P. 1
Historia del Pentathlon Deportivo Militar Universitario Capitulo XIII

Historia del Pentathlon Deportivo Militar Universitario Capitulo XIII

|Views: 11|Likes:
Publicado porHector Neve

More info:

Published by: Hector Neve on Nov 19, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/27/2014

pdf

text

original

CAPÍTULO XIII

DOCTRINA DEL PENTATHLÓN
Dr. Jorge Hernández Ibarra El presente capítulo no es para leerse “de corrido y sin tropiezos”; se trata de un apartado profundo, en el que se abordan aquellos pensamientos que constituyen un ideario, una doctrina, una espiritual conducta. Tampoco su contenido, es para memorizarlo y exponerlo solemnemente en ceremonias, que sin duda alguna es importante; pero por su esencia, nuestra capacidad de valoración tiene que ir más allá. La doctrina o ideario pentathlónico ya tiene bien establecidas las ideas, las sentencias, que son la razón del Pentathlón, y que al formar parte de un todo, han hecho de él, una verdadera ESCUELA DEL CARÁCTER Y FORMACIÓN CIUDADANA. Les invito a participar en este arduo proceso, que requiere especial concentración para analizar el tema con mayor profundidad, buscar la adecuada interpretación y ordenar sus valores. Debemos tener en principio, genuina voluntad para leerlo, placer y constructivo interés por el tema, para arribar a lo más importante, que es el proyectar sus valores a nuestro diario quehacer. Si por el contrario, no te ha despertado interés alguno, su lectura te será aburrida y es mejor darle vuelta a la página. Han sido varios los miembros del Pentathlón que nos legaron sus pensamientos, sus conceptos, que son los valores de la Institución; describiré algunos de ellos. Sin duda alguna el ideólogo más prolífico, lo fue el fundador y Comandante General “Ad Vitam” Dr. JORGE JIMÉNEZ CANTÚ, por lo que referiré sus trabajos en primer lugar, le sigue el Gran Maestro de la Juventud, el Dr. GUSTAVO BAZ PRADA cuyas importantes sentencias, nos han llevado por un camino sin abrojos. Luego sitúo al Oficial y Químico EDGARDO BLANCHET CECEÑA, el poeta y pensador de límpida mente, que nos legó incólumes principios. Señalaré los trabajos del Primer Oficial de Inf. VICTOR ANZALDO Y REGALADO, al que le decía con bien ganada estimación, “nuestro filósofo”, y que enarboló con sabiduría, la Ideología del Pentathlón. Por último, haré referencias del Segundo Comandante de Cadetes de Inf. Prof. EVELIO MONROY CASTELÁN, quien con su oratoria y ejemplar conducta, hizo vibrar de emoción a nuestras juventudes. Con su elocuencia, buscó incrementar el claro concepto de los valores humanos, los que señaló como la mejor herramienta para allanar nuestras conductas, en beneficio de nosotros mismos y de los demás. Importante es saber que la DOCTRINA PENTATHLÓNICA, como principio, es nuestro único patrimonio Institucional, por lo que, cada pentathlónico que ame a la Institución, tiene la obligación de pugnar por su existencia y sobre todo vivirla. A manera de un preámbulo para éste importante Capítulo, me permito presentarles algunas de las palabras de uso común en la materia, mismas que extraje de las academias, que se les impartían a los integrantes de la Escuela de Reclutas; palabras que habitualmente insistíamos para que los reclutas las conocieran bien, y a veces, hasta que las memorizaran, para no correr el riesgo de que las olvidaran. 274

BREVE GLOSARIO “CONÓCETE A TI MISMO”.- Conocer, averiguar, entender, saber a través de las facultades intelectuales; para captar las cualidades y relaciones de nosotros mismos, y “conocimiento”, que es el hecho ya, de conocer las ideas, en este caso, de nosotros mismos. Facultad para saber lo que es o no es conveniente, y acorde a ese conocimiento, formarnos un criterio y realizar nuestras acciones para vivir nuestra propia vida. “Conócete a ti mismo”, expresión que nació en el luminoso pueblo griego, que en la antigüedad desarrolló notable cultura. Esa etnia nos dio sabios, ejemplares filósofos, destacados pensadores. Los griegos tuvieron un profundo concepto del valor de la vida y desarrollaron un carácter muy humano. En su religiosidad y mitos, le dieron a los oráculos gran valor espiritual. Los oráculos eran también los lugares, en donde los sacerdotes a través de las pitonisas, les daban a conocer las respuestas o profecías que los dioses daban, a las preguntas que les hacían los mortales. El oráculo más antiguo y famoso fue el de Delfos, verdadero polo magnético para los griegos, situado en las faldas del monte Parnaso. En el frontispicio de ese templo existía un letrero: “NOSCE TE IPSUM”, es decir “Conócete a ti mismo”. Era un principio casi obligado, para recibir los beneficios del oráculo; principio que se le atribuye a uno de estos tres sabios: SÓCRATES, TALES DE MILETO o SOLÓN. Esa importancia que los griegos le daban a los oráculos está plasmada en la Tragedia Griega titulada “Edipo Rey”. De Edipo, se derivaron importantes conceptos y terminología en psiquiatría.

