P. 1
Escuela Del Ministerio Teocratico 2013

Escuela Del Ministerio Teocratico 2013

5.0

|Views: 31.096|Likes:
Publicado poralveiro_pulgarin
Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Enero
7 de En. Lectura de la Biblia: Mateo 1-6 Núm. 1: Mateo 5: 21-32 Núm. 2: ¿Qué podría hacer que las oraciones de alguien no fueran aceptas a Dios? (rs pág. 271 párr. 2-pág. 272 párr. 1) Núm. 3: ¿Qué significa tener a Jehová como herencia? (Núm. 18: 20) Lectura de la Biblia: Mateo 1-6 *** w08 1/15 pág. 29 Puntos sobresalientes del libro de Mateo *** LA
Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Enero
7 de En. Lectura de la Biblia: Mateo 1-6 Núm. 1: Mateo 5: 21-32 Núm. 2: ¿Qué podría hacer que las oraciones de alguien no fueran aceptas a Dios? (rs pág. 271 párr. 2-pág. 272 párr. 1) Núm. 3: ¿Qué significa tener a Jehová como herencia? (Núm. 18: 20) Lectura de la Biblia: Mateo 1-6 *** w08 1/15 pág. 29 Puntos sobresalientes del libro de Mateo *** LA

More info:

Categories:Types, Speeches
Published by: alveiro_pulgarin on Nov 27, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/21/2013

pdf

text

original

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Enero
7 de En. Lectura de la Biblia: Mateo 1-6 Núm. 1: Mateo 5: 21-32 Núm. 2: ¿Qué podría hacer que las oraciones de alguien no fueran aceptas a Dios? (rs pág. 271 párr. 2-pág. 272 párr. 1) Núm. 3: ¿Qué significa tener a Jehová como herencia? (Núm. 18: 20) Lectura de la Biblia: Mateo 1-6 *** w08 1/15 pág. 29 Puntos sobresalientes del libro de Mateo *** LA PALABRA DE JEHOVÁ ES VIVA
LA PRIMERA persona que escribió un emocionante relato de la vida y el ministerio de Jesús fue uno de sus colaboradores más íntimos, Mateo, quien había sido recaudador de impuestos. El Evangelio de Mateo, escrito originalmente en hebreo y traducido después al griego, data de alrededor del año 41 de nuestra era y sirve de puente entre las Escrituras Hebreas y las Escrituras Griegas Cristianas. Este interesante Evangelio, que según parece estaba dirigido en principio a los judíos, presenta a Jesús como el Mesías prometido, el Hijo de Dios. Si prestamos cuidadosa atención a su mensaje, fortaleceremos nuestra fe en el Dios verdadero, en Jesús y en las promesas divinas (Heb. 4:12).

“EL REINO DE LOS CIELOS SE HA ACERCADO” (MAT. 1:1–20:34)
Mateo se propone destacar el tema del Reino y las enseñanzas de Jesús, razón por la que no expone los sucesos en estricto orden cronológico. Por ejemplo, el Sermón del Monte aparece en los primeros capítulos del libro, aunque Jesús lo pronunció hacia la mitad de su ministerio. A lo largo de su ministerio en Galilea, Jesús realiza milagros, da instrucciones para la predicación a los doce apóstoles, denuncia a los fariseos y relata ilustraciones relacionadas con el Reino. Luego sale de Galilea y llega a “los términos de Judea al otro lado del Jordán” (Mat. 19:1). En el camino les dice a sus discípulos: “¡Miren! Subimos a Jerusalén, y el Hijo del hombre será [...] condena[do] a muerte, [...] y al tercer día será levantado” (Mat. 20:18, 19). 3:16. ¿En qué sentido “se abrieron” los cielos cuando se bautizó Jesús? Esa expresión parece indicar que recuperó los recuerdos de su existencia prehumana en los cielos. 5:21, 22. ¿Constituye un pecado más grave dar rienda suelta a la furia que simplemente abrigarla? Jesús indicó que si una persona estaba furiosa con su hermano, cometía un pecado grave. No obstante, si expresaba su furia dirigiéndole a este una palabra despectiva, el pecado era aún más grave, por lo que tendría que responder ante el “Tribunal Supremo”, y no solo ante un tribunal local. 5:48. ¿De verdad es posible ser “perfectos, como [nuestro] Padre celestial es perfecto”? Sí, en cierto sentido. En ese momento, Jesús estaba hablando del amor, y lo que les dijo a sus oyentes fue que debían ser perfectos o completos en su manifestación de amor, a imitación de su Padre celestial (Mat. 5:43-47). ¿Cómo lo lograrían? Amando también a sus enemigos. 4:1-10. Este relato nos enseña que Satanás no es la cualidad abstracta del mal, sino una persona real. Él nos tienta mediante “el deseo de la carne y el deseo de los ojos y la exhibición ostentosa del medio de vida de uno”. Pero si aplicamos los principios bíblicos, nos mantendremos fieles a Dios (1 Juan 2:16). 5:1–7:29. Tengamos conciencia de nuestra necesidad espiritual. Seamos pacíficos. Despidamos de la mente todo pensamiento inmoral. Cumplamos nuestra palabra. Al orar, demos prioridad a los asuntos espirituales, y no a los materiales. Seamos ricos para con Dios. Busquemos primero el Reino y la justicia de Dios. No juzguemos a los demás. Hagamos la voluntad de Dios. ¡Cuántas lecciones prácticas contiene el Sermón del Monte! 5 Aunque el Evangelio que se atribuye a Mateo no menciona que él sea el escritor, el testimonio arrollador de los historiadores eclesiásticos primitivos lo señala como tal. Es probable que ningún libro antiguo tenga su escritor más clara y unánimemente establecido que el libro de Mateo. Desde el tiempo de Papías de Hierápolis (a principios del siglo II E.C.) en adelante, entre los antiguos ha habido muchos testigos del hecho de que Mateo escribió este Evangelio y de que este es parte auténtica de la Palabra de Dios. La Cyclopedia de McClintock y Strong declara: “Justino Mártir, el autor de la carta a Diogneto (véase Justin Martyr, de Otto, tomo II), Hegesipo, Ireneo, Taciano, Atenágoras, Teófilo, Clemente, Tertuliano y Orígenes citan pasajes de Mateo. Consideramos probado el hecho de que el libro que poseemos no ha sido objeto de ningún cambio repentino, no solo

Respuestas a preguntas bíblicas:

Lecciones para nosotros:

*** si pág. 176 párr. 5 Libro bíblico número 40: Mateo ***

EMT 2013

1

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

por la materia que contiene, sino también por la manera como se cita del libro, por la confianza con que se hace referencia a él como a una autoridad establecida y por la ausencia de toda señal de duda”. El hecho de que Mateo era apóstol y que, como tal, tenía el espíritu de Dios nos asegura que lo que escribió sería un registro fiel.

8 Porque Mateo había sido recaudador de impuestos, era natural que fuera explícito en asuntos de dinero, cifras y valores. (Mat. 17:27; 26:15; 27:3.) Mateo, despreciado recaudador de impuestos, apreció profundamente el que Dios fuera misericordioso con él y le permitiera llegar a ser ministro de las buenas nuevas y asociado íntimo de Jesús. Por lo tanto, hallamos que Mateo es el único evangelista que alude a la insistencia de Jesús en que además del sacrificio se requiere misericordia (9:9-13; 12:7; 18:21-35). La bondad inmerecida de Jehová estimuló mucho a Mateo, y es apropiado que él escriba algunas de las palabras más alentadoras que pronunció Jesús: “Vengan a mí, todos los que se afanan y están cargados, y yo los refrescaré. Tomen sobre sí mi yugo y aprendan de mí, porque soy de genio apacible y humilde de corazón, y hallarán refrigerio para sus almas. Porque mi yugo es suave y mi carga es ligera” (11:28-30). ¡Cuán refrescantes fueron esas tiernas palabras para aquel ex recaudador de impuestos, a quien, indudablemente, habían insultado sus coterráneos! 9 Mateo recalcó particularmente que el tema de la enseñanza de Jesús era “el reino de los cielos” (4:17). Para él Jesús era el Rey-Predicador. Usó el término “reino” con tanta frecuencia (más de 50 veces) que su Evangelio pudiera llamarse el Evangelio del Reino. Mateo estaba más interesado en la presentación lógica de los discursos públicos y sermones de Jesús que en observar una secuencia cronológica exacta. El que Mateo destacara el tema del Reino en los primeros 18 capítulos lo llevó a apartarse de un orden cronológico. No obstante, los últimos diez capítulos (19 a 28) siguen en general una secuencia cronológica a la vez que destacan el Reino. 10 El 42% del relato del Evangelio de Mateo no se halla en ninguno de los otros tres Evangelios. Entre esa información hay por lo menos diez parábolas o ilustraciones: la mala hierba en el campo (13:24-30), el tesoro escondido (13:44), la perla de gran valor (13:45, 46), la red barredera (13:47-50), el esclavo despiadado (18:2335), los obreros y el denario (20:1-16), el padre y dos hijos (21:28-32), las bodas del hijo del rey (22:1-14), las diez vírgenes (25:1-13) y los talentos (25:14-30). En conjunto, el relato del libro abarca desde el nacimiento de Jesús en 2 a.E.C. hasta la reunión que él tuvo con sus discípulos precisamente antes de Su ascensión en 33 E.C.

*** si págs. 177-180 párrs. 8-10, 29-30 Libro bíblico número 40: Mateo ***

POR QUÉ ES PROVECHOSO
29 El libro de Mateo —el primero de los cuatro Evangelios— en verdad forma un excelente puente de las Escrituras Hebreas a las Escrituras Griegas Cristianas. Identifica inequívocamente al Mesías y Rey del prometido Reino de Dios, da a conocer los requisitos para llegar a ser seguidor de él y presenta la obra que estos seguidores tienen que efectuar en la Tierra. Primero Juan el Bautizante, después Jesús y finalmente sus discípulos predicaron: “El reino de los cielos se ha acercado”. Además, el mandato de Jesús se extiende hasta la conclusión del sistema de cosas: “Y estas buenas nuevas del reino se predicarán en toda la tierra habitada para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin”. Ciertamente fue, y todavía es, un privilegio grandioso y maravilloso el participar en esta obra del Reino, incluso el ‘hacer discípulos de gente de todas las naciones’, siguiendo el dechado del Maestro. (Mat. 3:2; 4:17; 10:7; 24:14; 28:19.) 30 El Evangelio de Mateo es realmente “buenas nuevas”. Su mensaje inspirado fue “buenas nuevas” para los que le prestaron atención en el primer siglo de la era común, y Jehová Dios ha hecho que se conserve como “buenas nuevas” hasta la actualidad. Hasta los no cristianos se han sentido impelidos a reconocer el poder de este Evangelio, como, por ejemplo, el líder hindú Mohandas (Mahatma) Gandhi, quien, según se informa, dijo a lord Irwin, ex virrey de la India: “Cuando el país suyo y el país mío obren a una según las enseñanzas que Cristo estableció en este Sermón del Monte, habremos resuelto no solo los problemas de nuestros países, sino los del mundo entero”. En otra ocasión Gandhi dijo: “Sin falta beba hondo de las fuentes que se le proporcionan en el Sermón del Monte [...] Pues la enseñanza del Sermón se suministró para cada uno de nosotros”.

Núm. 1: Mateo 5: 21-32 Núm. 2: ¿Qué podría hacer que las oraciones de alguien no fueran aceptas a Dios? (rs pág. 271 párr. 2-pág. 272 párr. 1) *** rs pág. 271 párr. 2 - pág. 272 párr. 1 Oración *** ¿Qué podría hacer que las oraciones de alguien no fueran aceptas a Dios?

Mat. 6:5: “Cuando oren ustedes, no deben ser como los hipócritas; porque a ellos les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de los caminos anchos para ser vistos de los hombres. Verdaderamente les digo a ustedes: Ellos ya disfrutan de su galardón completo.” (Véase también Lucas 18:9-14.)

2

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Mat. 6:7: “Al orar, no digas las mismas cosas repetidas veces, así como la gente de las naciones, porque ellos se imaginan que por su uso de muchas palabras se harán oír.” Pro. 28:9: “El que está apartando su oído de oír la ley [de Dios]... hasta su oración es cosa detestable.” Miq. 3:4: “En aquel tiempo clamarán a Jehová por socorro, pero él no les responderá. Y él ocultará de ellos su rostro en aquel tiempo, según como cometieron maldad en sus tratos.” Sant. 4:3: “Sí piden, y sin embargo no reciben, porque piden con un propósito malo, para gastarlo en los deseos vehementes que tienen de placer sensual.” Isa. 42:8, LT; Mat. 4:10, EMN (1980): “¡Yo soy el Señor [“Yahvéh”, BJ; “Jehová”, NM], éste es mi Nombre! No cederé mi gloria a ningún otro ni mi alabanza a los ídolos.” “Al Señor tu Dios [“a Jehová tu Dios”, NM] adorarás y a Él solo servirás.” (También Salmo 115:4-8, o 113:12-16 en la traducción TA.) (La oración es una forma de adoración. Si uno ora ante ídolos o imágenes talladas, ¿le agradará eso a Dios?) Isa. 8:19: “En caso de que les digan a ustedes: ‘Recurran a los mediums espiritistas o a los que tienen espíritu de predicción que están chirriando y profiriendo expresiones en tonos bajos’, ¿no es a su Dios a quien debe recurrir cualquier pueblo? ¿Debe recurrirse a personas muertas en pro de personas vivas?” Sant. 1:6, 7: “Que siga pidiendo en fe, no dudando nada, porque el que duda es semejante a una ola del mar impelida por el viento y aventada de una parte a otra. De hecho, no vaya a figurarse ese hombre que recibirá cosa alguna de Jehová.”

Núm. 3: ¿Qué significa tener a Jehová como herencia? (Núm. 18: 20) *** w11 9/15 pág. 7-8 párrs. 4-7, 10 Jehová es nuestra herencia ***
4 Como vimos, la tribu de Leví no obtuvo ningún terreno; más bien, la “herencia” que le correspondió fue un valiosísimo servicio: “el sacerdocio de Jehová” (Jos. 18:7). Por eso él le dijo en Números 18:20: “Yo soy la parte que te corresponde”. Ahora bien, ¿estaban condenados los levitas a vivir en la pobreza por no poseer campos? El contexto muestra que no (léase Números 18:19, 21, 24). “En cambio por su servicio”, las familias de la nación les entregaban “toda décima parte en Israel como herencia”, es decir, un diez por ciento de las cosechas y de los animales que nacían. A su vez, los levitas reservaban la décima parte de lo que recibían —lo más selecto— para dársela a los sacerdotes (Núm. 18:25-29). Estos últimos también recibían “todas las contribuciones santas” que los israelitas llevaban al santuario. Sin duda, los sacerdotes podían confiar plenamente en que Jehová cubriría sus necesidades. 5 Según parece, la Ley mosaica mandaba que todas las familias reservaran otra décima parte de sus ganancias para su propio sustento y disfrute durante las asambleas anuales (Deu. 14:22-27). No obstante, en algunas ocasiones —al final del tercer y sexto año del ciclo sabático de siete años— debían utilizar este segundo diezmo para ayudar a los pobres y los levitas. ¿Por qué se beneficiaban también los levitas? Porque ellos no tenían ni “participación ni herencia” en Israel (Deu. 14:28, 29). 6 Si los levitas no heredaron ninguna tierra, ¿dónde vivían? Jehová cuidó de ellos, pues les asignó ciertas ciudades y campos adyacentes. En total, disponían de 48 poblaciones —entre ellas, las seis ciudades de refugio— donde residían cuando no estaban trabajando en el santuario (Núm. 35:6-8). Es evidente que Dios atendía con creces las necesidades de quienes se dedicaban por completo a su servicio. ¿Cómo podían demostrar ellos que realmente veían a Jehová como su herencia? Confiando en que él tenía la capacidad y el deseo de cuidarlos. 7 A veces había israelitas que no pagaban el diezmo. Aunque tal negligencia no era castigada por la Ley mosaica, perjudicaba a todos los levitas, incluidos los sacerdotes. Eso fue lo que les ocurrió en tiempos de Nehemías. Como consecuencia, se vieron obligados a trabajar en sus campos y descuidaron su servicio sagrado (léase Nehemías 13:10). Los miembros de la tribu de Leví dependían para su sustento de que el resto de la nación fuera obediente. Sin duda, necesitaban demostrar confianza en Jehová y en el medio que había establecido para cuidarlos. 10 Cuando Asaf declaró que Jehová era la parte, o herencia, que le correspondía, estaba hablando de mucho más que de la ayuda material que recibía por ser levita. Más bien, se refería al honor de servir a Dios en su santuario y gozar de su amistad (Sant. 2:21-23). Para mantener viva esa relación, debía demostrar fe en Jehová y confiar en que su futuro sería mucho mejor si le obedecía. ¿Verdad que nosotros podemos tener la misma fe y confianza?

EMT 2013

3

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Enero
14 de En. Lectura de la Biblia: Mateo 7-11 Núm. 1: Mateo 10:24-42 Núm. 2: Sea perspicaz y no siga tras cosas irreales (1 Sam. 12:21; Prov. 23:4, 5) Núm. 3: ¿Sobre qué asuntos es correcto orar? (rs pág. 272 párrs. 2-9) Lectura de la Biblia: Mateo 7-11 *** w08 1/15 pág. 29 - pág. 30 Puntos sobresalientes del libro de Mateo *** Respuestas a preguntas bíblicas:

7:16. ¿Qué abarcan los “frutos” que identifican a la religión verdadera? Abarcan no solo nuestra conducta, sino también nuestras creencias, las enseñanzas que seguimos. 10:34-38. ¿Puede culparse a la Biblia de causar divisiones en la familia? De ningún modo. La verdadera causa es la postura de los familiares no creyentes. Cuando estos no aceptan el cristianismo o se oponen a él, surgen divisiones en el seno familiar (Luc. 12:51-53). 11:2-6. Juan ya sabía que Jesús era el Mesías, pues había escuchado a Jehová aprobándolo. ¿Por qué, entonces, le preguntó a Jesús si él era “Aquel Que Viene”? Tal vez quería que el propio Jesús se lo confirmara. Pero es muy probable que, además, quisiera saber si iba a venir “uno diferente” con poder del Reino para cumplir todas las esperanzas de los judíos. La respuesta que recibió Juan mostró que Jesús no iba a tener ningún sucesor. 9:37, 38. Si le pedimos al Amo que “envíe obreros a su siega”, debemos ser consecuentes y participar con celo en la obra de hacer discípulos (Mat. 28:19, 20). 10:32, 33. Nunca nos debe dar miedo hablar de nuestra fe.

Lecciones para nosotros:

Núm. 1: Mateo 10:24-42 Núm. 2: Sea perspicaz y no siga tras cosas irreales (1 Sam. 12:21; Prov. 23:4, 5) *** w11 7/15 págs. 13-14 ¿Seguiremos la amorosa guía de Jehová? *** “NO DEBEN DESVIARSE PARA SEGUIR LAS COSAS IRREALES”
14 Continuemos con el ejemplo del viaje. ¿Qué sucedería si, al atravesar un gran desierto, nos saliéramos de la ruta porque viéramos un espejismo? Si fuéramos detrás de esa imagen engañosa, hasta podríamos perder la vida. Pues bien, Jehová conoce muy bien el peligro de confiar en algo irreal. Por eso dio una advertencia a los israelitas que pidieron un rey de carne y hueso, como tenían las naciones vecinas. Ese deseo era un pecado muy grave, pues indicaba que estaban rechazando a Jehová como su Soberano. Aunque él les permitió tener ese gobernante, les avisó a través del profeta Samuel de que corrían el grave peligro de “desviarse para seguir las cosas irreales” (léase 1 Samuel 12:21). 15 ¿Se imaginaban los israelitas que un rey visible sería más real que Jehová y que podría ayudarlos mejor? En ese caso, habían caído en el error de ir detrás de “cosas irreales”. Y ahora era más fácil que fueran detrás de muchas otras de las fantasías promovidas por Satanás. Por ejemplo, sus reyes podrían llevarlos a adorar ídolos. Los idólatras cometen la terrible insensatez de creer que los dioses de madera o piedra son más reales y más dignos de confianza que el Dios verdadero. Pero él es el Creador de todas las cosas, mientras que, como bien dijo Pablo, “un ídolo no es nada” (1 Cor. 8:4). Sin lugar a dudas, los ídolos son imágenes inútiles. ¿De qué vale poder verlos y tocarlos, si ellos mismos no ven, no oyen, no hablan ni pueden ayudar a nadie? Adorarlos sería ir detrás de algo irreal, de una fantasía que solo conduce al desastre (Sal. 115:4-8). 16 Satanás no ha perdido la habilidad de convencer a la gente para que vaya en busca de “cosas irreales”. Por ejemplo, consigue que muchos crean que en este mundo su seguridad depende de los bienes materiales. Y no hay que negar que las riquezas, las posesiones y los trabajos bien pagados les ofrecen ciertas ventajas. Pero, a la hora de la verdad, cuando les llega una enfermedad grave, una crisis económica o un desastre natural, ¿les valdrán de tanto como creen? Lo que es más, ¿impide el dinero que se sientan vacíos y desorientados en la actualidad? ¿Les ayuda a contestar las grandes preguntas de la vida? ¿Les infunde tranquilidad cuando se ven ante la muerte? Si tratáramos de saciar el hambre espiritual con bienes materiales, nos quedaríamos insatisfechos. No hay duda: son “cosas irreales”. A la larga, ni siquiera dan seguridad física, pues la vida no se puede prolongar indefinidamente, y la enfermedad y la muerte no perdonan a nadie (Pro. 23:4, 5). ¡Qué diferente es nuestro Dios! Jehová es mucho más real y nos ofrece verdadera seguridad. Pero solo la recibiremos si somos sus amigos. ¡Qué bendición tan grande es disfrutar de esa estrecha relación con él! Nunca la echemos a perder buscando “cosas irreales”.

4

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

17 ¡Qué maravilloso es tener a Jehová como nuestro amigo y nuestro guía en el viaje de la vida! Si hacemos caso de sus bondadosos consejos, no caeremos en ninguno de los tres peligros que hemos analizado: seguir a la mayoría, hacerle caso al corazón y perseguir “cosas irreales”. Así podremos alcanzar nuestro destino final: la vida eterna. En el próximo artículo analizaremos otras tres trampas en las que han caído muchos. Si prestamos atención a las advertencias que hace Jehová contra estos caminos falsos, llegaremos a odiarlos y nos esforzaremos al máximo por evitarlos (Sal. 119:128). UN ANTIGUO proverbio dice: “No te afanes por obtener riquezas. Cesa de tu propio entendimiento. ¿Has hecho que tus ojos les echen un vistazo, cuando no son nada? Porque sin falta se hacen para sí alas como las de un águila y vuelan hacia los cielos” (Proverbios 23:4, 5). En otras palabras: no es prudente agotarse tratando de enriquecerse, pues las riquezas pueden irse volando como si poseyeran las alas de un águila. Como indica la Biblia, las posesiones materiales pueden desaparecer rápidamente. Quizá se desvanezcan de la noche a la mañana por causa de un desastre natural, una crisis económica u otras circunstancias imprevistas. Además, hasta los que consiguen prosperidad material suelen sentirse desilusionados. Veamos el caso de John, cuyo trabajo consistía en actuar ante políticos, figuras del deporte y la realeza. John dice: “Me dediqué por completo a mi trabajo. Prosperé económicamente, me alojé en hoteles lujosos y, en ocasiones llegué a ir al trabajo en un avión privado. Al principio me gustaba, pero con el tiempo llegó a aburrirme. La gente para la que actuaba me parecía superficial. Mi vida no tenía sentido”. Tal como descubrió John, la vida que carece de valores espirituales no es satisfactoria. Jesucristo indicó en su famoso Sermón del Monte de qué modo experimentar verdadera felicidad. Dijo: “Felices son los que tienen conciencia de su necesidad espiritual, puesto que a ellos pertenece el reino de los cielos” (Mateo 5:3). Está claro, pues, que es sabio poner en primer lugar en la vida los asuntos espirituales. Sin embargo, hay otros factores que también contribuyen a que la existencia tenga más sentido.

*** w00 7/15 pág. 4 Cómo puede tener más sentido la vida ***

Núm. 3: ¿Sobre qué asuntos es correcto orar? (rs pág. 272 párrs. 2-9) *** rs pág. 272 párrs. 2-9. Oración *** ¿Sobre qué asuntos es correcto orar?

Mat. 6:9-13: “Ustedes, pues, tienen que orar de esta manera: ‘[1] Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. [2] Venga tu reino. [3] Efectúese tu voluntad, como en el cielo, también sobre la tierra. [4] Danos hoy nuestro pan para este día; y [5] perdónanos nuestras deudas, como nosotros también hemos perdonado a nuestros deudores. Y [6] no nos metas en tentación, sino líbranos del inicuo.’” (Nótese que el nombre de Dios y Su propósito deben tener prioridad.) Sal. 25:4, 5: “Hazme conocer tus propios caminos, oh Jehová; enséñame tus propias sendas. Hazme andar en tu verdad y enséñame, porque tú eres mi Dios de salvación.” Luc. 11:13: “Si ustedes, aunque son inicuos, saben dar buenos dones a sus hijos, ¡con cuánta más razón dará el Padre en el cielo espíritu santo a los que le piden!” 1 Tes. 5:17, 18: “Oren incesantemente. Con relación a todo den gracias.” Mat. 14:19, 20: “[Jesús] tomó los cinco panes y los dos pescados, y, mirando al cielo, dijo una bendición y, después de partir los panes, los distribuyó a los discípulos, y los discípulos a su vez a las muchedumbres. De modo que todos comieron y quedaron satisfechos.” Sant. 5:16: “Oren los unos por los otros.” Mat. 26:41: “Manténganse alerta y oren de continuo, para que no entren en tentación.” Fili. 4:6: “No se inquieten por cosa alguna, sino que en todo por oración y ruego junto con acción de gracias dense a conocer sus peticiones a Dios.”

EMT 2013

5

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Enero
21 de En. Lectura de la Biblia: Mateo 12-15 Núm. 1: Mateo 14:23–15:11 Núm. 2: Si alguien dice: “Ore conmigo primero, luego déme su mensaje” (rs pág. 272 párr. 10 pág. 273 párr. 1) Núm. 3: ¿Cómo dio Isaac un buen ejemplo al mantener la paz y las buenas relaciones? (Gén. 26: 19-22) Lectura de la Biblia: Mateo 12-15
13:51, 52. Captar el sentido de las verdades del Reino conlleva la responsabilidad de dar a conocer esos tesoros al prójimo. 14:12, 13, 23. Todos necesitamos pasar ratos a solas para meditar en asuntos que valgan la pena (Mar. 6:46; Luc. 6:12).

*** w08 1/15 pág. 30 párrs. 6-7 Puntos sobresalientes del libro de Mateo ***

*** w96 2/1 págs. 18-19 ¿Captamos el sentido de lo que es el Reino de Dios? *** EL ENTENDIMIENTO CONLLEVA RESPONSABILIDAD
10 Después de referir otras seis parábolas para explicar diversos aspectos del Reino, Jesús preguntó a sus discípulos: “¿Captaron ustedes el sentido de todas estas cosas?”, a lo que ellos respondieron afirmativamente. “Siendo así —continuó Jesús—, todo instructor público, cuando ha sido enseñado respecto al reino de los cielos, es semejante a un hombre, un amo de casa, que saca de su tesoro cosas nuevas y viejas.” La doctrina y formación que Jesús había impartido a sus discípulos los convertiría en cristianos maduros, capaces de extraer infinitamente de su ‘almacén’ rico alimento espiritual, mucho del cual estaría relacionado con el Reino de Dios. Jesús dejó bien claro que “captar el sentido” del Reino no solo significaba recibir bendiciones, sino que conllevaba responsabilidades. Ordenó: “Vayan, por lo tanto, y hagan discípulos de gente de todas las naciones, [...] enseñándoles a observar todas las cosas que yo les he mandado. Y, ¡miren!, estoy con ustedes todos los días hasta la conclusión del sistema de cosas”. (Mateo 13:51, 52; 28:19, 20.)

Núm. 1: Mateo 14:23–15:11 Núm. 2: Si alguien dice: “Ore conmigo primero, luego déme su mensaje” (rs pág. 272 párr. 10 pág. 273 párr. 1) *** rs pág. 272 párr. 10 - pág. 273 párr. 1 Oración *** SI ALGUIEN DICE...
Usted pudiera contestar: ‘Me alegra saber que usted es una persona que reconoce la importancia de la oración. Los testigos de Jehová también oran con regularidad. Pero hay algo que Jesús dijo respecto a cuándo y cómo orar que tal vez sea nuevo para usted. ¿Sabe que él dijo a sus discípulos que no oraran en público con el objeto de que otros vieran que eran personas devotas y que oraban?... (Mat. 6:5)’. Entonces pudiera añadir: ‘Note que más adelante él indicó lo que debería ser de interés primordial para nosotros y lo que deberíamos mencionar primero en nuestras oraciones. Eso es lo que he venido a compartir con usted (Mat. 6:9, 10)’. O contestar: ‘Sé que los representantes de ciertos grupos religiosos hacen eso. Pero los testigos de Jehová no lo hacemos, porque Jesús dio a sus discípulos otras instrucciones en cuanto a cómo llevar a cabo su predicación. En vez de decir: “Al entrar en la casa, primero oren”, note qué dijo él, como muestra Mateo 10:12, 13... Y fíjese aquí, en el versículo 7, de qué habrían de hablar... ¿Cómo puede ese Reino ayudar a personas como usted y como yo? (Rev. 21:4)’.

‘Ore conmigo primero, luego déme su mensaje’

Núm. 3: ¿Cómo dio Isaac un buen ejemplo al mantener la paz y las buenas relaciones? (Gén. 26: 19-22) *** w11 8/15 págs. 25-26 párrs. 12-14 Jehová, “el Dios que da paz” *** EL EJEMPLO DE ABRAHÁN E ISAAC
12 El hijo de Abrahán, Isaac, también fue un amante de la paz. Veamos lo que sucedió cuando, para escapar del hambre, dejó la árida región donde vivía (Beer-lahai-roí, en el Négueb) y se mudó al norte, a la ciudad

6

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

de Guerar, en territorio filisteo. En aquella fértil región, Jehová lo bendijo con abundantes cosechas y mucho ganado. Pero los filisteos se morían de envidia. No querían que prosperara tanto como Abrahán, y por eso cegaron los pozos que este había mandado excavar. Finalmente, el rey le ordenó a Isaac: “Múdate de nuestra vecindad”. ¿Y qué hizo él? A fin de evitar contiendas, obedeció (Gén. 24:62; 26:1, 12-17). 13 Isaac trasladó su extenso campamento a una nueva ubicación, donde sus pastores abrieron otro pozo. Sin embargo, los ganaderos filisteos vinieron a protestar, asegurándole que aquella agua les pertenecía a ellos. Nuevamente, él siguió el ejemplo de su padre. En vez de pelear, mandó a sus hombres que excavaran otro pozo en un terreno diferente. Pero los filisteos también lo reclamaron como suyo. Para mantener la paz, se mudó con toda su gente a otro lugar, donde mandó perforar un nuevo pozo, al que llamó Rehobot. ¿Bendijo Jehová su actitud? Sí, pues tiempo después, cuando se fue a vivir a Beer-seba, una región más fértil, Dios le dijo: “No tengas miedo, porque yo estoy contigo, y ciertamente te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia por causa de Abrahán mi siervo” (Gén. 26:17-25). 14 ¿Podría haber luchado Isaac para defender sus pozos? Sin duda alguna. A fin de cuentas, contaba con la protección de Dios. Así lo reconocieron más tarde el rey filisteo y dos de sus oficiales cuando fueron a verlo en Beer-seba para concertar un acuerdo de paz. Le dijeron: “Hemos visto, innegablemente, que Jehová ha resultado estar contigo”. Entonces, ¿por qué había preferido Isaac mudarse en los casos anteriores? Para evitar la confrontación. Ahora, durante la visita del rey filisteo y sus acompañantes, volvió a demostrar que su mayor interés era mantener las buenas relaciones: “Les hizo un banquete y comieron y bebieron. A la mañana siguiente madrugaron y se hicieron declaraciones juradas el uno al otro. Después Isaac los envió [...] en paz” (Gén. 26:26-31).

EMT 2013

7

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Enero
28 de En. Lectura de la Biblia: Mateo 16-21 Núm. 1: Mateo 17:22–18:10 Núm. 2: ¿Cuáles fueron “las buenas palabras”, o promesas, de Jehová que Josué vio cumplirse? (Jos. 23:14) Núm. 3: ¿Cuáles son algunas de las profecías bíblicas sobresalientes que todavía han de cumplirse? (rs pág. 286 párr. 2 - pág. 287 párr. 3) Lectura de la Biblia: Mateo 16-21 *** w08 1/15 pág. 30 párr. 1 Puntos sobresalientes del libro de Mateo *** Respuestas a preguntas bíblicas:

19:28. ¿Qué representan “las doce tribus de Israel” que serán juzgadas? Para empezar, no pueden representar a las doce tribus del Israel espiritual (Gál. 6:16; Rev. 7:4-8). ¿Cómo lo sabemos? Porque los apóstoles a quienes estaba hablando Jesús formarían parte del Israel espiritual, y no iban a juzgarse a sí mismos. ¿Qué representan, entonces? Pues bien, Jesús celebró un pacto con sus discípulos “para un reino”. Iba a hacer de ellos “un reino y sacerdotes para [...] Dios” (Luc. 22:28-30; Rev. 5:10). Además, los que componen el Israel espiritual “juzgarán al mundo” (1 Cor. 6:2). Por lo tanto, “las doce tribus de Israel” (que son juzgadas por los que están en los tronos celestiales) deben representar a todos los humanos que no forman parte de esa clase real y sacerdotal y que fueron prefigurados por las doce tribus no sacerdotales en el Día de Expiación (Lev., cap. 16).

17:20. Se necesita fe para superar los obstáculos que impiden el progreso espiritual, sobre todo si son tan grandes como montañas. Por lo tanto, esforcémonos siempre por fortalecer nuestra fe en Jehová y en sus promesas (Mar. 11:23; Luc. 17:6). 18:1-4; 20:20-28. A los discípulos de Jesús les gustaba destacar entre los demás, en parte por la imperfección humana y en parte por haberse criado en una religión que daba mucha importancia al prestigio y la posición social. Es fundamental que cultivemos la humildad, evitemos las tendencias pecaminosas y tengamos una visión equilibrada de los privilegios y las responsabilidades.

Lecciones para nosotros:

Núm. 1: Mateo 17:22–18:10 Núm. 2: ¿Cuáles fueron “las buenas palabras”, o promesas, de Jehová que Josué vio cumplirse? (Jos. 23:14) *** w10 1/1 pág. 12 Jehová siempre cumple sus promesas ***
HOY día hay tanta gente que miente o no cumple sus promesas, que no es de extrañar que a muchas personas les cueste cada vez más confiar en los demás. Tal vez a usted mismo le haya herido o decepcionado alguien en quien creía. ¿Quiere eso decir que no se puede confiar en nadie? Afortunadamente, hay alguien que merece nuestra confianza total y absoluta. La Biblia aconseja: “Confía en Jehová con todo tu corazón” (Proverbios 3:5). ¿Por qué estamos seguros de que Dios nunca nos decepcionará? Analicemos el versículo 14 del capítulo 23 del libro que escribió Josué, un hombre que confiaba plenamente en Jehová. Josué fue el sucesor de Moisés como caudillo de Israel. Para cuando contaba casi 110 años, este siervo de Dios había presenciado muchos de los milagros que Jehová realizó a favor de los israelitas, como cuando los liberó unos sesenta años antes en el mar Rojo. Hacia el final de su vida reunió “a todo Israel, a sus ancianos y sus cabezas y sus jueces y sus oficiales” para despedirse de ellos (Josué 23:2). Sus palabras evidenciaron que no solo poseía una amplia experiencia en la vida, sino que además dedicaba tiempo a meditar con fe. Durante su exposición dijo: “Hoy me voy por el camino de toda la tierra”, expresión que equivalía a decir: “Me queda poco tiempo de vida”. Seguramente había pasado muchas horas reflexionando en su pasado y, antes de morir, quiso pronunciar un discurso de despedida ante la nación. ¿Qué les diría? “Ni una sola [...] de todas las buenas palabras que Jehová su Dios les ha hablado ha fallado. Todas se han realizado para ustedes.” Está claro que Josué confiaba en Dios sin reservas. ¿Qué le daba tanta seguridad? La vida le había enseñado que Jehová siempre cumple sus promesas. Sin duda, su deseo era que los israelitas también tuvieran fe en que se cumplirían todas las promesas divinas que aún faltaban por realizarse. Hablando sobre Josué 23:14, cierta obra de consulta bíblica hace esta interesante sugerencia: “Haga una lista con todas las promesas de la Biblia, investigue en los innumerables libros de historia que se han escrito y estudie uno a uno todos los personajes que allí aparecen, a ver si halla un solo caso en el que Dios haya olvidado o incumplido una promesa”. Si fuera posible realizar una investigación como esa, llegaríamos a la misma conclusión que Josué: las promesas de Jehová nunca fallan (1 Reyes 8:56; Isaías 55:10, 11).

8

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Lo cierto es que en la Palabra de Dios se presenta toda una serie de promesas divinas que se cumplieron en el pasado o se están cumpliendo hoy día. Es más, allí encontramos otras promesas que se harán realidad en el futuro. ¿Le gustaría aprender sobre ellas? Si dedica tiempo a estudiar la Biblia, se convencerá de que Dios siempre cumple sus promesas y por eso es digno de total confianza. Estas son algunas de las promesas que Josué vio cumplirse: que Dios les daría una tierra a los israelitas (compárese Génesis 12:7 con Josué 11:23); que los liberaría de Egipto (compárese Éxodo 3:8 con Éxodo 12:29-32), y que cubriría sus necesidades (compárese Éxodo 16:4, 13-15 con Deuteronomio 8:3, 4).

[Notas]

Núm. 3: ¿Cuáles son algunas de las profecías bíblicas sobresalientes que todavía han de cumplirse? (rs pág. 286 párr. 2 - pág. 287 párr. 3) *** rs pág. 286 párr. 2 - pág. 287 párr. 3 Profecía *** ¿Cuáles son algunas de las profecías bíblicas sobresalientes que todavía han de cumplirse?

1 Tes. 5:3: “Cuando sea que ellos estén diciendo: ‘¡Paz y seguridad!’, entonces destrucción repentina ha de sobrevenirles instantáneamente, como el dolor de angustia a la mujer encinta; y no escaparán de ninguna manera.” Rev. 17:16: “Los diez cuernos que viste, y la bestia salvaje, éstos odiarán a la ramera [Babilonia la Grande] y harán que quede devastada y desnuda, y se comerán sus carnes y la quemarán por completo con fuego.” Eze. 38:14-19: “Tienes que decirle a Gog: ‘Esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: “¿No será en aquel día cuando mi pueblo Israel [espiritual] esté morando en seguridad que tú lo sabrás? Y ciertamente vendrás de tu lugar, de las partes más remotas del norte, tú y muchos pueblos contigo [...]” “Y tiene que ocurrir en aquel día, en el día cuando Gog venga sobre el suelo de Israel,” es la expresión del Señor Soberano Jehová, “que mi furia subirá en mi nariz. Y en mi ardor, en el fuego de mi furor, tendré que hablar.”’” Dan. 2:44: “El reino [establecido por Dios] [...] triturará y pondrá fin a todos estos reinos [humanos], y él mismo subsistirá hasta tiempos indefinidos.” Eze. 38:23: “Ciertamente me engrandeceré y me santificaré y me daré a conocer delante de los ojos de muchas naciones; y tendrán que saber que yo soy Jehová.” Rev. 20:1-3: “Vi a un ángel que descendía del cielo con la llave del abismo y una gran cadena en su mano. Y prendió al dragón, la serpiente original, que es el Diablo y Satanás, y lo ató por mil años. Y lo arrojó al abismo y lo cerró y lo selló sobre él, para que no extraviase más a las naciones hasta que terminasen los mil años. Después de estas cosas tiene que ser desatado por un poco de tiempo.” Juan 5:28, 29: “No se maravillen de esto, porque viene la hora en que todos los que están en las tumbas conmemorativas oirán su voz y saldrán, los que hicieron cosas buenas a una resurrección de vida, los que practicaron cosas viles a una resurrección de juicio.” Rev. 21:3, 4: “Oí una voz fuerte desde el trono decir: ‘¡Mira! La tienda de Dios está con la humanidad, y él residirá con ellos, y ellos serán sus pueblos. Y Dios mismo estará con ellos. Y él limpiará toda lágrima de sus ojos, y la muerte no será más, ni existirá ya más lamento ni clamor ni dolor. Las cosas anteriores han pasado.’” 1 Cor. 15:24-28: “En seguida, el fin, cuando entrega el reino a su Dios y Padre [...] Pero cuando todas las cosas hayan sido sujetadas a él, entonces el Hijo mismo también se sujetará a Aquel que le sujetó todas las cosas a él, para que Dios sea todas las cosas para con todos.”

EMT 2013

9

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Febrero
4 de Febr. Lectura de la Biblia: Mateo 22-25 Núm. 1: Mateo 23: 25-39 Núm. 2: ¿Por qué deben los cristianos estar profundamente interesados en las predicciones de la Biblia? (rs pág. 287 párrs. 4-8) Núm. 3: ¿Qué ejemplos bíblicos demuestran la sabiduría del consejo de Proverbios 3:5? Lectura de la Biblia: Mateo 22-25 *** w08 1/15 pág. 31 Puntos sobresalientes del libro de Mateo *** Respuestas a preguntas bíblicas:

22:3, 4, 9. ¿Cuándo se emitieron los tres llamamientos a los invitados del banquete de bodas? El primer llamamiento para reunir a la clase de la novia empezó en el año 29 de nuestra era, cuando Jesús y sus discípulos comenzaron a predicar, y se prolongó hasta el año 33. El segundo se extendió desde el derramamiento del espíritu santo en el Pentecostés del año 33 hasta el año 36. Ambos llamamientos fueron dirigidos exclusivamente a los judíos, los prosélitos del judaísmo y los samaritanos. El tercero, en cambio, se dirigió a los gentiles incircuncisos, representados por la gente que se hallaba en los caminos que salían de la ciudad. Este último llamamiento comenzó en el 36 con la conversión del militar romano Cornelio y ha proseguido hasta nuestros días. 23:15. ¿Por qué eran los prosélitos, o conversos, del fariseísmo “merecedor[es] del Gehena dos veces más” que los propios fariseos? Es posible que en el momento de convertirse al fariseísmo, algunos individuos ya estuvieran cometiendo pecados graves. Pero cuando adoptaban la ideología extremista de los fariseos, su situación empeoraba, probablemente porque se volvían más extremistas aún que sus maestros. De ahí que fueran “merecedor[es] del Gehena dos veces más” que ellos.

Núm. 1: Mateo 23:25-39 Núm. 2: ¿Por qué deben los cristianos estar profundamente interesados en las predicciones de la Biblia? (rs pág. 287 párrs. 4-8) *** rs pág. 287 párrs. 4-8 Profecía *** ¿Por qué deben los cristianos estar profundamente interesados en las predicciones de la Biblia?

Mat. 24:42: “Manténganse alerta, pues, porque no saben en qué día viene su Señor.” 2 Ped. 1:19-21: “Tenemos la palabra profética hecha más segura [como resultado de lo que pasó durante la transfiguración de Jesús]; y ustedes hacen bien en prestarle atención [...] Porque la profecía no fue traída en ningún tiempo por la voluntad del hombre, sino que hombres hablaron de parte de Dios al ser llevados por espíritu santo.” Pro. 4:18: “La senda de los justos es como la luz brillante que va haciéndose más y más clara hasta que el día queda firmemente establecido.” Mat. 4:4: “No de pan solamente debe vivir el hombre, sino de toda expresión que sale de la boca de Jehová.” (Esto incluye sus grandes promesas proféticas.) 2 Tim. 3:16: “Toda Escritura es inspirada de Dios y provechosa para enseñar, para censurar, para rectificar las cosas, para disciplinar en justicia.” (Por eso la entera Palabra escrita de Dios merece que la estudiemos asiduamente.)

Núm. 3: ¿Qué ejemplos bíblicos demuestran la sabiduría del consejo de Proverbios 3:5? *** w11 11/15 págs. 6-9 “No te apoyes en tu propio entendimiento” *** EN MOMENTOS DE ANGUSTIA
5 Hablando del rey Ezequías de Judá, la Biblia dice: “Él siguió adhiriéndose a Jehová. No se desvió de seguirlo, sino que continuó guardando sus mandamientos que Jehová había mandado a Moisés”. Así fue, “en Jehová el Dios de Israel confió él” (2 Rey. 18:5, 6). ¿Cómo reaccionó Ezequías cuando Senaquerib, el rey de Asiria, envió a Rabsaqué y otros representantes a Jerusalén acompañados de un gran ejército? Las poderosas fuerzas asirias ya habían tomado varias ciudades amuralladas de Judá y ahora su objetivo era Jerusalén. Ezequías fue a la casa de Jehová y se puso a orar así: “Oh Jehová nuestro Dios, sálvanos, por favor, de su mano, para que sepan todos los reinos de la tierra que tú, oh Jehová, eres Dios, tú solo” (2 Rey. 19:14-19). 6 Ezequías fue consecuente con su oración. Por ejemplo, incluso antes de subir al templo a orar, ordenó al pueblo que no respondiera a las provocaciones de Rabsaqué. Además envió un grupo de hombres al profeta

10

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Isaías en busca de consejo (2 Rey. 18:36; 19:1, 2). Ezequías hizo lo que debía hacer. En esta ocasión no buscó el apoyo de Egipto ni de naciones vecinas —una solución que no hubiera estado en sintonía con la voluntad de Jehová— ni tampoco se apoyó en su experiencia personal. Ezequías confió en Dios. Tras la matanza de 185.000 soldados enemigos a manos del ángel de Jehová, Senaquerib regresó a Nínive (2 Rey. 19:35, 36). 7 Ana, la esposa de Elqaná el levita, también se apoyó en Jehová al sentirse angustiada porque no podía concebir hijos (1 Sam. 1:9-11, 18). Y el profeta Jonás fue liberado del vientre de un gran pez tras orar: “Desde mi angustia clamé a Jehová, y él procedió a responderme. Desde el vientre del Seol grité por ayuda. Oíste mi voz” (Jon. 2:1, 2, 10). Resulta muy consolador saber que por difíciles que sean nuestras circunstancias, siempre podemos acercarnos a Jehová con una “petición de favor” (léase Salmo 55:1, 16). 8 Además, los ejemplos de Ezequías, Ana y Jonás nos enseñan una lección sobre lo que nunca debemos olvidar cuando oramos en momentos difíciles. Los tres sufrieron el dolor de enfrentarse a situaciones amargas; aun así, sus plegarias indican que su mayor preocupación no eran ellos mismos ni sus problemas, sino el nombre de Dios, su adoración y el cumplimiento de su voluntad. A Ezequías le dolió que se deshonrara el nombre de Jehová. Ana prometió dar al hijo que tanto deseaba para que sirviera en el tabernáculo de Siló. Y Jonás dijo: “Lo que he prometido en voto, ciertamente pagaré” (Jon. 2:9). 9 Cuando pedimos a Dios que nos libre de una situación compleja, es bueno analizar nuestros motivos. ¿Nos preocupa únicamente resolver el problema, o tenemos presente a Jehová y su propósito? Los sufrimientos pueden hacer que estemos tan atrapados en nuestras circunstancias que el interés por los asuntos espirituales pase a un segundo plano. Al pedirle a Dios que nos ayude, nunca perdamos de vista a Jehová, la santificación de su nombre y la vindicación de su soberanía. Todo esto nos ayudará a mantener una actitud positiva aunque no se materialice la solución que esperábamos. A veces Jehová responde a nuestras oraciones dándonos fortaleza para aguantar la situación (léanse Isaías 40:29 y Filipenses 4:13).

EMT 2013

11

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Febrero
11 de Febr. Lectura de la Biblia: Mateo 26-28 Núm. 1: Mateo 27: 24-44 Núm. 2: ¿Qué tiene que ver la paciencia de Dios con nuestra salvación? (2 Ped. 3:9,15) Núm. 3: Si alguien dice: “Ustedes dan demasiado énfasis a las profecías” (rs pág. 288 párrs. 1, 2) Lectura de la Biblia: Mateo 26-28 *** w08 1/15 pág. 31 Puntos sobresalientes del libro de Mateo *** Respuestas a preguntas bíblicas:

27:3-5. ¿Qué hizo que Judas sintiera remordimiento? Nada indica que Judas sintiera remordimiento porque estuviera arrepentido de verdad. En lugar de pedir perdón a Dios, fue a confesar su pecado a los sacerdotes principales y a los ancianos. Como había cometido “un pecado que sí incurre en muerte”, lo atormentaban los sentimientos de culpa y de desesperación, y con razón (1 Juan 5:16). Lo que hizo que Judas sintiera remordimiento fue la situación desesperada en que se hallaba. Como puede verse, el pesar, el remordimiento y las lágrimas no son en sí mismos pruebas de arrepentimiento genuino; el factor determinante es el motivo del corazón. Oseas dice que Jehová denunció a Israel debido a que en su aflicción “no clamaron a [Él] por socorro con su corazón, aunque siguieron aullando en sus camas. A causa de su grano y vino dulce siguieron holgazaneando [...]. Y procedieron a regresar, no a nada más elevado [...]”. Era el egoísmo lo que estaba detrás de su ruego por alivio en tiempo de calamidad, y si se les concedía ese alivio, no aprovechaban la oportunidad para mejorar su relación con Dios adhiriéndose más estrechamente a sus elevadas normas (compárese con Isa 55:8-11); eran como un “arco flojo” que nunca da en el blanco. (Os 7:14-16; compárese con Sl 78:57; Snt 4:3.) El ayuno, el llanto y el plañir eran manifestaciones válidas, pero solo si los arrepentidos ‘rasgaban sus corazones’ y no simplemente sus prendas de vestir. (Joe 2:12, 13; véanse AYUNO; DUELO.) La confesión del mal. La persona arrepentida se humilla y busca el rostro de Dios (2 Cr 7:13, 14; 33:10-13; Snt 4:6-10), suplicando su perdón. (Mt 6:12.) No es como el fariseo santurrón de la ilustración de Jesús, sino como el recaudador de impuestos a quien describió golpeándose el pecho y diciendo: “Oh Dios, sé benévolo para conmigo, que soy pecador”. (Lu 18:9-14.) El apóstol Juan dice: “Si hacemos la declaración: ‘No tenemos pecado’, a nosotros mismos nos estamos extraviando y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonarnos nuestros pecados y limpiarnos de toda injusticia”. (1 Jn 1:8, 9.) “El que encubre sus transgresiones no tendrá éxito, pero al que las confiesa y las deja se le mostrará misericordia.” (Pr 28:13; compárese con Sl 32:3-5; Jos 7:19-26; 1 Ti 5:24.)

*** it-1 pág. 212 Arrepentimiento ***

Núm. 1: Mateo 27:24-44 Núm. 2: ¿Qué tiene que ver la paciencia de Dios con nuestra salvación? (2 Ped. 3:9,15) *** w10 1/1 pág. 23 ¿Desaparecerá algún día la Tierra? ***
¿Verdad que todos queremos vivir en un mundo así? Pues nuestro Padre celestial también ansía que llegue el momento de cumplir sus promesas (Isaías 9:6, 7). Sin embargo, puede que usted piense: “Ya han pasado muchos siglos desde que se escribió la Biblia. ¿Por qué no se han cumplido todavía las promesas de Dios?”. Respondamos esa pregunta.

LA PACIENCIA DE DIOS Y NUESTRA SALVACIÓN
En realidad, “Jehová no es lento respecto a su promesa”. Al contrario, está siendo paciente porque nos ama. Por eso, la Biblia nos anima a ver “la paciencia de nuestro Señor como salvación” (2 Pedro 3:9, 15). Pero ¿qué tiene que ver la paciencia de Dios con nuestra salvación? Él sabe que, para darles un mundo seguro y feliz a las personas buenas, primero tiene que acabar con quienes “están arruinando la tierra” (Revelación 11:18). Sin embargo, él ama a todos los seres humanos y “no desea que ninguno sea destruido”. De ahí que haya decidido ser paciente y advertir a las personas malas por medio de una campaña mundial de predicación (Ezequiel 3:17, 18). Quienes escuchen el mensaje del Reino y obedezcan los principios divinos se salvarán y vivirán eternamente en un paraíso terrestre. 3 Hay una palabra griega que la Traducción del Nuevo Mundo vierte tres veces “paciencia”. Su significado literal es “largura de espíritu”, por lo que a menudo se traduce “gran paciencia” y, en una ocasión, “ejercer

*** w06 2/1 pág. 17-18 párrs. 3-7 Imitemos la paciencia de Jehová *** 12

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

paciencia”. Tanto en hebreo como en griego, los vocablos que se traducen “paciencia” transmiten la idea de refrenarse y ser lento para la ira. ¿Cómo nos beneficia la paciencia de Jehová? ¿Qué lecciones debemos aprender de la paciencia y el aguante de Jehová y de sus fieles siervos? ¿Cómo sabemos que la paciencia de Jehová no es infinita? Veamos.

MEDITEMOS EN LA PACIENCIA DE JEHOVÁ
4 El apóstol Pedro escribió lo siguiente acerca de la paciencia de Jehová: “No vayan a dejar que este hecho en particular se les escape, amados, que un día es para con Jehová como mil años, y mil años como un día. Jehová no es lento respecto a su promesa, como algunas personas consideran la lentitud, pero es paciente para con ustedes porque no desea que ninguno sea destruido; más bien, desea que todos alcancen el arrepentimiento” (2 Pedro 3:8, 9). Este pasaje contiene dos verdades que nos ayudan a entender mejor la paciencia de Jehová. 5 La primera verdad es que Jehová no ve el tiempo del mismo modo que nosotros. Para Aquel que es eterno, mil años son como un día. Es cierto que no se ve limitado ni presionado por el tiempo, pero no por ello obra con lentitud. En su infinita sabiduría, Jehová sabe cuál es el mejor momento para actuar en beneficio de todos, y espera con paciencia a que llegue ese momento. Pero eso no quiere decir que sea insensible a los sufrimientos que mientras tanto experimenten sus siervos, pues es un Dios de “tierna compasión”, la personificación misma del amor (Lucas 1:78; 1 Juan 4:8). Él puede reparar de manera total y permanente cualquier daño que pudiera haber ocasionado el que haya permitido temporalmente el sufrimiento (Salmo 37:10). 6 Sabemos que resulta difícil esperar algo que anhelamos ardientemente (Proverbios 13:12). De ahí que cuando alguien se demora en cumplir sus promesas, tal vez pensemos que ya no lo hará. ¡Qué grave error sería pensar eso de Dios! Si confundimos su paciencia con la lentitud, es fácil que el paso del tiempo nos haga ceder a la duda y el desánimo y que corramos el riesgo de adormecernos en sentido espiritual. Peor aún, podríamos ser engañados por aquellos contra quienes Pedro nos previene unos versículos antes, a saber, los burladores, hombres sin fe que dicen con sarcasmo: “¿Dónde está esa prometida presencia de él? Pues, desde el día en que nuestros antepasados se durmieron en la muerte, todas las cosas continúan exactamente como desde el principio de la creación” (2 Pedro 3:4). 7 La segunda verdad que extraemos de las palabras de Pedro es que Jehová muestra paciencia porque quiere que todos nos arrepintamos. Si bien es cierto que quienes se nieguen con obstinación a abandonar su mala conducta morirán a manos de Jehová, también lo es que él no se complace en la muerte del malvado. Más bien, es su deseo que este se arrepienta, se vuelva de su maldad y siga viviendo (Ezequiel 33:11). Si Jehová continúa ejerciendo paciencia y está haciendo que se declaren las buenas nuevas en toda la Tierra, es con el fin de que la gente tenga amplia oportunidad de obtener la vida.

Núm. 3: Si alguien dice: “Ustedes dan demasiado énfasis a las profecías” (rs pág. 288 párrs. 1, 2) *** rs pág. 288 párrs. 1-2 Profecía *** SI ALGUIEN DICE... ‘Ustedes dan demasiado énfasis a las profecías. Lo único que hace falta es aceptar a Cristo como Salvador y llevar una buena vida cristiana’

Usted pudiera contestar: ‘Por supuesto que es vital apreciar el papel que Jesucristo desempeña. Pero ¿sabe usted que una de las razones por las cuales los judíos del primer siglo no lo aceptaron fue que no prestaron suficiente atención a las profecías?’. Entonces pudiera añadir: 1) ‘Las profecías de las Escrituras Hebreas habían predicho cuándo aparecería el Mesías (Cristo) y lo que haría. Pero los judíos en general no prestaron atención a lo que decían aquellas profecías. Tenían sus propias ideas en cuanto a lo que el Mesías debería hacer, y, como resultado, rechazaron al Hijo de Dios. (Vea las páginas 208, 209 en la sección “Jesucristo”)’. 2) ‘Nosotros vivimos hoy en el tiempo en que Cristo ha comenzado a gobernar como Rey celestial y está separando a gente de todas las naciones, con miras a recibir o vida o destrucción (Mat. 25:31-33, 46). Pero la mayoría de la gente está esperando algo diferente’. O contestar: ‘Reconozco que es importante ser buen cristiano. Pero ¿sería yo buen cristiano si hiciera algunas de las cosas que Jesús enseñó, pero pasara por alto lo que dijo que deberíamos poner en primer lugar en la vida?... Note lo que él dijo, según se registra aquí en Mateo 6:33’. Entonces pudiera añadir: ‘¿No es cierto que Jesús nos enseñó a orar por ese Reino, incluso a ponerlo delante de nuestra petición de perdón, por nuestra fe en él como Salvador? (Mat. 6:9-12)’

EMT 2013

13

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Febrero
18 de Febr. Lectura de la Biblia: Marcos 1-4 Núm. 1: Marcos 2:18–3:6 Núm. 2: ¿En qué se basa la enseñanza del purgatorio? (rs pág. 289 párrs. 1-6) Núm. 3: ¿Qué quieren decir las palabras de Pablo registradas en 1 Corintios 7:29-31? Lectura de la Biblia: Marcos 1-4 *** w08 2/15 págs. 28-29 Puntos sobresalientes del libro de Marcos *** LA PALABRA DE JEHOVÁ ES VIVA
ES EL más corto de los cuatro Evangelios. Lo escribió Juan Marcos unos treinta años después de la muerte y resurrección de Cristo, y constituye una crónica ágil y llena de acción de los tres años y medio que duró el ministerio de Jesús. Dirigido al parecer a los gentiles, en particular a los romanos, el libro se centra más en lo que Jesús hizo que en lo que enseñó, y lo presenta como el Hijo de Dios que hace milagros y lleva a cabo una dinámica campaña de predicación. Prestar atención a lo que dice el Evangelio de Marcos fortalecerá nuestra fe en el Mesías y nos motivará a predicar con entusiasmo el mensaje de Dios (Heb. 4:12). 1:15. ¿A qué se refería Jesús cuando dijo que se había cumplido “el tiempo señalado”? Jesús quiso decir que se había cumplido el tiempo señalado para que comenzara su ministerio. Puesto que él estaba presente como el futuro rey que Jehová había elegido, podía afirmar que el Reino de Dios se había acercado. Las personas sinceras que se sintieran motivadas por su predicación podrían entonces dar pasos para obtener la aprobación divina. 1:44; 3:12; 7:36. ¿Por qué no quería Jesús que se dieran a conocer sus milagros? Él no quería que las personas llegaran a conclusiones basadas en informes sensacionalistas o posiblemente distorsionados. Más bien, quería que comprobaran por sí mismas que él era el Cristo y que tomaran su decisión en consecuencia (Isa. 42:1-4; Mat. 8:4; 9:30; 12:15-21; 16:20; Luc. 5:14). Hizo una excepción en el caso del hombre del país de los gerasenos que había estado endemoniado, a quien curó y ordenó que fuera a contárselo a sus parientes. A Jesús le habían pedido que abandonara aquella región, por eso tuvo muy poco contacto, si acaso alguno, con sus habitantes. La presencia y el testimonio de un hombre al que Jesús había curado podrían servir para contrarrestar cualquier comentario negativo sobre la pérdida de la piara de cerdos (Mar. 5:1-20; Luc. 8:26-39). 2:28. ¿Por qué se llama a Jesús “Señor hasta del sábado”? El apóstol Pablo escribió que “la Ley tiene una sombra de las buenas cosas por venir” (Heb. 10:1). Tal como estipulaba la Ley, el sábado venía al cabo de seis días de trabajo, y Jesús realizó muchas de sus curaciones en sábado. Aquello prefiguró el descanso pacífico y otras bendiciones que la humanidad disfrutará bajo el Reinado de Mil Años de Cristo una vez termine la opresiva dominación de Satanás. Por lo tanto, el Rey de ese Reino es también “Señor del sábado” (Mat. 12:8; Luc. 6:5). 3:5; 7:34; 8:12. ¿Cómo pudo Marcos conocer detalles relativos a los sentimientos de Jesús? Marcos no era uno de los doce apóstoles ni tampoco un amigo íntimo de Jesús. Según la tradición antigua, obtuvo buena parte de la información de su gran amigo, el apóstol Pedro (1 Ped. 5:13).

Respuestas a preguntas bíblicas:

2:18; 7:11; 12:18; 13:3. Marcos habla de costumbres, expresiones, creencias y lugares tal vez poco conocidos para los lectores que no fueran judíos. Aclara que los fariseos “practicaban el ayuno”, que corbán es “una dádiva dedicada a Dios”, que los saduceos decían que “no hay resurrección”, y que el templo estaba “a la vista” desde “el monte de los Olivos”. Puesto que la genealogía del Mesías posiblemente interesara solo a los judíos, ni siquiera la menciona. Marcos nos pone así un ejemplo. Debemos tomar en consideración los antecedentes de las personas cuando estemos predicando o pronunciando discursos en las reuniones de congregación. 3:21. Los parientes de Jesús no eran creyentes. Por lo tanto, él comprende cómo se sienten quienes debido a su fe reciben oposición o burlas de sus familiares incrédulos. 3:31-35. Al bautizarse, Jesús se convirtió en Hijo espiritual de Dios, y “la Jerusalén de arriba” llegó a ser su madre (Gál. 4:26). A partir de ese momento, Jesús sintió más cariño y afecto por sus discípulos que por sus parientes carnales. Esto nos enseña a poner los intereses espirituales en primer lugar en nuestra vida (Mat. 12:46-50; Luc. 8:19-21).

Lecciones para nosotros:

9 Puesto que es patente que Marcos escribió principalmente para los romanos, con toda probabilidad escribió en Roma. Tanto la tradición más antigua como el contenido del libro permiten la conclusión de que su

*** si págs. 182-183 Libro bíblico número 41: Marcos *** 14

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Evangelio se compuso en Roma, fuera durante el primer o el segundo encarcelamiento del apóstol Pablo, y por lo tanto durante los años 60-65 E.C. En aquellos años Marcos estuvo en Roma por lo menos una vez, y a lo mejor dos veces. Todas las autoridades principales de los siglos II y III confirman que Marcos fue el escritor. El Evangelio ya circulaba entre los cristianos a mediados del siglo II. El que esté en todos los catálogos primitivos de las Escrituras Griegas Cristianas confirma la autenticidad del Evangelio de Marcos.

*** w08 10/1 pág. 13 ¿Se puede confiar en los Evangelios?*** [Recuadro de la página 13] Datos que desconoceríamos si no existiera el Evangelio de Marcos

Jesús miró con indignación a quienes lo rodeaban, hondamente entristecido por la insensibilidad de sus corazones (Marcos 3:5). Juan y Santiago recibieron el sobrenombre de Boanerges (Marcos 3:17). La mujer que sufría hemorragias había gastado todos sus recursos buscando una cura (Marcos 5:26). Herodías le guardaba rencor a Juan el Bautista, mientras que Herodes le tenía temor y lo protegía (Marcos 6:19, 20). Jesús dijo a sus discípulos que descansaran un poco (Marcos 6:31). Los fariseos se lavaban las manos hasta los codos (Marcos 7:2-4). Jesús tomó en sus brazos a los niños (Marcos 10:16). Jesús sintió cariño por un joven gobernante (Marcos 10:21). Pedro, Santiago, Juan y Andrés le hicieron una pregunta a Jesús en privado (Marcos 13:3). Un joven escapó dejando atrás su prenda de lino (Marcos 14:51, 52). Además, hay una parábola y dos milagros de Jesús que solo aparecen en el Evangelio de Marcos (Marcos 4:26-29; 7:32-37; 8:22-26). Marcos revela muchos otros datos que no se encuentran en los demás Evangelios. Si dedicamos tiempo a reflexionar debidamente en todos esos detalles, aumentará nuestro aprecio por este Evangelio.

Núm. 1: Marcos 2:18–3:6 Núm. 2: ¿En qué se basa la enseñanza del purgatorio? (rs pág. 289 párrs. 1-6) *** rs pág. 289 - párrs. 1-6 Purgatorio *** PURGATORIO
Definición: De acuerdo con la enseñanza de la Iglesia Católica Romana, es el estado, lugar o condición —en el otro mundo— “de castigo temporal para los que mueren en gracia de Dios pero que no están totalmente libres de pecados veniales o que no han pagado completamente la satisfacción debida por sus pecados [...] En el purgatorio las almas sufren durante un tiempo para expiar sus pecados antes de poder entrar en el cielo” (Diccionario Católico de la Versión Straubinger, pág. 251; véase también New Catholic Encyclopedia, 1967, tomo XI, pág. 1034.) No es una enseñanza bíblica.

Después de examinar lo que los escritores católicos han dicho sobre tales textos como 2 Macabeos 12:39-45, Mateo 12:32 y 1 Corintios 3:10-15, la New Catholic Encyclopedia (1967, tomo XI, pág. 1034) reconoce: “Todo visto, la doctrina católica sobre el purgatorio se basa en la tradición, no en las Sagradas Escrituras”. “La iglesia ha dependido de la tradición para apoyar la idea de un estado intermedio entre el cielo y el infierno.” (U.S. Catholic, marzo de 1981, pág. 7.) “Muchos creen que el sufrimiento total del purgatorio se identifica con la consciencia del aplazamiento transitorio de la visión beatífica, aunque el parecer más común sostiene que, además de esto, hay algún castigo real [...] En la Iglesia Latina por lo general se ha sostenido que este dolor se impone mediante verdadero fuego. Sin embargo, esto no es esencial para creer en el purgatorio. Ni siquiera es seguro. [...] Hasta si se escoge — junto con los teólogos orientales— rechazar la idea del sufrimiento inducido por fuego, se debe tener cuidado para no excluir del purgatorio todo sufrimiento real. Todavía hay verdadera aflicción, pesar, mortificación, vergüenza de conciencia y otras penas espirituales que pueden infligir verdadero dolor al alma. [...] Se debe recordar, de toda forma, que en medio de sus sufrimientos estas almas también experimentan gran gozo por la certeza de su salvación.” (New Catholic Encyclopedia, 1967, tomo XI, págs. 1036, 1037.) “Nadie sabe a ciencia cierta lo que sucede en el purgatorio.” (U.S. Catholic, marzo de 1981, pág. 9.)

¿En qué se basa la enseñanza del purgatorio?

¿Qué dicen ciertos portavoces católicos con relación a la naturaleza del purgatorio?

EMT 2013

15

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático
¿Sigue viviendo el alma después que muere el cuerpo?

2013

Eze. 18:4, TA: “El alma [hebreo, ne’phesh; “la persona”, CI; “el que”, BJ; “alma”, NBL] que pecare, ésa morirá.” Sant. 5:20, BJ: “El que convierte a un pecador de su camino desviado, salvará su alma de la muerte y cubrirá multitud de pecados.” (Las cursivas son nuestras.) (Nótese que aquí se habla de la muerte del alma.)

Núm. 3: ¿Qué quieren decir las palabras de Pablo registradas en 1 Corintios 7:29-31? *** w08 7/15 pág. 27 párr. 10 Puntos sobresalientes de las cartas a los Corintios ***
7:29. Los cónyuges no deben estar tan pendientes el uno del otro que dejen los intereses del Reino en segundo plano. 20 ¿Deberían en ocasiones ‘mantenerse alejadas de los abrazos’ incluso las parejas casadas? En un sentido sí, pues Pablo hizo la siguiente observación: “Esto digo, hermanos: el tiempo que queda está reducido. En adelante, los que tienen esposas sean como si no tuvieran” (1 Corintios 7:29). En consecuencia, a veces es necesario relegar a un lugar secundario los gozos y beneficios del matrimonio por causa de las responsabilidades teocráticas. Un punto de vista equilibrado sobre este asunto no debilitará al matrimonio, sino más bien lo fortalecerá, pues ayudará a recordar a ambos cónyuges que Jehová siempre debe ser la principal figura estabilizadora en su relación (Eclesiastés 4:12).

*** w99 10/1 pág. 9 párr. 20 “Para todo hay un tiempo señalado” ***

*** w84 11/15 págs. 24-25 “El tiempo que queda está reducido” *** VIVA DE ACUERDO CON EL CONSEJO BÍBLICO
13 Dado que el tiempo que queda está evidentemente reducido y el fin está cerca, el pueblo de Jehová tiene que vivir de acuerdo con el consejo de la Biblia, como el que se halla en las palabras del apóstol Pablo en 1 Corintios 7:29-31. Inmediatamente después de decir que “el tiempo que queda está reducido”, él escribió: “En adelante los que tienen esposas sean como si no tuviesen”. Aquí el apóstol no quiso decir que el esposo cristiano ha de hacer caso omiso de su esposa. No, sino que mientras el hombre se ocupa fielmente de sus responsabilidades maritales, su relación con Dios debe ocupar el primer lugar en su corazón y mente, y él debe procurar que su matrimonio contribuya a esto. 14 En el versículo 30, Pablo pasó a decir: “También los que lloran sean como los que no lloran, y los que se regocijan como los que no se regocijan, y los que compran como los que no poseen”. ¿Qué significa esto? Estas palabras inspiradas recalcan el hecho de que los asuntos personales, sea que tengan que ver con posesiones, penas o gozos, no son las cosas de mayor importancia para los ministros del Reino. “El tiempo y el suceso imprevisto” nos acaecen a todos y pueden cambiar nuestras circunstancias repentinamente (Eclesiastés 9:11; Santiago 4:14). Así que no sería sabio estar tan absortos en las penas, las dificultades y los diversos problemas personales que estas preocupaciones estorbaran seriamente nuestro ministerio, nuestra actividad privilegiada de predicar las buenas nuevas del Reino. 15 En 1 Corintios 7:31, el apóstol Pablo dijo: “[Que] los que hacen uso del mundo [sean] como los que no lo usan plenamente”. Debido a que la gente del mundo no tiene una esperanza basada en la Biblia, está absorta en sus necesidades diarias y sus ambiciones. A menudo estas personas tratan de impresionar a otras mediante posesiones materiales. Pero, como el apóstol Juan declaró claramente, “la exhibición ostentosa del medio de vida de uno” es una de las manifestaciones de “todo lo que hay en el mundo” que “no se origina del Padre, sino que se origina del mundo”. Y Juan nos asegura que “el mundo va pasando y también su deseo, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” (1 Juan 2:16, 17). De aquí que sería el colmo de la insensatez que cualquier cristiano, que tiene la perspectiva de un futuro eterno por delante, llegara a estar tan absorto en asuntos personales que no le quedara tiempo para los intereses del Reino. (Mateo 6:25-32; compárese con Filipenses 2:19-22; 2 Timoteo 4:10.) Aunque no es incorrecto disfrutar de posesiones materiales provechosas y hasta de ciertos placeres sanos, nunca debemos permitir que estas cosas lleguen a ser el punto focal de nuestra vida. (Lucas 12:15.)

16

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Febrero
25 de Febr. Lectura de la Biblia: Marcos 5-8 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático Lectura de la Biblia: Marcos 5-8 *** w08 2/15 pág. 29 párr. 6 Puntos sobresalientes del libro de Marcos *** Respuestas a preguntas bíblicas:

6:51, 52. ¿Cuál era “el significado de los panes” que los discípulos no captaron? Apenas unas horas antes, Jesús había alimentado con solo cinco panes y dos pescados a 5.000 hombres, además de mujeres y niños. “El significado de los panes” que los discípulos deberían haber captado en aquella ocasión era que Jehová Dios le había dado poder a Jesús para realizar milagros (Mar. 6:41-44). Si hubieran entendido la magnitud del poder que Jesús había recibido, no se habrían sorprendido tanto cuando caminó milagrosamente sobre el agua. 8:22-26. ¿Por qué le devolvió Jesús la vista al ciego en dos etapas? Es probable que lo hiciera por consideración al hombre. El ciego llevaba mucho tiempo acostumbrado a la oscuridad, y recuperar la vista de forma gradual posiblemente le permitiera ir adaptándose al brillo de la luz solar.

8:32-34. Deberíamos reconocer y rechazar rápidamente cualquier muestra de bondad equivocada por parte de otros. El discípulo de Cristo tiene que estar preparado para “repud[iarse] a sí mismo”, es decir, negarse a sí mismo rechazando sus deseos y ambiciones egoístas. Ha de estar dispuesto a “tom[ar] su madero de tormento”, es decir, a sufrir si fuera necesario, pasar vergüenza, ser perseguido e incluso asesinado, por ser cristiano. Y debe seguir “de continuo” a Jesús viviendo tal como él lo hizo. Si queremos ser discípulos de Cristo, hemos de desarrollar y mantener un espíritu de sacrificio semejante al suyo (Mat. 16:21-25; Luc. 9:22, 23).

Lecciones para nosotros:

EMT 2013

17

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Marzo
4 de Mzo. Lectura de la Biblia: Marcos 9-12 Núm. 1: Marcos 11:19–12:11 Núm. 2: ¿Se exige más castigo por los pecados después que uno muere? (rs pág. 290 párrs. 2-6) Núm. 3: ¿Por qué es la dedicación a Dios causa de felicidad? (Hechos 20:35) Lectura de la Biblia: Marcos 9-12 *** w08 2/15 pág. 30 Puntos sobresalientes del libro de Marcos *** Respuestas a preguntas bíblicas:

10:17, 18. ¿Por qué corrigió Jesús al hombre que lo llamó “Buen Maestro”? Al negarse a aceptar dicho título halagador, Jesús dirigió la gloria a Jehová y mostró que el Dios verdadero es la fuente de todas las cosas buenas. Además, Jesús llamó la atención sobre una verdad fundamental: que el Creador de todo, Jehová Dios, es el único que tiene el derecho a establecer las normas respecto a lo que es bueno o malo (Mat. 19:16, 17; Luc. 18:18, 19). 9:24. No deberíamos avergonzarnos de hablar de nuestra fe ni de pedir que se nos conceda más fe (Luc. 17:5). 10:6-9. El propósito de Dios es que los cónyuges permanezcan juntos. Por lo tanto, en vez de recurrir enseguida al divorcio, la pareja debe esforzarse por poner en práctica los principios bíblicos para superar cualquier dificultad que surja en su matrimonio (Mat. 19:4-6). 12:41-44. El ejemplo de la viuda pobre nos enseña que debemos ser generosos al apoyar la adoración verdadera.

Lecciones para nosotros:

*** w91 9/15 págs. 22-23 Cómo le afecta la transfiguración de Cristo *** PROPÓSITO DE LA TRANSFIGURACIÓN
La transfiguración tiene que haber fortalecido a Jesús para encararse con los sufrimientos y la muerte que experimentaría. El oír a su Padre celestial decir que era Su Hijo aprobado tiene que haber fortalecido la fe de Jesús. Pero ¿cómo benefició a otros la transfiguración? La transfiguración de Jesús también fortaleció la fe de los que observaban. Grabó en la mente de ellos que Jesucristo es el Hijo de Dios. De hecho, puesto que el Vocero Principal de Jehová, la Palabra, estaba en medio de ellos, oyeron la propia voz de Dios decir: “Este es mi Hijo, el amado, a quien he aprobado”. Aunque Jehová había dado testimonio parecido cuando Jesús se bautizó, en la transfiguración Dios añadió que los discípulos debían escuchar a Su Hijo. (Mateo 3:13-17; 17:5; Juan 1:1-3, 14.) La transfiguración fortalecía la fe en otro sentido. Durante la visión, Jesús, “Moisés” y “Elías” hablaron de la “partida de [Cristo] que él estaba destinado a cumplir en Jerusalén”. (Lucas 9:31.) “Partida” se traduce de una forma de la palabra griega é·xo·dos. Este éxodo o partida evidentemente abarcaba tanto la muerte de Jesús como su resurrección por Dios a la vida celestial. (1 Pedro 3:18.) De modo que la transfiguración fortalecía la fe en la resurrección de Cristo. Especialmente edificaba la fe al proveer prueba convincente de que Jesús sería el Rey del Reino Mesiánico de Dios. Además, la visión mostró que el Reino sería glorioso. La transfiguración también fortalecía la fe en las profecías bíblicas. Unos 32 años después (alrededor de 64 E.C.) Pedro todavía recordaba aquella experiencia, y escribió: “No, no fue siguiendo cuentos falsos artificiosamente tramados como les hicimos conocer el poder y la presencia de nuestro Señor Jesucristo, sino por haber llegado a ser testigos oculares de su magnificencia. Porque él recibió de Dios el Padre honra y gloria, cuando palabras como estas le fueron dirigidas por la magnífica gloria: ‘Este es mi hijo, mi amado, a quien yo mismo he aprobado’. Sí, estas palabras las oímos dirigidas desde el cielo mientras estábamos con él en la santa montaña. Por consiguiente, tenemos la palabra profética hecha más segura; y ustedes hacen bien en prestarle atención como a una lámpara que resplandece en un lugar oscuro, hasta que amanezca el día y el lucero se levante, en sus corazones”. (2 Pedro 1:16-19.)

LO QUE SIGNIFICA PARA USTED
Sí, Pedro consideró la transfiguración de Jesús como una confirmación convincente de la palabra profética de Dios. Puede que el apóstol Juan también haya aludido a esta visión cuando dijo: “La Palabra vino a ser carne y residió entre nosotros, y tuvimos una vista de su gloria, gloria como la que pertenece a un hijo unigénito de parte de un padre; y estaba lleno de bondad inmerecida y verdad”. (Juan 1:14.) De igual manera, la transfiguración puede edificar la fe de usted en la palabra profética de Jehová. La transfiguración y los sucesos relacionados con ella pueden fortalecer su fe en que Jesucristo es el Hijo de Dios y el Mesías prometido. Puede fortalecer su creencia en que Jesús fue resucitado como espíritu a vida celestial. Esta asombrosa visión también aumenta la fe de uno en el gobierno de Dios, pues la transfiguración fue una vista por anticipado de la gloria y el poder del Reino de Cristo.

18

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Particularmente fortalece la fe saber que la transfiguración de Cristo señaló a nuestros días, cuando la presencia de Jesús es una realidad. (Mateo 24:3-14.) Desde 1914 él ha estado gobernando en los cielos como el Rey nombrado por Dios. Pronto ejercerá la autoridad y el poder que ha recibido de Dios contra todos los enemigos de la gobernación divina, lo cual abrirá el camino a un nuevo mundo. (2 Pedro 3:13.) Usted podrá disfrutar de las interminables bendiciones que habrá allí si ejerce fe en las cosas maravillosas que se representaron en la transfiguración de Jesucristo.

Núm. 1: Marcos 11:19–12:11 Núm. 2: ¿Se exige más castigo por los pecados después que uno muere? (rs pág. 290 párrs. 2-6) *** rs pág. 290 - párrs. 2-6 Purgatorio *** ¿Se exige más castigo por los pecados después que uno muere?

Rom. 6:7, EH (1976): “El que una vez murió, ha quedado definitivamente liberado del pecado.” (FS: “Quien murió, queda fuera de la jurisdicción del pecado.”)

Ecl. 9:5, BJ: “Los vivos saben que han de morir, pero los muertos no saben nada.” Isa. 38:18, TA: “Porque no han de cantar [Señor] tus glorias los que están en el sepulcro, ni han de entonar las alabanzas los que están en poder de la muerte; ni aquellos que bajan a la fosa esperarán ver el cumplimiento de tus verídicas promesas.” (Así que, ¿cómo puede cualquiera de ellos ‘experimentar gran gozo por la certeza de su salvación’?)

¿Pueden los muertos experimentar gozo por la certeza de la perspectiva de salvación?

1 Juan 1:7, 9, BJ: “Si caminamos en la luz, como Él [Dios] mismo está en la luz, estamos en comunión unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesús nos purifica de todo pecado. [...] Si reconocemos nuestros pecados, fiel y justo es Él para perdonarnos los pecados y purificarnos de toda injusticia [“toda nuestra maldad es purgada,” Kx].” Apo. (Rev.) 1:5, BJ: “Jesucristo, [...] que nos ama, nos ha lavado con su sangre de nuestros pecados.”

Según la Biblia, ¿de qué manera se logra la purificación de los pecados?

Núm. 3: ¿Por qué es la dedicación a Dios causa de felicidad? (Hechos 20:35) *** w11 7/1 págs. 7-8 Una vida con sentido ahora y para siempre ***
PRINCIPIO BÍBLICO: “Hay más felicidad en dar que en recibir” (HECHOS 20:35). Hacer cosas por otros también le da sentido a la vida y nos causa gran satisfacción. Podríamos invertir tiempo y recursos en ayudar a quienes sufren. El rey Salomón aconsejó: “No retengas el bien de aquellos a quienes se les debe, cuando sucede que está en el poder de tu mano hacerlo” (Proverbios 3:27). Tomemos por caso a Ralph. Cuando se jubiló, decidió imitar a su esposa y predicar el mensaje cristiano a tiempo completo. Desde entonces, ambos dedican una importante cantidad de horas todos los meses a enseñar las verdades bíblicas. “Por las noches llegamos rendidos a casa —cuenta él—, pero no tanto por la edad, sino porque estuvimos trabajando para nuestro Padre celestial. ¡Acabamos cansados pero contentos!” Dando de sí mismos a los demás, Ralph y su esposa son felices.

20 ¡Qué diferente era Pablo de los aprovechados que saquearían al rebaño! Él había trabajado con sus propias manos para mantenerse y no imponer una carga pesada sobre las congregaciones. Nunca se lucró sirviendo a los hermanos. De hecho, animó a los ancianos efesios a que mostraran el mismo espíritu de sacrificio: “Tienen que prestar ayuda a los que son débiles, y tienen que tener presentes las palabras del Señor Jesús, cuando [...] dijo: ‘Hay más felicidad en dar que en recibir’” (Hech. 20:35). 21 Los superintendentes actuales también son muy abnegados. A diferencia de los clérigos, que esquilman a sus ovejas, ellos cumplen sin ningún egoísmo su deber de “pastorear la congregación de Dios”. Dentro de la hermandad cristiana no hay lugar para el orgullo y la ambición, pues todo el que “ande buscando su propia gloria” terminará sufriendo una humillante caída (Pro. 25:27). Así es: la presunción lo conducirá irremediablemente a la deshonra (Pro. 11:2).

