Está en la página 1de 1

Objeto directo con a Existen verbos cuya raz podra ser compatible con lo designado tanto por un sustantivo

o por otro. Por ejemplo en la oracin: Dibujaba la cabeza el nio No existe problema para su correcta interpretacin de lo que se est tratando de comunicar, como si suceder en las oraciones siguientes: Dibujaba la nia el nio. En esta oracin que es ambigua podramos interpretarlo de dos maneras, la primera sera que la nia dibujaba al nio y la otra interpretacin seria que el nio es quien dibuja a la nia. En oraciones como estas es donde la preposicin a se antepone a la unidad que funciona como objeto directo y que hace referencia al ser afectado por la actividad que denota el verbo. En tal razn nuestra oracin anteponiendo la preposicin a nos quedara as. Dibujaba a la nia el nio. En esta oracin el objeto directo vendra a ser la nia y el sujeto vendra a ser el nio. Dibujaba la nia al nio. En esta misma oracin la nia se convierte en sujeto y el nio pasa a ser el objeto directo. Es por esta razn que la anteposicin de la preposicin a nos ayudara no solo a interpretar lo que se trata de enunciar sino que tambin nos ayudara a reconocer al objeto directo. Mat el elefante el tigre. Favorece la codicia la ambicin.