Ruinas del Oráculo de Delfos

El “Conocerse a si mismo”, es una buena herramienta que le permitirá al miembro del Pentathlón conocer sus capacidades, así como sus limitaciones, conocer sus aspiraciones reales y no ficticias, sus conductas y hasta sus sentimientos, ya sea que los aplique positiva o negativamente, con la posibilidad de cambiar ésta última posición, si es que él mismo así lo quiere. Conocernos a nosotros mismos, nos ayudará a razonar y a manejar adecuadamente los “porqués”: ¿por qué pertenezco al Pentathlón?, ¿por qué acepto someterme a su disciplina militar?, ¿por qué acepto y cumplo con los principios ideológicos de la Institución?, ¿por qué pienso y actúo de esta manera?, etc., etc. Un miembro del Pentathlón, desde el recluta hasta los altos jefes, si se conoce a sí mismo, actúa con responsabilidad y respeto; su disciplina es razonada y sabrá aquilatar el valor del amor a sí mismo, a sus semejantes, a su Institución, a su Patria. 275

“AMISTAD”.- Con este nombre calificamos al sentimiento más sencillo y noble de la especie humana. Este sentimiento se da fuera de todo interés, se da en un marco de honra y comprensión, de apoyo, en ámbito de verdacidad; si no existen estas características, no es amistad. El Comandante del Pentathlón Zona Sinaloa, Prof. FRANCISCO MENDOZA PINZÓN decía: “El amigo es como la sangre, acude sin que la llamen” y MIGUEL DE UNAMUNO nos legó este precepto: “Cada nuevo amigo que ganamos en la carrera de la vida nos perfecciona y enriquece, no tanto por lo que nos da, cuanto por lo que de nosotros mismos nos descubre”. “EL DEBER”.- “Deber”, palabra que denota estar obligado a algo; que puede ser por mandato de una ley. El tener conciencia de “El deber”, entre nosotros, enaltece nuestra fuerza de voluntad, así como la de gobernar y dominar nuestras pasiones. “DISCIPLINA”.- Es la observancia de ordenamientos y leyes por todo miembro del Pentathlón, sea jefe o subalterno, con fundamento en la lealtad, la honradez, la dignidad. La disciplina transforma a un grupo desorganizado en un grupo eficiente, positivo, con elevada moral. Bajo una disciplina es muy importante establecer que el que manda es porque sabe mandar y el que obedece, es porque sabe obedecer. “ENVIDIA”.- Es un peculiar sentimiento de odio por el éxito del otro. El que odia está bloqueado para razonar, para hacer transacciones directas; está imposibilitado para una buena comprensión. La envidia en el individuo, le impide actuar con justicia y equidad. La envidia es grave enfermedad, es la más tortuosa y tormentosa de todas las emociones. En ella se dan en combinación el deseo y el resentimiento, los que se funden para terminar en amargura. Es fácil superar esa envidia, y para ello es suficiente con aplaudir el éxito de los demás, pero hacerlo con sinceridad y reconocimiento. “EL JEFE”.- El Jefe es un personaje selecto, que tiene la función de conducir, dirigir. Es el líder que actuará con la palabra, con la pluma y con el ejemplo. El Jefe debe reunir una serie de características especiales: Conducirse con excelente moral, no usar la violencia, ser persuasivo, hacerse obedecer con suavidad y no a través de un mando duro y brusco. Debe poseer un alto concepto de la responsabilidad y en lo posible evitar errores e improvisaciones. La ética debe ser la norma de sus pensamientos y hechos. Tener claramente conciencia, de que sus subordinados no son personas fútiles y despreciables, todo lo contrario, que son personas de gran valor. Un buen Jefe, debe bien seleccionar a sus colaboradores, no para favorecerles, sino para que su trabajo redunde en beneficio de la Institución. La selección de ellos debe hacerse en base a sus méritos, preparación, capacidad y hechos positivos. El Jefe deberá favorecer en ellos, el desarrollo de iniciativas y acrecentará la eficiencia de sus capacidades, para que sean los futuros jefes y que mejor desempeñen los cargos institucionales. En conclusión: “Un buen Jefe es como el buen campesino, que sabe buscar la mejor semilla para sembrar (busca el Jefe, los valores físicos, intelectuales y espirituales del pentathleta; en una palabra, busca el valor integral del individuo). El campesino coloca esa semilla en un medio fértil, en tierra abonada (el Jefe pone al pentathleta bajo una disciplina militar razonada, le hace hacer ejercicios para que tenga un cuerpo sano y fuerte, y le inculca sanos y positivos pensamientos). El campesino cuida y protege a su semilla que ya germina, es una planta que se desarrolla, que crece rectamente y sin plaga alguna (el Jefe invita a su subordinado a que sea sí mismo, sin fingimiento alguno, honesto y respetuoso; que actúe, que sea vertical, que no se deje intimidar, que no se