*** bt cáp. 21 pág. 172 párrs. 20-21 “Estoy limpio de la sangre de todo hombre” ***

*** g 11/08 págs. 6-7 Seis consejos para alcanzar el éxito personal *** 2 Cultivar la generosidad

“Hay más felicidad en dar que en recibir.” (Hechos 20:35.) Si bien hacer algún regalo de vez en cuando produce cierta satisfacción, una actitud generosa puede engendrar felicidad duradera. Claro está, la generosidad tiene múltiples formas de expresión. Una de las mejores y más apreciadas es la dedicación personal.

EMT 2013

19

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Tras estudiar varios trabajos sobre la relación del altruismo con la felicidad y la salud, el profesor Stephen G. Post llegó a la conclusión de que ser altruista y servicial ayuda a vivir más, a aumentar el estado de bienestar, a mejorar la salud física y mental, así como a reducir la depresión. Además, quienes son generosos según sus posibilidades no sufren pérdidas. Proverbios 11:25 dice: “El generoso prosperará; el que ayuda será ayudado” (La Palabra de Dios para Todos). En armonía con estas palabras, los generosos de corazón —que dan sin esperar nada a cambio— se ganan el cariño y el amor de los demás, especialmente el de Dios (Hebreos 13:16).

20

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Marzo
11 de Mzo. Lectura de la Biblia: Marcos 13-16 Núm. 1: Marcos 14:22-42 Núm. 2: ¿Qué significado e importancia tiene la Conmemoración? (rs pág. 83 párr. 1 - pág. 84 párr. 1) Núm. 3: ¿Qué significan los emblemas que se sirven en la Conmemoración? (rs pág. 84 párrs. 2, 3) Lectura de la Biblia: Marcos 13-16 *** w08 2/15 pág. 30 Puntos sobresalientes del libro de Marcos *** Respuestas a preguntas bíblicas:

14:25. ¿Qué quiso dar a entender Jesús cuando dijo a sus apóstoles fieles: “De ningún modo beberé yo más del producto de la vid hasta aquel día en que lo beba nuevo en el reino de Dios”? Jesús no estaba diciendo que hubiera vino literal en los cielos. No obstante, puesto que el vino a veces es símbolo de regocijo, Jesús se refería al gozo que iba a sentir cuando estuviera en el Reino con sus discípulos resucitados (Sal. 104:15; Mat. 26:29). 14:51, 52. ¿Quién era el joven que “se escapó desnudo”? Marcos es el único que menciona este incidente, por lo que es razonable llegar a la conclusión de que hablaba de sí mismo. 15:34. ¿Mostró Jesús falta de fe cuando dijo: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”? De ninguna manera. Aunque no sabemos con certeza cuáles fueron los motivos de Jesús para decir esto, sus palabras indican que comprendía que Jehová había retirado su protección a fin de que se pusiera a prueba por completo la integridad de su Hijo. También es posible que lo dijera porque quería cumplir con lo que Salmo 22:1 predijo respecto a él (Mat. 27:46).

Núm. 1: Marcos 14:22-42 Núm. 2: ¿Qué significado e importancia tiene la Conmemoración? (rs pág. 83 párr. 1 - pág. 84 párr. 1) *** rs pág. 83 - párr. 1 - pág. 84 - párr. 1 Conmemoración (La Cena del Señor) *** ¿Qué significado e importancia tiene la Conmemoración?

Jesús dijo a sus fieles apóstoles: “Sigan haciendo esto en memoria de mí” (Luc. 22:19). Al escribir a los miembros de la congregación cristiana engendrada mediante espíritu, el apóstol Pablo agregó: “Porque cuantas veces coman este pan y beban esta copa, siguen proclamando la muerte del Señor, hasta que él llegue” (1 Cor. 11:26). Así que la Conmemoración da atención especial al significado de la muerte de Jesucristo en el desarrollo del propósito de Dios. Hace resaltar el significado de la muerte de Jesús en sacrificio, particularmente con relación al nuevo pacto y la manera como su muerte afecta a los que serán herederos con él en el Reino celestial. (Juan 14:2, 3; Heb. 9:15.) La Conmemoración también es un recordatorio de que la muerte de Jesús y la manera como se efectuó, en armonía con el propósito de Dios expresado desde Génesis 3:15 en adelante, sirvieron para vindicar el nombre de Jehová. Al mantener integridad a Jehová hasta su muerte, Jesús probó que el pecado de Adán no se debía a que Dios hubiera creado al hombre con alguna falta, y que el ser humano podía mantener devoción piadosa perfecta aun bajo presión severa; así Jesús vindicó a Jehová Dios como Creador y Soberano Universal. Además de eso, el propósito de Jehová era que la muerte de Jesús proveyera el sacrificio humano perfecto que se necesitaba para rescatar a la descendencia de Adán, y así hacer posible que los miles de millones de personas que ejercieran fe vivieran para siempre en una Tierra paradisíaca, en cumplimiento del propósito original de Jehová y como expresión de Su gran amor a la humanidad. (Juan 3:16; Gén. 1:28.) ¡Qué inmensa responsabilidad pesaba sobre Jesús la última noche que pasó como hombre en la Tierra! Él no solo sabía cuál era el propósito de su Padre celestial para con él, sino que también sabía que tenía que demostrar su fidelidad bajo prueba. Si hubiera fallado, ¡qué oprobio tan grande hubiera traído sobre su Padre, y qué terrible pérdida hubiera sido esto para la humanidad! Debido a todo lo que se lograría por medio de su muerte, fue muy apropiado que Jesús diera instrucciones para que se conmemorara aquella ocasión.

Núm. 3: ¿Qué significan los emblemas que se sirven en la Conmemoración? (rs pág. 84 párrs. 2, 3) *** rs pág. 84 - párrs. 2, 3 Conmemoración (La Cena del Señor) *** ¿Qué significa el pan y el vino que se sirven en la Conmemoración?

Con relación al pan sin levadura que Jesús dio a sus apóstoles cuando instituyó la Conmemoración, él dijo: “Esto significa mi cuerpo” (Mar. 14:22). Aquel pan simbolizó su propio cuerpo de carne sin pecado. Él daría su cuerpo a favor de las perspectivas de vida futuras de la humanidad, y en esta ocasión se da atención especial a las perspectivas de vida que hace posible para los que serían escogidos como participantes con Jesús en el Reino celestial.

EMT 2013

21

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Cuando pasó el vino a sus apóstoles fieles, Jesús dijo: “Esto significa mi ‘sangre del pacto,’ que ha de ser derramada a favor de muchos” (Mar. 14:24). El vino simbolizó su propia sangre vital. Su sangre derramada haría posible el perdón de pecados en el caso de los que ejercieran fe en ella. En esta ocasión Jesús estaba recalcando que la sangre haría posible que sus coherederos en perspectiva quedaran limpios de pecado. Sus palabras también indican que mediante su sangre se haría vigente el nuevo pacto entre Jehová Dios y la congregación de cristianos ungidos con espíritu.

22

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Marzo
18 de Mzo. Lectura de la Biblia: Lucas 1-3 Núm. 1: Lucas 1:24-45 Núm. 2: ¿Quiénes participan del pan y del vino en la Cena del Señor? (rs pág. 84 párr. 5–pág. 85 párr. 1) Núm. 3: ¿Cuántas veces se debe celebrar la Conmemoración, y cuándo? (rs pág. 86 párrs. 1, 2) Lectura de la Biblia: Lucas 1-3 *** w08 3/15 págs. 30-31 Puntos sobresalientes del libro de Lucas *** LA PALABRA DE JEHOVÁ ES VIVA
SE SABE que el Evangelio de Mateo se escribió principalmente para los lectores judíos, y el de Marcos para los gentiles. Ahora bien, el de Lucas iba dirigido a personas de todas las naciones. Se escribió entre los años 56 y 58 de nuestra era y ofrece un relato completo de la vida y el ministerio de Jesús. Desde su perspectiva de médico comprensivo y meticuloso, Lucas detalla “todas las cosas desde el comienzo con exactitud” y abarca un período de treinta y cinco años, que se extiende desde el año 3 antes de nuestra era hasta el 33 de nuestra era (Luc. 1:3). Cerca del sesenta por ciento de la información que contiene Lucas no se halla en los demás Evangelios.

Respuestas a preguntas bíblicas:

1:35. ¿Utilizó Jehová un óvulo de María para la concepción de Jesús? A fin de que el hijo de María fuera un verdadero descendiente de sus antepasados Abrahán, Judá y David —tal como Dios había prometido—, fue preciso utilizar un óvulo de María (Gén. 22:15, 18; 49:10; 2 Sam. 7:8, 16). No obstante, Jehová se valió de su espíritu santo para transferir la vida perfecta de su Hijo desde el cielo y originar la concepción (Mat. 1:18). Parece que esto anuló toda imperfección existente en el óvulo de María y, desde el mismo principio, protegió de cualquier defecto al embrión en desarrollo. 1:62. ¿Se quedó Zacarías sordo además de mudo? No, solo su habla se vio afectada. Aunque otras personas le preguntaron a Zacarías “por señas” qué nombre quería darle a su hijo, esto no se debió a que estuviera sordo. Es muy probable que hubiera oído lo que su esposa había dicho respecto al nombre del niño. Quizás los demás, haciendo alguna señal o gesto, pidieron a Zacarías que lo confirmara. Además, el hecho de que solo se le devolviera el habla indica que su oído no se había visto afectado (Luc. 1:13, 18-20, 60-64). 2:1, 2. ¿Cómo ayuda a determinar la fecha del nacimiento de Jesús la referencia a “esta primera inscripción”? Durante el gobierno de César Augusto se efectuó más de una inscripción: la primera tuvo lugar en el año 2 antes de nuestra era (en cumplimiento de Daniel 11:20), y la segunda en el año 6 ó 7 de nuestra era (Hech. 5:37). Quirinio era el gobernador de Siria cuando se realizaron ambas inscripciones, por lo que es obvio que ocupó dicho puesto en dos ocasiones. La referencia que hace Lucas a la primera inscripción sitúa la fecha del nacimiento de Jesús en el año 2 antes de nuestra era. 2:35. ¿En qué sentido atravesaría “una espada larga” el alma de María? Esta expresión alude a la angustia que María iba a experimentar al ver que la mayor parte de la gente rechazaba a Jesús como el Mesías. También hace referencia a la profunda tristeza que sentiría por la dolorosa muerte de su hijo (Juan 19:25).

1:32, 33; 2:19, 51. María conservó en su corazón los hechos y dichos que cumplían profecías. ¿Hacemos nosotros lo mismo respecto a lo que predijo Jesús sobre “la conclusión del sistema de cosas”, comparando sus predicciones con lo que ocurre en la actualidad? (Mat. 24:3.) 2:37. El ejemplo de Ana nos enseña que debemos adorar a Jehová con constancia, “persever[ar] en la oración” y no “abandonar el reunirnos” con la congregación cristiana (Rom. 12:12; Heb. 10:24, 25). 2:41-50. José puso los intereses espirituales en primer lugar en su vida y se preocupó del bienestar físico y espiritual de su familia. A este respecto, es un magnífico ejemplo para los cabezas de familia. 2 Aunque no se nombra a Lucas en ningún lugar del relato, las autoridades antiguas concuerdan en que él fue el escritor. Este Evangelio se atribuye a Lucas en el Fragmento Muratoriano (c. 170 E.C.), y lo reconocieron escritores del siglo II como Ireneo y Clemente de Alejandría. La prueba interna también señala firmemente a Lucas. En Colosenses 4:14 Pablo lo llama “Lucas el médico amado”, y su obra es producto de la erudición que uno esperaría de un hombre bien educado, como un médico. Su lenguaje bien escogido y su extenso vocabulario, mayor que el de los otros tres evangelistas combinados, permiten una manera muy cuidadosa y abarcadora de tratar su importante asunto. Algunos consideran que su relato del hijo pródigo es la mejor “novela corta” que se ha escrito.

Lecciones para nosotros:

*** si págs. 187-193 Libro bíblico número 42: Lucas ***

EMT 2013

23

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

3 Lucas usa más de 300 términos médicos, o palabras a las cuales da un significado médico, que no usan del mismo modo (si acaso los usan) los demás escritores de las Escrituras Griegas Cristianas. Por ejemplo, Lucas no usa siempre el mismo término que los demás cuando habla de la lepra. Para ellos lepra es lepra, pero para el médico hay diferentes etapas de lepra, como cuando Lucas habla de “un varón lleno de lepra”. Lázaro, dice él, estaba “lleno de úlceras”. Ningún otro escritor de los Evangelios dice que la suegra de Pedro tenía “una fiebre alta” (5:12; 16:20; 4:38). Aunque los otros tres evangelistas nos dicen que Pedro le cortó la oreja al esclavo del sumo sacerdote, solamente Lucas menciona que Jesús lo sanó (22:51). Es de un médico decir que una mujer tenía “un espíritu de debilidad desde hacía dieciocho años, y estaba encorvada y no podía levantarse de manera alguna”. Y ¿quién sino “Lucas el médico amado” habría registrado tan detalladamente los primeros auxilios que prestó a un hombre el samaritano que “le vendó sus heridas, y vertió en ellas aceite y vino” (13:11; 10:34)?

POR QUÉ ES PROVECHOSO
30 Las buenas nuevas “según Lucas” edifican la confianza de uno en la Palabra de Dios y comunican a su fe la fortaleza que necesita para resistir los golpes de un mundo alejado de Dios. Lucas suministra muchos ejemplos de cumplimientos exactos de las Escrituras Hebreas. Se muestra que Jesús deriva su comisión en términos específicos del libro de Isaías, y parece que Lucas usa esto como tema por todo su libro. (Luc. 4:17-19; Isa. 61:1, 2.) Esa fue una de las ocasiones en que Jesús citó de los Profetas. También citó de la Ley, como cuando rechazó las tres tentaciones del Diablo, y de los Salmos, como cuando preguntó a sus adversarios: “¿Cómo sucede que dicen que el Cristo es hijo de David?”. El relato de Lucas contiene muchas otras citas de las Escrituras Hebreas. (Luc. 4:4, 8, 12; 20:41-44; Deu. 8:3; 6:13, 16; Sal. 110:1.) 31 Cuando Jesús entró en Jerusalén cabalgando en un pollino como se había predicho en Zacarías 9:9, las multitudes lo aclamaron gozosamente y aplicaron a él lo escrito en Salmo 118:26. (Luc. 19:35-38.) En cierto lugar bastan dos versículos de Lucas para abarcar seis puntos que se profetizaron en las Escrituras Hebreas acerca de la oprobiosa muerte de Jesús y su resurrección. (Luc. 18:32, 33; Sal. 22:7; Isa. 50:6; 53:5-7; Jon. 1:17.) Finalmente, después de su resurrección Jesús hace que los discípulos vean claramente la importancia de todas las Escrituras Hebreas. “En seguida les dijo: ‘Estas son mis palabras que les hablé mientras todavía estaba con ustedes, que todas las cosas escritas en la ley de Moisés y en los Profetas y en los Salmos acerca de mí tenían que cumplirse’. Entonces les abrió la mente por completo para que captaran el significado de las Escrituras.” (Luc. 24:44, 45.) Al igual que aquellos primeros discípulos de Jesucristo, nosotros también podemos recibir iluminación y adquirir una fe firme si prestamos atención a los cumplimientos de las Escrituras Hebreas, explicados con tanta exactitud por Lucas y los demás escritores de las Escrituras Griegas Cristianas. 32 Por todo su relato Lucas dirige continuamente a su lector al Reino de Dios. Desde el principio del libro, donde el ángel le promete a María que el niño que ella dará a luz “reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y de su reino no habrá fin”, hasta los capítulos finales, donde Jesús menciona que introducirá a los apóstoles en el pacto para el Reino, Lucas hace resaltar la esperanza del Reino (1:33; 22:28, 29). Muestra a Jesús llevando la delantera en predicar el Reino y enviando a los 12 apóstoles, y más tarde a los 70 discípulos, a hacer la misma obra (4:43; 9:1, 2; 10:1, 8, 9). El hecho de que se necesita una devoción indivisa para entrar en el Reino queda subrayado con estas palabras claras de Jesús: “Deja que los muertos entierren a sus muertos, mas vete tú y declara por todas partes el reino de Dios”, y: “Nadie que ha puesto la mano en el arado y mira a las cosas que deja atrás es muy apto para el reino de Dios” (9:60, 62). 33 Lucas recalca el asunto de la oración. Su Evangelio es sobresaliente en esto. Cuenta que la multitud estaba orando mientras Zacarías estaba en el templo, que Juan el Bautizante nace como respuesta a oraciones por un hijo, y que Ana la profetisa oraba noche y día. Dice que Jesús estaba orando cuando se bautizó, que pasó toda la noche en oración antes de escoger a los 12, y que oró durante la transfiguración. Jesús da a sus discípulos el consejo de “orar siempre y no desistir”, y lo ilustra mediante una viuda persistente que siguió insistiendo en su petición a un juez hasta que este le hizo justicia. Solamente Lucas nos dice que los discípulos le pidieron a Jesús que les enseñara a orar y que un ángel fortaleció a Jesús mientras este oraba en el monte de los Olivos; y solo él registra las palabras de la oración final de Jesús: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” (1:10, 13; 2:37; 3:21; 6:12; 9:28, 29; 18:1-8; 11:1; 22:39-46; 23:46). Como en los días en que Lucas escribió su Evangelio, así hoy la oración es una provisión vital para fortalecer a todos los que hacen la voluntad divina. 34 Con mente muy observadora y una pluma que refleja afluencia y poder descriptivo, Lucas comunica afecto y vida vigorosa a la enseñanza de Jesús. El amor, la bondad, la misericordia y la compasión de Jesús para con los débiles, oprimidos y pisoteados se destacan en marcado contraste con la religión fría, formal, estrecha e hipócrita de los escribas y fariseos (4:18; 18:9). Jesús da estímulo y ayuda constantes a los pobres, los cautivos, los ciegos y los aplastados, y suministra así magníficos precedentes para los que procuran ‘seguir sus pasos con sumo cuidado y atención’. (1 Ped. 2:21.) 35 Tal como Jesús, el Hijo de Dios perfecto y obrador de milagros, manifestó interés amoroso en sus discípulos y en todos los hombres de corazón recto y sincero, nosotros también debemos esforzarnos por efectuar

24

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

nuestro ministerio con amor, sí, “debido a la tierna compasión de nuestro Dios”. (Luc. 1:78.) Con este fin las buenas nuevas “según Lucas” son en verdad sumamente provechosas y útiles. Podemos estar verdaderamente agradecidos a Jehová por haber inspirado a Lucas, “el médico amado”, para que escribiera este relato exacto, edificante y estimulador, que señala a la salvación que viene mediante el Reino por Jesucristo, “el medio de salvar de Dios”. (Col. 4:4; Luc. 3:6.)

Núm. 1: Lucas 1:24-45 Núm. 2: ¿Quiénes participan del pan y del vino en la Cena del Señor? (rs pág. 84 párr. 5–pág. 85 párr. 1) *** rs pág. 84 párr. 5 - pág. 85 párr. 1 Conmemoración (La Cena del Señor) *** ¿Quiénes participan del pan y del vino?

¿Quiénes participaron del pan y del vino cuando Jesús instituyó la Cena del Señor poco antes de su muerte? Los once seguidores fieles a quienes Jesús dijo: “Hago un pacto con ustedes, así como mi Padre ha hecho un pacto conmigo, para un reino” (Luc. 22:29). Todos ellos eran personas a quienes se había invitado a participar con Cristo en su Reino celestial (Juan 14:2, 3). Hoy día, los que participan del pan y del vino tienen que ser también personas a quienes Cristo haya introducido en ese ‘pacto para un reino’. ¿Cuántos participan? Jesús dijo que solo un “rebaño pequeño” recibiría el Reino celestial como recompensa (Luc. 12:32). La cantidad completa sería: 144.000 (Rev. 14:1-3). Se comenzó a seleccionar a los de este grupo en 33 E.C. Es razonable pensar que ahora solo haya una pequeña cantidad de personas que participen de los emblemas.

Núm. 3: ¿Cuántas veces se debe celebrar la Conmemoración, y cuándo? (rs pág. 86 párrs. 1, 2) *** rs pág. 86 párrs. 1, 2 Conmemoración (La Cena del Señor) *** ¿Cuántas veces se debe celebrar la Conmemoración, y cuándo?

Jesús no dijo específicamente cuán a menudo se habría de celebrar. Sencillamente dijo: “Sigan haciendo esto en memoria de mí” (Luc. 22:19). Pablo dijo: “Porque cuantas veces coman este pan y beban esta copa, siguen proclamando la muerte del Señor, hasta que él llegue” (1 Cor. 11:26). “Cuantas veces” no tiene que significar muchas veces al año; puede significar una vez al año durante el espacio de muchos años. Cuando se conmemora un acontecimiento importante, como un aniversario de bodas, o cuando una nación conmemora un acontecimiento importante de su historia, ¿cuántas veces lo hace? Una vez al año en la fecha del aniversario. Esto estaría de acuerdo con el hecho de que la Cena del Señor se instituyó en la fecha de la Pascua judía, celebración anual que ya no tenían que observar los judíos que habían llegado a ser cristianos. Los testigos de Jehová celebran la Conmemoración después de la puesta del Sol el 14 de Nisán, según el cálculo del calendario judío que era común en el primer siglo. El día judío comienza con la puesta del Sol, y se extiende hasta la siguiente puesta del Sol. De modo que, de acuerdo con el calendario judío, Jesús murió el mismo día en que instituyó la Conmemoración. El principio del mes de Nisán tenía lugar con la puesta de sol que acontecía después que la luna nueva más próxima al equinoccio primaveral se hacía visible en Jerusalén. La fecha de la Conmemoración cae 14 días después. (Por consiguiente, la fecha de la Conmemoración quizás no coincida con la de la Pascua que observan los judíos del día moderno. ¿Por qué no? Porque el comienzo de los meses de su calendario se ha fijado de modo que coincida con la luna nueva astronómica, no con la luna nueva que se hace visible sobre Jerusalén, lo cual podría realizarse entre 18 y 30 horas más tarde. Además, la mayoría de los judíos hoy día celebran la Pascua el 15 de Nisán, no el 14 como hizo Jesús en conformidad con lo que se declara en la Ley de Moisés.)

EMT 2013

25

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Marzo
25 de Mzo. Lectura de la Biblia: Lucas 4-6 Núm. 1: Lucas 4:22-39 Núm. 2: ¿De dónde provinieron las diversas razas? (rs pág. 291 párrs. 1-4) Núm. 3: ¿Hay pruebas de que Jesús fue resucitado? (1 Cor. 15:3-7) Lectura de la Biblia: Lucas 4-6 *** w08 3/15 pág. 31 Puntos sobresalientes del libro de Lucas *** Lecciones para nosotros:

4:4. No debemos dejar que pase un solo día sin que hayamos analizado algún tema espiritual. 6:40. Un maestro de la Palabra de Dios debe dar un buen ejemplo a sus estudiantes y poner en práctica lo que predica.

Jesús enseñaba a sus discípulos con el propósito de que llegasen a ser como él, predicadores y maestros de las buenas nuevas del Reino, por lo que dijo: “El alumno no es superior a su maestro, pero todo el que esté perfectamente instruido será como su maestro”. (Lu 6:40.) La historia posterior probó la eficacia de su enseñanza, pues sus discípulos continuaron en la obra que les había enseñado e hicieron discípulos por todo el Imperio romano (Asia, Europa y África) antes del final del primer siglo. Esta fue su obra principal, en armonía con el mandato de Jesucristo de Mateo 28:19, 20. Las palabras de cierre del mandato de Jesús: “Y, ¡miren!, estoy con ustedes todos los días hasta la conclusión del sistema de cosas”, expresan con claridad que los cristianos están obligados a hacer discípulos de gente de todas las naciones hasta este mismo día. No hacen discípulos para sí mismos, los enseñados son discípulos de Jesucristo, pues siguen su enseñanza, no la de hombres. Por eso a los discípulos se les llamó cristianos por providencia divina. (Hch 11:26.) De manera semejante, Isaías también tuvo discípulos, pero no suyos. Eran discípulos que conocían la ley de Jehová y con quienes se hallaba el testimonio de esa ley. (Isa 8:16.) Ser discípulo de Jesús no significa dedicarse a una vida contemplativa. Jesús no buscó su propia satisfacción, sino que siguió un derrotero que le enfrentó a la mayor oposición que el Diablo y sus agentes pudieron presentar. (Ro 15:3.) Jesús dijo que sus discípulos deberían amarle a él más que a sus familiares más allegados y que a sus propias almas, amar a sus hermanos cristianos y producir fruto espiritual. La persona que quiere ser discípulo de Cristo tiene que tomar su madero de tormento y seguir los pasos marcados por él. Para hacerlo, ha de ‘despedirse de todos sus bienes’, y a cambio recibirá muchas más cosas valiosas, si bien con persecuciones, también con la promesa de la vida eterna venidera. (Lu 14:26, 27, 33; Jn 13:35; 15:8; Mr 10:29, 30; véase CRISTIANO.)

*** it-1 págs. 707-708 Discípulo ***

Núm. 1: Lucas 4:22-39 Núm. 2: ¿De dónde provinieron las diversas razas? (rs pág. 291 párrs. 1-4) *** rs pág. 291 párrs. 1-4 Razas de la humanidad *** RAZAS DE LA HUMANIDAD
Definición: Según se usa el término aquí, raza significa una división de la humanidad que posee en proporciones características ciertas combinaciones de rasgos físicos hereditarios que bastan para distinguir al grupo como un tipo humano distinto. Sin embargo, debería notarse que el hecho de que personas de una raza puedan casarse con personas de otra y reproducirse muestra que todas las razas son en realidad un solo “género” en el sentido bíblico, y todas son miembros de la familia humana. Por eso, las diversas razas son simplemente facetas de toda la variación que es posible en la humanidad.

Gén. 5:1, 2; 1:28: “En el día que creó Dios a Adán lo hizo a la semejanza de Dios. Macho y hembra los creó. Después los bendijo y por nombre los llamó Hombre [o Humanidad] en el día que fueron creados.” “Los bendijo Dios y les dijo Dios: ‘Sean fructíferos y háganse muchos y llenen la tierra.’” (Así que todos los humanos son descendientes de la primera pareja humana, Adán y Eva.) Hech. 17:26: “[Dios] hizo de un solo hombre [Adán] toda nación de hombres, para morar sobre la entera superficie de la tierra.” (Por eso, prescindiendo de cuáles sean las razas de que se componga una nación, todos los miembros de ellas son descendientes de Adán.)

¿De dónde provinieron las diversas razas?

26

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Gén 9:18, 19: “Los hijos de Noé que salieron del arca fueron Sem y Cam y Jafet. [...] Estos tres fueron los hijos de Noé, y de éstos se esparció la población de toda la tierra.” (Después que Dios destruyó al mundo impío mediante el diluvio global en los días de Noé, la nueva población de la Tierra —entre ella todas las razas conocidas hoy— se desarrolló de los descendientes de los tres hijos de Noé y sus respectivas esposas.)

Núm. 3: ¿Hay pruebas de que Jesús fue resucitado? (1 Cor. 15:3-7) *** w98 7/1 págs. 13-16 “Los muertos serán levantados” ***
“Porque sonará la trompeta, y los muertos serán levantados incorruptibles, y nosotros seremos cambiados.” (1 CORINTIOS 15:52.) ¿SE LE ha muerto algún ser querido? Entonces conoce el dolor que esta pérdida conlleva. No obstante, la promesa divina mediante el profeta Oseas es un consuelo para los cristianos: “De la mano del Seol los redimiré; de la muerte los recobraré. ¿Dónde están tus aguijones, oh Muerte? ¿Dónde está tu poder destructor, oh Seol?” (Oseas 13:14). 2 La idea de que los muertos regresen a la vida les parece absurda a los escépticos. Pero el Dios Todopoderoso sin duda tiene el poder que se requiere para realizar ese milagro. La verdadera cuestión es si Jehová quiere traer de vuelta a la vida a las personas que han muerto. Job, un hombre justo, preguntó: “Si un hombre físicamente capacitado muere, ¿puede volver a vivir?”. Luego dio esta reconfortante respuesta: “Tú llamarás, y yo mismo te responderé. Por la obra de tus manos sentirás anhelo” (Job 14:14, 15). La palabra “anhelo” significa “deseo vehemente de algo” (compárese con Salmo 84:2). Efectivamente, Jehová espera con interés la resurrección, anhela ver de nuevo a sus siervos fieles desaparecidos, que siguen vivos en su memoria (Mateo 22:31, 32).

JESÚS ARROJA LUZ SOBRE LA RESURRECCIÓN
3 Los hombres de fe de la antigüedad, como Job, solo entendían parcialmente la resurrección. Fue Jesucristo quien arrojó luz plena sobre esta maravillosa esperanza. Mostró el papel clave que él mismo desempeña cuando dijo: “El que ejerce fe en el Hijo tiene vida eterna” (Juan 3:36). ¿Dónde se disfrutará de esa vida? Para la inmensa mayoría de los que tienen fe será en la Tierra (Salmo 37:11). Sin embargo, Jesús dijo a sus discípulos: “No teman, rebaño pequeño, porque su Padre ha aprobado darles el reino” (Lucas 12:32). El Reino de Dios es celestial. Por tanto, esta promesa significa que un “rebaño pequeño” de sus seguidores vivirán con Jesús en el cielo como criaturas espirituales (Juan 14:2, 3; 1 Pedro 1:3, 4). ¡Qué perspectiva más gloriosa! Jesús reveló posteriormente al apóstol Juan que este “rebaño pequeño” se compondría de 144.000 miembros (Revelación 14:1). 4 Pero ¿cómo entrarían en la gloria celestial los 144.000? Jesús “ha arrojado luz sobre la vida y la incorrupción mediante las buenas nuevas”. Mediante su sangre inauguró un “camino nuevo y vivo” al cielo (2 Timoteo 1:10; Hebreos 10:19, 20). Primero, murió, tal como se había predicho en la Biblia (Isaías 53:12). Luego, según más tarde proclamó el apóstol Pedro, a “este Jesús lo resucitó Dios” (Hechos 2:32). Pero a Jesús no se le resucitó como ser humano. Él había dicho con anterioridad: “El pan que yo daré es mi carne a favor de la vida del mundo” (Juan 6:51). Recuperar esa carne invalidaría su sacrificio. De modo que Jesús fue “muerto en la carne, pero hecho vivo en el espíritu” (1 Pedro 3:18). Así “obtuvo liberación eterna para nosotros”, es decir, el “rebaño pequeño” (Hebreos 9:12). Presentó a Dios el valor de su vida humana perfecta como rescate por la humanidad pecadora, y los 144.000 fueron los primeros beneficiarios. 5 Jesús no sería el único resucitado para vivir en el cielo. Pablo dijo a sus compañeros cristianos de Roma que se les había ungido con espíritu santo para que fueran hijos de Dios y coherederos con Cristo si confirmaban su ungimiento siendo fieles hasta el fin (Romanos 8:16, 17). Pablo también explicó: “Si hemos sido unidos con él en la semejanza de su muerte, ciertamente también seremos unidos con él en la semejanza de su resurrección” (Romanos 6:5).

EN DEFENSA DE LA ESPERANZA DE LA RESURRECCIÓN
6 La resurrección es parte de la “doctrina primaria” del cristianismo (Hebreos 6:1, 2). Sin embargo, en Corinto se estaba atacando esta doctrina. Algunos miembros de la congregación, probablemente influidos por la filosofía griega, decían: “No hay resurrección de los muertos” (1 Corintios 15:12). Cuando Pablo se enteró, salió en defensa de la doctrina de la resurrección, especialmente la esperanza de los cristianos ungidos. Examinemos las palabras de Pablo recogidas en el capítulo 15 de Primera a los Corintios. Sería conveniente haber leído ya este capítulo entero, como se recomendó en el artículo anterior. 7 En los dos primeros versículos del capítulo 15 de Primera a los Corintios, Pablo fija el tema: “Les doy a conocer, hermanos, las buenas nuevas que les declaré, las cuales también recibieron, en las cuales también están firmes, mediante las cuales también están siendo salvados, [...] a no ser, de hecho, que se hayan hecho creyentes en balde”. Si los corintios no se asían firmemente de las buenas nuevas, habían aceptado la verdad en vano. Pablo continuó: “Les transmití, entre las primeras cosas, lo que yo también recibí: que Cristo murió

EMT 2013

27

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

por nuestros pecados según las Escrituras; y que fue enterrado, sí, que ha sido levantado al tercer día según las Escrituras; y que se apareció a Cefas, entonces a los doce. Después de eso se apareció a más de quinientos hermanos de una vez, de los cuales la mayoría permanece hasta ahora, pero algunos se han dormido en la muerte. Después de eso se apareció a Santiago, luego a todos los apóstoles; pero último de todos también se me apareció a mí como si fuera a uno nacido prematuramente” (1 Corintios 15:3-8). 8 La creencia en la resurrección de Jesús no era opcional para quienes habían aceptado las buenas nuevas. Había muchos testigos presenciales que podían confirmar que “Cristo murió por nuestros pecados” y que había resucitado. Uno era Cefas, o Pedro, como mejor se le conoce. Después de haber negado a Jesús la noche de su traición y arresto, debió haberle fortalecido mucho que este se le apareciera. Jesús también visitó a “los doce”, el grupo apostólico, una experiencia que sin duda les ayudó a superar el temor y a ser testigos denodados de su resurrección (Juan 20:19-23; Hechos 2:32). 9 Cristo también se apareció a un grupo mayor, “más de quinientos hermanos”. Como Jesús solamente tenía muchos seguidores en Galilea, es posible que esta fuera la ocasión a la que se hace referencia en Mateo 28:1620, cuando Jesús dio el mandato de hacer discípulos. ¡Qué elocuente testimonio podían dar estas personas! Algunas aún estaban vivas en el año 55, cuando Pablo escribió esta primera carta a los corintios. Observe, sin embargo, que de los que habían muerto se dice que se habían “dormido en la muerte”. Aún no se les había resucitado para recibir su recompensa celestial. 10 Otro testigo sobresaliente de la resurrección de Jesús fue Santiago, el hijo de José y de María, la madre de Jesús. Parece ser que antes de la resurrección de Jesús, Santiago no era creyente (Juan 7:5). Pero cuando Jesús se le apareció se hizo creyente, y quizá influyó en la conversión de sus demás hermanos (Hechos 1:13, 14). En la última reunión que Jesús tuvo con sus discípulos, antes de su ascensión al cielo, los comisionó para que fueran “testigos [...] hasta la parte más distante de la tierra” (Hechos 1:6-11). Posteriormente se apareció a Saulo de Tarso, perseguidor de los cristianos (Hechos 22:6-8). Jesús se apareció a Saulo “como si fuera a uno nacido prematuramente”. Fue como si se hubiera resucitado prematuramente a Saulo a la vida espiritual y pudiera ver al Señor glorificado siglos antes del tiempo previsto para la resurrección. Esta experiencia cambió bruscamente la trayectoria de Saulo de oposición asesina a la congregación cristiana y provocó en él una notable transformación (Hechos 9:3-9, 17-19). Saulo llegó a ser el apóstol Pablo, uno de los mayores defensores de la fe cristiana (1 Corintios 15:9, 10).

28

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Abril
1 de Abr. Lectura de la Biblia: Lucas 7-9 Núm. 1: Lucas 7:18-35 Núm. 2: ¿Qué nación llegó a existir en el Pentecostés, y con qué propósito? (Gál. 6:16; 1 Ped. 2:9) Núm. 3: ¿De dónde obtuvo Caín su esposa? (w10 1/9 pág. 25 actualiza rs pág. 291 párr. 5–pág. 292 párr. 1) Lectura de la Biblia: Lucas 7-9 *** w08 3/15 pág. 31 Puntos sobresalientes del libro de Lucas *** Respuestas a preguntas bíblicas:

9:27, 28. Lucas afirma que la transfiguración ocurrió “ocho días” después de que Jesús prometiera a sus discípulos que algunos de ellos no “gustar[ían] la muerte” hasta que hubieran visto la venida de su Reino. En cambio, Mateo y Marcos dicen que ocurrió “seis días después”. ¿A qué se debe la diferencia? (Mat. 17:1; Mar. 9:2.) Al parecer, Lucas incluye dos días adicionales: el de la promesa y el del cumplimiento, es decir, el mismo día de la transfiguración. 9:49, 50. ¿Por qué no impidió Jesús que cierto hombre expulsara demonios, aunque no era discípulo suyo? Jesús no se lo impidió porque la congregación cristiana aún no se había formado. Por lo tanto, no era necesario que el hombre acompañara literalmente a Jesús para que ejerciera fe en su nombre y expulsara demonios (Mar. 9:38-40). 8:15. Para ser de los que “retienen [la palabra] y llevan fruto con aguante”, debemos comprender, asimilar y reconocer el valor de la Palabra de Dios. Cuando leemos la Biblia y las publicaciones cristianas, es necesario que oremos y meditemos.

Lecciones para nosotros:

Núm. 1: Lucas 7:18-35 Núm. 2: ¿Qué nación llegó a existir en el Pentecostés, y con qué propósito? (Gál. 6:16; 1 Ped. 2:9) *** w95 7/1 págs. 11-12 Los Testigos cristianos con ciudadanía celestial *** “EL ISRAEL DE DIOS”
10 Durante los más de mil quinientos años anteriores a la venida de Jesús como el Mesías prometido, la nación carnal de Israel fue el pueblo especial de Jehová. Pese a que recibía recordatorios constantemente, la nación en conjunto fue infiel. Cuando Jesús se presentó, la nación lo rechazó. (Juan 1:11.) Por ello, Jesús dijo a los guías religiosos judíos: “El reino de Dios les será quitado a ustedes y será dado a una nación que produzca sus frutos”. (Mateo 21:43.) Si queremos recibir la salvación, es esencial que reconozcamos a esa ‘nación que produce los frutos del Reino’. 11 La nueva nación es la congregación cristiana ungida que nació en el Pentecostés de 33 E.C. Sus primeros miembros fueron los discípulos judíos de Jesús, que lo aceptaron como su Rey celestial. (Hechos 2:5, 32-36.) Ahora bien, no pertenecían a la nueva nación de Dios en virtud de su ascendencia judía, sino sobre la base de su fe en Jesús. Por ello, este nuevo Israel de Dios era único: era una nación espiritual. Cuando la mayoría de los judíos rehusaron aceptar a Jesús, se invitó primero a los samaritanos y luego a los gentiles a formar parte de la nueva nación, a la que se denominó “el Israel de Dios”. (Gálatas 6:16.) 12 En el antiguo Israel, los no judíos que se hacían prosélitos tenían que someterse a la Ley de Moisés, y los varones tenían que simbolizarlo mediante la circuncisión. (Éxodo 12:48, 49.) Algunos judíos cristianos creían que los no judíos del Israel de Dios debían hacer lo mismo. Sin embargo, Jehová no pensaba igual. El espíritu santo dirigió al apóstol Pedro al hogar de un gentil llamado Cornelio. Cuando este y su familia respondieron a la predicación de Pedro, recibieron espíritu santo aun antes de bautizarse en agua. Esto mostró claramente que Jehová había aceptado a estos gentiles como miembros del Israel de Dios sin exigirles que se sometieran a la Ley de Moisés. (Hechos 10:21-48.) 13 Para algunos creyentes fue difícil aceptar este hecho, y pronto tuvo que llevarse el asunto ante los apóstoles y los ancianos de Jerusalén. Este cuerpo autorizado escuchó el testimonio que indicaba que el espíritu santo estaba actuando en los creyentes no judíos. Repasó las Escrituras y entendió que este suceso cumplía la profecía inspirada. (Isaías 55:5; Amós 9:11, 12.) Luego tomó la siguiente decisión correcta: los cristianos no judíos no tenían que someterse a la Ley de Moisés. (Hechos 15:1, 6-29.) De modo que el Israel espiritual era en realidad una nueva nación, y no sencillamente una secta del judaísmo. 14 De ahí que cuando el discípulo Santiago escribió a los cristianos ungidos del siglo primero, dirigiera su carta a “las doce tribus que están esparcidas por todas partes”. (Santiago 1:1; Revelación 7:3-8.) Por supuesto,

EMT 2013

29

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

los ciudadanos del nuevo Israel no estaban asignados a tribus específicas. No había una división de doce tribus diferentes en el Israel espiritual como las hubo en el Israel carnal. No obstante, la expresión inspirada de Santiago indica que a los ojos de Jehová el Israel de Dios había reemplazado por completo a las doce tribus del Israel natural. Si un israelita natural llegaba a formar parte de la nueva nación, su ascendencia carnal, aunque fuera de la tribu de Judá o de Leví, no significaba nada. (Gálatas 3:28; Filipenses 3:5, 6.)

*** w10 3/15 pág. 24 Un solo rebaño, un solo pastor *** UN SOLO REBAÑO, UN SOLO PASTOR
“Ustedes los que me han seguido también se sentarán sobre doce tronos y juzgarán a las doce tribus de Israel.” (MAT. 19:28) JEHOVÁ amó a Abrahán, y por eso les tuvo el mismo cariño a sus descendientes, los israelitas, y fue leal con ellos. Por más de quince siglos los vio como su pueblo elegido y su “propiedad especial” (léase Deuteronomio 7:6). Pero no dejó de lado a las personas de otras naciones. Si deseaban adorarle, podían unirse a Israel. Estos conversos —llamados prosélitos— eran considerados miembros de aquella nación especial, y como tales, tenían el derecho a ser tratados como hermanos y el deber de someterse a todas las leyes divinas (Lev. 19:33, 34; 24:22). 2 No obstante, llegó el momento en que Jesús hizo esta asombrosa declaración a los judíos: “El reino de Dios les será quitado a ustedes y será dado a una nación que produzca sus frutos” (Mat. 21:43). ¿Quiénes formarían esa nueva nación? ¿Cómo nos beneficiamos hoy día de ese cambio?

LA NUEVA NACIÓN
3 Pedro identificó claramente a la nueva nación al decir a sus hermanos cristianos: “Ustedes son ‘una raza escogida, un sacerdocio real, una nación santa, un pueblo para posesión especial, para que declaren en público las excelencias’ de aquel que los llamó de la oscuridad a su luz maravillosa” (1 Ped. 2:9). En cumplimiento de las profecías, los primeros integrantes de la nueva nación fueron israelitas que aceptaron a Jesús como Mesías (Dan. 9:27a; Mat. 10:6). Pero más tarde se agregaron muchos que no eran judíos, tal y como indicó el apóstol: “Ustedes no eran pueblo, pero ahora son pueblo de Dios” (1 Ped. 2:10). 4 ¿A quiénes dirigió Pedro estas palabras? Al comienzo de su carta vemos que se trata de personas a quienes Jehová “dio un nuevo nacimiento a una esperanza viva mediante la resurrección de Jesucristo de entre los muertos, a una herencia incorruptible e incontaminada e inmarcesible [...] reservada en los cielos para [ellas]” (1 Ped. 1:3, 4). Por consiguiente, la nueva nación está formada por quienes tienen la esperanza de vivir en el cielo, los cristianos ungidos. En Gálatas 6:16 recibe el nombre “Israel de Dios”. Y el apóstol Juan aprendió en sus visiones lo siguiente acerca de estos israelitas espirituales: que son 144.000, que son “comprados de entre la humanidad como primicias para Dios y para el Cordero” y que “serán sacerdotes [...] y reinarán con [Cristo] por los mil años” (Rev. 5:10; 7:4; 14:1, 4; 20:6; Sant. 1:18). 5 El pacto de la Ley celebrado con el Israel carnal no produjo “un reino de sacerdotes” ni “una nación santa” que sirviera para siempre en el cielo (Éxodo 19:5, 6). Jesús dijo a los líderes religiosos judíos: “El reino de Dios les será quitado a ustedes y será dado a una nación que produzca sus frutos” (Mateo 21:43). Dicha nación, el Israel espiritual, está formada por los cristianos ungidos con quienes se hace el nuevo pacto. A estos, el apóstol Pedro escribió: “Ustedes son ‘una raza escogida, un sacerdocio real, una nación santa, un pueblo para posesión especial, para que declaren en público las excelencias’ de aquel que los llamó de la oscuridad a su luz maravillosa. Porque en un tiempo ustedes no eran pueblo, pero ahora son pueblo de Dios” (1 Pedro 2:9, 10). El Israel carnal ya no era el pueblo del pacto de Jehová (Hebreos 8:7-13). Tal como Jesús había predicho, el privilegio de formar parte del Reino mesiánico se les quitó a los israelitas carnales y se dio a los 144.000 miembros del Israel espiritual (Revelación 7:4-8).

*** w06 2/15 pág. 22 párr. 5 Se reúnen las cosas en los cielos y las cosas en la Tierra ***

Núm. 3: ¿De dónde obtuvo Caín su esposa? (w10 1/9 pág. 25 actualiza rs pág. 291 párr. 5–pág. 292 párr. 1) *** w10 9/1 pág. 25 ¿Cómo fue que Caín llegó a tener una esposa? *** NUESTROS LECTORES QUIEREN SABER
“Si Adán y Eva solo tuvieron dos hijos varones, Caín y Abel, ¿de dónde obtuvo Caín su esposa?” Esta suele ser la pregunta capciosa que plantean muchos escépticos. Pero la Biblia proporciona suficientes detalles como para dar una buena respuesta.

30

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

De los capítulos 3 y 4 de Génesis se puede obtener la siguiente información: 1) Eva “lleg[aría] a ser la madre de todo el que viviera”. 2) Para cuando Caín mató a su hermano Abel, es obvio que había pasado cierta cantidad de tiempo desde su nacimiento. 3) Después de su destierro, Caín se convirtió en un hombre “errante y fugitivo” y temía que alguien lo encontrara y lo matara. 4) La señal que Dios estableció para proteger a Caín revela que probablemente sus hermanos u otros parientes intentarían asesinarlo. 5) Después, “en la tierra de la Condición de Fugitivo, [...] Caín tuvo coito con su esposa” (Génesis 3:20; 4:3, 12, 14-17). En vista de lo anterior, se puede deducir que la esposa de Caín fue una descendiente de Eva de la que se desconoce el tiempo exacto de su nacimiento. Génesis 5:4 declara que en los novecientos treinta años que Adán vivió “llegó a ser padre de hijos e hijas”. Ahora bien, la Biblia no especifica si Caín se casó con una de sus hermanas. Es más, el hecho de que primero se hable del destierro de Caín y luego de su esposa indica que pasó tanto tiempo que él pudo haberse casado incluso con una nieta de Adán y Eva. De ahí que el Comentario Bíblico Moody se limite a señalar que “la esposa de Caín pertenecía a la familia de Adán y Eva”. Cabe mencionar la opinión de Adam Clarke, comentarista bíblico del siglo XIX, sobre la razón por la que Dios estableció una señal para Caín. Según este autor, Caín temía por su vida porque ya existían múltiples generaciones de la familia de Adán, suficientes como para “fundar varios pueblos”. Para algunas sociedades modernas, sin embargo, resulta inconcebible que Caín se hubiera casado con una de sus hermanas o con alguna mujer que hubiera nacido de la unión de un hijo y una hija de Adán. Dicha reacción suele deberse a las normas sociales establecidas y al temor a los defectos genéticos. No obstante, Frank LaGard Smith comenta lo siguiente en su obra La Biblia Cronológica: “Es muy probable que estos primeros hermanos y hermanas se hayan casado entre ellos, a pesar del sentido inapropiado que se sentiría si eso hubiera sucedido en las siguientes generaciones”. Es digno de mención, además, que no fue sino hasta 1513 antes de nuestra era —año en que Moisés recibió las leyes para la nación de Israel— que Dios prohibió específicamente las relaciones sexuales entre parientes cercanos (Levítico 18:9, 17, 24). Actualmente, nos separan miles de años del tiempo en que nuestros primeros padres disfrutaron de completa perfección. Es muy posible que en sus días no existieran los mismos problemas genéticos y hereditarios de hoy. Además, estudios recientes, como el publicado en la revista médica Journal of Genetic Counseling, han demostrado que los riesgos de que un hijo de primos hermanos nazca con algún defecto no son tan altos como mucha gente piensa. Es de suponer, pues, que tales cuestiones no representaron un problema en la época de Adán e incluso antes de los días de Noé. Por tanto, podemos llegar a la conclusión de que Caín y su esposa pertenecían a la misma familia.

Gén. 3:20: “Adán llamó a su esposa por nombre Eva, porque ella tenía que llegar a ser la madre de todo el que viviera.” (Así, todos los humanos habían de ser descendientes de Adán y Eva.) Gén. 5:3, 4: “Siguió viviendo Adán ciento treinta años. Entonces llegó a ser padre de un hijo a su semejanza, a su imagen, y lo llamó por nombre Set. Y los días de Adán después de engendrar a Set llegaron a ser ochocientos años. Entretanto llegó a ser padre de hijos e hijas.” (Uno de los hijos de Adán fue Caín, y una de las hijas de Adán tiene que haber llegado a ser esposa de Caín. En aquel tiempo de la historia humana, cuando los seres humanos todavía disfrutaban de un grado excepcional de salud y vitalidad físicas, como lo indica lo que duraba su vida, no había mucha probabilidad de transmitir defectos a la prole por casarse con algún pariente cercano. Pero después de unos 2.500 años de historia humana, cuando la condición física de la humanidad se había deteriorado grandemente, Jehová dio a Israel leyes que prohibían el incesto.) Gén. 4:16, 17: “Con eso se fue Caín de ante el rostro de Jehová y se puso a morar en la tierra de la Condición de Fugitivo [o Nod] al este de Edén. Después Caín tuvo coito con su esposa [“conoció Caín a su mujer”, es decir, íntimamente, VV (1977), VM; “Caín se unió a su mujer”, NBE] y ella llegó a estar encinta y dio a luz a Enoc.” (Note que a Caín no le fue presentada por primera vez su esposa en la tierra a la que huyó, como si ella hubiera sido de otra familia. Más bien, fue allí donde él tuvo relaciones sexuales con ella para engendrar un hijo.)

*** rs pág. 291 párr. 5 - pág. 292 párr. 1 Razas de la humanidad *** ¿De dónde consiguió Caín su esposa, si había una sola familia?

EMT 2013

31

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Abril
8 de Abr. Lectura de la Biblia: Lucas 10-12 Núm. 1: Lucas 12:1-21 Núm. 2: ¿A qué se puede atribuir el desarrollo de las varias características raciales? (rs pág. 292 párrs. 2 – pág. 293 párr. 2) Núm. 3: ¿Por qué vemos a Jehová como nuestro Padre? (Mat. 6:9) Lectura de la Biblia: Lucas 10-12 *** w08 3/15 págs. 31-32 Puntos sobresalientes del libro de Lucas *** Respuestas a preguntas bíblicas:

10:18. ¿A qué se refería Jesús cuando les dijo a los 70 discípulos: “Contemplaba yo a Satanás ya caído como un relámpago del cielo”? Jesús no estaba diciendo que Satanás ya hubiera sido expulsado del cielo. Eso no aconteció sino hasta poco después de que Cristo fuera entronizado como Rey celestial en 1914 (Rev. 12:1-10). Aunque no podemos ser dogmáticos en este asunto, al hablar de un acontecimiento futuro utilizando el tiempo pasado, Jesús aparentemente quería destacar que sin duda ocurriría. 11:1-4. Al comparar estas instrucciones con las palabras ligeramente diferentes de la oración modelo —que se pronunció en el Sermón del Monte cerca de un año y medio antes—, queda claro que nuestras oraciones no deben ser una mera repetición de ciertas palabras (Mat. 6:9-13). 11:5, 13. Aunque Jehová desea contestar nuestras oraciones, debemos ser persistentes al orar (1 Juan 5:14). 11:27, 28. La verdadera felicidad proviene de cumplir fielmente la voluntad de Dios y no de las relaciones familiares o los logros materiales. 11:41. Nuestras dádivas de misericordia deben proceder de un corazón bien dispuesto y lleno de amor. 12:47, 48. Quien recibe más responsabilidades pero no cumple con ellas es más censurable que quien no conoce o comprende a cabalidad sus obligaciones.

Lecciones para nosotros:

Núm. 1: Lucas 12:1-21 Núm. 2: ¿A qué se puede atribuir el desarrollo de las varias características raciales? (rs pág. 292 párrs. 2 – pág. 293 párr. 2) *** rs pág. 292 párr. 2 - pág. 293 párr. 2 Razas de la humanidad *** ¿A qué se puede atribuir el desarrollo de las varias características raciales?

“Todos los hombres que viven hoy pertenecen a una sola especie, Homo sapiens, y se derivan de un tronco común. [...] Las diferencias biológicas entre los seres humanos se deben a diferencias en la constitución hereditaria y a la influencia del ambiente en dicho potencial genético. En la mayor parte de los casos esas diferencias se deben a la interacción de estos dos conjuntos de factores. [...] Muchas veces las diferencias entre personas que pertenecen a una misma raza o a una misma población son mayores que las diferencias medias entre razas o poblaciones.” (Un cuerpo internacional de científicos convocado por la UNESCO, según la cita en Statement on Race, Nueva York, 1972, tercera edición, Ashley Montagu, págs. 149, 150.) “Una raza es simplemente uno de los conjuntos de genes parcialmente aislados en que llegó a estar dividido el género humano durante su esparcimiento geográfico primigenio y después. En términos generales se ha desarrollado una raza en cada una de las cinco principales zonas continentales de la Tierra. [...] El hombre en realidad se ramificó genéticamente durante esta fase de la historia, y podemos medir y estudiar los resultados de dicha ramificación en lo que queda hoy de las razas geográficas antiguas. Como sería de esperar, la ramificación parece estar correlacionada con el grado de aislamiento. [...] Cuando en los continentes tuvo lugar la formación de las razas, quedando ‘embotelladas’ miles de poblaciones en conjuntos aislados de genes por todo el mundo, se establecieron las diferencias por frecuencia de genes que vemos en la actualidad. [...] La paradoja que se nos presenta es que cada grupo de seres humanos parece diferente en lo exterior, y, sin embargo, debajo de estas diferencias hay una similitud fundamental” (Heredity and Human Life [La herencia y la vida humana], Nueva York, 1963, H. L. Carson, págs. 151, 154, 162, 163). (Así, pues, a principios de la historia humana, cuando un grupo de personas quedaba aislado de otros grupos y las personas se casaban con miembros de su propio grupo, en su prole se enfatizaban ciertas combinaciones de características genéticas distintivas.) Esa idea se basa en un entendimiento equivocado de Génesis 9:25, donde se citan las siguientes palabras de Noé: “Maldito sea Canaán. Llegue a ser él el esclavo más bajo para sus hermanos”. Lea usted cuidadosamente ese texto; no dice nada respecto al color de la piel. La maldición se debió a que el hijo de Cam, Canaán, evidentemente había

¿Enseña la Biblia que las personas de la raza negra hayan sido maldecidas?

32

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

cometido un acto vergonzoso, por el cual mereció que se le maldijera. Pero ¿quiénes fueron los descendientes de Canaán? No fueron gente de piel negra, sino pueblos de piel más clara que vivieron al este del mar Mediterráneo. Debido a sus prácticas depravadas, sus ritos demoníacos, su idolatría y su práctica de sacrificar a sus infantes, llegaron a estar bajo juicio divino, y Dios dio a Israel la tierra que ocupaban los cananeos (Gén. 10:15-19). No se destruyó a todos los cananeos; algunos fueron asignados a trabajos forzados, en cumplimiento de la maldición. (Jos. 17:13.) ¿De cuál de los hijos de Noé descendieron las personas de piel oscura? “Los hijos de Cus [otro de los hijos de Cam] fueron Seba y Havila y Sabta y Raama y Sabteca” (Gén. 10:6, 7). Posteriormente, las referencias bíblicas a Cus equivalen por lo general a Etiopía. Seba se usa luego con referencia a otro pueblo de la parte oriental de África y evidentemente cercano a Etiopía (Isa. 43:3, nota, NM, edición con referencias, en inglés.)

Núm. 3: ¿Por qué vemos a Jehová como nuestro Padre? (Mat. 6:9) *** w09 2/15 pág. 17 ¿Ora usted tal como enseñó Jesús? *** JESÚS NOS ENSEÑA A ORAR
12 Jesús no se limitó a decirles a sus discípulos lo que debían evitar al hacer sus oraciones; también les enseñó lo que debían hacer (léase Mateo 6:9-13). Él no les dio el padrenuestro para que lo memorizaran y lo recitaran vez tras vez. Más bien, les dio un modelo que pudieran seguir al orar. Por ejemplo, sus palabras iniciales muestran que Dios debe ocupar el primer lugar: “Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre” (Mat. 6:9). Llamamos a Jehová “Padre nuestro” porque él es nuestro Creador, Aquel que mora “en los cielos”, muy por encima de la Tierra (Deu. 32:6; 2 Cró. 6:21; Hech. 17:24, 28). Además, el término “nuestro” nos recuerda que, al igual que nosotros, nuestros hermanos también disfrutan de una estrecha relación con Dios. Al decir “santificado sea tu nombre”, le estamos pidiendo a Jehová que tome medidas para limpiar su nombre de todo el oprobio de que ha sido objeto desde la rebelión del jardín de Edén. En efecto, Jehová santificará su nombre cuando elimine la maldad de la Tierra (Eze. 36:23).

*** w04 2/1 págs. 8-9 “Señor, enséñanos a orar” *** UN PADRE AMOROSO
3 Jesús mostró desde el principio que nuestras oraciones deben ser reflejo de una relación estrecha, pero respetuosa, con Jehová. Especialmente para beneficio de los discípulos congregados junto a él en la ladera de la montaña, Jesús enseñó a dirigirse a Jehová como el “Padre nuestro que [está] en los cielos” (Mateo 6:9). Según cierto biblista, sea que Jesús hablara en una forma popular de hebreo, o en arameo, el término que empleó para “Padre” se parece a las tiernas expresiones de un bebé, “una voz que imita el balbuceo del niño”. Llamar a Jehová “Padre nuestro” denota una relación de afecto y confianza. 4 Al decir “Padre nuestro”, también nos declaramos parte de una gran familia de hombres y mujeres que reconoce que Jehová es el Dador de la vida (Isaías 64:8; Hechos 17:24, 28). A los cristianos engendrados por espíritu se les adopta como “hijos de Dios”, así que pueden clamar: “¡Abba, Padre!” (Romanos 8:14, 15). Millones de personas se han convertido en sus fieles compañeros dedicando su vida a Jehová y simbolizándolo mediante el bautismo en agua. Todas estas “otras ovejas” también pueden dirigirse a Jehová en el nombre de Jesús y llamarlo “Padre nuestro” (Juan 10:16; 14:6). Continuamente podemos acudir en oración a nuestro Padre celestial para alabarlo, agradecerle todas sus expresiones de bondad y echar nuestras cargas sobre él con plena confianza en que nos cuidará (Filipenses 4:6, 7; 1 Pedro 5:6, 7).

*** w04 9/15 pág. 4 Lo que el padrenuestro significa para usted *** ¿CUÁL ES EL NOMBRE DE DIOS?
“Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.” (Mateo 6:9.) Estas palabras de apertura nos ayudan a acercarnos a Dios, pues nos dirigimos a él como “Padre nuestro”. Al igual que un hijo que se siente naturalmente atraído a un padre amoroso y comprensivo, nosotros podemos dirigirnos a nuestro Padre celestial confiados en que desea escucharnos. “Oh Oidor de la oración, aun a ti vendrá gente de toda carne”, cantó el rey David (Salmo 65:2). 13 “Padre, santificado sea tu nombre.” Dirigirse a Jehová como Padre es un privilegio especial de sus siervos dedicados. Tal como los hijos se acercan con presteza a un padre misericordioso con cualquier preocupación que tengan, deberíamos apartar tiempo regularmente para orar a Dios con dignidad y reverencia (Salmo 103:13, 14). Nuestras oraciones deben reflejar el interés que tenemos en la santificación del nombre de Jehová porque anhelamos verlo libre de todo el oprobio que se ha amontonado sobre él. En efecto, queremos que el nombre de Jehová se distinga y se tenga por santo o sagrado (Salmo 5:11; 63:3, 4; 148:12, 13; Ezequiel 38:23).

*** w99 1/15 pág. 13 párr. 13 ¿Están sus oraciones ‘preparadas como incienso’? ***

EMT 2013

33

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Abril
15 de Abr. Lectura de la Biblia: Lucas 13-17 Núm. 1: Lucas 16:16-31 Núm. 2: ¿Carecemos de valor ante Dios porque somos imperfectos? (Sal. 103:8, 9,14; Gál. 6:9) Núm. 3: ¿Son hijos de Dios todos los seres humanos? (rs pág. 294 párrs. 1-5) Lectura de la Biblia: Lucas 13-17 *** w08 3/15 pág. 32 Puntos sobresalientes del libro de Lucas *** Respuestas a preguntas bíblicas:

14:26. ¿En qué sentido deben los seguidores de Cristo “odiar” a sus parientes? En la Biblia, “odiar” puede referirse a amar a una persona o cosa menos que a otra (Gén. 29:30, 31). Los cristianos deben “odiar” a sus parientes en el sentido de amarlos menos que a Jesús (Mat. 10:37). 17:34-37. ¿Quiénes son “las águilas”, y qué es “el cuerpo” junto al que estas se reúnen? A quienes son ‘llevados’ —es decir, salvados— se les compara con águilas de vista poderosa. “El cuerpo” junto al que se reúnen es el Cristo verdadero durante su presencia invisible y el alimento espiritual que Jehová les suministra (Mat. 24:28).

Lecciones para nosotros:

14:28, 29. Es prudente no vivir por encima de nuestras posibilidades.

Núm. 1: Lucas 16:16-31 Núm. 2: ¿Carecemos de valor ante Dios porque somos imperfectos? (Sal. 103:8, 9,14; Gál. 6:9) *** g 2/08 pág. 10-11 ¿Perdona Dios los pecados graves? *** EL PUNTO DE VISTA BÍBLICO
LA MISERICORDIA es una de las cualidades de Dios más sobresalientes (Salmo 86:15). ¿Hasta dónde llega? Un salmista escribió: “Si errores fuera lo que tú vigilas, oh Jah, oh Jehová, ¿quién podría estar de pie? Porque hay el verdadero perdón contigo, a fin de que se te tema” (Salmo 130:3, 4). Otro pasaje dice: “Tan lejos como está el naciente del poniente, así de lejos ha puesto de nosotros nuestras transgresiones. Como un padre muestra misericordia a sus hijos, Jehová ha mostrado misericordia a los que le temen. Pues él mismo conoce bien la formación de nosotros, y se acuerda de que somos polvo” (Salmo 103:12-14). Está claro que la misericordia de Jehová es inmensa, total, que toma en cuenta nuestras limitaciones e imperfecciones, pues somos “polvo”. Examinemos algunos ejemplos tomados de la Biblia que revelan el alcance de este atributo divino. El apóstol Pedro negó a Cristo tres veces (Marcos 14:66-72). Antes de su conversión, el apóstol Pablo combatió a los cristianos. Cuando estos eran condenados a muerte, daba su voto contra ellos; hasta vio cómo asesinaban a uno de ellos y le pareció muy bien (Hechos 8:1, 3; 9:1, 2, 11; 26:10, 11; Gálatas 1:13). Y algunos miembros de la congregación de Corinto habían sido antes borrachos, extorsionistas y ladrones (1 Corintios 6:9-11). Sin embargo, todos ellos fueron beneficiarios del favor divino. ¿Por qué los perdonó Dios?

TRES PASOS PARA OBTENER LA MISERICORDIA DIVINA
“Se me mostró misericordia, porque era ignorante y obré con falta de fe”, escribió Pablo (1 Timoteo 1:13). Estas francas palabras nos revelan el primer paso que hay que dar para conseguir el perdón divino, a saber, descorrer el velo de la ignorancia conociendo con exactitud a Jehová y sus normas expuestas en la Biblia (2 Timoteo 3:16, 17). En efecto, es imposible agradar al Creador si no lo conocemos bien. “Esto significa vida eterna —dijo Jesús en una oración a su Padre—, el que estén adquiriendo conocimiento de ti, el único Dios verdadero, y de aquel a quien tú enviaste, Jesucristo.” (Juan 17:3.) Cuando alguien sincero adquiere dicho conocimiento, le remuerde la conciencia por las ofensas que ha cometido en el pasado y se siente inclinado a arrepentirse de todo corazón. He aquí el segundo paso para obtener el perdón de Dios. Dice Hechos 3:19: “Arrepiéntanse, por lo tanto, y vuélvanse para que sean borrados sus pecados”. Este versículo menciona asimismo el tercer paso: volverse, lo cual significa abandonar las costumbres y actitudes anteriores y adoptar las normas y el punto de vista de Dios (Hechos 26:20). Dicho llanamente, una persona demuestra con su nueva forma de obrar que en realidad es sincera cuando le dice a Dios: “Lo siento”.

LA PACIENCIA DE DIOS NO ES ILIMITADA
Hay pecados que Dios no perdona. Pablo explica: “Si voluntariosamente practicamos el pecado después de haber recibido el conocimiento exacto de la verdad, no queda ya sacrificio alguno por los pecados, sino que

34

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

hay cierta horrenda expectación de juicio [condenatorio]” (Hebreos 10:26, 27). La frase “si voluntariosamente practicamos el pecado” da a entender que la maldad se ha arraigado en lo más profundo del ser, que el corazón se ha pervertido por completo. Judas Iscariote desarrolló un corazón así. “Hubiera sido mejor para él el que tal hombre no hubiera nacido”, sentenció Jesús (Mateo 26:24, 25). También dijo a ciertos líderes eclesiásticos de su día: “Ustedes proceden de su padre el Diablo [...]. Cuando habla la mentira, habla según su propia disposición, porque es mentiroso y el padre de la mentira” (Juan 8:44). Al igual que Satanás, estos hombres estaban totalmente corrompidos. En lugar de sentir remordimientos por sus acciones, se hicieron más firmes en sus malos caminos. Es cierto que la imperfección y la debilidad hacen que hasta los verdaderos cristianos pequen, y a veces de manera grave; pero sus fallos no son el producto de una mala tendencia fuertemente arraigada (Gálatas 6:1).

MISERICORDIOSO HASTA EL FINAL
Jehová no solo toma nota del pecado, sino también de la actitud del pecador (Isaías 1:16-19). Piense por un momento en los dos malhechores que fueron colgados a ambos lados de Jesús. Era obvio que habían cometido graves crímenes, pues uno de ellos reconoció lo siguiente: “Nosotros, en verdad, justamente, porque estamos recibiendo de lleno lo que merecemos por las cosas que hicimos; pero este [hombre, Jesús,] no ha hecho nada indebido”. Las palabras de este malhechor indican que conocía un poco sobre Jesús, conocimiento que seguramente lo impulsó a cambiar su actitud para bien. Así lo revela el ruego que enseguida le hizo: “Acuérdate de mí cuando entres en tu reino”. ¿Cómo respondió Cristo a esta súplica sincera? “Verdaderamente te digo hoy: Estarás conmigo en el Paraíso.” (Lucas 23:41-43.) Reflexione en esto: las últimas palabras de Jesús como ser humano incluyeron una expresión de piedad para con un hombre que admitió ser merecedor de la pena de muerte. ¡Qué alentador! Por ello podemos tener la seguridad de que tanto Jesucristo como su Padre, Jehová, se compadecerán misericordiosamente de todo aquel que se arrepienta de verdad, sin importar qué pecados haya cometido en el pasado (Romanos 4:7). “MANTENGAN excelente su conducta entre las naciones”, exhortó el apóstol Pedro (1 Pedro 2:12). El término griego que se traduce “excelente” se refiere a algo que es “hermoso, noble, honesto, puro”. En los días en que vivimos quizá parezca totalmente irreal esperar que la gente tenga un comportamiento noble y honesto. Sin embargo, el pueblo de Jehová ha logrado seguir la exhortación del apóstol a tal grado que se le conoce en todo el mundo por su excelente conducta. Lo anterior es especialmente digno de nota cuando pensamos en las tensiones y presiones que afrontamos en estos “tiempos críticos, difíciles de manejar” (2 Timoteo 3:1). Las pruebas son parte de nuestra vida cotidiana, y la oposición al modo de vivir cristiano está a la orden del día. Además, aunque algunas pruebas pasan pronto, otras persisten y hasta aumentan en intensidad. No obstante, el apóstol Pablo exhortó: “No desistamos de hacer lo que es excelente, porque al debido tiempo segaremos si no nos cansamos” (Gálatas 6:9). ¿Cómo es posible hacer —y seguir haciendo— lo que es excelente cuando afrontamos pruebas desgarradoras y hostilidades incesantes?

*** w05 6/1 págs. 29-30 No desistamos de hacer lo que es excelente ***

AYUDA PARA HACER LO QUE ES EXCELENTE
Ser noble, honesto y puro es parte de la persona interior, pues emana del corazón. Por eso, comportarse de manera excelente ante las pruebas y dificultades no es una reacción repentina, sino el resultado de obedecer los principios bíblicos diariamente en todo aspecto de la vida. ¿Qué nos ayudará a lograrlo? Analicemos lo siguiente. Cultivemos la actitud mental de Cristo. Se requiere humildad para aguantar una situación que parece injusta. La persona que tiene una opinión demasiado elevada de sí misma probablemente no tolere el maltrato. Jesús, sin embargo, “se humilló y se hizo obediente hasta la muerte” (Filipenses 2:5, 8). Si lo imitamos a él, no llegaremos a ‘cansarnos y a desfallecer’ en nuestro servicio sagrado (Hebreos 12:2, 3). Seamos obedientes y humildes al cooperar de buena gana con los que llevan la delantera en la congregación (Hebreos 13:17). Debemos aprender a ver a los demás como “superiores” a nosotros y poner los intereses de ellos antes que los nuestros (Filipenses 2:3, 4). Recordemos que Jehová nos ama. Tenemos que estar convencidos de que Jehová “existe y que llega a ser remunerador de los que le buscan solícitamente” (Hebreos 11:6). Él de veras se interesa por nosotros y quiere que alcancemos la vida eterna (1 Timoteo 2:4; 1 Pedro 5:7). Recordar que nada puede destruir el amor que Dios nos tiene nos ayudará a no desistir de hacer lo que es excelente cuando atravesemos pruebas (Romanos 8:38, 39). Cifremos toda nuestra confianza en Jehová. Confiar en Jehová es esencial, sobre todo cuando las pruebas parecen ser interminables o cuando amenazan nuestra vida. Debemos tener plena confianza en que Jehová no

EMT 2013

35

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

permitirá que seamos probados “más allá de lo que [podamos] soportar”, y que siempre “dispondrá la salida” (1 Corintios 10:13). Cuando ciframos nuestra confianza en Jehová, podemos afrontar con valentía incluso la amenaza de muerte (2 Corintios 1:8, 9). Perseveremos en la oración. La oración sincera es fundamental (Romanos 12:12). Es una manera de acercarnos a Jehová (Santiago 4:8). Por experiencia personal sabemos que “no importa qué sea lo que pidamos [...], él nos oye” (1 Juan 5:14). Cuando Jehová permita que situaciones prolongadas pongan a prueba nuestra integridad, pidámosle fortaleza para aguantar (Lucas 22:41-43). La oración nos enseña que nunca estamos solos y que siempre saldremos victoriosos si Jehová está de nuestro lado (Romanos 8:31, 37).

OBRAS EXCELENTES: ‘CAUSA DE ALABANZA Y HONRA’
De vez en cuando, todos los cristianos nos sentimos “contristados por diversas pruebas”. Sin embargo, no debemos “[desistir] de hacer lo que es excelente”. Cuando nos hallemos bajo tensión, cobraremos fuerzas si recordamos que nuestra fidelidad será a la larga “causa de alabanza y gloria y honra” (1 Pedro 1:6, 7). Aprovechemos al máximo todas las provisiones espirituales que Jehová nos da para fortalecernos. Si necesitamos ayuda, hablemos con los que sirven de pastores, maestros y consejeros en la congregación cristiana (Hechos 20:28). Asistamos regularmente a todas las reuniones de congregación, las cuales nos “[incitan] al amor y a las obras excelentes” (Hebreos 10:24). Seguir un programa diario de lectura de la Biblia y de estudio personal y participar con regularidad en el ministerio cristiano nos ayudará a mantenernos alerta y espiritualmente fuertes (Salmo 1:1-3; Mateo 24:14). Cuanto más gustemos el amor y el cuidado de Jehová, mayor será el deseo de ser “celoso[s] de obras excelentes” (Tito 2:14). Recordemos que “el que haya aguantado hasta el fin es el que será salvo” (Mateo 24:13). Por lo tanto, “no desistamos de hacer lo que es excelente”.

Núm. 3: ¿Son hijos de Dios todos los seres humanos? (rs pág. 294 párrs. 1-5) *** rs pág. 294 párrs. 1-5 Razas de la humanidad *** ¿Son hijos de Dios todos los seres humanos?

El ser hijos de Dios no es algo a lo cual nosotros los humanos tengamos derecho por nacimiento. Pero todos somos prole de Adán, quien, cuando fue creado en la perfección, fue “hijo de Dios”. (Luc. 3:38.) Hech. 10:34, 35: “Dios no es parcial, sino que en toda nación el que le teme y obra justicia le es acepto.” Juan 3:16: “Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que ejerce fe en él no sea destruido, sino que tenga vida eterna.” (Para que cualquiera de nosotros llegue a tener la clase de relación con Dios que Adán perdió tiene que ejercer fe genuina en el Hijo de Dios. Ese privilegio está disponible a personas de toda raza.) 1 Juan 3:10: “Los hijos de Dios y los hijos del Diablo se hacen evidentes por este hecho: Todo el que no obra justicia no se origina de Dios, tampoco el que no ama a su hermano.” (Por eso Dios no considera hijos de él a todos los seres humanos. Desde el punto de vista espiritual, los que practican deliberadamente las cosas que Dios condena tienen al Diablo como padre suyo. Véase Juan 8:44. En cambio, los cristianos verdaderos reflejan cualidades que manifiestan devoción piadosa. De entre estos, Dios ha seleccionado a una cantidad limitada para que rijan como reyes con Cristo en el cielo. A estos Dios los llama sus “hijos”. Para más detalles, véase la sección de este manual titulada “Nacer otra vez”.) Rom. 8:19-21: “La expectativa ansiosa de la creación aguarda la revelación de los hijos de Dios [...] la creación misma también será libertada de la esclavitud a la corrupción y tendrá la gloriosa libertad de los hijos de Dios.” (La humanidad experimentará liberación cuando los “hijos de Dios” —después de haber recibido vida celestial— queden ‘revelados’ tomando medidas positivas a favor de la humanidad bajo la dirección de Cristo. Después que los fieles de la Tierra [a quienes se llama “la creación” en este texto bíblico] hayan alcanzado la perfección humana y hayan demostrado lealtad inquebrantable a Jehová como Soberano Universal, entonces también disfrutarán de la excelente relación de hijos de Dios. Personas de todas las razas tendrán parte en esto.)

36

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Abril
22 de Abr. Lectura de la Biblia: Lucas 18-21 Núm. 1: Lucas 18:18-34 Núm. 2: ¿Estarán algún día verdaderamente unidas como hermanos y hermanas personas de toda raza? (rs pág. 295 párrs. 1-4) Núm. 3: ¿Qué es la mansedumbre, cómo la buscamos, y por qué es tan necesaria? (Sof. 2:2, 3) Lectura de la Biblia: Lucas 18-21 *** w06 10/1 pág. 30 Esperar en Jehová nos infunde valor *** “SU LIBERACIÓN SE ACERCA”
20 Cada día es más urgente mantener a Jehová a la diestra. Dentro de poco, la destrucción de la religión falsa marcará para el mundo de Satanás el inicio de una tribulación sin precedentes (Mateo 24:21). El miedo arropará a la humanidad incrédula. Pero en medio del caos, los valerosos siervos de Jehová se alegrarán llenos de esperanza, tal como indicó Jesús: “Al comenzar a suceder estas cosas, levántense erguidos y alcen la cabeza, porque su liberación se acerca” (Lucas 21:28). 21 Por lo tanto, regocijémonos en la esperanza divina y no dejemos que nos engañen ni tienten las astutas distracciones de Satanás. Al mismo tiempo, esforcémonos por cultivar la fe, el amor y el temor de Dios. Así tendremos el valor necesario para oponernos al Diablo y obedecer a Jehová pase lo que pase (Santiago 4:7, 8). Bien nos dice la Biblia: “Sean animosos, y sea fuerte su corazón, todos ustedes los que esperan a Jehová” (Salmo 31:24).

Núm. 1: Lucas 18:18-34 Núm. 2: ¿Estarán algún día verdaderamente unidas como hermanos y hermanas personas de toda raza? (rs pág. 295 párrs. 1-4) *** rs pág. 295 párrs. 1-4 Razas de la humanidad *** ¿Estarán algún día verdaderamente unidas como hermanos y hermanas personas de toda raza?

A los que habían de ser sus verdaderos discípulos, Jesús dijo: “Todos ustedes son hermanos” (Mat. 23:8). Posteriormente agregó: “En esto todos conocerán que ustedes son mis discípulos, si tienen amor entre ustedes mismos”. (Juan 13:35.) A pesar de las imperfecciones humanas, ese sentido de unidad fue realidad entre los cristianos primitivos. El apóstol Pablo escribió: “No hay ni judío ni griego, no hay ni esclavo ni libre, no hay ni macho ni hembra; porque todos ustedes son una persona en unión con Cristo Jesús”. (Gál. 3:28.) La hermandad cristiana sin la mancha de distinciones raciales es una realidad entre los testigos de Jehová del siglo XX. El escritor William Whalen dijo en la publicación U.S. Catholic: “Creo que una de las características más atractivas de [la organización de los testigos de Jehová] ha sido su norma tradicional de igualdad racial”. Después de efectuar un extenso estudio de los testigos de Jehová africanos, el sociólogo Bryan Wilson, de la Universidad de Oxford, declaró: “Los testigos tal vez tengan más éxito que todo otro grupo en lo que tiene que ver con la rapidez con que eliminan la discriminación tribual entre sus nuevos adherentes”. En un reportaje sobre una reunión internacional a la que asistieron Testigos provenientes de 123 países, The New York Times Magazine dijo: “Los Testigos dejaron impresionados a los neoyorquinos, no solo por su cantidad, sino también por su diversidad (entre ellos hay personas de toda condición social), porque no manifiestan consciencia de sus diferencias raciales (muchos Testigos son negros), y por su comportamiento apacible y ordenado”. Dentro de poco el Reino de Dios destruirá al presente sistema de cosas impío, y con él a todos los que no aman genuinamente ni a Jehová Dios ni a su semejante (Dan. 2:44; Luc. 10:25-28). La Palabra de Dios promete que los sobrevivientes serán personas “de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas” (Rev. 7:9). Todas estas personas, unidas por la adoración del Dios verdadero, por su fe en Jesucristo y por su amor de unas para con otras, ciertamente formarán una familia humana unida.

Núm. 3: ¿Qué es la mansedumbre, cómo la buscamos, y por qué es tan necesaria? (Sof. 2:2, 3) *** w10 3/15 pág. 5 Aceptemos los cambios y tendremos el favor de Dios *** MANSEDUMBRE FOMENTA UNA ACTITUD POSITIVA
La mansedumbre nos permite soportar el mal sin impacientarnos, irritarnos, resentirnos ni vengarnos. Como no es fácil cultivar este carácter tranquilo y suave, se comprende que la Biblia haga esta exhortación:

EMT 2013

37

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

“Ustedes los mansos de la tierra, [...] busquen mansedumbre” (Sof. 2:3). Esta virtud guarda relación directa con la modestia, la humildad, la bondad y la apacibilidad, y es necesaria para crecer espiritualmente, pues nos hace dóciles y enseñables. ¿Cómo nos ayuda la mansedumbre a afrontar los cambios? Aunque muchas personas son reacias a aceptarlos, quienes son mansos los ven como oportunidades de recibir una formación más completa de manos de Jehová, como lo ilustra la vida de Moisés. Cuando cumplió 40 años, Moisés ya era un hombre de extraordinarias cualidades. Había demostrado espíritu de sacrificio e interés por las necesidades del pueblo de Dios (Heb. 11:24-26). No obstante, antes de que Jehová le encargara sacar a Israel de Egipto, tuvo que aprender a ser más manso. Se vio obligado a dejar Egipto y residir cuarenta años en Madián, donde no fue más que un insignificante pastor. Pero ¿qué efecto surtieron en él los cambios? Lo hicieron mejor persona (Núm. 12:3). Aprendió a anteponer los intereses espirituales a todo lo demás. Sirva como ejemplo de su mansedumbre lo que hizo cuando Jehová le anunció que elegiría a sus descendientes para convertirlos en una nación poderosa en vez del desobediente Israel (Núm. 14:11-20). Sin pensar en sí mismo, Moisés intercedió a favor de los israelitas. Con sus palabras mostró que lo que más le preocupaba era la gloria de Dios y el bienestar de sus hermanos de raza. Para desempeñar las funciones de mediador y caudillo de Israel, hacía falta alguien manso, y la Biblia dice que “Moisés era con mucho el más manso de todos los hombres” (Núm. 12:1-3, 9-15). Notemos que este comentario sobre el carácter de Moisés se hizo al narrar la ocasión en que Míriam y Aarón se pusieron a criticarlo. Por eso, parece que Moisés supo encarar los insultos con mansedumbre. Pero ¿se imagina cómo habría terminado todo de no haber tenido esa actitud? En otro momento, dos hombres recibieron espíritu santo y se pusieron a profetizar. Josué —el ayudante de Moisés— creyó que estaban actuando mal. Sin embargo, Moisés reflejó la forma de pensar de Dios y no se preocupó por una posible pérdida de autoridad (Núm. 11:26-29). Si no hubiera sido tan manso, ¿habría aceptado de buena gana la decisión de Jehová? Gracias a su mansedumbre, Moisés pudo realizar bien las funciones que Dios le asignó. Cuando Jehová lo invitó a ascender al monte Horeb como representante del pueblo, le habló mediante un ángel y lo nombró mediador del pacto. Como era un hombre tan manso, logró ejercer debidamente su gran autoridad y disfrutar del favor divino. ¿Qué hay de nosotros? La mansedumbre es esencial para crecer espiritualmente. Además, es una condición que se exige de quienes han recibido responsabilidades o asignaciones especiales en la congregación. Esta virtud evita que actuemos de forma orgullosa en momentos de cambio y nos ayuda a afrontar los problemas con la actitud correcta. Como ya hemos visto, nuestra manera de reaccionar es muy importante. ¿Aceptaremos los cambios como oportunidades de mejorar? Bien pudieran ser ocasiones únicas de cultivar la mansedumbre. A lo largo de la vida encaramos cambios constantes, y no siempre logramos entender por qué suceden. Tal vez se nos haga difícil mantener una actitud espiritual por culpa de nuestras limitaciones o de la tensión emocional. Pero la humildad, la modestia, la mansedumbre y otras cualidades cristianas nos ayudarán a aceptar las nuevas situaciones y así conservar el favor de Dios.

