Está en la página 1de 13

Suscitar a David un vstago legtimo que har justicia y derecho en la tierra.

Con este anuncio del profeta Jeremas iniciamos el camino del adviento.

Estad siempre despiertos, pidiendo fuerza para escapar de todo lo que est por venir, y manteneos en pie ante el Hijo del Hombre. Lucas 21, 25.27-28.36

El evangelio no anuncia un mundo alterado y siniestro. Slo nos advierte de la caducidad de la vida y de todos sus logros y progresos. Todo es relativo.

Significa
el trabajo y la vigilancia, el esfuerzo y la confianza con que esperamos el Reino de Dios.

Vern al Hijo del hombre venir en una nube con gran poder y gloria

La frase incluye una contraposicin entre la apariencia y la verdad de Jess que resume todo el evangelio.

Hijo del Hombre refleja la humanidad y la humildad del Maestro de Nazaret.

La nube es un smbolo que expresa bien la lejana cercana de la divinidad que al mismo tiempo se vela y se revela.

El evangelio habla tambin del hombre.


Aunque se crea muy libre, el ser humano es un pobre esclavo:

de fuerzas exteriores que lo oprimen y manipulan


y de dependencias interiores a veces inconfesables.

Su esclavitud no es una fatalidad. El que ha sido creado en libertad ha sido llamado a soar y alcanzar la libertad.

Hay que procurar vencer el sueo. Y para eso, mejor es ejercitarse en la sobriedad y la abstinencia.

La esperanza necesita ser sostenida por la fuerza de lo alto. Las buenas intenciones han de ser apoyadas por constantes oraciones.

Como los israelitas en la noche en que salieron de Egipto, hemos de estar siempre dispuestos a salir al camino para esperar al Seor de la historia.

Seor Jess, todo nos invita a vivir anclados en el presente, satisfechos de nuestros logros y adormecidos en nuestra comodidad. Aydanos a mantener el don de la esperanza y a vivir aguardando tu manifestacin en nuestra vida. Amn.

Jos Romn Flecha Andrs


Palabra del Seor, Salamanca , Editorial.Secretariado Trinitario,2007
Presentacin:

Antonia Castro Panero