276

contamine). Y así un día, el árbol será frondoso y sus frutos nutritivos y sabrosos (el Jefe habrá logrado un ciudadano digno de su familia, de la sociedad y su patria). “JUSTICIA”.- Califica lo justo, lo equitativo, lo legítimo. Al ejercer con justicia se es imparcial, se actúa con rectitud, con la razón. “JUZGAR”.- Es formarnos opinión sobre alguien o algo. Tenemos que afirmar o juzgar, después de cotejar todo lo relacionado al caso que tratemos. Un pentathlónico no juzga a otro nadamás por las cualidades; sino más bien, por el uso que hace de ellas. “LEALTAD”.- Palabra que encierra conceptos, conductas, hechos inalterables, para conducirnos con la debida fidelidad. Se es leal a los ideales, a los principios, al amigo, a las instituciones, a la Patria. “LIBERTAD”.- Sofisticada y compleja palabra que en bocas demagógicas pierde su esencia. En la DOCTRINA PENTATHLÓNICA, “Libertad” es la facultad de todo ser humano para expresarse y obrar por su propia voluntad y bajo su propia responsabilidad. La Libertad tiene una limitante, y es aquella la que no nos permite hacernos daño, o dañar a una tercera persona. Esta limitante conlleva a saber, que mi libertad termina en donde empieza la libertad del otro. Uno de los más bellos razonamientos que se han hecho sobre la Libertad, es el que hace MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA, en su inmortal obra “El Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha”, en el Capítulo cincuenta y ocho: “La LIBERTAD, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros, que encierra la tierra ni el mar encubre: por la Libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida”. “PENSAR”.-Proceso fisiológico por el cual se tiene la facultad de formar y relacionar ideas y poder llegar a tener una opinión o tomar una resolución. Un pentathlónico “piensa” y hace conciencia para un hecho. “Pensar” adecuadamente es la tarea más difícil del ser humano. El resultado del “pensar” es el pensamiento, y es ejercicio de la inteligencia que le da lucidez a nuestras ideas. Tener siempre en mente: “Pensar para hacer”, y eliminar categóricamente el hacer para pensar. “PENTATHLÓN”.-Es el nombre de nuestra Institución (página 15). La palabra significa conjunto de cinco pruebas atléticas, practicadas por el mismo atleta. La palabra como la escribimos, con “th”, Pentathlón, es la palabra original en la etimología griega, palabra que al pasar al castellano pierde la “h”, pues en su sistema gráfico no existe la “th” y es por eso que en español se escribe “pentatlón”. “RESPETO”.-Consideración que se observa como una deferencia, ante la opinión o el pensar de otra persona. Todo pentathlónico tiene la libertad de pensar, hablar y escribir, sin agredir, sin lastimar. Si alguien manifiesta lo contrario a lo que piensa o habla, no le dice: “estas equivocado”; simple y llanamente le declara: “No estoy de acuerdo contigo”. “VERDAD”.-Es la cualidad de una expresión o de algo que se tiene en mente, que se expresa o representa tal como es, sin alteración alguna. El filósofo ERASMO de RÓTTERDAM dijo: “Di la verdad, que tiene la virtud original de agradar, si no va acompañada de ofensa”.

277

DR. JORGE JIMÉNEZ CANTÚ

Dr. Jorge Hernández Ibarra

Es indudable e indiscutible que el pensamiento del Dr. Jorge Jiménez Cantú es la estructura trascendental de la DOCTRINA PENTATHLÓNICA, por la magnitud y profundidad de sus conceptos. Es por así decirlo, la Obra Clásica de nuestra Institución, que con el tiempo ha trascendido con sus inmutables valores. Valores que hoy al día, son una realidad, actualidad que perdura. Jorge Jiménez Cantú siempre tuvo el anhelo por conocer el comportamiento humano, y esa vocación le colocó en la máxima figura ideológica del Pentathlón (páginas 10 a 20 y 64) En éste apartado transcribo la visión ideológica del fundador y creador de los altos incentivos espirituales para la juventud pentathlónica:

278

PENTÁLOGO Dr. Jorge Jiménez Cantú 1. Tendré amor acrisolado a mi Patria, respetándola y engrandeciéndola con todos los actos de mi vida. Sabré honrar al Pentathlón con el valor del buen ejemplo y la sabiduría de la constancia. Seré fiel a mi Bandera, emblema del suelo mexicano, no tolerando jamás su menosprecio, ofrendando mi vida en garantía. No murmuraré jamás ni permitiré que alguien lo haga en detrimento de mi grupo. Haré que mi valer como hombre de trabajo, que ama y que piensa, sea una contribución a la grandeza de mi pueblo.

2.

3.

4.

5.

279

IDEARIO PENTATHLÓNICO Dr. Jorge Jiménez Cantú I. Trata de darle a la Patria más de lo que tu vida merece. II. No pretendas ser el menos malo de los peores; esfuérzate por ser el mejor de los buenos. III. Recuerda que las deficiencias ajenas no aumentan tu valer, ni disculpan tu ignorancia. IV. Vales, no por lo que tienes sino por lo que haces. V. Tu riqueza no estriba en estar rodeado de mendigos; ni tu sabiduría en reinar sobre ignorantes; ni tu virtud en la existencia de los perversos; ni tu fuerza por los débiles que conoces. Tu valer será auténtico, cuando prescindas de lo que hay de negativo para establecer tus autorreferencias. VI. Admite que hay nobleza en ti cuando los triunfos legítimos de tu prójimo te causen alegría. VII. Actúa como si todo de ti dependiera; pelea como si sólo tuvieras que vencer; trabaja como si fueras el único responsable; piensa y rinde como si fueras el mejor. Y todo esto, no lo tomes como exceso heroico, sino como elemental deber. VIII. No son las bellas frases las que logran salvar a la Patria; son los grandes ideales y las grandes y permanentes obras que construyen. Prefiere ser buen obrero a elegante versificador. IX. Si has logrado algo bueno, alégrate, pero no olvides que hay quien lo puede hacer mejor. X. No esperes que nadie ejecute el trabajo que te corresponde: esto es propio para los inválidos del cuerpo y de la mente, o para el ruin especulador. XI. Si has adquirido rango por lo que hiciste, para conservarlo con honor, piensa que nada has hecho aún. XII. El carácter no lo forjes eludiendo los obstáculos sino venciéndolos. XIII. Si no puedes resolver una situación con dignidad y eficacia, pide ayuda a los que saben y pueden más que tú, pero no la compliques con tu orgullo o ineptitud. XIV. No pretendas encontrar el mejor amigo, trata de serlo para todos. XV. Que tus manos sean fuertes y duras por el trabajo, mas no por los aplausos que tributes a los poderosos.