*** w05 5/15 pág. 30 párr. 19 ‘Mantengámonos reprimidos’ ante el mal *** UN CONSEJO PARA TODOS LOS CRISTIANOS
19 Dios insta a su pueblo a ‘buscar la mansedumbre’ (Sofonías 2:3). La expresión hebrea para “mansedumbre” denota una disposición que permite a la persona soportar el mal con paciencia, sin molestarse ni vengarse. Pidamos con sinceridad la ayuda de Jehová a fin de poder reprimirnos ante el mal y representarlo debidamente, incluso al afrontar circunstancias difíciles.

*** w01 2/15 pág. 19 párr. 7 Busquen a Jehová antes del día de su cólera *** REQUISITOS PARA CONSERVAR LA VIDA
7 El tercer punto que encontramos en Sofonías 2:3 es que si deseamos que se nos oculte en el día de la cólera de Jehová, debemos ‘buscar mansedumbre’. Todos los días nos relacionamos con hombres, mujeres y jóvenes que son todo menos mansos. Para ellos, la mansedumbre es un defecto, y la sumisión, una grave debilidad. Son exigentes, egoístas y dogmáticos, y creen que deben conseguir a toda costa lo que consideran sus “derechos” y preferencias personales. ¡Qué triste sería que se nos contagiaran algunas de estas actitudes! Este es el momento de ‘buscar mansedumbre’. ¿De qué manera? Siendo sumisos a Dios, aceptando con humildad su disciplina y cumpliendo con su voluntad.

38

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Abril
29 de Abr. Lectura de la Biblia: Lucas 22-24 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático Lectura de la Biblia: Lucas 22-24 *** w08 3/15 pág. 32 Puntos sobresalientes del libro de Lucas *** Respuestas a preguntas bíblicas:

22:44. ¿Por qué experimentó Jesús tanta angustia? Debido a varias razones. Por un lado, le preocupaba la repercusión que su muerte como delincuente tendría en Jehová Dios y en su nombre. Y por otro, estaba muy consciente de que su vida eterna y el futuro de toda la familia humana dependían de que se mantuviera fiel. 23:44. ¿Fue provocada por un eclipse solar la oscuridad que duró tres horas? No, pues los eclipses solares solo se producen en la fase de luna nueva, y no en la de luna llena, como ocurrió durante la Pascua. La oscuridad que hubo el día de la muerte de Jesús fue un milagro de Dios.

22:36-38. Jesús no les pidió a sus discípulos que portaran un arma para protección o defensa propia. Ahora bien, el que llevaran espadas la noche en que Jesús fue traicionado permitió que les enseñara una lección fundamental: “Todos los que toman la espada perecerán por la espada” (Mat. 26:52).

Lecciones para nosotros:

EMT 2013

39

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Mayo
6 de Mayo. Lectura de la Biblia: Juan 1-4 Núm. 1: Juan 3:22-36 Núm. 2: ¿Qué significa seguir “andando por espíritu”? (Gál. 5:16) Núm. 3: ¿En qué sentido fue diferente la muerte de Jesucristo de la de otros que han llegado a ser mártires? (rs pág. 320 párrs. 1-4) Lectura de la Biblia: Juan 1-4 *** w08 4/15 pág. 30 Puntos sobresalientes del libro de Juan *** LA PALABRA DE JEHOVÁ ES VIVA
JUAN, el “discípulo a quien Jesús amaba”, fue el último en escribir un relato inspirado de la vida y el ministerio de Cristo (Juan 21:20). Este Evangelio se escribió alrededor del año 98 de nuestra era, y mucha de la información que contiene no aparece en los otros tres relatos evangélicos. El apóstol Juan escribió con un objetivo bien definido, que él mismo expone: “Estas [cosas] han sido escritas para que ustedes crean que Jesús es el Cristo el Hijo de Dios, y que, a causa de creer, tengan vida por medio de su nombre” (Juan 20:31). Su mensaje es, sin duda, de gran valor para nosotros (Heb. 4:12).

1:35, 40. ¿Quién era el otro discípulo de Juan el Bautista que estaba con Andrés? Como el narrador siempre se refiere a Juan el Bautista como “Juan” y nunca se identifica a sí mismo por nombre, está claro que el otro discípulo —del que no se dice el nombre en este pasaje— es el propio Juan, el escritor del Evangelio. 2:20. ¿Por qué dijeron los judíos que el templo había sido “edificado en cuarenta y seis años”? Porque cuando lo dijeron —en el año 30 de nuestra era—, la reconstrucción del templo de Zorobabel a cargo de Herodes, rey de Judea, todavía seguía en marcha. Según el historiador Josefo, las obras comenzaron en el año decimoctavo del reinado de Herodes, es decir, entre el año 18 y el 17 antes de nuestra era. Aunque el santuario y otras estructuras principales se terminaron en ocho años, el resto de las obras no habían concluido para la Pascua del año 30. 2:4. Aquí Jesús le señala a María que, habiéndose bautizado y en calidad de Hijo ungido de Dios, solo recibe órdenes de su Padre celestial. Aunque su ministerio apenas ha comenzado, Jesús ya está plenamente consciente de la hora, o el momento, en que debe realizar la obra que tiene asignada, lo que incluye su muerte en sacrificio. De modo que no puede permitir que nadie, ni siquiera un familiar tan cercano como María, interfiera en cómo cumple la voluntad divina. Nosotros debemos servir a Jehová con igual decisión. 3:1-9. El caso de Nicodemo, “un gobernante de los judíos”, nos enseña dos lecciones. La primera es que, al estar dispuesto a reconocer al hijo de un simple carpintero como maestro enviado por Dios, manifestó humildad, perspicacia y conciencia de su propia necesidad espiritual. Hoy también, el verdadero cristiano necesita humildad. La segunda es que, a pesar de ello, no se atrevió a hacerse cristiano mientras Jesús vivió en la Tierra. ¿Por qué? Tal vez por temor al hombre, por apego a su puesto en el Sanedrín o por amor a las riquezas. En nuestro caso, no debemos permitir que tendencias de ese tipo nos impidan tomar nuestro madero de tormento y seguir a Jesús de continuo (Luc. 9:23).

Respuestas a preguntas bíblicas:

Lecciones para nosotros:

*** si págs. 193-199 Libro bíblico número 43: Juan ***

3 Los cristianos que vivían a principios del siglo II aceptaron a Juan como el escritor de este relato y también consideraron este escrito como parte indisputable del canon de las Escrituras inspiradas. Clemente de Alejandría, Ireneo, Tertuliano y Orígenes, todos los cuales eran de fines del siglo II y principios del III, testifican que Juan fue el escritor. Además, en el libro mismo se puede hallar mucha prueba interna de que Juan fue el escritor. Es obvio que el escritor era judío y que conocía bien las costumbres y el país de los judíos (2:6; 4:5; 5:2; 10:22, 23). La intimidad misma del relato indica que el escritor no era solamente apóstol, sino también uno del círculo íntimo de tres —Pedro, Santiago y Juan— que acompañó a Jesús en ocasiones especiales. (Mat. 17:1; Mar. 5:37; 14:33.) De estos se elimina a Santiago (el hijo de Zebedeo) porque fue martirizado por Herodes Agripa I alrededor de 44 E.C., mucho antes de que se escribiera este libro. (Hech. 12:2.) Pedro queda excluido porque en Juan 21:20-24 se dice que estaba con el escritor.

POR QUÉ ES PROVECHOSO
30 Las buenas nuevas “según Juan”, poderosas por ser directas y convincentes por su descripción íntima y enternecedora de la Palabra, quien llegó a ser Cristo, nos ayudan a ver de cerca en palabra y en acción a este Hijo ungido de Dios. Aunque el estilo y el vocabulario de Juan son sencillos, lo cual indica que era un hombre ‘iletrado y del vulgo’, reflejan un extraordinario poder de expresión. (Hech. 4:13.) Su Evangelio alcanza su

40

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

máxima sublimidad al dar a conocer el amor íntimo entre el Padre y el Hijo, así como la relación bendita y amorosa en que podemos entrar por estar en unión con ellos. Juan usa las palabras “amor” y “amado” con más frecuencia que los otros tres Evangelios juntos. 31 ¡Qué gloriosa relación existía en el principio entre la Palabra y Dios el Padre! Por la providencia de Dios “la Palabra vino a ser carne y residió entre nosotros, y tuvimos una vista de su gloria, gloria como la que pertenece a un hijo unigénito de parte de un padre; y estaba lleno de bondad inmerecida y verdad”. (Juan 1:14.) Luego, a través del relato de Juan, Jesús recalca que su relación es una de sujeción a la voluntad del Padre en obediencia incondicional (4:34; 5:19, 30; 7:16; 10:29, 30; 11:41, 42; 12:27, 49, 50; 14:10). Su expresión de esta relación íntima culmina gloriosamente en la conmovedora oración que hallamos en el capítulo 17 de Juan, donde Jesús informa a su Padre que ha terminado la obra que Él le encargó hacer en la Tierra, y añade: “Así que ahora, Padre, glorifícame al lado de ti mismo con la gloria que tenía al lado de ti antes que el mundo fuera” (17:5). 32 ¿Qué hay de la relación de Jesús con sus discípulos? Constantemente se destaca el papel que desempeña Jesús como el único medio por el cual se extienden las bendiciones de Dios a ellos y a toda la humanidad (14:13, 14; 15:16; 16:23, 24). Se llama a Jesús “el Cordero de Dios”, “el pan de la vida”, “la luz del mundo”, “el pastor excelente”, “la resurrección y la vida”, “el camino y la verdad y la vida” y “la vid verdadera” (1:29; 6:35; 8:12; 10:11; 11:25; 14:6; 15:1). Con esta ilustración de “la vid verdadera” Jesús da a conocer la maravillosa unidad que existe no solo entre sus verdaderos seguidores y él mismo, sino también con el Padre. Al llevar mucho fruto, ellos glorificarán al Padre de él. Jesús aconseja: “Así como me ha amado el Padre y yo los he amado a ustedes, permanezcan en mi amor” (15:9). 33 ¡Cuán fervientemente ora entonces a Jehová para que todos estos amados, y también ‘los que pongan fe en él mediante la palabra de ellos’, sean uno con su Padre y con él mismo, santificados por la palabra de la verdad! En realidad, todo el propósito del ministerio de Jesús queda maravillosamente expresado en las palabras finales de esa oración hecha a su Padre: “Yo les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer, para que el amor con que me amaste esté en ellos, y yo en unión con ellos” (17:20, 26). 34 Aunque Jesús dejaba a sus discípulos en el mundo, no los dejaría sin ayudante, “el espíritu de la verdad”. Además, les dio consejos oportunos sobre su relación con el mundo y les mostró cómo vencer como “hijos de la luz” (14:16, 17; 3:19-21; 12:36). “Si permanecen en mi palabra, verdaderamente son mis discípulos —dijo Jesús—, y conocerán la verdad, y la verdad los libertará.” Por contraste, a los hijos de la oscuridad dijo: “Ustedes proceden de su padre el Diablo, y quieren hacer los deseos de su padre. [...] [Él] no permaneció firme en la verdad, porque la verdad no está en él”. Resolvámonos, pues, a estar siempre firmes en la verdad, sí, a ‘adorar al Padre con espíritu y con verdad’, y derivar fuerzas de las palabras de Jesús: “¡Cobren ánimo!, yo he vencido al mundo” (8:31, 32, 44; 4:23; 16:33). 35 Todo esto está relacionado, además, con el Reino de Dios. Jesús declaró cuando se le enjuiciaba: “Mi reino no es parte de este mundo. Si mi reino fuera parte de este mundo, mis servidores habrían peleado para que yo no fuera entregado a los judíos. Pero, como es el caso, mi reino no es de esta fuente”. Entonces, en respuesta a la pregunta de Pilato, dijo: “Tú mismo dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio acerca de la verdad. Todo el que está de parte de la verdad escucha mi voz” (18:36, 37). Ciertamente son felices los que escuchan y ‘nacen de nuevo’ para “entrar en el reino de Dios” en unión con el Rey. Felices son las “otras ovejas” que escuchan la voz de este Pastor-Rey y obtienen la vida. En realidad, hay motivo para agradecer la provisión del Evangelio de Juan, pues fue escrito “para que ustedes crean que Jesús es el Cristo el Hijo de Dios, y que, a causa de creer, tengan vida por medio de su nombre” (3:3, 5; 10:16; 20:31).

*** w95 5/15 pág. 13 párr. 12 Destellos de luz en tiempos apostólicos *** LUZ EN LOS EVANGELIOS
12 Luego tenemos el Evangelio de Juan, que se redactó más de treinta años después del de Marcos. Mucha fue la luz que arrojó Juan sobre el ministerio de Jesús, sobre todo al referirse en multitud de ocasiones a su existencia prehumana. Es el único que relata la resurrección de Lázaro y muchas de las excelentes observaciones que Jesús hizo a sus apóstoles fieles, así como su conmovedora oración la noche en que fue traicionado, recogida en los capítulos 13 a 17. De hecho, se afirma que el 92% del Evangelio de Juan contiene información singular

Núm. 1: Juan 3:22-36 Núm. 2: ¿Qué significa seguir “andando por espíritu”? (Gál. 5:16) *** w10 3/15 págs. 15-18 párrs. 3-17 Andemos por espíritu y vivamos fieles a nuestra dedicación ***
3 Mediante el bautismo en agua, el cristiano indica que se ha dedicado sin reservas a Jehová. Este paso simbólico lo han tenido que dar tanto las personas que reciben la llamada celestial como los millones de hombres y mujeres que esperan vivir para siempre en la Tierra. Así pues, independientemente de qué esperanza albergue

EMT 2013

41

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

uno, para agradar a Dios es vital bautizarse en el nombre del Padre y del Hijo y del espíritu santo. Pero además, después del bautismo es necesario que todos los cristianos “sigan andando por espíritu” (léase Gálatas 5:16). Preguntémonos: “¿Estoy yo andando por espíritu y viviendo fiel a mi dedicación?”.

QUÉ IMPLICA SEGUIR “ANDANDO POR ESPÍRITU”
4 Seguir “andando por espíritu” implica dejar que la fuerza activa de Dios actúe siempre en nuestra vida. En otras palabras, aceptamos que gobierne nuestras actividades cotidianas. El capítulo 5 de Gálatas expresa muy bien el contraste entre someterse a la dirección del espíritu y ceder a la influencia de la carne (léase Gálatas 5:17, 18). 5 Quienes viven bajo la influencia del espíritu se esfuerzan por evitar las obras de la carne, es decir, de nuestra naturaleza pecadora. Entre ellas se incluyen las siguientes: “fornicación, inmundicia, conducta relajada, idolatría, [...] espiritismo, enemistades, contiendas, celos, arrebatos de cólera, altercaciones, divisiones, sectas, envidias, borracheras [y] diversiones estrepitosas” (Gál. 5:19-21). En cierto sentido, los cristianos “hacen morir las prácticas del cuerpo”. ¿Cómo lo logran? “Por el espíritu.” (Rom. 8:5, 13.) Como no se dejan controlar por los deseos pecaminosos, les resulta más fácil fijar la mente en las cosas del espíritu y seguir su dirección. 6 Al operar en nosotros esta fuerza divina, podemos producir “el fruto del espíritu”, o sea, el conjunto de cualidades que agradan a Dios (Gál. 5:22, 23). Claro, sabemos que también tenemos que esforzarnos personalmente. Ilustrémoslo con el ejemplo de un agricultor. Para cultivar la tierra necesita, como es obvio, agua y sol. Sin ellos no va a cosechar nada. En cierto modo, el espíritu santo es comparable al sol, ya que es fundamental para producir el fruto del espíritu. Pero no olvidemos que el agricultor no consigue mucho a menos que trabaje con empeño (Pro. 10:4). De igual manera, si queremos tener una cosecha del fruto del espíritu que sea abundante y de calidad, tenemos que cultivar bien la tierra del corazón. Por eso, preguntémonos: “¿Colaboro con el espíritu y así permito que dé fruto en mi vida?”. 7 Para conseguir una buena cosecha, también es esencial el agua. Y lo mismo ocurre con el cultivo del fruto del espíritu: resultan imprescindibles las aguas de la verdad bíblica que hoy obtenemos a través de la congregación cristiana (Isa. 55:1). Seguramente hemos explicado en muchas ocasiones que las Santas Escrituras son obra del espíritu, y que podemos entenderlas bien gracias a las oportunas ayudas del esclavo fiel y discreto (Mat. 24:45-47; 2 Tim. 3:16). La conclusión es evidente: si queremos que el espíritu influya en nosotros, tenemos que leer la Palabra de Dios y meditar en lo que aprendemos. De este modo imitaremos a los fieles profetas que “hicieron una indagación diligente y una búsqueda cuidadosa” en la información que hasta entonces se había revelado. También seguiremos el ejemplo de los propios ángeles, quienes se han interesado profundamente en las verdades espirituales relacionadas con la Descendencia prometida y con la congregación de cristianos ungidos (léase 1 Pedro 1:10-12).

¿CÓMO INFLUYE EN NOSOTROS EL ESPÍRITU?
8 Claro, ni el estudio bíblico ni la meditación son suficientes. También es preciso orar siempre por ayuda y guía, pues Dios “puede hacer más que sobreabundantemente [...] todas las cosas que pedimos o concebimos” (Efe. 3:20; Luc. 11:13). Pero tal vez alguien diga: “¿Por qué tienen los cristianos que seguir rogándole a Dios, si él ya sabe ‘qué cosas necesitan [...] antes que se las pidan’?” (Mat. 6:8). Para empezar, porque al pedirle espíritu santo demostramos que confiamos en él. Pensemos en las razones que nos llevan a ayudar a una persona. ¿No es cierto que a veces lo hacemos porque nos gusta que haya confiado en nosotros y nos haya pedido ayuda? (Compárese con Proverbios 3:27.) Del mismo modo, a Jehová le complace que acudamos a él para pedirle su espíritu, y sin falta nos lo dará (Pro. 15:8). 9 Otro marco donde nos exponemos a la influencia del espíritu es en nuestras reuniones y asambleas. Es muy importante que nos esforcemos por asistir fielmente y prestar buena atención. Así lograremos comprender “las cosas profundas de Dios” (1 Cor. 2:10). Una buena costumbre es hacer comentarios con regularidad. Pudiéramos preguntarnos: “En las últimas cuatro semanas, ¿cuántas veces levanté la mano para ofrecer mis comentarios y así expresar en público mi fe? ¿Podré mejorar en este campo?”. Si es necesario, pongámonos metas para las próximas semanas. Jehová observará nuestro deseo de participar y nos ayudará con su espíritu a aprovecharnos aún más de las reuniones. 10 Andar por espíritu exige aceptar la invitación que hallamos en Revelación 22:17: “El espíritu y la novia siguen diciendo: ‘¡Ven!’. Y cualquiera que oiga, diga: ‘¡Ven!’. Y cualquiera que tenga sed, venga; cualquiera que desee, tome gratis el agua de la vida”. El espíritu, que obra a través de “la novia” (la congregación ungida), convoca a todos a beber del agua de la vida. ¿Qué puede decirse de usted? ¿Ha aceptado ya esa exhortación y está decidido a repetirla? ¡Qué honor colaborar en esta obra salvadora! 11 Esta obra trascendental se realiza bajo la guía del espíritu, tal como sucedió en el siglo primero. En efecto, en aquel entonces la fuerza activa de Dios llevó a que se abrieran nuevos territorios misionales. Por ejemplo, leemos que “el espíritu santo les había prohibido [a Pablo y sus compañeros] hablar la palabra en el distrito de Asia”; y tampoco les permitió entrar en Bitinia. Aunque desconocemos cómo les impidió ir a estos lugares, sí sabemos que guió al apóstol al enorme campo de Europa, y que lo hizo transmitiéndole una visión en la que un hombre de Macedonia pedía ayuda (Hech. 16:6-10).

42

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

12 Hoy Jehová también dirige la predicación mundial mediante su espíritu. Aunque ya no concede visiones milagrosas, sigue empleando su fuerza activa para guiar a los ungidos. Y también la usa para impulsar a todos los cristianos a trabajar con celo en la predicación y la enseñanza. Aunque seguramente ya estemos participando en esta obra, tal vez podamos tener la dicha de ampliar nuestro servicio. 13 Otra forma de someternos a la dirección del espíritu santo es aplicar las directrices que recibe el pueblo de Dios. Tomemos por ejemplo a una joven de Japón llamada Mihoko. Cuando comenzó el precursorado, se sentía incapaz de hacer revisitas, pues pensaba que no lograría mantener el interés de sus oyentes. Pero luego leyó consejos prácticos sobre ese tema en Nuestro Ministerio del Reino, y más tarde se publicó el folleto Cómo lograr una vida llena de satisfacción, que ha sido de especial utilidad en el campo japonés. La hermana puso en práctica las recomendaciones sobre el uso del folleto y, particularmente, sobre cómo hacer visitas de seguimiento breves. Enseguida vio cómo aceptaba un estudio bíblico mucha gente que hasta entonces lo había rechazado. Llegó a decir: “Tenía tantos estudios —a veces hasta doce—, que tuve que poner a algunas personas en lista de espera”. Ciertamente, cuando los siervos de Jehová seguimos las instrucciones que recibimos, demostramos que estamos andando por espíritu y además cosechamos grandes bendiciones.

APOYÉMONOS EN EL ESPÍRITU DE DIOS
14 Dado que Dios nos ha concedido un ministerio, tenemos que cumplirlo (Rom. 10:14). Quizás no nos sintamos preparados, pero Dios nos capacita para la labor, seamos o no cristianos ungidos (léase 2 Corintios 3:5). Si hacemos todo lo que está a nuestro alcance y nos apoyamos en el espíritu, lograremos vivir a la altura de nuestra dedicación. 15 Siendo imperfectos como somos, no nos resulta fácil cumplir con los deberes de nuestra dedicación a Jehová, el Dios perfecto. Algunos de nuestros anteriores compañeros tal vez se molesten al ver los cambios que hemos hecho y “[hablen] injuriosamente” de nosotros (1 Ped. 4:4). Pero no olvidemos que ahora tenemos nuevos amigos, los más importantes de los cuales son Jehová y Jesucristo (léase Santiago 2:21-23). Y es fundamental que estrechemos nuestros lazos con los cristianos de nuestra congregación, quienes forman parte de “la asociación [mundial] de hermanos” (1 Ped. 2:17; Pro. 17:17). Mediante su espíritu, Jehová nos ayudará a encontrar amistades sanas y edificantes. 16 Incluso con la ayuda de los hermanos, es difícil afrontar los problemas del día a día. Hay ocasiones en que la situación es tan complicada que nos sentimos desorientados, como si fuéramos por un túnel sin divisar la salida. En estos casos, más que nunca, hay que acudir a Jehová y pedirle su espíritu. Fijémonos en el ejemplo de Pablo, quien escribió: “Cuando soy débil, entonces soy poderoso” (léanse 2 Corintios 4:7-10 y 12:10). Él sabía muy bien que el espíritu nos fortalece cuando nos sentimos débiles y desvalidos, y que compensa nuestras flaquezas. Pero ¿por qué dijo: “Me complazco en debilidades”? Porque cuando le fallaban las fuerzas, observaba cómo lo sostenía el espíritu. Y todos nosotros podemos experimentar lo mismo en nuestra vida (Rom. 15:13). 17 Como hemos visto, la fuerza activa de Dios es imprescindible para vivir fieles a nuestra dedicación. Somos como el capitán de un barco que viaja hacia la vida eterna, la cual nos permitirá servir a Jehová para siempre. Y el viento que necesitamos para llegar sanos y salvos es el espíritu santo. Tenemos que buscar este viento y orientar nuestras velas hacia él. En ningún caso queremos que nos saque de trayectoria el espíritu del mundo de Satanás (1 Cor. 2:12). Con la guía de la Biblia y de la organización de Jehová, lograremos mantener el rumbo debido.

Núm. 3: ¿En qué sentido fue diferente la muerte de Jesucristo de la de otros que han llegado a ser mártires? (rs pág. 320 párrs. 1-4) *** rs pág. 320 párrs. 1-4 Rescate *** ¿En qué sentido fue diferente la muerte de Jesucristo de la de otros que han llegado a ser mártires?

Jesús era un humano perfecto. Nació sin mancha del pecado y mantuvo tal perfección durante toda su vida. “Él no cometió pecado.” Era “incontaminado, separado de los pecadores”. (1 Ped. 2:22; Heb. 7:26.) Era de modo singular el Hijo de Dios. Dios mismo testificó de esto audiblemente desde los cielos (Mat. 3:17; 17:5). Este Hijo había vivido anteriormente en el cielo; mediante él Dios dio existencia a todas las demás personas y cosas creadas de todo el universo. Para llevar a cabo Su voluntad, Dios transfirió milagrosamente la vida de su Hijo a la matriz de una joven virgen de manera que su Hijo naciera como humano. Para enfatizar que verdaderamente había llegado a ser humano, Jesús se refirió a sí mismo como el Hijo del hombre. (Col. 1:15-20; Juan 1:14; Luc. 5:24.) No estaba impotente ante sus ejecutores. Dijo: “Entrego mi alma [...] Nadie me la ha quitado, sino que la entrego de mi propia iniciativa” (Juan 10:17, 18). Él rehusó apelar a las fuerzas angelicales para que intervinieran en su favor (Mat. 26:53, 54). Aunque se permitió que los inicuos llevaran a cabo sus planes de matarlo, Su muerte fue verdaderamente en sacrificio. Su sangre derramada tiene valor para proveer liberación a otros. “El Hijo del hombre no vino para que se le sirviese, sino para servir y para dar su alma en rescate en cambio por muchos” (Mar. 10:45). Así que tras su muerte había mucho más que un caso de alguien que sufriera martirio por negarse a transigir en cuanto a sus creencias.

EMT 2013

43

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Mayo
13 de Mayo. Lectura de la Biblia: Juan 5-7 Núm. 1: Juan 6:22-40 Núm. 2: ¿Por qué fue necesario el rescate? (rs pág. 321 párrs. 2-4) Núm. 3: ¿Cómo podemos aplicar el principio de Números 15:37-40? Lectura de la Biblia: Juan 5-7 *** w08 4/15 pág. 31 párrs. 5-7 Puntos sobresalientes del libro de Juan *** Respuestas a preguntas bíblicas:

5:24, 25. ¿Quiénes pasan “de la muerte a la vida”? Jesús está hablando de los que estaban muertos en sentido espiritual, pero que, al escuchar sus palabras, ponen fe en él y abandonan su estilo de vida pecaminoso. Pasan “de la muerte a la vida” en el sentido de que se les perdona la condena de muerte y reciben la esperanza de vivir eternamente debido a su fe en Dios (1 Ped. 4:3-6). 5:26; 6:53. ¿Qué significa ‘tener vida en sí mismo’? En el caso de Jesucristo, significa que Dios le otorga dos facultades: la de hacer posible que los seres humanos obtengan una buena posición delante de Jehová y la de impartir vida mediante la resurrección de los muertos. En el caso de los discípulos de Jesús, significa disfrutar de la plenitud de vida. Los cristianos ungidos la reciben cuando son resucitados a la vida en los cielos. Los siervos fieles de Dios con esperanza terrenal experimentarán la plenitud de vida cuando pasen la prueba final que ocurrirá justo después de concluir el Reinado Milenario de Cristo (1 Cor. 15:52, 53; Rev. 20:5, 7-10). 6:64. Cuando Jesús escogió a Judas Iscariote, ¿ya sabía que lo iba a traicionar? Al parecer, no. Sin embargo, más tarde, en el año 32, Jesús les dijo a los apóstoles: “Uno de ustedes es calumniador”. Así, es posible que en ese momento Jesús haya notado en Judas Iscariote un “principio” o comienzo de un mal proceder (Juan 6:66-71).

6:27. Trabajar “por el alimento que permanece para vida eterna” significa hacer el esfuerzo por cubrir nuestra necesidad espiritual. Si lo hacemos, seremos felices (Mat. 5:3). 6:44. Jehová se interesa por cada uno de nosotros y lo demuestra al atraernos a su Hijo. ¿Cómo nos atrae? Con la predicación, que oímos a nivel personal, y con su espíritu santo, que permite que comprendamos y apliquemos en nuestra vida las verdades espirituales.

Lecciones para nosotros:

Núm. 1: Juan 6:22-40 Núm. 2: ¿Por qué fue necesario el rescate? (rs pág. 321 párrs. 2-4) *** rs pág. 321 párrs. 2-4 Rescate *** ¿Por qué fue necesario que el rescate se proveyera como se proveyó para que podamos tener vida eterna?

Rom. 5:12: “Por medio de un solo hombre [Adán] el pecado entró en el mundo y la muerte por medio del pecado, y así la muerte se extendió a todos los hombres porque todos habían pecado.” (Prescindiendo de lo rectos que seamos en la vida, todos somos pecadores desde el nacimiento [Sal. 51:5]. De ninguna manera podemos ganarnos por nuestros propios méritos el derecho de vivir para siempre.) Rom. 6:23: “El salario que el pecado paga es muerte.” Sal. 49:6-9: “Los que están confiando en sus medios de mantenimiento, y que siguen jactándose acerca de la abundancia de sus riquezas, ninguno de ellos puede de manera alguna redimir siquiera a un hermano, ni dar a Dios un rescate por él; (y el precio de redención del alma de ellos es tan precioso que ha cesado hasta tiempo indefinido) para que todavía viva para siempre y no vea el hoyo.” (Ningún humano imperfecto puede suministrar el medio de librar del pecado y la muerte a otra persona. Su dinero no puede comprar vida eterna, y su alma dada en la muerte, que de todas maneras es el salario que ha de recibir debido al pecado, no tiene valor para librar a nadie.)

Núm. 3: ¿Cómo podemos aplicar el principio de Números 15:37-40? *** w11 7/15 págs. 12-14 ¿Seguiremos la amorosa guía de Jehová? *** “NO DEBEN ANDAR SIGUIENDO SUS CORAZONES Y SUS OJOS”
9 La segunda influencia peligrosa es interna. Volvamos a la comparación del viaje. ¿Qué ocurrirá si dejamos a un lado los mapas y actuamos por impulso, quizás eligiendo cierto camino porque nos gusta más el paisaje? Muy probablemente no lleguemos a nuestro destino. Este ejemplo nos ayuda a entender otro principio divino.

44

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Se encuentra en un mandamiento que Jehová les dio a los israelitas: su ropa tenía que llevar flecos y un cordón azul (léase Números 15:37-39). Hoy esta ley pudiera parecer un tanto extraña, pero cumplía un importante objetivo. Les recordaba a los israelitas que eran diferentes de las naciones paganas que los rodeaban, algo imprescindible para disfrutar de la aprobación de Dios (Lev. 18:24, 25). Por otro lado, ese mandato nos muestra que dentro de nosotros tenemos una peligrosa influencia que puede sacarnos del camino de la vida. ¿A qué nos referimos? 10 Fijémonos ahora en el mandato: “No deben andar siguiendo sus corazones y sus ojos”. Jehová lo dio porque conoce muy bien cómo somos los seres humanos. Sabe que el corazón —nuestro interior— se deja arrastrar por lo que ven los ojos. Por eso nos hace esta advertencia: “El corazón es más traicionero que cualquier otra cosa, y es desesperado. ¿Quién puede conocerlo?” (Jer. 17:9). ¿Comprendemos entonces por qué les pidió Jehová a los israelitas que no siguieran sus ojos y su corazón? Sin duda, porque sabía que los pueblos vecinos iban a parecerles fascinantes. Si caían en la trampa de fijarse en ellos, terminarían adoptando primero sus modas y luego sus ideas y costumbres paganas (Pro. 13:20). 11 Hoy es aún más fácil que nuestro corazón se deje engañar por los sentidos. Vivimos en un mundo que se aprovecha de las malas inclinaciones de la gente. Entonces, ¿cómo podemos aplicar el principio de Números 15:39? Quizás hayamos notado que en la escuela, en el trabajo o en la comunidad en general la gente se viste de forma cada vez más provocativa. ¿Cómo influye esto en nosotros? Al fijarnos en sus modas, ¿dejamos que nos entren por los ojos? ¿Nos sentimos tentados a copiarlas y rebajar así nuestras normas? (Rom. 12:1, 2.) 12 Es importantísimo que sepamos controlarnos. Si tendemos a fijar la mirada en lo que no debemos, necesitamos actuar con la misma resolución que Job, quien, por así decirlo, hizo un acuerdo con sus ojos para que no miraran nunca con deseo a ninguna mujer salvo a su esposa (Job 31:1). Igualmente, el rey David tomó esta decisión: “No pondré enfrente de mis ojos ninguna cosa que no sirva para nada” (Sal. 101:3). Sin duda, todo lo que pueda dañar nuestra conciencia y nuestra amistad con Jehová es una cosa que no sirve para nada bueno. Por eso, no deberíamos fijar la mirada en nada que siembre malos deseos en nuestro corazón y nos tiente a pecar. 13 ¿Pudiera darse el caso de que, sin querer, nos convirtiéramos nosotros mismos en una “cosa que no sirva para nada”? En cierto sentido, sí. ¿Cómo? Si lleváramos a otras personas a contemplar algo que les despierte malos deseos. Por ejemplo, caeríamos en este error si pasáramos por alto el consejo bíblico de vestir de modo “bien arreglado” y “con modestia”, o decencia (1 Tim. 2:9). Para saber si cierta ropa es modesta, no basta con nuestra propia opinión. Tenemos que examinar si pudiera herir la conciencia y la sensibilidad de quienes nos rodean. La paz y el bienestar de nuestros semejantes deben ser más importantes que nuestros gustos y preferencias (Rom. 15:1, 2). Afortunadamente, en las congregaciones hay miles de jóvenes que se arreglan de forma ejemplar. ¡Qué orgullosos estamos de ellos! Demuestran que no están “siguiendo sus corazones y sus ojos”, sino, más bien, esforzándose por agradar a Jehová en todo.

“NO DEBEN DESVIARSE PARA SEGUIR LAS COSAS IRREALES”
14 Continuemos con el ejemplo del viaje. ¿Qué sucedería si, al atravesar un gran desierto, nos saliéramos de la ruta porque viéramos un espejismo? Si fuéramos detrás de esa imagen engañosa, hasta podríamos perder la vida. Pues bien, Jehová conoce muy bien el peligro de confiar en algo irreal. Por eso dio una advertencia a los israelitas que pidieron un rey de carne y hueso, como tenían las naciones vecinas. Ese deseo era un pecado muy grave, pues indicaba que estaban rechazando a Jehová como su Soberano. Aunque él les permitió tener ese gobernante, les avisó a través del profeta Samuel de que corrían el grave peligro de “desviarse para seguir las cosas irreales” (léase 1 Samuel 12:21). 15 ¿Se imaginaban los israelitas que un rey visible sería más real que Jehová y que podría ayudarlos mejor? En ese caso, habían caído en el error de ir detrás de “cosas irreales”. Y ahora era más fácil que fueran detrás de muchas otras de las fantasías promovidas por Satanás. Por ejemplo, sus reyes podrían llevarlos a adorar ídolos. Los idólatras cometen la terrible insensatez de creer que los dioses de madera o piedra son más reales y más dignos de confianza que el Dios verdadero. Pero él es el Creador de todas las cosas, mientras que, como bien dijo Pablo, “un ídolo no es nada” (1 Cor. 8:4). Sin lugar a dudas, los ídolos son imágenes inútiles. ¿De qué vale poder verlos y tocarlos, si ellos mismos no ven, no oyen, no hablan ni pueden ayudar a nadie? Adorarlos sería ir detrás de algo irreal, de una fantasía que solo conduce al desastre (Sal. 115:4-8). 16 Satanás no ha perdido la habilidad de convencer a la gente para que vaya en busca de “cosas irreales”. Por ejemplo, consigue que muchos crean que en este mundo su seguridad depende de los bienes materiales. Y no hay que negar que las riquezas, las posesiones y los trabajos bien pagados les ofrecen ciertas ventajas. Pero, a la hora de la verdad, cuando les llega una enfermedad grave, una crisis económica o un desastre natural, ¿les valdrán de tanto como creen? Lo que es más, ¿impide el dinero que se sientan vacíos y desorientados en la actualidad? ¿Les ayuda a contestar las grandes preguntas de la vida? ¿Les infunde tranquilidad cuando se ven ante la muerte? Si tratáramos de saciar el hambre espiritual con bienes materiales, nos quedaríamos insatisfe-

EMT 2013

45

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

chos. No hay duda: son “cosas irreales”. A la larga, ni siquiera dan seguridad física, pues la vida no se puede prolongar indefinidamente, y la enfermedad y la muerte no perdonan a nadie (Pro. 23:4, 5). ¡Qué diferente es nuestro Dios! Jehová es mucho más real y nos ofrece verdadera seguridad. Pero solo la recibiremos si somos sus amigos. ¡Qué bendición tan grande es disfrutar de esa estrecha relación con él! Nunca la echemos a perder buscando “cosas irreales”. 17 ¡Qué maravilloso es tener a Jehová como nuestro amigo y nuestro guía en el viaje de la vida! Si hacemos caso de sus bondadosos consejos, no caeremos en ninguno de los tres peligros que hemos analizado: seguir a la mayoría, hacerle caso al corazón y perseguir “cosas irreales”. Así podremos alcanzar nuestro destino final: la vida eterna. En el próximo artículo analizaremos otras tres trampas en las que han caído muchos. Si prestamos atención a las advertencias que hace Jehová contra estos caminos falsos, llegaremos a odiarlos y nos esforzaremos al máximo por evitarlos (Sal. 119:128).

46

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Mayo
20 de Mayo. Lectura de la Biblia: Juan 8-11 Núm. 1: Juan 8:12-30 Núm. 2: ¿Cómo nos protegemos de los apóstatas y los falsos maestros? (Rom.16:17; 2 Juan 9-11) Núm. 3: ¿Por qué no decretó sencillamente Dios que todos los que le obedecieran podrían vivir para siempre? (rs pág. 321 párr. 5–pág. 322 párr. 2) Lectura de la Biblia: Juan 8-11 *** w08 4/15 pág. 31 Puntos sobresalientes del libro de Juan *** Lecciones para nosotros:
11:33-36. Expresar las emociones no es señal de debilidad

*** w90 3/15 págs. 24-25 Joyas del Evangelio de Juan *** EL INTERÉS DE JESÚS EN LA GENTE
Junto a un pozo cerca de la ciudad de Sicar, Jesús habló con una samaritana acerca del agua simbólica que imparte vida eterna. Cuando sus discípulos llegaron ‘se admiraron de que hablara con una mujer’ (4:27). ¿Por qué? Pues bien, los judíos despreciaban a los samaritanos y no tenían tratos con ellos (4:9; 8:48). También era raro que un maestro judío hablara en público con una mujer. Pero el interés compasivo de Jesús en la gente lo movió a dar aquel testimonio, y el resultado fue que residentes de la ciudad “empezaron a venir a él” (4:28-30).

¡AL PASTOR EXCELENTE LE IMPORTAN!
El interés de Jesús en la gente se hace patente por su papel como el Pastor Excelente a quien le importan sus seguidores, que son mansos como ovejas. Incluso cuando se aproximaba su muerte Jesús dio a sus discípulos consejo amoroso y oró por ellos (10:1–17:26). A diferencia de un ladrón o un saqueador, él entra por la puerta en el aprisco (10:1-5). El aprisco era un recinto donde se guardaba por la noche a las ovejas para protegerlas de ladrones y animales predadores. Tenía muros de piedra, quizás con ramas espinosas encima, y una entrada atendida por un portero. Puede que los rebaños de diversos pastores se guardaran en el mismo aprisco, pero las ovejas respondían solamente a la voz de su respectivo pastor. En el libro Manners and Customs of Bible Lands (Modales y costumbres de las tierras bíblicas), Fred H. Wight dice: “Cuando se hace necesario separar diversos rebaños de ovejas, un pastor tras otro se pone de pie y clama: ‘¡Tajú! ¡Tajú!’, o la llamada parecida que él escoja. Las ovejas levantan la cabeza y, después de correr por un momento unas en una dirección y otras en otra, empiezan a seguir cada una a su propio pastor. Están bien familiarizadas con el tono de voz de su propio pastor. Hay extraños que a menudo han usado la misma llamada, pero siempre han fracasado en sus intentos por hacer que las ovejas los sigan”. Es interesante notar que Jesús dijo: “Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen. Y yo les doy vida eterna” (10:27, 28). Tanto el “rebaño pequeño” como las “otras ovejas” responden a la voz de Jesús, siguen su dirección y disfrutan de su cuidado tierno. (Lucas 12:32; Juan 10:16.)

*** w07 3/15 págs. 12-13 La luz es maravillosa *** ‘LA VERDAD QUE NOS LIBERTA’
La luz de la verdad bíblica es maravillosa porque contesta los grandes interrogantes que se ha planteado la humanidad durante siglos. Por ejemplo: ¿Por qué estamos aquí? ¿Qué sentido tiene la vida? ¿Por qué existe la maldad? ¿Hay vida después de la muerte? A nosotros, Jehová nos ha iluminado con las maravillosas verdades bíblicas. ¿No deberíamos estar sinceramente agradecidos por ello? Que nunca demos por sentado este conocimiento. Jesús dijo a sus discípulos: “Conocerán la verdad, y la verdad los libertará” (Juan 8:32). El sacrificio de rescate de Jesús ha logrado liberarnos del pecado y la muerte. Asimismo, las preciosas verdades nos han libertado de la ignorancia y la incertidumbre de un mundo que anda en tinieblas. Meditar agradecidos en lo que hemos aprendido fortalecerá nuestro amor a Jehová y a su Palabra.

Núm. 1: Juan 8:12-30 Núm. 2: ¿Cómo nos protegemos de los apóstatas y los falsos maestros? (Rom.16:17; 2 Juan 9-11) *** w11 7/15 pág. 16 párrs. 6-7 ¿Haremos caso de las claras advertencias de Jehová? *** EVITEMOS A LOS “FALSOS MAESTROS”
6 ¿Cómo nos protegemos? Siguiendo los consejos de Jehová (léanse Romanos 16:17 y 2 Juan 9-11). La Biblia pide a los cristianos que “eviten” a los apóstatas, o, según otras versiones, que “se aparten”, “permanezcan

EMT 2013

47

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

lejos” e incluso “huyan” de ellos. ¡Más claro, imposible! ¿Cuál es nuestra reacción cuando un médico nos manda evitar todo contacto con alguien porque tiene una enfermedad mortal muy contagiosa? Ante una instrucción tan directa, no nos cabe ninguna duda de que debemos seguirla rigurosamente. Pues bien, Jehová, el Gran Doctor, nos manda evitar todo contacto con cualquier maestro desleal a la verdad, pues es alguien “mentalmente enfermo” que procura infectarnos con sus doctrinas (1 Tim. 6:3, 4). Como vemos, el mandato divino también es muy directo, pero ¿estamos igual de decididos a seguirlo en todas las circunstancias? 7 ¿Cómo evitamos a los falsos maestros? No los saludamos ni los recibimos en nuestro hogar. Nunca leemos ni escuchamos la propaganda que difunden a través de la televisión, la página impresa o Internet, y tampoco añadimos nuestros comentarios a las páginas personales que tienen en la Red. ¿Por qué somos tan firmes? Por amor. En primer lugar, porque amamos a Jehová, “el Dios de la verdad”. Por eso no nos interesan las manipulaciones que contradicen su Palabra de verdad (Sal. 31:5; Juan 17:17). Y en segundo lugar, porque amamos a su organización, gracias a la cual hemos aprendido cosas como el nombre divino y su significado, el propósito con que fue creada la Tierra, el estado de los muertos y la esperanza de la resurrección. ¿Recordamos cómo nos sentimos cuando nos explicaron por primera vez estas maravillosas verdades? Entonces, ¿para qué escuchar a los apóstatas, a quienes les encanta insultar a la organización que tanto nos ha enseñado? Solo lograríamos contagiarnos de su amargura (Juan 6:66-69).

Núm. 3: ¿Por qué no decretó sencillamente Dios que todos los que le obedecieran podrían vivir para siempre? (rs pág. 321 párr. 5–pág. 322 párr. 2) *** rs pág. 321 párr. 5 - pág. 322 párr. 2 Rescate *** ¿Por qué no decretó sencillamente Dios que, aunque Adán y Eva tenían que morir por su rebelión, todos los de la prole de ellos que obedecieran a Dios podrían vivir para siempre?

Porque Jehová es “amador de justicia y derecho” (Sal. 33:5; Deu. 32:4; Jer. 9:24). Así, su modo de manejar la situación sostuvo su justicia, satisfizo los requisitos de la justicia absoluta y, al mismo tiempo, magnificó su amor y misericordia. ¿Por qué se dice eso? 1) Adán y Eva no habían tenido hijos antes de pecar, así que nadie nació perfecto. Toda la prole de Adán fue procreada en pecado, y el pecado resulta en muerte. El que Jehová sencillamente hubiera pasado por alto esto habría significado que rechazaba sus propias normas justas. Dios no podía hacer eso y hacerse así partícipe de la injusticia. No puso a un lado los requisitos de la justicia absoluta; por eso ninguna criatura inteligente podría jamás tener razón válida para criticar a Dios a este respecto. (Rom. 3:21-26.) 2) Sin pasar por alto los requisitos de la justicia, ¿cómo se podía hacer provisión para librar a los de la prole de Adán que demostraran obediencia amorosa a Jehová? Si un humano perfecto hubiera de morir como sacrificio, la justicia podría permitir que tal vida perfecta proveyera una cobertura para los pecados de los que con fe aceptaran la provisión. Puesto que el pecado de un solo hombre (el de Adán) había sido la causa de que toda la familia humana constara de pecadores, la sangre derramada de otro humano perfecto (en efecto, un segundo Adán), por ser de valor correspondiente, podría equilibrar la balanza de la justicia. Ya que Adán había sido pecador por propia voluntad, no podría beneficiarse de esta provisión; pero porque, del modo que se ha indicado, el precio que toda la humanidad tenía que pagar por el pecado lo pagaría otra persona, la prole de Adán podría ser librada. Pero no había tal humano perfecto. La humanidad nunca podría satisfacer esos requisitos de la justicia absoluta. Por eso, como expresión de su maravilloso amor, y a gran costo personal, Jehová mismo hizo la provisión (1 Cor. 15:45; 1 Tim. 2:5, 6; Juan 3:16; Rom. 5:8). El Hijo unigénito de Dios estuvo dispuesto a desempeñar su parte. En despliegue de humildad, Jesús dejó atrás su gloria celestial, llegó a ser humano perfecto y murió a favor de la humanidad. (Fili. 2:7, 8.) Ilustración: Digamos que un cabeza de familia se convierte en delincuente y es sentenciado a muerte. Sus hijos quedan en la miseria y llenos de deudas. Quizás el bondadoso abuelo de ellos interviene a su favor y, mediante un hijo que vive con él, se encarga de pagarles las deudas y les presenta la posibilidad de emprender una nueva vida. Por supuesto, para beneficiarse, los hijos del delincuente tienen que aceptar el arreglo, y, como es razonable, el abuelo quizás les pida que cumplan con ciertos requisitos como garantía de que no imitarán el derrotero de su padre.

48

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Mayo
27 de Mayo. Lectura de la Biblia: Juan 12-16 Núm. 1: Juan 12:20-36 Núm. 2: ¿A quiénes se aplicó primero el mérito del sacrificio de Jesús, y con qué objetivo? (rs pág. 322 párr. 3–pág. 323 párr. 1) Núm. 3: ¿Por qué es apropiado llamar a Jehová “el Dios que da paz”? (Rom. 15:33) Lectura de la Biblia: Juan 12-16 *** w08 4/15 pág. 32 Puntos sobresalientes del libro de Juan *** Respuestas a preguntas bíblicas:

14:2. ¿En qué sentido Jesús iba a “preparar un lugar” en el cielo para sus discípulos fieles? Para que pudiera comenzar la resurrección celestial, era necesario que Jesús validara primero el nuevo pacto ante la presencia de Dios presentándole el valor de su sangre. También tendría que recibir autoridad como rey. Entonces podría comenzar la resurrección de sus seguidores ungidos (1 Tes. 4:14-17; Heb. 9:12, 24-28; 1 Ped. 1:19; Rev. 11:15). 14:16, 17; 16:7, 8, 13, 14. Al referirse al ayudante, o espíritu de la verdad, ¿por qué se utilizaron en el texto griego pronombres neutros en Juan 14:16, 17, mientras que en Juan 16:7, 8, 13, 14 se utilizaron pronombres masculinos? La razón es puramente gramatical. En griego, el idioma en que se escribió el Evangelio de Juan, la palabra que se traduce “ayudante” es masculina, mientras que la que se traduce “espíritu” es neutra. Por lo tanto, el uso del masculino no implica que se trate de una persona. 12:36. Para ser “hijos de la luz”, o portadores de luz, debemos obtener conocimiento exacto de la Palabra de Dios. Luego tenemos que utilizar ese conocimiento para sacar a otros de la oscuridad espiritual y traerlos a la luz de Dios. 14:6. Aparte de Jesucristo, no hay otro medio por el que podamos conseguir la aprobación de Dios. La única manera de acercarnos a Jehová es ejerciendo fe en Jesús y siguiendo su ejemplo (1 Ped. 2:21). 14:15, 21, 23, 24; 15:10. La obediencia a la voluntad divina nos permitirá permanecer en el amor de Dios y en el de su Hijo (1 Juan 5:3). 14:26; 16:13. El espíritu de Jehová nos enseña y nos ayuda a recordar. También nos revela ciertas verdades. Por lo tanto, puede ayudarnos a aumentar en conocimiento, sabiduría, perspicacia, buen juicio y capacidad de razonamiento. Por eso debemos perseverar en la oración, pidiendo específicamente ese espíritu (Luc. 11:5-13).

Lecciones para nosotros:

Núm. 1: Juan 12:20-36 Núm. 2: ¿A quiénes se aplicó primero el mérito del sacrificio de Jesús, y con qué objetivo? (rs pág. 322 párr. 3–pág. 323 párr. 1) *** rs pág. 322 párr. 3 - pág. 323 párr. 1 Rescate *** ¿A quiénes se aplicó primero el mérito del sacrificio de Jesús, y con qué objetivo?

Rom. 1:16: “Las buenas nuevas [respecto a Jesucristo y el papel que él desempeña en el propósito de Dios] [...] son, en realidad, el poder de Dios para salvación a todo el que tiene fe, al judío primero y también al griego.” (La invitación para beneficiarse de la salvación provista mediante Cristo se extendió primero a los judíos, y después a los no judíos.) Efe. 1:11-14: “En unión con [Cristo] nosotros [los judíos, entre ellos el apóstol Pablo] también fuimos asignados como herederos [¿Herederos de qué? Del Reino celestial] [...] para que sirviésemos para la alabanza de su gloria, nosotros los que hemos sido los primeros en esperar en el Cristo. Pero ustedes también [los cristianos que habían sido tomados de entre las naciones gentiles, como sucedía con relación a muchos cristianos de Éfeso] esperaron en él después que oyeron la palabra de la verdad, las buenas nuevas acerca de su salvación. Por medio de él también, después que ustedes creyeron, fueron sellados con el espíritu santo prometido, que es una prenda anticipada de nuestra herencia, con el propósito de poner en libertad por rescate la propia posesión de Dios, para su gloriosa alabanza.” (Esa herencia, como lo muestra 1 Pedro 1:4, está reservada en los cielos. Revelación 14:1-4 indica que los que participan en ella son 144.000 personas. Junto con Cristo, servirán como reyes y sacerdotes sobre la humanidad por 1.000 años, y durante ese tiempo se llevará a cabo el propósito de Dios de que la Tierra sea un paraíso poblado por la prole perfecta de la primera pareja humana.)

Núm. 3: ¿Por qué es apropiado llamar a Jehová “el Dios que da paz”? (Rom. 15:33) *** w81 15/3 págs. 14-15 párrs. 5-8 “No se inquieten por cosa alguna” *** EMT 2013
5 No obstante, los siervos de Jehová tienen ayuda divina cuando se enfrentan a todas sus inquietudes... ayuda preciosa de la cual no puede disfrutar nadie que carezca de espiritualidad. (Compare con Judas 17-21.)

49

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Jehová no solo es el “Dios de paz,” sino, felizmente, también es “el Dios que da paz.” (Rom. 15:33) En las Escrituras, el significado de la palabra “paz” encierra mucho más que la ausencia de discordia. Entre otras cosas, denota ‘bienestar, felicidad, prosperidad y bien de toda clase.’ (Gén. 41:16, Versión Moderna; Mar. 5:34; Luc. 1:79) Ciertamente la posesión de tal paz abarcadora debería contrarrestar o aminorar las inquietudes de la vida. 6 Pero para lograr y mantener esta paz que Dios da, es preciso que tengamos amor profundo a Jehová y su Palabra. Esto incluye amar a Dios, guardar sus mandamientos, tener fe en el nombre de su Hijo Jesucristo y manifestar amor a otros. (1 Juan 3:19-24; 5:2-4) Por supuesto, para guardar los mandamientos de Dios tenemos que conocerlos. Esto requiere que hagamos del estudio de las Escrituras un asunto de importancia diaria. (Jos. 1:8) Y, sin duda, a medida que pasamos más tiempo con la Palabra de Jehová, desarrollaremos un “anhelo” cada vez mayor por ella. Esto, a su vez, nos traerá mayor paz de corazón y mente.—1 Ped. 2:1-3.

UN PADRE AMOROSO DE ACTOS PODEROSOS
7 El aumentar nuestro conocimiento de la Palabra de Dios nos acercará cada vez más al Altísimo, con tal que nos acerquemos a él con humildad como la de un niño y con un deseo sincero de adquirir “sabiduría de arriba.” (Sant. 3:17, 18) Nos impresionará el hecho de que Jehová es “un Dios misericordioso y benévolo, tardo para la cólera y abundante en bondad amorosa y verdad.” (Éxo. 34:6) Reconoceremos a mayor grado que él es ‘bueno y está listo para perdonar.’ (Sal. 86:5) Dado que somos imperfectos y pecaminosos, vacilaremos en el camino, pero tenemos la siguiente seguridad: “Como un padre muestra misericordia a sus hijos, Jehová ha mostrado misericordia a los que le temen. Pues él mismo conoce bien la formación de nosotros, acordándose de que somos polvo.” (Sal. 103:13,14) ¡Cómo quita esto de nuestro corazón y nuestra mente la ansiedad que de otro modo pudiera aplastarnos! Y un acto de amor que supera la capacidad de comprensión de los seres humanos es la provisión del rescate que Jehová hizo por medio de su amado Hijo “para que todo el que ejerce fe en él no sea destruido, sino que tenga vida eterna.”—Juan 3:16; 1 Tim. 2:5, 6. 8 Nuestro Padre celestial también es el Ejecutante de “poderosos actos.” (Sal. 106:1, 2; 145:4, 11, 12) Moisés, al suplicar el favor de Dios, pudo decir: “Oh Señor Soberano Jehová, tú mismo has comenzado a hacer que tu siervo vea tu grandeza y tu brazo fuerte, porque ¿quién es un dios en los cielos o en la tierra que haga obras como las tuyas y poderosas hazañas como las tuyas?” (Deu. 3:23, 24) Moisés recordaba que Jehová, por una manifestación poderosa, libró a Su pueblo de la esclavitud en Egipto y los condujo a pie enjuto a través del mar Rojo. (Éxo. 12:29-42; 14:5-31) Además, el profeta había observado los actos que Jehová había ejecutado al hacer que Israel triunfara sobre los amorreos, que estaban bajo los reyes Sehón y Og. Adicionalmente, puesto que Jehová estaba peleando por los israelitas, Moisés tenía confianza en que Dios derrotaría a otros reinos enemigos y daría a Su pueblo la tierra de promisión. (Deu. 3:1-22) Sí, y Dios hizo precisamente eso, porque es Cumplidor de Promesas. (Jos. 23:1-5) ¿Cómo, pues, deberían sentirse los “amadores de Jehová” cuando consideran la confiabilidad de Dios y sus actos de liberación? ¿Hay base para que su pueblo hoy día sienta inquietud angustiosa? De ninguna manera, porque Jehová es fiel, y “sabe librar de la prueba a personas de devoción piadosa.”—2 Ped. 2:5-9.

50

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Junio
3 de Jun. Lectura de la Biblia: Juan 17-21 Núm. 1: Juan 21:15-25 Núm. 2: ¿Por qué no deberíamos “seguir tras la muchedumbre”? (Éx. 23:2; Prov. 1:10) Núm. 3: ¿Quiénes, aparte de los ungidos, experimentan los beneficios del sacrificio de Jesús? (rs pág. 323 párr. 2–pág. 324 párr. 1) Lectura de la Biblia: Juan 17-21 *** w08 4/15 pág. 32 Puntos sobresalientes del libro de Juan *** Respuestas a preguntas bíblicas:

19:11. Al hablarle a Pilato del hombre que lo había entregado, ¿se refería Jesús a Judas Iscariote? En lugar de pensar en Judas o en alguna otra persona específica, parece que Jesús estaba incluyendo a todos los que compartían la culpa de su asesinato. Entre ellos estaban Judas, “los sacerdotes principales y todo el Sanedrín” y hasta “las muchedumbres” que se dejaron convencer y pidieron a Barrabás (Mat. 26:59-65; 27:1, 2, 20-22). 20:17. ¿Por qué le dijo Jesús a María Magdalena que dejara de colgarse de él? Parece que María se colgó de Jesús porque pensaba que él estaba a punto de ascender al cielo y no lo volvería a ver. Por eso, para tranquilizarla, Jesús le dijo que dejara de colgarse de él y que fuera, más bien, a darles la noticia de su resurrección a los demás discípulos. 21:15, 19. Jesús le preguntó a Pedro si lo amaba más que a “estos”, es decir, a los peces que tenían ante ellos. Con esta pregunta, Jesús le remarcó a Pedro la importancia de que, en lugar de dedicarse a la pesca, se dedicara a seguirlo todo el tiempo. ¿Qué hay de nosotros? A medida que analicemos los Evangelios, procuremos fortalecer nuestra resolución de amar a Jesús por encima de cualquier otra cosa que pudiera parecernos atractiva. Sí, continuemos siguiéndolo con todo el corazón.

Lecciones para nosotros:

Núm. 1: Juan 21:15-25 Núm. 2: ¿Por qué no deberíamos “seguir tras la muchedumbre”? (Éx. 23:2; Prov. 1:10) *** w11 7/15 págs. 10-12 ¿Seguiremos la amorosa guía de Jehová? *** “NO DEBES SEGUIR TRAS LA MUCHEDUMBRE”
3 Supongamos que ya hemos iniciado el viaje. ¿Qué haremos si no estamos seguros de por dónde debemos continuar? Quizás veamos a muchos conductores tomando cierta salida y nos sintamos tentados a ir detrás de ellos. Pero es peligroso tomar un rumbo tan solo porque lo haga la mayoría. No todos los conductores van a ir al mismo lugar que nosotros, ni tampoco tienen por qué conocer bien la zona. Este ejemplo nos enseña una lección. Se trata de un principio que extraemos de una de las leyes que Jehová dio a Israel. A cada persona que fuera a servir de testigo o juez en un tribunal, Dios le dijo: “No debes seguir tras la muchedumbre” (léase Éxodo 23:2). ¿Por qué hizo esta advertencia? Porque sabía que, debido a la imperfección, es fácil ceder a las presiones de la gente y cometer una injusticia. Claro, la norma de no seguir ciegamente a los demás no solo es aplicable a los procesos judiciales, sino a cualquier situación de la vida. 4 La verdad es que las presiones para seguir a la mayoría se presentan en casi todas las circunstancias. Además, pudieran aparecer de forma repentina y ser difíciles de resistir. Pensemos, por ejemplo, en lo que les sucedió a Josué y Caleb. Los dos habían formado parte de un grupo de doce hombres que había estado espiando la Tierra Prometida. Los otros diez dieron un informe muy negativo y desalentador. Hasta aseguraron que habían visto gigantes que descendían de los nefilim, o sea, de los hijos que habían tenido los ángeles rebeldes con las mujeres (Gén. 6:4). ¡Qué disparate! Aquellos seres híbridos no solo no habían tenido hijos, sino que habían muerto siglos antes en el Diluvio. Este ejemplo ilustra que, cuando las personas están débiles en la fe, pueden aceptar las ideas más absurdas. Así les sucedió a los israelitas: los rumores de los diez espías los llenaron de pánico. Tanto es así que la mayoría pensó que sería un error hacer caso a Jehová y entrar en la Tierra Prometida. ¿Qué harían Josué y Caleb en esas circunstancias tan tensas? (Núm. 13:25-33.) 5 Aquellos dos hombres no se dejaron arrastrar por los demás. Aunque la gente no quiso escucharlos e incluso amenazó con apedrearlos, ellos defendieron la verdad. ¿Qué les permitió ser tan valientes? Sin duda, la fe. Y es que cuando uno tiene fe, ve muy clara la diferencia entre las santas promesas de Jehová y las afirmaciones sin fundamento de los hombres. De hecho, Josué y Caleb expresaron más tarde su satisfacción al ver que Dios había cumplido todo lo que había jurado hacer (léanse Josué 14:6, 8 y 23:2, 14). Eran dos hombres devotos y nunca se les habría ocurrido ofender a Jehová por complacer a aquella multitud incrédula. Por eso, se mantuvieron firmes en su postura. ¡Qué ejemplo para todos nosotros! (Núm. 14:1-10.) 6 ¿Nos hemos sentido alguna vez empujados a ceder ante la opinión popular? Hoy, la gran mayoría de las personas no respetan a Jehová ni sus normas, como se refleja, por ejemplo, en su actitud hacia el entretenimiento. No son pocos

EMT 2013

51

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

los que caen en el error de afirmar que la inmoralidad, la violencia y el ocultismo que inundan la televisión, el cine y los videojuegos son del todo inofensivos (2 Tim. 3:1-5). Ahora bien, preguntémonos: “Cuando elijo las diversiones en las que mi familia o yo participaremos, ¿dejo que la sociedad actual, con su ley del ‘todo vale’, influya en mis decisiones y en mi conciencia?”. Si así fuera, estaríamos pasando por alto el consejo de “no [...] seguir tras la muchedumbre”. 7 Jehová nos ha hecho un extraordinario regalo para que podamos tomar buenas decisiones: nuestras “facultades perceptivas”. La Biblia usa esta expresión para referirse a la capacidad que tenemos de reflexionar sobre los asuntos y distinguir entre lo bueno y lo malo. Para que estas facultades funcionen como es debido, hay que entrenarlas “mediante el uso” (Heb. 5:14). Ahora bien, esto no se logra copiando a los demás sin pensar, ni tampoco aferrándose a una serie de reglas rígidas en asuntos que cada uno debe decidir según su conciencia. Por esta razón, los testigos de Jehová no publicamos ninguna lista de películas, libros o páginas de Internet que deban evitarse. Además, el mundo cambia tan rápido que cualquier lista se quedaría anticuada a los pocos minutos de salir (1 Cor. 7:31). Y, lo que es peor, una lista así nos privaría de hacer algo muy necesario: examinar los principios bíblicos, pedirle ayuda a Dios y luego tomar decisiones que le agraden (Efe. 5:10). 8 Claro, no todos van a estar de acuerdo con nuestras decisiones basadas en la Biblia y, de hecho, van a tratar de imponernos su criterio. Por ejemplo, los jóvenes cristianos quizás tengan que relacionarse con compañeros de clase que insistan en que se comporten y diviertan igual que ellos (1 Ped. 4:4). Pero ¡qué bueno es ver a tantos hermanos que, sin importar su edad, demuestran la misma fe que Josué y Caleb! Así es, respetan el mandamiento bíblico: “No debes seguir tras la muchedumbre”.

*** w99 9/15 págs. 14-15 Adquiera sabiduría y acepte la disciplina *** “ELLO QUITA LA MISMA ALMA DE SUS DUEÑOS”
Antes de enviar a su hijo a Estados Unidos para que recibiera educación superior, un padre asiático aconsejó a su hijo de 16 años que no se relacionara con gente mala. Su consejo hace eco a la advertencia de Salomón: “Hijo mío, si los pecadores tratan de seducirte, no consientas” (Proverbios 1:10). Salomón indica el señuelo que utilizan: “Siguen diciendo: ‘De veras ven con nosotros. Sí, pongámonos en emboscada por sangre. Sí, acechemos sin causa alguna a los inocentes. Traguémoslos vivos justamente como el Seol, aun enteros, como los que bajan a un hoyo. Hallemos toda suerte de objetos preciosos de valor. Llenemos nuestras casas de despojos. Debes echar tu suerte en medio de nosotros. Llegue a haber una sola bolsa que nos pertenezca a todos’” (Proverbios 1:11-14). Evidentemente, el señuelo son las riquezas. Con el atractivo de obtener ganancias instantáneas, “los pecadores” seducen a otros para que participen en sus ardides violentos o injustos. Estos malvados no dudan en derramar sangre a fin de conseguir ganancia económica. Se ‘tragan viva a su víctima justamente como el Seol, aun entera’, despojándola de todo cuanto tiene, tal como una tumba recibe el cuerpo entero. Su invitación es para convertirse en un delincuente: quieren ‘llenar sus casas de despojo’ y que el inexperto ‘eche su suerte en medio de ellos’. ¡Qué oportuna advertencia para nosotros! ¿No emplean las pandillas juveniles y los traficantes de drogas métodos de reclutamiento parecidos? ¿No es la promesa de obtener riquezas instantáneas la tentación que presentan muchas propuestas de negocios dudosos?

Núm. 3: ¿Quiénes, aparte de los ungidos, experimentan los beneficios del sacrificio de Jesús? (rs pág. 323 párr. 2–pág. 324 párr. 1) *** rs pág. 323 párr. 2 - pág. 324 párr. 1 Rescate *** ¿Quiénes más, en nuestro día, experimentan los beneficios del sacrificio de Jesús?

1 Juan 2:2: “Él [Jesucristo] es un sacrificio propiciatorio por nuestros pecados [los del apóstol Juan y otros cristianos ungidos con espíritu], empero no solo por los nuestros, sino también por los de todo el mundo [otras personas de la humanidad, aquellas para quienes se ha hecho posible de esta manera la perspectiva de disfrutar de vida eterna en la Tierra].” Juan 10:16: “Tengo otras ovejas, que no son de este redil; a ésas también tengo que traer, y escucharán mi voz, y llegarán a ser un solo rebaño, un solo pastor.” (Estas “otras ovejas” llegan a estar bajo el cuidado amoroso de Jesucristo mientras el resto del “rebaño pequeño” de herederos del Reino todavía está en la Tierra; por tanto, se puede asociar a estas “otras ovejas” con los herederos del Reino como parte del “un solo rebaño”. Todas estas personas disfrutan de muchos de los mismos beneficios del sacrificio de Jesús, pero no exactamente del mismo modo, porque tienen destinos diferentes.) Rev. 7:9, 14: “Después de estas cosas vi, y, ¡miren! una grande muchedumbre, que ningún hombre podía contar, de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas, [...] ‘Estos son los que salen de la grande tribulación, y han lavado sus ropas largas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero.’” (Por tanto, los miembros de esta gran muchedumbre estarán vivos cuando comience la gran tribulación, y tienen una posición limpia ante Dios porque ejercen fe en el rescate. Basta con la justicia que se cuenta a favor de ellos como resultado de esto para que sean conservados con vida en la Tierra a través de la gran tribulación.)

52

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Junio
10 de Jun. Lectura de la Biblia: Hechos 1-4 Núm. 1: Hechos 1:15–2:4 Núm. 2: ¿De qué bendiciones futuras se disfrutará gracias al rescate? (rs pág. 324 párr. 2–pág. 325 párr. 1) Núm. 3: ¿Por qué se compara la forma de pensar mundana con un aire muy tóxico? (Efes. 2:1, 2) Lectura de la Biblia: Hechos 1-4 *** w08 5/15 págs. 30-31 Puntos sobresalientes del libro de Hechos *** LA PALABRA DE JEHOVÁ ES VIVA
EL LIBRO bíblico de Hechos suministra una historia bastante completa de la fundación de la congregación cristiana y su expansión posterior. Escrito por el médico Lucas, el libro presenta un relato dinámico sobre la obra cristiana que abarca unos veintiocho años, desde el 33 hasta el 61 de nuestra era. La primera parte de Hechos narra principalmente la actividad del apóstol Pedro, y la última parte, la del apóstol Pablo. Al usar los pronombres “nosotros” y “nos”, Lucas indica que estaba presente cuando ocurrieron ciertos sucesos. Prestar atención al mensaje de este libro profundizará nuestro aprecio por el poder de la Palabra escrita de Dios y su espíritu santo (Heb. 4:12). Además, nos impulsará a ser abnegados y afianzará nuestra fe en la esperanza del Reino. 2:44-47; 4:34, 35. ¿Por qué vendieron los creyentes sus posesiones y distribuyeron el producto de sus ganancias? Muchos de los que se hicieron creyentes habían venido de lugares lejanos y no tenían suficientes provisiones para alargar su estadía en Jerusalén. Sin embargo, deseaban quedarse más tiempo allí para seguir aprendiendo acerca de su nueva fe y dar testimonio. A fin de ayudarlos, algunos cristianos vendieron sus propiedades y distribuyeron los fondos a los necesitados. 4:13. ¿Eran Pedro y Juan hombres analfabetos y sin instrucción? No, no lo eran. Se les llamó “iletrados y del vulgo” porque no habían asistido a las escuelas rabínicas para recibir formación religiosa. 1:8. La obra mundial de predicar que efectúan los siervos de Jehová no se puede realizar sin la ayuda del espíritu santo. 4:36–5:11. José de Chipre recibió el sobrenombre de Bernabé, que significa “Hijo del Consuelo”. Los apóstoles tal vez lo llamaron así porque era afectuoso, amable y servicial. Debemos ser como él, y no como Ananías y Safira, quienes recurrieron al fingimiento, la hipocresía y el engaño. 4 Desde los tiempos más antiguos, Hechos ha sido para los escriturarios un libro canónico. Partes del libro se encuentran entre los papiros manuscritos más antiguos que existen de las Escrituras Griegas, en particular los papiros Michigan núm. 1571 (P38), del siglo III o IV E.C., y Chester Beatty núm. 1 (P45), del siglo III. Ambos papiros indican que Hechos circulaba junto con otros libros de las Escrituras inspiradas y por lo tanto era parte del catálogo desde fecha temprana. El modo de escribir de Lucas en el libro de Hechos refleja la misma exactitud notable que, según ya dijimos, distingue su Evangelio. Sir William M. Ramsay clasifica al escritor de Hechos “entre los historiadores de primer rango”, y explica así lo que esto significa: “La condición primera y esencial del gran historiador es la verdad. Lo que dice tiene que ser fidedigno”. 5 Como ilustración de la exactitud informativa tan característica de los escritos de Lucas, citamos a Edwin Smith, comandante de una flotilla de buques de guerra británicos en el Mediterráneo durante la I Guerra Mundial, quien escribió en la revista The Rudder de marzo de 1947: “Las naves antiguas no eran timoneadas como en estos tiempos modernos con un solo timón articulado sobre el codaste, sino mediante dos remos o paletas grandes, uno a cada lado de la popa; de ahí la mención de estos en número plural por san Lucas. [Hech. 27:40.] [...] En nuestro examen hemos visto que cada declaración que hace san Lucas sobre los movimientos de esta nave, desde que zarpó de Bellos Puertos hasta que quedó varada en Malta, ha sido verificada por prueba externa e independiente del tipo más exacto y satisfaciente; y que sus declaraciones en cuanto al tiempo que estuvo a la mar el barco corresponde con la distancia recorrida; y, finalmente, que su descripción del lugar al cual llegaron cuadra con el lugar tal como es. Todo lo cual muestra que Lucas en verdad hizo la travesía según la describe, y además ha probado que fue un hombre cuyas observaciones y declaraciones pueden aceptarse como confiables y fidedignas en grado máximo”.

Respuestas a preguntas bíblicas:

Lecciones para nosotros:

*** si pág. 200-205 párrs. 4-40 Libro bíblico número 44: Hechos ***

EMT 2013

53

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

6 Los hallazgos arqueológicos también confirman la exactitud del relato de Lucas. Por ejemplo, excavaciones hechas en Éfeso han desenterrado tanto el templo de Ártemis como el teatro donde los efesios se amotinaron contra el apóstol Pablo. (Hech. 19:27-41.) Además, se han descubierto inscripciones que confirman lo correcto de que Lucas usara el título “gobernantes de la ciudad” y lo aplicara a los funcionarios de Tesalónica (17:6, 8). Dos inscripciones encontradas en Malta muestran lo correcto de que Lucas se refiriera a Publio como “el hombre prominente” de Malta (28:7). 7 Además, los varios discursos que Pedro, Esteban, Cornelio, Tértulo, Pablo y otros dieron, como los registra Lucas, son todos de estilo y composición diferentes. Aun los discursos de Pablo, pronunciados ante distintos auditorios, cambiaron de estilo para adaptarse a la ocasión. Esto indica que Lucas registró solamente lo que él mismo oyó o lo que otros testigos oculares le informaron. Lucas no era ningún novelista.

POR QUÉ ES PROVECHOSO
32 El libro de Hechos confirma con su testimonio, que se añade al de los relatos evangélicos, la autenticidad e inspiración de las Escrituras Hebreas. Al acercarse el Pentecostés, Pedro indicó el cumplimiento de dos profecías que “el espíritu santo habló de antemano por boca de David acerca de Judas”. (Hech. 1:16, 20; Sal. 69:25; 109:8.) Pedro dijo también a la sorprendida muchedumbre del Pentecostés que ellos en realidad estaban contemplando el cumplimiento de profecías: “Esto es lo que se dijo por medio del profeta Joel”. (Hech. 2:16-21; Joel 2:28-32; compárese también Hechos 2:25-28, 34, 35 con Salmo 16:8-11 y 110:1.) 33 Para convencer a otra muchedumbre fuera del templo, Pedro hizo referencia de nuevo a las Escrituras Hebreas, pues citó primero a Moisés y luego añadió: “Y todos los profetas, de hecho, desde Samuel en adelante y los que siguieron en sucesión, cuantos han hablado, también han declarado estos días patentemente”. Después, ante el Sanedrín, Pedro citó Salmo 118:22 para mostrar que Cristo, la piedra que ellos habían rechazado, había llegado a ser “cabeza del ángulo”. (Hech. 3:22-24; 4:11.) Felipe explicó al eunuco etíope cómo se había cumplido la profecía de Isaías 53:7, 8, y el eunuco, al recibir aquella iluminación, solicitó humildemente el bautismo. (Hech. 8:28-35.) De igual modo, cuando Pedro habló a Cornelio acerca de Jesús, testificó: “De él dan testimonio todos los profetas” (10:43). Cuando se debatía el asunto de la circuncisión, Santiago apoyó la decisión que había tomado diciendo: “Con esto convienen las palabras de los Profetas, así como está escrito” (15:15-18). El apóstol Pablo se apoyó en las mismas autoridades (26:22; 28:23, 25-27). La evidente aceptación inmediata de las Escrituras Hebreas como parte de la Palabra de Dios por los discípulos y sus oyentes sella con aprobación inspirada esos escritos. 34 Hechos es sumamente provechoso al mostrar cómo se fundó y cómo creció la congregación cristiana bajo el poder del espíritu santo. Por todo este dramático relato observamos las bendiciones de expansión que da Dios, el denuedo y el gozo de los cristianos primitivos, su postura intransigente ante la persecución, y su buena disposición para servir, ejemplificada por Pablo al contestar los llamados de pasar a servir en el extranjero e ir a Macedonia (4:13, 31; 15:3; 5:28, 29; 8:4; 13:2-4; 16:9, 10). La congregación cristiana de hoy día no difiere en nada de aquella, pues está estrechamente enlazada en amor, unidad e interés común mientras habla “las cosas magníficas de Dios” bajo la guía del espíritu santo (2:11, 17, 45; 4:34, 35; 11:27-30; 12:25). 35 El libro de Hechos muestra exactamente cómo debe efectuarse la actividad cristiana de proclamar el Reino de Dios. Pablo mismo fue un ejemplo, cuando dijo: “No me retraje de decirles ninguna de las cosas que fueran de provecho, ni de enseñarles públicamente y de casa en casa”. Entonces añade: “Di testimonio cabalmente”. Esta idea principal de ‘testificar cabalmente’ la notamos a través del libro, y resalta impresionantemente en los párrafos de conclusión, donde la devoción intensa y sincera de Pablo a su predicación y enseñanza, hasta en cadenas de prisión, se destaca en las palabras: “Y él les explicó el asunto, dando testimonio cabal respecto al reino de Dios y tratando de persuadirlos respecto a Jesús, tanto por la ley de Moisés como por los Profetas, desde la mañana hasta el atardecer”. ¡Que siempre manifestemos esa entrega tan completa a un solo propósito en nuestra actividad del Reino! (20:20, 21; 28:23; 2:40; 5:42; 26:22). 36 El discurso de Pablo a los superintendentes de Éfeso contiene mucho consejo práctico para los superintendentes de hoy. Puesto que han sido asignados por espíritu santo, es sumamente importante que ‘presten atención a sí mismos y a todo el rebaño’, y lo pastoreen tiernamente y lo protejan de los lobos opresivos que procuran destruirlo. ¡Esta no es ninguna responsabilidad fácil! Los superintendentes tienen que mantenerse despiertos y edificarse con la palabra de la bondad inmerecida de Dios. Mientras trabajan para ayudar a los que son débiles, “tienen que tener presentes las palabras del Señor Jesús, cuando él mismo dijo: ‘Hay más felicidad en dar que en recibir’” (20:17-35). 37 Los otros discursos de Pablo también brillan con la clara expresión de principios bíblicos. Por ejemplo, tenemos la argumentación clásica de su discurso a los estoicos y epicúreos en el Areópago. Primero cita la inscripción “A un Dios Desconocido”, que nota en un altar, y usa esto como motivo para explicar que el único Dios verdadero, el Señor del cielo y la tierra, quien hizo de un solo hombre toda nación de hombres, “no está muy lejos de cada uno de nosotros”. Luego cita las palabras de los poetas de ellos: “Porque también somos

54

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

linaje de él”, y muestra cuán ridículo es suponer que ellos surgieron de ídolos inertes de oro, plata o piedra. Así Pablo establece con prudencia la soberanía del Dios vivo. Solo en sus palabras finales saca a relucir la cuestión de la resurrección, y aun entonces no menciona a Cristo por nombre. Comunicó su punto de la soberanía suprema del único Dios verdadero, y como resultado algunos se hicieron creyentes (17:22-34). 38 El libro de Hechos estimula el estudio continuo y diligente de “toda Escritura”. Cuando Pablo predicó originalmente en Berea, porque los judíos de aquel lugar “recibieron la palabra con suma prontitud de ánimo, y examinaban con cuidado las Escrituras diariamente en cuanto a si estas cosas eran así”, recibieron encomio como personas “de disposición más noble” que otras (17:11). Hoy, como entonces, este examen cuidadoso de las Escrituras en compañía de la congregación de Jehová, que está llena del espíritu, redunda en las bendiciones de convicción y fe firme. Mediante tal estudio uno puede alcanzar un entendimiento claro de los principios divinos. Tenemos una magnífica declaración de algunos de estos principios en Hechos 15:29. Ahí el cuerpo gobernante de apóstoles y hermanos de edad madura de Jerusalén dio a conocer que aunque la circuncisión no era un requisito para el Israel espiritual, había prohibiciones claras contra la idolatría, la sangre y la fornicación. 39 Aquellos discípulos primitivos estudiaban en verdad las Escrituras inspiradas y podían citarlas y aplicarlas según fuera necesario. El conocimiento exacto y el espíritu de Dios los fortalecieron para enfrentarse con persecuciones violentas. Pedro y Juan dejaron un dechado para todos los cristianos fieles cuando con denuedo dijeron a los gobernantes opositores: “Si es justo a vista de Dios escucharles a ustedes más bien que a Dios, júzguenlo ustedes mismos. Pero en cuanto a nosotros, no podemos dejar de hablar de las cosas que hemos visto y oído”. Y cuando se les llevó de nuevo ante el Sanedrín, el cual ‘les ordenó positivamente’ que no siguieran enseñando sobre la base del nombre de Jesús, ellos dijeron sin vacilación: “Tenemos que obedecer a Dios como gobernante más bien que a los hombres”. Este denodado testimonio redundó en una excelente testificación para los gobernantes, y llevó a que Gamaliel, famoso maestro de la Ley, hiciera su muy conocida declaración a favor de la libertad de adoración, que condujo a que los apóstoles fueran puestos en libertad (4:19, 20; 5:28, 29, 34, 35, 38, 39). 40 El glorioso propósito de Jehová respecto a su Reino, que corre como una hebra de oro por toda la Biblia, se destaca muy prominentemente en el libro de Hechos. Al comienzo se muestra a Jesús durante los 40 días que precedieron a su ascensión ‘diciendo las cosas acerca del reino de Dios’. Fue en respuesta a la pregunta de los discípulos sobre cuándo sería restaurado el Reino que Jesús les dijo que primero tenían que ser testigos suyos hasta la parte más distante de la Tierra (1:3, 6, 8). Comenzando en Jerusalén, los discípulos predicaron el Reino con firme denuedo. Las persecuciones llevaron a que se lapidara a Esteban y esparcieron a muchos discípulos a nuevos territorios (7:59, 60). Se registra que Felipe declaró “las buenas nuevas del reino de Dios” con mucho éxito en Samaria, y que Pablo y sus compañeros proclamaron “el reino” en Asia, Corinto, Éfeso y Roma. Todos estos cristianos primitivos dieron verdaderos ejemplos de confianza inquebrantable en Jehová y en su espíritu sustentador (8:5, 12; 14:5-7, 21, 22; 18:1, 4; 19:1, 8; 20:25; 28:30, 31). Al contemplar nosotros su celo y valor indomables y observar cuán abundantemente bendijo Jehová sus esfuerzos, tenemos un maravilloso incentivo para ser fieles y ‘dar testimonio cabal respecto al reino de Dios’ (28:23).

