Está en la página 1de 231

Harry G. Procter (compilador)

ESCRITOS ESENCIALES DE MILTON H. ERICKSON Volumen II Terapia psicológica

PAIDÓS Barcelona Buenos Aires México Los textos del presente volumen se han extraído de The Collected Papera of Milton H. Erickson On Hipnosis (tomos 2,3 y 4), publicados en inglés, en 1980, por Irvington Publishers, Inc., Nueva York Publicado con permiso de Ardent Media y Mark Paterson. Traducción de Rafael Santandreu

Cubierta de Diego Feijóo «The Clinical and Therapeutic Applications of Time Distortion», publicado en Jan Haley, Advanced Techniques of Hypnosis and Therapy: Selected Papers of Milton H. Erickson, Gruñe and Stranton, Nueva York.

Volumen 3: © 1980 by Ernest L. Rossi «Development of Apparent Unconciousness during hypnotic reliving of a Traumatic Experience», págs. 4552; «The Permanent Relief of an Obsessional Phobia by means of communication with an Unsuspected Dual Personality», págs. 231260; «The Successful Treatment of a case of Acute Hysterical Depression by a return under hypnosis to a critical phase of childhood», págs. 122144. Volumen 4: © 1980 by Emest L. Rossi «Hypnotic Psychotherapy», págs 3548; «Hypnosis: Its Renascence as a Treatment Modality», págs. 5275; «Special Techniques of Brief Hypnotherapy», págs. 149173; «The Use of Symptoms as an Integral part of therapy», págs. 212223; «An Introduction and Study of Hypnosis for Pain Control», págs. 237245; «The Interspersal Hypnotic Technique for symptom correction and pain control», págs. 262278; «Pediatric Hypnotherapy», págs. 174180; «PseudoOrientation in Time as a Hypnotherapeutic Procedure», págs. 397423; «SelfExploration in the Hypnotic State», págs. 427436.

Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita de los titulares del copyright, bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, y la distribución de ejemplares de ella mediante alquiler o préstamo públicos. © 2002 de la traducción, Rafael Santandreu © 2002 de todas las ediciones en castellano Ediciones Paidós Ibérica, S.A., Mariano Cubí, 92 08021 Barcelona y Editorial Paidós, SAICF, Defensa, 599 Buenos Aires http://www.paidos.com ISBN: 8449312728 ISBN: 8449310687 (Obra completa) Depósito legal: B31.069/2002 Impreso en Novagráfik, S.L. Vivaldi, 5 08110 Monteada i Reixac (Barcelona) Impreso en España Printed in Spain

SUMARIO

Introducción: Los enfoques terapéuticos de Milton Erickson

11

Primera parte: Casos iniciales sobre hipnoterapia y su psicodinámica.

15

Introducción a la primera parte

17

1. El desarrollo de inconsciencia aparente cuando se reviven experiencias

traumáticas

21

Método

21

Resultados experimentales

22

Comentario

25

Conclusiones

29

2. La curación permanente de una fobia obsesiva por medio de la

comunicación con una personalidad dual desconocida

31

1. Inducción de catalepsia y de [evitación de la mano bajo hipnosis y sugestión

de un nombre diferente en unas demostraciones universitarias

32

2. Fascinación persistente con la levitación y horror ante la catalepsia 32 3. Investigación sobre escritura automática que conduce a un ataque de

ansiedad aguda

33

4. El descubrimiento de la personalidad dual.

36

5. El uso de un espejo como «bola de cristal» donde contemplar los recuerdos

visuales

48

Resumen

54

Discusión

55

3. El tratamiento adecuado de un caso de depresión histérica aguda mediante

el regreso hipnótico a una fase crítica de la infancia

67

Los sucesos que condujeron al intento de tratar una depresión mediante la

hipnosis

67

Historia clínica

69

Preparación para una investigación de hipnosis indirecta

71

La primera sesión hipnótica

72

El segundo trance hipnótico

80

Tercera sesión hipnótica

84

Resultados terapéuticos

87

Resumen y discusión

88

4.

Psicoterapia hipnótica

91

Diferencia entre inducción al trance y estado de trance

93

El rol de la sugestión en la hipnosis

94

Separación entre los niveles consciente e inconsciente

.

97

Caso ilustrativo

98

Comentarios

105

Resumen

106

Segunda parte: Escritos posteriores sobre hipnoterapia

107

Introducción a la segunda parte

109

5.

La hipnosis: su renacimiento como modalidad de tratamiento

115

Introducción

115

La hipnosis es tan antigua como la medicina y casi tan antigua como el ser

humano

115

Definición de hipnosis

117

Un estado especial de conciencia

117

La hipnosis en la práctica clínica

118

Tres casos de hipnosis en la práctica médica

121

Edward C.

122

Ann R

131

Sandra W.

137

Tendencias de la hipnosis moderna

142

6.

Técnicas especiales de hipnoterapia rápida

145

Sustitución de síntomas

146

Paciente A

146

Paciente B

148

Comentario

150

Transformación de síntomas

150

Paciente

151

Paciente D

153

Comentario

156

Mejora de síntomas

156

Paciente E

157

Paciente P

158

Comentario

162

Respuesta emocional conectiva

162

Paciente G

163

Comentario

168

Paciente H

168

Comentario

170

Comentarios generales

171

Apéndice

173

7.

El uso ele síntomas como parte integral de la hipnoterapia

175

Caso 1

176

Caso 2

179

Caso 3

183

Comentario final

188

8.

Una introducción al estudio y aplicación de la hipnosis para el control del

dolor

189

Introducción

189

Consideraciones relativas al dolor

190

Procedimientos hipnóticos de control del dolor

193

Resumen

198

9. La técnica hipnótica de la intercalación para la corrección de síntomas y el

control del dolor

201

Resumen

219

10. Hipnoterapia pediátrica

221

11. Aplicaciones clínicas y terapéuticas de la distorsión del tiempo

231

Introducción

231

Consideraciones generales de aplicación clínica

234

Paciente A

235

Comentario

238

Paciente B

239

Comentario

245

Paciente C

246

Comentario

248

Paciente D

248

Comentario

251

Paciente E

252

Comentario

256

Paciente F

256

Comentario

261

Resumen general

261

12. Pseudoorientación en el tiempo como procedimiento hipnoterapéutico

 

263

Paciente A

264

Paciente B

271

Paciente C

275

Paciente D

278

Paciente E

281

Comentario general

290

13 Autoexploración en estado hipnótico

295

Introducción

295

Establecimiento del problema experimental

296

Procedimiento experimental y resultados

298

Conclusión

305

Bibliografía

307

índice analítico

321

INTRODUCCIÓN

Los enfoques terapéuticos de Milton Erickson

Este segundo volumen consiste en una selección de los relatos del trabajo clínico de Erickson. En él encontraremos más de treinta casos, desde pequeños resúmenes a narraciones detalladas de las sesiones terapéuticas. La práctica de Erickson destaca, entre otras cosas, por la diversidad de problemas que podía tratar. Trabajaba con niños lo mismo que lo hacía con adultos. En cuanto a las especialidades médicas, se atrevía con problemas de dolor, presentaciones psicosomáticas, dermatología, obstetricia y odontología, además de lo relativo a la psiquiatría. Por otro lado, Erickson hacía uso de la hipnosis para tratar la esquizofrenia, las psicosis maniacodepresivas y, ocasionalmente, incluso alguna disfunción cerebral orgánica. Más ambiciosos todavía son los casos en los que ayudó a mejorar la calidad de vida de personas sin patologías incrementando su capacidad deportiva o desbloqueando a los artistas. Su trabajo también abarca desde la resolución de síntomas específicos hasta conseguir cambios fundamentales en la identidad de una persona, como en el caso de El hombre de febrero (Erickson y Rossi, 1992). Lo que emerge de esta serie de casos es la importancia que concede Erickson a dirigirse a la persona individual,, única. El insigne psiquiatra aconsejaba:

Miren y escuchen a sus pacientes de verdad. Pongan siempre atención a la situación en la que se produce el síntoma personalidad del paciente es de fundamental importancia. Para ayudar, debemos utilizar con todo respeto lo que el sujeto presenta (Zeig, 1985). Al leer estos artículos uno infiere la meticulosidad de los procedimientos de entrevista de Erickson, a juzgar por la calidad de la información que consigue, en particular, por la significación única que los hechos tienen para cada paciente. Nos ayudará el saber que Erickson trabajaba típicamente en periodos de tiempo intensivos: varias horas seguidas durante varios días en una misma semana, a diferencia de la práctica tradicional que espacia las sesiones de una hora en intervalos de semanas o meses. De esta manera, acumulando su influencia hipnótica conseguía sus espectaculares resultados. Parece que Erickson era igualmente capaz de conseguir los cambios globales que la terapia psicoanalítica se atribuye, pero en no más de unos días. Erickson usaba sus casos como «historias terapéuticas y así se las explicaba a otros pacientes y a sus alumnos. Compartiendo con el paciente algunos ejemplos a veces muchosde cómo la gente resuelve problemas similares, anima al cliente a crear un «marco de referencia terapéutico» y una perspectiva optimista que abre la mente a la posibilidad de cambiar (Erickson y Rossi, 1979) Más específicamente, él creía que el hablar acerca de unos procesos mentales

particulares evoca procesos similares en el oyente. Por ejemplo, hablar acerca de recordar un partido de fútbol tiende a evocar recuerdos similares. Hablar sobre olvidar conduce naturalmente a la amnesia. Erickson aconsejaba: si quiere que el paciente hable de su madre, ¡hable acerca de una situación en la que se menciona a la madre de alguien! Cuando el paciente habla, el terapeuta usa ejemplos tomados de historias, chistes y metáforas y de ese modo evoca ejemplos similares en la experiencia del paciente, lo que desemboca en la conversación en una espiral de asociaciones personales y recuerdos. El volumen está dividido en dos partes. Los cuatro primeros capítulos fueron escritos en las décadas de 1930 y 1940. El contexto de estos artículos es en gran medida psicoanalitico y Erickson se muestra ya como un maestro del lenguaje con unos conocimientos profundos sobre psicología. Después, podemos seguir el desarrollo del trabajo de Erickson en las décadas de 1950 y 1960, donde su técnica se vuelve cada vez más económica y raramente necesita ir más allá de lo que el paciente le transmite. Esta fase de trabajo, por supuesto, ha ejercido una gran influencia en las terapias breves y sistémicas durante la segunda parte del siglo xx. Es importante, sin embargo, observar el trabajo de Erickson durante todo su desarrollo. Escritores como Haley (1986) pueden, en su interpretación de Erickson, subestimar su sofisticación psicodinámica. Erickson era crítico con los métodos psicoanalíticos por la rigidez de su enfoque y la confianza que ponen en la comprensión consciente del paciente, pero, como estos casos demuestran, el éxito de su trabajo recae en buena parte en su gran capacidad para desentrañar los significados psicodinámicos de las experiencias de los pacientes.

Bibliografía

H. G. PROCTER

Erickson, M. H. y Rossi, E. L, Hypnotherapy: an exploratory casebook. Irvington, Nueva York, Irvington, 1979. , El hombre de febrero, Buenos Aires, Amorrortu, 1992. Haley, Terapia no convencional, Buenos Aires, Amorrortu, 1996. Zeig, J. K., Un seminario didáctico con Milton Erickson, Buenos Aires, Amorrortu, 1985.

PRIMERA PARTE

CASOS INICIALES SOBRE HIPNOTERAPIA Y SU PSICODINÁMICA

INTRODUCCIÓN A LA PRIMERA PARTE Los siguientes cuatro artículos ofrecen una muestra fascinante ele los primeros trabajos de Erickson, durante las décadas de 1930 y 1940. Erickson no desarrolló un modelo teórico explicativo de su trabajo. Claramente, prefería ofrecer sus numerosos ejemplos de trabajo clínico, depositando la responsabilidad en el lector; que fuese éste quien encontrase las formulaciones y aspectos comunes de lo que se describe. Dicho esto, estos cuatro artículos son particularmente ricos porque nos permiten acceder al concepto ericksoniano de trance hipnótico y a la distinción entre funcionamiento consciente e inconsciente. El capítulo 1 nos plantea una intrigante situación que nos permite especular acerca de la relación entre trance e inconsciencia fisiológica. El capítulo 4 es especialmente útil en su introducción. Esta trata de la distinción entre la experiencia del sujeto de la inducción al trance y la experiencia del trance en sí misma y se nos señala que es muy importante recordar que el sujeto está siempre interpretando las sugestiones, más que respondiendo pasivamente a ellas. Erickson nos ayuda a darnos cuenta de la responsabilidad del sujeto en cuanto a los procesos autónomos de los fenómenos de trance. El responsable de que sucedan fenómenos tan remarcables no es tanto el hipnotizador como el sujeto. Pensar lo contrario ha sido un error de consecuencias muy negativas: tradicionalmente, se le ha concedido al hipnotizador un poder que no posee y que ha llevado al descrédito de la hipnoterapia como procedimiento válido. En esta fase «psicoanalítica» del trabajo de Erickson se halla siempre presente un tema crucial, que es la utilización de «mecanismos de defensa tales como la agresión, la disociación, la represión (o amnesia) y la proyección para conseguir o ayudar a conseguir el proceso terapéutico. En general, el trabajo de Erickson se podría resumir como la utilización de los fenómenos de la hipnosis en su terapia. Erickson practicaba su trabajo terapéutico con lo que él denominaba «entrenamiento de trance», que consistía en provocar y explorar una gran variedad de fenómenos hipnóticos en sesiones de práctica de varias horas de duración. El libro Hypnotic Realities, de Erickson, Rossi y Rossi (1976), proporciona transcripciones completas de ocho sesiones de entrenamiento de trance con un solo sujeto que vale la pena estudiar con atención. Este cuidadoso entrenamiento se pone de manifiesto en los capítulos 2 y 4. En el capítulo 2, Erickson y Kubie relatan el tratamiento de una mujer con depresión aguda cuya madre había muerto cuando ella tenía 13 años. Sin embargo, la madre había tenido tiempo de grabar en la mente de la pequeña la idea de que «el sexo era desagradable y asqueroso». La comparación de la explicación de esta idea dada

por la mujer adulta y por la niña de 12 o 13 años (regresando hipnóticamente en el tiempo) es muy instructiva e interesante. La intervención consistió en aceptar las admoniciones de la madre tal como las entendía la niña, para después ayudarla a construir lo que la madre le habría dicho en su adolescencia si hubiese continuado viva. No parece que la joven hubiese podido superar su problema si no hubiese sido por la elaborada intervención de Erickson, que usó a su compañera de habitación como acompañante interviniente. De hecho, probablemente, de no ser por Erickson, ni siquiera hubiese podido llevar a cabo ninguna terapia. En el capítulo 4 trabaja con un hombre que siente que no ama a su esposa y que sólo se había casado con ella porque se parecía a su madre (a quien estaba muy unido). Muy a su manera, Erickson utiliza la tendencia del paciente a proyectar para generar una alucinación de toda su familia y llevar a cabo después un psicodrama o «terapia familiar», primero por parejas y luego juntándolos a todos. Aquí, Erickson no intenta más que provocar un cambio en la cognición básica del paciente acerca de esa situación (o en el sistema de construcción mental). De hecho, en cierto sentido, los métodos de Erickson son un tipo de terapia cognitiva radical. El capítulo 2 es interesante por el enfoque que nos ofrece respecto a los problemas obsesivo-compulsivos. En este caso, recurre a la técnica hipnoanalítica de la escritura automática. Además, plantea interesantes cuestiones acerca de qué entendemos por desorden de personalidad múltiple o identidad disociativa y hasta qué punto se trata de fenómenos genuinos, dado que Erickson le da explícitamente a la mujer un «nombre de trance», lo que es algo común en él, una técnica más que le permite manejar mejor el trance.

Bibliografía

H. G. PROCTER Abril de 2001

Erickson, M. H., Rossi, E. L. y Rossi, S. I., Hypnotic Realities: The induction of clínica! hypnosis and theforms of indirect suggestion, Nueva York, Irvington, 1976.

EL DESARROLLO DE INCONSCIENCIA APARENTE CUANDO SE REVIVEN EXPERIENCIAS TRAUMÁTICAS 1 Milton H. Erickson

Este experimento tenía como objetivo investigar la posibilidad de explorar, mediante hipnosis, la evolución psíquica de un paciente recientemente recuperado de un episodio de psicosis aguda del tipo esquizofrénico. El método empleado consistió en hacerle revivir su pasado lo más detalladamente posible, siempre en estado de hipnosis.

Método

El procedimiento experimental consistió en entrenar al paciente para entrar en trance sonambulístico profundo, durante el cual, por medio de una serie de sugestiones hipnóticas, quedaría completamente desorientado y reorientado a un periodo anterior de su vida. Una vez reorientado mediante el procedimiento de darle sugestiones y hacerle preguntas de manera sistemática, fue inducido a revivir hechos pertenecientes al pasado y a describirlos en detalle como si estuviesen sucediendo en ese preciso momento. Una taquígrafa fue registrando todo lo que sucedió y se dijo. En todos los casos en los que dispusimos de datos para corroborar la exactitud de las descripciones del paciente, pudimos comprobar que éste podía revivir las situaciones pasadas con una riqueza de detalles sorprendente. Debemos puntualizar que ni el estado de vigilia ni el estado de hipnosis ordinario fueron tan efectivos como el proceso de reorientación. También es importante destacar que, después de que el sujeto fuese reorientado y reviviese parte de sus experiencias pasadas, fue necesario unir con sugestiones pos hipnóticas el lapso entre el presente real y el periodo cronológico al que el paciente fue reorientado. Sugestiones pos hipnóticas como ésta: «Eso que le acaba de ocurrir y que usted me ha contado es importante. Usted va a recordarlo con todo detalle durante el resto de su vida, de manera que dentro de diez o veinte años seguirá fresco en su mente como ahora».

Resultados experimentales

El estudio de los resultados experimentales reveló un incidente de especial interés que ilustra las interrelaciones psicosomáticas de una manera inusual. Este

1 M. H. ERICKSON, «DEVELOPMENT OF APPARENT UNCONSCIOUSNESS DURING HYPNOTIC RELIVING OF A TRAUMATIC EXPERIENEE, EN Archiivs of Neumlogy & Psvcbialiy, 1937, NU 38, PÁGS. 1.2.821.288.

incidente tiene que ver con lo que parecía ser un estado de inconsciencia que desarrollaba un chico de 17 años al revivir la experiencia de un asalto homicida sufrido dos años antes. Toda la información sobre la experiencia que habíamos podido obtener de él era que lo había llevado «a dar una vuelta en coche» y le habían pegado con tal brutalidad que había necesitado hospitalización. Aparte de eso, tenía amnesia del resto de los detalles, incluido el nombre del hospital en el que había sido ingresado. Antes de nada, se le preguntó con insistencia acerca de los hechos acaecidos, tanto en estado de vigilia como en estado hipnótico normal, pero sólo obtuvimos respuestas intrascendentes y eso que el sujeto intentaba cooperar en todo lo posible. Cuando íbamos a proceder a hipnotizar al sujeto para hacerle revivir aquel día, éste expresó su temor de que empleásemos esa información para que la policía detuviese al agresor, ya que se trataba de un malhechor vengativo. Su conducta y apariencia daban a entender que estaba muy preocupado. Se inició la recuperación mental del día del incidente y, cuando se llegó a las cuatro de la tarde, el sujeto revivió, con creciente intensidad, una escena en la que dos hombres le ordenaban que subiese a un coche él sabía que eran dos delincuentes. Revivió también su miedo durante el largo recorrido que hicieron, mientras suplicaba lastimeramente a sus raptores. Finalmente, revivió cómo los hombres le forzaban a beberse una gaseosa y así lo hizo imaginariamente. Cuando tragaba, hacía muecas de asco e incluso farfulló que sabía amarga, preguntó si estaba envenenada y se encogió para esquivar un golpe. Su apariencia era la de alguien en estado de pánico. Después de beber, eructó y, de repente, miró sorprendido. Sus pupilas, que hasta el momento habían ido fluctuando de tamaño, se dilataron más y se desarrolló un ligero nistagmo lateral. Después, se frotó los ojos, se quejó de que no podía ver bien y dijo que estaba haciéndose tarde, que caía la noche y que estaba mareado. Empezó a mover la cabeza como para despertarse. El experimentador le preguntó qué le pasaba y respondió que le estaba entrando sueño. Se notaba que su expresión verbal, antes clara, se estaba haciendo confusa y que del terror estaba pasando a la somnolencia. En ese momento, el paciente estaba sentado en un sofá y el experimentador comprobaba en él el fenómeno de catalepsia como indicativo del trance hipnótico. Después de dos minutos de actividad decreciente, durante los cuales el sujeto movía la cabeza cada vez más despacio y sus palabras se hacían cada vez más incomprensibles, cerró los ojos a pesar de su aparente esfuerzo por mantenerlos abiertos. De repente, dio un pequeño grito y sufrió un colapso, por lo que se dejó caer en el sofá. El experimentador comprobó el estado del paciente y vio que ya no había comunicación hipnótica con él ni posibilidad de catalepsia. Físicamente, había una caída de la mandíbula inferior y una marcada atonía de los músculos de las piernas y los brazos. Por otro lado, los reflejos de las rótulas y las pupilas, que

están presentes durante los periodos hipnóticos, estaban ausentes. La respiración y el pulso, que habían aumentado paulatinamente de ritmo durante el estado de pánico, habían disminuido durante la somnolencia y ahora resultaban casi imperceptibles. En resumen, el sujeto parecía estar inconsciente. Sin embargo, antes de que se tomasen rigurosas medidas del pulso y la respiración, el paciente dio signos de recuperación. Se despertó ligeramente y bostezó; la catalepsia volvía poco a poco. Al cabo de unos segundos, el sujeto abrió los ojos y después de mirar débilmente a su alrededor, los cerró de nuevo. Se pudo apreciar que tenía las pupilas dilatadas, que tenía un ligero nistagmo y que no enfocaba la vista. El paciente se mojó los labios con la lengua en un par de ocasiones y pidió agua. Débilmente, se frotó la frente haciendo una mueca de dolor. No prestaba atención a las insistentes preguntas que le hacía el experimentador, « ¿Qué te pasa?, ¿Qué sucede?», excepto para decir: «Está oscuro, muy oscuro». A esto le siguió un segundo colapso, de menor intensidad que el primero, pero aparentemente de la misma clase, con los mismos síntomas físicos, excepto que la respiración era más profunda y costosa en tanto que el pulso era firme y lento. Entonces, el experimentador intentó despertar al paciente, pero éste no dio ninguna respuesta durante varios minutos. Finalmente, volvió la catalepsia y el paciente abrió los ojos y miró al vacío sin ver nada. Ya no había nistagmo y las pupilas estaban dilatadas, aunque respondían a la luz. Sacudió la cabeza, bostezó y se frotó el cuello y después la frente. Aquí hizo otra de esas muecas de dolor, acompañada de un constante estremecimiento. Por segunda vez, se mojó los labios con la lengua y pidió un poco de agua. Tampoco ahora respondía a las preguntas del investigador, excepto para pronunciar las palabras «luz» y «bosque». De vez en cuando se ponía las manos en las orejas, las frotaba débilmente y decía «me zumban». Pronto el paciente pareció recuperarse y pudo responder a las preguntas del experimentador. Nos explicó que estaba tendido en la cuneta de una carretera que pasaba por en medio de un bosque; que tenía frío, estaba mojado y muy incómodo; tenía sed, le pitaban los oídos, le dolía la cabeza y tenía una herida sangrante en la frente. Muy cuidadosamente, se limpiaba la herida con un pañuelo. Parecía que ya era de día. Después, lo recogieron unos hombres y lo llevaron a un hospital. Revivió parte de los dos días que estuvo allí ingresado, aunque, como había sucedido antes, de una manera poco conexa e inadecuada. Uno de los datos objetivos que obtuvimos fue el nombre del hospital. El tiempo requerido por el paciente para revivir toda la experiencia, un periodo de dos días y medio, fue de poco más de cuatro horas. Más tarde, se corroboró la historia del paciente llamando al hospital cuyo nombre había mencionado bajo hipnosis. Se nos comunicó que en la mañana de aquel día se había encontrado a un muchacho en un estado de semiinconsciencia,

confuso. Tenía una herida en la frente y no recuperó la plena conciencia hasta el cabo de dos días. Por otro lado, supimos que el chico había sido informador de la policía y que sus declaraciones habían servido para identificar a uno de los criminales, que en realidad era un policía que había estado implicado en varios homicidios. La policía informó que el chico había desaparecido tras haber dado uno de sus usuales informes. El ataque de que fue objeto le impidió acudir a la sesión de declaraciones de la tarde. En ese punto, el procedimiento experimental fue interrumpido, debido a circunstancias externas, durante más de un año. Cuando se retomó, decidimos repetirlo por entero, incluyendo el incidente que acabamos de describir. Los resultados obtenidos fueron comparados con los de la primera investigación y eran básicamente idénticos, esencialmente los que se han descrito en este artículo. Los mismos detalles, las mismas secuencias, las mismas manifestaciones físicas e incluso las mismas frases y lapsus. Al cabo de otros cinco meses, cuando se intentaba comprobar ciertos aspectos de una investigación mayor, el experimentador tuvo la oportunidad de repetir la experiencia con el paciente. De nuevo, se obtuvieron unos resultados idénticos a los de la primera y segunda investigación y el tiempo que requirió el trabajo siempre fue de tres a cuatro horas. Después de cada sesión experimental, el paciente se despertaba del estado hipnótico con una amnesia persistente de todo lo ocurrido durante el trance. Sin embargo, se quejaba amargamente de fuertes dolores de cabeza, fatiga, debilidad y de un profundo malestar. Como atribuyó esas sensaciones a la hipnosis, se volvió hostil hacia el experimentador y a la idea de llevar a cabo más investigaciones. De todas formas, con mucho esfuerzo, se consiguió que volviese a cooperar con nosotros.

Comentario

Una de las primeras consideraciones a la hora de determinar el significado de estos hallazgos experimentales es la validez de todo el procedimiento experimental. En este sentido, la mayoría de los artículos de la literatura muestran que la hipnosis puede ser empleada para despertar asociaciones ocultas a la conciencia y recuperar material amnésico, de otro modo inaccesible (Erickson, 1933). Es decir, mediante la hipnosis es posible el recuerdo de hechos totalmente olvidados. Más aún, los recientes trabajos experimentales llevados a cabo por Platonov y Prikhodivny (1930) han indicado que es posible la regresión, en un estado hipnótico, a un periodo anterior de la vida. Con esta regresión se restablecen las pautas de conducta correspondientes a ese momento del pasado y el sujeto no se ve influenciado por lo que ha aprendido posteriormente. Otros trabajos experimentales demuestran la posibilidad de producir en el estado

hipnótico cambios significativos de la personalidad-situación objetivamente medibles (Huston y otros, 1934; Erickson, 1935). A la luz de estos datos, la validez del proyecto del que salen los hallazgos descritos en este artículo parece más clara. Además, tenemos la confirmación del hospital donde estuvo ingresado el paciente y pudimos comprobar que el estado de confusión mental con el que llegó al centro fue replicado perfectamente en nuestro experimento. El informe del hospital nos indicó también la posibilidad de que el paciente pudiera haber sufrido un trauma del que se derivaba su amnesia en estado de vigilia y en estado de trance normal. Por último, existe una prueba que nos habla de la fiabilidad de los hallazgos experimentales y es que pudimos repetir los experimentos de un año para otro con idénticos resultados. Tal coincidencia otorga la máxima credibilidad a los datos obtenidos. La posibilidad de revivir experiencias pasadas como un proceso dinámico está siendo reconocida en muchos foros. La validez del fenómeno se demuestra repetidamente tanto en el campo psiquiátrico como en el psicoanalítico. Quizás el mejor ejemplo que se puede tomar de la vida normal para ilustrar este fenómeno sea la experiencia de soñar un hecho pasado con mucha nitidez. Frecuentemente, en esos sueños no se da ninguna modificación de la conducta o de las respuestas del sujeto por el hecho de que hayan transcurrido muchos años y haya cambiado su manera de actuar; el sujeto responde como si tuviese la edad en la que se sitúa el sueño. Por lo tanto, el adulto puede ser un niño en todos los sentidos, sin que aparezcan las respuestas o la conducta propia de su madurez real. Tales sueños, sin embargo, son espontáneos. La experiencia que nosotros llevamos a cabo fue el resultado de una experimentación deliberada. Nuestra experiencia difería de las que se suelen llevar a cabo en psiquiatría y en psicoanálisis sin hipnosisen que el sujeto se hallaba en un estado especial de trance hipnótico y, por lo tanto, no podía recordar nada procedente de lo consciente. Además, se trataba de material amnésico que el sujeto no recordaría después de la experiencia. La regresión aun periodo anterior de la vida, como es el caso que nos ocupa, fue provocada por las sugestiones hipnóticas que dimos al sujeto para que se reorientase. Estas sugestiones tuvieron la propiedad de eliminar todas las experiencias subsiguientes al hecho revivido, incluido el propio desarrollo de la amnesia. Podemos decir que tal fenómeno se debe a la disociación hipnótica que se da entre las pautas de respuesta conscientes del sujeto y la tarea encomendada hipnóticamente. Por lo tanto, la recuperación de la experiencia con sus respuestas asociadas apareció como si estuviese teniendo lugar en ese mismo instante pasado. Una vez iniciado este proceso gracias a la evocación de recuerdos fácilmente accesibles, la recuperación de cada elemento funcionaba en sí misma como una ayuda a la hora de obtener material adicional en su orden cronológico original, lo que constituía una progresión continua hacia la finalización

de la actividad secuencial. Por consiguiente, se iban a producir, en su orden correcto, las actividades somáticas y psíquicas con sus correspondientes alteraciones y ajustes ele los estados mentales y psíquicos. Todo el proceso estaría dirigido por las pautas de conducta establecidas originalmente. El aparente estado de inconsciencia que desarrolló el paciente suscita inmediatamente la cuestión de las interrelaciones psicosomáticas. Es una lástima que las exigencias de la situación experimental, incluido el énfasis en respetar todo el conjunto del proyecto de investigación, provocasen la pérdida de parte de los datos con respecto a su estado físico. Sin embargo, toda la información de que

se dispone, incluida la sorprendente apariencia del paciente, apunta a que el sujeto estaba realmente inconsciente. De hecho, los factores que lo sugieren con más fuerza son la ausencia de reflejo de las rótulas y las pupilas, los cambios en el pulso y la respiración y la pérdida de tono muscular. En el estado hipnótico todo ello permanece inalterado, excepto el tono muscular, que puede incrementarse (Bass, 193D Asimismo se puede encontrar otra confirmación de la hipótesis del desmayo en que este fenómeno también se da en el punto culminante de un sueño terrorífico y está causado simplemente por los estímulos psíquicos que se suscitan. Por otro lado, el sujeto se quejaba, después de cada una de las experiencias, de unos malestares, o efectos posteriores. Ello nos indica que los cambios somáticos y psicológicos no se limitan al estado experimental hipnótico, sino que persisten en la condición de vigilia. Tenemos ciertas evidencias de que existen factores psíquicos que pueden producir cambios en el funcionamiento del cuerpo,

tal como apunta una investigación presentada ante la Asociación Americana de

Psiquiatría en mayo de 1936, en la que se consiguió la producción experimental

de sordera en un sujeto hipnótico (Erickson, 1938a, 1938b).

El resumen temporal que hizo el sujeto del periodo de inconsciencia original, que fue probablemente más largo, muestra una diferencia cuantitativa y cualitativa. Seguramente, tal hecho se puede atribuir a que el estado de inconsciencia experimental surgía de un estado físico y mental en respuesta a estímulos

internos, en contraste con los factores externos de la experiencia original. También puede surgir la pregunta de por qué el paciente, al quedar inconsciente en el trance hipnótico e interrumpir la condición hipnótica, no recuperó la conciencia en el estado normal de vigilia. Aparte del hecho de que todo el proceso estaba condicionado por la hipnosis, se ha observado un fenómeno paralelo que consiste en que el sujeto, cuando se recupera de un estado de inconsciencia, se reorienta hacia la situación inmediatamente precedente al trauma. Como conclusión, se ha de hacer especial mención de los efectos psiquiátricos

o clínicos de la experiencia hipnótica de revivir experiencias traumáticas. Desafortunadamente, no se ha llevado a cabo ningún estudio completo de esos

cambios, pero sí sabemos que se dieron ciertas alteraciones significativas en la conducta del sujeto que hemos estudiado. Después de la primera recuperación hipnótica, a pesar de que no se detectó ningún cambio aparente en su situación amnésica, el paciente mostró una pérdida completa de sus reacciones fóbicas a visitar la ciudad donde había sido confidente de la policía, aunque, como se supo después de preguntarle; no acudió a los sitios que frecuentaba normalmente, racionalizando ese hecho con la explicación natural de que no le había dado tiempo. Después de la segunda y tercera experiencia, desapareció cualquier rastro de sus miedos y fue capaz de visitar aquella ciudad y los lugares que frecuentaba sin problemas. Algunos meses más tarde, durante una conversación casual, me recordó que una vez lo habrían llevado a dar una vuelta en coche, pero que no recordaba muchos de los detalles. Dijo que hacía unos días había recordado algo más sobre esa experiencia, que «Whitey y otro tipo me recogieron en Washington Street sobre las cuatro en punto y me llevaron a dar una vuelta. Me arrastraron, me golpearon con la porra y me dejaron en un hospital creo que era en Providence; iban detrás de mí porque me había chivado a la poli. Dijeron que me atraparían otra vez, pero no lo hicieron». Esto es todo lo que parecía recordar y lo contó con naturalidad, sin manifestar ninguna tensión. La transformación de su miedo original en esa facilidad para contar lo que finalmente recordaba de aquellos hechos sugiere que se dio una catarsis emocional a resultas del procedimiento experimental y que todo el proceso había ocurrido a un nivel inconsciente.

Conclusiones

La conclusión más importante que se deriva de este artículo puede resumirse como sigue:

Mientras el sujeto se hallaba reviviendo hipnóticamente una experiencia traumática, se pudieron producir cambios psicosomáticos significativos en él, que culminaron en el desarrollo, y recuperación, de un aparente estado de inconsciencia. Otras conclusiones son que:

1. La hipnosis puede ser empleada para producir cambios significativos en la

personalidad-situación, como evidencian los efectos psíquicos y somáticos producidos por la experiencia de revivir un hecho del pasado.

2. El proceso de reorientación hipnótica hacia el pasado hace posible que el

sujeto reviva tal o cual experiencia, tal como sucedió en el momento original, pero

excluyendo los efectos modificadores de la perspectiva y las reacciones emocionales secundarias que se obtienen en el estado de vigilia normal, lo que

permite la revisión de la experiencia en un orden más secuencial y con mayor detalle, si es posible, que en el estado normal.

3. La amnesia, incluso cuando viene asociada a las condiciones físicas de un

trauma en la cabeza y una posible narcosis, no tiene por qué evitar la recuperación de imágenes o recuerdos de importancia.

Bibliografía

Bass, M. J., «Differentiation of the hypnotic trance from normal sleep», en Journal of Experimental Psychology, 1931, nQ 14, págs. 382399.

Erickson, M. H., «The investigation of a specific amnesia», en British Journal of Medical Psychology, 1933, n° 13, págs. 143150. , «A study of an experimental neurosis hypnotically induced in a case of ejaculatio praecox», en British Journal of Medical Psychology, 1935, nfi 15, págs.

3450.

, «A study of clinical and experimental findings on hypnotic deafness: I. Clinical experimentation and findings», en Journal of General Psychology, 1938a, n° 19, págs. 127150. , «A study of clinical and experimental findings on hypnotic deafness: II. Experimental findings with a conditioned response technique», en Journal of General Psychology, 1938b, nB 19, págs. 151167. Huston, P. E., Shakow, D. y Erickson, M. H., «A study of hypnotically induced complexes by means of the Luria technique», en Journal of General Psychology, 1934, nQ 11, págs. 1597. Platonov, K. I. y Prikhodivny, E. A., «Objective proof of experimental changes of personality», en Psíkhoterapia, 1930, págs. 191203.

2

LA CURACIÓN PERMANENTE DE UNA FOBIA OBSESIVA POR MEDIO DE LA COMUNICACIÓN CON UNA PERSONALIDAD DUAL DESCONOCIDA* 2 Milton H. Erickson y Lawrence S. Kubie

Durante un año, una universitaria de 20 añoscallada, reservada, aunque desenvueltahabía sufrido secretamente constantes miedos obsesivos de que las puertas del refrigerador, la cocina, el laboratorio de la universidad y los armarios quedasen abiertos. Estos miedos la conducían a la compulsiva necesidad de examinar y reexaminar las puertas para comprobar que estuvieran cerradas. Se despertaba por las noches para acudir a la cocina y comprobar que todo estuviese en orden, pero esto provocaba que de nuevo no estuviese segura de haber cerrado las puertas. Otro síntoma, que aparentemente no guardaba relación con los anteriores, era su intenso odio hacia los gatos, a los que consideraba «cosas horribles y repulsivas». Ella atribuía ese sentimiento a una temprana experiencia de su infancia, en la que vio a «un horrible gato comiéndose unas preciosas crías de petirrojo». Sabíamos que le gustaba hacer de los animales de laboratorio sus mascotas, ratas y conejillos de indias, a pesar de los miedos obsesivos que solía tener a dejarse abierta la puerta de las jaulas o de la habitación de los animales. Cuando la paciente se visitó, su obsesión iba in crescendo, pues empezaba a tener fugaces eludas acerca de otras muchas puertas, aunque no llegaban a ser insoportables.

1. Inducción de catalepsia y de levitación de la mano bajo hipnosis y sugestión de un nombre diferente en unas demostraciones universitarias

Una estudiante de psicología de 20 años de edad (a la que llamaremos «señorita Damon») se presentó como sujeto para algunos experimentos sobre hipnotismo. Por lo tanto, ni el sujeto ni el autor tenían previsto llevar a cabo ninguna terapia. El trance de la primera sesión estuvo caracterizado por un alto grado de amnesia, rápida levitación de la mano y catalepsia profunda. Para demostrar sugestionabilidad, se dio una sugestión pos hipnótica al sujeto: que durante el trance se llamaría «señorita Brown».

2 M. H. Erickson y L. S. Kubie, «The permanent relief óf an ohsessional phobia by means of eommunication witli an unsuspectecl dual personality», en Psycboanalylic Quanerly, 1939, n« 8, págs. 471509.

2. Fascinación persistente con la levitación y horror ante la catalepsia

Al siguiente día, la señorita Damon acudió a nuestra oficina sin cita previa. Quería que le enseñásemos a llevar a cabo los fenómenos de levitación de la mano y catalepsia del brazo por medio de la autosugestión. En muy poco tiempo consiguió provocarse estos fenómenos combinados y los repetía una y otra vez, de una manera más bien compulsiva. Mientras se sugestionaba a sí misma para levantar o bajar la mano, repetía preguntas como: «¿Ve cómo se mueve mi mano? ¿Cómo lo explica? ¿Qué significa? ¿Qué sucede? ¿Ha tenido alguna vez esa experiencia? ¿Qué procesos psicológicos y neurológicos se ponen en marcha? ¿No es gracioso? ¿No es extraño? ¿Verdad que es interesante? Es tan curioso, estoy fascinada». El sujeto hacía caso omiso de cualquier cosa que se le respondía; en realidad,

parecía no darse cuenta de nada de lo que estaba diciendo. Cuando se inducía la levitación, su expresión facial era de intenso interés; pero

a medida que su mano o manos alcanzaban el nivel de los hombros empezaba a desarrollar una aparente catalepsia y su actitud cambiaba radicalmente. Aparecía una expresión facial que uno podía caracterizar de «disociada». Parecía perder contacto con todo lo que la rodeaba. De hecho, no respondía a estímulos verbales

o táctiles. Además de la expresión de disociación apareció una mirada de intenso

terror, con palidez, pupilas dilatadas, respiración irregular y dificultosa, pulso irregular y una marcada tensión y rigidez de todo el cuerpo. En poco tiempo, estas manifestaciones desaparecían para ser reemplazadas por la mirada anterior de profundo interés; inmediatamente, sus sugestiones iban dirigidas a bajar la mano y

a la desaparición de la catalepsia. Más tarde ese mismo día, cuando se le preguntó por qué estaba tan interesada en la catalepsia y la levitación, sólo pudo hacer algunas racionalizaciones basadas en su formación psicológica e intereses. No se daba cuenta de que había algo más en ello, excepto cuando hizo una broma referente a que ya que su salario era más bien minúsculo, al menos aprovechaba la oportunidad de vivir unas cuantas

experiencias interesantes. Al día siguiente su conducta siguió el mismo rumbo. Se le ofreció, después, la posibilidad de llevar a cabo movimientos más complejos, como escritura automática. La cosa le interesó desde el principio, aunque expresó sus dudas acerca de su capacidad para llevarla a cabo.

3. Investigación sobre escritura automática que conduce a un ataque de ansiedad aguda

Después de situar al sujeto en una situación en la que apartábamos su atención del procedimiento, se le instruyó para que leyese en silencio un artículo sobre psicología gestáltica y preparase un resumen del mismo. Tenía que ignorar lo que se dijese u ocurriese entre tanto. Cuando ya estaba concentrada en la lectura, se le sugestionó para que levitase la mano. Después, se le dijo que tomase un lápiz y escribiese la razón por la que estaba interesada en la levitación de la mano y en la catalepsia. Le repetimos esta última instrucción varias veces y en poco tiempo se hallaba escribiendo sin dejar de leer el artículo sobre la Gestalt. Hacia el final del escrito empezó a temblar y mostrar una tensión física generalizada, respiración profunda y dificultosa y dilatación de las pupilas. Su escritura empezó a hacerse difícil. Cuando acabó de escribir, su cara estaba pálida y expresaba un profundo terror. Dejó caer el lápiz y explicó que se sentía «terriblemente asustada» y que quería llorar pero no entendía por qué, ya que nada de lo que había leído la intranquilizaba. Con estas palabras su ansiedad pareció desaparecer completamente para ser reemplazada por una apariencia de interés; después no hizo más referencia al malestar anterior, como si lo hubiese olvidado por completo. A continuación, se le preguntó sobre el texto y se comprobó que podía resumir su contenido bastante bien. Acto seguido, se le recordó la tarea que se le había asignado. Ella preguntó si había escrito algo, y cuando le mostramos las frases, al principio manifestó placer y luego descontento. La escritura era ilegible y hasta se podía dudar de que fueran palabras lo que había allí. Ella la estudió cuidadosamente y logró descifrar la primera palabra: trenes. Un análisis más detallado y gracias a que habíamos visto cómo escribíanos decía que la palabra en cuestión era trance. Después se le pidió que repitiese el escrito bajo las mismas circunstancias que antes. Básicamente se obtuvieron los mismos resultados excepto que esta vez, cuando hubo acabado, en vez de tirar el lápiz continuó escribiendo en el aire. En ese momento volvió a decir que estaba «terriblemente asustada». De nuevo, justo después de verbalizar su malestar emocional pareció olvidarlo, para mostrar interés en lo que había leído y, después, en entender lo que había escrito. Como antes, se le pidió que descifrara sus palabras y mientras se hallaba absorta en ello, se le dio una sugestión en voz baja: «Escriba el resto del mensaje que no está escrito en el papel». El sujeto, sin darse cuenta, escribió unas líneas que consistían en palabras sueltas o frases cortas y una de ellas acababa con un punto muy enérgico. El mensaje completo, tal y como lo escribió, puede verse en la página siguiente. Mientras escribía, parecía que rompía el mensaje en fragmentos, escribiendo un poco aquí, moviendo las manos a otra parte de la hoja, escribiendo un poco

más allá y después insertando una parte entre otras dos frases que había escrito antes. Por otro lado, tenía una tendencia a mover la mano por todo lo que había escrito, lo que hacía sospechar que estaba contando las letras o repasando lo que había escrito. De hecho, el sujeto escribió el punto descrito con anterioridad tras haber repasado toda la página como si buscase la frase correcta. Después, nos dimos cuenta de que había otro punto en el texto. Finalmente, descubrimos que ese escrito constituía un mensaje completo, compuesto de elementos separados pero relacionados, algunos de los cuales eran duplicaciones parciales de los anteriores.

los cuales eran duplicaciones parciales de los anteriores. Debido a su inusual reacción de levitación de

Debido a su inusual reacción de levitación de la mano y catalepsia, a los fuertes efectos que le producía y de los que ella apenas se daba cuenta y por el peculiar carácter de su escritura automática se estableció la hipótesis de que el material escrito representaba una llamada de auxilio hacia el investigador. Así que se decidió tratar terapéuticamente a la joven. La investigación fue llevada a cabo conjuntamente por M. H. E., un asistente que fundamentalmente le daba conversación al sujeto, una secretaria que tomaba notas de todo lo que se decía y se hacía y el sujeto mismo. Debido a la peculiar manera en que se presentaba el material escrito, el propio método de presentación constituía una parte significativa del problema, ya que no se podía seguir ningún orden o procedimiento sistemático de investigación. Estábamos forzados a seguir el método de ensayo y error, probando y abandonando muchas estrategias para descifrar lo que había escrito. Se requirieron más de doce horas de trabajo casi continuo para resolver el problema. Se avanzaba muy poco a poco, en fragmentos separados. Por razones

obvias, no reproduciremos aquí todo ese proceso de traducción» del texto, pero se explicarán cuáles fueron los pasos para llegar a la solución del problema.

4. El descubrimiento de la personalidad dual

El primer logro que se consiguió al principio de la investigación, y que se confirmó más adelante fue: la identificación de una segunda y desconocida personalidad en el sujeto. Se llegó a este descubrimiento de la siguiente manera. Después de que la mano del sujeto hubo finalizado el último trazo de escritura automática, incluido el punto enfático que fue lo último que hizo, el investigador retiró el papel debajo de la mano del sujeto y puso otro en blanco en su lugar mientras ella todavía sostenía el lápiz en mano. El sujeto no se dio cuenta de la operación, siguió con su tarea de desciframiento; finalmente dijo en voz alta que sólo podía leer las palabras trance, mi, catalepsia y nunca y expresó su sorpresa por no poder descifrar más y dijo riendo: «¿Realmente he escrito ese galimatías?». Tanto el investigador como su asistente respondieron que sí en el mismo tono desenfadado. En ese momento el sujeto estaba recostado sobre la mesa y su mano quedaba fuera de su visión periférica. Ella no se dio cuenta, pero cuando respondimos a su pregunta, su mano escribió: «No». Inmediatamente, el investigador le preguntó: «¿Qué quiere decir?», y mientras la señorita Damon se interrogaba sobre la pregunta, escribió: «No puedo». Entonces, se le preguntó:

«¿Por qué?», a lo que respondió: «Damon no sabe esas cosas». A partir de ahí, se le hicieron toda una serie de preguntas que para ella no tenían sentido, pero que la mano respondía automáticamente. A continuación, reproduciremos esa conversación para que podamos definir esa segunda personalidad que salió a la luz. El diálogo prosigue a partir de la última respuesta dada que hemos citado antes. Se trata de un diálogo en el que se pregunta oralmente, pero ella responde mediante escritura automática.

Investigador: ¿Por qué?

Sujeto: No sé, miedo a saberlo.

I.

¿Quién?

S.

Damon.

I.

¿Quién habla?

S.

Yo.

I.

¿Yo?

S.

Brown.

I.

¿Quién?

S.

Yo, Brown. B.

I.

Expliqúese.

S.

D es D, B es B.

I.