280

XVI. Prefiere la compañía de los cerdos y el aire de las alcantarillas, que la compañía de los déspotas explotadores y su atmósfera de perfumes. XVII. Si mandas: no humilles. Si obedeces: no defraudes. Si mandas: piensa. Si obedeces: piensa también. XVIII. Si tu obligación como animal es vegetar; como hombre es pensar, trabajar, amar…Que no sea sólo tu corpulencia lo que te satisfaga, pues hay muchas bestias superiores a ti. XIX. Si deseas hacer ostentación de algo, que sea de tu limpieza y de tu buen humor. XX. Respeta las sinceras opiniones ajenas aunque difieran de las tuyas; pero tu propia convicción no la desprecies ni la escondas. XXI. Evita que tus buenas obras repugnen; hazlas sin jactancia. XXII. Aun cuando nadie te vea, pórtate como hombre, no esperando recibir el reconocimiento de ninguno para conducirte con dignidad. XXIII. Mejora tus conocimientos con el entusiasta esfuerzo perseverante y aplícalos en beneficio de quienes los han menester. XXIV. Trata de ser fuerte en lo favorable o en lo adverso, más tu fuerza oriéntala en favor de la justicia. XXV. No sólo te afanes en encontrar a los que necesitas, procura descubrir a los que de ti puedan ser favorecidos. XXVI. Considérate muy lejos del ideal que se persigue, si la miseria o el hambre de tu prójimo no te hieren. XXVII. Si te entusiasma morir como héroe, considera que la Patria, más que muertes, necesita vidas victoriosas. XXVIII. Lucha siempre por la igualdad; pero no por aquélla sumergida en el cieno y con afrenta, sino a la altura de las mejores expresiones humanas: La justicia, el honor, el trabajo, la cultura y las formas de superación moral y estética. XXIX. Si tu valer es auténtico, no lo será más si lo pregonas. XXX. El estímulo de tus obras no lo busques en las recompensas de oropel, sino en la adquisición íntima de un mejor rango moral o intelectivo. XXXI. Nunca te avergüence haber creído en la dignidad de alguien desprovisto de ella, pues el perverso y el irredento absolutos sólo existen en patología. XXXII. Que tu vida no pase como la yerba parásita que nunca da frutos y vive de las demás.

281

XXXIII. Evita hacer el ridículo considerándote indispensable, pero no te menosprecies considerándote inútil. XXXIV. Reunir por afinidades negativas a los descontentadizos, a los murmuradores, a los canallas, o los cobardes, es fácil y no te envanezcas con poder lograrlo, ya que cualquiera lo puede; empero que te colme la satisfacción de conservar la unión, la armonía y la paz por afinidades positivas, aun de aquéllos que tienen características muy diferentes. Esto es singular y tiene mérito. XXXV. Sé alegre sin bajeza, cortés sin amaneramiento ni servilismo; culto sin pedantería; valiente sin temeridad; sencillo sin estulticia y fuerte sin fanfarronería. XXXVI. Ten fe en tus propósitos y persevera en ellos con la confianza de hacerlos realidad, cualquier buen éxito súmalo al estímulo de tus esfuerzos. Cualquier fracaso anótalo en el catálogo de tus experiencias; mas nunca abandones tu tarea ni la empobrezcas con tu desaliento. XXXVII. Si tus ancestros te legaron tradición de gloria y honra, deber tuyo es corresponder en demasía a que ni una ni otra se acabe ni se manche; empero si te legaron miseria y ruina, deber tuyo es realizar lo que ellos no pudieron, más la parte que a ti te corresponde. XXXVIII. Trata de ajustar tus buenas intenciones con la realidad de tu vida; sigue el ejemplo de los que actúan bien, antes de deleitarte con las arengas de los teorizantes. XXXIX. Prodígate con generosidad hacia las cosas dignas que motiven saludable alegría, pero sé avaro y cofre cerrado a las murmuraciones y los prejuicios. XL. Nada de lo que existe es despreciable; el macrocosmos tiene como principio las ínfimas partículas de energía. En todo hay coordinación, poder y belleza. La bacteria más pequeña resume abismos de misterio, que dejan suspenso el pensamiento con la técnica, vinculado y desencadenan la fantasía. Para admirar el manto celeste es impropio hundirse en las profundidades de un pozo y mejor se procuran las alturas, así, para descubrir el valer de un semejante no sólo has de calificarle por lo que de penumbras tiene, pues él es más que la bacteria y también lo alumbra el sol, y la tierra lo alimenta. XLI. Vislumbra mejor la finalidad de tu existencia, de la misma manera que el artista trata de plasmar las sinfonías que surgen de los bosques, o las que del desierto se levantan, o emergen de las gargantas abismales batidas por los torrentes; las voces de la tempestad; el allegro de la brisa; el contrapunto de los oleajes; las arias de las aguas serenas; los himnos petrificados de los peñascales que se lanzan hacia el cielo; y cuando como él, esto logres percibir, comprenderás que tu vida no carece de sentido. XLII. Trata que tus pensamientos sean como el aire de las montañas; amplios, puros y benévolos para todos.