Núm. 1: Hechos 1:15–2:4 Núm. 2: ¿De qué bendiciones futuras se disfrutará gracias al rescate? (rs pág. 324 párr. 2–pág. 325 párr. 1) *** rs pág. 324 párr. 2 - pág. 325 párr. 1 Rescate *** ¿De qué bendiciones futuras se disfrutará gracias al rescate?

Rev. 5:9, 10: “Cantan una canción nueva, diciendo: ‘Digno eres [el Cordero, Jesucristo] de tomar el rollo y de abrir sus sellos, porque fuiste degollado y con tu sangre compraste para Dios personas de toda tribu y lengua y pueblo y nación, e hiciste que fuesen un reino y sacerdotes para nuestro Dios, y han de gobernar como reyes sobre la tierra.’” (El rescate fue un factor vital en abrir el camino a la vida celestial para los que han de gobernar con Cristo. Dentro de poco todos los gobernantes del nuevo gobierno que regirá la Tierra estarán en sus tronos celestiales.) Rev. 7:9, 10: “¡Miren! Una grande muchedumbre, que ningún hombre podía contar, de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas, de pie delante del trono y delante del Cordero [Jesucristo, quien murió como cordero de sacrificio], vestidos de largas ropas blancas; y había palmas en sus manos. Y siguen clamando con voz fuerte, diciendo: ‘La salvación se la debemos a nuestro Dios, que está sentado en el trono, y al Cordero.’” (El que ejerzan fe en el sacrificio de Cristo es un factor clave en la supervivencia de esta gran muchedumbre durante la gran tribulación.) Rev. 22:1, 2: “Y me mostró un río de agua de vida, claro como el cristal, que fluía desde el trono de Dios y del Cordero por en medio de su camino ancho. Y de este lado del río y de aquel lado había árboles de vida que

EMT 2013

55

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

producen doce cosechas de fruto, dando sus frutos cada mes. Y las hojas de los árboles eran para la curación de las naciones.” (Por tanto, la aplicación del valor del sacrificio del Cordero de Dios, Jesucristo, es una parte importante de la provisión que Dios hizo para curar de todos los efectos del pecado a la humanidad y permitirle disfrutar de vida eterna.) Rom. 8:21: “La creación misma [la humanidad] también será libertada de la esclavitud a la corrupción y tendrá la gloriosa libertad de los hijos de Dios.” ¿Qué se requiere que hagamos para que nos beneficiemos permanentemente del sacrificio perfecto de Jesús? Juan 3:36: “El que ejerce fe en el Hijo tiene vida eterna; el que desobedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él.” Heb. 5:9: “Después de haber sido hecho perfecto [Jesucristo] vino a ser responsable por la salvación eterna para todos los que le obedecen.”

Núm. 3: ¿Por qué se compara la forma de pensar mundana con un aire muy tóxico? (Efes. 2:1, 2) *** w08 8/15 pág. 27 párr. 4 Puntos sobresalientes de las cartas a los Gálatas, a los Efesios, a los Filipenses y a los Colosenses ***

2:2. ¿Por qué se compara al espíritu del mundo con el aire, y por qué se dice que tiene autoridad? “El espíritu del mundo”, es decir, el espíritu de independencia y desobediencia, es como el aire que respiramos, pues está en todos lados (1 Cor. 2:12). Se dice que tiene autoridad o poder porque influye en la gente de forma implacable y casi imperceptible.

*** lv cáp. 5 págs. 53-54 Qué implica no ser parte del mundo *** RESISTIR “EL ESPÍRITU DEL MUNDO”
7 Otra manera en que nos mantenemos separados del mundo es resistiendo su maligno espíritu. Pablo escribió que no hemos recibido “el espíritu del mundo, sino el espíritu que proviene de Dios” (1 Corintios 2:12). Y a los cristianos de Éfeso les dijo que “en un tiempo anduvieron conforme al [...] mundo, conforme al gobernante de la autoridad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de la desobediencia” (Efesios 2:2, 3). 8 ¿Qué es el “aire”, o espíritu, del mundo? Es la fuerza invisible que influye para mal en las personas. ¿Cómo? Incitándolas a desobedecer a Dios y promoviendo “el deseo de la carne y el deseo de los ojos” (1 Juan 2:16; 1 Timoteo 6:9, 10). ¿Por qué tiene este espíritu “autoridad”, o poder, sobre la humanidad? Porque apela a sus tendencias pecaminosas, es casi imperceptible, actúa incesantemente y, como el aire, está por todas partes. ¿Y de qué manera “opera” en la gente? Favoreciendo el desarrollo gradual de cualidades anticristianas, como el egoísmo, el orgullo, la ambición, la actitud de independencia moral y la rebeldía. En resumen, logra que, poco a poco, las cualidades del Diablo crezcan en el corazón del hombre (Juan 8:44; Hechos 13:10; 1 Juan 3:8, 10). EL MUNDO está impregnado del espíritu de independencia y desobediencia. El apóstol Pablo explicó la razón en su carta a los cristianos de Éfeso: “En un tiempo [ustedes] anduvieron conforme al sistema de cosas de este mundo, conforme al gobernante de la autoridad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de la desobediencia” (Efesios 2:1, 2). En efecto, Satanás, el “gobernante de la autoridad del aire”, ha infectado al mundo entero con el espíritu de desobediencia. Lo hizo en el siglo primero, y lo sigue haciendo con más intensidad aún desde que fue expulsado del cielo, para el tiempo de la primera guerra mundial (Revelación [Apocalipsis] 12:9).

*** w07 6/15 pág. 26 párr. 1 Jehová valora nuestra obediencia ***

56

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Junio
17 de Jun. Lectura de la Biblia: Hechos 5-7 Núm. 1: Hechos 5:17-32 Núm. 2: ¿Qué debemos hacer para que Jehová nos conozca? (2 Tim. 2:19) Núm. 3: ¿Qué se requiere que hagamos para beneficiarnos del sacrificio perfecto de Jesús? (rs pág. 325 párrs. 2, 3) Lectura de la Biblia: Hechos 5-7 *** w08 5/15 págs. 30-31 Puntos sobresalientes del libro de Hechos *** Respuestas a preguntas bíblicas:

5:34-39. ¿Cómo es posible que Lucas supiera lo que Gamaliel dijo ante el Sanedrín en una sesión a puerta cerrada? Hay al menos tres posibilidades: 1) Pablo, un antiguo alumno de Gamaliel, se lo contó a Lucas; 2) Lucas habló con algún miembro del Sanedrín que simpatizaba con los cristianos, como Nicodemo, o 3) Lucas recibió la información por inspiración divina. 7:59. ¿Oró Esteban a Jesús? No. Nuestra adoración y, por lo tanto, nuestras oraciones, solo deben dirigirse a Jehová Dios (Luc. 4:8; 6:12). En circunstancias normales, Esteban se hubiera dirigido a Jehová en el nombre de Jesús (Juan 15:16). Pero en esta ocasión contempló una visión del “Hijo del hombre de pie a la diestra de Dios” (Hech. 7:56). Como sabía que Jesús había recibido el poder para resucitar a los muertos, Esteban le habló directamente a Jesús pidiéndole que protegiera su espíritu, pero eso no fue una oración (Juan 5:27-29).

*** w06 9/15 págs. 8-9 ‘No podemos dejar de hablar de Jesús’ *** “TENEMOS QUE OBEDECER A DIOS COMO GOBERNANTE MÁS BIEN QUE A LOS HOMBRES”
NOS hallamos en el año 33 de nuestra era, en la majestuosa sala del tribunal nacional judío, en Jerusalén. El Sanedrín está a punto de iniciar un juicio contra doce discípulos de Jesucristo. ¿Cuál es su delito? Hablar públicamente de Jesús. Esta es la segunda vez que Pedro y Juan comparecen ante el tribunal, pero es la primera para los demás apóstoles. Dirigiéndose a los doce, el sumo sacerdote les recuerda la orden que ese mismo tribunal había dado durante el primer juicio. En aquella ocasión, cuando les exigieron que dejaran de hablar de Jesús, la respuesta de Pedro y Juan fue esta: “Si es justo a vista de Dios escucharles a ustedes más bien que a Dios, júzguenlo ustedes mismos. Pero en cuanto a nosotros, no podemos dejar de hablar de las cosas que hemos visto y oído”. En armonía con estas palabras, los discípulos de Jesús pidieron a Jehová que les diera valor y siguieron proclamando las buenas nuevas (Hechos 4:18-31). En vista de que sus anteriores amenazas no han surtido efecto, el sumo sacerdote les reprocha en este segundo juicio: “Les ordenamos positivamente que no siguieran enseñando sobre la base de este nombre, y sin embargo, ¡miren!, han llenado a Jerusalén con su enseñanza, y están resueltos a traer la sangre de este hombre sobre nosotros” (Hechos 5:28).

UNA RESOLUCIÓN INQUEBRANTABLE
Con valor, Pedro y los otros apóstoles responden: “Tenemos que obedecer a Dios como gobernante más bien que a los hombres” (Hechos 5:29). Así es, cuando los mandatos del hombre están en conflicto con los de Jehová, debemos obedecer a Dios en vez de a simples seres humanos. La declaración de los apóstoles de que se mantendrán leales a Dios debería tener mucho peso para los miembros del Sanedrín. Si a estos líderes de la sociedad judía se les planteara el dilema de obedecer a Dios o a los hombres, su respuesta unánime tendría que ser: “Obedecer a Dios”. Al fin y al cabo, ¿no creen que Jehová es el Señor Soberano del universo? El apóstol Pedro toma la palabra —al parecer en nombre de los demás— para aclarar que con respecto a su ministerio obedecen a Dios más bien que a los hombres. De este modo, echa por tierra la acusación sobre la supuesta desobediencia de los apóstoles. Los miembros del Sanedrín saben bien que hay ocasiones en que se debe obedecer a Dios y no a los hombres. En la historia de su propia nación tienen ejemplos de ello. Está el caso de las dos parteras que, por temor de Dios, desobedecieron al faraón de Egipto y no les quitaron la vida a los hijos varones de las mujeres hebreas (Éxodo 1:15-17). O el del rey Ezequías, quien escuchó a Jehová y no cedió a las presiones del rey Senaquerib para que se rindiera (2 Reyes 19:14-37). En efecto, las Escrituras Hebreas —que los miembros del Sanedrín conocen bien— enseñan claramente que Jehová espera obediencia de su pueblo (1 Samuel 15:22, 23).

SU OBEDIENCIA SE VE RECOMPENSADA
“Tenemos que obedecer a Dios como gobernante más bien que a los hombres.” Todo parece indicar que estas palabras de Pedro hacen mella en al menos un miembro del tribunal supremo: Gamaliel. En una sesión a

EMT 2013

57

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

puerta cerrada, este respetado juez del Sanedrín convence a los demás de que sigan su consejo. Basándose en casos ocurridos en el pasado, les muestra que no es prudente obstaculizar la obra de los apóstoles. Y concluye con una sabia recomendación: “No se metan con estos hombres, sino déjenlos [...]; de otro modo, quizás se les halle a ustedes luchadores realmente contra Dios” (Hechos 5:34-39). Las sensatas palabras de Gamaliel logran que el tribunal libere a los apóstoles. Antes de dejarlos ir, los azotan, pero ellos no se dejan intimidar. De hecho, el relato bíblico dice: “Todos los días en el templo, y de casa en casa, continuaban sin cesar enseñando y declarando las buenas nuevas acerca del Cristo, Jesús” (Hechos 5:42). Está claro que Jehová bendijo a los apóstoles por declarar que él es la autoridad suprema. Hoy día, los cristianos verdaderos hacen lo mismo. Los testigos de Jehová reconocen a Dios como su Gobernante Supremo. Por eso, si alguien quiere obligarlos a actuar en contra de los mandatos divinos, responden igual que los apóstoles: “Tenemos que obedecer a Dios como gobernante más bien que a los hombres”.

Núm. 1: Hechos 5:17-32 Núm. 2: ¿Qué debemos hacer para que Jehová nos conozca? (2 Tim. 2:19) *** w04 7/15 págs. 14-15 ¿Nos deleitamos en “la ley de Jehová”? *** EL BENDITO “CAMINO DE LOS JUSTOS”
21 El Salmo primero concluye así: “Jehová va conociendo el camino de los justos, pero el mismísimo camino de los inicuos perecerá” (Salmo 1:6). ¿Cómo es que Dios ‘va conociendo a los justos’? Pues bien, si llevamos un derrotero recto, podemos estar seguros de que nuestro Padre celestial valora nuestros esfuerzos y nos considera sus siervos aprobados. A la vez, podemos y debemos echar sobre él todas nuestras inquietudes convencidos de que en verdad se interesa por nosotros (Ezequiel 34:11; 1 Pedro 5:6, 7). 22 “El camino de los justos” permanecerá para siempre, pero los inicuos incorregibles perecerán a causa del juicio adverso de Jehová, y su “camino”, o derrotero, terminará junto con ellos. Podemos confiar en el cumplimiento de las palabras de David: “Solo un poco más de tiempo, y el inicuo ya no será; y ciertamente darás atención a su lugar, y él no será. Pero los mansos mismos poseerán la tierra, y verdaderamente hallarán su deleite exquisito en la abundancia de paz. Los justos mismos poseerán la tierra, y residirán para siempre sobre ella” (Salmo 37:10, 11, 29).

Núm. 3: ¿Qué se requiere que hagamos para beneficiarnos del sacrificio perfecto de Jesús? (rs pág. 325 párrs. 2, 3) *** rs pág. 325 párrs. 2, 3 Rescate *** ¿Qué se requiere que hagamos para que nos beneficiemos permanentemente del sacrificio perfecto de Jesús?

Juan 3:36: “El que ejerce fe en el Hijo tiene vida eterna; el que desobedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él.” Heb. 5:9: “Después de haber sido hecho perfecto [Jesucristo] vino a ser responsable por la salvación eterna para todos los que le obedecen.”

58

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Junio
24 de Jun. Lectura de la Biblia: Hechos 8-10 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático Lectura de la Biblia: Hechos 8-10 *** w08 5/15 págs. 31 párrs. 5-7 Puntos sobresalientes del libro de Hechos *** Lecciones para nosotros:

9:23-25. Eludir a nuestros enemigos para seguir predicando no es cobardía. 9:28-30. Si resulta física, moral o espiritualmente peligroso predicar en ciertos vecindarios o a ciertas personas, debemos ser prudentes y selectivos respecto a dónde y cuándo predicamos. 9:31. En épocas de paz relativa debemos procurar fortalecer nuestra fe mediante el estudio y la meditación. Estos hábitos nos ayudarán a andar en el temor de Jehová, pues pondremos en práctica lo que aprendemos y seremos celosos en el ministerio.

EMT 2013

59

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Julio
1 de Jul. Lectura de la Biblia: Hechos 11-14 Núm. 1: Hechos 11:1-18 Núm. 2: ¿Qué efecto debe tener el rescate en el uso que damos a nuestra vida? (rs pág. 325 párr. 6–pág. 326 párr. 2) Núm. 3: ¿A quiénes elegimos como nuestros amigos? (Sal. 119:63) Lectura de la Biblia: Hechos 11-14 *** w08 5/15 pág. 32 Puntos sobresalientes del libro de Hechos *** Respuestas a preguntas bíblicas:

14:8-13. ¿Por qué los habitantes de Listra llamaron “Zeus a Bernabé, pero Hermes a Pablo”? Zeus era el dios supremo de la mitología griega, y a su hijo Hermes se le conocía por su elocuencia. Como Pablo era quien llevaba la palabra, la gente de Listra lo llamó Hermes, y a Bernabé, Zeus.

12:5-11. Podemos orar a favor de nuestros hermanos, y debemos hacerlo. 12:21-23; 14:14-18. Herodes aceptó enseguida la gloria que solo debía darse a Dios. ¡Qué diferente del rechazo inmediato y enfático que manifestaron Pablo y Bernabé ante la excesiva muestra de alabanza y honra! No debemos desear gloria por ningún logro que alcancemos en nuestro servicio a Jehová. 14:5-7. Ser prudentes nos ayuda a permanecer activos en el servicio a Dios (Mat. 10:23). 14:22. Los cristianos esperan sufrir tribulaciones. No tratan de evadirlas renunciando a su fe (2 Tim. 3:12).

Lecciones para nosotros:

Núm. 1: Hechos 11:1-18 Núm. 2: ¿Qué efecto debe tener el rescate en el uso que damos a nuestra vida? (rs pág. 325 párr. 6–pág. 326 párr. 2) *** rs pág. 325 párr. 6 pág. 326 párr. 2 Rescate *** ¿Qué efecto debe tener esta provisión en el uso que damos a nuestra vida?

1 Ped. 2:24: “Él mismo cargó con nuestros pecados en su propio cuerpo sobre el madero, para que acabásemos con los pecados y viviésemos a la justicia.” (En vista de todo lo que Jehová y su Hijo han hecho para limpiarnos del pecado, debemos esforzarnos diligentemente por vencer las tendencias pecaminosas. ¡Debe ser absolutamente inconcebible el que deliberadamente hagamos algo que sepamos que es pecaminoso!) Tito 2:13, 14: “Cristo Jesús [...] se dio a sí mismo por nosotros para librarnos de toda clase de desafuero y limpiar para sí mismo un pueblo peculiarmente suyo, celoso de obras excelentes.” (El agradecimiento que sentimos por esta maravillosa provisión debe movernos a participar celosamente en esas obras que Cristo ha asignado a sus seguidores verdaderos.) 2 Cor. 5:14, 15: “El amor que el Cristo tiene nos obliga, porque esto es lo que hemos juzgado, que un hombre murió por todos; así pues, todos habían muerto; y murió por todos para que los que viven no vivan ya para sí mismos, sino para el que murió por ellos y fue levantado.”

Núm. 3: ¿A quiénes elegimos como nuestros amigos? (Sal. 119:63) *** w84 6/15 págs. 24-25 Recordatorios y órdenes del Dios de un nuevo sistema ***
En medio de esas circunstancias tan desafiantes, la mano de Jehová no resultará ser demasiado corta en cuanto a alcance de modo que él no pueda salvar a los que observan las órdenes de Dios y le temen. (Isaías 50:2.) 18 Mientras nos acercamos al fin catastrófico de este sistema de cosas desaforado y sin amor y al fin de la separación de la gente de las naciones, como cuando un pastor separa sus ovejas de las cabras, ¿en compañía de quiénes queremos que se nos halle? ¿En compañía de las personas de cualidades como de cabra, a quienes se cortará eternamente de toda existencia, o en compañía de los amadores de Jehová Dios, cuyas cualidades son como de oveja? (Mateo 25:31-46.) Éste es el momento oportuno para escoger a los socios apropiados. Ahora es el tiempo de hacer la selección que hizo el salmista, quien dijo sobre el Ser Supremo: “Socio soy de todos los que de veras te temen, y de los que guardan tus órdenes” (Salmo 119:63). Sabemos qué porción recibirán los que temen a Jehová Dios, y queremos tener parte con ellos en esta agradable porción, para el propio gozo de Jehová. Porque lo amamos, nos interesamos profunda y constantemente en hacer lo que él requiere de nosotros, para así poder agradarle. El salmista expresa bien nuestra resolución al decir: “En tus órdenes ciertamente me interesaré intensamente, y ciertamente miraré atento a tus sendas”. (Salmo 119:15.)

60

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

19 Desde el fin de una guerra mundial, la primera de su clase, en 1918, el Dios Altísimo ha llevado adelante una obra maravillosa en medio de un mundo opuesto. Es la obra de hacer que sus Testigos prediquen “estas buenas nuevas del reino [...] en toda la tierra habitada para testimonio a todas las naciones”, en vista de que se aproxima el “fin” de este sistema de cosas, que ya tiene varios milenios de existencia (Mateo 24:14). Queremos participar con Él en sus obras. Queremos hacer Su voluntad, y por eso le pedimos que nos haga hacer Su voluntad. Nuestra oración sincera sigue siendo la que expresan las palabras de Salmo 119:27: “Hazme entender el camino de tus propias órdenes, para que me preocupe con tus obras maravillosas”. 20 Una de las obras más maravillosas de Dios, que aún está por efectuarse, será la de conservar con vida a sus testigos fieles y leales a través del venidero fin de este sistema de cosas, e introducirlos en el Nuevo Orden (2 Pedro 3:13). Será justo por parte de Él salvaguardarlos a través de la muerte de este sistema de cosas mortalmente enfermo. Él contestará esta oración inspirada que ellos hacen: “¡Mira! He ansiado tus órdenes. En tu justicia consérvame vivo” (Salmo 119:40). Que ésa sea su oración personal. Entonces, después que haya pasado la más grande tribulación de toda la historia del mundo y usted esté a salvo ya pasados los umbrales del nuevo y justo sistema de cosas, se sentirá sinceramente movido a decir: “Hasta tiempo indefinido no olvidaré tus órdenes. Porque por ellas me has conservado vivo”. (Salmo 119:93.)

Ayuda para la memoria

¿Qué “recordatorios” procedentes de Dios tiene usted a su disposición? ¿Cómo puede usted beneficiarse de los recordatorios que Dios nos da? ¿Qué son las “órdenes” de Jehová? ¿Por qué debe usted tener el deseo de ejecutarlas?

*** w70 1/2 pág. 90 ¿Se asocia usted o solo asiste? *** AMIGOS VERDADEROS
Como ya se hizo notar, una de las definiciones de la palabra asociarse es “unirse como amigo.” Los testigos de Jehová con frecuencia usan el término “amigos” cuando se refieren a sus hermanos y hermanas cristianos. Pero el ser amigo verdadero envuelve más que el asistir a las reuniones con otro, o hasta estar familiarizado con el nombre de otro. Significa que le hemos cultivado cariño a esa persona. ¿Cuál es la base para cultivar amigos verdaderos? Jesús indicó esto cuando dijo: “Ustedes son mis amigos si hacen lo que les mando.” (Juan 15:14) Esto muestra que las verdaderas amistades cristianas se establecen sobre interés mutuo en hacer lo que Cristo manda. Los amigos de Jesús son los que le obedecen... sin importarle a él su edad, sus antecedentes nacionales o raza. Así sucede entre los cristianos verdaderos. Sí, el interés mutuo en servir a Dios los junta más estrechamente que aun los vínculos de familia. Jesucristo indicó que así es como debe ser. Pues en una ocasión, cuando se le informó que su madre y sus hermanos carnales querían verlo, Jesús dijo: “Mi madre y mis hermanos son estos que oyen la palabra de Dios y la hacen.”—Luc. 8:21.

COMPAÑERISMO
El asociarse también envuelve el ‘unirse como compañero.’ ¿Y qué es un compañero? Es uno que acompaña a otro, que toma parte en lo que otro esté haciendo. Cuando usted va a las reuniones de los testigos de Jehová, ¿verdaderamente se siente usted compañero de los presentes, o todavía se siente un poco fuera de lugar? Si usted no se siente cómodo, o le parece que no ‘encaja,’ ¿pudiera ser que usted todavía no está participando a grado cabal en hacer lo que el pueblo de Jehová está haciendo o no está acompañándolos en ello? Los testigos de Jehová están completamente dedicados a ‘predicar las buenas nuevas del reino en toda la tierra habitada antes de que venga el fin.’ (Mat. 24:14) Por eso, para asociarse verdaderamente como compañero con ellos, usted tiene que envolverse de todo corazón en esta actividad de predicar. Usted tiene que emprender un derrotero de vida que esté en completa armonía con los principios cristianos.

CONSORCIO
Otra definición del verbo asociarse es ‘unirse como socio.’ Una definición de socio es ‘compañero en el juego,’ o ‘jugador del mismo equipo,’ ‘uno que participa.’ ¿Realmente se siente usted como socio de los que están en las reuniones? ¿Realmente le parece que usted y todos los presentes están del mismo lado? El salmista bíblico escribió: “Socio soy de todos los que de veras te temen [Jehová], y de los que guardan tus órdenes.” (Sal. 119:63) Si usted está determinado a ponerse intransigentemente de parte de Jehová Dios y su reino, usted debe sentir consorcio estrecho con los que están en las reuniones. El salmista David expresó cómo se sienten los que verdaderamente se asocian con el pueblo de Dios cuando exclamó: “Me regocijé cuando estuvieron diciéndome: ‘Vamos a la casa de Jehová.’” (Sal. 122:1) Sí, David se regocijó por la oportunidad de asociarse con el pueblo de Dios. Y note la expresión “vamos.” No solo se interesó en su propia asistencia, sino que se sentía estrechamente unido a todos los que expresaban interés en la adoración de Jehová. Que usted sienta esto mismo al tomar parte en las reuniones de los testigos de Jehová.

EMT 2013

61

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Julio
8 de Jul. Lectura de la Biblia: Hechos 15-17 Núm. 1: Hechos 16:16-34 Núm. 2: ¿Por qué tienen razones para sentirse contentos los cristianos cuando los persiguen? (Mat. 5:11,12) Núm. 3: Cuando el apóstol Pablo dijo que los cristianos serían “arrebatados” con el Señor, ¿qué asunto se estaba considerando? (rs pág. 46 párr. 5–pág. 47 párr. 1) Lectura de la Biblia: Hechos 15-17 *** w08 5/15 pág. 32 Puntos sobresalientes del libro de Hechos *** Respuestas a preguntas bíblicas:

16:6, 7. ¿Por qué prohibió el espíritu santo que Pablo y sus compañeros predicaran en el distrito de Asia y Bitinia? Allí había pocos trabajadores, y el espíritu santo los guió a campos más productivos. 16:1, 2. Los jóvenes cristianos deben esforzarse arduamente en su servicio a Dios y pedir su ayuda a fin de ganarse un buen nombre. 16:3. Debemos hacer cuanto podamos en conformidad con los principios bíblicos para que las personas acepten las buenas nuevas (1 Cor. 9:19-23).

Lecciones para nosotros:

Núm. 1: Hechos 16:16-34 Núm. 2: ¿Por qué tienen razones para sentirse contentos los cristianos cuando los persiguen? (Mat. 5:11,12) *** w04 9/1 pág. 5 Lo que de verdad hace falta para ser feliz ***
Quizás le resulte difícil creer que alguien que es perseguido y vituperado pueda ser feliz. No obstante, debe ser cierto, pues Jesús mismo lo aseguró. Por lo tanto, ¿cómo deberían entenderse sus palabras?

¿CÓMO ES POSIBLE QUE ALGUIEN PERSEGUIDO SEA FELIZ?
Note que Jesús no dijo que el vituperio y la persecución en sí mismos condujeran a la felicidad. Él especificó: “Felices son los que han sido perseguidos por causa de la justicia, [...] cuando los vituperen y los persigan [...] por mi causa” (Mateo 5:10, 11). Así pues, dicha felicidad solo se produce si la persona sufre vituperio por ser un seguidor de Cristo y por amoldar su vida a los principios justos que Él enseñó. El ejemplo de los primeros cristianos demuestra esta afirmación. Los miembros del Sanedrín, el tribunal supremo judío, “mandando llamar a los apóstoles, los fustigaron, y les ordenaron que dejaran de hablar sobre la base del nombre de Jesús, y los dejaron ir”. ¿Cómo reaccionaron los apóstoles? “Estos, por lo tanto, se fueron de delante del Sanedrín, regocijándose porque se les había considerado dignos de sufrir deshonra a favor del nombre de él. Y todos los días en el templo, y de casa en casa, continuaban sin cesar enseñando y declarando las buenas nuevas acerca del Cristo, Jesús.” (Hechos 5:40-42s; 13:50-52.) El apóstol Pedro aclaró aún más el vínculo existente entre el vituperio y la felicidad al escribir: “Si a ustedes los están vituperando por el nombre de Cristo, son felices, porque el espíritu de gloria, sí, el espíritu de Dios, descansa sobre ustedes” (1 Pedro 4:14). En efecto, si un cristiano sufre por hacer lo bueno, a pesar de que dicho sufrimiento sea desagradable, tendrá la felicidad de saber que cuenta con el espíritu santo de Dios. ¿Qué relación hay entre el espíritu de Dios y la felicidad?

Núm. 3: Cuando el apóstol Pablo dijo que los cristianos serían “arrebatados” con el Señor, ¿qué asunto se estaba considerando? (rs pág. 46 párr. 5–pág. 47 párr. 1) *** rs pág. 46 párr. 5 pág. 47 párr. 1 Arrebatamiento (Rapto) *** Cuando el apóstol Pablo dijo que los cristianos serían “arrebatados” con el Señor, ¿qué asunto se estaba considerando?

1 Tes. 4:13-18, VV (1977): “No queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen [“de los muertos”, BJ, EMN, BR; “de los difuntos”, FS, FF], para que no os entristezcáis como los demás que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. Por lo cual os decimos esto por palabra del Señor: que nosotros los que vivamos, los que hayamos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando,

62

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivamos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para salir al encuentro del Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.” (Evidentemente algunos miembros de la congregación cristiana de Tesalónica habían muerto. Pablo animó a los sobrevivientes a consolarse unos a otros con la esperanza de la resurrección. Les recordó que Jesús había sido resucitado después de su muerte; así, también, en la venida del Señor, aquellos cristianos fieles que habían muerto serían resucitados para estar con Cristo.)

EMT 2013

63

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Julio
15 de Jul. Lectura de la Biblia: Hechos 18-21 Núm. 1: Hechos 20:17-38 Núm. 2: ¿Aparecerá Cristo visiblemente en una nube y entonces se llevará a los cielos a los cristianos fieles mientras el mundo los contempla? (rs pág. 47 párr. 2–pág. 48 párr. 1) Núm. 3: ¿Cómo demostramos que tenemos la mente puesta en el espíritu? (Rom. 8:6) Lectura de la Biblia: Hechos 18-21 *** w08 5/15 pág. 32 Puntos sobresalientes del libro de Hechos *** Respuestas a preguntas bíblicas:

18:12-17. ¿Por qué no interfirió el procónsul Galión cuando los observadores se pusieron a golpear a Sóstenes? Galión tal vez pensó que quien parecía ser el cabecilla de la chusma contra Pablo estaba recibiendo su merecido. No obstante, este incidente tuvo buenos resultados, pues Sóstenes se convirtió al cristianismo. Más tarde, Pablo se refiere a él como “nuestro hermano” (1 Cor. 1:1). 18:18. ¿Qué voto hizo Pablo? Algunos eruditos sugieren que Pablo hizo un voto de nazareato (Núm. 6:1-21). No obstante, la Biblia no dice qué clase de voto era ni revela si Pablo lo hizo antes o después de su conversión, o si lo estaba empezando o terminando. Sea como fuere, no era un pecado hacer dicho voto.

Lecciones para nosotros:

20:20, 21. La predicación de casa en casa es un aspecto esencial de nuestro ministerio. 20:24; 21:13. Mantenernos íntegros hacia Dios es más importante que conservar nuestra vida. 21:21-26. Debemos estar deseosos de aceptar los buenos consejos.

Núm. 1: Hechos 20:17-38 Núm. 2: ¿Aparecerá Cristo visiblemente en una nube y entonces se llevará a los cielos a los cristianos fieles mientras el mundo los contempla? (rs pág. 47 párr. 2–pág. 48 párr. 1) *** rs pág. 47 párr. 2 pág. 48 párr. 1 Arrebatamiento (Rapto) *** ¿Aparecerá Cristo visiblemente en una nube y entonces se llevará a los cielos a los cristianos fieles mientras el mundo los contempla?
Juan 14:19, VV (1977): “Todavía un poco, y el mundo ya no me verá más; pero vosotros [sus discípulos fieles] me veréis; porque yo vivo, y vosotros también viviréis.” (Cursivas nuestras.) (Compárese con 1 Timoteo 6:16.) ¿Puede ‘descender del cielo’ el Señor, como se declara en 1 Tesalonicenses 4:16, sin ser visible a los ojos físicos? En los días de las ciudades antiguas de Sodoma y Gomorra, Jehová dijo que iba a ‘descender y ver’ lo que la gente estaba haciendo (Gén. 18:21, VV [1977]). Pero cuando Jehová hizo dicha inspección, ningún humano lo vio, aunque sí vieron a los representantes angelicales que envió (Juan 1:18). De igual manera, sin tener que volver en la carne, Jesús podía dirigir su atención a sus seguidores fieles en la Tierra para darles su recompensa. Jesús predijo: “Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en una nube con poder y gran gloria” (Luc. 21:27, VV [1977]). De ninguna manera contradice esta declaración, ni otras similares en otros textos, lo que Jesús dijo según se registra en Juan 14:19. Considere: En el monte Sinaí, ¿qué ocurrió cuando Dios ‘vino al pueblo en una nube espesa’, como se declaró en Éxodo 19:9? (VV [1977].) Dios estaba presente de manera invisible; el pueblo de Israel vio prueba visible de su presencia, pero ninguno de ellos, de hecho, vio con sus ojos a Dios. Por eso, también, cuando Jesús dijo que vendría “en una nube”, tiene que haber querido decir que él sería invisible a los ojos humanos, pero que los humanos se darían cuenta de su presencia. Lo ‘verían’ con los ojos mentales y discernirían el hecho de que estaba presente. (Véase la sección amplia titulada “Vuelta de Cristo”, donde se ofrecen comentarios adicionales.)

¿Dijo Jesús si el mundo lo vería otra vez con los ojos físicos o no?

¿Qué significa el que el Señor ‘descienda del cielo’?

¿En qué sentido, pues, “verán” al Señor ‘venir en una nube’ los humanos?

Núm. 3: ¿Cómo demostramos que tenemos la mente puesta en el espíritu? (Rom. 8:6) *** w11 11/15 pág. 14 párrs. 15-18 Para tener vida y paz, andemos en conformidad con el espíritu ***
15 (Léase Romanos 8:6.) Para hacer cualquier cosa, sea buena o mala, hay que concentrarse en ella. La gente que solo piensa en las cosas de la carne no tarda en desarrollar una actitud o inclinación totalmente centrada en ellas. Por lo general, sus sentimientos, intereses y afectos giran únicamente en torno a las cosas carnales.

64

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

16 ¿Qué es lo que más le interesa a la mayoría de la gente? El apóstol Juan escribió: “Todo lo que hay en el mundo —el deseo de la carne y el deseo de los ojos y la exhibición ostentosa del medio de vida de uno— no se origina del Padre, sino que se origina del mundo” (1 Juan 2:16). Hoy día, la promiscuidad sexual y la búsqueda de prominencia y bienes materiales son temas que saturan libros, revistas, periódicos, programas de televisión, películas e Internet. La mayoría de la gente no piensa en otra cosa. Sin embargo, “tener la mente puesta en la carne significa muerte”, en sentido espiritual ahora y en sentido físico en el futuro cercano. ¿Por qué? “Porque el tener la mente puesta en la carne significa enemistad con Dios, porque esta no está sujeta a la ley de Dios, ni, de hecho, lo puede estar. Por eso los que están en armonía con la carne no pueden agradar a Dios.” (Rom. 8:7, 8.) 17 Por otra parte, “tener la mente puesta en el espíritu significa vida y paz”: vida eterna en el futuro, así como paz interior y paz con Dios ahora. ¿Cómo podemos seguir teniendo “la mente puesta en el espíritu”? Acostumbrándonos a reflexionar en las cosas del espíritu y permitiendo que se desarrollen en nosotros inclinaciones y actitudes espirituales. Al hacerlo, nuestra mente estará “sujeta a la ley de Dios” y “en armonía” con su punto de vista. Cuando nos enfrentemos a una tentación, no tendremos dudas sobre qué camino seguir. Tomaremos la decisión correcta, la que esté de acuerdo con el espíritu. 18 Por lo tanto, es fundamental que tengamos la mente puesta en las cosas del espíritu. Lo haremos “fortifi[cando la] mente para actividad”, es decir, edificando nuestra vida alrededor de un programa espiritual que incluya la oración regular, la lectura y el estudio de la Biblia, la asistencia a las reuniones y el ministerio cristiano (1 Ped. 1:13). En vez de permitir que las cosas de la carne nos distraigan, concentrémonos en las cosas del espíritu. De esa forma seguiremos andando en conformidad con él. Y eso nos traerá bendiciones, pues tener la mente puesta en las cosas del espíritu significa vida y paz (Gál. 6:7, 8).

Significa que la fuerza activa de Jehová nos controla, domina y motiva. Permitimos que el espíritu de Dios actúe en nosotros al leer y estudiar la Biblia, al obedecer la ley divina de todo corazón y al pedir a Dios que nos dé su espíritu.—15/3, página 15.

*** w01 4/15 pág. 29 ¿Recuerda usted? *** • ¿Qué significa la expresión “tener la mente puesta en el espíritu”? (Romanos 8:6.)

*** w08 9/15 pág. 24 Resistamos “el espíritu del mundo” *** SIGAMOS TENIENDO “LA MENTE PUESTA EN EL ESPÍRITU”
19 Los actos van precedidos por pensamientos. Hasta los actos que pudieran calificarse de irreflexivos son provocados por pensamientos, que a menudo son carnales. Por eso el apóstol Pablo nos recuerda la necesidad de vigilar en qué fijamos nuestra mente. Él escribió: “Los que están en conformidad con la carne fijan la mente en las cosas de la carne; pero los que están en conformidad con el espíritu, en las cosas del espíritu” (Rom. 8:5). 20 ¿Cómo evitar que el espíritu del mundo domine nuestra mente y, por consiguiente, nuestros actos? Tenemos que filtrar la información que nos llega para impedir en lo posible que la propaganda del mundo influya en nuestra forma de pensar. Por ejemplo, no nos entretenemos con programas que exaltan la inmoralidad o la violencia y ensucian la mente. Reconocemos que es imposible que el espíritu santo —limpio y puro— se aloje en una mente sucia (Sal. 11:5; 2 Cor. 6:15-18). Además, cuando somos constantes en la lectura de la Biblia, la oración, la meditación y la asistencia a las reuniones, le estamos abriendo las puertas de nuestra mente al espíritu de Dios. Y cuando participamos regularmente en la predicación cristiana, estamos obrando en conformidad con dicho espíritu. 21 Sigamos resistiendo el espíritu del mundo y los deseos carnales que este fomenta. Vale la pena el esfuerzo, pues, como escribe el apóstol Pablo, “tener la mente puesta en la carne significa muerte, pero [...] tener la mente puesta en el espíritu significa vida y paz” (Rom. 8:6).

EMT 2013

65

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Julio
22 de Jul. Lectura de la Biblia: Hechos 22-25 Núm. 1: Hechos 22:17-30 Núm. 2: ¿En qué sentido estamos en el mundo pero no somos parte de él? (Juan 17:15,16) Núm. 3: ¿Es posible que los cristianos sean llevados al cielo en cuerpo físico? (rs pág. 48 párrs. 2, 3) Lectura de la Biblia: Hechos 22-25 *** w08 5/15 pág. 32 párr. 15 Puntos sobresalientes del libro de Hechos *** Lecciones para nosotros:

25:8-12. Los cristianos de la actualidad pueden y deben valerse de las disposiciones jurídicas disponibles para “defender y establecer legalmente las buenas nuevas” (Fili. 1:7).

Después de su resurrección y ascensión al cielo, Jesucristo se apareció a Saulo de Tarso (más tarde el apóstol Pablo) y le habló audiblemente. Pero “los compañeros de viaje de Saulo se quedaron sin habla, porque oyeron la voz pero no pudieron ver a nadie.” (Hech. 9:7, An American Translation) Citando a Pablo que habla en primera persona respecto al mismo suceso, Hechos 22:9 dice: “Los hombres que estaban conmigo vieron la luz, pero no oyeron la voz de aquel que me hablaba.”—AT. Es útil considerar el significado de la palabra griega para “oír” a fin de resolver esta aparente discrepancia. Puede denotar oír algo sin entender lo que se declara. Los que viajaban con Pablo evidentemente oyeron una voz pero, debido a estar apagada o hecha indistinta, no entendieron el mensaje que se le transmitía a Pablo.— Compare con 1 Corintios 14:2, donde la palabra griega para “oír” se traduce “escucha.” El hecho de que los compañeros de Pablo no comprendieron lo que se dijo queda comprobado también por el modo en que se usa la palabra griega para “voz” en conexión con el verbo “oír” en Hechos 9:7 y 22:9. El Expository Dictionary of New Testament Words de Vine dice esto: “En Hechos 9:7, ‘oyendo la voz,’ el sustantivo ‘voz’ está en el caso genitivo partitivo [i.e., oyendo (algo) de], mientras que en 22:9, ‘no oyeron la voz,’ la construcción es con el acusativo. Esto remueve la idea de que haya contradicción. Lo primero indica el oír el sonido; lo último indica el significado o mensaje de la voz (esto no lo oyeron).” Los modos en que vierten esto varias traducciones modernas de la Biblia también muestran esta diferencia. La New American Standard Bible vierte los textos envueltos como sigue: “Los hombres que viajaban con él se quedaron sin habla, oyendo la voz, pero no viendo a nadie.” “Los que estaban conmigo contemplaron la luz, sin duda, pero no entendieron [margen: U, oyeron (con entendimiento)] la voz de Aquel que me hablaba.” La traducción en alemán por Leander van Ess dice: “Porque de veras oyeron el sonido, pero no vieron a nadie.” “Pero no entendieron la voz del que me hablaba.” Richard Francis Weymouth usa modos de verter que muestran que los hombres oyeron la voz pero no oyeron las “palabras de Aquel” que le habló a Pablo. De manera parecida, la Traducción del Nuevo Mundo dice que los hombres oyeron “el sonido de una voz,” pero no “oyeron [“oyeron con entendimiento,” margen] la voz del que . . . hablaba” con Pablo.—Hech. 9:7; 22:9.

*** w72 8/15 págs. 511-512 Preguntas de los lectores *** • ¿Por qué indica Hechos 9:7 que los compañeros de viaje de Saulo oyeron una voz, mientras que Hechos 22:9, al informar acerca del mismo suceso, declara que no la oyeron?—Argentina.

*** w73 9/1 págs. 529-530 ¿Por qué se escribió así? *** LO QUE OPINABAN DEL CRISTIANISMO EN EL PRIMER SIGLO
5 Remontémonos en las alas del tiempo hasta aproximadamente el año 61 E.C., a la ciudad de Jerusalén. Han pasado unos veintiocho años desde la muerte de Jesús en un madero de tormento precisamente fuera de los muros de Jerusalén. Jerusalén es una ciudad santa para los judíos. Juzgando por todas las apariencias exteriores, Jerusalén capeó los días del despreciado Jesús de Nazaret. Se alega que la religión de los judíos es la religión de la antigüedad, extendiéndose al pasado hasta su antecesor Abrahán. La gente tiene en alta estima a los líderes espirituales de los judíos, los rabinos. Se les otorga prestigio y honra. Se han sentado en la cátedra de Moisés y tienen el lugar más prominente en las cenas y los asientos delanteros en las sinagogas, y reciben los saludos en las plazas de mercado, y los hombres los llaman “Rabí.” Verdaderamente forman parte de la estructura del poder religioso del día.—Mat. 23:6, 7. 6 También en la ciudad de Jerusalén hay comparativamente pocas personas que pertenecen a una secta odiada que se llaman cristianos o ‘El Camino.’ (Hech. 9:2; 19:9; 22:4) Los líderes religiosos judíos y sus seguidores los consideran con desdén. Son perseguidos y menospreciados. Lo que es más, la mayoría de ellos son de nacimiento judío y por lo tanto son odiados doblemente por haber dejado la religión de los judíos para hacerse seguidores de Jesús, el “llamado” Cristo. Tan grande es el odio a los cristianos que unos años antes cuando el apóstol Pablo había estado en la ciudad su mera presencia en el templo había suscitado un motín, gritando los judíos religiosos a voz en cuello: “¡Quita de la tierra a tal hombre, porque no debió vivir!” (Hech. 22:22) Más de cuarenta judíos se

66

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

comprometieron bajo una maldición a no comer ni beber hasta que hubiesen acabado con Pablo. (Hech. 23:12-15) En este ambiente de fanatismo religioso y odio a los cristianos la congregación tenía que vivir, predicar y mantenerse firme en la fe. ¡Cómo necesitaban estímulo y conocimiento y entendimiento sanos de Cristo y de la manera en que él cumplió la ley de Moisés a fin de que no retrocedieran al judaísmo y la observancia de la ley mosaica! Ciertamente Pablo sabía lo que necesitaban. Él conocía personalmente las pruebas que ellos estaban sufriendo. 7 Piense por un momento en algunos de los argumentos y la oposición que tenían que afrontar aquellos cristianos judíos primitivos. Ante todo, lejos estaba de los líderes religiosos judíos y sus seguidores dejar que aquellos cristianos odiados pensaran que tenían el favor de Dios. ¿No eran los judíos quienes tenían la evidencia tangible de la bendición de Dios? ¿No era cierto que Dios trató con los judíos por medio de ángeles? Ciertamente, pues dice el libro de Moisés: “Se le apareció el ángel de Jehová [a Moisés] en una llama de fuego en medio de una zarza.” Más tarde Jehová dijo: “Aquí estoy enviando un ángel delante de ti para mantenerte en el camino y para introducirte en el lugar que he preparado.” (Éxo. 3:2; 23:20) Pues, los judíos quizás hasta hayan hecho alarde de que Moisés hasta habló con Dios boca a boca. Además, considere el magnífico templo, con los compartimientos Santo y Santísimo. ¡Observe su notable belleza, su fuerza, su fundamento firme! ¡Eso es lo que tenían los judíos! Y otra cosa: ¡piense en el sacerdocio judío! Pues, se remontaba hasta Aarón y sus hijos, miembros de la tribu de Leví. El sumo sacerdote era descendiente de esta línea especial. Los judíos tenían el pacto de la Ley, que Moisés recibió de Dios mismo. El reino divino era posesión de los judíos; y Jerusalén, bueno, Jerusalén era la ciudad-trono desde la cual habría de proceder la gobernación de Dios. 8 Ahora considere a los cristianos en Jerusalén. ¿Qué tenían? Según el modo de ver las cosas los líderes judíos, los cristianos no tenían nada en comparación. Su caudillo Jesús estaba muerto, y había muerto como un criminal cualquiera. ¿Quién fue él? No tenía prominencia alguna en la opinión de los líderes judíos. Solo era hijo de un carpintero de condición humilde, y, además de eso, de Nazaret. En cuanto a educación, no tenía nada del entrenamiento formal de las escuelas rabínicas avanzadas. ¡Cómo carecía de conocimiento y educación desde el punto de vista de los judíos cuando se le comparaba a lo que sus maestros e instructores sabían y se les había enseñado! Y además de eso, entre sus seguidores había muy pocos eruditos. En su mayor parte sus seguidores se componían de pescadores, recaudadores de impuestos, y hasta gentiles, y aquellos gentiles ciertamente no eran de la descendencia natural de Abrahán a los ojos de los líderes judíos. ¿Cómo podrían pensar los cristianos por un instante que tenían el favor de Dios y que Dios estaba tratando con ellos? A los judíos les parecía que ellos eran los escogidos por Dios, porque ellos eran la prole de Abrahán. Agregado a eso, los cristianos se reunían en aposentos de arriba u otros lugares apartados, mientras que los judíos tenían su hermoso templo en el cual reunirse.

Núm. 1: Hechos 22:17-30 Núm. 2: ¿En qué sentido estamos en el mundo pero no somos parte de él? (Juan 17:15,16) *** w04 8/15 pág. 17 párr. 2 Jehová, nuestra “plaza fuerte en el tiempo de angustia” ***
2 Jehová ha optado por no ‘sacarnos del mundo’. Más bien, es su voluntad que vivamos entre las personas de este mundo a fin de proclamarles Su mensaje de esperanza y consuelo (Romanos 10:13-15). Sin embargo, por vivir en el mundo estamos expuestos a los ataques del “inicuo”, como da a entender la oración de Jesús. La humanidad desobediente y las fuerzas espirituales inicuas causan mucho dolor y angustia, y los cristianos no son inmunes a tal aflicción (1 Pedro 5:9).

*** g97 9/8 págs. 12-13 ¿Qué significa ‘no ser parte del mundo’? *** EL PUNTO DE VISTA BÍBLICO
EN EL siglo IV E.C., miles de supuestos cristianos abandonaron sus pertenencias, familiares y estilo de vida para vivir aislados en los desiertos de Egipto. Se les llegó a conocer como anacoretas, del griego a·na·kjo·ré·o, que significa “retirarse”. Un historiador explica que los anacoretas guardaban las distancias con sus contemporáneos. Pensaban que apartándose de la sociedad humana, obedecían el mandato cristiano de ‘no ser parte del mundo’. (Juan 15:19.) La Biblia exhorta a los cristianos a mantenerse “sin mancha del mundo”. (Santiago 1:27.) Las Escrituras advierten claramente: “Adúlteras, ¿no saben que la amistad con el mundo es enemistad con Dios? Cualquiera, por lo tanto, que quiere ser amigo del mundo está constituyéndose enemigo de Dios”. (Santiago 4:4.) Ahora bien, ¿significan estas palabras que los cristianos deben hacerse anacoretas y alejarse de los demás en sentido literal? ¿Deben guardar las distancias con los que no comparten sus creencias religiosas?

LOS CRISTIANOS NO SON INSOCIABLES
La idea de no ser parte del mundo está incluida en numerosos relatos bíblicos que destacan la necesidad de que los cristianos se separen de la sociedad humana apartada de Dios. (Compárese con 2 Corintios 6:14-17; Efesios 4:18; 2 Pedro 2:20.) Por lo tanto, los cristianos verdaderos evitan prudentemente las actitudes, el habla y la conducta de este mundo que están en pugna con los caminos justos de Jehová, como la búsqueda codiciosa de riquezas y prominencia y la entrega a los placeres. (1 Juan 2:15-17.) Otra manera de separarse del mundo es manteniéndose neutrales en cuestiones bélicas y políticas.

EMT 2013

67

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Jesucristo dijo que sus discípulos “no [serían] parte del mundo”. Pero también pidió a Dios: “Te solicito, no que los saques del mundo, sino que los vigiles a causa del inicuo”. (Juan 17:14-16.) Obviamente, Jesús no pretendía que sus discípulos se volvieran insociables, que evitaran todo trato con los no cristianos. De hecho, el aislamiento impediría al cristiano cumplir con su comisión de predicar y enseñar “públicamente y de casa en casa”. (Hechos 20:20; Mateo 5:16; 1 Corintios 5:9, 10.) El consejo de mantenerse sin mancha del mundo no da base a los cristianos para considerarse superiores a los demás. Los que temen a Jehová odian “el propio ensalzamiento”. (Proverbios 8:13.) Gálatas 6:3 afirma que “si alguien piensa que es algo, no siendo nada, está engañando su propia mente”. Los que se sienten superiores se engañan a sí mismos porque “todos han pecado y no alcanzan a la gloria de Dios”. (Romanos 3:23.)

“NO HABLEN PERJUDICIALMENTE DE NADIE”
En los días de Jesús había gente que despreciaba a todos los que no pertenecían a su grupo religioso selecto. Un ejemplo son los fariseos. Estos eran muy versados en la Ley mosaica, así como en las minucias de la tradición judía. (Mateo 15:1, 2; 23:2.) Los fariseos se enorgullecían de su cumplimiento meticuloso de muchos ritos religiosos. Se creían superiores a los demás simplemente por sus logros intelectuales y su rango religioso. Expresaban su actitud santurrona y despectiva diciendo: “Esta muchedumbre que no conoce la Ley son unos malditos”. (Juan 7:49.) Los fariseos incluso tenían una expresión peyorativa para referirse a los no fariseos. La expresión hebrea ‘am ha·’á·rets se usaba originalmente con un sentido positivo para designar a los miembros normales y corrientes de la sociedad. Pero con el tiempo, los arrogantes líderes religiosos de Judá le dieron un sentido despectivo. Otros grupos, incluidos los llamados cristianos, han utilizado términos como “pagano” de forma peyorativa para referirse a las personas de distinta creencia religiosa. ¿Cómo veían los cristianos del siglo primero, en cambio, a los que no habían abrazado el cristianismo? A los discípulos de Jesús se les aconsejó que trataran a los incrédulos “con apacibilidad” y “profundo respeto”. (2 Timoteo 2:25; 1 Pedro 3:15.) El apóstol Pablo dio un buen ejemplo al respecto. Fue una persona accesible, no arrogante. En vez de considerarse superior a los demás, fue humilde y edificante. (1 Corintios 9:22, 23.) En su carta inspirada a Tito, Pablo exhorta a los cristianos a “que no hablen perjudicialmente de nadie, que no sean belicosos, que sean razonables, y desplieguen toda apacibilidad para con todos los hombres”. (Tito 3:2.) En la Biblia se emplea de vez en cuando el término “incrédulo” para referirse a los no cristianos. Sin embargo, no hay pruebas de que fuera una designación o apelativo oficial. Y, desde luego, no se utilizaba para menospreciar o denigrar a los no cristianos, lo cual habría ido en contra de los principios bíblicos. (Proverbios 24:9.) En la actualidad, los testigos de Jehová evitan ser ásperos o arrogantes con los incrédulos. Consideran que es de mala educación referirse a sus familiares o vecinos no Testigos con términos peyorativos. Siguen este consejo bíblico: “El esclavo del Señor [...] tiene necesidad de [...] ser amable para con todos”. (2 Timoteo 2:24.)

“OBREMOS LO QUE ES BUENO PARA CON TODOS”
Es fundamental reconocer el peligro de relacionarse estrechamente con el mundo, sobre todo con los que desprecian las normas piadosas. (Compárese con 1 Corintios 15:33.) No obstante, cuando la Biblia aconseja ‘obrar lo que es bueno para con todos’, la palabra “todos” incluye a los que no comparten la fe cristiana. (Gálatas 6:10.) Al parecer, los cristianos del siglo primero comían junto con los incrédulos en determinadas circunstancias. (1 Corintios 10:27.) Por consiguiente, los cristianos del día actual tratan a los incrédulos con equilibrio y los consideran su prójimo. (Mateo 22:39.) Sería incorrecto dar por sentado que alguien es indecente o inmoral simplemente porque no conoce las verdades bíblicas. No todo el mundo es igual, y sus circunstancias tampoco lo son. Por lo tanto, cada cristiano debe decidir hasta qué grado restringirá su trato con los incrédulos. No obstante, sería innecesario y antibíblico que se aislara físicamente, como los anacoretas, o que se considerara superior, como los fariseos.

Núm. 3: ¿Es posible que los cristianos sean llevados al cielo en cuerpo físico? (rs pág. 48 párrs. 2, 3) *** rs pág. 48 párrs. 2, 3 Arrebatamiento (Rapto) *** ¿Es posible que los cristianos sean llevados al cielo en cuerpo físico?

1 Cor. 15:50, VV (1977): “Esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción.” ¿Contradice esta declaración lo que le sucedió al profeta Elías? ¡De ningún modo! Este suceso tiene que entenderse a la luz de la declaración clara que hizo Jesús siglos después: “Nadie ha subido al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre” (Juan 3:13, VV [1977]). Aunque se vio a Elías cuando “subió al cielo en un torbellino”, esto no quiere decir que fuera a la región espiritual. ¿Por qué no? Porque posteriormente se dice que él envió una carta de censura al rey de Judá. (2 Rey. 2:11, VV; 2 Cró. 21:1, 12-15). Antes que los humanos inventaran los aviones, Jehová usó en aquella ocasión sus propios medios (un carro de fuego y un torbellino) para elevar a Elías al cielo donde vuelan las aves y transportarlo a otro lugar. (Compárese con Génesis 1:6-8, 20.)

68

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Julio
29 de Jul. Lectura de la Biblia: Hechos 26-28 Núm. 1: Hechos 26:19-32 Núm. 2: ¿Se llevará en secreto al cielo a los cristianos fieles sin que tengan que morir? (rs pág. 49 párrs. 1-4) Núm. 3: ¿Cómo se manifiesta el espíritu de Dios en sus siervos? (Gál. 5:22, 23; Rev. 22:17) Lectura de la Biblia: Hechos 26-28 *** w08 5/15 pág. 32 párr. 16 Puntos sobresalientes del libro de Hechos *** Lecciones para nosotros:

26:24, 25. Debemos declarar “dichos de verdad y de buen juicio” aunque sean necedad para “el hombre físico” (1 Cor. 2:14).

*** bt cáp. 26 pág. 209 “No se perderá ni un alma de entre ustedes” *** ¿CUÁL ISLA CORRESPONDE A MALTA?
Se han propuesto varias islas para la “Malta” del naufragio del apóstol. Una está cerca de Corfú, en la costa occidental de Grecia. Otra es la Melita Ilírica, hoy conocida como Meleda o Mljet, en el Adriático, frente a Croacia. (Esta teoría destaca la semejanza con el nombre griego usado en Hechos: Melíte.) Y, por supuesto, está la actual Malta, al sur de Sicilia. No impide esta identificación el que Hechos 27:27 mencione el “mar de Adria”, o Adriático, pues esa designación se aplicaba entonces a una extensión mucho mayor que la actual, que incluía las aguas del Jónico, las del este de Sicilia y las del oeste de Creta. Hay que recordar que el barco donde viajaba Pablo fue arrastrado hacia el sur desde Cnido hasta más abajo de Creta. Teniendo en cuenta los vientos dominantes de la tormenta, es improbable que la nave virara y se alejara tanto hacia al norte como para alcanzar Meleda o la isla próxima a Corfú. Dado que estos factores apuntan a una localidad más occidental, la isla con mayores posibilidades es la actual Malta.

Núm. 1: Hechos 26:19-32 Núm. 2: ¿Se llevará en secreto al cielo a los cristianos fieles sin que tengan que morir? (rs pág. 49 párrs. 1-4) *** rs pág. 49 párr. 1-4 Arrebatamiento (Rapto) *** ¿Será quizás en secreto como se llevará al cielo a los cristianos fieles, y sencillamente desaparecerán de la Tierra sin morir?

Rom. 6:3-5, VV (1977): “¿O ignoráis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? [...] Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección.” (Lo que ocurrió en el caso de Jesucristo estableció el modelo. Sus discípulos, así como otras personas, sabían que él había muerto. No fue restaurado a la vida celestial sino hasta después de su muerte y resurrección.) 1 Cor. 15:35, 36, 44, VV (1977): “Dirá alguno: ¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Con qué clase de cuerpo vendrán? Insensato, lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes. Se siembra cuerpo natural [físico, NM], resucitará cuerpo espiritual.” (Así que la persona tiene que morir antes de recibir ese cuerpo espiritual, ¿no es cierto?)

Núm. 3: ¿Cómo se manifiesta el espíritu de Dios en sus siervos? (Gál. 5:22, 23; Rev. 22:17) *** w01 8/1 págs. 15-16 Pongamos de manifiesto nuestro adelantamiento *** MANIFESTEMOS “EL FRUTO DEL ESPÍRITU”
12 Tan esencial como “alcanzar la unidad en la fe y en el conocimiento exacto” es manifestar el fruto del espíritu de Dios en todo aspecto de la vida. ¿Por qué? Porque, como hemos visto, la madurez no es algo interno o escondido, sino que se caracteriza por cualidades claramente perceptibles que benefician y fortalecen a otras personas. Huelga decir que procurar el progreso espiritual es más que esforzarse por tener modales refinados. Al crecer en sentido espiritual y seguir la guía del espíritu de Dios, nuestras actitudes y acciones experimentarán una extraordinaria transformación. “Sigan andando por espíritu y no llevarán a cabo ningún deseo carnal”, dijo el apóstol Pablo (Gálatas 5:16).

EMT 2013

69

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

13 El apóstol pasó a hacer una lista de “las obras de la carne”, que son numerosas y “manifiestas”. Las costumbres del mundo moldean la vida de las personas antes de que lleguen a valorar los requisitos divinos, y es posible que en ella sean evidentes algunas de las cosas que mencionó Pablo: “fornicación, inmundicia, conducta relajada, idolatría, práctica de espiritismo, enemistades, contiendas, celos, arrebatos de cólera, altercaciones, divisiones, sectas, envidias, borracheras, diversiones estrepitosas, y cosas semejantes a estas” (Gálatas 5:1921). Ahora bien, quien progresa en sentido espiritual va dominando poco a poco estas indeseables “obras de la carne” y dando cabida al “fruto del espíritu”. Este cambio visible es un claro indicio de que está adelantando hacia la madurez cristiana (Gálatas 5:22). 14 Fijémonos en dos expresiones: “las obras de la carne” y “el fruto del espíritu”. Las “obras” son el producto de nuestras acciones. En otras palabras: cada una de las obras de la carne que Pablo menciona es el resultado o bien de un esfuerzo consciente, o bien de la influencia de la carne caída (Romanos 1:24, 28; 7:21-25). Por otro lado, la expresión “el fruto del espíritu” implica que estas cualidades no son consecuencia de un intento por desarrollar el carácter o mejorar la personalidad, sino de la actuación del espíritu de Dios en la gente. Tal como los árboles dan fruto cuando están bien atendidos, manifestaremos el fruto del espíritu cuando el espíritu santo fluya libremente en nuestra vida (Salmo 1:1-3). 15 Analicemos también el hecho de que Pablo utilice la palabra “fruto” para englobar todas las cualidades deseables que menciona. El espíritu no produce diversos frutos para que escojamos el que más nos guste. Todas las cualidades citadas —amor, gozo, paz, gran paciencia, benignidad, bondad, fe, apacibilidad y autodominio— son igual de importantes, y juntas hacen posible la nueva personalidad cristiana (Efesios 4:24; Colosenses 3:10). Por consiguiente, aunque tal vez nos demos cuenta de que algunas de las cualidades son más evidentes en nuestra vida debido a nuestra personalidad e inclinaciones, es fundamental que demos atención a todas ellas. Así reflejaremos más plenamente la personalidad cristiana en nuestra vida (1 Pedro 2:12, 21). 16 La lección valiosa que nos enseña este análisis de Pablo es que nuestro objetivo al tratar de lograr la madurez cristiana no es adquirir grandes saberes ni cultivar una personalidad refinada, sino conseguir que el espíritu de Dios fluya con libertad en nuestra vida. En la medida en que nuestros pensamientos y acciones respondan a la dirección del espíritu santo, seremos maduros en sentido espiritual. ¿Cómo logramos este objetivo? Tenemos que abrir la mente y el corazón a la influencia del espíritu de Dios, lo cual implica asistir fielmente a las reuniones cristianas y participar en ellas. También deberíamos estudiar con asiduidad la Palabra de Dios y meditar sobre ella, así como dejar que sus principios guíen nuestra relación con el semejante y las decisiones que tomamos. No hay duda de que en tal caso se verá con claridad nuestro adelantamiento.

70

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Agosto
5 de Ag. Lectura de la Biblia: Romanos 1-4 Núm. 1: Romanos 3:21–4:8 Núm. 2: ¿Por qué los cristianos verdaderos se consideran “forasteros y residentes temporales” en este mundo? (1 Ped. 2:11; 1 Juan 2:15-17) Núm. 3: ¿Qué protección se dará a los cristianos verdaderos durante la gran tribulación? (rs pág. 50 párrs. 1-5) Lectura de la Biblia: Romanos 1-4 *** w08 6/15 págs. 29-30 Puntos sobresalientes del libro de Romanos *** LA PALABRA DE JEHOVÁ ES VIVA
ALREDEDOR del año 56 de nuestra era, el apóstol Pablo llega a la ciudad de Corinto durante su tercer viaje misionero. Desde allí, sabiendo que entre los cristianos judíos y gentiles de Roma han surgido ciertas diferencias, Pablo decide escribirles una carta para ayudarlos a resolverlas y a que vuelvan a estar en completa unidad entre ellos y con Cristo. En su carta a los Romanos, Pablo explica de qué manera son declarados justos los seres humanos y cómo deberían vivir la vida. La carta amplía nuestro conocimiento de Dios y su Palabra, pone de relieve la bondad inmerecida de Dios y ensalza la función que desempeña Cristo en nuestra salvación (Heb. 4:12).

¿DE QUÉ MANERA SON DECLARADOS JUSTOS LOS SERES HUMANOS? (ROM. 1:1–11:36)
“Todos han pecado y no alcanzan a la gloria de Dios”, escribe Pablo, y añade: “Es como dádiva gratuita que por [la] bondad inmerecida [de Dios] se les está declarando justos mediante la liberación por el rescate pagado por Cristo Jesús”. Y después, el apóstol especifica que “el hombre es declarado justo por fe aparte de obras de ley” (Rom. 3:23, 24, 28). Mediante la fe en “un solo acto de justificación”, los cristianos ungidos y los de la “gran muchedumbre” de “otras ovejas” pueden ser ‘declarados justos’: los primeros para vivir en el cielo como coherederos con Cristo y los últimos como amigos de Dios, a la espera de sobrevivir a “la gran tribulación” (Rom. 5:18; Rev. 7:9, 14; Juan 10:16; Sant. 2:21-24; Mat. 25:46). “¿Cometeremos un pecado porque no estamos bajo ley, sino bajo bondad inmerecida? ¡Jamás suceda eso!”, dice Pablo. Luego pasa a explicar: “Son esclavos [...], ya sea del pecado con la muerte en mira o de la obediencia con la justicia en mira” (Rom. 6:15, 16). Después declara: “Si por el espíritu hacen morir las prácticas del cuerpo, vivirán” (Rom. 8:13). 1:24-32. ¿A quiénes se atribuyen esos actos depravados, a los judíos o a los gentiles? La descripción se podría aplicar tanto a unos como a otros, pero Pablo se refería concretamente a los israelitas apóstatas. Estos conocían “el justo decreto de Dios” y, sin embargo, “no aprobaron el tener a Dios en conocimiento exacto”. Por eso su conducta era tan reprensible. 3:24, 25. ¿Cómo era posible que “el rescate pagado por Cristo Jesús” se aplicara a “los pecados que habían ocurrido en el pasado”, antes de la muerte de Cristo? La primera profecía mesiánica, registrada en Génesis 3:15, se cumplió en el año 33 de nuestra era, cuando se dio muerte a Jesucristo en un madero de tormento (Gál. 3:13, 16). No obstante, en el momento en que Jehová pronunció aquella profecía, para él era como si ya se hubiera pagado el precio del rescate, pues nada puede impedir que lleve a cabo lo que se propone. Por lo tanto, basándose en el futuro sacrificio de Jesucristo, Jehová pudo perdonar los pecados de los descendientes de Adán que tenían fe en dicha promesa. El rescate también hace posible la resurrección de personas de tiempos precristianos (Hech. 24:15). 1:14, 15. Tenemos muchas razones para declarar las buenas nuevas con vivo interés. Una de ellas es que estamos en deuda con todos aquellos que fueron comprados con la sangre de Jesús y tenemos la obligación de ayudarlos espiritualmente. 1:18-20. Las personas caracterizadas por la impiedad y la injusticia son “inexcusables”, pues en la creación se evidencian las cualidades invisibles de Dios. 2:28; 3:1, 2; 7:6, 7. Tras algunas declaraciones que a los judíos les pudieran parecer despectivas, Pablo añade comentarios que las suavizan. Un buen ejemplo para que cuando tratemos asuntos delicados lo hagamos con tacto y pericia. 3:4. Cuando existe una discrepancia entre la palabra del hombre y la Palabra de Dios, probamos que Dios es veraz si confiamos en el mensaje de la Biblia y obramos en conformidad con la voluntad divina. Además,

Respuestas a preguntas bíblicas:

Lecciones para nosotros:

EMT 2013

71

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

con nuestra fervorosa participación en la obra de predicar el Reino y hacer discípulos también ayudamos al prójimo a darse cuenta de que Dios es veraz. 4:9-12. Mucho antes de que Abrahán fuera circuncidado a los 99 años de edad, su fe le fue contada por justicia, es decir, Dios ya había tomado en cuenta su fe para contarlo entre los justos (Gén. 12:4; 15:6; 16:3; 17:1, 9, 10). De esta manera Dios mostró que es gracias a la fe que podemos tener una posición justa ante él. 4:18. La esperanza es un elemento esencial de la fe. En realidad, es el fundamento de nuestra fe (Heb. 11:1). 5 La autenticidad de la carta tiene base firme. Como lo dice su introducción, la carta es de “Pablo, esclavo de Jesucristo y llamado a ser apóstol, [...] a todos los que están en Roma como amados de Dios, llamados a ser santos”. (Rom. 1:1, 7.) El testimonio exterior a favor de su autenticidad está entre los más antiguos que se hallan para las Escrituras Griegas Cristianas. Pedro usa tantas expresiones similares en su primera carta, que probablemente escribió de seis a ocho años después, que muchos eruditos creen que tenía que haber visto ya una copia de Romanos. Está claro que se consideraba a Romanos parte de los escritos de Pablo, y así citaron de ella Clemente de Roma, Policarpo de Esmirna e Ignacio de Antioquía, quienes vivieron a fines del siglo I y a principios del siglo II E.C. 6 Junto con otras ocho cartas de Pablo, el libro de Romanos se encuentra en un códice llamado Papiro Chester Beatty núm. 2 (P46). Sobre este códice primitivo, sir Frederic Kenyon escribió: “Aquí, pues, tenemos un manuscrito casi completo de las epístolas paulinas, aparentemente escrito para principios del tercer siglo”. Los papiros bíblicos griegos Chester Beatty son más antiguos que los muy conocidos manuscritos Sinaítico y Vaticano núm. 1209, ambos del siglo IV E.C. Estos también contienen el libro de Romanos.

*** si págs. 206-209 párrs. 5-25 Libro bíblico número 45: Romanos ***

POR QUÉ ES PROVECHOSO
20 El libro de Romanos presenta una base lógica para creer en Dios cuando declara que “las cualidades invisibles de él se ven claramente desde la creación del mundo en adelante, porque se perciben por las cosas hechas, hasta su poder sempiterno y Divinidad”. Pero más que esto, pasa a ensalzar su justicia y dar a conocer su gran misericordia y bondad inmerecida. Esto se nos hace ver mediante la excelente ilustración del olivo, en el cual se injertan ramas silvestres cuando se desgajan ramas naturales. Al contemplar la severidad y la bondad de Dios, Pablo exclama: “¡Oh la profundidad de las riquezas y de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán inescrutables son sus juicios e ininvestigables sus caminos!” (1:20; 11:33). 21 Es con relación a esto que el libro de Romanos explica cómo sigue desenvolviéndose el secreto sagrado de Dios. En la congregación cristiana ya no hay distinción entre judío y gentil, sino que personas de toda nación pueden participar de la bondad inmerecida de Jehová mediante Jesucristo. “Con Dios no hay parcialidad.” “Es judío el que lo es por dentro, y su circuncisión es la del corazón por espíritu, y no por un código escrito.” “No hay distinción entre judío y griego, puesto que hay el mismo Señor sobre todos, que es rico para con todos los que lo invocan.” En el caso de todos estos es la fe, y no las obras, lo que se les cuenta como justicia (2:11, 29; 10:12; 3:28). 22 El consejo práctico de esta carta a los cristianos de Roma también es provechoso para los cristianos de hoy día, que se enfrentan con problemas similares en un mundo alejado de Dios. Se exhorta a los cristianos a ‘ser pacíficos con todos los hombres’, incluso los de fuera de la congregación. Toda alma debe estar “en sujeción a las autoridades superiores”, pues estas constituyen un arreglo de Dios y no son objeto de temor para los que obedecen la ley, sino para los que realizan obras malas. Los cristianos deben sujetarse en obediencia a las leyes no solamente por temor al castigo, sino debido a la conciencia cristiana; por eso pagan sus impuestos, dan lo que les es debido, cumplen con sus obligaciones, no deben a nadie cosa alguna “salvo el amarse unos a otros”. El amor cumple la Ley (12:17-21; 13:1-10). 23 Pablo recalca el asunto de testificar en público. Aunque con el corazón uno ejerce fe para justicia, es con la boca como uno hace declaración pública para salvación. “Todo el que invoque el nombre de Jehová será salvo.” Pero para que esto suceda es necesario que los predicadores vayan y ‘declaren buenas nuevas de cosas buenas’. ¡Felices somos si estamos entre los predicadores cuyo sonido ha salido “hasta las extremidades de la tierra habitada” (10:13, 15, 18)! Y en preparación para esta obra de predicar, tratemos de familiarizarnos con las Escrituras inspiradas hasta el grado que lo estuvo Pablo, pues en tan solo este pasaje (10:11-21) hace cita tras cita de las Escrituras Hebreas. (Isa. 28:16; Joel 2:32; Isa. 52:7; 53:1; Sal. 19:4; Deu. 32:21; Isa. 65:1, 2.) Bien podía decir él: “Todas las cosas que fueron escritas en tiempo pasado fueron escritas para nuestra instrucción, para que mediante nuestro aguante y mediante el consuelo de las Escrituras tengamos esperanza”. (Rom. 15:4.) 24 Se da consejo maravillosamente práctico sobre las relaciones dentro de la congregación cristiana. Prescindiendo del antecedente nacional, racial o social de cada uno, todos tienen que rehacer la mente para rendir a Dios servicio sagrado según Su ‘buena y acepta y perfecta voluntad’ (11:17-22; 12:1, 2). ¡Qué práctico razonamiento viene de todo el consejo de Pablo en Romanos 12:3-16! Ahí ciertamente hay consejo excelente para

72

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

edificar celo, humildad y tierno afecto entre todos los que componen la congregación cristiana. En los capítulos finales Pablo da fuerte advertencia en cuanto a vigilar y evitar a los que causan divisiones, pero también habla del gozo y el refrigerio mutuos que proceden de las asociaciones limpias en la congregación (16:17-19; 15:7, 32). 25 Como cristianos, tenemos que seguir prestando atención a las relaciones entre unos y otros. “Porque el reino de Dios no significa comer y beber, sino que significa justicia y paz y gozo con espíritu santo” (14:17). De esta justicia, paz y gozo disfrutan especialmente los “coherederos con Cristo”, que serán “glorificados juntamente” con él en el Reino celestial. Observe, también, que Romanos señala a un paso adicional en el cumplimiento de la promesa del Reino dada en Edén al decir: “El Dios que da paz aplastará a Satanás bajo los pies de ustedes en breve”. (Rom. 8:17; 16:20; Gén. 3:15.) Porque creemos en estas grandes verdades, sigamos llenándonos de todo gozo y paz, y abundemos en la esperanza. Resolvámonos a salir victoriosos con la Descendencia relacionada con el Reino, pues estamos convencidos de que nada en el cielo arriba ni en la Tierra abajo “ni ninguna otra creación podrá separarnos del amor de Dios que está en Cristo Jesús nuestro Señor”. (Rom. 8:39; 15:13.)

Núm. 1: Romanos 3:21–4:8 Núm. 2: ¿Por qué los cristianos verdaderos se consideran “forasteros y residentes temporales” en este mundo? (1 Ped. 2:11; 1 Juan 2:15-17) *** it-2 pág. 828 Residente Forastero ***
A los cristianos se les llama “forasteros” y “residentes temporales” en el sentido de que no son parte de este mundo. (Jn 15:19; 1Pe 1:1.) Son forasteros por cuanto no se conforman a las prácticas de este mundo hostil con Dios. (1Pe 2:11.)

*** w02 11/1 pág. 12 párrs. 12-13 “Mantengan excelente su conducta entre las naciones” *** NUESTRA RELACIÓN CON EL MUNDO QUE NOS RODEA
12 Antes que nada, Pedro dijo: “Amados, los exhorto como a forasteros y residentes temporales a que sigan absteniéndose de los deseos carnales, los cuales son los mismísimos que llevan a cabo un conflicto en contra del alma” (1 Pedro 2:11). En sentido espiritual, los cristianos son “forasteros y residentes temporales”, pues el verdadero centro de su vida es la esperanza de la vida eterna: para los ungidos, en los cielos, y para las “otras ovejas”, en una futura Tierra paradisíaca (Juan 10:16; Filipenses 3:20, 21; Hebreos 11:13; Revelación [Apocalipsis] 7:9, 14-17). Pero ¿cuáles son los deseos carnales? Entre ellos figuran el afán de riqueza o prominencia, los deseos sexuales inmorales, la “envidia” y la “codicia” (Colosenses 3:5; 1 Timoteo 6:4, 9; 1 Juan 2:15, 16). 13 Estos deseos realmente “llevan a cabo un conflicto en contra de [nuestra] alma”. Socavan nuestra relación con Dios y, por consiguiente, ponen en peligro nuestra esperanza cristiana (nuestra “alma”, o vida). Por ejemplo, si nos interesamos en cosas inmorales, ¿cómo vamos a presentarnos “como sacrificio vivo, santo, acepto a Dios”? Si caemos en la trampa del materialismo, ¿cómo ‘buscaremos primero el reino’? (Romanos 12:1, 2; Mateo 6:33; 1 Timoteo 6:17-19.) Lo mejor es seguir el ejemplo de Moisés, rechazar los señuelos del mundo y poner el servicio de Jehová en primer lugar en la vida (Mateo 6:19, 20; Hebreos 11:24-26). Este es un factor clave para que nuestra relación con el mundo sea equilibrada.

*** w10 1/15 pág. 14-15 Demostremos que somos cristianos de verdad *** “NO ESTÉN AMANDO [...] AL MUNDO”
15 La Biblia advierte: “No estén amando ni al mundo ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él” (1 Juan 2:15). Ciertamente, el mundo y su espíritu egoísta están en contra de Jehová y del espíritu santo. Los cristianos verdaderos no solo evitan ser parte de él, sino que lo rechazan con todas sus fuerzas, pues saben que, como dijo el discípulo Santiago, “la amistad con el mundo es enemistad con Dios” (Sant. 4:4). 16 En la sociedad actual, con todas sus tentaciones, es un verdadero desafío seguir el consejo de Santiago (2 Tim. 4:10). Por eso, Jesús oró así a favor de sus discípulos: “Te solicito, no que los saques del mundo, sino que los vigiles a causa del inicuo. Ellos no son parte del mundo, así como yo no soy parte del mundo” (Juan 17:15, 16). Preguntémonos: “¿Lucho yo por mantenerme separado del mundo? ¿Saben mis conocidos lo que pienso de las fiestas y costumbres que tienen origen pagano o que manifiestan el espíritu del mundo?” (2 Cor. 6:17; 1 Ped. 4:3, 4). 17 Es cierto que nuestra postura es impopular; no obstante, despierta la curiosidad de las personas sinceras. Muchas de ellas observan que nuestra fe se basa en las Escrituras y que influye en todo lo que hacemos, de

EMT 2013

73

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

modo que se sienten atraídas a la verdad que enseñan los cristianos ungidos. Por así decirlo, les dirigen estas palabras: “Iremos con ustedes, porque hemos oído que Dios está con ustedes” (Zac. 8:23).

Núm. 3: ¿Qué protección se dará a los cristianos verdaderos durante la gran tribulación? (rs pág. 50 párrs. 1-5) *** rs pág. 50 párrs. 1-5 Arrebatamiento (Rapto) *** ¿Qué protección se dará a los cristianos verdaderos durante la gran tribulación?

Rom. 10:13, VV (1977): “Todo aquel que invocare el nombre del Señor [“Jehová”, NM], será salvo.” Sof. 2:3, VV (1977): “Buscad a Jehová todos los humildes de la tierra, los que pusisteis por obra sus ordenanzas; buscad la justicia, buscad la mansedumbre; quizá quedaréis resguardados en el día del enojo de Jehová.” (También Isaías 26:20.)

74

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Agosto
12 de Ag. Lectura de la Biblia: Romanos 5-8 Núm. 1: Romanos 6:21–7:12 Núm. 2: ¿Por qué son llevados al cielo para estar con Cristo algunos cristianos? (rs pág. 50 párrs. 7-10) Núm. 3: ¿Por qué poner la seguridad material antes que la espiritualidad conduce al desastre? (Mat. 6:33; 1Tim.6:10) Lectura de la Biblia: Romanos 5-8 *** w08 6/15 págs. 29-30 Puntos sobresalientes del libro de Romanos *** Respuestas a preguntas bíblicas:

6:3-5. ¿Qué significan el bautismo en Cristo Jesús y el bautismo en su muerte? Cuando Jehová unge a los cristianos con espíritu santo, estos llegan a estar unidos a Jesús y a formar parte de la congregación que es el cuerpo de Cristo y de la cual él es Cabeza (1 Cor. 12:12, 13, 27; Col. 1:18). Este es su bautismo en Cristo Jesús. Los cristianos ungidos también son “bautizados en [la] muerte” de Cristo en el sentido de que viven una vida de sacrificio y renuncian a toda esperanza de vivir eternamente en la Tierra. Por ello, su muerte es un sacrificio como lo fue la muerte de Jesús, aunque la de ellos no tiene valor redentor. Este bautismo en la muerte de Cristo se completa cuando mueren y son resucitados para vivir en el cielo. 7:8-11. ¿Cómo recibió el pecado “un incentivo por medio del mandamiento”? La Ley ayudó a los israelitas a ver todo lo que abarca el pecado e hizo que fueran más conscientes de que eran pecadores. De modo que se dieron cuenta de que muchos actos que antes no consideraban pecado en realidad sí lo eran, y hubo más individuos que reconocieron que eran pecadores. Por eso puede decirse que el pecado recibió un incentivo por medio de la Ley.

5:18, 19. Al presentar de manera lógica la similitud entre Jesús y Adán, Pablo explica concisamente cómo es posible que un solo hombre pueda “dar su alma en rescate en cambio por muchos” (Mat. 20:28). El razonamiento lógico y la brevedad son métodos didácticos excelentes y dignos de imitar (1 Cor. 4:17). 7:23. Debemos evitar el uso indebido de la lengua, las manos, las piernas o cualquier otra parte de nuestro cuerpo, pues pueden ‘conducirnos cautivos a la ley del pecado’. 8:26, 27. Cuando afrontamos situaciones tan desconcertantes que no sabemos qué pedir en oración, “el espíritu mismo aboga por nosotros”, y Jehová, el “Oidor de la oración”, acepta algunas oraciones pertinentes registradas en su Palabra como si las hubiéramos hecho nosotros (Sal. 65:2). 8:38, 39. Ni calamidades ni espíritus malignos ni gobiernos humanos pueden conseguir que Jehová deje de amarnos; tampoco deberían lograr que nosotros dejemos de amarlo a él.

Lecciones para nosotros:

Núm. 1: Romanos 6:21–7:12 Núm. 2: ¿Por qué son llevados al cielo para estar con Cristo algunos cristianos? (rs pág. 50 párrs. 7-10) *** rs pág. 50 párrs. 7-10 Arrebatamiento (Rapto) *** ¿Por qué son llevados al cielo para estar con Cristo algunos cristianos?

Apo. (Rev.) 20:6, VV (1977): “Serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él por mil años.” (Puesto que han de reinar con Cristo, debe haber personas sobre las cuales reinen. ¿Quiénes son estas? Véase Mateo 5:5 y Salmo 37:29.)