¿B conoce a D?

S.

Sí.

I.

¿D conoce a B?

S.

No. No.

I.

¿Es B parte de D?

S.

No. B es B y D es D.

I.

¿Puedo hablarle a B?

S.

¡Ya lo está haciendo!

I.

¿Y hablarle a D?

S.

¿Quiere?

I.

¿Cuánto tiempo ha sido usted B?

S.

Siempre.

I.

¿Qué quiere?

S.

Ayudar a D.

I.

¿Por qué?

S.

Porque está asustada.

I.

¿Sabe por qué?

S.

Sí; D no.

I.

¿Por qué?

S.

D asustada, olvidó, no quiere saberlo.

I.

¿Cree que debería?

S.

Sí, sí, sí.

I.

¿Usted sabe qué es?

S.

Sí.

I.

¿Por qué no nos lo dice?

S.

No puedo, no puedo.

I.

¿Por qué?

S.

D miedo, miedo.

I.

¿Y usted?

S.

Un poco, no tanto.

En este punto, la señorita Damon interrumpió para declarar que estaba absolutamente perpleja de las preguntas que hacía el investigador y pedía alguna explicación.

I.

¿Debo decírselo?

S.

Sí; ella no lo sabe.

La secretaria leyó entonces las preguntas al tiempo que le enseñábamos las respuestas a la señorita Damon. Estuvo muy atenta y se veía por su mirada que iba entendiéndolo todo. Finalmente, dijo: «Eso debe significar que tengo una

personalidad dual» y se sobresaltó cuando vio que su mano escribía: «Correcto». En unos instantes, recobró la compostura y preguntó: « ¿Puedo hablar contigo?». «Claro.» « ¿Puedes hablarme tú?» «Sí.» « ¿Realmente te llamas Brown?» «Sí.» « ¿Cuál es tu nombre completo?» «Jane Brown.» Después se supo que Jane era uno de los personajes literarios preferidos de la infancia del sujeto y que el nombre importante era Jane y que Brown era un añadido que nosotros mismos habíamos sugerido en la primera sesión. La señorita Damon volvió a una de las preguntas de antes y dijo: «¿Quieres ayudarme, Brownie?». «Sí, Erickson pregunta, pregunta, pregunta.» Las demás preguntas que le hizo el sujeto obtuvieron más o menos la misma respuesta críptica: «Erickson, pregunta» y una negativa a elaborar más. Durante la investigación se halló que la personalidad de Brown era una entidad literalmente separada, bien organizada, con identidad propia y que diferenciaba claramente entre Brown y Damon. Brown era capaz de entrar en cualquier discusión con el investigador, su asistente y la propia señorita Damon, de expresar ideas opuestas a las del sujeto. Podía saber antes que Damon lo que ésta iba a decir o pensar y aportaba pensamientos a la señorita Damon de una manera bastante parecida a como los psicóticos experimentan pensamientos autónomos en sí mismos. Podía interrumpir una explicación de la señorita Damon escribiendo «Incorrecto» y podía responder a estímulos que la señorita Damon no entendía o pasaba por alto. De hecho, dejó tan clara su personalidad que todos en la sala la entendían como una entidad distinta a cualquier otra. No tenía problemas para entrar en conversaciones sobre otros temas, a veces con la intención de distraer al investigador de sus esfuerzos. Además, Brown estaba dotada de un fuerte orgullo personal; en dos ocasiones le sentaron mal dos comentarios peyorativos de Damon y se negó a escribir hasta que Damon no se disculpara. Frecuentemente, Brown se impacientaba e irritaba por la incapacidad del investigador para entender algunas de sus crípticas respuestas; en tales ocasiones no dudaba en calificarlo de «bobo». Una de las características de la escritura automática de Brown era la economía. Escribía una letra si podía entenderse de alguna manera por la palabra entera, una palabra por una frase; abreviaciones, contracciones, juegos de palabras. El uso de esos mecanismos lingüísticos fue en aumento a medida que avanzaba la conversación. Naturalmente, esto hacía que el diálogo fuese un poco más difícil. De hecho, cuando se refería a los presentes sólo escribía sus iniciales; «ayuda» significaba «B quiere ayudar a D» o «E debería ayudar a D»; «L.H.» significaba «¿Lo hará?»; «No» a veces significaba «no» y a veces «saber», 3 (que a su vez

3

En inglés, no»

significados. (N. del t.)

y «sabe» se pronuncian igual. Por eso Brown utiliza «no ton esos dos

quería decir «Brown no sabe» o una frase similar); «sub-consiguiente» expresaba una mezcla entre «consecuentemente» y «subsiguiente»; y se halló que «so», no era ni «sí» ni «no», sino «no lo sé». «No» escrito de izquierda a derecha era «no», pero escrito al revés, de derecha a izquierda, significaba lo opuesto, «sí». 4 En este sentido, el lenguaje de Brown era más como el lenguaje de los sueños y constituye, de hecho, una confirmación de la validez de lo que Freud dijo respecto al uso de la condensación, elisión, inversión del sentido y dualidad de significado en el lenguaje de los sueños. Otro método de abreviación consistía en el uso de una marca vertical que significaba «sí» y una horizontal que quería decir «no». Una línea oblicua hacía las

veces de «no lo sé». El signo significaba «Primera parte "no", segunda parte

"sí"» y quería decir justo lo opuesto.

"sí"» y └ quería decir justo lo opuesto. De forma parecida: significaban «Primera parte "no lo

De forma parecida:

significaban «Primera parte "no lo sé", segunda parte "sí"», etc.

Además de esas economías, Brown utilizaba innumerables pistas y signos para comunicarse. Muchas veces, simplemente eran demasiado complicados. Por ejemplo, le preguntamos a Brown: « ¿Podemos obtener información sobre Damon?». Muy despacio, como dudando, Brown recorrió la página con la mano como si buscase espacio para escribir, después giró la página y escribió en el reverso: «Sí». Como la respuesta era contradictoria con otras anteriores, el investigador le dijo: «No entiendo», lo que provocó el comentario: «Bobo». Se le preguntó «¿Por qué?» y la respuesta que se obtuvo fue: «Has visto». Tras mucho esfuerzo, se supo que lo que quería decir es que el investigador había visto que ella había escrito en el reverso del papel, lo que significaba que había invertido la pregunta. Entonces se le preguntó: « ¿A qué pregunta ha respondido que sí?». La respuesta: «A la de Brown». Otro de los signos que utilizó la personalidad oculta del sujeto fue una línea oblicua corta que trazaba en cualquier lugar del papel como si fuese un intento fallido de escribir algo. Más tarde se descubrió que la línea era una marca con la

4 . Este es uno de los acertijos de la escritura automática y una de las razones de que no sea suficiente leer ¡o que escribe el sujeto, sino que delie verse cómo lo escribe. De hecho, para estudiar el contenido de esos mensajes es necesario grabar la experiencia en película. La explicación de 13rown acerca de la inversión de la palabra ■no» fue: «D no [salle] pregunta. I) lee respuesta. D piensa que entiende. E ve la escritura. E no respuesta real. I) no. Así D no tiene miedo».

que Brown expresaba que una palabra tenía una tilde. Se trataba de la palabra francesa consequent. El investigador la había tomado por la inglesa «consequent» y el sujeto le corrigió de esa manera. Cuando el investigador adivinó de qué se trataba, orgulloso, le preguntó: «Bueno, ¿qué te parece?». Brown respondió:

«Bobo». Cuando la personalidad oculta de la señorita Damon escribía en una hoja nueva, quería decir que hablaba de un nuevo aspecto del problema. Ésta era su manera de expresarse, escribiendo sobre frases ya escritas, separando aquí y allá las diferentes partes de una frase, poniendo puntos en medio de una frase o muy lejos del final de la misma, apuntando la punta o la goma del lápiz hacia una palabra, dando respuestas contradictorias a una misma pregunta, contando las letras de una palabra, las palabras de una frase y dando diferentes cantidades totales según el momento; escribiendo mal una palabra para llamar la atención sobre ella y muchas otras cosas que al principio fueron pasadas por alto o interpretadas erróneamente. La actitud de Brown hacia la investigación era consistente y muy significativa. Decía que ella era la única que sabía el significado de la escritura, que la señorita Damon no lo sabía y que debido al miedo no lo podía saber; que la señorita Damon necesitaba ayuda y que sólo ella sabía cómo dársela y que la función del investigador era fundamentalmente asumir la responsabilidad y hacerle a Brown sólo preguntas directas y específicas, con la reserva de que Brown podía aceptar, rechazar o posponer las preguntas si pensaba que eso era lo mejor. Se comprobó que Brown protegía a Damon pidiendo que la tratásemos con especial cuidado, apoyándola, distrayendo su atención, engañándola a veces, etc. Quizás el mejor retrato de la actitud de Brown sean las respuestas que dio:

»La escritura significa mucho, B lo sabe todo, D no, no puede, miedo, hace mucho tiempo olvidó algo, D no puede acordarse porque nunca supo nada de ello, ella pensaba que sí pero no. B tiene miedo de contárselo, D se aterrorizará, llorará. A B no le gusta que D esté asustada, no dejará que se asuste. B no le puede decir a D, no se lo dirá. 1) debe saber. D debe obtener ayuda. B necesita ayuda. Erickson pregunta. Pregunte lo correcto, B dice a Erickson la respuesta correcta. Pregunta errónea, respuesta errónea. Pregunta correcta, sólo pregunta correcta y B responde, pero no dice a D porque está asustada. Erickson pregunta, pregunta, pregunta. Brown responde, pero no demasiado deprisa porque D se asusta, llora, enferma. B cuenta la verdad, la verdad. Erickson no entiende, no entiende porque no sabe. B intenta decirlo. Erickson no pregunta lo correcto. Pregunta, pregunta, pregunta. B no puede decir, no dirá. B tiene un poco de miedo; B sólo responde. Pregunta, pregunta». Se intentó de manera indirecta que Brown diese algunas pistas sobre qué teníamos que preguntar, pero la respuesta siempre era «Erickson pregunta, B responde; pregunta correcta o incorrecta, respuesta correcta o incorrecta».

Por lo tanto, la tarea básica del investigador pasó a ser la de investigar primero qué preguntas hacer y, después, hacer las preguntas de manera que se pudiese responder con sólo una palabra. Las pistas que nos daba Brown parecían dirigidas

a provocar un interrogatorio más agresivo. Por otro lado, en conversaciones que

tuvimos sobre otros temas, Brown no mostraba restricciones. Además, en esas char El investigador le comunicó a B su impresión respecto de la conducta de D, a lo que replicó: «Puede ser. No se lo diga demasiado rápido todavía». Después, tras varias preguntas más, se pudieron descifrar las siguientes palabras: trance, hará, mi, catalepsia, todas, nunca, y fueron puestas en orden en

las frases como sigue:

Palabra

Posición

Frase

Trance

1

1

Hará

2

1

Mi

3

1

Catalepsia

10, 11 o 12

1 y 2 en una secuencia

Todas

8, 9 o 10

1 y 2 en una secuencia

Nunca

13 o 14

1 y 2 en una secuencia

(Al final del artículo daremos una explicación completa de este esquema.) Se hicieron más preguntas, pero resultaron inútiles. Brown respondía «No» a todas las preguntas. Más tarde, se intentó iniciar otra estrategia haciendo que la señorita Damon mirase las distintas partes del escrito y diese asociaciones libres; pero fuimos interrumpidos por Brown, que escribió: «No, no». Además, la señorita Damon desarrolló un bloqueo de tal manera que era incapaz de entender la tarea. Aquí encontramos un interesante paralelismo con la conducta de esos pacientes que, en análisis, siguen muy atentos las explicaciones sobre lo que tienen que hacer, pero luego se muestran incapaces de entender la tarea de la asociación libre. En

el caso de Brown y la señorita Damon, parecía que B podía bloquear los procesos

intelectuales de D. Ya que la señorita Damon conocía el código Morse, se le sugirió a Brown que podía usar ese método para darnos su mensaje. La palabra que se obtuvo fue S.O.S., lo que, según nos dijo la propia Brown, significaba «E ayuda, pregunta». Después se intentó identificar palabras y letras sueltas sin tener en cuenta su posición en las palabras o frases. A esas preguntas, Brown respondía con respuestas confusas, contradictorias y conflictivas. Finalmente dijo: «No puedo; no puedo; no son las preguntas correctas», pero tampoco nos decía cómo teníamos que preguntar.

Llegados a ese punto, se le preguntó a Brown si el investigador debía continuar intentando descifrar palabras sueltas, y dijo: «Intenta». De acuerdo con esta estrategia, se le pidió a Brown que trazase dos líneas horizontales, una para simbolizar la palabra con más significado del mensaje y la otra para la menos significativa, y dibujarlas con la longitud que ella quisiera, igual o desigual, ya que las líneas en sí no tendrían ningún significado. Brown dibujó dos líneas, una el doble de grande que la otra. Cuando hizo la primera, sin embargo, se vio que se detenía momentáneamente hacia la mitad, mientras la segunda línea la hizo de un solo trazo. El investigador tomó esto como una pista e inmediatamente apuntó a la primera línea con su bolígrafo, pero en realidad cubrió la última mitad de la línea. Mientras hacía esto, la señorita Damon, que había estado comentando con el asistente la extraña actitud del investigador haciendo preguntas absurdas, dijo que él debía de estar muy absorto para no notar el desagradable olor del cigarrillo que había dejado caer en el cenicero. Mientras el investigador se disculpaba, vimos que Brown apartaba la hoja donde había trazado las dos líneas. De nuevo, se le preguntó a Brown si podíamos continuar con las preguntas, a lo que respondió: «Pregunta, intenta». Así que nos concentramos de nuevo en la línea y preguntamos a B por qué se había detenido en la primera línea, quizá porque allí había dos palabras. Todo lo que recibimos por respuesta fue que la pregunta no era la correcta. Finalmente, el investigador preguntó enfáticamente: «Esa línea partida significa que hay dos palabras en eso que has escrito, ¿verdad?». «Sí.» «¿Y la palabra olor tiene que ver con la primera parte, verdad?» «No.» « ¿Quieres decir que puede que sea o no desagradable?» «Sí.» Aquí, Brown llevó la mano a otra parte de la hoja, mientras la señorita Damon declaraba que, de repente, había sentido miedo y que tenía ganas de llorar. Brown escribió: «Ayuda D», y cuando interpretamos esto como «Consuela D», Brown escribió: «Cierto». Inmediatamente, el investigador inició una conversación con la señorita Damon sobre la investigación. Al poco rato, el sujeto se hallaba sosegado y muy interesado por los detalles de la investigación. Sin embargo, al final, el autor le enseñó la línea partida y de nuevo Damon experimentó ese temor, dijo que no entendía qué le pasaba y, de hecho, hizo un pequeño chiste sobre su situación. De repente, Brown escribió: «Se siente mejor, pregunta, y después escribió «Con», una sílaba que había escrito antes pero que se había dado por equivocada. A continuación, se le preguntó a B durante un buen rato, con la participación de Damon. Ahora surgieron las palabras subconscientemente, subsiguiente, consecuente y consecuencias y de todas dijo Brown que eran correctas e incorrectas. La señorita Damon, impaciente, dijo de Brown que era «mentirosa» y «loca». Ante eso, Brown se negó a escribir más; sólo lo hacía para decir «No». Finalmente, se le preguntó el porqué de su actitud y respondió:

«Enfadada». Cuando la señorita Damon leyó eso, se sonrojó avergonzada y dijo:

«Brown quiere que me disculpe», y luego añadió: «Lo siento, Brown». El investigador le preguntó a Brown si aceptaba las disculpas y estaba dispuesta a escribir de nuevo, a lo que ella respondió: «E, E, E», como si quisiese dirigirse sólo al investigador, mientras la señorita Damon conversaba con el asistente acerca del incidente del enfado de B. El investigador siguió con un «Qué», a lo que Brown replicó: «Dormir». « ¿Por qué?», le preguntamos. Su respuesta fue:

«Interfiere». Cuando Brown escribió esto, la señorita Damon se hallaba mirando hacia otro lugar, pero aun así dijo: «Brown quiere castigarme». Enseguida le preguntamos al sujeto qué quería decir, pero sólo nos dijo que había «sentido» que iba a ser castigada, pero que no podía explicar la razón de ello a no ser que fuese porque a Brown no le hubiesen satisfecho las disculpas. Mientras decía esto, Brown escribió: «E, esperando». Aceptando la reprimenda implícita en la expresión de B, el investigador hipnotizó a la señorita Damon, para que no interfiriese en la comunicación. A partir de ahí, se hicieron algunos progresos en relación con las palabras de Brown. Ésta eliminó la palabra subconsciente y declaró que subsiguiente era la palabra correcta, escrita correctamente y, al mismo tiempo, la palabra incorrecta y mal escrita. En ese punto, la señorita Damon se despertó en un estado de terror, se recuperó rápidamente y empezó a hablar al azar de varios temas, mencionando entre otras cosas que su abuelo era francocanadiense. Al poco rato, Brown escribió «Dormir» y el investigador obedeció y puso a la señorita Damon a dormir. Más preguntas nos revelaron que había algunas palabras en francés y que la palabra que buscábamos podía ser subsement o consequent o algo así. Mientras charlábamos de esto con Brown, la señorita Damon se despertó en varias ocasiones y se volvió a dormir, mostrando un intenso terror cada vez que se despertaba. Cuando se le preguntó acerca de la señorita Damon, Brown explicó que no se podía hacer nada para ayudarla, que era necesario que ella experimentase esos momentos de terror, pero que se sentiría mucho mejor tan pronto como hubiese pasado por ello. Según dijo, ese miedo tenía que ver con la palabra que buscábamos. Finalmente, la señorita Damon se despertó tranquila y preguntó cómo iba todo. Brown escribió: «Dile». Como el investigador no sabía qué decir exactamente, probó a señalarle a Damon las últimas palabras. La señorita Damon comentó con interés que parecía que el problema era que se trataba de palabras francesas, pero mal escritas. Tras decir esto, Brown escribió:

«Mira». Esto hacía referencia a la señorita Damon, aunque todos nos pusimos a mirar y examinar las palabras, pero Brown escribía impaciente: «Mira, mira, mira». Dirigimos la atención de la señorita Damon a ello y ésta dijo: «Debe ser mirar a otro sitio; ¡claro, el diccionario!». Fuimos mirando el diccionario, página tras página, hasta que se comprobó que había una palabra parecida a la de Brown. Ella nos dijo que le parecía que era la

palabra correcta bien escrita, pero al mismo tiempo la palabra inadecuada, porque Brown no había escrito bien la palabra: «Nunca aprendí a escribir correctamente». A continuación le pedimos a Brown que escribiese su palabra de nuevo y obtuvimos «subitement», luego «subsequemment», después «subsequent». Le preguntamos si «subsequent» era lo correcto, pero Brown no respondió y la señorita Damon desarrolló un intenso terror que la llevó incluso a olvidar los últimos pasos de la investigación. Pronto se recuperó y se puso al día, pero como

si justo se hubiese despertado de un trance. Le preguntamos a Brown si había visto alguna otra palabra significativa en el

diccionario. «Sí.» « ¿Su palabra?» «Sí. Escrita de otra manera.» Aquí, la señorita Damon interrumpió para preguntarle al investigador: « ¿Qué quiere decir él [refiriéndose a Brown]?». Este lapsus linguae fue seguido de una repentina palidez

y un rápido olvido de la cuestión. Seguimos con Brown y su palabra nueva y

escribió: «Niaise». Cuando la señorita Damon declaró que esa palabra no existía, que nunca la había oído, Brown escribió: «D no lo sabe». Se le preguntó si, de alguna manera, esa palabra se hallaba entre las que había escrito antes y respondió que sí. Se le preguntó: «¿De dónde la ha sacado?», y Brown respondió:

«Abuelo» y, un interrogatorio más profundo nos reveló que a la edad de tres años

la señorita Damon se perdió y que su abuelo la llamó «Niaise». (Más tarde, Damon hablaría de este mismo episodio, pero según ella ocurrió a los cuatro años.) Entonces, Brown se negó a continuar hablando sobre ese tema, explicando que

«B tiene miedo, D tiene miedo de que B diga». La señorita Damon leyó esto último

y le pareció divertido. Dijo que ella no tenía ningún miedo y que de hecho estaba

«enormemente interesada». Mientras Damon hablaba Brown dijo: «D no sabe». Cuando la señorita Damon lo leyó, dijo: «Mira que es escueto». Inmediatamente, el investigador preguntó: «Brown, ¿qué piensa de la última frase de Damon?». Brown escribió: «B es ella. I) dice él poique quiere decir Da/. D no conoce a Da/ B no Da/». La señorita Damon seguía esto último con gran interés y le preguntó a la secretaria si realmente había dicho «él» y después explicó que «Da» eran las

primeras dos letras de Damon y que los tres guiones significaban m, o y n. Cuando acabó de decir esto, Brown lanzó los tres lápices, el papel y los libros al suelo mientras la señorita Damon dio un grito y dijo aterrorizada: «Brownie está teniendo una rabieta», y añadió: «No lo puede evitar». No se pudo obtener más información ni de la señorita Damon ni de Brown, hasta que la señorita Damon, suplicando pidió: «Por favor, Brownie, danos la información», a lo que Brown replicó: «¿Supongo que fallo?». En un tono desafiante, la señorita Damon replicó: «Brown, ¿lo sabremos alguna vez?». Muy despacio, Brown escribió: «Sí». La señorita Damon se tapó la cara con las manos

y se puso a llorar. El investigador preguntó: «¿Cuándo?». «No lo sé.» En una

actitud firme y un tanto agresiva, el investigador declaró que ya habían pasado

demasiadas horas, que ya eran las cuatro de la tarde y que el asistente tenía una cita y también la secretaria y que se debía tener más confianza en Erickson. En ese momento, el asistente dijo que su cita era para las ocho. Se le preguntó a Brown cuándo iba a estar en disposición de darnos toda la información. La señorita Damon se alegró cuando Brown escribió: Siete y media», pero cuando le pidió que confirmase su promesa, Brown la ignoró, escribiendo: «E, pregunta, trabaja». 5

5 El uso de un espejo como «bola de cristal» donde contemplar los recuerdos visuales

Cuando se le preguntó cómo íbamos a seguir, Brown escribió: «Cristal». La señorita Damon explicó que Brown debía de querer que ella mirase una bola de cristal, lo cual era ridículo, según ella, porque no sabía cómo hacerlo, sólo había oído hablar de ello y no sabía cómo podía hacerlo. Brown replicó: «Esperando». Consecuentemente, se le indujo un trance y usando un espejo que reflejaba el techo se le dijo a la señorita Damon: «Brown quiere que mire el cristal y vea». Tan pronto como miró al cristal, apareció una expresión de intenso terror en su cara y despertó llorando, encogiéndose en la silla, ocultándose la cara y declarando que estaba «horriblemente asustada» y suplicando ayuda. Evidentemente, la cara del investigador reflejó su alarma, pero antes de que pudiese decir nada, Brown escribió: «Está bien, E. D sólo está asustada. Tiene que ser así. Después, se sentirá mejor. Sólo consuélala». El investigador hizo un par de comentarios para relajarla, mientras Brown escribía «Bien» y la señorita Damon reiteraba, entre lágrimas: «Estoy tan asustada, estoy terriblemente asustada». Al poco tiempo, la señorita Damon recuperaba su compostura y pedía perdón por su conducta «infantil». Al mismo tiempo, Brown escribía: «Mejor ahora; cristal». Se fue repitiendo el procedimiento una y otra vez, pero con los mismos resultados, excepto que ahora el sujeto conseguía echar unas largas ojeadas al cristal, y cuando iba a decir algo sobre ello se despertaba. Después, tuvo otro de sus ataques de pánico, que duró unos veinte minutos, aunque ahora Brown decía:

«D pronto se sentirá bien», «Todo va bien» y «D se está preparando para saber, pero no sabe».

5 Aquí, Brown especifica el momento exacto en el que aclarará la cuestión. Muchas veces, es conveniente preguntar a los sujetos la hora exacta, o el día en que entenderán algo. Normalmente se les pide que no pongan un plazo demasiado corto o demasiado largo ya que ello les da un objetivo y una tarea y los libera detener que entender la cuestión a cada momento. Además, así disponen de tiempo para prepararse para aceptar la información que van a recibir. No es infrecuente que en el análisis se determine arbitrariamente una fecha de finalización del tratamiento. Se trata de un procedimiento paralelo.

Finalmente, cuando la señorita Damon se recuperó, disculpándose por su explosión emocional, B escribió: «Cristal». Se indujo otro trance en el que se sugestionó al sujeto para que viese en el cristal. La señorita Damon nos informó de que veía a su abuelo y que éste le decía una palabra. Mientras se nos decía esto, Brown escribió: «B está asustada, muy asustada». La señorita Damon se despertó, pero sólo preguntó: «¿Qué hora es?», aunque el reloj del investigador estaba sobre la mesa y todos lo podían ver. Corno respuesta a su propia pregunta miró el reloj y dijo la hora correcta, las seis treinta y cinco. B, en ese momento, escribió: «25 para las 7». La señorita Damon comentó: «Las siete debe de ser un número importante para B. Me pregunto por qué,» y miró al investigador con expresión interrogativa. Mientras la señorita Damon esperaba una respuesta, Brown escribió:

D

no sabe todo 7,30.

D

dice entonces olvidado hace tiempo.

B

no dirá.

B

no dejará D saber hasta 7,30.

En ese momento, la señorita Damon preguntó sin darle importancia: «Brownie, ¿cuál es tu nombre de pila?», y como Brown no decía nada, la señorita Damon, muy excitada, dijo: «¡Él está loco! ¡Él! ¡Por Dios!». Entonces, extrañada le preguntó a Brown por qué había dicho él. Brown respondió: «D sabe pronto; no preparada todavía». La señorita Damon hizo un gesto dando a entender que no había nada que hacer con esas respuestas y Brown escribió: «D no cree porque tiene miedo». La señorita Damon declaró que había tenido miedo antes, pero que ahora no temía nada en absoluto y que más bien estaba intrigada y se divertía. Brown comentó: «D no sabe. D equivocada. D estará preparada pronto. 7,30 es la hora correcta; D aún tiene tiempo». Después de esto, la señorita Damon se burló diciendo que, por supuesto que estaba preparada para cualquier cosa; que no tenía ningún miedo. Brown repitió sus comentarios y finalmente dijo: «B dice a todo el mundo a las 7,30 D entiende; nadie más». De repente, la discusión de la señorita Damon y Brown cambió de tono y ahora la joven estaba definitivamente inquieta. Dirigiéndose a la señorita Damon, el investigador le preguntó qué sucedía aunque, para la sorpresa de ésta, respondió Brown: «Primero D miedo vago, después miedo de saber algo, después miedo de no llegar a saber; ahora tiene miedo porque va a saber. D miedo porque va a saberlo, con el saberlo escrito con fuerza, remarcándolo. La señorita Damon intentó ridiculizar esta explicación, pero era evidente que estaba incómoda y empezó a atacar la lógica de varias de las afirmaciones anteriores de Brown.

De repente, la señorita Damon miró su reloj y nos recordó que eran ya las siete y doce. Inmediatamente, Brown escribió: «7,21», y la señorita Damon dijo excitada: «Mire, ha invertido el orden de los minutos». Cuando se le preguntó a B por qué, respondió:

D

piensa 7,07 [Damon lo negó].

E

no entiende.

E

lo entenderá más tarde.

Y

eso fue todo lo que se pudo saber. Mientras la señorita Damon analizaba este

último material, Brown escribió: «D recordará a las 7,23». Señorita Damon: Eso es ridículo. ¿Cómo puede decir algo así? No hay nada que recordar. Brown: B está cambiando la idea de D. Señorita Damon: No, no, no hay nada que recordar. Brown: D no sabe. B está cambiando la idea de D. Señorita Damon: Eso es ridículo. Como si no supiera cuando cambio de opinión. Inmediatamente, se puso a sollozar intensamente, aunque sólo un instante y, en seguida, preguntó tímidamente: « ¿Pero es que tengo alguna razón para estar asustada?». Brown: Sí. Brown al investigador: D llora, no importa, nada ayuda. D se siente mejor. La señorita Damon, todavía llorando, observó a las siete y veintidós y medio «que el tiempo pasa rápido», recuperó la compostura, negó que hubiese nada que recordar o que estuviese asustada de recordar, fluctuando entre la curiosidad y la aprensión. A las siete y veintisiete y medio, tuvo otro ataque de pánico, llorando, encogiéndose en su asiento y declarando lastimeramente que no había nada que recordar. A las siete y media, B escribió despacio, debido a las interrupciones de la llorosa señorita Damon, lo siguiente: «consecuencias de hacerse con la rata almizclera para la pequeña idiota». A esto, la señorita Damon reaccionó llorando, estremeciéndose y pidiendo ayuda hasta las siete y treinta y cinco. Exactamente en ese momento recuperó la compostura y declaró con gran interés: «Recuerdo

una historia que nos contó nuestro abuelo cuando éramos niños. Una rata almizclera entró en la cocina. Todo el mundo la persiguió tropezando con todo lo que había por en medio. No sé qué tiene que ver esto con lo que escribe mi mano». 6

6 . En este momento es necesario explicar el hecho ele que se citen diferentes horas. (1) Brown prometió a todo el mundo que diría lo que sabía a las 7,30. (2) Un poco después, la señorita Damon mencionó que eran las 7,12 y Brown que

El investigador preguntó: «Bien, ¿qué significa eso?». Brown replicó: «D sabe, E no entiende, se lo dije antes». Erickson: «Tú decías que ibas a darnos el mensaje completo». La señorita Damon interrumpió verbalmente: «Toda catalepsia súbita las consecuencias de pillar a la rata para la pequeña idiota». Erickson: ¿Es eso? Brown: No. Erickson: ¿De qué se trata? Señorita Damon: No puede pronunciar correctamente; busquemos en el diccionario. Después de mucha búsqueda, Brown escribió: Subséquemment, subséquent, subsiguiente. Erickson: ¿La frase es? Brown: Toda catalepsia subsiguiente consecuencias de pillar a la rata para la pequeña idiota. Erickson: ¿La primera frase? Brown: No. Erickson: Escribe primero. Brown: ¿Trance entrasí mi rata? Señorita Damon: No sabe escribir bien, la pobre. Brown: Entra, entra así. Señorita Damon: Así. Erickson: ¿Dos palabras? ¿Cuál es la primera? Brown: Entra. Erickson: La rata. Brown: La rata almizclera. Erickson: ¿Las frases reales? Brown: Trance, entrará mi rata, así. Toda catalepsia subsiguiente las consecuencias de pillar a la rata a la pequeña idiota. Erickson. No entiendo nada. Brown: D sí.

eran las 7,21. La señorita Damon creía que Brown había invertido las cifras del número 12, pero Brown le replicó: «Damon piensa 7,07. Claro está que la señorita Damon no estaba de acuerdo. (3) Brown dijo: «E no entiende. Entenderá más tarde». A ello le siguió la afirmación: «Damon empezará a recordar a las 7,23. (4) A las l,22xh Damon afirmó sin venir a cuento que el tiempo pasa rápido, pero a las 7,27'A, le entró un ataque de pánico. (5) A las 7,30 Brown escribió el material que conduciría a la resolución del problema, pero Damon no se dio cuenta de ello hasta las 7,35. La explicación de esos hechos es la siguiente: la señorita Damon miró un reloj que estaba sobre una mesa y leyó las 7,12, Brown escribió esos números, pero invirtió las cifras para llamar la atención .sobre los minutos. La señorita Damon dijo, «Mire, ha invertido el orden de los minutos y Brown replicó: «Damon piensa 7,07», y entonces afirmó que el investigador no entendería sino más tarde. Ahora debemos darnos cuenta de que 7,07 es exactamente cinco minutos menos que las 7,12. Por otro lado, la promesa de Brown era que a las 7,23 Damon empezaría a recordar, pero en ese momento lo único que ocurrió es que Damon dijo que el tiempo pasaba rápido. A las 7,27'A, sin embargo, le entró un ataque de pánico, aparentemente cinco minutos tarde. A las 7,30, de acuerdo con el compromiso de «decirlo todo», Brown escribió la frase decisiva; pero de nuevo Damon no se dio cuenta hasta las 7,35. Cuando el investigador más tarde le preguntó a Brown: «¿Por qué no has cumplido tu promesa de las 7,30?», la respuesta fue: «Lo hice. Mi reloj». Cuando miramos el reloj de pulsera de Damon, comprobamos que iba cinco minutos retrasado con respecto al de la mesa. Cuando justamente mirábamos los relojes para darnos cuenta de la diferencia de la hora, Brown señaló con el dedo las 7,07 que había escrito en la hoja. Y después señaló las frases «E no entenderá. E entenderá más tarde».

La explicación de la señorita Damon: «Ahora ya sé lo que significa. Lo que pasa es que las palabras tienen muchos significados a la vez. Cada una quiere decir una cosa diferente. Ya verá; yo estaba interesada en la catalepsia; no era catalepsia sino rigidez. Estaba asustada por lo que sucedió con la rata almizclera. Cuando tenía cuatro años de edad me perdí [Brown interrumpió para escribir que tenía tres años y la señorita Damon aceptó la corrección, diciendo que probablemente no lo recordaba bien, Brown comentó: «Correcto»] y llegué a estar realmente asustada. Mi abuelo me regañó cuando volví a casa; me llamó «petite niaíse» [Brown escribió petile niase, señaló lo que había escrito y añadió un punto muy enfático]. Me dijo que había dejado la puerta abierta, pero no era cierto. Yo me enfadé muchísimo con él y decidí dejar las puertas abiertas para fastidiarle. De hecho, convencí a mi hermano para que lo hiciera también. Dejábamos abiertas las puertas de la despensa y del congelador. Y mi abuelo se rió de mí por perderme y me contó, mientras aún estaba asustada, que una vez él también se perdió y que una rata almizclera se metió en la despensa y puso todo pat as arriba. Pensé que yo también había hecho eso. Estaba tan asustada que mezclé la historia de mi abuelo con la mía». Aquí Brown escribió: «Petite Niase piensa que ella es su abuelo. «Estaba tan enfadada con mi abuelo y tan asustada que dejé las puertas abiertas para fastidiarle y me preguntaba si vendría otra rata almizclera.» De nuevo Brown escribió "Petite niase piensa que ella es su abuelo». Esta vez, la señorita Damon se dio cuenta de lo que escribía B, lo leyó, se rió y dijo: «Se acuerda de cuando llamé a Brown él, y Brown escribió Da- - -? Bien, puedo explicarlo. Brown le decía que yo no sabía quién era porque el nombre de mi abuelo era David. Como mi nombre, que empieza por Da y tiene tres letras. Y eso es lo que Brown quiere decir cuando dice: pequeña idiota (es la traducción de petite niaise), piensa que es su abuelo». 7

Erickson: ¿Alguna cosa más, señorita Damon? Señorita Damon: No. Eso es todo. Brown: Sí. Al ver lo que escribía Brown, la señorita Damon se sonrojó y preguntó:

«Brownie, ¿tiene que ver con mi problema de las puertas?». Brown: Sí, cuéntalo.

La señorita Damon explicó entonces cuál era su fobia, pero ahora hablaba en pasado. Después, la señorita Damon preguntó: « ¿Tiene esto que ver con el hecho de que no me gustan los gatos?».

7 La persistencia de Brown es digna de mención. Por dos veces, Brown señaló la frase «La pequeña niase piensa que es su abuelo», aparentemente para evitar que Damon se olvidase de ello.

Brown: Sí. Señorita Damon: ¿Cómo? Brown: Los gatos persiguen a las ratas.

Señorita Damon: «He racionalizado mi temor a los gatos. Yo siempre pensé que era porque vi cómo un gato cazaba una cría de petirrojo, un precioso petirrojo. Pero la realidad es que no me gustan los gatos porque, bueno, a los gatos les gustan las ratas y a mí no me gustan las ratas». Después, con una exclamación de satisfacción, la señorita Damon dijo: «Ahora ya sé por qué siempre he pensado que había algo equivocado en mi afición por las ratas de laboratorio. Cuando jugaba con ellas, sabía que no me gustaban, pero siempre me convencía de que sí y, de hecho, me gustaban, pero de una manera incómoda. [Aquí Brown escribió: "A D. le gustaban las ratas para ocultar la verdad".]. Supongo que no pasa nada con las ratas, pero no voy a ser una admiradora de ese animal nunca más».

Resumen

Para abreviar diremos que se trata de la historia de una joven que, durante muchos años, ha tenido una fobia y unos impulsos compulsivos que siempre ha mantenido ocultos. Sin embargo, cuando por casualidad se presentó como voluntaria para una demostración de hipnotismo, se vio envuelta en una serie de experiencias y hechos que desembocaron en la solución de su conflicto. Primero se quedó fascinada por el fenómeno de la levitación inducida y, acto seguido, se horrorizó ante la catalepsia. A partir de ahí y por medio de la escritura automática, intentamos investigar las razones de su fascinación y horror extremos. Esto condujo a una serie de estados de ansiedad aguda y al descubrimiento de una personalidad desconocida, una personalidad tomada de una heroína de ficción de la infancia. En una sesión que duró horas se llevaron a cabo múltiples esfuerzos para descifrar lo que decía la escritura automática de la otra personalidad. Finalmente, se intentó la evocación de imágenes en un espejo (a modo de bola de cristal). Estas imágenes trajeron a la conciencia algunos episodios de la vida de la paciente cuando contaba tres años de edad y gracias a ellas se puso descifrar la escritura y explicar las fobias y compulsiones de la paciente. Estos descubrimientos tuvieron un efecto terapéutico que ha persistido a lo largo de los años.

Discusión

Este caso clínico presenta unos problemas muy interesantes que hacen referencia al funcionamiento de los procesos inconscientes y a las diferentes técnicas de estudio de los mismos. En una sesión de varias horas de duración, se consiguió recuperar los recuerdos reprimidos de una experiencia traumática ocurrida con tres años de edad y que había sido completamente olvidada. Estos recuerdos fueron recuperados a través de la escritura automática. El mensaje automático original era casi ininteligible, sólo se reconocían unas cuantas letras o sílabas (véase la ilustración). Además, durante la experiencia el sujeto había experimentado varios ataques de pánico transitorios. Finalmente, el descifrado del texto supuso el descubrimiento de la neurosis del sujeto. Por otro lado, para descifrar el texto se usó la misma escritura automática se hacían preguntas sobre el texto automático que se respondían con escritura automáticay, al final, se evocaron imágenes visuales para que el sujeto mirase, bajo hipnosis, en un espejo que reflejaba el techo. Durante todo este proceso estuvo presente una segunda personalidad del sujeto del todo inesperada. Es posible que la existencia de una personalidad como aquélla, tan organizada, sea un requisito esencial para el uso de métodos como el dibujo o la escritura automáticos, el espejo o la bola de cristal, ya que parece que dependen de un alto grado de disociación histérica. Es posible también que la inesperada presencia de tal personalidad dual, estrechamente ligada a la consciente pero a la vez completamente segregada de ella, pueda darnos una explicación de ciertos fracasos de la terapia analítica. Desde un punto de vista psicoanalítico, la escritura automática es de particular interés porque usa los mismos mecanismos oscuros y condensadores que utiliza el humor y el lenguaje de los sueños. Esto ya ha sido observado por Erickson (1937b) y, con respecto al dibujo automático, por Erickson y Kubie (1938). Parece ser, por lo tanto, que en determinados casos la escritura y el dibujo automáticos pueden ofrecer un método de aproximación al inconsciente. Su interpretación es muy parecida al análisis de los sueños. En ciertas circunstancias, estos métodos pueden tener ventajas con respecto a procedimientos más tradicionales. Por ejemplo, uno de nosotros (L. S. K.) ha encontrado que en cierto tipo de sueños las técnicas citadas pueden servir para demostrar objetivamente el contenido latente de los sueños sin utilizar las interpretaciones verbales. (Todavía no disponemos de la publicación de dichas observaciones.) De más interés técnico es la utilización de la técnica de mirar el espejo bajo hipnosis. Con la interacción entre las dos personalidades principales y por medio de preguntas realizadas por el investigador y respondidas mediante la escritura automática de la segunda personalidad, se consiguió descifrar el significado de

algunos fragmentos del mensaje automático original. Cada vez iba quedando más claro que el contenido latente de aquellas frases iba asociado a un intenso e insoportable terror, pero mediante los procedimientos iniciales no era posible traducir esa letra ininteligible ni recuperar las experiencias originales que provocaban el pánico. Los pasos preliminares parece que sirvieron para que el sujeto se supiese seguro bajo la protección de la personalidad dual y del investigador. Como el sujeto se convenció de ello, fue capaz de enfrentarse a las fuentes de su terror y finalmente recuperar los recuerdos perdidos mientras miraba un espejo bajo hipnosis. Es especialmente interesante observar que fue la segunda personalidad quien aconsejó que usáramos ese método. Llegados a este punto, es necesario que hablemos del uso general del hipnotismo. Esta práctica se halla actualmente malinterpretada y minusvalorada y, por eso, a menudo se olvida la deuda que tiene el psicoanálisis con ella. Los primeros trabajos de Freud están llenos de alusiones a los diferentes fenómenos del hipnotismo, algunos de los cuales serán citados más adelante. Sin embargo, paulatinamente, el vienes fue suprimiendo toda referencia a los problemas y enigmas que esos fenómenos nos proponen hasta llegar a denostarlos públicamente en Psicología de las masas y análisis del yo (Freud, 1921), cuya edición alemana apareció en 1921 y la traducción al inglés en 1922. Aquí se hace evidente que la actitud de desprecio hacia el hipnotismo que sostenía todo científico serio debido a los fracasos terapéuticos y la explotación comercial del fenómenohabía calado en el mismo Freud y relegaba su uso y hasta su estudio desde el punto de vista analítico (véase el capítulo «El grupo y la horda primitiva»), Pero a pesar de su antipatía hacia la hipnosis, dice que ésta está «sólidamente fundada en una posición previa que ha sobrevivido en el inconsciente desde los inicios de la historia de la familia humana». La implicación de estas palabras es que los fenómenos hipnóticos son universales y deben tomarse en consideración para entender las neurosis. Si esto es cierto, entonces el estudio de los métodos hipnóticos es un deber del psicoanálisis. Sin duda, debemos volver a estudiar esta fuente de material inconsciente original de la cual salió el primer ímpetu de Freud. Es interesante observar que Anna Freud en su libro El yo y los mecanismos de defensa, 1937 (Barcelona, Paidós, 1999) apoya las críticas contra el hipnotismo como método para llegar al material inconsciente. Afirma que bajo hipnosis la revelación de lo inconsciente se consigue mediante una «total eliminación» del ego, el cual no participa en el procedimiento terapéutico, pero al final se zafa (el ego) de la influencia del médico y de nuevo reprime el material inconsciente que ha salido a la luz. Anna Freud propone en su lugar la libre asociación, bajo la cual el ego es conducido a «guardar silencio» sólo durante algunos fragmentos de tiempo, de manera que la atención del observador puede oscilar entre la obtención de material durante el periodo de aquiescencia del ego y la investigación directa de las actividades del ego mismo cuando se resiste.

Para nosotros es obvio que no hay una razón a priori por la que las

investigaciones hipnóticas del inconsciente no puedan llevarse a cabo de esa manera. Tampoco hay ninguna razón para que los investigadores o terapeutas de corte analítico que usan la hipnosis confíen a sus pacientes el material descubierto en esos periodos de hipnosis, solamente porque antes se solía hacer así, cuando no se entendían las fuerzas de resistencia. Las lecciones que nos enseña el psicoanálisis pueden aplicarse al hipnotismo y no hay ninguna razón por la que la terapia hipnótica debiera consistir en una explicación de los síntomas del paciente haciendo caso omiso de la actitud de éste. Por el contrario es posible, tanto en el estado hipnótico como en el de vigilia, asegurarnos información del inconsciente y así motivar a la personalidad total con una interacción de los aspectos conscientes

e inconscientes de la personalidad, de manera que la persona gradualmente

supera las fuerzas resistentes y adquiere un entendimiento de lo último. Así como sucede en el análisis, podemos tener con la hipnosis una oportunidad de posponer, dilatar, resistir y distorsionar cuanto sea necesario para llegar al objetivo terapéutico. De hecho, este proceso está bien ilustrado en el caso que discutimos, cuando, por ejemplo, durante la entrevista a Brown, la señorita Damon de repente

interrumpe para decir: «Toda catalepsia súbita las consecuencias de pillar a la rata para la pequeña idiota». Esto era una repentina erupción de material inconsciente

a la conciencia; parecía un mensaje sin sentido, pero gracias a él volvieron a la

memoria importantes fragmentos del pasado. Gracias a esta verbalización «sin sentido», la señorita Damon participó a nivel consciente, pero de una manera segura,, es decir, parcialmente. Así, se preparaba para recibir una mayor y más peligrosa información que llegaría más tarde. Por lo tanto, la verbalización desempeñó un papel idéntico al del sueño, que, por un lado, sólo se recuerda a medias y, por otro, es parcialmente interpretado. Es un hecho clínico que los recuerdos recuperados y las emociones experimentadas por la paciente durante esta extraña experiencia la liberaron de un estado fóbico que iba en aumento. La cuestión será, quizá, si los investigadores se hallan en posición de explicar o los orígenes de la fobia o su resolución. Aquí será mejor dejar a los hechos hablar por sí mismos. Durante un corto periodo de tiempo, una niña de tres años se pierde y desarrolla un estado de intenso terror. Se la encuentra o ella misma logra volver a casa y es recibida por su abuelo, que la riñe y la hace sentir culpable por dejar la puerta abierta, se ríe de ella y la humilla llamándola «pequeña idiota» (niaise) y finalmente trata de consolarla contándole una historia de su niñez en la que se perdió y una rata almizclera entró en su casa a través de una puerta abierta y lo destrozó todo. Esta actitud provoca que la niña entre en un estado de creciente terror, rabia, resentimiento y confusión. Mezcla la historia de su abuelo, y especialmente el cuento de la rata, con su propia experiencia. Siente que le ha

sucedido a ella y piensa que prácticamente ella es su abuelo. Está enfadada y quiere vengarse y deliberadamente deja las puertas abiertas, pero al cabo de poco piensa o teme dejar las puertas abiertas sin quererlo y que algo terrible entrará. De ahí la compulsión de comprobar si las puertas están cerradas una y otra vez. La identificación de la niña con su abuelo es presumiblemente un ejemplo de esa forma de defensa mediante la identificación con el agresor que describe Anna Freud en El yo y los mecanismos de defensa (1937). Brown decía que la señorita Damon estaba «tan asustada» que su abuelo debería haberla consolado y le debía haber dicho que no había razón para tener miedo, en vez de contarle de manera «egoísta» que él también había estado asustado, porque eso implicaba que el miedo de Damon era tan malo que incluso asustaba al abuelo. El resultado es que el abuelo «añadió su miedo al de ella». Brown confirmó después que Damon tenía ese problema y que por eso castigaba a su abuelo, aunque confesó: «Yo ayudé un poco también. Damon pensó en dejar las puertas abiertas y así lo hizo, pero yo ayudé haciendo que ella convenciese a su hermano para que también lo hiciese». Brown explicó la fobia como una consecuencia directa del esfuerzo por castigar al abuelo: Damon concluyó que si castigaba a su abuelo de esta manera, en un momento dado no sería capaz de parar de hacer esa acción. Brown añadió: «Es como los niños que creen que si ponen los ojos bizcos, luego no pueden volver a ponerlos en su lugar. En cierta manera, aunque saben que no es verdad, no pueden evitar pensar así. Eso es lo que sucedió». Independientemente de que ésta sea o no la explicación correcta de la fobia, podemos concluir que el primer componente de las fuerzas motivadoras llamémoslo la fantasía de venganza contra el abuelose hallaba reprimido y que la fobia obsesiva iba a permanecer hasta la recuperación de su recuerdo original. Desde el punto de vista de la terapia analítica es particularmente interesante comprobar que la fobia obsesiva es liquidada simplemente gracias al redescubrimiento de esos hechos condicionantes sin hacer referencia a pautas edípicas, ansiedad de castración, etc. Quizá lo más sorprendente de todo sea el descubrimiento de una personalidad dual en una joven que, aparte de las fobias que padece y que ya conocemos, lleva una vida bastante normal y bien adaptada. Ella nunca había sospechado la existencia de tal alter ego. Inevitablemente, todos nos preguntamos cuan frecuente es la existencia de dobles personalidades, sean del grado que sea. SÍ realmente existen, las complicaciones que pueden acarrear a la terapia psicoanalítica sobre todo, en las relaciones de transferenciaserán muy importantes y lo cierto es que nunca se han estudiado. La mera posibilidad de que sean más frecuentes de lo que se ha sospechado requiere el desarrollo de métodos que comprueben su frecuencia y su significación.