282

COMPROMISOS DEL CADETE

Dr. Jorge Jiménez Cantú Me comprometo a fomentar en todo momento el amor y respeto a la Patria. Me comprometo a no tolerar insultos hacia la Patria, la Bandera o el Pentathlón. Me comprometo a defender a la Patria, con la fuerza de la razón, y con la razón de la fuerza. Me comprometo a ser constante y fiel propagandista del ideal del Pentathlón. Me comprometo a cumplir con entusiasmo mis deberes para con la Institución. Me comprometo a no murmurar de mis superiores ni de mis obligaciones. Me comprometo a ser subordinado para con mis superiores, respetuoso y cortés para mis iguales y considerado y justo para mis subordinados, no abusando de la autoridad que sobre ellos tenga. Me comprometo a cumplir siempre con las leyes del Pentathlón, sin apartarme de sus normas, ni permitir ser una excepción a sus postulados. Me comprometo a fomentar y acrecentar el sentimiento de fraternidad dentro y fuera del grupo. Me comprometo a normar mi vida dentro de las reglas de la caballerosidad, de la honradez y del trabajo. Me comprometo a esforzarme cada día más, en el cumplimiento de mis deberes. Me comprometo a no escandalizar, ni alterar el orden en ninguna forma. 283

Me comprometo a no abusar de quien no pueda defenderse. Me comprometo a dignificar y a respetar a la mujer y a la familia. Me comprometo a proteger al débil y al desvalido dentro de mis posibilidades. Me comprometo a mejorar siempre, mediante el trabajo, estudio y esfuerzo, mis condiciones económicas y mi estado intelectual y moral. Me comprometo a mejorar mis condiciones físicas, cuidando mi salud y cultivando mi fuerza, agilidad y resistencia. Me comprometo hacer del Honor un culto, de la Disciplina un hábito, y del Valor una costumbre. Me comprometo a que mi palabra, mi firma y mis compromisos, tengan siempre el mismo valor que los hechos. Me comprometo a impedir que cualquier vicio me domine. Me comprometo a no odiar jamás, ni guardar rencor para nadie. MENSAJE AL PENTATHLÓN MENOR Dr. Jorge Jiménez Cantú

1. Perteneces al Pentathlón Universitario. Tienes pocos años lo que da derecho a formar parte del Pentathlón Menor. 2. Cuando cumplas 16 años podrás, si así lo deseas, ser miembro activo del Pentathlón Mayor.

284

3. Entonces, tu cuerpo y tu mente estarán más desarrollados; serás más robusto; tu voluntad será más fuerte. Sabrás que con tesón, perseverancia y calidad se puede conseguir mucho de lo que se quiere. 4. Todo lo bueno que seas capaz de alcanzar, tendrás la obligación de procurar y de realizar. 5. Todo lo verdaderamente bueno se logra con dedicación y esfuerzo. Nada de lo que realmente vale se obtiene gratuitamente, ni se recibe como dádiva. Por tal motivo, lo que más quieras, estimes y anheles, conquístalo y lucha para no perder el bien que alcanzaste. 6. Tus padres, hermanos, maestros y amigos, estarán orgullosos de ti. De tu conducta. De tu manera de ser y de pensar. Todos sabrán que pueden confiar en tu palabra y en tus actos. Sabrán que lo que haces lo haces bien y pronto. Que eres útil, amable y sincero. Que tu palabra será siempre verdadera. Aceptarás que es una deshonra mentir. Sabrás ser respetuoso con los demás y contigo mismo. 7. Quienes te aman con verdad, se preocupan por ti, trabajan, se esfuerzan, sufren por tu bien. Tales son tus padres y tus maestros. Su deber es ayudarte a que adquieras buenos hábitos; instrucción y que practiques aquellas virtudes que te perfeccionen. Su deber es señalarte y conducirte por el camino de tus obligaciones. Su derecho es mandarte y corregirte. Aceptarás con satisfacción y ánimo grato: sus sanciones, sus consejos y sus órdenes. Serás respetuoso y procurarás que tu comportamiento sea la mejor retribución a tus afanes. 8. Te alejarás de quienes siembren en ti pesimismo y estúpidas rebeldías; de aquellos que quebranten tu voluntad o te precipiten en el vicio. Sin embargo, evitarás ser tú, precisamente, el mal compañero de los que avanzan con rectitud. 9. Habrá en tu alma y en tu rostro, sinceridad y alegría, porque serás sano por dentro y por fuera. Tu compañía y tu trato sólo producirán satisfacción. Tu cuerpo y tus pensamientos serán limpios y así también tus palabras, tus ademanes, tus gestos, tus acciones. 10. Estimarás a las personas porque habrás aprendido a descubrir en ellas sus cualidades, más que sus defectos. Aquél que busca y encuentra cosas buenas vive mejor que aquél que sólo descubre la imperfección humana. Los defectos de los demás es conveniente que los conozcas, no para murmurar o escandalizar, sino para que los evites en ti y si puedes, ayudes a corregirse a quien los tenga. 11. Sabrás ser buen amigo y compañero. No hablarás mal de nadie a sus espaldas, ni de tus amigos ni de tus enemigos. 12. Si con tu bondad, sinceridad, buen trato y ejemplo logras transformar un enemigo en amigo, habrás obtenido un triunfo mayor que si lo vencieras con ofensas o con venganza. 13. La venganza como la envidia, las alimenta el odio y el odio sólo engendra destrucción y muerte. 14. Existes para la vida y aunque tengas que morir, con tu vida o con tu muerte ayudarás a vivir a los demás. 15. Discutirás lo que sabes, nunca lo que ignores. Ser obcecado, necio o testarudo, cuando sabes que estás equivocado, es vergonzoso. Te mostrarás agradecido con aquél que te saque del error. Pero cuando estés seguro de tener la razón, defiéndela con vigor, con valentía, y no te dejes vencer ni por amenazas ni por halagos. 16. Vivirás como buen deportista. En constante entrenamiento para superarte cada día en lo físico y en lo espiritual. Lucharás para triunfar, pero también