Núm. 3: ¿Por qué poner la seguridad material antes que la espiritualidad conduce al desastre? (Mat. 6:33; 1Tim.6:10) *** w02 3/1 pág. 16-17 ¿Cuánto valor tiene para nosotros la verdad? *** SEGUIR LA DIRECCIÓN DIVINA CAUSA FELICIDAD
15 Veamos el valor del entendimiento bíblico y la tranquilidad de ánimo que este da a quienes sirven al Dios de la verdad. Una señora de 70 años que había pertenecido toda la vida a la Iglesia de Inglaterra aceptó que una testigo de Jehová le diera un curso bíblico. Al poco tiempo aprendió que el nombre de Dios es Jehová y empezó a decir “amén” tras las sinceras oraciones públicas que se hacían en el Salón del Reino, junto con todos

EMT 2013

75

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

los demás asistentes. Muy emocionada, comentó: “En lugar de representar a Dios como alguien que está muy por encima de los hombres, simples mortales, ustedes hacen que lo veamos como un amigo querido que está entre nosotros. Nunca había experimentado nada semejante”. Es muy probable que esta persona interesada no olvide jamás la primera impresión que le causó la verdad. De la misma manera, que nunca olvidemos lo valiosa que fue la verdad para nosotros cuando la aceptamos. 16 Muchas personas creen que cuanto más dinero posean, más felices serán. Sin embargo, si nuestra meta principal en la vida es ganar dinero, tal vez suframos “muchas preocupaciones angustiosas” (1 Timoteo 6:10, Serafín de Ausejo). Son muchos los que compran billetes de lotería, gastan dinero en los casinos o juegan grandes sumas en la bolsa soñando con hacer una fortuna, pero son pocos, muy pocos, los que convierten su sueño en realidad. Y quienes lo consiguen por lo general se dan cuenta de que su repentina riqueza no les produce dicha. La felicidad duradera procede, más bien, de hacer la voluntad divina y trabajar junto con la congregación cristiana bajo la dirección del espíritu santo de Jehová y con la ayuda de los ángeles (Salmo 1:1-3; 84:4, 5; 89:15). Cuando actuamos así, recibimos bendiciones inesperadas. ¿Es la verdad tan valiosa para usted como para que le reporte tales bendiciones?

76

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Agosto
19 de Ag. Lectura de la Biblia: Romanos 9-12 Núm. 1: Romanos 9:19-33 Núm. 2: * Si alguien dice: “¿Cree usted en el arrebatamiento?” (rs pág. 51 párrs. 1-3) Núm. 3: ¿Qué razones da la Biblia para no temer al hombre? (Luc. 12:4-12) Lectura de la Biblia: Romanos 9-12 *** w08 6/15 pág. 30 párrs. 12-14 Puntos sobresalientes del libro de Romanos *** Respuestas a preguntas bíblicas:

12:20. ¿Cómo “amontonar[emos] brasas ardientes” sobre la cabeza de un enemigo? En tiempos bíblicos, para fundir metales se introducía el mineral en un horno con una capa de brasas debajo y otra encima. El calor de arriba ayudaba a fundir el metal y a separarlo de las impurezas. En nuestro caso, colocamos “brasas ardientes” sobre la cabeza de un enemigo cuando lo tratamos con bondad para derretir su corazón de hierro y hacer que afloren sus buenas cualidades. 12:21. ¿Cómo podemos seguir “venciendo el mal con el bien”? Una manera de hacerlo es predicando sin temor las buenas nuevas del Reino hasta que hayamos cumplido esta asignación de Jehová a su entera satisfacción (Mar. 13:10).

9:22-28; 11:1, 5, 17-26. Muchas profecías sobre la restauración de Israel se cumplen en la congregación de cristianos ungidos, cuyos miembros son llamados “no solo de entre los judíos, sino también de entre las naciones”. 10:10, 13, 14. Además de tener amor a Dios y al prójimo, poseer una fe fuerte en Jehová y en sus promesas nos motivará a participar con celo en el ministerio cristiano. 11:16-24, 33. “La bondad y la severidad de Dios” se manifiestan de una manera sumamente justa y equitativa. “La Roca, perfecta es su actividad, porque todos sus caminos son justicia.” (Deu. 32:4.) 12:17, 19. Quien se desquita del mal se está tomando la justicia por su mano en lugar de dejar los asuntos en manos de Jehová. ¡Qué presuntuoso sería atribuirnos el derecho de devolver “mal por mal”!

Lecciones para nosotros:

Núm. 1: Romanos 9:19-33 Núm. 2: * Si alguien dice: “¿Cree usted en el arrebatamiento?” (rs pág. 51 párrs. 1-3) *** rs pág. 51 párrs. 1-3 Arrebatamiento (Rapto) *** SI ALGUIEN DICE... ‘¿Cree usted en el arrebatamiento (o: en el rapto)?’
Usted pudiera contestar: ‘He notado que no todo el mundo entiende de la misma manera lo que significa el arrebatamiento. ¿Pudiera preguntarle cuál es su punto de vista sobre este asunto?... En cuanto a cualquier asunto que se trate, es beneficioso comparar nuestras ideas con lo que la Biblia misma dice’. (Use porciones de la información anterior que sean apropiadas.) O contestar: ‘Me han explicado que el arrebatamiento (o rapto) es un plan de escape para los cristianos. Muchos creen que así es como escaparán de la venidera gran tribulación. ¿Es eso lo que usted opina?’. Entonces pudiera añadir: 1) ‘Desde luego, queremos tener la protección de Dios en ese tiempo, y algunos textos que muestran cómo podremos beneficiarnos de esa protección me han servido de mucho estímulo (Sof. 2:3)’. 2) ‘Es interesante notar que la Biblia muestra que Dios conservará aquí mismo en la Tierra a algunos fieles (Pro. 2:21, 22). Eso está en armonía con el propósito que Dios tenía cuando creó a Adán y lo puso en el Paraíso, ¿no es así?’. Otra posibilidad: ‘Lo que usted quiere decir por arrebatamiento (o rapto) es que los cristianos que estén vivos al fin de este sistema de cosas serán llevados al cielo, ¿no es cierto?... ¿Se ha preguntado qué harán cuando lleguen al cielo?... Note lo que dice en Revelación 20:6 (y 5:9, 10)... Pero ¿sobre quiénes gobernarán? (Sal. 37:10, 11, 29)’.

Núm. 3: ¿Qué razones da la Biblia para no temer al hombre? (Luc. 12:4-12) *** g73 5/8 pág. 26 Ayuda vital en tiempo de necesidad *** ESPERANZA QUE SOSTIENE
Aunque a nadie le gusta la persecución con su dolor y su amenaza de muerte, los testigos de Jehová la aguantan. Aguantan porque aman a Dios y confían en sus promesas de que él los recompensará por su proceder fiel. Esto ayuda a sustentar su fe.

EMT 2013

77

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

La Biblia promete que pronto Dios introducirá un justo nuevo orden que reemplazará al corrupto sistema de cosas actual. En ese nuevo orden, en medio de condiciones paradisíacas, las personas de corazón honrado disfrutarán de vida perfecta bajo una administración justa. (Rev. 21:4) Por eso, los testigos de Jehová no pondrán en peligro el realizar el cumplimiento de esta maravillosa esperanza por transigir en cuanto a las leyes de Dios solo para alivio temporero. Jesús no hizo eso. Tampoco lo hicieron sus discípulos y apóstoles. Y no lo hacen los testigos de Jehová hoy. Jesús también dijo: “No teman a los que matan el cuerpo y después de esto no pueden hacer nada más.” (Luc. 12:4) Mostró que es a Dios, y no a los hombres, que se ha de temer, puesto que nuestra expectativa de vida eterna depende de él. El que es muerto debido a su fe en Dios será restaurado a la vida en la resurrección, porque la Biblia dice: “Va a haber resurrección.” (Hech. 24:15) Pero en el tiempo de la ejecución de los juicios de Dios contra las personas injustas, un tiempo que se acerca rápidamente, los que sean muertos por Dios saldrán perdiendo para siempre.—Mat. 25:41-46. Además, aunque la persecución deja una cicatriz en la mente y el cuerpo del perseguido, eso es solo temporero. En el nuevo orden de Dios, “las cosas anteriores no serán recordadas, ni subirán al corazón.” (Isa. 65:17) Entonces los gozos sobrepasarán de tal manera a cualquier aflicción del pasado que la relegarán a la memoria vaga, si la persona siquiera quiere recordarla. Pero, ¿qué les pasará a los que persiguen a estas personas que sinceramente se esfuerzan por hacer la voluntad de Dios? La Palabra de Dios dice: “Cada uno de nosotros rendirá cuenta de sí mismo a Dios.” (Rom. 14:12) Cuando llegue el tiempo de juicio, ¿cómo les irá? ¿Qué piensa usted de este asunto? Si usted ama lo que es justo y recto, puede ser que se sienta impelido a hablar a favor de estos cristianos perseguidos. Si así es, tiene la oportunidad. Puede escribir a las autoridades debidas para comunicarles su preocupación e interés. A continuación se da una lista de algunos de los funcionarios a los cuales puede escribir:

*** w64 12/15 págs. 751-753 ¿Por qué no temer a los que matan el cuerpo? *** QUE TEMER
21 Los seguidores dedicados y bautizados de Jesucristo están comisionados y enviados a predicar. “Estas buenas nuevas del reino” Al igual que los doce apóstoles, están bajo orden de no temer a los hombres con el poder de matar, de lo contrario, no lo harían llevar a cabo su comisión de predicar el reino de Dios como la única esperanza de la humanidad. 22 Pero, como un estímulo para su hacer la obra de predicación, independientemente de los hombres asesinos, los seguidores de Jesucristo son el miedo a alguien más. Jesús identificó a éste por lo que éste era capaz de hacer, cuando dijo: “No se hagan temerosos de los que matan el cuerpo pero no pueden matar el alma; sino más bien, teman al que puede destruir alma y cuerpo en el Gehenna.“ (Mateo 10:28) En otra ocasión, en una declaración similar, Jesús dijo a sus discípulos: ”No teman a los que matan el cuerpo y después de esto no pueden hacer nada más. 5 Pero yo les indicaré a quién temer: Teman a aquel que después de matar tiene autoridad para echar en el Gehena. Sí, les digo, teman a Este.“ (Lucas 12:4, 5) Este no es Satanás el Diablo, a pesar de que el diablo es” el único que tiene los medios para causar la muerte“ en la actualidad. (Hebreos 2:14) No, pero el Único a quién temer es el Dios Todopoderoso, Jehová. 23 Los sacerdotes católicos y el clero protestante de la cristiandad dicen que nosotros, los seres humanos tenemos un alma inmortal que es indestructible. Si eso fuera así, entonces Dios no puede matar el alma más que los hombres que matan el cuerpo pueden hacerlo. Entonces, también, ¿por qué debemos temer a Dios más de lo que debemos temer a los hombres mortales? ¿Por qué debemos hacerlo si Dios no nos pueden borrar de la existencia si somos infieles en el desempeño de nuestra comisión de predicar de Dios? 24 Sin embargo, Jesucristo dijo que Dios tiene el poder de destruir el cuerpo y el alma en el Gehenna. En tiempos de Jesús había un Gehenna literal fuera de los muros oeste y sur de Jerusalén. La Gehenna palabra es griego y significa “Valle de Hinón”. Este Valle de Hinón se convirtió en un incinerador público para la quema de la basura de Jerusalén, incluyendo a veces los cadáveres de los criminales más viles. Los seres vivos no eran atormentados con fuego en ese Valle de Hinón o Gehenna. Las cosas eran destruidas en ella por los medios más poderosos que se conoce, el fuego. Así que Jesús usó Valle de Hinón o Gehena como símbolo de destrucción completa, una destrucción fuera de toda existencia. ¿Esta idea le hace temblar? 25 Por consiguiente, Gehenna no es un nombre para un lugar de tormento eterno de las almas humanas conscientes por medio de fuego y azufre, y bajo la supervisión de los demonios. El alma humana no es inmortal y por esa razón no podía ser atormentado eternamente. Gehenna es el estado de ser destruido absolutamente para siempre. 26 ¿Cómo, entonces, Dios destruirá el alma humana en el Gehena? Lo hace al no conceder al alma humana mortal indigna una resurrección de entre los muertos bajo el reino de Dios. Cuando el cuerpo muere, el alma o la persona inteligente consciente también muere. El cuerpo se desintegra y desaparece, volviendo al polvo de la tierra. (Génesis 3:19) En cuanto al alma, Jehová Dios no le aplica al alma muerta los beneficios del sacrificio de rescate que Jesucristo ofreció a Dios hace diecinueve siglos. Por lo tanto Dios deja el alma muerta fuera de la existencia, en la resurrección de los muertos.

78

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Agosto
26 de Ag. Lectura de la Biblia: Romanos 13-16 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático Lectura de la Biblia: Romanos 13-16 *** w08 6/15 pág. 31 párr. 4 Puntos sobresalientes del libro de Romanos *** Respuestas a preguntas bíblicas:

13:1. ¿En qué sentido “están colocadas por Dios en sus posiciones relativas” las autoridades superiores? En el sentido de que las autoridades gobiernan por permiso de Dios. Cuando él previó la existencia de algunos gobiernos e hizo registrar en la Biblia profecías sobre ciertos gobernantes, pudiera decirse que estas autoridades fueron “colocadas por Dios en sus posiciones relativas”.

14:14, 15. No debemos contristar a nuestro hermano ni hacerlo tropezar por la comida o la bebida que le ofrecemos. 14:17. Lo principal para contar con el favor de Dios no es lo que uno come o bebe, o lo que uno evita comer o beber, sino la justicia, la paz y el gozo. 15:7. Debemos acoger con imparcialidad en la congregación a todos los que buscan sinceramente la verdad, y predicar el mensaje del Reino a todas las personas con quienes nos encontramos.

Lecciones para nosotros:

EMT 2013

79

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Septiembre
2 de Sept. Lectura de la Biblia: 1 Corintios 1-9 Núm. 1: 1 Corintios 4:18–5:13 Núm. 2: ¿Prueba que la reencarnación sea un hecho la extraña sensación de estar uno familiarizado con personas a quienes acaba de conocer, y con lugares totalmente desconocidos? (rs pág. 296 párr. 1–pág. 297 párr. 2) Núm. 3: ¿Cómo mantienen el gozo los cristianos cuando padecen una enfermedad? (Filip. 4:6, 7) Lectura de la Biblia: 1 Corintios 1-9 *** w08 7/15 pág. 26 Puntos sobresalientes de las cartas a los Corintios *** LA PALABRA DE JEHOVÁ ES VIVA
DURANTE su tercer viaje misionero, alrededor del año 55 de nuestra era, Pablo se encuentra de visita en Éfeso. Está muy preocupado por el estado espiritual de los hermanos de Corinto, pues ha oído que discuten mucho y están tolerando la inmoralidad sexual. Además, la congregación le ha escrito para preguntarle sobre ciertas cuestiones. Todo esto lo lleva a escribir su primera carta a los corintios. 5 La autenticidad de Primera a los Corintios, y también de Segunda a los Corintios, es incuestionable. Los cristianos primitivos atribuyeron a Pablo estas cartas, las aceptaron como canónicas y las incluyeron en sus colecciones. De hecho, se dice que por lo menos seis veces se alude a Primera a los Corintios y se cita de ella en una carta enviada de Roma a Corinto, fechada alrededor del año 95 E.C. y llamada Primera de Clemente. Parece que el escritor hizo referencia a Primera a los Corintios al instar a los que recibirían su carta: “Consideren la epístola del bendito Pablo el apóstol”. También citan directamente de Primera a los Corintios Justino Mártir, Atenágoras, Ireneo y Tertuliano. Hay prueba clara de que una recopilación o colección de las cartas de Pablo, entre ellas Primera y Segunda a los Corintios, “se hizo y publicó en la última década del primer siglo”. 6 La primera carta de Pablo a los corintios nos da la oportunidad de mirar dentro de la congregación corintia misma. Estos cristianos tenían problemas que afrontar y cuestiones que resolver. Había facciones dentro de la congregación, pues algunos seguían a hombres. Había surgido un caso escandaloso de inmoralidad sexual. Algunos estaban experimentando dificultades en su hogar debido a sus creencias. ¿Deberían permanecer con sus cónyuges incrédulos, o separarse? ¿Y qué hay de comer carne sacrificada a ídolos? ¿Deberían hacerlo? Los corintios necesitaban consejo respecto a cómo conducir sus reuniones, incluso la celebración de la Cena del Señor. ¿Cuál debería ser la posición de las mujeres en la congregación? Además, entre ellos había personas que negaban la resurrección. Había muchos problemas. No obstante, el apóstol estaba particularmente interesado en restaurar a los corintios en sentido espiritual. 7 Puesto que las circunstancias internas de la congregación y el ambiente que reinaba en la antigua Corinto, con su prosperidad y libertinaje, tienen paralelos modernos, el excelente consejo que Pablo escribió bajo inspiración divina capta nuestra atención. Lo que Pablo dijo está tan lleno de significado para nuestros días que el considerar con meditación su primera carta a los amados hermanos y hermanas de Corinto resultará ser verdaderamente provechoso. Tenga presente el espíritu del tiempo y el lugar. Medite y escudriñe, tal como deben haberlo hecho los cristianos corintios, mientras repasamos las palabras penetrantes, conmovedoras e inspiradas de Pablo a sus compañeros de creencia de la antigua Corinto.

*** si págs. 210-214 párrs. 5-26 Libro bíblico número 46: 1 Corintios ***

CONTENIDO DE PRIMERA A LOS CORINTIOS
8 Pablo denuncia el sectarismo, exhorta a la unidad (1:1–4:21). Pablo tiene buenos deseos para los corintios. Pero ¿qué hay de las facciones y disensiones que hay entre ellos? “El Cristo existe dividido” (1:13). El apóstol está agradecido de haber bautizado a muy pocos de ellos, para que no puedan decir que han sido bautizados en su nombre. Pablo predica a Cristo fijado en el madero. Esto es causa de tropiezo para los judíos, y necedad para las naciones. Pero Dios escogió las cosas necias y débiles del mundo para avergonzar a los sabios y fuertes. De modo que Pablo no usa habla extravagante, sino que deja que los hermanos vean el espíritu y poder de Dios a través de sus palabras, para que cifren su fe en el poder de Dios más bien que en la sabiduría de los hombres. Hablamos las cosas reveladas por el espíritu de Dios, dice Pablo, “porque el espíritu escudriña todas las cosas, hasta las cosas profundas de Dios”. El hombre físico no puede entender estas cosas, sino solamente el hombre espiritual (2:10). 9 Ellos están siguiendo a hombres... algunos a Apolos, otros a Pablo. Pero ¿quiénes son estos? Son solo ministros mediante los cuales los corintios habían llegado a ser creyentes. Los que plantan y riegan no son nada, pues ‘Dios seguía haciéndolo crecer’, y ellos son Sus “colaboradores”. La prueba del fuego demostrará quién

80

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

ha hecho obras duraderas. Pablo les dice: “Ustedes son el templo de Dios”, en quienes mora Su espíritu. “La sabiduría de este mundo es necedad para con Dios.” Por lo tanto, que nadie se jacte en los hombres, porque en verdad todas las cosas pertenecen a Dios (3:6, 9, 16, 19). 10 Pablo y Apolos son humildes mayordomos de los secretos sagrados de Dios, y los mayordomos deben ser fieles. ¿Quiénes son los hermanos de Corinto para que se jacten, y qué tienen que no hayan recibido? ¿Han llegado a ser ricos, han empezado a gobernar como reyes y se han hecho muy discretos y fuertes, mientras que los apóstoles, que han llegado a ser un espectáculo teatral tanto a ángeles como a hombres, todavía son necios y débiles, el desecho de todas las cosas? Pablo envía a Timoteo para que les ayude a recordar sus métodos relacionados con Cristo y a ser imitadores de él. Si Jehová quiere, Pablo mismo irá dentro de poco y llegará a conocer, no solo el habla de los que están hinchados, sino su poder. 11 Sobre mantener limpia la congregación (5:1–6:20). ¡Se informa de un escandaloso caso de inmoralidad entre los corintios! Un hombre ha tomado la esposa de su padre. A tal hombre hay que entregarlo a Satanás, porque un poco de levadura hace fermentar toda la masa. Ellos tienen que cesar de mezclarse en la compañía de cualquiera que se llame hermano pero sea inicuo. 12 ¡Los corintios hasta habían estado llevándose unos a otros a los tribunales! ¿No hubiera sido mejor que se dejaran defraudar? Puesto que han de juzgar al mundo y a los ángeles, ¿no pueden hallar a alguien entre ellos que juzgue entre los hermanos? Más que eso, deben ser limpios, pues los fornicadores, idólatras y otros como estos no heredarán el Reino de Dios. Eso es lo que algunos de ellos eran, pero han sido lavados y santificados. “Huyan de la fornicación”, dice Pablo. “Porque fueron comprados por precio. Sin falta, glorifiquen a Dios en el cuerpo que son ustedes” (6:18, 20). 13 Consejo sobre la soltería y el matrimonio (7:1-40). Pablo contesta una pregunta acerca del matrimonio. Debido a la ocurrencia común de la fornicación, pudiera ser aconsejable que el hombre o la mujer se casara, y los que están casados no deben estar privándose mutuamente del débito conyugal. Es bueno que los no casados y las viudas permanezcan solteros, como Pablo; pero si no tienen autodominio, que se casen. Una vez que se hayan casado, deben permanecer juntos. Aun cuando su cónyuge sea incrédulo, el creyente no debe irse, pues pudiera ayudarle a alcanzar la salvación. En cuanto a la circuncisión y la esclavitud, que cada uno esté contento con permanecer en la condición en que fue llamado. Respecto a la persona casada, está dividida porque quiere ganar la aprobación de su cónyuge, mientras que la persona soltera está ansiosa solamente por las cosas del Señor. Los que se casan no pecan, pero los que no se casan ‘hacen mejor’ (7:38). 14 Hacer todas las cosas por causa de las buenas nuevas (8:1–9:27). ¿Qué hay del alimento ofrecido a los ídolos? ¡Un ídolo no es nada! Hay muchos “dioses” y “señores” en el mundo, pero para el cristiano hay “un solo Dios el Padre” y “un solo Señor, Jesucristo” (8:5, 6). Sin embargo, alguien pudiera ofenderse si observara a uno comer carne sacrificada a un ídolo. Pablo aconseja que en tales circunstancias el cristiano no debe comerla, para evitar que su hermano tropiece. 15 Pablo se niega a sí mismo muchas cosas por causa del ministerio. Como apóstol tiene derecho a ‘vivir de las buenas nuevas’, pero se ha refrenado de hacerlo. No obstante, le está impuesta la necesidad de predicar; de hecho, dice: “¡Ay de mí si no declarara las buenas nuevas!”. De modo que se ha hecho esclavo de todos y ha llegado a ser “toda cosa a gente de toda clase” para “que de todos modos salve a algunos”, haciendo todas las cosas “por causa de las buenas nuevas”. A fin de ganar la carrera y la corona incorruptible, trata severamente su cuerpo para que, después de haber predicado a otros, él mismo “no llegue a ser desaprobado de algún modo” (9:14, 16, 19, 22, 23, 27). 16 Advertencia contra las cosas perjudiciales (10:1-33). ¿Qué hay de los “antepasados”? Estos estuvieron bajo la nube y fueron bautizados en Moisés. La mayoría de ellos no alcanzaron la aprobación de Dios, sino que quedaron tendidos en el desierto. ¿Por qué? Desearon cosas perjudiciales. Los cristianos deben tomar eso como advertencia para evitar la idolatría y la fornicación, y no poner a Jehová a prueba ni murmurar. El que piense que está en pie debe cuidarse para no caer. La tentación vendrá, pero Dios no dejará que sus siervos sean tentados más allá de lo que puedan soportar; les dará una salida para que puedan aguantarla. “Por lo cual”, escribe Pablo, “huyan de la idolatría” (10:1, 14). No podemos ser partícipes de la mesa de Jehová y de la mesa de los demonios. Con todo, si estuvieran comiendo en una casa, no pregunten de dónde vino la carne. Pero si alguien les advierte que ha sido sacrificada a ídolos, por consideración a la conciencia de esa persona no la coman. “Hagan todas las cosas para la gloria de Dios”, escribe Pablo (10:31). 17 Jefatura; la Cena del Señor (11:1-34). “Háganse imitadores de mí, así como yo lo soy de Cristo”, declara Pablo, y entonces pasa a exponer el principio divino de la jefatura: La cabeza de la mujer es el hombre, la cabeza del hombre es Cristo, la cabeza de Cristo es Dios. Por lo tanto, la mujer debe tener “una señal de autoridad” sobre su cabeza cuando ora o profetiza en la congregación. Pablo no puede alabar a los corintios, pues existen divisiones entre ellos cuando se congregan. En tal condición, ¿cómo pueden ellos participar debidamente de la Cena del Señor? Él repasa lo que sucedió cuando Jesús instituyó la Conmemoración de su muerte. Cada uno debe escudriñarse a sí mismo antes de participar, no sea que se acarree juicio por no discernir “el cuerpo” (11:1, 10, 29).

EMT 2013

81

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

18 Dones espirituales; el amor y el seguir tras él (12:1–14:40). Hay variedades de dones espirituales, pero el mismo espíritu; variedades de ministerios y operaciones, pero el mismo Señor y el mismo Dios. De igual manera hay muchos miembros en el único cuerpo unido de Cristo, y cada miembro necesita al otro como sucede en el cuerpo humano. Dios ha puesto cada miembro en el cuerpo como a Él le agrada, y cada uno tiene su propia función que desempeñar, de modo que ‘no debe haber división en el cuerpo’ (12:25). Los usuarios de los dones espirituales no son nada si no tienen amor. El amor es sufrido y bondadoso, no es celoso, no se hincha. Se regocija solamente con la verdad. “El amor nunca falla” (13:8). Los dones espirituales, como el profetizar y hablar en lenguas, serán eliminados, pero la fe, la esperanza y el amor permanecen. De estos, el mayor es el amor. 19 “Sigan tras el amor”, aconseja Pablo. Los dones espirituales han de usarse con amor para edificar a la congregación. Por eso el profetizar debe preferirse a hablar en lenguas. Pablo preferiría hablar cinco palabras con entendimiento para enseñar a otros a decir diez mil en una lengua desconocida. Las lenguas sirven de señal para los incrédulos, pero la profecía es para los creyentes. No deben ser “niñitos” en su entendimiento de estos asuntos. En cuanto a las mujeres, deben estar en sujeción en la congregación. “Que todas las cosas se efectúen decentemente y por arreglo” (14:1, 20, 40). 20 La certeza de la esperanza de la resurrección (15:1–16:24). El resucitado Cristo se apareció a Cefas, a los 12, a más de 500 hermanos juntos, a Santiago, a todos los apóstoles y, como último de todos, a Pablo. ‘Si Cristo no ha sido levantado —escribe Pablo —, nuestra predicación y fe son en vano’ (15:14). Se levanta a cada uno en su propio orden: Cristo las primicias, y después los que le pertenecen durante su presencia. Finalmente Cristo entrega el Reino a su Padre después que todos sus enemigos han sido puestos bajo sus pies. Hasta la muerte, que es el último enemigo, será reducida a nada. ¿De qué le sirve a Pablo enfrentarse continuamente con peligros de muerte si no hay resurrección? 21 Pero ¿cómo han de ser levantados los muertos? Para que se desarrolle el cuerpo de una planta, el grano sembrado tiene que morir. La resurrección de los muertos es similar a eso. “Se siembra cuerpo físico, se levanta cuerpo espiritual. [...] Carne y sangre no pueden heredar el reino de Dios” (15:44, 50). Pablo dice un secreto sagrado: No todos se dormirán en la muerte, pero durante la última trompeta serán cambiados en un abrir y cerrar de ojos. Cuando esto que es mortal se vista de inmortalidad, la muerte será tragada para siempre. “Muerte, ¿dónde está tu victoria? Muerte, ¿dónde está tu aguijón?” Desde el corazón Pablo exclama: “¡Pero gracias a Dios, porque él nos da la victoria mediante nuestro Señor Jesucristo!” (15:55, 57). 22 Para concluir, Pablo aconseja que haya orden cuando se recojan las contribuciones que se han de enviar a Jerusalén para ayudar a los hermanos necesitados. Habla sobre su próxima visita vía Macedonia e indica que quizás Timoteo y Apolos también los visiten. “Manténganse despiertos —exhorta Pablo —, estén firmes en la fe, pórtense como hombres, háganse poderosos. Efectúense todos sus asuntos con amor” (16:13, 14). Pablo envía saludos de las congregaciones de Asia, y entonces escribe un saludo final de su propia mano como expresión de su amor.

POR QUÉ ES PROVECHOSO
23 Esta carta del apóstol Pablo es muy provechosa para ampliar nuestro entendimiento de las Escrituras Hebreas, de las cuales hace muchas citas. En el capítulo 10 Pablo señala que los israelitas bajo Moisés bebieron de una masa rocosa espiritual, que significó el Cristo. (1 Cor. 10:4; Núm. 20:11.) Luego pasa a referirse a las consecuencias desastrosas de desear cosas perjudiciales, según quedó demostrado en el caso de los israelitas bajo Moisés, y añade: “Pues bien, estas cosas siguieron aconteciéndoles como ejemplos, y fueron escritas para amonestación de nosotros a quienes los fines de los sistemas de cosas han llegado”. ¡Que nunca confiemos en nosotros mismos y creamos que no podemos caer! (1 Cor. 10:11, 12; Núm. 14:2; 21:5; 25:9.) De nuevo Pablo deriva una ilustración de la Ley. Hace referencia a los sacrificios de comunión que se efectuaban en Israel para mostrar que los que participan de la Cena del Señor deben participar dignamente de la mesa de Jehová. Entonces, para apoyar su argumento de que es apropiado comer todo lo que se vende en la carnicería, cita de Salmo 24:1 y dice: “A Jehová pertenecen la tierra y lo que la llena”. (1 Cor. 10:18, 21, 26; Éxo. 32:6; Lev. 7:11-15.) 24 Al mostrar la superioridad de “las cosas que Dios ha preparado para los que lo aman” y la vanidad de “los razonamientos de los sabios” de este mundo, Pablo cita nuevamente de las Escrituras Hebreas. (1 Cor. 2:9; 3:20; Isa. 64:4; Sal. 94:11.) Como autoridad para sus instrucciones en el capítulo 5 sobre expulsar al malhechor, cita de la ley de Jehová para que ‘eliminen lo malo que haya entre ellos’. (Deu. 17:7.) Al considerar su derecho a vivir del ministerio, Pablo hace otra referencia a la Ley de Moisés, que decía que a los animales que trabajaban no se les debía poner bozal para impedir que comieran, y que los levitas que servían en el templo debían recibir su porción del altar. (1 Cor. 9:8-14; Deu. 25:4; 18:1.) 25 ¡Qué provechosa instrucción inspirada hemos recibido de la primera carta de Pablo a los cristianos corintios! Medite sobre el consejo que se da contra las divisiones y el seguir a hombres (capítulos 1-4). Recuerde el caso de inmoralidad, y cómo recalcó Pablo la importancia de la virtud y la limpieza dentro de la congregación

82

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

(capítulos 5 y 6). Considere su consejo inspirado respecto a la soltería, el matrimonio y la separación (capítulo 7). Piense en lo que el apóstol dijo acerca de los alimentos ofrecidos a ídolos y en cuán enérgicamente hizo ver que no se debía causar tropiezo a otros ni caer en la idolatría (capítulos 8-10). El consejo sobre la debida sujeción, una consideración de los dones espirituales, el muy práctico examen de la excelencia de la cualidad perdurable y que nunca falla, el amor... estas cosas también recibieron atención. ¡Y cuán claramente subrayó el apóstol la importancia de mantener el orden en las reuniones cristianas (capítulos 11-14)! ¡Qué defensa maravillosa de la resurrección escribió inspirado por espíritu (capítulo 15)! Estos asuntos y otros han pasado por la mente... ¡y cuán valiosos son para los cristianos de nuestros días! 26 Esta carta nos hace entender mucho mejor el glorioso tema bíblico del Reino de Dios. Da la advertencia firme de que los que no son justos no entrarán en el Reino, y enumera muchos de los vicios que descalificarían a uno. (1 Cor. 6:9, 10.) Pero lo más importante es que explica la relación que hay entre la resurrección y el Reino de Dios. Muestra que Cristo, “las primicias” de la resurrección, tiene que “reinar hasta que Dios haya puesto a todos los enemigos debajo de sus pies”. Entonces, cuando haya abatido a todos los enemigos, entre ellos la muerte, “él entrega el reino a su Dios y Padre, [...] para que Dios sea todas las cosas para con todos”. Finalmente, en cumplimiento de la promesa del Reino hecha en Edén, Cristo y sus hermanos espirituales resucitados magullarán por completo la cabeza de la Serpiente. Ciertamente la perspectiva de la resurrección es magnífica para los que han de compartir la incorruptibilidad de Cristo Jesús en el Reino celestial. Basándose en la esperanza de la resurrección, Pablo aconseja: “Por consiguiente, amados hermanos míos, háganse constantes, inmovibles, siempre teniendo mucho que hacer en la obra del Señor, sabiendo que su labor no es en vano en lo relacionado con el Señor”. (1 Cor. 15:20-28, 58; Gén. 3:15; Rom. 16:20.)

Núm. 1: 1 Corintios 4:18–5:13 Núm. 2: ¿Prueba que la reencarnación sea un hecho la extraña sensación de estar uno familiarizado con personas a quienes acaba de conocer, y con lugares totalmente desconocidos? (rs pág. 296 párr. 1–pág. 297 párr. 2) *** rs pág. 296 párr. 1 - pág. 297 párr. 2 Reencarnación *** ¿Prueba que la reencarnación sea un hecho la extraña sensación de estar uno familiarizado con personas a quienes acaba de conocer, y con lugares totalmente desconocidos?

¿Ha confundido usted alguna vez a una persona —hombre o mujer— que está viva con otra que también está viva actualmente? A muchas personas les ha pasado eso. ¿Por qué? Porque algunas personas tienen peculiaridades parecidas o tal vez hasta parezcan casi idénticas. De modo que la sensación de que usted conoce a una persona aunque nunca antes la haya visto no prueba realmente que la haya conocido en una vida anterior, ¿no es cierto? ¿Por qué pudiera parecerle familiar cierta casa o cierto pueblo, si usted nunca ha estado allí antes? ¿Se debe a que usted haya vivido allí durante una vida anterior? Muchas casas se construyen de acuerdo con planos parecidos. Quizás los muebles que se utilizan en ciudades muy distantes entre sí se hayan fabricado de modelos parecidos. ¿Y no es cierto que los paisajes de algunos lugares sumamente separados entre sí se parecen muchísimo? Así que, sin recurrir a la reencarnación, la sensación de familiaridad que usted ha sentido es muy comprensible.

Núm. 3: ¿Cómo mantienen el gozo los cristianos cuando padecen una enfermedad? (Filip. 4:6, 7) *** w11 12/15 págs. 27-30 No permita que una enfermedad le robe el gozo ***
IMAGINE que se despierta deseando que el día acabe aun antes de haber empezado. Tiene que sobrellevar el dolor físico o emocional un día más. Quizás se sienta como Job, quien llegó a decir: “¡Antes la muerte que mis sufrimientos!” (Job 7:15, Serafín de Ausejo, 1975). ¿Y si tal situación se prolongara, incluso durante años? Eso es lo que le ocurrió a Mefibóset, hijo de Jonatán, el amigo del rey David. Cuando tenía cinco años, “cayó y quedó cojo” (2 Sam. 4:4). Tiempo después fue acusado falsamente de traicionar al rey y perdió parte de sus bienes, así que la angustia emocional de seguro aumentó el dolor de su discapacidad. No obstante, fue un excelente ejemplo de afrontar la enfermedad, la calumnia y las decepciones sin nunca permitir que esas cosas le robaran el gozo (2 Sam. 9:6-10; 16:1-4; 19:24-30). El apóstol Pablo fue otro buen ejemplo. En cierta ocasión escribió sobre “una espina en la carne” a la que tenía que enfrentarse (2 Cor. 12:7). Dicha espina pudo haber sido una discapacidad prolongada o el hecho de que algunas personas cuestionaran su labor como apóstol. En cualquier caso, el problema persistió, y él tuvo que vivir con el sufrimiento físico o emocional resultante (2 Cor. 12:9, 10). En la actualidad, las enfermedades crónicas debilitantes o el estrés emocional también atormentan a algunos siervos de Dios. Cuando Magdalena tenía 18 años, le diagnosticaron lupus eritematoso sistémico, una afección

EMT 2013

83

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

en la que las defensas inmunológicas atacan al propio organismo. “Estaba aterrorizada —cuenta ella—. Con el tiempo, la enfermedad se agravó y empecé a tener trastornos digestivos, úlceras en la boca y problemas de tiroides.” Los padecimientos de Izabela, en cambio, no siempre son tan obvios. Ella explica: “Desde la infancia he tenido depresión. Eso me provoca ataques de pánico, problemas respiratorios y espasmos abdominales. Por lo general acabo extenuada”.

ACEPTAR LA REALIDAD
Tanto las enfermedades como las discapacidades pueden perturbar nuestra vida. En ese caso, es útil sentarse y evaluar la situación de forma realista. A veces no es fácil aceptar nuestras limitaciones. Magdalena dice: “Mi problema se agrava progresivamente. A menudo me siento tan agotada que ni siquiera puedo levantarme de la cama. Y como mi enfermedad es impredecible, no me es posible hacer planes con antelación. Mi mayor frustración es no poder hacer tanto como antes en el servicio de Jehová”. Zbigniew explica: “A medida que pasan los años, la artritis reumatoide va robándome las energías, dañando una articulación tras otra. En ocasiones, cuando tengo mucha inflamación, no soy capaz de realizar ni las tareas más simples. Eso me deja muy abatido”. Hace algunos años, a Barbara le diagnosticaron un tumor cerebral progresivo. “Mi cuerpo experimenta cambios repentinos —comenta ella—. Me siento sin fuerzas, tengo dolores frecuentes de cabeza y me cuesta concentrarme. Cuando comprendí el alcance de mis limitaciones, tuve que replantearme la vida.” Los anteriores ejemplos son de siervos dedicados de Jehová, para quienes lo más importante es hacer Su voluntad. Todos ellos confían completamente en Dios y se benefician de su ayuda (Pro. 3:5, 6).

¿CÓMO AYUDA JEHOVÁ?
No debemos pensar que sufrir alguna enfermedad significa que no tenemos el favor divino (Lam. 3:33). Recordemos todo lo que padeció Job a pesar de que era “sin culpa y recto” (Job 1:8). Dios no pone a prueba a nadie con cosas malas (Sant. 1:13). Todas las enfermedades —incluidas las crónicas y las emocionales— son un legado funesto de nuestros primeros padres, Adán y Eva (Rom. 5:12). Jehová y Jesús, sin embargo, no dejarán a los justos sin ayuda (Sal. 34:15). Especialmente en los momentos difíciles de nuestra vida es cuando comprobamos que Dios es para nosotros un “refugio y [una] plaza fuerte” (Sal. 91:2). En vista de ello, si padecemos una enfermedad que no tiene fácil curación, ¿qué puede ayudarnos a mantener el gozo? La oración. Siguiendo el modelo de los siervos fieles de Dios del pasado, podemos dejar las cargas en manos de nuestro Padre celestial mediante la oración (Sal. 55:22). Al hacerlo, experimentaremos “la paz de Dios que supera a todo pensamiento”. Esa paz interna “guardará [nuestros] corazones y [nuestras] facultades mentales” (Fili. 4:6, 7). Magdalena sobrelleva una enfermedad debilitante gracias a que le ora a Dios con plena confianza. Ella cuenta: “Abrirle mi corazón a Jehová me alivia y me devuelve el gozo. Ahora comprendo de verdad lo que significa depender de Dios cada día” (2 Cor. 1:3, 4). En respuesta a nuestras oraciones, Jehová puede fortalecernos mediante su espíritu santo, su Palabra y la hermandad cristiana. No sería lógico esperar que eliminara nuestras enfermedades milagrosamente; pero sí podemos contar con que él nos dé la sabiduría y las fuerzas necesarias para afrontar cualquier adversidad (Pro. 2:7). Tal como dice la Biblia, él nos dará “el poder que es más allá de lo normal” (2 Cor. 4:7). La familia. Un ambiente amoroso y compasivo en el hogar contribuye a sobrellevar una enfermedad. Y aunque nuestros familiares estén ahí para apoyarnos incluso en los momentos más difíciles, conviene tener en cuenta que ellos también sufren y quizás se sientan tan indefensos como nosotros. Orar juntos ayudará a toda la familia a tener paz interior (Pro. 14:30). Barbara dice lo siguiente de su hija y otras jóvenes de la congregación: “Siempre puedo contar con ellas para el ministerio. Su entusiasmo me alegra el corazón”. A Zbigniew le resulta enormemente valioso el apoyo de su esposa. “Ella se ocupa de la mayoría de las tareas del hogar —explica—. También me ayuda a vestirme y suele cargar mi maletín cuando vamos a las reuniones cristianas y a predicar.” Los hermanos en la fe. La compañía de los miembros de la congregación nos proporciona ánimo y consuelo. Pero ¿qué ocurre si alguien no puede asistir a las reuniones debido a su enfermedad? Magdalena relata: “La congregación se asegura de que me beneficie de las reuniones grabándomelas. Mis hermanos cristianos suelen visitarme para ver qué más pueden hacer por mí. También me envían cartas de estímulo. La idea de que se acuerdan de mí y se preocupan por mi bienestar me ayuda a resistir”. Izabela reconoce lo siguiente: “Dentro de la congregación tengo muchos padres y madres que me escuchan e intentan entenderme. La congregación es mi familia, allí es donde siento paz y alegría”. Quienes atraviesan pruebas deben evitar aislarse; más bien, han de procurar reunirse regularmente con la congregación (Pro. 18:1). De esa forma se convertirán en una enorme fuente de ánimo para otros. Puede que al principio duden en mencionar a los hermanos sus necesidades; sin embargo, estos agradecerán su franqueza,

84

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

pues les dará la oportunidad de brindarles “cariño fraternal sin hipocresía” (1 Ped. 1:22). Si ese es su caso, ¿por qué no les explica que necesita que lo lleven a la reunión, que desea participar con ellos en el ministerio o que le gustaría conversar para desahogarse? Por supuesto, no debemos ser exigentes con nuestros hermanos, sino agradecer su ayuda. Seamos positivos. A menudo, la clave para enfrentarse a la enfermedad crónica sin perder el gozo está en nuestras propias manos. La melancolía y el abatimiento pueden llevar a una forma de pensar negativa. La Biblia dice: “El espíritu de un hombre puede soportar su dolencia; pero en cuanto al espíritu herido, ¿quién puede aguantarlo?” (Pro. 18:14). Magdalena comenta: “Me esfuerzo mucho por no centrarme en mis problemas. Trato de disfrutar de los días en que me siento mejor. Me anima leer las biografías de quienes han permanecido fieles a pesar de padecer enfermedades crónicas”. A Izabela, por su parte, la fortalece saber que Jehová la ama y valora. Ella dice: “Siento que mi servicio a Jehová es útil, tengo alguien por quien vivir. Y además tengo una maravillosa esperanza para el futuro”. Zbigniew admite: “Mi enfermedad me ha enseñado a ser humilde y obediente, a tener perspicacia y buen juicio, así como a perdonar de corazón. He aprendido a servir a Jehová con gozo y sin compadecerme de mí mismo; de hecho, me he sentido motivado a seguir progresando en sentido espiritual”. Nunca olvide que Jehová sabe todo lo que usted está aguantando y es muy compasivo. Y recuerde: “Dios no es injusto para olvidar la obra de ustedes y el amor que mostraron para con su nombre” (Heb. 6:10). Aférrese a la promesa que él hace a todo el que le teme: “De ningún modo te dejaré y de ningún modo te desampararé” (Heb. 13:5). Y si alguna vez se siente triste, centre sus pensamientos en la maravillosa esperanza de vivir en el nuevo mundo. Falta muy poco para que pueda ver con sus propios ojos todas las bendiciones que traerá el Reino de Dios. Siguen predicando a pesar de una enfermedad crónica “Ya no puedo andar solo por la calle, así que mi esposa o algún hermano me acompañan en el ministerio. Me aprendo de memoria las presentaciones y los textos bíblicos.” (Jerzy, que sufre discapacidad visual.) “Además de predicar por teléfono, escribo cartas y mantengo correspondencia regular con unas cuantas personas interesadas. Cuando estoy hospitalizada, siempre dejo una Biblia y publicaciones al lado de mi cama. Eso me ha ayudado muchas veces a iniciar buenas conversaciones.” (Magdalena, a quien le han diagnosticado lupus eritematoso sistémico.) “Me gusta predicar de casa en casa, pero cuando no me siento en condiciones de salir, predico por teléfono.” (Izabela, que sufre depresión clínica.) “Me gusta hacer revisitas y acompañar a quienes conducen estudios bíblicos. Los días que me siento mejor, aprovecho para predicar de casa en casa.” (Barbara, que tiene un tumor cerebral.) “Solo llevo una carpeta de revistas muy liviana. Y sigo predicando hasta que el dolor ya no me lo permite.’’ (Zbigniew, que padece artritis reumatoide.)

[Ilustraciones y recuadro de las páginas 28 y 29]

[Ilustración de la página 30]

Tanto jóvenes como mayores pueden ser una fuente de ánimo

EMT 2013

85

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Septiembre
9 de Sept. Lectura de la Biblia: 1 Corintios 10-16 Núm. 1: 1 Corintios 14:7-25 Núm. 2: ¿Cómo puede una persona que ha pecado “abland[ar] el rostro de Jehová”? (2 Crón. 33: 12,13; Is. 55:6, 7) Núm. 3: ¿Por qué el relato de Juan 9:1, 2 no apoya la creencia de la reencarnación? (rs pág. 297 párr. 3–pág. 299 párr. 1) Lectura de la Biblia: 1 Corintios 10-16 *** w08 7/15 pág. 27 párrs. 2-12 Puntos sobresalientes de las cartas a los Corintios *** Respuestas a preguntas bíblicas:

11:26. ¿Con cuánta frecuencia debe conmemorarse la muerte de Jesús, y hasta cuándo? Este versículo no da a entender que la muerte de Jesús se conmemoraría muy a menudo. La palabra griega traducida “cuantas veces” también puede verterse “siempre que” o “cada vez que”. Por tanto, lo que el apóstol indicó es que cada vez que los ungidos participaran del pan y del vino de la Conmemoración —una vez al año, el 14 de nisán—, estarían “proclamando la muerte del Señor”. Y lo harían “hasta que él lleg[ara]” para recibirlos en el cielo gracias a la resurrección (1 Tes. 4:14-17). 13:13. ¿En qué sentido es el amor mayor que la fe y la esperanza? Cuando lleguen “las cosas que [...] esperan” los siervos de Dios y se haga realidad su “expectativa segura”, habrá determinados aspectos de su fe y esperanza que perderán vigencia (Heb. 11:1). Sin embargo, el amor durará para siempre, y por eso se dice que es mayor que la fe y la esperanza. 15:29. ¿Qué significa bautizarse “con el propósito de ser personas muertas”? Estas palabras no significan que haya que bautizarse en favor de las personas que han muerto sin estar bautizadas. El apóstol habla de la vida que llevan los ungidos como si fuera una inmersión. Tienen que mantenerse íntegros hasta la muerte para luego levantarse en la resurrección como seres espirituales.

10:8-11. A Jehová le ofendió mucho que los israelitas hablaran mal de Moisés y Aarón. Por eso, no sería sabio que cayéramos en el vicio de andar criticando a los demás. 16:2. La planificación y la regularidad son esenciales para no descuidar nuestra aportación monetaria a favor de la obra del Reino.

Lecciones para nosotros:

Núm. 1: 1 Corintios 14:7-25 Núm. 2: ¿Cómo puede una persona que ha pecado “abland[ar] el rostro de Jehová”? (2 Crón. 33: 12,13; Is. 55:6, 7) *** w78 5/15 págs. 24-25 párrs. 12- 15 El arrepentimiento genuino... ¿cómo se identifica? *** ¿QUÉ ESTÁ ENVUELTO EN EL ARREPENTIMIENTO VERDADERO?
12 Se ilustra otra parte vital del arrepentimiento en el caso del rey Manasés de Judá. Tocante a su pecado, la Biblia nos dice: “Hizo en gran escala lo que era malo a los ojos de Jehová, para ofenderlo.” (2 Rey. 21:6) Finalmente, en una expresión del juicio de Jehová, Manasés fue llevado a Babilonia en condición de cautivo. Allí se arrepintió. Informan las Escrituras: “Ablandó el rostro de Jehová su Dios y siguió humillándose mucho a causa del Dios de sus antepasados. Y siguió orándole a Él, de modo que Él se dejó rogar por él y oyó su petición de favor y lo restauró a Jerusalén a su gobernación real.” (2 Cró. 33:12, 13) Después de eso Manasés hizo cuanto pudo por rectificar sus males; eliminó de su dominio las prácticas idolátricas, hizo sacrificios a Jehová y estimuló a la gente a servir al Altísimo. (2 Cró. 33:15, 16) Esto muestra que el arrepentimiento verdadero envuelve tanto el abandonar el proceder incorrecto como hacer un esfuerzo resuelto por efectuar lo que es correcto. 13 Como se ve, pues, el que está verdaderamente arrepentido debe poder señalar a “fruto propio de arrepentimiento.” (Mat. 3:8) Esto incluiría el que el individuo hiciera esfuerzos razonables por rectificar las cosas al grado que le fuera posible en sus circunstancias del momento. Por ejemplo, su alegación de arrepentimiento tendría poca substancia si no mostrara interés en compensar por algo que hubiera hurtado. Además, si no se resolviera positivamente a seguir un derrotero o proceder correcto, habría duda seria de que su arrepentimiento fuese genuino. 14 Pero ¿cómo se ha de considerar el asunto si el pecado de un individuo es ofensivo en extremo y ha hecho surgir mucha publicidad mala? De nuevo, el que se expulse o no se expulse de la congregación al malhechor depende de si se ha arrepentido genuinamente o no.

86

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

15 En todo caso en que falte evidencia de arrepentimiento sincero, los ancianos tienen que ejercer cuidado para no dejarse gobernar por el sentimentalismo. No pueden pasar por alto voluntariamente el mal proceder, por simplemente no prestar atención al vituperio y la dificultad que el desafuero de alguien que no se ha arrepentido le ha acarreado a la congregación, o verlos como de poca importancia. Si fuesen a permitir tal cosa, esto podría tener un efecto perjudicial en la congregación en conjunto. Podría llevar a algunos miembros de la congregación a atreverse a tomarse libertades y hacer caso omiso del consejo inspirado que dice: “Sean como personas libres, y sin embargo teniendo su libertad, no como disfraz para la maldad, sino como esclavos de Dios.” (1 Ped. 2:16) Además, pudiera ser que el malhechor mismo llegara a considerar con liviandad aquel pecado, ejerciera menos restricción todavía en el futuro y envolviera a otros en el desafuero. El sabio rey Salomón reparó en lo siguiente: “Por cuanto la sentencia contra una obra mala no se ha ejecutado velozmente, es por eso que el corazón de los hijos de los hombres ha quedado plenamente resuelto en ellos a hacer lo malo.” (Ecl. 8:11) Por eso, cuando lo genuino del arrepentimiento de un malhechor está sujeto a duda seria y cuando hay evidencia patente de que como resultado de la situación pudiera haber corrupción, los ancianos no deben vacilar en prestar atención a la admonición que dice: “Remuevan al hombre inicuo de entre ustedes mismos.”—1 Cor. 5:13. 17 El caso del rey Manasés y el del cristiano innominado en la congregación corintia indican que la maldad no cancela automáticamente la oportunidad que uno tiene de recobrar una buena posición ante Jehová Dios. El que se ha hecho culpable de transgresión seria todavía puede orar a Dios y, si está sinceramente arrepentido, sus oraciones por perdón serán contestadas. (Compare con Isaías 1:15-19.) Ciertamente si Jehová puede ser tan perdonador, nadie que afirma ser siervo suyo querría reflejar la actitud inclemente del hijo mayor en la ilustración de Jesús..

*** w72 1/12 pág. 722 párr. 17 Abandone el espíritu de independencia ***

Núm. 3: ¿Por qué el relato de Juan 9:1, 2 no apoya la creencia de la reencarnación? (rs pág. 297 párr. 3–pág. 299 párr. 1) *** rs pág. 297 párr. 3 - pág. 299 párr. 1 Reencarnación *** ¿Se señala a la reencarnación en el relato de Juan 9:1, 2?

Juan 9:1, 2: “Entonces al ir pasando, vio [Jesús] a un hombre ciego de nacimiento. Y sus discípulos le preguntaron: ‘Rabí, ¿quién pecó, este hombre o sus padres, para que naciera ciego?’” ¿Sería posible que en aquellos discípulos hubiera influido la creencia de los fariseos judíos, quienes decían que “pasan a los cuerpos de otros solamente las [almas] buenas”? (Guerra de los judíos, Flavio Josefo, traducción de J. M. Cordero, Editorial Iberia, tomo I, pág. 154.) Esto no es probable, ya que la pregunta de ellos no da a entender que pensaran que aquel hombre fuera ‘bueno’. Es más probable que ellos, como discípulos de Jesús, creyeran en las Escrituras y supieran que el alma muere. Sin embargo, puesto que hasta un bebé en la matriz tiene vida y ha sido concebido en pecado, puede que se hayan preguntado si aquella criatura no nacida pudiera haber pecado, por lo cual habría nacido ciego. En todo caso, la respuesta de Jesús no apoyó ni la reencarnación ni la idea de que una criatura que todavía está en la matriz de su madre peca antes de nacer. Jesús mismo contestó: “Ni este hombre pecó ni sus padres” (Juan 9:3). Jesús sabía que, puesto que somos prole de Adán, tenemos una herencia de defectos e imperfecciones humanos. Jesús curó al ciego y utilizó así la situación para magnificar a Dios.

EMT 2013

87

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Septiembre
16 de Sept. Lectura de la Biblia: 2 Corintios 1-7 Núm. 1: 2 Corintios 1:15–2:11 Núm. 2: ¿Qué diferencia hay entre la reencarnación y la esperanza que se da en la Biblia? (rs pág. 299 párrs. 2, 3) Núm. 3: ¿Qué debemos hacer para refugiarnos en el nombre de Jehová? (Sof. 3:12) Lectura de la Biblia: 2 Corintios 1-7 *** w08 7/15 pág. 28 Puntos sobresalientes de las cartas a los Corintios *** “CONTINÚEN [...] SIENDO REAJUSTADOS” (2 COR. 1:1–13:14)
Al enterarse Pablo de que un pecador de la congregación corintia había respondido bien a la reprensión recibida y se había arrepentido, recomienda a los hermanos “perdonarlo bondadosamente y consolarlo”. Es cierto que el apóstol los había afligido con su primera carta, pero estaba muy contento porque con ella había conseguido que fueran “entristecidos para arrepentimiento” (2 Cor. 2:6, 7; 7:8, 9). Ya que “están abundando en todo”, Pablo los anima a que “abunden también en [...] dar”. Luego responde a las acusaciones de sus enemigos y da un último consejo: “Continúen regocijándose, siendo reajustados, siendo consolados, pensando de acuerdo, viviendo pacíficamente” (2 Cor. 8:7; 13:11).

Respuestas a preguntas bíblicas:

2:15, 16. ¿En qué sentido somos “un olor grato de Cristo”? Los cristianos obedecemos lo que dice la Biblia y predicamos su mensaje. De este modo, difundimos un “olor” que resulta muy agradable para Jehová y para la gente de buen corazón, pero que a los injustos les produce repugnancia. 5:16. ¿Cómo es que los ungidos “no [conocen] a nadie según la carne”? Ellos no juzgan a ninguna persona según criterios carnales, es decir, haciendo distinciones étnicas, sociales o nacionales. Consideran que lo más importante es su relación espiritual con los hermanos en la fe.

3:5. De este versículo se desprende el siguiente principio: Jehová es quien nos capacita para el ministerio cristiano. Y lo hace valiéndose de su Palabra, su fuerza activa y la parte terrestre de su organización (Juan 16:7; 2 Tim. 3:16, 17). Por eso, apliquémonos al estudio de la Biblia y de las publicaciones que la explican; pidámosle a Jehová su espíritu constantemente, y asistamos con asiduidad a las reuniones, sin olvidarnos de participar en ellas (Sal. 1:1-3; Luc. 11:10-13; Heb. 10:24, 25). 4:16. Jehová renueva “de día en día” al “hombre que somos interiormente”. Por ello, tenemos que aprovechar siempre las ayudas que nos da y no permitir que pase una sola jornada sin hacer algo por nuestra espiritualidad. 4:17, 18. Tener presente que “la tribulación es momentánea y liviana” nos ayudará a soportarla. 5:1-5. Esta bella descripción de Pablo muestra cuánto desean los ungidos vivir en el cielo.

Lecciones para nosotros:

*** si págs. 216-217 Libro bíblico número 47: 2 Corintios *** POR QUÉ ES PROVECHOSO
18 ¡Cuán estimulante y alentador es el aprecio de Pablo por el ministerio cristiano como se expresa en Segunda a los Corintios! Considerémoslo como él lo hizo. El ministro cristiano que ha sido adecuadamente capacitado por Dios no es ningún vendedor ambulante de la Palabra, sino que sirve con sinceridad. Lo que lo recomienda no es ningún documento escrito, sino el fruto que produce en el ministerio. No obstante, aunque en verdad el ministerio es glorioso, esto no es motivo para que él se hinche. Los siervos de Dios, como humanos imperfectos, tienen este tesoro de servicio en frágiles vasos de barro, para que quede claro que el poder es de Dios. Así que requiere humildad aceptar el privilegio glorioso de ser ministros de Dios, ¡y qué bondad inmerecida de Dios es servir como “embajadores en sustitución de Cristo”! ¡Cuán apropiada, pues, fue la exhortación de Pablo de ‘no aceptar la bondad inmerecida de Dios y dejar de cumplir su propósito” (2:14-17; 3:1-5; 4:7; 5:18-20; 6:1)! 19 Pablo ciertamente dio un ejemplo espléndido que los ministros cristianos pueden imitar. En primer lugar, estimó y estudió las inspiradas Escrituras Hebreas, pues vez tras vez citó de ellas, aludió a ellas y las aplicó. (2 Cor. 6:2, 16-18; 7:1; 8:15; 9:9; 13:1; Isa. 49:8; Lev. 26:12; Isa. 52:11; Eze. 20:41; 2 Sam. 7:14; Ose. 1:10.) Además, como superintendente mostró profundo interés por el rebaño, y dijo: “Por mi parte muy gustosamente gastaré y quedaré completamente gastado por sus almas”. Se entregó de lleno a favor de sus hermanos, como clara-

88

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

mente lo muestra el registro. (2 Cor. 12:15; 6:3-10.) Fue incansable en sus labores mientras enseñó, exhortó y enderezó asuntos en la congregación corintia. Advirtió claramente contra el compañerismo con la oscuridad, al decir a los corintios: “No lleguen a estar unidos bajo yugo desigual con los incrédulos”. Debido a su interés amoroso por ellos, no quería que les corrompieran la mente “así como la serpiente sedujo a Eva por su astucia”, y por eso de todo corazón les amonestó: “Sigan poniéndose a prueba para ver si están en la fe, sigan dando prueba de lo que ustedes mismos son”. Los movió a desplegar generosidad cristiana al señalarles que “Dios ama al dador alegre”, y él mismo expresó las más profundas gracias a Dios por Su indescriptible dádiva gratuita. Sus hermanos de Corinto ciertamente estaban inscritos en amor sobre la tabla carnal del corazón de Pablo, y el servicio ilimitado de él para beneficio de ellos es lo que debería identificar a un superintendente celoso y alerta. ¡Qué ejemplo sobresaliente para nosotros hoy (6:14; 11:3; 13:5; 9:7, 15; 3:2)! 20 El apóstol Pablo nos orienta en la dirección correcta al indicar que el “Padre de tiernas misericordias y el Dios de todo consuelo” es la verdadera fuente de fortaleza en los momentos de prueba. Él es quien “nos consuela en toda nuestra tribulación” para que podamos aguantar y alcancemos la salvación que nos permitirá entrar en su nuevo mundo. Pablo también señala a la esperanza gloriosa de “un edificio procedente de Dios, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos”, y dice: “Por consiguiente, si alguien está en unión con Cristo, es una nueva creación; las cosas viejas pasaron, ¡miren!, cosas nuevas han llegado a existir”. Segunda a los Corintios realmente contiene maravillosas palabras que fortalecen la confianza de los que, como Pablo, heredarán el Reino celestial (1:3, 4; 5:1, 17).

Núm. 1: 2 Corintios 1:15–2:11 Núm. 2: ¿Qué diferencia hay entre la reencarnación y la esperanza que se da en la Biblia? (rs pág. 299 párrs. 2, 3) *** rs pág. 299 párrs. 2, 3 Reencarnación *** ¿Qué diferencia hay entre la reencarnación y la esperanza que se da en la Biblia?

Reencarnación: De acuerdo con esta creencia, cuando una persona muere, el alma, el “verdadero yo”, pasa a otra existencia mejor si el individuo ha llevado una vida buena y correcta, pero posiblemente a una existencia como animal si su vida se ha inclinado más a lo malo que a lo bueno. Se cree que cada vez que la persona renace vuelve a este mismo sistema de cosas, donde se encara a más sufrimiento y, finalmente, a la muerte. Los ciclos de renacimiento se consideran casi interminables. ¿Es un futuro como ese lo que realmente le espera a usted? Algunas personas creen que el único modo de escapar es suprimir todo deseo de las cosas que son agradables a los sentidos. ¿A qué escapan? A lo que algunos describen como vida inconsciente. Biblia: De acuerdo con la Biblia, el alma es la persona completa. Aunque una persona haya hecho cosas malas en el pasado, si se arrepiente y cambia de proceder, Jehová Dios la perdona (Sal. 103:12, 13). Cuando la persona muere, nada sobrevive. La muerte es como dormir profundamente sin soñar. Habrá una resurrección de los muertos. Esto no es una reencarnación, sino un traer de vuelta a la vida la misma personalidad (Hech. 24:15). Para la mayoría de la gente, su resurrección será para vivir en la Tierra. Tendrá lugar después que Dios ponga fin al sistema inicuo actual. Las enfermedades, el sufrimiento, hasta el tener que morir, llegarán a ser cosas del pasado (Dan. 2:44; Rev. 21:3, 4). ¿Suena esa esperanza como algo de lo cual usted quisiera aprender más, para examinar las razones que hay para confiar en ella?

Núm. 3: ¿Qué debemos hacer para refugiarnos en el nombre de Jehová? (Sof. 3:12) *** w11 1/15 págs. 5-7 Refugiémonos en el nombre de Jehová *** EL NOMBRE DE DIOS NO ES UN TALISMÁN
14 Los contemporáneos de Jeremías pensaban que el templo era una especie de amuleto que los protegería de sus enemigos (Jer. 7:1-4). Y muchos años antes, los israelitas vieron el arca del pacto como un talismán que los salvaría en las batallas (1 Sam. 4:3, 10, 11). Siglos después, Constantino el Grande cayó en un error semejante. Con la esperanza de que sus soldados fueran protegidos en combate, mandó pintar en sus escudos las letras kji y rho, con las cuales comienza en griego el título “Cristo”. Y en la misma línea, parece que el rey Gustavo II Adolfo de Suecia, quien combatió en la guerra de los Treinta Años, usó una armadura en la que aparece inscrito claramente el nombre “Iehova” (véase la página 7). 15 Es cierto que, al sufrir ataques de demonios, algunos cristianos se han refugiado en Jehová invocando su nombre en voz alta. Sin embargo, jamás deberíamos creer que los objetos que exhiben el nombre divino son talismanes o amuletos que ofrecen protección mágica. Esto no es de ningún modo lo que significa refugiarse en el nombre de Jehová.

EMT 2013

89

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático
CÓMO HALLAMOS REFUGIO HOY

2013

16 Hoy nos encontramos resguardados en el refugio espiritual del pueblo de Dios (Sal. 91:1). Mediante “el esclavo fiel y discreto” y los ancianos de las congregaciones, recibimos avisos sobre las tendencias mundanas que podrían hacernos perder esa protección (Mat. 24:45-47; Isa. 32:1, 2). Pensemos en cuántas veces se nos ha alertado sobre el materialismo, y en cómo han evitado esas advertencias que suframos graves daños espirituales. Lo mismo sucede con las exhortaciones a no adoptar una actitud despreocupada, la cual podría llevarnos a caer en la inactividad en el servicio a Jehová. Bien dice la Biblia: “La despreocupación acabará con los necios; pero quien me escuche vivirá seguro, tranquilo y sin temor a la desgracia” (Pro. 1:32, 33, Biblia de América). Para disfrutar de esa seguridad espiritual también debemos esforzarnos por conservar la pureza moral. 17 Pensemos, además, en las constantes invitaciones del esclavo fiel a predicar las buenas nuevas del Reino en toda la Tierra habitada, tal como nos mandó Jesús (Mat. 24:14; 28:19, 20). Sofonías habló de un cambio que ayudaría a la gente a refugiarse en el nombre de Dios: “Entonces daré a pueblos el cambio a un lenguaje puro, para que todos ellos invoquen el nombre de Jehová, para servirle hombro a hombro” (Sof. 3:9). 18 ¿Qué es este “lenguaje puro”? Es la verdad acerca de Jehová y sus propósitos, la cual se revela en su Palabra inspirada. Usamos este idioma simbólico cada vez que explicamos a la gente qué es realmente el Reino y cómo santificará el nombre divino. También lo empleamos al hablar sobre la vindicación de la soberanía de Dios y las bendiciones eternas que recibirán los seres humanos fieles. Somos muchos los que hablamos este idioma y estamos consiguiendo que cada vez más personas “invoquen el nombre de Jehová” y le sirvan “hombro a hombro”. En realidad, ya se cuentan por millones los hombres y mujeres de todo el mundo que buscan refugio en Jehová (Sal. 1:1, 3). 19 La gente del mundo tiene que lidiar con dificultades aparentemente insuperables. Desesperados, recurren a otros hombres imperfectos. O esperan que los gobiernos arreglen las cosas, igual que los israelitas acudían a las naciones vecinas y hacían alianzas con ellas. Tal como sucedió en el pasado, su esperanza se verá defraudada. Ninguna organización política —ni siquiera las Naciones Unidas— logrará resolver totalmente los problemas de la humanidad. Sin duda, sería absurdo tomar como refugio las instituciones y alianzas políticas. Notemos que la profecía bíblica las presenta como un refugio falso, “el refugio de una mentira”. Tenemos buenos motivos para considerarlas así, pues los que cifren su esperanza en ellas se llevarán una gran decepción (léase Isaías 28:15, 17). 20 Dentro de poco, durante su gran día, Jehová enviará granizo simbólico contra la Tierra. Cuando llegue esta destrucción, de nada valdrán los refugios antiatómicos, las riquezas ni ningún otro medio de los que dispone el hombre para protegerse. Como indica Isaías 28:17, “el granizo tiene que barrer el refugio de una mentira, y las aguas mismas inundarán el mismísimo escondrijo”. 21 Hoy Jehová es nuestro refugio, y lo seguirá siendo durante la destrucción que se avecina. Cabe señalar que el propio nombre Sofonías honra a Dios como el único escondite infalible, pues significa “Jehová Ha Ocultado”. Es muy apropiado, por lo tanto, que en 2011 tengamos como texto del año las siguientes palabras, basadas en Sofonías 3:12: Refugiémonos en el nombre de Jehová. Como hemos visto, ahora es el momento de que busquemos protección en el nombre de Dios, confiando plenamente en él (Sal. 9:10). Recordemos en todo momento esta garantía que nos ofrece su Palabra inspirada: “El nombre de Jehová es una torre fuerte. A ella corre el justo, y se le da protección” (Pro. 18:10).

90

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Septiembre
23 de Sept. Lectura de la Biblia: 2 Corintios 8-13 Núm. 1: 2 Corintios 10:1-18 Núm. 2: Si alguien dice: “Yo creo en la reencarnación” (rs pág. 299 párr. 4–pág. 300 párr. 2) Núm. 3: ¿Cómo debe entenderse 1 Corintios 10:13? Lectura de la Biblia: 2 Corintios 8-13 *** w08 7/15 pág. 28 Puntos sobresalientes de las cartas a los Corintios *** Respuestas a preguntas bíblicas:

11:1, 16; 12:11. ¿Fue Pablo irrazonable y presumido con los corintios? No, pero algunos quizás lo pensaran al escuchar las cosas que tuvo que decir para defender su autoridad como apóstol. 12:1-4. ¿Quién “fue arrebatado al paraíso”? Es razonable pensar que fue Pablo, pues él habla de este suceso justo después de haber defendido su condición de apóstol, y en ningún lugar de la Biblia se dice que otra persona tuviera la visión mencionada. Probablemente, lo que Pablo contempló fue el paraíso espiritual del que disfrutaría la congregación cristiana en “el tiempo del fin” (Dan. 12:4).

10:13. Por lo general, debemos limitarnos a predicar en el territorio asignado a nuestra congregación, a menos que nos pidan que ayudemos en cierta zona donde hay necesidad. 13:5. Los cristianos deben estar “poniéndose a prueba para ver si están en la fe”, es decir, examinando si su conducta está de acuerdo con lo que manda la Biblia. Además, deben estar “dando prueba de lo que [...] son”, o sea, evaluando su espiritualidad, sus “facultades perceptivas” y sus obras de fe (Heb. 5:14; Sant. 1:22-25). Sin duda, los sabios consejos de Pablo nos ayudan a seguir en el camino de la verdad.

Lecciones para nosotros:

Núm. 1: 2 Corintios 10:1-18 Núm. 2: Si alguien dice: “Yo creo en la reencarnación” (rs pág. 299 párr. 4–pág. 300 párr. 2) *** rs pág. 299 párr. 4 - pág. 300 párr. 2 Reencarnación *** SI ALGUIEN DICE... ‘Yo creo en la reencarnación’
Usted pudiera contestar: ‘Usted espera que con el tiempo el resultado sea una vida mejor, ¿no es así?... Dígame, ¿quisiera vivir en un mundo como el que se describe aquí en Revelación 21:1-5?’. O contestar: ‘Le agradezco que me diga eso. ¿Me permite preguntarle si usted siempre ha creído así?... ¿Qué le hizo abandonar sus creencias anteriores?’. (Entonces pudiera usar las ideas bajo el primer encabezamiento de la página 299.) Otra posibilidad: ‘He tenido buenas conversaciones con otras personas que creen como usted. ¿Me permite preguntarle por qué cree que es necesaria la reencarnación?’. Entonces pudiera añadir: 1) ‘¿Recuerda usted todos los detalles de las vidas anteriores que cree que tuvo?... Pero eso sería necesario para que una persona corrigiera sus errores anteriores y mejorara, ¿no es cierto?’. 2) Si la persona dice que es una bondad el que olvidemos, pudiera preguntarle: ‘Pero ¿considera usted que tener mala memoria sea una ventaja para la persona en su vida cotidiana? Además, si cada 70 años más o menos olvidáramos todo lo que hemos aprendido, ¿se nos estaría ayudando a mejorar nuestra situación?’. 3) Si la persona dice que solo las mejores personas nacen de nuevo como humanos, usted pudiera preguntar: ‘Entonces, ¿por qué han seguido empeorando las condiciones mundiales?... La Biblia muestra cómo se alcanzará verdadero mejoramiento en nuestros días (Dan. 2:44)’.

Núm. 3: ¿Cómo debe entenderse 1 Corintios 10:13? *** w10 11/15 págs. 27-28 Jehová es nuestro Soberano *** ¡PODEMOS SER ÍNTEGROS!
16 Sin duda, podemos defender la soberanía de Jehová y ser leales a él, pues el apóstol Pablo escribió: “Ninguna tentación los ha tomado a ustedes salvo lo que es común a los hombres. Pero Dios es fiel, y no dejará que sean tentados más allá de lo que pueden soportar, sino que junto con la tentación también dispondrá la salida

EMT 2013

91

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

para que puedan aguantarla” (1 Cor. 10:13). ¿De dónde viene la tentación que menciona Pablo, y cómo nos brinda Dios la salida? 17 Tal como ilustran los sucesos que vivió Israel en el desierto, la “tentación” que menciona Pablo se presenta cuando surgen circunstancias que pudieran inducirnos a violar la ley de Dios (léase 1 Corintios 10:6-10). Los israelitas podrían haber resistido la tentación, pero se dejaron llevar por la codicia al desear “cosas perjudiciales”. Esto sucedió cuando Jehová les proporcionó milagrosamente codornices para un mes entero. Aunque llevaban tiempo sin comer carne, estaban bien alimentados, pues contaban con suficiente maná. Sin embargo, cayeron en el lazo de la codicia cuando se pusieron a recoger aquellas aves con avidez (Núm. 11:19, 20, 31-35). 18 Anteriormente, mientras Moisés recibía la Ley en el monte Sinaí, los israelitas participaron en actos idolátricos, durante los cuales dieron culto a un becerro y se entregaron con desenfreno a placeres sensuales. Algo que facilitó que se descontrolaran y cedieran a la tentación fue el hecho de que no tenían junto a ellos a su dirigente visible (Éxo. 32:1, 6). Más tarde, justo antes de entrar en la Tierra Prometida, miles de hombres se dejaron seducir por las mujeres moabitas, tuvieron relaciones inmorales con ellas y terminaron perdiendo la vida como castigo por su pecado (Núm. 25:1, 9). Además, el pueblo cayó a veces en la tentación de quejarse con rebeldía. De hecho, en una ocasión no solo hablaron contra Moisés, sino contra el propio Jehová (Núm. 21:5). Hasta llegaron a protestar por la ejecución de los rebeldes Coré, Datán, Abiram y sus partidarios, pues les parecía una injusticia. Como consecuencia, 14.700 personas murieron por un azote divino (Núm. 16:41, 49). 19 Aquellas tentaciones no eran irresistibles. Los israelitas sucumbieron porque habían perdido la fe en Jehová y se habían olvidado de él, del cuidado que les había dado y de sus justos caminos. Además, todas las tentaciones a las que se enfrentaron eran comunes a la experiencia del ser humano, y lo mismo puede decirse de las nuestras. Por eso, si luchamos por vencerlas, acudiendo a Jehová para que nos ayude, lograremos permanecer íntegros. Podemos estar seguros de ello, pues “Dios es fiel” y nunca permite que sus siervos “sean tentados más allá de lo que pueden soportar”. Él jamás nos desamparará; nunca dejará que pasemos por situaciones en las que nos resulte humanamente imposible hacer su voluntad (Sal. 94:14). 20 ¿De qué manera “dispondrá la salida” Jehová? Dándonos fuerzas para resistir la tentación. Pensemos en el caso de la persecución. Nuestros enemigos tal vez nos maltraten con la intención de hacernos abandonar la fe. Al sufrir tales abusos, tal vez nos veamos tentados a claudicar para evitar los golpes, las torturas o incluso la muerte. Pero, tal como indicó Pablo en 1 Corintios 10:13, tenemos la garantía divina de que la prueba será temporal. Jehová nunca permitirá que la situación llegue al punto de que nos resulte imposible seguir fieles. Él puede fortalecer nuestra fe y espiritualidad para que permanezcamos íntegros. 21 Jehová nos sostiene con su espíritu. Además, mediante él nos hace recordar ideas bíblicas que necesitamos para resistir la tentación (Juan 14:26). De este modo, no caemos en el error de desviarnos del buen camino. Por ejemplo, comprendemos que se han cuestionado dos asuntos íntimamente relacionados entre sí: la soberanía divina y la integridad del ser humano. Conocer este hecho y contar con la ayuda de Dios ha permitido a muchos cristianos ser íntegros hasta la muerte. En su caso, ¿cuál fue “la salida” de la tentación? No fue la muerte. Lo que les permitió aguantar hasta el fin sin pecar fue la ayuda de Jehová. Él nos brinda esa misma ayuda a todos nosotros. De hecho, nos apoya con sus ángeles, los cuales son siervos públicos “enviados para servir a favor de los que van a heredar la salvación” (Heb. 1:14). Como veremos en el próximo artículo, tenemos ante nosotros el privilegio de defender la soberanía divina por toda la eternidad. Pero solo lo conseguiremos si nos mantenemos íntegros y reconocemos en todo momento a Jehová como nuestro Soberano.

92

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Septiembre
30 de Sept. Lectura de la Biblia: Gálatas 1-6 Núm. 1: Gálatas 1:18–2:10 Núm. 2: ¿Por qué hay tantas religiones? (rs pág. 309 párr. 1–pág. 310 párr. 1) Núm. 3: ¿Por qué es Jehová digno de recibir adoración? (Rev. 4:11) Lectura de la Biblia: Gálatas 1-6 *** w08 8/15 pág. 26 - pág. 27 Puntos sobresalientes de las cartas a los Gálatas, a los Efesios, a los Filipenses y a los Colosenses *** Respuestas a preguntas bíblicas:

3:16-18, 28, 29. ¿Continúa vigente el pacto abrahámico? Sí. El pacto de la Ley no invalidó el que Dios había hecho con Abrahán; solo se añadió a este. Por tanto, el pacto abrahámico continuó vigente después de que se abolió la Ley (Efe. 2:15). Quienes reciben las promesas son la verdadera “descendencia” de Abrahán: Jesucristo, que es la parte principal, y los que “pertenecen a Cristo”. 6:2. ¿Qué es “la ley del Cristo”? Son todas las enseñanzas y mandatos de Jesús, particularmente el mandamiento de que los cristianos “se amen unos a otros” (Juan 13:34). 6:8. ¿Qué significa ‘sembrar con miras al espíritu’? Significa vivir de tal manera que el espíritu santo pueda obrar con total libertad en nosotros. Implica participar de todo corazón en las actividades cristianas, las cuales fomentan el libre fluir del espíritu.

1:6-9. Los superintendentes cristianos tienen que actuar sin demora cuando surgen problemas en la congregación. Si se valen de las Escrituras y de argumentos lógicos, lograrán rebatir sin problemas los razonamientos falsos. 2:20. El rescate es un regalo que Dios nos ha hecho a cada uno de nosotros. Así es como tenemos que aprender a verlo (Juan 3:16). 5:7-9. Las malas compañías pueden impedir que sigamos obedeciendo la verdad. Por eso debemos evitarlas. 6:1, 2, 5. “Los que tienen las debidas cualidades espirituales” pueden ayudarnos a llevar las cargas, tales como las dificultades que enfrentamos por haber dado algún paso en falso. En cambio, la carga de nuestras responsabilidades espirituales la tenemos que llevar nosotros mismos. 5 ¿Qué hechos apoyan la autenticidad y canonicidad de Gálatas? Se hace referencia a ella por nombre en los escritos de Ireneo, Clemente de Alejandría, Tertuliano y Orígenes. Además, se incluye en los importantes manuscritos bíblicos de nota que siguen: Sinaítico, Alejandrino, Vaticano núm. 1209, Códice Ephraemi Syri rescriptus, Códice de Beza, y el Papiro Chester Beatty núm. 2 (P46). Además, está en completa concordancia con los demás escritos de las Escrituras Griegas y también con las Escrituras Hebreas, a las cuales frecuentemente hace referencia. 6 En la vigorosa y contundente carta de Pablo “a las congregaciones de Galacia” él prueba: 1) que es un verdadero apóstol (un hecho que los judaizantes habían procurado desacreditar) y 2) que la justificación viene por fe en Cristo Jesús, no por las obras de la Ley, y que por lo tanto la circuncisión es innecesaria para los cristianos. Aunque la costumbre de Pablo era que un secretario le escribiera sus epístolas, él mismo escribió Gálatas con ‘grandes letras de su propia mano’ (6:11). El contenido del libro era de máxima importancia, tanto para Pablo como para los gálatas. El libro recalca el aprecio por la libertad que los verdaderos cristianos tienen mediante Jesucristo.

Lecciones para nosotros:

*** si págs. 218-220 párrs. 5-18 Libro bíblico número 48: Gálatas ***

CONTENIDO DE GÁLATAS
7 Pablo defiende su apostolado (1:1–2:14). Después de saludar a las congregaciones de Galacia, Pablo se maravilla de que se las aleje tan rápidamente a otro tipo de buenas nuevas, y declara firmemente: “Aunque nosotros o un ángel del cielo les declarara como buenas nuevas algo que fuera más allá de lo que nosotros les declaramos como buenas nuevas, sea maldito”. Las buenas nuevas que él ha declarado no son de origen humano, ni le fueron enseñadas, “salvo mediante revelación por Jesucristo”. Anteriormente, como exponente celoso del judaísmo, Pablo había perseguido a la congregación de Dios, pero entonces Dios lo había llamado por Su bondad inmerecida para que declarara a las naciones las buenas nuevas acerca de su Hijo. No fue sino hasta tres años después de su conversión cuando subió a Jerusalén, y entonces, de los apóstoles, vio solamente a Pedro, así como a Santiago el hermano del Señor. Las congregaciones de Judea no lo conocían personalmente, aunque oían acerca de él frecuentemente y “empezaron a glorificar a Dios” a causa de él (1:8, 12, 24).