Uno no puede decir que la existencia de tales personalidades múltiples no haya sido mencionada con anterioridad en los estudios psicoanalíticos; pero su significación ha sido curiosamente pasada por alto, probablemente por la mala reputación en que han caído los fenómenos hipnóticos debido a la comercialización del hipnotismo. Breuer y Freud (1936a) dicen: «La división de conciencia, tan impactante en los casos clásicos de doble conciencia, existe rudimentariamente en toda histeria, y la tendencia a la disociación y con ella la aparición de estados anormales de conciencia, que nosotros agrupamos bajo el término "hipnoide", son los fenómenos que están en la base de las neurosis». Y también: «La existencia de estados hipnoides es la base y la determinación de la histeria». Más tarde, hablan de la diversa «facilidad» que tiene la gente para experimentar «disociaciones hipnoides» relacionadas con la etiología del desarrollo de la neurosis. Breuer, en su discusión sobre el material teorético, describe un mecanismo de esa división que enfatiza su carácter de universalidad. En su artículo «Comentarios generales sobre los ataques histéricos», Freud (1924) habla del papel de las múltiples identificaciones e interpretaciones teatrales (de varios papeles) que lleva a cabo el paciente histérico. Ha habido otros observadores, pero no han limitado el fenómeno a estructuras histéricas. Alexander, en «El psicoanálisis de la personalidad total» (1930), dice:

Por lo tanto, cuando describo el superyó como una persona y el conflicto neurótico como la lucha entre dos personas diferentes, quiero decir precisamente eso. No es una

Más aún, en el estudio de las neurosis no faltan las manifestaciones de

una personalidad dividida. Existen los casos, por ejemplo, de personalidad dual, bastante raros, para ser exactos. Pero la neurosis compulsiva no carece de casi ninguna de las manifestaciones de la personalidad dual.

metáfora. [

]

A la luz de estas observaciones, es de alguna manera sorprendente que, con todo el énfasis que se le ha dado a los varios roles del analista durante la transferencia, se haya dicho tan poco sobre el papel del paciente que puede presentarse ante el analista con más de una personalidad. Éste no es lugar donde discutir los diferentes mecanismos que hacen posible el establecimiento de tales personalidades múltiples. Quizá se pueda afirmar que no se ha estudiado ningún caso con la suficiente profundidad como para contestar esta pregunta, a pesar de las descripciones literarias tan teatrales que nos ofrece la literatura clásica. Tampoco existe suficiente evidencia para establecer cuántos grados de personalidad múltiple existen. Otro problema que nos deja perplejos es la relación entre el fenómeno y el proceso de represión. Sin duda, en la producción de personalidades múltiples, se da un proceso en el que ciertos hechos psicológicos quedan inconscientes. ¿Se trata del mismo proceso de represión, tan familiar para el terapeuta, presente en la patología de la vida cotidiana y de la

neurosis? La representación topográfica que me viene a la mente es que lo que normalmente entendemos por «represión» es una represión hacia abajo y que la estructura psicológica resultante es una serie de capas, una sobre la otra; mientras que la «represión» que surge en una personalidad múltiple es una división vertical de una personalidad en dos unidades completas, como la división de un paramecio. Aunque obviamente tal concepto sólo tiene un valor diagramático y puede interpretarse mal. De hecho, uno puede preguntarse si está justificado no pensar que todos los actos de represión implican la creación de una forma latente de segunda personalidad. La única referencia a este tema que nos ofrece Freud, en su «Nota sobre el inconsciente en psicoanálisis» (1925), se refiere brevemente a la existencia de estados alternados de conciencia separados e independientes. Después de remarcar el hecho de que se alternan y no coexisten, Freud pasa por alto la cuestión de si en las represiones ordinarias se da esta segregación de materiales conscientes (la de la doble personalidad) o si se trata de algo diferente. De nuevo, parece que nos enfrentamos a una laguna en el conocimiento psicoanalítico, una laguna que existe al menos en parte debido a que hemos dado la espalda al material disponible mediante hipnosis. Los estados de conciencia e inconsciencia presentes en la personalidad múltiple coexisten también en las represiones más simples. Volviendo al caso que nos ocupa, somos incapaces de explicar la personalidad llamada primero Jane y, más tarde, Jane Brown. Podemos entender, en alguna medida, cuál es la función que lleva a cabo esta personalidad dual, pero no cómo se ha llegado a desarrollar. Los hechos nos muestran que bajo el impulso del terror y la rabia, la joven realizó una identificación profunda y dolorosa con su abuelo. De alguna manera, todas sus ansiedades y compulsiones posteriores parten de esa maniobra inconsciente. En un momento dado, construye un alter ego protector, Jane, la que estaba al corriente de aquello que ella no quería saber. Jane no se lo diría a nadie, lo tenía prohibido, pero al menos ejercía el papel de defensora de la paciente, como quedó claro en innumerables ocasiones durante el curso de la terapia. Esto contrasta con la descripción que suele presentar la literatura, en la que las dobles personalidades aparecen como maliciosas o destructivas (Prince, 1908). El tipo de personalidad de «Sally», descrito por Morton Prince, a menudo parece disfrutar de un sentimiento de poder, pero es cierto que este poder suele ir en interés de la terapia ya que procura que la otra personalidad acepte la información inconsciente que está intentando rechazar. En el presente caso, los desacuerdos entre las dos personalidades esto es, los abusos, los epítetos, la arrogancia, el malhumor, las disculpasparecen ser falsas batallas mediante las cuales una manipulaba a la otra. Esto se evidencia en la siguiente afirmación de Brown: «D necesita ayuda; D no sabe; D necesita ayuda; B debe ayudar a D; E

debe ayudar a D; D no sabe, así que se le debe ayudar; hay que ayudarla aunque ella no lo sepa; D no sabe qué hacer; D se equivoca; B sabe lo correcto; B no puede decir D; B tiene que decirle a D que haga lo correcto; B sabe cómo». Estas expresiones son parecidas a otras muchas y muestran que la aparente guerra interna era un producto de los torpes esfuerzos de Brown por guiar a la señorita Damon hacia el entendimiento de cierta información porque, aun sabiéndola, no podía comunicársela directamente. Incluso el enojo que muestra Brown frente a la señorita Damon parece servir para el mismo propósito final. Intenta impresionar a Damon para que se tome en serio la cuestión. De forma parecida, el trato peyorativo que recibe el investigador se parece a esas actitudes infantiles de los niños que, cuando no consiguen explicarse, se enfadan con el adulto y culpan a éste por no entender. La aparente picardía» no parece ser una expresión de la actitud real de Brown. Diríamos que, más bien, Brown presentaba un talante serio, preocupado y ansioso que intentaba ocultar a ojos del investigador y la paciente, precisamente para no suscitar sus temores y ansiedades. Esto se ilustra en el pasaje en el que la señorita Damon se pone nerviosa porque Brown se va por las ramas, hablando de un tema que no venía al caso. De hecho, el investigador y sus asistentes no pudieron evitar reír con alguno de estos comentarios. Después, en otro momento, Brown muestra que ella también está asustada cuando dice: «E no daño. E puede hacerlo. E no tiene miedo. E no tendrá miedo. D miedo; Brown miedo, así que deja que E lo haga». La ambigüedad de las respuestas y la insistente demanda de la pregunta correcta por parte de Brown es una característica de esta personalidad y a la vez un fenómeno sorprendente. Era como si no pudiese decirlo directamente sin traicionar, como el escolar que no se atreve a denunciar al matón de la escuela, pero puede delatarlo indirectamente si le hacen la pregunta correcta. Llegados a este punto, podemos darnos cuenta de que mucho de este material, aparentemente irrelevante, está cargado de pistas, evidentes para Brown, pero no para el investigador hasta que se aclaró tocia la historia. Es por esta razón que el investigador parecía un completo estúpido a ojos de Brown. Un estudio detallado de las personalidades múltiples puede arrojar luz sobre el problema de la ansiedad; cómo se distribuye la ansiedad entre varias personalidades, qué formas diferentes puede tomar la ansiedad en cada caso, cómo esto se correlaciona con los rasgos de cada una de ellas. El material de que disponemos sólo nos permite hacer unos comentarios breves. Lo que no parece albergar ninguna duda es que el sujeto sufría de dos tipos de miedo. En primer lugar, el horror inicial que experimentó cuando se le indujo hipnóticamente la catalepsia, cuyo referente era el terror vivido cuando se perdió y la historia de la rata almizclera. En la catalepsia, este antiguo temor tomó el estado de pánico paralizante sin distorsiones fóbicas ni proyecciones, pero con

la característica de la inmovilidad del cuerpo. La joven reaccionó contra esta

situación con una disociación parcial y un intento de identificación con su abuelo. Sin embargo, esto sólo le sirvió para meterse en aguas más turbias, sobre todo cuando el abuelo le contó sus propios miedos. La relación que puede haber entre este tipo de experiencia y la formación de la segunda personalidad es algo sobre lo que únicamente podemos especular. El segundo tipo de miedo de la señorita Damon se presentaba cada vez que el material inconsciente amenazaba con romper las barreras de la expresión consciente. La paciente expresaba este miedo mucho más libremente que el otro, con obvias alteraciones vasomotoras y evidencias de vergüenza y miedo. Tal ansiedad no nos es desconocida a los que trabajamos en el campo clínico y, de hecho, ya la describía Freud; pero su demostración en la interacción entre las dos personalidades era particularmente clara.

La Brown protectora no era, sin embargo, inmune al miedo. Mostró una

ansiedad momentánea al mirar demasiado de cerca las imágenes que aparecían en el espejo. Tenía miedo de ver algo demasiado horrible y, frecuentemente, usaba eufemismos, circunloquios y ambigüedades para evitar hablar del tema que tanto temor le provocaba. Parecía saber que el investigador podía nombrar esa «cosa horrible» sin experimentar el miedo que ella sentía. Por eso decía: «E no daño. E puede hacerlo. E no tiene miedo. E no tendrá miedo. D miedo; B miedo así que deja que E lo haga». Es difícil decir cuánto del miedo de Brown se debía a su propia inseguridad y cuánto a la de la señorita Damon. Hemos de añadir algunas líneas para explicar la peculiar y confusa manera que tuvo el sujeto de contar las posiciones de las palabras en las frases. Después de que las frases fuesen descifradas, fue posible llegar al fondo de esta cuestión:

Erickson: ¿Las frases reales? Brown: Trance, entrará mi rata, así. Toda catalepsia subsiguiente las consecuencias de pillar a la rata a la pequeña idiota.

Palabra

Posición

Frase

Trance

1

1

Entrará

2

1

Mi

3

1

Palabra

Posición

Frase

Catalep.sia

 

10

1 y 2 juntas.

Catalepsia

11

1 y 2 juntas, si rata almizclera'son dos palabras.

Catalepsia

12

1 y 2 juntas, si también y rata almizclera son cada

una dos palabras.

Toda

9

1 y 2 juntas, si rata almizclera son dos palabras.

Toda

10

1 y 2 juntas, si también y rata almizclera son cada

una dos palabras.

Tocia

13

Después de la siguiente secuencia: «Trance, mi, rata al

mizclera, entra, también, todo, así, va, cada, siempre».

Toda

14

Después de la siguiente secuencia: «Trance, mi, rata al

mizclera, entra, también, todo, así, va, cada, siempre».

La palabra catalepsia podía haberse encontrado en otras posiciones, pero el sujeto explicó más tarde que no había dividido y reduplicado las palabras de esa manera hasta que llegó a la palabra siempre y entonces ya era tarde para volver a la palabra catalepsia.

* En inglés muskralAN. del t.) Esta fragmentación de las palabras y frases automáticas es comparable a la fragmentación de los dibujos automáticos descritos en otro artículo por Erickson y Kubie (1938); en vez de contarse como partes de una frase, las palabras son contadas como unidades silábicas que sólo tienen una relación numérica entre ellas. La tarea de resolver este enrevesado sistema de recuento es tremendamente difícil.

Bibliografía

Alexander, F., «The psychoanalysis of the total personality», en Nervous & Mental Disease Monograpbs, 1930, na 52. Breuer, J. y Freud, S., «Studies in hysteria: I. The psychic mechanism of hysterical phenomena», en Nervous & Mental Disease Monograpbs, 1936a, na 6l. Erickson, M. H., «The experimental demonstration of unconscious mentation by automatic writing», en Psychoanalytic Quarterly, 1937b, na 6, págs. 513529. Erickson, M. H. y Kubie, L. S. «The use of automatic drawing in the interpretation and relief of a state of acute obsessional depression», en Psychoanalytic Quarterly, 1938, nQ 7, págs. 443466. Freud, A., «The ego and the mechanisms of defense», en The InternationalPsychoanalytic Library, Londres, Hogarth Press, 1937, n2 30 (trad. casi: El yo y los mecanismos de defensa, Barcelona, Paidós, 1999) Freud, S., «Group psychology and nalysis of the ego», en The International Psychoanalytic Library, Londres y Viena: International Psychoanalytic Press, ed. alemana de 1921, ed. inglesa de 1922, na 6 (trad. cast.: Psicología de las masas y análisis del yo, Barcelona, Orbis, 1988).

, «General remarks on hysterical attacks», en Collectedpapers, vol. II,

International Psychoanalytical Library, Londres, Hogarth Press, 1924, nfl 8. , «Note on the unconscious in psychoanalysis», en Collected papers, vol. IV, International Psychoanalytical Library, Londres, Hogarth Press, 1925, na 10. Prince, M., The dissociation of personality, Nueva York, Longmans Green & Co.,

1908.

EL TRATAMIENTO ADECUADO DE UN CASO DE DEPRESIÓN HISTÉRICA AGUDA MEDIANTE EL REGRESO HIPNÓTICO A UNA FASE CRÍTICA DE LA INFANCIA* MILTON H. ERICKSONY LAWRENCE S. KUBIE

Los sucesos que condujeron al intento de tratar una depresión mediante la hipnosis

Una mujer de 23 años fue contratada en un hospital mental y, después de varios meses, había demostrado una capacidad de trabajo fuera de lo común. Hacia el final de este periodo desarrolló una depresión progresivamente profunda. Más tarde se supo que había tenido lugar un incidente que le había causado un intenso malestar. De todas maneras, continuó llevando a cabo su trabajo bastante bien durante unas semanas, pero a partir de ahí su rendimiento empezó a decaer; se mostraba desinteresada por el trabajo y, en consecuencia, ineficiente. Poco a poco fue abandonando sus relaciones sociales para pasar cada vez más tiempo encerrada en su habitación. Llegó un momento en que ya sólo comía tras los megos de su compañera de habitación, lloraba la mayor paite del tiempo, ocasionalmente expresaba deseos de morir y se bloqueaba al hablar cuando se le preguntaba por sus dificultades. Durante la última parte de esta fase, los síntomas de la paciente se hicieron tan agudos que sus familiares y amigos buscaron ayuda psiquiátrica. La paciente fue visitada por varios facultativos, algunos de los cuales le diagnosticaron que estaba en la fase depresiva de una psicosis maniacodepresiva. Un psicoanalista y uno de los autores, el doctor Erickson, creyeron hallarse ante una depresión reactiva aguda. Más tarde, la evidencia que se obtuvo una vez que se desarrolló su historia

* M. H. Erickson y L. S. Kubie. The successful treatment of a case of siente hysterical cfcpression by a return uncler hypnosis to a eritieal phase oí childhood», en Psychoanalytic Quatterfy, 1941, n" 10, págs. 593609.

clínicaindicó que se trataba de una típica «depresión histérica», esto es, una depresión que surge como reacción ante un episodio histérico. Algunos de los especialistas estaban a favor de que dejase el trabajo. La familia de la paciente, sin embargo, no consintió en ello, insistiendo en que antes se tenía que intentar algún tipo de psicoterapia. Así pues, se procedió intentando animar a la paciente. Ésta respondió bien a ese primer tratamiento, parecía un poco menos deprimida y volvió al trabajo, aunque no lo desarrollaba completamente bien ni era todavía capaz de hablar de su problema. Aunque hubo una ligera mejora de sus síntomas, el peligro de recaída en una depresión suicida todavía estaba presente. Y además, la espada de Damocles del despido pendía sobre su cabeza; ante esa situación, aceptó ver a un psicoanalista. En realidad, mostró algún interés en hacerlo y, a pesar de lo insólito de intentar el análisis con un paciente en medio de una depresión, visitó durante un mes a un médico especialista en psicoanálisis. Durante ese mes, la paciente no progresó mucho, salvo que, después de la visita, mostraba cierta mejoría durante el resto de esa misma jornada. En realidad, no producía asociaciones libres, sólo contaba partes fragmentarias de su historia y pasaba la mayor parte de la hora en un silencio depresivo con ocasionales intentos baldíos para decir algo o llorar. Decía que no sabía qué le pasaba para sentirse así. Hacia el final del mes, empezó a mostrar signos de recaída en una depresión aguda de intensidad psicótica, de manera que parecía que lo más razonable era que dejase el trabajo. A pesar de esas desalentadoras experiencias, la familia insistió de nuevo en que, antes de dejar el trabajo definitivamente, se debía intentar otra terapia. Sus familiares aceptaron probar con la terapia hipnótica y se preparó una intervención SIN EL CONOCIMIENTO DE LA PACIENTE. Así pues, la paciente fue derivada al doctor Erickson y éste, a partir de los relatos de los diferentes psiquiatras que la trataron, reunió la siguiente historia clínica y añadió lo que le contó la compañera de cuarto de la paciente, su familia, un hombre que estaba implicado en la historia y la propia interesada.

Historia clínica

La paciente era la hija única de una familia rígida, moralista y severa. Su madre había muerto cuando ella tenía 13 años. Ella le había tenido un respeto reverencial. Esta temprana pérdida tuvo el efecto de limitar su vida social, aunque sí tenía una amiga extraordinariamente cercana, una vecina de su edad. Esta amistad había perdurado hasta que cumplieron los 20 años, tres años antes de que la paciente cayese enferma.

En ese momento, las dos chicas habían trabado amistad con un joven atractivo del que ambas se habían enamorado. Aunque al principio se mostró imparcial, el joven finalmente se decidió por la amiga de nuestra paciente y, poco después, se casó con ella. La paciente se enfadó, pero enseguida se ajustó a la situación, incluso demasiado rápido, lo cual nos hacía sostener alguna sospecha al respecto. La paciente mantuvo su amistad con la pareja y desarrolló un interés transitorio por otros hombres. Parecía que hubiera abandonado cualquier sentimiento de amor hacia el marido de su amiga. Un año después, la joven esposa murió de neumonía. La pérdida de la amiga provocó en la paciente el pesar natural de tales hechos. Casi inmediatamente después, el joven viudo se trasladó a otra zona del país y, durante un tiempo, perdió todo contacto con la paciente. Aproximadamente un año más tarde, volvió y, por casualidad, se encontró con la paciente. A partir de ahí, retomaron sus relaciones de amistad y se fueron viendo con creciente frecuencia. Al poco tiempo, la paciente confesó a su compañera de habitación que estaba «pensando seriamente» en ese hombre. Su compañera y otras amistades dijeron que, cuando volvía de sus encuentros con el joven, se la veía «llena de felicidad», «en las nubes» y que parecía «tan enamorada que caminaba por el cielo». Una noche, pasados varios meses, volvió más temprano de lo habitual y sola. Estaba llorando y su vestido estaba manchado de vómitos. Lo único que supo decir, ante las preguntas de su compañera, era que se sentía enferma, con náuseas, sucia, desagradable y degradada. Dijo que el amor era odioso, asqueroso, sucio y terrible y que ella no se adaptaba al mundo, que no quería vivir y que no había nada en el mundo que valiese la pena. Su compañera le preguntó preocupada si el joven le había hecho algo y, en ese momento, le dieron arcadas, siguió llorando, rogó que la dejaran sola y se negó a que la viese un médico. Finalmente, se la pudo convencer para que se fuese a la cama. A la mañana siguiente daba la impresión de haberse recuperado bien, aunque parecía bastante triste. Se tomó su desayuno pero, cuando otra amiga que no estaba al corriente de lo sucedido la noche anterior le preguntó cómo había ido la velada, le entraron náuseas, dejó el desayuno y salió corriendo hacia su habitación. Permaneció en la cama durante el resto del día, llorando, sin querer hablar con nadie, ni siquiera con el médico que acudió a visitarla. Más o menos, la misma reacción de la noche anterior.

Durante ese día, el hombre trató de llamarla. Esto precipitó otra tanda de vómitos; se negó a verlo. Luego le explicó a su compañera de habitación que no había nada malo en él, pero que ella era desagradable, sucia, asquerosa y enfermiza y que preferiría matarse antes que ver a ese hombre de nuevo. No se pudo obtener de ella más información. Después de eso, una llamada del viudo,

una carta o incluso decir simplemente su nombre le provocaba náuseas, vómitos y una depresión aguda. Poco tiempo después, la sola mención de temas relacionados con mantener contactos sociales con hombres le producía la misma reacción. Por otro lado, la paciente le confesó a un psiquiatra que aquella noche habían ido a dar un paseo en coche y pararon para ver la puesta del sol. La conversación se puso seria y él le confesó su amor por ella y su deseo de pedirla en matrimonio. Dijo que había estado esperando para decirle que la amaba, pero que había preferido esperar por lo reciente de la muerte de su esposa y porque sabía que entre ellas había habido una gran amistad. Cuando completó su confesión, se dio cuenta de que ella sentía lo mismo por él, lo podía ver en su cara y se echó sobre ella para besarla. Ella lo rechazó, vomitó sobre él casi como si le lanzase un proyectil y se puso «simplemente histérica». Lloró, se estremeció y balbuceó las palabras «desagradable», «sucia» y «degradante». El joven entendió que se refería al vómito. Después de eso, la paciente no permitió que la llevase a casa, parecía incapaz de decir nada, pero tuvo fuerzas para decirle que no quería verlo nunca más y que no había nada decente en la vida. Finalmente, se marchó corriendo. Todos los intentos que llevaron a cabo psiquiatras y amigos para hablar sobre esos sucesos sólo sirvieron para acentuar los síntomas.

Preparación para una investigación de hipnosis indirecta

las características de esta historia y los síntomas de la paciente llevaron al investigador a no intentar hipnotizarla de manera simple y directa. En primer lugar, estaba el hecho de que rechazaba cualquier palabra de contenido sexual con los habituales vómitos y una depresión paralizante que la había llevado a perder, prácticamente, el contacto con todos los que intentaban ayudarla. Rechazaba al joven de la historia de tal manera que no podía ni oír su nombre sin vomitar; tal sentimiento se había vuelto tan difuso que no aceptaba los cuidados de los médicos si eran hombres y reaccionaba con los mismos síntomas de siempre. Era evidente que estábamos muy lejos de intentar la hipnosis directa. En realidad, estaba tan atrincherada en su refugio de la enfermedad que no podía luchar para sanarse. No tenía recursos con los que luchar contra la ansiedad y la depresión y cualquier eventualidad relacionada con su problema la hundía más en él. Todo ello nos advertía de que en las primeras fases del tratamiento tendríamos que trabajar sin su cooperación, consciente o inconscientemente, sin suscitar la mínima ansiedad, sin hacer la más mínima alusión a su problema, sin que se enterase si era posiblede que la estábamos tratando y, lo que es más importante, sin que percibiese que el terapeuta (el

hipnotizador) la estaba atrayendo hacia él de alguna manera. Cualquier maniobra que intentásemos tenía que parecer que se dirigía a otra persona. Sólo de esa manera el tratamiento podría tener algún éxito. Debe recordarse que, anteriormente, la presencia muda, casi invisible del analista la había vivido como una agresión, una intolerable llamada erótica, con el resultado de que, después de un mes, se había hundido aún más en la depresión. Así pues, nos dispusimos a actuar con la colaboración de la compañera de habitación de la paciente. Ésta le dijo, para empezar, que durante un tiempo había seguido una hipnoterapia. Dos días después, el psicoanalista que veía a la paciente le pidió que le hiciese un favor a cambio de la ayuda que él intentaba prestarle. El favor consistía en que actuase de acompañante de su compañera en su sesión de hipnoterapia con el doctor Erickson. Se le dijo que ella era la única que podía acompañarla, ya que sólo ella sabía que estaba siguiendo esa terapia; la enfermera que normalmente ayudaba al doctor estaba indispuesta. La paciente aceptó como hubiese consentido cualquier otro encargo, pero el psiquiatra le sugirió que estuviese atenta a la terapia, porque quizás algún día podría estar interesada en ella. Al pedirle a la paciente que le hiciese un favor, la colocó en un rol activo. Al sugerirle que estuviese atenta porque podría estar interesada, eliminaba cualquier amenaza y sugería que, en el futuro, podría estar interesada en volver al hipnotizador para recibir terapia. 8

La primera sesión hipnótica

Cuando las dos chicas entraron en la consulta, las sentamos en sillas adyacentes y empezamos con una serie de largas y tediosas sugestiones dirigidas a la compañera de habitación de la paciente, quien pronto desarrolló un trance excelente, un ejemplo efectivo, para nuestro sujeto. Durante el curso del trance, se le dieron a la compañera de habitación unas sugestiones que, en cierto grado, también iban dirigidas a la paciente, aunque ella no se apercibía de ello. Las dos

8 Estos dos puntos son de especial interés para los analistas acostumbrados a pedirle al paciente que se den cuenta de su enfermedad y de la necesidad de tratamiento, lo que lleva a una aceptación de la relación terapéutica con el analista. Mientras ésa es una base válida para el trabajo terapéutico con muchas de las neurosis, se trata de un objetivo imposible cuando se trata determinados sujetos neuróticos, especialmente los que tienen además severos trastornos afectivos o psicosis. Los analistas que se habitúan demasiado a trabajar con un único método pueden equivocarse con la idea de que su pasividad es pacificadora y pasar por alto que su actitud puede ser considerada por el paciente como un asalto, con respecto a las reacciones inconscientes y emocionales. El enfoque que hemos descrito arriba ilustra un método que, en las circunstancias apropiadas, resuelve tales dificultades.

estaban sentadas en sillas idénticas, situadas de tal manera que adoptaban posturas similares cuando miraban al hipnotizador; a su vez, el terapeuta podía observarlas discretamente. El autor le dio a la compañera de piso sugestiones para que inhalara y exhalara profundamente, haciendo que su respiración coincidiera con la de la paciente. Al cabo de un tiempo, cualquier sugestión que le dábamos a la compañera de piso con respecto a la respiración era realizada también por la paciente. De ese modo, cuando vimos que la paciente se ponía una mano sobre una pierna, le dimos a la compañera de piso la sugestión de que hiciera lo mismo para que la sintiera descansar allí. Estas maniobras llevaron al sujeto, gradual y acumulativamente, a una fuerte identificación con su compañera de piso, de manera que lo que se le decía a una valía automáticamente para la otra. También se intercalaron otras sugestiones indirectas dirigidas a la paciente. Por ejemplo, el hipnotizador se giraba hacia la paciente y le decía: «Espero que no se esté cansando de esperar tanto». Tales sugestiones le decían precisamente que se estaba cansando, sin darse cuenta de que le habían dado una sugestión. Al cabo de un tiempo, ya le era posible al hipnotizador darle sugestiones a la compañera de habitación mirando directamente a la paciente, creando en ella un impulso para responder, como sucede siempre que nos dirigimos a alguien, pero miramos a otra persona. Después de una hora y media, la paciente entró en un trance profundo. Por otro lado, se utilizaron un par de estrategias para conseguir la colaboración del sujeto y asegurarnos que tendríamos oportunidades de hipnotizarla en el futuro. En primer lugar, se le dijo a la paciente que estaba bajo trance hipnótico. Se le aseguró que el hipnotizador no le haría nada que ella no quisiera y que no había ninguna necesidad de una acompañante. Se le dijo que podía interrumpir el trance si se sentía ofendida por algo. Después, se le dijo que durmiese profundamente durante un tiempo indefinido, escuchando y obedeciendo sólo las indicaciones del hipnotizador que ella considerase legítimas. Con esto último, le hacíamos sentir ilusoriamenteque tenía capacidad de elección. Se intentó con ahínco que la relación con la paciente fuese cordial y sacamos la promesa de que en el futuro desarrollaría un trance hipnótico en cualquier momento, aunque siempre con propósitos legítimos. Este trabajo preliminar nos tomó mucho tiempo, pero era de importancia vital para salvaguardar y facilitar el tratamiento futuro. Era obvio que los problemas de la paciente se centraban alrededor de emociones tan violentas que cualquier exploración tendría que llevarse a cabo de una manera «segura», sin provocar el menor atisbo de culpa o miedo. Tal «exploración segura» conllevaba tratar los temas de manera que la paciente pudiese escapar de las implicaciones dolorosas. La primera maniobra consistió en llevar a la paciente a su niñez sin dolor alguno.

Consecuentemente, se le dieron instrucciones enfáticas para que «olvidase completa y absolutamente muchas cosas», omitiendo voluntariamente qué cosas tenía que olvidar. Por lo tanto, paciente e hipnotizador llegaron al acuerdo tácito de que era mejor olvidar ciertas cosas o, mejor dicho, reprimir. Se le dio permiso para reprimir esos recuerdos sin decirlo. El proceso exploratorio que íbamos a llevar a cabo después se vería favorecido por esa represión del material más doloroso. La paciente reprimiría sólo lo más problemático. 9 El siguiente paso fue llevar a la paciente a una desorientación gradual de tiempo y de lugar y, después, reorientarla gradualmente hacia un periodo infantil que podía estar entre los 10 y los 13 años de edad. La técnica usada se describe con detalle en los estudios sobre inducción de ceguera de colores y sordera hipnótica (Erickson, 1938a, 1939e). El hipnotizador sugiere primero un estado de confusión general sobre el día en el que se halla, la semana, el mes y el año. Después, se hace que el sujeto quiera recordar una serie de cosas no específicas que ocurrieron en el pasado, pero que quedan indeterminadas. El proceso es lento e implica saltar de una a otra idea confusa, de manera que el sujeto acaba desarrollando una necesidad de estar seguro sobre algo. Al final, este deseo se ve satisfecho con la oportunidad de obedecer a determinados mandatos del hipnotizador que, esta vez, sí son claros y definitivos. Al reorientar a la paciente a una edad entre 10 y 13 años, el hipnotizador utilizó un tono de voz extremadamente dogmático, pero también vago e indefinido en cuanto al significado. Las sugestiones se daban como si se estuviera hablando a otra persona. No se le dijo que tenía que situarse en ningún momento cmcial de esos tres años. Se escogió ese periodo, de los 10 a los 13 años, con la idea de que eran los años precedentes a la muerte de su madre y porque debía de ser la época de su primera menstruación; por lo tanto, era una época crítica de su vida emocional y su desarrollo psicosexual. Debido a que se sabía poco sobre su vida, se dejó a su propia elección el periodo exacto al que finalmente se reorientaría. En ningún momento se le pidió que nos dijese la edad a la que se iba a reorientar. De esa manera, al evitar hablar de un tiempo específico, se la impelía a hacer algo más importante, a saber, hablar en términos generales de la experiencia total que habían significado aquellos años. 10

9 Aquí encontramos otra diferencia importante con la técnica analítica. En el psicoanálisis el reto implícito y explícito está en descubrir todo aquello sujeto a represión. La rigidez en este principio puede ser una de las razones de algunos fracasos terapéuticos. Se trata, a su vez, de un buen ejemplo de conflicto entre propósitos de investigación y terapéuticos.

10 3 En hipnosis, el retroceso a un periodo anterior de la vida del sujeto puede ocurrir de dos maneras diferentes. Primero puede hater una "regresión en términos de lo que el sujeto, tomo adulto, cree, entiende, recuerda o imagina acerca de un periodo más temprano de su vida. En esta forma de regresión, la conducta del sujeto será una puesta en escena semiconsciente de su entendimiento presente de un tiempo previo y se comportará como cree que delie hacerlo un niño de

En ese momento, la paciente mostró por el infantilismo de su postura y sus gestos, así como por sus respuestas características de la niñez, que ya había regresado a un nivel de conducta juvenil. Entonces, se le dijo enfáticamente:

«Sabes muchas cosas ahora, cosas que nunca olvidarás, no importa lo mayor que seas y me vas a contar esas cosas tan pronto como te lo diga». Repetimos esta instrucción varias veces, junto con la admonición de que obedeciera, que lo entendiese y que se preparase para realizar lo encomendado cuando se le dijese. Se le pidió que expresase su firme intención de llevar a cabo esas sugestiones. Se siguió con ello hasta que su conducta general parecía decir: «Bien, ¿qué esperamos? Estoy preparada». Se le dijo que nos explicase todo lo que supiese sobre el sexo, especialmente lo relativo a la menstruación, todo lo que hubiese aprendido o le hubiesen dicho sobre el sexo durante ese periodo infantil no definido. Creemos que es correcto llamarlo así, «periodo infantil no definido», porque tres o cuatro años es mucho tiempo para un niño y entre las diversas experiencias de esos años tenía la libertad de seleccionar aquellas de mayor importancia. Si la hubiésemos confinado a un periodo más restringido de tiempo, podría haber escogido hechos menos relevantes. Si la dejábamos seleccionar a partir de un periodo más amplio y crítico de su vida, la obligábamos a escoger los datos más importantes y dolorosos. Hasta ese punto, el procedimiento hipnótico había sido planeado sistemáticamente y se esperaba que, a partir de allí, los acontecimientos nos señalasen el camino. La paciente respondió a estas sugestiones con algo de miedo. Después, de una manera tensa e infantil, procedió obedientemente a hablar con frases breves. Finalmente, habló de la actividad sexual, aunque en las instrucciones se había puesto énfasis, no en el coito, sino en la menstruación. Lo siguiente constituye un resumen bastante adecuado:

Mi madre me lo contó todo sobre ello. Es asqueroso. Las chicas no deben dejar que los chicos les hagan eso. Nunca. Las buenas chicas nunca hacen nada de eso. Sólo

esa edad. El otro tipo de •regresión es muy diferente en carácter y significación. Requiere una revivificación real de las paulas de conducta del periodo de vida al cual se retrocede, pero sólo de ellas. De hecho, no se trata de una "regresión a través de recuerdos actuales o reconstrucciones de un día pasado. El presente y toda la vida posterior al momento de la reorientación quedan borrados. Consecuentemente, en este segundo tipo de regresión, el hipnotizador y la situación hipnótica, así como lo demás, se convierten en anacronismos no existentes. En este tipo de regresión, a las dificultades inherentes de mantener el control hipnótico sobre la situación total se añade el problema de que se elimina al hipnotizador. No es fácil para éste entrar en una conversación con alguien a quien no conocerá hasta dentro de diez años. Una de las soluciones a este problema es convertirse en una persona cercana al paciente en esos años tempranos. Se le puede sugestionar diciendo: Soy alguien que conoces y que te cae bien y en quien confías y con quien te gusta hablar». Normalmente un profesor, un tío, un vecino, alguien que pertenece a ese momento, es seleccionado automáticamente por el inconsciente del sujeto. Tal transformación hace pasible mantener el contacto con el paciente. Desafortunadamente, muchos investigadores de regresión hipnótica aceptan como válido el primer tipo de regresión y no llegan a ir nunca hasta ese tipo de regresión en la que la situación hipnótica desaparece y el sujeto reacciona directamente desde el pasado.

las malas. Lo contrario pondría a mamá enferma. 11 Las chicas malas son asquerosas. Yo no lo haría. No deberías dejarlos que te toquen. Te sentirás fatal. No debes tocarte tú tampoco. Feo. Mamá dijo que no lo hiciese nunca, nunca y no lo liaré. Se debe ir con cuidado. A veces pasan cosas desagradables si no se va con cuidado. Después, no se puede hacer nada. Es demasiado tarde. Voy a hacer lo que dice mamá. No me querría si no lo hago.

Básicamente, la paciente repetía estos comentarios una y otra vez, con las mismas palabras en la mayoría de las veces. Se le permitió seguir recitando esas frases hasta que se vio que ya no añadía nada nuevo. Entre lo destacable, está la afirmación de que esta lección moralista procedía de su madre. No se intentó introducir ninguna pregunta mientras estaba hablando, pero cuando se detuvo se le preguntó: «¿Por qué te cuenta tu madre todas esas cosas?». «Para que me porte siempre bien», fue la respuesta, simple y honesta como la de las niñas de su edad. 12 Aunque teníamos claro, casi desde el principio, que la dependencia pasiva y sumisa de la paciente con respecto a su madre había de romperse, también era evidente que la imagen de su madre muerta representaba un rol en su vida que ensombrecía el de cualquier persona viva y que ese superyó idealizado no podía ser destronado por medio de un ataque frontal. Por esta razón, la estratagema del hipnotizador era la de adoptar un punto de vista tan idéntico al de la madre como pudiese. Sólo al final introduciría alguna reserva al respecto. Por consiguiente, se empezó por hacer comentarios aprobatorios. «Por supuesto que siempre tienes que ser una buena chica.» Después, expresándonos con unas actitudes rígidas, moralistas y prohibitivas (palabras y maneras propias de la madre de la paciente, según el propio sujeto), cada idea atribuida a su madre fue cuidadosamente revisada. Además, se le dijo que debería estar contenta de que su madre la hubiese informado de todas esas cosas que una madre debe decirle siempre a su hija pequeña. Finalmente, se la instruyó para que recordase «decirme todas esas cosas, porque voy pedirte que me las repitas después, en otro momento». La paciente fue reorientada gradual y sistemáticamente hacia su edad y situación actual en la vida, restableciendo el trance hipnótico original. Sin embargo, las instrucciones iniciales de «olvidar muchas cosas» estaban todavía

11 La frase «Lo contrario pondría enferma a mamá» podría haber desempeñado un papel decisivo en su enfermedad. Su madre había practicado el coito y había muerto. Su amiga, que era una sustituía de la madre, había practicado el sexo y había muerto. Lo mismo iba a pasarle a ella. Su madre ya se lo había dicho y, por lo tanto, debía de ser cierto. Se trata de una aceptación pasiva de la lógica de una imagen con la que se siente identificada.

12 Aquí nos encontramos con algunas palabras inconscientes de profundidad desde el punto de vista psicológico. Los mandatos de su madre

habían llegado a su mente incesantemente, aunque es posible que fuesen una realidad subjetiva sólo vivida por ella. Esta repetición, que es la esencia de la neurosis (Kubie, 1939), debe ocurrir debido al resurgimiento de demandas instintivas. Por lo tanto, la paciente indica con la palabra siempre su secreta insurrección contra esa prohibición continuada y, por consiguiente, su constante estado de temor.

activadas. También se le indujo una amnesia de todos los sucesos del estado de regresión. El objetivo de esta medida era suavizar la transición de aquellos recuerdos al presente, porque sabíamos que existía un conflicto intenso entre esas primeras instrucciones maternas y sus impulsos actuales. La paciente ya estaba preparada para el siguiente paso y se le dijo que sería despertada en breve de su trance y que entonces se le preguntaría acerca de su niñez, a lo que ella tendría que responder sin esconder nada. Preguntarle a la paciente, en estado de vigilia, acerca de su educación sexual hubiese sido repetir las duras agresiones de todas sus experiencias pasadas con psiquiatras; pero como durante el trance le habíamos anunciado que íbamos a hablar de eso, estaba preparada para presentar una actitud intelectual pasiva y obedecer, sin admitir conscientemente su conexión con los problemas presentes. Como preparación ulterior para el siguiente paso se le dijo que no se le explicaría la naturaleza de las preguntas hasta que se despertase. Sólo se le podía decir que las preguntas tratarían de su niñez. Aquí, de nuevo, el hipnotizador se gobernaba por el principio básico de dar instrucciones tan generales e inespecíficas como le fuese posible, dejando a las propias necesidades emocionales de la paciente la capacidad de ultimarlas. Finalmente, se concluyó con algunas instrucciones técnicas para que el sujeto se dejase hipnotizar de nuevo en las próximas sesiones, que entrase en un trance profundo y que, si sentía alguna resistencia, se lo hiciese saber al hipnotizador para que éste decidiese si continuar con él o no. El propósito de estas sugestiones era meramente asegurarse de que el sujeto se dejaría hipnotizar otra vez, que tuviese la confianza de que podría interrumpir la sesión siempre que lo deseara. Esta ilusión de libre albedrío fue lo que posibilitó que el hipnotizador pudiese después llevar a la paciente al trance con facilidad. Una vez hipnotizada, estábamos seguros de poder mantenerla en esa situación hasta conseguir los objetivos terapéuticos. Después de despertar, la paciente mostró no haberse dado cuenta de que había estado en trance. Se quejó de que estaba cansada y dijo espontáneamente que quizá la hipnosis podía ayudarla, ya que parecía haber ayudado a su compañera de piso. Deliberadamente, no se le respondió. En cambio se le preguntó de pronto: « ¿Me puede decir todo lo que recuerde sobre lo que su madre le enseñó respecto al sexo cuando usted era niña?». Después de cierta duda, la paciente empezó a repetir, en voz baja, rígida, la misma historia que había contado en el estado de trance, excepto que ahora usaba un vocabulario de adulto y mencionó mucho más a su madre. Lo que dijo es esencialmente lo siguiente:

A partir de que empecé a tener la menstruación, mi madre me instruyó en diversas ocasiones. Mamá incidía en que una chica decente debe protegerse de experiencias

desagradables. Mamá me hizo ver cuan nauseabundo, sucio y asqueroso puede ser el sexo. Mamá me hizo ver cuan degradado está quien se abandona al sexo. De verdad que aprecio lo que me enseñó mi madre en ese momento.

La paciente no hizo ningún esfuerzo por elaborar ninguno de esos comentarios y deseaba obviamente dejar de hablar del tema. Cuando terminó la explicación de las enseñanzas de su madre se le repitieron, tal como las había dicho, sin ninguna crítica al respecto. En realidad, se le dijo que eran correctas, que debía estar agradecida a su madre por haber aprovechado cualquier oportunidad para enseñar a su hija esas cosas que toda pequeña debería saber y empezar a entender desde niña. Después, le dimos cita para otro día de la semana siguiente y nos despedimos apresuradamente. Durante el curso de esa semana no se apreciaron nuevas reacciones en la paciente nos informaba su compañera de habitacióny la pauta general de su conducta depresiva siguió inalterada.

