

maestra / profesora taxista/ choferes Saloneras/cajeras estudiantes comerciante operarias costurera/peluquera/ebanista/manualidades desempleado Profesionales

7 8 9 10 11 12 13 14 15

otros

20

Seguro Social

Familiar Estado Directo No posee voluntario

1 2 3 4 5

Conformación familiar

uniparental biparental Extensa reunificada Otros

1 2 3 4 5

Tipificación problema

Agresión Economico salud/psicologo orientación legal capacitación laboral vivienda Otros

1 2 3 4 5 6 7 8

Accion realizada

Referencia Atención Interna Opción trabajo Otros

1 2 3 4

Estado del Caso

Abierto Seguimiento Abandono por consultante Sin seguimiento por OFIM Cerrado Cerrado por agotadas las vías

1 2 3 4 5 6

191

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->