EMT 2013

93

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

8 Después de 14 años Pablo subió de nuevo a Jerusalén y explicó privadamente las buenas nuevas que predicaba. Ni siquiera se requirió que su compañero Tito, aunque era griego, se circuncidara. Cuando Santiago, Cefas y Juan vieron que a Pablo se le habían encomendado las buenas nuevas para los incircuncisos, como a Pedro las buenas nuevas para los circuncisos, dieron a Pablo y Bernabé la mano derecha de la coparticipación para que fueran a las naciones, mientras ellos mismos iban a los circuncisos. Cuando Cefas vino a Antioquía y no anduvo rectamente “conforme a la verdad de las buenas nuevas” por temor a la clase circuncisa, Pablo lo reprendió delante de todos ellos (2:14). 9 Declarados justos por fe, no por ley (2:15–3:29). Nosotros los judíos sabemos, sostiene Pablo, “que el hombre no es declarado justo debido a obras de ley, sino únicamente por medio de fe para con Cristo Jesús”. Él ahora vive en unión con Cristo y está vivo por fe para hacer la voluntad de Dios. “Si la justicia es mediante ley, Cristo realmente murió en balde” (2:16, 21). 10 ¿Son tan insensatos los gálatas como para creer que, habiendo empezado por recibir el espíritu debido a fe, pueden terminar sirviendo a Dios por obras de Ley? Es el oír por fe lo que cuenta, como sucedió en el caso de Abrahán, quien “puso fe en Jehová, y le fue contado por justicia”. Ahora bien, según la promesa de Dios “los que se adhieren a la fe están siendo bendecidos junto con el Abrahán que tuvo fe”. Han sido librados de la maldición de la Ley por la muerte de Cristo en el madero. Cristo es la Descendencia de Abrahán, y la Ley hecha 430 años después no anula la promesa acerca de esa Descendencia. Entonces, ¿qué propósito tuvo la Ley? Fue “nuestro tutor que nos [condujo] a Cristo, para que se nos declarara justos debido a fe”. Ya no estamos bajo el tutor, ni hay ya distinción alguna entre judío y griego, pues todos son uno en unión con Cristo Jesús y “realmente son descendencia de Abrahán, herederos respecto a una promesa” (3:6, 9, 24, 29). 11 Mantenerse firmes en la libertad cristiana (4:1–6:18). Dios envió a su Hijo para librar a los que están bajo Ley, para que ‘recibiesen la adopción de hijos’ (4:5). Así, pues, ¿por qué volver de nuevo a ser esclavos de las débiles y miserables cosas elementales? Dado que los gálatas ahora están observando días y meses y sazones y años, Pablo teme que el trabajo que ha hecho a favor de ellos se haya desperdiciado. En la primera visita que les hizo, ellos recibieron a Pablo como a un ángel de Dios. ¿Ha llegado él ahora a ser su enemigo porque les dice la verdad? Que los que quieren estar bajo Ley oigan lo que la Ley dice: Abrahán adquirió dos hijos mediante dos mujeres. Una mujer, la sirvienta, Agar, corresponde a la nación carnal de Israel, sujeta a Jehová por el pacto de la Ley de Moisés, un pacto que da a luz hijos para esclavitud. Sin embargo, la mujer libre, Sara, corresponde a la Jerusalén de arriba, quien, dice Pablo, “es libre, y ella es nuestra madre”. “¿Qué dice la Escritura?”, pregunta Pablo. Esto: “De ningún modo será heredero el hijo de la sirvienta con el hijo de la mujer libre”. Y nosotros no somos hijos de una sirvienta, “sino de la mujer libre” (4:30, 31). 12 Pablo explica que la circuncisión o la ausencia de ella no significa nada; es la fe que funciona mediante el amor lo que cuenta. Toda la Ley se cumple en el dicho: “Tienes que amar a tu prójimo como a ti mismo”. Sigan andando por espíritu, pues “si se les conduce por espíritu, no están bajo ley”. En cuanto a las obras de la carne, Pablo advierte “que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios”. En claro contraste describe el fruto del espíritu, contra el cual no hay ley, y añade: “Si estamos viviendo por espíritu, sigamos andando ordenadamente también por espíritu”, y desechemos el egoísmo y la envidia (5:14, 18, 21, 25). 13 Si un hombre da un paso en falso antes de darse cuenta de ello, los que están espiritualmente capacitados deben tratar de reajustarlo “con espíritu de apacibilidad”. Los cristianos cumplen la ley del Cristo llevándose las cargas unos a otros, pero cada uno debe llevar su propia carga de responsabilidad al probar lo que es su propia obra. La persona segará de acuerdo con lo que siembre, o corrupción de la carne o vida eterna del espíritu. Los que quieren que los gálatas se circunciden procuran simplemente agradar a hombres y evitar la persecución. Lo de vital importancia no es haberse circuncidado ni ser incircunciso, sino una nueva creación. Habrá paz y misericordia para los que andan ordenadamente de acuerdo con esta regla de conducta, sí, sobre “el Israel de Dios” (6:1, 16).

POR QUÉ ES PROVECHOSO
14 La carta a los gálatas revela a Pablo como el perseguidor arrollador que llegó a ser el alerta apóstol a las naciones, siempre dispuesto a luchar a favor de los intereses de sus hermanos (1:13-16, 23; 5:7-12). Por su ejemplo Pablo demostró que un superintendente debe moverse con rapidez para resolver dificultades, y reprimir razonamientos falsos mediante la lógica y las Escrituras (1:6-9; 3:1-6). 15 La carta fue provechosa para las congregaciones de Galacia en cuanto a establecer claramente la libertad que ellos tenían en Cristo y desacreditar a los que pervertían las buenas nuevas. Explicó con claridad que es por medio de fe como se declara justas a las personas, y que la circuncisión ya no es necesaria para obtener la salvación (2:16; 3:8; 5:6). Por dejar a un lado aquellas distinciones carnales, sirvió para unificar a los judíos y gentiles en la única congregación. El estar libres de la Ley no había de servir como incentivo para los deseos de la carne, pues todavía quedaba en pie el principio: “Tienes que amar a tu prójimo como a ti mismo”. Este sigue siendo una guía para los cristianos hoy día (5:14).

94

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

16 La carta de Pablo, en la cual él usó las Escrituras Hebreas como fuente de vigorosas ilustraciones, ayudó a los gálatas a comprender muchos puntos doctrinales. Dio la interpretación inspirada de Isaías 54:1-6, a la vez que identificó a la mujer de Jehová como “la Jerusalén de arriba”. Explicó el “drama simbólico” de Agar y Sara, que muestra que los herederos de las promesas de Dios son las personas a quienes Cristo libra, y no las que siguen en esclavitud a la Ley. (Gál. 4:21-26; Gén. 16:1-4, 15; 21:1-3, 8-13.) Explicó claramente que el pacto de la Ley no anuló el pacto abrahámico, sino que fue añadido a este. También señaló que el intervalo de tiempo que hubo desde que se hizo un pacto hasta hacerse el otro fue de 430 años, un punto importante para la cronología bíblica. (Gál. 3:17, 18, 23, 24.) El registro de estas cosas se ha conservado para la edificación de la fe cristiana hoy día. 17 Lo más importante es que Gálatas identifica inequívocamente a la Descendencia o Simiente relacionada con el Reino y esperada por todos los profetas. “Ahora bien, las promesas se hablaron a Abrahán y a su descendencia [...] que es Cristo.” En Gálatas se muestra que a los que llegan a ser hijos de Dios por fe en Cristo Jesús se les adopta para que formen parte de esta descendencia. “Si pertenecen a Cristo, realmente son descendencia de Abrahán, herederos respecto a una promesa” (3:16, 29). El excelente consejo que se da en Gálatas debe ser escuchado por estos herederos del Reino y los que trabajan con ellos: ‘¡Estén firmes en la libertad para la cual Cristo los ha libertado!’. “No desistamos de hacer lo que es excelente, porque al debido tiempo segaremos si no nos cansamos.” ‘Obremos lo que es bueno, especialmente para con los que están relacionados con nosotros en la fe’ (5:1; 6:9, 10). 18 Finalmente, hay la vigorosa advertencia de que los que practican las obras de la carne “no heredarán el reino de Dios”. Que todos, pues, se vuelvan completamente de la inmundicia y la contienda mundanas y pongan todo el corazón en producir el fruto del espíritu, que es “amor, gozo, paz, gran paciencia, benignidad, bondad, fe, apacibilidad, autodominio” (5:19-23).

Núm. 1: Gálatas 1:18–2:10 Núm. 2: ¿Por qué hay tantas religiones? (rs pág. 309 párr. 1–pág. 310 párr. 1) *** rs pág. 309 párr. 1 - pág. 310 párr. 1 Religión *** ¿Por qué hay tantas religiones?

Cálculos recientes revelan que hay 10 religiones principales y unas 10.000 sectas. De estas, en África hay unas 6.000, en los Estados Unidos 1.200, y centenares en otros países. Muchos factores han contribuido al desarrollo de nuevos grupos religiosos. Hay quienes han dicho que todas las religiones con su diversidad representan diferentes maneras de presentar la verdad religiosa. Pero en vez de eso, una comparación de sus enseñanzas y prácticas con la Biblia indica que la diversidad de religiones se debe a que la gente se ha hecho seguidora de hombres en vez de escuchar a Dios. Es digno de notar que, en gran parte, las enseñanzas que estas religiones tienen en común, pero que difieren de la enseñanza bíblica, tuvieron su origen en la antigua Babilonia. (Sírvase ver las páginas 53, 54 en la sección “Babilonia la Grande”.) ¿Quién es el instigador de tal confusión religiosa? La Biblia identifica a Satanás el Diablo como “el dios de este sistema de cosas” (2 Cor. 4:4). Nos advierte que “las cosas que las naciones sacrifican, a demonios las sacrifican, y no a Dios” (1 Cor. 10:20). ¡Cuán vitalmente importante es, entonces, que nos aseguremos de que realmente estamos adorando al Dios verdadero, el Creador del cielo y de la Tierra, y de que nuestra adoración le agrade!

Jue. 10:6, 7: “Los hijos de Israel de nuevo procedieron a hacer lo que era malo a los ojos de Jehová, y empezaron a servir a los Baales y a las imágenes de Astoret y a los dioses de Siria y a los dioses de Sidón y a los dioses de Moab y a los dioses de los hijos de Amón y a los dioses de los filisteos. De modo que dejaron a Jehová y no le sirvieron. Ante esto se encendió la cólera de Jehová contra Israel.” (Si alguien adora cualquier otra cosa o a cualquier otra persona en vez de al Dios verdadero, el Creador del cielo y de la Tierra, es patente que la forma de adoración de esa persona no le es acepta a Jehová.) Mar. 7:6, 7: “Él [Jesús] les dijo [a los fariseos y escribas judíos]: ‘Aptamente profetizó Isaías acerca de ustedes, hipócritas, como está escrito: “Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está muy alejado de mí. Es en vano que me siguen adorando, porque enseñan como doctrinas mandatos de hombres.”’” (Sin importar a quién afirme adorar un grupo, si se apega a doctrinas de hombres más bien que a la Palabra inspirada de Dios, su adoración es en vano.) Rom. 10:2, 3: “Les doy testimonio de que tienen celo por Dios; mas no conforme a conocimiento exacto; pues, a causa de ignorar la justicia de Dios pero de procurar establecer la suya propia, no se sujetaron a la justicia de Dios.” (Puede que haya personas que tengan la Palabra escrita de Dios, pero que carezcan de conocimiento

¿Son aceptables a Dios todas las religiones?

EMT 2013

95

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

exacto de lo que esa Palabra contiene, porque no se les ha enseñado correctamente. Quizás piensen que tienen mucho celo por Dios, pero tal vez no estén haciendo lo que Él requiere. La adoración de ellas no va a agradar a Dios, ¿verdad?)

Núm. 3: ¿Por qué es Jehová digno de recibir adoración? (Rev. 4:11) *** w08 12/1 pág. 31 Acérquese a Dios *** EL CREADOR MERECE RECIBIR NUESTRA ALABANZA Revelación 4:11
“¿PARA qué estamos aquí?” Puede que usted mismo se haya hecho esta pregunta sobre el sentido de la vida. Quienes creen que la vida es producto de la evolución no pueden contestarla. Pero quienes aceptan las pruebas de que Jehová Dios es “la fuente de la vida” sí conocen la respuesta (Salmo 36:9). Saben que él creó al ser humano con un propósito, el cual aparece en Revelación (Apocalipsis) 4:11. Examinemos cómo en este versículo —escrito por el apóstol Juan— se explica la razón de nuestra existencia. Juan nos presenta a un coro en los cielos que canta: “Digno eres tú, Jehová, nuestro Dios mismo, de recibir la gloria y la honra y el poder, porque tú creaste todas las cosas, y a causa de tu voluntad existieron y fueron creadas”. En efecto, solo Jehová merece semejante muestra de veneración y respeto, pues él creó todas las cosas. Siendo así, ¿cómo se esperaría que reaccionaran sus criaturas inteligentes? El texto dice que Jehová merece recibir gloria, honra y poder. Sin embargo, a pesar de que no existe Ser más glorioso, digno de honra y poderoso en el universo, la mayoría de los seres humanos no lo reconocen como su Creador. Afortunadamente, por toda la Tierra hay hombres y mujeres que sí perciben sus “cualidades invisibles” en todo lo que ha hecho (Romanos 1:20). Y movidos por el agradecimiento, le dan gloria y honra. Basándose en las aplastantes pruebas que aporta la creación, proclaman a los cuatro vientos que Jehová creó todas las cosas y que, por tanto, merece nuestro respeto y admiración (Salmo 19:1, 2; 139:14). Además de gloria y honra, Jehová recibe poder de sus siervos. Pero ¿cómo puede alguien dar poder al Creador todopoderoso? (Isaías 40:25, 26.) Al haber sido creados a imagen y semejanza de Dios, tenemos —aunque a menor grado— sus mismas cualidades, entre ellas el poder (Génesis 1:27). Y si de veras agradecemos lo que el Creador ha hecho por nosotros, nos sentiremos impulsados a dedicar nuestro poder y energías a darle gloria y honra. En lugar de gastar nuestras fuerzas en metas egoístas, las utilizaremos para servir a Dios (Marcos 12:30). Entonces, ¿por qué estamos aquí? La última parte de Revelación 4:11 indica que “a causa de [Su] voluntad [todas las cosas] existieron y fueron creadas”. Existimos por la voluntad de Dios. En otras palabras, porque Jehová así lo ha querido, y no por nuestra propia voluntad. Por eso, la vida se vuelve vacía y sin sentido cuando nos concentramos egoístamente en nuestros intereses. Si queremos disfrutar de paz interior y sentido de logro en la vida, tenemos que aprender qué espera Dios del ser humano y actuar en armonía con su voluntad. Solo así hallaremos la razón de nuestra existencia (Salmo 40:8).

96

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Octubre
7 de Oct. Lectura de la Biblia: Efesios 1-6 Núm. 1: Efesios 4:1-16 Núm. 2: ¿Qué significa buscar primero la justicia de Dios? (Mat. 6:33) Núm. 3: ¿Es cierto que hay algo bueno en todas las religiones? (rs pág. 310 párrs. 2-4) Lectura de la Biblia: Efesios 1-6 *** w08 8/15 pág. 27 Puntos sobresalientes de las cartas a los Gálatas, a los Efesios, a los Filipenses y a los Colosenses *** ‘SE REÚNEN TODAS LAS COSAS EN EL CRISTO’ (EFE. 1:1–6:24)
A fin de resaltar en su carta a los Efesios la importancia de la unidad cristiana, Pablo habla de “una administración al límite cabal de los tiempos señalados [para] reunir todas las cosas de nuevo en el Cristo, las cosas en los cielos y las cosas en la tierra”. Cristo “dio dádivas en hombres” con el objetivo de que “todos logremos alcanzar la unidad en la fe” (Efe. 1:10; 4:8, 13). Para honrar a Dios y fomentar la unidad, los cristianos deben “vestirse de la nueva personalidad” y estar “en sujeción los unos a los otros en temor de Cristo”. También deben ponerse “la armadura completa que proviene de Dios para que puedan estar firmes contra las maquinaciones del Diablo” (Efe. 4:24; 5:21; 6:11).

Respuestas a preguntas bíblicas:

1:4-7. ¿En qué sentido predeterminó Dios a los cristianos ungidos mucho antes de que nacieran? En el sentido de que determinó de antemano que existiría esa colectividad, aunque no determinó quiénes serían sus integrantes. Lo hizo antes de que llegara a existir el mundo de la humanidad pecadora. En efecto, antes de que fuera concebido el primer ser humano pecador, Jehová dio la profecía de Génesis 3:15, que daba a entender su propósito de que algunos seguidores de Cristo reinaran con él en el cielo (Gál. 3:16, 29). 2:2. ¿Por qué se compara al espíritu del mundo con el aire, y por qué se dice que tiene autoridad? “El espíritu del mundo”, es decir, el espíritu de independencia y desobediencia, es como el aire que respiramos, pues está en todos lados (1 Cor. 2:12). Se dice que tiene autoridad o poder porque influye en la gente de forma implacable y casi imperceptible. 2:6. ¿Cómo pueden estar los cristianos ungidos “en los lugares celestiales” mientras todavía se encuentran en la Tierra? La expresión “lugares celestiales” utilizada en este pasaje no se refiere a la herencia celestial que se les ha prometido. Más bien, se refiere a la elevada posición espiritual que ocupan por haber sido “sellados con el espíritu santo prometido” (Efe. 1:13, 14).

4:8, 11-15. Jesucristo “se llevó cautivos”, es decir, le arrebató a Satanás el control sobre algunos hombres, e hizo de ellos dádivas para la edificación de la congregación cristiana. Si somos obedientes y sumisos a los que dirigen la congregación y cooperamos con ellos, “[creceremos] en todas las cosas en aquel que es la cabeza, Cristo” (Heb. 13:7, 17). 5:22-24, 33. Además de estar en sujeción a su esposo, la mujer debe respetarlo. ¿Cómo puede hacerlo? Manifestando un “espíritu quieto y apacible”, hablando bien de él a los demás y apoyando sus decisiones para que tengan buenos resultados (1 Ped. 3:3, 4; Tito 2:3-5). 5:25, 28, 29. Tal como se alimenta a sí mismo, el marido debe “alimentar” a su esposa, es decir, satisfacer sus necesidades físicas, emocionales y espirituales. También debe demostrarle su cariño hablándole y tratándola con ternura, y dedicándole el tiempo que ella necesite. 6:10-13. Para resistir la influencia de los demonios, tenemos que ponernos la armadura completa que proviene de Dios. 2 En la mismísima primera palabra de la carta Pablo indica que es el escritor, y cuatro veces dice que es “el prisionero en el Señor”. (Efe. 1:1; 3:1, 13; 4:1; 6:20.) Los argumentos en contra de que Pablo haya sido el escritor han quedado en nada. El Papiro Chester Beatty núm. 2 (P46), probablemente de alrededor de 200 E.C., consta de 86 hojas de un códice que contiene las epístolas de Pablo. Entre ellas está la epístola a los efesios, lo cual prueba que entonces se la incluía entre las cartas paulinas. 3 Los escritores eclesiásticos primitivos confirman que Pablo escribió la carta y que fue “A los efesios”. Por ejemplo, Ireneo, del siglo II E.C., citó Efesios 5:30 al decir: “Como dice el bendito Pablo en la epístola a los efe-

Lecciones para nosotros:

*** si págs. 220-223 párrs. 2-19 Libro bíblico número 49: Efesios ***

EMT 2013

97

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

sios, que somos miembros de su cuerpo”. Clemente de Alejandría, del mismo período, citó Efesios 5:21 cuando informó: “Por eso, también, en la epístola a los efesios escribe: Estén en sujeción unos a otros en el temor de Dios”. Orígenes, al escribir durante la primera mitad del siglo III E.C., citó Efesios 1:4 al decir: “Pero también el apóstol en la epístola a los efesios usa el mismo lenguaje cuando dice: Quien nos escogió antes de la fundación del mundo”. Eusebio, otra autoridad en historia cristiana primitiva (c. 260-342 E.C.), incluye Efesios en el canon bíblico, y la mayoría de los demás escritores eclesiásticos primitivos hacen referencias a Efesios como parte de las Escrituras inspiradas. 4 El Papiro Chester Beatty, el Manuscrito Vaticano núm. 1209 y el Manuscrito Sinaítico omiten las palabras “en Éfeso” en el versículo 1 del capítulo 1, de modo que no indican el destino de la carta. Este hecho, junto con la ausencia de saludos a personas de Éfeso (aunque Pablo había trabajado allí por tres años), ha llevado a algunos a suponer que la carta quizás haya tenido como destino otro lugar, o por lo menos que pudo haber sido una circular a las congregaciones de Asia Menor, entre ellas Éfeso. Sin embargo, la mayoría de los demás manuscritos incluyen las palabras “en Éfeso”, y, como hemos mencionado antes, los escritores eclesiásticos primitivos la aceptaron como una carta a los efesios.

POR QUÉ ES PROVECHOSO
16 La epístola a los efesios toca casi todo aspecto de la vida del cristiano. En vista del aumento actual de los problemas angustiosos y la delincuencia en el mundo, el consejo sano y práctico de Pablo es verdaderamente provechoso para los que desean llevar vidas piadosas. ¿Cómo deben comportarse los hijos para con los padres, y los padres para con los hijos? ¿Qué responsabilidades tiene el esposo para con su esposa, y la esposa para con su esposo? ¿Qué tienen que hacer individualmente los miembros de la congregación para mantener la unidad en amor y la pureza cristiana en medio de un mundo inicuo? El consejo de Pablo contesta todas estas preguntas, y él pasa a indicar lo que está implicado en vestirse de la nueva personalidad cristiana. Mediante el estudio de Efesios, todos podrán obtener verdadero aprecio por la clase de personalidad que agrada a Dios y que es “creada conforme a la voluntad de Dios en verdadera justicia y lealtad” (4:24-32; 6:1-4; 5:3-5, 15-20, 22-33). 17 La carta también muestra el propósito de los nombramientos y las asignaciones en la congregación. Se hacen “con miras al reajuste de los santos, para obra ministerial, para la edificación del cuerpo del Cristo”, a fin de alcanzar la madurez. Al cooperar de lleno con estos arreglos de congregación, el cristiano puede ‘crecer por el amor en todas las cosas en aquel que es la cabeza, Cristo’ (4:12, 15). 18 La carta a los efesios fue de gran provecho para la congregación primitiva al aguzar su entendimiento “del secreto sagrado del Cristo”. Se aclaró que, junto con los judíos creyentes, se estaba llamando a “gente de las naciones” para que fueran “coherederos y miembros del cuerpo y participantes [...] de la promesa en unión con Cristo Jesús mediante las buenas nuevas”. El muro de separación —“la Ley de mandamientos”— que había hecho una separación entre los gentiles y los judíos había sido abolido, y ahora por la sangre del Cristo todos habían llegado a ser conciudadanos de los santos y miembros de la casa de Dios. En marcado contraste con el templo pagano de Ártemis, a ellos se les estaba edificando juntamente en unión con Cristo Jesús para que fueran un lugar donde habitara Dios por espíritu... “un templo santo para Jehová” (3:4, 6; 2:15, 21). 19 Respecto al “secreto sagrado”, Pablo habló también de “una administración [...] [para] reunir todas las cosas de nuevo en el Cristo, las cosas en los cielos [los escogidos para estar en el Reino celestial] y las cosas en la tierra [los que vivirían en el dominio del Reino aquí en la Tierra]”. Así se destaca el gran propósito de Dios de restaurar la paz y la unidad. Con relación a esto Pablo oró a favor de los efesios, cuyos ojos del corazón habían sido iluminados, para que comprendieran de lleno la esperanza a la cual Dios los había llamado y vieran “cuáles son las gloriosas riquezas que él guarda como herencia para los santos”. Esas palabras deben haber edificado mucho su esperanza. Y la carta inspirada a los efesios sigue siendo edificante para la congregación en estos días, para que ‘en todo se nos llene de toda la plenitud que Dios da’ (1:9-11, 18; 3:19).

Núm. 1: Efesios 4:1-16 Núm. 2: ¿Qué significa buscar primero la justicia de Dios? (Mat. 6:33) *** w11 2/15 págs. 24-25 Amemos la justicia de todo corazón *** BUSQUEMOS LA JUSTICIA DE DIOS
4 (Léase Mateo 6:33.) ¿Qué significa buscar la justicia de Jehová? ¿Se trata tan solo de predicar las buenas nuevas? No. Hace falta mucho más. Para que él acepte nuestro servicio sagrado, hay que obedecer a diario sus elevadas normas. Quienes buscan la justicia divina “deben vestirse de la nueva personalidad que fue creada conforme a la voluntad de Dios en verdadera justicia y lealtad” (Efe. 4:24). 5 No obstante, por mucho que nos esforcemos por obedecer a Dios, es inevitable que cometamos errores. ¿Qué nos ayudará a no desanimarnos y seguir amando y practicando la justicia? (Pro. 24:10.) Algo que nos

98

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

fortalecerá en nuestra resolución es orar a diario “con corazones sinceros” y con “la plena seguridad de la fe” (Heb. 10:19-22). Ciertamente, todos los cristianos —sea que vayamos a vivir en el cielo o en la Tierra— tenemos que recordar que es imprescindible demostrar fe en Cristo como nuestro Redentor y gran Sumo Sacerdote (Rom. 5:8; Heb. 4:14-16). En el primer número de la edición en inglés de esta revista (julio de 1879) se habló del poder de la sangre que vertió Cristo como rescate (1 Juan 1:6, 7). En la página 6 de aquel número apareció esta comparación: “Un hecho singular es que los objetos de color escarlata o carmesí parecen blancos cuando se los mira a la luz a través de un cristal rojo. De igual modo, aunque nuestros pecados sean tan intensos como la escarlata o el carmesí, cuando los vemos como los ve Dios, a través de la sangre de Cristo, se tornan blancos”. ¡Qué maravilloso es saber que Jehová ha tomado medidas para salvarnos mediante el sacrificio de su Hijo amado! (Isa. 1:18.)

*** w11 9/15 pág. 12-14 ¿Hemos hecho de Jehová nuestra herencia? *** BUSCAR PRIMERO EL REINO DE DIOS
6 Jesús enseñó que sus discípulos han de buscar primero el Reino y la justicia de Dios. ¡Qué diferentes son “los hombres de este sistema de cosas, cuya parte correspondiente está en esta vida”! (Léase Salmo 17:1, 13-15.) Estas palabras indican que no pueden aspirar a nada más que lo que ofrece la vida actual. ¿Por qué? Porque no se acuerdan de su Creador y solo se preocupan por mejorar su nivel económico, formar una familia y legar a sus hijos todo el dinero que puedan. Pero nosotros queremos ser como David. Para él era mucho más importante labrarse “un buen nombre” ante Jehová, tal y como su hijo Salomón recomendó más tarde (Ecl. 7:1, nota). Al igual que Asaf, David constató por experiencia propia que ninguna otra cosa es más importante ni reporta tantas satisfacciones como ser amigo de Jehová. Así piensan también muchos cristianos de nuestro tiempo y por eso anteponen las actividades espirituales a todo lo demás, incluido el trabajo. 7 Veamos el caso de Jean-Claude, un superintendente casado y con tres hijos que vive en la República Centroafricana. Un día, su jefe de producción le notificó que le iba a cambiar el horario y pasaría a trabajar los siete días de la semana desde las seis y media de la noche. Hay que aclarar que en ese país no abundan los empleos, por lo que la mayoría de la gente hace lo que sea con tal de conservarlos. ¿Cómo reaccionó Jean-Claude? Le explicó al jefe que su deber no era solo ganarse el pan, sino también cuidar espiritualmente de su familia y atender su congregación. La respuesta que recibió fue terminante: “Bastante suerte tienes con poder trabajar. Más te valdría dejar a un lado a tu mujer, tus hijos y tus problemas. Dedícate a la empresa y punto. Tú decides: o tu religión, o tu trabajo”. De estar en su lugar, ¿qué habríamos hecho nosotros? Jean-Claude estaba convencido de que, si se quedaba desempleado, Jehová cuidaría de él. Por tanto, decidió seguir muy ocupado en sus labores cristianas, con la confianza de que Dios le ayudaría a sostener a su familia. Cuando llegó la siguiente reunión, asistió como de costumbre y luego se preparó para ir a trabajar, sin saber si al llegar lo despedirían. Entonces sonó su teléfono y le dieron la noticia: habían echado a su jefe. ¡Nuestro hermano no se había quedado en la calle! 8 Muchos cristianos que han visto peligrar su empleo se han preguntado: “Si me quedo sin trabajo, ¿cómo mantendré a mi familia?” (1 Tim. 5:8). Sea que hayamos pasado por esta situación o no, sabemos que Jehová nunca abandona a quienes lo tienen como herencia y aprecian el privilegio de servirle. De hecho, es muy posible que hayamos comprobado por experiencia propia lo cierta que es esta promesa de Jesús: “Sigan [...] buscando primero el reino [...], y todas estas otras cosas [como la comida y la ropa] les serán añadidas” (Mat. 6:33). 9 Pensemos de nuevo en la tribu de Leví. No había heredado ninguna tierra. Sin embargo, como su principal ocupación era el servicio sagrado, podía contar con el cuidado de Jehová, quien le había dado esta garantía: “Yo soy la parte que te corresponde, y tu herencia” (Núm. 18:20). Aunque nosotros no servimos en un santuario construido por el hombre, hacemos bien en mostrar la misma actitud que los sacerdotes y los levitas y confiar en que Dios nos dará lo necesario. Al ir acercándonos al fin, esta fe es cada vez más importante (Rev. 13:17).

BUSCAR PRIMERO LA JUSTICIA DE DIOS
10 Jesús también exhortó a sus discípulos a buscar primero la justicia de Dios (Mat. 6:33). Por eso, cuando hemos de determinar si algo está bien o mal, nos guiamos por lo que dice Jehová, y no por lo que opinan los hombres (léase Isaías 55:8, 9). Pongamos un ejemplo. Antes de estudiar la Biblia, algunas personas cultivaban o vendían tabaco, fabricaban o vendían armas de guerra o se dedicaban a la instrucción militar. Sin embargo, al aprender la verdad, muchos decidieron cambiar de ocupación y pudieron bautizarse (Isa. 2:4; 2 Cor. 7:1; Gál. 5:14). 11 Una de tales personas fue Andrew, quien conoció la verdad junto con su esposa y tomó la determinación de servir a Dios. Aunque estaba muy orgulloso de su carrera, decidió dejarla. ¿Por qué? Porque veía que era incompatible con el principio de neutralidad cristiana y quería poner en primer lugar la justicia divina. Cuan-

EMT 2013

99

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

do se quedó sin trabajo, solo disponía de dinero para alimentar a sus dos hijos durante unos pocos meses. En cierto sentido, su situación era como la de los levitas, quienes no poseían ninguna herencia material. Pero confió en Jehová y salió a buscar un nuevo empleo. ¿Cómo le ha ido desde entonces a esta familia? Han visto que “la mano de Jehová” nunca se queda corta (Isa. 59:1). Lo que es más, al llevar una vida sencilla, Andrew y su esposa han podido servir de tiempo completo. “Hemos pasado momentos de preocupación a causa del dinero, la vivienda, la salud e incluso la edad —admite—. Pero siempre hemos contado con el apoyo de Jehová. [...] Cuando mi esposa y yo reflexionamos en el pasado, llegamos a la conclusión de que no existe empresa más noble y remuneradora que servir a Jehová.” (Ecl. 12:13.) 12 Jesús dijo a sus discípulos: “Si tienen fe del tamaño de un grano de mostaza, dirán a esta montaña: ‘Transfiérete de aquí allá’, y se transferirá, y nada les será imposible” (Mat. 17:20). En armonía con estas palabras, todos deberíamos preguntarnos: “¿Seguiría yo buscando primero la justicia de Dios aunque ello significara pasar por ciertas dificultades?”. Si no estamos seguros de que seríamos capaces de hacerlo, ¿por qué no les pedimos a otros hermanos que nos cuenten cómo los ha ayudado Jehová? Seguro que sus testimonios fortalecen nuestra fe.

Núm. 3: ¿Es cierto que hay algo bueno en todas las religiones? (rs pág. 310 párrs. 2-4) *** rs pág. 310 - párrs. 2-4 Religión *** ¿Es cierto que hay algo bueno en todas las religiones?

La mayor parte de las religiones enseñan que no se debe mentir ni robar, y así por el estilo. Pero ¿basta con eso? ¿Bebería usted gustosamente un vaso de agua envenenada solo porque alguien le asegurara que la mayor parte de lo que está bebiendo es agua? 2 Cor. 11:14, 15: “Satanás mismo sigue transformándose en ángel de luz. No es, por lo tanto, gran cosa si sus ministros también siguen transformándose en ministros de justicia.” (Aquí se nos advierte que no todo lo que se origina de Satanás quizás parezca detestable. Entre los métodos principales que ha usado para engañar a la humanidad han estado religiones falsas de toda clase, a algunas de las cuales él da la apariencia de justas.) 2 Tim. 3:2, 5: “Teniendo [los hombres mencionados en el versículo 2] una forma de devoción piadosa mas resultando falsos a su poder; y de éstos apártate.” (Prescindiendo de las manifestaciones externas de que aman a Dios, si las personas con quienes uno adora no ponen en práctica sinceramente la Palabra de Dios en su propia vida, la Biblia insta a uno a cortar tal asociación.)

100

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Octubre
14 de Oct. Lectura de la Biblia: Filipenses 1 a Colosenses 4 Núm. 1: Filipenses 3:17–4:9 Núm. 2: ¿Es correcto abandonar la religión de nuestros padres? (rs pág. 310 párr. 5–pág. 311 párr. 2) Núm. 3: ¿Cómo nos ayuda la oración a resistir las tentaciones? (Luc. 11:9-13; Sant. 1:5) Lectura de la Biblia: Filipenses 1 a Colosenses 4 *** w08 8/15 pág. 27 - pág. 28 Puntos sobresalientes de las cartas a los Gálatas, a los Efesios, a los Filipenses y a los Colosenses *** “SIGAMOS ANDANDO ORDENADAMENTE” (FILI. 1:1–4:23)
En su carta a los Filipenses, Pablo destaca la importancia del amor. Por ejemplo, dice: “Esto es lo que continúo orando: que el amor de ustedes abunde todavía más y más con conocimiento exacto y pleno discernimiento”. Y para que no caigan en la trampa del exceso de confianza, les aconseja: “Sigan obrando su propia salvación con temor y temblor” (Fili. 1:9; 2:12). Pablo anima a los cristianos maduros a proseguir “hacia la meta para el premio de la llamada hacia arriba por Dios”, y agrega: “Hasta donde hayamos progresado, sigamos andando ordenadamente en esta misma rutina” (Fili. 3:14-16). 1:23 y nota. ¿Qué “dos cosas” tenían a Pablo perplejo, y qué “liberación” deseaba? Debido a las circunstancias en las que se encontraba, Pablo se sentía perplejo porque tenía dos posibilidades ante sí: vivir o morir (Fili. 1:21). Aunque no dice cuál de ellas escogería, sí expresa lo que realmente deseaba: “la liberación y el estar con Cristo” (Fili. 3:20, 21; 1 Tes. 4:16). Dicha “liberación”, que ocurriría durante la presencia de Cristo, le permitiría a Pablo recibir el galardón que Jehová había preparado para él (Mat. 24:3). 2:12, 13. ¿De qué manera nos ayuda Dios a “querer” y a “actuar”? El espíritu santo de Jehová influye en nuestra mente y corazón y nos motiva a esforzarnos al máximo en su servicio. De modo que contamos con la ayuda de Dios para ‘obrar nuestra propia salvación’. 1:3-5. Aunque eran pobres, los filipenses fueron un magnífico ejemplo de generosidad (2 Cor. 8:1-6). 2:5-11. El ejemplo de Jesús demuestra que la humildad no es señal de debilidad, sino de fortaleza moral. Además, Jehová ensalza a los humildes (Pro. 22:4). 3:13. “Las cosas que quedan atrás” pudieran ser cosas que hemos sacrificado, como una profesión lucrativa o la seguridad de pertenecer a una familia acaudalada. También pudieran incluir pecados graves de los que nos hemos arrepentido y hemos “sido lavados” (1 Cor. 6:11). Debemos olvidar todas esas cosas, es decir, no preocuparnos más por ellas, y “extend[ernos] hacia delante a las cosas más allá”. 4 El consenso general entre los comentaristas bíblicos es que el escritor de la carta fue Pablo, como se declara en su primer versículo, y con buena razón. Policarpo (69?–155? E.C.), en su propia carta a los filipenses, menciona que Pablo les había escrito. Comentaristas bíblicos primitivos como Ignacio, Ireneo, Tertuliano y Clemente de Alejandría citan de la carta como escrito procedente de Pablo. Se hace mención de ella en el Fragmento Muratoriano del siglo II E.C. y en los demás cánones antiguos, y aparece junto con otras ocho cartas de Pablo en el Papiro Chester Beatty núm. 2 (P46), del que se cree que data de alrededor de 200 E.C.

Respuestas a preguntas bíblicas:

Lecciones para nosotros:

*** si págs. 224-226 Libro bíblico número 50: Filipenses ***

POR QUÉ ES PROVECHOSO
12 ¡Cuán provechoso es para nosotros el libro de Filipenses! Ciertamente deseamos la aprobación de Jehová y encomio de nuestros superintendentes cristianos como el que Pablo dio a la congregación de Filipos. Podemos recibir esto si seguimos el excelente ejemplo de los filipenses y el amoroso consejo de Pablo. Como los filipenses, debemos manifestar generosidad, interesarnos en ayudar a nuestros hermanos cuando estén en dificultad y participar en defender y establecer legalmente las buenas nuevas (1:3-7). Debemos seguir ‘firmes en un mismo espíritu, esforzándonos lado a lado con una misma alma por la fe de las buenas nuevas’, brillando como “iluminadores” en medio de una generación torcida y aviesa. A medida que hacemos esto y seguimos reflexionando sobre las cosas de seria consideración, podemos llegar a ser un gozo para nuestros hermanos como los filipenses fueron un gozo coronador para el apóstol Pablo (1:27; 2:15; 4:1, 8).

EMT 2013

101

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

13 “Unidamente háganse imitadores de mí”, dice Pablo. ¿Cómo hemos de imitarlo? Una manera es siendo autosuficientes en toda circunstancia. Prescindiendo de que Pablo tuviera abundancia o estuviera en necesidad, aprendió a ajustarse a las circunstancias sin quejarse, a fin de seguir efectuando celosamente y con regocijo el ministerio de Dios. Además, todos debemos ser como Pablo al mostrar tierno cariño a los hermanos fieles. ¡Con cuánto gozo y cariño habló del ministerio de Timoteo y Epafrodito! ¡Y cuán allegado se sentía a sus hermanos filipenses, a quienes llamó “amados y anhelados, mi gozo y corona” (3:17; 4:1, 11, 12; 2:19-30)! 14 ¿De qué otro modo podemos imitar a Pablo? ¡Al ‘proseguir hacia la meta’! Todos los que han fijado la mente en las ‘cosas de seria consideración’ están muy interesados en el maravilloso arreglo de Jehová en el cielo y en la Tierra, en el cual ‘toda lengua reconocerá abiertamente que Jesucristo es Señor, para la gloria de Dios el Padre’. El excelente consejo que se da en Filipenses anima a todos los que tienen la esperanza de vivir para siempre bajo el Reino de Dios a seguir tras esa meta. Sin embargo, la carta a los filipenses se dirige principalmente a aquellos cuya “ciudadanía existe en los cielos” y que esperan con intenso anhelo ser ‘conformados al cuerpo glorioso’ de Cristo. ‘Olvidando las cosas que quedan atrás, y extendiéndose hacia adelante a las cosas más allá’, que todos estos imiten al apóstol Pablo al ‘proseguir hacia la meta para el premio de la llamada hacia arriba’, ¡su herencia gloriosa en el Reino de los cielos (4:8; 2:10, 11; 3:13, 14, 20, 21)!

La carta emana amor. Pablo, que nunca se abstuvo de encomiar como tampoco de reprender cuando las circunstancias lo requerían, vio que en este caso lo que se necesitaba era estímulo. La congregación tenía opositores, “obradores de perjuicio”, que querían jactarse de su ascendencia y de la circuncisión de la carne, pero parece que no habían influido seriamente en los hermanos. (Flp 3:2.) De manera que Pablo no tuvo que argüir ni reprender con contundencia, como hizo en sus cartas a las congregaciones de Galacia y Corinto. El único indicio de corrección fue su exhortación a la unidad dirigida a Evodia y Síntique. A lo largo de toda la carta, animó a la congregación de Filipos a continuar en su buen proceder, a que procurasen más discernimiento, una mayor dependencia de la palabra de vida y una fe y esperanza más fuertes en el premio venidero.

*** it-1 pág. 940 Filipenses, Carta a los ***

*** w08 8/15 pág. 28 Puntos sobresalientes de las cartas a los Gálatas, a los Efesios, a los Filipenses y a los Colosenses *** “ESTABILIZADOS EN LA FE” (COL. 1:1–4:18)
En su carta a los cristianos de Colosas, Pablo ataca las enseñanzas de los falsos maestros. Explica que la salvación no depende de cumplir con los requisitos de la Ley, sino de “contin[uar] en la fe”. Y luego anima a sus hermanos a que “sigan andando en unión con [Cristo], arraigados y siendo edificados en él y siendo estabilizados en la fe”. ¿Qué efecto tendría esto en ellos? (Col. 1:23; 2:6, 7.) “Además de todas estas cosas —escribe Pablo—, vístanse de amor, porque es un vínculo perfecto de unión. También, que la paz del Cristo controle en sus corazones.” Y les dice: “Cualquier cosa que estén haciendo, trabajen en ello de toda alma como para Jehová, y no para los hombres”. Además, les aconseja: “Sigan andando en sabiduría para con los de afuera”, es decir, los que no son parte de la congregación (Col. 3:14, 15, 23; 4:5). 2:8. ¿Qué son “las cosas elementales del mundo” contra las que Pablo previene? Son los elementos básicos que componen el mundo de Satanás y los principios que guían y motivan a la gente, como la filosofía, el materialismo y las religiones falsas, entre otros (1 Juan 2:16). 4:16. ¿Por qué no es parte de la Biblia la carta a los cristianos de Laodicea? Tal vez porque no contenía información que fuera necesaria hoy día, o quizás porque mencionaba puntos que ya aparecían en otras cartas del canon bíblico. 1:2, 20. El rescate, una expresión de la bondad inmerecida de Dios, puede limpiar nuestra conciencia y darnos paz interior. 2:18, 23. Quien finge humildad para tratar de impresionar a los demás tal vez se prive de cosas materiales o trate su cuerpo con severidad, pero lo único que logra con esa “humildad ficticia” es demostrar que está “hinchado [...] por su disposición de ánimo carnal”. 4 No hay base para dudar de la autenticidad de la carta a los colosenses. El que esta estuviera entre otras epístolas paulinas en el Papiro Chester Beatty núm. 2 (P46), de alrededor de 200 E.C., muestra que los cristianos

Respuestas a preguntas bíblicas:

Lecciones para nosotros:

*** si págs. 226-228 Libro bíblico número 51: Colosenses *** 102

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

primitivos la aceptaban como una de las cartas de Pablo. Su legitimidad queda atestiguada por las mismas autoridades primitivas que testifican de la autenticidad de las demás cartas paulinas.

POR QUÉ ES PROVECHOSO
12 Podemos imaginarnos cuán rápidamente circularon entre los hermanos de Colosas las noticias de la llegada de los dos hermanos que habían llegado de Roma. Muy interesados, es posible que se congregaran en casa de Filemón para oír la lectura de la carta de Pablo. (File. 2.) ¡Qué refrescantes verdades suministró en cuanto a cuál es, exactamente, la posición de Cristo, y lo necesario que es obtener conocimiento exacto! ¡Con cuánta claridad fueron puestas en su lugar las filosofías de hombres y las tradiciones judías, y se ensalzaron la paz y la palabra de Cristo! Aquí había algo que alimentaba la mente y el corazón de toda persona de la congregación: los superintendentes, los esposos, las esposas, los padres, los hijos, los amos, los esclavos. Ciertamente hubo buen consejo para Filemón y Onésimo mientras estos volvían a la relación de amo y esclavo. ¡Qué magnífica dirección se dio a los superintendentes en cuanto a hacer que el rebaño vuelva a la doctrina correcta! ¡Cómo avivaron las palabras de Pablo el aprecio de los colosenses a su privilegio de trabajar de toda alma como para Jehová! Y el consejo edificante que se dio a los colosenses respecto a librarse de los pensamientos y prácticas esclavizadores del mundo queda como un mensaje vivo para la congregación de hoy. (Col. 1:9-11, 17, 18; 2:8; 3:15, 16, 18-25; 4:1.) 13 Se da excelente consejo para el ministro cristiano en Colosenses 4:6: “Que su habla siempre sea con gracia, sazonada con sal, para que sepan cómo deben dar una respuesta a cada uno”. Las palabras verídicas llenas de gracia resultarán apetecibles para las personas de corazón sincero y les serán de provecho duradero. Además, la oración del cristiano despierto, expresada desde un corazón lleno de aprecio, traerá abundantes bendiciones de Jehová: “Sean perseverantes en la oración, y permanezcan despiertos en ella con acción de gracias”. ¡Y qué gozo y refrigerio edificante hay en la asociación cristiana! ‘Sigan enseñándose y amonestándose unos a otros —dice Pablo—, cantando en sus corazones a Jehová’ (4:2; 3:16). Usted hallará muchas otras joyas de instrucción sana y práctica al escudriñar la carta a los colosenses. 14 Sobre las observancias de la Ley, la carta dice: “Esas cosas son una sombra de las cosas por venir, pero la realidad pertenece al Cristo” (2:17). Es esa realidad del Cristo lo que se destaca en Colosenses. A menudo la carta hace referencia a la esperanza gloriosa que se reserva en los cielos para los que están en unión con Cristo (1:5, 27; 3:4). Estos pueden agradecer profundamente que el Padre ya los haya librado de la autoridad de la oscuridad y los haya trasladado “al reino del Hijo de su amor”. Así han llegado a estar sujetos a Aquel que es “la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda la creación; porque por medio de él todas las otras cosas fueron creadas en los cielos y sobre la tierra, las cosas visibles y las cosas invisibles, no importa que sean tronos, o señoríos, o gobiernos, o autoridades”. Este está eminentemente capacitado para gobernar con justicia en el Reino de Dios. De modo que Pablo exhorta a los cristianos ungidos: “Sin embargo, si ustedes fueron levantados con el Cristo, sigan buscando las cosas de arriba, donde el Cristo está sentado a la diestra de Dios” (1:12-16; 3:1).

Núm. 1: Filipenses 3:17–4:9 Núm. 2: ¿Es correcto abandonar la religión de nuestros padres? (rs pág. 310 párr. 5–pág. 311 párr. 2) *** rs pág. 310 - párr. 5 pág. 311 párr. 2 Religión *** ¿Es correcto abandonar la religión de nuestros padres?

Si lo que nuestros padres nos han enseñado procede en verdad de la Biblia, debemos apegarnos a ello. Hasta si llegamos a aprender que sus prácticas y creencias religiosas no están en armonía con la Palabra de Dios, nuestros padres merecen nuestro respeto. Pero ¿qué hay si uno llegara a saber que cierto hábito que tuvieran los padres de uno fuera perjudicial a la salud y pudiera acortar la vida? ¿Los imitaría uno, y animaría a sus hijos a hacer lo mismo, o comunicaría respetuosamente a ellos lo que hubiera aprendido? De igual manera, el conocimiento de la verdad bíblica impone a uno cierta responsabilidad. Si es posible, debemos compartir con los miembros de nuestra familia lo que hayamos aprendido. Tenemos que tomar una decisión: ¿Amamos realmente a Dios? ¿Queremos realmente obedecer al Hijo de Dios? El demostrar eso tal vez exija que abandonemos la religión de nuestros padres para abrazar la adoración verdadera. Ciertamente no sería propio permitir que la devoción a nuestros padres fuera mayor que nuestro amor a Dios y Cristo, ¿no es cierto? Jesús dijo: “El que le tiene mayor cariño a padre o a madre que a mí no es digno de mí; y el que le tiene mayor cariño a hijo o a hija que a mí no es digno de mí”. (Mat. 10:37.) Jos. 24:14: “Ahora teman a Jehová y sírvanle exentos de tacha y en verdad, y quiten los dioses que sus antepasados sirvieron al otro lado del Río y en Egipto, y sirvan a Jehová.” (Aquello significaba dejar la religión de sus antepasados, ¿no es cierto? Para servir a Jehová de manera aceptable, tenían que deshacerse de toda imagen que se hubiera usado en aquella religión, y limpiar su corazón de todo deseo de aquellas cosas.)

EMT 2013

103

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

1 Ped. 1:18, 19: “Ustedes saben que no fue con cosas corruptibles, con plata u oro, que fueron librados de su forma de conducta infructuosa recibida por tradición de sus antepasados. Empero, fue con sangre preciosa, como la de un cordero sin tacha e inmaculado, sí, la de Cristo.” (Así que los cristianos primitivos se apartaron de aquellas tradiciones de sus antepasados, tradiciones que nunca les darían vida eterna. Su agradecimiento por el sacrificio de Cristo hizo que estuvieran anuentes a deshacerse de cualquier cosa que hiciera de su vida una vida infructuosa, carente de verdadero significado, como resultado de no honrar a Dios. ¿No deberíamos tener la misma actitud nosotros?)

Núm. 3: ¿Cómo nos ayuda la oración a resistir las tentaciones? (Luc. 11:9-13; Sant. 1:5) *** w09 2/1 pág. 17 Las oraciones que Dios escucha *** ¿POR QUÉ NUNCA DEBEMOS DEJAR DE ORAR?
Jesús dedicó tiempo a la oración y exhortó a sus discípulos a “orar siempre y no desistir” (Lucas 18:1). Jehová nos invita a confiar en Él y a pedir insistentemente por las cosas que nos quitan el sueño. “Sigan pidiendo, y se les dará”, señaló Jesús. Por supuesto, estas palabras no significan que Jehová se niegue a escuchar a quienes lo aman y respetan como Padre celestial, sino todo lo contrario. Jesús razonó: “Si ustedes, aunque son inicuos, saben dar buenos regalos a sus hijos, ¡con cuánta más razón dará el Padre en el cielo espíritu santo a los que le piden!” (Lucas 11:5-13).

*** w04 12/15 págs. 19-20 ¿Aceptamos la ayuda de Jehová? *** LA AYUDA DEL ESPÍRITU SANTO
11 Jesús prometió: “Yo pediré al Padre, y él les dará otro ayudante que esté con ustedes para siempre, el espíritu de la verdad, que el mundo no puede recibir” (Juan 14:16, 17). Este “espíritu de la verdad”, el espíritu santo, no es una persona, sino la fuerza activa de Jehová. Con esta fuerza infinitamente poderosa, Dios creó el universo, realizó milagros espectaculares y reveló sus propósitos en visiones. Dado que él ya no usa así su espíritu, ¿será que no lo necesitamos? 12 ¡Al contrario! En estos “tiempos críticos, difíciles de manejar”, nos hace más falta que nunca (2 Timoteo 3:1). Nos fortalece para aguantar las pruebas y nos permite cultivar buenas cualidades que nos acercan más a Dios y a nuestros hermanos espirituales (Gálatas 5:22, 23). ¿Cómo podemos beneficiarnos de esta maravillosa dádiva de Jehová? 13 En primer lugar, tenemos que solicitar esta dádiva. Jesús dijo: “Si ustedes, aunque son inicuos, saben dar buenos regalos a sus hijos, ¡con cuánta más razón dará el Padre en el cielo espíritu santo a los que le piden!” (Lucas 11:13). Jehová es el mejor Padre que existe. Si de corazón le suplicamos su espíritu, es imposible que nos lo niegue. Por ello, deberíamos preguntarnos: “¿Le ruego que me lo conceda?”. Haremos bien en pedírselo todos los días. 14 En segundo lugar, tenemos que aceptar esta dádiva, para lo cual hemos de trabajar en sintonía con ella. A modo de ejemplo, supongamos que un cristiano está luchando con la tendencia a ver pornografía y ha pedido a Dios espíritu santo para ser capaz de resistir este vicio inmundo. Además, ha recurrido a los ancianos cristianos, y ellos le han aconsejado que tome medidas contundentes, como la de no acercarse siquiera a este tipo de material corruptor (Mateo 5:29). Pero ¿y si pasara por alto sus consejos y volviera a exponerse a la tentación? ¿Estaría actuando en conformidad con la petición de que lo fortalezca el espíritu santo? ¿O, por el contrario, correría el riesgo de contristarlo y perderlo? (Efesios 4:30.) Todos debemos hacer cuanto podamos por seguir recibiendo esta maravillosa ayuda proveniente de Jehová.

104

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Octubre
21 de Oct. Lectura de la Biblia: 1 Tesalonicenses 1 a 2 Tesalonicenses 3 Núm. 1: 1 Tesalonicenses 2:9-20 Núm. 2: ¿Cómo podemos imitar las virtudes de Salomón y evitar sus errores? (Rom. 15:4) Núm. 3: ¿Cuál es el punto de vista bíblico acerca de la unión de fes? (rs pág. 311 párr. 3–pág. 312 párr. 3) Lectura de la Biblia: 1 Tesalonicenses 1 a 2 Tesalonicenses 3 *** w08 9/15 pág. 29 - pág. 30 Puntos sobresalientes de las cartas a los Tesalonicenses y a Timoteo *** “QUEDÉMONOS DESPIERTOS” (1 TES. 1:1–5:28)
Pablo encomia a los tesalonicenses por “su fiel obra y su amorosa labor y su aguante”. Les dice que ellos son su “esperanza”, su “gozo [y] corona de alborozo” (1 Tes. 1:3; 2:19). Luego el apóstol anima a los cristianos de Tesalónica a que se consuelen entre sí con la esperanza de la resurrección. Por último les recuerda que “el día de Jehová viene exactamente como ladrón en la noche”, y les insta a quedarse despiertos y mantener el juicio (1 Tes. 4:16-18; 5:2, 6).

Respuestas a preguntas bíblicas:

4:15-17. ¿Quiénes son “arrebatados [...] en nubes al encuentro del Señor en el aire”, y cómo sucede esto? Son los cristianos ungidos que están vivos durante la presencia de Cristo en el poder del Reino. Ellos se encuentran con el Señor Jesús en la región celestial invisible. Pero para lograrlo, primero tienen que morir y ser resucitados como criaturas espirituales (Rom. 6:3-5; 1 Cor. 15:35, 44). Como la presencia de Cristo ya ha comenzado, los cristianos ungidos que mueren en la actualidad no permanecen en ese estado, sino que son “arrebatados”, es decir, resucitados al instante (1 Cor. 15:51, 52). 5:23. ¿Qué quiso decir Pablo cuando pidió a Dios que fueran “conservados el espíritu y el alma y el cuerpo de [...] los hermanos”? El apóstol se refería al espíritu, el alma y el cuerpo de toda la congregación cristiana, que incluía a los cristianos ungidos de Tesalónica. En vez de pedir simplemente que se conservara la congregación, oró para que se conservara su “espíritu”, o inclinación mental. También pidió por su “alma” —su vida o existencia— y por su “cuerpo”, es decir, el cuerpo compuesto de cristianos ungidos (1 Cor. 12:12, 13). Este ruego destaca el profundo interés que Pablo sentía por la congregación.

1:3, 7; 2:13; 4:1-12; 5:15. Una forma eficaz de aconsejar es combinar el encomio sincero con la exhortación a esforzarse por mejorar. 4:1, 9, 10. Quienes adoran a Jehová tienen que seguir progresando en sentido espiritual. 5:1-3, 8, 20, 21. Puesto que se acerca el día de Jehová, “mantengamos nuestro juicio y llevemos puesta la coraza de la fe y el amor, y como yelmo la esperanza de la salvación”. Además, prestemos cuidadosa atención a la Palabra profética de Dios, la Biblia. 2 La prueba en apoyo de la autenticidad e integridad de la carta es arrolladora. Pablo se identifica por nombre como el escritor, y el contenido del libro está en armonía con el resto de la Palabra inspirada. (1 Tes. 1:1; 2:18.) En muchos de los catálogos más antiguos de las Escrituras inspiradas, entre ellos el Fragmento Muratoriano, se menciona por nombre la epístola. Muchos de los escritores eclesiásticos primitivos citan o hacen referencia a Primera a los Tesalonicenses, entre ellos Ireneo (siglo II E.C.), quien la menciona por nombre. El Papiro Chester Beatty núm. 2 (P46), de alrededor de 200 E.C., contiene Primera a los Tesalonicenses, y otro papiro del siglo III (P30), ahora en Gante, Bélgica, contiene fragmentos tanto de Primera como de Segunda a los Tesalonicenses.

Lecciones para nosotros:

*** si págs. 229-231 Libro bíblico número 52: 1 Tesalonicenses ***

POR QUÉ ES PROVECHOSO
13 En esta carta Pablo demostró un espíritu de amor e interés por sus hermanos. Él y sus compañeros en el ministerio habían dado un ejemplo noble de tierno cariño y habían impartido no solo las buenas nuevas de Dios, sino hasta sus propias almas a favor de sus amados hermanos de Tesalónica. ¡Que todos los superintendentes procuren forjar lazos de amor como esos con sus congregaciones! Tal expresión de amor incitará a todos a mostrarse amor unos a otros, como dijo Pablo: “Además, que el Señor los haga aumentar, sí, que los haga abundar, en amor unos para con otros y para con todos, así como nosotros también lo hacemos para con ustedes”. Este amor expresado de buena gana entre todos los del pueblo de Dios es sumamente edificante.

EMT 2013

105

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Hace “firmes sus corazones, inculpables en santidad delante de nuestro Dios y Padre al tiempo de la presencia de nuestro Señor Jesús con todos sus santos”. Separa de un mundo corrupto e inmoral a los cristianos para que anden en santidad y santificación y así agraden a Dios (3:12, 13; 2:8; 4:1-8). 14 Esta carta suministra un modelo excelente de consejo discreto y amoroso en la congregación cristiana. Aunque los hermanos tesalonicenses eran celosos y fieles, ciertos asuntos necesitaban corrección. No obstante, en cada caso Pablo encomia a los hermanos por sus buenas cualidades. Por ejemplo, al advertir contra la inmundicia moral, primero los encomia por andar con el fin de agradar a Dios y luego los insta a hacerlo “más plenamente”, mientras cada uno conserva su vaso en santificación y honra. Entonces, después de encomiarlos por su amor fraternal, los exhorta a seguir tal proceder “en medida más plena”, ocupándose en sus propios asuntos y llevando vidas decentes ante los de afuera. Con discreción Pablo indica a sus hermanos que ‘sigan tras lo que es bueno los unos para con los otros y para con todos los demás’ (4:1-7, 9-12; 5:15). 15 En cuatro ocasiones Pablo menciona la “presencia” de Jesucristo. Aparentemente los cristianos recién convertidos de Tesalónica estaban muy interesados en esta enseñanza. Mientras Pablo estuvo en aquella ciudad, indudablemente había predicado con denuedo acerca del Reino de Dios en manos de Cristo, como lo indica la acusación que algunos hicieron contra él y sus compañeros: “Todos estos actúan en oposición a los decretos de César, diciendo que hay otro rey, Jesús”. (Hech. 17:7; 1 Tes. 2:19; 3:13; 4:15; 5:23.) Los hermanos tesalonicenses habían cifrado su esperanza en el Reino y, con fe en Dios, esperaban “de los cielos a su Hijo, a quien él levantó de entre los muertos, a saber, a Jesús”, para que los librara de la ira que habría de venir. De igual modo, todos los que cifran su esperanza en el Reino de Dios hoy tienen que prestar atención al consejo excelente de Primera a los Tesalonicenses de abundar en amor, con corazones firmes y exentos de culpa, para poder ‘seguir andando de una manera digna de Dios, que los llama a su reino y gloria’. (1 Tes. 1:8, 10; 3:12, 13; 2:12.) Es digno de notar también el énfasis que se da en estas cartas a la oración. Pablo y sus colaboradores siempre recordaban a los tesalonicenses en oración (1Te 1:2; 2:13; 2Te 1:3, 11; 2:13), y el apóstol les animó a orar: “Oren incesantemente. Con relación a todo, den gracias”. (1Te 5:17, 18.) “Hermanos, continúen orando por nosotros.” (1Te 5:25; 2Te 3:1.) 18 En la carta dirigida a los cristianos de Tesalónica se utilizó a Pablo para arrojar luz acerca del futuro. El día de Jehová vendrá como ladrón en la noche. Pablo también dijo: “Cuando los hombres estén diciendo: ‘¡Paz y seguridad!’, entonces destrucción repentina ha de sobrevenirles instantáneamente, como el dolor de angustia a la mujer encinta; y no escaparán de ninguna manera”. (1 Tesalonicenses 5:2, 3.)

*** it-2 pág. 1110 Tesalonicenses, Cartas a los ***

*** w95 5/15 pág. 14 párr. 18 Destellos de luz en tiempos apostólicos ***

*** w08 9/15 pág. 30 Puntos sobresalientes de las cartas a los Tesalonicenses y a Timoteo *** “ESTÉN FIRMES” (2 TES. 1:1–3:18)
Parece que algunos miembros de la congregación habían distorsionado lo que Pablo escribió en su primera carta, y afirmaban que “la presencia [del] Señor” era inminente. Para corregir aquel punto de vista, el apóstol pasa a explicar lo que tiene que ‘venir primero’ (2 Tes. 2:1-3). Pablo exhorta a los tesalonicenses: “Estén firmes y mantengan asidas las tradiciones que les fueron enseñadas”. Además, les ordena que “se aparten de todo hermano que ande desordenadamente” (2 Tes. 2:15; 3:6). 2:3, 8. ¿Quién es “el hombre del desafuero”, y cómo será eliminado? Este “hombre” representa a la clase clerical de la cristiandad. El único autorizado a declarar los juicios de Dios contra los malvados y a dar la orden de ejecutarlos es “la Palabra”, o sea, Jesucristo, el Vocero Principal de Dios (Juan 1:1). Por ello puede decirse que Jesús acabará con el hombre del desafuero “por el espíritu [la fuerza activa] de su boca”. 2:13, 14. ¿Cómo se “seleccionó desde el principio para salvación” a los cristianos ungidos? Los ungidos fueron predeterminados como grupo cuando Jehová se propuso que la descendencia de la mujer magullara a Satanás en la cabeza (Gén. 3:15). Jehová también estableció los requisitos que debían satisfacer, el trabajo que harían y dijo de antemano que serían sometidos a pruebas. De esa forma los llamó para ‘este destino’. 1:6-9. Los juicios de Jehová se ejecutan de forma selectiva. 3:8-12. Se espera que los cristianos trabajen para ganarse el sustento y así continúen efectuando su ministerio. El hecho de que el día de Jehová esté cerca no debe utilizarse como pretexto para no trabajar. Si estamos desocupados, podríamos convertirnos en individuos perezosos que se “entremet[en] en asuntos ajenos” (1 Ped. 4:15).

Respuestas a preguntas bíblicas:

Lecciones para nosotros:

106

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático
*** si págs. 232-233 Libro bíblico número 53: 2 Tesalonicenses ***

2013

2 La autenticidad de la carta está tan bien atestiguada como la autenticidad de Primera a los Tesalonicenses. También la citan tanto Ireneo (siglo II E.C.) como otros escritores primitivos, entre ellos Justino Mártir (también del siglo II), quien parece referirse a 2 Tesalonicenses 2:3 cuando escribe del “hombre del desafuero [pecado]”. La carta aparece en los mismos catálogos antiguos que Primera a los Tesalonicenses. Aunque ahora falta en el Papiro Chester Beatty núm. 2 (P46), es casi seguro que estaba en las primeras dos de siete hojas que faltan después de Primera a los Tesalonicenses.

POR QUÉ ES PROVECHOSO
10 Esta breve carta inspirada a los tesalonicenses considera un gran conjunto de verdades cristianas, todo lo cual es provechoso considerar. Considere las siguientes enseñanzas básicas y principios que se tratan: Jehová es el Dios de la salvación, y santifica por espíritu y fe en la verdad (2:13); el cristiano tiene que aguantar sufrimiento para que se le considere digno del Reino de Dios (1:4, 5); los cristianos serán reunidos al Señor Jesucristo al tiempo de su presencia (2:1); Jehová traerá su justo juicio sobre los que desobedecen las buenas nuevas (1:5-8); los llamados serán glorificados en unión con Cristo Jesús, de acuerdo con la bondad inmerecida de Dios (1:12); se les llama mediante la predicación de las buenas nuevas (2:14); la fe es un requisito vital (1:3, 4, 10, 11; 2:13; 3:2); es apropiado trabajar para mantenerse uno a sí mismo mientras efectúa el ministerio; si alguien no trabajara, podría hacerse holgazán y empezar a entremeterse en cosas que no le atañen (3:8-12); el amor a Dios está relacionado con el aguante (3:5). ¡Qué tesoro de información edificante puede hallarse en una breve carta inspirada! 11 En esta carta Pablo mostró profunda preocupación por el bienestar espiritual de sus hermanos de Tesalónica y por la unidad y prosperidad de la congregación. Los corrigió respecto al tiempo del día de Jehová y mostró que primeramente tiene que aparecer “el hombre del desafuero”, para sentarse en ‘el templo del Dios y públicamente ostentar ser un dios’. No obstante, aquellos a quienes “se les considere dignos del reino de Dios” pueden estar absolutamente seguros de que al debido tiempo el Señor Jesús será revelado desde el cielo, y tomará venganza en fuego llameante “al tiempo en que él viene para ser glorificado con relación a sus santos y para ser considerado en aquel día con admiración con relación a todos los que han ejercido fe” (2:3, 4; 1:5, 10).

Sin embargo, algunos de la congregación afirmaban erróneamente que la presencia de Jesucristo era inminente. Es posible que hasta se interpretara que una carta atribuida equivocadamente a Pablo indicaba que ‘el día de Jehová estaba aquí’. (2Te 2:1, 2.) Puede que esta haya sido la razón por la que el apóstol hizo una observación en cuanto a la autenticidad de su segunda carta, diciendo: “Aquí está mi saludo, de Pablo, de mi propia mano, que es una señal en toda carta; así es como escribo” (3:17). Como no deseaba que se sedujera a los hermanos a aceptar una enseñanza errónea, mostró lo que tendría que suceder antes de la venida del día de Jehová. Escribió: “No vendrá a menos que primero venga la apostasía y el hombre del desafuero quede revelado” (2:3).

it-2 1111-1112 Tesalonicenses, Cartas a los

Núm. 1: 1 Tesalonicenses 2:9-20 Núm. 2: ¿Cómo podemos imitar las virtudes de Salomón y evitar sus errores? (Rom. 15:4) *** w11 12/15 págs. 8-12 párrs. 2-21 ¿Imitaremos sus virtudes y evitaremos sus errores? ***
Veamos primero en qué dos aspectos fue un hombre ejemplar.

“LA SABIDURÍA DE SALOMÓN”
3 Jesús, quien fue prefigurado por Salomón, habló favorablemente de este rey, presentándolo como un buen ejemplo. Lo hizo al decir a unos judíos incrédulos: “La reina del Sur será levantada en el juicio con esta generación, y la condenará; porque ella vino desde los fines de la tierra para oír la sabiduría de Salomón, pero, ¡miren!, algo más que Salomón está aquí” (Mat. 12:42). En efecto, aquel monarca se hizo célebre por su sabiduría y animó a todos a buscarla con empeño. 4 Al comienzo del reinado de Salomón, Jehová se le apareció en un sueño y lo invitó a pedirle lo que quisiera. Consciente de su poca experiencia, el monarca pidió sabiduría (léase 1 Reyes 3:5-9). Dios quedó muy complacido de que, en vez de preocuparse por la fortuna y la gloria, le hubiera hecho esa solicitud, de modo que le concedió “un corazón sabio y entendido”, aparte de grandes riquezas (1 Rey. 3:10-14). Como señaló Jesús, su fama llegó hasta la reina de Seba, quien hizo un largo viaje para ver si de verdad era tan sabio (1 Rey. 10:1, 4-9). 5 Hoy no esperamos recibir milagrosamente la sabiduría. Es cierto que Salomón dijo que es Jehová quien la da, pero también indicó lo que debe hacer cada uno a fin de adquirirla: “Con tu oído [presta] atención a la sabiduría, para que inclines tu corazón al discernimiento”. Además, mostró que esta cualidad divina solo se consigue con esfuerzo, pues usó expresiones como “si clamas”, “si sigues buscando” y “si sigues en busca” (Pro. 2:1-6). Como vemos, es algo que debemos y podemos obtener.

EMT 2013

107

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

6 Convendría preguntarse: “¿Tomo en serio el ejemplo de Salomón y aprecio la sabiduría divina tanto como él?”. Hoy, la inestabilidad económica lleva a muchos a concentrarse en el trabajo y el dinero, e influye en sus decisiones sobre qué tipo de estudios cursar y por cuánto tiempo. ¿Qué hay de nosotros y nuestras familias? ¿Indican nuestras decisiones que valoramos la sabiduría divina y vamos en busca de ella? ¿Podríamos adquirirla a mayor grado modificando nuestras perspectivas y metas? Los beneficios de obtenerla y aplicarla en la vida son duraderos. A quien actúe así, Salomón le da esta garantía: “En tal caso entenderás justicia y juicio y rectitud, el derrotero entero de lo que es bueno” (Pro. 2:9).

TRAJO LA PAZ AL PONER EN ALTO LA ADORACIÓN VERDADERA
7 En la primera parte de su reinado, Salomón tomó medidas para reemplazar el tabernáculo —que venía usándose desde tiempos de Moisés— por un magnífico santuario (1 Rey. 6:1). Lo llamamos el templo de Salomón, pero no porque fuera idea suya ni un medio con el que pretendiera hacerse famoso como arquitecto o generoso benefactor. En realidad, quien propuso su edificación y aportó buena parte de los fondos fue David, y quien proporcionó los detalles sobre su diseño y mobiliario fue Dios (2 Sam. 7:2, 12, 13; 1 Cró. 22:14-16). Aun así, Salomón fue el responsable de ejecutar las obras, que duraron siete años y medio (1 Rey. 6:37, 38; 7:51). 8 De este modo, Salomón nos dejó un ejemplo al dar prioridad a lo más importante y perseverar en las buenas obras. Cuando se terminó el templo y se introdujo el arca del pacto, ofreció una oración pública en la que dijo a Jehová: “Que tus ojos resulten estar abiertos hacia esta casa noche y día, hacia el lugar del cual dijiste: ‘Mi nombre resultará estar allí’, para escuchar la oración con que tu siervo ore hacia este lugar” (1 Rey. 8:6, 29). Israelitas y extranjeros podrían dirigir sus plegarias hacia este santuario edificado en honor del nombre de Dios (1 Rey. 8:30, 41-43, 60). 9 ¿Qué efecto tuvo el que Salomón exaltara así la adoración verdadera? Tras la inauguración del templo, todos estaban “regocijándose y sintiéndose alegres de corazón por todo el bien que Jehová había ejecutado para David su siervo y para Israel” (1 Rey. 8:65, 66). Sus cuarenta años de reinado se distinguieron por una gran paz y prosperidad (léase 1 Reyes 4:20, 21, 25). Esta situación se refleja en el Salmo 72, que nos permite hacernos una pequeña idea de las bendiciones que disfrutaremos bajo el gobierno de Cristo, el rey representado por Salomón (Sal. 72:6-8, 16).

LAS ADVERTENCIAS QUE ENCIERRAN LOS ERRORES DE SALOMÓN
10 Entonces, ¿por qué decimos que la vida de Salomón también constituye una advertencia? Es probable que el primer error que nos venga a la mente sea que tuvo concubinas y esposas extranjeras. Dice la Biblia: “Al tiempo en que envejeció Salomón aconteció que sus esposas mismas habían inclinado el corazón de él a seguir a otros dioses; y su corazón no resultó completo para con Jehová” (1 Rey. 11:1-6). Sin duda, no queremos actuar de forma tan insensata. Pero ¿fue ese el único error de este rey? No. Hay otros detalles que fácilmente pueden pasarse por alto y que nos muestran conductas que debemos evitar. 11 El gobierno de Salomón duró cuarenta años (2 Cró. 9:30). Teniendo esto presente, ¿qué aprendemos de 1 Reyes 14:21? (Léase.) Según este versículo, cuando él murió lo sucedió su hijo Rehoboam, de 41 años, cuya madre era “Naamá la ammonita”. Se ve que, ya antes de subir al trono, Salomón había contraído matrimonio con una extranjera de una nación idólatra y enemiga de su pueblo (Jue. 10:6; 2 Sam. 10:6). No sabemos si esta mujer adoró ídolos. De ser así, pudo haber dejado la religión falsa y luego abrazar la verdadera, como hicieron Rahab y Rut (Rut 1:16; 4:13-17; Mat. 1:5, 6). Sea como fuere, es probable que Salomón tuviera que relacionarse con los padres de ella y con otros parientes que no servían a Jehová. 12 La situación tomó un rumbo decididamente malo tras la coronación. “Salomón procedió a formar una alianza matrimonial con Faraón el rey de Egipto y a tomar la hija de Faraón y traerla a la Ciudad de David.” (1 Rey. 3:1.) ¿Abrazó ella en algún momento la religión verdadera, como Rut? La Biblia no indica que obrara así. Lo que sí indica es que cuando Salomón le edificó una casa (quizás también para sus doncellas egipcias), la hizo fuera de la Ciudad de David. ¿Por qué? Las Escrituras señalan que tomó esta medida porque era inapropiado que los paganos vivieran junto al arca del pacto (2 Cró. 8:11). 13 Salomón tal vez contrajo matrimonio con la princesa egipcia pensando en las posibles ventajas políticas. Pero ¿se justificaba su decisión? No. Siglos antes, Dios había prohibido a sus siervos casarse con las mujeres de Canaán, enumerando específicamente varios pueblos de aquella tierra pagana (Éxo. 34:11-16). ¿Razonó Salomón que, como Egipto no aparecía en la lista, su conducta no era censurable? Si lo hizo, no tenía excusa. Estaba pasando por alto un peligro que Jehová había mencionado expresamente: ser desviado a la religión falsa (léase Deuteronomio 7:1-4). 14 ¿Demostraremos con nuestra conducta que hemos aprendido de los errores de Salomón? Una hermana tal vez trate de encontrar alguna justificación para tener relaciones románticas con un no creyente, dejando a un lado las claras instrucciones divinas de “casarse [...] solo en el Señor” (1 Cor. 7:39). Con pretextos similares, algunos quizás participen en su centro de estudios en asociaciones y equipos deportivos fuera de horas de clase, declaren menos ingresos de los reales o mientan cuando deberían revelar acciones por las que se exponen a sufrir vergüenza. El punto es que todos podríamos caer en el error de buscar pretextos para no cumplir con los mandatos de Dios, tal como seguramente hizo Salomón.

108

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

15 Cabe destacar que la Biblia menciona en primer lugar que Salomón se casó con esa princesa extranjera y luego relata que recibió la sabiduría que había solicitado, así como abundantes riquezas (1 Rey. 3:10-13). Aunque había desoído las instrucciones de Dios, no leemos que él lo rechazara enseguida como rey ni que lo disciplinara con severidad. Y es que Jehová comprende que los humanos estamos formados del polvo y somos imperfectos (Sal. 103:10, 13, 14). Pero no olvidemos nunca que nuestros actos tienen consecuencias, sea que vengan inmediatamente o con el transcurso del tiempo.

¡TANTAS ESPOSAS!
16 En el Cantar de los Cantares, el rey exclamó con admiración que cierta joven virgen era más bella que 60 reinas y 80 concubinas (Cant. de Cant. 6:1, 8-10). ¿Aludía aquí Salomón a su situación en aquel punto de su reinado? Si es así, ya contaba con muchas mujeres. No sabemos si entonces la mayoría de ellas, o incluso todas, adoraban al Dios verdadero. En cualquier caso, Salomón había desobedecido la orden divina, transmitida mediante Moisés y referida al rey de Israel: “[No] debe él multiplicarse esposas, para que no se desvíe su corazón” (Deu. 17:17). Pero nuevamente vemos que Jehová no se apartó de él. Es más, siguió bendiciéndolo al usarlo para componer el Cantar de los Cantares. 17 ¿Quiere decir lo anterior que Salomón podía hacer caso omiso de las leyes divinas y librarse del castigo o que podamos hacerlo nosotros? No. Lo que muestra es que la paciencia de Jehová se extiende a veces durante tiempo. Sin embargo, el que un siervo de Dios desobedezca sus mandatos y no sufra las consecuencias de inmediato no significa que no las vaya a sufrir más tarde. Recordemos que el propio Salomón escribió: “Por cuanto la sentencia contra una obra mala no se ha ejecutado velozmente, por eso el corazón de los hijos de los hombres ha quedado plenamente resuelto en ellos a hacer lo malo”. Y luego añadió: “Sin embargo también me doy cuenta de que les resultará bien a los que temen al Dios verdadero, porque le han tenido temor” (Ecl. 8:11, 12). 18 ¡Qué lástima que Salomón se olvidara de esa verdad divina! Es cierto que había hecho muchas cosas bien y que por años había gozado de la bendición de Dios. Pero con el tiempo dio un paso en falso tras otro, cayendo en un mal patrón de comportamiento. Siglos después, el apóstol Pablo escribió por inspiración unas palabras muy ciertas: “No se extravíen: de Dios uno no se puede mofar. Porque cualquier cosa que el hombre esté sembrando, esto también segará” (Gál. 6:7). Salomón desobedeció a Jehová, pues “amó a muchas esposas extranjeras junto con la hija de Faraón, a moabitas, ammonitas, edomitas, sidonias e hititas” (1 Rey. 11:1). Es probable que un buen número de ellas mantuvieran su devoción a los dioses falsos, y el monarca no fue inmune a su influencia. Con los años cosechó los tristes frutos de su conducta, pues terminó descarriándose y perdiendo el favor de nuestro paciente Dios (léase 1 Reyes 11:4-8).

IMITEMOS SUS VIRTUDES Y EVITEMOS SUS ERRORES
19 En su bondad, Jehová hizo que Pablo redactara estas palabras: “Todas las cosas que fueron escritas en tiempo pasado fueron escritas para nuestra instrucción, para que mediante nuestro aguante y mediante el consuelo de las Escrituras tengamos esperanza” (Rom. 15:4). Entre las “cosas que fueron escritas” figuran muchos ejemplos positivos de hombres y mujeres de extraordinaria fe. Pablo señaló: “¿Y qué más diré? Porque me faltará tiempo si sigo contando de Gedeón, de Barac, de Sansón, de Jefté, de David, así como también de Samuel y de los demás profetas, que por fe derrotaron reinos en conflicto, efectuaron justicia, obtuvieron promesas [...] [y hallándose en] un estado débil fueron hechos poderosos” (Heb. 11:32-34). Ciertamente, podemos y debemos beneficiarnos de los buenos ejemplos de las Escrituras. Lo haremos si aprendemos las lecciones que nos brindan estos personajes bíblicos y tratamos de ponerlas en práctica. 20 Sin embargo, la Biblia contiene también ejemplos que nos sirven de advertencia. Hallamos algunos en las vidas de hombres y mujeres a los que Dios aceptó y utilizó como siervos suyos en un determinado momento. Al leer las Escrituras, podemos notar cuándo y cómo se descarriaron y llegaron a ejemplificar errores que debemos evitar. A veces observaremos que fueron desarrollando malas actitudes y tendencias, lo que al final los llevó a sufrir consecuencias lamentables. ¿Cómo extraemos lecciones de estos relatos? Preguntándonos: “¿Qué llevó a esa situación? ¿Podría pasarme a mí algo parecido? ¿Qué puedo hacer para aprender de este error y evitar cometerlo?”. 21 Hacemos bien en tomar en serio estos relatos, pues Pablo señaló por inspiración: “Estas cosas siguieron aconteciéndoles como ejemplos, y fueron escritas para amonestación de nosotros a quienes los fines de los sistemas de cosas han llegado” (1 Cor. 10:11).

Núm. 3: ¿Cuál es el punto de vista bíblico acerca de la unión de fes? (rs pág. 311 párr. 3–pág. 312 párr. 3) *** rs pág. 311 párr. 3 - pág. 312 párr. 3 Religión *** ¿Cuál es el punto de vista bíblico acerca de la unión de fes?

¿Cómo consideró Jesús a los líderes religiosos que aparentaban ser justos, pero que no respetaban a Dios? “Jesús les dijo: ‘Si Dios fuera su Padre, ustedes me amarían a mí, porque de Dios vine yo y estoy aquí. Ni he venido de mi propia iniciativa, no, sino que Aquél me envió. [...] Ustedes proceden de su padre el Diablo, y

EMT 2013

109

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

quieren hacer los deseos de su padre. Ese era homicida cuando principió, y no permaneció firme en la verdad, porque la verdad no está en él. Cuando habla la mentira, habla según su propia disposición, porque él es mentiroso y el padre de la mentira. Porque yo, por otra parte, digo la verdad, ustedes no me creen. [...] Por esto no escuchan ustedes, porque no proceden de Dios.’” (Juan 8:42-47.) ¿Mostraría lealtad a Dios y a sus justas normas el que sus siervos abrazaran en hermandad religiosa a los que practican lo que Dios condena, o aprobaran tácitamente dichas prácticas? “Cesen de mezclarse en la compañía de cualquiera que llamándose hermano sea fornicador, o avariento, o idólatra, o injuriador, o borracho, o que practique extorsión, ni siquiera comiendo con tal hombre. [...] Ni fornicadores, ni idólatras, ni adúlteros, ni hombres que se tienen para propósitos contranaturales, ni hombres que se acuestan con hombres, ni ladrones, ni avarientos, ni borrachos, ni injuriadores, ni los que practican extorsión heredarán el reino de Dios.” (1 Cor. 5:11; 6:9, 10.) “Cualquiera [...] que quiere ser amigo del mundo está constituyéndose enemigo de Dios.” (Sant. 4:4.) “Oh amadores de Jehová, odien lo que es malo. Él está guardando las almas de sus leales.” (Sal. 97:10.) 2 Cor. 6:14-17: “No lleguen a estar unidos bajo yugo desigual con los incrédulos. Porque ¿qué consorcio tienen la justicia y el desafuero? ¿O qué participación tiene la luz con la oscuridad? Además, ¿qué armonía hay entre Cristo y Belial? ¿O qué porción tiene una persona creyente con un incrédulo? ¿Y qué acuerdo tiene el templo de Dios con los ídolos? [...] ‘“Por lo tanto sálganse de entre ellos, y sepárense,” dice Jehová, “y dejen de tocar la cosa inmunda”’; ‘“y yo los recibiré.”’” Rev. 18:4, 5: “Oí otra voz procedente del cielo decir: ‘Sálganse de ella, pueblo mío, si no quieren participar con ella en sus pecados, y si no quieren recibir parte de sus plagas. Porque sus pecados se han amontonado hasta llegar al cielo, y Dios ha recordado sus actos de injusticia.’” (Para detalles, véase, entre las secciones principales de este manual, “Babilonia la Grande”.)

110

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Octubre
28 de Oct. Lectura de la Biblia: 1 Timoteo 1 a 2 Timoteo 4 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático Lectura de la Biblia: 1 Timoteo 1 a 2 Timoteo 4 *** w08 9/15 pág. 30 - pág. 31 Puntos sobresalientes de las cartas a los Tesalonicenses y a Timoteo *** “GUARDA LO QUE HA SIDO DEPOSITADO A TU CUIDADO” (1 TIM. 1:1–6:21)
Pablo aconseja a Timoteo que siga “guerreando el guerrear excelente; manteniendo la fe y una buena conciencia”. Expone los requisitos que los varones deben satisfacer para recibir un nombramiento en la congregación. También le dice a Timoteo: “Niégate a admitir los cuentos falsos que violan lo que es santo” (1 Tim. 1:18, 19; 3:1-10, 12, 13; 4:7). “No critiques severamente a un hombre mayor”, escribe Pablo a Timoteo, y le recomienda encarecidamente: “Guarda lo que ha sido depositado a tu cuidado, apartándote de las vanas palabrerías que violan lo que es santo, y de las contradicciones del falsamente llamado ‘conocimiento’” (1 Tim. 5:1; 6:20).