El segundo trance hipnótico

En la segunda cita, la paciente desarrolló rápidamente un trance profundo y se le dieron instrucciones para que recordase completamente y en orden cronológico los acontecimientos de la sesión previa. Se le pidió que los repasase mentalmente en silencio y que después los fuese enumerando en voz alta, despacio y cuidadosamente, pero sin hacer ninguna elaboración de ellos. Tal revisión silenciosa de una experiencia hipnóticamente reprimida constituye una preparación necesaria. Entre otras cosas, asegura que el recuerdo sea total Evita un énfasis desequilibrado en elementos separados o que se distorsionen algunos de esos elementos, lo que haría que la paciente experimentase la necesidad de defenderse. Permite un recuerdo inicial en silencio sin sentir que está revelando indebidamente secretos a alguien. Además, facilita la reunión de elementos dolorosos en los recuerdos del sujeto. Finalmente, cuando se le pide al sujeto que diga en voz alta que es lo que ha pensado en silencio, nos hace un recuento de pensamientos y recuerdos, pero no el más doloroso relato de los hechos reales. Esto ayuda a reducir las barreras emocionales que, a veces, impiden la comunicación con el hipnotizador. Guando la paciente finalizó la tarea, se le habló del hecho de que su madre la había instruido sobre determinado tema. Se le preguntó: «¿Cuántos años tenía cuando murió su madre?». Ella contestó: «Tenía trece». Inmediatamente se le hizo un comentario con un acento enérgico: «Si su madre hubiese vivido más tiempo, le habría hablado más veces y le habría dado más consejos; debido a que

murió cuando usted tenía sólo trece años, no pudo completar su tarea y usted tuvo que acabarla sin su ayuda». Sin darle una oportunidad de rechazar o aceptar este comentario o de reaccionar de ninguna manera, cambiamos de tema y le pedimos que nos relatase cuáles eran los hechos que le ocurrieron inmediatamente después de despertarse del primer trance. Cuando acabó de explicarnos lo que hizo durante la semana anterior, se le dijo de nuevo que su madre no había podido acabar con la instrucción de su hija. Debe recordarse aquí que, el primer día de trabajo hipnótico, la paciente fue llevada a un momento anterior de su vida y que en esta pseudorregresión, se le pidió que nos hablase de las instrucciones que le había dado su madre. Después,

a través de una serie de estados transicionales intermedios fue despertada y se le

pidió que nos informase de las enseñanzas de su madre, pero con amnesia acerca del hecho de que ya había hablado de ello con el hipnotizador. En la segunda sesión, la paciente fue hipnotizada y se le anuló la amnesia pos hipnótica de la primera experiencia de manera que pudiese recordar todo lo acontecido durante el primer trance. Después, se le pidió que revisase el material del que habíamos hablado después de despertar del primer trance, en resumen, los

recuerdos conscientes de las enseñanzas puritanas de su madre. Al revivir en un trance los sucesos del trance previo y los que habían ocurrido inmediatamente al despertar de ese estado de trance, se estableció un vínculo entre los afectos e ideas de la niñez y los de la experiencia adulta de la semana anterior. Por ello, se pudieron contrastar los dos y comparar desde un punto de vista adulto. La paciente fue reorientada, después, al mismo periodo de su infancia. Se le recordó lo que nos había explicado antes y se le pidió que nos lo repitiese. Cuando hubo terminado explicó en líneas generales lo mismo que la primera vez, se le hicieron los mismos comentarios aprobatorios, pero esta vez enfatizando que esas lecciones tuvieron lugar durante su infancia. Cuando tuvimos la impresión de que había grabado esto en su mente, se le dio la sugestión de que

a medida que crecía iba a necesitar que le diesen consejos adicionales, ya que las

circunstancias iban a variar. Se le repitió esta idea una y otra vez, siempre en conjunción con la sugestión adicional de que debería preguntarse qué otras cosas podría haberle dicho su madre después. Inmediatamente después de esta última sugestión, llevamos a la paciente a un estado de trance normal, es decir, la devolvimos al presente. Se le pidió que repitiese los comentarios que había hecho estando despierta. Se le dijo que fuese con cuidado de no confundir las palabras usadas cuando estaba despierta con las palabras del primer estado de trance en su infancia, aun cuando las ideas expresadas eran esencialmente las mismas, y aunque tuviese los dos recuerdos todavía frescos en su mente. Esta petición constituía un permiso para recordar ahora, en un trance ordinario, los hechos del segundo trance en su infancia, ya

que éste había sido solamente una repetición del primero, pero el hecho de que hubo un segundo trance de este tipo no fue mencionado. De ahí que los dos trances se mezclasen en una sola experiencia. Como antes, el propósito de esta estrategia era juntar los puntos de vista del niño y del adulto. Desde su perspectiva infantil, se introdujo un elemento expectante que era el comentario de que, si su madre hubiese seguido viva, le habría dado nuevas instrucciones. Este elemento ya estaba preparado para ser introducido en la versión adulta de las enseñanzas de su madre, versión que también nos había dado. La mezcla de esas dos experiencias tenía un propósito técnico adicional. En primer lugar, las repeticiones son necesarias bajo hipnosis, de la misma manera que lo son bajo el análisis de los sueños. Sin repetición no podemos estar seguros de que se expresa todo el material; más aún, permitiendo a la paciente bajo hipnosis que recuerde la versión original y las repeticiones como si de una sola historia se tratase, le da al sujeto algo que ocultar, el hecho de que se trata de dos o más experiencias. Esto parece satisfacer la necesidad del sujeto de no revelar algo. Le damos algo poco importante para que oculte, a cambio de revelarnos hechos importantes. Para el hipnotizador se trata de algo que se puede permitir, tal como se le da a un bebé un cascabel a cambio de que deje el cuchillo de cocina. El niño está satisfecho y el padre también. Cuando la paciente hubo concluido esta tarea, se le habló de nuevo sobre el periodo de su vida en el que su madre la informaba acerca del sexo, del hecho de que sus lecciones habían quedado incompletas, de la necesidad de hablarle a una niña con un lenguaje simple hasta que, con los años, va aumentando su capacidad para entender las cosas. Intentábamos imprimir cada una de estas informaciones en la mente de la joven, pero siempre usando términos tan generales como fuera posible. Sin darle a la paciente una oportunidad de desarrollar o elaborar estos puntos, se le sugestionó sobre la posibilidad de que empezarse la tarea de completar la instrucción sexual que su madre había iniciado, pero que no había podido finalizar debido a su muerte. Se le dijo que debería empezar esa tarea especulando, honesta y seriamente, sobre qué consejos le habría dado su madre durante los años que van desde su niñez a su adolescencia y desde su adolescencia a su edad adulta. La paciente aceptó la sugestión y aprovechamos para ampliarla diciéndole que debería tener en cuenta todos los aspectos emocionales e intelectuales de la evolución de una mujer. Todas esas cosas como los cambios emocionales, físicos y psicológicos y, lo más importante, los últimos objetivos de una mujer adulta. Se le dijo que debería elaborar cada idea de acuerdo a sus circunstancias. Inmediatamente después de esta instrucción, se le dijo a la paciente que se despertase y repitiese el contenido de lo que había dicho durante la sesión

hipnótica, preferiblemente en su orden cronológico o en cualquier otro orden, si así lo prefería. El relato de la paciente en estado de vigilia fue realmente corto. Lo que hizo fue combinarlo todo en una historia simple y concisa. Hablaba en tiempo pasado: «Mi madre intentó hacerme entender el sexo. Lo hizo de manera que una niña pequeña pudiese entenderlo. Hizo hincapié en lo serio del sexo; también en la importancia de mantenerse alejado de él. Me lo dejó muy claro». La paciente hablaba con largas pausas entre frases, como si estuviese pensando profundamente. Se interrumpió en varias ocasiones para comentar algo sobre la muerte de su madre y el hecho de que su instrucción quedase a medias. Dijo que si su madre no hubiese muerto, le habría dicho más acerca del sexo. Dijo varias veces: «Me pregunto cómo me habría dicho mamá las cosas que debería saber ahora». El experimentador escogió esta última frase como punto final de la sesión y procedió a despedir a la paciente sin demora. Tal como hemos visto, no se intentó ir más allá del simple hecho de que especulase acerca de lo que su madre le diría en caso de estar viva. Se le dijo que volviese en una semana. Durante esa semana, la paciente mostró mucha mejoría. Su compañera de habitación nos informó de que había «llorado un poco, pero de una manera diferente» y no había presentado la conducta depresiva anterior, La paciente parecía estar absorta, despistada e intrigada; la mayor parte del tiempo mostraba una expresión pensativa, cuando no de desconcierto. Durante esa semana, no se intentó establecer ningún contacto con ella.

Tercera sesión hipnótica

La tercera sesión se inició hipnotizando inmediatamente a la paciente. En estado de trance, se le indicó que repasase rápidamente y en silencio, mentalmente, todos los sucesos de las dos sesiones anteriores, que recordase las instrucciones y sugestiones que se le dieron y las respuestas dadas, que incluyese cualquier nueva actitud que hubiese desarrollado y que diese rienda suelta a su pensamiento. Finalmente, tenía que resumir en voz alta sus ideas y conclusiones al respecto de esas tareas. Muy despacio y pensativamente, pero con cierta apariencia de comodidad y tranquilidad, la paciente procedió a repasar estos acontecimientos con libertad y sin ayuda de nadie. Su declaración final resume su actuación de la manera más adecuada:

Se podría decir que mi madre intentó darme la información que necesitaba. Si viviese, me habría enseñado a cuidar de mí misma felizmente. Me habría enseñado a manejarme para

hacer las cosas propias de mi edad, tener un marido, un hogar y ser una mujer hecha y derecha.

Se le pidió a la paciente que volviese a repasar las experiencias de los trances anteriores, pero con más detalle, para asegurarnos de que había conseguido hacer interpretaciones adultas de sus años infantiles y adultos. A medida que le dábamos estas instrucciones, despacio y enfáticamente, la paciente se fue quedando profundamente absorta, pensando y, después de un pequeño espacio de tiempo, puso una expresión de alerta, como si esperase el siguiente paso con ansiedad. Se le dijo que, cuando despertase, presentaría una amnesia completa de las tres sesiones. De todo, incluido el hecho de que había sido hipnotizada, con la excepción de que sería capaz de recordar su primer relato en estado de vigilia, aquel tan retrógrado. Esta amnesia iba a incluir cualquier nueva concepción satisfactoria que pudiese tener. Se le dijo, además, que al despertarla se le daría una charla sobre el sexo tal como lo habría hecho su madre, pero que, como tendría amnesia, iba a pensar que se trataba de las elucubraciones del hipnotizador a partir de lo que ella le había contado en estado de vigilia. Se añadio que estaría de lo más atenta a esa charla moral y que encontraría verdades, significados y aplicaciones que sólo ella entendería. Que adquiriría la capacidad de interpretar, aplicar y reconocer esa información de una manera que ni el investigador podría entender. A primera vista, puede parecer extraño que uno de los pasos culminantes del procedimiento terapéutico sea sugerir la represión u olvido de lo ya entendido. Hay que decir, en primer lugar, que lo que se busca es que la mayor parte de la comprensión afectiva pueda permanecer en el inconsciente sin disminuir su valor terapéutico. En segundo lugar, protege al sujeto del molesto sentimiento de que alguien sabe cosas que quisiera guardar para sí; de ahí la sugestión de que la paciente entenderá más que el investigador. En tercer lugar, si la paciente ve el material como una hipotética construcción de probabilidades que ha hecho el hipnotizador, se le da al paciente la oportunidad de obtener una comprensión de su situación de forma gradual y lenta, al ritmo en el que va comprobando la validez de esa estructura hipotética. Si le hubiésemos presentado el mismo material como hechos incuestionables y definitivos, habría desarrollado repentinas represiones con una pérdida espontánea de todo lo ganado. Si hubiese ocurrido esto, habríamos tenido que empezar una y otra vez desde cero. Por otro lado, si el hipnotizador ordena cierta medida de represión, ésta permanece bajo su control, ya que lo que éste suprime puede recuperarlo siempre que lo desee. Por lo tanto, el grado de comprensión de su problema estaba bajo control del hipnotizador, de tal manera que éste, tras una adecuada preparación, le facilitaría la nueva percepción de la realidad y el problema. Finalmente, mediante la privación

temporal de esa comprensión gratificante se genera una voluntad y necesidad de saber más, lo cual ayudará a la tarea terapéutica final. Cuando ya habíamos acabado de repetir estas instrucciones al efecto de producir un entendimiento total por parte de la paciente, la despertamos con la consecuente amnesia de todos los hechos excepto lo que había dicho al final de la primera sesión terapéutica (lo que su madre le aconsejaba sobre el sexo). Le recordamos esas palabras y se le sugirió especular acerca de la naturaleza y desarrollo de esas instrucciones sobre el comportamiento sexual. El hipnotizador pasó a revisar esas concepciones del sexo en términos generales, de manera que ella era capaz de aplicarlas libremente a sus propias experiencias. Por lo tanto, se le dio a la paciente un resumen general del desarrollo de las características sexuales primarias y secundarias: el fenómeno de la menstruación, la aparición de pelo en la zona púbica y en las axilas, el desarrollo de los pechos, el probable interés en el crecimiento de los pezones, la primera vez que se puso un sujetador, la posibilidad de que los chicos se fijasen en su silueta en desarrollo y demás. Cada uno de estos pasos del desarrollo juvenil fue nombrado en rápida sucesión, sin hacer especial mención de ninguno de ellos. Después se le habló de los primeros sentimientos del despertar sexual, del autoerotismo, de las ideas de amor en la pubertad y en la adolescencia, de las ideas sobre el origen de los bebés. Por lo tanto, sin dar datos específicos, hablamos sobre una serie de ideas y experiencias típicas. Después de esto, pronunciamos una serie de afirmaciones que debían de coincidir con algunas de las especulaciones que habían pasado por su mente alguna vez. Se hizo de manera lenta y siempre en términos generales, de manera que pudiese aplicarlas fácilmente a su propia experiencia. Casi desde el principio, la paciente respondió con interés, mostrando signos de que comprendía. Al final, declaró: « ¿Sabe?, puedo entender lo que me ha pasado, pero ahora tengo prisa. Se lo explicaré mañana». Éste fue el primer reconocimiento por parte de la paciente de que tenía algún problema. En vez de permitirle irse a toda prisa, como pretendía, se la rehipnotizó rápidamente y se la instruyó para que recobrase todos los recuerdos de sus experiencias hipnóticas que pudieran serle de utilidad. Al insistir en que esos recuerdos podrían serle de utilidad, se le permitió verlos como potencialmente positivos y, por lo tanto, se la liberó de los posibles sentimientos conflictivos hacia los mismos. Esto debía ayudar en su recuperación. Se le dijo que se sentiría libre de pedir consejo, sugerencias o cualquier instrucción que desease y que lo haría libremente y cómodamente. Tan pronto como se la sugestionó con esto último, se la despertó. Inmediatamente, pero con menos urgencia, la paciente declaró que se quería ir, pero que primero le gustaría hacer algunas preguntas. Preguntó qué opinaba el hipnotizador acerca de «besar, acariciar y achucharse». Con mucho cuidado y usando siempre sus propias palabras, se dijo que esas actividades estaban bien,

pero que debieran realizarse de manera que no entrasen en contradicción con los ideales de cada uno. La paciente atendió pensativa a esa respuesta y luego preguntó la opinión personal del hipnotizador acerca de si estaba bien sentir deseos sexuales. Se le contestó que el deseo sexual era normal y, de hecho, esencial para toda criatura viviente, y que su ausencia en las situaciones apropiadas estaba mal. Se añadió que seguramente ella estaría de acuerdo en que su madre, de estar viva, le hubiese dicho lo mismo. Después de pensar en ello, se marchó a toda prisa.

Resultados terapéuticos

Al día siguiente, la paciente declaró que había pasado la noche anterior en compañía de su pretendiente. Ruborizándose dijo: «Besarse es un gran deporte». Después, se marchó a toda prisa. Unos días más tarde, acudió a la cita que teníamos con ella y lo primero que hizo fue alargar la mano para enseñarnos el anillo de compromiso que llevaba. Dijo que, como resultado de su charla con el hipnotizador, durante la última sesión había llegado a entender un montón de cosas y que esa nueva comprensión le había hecho posible aceptar la emoción del amor y experimentar deseos y sentimientos sexuales. Ahora, según afirmó, estaba preparada para las experiencias de una mujer adulta. No parecía muy dispuesta a hablar con más detalle y sólo añadió que quería ver al terapeuta en un futuro próximo, pues

necesitaría recibir instrucción sobre el coito, ya que se iba a casar pronto. Añadió,

un tanto avergonzada: «Doctor, la última vez quise irme corriendo

ir así, usted salvó mi virginidad. Yo quería ir directamente y ofrecerme a él en el

Al no dejarme

acto». Poco tiempo después, volvió a la consulta, tal como había dicho. Se le proporcionó un mínimo de información y se comprobó que ya no tenía ningún temor ni preocupación sobre el tema. Se mostraba directa en su intención y deseo de ser instruida. Un poco después, la paciente vino para decirnos que se había casado y que estaba a punto de irse de luna de miel. Un año después, aproximadamente, nos visitó de nuevo para informamos de que su vida marital era mejor de lo que se hubiese esperado nunca y que estaba esperando tener un hijo pronto. Dos años después, supimos que era feliz con su marido y su pequeño bebé.

Resumen y discusión

Por determinadas razones, tuvieron que tomarse muchas precauciones con esta paciente. Las circunstancias de su enfermedad hacían que una terapia

directa (tanto para un terapeuta hombre o mujer) fuese peligrosa porque invariablemente ello iba a causar un incremento de su pánico o de su depresión suicida. Si había alguna manera de tratarla, ésta era la de aparentar que no la íbamos a tratar. No se tenía que dar cuenta de que estaba bajo terapia ni de que se estaba desarrollando una relación entre paciente y médico y, por supuesto, se tenía que evitar hacer referencia a las experiencias que precipitaron su enfermedad. Por esas razones, el tratamiento empezó fingiendo que tratábamos a otra persona (en su presencia) y, a través de ello, la llevamos lentamente a un estado hipnótico en el cual sí podíamos acercarnos a sus problemas. Desde ese momento, el tratamiento siguió su curso a la inversa de lo que suele ser una terapia psicoanalítica. Algunos puntos merecen ser destacados. En vez de depender solamente de la memoria para recuperar experiencias importantes del pasado, la paciente fue transportada bajo hipnosisa un periodo crítico de su infancia, de manera que en ese estado pudiese revivir la cualidad general de las influencias que recibió, pero sin recapturar los detalles en escenas o episodios específicos. En vez de analizarlos y hacerlos conscientes, se hizo un deliberado esfuerzo por evitar la inducción de cualquier sentimiento de culpa o de miedo. Siguiendo ese criterio, en vez de insistir sobre la totalidad del recuerdo, se le dio permiso para olvidar los recuerdos dolorosos, no sólo durante sino también después del tratamiento hipnótico. Ese permiso para olvidar lo desagradable nos permitía que incluso esos hechos olvidados en el consciente pudiesen ser recuperados si se necesitabandurante el trance para uso terapéutico y que su eficacia terapéutica continuaría incluso durante la represión pos hipnótica. El ataque del hipnotizador sobre el rígido superyó de la paciente fue muy interesante desde varios puntos de vista. Destaca el hecho de que este asalto se llevó a cabo, en su inicio, apoyando las actitudes más represivas que la paciente atribuía a su madre muerta. Fue de esa manera, formando un vínculo entre él y la madre, que el hipnotizador pudo minar la rigidez de esa figura represiva y penetrar las defensas automáticas de los dictados de su madre. Otro punto significativo es el método usado por el hipnotizador para ayudar a la paciente a unir sus ideas antes de comunicarlas. Esto parecía aportar una reducción del miedo de la paciente, porque seguramente es más fácil recordar hechos que a uno le avergüenzan si los puede mantener un tiempo para uno mismo que no tener que revelarlos inmediatamente. Más aún, es más fácil hablar de lo que uno ha pensado sobre unos hechos que de los hechos mismos. Este método de dos etapas una, recordar y otra/organizar los datosantes de comunicar, podría tener utilidad también en el análisis. Un punto en el que coinciden hipnotizador y analista es en el uso de repeticiones en diferentes formas y en todos los niveles investigados.

Los que quieran entender en profundidad el curso de este tratamiento y de la recuperación de la paciente, tendrán inevitablemente algunas lagunas en el material, algunas preguntas que sólo podrían responderse si la paciente se sometiera a un análisis prolongado. Existen muchas cuestiones que nos gustaría dilucidar, ¿la base de la autoridad de la madre era fundamentalmente el afecto o el miedo o la hostilidad? ¿Eran la madre y la amiga muerta figuras equivalentes en el inconsciente del sujeto? Si el hipnotizador se hubiese hecho pasar por la amiga muerta y le hubiese dicho que aprobaba su relación con el joven (equivalente a que una madre le dé permiso a una hija para que se acueste con su padre), ¿habría eso liberado a la paciente de sus sentimientos de culpa y de su depresión histérica sin ser necesaria la inducción de una regresión a la infancia? ¿Cuál fue el mecanismo de la cura? ¿Adquirió el hipnotizador el nivel de influencia de la madre y, por ello, fue capaz de retirar los tabúes maternos? ¿O era el pretendiente un padre sustituto hasta que el hipnotizador tomó el rol del padre, liberando así a la paciente para que pudiese tener una relación sexual con el joven, sin tabúes incestuosos? ¿Cuál era el rol de su oralidad y su significación en relación con los vómitos? En general, ¿cuál era el rol de esos hechos básicos de su infancia que habían determinado su relación con sus padres y con el resto de la gente? Las respuestas a estas incógnitas es todo un reto, tanto desde el punto de vista teórico como factual. El conocimiento de esos hechos es indispensable para entender la estructura de la enfermedad y la dinámica de la recuperación. Pero el hecho de que la recuperación fuese tan rápida y sin hospitalización, teniendo en cuenta que hay mucho que ni el hipnotizador ni la paciente descubrieron, tiene importantes consecuencias teóricas. Nos enfrenta con la siguiente cuestión: si la recuperación puede tener lugar con tan poca comprensión de lo que sucede, ¿cuál es entonces la relación entre comprensión inconsciente, comprensión consciente y el proceso de recuperación de la neurosis?

Bibliografía

Erickson, M. H., «A study of clinical y experimental findings on hypnotic deafness: I. Clinical experimentation and findings», en JOURNAL OF GENERAL PSYCHOLOGY, 1938a, n2 19, págs. 127150. , «The induction of color blindness by a technique of hypnotic suggestion», en JOURNAL OF GENERAL PSYCHOLOGY, 1939e, ns 20, págs. 6189. Kubie, L. S., «A critical análisis of the concept of a repetition compulsión», en INTERNATIONAL JOURNAL OF PSYCHOANALYSIS, 1939, nfi 20, págs. 390402.

4

PSICOTERAPIA HIPNÓTICA 13 MILTON H. ERICKSON

Podemos afirmar que desde la más remota antigüedad el hombre ha empleado la hipnosis en la práctica de ritos médicos y religiosos. Su objetivo primitivo era intensificar la creencia en el misticismo, la magia y la medicina. Las manifestaciones de los fenómenos hipnóticos, impresionantes, inexplicables y de efectos psicológicos milagrosos han suscitado dos tipos de actitudes hacia la hipnosis. la primera es esa actitud acientífica, supersticiosa, de miedo, de negación y hostilidad que ha obstando y retardado el conocimiento científico de la misma. La segunda actitud es la que acepta, desde un punto de vista científico, la hipnosis como un fenómeno psicológico legítimo y válido, de profunda importancia y significación en la investigación y entendimiento de la conducta humana y de la vida del individuo. Esta segunda actitud tuvo como pionero a Antón Mesmer, quien alrededor del año 1775 estudió el fenómeno, aunque propondría unas explicaciones científicas en buena medida adulteradas por sus teorías místicas. Pese a todo, Mesmer consiguió demostrar la utilidad y la efectividad de la hipnosis en el tratamiento de ciertos tipos de pacientes que no respondían a las terapias médicas clásicas. Por lo tanto, se le puede considerar el fundador del uso terapéutico de la hipnosis y una de las figuras que contribuyeron a que la psicoterapia fuese considerada un procedimiento médico válido. Desde entonces, muchos han sido los que, a partir de una formación clínica adecuada, han demostrado la utilidad de la hipnosis como procedimiento médico terapéutico y como medio para examinar, entender y reeducar la conducta humana. Entre ellos, hemos de destacar a james Braid, un médico escocés que, en 1841, criticó la visión supersticiosa de la hipnosis o el «mesmerismo», como se le llamaba por aquel entonces. Braid, que entendía el fenómeno como una manifestación psicológica normal y acuñó los términos «hipnosis» e «hipnotismo», diseñó una gran variedad de estudios experimentales científicos para determinar su valor médico y psicológico. Muchos científicos de renombre siguieron los pasos de Braid, médicos y más tarde psicólogos aceptaron sus hallazgos y contribuyeron al desarrollo científico de la hipnosis, a pesar del lastre de las concepciones erróneas que habíamos heredado del pasado, cuando no miedos y hostilidades.

13 M. H. Erickson. «Hypnolic l'sychoiherapy, en Journal of'Clínica! and Experimental Hypnosis, 1954, n« 2, págs. 109129.

Diríamos que incluso ahora el conocimiento científico de la hipnosis está en su infancia. Las teorías que intentan explicar su naturaleza son demasiado generales e inadecuadas. Los métodos de aplicación requieren todavía muchas mejoras. En general, se está empezando a apreciar una necesidad de integrar los estudios hipnóticos con el conocimiento científico que tenemos. Los tipos de desórdenes que mejor puede tratar es algo que todavía está por determinar. Y, por último, se necesita desarrollar nuevas variaciones en las técnicas de su uso. Y no seríamos fieles a la realidad si no admitiésemos que la utilización de la hipnosis en psicoterapia está también en su infancia. Las tradiciones o las formas tradicionales de pensar, la rígida autosuficiencia de las distintas escuelas de psicoterapia y la tendencia humana a tener miedo de lo nuevo han dificultado el estudio de este campo. En los últimos veinticinco años ha habido un incremento en los estudios que demuestran la importancia de la hipnosis en la comprensión de la personalidad, de la conducta normal y anormal, de las relaciones inter e intrapersonales y de las interrelaciones psicosomáticas. Por otro lado, se ha producido un aumento en la utilización de la hipnosis como intrumento válido en psicoterapia. Durante la Segunda Guerra Mundial, la hipnosis obtuvo un impresionante reconocimiento como forma válida de psicoterapia. Cualquier debate sobre psicoterapia o hipnoterapia requiere una explicación de ciertas consideraciones derivadas directamente de la observación clínica. En las páginas siguientes, intentaremos determinar cuáles son los principales errores que cometen los que militan en contra de la aceptación de la hipnoterapia. También ofreceremos información sobre el uso de las diferentes técnicas actuales.

Diferencia entre inducción al trance y estado de trance

Una de las primeras consideraciones que debe tener en cuenta el hipnoterapeuta se centra en la diferenciación entre lo que experimenta el paciente cuando es inducido al trance y cuando ya se halla en estado de trance. Es algo análogo a la diferencia que hay entre un viaje en tren y la experiencia de hallarse ya en el destino. El proceso de inducción al trance debería ser explicado como un método de enseñar a los pacientes una nueva manera de aprender (que a su vez los facultará para descubrir nuevas capacidades de aprendizaje) y de actuar (lo cual puede ser aplicado a otras cosas). La importancia de la inducción al trance como procedimiento educacional para enseñar a los pacientes unas habilidades personales latentes ha sido pasada por alto en la mayoría de las ocasiones. Ambos, el terapeuta y el paciente necesitan hacer esta diferenciación: el primero para guiar la conducta del paciente más efectivamente, el último para aprender a distinguir entre pautas de conducta consciente e inconsciente. Durante la inducción al trance, la conducta del paciente abarca pautas conscientes e

inconscientes, mientras que la conducta de trance es fundamentalmente de origen inconsciente. Si fracasamos en esta distinción entre inducción y trance, nos encontraremos con pacientes que intentan llevar a cabo el trabajo del estado de trance de la misma manera que han aprendido a desarrollar el trance. Esto los llevará a utilizar durante el trance conductas conscientes e inconscientes conjuntamente, en vez de confiar fundamentalmente en las pautas de conducta inconscientes. Los resultados no serán los esperados. Aunque los pacientes pueden distinguiry frecuentemente lo hacenlo uno de lo otro espontáneamente, la responsabilidad, a menudo menospreciada, reside en el terapeuta. Para asegurarnos de tal diferenciación, la inducción al trance debe tomarse como una preparación del paciente para otro tipo de experiencia en la que se darán nuevos aprendizajes. Nuevos en cuanto a la forma y en cuanto a los propósitos. La mejor manera de llevar a cabo este trabajo de formación del paciente se consigue enseñándole a ser un buen sujeto hipnótico, a que se familiarice con todos los fenómenos hipnóticos. Eso es lo primero que debe hacerse, antes de cualquier intento de iniciar la terapia. Tal formación pospone el inicio de la terapia directa, pero después acelera el progreso de la misma, ya que le da al sujeto más oportunidades de autoexpresión. Por ejemplo, un paciente que puede desarrollar alucinaciones, visuales y auditivas, manifestar una conducta de regresión o hacer escritura automática se halla en una posición ventajosa para la recepción de terapia. En cuanto al estado de trance, debería entenderse como un estado psicológico normal. Se parece al sueño sólo superficialmente y se caracteriza por varios factores fisiológicos concomitantes y por un funcionamiento de la personalidad en un nivel de percepción de la realidad diferente al estado de vigilia ordinario. Para facilitar su conceptualización, este estado de conciencia especial ha sido denominado «inconsciente» o "Subconsciente». El papel de la psicoterapia hipnótica en este estado especial de conciencia es el que permite a los pacientes reaccionar, hacer algo frente a su vida experiencial pasada, no influenciados por su mente consciente y acceder a un nuevo orden de experiencia que todavía ha de ocurrir a medida que participan en el proceso terapéutico. Esta participación en la terapia constituye el primer requisito para conseguir resultados efectivos.

El rol de la sugestión en la hipnosis

Este apartado analiza el rol general de la sugestión en la hipnosis. Demasiado a menudo, se asume que como un estado de trance se induce y mantiene mediante la sugestión y debido a que las manifestaciones hipnóticas también surgen a

través de la sugestión, cualquier forma de hipnosis debe ser resultado y expresión de la misma. Contrariamente a lo que se cree, el sujeto hipnotizado sigue siendo la misma persona. Su conducta sólo se ve alterada por el estado de trance, pero incluso esta conducta alterada se deriva de su experiencia vital y no del papel del terapeuta. Como mucho, el terapeuta puede influenciar en la forma de autoexpresión del paciente. La inducción y el mantenimiento de un trance sirven para proveerle de un estado psicológico especial en el que los pacientes pueden re asociar y reorganizar sus complejidades psicológicas internas y utilizar sus propias capacidades de acuerdo con su propia vida experiencial. La hipnosis no cambia a la gente o no altera su vida pasada. Simplemente les permite conocerse mejor y expresarse más adecuadamente. La sugestión directa se basa fundamentalmente en la asunción de que cualquier cosa que se desarrolla en la hipnosis deriva de las sugestiones dadas. Esto implica que el terapeuta tiene el poder milagroso de producir cambios terapéuticos en el paciente; pero esta concepción se olvida de que la terapia surge de una re síntesis interior de la conducta del paciente que hace el mismo paciente. Es cierto que la sugestión directa puede producir una alteración en la conducta del paciente y que esto conduzca a una cura sintomática, al menos temporalmente. Sin embargo, tal «cura» es simplemente una respuesta a la sugestión y no supone la re asociación y reorganización de ideas, recuerdos e interpretaciones mentales de su propia vida experiencial. Es esta experiencia de reorganización y re asociación de su propia vida experiencial lo que produce una cura auténtica, no la manifestación ele cierta conducta de respuesta en un momento dado, lo cual puede, en el mejor de los casos, satisfacer sólo al observador. Por ejemplo, podemos sugestionar directamente una anestesia de la mano y el sujeto puede responder adecuadamente a ella. Sin embargo, si el paciente no ha interpretado espontáneamente que ha de incluir una reorganización interior, la anestesia fracasará, no responderá a los tests clínicos y será, en definitiva, una pseudoanestesia. Para inducir una anestesia efectiva lo mejor es iniciar un determinado tren mental de actividad en e! paciente. Por ejemplo, sugiriéndole que recuerde la sensación de tener los dedos dormidos después de aplicar anestesia local o la sensación que se tiene cuando se le duerme una pierna o brazo. Después, se le puede sugestionar con que ahora él va a experimentar una sensación similar en su mano. Mediante esta sugestión indirecta, el paciente puede pasar por estos procesos de desorganización, reorganización, re asociación y proyección de la experiencia real interna y satisfacer las demandas de la sugestión. De esa manera, la anestesia inducida forma parte de su vida experiencial en vez de ser una respuesta simple y superficial.

Los mismos principios se aplican a la psicoterapia. Al alcohólico crónico se le puede sugestionar directamente para que, temporalmente, corrija sus hábitos, pero hasta que no pase por un proceso de reorganización y re asociación interna de su vida experiencial no se producirán resultados efectivos. En otras palabras, la psicoterapia hipnótica es para el paciente un proceso de aprendizaje, un proceso de reeducación. Los resultados efectivos derivan únicamente de las actividades del paciente. El terapeuta solamente estimula al paciente a que ejerza una actividad, a menudo sin saber de qué actividad se puede tratar, pero lo guía y hace uso de su juicio clínico para determinar la cantidad de trabajo necesario para conseguir los resultados deseados. Cómo guiar y cómo hacer esas valoraciones constituye el problema del terapeuta, mientras que la tarea del paciente es la de aprender a través de sus propios esfuerzos a entender su vida experiencial de una nueva manera. Tal reeducación hace referencia a la vida del paciente, sus recuerdos, actitudes, ideas y comprensión de la realidad; no se puede producir con referencia a las ideas y opiniones del terapeuta. Por ejemplo, en un caso en el que entrenábamos a una paciente a desarrollar una anestesia general, se usó el tipo de sugestión directa que hemos explicado antes. El intento fracasó por completo aun cuando ya había conseguido que experimentase anestesia dental local y de las piernas. En consecuencia, se le ofreció la sugestión de que desarrollase una anestesia generalizada en términos de su propia experiencia, cualquier momento en el que hubiese sentido que no tenía capacidad sensorial. Esta sugestión era intencionalmente vaga, ya que la paciente, conociendo el propósito de la hipnosis, era capaz gracias a la vaguedad de la sugestiónde hacer su propia selección de aquellos hechos de su experiencia personal que le permitirían reaccionar a la sugestión de la mejor manera. La paciente respondió recordando y reviviendo la ausencia de estímulos físicos (al menos, ése era su recuerdo) durante el sueño fisiológico y recordando algunos sueños que había tenido en los que caminaba sin esfuerzo y sin sensaciones a través de puertas cerradas y muros, flotando plácidamente en el aire como un espíritu sin cuerpo que mira feliz su carcasa que duerme en la cama. Gracias a este recuerdo fue capaz de iniciar un proceso de reorganización de su vida experiencial. Como resultado de ello, consiguió desarrollar una anestesia efectiva que satisfacía sus necesidades. Y no fue hasta algún tiempo después que el terapeuta supo mediante qué tren de pensamiento la paciente había iniciado los procesos neuropsicofisioiógicos con los que consiguió la anestesia.

Separación entre los niveles consciente e inconsciente

Otro de los puntos fundamentales que se pasa por alto en la psicoterapia hipnótica es que existe o puede existir una mutua exclusividad entre lo consciente

y lo inconsciente (o subconsciente). Todos hemos experimentado alguna vez que tenemos una palabra «en la punta de la lengua», pero somos incapaces de recordarla, de manera que permanece inaccesible a la situación inmediata. Ahora bien, el inconsciente sí la sabe, sólo que por alguna razón no trasciende al consciente. La psicoterapia hipnótica se encarga de «darle» terapia al inconsciente y, a veces, el fracaso está en que el terapeuta no alcanza a ver que el paciente no puede integrar lo inconsciente con lo consciente o que no lo puede hacer accesible cuando lo necesita. Es algo parecido a una apendicectomía que fracasa porque no se hizo bien la sutura. Por eso muchos críticos de «despacho» denuncian que la hipnoterapia no tiene valor porque «trabaja sólo con lo inconsciente». Además, se deja de lado el hecho de que la experiencia clínica demuestra que, en algunos aspectos, es deseable una reintegración directa del problema del paciente bajo la guía del terapeuta; en otros aspectos, sólo es necesario que lo inconsciente se ponga a disposición de la mente consciente, lo que permitirá una espontánea reintegración, libre de toda influencia del terapeuta. La hipnoterapia debería reorientarse tanto hacia lo consciente como hacia lo inconsciente, ya que el objetivo final de la psicoterapia es la integración de la personalidad total. Sin embargo, lo mencionado no significa necesariamente que la integración deba seguir el mismo ritmo que la terapia. Una de las grandes ventajas de la psicoterapia se halla en la oportunidad de trabajar independientemente con el inconsciente sin verse dificultado por la renuencia, o a veces la incapacidad, de la mente consciente para aceptar los beneficios terapéuticos. Por ejemplo, un paciente se daba perfecta cuenta, en el inconsciente, de sus pesadillas de carácter incestuoso, pero como declaró durante el trance: «Entiendo esos sueños horribles, pero no puedo tolerarlos conscientemente». Esta declaración demostraba que su consciente se protegía de lo inconsciente. La utilización de esa protección como fuerza motivadora le permitió al paciente aceptar conscientemente sus ideas inconscientes. La investigación experimental ha demostrado repetidamente que, aunque el inconsciente tenga una buena comprensión de determinado problema o circunstancia, si permitimos que la mente consciente se haga consciente de ello, nos encontraremos con resistencia, rechazo, represión y pérdida a través de la represiónde lo que hemos ganado en el inconsciente. Si trabajamos separadamente con el inconsciente, tenemos la oportunidad de atemperar y controlar el ritmo de progreso del paciente y efectuar una reintegración aceptable de la mente consciente.

Caso ilustrativo

Un hombre casado de 28 años acudió en busca de terapia porque creía implícitamente que no quería a su mujer y que se había casado con ella sólo porque se parecía superficialmente a su madre, con quien tenía una relación muy estrecha. En el estado de trance, el sujeto confirmó esta creencia. Durante la hipnoterapia aprendió, en estado de trance, que su problema marital había surgido de un intenso sentimiento de amor-odio hacia su madre disfrazado de actitud demasiado solícita y que el parecido entre su esposa y su madre le daba la oportunidad de dirigir hacia alguien su deseo de agresión. Cualquier intento de hacer esto comprensible a su mente consciente requería el duro trabajo de revisar sus relaciones interpersonales y reconocer el odio que sentía hacia su madre, lo cual parecía intolerable e imposible. Cualquier otra psicoterapia se hubiese tenido que enfrentar con muchísimas resistencias por parte del sujeto, represiones, racionalizaciones y todo tipo de esfuerzos para rechazar tales ideas. Más adelante, especificaremos cuáles fueron los procedimientos hipnoterapéuticos empleados para corregir el problema. No entraremos en analizar la dinámica subyacente del problema del paciente, ya que el propósito de este artículo es explicar métodos de proceder, nuevas técnicas, la utilización de mecanismos mentales y los métodos de guía y control del progreso de los pacientes que posibilitan que se acepte el contenido inconsciente. Al principio del tratamiento supimos que el paciente no se atrevía a mirar de cerca a su madre; de hecho, no sabía de qué color eran sus ojos o si llevaba dentadura postiza. Su descripción de su madre era muy limitada: «Es muy elegante y su voz es suave y agradable. Tiene una graciosa y dulce expresión que no se merece un lamentable neurótico como yo. ¡Con todo lo que ha hecho por mí!». Cuando, durante la hipnoterapia, hubo llegado a un punto en el que su inconsciente había llegado a entender su problema con suficiente lucidez, se le puso bajo un profundo trance sonambulístico. Se le indujo una amnesia profunda de todos los aspectos de su problema acerca de su madre y su mujer, excepto del hecho de que debía de haber tenido una madre. Esta amnesia incluía sus nuevos conocimientos inconscientes de su situación. Hay muchas razones que justifican la inducción de una amnesia o represión tan profunda. Una es que la obediencia a tal sugestión constituye una cesión de control de las tendencias represivas del paciente a favor del terapeuta. Por otro lado, implica para el paciente que si el terapeuta puede reprimir, también puede restaurar. Cuando llevamos a cabo un trabajo de hipnoterapia, es importante que en las primeras fases desarrollemos en el paciente una amnesia de algún recuerdo inocuo para después devolverlo a la memoria junto con otros recuerdos también de poca importancia, pero olvidados. Esta experiencia es muy importante

para la posterior recuperación del material reprimido que está causando algún problema. Otra razón es que tal amnesia o represión inducida «borra la pizarra» y permite una reorganización de ideas, actitudes, sentimientos, recuerdos y experiencias. En otras palabras, la amnesia faculta al sujeto para enfrentarse a sus propias vivencias, pero sin reconocerlas como suyas. Así, se le permite alcanzar una comprensión objetiva y crítica de su experiencia vital y reorganizarla y re asociarla de acuerdo a su realidad y sus propias necesidades personales. E incluso cuando el material ha sido reprimido del consciente y del inconsciente, las necesidades de la personalidad todavía existen y cualquier esfuerzo por analizar o tratar con ese material será efectuado en relación con sus necesidades de personalidad. Como analogía, el niño con una dieta deficiente en calcio no sabe nada sobre el calcio, pero mostrará una clara preferencia por los alimentos ricos en calcio. Después de la inducción de la amnesia, el siguiente paso fue una breve charla sobre el significado de algunos nombres femeninos. Después, se le sugestionó para que viese, sentada en una silla al otro lado del despacho, a una mujer desconocida que hablaría con él. El paciente no sabría nada de ella excepto que se llamaba Nelly. El entrenamiento que llevamos a cabo con el sujeto antes de esta sesión lo había preparado para esta experiencia. La reacción del paciente a ese nombre en particular, tal como se pretendía, fue la de tener una alucinación de que se trataba de su madre, pero a causa de la amnesia no la reconocía como tal. Se le indujo a que mantuviese una extensa conversación con ese personaje alucinatorio e hizo muchas preguntas que tenían que ver con su problema. De hecho, supo describirla objetiva y adecuadamente. Se le pidió que «especulase» sobre la historia vital de la alucinación. El paciente tenía que informar al terapeuta de todo lo que Nelly «decía» y, al mismo tiempo, se debatía sobre ese material. Por lo tanto, la atenta guía del hipnotizador le permitía revisar objetiva y críticamente todo ese material, que muchas veces le resultaba desagradable. De esa forma, se le revelaban cuáles eran las relaciones con su madre y cuál había sido su comprensión de la situación hasta el momento. Por lo tanto, se le permitía el desarrollo de un nuevo marco de referencia diferente del que había tenido hasta el momento, lo cual le iba a proporcionar la posibilidad de reasociar, elaborar, reorganizar e integrar todo aquello en su vida experiencial. En las siguientes sesiones se siguió un procedimiento similar con otras dos figuras alucinatorias que, según Nelly, eran su hijo Henry y su esposa Madge, a quienes el sujeto no podía reconocer gracias a la amnesia inducida. La sesión hipnótica con Henry fue larga y de mucho provecho ya que éste le proporcionó al paciente una gran cantidad de información que fue debatida con gran libertad y una excelente comprensión. La entrevista del paciente con Madge fue similar en sus efectos.

Muy importante fue lo que refirió el paciente acerca de la conducta emocional que «observó» en los personajes alucinatorios. Se trataba de unas valoraciones objetivas y desapasionadas de «sus propias emociones». Es necesario hacer hincapié en que todo el material que el paciente «obtenía» de las figuras alucinatorias era sólo la proyección del material reprimido de su propia experiencia. Aunque se había inducido una profunda represión de todos los aspectos de su problema, ese material todavía existía y podía ser proyectado sobre los demás, ya que la proyección no tenía por qué llevar a un reconocimiento del mismo. Para ilustrar esto último podemos acudir a esos rasgos de nuestra personalidad que no nos gustan. Normalmente, son fácilmente reprimibles fuera de la conciencia, pero podemos reconocerlos en los demás o proyectarlos en ellos. Por lo tanto, usamos un mecanismo mental común para dar al paciente una visión de él mismo que pudiese ser aceptada e integrada en su comprensión total. El paso culminante de este procedimiento consistió en provocar en el sujeto la alucinación de Nelly y Henry al mismo tiempo, de Madge y Henry, de Nelly y Madge y, finalmente, de los tres a la vez. Además, se le indujo a que desarrollase cada unas de estas alucinaciones en un gran número de situaciones vitales diferentes que sabíamos habían sido traumáticas para él, como un día de compras con su mujer que había acabado en una agria pelea por temas sin importancia, una cena familiar también desagradable y una pelea entre su mujer y su madre. Por lo tanto, el paciente actuaba como observador objetivo, como una juiciosa tercera persona que, a través de mecanismos de represión y proyección, contempla libremente aunque sin darse cuentael panorama de su propia vida experiencial. Un panorama que le permitiría reconocer sus faltas y distorsiones sin los efectos negativos del sesgo emocional. En la siguiente sesión, de nuevo bajo un trance sonambulístico profundo, se le dio la instrucción de recordar claramente y con todo detalle todo lo que había visto, oído, pensado y especulado y de valorar críticamente a Nelly, Henry y Madge. El paciente se mostró muy interesado en la tarea y la llevó a cabo satisfactoriamente. Después se le indicó que eligiese varios incidentes traumáticos y que se preguntase al principio vagamente, y después con creciente claridadsi le había sucedido algo así en su vida. Esto, en realidad, era una instrucción indirecta de que empezase a perder la amnesia inducida o la represión que habíamos establecido previamente. El paciente empezó la tarea lentamente, diciendo que la taza que había encima de la mesa en la escena de la cena familiar se parecía mucho a una que había tenido desde niño. Después se dio cuenta de que Henry y él tenían el mismo nombre de pila y se preguntó durante unos instantes qué apellido tendría. También comentó que Henry y Madge vivían en la misma ciudad que él, ya que reconocía la tienda en la que la pareja se había peleado cuando fueron de compras. Dijo algo sobre la dentadura postiza de Nelly y, no muy de buena gana,

nos contó sus miedos frente a los dentistas y a perder los dientes y tener que llevar una prótesis de ésas. A medida que hacía comentarios, se le iba revelando más material. Cada vez más, tocaba temas de mayor contenido emocional, pero los espaciaba introduciendo asociaciones irrelevantes. Después de más de una hora de comentarios, empezó a tener lapsus linguae que detectaba al instante; en un momento dado, se empezó a poner tenso, pero después de las palabras tranquilizadoras del terapeuta siguió con la tarea. Por ejemplo, al comparar los ojos marrones de Nelly con los de Madge (los primeros de tonalidad clara y los segundos oscuros), comentó: «Los ojos de Madge son como los de mi mujer». Cuando acabó de decir esto, puso una expresión de sorpresa y se preguntó en voz alta: « ¿Mi mujer?». Después de un momento de duda se dijo a sí mismo: Sé que estoy casado. Tengo mujer. Se llama Madge. Tiene los ojos marrón claro como Madge. Pero eso es todo lo que sé. No puedo recordar nada más, ¡nada de nada!». Con una expresión de miedo y ansiedad, se giró hacia el terapeuta y preguntó: « ¿Me pasa algo malo?».

Al poco, descubrió las similitudes entre Nelly y su madre y después, en un

análisis excelente, dijo de Nelly que era una mujer infeliz y neurótica que se merecía una consideración y un afecto normal. Esto le condujo a decir: «Eso

¡Por Dios, Nelly es mi madre, no sé cómo

también se puede decir de mi madre

no me he dado cuenta! Y esos ojos de Madge tan parecidos a los de mi mujer. Madge es mi mujer».

A esto le siguieron una serie de comentarios fragmentarios sobre las

situaciones traumáticas:

«La pelea de la tienda / el abrigo que se compró / casi rompimos nuestro compromiso matrimonial / el pastel de cumpleaños / estábamos sin blanca / por Dios, ¿qué le puedo decir?». Después de cada comentario, ponía una expresión de tensión emocional, como si fuese recordando hechos largo tiempo olvidados. Después de veinte minutos así, se puso las manos bajo la barbilla y se sumió en una reflexión de unos minutos que interrumpió para decir: «Nelly, ¿quién es Nelly?». Unos quince minutos después se tranquilizó y dijo: «Esto ha sido difícil.

Henry soy yo. Ahora sé lo que he estado haciendo, qué he estado haciendo aqui y qué es lo que he hecho siempre. Ya no tengo miedo. No necesito tener miedo, nunca más. Es un lío, pero sé cómo arreglarlo. Voy a pedir cita con el dentista. Pero tengo mucho en lo que pensar. Un buen montón de cosas, pero estoy preparado». Volviéndose hacia el terapeuta, dijo: «Estoy cansado. Terriblemente cansado». Una serie de preguntas y respuestas nos mostró que el paciente se sentía satisfecho, que se sentía bien después de ese vendaval de revelaciones, que sabía que estaba bajo trance, pero que no sabía cómo hacer llegar a su mente consciente lo que sabía su inconsciente. Cuando se le preguntó si quería algunas sugestiones al respecto, respondió afirmativamente y con entusiasmo.

