Está en la página 1de 3

Un emigrante de Senegal

rase una vez un hombre que se llamaba Abdoulaye. Viva en Senegal con sus padres y sus cinco hermanos. Este hombre tena treinta aos, y entre toda la familia llegaron a la conclusin de que l tendra que emigrar a Europa, a Espaa, para buscar dinero. Ese mismo da ya se fue, con una mochila en la que llevaba comida y un poco de dinero. El primer mes cruz todo Senegal y un poco de Mali, donde dorma en la arena, pero poco, porque estaba muy nervioso, as que segua caminando por el desierto. Caminando y caminando lleg sin darse cuenta al mar, donde ya s que descans bastante. Se uni a una embarcacin que sala para Europa y cruzar el Estrecho de Gibraltar, cuando de repente lleg una ola inmensa que le tir al agua a l y a otros ocupantes.

En ese instante se despert, se encontr tumbado en un silln un poco estropeado. Ah not que alguien le estaba tocando, levant la cabeza y vio a un abuelo que le estaba curando, le dijo que se tranquilizara y que se poda quedar a dormir all unos das, y Abdoulaye respondi que s. Despus de unas semanas, como la polica ya estaba sospechando un poco, el africano decidi ir andando hasta la otra punta de Espaa, por lo que el anciano le dio comida y dinero. Fue hasta Madrid en taxi, y encima no le cost nada porque el taxista era tambin africano y tambin haba pasado por la misma situacin que Abdoulaye. El resto del camino no fue demasiado largo, porque se fue a un pueblo cercano a Madrid, donde haba una pequea casa en la que se encontr con otros emigrantes como Abdoulaye.

Les pregunt que si se poda quedar a vivir con ellos, y ellos dijeron que s. A partir de entonces todos ellos vivieron juntos como una familia: Con el dinero que tenan cada vez iba uno a comprar, coman siempre juntos, los que eran de Latinoamrica les enseaban a los otros un poco de espaol, y en general se ayudaban. Despus de un tiempo consiguieron encontrar un trabajo en un mercadillo de artesana con objetos que fabricaban de sus pases y una parte del dinero que conseguan se lo enviaban a sus familias.

Gabriel Kopp 6A