285

aprenderás a saber perder. Sin embargo, no te conformarás con siempre perder. Ni te considerarás vencido en definitiva. Lo que hoy no pudiste lo podrás mañana; siendo mejor que tu contrincante. Si pierdes, perderás sin ira y sin desaliento. Si triunfas, será con alegría, sin envanecimiento, sin burla ni menosprecio del vencido. Es decir: aprenderás a saber triunfar. 17. Tu juego será siempre limpio; sin trampas, pero no te dejarás engañar de los sucios ni de los tramposos. 18. Ser fuerte, ágil, resistente, sano, será para ti obligación. De la misma manera que ser cortés, educado, decente, y sólo podrás lograrlo si educas tus músculos, tu mente, tus nervios, tus órganos en general para disfrutar de completa salud y así más ampliamente de la vida. 19. Serás fuerte, ágil, resistente y valiente, porque así es más fácil vencer que ser vencido. Porque así podrás proteger al débil contra los abusos de los fuertes. 20. La cobardía anida en el vicio; en la holganza. La cobardía es hipócrita y simuladora. Nos aconseja eludir compromisos y no aceptar las empresas que distinguen a los esforzados y a los buenos. Por ello, sabrás que la hombría verdadera no se encuentra en la depravación ni en la irresponsabilidad. 21. Si eres fuerte, será más fácil que te respeten. Si te respetan vivirás mejor que si te humillas. 22. Si sientes miedo ante el peligro no por eso te consideres cobarde, sólo los inconscientes o los anormales no lo tienen. No por ser mejores, sino por defectuosos. 23. El miedo es útil y frecuentemente necesario cuando se razona el peligro, lo que evita cometer errores o imprudencias que pueden ser fatales. 24. Lo más valioso que tienes es tu vida. Cuídala y no la expongas a peligros inútiles. De la misma manera evitarás poner en peligro la vida de los demás. 25. Tienes derecho a ser feliz. Sólo se es feliz cuando se es libre y se siente libre, pero no tanto que esta libertad, haga infelices a los demás. 26. Por ello serás respetuoso de la libertad y de la felicidad de tus semejantes, en tanto que no se convierta en abuso o en amenaza en contra de ti, de los tuyos o de tus derechos. 27. Aprenderás a mandar si sabes obedecer. Pero en ambos casos será necesario que sepas por qué obedeces y qué es lo que mandas. 28. Cumplirás con tus obligaciones y así te sentirás más fuerte, seguro y capaz de exigir tus derechos. 29. Tienes derechos y obligaciones en tu casa. Para los que amas y te aman. En la escuela. Para tu pueblo. En fin para quienes viven en tu compañía y más aún, para tu país y la humanidad. 30. Todos los pueblos del mundo como el tuyo son buenos. No hay pueblos malos y pueblos buenos. Si así lo aceptas y lo crees, no te costará trabajo querer a tu pueblo y también a los otros pueblos de la Tierra. Esto es fraternidad. Amor de hermanos. 31. Todos los pueblos han querido y quieren ser felices, como tú quieres que tu pueblo lo sea. Pero sabrás que esto no se logrará mientras unos tengan todo y otros muchos estén desprovistos de lo más indispensable. Mientras unos sean opulentos y otros miserables. 32. Si trabajas para aumentar el bienestar de tu pueblo, de tu casa, de tus hermanos, principiando por hacer de ti un ser más valioso cada día, en cierta forma estáras cooperando para el bien de todos.

286

33. Los bienes y favores que recibas, te obligarán a devolver otro tanto y más, conforme lo puedas hacer. 34. Cuando el bienestar, el saber y el comportamiento de los hombres aumente, entonces será más fácil que tu prosperes, porque formas parte de un todo que se llama humanidad. 35. Trabajarás y lucharás porque a nadie le falte el pan, y en esto encontrarás alegría. 36. Aprenderás que es más importante dar que recibir. Servir que ser servido. Sólo da el que tiene. Sólo sirve el que puede. El que tiene y puede vale más y es más libre que aquel, que depende de los otros, más que de sí mismo. Por ello sabrás valer por ti, por tus méritos propios, por tus propias fuerzas. 37. El dinero que ganes con tu trabajo es bueno y te llenará de satisfacción, y por tal motivo lo considerarás un bien material necesario pues representa tu esfuerzo, la perseverancia, la eficacia, que te dará seguridad y será el medio para conseguir alimento, vivienda, vestido, salud y todo aquello que hace agradable la existencia. No derrocharás esa fuente de energía en cosas inútiles y perjudiciales. No gastarás más de lo que seas capaz de ganar. 38. El dinero que proviene del trabajo de los demás, de sus limitaciones o de sus sufrimientos representa abuso, injusticia, iniquidad para aquel que lo obtiene sin esfuerzo, por engaño, por presión; esto es lo mismo o peor, que lo que hace el ladrón, el asaltante, pues cuando menos éste expone su vida; y aquel lo hace a costa de la vida, de la libertad, de la salud y de la miseria de su prójimo. 39. En la naturaleza hay orden, equilibrio, leyes que se cumplen. La sociedad humana en su evolución requiere también de orden, disciplina y leyes que aseguren su mejoramiento. Tu posición dentro de ella te obliga a cooperar, a dar tu aportación en ideas, en trabajo y en entusiasmo, para que esa sociedad sea mejor; más justa; más sabia; más bella; más rica. 40. Tú vales mucho individualmente, dentro de ti está el futuro; como tú, otros niños y jóvenes constituyen la misma promesa, la misma esperanza. Por eso, si todos juntan esos futuros particulares, esas esperanzas de cada uno, se fundirá en un gran futuro y en una gran esperanza, la patria de todos.