El terapeuta procedió recordándole cómo la amnesia inducida había ido extinguiéndose mediante la filtración de ideas y asociaciones. Que las proyecciones externas le habían permitido examinar su situación sin miedos ni prejuicios. Con cada nueva revelación, había experimentado una reorganización de su vida experiencial, aunque en un principio no podía percibirlo. Hasta ahí, había sido una tarea sencilla en la que estaban implicados él mismo y sus pensamientos y sentimientos. Para que esas revelaciones llegasen al consciente tenía que implicar a sus actividades diarias, su pensamiento, sus propias relaciones personales y las relaciones interpersonales de los demás. Por ello, iba a ser una tarea mucho más difícil. Así, se llegó al acuerdo de que, por ahora, continuaría con su actitud neurótica, pero que poco a poco iría dándose cuenta de lo irracional que era. Primero, intentaría readaptar pequeñas cosas y, después, resolvería problemas más difíciles. Por lo tanto, poco a poco, iría integrando sus aprendizajes inconscientes en su conducta, lo cual produciría un buen ajuste. El párrafo anterior es sólo un resumen de lo que se habló con el paciente. Aunque él creía haber entendido la explicación a la primera, siempre es necesario reiterar y elaborar desde diferentes puntos de vista, además de citar incidentes en los que el inconsciente se abre paso hasta el consciente antes de que el paciente entienda la naturaleza de la tarea. Se le dio un ejemplo: si un día volvía a la tienda en la que discutió con su esposa, podía ocurrir que el dependiente lo mirase con curiosidad. Él reaccionaría con igual curiosidad y hasta divertido por la situación. Entonces, experimentaría una ligera sensación de vergüenza y, de repente, recordaría la escena que protagonizó con su mujer. Tal recuerdo liberaría los resentimientos conscientes. Se le sugestionó con algunos otros incidentes antes de despertarlo y acabar la sesión. El primer paso para conseguir la integración consciente, de acuerdo a lo que dijo durante la sesión anterior, fue ir a visitarse al dentista. Allí, sentado en el sillón del odontólogo, vio cuan exagerados habían sido sus temores. Otro día, se encontró a sí mismo poniéndose una camisa y canturreando una canción, en vez de examinarla compulsivamente para ver si tenía la menor arruga, lo habitual en él hasta el momento. Examinó las fotografías de la familia e inició un proceso de identificación de sí mismo, de su madre y de su esposa. Descubrió por primera vez que se parecía mucho a su padre y que no podía entender por qué había pensado que era la viva imagen de su madre. Gracias a las fotografías, descubrió las diferencias entre su mujer y su madre y se dio cuenta de que la dentadura postiza había alterado las facciones de la cara de su madre. Al principio, estos ajustes se producían sólo en cuestiones menores, pero al cabo de unas semanas, logró corregir temas más importantes. Normalmente, no se daba cuenta hasta mucho más tarde, una medida de prevención que le habíamos aplicado. Por ejemplo, él solía visitar a su madre a la hora del programa

de radio favorito de ésta y, una vez allí, insistía en escuchar otro que, de todos modos, criticaba. Un buen día, se dio cuenta de que había estado visitando a su madre a diferentes horas del día. Le divirtió darse cuenta de que, ahora, su madre sí podía escuchar su programa favorito y, al mismo tiempo, experimentó una comprensión profunda de la naturaleza de las actitudes que había tenido hacia su madre. Durante este periodo de reintegración visitó a su terapeuta regularmente, aunque se trataba de visitas breves. A veces, su propósito era el de discutir sus progresos conscientemente y otras ser hipnotizado y recibir más terapia. Uno de sus últimos pasos fue descubrir que amaba a su esposa y que siempre la había amado, pero que no se atrevía a saberlo porque estaba convencido en su inconsciente de que a cualquier hombre que odiase a su madre tan intensamente sin saberlo no se le debería permitir amar a otra mujer. Esto, según dijo, no tenía sentido y ahora que lo sabía no tenía por qué seguir actuando como había hecho hasta el momento. El último paso se pospuso aproximadamente seis meses. Cuando finalmente pudo darlo, ocurrió de la siguiente manera. El paciente se hallaba caminando por la calle cuando vio a un extraño que profería insultos a un coche que le había salpicado al pasar. De repente, sintió el impulso de preguntarle al extraño por qué perdía el tiempo gritándole a un coche en marcha. La respuesta del transeúnte, según el paciente fue: «Oh, no sirve para nada, pero así me siento mejor. Además, no es culpa del conductor, pero mis palabras no le harán daño». El paciente nos contó que estuvo obsesionado con este incidente durante varios días hasta que se dio cuenta de que ésa era la respuesta a las numerosas veces que había evitado discutir con su madre, pese a que deseaba hacerlo. Luego explicó que, en realidad, no era necesario pelearse, que bastaba con reconocer esas actitudes emocionales que tenía respecto a su madre, sin negarlas ni reprimirlas. A partir de entonces se permitiría expresar sus sentimientos hacia ella, como hacía el peatón enfadado. Y así lo hizo. Las relaciones con su madre mejoraron ostensiblemente. Creemos evidente que existe un paralelismo entre ese paso final y el procedimiento hipnótico de proyectar en personajes alucinados la vida experiencial de uno (son procesos de proyección similares). Sin duda, es un buen ejemplo de cómo utilizar en hipnosis conductas de la vida cotidiana.

Comentarios

El propósito de este artículo no es el de entender la dinámica del problema del paciente ni la naturaleza de sus desórdenes. Nuestro objetivo es demostrar el

valor de la psicoterapia hipnótica, los métodos de aplicación y las técnicas de utilización. Uno de los procedimientos de la hipnoterapia es usar, para propósitos correctivos, los mecanismos mentales o la dinámica de la conducta humana. Las represiones no siempre se han de romper a través de un esfuerzo sostenido. Frecuentemente, salimos ganando si las mantenemos ahí durante un tiempo. La asunción de que el inconsciente debe siempre hacerse consciente tan rápidamente como sea posible conduce muchas veces a unas comprensiones desordenadas e inapropiadas, lo cual, más que otra cosa, retarda la resolución del problema. La disociación del contenido intelectual con respecto a las emociones facilita, en muchas ocasiones, la comprensión del significado de ambos. La hipnosis permite tal disociación cuando ésta es necesaria y la posterior corrección de ambos componentes. La proyección, más que para corregir, puede utilizarse como actividad terapéutica, como hemos ilustrado antes. De la misma forma, las resistencias que constituyen parte del problema pueden usarse mediante su manipulación o puesta de relievepara que el sujeto descubra nuevas formas de conducta favorables a la recuperación.

Resumen

En resumen, diremos que el éxito de la psicoterapia hipnótica depende de tres importantes factores. Uno es la habilidad para usar la propia dinámica y la forma del desajuste del paciente para conseguir o moldear la terapia deseada. Otro es la oportunidad que ofrece la hipnosis para trabajar separadamente (y de forma independiente) o conjuntamente, con los diferentes aspectos de la personalidad y establecer varios núcleos de integración. Igualmente importante es la capacidad de la hipnosis para recrear y revivir experiencias pasadas libres de influencias conscientes, sin distorsiones ni desajustes, permitiendo el desarrollo de un buen entendimiento de la situación, lo cual conduce a óptimos resultados terapéuticos.

SEGUNDA PARTE ESCRITOS POSTERIORES SOBRE HIPNOTERAPIA

INTRODUCCIÓN A LA SEGUNDA PARTE

Los siguientes artículos nos proporcionan una selección de veintiocho casos clínicos atendidos por Erickson. Estos trabajos cubren una buena variedad de problemas y diferentes maneras de enfrentarse a los mismos. Tres de estos casos, en el primer capítulo, tienen que ver con pacientes que sufren de psicosis o esquizofrenia. Erickson trabajó como psiquiatra investigador en un hospital psiquiátrico durante las décadas de 1930 y 1940 y hay un número de casos que demuestran su voluntad de aplicar terapias psicológicas a gente diagnosticada de esquizofrenia durante muchos años. Él mismo admite que hubo más fracasos que éxitos, pero que sentía que la hipnosis ofrecía algo único a estos pacientes. Es interesante comparar la lista de fenómenos hipnóticos con la lista de experiencias psicóticas (incluidas la alucinación, la catalepsia, la disociación, la amnesia, la regresión, las alteraciones de las sensaciones del cuerpo) tal como hicieron hace años Weakland (no publicado) y King (1957). La idea de que puede haber similitudes en la dinámica subyacente es intrigante; una supondría la evocación deliberada de experiencias mientras la otra utilizaría esas experiencias como una retirada o evitación. El tiempo que Erickson era capaz de dedicar a un solo paciente es muy revelador. Él mismo nos cuenta que pasó veinticinco horas en el entrenamiento hipnótico de un paciente antes de empezar la terapia. Con el cuarto caso (George) estuvo dispuesto a pasar doce horas intercambiando «un galimatías» con su paciente antes de que éste le pidiese que «hablase con sentido, doctor». La importancia de la relación terapéutica en la hipnosis queda de manifiesto en el caso de Sandra. Erickson le había prometido que guardaría «sus episodios psicóticos a buen recaudo en su archivador», dentro de sobres de manila. Ella vuelve para comprobar si el doctor los ha guardado sanos y salvos y dice:

«Ahora, doctor, sé que puedo confiar en usted». Yo mismo pude hacer uso de las técnicas ericksonianas en el caso de un paciente con esquizofrenia catatónica (véase Procter, 1985). Traté con instrucciones de relajación a un joven en un profundo estado catatónico, con la respiración dificultada por una infección de pecho e identificado con la figura de Jesús. Se le propuso recordar cómo usar las herramientas de carpintería de un curso que había realizado anteriormente (era carpintero en la vida real). El paciente nos confesó más tarde cuan útil le había sido esa experiencia para galvanizar su deseo de vivir, lo que le permitió volver a ponerse en pie unas pocas horas después.

El capítulo 6 contiene dos casos de conducta estereotipada o rutinas que, en la actualidad, podrían ser clasificados de ejemplos de desórdenes autistas. Son ejemplos de 15 que se podría conocer como el «enfoque del cambio gradual» (Howlin, 1998). En el primer caso, Erickson ayuda a un joven que tiene la compulsión de orinar a través de un tubo de 26 a 30 cm. Al principio le indica que use un tubo de bambú de mayor longitud y, después, reduce gradualmente la medida hasta deshacerse de él. En el segundo caso, ayuda a un chico de 17 años que tiene la compulsión de flexionar y extender el brazo. Erickson le sugiere que reduzca gradualmente la frecuencia de la acción. La terapia, en estos casos, consiste en utilizar o incluso prescribir la conducta problema para después modificarla o reducirla. Aparte del método que emplea Erickson para tratar sus casos, estas historias nos proporcionan una buena cantidad de material clínico en el que observar la psicodinámica de los problemas tratados. Varios de estos casos demuestran cómo traumas tempranos conducen a reacciones psicosomáticas que, en retrospectiva, aparecen como reacciones lógicas a los dilemas de la persona. En el capítulo 6, el paciente F experimenta un episodio de ceguera aguda al pasar frente al garaje donde trabaja el amante de su esposa. En otro caso, una mujer, víctima de una violación, sufre de amnesia y disociación al escuchar un nombre determinado y ver un camión de leche de la marca Borden a través de una ventana. Estos desencadenantes se revelan relacionados con el nombre del violador. En el último caso de este volumen (capítulo 13) un estudiante de medicina incapaz de tolerar las clases de dermatología recupera un recuerdo de un episodio infantil. Se hallaba jugando con un amigo a la edad de ocho años. Por accidente, el compañero de juegos se hiere en la pierna, pero el paciente piensa que lo ha matado. Su padre lo riñe severamente, aunque, por suerte su amigo sólo tiene una herida «horrible, de un asqueroso color verde». La experiencia resultó más traumática, quizá, debido a la severidad del padre. El resultado es que el paciente lo había reprimido, aunque con un aversión muy seria a todo lo relacionado con la dermatología. En el capítulo 6, la paciente G se revela como una joven promiscua cuya conducta hipersexual cambia al darse cuenta, a través de la técnica de escoger palabras aleatoriamente, de que desea practicar el sexo con su padre en el contexto de que tiene «una madre muy dominante y un padre muy agradable pero inefectivo». Sin duda, los teóricos psicoanalíticos encontrarán particularmente interesante estos ejemplos pero, por supuesto, Erickson procede de una manera absolutamente diferente a como haría un analista convencional, es decir, «haciendo consciente lo inconsciente». En contraste, Erickson trabaja del lado de los mecanismos de defensa, incluso promoviéndolos o prescribiéndolos a veces, permitiendo que la resistencia al cambio cese. En muchas ocasiones, el paciente ni siquiera llega a saber que tiene una dinámica inconsciente.

La efectividad y brevedad de las terapias de Erickson se deben, probablemente, a sus peculiares técnicas y a su extraordinaria habilidad para entender lo esencial de las dificultades de la persona. En este sentido, para él es crucial utilizar la dificultad que aparece. A un hombre que considera los tratamientos dentales como necesariamente dolorosos se le permite mantener su fuerte sensibilidad e hiperestesia en su mano derecha (capítulo 7, caso número 2; también en el volumen 1 de esta serie, capítulo 2). En dos casos de parálisis de brazo desarrollado en el trabajo (capítulo 6, casos A y B), Erickson deja una pequeña pero simbólica dificultad en forma de rigidez de la muñeca o del dedo meñique; por lo tanto, se acepta la necesidad dinámica de continuar con un problema y, al tiempo, se reduce de tal manera que ya no impide el correcto funcionamiento vital. El trabajo de Erickson nos ayuda a entender que la «resistencia» no es generalmente una cualidad que contiene la mente del paciente sino que es más correcto verla como una indicación de que el terapeuta no aplica el enfoque correcto o va demasiado aprisa. Erickson restablecerá un síntoma, por ejemplo, la ceguera del hombre mencionado antes (capítulo 6, caso F) y provocará una amnesia del trabajo terapéutico, permitiendo progresivamente que la persona se dé cuenta de lo que ha de asumir a medida que vaya estando preparado para hacerlo. Reorientando a la persona al inicio de la sesión o volviendo a un tema tratado antes del trabajo terapéutico, se crea la amnesia por implicación. Esta «amnesia estructurada» tiende a ocurrir naturalmente, por ejemplo, si volvemos a trabajar en algo que había sido interrumpido por un día de fiesta y podemos olvidar ese día de fiesta. Erickson usa, a veces, una serie de historias en «forma de arco» para provocar este fenómeno:

HISTORIA A HISTORIA B HISTORIA C HISTORIA B (continuación) HISTORIA A (continuación)

Con este método, se tiende a olvidar las historias B y C, como si no hubiese vínculo lógico que una el proceso de recuerdo. Otra serie de técnicas fascinante tiene que ver con los dos capítulos que usan la distorsión del tiempo (capítulo 11) y la pseudo-orientación en el tiempo (capitulo 12). Nuestro sentido de la duración del tiempo, por supuesto, varía según las actividades que realizamos. Una semana complicada parece ser muy larga y unas vacaciones divertidas muy rápidas. Hay sueños que duran muy poco y que parecen haber supuesto meses o años de sucesos. El sentido subjetivo del tiempo puede ser sistemáticamente alterado mediante la hipnosis (Cooper y Erickson, 1954). Puede ser condensado o dilatado. Erickson lo usa en dos ejemplos con

artistas. En el capítulo 11 un pintor tiene problemas con un bloqueo creativo y

Erickson le ayuda a pintar un cuadro en un tiempo récord (paciente A). También ayuda a un músico muy atareado a ensayar a una velocidad extraordinaria. La paciente D es una mujer de 19 años con una gran aversión a la sangre en sus visitas al dentista. El tratamiento consiste en hacerle revivir «en veinte segundos» todas sus experiencias traumáticas relacionadas con la sangre, algo parecido a lo que experimenta la gente en el umbral de la muerte, cuando aseguran haber repasado toda su vida en cuestión de segundos o minutos. Otra técnica para manejar la resistencia del paciente consiste en la pseudo- orientación en el tiempo o en la proyección imaginaria de eventos en el futuro. En hipnosis, es bien conocido que una persona puede regresar a pasadas experiencias, pero Erickson invierte brillantemente el proceso, animando a la gente a imaginar un futuro en el que han resuelto el problema. Eso es lo que hace con un hombre que compulsivamente visita la tumba de su madre (después de que su padre lo obligara a hacerlo de niño). Su reacción posterior fue que, de alguna manera, se encontró «demasiado ocupado para visitar la tumba durante las dos últimas semanas». En uno de los casos más interesantes de Erickson (capítulo 9), el psiquiatra ayuda a un hombre que sufre de dolor causado por un cáncer terminal. El paciente se resiste a la idea de la hipnosis, pero aun así, Erickson intercala sugestiones hipnóticas en una inocente charla sobre el cultivo de tomates (el paciente se dedicaba a esa actividad). Al final del capítulo, Erickson nos describe cómo ayuda

a su secretaria a superar un dolor de cabeza muy molesto. La técnica consiste en

introducir sugestiones subliminales en el dictado que hace a la paciente/secretaria.

A mi entender, la «técnica de la intercalación» puede generalizarse a la técnica de

entrevista, útil clínicamente en una serie de situaciones, especialmente cuando se trabaja con niños. En algunas conversaciones uno puede sostener varios temas a la vez, saltando de uno a otro en una corriente continua. Puedo estar hablando con un niño acerca de sus intereses, de lo que le gusta más en la escuela, de las experiencias con su padre y volver a lo que le interesa antes de que se retraiga por haber abordado un tema doloroso. Después, uno vuelve a hacer un poco más de trabajo en el área dolorosa cuando las aguas vuelven a su cauce. En el capítulo 10, Erickson nos cuenta cómo ayudó a su hijo Robert, que se había herido en una caída. En una maravillosa serie de sugestiones, perfectamente construidas y sincronizadas, le dice que se limpie la herida y acepte los puntos que le van a poner usando su rivalidad natural con su hermana. Erickson titula la historia «Hipnoterapia pediátrica», ¡con la implicación de que en ese relato hay suficiente como para cubrir ese tema! Si analizamos con atención este artículo, veremos que realmente se nos enseña muchísimo acerca del tratamiento de niños y jóvenes.

Estos artículos (sólo algunos de sus casos terapéuticos; aquí únicamente se incluye un 10 %) muestran que Erickson era un trabajador extremadamente versátil, a veces dispuesto a romper la ortodoxia de la psicoterapia. Yo estoy convencido de que Erickson tenía en cuenta el interés de sus pacientes por encima de todo. En la actualidad, existe un debate enconado acerca del abuso terapéutico y el poder del terapeuta, y el trabajo de Erickson podría suscitar algunas críticas en ese sentido. Por ejemplo, en el capítulo 5, el psiquiatra insulta a una paciente que tiene una imagen de su cuerpo muy negativa. Y este es sólo uno de muchos ejemplos similares. Claro está que, al final, el tratamiento tuvo éxito. La paciente se sintió entendida y, a partir de ahí, Erickson utilizó el propio constructo de la paciente para modificarlo. En los dos casos del capítulo 6, que tratan de hombres con problemas de parálisis nerviosa, utiliza un fingido conocimiento médico para resolver el problema. En manos de un psicoterapeuta con mucha experiencia, podría justificarse esta conducta, aunque yo mismo dejé muy pronto de usar estas técnicas y así se lo aconsejo a todo el mundo. De todas formas, quiero recordar a los lectores que Erickson ejerció su actividad en una época en la que la relación paciente-médico era muy diferente a la actual. H. G. Procter

Bibliografía

Cooper, L. F. y Erickson, M. H., Time distortion in hypnosis, Baltimo re, Williams & Wilkins, 1954. Howlin, P., Children with autísm and Asperger syndrome: aguidefor practitioners, Chichester, Wiley, 1998. King, P. D., «Hypnosis and Schizophrenia», en Journal qf Nervous and Mental Disease, 1957, nB 125, págs. 481486. Procter, H. G., «A construct approach to family therapy and systems in tervention», en E. Button (comp.), Personal Construct Theory and Mental Health, Beckenham, Kent, Croom Helm, 1985. Weakland, ]., Schizophrenia and Hypnosis: phenomenal similarities and theirpotential relevance, inédito, Palo Alto, Mental Research Institute, 1956.

5

LA HIPNOSIS: SU RENACIMIENTO COMO MODALIDAD DE TRATAMIENTO 14 Milton H. Erickson

Introducción

La hipnosis es tan antigua como la medicina y casi tan antigua como el ser humano

El estudio de las civilizaciones de la Antigüedad revela que las artes curativas de antaño incorporaban un uso primitivo de la hipnosis. Estas civilizaciones emergieron, florecieron y desaparecieron para ser reemplazadas por otras más prósperas. Pero la hipnosis permaneció puesto que el hombre no dejó de pensar, actuar y desear. A través de los tiempos, ha existido una sempiterna necesidad de formular el encantamiento, de usar el sueño sanador y la paz interior. En tiempos remotos, los sacerdotes y sacerdotisas prestaban sus ser-vicios a la comunidad sanando en los templos del sueño, construidos sobre las ruinas de los todavía más antiguos templos de Morfeo. Los chinos, los hindúes, los griegos y los egipcios tenían templos donde se administraba la hipnosis y la sugestión para aliviar a los que sufrían. Indudablemente, todavía se han de descubrir más civilizaciones y podremos comprobar que todas usaban la hipnosis en sus ritos, encantamientos o, directamente, en lo que suelen llamar sueño mágico. No le es difícil al hombre encontrar a otros de su especie con las mismas necesidades. Durante la Primera Guerra Mundial se produjo un renacimiento del interés médico por la hipnosis, aunque no duró mucho. Los alemanes agotaron ¡su suministro de anestésicos químicos y no tuvieron otra opción que usar la hipnosis en su lugar. Después de la guerra, particularmente en Inglaterra, se siguió usando la hipnosis y sus posibles efectos calmantes y reeducativosespecialmente para los casos de choque traumático. Hacia la década de 1930, apareció un nuevo tipo de estudio de la hipnosis. Se trataba del uso de la hipnosis como medio para la investigación de la conducta psicológica y fisiológica. A esto se dedicó el autor de este artículo, a la sazón alumno de Clark L. Hull. A consecuencia de ello, Hull se interesó por la hipnosis y procedió a demostrar que podía ser investigada en el laboratorio tal como lo eran otras formas de conducta humana. Las primeras publicaciones sobre el tema salieron de su laboratorio y, junto con otras posteriores, demostraron que la

hipnosis podía ser evaluada mediante los cambios fisiológicos que se obseivaban en el sujeto. Por lo tanto, podían investigarse las diversas fuerzas y experiencias que constituían la fundación de la personalidad. Durante la Segunda Guerra Mundial, los médicos y psicólogos que habían trabajado con ella, descubrieron que la hipnosis no sólo servía para producir anestesias, tal como habían demostrado los alemanes durante la Primera Guerra Mundial, sino para investigar las curiosas experiencias resultantes de la «fatiga de combate». Más aún, podía emplearse para reeducar al paciente para que entendiese mejor sus capacidades frente al estrés de la guerra. Gracias a esas intervenciones se evitaron muchas bajas. Cuando acabó la Segunda Guerra Mundial, muchos de aquellos médicos, psicólogos y dentistas volvieron a la vida civil y se dieron cuenta de que la hipnosis podía aportar algo nuevo a la ciencia moderna. Esos pioneros organizaron equipos de formación que viajaban por todo el país dirigiendo seminarios sobre hipnosis. Estos equipos incluían gentes con buenos conocimientos de medicina general, psicosomática, psiquiatría, obstetricia, cirugía, psicología y odontología. Enseñaban a sociedades médicas, psicológicas y otras organizaciones. Se requería una titulación oficial para asistir a los mismos. Lentamente, el mundo científico fue dirigiendo su mirada hacia la hipnosis. El resultado es que aquí y allá fueron proliferando los departamentos que permitían llevar a cabo investigaciones mediante el uso de la hipnosis. En 1949, un pequeño grupo de científicos fundaron la Sociedad de Hipnosis Clínica y Experimental en la ciudad de Nueva York. La organización estaba dedicada al desarrollo de la hipnosis y una de sus primeras actividades fue fundar una revista sobre el tema. En 1957 apareció la Sociedad Americana de Hipnosis Clínica, que estimuló la creación de numerosas sociedades para el estudio hipnótico en todo el mundo. Por otro lado, también tuvo el beneficioso efecto de despertar el interés de ilustres estudiosos. El bienestar iatrogénico, en contraposición a la enfermedad iatrogénica, pasó a ser el centro de interés. Realmente, en esos momentos, era poco lo que se sabía sobre la potencialidad del ser humano, especialmente sobre su psique. La hipnosis ofrecía un campo diferente de exploración de la conciencia, un enfoque nuevo de investigación que podía abrirse paso en terrenos inaccesibles para la medicina tradicional. La hipnosis, como complemento de la práctica de la medicina, ha abierto nuevos campos de exploración en el estudio de la conducta humana y está cambiando los conceptos de las potencialidades psicológicas y fisiológicas. Que la hipnosis será productiva es incuestionable. Pero cuánto y de qué manera, nadie puede decirlo todavía.

Definición de hipnosis

Un estado especial de conciencia

Todavía hay en la actualidad muchas personas que piensan que la hipnosis es un sueño sanador, una fuerza mágica, una especie de poder demoniaco, tal como se ha entendido durante miles de años. Pero ¿qué es lo que los científicos denominamos hipnosis? Con toda seguridad, no se trata del sueño fisiológico, incluso cuando puede parecérsele. Es cierto que puede producirlo, pero es algo diferente. Por supuesto, no tiene nada que ver con poderes mágicos ni se trata de una fuerza bárbara procedente del averno. La hipnosis es un estado especial de conciencia al que se llega normalmente con la ayuda de otra personaen el que cierta conducta de la vida diaria se manifiesta directamente. La hipnosis es un tipo de conducta especial pero normal que aparece cuando la atención o los procesos mentales se dirigen al cuerpo de aprendizajes adquiridos en las experiencias de la vida. En ese estado especial de conciencia se pueden encontrar las diferentes formas de conducta de la vida de cada día y, aunque difieren en cuanto al grado y relaciones que establecen, siempre se hallan dentro de los límites de lo normal. Con la hipnosis no se consigue trascender las habilidades que poseemos o implantar nuevas capacidades, sino sólo potenciar la expresión de las mismas, aunque quizá no nos hayamos dado cuenta de que están ahí. La hipnosis no puede crear nuevas habilidades en una persona, pero puede ayudarle a manejar las que ya tiene.

La hipnosis en la práctica clínica

El principio del uso de la hipnosis clínica es que se beneficia de la restricción o concentración de la atención del paciente sobre aquellos elementos que pueden favorecer su bienestar. Por ejemplo, cualquiera puede caminar sobre un tablón de madera de tres metros de largo por sesenta centímetros de ancho en el suelo en estado de vigilia normal. Pero suspendamos ese tablón en el aire a cinco metros del suelo y veremos cómo cambia la tarea. En el estado normal de conciencia la acción queda limitada por consideraciones que no tienen que ver con la tarea en sí. Incluso si la tabla estuviera apoyada en un suelo transparente a mucha gente todavía le seguiría siendo imposible pasar por allí. Algunas ideas, comprensiones, creencias, deseos, esperanzas y miedos pueden impedir que ejecutemos lo que nos proponemos en el estado de vigilia, distorsionando incluso los objetivos que deseamos. En el estado de hipnosis, el campo de la conciencia está limitado y tiende a restringirse a materias pertinentes; lo demás, resulta irrelevante.

Fijémonos en otro ejemplo: un paciente con quemaduras está desesperado y sólo desea que le calmen el dolor. No quiere que le hablen acerca del dolor, no le apetece comer o beber, no puede dormir debido al propio dolor, el miedo y la ansiedad que le provoca su estado. Bajo hipnosis, en contraste, el paciente con quemaduras sí que es susceptible de algo más. Puede recibir sugestiones. Estará tan interesado en las sugestiones como en que le administren morfina o analgesia. Se le puede sugestionar para que coma y beba, algo que ninguna droga puede lograr (además, las drogas retardarán la eliminación de toxinas). Más aún, el sujeto podrá disfrutar de un sueño fisiológico natural que es mucho mejor que el narcótico. Aun en el caso de que la hipnosis no pudiese liberarlo de todo el dolor, la sintomatología se reducirá enormemente y así podremos rebajarle la medicación que está interfiriendo en la eliminación de toxinas. El autor puede aportar su propia experiencia como ejemplo. En una ocasión trató a un chico de siete años que tenía quemaduras graves en un brazo, el hombro, el pecho y el costado. Se le vendaron las áreas quemadas pero, gracias a la hipnosis, no fue necesaria la medicación. El paciente se recuperó en tres semanas. Su estado no requirió más que una sesión de hipnosis porque las sugestiones pos hipnóticas fueron suficientes para mantener los efectos deseados durante toda la hospitalización. En otra ocasión, trató a un paciente de unos veinte años de edad que llevaba tres años ingresado en un hospital diagnosticado de esquizofrenia catatónica. Su curso clínico en el hospital se volvió muy previsible. Periódicamente se elevaba su tensión y ansiedad para, al cabo de ocho días, alcanzar el pico de conducta violenta. Cuando llegaba a ese estado, tenía que ser recluido durante un periodo de cuatro a seis semanas. Después, seguía un periodo de seis a ocho días en el que se iba calmando, para llegar al octavo día en un profundo estado de pasividad e inaccesibilidad, y nunca fue capaz de dar ninguna razón clara de su conducta. Este estado continuaba después durante un periodo de siete a nueve semanas, tras el cual empezaba otro ciclo de nuevo. Durante un periodo de remisión, estuvimos aproximadamente veinticinco horas tratando al paciente e intentando que aprendiese a entrar en trance sonambulístico con fines experimentales. Se le dio la sugestión pos hipnótica de que iba a «responder siempre». Al principio de la tercera semana del siguiente periodo de desorden, el paciente se hallaba atado, totalmente inaccesible por los medios ordinarios (en ese estado era incontinente y se le alimentaba mecánicamente). Nos acercamos al paciente, le tocamos la muñeca con delicadeza y lo llamamos «John», un nombre que habíamos acordado durante los trances hipnóticos previos y que sólo usaríamos bajo trance. Después de que lo llamásemos tres veces a intervalos de cinco segundos (junto con cada llamada se le tocaba suavemente la muñeca), pareció

reconocernos y preguntó qué queríamos. Casi inmediatamente, el paciente pareció darse cuenta de que estaba inmovilizado y preguntó qué le sucedía. Sólo se le dijo que sería interesante que les hablase a los estudiantes de medicina, un procedimiento al que estaba muy acostumbrado durante sus periodos de remisión. «John» dijo que no se encontraba muy bien, que estaba lleno de «sentimientos horribles» y miedos y ansiedades y que, en definitiva, dudaba de poder hablar con ellos. También preguntó por qué le llamaban «John» en vez de Frank, su nombre real. Esto reveló que no se hallaba en estado de trance hipnótico, cosa que nos sorprendió, porque se suponía que sólo saldría de aquella situación de alteración en estado de trance. Aun así, se le urgió a que se duchase, se vistiese y hablase con los estudiantes. Se le dijo que en cualquier momento podría pedir que lo inmovilizasen de nuevo si sentía que no aguantaba la situación. Aunque dudando un poco, aceptó. Después de dos horas con los estudiantes, Frank dijo que se estaba «poniendo enfermo» y nos pidió que lo atásemos lo más rápido posible. Incluso ayudó, ansiosa y precipitadamente, a asegurar los nudos. Cuando se hallaba completamente inmovilizado, se le informó de ello. Inmediatamente comenzó su conducta desordenada de gritos y lucha violenta, de nuevo completamente inaccesible. La semana siguiente, la cuarta semana del brote, se siguió el mismo procedimiento y también se consiguió contactar con el sujeto. Hacia la quinta semana, empezó a entrar en el periodo de remisión y, al final de la misma, ya había recuperado su estado normal. Durante un tiempo, decidimos no intervenir para permitirle disfrutar de esa desaparición espontánea de síntomas. Durante la octava semana de remisión llevamos a cabo con él algunas demostraciones de hipnosis y resultó ser un sujeto hipnótico excelente. Desafortunadamente, ningún interrogatorio arrojó luz sobre sus periodos de desorden. Parecía incluso no apercibirse de que había tenido periodos de desorden, aunque sí sabía que, por ejemplo, hacía poco había pasado un tiempo que no podía explicar, que había desaparecido de su memoria. Durante el siguiente periodo de conducta desordenada probamos a contactar con él mediante el sistema de tomarle la muñeca y llamarlo tres veces «John». Podíamos hacerlo a intervalos de cuatro días o más. Hubo dos fracasos cuando se intentó aplicar el procedimiento a intervalos de tres días. Por lo tanto, decidimos a partir de entonces que no intentaríamos contactar con él si no pasaban al menos cuatro días entre experiencias hipnóticas. Ninguno de los otros psiquiatras estaba dispuesto a seguir el ejemplo del autor. Varios estudiantes de medicina sí lo intentaron y lo consiguieron, aunque podemos decir que no se trata de una prueba fiable, ya que el autor estuvo siempre presente. Pero en general, en aquella institución no se recomendaba más bien todo lo contrarioel uso de la hipnosis con pacientes psicóticos y alterados,

aunque no se pudiese contactar con ellos de ninguna otra manera. De todas maneras, la posición del autor dentro del personal facultativo de la institución le permitió seguir llevando a cabo esos experimentos tan poco «ortodoxos». Animado por esta experiencia con Frank, intenté un procedimiento similar con otros seis pacientes esquizofrénicos, catatónicos y hebefrénicos. Los resultados fueron similares; de hecho, tres de ellos fueron dados de alta. En tres años, todos habían vuelto al hospital con una conducta muy alterada. Pese a ello, todos respondieron a las claves pos hipnóticas anteriores y, al poco, pudieron ser dados de alta. Más tarde, se empleó la hipnosis con éxito en tres pacientes maniaco- depresivos violentos que mostraban remisiones suficientemente largas como para permitir un entrenamiento hipnótico. Con ellos, así como con los esquizofrénicos muy violentos, podíamos interrumpir sus episodios de excitación durante un tiempo de dos a cuatro horas antes de volverlos a inmovilizar o devolverlos a sus habitaciones de reclusión. En la experiencia del autor, esta manera de tratar la conducta psicótica alterada era única. Aun cuando el porcentaje de fracasos fue mayor que el de éxitos, la obtención de conducta razonablemente normal mediante la hipnosis indicaba, de una manera limitada, que esa técnica podía ser efectiva y que merecía más investigación. El problema aún radica en convencer a los miembros de la profesión médica de que los pensamientos, las emociones y los aprendizajes pasados de cada persona juegan un rol muy importante en el funcionamiento psíquico y fisiológico.

Tres casos de hipnosis en la práctica médica

Los siguientes casos ilustran cómo los potenciales de una persona pueden restaurar su bienestar. La hipnosis aísla al sujeto de su entorno inmediato consciente y dirige su atención a él mismo y sus potencialidades reales. La hipnosis es similar a un laboratorio convencional, ya que se trata de un laboratorio que existe en el interior de las personas.

Edward C.

Edward tenía una hermana seis años mayor que él. Su padre era empleado de una planta industrial. Cuando se graduó en la escuela secundaria, Edward consiguió empleo en la misma planta. Era callado, pensativo, tenía pocos amigos y más bien superficiales. No estaba interesado en las chicas, aunque había llevado a dos o tres a ver una película (pero nunca la misma chica dos veces). No era ni amistoso ni hostil. Un día, mientras estaba en el trabajo, se vio súbitamente

atacado por un problema. Tuvo que ser reducido por dos compañeros hasta que vino la policía para ponerle unas esposas y unos grilletes en los pies y llevarlo a la sala de psicopatías del hospital de la ciudad. Desde ahí, fue remitido a un hospital mental. El personal lo diagnosticó de esquizofrénico, del tipo catatónico. Desde entonces, Edward solía sentarse en una silla calladamente. Escuchaba atentamente cuando le hablaban, pero nunca respondía. Sin embargo, unas tres veces cada veinticuatro horas se comportaba de modo violento. Corría salvajemente por el dormitorio, arrastrándose por debajo y por encima de las camas, apartándolas de las paredes. El desorden duraba unos veinte minutos y después, cubierto de sudor, volvía a la silla y, por la noche, a su cama. Edward nunca dijo nada sobre esos episodios. Más de una docena de psiquiatras entrevistaron al paciente, pero sin obtener ninguna respuesta verbal. Todas las entrevistas fueron un fracaso, y así pasaron tres años. Finalmente, el autor se decidió a usar la hipnosis. Se empleó la técnica de la relajación, con sugestiones de fatiga, sueño y atención a lo que se le decía. En unos veinte minutos, Edward ya presentaba toda evidencia física de hallarse en estado de trance. Mostraba catalepsia y movía la cabeza para responder sí o no a las preguntas. Se determinó pronto que quería hablar de sus problemas, pero que no sabía cómo. Esta información fue obtenida gracias a las muchas preguntas que se le hacían y las parcas respuestas que podía dar (sí o no con la cabeza). El autor le explicó que iba a ayudarle y que esa ayuda consistiría en sentarlo en una silla y que tuviera un sueño. (Un sueño era aceptable porque es una experiencia interior, mientras que una conversación no lo es.) Este sueño tendría lugar durante la siguiente noche, pero, si así lo quería, podía tener lugar en la próxima hora. Edward sacudió la cabeza afirmativamente. Se le dijo que iba a soñar acerca de su problema de manera que obtendría información acerca del mismo, acerca del motivo que lo retenía en un hospital. Se le dijo, a su vez, que tendría que relatarnos el sueño después de haberse producido. Se le pidió que pensase en ello durante inedia hora todavía en estado hipnótico. Se le explicó que el autor se ausentaría un rato y que después tendría que decir si quería soñar durante la próxima hora o no. Edward movió la cabeza en señal de aprobación. Se le dejó pues, sentado en una silla, en estado de trance. Media hora más tarde se le hizo la pregunta anunciada. Edward respondió afirmativamente de nuevo. El autor se sentó cómodamente cerca del paciente y esperó unos quince minutos, el tiempo que Edward dijo que necesitaría para empezar a soñar. Exactamente quince minutos después, Edward se puso extremadamente tenso y empezó a sudar. Sus músculos se agitaron. Apretó las mandíbulas. Esos cambios duraron unos veinte minutos. Entonces, Edward se relajó y suspiró profunda-mente. Se le preguntó:

«¿Esta soñando?». Él contestó: «Sí, es horrible, absolutamente horrible». Se le pidió que narrase el sueño, si podía. Movió la cabeza afirmativamente y dijo: «Puedo hacerlo, pero deme la mano, porque me asustaré de verdad».

Edward relató su sueño. Se imaginaba a sí mismo expulsado a una especie de

oscuridad total y perseguido por una fuerza terrible. «Me arrastra, tira de mí, me retuerce. Me arrastra a unas grandes pilas de alambres afilados, a través de

.Me sacude hacia un lado y luego al otro. Me mete y me

saca de ahí y noto todo el tiempo los cortes. No puedo ver nada. Sólo siento el dolor. Sigue y sigue. Estoy tan asustado.» Le pregunté si había algo que yo pudiera hacer para ayudarle. Edward respondió que nada ni nadie podía ayudarle, que todo lo que podía hacer era sentarse y esperar. Le pedí entonces que se sentara cómodamente, que descansase dos o tres horas y que no permitiese que le pasase nada. Durante esas horas se le dijo que se despertase y fuese a comer como hacía habitualmente. Más tarde, ese mismo día, nos dirigimos a Edward nuevamente. Estaba en silencio, pero miraba al autor con atención, en su primer esfuerzo real en tres años por responder a un psiquiatra. Le pregunté si me permitía hipnotizarlo otra vez. Edward movió la cabeza afirmativamente y extendió la mano. Se la tomé con cuidado y se le indujo el trance en unos minutos. Tan pronto como la catalepsia nos indicó que el paciente se hallaba en estado de trance, le pregunté si estaba dormido. Él respondió:

«Estoy profundamente dormido, descanso cómodamente. Estoy dormido salvo que oigo su voz. Me gusta así». Le pregunté después: «¿Quiere tener otro sueño?». El paciente respondió: «No». El autor persistió: «Me gustaría que tuviese otro sueño porque creo que puedo ayudarle si lo tiene». Edward respondió: «Si ayuda, lo intentaré». (Los enfermos quieren colaborar, lo que suele suceder es que no saben cómo.) Se le pidió a Edward que escuchase con atención. Se le dijo que iba a soñar el mismo sueño anterior. Movió la cabeza y dijo: «¡No!, ¡No!». El autor continuó: «Quiero que las condiciones sean diferentes, quiero el mismo sueño pero con diferentes personajes, porque todos esos alambres, cuchillos y arbustos espinosos se pueden calificar de "personajes". Esta vez quiero que tenga el mismo sueño, con las mismas emociones, pero con un diferente reparto de personajes. ¿Hará esto por mí. Edward? Sepa que es por su propio bien». Después de algunos minutos de reflexión, Edward preguntó cuándo debía empezar. Se le respondió: «¿Está bien dentro de cinco minutos?». Hubo un dudoso y desganado «Sí». Contamos los minutos uno, dos, tres, cuatroy

unos cincuenta segundos después tensó los dedos en mi mano y mostró la conducta previa: tensión, músculos agarrotados, sudoración difusa y temblores. De nuevo, la conducta duró unos veinte minutos y de repente se relajó y se hundió en la silla. Ante la pregunta correspondiente, respondió: «Ya se ha acabado. Fue el mismo sueño. Tómeme la mano con cuidado. Se lo contaré, pero no me haga soñar más en eso».

montones de cuchillos.

Edward empezó a relatarnos el sueño. Una terrible oscuridad lo había envuelto y el mismo horrible poder lo perseguía, pero esta vez lo arrastró, lo empujó, lo retorció y lo tiró por el precipicio de un cañón inacabable. Durante toda la caída estuvo recibiendo el impacto de piedras y tierra desprendida que le caían encima provenientes de todas partes. Él iba dando tumbos de un lado a otro del cañón y el polvo le entraba en los ojos y en la boca. Grandes piedras cayeron sobre sus piernas. Había momentos en que quedaba enterrado bajo un desprendimiento de tierra, y cuando lograba salir, le caía otro encima. Edward acabó su descripción:

«Era el mismo sueño de la otra vez, pero en un cañón. Eso es todo. Ahora déjeme descansar». Le agradecí su ayuda y lo desperté. De nuevo se hallaba allí sentado en silencio, atento y sin hablar. Ahora ya no sacudía la cabeza para responder. Al día siguiente, acudí a ver al paciente. Sólo respondió para volver la cabeza en señal de que no quería comunicarse. Al día siguiente, me acerqué de nuevo, pero tampoco quiso comunicarse. Así" continuó durante una semana. Las enfermeras informaron de que no había padecido sus habituales episodios de desequilibrio. Entonces, doce días más tarde, Edward sufrió uno de sus ataques violentos. Cuando lo visité aquella tarde, no quiso responder a las preguntas hasta que se le preguntó si quería entrar en trance hipnótico. Respondió que sí con la cabeza. En un par de minutos ya se hallaba en estado hipnótico. Se le preguntó: «¿Le han ayudado esos sueños?». Edward dijo: «Sí. Esos sueños es lo que sucede en la sala de psiquiatría y en el dormitorio cuando tengo un ataque. Son lo mismo». Le pregunté: «¿Podría tener otro sueño de ésos?». Respondió: «No», pero dudando. Le dije que no parecía muy convencido de esa respuesta negativa. Parecía que quería decir sí. Se le pidió que se explicase. Dijo: «Esos sueños son horribles, totalmente horribles. Lo que me pasa en la sala es horrible. Pero después de haber soñado con ello, ya no me ha vuelto a pasar. Sé que volverán, pero no quiero tener uno ahora». Le dije:

«Pero así como los dos primeros sueños le ayudaron, quizás un tercero le dé unos días de descanso. ¿No quiere intentarlo?». Con miedo, dudando, finalmente dijo que sí. Una vez más le expliqué: «Quiero que tenga el mismo sueño, pero con diferentes personajes. No con alambres, cuchillos o rocas. Quiero que sueñe lo mismo, pero con otros personajes. ¿Qué le parece empezar dentro de cinco minutos? Le sostendré la mano con fuerza». Edward dijo débilmente: «Sí». Esta vez tuve la precaución de darle la mano al paciente por los dedos, porque ya había experimentado la fuerza que podía llegar a imprimir a su mano cuando se excitaba. Unos cinco minutos más tarde empezó a mostrar la actividad anterior. De nuevo duró unos veinte minutos. Cuando finalmente se relajó, respirando con dificultad, le pregunté: «¿Me puede decir qué ha soñado?". Respondió: «Sí». Edward explicó que había soñado con «una tar-tana» que estaba llena de cristal roto. Era una tartana muy grande en la que iban cuatro personas. Él era uno de los

cuatro. A los otros no les ocurría nada cuando la tartana bajaba a toda velocidad por una carretera de montaña con curvas muy cerradas. Se salía de la carretera, bajaba por la pendiente e iba a parar a la carretera debajo. Iba a una velocidad

endiablada. No podía ver a la gente. Sólo sabía que se trataba de gente horrible.