Respuestas a preguntas bíblicas:

1:18; 4:14. ¿Qué “predicciones” se habían hecho respecto a Timoteo? Tal vez se trate de ciertas profecías sobre la futura labor de Timoteo en la congregación cristiana, que se pronunciaron por inspiración cuando Pablo visitó Listra durante su segundo viaje misional (Hech. 16:1, 2). Basándose en estas predicciones, los ancianos de la congregación ‘le impusieron las manos’ al joven Timoteo, apartándolo para un servicio en particular. 2:15. ¿Qué significa que a la mujer “se le manten[ga] en seguridad mediante el tener hijos”? Tener hijos, cuidar de ellos y atender el hogar puede mantener a una mujer “en seguridad” porque evita que se convierta en una persona desocupada, ‘chismosa y entremetida en asuntos ajenos’ (1 Tim. 5:11-15). 3:16. ¿Cuál es el secreto sagrado de la devoción piadosa? La cuestión de si algún ser humano podría mantenerse siempre leal a la soberanía de Jehová fue durante siglos un secreto. Jesús resolvió dicha cuestión al mantener integridad perfecta ante Dios hasta la muerte. 6:15, 16. ¿Son aplicables estas palabras a Jehová Dios o a Jesucristo? Estas palabras se refieren a Aquel cuya manifestación mencionan estos versículos, es decir, a Jesucristo (1 Tim. 6:14). A diferencia de simples seres humanos que gobiernan como reyes y señores, Jesús es el “único Potentado”, y solo él es inmortal (Dan. 7:14; Rom. 6:9). Desde que ascendió a los cielos invisibles, ningún hombre en la Tierra lo “ha visto” con los ojos literales.

4:15. Sin importar que hayamos abrazado el cristianismo recientemente o hace mucho tiempo, debemos esforzarnos por seguir progresando en sentido espiritual. 6:2. Si estamos trabajando para un compañero de creencia, no deberíamos intentar aprovecharnos de la situación. El hecho de que sea nuestro hermano y no alguien de fuera de la congregación debería impulsarnos a trabajar con mayor diligencia.

Lecciones para nosotros:

5 Desde tiempos remotos se ha aceptado que las dos cartas a Timoteo fueron escritas por Pablo y forman parte de las Escrituras inspiradas. Escritores cristianos primitivos, entre ellos Policarpo, Ignacio y Clemente de Roma, convienen en esto, y las cartas se incluyen como escritos de Pablo en los catálogos de los primeros siglos. Cierta autoridad escribe: “Hay pocos escritos del N[uevo] T[estamento] que cuenten con testimonio más convincente [...] Por lo tanto, las objeciones a su autenticidad tienen que considerarse como innovaciones modernas opuestas a las pruebas convincentes de la iglesia primitiva”.

*** si págs. 234, 236-237 Libro bíblico número 54: 1 Timoteo ***

POR QUÉ ES PROVECHOSO
15 Esta carta da una severa advertencia a los aficionados a vanas suposiciones y a discusiones filosóficas. Los “debates acerca de palabras” están relacionados con el orgullo y deben evitarse, pues Pablo nos dice que obstruyen el desarrollo cristiano y solo presentan “cuestiones para investigación más bien que una dispensación de cosa alguna por Dios con relación a la fe” (6:3-6; 1:4). Junto con las obras de la carne, tales disputas están “en oposición a la enseñanza saludable según las gloriosas buenas nuevas del Dios feliz” (1:10, 11). 16 Parece que los cristianos de la Éfeso codiciosa de dinero necesitaban consejo respecto a luchar contra el materialismo y sus distracciones. Pablo dio ese consejo. El mundo ha citado mucho estas palabras de Pablo: ‘El amor al dinero es raíz de toda suerte de males’, pero ¡cuán pocos son los que prestan atención a esas palabras! Por el contrario, los verdaderos cristianos tienen que prestar atención a ese consejo siempre. Significa vida para

EMT 2013

111

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

ellos. Tienen que huir del perjudicial lazo del materialismo y cifrar su esperanza, “no en las riquezas inseguras, sino en Dios, que nos proporciona todas las cosas ricamente para que disfrutemos de ellas” (6:6-12, 17-19). 17 La carta de Pablo muestra que Timoteo mismo era un ejemplo excelente de lo que debe ser el cristiano joven. Aunque relativamente joven en años, era maduro en desarrollo espiritual. Había procurado calificar como superintendente y fue abundantemente bendecido por los privilegios de que disfrutó. Pero al igual que todo joven ministro celoso de hoy día, Timoteo tenía que seguir reflexionando sobre estas cosas y estar intensamente ocupado en ellas para que su adelantamiento fuera continuo. El consejo de Pablo es oportuno para todos los que quieren disfrutar continuamente del progreso cristiano: “Presta constante atención a ti mismo y a tu enseñanza. Persiste en estas cosas, pues haciendo esto te salvarás a ti mismo y también a los que te escuchan” (4:15, 16). 18 Esta carta inspirada infunde aprecio por los arreglos ordenados de Dios. Muestra que tanto hombres como mujeres pueden hacer su parte para mantener la armonía teocrática en la congregación (2:8-15). Pasa entonces a considerar cómo califican los superintendentes y los siervos ministeriales. Así el espíritu santo indica los requisitos que han de satisfacer los que sirven en capacidades especiales. La carta también estimula a todos los ministros dedicados a alcanzar estas normas, al decir: “Si algún hombre está procurando alcanzar un puesto de superintendente, desea una obra excelente” (3:1-13). Se da debida consideración a la actitud apropiada del superintendente para con las personas de la congregación agrupadas según su edad y sexo, así como al manejo de acusaciones ante testigos. Al recalcar que los ancianos que trabajan duro en hablar y enseñar son dignos de doble honra, Pablo cita dos veces de las Escrituras Hebreas como autoridad: “Porque la escritura dice: ‘No debes poner bozal al toro cuando trilla el grano’; también: ‘El trabajador es digno de su salario’”. (1 Tim. 5:1-3, 9, 10, 19-21, 17, 18; Deu. 25:4; Lev. 19:13.) 19 Después de dar todo ese consejo excelente, Pablo añade que el mandamiento debe ser observado de manera inmaculada e irreprensible ‘hasta la manifestación del Señor Jesucristo como el Rey de los que reinan y Señor de los que gobiernan como señores’. Sobre la base de esta esperanza del Reino, la carta concluye con una vigorosa exhortación a los cristianos para “que trabajen en lo bueno, que sean ricos en obras excelentes, que sean liberales, listos para compartir, atesorando para sí con seguridad un fundamento excelente para el futuro, para que logren asirse firmemente de la vida que realmente lo es”. (1 Tim. 6:14, 15, 18, 19.) ¡Ciertamente es provechosa toda la excelente instrucción de Primera a Timoteo!

*** w08 9/15 pág. 31 Puntos sobresalientes de las cartas a los Tesalonicenses y a Timoteo *** “PREDICA LA PALABRA, OCÚPATE EN ELLO URGENTEMENTE” (2 TIM. 1:1–4:22)
A fin de preparar a Timoteo para los tiempos difíciles que se avecinan, Pablo escribe: “Dios no nos dio un espíritu de cobardía, sino de poder y de amor y de buen juicio”. Además, le aconseja: “El esclavo del Señor no tiene necesidad de pelear, sino de ser amable para con todos, capacitado para enseñar” (2 Tim. 1:7; 2:24). El apóstol exhorta al joven superintendente: “Continúa en las cosas que aprendiste y fuiste persuadido a creer”. Y dado que las enseñanzas apóstatas se estaban difundiendo, le brinda el siguiente consejo: “Predica la palabra, ocúpate en ello urgentemente [...]; censura, corrige, exhorta” (2 Tim. 3:14; 4:2).

Respuestas a preguntas bíblicas:

1:13. ¿Qué es “el modelo de palabras saludables”? Las “palabras saludables” son “las de nuestro Señor Jesucristo”, es decir, las enseñanzas cristianas verdaderas (1 Tim. 6:3). Ahora bien, lo que Jesús enseñó e hizo estaba en armonía con la Palabra de Dios, por lo que la expresión “palabras saludables” puede referirse por extensión a todas las enseñanzas que hallamos en las Escrituras. Estas enseñanzas nos ayudan a ver lo que Jehová espera de nosotros. Seguimos “reteniendo” dicho modelo al poner en práctica lo que hemos aprendido en la Biblia. 4:13. ¿Qué eran “los pergaminos”? El pergamino era un tipo de piel preparado para que se escribiera sobre él. Es posible que Pablo estuviera pidiendo que le llevaran porciones de las Escrituras Hebreas para estudiarlas mientras se hallaba encarcelado en Roma. Tal vez algunos de los rollos que pidió fueran de papiro, pero otros eran de pergamino.

1:5; 3:15. La educación bíblica que Timoteo recibió desde la infancia lo llevó a tener fe en Cristo Jesús, y esa fe ejerció una gran influencia en todo lo que hizo. Es de suma importancia que los padres piensen seriamente en cómo van a cumplir con la responsabilidad que tienen ante Dios y sus hijos. 1:16-18. Cuando nuestros hermanos en la fe pasan por pruebas, se enfrentan a persecución o son encarcelados, debemos orar a favor de ellos y hacer todo lo posible por ayudarlos (Pro. 3:27; 1 Tes. 5:25). 2:22. En vez de dedicar tanto tiempo a la música, el entretenimiento, las aficiones, los viajes, los deportes, el desarrollo de la musculatura, las conversaciones superficiales y cosas semejantes, los cristianos, en particular los jóvenes, deben dar más importancia a los asuntos espirituales.

Lecciones para nosotros:

112

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Noviembre
4 de Nov. Lectura de la Biblia: Tito 1 a Filemón Núm. 1: Tito 2:1-15 Núm. 2: ¿Es necesario pertenecer a una religión organizada? (rs pág. 313 párrs. 1-5) Núm. 3: ¿Por qué no debemos hacer caso de los “cuentos falsos”? (1 Tim. 1:3, 4; 2 Tim. 4:3, 4) Lectura de la Biblia: Tito 1 a Filemón *** w08 10/15 págs. 30-31 Puntos sobresalientes de las cartas a Tito, Filemón y los Hebreos *** MANTÉNGANSE ESPIRITUALMENTE SALUDABLES (TITO 1:1–3:15)
Después de dar a Tito orientación sobre cómo hacer “nombramientos de ancianos en ciudad tras ciudad”, Pablo le aconseja que siga “censur[ando] [a los ingobernables] con severidad, para que estén saludables en la fe”. Además, exhorta a las congregaciones de Creta “a repudiar la impiedad [...] y a vivir con buen juicio” (Tito 1:5, 10-13; 2:12). Pablo ofrece a los hermanos cretenses más consejos para que se mantengan espiritualmente saludables y le dice a Tito que “evit[e] cuestiones necias [...] y peleas acerca de la Ley” (Tito 3:9). 1:15. ¿Cómo pueden “todas las cosas” ser “limpias a los limpios”, pero no serlo “a los contaminados y sin fe”? Para saberlo, hay que entender lo que Pablo quiso decir con la expresión “todas las cosas”. No se refería a cosas que se condenan directamente en la Palabra escrita de Dios, sino a asuntos sobre los que —según las Escrituras— cada cristiano puede tomar su propia decisión. Tales cosas son limpias para los que piensan en armonía con las normas de Dios, pero no lo son para las personas que tienen una forma de pensar distorsionada y una conciencia contaminada. 3:5. ¿Cómo se ‘salva a los cristianos ungidos mediante un baño’ y se les ‘hace nuevos por espíritu santo’? Se les ‘salva mediante un baño’ en el sentido de que Dios los ha bañado, o limpiado, con la sangre de Jesús aplicándoles los méritos de su sacrificio redentor. Y se les ‘hace nuevos por espíritu santo’ porque, como hijos de Dios engendrados por espíritu, han llegado a ser “una nueva creación” (2 Cor. 5:17). 1:10-13; 2:15. Los superintendentes cristianos tienen que corregir con valor los defectos, o males, que haya en la congregación. 2:3-5. Las cristianas maduras de hoy, al igual que las del siglo primero, deben ser “reverentes en su comportamiento, no calumniadoras, ni esclavizadas a mucho vino, maestras de lo que es bueno”. Así, los consejos que den en privado a “las mujeres jóvenes” de la congregación tendrán más peso. 3:8, 14. Tener “la mente puesta en [...] obras excelentes” es provechoso porque nos ayuda a ser productivos en el servicio a Dios y a permanecer separados del mundo malvado. 4 Pablo tiene que haber escrito la carta en algún tiempo entre su primer y su segundo aprisionamientos en Roma, o alrededor de 61 a 64 E.C. El peso de las pruebas a favor de la autenticidad de la carta a Tito es igual al de las cartas contemporáneas a Timoteo; a estos tres libros bíblicos se les suele llamar las “cartas pastorales” de Pablo. Su estilo de escritura es similar. Tanto Ireneo como Orígenes citan de Tito, y muchas otras autoridades antiguas también testifican de la canonicidad del libro. Este se halla en los manuscritos Sinaítico y Alejandrino. En la Biblioteca John Rylands hay un fragmento de papiro, P32 —que es la hoja de un códice de alrededor del siglo III E.C.—, que contiene los pasajes de Tito 1:11-15 y 2:3-8. No hay duda de que el libro es parte auténtica de las Escrituras inspiradas.

Respuestas a preguntas bíblicas:

Lecciones para nosotros:

*** si págs. 240-241 párr. 4 Libro bíblico número 56: Tito ***

POR QUÉ ES PROVECHOSO
8 Los cristianos cretenses vivían en un ambiente de mentiras, corrupción y avaricia. ¿Deberían simplemente dejarse llevar por los demás?, ¿o deberían tomar medidas claras para separarse completamente a fin de servir como un pueblo que había sido santificado a Jehová Dios? Al señalar mediante Tito que los cretenses deberían ‘tener la mente puesta en mantener obras excelentes’, Pablo dijo: “Estas cosas son excelentes y provechosas a los hombres”. También es ‘excelente y provechoso’ hoy día —en un mundo que se ha sumido en un lodazal de falsedad y prácticas faltas de honradez— que los verdaderos cristianos “aprendan a mantener obras excelentes” y sean fructíferos al servir a Dios (3:8, 14). La condenación que expresó Pablo por la inmoralidad y la iniquidad que amenazaban a las congregaciones de Creta sirve de advertencia para nosotros ahora, cuando ‘la bondad inmerecida de Dios nos instruye a repudiar la impiedad y los deseos mundanos y a vivir con buen juicio y justicia y devoción piadosa en medio de este sistema de cosas’. Los cristianos deben también estar “listos para toda buena obra” al ser obedientes a los gobiernos, y así mantener una buena conciencia (2:11, 12; 3:1).

EMT 2013

113

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

9 Tito 1:5-9 complementa 1 Timoteo 3:2-7 cuando muestra lo que el espíritu santo requiere de los superintendentes. Esto recalca que el superintendente ha de ‘adherirse firmemente a la fiel palabra’ y ser maestro en la congregación. ¡Cuán necesario es esto para ayudar a todos a alcanzar la madurez! De hecho, varias veces en la carta a Tito se destaca lo necesaria que es la enseñanza correcta. Pablo exhorta a Tito a ‘seguir hablando las cosas que son apropiadas para la enseñanza saludable’. Las mujeres de edad deben ser “maestras de lo que es bueno”, y los esclavos deben ‘adornar la enseñanza de su Salvador, Dios, en todas las cosas’. (Tito 1:9; 2:1, 3, 10.) Al hacer hincapié en que Tito como superintendente sea firme y denodado en su enseñanza, Pablo dice: “Sigue hablando estas cosas y exhortando y censurando con plena autoridad para mandar”. Y en el caso de los que desobedecen, dice: “Sigue censurándolos con severidad, para que estén saludables en la fe”. Así que la carta de Pablo a Tito es especialmente “provechosa para enseñar, para censurar, para rectificar las cosas, para disciplinar en justicia”. (Tito 2:15; 1:13; 2 Tim. 3:16.) 10 La carta a Tito aviva nuestro aprecio por la bondad inmerecida de Dios y nos anima a volvernos de la impiedad del mundo, ‘mientras aguardamos la feliz esperanza y la gloriosa manifestación del gran Dios y de nuestro Salvador, Cristo Jesús’. Al hacer esto, los que han sido declarados justos mediante Cristo Jesús pueden llegar a ser “herederos según una esperanza de vida eterna” en el Reino de Dios. (Tito 2:13; 3:7.)

*** w08 10/15 págs. 31 Puntos sobresalientes de las cartas a Tito, Filemón y los Hebreos *** EXHORTACIÓN “SOBRE LA BASE DEL AMOR” (FILE. 1-25)
Pablo encomia a Filemón por ser un ejemplo del “amor y de la fe” cristianos. El apóstol siente “mucho gozo y consuelo” al saber que Filemón ha sido una fuente de estímulo para sus compañeros cristianos (File. 4, 5, 7). Al referirse a la delicada situación de Onésimo, Pablo no da ninguna orden a Filemón, sino que lo exhorta “sobre la base del amor”, y así pone un ejemplo a los superintendentes. Le dice: “Confiando en tu anuencia, te escribo, pues sé que harás aún más de las cosas que digo” (File. 8, 9, 21). 10, 11, 18. ¿Cómo es que Onésimo, que antes era considerado “inútil”, llegó a ser “útil”? Onésimo no quería ser esclavo, así que abandonó la casa de Filemón, en Colosas, y huyó a Roma. Es probable que también le hubiera robado a su amo para sufragar el viaje de 1.400 kilómetros (900 millas) de distancia. En tales condiciones le era inútil a Filemón. No obstante, Pablo ayudó a Onésimo a hacerse cristiano en Roma. Ahora que era un hermano espiritual, este esclavo —que antes era “inútil”— llegó a ser “útil”. 15, 16. ¿Por qué no le pidió Pablo a Filemón que liberara a Onésimo? Pablo quería concentrarse en su comisión de “predica[r] el reino de Dios y enseña[r] las cosas respecto al Señor Jesucristo”. Por eso optó por no involucrarse en cuestiones sociales, como las relacionadas con la esclavitud (Hech. 28:31). 2. Filemón abrió su casa para que se celebraran allí reuniones cristianas. Es un privilegio tener reuniones para el servicio del campo en nuestro hogar (Rom. 16:5; Col. 4:15). 4-7. Tomemos la iniciativa para dar encomio a los hermanos que son ejemplos de fe y amor. 15, 16. No debemos permitir que las situaciones desfavorables nos causen demasiada inquietud. Los resultados pueden ser provechosos, como sucedió en el caso de Onésimo. 21. Pablo esperaba que Filemón perdonara a Onésimo. También se espera que nosotros perdonemos a los hermanos que tal vez nos hayan ofendido (Mat. 6:14).

Respuestas a preguntas bíblicas:

Lecciones para nosotros:

Núm. 1: Tito 2:1-15 Núm. 2: ¿Es necesario pertenecer a una religión organizada? (rs pág. 313 párrs. 1-5) *** rs pág. 313 - párrs. 1-5 Religión *** ¿Es necesario pertenecer a una religión organizada?

La mayoría de las organizaciones religiosas han producido mal fruto. Lo malo no es el hecho de que se organicen grupos. Pero muchos han promovido formas de adoración que se basan en enseñanzas falsas y que mayormente dan importancia a los ritos, en vez de proveer verdadera guía espiritual; han sido empleados incorrectamente, para controlar la vida de la gente con fines egoístas; han estado excesivamente ocupados en colectar dinero y en tener casas de adoración ornamentadas, en vez de dar atención a los valores espirituales; a menudo sus miembros tienden a la hipocresía. Es obvio que nadie que amara la justicia querría pertenecer a una organización de tal clase. Pero la religión verdadera está en contraste refrescante con todo eso. No obstante, para satisfacer los requisitos bíblicos, tiene que estar organizada. Heb. 10:24, 25: “Considerémonos unos a otros para incitarnos al amor y a las obras excelentes, no abandonando el reunirnos, como algunos tienen por costumbre, sino animándonos unos a otros, y tanto más al con-

114

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

templar ustedes que el día va acercándose.” (Para cumplir este mandato bíblico, hay que celebrar reuniones cristianas a las cuales podamos asistir con regularidad. Tal arreglo nos anima a expresar amor a otros, en vez de interesarnos solo en nosotros.) 1 Cor. 1:10: “Ahora les exhorto, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, a que todos hablen de acuerdo, y que no haya divisiones entre ustedes, sino que estén aptamente unidos en la misma mente y en la misma forma de pensar.” (Tal unidad nunca se lograría si las personas no se reunieran, ni se beneficiaran del mismo programa de alimentación espiritual ni respetaran la agencia mediante la cual se proveyera dicha instrucción. Véase también Juan 17:20, 21.) 1 Ped. 2:17: “Ténganle amor a toda la asociación de hermanos.” (¿Abarca esto solo a los que tal vez se reúnan para adorar en cierto hogar particular? De ninguna manera; se trata de una hermandad internacional, como se muestra en Gálatas 2:8, 9 y 1 Corintios 16:19.) Mat. 24:14: “Estas buenas nuevas del reino se predicarán en toda la tierra habitada para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.” (Para que todas las naciones tengan la oportunidad de escuchar las buenas nuevas, la predicación tiene que efectuarse de manera ordenada, con superintendencia apropiada. El amor a Dios y a sus semejantes ha hecho que personas de toda la Tierra hayan aunado sus esfuerzos para efectuar esta obra.)

Núm. 3: ¿Por qué no debemos hacer caso de los “cuentos falsos”? (1 Tim. 1:3, 4; 2 Tim. 4:3, 4) *** w11 7/15 pág. 17-19 ¿Haremos caso de las claras advertencias de Jehová? *** EVITEMOS LOS “CUENTOS FALSOS”
9 Cuando vamos por la carretera, a veces vemos una señal y enseguida notamos que la han movido y que indica mal la dirección. Pero en otras ocasiones no es tan fácil darse cuenta. Lo mismo ocurre con las trampas de Satanás: algunas son más evidentes que otras. Entre las más encubiertas figuran los “cuentos falsos” (léase 1 Timoteo 1:3, 4). Si no queremos perder el camino de la vida eterna, debemos tener claro qué son estos cuentos que menciona Pablo y cómo evitar que nos engañen. 10 La advertencia sobre los cuentos falsos se encuentra en la primera carta a Timoteo. En ella, Pablo anima a este superintendente cristiano a velar por la pureza espiritual de los hermanos y ayudarlos a mantenerse fieles (1 Tim. 1:18, 19). El término griego que se traduce “cuentos falsos” se aplica a narraciones ficticias, mitos o falsedades. Se usa “para referirse a los relatos y especulaciones inventados y carentes de verdad” (Diccionario exegético del Nuevo Testamento). Es probable que el apóstol estuviera pensando en las mentiras religiosas que aparecen en historias sensacionalistas y leyendas fantásticas. ¿En qué sentido “proporcionan cuestiones para investigación” estos cuentos? En el sentido de que plantean temas intrascendentes que llevan a realizar estudios inútiles. Son una de las tretas favoritas del Gran Engañador, Satanás. En efecto, él se vale de innumerables mentiras y relatos de la religión falsa para distraer a los desprevenidos. El consejo de Pablo no pudiera ser más claro: ¡no hagan ni caso de esos cuentos! 11 ¿Qué cuentos pudieran engañar a los desprevenidos? En sentido amplio, la expresión “cuentos falsos” es aplicable a cualquier mito o mentira de carácter religioso. ¿Qué efecto pueden tener estas falsedades? La Biblia señala que, por culpa de ellas, las personas “apartarán sus oídos de la verdad” (2 Tim. 4:3, 4). Satanás, que se hace pasar por “ángel de luz”, utiliza astutamente la religión falsa para embaucar a la gente (2 Cor. 11:14). Las iglesias presentan como cristianas doctrinas que en realidad se basan en leyendas y mentiras, por ejemplo, la Trinidad, la inmortalidad del alma y los tormentos del infierno. También promueven festividades como la Navidad y la Semana Santa, que contienen muchas costumbres en apariencia inofensivas, pero que están tomadas de la mitología y el paganismo. Para que no nos engañen con cuentos como esos, sigamos en todo momento esta exhortación: “Sepárense —dice Jehová—, y dejen de tocar la cosa inmunda” (2 Cor. 6:14-17). 12 El Diablo también fomenta otras mentiras que, si nos descuidamos, podrían engañarnos. Veamos tres de ellas. Primera mentira: No hay nada bueno ni malo. Todo depende del cristal con que se mire. Los medios de comunicación y el mundo del espectáculo nos bombardean constantemente con esta idea, que nos anima a dejar de lado las normas divinas. Sin embargo, los seres humanos tenemos la imperiosa necesidad de recibir guía moral, y el único que nos la puede dar es Jehová (Jer. 10:23). Segunda mentira: Dios nunca solucionará los problemas de la humanidad. Esta idea lleva a la gente a vivir tan solo para el día presente. Si adoptáramos esa actitud, podríamos terminar siendo “inactivos o infructíferos” en nuestro servicio a Dios (2 Ped. 1:8). Pero lo cierto es que el día de Jehová se aproxima velozmente, y tenemos que mantenernos pendientes de su llegada (Mat. 24:44). Tercera mentira: Dios no se interesa por mí. Satanás quiere que creamos que no somos dignos del amor de Jehová, y lograr así que nos demos por vencidos. La realidad es que Dios ama y valora muchísimo a cada uno de sus siervos (Mat. 10:29-31). 13 Tenemos que mantener los ojos bien abiertos. No olvidemos que, a primera vista, pudieran parecernos muy lógicas las ideas y actitudes del mundo. Hoy, más que nunca, necesitamos prestar atención a los consejos

EMT 2013

115

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

y advertencias de las Escrituras. Solo así impediremos que el maestro del engaño nos entrampe con sus “cuentos falsos artificiosamente tramados” o, como dice La Biblia de las Américas, sus “fábulas ingeniosamente inventadas” (2 Ped. 1:16).

EVITEMOS “SEGUIR A SATANÁS”
14 Retomemos la ilustración de la carretera. Si encontráramos una flecha que indicara: “Centro de seguidores de Satanás”, ni se nos ocurriría tomar ese desvío. No obstante, Pablo advierte de que el siervo de Dios podría llegar a desviarse “para seguir a Satanás” (léase 1 Timoteo 5:11-15). En el contexto, estaba aconsejando a “viudas de menos edad”, pero los principios son aplicables a todos. Aquellas cristianas del siglo primero probablemente no tenían idea de que estaban siguiendo al Diablo, pero eso es lo que daban a entender con sus malas costumbres. Una de ellas era esparcir chismes. Veamos el consejo de Pablo sobre este tema, pues nos ayudará a no seguir a Satanás sin darnos cuenta. 15 Nada le gustaría más al Diablo que conseguir que dejemos de anunciar las buenas nuevas (Rev. 12:17). Quiere que no declaremos públicamente nuestra fe, y para ello trata de enredarnos en actividades que nos hagan perder tiempo e incluso creen divisiones entre nosotros. Eso es lo que hizo con las viudas del siglo primero. Las palabras de Pablo muestran que habían caído en varias trampas de Satanás. Primero, estaban “desocupadas, andorreando por las casas”. Hoy, en esta era tan tecnológica, podríamos caer en el mismo error si desperdiciáramos nuestro tiempo y el de los demás, tal vez enviándoles mensajes electrónicos innecesarios e incluso de dudosa credibilidad. En segundo lugar, aquellas hermanas eran “chismosas”. Nosotros también podríamos difundir historias negativas sobre los demás, lo que fácilmente podría llevarnos a la calumnia, la cual siembra la división entre los hermanos (Pro. 26:20). Sea que se den cuenta o no, los calumniadores imitan la actitud maliciosa de Satanás. Por último, aquellas viudas eran “entremetidas en asuntos ajenos”. Nadie tiene el derecho de andar diciéndoles a los demás lo que deben hacer en cuestiones personales. Si cayéramos en alguno de estos tres errores, estaríamos perdiendo el tiempo y, lo que es peor, sembrando cizaña. Pero no solo eso; también dejaríamos de colaborar con fervor en la obra que Jehová nos ha asignado: la predicación. Y al actuar así, nos pondríamos del lado de Satanás, pues no hay terreno neutral (Mat. 12:30). 16 ¿Cómo podemos evitar la trampa de “seguir a Satanás”? Obedeciendo los consejos de la Biblia. Veamos algunas sabias recomendaciones de Pablo a sus hermanos. Deben tener “mucho que hacer en la obra del Señor” (1 Cor. 15:58). El celo por la obra del Reino es un antídoto contra la pereza y la pérdida de tiempo (Mat. 6:33). Tienen que hablar lo que sea “bueno para [la] edificación” (Efe. 4:29). Debemos negarnos a escuchar o difundir rumores negativos. Más bien, hemos de esforzarnos por confiar en nuestros hermanos y respetarlos. Es necesario usar palabras que edifiquen su ánimo y su espiritualidad, y no que los derrumben. “Ocúpense de sus propios asuntos.” (1 Tes. 4:11, Traducción en lenguaje actual.) Aunque hay que interesarse por los demás, también hay que respetar su vida privada y su dignidad. Además, no debemos imponerles nuestra opinión en cuestiones que les toca a ellos decidir (Gál. 6:5). 17 ¡Qué contentos estamos de que Jehová nos diga claramente qué cosas debemos evitar! En este artículo y en el anterior hemos repasado varias de sus advertencias. Nunca olvidemos por qué nos las ha dado: porque nos ama muchísimo y quiere ahorrarnos todos los sufrimientos que padeceríamos si hiciéramos caso de las engañosas “señales de tránsito” de Satanás. El camino de Jehová quizás no sea el más fácil, pero lleva directo al mejor destino: la vida eterna (Mat. 7:14). Por eso, no lo dudemos ni un instante y sigamos la exhortación divina: “Este es el camino. Anden en él” (Isa. 30:21).

116

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Noviembre
11 de Nov. Lectura de la Biblia: Hebreos 1-8 Núm. 1: Hebreos 4:1-16 Núm. 2: ¿Cómo demostramos que tenemos “la sabiduría de arriba”? (Sant. 3:17,18) Núm. 3: ¿Es amar a nuestro semejante lo que en realidad cuenta? (rs pág. 314 párr. 2) Lectura de la Biblia: Hebreos 1-8 *** w08 10/15 pág. 31 - pág. 32 Puntos sobresalientes de las cartas a Tito, Filemón y los Hebreos *** “PASEMOS ADELANTE A LA MADUREZ” (HEB. 1:1–13:25)
Pablo da prueba de que la fe en el sacrificio de Jesús es superior a las obras que estipulaba la Ley. ¿Cómo lo hace? Destacando la excelencia del Fundador del cristianismo y de su sacerdocio y sacrificio, así como del nuevo pacto (Heb. 3:1-3; 7:1-3, 22; 8:6; 9:11-14, 25, 26). Este conocimiento tuvo que haber ayudado a los cristianos hebreos a afrontar la persecución que sufrieron a manos de los judíos. Además, el apóstol anima a sus hermanos hebreos a “pas[ar] adelante a la madurez” (Heb. 6:1). Pablo subraya el importante papel que la fe desempeña en la vida del cristiano, al decir: “Sin fe es imposible serle de buen agrado” a Dios. Luego anima a los hebreos: “Corramos con aguante la carrera que está puesta delante de nosotros”, haciéndolo con fe (Heb. 11:6; 12:1).

Respuestas a preguntas bíblicas:

2:14, 15. Si Satanás “tiene el medio para causar la muerte”, ¿puede causarle una muerte prematura a quien él quiera? De ninguna manera. Sin embargo, desde que el Diablo empezó su trayectoria de maldad en Edén, ha causado la muerte de los hombres con sus mentiras. Al unirse a su rebelión, Adán transmitió el pecado y la muerte a la entera familia humana (Rom. 5:12). Además, los representantes de Satanás en la Tierra han perseguido a los adoradores de Dios y han matado a algunos de ellos, como ocurrió en el caso de Jesús. Pero esto no significa que Satanás tenga el poder ilimitado de matar a todo el que quiera. Si así fuera, hace mucho que habría acabado con los siervos de Dios. Jehová protege a su pueblo en conjunto y no dejará que el Diablo lo extermine. Aunque permita que algunos muramos debido a los ataques de Satanás, confiamos en que podrá remediar cualquier daño que suframos. 4:9-11. ¿Cómo “entra[mos] en el descanso de Dios”? Dios descansó de sus obras creativas después del sexto día con la confianza de que se cumpliría su propósito respecto a la Tierra y la humanidad (Gén. 1:28; 2:2, 3). “Entra[mos] en ese descanso” al abandonar las obras de autojustificación y aceptar la provisión divina para nuestra salvación. Ejercer fe en Jehová y seguir obedientemente a su Hijo en vez de ir tras intereses egoístas alivia nuestras cargas y nos permite disfrutar de bendiciones reconfortantes todos los días (Mat. 11:28-30).

5:14. Debemos ser estudiantes diligentes de la Palabra de Dios y poner en práctica lo que aprendemos, pues es la única manera de ‘entrenar nuestras facultades perceptivas para distinguir tanto lo correcto como lo incorrecto’ (1 Cor. 2:10). 6:17-19. Si nuestra esperanza se basa sólidamente en la promesa de Dios y su juramento, no nos desviaremos del camino de la verdad.

Lecciones para nosotros:

*** si págs. 243-244 Libro bíblico número 58: Hebreos ***

4 El descubrimiento (alrededor de 1930) del Papiro Chester Beatty núm. 2 (P46) ha dado más prueba de que Pablo la escribió. En un comentario sobre este códice de papiro, que fue escrito solamente como siglo y medio después de la muerte de Pablo, el eminente crítico textual británico sir Frederic Kenyon dijo: “Se nota que Hebreos está puesto inmediatamente después de Romanos (una posición casi sin precedente), lo cual muestra que en la fecha remota en que se escribió este manuscrito no se dudaba que Pablo fuera su autor”. Respecto a esta misma cuestión, la Cyclopedia de McClintock y Strong declara categóricamente: “El peso de la prueba —tanto externa como interna— señala como autor de esta epístola solo a Pablo”. 5 Aparte de que el libro fue aceptado por los cristianos primitivos, el contenido de Hebreos prueba que es ‘inspirado de Dios’. Continuamente dirige al lector a las profecías de las Escrituras Hebreas mediante numerosas referencias a los escritos antiguos, y muestra que todas se cumplieron en Cristo Jesús. En tan solo el primer capítulo se usan nada menos que siete citas de las Escrituras Hebreas mientras se desarrolla el punto de que el Hijo ahora es superior a los ángeles. El libro ensalza constantemente la Palabra y el nombre de Jehová, y señala a Jesús como el Agente Principal de la vida y al Reino de Dios por Cristo como la única esperanza de la humanidad.

EMT 2013

117

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático
POR QUÉ ES PROVECHOSO

2013

23 Como argumento legal en apoyo de Cristo, la carta a los hebreos es una indiscutible obra maestra, perfectamente construida y abundantemente documentada con pruebas tomadas de las Escrituras Hebreas. Abarca las diversas características de la Ley de Moisés —el pacto, la sangre, el mediador, la tienda de adoración, el sacerdocio, las ofrendas— y muestra que estas han sido solo un modelo o patrón hecho por Dios que anunciaba cosas mucho mayores por venir, todas las cuales culminan en Cristo Jesús y su sacrificio, el cumplimiento de la Ley. La Ley ‘que se hace anticuada y envejece está próxima a desvanecerse’, dijo Pablo. Pero “Jesucristo es el mismo ayer y hoy, y para siempre” (8:13; 13:8; 10:1). ¡Cuán gozosos deben haberse sentido aquellos hebreos al leer su carta! 24 Pero ¿de qué valor es esto para nosotros hoy día, en medio de nuestras circunstancias diferentes? Puesto que no estamos bajo la Ley, ¿podemos hallar algo provechoso en el argumento de Pablo? ¡Claro que sí! Aquí se nos da un esquema del gran arreglo del nuevo pacto fundado en la promesa a Abrahán de que mediante su Descendencia se bendecirían todas las familias de la Tierra. Esta es nuestra esperanza de vida, nuestra única esperanza, el cumplimiento de la antigua promesa de bendición de Jehová mediante la Descendencia de Abrahán, Jesucristo. Aunque no estamos bajo la Ley, nacemos en pecado como prole de Adán y necesitamos un sumo sacerdote misericordioso, uno con una ofrenda válida por el pecado, uno que pueda entrar directamente ante la presencia de Jehová en el cielo y allí interceder por nosotros. Aquí lo encontramos, el Sumo Sacerdote que nos puede conducir a la vida en el nuevo mundo de Jehová, que puede condolerse de nuestras debilidades, pues “ha sido probado en todo sentido igual que nosotros”, y quien nos invita a ‘acercarnos con franqueza de expresión al trono de bondad inmerecida, para obtener misericordia y hallar bondad inmerecida para ayuda al tiempo apropiado’ (4:15, 16). 25 Además, en la carta de Pablo a los hebreos encontramos prueba conmovedora de que profecías puestas por escrito hace mucho tiempo en las Escrituras Hebreas se cumplieron después de manera maravillosa. Todo esto es para nuestra instrucción y consuelo hoy día. Por ejemplo, en Hebreos Pablo aplica cinco veces las palabras de la profecía del Reino en Salmo 110:1 a Jesucristo como la Descendencia relacionada con el Reino, quien “se ha sentado a la diestra del trono de Dios” para esperar “hasta que se coloque a sus enemigos como banquillo para sus pies”. (Heb. 12:2; 10:12, 13; 1:3, 13; 8:1.) Pablo cita también Salmo 110:4 al explicar el puesto importante que desempeña el Hijo de Dios como “sacerdote para siempre a la manera de Melquisedec”. Al igual que el Melquisedec de la antigüedad, quien en el registro bíblico aparece “sin padre, sin madre, sin genealogía, sin tener principio de días ni fin de vida”, Jesús es Rey y también “sacerdote perpetuamente” para administrar los beneficios eternos de su sacrificio de rescate a todos los que obedientemente se someten a su gobernación. (Heb. 5:6, 10; 6:20; 7:1-21.) A este mismo Rey-Sacerdote se refiere Pablo al citar Salmo 45:6, 7: “Dios es tu trono para siempre jamás, y el cetro de tu reino es el cetro de rectitud. Amaste la justicia, y odiaste el desafuero. Por eso Dios, tu Dios, te ungió con el aceite de alborozo más que a tus socios”. (Heb. 1:8, 9.) A medida que Pablo cita de las Escrituras Hebreas y muestra que se cumplieron en Cristo Jesús, vemos para nuestro esclarecimiento cómo encuadran en su lugar las partes del modelo divino. 26 Como lo muestra claramente la carta a los hebreos, Abrahán esperaba el Reino, “la ciudad que tiene fundamentos verdaderos, cuyo edificador y hacedor es Dios”... la ciudad “que pertenece al cielo”. “Por fe” procuró alcanzar el Reino e hizo grandes sacrificios para poder alcanzar sus bendiciones mediante “una resurrección mejor”. ¡Qué ejemplo notable hallamos en el caso de Abrahán y todos aquellos otros hombres y mujeres de fe... la “tan grande nube de testigos” que Pablo describe en el capítulo 11 de Hebreos! Mientras leemos este registro, nuestro corazón se regocija y salta de gozo, a la vez que apreciamos el privilegio y la esperanza que tenemos y que también tuvieron aquellos fieles hombres y mujeres de integridad. Esto nos anima a ‘correr con aguante la carrera que está puesta delante de nosotros’ (11:8, 10, 16, 35; 12:1). 27 Tras citar de la profecía de Ageo, Pablo llama atención a esta promesa de Dios: “Todavía una vez más pondré en conmoción no solo la tierra, sino también el cielo”. (Heb. 12:26; Ageo 2:6.) Sin embargo, el Reino de Dios mediante Cristo Jesús, la Descendencia, permanecerá para siempre. “Por eso, puesto que hemos de recibir un reino que no puede ser sacudido, continuemos teniendo bondad inmerecida, por la cual podamos rendir a Dios servicio sagrado de manera acepta, con temor piadoso y reverencia.” Este registro conmovedor nos asegura que Cristo aparece por segunda vez “aparte del pecado y a los que lo están esperando con intenso anhelo para la salvación de ellos”. Mediante él, pues, “ofrezcamos siempre a Dios sacrificio de alabanza, es decir, el fruto de labios que hacen declaración pública de su nombre”. Que el gran nombre de Jehová Dios sea santificado para siempre mediante su Rey-Sacerdote, Jesucristo. (Heb. 12:28; 9:28; 13:15.)

Núm. 1: Hebreos 4:1-16 Núm. 2: ¿Cómo demostramos que tenemos “la sabiduría de arriba”? (Sant. 3:17,18) *** w08 3/15 págs. 24-25 “¿Quién es sabio y entendido entre ustedes?” *** CUALIDADES QUE LOS SABIOS PROCURAN DEMOSTRAR
17 Léase Santiago 3:17. Hablemos ahora de algunas de las cualidades que son resultado de “la sabiduría de arriba”. Una de ellas es la castidad. La castidad es una virtud que implica pureza, tanto en las acciones como

118

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

en los motivos. Por lo tanto, se espera que los cristianos rechacemos todo lo malo de inmediato, que esa sea nuestra reacción automática. Cuando el médico nos golpea con un martillito el tendón que tenemos justo bajo la rodilla, la pierna se extiende al instante de forma automática. Es un acto reflejo; no nos ponemos a pensar si vamos a realizarlo o no. De igual modo, cuando se presentan tentaciones, el cristiano que tiene el corazón puro y la conciencia educada por la Biblia rechaza automáticamente lo malo (Rom. 12:9). En las Escrituras encontramos ejemplos de personas que reaccionaron de tal modo, como José —el hijo de Jacob— y Jesús (Gén. 39:7-9; Mat. 4:8-10). 18 “La sabiduría de arriba” también nos mueve a ser personas pacíficas, es decir, a evitar las actitudes agresivas y las acciones que perturban la paz. Santiago añade al respecto: “En cuanto al fruto de la justicia, su semilla se siembra en condiciones pacíficas para los que están haciendo la paz” (Sant. 3:18). Fijémonos en la expresión “los que están haciendo la paz”. ¿Somos conocidos en la congregación como personas que promueven la paz o, más bien, que la perturban? ¿Discutimos con frecuencia y ofendemos a los demás? ¿Nos molestamos por cualquier cosa? ¿Insistimos en que se nos acepte como somos, o nos esforzamos humildemente por eliminar rasgos de nuestra personalidad que molestan, y con razón, a otras personas? ¿Tenemos fama de que hacemos lo posible por promover la paz y de que enseguida perdonamos y olvidamos los errores ajenos? Si nos hacemos un autoexamen sincero, tal vez descubramos que debemos mejorar en esta manifestación de “la sabiduría de arriba”. 19 Santiago dijo que “la sabiduría de arriba” también se refleja en un carácter razonable. ¿Se nos conoce por nuestra disposición a ceder cuando no hay principios bíblicos en juego y por no insistir en que se hagan las cosas a nuestra manera? ¿Se nos considera personas agradables y accesibles? Todo eso es una indicación de que hemos aprendido a ser razonables. 20 Si todos nos esforzamos por demostrar a mayor grado las cualidades que Santiago mencionó, reinará la armonía en la congregación (Sal. 133:1-3). En efecto, cuando somos apacibles, pacíficos y razonables, mejoran las relaciones entre nosotros. Además, demostramos que tenemos “la sabiduría de arriba”. Pero hay otro factor que nos ayuda a cultivar tales cualidades: ver a los demás como los ve Jehová. En el siguiente artículo se tratará ese tema.

Núm. 3: ¿Es amar a nuestro semejante lo que en realidad cuenta? (rs pág. 314 párr. 2) *** rs pág. 314 párr. 2 Religión *** ¿Es el amar a nuestro semejante lo que en realidad cuenta?

No cabe la menor duda de que tal amor es importante (Rom. 13:8-10). Pero el ser cristiano exige más que sencillamente ser bondadoso con nuestro prójimo. Jesús dijo que un rasgo sobresaliente que identificaría a sus verdaderos discípulos sería el amor que se tendrían unos a otros, que amarían a sus compañeros de creencia (Juan 13:35). La Biblia recalca la importancia de esto muchas veces (Gál. 6:10; 1 Ped. 4:8; 1 Juan 3:14, 16, 17). Sin embargo, Jesús mostró que más importante aún es nuestro amor a Dios mismo, el cual se manifiesta mediante nuestra obediencia a sus mandamientos (Mat. 22:35-38; 1 Juan 5:3). Para mostrar dicho amor, tenemos que estudiar la Biblia y poner en práctica lo que ella dice, y reunirnos con otros siervos de Dios para adorar.

EMT 2013

119

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Noviembre
18 de Nov. Lectura de la Biblia: Hebreos 9-13 Núm. 1: Hebreos 10:19-39 Núm. 2: ¿Es tener una relación personal con Dios lo que realmente importa? (rs pág. 314 párrs. 3, 4) Núm. 3: ¿Cómo podemos consolar a los demás? (Rom. 15:4; 2 Cor. 1:3,4) Lectura de la Biblia: Hebreos 9-13 *** w08 10/15 pág. 32 párrs. 2-5 Puntos sobresalientes de las cartas a Tito, Filemón y los Hebreos *** Respuestas a preguntas bíblicas:

9:16. ¿Quién es el “humano que hace el [nuevo] pacto”? Jehová es el Originador del nuevo pacto, mientras que Jesús es el “humano que hace el pacto”. Jesús es el Mediador de ese pacto, y con su muerte suministró el sacrificio que le daría validez (Luc. 22:20; Heb. 9:15). 11:10, 13-16. ¿Qué “ciudad” esperaba Abrahán? No era una ciudad literal, sino simbólica. Él esperaba la “Jerusalén celestial”, compuesta por Cristo Jesús y los 144.000 cogobernantes en su gloria celestial. A estos también se les llama “la santa ciudad, la Nueva Jerusalén” (Heb. 12:22; Rev. 14:1; 21:2). Abrahán anhelaba vivir bajo la gobernación del Reino de Dios. 12:2. ¿Qué era “el gozo que fue puesto delante de [Jesús]” por el que “aguantó un madero de tormento”? El gozo de ver lo que lograría su ministerio, a saber, santificar el nombre de Jehová, vindicar su soberanía y rescatar a la humanidad de la muerte. Jesús también tenía la vista fija en el galardón de gobernar como Rey y servir de Sumo Sacerdote para nuestro beneficio. 13:20. ¿Por qué se dice que el nuevo pacto es “eterno”? Hay tres razones: 1) nunca será reemplazado; 2) lo que logre será permanente, y 3) las “otras ovejas” seguirán beneficiándose de él después del Armagedón (Juan 10:16). 12:3, 4. Cuando atravesemos pruebas menores u oposición poco severa, no nos ‘cansemos ni desfallezcamos en nuestras almas’. Antes bien, esforcémonos por progresar hacia la madurez y mejorar nuestra capacidad de aguantar las adversidades. Decidámonos a resistir “hasta la sangre”, es decir, hasta la muerte (Heb. 10:36-39). 12:13-15. No debemos permitir que ninguna “raíz venenosa”, o sea, nadie de la congregación que critique la manera como se hacen las cosas, impida que ‘hagamos sendas rectas para nuestros pies’. 12:26-28. Las “cosas que han sido hechas” por alguien ajeno a Dios —como el sistema de cosas actual y el “cielo” malvado— serán sacudidas y destruidas. Cuando eso ocurra, solo permanecerán “las cosas que no son sacudidas”, a saber, el Reino y los que lo apoyan. De ahí la importancia de que proclamemos con celo el Reino y vivamos en armonía con sus normas. 13:7, 17. Tener presente esta exhortación de ser obedientes y sumisos a los superintendentes de la congregación nos ayudará a mostrar siempre un espíritu colaborador.

Lecciones para nosotros:

Núm. 1: Hebreos 10:19-39 Núm. 2: ¿Es tener una relación personal con Dios lo que realmente importa? (rs pág. 314 párrs. 3, 4) *** rs pág. 314 párrs. 3, 4 Religión *** ¿Es el tener una relación personal con Dios lo que realmente importa?

Por supuesto que tal relación es importante. El sencillamente asistir a los servicios religiosos de manera formalista no puede tomar el lugar de dicha relación. Pero tenemos que ejercer cuidado. ¿Por qué? En el primer siglo, había quienes creían que estaban en buena relación con Dios, pero Jesús mostró que estaban muy equivocados (Juan 8:41-44). El apóstol Pablo escribió acerca de ciertas personas que evidentemente eran celosas en su fe y que obviamente pensaban que estaban en buena relación con Dios, pero que no comprendían lo que realmente se requería para tener la aprobación de Dios. (Rom. 10:2-4.) ¿Podríamos nosotros estar en buena relación personal con Dios si tratáramos sus mandamientos como de poca importancia? Uno de estos es que nos reunamos con regularidad con nuestros compañeros de creencia. (Heb. 10:24, 25.)

Núm. 3: ¿Cómo podemos consolar a los demás? (Rom. 15:4; 2 Cor. 1:3,4) *** w11 10/15 págs. 29-31 Debemos “consolar a todos los que están de duelo” *** CONSOLEMOS A NUESTROS HERMANOS
7 Hoy día es imposible no sufrir algún tipo de inquietud, pues en este mundo reinan la maldad y el dolor. Mientras Dios no lo destruya, seguiremos padeciendo penas y sinsabores. Además, hemos de hacer frente a la

120

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

persecución predicha en las Escrituras, viéndola como una oportunidad de demostrar que somos fieles a Jehová y defendemos su soberanía universal (2 Tim. 3:12). Con la ayuda y el consuelo de nuestro Padre celestial, seremos como los cristianos ungidos de la antigua Tesalónica, quienes fueron ejemplares “a causa del aguante y la fe [...] en todas sus persecuciones y [...] tribulaciones” (léase 2 Tesalonicenses 1:3-5). 8 Jehová siempre concede a sus siervos la fortaleza que necesitan. Tomemos como ejemplo a Elías. Cuando la malvada reina Jezabel amenazó con matarlo, cayó presa del pánico, salió huyendo y llegó a decir que quería morirse. Pero Dios no lo reprendió, sino que amorosamente lo reconfortó y le infundió valor para seguir con su misión profética (1 Rey. 19:1-21). Ciertamente, Jehová siempre conforta a su pueblo, y así lo demuestra la historia de los cristianos del siglo primero. En efecto, en un pasaje leemos: “La congregación por toda Judea y Galilea y Samaria entró en un período de paz, siendo edificada; y como andaba en el temor de Jehová y en el consuelo del espíritu santo, siguió multiplicándose” (Hech. 9:31). ¡Qué maravilloso es saber que nosotros, al igual que ellos, contamos con “el consuelo del espíritu santo”! 9 Algo que también nos reconforta a los cristianos es estudiar el ejemplo de Jesús y seguir sus pasos. Él mismo dijo: “Vengan a mí, todos los que se afanan y están cargados, y yo los refrescaré. Tomen sobre sí mi yugo y aprendan de mí, porque soy de genio apacible y humilde de corazón, y hallarán refrigerio para sus almas. Porque mi yugo es suave y mi carga es ligera” (Mat. 11:28-30). Como bien sabemos, Cristo trataba a los demás de un modo muy edificante y amoroso. Y el hecho de repasar su ejemplo y luego esforzarnos por imitarlo refresca nuestro ánimo, aliviándonos de las tensiones del diario vivir. 10 Otra fuente de consuelo es nuestra hermandad. En particular, los superintendentes cristianos son una gran ayuda para quienes afrontan situaciones difíciles. Bien dijo el discípulo Santiago: “¿Hay alguno [espiritualmente] enfermo entre ustedes? Que llame a sí a los ancianos de la congregación, y que ellos oren sobre él”. ¿Cuáles serán los resultados? “La oración de fe sanará al indispuesto, y Jehová lo levantará. También, si hubiera cometido pecados, se le perdonará.” (Sant. 5:14, 15.) Por supuesto, todos los miembros de la congregación podemos animarnos unos a otros. 11 Hay problemas que las mujeres prefieren tratar entre ellas. Las hermanas maduras y experimentadas tienen la oportunidad de dar excelentes consejos a las más jóvenes, pues probablemente ya han pasado por situaciones parecidas. Su actitud compasiva y sus cualidades femeninas son de gran valor (léase Tito 2:3-5). Claro, es igualmente necesario que los ancianos y otros cristianos “hablen confortadoramente a las almas abatidas” de la congregación (1 Tes. 5:14, 15). No hay que olvidar que Dios “nos consuela en toda nuestra tribulación” con un propósito: “para que nosotros podamos consolar a los que se hallan en cualquier clase de tribulación” (2 Cor. 1:4). 12 Las reuniones cristianas, con sus edificantes explicaciones bíblicas, siempre han sido una fuente de consuelo muy importante. Así, leemos que Judas y Silas “animaron a los hermanos con muchos discursos, y los fortalecieron” (Hech. 15:32). Además, tanto antes como después de las reuniones tenemos conversaciones que nos reconfortan. Por eso, si estamos atravesando problemas, no nos alejemos de los hermanos, pues no vamos a mejorar nada haciéndolo (Pro. 18:1). Por el contrario, sigamos esta exhortación inspirada del apóstol Pablo: “Considerémonos unos a otros para incitarnos al amor y a las obras excelentes, sin abandonar el reunirnos, como algunos tienen por costumbre, sino animándonos unos a otros, y tanto más al contemplar ustedes que el día se acerca” (Heb. 10:24, 25).

LA PALABRA DE DIOS ES NUESTRA FUENTE DE CONSUELO
13 Sin importar si llevamos tiempo bautizados o apenas estamos dando los primeros pasos para aprender de Jehová y sus propósitos, todos disponemos de una gran fuente de alivio: la Biblia. Así lo indicó Pablo: “Todas las cosas que fueron escritas en tiempo pasado fueron escritas para nuestra instrucción, para que mediante nuestro aguante y mediante el consuelo de las Escrituras tengamos esperanza” (Rom. 15:4). La Palabra de Dios infunde ánimo al cristiano y lo capacita para que “sea enteramente competente y esté completamente equipado para toda buena obra” (2 Tim. 3:16, 17). ¡Cuánto nos reconforta conocer los propósitos divinos y contar con una esperanza firme para el futuro! Por consiguiente, demos buen uso a las Escrituras y las publicaciones que las explican. Sin lugar a dudas, recibiremos consuelo y muchos otros beneficios. 14 Jesús nos dejó un magnífico ejemplo. Él utilizó la Palabra de Dios para instruir y consolar al prójimo. Después de resucitar, se apareció a dos de sus discípulos y les estuvo “abriendo por completo las Escrituras”, llegándoles al corazón con sus explicaciones (Luc. 24:32). El apóstol Pablo supo imitar el excelente ejemplo de Cristo. En numerosas ocasiones “razonó con [sus oyentes] a partir de las Escrituras”. ¿Cómo reaccionaron ellos? Los de Berea “recibieron la palabra con suma prontitud de ánimo, y examinaban con cuidado las Escrituras diariamente” (Hech. 17:2, 10, 11). Sin duda, es muy necesario que leamos la Biblia todos los días. Gracias a ella y a las publicaciones cristianas, encontraremos consuelo y esperanza en estos tiempos tan difíciles.

OTRAS FORMAS DE BRINDAR CONSUELO
15 Hay muchas formas de aliviar las cargas a nuestros hermanos. Por ejemplo, si están limitados por la enfermedad y la vejez y les resulta difícil ir a la tienda, ¿por qué no nos ofrecemos a traerles los alimentos?

EMT 2013

121

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

También podemos interesarnos por quienes necesitan realizar alguna tarea en el hogar brindándoles nuestra ayuda (Fili. 2:4). Asimismo, haremos bien felicitando a todos por su amor, ingenio, valentía, fe o cualquier otra buena cualidad que demuestren. 16 Una excelente forma de consolar a los hermanos mayores es visitarlos y escuchar con atención cuando nos cuenten las vivencias que han tenido y las formas en que han experimentado la bendición de Jehová sobre su servicio. Es muy posible que los que salgamos fortalecidos seamos nosotros. Cuando vamos a verlos, podemos leerles de la Biblia o de nuestras publicaciones cristianas. Sería muy adecuado repasar juntos el artículo del Estudio de La Atalaya o la lección del Estudio Bíblico de la Congregación que se esté examinando esa semana. Otra opción sería ver juntos un DVD bíblico, o leerles o relatarles animadoras experiencias de nuestras publicaciones. 17 Cuando vemos que un cristiano anda necesitado de consuelo, podemos mencionarlo por nombre en nuestras oraciones privadas (Rom. 15:30; Col. 4:12). Sea que nos preocupemos por ayudar a otros o que nos enfrentemos a problemas personales, debemos actuar con igual fe y convicción que el salmista que cantó: “Arroja tu carga sobre Jehová mismo, y él mismo te sustentará. Nunca permitirá que tambalee el justo” (Sal. 55:22). Si somos leales a Dios, él siempre estará a nuestro lado para apoyarnos y reconfortarnos. 18 En la antigüedad, Jehová dijo a sus siervos: “Yo... yo mismo soy Aquel que está consolándolos” (Isa. 51:12). Hoy, él también nos alienta, al tiempo que bendice nuestros esfuerzos por fortalecer con nuestras palabras y obras a quienes se encuentran tristes. Independientemente de que esperemos vivir en el cielo o en la Tierra, todos recibimos ánimo al leer lo que les dijo Pablo a sus compañeros ungidos: “Que nuestro Señor Jesucristo mismo y Dios nuestro Padre, que nos amó y dio consuelo eterno y buena esperanza por medio de bondad inmerecida, consuelen sus corazones y los hagan firmes en todo buen hecho y buena palabra” (2 Tes. 2:16, 17).

122

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Noviembre
25 de Nov. Lectura de la Biblia: Santiago 1-5 Núm. 1: Santiago 1:22–2:13 Núm. 2: ¿Qué significa que el amor echa fuera el temor? (1 Juan 4:16-18) Núm. 3: ¿Por qué no basta con leer la Biblia? (rs pág. 314 párr. 5–pág. 315 párr. 1) Lectura de la Biblia: Santiago 1-5 *** w08 11/15 pág. 20 - pág. 21 Puntos sobresalientes de las cartas de Santiago y Pedro *** DIOS DA SABIDURÍA A QUIENES SE LA PIDEN CON FE (SANT. 1:1–5:20)
“Feliz es el hombre que sigue aguantando la prueba —escribe Santiago—, porque al llegar a ser aprobado recibirá la corona de la vida.” Jehová nos ayudará a aguantar las pruebas dándonos sabiduría, pero debemos pedírsela con fe (Sant. 1:5-8, 12). Santiago señala que también los maestros de la congregación necesitan fe y sabiduría. Luego advierte a sus hermanos que la lengua, aunque es pequeña, puede manchar todo el cuerpo, y los previene contra las tendencias mundanas que pueden perjudicar su relación con Dios. También explica lo que debe hacer un cristiano enfermo espiritualmente a fin de recuperarse (Sant. 3:1, 5, 6; 5:14, 15).

Respuestas a preguntas bíblicas:

2:13. ¿Por qué dijo Santiago que “la misericordia se alboroza triunfalmente sobre el juicio”? Cuando tengamos que rendirle cuentas a Dios, él recordará nuestras obras de misericordia y nos perdonará mediante el sacrificio redentor de su Hijo (Rom. 14:12). ¿Verdad que vale la pena esforzarnos por ser misericordiosos? 4:5. ¿Qué texto bíblico está citando Santiago? Aquí Santiago no está citando ningún versículo en concreto. Estas palabras inspiradas por Dios posiblemente se basan en textos como Génesis 6:5; 8:21; Proverbios 21:10 y Gálatas 5:17. 5:20. ¿De quién es el alma que se salva de la muerte? Santiago dice que “el que hace volver a un pecador del error de su camino salvará su alma de la muerte”. Aquí Santiago se está refiriendo al alma del pecador que se ha arrepentido y cambia. El cristiano que lo ayuda lo salva de la muerte espiritual y tal vez de la destrucción eterna. De esta manera, tal cristiano cubre “una multitud de pecados”: los que había cometido el pecador.

1:14, 15. El pecado nace de los malos deseos. Por eso no deberíamos alimentar esos deseos recreándonos en ellos. Concentrémonos, más bien, en las cosas que edifican y llenemos con ellas nuestra mente y corazón (Fili. 4:8). 2:8, 9. El favoritismo va en contra de “la ley real”, la ley del amor. Por eso los cristianos verdaderos no tratamos a nadie con parcialidad. 2:14-26. Nosotros hemos sido “salvados mediante fe”, no “debido a obras” de la Ley mosaica o del cristianismo. Pero no basta con decir que tenemos fe en Dios (Efe. 2:8, 9; Juan 3:16). También debemos actuar de acuerdo con su voluntad. 3:13-17. “La sabiduría de arriba” es muy superior a la sabiduría “terrenal, animal, demoníaca”. Así pues, busquemos la sabiduría de Dios como si fuera un tesoro (Pro. 2:1-5). 3:18, notas. La semilla de las buenas nuevas del Reino “se siembra con paz por los que están haciendo la paz”. Por eso es importante que seamos personas conciliadoras y humildes, y que evitemos las peleas y las discusiones. 5 En cuanto a la autenticidad de Santiago, la carta está incluida en los manuscritos Vaticano núm. 1209, Sinaítico y Alejandrino. Aparece en por lo menos diez catálogos antiguos anteriores al Concilio de Cartago de 397 E.C. Citaron mucho de ella escritores eclesiásticos primitivos. Una profunda armonía interna con lo restante de las Escrituras inspiradas se hace muy patente en los escritos de Santiago.

Lecciones para nosotros:

*** si págs. 249-251 Libro bíblico número 59: Santiago ***

POR QUÉ ES PROVECHOSO
15 Aunque Santiago menciona solamente dos veces el nombre de Jesús (1:1; 2:1), da mucha aplicación práctica a las enseñanzas del Amo, como lo revela una comparación cuidadosa de la carta de Santiago con el Sermón del Monte. A la misma vez, el nombre de Jehová aparece 13 veces (Traducción del Nuevo Mundo), y Sus promesas se destacan como recompensas para los cristianos que conservan la fe (4:10; 5:11). Vez tras vez Santiago

EMT 2013

123

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

toma ilustraciones y citas convenientes de las Escrituras Hebreas para desarrollar su consejo práctico. Identifica la fuente por sus expresiones: “según la escritura”, “se cumplió la escritura” y “la escritura dice”; y pasa a aplicar tales pasajes al modo de vivir cristiano (2:8, 23; 4:5). Al aclarar puntos de consejo y edificar fe en la Palabra de Dios como conjunto armonioso, Santiago hace referencias apropiadas a las obras de fe de Abrahán, a la demostración de fe por Rahab mediante obras, al aguante fiel de Job y al hecho de que Elías dependió de la oración. (Sant. 2:21-25; 5:11, 17, 18; Gén. 22:9-12; Jos. 2:1-21; Job 1:20-22; 42:10; 1 Rey. 17:1; 18:41-45.) 16 Es inestimable el consejo de Santiago de que seamos hacedores de la palabra y no simplemente oidores, que sigamos demostrando la fe por obras de justicia, que hallemos gozo en aguantar diversas pruebas, que sigamos pidiendo sabiduría a Dios, que siempre nos acerquemos a él en oración y que practiquemos la ley real: “Tienes que amar a tu prójimo como a ti mismo”. (Sant. 1:22; 2:24; 1:2, 5; 4:8; 5:13-18; 2:8.) Son enérgicas sus advertencias contra enseñar el error, usar la lengua de manera injuriosa, hacer distinción de clases en la congregación, desear con vehemencia placer sensual y confiar en las riquezas corruptibles (3:1, 8; 2:4; 4:3; 5:1, 5). Santiago dice claramente que la amistad con el mundo equivale a adulterio espiritual y enemistad con Dios, y define la forma práctica de adoración que es limpia a la vista de Dios: “cuidar de los huérfanos y de las viudas en su tribulación, y mantenerse sin mancha del mundo” (4:4; 1:27). Todo este consejo, tan práctico y fácil de entender, es exactamente lo que uno esperaría de esta ‘columna’ de la congregación cristiana primitiva. (Gál. 2:9.) Su bondadoso mensaje queda como guía para los cristianos en nuestros tiempos turbulentos, pues es “sabiduría de arriba”, que produce el “fruto de la justicia”. (Sant. 3:17, 18.) 17 Santiago deseaba ayudar a sus hermanos a alcanzar su meta de vivir en el Reino de Dios. Por eso les da esta exhortación: “Ustedes también ejerzan paciencia; hagan firme su corazón, porque se ha acercado la presencia del Señor”. Ellos son felices si siguen aguantando la prueba, porque la aprobación de Dios significa recibir “la corona de la vida, que Jehová prometió a los que continúan amándolo” (5:8; 1:12). De modo que la promesa de Dios acerca de la corona de la vida —sea vida inmortal en los cielos o vida eterna en la Tierra— se destaca como razón convincente para perseverar en obras de fidelidad. De seguro esta maravillosa carta nos animará a todos a seguir con empeño tras la meta de la vida eterna, sea en el cielo o en el nuevo mundo de Jehová gobernado por la Descendencia relacionada con el Reino, nuestro Señor Jesucristo (2:5). 14 De ahí que cuando el discípulo Santiago escribió a los cristianos ungidos del siglo primero, dirigiera su carta a “las doce tribus que están esparcidas por todas partes”. (Santiago 1:1; Revelación 7:3-8.) Por supuesto, los ciudadanos del nuevo Israel no estaban asignados a tribus específicas. No había una división de doce tribus diferentes en el Israel espiritual como las hubo en el Israel carnal. No obstante, la expresión inspirada de Santiago indica que a los ojos de Jehová el Israel de Dios había reemplazado por completo a las doce tribus del Israel natural. Si un israelita natural llegaba a formar parte de la nueva nación, su ascendencia carnal, aunque fuera de la tribu de Judá o de Leví, no significaba nada. (Gálatas 3:28; Filipenses 3:5, 6.)

*** w95 7/1 pág. 12 párr. 14 Los Testigos cristianos con ciudadanía celestial ***

*** w97 11/15 pág. 24 La fe nos hace pacientes y constantes en la oración *** PARA TODOS NOSOTROS
22 Está claro que la carta de Santiago contiene información de provecho para todos nosotros. Nos enseña cómo hacer frente a las pruebas, nos previene contra el favoritismo y nos insta a practicar obras justas. Santiago nos exhorta a controlar la lengua, a resistir las influencias mundanas y a promover la paz. Sus palabras también deben hacernos pacientes y constantes en la oración. 23 Es cierto que la carta de Santiago se envió en un principio a los cristianos ungidos del siglo primero. Sin embargo, todos debemos permitir que su consejo nos ayude a mantenernos fieles a nuestra fe. Las palabras de Santiago promueven la fe que nos motiva a actuar con decisión en el servicio a Dios. Y esta carta inspirada por Dios produce una fe duradera que nos hace testigos de Jehová pacientes y constantes en la oración hoy, durante “la presencia del Señor” Jesucristo.

Núm. 1: Santiago 1:22–2:13 Núm. 2: ¿Qué significa que el amor echa fuera el temor? (1 Juan 4:16-18) *** w04 10/1 pág. 29 Preguntas de los lectores *** Cuando el apóstol Juan escribió que “el amor perfecto echa fuera el temor”, ¿qué quiso decir con “amor perfecto”? ¿Y qué “temor” se echa fuera?

“No hay temor en el amor —escribió el apóstol Juan—, sino que el amor perfecto echa fuera el temor, porque el temor ejerce una restricción. En verdad, el que está bajo temor no ha sido perfeccionado en el amor.” (1 Juan 4:18.)

124

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Según el contexto, Juan hablaba de la franqueza de expresión, específicamente de la relación entre el amor a Dios y la franqueza de expresión para con él. Esta conclusión se desprende de lo que leemos en el versículo 17: “Así es como el amor ha sido perfeccionado con nosotros, para que tengamos franqueza de expresión en el día del juicio”. La intensidad con la que el cristiano ama a Dios y percibe el amor de Dios hacia él influye directamente en el grado de franqueza de expresión que tiene al dirigirse a Jehová en oración. La expresión “amor perfecto” es significativa, pues en la Biblia la palabra “perfecto” no siempre significa perfección en sentido absoluto, es decir, hasta el máximo grado, sino en sentido relativo. Por ejemplo, en su Sermón del Monte, Jesús dijo: “Ustedes, en efecto, tienen que ser perfectos, como su Padre celestial es perfecto”. Lo que Jesús quiso enseñar a sus seguidores es que si solo amaban a quienes los amaban a ellos, su amor sería incompleto, deficiente y defectuoso. Debían perfeccionar o hacer pleno su amor amando incluso a sus enemigos. De igual manera, cuando Juan escribió acerca del “amor perfecto”, se refería a un amor sincero a Dios, plenamente desarrollado y que abarcase todo aspecto de la vida (Mateo 5:46-48; 19:20, 21). Cuando el cristiano se dirige a Dios en oración, es muy consciente de su pecaminosidad e imperfección. Sin embargo, si ama a Dios plenamente y con la misma intensidad percibe que Jehová lo ama, no teme que se le condene o rechace. Al contrario, expresa con franqueza lo que hay en su corazón y pide perdón sobre la base del sacrificio redentor que Dios, por amor, suministró mediante Jesucristo. Está seguro de que Dios oye favorablemente sus peticiones. ¿Cómo podemos ser ‘perfeccionados en el amor’ y así ‘echar fuera el temor’ a ser condenados o rechazados? “Cualquiera que sí observa [la] palabra [de Dios], verdaderamente en esta persona el amor a Dios ha sido perfeccionado”, dijo el apóstol Juan (1 Juan 2:5). Medite en lo siguiente: si Dios nos ama a pesar de que somos pecadores, ¿no nos amará aún más si nos arrepentimos de verdad y ‘observamos su palabra’ con diligencia? (Romanos 5:8; 1 Juan 4:10.) En realidad, mientras nos mantengamos fieles, podemos tener la misma seguridad que tenía Pablo cuando dijo acerca de Dios: “El que ni aun a su propio Hijo perdonó, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿por qué no nos dará bondadosamente también con él todas las demás cosas?” (Romanos 8:32)

Núm. 3: ¿Por qué no basta con leer la Biblia? (rs pág. 314 párr. 5–pág. 315 párr. 1) *** rs pág. 314 párr. 5 pág. 315 párr. 1 Religión *** ¿Basta con que leamos personalmente la Biblia?

Es cierto que muchas personas pueden adquirir gran cantidad de conocimiento mediante leer la Biblia personalmente. Si su motivo es aprender la verdad acerca de Dios y Sus propósitos, lo que están haciendo es muy loable (Hech. 17:11). Pero, seamos honrados con nosotros mismos: ¿vamos a captar en verdad el significado pleno de todo ello sin ninguna ayuda? La Biblia habla de un hombre que ocupaba una posición prominente, pero que fue lo suficientemente humilde como para reconocer que necesitaba ayuda para comprender la profecía bíblica. Le prestó tal ayuda un miembro de la congregación cristiana. (Hech. 8:26-38; compárese esto con otras referencias a Felipe en Hechos 6:1-6; 8:5-17.) Por supuesto, si alguien lee la Biblia pero no pone en práctica en su vida lo que la Biblia dice, eso le es de poco provecho. Si cree en ella y obra en armonía con ella, se asocia con los siervos de Dios en las reuniones regulares de congregación (Heb. 10:24, 25). También se une a ellos en compartir las “buenas nuevas” con otras personas. (1 Cor. 9:16; Mar. 13:10; Mat. 28:19, 20.)

EMT 2013

125

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Diciembre
2 de Dic. Lectura de la Biblia: 1 Pedro 1 a 2 Pedro 3 Núm. 1: 1 Pedro 2:18–3:7 Núm. 2: La religión verdadera basa sus enseñanzas en la Biblia y da a conocer el nombre de Dios (rs pág. 315 párrs. 2, 3) Núm. 3: ¿Por qué estamos seguros de que Jesús es el Mesías? (Luc. 24:44; Gál. 4:4) Lectura de la Biblia: 1 Pedro 1 a 2 Pedro 3 *** w08 11/15 pág. 21 - pág. 22 Puntos sobresalientes de las cartas de Santiago y Pedro *** “SÓLIDOS EN LA FE” (1 PED. 1:1–5:14)
Pedro les recuerda a sus hermanos que tienen “una esperanza viva”: recibir su herencia celestial. Les dice: “Ustedes son ‘una raza escogida, un sacerdocio real, una nación santa’”. Después de darles consejos específicos sobre la sumisión, los exhorta a ser “de un mismo ánimo y parecer, compartiendo sentimientos como compañeros, teniendo cariño fraternal, siendo tiernamente compasivos, de mente humilde” (1 Ped. 1:3, 4; 2:9; 3:8). Puesto que “el fin [del sistema judío] se ha acercado”, Pedro recomienda a sus hermanos que sean “de juicio sano” y “vigilantes en cuanto a oraciones”. Y añade: “Mantengan su juicio, sean vigilantes. [...] Pónganse en contra de [Satanás], sólidos en la fe” (1 Ped. 4:7; 5:8, 9). 3:20-22. ¿Qué papel desempeña el bautismo en nuestra salvación? Aunque el bautismo es indispensable para la salvación, lo que en realidad nos salva es “la resurrección de Jesucristo”. Por lo tanto, los que se bauticen deben tener fe en que la salvación solo es posible porque el Hijo de Dios entregó su vida como sacrificio y fue resucitado. También deben creer que “está a la diestra de Dios” y que tiene autoridad sobre vivos y muertos. El bautismo motivado por esta clase de fe fue prefigurado por el hecho de que ocho personas “fueron llevadas a salvo a través del agua”. 4:6. ¿Quiénes eran “los muertos” a los que se les declararon las buenas nuevas? Eran los que antes de escuchar las buenas nuevas “estaban muertos en sus ofensas y pecados”, es decir, muertos espiritualmente (Efe. 2:1). Cuando aceptaron las buenas nuevas, empezaron a vivir en sentido espiritual. 1:7. Para que nuestra fe sea de calidad, hay que ponerla a prueba. Esa clase de fe es la que conserva “viva el alma” (Heb. 10:39). Nunca retrocedamos ante las pruebas de fe. 1:10-12. Los ángeles deseaban entender las profundas verdades espirituales sobre la congregación cristiana ungida, acerca de las cuales habían escrito los profetas de la antigüedad. Sin embargo, estas verdades no se comprendieron hasta que Jehová formó la congregación cristiana (Efe. 3:10). Sigamos el ejemplo de los ángeles e investiguemos “las cosas profundas de Dios” (1 Cor. 2:10). 2:21. Al igual que Jesús, nuestro Modelo, debemos estar dispuestos a sufrir hasta la muerte a fin de apoyar la soberanía de Jehová. 5:6, 7. Si le expresamos a Jehová nuestras inquietudes, él nos ayudará a dar prioridad a la adoración verdadera y a no preocuparnos demasiado por el futuro (Mat. 6:33, 34).

Respuestas a preguntas bíblicas:

Lecciones para nosotros:

“EL DÍA DE JEHOVÁ VENDRÁ” (2 PED. 1:1–3:18)
“La profecía no fue traída en ningún tiempo por la voluntad del hombre —escribe Pedro—, sino que hombres hablaron de parte de Dios al ser llevados por espíritu santo.” Si prestamos atención a la palabra profética, no nos corromperán los “falsos maestros” ni ninguna otra persona (2 Ped. 1:21; 2:1-3). “En los últimos días vendrán burlones con su burla”, advierte Pedro. Pero “el día de Jehová vendrá como ladrón”. El apóstol concluye su carta con consejos para los que esperan y tienen “muy presente la presencia del día de Jehová” (2 Ped. 3:3, 10-12). 1:16-19. ¿Quién es “el lucero”? ¿Cuándo se levanta? ¿Cómo sabemos que esto ya ha ocurrido? “El lucero” es Jesucristo después de ser coronado rey (Rev. 22:16). En 1914, Jesús se “levantó” ante toda la creación como Rey Mesiánico, anunciando el amanecer de un nuevo día. La transfiguración que presenció Pedro fue una vista por anticipado de la gloria y el poder real de Jesús y puso de relieve lo confiable que es la palabra profética de

Respuestas a preguntas bíblicas:

126

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Dios (Mar. 9:1-3). Si prestamos atención a esta palabra, se iluminarán nuestros corazones y sabremos que el Lucero se ha levantado. 2:4. ¿Qué es el “Tártaro”? ¿Cuándo fueron arrojados en él los ángeles rebeldes? El Tártaro es una condición restringida en la que se pone a algunas criaturas espirituales, no a los seres humanos. Es un estado mental de densa oscuridad espiritual con respecto al magnífico propósito de Dios. Quienes están en ese estado no tienen ninguna esperanza para el futuro. Dios arrojó al Tártaro a los ángeles desobedientes del tiempo de Noé, y estos permanecerán en esa condición degradada hasta el día en que sean destruidos. 3:17. ¿Qué conocimiento tenían de antemano los cristianos? Aquí Pedro se estaba refiriendo a la presciencia, es decir, al conocimiento de los sucesos futuros que habían recibido por inspiración él y otros escritores bíblicos. Claro, aquel conocimiento no era absoluto, de modo que los primeros cristianos no conocían todos los detalles del futuro. Pero sí tenían una idea general de lo que podían esperar.

1:2, 5-7. Si nos esforzamos por cultivar fe, aguante y devoción piadosa, no solo tendremos más “conocimiento exacto de Dios y de Jesús”, sino que no nos haremos “inactivos o infructíferos” (2 Ped. 1:8). 1:12-15. Para estar “firmemente establecidos en la verdad”, necesitamos que se nos recuerden constantemente los principios bíblicos. Por eso son tan provechosos el estudio, la lectura de la Biblia y las reuniones. 2:2. Debemos tener cuidado para que nuestra conducta nunca manche el nombre de Jehová y de su organización (Rom. 2:24). 2:4-9. Por lo que ha hecho en el pasado, podemos estar seguros de que “Jehová sabe librar de la prueba a personas de devoción piadosa, pero reservar a personas injustas para el día del juicio para que sean cortadas de la existencia”. 2:10-13. Aunque “los gloriosos” (los superintendentes cristianos) tienen defectos y se equivocan, no debemos hablar mal de ellos (Heb. 13:7, 17). 3:2-4, 12. Si prestamos atención a “los dichos hablados previamente por los santos profetas” y al “mandamiento del Señor y Salvador”, no olvidaremos lo cerca que está el día de Jehová. 3:11-14. Quienes estamos “esperando y teniendo muy presente la presencia del día de Jehová” debemos 1) tener una conducta santa y mantenernos puros en sentido físico, mental, moral y espiritual; 2) abundar en obras que reflejen “devoción piadosa”, como predicar el Reino y hacer discípulos; 3) luchar para estar “inmaculados”, es decir, para que el mundo no manche nuestra conducta y personalidad; 4) asegurarnos de que nuestras intenciones siempre sean nobles y así vivir “sin tacha”, y 5) estar “en paz” con Dios, con nuestros hermanos y con las demás personas.

Lecciones para nosotros:

Núm. 1: 1 Pedro 2:18–3:7 Núm. 2: La religión verdadera basa sus enseñanzas en la Biblia y da a conocer el nombre de Dios (rs pág. 315 párrs. 2, 3) *** rs pág. 315 párrs. 2, 3 Religión *** ¿Cómo puede alguien saber cuál religión es la verdadera?

1) ¿En qué se basan sus enseñanzas? ¿Provienen de Dios, o son mayormente de los hombres? (2 Tim. 3:16; Mar. 7:7.) Pregunte, por ejemplo: ¿Dónde en la Biblia se enseña que Dios sea una Trinidad? ¿Dónde dice que el alma humana sea inmortal? 2) Considere si está dando a conocer el nombre de Dios. Jesús dijo en oración a Dios: “He puesto tu nombre de manifiesto a los hombres que me diste del mundo” (Juan 17:6). Declaró: “Es a Jehová tu Dios que tienes que adorar, y es a él solo que tienes que rendir servicio sagrado” (Mat. 4:10). ¿Le ha enseñado a uno su religión que ‘es a Jehová a quien se tiene que adorar’? ¿Ha llegado uno a conocer a la Persona a quien se identifica con ese nombre —sus propósitos, sus actividades, sus cualidades— de modo que sienta que puede acercarse a él?

Núm. 3: ¿Por qué estamos seguros de que Jesús es el Mesías? (Luc. 24:44; Gál. 4:4) *** si págs. 102-103 párr. 11 Libro bíblico número 19: Salmos ***
11 Llegamos a la prueba más convincente de autenticidad cuando citamos a Jesús, el Señor resucitado, quien dijo a sus discípulos: “Estas son mis palabras que les hablé [...] que todas las cosas escritas en la ley de Moisés y en los Profetas y en los Salmos acerca de mí tenían que cumplirse”. Ahí Jesús agrupaba en un todo las Escrituras Hebreas al estilo acostumbrado y bien conocido de los judíos. Su referencia a los Salmos abarcaba todo el tercer grupo de Escrituras, llamado Hagiógrafos (o Escritos Santos), del cual los Salmos eran el primer libro. Confirma esto lo que él dijo pocas horas antes a los dos discípulos que iban hacia Emaús, cuando “les interpretó cosas referentes a él en todas las Escrituras”. (Luc. 24:27, 44.)

EMT 2013

127

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático
*** si pág. 192 párr. 31 Libro bíblico número 42: Lucas ***

2013

Finalmente, después de su resurrección Jesús hace que los discípulos vean claramente la importancia de todas las Escrituras Hebreas. “En seguida les dijo: ‘Estas son mis palabras que les hablé mientras todavía estaba con ustedes, que todas las cosas escritas en la ley de Moisés y en los Profetas y en los Salmos acerca de mí tenían que cumplirse’. Entonces les abrió la mente por completo para que captaran el significado de las Escrituras.” (Luc. 24:44, 45.) Al igual que aquellos primeros discípulos de Jesucristo, nosotros también podemos recibir iluminación y adquirir una fe firme si prestamos atención a los cumplimientos de las Escrituras Hebreas, explicados con tanta exactitud por Lucas y los demás escritores de las Escrituras Griegas Cristianas.