287

CUESTIONARIO INTERROGANTE DE NUESTRA PRODUCTIVIDAD Dr. Jorge Jiménez Cantú 1. ¿El cargo que desempeñas es el adecuado a tus conocimientos y a tus facultades mentales y físicas? 2. ¿El puesto, empleo o jerarquía que te corresponde es despreciable? 3. ¿Si es despreciable, estás en la posibilidad, en el derecho y en el deber de convertirlo en algo más digno y de mérito efectivo? 4. ¿Cumples eficazmente con tus obligaciones? 5. ¿Dedicas el tiempo necesario al cumplimiento de tus tareas? 6. ¿Has meditado cuáles son tus tareas más importantes y cuáles son aquellas de menos valer? 7. ¿De acuerdo con lo anterior, a las importantes les dedicas el interés y el esfuerzo necesarios? 8. ¿Malgastas tu tiempo en tratar asuntos ajenos a tus obligaciones y responsabilidades, precisamente cuando debes dedicarte a menesteres importantes? 9. ¿Procuras en alguna forma mejorar tu físico y tus conocimientos mentales, ampliándolos? 10. ¿Tratas a tus semejantes con la decencia y atenciones que deseas para ti mismo? 11. ¿Tienes experiencias suficientes que te afirmen que la caballerosidad, la decencia, la amabilidad y la lealtad en el trato, son artificios inútiles? 12. ¿Para ser enérgico y efectivo es necesario ser déspota? 13. ¿Logras algo bueno cuando murmuras? 14. ¿Tienes buenas cualidades para ser jefe? 15. ¿Tus colaboradores tienen algo que aprender de ti? 16. ¿Les das buenos y adecuados ejemplos a tus subordinados? 17. ¿Se sirve mejor alentando el odio, la antipatía o la amistad? 18. ¿Denigras a tus subordinados públicamente? 19. ¿Las amonestaciones que debes hacer, las realizas con discreción y con ánimo positivo, o las transformas en censuras hirientes a espaldas de tus amigos y colaboradores? 20. ¿Hay algún motivo para que te crean falso e indigno de confianza? 21. ¿Eres servil y adulador con el fuerte y altanero con el débil? 22. ¿Pides consejo a quienes saben más que tú? 23. ¿Sabes escuchar con interés los asuntos que te tratan? 24. ¿Eres superior a todos tus colaboradores? 25. ¿Ninguno de tus subordinados es capaz de sugerirte algo, en lo que tú no hayas pensado y que pueda aplicarse con éxito? 26. ¿A quien consideras como tu mejor colaborador: aquel que tiene habilidad para desempeñar su trabajo, o aquel que tiene habilidad para adularte? 27. ¿Quién es tu mejor amigo en el trabajo, el que te ayuda a desempeñar tus responsabilidades, o quien es inseparable en tus juegos y diversiones: a cuál de ambos estimas y premias? 28. ¿Temes descubrir que alguno de tus colaboradores sea más apto que tú? 29. ¿Consiste tu interés únicamente en que el jefe tenga buena opinión de ti, no importándote la opinión que los otros tengan de tu persona, ni el juicio que te formes de ti mismo?