El cristal llenaba toda la tartana, pero sólo le tocaba a él. Cada vez que la tartana

saltaba, el cristal lo golpeaba. Fueron cayendo y cayendo hasta que la oscuridad cesó y el sueño se acabó. Se le agradeció a Edward su ayuda y se le dijo que se despertase tan cómodamente como pudiera. Se despertó, pero como ya era habitual, sin hablar. Se limitaba a mirar atento. Se le veía fatigado, con la camisa

sudada por la emoción y el esfuerzo. Durante los siguientes seis días no sufrió ningún ataque. Al séptimo día, Edward movió su silla hasta la puerta por la que el autor solía entrar en la sala de psiquiatría. Cuando abrí la puerta, Edward me alcanzó con la mano y tiró de mi brazo. Le pregunté: «¿Quiere algo, Edward?». Lentamente dijo que sí con la cabeza. Le pregunté: «¿Quiere entrar en trance?». Después de un rato dijo en voz baja: «Sí». Por primera vez en tres años, había pedido ayuda voluntariamente, gracias a la hipnosis. Así que lo hipnoticé de nuevo. Desarrolló el estado de trance muy rápidamente

e inmediatamente le pedí que se «explicase». En esencia su explicación fue:

«Estos sueños son todo lo mismo. Varían en algo, pero son lo mismo. Me asustan. Me hacen daño. Pero cuando usted me hace soñarlos ya no los tengo durante el resto del tiempo. Pero sé que hoy voy a tener uno, y no quiero. Así que quizá lo mejor sea que usted me haga tener uno». (Esto demostraba que realmente estaba pensando en sí mismo por primera vez.) Por tercera vez, se le dijo: «Sueñe el mismo sueño, con el mismo significado emocional, pero con diferentes personajes. Esta vez quizá no sea tan oscuro. Quizá pueda ver un poco más claro. No será placentero, pero quizá no duela tanto. Así que empiece tan pronto como pueda». En unos cuatro minutos desarrolló el sueño; veinte minutos más tarde, entre sudores, Edward dijo: «Ha sido el mismo sueño. Era malo, terrible. Pero no me ha hecho tanto daño. Caminaba a través de un bosque. El cielo se volvía más y más negro hasta que no se podía ver nada. Entonces el viento empezó a soplar. Podía oír truenos, pero no se veían los relámpagos. El viento me arrastraba, me levantaba por los aires y me lanzaba contra los árboles. Así estuve durante varios kilómetros. Cuando el sueño iba a acabar, me pareció ver una casa. Pero no estoy seguro». (Inicio de identificación.) Se le preguntó al paciente cuándo pensaba que podría tener otro sueño. Respondió: «No esta semana. Quizá la que viene». Le pregunté si me lo haría saber. Respondió: «Pase cerca de mí todos los días. Cuando quiera un sueño, le tomaré la mano». (¡Confiaba en alguien por primera vez en tres años!) Se le pidió que se relajase, que se sintiera lo más cómodo posible y que después despertase. Después de despertar del estado de trance, se le preguntó a Edward si le gustaría

hablar. Dijo que sí con la cabeza, pero cuando repetí la pregunta, dijo que no con la cabeza. Durante los siguientes diez días, pasé siempre cerca del paciente, tal como le había prometido. No fue hasta el undécimo día que me alcanzó la mano. Las enfermeras me habían informado de que no había sufrido ningún ataque en todo ese tiempo. En cuanto me senté a su lado, Edward, sin esperar instrucciones, entró en trance. Le pregunté si pensaba que iba tener un ataque. Respondió: «Sí, pronto tendré uno. Tiene que ayudarme». De nuevo se le pidió que soñase el mismo sueño, pero con menos dolor y más claro, que pudiese ver los personajes con más claridad. Sus dedos se pusieron rígidos en mi mano y desarrolló el sueño inmediatamente. La conducta que se le observaba era esencialmente la misma y duró los veinte minutos de rigor. La recuperación del sueño fue un poco más difícil. Esta vez se estremeció durante más tiempo y le faltaba el aire. Eludió mi mano. Se le pidió que contase el sueño. «Estaba andando por una calle que no conozco. Estaba oscuro. El sol no brillaba mucho. Llegué a una casa horrorosa. Sabía que no quería entrar, pero algo terrible me golpeó en la espalda y me metió dentro. Era una habitación horrible. Entonces, algo como una mujer me golpeó con lo que parecía una escoba. Después, algo que parecía un hombre saltó sobre mí. Entonces, otra mujer me golpeaba con un hierro candente. Traté de escapar. Huía de una habitación a otra, pero ellos siempre me seguían. No podía escapar. Finalmente llegué a la última habitación. No podía ver quiénes eran. Eran enormes. Eran monstruos. De repente, el sol brilló y estaba en la calle. Después, me vi en esta silla a su lado». Le pregunté: «¿Hay algo más que me quiera contar?». Su respuesta fue «No». «Pero sé que algo terrible va a venirme a la mente. Estoy muy asustado. ¿Vendrá cada día a hablar conmigo?». Le dije que sí. Todos los días, Edward me esperaba a la puerta de la sala y dábamos un paseo juntos. Sólo se comunicaba conmigo mediante los movimientos de cabeza afirmativos y negativos. El cuarto día, Edward me tomó de la mano y me hizo sentar en una silla. Por primera vez habló en estado de vigilia y dijo: «¡Quiero que me ayude ahora mismo! ¡Ahora!». (Después de tres años de inaccesibilidad, Edward se expresaba voluntariamente por primera vez.) Inmediatamente, desarrolló un trance espontáneo. Le dije de nuevo que soñase el mismo sueño con los mismos personajes de la última vez, pero que estaba vez estuvieran «más cerca», «más claros», «que se entendiesen más, pero no demasiado». Se le dijo que él no iba entender la importancia ni el significado del sueño, pero que sí iba a ver a los personajes más claramente. A partir de aquí tuvo el proceso habitual, aunque parecía que sufría mucho menos. La sudoración disminuyó mucho. Edward relató su sueño como sigue: «No sé dónde, me llevaron a lo que parecía ser un hospital. Había una enfermera enorme, horrible, a cargo del lugar. Me lanzaron a una bañera. Me lavaron. Usaron cepillos de hierro. Me sacaron fuera. Me secaron con toallas hechas de cuerdas con nudos. Me sacudían aquí y allá. Entonces, una enfermera, no tan grande

como la otra, me agarró del pelo, me dio unas vueltas por los aires y me lanzó al suelo, donde me golpeé con las camas. Después, me lanzó a una cama roja muy grande en medio de dos personas horribles. Una de ellas parecía ser una mujer. Estaba cubierta de irritaciones, como cánceres. No parecía llevar ropa alguna. Intenté escapar de ella. La única manera de poder moverme era hacia la otra persona, quien parecía un hombre. Tenía muchas cosas horribles. No sé ni cuánto de terrible. Tenía miedo de mirar. Me daban golpes en la cabeza para que mirase. El hombre me gritaba. No me podía levantar de la cama. Intenté explicarle que no era culpa mía. Esto siguió y siguió. De repente se acabó. Estaba sentado a su lado». Le pregunté si quería recordar ese sueño cuando estuviese despierto. Edward dijo: «No, no puedo. No lo haga». Le pregunté cuándo pensaba que tendría el próximo sueño. Como respuesta preguntó: «¿El próximo sueño me dirá algo? Pero tengo miedo de saber». «Sólo si usted quiere», le respondí. «Piénselo durante tres o cuatro días. No se precipite. No hay prisa. Usted y yo podemos solucionarlo.» Le pregunté si podía despertarlo. Me respondió: «Sí, pero dígame algo cuando esté despierto. Algo bonito». Se despertó enseguida a través de una sugestión y dijo: «Me parece que va decirme algo, pero no sé qué es». Le contesté con mucho cuidado. «¿Sabe Edward?, ha llegado muy lejos. Está a punto de recuperarse. Está a punto de no sentir miedo. Está a punto de saber algo.» Edward respondió: «No sé de qué me habla». Se le dijo que todo estaba bien. Tres días más tarde, encontramos a Edward caminando nervioso de un lado a otro de la sala, con mucha tensión. Al ver al autor, pareció calmarse. Cuando me acerqué, me dijo: «Pienso que hoy puede hacer algo por mí. Estoy muy asustado, pero creo que puede hacer algo por mí hoy. Algo que se tiene que llevar a cabo. Creo que estoy preparado». Lo llevé a un lugar apartado y lo hice sentar. Inmediatamente desarrolló un estado de trance y me dijo: «Creo que estoy preparado». Le dije: «Bien, ya que está preparado quiero que tenga el mismo sueño de siempre con los mismos personajes. Pero deje que tengan un significado que usted pueda reconocer, que pueda aceptar, que no le asuste. Yo estaré allí. Si las cosas se ponen muy mal, puedo pararlo todo. Quiero que todo siga adelante, pero pararé las cosas si es necesario». Al momento, Edward dijo: «Está bien, estoy empezando a soñar. Estoy en un hospital. Es este hospital. Hay una enfermera. Es la jefa de enfermeras. Tiene una pinta horrible, parece mala. Hay un paciente. Parece mi padre. Es el que está en la esquina oeste. Se parece a mi padre. La primera vez que lo vi, quise matarlo. Quise matar a la enfermera. Hay otra enfermera. También es desagradable. Se parece a mi hermana. Están cuidando al paciente. Ese horrible gran paciente. La jefa de enfermeras y la otra enfermera están al cui-dado del paciente. Él está dando patadas. Trata de escapar. Lo retienen con fuerza, lo ponen en la cama. Le dicen que no se mueva

de ahi. Ese paciente tiene mucho miedo. Es gracioso. El paciente soy yo. Parezco

horriblemente asustado. El paciente grande parece mi padre. La jefa de enfermeras parece mi hermana. Ya sé de qué va todo esto. Se lo puedo decir. Pero preferiría que me despertase para contárselo, porque seré capaz de escuchar cuando se lo cuente». Así lo hicimos. Lo despertamos. Estaba temblando. Se puso a hablar

atropelladamente. «Es eso, doctor. Mi padre, mi madre y mi hermana vinieron de

un país extranjero. Todo el mundo respetaba a mi padre allí. Todos respetaban

también a mi madre y a mi hermana. Eran peces gordos. Vinieron aquí, a Estados

Unidos. Entonces sucedió. Todos hicieron de él un extranjero sordo. Eso es todo lo que él era, un extranjero sordo. Yo nací aquí y aprendí a hablar inglés. Todos se reían de mi padre y de mi madre. Se reían también de mi hermana. Incluso se reían cuando yo hablaba. Entonces mi familia se en-fadaba conmigo y me pegaban. Se resarcían conmigo. Por eso nunca tuve amigos. Me llamaban "el extranjero tonto". Pero yo no era tonto. No podía tener amigos. Fui a la escuela y todos me llamaban "extranjero tonto". Estudié duro, pero no podía tener amigos.

Mi padre se emborrachaba todos los días. Trabajaba en una fábrica. A veces no

iba a trabajar. Vivíamos del subsidio. Después encontró un trabajo y yo pude ir a la

escuela secundaria. No me hizo ningún bien. Siempre que volvía a casa, me arrastraban por ella y me llamaban inmigrante tonto. Hablaban de mí. Se reían de mí. Decían que yo me creía listo porque hablaba inglés. Me gritaban todo el tiempo. Mi padre me pegaba hasta derribarme. Mi madre me pegaba con lo

primero que encontraba. Mi hermana era una mujer muy grande. Solía gritar diciendo que no se podía casar. Todos los días era lo mismo. Yo seguí estudiando por mi cuenta. Cuando acabé secundaria, empecé a buscar trabajo. Dijeron que era extranjero, como mi padre. Nada de lo que hiciese podía cambiar la situación.

En la fábrica donde estuve me trataron mal. Yo quería hacer amigos. Quería tener

novia. Pero todo el mundo sabía ya cómo me llamaban. Yo era el tonto extranjero. Las cosas se ponían más y más negras. De repente, se pusieron completamente negras, horriblemente negras. Eso es lo que decía mi primer sueño. Iba siendo arrastrado por todas esas cosas, cada insulto, cada daño, todo eso que me iba mal, porque nací en Estados Unidos. Yo no era realmente extranjero. Era estadounidense. Ése era el tema de mi segundo sueño. Ese cañón. Se trata de la división de la zona de los inmigrantes. ¿Por qué no se olvidan las nacionalidades

de origen? Todos los viejos inmigrantes lo odiaban. No les gusta ser inmigrantes

tontos. Todas esas personas yendo en tartana montaña abajo. Cuando nos compramos nuestro coche de segunda mano, fuimos al campo. Todo el tiempo mi padre me llamaba el tonto extranjero nacido en Estados Unidos. Mi madre y mi hermana también lo decían. Pensé que el paseo no iba a acabar nunca. Dijeron que era un picnic. Mi madre se mezclaba con la enfermera jefe. El paciente era mi padre. Durante años quise suicidarme. Tenía miedo porque quería vivir. No podía

seguir vivo. A usted puedo decirle todas esas cosas. Usted es la única perso-na a quien le he contado todo esto. De alguna manera usted ha conseguido que lo pueda contar. Nunca pude hablar de esto con nadie. Ahora quiero contárselo. Soy estadounidense. No me importa lo que mi madre o mi hermana sean. Yo quiero ser estadounidense. He intentado ser como ellos, pero no puedo». Al cabo de dos meses, después de tener diálogos sobre el tema todos los días, Edward decidió cambiar de nombre. Consiguió el permiso de sus padres para acortarlo. También habló de sus sentimientos hacia su familia. Sentía lástima por ellos. Sentía que ya no podía hacer nada por ellos, pero sí podía ayudarse a sí mismo. Los años han pasado. Edward nunca volvió a un hospital mental. Se readaptó muy bien y se casó con una chica estadounidense de su misma extracción. Siente lástima por su padre, que pone en peligro su vida con la bebida, por su madre, que murió de cáncer y por su hermana, que se suicidó en un ataque de desesperación. Edward lamenta todo eso, pero ahora está orgulloso de sus hijos. A través de la hipnosis, aprendió una de las habilidades más importantes de todo ser vivo, a comunicarse.

Ann R.

Ann, de 21 años, entró en el despacho dubitativa y temerosa. Ya había mostrado esa actitud por teléfono. Decía que estaba segura de que no la querría recibir. Se la animó a que acudiera a la consulta. Cuando entró, afirmó: «Se lo dije. Ahora verá. Mi padre está muerto, mi madre está muerta, mi hermana está muerta y no me queda nada». Se le pidió que se sentara y, después de unos segundos de reflexión, me di cuenta de que la paciente sólo podía expresarse de esa manera tan brutal y desconsiderada. Por lo tanto, haríamos uso de la brutalidad para convencerla de mi sinceridad. Cualquier otro enfoque, toda amabilidad sería malinterpretada. Por alguna razón, no podía creer en un lenguaje más cortés. Me di cuenta de que debíamos establecer comunicación rápidamente. La paciente tenía que ser convencida, sin duda alguna, de que entendía y reconocía su problema y que no tenía miedo a hablar de él abierta, libremente, sin emociones, pero con autenticidad. Le tomamos algunos datos para la historia clínica. Después, se le hicieron dos preguntas importantes: «¿Cuánto mide y pesa?». Con una expresión de malestar emocional extremo respondió: «Mido un metro cincuenta y peso entre 125 y 130 kilos. Soy fea; simplemente una cerda. Si alguien se fija en mí es porque le doy asco». Estos rudos comentarios me dieron la oportunidad de abrir una vía de comunicación. Se le dijo: «No me ha dicho toda la verdad. Voy a decirle algo muy

claro para que se conozca usted a sí misma y sepa que yo sé cómo es usted. Así

sabrá que sé lo que me digo y creerá lo que le tengo que decir después. Usted no

es

una cerda asquerosa. Usted es la más gorda y fea bola de sebo que he visto en

mi

vida y sólo el hecho de verla me resulta tremendamente espantoso. Usted ya

ha pasado por la escuela secundaria y sabe algo de la vida. Aquí la tenemos, metro cincuenta y 130 kilos de peso. Usted tiene la cara más fea que he visto en la

vida. ¡Esa nariz de mono y esos dientes torcidos! Y ahora que veo, su mandíbula inferior no encaja con la superior. Su frente es terriblemente baja. Ni siquiera se ha

con millones de topos. No tiene gusto ni

para la ropa que se pone. Se le salen los pies de los zapatos. Para resumir: usted

es un revoltijo horrible. Pero ¿sabe qué le digo?, que necesita ayuda. Ahora ya

sabe que no dudaré en decirle toda la verdad. Usted necesita saber toda la verdad

antes de poder aprender lo que necesita para salir adelante y ayudarse a sí misma. Pero no creo que pueda lograrlo. ¿Por qué ha venido a verme?». La paciente respondió: «Creía que quizá podría hipnotizarme para que pierda

algunos kilos». Yo le dije: «Quizá pueda aprender a entrar en trance hipnótico. Si

ha sido capaz de graduarse en la escueta secundaria, puede que logre aprender

hipnosis. Hipnotizada, tendré la oportunidad de decirle algunas cosas que su consciente no puede aceptar. Pero bajo trance usted podrá entender. Podrá hacer algo. No mucho poique usted es muy limitada, pero algo al menos. Quiero que haga todo lo que le diga, porque de la manera en que ha estado metiéndose comida por la boca ahora parece un cubo rebosante de basura y necesita aprender algo para no resultar tan repulsiva al ojo humano. Ahora que ya sabe que le diré la verdad, cierre los ojos y entre profundamente en trance. Tómese esto en serio de la misma manera que se toma en serio parecer un adefesio asqueroso. Entre en un pro-fundo trance hipnótico. No pensará nada, no verá nada, no sentirá nada, no oirá nada excepto mi voz. Entenderá todo lo que le diga, y ya puede estar contenta de que quiera hablar con usted. Hay unas cuantas verdades que quiero decirle. Su consciente no podría asumirlo. Así que duerma un sueño hipnótico profundo. No oiga nada excepto mi voz, no vea nada, no piense lo que yo le diga. Actúe como un autómata. Ahora dígame, ¿lo está haciendo? Mueva la cabeza para decir sí y haga lo que le digo. La primera cosa que voy a hacer es obligarla a que me diga algo sobre su vida. Puede hablar aunque se halle bajo trance. Responda a las preguntas brevemente, pero dándome toda la información que le pido». «¿Qué es lo que pasa con su padre?» Su respuesta fue: «Él me odiaba. Era un borracho. Vivíamos de la limosna. Me solía pegar. Es todo lo que recuerdo de mi padre. Borracho, abofeteándome, pateándome, odiándome». «¿Y su madre?» «Lo mismo, pero ella murió primero. Ella me odiaba más que mi padre. Me trataba peor. Me mandaban al instituto porque sabían que los odiaba. Lo único que podía hacer allí era estudiar. Me hacían vivir en el garaje con

peinado bien. Y ese vestido que lleva

mi hermana. Ella era deforme de nacimiento. Era gorda y bajita. Tenía la vejiga

fuera del cuerpo. Siempre estaba enferma. Tenía una enfermedad del riñón. Nos queríamos. Sólo nos teníamos la una a la otra. Cuando murió de la enfermedad del riñón, mis padres dijeron: "¡Bien!". No me dejaron ir al funeral. Enterraron a la única persona que amaba. Estaba en mi primer curso de instituto. Al año siguiente

mi madre se murió de las borracheras que cogía. Después, mi padre se casó con

una mujer peor que mi madre. No me dejaba entrar en la casa. Traía bazofia al garaje para que me la comiese. Decía que podía comer hasta reventar. Que sería una buena despedida

para todos. Era una borracha como mi madre. Tampoco le caía bien a la trabajadora social, pero me hizo unos exámenes médicos. A los médicos no les gusta tocarme. Ahora mi madrastra y mi hermana estaban muertas. El departamento de Bienestar me dijo que me buscara un trabajo. Conseguí uno

recogiendo flores. Los hombres se reían de mí. Se ofrecían dinero para ver quién

se atrevía a tener relaciones sexuales conmigo, pero nadie aceptaba. No sirvo

para nada. Pero aun así quería seguir con vida. Tengo un lugar donde vivir. Es una vieja casucha. No gano mucho, lo justo para comer maíz y patatas y cosas así. Quizá pueda hipnotizarme y hacer algo por mí, pero supongo que no servirá

de nada.»

En un tono poco cordial, más bien autoritario, se le dijo: «¿Sabe lo que es una biblioteca? Quiero que vaya a una y saque unos libros sobre antropología. Quiero que se fije en todas esas mujeres horribles que salen en las fotos. Son más horribles que usted, pero los hombres primitivos se casaban con ellas. Mire libro tras libro con curiosidad, con una curiosidad morbosa. Después, lea los libros que le contarán cómo los hombres y mujeres se desfiguran, se tatúan, se mutilan para parecer más horribles. Pásese el tiempo que sea necesario en la biblioteca. Hágalo bien y vuelva dentro de dos semanas». Despertamos a Ann de su trance con esa sugestión pos hipnótica y abandonó la oficina con el mismo talante derrotista con el que entró. Volvió al cabo de dos semanas. Se le dijo que no perdiese el tiempo, que entrase en trance profundo

inmediatamente. Se le preguntó si había encontrado alguna fotografía desagradable. Respondió que había visto algunas de las mujeres de los hotentotes, mujeres con cuellos de jirafa, otras con los labios alargados y deformes que seguían rituales de desfiguración de las facciones. Después, se le indicó que se dirigiese a la esquina más transitada de la ciudad (despierta) y que se fijase en las caras peculiares de las cosas con las que se casan los hombres. Cuando volvió a la siguiente visita, entró en estado de trance y afirmó que había visto mujeres casi tan horribles como ella que llevaban anillos de casada. Había visto hombres y mujeres, seguramente esposos y que ambos eran horriblemente gordos y patosos. Se le dijo que estaba a punto de aprender algo.

Su siguiente tarea era ir a la biblioteca y conseguir todos los libros que pudiese sobre cosmetología, que descubriese lo que constituía el canon de belleza para el ser humano. Cuando volvió a la siguiente visita entró en el despacho con otro talante, menos apesadumbrada, aunque todavía llevaba su curioso vestido a topos. El próximo ejercicio consistía en ir a la biblioteca y mirar los libros sobre vestidos y apariencia del ser humano, que encontrase algo de quinientos años de antigüedad, pero que pareciese hermoso en la actualidad. En la siguiente visita, la paciente desarrolló un trance en el mismo momento de entrar en el despacho. Se sentó y empezó a hablar de lo que había visto en los libros. Se le dijo que el próximo ejercicio iba a ser el más duro. Durante dos semanas tenía que ir de una tienda a otra de ropa femenina con su horrible vestido a topos. Tenía que preguntar a las dependientes cómo debería ir vestida. Cuando vol-vió nos explicó que un buen número de señoras mayores la habían llamado -tesoro» y le habían explicado por qué no debía llevar todos esos puntos en el vestido. Le dijeron que por qué no llevaba algo más favorecedor, no aquello que exageraba su gordura. El próximo ejercicio era pasarse dos semanas pensando obsesivamente: ¿por qué había engordado tanto si ella nació con un peso normal?, ¿por qué se había encerrado en su burbuja? En la siguiente visita nos dijo que no había sacado ninguna conclusión acerca de ello. De nuevo, bajo estado de trance, se le dio otra torea. Esta vez tenía que descubrir qué razón había para pesar lo que ella pesaba y que se preguntase qué aspecto tendría si pesase sólo 70 kilos y vistiese apropiadamente, que se despertase en medio de la noche con esa pregunta y que después se durmiese tranquilamente. Después de unos cuantos trances más en los que se revisaron las tareas anteriores, se le dijo que recordase todo lo que había hecho y extrajese lo que podía aplicársele a ella. Después, estuvimos visitando a la paciente en intervalos de dos semanas. Pasados seis meses, acudió para explicarnos que no había ninguna razón para el sobrepeso que tenía, ni para vestirían mal. Ya había leído mucho sobre cosmetología, peinados y maquillaje. Incluso había leído algo sobre cirugía plástica y ortodoncia. Preguntó, en estado de vigilia, si podía permitirse intentar arreglar su aspecto. En un año más, Ann pesaba 70 kilos. Su gusto por la ropa era, ahora, excelente. Tenía un trabajo mucho mejor e iba a entrar en la universidad. Cuando se graduó en sus estudios universitarios, seguía pesando 70 kilos y estaba comprometida. Se había sacado dos dientes que sobresalían demasiado y los había reemplazado por otros. Ahora su sonrisa era atractiva. Ann trabajaba en el mundo de la moda, como diseñadora para catálogos y revistas. Un día, trajo a su novio para presentárnoslo. Entró en el despacho sola y dijo: «El muy tonto. Se piensa que soy guapa, pero la verdad es que no le voy a desilusionar. Cuando me mira, los ojos le hacen chiribitas. Pero usted y yo sabemos la verdad.

Tengo algunas dificultades para mantenerme bajo los 70 kilos, y temo que voy a engordar. Pero sé que me quiere así. Ya verá que Dick es el hombre más guapo del estado». Cuando entró Dick en el despacho, me lo presentó, guiñó un ojo y se fue. Cuando cerró la puerta tras de sí, el joven me dijo: «¿No es una encanto de chica?». Admití que lo era mientras miraba al «hombre más guapo del estado». En realidad, era igual de feo que Ann. Sus rasgos parecían no encajar los unos con los otros. Pero aun así, Ann pensaba que era el hombre más hermoso del estado, incluso del país. Llevan casados quince años. Han tenido tres chicos hermosos, dos chicos y una chica. El autor se atreve a decir que serán adultos bien parecidos. Dick todavía piensa que Ann es un encanto y ella me guiña el ojo cuando me dice:

«Ese adonis todavía piensa que soy guapa». A nivel económico les va bien y socialmente también. Ann habla sin tapujos de su terapia, pues recuerda todo lo que se le dijo. Ha dicho más de una vez: «Cuando me decía esas cosas horribles, yo veía que era honesto. Supe que me decía la verdad y que podía confiar en usted. Si no me hubiese puesto bajo trance no habría hecho todo eso que me dijo que hiciese. A veces me pregunto cómo debió criarse Dick. Sus padres debían de haberle halagado todo el tiempo. Claro, siendo tan guapo, él nunca ha debido pasar por esto». En medicina, así como en el resto de las situaciones de la vida, hay que saber comunicarse. La semántica es importante, pero la forma de comunicación es esencial. La hipnosis debe entenderse como una ciencia de la intercomunicación.

Sandra W.

Una bella señorita de unos 38 años de edad concertó una cita por teléfono. Lo primero que hizo tras entrar en la consulta fue preguntar: «¿Usa usted la hipnosis?». Le respondimos que sí, en caso de que «lo encuentre apropiado para el caso». La paciente se sentó y explicó: «Creo que en este caso será necesario. La mayoría de la gente no me creería, pero estoy seguro de que usted sí. Tengo un problema con unos jóvenes desnudos que flotan en el aire sobre mi cabeza. ¿Los ve allí junto al techo? Allá donde voy me siguen. No importa dónde estoy, están siempre ahí flotando. Nunca hacen nada. Sólo flotan. «También hay otra cosa. Bastante a menudo me gusta flotar en el cielo y viajar alrededor del mundo en una nube. Algunos piensan que estoy sentada en una silla, pero no es así. En realidad estoy en una nube flotando alrededor del mundo. Otras veces bajo al fondo del océano Pacífico, donde tengo un magnífico castillo de cristal. Paso un par de días o dos, a veces hasta una semana. Es tan hermoso contemplar los peces que nadan alrededor de mi castillo. No le puedo contar estas cosas a la gente. No lo entienden. Me llaman loca. Me divorcié de mi ex marido

porque me quería meter en un hospital. No quiero ir allí porque puedo trabajar y mantenerme. No quiero que la gente interfiera en mis cosas. Dígame, doctor, con la hipnosis, ¿podrá hacer algo con esos hombres desnudos? Y ¿puede protegerme de las críticas cuando voy al fondo del Pacífico o cuando floto en una nube alrededor del mundo? »Por cierto, doctor, supongo que usted será una persona ética. Ya he visto la media docena de mujeres que tiene ahí en la esquina bailando desnudas. No quiero que mis efebos se junten con ellas. Sería inmoral. Espero que las pueda controlar y, por cierto, también supongo que todo lo que hace con ellas es verlas bailar.» Se trataba de un caso de esquizofrenia del tipo catatónico. La paciente trabajaba en verano como secretaria para una empresa de gestión de inmuebles y se desenvolvía bastante bien. «He estado casada en dos ocasiones. Nunca contaba nada hasta que ya éramos marido y mujer. Entonces, lo contaba todo, lo de mis jóvenes desnudos, los viajes y todo eso. George se enfadó tanto que me pegó una buena paliza. Bill fue simplemente horrible. Llamó a varios psiquiatras. Dijeron que estaba psicótica y que querían llevarme al hospital del Estado. Incluso tuve una vista en los juzgados sobre eso. Supongo que todo este alboroto se debe a los jóvenes flotantes y mis viajes. Así que negué ante el tribunal todo aquello y no me internaron. De todas maneras, Bill se divorció. »Normalmente enseño en la escuela y en verano hago de secretaria. Sólo he estado casada dos veces hasta ahora, pero ninguno de mis maridos me entendía. Enseñar es un problema, porque tengo que mantener todo el tiempo la atención de los niños, porque si no notarían lo de los jóvenes. Cuando me tengo que bañar paso mucha vergüenza, pero ya casi me he acostumbrado. No me dejan ni ir al baño sola. Así que voy sólo por la noche y con la luz apagada. »Un verano, le dije a mi jefe de entonces lo de los hombres desnudos. Al día siguiente me dio un cheque por dos semanas de trabajo y me despidió. Nunca pude entenderlo. Parecía ser un hombre tan sensible. »He acudido a usted para que me ayude. Quiero que me hipnotice. No quiero problemas con esos hombres desnudos. Son míos como esas mujeres de ahí son suyas. Quiero seguir haciendo mis viajes alrededor del mundo. Últimamente me he estado quedando en mi apartamento hasta una semana entera. Quiero que cambie las cosas mediante la hipnosis. No se lleve a mis jóvenes. No detenga mis viajes alrededor del mundo. Déjeme volver al fondo del Pacífico. Quiero mantenerlos, pero que no interfieran en mi vida diaria. Ahora estoy lista para entrar en trance.» Y realmente lo estaba. En menos de cinco minutos ya mostraba todos los signos de hallarse bajo trance sonambulístico. Se le dijo que se mantuviese en trance y que hablase libremente. Lo que dijo fue bastante peculiar. Dijo: «Esa

pobre chica, que soy yo, está realmente psicótica, pero no lo sabe. Tiene

alucinaciones todo el tiempo. Y eso que ha ido a la biblioteca y ha leído acerca de la esquizofrenia cata-tónica. Tiene miedo. Con usted, está disimulando. Bueno, ni siquiera sabe lo asustada que está. No deje que nunca sepa lo asustada que está porque puede que haga algo horrible. Ha pensado más de una vez en el suicidio. Varias veces se ha tomado una sobredosis de somníferos. No tiene a nadie en quien confiar. Ella piensa que usted puede estar bien y será muy amabilísimo con ella, ¿verdad? Usted no pensará mal de ella, porque aunque sea psicótica, es normal. De vez en cuando, se acuesta con hombres, sin estar casada con ellos. Ella no quiere que usted sepa esto. Hay un montón de cosas que no quiere que usted sepa hasta que confíe en usted completamente. Tendrá que hacer algo con esos jóvenes desnudos. Les dedica demasiado tiempo. Se pasa demasiado

demasiado tiempo bajando hasta el fondo

del océano. Ella realmente cree que existen y le gusta que sea así. Le encanta mirar desde arriba Hong Kong y otras ciudades. ¿Piensa que puede hacer algo por ella?». El terapeuta le aseguró a la paciente sonambulística que, con su ayuda, algo se podría hacer por «la chica psicótica. Ella soy yo en realidad, ¿sabe?». Se le dio una serie de instrucciones que escuchó atentamente. Muy despacio y sistemáticamente se le dio una charla sobre los sueños. Se le habló de los sueños normales que todo el mundo tiene, como por ejemplo caerse de una montaña. Uno cae y cae eternamente, al parecer. Finalmente, tras una hora de caída, uno toca el suelo y se despierta para descubrir que se ha caído de la cama. Parece que uno ha estado cayendo durante días y semanas y meses y años. Se le sugirió que emplease el mismo mecanismo de conducta siempre que subiese a una nube o se sintiese flotando. Tenía que sentir que transcurrían días, semanas, meses o incluso años. En el reloj auténtico sólo pasaría un minuto o dos o tres. La paciente sonrió y preguntó: «¿No puede hacer lo mismo en sus viajes al fondo del mar?». Se le respondió que podía pasarse tres meses allí, pero que el reloj de la cocina mostraría que sólo había pasado un minuto. Así pues, nos pusimos de acuerdo en cuanto al procedimiento. La paciente, en estado sonambulístico, dijo que le parecía una terapia muy satisfactoria, pero con mucho tacto preguntó también por los jóvenes desnudos. El autor explicó que él tenía un gran armario en su consulta y que podía dejar a los hombres desnudos allí. Ellos podrían quedarse allí todo el tiempo necesario y, en cualquier momento, noche o día, ella podría venir a la casa del autor (la consulta está en su casa) y comprobar si seguían allí. La paciente siguió enseñando en la escuela durante algunos años y fue una maestra de lo más competente. Al principio acudía a la oficina del autor por lo menos una vez a la semana y pedía que le enseñasen el armario. Siempre se iba satisfecha. Con el tiempo, la frecuencia de las visitas fue decreciendo. Durante

tiempo viajando alrededor del mundo

una época estuvo acudiendo una sola vez cada tres meses. Después, cada seis meses y finalmente, una vez al año. Durante ese tiempo, hizo muchos viajes alrededor del mundo en su nube. Estaba muy orgullosa de poder hacer un viaje de tres meses en tres minutos y de ser capaz de pasar meses en su castillo del fondo del Pacífico en sólo tres minutos, según el reloj de la cocina. Después de tres años, la paciente empezó a experimentar dificultades y buscó de nuevo la ayuda del autor. Nos dijo abiertamente que estaba teniendo episodios psicóticos. Hasta ahora, había logrado «reservar» esos ataques para el fin de semana, pero le estaba empezando a costar mucho. Quería saber qué podía hacer al respecto. No sabía cómo poner los viajes en el armario como había hecho con los jóvenes desnudos. Además, se molestarían unos a otros. También estaba preocupada porque temía no poder realizar su trabajo como maestra o secretaria. Se le preguntó qué pensaba «ella» que podía hacer. Lo dijo muy claro: «Creo que pienso mejor cuando usted me pone bajo trance». Por consiguiente, se le puso bajo trance. Cuando ya se hallaba en estado sonambulístico dijo: «Pobrecita, está realmente teniendo ataques psicóticos. Son muy angustiantes. Ella no le ha contado toda la verdad. Tiene que mentir y decir que le duele la cabeza y no va a trabajar. Ya ha faltado más de lo permitido para bajas de enfermedad. Realmente tiene que hacer algo. El verano pasado perdió dos trabajos como secretaria. A usted se le ocurrió poner a los jóvenes flotantes en el armario. ¿Por qué no piensa en algún sitio donde meter los episodios psicóticos?». Se le preguntó: «¿Podríamos ponerlos en un sobre de manila? Dejémosles hacer lo que quieran en el sobre y así no interferirán. De hecho, podrían quedarse aquí para siempre, archivados». La paciente consideró la cuestión y preguntó:

«¿Puede decirme [la próxima vez que ella tenga un episodio psicótico] que entre en trance hipnótico y que ponga el episodio psicótico en un sobre y se lo traiga?». La res-puesta fue afirmativa. A la semana siguiente, la paciente apareció de repente, obviamente en un estado sonambulístico. «Aquí está el sobre. No lo abra. Está cuidadosamente sellado. El trance psicótico está ahí dentro. Póngalo en su archivador. Ella vendrá más adelante para comprobar que sigue allí.» Unos días más tarde, la paciente acudió a la consulta y dijo: «Creo que tiene algo mío, pero no sé qué es». Sacamos el sobre de manila del archivador. Ella dijo: «Así que ahí es donde han ido a parar mis episodios psicóticos. ¿Sabe?, pienso que es una buena idea». Durante quince años, el autor ha estado recibiendo sobres por correo que contienen «episodios psicóticos». Desde hace un tiempo, la paciente vive en una ciudad a mil kilómetros de distancia. Durante un brote, se tomó unos días libres y vino a ver al autor. Pidió ver los sobre con sus «episodios psicóticos». Fueron cuidadosamente sacados del archivador y, uno por uno, se los enseñamos. Antes de que acabásemos, dijo:

«Ahora sé que puedo confiar en usted. No lo podía hacer antes. No tiene que sacar los demás. Ahora puedo estar tranquila y enviárselos con total seguridad». En la actualidad, la paciente tiene un buen empleo y hace servicios para la comunidad. Pronto se retirará para cobrar su pensión de jubilación. Ha estado casada ocho veces y siempre se ha mantenido ella sola, aunque nunca ha podido tener una cuenta de ahorro. Hace dos años la vimos por última vez. Parecía al menos quince años más joven. Fue capaz de confesarle al autor que, durante un tiempo, fue adicta al alcohol. Después, ingresó en Alcohólicos Anónimos y superó el problema.

La hipnosis no es una cura. Tampoco lo es la insulina para la diabetes. El que escribe estas líneas ha conseguido recuperar más de un paciente psicótico para la sociedad. El caso anterior ilustra el valor de la intercomunicación entre las personas para conseguir buenos propósitos. Es cierto que todos sus matrimonios eran cortos, de carácter psicótico, pero no se trata de una paciente de hospital. Ella cumple su función en la sociedad, recordemos que ahora es también trabajadora social. ¿Cuántos enfermos serían rehabilitados si los médicos entendiesen la hipnosis como una modalidad de comunicación de ideas, conceptos y conocimiento de eso que llamamos inconsciente? Éste es un ejemplo de un caso al que sólo se podía acceder mediante hipnosis y sólo gracias a ella pudimos mantener un contacto prolongado con la paciente.

Tendencias de la hipnosis moderna

Hasta hace poco, el estudio de la hipnosis estaba restringido a sus fenómenos externos. Ahora nos hemos dado cuenta que no sirve de mucho continuar estudiando la hipnosis por sí sola. En la actualidad, lo que importa son las asociaciones entre las manifestaciones físicas y los aspectos psicológicos. Los progresos actuales han surgido de la comprensión de que la hipnosis abre la puerta a una investigación más amplia de cómo actúa o interactúa la persona con su cuerpo. Uno sólo necesita estudiar a los enfermos mentales para ver en ellos cambios que no responden a lo que sabemos médica o psicológicamente. Con la hipnosis podemos alterar la conciencia que tiene la gente de su entorno y, usando sus aprendizajes y experiencias pasadas, producir cambios espectaculares. ¿Cómo se consigue que una madre dé a luz a su hijo con una anestesia producida por la palabra hablada? ¿Cómo puede conseguir un hemofílico que le extraigan piezas dentales sin sangrar y sin medicación? Tenemos que entender los secretos de estos fenómenos si queremos llegar a entender psicológicamente la salud y la enfermedad.

El IV Congreso Mundial de Psiquiatría que tuvo lugar en septiembre de 1966, en Madrid, puso de manifiesto un creciente interés científico por la hipnosis a un nivel fisiológico. Hubo disensión en una cuestión fundamental: ¿qué es lo que hace que un individuo con una actitud negativa hacia el médico o terapeuta sane más despacio? Y a la inversa, ¿cómo se podría manipular esa fuerza que retrasa la curación para que haga lo contrario, la acelere? Por lo tanto, la tendencia de la hipnosis se centra en la comprensión científica del funcionamiento del cuerpo humano y de las fuerzas que influyen en él. La hipnosis puede ser usada para despertar aprendizajes adquiridos por el cuerpo humano, pero que la persona en cuestión desconoce. El dolor y el estrés son dos de los grandes problemas de la medicina. Se necesita diseccionarlos, analizarlos y estudiarlos. Las enfermedades mentales son la ruptura de la comunicación entre la gente. La hipnosis permite un desarrollo de esa comunicación. En los laboratorios de psicología, en los de fisiología, en las escuelas dentales e incluso en la práctica diaria de la medicina aún se tiene que aprender mucho sobre cómo hablar con la gente, cómo entenderla. Cualquier hombre de estado podrá decirnos que la mayoría de los problemas del mundo surgen a partir de la falta de comunicación. Así sucede con la enfermedad y la salud. La hipnosis no es asunto sencillo. Se trata de una herramienta muy útil que responde a un enfoque nuevo y diferente, una herramienta que nos permitirá definir correctamente la «personalidad» y aprender cómo reacciona el cuerpo humano a los estímulos. Cuando llegue ese día, todos podremos usar esos estímulos para acceder a cuerpos de conocimiento que, aun poseyéndolos, ignoramos.

6

TÉCNICAS ESPECIALES DE HIPNOTERAPIA RÁPIDA 15 Milton H. Erickson

El desarrollo de síntomas neuróticos constituye una conducta defensiva del ser

humano, una protección. Debido a que se trata de un proceso inconsciente, y por

lo tanto excluido de lo consciente, se halla oculto y no resulta útil en lo que

respecta a la personalidad. De hecho, sus efectos tienden a inhabilitar. La terapia habitual presupone que la curación de estos desórdenes se halla en la corrección de las causas subyacentes. Sin embargo, tal corrección requiere que el paciente tenga buena disposición frente a la terapia, así como que nos hallemos ante una situación que favorezca nuestra actuación. En ausencia de uno o ambos requisitos, se deben reordenar los objetivos y métodos del terapeuta, para conseguir una mínima adecuación a la realidad total. Cuando nos enfrentamos a casos como los descritos, aparecen dificultades que se pueden resumir con la pregunta: ¿qué se puede hacer con un paciente cuya situación vital constituye una barrera al tratamiento? Cualquier esfuerzo que se lleve a cabo para retirar los síntomas mediante hipnosis, persuasión, reacondicionamiento, etc. suele ser fútil. Casi siempre, la sintomatología vuelve al cabo del tiempo, aunque sea en otra forma y, además, el paciente incrementa su resistencia a la terapia. Igualmente inútil, ante tales circunstancias, es cualquier esfuerzo por centrar ei tratamiento en torno a conceptos idealistas de globalidad o, como suele suceder, alrededor de la concepción del terapeuta de lo que es necesario, apropiado y deseable. En vez de eso, lo que hay que hacer es simplemente reconocer que la terapia completa es inaceptable para algunos pacientes. Su pauta de ajuste se basa precisamente en la continuidad de ciertos desajustes que derivan de debilidades reales. Por lo tanto, la corrección de tales desajustes será indeseable, cuando no completamente imposible. De la misma forma, las restricciones temporales y situacionales pueden hacer que la terapia global sea imposible y, por ende, frustrante, inaceptable y realmente intolerable para el paciente. Por consiguiente, el objetivo terapéutico idóneo es el que ayuda a los pacientes

a funcionar tan adecuadamente como sea posible teniendo en cuenta sus limitaciones, internas y externas, y que constituyen una parte de sus necesidades

vitales y situacionales. Consecuentemente, la terapia se convierte en la utilización de la sintomatología neurótica como herramienta para satisfacer las necesidades del paciente. Tal

15 M. H. Erickson, «Special techniques of brief hypnotherapy», en American Journal of Clinical Hypnosis, 1954, n* 8, pügs. 5767.

utilización debe satisfacer el deseo de neurosis, los problemas externos o situacionales y, por encima de todo, proveer de los ajustes necesarios a través de la continuación de los neuroticismos. Tal utilización se ilustra con los siguientes casos en los que se emplean técnicas hipnoterapéuticas especiales como la sustitución, la transformación, la mejora y la inducción de respuestas emocionales correctivas.

Sustitución de síntomas

En los dos casos que expondremos a continuación no existía, por parte del sujeto, voluntad de tratarse ni la situación era favorable a la terapia. Por lo tanto, la terapia se basó en la sustitución de síntomas, un método muy diferente al de retinada de síntomas. El resultado, en ambos casos, fue que los pacientes vieron satisfechas sus necesidades de defensa neurótica y, a la vez, se produjo un ajuste adecuado.

Paciente A

Un paciente de 59 años, trabajador manual, sin educación, que había mantenido el mismo trabajo durante 34 años y que esperaba empezar a recibir su pensión en un año, se cayó y se hizo algún daño de poca consideración. Su reacción fue una parálisis histérica del brazo derecho. El médico de la compañía le dio un mes de hospitalización. Si al finalizar ese periodo no se recuperaba de su lesión «sin sentido", sería declarado enfermo mental y le retirarían la pensión. Cuando examinamos al paciente, observamos que tenía el codo flexionado y el brazo pegado al pecho, en diagonal; la mano fuertemente cerrada. Durante el sueño la mano se relajaba, con lo cual confirmamos su diagnóstico de incapacidad histérica. No obtuvimos ningún dato más, ya que el sujeto se negaba a hablar con nosotros y se pasaba todo el tiempo gruñendo y quejándose de dolor intenso. Después de conseguir la ayuda de otros dos médicos, se llevó a cabo una exploración física exhaustiva. Los facultativos nos pusimos a comentar los hallazgos con un tono muy pesimista, dudando de su recuperación. Hablábamos en voz baja, pero con la intensidad suficiente para que nos oyese el paciente. Todos estuvimos de acuerdo en que se trataba de «síndrome de inercia», pero que se tendría que intentar la hipnosis para confirmar el diagnóstico. También debatimos solemnemente acerca del pronóstico y todos coincidimos en que si se confirmaba la enfermedad, su curso sería rápido. La progresión de la enfermedad se caracterizaría por una relajación de la articulación del hombro, lo que le

permitiría al paciente la movilidad durante un par de días. Desafortunadamente, a esto le acompañaría una sensación de calentura en la muñeca derecha. Después, el codo perdería su rigidez, pero ésta se situaría en la muñeca. Esta rigidez de la muñeca le produciría una sensación de fatiga en la misma, pero sólo cuando usara el brazo derecho. En los periodos de reposo no habría sintomatología. Durante toda esa charla usamos complicada terminología médica para impresionar al paciente, pero nos cuidábamos de que entendiese lo que queríamos decir. Le sugerimos el empleo de la hipnosis y aceptó rápidamente. Desarrolló un buen trance, pero manteniendo la sintomatología. Con el sujeto bajo trance, llevamos a cabo otro examen como el anterior. Repetimos la discusión, pero ésta vez con una mayor convicción. Uno de los médicos observó signos de relajación en los músculos del brazo. Los demás (siempre exagerando nuestros ademanes ante los hallazgos) confirmamos el descubrimiento. Después, aplicamos unas «pruebas» que revelaron los «primeros síntomas en los nervios primero, cuarto y quinto» del codo. Todos coincidimos, después de un solemne debate, en que los cambios en el segundo y tercer nervio serían más lentos y que la pauta general no dejaba lugar a dudas de que se trataba del «síndrome de inercia» y que la enfermedad derivaría, rápidamente, en una incapacidad en la muñeca. Todos estaban de acuerdo en que podría usar el brazo con toda normalidad y que la fatiga de la muñeca se notaría, pero no le impediría trabajar. Todo el mundo parecía contento de que se tratase de un problema físico y no mental. El progreso del paciente fue exactamente como el descrito. Todos los días, los médicos lo visitaban con aires solemnes y se felicitaban por la precisión de su diagnóstico. Al final de la semana, se le dio de alta con su mano rígida. Volvió al trabajo, acabó el año y se retiró con su pensión. La muñeca le daba problemas de fatiga, pero no interfirió en su trabajo. Después de retirarse, toda sintomatología desapareció. Aunque esta terapia parezca absurda, tuvo la rara virtud de satisfacer las necesidades del paciente adecuadamente, tanto su situación personal como las características de sus síntomas.

Paciente B

Un operario de fábrica, después de un pequeño accidente laboral, desarrolló una parálisis histérica del brazo derecho que le impedía seguir trabajando. La empresa le dio una indemnización que correspondía a un año de baja. El médico de la compañía insistió en que se visitara con el autor. El paciente rechazaba el

tratamiento, ya que sentía que la compañía lo discriminaba, así que puso la condición de que sólo acudiría a tres sesiones. La anamnesis nos reveló que, varios años antes, había acudido a un terapeuta hipnotizador para solucionar una parálisis de la pierna izquierda. Sin embargo, poco después de su «recuperación», fue el brazo izquierdo el que se paralizó. De nuevo, la sugestión hipnótica tuvo el benéfico efecto de sanarlo y, al poco, tuvo una parálisis de la pierna derecha. Ésta última parálisis también fue tratada y retirada, pero ahora presentaba una parálisis del brazo derecho. La historia del paciente nos sugería que la hipnosis directa no era el tratamiento adecuado, ya que el sujeto debía de tener algún tipo de problema neurótico que se interponía en su curación. Así las cosas, se consultó al médico de la compañía y se estableció una estrategia común para tratar al paciente. La compañía, por otro lado, prometió una cooperación total para encontrarle un puesto de trabajo adecuado. El enfoque terapéutico escogido consistió en traer numerosos libros médicos y hablar sobre los músculos, nervios y canales sanguíneos y linfáticos delante del paciente. Utilizamos un estilo exagerado, erudito y monótono. A medida que hablábamos, se introducían sugestiones hasta que el paciente desarrolló un estado de trance sonambulístico. Después, con el paciente en estado de trance, repetimos toda la charla y añadimos la lectura de libros de texto médicos en los que se describían los síntomas cambiantes, evanescentes y transitorios de la esclerosis múltiple. También añadíamos casos clínicos inventados para la ocasión. Repetimos insistentemente que su sintomatología cambiante iba probablemente a pasar a ser permanente. Las dos sesiones siguientes fueron iguales, salvo que añadimos numerosas pseudopruebas en los nervios de sus manos. Los resultados de las pruebas nos informaban, según le dijimos al paciente, de que se produciría un inevitable desarrollo de una enfermedad permanente. Sin duda, iba a verse afectado por la pérdida de movilidad del dedo meñique de la mano derecha, pero podría seguir usando el resto de la mano. La tercera sesión se completó con una revisión de los resultados de la pseudoprueba y una consulta a los libros médicos, con numerosas referencias a casos clínicos. Esto condujo a la inevitable conclusión de que en un mes desarrollaría una incapacidad sensorial y una fuerte rigidez en el dedo meñique, que sería siempre un tanto incómoda, pero que no interferiría en el trabajo. Aproximadamente un mes más tarde, el paciente propuso volver al trabajo antes de lo que le asignaba la baja médica a cambio de cierta cantidad de indemnización. Se le concedió la compensación, que invirtió en la hipoteca de su casa, y se le asignó un trabajo que pudiese realizar pese a su rigidez neurótica del dedo Índice.

Tres años más tarde, el paciente seguía trabajando en la empresa. Sin embargo, la compañía nos informó de que nos habíamos equivocado en algo y era que su dedo no estuvo siempre impedido, sino que de vez en cuando se recuperaba para después volver a la situación inicial aunque, en todo caso, eso no le impedía llevar una vida normal.

Comentario

No es necesario extenderse mucho para comentar estos casos. Aparentemente, los dos pacientes necesitaban de sus incapacidades neuróticas para afrontar sus situaciones vitales. No había posibilidad de corregirlas completamente debido a sus desajustes subyacentes. Por lo tanto, como terapia, se ofreció una sustitución de una incapacidad neurótica por otra, comparable, también incapacitante, pero que satisfacía a sus personalidades funcionales. E! resultado es que recibieron la ayuda y el ímpetu que les permitió llevar a término un buen ajuste. Aunque siempre sería deseable una mejor interpretación del problema total, no podemos negar que las necesidades de los pacientes fueron satisfechas suficientemente bien como para conseguir un éxito personal constructivo aceptable.