*** w98 9/15 págs. 13-14 Los tiempos y sazones pertenecen a Jehová *** ‘CUANDO LLEGÓ EL TIEMPO’
14 Jehová había fijado un tiempo para la venida de su Hijo unigénito a la Tierra como Mesías. Pablo escribió: “Cuando llegó el límite cabal del tiempo, Dios envió a su Hijo, que vino a ser procedente de una mujer y que llegó a estar bajo ley” (Gálatas 4:4). Así se cumplió la promesa de Dios de enviar una Descendencia, es decir, a ‘Siló, a quien pertenecerá la obediencia de los pueblos’ (Génesis 3:15; 49:10). 15 Los profetas de Dios —hasta los ángeles— esperaban la “sazón” en que aparecería en la Tierra el Mesías y se haría posible la salvación de la humanidad pecadora. “Respecto a esta misma salvación —dijo Pedro—, los profetas que profetizaron acerca de la bondad inmerecida que había de ser para ustedes hicieron una indagación diligente y una búsqueda cuidadosa. Siguieron investigando qué época en particular, o qué suerte de época, indicaba respecto a Cristo el espíritu que había en ellos cuando este de antemano daba testimonio acerca de los sufrimientos para Cristo y acerca de las glorias que habían de seguir a estos. [...] En estas mismas cosas los ángeles desean mirar con cuidado.” (1 Pedro 1:1-5, 10-12.) 16 Mediante su profeta Daniel, un hombre de fe inquebrantable, Jehová dio una profecía que hablaba de “setenta semanas”. Esa profecía permitiría saber a los judíos del siglo primero que se acercaba la venida del prometido Mesías. La predicción decía en parte: “Desde la salida de la palabra de restaurar y reedificar a Jerusalén hasta Mesías el Caudillo, habrá siete semanas, también sesenta y dos semanas” (Daniel 9:24, 25). Los eruditos judíos, católicos y protestantes concuerdan en general en que las “semanas” mencionadas son semanas de años. Las 69 “semanas” (483 años) de Daniel 9:25 empezaron en 455 a.E.C., cuando el rey persa Artajerjes autorizó a Nehemías a “restaurar y reedificar a Jerusalén” (Nehemías 2:1-8). Terminaron cuatrocientos ochenta y tres años más tarde: en 29 E.C., cuando Jesús fue bautizado y ungido con espíritu santo, convirtiéndose de este modo en el Mesías o Cristo (Mateo 3:13-17). 17 No puede decirse si los judíos del siglo primero sabían exactamente cuándo habían empezado los cuatrocientos ochenta y tres años. No obstante, para el principio del ministerio de Juan el Bautista, ‘el pueblo estaba en expectación, y todos razonaban en sus corazones acerca de Juan: “¿Acaso será él el Cristo?”’ (Lucas 3:15). Algunos comentaristas de la Biblia relacionan esta expectativa con la profecía de Daniel. Matthew Henry escribió sobre ese versículo: “Se nos dice aquí [...] que, con ocasión del ministerio y bautismo de Juan, la gente pensó en el Mesías, y pensó que estaba a las puertas. [...] Las setenta semanas de Daniel estaban expirando”. El Manual bíblico francés, de Vigouroux, Bacuez y Brassac, dice: “Se sabía que las setenta semanas de años fijadas por Daniel tocaban a su término; y nadie se extrañaba de oír decir a Juan el Bautista que el reino de Dios estaba cerca” (ortografía actualizada). El erudito judío Abba Hillel Silver escribió que, según “la cronología popular” de aquel tiempo, se esperaba “al Mesías aproximadamente para el segundo cuarto del siglo primero de la era común”.

128

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Diciembre
9 de Dic. Lectura de la Biblia: 1 Juan 1 a Judas Núm. 1: 1 Juan 5:1-21 Núm. 2: ¿Cómo debemos recordar a Jesucristo? (Luc. 1:32, 33; Juan 17:3) Núm. 3: La religión verdadera muestra fe genuina en Jesucristo (rs pág. 315 párr. 4) Lectura de la Biblia: 1 Juan 1 a Judas *** w08 12/15 págs. 27-29 Puntos sobresalientes de las cartas de Juan y de Judas *** SIGAN EN EL CAMINO DE LA LUZ, EL AMOR Y LA FE (1 JUAN 1:1–5:21)
Juan dirige su primera carta a la entera asociación de los que están en unión con Cristo y suministra buenos consejos para ayudarlos a resistir la apostasía y a mantenerse firmes a favor de la verdad y la justicia. También destaca la importancia de seguir el camino de la luz, el amor y la fe. Juan escribe: “Si andamos en la luz, como [Dios] mismo está en la luz, [...] tenemos participación unos con otros”. Y tomando en cuenta que Dios es la Fuente del amor, el apóstol dice: “Continuemos amándonos unos a otros”. Además, señala que mientras que “el amor de Dios” nos mueve a “observ[ar] sus mandamientos”, “nuestra fe” en Jehová, en su Palabra y en su Hijo nos ayuda a vencer al mundo (1 Juan 1:7; 4:7; 5:3, 4).

Respuestas a preguntas bíblicas:

2:2; 4:10. ¿En qué sentido es Jesús “un sacrificio propiciatorio”? “Propiciatorio” es aquello que sirve para “aplacar la justicia divina y tener a Dios propicio”, es decir, favorable. Jesús dio su vida como un sacrificio propiciatorio en el sentido de que, al hacerlo, aplacó o satisfizo la norma de justicia perfecta. Y sobre la base de ese sacrificio, Dios podría mostrar misericordia y perdonar los pecados de los que ejercieran fe en Jesús (Juan 3:16; Rom. 6:23). 2:7, 8. ¿A qué mandamiento llamó Juan “viejo” y a la vez “nuevo”? El apóstol se refería al mandamiento sobre mostrarse amor fraternal y abnegado (Juan 13:34). Lo llamó “viejo” porque Jesús lo había establecido más de sesenta años antes de que Juan escribiera su primera carta inspirada. Por eso dijo que los creyentes lo habían tenido “desde el principio” de su vida como cristianos. Sin embargo, el mandamiento también era “nuevo” en el sentido de que ya no implicaba solo ‘amar al prójimo como a uno mismo’, sino estar dispuesto a sacrificarse por él (Lev. 19:18; Juan 15:12, 13). 3:2. ¿Qué es lo que “no se ha manifestado” a los cristianos ungidos, y a quién verán “tal como él es”? Lo que no se les ha manifestado a ellos es cómo serán cuando resuciten con cuerpos espirituales en el cielo (Fili. 3:20, 21). No obstante, sí saben que “cuando [Dios] sea manifestado ser[án] semejantes a él, porque lo ver[án] tal como él es”, como “Jehová el Espíritu” (2 Cor. 3:17, 18). 5:5-8. ¿Cómo dieron testimonio el agua, la sangre y el espíritu de que “Jesús es el Hijo de Dios”? El agua dio testimonio porque cuando Jesús se bautizó en agua, Jehová expresó que lo aprobaba como Hijo suyo (Mat. 3:17). La sangre, que representa la vida que Jesús ofreció como “rescate correspondiente por todos”, también demostró que Cristo es el Hijo de Dios (1 Tim. 2:5, 6). Y el espíritu santo dio testimonio de que Jesús es el Hijo de Dios cuando descendió sobre él durante su bautismo, lo que le permitió ir “por la tierra haciendo bien y sanando a todos los que eran oprimidos por el Diablo” (Juan 1:29-34; Hech. 10:38).

2:9-11; 3:15. El cristiano que permita que algo o alguien destruya su amor fraternal andará en oscuridad espiritual y no sabrá ni a dónde va.

Lecciones para nosotros:

3 La gran similitud entre Primera de Juan y el cuarto Evangelio, que indudablemente Juan escribió, indica que Juan el apóstol fue en realidad el escritor de la carta. Por ejemplo, en la introducción de la carta él se describe como un testigo ocular que ha visto a “la palabra de la vida [...], la vida eterna que estaba con el Padre y nos fue manifestada”, expresiones sorprendentemente similares a las expresiones de apertura del Evangelio de Juan. La autenticidad de la carta queda atestiguada por el Fragmento Muratoriano y por antiguos escritores como Ireneo, Policarpo y Papías, todos del siglo II E.C. Según Eusebio (c. 260-342 E.C.), la autenticidad de Primera de Juan nunca fue puesta en duda. Con todo, debe notarse que algunas traducciones de tiempo atrás han añadido al capítulo 5 las siguientes palabras al final del versículo 7 y el comienzo del versículo 8: “En el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno. Y tres son los que dan testimonio en la tierra” (Versión Reina-Valera Revisada [1977]). Pero ese texto no se halla en ninguno de los manuscritos griegos antiguos, y es obvio que ha sido añadido para apoyar la doctrina de la Trinidad. La mayoría de las traducciones modernas —tanto católicas como protestantes— excluyen del cuerpo del texto esas palabras. (1 Juan 1:1, 2.)

*** si pág. 256 Libro bíblico número 62: 1 Juan ***

EMT 2013

129

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático
*** w08 12/15 págs. 27-29 Puntos sobresalientes de las cartas de Juan y de Judas *** SIGAN “ANDANDO EN LA VERDAD” (2 JUAN 1-13)

2013

Juan empieza su segunda carta con estas palabras: “El anciano, a la señora escogida y a sus hijos”. Él expresa su alegría al hallar a “ciertos hijos [de ella] andando en la verdad” (2 Juan 1, 4). Tras animar a los hermanos a cultivar amor, Juan escribe: “Esto es lo que el amor significa: que sigamos andando según sus mandamientos”. También advierte sobre “el engañador y el anticristo” (2 Juan 5-7).

Respuestas a preguntas bíblicas:

1, 13. ¿Quién es “la señora escogida”? Juan pudiera referirse a una mujer específica a quien llama Kiria, que en griego significa “señora”. O tal vez, a fin de confundir a los perseguidores, empleó una figura retórica para dirigirse a una congregación en particular. En tal caso, los hijos de ella serían los miembros de la congregación y “los hijos de [su] hermana” serían los miembros de otra congregación. 7. ¿De qué venida habla Juan, y cómo es que los engañadores “no [la] confiesan”? No se refiere a la futura venida invisible de Jesús, sino a su venida en la carne y su ungimiento como el Cristo (1 Juan 4:2). Los engañadores no confiesan esta venida en la carne. Quizás nieguen que Jesús vivió o que fue ungido con espíritu santo.

2, 4. Conocer esta “verdad” —todo el conjunto de enseñanzas cristianas que forman parte de la Biblia— y atenernos a ella es esencial para nuestra salvación (3 Juan 3, 4). 8-11. Si no queremos perder la “bondad inmerecida, [la] misericordia y [la] paz de parte de Dios el Padre y de parte de Jesucristo” ni el amoroso compañerismo de nuestros hermanos en la fe, debemos ‘cuidarnos’ en sentido espiritual y rechazar a quienes “no permanece[n] en la enseñanza del Cristo” (2 Juan 3). 2 No hay motivo para dudar que Juan haya escrito esta carta. El escritor se llama a sí mismo “el anciano”. Esto ciertamente cuadra con Juan no solo por su edad avanzada, sino también porque, como una de las “columnas” (Gál. 2:9) y el último apóstol con vida entonces, era verdaderamente un “anciano” en la congregación cristiana. Era bien conocido, y no se requeriría ninguna otra identificación para sus lectores. Algo que también indica que él la escribió es la similitud de su estilo con el de la primera carta y el Evangelio de Juan. Al igual que la primera carta, parece que la segunda carta se escribió en Éfeso o sus alrededores, cerca de 98 E.C. Respecto a la Segunda y la Tercera de Juan, la Cyclopedia de McClintock y Strong comenta: “Por su similitud general, podemos conjeturar que las dos epístolas se escribieron poco después de la Primera Epístola desde Éfeso. Ambas aplican a casos individuales de conducta los principios que se habían establecido plenamente en la Primera Epístola”. Como apoyo de la autenticidad de la carta, Ireneo, del siglo II, cita de ella, y Clemente de Alejandría, de la misma época, la aceptaba. Además, las cartas de Juan aparecen en la lista del Fragmento Muratoriano.

Lecciones para nosotros:

*** si pág. 259 Libro bíblico número 63: 2 Juan ***

*** w08 12/15 págs. 27-29 Puntos sobresalientes de las cartas de Juan y de Judas *** SEAMOS “COLABORADORES EN LA VERDAD” (3 JUAN 1-14)
Juan dirige su tercera carta a su amigo íntimo, Gayo, y le dice: “No tengo mayor causa de sentir agradecimiento que estas cosas: que oiga yo que mis hijos siguen andando en la verdad” (3 Juan 4). Juan encomia a Gayo por su “trabajo fiel” en ayudar a los hermanos que visitan la congregación. Y nos recuerda: “Estamos obligados a recibir hospitalariamente a tales personas, para que lleguemos a ser colaboradores en la verdad” (3 Juan 5-8). 11. ¿Por qué participan algunos en mala conducta? Su falta de espiritualidad no les permite ver a Dios con los ojos del entendimiento. Y como tampoco lo ven con los ojos literales, obran como si él no los observara (Eze. 9:9). 14. ¿Quiénes son los “amigos” mencionados aquí? En este caso, el término “amigos” no solo incluye a quienes gozan de una relación estrecha entre sí; Juan lo utiliza para referirse a los cristianos en general. 4. Los hermanos espiritualmente maduros de la congregación se alegran mucho cuando ven que los más jóvenes “siguen andando en la verdad”. ¡Y qué incomparable regocijo sienten los padres cuando logran ayudar a sus hijos a convertirse en siervos de Jehová!

Respuestas a preguntas bíblicas:

Lecciones para nosotros:

130

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

5-8. Entre quienes trabajan duro a favor de sus hermanos por amor a ellos y a Jehová figuran los superintendentes viajantes, los misioneros, los que sirven en hogares Betel o sucursales y los precursores. Su fe es digna de imitar y merecen nuestro apoyo amoroso. 9-12. Debemos imitar el fiel ejemplo de Demetrio y no el de Diótrefes, que era un charlatán y calumniador. 2 Puesto que el estilo de los saludos de apertura y de cierre es igual al de Segunda de Juan y el escritor se identifica de nuevo con la expresión “el anciano”, no hay duda de que el apóstol Juan también escribió esta carta. (2 Juan 1.) La similitud del contenido y el lenguaje empleado también sugiere que, como sucedió en el caso de las otras dos cartas, se escribió en Éfeso o cerca de allí, alrededor de 98 E.C. Por su brevedad, rara vez citaron de ella los escritores primitivos, pero se halla junto con Segunda de Juan en los catálogos antiguos de las Escrituras inspiradas

*** si pág. 260 Libro bíblico número 64: 3 Juan ***

*** w08 12/15 págs. 27-29 Puntos sobresalientes de las cartas de Juan y de Judas *** “MANTÉNGANSE EN EL AMOR DE DIOS” (JUDAS 1-25)
Judas dice que quienes se infiltran en la congregación son “murmuradores, quejumbrosos respecto a su suerte en la vida, que proceden según sus propios deseos”. “Habla[n] cosas hinchadas, a la vez que están admirando personalidades.” (Judas 4, 16.) ¿Cómo pueden los cristianos oponerse a las malas influencias? “Amados —escribe Judas—, recuerden los dichos que han sido declarados previamente por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo.” Y agrega: “Manténganse en el amor de Dios” (Judas 17-21).

Respuestas a preguntas bíblicas:

3, 4. ¿Por qué animó Judas a los cristianos a “luch[ar] tenazmente por la fe”? Porque “hombres impíos” se habían “metido disimuladamente” en la congregación. Aquellos hombres “torna[ban] la bondad inmerecida de nuestro Dios en una excusa para conducta relajada”. 20, 21. ¿Cómo podemos “mant[enernos] en el amor de Dios”? De las siguientes tres maneras: 1) “edificándo[nos] sobre [nuestra] santísima fe” mediante el estudio diligente de la Palabra de Dios y la participación celosa en la obra de predicar; 2) “orando con espíritu santo”, o en armonía con su influencia, y 3) ejerciendo fe en el sacrificio redentor de Jesucristo, que hace posible la vida eterna (Juan 3:16, 36).

5-7. ¿Pueden los malvados escapar del juicio de Jehová? De acuerdo con los tres ejemplos amonestadores que presenta Judas, tal escape es imposible. 8-10. Debemos seguir el ejemplo de Miguel el arcángel y respetar a las personas a quienes Dios ha otorgado autoridad. 12. El amor fingido de los apóstatas es tan peligroso para nuestra fe como las rocas escondidas bajo agua lo son para los barcos y los nadadores. Los maestros falsos quizá parezcan generosos, pero son como nubes sin agua porque están espiritualmente vacíos. Tales individuos son tan infructíferos como los árboles muertos a finales del otoño. Les espera la destrucción, tal como a los árboles que se arrancan de raíz. El proceder sabio es evitar a los apóstatas. 22, 23. Los cristianos verdaderos odian lo que es malo. Con el fin de salvar del fuego de la destrucción eterna “a algunos que tienen dudas”, los hermanos maduros de la congregación —sobre todo los superintendentes nombrados— les ofrecen ayuda espiritual. 3 La autenticidad de este libro bíblico está apoyada por su mención en el Fragmento Muratoriano, del siglo II E.C. Además, Clemente de Alejandría (siglo II E.C.) lo aceptó como canónico. Orígenes aludió a él como una obra de “nada más que unas cuantas líneas, pero llena de las palabras saludables de gracia celestial”. Tertuliano también la consideró auténtica. No hay duda de que tiene su lugar entre las demás Escrituras inspiradas.

Lecciones para nosotros:

*** si págs. 261-262 Libro bíblico número 65: Judas ***

Núm. 1: 1 Juan 5:1-21 Núm. 2: ¿Cómo debemos recordar a Jesucristo? (Luc. 1:32, 33; Juan 17:3) *** w06 12/15 págs. 4-5 ¿De qué modo trae paz el nacimiento de Jesús? *** EL REY PREDICHO
Al oír las palabras del ángel, María posiblemente se dio cuenta de que el niño que daría a luz era aquel de quien hablaban antiguas profecías. Cuando se le reveló que Jehová le daría a ese hijo “el trono de David su

EMT 2013

131

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

padre”, ella —al igual que cualquier otro judío familiarizado con las Escrituras— debió de recordar la promesa que Dios le había hecho al rey David de Israel. Mediante el profeta Natán, Jehová le había dicho a aquel rey: “Tu casa y tu reino ciertamente serán estables hasta tiempo indefinido delante de ti; tu mismísimo trono llegará a ser un trono firmemente establecido hasta tiempo indefinido” (2 Samuel 7:4, 16). Y sobre el propio David había declarado: “Ciertamente estableceré su descendencia para siempre y su trono como los días del cielo. Su descendencia misma resultará ser aun hasta tiempo indefinido, y su trono como el sol enfrente de mí” (Salmo 89:20, 29, 35, 36). Por lo tanto, no era una simple coincidencia el hecho de que tanto María como José fueran descendientes de la casa de David. Y esas no eran las únicas profecías de las Escrituras Hebreas que aludían al heredero del trono de David. Es probable que María también conociera estas palabras del profeta Isaías: “Un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado; y el regir principesco vendrá a estar sobre su hombro. Y por nombre se le llamará Maravilloso Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz. De la abundancia del regir principesco y de la paz no habrá fin, sobre el trono de David y sobre su reino a fin de establecerlo firmemente y sustentarlo por medio del derecho y por medio de la justicia, desde ahora en adelante y hasta tiempo indefinido. El mismísimo celo de Jehová de los ejércitos hará esto” (Isaías 9:6, 7). Así pues, Gabriel anunció a María algo más que el milagroso nacimiento de un hijo varón. También le anunció que su hijo sería ese heredero del trono de David: el heredero que gobernaría para siempre en un Reino establecido por Dios. Estas profecías del ángel Gabriel sobre el futuro papel de Jesucristo tienen muchísima importancia para todos nosotros Abramos la Biblia en Juan, capítulo 17, versículo 3. Allí encontramos estas palabras del Gran Maestro: “Esto significa vida eterna, el que estén adquiriendo conocimiento de ti, el único Dios verdadero, y de aquel a quien tú enviaste, Jesucristo”. Según dijo Jesús, ¿qué tenemos que hacer para vivir para siempre?... Lo primero es adquirir conocimiento de nuestro Padre celestial, Jehová, y también de su Hijo, quien dio su vida por nosotros. Eso significa que debemos estudiar la Biblia. Este libro, APRENDAMOS DEL GRAN MAESTRO, nos ayuda a hacerlo. ¿Cómo nos ayudará el conocimiento de Jehová a vivir para siempre?... Pues bien, igual que todos los días necesitamos comer, también todos los días necesitamos aprender acerca de Jehová. La Biblia dice: “No de pan solamente debe vivir el hombre, sino de toda expresión que sale de la boca de Jehová” (Mateo 4:4). También necesitamos adquirir conocimiento de Jesucristo, pues Dios envió a su Hijo para borrar nuestros pecados. La Biblia enseña que “no hay salvación en ningún otro”, y también dice que “el que ejerce fe en el Hijo tiene vida eterna” (Hechos 4:12; Juan 3:36). Pero ¿qué significa ‘ejercer fe’ en Jesús?... Significa que creemos en él y reconocemos que sin él no podríamos vivir para siempre. ¿De verdad creemos eso?... Si así es, continuaremos aprendiendo sobre el Gran Maestro todos los días y haremos lo que él dice.

*** lr cáp. 48 pág. 255 Tú puedes vivir en el pacífico nuevo mundo de Dios ***

*** w08 10/1 pág. 6 Predicciones sobre el Mesías *** OTRAS PREDICCIONES QUE TAMBIÉN SE CUMPLIRÁN
Para probar la identidad del Mesías, Jesús y sus apóstoles citaron de Isaías más que de cualquier otro libro bíblico. Aun así, este no es el único libro que contiene profecías para el futuro. En las Escrituras Hebreas hay más profecías sobre Jesús, su Reino y las cosas buenas que logrará este gobierno (Hechos 28:23; Revelación [Apocalipsis] 19:10). ¿Hay alguna garantía de que se cumplirán? El propio Jesús dijo a los judíos que lo escuchaban: “No piensen que vine a destruir la Ley o los Profetas [es decir, las Escrituras Hebreas]. No vine a destruir, sino a cumplir; porque en verdad les digo que antes pasarían el cielo y la tierra que pasar de modo alguno una letra diminuta o una pizca de una letra de la Ley sin que sucedan todas las cosas” (Mateo 5:17, 18). Jesús también aludió a otras profecías bíblicas que se harían realidad en sus días y poco después (Daniel 9:27; Mateo 15:7-9; 24:15). Además, tanto él como sus discípulos predijeron otros acontecimientos futuros, muchos de los cuales hemos visto suceder en nuestros tiempos. En el artículo siguiente analizaremos las profecías que ya se están cumpliendo y las que pronto se cumplirán.

Núm. 3: La religión verdadera muestra fe genuina en Jesucristo (rs pág. 315 párr. 4) *** rs pág. 315 párr. 4 Religión ***
3) ¿Se está demostrando verdadera fe en Jesucristo? Esto envuelve comprensión y aprecio del valor del sacrificio de la vida humana de Jesús y de su puesto de Rey celestial hoy día (Juan 3:36; Sal. 2:6-8). Tal aprecio se muestra mediante obedecer a Jesús... participando personal y celosamente en la obra que él ha asignado a sus seguidores. La religión verdadera tiene tal fe acompañada por obras. (Sant. 2:26.)

132

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Diciembre
16 de Dic. Lectura de la Biblia: Revelación 1-6 Núm. 1: Revelación 3:14–4:8 Núm. 2: La religión verdadera no es un formalismo: es un modo de vivir (rs pág. 316 párr. 1) Núm. 3: ¿De qué manera puso Jesús “el modelo” a sus discípulos? (Juan 13:15) Lectura de la Biblia: Revelación 1-6 *** w09 1/15 pág. 30 - pág. 31 Puntos sobresalientes del libro de Revelación (parte 1) *** “EL CORDERO” ABRE SEIS DE LOS SIETE SELLOS (REV. 1:1–7:17)
En primer lugar, Juan ve a Jesús glorificado y recibe varios mensajes que debe escribir en un rollo y enviar “a las siete congregaciones” (Rev. 1:10, 11). Después, Juan ve un trono celestial. Y en la mano derecha del que está sentado en el trono hay un rollo sellado con siete sellos. “¿Quién es digno de abrir el rollo [...]?” Nada menos que “el León que es de la tribu de Judá”, el “cordero [...] que [tiene] siete cuernos y siete ojos” (Rev. 4:2; 5:1, 2, 5, 6). La tercera visión revela lo que sucede cuando “el Cordero” abre cada uno de los primeros seis sellos. Al abrir el sexto sello, ocurre un gran terremoto que marca la llegada del gran día de la ira (Rev. 6:1, 12, 17). Pero la siguiente visión muestra a “cuatro ángeles [...] reteniendo los cuatro vientos de la tierra” hasta que se termina de sellar a los 144.000. A continuación aparece “una gran muchedumbre” de personas que no han sido selladas y que están “de pie delante del trono y delante del Cordero” (Rev. 7:1, 9). 1:4; 3:1; 4:5; 5:6. ¿Qué significa la expresión “los siete espíritus”? El número siete representa lo completo desde el punto de vista de Dios. De modo que el mensaje que originalmente fue dirigido a “las siete congregaciones” se hace extensivo a las más de cien mil congregaciones del pueblo de Dios hoy día (Rev. 1:11, 20). Puesto que Jehová otorga su espíritu santo conforme a lo que desea lograr, la expresión “los siete espíritus” significa que el espíritu santo opera a plenitud para que quienes prestan atención a la profecía puedan comprenderla y así reciban bendiciones. El libro de Revelación parece seguir un patrón basado en grupos de siete elementos. En este libro, dicho número representa lo completo; y en efecto, Revelación habla de la forma en que “queda terminado”, o se completa, “el secreto sagrado de Dios” (Rev. 10:7). 1:8, 17. ¿A quién se le llama “el Alfa y la Omega” y “el Primero y el Último”? Es a Jehová a quien se le llama “el Alfa y la Omega”. Este título destaca el hecho de que ni antes ni después de él hay dios que pueda comparársele. Él es “el principio y el fin” (Rev. 21:6; 22:13). Ahora bien, aunque Revelación 22:13 llama a Jehová “el primero y el último” —pues no hay nadie antes ni después de él—, el título “el Primero y el Último” que aparece en el capítulo 1 se refiere a Jesucristo, tal como lo demuestra el contexto. Él fue el primero y el último ser humano a quien Jehová resucitó personalmente para vivir como espíritu inmortal (Col. 1:18). 2:7. ¿Qué es “el paraíso de Dios”? Puesto que estas palabras fueron dirigidas a cristianos ungidos, el paraíso del que aquí se habla debe referirse al cielo, a la mismísima presencia de Jehová. Este es, sin duda, un lugar paradisíaco. Los ungidos que permanezcan fieles podrán comer “del árbol de la vida”, es decir, recibirán inmortalidad (1 Cor. 15:53). 3:7. ¿Cuándo recibió Jesús “la llave de David”? ¿Cómo la ha usado? Jesús fue escogido para llegar a ocupar el trono de David, su antepasado, cuando se bautizó, en el año 29. Sin embargo, no recibió “la llave de David” sino hasta el año 33, cuando se sentó a la diestra de Dios en el cielo. Se le confirió pleno derecho sobre el Reino davídico y desde entonces ha estado empleando dicha llave para “abrir” u ofrecer oportunidades de servicio relacionadas con el Reino. En 1919, Jesús entregó “la llave de la casa de David” al “esclavo fiel y discreto”, es decir, lo nombró “sobre todos sus bienes” (Isa. 22:22; Mat. 24:45, 47). 3:12. ¿Cuál es el “nuevo nombre” de Jesús? Ese nombre está relacionado con la nueva posición que ocupa Jesús y con sus recién adquiridas responsabilidades (Fili. 2:9-11). Aunque nadie más llega a conocer ese nombre tan bien como él, Jesús lo escribe sobre sus fieles hermanos que resucitan en el cielo, con lo que se estrecha aún más su relación con ellos (Rev. 19:12). De hecho, él comparte sus responsabilidades con ellos.

Respuestas a preguntas bíblicas:

1:3. En vista de que está tan cerca “el tiempo señalado” para que Dios ejecute su sentencia contra el mundo de Satanás, es urgente que nos esforcemos por comprender el mensaje del libro de Revelación y que actuemos en conformidad con él. 3:17, 18. Para ser ricos en sentido espiritual, debemos comprar el “oro acrisolado por fuego” que ofrece Jesús, o sea, debemos ser “ricos en obras excelentes” (1 Tim. 6:17-19). Hemos de ponernos “prendas de vestir exterio-

Lecciones para nosotros:

EMT 2013

133

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

res blancas” que nos identifiquen como discípulos de Jesús. Y debemos usar “pomada para los ojos” —los consejos que recibimos en La Atalaya y otras publicaciones— para mejorar nuestra visión espiritual (Rev. 19:8). 3 ¿Quién fue este Juan de quien en el primer capítulo de Revelación se dice que fue el escritor de ese libro? Se nos dice que era esclavo de Jesucristo, así como hermano en la fe y partícipe en la tribulación, y que estaba desterrado en la isla de Patmos. Es evidente que era bien conocido por sus primeros lectores, pues no hacía falta nada más que lo identificara. Tiene que haber sido el apóstol Juan. La mayoría de los historiadores de la antigüedad apoyan esta conclusión. Se dice que Papías, quien escribió en la primera parte del siglo II E.C., sostuvo que el libro era de origen apostólico. Justino Mártir, del siglo II, dice en su “Diálogo con el judío Trifón” (LXXXI): “Había un hombre con nosotros, de nombre Juan, uno de los apóstoles de Cristo, que profetizó, mediante una revelación que se le hizo”. Ireneo dice explícitamente que el apóstol Juan fue el escritor, y también lo hacen Clemente de Alejandría y Tertuliano, de fines del siglo II y principios del siglo III. Orígenes, notable escriturario del siglo III, dijo: “[Hablo] de aquel que se recostó sobre el pecho de Jesús, Juan, quien ha dejado un Evangelio, [...] y también escribió el Apocalipsis”. 4 El hecho de que los demás escritos de Juan recalquen mucho el amor no quiere decir que no pudo haber escrito la muy enérgica y vigorosa Revelación. Él y su hermano Santiago fueron los que se indignaron tanto contra los samaritanos de cierta ciudad que quisieron hacer bajar fuego del cielo. Por eso recibieron el apodo “Boanerges” o “Hijos del Trueno”. (Mar. 3:17; Luc. 9:54.) La diferencia de estilo no debe causar ninguna dificultad si recordamos que en Revelación el asunto que se trata es diferente. Lo que Juan vio en las visiones difirió de todo cuanto había visto antes. La armonía sobresaliente del libro con lo restante de las Escrituras proféticas prueba indiscutiblemente que es parte auténtica de la Palabra inspirada de Dios.

*** si págs. 264, 268-269 Libro bíblico número 66: Revelación ***

POR QUÉ ES PROVECHOSO
28 ¡Qué gloriosa conclusión suministra el libro de Revelación para la colección inspirada de 66 libros de la Biblia! Nada se ha omitido. No hay cabos sin atar. Ahora vemos claramente tanto el grandioso final como el principio. La última parte de la Biblia cierra el registro que empezó en la primera parte. Tal como Génesis 1:1 describió la creación de los cielos y Tierra materiales por Dios, así Revelación 21:1-4 describe un nuevo cielo y una nueva tierra y las bendiciones inconmensurables que le vendrán a la humanidad, como se profetizó también en Isaías 65:17, 18; 66:22, y 2 Pedro 3:13. Tal como se le dijo al primer hombre que positivamente moriría si desobedecía, así Dios positivamente garantiza que en el caso de los obedientes “la muerte no será más”. (Gén. 2:17; Rev. 21:4.) Cuando la Serpiente apareció al principio y engañó a la humanidad, Dios predijo el magullamiento de la cabeza de la Serpiente, y la Revelación muestra cómo se arroja finalmente a la destrucción a la serpiente original, que es el Diablo y Satanás. (Gén. 3:1-5, 15; Rev. 20:10.) Mientras que el hombre desobediente fue echado de donde estaba el árbol de la vida edénico, árboles de vida simbólicos aparecen “para la curación de las naciones” que componen la humanidad obediente. (Gén. 3:22-24; Rev. 22:2.) Tal como un río salía de Edén para regar el jardín, así se describe un río simbólico, dador de vida y sustentador de vida, que fluye del trono de Dios. Esto es un paralelo de la visión anterior de Ezequiel, y también nos recuerda las palabras de Jesús acerca de “una fuente de agua que brotará para impartir vida eterna”. (Gén. 2:10; Rev. 22:1, 2; Eze. 47:112; Juan 4:13, 14.) En contraste con el ser echados de la presencia de Dios, como les ocurrió al primer hombre y la primera mujer, los fieles vencedores verán Su rostro. (Gén. 3:24; Rev. 22:4.) ¡De veras es provechoso considerar estas emocionantes visiones de Revelación! 29 Observe, también, cómo enlaza Revelación las profecías respecto a la inicua Babilonia. Isaías había previsto la caída de la Babilonia literal mucho antes de que sucediera, y había declarado: “¡Ha caído! ¡Babilonia ha caído!”. (Isa. 21:9.) Jeremías también profetizó contra Babilonia. (Jer. 51:6-12.) Pero la Revelación habla simbólicamente de “Babilonia la Grande, la madre de las rameras y de las cosas repugnantes de la tierra”. Ella también tiene que ser derribada, y Juan lo ve en visión y declara: “¡Ha caído! ¡Babilonia la Grande ha caído!”. (Rev. 17:5; 18:2.) ¿Recuerda usted la visión de Daniel sobre un reino establecido por Dios que triturará a los demás reinos y subsistirá “hasta tiempos indefinidos”? Observe cómo enlaza eso con la proclamación celestial que hay en Revelación: “El reino del mundo sí llegó a ser el reino de nuestro Señor y de su Cristo, y él reinará para siempre jamás”. (Dan. 2:44; Rev. 11:15.) Y tal como la visión de Daniel describió a ‘alguien como un hijo del hombre que venía con las nubes del cielo para recibir una gobernación duradera y dignidad y reino’, así Revelación identifica a Jesucristo como “El Gobernante de los reyes de la tierra” que “viene con las nubes” y dice que “todo ojo le verá”. (Dan. 7:13, 14; Rev. 1:5, 7.) También deben observarse algunos paralelos entre las bestias de las visiones de Daniel y las bestias de Revelación. (Dan. 7:1-8; Rev. 13:1-3; 17:12.) La Revelación de veras proporciona un extenso campo de estudio para fortalecer la fe. 30 ¡Qué maravillosa visión múltiple sobre el Reino de Dios suministra la Revelación! Enfoca brillantemente lo que los profetas de la antigüedad y Jesús y sus discípulos dijeron acerca del Reino. Tenemos aquí la vista

134

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

terminada de la santificación del nombre de Jehová por medio del Reino: “Santo, santo, santo es Jehová Dios, el Todopoderoso”. Él es digno de “recibir la gloria y la honra y el poder”. En verdad, es quien ‘toma su gran poder y empieza a reinar’ mediante Cristo. ¡Cuánto celo manifiesta este Hijo real, el “Rey de reyes y Señor de señores”, mientras hiere a las naciones y pisa “el lagar de vino de la cólera de la ira de Dios el Todopoderoso”! Al acercarse a su culminación el grandioso tema bíblico de la vindicación de Jehová, se hace resaltar que toda persona y todas las cosas que participan en sus propósitos del Reino tienen que ser santos. Del Cordero, Jesucristo, que “tiene la llave de David”, se dice que es santo, y también lo son los ángeles del cielo. Se dice que los que tienen parte en la primera resurrección son ‘felices y santos’, y se recalca que “cualquier cosa que no sea sagrada, y cualquiera que se ocupe en una cosa repugnante” no entrará de ningún modo en “la santa ciudad de Jerusalén”. Los que han sido comprados con la sangre del Cordero para ‘que sean un reino y sacerdotes para nuestro Dios’ reciben así un poderoso estímulo para mantenerse santos ante Jehová. También la “gran muchedumbre” tiene que ‘lavar sus ropas largas y emblanquecerlas en la sangre del Cordero’ para poder rendir servicio sagrado. (Rev. 4:8, 11; 11:17; 19:15, 16; 3:7; 14:10; 20:6; 21:2, 10, 27; 22:19; 5:9, 10; 7:9, 14, 15.) 31 La visión de este magnífico y santo Reino de Dios se cristaliza en nuestra mente mientras notamos ciertos rasgos que solo se nos presentan en el libro de Revelación. Aquí tenemos la visión completa de los herederos del Reino en el monte Sión junto con el Cordero, cantando una canción nueva que solamente ellos pueden dominar. Solo el libro de Revelación nos dice el número de los que son comprados de la tierra para entrar en el Reino —144.000— y que estos son sellados de las 12 tribus simbólicas del Israel espiritual. Únicamente la Revelación muestra que estos ‘sacerdotes y reyes’, partícipes con Cristo en la primera resurrección, también gobernarán con él “por los mil años”. Solamente la Revelación nos da la vista completa de “la santa ciudad, la Nueva Jerusalén”, y muestra su radiante gloria, que Jehová y el Cordero son su templo, las 12 puertas y piedras de fundamento que tiene, y los reyes que reinan en ella para siempre bajo la luz eterna que Jehová arroja sobre ellos (14:1, 3; 7:4-8; 20:6; 21:2, 10-14, 22; 22:5). 32 Verdaderamente se puede decir que esta visión del “nuevo cielo” y “la santa ciudad, la Nueva Jerusalén”, resume todo lo que las Escrituras han predicho desde tiempos antiguos acerca de la Descendencia relacionada con el Reino. Abrahán esperaba una descendencia por la cual ‘todas las familias de la tierra ciertamente se bendecirían’ y “la ciudad que tiene fundamentos verdaderos, cuyo edificador y hacedor es Dios”. Ahora, en la visión de Revelación, se nos dice claramente que esta ciudad de bendición es el “nuevo cielo”: un nuevo gobierno, el Reino de Dios, compuesto de la Nueva Jerusalén (la novia de Cristo) y su Novio. Juntos administrarán un gobierno justo sobre toda la Tierra. Jehová promete a los de la humanidad fiel que pueden llegar a ser “sus pueblos” en una condición feliz, sin pecado ni muerte, como la condición en que se halló el hombre antes de la rebelión que hubo en Edén. Y para hacerlo resaltar, la Revelación nos dice dos veces que Dios “limpiará toda lágrima de los ojos de ellos”. (Gén. 12:3; 22:15-18; Heb. 11:10; Rev. 7:17; 21:1-4.) 33 Sí, ¡qué grandiosa conclusión para las Escrituras inspiradas! ¡Cuán maravillosas son estas “cosas que tienen que suceder dentro de poco”! (Rev. 1:1.) Se santifica el nombre de Jehová, “el Dios de las expresiones inspiradas de los profetas” (22:6). ¡Se muestra el cumplimiento de los escritos proféticos de 16 siglos y se recompensan las obras de fe de miles de años! Se da muerte a “la serpiente original”, les sobreviene la destrucción a sus huestes y deja de existir la iniquidad (12:9). El Reino de Dios gobierna como “un nuevo cielo” para Su alabanza. Las bendiciones de una Tierra restaurada, llenada y sojuzgada conforme al propósito que Jehová declaró en el primer capítulo de la Biblia, se extienden por una gloriosa eternidad ante el género humano. (Gén. 1:28.) Toda Escritura verdaderamente ha resultado ser “inspirada de Dios y provechosa para enseñar, para censurar, para rectificar las cosas, para disciplinar en justicia”. Jehová ha usado las Escrituras para guiar a hombres de fe completamente competentes y equipados hasta este maravilloso día. Por lo tanto, ahora es el tiempo de estudiar estas Escrituras para fortalecer su fe. Obedezca sus mandatos para recibir la bendición de Dios. Siga las Escrituras en el camino recto que lleva a la vida eterna. Por hacerlo, usted también podrá decir, con la confianza segura con que el último libro de la Biblia concluye: “¡Amén! Ven, Señor Jesús”. (2 Tim. 3:16; Rev. 22:20.) 34 ¡Qué gozo incomparable podemos tener ahora por aclamar “el reino de nuestro Señor y de su Cristo”, la Descendencia, pues este trae santificación eterna al sin igual nombre de “Jehová Dios, el Todopoderoso”! (Rev. 11:15, 17.) Propósito. Aunque algunas de las cosas que Juan vio en la visión pueden parecer aterradoras (las bestias, los ayes, las plagas...), el libro no se escribió con el fin de atemorizar, sino para consolar y estimular a los que lo leyeran con fe. Puede conducir al lector a bendiciones. De hecho, el escritor dice en la introducción: “Feliz [“bienaventurado”, Val] es el que lee en voz alta, y los que oyen, las palabras de esta profecía, y que observan las cosas que se han escrito en ella”. (Rev 1:3.) Juan también dice que el libro tiene la finalidad de mostrar a los esclavos de Dios las cosas que “tienen que suceder dentro de poco”. (Rev 1:1, 2.)

*** it-2 pág. 845 Revelación a Juan, una ***

EMT 2013

135

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Núm. 1: Revelación 3:14–4:8 Núm. 2: La religión verdadera no es un formalismo: es un modo de vivir (rs pág. 316 párr. 1) *** rs pág. 316 párr. 1 Religión ***
4) ¿Es mayormente ritualista, un formalismo, o es un modo de vivir? Dios desaprueba enfáticamente la religión que es meramente un formalismo (Isa. 1:15-17). La religión verdadera sostiene las normas de la Biblia sobre la moralidad y el habla limpia, en vez de desplegar debilidad y dejarse llevar por las tendencias populares (1 Cor. 5:9-13; Efe. 5:3-5). Sus miembros manifiestan en su vida los frutos del espíritu de Dios (Gál. 5:22, 23). Así, los que se adhieren a la adoración verdadera pueden ser identificados por el esfuerzo sincero que hacen por poner en práctica en su vida las normas de la Biblia, no solo en sus lugares de reunión, sino en su vida familiar, en su empleo, en la escuela y en sus períodos de entretenimiento.

Núm. 3: ¿De qué manera puso Jesús “el modelo” a sus discípulos? (Juan 13:15) *** w05 1/1 pág. 7 Sigamos el modelo que puso Jesús ***
“Les he puesto el modelo [...;] así como yo hice con ustedes, ustedes también deben hacerlo.” (JUAN 13:15.) EN TODA la historia solo ha habido una persona que vivió sin cometer ni un pecado: Jesús. Aparte de él, “no hay hombre que no peque” (1 Reyes 8:46; Romanos 3:23). Por eso, constituye un modelo perfecto para los cristianos verdaderos. De hecho, el 14 de nisán del año 33 de nuestra era, poco antes de morir, Jesús instó a sus seguidores a imitarlo, diciéndoles: “Les he puesto el modelo [...;] así como yo hice con ustedes, ustedes también deben hacerlo” (Juan 13:15). Aquella última noche, Jesús mencionó otros aspectos de este modelo en los que deberían fijar su atención los cristianos. En este artículo analizaremos algunos de ellos.

HAY QUE SER HUMILDE
2 Jesús estaba hablando precisamente de la humildad cuando exhortó a sus apóstoles a imitar su dechado. Repetidas veces les había aconsejado que fueran humildes, pero esa noche del 14 de nisán demostró su humildad lavándoles los pies. Al terminar les dijo: “Si yo, aunque soy Señor y Maestro, les he lavado los pies a ustedes, ustedes también deben lavarse los pies unos a otros” (Juan 13:14). A continuación los alentó a seguir su sobresaliente modelo. 3 El apóstol Pablo escribió que Jesús “existía en la forma de Dios” antes de venir a la Tierra. Sin embargo, se despojó a sí mismo y se convirtió en un simple ser humano. Más que eso, “se humilló y se hizo obediente hasta la muerte, sí, muerte en un madero de tormento” (Filipenses 2:6-8). ¡Imagínese! La segunda persona más importante del universo estuvo dispuesta a hacerse inferior a los ángeles, nacer como un indefenso bebé, criarse al lado de padres imperfectos y obedecerlos, y por último, morir como un despreciable criminal (Colosenses 1:15, 16; Hebreos 2:6, 7). ¡Qué humildad! ¿Es posible imitar esta “actitud mental”? ¿Podemos cultivar semejante humildad? (Filipenses 2:3-5.) Sí, aunque no es fácil. 4 Lo contrario de la humildad es la altanería, o el orgullo, sentimiento que provocó la caída de Satanás (Proverbios 6:16-19; 1 Timoteo 3:6). El orgullo fácilmente echa raíces en el corazón, y una vez allí, cuesta mucho desarraigarlo. La gente se siente superior a causa de su país, su raza, sus posesiones, su educación, sus logros mundanos, su posición social, su físico, su capacidad atlética, etc. No obstante, nada de lo anterior es importante para Dios (1 Corintios 4:7). Nuestra relación con él se perjudica si nos enorgullecemos de estas cosas, pues “Jehová es alto, y, no obstante, al humilde lo ve; pero al altanero lo conoce solo de distancia” (Salmo 138:6; Proverbios 8:13).

LA HUMILDAD EN LA CONGREGACIÓN
5 Ni nuestra participación ni nuestros logros en el servicio de Jehová deberían volvernos orgullosos, tampoco las tareas que desempeñemos en la congregación (1 Crónicas 29:14; 1 Timoteo 6:17, 18). En realidad, cuanto mayores sean nuestras responsabilidades, más humildes debemos ser. El apóstol Pedro animó a los ancianos a que no estuvieran “enseñoreándose de los que son la herencia de Dios”, sino a que se hicieran “ejemplos del rebaño” (1 Pedro 5:3). A tales hermanos se les nombra para que sean siervos y ejemplos, no señores y amos (Lucas 22:24-26; 2 Corintios 1:24). 6 Ahora bien, los superintendentes no son los únicos que deben manifestar humildad. Pedro dirigió las siguientes palabras a los hombres jóvenes, que tal vez se sientan orgullosos de su mayor fortaleza y agilidad mental: “Cíñanse con humildad mental los unos para con los otros, porque Dios se opone a los altivos, pero da bondad inmerecida a los humildes” (1 Pedro 5:5). Así pues, todos debemos imitar la humildad de Cristo. Dicha cualidad es necesaria para predicar las buenas nuevas —sobre todo al afrontar indiferencia u hostili-

136

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

dad—, para aceptar consejos o para simplificar la vida con objeto de aumentar nuestra participación en el ministerio. Además, se requiere humildad, así como una fe valerosa, para soportar mala publicidad, ataques legales o persecución violenta (1 Pedro 5:6). 7 ¿Cómo puede alguien vencer el orgullo y considerar “con humildad mental que los demás son superiores” a él? (Filipenses 2:3.) Viéndose a sí mismo como lo ve Jehová. Según Jesús, esta es la actitud que deberíamos tener: “Así también ustedes, cuando hayan hecho todas las cosas que se les hayan asignado, digan: ‘Somos esclavos que no servimos para nada. Lo que hemos hecho es lo que deberíamos haber hecho’” (Lucas 17:10). Nunca olvidemos que Jesús hizo mucho más de lo que nosotros jamás lograremos, y, aun así, fue humilde. 8 Asimismo es conveniente pedirle a Jehová que nos ayude a vernos como es debido. Podemos hacer nuestras las palabras del salmista, que le rogó: “Enséñame bondad, la sensatez y el conocimiento mismos, porque en tus mandamientos he ejercido fe” (Salmo 119:66). Jehová nos ayudará a adoptar una actitud sensata y equilibrada, y bendecirá nuestra humildad (Proverbios 18:12). Como dijo Jesús: “El que se ensalce será humillado, y el que se humille será ensalzado” (Mateo 23:12).

VEAMOS EL BIEN Y EL MAL COMO ES DEBIDO
9 Pese a vivir treinta y tres años rodeado de humanos imperfectos, Jesús permaneció “sin pecado” (Hebreos 4:15). De hecho, el salmista profetizó sobre él: “Has amado la justicia y odias la iniquidad” (Salmo 45:7; Hebreos 1:9). Los cristianos también procuramos imitar a Jesús en este asunto, pues no solo sabemos distinguir el bien del mal, sino que odiamos lo que es malo y amamos lo que es bueno (Amós 5:15). Esta actitud nos permite combatir nuestra inclinación natural hacia el pecado (Génesis 8:21; Romanos 7:21-25). 10 En cierta ocasión, Jesús dijo lo siguiente a un fariseo de nombre Nicodemo: “El que practica cosas viles odia la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean censuradas. Pero el que hace lo que es verdad viene a la luz, para que sus obras sean puestas de manifiesto como obradas en armonía con Dios” (Juan 3:20, 21). Juan llamó a Jesús “la luz verdadera que da luz a toda clase de hombre” (Juan 1:9, 10). Y Jesús afirmó que odiamos la luz si practicamos “cosas viles”, es decir, lo que es malo e inaceptable para Dios. ¿Podemos imaginarlo: odiar a Jesús y sus enseñanzas? Pues bien, eso es lo que hacen quienes practican el pecado y no se arrepienten. Quizá ellos no lo vean de esa manera, pero es evidente que Jesús sí.

CÓMO ADOPTAR EL CRITERIO DE JESÚS SOBRE EL BIEN Y EL MAL
11 Tenemos que entender con claridad lo que está bien y lo que está mal a los ojos de Jehová, algo que solo lograremos si estudiamos la Palabra de Dios, la Biblia. Al hacerlo, es necesario que oremos como el salmista: “Hazme conocer tus propios caminos, oh Jehová; enséñame tus propias sendas” (Salmo 25:4). Por otra parte, no podemos olvidar que Satanás es un maestro del engaño (2 Corintios 11:14). Sabe camuflar el mal y convertirlo en algo admisible para el cristiano incauto. Por eso, hemos de reflexionar profundamente en lo que aprendemos y obedecer todos los consejos del “esclavo fiel y discreto” (Mateo 24:45-47). El estudio, la oración y la meditación nos permitirán madurar y estar entre los que “mediante el uso tienen sus facultades perceptivas entrenadas para distinguir tanto lo correcto como lo incorrecto” (Hebreos 5:14). De esa manera nos sentiremos inclinados a odiar lo malo y amar lo bueno. 12 Si odiamos la conducta impía, no permitiremos que se arraiguen malos deseos en nuestro corazón. Bastantes años después de la muerte de Jesús, el apóstol Juan escribió: “No estén amando ni al mundo ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él; porque todo lo que hay en el mundo —el deseo de la carne y el deseo de los ojos y la exhibición ostentosa del medio de vida de uno— no se origina del Padre, sino que se origina del mundo” (1 Juan 2:15, 16). 13 Hay quienes piensan que no todo lo que existe en el mundo es malo. Aunque así es, este sistema y sus atractivos pueden distraernos fácilmente de servir a Jehová. Además, nada de lo que se ofrece tiene como objeto acercarnos a Dios. Por eso, si llegamos a amar las cosas del mundo, aunque no sean en sí inaceptables, corremos un gran riesgo (1 Timoteo 6:9, 10). De todos modos, buena parte de lo que el mundo nos presenta sí es perjudicial y puede corrompernos. Si miramos, por ejemplo, películas o programas de televisión que resaltan la violencia, el materialismo o la inmoralidad sexual, tal vez terminemos aceptando tales conductas y sucumbiendo ante las tentaciones. Cuando nos rodeamos de personas cuyo principal interés es mejorar su estilo de vida o emprender nuevos negocios, lo más probable es que acabemos pensando como ellos (Mateo 6:24; 1 Corintios 15:33). 14 Por otro lado, cuando nos deleitamos en la Palabra de Jehová, “el deseo de la carne y el deseo de los ojos y la exhibición ostentosa del medio de vida de uno” pierden gran parte de su encanto. Asimismo, andar en la compañía de quienes dan prioridad a los intereses del Reino nos incitará a imitarlos, amando lo que ellos aman y rechazando lo que ellos rechazan (Salmo 15:4; Proverbios 13:20). 15 El odio hacia la impiedad y el amor a la justicia permitieron que Jesús se concentrara en “el gozo que fue puesto delante de él” (Hebreos 12:2). Y lo mismo puede ocurrir en nuestro caso. Sabemos que “el mundo va

EMT 2013

137

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

pasando, y también su deseo”, así que cualquier placer que ofrezca el mundo es solo temporal. En cambio, “el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” (1 Juan 2:17). Cristo efectuó la voluntad de Dios y, gracias a ello, abrió la puerta para que los seres humanos obtuvieran vida eterna (1 Juan 5:13). ¡Qué importante es que todos lo imitemos y nos beneficiemos de su integridad!

BAJO PERSECUCIÓN
16 Jesús señaló otro aspecto en que sus discípulos habrían de imitarlo, diciendo: “Este es mi mandamiento: que ustedes se amen unos a otros así como yo los he amado a ustedes” (Juan 15:12, 13, 17). Los cristianos tenemos muchas razones para amar a nuestros hermanos. Pues bien, en esta ocasión en particular, Jesús estaba pensando en otra más: el odio de que serían objeto. “Si el mundo los odia —aseguró—, saben que me ha odiado a mí antes que los odiara a ustedes. [...] El esclavo no es mayor que su amo. Si ellos me han perseguido a mí, a ustedes también los perseguirán.” (Juan 15:18, 20.) Así es, los cristianos nos asemejamos al Maestro hasta en el hecho de ser perseguidos. Por tanto, forjemos entre nosotros un fuerte vínculo de amor a fin de contrarrestar ese odio. 17 ¿Por qué odiaría el mundo a los cristianos? Porque, al igual que Jesús, “no son parte del mundo” (Juan 17:14, 16). Se mantienen neutrales en cuestiones militares y políticas, y obedecen los principios bíblicos al respetar la santidad de la vida y al seguir elevados principios morales (Hechos 15:28, 29; 1 Corintios 6:9-11). Sus prioridades son espirituales, no materiales, y aunque viven en el mundo, “no lo usan a plenitud”, como escribió Pablo (1 Corintios 7:31). Es cierto que hay quienes han expresado su admiración por los elevados principios de los testigos de Jehová. Pero debido a que estos no transigen a fin de ganar la aceptación o el aplauso de nadie, la mayoría de la gente no los comprende, y muchos los odian. 18 Los apóstoles no solo comprobaron el intenso odio del mundo cuando Jesús fue arrestado y ejecutado, sino que también vieron cómo reaccionó él ante tal odio. Cuando sus opositores religiosos fueron a apresarlo al jardín de Getsemaní, Pedro trató de protegerlo con su espada, pero Jesús le ordenó: “Vuelve tu espada a su lugar, porque todos los que toman la espada perecerán por la espada” (Mateo 26:52; Lucas 22:50, 51). Tiempo atrás, los israelitas habían combatido contra sus enemigos espada en mano, pero ahora las cosas habían cambiado. El Reino de Dios no era “parte de este mundo”, y no había fronteras nacionales que defender (Juan 18:36). En breve, Pedro iba a formar parte de una nación espiritual, cuyos miembros tendrían ciudadanía celestial (Gálatas 6:16; Filipenses 3:20, 21). A partir de entonces, por lo tanto, los seguidores de Jesús se enfrentaron al odio y la persecución tal como lo hizo Jesús: con valor, pero de forma pacífica. Dejaron los asuntos en manos de Jehová y confiaron en que él les daría la fortaleza necesaria para aguantar (Lucas 22:42). 19 Varios años después, Pedro escribió: “Cristo sufrió por ustedes, dejándoles dechado para que sigan sus pasos con sumo cuidado y atención. [...] Cuando lo estaban injuriando, no se puso a injuriar en cambio. Cuando estaba sufriendo, no se puso a amenazar, sino que siguió encomendándose al que juzga con justicia” (1 Pedro 2:21-23). Tal como advirtió Jesús, los cristianos han sufrido una persecución feroz a lo largo de los años. Tanto en el siglo primero como en la actualidad han seguido el ejemplo de Jesús y se han labrado un magnífico historial de fiel aguante, manteniéndose íntegros pacíficamente (Revelación [Apocalipsis] 2:9, 10). Que cada uno de nosotros haga lo mismo cuando lo exijan las circunstancias (2 Timoteo 3:12).

“VÍSTANSE DEL SEÑOR JESUCRISTO”
20 Pablo escribió a la congregación de Roma: “Vístanse del Señor Jesucristo, y no estén haciendo planes con anticipación para los deseos de la carne” (Romanos 13:14). Los cristianos se visten de Jesús, como si de una prenda se tratara. Procuran imitar sus cualidades y acciones hasta el grado de convertirse en un reflejo —aunque imperfecto— de su Amo (1 Tesalonicenses 1:6). 21 Lograremos ‘vestirnos del Señor Jesucristo’ si nos familiarizamos con su vida y nos esforzamos por vivir como él, imitando su humildad, su amor a la justicia, su odio hacia la impiedad, su amor por sus hermanos, su renuncia a formar parte del mundo y su aguante paciente ante el sufrimiento. No hacemos “planes con anticipación para los deseos de la carne”, es decir, no nos centramos en alcanzar objetivos que satisfagan los deseos carnales. Más bien, antes de tomar una decisión o abordar un problema, cada uno de nosotros se pregunta: “¿Qué haría Cristo? ¿Cómo le gustaría que reaccionara?”. 22 También podemos imitar a Jesús “predicando las buenas nuevas” con empeño (Mateo 4:23; 1 Corintios 15:58). Esta es otra forma en la que los cristianos seguimos el modelo que puso Cristo. El siguiente artículo analiza este tema.

138

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Diciembre
23 de Dic. Lectura de la Biblia: Revelación 7-14 Núm. 1: Revelación 9:1-21 Núm. 2: ¿De qué forma muestran hospitalidad los cristianos verdaderos? (Heb. 13:2) Núm. 3: Los cristianos verdaderos se aman entre sí y se mantienen separados del mundo (rs pág. 316 párrs. 2, 3) Lectura de la Biblia: Revelación 7-14 *** w09 1/15 pág. 31 párr. 6 - pág. 32 párr. 6 Puntos sobresalientes del libro de Revelación (parte 1) *** Lecciones para nosotros:

7:13, 14. Los veinticuatro ancianos representan a los 144.000 ungidos en el cielo, donde además de ser reyes son sacerdotes. Este grupo fue prefigurado por los sacerdotes del antiguo Israel, a quienes el rey David organizó en veinticuatro divisiones. Uno de los ancianos le revela a Juan la identidad de la gran muchedumbre. De esto se deduce que la resurrección de los cristianos ungidos debió de comenzar antes de 1935. ¿Por qué lo decimos? Porque en ese año se dio a conocer a los cristianos ungidos que aún estaban en la Tierra cuál era la identidad de la gran muchedumbre (Luc. 22:28-30; Rev. 4:4; 7:9).

EL SÉPTIMO SELLO Y EL TOQUE DE SIETE TROMPETAS (REV. 8:1–12:17)
Cuando el Cordero abre el séptimo sello, siete ángeles reciben una trompeta cada uno. Seis de ellos tocan su trompeta para anunciar mensajes de condenación contra “la tercera parte” de la humanidad: la cristiandad (Rev. 8:1, 2, 7-12; 9:15, 18). Eso es lo que Juan ve en su quinta visión. En la siguiente visión, Juan se convierte en un participante más al comerse un pequeño rollo y medir el santuario del templo. Después del toque de la séptima trompeta, se oyen voces fuertes que anuncian: “El reino del mundo sí llegó a ser el reino de nuestro Señor y de su Cristo” (Rev. 10:10; 11:1, 15). Las palabras de Revelación 11:15, 17 introducen ahora la séptima visión. Se ve una gran señal en el cielo: una mujer da a luz un hijo varón. Entonces, el Diablo es echado del cielo y, enfurecido con la mujer, se va a guerrear “contra los restantes de la descendencia de ella” (Rev. 12:1, 5, 9, 17).

Respuestas a preguntas bíblicas:

8:1-5. ¿Por qué se hizo un silencio en el cielo? ¿Qué se arrojó después a la Tierra? Se hizo un “silencio” en el cielo para que se pudieran oír “las oraciones de los santos” que estaban en la Tierra. Esto ocurrió al final de la primera guerra mundial. Los cristianos ungidos no ascendieron al cielo al final de los tiempos de los gentiles, como muchos de ellos esperaban; además, enfrentaron graves dificultades durante la guerra. De modo que estaban orando fervientemente para saber qué debían hacer. En respuesta a sus oraciones, un ángel arrojó a la Tierra fuego simbólico, y este encendió el fervor y entusiasmo de aquellos cristianos. Aunque eran pocos, iniciaron una campaña mundial de predicación que convirtió al Reino de Dios en un tema candente, y causaron, por decirlo así, un incendio en la cristiandad. Retumbaron las duras advertencias de la Palabra de Dios, relumbraron con fulgor las verdades bíblicas y se sacudieron los cimientos de la religión falsa, tal como se sacuden los edificios durante un terremoto. 8:6-12; 9:1, 13; 11:15. ¿Cuándo se prepararon los siete ángeles para tocar sus trompetas? ¿Cómo y cuándo se escuchó el toque de las trompetas? Como parte de la preparación para tocar las siete trompetas, se dieron instrucciones a los revitalizados miembros de la clase Juan. Como resultado, de 1919 a 1922, los ungidos reorganizaron la predicación y construyeron las instalaciones que necesitaban para imprimir (Rev. 12:13, 14). El toque de las trompetas representa la proclamación intrépida de la sentencia divina contra el mundo de Satanás, proclamación que el pueblo de Dios llevó a cabo con la ayuda de los ángeles. Dicha proclamación comenzó en la asamblea que se efectuó en Cedar Point (Ohio) en 1922 y se prolongará hasta la gran tribulación. 8:13; 9:12; 11:14. ¿Por qué se dice que los últimos tres toques de trompeta son “ayes”? Los primeros cuatro toques de trompeta proclamaron la muerte espiritual de la cristiandad, pero los tres últimos son “ayes”, o lamentos, que están relacionados con tres sucesos específicos, como veremos a continuación. El quinto toque se relaciona con la liberación del “abismo” de inactividad que experimentó en 1919 el pueblo de Dios, y con su imparable predicación, que se convirtió en una dolorosa plaga para la cristiandad (Rev. 9:1). El sexto toque se relaciona con el ataque de caballería más grande de la historia: la campaña mundial de predicación que comenzó en 1922. El último toque se relaciona con el nacimiento del Reino mesiánico.

9:10, 19. Las contundentes declaraciones basadas en la Biblia que aparecen en las publicaciones del “esclavo fiel y discreto” contienen un punzante mensaje (Mat. 24:45). Ese mensaje corresponde tanto a las colas de las

Lecciones para nosotros: EMT 2013

139

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

langostas, que tienen “aguijones semejantes a [los de] escorpiones”, como a caballos, cuyas “colas son semejantes a serpientes”. ¿Por qué? Porque dichas publicaciones advierten que se acerca “el día de la venganza de [Jehová]” (Isa. 61:2). Llevémoslas a la gente con celo y valor. 9:20, 21. Con la expresión “los demás de los hombres”, Revelación se refiere a la gente de los países llamados no cristianos. Aunque muchas personas sinceras de esos países han respondido al mensaje que proclamamos, no esperamos conversiones en masa. Aun así, seguimos predicando con ahínco. 12:15, 16. “La tierra” —es decir, elementos políticos del mundo de Satanás— ha defendido la libertad religiosa. A partir de la década de los cuarenta, los gobiernos de diversos países se tragaron “el río [de persecución] que el dragón había lanzado de su boca”. Como vemos, cuando Jehová así lo decide, puede influir en las autoridades para llevar a cabo su voluntad. Sin duda, son muy atinadas estas palabras de Proverbios 21:1: “El corazón de un rey es como corrientes de agua en la mano de Jehová. Adondequiera que él se deleita en hacerlo, lo vuelve”. Esta verdad debe fortalecer nuestra fe en Dios.

*** w09 2/15 págs. 3-4 Puntos sobresalientes del libro de Revelación (parte 2) *** SE DERRAMAN LOS SIETE TAZONES DE LA CÓLERA DE DIOS (REV. 13:1–16:21)
Revelación 11:18 declara: “Las naciones se airaron, y vino tu propia ira [la de Dios], y el tiempo señalado para [...] causar la ruina de los que están arruinando la tierra”. ¿A qué se debe la ira de Dios? Se debe a las actividades de la “bestia salvaje [...] con diez cuernos y siete cabezas” que se describe en la octava visión (Rev. 13:1). En la novena visión, Juan ve al “Cordero de pie sobre el monte Sión, y con él ciento cuarenta y cuatro mil” que han sido “comprados de entre la humanidad” (Rev. 14:1, 4). Y a continuación se dan anuncios angélicos. En la décima visión, Juan contempla a “siete ángeles con siete plagas”. Todo indica que es Jehová mismo quien ordena a estos ángeles que derramen “los siete tazones de la cólera de Dios” sobre varios elementos del mundo de Satanás. Los tazones contienen declaraciones y advertencias sobre los juicios de Dios (Rev. 15:1; 16:1). Estas dos visiones nos dan detalles de otros juicios del Reino relacionados con el tercero de los “ayes”, o lamentos, y con el toque de la séptima trompeta (Rev. 11:14, 15). 13:8. ¿Qué es “el rollo de la vida del Cordero”? Es un rollo simbólico en el que están escritos los nombres de quienes gobernarán con Jesús en su Reino celestial. Esta lista incluye los nombres de los cristianos ungidos que tienen la esperanza de ir al cielo pero que aún viven en la Tierra. 13:11-13. ¿Qué significa que la bestia salvaje de dos cuernos hable como un dragón y haga bajar fuego del cielo? El hecho de que la bestia salvaje de dos cuernos —la potencia mundial angloamericana— hable como un dragón significa que recurre a amenazas, presiones y actos violentos para obligar a la gente a aceptar su manera de gobernar. ¿En qué sentido hace bajar fuego del cielo? En que, asumiendo la función de un profeta, proclama que ha vencido a las fuerzas del mal en las dos guerras mundiales del siglo XX y que le ha ganado la batalla al comunismo. 13:1-4, 18. “Una bestia salvaje” que simboliza los gobiernos humanos sale “del mar”. El mar simboliza, a su vez, las masas agitadas de la humanidad (Isa. 17:12, 13; Dan. 7:2-8, 17). Esta terrible criatura, que fue creada por Satanás y recibe su poder de él, lleva el número 666, el cual representa la imperfección extrema. Puesto que nosotros conocemos la identidad de esta bestia, no la seguimos con admiración ni la adoramos, como hace la humanidad en general (Juan 12:31; 15:19). 13:16, 17. Aunque nos resulte más difícil realizar actividades cotidianas tales como “comprar o vender”, no debemos ceder a la presión y dejar que la bestia salvaje controle nuestra vida. Aceptar la marca de la bestia salvaje en la mano o en la frente equivaldría a permitir que dicha bestia controlara nuestra conducta o influyera en nuestra forma de pensar. 14:6, 7. La proclamación del ángel nos muestra lo urgente que es dar a conocer las buenas nuevas del Reino de Dios ya establecido. Debemos ayudar a nuestros estudiantes a cultivar un sano temor a Jehová y el deseo de glorificar su nombre. 14:14-20. Cuando se termine de recoger “la mies [o cosecha] de la tierra”, es decir, a quienes serán salvados, el ángel arrojará “la vid de la tierra” en “el gran lagar de la cólera de Dios”. Allí será destruida para siempre. La vid representa el corrupto sistema político de Satanás, y los “racimos” de la vid representan su mal fruto. Nunca dejemos que la vid de la tierra influya en nosotros.

Respuestas a preguntas bíblicas:

Lecciones para nosotros:

Núm. 1: Revelación 9:1-21 Núm. 2: ¿De qué forma muestran hospitalidad los cristianos verdaderos? (Heb. 13:2) 140 EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático
*** w05 1/15 págs. 21-23 “Sean hospitalarios unos para con otros” *** “HOY TENGO QUE QUEDARME EN TU CASA”

2013

La hospitalidad —la cualidad de acoger y agasajar con amabilidad y generosidad a los visitantes— siempre ha caracterizado a los siervos verdaderos de Jehová. Abrahán, Lot y Rebeca, por ejemplo, fueron muy hospitalarios (Génesis 18:1-8; 19:1-3; 24:17-20). El patriarca Job describió cuál era su actitud hacia los extraños cuando dijo: “Afuera ningún residente forastero pasaba la noche; yo mantenía abiertas mis puertas a la senda” (Job 31:32). Para que los viajeros israelitas recibieran la hospitalidad de sus coterráneos, no tenían más que sentarse en la plaza de la ciudad y esperar que alguien los invitara (Jueces 19:15-21). Los anfitriones solían lavar los pies de sus huéspedes, les daban de comer y suministraban forraje para sus bestias de carga (Génesis 18:4, 5; 19:2; 24:32, 33). Los viajeros que no querían ser una molestia para sus anfitriones llevaban consigo las provisiones que les harían falta: pan y vino para ellos, y paja y forraje para las caballerías. Solo necesitaban un lugar donde pasar la noche. Aunque la Biblia no dice casi nada en cuanto a cómo encontraban hospedaje Jesús y sus discípulos en sus viajes de predicación, en algún sitio tenían que dormir (Lucas 9:58). Al visitar Jericó, Jesús sencillamente le dijo a Zaqueo: “Hoy tengo que quedarme en tu casa”. Zaqueo recibió a su huésped “con regocijo” (Lucas 19:5, 6). Sabemos que Jesús solía hospedarse en Betania con sus amigos Marta, María y Lázaro (Lucas 10:38; Juan 11:1, 5, 18). Y parece ser que cuando estaba en Capernaum, se alojaba en casa de Simón Pedro (Marcos 1:21, 29-35). La capacitación ministerial que Jesús dio a sus doce apóstoles nos dice mucho en cuanto a la recepción que cabía esperar en Israel. Les dijo: “No consigan oro, ni plata, ni cobre para las bolsas de sus cintos, ni alforja para el viaje, ni dos prendas de vestir interiores, ni sandalias, ni bastón; porque el obrero merece su alimento. En cualquier ciudad o aldea que entren, busquen hasta descubrir quién en ella es merecedor, y quédense allí hasta que salgan” (Mateo 10:9-11). Él sabía que las personas de buen corazón acogerían a los discípulos y les proporcionarían comida, techo y otras cosas necesarias. Pero llegaría el tiempo en que los evangelizadores itinerantes tendrían que encargarse de sus propias necesidades y cubrir sus propios gastos. En vista de la futura hostilidad hacia sus seguidores y la expansión de la predicación a territorios fuera de Israel, Jesús dijo: “El que tiene bolsa, tómela, así mismo también la alforja” (Lucas 22:36). Los viajes, y por lo tanto el alojamiento, serían indispensables para difundir las buenas nuevas.

“SIGAN LA SENDA DE LA HOSPITALIDAD”
La relativa paz y la red de calzadas que se extendía por todo el Imperio romano en el siglo primero contribuyeron a que la gente de aquel tiempo viajara mucho. La afluencia de viajeros generó una gran demanda de hospedajes, por lo que en las vías principales se abrieron posadas a un día de camino una de otra. Ahora bien, la obra The Book of Acts in Its Graeco-Roman Setting (El libro de Hechos y el mundo grecorromano) dice: “Lo que nos revelan los escritos acerca de aquellos lugares ofrece un panorama deprimente. Las fuentes literarias y arqueológicas que tenemos a nuestra disposición nos hablan de lugares ruinosos y sucios, prácticamente sin muebles, con chinches, comida y bebida pésimas, propietarios y personal de poco fiar, clientes de dudosa reputación y una moral generalmente relajada”. Es comprensible que una persona de bien evitara aquellas posadas tanto como le fuera posible. No sorprende, pues, que en las Escrituras vez tras vez se exhorte a los cristianos a brindar hospitalidad. Pablo pidió a los cristianos de Roma: “Compartan con los santos según las necesidades de estos. Sigan la senda de la hospitalidad” (Romanos 12:13). A los cristianos de Judea les recordó: “No olviden la hospitalidad, porque por ella algunos, sin saberlo, hospedaron a ángeles” (Hebreos 13:2). Pedro animó a sus compañeros cristianos a que fueran “hospitalarios unos para con otros sin rezongar” (1 Pedro 4:9). Habría situaciones, sin embargo, en las que no sería apropiado dispensar hospitalidad. Refiriéndose a “todo el que se adelanta y no permanece en la enseñanza del Cristo”, el apóstol Juan dijo: “Nunca lo reciban en casa ni le digan un saludo. Porque el que le dice un saludo es partícipe en sus obras inicuas” (2 Juan 9-11). Con respecto a los pecadores impenitentes, Pablo escribió: “Cesen de mezclarse en la compañía de cualquiera que, llamándose hermano, sea fornicador, o persona dominada por la avidez, o idólatra, o injuriador, o borracho, o que practique extorsión, y ni siquiera coman con tal hombre” (1 Corintios 5:11). Seguramente habría impostores y otras personas que tratarían de aprovecharse de la bondad de los verdaderos cristianos. La Didaché o Enseñanza de los Apóstoles (una obra extrabíblica del siglo segundo que servía de manual de instrucción para la fe cristiana) dice que el predicador itinerante “no se quedará más de un solo día, o, si es necesario, un segundo día [...]. Y cuando se marche, que [...] no reciba otra cosa que pan [...]; pero si pide dinero, es un falso profeta”. El documento sigue diciendo: “Si quiere establecerse entre vosotros, si tiene un oficio, que trabaje y coma su pan. Pero si no tiene oficio, según vuestra sabiduría proveed de que viva como un cristiano entre vosotros, pero no en la ociosidad. Si no hace esto, es que está traficando con respecto a Cristo. Guardaos de estos hombres”.

EMT 2013

141

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

El apóstol Pablo evitó imponer una carga onerosa a sus anfitriones durante sus largas estancias en algunas ciudades, por lo que hacía tiendas de campaña para mantenerse (Hechos 18:1-3; 2 Tesalonicenses 3:7-12). A fin de ayudar a los viajeros que lo merecieran, parece ser que los cristianos escribían cartas de recomendación, como hizo Pablo con Febe: “Les recomiendo a Febe nuestra hermana, [...] para que la reciban con gusto en el Señor, [...] y para que le presten ayuda en cualquier asunto en que los necesite” (Romanos 16:1, 2).

LAS BENDICIONES DE SER HOSPITALARIOS
Los misioneros cristianos del siglo primero confiaban en que Jehová les proveería lo que necesitaran. Ahora bien, ¿podían contar con la hospitalidad de sus compañeros cristianos? Lidia abrió las puertas de su casa a Pablo y sus acompañantes. En Corinto, el apóstol se quedó con Áquila y Priscila. El carcelero de Filipos dio de comer a Pablo y Silas. El apóstol fue recibido hospitalariamente por Jasón en Tesalónica, por Felipe en Cesarea y por Mnasón en el trayecto de Cesarea a Jerusalén. Cuando iba de camino a Roma, lo recibieron los hermanos de Puteoli. ¡Qué ocasiones tan gratificantes deben haber sido para los hermanos que lo acogieron! (Hechos 16:33, 34; 17:7; 18:1-3; 21:8, 16; 28:13, 14.) El erudito Frederick F. Bruce hace esta observación: “Aquellos amigos y colaboradores, tanto anfitriones como anfitrionas, no tenían otro motivo para ser tan serviciales que el amor por Pablo y por el Amo a cuyo servicio él estaba. Sabían que servir al primero era servir al segundo”. Una excelente razón para ser hospitalarios. La hospitalidad sigue siendo necesaria. Miles de representantes viajantes de los testigos de Jehová son recibidos con hospitalidad por sus compañeros cristianos. Algunos proclamadores del Reino corren con sus propios gastos para ir a predicar en lugares donde rara vez se proclaman las buenas nuevas. Hay muchos beneficios en abrirles la puerta de nuestra casa, por humilde que esta sea. La hospitalidad afectuosa, que puede limitarse a una comida sencilla, ofrece excelentes oportunidades para tener “un intercambio de estímulo” y mostrar amor a nuestros hermanos y a Dios (Romanos 1:11, 12). Dichas ocasiones son especialmente gratificantes para los anfitriones, pues, a fin de cuentas, “hay más felicidad en dar que en recibir” (Hechos 20:35).

Núm. 3: Los cristianos verdaderos se aman entre sí y se mantienen separados del mundo (rs pág. 316 párrs. 2, 3) *** rs pág. 316 párrs. 2, 3 Religión ***
5) ¿Verdaderamente se aman unos a otros sus miembros? Jesús dijo: “En esto todos conocerán que ustedes son mis discípulos, si tienen amor entre ustedes mismos” (Juan 13:35). Dicho amor rebasa las fronteras raciales, sociales y nacionales y une a las personas en una verdadera hermandad. Este amor es tan fuerte que los distingue como verdaderamente diferentes. Cuando las naciones van a la guerra, ¿quiénes les tienen suficiente amor a sus hermanos cristianos de otros países como para negarse a empuñar las armas para matarlos? Esa clase de amor manifestaban los cristianos primitivos. 6) ¿Está en verdad separada del mundo? Jesús dijo que sus seguidores verdaderos ‘no serían parte del mundo’ (Juan 15:19). Para adorar a Dios de la manera que él aprueba es preciso mantenernos “sin mancha del mundo” (Sant. 1:27). ¿Se puede decir eso de las religiones en las que los clérigos y otros miembros se envuelven en la política, o cuya vida gira mayormente en torno a deseos materialistas y carnales? (1 Juan 2:15-17.)

142

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

Diciembre
30 de Dic. Lectura de la Biblia: Revelación 15-22 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático Lectura de la Biblia: Revelación 15-22 *** w09 2/15 pág. 4 párrs. 5-6 Puntos sobresalientes del libro de Revelación (parte 2) *** Respuestas a preguntas bíblicas:

16:17. ¿Qué es “el aire” sobre el que se derrama el séptimo tazón? “El aire” representa la manera de pensar satánica, “el espíritu [o actitud] que ahora opera en los hijos de la desobediencia”. El entero mundo de Satanás respira este aire envenenado (Efe. 2:2).

16:13-16. Las “expresiones inspiradas inmundas” no son otra cosa que propaganda demoníaca. Su propósito es que los reyes de la Tierra no respondan favorablemente al derramamiento de los siete tazones de la cólera de Dios, sino que se dejen manipular y se enfrenten a Jehová (Mat. 24:42, 44). 16:21. Justo antes de que este mundo llegue a su fin, es probable que la proclamación del mensaje de juicio contra el malvado mundo de Satanás incluya extraordinarias expresiones de condena, que al parecer están representadas por piedras de granizo. Con todo, la mayor parte de la humanidad seguirá blasfemando contra Dios.

Lecciones para nosotros:

YA REINA EL REY VICTORIOSO (REV. 17:1–22:21)
“Babilonia la Grande”, el imperio mundial de la religión falsa, es uno de los repugnantes elementos del mundo de Satanás. En la undécima visión aparece representada por una “gran ramera”, o prostituta, “sentada sobre una bestia salvaje de color escarlata”. Serán precisamente “los diez cuernos” de esa bestia los que la destruyan por completo (Rev. 17:1, 3, 5, 16). En la siguiente visión se compara esta prostituta a una “gran ciudad”, se anuncia su caída y se hace un llamamiento urgente al pueblo de Dios: “Sálganse de ella”. Muchísimas personas lloran la caída de la gran ciudad, pero en el cielo hay gran regocijo debido a “las bodas del Cordero” (Rev. 18:4, 9, 10, 15-19; 19:7). En la decimotercera visión, el jinete del “caballo blanco” guerrea contra las naciones y acaba con el malvado mundo de Satanás (Rev. 19:11-16). ¿Qué sucederá con “la serpiente original, que es el Diablo y Satanás”? ¿Cuándo será “arrojado al lago de fuego”? Este es uno de los temas que se tratan en la decimocuarta visión (Rev. 20:2, 10). Las últimas dos visiones nos permiten entrever cómo será la vida durante el Milenio. Ya al final de la “revelación”, Juan ve un río de agua de vida que fluye por en medio de un camino ancho y escucha la invitación que se hace a “cualquiera que tenga sed” (Rev. 1:1; 22:1, 2, 17).

Respuestas a preguntas bíblicas:

17:16; 18:9, 10. ¿Por qué lamentan “los reyes de la tierra” la destrucción de Babilonia la Grande si ellos mismos la destruyeron? Su lamento se debe a puro egoísmo. Parece que después de destruir a Babilonia la Grande, se dan cuenta de lo útil que les había sido. Ella les había ayudado a cubrir su despotismo con un manto de piedad, a reclutar jóvenes para sus guerras y a mantener a la gente subyugada. 19:12. ¿Qué significa que nadie conozca el nombre de Jesús, aparte de él mismo? Al parecer, este nombre (que no se especifica) se refiere a la posición de Jesús y a los privilegios de que disfruta durante el día del Señor, como los que se mencionan en Isaías 9:6. El hecho de que nadie más conozca ese nombre significa que sus privilegios son únicos y que nadie más entiende lo que implica ocupar un cargo tan elevado como el suyo. Sin embargo, Jesús comparte algunos de esos privilegios con los miembros de la clase de su novia y escribe “ese nuevo nombre” suyo sobre ellos (Rev. 3:12). 19:14. ¿Quiénes cabalgan con Jesús en Armagedón? Los ejércitos de los cielos que acompañan a Jesús a pelear la guerra de Dios están formados por ángeles y por los ungidos que han vencido y han recibido su recompensa celestial (Mat. 25:31, 32; Rev. 2:26, 27). 20:11-15. ¿De quiénes son los nombres escritos en “el rollo [o “el libro”] de la vida”? Son los nombres de todas las personas que tienen la perspectiva de recibir vida eterna: los cristianos ungidos, los miembros de la gran muchedumbre y los fieles siervos de Dios que vuelvan a la vida cuando ocurra la “resurrección [de los] justos” (Hech. 24:15; Rev. 2:10; 7:9). ¿Y qué hay de las personas que vuelvan a la vida durante la “resurrección [de los] injustos”? Sus nombres solo se escribirán en “el rollo de la vida” si obedecen “las cosas escritas en los rollos” de instrucciones que se abrirán durante el Milenio. Sin embargo, ninguno de esos nombres se escribe de manera permanente desde el principio. Los de los ungidos quedan registrados definitivamente una vez que mueren

EMT 2013

143

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

fieles (Rev. 3:5). Y los de las personas que vivirán en la Tierra, una vez que hayan pasado la prueba final que tendrá lugar al acabar el Milenio (Rev. 20:7, 8). 17:3, 5, 7, 16. “La sabiduría de arriba” nos permite entender “el misterio de la mujer y de la bestia salvaje [de color escarlata] que la lleva” (Sant. 3:17). Esta bestia salvaje simbólica comenzó siendo la Sociedad de Naciones y después revivió como la Organización de las Naciones Unidas. En vista de que a nosotros se nos ha revelado este antiguo misterio, ¿no deberíamos predicar con entusiasmo las buenas nuevas del Reino de Dios y proclamar el día de juicio de Jehová? 21:1-6. Podemos tener plena certeza de que las maravillosas promesas relacionadas con el Reino se harán realidad. ¿Por qué? Porque la Biblia habla de ellas como si ya se hubieran cumplido. En Revelación leemos: “¡Han acontecido!”. 22:1, 17. El “río de agua de vida” representa los medios que Jehová utiliza para eliminar los efectos del pecado y la muerte. Aun ahora hay agua disponible para las personas obedientes. Dios nos invita a beber “gratis el agua de la vida”. Aceptemos su invitación con gratitud y llevémosla con entusiasmo a nuestros semejantes

Lecciones para nosotros:

144

EMT 2013

Referencias al Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático

2013

EMT 2013

145

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->