288

30. ¿Tratas de opacar las virtudes de tus colaboradores, te apropias sus ideas e iniciativas y todo lo presentas como obra tuya personal, negando valimiento a quienes te sirven? 31. ¿Estimulas y reconoces a tus mejores colaboradores, a los más entusiastas, responsables, inteligentes y activos? 32. ¿Has sido sordo y ciego a las iniciativas y a las nuevas ideas, frenando con ello el progreso? 33. ¿Eres tan pusilánime que pasas por alto o disimulas las faltas de los infractores consuetudinarios de sus deberes, para evitar que se afecte la opinión que tengan de ti como buena persona? 34. ¿Qué, fue solo la circunstancia de ser buena persona, la que determinó que te invitaran a colaborar como jefe, o además sirvieron de base tu preparación, talento y aptitudes para desempeñar tu cargo con dignidad? 35. ¿Crees acaso que fomentas estímulos positivos, para los buenos, los cumplidos, los capaces y los esforzados, cuando los nivelas, rebajándolos, con los holgazanes, los ineptos, los desordenados y los irresponsables? 36. ¿Si es así, no sientes convertirte en cómplice de aquellos que necesitan freno y sanciones justas y no el premio de tu indiferencia o cobardía? 37. ¿Es deseable que tu satisfacción estribe en ser dirigente de hombres libres, inteligentes, dignos y de sana y entusiasta alegría en el trabajo? ¿O prefieres ser regidor de bestias? 38. ¿Cómo subordinado, has aprendido a ser leal? 39. ¿Comprendes la responsabilidad de saber mandar y la de saber obedecer? 40. ¿Aparentas cumplir o cumples en realidad? 41. ¿Eres buen trabajador denigrando a tus compañeros? 42. ¿La ineptitud de tus camaradas aumenta tu auténtico valer? 43. ¿Es la intriga y el chisme la única técnica que hace brillar tu personalidad? 44. ¿Tu pericia en la murmuración, es tan buena como tu pericia en el cumplimiento de tus deberes? 45. ¿Saludas con efusión y sonrisas de simpatía, al mismo que destruyes con la calumnia y la maledicencia? 46. ¿Se empobrece tu pensamiento o tu fortuna cuando un compañero logra un triunfo legítimo? 47. ¿Has tratado de ser no sólo un hombre-hora de trabajo, sino un hombre magnitud de eficacia? 48. ¿Traicionas la confianza que en tí se deposita? 49. ¿Quieres ser grande pugnando por un mundo de pigmeos? 50. ¿Tratas de ser fuerte por tus amenazas o por tus buenas razones? 51. ¿Cualquiera que te mande es por necesidad tu enemigo o tu verdugo? 52. ¿Te has distinguido por ser un factor de concordia, de buena voluntad, de alegría, de compañerismo; o has sido indiferente o factor de incertidumbre o amargura? 53. ¿Consideras como buena técnica de trabajo, la que tiene como base el intercambio de ideas, de aquellos con quienes tienen en común una tarea que desarrollar? 54. ¿Puedes mejorar el rendimiento de tu trabajo? 55. ¿Has buscado los medios y los apoyos para conseguirlo? 56. ¿Tienes algo que aprender en el trabajo que desempeñas? 57. ¿Tienes el don profético, que te permite condenar al fracaso toda nueva técnica, iniciativa o idea?

289

58. ¿Eres tan bueno para criticar a tus compañeros, como para autojuzgarte? 59. ¿Consideras que una crítica sana o consejo oportuno que se te dirija, tiene el valor de una ofensa?, ¿Te disgusta que alguien analice tus errores y evite que insistas en ellos?, ¿Vales más si los ignoras? 60. ¿Temes acaso que las cosas resulten mejor de cómo las conoces, cuando experimentas una nueva técnica? 61. ¿Es más lo que das o lo que recibes, no sólo en dinero, sino en compensaciones de trato, de estimación, de amor, de quienes se afanan por ti? 62. ¿Es tu trabajo fuente que alimenta tu mente, o herrumbre que enmohece tu pensamiento? 63. ¿Es tu trabajo el manantial que nutre tu hogar y le proporciona cobijo, calor y seguridad? 64. ¿Si logras mejorar la abundancia de ese manantial, crecerá también tu seguridad y disminuirán tus congojas? 65. ¿Tus lamentaciones, tus dudas, tus invectivas, han logrado aumentar el pan de tu casa? 66. ¿Conoces la importancia del trabajo que desempeñas, situándolo en el concierto de una responsabilidad social y colectiva?, ¿Te importa esto? 67. ¿Crees que la patria, a la que puedes servir, está más allá de tu radio de acción? 68. ¿Son tu tiempo y tu medio próximo, fragmentos de la nación que tú ayudas a integrar? 69. ¿Crees que el tiempo ha pasado inútilmente y acaso te sientes víctima de la incomprensión de los demás, empero, has sido tu capaz de comprenderte y de aprovechar los minutos, que sin interrupción han sido tuyos en la forja de tu existencia diaria?, ¿Vives y ambicionas en este momento? De hoy en adelante ¿cuándo principia tu vida? 70. ¿Serás indiferente a un llamado que se inspira en la fe de una vida más amplia, que reclama el mejor aprovechamiento de tus energías; el concurso de tus ideas y la dinámica de tus inquietudes; la rectificación de los errores; la concordia y fraternal entusiasmo de un trabajo donde no hay superhombres, ni pequeños, iluminados ni oscuros; donde todos trataremos de ser grandes en el esfuerzo, puros en la intención, fuertes en la constancia, claros en la lógica, instruidos en la experiencia, prontos y vigorosos en la acción, líderes en la verdad y victoriosos en la lucha de hoy y de mañana? NOTA: Este Cuestionario Interrogante de Nuestra Productividad, fue elaborado por el Comandante Jefe del Estado Mayor General Dr. Jorge Jiménez Cantú, en el año de 1953, y cuando se me nombró Jefe de la Sección Militar del EMG, en 1954, auxiliado por el Oficial ANDRÉS ESTEBAN CAMPILLO, se lo presentamos a un grupo de cadetes, clases y oficiales, para que lo contestara con anonimato. El resultado fue exitoso, se obtuvo alto porcentaje de contestaciones positivas, bien razonadas. El Comandante General Dr. MANLIO HERNÁNDEZ HERNÁNDEZ, expidió a cada participante constancia, con copia que fue turnada al Departamento del Detall, para su inclusión en los correspondientes expedientes, en donde se les manifiesta el agradecimiento de la Institución por su voluntaria colaboración, amén de felicitarles, por la demostración de su notable calidad humana. Dr. Jorge Hernández Ibarra (Continuaremos)

290

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->