Transformación de síntomas

En los dos casos que expondremos a continuación, existían unas realidades situacionales y unas limitaciones en cuanto al tiempo que restringían las posibilidades terapéuticas. A causa de ello, se utilizó una terapia basada en la técnica de transformación de síntomas. Muy similar a la sustitución de síntomas, difiere de ella en que se transforman sus propósitos, en vez de atacar a la sintomatología. Para entenderlo se puede pensar en lo que hace un mago, que no intenta informar, sino distraer, de manera que pueda conseguir sus objetivos.

Paciente C

Durante el examen psiquiátrico en el servicio médico ele la oficina de reclutamiento militar, un paciente nos refirió su enuresis persistente desde la pubertad. Aunque ello le molestaba muchísimo, el resto de su actividad social, personal y económica funcionaba correctamente. Sin embargo, debido a la enuresis, no se atrevía a pasar una noche fuera de casa, aunque muchas veces

había deseado visitar a sus abuelos y otros parientes que vivían a una distancia considerable. Deseaba visitarlos particularmente porque pronto tendría que realizar el servicio militar. Cuando le informamos de que la propia enuresis lo incapacitaría para el servicio militar, experimentó mucha ansiedad. Nos preguntó si podíamos hacer algo para curarlo. Nos explicó que había tomado muchísimas medicinas, que se había sometido a una cistoscopia y a muchos otros procedimientos, sin resultados satisfactorios. Se le dijo que probablemente podía obtener alguna ayuda si se dejaba hipnotizar. Estuvo de acuerdo y enseguida se obtuvo un trance profundo. En estado de trance se le dijo que su enuresis tenía un origen psicológico y que no tendría ninguna dificultad en superarla si obedecía las instrucciones completamente. Mediante sugestiones pos hipnóticas se le dijo que, después de volver a casa, iba a dirigirse a una ciudad vecina y hospedarse en una habitación de un hotel. Pediría que le enviasen las comidas a la habitación y se quedaría allí hasta que hubiesen transcurrido tres noches. 16 Después de entrar en la habitación tendría que ponerse cómodo y empezar a pensar lo temeroso y ansioso que iba a estar cuando la mujer de la limpieza, tal y como había hecho siempre su madre, descubriese la cama mojada a la mañana siguiente. Tenía que rumiar esos pensamientos una y otra vez, especulando acerca de la inevitable humillación, ansiedad y miedo que iba a experimentar. De repente, una idea cruzaría su mente:

qué increíble y amargo chiste sería que, después de todo ese malestar, la señora de la limpieza se encontrase la cama seca. Esta idea no tendría sentido, pero se iría confundiendo con ella de manera que no conseguiría aclararse sobre lo que iba a pasar. Al cabo de un rato, se encontraría triste, inútil y confundido acerca de su ansiedad y vergüenza cuando la señora de la limpieza se encontrase la cama seca en vez de mojada. Este pensamiento iba a ser tan problemático que finalmente, ya desesperado, se iría a la cama, porque, por mucho que lo intentase no conseguiría pensar con claridad. A la mañana siguiente, su primera reacción sería la de experimentar temor por permanecer en la habitación cuando la señora de la limpieza descubriese la cama mojada. Él buscaría frenéticamente en su mente alguna excusa para salir de allí, pero no lo conseguiría y tendría que quedarse allí, mirando por la ventana para que no se notase su nerviosismo.

16 La razón por la que se le indicó al sujeto que pasase tres noches en un hotel era la siguiente: si el plan era efectivo, la primera noche seria la de las dudas e incertidumbres, la segunda sería de certezas y la tercera, una transición entre la ansiedad de mojar la cama y otra ansiedad diferente.

Al día siguiente, empezando por la tarde, experimentaría la misma sensación de confusión con los mismos resultados y el tercer día sería una repetición de los dos anteriores. Después se le dijo que, después de abandonar el hotel, se vería acosado por la conflictiva decisión de ir a visitar a sus abuelos. En concreto, no se aclararía con respecto a quiénes visitar, a sus abuelos paternos o maternos. El conflicto se resolvería finalmente decidiendo ir a visitar a unos un día y a los otros después. Una vez llegado a su destino, se sentiría cómodo y feliz por visitar a sus parientes y planearía visitarlos a todos. Aun así, todavía tendría constantemente el conflicto de a quién visitar en cada momento, pero siempre disfrutaría unos días con cada uno de ellos. Lo siguiente fue repetir todas esas sugestiones para asegurarnos la implantación de esos pseudoproblemas y efectuar un re direccionamiento de sus temores y ansiedades neuróticas. El objetivo era transformar la ansiedad respecto a mojar la cama (en realidad, relacionada con su pariente más cercano, su madre) en una ansiedad cuyo contenido era las visitas a sus parientes. Finalmente, nos despedimos de él después de dos horas de trabajo administrándole la sugestión pos hipnótica de que tendría amnesia de lo dicho. Cuando despertó, se le dijo que en unos tres meses sería un sujeto aceptable para el servicio militar. Unas diez semanas más tarde, el autor vio al paciente. Explicó con detalle su «increíble experiencia» en el hotel sin saber por qué había ido allí y lo que había sucedido. Explicó que casi «me vuelvo loco intentando mojar la cama, pero no podía. Incluso bebí agua para asegurarme, pero no funcionó. Me asusté y me dio por visitar a todos mis parientes. Esto me hizo sentir bien, pero me empecé a asustar con el dilema de a quién visitar primero y, ahora, aquí estoy». Se le recordó cuál era su problemática inicial. Bastante sorprendido, respondió:

«No lo he hecho desde aquella ocasión en el hotel. ¿Qué sucedió?». Se le respondió que simplemente había dejado de mojar la cama y que ahora podía disfrutar de una cama seca. Dos semanas más tarde lo vimos de nuevo en la oficina de reclutamiento, donde fue aceptado para el servicio militar. Su única preocupación era la ansiedad que tenía su madre acerca de que él se fuese a realizar el seivicio militar.

Paciente D

Otro candidato a ingresar en las fuerzas armadas acudió para un examen médico que reveló una neurosis bastante curiosa y seria que lo avergonzaba muchísimo. Su dificultad se hallaba en el hecho de que era incapaz de orinar a no

ser que se aplicase un tubo de hierro o madera de unos 26 a 30 centímetros en el extremo del pene para orinar a través de él. Aparte de lo referido, parecía bien adaptado en el resto de su vida social y laboral Todo ello nos indujo a aceptarlo como paciente en una hipnoterapia breve. :

La anamnesis reveló que siendo niño solía orinar a través de un agujero en una valla de madera que rodeaba un campo de golf. En una ocasión se le sorprendió en esa actividad y fue severamente castigado, humillado y avergonzado. Su reacción fue la de la repetición del acto de manera compulsiva y para ello se hizo con varios tubos de metal y madera. Siempre los llevaba consigo. Aunque el paciente nos contó abiertamente y con detalle toda esta historia, no dejaba por ello de sentirse muy avergonzado. Después de inducirle un trance profundo confirmamos la historia. Su actitud hacia el servicio militar era correcta y de hecho estaba muy interesado en realizarlo, pese a su problema, aunque quería saber cómo podía hacerlo sin verse demasiado afectado. Como respuesta, se le dieron unas sugestiones pos hipnóticas acerca de lo que debía hacer. Tenía que hacerse con una caña de bambú de 36 centímetros y practicarle unas marcas a cada cuarto de pulgada. Orinaría a través del tubo de bambú, pero de la siguiente manera: con una mano, la derecha o la izquierda, sostendría el tubo (para ello utilizaría los dedos pulgar e índice) y con los dedos sobrantes rodearía el miembro al descubierto. Adicionalmente, se le dijo que intentase sentir con los dedos el paso de la orina a través del caño. No se le dijo nada en ese momento acerca de sentir el paso de la orina a través de la uretra con los otros dedos. También se le dijo que, en un día o dos, o una semana o dos, tendría que considerar cuánto bambú necesitaba y si podía cortar un cuarto, media o una pulgada, 17 pero que no tenía que sentirse obligado a hacerlo. Sólo tenía que hacerlo si así se sentía más cómodo, pero que lo importante era que recordase en qué día de la semana lo cortaba, si es que lo hacía. Por otro lado, se le indicó que tenía que estar seguro de tener los tres dedos sujetando el pene tal como se le había dicho, de manera que pudiese sentir de la mejor manera el fluir de la orina por el bambú. Con respecto al servicio militar, se le dijo que sería rechazado en ese momento, pero que en unos tres meses se le llamaría de nuevo para otro examen psiquiátrico. En esa segunda ocasión sería aceptado sin lugar a dudas.

17 Un tubo definitivamente más largo de lo que había estado utilizando hasta el momento. Su aceptación del tubo más largo constituía a su vez una aceptación de que el terapeuta podía hacer el tubo más largo. Si podía hacerlo más largo, también podía hacerlo más corto. Además, el tubo no era ni de hierro ni de madera, sino de bambú. Por lo tanto, la esencia, se iniciaban tres transformaciones: más largo, más corto y de otro material.

La entrevista finalizó con dos sugestiones pos hipnóticas. La primera iba dirigida a una total amnesia de la experiencia del trance. La otra tenía que asegurar que preparase el bambú sin saber por qué. Unos tres meses más tarde, la oficina de reclutamiento lo llamó para que acudiese a un segundo examen psiquiátrico con el autor. El joven estaba, a partes iguales, sorprendido y encantado con su evolución. Explicó que había obedecido las instrucciones y que se había visto a sí misino comprando una caña de bambú. En ese momento, tuvo un recuerdo repentino de lo sucedido durante el trance. Aunque al principio se preocupó por la violación de la amnesia, empezó a desarrollar un sentimiento de esperanza de que resolviera su problema. Durante una semana estuvo orinando con el bambú y al final llegó a la conclusión de que podía cortar media pulgada del mismo, pero se sorprendió a sí mismo de nuevo cortando una pulgada. Esto le puso muy contento y, de repente, se dio cuenta de que había cortado el bambú un jueves (por qué un jueves, es algo que no pudo explicar). En otra ocasión cortó dos pulgadas y unos días más tarde, otra más. Al término del mes, sólo quedaba un cuarto de tubo. Un día, mientras usaba el bambú para miccionar, se dio cuenta de que los tres dedos que agarraban el pene tenían todo el aspecto de tubo natural. Así que dejó lo que quedaba de bambú y se puso a orinar libre y cómodamente. Lo hizo con la mano derecha y con la izquierda, e introdujo la innovación ele extender el dedo meñique. Se dio cuenta, pues, de que podía orinar sin la necesidad de ningún mecanismo especial. El terapeuta le propuso ir al lavabo en ese mismo momento para confirmar ese extremo. Inmediatamente, preguntó: «¿Dónde se va a colocar usted? ¿Detrás de mí?». Dicho esto, rió con ganas y dijo: «Esto no es una valla de madera. Eso pertenece a mi pasado. Puede estar donde quiera. A mí no me importa». Una semana más tarde, se le llamó para otra entrevista. Estaba sorprendido de haber tenido tales dificultades y de no habérsele ocurrido una solución similar. Se le aseguró que la gente normalmente no sabe cómo manejar problemas tan sencillos como ése, que precisamente su intensidad en intentar ponerle remedio les impide resolverlo. La duración total del trance terapéutico fue de menos de una hora. Todo el procedimiento y su resultado demostraron la facilidad y efectividad con que se puede utilizar la sintomatología para asegurar la transformación de un problema neurótico. El tubo de madera o de metal fue transformado en bambú, después en un cilindro formado por los dedos corazón, anular y meñique y, después, en un tubo constituido por el propio falo.

Comentario

En estos dos casos, los pacientes presentaban ansiedad a consecuencia de las reacciones negativas de la gente frente a sus problemas. La terapia se basó en la

utilización sistemática de esa ansiedad mediante el redireccionamiento y transformación de la misma. Confundiendo y distrayendo al paciente C, su ansiedad por mojar la cama se transformó en ansiedad por no mojarla. Su ansiedad ante la problemática familiar provocada por su enuresis fue transformada en ansiedad hacia sus parientes. La transformación final fue la de la ansiedad de su madre acerca del servicio militar. Para el paciente D, la transformación de la ansiedad progresó: del tubo a sentir el paso de la orina, al recorte del tubo, al día en que lo recortaría y finalmente a la cuestión de dónde se situaría el autor para observar su conducta. Por lo tanto, lo que se hizo fue utilizar la ansiedad existente, prolongarla y transformarla en una emoción normal que permitiese un ajuste normal. Lo último que se sabe de los pacientes es que realizaron el servicio militar satisfactoriamente durante, al menos, nueve meses. Después, se perdió el contacto con ellos.

Mejora de síntomas

No es infrecuente que ciertas dificultades neuróticas, cuando aparecen, exijan del sujeto una renuncia a su personalidad debido a que se forma un conjunto de síntomas apabullante. En esos casos la terapia será difícil, ya que lo sujetos están tan implicados en sus síntomas que se hacen inaccesibles. En tales casos, la técnica de mejora de síntomas puede ser interesante. En los dos siguientes casos, ante el complejo de síntomas de los sujetos, la terapia tuvo que basarse en una aparente aceptación de síntomas lograda a partir de una mejora de los mismos.

Paciente E

Un chico de 17 años, débil mental, tenía dificultades para adaptarse a la sociedad y fue enviado a una escuela para delincuentes. En un mes, había desarrollado una flexión y extensión rápida del brazo derecho en el plano horizontal a nivel cardíaco. Cuando se le vio unas seis semanas más tarde en el hospital, se le diagnosticó una reacción histérica, probablemente basada en miedos masturbatorios y en un desajuste en la escuela. El examen físico reveló una anestesia del brazo a la vez que realizaba flexiones del brazo derecho (135 veces por minuto). Ambas, la anestesia y la actividad muscular, desaparecían ante el sueño fisiológico y reaparecían al despertar. Debido a su baja inteligencia (CI:65), la psicoterapia normal fue inútil, así que se intentó la hipnoterapia. En consecuencia, se empleó la hipnosis en sesiones diarias durante tres semanas antes de poder obtener un trance con un poco de continuidad. Aunque el

paciente entraba en trance con relativa facilidad, pasaba rápidamente al sueño

fisiológico y tenía que ser despertado e inducido de nuevo. Finalmente, se descubrió que una buena medida era hipnotizarlo de pie y hacerlo caminar hacia delante y hacia atrás. El estado de trance, sin embargo, no tenía ningún efecto sobre sus síntomas. Todos los esfuerzos que se llevaban a cabo para reducir la frecuencia de sus movimientos de brazo fracasaban. Su única respuesta era: «No puedo. No puedo». De manera similar, los esfuerzos para discutir su problema o conseguir alguna información fracasaron. Lo único que conseguía comunicar era: «Mi brazo,

mi brazo. No puedo pararlo».

Después de una semana de sesiones diarias en las que un ayudante contaba los movimientos por minuto del paciente, se diseñó una nueva técnica. Consistía

simplemente en decirle al paciente que se iba a aumentar el ritmo de 135 a 145

movimientos por minuto y que ese ritmo se prolongaría hasta la siguiente visita. Al día siguiente se le sugestionó para que volviese a los habituales 135. La siguiente sesión consistió en hacerle incrementar el ritmo hasta 145, para hacerlo bajar después a 135. Después de varias repeticiones en las que el ayudante comprobó que el paciente se atenía a lo que se le indicaba, se !e pidió que fuese aumentando y disminuyendo el ritmo al mismo tiempo, es decir, que aumentase el ritmo en 5 y lo disminuyese en 10. Así se siguió hasta que se consiguió un ritmo

de 10 por minuto. Se le ofreció la sugestión de que ese ritmo se mantendría unos

días y que después caería a 5 por minuto y que después «aumentaría» a 20 o 30 por día. Unos pocos días más tarde, el ritmo iba de 5 movimientos por minuto a sólo algunos aislados al día. En esas jornadas de menos actividad, el propio paciente contó que hacía unos 25 movimientos. Después, se le sugestionó para que fuese disminuyendo los movimientos hasta hacer unos cinco y que después «incrementaría ese ritmo hasta 25 veces a la semana». El paciente respondió bien a esta sugestión y entonces se le pidió que «adivinase el día» en que no habría más movimientos. Al poco «adivinó» el día en que no realizaría ningún movimiento y,

efectivamente, demostró la corrección de su conjetura. Siguiendo esa línea de «adivinación» por parte del paciente se llegó a la conclusión de que ya estaba libre de esa discapacidad. Durante el proceso de disminución del síntoma de movimiento descontrolado del brazo, la anestesia asociada respondió paralelamente en el sentido de que disminuía y desapareció en relación directa con la actividad del brazo. Un mes más tarde, el paciente volvió a la escuela y se le asignó la tarea de amasar en una panadería institucional. Un año después, seguía mostrando una adaptación satisfactoria.

Paciente F

Un empleado de un hospital mental fue enviado al autor debido a un ataque repentino de ceguera que había sufrido durante el camino al trabajo esa misma mañana. El paciente entró en la consulta en un estado mental de lo más alterado. Lleno de temor y dudas, nos explicó que aquella mañana había desayunado, y mientras hablaba y bromeaba con su esposa, de repente empezó a encontrarse emocionalmente intranquilo a causa de una historia que le había contado la mujer. Salió de casa y decidió ir caminando en vez de tomar el autobús que habitualmente lo llevaba al trabajo. Después de doblar cierta esquina, se quedó ciego. En ese momento le dio un ataque de pánico y un amigo que pasaba por allí en coche lo recogió y lo llevó al hospital. Un oftalmólogo lo examinó y después lo envió al autor. El paciente estaba tan asustado que no conseguía terminar de darnos la información necesaria para confeccionar su historia clínica. Nos contó que últimamente había tenido varias peleas con su esposa y que ella había estado bebiendo en casa; él había encontrado escondidas botellas de bebidas alcohólicas. Sin embargo, ella lo negaba repetidamente. Cuando se le preguntó en qué estaba pensando cuando dejó la casa, explicó que estaba bastante absorto con el enojo que sentía hacia su esposa. Se sentía mal porque ella no debería mentirle y estaba empezando a pensar que quizá debería pedir el divorcio. Se le pidió que siguiese paso a paso su proceso mental desde que salió de casa hasta que le dio el ataque de ceguera. En este punto se quedó bloqueado. Se le pidió que describiese la esquina en cuestión y su respuesta fue que, aunque había caminado muchas veces por allí, no podía recordar nada acerca de ello, que su mente estaba totalmente en blanco. Ya que el autor conocía bastante bien la esquina de la que se hablaba, se le preguntó acerca de la misma y otros detalles sobre el lugar, pero el paciente seguía sin poder recordar. Entonces, se le preguntó cómo se había desarrollado la ceguera. Dijo que le había sobrevenido una luz roja intensa. No era una ceguera blanca o negra, sino un brillante y cegador rojo. En ese instante, se apoderó de él la idea de que se iba a quedar así para el resto de sus días. Mientras nos contaba esto, se fue poniendo nervioso e histérico hasta el punto de que fue necesario sedarlo y meterlo en la cama. Después, llamamos a su esposa y la reclamamos en el hospital. Con mucha dificultad y después de muchas frases relativas a su amor incondicional hacia su marido, la esposa confirmó que bebía a escondidas. Sin embargó, se negó a contarnos el motivo de la discusión. Sólo nos dijo que había una escabrosa historia sobre un hombre y una chica pelirroja, pero que no significaba nada. Se le informó que su marido había sufrido una ceguera repentina y se le preguntó qué sabía de la esquina en cuestión. Después de mucho esfuerzo,

recordó que había una gasolinera en la parte opuesta de la calle. Ella y su marido compraban frecuentemente gasolina allí. Después de un insistente interrogatorio, se acordó de un dependiente que tenía un cabello pelirrojo brillante. Finalmente, después de asegurarle la confidencialidad de lo que nos confesaba, nos desveló que tenía una relación con ese hombre, conocido entre los amigos como «Rojo». En varias ocasiones, el matrimonio había acudido a comprar a la gasolinera y el dependiente se había dirigido a la mujer demasiado familiarmente, lo cual había ofendido a nuestro paciente. Después de mucha reflexión, la esposa dijo que tenía la intención de romper con su relación adúltera, si el autor conseguía curarle la ceguera a su marido. Se le informó de que él conocía inconscientemente sus actividades extramatrimoniales, pero que lo que el autor había sabido a través de ella permanecería en la más estricta confidencialidad. Cuando visitamos al paciente, al día siguiente, todavía era incapaz de dar ninguna información adicional. Se intentó convencerle de que su ceguera era temporal, pero se resistía a creerlo. Insistía incluso en que lo enviásemos a una escuela para ciegos. No sin dificultad, terminó por aceptar una terapia experimental, pero con la condición de que no se intentase nada sobre su visión. Cuando finalmente aceptó, se le sugirió probar con hipnoterapia. Nos preguntó si,

a través del trance, recordaría lo sucedido. Tal conocimiento, se le dijo, podría

quedar en su inconsciente, si así lo deseaba, de manera que no le causaría ningún problema consciente. Tras esto, se le indujo un trance con rapidez, pero aún en este estado el paciente rechazó abrir los ojos o comprobar su visión. Sin embargo, gracias a algunas explicaciones sobre la amnesia, el inconsciente y las sugestiones poshipnóticas, se consiguió que recuperase la visión (siempre mientras estaba hipnotizado). Se le enseñó el ex libris del autor y se le dio la instrucción de que lo memorizase. Una vez hecho esto, se le dijo que lo íbamos a despertar, de nuevo sin poder ver, y sin saber conscientemente que había examinado el ex libris. De todas formas, pudimos acordar que si le dábamos una clave poshipnótica, él lo describiría para su propio asombro. Una vez que hubo entendido la tarea, se le

despertó y empezamos una conversión irrelevante. En un momento dado, hicimos

la señal pactada y el paciente nos dio una descripción completa del ex libris. Se

quedó perplejo, ya que sabía que nunca había visto semejante cosa. Cuando se le confirmó que la descripción era correcta, cambió de postura hacia la terapia, diríase que adquirió una confianza mitificada hacia ella. Cuando se le volvió a hipnotizar, expresó su completa satisfacción con lo realizado y nos confirmó que ayudaría en todo lo posible. Se le preguntó si esto significaba que confiaba en el autor. Aunque dudó un poco, respondió que sí. Nuestras indagaciones entre el personal del hospital donde trabajaba nos revelaron que el paciente tenía un especial interés por una empleada pelirroja.

Poco a poco, fuimos sacando el tema a colación y, después de algunas dudas, nos informó de la cuestión. Cuando se le preguntó qué pensaría su mujer sobre ello, dijo que ella no era mejor que él, pero nos pidió a su vez que mantuviésemos el secreto. Inmediatamente, se le pidió que describiera la esquina en la que se había producido su ceguera. Lentamente, fue dando una descripción completa, aunque sólo hizo mención de la gasolinera al final. De manera fragmentaria, describió la gasolinera y nos confesó que tenía algunas sospechas de que su mujer y el dependiente podían mantener una relación. Se le preguntó si sus sospechas empezaron al mismo tiempo que se interesaba por la pelirroja del trabajo y qué es lo que pensaba hacer sobre todo el asunto. Muy pensativo, declaró que sucediese lo que sucediese, ambos eran igualmente culpables, especialmente porque ninguno de los dos se había esforzado por crear una comunidad de intereses. Se le preguntó acerca de sus deseos respecto de su visión y expresó su temor de recuperarla inmediatamente. Preguntó si su «horrible, brillante rojez» podía disminuirse e ir desarrollando eventuales recuperaciones de la visión, hasta que poco a poco recuperase la visión por completo. Se le aseguró que sucedería tal como decía y se le dieron una serie de sugestiones al respecto. Lo siguiente fue enviarlo de vuelta a casa con una baja temporal de sus obligaciones laborales. Tenía, por otro lado, que acudir cada día a la consulta del autor para visitarse acompañado de su esposa. Estas sesiones tenían como objetivo que recuperase paulatinamente la visión. Al cabo de una semana, el paciente informó de que su visión había mejorado lo suficiente como para volver al trabajo. Unos seis meses más tarde, su esposa y él habían llegado a un acuerdo amistoso para divorciarse. Ella iba a volver a su estado de procedencia y él no tenía planes inmediatos para el futuro. Su interés en la muchacha pelirroja del hospital se había desvanecido. Sabemos que continuó en el mismo empleo durante unos dos años y que después cambió de ocupación.

Comentario

Los dos procedimientos descritos siguen el mismo método. En ambos casos no tratamos la causa subyacente al problema consultado. Las limitaciones intelectuales del paciente E no permitían hacerlo y el paciente F había demostrado suficientemente la violencia con la que se negaba a indagar en su problema. Por lo tanto, se decidió intentar una mejora de la sintomatología. En el primer caso, la estrategia fue la de incrementar y disminuir los síntomas del paciente.

En el caso del paciente F, el procedimiento fue similar. Se le permitió seguir sin visión, pero con una reducción de la brillantez de su ceguera y la aparición de algunos destellos de visión de paulatina claridad y extensión. Por lo tanto, se puede hablar de un procedimiento paralelo. Como consecuencia de ello, se dio una mejora de sus síntomas y ambos pacientes fueron capaces de llevar a cabo sus propios ajustes personales.

Respuesta emocional correctiva

Los siguientes casos hacen referencia a problemas emocionales intensos. En uno de ellos, la terapia consistió en la corrección deliberada de las respuestas emocionales inmediatas. Por lo tanto, no se rechazaron, sino que se utilizaron para nuestros fines. Asimismo, se hizo uso del tiempo para paliar el problema y obligar a corregirlo. En el segundo caso, el procedimiento consistió en el desarrollo, a un nivel cercano al consciente, de una emoción más fuerte en una situación que requería una respuesta emocional correctiva del problema.

Paciente G

Una atractiva estudiante de servicios sociales del hospital entró una tarde en la consulta del autor sin ninguna cita previa. Iba vestida con unos pantalones coitos más bien escasos y una blusa sin mangas. Se recostó sobre el sillón y dijo:

«Quiero algo». La respuesta fue: «Obviamente, si no fuese así no entraría usted en la consulta de un psiquiatra». Con buenas dosis de coquetería, expresó sus dudas acerca de si quería recibir psicoterapia o no y se le informó de que necesitaba desearlo realmente para poder ser tratada. Después de un rato de silencio, declaró que necesitaba y quería recibir psicoterapia, que nos confesaría su problema y que entonces el autor podría decidir si la aceptaba como paciente. Dijo que, después de oír su problema, probablemente la expulsaría de la consulta. Así, empezó con su historia: «Tengo complejo de prostituta desde hace tres años. Quiero acostarme con todos los hombres con los que me tropiezo y la mayoría no me rechaza; a mí no me importa quiénes son o lo que hacen, si están serenos o borrachos, viejos o jóvenes, limpios o sucios, cualquier raza, cualquier cosa que parezca un hombre. Lo hago con uñó solo o en grupo, a cualquier hora y en cualquier lugar. Soy asquerosa, sucia, horrible, Pero no puedo parar de hacerlo. ¿Me puede ayudar o me tengo que ir?».

Se le preguntó si se podría aguantar hasta la próxima sesión. La respuesta fue:

«Si me acepta como paciente, no haré nada esta noche. Pero tendrá que pedirme que le haga esa promesa todas las mañanas hasta que acabemos». Se le dijo que podría tomar los próximos tres días para probar su sinceridad y que durante esos tres días tendría que acudir a la consulta dos veces al día para informar y renovar sus promesas. Esta confirmación de la promesa se convirtió en

su rutina. Durante la sesión de tres horas del cuarto día, la paciente empezó a flagelarse

verbalmente recordando con todo detalle algunas de sus experiencias. Con extrema dificultad se la indujo a que nos diese sus datos personales: nombre completo, fecha de nacimiento, dirección, etc. Sólo interrumpiéndola todo el tiempo fue posible extraer los siguientes datos:

Su madre era una «perfecta esnob a quien sólo le interesa ascender en la

escala social. Con la gente que le puede servir para algo es toda amabilidad y con

el resto del mundo, una gata feroz. A mi padre y a mí nos controla con sus

chillidos estridentes. La odio». Su padre era un hombre de negocios «importante, un buen tío con mucha pasta. Le quiero, pero no es más que una sucia mota de polvo gris bajo el dedo de

mi madre. Me gustaría hacerle un hombre para que la tratase a bofetadas».

Ambos le habían enseñado que «odie el sexo. Dicen que es feo. Nunca dejaron que supiese que duermen en la misma habitación. Yo soy su única hija. Odio el sexo y debería ser bello».

Después de eso siguió con su autoflagelación durante el resto de la sesión. Las siguientes tres horas fueron igualmente infructuosas. Se dedicaba, a pesar

de las interrupciones, a relatar amargamente sus experiencias sexuales. En la siguiente sesión, cuando entró en la oficina, se le dijo: «¡Siéntese, cállese

y no se atreva a abrir la boca!». Se le dijo que el autor se haría cargo de la dirección de las sesiones, que no íbamos a perder más tiempo y que ella tenía que expresar su acuerdo con la cabeza, sin abrir la boca. Así lo hizo. Después, con poco esfuerzo, se le indujo un trance sonambulístico profundo y

se le informó de que a partir de entonces tendría una amnesia de lo que iba a

suceder, a no ser que el autor le indicase lo contrario. A pesar del estado de trance, sin embargo, la paciente parecía tan inaccesible como antes, con una excepción. Ella no hablaba hasta que se le indicaba, pero cuando lo hacía era sólo sobre sus aventuras sexuales. No se podía obtener nada más. Ninguno de los esfuerzos que hicimos para evitar su narración compulsiva, como la desorientación, la bola de cristal, la escritura automática y la despersonalización, surtieron efecto. Sólo sirvieron para obtener descripciones más detalladas de lo mismo.

En la siguiente sesión, mientras se hallaba en estado sonambulístico, se la interrumpió enfáticamente:

Ambos queremos saber por qué es usted tan promiscua. Ambos queremos saber la causa de su conducta. Ambos sabemos que esa información se baila en su mente inconsciente. Durante las .siguientes dos horas se sentará callada, sin pensar en nada, haciendo nada, sólo sabiendo que su inconsciente le va a decir a usted y a mí la razón de su conducta. Le dirá la razón claramente, de manera que lo entienda, pero ni usted ni yo lo sabremos basta que llegue el momento adecuado, no hasta entonces. Usted no sabe cómo su inconsciente se lo dirá. Yo no lo sabré hasta que usted lo sepa. Pero será la verdad. En el momento preciso, de la manera correcta, usted sabrá y yo sabré. Entonces se recuperará.

Al finalizar las dos horas se le dijo que ya había llegado la hora de que su inconsciente le revelase lo que sabía. Antes de que se asustase, se le dio una hoja mecanografiada inservible. (Véase el apartado correspondiente al desarrollo de esa técnica.) Entonces se le dijo:

Mire esto, es una hoja de papel, palabras, sílabas, letras. No lo lea, sólo mírelo La razón está escrita ahí, todas las letras del alfabeto se hallan ahí y ellas explican la razón. Ahora no puede verlo. En un minuto esconderé la hoja en mi escritorio sin que hayamos leído la razón. Cuando llegue el momento, lo leerá, pero no hasta que llegue ese momento. Ahora, lome ese lápiz y al azar, subraye esas letras, sílabas y palabras que le dicen la razón, rápido.

De una manera confusa, subrayó nueve partes del texto dispersas entre sí, mientras el autor anotaba unos números en otra hoja que correspondían a la posición relativa de esas frases. Inmediatamente, tomamos la hoja de la paciente y la pusimos boca abajo en un cajón del escritorio. Entonces se le dijo: «Sólo falta una cosa por hacer. Decidir cuándo se va a conocer la razón. Vuelva y dígamelo mañana. Ahora despierte». Cuando despertó, se le dio una cita para el día siguiente y fue despedida. Finalmente se fue, sin darnos lo que era ya su usual promesa. A la mañana siguiente tampoco vino para prometernos que se comportaría decentemente. Sin embargo, por la tarde sí vino a la visita, explicando: «He estado a punto de no venir porque sólo tengo dos tontas palabras que decirle. No sé si debo cancelar el resto de las visitas. Bueno, de todas formas, diré las dos palabras, me sentiré mejor, "Tres semanas"».

Se le respondió: «De acuerdo con el calendario, será a las cuatro en punto del 15 de agosto». Ella respondió: «No lo sé». Acto seguido, usando una clave poshipnótica, se le indujo un trance profundo. Se le preguntó si tenía algo que decir. Movió la cabeza. Se le pidió que se expresase libremente y dijo: «Tres semanas, 15 de agosto, cuatro en punto». Se la despertó y se le preguntó si quería otra cita. Su respuesta fue que le gustaría discutir sus planes para el año próximo y la tesis que pensaba escribir. Durante las siguientes tres semanas fue vista de manera irregular para discutir sus planes académicos y dirigir sus lecturas. No se discutía su problema ni ella

hacía ninguna promesa. A lo largo de las tres semanas siguientes, la paciente asistió a una fiesta donde conoció a un joven agradable, colaborador del autor recién llegado al hospital, que intentó seducirla. Ella se rió de él y le dijo que le daba dos opciones: confesar su mal comportamiento al autor o dejar que ella misma se lo contase. El joven estaba tan intimidado ante tal reacción que no tardó en explicarle al autor lo sucedido.

A las cuatro de la tarde del 15 de agosto, la paciente entró en la consulta,

diciendo: «Son las cuatro en punto del 15 de agosto. No sé por qué estoy aquí, pero tenía la sensación de que tenía que venir. Quería y no quería. Sé que va a

suceder algo que me da miedo. Desearía que no fuese así». Se le respondió: «Usted vino por primera vez en busca de terapia. Aparentemente iba a la deriva. Quizá sí, quizá no. Nuestras sesiones duraban normalmente tres horas. Usé la hipnosis. Ahora, ¿debo hipnotizarla o puede

acabar la terapia en estado de vigilia? Recuerde que tanto su mente inconsciente como consciente están presentes. Si quiere dormir, puede hacerlo. Pero pase lo que pase, siéntese en esa silla, no hable y después de una hora, diga: "Estaré

preparada a las

Sin comprenderlo todo, se sentó y esperó despierta. A las cinco en punto dijo:

«Estaré preparada a las seis y media», y continuó esperando, extrañada y sorprendida por lo que había dicho.

A las seis y media, abrimos el cajón donde se guardaba la hoja ele papel

mecanografiada y se la dimos. La paciente tomó el papel y lo giró varias veces, escudriñando en esas líneas subrayadas. De repente, se puso rígida, pálida y empezó a llorar, sollozar, diciendo repetidamente: «Eso es lo que intentaba hacer».

" y sabremos cuándo estará dispuesta».

Finalmente, algo más controlada, dijo: «La razón está aquí, léala».

El material subrayado decía:

yo quie ro fo Ha R al padre El orden numérico de lo subrayado era:

1. al

2.

yo

3. ro

4.

5.

quie

Ha

6. R

7. fo

8.

padre

Según explicó: «Se trataba de cualquier hombre, cualquiera, todos los del mundo. Incluido mi padre. Eso lo convertiría en un hombre, no una sucia mota de polvo bajo el dedo de mi madre. Ahora sé lo que he intentado hacer y no tengo que hacerlo nunca más. ¡Qué horrible!». Ella reaccionó con un llanto más intenso, pero finalmente declaró: «Todo eso corresponde al pasado ahora. ¿Qué puedo hacer?». Se la sugestionó para que pasase un examen físico completo para comprobar si tenía alguna enfermedad venérea. La paciente accedió. Pudimos saber más adelante que acabó su periodo de formación con éxito y, años después, que estaba felizmente casada y que era madre de tres hijos. Otra fuente nos confirmó también que su matrimonio era feliz.

Comentario

La dirección de este caso fue esencialmente la de un padre dictatorial con un niño «malo». Sus ataques iniciales hacia el autor fueron inmediatamente corregidos mediante una selección cuidadosa de las palabras, pero sin anular sus emociones. El desprecio por su padre fue corregido mediante la aceptación de su identificación del autor como sustituto del padre y la utilización de la autoridad dictatorial sobre ella. Las emociones derivadas de su problema, intensas y compulsivas, fueron corregidas por un periodo de espera que culminó en la última sesión, donde se dio rienda suelta a las emociones dolorosas.

Paciente H

Un hombre joven, de unos 75 kilos de peso, se casó con una mujer muy bella y voluptuosa. Sus amigos le hacían muchas bromas acerca de su próxima pérdida de peso. Unos nueve meses más tarde, el joven acudió a la consulta del autor a causa de dos problemas. El primero era que no podía aguantar más las bromas de sus compañeros de trabajo acerca de su pérdida de peso de más de 20 kilos, que en

verdad había experimentado. El segundo, que le costó mucho confesar, era otro enteramente diferente. De hecho, se trataba de su fracaso para consumar el matrimonio. Nos explicó que su mujer le prometía todas las noches que llevarían a cabo el acto, pero en cuanto hacía el primer movimiento de acercamiento, ella desarrollaba un pánico intenso y, entre sollozos, le pedía que lo aplazasen hasta el día siguiente. Nuestro paciente dormía mal todas las noches, encendido por el deseo y desesperadamente frustrado. Recientemente, le habían asaltado temores de no poder tener una erección a pesar del incremento de su ansia sexual. Preguntó si podía haber alguna ayuda para sí mismo o para su esposa. Aceptamos a los dos como pacientes y se asignó, para empezar, una cita para su mujer. Se le pidió que le contase a su mujer la razón de la consulta y que estuviese preparada para discutir su evolución sexual desde la pubertad. Llegaron puntuales a la cita. El esposo salió de la consulta para que la mujer nos contase libremente su historia sexual, lo cual hizo no sin mucha vergüenza. La paciente explicaba su temor como resultado de un terror incontrolable que ligaba a sus enseñanzas religiosas. Nos enseñó una libreta en la que apuntaba cuidadosamente el día y la hora de sus periodos menstruales. Al parecer, esto se hallaba estrechamente ligado a su problema sexual. El examen de la libreta nos reveló que durante los últimos diez años, la paciente había estado menstruando cada treinta y tres días y la hora del día no variaba apenas, alrededor de las diez o las once de la mañana. Había unos pocos periodos que no coincidían con esos ritmos, pero nunca anteriores a los treinta y tres días citados. En esos casos, la paciente había anotado la fecha de la menstruación real, la que estaba prevista y una nota explicativa del tipo «He estado enferma en la cama con un resfriado». Cuando se le preguntó si quería ayuda para su problema conyugal, declaró afirmativamente en primera instancia. Inmediatamente, sin embargo, se asustó y le pidió al autor, entre sollozos, que la dejase «esperar hasta mañana». Finalmente, la calmamos repitiéndole que se trataba únicamente de su propia decisión. La siguiente medida fue darle un largo y vago discurso general sobre relaciones conyugales, intercalando sugestiones de fatiga, cansancio y desinterés hasta que se consiguió un buen estado de trance. Después, se le dio toda una serie de sugestiones con creciente intensidad para continuar con el trance y para implantar las siguientes ideas. Primero, que se iba a sorprender al perder el miedo a cumplir sus promesas sexuales, simplemente cumpliéndolas antes de lo que ella misma pensaba. Segundo, de camino a casa iba a enfrascarse en la idea satisfactoria, aunque sin sentido, de que haría que las cosas sucediesen tan deprisa que ni siquiera experimentaría miedo.

Visitamos a su marido por separado y le aseguramos que las cosas cambiarían

a partir de la siguiente noche. Al día siguiente, el esposo nos informó, apesadumbrado, de que a medio camino de casa, su esposa tuvo el periodo menstrual, diecisiete días antes de lo previsto. Le tranquilizó el decirle que ello era una prueba de la intensidad de su deseo y de su absoluta intención de consumar el matrimonio. Se le dio otra cita para cuando ya no tuviese el periodo. La visitamos de nuevo el siguiente sábado por la noche. Se le indujo un nuevo trance. En esta ocasión, se le explicó que la consumación tendría que tener lugar

y que el autor sentía que tenía que ocurrir en los próximos diez días. Pero, de

todas formas, era ella quien tenía que decidir cuándo. Se le dijo que podría ser ese sábado o el domingo, aunque el autor prefería el viernes noche; también

podía suceder el lunes o el martes por la noche, aunque el viernes era la noche

preferida; de nuevo, se le dijo que podía ocurrir el jueves por la noche, pero el autor prefería definitivamente el viernes. Repetimos una y otra vez toda la retahila de días con énfasis en la preferencia del autor hasta que la paciente empezó a expresar cierto malestar. Se la despertó y, en estado de vigilia, se le hicieron los mismos comentarios. Su expresión facial era de intenso desacuerdo, especialmente con las menciones de

la preferencia del autor.

Visitamos separadamente al esposo y se le dijo que no intentara nada, que estuviese pasivo en su conducta, aunque debía estar preparado para responder y que, de seguro, obtendría resultados. El viernes siguiente nos informó: «Mi mujer me ha dicho que le informe de lo que pasó ayer. Sucedió tan rápido que no tuve capacidad de reacción. Por poco me viola. Y después se levantó a medianoche para hacerlo de nuevo. Esta mañana estaba riendo y le pregunté por qué. Me pidió que le dijera que finalmente no fue un viernes. Le dije que hoy era viernes y, riendo, me dijo que usted lo entendería». No se le explicó más a él. Sabemos que el matrimonio tuvo una feliz continuación, compraron una casa y

tuvieron tres hijos deseados en intervalos de dos años.

Comentario

La respuesta psicosomática de tener un adelanto en el periodo de diecisiete días en una mujer tan rígida a nivel sexual es un ejempío interesante de la intensidad y efectividad con la que el cuerpo expresa sus defensas psicológicas. La razón por la que establecimos un periodo de diez días, el hecho de nombrar los días de la semana y el énfasis en la preferencia del autor por el viernes tienen una explicación sencilla. Diez días era un periodo suficientemente largo como para

tomar una decisión. Al nombrar los días, reducíamos ese tiempo a siete días. El énfasis en la preferencia del autor introducía un problema emocional, desagradable, imperioso. Debido a que habíamos nombrado todos los días de la semana, el transcurrir de los días la llevaba más y más cerca del viernes, una elección inaceptable para ella. Por lo tanto, llegado el jueves, sólo quedaba el viernes. El sábado, domingo, lunes, martes y miércoles habían sido rechazados. Por lo tanto, la consumación tenía que ocurrir en jueves si quería ser una elección propia y no la del autor. El procedimiento empleado en la primera entrevista fue equivocado, pero afortunadamente fue bellamente utilizado por la paciente para continuar su conducta neurótica y castigar y frustrar al autor por su incompetencia. La segunda visita fue más afortunada. Se le creó un dilema con dos alternativas, el día de su elección o la preferencia del autor. El énfasis que pusimos en lo último provocó una intensa respuesta emocional que tuvo el buen efecto de corregir su otro problema emocional. La consumación tuvo lugar y ella se pudo dar la satisfacción de burlarse del autor con la declaración de que no ocurrió un viernes, segura de que él la entendería. Resumiendo, la resolución de este problema emocional, como demuestran sus resultados terapéuticos, fue contingente con respecto a una respuesta emocional de efecto correctivo.

Comentarios generales

Esencialmente, el propósito de la psicoterapia debería ser ayudar al paciente de la manera más adecuada y aceptable de entre las disponibles. Cuando nos disponemos a prestar esa ayuda, se debe respetar y utilizar lo que el paciente nos presenta, sea lo que sea. Lo importante es que tengamos claro que el énfasis debe situarse en lo que el paciente hace en el presente, así como lo que hará en el futuro, y no en la mera comprensión de la causa del estado actual del paciente. Lo fundamental de la psicoterapia debe centrarse en el ajuste de presente y futuro. La atención al pasado será la necesaria para prevenir la continuación o la recurrencia de desajustes pretéritos. Por qué la paciente H rehusó la consumación del matrimonio es un asunto que sólo le interesa a otros, no a ella; ahora la paciente es demasiado feliz con sus hijos, su matrimonio y su hogar para mirar atrás y buscar la causa de su problema. Asumir que el desajuste original volverá forzosamente una y otra vez para desbaratar el bienestar del paciente es asumir que los buenos aprendizajes no tienen ningún peso ni cualidades duraderas y que las únicas fuerzas que persisten en la vida son los errores.

Como analogía diremos que cualquiera que sea la causa psicogénica o la motivación de los errores en aritmética de un infante, el que el alumno no sea consciente de cuáles son esas causas no implica que no vaya a alcanzar un buen dominio matemático en el futuro. Y si la ineptitud matemática persiste, ¿quién dirá que un violinista potencial debe entender las razones básicas de sus dificultades en la extrapolación de logaritmos antes de iniciar su carrera de músico? En otras palabras, en la opinión del autor, como ilustran los casos expuestos, los propósitos y procedimientos de la psicoterapia deberían incluir la aceptación de lo que el paciente presenta y representa. Esto debería ser utilizado de tal manera que se le dé al paciente un ímpetu para que el presente y el futuro sean constructivos y satisfactorios. Con respecto al pasado del paciente, es esencial que el terapeuta lo entienda tanto como le sea posible, pero sin pedirle al paciente que alcance tal grado de erudición. Precisamente es a partir del entendimiento del pasado del paciente por parte del terapeuta como éste puede encontrar mejores vías para ayudar al paciente en el futuro. Creemos que el paciente no debe quedar aislado en su neurosis de larga duración para ser diseccionado poco a poco, sino que se le ha de reconocer como ser vivo con sentimientos que tiene un presente y un futuro que vivir.

Apéndice

Existen muchas variaciones de la técnica empleada con el paciente G, y en la experiencia del autor todas son útiles, especialmente en terapias aceleradas. Su fundamento reside en imprimir sobre el paciente, con sumo cuidado y enfáticamente, la idea de que la mente inconsciente puede comunicar algo extremadamente importante para la resolución de un problema. Se trata de algo inaccesible de otra manera y no siempre es reconocible. Entonces, como resultado de una actuación tangible y concreta, el paciente desarrolla la sensación profunda de que se rompen unas barreras anteriormente infranqueables. Que se han superado las resistencias, que la comunicación es ahora factible y que su significado no puede quedar ya más a un nivel simbólico. Esencialmente ocurre lo mismo con los tests proyectivos en los que el paciente está comprometido en la resolución y comprensión de la prueba. Algunas de estas pruebas pueden ser:

1. La selección «aleatoria» de un libro de una estantería. El título, sin

pretenderlo, designará algo que se quiere revelar.

2. La comprobación de fechas en un calendario; en uno de nuestros casos, se

recordaba una dirección importante «olvidada»; en otro, la edad en la que tuvo

lugar un hecho traumático reprimido.

3.

La oferta espontánea de «contar la gente que aparece en una tira cómica»

olvidándose de uno de los niños que salen en ella (dudas secretas acerca de la paternidad de uno de los propios hijos).

4. La redacción de una serie de frases sin importancia en las que se escribe

mal una palabra. La mala colocación de una palabra en una frase o la variación en

el espaciado en una o más frases.

5. La redacción de una pregunta «tonta»; buscando orientación sobre su

próxima boda con George, una paciente escribió: «¿Me casaré con Harold?», al que sólo conocía porque era amigo de un amigo. Al final se casó con un hombre

llamado Harry.

6. Subrayar azarosamente en un papel mecanografiado para «encontrar

finalmente las líneas que nos dan una idea de lo que sucede».

7. Pintar una serie de bocetos relacionados o no relacionados con el problema

y atender a lo que se tacha; gente en la calle, por ejempío, en la que hay una mujer mayor tachada es un reconocimiento de hostilidad hacia la madre.

8. La redacción de una historia deliberadamente falsa, descriptiva de un hecho

sin importancia; quince personas en una fiesta tenían pelo negro despeinado y unas narices excesivamente largas.

9. Redactar una lista de palabras y «subrayar una o más de las que sería

imposible o difícil hablar». Una lista tenía varios elementos que el paciente observó mientras caminaba por la calle, y uno de ellos eran flores: sus miedos reprimidos de ser «mariquita».

10. Recortar un anuncio sin importancia de una revista y traerlo a la próxima

sesión; una foto de unas rosquillas, dándose cuenta repentinamente de su pérdida de interés por su esposa.

11. Recoger y manejar algo, cualquier cosa: en un momento dado, la punta de

un lápiz (inferioridad fálica); en otro, una cerilla apagada (miedo frente a una incipiente impotencia).

12. Echar una ojeada a las páginas de un periódico. Cuando ya está hecho, dar

la instrucción adicional «Decir un número de una página rápidamente». El paciente

hizo referencia a un artículo sobre la pensión alimenticia, lo que hablaba de sus miedos ante la situación marital.

13. «Cuando se despierte y mueva la silla hacia otro lado de la mesa, su mente

inconsciente le hará saber algo importante. Quizá su inconsciente tardará más de

cinco o diez minutos en hacerlo, o quizá no lo hará hasta la próxima sesión». Diez años antes, el sujeto le había dado a su madre su dosis de tónico media hora antes de lo previsto y la madre murió cinco minutos después.

14. Escribir a un amado padre una carta llena de quejas incomprensibles y

hostilidad manifiesta y entregarla para que la lea: un inmediato ataque de asma de

carácter psicógeno.

EL USO DE SÍNTOMAS COMO PARTE INTEGRAL DE LA HIPNOTERAPIA 18 Milton H. Erickson

Cuando tratamos clínicamente a cualquier tipo de paciente, debemos tener en cuenta una consideración esencial, a saber: debemos tener siempre presente las necesidades del paciente como personalidad humana y saber reconocerlas en cada una de sus manifestaciones. Y no sólo porque tal esfuerzo es importante a la hora de hacer un diagnóstico correcto y encontrar el tratamiento adecuado, sino porque siempre necesitaremos la cooperación del interesado. Sin la total coo- peración del paciente, podemos esperar que los resultados se retarden, se distorsionen, se limiten o incluso no lleguen nunca. Demasiado frecuentemente, el terapeuta trata al paciente como un ser lógico, comprensivo, en perfecta posesión de sus facultades, en resumen, como un ser humano razonable e informado. Sin embargo, es una cuestión de simple sentido común que frecuentemente se pasa por alto, se ignora o se rechaza que los pacientes pueden ser tontos, olvidadizos, absurdos, poco razonables, ilógicos, incapaces de actuar con sentido común y están muy frecuentemente gobernados por emociones y por necesidades inconscientes desconocidas y quizás imposibles de descubrir, las cuales están lejos de ser razonables o lógicas. Intentar una terapia con un paciente aparentemente sensible, razonable e inteligente cuando en realidad está gobernado por fuerzas y emociones inconscientes que ni él mismo conoce, pasar por alto lo que la mente inconsciente sabe, puede conducirnos fácilmente al fracaso o a unos resultados insatisfactorios. Nunca deberemos permitir que la apariencia de racionalidad, inteligencia y cooperación nos confunda y nos lleve a olvidar que el paciente es humano y, por lo tanto, está sujeto a miedos y fobias que se corresponden con esos aprendizajes que han sido relegados al inconsciente y de los que nunca se apercibirá. En definitiva, si el terapeuta no presta la atención necesaria a sus pacientes, olvidará que son débiles e irracionales, como todo ser humano. Demasiado a menudo no son precisamente los puntos fuertes del paciente los vitales para la función terapéutica. Las fuerzas dominantes que controlan la situación pueden derivar de su debilidad, de su conducta ilógica, de su poca racionalidad y, obviamente, de sus actitudes falsas y engañosas. Los terapeutas que deseen ayudar a sus pacientes no deberían nunca tratar con desdén, condenar o rechazar ninguna parte de la conducta del paciente simplemente porque sea obstructiva, poco razonable o incluso irracional. La conducta del paciente es parte del problema que traen a la consulta; constituye el ambiente personal dentro del cual la terapia puede tener efecto; puede constituir la fuerza dominante en la relación total entre paciente y doctor. Debido a que lo que los pacientes traen a la consulta es, en cierta manera, parte de ellos y parte de su problema, el terapeuta debe hacer el esfuerzo de verlo con comprensión,

18 M. H. Erickson, -The use of symptoms as an integral part <>f therapy», en American JournalofClinical Hypnosls, 1965, n" 8, págs. 57-65.

valorando la totalidad que se confronta con el terapeuta. Al hacerlo así, los terapeutas no deberían limitarse a valorar lo que es bueno y razonable para después ofrecer posibles cimientos de procedimientos terapéuticos. A veces en realidad, muchas más veces de lo que imaginamos, la terapia sólo puede establecerse a partir de la utilización de lo absurdo, lo tonto, lo irracional y lo contradictorio. A continuación y para ilustrar lo dicho desde la experiencia clínica, expondremos los siguientes casos, algunos de los cuales surgen de una situación terapéutica no hipnótica y otros, de situaciones que implican el uso de la hipnosis.

Caso 1

George había estado ingresado en un hospital durante cinco años. Nadie conocía su verdadera identidad. Era simplemente un extraño, de alrededor de 25 años, recogido por la policía por conducta irracional y entregado a ese hospital mental del estado. Durante esos cinco años, había dicho -Me llamo George», «Buenos días» y «Buenas noches» como expresiones o mensajes racionales. Por otro lado, también solía proferir una verborrea desordenada sin sentido alguno, al menos para las personas normales. Se trataba de una mezcla de sonidos, sílabas, palabras y frases incompletas. Durante los primeros tres años, se solía sentar en un banco frente a la puerta principal del hospital y a cada persona que salía le soltaba su perorata incomprensible. Otras veces, se sentaba calladamente, murmurando sus mensajes para sí mismo. En todo ese tiempo, los psiquiatras, psicólogos, enfermeras, trabajadores sociales y demás personal habían intentado obtener de él algunos comentarios inteligibles, pero fue siempre en vano. George sólo hablaba de una manera. Durante esos tres años, el paciente mantuvo la costumbre de detener a la gente para decirles algo en su perorata característica, pero entre persona y persona se sentaba tranquilamente en un banco, aparentemente medio depresivo y medio enfadado. En esos momentos, si se le acercaba alguien a preguntarle algo, profería unos pocos minutos de su galimatías. El autor se incorporó al personal del hospital el sexto año de la estancia de George. Lo primero fue recopilar la información disponible acerca de su conducta. Se supo que los demás pacientes o el personal del hospital podía sentarse a su lado sin provocar el estallido verborreico de George si no se le decía nada. Con todo esto como información preliminar, se diseñó un plan terapéutico. Una secretaria transcribió en taquigrafía las emisiones de George. Después, analizamos tales expresiones, pero no se descubrió ningún significado en ellas. Lo siguiente fue parafrasear el discurso de George, pero usando palabras que supo- níamos no estaban dentro del vocabulario habitual del paciente. En poco tiempo y tras un detallado estudio, el autor pudo improvisar un galimatías similar al de George, pero con un vocabulario diferente. El autor decidió adoptar la costumbre de entrar en la sala de estar del hospital por una puerta lateral en el extremo opuesto del banco de George. El autor caminaba hacia allí y se sentaba al lado del paciente durante periodos cada vez más prolongados, hasta llegar a pasar una hora junto a él. Un buen día, dirigiéndose al aire, el autor se identificó verbalmente. George no dio ninguna respuesta.

Al siguiente día, la misma identificación se dirigió directamente a George. Éste replicó con su típica verborrea, pero con un tono un tanto enfadado. El autor respondió a su vez con un tono cortés y con su propio galimatías. George puso una expresión de sorpresa e intriga y cuando el autor hubo acabado, George le ofreció otra contribución con una entonación de pregunta. Como si respondiera, el autor ver-balizó un poco más de galimatías. Después de media docena de intercambios, George se quedó en silencio y el autor se retiró a atender otros asuntos. Al día siguiente, para empezar los dos se saludaron usando sus nombres correctamente. Después, George se lanzó con un discurso de galimatías bastante largo, al que el autor respondió de forma similar. A eso le siguieron unos breves intercambios de expresiones largas y cortas hasta que George se calló y el autor se retiró para seguir con sus otros quehaceres. Estos diálogos incomprensibles prosiguieron durante un tiempo. Un día, George, después de los habituales saludos matinales, empezó un discurso sin pausa que duró dos horas. Tal mensaje puso a prueba la paciencia del autor, que se perdió la comida escuchando la interminable intervención del paciente, pero cuando terminó se le respondió de la misma manera. George escuchó muy atento y, después, dio una respuesta de dos horas de duración (al mismo tiempo, nos apercibimos de que miraba insistentemente el reloj). Al día siguiente, George volvió a saludar correctamente, pero añadió dos frases más sin sentido. El autor respondió con un galimatías de extensión similar. George replicó: «Hable con sentido, doctor». «De verdad que me gustaría. ¿Cómo se llama?» «O'Donovan, y ya es hora de que alguien que sabe hablar, pregunte. Casi cinco años en este asqueroso tugurio» (a lo que añadió un par de frases en galimatías). El autor replicó: «Me alegro de saber su nombre, George. Cinco años es demasiado tiempo» (a lo que se añadieron dos frases de galimatías). El resto de la conversación siguió la misma línea. George nos contó su historia salpicada de frases en galimatías. Su curso clínico fue excelente, aunque nunca dejó completamente de emitir galimatías, pero se redujeron a algunas murmuraciones ocasionales. En un año dejó el hospital, encontró un empleo interesante y, de vez en cuando, volvía al hospital para informarnos de sus continuas mejoras. Siempre iniciaba o acababa sus informes con un poco de galimatías, esperando la misma actitud por parte del autor. Muchas veces, comentaba durante sus visitas: «Nada como un poco de sinsentido en la vida, ¿verdad, doctor?», y esperaba y recibía una solidaria expresión de acuerdo y una breve frase en galimatías. Después de tres años fuera del hospital con una adaptación satisfactoria, se perdió el contacto con George, excepto el día que recibimos una simpática postal desde otra ciudad. Nos hablaba, aunque brevemente, de su adaptación a esa nueva ciudad. La postal estaba escrita correctamente, pero bajo la firma se leía un conjunto de sílabas sin sentido. No había remitente. El paciente estaba finalizando nuestra relación en términos inteligibles para él. Durante el curso de su psicoterapia, vimos que George era hipnotizable y desarrollaba un trance de medio a profundo en unos quince minutos. Sin embargo, su conducta de trance era comparable a su conducta de vigilia y no ofrecía ventaja terapéutica alguna. Las entrevistas terapéuticas estaban caracterizadas solamente por el uso juicioso de cierta cantidad de galimatías. El caso anterior representa un caso más bien extremo de cómo satisfacer las necesidades de un paciente con un problema realmente serio. De hecho, el autor

fue duramente criticado por usar tal aproximación, aunque después quedó claro que se estaban logrando resultados y que efectivamente se estaban atendiendo ciertas inexplicables necesidades del paciente. El siguiente caso es absolutamente diferente. Aunque no existía una psicosis real, teníamos delante tal rigidez irracional de convicciones emocionales que el paciente parecía prácticamente inaccesible.

Caso 2

Un hombre de cuarenta y pocos años acudió a la consulta de una dentista amiga del autor, explicándole su situación con todo detalle, transpirando profusamente, con mucho miedo e inquietud. Según decía, había leído algunas noticias en la prensa sobre el uso de hipnosis en odontología. Esto le recordó su etapa de estudiante universitario en la que ejerció muchas veces de sujeto hipnótico para propósitos experimentales en el laboratorio de psicología. En esas experiencias, fácil e invariablemente desarrollaba un estado sonambulístico con profundas amnesias que, de hecho, todavía perduraban, pero se acórelaba muy bien de las explicaciones de los resultados experimentales que le habían dado. Por alguna razón que no recordaba, pero que refería como «una experiencia de dolor horrible que tenía que ver con el dentista de alguna manera», no había visitado a un odontólogo durante unos veinte años, a pesar de que sabía que necesitaba atención urgente en ese sentido. Su explicación era «No puedo ir al dentista. Ir al dentista es doloroso. Tiene que ser doloroso. No hay peros en eso. La odontología está ligada al dolor. Incluso con anestesia, cuando ésta desapare- ce, aparece el dolor. No importa el trabajo que se tenga que hacer, hay zonas terriblemente sensitivas». El paciente hizo más declaraciones en esa línea, pero lo

expuesto resume ese pensamiento irracional y obsesivo que presentaba. Las noticias que había leído acerca de la hipnodontia le hicieron albergar algunas esperanzas de que podría superar sus dificultades con el dentista. Así que hizo algunas llamadas telefónicas hasta que encontró al amigo del autor. El dentista aceptó visitarlo y, en una visita preliminar, le dio explicaciones sobre la hipnoanestesia. El sujeto desarrolló un magnífico trance sonambulístico y enseguida desarrolló anestesia de la mano. Después se intentó la anestesia mandibular, pero ésta fracasó totalmente, lo cual sorprendió al dentista. Al día siguiente, paciente y facultativo se pasaron toda una tarde intentando desarrollar

la anestesia dental con diferentes técnicas. El paciente podía desarrollar anestesia

quirúrgica en cualquier zona de su cuerpo, menos en la boca. De hecho, en vez de anestesia, parecía que se desarrollaba una hiperestesia. Así que se le pidió a otro dentista, éste muy experimentado en hipnosis, que tratase al paciente. Los dos dentistas dedicaron toda una tarde y parte de la noche

a ese sujeto sonambulístico que tenía una anestesia quirúrgica completa y

aceptaba cualquier estímulo doloroso que se le quisiese administrar. El paciente mantenía todo el tiempo los ojos abiertos y, de hecho, estaba muy interesado en la hipnoanestesia. Sin embargo, si se le tocaba un labio, la mejilla o un ángulo de su mandíbula, la zona enrojecía, el sujeto empezaba a sudar y se quejaba de un dolor extremadamente agudo, hasta el punto de que rompía la rigidez de cuello y cabeza que se había establecido hipnóticamente para evitar que lo tocasen.

Se pidió consejo a otros dentistas y, finalmente, enviaron al paciente al autor con un informe de los resultados obtenidos hasta el momento y una copia de las manifestaciones del paciente acerca del dolor dental en general. La entrevista y el trance posterior del paciente confirmaron los informes de los dentistas. Precisamente fueron las manifestaciones del paciente acerca de los dentistas y el dolor lo que nos dio pie a diseñar una estrategia adecuada para tratarlo. Debido a que los dentistas habían expresado su interés en cualquier trabajo experimental que el autor llevase a cabo, despedimos al paciente con la instrucción de que concertase una cita con el primero de los dentistas. Después de haberlo hecho, el facultativo llamó a su colega dentista y al autor. Cuando llegó el día de la consulta odontológica, el paciente tomó asiento en el sillón del dentista a petición del autor. Su aspecto expresaba un profundo temor, sudando y con la cara roja. A pesar de ello, desarrolló un trance sonambulístico profundo en comunicación con los dos dentistas así como con el autor. Antes de llegar a este punto, se había discutido entre el grupo de facultativos el principio del procedimiento que se iba a seguir. Se estuvo de acuerdo en que el procedimiento tendría lugar sin una preparación preliminar del paciente. Una vez el paciente hipnotizado, temeroso, con la cara roja y transpirando copiosamente, se le pidió que escuchase la lectura de sus opiniones sobre los dentistas y el dolor que ya hemos mencionado. El paciente escuchaba con atención y, cuando terminamos de leer la última frase, se le dijo seria y vehementemente: «Usted tiene toda la razón y lo resume perfectamente en una de sus afirmaciones. Déjeme leerla otra vez: "No importa lo que se haga uno en el dentista. Siempre hay una zona que se vuelve terriblemente sensible". Usted está en lo cierto. Mientras usted esté sentado en la silla, el dentista estará a su derecha. Por lo tanto, podrá extender su brazo izquierdo y dejarlo suspendido y rígido como si estuviese helado. Ahora podrá girar la cabeza y observar su mano izquierda. Su mano, fuera del alcance de todo, incluso de una brizna de aire o de que alguien la toque, se va a volver horriblemente hipersensible, tanto que en un minuto toda la sensibilidad del cuerpo se va a concentrar en esa mano. Mientras el dentista esté trabajando con usted, no le tocará la mano donde se halla toda su hipersensibilidad, de manera que podrá hacer todo el trabajo dental que usted necesita. Ahora tome nota mentalmente de dónde está su hipersensible mano izquierda y vuelva la cabeza hacia el dentista para que lo trate». El paciente giró la cabeza mientras le rogaba al dentista que tuviese cuidado con la mano izquierda y, tranquilizado por las palabras del mismo, abrió la boca con buena disposición. La sudoración había desaparecido y la cara había vuelto a su color natural; sin embargo, su mano izquierda había adquirido ahora esas características. El odontólogo tomo las riendas de la situación y, por medio de las sugestiones poshipnóticas, convenció al paciente de que siempre que se sentase en la silla dental, desarrollaría una hiperestesia de la mano izquierda, de tal manera que permitiría el desarrollo de los trabajos dentales. En ningún momento se sugestionó al paciente con anestesia oral. La explicación de este enfoque es bastante sencilla. El paciente tenía una fijación de que cualquier trabajo dental iba acompañado de una dolorosa hipersensibilidad. Cuando se intentaba practicar la anestesia oral, el sujeto se concentraba en las sensaciones orales. La aceptación de su creencia neurótica y el uso de la misma para crear un área de extrema sensibilidad satisfacía su

necesidad de experimentar dolor sin necesidad de hacerlo. Por lo tanto, toda la expectativa de dolor se centró en su mano y el resultado fue una anestesia del resto del cuerpo, incluida la boca. En la última sesión de odontología que se le practicó al sujeto, el dentista probó si existía algún tipo de sensibilidad en el resto del cuerpo y comprobó que existía una anestesia quirúrgica general. Este segundo caso representa la utilización hipnótica de la barrera real que oponía el sujeto al desarrollo de la manifestación que deseábamos. De hecho la aumentamos. Es cierto que la lógica del procedimiento es engañosa, pero se debe pensar que toda la actitud del paciente era engañosa. La lógica fría, la presentación científica de los hechos, cualquier enfoque tradicional hubiese sido inefectivo. Utilizando la propia irracionalidad neurótica del paciente para afirmar y confirmar una simple extensión de su fijación neurótica, lo liberó de todas sus necesidades inconscientes para defender su neurosis de cualquier asalto. Un análisis sistemático del pensamiento exacto del paciente antes de ser tratado nos llevó a la solución del problema con rapidez. En el tercer caso que estudiaremos en este artículo se da una situación similar.

Caso 3

Una joven mujer, divorciada por tercera vez, acudió buscando ayuda psiquiátrica a la consulta del autor. Dijo: «Vengo por un problema en concreto, eso es todo, y le contaré lo que me sucede ahora mismo, pero no quiero que me trate de nada más. Debe prometerme que será así». Lo esencial del caso es que a los 18 años nuestra paciente se casó impulsivamente en contra de los deseos de su familia. Se trataba de un hombre bien parecido, pero, como descubrió después, de lo más disoluto. La noche de bodas se dio cuenta de que ese hombre de 25 años era un alcohólico. El intento de consumación del matrimonio en su estado de intoxicación fue una parodia. De todas formas, él la culpó a ella, la reprendió sin piedad, la acusó de tener «un trasero gélido» y la abandonó en la habitación del hotel para pasar la noche con una prostituta. Así y todo, la joven continuó viviendo con él a pesar de que, a partir de entonces, la llamaba por el apelativo «trasero gélido» de la primera noche. Después de algunos meses de frustrados esfuerzos por demostrarle que era una mujer con una vida sexual normal, pidió el divorcio, aunque secretamente pensaba que su marido tenía razón con respecto a su falta de sexualidad. Un año más tarde, en un esfuerzo sobre compensatorio por evitar el tipo de problema que se había encontrado en su primer matrimonio, la joven se casó con un hombre afeminado. La latente homosexualidad del recién casado se reveló la noche de bodas a través de su aversión hacia el cuerpo de nuestra paciente. Al parecer, su motivación por el matrimonio giraba en torno a la fortuna de la paciente, ya que él no poseía «la situación social adecuada en la comunidad». El joven se mostró indignado por las «indecentes prisas» por consumar el matrimonio que mostraba su esposa y le administró una gazmoña reprimenda. Según supo ella más tarde, el joven marido pasó la noche con un amigo encargado de consolarlo. La reacción de nuestra paciente fue la de inculparse de este nuevo fracaso. En su interior, pensaba que debía de estar sexualmente incapacitada, tal como le decía su primer marido. El matrimonio duró aproximadamente un año,

principalmente gracias a que él solía pasar la mayoría de las noches en el apartamento de su madre. A los cuatro meses de casados, se produjo un intento

de consumar el matrimonio, pero resultó ser una experiencia repugnante para él,

lo

cual reforzó su idea de que carecía de todo sentimiento sexual. Después de divorciarse de este segundo marido, la joven consiguió un empleo

y

renunció a una vida normal. Al cabo de unos dos años, cuando se hallaba

viviendo una vida muy retirada, conoció por casualidad a un hombre cinco años mayor que ella que se dedicaba a los negocios inmobiliarios. Su encanto, su éxito en los negocios aunque algunos dudaban de su reputación en ese aspecto, su conocimiento del mundo y su cortesía la convencieron para intentar otra aventura matrimonial. Se casaron por la mañana y se fueron directamente a una carísima suite de un hotel de un pueblo cercano. Toda la velada consistió en un intento del joven por convencerla de que le legara todas sus propiedades para que él pudiese

especular con ellas y conseguir enormes beneficios. A medida que el joven le presentaba sus argumentos, nuestra infortunada paciente iba recordando sus anteriores fracasos, lo que levantó unas terribles sospechas en ella. Su marido, impaciente por la lentitud de su mujer a la hora de aceptar sus argumentos, notó la expresión de horror de su joven mujer. Enfurecido, la tiró sobre la cama para realizar el coito violentamente, la culpó por su falta de respuesta, la ridiculizó y le contó que la noche anterior la había pasado con una prostituta que respondía mucho mejor que ella. Finalmente «me aban- donó para encontrar a alguien que no fuese como yo, como mi primer marido decía que era». Al poco consiguió el correspondiente divorcio. Ahora, la muchacha estaba interesada en un joven que contaba con la aprobación de su abogado, su banquero, sus padres, su pastor y sus amigos. Quería casarse con él desesperadamente, pero deseaba igualmente no causarle ninguna infelicidad. Buscaba ayuda psiquiátrica para solucionar su «deficiencia». Con extrema vergüenza y para que no hubiese ninguna confusión, la joven puso las cosas muy claras. Quería que le retirase el frío que sentía continuamente en el trasero, en invierno y en verano, con ropas ligeras o de abrigo. Ese frío constante

e insoportable que se había instalado en sus nalgas desde la primera noche de su

tercer matrimonio. La pronta disolución del matrimonio no la había ayudado a quitarse de encima ese frío que había desarrollado tras la devastación de su tercer marido. Hasta el momento, no se había atrevido a buscar ayuda médica por vergüenza. Recientemente, en los cursos nocturnos que estaba siguiendo había leído acerca de la hipnosis, los fenómenos hipnóticos y la hipnotera-pia. Cuando vio el nombre del autor como referencia, acudió a Ari-zona para ser sometida a una terapia directa, inmediata y específica. Su deseo de terapia era casi irracional en su intensidad. Estaba convencida de que su problema se circunscribía al frío y no quiso ni oír hablar del carácter

general de sus dificultades. Estaba rígidamente segura de que, una vez que se librase del frío, todo iría perfectamente. Dijo que estaba dispuesta a cooperar en todo lo necesario para lograr su objetivo, es decir, elevar algo la temperatura de los glúteos. En la desesperación de su deseo de que la ayudasen, la paciente no veía cuan gracioso era el uso de ese lenguaje vulgar para describir su dolencia. Tras un arduo esfuerzo de tres horas para atraer su interés hacia las opiniones del autor, se hizo evidente que la terapia tendría que consumarse, a ser posible íntegramente, en completo acuerdo con las persistentes demandas de ella.

No fue fácil diseñar un enfoque terapéutico para una paciente que se empeñaba en hacer una lectura tan limitada de su dolencia. Debido a que deseaba desesperadamente que le aplicasen hipnosis, no le costó nada llegar al estado sonambulístico, corno suele suceder con este tipo de pacientes. En verdad, fue uno de los sujetos más receptivos que el autor se ha encontrado. De todas maneras, se le explicó que ya que quería solucionar su problema con hipnosis, era un requisito necesario que la entrenásemos en todos los fenómenos hipnóticos de manera que conociese todas las posibles estrategias para curar su enfermedad. En realidad, el verdadero propósito de esto era desarrollar en ella una receptividad, un sentimiento de completa aceptación y un deseo de ejecutar adecuadamente cualquier sugestión que se le hiciese. El siguiente paso (la paciente ahora bajo trance hipnótico) fue pedirle que llevase a cabo un estudio sistemático que consistía en ir llenando una bañera de agua y elevar poco a poco la temperatura hasta que el agua estuviese tan caliente que produjese ampollas en las piernas, la única parte de su cuerpo que iba a estar sumergida. Después de bastante esfuerzo, consiguió experimentar esa sensación. Lo siguiente fue explicarle, con toda clase de detalles, cómo los receptores térmicos del cuerpo, ante un exceso de calor, se desbordan y activan los receptores fríos de la piel, lo que produce piel de gallina. Esta explicación, en opinión del autor, resultó clave para el éxito de la terapia. Con esta sugestión, la paciente tuvo la indiscutible prueba visual de que el calor puede producir los concomitantes del frío y que ello puede ocurrir en un área limitada del cuerpo. Desde ese momento, la paciente no tuvo ninguna duda de la competencia del autor. Bajo hipnosis, se la sugestionó con que iba a sentir privadamente un exagerado, intenso y desmesurado orgullo al saber que cualquier parte de su cuerpo podía experimentar calor a partir de una sensación subjetiva de frío. Mediante la repetición de esta sugestión una y otra vez, se le grabó la idea de que esa sensación iba a ser un goce personal y siempre privado. El secretismo pretendía intensificar la sensación y evitar que alguien se enterase del argumento que habíamos inventado, puesto que era bastante ingenuo. Después, poco a poco, se la sugestionó con que, así como sus pantorrillas habían desarrollado receptores del frío en respuesta al calor, así responderían los receptores de sus muslos, sus glúteos y su abdomen. Nos aseguramos de que aceptaba esa idea cambiando repentinamente el tema de la charla, «una niña pequeña puede sentir un estremecimiento y un cosquilleo en la columna debido a la felicidad y alegría que experimenta si le regalan una nueva muñeca que quería desesperadamente y que no esperaba recibir». Imprimimos esta nueva idea en su psique, después de varias repeticiones en las que cambiábamos cuidadosamente las palabras claves «estremecimiento y cosquilleo» por «estremecimiento, frío y cosquilleo». También omitíamos, de vez en cuando, una de las tres palabras. Asimismo se le habló de que ya que procedía de un estado del norte y había tenido una infancia feliz, podía recordar el «cosquilleante placer de bajar en trineo por una montaña en un día frío», «el extasíante disfrute de un helado en un caluroso día de verano», todo ello para que asociase esos placeres remotos con las sugestiones anteriores. Repetimos el procedimiento durante varias sesiones, siempre imprimiendo la idea de que retuviese inconscientemente esos pensamientos, la necesidad de incorporarlos y de que la acompañasen durante toda su existencia. Se insistió en que por siempre permanecerían ocultas a los demás, sabiendo conscientemente,

de una manera vaga pero satisfactoria, que poseía un conocimiento hermoso y de mucho valor personal. En poco tiempo tuvo lugar un marcado cambio en su conducta general. La tensión, la urgencia y la ansiedad general que presentaba en un principio desaparecieron; se aficionó a darse largos paseos por caminos y paisajes agradables y empezó a hablar de que le gustaría visitar Phoenix de nuevo. Entonces, un día entró en la consulta tímidamente, ruborizada, con la vista fija en el suelo. Después de unos quince minutos, con una voz casi infantil, me preguntó: «¿Puedo contarle un secreto, un secreto muy importante, mi secreto especial que sólo me pertenece a mí?». Respondimos afirmativamente de la siguiente manera: «Creo que si lo piensa bien, llegará a la conclusión de que puede contarle lo que quiera a su psiquiatra, porque él entenderá». Después ele unos cuantos minutos, siete concretamente, dijo en voz muy baja:

«Tengo que contárselo de una manera especial para que lo entienda. Es lo que le dije la primera vez que vine. Ahora es totalmente diferente». Después, en términos muy vulgares, muy ruborizada, dijo algo así como: «Me gusta tener retaguardia helada». Para el autor esto significaba que ya no necesitaba más terapia. Los años pasaron, se casó por cuarta vez, acató sus estudios durante los primeros años de matrimonio y pudo experimentar los placeres de la maternidad, lo cual confirma el éxito de esta terapia. Pero ¿cuál era su problema? Un matrimonio impulsivo que inicia con muy buena fe acaba en desastre total al poco de casarse; con su segundo matrimonio intenta corregir el trauma del primero, pero pronto se da cuenta de que se trata de otro error que sólo intensifica su trauma inicial. El tercer matrimonio debía corregir definitivamente los daños del pasado, pero sólo le provoca más heridas. En un momento dado, se ie presenta un genuino buen pretendiente y se da cuenta de que necesita ayuda terapéutica. Y ¿cuál fue su terapia? Sabemos que una infeliz sucesión de desgracias le había provocado un trauma que se centraba en la necesidad vital de realizarse como mujer. Los hechos desgraciados de su pasado la habían degradado y conducido a que su inconsciente resumiese su infelicidad total de una manera particular. De hecho, no podía pensar en su problema porque lo había reprimido emocionalmente, en gran medida de manera inconsciente. Su terapia le permitió seguir con su manera de pensar, admitir los hechos que la llevaron al problema e integrarlos con ciertos valores emocionales de su niñez, todo ello a nivel inconsciente. Entonces, una vez que hubo conseguido sus objetivos (como decimos, a un nivel inconsciente), se sintió empujada a verbalizar su queja original de una manera diferente, desde otra perspectiva. De esa manera, se liberaba de cualquier dependencia del terapeuta y podía seguir su camino.

Comentario final

Estos tres casos pretenden ilustrar que en una terapia es muy importante hacer lo que parece ser más importante para el paciente. La tarea del terapeuta no debería ser convencer al paciente de sus ideas, creencias y maneras de entender el bienestar. Ningún paciente puede realmente entender la visión del terapeuta, ni lo necesita. Lo que se ha de buscar es el desarrollo de una situación terapéutica

que le permita al paciente usar su propio pensamiento y sus propias emociones de manera que encajen en su esquema vital. Los pacientes tratados no alcanzan a entender lo que el terapeuta piensa, sabe, cree, le gusta o le disgusta. Lo que saben fundamentalmente es que empiezan a desenmarañar sus vidas de manera inexplicable, de la misma manera que una vez se enmarañaron sus emociones y pensamientos.

8

UNA INTRODUCCIÓN AL ESTUDIO Y APLICACIÓN DE LA HIPNOSIS PARA EL CONTROL DEL DOLOR 19 Milton H. Erickson

Introducción

La hipnosis es esencialmente una comunicación de ideas del terapeuta al paciente. Una comunicación especial, ya que se consigue que el hipnotizado se halle muy receptivo a las ideas presentadas y, por eso, muy motivado a explorar sus potenciales para el control de sus respuestas y conductas psicológicas y fisiológicas. La persona media no se da cuenta de las capacidades que ha aprendido a través de los diversos condicionamientos ele la conducta. Para esa persona, el dolor es una experiencia subjetiva inmediata que ocupa toda su atención, molesta e incontrolable. Sin embargo, como resultado de ciertas experiencias pasadas, hemos construido en nuestro cuerpoaunque no lo sepamosciertos aprendizajes, asociaciones y condicionamientos que hacen posible que controlemos el dolor, e incluso acabemos con él. Uno sólo necesita pensar en situaciones ele tensión o ansiedad extremadamente cruciales en las que el dolor más severo se desvanece cuando nos concentramos en otros estímulos de naturaleza más inmediata, intensa o amenazante para la vida. No es desconocido que una madre que sufre un dolor extremo puede olvidarlo sin esfuerzo alguno si ve a su hijo amenazado o seriamente herido. Pensemos en esos soldados seriamente heridos que no se dan cuenta de ello hasta que la batalla ha terminado. Los médicos con experiencia conocen muchos ejemplos similares. En la vida diaria esa abolición del dolor ocurre en las situaciones en las que el dolor es relegado por un estímulo más acuciante y de carácter diferente. El ejemplo más simple es el del dolor de muelas que se olvida de camino al dentista, o del dolor de cabeza que se olvida en el momento de mayor suspense de la película. Tales experiencias nos proporcionan, en mayor o menor grado, un conjunto de asociaciones y condicionamientos inconscientes a nivel psicológico, emocional, neurológico y fisiológico. Estos aprendizajes inconscientes, repetidamente reforzados por experiencias vitales adicionales, constituyen la fuente de los potenciales que pueden ser empleados a través de la hipnosis para controlar el dolor sin recurrir a las drogas.

19 M. H. Erickson, «An intnxluction and study of hypnosis for pain control, en International Confercnce for Hypnosis and Psychosomalic Medicine, Berlín, J. Lassner (comp.), Springer Verlag, 1965.

Consideraciones relativas al dolor

Aunque el dolor es una experiencia subjetiva con manifestaciones objetivas, no es solamente una experiencia consciente. También se halla presente en estados de sueño, en narcosis y bajo ciertos tipos de quimioanestesias, como evidencian ciertos signos objetivos y como ha demostrado la experimentación hipnótica en la exploración de experiencias pasadas. Pero debido a que el dolor es básicamente una experiencia subjetiva y consciente con toda clase de significaciones amenazadoras, desagradables e incluso emocionalmente o psicológicamente peligrosas, se puede utilizar el enfoque hipnótico para tratarlo, a veces, fácilmente, a veces, con gran dificultad, y la intensidad del dolor no es necesariamente un factor en juego. A la hora de hacer uso de la hipnosis para el tratamiento del dolor, uno necesita mirar el dolor analíticamente. El dolor no es simplemente un estímulo desagradable que no tiene más complicación. Es una fuerza motivadora en la experiencia vital de las personas. El dolor es un constructo complejo, compuesto de dolor recordado, de la experiencia actual de dolor y de la anticipación de dolor futuro. Por lo tanto, el dolor inmediato es aumentado por el dolor pasado y exagerado por futuras posibilidades dolorosas. El estímulo inmediato es sólo una tercera parte de toda la experiencia. Nada intensifica más el dolor que darnos cuenta de que mañana también sufriremos. Pero pensemos que asimismo se incrementa al darnos cuenta de que hemos tenido una experiencia similar en el pasado y, a su vez, esto y el dolor inmediato nos abandonan a un futuro incluso más amenazante. A la inversa, darse cuenta de que el dolor es un acontecimiento simple que derivará en un futuro agradable sirve para disminuir el dolor. Eso es importante: debido a que el dolor es un constructo, algo complejo, es más vulnerable a la hipnosis que las experiencias exclusivamente presentes. El dolor como experiencia es también más susceptible a la hipnosis porque varía en su naturaleza e intensidad, y por lo tanto, a través de las experiencias vitales, adquiere significados secundarios que resultan en diferentes interpretaciones del dolor. Consecuentemente, el paciente puede referirse a su dolor en términos temporales, como pasajero, recurrente, persistente, agudo o crónico. Estas cualidades especiales pueden ofrecer diferentes posibilidades en cuanto al enfoque hipnótico a usar. El dolor tiene ciertos atributos emocionales. Puede ser irritante, problemático, incapacitante, amenazador, intratable, vitalmente peligroso o atraer toda la atención del que lo sufre. Cada uno de estos aspectos conduce a cierto encuadre psicológico que conlleva diferentes ideas o asociaciones que ofrecen diferentes oportunidades de intervención hipnótica.

Uno debe tener en cuenta otras consideraciones. Un dolor continuado en una zona concreta del cuerpo puede dar lugar al hábito de interpretar todas las sensaciones en esa zona como dolorosas en sí mismas. El dolor original puede que haya desaparecido hace tiempo, pero la recurrencia de esa experiencia de dolor puede conducir a un hábito o a una somatización de carácter doloroso. Los desórdenes iatrogénicos o las enfermedades que surgen del descuido del médico son de carácter similar. La enfermedad iatrogénica tiene una importantísima significación, porque al enfatizar que puede haber una enfermedad psicosomática de origen iatrogénico nos advierte de que no se debe olvidar, a la inversa, que existe la salud iatrogénica y, además, que es de gran importancia para el paciente. Desde el momento en que el dolor iatrogénico puede producir miedo, tensiones y ansiedad, la liberación del mismo puede producirse también gracias a la salud iatrogénica sugestionada hipnóticamente. El dolor es un mecanismo somático protector que no debería menospreciarse como tal. Entre sus funciones está la de proteger las zoñas dolorosas del paciente, evitar los estímulos nocivos y, en muchos casos, obligarnos a buscar ayuda. Pero debido al carácter subjetivo del dolor, desarrollamos reacciones psicológicas y emocionales a su experiencia que, eventualmente, resultan en desórdenes psicosomáticos. Estas reacciones psicológicas y emocionales o los desórdenes citados son susceptibles de modificación y tratamiento a través de la hipnosis. Para entender más a fondo el dolor, uno debe pensar en él como un complejo neuropsicológico caracterizado por varias comprensiones del mismo (o definiciones) de tremenda significación para el que sufre. Uno sólo necesita preguntar al paciente que describa su dolor. Algunos lo describen como apagado, pesado, cargante, agudo, cortante, retorcido, ardiente, persistente, lacerante, mordiente, frío, duro, agotador o punzante entre muchos otros adjetivos. Todas esas interpretaciones descriptivas de la experiencia del dolor son de enorme importancia para definir el enfoque hipnótico que es preciso aplicar. El paciente que interpreta su experiencia subjetiva de dolor en términos de varias cualidades o diferentes sensaciones ofrece muchas oportunidades al hipnoterapeuta para tratar el dolor. Es posible considerar un enfoque total, pero es más factible aplicar el tratamiento con hipnosisa los aspectos menores para luego ir ampliando la intervención. Los pequeños éxitos serán la piedra angular de mejorías de mayor entidad, es decir, de mejorías en relación a atributos más molestos de ese complejo neuropsicofisiológico que es el dolor. Por otro lado, de esa manera, a partir de pequeños éxitos, nos aseguramos la cooperación y comprensión del paciente, con lo cual, la intervención hipnótica es más factible. Además, cualquier alteración hipnótica de esas interpretaciones o cualidades del dolor alterará todo el complejo de dolor. Otra consideración importante en cuanto a la comprensión del complejo de dolor es el reconocimiento de la especial significación de los diferentes atributos o

cualidades de la sensación subjetiva y sus diferentes relaciones con otros temas, como el dolor recordado, el dolor pasado, el dolor inmediato, el dolor duradero, el dolor pasajero, el dolor recurrente, el dolor intratable, el dolor insoportable, el dolor amenazador, etc. Al aplicar estas consideraciones a los diferentes elementos del complejo de dolor, la intervención hipnótica se acelera mucho. Tal análisis ofrece gráneles oportunidades para la intervención hipnótica a un nivel más profundo. Además, facilita la comunicación de ideas a través de la hipnosis y la receptividad y la capacidad de respuesta tan esenciales para la intervención hipnótica. Es también importante reconocer adecuadamente la fuerza de la necesidad humana de pedir la inmediata abolición del dolor, para el paciente y para los que cuidan de él. Es muy importante que el hipnoterapeuta tenga en cuenta esta cuestión y no deje que ésta interfiera en su enfoque científico.

Procedimientos hipnóticos de control del dolor

Los procedimientos hipnóticos de control del dolor son numerosos. El primero que citaremos es uno muy practicado, pero no siempre aplicable. Lo llamamos la sugestión hipnótica directa para la abolición total del dolor. Con un cierto número de pacientes resulta un procedimiento de lo más efectivo. Pero muchas veces fracasa y sirve para desanimar al paciente, provocando que ya no se vuelva a intentar ningún procedimiento hipnótico. Por otro lado, sus efectos, aunque buenos, son a veces limitados en cuanto a su duración y eso puede limitar la efectividad de la abolición hipnótica indirecta y permisiva del dolor. Este segundo procedimiento es muchas veces más efectivo y, aunque es similar a la sugestión directa, se ofrece de una manera que favorece la receptividad y la capacidad del paciente. Un tercer procedimiento para el control hipnótico del dolor es la utilización de la amnesia. En la vida de cada día, vemos que olvidamos el dolor a causa de que se nos presenta una experiencia más amenazadora o absorbente. El ejemplo típico es el de la madre que sufre de un intenso dolor, pero cuando ve a su hijo herido, se olvida de su sufrimiento en aras de los temores ansiosos que siente por el estado de su hijo. Otro fenómeno similar, aunque de carácter psicológico diferente, es el olvido de la artritis, los dolores de cabeza o de muelas mientras se está atento al desarrollo de una película. Pero la amnesia con relación al dolor puede aplicarse hipnóticamente de una gran variedad de formas. Uno puede aplicar amnesias selectivas, parciales o completas en relación con las cualidades y atributos de la sensación de dolor tal como los describe el paciente o con la experiencia total. Un cuarto procedimiento hipnótico es el empleo de la analgesia hipnótica, que puede ser selectiva, completa o parcial. Para ello, uno debe añadir a la

experiencia de dolor del paciente una cierta sensación de insensibilidad sin pérdida de sensaciones táctiles o de presión. La experiencia de dolor se modifica y le da al paciente una gran sensación de alivio y satisfacción, incluso cuando la analgesia no es completa. Si introducimos una modificación sensorial en la experiencia subjetiva del paciente mediante sensaciones como insensibilidad, un incremento de la calidez y pesadez, relajación, etc. intensificaremos la analgesia hipnótica hasta un nivel prácticamente completo. La anestesia hipnótica es el quinto método para tratar el dolor. Frecuentemente presenta dificultades en su aplicación, pero se consigue con más frecuencia indirectamente mediante la construcción de situaciones psicológicas y emocionales contradictorias con la experiencia de dolor y sirve para establecer una reacción anestésica que continuará mediante sugestiones poshipnóticas. Un sexto procedimiento hipnótico en el manejo del dolor es el del reemplazo hipnótico o sustitución de sensaciones. Por ejemplo, una paciente con cáncer sufría un dolor intolerable y respondió perfectamente a la sugestión de que se trataba de un intolerable e increíble picor en la planta del pie. Su debilidad ocasionada por la carcinomatosis y su incapacidad para rascarse el pie hizo que este prurito psicógeno absorbiera toda su atención. Después, hipnóticamente, se la indujo a sentir calor, frío, pesadez e insensibilidad en varias partes del cuerpo donde sufría dolor. El paso final fue la sugestión de una soportable aunque desagradable sensación de ardor-picor en el lugar de su mastectomía. Este procedimiento de reemplazo duró los últimos seis meses de la vida de la paciente. El picor de la planta del pie desapareció gradualmente y sólo persistió el molesto ardor-picor en el lugar de su mastectomía. El desplazamiento hipnótico del dolor es el séptimo procedimiento. Se trata del empleo de un desplazamiento del dolor de un área a otra del cuerpo. Un buen ejemplo es el de un hombre que se estaba muriendo de carcinomatosis metastásica prostática y que sufría de dolor intratable, especialmente dolor abdominal tanto en estado de narcosis por drogas como en trance profundo. El primer paso fue entrenado debidamente en el tratamiento del dolor. El paciente entendió el concepto de dolor desplazado y remitido. En el trance hipnótico aceptó sin problemas la idea de que, mientras el dolor intratable en su abdomen era el dolor que podría destruirlo, el dolor que sentía en su mano izquierda no era amenazante. Aceptó la idea de transferir su dolor abdominal a su mano izquierda y, de esa manera, liberarse del dolor peligroso. De hecho, se acostumbró al dolor en la mano izquierda y llegó a protegerlo cuidadosamente. Ese dolor en la mano no interfirió con sus contactos familiares en los tres meses que le quedaron de vida. Se descubrió, por otro lado, que el dolor desplazado a la mano izquierda fue disminuyendo gradualmente, aunque el dolor aumentaba si alguien se lo recordaba de alguna manera.

Esta posibilidad de desplazamiento del dolor también permite un desplazamiento de diferentes atributos del dolor que no pueden ser controlados de otra manera. De esta manera, se puede disminuir el efecto de los mismos y el complejo total de dolor se modifica y se hace más tratable a la intervención hipnótica. La disociación hipnótica puede ser empleada para el control del dolor y los métodos más usuales y efectivos son los de la desorientación del tiempo y el cuerpo. El paciente con dolor intratable mediante fármacos o hipnosis puede reorientarse en el tiempo a estadios más tempranos de su enfermedad, cuando el dolor era de menor consideración. Y la desorientación del tiempo, característica del dolor, puede permanecer como continuación posthipnótica en el estado de vigilia. Consecuentemente, el paciente aún tiene dolor intratable, pero de un nivel inferior, tal como era en los estadios iniciales de la enfermedad. El terapeuta puede a veces llegar a reorientar al sujeto con dolor intratable a un periodo anterior a su enfermedad y, gracias a sugestiones poshipnóticas efectuar una restauración de las sensaciones normales que existían antes de su enfermedad. Sin embargo, aunque el dolor intratable muchas veces hace imposible esta técnica, sí se podrán producir efectos beneficiosos a través de la proyección de sentimientos placenteros al presente para anular algunas de las cualidades subjetivas del complejo de dolor. A veces, esto afecta de tal manera que se reduce el dolor de tina manera muy importante. En cuanto a la desorientación del cuerpo, el paciente es disociado hipnóticamente e inducido a experimentarse a sí mismo como fuera de su cuerpo. Así, una mujer con dolor insoportable, en respuesta a las sugestiones hipnóticas, desarrolló un estado de trance y se sintió en otra habitación mientras su cuerpo sufría en la cama de la habitación donde se hallaba ingresada. Esta paciente llamó al autor en el momento de sufrir un horrible ataque de dolor y cuando éste llegó le explicó: «Mientras lo esperaba, yo misma entré en trance, me subí a la silla de medas y salí de la habitación a ver un programa de televisión y dejé mi cuerpo en la habitación». Y hablaba alegremente acerca del programa fantaseado que había visto. Otra paciente dijo a su ciaijano: «Usted sabe muy bien, doctor, que siempre me desmayo cuando empieza a cambiarme el vendaje porque no soporto el dolor. Así que si no le importa, voy a entrar en trance, me llevaré mi cabeza y mis pies al solarium y dejaré mi cuerpo aquí para que usted trabaje con él». La paciente explicó después: «Pude situarme en un lugar del solarium desde donde podía verlo [al ciaijano] sobre mi cuerpo, pero no podía ver lo que hacía. Entonces, me distraje mirando por la ventana, y cuando me volví de nuevo hacia usted vi que ya no estaba y me volví a la habitación, me uní al resto de mi cuerpo y me sentí muy cómoda». Esta paciente en particular había sido entrenada hipnóticamente durante muchos años y había aprendido autohipnosis. Gracias a ello se podía autoinducir un trance utilizando la frase: «Usted sabe muy bien, doctor». Ésta era